Скачать fb2
Tentación

Tentación

Аннотация

    Cuando Dani Buchanan decidió encontrar a su padre biológico, no esperaba descubrir que éste fuera un senador que optaba a la presidencia del país. Dani podía poner en serio peligro la elección del senador, algo que su atractivo hijo adoptivo y director de campaña, Alex Canfield, no permitiría que ocurriera. Ella tampoco iba a dejar que Alex dirigiera su vida, por tentador que le encontrara.
    Ninguno de los dos quería enamorarse, sobre todo teniendo en cuenta el escándalo y los problemas que eso supondría para la familia Canfield, pero finalmente se vieron obligados a confiar el uno en el otro y, en cuanto la confianza se convirtió en pasión, el escándalo estuvo servido.


Susan Mallery Tentación

    Buchanan, 4
    © 2007 Susan Macias Redmond
    Titulo original Tempting
    Traducido por Ana Peralta de Andrés

Capítulo 1

    – Mira, déjame facilitarte las cosas -le advirtió a Dani Buchanan el hombre trajeado que parecía estar vigilando el pasillo-: no vas a poder hablar con el senador hasta que no me expliques qué estás haciendo aquí.
    – Por mucho que te sorprenda, esa información no me facilita en absoluto las cosas -musitó Dani Buchanan, asustada y emocionada al mismo tiempo, para desgracia de su estómago revuelto.
    Ya había conseguido convencer a una recepcionista y a dos secretarias. En aquel momento, estaba viendo la puerta del despacho del senador Mark Canfield. Pero entre la puerta y ella se interponían un largo pasillo y un tipo enorme que no parecía muy proclive a doblegarse.
    Dani pensó en empujarle directamente, pero era demasiado alto y fuerte para ella. Por no mencionar que aquel día llevaba un vestido y zapatos de tacón, algo en absoluto habitual en ella. El vestido quizá no representara un gran obstáculo, pero los tacones le estaban matando. Podía soportar el dolor en las plantas de los pies, y también la ligera presión en el empeine, ¿pero cómo podía mantener nadie el equilibrio encima de aquellos zancos? Si aceleraba aunque fuera sólo un poco el ritmo de sus pasos, corría el serio peligro de romperse un tobillo.
    – Puedes confiar en mí -le dijo el hombre-, soy abogado.
    Y parecía estar hablando en serio.
    Dani soltó una carcajada.
    – ¿Y ésa te parece una profesión que inspira confianza? Porque a mí no.
    El hombre apretó los labios como si estuviera disimulando una sonrisa. «Una buena señal», pensó Dani. A lo mejor conseguía ganarse a aquel tipo. En realidad, nunca se le había dado especialmente bien encandilar al género masculino, pero no tenía otra opción. Iba a tener que fingir.
    Tomó aire y echó la cabeza hacia atrás. Por supuesto, tenía el pelo corto, así que no hubo melena alguna que cayera sobre su hombro, lo que significaba que aquella artimaña supuestamente seductora no iba a tener efecto alguno. Tras aquel pequeño fracaso, no pudo menos que alegrarse de haberse jurado no volver a salir con ningún hombre durante el resto de su vida.
    – Considérame como el dragón que protege el castillo -continuó el hombre-. No vas a poder pasar a no ser que me digas qué es lo que quieres.
    – ¿Nadie te ha explicado nunca que los dragones se extinguieron hace siglos?
    En aquella ocasión, su interlocutor no disimuló la sonrisa.
    – Yo soy la prueba de que continúan vivos.
    Estupendo, pensó Dani; había llegado hasta el final para ser interceptada por aquel tipo. Un hombre de rostro atractivo, por cierto, lo suficiente como para que no pudiera mirarle con indiferencia, pero, al mismo tiempo, no tanto como para no haber cultivado, además de su belleza, su propia personalidad. Tenía unos ojos azules que podían resultar matadores. Y una mandíbula cuadrada que denotaba una fuerte determinación.
    – Estoy aquí por motivos personales -contestó.
    Era consciente de que aquella respuesta no iba a ser suficiente, pero tenía que intentarlo. ¿Qué otra cosa iba a decir? ¿Que había descubierto que podía no ser quien pensaba que era y que la respuesta a sus dudas estaba en aquel edificio?
    El hombre dragón se puso serio y cruzó los brazos sobre el pecho. Dani tuvo entonces la sensación de estar siendo juzgada.
    – No me lo creo -replicó el hombre con dureza-. El senador no participa en esa clase de juegos. Estás perdiendo el tiempo. Vete inmediatamente de aquí.
    Dani se le quedó mirando fijamente.
    – ¿Eh? ¿Pero él…? Oh, crees que estoy insinuando que el senador y yo… -esbozó una mueca-. ¡Dios mío, no! ¡Jamás! -retrocedió, un acto peligroso, teniendo en cuenta la altura de los tacones, pero no le quedaba otro remedio. Tenía que poner cierta distancia entre ellos-. No hay nada que pudiera resultarme más desagradable.
    – ¿Por qué?
    Dani suspiró.
    – Porque hay alguna posibilidad de que yo sea su hija -más que una posibilidad, si su estómago revuelto era un indicativo de algo.
    El hombre trajeado ni siquiera pestañeó.
    – Te habría sido más útil insinuar que te habías acostado con él. Me sentiría más inclinado a creerlo.
    – ¿Quién eres tú para juzgar lo que Mark Canfield pudo o no pudo hacer hace veintinueve años?
    – Su hijo.
    Aquello consiguió captar toda su atención. Dani lo sabía todo sobre la familia del senador.
    – ¿Alex?
    El hombre asintió.
    Interesante. No porque pudiera tener ningún vínculo sanguíneo con el hijo mayor del senador. Mark Canfield y su esposa habían adoptado a todos sus hijos, Alex incluido, sino porque había alguna posibilidad de que fueran familia.
    Dani no estaba segura de cómo se sentía al respecto. Tratar con su propia familia ya le resultaba suficientemente complicado. ¿De verdad tenía ganas de conocer a otra?
    Evidentemente, pensó. Al fin y al cabo, estaba allí.
    La necesidad de sentirse vinculada a alguien era tan intensa que no necesitó ninguna otra respuesta. Si Mark Canfield era su padre, quería conocerle y no dejaría que nadie se interpusiera en su camino. Ni siquiera su hijo adoptivo.
    – Creo que ya he tenido suficiente paciencia con una secretaria y dos de los ayudantes de tu padre -dijo con firmeza-. He sido educada y comprensiva. Además, soy votante de este estado y tengo derecho a ver al senador que me representa. Así que ahora, por favor, apártate antes de que me vea obligada a ponerte en un aprieto.
    – ¿Me estás amenazando? -preguntó Alex, y parecía casi divertido.
    – ¿Me serviría de algo?
    Alex la recorrió de los pies a la cabeza con la mirada. En el transcurso de los seis meses anteriores, Dani había tenido oportunidad de aprender que llamar la atención de los hombres no era algo que le reportara ningún beneficio. Sabía que, inevitablemente, sus relaciones con ellos terminaban en desastre. Pero a pesar de haberse jurado que no quería volver a saber nada del género masculino, no pudo evitar sentir un ligero estremecimiento al ser objeto de aquella firme mirada.
    – No, pero podría ser divertido.
    – Desde luego, tienes respuesta para todo.
    – ¿Y eso es malo?
    – No tienes ni idea de hasta qué punto. Ahora, apártate, dragón. Voy a ir a ver al senador Canfield.
    – ¿Dragón?
    Aquel tono divertido no procedía de la persona que tenía frente a ella. Dani se volvió al oír aquella voz y vio a un hombre cuyo rostro conocía de sobra en el marco de una puerta abierta.
    Conocía al senador Mark Canfield porque le había visto en televisión. Incluso le había votado. Pero hasta hacía muy poco tiempo, para ella sólo era un político más. En aquel momento, sin embargo, tenía frente a ella al hombre que muy probablemente era su padre.
    Abrió la boca, e inmediatamente la cerró como si de pronto hubieran desaparecido todas las palabras de su cerebro, como si hubiera perdido la capacidad de hablar.
    El senador comenzó a caminar hacia ellos.
    – Así que eres un dragón, ¿eh, Alex? -le preguntó al hombre que estaba hablando con Dani.
    Alex se encogió de hombros. Era evidente que se sentía incómodo.
    – Le he dicho que era el dragón que vigilaba el castillo.
    El senador posó la mano en el hombro de su hijo.
    – Y has hecho un buen trabajo. Así que ésta es la dama que está causando problemas -se volvió hacia Dani y sonrió-. No parece especialmente amenazadora.
    – Y no lo soy -consiguió decir ella.
    – No estés tan seguro -le advirtió Alex a su padre.
    Dani le fulminó con la mirada.
    – Estás siendo ligeramente prejuicioso, ¿no crees?
    – Tu ridícula afirmación sólo puede servir para causar problemas.
    – ¿Por qué te parece ridícula? No puedes estar seguro de que no sea cierto.
    – ¿Y tú lo estás? -preguntó Alex.
    El senador los miró alternativamente.
    – ¿Debería venir en un momento mejor?
    Dani ignoró a Alex y se volvió hacia él.
    – Siento haber venido sin previo aviso. Llevo mucho tiempo intentando concertar una cita con usted, pero cada vez que me preguntan cuál es el motivo, tengo que contestar que no puedo decirlo y…
    En aquel instante fue plenamente consciente de la enormidad de lo que estaba a punto de hacer. No podía limitarse a repetir lo que le habían dicho a ella: que hacía veintinueve años, aquel hombre había tenido una aventura con su madre y ella era el resultado de esa relación. Seguramente, el senador no le creería. ¿Por qué iba a tener que creerle?
    Mark Canfield la miró con el ceño fruncido.
    – Tu cara me resulta familiar, ¿nos hemos visto antes?
    – Ni se te ocurra decir una sola palabra -le advirtió Alex-. Porque tendrás que vértelas conmigo.
    Pero Dani le ignoró.
    – No, senador, pero usted conoció a mi madre, Marsha Buchanan. Yo me parezco un poco a ella. Soy su hija. Y creo que a lo mejor también soy hija suya.
    El senador permaneció imperturbable. Seguramente, gracias a la capacidad de control adquirida durante los años que llevaba dedicado a la política, pensó Dani, sin estar del todo segura de lo que sentía ella. ¿Esperanza? ¿Terror? ¿La sensación de estar al borde de un precipicio sin estar muy segura de si debería saltar?
    Se preparó para el inminente rechazo, porque era una locura pensar que el senador podría limitarse a aceptar sus palabras.
    Pero entonces, el hombre que quizá fuera su padre suavizó la expresión y sonrió.
    – Recuerdo perfectamente a tu madre. Era… -se le quebró la voz-. Deberíamos hablar. Pasa a mi despacho.
    Pero antes de que Dani hubiera podido dar un paso, Alex se colocó frente a ella.
    – No, no puedes hacer una cosa así. No puedes quedarte a solas con ella. ¿Cómo sabes que no tiene nada que ver con la prensa o con la oposición? Todo esto podría ser un montaje.
    El senador desvió la mirada de Alex a Dani.
    – ¿Esto es un montaje?
    – No, tengo aquí el carné de conducir, si quiere investigarme -lo último lo dijo mirando a Alex.
    – Yo lo haré -respondió Alex tendiéndole la mano para que le pasara el carné.
    – ¿Pretendes que te dé información personal sobre mí en este momento? -preguntó Dani, sin estar muy segura de si debería dejarse impresionar por su eficacia o si debería darle una patada en la espinilla.
    – Pretendes hablar con el senador. Considéralo como una medida de seguridad.
    – No creo que sea necesario -intervino Mark intentando templar los ánimos, pero no detuvo a Alex.
    Dani metió la mano en el bolso, sacó la cartera y le tendió después su carné de conducir.
    – Supongo que no llevarás el pasaporte encima -dijo Alex.
    – No, pero a lo mejor quieres tomarme las huellas dactilares.
    – Eso lo dejo para después.
    Y Dani tuvo la impresión de que no estaba bromeando.
    Mark volvió a mirarlos alternativamente.
    – ¿Habéis terminado?
    Dani se encogió de hombros.
    – Pregúntele a él.
    Alex asintió.
    – Me reuniré contigo en cuanto consiga que la gente de TI se ocupe de esto -blandió el carné de Dani.
    – ¿La gente de TI? -preguntó Dani mientras seguía al senador a su despacho.
    – Sí, los de Tecnología Informática. Te sorprendería lo que son capaces de hacer con un ordenador -el senador sonrió y cerró la puerta en cuanto entró Dani-. O a lo mejor no. Es probable que también tú sepas mucho de informática. Ojalá pudiera yo decir lo mismo de mí. Puedo arreglármelas más o menos, pero todavía tengo que llamar a Alex de vez en cuando para que me resuelva algún problema.
    Señaló uno de los rincones del despacho en el que había un sofá, un par de butacas y una mesita de café.
    – Siéntate -le pidió.
    Dani se sentó en el borde del sofá y miró alrededor del despacho.
    Era un lugar grande y espacioso, pero sin ventanas. Tampoco podía decir que fuera para ella una sorpresa que un senador que había montado su campaña en un almacén no disfrutara de grandes lujos. Por lo que había visto hasta el momento, al senador no debía gustarle gastarse mucho dinero en apariencias. El escritorio era viejo, con la madera rayada; el único color que había en las paredes procedía de un mapa a gran escala de las diferentes zonas del condado.
    – ¿De verdad pretende llegar a ser presidente? -le preguntó Dani.
    Que una persona a la que acababa de conocer pudiera hacer algo así superaba su capacidad de comprensión.
    – Estamos explorando esa posibilidad -contestó el senador mientras se sentaba en una butaca, enfrente del sofá-. En realidad, ésta no será siempre mi sede. Si la campaña va bien, nos trasladaremos a un lugar que sea más accesible, pero ¿por qué gastar dinero si en realidad no tenemos por qué hacerlo?
    – Bien dicho.
    El senador se inclinó y apoyó los antebrazos en las rodillas.
    – No me puedo creer que seas la hija de Marsha. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde entonces? ¿Treinta años?
    – Veintiocho -contestó Dani, sintiendo que se sonrojaba violentamente-. Aunque supongo que para usted casi veintinueve.
    El senador asintió lentamente.
    – Recuerdo la última vez que la vi. Estuvimos comiendo en el centro de la ciudad. Recuerdo perfectamente su aspecto. Estaba preciosa.
    Apareció una sombra en sus ojos, como si hubiera algo en su pasado que Dani ni siquiera podía empezar a imaginar. Tenía muchas preguntas que hacerle, pero no le resultaba fácil formular ninguna de ellas.
    En aquella época, Mark no estaba casado, pero su madre sí. Dani apenas se acordaba de sus padres. El recuerdo del hombre al que consideraba su padre, o al que había considerado su padre hasta varios meses atrás, era muy borroso.
    Aun así, se descubrió a sí misma pensando en él, preguntándose cuándo habría dejarlo de quererle su madre y si Mark Canfield habría tenido algo que ver en esa decisión.
    – Nunca supe por qué decidió poner fin a nuestra relación -dijo Mark con voz queda-. Un par de días después de esa comida, me llamó para decirme que no podía volver a verme. No me dijo por qué. Intenté ponerme en contacto con ella, pero había desaparecido. Me escribió para decirme que lo nuestro había terminado para siempre, que quería que continuara con mi vida, que buscara a una mujer con la que pudiera tener una verdadera relación.
    – Se marchó porque se había quedado embarazada… de mí -dijo Dani.
    La situación era casi surrealista, pensó. Se había preguntado en muchas ocasiones cómo sería aquel primer encuentro con Mark, pero en el momento en el que por fin estaba teniendo lugar, se sentía casi como una espectadora.
    – Sí, supongo que puedes tener razón -dijo él.
    – Eso significa que de verdad es mi padre biológico.
    Antes de que Mark hubiera tenido tiempo de contestar, la puerta del despacho se abrió y entró una mujer. Le dirigió a Dani una rápida mirada y después miró a Mark.
    – Senador, tiene una llamada del señor Wilson. Dice que usted sabe de lo que se trata y que es urgente.
    El senador sacudió la cabeza.
    – Su definición de urgente es diferente de la mía, Heidi. Dile que le llamaré más tarde.
    Heidi, una mujer atractiva que debía de tener poco más de cuarenta años, asintió y salió del despacho.
    Mark se volvió de nuevo hacia Dani.
    – Sí, creo que es muy posible que sea tu padre biológico -repitió.
    La interrupción había despistado a Dani. Tardó un par de segundos en recrear la tormenta emocional que se había desatado dentro de ella. Pero el senador parecía estar tomándoselo todo con una calma extraordinaria.
    – ¿No ha sabido nunca nada de mí? -le preguntó.
    – Tu madre nunca me dijo nada y jamás se me ocurrió pensar que hubiera podido quedarse embarazada.
    ¿Y si lo hubiera pensado?, se preguntó Dani. Pero antes de que hubiera podido formular la pregunta en voz alta, se abrió por segunda vez la puerta del despacho y entró Alex.
    – Por lo menos ya tengo algunos datos sobre ella -dijo. Cruzó el despacho, se plantó delante de Dani y bajó la mirada hacia ella-. No ha cometido ningún delito.
    – ¿Quieres decir que todavía no aparece el atraco al banco de la semana pasada?
    – Para mí esta situación no tiene nada de divertido -le dijo Alex.
    Dani se levantó. A pesar de la altura de sus tacones, continuaba siendo unos quince centímetros más baja que él.
    – ¿Y crees que a mí me parece divertida? Me he pasado toda la vida pensando que soy una persona y de pronto descubro que a lo mejor soy otra diferente. ¿Tienes idea de lo que es cuestionarse de esa manera tu propia existencia? Siento que mi búsqueda haya podido interferir en tu agenda.
    Estaba furiosa. Alex lo veía en el fuego de sus ojos. Y también asustada. Intentaba disimular su miedo, pero era perfectamente visible, por lo memos para él. Siendo muy joven, había aprendido lo que era vivir constantemente aterrorizado y eso le había capacitado para reconocer el miedo en los demás.
    ¿Pero de verdad sería quien decía ser? El momento en el que había aparecido le hacía mostrarse más receloso de lo que habitualmente era; y Alex era, por naturaleza y por educación, un hombre extraordinariamente prudente. La gente se veía obligada a ganarse a pulso su confianza y, si alguna vez alguien le fallaba, rompía definitivamente con él.
    Estudió con atención a Dani Buchanan, buscando algún posible parecido con el senador. Y sí, estaba allí, en su sonrisa y en la forma de su barbilla. ¿Pero cuántas personas que no tenían ninguna relación de sangre se parecían las unas a las otras? Dani podía haber averiguado que el senador había tenido una aventura con Marsha Buchanan y, a partir de ahí, haber decidido utilizar ese parecido a su favor.
    – Bueno, habrá que hacer las pruebas de ADN -dijo con determinación.
    – Por supuesto -contestó Dani, sosteniéndole la mirada-. Yo también quiero estar segura.
    – Lo comprendo -dijo Mark mientras se levantaba-. Pero estoy seguro de que las pruebas confirmarán lo que ya sabemos. Y hasta que tengamos los resultados, Dani, me gustaría que fuéramos conociéndonos el uno al otro.
    Dani esbozó una sonrisa esperanzada y aprensiva al mismo tiempo.
    – Sí, a mí también. Podríamos salir a comer juntos o algo parecido.
    – No conviene que os vean juntos en público.
    Mark asintió.
    – Sí, mi hijo tiene razón. Soy una figura pública. Si me vieran comiendo con una mujer joven y atractiva, la gente hablaría. Y estoy seguro de que ninguno de los dos queremos que pase nada parecido -pensó en qué otra posibilidad habría-. ¿Por qué no cenas en nuestra casa esta noche? Así conocerás al resto de la familia.
    Dani se echó hacia atrás en el sofá.
    – No creo que sea una buena idea -musitó-. Todavía no estoy preparada para una cosa así. Su mujer no sabe nada de mí y…
    – Tonterías. Katherine es una mujer sorprendente. Estoy seguro de que lo comprenderá todo y te dará la bienvenida a la familia. Alex y Julie ya no viven en casa, pero todavía hay seis pequeños Canfield a los que querrás conocer -frunció el ceño-. En realidad, no son familia sanguínea. Todos nuestros hijos son adoptados, como probablemente ya sabes.
    – Estuve investigando a la familia, sí -admitió Dani.
    Y seguramente había descubierto que tenía mucho dinero, pensó Alex con cinismo.
    – Podríais tener algunos encuentros aquí -propuso-, antes de llevar a Dani a casa.
    Pero el senador ya había tomado una decisión y, cuando lo hacía, era difícil que diera marcha atrás.
    – No, lo de la cena será mejor, Dani. De esa forma, podrías comprender cuanto antes el caos en el que estás a punto de meterte. Además, estoy seguro de que a Katherine le encantará conocerte -miró el reloj-. Tengo una reunión a la que no puedo llegar tarde. Alex, dale a Dani la dirección de casa. ¿Quedamos a las seis?
    Alex asintió.
    – ¿Se lo vas a contar tú a mamá o debería contárselo yo?
    Mark consideró la pregunta.
    – Se lo contaré yo. Procuraré llegar antes de lo normal -le sonrió a Dani-. Te veré esta noche entonces.
    – Eh…, sí, claro -contestó Dani con la voz ligeramente temblorosa.
    Mark salió del despacho.
    Dani se aferró entonces a su bolso con tanta fuerza que sus nudillos palidecieron.
    – Voy a conocer a toda la familia… No me esperaba algo así.
    No, seguramente pretendía engañar a Mark sin necesidad de tener que enfrentarse al resto de sus hijos, pensó Alex malhumorado.
    Dani se volvió hacia él.
    – ¿No crees que todo esto podría molestar a tu madre? -cerró los ojos un instante y después los abrió-. Qué pregunta tan estúpida. Seguro que le molestará. Sé que no estaban juntos cuando tu padre estaba saliendo con mi madre, pero aun así… No creo que sea fácil de aceptar que tu pareja tiene un hijo del que hasta entonces tú no sabías nada.
    – Un poco tarde para ese tipo de reflexiones, ¿no crees?
    Dani inclinó la cabeza.
    – No te gusto.
    – Me temo que no te gustaría saber lo que pienso de ti.
    Para sorpresa de Mark, Dani esbozó una sonrisa.
    – Oh, me lo imagino perfectamente.
    – No creo.
    Alex no conseguía asustarla, algo que le irritaba. Estaba acostumbrado a que la gente le considerara una persona intimidante.
    – ¿Cuándo podré hacerme la prueba de ADN? -le preguntó Dani-. Porque supongo que querrás ser tú el que contrate el laboratorio.
    – Esta misma noche irá a casa alguien de un laboratorio.
    – ¿Y te conformarás con que me pasen un algodón por la mejilla o quieres que me partan en cuatro?
    – No pretendo hacerte ningún daño -se defendió Alex.
    – No, sólo quieres que desaparezca -suspiró-. Me gustaría poder hacerte creer que sólo estoy buscando a mi padre. Necesito esa relación con él. No quiero nada de él, sólo conocerle. No soy vuestra enemiga.
    – Eso sólo es lo que tú piensas -se acercó a ella, esperando hacerle retroceder, pero Dani no se movió de donde estaba-. No tienes la menor idea del lío en el que te has metido, Dani Buchanan -le dijo fríamente-. Esto no es un juego. Mi padre es senador de los Estados Unidos y quizá llegue a ser presidente. Hay muchas más cosas en juego de las que puedes imaginar. No pienso permitir que lo comprometas de ninguna de las maneras. No soy el único dragón que protege este castillo, pero sí el que más debería preocuparte.
    Dani se inclinó hacia él.
    – No me asustas.
    – Pero lo haré.
    – No, no lo harás. Estás convencido de que pretendo otra cosa, y por eso quieres presionarme, pero te equivocas -se colocó el bolso en el hombro-. Respeto lo que haces. Si yo estuviera en tu lugar, actuaría como lo estás haciendo tú. Proteger a la familia me parece algo muy importante. Pero ten cuidado; procura no llevar demasiado lejos las cosas. No pareces un hombre al que le guste disculparse y odiaría tener que verte arrastrándote ante mí cuando descubras que estás equivocado.
    Tenía agallas. Por lo menos eso tenía que respetárselo.
    – Supongo que te encantaría verme arrastrándome a tus pies.
    Dani sonrió.
    – Desde luego. Pero yo por lo menos he intentado ser educada.

Capítulo 2

    Dani cruzó el salón principal del Bella Roma. Ya habían puesto las mesas, con los manteles de lino blanco y los centros de flores. Se detuvo al lado de una de ellas, tomó un par de copas y las expuso a la luz. Estaban resplandecientes.
    Sólo llevaba un par de semanas trabajando en aquel restaurante, lo que significaba que todavía estaba en una situación peligrosa. La buena noticia era que el Bella Roma era un restaurante bien dirigido, con unos empleados excelentes y una carta magnífica. Y una noticia mejor todavía era que Bernie, su jefe, era un hombre con el que le encantaba trabajar.
    Después de dejar las copas en su sitio, entró en la cocina, donde reinaba un controlado caos. La verdadera actividad no empezaría hasta que abrieran el restaurante veinte minutos después. De momento, se estaban ocupando de todos los preparativos. Penny, su cuñada, y probablemente la mejor chef de Seattle, aunque era preferible no decírselo a Nick, el jefe de cocina del Bella Roma, siempre decía que el éxito o el fracaso de una cocina dependía de cómo se organizaran esos preparativos.
    Sobre los quemadores del fogón habían colocado tres cazuelas enormes. El olor a ajo y a salchicha impregnaba el aire. Un cocinero cortaba verdura para las ensaladas mientras otro se ocupaba del embutido de los sándwiches y los entremeses.
    – Eh, Dani -la llamó uno de ellos-. Ven a probar esta salsa.
    – No es la salsa lo quieres que pruebe -gritó el otro-. Pero es demasiado guapa para ti. Lo que ella quiere es un hombre de verdad, como yo.
    – Tú no eres un hombre de verdad. La última vez que vi a tu esposa me lo dijo ella misma.
    – Si mi mujer te viera desnudo, se moriría de risa.
    Dani sonrió, acostumbrada ya a aquel cruce de insultos. Las cocinas de los restaurantes solían ser lugares ruidosos y caóticos en los que la constante presión obligaba a trabajar siempre en equipo. El hecho de que la mayor parte de los trabajadores fueran hombres era un desafío para las mujeres que se aventuraban en ese mundo. Dani había crecido revoloteando por las cocinas de los restaurantes de la familia Buchanan, de modo que era inmune a cualquier intento de impresionarla. Hizo un gesto de desdén y se acercó a revisar la lista de platos especiales que Nick había añadido al menú del día.
    – Los paninis seguro que están deliciosos -le dijo al jefe de cocina-. Estoy deseando probarlos.
    – Yo tengo algo mejor para ti, preciosa -dijo uno de los cocineros.
    Dani ni siquiera se molestó en volverse para ver quién estaba hablando. Agarró un cuchillo de cocina y dijo:
    – Y yo tengo un cuchillo que estoy deseando probar.
    Se oyó a un par de hombres gimiendo.
    Nick sonrió.
    – Espero que sepas utilizarlo.
    – Sí, sé perfectamente cómo hacerlo.
    Aquello mantuvo en silencio a los cocineros durante un buen rato. Dani sabía que siempre y cuando hiciera bien su trabajo y ellos descubrieran que podían confiar en que no haría nada que dificultara su tarea, conseguiría ganarse su respeto. Era consciente de que llevaba tiempo ganarse el respeto de un equipo de cocina y estaba más que dispuesta a esforzarse para conseguirlo.
    – ¿Quieres hacer algún cambio en los platos del día? -preguntó Nick con naturalidad.
    A Dani le entraron ganas de echarse a reír ante lo absurdo de aquella pregunta, pero mantuvo el semblante inexpresivo. En realidad Nick no quería saber su opinión. Si intentaba dársela, probablemente la sacaría para siempre de aquel lugar. La división del trabajo era muy estricta. El jefe de cocina se encargaba de dirigir aquel espacio, el director general se encargaba de todo lo demás. La autoridad de Dani pasaba a un segundo plano en el instante en el que cruzaba las puertas abatibles de la cocina.
    – No -contestó con dulzura-. Me parecen magníficos. Que disfrutes del almuerzo.
    Empujó las puertas y se puso a trabajar.
    Nick y ella tenían que aprender a trabajar juntos si no querían convertir las horas de trabajo en una pesadilla. Al ser ella la nueva, le correspondía demostrar su valía, cosa que estaba felizmente dispuesta a hacer.
    Una de las ventajas de tener un trabajo nuevo era que la ayudaba a concentrarse. Después del encuentro con Mark Canfield, no había sido capaz de pensar en otra cosa hasta que había cruzado las puertas del restaurante. Alex Canfield parecía haberse apropiado de ella; había invadido por completo su cerebro. Intentaba decirse que era un hombre carente por completo de atractivo y con el que no merecía la pena perder el tiempo, pero sabía que se estaba mintiendo. Había algo en Alex que le llamaba poderosamente la atención. El hecho de que fuera hijo adoptado de su padre biológico añadía un nivel de confusión a aquella situación que le indicaba que tenía que huir inmediatamente de aquel hombre. Y, teniendo en cuenta los avatares de su vida amorosa durante el último año, era un consejo que debería seguir a rajatabla.
    Cruzó el comedor del restaurante para dirigirse a su despacho. De camino hacia allí, pasó por la bodega, donde hizo un rápido inventario. El número de botellas coincidía con el de la lista del ordenador.
    – Excelente -musitó mientras se acercaba al vestíbulo.
    Hasta el momento, trabajar en el Bella Roma estaba siendo un sueño. No había nada que quisiera…
    – ¿Dani?
    Dani se volvió y vio a su hermano Walker. Le sonrió de oreja a oreja.
    – ¿Has venido para ver cómo me iban las cosas? -le preguntó Dani mientras él la abrazaba y le daba un beso en la frente.
    – Eso te gustaría a ti.
    Walker, un ex marine, se había hecho cargo recientemente del imperio Buchanan. Era él el que dirigía la corporación que agrupaba los cuatro restaurantes de la familia. Había asumido el liderazgo de la empresa cuando Gloria, la gran matriarca de la familia, además de la abuela de Dani y de sus tres hermanos, había sufrido un ataque al corazón y se había roto la cadera. A las pocas semanas de haber ocupado aquel cargo, Walker había descubierto que aquélla era su verdadera vocación.
    Dani se alegraba infinitamente por él. Walker era un gran tipo y estaba haciendo un trabajo excelente. En realidad ella nunca había estado interesada en dirigir aquel negocio. Sólo quería tener la oportunidad de demostrarse a sí misma que era capaz de hacerse cargo de uno de los restaurantes. Gloria le había puesto al mando del Burger Heaven, pero se había negado a ascenderle de categoría. Después de pasar años intentando complacer a una mujer que en realidad parecía odiarla, Dani había descubierto los motivos de aquel encono. La propia Gloria le había explicado que no era una auténtica Buchanan, que su madre había tenido una aventura con otro hombre de la que ella era el resultado.
    De modo que Dani no tenía ningún parentesco real con la matriarca de la familia. Seguramente, teniendo en cuenta que Gloria siempre se había mostrado distante y crítica con ella, aquella revelación debería haberle aliviado, pero no había sido así.
    A pesar de su falta de relación sanguínea, Dani sabía que Gloria siempre sería su abuela, por lo menos en lo que hacía referencia a su propio corazón, pero teniendo en cuenta cómo se había comportado hasta entonces, era poco probable que pudieran llegar a tener una relación de abuela y nieta.
    Dani se decía a sí misma que no le importaba. Y, por lo menos, de aquella información había extraído algo bueno.
    Tras saber que Mark Canfield podía ser su verdadero padre, se le abría la posibilidad de tener toda una familia nueva a la que sentirse unida. Lo malo era que había pasado toda su vida siendo una Buchanan y, en realidad, tampoco le apetecía ser otra cosa.
    Walker la soltó.
    – ¿Qué tal van las cosas por aquí?
    – Genial. Me encanta mi trabajo. Bernie es el mejor y el personal de cocina está intentando impresionarme. Eso significa que estoy empezando a ganármelos. ¿Y qué haces tú por aquí? ¿Has venido a ver si podías comer algo decente para variar?
    Aquella pregunta le hizo sonreír.
    – ¿Acaso crees que un poco de pasta con salsa roja puede competir con las delicias que prepara Penny?
    Penny estaba casada con Cal, el hermano mayor de Dani. Era una cocinera extraordinaria y trabajaba en el Waterfront, la marisquería de los Buchanan.
    – Si lo dices así… -gruñó Dani, consciente de que Penny era una cocinera genial-. Pero aquí tenemos un montón de cosas que vosotros no ofrecéis. Y ahora que pienso en ello, creo que deberíamos abrir un restaurante italiano. Son muy populares y los beneficios que dejan son fantásticos.
    Walker se la quedó mirando fijamente.
    – No he venido aquí para hablar de negocios.
    – Pero sería muy buena idea montar un restaurante italiano.
    – Una idea excelente, de hecho, si quieres que ignore el hecho de que estás intentando convencerme de que compita con tu actual jefe.
    ¡Uy! Dani miró a su alrededor para ver si alguien les había oído. Maldita fuera. ¿Cuándo iba a empezar a darse cuenta de que ya no era una Buchanan? ¿De que no le debía a la familia ninguna lealtad y debería emplear todas sus energías en el Bella Roma?
    – De acuerdo, comprendido. Pero si no has venido aquí por el pan de ajo, ¿a qué has venido?
    – Por Elissa.
    Dani le agarró del brazo.
    – ¿Se encuentra bien? ¿Ha ocurrido algo?
    – No, está perfectamente. Seguimos adelante con los planes de boda. Ella quiere una boda de cuento de hadas, con miles de flores y lucecitas. Y yo quiero hacerle feliz.
    Hasta ese momento, a Dani le habría resultado imposible imaginarse a su hermano hablando de lucecitas de colores y de flores con el semblante tan serio. De hecho, habría jurado que ni siquiera sabía lo que eran. Pero desde que se había enamorado de Elissa, era un hombre diferente. Más abierto, más sensible, más consciente de la existencia de las flores.
    – Estoy segura de que la boda será preciosa.
    – Elissa quiere que vayas. No va a tener dama de honor. Al parecer, es demasiado complicado. Pero tendrá un montón de ayudantes y le gustaría que tú fueras una de ellas. De todas formas, no quiere presionarte, así que me ha pedido que te lo sugiera yo, para que, en el caso de que quieras negarte, te resulte más fácil hacerlo.
    Dani sonrió.
    – ¿De verdad? ¿De verdad quiere que vaya a su boda?
    – Claro que sí. Le caes muy bien. Además, eres parte de la familia, y no se te ocurra decir que no. Ya estoy cansado de ese tema. Eres tan Buchanan como cualquiera de nosotros. Eres mi hermana. Y aunque hubiera sido una nave extraterrestre la que te hubiera dejado en mi casa, seguirías siendo mi hermana.
    Su vehemencia podría haber preocupado a cualquiera que no le conociera, pero Dani sabía que era su forma de decirle que la quería. Podía no estar segura de cuál era su lugar en el mundo o su verdadero apellido, pero no tenía ninguna duda de lo mucho que les importaba a sus hermanos.
    – No vas a deshacerte fácilmente de mí -le advirtió-, no te preocupes.
    – No me queda más remedio que preocuparme. Soy mayor que tú, así que es lo que me toca. Pero bueno, dime, ¿vas a venir a la boda o no?
    – Eres tan dulce, tan persuasivo… Tienes tanta capacidad de comunicación…
    – ¿Eso es un sí?
    – Era un sí. Me encantaría ser una de las ayudantes de Elissa.
    – Estupendo. ¿Qué tal ha ido tu encuentro con el senador?
    Dani le condujo a una mesa y se sentó.
    – Interesante. Extraño. La verdad es que no he sentido ninguna clase de conexión ni nada parecido.
    Le habló de Mark y de la rapidez con la que había aceptado lo que le había contado.
    – Alex insiste en que me haga una prueba de ADN y creo que es una buena idea. De esa forma, todos estaremos seguros de que es mi padre.
    – ¿Alex es su hijo?
    – Sí, su hijo adoptado.
    – ¿Y te ha causado algún problema?
    Dani sonrió de oreja a oreja.
    – ¿Estás ofreciéndote a deshacerte de él si causa problemas?
    – Estoy dispuesto a ayudarte si lo necesitas.
    A Dani le gustó aquel gesto.
    – Creo que puedo manejar a Alex -pensó en la determinación de sus ojos-. O por lo menos intentarlo. Además, no quiero que te pelees con él. Por lo menos todavía. Es un hombre muy guapo.
    Walker hizo una mueca.
    – Creo que preferiría no saberlo.
    – No te preocupes. No pasará nada. Ya he aprendido la lección. A partir de ahora, no quiero nada de relaciones. De todas formas, es un hombre que ha conseguido llamarme la atención. Pero no va a servirme de nada. Me considera una molestia. Un inconveniente que podría echar a perder la campaña electoral de su padre.
    – ¿Y tú qué piensas?
    – Yo creo que está sacando las cosas de quicio. Lo único que a mí me interesa es saber si Mark Canfield es o no mi padre. Si es mi padre, me gustaría conocerle. Y nada más. Aunque la verdad es que Mark me ha invitado a cenar esta noche en su casa. Quiere que conozca a su esposa.
    – ¿Y qué va a pensar ella de todo esto?
    Dani esbozó una mueca.
    – No tengo ni idea, pero supongo que nada bueno.

    Katherine Canfield entró en casa por la puerta del garaje seguida por su ex nuera. Como siempre, Fiona iba elegantemente vestida, con un traje que realzaba su esbelta figura y el color rojo de su pelo. Katherine bajó la mirada hacia su propio vestido de diseño. A pesar del ejercicio que hacía a diario y de que vigilaba constantemente su dieta, su cuerpo estaba empezando a cambiar. Nunca había pensado que le importaría envejecer, pero cuando se enfrentaba a la realidad de su cintura y a la desagradable demostración de que la fuerza de gravedad no era precisamente su amiga, pensaba con añoranza en la elasticidad de la juventud.
    – Ya tengo preparada la lista de invitados -dijo Fiona con eficiencia-. Todos, salvo tres diseñadores, han confirmado su presencia y pienso presionar hasta el último momento para que también ellos acepten. Estoy decidida a aumentar los beneficios de este año en por lo menos un veinticinco por ciento.
    – Tanto el hospital como yo apreciamos tu entusiasmo -dijo Katherine mientras se quitaba los zapatos.
    Había estado presentando sus planes para el desfile de moda destinado a recaudar fondos para el hospital y después habían ido a tomar el té. Llevaba horas sin sentarse y sus pies estaban comenzando a hacérselo saber, otro síntoma de envejecimiento.
    A la edad de Fiona, habría sido capaz de hacer todo eso y de pasarse después la noche bailando.
    – Deberíamos limitarnos a enviar un cheque -dijo Katherine mientras se servía un vaso de agua. Después le sirvió otro a Fiona-. Eso supondría mucho menos trabajo.
    Fiona sonrió.
    – Siempre dices lo mismo, pero estoy segura de que no hablas en serio.
    – Tienes razón.
    Aunque las tareas benéficas ocupaban la mayor parte de su tiempo, le encantaba saber lo mucho que podían cambiar las cosas gracias al dinero recaudado.
    El sonido de alguien corriendo le hizo volverse. Anticipando el encuentro, Katherine dejó el vaso sobre el mostrador, se agachó y abrió los brazos.
    Segundos después, Sasha entraba corriendo en la cocina y volaba hasta ella.
    – Mamá, mamá, por fin has vuelto. Te he echado mucho de menos. Yvette me ha leído un cuento y he estado viendo un vídeo de una princesa con Bailey. Hemos comido una hamburguesa con queso y luego Ian nos ha leído otro cuento y ha hecho voces.
    Katherine se enderezó sin dejar de abrazar a su hija.
    – Así que te lo has pasado muy bien.
    – Sí -contestó Sasha sonriendo.
    Tenía cinco años, la piel del color del café con leche y los ojos oscuros. Su pelo era una maraña de rizos. Katherine sospechaba que con el tiempo se convertiría en una auténtica belleza. Mark y ella iban a tener problemas para alejar a los chicos de su lado en unos años. Pero de momento, sólo tenían que preocuparse de que la niña creciera sana y fuerte.
    – ¿No quieres saludar a Fiona? -preguntó Katherine.
    Sasha arrugó ligeramente la nariz y después saludó educadamente.
    – Hola, Fiona, ¿cómo estás?
    – Muy bien, gracias -contestó Fiona con una sonrisa-. Estás muy alta.
    Sasha no contestó. Por alguna razón, nunca había congeniado con la ex mujer de Alex, algo que a Katherine le extrañaba. Aquella niña era excepcionalmente sociable.
    Yvette entró en aquel momento en la cocina.
    – Por la forma en la que has salido corriendo, sabía que tu madre estaba en casa. ¿Cómo ha ido la presentación -le preguntó a Katherine.
    – Agotadora, pero un éxito. ¿Y aquí como han ido las cosas?
    – Ha sido una locura.
    – O sea, que nada fuera de lo normal.
    – Ya sabes cómo son tus hijos -contestó Yvette con una sonrisa-. Me van a hacer envejecer antes de tiempo.
    – Tú eres más joven que yo -bromeó Katherine-. Apuesto a que yo envejezco antes.
    – Ya veremos.
    Yvette abrió los brazos y Sasha corrió hacia ella. La niñera la sacó entonces de la cocina.
    – Se lleva estupendamente con los niños -comentó Fiona-. Tuviste mucha suerte al encontrarla.
    – Sí, lo sé. Gracias a ella, Mark y yo hemos podido adoptar a tantos niños.
    Sin ayuda, se habrían visto obligados a dejar de adoptar después del tercero o el cuarto. Katherine no quería ni pensar en ello. Quería a esas ocho criaturas como si fueran sus propios hijos y era incapaz de imaginarse la vida sin alguno de ellos.
    – Tienes una vida perfecta -musitó Fiona.
    Katherine pensó entonces en el dolor de pies y en los sofocos que la habían mantenido despierta durante las dos noches anteriores.
    – No puedo decir que sea perfecta, pero por lo menos es una vida que me hace feliz.
    – Esos niños son una bendición.
    Katherine miró a Fiona y vio el dolor que reflejaba su mirada. No pudo menos que compadecerla. Si las cosas hubieran salido bien, a esas alturas Fiona ya debería tener uno o dos hijos. Pero las cosas no habían ido como todos esperaban. Todo había cambiado en el momento en el que Alex había anunciado que quería el divorcio. Nunca había querido explicarle a su madre por qué, y Fiona decía estar igualmente desconcertada por aquel cambio repentino en sus sentimientos.
    Katherine sabía que tenía que haber alguna razón. Alex era su hijo mayor y ocupaba un lugar muy especial en su corazón. Habían pasado muchas cosas juntos y sabía que no era la clase de hombre capaz de abandonar a una mujer sin motivo alguno. Estaba muy lejos de ser un hombre cruel o despiadado. Pero ella continuaba sin saber los motivos que le habían llevado a separarse de su esposa.
    A Katherine le hubiera gustado decir algo para consolar a su amiga, pero no se le ocurría nada. Fiona sonrió con valor.
    – Lo siento. No pretendía ponerme sentimental. Soy consciente de que te pongo en una situación embarazosa y no quiero empeorar las cosas. Pero quiero que sepas lo mucho que te agradezco que me ayudes con todas estas labores benéficas. Significa mucho para mí.
    – Me encanta que trabajemos juntas -respondió Katherine-. Haya pasado lo que haya pasado entre Alex y tú, no tiene por qué afectar a nuestra amistad.
    Además, en el fondo continuaba albergando la esperanza de que su hijo volviera con Fiona.
    Fiona tomó aire.
    – Si no te parece mal, voy a quedarme un rato en tu despacho. Quiero descargar los menús de los últimos diez años. No quiero que repitamos ningún plato.
    – Gracias por ocuparte tú de eso. Yo voy a ver cómo están los niños. Y no te vayas sin despedirte.
    – Claro que no.
    Fiona salió y Katherine se volvió hacia las escaleras, pero antes de que hubiera dado un solo paso, oyó la puerta del garaje. Eso sólo podía significar una cosa: Mark estaba en casa.
    Sabía que era una tontería, pero, después de veintisiete años de casada, el corazón todavía se le aceleraba al saber que estaba a punto de ver a su marido. Muchas de sus amigas hablaban de cómo iba desapareciendo la magia de sus matrimonios, se quejaban de que había desaparecido de ellos toda emoción, pero ése no era el caso de Katherine. Nunca lo había sido. Cada día quería más a Mark. Para ella, era su príncipe azul. Y aunque adoraba a sus hijos, él era el único que de verdad le había robado el corazón.
    Se pasó la mano por el pelo y se alisó la chaqueta. No tenía tiempo de maquillarse, así que se mordió los labios para hacerlos enrojecer y tomó aire. Quería estar atractiva para Mark. Segundos después, se abrió la puerta del cuarto de lavar y planchar y entró Mark en la cocina.
    Estaba exactamente como el día que Katherine le había conocido; era un hombre alto, atractivo, de pelo rubio oscuro y ojos profundamente azules. Unos ojos que entrecerraba a veces ligeramente, como si estuviera ocultando algún divertido secreto.
    – Hola, cariño -dijo Mark mientras se acercaba a ella-, ¿cómo estás?
    – Muy bien. Qué pronto has llegado hoy.
    – Quería verte.
    A Katherine le dio un vuelco el corazón. En el instante en el que Mark rozó sus labios, renació una vez más el deseo.
    Katherine disimuló aquella reacción ante un beso sin importancia, algo que había aprendido a hacer durante los primeros meses de su matrimonio. Pero eso no significaba que el deseo desapareciera.
    Años atrás, había leído un artículo sobre las relaciones de pareja. El autor decía que en la mayoría de los matrimonios, los sentimientos de uno de los miembros eran más intensos que los del otro. Katherine sabía que en su caso era completamente cierto. Mark la quería, pero no la idolatraba como ella a él. No comprendía la profundidad de su sentimientos. Ella había aprendido a controlar aquellos sentimientos salvajes que se desataban en su interior cada vez que Mark estaba cerca, pero jamás había conseguido aplacarlos. Para ella, no había habido nunca otro hombre.
    Mark le tomó la mano y le dijo:
    – Vamos, tenemos que hablar.
    – ¿No quieres saludar a los niños?
    – Eso lo dejo para después. Ahora quiero hablar contigo.
    Mark era un hombre típicamente masculino. A pesar de que era capaz de hablar con un donante durante más de dos horas sin sudar una gota, cada vez que ella sugería que tenían que hablar, encontraba otras mil cosas que hacer, de modo que aquel cambio de actitud extrañó a Katherine. ¿De qué querría hablar? Se estremeció ligeramente.
    Se dirigieron a su despacho. Mark cerró la puerta tras ellos y la condujo hasta el sofá. Su expresión era extraña. ¿Estaría enfadado por algo? No, no lo parecía. Parecía más bien resignado. ¿Pero por qué? El miedo comenzó a abrirse paso en el interior de Katherine.
    ¿Querría dejarla?
    Su cerebro le dijo que, incluso en el caso de que Mark estuviera desesperado por separarse de ella, divorciarse de su esposa cuando estaba planteándose la posibilidad de iniciar la carrera hacia la presidencia no era una buena idea. Su corazón le susurraba que su marido la amaba. Últimamente había estado particularmente ocupado, pero era algo que ella ya esperaba. Tenía que dejar de preocuparse por nada. Aun así, las manos le temblaban cuando las cruzó en el regazo y alzó la mirada hacia él.
    – ¿Qué pasa? -le preguntó.
    Imaginaba que, por fuera, parecía completamente serena y controlada. Que era ésa la imagen que Mark contemplaría. La única que ella quería que viera.
    – Hoy ha venido a verme una joven -le dijo Mark-. Bueno, a lo mejor no era tan joven. Tiene veintiocho años. Supongo que, si la considero joven, es porque cada vez soy más viejo. ¿Todavía tienes algún interés en continuar casada con un vejestorio? Al fin y al cabo, tú eres la más atractiva de los dos.
    Hablaba con ligereza, sonriendo y sosteniéndole la mirada. Aquella actitud debería haberle relajado, pero no lo hizo. La verdad era que Katherine estaba aterrada, aunque no era capaz de decir por qué.
    – Tú no eres ningún viejo -contestó, haciendo lo imposible para ocultar su miedo.
    – Ya tengo cincuenta y cuatro años.
    – Y yo cincuenta y seis -replicó-. ¿Piensas cambiarme por un modelo con menos años?
    – No, tú eres la mujer más guapa del mundo -le aseguró Mark-. Y además, eres mi esposa.
    Aquellas palabras parecían destinadas a tranquilizarla, pero consiguieron hacerlo.
    – ¿Quién era esa mujer?
    – Se llama Dani Buchanan. Danielle, como me dijo Alex después.
    – ¿Alex? ¿Y él que tiene que ver con todo esto?
    – En realidad nada. Estaba allí y también la conoció. Intentó echarla. Tu hijo es un auténtico perro guardián.
    – Se preocupa por su familia.
    – Lo sé -Mark le acarició la mejilla-. Katherine, ¿te acuerdas de la primera vez que estuvimos comprometidos? ¿Te acuerdas de cómo terminaron las cosas entre nosotros?
    Katherine asintió lentamente. Ella era la hija única de una adinerada familia de la Costa Este. Sus padres no aprobaban su relación con Mark, un joven de Seattle; era un hombre con encanto y energía, pero no pertenecía a una buena familia. Aun así, Katherine le amaba y había conseguido que su familia le aceptara. Mark le había propuesto matrimonio y ella lo había aceptado. Pero seis semanas después, Katherine había puesto fin a su compromiso. Había sido incapaz de confesarle a Mark la verdad sobre sí misma. En vez de arriesgarse a que Mark la compadeciera y después la dejara, había decidido dar por finalizada su relación.
    Después de aquello, Mark había regresado a Seattle.
    – Regresé a mi casa para intentar averiguar qué quería hacer con mi vida -le contó-. Mientras estaba allí, conocí a alguien. Yo no estaba buscando nada parecido, pero ocurrió.
    Regresó entonces el miedo, un sentimiento frío y afilado que la estaba desgarrando por dentro. El dolor la devoraba, pero Katherine permaneció frente a Mark, decidida a no demostrarlo.
    – ¿Y tuviste una relación con esa mujer? -preguntó con calma.
    – Sí. Estaba casada. Ninguno de los dos pretendía que ocurriera. Nadie sabía nada, no queríamos que su marido se enterara. Y yo no quería hacerle ningún daño. Un buen día, todo terminó. Yo no había vuelto a pensar en todo aquello hasta hoy. Dani es hija de aquella mujer. Es mi hija.
    Katherine se levantó. A lo mejor, si se movía, el dolor no sería tan terrible. A lo mejor conseguía respirar. Pero el despacho no le ofrecía lugar alguno en el que esconderse.
    – Evidentemente, yo no lo sabía -dijo Mark, como si no fuera consciente de que nada de lo que dijera podía mejorar las cosas-. Alex ha sugerido que se haga una prueba de ADN para poder asegurarnos de que es cierto. A mí me parece una buena idea. Dani parece una gran chica. Se parece mucho a Marsha, pero también yo me he podido reconocer en ella. Con toda la campaña en marcha, tendremos que ser muy discretos.
    Mark continuó hablando, pero Katherine ya no era capaz de oírle. Mark tenía una hija. Una hija biológica a la que ya había conocido.
    – La he invitado a cenar -dijo Mark-. Quiero que la conozcas. Todavía no tenemos que decirle a los niños quién es, pero con el tiempo, lo haremos.
    Katherine se volvió entonces hacia él. Se había quedado petrificada. De hecho, ni siquiera sabía si iba a ser capaz de hablar.
    – ¿Va a venir a casa?
    – Sí, esta noche -se acercó hasta ella y le tomó las manos-. Sé que te gustará. ¿No dices siempre que te gustaría tener otra hija?
    No, no podía estar hablando en serio. Y era imposible que no se diera cuenta de lo que le estaba haciendo. Pero Mark continuaba hablando como si no ocurriera absolutamente nada. Como si Katherine no estuviera devastada porque acababa de enterarse de que otra mujer le había dado algo que ella no podría darle jamás en su vida.

    Alex llegó muy temprano a casa de sus padres. Había pensado en llamar a su madre por teléfono, pero al final había decidido que era mejor hablar con ella personalmente. Su padre podía pensar que se tomaría perfectamente la noticia de la aparición de Dani Buchanan, pero él no estaba tan seguro.
    Pero antes de que hubiera podido dirigirse hacia las escaleras, vio salir a Fiona del estudio de su madre.
    – Hola, Alex.
    Alex recordó entonces un documental sobre las arañas. Fiona le recordaba a la viuda negra, una araña capaz de esperar pacientemente el momento de devorar a su pareja.
    – No sabía que estabas aquí -dijo él.
    – ¿Quieres decir que no habrías venido si hubieras sabido que iba a estar aquí? -preguntó Fiona con los ojos brillantes por la emoción-. ¿Tanto me odias?
    – No te odio en absoluto.
    Si la odiara, eso significaría que sentía algo por ella. Pero no era así. Por supuesto, no podía dejar de reconocer su gran belleza, pero ya no sentía nada por su ex mujer.
    En un mundo perfecto, Fiona habría desaparecido de su vida inmediatamente después de su divorcio. Desgraciadamente, Alex tenía la impresión de que no le iba a resultar fácil dejar de verla.
    – Vaya, la Princesa de Hielo.
    Alex se volvió y vio a su hermano Ian rodando hacia ellos en su silla de ruedas. Alex sonrió y avanzó hacia él. Se inclinó ligeramente para saludarle con el complicado ritual con el que siempre lo hacían. Por supuesto, era Alex el que se encargaba de chocar las manos y hacer los correspondientes giros. Le resultaba más fácil que a Ian, cuya parálisis cerebral limitaba su movilidad. Pero las carencias físicas de su hermano estaban más que compensadas por su inteligencia y su creatividad.
    – Siempre está por aquí -le dijo Ian a Alex-. Creo que siente algo por mí.
    Fiona se estremeció visiblemente mientras observaba el cuerpo minúsculo y retorcido de Ian en su silla de ruedas
    – No seas tan desagradable -le espetó.
    Ian arqueó las cejas.
    – Pero después de lo de anoche… ¿Tú que crees, Alex? Al fin y al cabo, tú eres el experto en excitar a Fiona.
    Alex miró fijamente a su ex esposa.
    – No tanto como puedes creerte.
    Fiona parecía estar debatiéndose entre la furia y la necesidad de pedir clemencia.
    – Alex, no puedes dejar que me hable así.
    – ¿Por qué no? Ian siempre ha tenido un gran sentido del humor.
    – Algo que tú eres incapaz de comprender -le dijo Ian a Fiona-. El humor no va contigo -giró la silla de ruedas para marcharse-. Adiós, cariño -gritó volviendo la cabeza.
    Fiona dejó escapar un suspiro.
    – Jamás he comprendido a ese chico.
    – Nunca lo has intentado.
    Alex había tardado mucho tiempo en averiguar lo que Fiona sentía por Ian, pero al final había comprendido que la que en otro tiempo había sido su mujer era incapaz de mirarle siquiera. Era como si cualquier cosa que se desviara de la normalidad la repugnara. Y aquélla era una de las muchas razones por las que había decidido separarse de ella.
    – Alex, no quiero que discutamos.
    Alex se acercó al mueble bar y lo abrió. Después de servirse un whisky, se volvió hacia Fiona.
    – Y no estoy discutiendo.
    – Ya sabes a lo que me refiero -se acercó a él y poso la mano en su pecho-. Te echo mucho de menos. Dime qué es lo que puedo hacer o decir para que me perdones. Sólo fue un error. ¿De verdad eres tan duro? ¿De verdad te cuesta tanto perdonarme?
    – Soy el rey de los bastardos -respondió Mark dando un sorbo a su bebida-. Literalmente.
    Fiona tomó aire, como si estuviera decidida a ignorar su provocación.
    – Alex, estoy hablando en serio. Soy tu esposa.
    – Eras mi esposa.
    – Pero quiero serlo otra vez.
    Alex la recorrió de arriba abajo con la mirada. Aparentemente, Fiona era todo lo que un hombre podía desear: guapa, inteligente y divertida. Podía hablar con cualquiera sobre cualquier cosa. De hecho, prácticamente todos sus amigos se preguntaban cómo era posible que hubiera dejado escapar a una mujer así.
    – Eso no va a suceder -le advirtió.
    – Pero yo te quiero, ¿es que eso no significa nada para ti?
    Alex pensó en lo que había ocurrido casi dos años atrás, cuando había llegado a casa antes de lo previsto.
    – No, no significa absolutamente nada para mí.

Capítulo 3

    Dani permanecía en el porche de una impresionante casa de Bellevue, diciéndose a sí misma que no se iba a acabar el mundo en el momento en el que llamara al timbre. Por mucho que tuviera la sensación de que era exactamente eso lo que iba a ocurrir. Además, si continuaba mucho tiempo allí, terminaría llamando la atención de los vecinos. ¿Y qué pasaría si llamaban a la mujer de Mark para decirle que había una mujer merodeando por su casa? Katherine Canfield abriría la puerta y la encontraría allí. Y, por supuesto, no era así como Dani quería que se conocieran.
    – No paro de divagar -musitó Dani para sí-. Esto es terrible. Creo que necesito ir al psiquiatra. O un trasplante de cerebro.
    Se obligó a llamar al timbre. Cuando lo oyó sonar en el interior de la casa, el corazón se le aceleró de tal forma que pensó que corría el serio peligro de estallar y salir disparada hasta la galaxia más cercana.
    La puerta se abrió. Dani intentó prepararse para lo que la esperaba, pero no tuvo tiempo. En el instante en el que vio al hombre que permanecía al otro lado, el aire desapareció de sus pulmones.
    – Gracias a Dios -dijo sin poder contenerse-, sólo eres tú.
    Alex arqueó las cejas.
    – ¿Sólo yo? ¿No te resulto suficientemente intimidante después de nuestro último encuentro? ¿No han servido de nada mis amenazas?
    – No, no, no era eso lo que pretendía decir. Me has parecido aterrador. De hecho, creo que me costará dormir durante unas cuantas semanas. Tendré pesadillas con dragones. En serio. Es sólo que, comparada con la posibilidad de encontrarme con tu madre… no quiero ofenderte, pero esto no es nada.
    Alex ni siquiera sonrió. ¿Sería porque no tenía ningún sentido del humor o porque no la encontraba graciosa en absoluto? Dani pensó en la posibilidad de preguntárselo, pero decidió no hacerlo. Era preferible evitar situaciones que pudieran aumentar sus nervios. No tenía por qué tentar a la suerte.
    Alex continuó mirándola fijamente durante varios segundos. Ella le sonrió.
    – Creo que ahora tendrías que invitarme a entrar.
    – Pero no quiero hacerlo.
    – Seguro que al final termino cayéndote bien.
    – Lo dudo.
    – Soy una buena persona.
    Aunque no parecía muy convencido, al final Alex retrocedió y le permitió acceder al vestíbulo.
    La casa era enorme, pero al menos por lo que desde allí se veía, también acogedora. Era la clase de vivienda diseñada para conseguir que la gente se sintiera cómoda en su interior. Era una pena que aquella decoración no estuviera teniendo ningún efecto en ella en aquel momento.
    Se volvió hacia Alex, pero antes de que hubiera podido decir nada, entró un adolescente en silla de ruedas en el vestíbulo. Era un chico pálido y delgado, de ojos y pelo oscuros. Con la mano derecha controlaba el mando de la silla de ruedas mientras la izquierda permanecía doblada en su regazo.
    – ¿Eres la stripper que he encargado? -le preguntó a Dani al verla-. Llevo una hora esperándote. Esperaba un mejor servicio de tu empresa.
    Dani inclinó ligeramente la cabeza mientras intentaba averiguar la mejor manera de manejar aquella pregunta. Al final, se decidió por la verdad.
    – En realidad, no tengo cuerpo de stripper -dijo con una sonrisa-. Soy demasiado baja. Siempre me las he imaginado muy altas y con esos enormes tocados de plumas como los que llevan las coristas de Las Vegas.
    – El problema es que no dejan conducir con esos tocados.
    – Claro que sí, pero siempre que vayas en un descapotable y con la capota bajada.
    – No le animes -musitó Alex-. Dani Buchanan, te presento a Ian Canfield, mi hermano. Puede llegar a ser detestable cuando se lo propone.
    – Una acusación terrible y completamente falsa.
    – Encantada de conocerte -dijo Dani, y le tendió la mano.
    Ian acercó la silla y le estrechó la mano.
    – Si quisieras, podrías ser una stripper.
    – Qué amable por tu parte. Es un cumplido que jamás olvidaré. Mi madre estaría orgullosa de oírlo.
    Ian se echó a reír a carcajadas.
    – Muy bien, me gustas. Algo que no sucede a menudo. Intenta no olvidar este momento.
    Dani también rió.
    – Lo haré. Y, por supuesto, lo escribiré con pelos y señales esta noche en mi diario.
    Ian suspiró.
    – Siempre el mismo problema. Las mujeres me acosan. Es por culpa del tamaño de esta batería. Les vuelve locas la electricidad.
    Y sin más, dio media vuelta y se marchó. En cuanto hubo desaparecido, Dani se volvió hacia Alex.
    – ¿Lo ves? A la gente le gusto.
    – Mi hermano es todavía muy joven y no sabe quién eres.
    – ¿Quieres decir que cuando averigüe que soy el demonio en persona dejaré de gustarle?
    Alex se la quedó mirando fijamente. No apartaba en ningún momento la mirada de ella.
    – Es raro que a Ian le guste alguien.
    – Es un hombre muy perspicaz. A mí también me gusta él.
    – ¿Crees que voy a dejarme conmover porque muestres compasión por mi hermano?
    El buen humor de Dani desapareció y de pronto, deseó ser un tipo alto y musculoso para poder derribar a Alex de un puñetazo.
    – No me insultes a mí y no te atrevas tampoco a insultarle a él -se acercó a él y le clavó el dedo en el pecho-. Estoy dispuesta a aceptar que soy una complicación que no esperabas. Puedes proteger a tu familia todo lo que quieras, puedes pensar lo peor de mí, pero no te atrevas a interpretar que lo que ha sido un momento de complicidad y diversión pueda ser otra cosa completamente repugnante.
    – ¿Estás dispuesta a enfrentarte a mí? -preguntó Alex, evidentemente impresionado por su carácter.
    – Cuando haga falta.
    – ¿Y crees que tienes alguna posibilidad de ganar?
    – Absolutamente.
    Alex no pudo evitar una sonrisa.
    – Ya veremos.
    Genial. Ella estaba furiosa y él encontraba la situación divertida. Fuera atractivo o no, Dani estaba comenzando a pensar que podría llegar a odiar realmente a ese hombre.
    Alex hizo entonces un gesto para invitarla a entrar al salón. Al pasar por delante de él, Dani le mostró su bolso.
    – He traído un bolso pequeño para no tener que pasar la vergüenza de que me lo registres antes de marcharme. De esta manera me resultará mucho más difícil robar la cubertería de la familia.
    – No sé si habrías pasado ninguna vergüenza.
    – Realmente, eres un abogado.
    – ¿Y qué se supone que significa eso?
    – Que no tienes miedo de decir lo que piensas, que no te importa insultarme y que estás decidido a tratarme como si fuera tan insignificante como una hormiga. Hace falta mucho entrenamiento para una cosa así.
    – O, sencillamente, la motivación adecuada.
    La habitación estaba decorada en tonos tierra y con un mobiliario elegante y obviamente caro. Los cuadros de las paredes parecían auténticos y las alfombras eran tan gruesas que se podría dormir sobre ellas, pero había juguetes desparramados por todo el salón. Evidentemente, no era una habitación para enseñar, sino una habitación en la que la gente vivía, y a Dani eso le gustó.
    Se volvió y vio entonces que en el sofá estaba sentada una mujer con una bata blanca. La mujer se levantó y caminó inmediatamente hacia ellos.
    – Cuando usted quiera -dijo.
    ¿Cuando quisiera qué? Ah, claro.
    – ¿La prueba de ADN? Desde luego, no has perdido el tiempo.
    – ¿Preferirías que lo hubiera perdido? -preguntó Alex.
    En vez de contestar, Dani se volvió hacia la mujer.
    – Tómeme la muestra.
    Abrió la boca y la técnica del laboratorio metió en ella un palito con un algodón. Segundos después, se dirigió hacia la puerta. Dani la siguió con la mirada.
    – A ver si lo adivino -le dijo a Alex-. Has pagado un dinero extra para que el procedimiento sea más rápido de lo habitual.
    – Me ha parecido lo más inteligente.
    Dani estaba agotada por el torbellino de emociones al que había estado sometida durante todo el día. La situación ya era suficientemente estresante sin necesidad de tener que enfrentarse a Alex.
    – Quiero saber la verdad -le dijo-, nada más. Si Mark Canfield no es mi padre, entonces desapareceré y fingiremos que nada de esto ha pasado.
    Alex no parecía muy convencido.
    – Podrías no haber aparecido nunca.
    – Quiero conocer a mi padre. Y supongo que hasta tú eres suficientemente humano como para comprenderlo.
    – Ya te lo he dicho antes, creo que has aparecido en un momento especialmente inoportuno.
    – Yo acabo de enterarme de que puede ser mi padre. Lo único que quiero averiguar es cuál es mi familia.
    Alex no dijo «ésta no», pero el eco de aquellas palabras no dichas quedó flotando en la habitación. Aun así, le indicó con un gesto que se sentara.
    – ¿No quieres tomar nada?
    – No, gracias -por culpa de los nervios, llevaba todo el día con el estómago revuelto.
    – No les diremos nada a los niños hasta que no tengamos el resultado. Así que tendrás que esperar varios días antes de proclamar tu victoria.
    Dani, que estaba a punto de sentarse, se enderezó.
    – Maldita sea, Alex. Ya está bien. No sé por qué me tratas tan mal. No he cometido ningún crimen. Desde el primer momento, he sido sincera con vosotros. El hecho de que tú no quieras creerme no cambia la verdad. Si no quieres que tengamos problemas, tendrás que cambiar de actitud.
    Alex se cruzó de brazos.
    – Ya tenemos problemas. No confío en ti y nada de lo que digas o hagas podrá hacerme cambiar de opinión.
    Dani le miró con los ojos entrecerrados. Parte de ella respetaba su firme determinación, su necesidad de proteger lo que era suyo. Pero otra parte habría hecho cualquier cosa en aquel momento para machacarle.
    – En ese caso, intentaré decírtelo de otra manera. ¿Qué tal si me dejas acercarme un poco a la familia antes de arrancarme la cabeza?
    No sabía si Alex iba a aceptar aquel ofrecimiento. Se descubrió a sí misma esperando que lo hiciera y no sólo porque quizá fuera hija de su padre. Había algo que le hacía desear gustarle a Alex. Una sensación peligrosa, pensó, teniendo en cuenta su historial sentimental y la posibilidad de que tuviera una relación familiar con Alex.
    – ¿Cuánto quieres acercarte? -preguntó por fin.
    – Digamos que lo suficiente como para ver sin tener necesidad de tocar.
    – Pensaré en ello.
    Teniendo en cuenta cuál había sido hasta entonces su actitud, era una gran concesión. Quizá, después de todo, no fuera Terminator. A lo mejor hasta era posible razonar con él. Aunque Dani tenía la sensación de que, si se cruzaba en su camino, Dani sería capaz de arrancarle el corazón sin pensárselo dos veces.
    Se hizo el silencio. Un silencio embarazoso que le hacía desear salir huyendo de allí. Sabía que la estaba poniendo a prueba, que el primero en hablar perdería en aquel juego, pero era incapaz de continuar allí sentada sin decir nada.
    – La casa es preciosa. Me encanta porque parece hecha para disfrutarla.
    – Mi madre tiene un gusto excelente -miró el reloj-. El senador no tardará en bajar.
    Dani se colocó un mechón de pelo detrás de la oreja.
    – Antes, en las oficinas de la campaña, también has llamado así a tu padre. Te refieres a él como «el senador», no le llamas «Mark» o «mi padre».
    – De esa forma es más fácil para todo el mundo. Al fin y al cabo, ése es nuestro ámbito de trabajo.
    – Pero ahora no estás trabajando.
    Alex fijó la mirada en su rostro.
    – De esa forma las cosas son más fáciles para todos -repitió.
    ¿Por qué?, se preguntó Dani.
    – ¿Es una forma de mostrar tu respeto o de asegurarte de que nadie te vea como el niño de papá?
    Alex arqueó una ceja, pero no dijo nada. Al parecer, Dani no iba a recibir otra respuesta.
    – ¿Te ha molestado la pregunta? -le preguntó-. Yo creo que en realidad lo haces por las dos cosas. Al fin y al cabo, tu padre quiere optar a la presidencia del país -algo que ella todavía no estaba en condiciones de asimilar-, pero a un nivel más personal, estoy segura de que odiarías que la gente pensara que ocupas el puesto que ocupas por la relación que tienes con tu padre y no por tus propios méritos.
    – ¿Y tú cómo lo sabes?
    – Tengo una gran intuición. ¿Me equivoco?
    – ¿Quieres tomar algo?
    Dani sonrió.
    – No te gusta que hagan preguntas, ¿verdad? Muy propio de un abogado. Os gusta hacer preguntas, pero no contestarlas. No pasa nada. Si ahora te dedicas solamente a la campaña, ¿has pedido una excedencia en el trabajo o algo así?
    – Algo así -contestó con desgana-. Si el senador decide optar a la presidencia, me sumaré a su campaña.
    – Todo esto de la política es completamente nuevo para mí. Voto, pero eso es todo. De vez en cuando veo algún debate por televisión, pero no le presto mucha atención.
    – Los procesos democráticos no son para los tímidos -dijo Alex-. Optar a la presidencia del país no es una decisión que se pueda tomar a la ligera. Y un buen escándalo destrozaría la reputación de un hombre honrado durante el resto de su vida.
    – No quiero hacerle ningún daño a nadie -se vio obligada a responder Dani.
    – Eso no significa que no lo vayas a hacer.
    Dani estaba acostumbrada a ganarse simpatías o antipatías en función de sus propios méritos. No era perfecta, pero tampoco era un demonio.
    Antes de que hubiera podido señalarlo, una mujer delgada de unos cincuenta años entró en el salón. Dani se levantó inmediatamente mientras se fijaba en la belleza clásica de sus facciones y en su pelo lacio y brillante.
    Alex también se levantó, cruzó el salón y la saludó con un beso en la mejilla.
    – Ésta es Dani Buchanan -la presentó-. Dani, mi madre, Katherine Canfield.
    Los ojos azules de Katherine se humedecieron ligeramente mientras le daba la bienvenida.
    – Dani, cuánto me alegro de conocerte. Estamos encantados de que vengas a cenar con nosotros.
    Su tono era tan amable como sus palabras. Dani sabía que la situación tenía que estar siendo difícil para ella, pero no la vio dejar de sonreír en ningún momento.
    Katherine se volvió hacia su hijo.
    – ¿No le has ofrecido una copa ni nada de comer? ¿Pretendes matarla de hambre?
    – Claro que se la he ofrecido -contestó él, ligeramente a la defensiva-. Pero dice que no quiere nada.
    Dani se le quedó mirando fijamente. ¿Había alguna grieta en la armadura del dragón? ¿Su necesidad de proteger a su familia se habría debilitado ante la buena educación y la amabilidad de su madre?
    Katherine ensanchó su sonrisa.
    – Me imagino perfectamente la amabilidad con la que se lo has preguntado -se volvió hacia Dani-. Yo tomaré una copa de vino blanco, ¿quieres tomar tú una también?
    – Me encantaría -respondió Dani, y tuvo que reprimir las ganas de sacarle la lengua a Alex.
    Alex musitó algo ininteligible y se dirigió hacia el mueble bar. Katherine se sentó y le indicó a Dani con un gesto que la imitara.
    – Mark me ha comentado que hace poco que has descubierto la relación que tienes con él.
    – Sí, es cierto. Todo esto es un poco complicado, pero el caso es que mi abuela me lo dijo hace varias semanas. Durante todos estos días, he estado intentando reunir el valor que necesitaba para decírselo a él.
    – Ya hemos tomado las muestras de ADN -le informó Mark a su madre mientras le tendía una copa. Después le tendió otra a Dani-. Tendremos los resultados dentro de un par de días.
    Katherine sonrió.
    – Desde luego, tenemos sitio para otra persona en la mesa. Mark y yo siempre hemos querido tener una familia numerosa. Tomamos la decisión de adoptar a todos nuestros hijos mucho antes de casarnos. Pero estoy segura de que, si al final resultas ser su hija, a mi marido le hará muchísima ilusión saber que sus genes pueden continuar perpetuándose.
    Todo en Katherine rezumaba elegancia y aceptación de la reciente noticia. Dani estaba gratamente sorprendida. Si a ella le hubiera pasado algo parecido, no estaba segura de que hubiera podido ser tan amable con la hija de su marido.
    – Está siendo muy amable conmigo -musitó.
    – Demasiado amable -dijo Alex.
    Katherine le dirigió una mirada fugaz a su hijo y después se volvió hacia Dani.
    – Esta noche conocerás al resto de la familia.
    – Ya he conocido a Ian.
    – Oh, Dios mío -Katherine sacudió la cabeza-. ¿Y ha dicho algo por lo que tenga que justificarme?
    Dani se echó a reír.
    – Creo que es genial.
    – ¿Y?
    – Quería saber si yo era una stripper.
    – Dios mío, ese chico es incorregible. Te suplico que le disculpes.
    – No, no, por favor, no tiene por qué disculparse -le dijo Dani-. Es un chico encantador, y muy divertido. Me ha caído muy bien -a diferencia de Alex, Ian había sido muy auténtico.
    – Ian se enfrenta a la vida a su manera. Es un chico brillante. La universidad de Stanford le ha ofrecido una beca y también otras universidades. Como siga estudiando tanto, al final no sabremos de qué hablar con él.
    Parecía muy orgullosa de su hijo.
    Alex dio un sorbo a su bebida.
    – Siempre podrás preguntarle por la última stripper.
    Katherine suspiró.
    – Debería haber adoptado solamente niñas.
    Dani se echó a reír.
    – Estoy segura de que le adora. Lo noto en su voz.
    – Por supuesto que le adoro -respondió Katherine-. Es mi hijo.
    Era maravilloso ver cómo le aceptaba. Los hijos de los Canfield tenían una gran suerte al poder contar con una mujer como ella. Y también Mark, claro.
    – De momento les diremos que eres una amiga de la familia -continuó diciendo Katherine-, hasta que hayamos confirmado tu relación con Mark.
    – Por supuesto -dijo Dani rápidamente-. Y en el caso de que al final resulte ser hija de Mark, no tenemos por qué decírselo a nadie. No quiero causar ningún problema.
    Algo cambió en la mirada de Katherine, pero antes de que Dani hubiera podido descifrar lo que era, se oyeron pasos en las escaleras. Dani miró hacia la puerta y vio entrar a varios niños corriendo.
    Todo el mundo sabía que los Canfield habían adoptado a niños con necesidades especiales cuando habían decidido adoptar. Dos de ellos, una adolescente y un chico algo mayor que ella, tenían el síndrome de Down. Las lesiones de los otros hijos eran menos visibles. Miró a Alex. Lo único que sabía sobre su pasado era que le habían adoptado cuando tenía ocho o nueve años. Se preguntaba cuál sería su verdadera historia y por qué le habría elegido Katherine.
    Katherine abrió los brazos y los niños corrieron hacia ella, hablando todos a la vez. Katherine los saludaba y les acariciaba mientras hablaba a una preciosa niña de unos once o doce años.
    Alex fue el siguiente. El grupo le rodeó para cubrirle de abrazos y bombardearle con decenas de preguntas.
    – No me habías dicho que ibas a venir a cenar, ¿por qué no habías dicho nada?
    – ¿Viste ayer el partido de los Mariner? Les dieron una buena paliza.
    Al final, Alex se sentó a dos niños en el regazo y señaló a Dani.
    – Tenemos compañía.
    – Es verdad -confirmó Katherine-. Dani, éstos son mis hijos. A Alex ya le has conocido, por supuesto. Julie está en la universidad, así que no podrás conocerla esta noche. El siguiente es Bailey.
    – Hola.
    Bailey era la chica con síndrome de Down. Era pelirroja, de pelo rizado y tenía una enorme sonrisa.
    – Me gusta tu pelo -le dijo Dani.
    – Y a mí me gusta el tuyo. Me gustaría cortármelo como tú -Bailey se mecía ligeramente mientras hablaba sin elevar mucho la voz.
    Dani negó con la cabeza.
    – Hazme caso, tu pelo es mucho más bonito que el mío. Yo en tu lugar no me haría nada.
    Bailey se sonrojó ligeramente e inclinó la cabeza.
    Katherine miró a Dani un instante y continuó con las presentaciones. A Trisha, que no oía, a Quinn, con serias dificultades para hablar y después a Oliver, el otro hijo con síndrome de Down.
    – La más pequeña es Sasha -le explicó Katherine mientras sentaba a la pequeña en el sofá.
    Sasha suspiró resignada.
    – Siempre soy la última. Odio ser la última. Yo quiero ser la primera.
    – Eres la pequeña -respondió Bailey-, a todo el mundo le gustan los pequeños.
    – Pero yo quiero ser la mayor.
    Dani se agachó al lado de Sasha.
    – Yo también soy la pequeña de mi familia. Tengo tres hermanos mayores. A veces está bien, pero otras no me cuentan nada. Y eso lo odio.
    Sasha asintió con gesto vehemente.
    – A mí me pasa lo mismo.
    Alex no se dio cuenta de lo tenso que estaba hasta que comenzó a relajarse. Fueran cuales fueran las intenciones de Dani, con los niños lo estaba haciendo maravillosamente. A diferencia de su ex esposa, que jamás había sabido cómo tratar a sus hermanos. Por lo menos había tenido el buen gusto de marcharse. Porque tener a Fiona en la mesa habría supuesto un nuevo elemento de tensión.
    Mientras miraba a sus hermanos, se recordó que la vida no siempre trataba bien a todo el mundo. De alguna manera, Ian era el que más fácil lo tenía. Todo el mundo era consciente de que tenía un problema en cuanto lo veía y, a partir de ahí, le aceptaban o le rechazaban al instante. Pero para otros niños, como Trisha o Sasha, que eran seropositivos, las cosas podían ser mucho más complicadas.
    Observó a Bailey, que a su vez contemplaba atentamente a Dani.
    Su hermana parecía encantada con aquella invitada. Y no debería extrañarle. Bailey tenía casi quince años, estaba comenzando a crecer.
    Oliver se sacó un muñeco del bolsillo y se lo enseñó a Dani. Esta se inclinó para estudiarlo con atención mientras escuchaba atentamente la explicación de Oliver sobre todos los poderes de aquel muñeco.
    Miró a Katherine, que hablaba con Trisha utilizando el lenguaje de signos.
    ¿Qué pensaría su madre de todo aquello? ¿Era eso lo que esperaba? ¿Estaría siendo sincera o todo aquello no era nada más que una actuación?
    Se abrió en ese momento la puerta del despacho de su padre y entró Mark en el salón. Todos sus hijos corrieron inmediatamente hacia él, reclamando su atención. Mark les dirigió a Alex y a Katherine una sonrisa ausente y miró después a Dani. Por un instante, pareció haberse olvidado de dónde estaba. Después sonrió.
    – Estás aquí, Dani.
    Katherine se levantó.
    – ¿Por qué no empezamos a cenar? Alex, ¿puedes acompañar a nuestra invitada?
    – Por supuesto.
    Alex se acercó a Dani y le ofreció el brazo.
    – ¿Siempre eres tan formal, o ésta es una forma de asegurarte de que no me lleve nada?
    Era una mujer de mucho carácter, pensó Alex. Y, al parecer, no le tenía ningún miedo. Cuando alzó la mirada hacia él, se fijó en que tenía unos ojos enormes, rodeados de largas pestañas. Sonreía con facilidad y tenía la clase de boca que hacía que un hombre…
    Alex detuvo inmediatamente el rumbo de sus pensamientos. ¿Qué demonios estaba pensando? ¿Que era una mujer atractiva? ¿Que le gustaba?
    No, era completamente imposible, se dijo a sí mismo. Aquella mujer era el enemigo incluso en el caso de que no pretendiera serlo. Lo único que iba a llevar a su casa eran problemas y no tenía ninguna intención de involucrarse con ella. De hecho, a esas alturas de su vida, no tenía ganas de mantener una relación con nadie. No estaba dispuesto a tropezar dos veces con la misma piedra.

    Después de cenar, Mark condujo a Dani a su despacho. Ella fue encantada. Aunque había disfrutado de la cena y de lo animado de la conversación, había sido en todo momento consciente de la atención que le prestaba Alex y de la forma en la que Katherine estudiaba todos sus gestos. Estaba emocionalmente agotada por la energía que desplegaba aquella familia y por el esfuerzo que estaba haciendo para que todo saliera bien.
    – ¿Qué te ha parecido? -le preguntó Mark, después de sentare en una butaca de cuero negro que, Dani sospechaba, debía de ser su favorita.
    Dani se sentó enfrente de él.
    – Tiene una familia maravillosa.
    – Sí, ¿verdad? -dijo Mark alegremente-. Katherine es increíble con ellos. Lo de adoptarlos fue idea suya, ¿sabes? Yo nunca habría pensado en ello. Al principio, no estaba seguro de que fuera una buena idea. No sabía que se podía llegar a querer a esos niños como si fueran propios, pero me equivocaba. Todos ellos son muy especiales para mí.
    – Y se nota.
    Dani le había visto interactuar con todos sus hijos y era evidente que le adoraban.
    – Katherine insiste en involucrarse en todos los aspectos de su vida. Tenemos a Yvette, que también nos ayuda, pero sólo para que Katherine pueda continuar ocupándose de todas las tareas benéficas en las que participa. Si no fuera por eso, los cuidaría ella sola. Yo viajo mucho, me paso la vida yendo y viniendo. Katherine es prácticamente una madre soltera, pero nunca se queja. Ella es así.
    Como a ella misma le había impresionado la personalidad de aquella mujer, no podía menos que estar de acuerdo con aquella alabanza. Pero tenía la sensación de que, a pesar de sus palabras, no era capaz de averiguar lo que Mark realmente pensaba sobre nada.
    Se estaba volviendo loca, se dijo a sí misma. Era evidente que Mark adoraba a su mujer y a su familia. ¿Quién no lo haría? Sin embargo, no le parecía que de sus palabras emanara ningún sentimiento.
    Se recordó a sí misma que no le conocía. Que hasta esa misma mañana, nunca habían hablado. Quizá debería darle una oportunidad.
    – Ah, me han tomado ya una muestra para hacer la prueba de ADN. Los resultados estarán dentro de un par de días.
    – Estupendo. En realidad, yo ya sé cuál va a ser el resultado, pero no está de más asegurarse.
    Dani asintió, sintiéndose un tanto violenta. ¿Cómo podía estar tan seguro? Y si de verdad tenía aquella certeza, ¿aquel momento no debería ser más… más algo? Se dijo a sí misma que en la vida real las cosas no ocurrían como en las películas, pero aun así, echaba de menos un poco más de sentimiento.
    – Quiero que nos conozcamos mejor -le dijo Mark-. ¿Por qué no vienes mañana a comer a mi despacho?
    – Me encantaría -contestó Dani.
    Probablemente él se sentía tan raro como ella. Lo de almorzar juntos era muy buena idea. Seguramente, después de unos cuantos encuentros comenzarían a conectar. Desaparecería aquella sensación de extrañeza y comenzarían a comprenderse el uno al otro. A tratarse como un padre y una hija.

    Alex tomó las llaves del coche. Dani se había marchado unos minutos antes, así que ya podía regresar a su casa. No había querido salir antes que ella; quería estar presente por si surgía algún problema.
    – Estás de mal humor -le dijo Ian mientras le acompañaba a la puerta-. Has estado frunciendo el ceño durante toda la cena.
    – Soy un hombre precavido.
    – Me gusta. Creo que es muy divertida.
    – Está siendo educada.
    Ian sonrió. La mayor parte de la gente no era capaz de distinguir una sonrisa en aquel rostro, pero Alex advirtió la sonrisa que Ian intentaba sin ningún éxito disimular.
    – Ya sé que no quieres que nadie lo sepa, pero creo que a ti también te gusta -dijo Ian.
    – No siento nada por ella -y era absolutamente cierto.
    – Es muy guapa.
    Alex negó con la cabeza.
    – Tienes diecisiete años. A los diecisiete años todas las mujeres nos parecen guapas.
    – Las hormonas son mías y puedo utilizarlas como me plazca -cambió de expresión-. En serio. Deberías darle una oportunidad. Es genial.
    Dani había reaccionado muy bien cuando había conocido a Ian, pensó Alex. Seguramente, gracias a su propio pasado.
    Había dedicado aquella tarde a investigar a Dani y gracias a Internet, había descubierto suficiente información. Daniel Buchanan era la más pequeña de los cuatro hermanos Buchanan. Cuando estaba en la universidad, su prometido se había lesionado jugando al fútbol. A pesar de que se había quedado parapléjico, Dani había permanecido a su lado durante toda la terapia y después se había casado con él. Sabía lo que era vivir con una persona diferente.
    – No confío en ella -insistió Alex.
    – ¿Porque es hija de papá?
    Alex se quedó mirando a su hermano de hito en hito.
    – ¿Por qué dices eso?
    Ian elevó los ojos al cielo.
    – Puedo ser muy sigiloso cuando quiero. Antes he oído a mamá y a papá hablando. Sé quién es esa chica.
    Había miedo y preocupación en su voz. Alex se agachó al lado de la silla y le tomó la mano.
    – Todavía no estamos seguros. Dentro de dos días tendremos los resultados de la prueba de ADN, pero aunque ella sea hija de papá, tú también sigues siendo su hijo. Ésta es tu familia y nadie va a alejarte de nosotros.
    – Ella es normal.
    – Otra de las razones por las que no me gusta.
    Ian volvió a sonreír.
    – He visto cómo la mirabas durante la cena. Crees que está muy buena.
    Alex se enderezó.
    – No está mal.
    – Tienes que intentar relajarte un poco, date una oportunidad.
    – Me niego a tener esta conversación con mi hermano de diecisiete años.
    – Ya sé que no tienes ni mi aspecto ni me encanto -le dijo Ian-. Pero aun así, tienes la oportunidad de conseguir algo. A no ser que lo haga yo antes. Al fin y al cabo, somos adoptados. No es nuestra hermana biológica. ¿Crees que querrá salir conmigo?
    – Es demasiado vieja para ti.
    – Ya sabes lo que dicen de las mujeres mayores.
    Alex le apretó el hombro.
    – Ve a torturar a otro. Te veré dentro de un par de días.
    – ¿Pero vas a intentar salir con ella o no? Porque si la respuesta es no, quiero saberlo.
    – Buenas noches, Ian.
    – Buenas noches.

Capítulo 4

    Dani aparcó delante de casa de Gloria. Salió del coche y alzó la mirada hacia aquel elegante edificio de tres pisos que había sido construido cien años atrás.
    Cuando era pequeña, aquella casa le aterraba. De adolescente, había representado una forma de vida que no era capaz de comprender. A los veinte años, se había convertido en un bastión a conquistar. Y con el tiempo, había llegado a considerarla como algo tan solitario e inalcanzable como su propia abuela. Era, sencillamente, el lugar en el que alguien vivía. Alguien que no era en absoluto la persona que ella creía.
    Había amado y odiado a Gloria durante tanto tiempo que le resultaba difícil desprenderse de aquellos sentimientos. Continuaba resentida por la dureza con la que le había dicho que no era una verdadera Buchanan. Pero también era cierto que, en las últimas semanas, Gloria le había pedido disculpas en varias ocasiones. Había confesado que sabía que tenía que cambiar y, desde la perspectiva de Dani al menos, realmente lo había hecho.
    Curiosamente, Dani se había descubierto echando de menos a Gloria. No echaba de menos sus mezquindades ni su frialdad, pero sí la relación que tenía con ella. Gloria había formado parte de su vida desde que era un bebé y en aquel momento no tenían ninguna relación en absoluto. A lo mejor la decisión más inteligente habría sido alejarse para siempre de ella, pero Dani no podía permitírselo.
    Subió los escalones de la entrada y llamó al timbre. Reid, el mediano de sus tres hermanos, le abrió la puerta con una sonrisa de oreja a oreja.
    – No estamos interesados, pero gracias por venir.
    Dani pasó por delante de él antes de que hubiera podido cerrarle la puerta en las narices.
    – Muy gracioso.
    – Hola, hermanita -Reid le pasó el brazo por los hombros-, ¿qué tal te va?
    – Estupendamente. Aunque enfrentándome a un montón de cosas.
    Reid la condujo al cuarto de estar, donde estaban esperándola Cal, su hermano mayor, y Walker, el más pequeño de los tres. Los dos se levantaron para saludarla.
    – Gloria está a punto de llegar -dijo Walker mientras se acercaba a su hermana-. ¿Qué tal te encuentras?
    Dani miró a sus tres hermanos, los tres hombres que habían estado a su lado cada vez que los había necesitado, y también cuando no los necesitaba, claro.
    – Estoy bien, aunque me siento un poco extraña. Es como si me hubiera desconectado de mi vida de siempre.
    Se sentaron todos en los sofás del enorme salón.
    – Ayer conocí a Mark Canfield -les dijo.
    – ¿Y? -preguntó Walker.
    – No sé… Se mostró muy abierto a la posibilidad de que pudiera ser su hija. Admitió que había tenido una aventura con mamá y me dijo que nunca había sabido por qué mamá había decidido poner fin a su relación. Se mostró amable, cariñoso…
    – ¿Pero? -la interrumpió Cal.
    – No sé. No tengo la sensación de que haya una verdadera relación entre nosotros. Supongo que tenía la fantasía de que nos abrazaríamos e inmediatamente sentiríamos el vínculo que nos unía. Pero la verdad es que todavía estoy intentando hacerme a la idea -bebió un sorbo de café que Cal acababa de servirle-. Y por si fueran pocas las emociones, está también su hijo Alex, el mayor. Alex parece considerarse el protector de la familia y me ve como una amenaza tanto para su familia como para la carrera política de su padre.
    – ¿Quieres que Walker se haga cargo de él? -preguntó Reid alegremente-. Porque seguro que está dispuesto a hacerlo.
    – No creo que haga falta llegar tan lejos -respondió Dani.
    Era cierto que Alex había conseguido enfadarle, pero también que le gustaba. Respetaba su lealtad hacia su familia, aunque a ella le estuviera causando tantos problemas.
    – Ayer por la noche estuve en su casa -continuó contando-. Conocí a toda la familia. Son ocho hijos, aunque una de ellas estaba en la universidad. Katherine, su mujer, es increíble. Una mujer guapísima y paciente. Casi todos sus hijos tienen algún problema, pero ella no le da ninguna importancia. Es como una santa. Creo que cuando sea mayor quiero ser como ella.
    – Todo lo que cuentas suena estupendamente -dijo Cal-. ¿Dónde está entonces el problema?
    – No lo sé. Me siento como si estuviera viviendo la vida de otra persona. Nada de esto tiene que ver conmigo. Quería saber quién era mi padre, pero no me esperaba nada igual. ¿Por qué no podía ser un fontanero o un comercial? ¿Por qué tiene que ser un senador?
    Reid la miró con atención.
    – No tienes por qué escoger entre ellos y nosotros, eso tiene que quedarte claro. Eres parte de la familia y no vamos a permitir que dejes de serlo.
    Dani sonrió.
    – Lo sé, para bien o para mal, siempre seréis mis hermanos mayores.
    – Tienes la gran suerte de poder contar con nosotros -le recordó Cal.
    – Por supuesto que sí, y el hecho de que me lo recordéis una y otra vez me sirve de gran ayuda -miró a Walker-. Pero me encantaría saber cuál es el lugar al que pertenezco.
    – ¿Y por qué no puede ser éste?
    – Porque hay algo más. Tu historia y la mía han dejado de ser la misma.
    Era consciente de que Walker no estaba de acuerdo. De que ninguno de sus hermanos estaba de acuerdo. Y aunque apreciaba lo mucho que la querían, no estaba segura de que fueran capaces de comprender lo que era haber descubierto de pronto que no era una verdadera Buchanan. Que su padre era alguien a quien nunca había conocido.
    – No se te ocurra pensar siquiera en renunciar a nosotros -musitó Reid.
    – Por supuesto que no -le prometió Dani-. Pero de pronto tengo una nueva vida: un padre al que no conocía, hermanos nuevos y un trabajo que me encanta en el Bella Roma. ¿Y vosotros qué tal estáis?
    Walker se aclaró la garganta.
    – Yo me paso la vida contratando gente, haciéndome cargo de la empresa -miró a Dani-. Sé que esto era lo que querías hacer tú, pero también dijiste que habías cambiado de opinión
    Era tan propio de Walker preocuparse por ella, pensó Dani feliz, sintiéndose querida y apoyada por sus hermanos
    – Yo nunca quise hacerme cargo de la compañía -le corrigió-. Lo que quería era dirigir un restaurante. Y ahora estoy más cerca de conseguirlo. Por supuesto, no es el Buchanan's ni tampoco el Waterfront, pero es un buen restaurante. Me alegro de que te hayas hecho cargo del negocio y la verdad es que también me sorprende un poco que Gloria haya estado tan dispuesta a dejarte a cargo de la corporación.
    – Se está haciendo mayor y es consciente de que no puede manejarlo todo sola.
    – ¡No me estoy haciendo mayor! -exclamó con voz potente su abuela desde el marco de la puerta.
    Dani miró a Gloria Buchanan, tan perfectamente arreglada como siempre y ligeramente inclinada para apoyarse en el bastón que necesitaba para caminar.
    – Si quisiera podría seguir llevando yo sola la empresa -continuó Gloria-. Sencillamente, he decidido no hacerlo.
    Los hermanos de Dani se levantaron cuando Gloria entró en la habitación. Reid acompañó a su abuela hasta una butaca y todo el mundo se sentó.
    Dani miro a aquella mujer que había jugado un papel tan importante en su infancia. Durante mucho tiempo, hacer las cosas bien para poder impresionarla lo había significado todo para ella. Las raras alabanzas que de ella obtenía eran especialmente importantes, precisamente por lo mucho que escaseaban. Pero desde que había llegado a la adolescencia, Dani no había vuelto a recibir un solo elogio por parte de su abuela.
    Siempre había sido una mujer difícil y cruel, pero aun así, Dani continuaba echando de menos a Gloria. Seguramente, eso significaba que Dani necesitaba una buena terapia.
    – En primer lugar, quiero daros las gracias por haber venido -dijo Gloria sonriéndoles.
    Se inclinó después hacia delante y le tomó a Dani la mano.
    – Sé que estás muy ocupada.
    Aquella caricia le provocó a Dani una fuerte tensión en el pecho. Años atrás, un gesto de amabilidad como aquél habría significado un mundo para ella. Pero después de tantos años de rechazo, había hecho todo lo posible para que dejara de importarle lo que aquella anciana pensara de ella. En aquella última etapa de su vida, Gloria estaba intentando recuperar su relación con ella y Dani no estaba segura de qué hacer al respecto. ¿Debería volver a confiar en su abuela?
    – Quiero hablaros de mi patrimonio -continuó diciendo Gloria.
    – ¿Por qué? -preguntó Walker bruscamente-. ¿Qué es lo que no nos has dicho?
    – Nada, no te emociones tanto, no me voy a morir todavía. Es, sencillamente, que quiero poner algunas cosas en orden. No voy a vivir eternamente.
    Dani se preguntaba si los últimos problemas de salud que Gloria había sufrido le habrían hecho más consciente de que era mortal.
    – Tengo un gran patrimonio -dijo Gloria-. Sólo mis acciones en la corporación de la familia ya valen varios millones. He hecho algunas inversiones, tengo esta casa y varias propiedades más, y he decidido dividirlas entre todos vosotros.
    Dani quería salir corriendo de allí. No quería oír nada más. Se alegraba por sus hermanos, pero, puesto que en realidad ella no era nieta de Gloria, no tenía ningún motivo para…
    – He dividido mi patrimonio en cuatro partes -añadió Gloria.
    Ninguno de sus hermanos reaccionó, pero Dani se sintió como si acabara de fulminarla un rayo. No podía oír, no podía hablar, y era incapaz de comprender lo que estaba pasando allí.
    – ¿Por qué? -preguntó sin pensar-. Yo no soy una Buchanan.
    Gloria se volvió hacia ella.
    – Por supuesto que eres una Buchanan. Siento haberte dicho lo que te dije. Siento haber sido tan cruel contigo. No tengo excusa, de verdad. Me gustaría haberme comportado de forma diferente. No puedo cambiar el pasado, pero puedo intentar asegurarme de que a partir de ahora sepas que de verdad me importas. Mi patrimonio se dividirá en cuatro partes iguales. Reid y Lori se quedarán con esta casa dentro de unos años, en cuanto hayan abandonado su ridícula casa flotante y estén preparados para formar una familia. Walker ya se está haciendo cargo del negocio, así que recibirá más acciones. Dani se quedará con mis joyas, y con su correspondiente parte de la empresa. Cal, tú recibirás todas mis acciones del Daily Grind. Y, por cierto, quiero que sepas que soy la mayor accionista.
    Cal la miró con el ceño fruncido.
    – Conozco a los principales accionistas de la cafetería, y tú no eres una de ellas.
    – Me temo que no conoces el nombre de la empresa que me representa.
    Cal soltó un juramento.
    – Eres realmente buena.
    – No, pero debería haberlo sido. No espero poder enmendar ahora todos mis errores, no he cambiado tanto. Pero quería que supierais con lo que podéis contar.
    Reid se levantó y tiró de la mano de Gloria para que también ella se levantara. Entonces la abrazó. Dani también abandonó su asiento y alguien tiró de ella para que se uniera a aquel abrazo. Muy pronto, todos estuvieron abrazados.
    Minutos después, se puso fin a la reunión. Sus hermanos se marcharon, pero Dani decidió quedarse un rato más. Gloria volvió a sentarse.
    – Háblame de tu encuentro con tu padre.
    Dani le hizo un breve resumen de lo que había pasado.
    – Pensé que sería algo más intenso -admitió.
    – A veces no somos conscientes de cuáles eran nuestras expectativas hasta que no nos vemos en situación -le dijo Gloria-. En cualquier caso, ese Alex parece interesante.
    Dani se echó a reír.
    – ¿Estás haciendo de casamentera? Porque si es así, yo que tú no me tomaría tantas molestias. Ya sabes que tengo una suerte pésima con los hombres. Además, no tengo nada que hacer con ese hombre. Entre otras cosas, porque somos hermanos.
    – No tenéis ningún lazo de sangre. ¿Cómo es Katherine?
    – Una mujer elegante, amable… -Dani suspiró al recordar la paciencia que tenía aquella mujer con todos sus hijos-. Esa familia parece salida de una película. Parece mentira que las cosas transcurran tan tranquilamente con tantos hijos. Ian va en silla de ruedas y dos de los chicos tienen síndrome de Down. Trisha es sorda y sé que los demás también son niños con necesidades especiales, aunque no sé exactamente qué problema tienen.
    – La verdad es que no soy capaz de entender cómo es posible que una mujer opte por arrastrar semejante carga -dijo Gloria-. ¿Quién puede necesitar tantos niños con problemas? Es ridículo. Esa mujer es una auténtica mártir. ¿Qué pretende? ¿Terminar en una estampita?
    Aquella reacción era tan propia de Gloria que Dani no pudo evitar una sonrisa.
    – Ya veo que no has cambiado del todo.
    Gloria suspiró.
    – Al parecer no, pero estoy trabajando en ello. He coincidido con Katherine en varias ocasiones. Es una mujer elegante y encantadora, razones por las cuales nunca hemos congeniado.
    – Ha sido muy amable conmigo. Si yo hubiera estado en su lugar, no sé si habría sido capaz de reaccionar de la misma forma.
    – Quizá no. En cualquier caso, cuídate. Esta situación es muy complicada -Gloria sacudió la cabeza-. Aunque ya sé que harás lo que te apetezca. Siempre has sido muy cabezota.
    – Supongo que en eso he salido a ti -dijo Dani, y apretó entonces los labios-. Quiero decir que…
    Gloria le agarró inmediatamente la mano.
    – Déjalo, no tienes por qué retractarte. Claro que en eso has salido a mí. A lo mejor porque llevas toda la vida viendo lo cabezota que soy. Dani, sigo siendo tu abuela. Tenemos una historia en común. Me gustaría que me perdonaras por todo lo que te he hecho, ¿crees que podrás hacerlo?
    Dani no estaba segura. ¿Perdonar a alguien significaba confiar en esa persona? Porque a ella le costaba creer que Gloria no iba a volver a hacerle ningún daño. Aun así, en aquellas circunstancias, le pareció más oportuno decir:
    – Claro que sí.

    Dani estuvo revisando las recetas para la cena. No estaba mal para ser un miércoles, pensó mientras tomaba nota mentalmente. La pasta especial de Nick había sido un gran éxito y también había tenido una buena salida su selección de vino.
    A Dani le había costado casi una semana convencer a Bernie de que sugiriera diferentes vinos para cada comida. Él decía que los clientes podían encontrar ofensivo que les recomendara el vino con el que acompañar sus platos, que podían pensar que los consideraban demasiado estúpidos como para decidir por sí mismos.
    Dani había replicado que a la gente le gustaba que le dieran ideas que le permitieran probar vinos que, de otra forma, quizá no tuvieran oportunidad de conocer.
    Habían llegado al acuerdo de añadir un vino para la mitad de los platos de la carta y esperar a ver si se vendían. Después de su éxito, Dani tenía la sensación de que Bernie estaría dispuesto a añadir algunos más.
    Aquella pequeña victoria le causó un gran placer. Quería hacer bien su trabajo. Al fin y al cabo, era su primer trabajo al margen del imperio de Buchanan, de modo que, para ella, era toda una prueba.
    – Dani, uno de nuestros clientes quiere hablar contigo. No ha dicho por qué.
    Dani le sonrió al camarero.
    – Gracias, Eddie. ¿En qué mesa está?
    – En la quince.
    – Ahora mismo voy.
    Una petición para ver al responsable del restaurante podía significar cualquier cosa: desde un elogio por lo excepcional del servicio hasta una perorata por lo mal que se había sentido tratado el cliente. Pero el Bella Roma era un restaurante que funcionaba a la perfección, de modo que Dani no estaba preocupada.
    Rodeó la esquina y, en cuanto llegó a la mesa, dijo.
    – Hola, soy Dani Buchanan, ¿en qué puedo ayudarle?
    Pero en ese mismo instante reconoció a su cliente. Tanto su traje gris como sus ojos y su gesto decidido eran inconfundibles.
    – Qué sorpresa -le dijo a Alex.
    – Había oído decir que la comida era buena.
    Dani vio que tenía la carta en la mano.
    – Veo que todavía no has pedido. ¿Quieres que te haga alguna sugerencia?
    – ¿Vas a escupir en mi plato antes de traérmelo?
    Dani sonrió.
    – Eso depende de los motivos que te hayan traído hasta aquí.
    – A lo mejor sólo quiero conocerte mejor.
    – Oh, por favor, es posible que no haya estudiado Derecho, pero no soy ninguna estúpida.
    – Estudiaste en Cornell, un lugar en el que no es fácil entrar, y jamás he dicho que seas una estúpida.
    Mientras bajaba la mirada hacia él, a Dani se le ocurrió pensar que, en realidad, no le importaba que se hubiera presentado en el restaurante. Curioso. También advirtió que, en el fondo, disfrutaba discutiendo con él. Los dos eran rápidos e ingeniosos.
    Pero Alex todavía no había contestado a su pregunta: ¿qué estaba haciendo allí?
    – No, pero lo has insinuado.
    Alex señaló la silla que tenía frente a él.
    – Podrías sentarte conmigo.
    – O podría no hacerlo.
    Alex miró a su alrededor.
    – Son más de las nueve. Ya no vais a servir más cenas. Come algo conmigo, así podremos conocernos mejor. Y hasta dejaré que seas tú la que elijas los temas de conversación.
    Dani lo dudaba seriamente. Alex no había sido en absoluto amable con ella la última vez que habían estado juntos. Le miraba con sentimientos contradictorios. Por una parte, comprendía su necesidad de proteger a su familia, pero, por otra, odiaba que la considerara su enemiga. Aun así, sacó una silla y se sentó.
    – Yo pediré la comida -le dijo.
    – ¿Por qué será que no me sorprende?
    – Y el vino.
    – ¿Y después partirás la comida en pedacitos y me la meterás en la boca?
    – Sólo si no sabes comer decentemente.
    En ese momento, se acercó Eddie a la mesa.
    – El señor Canfield y yo vamos a cenar juntos, Eddie -pidió la cena, eligiendo sus platos favoritos y una botella de Sangiovese para acompañarlos.
    – Buena elección -le dijo Alex cuando Eddie se marchó-, aunque el vino es un poco caro.
    – Merece la pena. Además, tú eres rico. Puedes permitírtelo.
    Alex arqueó las cejas.
    – ¿Estás dando por sentado que voy a pagar yo?
    – Has sido tú el que me has invitado a cenar contigo.
    – Pero tú trabajas aquí.
    – Genial, así que lo que quieres es aprovecharte de que a mí me hacen descuento.
    Alex asintió.
    – Por supuesto -le tendió el cesto del pan-. ¿Te gusta trabajar aquí?
    Al formular aquella pregunta, estaba dándole a entender que sabía que era un trabajo nuevo. Y a Dani no le sorprendió que lo supiera. El guardián del castillo debía de haber investigado todas y cada una de las facetas de su vida.
    – Me gusta mucho. Tanto Bernie como su madre son geniales. Sé que todo el mundo dice que mamá Giuseppe es capaz de volver loco a cualquiera, pero yo la encuentro muy divertida. Los camareros y los cocineros la temen. Me gusta la comida que se prepara aquí, los empleados y los jefes. Espero durar mucho tiempo.
    – ¿Por qué te dedicas al negocio de la restauración?
    – La verdad es que nunca me he imaginado haciendo ninguna otra cosa. Crecí como una Buchanan. Podía decir que lo llevo en la sangre, pero no sería cierto. Es lo único que sé hacer. ¿Tú por qué estudiaste Derecho?
    – Estaba buscando la mejor manera de ser un canalla despiadado. Sabía que estudiar derecho era la mejor manera de conseguirlo.
    Dani le fulminó con la mirada.
    – Yo he contestado en serio a tu pregunta.
    – Tienes razón. El caso era que quería hacer las cosas bien. Estar en el lado bueno de la ley. Y para eso, necesitaba conocerla.
    Aquella respuesta la sorprendió.
    – ¿Te consideras a ti mismo un idealista?
    – ¿Por qué no?
    – Trabajas para una corporación y ahora mismo estás trabajando en una campaña electoral. ¿Dónde has dejado tu idealismo?
    – Lo utilizo para demostrar que la democracia sigue viva y saludable.
    – Y también la necesidad de reunir montones de dólares para poder sacar adelante una campaña.
    – Creo que todavía estamos en condiciones de cambiar el mundo, ya sea a nivel individual o social.
    Estaba hablando en serio, algo que Dani no esperaba.
    – Estoy empezando a preocuparme. Lo último que quiero es que me caigas bien.
    – Soy un hombre encantador.
    – No conmigo.
    – Contigo despliego un encanto más sutil.
    En ese momento, apareció Eddie con la botella de vino. Después de que la abriera, Dani vaciló, como si no supiera si debía ser ella la que lo probara.
    Alex la señaló con un gesto.
    – Por favor, estás en tu casa.
    Dani miró a Eddie y éste le sirvió un poco de vino. Dani lo hizo girar en la copa, aspiró su aroma y después lo probó.
    – Gracias.
    Eddie sirvió el vino y se marchó.
    Alex probó su copa.
    – Muy rico -dijo.
    – Me encanta -le dijo Dani.
    Le miró con atención. Tenía la sensación de que conocía el motivo de aquella visita. Lo que no sabía era si aquella repentina amabilidad significaba que era hija de Mark o no.
    – Estás siendo muy amable, aunque me temo que de una forma un tanto retorcida -le dijo, decidiendo que no tenía ninguna razón para ser más sutil-. Ya han pasado dos días, así que supongo que tienes los resultados. Ahora mismo, estoy intentando decidir de qué manera encajan tu presencia aquí y tu intención de conocerme mejor con ese resultado.
    El buen humor de Alex desapareció como por arte de magia.
    – Las prueban demuestran que eres hija de Mark Canfield.
    Dani dejó su copa sobre la mesa y se preparó para sentir una oleada intensa de emoción. Pero no sintió nada. Ni felicidad, ni euforia. No sentía nada.
    – Muy bien -dijo lentamente, preguntándose en silencio si sus sentimientos serían de efectos retardados-. Me alegro de saberlo.
    – ¿Vas a contárselo a la prensa?
    A Dani no le sorprendió la rudeza de la pregunta. Aquél era el Alex que ella recordaba.
    – ¿Tú qué crees? -le preguntó-. Supongo que has tenido tiempo más que suficiente para investigar mi pasado, entrevistar a mis amigos y pincharme el teléfono. ¿Crees que voy a contárselo a la prensa?
    Era incapaz de interpretar la mirada de su interlocutor. Por su expresión, lo mismo podía estar pensando en su trabajo que en diferentes maneras de asesinarla.
    ¿De qué manera le habría afectado a él la noticia? Él era un hijo adoptado y ella una hija biológica. ¿Le molestaría o era tan insignificante para él que ni siquiera eso le producía ninguna emoción?
    – Tienes dinero o, por lo menos acceso a él -dijo Alex por fin-, así que no es ésa la razón por la que has decidido acercarte al senador. Tampoco creo que estés buscando publicidad.
    – A regañadientes, pero por lo menos lo estás reconociendo -musitó Dani mientras tomaba un pedazo de pan y le untaba mantequilla de ajo-. Estoy profundamente conmovida, Alex. Creo que incluso podría llorar.
    – Tengo motivos para recelar. Entre muchos otros, el momento en el que has aparecido.
    – Me puse en contacto con el senador, como tú le llamas, a los pocos días de enterarme de que podía ser mi padre.
    – Si tú lo dices…
    Dani suspiró.
    – Me gustas más cuando no piensas lo peor de mí.
    – ¿Sabes el efecto que podría tener un escándalo como éste en la campaña? -le preguntó Alex-. Podía destrozar todo el trabajo que hemos estado haciendo hasta ahora.
    Dani inclinó la cabeza.
    – Si estuviera buscando notoriedad, ¿no crees que habría elegido otro momento para dar la noticia? Sería mucho más escandaloso aparecer cuando mi padre hubiera sido elegido presidente.
    – Un razonamiento interesante.
    – Soy una persona interesante.
    Alex se encogió de hombros.
    – Eso parece.
    Vaya, eso sí que no se lo esperaba. ¿Sería posible que, a pesar de todo, a Alex le gustara? Sin saber muy bien por qué, encontraba reconfortante aquella posibilidad.
    Se inclinó hacia él.
    – Admítelo. Es posible que te hayas equivocado conmigo y que en el fondo yo sea una buena persona.
    – Es posible.
    – Bastante probable.
    – A lo mejor.
    Alex negó con la cabeza y sonrió.
    – No eres una persona fácil, ¿verdad?
    – Nunca lo he sido -contestó Dani, pero no estaba realmente concentrada en su propia respuesta.
    En cambio, estaba completamente absorta en el cambio que la sonrisa había operado en el rostro de Alex. Por un instante, le había parecido un hombre divertido e infinitamente sexy.
    Su interés por él era cada vez mayor. El ambiente se cargó de pronto de expectación y una repentina oleada de calor interno le hizo estremecerse.
    Reconocía los síntomas: se sentía atraída por un hombre. Algo que se había jurado no volver a hacer jamás. O, por lo menos, hasta que dejaran de atraerle los hombres que no debían.
    Alex podía no ser un mentiroso o un tipo que acabara de consagrarse a Dios, pero era el hijo adoptado de su padre biológico y, además, estaba profundamente involucrado en la campaña electoral de un político. Tener cualquier tipo de relación con él sería una locura completamente ilógica.
    Pero no tenía ninguna importancia. Alex no tenía ningún interés en ella. Probablemente ni siquiera se había fijado en que era una mujer. Sencillamente, para él era un problema.
    De modo que Dani decidió comportarse sensatamente, ignorar lo que le decían sus hormonas, fingir que Alex era un tipo encantador, pero asexuado por lo que a ella se refería y disfrutar de una cena exquisita acompañada por un fiero centinela.

    – Me cuesta pensar que de verdad creas una cosa así -dijo Alex cuando Eddie les retiró los platos.
    – ¿Por qué no? -preguntó Dani. La diversión brillaba en sus ojos castaños-. Los ricos pueden permitírselo todo. Me parece que tendría mucho sentido que todos aquéllos que ganan más de quinientos mil dólares al año apoyaran a algún niño con problemas económicos.
    Estaba diciendo tonterías, pensó Alex frustrado y divertido al mismo tiempo. Era una mujer rápida e inteligente, pero estaba decidida a sacarle de sus casillas.
    – Voy a cambiar de tema. Estoy convencido de que no hablas en serio.
    – ¿Y es obligatorio hablar en serio?
    – Digamos que ayuda a la conversación.
    – Eres demasiado estirado. Supongo que es por culpa de tu profesión. Deberíamos… -miró el reloj-. Vaya, por mi culpa mis empleados van a salir más tarde de lo normal. Eso no está nada bien.
    Alex miró el reloj y vio que eran más de las once. ¿Cómo era posible? Él tenía la sensación de llevar allí una hora como mucho.
    Dani se levantó.
    – Siento echarte de esta manera, pero como no salgan ahora mismo los empleados del restaurante, me odiarán para siempre. La cena corre de mi cuenta.
    Alex también se levantó.
    – No, por supuesto que no.
    – No insistas, Alex. Lo digo en serio. Estoy segura de que Bernie ni siquiera me dejará pagar, así que no te preocupes. Te agradezco mucho que te hayas pasado por aquí. Y ahora, vete.
    – Siempre tan amable. ¿A qué hora te irás tú a casa?
    – Dentro de unos quince minutos.
    – En ese caso, esperaré.
    Dani le miró con el ceño fruncido.
    – ¿Por qué?
    – Para acompañarte al coche. Es muy tarde. No deberías ir sola hasta tu coche.
    Dani elevó los ojos al cielo.
    – Lo hago todos los días y hasta ahora he conseguido sobrevivir. Te agradezco el ofrecimiento, pero sé arreglármelas sola.
    Alex se encogió de hombros.
    – De todas formas, pienso esperar.
    Dani suspiró al oírle.
    – Muy bien, como tú quieras. Puedes esperar al lado de la puerta.
    – Vivo para servirte.
    – Ojalá fuera cierto.
    Alex aprovechó aquellos minutos para ver si tenía llamadas en el móvil. Tenía una de su madre.
    Inmediatamente, la llamó a su línea privada, al teléfono de su estudio. Si se había acostado ya, no la molestaría. Pero su madre no tardó en contestar el teléfono.
    – Te has quedado a trabajar hasta muy tarde -le dijo Alex.
    – Y tú también.
    – Acabo de terminar de cenar.
    – Supongo que ha sido una de esas cenas de la campaña. Estás trabajando demasiado.
    Alex vaciló un instante, pero al final decidió que era mejor no decirle con quién había cenado.
    – Lo mismo podría decir de ti.
    – En ese caso, los dos tenemos que cambiar de actitud. Me comentaste que a lo mejor pasabas por casa.
    – No podría llegar hasta las doce.
    – Estaré otra hora levantada por lo menos.
    – En ese caso, me pasaré por allí.
    Colgó el teléfono justo en el momento en el que Dani se dirigía hacia él con el bolso al hombro. Llevaba un traje de color rojo que realzaba sus curvas, pero la cubría completamente. Era una combinación que habría hecho enloquecer a cualquier hombre.
    Alex había hecho todo lo posible por permanecer inmune a sus encantos, pero no podía evitar fijarse en ellos: en sus curvas, en aquellos ojos enormes y en su sonrisa.
    – ¿Vas armado? -le preguntó Dani-. ¿Crees que vamos a tener que luchar para poder abrirnos paso hasta mi coche? ¿Y qué me dices de los francotiradores? Es posible que estén rodeando todo el perímetro del edificio. Aunque, por supuesto, con un hombre tan alto y tan fuerte como tú, no creo que tenga que preocuparme de nada.
    Se estaba riendo de él. Debería haberle molestado, pero en cambio, se descubrió a sí mismo deseando inclinarse hacia ella para darle un beso.
    ¿Para darle un beso? ¿Cómo diablos se la había ocurrido aquella idea? Evidentemente, Dani era una mujer sexy y divertida, pero ¿y qué? No tenía ningún interés en ella. Aquella mujer era su enemiga o, por lo menos, un enorme problema. Sin embargo, una vez había aparecido aquella idea en su cabeza, le resultó imposible ignorarla.
    – Nos arriesgaremos -contestó mientras abría la puerta.
    – Oh, eres tan valiente… -canturreó Dani-. Voy hacia allí.
    Señaló un coche y se dirigió hacia él. Alex la siguió y esperó mientras sacaba las llaves del bolso. Después, cuando Dani las hizo tintinear delante de su rostro, comenzó a retroceder.
    O, por lo menos, ése era el plan. Pero en vez de alejarse, se descubrió a sí mismo acercándose a ella hasta que estuvieron muy, muy cerca.
    – Eres un auténtico fastidio.
    – Lo mismo digo.
    – Deberías tenerme miedo.
    Dani fingió un bostezo.
    – Lo siento. ¿De qué estábamos hablando? No he oído nada de lo que has dicho.
    Aquella mujer le estaba volviendo loco. Así que la besó. Posó la mano en su cuello, inclinó la cabeza y buscó su boca.
    Dani se quedó completamente paralizada. Su respuesta no fue inmediata, sino que posó una mano en su pecho y suavizó los labios contra su boca.
    El calor explotó entre ellos como si acabaran de lanzarles una bola de fuego.
    El deseo durante tanto tiempo olvidado emergió para hacer que cada célula del cuerpo de Alex estuviera excitada y dispuesta para la acción. Fue un deseo tan inmediato como poderoso. De pronto, hasta el capó de su coche le parecía un lecho invitador.
    Acarició con la lengua su labio inferior y ella abrió la boca para él. Alex hundió entonces la lengua, deseando excitarla hasta la desesperación, deseando que fuera capaz de igualar su deseo.
    Posó la mano en su cintura y la atrajo hacia él. Dani pareció derretirse contra él mientras su cuerpo tocaba todos aquellos rincones de Alex que estaban en tensión.
    Sabía a vino y a nata montada, y lo mejor de todo era que sus gemidos parecían responder a la urgente necesidad de Alex.
    Fue el beso desesperado de dos amantes; un beso que le dejó estremecido, que le hizo experimentar una pasión como jamás había sentido. Y todo había ocurrido en menos de un minuto y con una mujer con la que jamás debería haber estado.
    La realidad regresó en la forma de una risa masculina procedente de la parte de atrás del restaurante. Alex retrocedió al mismo tiempo que Dani se separaba bruscamente de él.
    Se miraron fijamente bajo la luz de las farolas del aparcamiento. Dani parecía desconcertada, que era exactamente como se sentía él.
    Dani tragó saliva.
    – No puede ser bueno… que nos besemos… de esta manera.
    Tenía la respiración entrecortada. Alex agradeció saber que no era el único que se encontraba en aquel estado de excitación.
    – Estoy completamente de acuerdo.
    Dani exhaló lentamente.
    – Citar a Julia Roberts en Pretty woman. Gran error.
    – Épico.
    – Sí, épico.
    Dani tenía los ojos oscurecidos por el deseo y la boca hinchada. Y Alex la deseaba otra vez. Quería tenerla desnuda entre sus brazos y besar su cuerpo entero. Quería oírle gritar y ver cómo se estremecía de placer.
    Maldita fuera.
    – Tú eres el hombre equivocado; yo no podría ser peor elección para ti. Bueno, soy consciente de que no suena muy bien lo que acabo de decir, pero ya sabes a lo que me refiero.
    Alex asintió.
    – De modo que como si nunca hubiera sucedido.
    Dani soltó una risa estrangulada.
    – Exacto. Como si fuera fácil olvidarlo.

Capítulo 5

    Alex condujo hasta la casa de sus padres y se dirigió directamente hacia el estudio. Se detuvo un momento en el vestíbulo, intentando deshacerse de la sensación de culpa. Se sentía como si tuviera diecisiete años y estuviera llegando tarde a casa. Sin embargo, ya no era ningún niño y, además, ni siquiera vivía en esa casa. En cualquier caso, continuaba sin comprender cómo se le había ocurrido besar a Dani. ¿En qué demonios estaba pensando?
    En nada, se recordó a sí mismo. Y ése había sido precisamente el problema. Lo único que había hecho había sido reaccionar a Dani y a las circunstancias. Ese beso no significaba nada. ¿Cómo iba a significar nada? Lo único que era Dani para él era una complicación para su vida y la de su familia.
    Pero la atracción sexual no había cesado. Todavía continuaba deseándola con una intensidad que le confundía.
    Ignoró tanto el deseo como su recuerdo y llamó a la puerta del estudio de su madre.
    – Pasa.
    Alex entró en aquella acogedora habitación y sonrió a su madre.
    – Todavía estás levantada.
    Katherine se levantó y rodeó la mesa para darle un beso en la mejilla.
    – Sí, ya te he dicho que no pensaba acostarme todavía -tomó a su hijo de la mano y le condujo hasta la ventana que había al lado de la ventana-. Tengo que hacer informes de todas las obras benéficas que hemos hecho durante este año. Me ocurre todos los años por estas fechas, pero nunca estoy preparada. Me gustaría ser una de esas mujeres tan organizadas que son capaces de planificarlo todo.
    – Tienes ocho hijos. Haces más de lo que puedes.
    Katherine sonrió mientras se volvía hacia él en el sofá.
    – Julie y tú ya estáis viviendo por vuestra cuenta. Y tu hermano Ian es más independiente cada día.
    Alex sonrió.
    – De modo que sólo tienes que preocuparte por los otros cinco. Sí, tienes razón, deberías hacer las cosas mejor.
    Su madre se echó a reír.
    – Ya sé lo que quieres decir. Si quiero, puedo poner excusas y la gente lo comprenderá. Sinceramente, me gustaría poder hacerlo todo, pero me conformaré con lo que pueda abarcar.
    Pero Alex sabía que cumpliría con todas sus obligaciones, porque para ella el deber era lo primero. Lo creía sinceramente y le habían educado en ese código.
    Alex recordaba la primera vez que había visto a Katherine Canfield. Recordaba sus ojos, lo azules, profundos y amables que le habían parecido. Eran unos ojos que parecían acariciarles mientras le hablaban. Recordaba su mano en su hombro. Ningún adulto le había tocado nunca, excepto para pegarle. Otros niños habían intentado pegarle también, pero él no les había dejado.
    Katherine era buena y amable con él, y cuando le sonreía, Alex pensaba que estaría dispuesto a hacer cualquier cosa por ella con tal de que le adoptara.
    Y Katherine le había adoptado. Y le había querido de tal manera que le había hecho sentirse seguro por primera vez en su vida. Tenía un corazón enorme y sabía entregarlo. A veces, cuando la veía con su padre, Alex se preguntaba si no sería demasiado generosa con él… con todos ellos.
    Tomó en aquel momento la mano de su madre y se la estrechó con delicadeza.
    – Mamá -comenzó a decir, pero su madre le interrumpió sacudiendo la cabeza.
    – Ahórrate los discursos -le dijo con voz queda y mirándole a los ojos-. Ya lo sé. Dani es hija de Mark.
    – ¿Cómo lo has adivinado?
    Katherine se encogió de hombros.
    – Lo supe desde el momento que la vi. Se parece mucho a Mark, en su forma de erguir la cabeza, en la forma de su barbilla… Estoy seguro de que tu padre estará encantado.
    – ¿Y tú?
    Su madre se inclinó hacia él.
    – Ésa es la pregunta que quería hacerte yo a ti. ¿Cómo llevas todo esto?
    – ¿Lo de haber adivinado que tiene una hija biológica?
    Katherine asintió y le dijo:
    – No significa nada, ¿sabes? Eso no cambia en absoluto lo que tu padre siente por vosotros.
    Eso era lo mismo que Alex le había dicho a Ian. Ninguno de ellos lo había creído entonces y tampoco lo creía Alex en aquel momento.
    – Eso lo cambia todo -le dijo a su madre-. La dinámica de la familia ha dado un giro fundamental. Pero si lo que quieres saber es si me estoy preguntando cuál es mi lugar en el universo, la respuesta es no.
    – La verdad es que me preocupa más el lugar que ocupas en esta familia y cómo crees que esto puede afectar a tu relación con tu padre.
    Alex no sabía qué responder. Mark no era como Katherine. Quería a sus hijos, pero siempre se había mantenido a cierta distancia. ¿Haría lo mismo con Dani o no?
    – Tú eres su esposa. ¿Estás de acuerdo con todo lo que está pasando?
    Katherine se reclinó en el sofá y suspiró.
    – Me temo que, piense lo que piense, no tengo elección.
    – Papá no te engañó. Tú habías vuelto a tu casa cuando conoció a Marsha Buchanan.
    Su madre asintió lentamente.
    – Tienes razón, y me lo repito constantemente. Es sólo que… -le miró-. Antes de que tu padre volviera a Seattle, tuvimos una gran discusión y rompí con él. Él me dejó y vino aquí. Fue entonces cuando conoció a Marsha.
    Alex maldijo en silencio. ¿Por qué tenía que ser tan complicada la vida? Así que la aventura de su padre con Marsha Buchanan no era completamente ajena a su relación con Katherine, como Alex había pensado en un principio.
    ¿Por qué se habrían peleado? ¿Y le importaría a su madre que hubiera tenido una aventura con otra mujer tan rápidamente?
    Era una pregunta estúpida, comprendió inmediatamente. Katherine se habría quedado desolada. ¿Habría sabido algo de la existencia de Marsha antes de que Dani apareciera?
    – Lo siento -dijo con voz ronca.
    – No pasa nada, no te preocupes por eso.
    Pero se preocupaba. Siempre se había preguntado por qué sus padres no habían tenido sus propios hijos. Había dado por sentado que había sido una decisión consciente, una opción. Katherine decía que era una manera de cambiar el mundo o, por lo menos, la vida de un niño. ¿Pero habría alguna otra razón? Era evidente que Mark era capaz de engendrar hijos. ¿Tendría entonces Katherine el problema?
    Se sentía desleal incluso al pensarlo, así que decidió apartar aquella pregunta de su mente. ¿Qué demonios le importaba el porqué? Su madre seguía siendo una mujer increíble.
    – Me alegro mucho de que me eligieras a mí. Siempre te estaré agradecido. Tú me has convertido en lo que soy.
    Katherine le acarició la cara.
    – Te quise desde la primera vez que te vi, Alex, pero yo no te he convertido en la persona que eres. Has sido tú el que has hecho de ti el hombre que pretendías ser. Estoy muy orgullosa de ti, pero no me atribuyo ningún mérito. Sin embargo, no me importaría que me enviaras unas flores.
    Alex se echó a reír.
    – Te enviaré azucenas mañana por la mañana -eran las flores favoritas de su madre.
    Alex no sabía qué sentían otros hijos por sus padres. Si les querían mucho o no. Lo único que sabía él era lo poco que recordaba de su madre biológica y lo mucho que Katherine había hecho por él, aunque no estuviera dispuesta a aceptar que le diera las gracias.
    – Siempre quise tener una familia numerosa. Y ahora tendremos una hija más.
    Decía las palabras apropiadas para la situación e incluso sonreía, pero su dolor era tangible. Alex quería ayudarla, pero no sabía cómo. Katherine le había dado todo lo que necesitaba y, sin embargo, lo único que él era capaz de hacer era verla sufrir.

    La segunda excursión de Dani a los cuarteles generales de la campaña del senador fue casi tan aterradora como la primera. Aunque ya no corría el peligro de que le hicieran salir de allí con una patada en el trasero, estaba a punto de comer a solas con su padre biológico por primera vez en su vida.
    ¿Pero qué pasaría si no encontraban nada que decirse? ¿O si a su padre no le caía bien? A lo mejor la encontraba aburrida y deseaba no haberle conocido nunca.
    – No, eso no va a ocurrir -se dijo con falsa vehemencia-. Soy una mujer encantadora.
    Pero aquel intento de animarse no sirvió para aplacar los nervios que parecían estar haciendo pilates en su estómago.
    Dani entró en el almacén y le dijo su nombre a la recepcionista. La mujer sonrió.
    – El senador está esperándola. Espere aquí y ahora mismo vendrá Heidi a buscarla.
    ¿Heidi? ¿Qué Heidi?
    Intentó hacer memoria y al final se acordó de que era la mano derecha de Mark Canfield.
    Dani se acercó al sofá, pero no se sentó. Estaba demasiado nerviosa. Todo aquel asunto de ese padre recién encontrado le resultaba casi misterioso, más que una parte fundamental de su vida. No conocía a Mark Canfield y él tampoco la conocía a ella. Hasta ese momento al menos, los lazos de sangre no se habían traducido en ninguna conexión emocional.
    Esperaba que la situación cambiara después de aquel almuerzo, después de que compartieran algunas horas a solas.
    Heidi se acercó a ella con una sonrisa.
    – Hola, Dani, bienvenida. El senador está con una llamada de Washington y no puede atenderte. Si me acompañas…
    Heidi le condujo a través de varios pasillos hasta una sala de reuniones. Le hizo un gesto para que pasara y después se marchó. Dani miró alrededor de aquel espacio prácticamente vacío. Aparte de la mesa y de las sillas, no había ni muebles ni ningún elemento decorativo. Desde luego, en aquella campaña no se estaban gastando el dinero en frivolidades.
    Segundos después, se abrió la puerta y entró Mark. Le sonrió.
    – Dani, estás aquí. Bien, bien. ¿Ya te ha dado Alex la buena noticia?
    Se acercó ella mientras hablaba y le dio un abrazo que Dani no esperaba en absoluto. Cuando la soltó, la miró a los ojos.
    – Supe quién eras desde la primera vez que te vi. Te pareces mucho a tu madre. Era una mujer maravillosa. Y tan guapa como tú.
    Dani no era una persona particularmente preocupada por su aspecto, pero le gustaba que le dijeran que se parecía a su madre. Apenas podía recordar a aquella mujer.
    Era tan pequeña cuando Marsha había muerto que incluso se preguntaba si sus recuerdos eran reales o sólo una colección de imágenes inventadas a partir de las historias que le habían contado Gloria y sus hermanos.
    Mark se apoyó contra la mesa.
    – Recuerdo la primera vez que vi a tu madre. Era un día frío y lluvioso -sonrió-. En realidad, en Seattle los inviernos siempre son fríos y lluviosos. Estaba en el centro, en Bon Marche, unos grandes almacenes. Iba con sus tres hijos. Los más pequeños iban en una sillita y el mayor tenía solamente cuatro o cinco años. Estaba intentando abrir la puerta para entrar. Había algo especial en su mirada, en su determinación. Yo corrí a ayudarla, me sonrió y ésa fue mi perdición.
    Dani se sentó en una de las sillas.
    – ¿Eso bastó para que te gustara? -preguntó Dani, atreviéndose por fin a tutearle.
    Mark asintió.
    – Estuvimos hablando durante algunos minutos. Yo estaba a punto de marcharme, aunque era lo último que me apetecía hacer, cuando tu hermano mayor…
    – ¿Cal?
    – Sí, Cal. Cal dijo que necesitaba ir al cuarto de baño y que ya era demasiado mayor para meterse en el cuarto de baño de las chicas con su madre. Por supuesto, tu madre no quería que fuera solo, así que le acompañé. No puede decirse que fuera el más romántico de los comienzos, pero aquella mujer tenía algo muy especial.
    Mark era un hombre que podía encarnar el prototipo de belleza masculina: ojos claros y sonrisa siempre a punto. Dani había visto su rostro infinidad de veces en carteles y en la prensa, y también le había visto en muchas ocasiones en televisión. Hasta ese momento, no se había fijado en él como hombre. Pero mientras le hablaba del pasado de su madre, Mark comenzó a hacerse real para ella.
    El senador sacudió la cabeza.
    – Es increíble la nitidez con la que recuerdo todo lo que ocurrió aquel día. Invité a tu madre a almorzar. Cuando la camarera nos condujo hasta una de las mesas de la cafetería, dio por sentado que éramos una familia. Supongo que eso debería haberme molestado, pero recuerdo que me hizo pensar en lo bien que me sentía con Marsha y con sus hijos. Estuvimos hablando durante horas -miró a Dani con cierta tristeza-, y ese mismo día me enamoré de ella.
    Las preguntas se arremolinaban en la mente de Dani. Estaba a punto de comenzar a formular la primera cuando se abrió la puerta y entraron varias personas, entre ellas, Heidi empujando un carrito con sándwiches y bebidas.
    – Oh, estupendo -dijo Mark mientras se levantaba-. Ya llega el almuerzo. Dani, ¿conoces a alguna de estas personas?
    Dani estaba empezando a contestar en el momento en el que Alex entró. Se puso de pie inmediatamente, como si necesitara alejarse de él… o de lo que recordaba de él.
    Hacía un par de días que no se veían; justo desde que Alex había aparecido en el Bella Roma, había cenado con ella y la había besado.
    Lo de la cena se podía justificar, pero Dani todavía no le había encontrado ningún sentido al beso que habían compartido. Por supuesto, su vida sentimental llevaba siendo un desastre de proporciones épicas durante más de un año, de modo que, ¿por qué iba a empezar a cambiar?
    Se preparó mentalmente para el impacto sexual que Alex tenía en ella y le miró a los ojos. A pesar de la naturalidad del «hola» con el que la saludó Alex, en su interior se desató un torbellino de calor que se detuvo en rincones verdaderamente interesantes antes de continuar.
    – Alex -dijo con aparente calma, ignorando la imagen que se formó en su mente, en la que aparecía el recién llegado haciendo el amor con ella en esa misma mesa.
    Mark le presentó a las otras tres personas. Había dos hombres y una mujer, todos alrededor de los treinta años, todos de aspecto enérgico y profesional. Se sentaron alrededor de la mesa. Dani no se dio cuenta de que aquél no iba a ser un encuentro privado entre padre e hija hasta que Alex no separó una silla y se quedó mirándola fijamente, indicándole que se sentara. De modo que iba a ser una más entre una multitud.
    Sintió el peso de la desilusión en el pecho. ¿Había interpretado mal aquella invitación? Intentó recordar lo que Mark había dicho y comprendió que en ningún momento había dado a entender que estarían solos. Había sido ella la que lo había dado por sentado.
    Bueno, aquello no era lo que esperaba, pero no importaba. Un almuerzo de trabajo también podía ser interesante.
    Se sentó al lado de Alex, enfrente de su padre. Repartieron los sándwiches y las bolsas de patatas fritas y después, uno de los tipos, cuyo nombre no había entendido bien, se inclinó hacia delante.
    – Podemos analizar las cifras -dijo-. Hacer una encuesta sencilla sobre el gobernador de Kansas. De momento, la sensibilidad del medio oeste continúa siendo un misterio para nosotros.
    – Sí, tener algunos datos nos ayudaría -corroboró la mujer.
    – No son cifras lo que necesitamos -replicó Mark-. Por lo menos todavía. Alex, ¿qué piensas tú de la encuesta?
    – A la larga tendremos que hacerla.
    Dani se sentía como si estuviera en medio de una reunión secreta. Cuando Mark se volvió hacia los otros dos hombres, ella se inclinó hacia Alex.
    – ¿De qué están hablando?
    – De ti.
    Dani pestañeó asombrada. ¿Estaban hablando de ella?
    – ¿Y qué tengo que ver yo con todo esto?
    Alex la miraba de una forma tan impersonal que cualquiera habría dicho que no se conocían. La miraba como si nunca la hubiera tenido entre sus brazos, como si nunca hubiera compartido con ella un beso que a los dos les había dejado sin aliento.
    ¿Cómo era capaz de hacer algo así? Dani no sabía si debería sentirse ofendida o impresionada.
    – Tenemos que saber cómo nos enfrentaremos a la situación cuando se sepa que eres la hija del senador.
    ¿La situación? Así que ella no era más que una situación.
    – No voy a decírselo a nadie -respondió, fulminándole con la mirada-. Deja de pensar lo peor de mí.
    – No estoy pensando lo peor de ti -respondió Alex-. Este tipo de información siempre termina filtrándose. Forma parte de la política de hoy en día. Nadie quiere que suceda, pero sucederá. Tenemos que estar preparados.
    – Hasta ahora, ¿quién lo sabe?
    Mark miró a Alex, que a su vez miró a su alrededor.
    – Nosotros, Katherine y la familia de Dani.
    – Pero nadie de mi familia va a decir nada -dijo Dani, pensando que debería advertirles que no lo hicieran-. Y no tenemos ningún contacto con la prensa.
    – Katherine quiere decírselo a los niños -advirtió Mark.
    – No me parece una buena idea -dijo uno de los hombres-. Los niños hablarán.
    – Pero es lo que Katherine quiere -replicó Mark-. La familia es muy importante para ella.
    Y, evidentemente, también Katherine era importante para él. A Dani le gustó su actitud. También le había gustado que hubiera dejado claro que se había enamorado de su madre y que en aquel momento estaba dispuesto a plegarse a los deseos de su esposa. Eso significaba que era un buen hombre, ¿no?
    Le habría gustado poder pasar más tiempo con él, a solas. Pero cuando un hombre optaba a la presidencia de un país, el tiempo era limitado. Así que tendrían que ir conociéndose poco a poco.
    Miró a su alrededor. No había nada en aquel lugar que evidenciara que se estaba preparando una campaña para la presidencia. Pero era precisamente eso lo que estaba pasando. Su padre biológico quería optar a la presidencia del país.
    Le bastaba pensar en ello para que le entraran ganas de reír como una adolescente. Ella era una chica tan normal que casi podía resultar aburrida. No pertenecía a un mundo tan complicado como aquél. Pero allí estaba, convertida en un miembro inesperado del clan Canfield.
    El almuerzo duró menos de una hora. Antes de que Dani hubiera podido rodear la mesa para hablar con su padre otra vez, Mark salió de la sala de reuniones acompañado por los hombres de traje.
    Dani le siguió con la mirada, intentando no sentirse desairada.
    Alex recogió la libreta con la que había entrado en el sala.
    – Tiene un par de llamadas que hacer. No es por ti.
    Dani estaba destrozada; apreciaba las palabras amables de Alex y se pregunta si tendría el aspecto de un cachorro triste y abandonado.
    – Gracias. Todo esto es muy diferente para mí. Me va a costar acostumbrarme.
    – Cada vez te resultará más fácil.
    Alex hizo un gesto para invitarle a salir de la habitación y, cuando Dani pasó por delante de él, posó la mano en su espalda.
    Fue un gesto educado, casi frío, pero el cuerpo de Dani lo interpretó como si fuera mucho más. Podía sentir cada uno de sus dedos presionando su espalda y la necesidad de entregarse a aquella caricia fluyó en su interior con tanta fuerza que tuvo que concentrarse para no ceder a ella.
    – Bueno, digamos que de momento tú me llevas mucha ventaja -contestó, esperando no parecer ni nerviosa ni estúpida-. De todas formas, no me vendría mal hablar un poco de lo extraño que es que no seamos parientes y, sin embargo, los dos podamos llamar a Mark «papá».
    Alex le sonrió.
    – Yo le llamo «senador».
    – Y probablemente yo también debería hacerlo, ¿no?
    – Tú no eres uno de sus empleados.
    – No, a no ser que tu padre esté pensando en meterse en el negocio de la restauración -suspiró-. ¿Sabes si hay algún libro o algo parecido que se titule Cómo tratar con inesperados padres biológicos para estúpidos? Porque creo que no me vendría nada mal.
    Alex sonrió de oreja a oreja y ella le devolvió la sonrisa. Fue una respuesta casi involuntaria a un hombre que no sólo era atractivo, sino que le gustaba. Se miraron a los ojos y, de pronto, Dani se descubrió a sí misma reviviendo el beso que habían compartido en tiempo real.
    Había sido maravilloso. Mejor que maravilloso. Había sido un beso apasionado, excitante y tentador.
    Y también un terrible error. Había más de quince razones por las que no deberían estar juntos bajo ningún concepto. Era…
    Doblaron una esquina y vio a Katherine caminando hacia ellos. Dani se separó inmediatamente de Alex, al tiempo que intentaba luchar contra una repentina y extraña sensación de culpa. En realidad no estaba haciendo nada malo.
    Estaba tan concentrada en comportarse de forma natural y en no parecer culpable que tardó varios segundos en fijarse en la mujer increíblemente atractiva que acompañaba a Katherine.
    Los cuatro se detuvieron para saludarse.
    – ¡Dani! -exclamó Katherine, como si realmente estuviera encantada de verla-. Cuánto me alegro de verte -se inclinó para darle un beso en la mejilla-. Quiero ser la primera en darte la bienvenida a la familia.
    La amabilidad de Katherine era todo un misterio para Dani. ¿Aquella mujer era real?
    – Gracias, es usted mucho más que amable.
    – Sí, soy muchas cosas, y no todas buenas -contestó Katherine entre risas-. Dani, ésta es Fiona, mi ex nuera. Fiona, ésta es Dani Buchanan, la hija de Mark.
    – Hola -contestó Dani mientras iba procesando aquella información.
    – Encantada de conocerte -contestó la atractiva pelirroja con aire ausente.
    Toda su atención estaba fija en Alex. Así que era la ex nuera de Katherine. Dani se volvió hacia Alex, ¿sería entonces su ex?
    Fiona pasó por delante de Dani y agarró a Alex del brazo.
    – Necesito hablar contigo, cariño. ¿Tienes un minuto?
    Y se lo llevó antes de que hubiera podido contestar.
    Katherine los siguió con la mirada.
    – Todos sentimos mucho que las cosas no funcionaran entre ellos. Pero a lo mejor con el tiempo…
    Dani miró alternativamente a Katherine y a la pareja. ¿Alex había estado casado con aquella belleza? Por supuesto, él no se habría conformado con una mujer normal y corriente. Pero después de aquella diosa, ¿cuál iba a ser la siguiente de la lista? ¿Halle Berry? ¿Scarlett Johansson?
    Katherine volvió a centrar su atención en Dani.
    – ¿Qué tal ha ido el almuerzo con Mark?
    – Ha sido interesante. Muy centrado en la política. Están preocupados por lo que pueda pasar cuando la gente se entere de que existo. Pero yo no voy a decírselo a nadie, por supuesto.
    Katherine le palmeó el brazo.
    – Las filtraciones de información se han convertido en una forma de vida. Ya te acostumbrarás a ello. Ahora, dejemos que sean ellos los que se preocupen por la estrategia. ¿Te ha contado Mark que ya se lo he dicho a los niños?
    ¿Ya se lo había dicho?
    – No, sólo ha comentado que pensaba decírselo.
    – Están encantados de saber que tienen otra hermana. Hagas lo que hagas, no les des tu número de móvil si no quieres que te vuelvan loca a todas horas -Katherine se echó a reír-. Me gustaría que vinieras a cenar pronto a casa para que podamos ir conociéndonos. Ahora eres una de los nuestros, Dani, para bien y para mal, así que vete preparando. Ahora que te hemos encontrado, no vamos a dejar que te escapes fácilmente.
    – De acuerdo, iré a cenar cuando usted quiera -dijo Dani, sobrecogida por todo lo que estaba pasando.
    – Y ahora tengo que marcharme corriendo. Te llamaré cualquier día de éstos.

    – Y después se marchó -dijo Dani mientras se sentaba en una de las sillas del despacho de Penny, en el Waterfront.
    Faltaban todavía varias horas para que se abriera el restaurante y el ambiente era muy tranquilo. Su cuñada frunció el ceño.
    – Katherine me parece una mujer magnífica. ¿Dónde está el problema?
    – No, no es ella, tienes razón. Es una mujer maravillosa. Es sólo que… están pasando demasiadas cosas. Hace un mes, apenas era consciente de la existencia de Mark Canfield. Y ahora resulta que soy su hija y, además, parte de una familia numerosa. Todo es muy raro. No sé qué pensar.
    Penny sonrió.
    – Pero esto era lo que querías, averiguar cuál era tu familia. Aunque tengo que decirte que para mí continúas siendo una Buchanan y no pienso dejar que te alejes de nosotros.
    – Todo el mundo parece querer una parte de mí -bromeó Dani.
    – Hay problemas peores.
    – Sí, lo sé -agarró una taza de café que había dejado sobre el escritorio y bebió un sorbo-. Fiona es una mujer sorprendente. Una auténtica belleza. La clase de mujer que hace que todas las que están a su lado se sientan invisibles.
    – Así que la odias -dedujo Penny divertida.
    – Sólo en teoría. A lo mejor es una buena persona -aunque la verdad era que no se lo había parecido. De hecho, al verla había pensado que tenía el aspecto de un depredador-. Me cuesta creer que Alex estuviera casado con ella. Jamás habla de su matrimonio. Pero vi en Internet que están divorciados. Ya han roto por completo. Ésa es una de las ventajas de una familia como la de los Canfield. Puedes obtener información sobre ella a través de la prensa.
    Alzó la mirada y advirtió que Penny la estaba mirando fijamente.
    – ¿Qué pasa? -preguntó Dani.
    – ¿Has consultado Internet para ver si el divorcio era definitivo? ¿Y tú qué interés tienes en esa clase de información?
    Dani clavó la mirada en su café.
    – Era simple curiosidad.
    – Oh, Dios mío, ¿te gusta? ¿Te gusta de verdad?
    – No, claro que no.
    – ¡Estás mintiendo! Lo noto porque te has puesto colorada.
    Dani se llevó la mano a la mejilla y ella misma sintió el calor. Maldita fuera.
    – Mira, no es lo que tú piensas. Alex es… interesante.
    – Pero sois parientes.
    – Pero no de sangre. No seas burra. Él es adoptado. Me parece un hombre amable y también atractivo, y es posible que haya cierto interés por mi parte, pero eso no significa nada.
    Penny no parecía muy convencida.
    – Eso puede complicar las cosas.
    – Nada va a complicar nada porque no voy a tener ese tipo de relación con él -no podía, por maravilloso que hubiera sido su beso-. No quiero saber nada de hombres -insistió, tanto para ella como para Penny-. ¿Necesito recordarte mi pasado?
    – No -respondió Penny-, pero a lo mejor ha cambiado tu suerte.
    – No es muy probable.

    Alex miró el reloj, se excusó y abandonó la reunión. Había prometido llevar a Bailey a cenar y no quería llegar tarde. Todo aquello que podía suceder o dejar de suceder en el momento en el que la prensa descubriera que Mark Canfield tenía una hija secreta podía ser manejado por los profesionales que se ganaban la vida solucionando esa clase de problemas. Él prefería enfrentarse a toda una corporación de abogados antes que a un caso así; le parecía infinitamente más fácil.
    Dani tampoco estaba preparada para el circo que representaba una campaña electoral, pensó mientras se dirigía hacia la puerta principal del edificio. Alguien debería explicarle lo que le esperaba. Quizá más tarde pudiera…
    Empujó las puertas abatibles que conducían a la zona de recepción. Allí encontró a Bailey esperándole, pero también a un hombre al que Alex jamás había visto. Tardó medio segundo en comprender que allí estaba pasando algo.
    Bailey estaba sentada en el sueldo con un cachorro de labrador en el regazo, y el hombre estaba agachado a su lado.
    – Cuéntame algo más de tu hermana nueva -le estaba diciendo el hombre, que tenía una grabadora en la mano.
    Bailey sonrió.
    – Es guapa y muy buena. A Ian le gusta, y a Ian nunca le gusta nadie.
    – Así que es la niñita de tu papá.
    Bailey arrugó la nariz.
    – No es una niñita. Es muy grande.
    Alex estaba ardiendo de furia, pero tuvo mucho cuidado de no demostrarlo. Se interpuso entre Bailey y el reportero y le ofreció la mano a su hermana.
    – Bailey, ¿te importaría esperarme en mi despacho?
    Bailey abrió los ojos como platos.
    – ¿Te parece bien que haya jugado con el cachorro? -preguntó.
    Alex se obligó a sonreír.
    – Claro que sí. Espérame allí un momento y después nos iremos.
    – Vale.
    Bailey le dio un beso al cachorro, lo dejó en el suelo y se levantó. En cuanto se despidió con la mano y cruzó las puertas abatibles, Alex se volvió al periodista.
    – ¿Qué demonios estaba haciendo?
    El reportero, que debía andar cerca de los treinta años, era un hombre bajo y delgado. Se levantó y agarró el cachorro con un brazo.
    – Trabajar -sonrió-. He oído que tiene una hermana nueva. Felicidades.
    Alex le agarró del brazo.
    – ¿Quién demonios se cree que es? ¿Cómo se le ocurre utilizar un cachorro para sacarle secretos a mi hermana?
    El reportero sonrió entonces de oreja a oreja.
    – A los niños les encantan los perros. Sobre todo a los que son como ella, a los tontos.
    A Alex se le nubló la visión. No veía nada, salvo el hombre que tenía frente a él. Aquel insulto fue la gota que colmó el vaso y ya no fue capaz de contener su furia. Sin pensar en lo que debería hacer o dejar de hacer, le dio un puñetazo al periodista en pleno rostro.
    El tipo aulló, y también el cacharro. Comenzaba a sangrarle la nariz. La grabadora estaba en el suelo, rota.
    Alex avanzó hacia ella y destrozó con el pie aquel artilugio electrónico, pero ya era demasiado tarde. El daño ya estaba hecho, y en más de un sentido.

    Los periódicos les llegaron poco después de las cuatro de la madrugada. Alex esperaba lo que se iba a encontrar. Entró en la cocina y lo dejó sobre el mostrador de granito. El mensaje no podía ser más claro.
    Había una fotografía del senador y otra un tanto borrosa de Dani. El titular decía: La queridísima hija del senador.

Capítulo 6

    Dani llegaba tarde, lo que quería decir que no podría parar a tomar un café. Probablemente Penny tenía algo en el fuego, pero ella era más de comer que de líquidos, lo que significaba que las posibilidades de tomarse un buen café con leche con espuma eran prácticamente nulas.
    – Directa al trabajo -musitó mientras abría la puerta de entrada y bajaba los escalones del porche de su casa, una vivienda alquilada-. Directa al trabajo y…
    La mañana explotó de pronto en una serie interminable de flashes y preguntas.
    – ¿Desde cuándo sabe que el senador es su padre? ¿Alguno de sus hermanos también es hijo suyo?
    – ¿Le va a pedir algún dinero?
    – ¿Espera conseguir algún puesto en el gabinete del senador en el caso de que gane las elecciones?
    Dani se quedó helada al ver al menos a una docena de personas en su jardín. Su incapacidad para contestar no impidió que continuaran bombardeándole a preguntas.
    Le llamaban por su nombre, le hacían fotografías y parecían estar esperando algo. ¿Una reacción, quizá? Pues iban a tener que quedarse con su inmenso asombro, porque era lo único que realmente sentía.
    – Váyanse de aquí -consiguió decir al final, y comenzó a avanzar hacia su coche.
    Los periodistas la rodeaban, le colocaban las grabadoras en la cara y continuaban haciéndole preguntas.
    – ¿Qué piensa la señora Canfield del hecho de que su marido tuviera una hija con otra mujer?
    – ¿Piensa cambiarse el apellido?
    Dani se abrió paso hasta el coche. Puso el motor en marcha y giró el volante, pero los periodistas continuaban rodeándola. Sin saber qué hacer, levantó el pie del freno y el coche comenzó a moverse. Por lo menos consiguió que los periodistas se apartaran.
    Pero el alivio de Dani tuvo corta vida. Cuando comenzó a avanzar por la calle, algunos la siguieron en sus coches. Dani pestañeó asombrada. No pensarían seguirla a todas partes, ¿verdad?
    Era como una escena salida de una película. El problema era que se trataba de una escena real y no sabía cómo enfrentarse a ella.
    En lo primero que pensó fue en que no podía ir al restaurante de Penny con un séquito de periodistas tras ella. Agarró el teléfono móvil y llamó rápidamente a Walker. Seguramente su hermano sabría qué hacer.
    Pero le contestó el buzón de voz.
    Dani soltó una maldición. Continuó conduciendo por su tranquilo barrio, escoltada por seis coches. Consiguió perder a dos en el primer semáforo y a otros tres en el segundo. Animada por aquella victoria, se dirigió a una intersección casi siempre congestionada por el tráfico, giró a la izquierda cuando estaba el semáforo en amarillo y aceleró hasta la siguiente esquina. En cuanto estuvo segura de que había perdido a todo el mundo, se acercó a la acera y llamó a sus hermanos. Pero no consiguió hablar con ninguno de ellos. Al parecer, todos estaban muy ocupados con sus propias vidas. Llamó a información.
    – Por favor, ¿podría darme el número de las oficinas de la campaña del senador Mark Canfield?

    Treinta minutos después, Dani estaba en uno de los reservados del café Totem Lake Shari. Apenas había tenido tiempo de pedir un café cuando Alex entró en el establecimiento. Tenía un aspecto magnífico mientras caminaba decidido hacia ella. A pesar de su trauma matutino, Dani pudo apreciar la anchura considerable de sus hombros y la largura de sus piernas. Aunque no fuera para otra cosa, le servía de distracción.
    En cuanto se sentó a su lado, Alex le pasó el periódico de la mañana.
    – ¿No has visto esto? -le preguntó.
    Dani leyó el titular y gimió.
    – No. Por la mañana no leo el periódico ni oigo las noticias. Me parecen demasiado deprimentes. Pero supongo que es algo que tendrá que cambiar -leyó rápidamente el artículo-. ¿Cómo es posible que se hayan enterado? Yo no se lo he dicho, te lo prometo.
    – Ya sé que no has sido tú -le explicó lo que le había pasado a Bailey y la estrategia que había utilizado el periodista.
    Dani se tensó en su asiento. Estaba indignada.
    – Pero eso es horrible. ¿Quién ese ése tipo? Uno de mis hermanos fue marine y estoy segura de que estaría encantada de darle una buena paliza.
    – Ya le pegué yo -dijo Alex.
    En ese momento llegó la camarera con el café de Dani. Alex pidió una taza para él. Dani aprovechó aquellos segundos para intentar pensar con claridad y volver al mundo real y racional.
    Alzó la mano.
    – ¿Qué has dicho que hiciste? ¿Le pegaste al periodista?
    Alex se encogió de hombros.
    – No soporto que nadie haga daño a mi familia.
    – No me malinterpretes, no me estoy quejando por lo que has hecho. Yo también le habría pegado si hubiera podido, pero aun así, me ha sorprendido.
    Ella pensaba que Alex era uno de esos hombres con una capacidad de control total, que nunca se dejaba llevar por los sentimientos.
    – Soy un hombre duro.
    Estaba bromeando, pero Dani pensó que aquellas palabras encerraban una gran verdad. Alex era un hombre duro y, básicamente, un buen tipo. Dani no podía quejarse de que hubiera defendido a su hermana. Eso significaba que, además de guapo, era una buena persona.
    – ¿Y tú puedes hacer eso? -preguntó-. ¿Pegar a un periodista? Bueno, en realidad ya sé que puedes, al fin y al cabo lo has hecho. ¿Pero crees que es una buena idea?
    Alex se tensó.
    – Eso depende de si el tipo presenta o no denuncia. Porque si decide denunciarme, me temo que mi futuro va a cambiar de forma muy interesante.
    Dani no sabía qué decir. Alex era abogado. ¿No se suponía que los abogados tenían que ser los primeros en respetar la ley?
    Se reclinó en su asiento.
    – Todo esto es una locura y todo está pasando demasiado rápido. Empecemos desde el principio. Algún cretino ha intentado engañar a Bailey para que hablara sobre mí, por eso la prensa está al tanto de la historia y, ahora, ¿qué se supone que tenemos que hacer?
    – Ahora tendremos que enfrentarnos a una nueva situación. Durante una temporada al menos, te estará siguiendo la prensa.
    Dani temía que era eso lo que iba a decir.
    – ¿Te importaría definir con más precisión lo que significa «perseguir» y «una temporada»? ¿Estamos hablando de días, de semanas, o tengo que irme a vivir definitivamente a Borneo?
    – No hace falta que cambies de domicilio, pero el interés por la historia tardará algún tiempo en aplacarse. ¿Vives en una casa?
    Dani asintió.
    – Sí, en una casa alquilada, y no muy llamativa.
    – Creo que no va a ser suficiente protección. Podrías pensar en quedarte en casa de alguna amiga hasta que todo esto haya terminado. Preferiblemente en casa de alguna que viva en un edificio con medidas especiales de seguridad.
    Pero Dani no conocía a nadie que encajara en aquella descripción.
    – Odio pensar que voy a tener que irme de mi casa porque esa historia haya trascendido a la prensa.
    Alex la miró entonces con firmeza.
    – Una cosa son los principios y otra muy distinta la realidad. La prensa puede convertir tu vida en un infierno, por lo menos durante unos meses.
    – Y eso que ni siquiera soy Paris Hilton.
    – ¿Quién?
    Dani se echó a reír.
    – Eres increíble.
    – Mira que eres raro.
    – Mejor. De otro modo, sería yo el que habría salido en los periódicos.
    – Ese sería un titular interesante: «El hijo mayor del senador se cita en secreto con una mujer». Desde luego, sería una nueva complicación.
    Alex bajó entonces la mirada hacia su boca.
    – Sí, en más de un sentido.
    ¿Era ella, o de pronto se estaba cargando el ambiente? Dani se movió incómoda en su asiento.
    – Lo siento -dijo-. No pretendía estropearlo todo. No quería hacer ningún daño a nadie. Sólo quería encontrar a mi padre.
    Alex tomó entonces su mano.
    – Esto no es culpa tuya. Tú no has hecho nada malo.
    El contacto de su mano era cálido. Dani estaba segura de que él sólo pretendía consolarla con aquel contacto. No podía echarle la culpa de que a ella le entraran ganas de restregarse contra él y ronronear como un gato.
    – ¿Entonces ya no me odias?
    – Nunca te he odiado.
    – Pero has estado cerca. Reconoce que me odiabas un poco.
    – No confiaba en ti, no es lo mismo.
    – ¿Y ahora?
    – Ahora creo que eres quien dices ser.
    – ¿Y qué te ha hecho cambiar de opinión? ¿Mi deslumbrante personalidad?
    Alex le soltó la mano y esbozó una sonrisa.
    – ¿Qué otra cosa, si no?
    Antes de que hubiera podido contestar, Dani miró el reloj y gimió.
    – Llego tarde -dejó cinco dólares encima de la mesa y salió del reservado.
    – Gracias por venir a hablar conmigo.
    Alex tomó el billete y se lo metió a Dani en el bolsillo de la chaqueta.
    – Siempre estoy dispuesto a rescatar a una dama.

    Dani abrió la puerta del restaurante de Penny y entró a toda velocidad.
    – Llego tarde, ya lo sé. Lo siento.
    Penny se levantó y la abrazó.
    – ¿Qué ha pasado? Estábamos empezando a preocuparnos.
    Penny se refería a ella, a Lori, a Reid y a Elissa, la prometida de Walker.
    – Tengo la mejor excusa de mi vida -contestó Dani mientras le tendía a Penny un periódico-. Me ha estado persiguiendo la prensa. He tenido que llamar a Alex para decirle lo que estaba pasando. Por lo visto, me he convertido en noticia.
    Penny leyó el titular y después les mostró el periódico a Lori y a Elissa.
    – Podría haber sido peor. Podrían haberte abducido los extraterrestres -la consoló Lori.
    – Tienes razón -bromeó Lori.
    – Desde luego -continuó Elissa-. Creo que te examinan hasta los dientes.
    Dani se echó a reír, se quitó el abrigo y se dejó caer en el sofá, al lado de Elissa.
    – Gracias, Elissa. Has conseguido hacerme ver mi vida con cierta perspectiva.
    Penny se sentó en el suelo y sacó una libreta.
    – ¿Y qué ha pasado para que se haya producido este escándalo en la prensa? ¿Quién se ha ido de la lengua?
    Dani le explicó lo ocurrido. A las tres mujeres les indignó que alguien hubiera sido capaz de aprovecharse de Bailey.
    – Habla con Walker -dijo Elissa con fiereza-. Se las hará pagar a ese tipo.
    A Dani le intrigó que Elissa, siempre amable y delicada, estuviera tan dispuesta a atacar. Aunque quizá tuviera sentido. Walker en el fondo era un guerrero, seguramente necesitaba una mujer emocionalmente fuerte y segura de sí misma.
    – Por lo visto ya lo ha hecho Alex -dijo Dani-. El hijo mayor del senador le ha dado un buen puñetazo a ese periodista.
    Lori esbozó una mueca.
    – Eso no puede significar nada bueno.
    – Ha dicho que no sabía lo que iba a pasar. Que depende de si el periodista presenta o no una denuncia -aunque Dani tenía el presentimiento de que lo haría.
    Eso supondría que la atención continuaría centrada en ella, aunque el problema hubiera sido que aquel periodista se había comportado como un auténtico canalla.
    Penny miró a Dani.
    – Así que el abogado frío y conservador tiene un lado apasionado.
    Dani había pensado lo mismo que ella, pero no quería seguir hablando de ese tema con su cuñada. Por lo menos de momento.
    – Ya está bien de hablar de mí -dijo con firmeza-. Hemos venido aquí para planificar una boda -se volvió hacia Elissa-. ¿Por dónde empezamos?
    Elissa tomó aire.
    – Va a ser una gran boda. Eso no pienso evitarlo porque es lo que he querido durante toda mi vida. Una boda de cuento de hadas, con montones de flores y luces. Quiero un velo larguísimo y llevar el pelo recogido.
    Dani sintió una punzada de envidia. Elissa era una mujer feliz, enamorada, y estaba a punto de casarse. En realidad, Dani no tenía ninguna ganas de casarse en aquel momento, pero le encantaría enamorarse de un buen tipo.
    Algo que no tenía muchas posibilidades de suceder en aquel momento, se recordó a sí misma. El año anterior, su marido había decidido dejarle diciendo que no estaba suficientemente preparada para el matrimonio, una excusa como cualquier otra para no decir que le estaba engañando. Dani se había enamorado después y había sido seducida por un hombre aparentemente perfecto que, al final, había resultado estar casado. Y su última conquista había sido un tipo tranquilo que acababa de dejar el sacerdocio, un desafío que no había tenido ninguna gana de asumir. Su vida amorosa había sido un cuento con moraleja.
    – Tienes que tener una boda tal y como la has soñado siempre -dijo Lori con firmeza-. Con un vestido maravilloso y todo lo demás.
    – Estoy de acuerdo -respondió Penny-. Y por lo menos no vas a tener que preocuparte por la comida.
    Dani gimió.
    – No sigas por ahí -le dijo a Penny-. Eso lo tiene que decidir Elissa.
    Elissa se movió incómoda en el sofá y posó la mano en el hombro de Penny.
    – Lo siento -dijo con voz queda-. Debería haber hablado de esto contigo. El caso es que no quiero que te encargues tú de la comida de la boda.
    La mirada de Penny se oscureció.
    – Sí, lo sé, eso ya ha quedado muy claro.
    Elissa continuó como si Penny no hubiera dicho nada.
    – Para mí ha sido una decisión muy difícil, sabiendo que eres la mejor chef con la que podría encontrarme, pero también vas a ser mi cuñada. ¿Y qué clase de cuñada sería si te hiciera trabajar el día de mi boda? Quiero que ese día también tú puedas disfrutar. No quiero ser egoísta. Y nuestros invitados tendrán que comprenderlo.
    Penny se encogió de hombros.
    – Eres tú la que tiene que tomar una decisión.
    – Pero si no es mucho problema, me gustaría que te encargaras de la cena de la víspera de la boda. Sé que también supondrá algún trabajo, pero estamos hablando de entre quince o veinte personas. Supongo que no será mucha molestia.
    – Claro que no -dijo Penny-. Me parece una buena idea. Y si quieres, puedo darte los nombres de algunos chefs. Conozco unos cuantos cocineros capaces de no arruinarte la boda.
    Elissa sonrió.
    – Te lo agradecería mucho.
    Dani se inclinó hacia Lori.
    – Impresionante. En otras circunstancias, Penny todavía estaría gruñendo. Lori bajó la voz.
    – Penny y Reid ya habían hablado de esto hace tiempo. El fue el primero en advertirnos que Elissa quería que la familia se divirtiera y no estuviera trabajando en la cocina.
    Reid y Penny siempre habían sido amigos, desde que Penny se había casado con Cal, durante su divorcio y después de que hubieran vuelto a casarse.
    – ¿Y qué me dices de tus planes de boda? -le preguntó Dani a Lori.
    Lori inclinó la cabeza y se sonrojó.
    – Todavía no hay nada -contestó-. Pero yo no haría nada de esto. No es mi estilo. Seguramente nos iremos a alguna otra parte y nos casaremos en solitario.
    – No te olvides de hacer fotografías -le advirtió Dani.
    – Las haré.
    Elissa le dijo algo a Lori y la conversación volvió a centrarse en la boda. Dani miró a las tres mujeres de las que sus hermanos se habían enamorado. Un año atrás, Walker y Reid estaban solteros y en aquel momento estaban a punto ya de formar sus propias familias. A lo mejor ella era la siguiente. Lo único que necesitaba era un buen hombre.
    Inmediatamente apareció en su mente el rostro de Alex, pero lo apartó al instante. No, él no podía ser. Su padre iba a optar a la presidencia del país. La prensa la perseguía y él tenía una ex mujer lo suficientemente atractiva como para convertirse en una diosa. ¿De verdad quería esa clase de problemas en su vida?
    Absolutamente no. Aunque tenía que reconocer que aquel hombre sabía besar…

    – Necesitamos dar un giro a todo esto -dijo John.
    John era el experto en medios de comunicación de Mark. Era un hombre decidido, una característica que Alex imaginaba fundamental para tener éxito en su trabajo.
    – No podemos perder el control -dijo alguien-. Tenemos que manejar nosotros todo este asunto. Y rápido.
    El «asunto» en cuestión era Dani Buchanan. Alex se preguntó qué pensaría ella de aquella reunión. Tenía la sensación de que odiaría ser el motivo de la misma y que le molestaría que la consideraran un asunto que había que manejar.
    – Podemos presentarla en un acto benéfico -propuso John-. Katherine se pasa la vida organizándolos. Está en muchos comités y ese tipo de estupideces, ¿verdad?
    Alex arqueó las cejas.
    – Katherine está dedicando su vida entera a esa labor -dijo sin alzar la voz-. Supongo que eso lo eleva a un nivel superior al de una estupidez, ¿no te parece?
    John pareció sentirse momentáneamente incómodo.
    – Claro, lo que tú digas. Lo que yo quiero señalar es que es una mujer visible. ¿Qué tal si Dani y ella aparecen juntas en algún acto benéfico? Podrían presentarlo juntas. Puede ser lo que ellas quieran. Un almuerzo, por ejemplo. Algo positivo.
    Mark asintió lentamente.
    – Estoy seguro de que Katherine estaría de acuerdo en algo así.
    No le iba a gustar, pensó Alex. Pero lo haría si Mark se lo pedía.
    – ¿Y Dani? -preguntó John-. ¿Ella estaría dispuesta?
    Mark miró a Alex.
    – ¿A ti qué te parece?
    Alex se preguntó desde cuándo se había convertido en el experto en Dani Buchanan. ¿O se habría dado cuenta su padre de la tensión sexual que había entre ellos? Alex había hecho todo lo posible por no demostrar su interés, pero no sería aquélla la primera vez que Mark le sorprendía.
    – En cuanto se dé cuenta de lo que está en juego, lo estará.
    – Estupendo -John introdujo alguna información en su Blackberry-. Tenemos que darle la vuelta a la historia. Ahora mismo se nos ha escapado de las manos y la prensa se está ocupando de ella. Necesitamos recuperar el control. Seguramente querrán averiguar quién era la madre de Dani y cuándo te acostaste con ella. Eso no nos conviene. Por supuesto, sabemos que no estabas casado y eso nos ayuda, pero aun así, no es una información favorable. Tendré que trabajar en ello.
    La reunión continuó durante otros diez minutos. Cuando terminó, Mark le pidió a Alex que se quedara un momento.
    – ¿Ha pasado algo más con ese periodista? -le preguntó en cuanto estuvieron a solas.
    A Alex no le sorprendió que Mark estuviera informado.
    – ¿Quieres saber si de verdad le di un puñetazo? La repuesta es sí.
    – Todavía no ha salido nada en la prensa, pero he recibido una llamada. Estás metido hasta el cuello en esto.
    Alex ya sabía que aquel golpe tendría consecuencias funestas. Aun así, sintió una desagradable tensión en el estómago. Si le denunciaban y la denuncia prosperaba, estaban perdidos. Aunque si tuviera que volver a hacerlo, lo haría. Ese canalla se lo merecía.
    Mark se levantó y le fulminó con la mirada.
    – ¿En qué estabas pensando para hacer una cosa así?
    – En ese momento no era capaz de pensar. Alguien se estaba aprovechando de Bailey. Quería defender a mi hermana.
    – ¿Y crees que Bailey es capaz de apreciar lo que has hecho? ¿Crees que ella entendía lo que estaba pasando? Esto podría acabar con tu carrera de abogado.
    – Sabré cómo manejarlo.
    – Siempre y cuando nadie tenga ganas de ir a por ti, ¿no? -Mark comenzó a caminar nervioso por la habitación-. Maldita sea, Alex, vas a arruinar tu carrera. ¿De verdad no te importa?
    Alex se levantó.
    – Ya sé que mi actuación tendrá consecuencias. Pero te he dicho que podré manejarlas y lo haré.
    – Tienes que aprender a pasar determinadas cosas por alto.
    Aquellas palabras no deberían haberle sorprendido. Al fin y al cabo, Mark era un político consumado.
    – En lo que concierne a mi familia, no estoy dispuesto a pasar nada por alto.
    – En ese caso, espero que estés preparado para renunciar a la abogacía, porque es posible que te veas obligado a hacerlo.

    Dani entró en el restaurante y no le sorprendió encontrarlo abarrotado. En el aparcamiento no cabía un coche más. Lo que no esperaba era ser atacada por varios periodistas con sus respectivas cámaras y grabadoras digitales.
    – ¿Se ha reunido hoy con su padre?
    – ¿Desde cuándo es consciente de su parentesco con el senador Canfield?
    – ¿El marido de su madre estaba al tanto de esa aventura?
    Dani tomó aire y alzó las manos.
    – Si se callan un momento, me gustaría hacer una declaración.
    El silencio fue instantáneo.
    Eso era el poder, se dijo Dani divertida. Debería acordarse de utilizarlo a su favor. Dani se aclaró la garganta.
    – Éste es un restaurante privado. No es un lugar público. De modo que, si están dispuestos a pedir una cena, preferentemente cara, y a dejar una propina generosa, son más que bienvenidos. En caso contrario, tendrán que marcharse -miró el reloj-. Tienen treinta segundos para decidirse. Después, llamaré a la policía y les detendrán por estar allanando una propiedad privada.
    Un par de periodistas se marcharon. Otro caminó hacia ella.
    – No puede hacer esto. Usted es noticia.
    Dani sacó el teléfono móvil del bolso y lo abrió.
    – Veinte, diecinueve, dieciocho…
    El hombre soltó una maldición y se marchó. Segundos después, el vestíbulo del restaurante estaba vacío. Dani suspiró aliviada y después se dirigió hacia el pequeño despacho que compartía con Bernie. Su jefe salió a su encuentro.
    – Impresionante -le dijo-. Yo no sabía qué hacer con ellos. Nunca había tenido periodistas en el restaurante.
    Dani sacudió la cabeza.
    – Lo siento. No pretendía causarte problemas.
    – Eh, tranquila. A lo mejor nos mencionan en algún periódico. Eso sería bueno para el restaurante.
    Se estaba tomando aquel incidente mucho mejor de lo que Dani se había atrevido a esperar. Aun así, no podía hacerle mucha gracia que hubiera periodistas merodeando alrededor del restaurante.
    Dani se puso a trabajar. Hizo varias rondas por el restaurante, estuvo pendiente de los clientes y se aseguró de que no hubiera periodistas molestando a nadie. Poco después de las nueve vio a un hombre solo sentado en una mesa apartada.
    Le reconoció inmediatamente y sintió que todo su cuerpo se ponía en alerta. Las hormonas tarareaban algo así como «haz el amor conmigo, haz el amor conmigo».
    Dani se acercó a la bodega, sacó una botella de su vino favorito y volvió a la mesa. Alex se levantó cuando ella se acercó y sacó una silla.
    – A no ser que estés esperando a alguien… -dijo Dani.
    – No, sólo a ti.
    Aquellas palabras no deberían haber significado nada. Pero hubo algo en su tono que le hizo sentir una extraña debilidad en las rodillas. Fue una suerte que para entonces estuviera ya sentada.
    – ¿Vienes a cenar o sólo de visita? -preguntó Dani.
    – La verdad es que estoy hambriento.
    – Los ravioli están deliciosos. Te los recomiendo.
    – En ese caso, eso es lo que comeré…
    ¿Eran imaginaciones suyas o su voz tenía un tono más grave, más sexy? Dani tuvo que hacer un serio esfuerzo para no comenzar a abanicarse.
    – ¿Cómo lo llevas?
    – Todavía estoy intentando acostumbrarme. La prensa ha estado aquí esta mañana.
    – Sí, me lo ha dicho tu jefe. Y también que la has manejado perfectamente.
    – Agradezco el elogio, pero no me lo merezco. Lo único que he hecho ha sido decirles que comieran algo o se marcharan porque iba a llamar a la policía.
    – ¿Qué tiene eso de malo?
    – Nada. Ha funcionado.
    – ¿De verdad habrías llamado a la policía?
    – Por supuesto.
    Dani pidió la cena para los dos y le pidió al camarero que la avisara si alguien la necesitaba. El camarero les sirvió el vino y se marchó.
    Dani bebió un sorbo de su copa.
    – A donde quiera que voy, se organiza un desastre. ¿Crees que debería renunciar a mi trabajo?
    – No.
    – Pero estoy segura de que volverán. No me dejarán en paz hasta que aparezca algo más interesante.
    – Si renuncias a tu trabajo, estarás dejando que ganen ellos. Y tú no eres una mujer que se rinda sin luchar.
    – ¿Cómo lo sabes?
    Alex se encogió de hombros.
    – Lo he oído.
    – ¿Y qué has oído exactamente?
    Alex parecía incómodo, algo que Dani no se esperaba.
    – El primer día que te conocí, hice que te investigaran.
    Esperaba que Dani reaccionara con enfado, pero lo único que hubo fue resignación.
    – ¿Esa es otra de las emocionantes consecuencias de formar parte de la familia Canfield?
    – Decías ser la hija del senador, ¿qué otra cosa se suponía que podía hacer?
    Dani quería decirle que podía haberle creído, pero sabía que le parecería una ingenuidad. Después de lo que había pasado ella misma aquel día, comprendía que fuera tan precavido.
    – ¿Y qué información encontraste sobre mí?
    – Los datos básicos: el día que naciste, el colegio al que fuiste, cuánto dinero tienes en el banco. Ese tipo de cosas.
    Dani bebió un sorbo de vino.
    – Nada de eso indica que sea una luchadora.
    Alex vaciló un instante y dijo:
    – Sé lo de tu primer matrimonio con Hugh. Que sufrió una terrible lesión y permaneciste a su lado. Hiciste todo lo que estuvo en tu mano para sacarle adelante. Podrías haberle abandonado, pero no lo hiciste. Incluso sabiendo que iba a pasar el resto de su vida en una silla de ruedas, te casaste con él.
    Una forma educada de decir que, aunque sabía que no iban a poder disfrutar de una vida sexual normal, se había casado con él.
    – Le quería -le dijo-. Era una estúpida.
    – ¿Lo dices porque después os divorciasteis? Esas cosas pasan.
    Sí, por lo visto también le había pasado a él.
    – Por lo que veo, tu búsqueda no ha sido tan exhaustiva como tú crees. Hugh me dejó hace un año. Decía que no era una persona suficientemente madura para nuestro matrimonio. No sabes cuánto me fastidió. Seguramente, si no había podido madurar, había sido porque estaba ocupada cuidándole, apoyándole. Pero al final, resultó que todo aquello era una sarta de mentiras. En realidad, Hugh estaba teniendo una aventura. Y no era la primera que tenía. Por eso quería acabar con nuestro matrimonio.
    La expresión de Alex no cambió.
    – Entonces es que es un estúpido.
    – Buena respuesta.
    Dos horas y media después, Alex le estaba acompañando a su coche. Dani sabía lo que iba a suceder en cuanto llegaran allí. Y se sentía como si hubiera vuelto al instituto y tuviera una cita con un chico del que estaba locamente enamorada. Como si todo lo que había ocurrido aquella noche sólo hubiera sido un preludio de lo que ambos querían… el beso.
    Aunque como adulta, sabía que había otros placeres más interesantes. Placeres en los que todavía no se atrevía a pensar. No estaba preparada. Pero el del beso le parecía un terreno más seguro.
    En cualquier caso, había disfrutado de la cena. La conversación que habían compartido había contribuido a que Alex le gustara más de lo que debería.
    Alex la rodeó con sus brazos. Ella se dejó abrazar y presionó su cuerpo contra el suyo, disfrutando de la fuerte musculatura de su pecho y de la forma en la que encajaban sus cuerpos. A pesar de su breve aventura con Ryan, todavía no estaba acostumbrada a besar a un hombre que estuviera de pie. Y le gustaba.
    Alex rozó sus labios, ejerciendo la presión suficiente para hacerle saber que quería besarla, pero sin que se sintiera obligada en el caso de que quisiera retroceder.
    El besó la excitó. Le rodeó el cuello con los brazos, inclinó la cabeza y entreabrió los labios.
    Alex deslizó la lengua en su interior y comenzó a acariciar todos los rincones de su boca mientras deslizaba las manos a lo largo de su espalda. Ella se estrechaba contra él, esperando intensificar su contacto, pero Alex no cedió. Era demasiado pronto y estaban en un lugar público. Ya se habían arriesgado demasiado besándole de aquella manera en la calle.
    Pero cuando Alex le mordió el labio inferior, Dani descubrió que en realidad no le importaba que alguien estuviera mirando. El deseo fue más fuerte que la prudencia y le hizo inclinarse contra él. Alex posó las manos sobre su trasero, haciendo que notara su erección en el vientre.
    Estaba muy excitado, pensó Dani, encantada de que le hubiera resultado tan fácil ponerle en ese estado.
    Debió de reír, porque Alex retrocedió ligeramente y la miró a los ojos.
    – ¿Quieres compartir la broma conmigo?
    – Es sólo que…
    Bajó la mirada y volvió a mirarle. Afortunadamente, era de noche. De otro modo, Alex la habría visto sonrojarse.
    – ¿Dani?
    Dani dejó caer la mano suavemente sobre su erección y la rozó ligeramente.
    – ¿Te sientes ofendida?
    Dani sonrió.
    – No, estoy impresionada. Después de Hugh, hubo otro hombre. Un auténtico desastre. Y antes de que me casara con Hugh, también estuve con otro. Pero la mayor parte de mi vida sentimental la he compartido con un parapléjico. Nuestra manera de vivir el sexo era muy diferente. Digamos que me costaba mucho trabajo llegar a cierto estado. Mientras las cosas iban bien entre nosotros, no me importó. Estábamos enamorados y quería que los dos fuéramos felices.
    – Pero no fue fácil.
    – No.
    – Pues te aseguro que puede serlo.
    Dani se echó a reír otra vez y le besó.
    – Y yo que pensaba que eras un abogado estirado.
    – ¿Yo? Jamás.

Capítulo 7

    Dani salió del aparcamiento del Bella Roma y se dio cuenta de que no le apetecía ir a su casa. Le aterraba pensar que la prensa podía estar merodeando por los alrededores. De modo que se echó a un lado de la carretera para pensar dónde debería ir.
    Todos sus hermanos estarían encantados de recibirla en sus casas, pero no quería comprometerlos. Su lista de amigas era ridículamente pequeña. Entre el trabajo y el cuidado de Hugh, apenas había tenido tiempo de hacer vida social. De modo que sólo le quedaba una persona a la que recurrir.
    Marcó su número de teléfono y le contestaron al primer timbrazo.
    – Hola, ¿has visto el periódico?
    – Por supuesto. Pero la cosa podría haber sido peor. Cuando Reid salió en el periódico, dijeron que no era muy bueno en la cama.
    – Muy bien, eso me ayuda a tranquilizarme. No quiero volver ahora a mi casa. Hay periodistas por todas partes.
    – Entonces ven aquí.
    – ¿Estás segura?
    – ¿Adónde podrías ir si no?
    Una pregunta interesante, pensó Dani mientras metía el coche en el garaje de su abuela. Cuando salió, presionó el botón para cerrar la puerta y entró en la casa. Gloria le estaba esperando al final de la escalera.
    Dani subió rápidamente hasta el primer piso.
    – Te lo agradezco mucho -dijo.
    O por lo menos eso fue lo que pretendía decir. Porque en cuanto vio a su abuela, se echó a llorar.
    Gloria se acercó a ella y le abrazó.
    – Ya sé que en este momento te parece imposible, pero conseguiremos arreglar todo esto. Te lo prometo.

    Katherine hundió el tenedor en la ensalada de pasta que pretendía cenar, pero no fue capaz de probarla. No podía. Llevaba todo el día con el estómago revuelto. Sabía que la causa era una desagradable combinación de dolor y estrés, pero conocer la razón no la ayudaba a sentirse mejor.
    Se sentía como si le hubiera atropellado un coche y la hubieran dejado a un lado en la cuneta. Todo el cuerpo le dolía. Sobrevivir durante todo un día, sonreír a sus hijos, fingir que todo iba perfectamente, le había dejado sin fuerzas.
    Los periódicos continuaban donde los había dejado; los titulares eran perfectamente visibles desde la butaca de cuero. Ella sabía que la noticia saldría en algún momento; siempre ocurría. ¿Pero tan pronto? ¿Y de aquella manera?
    Algunos amigos habían llamado para asegurarse de que era cierta. Habían sido muy amables con ella. Había creído reconocer la duda que se ocultaba tras sus palabras, pero ninguno se había atrevido a preguntarle directamente si había sido algún problema de ella el motivo de que todos sus hijos fueran adoptados. Quizá ni siquiera tenían que preguntárselo. Seguramente ya lo sabían.
    No debería importarle, se dijo a sí misma. No poder tener hijos no era nada malo. Y le ocurría a miles de mujeres que eran capaces de continuar viviendo plenamente sus vidas. Como lo había hecho ella. Adoraba a su familia, no la cambiaría por nada del mundo, excepto, quizá, por poder darle a Mark lo que otra mujer había sido capaz de ofrecerle.
    Oyó pasos en el parqué. Mark entró en aquel momento en el estudio y se sentó también en el sofá.
    – Menudo día -comenzó a decir después de darle un beso en la boca y acariciarle la mejilla-. Ha sido un auténtico infierno. Han conseguido adelantársenos. La prensa está contando la historia de una manera que no nos conviene, pero conseguiremos darle la vuelta. Todavía no hemos hecho ninguna encuesta, pero estamos de acuerdo en que esto no nos hará mucho daño. De hecho, si conseguimos darle la orientación adecuada, incluso podrá jugar a nuestro favor.
    – Eso es importante -contestó Katherine.
    Pero en el fondo, lo que le habría gustado hacer era ponerse a chillar. ¿Cómo era posible que Mark no se diera cuenta de que todo aquello le estaba haciendo un daño terrible? ¿No era consciente de que estaba desolada?
    Seguramente, se dijo Katherine, todavía no había tenido tiempo de pensar en ello. Estaba demasiado concentrado en su campaña.
    – ¿Has hablado con Alex? -le preguntó Mark-. Le dio un puñetazo a un periodista y van a denunciarle. La verdad es que es un problema que preferiría haberme ahorrado.
    – Estaba defendiendo a Bailey. Siento que vaya a tener que sufrir las consecuencias, pero no lamento que lo hiciera. Creo, de hecho, que es lo mejor que pudo hacer.
    Mark se la quedó mirando fijamente.
    – Tienes razón. Filtraremos a la prensa lo ocurrido. Nadie tiene derecho a aprovecharse de una niña -sonrió-. Eres brillante. Debería contratarte y tenerte en la oficina.
    Era un comentario habitual entre ellos. Normalmente, Katherine contestaba que preferiría estar en su cama. Pero aquella noche no fue capaz de seguirle la broma.
    – Ha estado llamando gente durante todo el día. Amigos, conocidos…
    – Tú sabrás cómo manejarlos -dijo Mark con un bostezo-. Como has hecho siempre.
    Una furia inesperada se desató dentro de ella.
    – ¿Y si resulta que esta vez no quiero manejarlo? Yo no he pedido nada de esto, Mark.
    Mark la miró y frunció el ceño.
    – No es algo que te haya estado ocultando. Para mí, lo de Dani también ha sido una sorpresa.
    Pero Katherine no estaba del todo segura. Al fin y al cabo, Mark sabía que había tenido una aventura con Marsha Buchanan.
    – Supongo que la conociste al poco tiempo de regresar a Seattle -aventuró Katherine-. Seguramente fue sólo cuestión de semanas.
    Mark fue suficientemente inteligente como para mostrarse cauteloso.
    – Sí. Estaba muy enfadado por nuestra ruptura y, desde luego, no tenía ganas de salir con nadie. Pero ocurrió.
    – Te enamoraste de ella.
    Katherine hablaba sin perder la calma. No quería que Mark supiera lo importante que era esa información para ella.
    Mark se encogió de hombros.
    – Eso ahora no importa. Todo fue hace mucho tiempo. Katherine, esa actitud no nos va a ayudar.
    Katherine se inclinó hacia el borde del sofá, pero no se levantó.
    – Nada de esto nos va a ayudar. Todo el mundo se enterará de que yo soy la razón de que no podamos tener hijos. Todo el mundo hablará de mí, me compadecerá. Todo el mundo sabrá que soy yo la que no funciona. Y todo el trabajo que he hecho hasta ahora no significará nada.
    Mark se acercó a su esposa y le pasó el brazo por los hombros.
    – Por supuesto que significa algo. ¿Crees que a la gente le importa que puedas tener hijos o dejar de tenerlos? Y, por cierto, tú funcionas perfectamente. Además, eres la más dura de los dos.
    Katherine se separó de él. Por primera vez en su vida, no quería que Mark la tocara.
    Se levantó.
    – Ya tienes lo que siempre has querido: un hijo propio.
    Mark también se levantó.
    – Eso no es justo. Siempre he estado de acuerdo en adoptar. Nunca me he quejado de nuestra situación.
    El enfado de Katherine era cada vez mayor.
    – Oh, qué generoso por tu parte. A lo mejor deberías mencionarlo durante la campaña. «Mi mujer no podía tener hijos, pero yo nunca me quejé. ¿No creen que eso me convertirá en un gran presidente?». ¿Todavía estás enamorado de ella? -le preguntó bruscamente?
    – ¿Qué? No, todo eso fue hace treinta años. Apenas me acuerdo de su aspecto.
    Katherine deseaba creerle desesperadamente. Quería que Mark le convenciera de que ella había sido la única mujer de su vida.
    – ¿Todavía estabas con ella cuando fui a buscarte?
    – No, ya habíamos roto.
    – ¿Y quién dio por terminada la relación? ¿Tú o ella?
    Mark desvió la mirada.
    – ¿De verdad importa?
    Por supuesto que importaba. Pero Katherine ya sabía la respuesta. Había sido ella la que le había dejado.
    – ¿Por qué te casaste conmigo? -le preguntó con dureza-. ¿Fue por dinero?
    Mark la miró a sus ojos. Su mirada reflejaba sentimientos que Katherine no era capaz de interpretar.
    – ¿Es eso lo que piensas de mí?
    – No intentes distraerme, Mark. Sólo quiero saber la verdad.
    – Esta noche no vas a creer nada de lo que diga. Has decidido convertirme en el malo de la película. Siento que Dani haya irrumpido de esta manera en nuestras vidas, pero no lamento que esté viva. Hace treinta años, fuiste tú la que pusiste fin a nuestra relación. Yo regresé a Seattle y sí, me enamoré de otra mujer. Desde entonces han pasado muchos años, jamás había vuelto a pensar en ella. Eres mi esposa, Katherine, te quiero. Tenemos una vida juntos, una familia. ¿Eso no significa nada para ti?
    Significaba mucho más de lo que jamás podría explicar con palabras. ¿Pero qué significaba para él?
    Le amaba con locura. Le amaba más allá de la razón. ¿Qué habría pasado si Marsha no hubiera roto con él? ¿O si Katherine le hubiera pedido que eligiera? ¿Con quién de las dos se habría quedado?
    Mark tenía razón; dijera lo que dijera, no le creería. Entre otras cosas, porque ya sabía la respuesta.

    – Últimamente te veo mucho por aquí -dijo Katherine mientras servía el café.
    Alex tomó la taza que le ofrecía.
    – ¿Y eso es bueno o malo?
    Katherine le sonrió.
    – Humm, déjame pensar.
    Alex se echó a reír. Katherine tenía la habilidad de hacer que cada uno de sus hijos se sintiera como si fuera único. Si alguna vez él tenía hijos, esperaba ser capaz de ofrecerles ese mismo regalo.
    Era pronto, apenas las siete de la mañana, pero Katherine estaba ya perfectamente maquillada y elegantemente vestida. Siempre había sido una mujer con mucha clase.
    Se reclinó en la silla y alzó la taza de café.
    – La verdad es que admito que estoy intrigada. Mark no suele discutir conmigo y ni siquiera puedo recordar la última vez que te envió para que hablaras conmigo en su lugar.
    – Yo sí. Tenía diecisiete años, él había perdido a Bailey en unas galerías comerciales durante más de una hora y no se atrevía a contártelo.
    Katherine sonrió.
    – Tienes razón. ¿Y qué no se atreve a decirme esta vez?
    – Quiere que invites a Dani a uno de tus actos benéficos, y que también vaya la prensa.
    Si hubiera estado con cualquier otra persona, Alex habría continuado la explicación, pero aquélla era Katherine Canfield. Una mujer que llevaba muchos años siendo la esposa de un político. Haría lo que le decían porque siempre estaba dispuesta a cumplir con su deber.
    Katherine no cambió en ningún momento de expresión. Bebió un sorbo de café y asintió lentamente.
    – Si acepto a la hija de Mark, los Estados Unidos de América la aceptarán. Al fin y al cabo, yo soy la parte más perjudicada en estas circunstancias.
    Continuaba comportándose de manera fría y racional, algo que Alex apreciaba, aunque no era capaz de comprender cómo era capaz de guardar la compostura.
    – ¿No te molesta? -le preguntó-. ¿No te molesta que todo el mundo se meta en tu vida?
    – Claro que me molesta, pero no puedo hacer ninguna otra cosa. Déjame mirar el calendario y ver qué tengo que hacer durante las siguientes semanas. Quiero elegir bien el acto benéfico, porque también a nosotros nos dará publicidad extra. ¿Cómo llama tu padre siempre a los periodistas?
    – Chacales.
    – Exacto. Pues esta vez los chacales por fin podrán hacer algo bueno.
    – No sé cómo eres capaz de hacer y decir siempre lo que debes.
    Su madre tensó los labios.
    – Ojalá fuera cierto. Pero por lo menos lo intento, y supongo que eso es lo importante.
    – Todo esto tiene que estar siendo muy duro para ti.
    Saber lo de Dani en privado era una cosa y ser consciente de que todo el mundo estaba hablando de ello debía de ser otra muy diferente.
    Katherine se encogió de hombros.
    – No me gusta convertirme en tema de conversación, ni ser pasto de cotilleos, pero a veces no puede evitarse. De aquí a un tiempo, la gente encontrará cualquier otro tema de conversación interesante. Hasta entonces, haré lo que siempre he hecho. Ocuparme de mi familia e intentar dejar una pequeña huella en el mundo.
    – En mí ya la has dejado.
    – Contigo ha sido muy fácil.
    – Eso no es verdad. Te recomendaron que no me adoptaran. Decían que no tenía capacidad para socializar.
    – Se equivocaban -alargó la mano a través de la mesa para tomar la de su hijo-. Tú eres la razón por la que tengo ocho hijos, Alex. Tenía un sueño y un plan, pero no sabía que era capaz de criar a un hijo, y mucho menos a ocho.
    Pero lo importante no era la cantidad de hijos que había adoptado, sino quiénes eran esos niños. Niños con necesidades especiales, tanto médicas como emocionales. Niños que mucha otra gente no quería.
    – Cuando vi que tú habías salido tan bien -dijo Katherine en tono de broma-, supe que podía volver a hacerlo.
    – Se lo recordaré a mis hermanos en Navidad para que me hagan unos cuantos regalos más.
    Katherine se echó a reír.
    Alex la miró en silencio durante varios segundos.
    – ¿Sientes que papá se presente a las elecciones?
    La expresión de Katherine cambió inmediatamente.
    – No, es lo que siempre quiso. Creo que puede ser un buen presidente. Mejor que la mayoría. ¿Te preocupa que todas esas historias puedan perjudicarle?
    – No lo sé, no soy ningún experto.
    Su madre le soltó la mano y bebió un sorbo de café.
    – Tienes que confiar en la gente. Estoy segura de que todo el mundo lo comprenderá. Si Mark hubiera tenido una aventura cuando estábamos casados, la situación sería diferente. Pero esto fue antes de nuestro compromiso. Y todo el mundo puede hacer el cálculo.
    – Marsha Buchanan estaba casada.
    – La gente pensará que fue ella la que actuó incorrectamente, no tu padre. No es justo, pero es así.
    Aquella historia la había destrozado, pensó Alex. Había convertido a su madre en el centro del escándalo. Y peor aún, en objeto de toda clase de especulaciones sobre las verdaderas razones por las que los Canfield habían adoptado a sus hijos. Ya había oído lo que se estaba empezando a rumorean que a lo mejor Katherine no era tan buena como parecía. Que no podía tener hijos y había intentado hacer virtud de aquel defecto. Al fin y al cabo, era evidente que Mark no era el problema.
    La necesidad de protegerla era cada vez más fuerte. Habían pasado más de veinte años desde que se había hecho aquella promesa, pero la sentía arder intensamente en su interior.
    Tenía ocho años cuando Katherine le había sacado de su último hogar de acogida. Había soportado con paciencia sus pesadillas, sus rabietas y su torpeza. Le había enseñado, le había elogiado y, poco a poco, había sabido abrirse paso hasta su corazón. Alex todavía recordaba con detalle la tarde que Katherine se había sentado a su lado y le había dicho que, si quería, podía quedarse para siempre con ella.
    Alex había hecho todo lo posible para no llorar, porque era mayor y no estaba bien que un niño de ocho años llorara como un bebé. Aun así, no había podido evitarlo. Katherine le había abrazado mientras él lloraba y le había pedido que le contara lo que le pasaba. Pero Alex no lo había hecho. No quería que supiera lo que recordaba; no quería que supiera que todavía conservaba la imagen de su madre siendo asesinada delante de él. Recordaba lo asustado y solo que se había sentido, y también que no había sido capaz de salvarla.
    Cuando se había dado cuenta de lo que Katherine estaba dispuesta a hacer por él, de lo mucho que le quería, se había prometido protegerla a ella y al resto de su familia con su vida si fuera necesario. Nadie le haría nunca daño.
    Y, sin embargo, allí la tenía, sufriendo.
    – Colaboraré con Dani con una condición -dijo Katherine, haciéndole volver al presente.
    Alex arqueó las cejas.
    – Eso no es propio de ti.
    Alex pensó en Dani, en el beso que habían compartido la noche anterior y en los muchos besos que todavía deseaba compartir con ella. ¿Sería ésa la condición? ¿Qué se mantuviera alejado de la hija de Mark?
    Sabía que Katherine jamás se entrometería de esa forma en su vida, ni siquiera en el caso de que supiera que tenía algún interés en Dani. Pero había un problema mayor, y era que viendo a Dani podía hacer sufrir a Katherine. Ella lo vería como una traición, como si hubiera decidido apoyar a Mark en vez de a ella. Por supuesto, no sería una deducción acertada, pero no quería causarles problemas a sus padres.
    – Quiero que le des a Fiona una oportunidad -dijo su madre.
    Aquélla parecía una mañana hecha para la evocación, pensó Alex sombrío. Pero mientras que los recuerdos de sus primeros años con Katherine y con Mark habían sido agradables, no podía decir lo mismo de los recuerdos de su ex esposa. Por lo que hacía referencia a su matrimonio, en cuestión de segundos, se había visto reducido a un cliché: se había convertido en el marido que llegaba a casa antes de lo previsto y descubría a su esposa con otro hombre.
    Por supuesto, no en su cama. Eso habría sido poco para Fiona, que siempre buscaba sensaciones fuertes. No, ella y su amante estaban desnudos encima de la mesa del comedor, un regalo de boda de la prima de Katherine. Una antigüedad, por lo visto, aunque la verdad era que Alex nunca había prestado mucha atención a ese tipo de cosas.
    Pero la imagen de Fiona desnuda rodeando con las piernas la cintura de otro hombre, gritando que quería más y con la larga melena desparramada sobre la madera se había quedado grabada en su cerebro para siempre.
    Alex alargó la mano hacia su café.
    – No habrá ninguna condición. Fiona y yo hemos terminado. Es imposible que volvamos.
    – ¿Por qué? -preguntó Katherine-. Sé que te quiere y supongo que tú todavía sientes algo por ella. Nunca hemos hablado de lo que ocurrió. Soy consciente de que eres un hombre adulto y de que no tienes por qué recurrir a mí cada vez que tengas un problema, pero quiero ayudarte. Hacíais tan buena pareja.
    Parecían hacer una buena pareja, pensó Alex con cinismo. Esa era la diferencia. Eran una pareja perfecta, pero sólo de puertas afuera.
    – Confía en mí, lo nuestro ha terminado. Y los dos hemos continuado con nuestras vidas.
    – Ella no.
    Alex no sabía qué le había contado Fiona a su madre, y tampoco le importaba. Había tomado la decisión de no contarle a nadie lo ocurrido para ahorrarse la vergüenza de tener que reconocer que su mujer se había casado con él por su posición social. Fiona había jugado con él y él se lo había permitido.
    Lo menos doloroso de aquella situación era que, después de dejar a Fiona, prácticamente no la había echado de menos. Al parecer, no estaba enamorado de ella. Por lo menos cuando habían puesto fin a su matrimonio. O a lo mejor nunca lo había estado. Algo de lo que no podía decir que se sintiera orgulloso.
    – Parece que ya has tomado una decisión -le dijo Katherine-. ¿Puedes explicarme por qué?
    – No -suavizó la dureza de la contestación con una ligera caricia-. Te agradezco lo que estás intentando hacer. Sé que te preocupas por todos nosotros. Mi matrimonio con Fiona hace mucho tiempo que terminó. Ni nada ni nadie va a conseguir que volvamos a estar juntos.
    – Te conozco lo suficiente como para saber lo que significa ese gesto de determinación de tu barbilla. Muy bien, lo dejaré pesar. Pero no creas que no me entristece. Siempre imaginé que entre vosotros había algo muy especial.
    – Yo también, pero con el tiempo descubrí que estaba equivocado.

    Alex salió de casa poco después de las nueve. Katherine le observó marchar. Era un buen hombre y por mucho que a ella le hubiera gustado poder atribuirse el mérito de su bondad, sabía que en gran parte se debía a la propia personalidad de Alex, así que no volvió a decirle nada más.
    A veces, pensaba que Mark podría aprender algo de su hijo, pero solía descartar rápidamente aquel pensamiento por desleal. Aceptaba y quería a Mark con todos sus defectos. Desear que fuera diferente sólo le serviría para hacerle infeliz y provocarle mal humor. Y ningún hombre quería una mujer malhumorada.
    Oyó pasos en el pasillo y alzó la mirada. Fiona entró entonces en el más pequeño de los dos comedores familiares. Iba perfectamente vestida, pero tenía los ojos ligeramente enrojecidos, como si hubiera estado llorando.
    – ¿Qué te pasa? -le preguntó Katherine-. ¿Estás bien?
    Fiona tragó saliva.
    – Lo siento. He llegado aquí hace una media hora. Quería terminar con los menus. No pretendía escuchar tu conversación con Alex. Ni siquiera sabía que estaba aquí. Es sólo… -se le llenaron los ojos de lágrimas.
    Katherine se levantó y se acercó a su ex nuera.
    – Oh, Fiona, lo siento mucho.
    – Continúo enamorada de él. Esperaba que las cosas pudieran arreglarse, pero ahora…
    Katherine cerró los ojos, como si estuviera absorbiendo el dolor de aquella mujer. Sabía exactamente por lo que estaba pasando. Cuando Katherine había puesto fin a su relación con Mark años atrás, se había sentido a las puertas de la muerte. Al final, había sido ese mismo dolor el que la había impulsado a volar hasta Seattle y a pedirle una segunda oportunidad.
    – Todo ha terminado -dijo Fiona casi sin voz.
    Katherine retrocedió ligeramente y sacudió la cabeza.
    – Todo habrá terminado si de verdad dejas de intentarlo. Alex es un buen hombre, si renuncias ahora a él, lo perderás. A veces hay que continuar amando incluso en los momentos más duros. No es fácil, pero no se puede hacer otra cosa. No renuncies a la esperanza, Fiona. Estoy segura de que puedes conseguir que Alex vuelva a tu lado. Lo sé y haré todo lo que pueda para ayudarte.

Capítulo 8

    Dani estaba sentada en una mesa apartada del Daily Grind, esperando a Alex. No podía evitar acordarse de sus encuentros con Gary, de cómo se habían conocido en un Daily Grind diferente y de lo desastrosamente que había terminado todo. Todavía se sentía un poco culpable por haber puesto fin a su relación cuando había descubierto que acababa de dejar el sacerdocio. Quizá una mujer con más corazón que ella habría luchado para que su relación saliera adelante. Pero ella sólo había sido capaz de pensar que aquél era un mensaje muy claro de que Dios quería que dejara de salir con Gary.
    Todo lo cual no tenía absolutamente nada que ver con Alex, pero sí con el nudo de anticipación que sentía en el estómago. Estaba deseando verle otra vez. Llevaba esperando aquel encuentro desde que Alex la había llamado y le había preguntado que si podía tomarse un café con él. Y esos sentimientos representaban un serio problema.
    Una relación entre ellos sería un desastre de dimensiones descomunales y ella lo sabía todo sobre relaciones que terminaban de manera desastrosa. Pero se habían besado y ella se estremecía cada vez que pensaba en él. Tal como se estaban desarrollando las cosas, lo único que necesitaba era un iceberg y un barco llamado Titanic para completar el día.
    Bebió un sorbo de café e intentó no reaccionar cuando vio entrar a Alex en la tienda. Alex miró a su alrededor, la vio y le sonrió. Inmediatamente, todo el cuerpo de Dani se puso en alerta. Sintió cómo se ruborizaba y comenzó a necesitar moverse como una adolescente nerviosa; síntoma todo ello de que tenía un serio problema.
    Después de pedirse un exprés doble, Alex se acercó a la mesa.
    – Gracias por haber accedido a quedar conmigo -dijo mientras se sentaba.
    – De nada, ¿qué ha pasado?
    – Te has convertido en el tema de todas las reuniones de esta mañana y creemos haber encontrado ya una solución a nuestro problema.
    El problema era ella.
    – ¿Y crees que me gustará?
    – No. Hemos pensado que Katherine y tú deberíais aparecer juntas en un acto benéfico. En algo importante, espectacular, un acto en el que haya mucha prensa. Si aparecéis presentando un frente unido, todo el atractivo y el morbo de la historia desaparecerá.
    Dani se le quedó mirando fijamente. Tuviera o no unos ojos preciosos, tenía que estar completamente loco. Sintió de pronto un pánico casi insuperable.
    – ¿Quieres que aparezca en público con tu madre? ¿En un acto benéfico? ¿Como un almuerzo de grandes damas o algo parecido?
    – Sí, las dos hablaréis y será…
    Dani alzó las manos pidiendo tiempo.
    – No digas nada más. Yo no hablo en público. No lo he hecho jamás en mi vida. Siento haber causado problemas y haber perjudicado a tu padre, y me gustaría poder hacer algo para enmendar las cosas, ¿pero no bastaría con que ayudara a ensobrar o algo parecido?
    – No, Dani, no puedes decir que no. Esto es importante. Eres la hija del senador. Este tipo de cosas son las que se tienen que hacer por la familia.
    No había un ápice de calidez en su mirada. Era como si hubiera vuelto a convertirse en el dragón y ella fuera una sierva despreciable que acabara de interponerse en su camino.
    Dani quería protestar, decir que en realidad no era familia de Mark, que entre ellos sólo había una relación estrictamente biológica.
    – No puedo. Jamás en mi vida he hablado en público. Y se me haría muy raro estar con tu madre en esas circunstancias.
    Por no decir que sería terriblemente embarazoso. Katherine le gustaba. No quería hacer nada que pudiera ponerle en evidencia.
    – Dani, esto no es una opción -replicó Alex en un tono casi de impaciencia-. Es lo mejor que podemos hacer. Ya hemos hablado con mi madre y ella está dispuesta a seguir adelante con esto. Para ella es mucho más duro que para ti. Tú eres la hija desconocida del senador. Katherine es sólo la esposa. ¿Eres consciente de lo que ha supuesto tu aparición para ella? Hace dos semanas era una mujer respetada y admirada por haber adoptado a un puñado de niños con dificultades a los que ha sabido cuidar y querer como si fueran propios. Ahora mucha gente especula, dice que no podía tener hijos y que lo único que hizo fue intentar hacer de la necesidad virtud.
    Dani comprendía lo que le estaba diciendo, pero no le gustaba que le hablaran en ese tono.
    – No soy una niña caprichosa -replicó-. No necesito que me recuerden cuáles son mis responsabilidades. Respeto a Katherine y siento que todo esto sea un inconveniente para ella. Pero te estás olvidando de algo muy importante. Yo no he pedido nada de esto y tampoco he sido yo la que ha filtrado esa información a la prensa.
    – Dani…
    – Todavía no he terminado -le interrumpió-. Te presentas aquí para decirme que tengo que participar en un acto benéfico y hablar delante de sólo Dios sabe cuánta gente. Después, como no salto de alegría ante tu sugerencia, me tratas como si fuera una adolescente que le ha quitado el coche a su padre sin permiso. No soy la mala de la película, Alex. Dame un poco de tiempo para ir asimilando todo esto, ¿de acuerdo?
    Se preparó para la virulencia de su respuesta y se quedó estupefacta al ver que Alex se limitaba a reclinarse en la silla y a decir:
    – Tienes razón, lo siento.
    Dani parpadeó varias veces.
    – ¿Perdón?
    – Lo siento. Te lo he dicho todo sin darte tiempo a pensar en ello. Debería haber dejado que fueras acostumbrándote a la idea.
    Vaya, aquello era algo completamente inesperado. Y muy humano por parte de Alex.
    – Sí, deberías haberme dado tiempo. Probablemente termine diciendo que sí, pero necesito tiempo para hacerme a la idea y espacio para gritar de rabia por todo esto.
    – Me parece justo.
    La tensión parecía haberse disipado. Dani le miró en silencio.
    – Katherine tiene suerte de tenerte de su lado. Eres muy leal.
    – Le debo todo.
    – Ésa es una frase muy radical.
    – Pero es verdad.
    Alex se interrumpió. No estaba muy seguro de qué debería decir a continuación. Intrigada, Dani se inclinó hacia delante.
    – ¿Por qué a Katherine? -le preguntó-. ¿Por qué no a Mark?
    – Porque fue ella la que me salvó -tomó aire-. Yo crecí en las calles de Seattle. Mi madre era drogadicta y sólo Dios sabe cuántas cosas más. Recurría a cualquier cosa para conseguir comida y droga. Me recuerdo siempre en la calle, pasando frío, mojado y asustado. Vivíamos en edificios abandonados en invierno y en la calle en verano. Cuando ella tenía que dedicarse a sus negocios… -esbozó una mueca-. Todavía recuerdo cómo lo decía, «mamá tiene que dedicarse a sus cosas», yo tenía que esconderme. Ésa era la norma. Tenía que estar quieto y callado.
    Dani deseó ser capaz de reprimir lo que sentía. No quería demostrar hasta qué punto estaba horrorizada. ¿Alex había empezado su vida en las calles? ¿Cómo era posible?
    – Uno de esos tipos se puso furioso en una ocasión, no sé por qué. Comenzó a pegarle. Yo salí de mi escondite para intentar protegerla y él me dio tal golpe que me desmayé. Cuando recuperé la conciencia, descubrí que le había pegado hasta la muerte. No sé si pretendía matarla o fue un accidente, pero el caso es que la mató.
    Tenía la mirada fija en sus ojos, pero parecía estar en otra parte, como si hubiera regresado de pronto a aquel pasado que Dani ni siquiera era capaz de imaginar.
    – Me quedé junto a ella hasta que llegó la policía. No sé cuánto tiempo pasó. ¿Un día? ¿Dos? No consiguieron encontrar a ningún familiar. Yo no sabía de dónde era mi madre, así que inmediatamente me llevaron a un centro de acogida -la miró-. Nunca había vivido en una casa, ni sabía lo que era tener acceso a un verdadero cuarto de baño. No sabía leer ni ducharme solo. Era como un animal al que de pronto encerraban en una jaula. Las cosas no me fueron demasiado bien.
    – Alex -susurró Dani sin saber qué decir.
    Tenía frente a ella un hombre sofisticado, educado, encantador y divertido. ¿Cómo era posible que hubiera sido un niño abandonado?
    – Estuve dando tumbos de un hogar de acogida a otro durante dos años y medio y terminé en un centro para niños. Un día, llegó una mujer guapísima y me leyó un cuento. Había algo en su aspecto que me hacía sentirme seguro. No sabré nunca por qué, pero ella se empeñó en convertirse en mi madre de acogida ese mismo día. Una semana después, me fui a vivir con ella y con Mark.
    – ¿Era Katherine?
    Alex asintió.
    – Pasaba todo el tiempo posible conmigo. Me enseñó a leer y a vivir en una casa. Me dejó dormir en el suelo hasta que estuve preparado para hacerlo en una cama. Una noche, llegó cuando yo estaba soñando con mi madre y estuvo abrazándome mientras yo lloraba y gritaba asustado, esperando que viniera ese tipo terrible a matarme.
    A Dani se le revolvió el estómago. Ningún niño debería pasar por una experiencia como aquélla. Jamás. El corazón se le desgarraba al pensar en todo lo que había sufrido Alex.
    – Me encontró en marzo. En septiembre me matriculé en el colegio. Iba muy retrasado en todo, pero Katherine me ayudó a ponerme al día. Al año siguiente, la adopción fue definitiva. Katherine se convirtió en mi madre, en mi familia. He salido adelante gracias a ella. Estoy aquí por ella.
    Dani tragó saliva.
    – No sé qué decir.
    – Todo eso forma parte del pasado. Ya está todo superado. No habría podido salvar a mi madre. Era sólo un niño. Pero ahora estoy en condiciones de proteger a mi familia y pienso hacerlo. Tenga que luchar contra quien sea.
    Y Dani le creía.
    – Katherine es una mujer maravillosa, de eso ya me he dado cuenta. No sé qué decirte sobre tu pasado, excepto que has salido increíblemente bien. La verdad es que tanto tú como tu madre sois asombrosos. Ya te he dicho antes que iré a ese acto benéfico y pienso hacerlo.
    – No estoy intentando impresionarte. Sólo quiero explicarte la posición en la que me encuentro, por qué para mí es tan importante mi familia. Es muy poca la gente que está al tanto de mi pasado.
    Lo decía como si no estuviera seguro de por qué se lo había contado a ella.
    – No le diré nada a nadie -musitó.
    A lo mejor a ella se lo había contado para impresionarla. O quizá solamente para explicarle su lealtad a Katherine. A lo mejor no pretendía impresionarla en absoluto.
    Pero ya era demasiado tarde. Porque lo había conseguido. Jamás como entonces había estado tan intrigada por aquel hombre que había comenzado sin nada y había llegado hasta tan lejos. Aquel proceso hablaba de una fortaleza de carácter que no podía menos que admirar.
    Otra razón para añadir a la lista de motivos por los que enamorarse de Alex Canfield. Y como siguiera añadiendo más, iba a correr el serio peligro de perder el corazón.

    Esa misma semana, Dani regresó al cuartel general de la campaña para comer con su padre. En aquella ocasión, ya no esperaba una conversación a solas con Mark y fue mucho mejor para ella no haberse hecho ninguna expectativa porque terminó comiendo con todo el comité de campaña.
    Estuvo con todas las personas que habían acudido a la primera reunión, pero, desgraciadamente, Alex no apareció, lo que supuso para ella una más que seria decepción.
    – En las encuestas estás teniendo buenos resultados -le comentó John a Dani.
    Dani le miró sin comprender.
    – ¿Aparezco yo en las encuestas?
    John asintió.
    – Hemos puesto un par de preguntas en la encuesta y hemos cruzado los datos. Al principio, comenzamos a perder votos, pero en cuanto el senador concedió una entrevista, empezaron a mejorar las cifras.
    Dani se sentía completamente al margen de todo lo que estaba ocurriendo allí. Miró a Mark.
    – ¿Te hicieron una entrevista? ¿Te estuvieron preguntando por la aparición de tu hija?
    Mark sonrió.
    – Me pareció la mejor manera de manejar las cosas. Heidi, consíguele a Dani una copia de la entrevista -se volvió hacia Dani-. Podrás verla en casa.
    – Claro.
    De hecho, aquello podía convertirse en una nueva afición: conocer a su padre a través de los vídeos.
    – El senador dio la imagen de un hombre sincero -dijo otro de los tipos trajeados que estaban en la reunión-. Es algo que los votantes aprecian.
    Dani se preguntó entonces si habría alguna diferencia entre dar la imagen de hombre sincero y serlo de verdad.
    – Le dijo al entrevistador que él habría querido retrasar el momento de dar la noticia porque quería disponer de más tiempo para conocer a su hija, pero que un periodista había engañado a Bailey para conseguir que hablara de ti. El periodista ha aparecido como un ser mezquino y Alex como un auténtico héroe. Y ahora, todo el mundo adora al senador.
    – Las encuestas empezaron a subir justo después de la entrevista -añadió John con una sonrisa-, por suerte para nosotros.
    – Sí, ha sido una gran noticia.
    Dani no sabía qué pensar. Por una parte, lamentaba que su aparición hubiera causado tantos problemas. Pero por otra, se sentía un poco utilizada. Como si su situación estuviera siendo explotada a favor de una campaña electoral, algo que seguramente no era justo. Las campañas a la presidencia no se ganaban mostrándose retraído. Aún así, todo aquello le resultaba sobrecogedor. Eran demasiadas las cosas que le habían pasado últimamente.
    – Estábamos pensando en que podríamos hacerte una entrevista.
    Dani acababa de agarrar un sándwich. En cuanto oyó aquellas palabras, lo dejó de nuevo en el plato y se quedó mirando de hito en hito a aquel hombre cuyo nombre desconocía.
    – ¿Perdón?
    – Una entrevista. En People, quizá. Eres exactamente la clase de historia que les apasiona.
    El hombre continuó hablando, pero Dani ya no le estaba escuchando. ¿Una entrevista para People? Toda la sangre pareció subírsele a la cabeza. O quizá se le fue de la cabeza. En cualquier caso, comenzó a marearse y el corazón a latirle violentamente.
    – No quiero hacer ninguna entrevista -susurró.
    Acudir a un acto benéfico con Katherine era una cosa, pero tendrían que pasar por encima de su cadáver para que le concediera una entrevista a People.
    Mark la miró a los ojos y sonrió.
    – Respira, Dani. No quiero que te caigas desmayada encima del sándwich.
    – ¿Qué? -Dani tomó aire. Y sintió que se le despejaba la cabeza.
    Mark se volvió hacia uno de esos tipos trajeados.
    – Dejaremos lo de la entrevista de momento.
    – Pero…
    Mark negó con la cabeza.
    – Nada de entrevistas. Es preferible dejar a Dani fuera de todo esto.
    – Muy bien -contestó el tipo mientras garabateaba unas notas en su libreta.
    La reunión continuó. Dani mordisqueaba el sándwich con desgana. Se sentía incapaz de entender a Mark. Tan pronto se mostraba distante y político como le decía que no hacía falta que se expusiera en una entrevista a nivel nacional. No alcanzaba a comprender quién era el verdadero Mark Canfield.
    Unos minutos después, se dio por terminada la reunión. Mark le hizo un gesto para que se quedara cuando todos los demás salieron.
    – ¿Cómo estás llevando todo este asunto? Katherine dice que tiene que estar siendo muy difícil para ti.
    La puerta se abrió en aquel momento y entró Alex en la sala de reuniones.
    – ¿Interrumpo? -preguntó.
    Dani le miró fijamente. Sabía que había ocurrido algo malo, podía sentirlo.
    – No -contestó Mark-. ¿Qué ha pasado?
    – Ya se ha hecho oficial. El periodista va a presentar cargos contra mí.
    Dani se levantó indignada.
    – Pero eso es absurdo. ¿Cómo es posible que a un hombre que hizo lo que hizo ese periodista con tu hermana no le pase nada y tú, que, al fin y al cabo, lo único que has hecho es defenderla, seas el malo de la película?
    – Te agradezco tu apoyo -dijo Alex-, pero le di un puñetazo. No es algo de lo que me guste presumir.
    Mark alzó una mano.
    – No te preocupes. Y tampoco tú. Esto no tiene que ver con lo que le pasó a Alex, sino con la campaña. Es una maniobra de distracción, pero conseguiremos salir de este lío.
    Dani podía no ser una experta en política, pero no estaba segura de que aquellos cargos tuvieran nada que ver con la campaña. Y tampoco estaba segura de que a Alex le hiciera mucha gracia que algo que podría acabar con su carrera profesional fuera considerado una maniobra de distracción.
    – Ya me encargaré yo de arreglarlo -dijo Alex.
    – Tenemos que hablar -dijo Mark-. Afortunadamente, tenemos acceso a los mejores asesores legales -miró el reloj-. Ahora mismo tengo otra reunión -le sonrió a Dani-. Así es mi vida, siempre de reunión en reunión. Gracias por haber venido. Me alegro de que hayamos podido pasar algún tiempo juntos.
    – Sí, claro -contestó Dani, pensando que pasar cuarenta segundos a solas con su padre no era seguramente la mejor manera de afianzar su relación.
    – Alex, acompaña a Dani a la salida, ¿quieres?
    – Claro.
    Dani esperó a que Mark estuviera fuera para volverse hacia Alex.
    – Creo que soy perfectamente capaz de encontrar el camino hasta mi coche. Además, es de día, de modo que no creo que me vaya a pasar nada.
    – No me importa.
    – Oh, ahora sí que me voy a enamorar de ti. Qué dulce y seductor. «No me importa». Sí, definitivamente, son las palabras que toda mujer está deseando oír.
    Alex sonrió.
    – ¿Te he dicho ya que no me pareces una mujer fácil?
    – Sí, y gracias por el cumplido.
    Alex posó la mano en su espalda.
    – Vamos. Luchemos contra esos francotiradores e intentemos llegar hasta tu coche.
    El contacto cálido de su mano en la espalda le hizo desear acercarse a él. Prácticamente habían salido ya del edificio cuando Heidi llamó a Alex.
    – El senador te necesita en la reunión.
    Alex miró a Dani.
    – ¿Crees que podrás arreglártelas sola?
    – Llevo una buena armadura.
    – Estupendo.
    Le tomó la mano y se la apretó ligeramente. Hubo algo en sus ojos que le hizo pensar a Dani en estar desnuda junto a él. Algo que debía de ser tan placentero como peligroso. Casi inmediatamente, desapareció Alex de su lado.
    Pero la diversión continuó. Al llegar al aparcamiento, estuvo a punto de tropezar con Fiona, la bella. Aquella mujer alta, perfectamente vestida, la miró con el ceño ligeramente fruncido.
    – ¿Dani? -le preguntó-. Porque eres Dani, ¿verdad?
    – Sí. Hola. Acabo de comer con el senador.
    – Estupendo. Me parece muy bien que estéis intentando conoceros. La familia es algo fundamental y me alegro mucho de que formes parte de la mía.
    Dani se la quedó mirando fijamente. ¿Parte de su familia? ¿Fiona también formaba parte de la familia Canfield? Pero si Alex y ella estaban divorciados…
    – Yo creía que ya no estabas casada con Alex -dijo con cautela.
    Fiona negó con la cabeza,
    – Sí, lo sé, hemos pasado un mal momento. ¿Tú has estado casada? Porque si es así, sabrás cómo son estas cosas. Éramos muy jóvenes e imprudentes, pero estábamos enamorados. Desesperadamente enamorados. Ahora estamos empezando a pasar algún tiempo juntos otra vez. Albergo grandes esperanzas -alzó la mano derecha y cruzó los dedos-. Y Alex también.
    – Me parece genial -dijo Dani, sintiendo un nudo en el estómago.
    Seguramente Fiona estaba intentando engañarle. Le parecía imposible que Alex estuviera besándola como la besaba y, al mismo tiempo, saliendo con su ex esposa.
    Quería pensar lo mejor de él, pero la verdad era que no podía decir que conociera de verdad a aquel hombre.
    – Y no es sólo Alex -continuó diciendo Fiona-. Es toda la familia al completo. Katherine y yo somos como hermanas. Me encanta trabajar con ella porque estamos intentando hacer algo para cambiar el mundo. Además, yo nunca le he causado problemas a la familia. Porque te aseguro que a los Canfield no les gusta esta clase de notoriedad, por si acaso tienes alguna duda al respecto.
    – No tengo ninguna duda -replicó Dani mientras se colocaba el bolso en el hombro.
    – No me odies -le dijo Fiona-. Sólo estoy haciendo de mensajera. Supongo que tienes que saber que a todo el mundo le afectaría mucho que fueras tú el motivo por el que Mark no saliera elegido.
    Y, sin más, le sonrió y se dirigió hacia las oficinas.
    Dani permaneció donde estaba, incapaz de dar un paso y agradeciendo no haber almorzado demasiado. Porque eso significaba que tendría menos que vomitar más tarde.

    Cuando oyó el teléfono móvil, Dani pensó en la posibilidad de ignorarlo. No necesitaba más problemas en un mismo día. Pero cuando miró el teléfono y vio un número que no reconoció, la curiosidad se impuso a la aprensión.
    – ¿Diga?
    – ¿Dani? Soy Katherine, ¿cómo estás?
    Katherine era la única persona a la que Dani estaba intentando evitar últimamente y, sin embargo, se alegró de oír su voz.
    – Estoy bien, gracias. ¿Cómo están los niños?
    – Muy bien, y, en realidad, son ellos la razón por la que te llamo. Ya saben que eres su hermana y la pobre Bailey está muy afectada por todo lo que ha pasado. Cuando pienso en ese periodista, me entran ganas de meterlo en el microondas y conectarlo a la máxima potencia. Pero no te llamo por eso. Creo que sería estupendo que pudieras conocer mejor a los niños.
    Dani no sabía qué contestar a eso.
    – Me… me encantaría.
    – Perfecto. ¿Podrías venir a cenar una de estas noches? Consultaré mi agenda y te llamaré. Creo que Mark me comentó que tú trabajabas.
    – Sí, soy ayudante de dirección en el restaurante Bella Roma. Me encargo sobre todo de coordinar los almuerzos, pero también trabajo un par de noches a la semana.
    – Muy bien, déjame ver algunas fechas y seguro que encontramos un momento para que vengas.
    – Gracias, Katherine. Estás siendo muy amable conmigo y no sabes lo mucho que te lo agradezco.
    – Ahora formas parte de la familia, Dani. No podría tratarte de otro modo. Adiós.
    Dani colgó el teléfono y salió del coche. Todo estaba ocurriendo tan rápidamente… Se sentía como si estuviera viviendo dentro de un torbellino emocional.
    Esperó un momento, intentando relajarse, con la mirada fija en el restaurante que tenía enfrente de ella.
    Buchanan's era el asador que formaba parte del emporio de restaurantes de la familia. Tenía ya más años que la propia Dani y ella siempre había soñado con dirigir aquel establecimiento. Le gustaba todo de allí, incluyendo las puertas de madera y cristal que daban la bienvenida a los clientes, invitándoles a disfrutar de toda una experiencia gastronómica.
    Miró el reloj y vio que había llegado exactamente a la hora en la que había quedado con sus hermanos.
    El interior era moderno y acogedor. Había cubículos separados y todo estaba decorado en madera. El olor, una combinación de cuero, carne asada y buen vino, era un perfume intenso. La luz de la tarde todavía se filtraba por las ventanas, pero todas las velas de las mesas estaban encendidas.
    Dani guardaba en su casa una libreta llena de ideas para ese restaurante. Propuestas para mejorar el servicio, los menus y la lista de vinos. Incluso había estado trabajando con unas cuantas recetas y le había pedido a Penny que probara a elaborarlas.
    Todos ellos sueños estúpidos, se dijo a sí misma. Ella ya no era una verdadera Buchanan y aquel restaurante jamás sería suyo. Aunque en realidad era la única que parecía pensar de esa manera. Por lo que a sus hermanos concernía, nada había cambiado.
    Vio a sus hermanos sentados en uno de los cubículos más apartados. Cuando la vieron acercarse, se levantaron para abrazarla. Cal la retuvo unos instantes entre sus brazos antes de darle un beso en la cabeza.
    – ¿Cómo va todo? -le preguntó.
    – Bien, muy bien.
    Su hermano la miró a los ojos.
    – ¿Necesitas algo?
    Dani sabía que él estaría dispuesto a proporcionarle cualquier cosa que pudiera necesitar. Todos sus hermanos lo harían. Como los tres se habían encargado de repetirle hasta el infinito, aunque fuera hija de un padre diferente, podía contar con ellos. Gracias a Dios.
    – Estoy bien -les dijo-. Pero creo que no habíamos quedado para hablar de mí, sino de las lucecitas y las flores de la boda de Walker.
    Walker le tendió una botella de vino y una copa.
    – Yo no tengo ganas de hablar de lucecitas de colores ni de flores. Eso es cosa de Elissa.
    Dani se sirvió una copa y miró a Reid.
    – He oído decir que te vas a fugar con tu novia y a casarte en secreto, ¿eso es cierto?
    Reid estuvo a punto de atragantarse.
    – ¿Quién te ha dicho eso?
    – Lori.
    Cal y Walker se inclinaron hacia delante.
    – ¿Cuándo pensabas contárnoslo?
    – No hay nada que contar. Todavía no hemos hecho ningún plan.
    Dani suspiró pesadamente.
    – Me encanta haberme enterado antes que nadie. Creo que es la primera vez en mi vida que me pasa. Éste es un momento digno de recordar.
    – Eres una niña malcriada -gruñó Reid.
    – Exacto. En cualquier caso, procura no fugarte antes de la boda de Walker. Eso distraería a todo el mundo y no sería justo para Elissa.
    – Ya lo sé -replicó Reid-. Precisamente por eso estamos esperando.
    Estuvieron hablando de los detalles de la boda hasta que Walker dijo que ya no podía soportarlo más. Cal se volvió entonces hacia Dani.
    – Bueno, ahora tendrás que hablar de ti. Has salido en los periódicos, ¿cómo estás llevando todo eso?
    – Fatal, lo odio. Yo soy una persona normal, y la gente normal no sale en las portadas de los periódicos. ¿Sabéis que la gente que se encarga de la campaña ha hecho preguntas en las encuestas para saber el efecto que ha tenido mi aparición en la campaña?
    – ¿Pero te está mereciendo la pena? -preguntó Cal-. ¿Estás satisfecha de tu relación con Mark?
    Dani se encogió de hombros.
    – No sé qué decirte. Me alegro mucho de haber conocido a mi padre, por supuesto. Pero nada está siendo como me imaginaba. Mark no es… Bueno, es diferente.
    – ¿Diferente a qué? -quiso saber Walker.
    – Yo pensaba que se establecería entre nosotros una auténtica conexión. Mark me gusta, me cae bien, pero no le conozco, y tengo la sensación de que nunca voy a llegar a conocerle. Supongo que me había creado unas expectativas muy poco realistas. La culpa la tiene la televisión. He visto demasiadas series. A lo mejor vería las cosas de otra manera si nos pusieran una banda sonora cuando estamos juntos.
    – Estas cosas llevan su tiempo -dijo Reid-. Sólo hace unas cuantas semanas que os conocéis.
    Dani le miró a los ojos.
    – Vaya, Reid, se me hace muy raro verte tan sensible.
    – Así soy yo, hermanita. Un tipo realmente especial.
    Cal estuvo a punto de atragantarse y Walker emitió un sonido burlón. Dani miró sonriente a sus hermanos. Por lo menos podía contar con ellos. De esa parte de su vida estaba completamente segura.
    – Hace un rato alguien me ha comentado algo sobre la campaña. Me ha dicho que por mi culpa Mark podría perderla.
    – Eso es absurdo -respondió Cal-. La capacidad de Mark para gobernar no tiene nada que ver con el hecho de que tenga una hija de la que hasta hace poco desconocía su existencia.
    – Pero no sé si todo el mundo estaría de acuerdo contigo. No sería el primer candidato a la presidencia que ha tenido que olvidarse de hacer carrera como político por culpa de un escándalo.
    – Tú no eres ningún escándalo.
    – Todavía no. Pero si llegara a convertirme en escándalo… -Dani odiaba que Fiona le hubiera metido aquella idea en la cabeza, pero no era capaz de deshacerse de ella.
    – Olvídate de todo eso -le dijo Walker-. Tú preocúpate solamente de lo que puedes controlar.
    – Que, en lo que se refiere a Mark, es exactamente nada -tomó aire-. Hoy me ha llamado Katherine, su esposa. Me ha invitado a ir a verlos para ir conociendo mejor a la familia. Yo tengo ganas de ir, los niños me cayeron muy bien y Katherine es una mujer que me gusta. Podría haber dedicado su vida a disfrutar de su posición privilegiada, pero, en cambio, lo que ha hecho ha sido adoptar a un montón de niños con problemas y a quererlos como si fueran suyos. Para hacer una cosa así se necesita un valor que no mucha gente tiene.
    Reid le pasó el brazo por los hombros.
    – Tú también eres una persona con grandes cualidades. En este momento no se me ocurre ninguna, pero estoy seguro de que las tienes.
    Dani le dio un puñetazo en el brazo.
    – Vaya, gracias por hacerme sentir tan especial.
    – Lo eres -respondió Cal.
    Walker asintió con la cabeza y alzó su copa mirando hacia ella. Reid le imitó.
    Dani sintió la tensión en el pecho, pero era un dolor agradable. Se sentía de pronto como si su corazón estuviera de pronto a punto de explotar de emoción.

Capítulo 9

    La mesa del comedor de la casa de los Canfield parecía tener por lo menos cien años. Era de madera sólida, con las patas elegantemente talladas y en ella cabrían al menos unas veinte personas. Pero en vez de estar cubierta por candelabros o un elegante servicio de mesa, se amontonaban sobre ella diferentes libros de texto.
    Ian estaba sentado en uno de los extremos, en una silla normal. Trabajaba lentamente, escribiendo sobre una libreta. Bailey tenía un ficha de matemáticas delante de ella y Trisha estaba leyendo un cuento. Quinn hacía caligrafía y Oliver se dedicaba a mirar un libro de arte mientras la más pequeña, Sasha, coloreaba.
    – Un caos controlado -dijo Katherine mientras les veía trabajar-. Durante el curso escolar, así son todas las tardes.
    – Estoy impresionada -dijo Dani, y estaba siendo completamente sincera-. Me admira que estén tan dispuestos a hacer los deberes y que, además, trabajen juntos.
    – A veces, cuando necesita concentrarse, Ian prefiere trabajar en su habitación.
    – Pero no es algo que suceda a menudo -replicó Ian sin alzar la mirada del papel-. Soy suficientemente inteligente.
    Katherine elevó los ojos al cielo.
    – Me temo que vas a necesitar otra conversación sobre los buenos modales y la humildad.
    Ian alzó la mirada y torció la boca en un gesto que Dani ya había comenzado a reconocer como una sonrisa.
    – Eh -contestó-, estamos hablando de mí, ¿no crees que con eso ya es más que suficiente?
    Dani sonrió de oreja a oreja. Ian la miró y le guiñó el ojo.
    Dani se acercó a Trisha, que continuaba concentrada en su libro. Cuando alzó la mirada, Dani le preguntó en lenguaje de signos: «¿Te gusta el colegio?». O, por lo menos, eso era lo que esperaba haber preguntado. Porque la verdad era que no estaba del todo segura.
    Trisha se la quedó mirando durante un segundo, después sonrió mientras cerraba el puño de la mano derecha y la movía de arriba abajo.
    – Eso significa que sí -le dijo Katherine-. No sabía que conocías el lenguaje de signos.
    – Y no lo conozco -contestó Dani precipitadamente-. Por favor, no se te ocurra ponerme a prueba porque seguro que fallo. Pero como Trisha no puede oír y quiero comunicarme con ella, he aprendido unas cuantas frases. En Internet hay un diccionario con algunos vídeos en los que te muestran los signos que tienes que hacer. La verdad es que tenía muchos problemas para interpretar qué signo tenía que hacer a partir de la descripción.
    Dani se encogió de hombros, sintiéndose de pronto ridícula.
    – Pero seguramente tú ya conoces ese material -dijo.
    – Tenemos un diccionario CD-ROM que enseña los signos. Y estoy completamente de acuerdo contigo, es mucho más fácil entenderlos de esa manera, sobre todo los más complicados -posó la mano en el hombro de Trisha-. Está participando en un programa especial para estudiantes con deficiencias auditivas. Está aprendiendo a leer los labios y a vocalizar, además del lenguaje de signos. Queremos que se sienta bien en ambos mundos, en el de los oyentes y en el de los sordos.
    – Me parece una gran idea -dijo Dani.
    – Es complicado -admitió Katherine-. En el mundo de las personas sordas hay un gran debate sobre si deben o no mantenerse arraigados a su cultura centrándose en el lenguaje de signos. Es una opción que respeto, pero quiero que Trisha tenga posibilidades de ser feliz allí donde decida y que pueda resolver su vida con éxito. Hay un debate apasionante dentro de la comunidad de deficientes auditivos.
    Oliver tiró a Dani de la mano. Cuando ella bajó la mirada, le señaló un cuento con vistosas ilustraciones.
    – Léemelo, por favor.
    – Me encantaría leerle un cuento -Dani miró a Katherine-, ¿te parece bien?
    – Por supuesto. Yo iré preparando la cena.
    Dani abrió los ojos como platos.
    – ¿Cocinas tú? Oh, lo siento. No me malinterpretes. Estoy segura de que sabes cocinar, pero ¿cuándo encuentras tiempo para cocinar con tanto niño?
    Katherine se echó a reír.
    – No te emociones. Rara vez cocino nada complicado. Normalmente me envían la comida ya hecha. Lo único que tengo que hacer es calentarla o meterla en el horno. Y si tenemos una fiesta o una cena importante, contrato un catering. Los fines de semana, cuando tengo alguna tarde libre, algo que no ocurre muy a menudo, sí que preparo alguna sopa o un guiso. Bueno, en el cuarto de estar tienes una butaca muy cómoda, si no te importa tener a Oliver en brazos mientras le lees el cuento.
    Dani le dirigió a Oliver una sonrisa.
    – Claro que no me importa. Estoy deseando hacerlo.
    Tomó el libro y agarró a Oliver de la mano mientras le conducía hacia el cuarto de estar, una habitación espaciosa con un televisor enorme y asientos para veinte personas. Oliver señaló una butaca de color azul oscuro.
    Dani se sentó en la butaca y sentó después a Oliver en su regazo. Oliver estuvo retorciéndose hasta encontrar una postura que le resultara cómoda. Después, posó la cabeza en su pecho y suspiró. Sasha se acercó también hasta ellos.
    – Yo quiero leer el cuento -dijo.
    – Por supuesto. ¿Y quieres sentarte conmigo?
    La niña asintió y trepó hasta la otra pierna de Dani.
    – «Había una vez dos gatitos que se llamaban Callie y Jake. Tenían hermanas y hermanos y vivían en una casa azul con un jardín muy verde. Les encantaba jugar al sol y darse grandes baños». Mirad qué verde tiene el césped. Ya me gustaría a mí que el de mi casa fuera igual de verde.
    Sasha se echó a reír.
    – Necesitas un jardinero.
    Oliver, que tenía dos años más que Sasha, pero era un niño con síndrome de Down, señaló el libro.
    – Gatito -dijo.
    Dani les pasó un brazo por los hombros a cada uno de ellos y continuó leyendo. Mientras les leía la historia de aquellos dos gatos que daban la bienvenida a su casa a un bebé humano, se preguntó por el sufrimiento que implicaría criar un niño para el que la vida siempre representaría un desafío. ¿Serían Bailey y Oliver capaces de sacar adelante sus propias vidas, de casarse cuando se enamoraran, de envejecer…?
    ¿Y Quinn? Físicamente parecía igual que cualquier otro niño, pero no era capaz de aprender como los demás. Y estaba también Ian, un adolescente brillante que vivía atrapado en un cuerpo que no era capaz de controlar.
    Poco a poco iba siendo consciente de la suerte que tenía al haber encontrado una familia como aquélla, pero también de todo lo que podría llegar a sufrir por ella.

    Cuando Dani terminó de leer el cuento, Oliver y Sasha se fueron corriendo a jugar. Dani se acercó entonces a la cocina para ofrecerse a ayudar.
    – Ya que has tenido la amabilidad de invitarme a cenar, pero estoy dispuesta a ganarme mi sitio en la mesa.
    Katherine se echó a reír.
    – Sí, pero tú trabajas en un restaurante. ¿Cómo voy a estar segura de que no vas a burlarte en silencio de cómo hago las cosas?
    – Jamás se me ocurriría burlarme de ti. Además, yo me ocupo de la dirección. En realidad no cocino.
    Katherine iba vestida ese día con unos pantalones de lana y una blusa que probablemente era de seda. Con el pelo recogido y los pendientes de perlas, parecía recién salida de la revista Campo y ciudad. Pero cuando Sasha entró corriendo en la cocina, no tuvo ningún inconveniente en agacharse para darle un abrazo.
    – Me gustaría mucho comer una galleta -dijo la niña.
    – Pero estoy segura de que podrás arreglártelas perfectamente sin ella. La cena estará lista en menos de una hora.
    Sasha protestó.
    – Pero todavía falta mucho tiempo, y tengo hambre.
    – Estoy segura de que sobrevivirás.
    Sasha miró a Dani con expresión suplicante.
    – ¿Quieres darme tú una galleta?
    Dani negó con la cabeza.
    Sasha suspiró pesadamente y se marchó.
    Katherine tomó entonces el cuchillo que había estado utilizando para cortar brócoli.
    – Está en una etapa en la que todo lo dramatiza. No me sorprendería que terminara encima de un escenario -miró a Dani-. Supongo que sabes que Sasha es seropositiva.
    Dani asintió.
    – ¿Y no te da miedo tocarla? Antes la has tenido sentada en tu regazo.
    Dani torvo la sensación de que le estaba poniendo a prueba.
    – No, no me preocupa en absoluto.
    – La gente tiene muchas ideas falsas en torno al VIH.
    – Sí, como de otras muchas cosas -contestó Dani con voz queda-. Supongo que tú tienes que enfrentarte constantemente a los prejuicios.
    – Sí. Mucha gente cree que decidí adoptar a estos niños porque tenían problemas, pero no es cierto. A todos y a cada uno de ellos los elegí porque habían conseguido conmoverme.
    Y Dani la comprendía perfectamente. En sólo dos días, habían conseguido llegarle al corazón.
    Ella había preferido aplazar su sueño de tener hijos al principio de su matrimonio con Hugh. Con cuidarle a él, ya tenía más que suficiente. Con el tiempo, Hugh había ido haciéndose más autónomo, así que ella había comenzado a estudiar las diferentes opciones que tenía para ser madre, entre ellas, la fecundación in vitro. Cuando Hugh le había dicho que quería divorciarse, había dejado de pensar en la maternidad. En aquel momento, por primera vez en su vida, comenzó a comprender qué quería decir la gente cuando hablaba del reloj biológico. Porque estaba empezando a sentir el suyo.
    – Alex me comentó que tenía que ir a un acto benéfico -le dijo-. Siento que tengas que enfrentarte públicamente a mi aparición en vuestras vidas.
    – No lo sientas -le dijo rápidamente Katherine-, estoy segura de que todo saldrá bien.
    – Nunca he hecho nada de ese tipo. Jamás he hablado en público y nunca he estado en uno de esos actos tan importantes.
    – Suena peor de lo que es -respondió Katherine con una sonrisa-. Creo que iremos juntas a un almuerzo. Es lo más fácil. En cuanto a lo de hablar, te preparará el discurso alguno de los colaboradores de Mark, y después te ayudará a ensayarlo. Hablaremos diez minutos como mucho.
    En aquel momento, para Dani diez minutos eran una eternidad.
    – Genial -musitó, pensando ya en los titulares de los periódicos que tendrían que contar que se había detenido para vomitar en medio de su discurso.
    – No pasará nada, y yo te ayudaré. Cuando se acerque el momento, hablaremos de la ropa que tienes que ponerte y yo me aseguraré de que no tengas nada entre los dientes cuando sonrías para las fotografías.
    Dani se sentía al mismo tiempo complacida y avergonzada.
    – No tienes por qué hacer nada de esto. Podrías haberme pedido que no pusiera un pie en tu casa y, en cambio, me haces sentirme bienvenida.
    – Eres la hija de Mark, Dani. Eso significa mucho para mí.
    – Eres una mujer increíble.
    Katherine rió con pesar.
    – Ojalá tuvieras razón. Pero me temo que soy como todo el mundo. Una mujer que intenta sobrevivir día tras día.
    Pero Dani lo dudaba. Katherine era una mujer con clase. Y estaba convencida de que, ella en su lugar, no habría sido tan generosa y amable.
    – ¿Quién sabe? -dijo Katherine mientras metía el brócoli en la cazuela-. A lo mejor terminas disfrutando de este tipo de actos. Hay personas que se sienten muy cómodas en ellos. Como Fiona, la mujer de Alex. ¿La conoces?
    Dani se quedó helada.
    – ¿Su mujer? Yo creía que…
    – Sí, están divorciados -admitió Katherine mientras echaba agua en la cazuela-. No sé qué les pasó. Sinceramente, Alex nunca ha querido entrar en detalles. Fiona todavía está desolada. Yo le he pedido a mi hijo que reconsidere su decisión y creo que estoy consiguiendo convencerle, o al menos eso es lo que me digo a mí misma.
    Dani no sabía qué decir. Cuando Fiona le había hablado como si fuera miembro de la familia Canfield, Dani había pensado que sólo lo decía por molestarla. Después de haber oído a Katherine, ya no estaba tan segura.
    Pero Alex la había besado, se recordó a sí misma. Y no parecía un hombre que jugara con ese tipo de cosas. ¿O sí?
    Maldijo en silencio. No, otra vez no. Era imposible que estuvieran engañándola otra vez. ¿Pero cómo estar segura de que Alex no era como tantos otros?
    – El matrimonio puede llegar a ser muy difícil -musitó, consciente de que Katherine estaba esperando una respuesta.
    – Estoy completamente de acuerdo. Yo le he hablado a Alex de lo importante que es que se den un tiempo para asegurarse de la decisión que han tomado. En cualquier caso, todavía no he perdido la esperanza.
    Sí, Fiona había dicho algo parecido. ¿Significaría eso algo? ¿Estaría viendo Dani problemas donde no los había o la verdad acababa de estallarle en pleno rostro? ¿Sería Alex demasiado bueno para ser verdad?

    Gloria apoyó los pies en la mesita del café y apuntó con el mando a distancia hacia la televisión.
    – Es un material sin clasificar, pero teniendo en cuenta que es una entrevista a un político, no creo que tengamos que preocuparnos por la violencia o el sexo -dijo mientras presionaba el mando.
    Comenzó la cinta.
    Dani tomó un puñado de palomitas del cuenco que habían colocado entre ellas.
    – Si aparece alguna mención a la vida sexual de mi padre, me levantaré inmediatamente. Ésa no es precisamente la imagen que me apetece que quede grabada en mi cerebro.
    – No creo que la entrevista la haga desnudo. Aunque si es atractivo, a lo mejor salir en tanga le ayudaba a conseguir votos.
    Dani no sabía si reír o llorar ante lo que acababa de decir su abuela.
    – Gloria Buchanan, no me puedo creer que hayas dicho una cosa así.
    – ¿Por qué no voy a ser capaz de apreciar a un hombre atractivo con tanga? No estoy muerta. Por lo menos todavía.
    – Aun así, resulta casi repugnante.
    – ¿Así que se supone que además de con la cadera rota tengo que estar ciega?
    – No, pero no tienes por qué hablar de hombres en tanga.
    Gloria le guiñó un ojo.
    – Yo sólo peco de corazón.
    – Mucho mejor.
    Dani comió un puñado de palomitas. Seis meses atrás, le habría parecido imposible disfrutar de la convivencia con su abuela. Seis semanas atrás, habría sido una situación forzada. Y, sin embargo, allí estaba en aquel momento, sintiéndose absolutamente cómoda con ella.
    Era casi un milagro.

    – Nuestro entrevistado de esta noche es el senador Mark Canfield -comenzó a decir el presentador-. Un posible candidato a la presidencia, aunque la reciente aparición de una hija ilegítima podría representar un desafío para su campaña.
    Dani agarró otro puñado de palomitas.
    – Jamás me había considerado ilegítima. Suena tan Victoriano.
    – En tu partida de nacimiento figura el nombre de tu padre -le dijo Gloria-, así que no tienes que preocuparte por eso.
    – Entonces, ¿en realidad no importa? ¿Es sólo una cuestión de percepción?
    – Naturalmente. Y eso ya deberías saberlo.
    Dani pensó en ello y volvió a prestar atención a la pantalla.
    Mark dejó que el otro hombre hablara y después comenzó a explicar con admirable calma cómo un periodista había utilizado un cachorro para conseguir que una niña con síndrome de Down traicionara el secreto de la familia.
    Era un buen orador y ofreció una vivida imagen de una niña incapaz de comprender la crueldad del mundo. Con sus palabras, consiguió que la actuación de Alex apareciera como la intervención de un caballero andante acudiendo a defender a los débiles y el descubrimiento de la existencia de Dani como una especie de milagro.
    – Es bueno -dijo Dani después de tragar un puñado de palomitas-, más que bueno.
    – Es un profesional, ¿qué esperabas?
    Dani no estaba segura.
    – No lo sé. Pero da una imagen tan perfecta que a veces no me parece humano.
    – No le juzgues porque sea bueno en su trabajo -le advirtió Gloria.
    – ¿Por qué no podía ser un fontanero, o un matemático?
    – Porque la vida no siempre es como queremos.
    Dani alargó la mano hacia las palomitas.
    – No soy capaz de comprender a Mark. De hecho, no les comprendo a ninguno de ellos. Viven en un mundo que yo no entiendo.
    – No te arrepientas de haberles conocido -le advirtió Gloria-. Es tu padre y has vivido durante demasiado tiempo sin conocerle. Tienes que darte una oportunidad. Poco a poco irá siendo todo mucho más fácil.
    – Espero que tengas razón -contestó Diana-. A veces pienso que me gustaría desaparecer. Tengo la sensación de que, si continúo aquí, va a terminar desencadenándose un auténtico desastre. ¿Y si al final por mi culpa no le eligen presidente?
    – No seas tan derrotista. Tú no tienes nada que ver con las elecciones.
    – Eso tú no lo sabes.
    – Ni tú tampoco. Yo soy tan proclive a preocuparme como cualquiera, pero creo que tienes que darte un poco de tiempo. Para preocuparse siempre hay tiempo.
    – No sé cómo puedes ser tan racional.
    En aquel momento, a ella le resultaba imposible mantener una actitud racional. Aun así, su abuela tenía razón. Dani no podía estar segura de que su aparición hubiera perjudicado a su padre. Al fin y al cabo, hasta el momento todo había ido bastante bien. Lo único que tenía que hacer era esperar a ver cómo se desarrollaba todo. ¿Pero qué pasaría si al final ocurría lo peor?

    Katherine terminó de echarse crema en la cama. Después, se quitó la cinta con la que se sujetaba el pelo. Alzó la mirada y vio a Mark desnudándose en el vestidor.
    Como siempre, le bastó mirarle para emocionarse y, el hecho de que se estuviera desnudando, avivó las ganas de hacer el amor con él. Comenzaron a aparecer en su mente imágenes de ellos dos desnudos, acariciándose, besándose, con los cuerpos en tensión.
    Muchas de sus amigas hablaban del sexo como si fuera un deber, un trámite que cumplir antes de quedarse dormidas, pero para ella nunca había sido así. Continuaba deseando a Mark tanto como cuando se habían conocido. Y tenía la sensación de que tendría ochenta años y él continuaría excitándola.
    Se acercó a la puerta del vestidor.
    – He estado hablando con Dani sobre nuestra aparición en un acto benéfico. Está un poco nerviosa, pero creo que lo hará bien.
    – Estupendo -contestó Mark sin mirarla siquiera-. ¿Sabes si mi traje negro de rayas está en la tintorería?
    Aquella pregunta tan inocente consiguió llenarle los ojos de lágrimas.
    – ¿Eso es todo? ¿Lo único que puedes decir es «estupendo»? ¿No tienes idea del daño que me está haciendo todo esto? ¿No comprendes que estoy destrozada por lo que la presencia de esa mujer significa?
    Mark frunció el ceño.
    – ¿Qué quieres que diga?
    Quería que dijera que siempre la amaría. Que ella era lo más importante de su vida. Que jamás había querido a otra mujer. Quería oírle decir palabras que, estaba segura, Mark nunca pronunciaría.
    Se volvió y susurró:
    – No importa.
    Era consciente de que aquélla era una batalla perdida. De que Mark nunca la amaría como ella le amaba a él. Que nunca la desearía como ella le deseaba. Llevaba años intentando asumirlo, pero siempre fracasaba.
    – Claro que importa.
    Mark se colocó tras ella y posó la mano en su hombro.
    – Claro que importa. No sé qué decir. Katherine, fuiste tú la que decidiste poner fin a nuestro compromiso hace años. Fuiste tú la que me dejaste, la que me pidió que me fuera.
    Katherine asintió, porque sabía que era cierto. Continuaba sintiendo en los ojos el escozor de las lágrimas.
    – Se suponía que no tenías que enamorarte de nadie más. Se suponía que tenías que echarme de menos.
    – Y te eché de menos.
    – Pero no tanto como para no tener una aventura con esa mujer. Yo estaba destrozada, Mark -se volvió para mirarle a la cara-. No soportaba tener que decirte que no podía tener hijos. No quería verte mirándome con compasión, no quería que eso te obligara a abandonarme. Por eso te dejé. Pero jamás dejé de amarte. Ésa es la razón por la que volví a tu lado, por la que volé hasta donde estabas y te pedí una segunda oportunidad. ¿Eres consciente de lo difícil que fue para mí decirte que no podía tener hijos?
    Mark le tomó las manos y la miró confundido.
    – Pero a mí no me importó. Te dije que no me importaba y era cierto. Te quería, Katherine. Todavía te quiero.
    – Pero también la querías a ella.
    – Eso terminó.
    ¿Pero de verdad era cierto?
    Katherine liberó sus manos y se dirigió al dormitorio. Una pregunta la perseguía día y noche: ¿por qué se había casado Mark con ella? Él era un hombre ambicioso y ella una mujer rica. Hasta que no se había enterado de lo de Marsha, había dado por sentado que realmente la había echado de menos. Pero después de saber que a los pocos días de haber roto con ella había comenzado a salir con una mujer, había comenzado a dudarlo. La aparición de Dani lo había cambiado todo.
    ¿Qué habría ocurrido si Marsha no hubiera puesto fin a su relación? ¿Habría vuelto Mark con ella en esas circunstancias? La verdad era que nunca lo sabría.
    Mark regresó a su lado y la atrajo hacia él.
    – Odio verte sufrir.
    – Estoy bien -mintió Katherine.
    Mark la abrazó, posó la mano en su cuello y la besó.
    Katherine tuvo la impresión de que estaba intentando distraerla. Intentó ser fuerte, no dejarse arrastrar, pero le resultaba imposible. Con Mark nunca había sido capaz de resistirse. En el instante en el que rozó sus labios, lo único que deseó fue rendirse. La pasión la envolvió y se entregó por completo a su marido y a lo que le hacía sentir. Sabía que el dolor continuaría en su pecho a la mañana siguiente, pero de momento, le bastaba con aquella pasión compartida.

    Alex supo que aquél iba a ser un día muy largo al ver que el único participante en la reunión que no era abogado era su padre.
    Peter Aaron le mostró una carpeta cargada de documentos.
    – Tenemos algún tiempo antes de que presenten cargos contra ti. Si hablamos con el fiscal del distrito, averiguaremos lo que se proponen.
    – Lo que ellos quieren es montar un circo mediático -gruñó Mark-. Todo esto es política. Quieren hacer daño a la campaña. Maldita prensa.
    – Tenemos muchas formas de abordar el problema -intervino Pete-. Necesitamos algunos detalles antes de elaborar un plan. Nuestros socios están muy interesados en el resultado de todo este asunto.
    Alex mantuvo la expresión serena, neutral, pero por dentro le dominaban las ganas de tirar algo. O de golpear a alguien, que era precisamente lo que le había puesto en aquella complicada situación. Normalmente, no era una persona a la que le costara dominar el genio, pero en cuanto había un periodista de por medio, perdía la razón.
    Odiaba todo aquello. Odiaba que lo mejor que pudieran conseguir en aquella situación fuera que le retiraran los cargos, y eso era poco probable que sucediera. Sabía que estaba perdido.
    Pete Aaron era uno de los socios de la firma de abogados de Alex. Estaba trabajando en ese caso por una única razón: que Mark optaba a la presidencia. Si Mark resultaba elegido, entonces Alex ocuparía un lugar en la Casa Blanca y la firma se vería beneficiada por ello. Si Mark tenía que abandonar la campaña o no era elegido, Alex tenía la sensación de que podía ir despidiéndose de su carrera de abogado.
    Lo que más le frustraba era que no parecía importar la razón por la que le había dado un puñetazo a aquel tipo. Nadie quería hablar de lo ruin que era utilizar a un niño para tener acceso a una información privada. Por supuesto, aquello también saldría en el juicio, pero en aquel momento era algo completamente secundario.
    Los otros dos abogados continuaron hablando, Mark hizo también algún comentario, pero Alex ya no escuchaba. Estaban intentando urdir un plan y a él le correspondería seguirlo a rajatabla. Al fin y al cabo, estaba la presidencia en juego.
    Pensó en el dolor que había visto en los ojos de Bailey al darse cuenta de que había hecho algo malo y supo que, si se dieran las mismas circunstancias, volvería a pegar a ese tipo fueran cuales fueran las consecuencias.
    Estudió a su padre con atención. Mark adoraba la arena política. Si ganaban, iban a tener que estar metidos en ella durante mucho, mucho tiempo.

Capítulo 10

    Dani condujo por el camino de la entrada sin estar muy segura de lo que iba a encontrarse al final. ¿Una mansión? ¿Una caravana? Sonrió para sí y contuvo la respiración cuando giró y se descubrió frente a un edificio de dos plantas, todo madera y cristal. Tenía la forma de un castillo de cuento, lo cuál debería haberle resultado extraño, pero, en realidad, le hizo sentirse como si estuviera adentrándose en una de sus fantasías arquitectónicas de la infancia.
    Había unos escalones de piedra que conducían a un porche muy amplio y amueblado con sillas y un columpio. Unos árboles de gran altura acariciaban el cielo mientras que la exuberancia del jardín aportaba una calidad de ensueño al lugar.
    No era exactamente lo que esperaba, pensó mientras agarraba la botella de vino que había comprado y salía del coche. Pero la verdad era que no sabía qué esperar cuando Alex le había llamado y le había invitado a cenar. Por lo menos, hacía ya varios días que había dejado de perseguirle la prensa. No había tenido que emplear ningún método de James Bond para conducir hasta allí sin que nadie la siguiera.
    Subió los escalones. La puerta se abrió antes de que hubiera tenido tiempo de llamar, y allí estaba Alex. Muy atractivo, por cierto. Hasta entonces, Dani sólo le había visto vestido con traje, de modo que encontrárselo con los vaqueros y la sudadera fue toda una sorpresa. Aunque ella apreciaba un buen traje tanto como cualquiera, tenía que decir que un hombre capaz de parecer tan atractivo con unos simples vaqueros tenía mucho de especial.
    La tela de los vaqueros realzaba la estrechez de sus caderas y la longitud de sus piernas. Llevaba ligeramente arremangada la sudadera, dejando sus muñecas al descubierto, lo que le daba un aspecto increíblemente sexy. Era curioso que jamás se hubiera fijado Dani en aquella parte del cuerpo. Las muñecas no tenían nada de excitantes, excepto en el caso de Alex. Aunque seguramente el problema era el conjunto, y no solamente las muñecas.
    – Hola -la saludó Alex mientras hacía un gesto con la mano para invitarla a entrar-, gracias por venir.
    – Y gracias por pedirme que viniera. Una invitación interesante, aunque tengo que decir que también completamente inesperada.
    – He tenido un día infernal. Necesitaba ver un rostro amable.
    Unas palabras sencillas y dichas con absoluta naturalidad, pero que la golpearon con tanta fuerza que le dejaron sin respiración y le hicieron experimentar una curiosa debilidad en las rodillas.
    ¿De verdad era suyo el rostro familiar que quería ver? ¿No el de algún otro amigo o familiar? ¿Y tampoco el de su bellísima e irritante ex esposa?
    – Tienes una casa magnífica. ¿Llevas mucho tiempo viviendo aquí?
    – Unos cinco meses. La compré cuando terminó todo el proceso del divorcio. Quería silencio y tranquilidad y en este lugar he encontrado las dos cosas.
    – Además, es un espacio ideal para traer a las damas.
    Estaba decidida a mantener un tono ligero de conversación. Era la única manera de no perder la cordura. Un excelente plan que Alex hizo añicos en el instante en el que posó los labios sobre los suyos para besarla.
    No hubo advertencia previa, ni petición alguna de permiso. Se limitó a apoderarse de su boca con un beso con el que tomaba y ofrecía al mismo tiempo.
    Dani sentía su respiración cálida y ligeramente mentolada; su cuerpo duro en aquellas partes de su cuerpo en las que tenía que serlo. Alex le quitó la botella de la mano, la dejó sobre una mesa y le mordisqueó el labio inferior.
    Tenía las manos educadamente posadas sobre su cintura. Cuando se inclinó hacia él, Dani deseó acariciar hasta el último rincón de su cuerpo. Quería gemir y retorcerse de placer, y le deseaba con tanta fuerza que ni siquiera podía pensar. Lo único que podía hacer era sentir.
    Al parecer, Alex no podía leerle el pensamiento, o no estaba interesado en ella, porque retrocedió y la miró sonriente.
    – Estás magnífica -le dijo.
    – Gracias.
    Había ido a casa de Alex directamente desde el trabajo, pero estaba más que dispuesta a aceptar el cumplido.
    – Por cierto, no suelo traer damas a esta casa, como tú has dicho. Al margen de las mujeres de la familia, tú eres la primera a la que invito a cenar en mi casa.
    ¿De verdad? ¿En cinco meses no había estado con nadie? La idea la emocionó, antes de recordarse que el hecho de que no hubiera llevado a nadie a su casa no quería decir que no hubiera estado desnudo con una mujer en cualquier otro lugar. Le parecía muy poco probable que Alex hubiera permanecido célibe desde su divorcio.
    – ¿Cómo encontraste esta casa? -le preguntó.
    – Tuve suerte. Me llamaron de la agencia inmobiliaria para que viera la casa el mismo día que la pusieron a la venta. Iba con todas las de ganar y gané.
    Exactamente. Al fin y al cabo, era un Canfield. Sus fuentes económicas no se limitaban al dinero que pudiera conseguir como abogado.
    Alex la agarró de la mano y la condujo hacia una enorme habitación con paredes de cristal y unas puertas que conducían a un patio cerrado que debía de tener el mismo tamaño que la casa de Dani. A la derecha había una cocina enorme, a la izquierda, un televisor de tamaño gigante y montones de equipos electrónicos de esos que estaban destinados a hacer un hombre feliz.
    La habitación estaba decorada en tonos tierra un tanto apagados, y el conjunto era muy agradable.
    – Impresionante -le dijo Dani-. ¿La has decorado tú solo?
    Alex se echó a reír mientras dejaba la botella de vino sobre el mostrador de granito
    – No te lo puedes creer, ¿verdad? Lo cierto es que me ayudó mi madre, y también Julie, la hermana que me sigue en edad. Está en la Universidad de Washington, estudiando su segundo año de Psicología, pero tiene un ojo increíble para este tipo de cosas.
    – ¿Y tú no?
    – Soy un hombre.
    Desde luego, y un representante excelente del resto del género.
    Dani dejó el bolso en un taburete, delante del mostrador que separaba la cocina de la zona de estar de aquel enorme salón. Mientras Alex le servía el vino, ella olfateó delicadamente.
    – No huelo a comida -bromeó-. ¿Debería preocuparme porque voy a pasar hambre?
    – Está todo en la nevera. Lo único que tengo que hacer es calentarlo ¿Tienes hambre o puedes esperar un poco?
    Dani le miró a los ojos. El problema no era la comida. A lo que no sabía si iba a poder esperar era a él.
    Pero era peligroso, se dijo inmediatamente. Peligrosamente sexy. ¿Acaso no había aprendido ya la lección? ¿Sería una de esas mujeres condenadas a repetir siempre los mismos errores con los hombres?
    – Puedo esperar -cuanto más, mejor.
    Alex le tendió una copa de vino y la condujo al patio. El suelo era de piedra, de pizarra quizá. A un lado había una barbacoa enorme, un fregadero de obra y una nevera pequeña.
    – Un sitio ideal para celebrar una gran fiesta -musitó Dani mientras Alex encendía una estufa de butano y señalaba un sofá de mimbre cubierto de cojines de aspecto mullido.
    – Ése es el plan, en cuanto consiga tiempo para ello.
    – Dicen que ésas han sido las últimas palabras de muchos. Tienes que darte tiempo para disfrutar de la vida, lo sé por experiencia propia.
    Alex se sentó a su lado y se volvió hacia ella.
    – ¿Tú lo haces?
    – No tanto como debería. Mi excusa es que tengo un trabajo nuevo y estoy intentando aprender tan rápido como me sea posible. Por supuesto, tu excusa es que estas trabajando en la campaña a la presidencia del país de uno de los candidatos, así que supongo que tu respuesta vale más que la mía.
    – Todo esto es una locura -admitió Alex-. Hoy he estado en una reunión rodeado de abogados, hablando de cómo ocuparnos de la denuncia que me han puesto por haber pegado a ese maldito periodista. Nunca había sido el tema de una reunión.
    – Y supongo que no te ha gustado.
    Alex la miró con expresión insondable.
    – No es mi estilo. La cuestión es que me gustaría no estar involucrado en este asunto, pero lo estoy. Si al final esto hace fracasar la campaña…
    Dani sacudió la cabeza.
    – Lo siento, pero me temo que yo ya he pasado por eso. Tendrás que encontrar a otra para quejarte.
    – Tú no tienes nada que ver con la campaña.
    – Oh, por favor. Están controlando todos mis movimientos. De momento, parece que los estadounidenses están encantados con saber de mi existencia. Pero ¿qué pasará si cambian de opinión? ¿O si hago algo que no debería? La verdad es que no me considero la persona más adecuada para el papel que me ha tocado. Tengo un pasado.
    Alex sonrió.
    – No demasiado turbio, lo sé. Hice que te investigaran.
    – Qué consuelo. ¿Así que no hay nada en mi vida que para ti represente un misterio?
    – Conozco tu vida en general, no los detalles. Eso ya era algo.
    – ¿Y te impresionaría que te dijera que los detalles son lo más jugoso?
    – De hecho, ahora mismo estoy realmente impresionado.
    Oh, Dios.
    – Me alegro de saberlo -contestó Alex, y bebió un sorbo de vino.
    Dejó su copa en una mesita que tenían frente a ellos.
    – Dani, tienes que saber que a medida que la campaña vaya avanzando y tú comiences a convertirte en un personaje público, es posible que empieces a tener noticia de personas que pertenecen a tu pasado.
    Dani se había quedado tan impresionada al oír las palabras «personaje público» asociadas a ella que casi se perdió la segunda parte de la frase.
    – ¿Cómo quién?
    – No sé, como Hugh, por ejemplo.
    – ¿Quieres decir que es posible que me pida algo?
    – A lo mejor quiere que vuelvas con él. Estar casado con la hija del presidente no está nada mal.
    En la mente de Dani apareció en ese momento la imagen de Fiona, pero pensó rápidamente en otra cosa.
    – Hugh no es tan estúpido -le dijo-. Sabe que todo ha terminado. No pienso perdonarle nunca que me engañara y, además, no quiero volver con él. Hace tiempo que terminé de lamentarme por el fracaso de mi matrimonio y decidí que quería continuar con mí vida.
    – Pero procura ser consciente de que podría pasar.
    Dani pensó en los últimos hombres que habían formado parte de su vida. Sabía que Gary nunca le molestaría, pero Ryan era suficientemente estúpido como para intentarlo.
    – ¿En qué estás pensando? -le preguntó Alex.
    – En quién más podría aparecer.
    – ¿Vas a dar nombres?
    Hablaba sin ocultar su diversión, con un tono de voz tan increíblemente sexy que Dani habría sido capaz de confesar cualquier secreto de estado, o incluso de inventárselo si no supiera ninguno.
    – Después de romper con Hugh, estuve saliendo con un tipo del Waterfront, uno de los restaurantes de mi familia.
    – He comido alguna vez allí. Es muy bueno.
    – Gracias. Contratamos a un director que es un chico encantador, divertido y además muy atractivo.
    – Un canalla.
    Dani se echó a reír.
    – Pues la verdad es que sí. Tenía las palabras adecuadas para cada ocasión y yo decidí que podía ser el hombre que me ayudara a olvidar a mi ex marido.
    – ¿Y lo fue?
    – Eso y más. Justo cuando pensaba que estaba empezando a quererle de verdad, aparecieron su mujer y su hijo. Literalmente. Se presentaron un día en el restaurante.
    – Vaya.
    Alex la estaba mirando fijamente, pero ella no desvió la mirada. No tenía nada que ocultar. Todavía continuaba arrepintiéndose de haber sido tan estúpida, pero no guardaba ningún secreto.
    – Lo que más me afectó, más que el engaño o la traición, fue lo que me dijo. No se le ocurrió otra cosa que decirme que sentía que tuviera que averiguarlo de esa forma. Fue increíble. ¿Cómo pretendía que lo averiguara? El caso es que estaba afectado y lamentaba que yo lo supiera, pero no se arrepentía en absoluto de haberme engañado.
    – Algunos hombres son así.
    – ¿Tú has engañado alguna vez a alguien?
    – No.
    Lo dijo con voz firme y serena y Dani le creyó.
    – Me lo imaginaba -dejó la copa al lado de la de Dani-, así que en lo que respecta a mi relación con Ryan, fui una verdadera estúpida.
    – ¿Por qué? ¿Cómo podías saber que iba a hacerte algo así?
    – Podría haberle hecho más preguntas. Él estaba jugando conmigo, ¿no crees que debería haberme dado cuenta?
    – Tú no juegas con la gente, ¿por qué ibas a esperar que lo hicieran otros?
    – Tienes razón. Pero me sentí tan estúpida que me prometí no volver a salir nunca con ningún hombre.
    – Pero lo hiciste.
    – Sí. Con un chico que se llamaba Gary. Era un hombre callado y tan dulce que me hacía sentirme a salvo.
    – ¿Te he comentado ya que era un canalla?
    – No, ése era Ryan. Gary estaba muy lejos de ser un canalla. Me gustaba, pero no había ninguna química entre nosotros. Yo pensaba que eso podía ser bueno, que, al fin y al cabo, había sido la química lo que me había llevado a tener problemas con Ryan. Durante algún tiempo, llegué a pensar incluso que era gay.
    Alex se echó a reír.
    – No creo que eso sea algo que le guste escuchar a ningún hombre.
    – Dímelo a mí. Aun así, él consiguió llevarlo todo con mucha elegancia y estilo y, cuando me pidió que saliera con él, le dije que sí.
    Se interrumpió. No estaba muy segura de cómo llevar aquella conversación. Una cosa era contar algún secreto y otra muy diferente deleitarse en los detalles.
    – ¿Y qué pasó?
    Dani tomó aire.
    – Un día entramos en un bonito restaurante de barrio que él conocía y no habíamos llegado a la barra cuando se acercó a nosotros una mujer y le llamó «padre».
    Alex parecía confundido.
    – ¿Y te enfadaste porque tenía hijos y no te lo había dicho?
    – No, me quedé helada porque resulta que había sido sacerdote.
    Alex se echó a reír y Dani le miró con los ojos entrecerrados.
    – No tiene ninguna gracia -le advirtió.
    – Claro que la tiene. Vamos, ¿un sacerdote? ¿Y eso fue en la primera cita?
    – No, habíamos salido antes, pero no estoy segura de si él… bueno, ya sabes. No soy capaz de hablar de eso. Estoy segura de que eso le demostró mi falta de moral. El caso es que, en cuanto lo averigüé, comprendí que Dios me estaba mandando una señal. Se suponía que no debería estar con Gary, así que le dejé. Salí corriendo como el viento.
    Alex volvió a reír y, en aquella ocasión, Dani se sumó a sus carcajadas.
    – Casi lo siento por ese pobre tipo -admitió Alex.
    – ¿Casi?
    – No me gustaría que estuvieras con él.
    Genial, pensó Dani mientras su mente comenzaba a conjurar todas las posibles maneras de terminar aquella frase: ¿porque eso significaría que en ese momento no estaría allí con él? Era a eso a lo que se refería, ¿verdad?
    – Así que ésta ha sido mi lamentable vida amorosa durante estos años. Trágica, divertida y en absoluto parecida a lo que esperaba.
    – Ha sido interesante -contestó Alex, alargando la mano hacia su copa-. Y mejor así que aburrida.
    – Oh, no sé. Creo que es preferible aburrirse. Ahora ya conoces todos mis secretos, ¿no vas a contarme los tuyos?
    La mirada de Alex se oscureció ligeramente.
    – No ha habido nadie después de mi divorcio. Sólo unas cuantas citas que no me llevaron a ninguna parte.
    ¿Continuaría saliendo de vez en cuando con Fiona? ¿Seguiría viendo a su ex esposa?
    – ¿Qué terminó con vuestro matrimonio? -le preguntó, consciente de que era una pregunta muy personal, pero imaginando que, de la misma manera que él le había preguntado, también tenía derecho a hacerlo ella.
    – Me engañó -contestó Alex llanamente-. Entré en casa y la descubrí con un tipo. Ni siquiera sé quién es. No me molesté en averiguarlo.
    Dani se le quedó mirando fijamente. No podía creer que Alex y ella tuvieran eso en común.
    – Lo siento. Sé perfectamente lo que se siente. Yo también descubrí a Hugh. Fue así como me enteré.
    – Lo estaban haciendo encima de la mesa del comedor.
    – Hugh y su chica estaban en su despacho. Igualmente repugnante -sacudió la cabeza-. No soportaba sentirme traicionada. Si no hubiéramos empezado ya los trámites para el divorcio, le habría dejado.
    – Eso fue lo que hice yo. En cuanto perdí la confianza en Fiona, decidí terminar. Ella quería arreglar las cosas, darle a nuestra relación una segunda oportunidad. Al igual que tu Ryan, sospecho que sólo se arrepentía de que la hubiera descubierto.
    Dani contuvo la respiración.
    – ¿Entonces no estás saliendo con ella?
    – Por supuesto que no, ¿por qué lo preguntas?
    – Hace poco me encontré con ella e insinuó que estabais retomando vuestra relación o, por lo menos, hablando de la posibilidad de hacerlo -también se lo había dicho Katherine, aunque Dani prefirió no decírselo.
    – Ella es una de esas personas de las que te hablé -le dijo-. De esa clase de gente que disfruta estando cerca de los poderosos. Ahora está interesada en mí porque mi padre puede llegar a ser presidente.
    – Es bueno saberlo. Gracias por decírmelo.

    Apenas había luz en el jardín cubierto. En aquella oscuridad, los ojos de Dani parecían más negros que castaños. Aun así, Alex podía leer las infinitas emociones que cruzaban sus ojos, y la última era de evidente alivio.
    ¿Estaría preocupado por Fiona? Sólo el cielo sabía lo que aquella bruja podía haberle dicho. Fiona era capaz de todo para conseguir lo que quería. En otra época, él mismo había admirado su determinación, pero últimamente ya no podía decir lo mismo.
    Dani era diferente. Había en ella una honestidad que él apreciaba. Parecía dejarse llevar por el corazón, algo que podía causarle muchos problemas si no tenía cuidado. Por supuesto, no con él; él no tenía ninguna intención de hacerle daño, aunque no le importaría llegar a conocerla mejor. Sobre todo si conocerla mejor implicaba estar los dos desnudos.
    Su cuerpo entero se tensó ante las imágenes que recreaba su mente. Después de su ruptura con Fiona, había tenido un par de relaciones esporádicas, pero no habían significado nada para él. Tampoco creía estar buscando nada más estable, pero a lo mejor se equivocaba.
    – ¿En qué estás pensando? -le preguntó Dani-. Tienes una expresión muy extraña.
    – En que has conseguido cambiar muchas cosas en muy poco tiempo.
    Dani suspiró.
    – Eso no es bueno, ¿verdad?
    – ¿Por qué no? A lo mejor necesitábamos un cambio.
    – Lo que necesita tu madre son unas vacaciones -dijo Dani-. Me duele mucho que todo esto le esté afectando. No debe de ser fácil para ella enfrentarse a todo lo que está pasando. Es una mujer fabulosa. Cuando sea mayor, quiero ser como ella.
    – Ya eres mayor.
    – No digas eso, porque entonces no podré tenerla como objetivo.
    A Alex le gustó que Dani respetara a Katherine y que fuera consciente de lo dura que era aquella situación para su madre.
    Pero no quería pasarse la noche hablando de ella.
    – ¿Tienes hambre? -le preguntó-. ¿Quieres que empiece a prepararte la cena?
    Dani se levantó.
    – ¿Te refieres a calentarla?
    – A lo que haga falta.
    – Claro.
    Dani regresó a la cocina, dejó la copa en el mostrador, giró y chocó contra Alex.
    Alex alzó la mano en la que tenía su propia copa para evitar que se cayera. Dani también alargó la mano hacia ella, pero en vez de en la copa, su mano terminó en el pecho de Alex.
    El deseo le golpeó con la sutileza de una bomba. Era una fuerza que le consumía, que le excitaba y amenazaba la capacidad de autocontrol que había desarrollado durante los últimos treinta años. Dani abrió los ojos como platos y contuvo la respiración con un gesto que le indujo a pensar a Alex que estaba sintiendo lo mismo que él.
    – Sé lo que estás pensando -dijo mientras colocaba la copa al lado de la de Dani. Le agarró la mano que estaba posando en su pecho-. Crees que te he hecho venir aquí para poder acercarme a ti. Pero ¿sabes? En realidad hay una cena.
    Una cena que podían posponer cuanto quisieran.
    – Sí, lo de la cena no está mal -farfulló Dani-. Pero tú también me interesas. Eres un hombre atractivo y bueno.
    ¿Atractivo? ¿Bueno? Alex dejó caer la mano. Genial. Así que la pasión con la que creía haberla visto reaccionar sólo había sido producto de su imaginación.
    Pero ¿y sus besos? Era evidente que estaba excitada. Había sentido su interés. Se negaba a creer que la química fuera sólo por su parte.
    – No es que no quiera… acercarme a ti -continuó diciendo Dani-. Por supuesto, la tentación es muy grande. Pero está todo el asunto familiar. El potencial escándalo. Por no hablar de mi pasado. He aprendido a ser cautelosa. No tengo mucha suerte en las relaciones.
    – ¿Me estás comparando con dos canallas y un sacerdote?
    – Ex sacerdote, y no los estoy comparando contigo. Es sólo que no quiero volver a cometer un error. Sé que es injusto y que estás pagando tú por mis errores, pero ésa es la situación. Estoy empezando a pensar que la única manera en la que podría llegar a sentirme a salvo con un tipo otra vez sería teniendo yo el control absoluto de la situación. Y probablemente tendría que atarle primero.
    Alex se inclinó contra el mostrador y asintió lentamente.
    – Nunca lo he hecho, pero estoy abierto a esa posibilidad.

    La cena estaba deliciosa. Un pollo bien especiado con puré de patatas y verduras. Dani no sabía de dónde lo había sacado Alex, pero quería el teléfono del restaurante. Aunque la verdad era que no había podido comer mucho. Continuaba en estado de shock. Primero por la condición que ella misma había puesto para acostarse con Alex y segundo porque Alex no había salido corriendo ante aquella posibilidad.
    Dani sabía que aquel hombre podía ser peligroso para ella. Pero tenía la sensación de que le iba a resultar muy difícil quitárselo de la cabeza.
    Después de cenar, fueron a sentarse al sofá del salón. La luz era tenue, la música seductora y el hombre irresistible. Humm, podría llegar a tener un serio problema en aquel ambiente, pensó Dani. Así que, ¿qué pensaba hacer al respecto?
    Antes de que hubiera podido tomar una decisión, madura o no, Alex posó la mano en su cuello. Fue un contacto muy ligero, apenas le rozó la piel. Pero se le puso toda la carne de gallina y se descubrió deseando cambiar de postura para poder restregarse contra él.
    Se volvió hacia Alex y vio que estaba más cerca de lo que pensaba. Suficientemente cerca como para que inclinarse hacia él y besarle tuviera todo el sentido del mundo.
    Su boca era una combinación imposible de suavidad y firmeza. Era una boca perfecta para ser besada, y quizá para otras muchas cosas, pensó, imaginando cómo se sentiría al sentir la presión de sus labios en el resto de su cuerpo.
    Alex posó la mano en su cuello y hundió los dedos en su pelo. Posó la otra mano en su cintura. Una vez más, fue una caricia delicada, en absoluto demandante. Sólo tentadora, muy tentadora.
    Dani se estiró para acercarse a él, consciente de que, seguramente, ésas eran las intenciones de Alex. Hacerle desear hasta tal punto que pareciera ser ella la que tomaba las riendas de la situación. Definitivamente, era un hombre muy inteligente.
    A pesar de la delicadeza del inicio de su beso, Dani retrocedió.
    – Alex, yo… -Alex la miró a los ojos y vio arder el fuego en ellos. Un fuego ardiente que le hizo desear ser devorado por sus llamas-, en realidad quiero hacerlo.
    – Estupendo, porque yo también.
    – Pero hay ciertas complicaciones.
    – Tengo preservativos.
    – ¿Qué? No me refería a eso, aunque te agradezco que estés dispuesto a utilizarlos. Me refería a nosotros. A quiénes somos. Al hecho de que nuestras vidas estén interrelacionadas de esta forma. A mi terrible pasado.
    Alex le sonrió y volvió a besarla otra vez.
    – Estoy totalmente abierto a tus condiciones.
    Dani tardó varios segundos en comprenderle.
    – ¿A mis condiciones? -soltó un gritito de sorpresa-. A lo de atarte, ¿estás diciendo que quieres que te ate?
    – Has sido tú la que lo ha propuesto.
    – Si descubro que tienes unas esposas de terciopelo en tu mesilla de noche, salgo corriendo ahora mismo de aquí.
    – Esposas no -contestó Alex, y volvió a besarla-. Pero tengo unas ataduras preciosas. De seda.
    Sus bromas eran casi tan estimulantes como su boca. Dani se entregó a otro beso, dejando que el deseo la envolviera y derritiera en su calor el poco sentido común que le quedaba.
    Eran muchas las cosas de Alex que le gustaban, y no había ninguna que no lo hiciera. Era soltero, divertido, estaba abierto a experiencias nuevas e interesado en ella. Le preocupaba su familia, actuaba de forma correcta, respetaba las promesas que hacía y no había engañado a su esposa. Además, no había sido sacerdote. Todo eran cosas a su favor.
    Alex la envolvió con sus brazos y la estrechó contra él. Ella se dejó abrazar, disfrutando al sentir la dureza de su cuerpo contra el suyo. Le rodeó el cuello con los brazos y le besó, entreabriendo los labios y dejando que lo tomara todo de ella.
    Dejó que su cuerpo se rindiera por completo, que se recreara en la diferencia que un hombre llevaba a la mesa… o la cama. Le gustaba sentir su musculatura plana y su creciente excitación. Y le gustaba sentir cómo se ablandaba y se humedecía su propio cuerpo en respuesta. Le gustaba imaginar lo que sería hacer el amor con él.
    Alex deslizaba la lengua sobre la suya, explorando, presionando, tomando. Después, se alejó de su boca y comenzó a cubrir de besos su barbilla. La mordisqueaba, la lamía, haciéndole jadear de placer. Avanzó después hasta su cuello, deteniéndose unos segundos en el lóbulo de su oreja. Cuando continuó descendiendo a lo largo del escote de su jersey, Dani se descubrió pensando que debería haberse puesto algo mucho más escotado.
    Alex cambió de postura para poder estirarse en el sofá y colocar a Dani sobre él. Aquella postura le dio a Dani la sensación de ser ella la que tenía las riendas de la situación, una sensación que le gustaba.
    – Hace calor aquí -musitó Alex mientras comenzaba a tirar de su jersey-, debes de estar muy caliente.
    – En más de un sentido -bromeó ella.
    Colaboró con él mientras se quitaba el jersey y se inclinó después para besarle mientras Alex deslizaba las manos por su espalda.
    Las caricias de Alex sobre su piel parecieron encender un fuego en su interior; él las deslizaba desde su trasero hasta su espalda, invitándola a restregarse contra él.
    Había demasiadas capas de ropa entre ellos para poder sentir con plenitud, pero la presión de la erección de Alex contra su sexo húmedo multiplicó la intensidad de su deseo.
    Alex llevó las manos a su cintura y las subió después para desabrocharle el sujetador. Dani se lo quitó y se inclinó sobre Alex, dejando sus senos al descubierto.
    – Menuda vista -musitó Alex mientras posaba las manos sobre sus senos.
    Se movía lentamente, descubriendo sus curvas, provocándola, acercándose a sus pezones y rodeándolos sin tocarlos en ningún momento de verdad. Dani gemía de anticipación, pero en vez de acariciarla con los dedos, Alex se apoderó de uno de los pezones con la boca.
    Succionó con delicadeza, sólo lo suficiente como para que Dani sintiera la conexión entre aquella zona erógena y la que se ocultaba entre sus piernas. Continuaba acariciándole el otro seno con la mano, provocando una sensación muy agradable, aunque no tan intensa como la de sus labios. El deseo crecía dentro de Dani y comenzó a moverse hacia delante y hacia atrás contra su excitación, en un intento de ir aliviando su propia tensión.
    Alex se dedicó entonces al otro seno, que succionó, lamió y mordisqueó hasta dejar a Dani sin aliento.
    Más, pensaba Dani desesperada, necesitaba más.
    – Alex…
    Alex abrió los ojos, la miró y dijo:
    – Creo que deberíamos cambiar el escenario de la fiesta.
    Dani asintió y se puso de pie. Iba medio desnuda, pero apenas era consciente. Lo único que le importaba era que Alex parecía incapaz de apartar la mirada de ella.
    Los dos se quitaron los zapatos, Alex le dio la mano y la condujo a lo largo del pasillo. Cuando llegaron al dormitorio, Alex tomó un mando a distancia y encendió una chimenea de gas.
    Las llamas bastaron para iluminar el dormitorio. Los muebles grandes y de líneas muy masculinas y la cama enorme. Alex estrechó a Dani contra él y, a partir de aquel momento, lo único que le importó a ella fue el placer que sabía iban a darse el uno al otro.
    Alex se quitó la sudadera y volvió a abrazarla. Piel contra piel, pensó Dani con un suspiro; por fin había llegado el momento de la verdad.
    Alex le desabrochó los pantalones y se los bajó, aprovechando el mismo movimiento para quitarle las bragas. Continuaron besándose después; Dani salió de los pantalones e intentó retroceder, pero las piernas no parecían funcionarle como debían, probablemente porque Alex había deslizado la mano entre ellas.
    «Tienes que llegar a la cama», se decía Dani. Sabía que allí todo sería mucho mejor. Pero le resultaba extremadamente difícil pensar en nada mientras Alex continuaba moviendo la mano hacia arriba y hacia abajo sobre el centro de su feminidad.
    Alex continuó explorando su cuerpo y, cuando encontró el rincón mágico del placer, continuó acariciándola con movimientos rítmicos. Dani gimió y le mordisqueó el labio inferior.
    – Me estás volviendo loca -susurró.
    – Esa era precisamente mi intención.
    Pero la soltó durante el tiempo suficiente como para que pudiera apartar las sábanas y sentarse en la cama. Dani se quitó entonces los calcetines y se tumbó sobre las sábanas frías.
    Alex también tuvo que prepararse para el encuentro, pero terminó de desnudarse en unas décimas de segundo y se reunió con ella.
    – ¿Por dónde íbamos? -le preguntó antes de abrazarla.
    Dani se entregó a su abrazo, excitada, pero, al mismo tiempo, infinitamente más tranquila de lo que jamás habría creído posible. Estaba haciendo el amor con Alex y no tenía miedo, ni aprensión alguna. ¿A qué se debería?
    En cualquier caso, era una pregunta estúpida, pensó mientras Alex le acariciaba los senos. Lo único que importaba en aquel momento era lo que aquel hombre era capaz de hacerle sentir.
    Alex le hizo tumbarse de espaldas y comenzó a besar su cuerpo. Dani cerró los ojos y se dejó acariciar, tensándose y relajándose mientras Alex deslizaba la lengua por su vientre, sus caderas y sus muslos para abrirse después paso entre los rizos húmedos que ocultaban su sexo.
    La caricia de su lengua era cálida, segura, la acariciaba con la presión suficiente como para hacerle quedarse sin respiración. Alex se movía lentamente, exploraba su cuerpo a conciencia, deteniéndose de vez en cuando hasta hacerle desear gritar de placer, y continuando después a un ritmo más rápido.
    Le hacía el amor como un hombre que disfrutaba de lo que estaba haciendo.
    El placer la abrasaba. Mientras Alex continuaba besando y acariciando aquel rincón tan íntimo, Dani alzaba las caderas, urgiéndole a continuar.
    Más, pensaba a través del velo de la pasión. Necesitaba más. Pero Alex no parecía tener ninguna prisa por terminar su tarea. Continuaba tentándola con la lengua, sin aumentar apenas la velocidad de su beso. Dani tensó los músculos anticipando un orgasmo que todavía parecía lejos de llegar. Quería liberarse, llegar al placer final, pero todavía no había llegado el momento.
    Alex continuó y continuó, volviéndola loca en el mejor de los sentidos. Dani sentía la piel tensa y sensible; los pechos los tenía tan henchidos que casi le dolían. Poco a poco iba acercándose al precipicio del orgasmo. Estaba tan cerca que parecía inevitable caer, pero aun así, continuaba allí, al borde mismo del precipicio, desesperada por dar el salto.
    – Alex -susurró. «¡Haz algo», pensó.
    Pero no lo dijo. Aquel viaje estaba siendo demasiado exquisito para interrumpirlo.
    Alex cambió ligeramente de postura y Dani le sintió deslizar un dedo en su interior. Al mismo tiempo, succionó el centro de su feminidad y lo acarició con la lengua.
    El orgasmo fue como una explosión. En cuestión de segundos, Dani pasó del máximo nivel de expectación al más absoluto de los placeres. Su cuerpo fue arrastrado por unas sensaciones tan intensas que pensó que jamás iba a poder regresar al mundo real.
    Gritaba, jadeaba para poder respirar y se retorcía bajo sus caricias mientras él continuaba acariciándola, haciéndole disfrutar de hasta la última gota de placer.
    Dani no podía moverse. Seguramente, no podría volver a moverse en toda su vida, lo cual no estaba nada mal. No si eso le permitía experimentar algo parecido por segunda vez.
    Alex se puso de rodillas y alargó la mano hacia un preservativo. En cuanto terminó de ponérselo, comenzó a hundirse con mucho cuidado dentro de ella, llenándola y haciéndole estremecerse. A continuación, deslizó la mano entre ellos y la acarició lentamente.
    Dani abrió la boca para decirle que no tenía por qué molestarse. Que ella ya había disfrutado más que suficiente. Además, estaba demasiado sensible.
    Pero hubo algo en la delicadeza del roce de sus dedos que le resultó sorprendentemente erótico, y antes de que hubiera podido pronunciar aquellas palabras, se descubrió a sí misma expectante y dispuesta a recibir nuevos placeres.
    Alex continuó así durante varios minutos, ligeramente hundido en ella y acariciándola muy lentamente. Apenas se movía, pero había suficiente fricción entre sus cuerpos como para atrapar toda la atención de Dani. Adelante y atrás, hacia atrás y hacia delante. Y volvió querer más.
    De modo que cuando Alex se hundía en ella, intentaba arrastrarle hacia lo más profundo de sí. Veía dilatarse las pupilas de Alex, veía cómo todo su cuerpo se tensaba mientras continuaba acariciándola.
    Dani le sonrió.
    – Esto está mucho mejor.
    – Quiero que vuelvas a alcanzar el orgasmo. Si acabo demasiado pronto…
    Pero Dani estaba ya a medio camino.
    – Creo que podremos hacerlo a la vez -todavía estaba muy sensible después del primer orgasmo y, si Alex continuaba presionando, no tardaría mucho en alcanzar un segundo-. Quiero sentirte dentro de verdad -le advirtió-. Deja de jugar.
    Alex se puso entonces de rodillas, la miró a los ojos y decidió obedecer. La llenó tan rápido y con tanta intensidad que hasta la última de las terminales nerviosas de Dani reaccionó a aquel contacto. La sensación de estar siendo penetrada por Alex no podía ser más excitante. Le rodeó la cintura con las piernas, intentando acercarle a ella todo lo posible. Alex bajó la cabeza y la besó.
    La presión continuaba creciendo dentro de ella. Las embestidas eran cada vez más intensas y la acercaban peligrosamente al final. Dani intentaba contenerse, disfrutar de lo que estaba sintiendo durante el mayor tiempo posible. Notó entonces que Alex se tensaba e interrumpía el beso.
    – No puedo aguantar más -dijo entre dientes.
    – Estupendo.
    Empujó una vez más y Dani gimió; y le bastó sentir que Alex se estremecía para llegar al borde del orgasmo. Se abrazó a él mientras una nueva oleada de placer la envolvía. Jadeó y podría haber gritado incluso. Sinceramente, no le hubiera importado en absoluto. Aquel hombre se merecía un grito o dos como recompensa después de lo que había hecho.
    Segundos, o quizá minutos después, Alex se tumbó a su lado en la cama. Le acarició la cara, le colocó un mechón de pelo detrás de la oreja y la besó. Después, se echó a reír.
    – ¿Qué pasa? -le preguntó Dani.
    – Se me ha olvidado que tenías que atarme. ¿No te acuerdas? Se suponía que eso tenía que hacerte sentirte más segura y a salvo.
    Ah, sí. Dani recordó entonces lo preocupada que estaba porque no se atrevía a confiar en otro hombre.
    – Supongo que podemos dejarlo pasar.
    El humor brillaba en la mirada de Alex.
    – Pero yo estaba deseando probar algo nuevo.
    – Lo dejaremos para la próxima vez -le prometió, preguntándose si Alex estaría realmente tan asombrado como parecía y tan ilusionado como ella ante la posibilidad de que pudieran volver a disfrutar de una velada como aquélla.

    Dani imaginaba que había vuelto a recuperar la respiración cerca de la una de la mañana. Habían dejado el fuego encendido, dando a la habitación un agradable resplandor anaranjado. Continuaba en la cama, acurrucada contra él y apoyando la cabeza en su pecho.
    – ¿Estás bien? -le preguntó Alex mientras le acariciaba la espalda-. Estás muy callada.
    – Estoy deleitándome en mi satisfacción.
    – Eso es bueno.
    – Más que bueno -contestó Dani, recordando cómo la había hecho temblar, estremecerse y gritar.
    – Para mí también,
    Así que podía añadir la química a la lista, pensó Dani. Aunque quizá debería apuntar las complicaciones que podían derivarse de esa química en el lado negativo.
    – Si alguien se entera… -comenzó a decir.
    Alex se echó a reír.
    – Dímelo a mí. Desde luego, sería una información muy interesante.
    – Pero a mí no van a sacarme nada.
    Alex la miró. Se inclinó después hacia ella y le dio un beso en la punta de la nariz.
    – No hace falta que me digas eso, Dani. Confío en ti.
    Dani sintió una nueva oleada de calor en su interior, pero en aquella ocasión no tuvo nada que ver con la tensión sexual: estaba directamente relacionada con lo que sentía hacia ese hombre. Porque, teniendo en cuenta cuál había sido su pasado, sabía que no confiaba fácilmente en nadie.
    – Me alegro. A lo mejor podríamos…
    El sonido inconfundible de un teléfono la interrumpió. Dani alzó la cabeza.
    – Es mi móvil.
    Era tarde. Una llamada a aquellas horas no podía significar nada bueno.
    Dani saltó desnuda de la cama, agarró lo que le pareció una camisa de Alex y fue corriendo al salón a buscar su bolso.
    – ¿Diga? -contestó en cuanto sacó el teléfono del bolso-. ¿Qué pasa?
    – Dani, soy Kristie.
    Dani se quedó helada. Kristie era la enfermera que se quedaba con Gloria por las noches.
    – ¿Qué ha pasado?
    – Tu abuela se ha desmayado. He llamado a urgencias y han llegado ya los paramédicos. Se la están llevando al hospital. Respira perfectamente y las constantes vitales están bien. No creo que sea otro ataque al corazón, pero no estoy segura.
    Dani sintió que la habitación comenzaba a girar.
    Casi inmediatamente, apareció Alex a su lado, urgiéndola a sentarse en el sofá.
    – Muy bien -contestó Dani, intentando no dejarse llevar por el pánico.
    ¿Y si Kristie estaba equivocada? ¿Y si Gloria había sufrido otro ataque al corazón? Dani no podría soportar perderla, y menos en un momento como aquél, cuando acababan de reencontrarse después de tantos años de distanciamiento.
    – Ahora mismo voy para el hospital -dijo Dani-. Gracias por la llamada.
    – De nada. Llamaré a tus hermanos desde la ambulancia.
    Dani colgó el teléfono.
    – Mi abuela se ha desmayado -le explicó-. En este momento la están llevando al hospital. Tengo que ir a verla.
    – Iré contigo.
    No había nada que a Dani le apeteciera más que poder apoyarse en Alex, pero antes de mostrar su acuerdo, recordó quién era, quién era su familia y lo interesada que estaba la prensa en él.
    – No puedes -le advirtió-. ¿Y si te descubre la prensa?
    Alex hizo una mueca con la que parecía estar diciéndole que le importaba un bledo lo que pudiera decir la prensa, pero la verdad era que los dos tenían que tenerla en cuenta.
    – Llámame -le pidió-. Cuéntame exactamente lo que ha pasado.
    – Lo haré.
    Cinco minutos después, estaba vestida. Alex la llevó hasta el coche, enmarcó su rostro entre las manos y la besó.
    – Si me necesitas, allí estaré.
    Dani le creyó a pies juntillas.
    – Mis hermanos también estarán en el hospital, no estaré sola. En cuanto tenga alguna noticia, te llamaré.
    Alex retrocedió, Dani se metió en el coche y puso el motor en marcha.
    Mientras se alejaba por el camino de la casa, iba preocupada por Gloria, pero, al mismo tiempo, feliz por la noche que había pasado con Alex. Eran sentimientos encontrados que parecían estar luchando por dominarla. Al final, la preocupación por su abuela ganó.
    Estaba tan concentrada pensando en lo que podía pasarle a su abuela que no prestó ninguna atención al extraño movimiento que se produjo al final del camino. Era ya demasiado tarde cuando se volvió y vio tanto a los coches como a las personas que había a su alrededor, todas ellas con cámaras fotográficas.
    Se separaron para que pudiera pasar, pero aun así, tuvo que aminorar la velocidad de tal manera que pudieron fotografiarla y hacerle todo tipo de preguntas sobre el hecho de que hubiera pasado la noche con el hijo del senador.

Capítulo 11

    Cuando Dani llegó al hospital, estaban ya allí sus hermanos, Penny, Elissa y Lori. Lori estaba sentada junto a una sollozante Kristie, que se levantó en cuanto Dani entró en la sala de espera.
    – Lo siento mucho -dijo con la voz atragantada por el llanto-. Oh, Dani, se ha desmayado de pronto. Estaba tan bien. Hace un par de días estuvimos hablando de cuándo terminaría mi contrato. Desde que estabas allí, se sentía más segura por las noches. Organizaba sus comidas, las horas de fisioterapia, se administraba las medicinas. Estaba perfectamente.
    Dani sabía que Kristie estaba intentando ayudar y, quizá también, sentirse ella mejor, pero para Dani, aquella conversación iba acompañada de un billete sin retorno a la tierra de la culpabilidad
    Se había mudado a casa de Gloria y, seguramente, ella esperaba que pasara allí la noche. Sin embargo, la noche anterior no había vuelto a casa la había pasado con Alex. Y si quería ser sincera consigo misma, tenía que reconocer que desde que había llegado a la casa del hijo del senador, no había pensado ni una sola vez en su abuela.
    Por supuesto, le había informado a Gloria de sus planes y ella le había dicho que disfrutara en tono de broma, pero ninguna de ellas esperaba que se quedara a pasar la noche con Alex.
    Dani miró el reloj. Apenas eran las dos de la madrugada, pero era suficientemente tarde como para hacerle sentirse culpable.
    – La culpa no ha sido tuya -le dijo a Kristie-, la culpa ha sido mía.
    Lori negó con la cabeza.
    – Ahora no vamos a discutir sobre eso. Ni tú ni yo podríamos habernos esperado una cosa así. Ni siquiera su médico había imaginado que pudiera pasar algo parecido. En cualquier caso, a lo mejor estaría bien que nos contaras qué es lo que ha pasado exactamente, para que así podamos saber hasta qué punto tenemos que preocuparnos.
    Kristie se secó las lágrimas.
    – Estás siendo muy lógica.
    – Me parece que en este momento es lo que tenemos que hacer -replicó Lori.
    – Pero no hace falta que me lo digas así.
    Las dos mujeres se abrazaron.
    Dani se alegró de que la discusión hubiera terminado, pero se sentía fatal. Se acercó a Cal y dejó que su hermano la abrazara.
    – Debería haber estado en casa -musitó.
    – ¿Quieres contarme dónde estabas? -le preguntó Cal.
    – En realidad no. Lo único que importa es que me estaba divirtiendo.
    Penny se acercó a ella y le dio una palmadita en el brazo.
    – Déjalo ya. Tú no eres la culpable de lo que ha pasado y sentirte mal no va a servirte de nada. Lo que tenemos que hacer es esperar a oír lo que diga el médico.
    Dani la miró con el ceño fruncido.
    – Hablas igual que Lori.
    – ¿De verdad? -Penny pareció muy complacida-. Porque me gusta mucho. Es una mujer muy sensata.
    – ¿Estás insinuando que yo no lo soy? -gruñó Elissa mientras se acercaba a ellas-. Porque yo soy una mujer muy dura.
    – Prácticamente de titanio -se mostró de acuerdo Walker mientras le pasaba el brazo por los hombros a su prometida.
    – Por lo menos podemos ponernos histéricas juntas -dijo Dani, haciendo un esfuerzo sobrehumano para no derrumbarse.
    Las ganas de llorar eran muy fuertes, pero estaba decidida a controlarlas. Quería mantener el control para estar preparada en el caso de que hubiera que hacer algo.
    – Míralo por el lado bueno -dijo Reid-. La última vez que Gloria se desmayó, a nadie pareció importarle. Ahora estamos todos juntos, preocupados por ella. Eso tiene que ser bueno.
    Dani asintió lentamente. Entendía el razonamiento de su hermano, pero, de alguna manera, todo era mucho más fácil cuando no se sentía tan unida a su abuela. Cuando no tenía tanto que perder.

    Alex llegó a casa de sus padres a las seis de la mañana. Dani había llamado para decirle que todavía no se sabía nada de Gloria y, justo después de que hubiera colgado, el teléfono había vuelto a sonar. A esas horas, lo último que esperaba era una llamada de su padre.
    – Tengo los periódicos de la mañana -le dijo Mark a modo de saludo-. ¿A qué hora podrías estar aquí?
    Alex se sentó en la mesa de la cocina, enfrente de sus padres. Odiaba sentirse como si tuviera dieciséis años y acabaran de descubrirle haciendo alguna estupidez. La necesidad de comenzar a moverse nervioso y dar una explicación para justificarse eran abrumadoras, pero consiguió controlarse. Más difícil le resultó dejar de lado la sensación de que les había desilusionado.
    Se recordó a sí mismo que era un abogado de éxito, que tenía ya treinta años y no tenía por qué dar explicaciones a nadie. Pero ni él mismo era capaz de creérselo.
    Quería defenderse, pero ¿contra qué? De modo que se limitó a aceptar la taza de café que su madre le dio y esperó a que hiciera alguno de ellos el primer movimiento.
    Ninguno parecía tener prisa por hablar. Había algo extraño en la mirada de Katherine, como una acusación velada, como si le estuviera preguntando por qué, de entre todas las mujeres posibles, había tenido que ser Dani.
    Aquello tenía que ser especialmente doloroso para ella. Dani era la representación viviente de su fracaso. Si llegaba a tener una relación con Dani, lo único que conseguiría Alex sería hacer más profunda esa herida.
    ¿Si llegaba a tener una relación con ella? ¿Acaso no la había tenido ya?
    – ¿Es verdad? -preguntó Mark-. Aparece una fotografía de Dani saliendo de tu casa a la una y media de la mañana. ¿De verdad es ella?
    – Sí.
    Mark miró a Katherine y volvió a mirar después a Alex.
    – Tendremos que hacernos cargo de la situación. Convocaré una reunión a primera hora. Por favor, procura estar disponible -Mark se levantó y se fue.
    A Alex no le gustaba la sensación de sentirse manejado de aquella manera, pero ¿qué se suponía que podía decir? Por supuesto, su vida personal era asunto suyo, pero si su padre pretendía optar a la presidencia del país y Dani era la hija biológica de Mark, había muchos asuntos de los que ocuparse.
    – Menos mal que soy uno de los miembros de la campaña -comentó cuando su padre se marchó.
    Su madre bebió un sorbo de café y dejó la taza sobre la mesa.
    – Está nervioso, pero no enfadado.
    – Ya lo sé.
    Mark pocas veces lo estaba; pero su padre nunca se había sentido tan emocionalmente involucrado con su familia como su madre.
    – Así que estás saliendo con ella -dijo Katherine en un tono extremadamente educado, como si le costara pronunciar esas palabras.
    – Sí.
    – ¿Y crees que es algo serio? -tensó la boca ligeramente y las manos le temblaban.
    – Mamá, siento que esté sucediendo todo esto, y mucho más que te esté afectando a ti.
    – Pero no te arrepientes de tu relación con Dani.
    No era una pregunta.
    – No.
    Alex recordó la conversación que había mantenido con Dani la noche anterior. Habían estado hablando de que sus ex parejas lamentaban que los hubieran descubierto, pero en ningún momento se habían arrepentido de lo que habían hecho.
    Aquello era diferente, se dijo a sí mismo. Pero aun así, había alguien que salía herido de aquella relación.
    – Todavía no me has contestado si es algo serio o no -presionó Katherine.
    Alex se encogió de hombros.
    – Todavía no lo sé.
    – Pero te estás acostando con ella.
    Katherine era la mujer más sorprendente que Alex había conocido en su vida. Tenía clase, determinación y una capacidad de amor que nadie podía igualar. Sería capaz de morir por ella, pero no iba a dejar que dirigiera su vida.
    – No pienso hablar de Dani -contestó con voz queda-. Por lo menos en este contexto.
    – Ya entiendo.
    Dos palabras. Dos simples palabras pronunciadas en un tono que estuvo a punto de desgarrarle el corazón. Era como si con su negativa a hablar, le estuviera diciendo a su madre que lo que ella pensara no tenía ninguna importancia.
    – Sé que Dani es una complicación -dijo, intentando ceder un poco.
    – Para todos nosotros. Supongo que eres consciente de las dificultades que esta relación implica.
    Alex asintió.
    Katherine tomó aire.
    – Alex, no quiero dirigir tu vida, y tampoco pretendo juzgarte. Hace mucho tiempo que eres un hombre adulto. A lo largo de tu vida has ido tomando decisiones buenas y malas. Pensaba que a estas alturas ya habías comprendido la diferencia entre unas y otras.
    – Y la he comprendido.
    – Pues yo creo que no. ¿Por qué ella? ¿Por que ahora? Hay muchas otras mujeres aparte de Dani. Mujeres como Fiona.
    La preocupación y la compasión de Alex se transformaron en un violento enfado.
    – Mi matrimonio con Fiona acabó. Es algo que ya he dejado atrás y me encantaría que tú también fueras capaz de hacerlo. Creo que hace tiempo que he dejado clara mi postura al respecto.
    – Sí, claro que lo has dejado claro -le espetó su madre-. Aunque todavía no me has dicho por qué Fiona es una mujer mucho mas apropiada para ti que Dani Buchanan. Aunque por supuesto, ése no es un listón muy difícil de superar ¿Sería mucho pedirte que tuvieras una relación que no supusiera destrozar a la familia?
    Más culpabilidad, un estilo en absoluto propio de Katherine, pensó Alex mientras iba disminuyendo su furia.
    – ¿Destrozar a la familia? Me importas mucho, mamá. Siempre me has importado. No quiero hacerte ningún daño.
    – Entonces, no me lo hagas -respondió Katherine en un tono casi suplicante-. No me hagas daño.
    Que, en realidad, era una forma de decirle que dejara de salir con Dani, pero ésa era una decisión que no tenía por qué tomar ella.
    Durante mucho tiempo, Alex se había prometido proteger a su familia pasara lo que pasara. Había sido una promesa nacida del miedo que había sufrido al haber visto morir a su madre. Jamás se había encontrado en una situación como aquélla con Katherine. Nunca había tenido la sensación de estar haciendo las cosas mal.
    Pero estar con Dani no era nada malo y se negaba a dejar que las circunstancias controlaran su vida personal.
    – Ahora tengo que ir a trabajar -dijo. Se levanto y le dio a su madre un beso en la mejilla-. Te llamaré mas tarde.
    Katherine asintió, pero no dijo nada. Había tension entre ellos. Todavía quedaban muchas cuestiones por resolver.

    Dani se despertó con dolor de espalda y el brazo dormido. De alguna manera, se las había arreglado para acurrucarse en uno de los sofás de la sala de espera y dar una cabezada. Se estiró y vio a Cal hablando con una doctora. Se levantó y corrió rápidamente hacia allí.
    – ¿Qué ha pasado? -preguntó-. ¿Está bien?
    La médica, una mujer de aspecto agradable y de unos cuarenta años, sonrió.
    – Sí, está bien. Se ha confundido con la medicación, pero ya está todo arreglado y se pondrá bien. Dentro de unas horas le daremos el alta. No tenemos que darles ninguna instrucción en especial, salvo que se aseguren de que está tomando adecuadamente la medicación.
    El alivio fue tan inmediato como intenso. Dani se volvió hacia Cal y le abrazó.
    – Está bien. ¡Está bien!
    – Sí, lo sé -la estrechó contra él y le dio un beso en la cabeza-. Ahora tenemos que decírselo a todo el mundo.
    Se volvieron hacia el resto de personas que esperaban junto a ellos. Dani miró a sus hermanos y a sus prometidas, preguntándole desde cuándo se había hecho tan numerosa su familia. Durante años, se había sentido como si estuvieran sus hermanos y ella solos contra el mundo. Pero ya no era así. Con Penny, había incluso una segunda generación a punto de abrirse paso en el mundo.
    Era más de lo que Dani era capaz de soportar después de una sola hora de sueño.
    – Cuéntaselo tú -le pidió a su hermano-. Yo necesito ir a verla.
    Dani se alejó por el pasillo a toda velocidad y entró en la habitación de su abuela.
    Gloria permanecía en la cama, con el semblante pálido y los ojos cerrados. Dani se detuvo a su lado y le acarició la mano con delicadeza. Gloria abrió los ojos.
    – No estoy muerta -dijo-. Eso ya es algo. Por supuesto, si estabas buscando una excusa para encerrarme en un manicomio por culpa de mi incompetencia mental, ya la tienes. No me puedo creer que haya hecho una cosa así. Hasta un idiota sería capaz de controlar tres o cuatro medicamentos diferentes. Supongo que, aunque odio admitirlo, debo de estar envejeciendo.
    A Dani se le hizo un nudo en la garganta. Las emociones fluían de tal forma que no era capaz de hablar. Era su abuela. Por complicada que fuera su relación y aunque no tuvieran ningún lazo de sangre real, Gloria había formado parte de su familia durante toda su vida.
    – No quiero que te mueras -dijo Dani, y se sorprendió a sí misma, y posiblemente también a Gloria, echándose a llorar-. No quiero que te mueras.
    – Tranquilízate, Dani. Yo tampoco quiero morirme. Tengo cientos de cosas que enmendar antes de morir y eso me va a llevar algún tiempo. Ser una estúpida no es una enfermedad mortal. Aunque claro, podría llegar a serlo si me sigo equivocando de pastillas. Pero a partir de ahora tendré más cuidado. ¿Con eso te basta?
    Dani se tapó el rostro con las manos y asintió. Gloria le palmeó el brazo durante algunos segundos y dijo:
    – Acércate para que pueda abrazarte. Así te sentirás mejor. Y yo también.
    Dani hizo lo que le pedía. Gloria la rodeó con los brazos y apretó suavemente.
    – He sido horrible contigo -dijo con voz temblorosa-. He sido terriblemente cruel. No tengo ninguna excusa, aunque me gustaría intentar ofrecerte una. Tú eres como yo. No en las cosas malas, por supuesto, eres mucho mejor. Te pareces mucho a tu madre, una mujer que siempre me gustó. Pero a veces también la odiaba por ser tan fuerte. Mi hijo no fue nunca tan fuerte. Se parecía demasiado a su padre.
    Dani sorbió la nariz y se enderezó.
    – ¿A qué te refieres? -le preguntó mientras se secaba las lágrimas.
    Gloria sonrió y parpadeó para apartar las lágrimas que también empañaban sus ojos.
    – Te estaba diciendo que he sido muy dura contigo. Demasiado dura. Quería que fueras mejor que yo, pero nunca encontré la mejor manera de decírtelo. Tú no salías huyendo como tus hermanos. Yo continuaba presionando, esperando que lo hicieras algún día y, cuando quise darme cuenta, te había perdido. Te he echado mucho de menos.
    Las lágrimas empapaban el anciano rostro de Gloria.
    – Lo siento. Sé que no sirve de nada decirlo, pero es absolutamente cierto. Te quiero. Te quise desde que tu madre te puso por primera vez entre mis brazos -sonrió-. Aunque la verdad es que ya entonces eras una niña muy decidida. Me agarraste del pelo y no me soltabas.
    Dani no sabía qué pensar. De pronto estaba recibiendo demasiada información como para poderla procesar, aunque fuera la mejor información que podía imaginar. Se sentía feliz, confundida y unida por fin a la mujer a la que más había admirado en toda su vida.
    – Yo también te quiero -le dijo-. Siempre he querido ser como tú.
    – A lo mejor deberías buscar un modelo de mujer mejor que yo. Como Katherine Canfield. Es una santa, ¿no es cierto? Todo el mundo lo dice.
    – Es una mujer muy especial, pero tú formas parte de mi familia.
    Gloria le tomó la mano y se la apretó con calor.
    – Ahora ellos también forman parte de tu familia. A partir de ahora, para ti la Navidad va a ser mucho más interesante.
    Dani se echó a reír.
    – Ni siquiera he pensado en eso -tomó aire-. La doctora dice que estás bien, que dentro de unas horas te mandarán a casa. Ahora tendré que vigilarte.
    – Tendré que vivir como una prisionera en mi propia casa -se lamentó Gloria, pero sonreía mientras lo decía.
    En ese momento se abrió la puerta de la habitación y entraron los hermanos de Dani. Ésta se apartó para dejar que se acercaran a Gloria, pero no se marchó. Necesitaba estar cerca de su abuela.
    No se le escapaba lo irónico de la situación. Un año atrás, se sentía sola en el mundo. Sólo podía contar con el apoyo de sus hermanos. De pronto, tenía a Gloria y a toda la familia Canfield. Había pasado de la pobreza a la riqueza sin apenas darse cuenta.
    Aunque no todo en su situación era bueno. Tenía el presentimiento de que en cuanto viera los periódicos de la mañana, iba a sentirse humillada como pocas veces lo había estado en su vida. Hasta entonces no había querido decir nada, estando como estaban todos pendientes de la evolución de Gloria. Pero probablemente debería contarles lo ocurrido antes de que lo vieran con sus propios ojos.
    Esperó a que se hiciera un silencio en la conversación para acercarse de nuevo a la cama y preguntar:
    – ¿Sabes lo que terminé haciendo anoche?

    Cuando Alex se presentó en casa de Gloria era ya media tarde. Dani le invitó a pasar y le condujo hasta la cocina.
    – ¿Qué tal está tu abuela? -preguntó Alex.
    – Bien, ahora mismo está durmiendo La doctora nos ha dicho que pasará el resto del día adormilada. Yo voy a quedarme aquí con ella, echándole un ojo de vez en cuando. Me lo ha pedido Kristie. Se siente culpable, y la verdad es que yo también.
    Alex se reclinó contra el mostrador.
    – ¿Por qué te sientes culpable?
    – Por haber estado disfrutando de una noche de sexo apasionado y salvaje mientras mi abuela confundía su medicación.
    – Así que una noche de sexo apasionado y salvaje -sonrió-. ¿Eso fue para ti?
    – No te lo creas tanto. Para empezar, tú tuviste la culpa de que no estuviera en mi casa -en realidad, no le culpaba en absoluto de lo ocurrido.
    – ¿Porque siempre le controlas la medicación antes de que la tome?
    – No
    – Entonces, ¿es porque tu abuela no es capaz de controlar su propia medicación?
    – Mi abuela es perfectamente capaz de controlar su medicación. Fue un error, un error estúpido que no volverá a cometer. Por cierto, me fastidia profundamente que utilices la lógica en un momento como este. Deberías limitarte a aceptar tu culpa y prometer que no volverás a hacerlo otra vez.
    – ¿Quieres que te prometa que nunca volveré a hacer el amor contigo?
    No, claro que no.
    – Bueno, a lo mejor eso no, pero algo parecido.
    – ¿En ese caso, no debería pensar en la posibilidad de que volvamos a hacerlo?
    – ¿No te he dicho ya que me molesta la lógica? Además, me llevas mucha ventaja. Seguro que has dormido más que yo.
    – No mucho más -acortó la distancia que los separaba y la besó-. ¿Quieres que empecemos otra vez? -le preguntó.
    Dam apoyó la mano en su pecho.
    – Sí. Hola, Alex. Te agradezco mucho que te hayas pasado por mi casa porque he tenido un día infernal.
    – Estoy seguro. Pero ahora Gloria ya está mejor y eso es lo que importa.
    – Es verdad. El problema es que llevo semanas montada en una montaña rusa emocional. Antes mi vida era muy aburrida. Echo de menos el aburrimiento.
    – Yo también.
    Dani alzo la mirada hacia sus ojos.
    – ¿A ti cómo te ha ido el día?
    – La verdad es que no me apetece ni contártelo. A primera hora de la mañana he tenido una reunión con mis padres. Como comprenderás, no tengo la costumbre de hablar con ellos de mi vida sexual. A esa reunión le han seguido varias con y sin el senador, en las que hemos estado hablando de las diferentes maneras de «manejar» la situación.
    Dani señaló el periódico que tenía encima de la mesa. Lo había dejado abierto por la página en la que aparecían la fotografía y el artículo sobre la hora a la que había salido de casa de Alex. Nadie sabía exactamente lo que había pasado en aquella casa, pero corrían todo tipo de rumores.
    – No podemos negar lo que están diciendo. Aquella noche hubo sexo.
    – Y más de una vez.
    Dani señaló el periódico con el dedo.
    – Odio todo esto, Alex. No soporto que investiguen cada momento de mi vida. Lo sé, lo sé, es porque mi padre es un senador. Pero yo no quiero nada de esto. No quiero tener que preocuparme porque alguien pueda seguirme y hacerme una fotografía. Yo no soy famosa, no quiero salir en las noticias.
    – Yo tampoco, pero es inevitable.
    – Pero tú ya llevas mucho tiempo viviendo así. Estás acostumbrado. Es lo que toda tu familia espera. Mi caso es diferente. Mi abuela va a tener que leer esto.
    – Mi madre me ha preguntado que si era cierto. Para mí tampoco ha sido una situación cómoda. Esto no lo quiere nadie, pero es la realidad que tenemos.
    Otra vez la lógica. Si Alex tenía un defecto, era aquél.
    – Pues a mí no me gusta. Yo no quiero vivir así -respondió Dani, intentando reprimir las ganas de echarle la culpa de todo.
    Tuvo que recordarse que aquello no era culpa de Alex. Que los dos se habían metido juntos en aquel lío.
    – Pues tendrás que hacerlo, a no ser que quieras irte a vivir lejos de aquí -su tono de voz indicaba que él había considerado la posibilidad de huir en más de una ocasión.
    – No pienso renunciar a mi vida tan fácilmente. Pero me molesta no tener otra opción. Y todo por culpa de la prensa.
    – Lo que tienes que hacer es vivir tu vida y dejar que se vayan al infierno.
    – ¿Eso es lo que le has dicho a Katherine? -le preguntó-. Sé que esto le va a hacer mucho daño, y ésa es otra de las cosas que me molestan. Katherine no quiere ser motivo de especulación, pero lo es. ¿Por qué demonios quiere Mark ser presidente?
    – Porque cree que puede hacer algo para mejorar el país. Pero estoy seguro de que lamenta que sus objetivos estén interponiéndose en tu vida.
    Dani frunció el ceño.
    – ¿Por qué me da la sensación de que estás enfadado conmigo? Yo soy la más inocente en todo esto.
    – Todos somos inocentes, aunque tú eres la que más te quejas.
    Al oír aquella respuesta, Dani estalló.
    – ¿Qué? ¿Te parece que me quejo demasiado? ¿Te resulta incómodo? ¿Esperáis que sonría pase lo que pase? ¿Qué no exprese mi opinión? Por lo menos no me quejo de que al parecer continúe mi mala suerte con los hombres.
    En el instante en el que aquellas palabras salieron de su boca, Dani supo que había ido demasiado lejos. Su excusa, en el caso de que tuviera alguna excusa, era que llevaba demasiado tiempo sometida a una fuerte tensión emocional y además necesitaba dormir.
    – Así que para ti soy como Ryan y Hugh -dijo Alex con voz glacial-. Bueno es saberlo.
    – No, no es verdad -rectificó Dani rápidamente-. Lo siento. No quería decirte eso. Es sólo que me estoy quedando sin energía. ¿Por qué no podré conocer a un chico y tener una relación normal con él? ¿Por qué las cosas no me pueden salir bien?
    – ¿Te parece que conmigo las cosas no te han salido bien?
    Estaba malinterpretándola a propósito.
    – No, por lo menos bajo mi punto de vista -señaló el periódico-. Eso es horrible.
    – Es una circunstancia externa que no tiene nada que ver con lo que ha pasado entre nosotros. Si quieres dar marcha atrás por culpa de la prensa, estarás permitiendo que ganen ellos.
    – Yo no he dicho que quiera dar marcha atrás.
    – Pero has dicho que era igual que los otros canallas que han formado parte de tu vida. Si eso es cierto, supongo que ya no querrás saber nada de mí.
    ¿En qué momento se le había ido de las manos aquella conversación? Se cruzó de brazos.
    – Alex, déjalo, no quiero discutir contigo. Estoy pasando una época difícil. Ya se me pasará.
    – No, con esa actitud no. Tú quieres una solución inmediata y no la hay. Fuiste a buscar a tu padre y le has encontrado. Esto no va a ser fácil, Dani, ¿quieres intentar superarlo o piensas desaparecer en cuanto se presente el primer problema?
    – ¿Qué? Lo que estás diciendo es totalmente injusto. Yo jamás he huido de los problemas. ¿Crees que para mí fue fácil estar casada con Hugh? Y no fui yo la que puso fin a esa relación. No me conoces, así que no sé por qué te crees con derecho a juzgarme.
    – Lo mismo te digo.
    Dani estaba enfadada por aquella conversación absurda, pero también muy dolida. No era así como quería que fuera su relación con Alex. La noche anterior había sido maravillosa. ¿No deberían estar pensando en eso en vez de estar peleándose?
    – Tengo que irme -dijo Alex, y salió de la cocina.
    Dani comenzó a seguirle, pero se detuvo. No tenía sentido decir nada más. Sin embargo, sacudió inmediatamente la cabeza: no, no quería dejar las cosas entre ellos de esa manera.
    Salió tras él, pero para cuando llegó al vestíbulo, ya era demasiado tarde. Oyó el portazo. Alex se había marchado.

Capítulo 12

    Katherine aparcó enfrente del colegio de Oliver. Sabía que debería concentrarse en la reunión a la que estaba a punto de asistir, pero le resultaba difícil concentrarse en nada que no fuera su estómago revuelto.
    Estaba perdiendo a Mark. Intentaba decirse que no era cierto, que no había cambiado nada en su situación; que lo único distinto era la información de la que disponía, pero ni ella misma se lo creía. Sentía que su marido se estaba alejando de ella y pensar que podía llegar a perderlo para siempre le desgarraba el corazón.
    ¿Habría olvidado Mark a la madre de Dani? Se decía a sí misma que a lo mejor ni siquiera había estado enamorado nunca de ella. Pero sabía que, si a Mark le sucediera algo, ella continuaría añorándolo durante el resto de su vida, que viviría únicamente para amarle. Y a lo mejor Mark sentía lo mismo por Marsha Buchanan.
    Si así era, seguramente Dani era un recuerdo constante de lo que había vivido. Le estaría haciendo revivir el pasado. ¿Sería ésa la razón por la que Katherine le sentía tan distante últimamente? Ojalá Dani no hubiera ido nunca en busca de su padre.
    Katherine intentaba no culpar a aquella joven. Al fin y al cabo, ella no tenía ninguna culpa, ¿pero no podía haber intentado elegir un momento mejor para aparecer?
    Miró el reloj y se dio cuenta de que, si no se daba prisa, iba a llegar tarde. Así que agarró el maletín y entró en el colegio. Los planes educativos individualizados eran la columna vertebral de aquel centro educativo. Los padres y los profesores intentaban trazar juntos los objetivos para el curso siguiente. Normalmente, la batalla de Katherine era intentar presionar para que esos objetivos fueran más ambiciosos, para que fueran un poco más allá de lo que se esperaba de cada niño. Ésa era la única manera de conseguir que realmente avanzaran.
    Los profesores eran profesionales comprometidos que intentaban ceñirse a lo que creían posible. Katherine se enorgullecía de creer en lo imposible.
    Diez años atrás, le habían dicho que Ian no podría sobrevivir en una clase ordinaria, de niños sin problemas. Que el ver que era el único niño diferente minaría su autoestima y que no sería físicamente capaz de asumir el reto. En aquel momento, se lo estaban disputando algunas de las mejores universidades del país, entre ellas la Universidad de Stanford y el Instituto Tecnológico de Massachusset.
    Pero siempre tenía que estar librando esa batalla. Sus amigas le decían que dejara de pelear, que llevara a sus hijos a escuelas privadas, puesto que la familia podía permitírselo. Pero para Katherine lo único importante no era disfrutar de una existencia apacible y cómoda.
    Ella era una madre influyente. Y cada vez que ganaba una de esas batallas, creía estar facilitándoles las cosas a otros padres sin tantos contactos ni recursos. Así que asistía a todas las reuniones y luchaba para conseguir siempre algo más de lo que la escuela le ofrecía.
    Entró en la sala de reuniones. Allí estaban la señorita Doyle, que era la profesora de Oliver, el administrador de la escuela y la maestra de educación especial.
    Después de los saludos correspondientes, empezaron a hablar de lo que realmente les preocupaba.
    – Nuestro principal objetivo para el curso que viene es que Oliver aprenda a leer -dijo la señorita Doyle-. Creemos que para final de curso ya será capaz de leer como un niño de primer grado.
    Katherine se puso las gafas y hojeó los documentos que había llevado.
    – Ése era el objetivo del año pasado. Además de el de ayudarle a interactuar mejor en determinadas situaciones.
    Las otras dos mujeres intercambiaron una mirada. La señorita Doyle suspiró después.
    – Señora Canfield, Oliver tiene algunos problemas de desarrollo. Tiene limitaciones. El hecho de que deseemos que sea diferente no va a ayudarle a cambiar.
    Aquella maestra debía de tener unos veinticinco o veintiséis años. Mientras la oía, Katherine no sabía si sentirse como una anciana vieja y cansada o si decirle claramente que, cuando ella todavía no había nacido, ya estaba ella criando niños. Sabía mucho más que aquella maestra sobre lo que aquellas criaturas eran capaces de hacer.
    – Lo que quiero -dijo Katherine lentamente-, es ampliar nuestras expectativas. Oliver recibe ayuda en casa, y puede recibir más todavía. Pero lo que no estoy dispuesta a aceptar es que después de llevar dos años aprendiendo a leer, todavía no alcance ni el nivel de primer grado.
    – Oliver es un niño encantador -dijo el director-, pero nunca será un niño normal. Como la señorita Doyle ha señalado, tiene ciertas limitaciones.
    – Estoy de acuerdo. Pero si entre todos decidimos que ya no puede hacer nada más, su futuro estará escrito desde este mismo momento, y yo no quiero eso. Cuanto más altas son las expectativas que depositamos en alguien, más lejos puede llegar. Es algo que se ha demostrado cientos de veces. Cuanto más se espera, más se consigue.
    Katherine pensó de pronto en Alex. Sus limitaciones no eran intelectuales, desde luego, pero tenía otras muchas carencias cuando le habían adoptado.
    – ¿Ha considerado alguna vez la posibilidad de que Oliver reciba una atención más individualizada en una escuela privada? -preguntó la señorita Doyle.
    El director esbozó una mueca.
    Katherine se quedó mirando fijamente a la profesora de Oliver.
    – ¿Está usted diciéndome que no es capaz de formar a mi hijo?
    – No es eso, es sólo que…
    – Admito que esto es un desafío para todos nosotros. Usted misma ha admitido que Oliver tiene muy buena conducta en clase. No es un niño que interrumpa la clase o cree dificultades, de modo que no encuentro ningún motivo por el que tengamos que cambiarle de colegio. Confío en que seamos capaces de elaborar un plan en el que todos estemos de acuerdo y que se adapte a las necesidades de Oliver.
    El director se inclinó hacia la señorita Doyle y le dijo algo al oído que Katherine no pudo oír. Había pasado suficientes veces por aquella situación como para saber que llegarían a alguna clase de compromiso, pero que ambas partes deberían ceder en algo.
    No era que la escuela de Oliver no quisiera darle a éste la mejor educación posible. Sabía que querían lo mejor para él. Pero los niños con necesidades educativas especiales eran una carga económica para la escuela pública. A pesar de que el estado aumentaba los fondos por cada uno de estos niños, el distrito tenía que proporcionar más recursos quitándolos de otros programas. Se trataba siempre de mantener un equilibrio en la balanza.
    Tres horas después, Katherine salió del colegio y fue a reunirse con Fiona para almorzar con ella. Su ex nuera le había llamado el día anterior para pedirle que quedaran y, aunque Katherine no tenía ni ganas ni energía para tratar con ella, comprendía que debía de estar pasando un mal momento. Katherine pensó por un instante si alguien se pararía alguna vez a pensar en el mal momento que estaba pasando ella, pero inmediatamente apartó aquel pensamiento de su mente, por egoísta e improductivo. La habían educado en la creencia de que tenía la obligación de darse a los demás, se sintiera como se sintiera. Junto a la riqueza le habían legado la responsabilidad. Pero, aunque sólo fuera por una vez, le gustaría ceder a lo que le pedían sus propios sentimientos y pasarse el día acurrucada leyendo una novela y comiendo helado.
    Se encontró con Fiona en el restaurante del que había sido el hotel Four Seasons hasta que lo habían vendido. La comida era excelente, al igual que el servicio. Como era un restaurante frecuentado principalmente por hombres de negocios, era poco probable que se encontraran allí con ningún conocido, algo que convenía tener muy en cuenta, pensó Katherine mientras le dejaba las llaves del coche al mozo de la puerta. Probablemente, Alex sería el tema de conversación
    Fiona estaba esperándola en el vestíbulo. Esbelta y elegantemente vestida, como siempre. Aquella mujer se arreglaba de tal forma que cada vez que la veía Katherine se sentía como si tuviera que revisar su maquillaje.
    – ¿Llevas mucho tiempo esperando? -preguntó Katherine-. Estaba en el colegio, tenía una reunión con los profesores de Oliver. Hemos tardado más de lo que esperaba.
    Fiona sonrió, se inclinó y le dio un beso en la mejilla.
    – Siempre os pasa lo mismo.
    – Tienes razón. Siempre termino peleando hasta el final. Espero estar haciendo las cosas bien. Pero ahora será mejor que vayamos a comer algo. Estoy hambrienta.
    Se agarraron del brazo mientras caminaban. Fiona le habló de una blusa que se había comprado en Nordstrom y le comentó que deberían ir pronto de compras.
    La mera idea le produjo a Katherine un inmenso cansancio. Mark le decía en muchas ocasiones que debería contratar a alguien que la ayudara, y seguramente tenía razón. Pero ¿qué se suponía que debía dejar en manos de una desconocida? ¿Las tardes que pasaba con sus hijos? ¿Las veladas con Mark? ¿Su trabajo benéfico? Lo que ella necesitaba era un clon. Sonrió al pensar en ello.
    – Estás de buen humor -dijo Fiona-. Parece que la reunión ha ido bien.
    – Ha ido todo lo bien que puede ir. Yo quiero la luna y ellos no pueden dármela si, al mismo tiempo, no pueden ofrecérsela también a otros padres. Es una cuestión de recursos.
    – No sé cómo lo haces -admitió Fiona-. No sé cómo consigues criar a tantos niños. Estás siempre tan ocupada. Tener uno o dos niños con problemas tendría sentido… pero tantos. Por supuesto, no me refiero a Alex. Por lo menos él es normal.
    Katherine se la quedó mirando de hito en hito. Eran tantas las ideas que de pronto se le agolpaban en la cabeza que no sabía a cuál enfrentarse primero.
    ¿Normal? ¿Fiona estaba definiendo lo que era normal? ¿Cómo se atrevía? Sí, algunos de los hijos de Katherine tenían problemas, pero sabían cómo tratar con ellos. En cuanto a Alex, ¿no le había contado nunca lo difícil que había sido todo para él cuando había comenzado a vivir con ellos? Alex había estado tan lejos de la supuesta normalidad como todos sus hermanos.
    – No estoy segura de que pudiera renunciar a ninguno de ellos -contestó Katherine. Intentó no dar importancia al comentario de Fiona. Seguramente no lo había dicho con mala intención.
    – Por supuesto que no -contestó Fiona riendo-. Son todos encantadores.
    ¿De verdad? ¿De verdad lo eran para Fiona? Katherine no estaba tan segura. Había algo en su tono y en el lenguaje de su cuerpo que señalaba algo diferente.
    Apareció entonces el camarero. Las dos pidieron sin molestarse en mirar la carta. Fiona pidió una copa de chardonnay y Katherine un té frío. Estaba tan cansada que, si bebía una sola gota de alcohol, se desmayaría en cuanto le llegara la ensalada.
    A lo mejor fue el agotamiento o el estrés, o quizá sólo fue una ligera perversión, pero el caso fue que se descubrió diciendo:
    – Alex y Julie siempre discutían sobre quién se haría cargo de los niños cuando Mark y yo envejeciéramos. Recuerdo las discusiones tan acaloradas que tenían sobre cómo se los dividirían para que cada uno de ellos pudiera quedarse por lo menos con dos. Oírles discutir por sus hermanos me hacía sentirme muy orgullosa.
    Fiona la miró con cierta tensión.
    – Sí, lo recuerdo bien. Al ser mujer, supongo que a Julie le resultaba más fácil pensar en un futuro junto a sus hermanos.
    – No estoy segura. Alex tiene auténtica debilidad por sus hermanos, sobre todo por Bailey, Oliver y Quinn. Ian, Sasha y Trisha probablemente llegarán a ser completamente independientes.
    Fiona apretó los labios. Katherine no estaba segura de si para evitar decir algo o para reprimir un estremecimiento. Era evidente que no quería tener nada que ver con los hermanos «no normales» de Alex. ¿Sería consciente Alex de aquella actitud? ¿Sería ésa una de las razones de su divorcio?
    Alex siempre había hablado mucho con ella y, sin embargo, siempre se había negado a contarle los motivos de su divorcio. Katherine sabía que su hijo jamás hablaría mal de la mujer con la que se había casado. Hasta entonces, había pensado que no había querido entrar en detalles porque, realmente, tampoco había mucho que contar. Pero a lo mejor su hijo tenía sus razones para no querer estar con Fiona.
    Apareció en ese momento el camarero con las bebidas y el pan. Katherine normalmente lo ignoraba, pero aquel día, tanto el pan como la mantequilla le apetecían.
    – Ayer vi las fotografías del periódico -dijo Fiona con voz queda, arruinando el placer del primer bocado de Katherine-. Me quedé desolada. ¿Cómo es posible que Alex haya hecho una cosa así? Y con ella, precisamente. Por supuesto, en la primera en la que pensé fue en ti. ¿Cómo estás llevando todo esto?
    Las palabras no podían ser más adecuadas. El tono era perfecto. Pero de pronto, Katherine tuvo la impresión de que Fiona estaba actuando.
    Lo cual no era justo. Evidentemente, Fiona quería darle una segunda oportunidad a su matrimonio. Al menos desde la perspectiva de Katherine, había sido una buena esposa. ¿Pero qué secretos ocultarían su hijo y su ex nuera? ¿Qué había pasado realmente entre ellos?
    – Al ver esas fotografías, no sabía qué pensar.
    – Supongo que lo único que se puede pensar es que Alex está saliendo con alguien -contestó Katherine al instante. Suspiró sintiéndose culpable y le palmeó el brazo a Fiona-. No pretendía que sonara tan duro. Lo digo por tu propio bien. A lo mejor ha llegado el momento de que intentes seguir con tu propia vida.
    A Fiona se le llenaron los ojos de lágrimas.
    – ¿Por qué me dices eso? ¿Alex te ha contado algo?
    Katherine vaciló.
    – Me ha dicho que no cambiará de opinión. Ya no quiere estar contigo.
    – Ya entiendo…
    – Quizá sea lo mejor para todos.
    – No, no es lo mejor. Todavía le quiero. Es el único hombre al que amaré durante el resto de mi vida. Para mí, es como para ti Mark.
    Katherine no estaba tan segura. De las dos personas que habían compuesto aquella pareja, en la única en la que confiaba plenamente era en Alex.
    – Siento oírte decir eso -contestó-. No creo que mi hijo vaya a cambiar de opinión.
    Fiona asintió. Las lágrimas desaparecieron como si nunca hubieran existido.
    – Ya veo. Gracias por ser tan sincera. Es por culpa de Dani, ¿verdad? Se ha encaprichado de ella.
    – Yo no lo diría así. Creo que están saliendo juntos. Y es evidente que ya se han acostado, como todo el mundo parece haber descubierto.
    – Pero tú no puedes estar contenta con esa relación -presionó Fiona.
    – La acepto, y creo que también tú deberías aceptarla. Hay cosas que nadie puede cambiar.
    Fiona vaciló un instante, pero inmediatamente dijo:
    – Por supuesto. Tienes razón. Jamás se me ocurriría interponerme entre ellos.

    Alex se encontró con Pete fuera de los juzgados, dispuesto a entrar a la audiencia que comenzaba a las nueve.
    – ¿Estás nervioso? -le preguntó Pete.
    – No -contestó Alex.
    Había hecho todo lo que había podido para prepararse aquella audiencia. Poco más se podía hacer para tener alguna influencia en el veredicto.
    Incluso en el caso de que el fiscal del distrito quisiera utilizarlo como ejemplo y le imputara todos los delitos imaginables, era poco probable que Alex pasara la noche en la cárcel. Tenía un historial completamente limpio, de modo que, al menos en ese sentido, no corría ningún riesgo.
    Pero saber que podría continuar durmiendo en su propia cama no cambiaba el hecho de que su futuro estaba en juego. Porque si le condenaban…
    No quería ni pensar en ello. No quería pensar en la posibilidad de poner fin a su carrera de abogado. De la misma forma que tampoco quería pensar en la maldita suerte que tenía aquel periodista que iba a salir indemne de todo aquello a pesar de haber utilizado a Bailey de una forma tan despreciable. Porque, fuera cual fuera la sentencia, Alex se negaba a arrepentirse de lo que había hecho, que no era otra cosa que proteger a los suyos. Para él, eso era mucho más importante que su trabajo de abogado.
    Pete miró el reloj.
    – Vamos -le dijo, y entraron en los juzgados.
    Alex era especialista en derecho mercantil. Había asistido a un par de juicios, pero casi todo el trabajo lo hacía en el despacho. Para un abogado mercantil, era un desprestigio tener que llegar a juicio. Y aunque se había sentando alguna vez en el banquillo de la defensa, nunca había sido él el defendido. Algo que tampoco le apetecía de manera especial en aquel momento.
    Había ya varios asistentes en la sala. Periodistas, por supuesto. No estaban los padres de Alex. Éste les había pedido que no fueran. Su presencia sólo habría servido para darle más carnaza a la prensa. Había algún miembro de su firma de abogados, una de las personas que trabajaban en la campaña… y también estaba Dani.
    Alex la miró sorprendido. Hacía casi una semana que no hablaban. No habían vuelto a llamarse desde el día que se habían peleado. Pero cuando Dani le miró con aquellos enormes ojos de color avellana, Alex ya no fue capaz de recordar por qué habían discutido.
    Se detuvo en el pasillo de madera que separaba el banquillo de los asientos.
    – ¿Qué estás haciendo aquí? -le preguntó.
    Dani se levantó.
    – Vengo para apoyar la verdad, la justicia y la democracia -sonrió-. He pensado que te gustaría ver algún rostro amigo. No ha venido nadie de tu familia.
    – Les pedí que no lo hicieran. No quería darle carnaza a la prensa.
    La sonrisa de Dani desapareció.
    – Maldita sea. Así que ahora escribirán sobre mí.
    Alex no se molestó en mirar a los periodistas. Sabía que en aquel momento estaban ya tecleando furiosamente en sus ordenadores.
    – Probablemente, pero no me importa.
    – En ese caso, tampoco a mí -posó la mano en su brazo-. Espero que todo vaya bien.
    Era preciosa. El equilibrio entre sus ojos y su boca era perfecto. Aquel día iba vestida con un traje con el que podría haberse hecho pasar perfectamente por abogada. Aunque seguramente, en el caso de que se lo dijera, ni siquiera lo consideraría un cumplido.
    Quería estar con ella. Y no sólo en la cama, aunque si Dani se lo pedía, no tendría ningún inconveniente en complacerla. Le apetecía hablar con ella. Pasar tiempo a su lado. Durante la semana anterior, la había echado de menos. Se había acostumbrado ya a tenerla cerca.
    Le presentó a Pete y, segundos después, el abogado y Alex fueron a sentarse al banquillo. Alex tomó asiento y esperó al juez.
    Treinta minutos después, su destino estaba sellado, pero no de la forma que esperaba. El ayudante del fiscal del distrito dijo que, debido a la falta de pruebas, le retiraban los cargos. El juez desestimó el caso y abandonó la sala.
    – No podría habernos ido mejor -dijo Pete, estrechándole la mano-. Felicidades.
    – Yo no he hecho nada.
    – Aun así, esto resuelve muchos problemas. Voy a llamar a tus padres. Estoy seguro de que querrán conocer la noticia.
    Pete salió, Alex le siguió con la mirada y, al volverse, vio que Dani se acercaba.
    – ¡Qué bien! -exclamó Dani feliz-. Eres libre. No sabes lo contenta que estoy. Me preocupaba que ese periodista tan repugnante pudiera arruinarte la vida -se interrumpió y le miró con el ceño fruncido-. ¿Por qué no estás contento?
    Alex tenía ganas de dar un puñetazo a algo. A pesar de haber crecido en un entorno privilegiado, jamás había querido nada que realmente no se mereciera. Se enorgullecía de trabajar con tesón para conseguir lo que quería. Pero sabía que, si había salido sin cargos de aquella audiencia, era porque su padre había hecho algunas llamadas.
    – Esto no tiene que ver con la falta de pruebas -dijo sombrío-. Mi padre es el responsable del resultado de este juicio.
    – ¿Qué quieres decir? ¿Crees que habló con el fiscal?
    – Habló con alguien, de eso estoy seguro. No sé con quién, pero lo averiguaré.
    Dani suspiró.
    – No sé qué pensar. Me alegro de que no tengas que responder por ningún cargo, y también de que no te detengan ni nada parecido. Por supuesto, eso es estupendo. Pero no me parece justo que Mark intervenga en una cosa así.
    Alex se la quedó mirando fijamente. Le había entendido. No había tenido que explicarle por qué no estaba contento. Lo sabía, y lo sabía precisamente por ser ella quien era.
    – ¿Qué piensas hacer? -le preguntó Dani.
    – Ojalá lo supiera. No puedo presentarme ante el fiscal y pedirle que me procese.
    – Sería una conversación interesante.
    – Tengo que hablar con el senador.
    – Otra conversación con interés -contestó Dani.
    Alex posó la mano en su espalda y le empujó suavemente para salir de la sala. Pensaba que la prensa estaría esperándole, pero no había nadie. ¿También se habría ocupado de eso Mark?
    – Lo ha hecho porque eres su hijo -dijo Dani-. Eso también es importante.
    – Lo ha hecho porque está en plena campaña.
    – Eso no lo sabes.
    – Claro que lo sé.
    Dani se enfrentó a él.
    – Alex, es tu padre. ¿De verdad quieres tener esa discusión con él?
    – Tengo que tenerla.
    – Eres un cabezota.
    Alex consiguió sonreír.
    – Sí, ésa es una de mis más grandes cualidades.
    Dani le miró como si no supiera qué más podía decir. Alex le acarició la mejilla.
    – Siento lo que te dije el otro día.
    – Yo también -sacudió la cabeza-. Sé que no eres como Ryan y Hugh. Eres un buen hombre. Pero ahora mismo mi vida no es nada fácil. Supongo que por eso reaccioné como lo hice. Estaba reaccionando a lo difícil de mi situación, no a ti.
    – Sí, y supongo que yo te presioné demasiado.
    – Sí, me presionaste demasiado.
    Dani sonrió mientras hablaba.
    Alex la condujo entonces hacia una pequeña habitación y la besó.
    Dani le devolvió el beso con la boca suave y anhelante y apoyó las manos en su pecho. Olía a flores y sabía a café y a aquella sensual esencia que Alex no había olvidado desde que había hecho el amor con ella.
    Cuando Dani entreabrió los labios, Alex deslizó la lengua en su interior. Deseaba acariciarla, pero ignoró aquel deseo. Aquél no era ni el momento ni el lugar. Pero no tardaría en encontrar otro momento para estar con ella. De hecho, pretendía hacerlo muy pronto.
    Retrocedieron los dos casi al mismo tiempo.
    Dani miró a su alrededor y después alzó la mirada.
    – Esto podría ser ilegal.
    – No técnicamente, pero no está bien visto -le acarició el labio inferior con el pulgar.
    – Quiero volver a verte.
    – Me alegro. Porque me estoy abriendo camino en tu mundo. No te va a resultar fácil escapar de mí.
    – Y no quiero hacerlo.
    Dani tembló ligeramente y contuvo la respiración.
    – Eres realmente bueno -musitó-. Y peligroso.
    Alex sonrió.
    – Exactamente, ése soy yo. ¿Cómo está tu abuela?
    – Bastante bien. Está teniendo mucho cuidado con la medicación, así que no tiene ningún problema -miró el reloj-. Odio decir esto, pero tengo que irme. Supongo que tú también tendrás cosas que hacer.
    Alex asintió. Tenía que enfrentarse a su padre. Aunque, pensó, a lo mejor debería retrasar el encuentro hasta que fuera capaz de hablar con Mark sin tener ganas de golpear algo… o a alguien.

Capítulo 13

    Dani llegó a la casa de los Canfield a la hora que había acordado con Katherine. Se suponía que tenían que hablar del acto benéfico. Mientras llamaba al timbre, a Dani se le ocurrió pensar que ni siquiera sabía qué tipo de acto benéfico iba apoyar. Probablemente, ésa sería la primera pregunta que tendría que hacer.
    Katherine abrió la puerta. Por primera vez desde que Dani la conocía, no estaba perfectamente arreglada. Tenía el pelo lacio e iba vestida con una sudadera y unos vaqueros.
    – ¿Ya son las tres? -preguntó mientras se alisaba la sudadera-. Ni siquiera he tenido tiempo de mirar el reloj. Están todos los niños en casa, así que esto es un caos.
    – Si lo prefieres, podemos dejarlo para otro momento.
    – No, no, pasa -Katherine retrocedió para invitarla a entrar-. No voy a hacerte venir hasta aquí para nada.
    Despeinada y con aquella ropa informal, Katherine parecía una persona mucho más accesible. Por supuesto, siempre había sido exquisita con ella, pero aquel aspecto le daba más tranquilidad.
    Dani la siguió hasta el cuarto de estar. Sasha, Oliver y Quinn estaban sentados en el suelo, alrededor de un juego de bloques de construcción y Bailey en una silla, leyendo un libro de Nancy Drew.
    En cuanto vio a Dani, Bailey se levantó de un salto.
    – Hola. Mamá nos había dicho que ibas a venir.
    – Hola a todos -saludó al resto de los niños y se volvió hacia Bailey-. ¿No te encanta Nancy Drew? Un verano, mi abuela me regaló toda la colección, y me dediqué a leer un libro tras otro.
    Bailey asintió con timidez.
    – Éste era de mi madre, pero lo cuido mucho. Me lavo las manos antes de leerlo y todo.
    – Estoy segura de que Katherine lo aprecia -contestó Dani-. Y me parece muy bien que sepas lo importantes que son los libros.
    Bailey sonrió de oreja a oreja y Katherine le pasó el brazo por los hombros.
    – Estoy muy orgullosa de Bailey en muchos sentidos.
    Bailey se reclinó contra ella. Katherine la abrazó y suspiró.
    – Dani, tengo que hacer una llamada de teléfono. ¿Puedes quedarte con mi rebaño?
    – Por supuesto.
    – Sólo serán unos minutos. Y después hablaremos de ese almuerzo al que tenemos que ir.
    Sinceramente, Dani prefería jugar con los niños a tener que hablar de los detalles del almuerzo. Se sentó en el suelo y Sasha corrió inmediatamente a su regazo.
    – Hola, Sasha -le dijo Dani.
    – Hola, Dani -Sasha se echó a reír-. Éste es un juego de chicos. Tendríamos que jugar a algo de niñas. Como a disfrazarnos.
    Bailey apretó los labios.
    – Eso es para niños pequeños.
    – Yo soy una niña -dijo Sasha con orgullo-. Soy la pequeña. Mamá no quiere que crezca nunca. Me lo ha dicho.
    Dani se preguntaba cómo afectarían las diferencias entre los hermanos a la dinámica de la familia.
    – Yo también era la más pequeña -le explicó Dani-. Y la única chica. Es divertido ser la pequeña, pero Bailey se está convirtiendo en toda una jovencita.
    A Bailey pareció gustarle aquel comentario.
    – Dentro de poco voy a cumplir quince años.
    – Vaya, quince años -dijo Dani-. Me acuerdo del día que los cumplí yo. Es una fecha muy importante.
    – Yo voy a cumplir seis -anunció Sasha.
    – Los seis años también son muy importantes, pero convertirse en una adolescente es algo muy especial. Mi mejor amiga sólo era tres semanas mayor que yo. Me acuerdo de que su madre nos llevó a comprarnos juntas nuestros primeros zapatos de tacón cuando mi amiga cumplió quince años. Fue muy divertido. Todavía los guardo.
    En realidad, no pensaba ponérselos nunca, estaban completamente pasados de moda. Pero eran un buen recuerdo.
    – Los chicos no llevan zapatos de tacón -dijo Quinn.
    – Tienes razón -al menos en general. Porque aquél no era momento para ponerse a hablar de drag queens.
    Katherine llegó en aquel momento.
    – Ya está. ¿Te han torturado mucho?
    – En absoluto.
    – Estupendo -Katherine miró el reloj-. Creo que éste es el momento de que vayáis a merendar. ¿Quién quiere ir a ver si Yvette ya ha preparado la merienda?
    Los niños y Sasha se fueron corriendo, pero Bailey vaciló.
    – Dani, ¿quieres tomar algo? -preguntó.
    Katherine arqueó las cejas.
    – Gracias por ser tan educada, Bailey. Me parece mentira que a mí se me haya olvidado preguntárselo. Dani, ¿quieres tomar algo?
    Dani le sonrió a Bailey.
    – No, estoy bien, pero gracias por preguntarlo.
    – De nada.
    Bailey salió entonces de la habitación y Dani se acercó al sofá.
    – Son maravillosos. Todos ellos. Pero no sé cómo puedes continuar cuerda con todo el trabajo que dan.
    Katherine se echó a reír.
    – Lo de menos es la cordura. Lo único que hace falta es paciencia y amor.
    – Y es evidente que a ti te sobran.
    – Tú también te llevas muy bien con ellos.
    – Me encantan -admitió Dani-. Y tengo debilidad por Bailey. Es tan dulce… y tiene un pelo precioso.
    – Estoy completamente de acuerdo contigo, en las dos cosas. Cuando Alex y Fiona todavía estaban casados y la gente nos veía juntos, muchas veces pensaban que era hija o hermana de Fiona.
    Katherine frunció el ceño ligeramente y sacudió la cabeza.
    – En parte también porque Alex siempre ha estado muy unido a Bailey. Hay un vínculo muy especial entre los dos.
    Dani prefería con mucho tener información de la relación de Alex con su hermana a oír hablar de su ex esposa.
    – Yo también estoy muy unida a mis hermanos. Sobre todo a Cal, que es el mayor. Supongo que es porque siempre ha cuidado de mí.
    – La familia es muy importante -dijo Katherine-. Y también recaudar fondos para la investigación sobre el cáncer de mama, que será el objetivo del almuerzo al que vamos a asistir. Creo que ya te comenté que tendrás que decir algo.
    Dani tragó saliva.
    – Sí, ya me lo dijiste. Y creo que yo comenté algo sobre que probablemente vomitaría.
    – No te preocupes. Seguro que lo harás perfectamente. Estamos hablando de cinco o seis minutos como mucho.
    Como si eso fuera poco, pensó Dani, diciéndose a sí misma que era una tontería dejarse llevar tan pronto por el pánico. Debería esperar a que estuvieran más cerca del acontecimiento. Entonces ya tendría tiempo de vivir aterrada.
    – Tenemos que pensar en la ropa que nos vamos a poner -continuó Katherine-. No podemos ir demasiado parecidas, pero tampoco es bueno que contraste mucho nuestra imagen. Normalmente no me preocupo por este tipo de cosas, pero nos harán muchas fotografías. Un vestido y una chaqueta siempre son una buena opción. También un traje chaqueta. Si no eres capaz de decidirte, estaré encantada de echarte una mano. Por supuesto, admito que soy mucho mayor que tú, así que comprendería que te diera terror mi opinión.
    – Al contrario. Me encantaría que me aconsejaras -dijo Dani-. Siempre vas tan elegante…
    Katherine bajó la mirada hacia su sudadera.
    – No lo dirás por hoy. Pero bueno, volvamos al almuerzo. La verdad es que deberías comer algo antes de ir. Habrá tanta gente queriendo hablar contigo que probablemente no tendrás oportunidad de probar bocado. Además, supongo que no querrás salir en ninguna fotografía con un trozo de comida entre los dientes.
    – ¿Voy tomando notas? -preguntó Dani mientras su inicial aprensión se tornaba en miedo-. ¿Qué pasará si no soy capaz de hacer esto? No quiero poneros en evidencia ni a ti ni a tu familia. En realidad, este tipo de cosas no se me dan nada bien. No tengo ninguna experiencia.
    Katherine posó la mano en su brazo.
    – Tranquilízate, no pasará nada. No será tan difícil. Admito que puede asustar un poco al principio, pero estoy segura de que serás capaz de superar la prueba y, la próxima vez, será mucho más fácil.
    ¿La próxima vez?
    – No creo -musitó Dani, pensando tanto en su capacidad de superar la prueba como en la posibilidad de que hubiera una próxima vez.
    Katherine le sonrió.
    – Confía en mí.
    – Tú no tienes por qué hacer esto -dijo Dani en un impulso-. No tienes por qué ser amable conmigo, ni ayudarme, ni aceptarme. Y, sin embargo, lo estás haciendo. Lo siento, de verdad. Jamás pretendí causarte ningún problema. Nunca he querido hacer daño a nadie.
    – Por supuesto que no -le dijo Katherine-. Reconozco que la situación representa para mí un auténtico desafío, pero sé que tú no tienes la culpa de nada.
    – Eres increíble -susurró Dani.
    – Tengo mis momentos -admitió Katherine-. No siempre estoy orgullosa de lo que hago, pero es algo a lo que tengo que enfrentarme. Tú querías conocer a tu padre y eso es algo completamente lógico -frunció el ceño-. Hablando de Mark… hay algo que me gustaría enseñarte.
    Se levantó y se acercó a una de las estanterías de obra del salón. De las puertas inferiores sacó un par de álbumes de fotografías. Después, volvió a sentarse en el sofá, al lado de Dani.
    – Son fotografías -anunció-, tengo centenares de ellas. Así que, si algún día no consigues conciliar el sueño, puedes pasarte por aquí y morirte de aburrimiento viendo fotografía tras fotografía. Fue la madre de Mark la que preparó los álbumes. -Katherine la miró-. Seguro que a ella le habría encantado saber que tenía una nieta. Leslie murió hace diez años
    Abuelos. Dani no había pensado en una familia extensa ¿Tendría también otros parientes? Antes de que pudiera preguntarlo, Katherine le aclaró.
    – El padre de Mark murió cuando Mark tenía cinco o seis años. Y que yo sepa, no hay ningún otro pariente.
    – Oh -Dani no sabía qué sentir al respecto.
    De momento, le bastaba con intentar asimilar la existencia de Mark.
    Katherine abrió el album más viejo.
    – Aquí tienes las fotografías de Mark cuando era pequeño -le explicó mientras las iba señalando.
    Katherine iba pasando las páginas, contándole quiénes eran los que aparecían en las fotografías. Dani intentaba decirse que aquélla era su familia, pero la verdad era que todos le resultaban unos perfectos des conocidos.
    – Ah, estáis aquí.
    Dani alzó la mirada y vio a Mark entrando en la habitación. Katherine se levantó y se acercó a su marido. Cuando se inclinó para besarle, Dani vio la emoción que reflejaban sus ojos.
    Estaba realmente enamorada de él, pensó, extrañamente complacida por aquel dato. No sabía por qué, pero era como si el hecho de que Mark y Katherine disfrutaran de un matrimonio feliz, de alguna manera mejorara su situación.
    Mark le sonrió a su esposa y se volvió después hacia Dani.
    – Espero que no te esté enseñando todas esas fotografías antiguas. A Katherine le encanta documentar con imágenes cualquier acontecimiento.
    – Estoy disfrutando mucho -dijo Dani.
    – Estupendo -Mark miró de nuevo a Katherine-. ¿Cuánto tiempo falta para la cena?
    – Una hora.
    – Dani, ¿quieres venir a mi despacho? Podemos hablar de la familia. Si quieres, podemos ver juntos esas fotografías -se volvió hacia Katherine-. ¿Te parece bien?
    – Por supuesto
    Mark volvió a besar a su mujer y le palmeó el trasero.
    – Por aquí -dijo, indicándole a Dani con un gesto que le siguiera.
    Dani agarró los álbumes de fotos y comenzó a caminar tras él.
    Bailey la interceptó en el pasillo.
    – Dani -la llamó-, ¿puedo hablar contigo?
    – Claro, ¿qué quieres?
    Bailey inclinó la cabeza.
    – Falta muy poco para mi cumpleaños.
    Dani sonrió.
    – Si, lo sé.
    – ¿Podrías regalarme unos zapatos de tacón como los tuyos?
    Dani vaciló. No tenía la menor idea de que pensaría Katherine al respecto. A ella le parecía natural que una niña de quince años quisiera sentirse mayor utilizando tacones.
    – Tendré que hablar antes con tu madre, pero si a ella le parece bien, creo que es una buena idea.
    – ¿Podremos ir de compras? ¿Tú y yo?
    Dani sonrió entonces de oreja a oreja.
    – Me encantaría. Pregúntaselo a tu madre y, si ella te deja, quedaremos un día. Podemos ir a un centro comercial, comer allí y pasar la tarde juntas. ¿Qué te parece la idea?
    – Genial -Bailey tomó aire-. Voy a preguntárselo ahora mismo.
    Giró y comenzó a caminar, pero de pronto se detuvo, se volvió y abrazó a Dani.
    – Eres la mejor.
    – Y tú eres genial -contestó Dani, esperando que Katherine le dejara ir de compras con ella.
    Siguió a Mark a su despacho, una habitación enorme y llena de estanterías. Los colores oscuros y el cuero creaban un ambiente muy masculino.
    Mark se sentó detrás de un enorme escritorio de madera y le hizo un gesto a Dani para que ocupara una de las sillas que tenía enfrente.
    – Esas fotografías me hacen sentirme viejo -musitó Mark, señalando los álbumes que Dani había llevado consigo.
    Dani dejó los álbumes encima de la mesa y se sentó.
    – Katherine lo tiene todo muy bien organizado. La conocí cuando estaba en la universidad. En aquel entonces, yo me creía la bomba. Tenía todo mi futuro planificado. Hasta que la conocí a ella. Katherine procede de una familia de dinero, de una familia que ha tenido dinero durante muchas generaciones. Yo le gustaba, pero a sus padres no les hacía mucha gracia que su hija saliera con un pobre hombre que no pertenecía a su círculo.
    Se reclinó en la silla y fijó la mirada en el vacío, como si estuviera contemplando las imágenes de un pasado que sólo era visible para él.
    – Era preciosa. Todavía lo es. Y una mujer fuerte, mucho más fuerte que yo.
    A Dani le intrigaba la imagen que estaba dando Mark de sí mismo. Estaba de acuerdo con él, pero le sorprendía que lo admitiera.
    – Pero no hemos venido aquí a hablar de Katherine -continuó diciendo Mark-. Supongo que quieres oírme hablar de tu madre.
    – Sí, me gustaría -dijo Dani.
    Pero la verdad era que se sentía ligeramente desleal; como si, al hablar de Marsha, le estuviera faltando a Katherine al respecto.
    – Marsha no quería tener nada conmigo -admitió Mark-. Era una mujer casada y no quería engañar a su marido. Fui yo el que la convencí de que lo hiciera -se encogió de hombros-. No estoy orgulloso de lo que hice, pero tampoco puedo decir que me arrepienta. Ni de haber conocido a ella ni de haberte tenido a ti. De hecho, me gustaría haberte conocido mucho antes.
    – A mí también -contestó Dani.
    Pero mientras lo decía, se preguntaba si sería del todo cierto. Mark le habría complicado considerablemente la vida. Si miraba hacia su propio pasado, no podía encontrar un momento adecuado para la aparición de su verdadero padre.
    – A tu madre le aterraba que nos descubrieran -continuó Mark-. Cuando puso fin a nuestra relación, pensé que lo hacía porque el estrés de nuestra aventura había podido con ella. Jamás se me ocurrió pensar que podría estar embarazada.
    – Tiene sentido. Mi abuela habría convertido su vida en un infierno si se hubiera enterado -Gloria había cambiado, sí, pero Dani estaba segura de que veintiocho años atrás, debía de ser una auténtica bruja.
    Pero, pensó al instante, en realidad Gloria lo sabía. O por lo menos lo imaginaba. Durante años, había sabido que ella no era una Buchanan. ¿Cómo lo habría averiguado? A lo mejor se lo había dicho alguien… ¿Y cómo era posible que Mark no hubiera sabido nunca nada?
    De pronto, tuvo la absurda sensación de que su padre debería haber sabido de su existencia. De que, de alguna manera, debería haber sentido que estaba viva y a sólo unos kilómetros de él.
    Sabía que era absurdo, pero aquella certeza no le impedía seguir pensando en ello.
    – Han cambiado tantas cosas -dijo-, para todos nosotros. Y tú eres candidato a la presidencia. Todavía me choca cada vez que lo pienso.
    – Y a mí también -contestó Mark con una sonrisa. Casi inmediatamente, desapareció de su cara todo rastro de humor-. Dani, soy un hombre influyente y tú eres mi hija. Quiero ayudarte en todo lo que pueda. Puedo darte dinero, presentarte a quien necesites, lo que sea. Estoy a tu disposición.
    Dani parpadeó varias veces sin estar muy segura de qué podía decir.
    – Ah, gracias. Pero no necesito nada.
    – Aun así, la oferta sigue en pie. Siempre lo estará para ti.
    ¿A eso se refería Alex cuando había dicho que había sido su padre el que había conseguido que le retiraran los cargos? Aunque estaba segura de que Alex se alegraba de no haberse quedado sin futuro profesional, sabía que habría preferido que Mark no interviniera de ninguna manera en aquel asunto.
    Dani tampoco quería que Mark hiciera nada por ella. En vez de un padre influyente, quería un padre con el que poder establecer algún vínculo emocional. E, ironías del destino, tenía la sensación de que eso era lo único que Mark no era capaz de ofrecerle.
    Katherine era el corazón de la familia Canfield. En ese instante, Dani supo que todo habría sido diferente si hubiera sido Katherine la madre con la que se hubiera reencontrado.
    Pero era absurdo pensar en algo así. E imposible. Katherine jamás habría abandonado a uno de sus hijos. Tampoco podía decir que Mark lo hubiera hecho, puesto que, al fin y al cabo, ni siquiera sabía de su existencia. Aun así, con Katherine había conseguido conectar de verdad y estar a su lado le hacía echar de menos a su propia madre.
    Dani no recordaba a Marsha Buchanan. Todavía era un bebé cuando su madre había muerto. Había sido Gloria la que les había criado a ella y a sus hermanos. Pero qué diferente habría sido todo si Marsha hubiera vivido. O quizá no hubiera sido tan distinto. Probablemente, Gloria habría continuado dirigiendo sus vidas.
    Las familias podían llegar a representar una gran complicación, pensó Dani. Y ella tenía dos. ¿Qué demonios iba a hacer con ellas?

    Cal entró en el despacho de Walker poco después de las tres de la tarde. Reid ya estaba allí, recostado en uno de los sofás de cuero oscuro que su hermano había comprado. La habitación estaba decorada en tonos tierra, un cambio agradable respecto del antiguo despacho de Gloria, que era completamente blanco.
    – ¿Qué es eso tan importante que no podías decirme por teléfono? -preguntó Cal mientras se acercaba Reid.
    – El director de Buchanan se va -dijo Walker-, necesitamos un sustituto.
    – Dani es la mejor opción -respondió Cal-, siempre ha querido dirigir ese restaurante.
    – Estoy completamente de acuerdo contigo, pero no va a aceptar el puesto. Pensará que se lo ofrezco porque es mi hermana y no creo que esté dispuesta a dejar el Bella Roma cuando prácticamente la acaban de contratar.
    Tenía razón, pero debían encontrar la manera de convencer a Dani de que era allí donde debería estar.
    – Le diremos a Gloria que se lo pida -propuso Reid-. Seguro que a ella le hará caso.
    Walker sonrió lentamente.
    – Sí, a lo mejor eso podría funcionar.

    Dani bebió un sorbo de champán. El sabor era sutil, pero refrescante, con un rastro de… de algo que no acababa de definir.
    – ¿Cómo lo haces? -le preguntó a Penny, que estaba sentada en un butacón con Allison en brazos.
    Penny alzó la mirada con expresión de absoluta inocencia.
    – No sé a qué te refieres.
    – Le has echado algo al champán. Unas gotas de… Maldita sea, no consigo adivinarlo. Es casi imposible mezclar el champán con cualquier otra cosa. Pierde las burbujas. Pero tú has sabido conservarlas…
    – Me siento intensamente halagada.
    – ¿Cómo lo has conseguido?
    – No pienso decírtelo. Lo utilizarías en el Bella Roma y es una fórmula secreta.
    – Eres odiosa, ¿lo sabes?
    Penny sonrió.
    Elissa alzó su copa.
    – A mí no me importa cómo lo haya hecho, lo único que quiero es otra copa. Esto está riquísimo.
    – Estoy de acuerdo -añadió Lori-. Además, es la primera vez en mi vida que tomo champán a las dos de la tarde. Me gusta tu estilo.
    – Gracias -contestó Penny-, el estilo siempre es importante.
    – Te está halagando para que le prepares algo parecido en la cena del día anterior a la boda -dijo Gloria-. Además, quiere que te arrepientas de no haberle insistido en servir tú el banquete.
    Dani miró a su abuela. Estaba segura que tenía razón en las dos cosas.
    – Por supuesto, me encantaría preparar tu cóctel para la cena -admitió Penny-, pero en cuanto a lo demás, no sé a qué te refieres.
    Elissa suspiró.
    – No vas a perdonarme nunca, ¿verdad? Aunque lo haya hecho para que puedas disfrutar de la boda.
    – Lo superaré -dijo Penny, haciéndose la ofendida-, a la larga.
    – No dejes que te coma la moral -le advirtió Gloria a Elissa-. Cuando no se sale con la suya, puede ser una auténtica bruja.
    Se hizo un silencio absoluto en la habitación. Lori y Elissa intercambiaron miradas, como si no estuvieran seguras de cómo interpretar aquel comentario. Penny se quedó mirando fijamente a Gloria, probablemente pensando en una posible respuesta.
    Dani no estaba segura de si su abuela estaba intentando mostrarse divertida o de si aquél era uno de sus habituales ataques de sarcasmo. Al fin y al cabo, ninguna transformación era nunca completa.
    Decidida a mantener el buen humor de la velada por el bien de Elissa, miró a Gloria y dijo:
    – Tiene de quién aprender.
    Gloria bebió un sorbo de champán.
    – Desde luego.
    Penny soltó entonces una carcajada y alzó su copa en dirección a la anciana.
    – He aprendido de una auténtica maestra.
    – Yo creo que lo has aprendido completamente sola, pero estoy dispuesta a atribuirme el mérito -Gloria se volvió entonces hacia Elissa-. Tengo algunas ideas sobre la boda. No quiero presionarte, así que, por favor, si te molesta, puedes decirme que cierre el pico -frunció el ceño-. La gente joven ya no utiliza esa expresión, ¿verdad?
    – No, en realidad no -dijo Lori alegremente-, pero no te preocupes. Yo tampoco estoy ya muy al tanto de lo que dicen los jóvenes.
    – Lo mismo digo -añadió Elissa-. A no ser que tenga en cuenta las expresiones de Zoe, aunque la pobre sólo tiene cinco años. Bueno, Gloria, ¿qué ideas tienes para la boda?
    Parecía un poco nerviosa mientras hacía la pregunta.
    – ¿Estás recibiendo demasiados consejos? -le preguntó Dani.
    – Sobre todo de mi madre -respondió Elissa-. Es como si quisiera recuperar de pronto todo el tiempo perdido. La quiero con locura y sé que sólo está intentando ayudar, pero a veces me desespera.
    – Espero que lo que voy a decirte no tenga el mismo efecto -respondió Gloria mientras se apoyaba en el bastón para levantarse-. Ni siquiera sé por qué lo he conservado, pero el caso es que todavía lo tengo y, si lo quieres, es todo tuyo. Eres un poco más alta que yo, pero yo me lo puse con unos tacones imposibles. Ven conmigo.
    Siguieron a Gloria al cuarto de estar. Habían apartado todos los muebles y en medio de la habitación había colocado un maniquí de sastre con un vestido de novia de color marfil.
    Era un vestido de seda y encaje, con manga larga y escote de corazón. Las líneas eran exquisitas, el encaje increíble. Dani no sabía mucho de diseño, pero era capaz de reconocer un vestido extraordinario cuando lo veía.
    – Es francés -les explicó Gloria-. Un modelo de alta costura. Si quieres, puedes ponértelo el día de tu boda.
    Elissa había palidecido.
    – No puedes estar hablando en serio. Es demasiado bonito para mí.
    – Me comporté de una manera horrible contigo, Elissa. Admito que siempre he sido una mujer brusca y difícil, pero lo de amenazaros a ti y a tu hija fue algo imperdonable. Tú has sido siempre muy amable conmigo. Te has mostrado recelosa, pero has sido amable. Ésta es mi manera de pedirte disculpas.
    Elissa negó con la cabeza.
    – No tienes por qué hacerlo.
    – Lo sé, pero quiero hacerlo.
    – Ese vestido debería ser para Dani.
    Dani retrocedió un paso.
    – Yo estoy de acuerdo en que lo lleves tú.
    El vestido era precioso, pero no era en absoluto de su estilo. Además, a Dani le gustaba que Gloria hubiera tenido aquel gesto. Realmente, se había portado fatal con Elissa.
    – Dani ya sabe que la quiero -dijo Gloria.
    – Claro que sí -contestó Dani, pensando que, un año atrás, ni siquiera habría sido capaz de imaginar que aquella anciana pudiera tenerle alguna simpatía.
    – Pero tú estás muy delgada -musitó Elissa-. Yo no he estado nunca tan delgada.
    – En aquella época no lo estaba. Si no te gusta el vestido, sólo tienes que decírmelo. Lo comprenderé. Pero si te gusta, pruébatelo. Podemos mandarlo a arreglar para que te valga.
    Elissa emitió un sonido estrangulado y corrió hacia Gloria. Las dos mujeres se abrazaron.
    Penny se acercó entonces a Dani, se abrazó a ella e invitó a Lori a sumarse a su abrazo.
    – Gloria -musitó Lori-, me estás desgarrando el corazón. Lo odio.
    – A mí también -dijo Dani feliz, y suspiró-. A mí también.

    Dani regresó a la casa de los Canfield dispuesta a llevarse a Bailey de compras. La adolescente le había llamado el día anterior emocionada porque su madre había dicho que sí, que podía ir de compras con ella, y tenía una tarjeta regalo de Nordstrom para comprarse con ella los zapatos que quería para su cumpleaños.
    Pero la persona que le abrió la puerta no fue Katherine, ni tampoco Bailey, sino un hombre alto y atractivo al que recientemente había visto desnudo.
    Alex le sonrió, miró por encima del hombro, salió al porche y cerró la puerta tras él. La agarró por los hombros y la estrechó contra él.
    Dani alzó la cabeza hacia él anticipando su beso y, en el instante en el que Alex rozó sus labios, sintió el calor y el cosquilleo que esperaba.
    Le encantaba que la besara. Adoraba la firme presión de sus labios, su olor, su sabor, lo bien que encajaban con los suyos. Le encantaba sentir su cuerpo fundiéndose con el suyo y ver cómo desaparecían como por arte de magia todas sus preocupaciones. Cuando Alex la besaba, sólo le importaba él, el deseo y el beso.
    Le rodeó el cuello con los brazos. Aquella postura añadía la ventaja de que podía presionar todo su cuerpo contra el de Alex; sentir su dureza contra su suavidad, una dureza que destacaba en ciertos lugares de especial interés. Dani se restregó contra él. Alex gimió y retrocedió.
    – Eres una fuente constante de problemas -le dijo, acariciándole la mejilla.
    – Es la mejor forma de acabar con el aburrimiento.
    – Desde luego. Bailey me ha pedido que os acompañe a ese acontecimiento histórico que son las compras de unos zapatos de tacón, ¿te parece bien?
    – Claro, ¿pero te apetece pasarte toda una tarde recorriendo zapaterías?
    Alex esbozó una mueca.
    – Desde luego, no es la idea que tengo de diversión, pero Bailey quiere que os acompañe y así tendré oportunidad de verte.
    – Eso me gusta.
    – Estupendo -Alex le rodeó los hombros con el brazo y la condujo al interior de la casa-. Me cambio en cinco minutos y vengo. Bailey también se está cambiando. Katherine está en su estudio, ¿por qué no pasas a saludarla?
    Dani consideró sus opciones.
    – Creo que preferiría ayudarte a cambiarte de ropa.
    – Ésa es también mi primera opción. ¿Y si digo que sí?
    Dani negó con la cabeza.
    – Todo es palabrería. El ayudarte a desnudarte en casa de tu madre se acerca a un nivel de perversión en el que no me siento cómoda en absoluto.
    Alex se inclinó hacia ella para volver a besarla.
    – En ese caso, te veo dentro de cinco minutos.
    Dani le vio alejarse por las escaleras. Miró alrededor del vestíbulo, pero no vio a ninguno de los niños por allí. Aunque le apetecía acercarse a saludar a Katherine, no quería resultar molesta. Aun así, si sólo se acercaba a decirle hola, no tenía por qué obligarla a interrumpir lo que quisiera que estuviera haciendo.
    Recorrió el pasillo que conducía al estudio de Katherine, una habitación situada en la parte sur de la casa y, por lo tanto, rebosante de luz. Dani recordaba el cálido contraste de las paredes amarillas y los muebles de color azul del recorrido por la casa que Katherine la había invitado a hacer la última vez que había estado allí.
    La puerta del estudio estaba semiabierta. Dani alargó la mano para llamar, pero la bajó cuando oyó que Katherine estaba hablando de ella.
    – Por supuesto que estoy encantada con la aparición de la hija de Mark -estaba diciendo Katherine.
    Dani cambió de postura y vio entonces que Katherine estaba hablando por teléfono. Comenzó a alejarse, pero se detuvo. Quería saber cómo continuaba aquella conversación.
    Sabía que no estaba bien. Que era un actitud irrespetuosa e infantil. Pero aun así, no se movió de donde estaba.
    – Por supuesto -continuó diciendo Katherine-. Sí, fue toda una sorpresa, pero no una sorpresa desagradable. Mark está emocionado -se produjo una pausa-. Oh, no. Él conoció a la madre de Dani mucho antes de que nosotros nos comprometiéramos. Las cosas terminaron, yo vine a Seattle y el resto ya es historia. Ajá. Sí, creo que Dani está encantada de haber encontrado a su familia. Sí, era muy pequeña cuando su madre murió.
    Katherine se volvió. Dani retrocedió otro paso. Muy bien, había llegado el momento de marcharse. Pero antes de que hubiera empezado la retirada, vio que Katherine se llevaba la mano a la cara y comprendió entonces que estaba llorando.
    – Ya conoces a Alex -continuó diciendo Katherine con una risa forzada-. Siempre ha sido muy poco convencional. En realidad entre ellos no hay ningún lazo de sangre y todos la adoramos, así que, por supuesto, estamos todos muy contentos. De esa forma todo queda dentro de la familia.
    Había dolor en el semblante de Katherine. Su expresión y las lágrimas que bañaban sus mejillas contrastaban de manera notable con sus palabras. Dani se preguntó con quién estaría hablando. Evidentemente, con alguien con quien no quería sincerarse.
    Regresó de nuevo al vestíbulo, arrepintiéndose de haber escuchado a escondidas. Había sido un gesto maleducado y egoísta. Pero precisamente gracias a él, había conocido una incómoda verdad. Acababa de comprender que, involuntariamente, había herido profundamente a una mujer a la que respetaba. Y lo peor de todo era que no tenía ninguna manera de ayudarle a aliviar a aquel dolor.

Capítulo 14

    A Alex se le ocurrían otras muchas cosas que hacer infinitamente más divertidas que ir de compras a Bell Square, pero la perspectiva de pasar la tarde con la que era su hermana favorita, aunque no lo admitiría delante de nadie, y con Dani, le había parecido irresistible. Y por lo menos le ayudaría a distraerse durante un rato y a olvidar que tenía que hablar con su padre sobre lo que había pasado en los juzgados, aunque todavía no estaba seguro de lo que le iba a decir.
    Su corazón y sus entrañas le decían que se alejara de todo aquello. El mundo de la política no era para él, él no pertenecía a aquel mundo tan complejo. Pero era algo que le debía a Mark y, desde que era muy niño, desde el momento en el que Katherine le había adoptado, Alex había aprendido lo importante que era cumplir con las propias obligaciones. Por eso abandonar no era una opción. Si al final Mark salía elegido candidato y ganaba la presidencia, ya nada volvería a ser lo mismo.
    Después de almorzar por órdenes estrictas de Dani para no quedarse sin fuerzas, se dirigieron a Nordstrom.
    – El lugar perfecto para comprar unos zapatos -le informó Dani mientras agarraba a Bailey del brazo y comenzaba a marcar el camino-. Tienen una selección fabulosa y los empleados son extraordinariamente amables. Te encantarán.
    Bailey sonrió de oreja a oreja.
    – ¿Y podré comprármelos del color que quiera?
    – Por supuesto -contestó Dani-. Estos zapatos son tu regalo de cumpleaños. Tienen que ser algo especial. ¿Te gustarían unos de color rojo o violeta? Cuando yo tenía tu edad, me moría por tener unos zapatos de gamuza de color rojo. Mi abuela decía que era un color muy chabacano, pero a mí me siguen gustando. De hecho, a lo mejor me compro unos ahora.
    Alex, que caminaba detrás de las dos mujeres, se recreó por un instante en la imagen de Dani vestida únicamente con unos zapatos de tacón de color rojo.
    Y la imagen tuvo un efecto inmediato.
    Entraron en los grandes almacenes y se dirigieron a la zapatería.
    Alex también solía comprar en Nordstrom, aunque normalmente iba a los almacenes que tenían en el centro de la ciudad. Se dirigía a la sección de caballeros, les pedía el color que quería, se probaba el traje y en menos de treinta minutos estaba fuera. Si necesitaba corbatas o camisas, Frank, el hombre que habitualmente le atendía, siempre tenía hecha una selección previa. Para Alex, ir a comprar ropa era tan interesante como ir a comprar comida. Al fin y al cabo, la cuestión era comprar lo que se necesitaba y marcharse, ¿no?
    Pero las mujeres vivían en su propio mundo, se recordó, un mundo con diferentes expectativas y costumbres.
    – Mira a tu alrededor -le aconsejó Dani a Bailey-. Yo también tengo que ir a mirar un par de cosas.
    Y se alejó a uno de los mostradores situados en una esquina. Alex le sonrió a su hermana.
    – ¿Te estás divirtiendo?
    Bailey asintió, pero no sonrió. En cambio, apretó los labios y dejó escapar un trémulo suspiro.
    – ¿Estás enfadado conmigo? -preguntó en un tono que indicaba que le aterraba oír la respuesta.
    – No -contestó Alex-, ¿por qué iba a estar enfadado contigo?
    – Porque… Porque hablé con un hombre y tú le pegaste y te metí en problemas.
    – Cariño, no -Alex se acercó a ella y la abrazó-. Bailey, eso no tuvo nada que ver contigo. Tú no hiciste nada malo. Te quiero.
    Bailey le miró con los ojos llenos de lágrimas.
    – ¿Estás seguro?
    – Te lo prometo.
    Bailey no había sido el problema en ningún momento y Alex odiaba que su hermana hubiera pasado tanto tiempo preocupada por ello.
    – Te quiero -le dijo a su hermana.
    Bailey sonrió.
    – Yo también. Pero tú no eres mi hermano favorito.
    El inicio de aquel juego habitual en la familia le indicó a Alex que su hermana ya estaba bien.
    – Claro que sí. ¿Quién va a ser tu hermano favorito si no?
    – Ian.
    – De ningún modo.
    – Claro que sí.
    – Estás completamente loca.
    Bailey sonrió.
    – El loco eres tú.
    – Sí, claro, el loco soy yo.
    Le pasó el brazo por los hombros. Alex quería a todos sus hermanos con locura, pero Bailey ocupaba un lugar especial en su corazón. No sabía por qué, pero le gustaba aquella necesidad de tener que cuidar de ella.
    De pronto, aquel gesto de abrazar a Bailey en medio de unos grandes almacenes y esa necesidad de protegerla, le hicieron evocar un momento parecido. ¿Cuánto tiempo había pasado desde entonces? ¿Dos, tres años?
    Todavía estaba casado con Fiona y habían salido los tres de compras. Bailey había tropezado y se había hecho daño en el brazo. Había comenzado a llorar de dolor y Alex había corrido a abrazarla. Fiona acababa de ofrecerle un pañuelo de papel cuando una anciana se había detenido a su lado.
    – Tiene usted una hija encantadora -le había dicho la desconocida-. Tiene un pelo idéntico al suyo.
    – No es hija mía -había replicado Fiona al instante, casi en un tono defensivo-. Es la hermana adoptada de mi marido.
    Tiempo después, Alex se había preguntado por qué había tenido Fiona aquella necesidad de marcar las distancias con Bailey. ¿Tendría miedo de que alguien pensara que tenía alguna imperfección?
    Había sido un detalle sin importancia, pero Alex no había conseguido olvidarlo. Encontrarla haciendo el amor con otro hombre encima de la mesa podía haber sido la gota que había puesto fin a su matrimonio, pero no había sido la única razón por la que la había dejado.
    Dani volvió con unos cuantos zapatos.
    – ¿Qué te parecen éstos? -le preguntó-. Pero antes de que digas nada, piensa que hay muchos más. Ésta es una decisión importante que no puedes tomar a la ligera -miró a Alex-. Y no quiero protestas del sector masculino.
    – Sí, señora.
    – Estupendo. Bailey, vamos a necesitar ayuda. -Señaló a los dos hombres que estaban detrás del mostrador-. Este es Eric y éste es Cameron. Y ahora mismo, son tus esclavos.
    Bailey se tapó la boca con la mano para disimular una risa y se escondió detrás de Alex. Dani la agarró de la mano y tiró de ella para llevarla hasta unos asientos de cuero.
    – Siéntate -le dijo Dani con firmeza-. Hoy eres tú la princesa, jovencita. Estamos aquí para hacerte feliz.
    Bailey continuaba riendo. Eric le guiñó el ojo y Cameron le dijo que tenía un pelo precioso. Alex se acercó entonces a Dani.
    – ¿Esto ha sido cosa tuya? -le preguntó, señalando a los dos dependientes.
    – Les he dicho que tenía que ser algo excepcional. Coquetearán un poco con ella, pero no te preocupes. Quiero que tu hermana se sienta especial.
    – Te estás tomando muchas molestias por una chica a la que apenas conoces.
    Dani alzó la mirada hacia él.
    – La conozco todo lo que necesito. No soy una santa, Alex, no pienses cosas raras. En realidad, estoy haciendo esto de forma egoísta: lo hago porque me hace feliz.
    – Sí, eso lo entiendo.
    Y también entendía que Dani no consideraba que esa forma de actuar tuviera nada de extraordinario. Pero él sabía que sí. Sabía exactamente qué clase de persona se tomaría ese tipo de molestias y qué clase de persona jamás haría nada parecido.
    Dani se sentó al lado de Bailey y se quitó los zapatos.
    – Estoy pensando en algo llamativo -dijo cuando Eric, o quizá Cameron, le colocaron un par de zapatos de gamuza de color magenta a los pies.
    – Yo también -dijo Bailey.
    Inmediatamente, le pusieron delante un par idéntico.
    Dani se puso los tacones y se levantó. Bailey intentó hacer lo mismo, se tambaleó y volvió a sentarse. Dani suspiró.
    – Ya veo que nos queda mucho trabajo por hacer.
    Eric y Cameron agarraron a Bailey cada uno de una mano y la ayudaron a enderezarse. Cuando recuperó el equilibrio, Dani se colocó enfrente de ella.
    – El truco está en mantener el peso ligeramente hacia delante. Si tú se lo permites, esos tacones pueden acabar contigo. Pero tampoco te inclines demasiado, porque corres el peligro de terminar de bruces en el suelo, y eso tampoco queda muy bien.
    Bailey comenzó a reír a carcajadas mientras Dani le hacía una demostración de cómo debía caminar con los tacones, que completó con algunos movimientos exagerados de caderas y algunas vueltas. Bailey la siguió, ligeramente temblorosa al principio. Al dar una de las vueltas, estuvo a punto de caerse, pero uno de esos tipos la agarró a tiempo y consiguió enderezarse.
    – ¡Estoy andando! -gritó emocionada mientras caminaba por la zapatería-. ¡Mira, Alex! ¡Estoy andando con tacones!
    Su hermanita estaba creciendo, pensó Alex mientras veía cómo iba ganando Bailey confianza con cada uno de sus pasos. Dani y ella volvieron a sentarse y se probaron otro par.
    Dos horas después, habían tomado una decisión: tanto Bailey como Dani se compraron unos zapatos de gamuza violeta con unos tacones imposiblemente altos que, además, optaron por llevar puestos. Alex iba tras ellas con las bolsas de la tienda.
    Dani le gustaba mucho, pensó Alex. En caso contrario, no se habría acostado con ella. Pero aquel día, había conocido una faceta diferente de ella. Un aspecto de su personalidad que le había impresionado de manera especial. Dani era mucho más que un rostro bonito; tenía un corazón extraordinariamente generoso. Era inteligente, atractiva y se preocupaba por los demás. Todo ello la convertía en una mujer sorprendente. En una mujer que Alex no pensaba dejar escapar.

    – En realidad no deberíamos estar haciendo esto otra vez -dijo Dani mientras seguía a Alex a la cocina. Ella llevaba la pizza que habían comprado de camino hacia allí y él las cervezas-. Nos pueden pillar.
    – Ya nos han pillado.
    – Ya lo sé -no iba a tentar al destino diciendo que las cosas podían ponerse peor todavía. Sabía que era perfectamente posible y no tenía ninguna gana de demostrarlo-. Por eso sería interesante que no volvieran a pillarnos por segunda vez.
    Alex dejó las cervezas sobre el mostrador de la cocina.
    – ¿Estás preocupada? ¿Preferirías marcharte?
    – No, estoy bien -le encantaba estar con él y la perspectiva de tener un nuevo encuentro en su cama era lo suficientemente tentadora como para hacerle caminar sobre brasas de carbón-. Has sobrevivido a las compras. Supongo que estarás orgulloso.
    – Ha sido divertido. Me ha gustado mucho salir contigo y con Bailey.
    Dani estaba segura de que Alex no le daba ninguna importancia a aquellas palabras, pero aun así, consiguieron conmoverla.
    – Tu hermana es muy divertida. Espero que le gusten los zapatos que se ha comprado.
    – ¿Tienes alguna duda?
    Dani sonrió al recordar lo emocionada que estaba Bailey.
    – Probablemente no. Esos tipos de la zapatería han sido magníficos. Voy a enviarle una carta a su jefe para explicarle lo que han hecho.
    Algo brilló en los ojos de Alex.
    – ¿Qué te pasa? -le preguntó Dani-. ¿Te molesta que les haya pedido que fueran especialmente amables con ella?
    – ¿Por qué iba a molestarme una cosa así?
    – No lo sé. Pero has pensado algo. Lo sé porque de pronto has cambiado de expresión.
    – Pero es por algo completamente diferente. Por algo que debería dejar pasar.
    Dani dejó la pizza en el mostrador y avanzó hacia él.
    – ¿Quieres que hablemos de ello?
    Alex se encogió de hombros.
    – Sigo molesto con Mark. No me gusta que utilizara su influencia para hacer que me retiraran los cargos. Tengo que hablar con él, pero no sé qué decirle. No quiero dejar la campaña, sé que debo serle leal. Pero lo que hizo no estuvo bien.
    – ¿Aunque te haya ayudado? -preguntó Dani, a pesar de que conocía de antemano la respuesta.
    – Sí, aunque me haya ayudado.
    Dani posó las manos en su pecho.
    – A lo mejor, hacer algo mal por una buena causa no está mal de vez en cuando.
    – ¿De verdad crees lo que estás diciendo?
    Dani suspiró.
    – No, pero suena bien -le miró a los ojos-. Y ya que estamos hablando de temas que nos resultan ligeramente incómodos, yo también tengo uno.
    Alex cubrió sus manos.
    – ¿Cuál es?
    – Tu madre. Esta tarde le he oído hablando por teléfono con alguien. Estaban hablando de mí, de nosotros. Tu madre decía que estaba encantada con todo lo que estaba pasando, pero parecía… -Dani vaciló un instante. Después, decidió que no iba a decirle a Alex que su madre estaba llorando-, triste -se limitó a decir-. Le estoy haciendo mucho daño, ¿verdad?
    – Mi madre está teniendo que enfrentarse a un montón de cosas, y tú eres una de ellas. Pero tú no has hecho nada malo. Lo único que has hecho es buscar a tu padre. El resto es completamente accidental.
    Sin embargo, Dani tenía otra opinión al respecto.
    – No quiero hacerle la vida más dura. Admiro todo lo que hace. No quiero sentirme responsable de que su vida cambie para mal.
    – Y no lo eres.
    Dani no estaba de acuerdo con él.
    – Pero si ella hubiera podido tener hijos biológicos, ¿no crees que los habría tenido? Ahora yo me he convertido en el recuerdo constante de que no pudo tenerlos.
    – De la misma forma que lo somos todos nosotros.
    Pero Dani no lo tenía tan claro.
    – No sé cuál es la respuesta -admitió-. A veces me entran ganas de desaparecer.
    Alex tiró suavemente de ella.
    – Huir no resolverá el problema.
    – Pero puedo intentar ser menos visible.
    – ¿De verdad es eso lo que quieres hacer?
    – No -admitió Dani-. No quiero desaparecer. Pero me duele saber que está sufriendo por culpa mía. Todas las cuestiones familiares son muy complicadas.
    – Y las nuestras de forma especial.
    Dani se echó a reír.
    – Desde luego, es un auténtico enredo. Si alguien se pusiera a escribir un guión para una película sobre nosotros, todos los productores le dirían que es poco realista.
    – Pero algo de esto sí que es totalmente real -respondió Alex antes de inclinarse hacia ella.
    Dani cerró los ojos, anticipando el roce delicado y firme de sus labios. El contacto fue tan cálido y dulce como recordaba. Dani alzó los brazos para rodearle con ellos el cuello y hacerle presionarse contra ella.
    Estaba excitado. Excitado y deliciosamente sensual. Era todo lo que siempre había querido y era exactamente lo que necesitaba. Un hombre con sentido del deber y dispuesto a cuidar de lo que era suyo. Lo que no tenía muy claro era si en eso estaba incluida ella. Porque la verdad era que no le importaría mucho que la cuidara un poco.
    Alex le mordisqueó el labio inferior con la lengua y, en aquel instante, desapareció de la mente de Dani cualquier forma de pensamiento coherente. Se entregó por completo a la sensualidad de las manos que recorrían su espalda; se rindió a las perversas caricias de su lengua mientras Alex deslizaba la lengua entre sus labios.
    En el momento en el que Alex comenzó a desabrocharle los botones de la blusa, Dani se quitó los zapatos y se dedicó a desabrocharle la camisa. Chocaban el uno contra el otro y reían divertidos, pero continuaban trabajando. Después, Alex le quitó la falda. Y en el momento en el que cayó al suelo, soltó un juramento.
    Dani bajó la mirada hacia las medias que se había puesto aquel día. En condiciones normales, habría sido un par bastante más normal, pero previendo que la posibilidad de que Alex y ella terminaran haciendo algo apasionado y salvaje, había optado por una lencería especialmente sexy.
    Las bragas podrían haber pasado por un tanga e iban a juego con el sujetador de encaje.
    – Me estás matando -musitó mientras la abrazaba y la agarraba por el trasero-. En serio, creo que estoy a punto de morir.
    – No, no creo que vayas a morir, pero si lo prefieres, puedo dejarme los calcetines puestos.
    Alex le acarició las curvas y descendió después hasta las medias. Cuando se enderezó, hundió la lengua entre sus senos, excitándola con aquel húmedo calor.
    – Eres una fantasía que ni siquiera sabía que tenía -dijo antes de volver a besarla.
    Dani se perdió en la pasión que comenzaba a arder entre ellos, pero aun así, no era capaz de olvidar aquellas palabras. ¿Ella era su fantasía? Jamás se había considerado a sí misma una mujer capaz de convertirse en la fantasía erótica de ningún hombre. Aun así, le gustaba tener derecho a soñar.
    Alex la empujó suavemente para que se apartara con el fin de poder verla mejor. Dani obedeció, dio media vuelta y comenzó a caminar hacia el dormitorio.
    El dormitorio era tal como lo recordaba. Limpio, masculino, con muebles de gran tamaño y una chimenea tan grande que casi se podría vivir dentro de ella. Cuando pasaron por delante, Alex presionó el mando a distancia para que se encendiera, dándole a la habitación una acogedora iluminación.
    Dani se tumbó en la cama y la palmeó para que Alex la imitara; éste sacó una caja de preservativos de la mesilla de noche, se tumbó al lado de Dani y comenzó a besarla.
    Y fueron tan eróticos los movimientos de su lengua que Dani no se dio cuenta de que le estaba desabrochando el sujetador hasta que se lo quitó del todo. El aire frío acarició sus senos, haciéndole estremecerse. Alex hundió la cabeza y tomó uno de los pezones con la boca. Succionó delicadamente y continuó acariciando el húmedo botón con la lengua hasta que Dani se sintió húmeda y henchida.
    Se aferró a él, deseándole con tal desesperación que apenas podía respirar. Quería sentirle dentro de ella, quería sentir su erección entre sus piernas, llenándola, abrasándola. Quería entregarse a Alex como no se había entregado nunca a ningún hombre. La necesidad de hacerlo era tan fuerte que la asustaba, pero no lo suficiente como para obligarle a interrumpir lo que estaba haciendo.
    Dani alargó la mano hacia Alex y le quitó el cinturón; inmediatamente después, le bajó los pantalones hasta las caderas.
    Alex terminó entonces de quitárselo. Los zapatos los había perdido en el trayecto al dormitorio de modo que sólo tuvo que deshacerse de los calcetines.
    Su erección tensaba los bóxer. Dani alargó la mano hacia ella, pero antes de que hubiera podido acariciarla, Alex la agarró por la muñeca y giró de manera que Dani quedara encima de él.
    – La última vez dijiste que estabas dispuesta a atarme a la cama -le dijo con una sonrisa-. ¿Qué te parece si te dejo llevar las riendas?
    – Me encantaría.
    – Estupendo.
    Dani estaba ya arrodillándose sobre él. Pero en el momento en el que debería haber retrocedido para permitirle hundirse dentro de ella, Alex la urgió a avanzar lucia delante.
    – Quiero que te deslices hacia delante -le dijo.
    – ¿Por qué?
    – Ya lo verás.
    Dani hizo lo que le pedía y fue deslizándose lentamente hacia delante. Alex se movió hasta colocar los hombros entre las piernas de Dani. Después, deslizó las manos por sus muslos. Dani estaba a punto de protestar, de decir que se sentía demasiado expuesta en aquella postura cuando Alex le dijo:
    – Agárrate.
    Dani se agarró a lo primero que encontró, el cabecero de la cama, y estuvo a punto de gritar cuando sintió la lengua de Alex entre los muslos.
    Alex utilizó los dedos para abrirse camino entre sus pliegues, dejándole completamente expuesta a él. Después, comenzó a lamer y a succionar, pero permitiendo que fuera Dani la que marcara el ritmo con el movimiento de sus caderas.
    Dani se aferró al cabecero de la cama buscando un punto de apoyo y comenzó a moverse alzándose cuando necesitaba menos presión y bajando cuando necesitaba más. A esas alturas, tenía sensibilizado cada centímetro de piel. El calor, el deseo y la presión aumentaban a una velocidad vertiginosa. Estaba a punto de llegar al orgasmo y, al mismo tiempo, desesperada por prolongar aquella sensación tan agradable.
    Aceleró los ritmos de sus movimientos a medida que iba acercándose al clímax. Alex posó las manos en sus caderas, urgiéndole a acelerar. Dani jadeó y gritó cuando llegó el orgasmo. Se tensó y abrió las piernas todavía más, deseando que Alex tuviera acceso a todos los rincones de su cuerpo. Alex continuó acariciándola hasta hacerle estremecerse y después, retrocedió y continuó besándola, lamiéndola y acariciándola hasta que cedió por completo el orgasmo.
    Dani continuó allí, arrodillada sobre el cabecero de la cama mientras intentaba recuperar la respiración. Alex se apartó. Dani oyó el sonido de un plástico al desgarrarse y después Alex regresó y le hizo volverse hacia él.
    Dani se movió para dejar que se hundiera en ella. Alex la llenó por completo, haciendo que sus terminales nerviosas, ya de por sí sensibles, cantaran de excitación.
    La pasión oscurecía la mirada de Alex y marcaba sus facciones. Asomó a las comisuras de sus labios una sonrisa. Apoyada en sus propios brazos, Dani comenzó a moverse hacia delante y hacia atrás. Y los dos gimieron.
    Dani acababa de disfrutar de un orgasmo, pero mientras Alex se hundía y salía de ella, sintió cómo comenzaban a tensarse sus músculos otra vez. Alex alargó las manos para acariciarle los senos y en el instante en el que le rozó los pezones, el cuerpo entero de Dani pareció cerrarse alrededor de él.
    Ella continuó moviéndose hasta que estuvieron los dos jadeantes y al límite y al final ya no fue capaz de contenerse. Se miraron a los ojos mientras los dos iban perdiéndose en su mutua liberación.

    Dani canturreaba mientras subía en el ascensor al despacho de Walker. Había pasado la noche en casa de Alex y no había visto un solo periodista al salir. A lo mejor su vida personal había dejado de interesarle a la prensa, una posibilidad verdaderamente emocionante.
    Pero pasar toda una noche haciendo el amor había sido todavía mejor. A Dani le encantaba dormir en la cama de Alex, sintiendo sus brazos a su alrededor. A su lado se sentía a salvo. Estar con Alex era algo a lo que podría llegar a acostumbrarse, pero continuaba habiendo miles de complicaciones en su relación.
    Cuando llegó al despacho, esperaba encontrar allí también a Cal y a Reid, pero su hermano estaba solo.
    – ¿Sólo estamos nosotros? -le preguntó cuando él se levantó para ir a abrazarla-. Si tengo que prepararme para ser informada de un nuevo secreto de la familia, me temo que no estoy preparada. Como me entere de algo nuevo, soy capaz de ponerme a gritar en medio de la noche.
    – Todavía no son las dos de la tarde -dijo Gloria en el instante en el que Dani entró en la habitación-. Así que tendrás que esperar antes de empezar a gritar.
    Dani tuvo la sensación de estar de pronto en un pliegue espacio-temporal. Su abuela llevaba un traje que Dani le había visto en otras ocasiones. Estaba perfecta con aquel traje en tono oro viejo que tanto le favorecía. Gloria parecía en aquel momento exactamente lo que era: una poderosa matriarca.
    Por un instante, Dani se sintió como si hubiera retrocedido un año en el tiempo, como si hubiera regresado a aquella época en la que estaba dispuesta a hacer cualquier cosa para impresionar a Gloria; quería entonces convertir el Burger Heaven en el mejor establecimiento de su clase. Casi podía sentir el calor en la frente y la desesperación de estar golpeándose una y otra vez contra una pared que no era capaz de ver ni comprender, pero que tampoco podía romper.
    – ¿Es algo malo? -dijo sin poder controlarse-. El motivo de la reunión, ¿es algo malo?
    – No es nada malo en absoluto -respondió Gloria, señalando el sofá-. En realidad es una buena noticia. Siéntate. Walker y yo queremos hablar contigo sobre algo.
    – Si vais a decirme que tampoco soy hija de mi madre, no sé si voy a ser capaz de soportarlo.
    Gloria sonrió.
    – Cuando quieres, puedes llegar a ser muy dramática. Creo que eso lo has sacado de mí -miró a Walker-. ¿Quieres decírselo tú o se lo digo yo?
    – Creo que deberías decírselo tú.
    Dani tenía el estómago tan revuelto que estaba a punto de vomitar.
    – Queremos que dirijas el Buchanan's -anunció Gloria-. El director se va y necesitamos una persona brillante a cargo del establecimiento. Hemos estado hablando y tú nos pareces la opción más lógica, por no decir la mejor. Siempre te ha encantado ese restaurante, eres buena en tu trabajo y, además, eres parte de la familia. ¿Qué te parece?
    Dani abrió la boca y después la cerró. Jamás se habría esperado nada parecido. ¿Dirigir ella el Buchanan's?
    – ¿Nadie está enfermo? -preguntó.
    – Estamos todos perfectamente. Di que sí.
    ¿Que dijera que sí? ¿Así de sencillo?
    Aunque era cierto que el Buchanan era su restaurante favorito, aquella oferta era completamente inesperada.
    – Acabo de empezar a trabajar para Bernie -dijo, más para sí que para ellos-. Y me encanta mi trabajo. Estoy aprendiendo mucho. No creo que fuera correcto irme tan pronto.
    – Es una gran negociadora -le dijo Gloria a Walker-. Todavía no hemos empezado a hablar de dinero y ya voy a tener que aumentar mi oferta.
    – No es cuestión de dinero -replicó Dani.
    Aun así, no pudo dejar de preguntarse hasta dónde estaría dispuesta a llegar Gloria. ¿Cuánto pensaba su abuela que valía?
    – Claro que es cuestión de dinero -dijo Gloria-. Tienes que intentar conseguir todo lo que puedas. Con Walker tienes que defender tu trabajo con uñas y dientes.
    Dani se echó a reír a carcajadas.
    – Eh, que ya conseguí sobrevivir a ti.
    – Desde luego. Hiciste un trabajo estupendo en el Burger Heaven. Aunque probablemente nunca te lo dije, ¿verdad?
    Para su más terrible humillación, Dani sintió que tenía los ojos llenos de lágrimas.
    – No, no me lo dijiste.
    – Lo siento mucho. Y por eso te lo estoy diciendo ahora. Hiciste un trabajo increíble y siempre estaré orgullosa de ti. Aunque el Bella Roma es un restaurante maravilloso, no es suficiente para ti. Además, el Buchanan's es un restaurante de la familia. Te necesitamos, Dani.
    Dani miró a su hermano.
    – Estás muy callado.
    – Creo que la abuela está explicando mi postura de manera excelente. Supongo que, si yo te dijera eso mismo, no me creerías. Pero viniendo de Gloria, tiene que ser verdad.
    – Una idea interesante.
    – Tú eres la única candidata -continuó Cal-. Eres la única candidata que nos interesa para ese trabajo.
    La tentación era fuerte, pero Dani tenía muchas cosas en las que pensar.
    – Dadme unos cuantos días -les pidió mientras se levantaba-. Volveremos a hablar el viernes.
    – Deberíamos hablar de dinero -insistió Gloria.
    – Hablaremos de dinero si al final decido aceptar este trabajo. No te preocupes. Haré que me paguéis como si fuera la mejor para el puesto.
    Gloria sonrió.
    – Ésa es mi chica.

    Dani imaginaba que las cosas no podían ir mejor. La noche había sido espectacular, la mañana deliciosamente relajante y de pronto tenía una nueva oferta de trabajo.
    Dirigir el Buchanan's era tentador. Sinceramente, lo único que le impedía aceptar aquella oferta era que sólo llevaba unas cuantas semanas trabajando con Bernie y no le hacía ninguna gracia dejarle en la estacada. Por supuesto, si le daba la noticia con tiempo de antelación, la situación no sería tan grave…
    Rió en voz alta al darse cuenta de que ya había tomado una decisión: quería trabajar en el Buchanan's. De alguna manera, sería como completar el círculo.
    Se dirigió al Bella Roma y no se fijó en la mujer que había en la puerta hasta que prácticamente chocó con ella. Dani retrocedió precipitadamente y se la quedó mirando de hito en hito.
    – ¿Fiona? ¿Qué estás haciendo aquí?
    La pelirroja condujo a Dani hasta uno de los bancos que había en la puerta del restaurante.
    – Tenemos que hablar.
    A Dani no le gustó cómo sonaba eso.
    – La verdad es que yo no creo que tengamos nada que decirnos. Además, tengo que marcharme. Entro a trabajar dentro de treinta segundos.
    – Lo que tengo que decirte no me llevará mucho más tiempo. Es sobre Alex. Por lo que han publicado los periódicos, me temo que no está siendo sincero con ninguna de nosotras.
    Dani se tensó instintivamente. Inmediatamente se dijo que no debía ser tonta. Fiona tenía motivos para intentar causarle problemas, pero era imposible que tuviera ninguna clase de relación con Alex. Absolutamente imposible. Alex no era la clase de hombre que jugaba con los demás. Más aún, él jamás perdonaría el engaño de Fiona.
    – Conmigo está siendo muy sincero -respondió Dani con voz firme.
    – ¿Ah, sí? ¿Entonces te ha dicho que continuamos viéndonos de vez en cuando? ¿Y que estuve en su casa hace un par de noches, y también la semana anterior?
    Dani tomó aire. Tenía que mantener la calma. Fiona estaba mintiendo.
    – Eso son tonterías.
    Fiona inclinó entonces la cabeza.
    – ¿No te encanta la chimenea del dormitorio? Es increíble cómo se enciende con el mando a distancia. Y crea un ambiente tan romántico. ¿Y habéis usado ya el jacuzzi? Porque conmigo ya lo ha utilizado.
    Dani sintió que se le helaba la sangre en las venas.
    – Estás mintiendo.
    Fiona la miró entonces con expresión compasiva.
    – La verdad es que estoy intentando salvarte ahora que todavía estás a tiempo. Mi problema es que no puedo dejar de quererle, por muy mal que se porte conmigo. Pero tú todavía tienes alguna posibilidad de salvarte, o, por lo menos, eso espero -abrió el bolso que llevaba en la mano y le tendió una ecografía-. Mira, estoy embarazada de doce semanas. Todavía no se puede identificar lo que es, pero todo está progresando sin ninguna clase de problema.
    Dani se quedó mirando la fotografía sin poder dar crédito a lo que estaba viendo. Era poco más que una mancha sobre el papel, pero tras haber visto las ecografías del embarazo de Penny, la reconoció perfectamente.
    – Estás embarazada -dijo casi sin aliento.
    – De Alex -Fiona se alisó la parte delantera de la camisa, mostrando su vientre ligeramente abultado-. Estamos en proceso de reconciliación. Sé que tendré que convivir con otras mujeres, pero ése parece ser el destino de las esposas de los Canfield. Ellas aman a sus hombres sean ellos como sean. Mira todo lo que ha tenido que sufrir Katherine con Mark.
    Se refería al hecho de conocer la existencia de la madre de Dani. Pero eso no era nada comparado con la noticia que Fiona acababa de darle. Dani le devolvió la fotografía y se levantó.
    – Tengo que ir a trabajar -farfulló.
    Apenas era capaz de articular palabra. No podía pensar, no podía concentrarse. Nada de aquello era real. No podía serlo.
    Pero, por supuesto, tanto con Hugh como con Ryan había tenido aquella misma sensación de irrealidad.
    Ella creía que Alex era diferente, que no era como los otros hombres con los que se había cruzado a lo largo de su vida. Había confiado en él, le había entregado su corazón. Pero había vuelto a equivocarse: Alex había demostrado ser un mentiroso sin escrúpulos como todos los demás.

Capítulo 15

    Dani se acurrucaba en la esquina del sofá, dejando que Gloria la abrazara y la meciera hacia delante y hacia atrás
    Todo le dolía y apenas podía respirar por culpa de los sollozos. Se sentía como si le hubieran dado una paliza y después le hubiera pasado un camión por encima, pero su caso era todavía peor, porque ella era la única responsable de lo que le había pasado.
    – Confiaba en él -lloraba-. Confiaba en él. Pero debería haber tenido más cuidado. Todos son iguales. Todos. Yo creía que Alex era diferente. Pensaba que era mejor que Ryan y que Hugh, pero no es cierto.
    Gloria le acariciaba el pelo mientras intentaba consolarla.
    – Tranquila, Dani, todo saldrá bien.
    – ¿De verdad? ¿Y tú cómo lo sabes?
    – Lo sé porque eres demasiado fuerte como para dejar que este revés acabe contigo.
    Dani intentó reír, pero de su garganta sólo salió un sonido estrangulado.
    – Me temo que te equivocas. Estoy completamente destrozada. Peor aún, hecha añicos. No puedo continuar haciendo esto. No puedo seguir entregando mi corazón para que me lo pisoteen.
    Agarró un puñado de pañuelos de papel, se sonó la nariz y comenzó a llorar otra vez.
    Se sentía como si tuviera un agujero enorme en medio del pecho y tenía la sensación de que su mera esencia podía desparramarse sobre la alfombra y evaporarse. Estaba dolida a un nivel que iba mucho más allá del enfado. Ella había creído en Alex, eso era lo que realmente la mataba. Ella había creído completamente en él.
    – Me dijo exactamente lo que tenía que decirme para convencerme -se lamentó Dani-. Como Ryan, pero Alex lo hizo todavía mejor, porque no hablaba directamente sobre mí. Siempre se refería a su familia y a su necesidad de serle completamente leal. Como si fuera un hombre intachable.
    – Todavía no tienes la certeza de que no lo sea.
    – Me ha engañado con su ex esposa después de haberme contado que ella le había estado engañado a él. De hecho, en gran parte nos sentíamos unidos porque a los dos nos habían engañado.
    – ¿Pero por qué crees que iba a contarte una cosa así si todavía se estaba acostando con ella?
    – Para embaucarme.
    Gloria sonrió con tristeza y le acarició la mejilla.
    – Ése es un plan muy complejo, Dani. ¿De verdad crees que merece la pena tomarse tantas molestias para estar contigo?
    A pesar de todo, Dani se echó a reír. Después, se arrojó una vez más a los brazos de su abuela y empezó a llorar otra vez.
    – Está embarazada de él. He visto la ecografía. Y también he visto su vientre hinchado.
    – A lo mejor tiene gases.
    Los sollozos dieron paso a un bufido burlón.
    – Las mujeres como Fiona no tienen gases.
    – Todo el mundo tiene gases. Tú no tienes la certeza de que esté embarazada, y si lo está, no sabes si ese hijo es de Alex. Fiona tiene su propio plan. Tú ya me comentaste en otra ocasión que quería volver con Alex. Sacarte de la competición es la manera ideal de allanarse el camino. Sin ti tendría más posibilidades de recuperarle.
    – Quizá -respondió Dani, que seguía sin estar dispuesta a concederle a Alex el beneficio de la duda.
    – Es posible que el padre sea otro.
    Teniendo en cuenta lo guapa que era aquella mujer, Dani estaba segura de que habría miles de hombres que se ofrecerían como voluntarios para ser el padre de sus hijos.
    – No sé qué pensar -admitió-. Me gustaría creer que todo es mentira, pero Fiona tenía muchos datos sobre la casa de Alex. Datos muy concretos y, sin embargo, él me había dicho que Fiona nunca había estado allí. Así que, por lo menos en eso, Alex me mintió.
    – Estoy convencida de que tiene que haber alguna explicación lógica para eso.
    Dani se sorbió la nariz.
    – Te estás poniendo de su parte. Eso no vale.
    – Estoy intentando ayudarte a ver que no tienes todos los datos. Si al final resulta que Alex de verdad te ha traicionado, le pediré a Walker que contrate un mercenario para que le haga morder el polvo.
    Había una fiereza en la voz de Gloria que le hizo sentirse a Dani segura y querida. No servía para aliviar el dolor que la estaba desgarrando por dentro, pero ayudaba un poco.
    – Me gusta el plan -admitió.
    – Entonces, ya estamos de acuerdo en algo. Pero de momento, necesitas más información. Tienes que hablar con Alex.
    – Hoy no -respondió Dani al instante.
    Apenas había conseguido aguantar todo el turno en el restaurante antes de escapar a casa de Gloria, donde se había derrumbado.
    – Y creo que voy a tardar mucho tiempo en hablar con él.
    – Pero tendrás que hacerlo.
    – Quizá.
    Dani se secó las lágrimas, preguntándose mientras lo hacía, cómo iba a superar el hecho de que Alex fuera el traidor que sospechaba. ¿De verdad no había un solo hombre bueno sobre la faz de la tierra o el problema era que ella estaba condenada a no encontrarlo?

    Alex esperó a que todo el mundo hubiera salido de la reunión. Quería hablar con su padre. Mark descolgó el teléfono de su despacho y miró a su hijo.
    – ¿Querías algo más?
    – Quería hablar contigo de cómo conseguiste que me retiraran los cargos.
    Mark sacudió la cabeza.
    – No tienes por qué darme las gracias. Estuve encantado de hacerlo -miró el reloj-. Lo siento, pero ahora tengo que hacer una llamada.
    Alex ignoró aquellas palabras.
    – No estoy aquí para darte las gracias. Estoy aquí para preguntarte qué demonios crees que estás haciendo. No entiendo cómo eres capaz de inmiscuirte de esa manera en mi vida. Ni siquiera tuviste la cortesía de consultarme antes de intervenir. Tú te ocupaste de arreglarlo todo porque era lo que pensabas que tenías que hacer.
    Mark se enderezó en la silla.
    – Podrías mostrar un poco de gratitud. Si te hubieran conservado los cargos, habrías tenido que dejar la campaña y en tu firma de abogados no habrían querido que volvieras a trabajar con ellos. No sé que habrías hecho. Y en el caso de que hubieras salido condenado, es probable que no hubieras podido ejercer como abogado durante el resto de tu vida. Te he salvado, Alex, no lo olvides.
    – Yo quería hacer las cosas a mi manera.
    – ¿Ah, sí? ¿Y se puede saber cuál es tu manera?
    – Dejar que el sistema funcione como debe.
    – ¿El sistema? El único sistema que importa es el que nosotros podemos controlar. Te estás comportando como un niño. ¿De verdad quieres ir a la cárcel?
    – Si es necesario, sí -contestó Alex.
    Estaba decidido a no perder la calma. Conocía suficientemente bien el estilo de Mark como para reconocer la técnica que estaba utilizando. Mark conseguía que sus oponentes terminaran sintiéndose tan estúpidos que decidían retirarse antes de concluir la discusión. Pero Alex no iba a permitir que le distrajera.
    – Yo quiero hacer las cosas como es debido.
    Mark se levantó y rodeó su escritorio.
    – Para ti, hacer las cosas como es debido es estar a la altura de tu potencial. Tienes una carrera brillante, no sé por qué vas a dejar que un periodista sin escrúpulos te la destroce. ¿Que hice unas cuantas llamadas? Por supuesto. Y puedes estar seguro de que volvería a hacerlas otra vez. Tú le das mucha importancia a la lealtad dentro de la familia, estás decidido a proteger a todos aquéllos que te importan, ¿verdad? Pues bien, yo también, así que eso fue lo que hice: protegerte.
    Alex se levantó.
    – Te involucraste en una cuestión legal que no era asunto suyo. Utilizaste tu posición para influir en el fiscal del distrito. ¿Eso no te molesta? Porque te aseguro que a mí me ha molestado, y mucho.
    Mark se apoyó contra el escritorio.
    – Había olvidado lo idealista que eres. Mira a tu alrededor. Esto no es una discusión intelectual en una clase de la universidad. Estamos en el mundo real. ¿Tú sabes por qué estás participando ahora mismo en mi campaña? ¿Por qué estás trabajando ahora conmigo? Porque tu firma de abogados quiere que estés aquí. Te dejaron marchar porque esperan que gane las elecciones y, de esa manera, tendrán más adelante un hilo directo con la Casa Blanca. Lo sabes tú y lo sé yo. En esta vida, todo es política, hijo mío. Es una realidad que tienes que aceptar.
    – Pero en alguna parte tendrá que dejar de funcionar la política.
    – ¿Por qué? -preguntó Mark, y parecía sinceramente confundido-. ¿Por qué tiene que parar en alguna parte?
    Alex lo comprendió entonces. Hasta ese momento, no había visto nunca a su padre como realmente era. Su padre no era un hombre malo o sediento de poder. Simplemente, veía el mundo de la manera que le hacía la vida más fácil.
    Pensó en Katherine, que vivía su vida cumpliendo con su obligación no sólo porque era eso lo que se esperaba que hiciera, sino porque era lo que la definía. Pero aun así, quería a Mark con cada fibra de su ser. ¿Cómo podría su madre conciliar aquellas dos facetas tan diferentes de su vida?
    Si estuviera allí en ese momento, estaba seguro de que Katherine le diría que querer a alguien implicaba aceptarlo tal y como era, con sus virtudes y sus defectos. Alex podía querer mucho a su padre, pero aceptar sus defectos le iba a resultar mucho más difícil.
    Tenía dos opciones, aceptar lo que había pasado o abandonar. Sus entrañas le decían que lo dejara todo. Que él no era un hombre preparado para formar parte de aquel mundo. Pero su corazón continuaba recordando el momento en el que lloraba junto al cadáver de su madre porque no había sido capaz de salvarla. Su corazón le recordaba la promesa de guardar lealtad, aunque no supiera a quién. Siendo muy niño, Alex se había prometido que, si alguna vez volvía a tener una familia, permanecería siempre a su lado, protegiéndola, que jamás la abandonaría. Y su corazón recordaba a Katherine enseñándole que el deber lo era todo.
    No tenía opción. Se quedaría junto a su padre porque era lo que tenía que hacer.

    Dani ni siquiera sabía en qué canales emitían programas relacionados con la política los domingos por la mañana, pero estuvo recorriendo diferentes canales hasta que vio en uno de ellos a varios hombres y mujeres vestidos de oscuro y con aspecto serio. Se sirvió una taza de café y se preparó entonces para ser informada sobre el escenario político del país.
    En realidad, nunca había tenido un interés especial por la política, pero tampoco había tenido nunca un padre que aspirara a ser presidente de la nación, así que, mejor tarde que nunca. Y, por lo menos, ella siempre había votado.
    Bebió un sorbo de café y escuchó a uno de los invitados al programa hablar de la crisis en Oriente Medio. Casi inmediatamente perdió el hilo de la intervención. Seguramente porque estaba agotada. Llevaba cuatro días sin dormir apenas. No había vuelto a ser la de antes desde su conversación con Fiona.
    Había estado evitando las llamadas de Alex, algo que no podría hacer eternamente, pero no sabía qué decirle. Una parte de ella tenía miedo de enfrentarse a él porque sería desagradable, pero, sobre todo, porque la aterraba oírle admitir que sí, que era un canalla y que habían vuelto a engañarla otra vez. Hasta que no tuviera confirmación de lo contrario, era suficientemente débil como para seguir pensando lo mejor sobre él.
    – No sé cómo puedo ser tan estúpida -musitó en el silencio de la habitación mientras en el programa daban paso a la publicidad-. Tengo que procurar ser más fuerte.
    Y lo sería. Cuando llegara el momento. Hasta entonces, podía permitirse un poco de debilidad.
    El programa comenzó de nuevo con un cambio de tema. Apareció la fotografía de Mark Canfield y Dani subió inmediatamente el volumen.

    – Aunque todavía faltan dieciocho meses para las elecciones a la presidencia -le oyó decir al conductor del programa-, en Washington la situación está al rojo vivo, ¿no es cierto Bill?
    La cámara enfocó entonces a otro de los participantes en el programa.
    – Sí, así es. El senador Canfield, que hasta ahora había aparecido como el preferido de los votantes, se enfrenta a una situación excepcional. Tiene problemas en su propia casa. Cerca de dos meses atrás, supimos de la existencia de una hija de una relación previa…
    A Dani estuvo a punto de caérsele el café cuando vio una fotografía suya en la pantalla del televisor. Soltó un juramento.
    – Danielle Buchanan -continuaron explicando en la televisión-, llegó de forma completamente inesperada y dio un vuelco a la campaña. El senador tuvo que sincerarse con el público y las encuestas demostraron que el votante de los Estados Unidos aprecia la sinceridad. Los expertos creen que uno de los principales motivos de esta reacción fue la actitud de su esposa, Katherine Canfield, una mujer que ha demostrado ser una esposa y una madre perfecta. Ella acogió a Dani entre sus brazos, tanto literal como figurativamente. Y si una esposa puede perdonar a un marido, entonces también puede hacerlo una nación.
    – Con Hillary no funcionó -comentó el conductor del programa.
    – La situación es diferente -continuó Bill-. En este caso, la relación del senador con otra mujer fue previa a su matrimonio. Pero aunque las cifras iban subiendo, durante las dos últimas semanas se ha producido un repentino descenso, fecha que coincide con el momento en el que se descubrió que el hijo mayor del senador, que es adoptado, y Dani, mantienen una relación sentimental.
    Dani sabía lo que le esperaba a continuación y se preparó para ver aquella horrible fotografía en la que aparecía huyendo de casa de Alex. Efectivamente, la fotografía apareció al instante en una esquina de la pantalla.
    – El problema es -dijo Bill-, que los votantes tienen un cierto límite en cuanto a lo que están dispuestos a tolerar y, al parecer, no quieren aceptar que la hija biológica de un posible presidente de la nación salga con su hermano adoptivo.
    – Pero en realidad no existe ningún vínculo de sangre entre ellos -replicó el invitado.
    – Eso no parece tener ninguna importancia para los encuestados. Los puntos que hasta ahora había mantenido el senador han sufrido un drástico descenso. Si esto continúa así, es posible que Canfield no pueda optar a la presidencia. En ese caso, la campaña terminará antes de haber empezado siquiera.

    – Aquí está tu joven -le dijo Bernie a Dani al día siguiente, poco después de las dos-. Vamos, yo acabaré con esto.
    A Dani se le hizo un nudo en el estómago.
    – No, no hace falta. Le diré que no puedo atenderle ahora.
    Bernie sonrió de oreja a oreja.
    – No tienes por qué hacerle esperar. Además, yo necesito trabajar un poco para distraerme. Vamos, no pasa nada.
    Atrapada por la amabilidad de un hombre con buenas intenciones, Dani asintió y salió al salón principal del Bella Roma.
    Ya había pasado la hora del almuerzo y quedaban solamente dos comensales. Inmediatamente vio a Alex al lado de la puerta. No parecía muy contento.
    – Has estado evitándome -le dijo Alex en cuanto ella se acercó.
    Llevaban casi una semana sin verse y, a pesar de todo, se descubrió a sí misma deseando acercarse a él para pedirle que la abrazara. Quería sentir sus brazos a su alrededor y respirar la esencia de su cuerpo. Quería besarle y ser besada y olvidar todo lo que los separaba. Lo cual sólo demostraba que era una mujer sin principios, débil, y que necesitaba entrar rápidamente en razón.
    – No sabía qué decirte -admitió y señaló hacia atrás-. Podemos hablar en mi despacho.
    Alex la miró con el ceño fruncido.
    – Así que hay algún problema.
    – Prefiero que hablemos en privado.
    Alex la siguió hasta un despacho diminuto en el que había un escritorio y un archivador y apenas espacio para nada más, sobre todo desde que entraron los dos.
    – ¿Qué está pasando aquí? -preguntó Alex-, No me has devuelto ninguna de mis llamadas. Fui a casa de tu abuela este fin de semana y me dijo que estabas fuera de la ciudad.
    Dani odiaba haber tenido que pedirle a Gloria que mintiera por ella, pero no estaba preparada para enfrentarse a Alex. De hecho, continuaba sin estarlo.
    – Creo que todavía no estoy en condiciones de enfrentarme a todo esto -admitió.
    – ¿De enfrentarte a qué? ¿De qué estás hablando? Maldita sea, Dani, ¿por qué me evitas?
    – Porque no quiero verte -replicó-. ¿Quieres que te lo diga más claro? No quiero verte.
    Alex se quedó como si acabaran de abofetearle.
    – Muy bien, ¿y piensas decirme por qué?
    No podía. No podía decirle todo lo que ocurría sin echarse a llorar y se negaba a derrumbarse delante de él. Se volvió.
    – Por favor, vete -le dijo suavemente-. Creo que de esa forma será mucho más fácil.
    Pero Alex la agarró del brazo y le hizo volverse hacia él.
    – A lo mejor no me interesan las cosas fáciles. A lo mejor lo que quiero es saber la verdad.
    – No, lo único que a ti te interesan son las mentiras. Al fin y al cabo, es a lo que estás acostumbrado.
    – ¿De qué demonios estás hablando?
    Sus ojos adquirieron de pronto el color de la media noche. Y Dani odió el ser capaz de fijarse en aquel detalle a pesar de estar dolida y enfadada.
    Alex soltó una maldición y se cruzó de brazos.
    – No me lo puedo creer -le dijo-. Esperaba algo mejor de ti.
    – ¿Qué?
    – Estoy seguro de que viste el programa del domingo. Has estado leyendo los periódicos, sabes que están bajando las encuestas y has decidido huir, como dijiste que harías. Estás optando por la salida fácil. Jamás pensé que te adaptarías tan rápidamente al mundo de la política.
    Dani pasó de la más absoluta tristeza a la furia en cuestión de segundos.
    – En ese caso, bienvenido al mundo de los decepcionados. Porque a mí me ha pasado lo mismo contigo. Para empezar, no me he convertido de pronto al mundo de la política, pero te agradezco la facilidad con la que has sido capaz de juzgarme. En cuanto a los motivos por los que he estado evitándote, aquí está la razón: estoy cansada de hombres mentirosos, miserables y canallas y, al parecer, tú eres el último de una larga cadena. Te aseguro que eres un gran embaucador. Conseguiste engañarme como el que más. Felicidades, a tu lado, Ryan es sólo un aficionado.
    Alex dejó caer los brazos a ambos lados de su cuerpo.
    – No sé de qué estás hablando.
    – Deja de actuar. He hablado con Fiona. Estoy al corriente de la verdad.
    – ¿Qué verdad? No hay ninguna verdad.
    – Por supuesto, olvidaba que eres abogado. Todo es relativo, ¿verdad? Así es como funcionan las cosas para ti. Pero no para mí. Soy tan increíblemente simple que pretendo que el hombre que se acueste conmigo no se acueste con nadie más. Supongo que al respecto podrías argüir que en ningún momento hemos hablado de exclusividad en nuestra relación. Y la verdad es que no sabes cuánto lo lamento. Eres una persona repugnante, Alex. Siento haberte conocido, siento haberme acostado contigo y no puedo decirte cuánto lamento no poder alejarme para siempre de ti y no volver a verte en mi vida… Es una lástima que formemos parte de la misma familia.
    Alex dio un paso hacia ella.
    – ¿Crees que estoy saliendo con alguien?
    – Sé que estás saliendo con alguien, con Fiona. Ella misma me lo dijo. ¿Estás emocionado con tu futuro bebé?
    Alex la miró absolutamente estupefacto.
    – ¿Está embarazada?
    Dani se le quedó mirando de hito en hito.
    – ¿No te lo ha dicho? Vaya, siento haberle estropeado la sorpresa. Sí, Alex, vas a ser papá. Al final vas a tenerlo todo.
    – No me estoy acostando con Fiona -negó Alex, pero sin ninguna firmeza.
    – Qué convincente. Mira, no hace falta que sigas disimulando. Fiona me lo ha contado todo. Es evidente que ha estado en tu casa y en tu cama. Estoy cansada de librar esta clase de batallas. Renuncio. No quiero volver a saber nada de hombres. Llegué a creer que tú eras especial, que eras mejor que los demás, pero no lo eres.
    – No me merezco esto. Yo no he hecho nada.
    – Déjame imaginar… ahora lamentas que me haya enterado de esta forma.
    Alex la miró con los ojos entrecerrados.
    – Si de verdad es eso lo que piensas de mí, entonces no tenemos nada más que hablar.
    – ¿No ha sido precisamente eso lo que te he dicho cuando has entrado?
    Durante mucho rato, Alex continuó mirándola en silencio. Dani se preparó para recibir sus disculpas, sus explicaciones. Esperaba, necesitaba desesperadamente que le demostrara que estaba equivocada. Estaba tan loca por él que quería oírle decir que no le había engañado.
    Pero Alex no pronunció una sola palabra. Dio media vuelta y se marchó sin mirar atrás.

    Seguramente aquél era el peor momento posible para ensayar un discurso que nunca había querido dar, pero Dani no era capaz de inventar una excusa convincente para cambiar su cita con Katherine. Y ya había aparcado y se dirigía andando hacia la casa cuando se dio cuenta de que, sencillamente, podría haber llamado para decir que no se encontraba bien.
    Pero por lo visto, además de su corazón, había perdido también parte del cerebro.
    Aquel pensamiento entró y salió de su cabeza tan rápidamente que tardó varios segundos en comprender su significado. Cuando lo hizo, se detuvo en seco en medio del camino.
    ¿Había perdido el corazón? ¿Era eso posible? ¿Se había enamorado de Alex?
    Continuó sin moverse, esperando una respuesta a su pregunta, y no tardó en darse cuenta de que hacía tiempo que conocía la verdad. Claro que estaba enamorada de Alex; si no hubiera sido así, le habría resultado mucho más fácil separarse de él.
    – Al parecer, nunca voy a dejar de sorprenderme -musitó para sí, y continuó avanzando hasta la puerta.
    Lo único que ella pretendía cuando había decidido buscar a su padre era sentir que pertenecía a algún lugar. Y lo único que había conseguido era complicarse extraordinariamente la vida.
    Llamó a la puerta e intentó relajarse. Tenía que concentrarse en su reunión con Katherine. Ya se enfrentaría a su propio dolor cuando llegara a casa.
    – ¡Dani! -Katherine abrió la puerta y sonrió-. Pasa, pasa. ¿Estás nerviosa? Espero que no. Porque estoy segura de que lo vas a hacer genial y yo tendré que decirte «¿Ves? Lo sabía».
    Dani entró en la casa e inmediatamente se sintió envuelta en el calor de la bienvenida. Katherine continuaba tan amable y cariñosa como siempre.
    – Estoy intentando no pensar en el discurso -admitió mientras seguía a Katherine a su estudio-. Cada vez que pienso en él, tengo la sensación de que voy a vomitar. Y creo que no quedaría bien.
    – No, no suele quedar bien. ¿Quieres tomar algo? ¿Un café? ¿Un refresco? ¿Un vaso de agua?
    – Tomaré un vaso de agua.
    Katherine se acercó a una antigua cómoda que, una vez abierta, resultó contener un pequeño refrigerador.
    – Es uno de mis caprichos -admitió Katherine mientras sacaba un par de botellas de agua-. Cuando estoy trabajando en algo, no soporto interrumpirme. Soy una mujer increíblemente mimada.
    – Eres genial -dijo Dani, e inmediatamente se sintió ridícula. Como si estuviera diciendo tonterías delante de una persona a la que admiraba, que era, precisamente, lo que estaba haciendo.
    – Gracias -le dijo Katherine-. Eres muy amable -señaló la carpeta que había dejado encima de la mesita del café-. Aquí tienes el famoso discurso.
    Dani ahogó un gemido. Agarró la carpeta y hojeó los folios que contenía. Eran sólo cinco y mecanografiados a doble espacio. En él se hablaba de una madre que había descubierto que tenía un cáncer terminal y había pedido que buscaran una familia que pudiera hacerse cargo de sus cuatro hijos.
    Quizá fuera por la situación de los planetas, o quizá porque estaba a sólo tres días de que le bajara la regla, o a lo mejor por el doloroso trauma que estaba sufriendo, pero el caso fue que Dani se descubrió de pronto luchando contra las lágrimas.
    Se hundió en el sofá mientras hacía un esfuerzo sobrehumano por no ponerse a llorar. Respirar hondo no la ayudó, y tampoco tragar saliva o intentar pensar en otra cosa.
    Katherine se acercó a ella.
    – ¿Dani? ¿Estás bien?
    – Sí, estoy bien. Sólo un poco estresada -parpadeó varias veces e intentó sonreír-. Lo siento, pero no te preocupes. Cuando dé el discurso no me pondré así. Estaré demasiado asustada.
    Katherine le tendió una caja de pañuelos de papel.
    – No te disculpes. Cada uno siente lo que siente. ¿Puedo hacer algo para ayudarte?
    Era una pregunta muy sencilla, pero la amabilidad con la que Katherine la formuló terminó de desbordar a Dani. Se le escapó una lágrima, y después otra. Dani hizo todo lo posible para recuperar la dignidad que acababa de abandonarla.
    – Lo siento -repitió-. Pero últimamente he tenido que enfrentarme a muchas cosas nuevas. Por supuesto, tú puedes comprenderlo mejor que nadie. Mi repentina aparición sólo ha servido para empeorar tu vida. Lo sé. Pero te aseguro que no era ésa mi intención. Te admiro profundamente y siento muchísimo haber irrumpido de esta forma en tu vida.
    Katherine se sentó a su lado.
    – Tú no me has estropeado nada.
    – Pero por mi culpa has tenido que asumir nuevos retos -Dani sorbió por la nariz-. No te mereces todos los problemas que te he causado.
    – Tú no has hecho nada. Y al final todo se arreglará.
    – Yo no quería hacerte ningún daño.
    Katherine tensó los labios.
    – Y no me lo has hecho.
    Estaba mintiendo, pero Dani comprendía que lo hiciera. En aquellas circunstancias, Katherine no tenía ningún motivo para confiar en ella.
    – Lo he destrozado todo sin intentarlo siquiera. Imagínate lo que hubiera podido hacer si me lo hubiera propuesto de verdad.
    – ¿A qué te refieres? -preguntó Katherine.
    – A las encuestas. El otro día estuve viendo un programa en televisión y decían que por culpa de mi historia con Alex las encuestas estaban bajando. Decían que la campaña de Canfield se daba casi por terminada.
    Katherine le palmeó el brazo.
    – No puedes creerte todo lo que oyes. La campaña va a seguir adelante, claro que sí. En el peor de los escenarios posibles, Mark ganará con un tercio de los votos. Las encuestas bajan y suben. Esta semana has sido tú, la que viene las moverá otra cosa.
    Parecía tan tranquila, tan confiada… ¿De verdad era todo tan simple?
    – ¿Entonces no he echado a perder las oportunidades de Mark?
    – En absoluto.
    – Muy bien -Dani se secó las lágrimas-. Pues me alegro.
    Se enderezó en el asiento y se palmeó las mejillas.
    – Ya estoy bien. Por lo menos de momento. ¿Tengo un aspecto horrible?
    – Estás perfecta.
    – Gracias. Quiero que sepas que no he pretendido nunca hacerte ningún daño. Y, por si te sirve de algo, no voy a volver a ver a Alex.
    Katherine intentó no reaccionar ante aquella noticia. A pesar de todo, había descubierto que Dani le gustaba. Aquella joven era sincera y, además, Katherine tenía debilidad por todos aquéllos que sufrían.
    En cuanto al hecho de que Dani y Alex dejaran de verse, aunque no podía decir que la alegrara, sí que le provocaba un inmenso alivio. Si no estaban juntos, posiblemente dejarían de hacerle preguntas sobre ellos constantemente. Estaba cansada de sentirse humillada por culpa de todas aquellas preguntas sobre la hija de su marido.
    Llamaron en ese momento a la puerta.
    – Adelante -dijo Katherine.
    Bailey entró corriendo en el estudio.
    – ¡Dani! Me han dicho que estabas aquí.
    Dani sonrió a la adolescente.
    – Sí, aquí estoy. ¿Qué tal estás? ¿Todavía te gustan tus zapatos?
    – Más que nada en el mundo.
    Katherine bebió un sorbo de agua e intentó comportarse como una persona madura. No le importaba que Dani hubiera llevado a Bailey a comprarse unos zapatos de tacón. Sinceramente, a ella jamás se le habría ocurrido hacerle a su hija una oferta parecida. Para Bailey era bueno salir con otra gente, con gente que no formara parte de su círculo familiar. Y ella estaba encantada de que lo hiciera.
    Bueno, tenía que reconocer que le dolía un poco no haber sido ella la que compartiera esa experiencia con su hija, pero lo superaría.
    – Voy a tener un baile en el colegio -anunció Bailey-. Es el mismo día que mi cumpleaños y tengo que comprarme un vestido especial.
    – Qué suerte -le dijo Dani-. Ya estoy deseando ver las fotografías.
    Bailey se sentó en el suelo y le agarró la mano.
    – ¿Me llevarás a comprarme el vestido? Quiero que me ayudes a comprarlo. Por favor, Dani, di que sí.
    Aquellas palabras se clavaron en el corazón de Katherine con la precisión y la intensidad de un rayo láser.
    Ella quería ir de compras con Bailey. Quería ser ella la que la ayudara a construir esos recuerdos. Aunque su hija y ella nunca habían hablado en concreto de ello, había dado por sentado que acompañaría a Bailey a comprarse el vestido.
    Unos celos tan intensos como irracionales le hicieron desear atacar a la persona que consideraba responsable de aquella situación.
    – Bailey, me encantaría -contestó Dani, y parecía sincera-. Katherine, ¿a ti te parece bien?
    Katherine era consciente de que estaba dejando que la dominaran los celos, de que se estaba comportando como una niña. Recordaba las lecciones que había aprendido de su madre: tenía que mantener siempre la calma, sintiera lo que sintiera por dentro. Actuar siempre de manera correcta, no hacer ninguna inconveniencia.
    – Por supuesto. Eres muy amable, Dani. Estoy segura de que Bailey disfrutará mucho contigo.
    Le dolía pronunciar aquellas palabras, le dolía sonreír cuando lo que le apetecía era bufar y arañar como una gata acorralada.
    Bailey se levantó y las abrazó a las dos.
    – ¡Bien! ¡Bien! -comenzó a girar en círculo con las manos en alto y el rostro resplandeciente de placer.
    Katherine miró a su hija e intentó encontrar la felicidad del momento. Pero, sencillamente, no pudo.
    Cuando Bailey se marchó, Dani suspiró.
    – Es genial. La adoro.
    – Yo también -contestó Katherine, haciendo lo imposible para evitar que su voz reflejara un tono afilado.
    – Gracias por dejarme llevarla de compras.
    – De nada. Ahora, ¿de qué estábamos hablando?
    Dani cambió de expresión; de pronto, pareció desolada.
    – De Alex -musitó-, de que ya no vamos a volver a vernos.
    – Ya entiendo -dijo Katherine-. ¿Y qué es lo que te ha hecho cambiar de opinión? ¿Las encuestas?
    Aquél debería ser el momento de decirle a Dani que no podía permitir que otras personas dirigieran su vida. Pero antes de que hubiera podido decidir si iba a comportarse como una persona madura o no, Dani le dijo:
    – No, mi decisión no tiene nada que ver con las encuestas. Alex también me ha acusado de eso.
    – ¿De verdad?
    Dani asintió. Sus ojos habían perdido el brillo y reflejaban un intenso dolor.
    – Siento lo de las encuestas, pero no ha sido ésa la razón. Él cree que quiero quitarme del medio para facilitar las cosas.
    – ¿Y no es así?
    – No -Dani tragó saliva-. Creo que… creo que Alex continúa viendo a Fiona. Fiona vino a hablar conmigo y se aseguró de que lo comprendiera.
    Katherine podía sentir el dolor de Dani. Lo veía en los ojos que tenía clavados en ella.
    – Tú les conoces a los dos, ¿crees que es posible? ¿Crees que es posible que Alex todavía esté saliendo con Fiona?
    Era como estar viéndose a sí misma desde fuera, pensó Katherine mientras recorría la habitación con la mirada. Podía verse a sí misma sentada en el sofá, tan perfecta, pensó, con el jersey de cachemir y las perlas. La esposa y madre ideal. Un modelo de mujer cuya vida había cambiado de un día para otro por culpa de aquella joven cuya mera existencia demostraba que su marido podía tener hijos y ella no.
    Se dijo a sí misma que Dani no tenía la culpa. Que ella no sabía de la humillación y la vergüenza que había llevado a su vida. Que el hecho de que se llevara bien con Bailey era una suerte. Podía oír la voz de su madre diciéndole que tenía que comportarse siempre como una dama.
    ¡Y un infierno!, pensó con amargura. Por una vez en su vida, iba a hacer exactamente lo que le apetecía. Lo que tenía ganas de hacer y lo que podía ayudarla a aliviar su dolor.
    Miró a Dani y mintió.
    – No quiero hacerte daño, pero creo que es bastante posible que Alex y Fiona hayan seguido viéndose.

Capítulo 16

    Alex entró en las oficinas de su padre. Sabía que Mark estaba en una reunión y que Katherine había ido para realizar una sesión de fotografías. Encontró a su madre frente a un enorme mapa del país.
    – ¿Tienes un momento? -le preguntó.
    Su madre se volvió hacia él con una sonrisa.
    – Por supuesto. Tengo que estar de pie hasta que el fotógrafo esté listo. No quiere que me estropee el maquillaje ni que me arrugue el traje. No puedo poner ninguna expresión, así que procura no hacerme reír.
    Alex sonrió.
    – Me están entrando ganas de despeinarte.
    – Ya me lo imagino. No sé cómo es posible que dentro de ese hombretón siga escondiéndose un niño travieso.
    – Es uno de mis encantos.
    – Sí, desde luego -inclinó la cabeza-. ¿Qué te pasa? ¿De qué quieres que hablemos?
    Alex cambió inmediatamente de expresión. Cerró la puerta buscando un poco de intimidad y se acercó a su madre.
    – ¿Qué dirías si te dijera que quiero dejar la campaña?
    Katherine le miró con los ojos abiertos como platos.
    – Alex, no -posó la mano en su brazo-. ¿Lo dices en serio? ¿Tanto odias todo esto?
    – Sí. Esto no tiene nada que ver conmigo ni con lo que yo quiero. No soy un animal político. Pero le dije a Mark que le ayudaría y, al fin y al cabo, es mi padre.
    Katherine asintió.
    – Exacto. Siempre hay que serle leal a la familia. Todos tenemos que cumplir con nuestro deber -dejó caer la mano-. Aunque me temo que no soy la persona más adecuada para pedirle consejo.
    – ¿Porque estás demasiado metida en todo esto?
    – Por eso y porque… -tomó aire-. Lo único que yo sé es hacer lo que se espera que haga. A veces, cuando actuamos de otra manera nos sentimos libres, otras, lo único que conseguimos es sentirnos infinitamente peor. ¿Has pensado en cómo puedes llegar a sentirte tú?
    – La verdad es que ni siquiera estoy seguro de que importe -respondió-. Jamás imaginé que podría verme atrapado en medio de algo como esto. Sé hacia dónde debo dirigir mis lealtades, pero aun así, no soy capaz de continuar formando parte de la campaña.
    – Esta campaña ha supuesto una complicación para todos nosotros. Sobre todo de un tiempo a esta parte.
    Alex miró a su madre.
    – ¿Lo dices por Dani?
    – Digamos que ha puesto las cosas particularmente interesantes. No es culpa suya, pero no podía haber aparecido en un momento peor.
    – Te ha hecho mucho daño, ¿verdad?
    Katherine se volvió de nuevo hacia el mapa y posó la mano en el centro de Texas.
    – En realidad no. Ella no tiene la culpa de lo que diga la gente, ni de cómo pueda reaccionar yo.
    – Bueno, a partir de ahora ya no será un motivo de preocupación tan grande. Hemos dejado de vernos.
    Katherine se tensó ligeramente.
    – ¿Qué ha pasado?
    – No lo sé. Eso es lo más curioso de todo. Llegué a pensar que Dani era una mujer a la que podría llegar a querer. Después de mi experiencia con Fiona, no quería volver a saber nada de relaciones. No quería volver a confiar en nadie. Pero Dani era diferente.
    Más que diferente. Había algo especial en ella, algo que hacía que Alex deseara pasar a su lado cada momento de su vida. Quería saberlo todo de ella. Podía imaginar un futuro a su lado.
    – ¿Y ahora? -le preguntó su madre.
    – Está muy afectada por las encuestas, algo que comprendo, pero también me ha acusado de seguir viendo a Fiona.
    Aquella acusación le había dolido en lo más profundo. Dani sabía que su ex mujer le había traicionado. Sabía que para él la lealtad lo era todo y, aun así, estaba dispuesta a creer que la había engañado. Y nada más y nada menos que con Fiona. ¿Qué demonios le había pasado?
    Katherine se volvió de nuevo hacia él.
    – ¿Y la estás viendo?
    – No -contestó tajante-. Jamás engañaría a nadie y, desde luego, no pienso volver con Fiona. No lo entiendo, ¿cómo es posible que Dani piense que sigo viéndola?
    Katherine sabía exactamente la razón. Porque eso era lo que Fiona le había dicho.
    Se le revolvió el estómago de tal manera que por un momento pensó que iba a vomitar. ¿Cómo podía haberle mentido a Dani de aquella manera? ¿Cómo había sido capaz de interponerse entre Dani y Alex de forma tan miserable? Ella quería a su hijo y si Dani le hacía feliz…
    Pero la relación ya había terminado cuando Dani había ido a hablar con ella. En realidad, ella no había destruido nada.
    Un triste intento de librarse de la culpa, de no asumir su responsabilidad.
    Se dijo a sí misma que lo mejor que podía hacer era confesar el papel que había jugado en aquel asunto y pedir perdón. Abrió la boca, pero inmediatamente la cerró. En aquel momento, su mundo estaba destrozado. Ver la decepción en los ojos de Alex al enterarse de que su madre se había rebajado a mentir era más de lo que podía soportar.
    – Dani cree que Fiona está embarazada -continuó Alex con expresión de absoluta incredulidad-. ¿Qué tontería es ésa?
    – A lo mejor lo está.
    Alex miró a su madre y soltó un juramento.
    – ¿Fiona embarazada? Pero si ella nunca quiso tener hijos.
    Katherine parpadeó sorprendida.
    – ¿De qué estás hablando? Fiona siempre dijo que quería formar una familia.
    – Todo era palabrería -replicó Alex-. Y yo me la tragué. Pero desde que nos casamos, cada vez que yo presionaba para que tuviéramos un hijo, a ella se le ocurría alguna razón por la que era preferible esperar. No quería tener hijos. Así que, si se ha quedado embarazada, ha tenido que ser de forma completamente accidental.
    – O a lo mejor lo ha hecho para causar problemas -musitó Katherine.
    Se preguntaba de pronto hasta dónde habría sido capaz de llegar su ex nuera para recuperar a Alex. ¿Habría sido capaz de quedarse embarazada de otro hombre para hacer pasar a ese hijo como hijo de Alex?
    – ¿De verdad no te has acostado con ella? -inmediatamente hizo un gesto con la mano-. Olvídalo, soy tu madre. Estoy hablando en serio, Alex. ¿No has estado saliendo con Fiona?
    Alex la miró a los ojos.
    – No. Me fui de casa el día que la descubrí con otro hombre. No quería que lo supieras porque soy consciente de que sois muy amigas. Pero eso fue lo que puso fin a nuestro matrimonio.
    A Katherine se le desgarró el corazón al oírle. Sufría por su hijo y por todo lo que había pasado. Los ojos se le llenaron de lágrimas.
    – Oh, Alex -Katherine se acercó a él y le abrazó.
    – Te vas a arrugar el vestido -le advirtió Alex.
    – A la porra el vestido.
    Alex se echó a reír.
    – Te veo muy rebelde. Es encantador.
    – Oh, por favor. No me trates como si fuera una vieja loca. Me falta demasiado poco para llegar a serlo.
    – Tú nunca serás nada parecido.
    Katherine retrocedió y miró fijamente a su hijo. Cuánto le quería. Le había querido desde que era un niño y esos sentimientos habían ido fortaleciéndose día a día. No habría sido capaz de quererle más aunque le hubiera dado ella misma la vida.
    Ésa era la única verdad, se recordó a sí misma. Quería a sus hijos con todas fuerzas. Nadie podía negar aquel vínculo.
    – Tengo que decirte algo -le dijo mientras sentía el escozor de las lágrimas-. He hecho algo terrible.
    Alex le sonrió a su madre.
    – Imposible.
    – En serio, Alex, y no sabes cuánto lo siento. Es posible que lo que estoy a punto de decirte deteriore nuestra relación y no sabes hasta qué punto me arrepiento de algo que he hecho. Estaba dolida y enfada y quería herir a alguien. Quería hacer daño a Dani. Soy terrible, lo sé, y me avergüenzo de mí misma. No espero que me perdones ahora mismo, pero aspiro a que, por lo menos, con el tiempo seas capaz de dejar de odiarme.
    Alex la miró desconcertado. Katherine sabía que su hijo jamás la había visto así; su rostro mostraba su incomodidad.
    – Mamá, tranquilízate -le dijo-. Sea lo que sea, estoy seguro de que podremos arreglarlo.
    – Yo no soy capaz, pero a lo mejor tú sí -tragó saliva-. Dani vino a verme hace un par de días. Teníamos que ensayar el discurso. Ella estaba muy afectada por muchas cosas, pero sobre todo por ti. Me dijo que Fiona había ido a verle y le había dicho que estabais saliendo. Al parecer, tenía información que daba a entender que había estado en tu casa.
    Alex soltó una maldición.
    – Fiona no ha estado nunca en mi casa. Jamás la he llevado allí.
    – Lo sé, pero supongo que tiene otras fuentes de información. A lo mejor se enteró de que estabas interesado en la casa y ella misma fue a verla. ¿Quién sabe? La cuestión es que fue capaz de convencer a Dani de que estaba embarazada y de que ese hijo era tuyo.
    Katherine miró desolada a su hijo.
    – Lo siento, Alex. Lo siento mucho. Sé que esas palabras no significan nada, pero… Siempre me he enorgullecido de ser una buena persona, pero es mentira. Todo es mentira.
    – Claro que no -Alex la agarró por los hombros-. Mamá, eres la mejor persona que conozco.
    – Eso no es cierto. Oh, Dios. Me da tanto miedo decírtelo…
    Katherine miró a Alex a los ojos. Los suyos estaban oscurecidos por las lágrimas. Su dolor y su arrepentimiento eran casi tangibles.
    – Mamá, es imposible que puedas decir nada que me aleje de ti -le aseguró Alex, y lo decía completamente en serio.
    – Eso tú no lo sabes. Dani quería saber si yo pensaba que era posible que Fiona y tú estuvierais viéndoos. Yo le dije que sí.
    Alex retrocedió. Sabía que de todos los Canfield, Katherine era la persona en la que Dani más confiaba. El hecho de haberle oído decir eso sobre Fiona habría confirmado sus peores temores.
    – Lo sé -dijo Katherine mientras las lágrimas comenzaban a descender por sus mejillas-. Sé que he sido terrible y no tengo ninguna excusa ni explicación para justificar lo que he hecho. Estaba dolida y… -se volvió-. Lo siento.
    Alex no habría sufrido un impacto mayor si su madre le hubiera dicho que acababa de matar a alguien. Su madre nunca actuaba dejándose llevar por el genio o por los impulsos. No era una mujer deliberadamente cruel. Jamás habría pensado que podría ser capaz de hacer sufrir intencionadamente a Dani… De hacerle daño a él.
    No sabía qué pensar, qué decir. Aunque una parte de él sabía que tenía que encontrar a Dani y explicarle todo lo que había conspirado contra ellos, otra parte de sí mismo estaba destrozada al descubrir que su madre no era la santa que él siempre había pensado.
    – ¿Alex? -susurró su madre-. Lo siento.
    – Lo sé -respondió Alex, consciente de que el hecho de que su madre lo sintiera no iba a servirle de nada.

    – No sabes cuánto me ha costado tomar la decisión -dijo Dani con calor, preguntándose si el saber que se sentía culpable serviría de algo-. Has sido magnífico conmigo y me ha encantado trabajar aquí. Y la verdad es que estoy dispuesta a quedarme hasta que hayas encontrado a alguien para el puesto.
    Bernie negó con la cabeza.
    – Te preocupas demasiado. Estaré perfectamente. Tengo familiares que pueden venir a trabajar aquí durante una temporada -sonrió de oreja a oreja-. He aprendido de los mejores.
    – Adoro a tu madre -musitó Dani, consciente de que echaría de menos los comentarios constantes de mamá Giuseppe sobre cualquier cosa. Aquella mujer tan pronto estaba hablando del tiempo como del relleno de los canelones.
    – Y ella te adora a ti. Pero estoy seguro de que no echarás de menos oírle hablar de lo perfecto que es su hijo.
    Dani suspiró.
    – Ojalá fueras más joven.
    Bernie se echó a reír.
    – Y ojalá tú tuvieras unos cuantos años más -le tendió la mano-. Que tengas mucha suerte, Dani. Has decidido trabajar con tu familia y ésa siempre es una decisión sabia. Dame un par de semanas para empezar a buscar, pero nada más. Tú también necesitas comenzar el siguiente capítulo de tu vida.
    – Estás siendo más amable de lo que me merezco.
    Bernie se encogió de hombros.
    – Siempre he sido un buen tipo.
    Y era cierto. Era un hombre encantador. A pesar de la diferencia de edad, le habría gustado enamorarse de él y no de Alex. Bernie jamás le habría engañado ni le habría roto el corazón.
    Se obligó a dejar de pensar en Alex, porque le resultaba demasiado doloroso. Le estrechó la mano a Bernie y se levantó.
    – Eres un buen hombre, gracias por todo.
    Bernie le soltó la mano y señaló hacia la puerta.
    – Ahora, vete de aquí antes de que cambie de opinión.
    Dani se despidió con un gesto y salió.
    Echaría de menos el Bella Roma, pero tenía muchas ganas de trabajar en Buchanan's. Se alegraba además de haber tomado la decisión de aceptar el puesto antes de enterarse de la verdad sobre Alex. Así no tenía que preocuparse de que aquella decisión hubiera sido una huida al refugio del hogar.
    Miró el reloj y comprendió que tendría que salir inmediatamente si no quería llegar tarde a buscar a Bailey. Y estaba ya fuera cuando uno de los camareros la llamó:
    – Tienes una llamada de teléfono. Es de un tal Alex.
    Era la primera noticia que tenía de Alex desde hacía cuatro días. Y le fastidió que su primera reacción fuera de alegría. ¿Tan mal estaba que estaba deseando verle a pesar de saber que era una auténtica rata?
    – Dile que me he ido -le pidió a Bernie.
    – Ahora mismo.
    Dani sacó inmediatamente el móvil y lo apagó. No tenía ganas de oír nada de lo que Alex pudiera decirle.

    Una hora y media más tarde, estaba en un probador abarrotado de vestidos, con Bailey y riendo con tantas ganas que se le saltaban las lágrimas.
    – ¡Para! -gritó mientras Bailey saltaba como un polluelo dentro de un vestido amarillo de tul que no podía ser más feo-. Para, por favor. Ya no tengo edad para esto. Si sigo riéndome así, voy a desmayarme.
    – Pero es tan vaporoso -dijo Bailey, imitando genialmente a la dependienta que les había ayudado-. Y el amarillo es perfecto para mi pelo.
    Dani parpadeó lentamente para alejar las lágrimas y se sentó en el suelo.
    – Renuncio -dijo-. Este sitio es horrible. Vamos a otra tienda en la que tengan vestidos más bonitos.
    – Pero a mí me hace ilusión parecer un pollo -insistió Bailey con los ojos resplandecientes de diversión.
    – Sí, claro. Oh, Dios mío, ¿en qué estaba pensando esa mujer?
    Les había llevado cuatro vestidos, cada uno peor que el anterior. A uno de ellos le habían rebajado el precio tres veces y a Dani no le sorprendía. ¿Quién iba a comprar una cosa así?
    Habían estado en otras tiendas de las galerías y no les había pasado nada parecido. ¿Lo habría hecho la dependienta porque Bailey tenía el síndrome de Down? Dani no quería pensarlo, pero ella tenía la sensación de que ése podía ser el problema.
    Se recordó a sí misma que la gente así era estúpida y que ella tenía sus propios problemas en los que pensar. No tenía que sufrir por esas tonterías. Lo único que tenía que hacer era sacar a Bailey de allí e ir a buscar un vestido a cualquier otra parte.
    En cuanto Bailey se vistió de nuevo y dejaron aquel vestido horroroso en su sitio, Dani la sacó de la tienda.
    – Creo que vamos a necesitar un poco de energía para continuar la búsqueda -dijo Dani-. ¿Te apetece tomar algo?
    – ¿Galletas saladas? -preguntó Bailey esperanzada.
    – Galletas saladas.
    Se dirigieron a un puesto de Auntie Annes y compraron unas galletas y unos refrescos. Mientras comían, Bailey estuvo hablándole a Dani del colegio.
    – Prefiero la lectura a las matemáticas -le explicó-. A veces, Alex viene a casa y me ayuda con las matemáticas. Ya sabes que voy a unas clases especiales, pero lo hago muy bien.
    – Estoy convencida. Seguro que estudias mucho.
    – Sí -Bailey sonrió y se colocó un mechón de pelo detrás de la oreja-. Me alegro de que seas mi hermana. Mamá me ha contado que ahora somos hermanas.
    – Sí, yo también me alegro -dijo Dani-. Tengo tres hermanos, así que supongo que eso significa que también ellos forman parte de tu familia. Bueno, eso creo, todo esto es un lío.
    – Sí, para mí también.
    Bailey se acercó a Dani y apoyó la cabeza en su hombro.
    – Eres muy buena. Fiona nunca era buena conmigo -miró a Dani y se tapó la boca-. No debería haber dicho eso.
    – No te preocupes. No se lo diré a nadie.
    – Vale -Bailey volvió a apoyar la cabeza en su hombro-. Me decía muchas cosas malas. No cuando estaba Alex cerca. A veces me asustaba. Pero yo no quería decírselo a nadie.
    Qué bruja, pensó Dani, furiosa con la otra mujer. ¿Qué demonios podía haber visto Alex en ella? Le indignaba pensar que Alex había estado engañándole con Fiona y que incluso estaba dispuesto a volver con ella.
    El estómago se le revolvió al pensar en ello. Quería concederle a Alex el beneficio de la duda, decirse que seguro que había una buena explicación para todo aquello, pero no podía. Sobre todo después de que Katherine hubiera confirmado sus peores temores. Una vez más, su vida había vuelto a convertirse en una pesadilla.
    Bueno, no del todo, pensó mientras le acariciaba a Bailey la cabeza. Era maravilloso tener una hermana. Y aquel día lo había pasado estupendamente. Así, poco a poco, iría superando el dolor.
    Terminaron el aperitivo y se dirigieron a otra tienda. Allí Bailey encontró un vestido precioso de color verde claro que le quedaba perfecto. Giró ante el espejo.
    – Me encanta.
    – Pareces una princesa.
    – ¿De verdad? -preguntó Bailey con una sonrisa de oreja a oreja.
    – Claro que sí
    Dani la miró. El vestido era perfecto. Juvenil y en absoluto infantil. El escote era bastante discreto y el corpiño se ajustaba elegantemente a su cuerpo, la falda era de vuelo y se inflaba cada vez que Bailey giraba.
    – Creo que es el vestido perfecto para una fiesta -dijo Dani-. ¿Piensas recogerte el pelo?
    – Sí. Mi madre me ha dicho que ella sabe hacerme un moño.
    Pagaron el vestido, fueron a comprar un par de zapatos a juego y volvieron al coche. Era más tarde de lo que Dani esperaba y ya había oscurecido. Ella llevaba las bolsas en una mano y a Bailey agarrada de la otra mientras se dirigían al coche.
    De pronto, tres adolescentes se pararon justo delante de ellas.
    – Vaya, mira lo que tenemos aquí -dijo uno de los chicos.
    Era el más alto de los tres e iba vestido con unos vaqueros y una camisa de franela con una camiseta debajo. Miró a Dani fijamente.
    – A ti te conozco -dijo.
    – No, no me conoces de nada -replicó ella y comenzó a rodearlos.
    Pero volvieron a colocarse delante de ella, bloqueándole el paso.
    Dani se tensó sin estar muy segura de qué hacer a continuación. ¿Qué querían? Parecían chicos normales y corrientes. ¿Querrían quitarle el bolso? ¿Pretenderían llevarse el coche?
    Otro de los chicos miró a Dani con el ceño fruncido.
    – Tienes razón. He visto una fotografía suya.
    – Sí, es la tía ésa que salió en el periódico. La que se acuesta con su hermano -intervino un tercero-. Ya sabes, la hija de ese tipo que se presenta a las elecciones.
    – El senador Canfield -dijo Bailey-. Es mi papá. Y ahora dejadnos en paz.
    Los tres chicos soltaron un bufido burlón.
    – Vaya, J.P., la subnormal tiene unas buenas tetas ¿eh? ¿Sabes lo que es eso, preciosa? ¿Entiendes lo que quiero decir?
    Dani estaba cada vez más preocupada por Bailey. Comenzó a avanzar hacia el coche.
    – Yo no soy subnormal -dijo Bailey alzando la cabeza-. Soy una persona normal.
    – Pues no lo parece -el chico que estaba a la izquierda agarró a Dani del brazo-. ¡Eh! ¿Qué crees que estás haciendo? ¿Adónde vas?
    Dani apartó el brazo con fuerza.
    – A mi coche.
    – Pues me parece que te equivocas. De momento vas a quedarte aquí.
    – ¡Déjala en paz! -gritó Bailey con fiereza-. No te tenemos miedo.
    Dani no estaba en absoluto de acuerdo con ella. Estaba muerta de miedo. Al ver de cerca a los chicos, había podido darse cuenta de que tenían las pupilas dilatadas. Genial. Habían consumido alguna droga. Eso significaba que estaría seriamente mermada su capacidad de razonar.
    Presionó el botón de las llaves del coche, pero no pasó nada. Seguramente estaba demasiado lejos. Si pudiera llegar hasta él, podría activar la alarma y aquel ruido bastaría para alejar a aquellos tres adolescentes.
    Dio un paso adelante. Los chicos continuaban acosándolas. El que respondía al nombre de J.P. se interpuso entre Bailey y ella.
    – A la gente como tú no deberían dejarle vivir -dijo con el rostro a sólo unos centímetros del de Bailey-. Deberían ahogarlos nada más nacer. Como a los animales que nacen con algún defecto.
    – Eres un cabeza hueca -gritó Bailey, y le empujó.
    Dani se volvió para interponerse entre ellos, pero los otros chicos la agarraron del brazo. Ella se retorcía para intentar liberarse, pero no lo consiguió.
    J.P. avanzó hacia Bailey y posó las manos en su pecho.
    – Vaya, mirad esto. La subnormal tiene buenas curvas -bajó las manos hacia el cinturón de su pantalón-. Vamos a divertirnos un poco. Empezaré yo -miró a Bailey con una sonrisa-. Seguro que todavía eres virgen, ¿verdad? Pues te va a gustar lo que te voy a hacer.
    En ese momento, Dani perdió por completo el control. Fue como si de pronto fuera poseída por una furia y una necesidad de proteger a una persona indefensa que superaban todo lo que había experimentado en su vida.
    – ¡Apártate de ella! -gritó.
    Se liberó de sus captores y comenzó a blandir las bolsas como si fueran armas. Gritaba mientras golpeaba a uno de los chicos con la bolsa en la que llevaba la caja de zapatos y le lanzaba una patada a J.P. que intentaba acercarse a ella. Pero J.P. alzó el brazo, y antes de que ella hubiera podido alcanzarle, le dio un puñetazo en pleno rostro.
    El dolor fue como una explosión. El impacto del golpe la lanzó contra un poste y allí volvió a golpearse la cabeza con dureza. Vio una luz brillante, oyó un sonido sordo y vio lo que parecía un coche corriendo hacia ellas.
    – ¡Socorro! -dijo con un hilo de voz mientras iba cayendo contra el suelo de cemento-. Necesitamos…
    Y de pronto el mundo desapareció.

Capítulo 17

    Dani se despertó y se descubrió a sí misma apoyada contra uno de los postes del aparcamiento. Sabía exactamente dónde estaba y lo que había pasado.
    – Bailey -gritó.
    El hombre que tenía frente a ella sosteniendo una linterna delante de sus ojos sonrió.
    – No ha pasado nada -le explicó-. Bailey está bien. Tú eres la única que ha sufrido algún daño. Me temo que se te va a poner el ojo morado.
    – Genial -dijo Dani, buscando con la mirada a la adolescente.
    Le dolía la cara, y también la cabeza, pero en aquel momento, nada de eso importaba.
    Había cerca de una docena de personas a su alrededor. Algunos trabajadores del servicio de urgencias, policías y unos cuantos clientes que lo observaban todo a cierta distancia. Dani continuó buscando con la mirada hasta que vio a Katherine y a una joven a la que no conocía junto a Bailey.
    – Bailey está bien -susurró aliviada.
    – Claro que está bien. Es una chica fuerte. Su madre dice que se lanzó sobre ti como una leona, dispuesta a atacar a esos chicos.
    – Ya se han ido, ¿verdad? -preguntó Dani, deseando que les castigaran por lo que habían intentado hacerle a Bailey.
    – Les agarrarán. Tenemos una descripción exacta de los tres. Bailey se ha fijado mucho en ellos.
    Katherine desvió la mirada para fijarla en el rostro de Dani. Le dijo algo a Bailey y a la otra mujer y corrió hacia ella.
    – ¿Cómo está? -le preguntó al hombre que sostenía la linterna-. Se ha dado un golpe en la cabeza.
    – Sí, señora, ya lo sé. Tiene buen aspecto. De momento vamos a llevarla al hospital y le haremos unas cuantas pruebas. Probablemente tenga que pasar allí la noche, pero está evolucionando muy bien. ¿Quiere hablar un momento con ella?
    – Sí, por supuesto.
    A pesar de que llevaba unos pantalones claros, Katherine se sentó en el suelo y tomó la mano de Dani.
    – Dios mío -susurró con los ojos llenos de lágrimas-. ¿Cómo podré agradecértelo?
    Dani contestó sollozante.
    – No me des las gracias. Todo esto es culpa mía. Esos estúpidos me reconocieron porque me habían visto en el periódico. Empezaron a meterse conmigo y después se fijaron en Bailey. Entonces la emprendieron contra ella. Si le hubieran hecho algún daño…
    Katherine alargó la mano para secarle las lágrimas que ni siquiera había sentido caer.
    – Si le hubieran hecho algún daño, no habrían encontrado en la tierra un lugar en el que esconderse. Alex les habría encontrado y habría acabado con ellos.
    Hablaba con tanta fiereza que Dani la creía a pies juntillas.
    – Tú no tienes la culpa -continuó diciendo Katherine-. Por favor, no pienses eso.
    – Pero ellos…
    – Eran unos capullos -sonrió ligeramente-. Jamás dejaré que la prensa sepa que puedo hablar así, pero te aseguro que puedo ser muy dura. Hijos de…
    – Ha estado tan serena -dijo Dani-. Yo estaba muerta de miedo, pero Bailey se ha enfrentado a ellos. Deberías estar muy orgullosa de ella.
    – Lo estoy, y también de ti. He visto cómo la has defendido.
    Dani se llevó la mano a la mejilla.
    – Me temo que no he hecho muy buen trabajo.
    – Eres increíble -Katherine le apretó la mano con cariño-. No sé cómo voy a poder agradecértelo.
    – No me des las gracias. No sabes lo mal que me siento por todo lo que ha pasado. Estaba aterrada.
    – La quieres mucho.
    Dani asintió, pero deseó no haberlo hecho al sentir cómo le dolía la cabeza.
    – Es mi hermana.
    A Katherine se le llenaron los ojos de lágrimas.
    – He sido tan mala contigo. Yo no… -tragó saliva-. No hay excusa para lo que he hecho.
    Dani frunció el ceño.
    – Acabo de darme un golpe en la cabeza y creo que me he desmayado. Supongo que eso explica por qué no tengo ni idea de lo que estás hablado.
    – ¿No has visto un coche justo antes de perder la conciencia?
    – Sí -contestó Dani, sin atreverse a mover la cabeza.
    – Era yo. Julie y yo teníamos planes para esta tarde. Pero le he hecho venir aquí para espiarte.
    – ¿Qué?
    A esas alturas, Dani ya estaba segura de que tenía una lesión cerebral. Era imposible que Katherine hubiera dicho que había ido a espiarla.
    – Estaba tan herida, tan amargada que hice una estupidez. Me habría gustado ser yo la que llevara a Bailey a comprarse el vestido -se cubrió la cara con la mano libre-. Estoy tan avergonzada… En ese momento, te veía como la personificación de todos mis fracasos. Necesitaba hacerte daño.
    – ¿Nos seguiste? -dijo Dani sin estar muy segura de si lo había entendido correctamente-. Yo nunca le haría ningún daño a Bailey.
    – Lo sé, lo sé. Lo siento mucho. He sido una estúpida, me he dejado llevar por los celos y he actuado de forma ridícula. Estaba herida. En realidad tú no tienes la culpa. Debería haberte dicho algo. Debería haberte dicho que quería ir con vosotras -Katherine bajó la mano-. Lo siento.
    Dani la miró fijamente.
    – Katherine, me habría encantado que vinieras con nosotras. Te admiro mucho. Ha habido veces… -tomó aire-. ¿Sabes? Muchas veces he pensado que habría preferido que tú fueras mi madre a que Mark fuera mi padre.
    Katherine volvió a llorar otra vez.
    – Oh, no. Yo no soy tan buena como tú crees.
    – Nos has salvado. He visto a ese coche corriendo a toda velocidad hacia nosotras. Has sido tú la que has conseguido que huyeran esos tipos.
    – Te he visto defendiendo a mi hija con tu propia vida -dijo Katherine-. Nunca podré pagarte lo que has hecho. Sobre todo después de lo que te he hecho yo a ti -se interrumpió y desvió la mirada-. Cuando me preguntaste por Fiona y por Alex, cuando quisiste saber si era posible que continuaran juntos, te mentí. Estaba dolida y quería hacerte daño. Pero en realidad no están juntos, Dani. No han vuelto a estar juntos desde que se separaron.
    Dani, apoyándose con la mano en el suelo, se irguió ligeramente. Se frotó la sien e hizo una mueca al acercar después la mano a su rostro inflamado.
    Lo ocurrido y la información que Katherine acababa de darle se mezclaban de manera confusa en su cerebro, como si fueran las piezas de un rompecabezas incompleto. No le encontraba sentido a nada; lo único que realmente alcanzaba a comprender era que, una vez más, le había hecho sufrir a Katherine. Y…
    Un momento. ¿Alex no estaba con Fiona? Pero aquélla era una cuestión demasiado importante como para asimilarla en ese momento. Buscó un tema algo más fácil.
    – Siento haberte causado problemas -susurró Dani-. Y parece que continúo haciéndolo.
    Katherine emitió un sonido que era en parte una risa y en parte un sollozo.
    – ¿Eso es todo lo que piensas decirme después de la confesión que acabo de hacer? Me comporté de una forma horrible. Como un ser despreciable. Te mentí.
    – Fue una reacción natural, lo comprendo.
    – Dios mío, ¿cómo puedes ser tan buena, tan comprensiva? ¿No puedes enfadarte conmigo? Podrías hasta pegarme…
    – Me duele demasiado la cabeza como para ponerme agresiva.
    Katherine se inclinó hacia ella y la abrazó.
    – Dani, por favor, perdóname.
    – Te perdono.
    – No puede ser tan fácil.
    – A lo mejor sí.
    – Pero si te mentí acerca de Alex.
    – No entiendo lo que ha pasado con Alex -admitió-. Fiona fue extremadamente convincente y después, cuando yo le lancé a Alex todas aquellas acusaciones, él apenas se defendió. Por eso tuve la sensación de que era cierto todo lo que Fiona me había dicho.
    – A lo mejor no alcanzaba a comprender que hubieras dado crédito a una información así y le decepcionó que no confiaras en él. Alex es un hombre orgulloso, Dani. Para él, el honor lo es todo. Pero es un hombre por el que merece la pena luchar.
    – Podría haberme dicho la verdad -dijo Dani, deseando que dejara de dolerle la cabeza.
    – ¿Y no te la dijo?
    – A lo mejor… -en aquel momento no era capaz de recordar.
    – Me gustaría ofrecerme a ayudarte, pero creo que últimamente me he inmiscuido demasiado en tu vida -le acarició a Dani el brazo.
    Alex no estaba con Fiona. ¿Sería posible? ¿Y por qué no había intentado convencerle de la verdad? ¿Por qué se había limitado a desaparecer? Muy bien, era cierto que no la había engañado, pero también que no estaba dispuesto a luchar por lo que habían compartido. De modo que quizá fuera preferible que hubiera terminado todo.
    El problema era que no se sentía mejor, sino infinitamente peor.

    – Yo nunca me había subido a una ambulancia -dijo Bailey, que iba sentada al lado de Dani-. Me alegro de que no hayan puesto la sirena. Haría mucho ruido.
    Dani también se alegraba. Probablemente la sirena habría acabado con ella.
    – ¿Estás bien? -preguntó Bailey-. Estás muy pálida y tienes el ojo hinchado. Ha sido increíble cómo te has peleado.
    – Sí, a mí también me cuesta creerlo. Estoy segura de que mis hermanos van a hacer todo tipo de bromas sobre mí.
    – Se alegrarán de que no te haya pasado nada. Yo también me alegro.
    Dani alargó la mano para tomar la de Bailey.
    – Has sido muy valiente. El médico que me ha atendido me ha contado cómo me has protegido y has conseguido alejar a esos chicos.
    – No iba a permitir que nos hicieran ningún daño.
    Dani le sonrió.
    – Estoy muy orgullosa de que seas mi hermana.
    Bailey esbozó una sonrisa radiante y posó la cabeza en el pecho de Dani.
    – Lo mismo digo. Te quiero mucho, Dani.
    Dani sintió un nudo en la garganta.
    – Yo también te quiero mucho -le acarició a Bailey la melena-. No vamos a permitir que esto lo estropee todo, ¿verdad? Me refiero a lo del vestido y al baile.
    Bailey se enderezó inmediatamente.
    – Por supuesto que voy a ir al baile. Tengo un vestido precioso y mamá me va a peinar. Me ha dicho que puede dejarme unos pendientes. ¿Crees que estaré tan guapa como ella?
    Dani pensó en lo que Katherine le había confesado, en lo mal que se había sentido al saberse fuera de la vida de su hija. Y deseó que Katherine hubiera estado allí para oír lo que Bailey acababa de decirle.
    – Creo que deberías pedirle que te ponga tan guapa como ella. Seguro que le gustará.
    Bailey asintió.
    – Mi madre es la mejor.
    – Estoy completamente de acuerdo.

    – Hay demasiadas visitas -dijo la enfermera con firmeza-. No puede haber tantas personas al mismo tiempo en una habitación.
    Reid se acercó a la enfermera, una mujer de unos cincuenta años, y sonrió.
    – Pero es mi hermana. Estaremos muy callados y, si aparece la jefa de enfermeras, nos esconderemos debajo de la cama, ¿de acuerdo?
    Dani observó a Reid Buchanan obrar su magia. La enfermera le fulminó con la mirada durante un par de segundos más y después pareció relajarse.
    – De acuerdo, pero tienen que estar muy callados. Si mi jefa se entera…
    – Jamás se enterará -le prometió Reid, y la enfermera se marchó.
    – Increíble -susurró Dani.
    – Estoy completamente de acuerdo -se sumó Lori mientras le tomaba a Dani el pulso-. Es un genio. Con él, lo único que tengo que hacer es permanecer en un segundo plano y esperar -Lori hablaba con la confianza de una mujer que se sabía amada. Le soltó a Dani la muñeca-. Sobrevivirás.
    – ¿Es que había alguna duda?
    – No, pero quería asegurarme.
    Lori se acercó a Reid, algo realmente complicado en aquella habitación abarrotada. Había ido a ver a Dani toda la familia, Gloria incluida, y también estaban Katherine y parte de sus hijos. Los únicos que faltaban eran Mark, Alex, y los tres Canfield más pequeños.
    – Hola, soy Julie.
    Dani se volvió hacia la atractiva joven que acababa de acercarse a la cama. Era una mujer pequeña, con el pelo negro y rizado y la piel de color café.
    Dani sonrió.
    – La segunda hija de los Canfield, que está estudiando psicología en la universidad, ¿lo he dicho bien?
    – Lo has dicho perfectamente. Siento que no nos hayamos conocidos antes. He oído hablar muy bien de ti. Y la verdad es que fue divertido enterarme de la vida sexual de mi hermano a través de la prensa. Voy a tener un motivo para burlarme de él durante el resto de mi vida.
    Dani hizo una mueca.
    – Me gusta tu actitud. Y creo que a mí no me vendría mal tomármelo de la misma manera. Todavía me entran ganas de esconderme en un agujero cuando me acuerdo.
    – No puedes permitir que esos canallas te hundan. Yo no lo permito -Julie señaló a Gloria-. ¿Es tu abuela?
    – Sí.
    – Una mujer dura y fuerte. He leído algo sobre ella. Sé que levantó un imperio de la nada. Ahora mismo estoy haciendo un trabajo sobre mujeres emprendedoras para una de las asignaturas en las que estoy matriculada. ¿Crees que podría entrevistarla?
    – Lo que creo es que mi abuela se sentiría muy halagada.
    – Genial. Encantada de conocerte. Espero que te pongas bien.
    Julie se acercó a Gloria, que estaba hablando en aquel momento con Katherine.
    Dani volvió a apoyar la cabeza en la almohada. Walker se acercó a la cama y le dio un beso en la frente.
    – He hablado con uno de los policías. Han atrapado a los tres chicos y tendrán que ir a juicio. Supongo que ésa es una de las ventajas de tener un senador en la familia.
    – Me alegro, porque si no hubieran presentado cargos contra ellos, habrías sido capaz de matarlos.
    Walker se quedó mirando fijamente a su hermana.
    – No, no soy capaz de hacer algo así.
    – Pero habrías estado a punto de hacerlo.
    – Eres mi hermana.
    Algo que estaba significando mucho para ella últimamente, porque sabía que implicaba una conexión muy especial y toneladas de cariño. Katherine tampoco se había separado de ella, seguramente para intentar reparar su mentira sobre Fiona. Pero en cuanto tuviera oportunidad de quedarse a solas con ella, Dani quería explicarle que era cierto lo que le había dicho, que la comprendía y la perdonaba. Además, estaba más afectada por la reacción de Alex. ¿Por qué no se habría defendido con más vehemencia? ¿Por qué habría renunciado a ella tan fácilmente?

    Tres horas después, todavía no tenía la respuesta para aquellas preguntas, pero por lo menos podía formulárselas en silencio. Las enfermeras habían conseguido echar a todo el mundo para que ella pudiera descansar. En aquel momento permanecía tumbada, con los ojos cerrados y preparándose para dormir, pero entró alguien en la habitación.
    Abrió los ojos y vio a Alex al lado de la cama.
    La única luz que había en la habitación era la que procedía del pasillo, de modo que su rostro estaba en sombras. Dani no podía distinguir su expresión, pero, en cualquier caso, se alegraba de que hubiera ido a verla. Estaba exultante, de hecho. Al fin y al cabo, eso tenía que significar algo, ¿no?
    En lo que a Alex concernía, pensó, no tenía remedio. En cuanto le tenía delante se comportaba como una mujer débil y desesperadamente enamorada.
    – Cómo te han dejado el ojo -dijo Alex mientras le acariciaba el pómulo con infinita delicadeza.
    – Pues deberías ver cómo ha quedado el otro tipo.
    Alex no sonrió. Se inclinó hacia delante y la envolvió en sus brazos. Unos brazos fuertes, cálidos, que le hicieron sentirse completamente segura, a salvo.
    – Maldito hijo de perra… -musitó Alex contra su hombro.
    Dani se aferró a él.
    – Supongo que eso debo tomártelo como un insulto contra esos tipos. Espero que no tenga nada que ver con mi falta de maquillaje.
    Alex la soltó y acercó una silla al lado de la cama. En cuanto se sentó, le tomó a Dani las dos manos.
    – Cuando me he enterado de lo que había pasado no me lo podía creer -le dijo-. Me gustaría preguntarte que si estás bien, pero supongo que es una pregunta estúpida. Cómo vas a estar bien en estas condiciones.
    – Claro que estoy bien -contestó-. Todavía un poco asustada, pero bien. Sobre todo teniendo en cuenta que no he caído en coma, ni tengo una contusión ni nada de lo que supongo se puede esperar cuando a alguien le dejan en observación. Mañana por la mañana me darán el alta -se llevó una mano a la cara-. Y voy a tener una historia muy interesante que contar.
    – Has tenido que pasar mucho miedo.
    – La verdad es que creo que jamás en mi vida había estado tan asustada. Pero sobre todo por Bailey. Tenía mucho miedo de que la violaran.
    – Pero les has dado bien. Todos están heridos.
    – ¿Les has visto?
    – Sí. Esos chicos tienen todo un historial de problemas. Nunca habían llegado tan lejos y tampoco han recibido grandes penas en los juzgados, pero esta vez no van a irse de rositas.
    – ¿Bailey está bien?
    Alex sonrió.
    – La están tratando como a una auténtica heroína. Dice que no pasó miedo, que sabía que tú ibas a protegerla. Y cuando te pegaron, en lo único en lo que pensó fue en devolver el golpe -le apretó la mano con fuerza-. Incluso ha confesado que dijo algunas palabrotas.
    Dani se echó a reír.
    – Creo que le dijo a uno que era un cabeza hueca. Es un encanto. Me parece increíble que esos chicos pudieran ser tan crueles con ella. No puedes imaginarte las cosas que le dijeron.
    – Todavía no han sacado ninguna ley contra la estupidez.
    – Y hablando de estupidez -continuó diciendo Dani con la mirada fija en la manta que tenía sobre el regazo-, creo que yo también entro en esa categoría -se obligó a mirarle-. Me temo que Fiona consiguió engañarme.
    Alex la miró a los ojos.
    – No me estoy acostando con Fiona. No tengo ningún interés en ella. No voy a llegar tan lejos como para decir que la odio porque eso implica utilizar un gran nivel de energía que no me apetece malgastar con ella. Fiona no significa nada para mí, Dani, y quiero que lo sepas.
    – Lo sé, de verdad. Y debería haberme dado cuenta. Además, debería haberte preguntado en vez de haberte acusado directamente.
    – No, la culpa de eso la tengo yo. La acusación me pilló completamente desprevenido y me dejé llevar por el orgullo. Pensé que deberías haberme creído. Después me di cuenta de que en realidad nos conocemos desde hace muy poco tiempo, era lógico que creyeras lo que parecía más evidente.
    – ¿De verdad?
    ¿Significaría eso que no iba a dejarla?
    – Sí, de verdad -Alex se inclinó hacia ella y la besó.
    – El problema fue que Fiona sabía muchas cosas sobre tu casa. Me habló hasta de cómo se encendía la chimenea de tu dormitorio.
    – Porque había estado allí. Le fastidió tanto que la dejara que, cuando se enteró de que yo estaba interesado en esa casa, intentó quitármela. Lo más irónico del caso es que, después de la sentencia de divorcio, tendría que haberla pagado con mi dinero.
    Dani suspiró.
    – Jamás se me ocurrió pensar que podría haber visto la casa sin estar contigo.
    – No, no lo sientas. Soy yo el que debería haber manejado la situación de otro modo. Lo del embarazo me dejó completamente desconcertado. No podía dejar de pensar en quién podía haber estado saliendo con Fiona. Tiempo después, comprendí que a lo mejor habías interpretado mi reacción como una forma de culpa o sorpresa.
    – Algo así.
    Alex volvió a besarla y Dani se deleitó en la caricia cálida y prometedora de su boca. Quería continuar besándole, pero teniendo en cuenta que estaban en un hospital y que todavía le dolía terriblemente la cabeza, probablemente no fuera muy buena idea.
    – No quiero a Fiona, te quiero a ti.
    – Buena respuesta.
    – ¿Ya nos hemos arreglado?
    Dani asintió e inmediatamente se llevó la mano a la cabeza.
    – Tengo que dejar de hacer esto.
    – ¿Y qué me dices de las encuestas? -preguntó de pronto Alex-. ¿Continúan preocupándote las encuestas?
    – No lo sé. Tú eres el experto en eso, no yo. ¿Crees que es mejor ignorarlas?
    – No puedes dejar que la campaña electoral dirija tu vida.
    Sí, sonaba muy bien, ¿pero sería verdad? Mark era su padre. ¿No tenía que intentar ayudarle?
    – No quiero estropearlo todo -admitió-. No quiero ser la razón por la que Mark no llegue a ser presidente.
    – ¿Y por eso serías capaz de separarte de mí? -preguntó Alex.
    Dani le miró atentamente, intentando averiguar lo que estaba pensando.
    – ¿Quieres decir que no debería hacerlo? ¿Que si Mark te pidiera que no me vieras le dirías que se fuera al infierno? -se llevó la mano a la boca, arrepentida por la brusquedad de sus palabras-. Mark es tu padre, le debes lealtad por encima de todo, y éste es su sueño. ¿Crees que tenemos derecho a destrozárselo?
    – Seguro que surgirán otros escándalos.
    Pero hasta entonces, ella era el escándalo del momento.
    – Pero esta noche no tenemos por qué pensar en ello -añadió Alex-. Ahora, descansa. Mañana por la mañana vendré para llevarte a tu casa.
    – Estoy deseando salir de aquí.
    Alex le dio un beso en la mejilla y se marchó.
    Dani cambió de postura en la cama, intentando ponerse cómoda. La cabeza todavía le latía y sabía que le costaría conciliar el sueño a pesar de que estaba agotada. A lo mejor debería…
    Alguien llamó a la puerta en ese momento. Alzó la mirada y vio a Mark entre las sombras.
    – Todavía estás despierta -le dijo su padre.
    – Sí.
    – Estupendo. Estupendo -entró en el dormitorio y le sonrió-. ¿Cómo te encuentras? Tienes el ojo muy negro.
    – Sí, ya lo sé. Antes me he mirado en el espejo y casi me he asustado.
    – Te pondrás bien.
    Por primera vez desde que se habían conocido, estaba a solas con él. Sin familia, sin colaboradores… sólo su padre. Y parecía menos impactante. Aun así, continuaba siendo un hombre atractivo y, para ella, un gran desconocido. ¿Sería siempre así? ¿Sería ésa la única relación que podría llegar a establecer con su padre? ¿Para ella siempre sería un personaje distante?
    Mark se sentó en la silla que Alex acababa de dejar.
    – ¿Necesitas algo? -le preguntó a Dani-. ¿Te tratan bien aquí?
    – Me tratan estupendamente y estoy muy bien. Mañana podré volver a mi casa.
    – Genial -Mark le palmeó el brazo-. Has salido en las noticias. Bailey y tú os habéis convertido en heroínas. Ha sido una noticia importante. Esperamos que esto nos permita ganar votos. Les hemos demostrado que nuestra familia tiene carácter. Seguro que volvemos a subir en las encuestas, sobre todo ahora que hemos filtrado que Alex y tú ya no estáis saliendo juntos. Ha sido curioso lo vuestro. Yo jamás os habría imaginado como pareja. Pero bueno, ahora ya ha terminado todo, por suerte.
    Qué equivocado estaba. Alex y ella formarían una gran pareja. O, por lo menos, lo intentarían, por difícil que pudiera ser su relación.
    Miró a Mark, a su padre. Sabía que no tenía nada que ver con todo lo que ella había imaginado. Pero era un buen hombre y tenía grandes proyectos. Quería ser presidente. La única ambición de Dani era llegar a dirigir el Buchanan's. ¿Quién era ella para interponerse en el futuro de un hombre como él?

Capítulo 18

    Alex se presentó en casa de sus padres a primera hora de la mañana. Cuando llegó, Katherine todavía estaba en bata, preparando un café en la cocina. Alzó la mirada hacia su hijo y se quedó completamente paralizada. Apretó los labios y abrió los ojos como platos, pero no dijo nada.
    Alex no había estado más enfadado con ella en toda su vida. Sabía que, al no hablar con ella, la había castigado de la peor de las maneras, porque su madre no soportaba perder el contacto con sus hijos. Y él había querido hacerle sufrir.
    Pero después había recordado quién era Katherine. Había recordado cómo le había encontrado cuando él sólo era un niño asustado que se despertaba todas las noches gritando porque revivía en sueños el asesinato de su madre. Había recordado la paciencia con la que le había enseñado a leer, a sumar y a restar, cómo le había enseñado a ducharse y a vivir en sociedad. Había sido ella la única que había dado por sentado que podría integrarse en el colegio y estudiar después en la universidad. Todavía recordaba lo sorprendido que se había quedado al oír hablar a su madre con una de sus amigas.
    – Alex es un niño brillante, estoy convencida. Sé que será capaz de hacer cosas magníficas con su vida. Me pregunto a qué universidad irá -le había oído decir.
    En aquel momento Alex sólo tenía diez años y todavía estaba luchando para adaptarse a su nueva vida. Aquellas palabras habían supuesto un profundo cambio en él. Katherine había sido capaz de obrar el milagro. Y Alex era consciente de que se lo debía todo.
    Pero aunque no hubiera sido así, estaba seguro de que habría ido a verla a aquella mañana. Porque la quería. Siempre la querría. Y todo el mundo tenía derecho a equivocarse. Katherine también era humana.
    Le abrió los brazos, Katherine corrió hacia ellos y Alex la abrazó. Era tan pequeña, pensó con aire ausente. Siempre la había visto como una mujer fuerte y poderosa, pero en aquel momento la sentía casi frágil.
    – Lo siento -comenzó a decir Katherine.
    – No -la interrumpió Alex-, ya te disculpaste y no he venido aquí para oírtelo decir otra vez. He venido para decirte que te agradezco que te arrepintieras de lo que hiciste y para que sepas que ya está todo arreglado.
    Katherine le miró a los ojos.
    – Dios mío, Alex, te quiero tanto…
    – Yo también te quiero.
    – No puedo creer que me hayas perdonado.
    – Soy un tipo increíble, ¿sabes? Tienes suerte de que forme parte de tu vida.
    Katherine sonrió y comenzó a reír después a carcajadas.
    – Sí, supongo que sí -retrocedió un paso-. Estaba haciendo café, ¿quieres tomar una taza?
    – Sí, claro -se sentó en uno de los taburetes de la cocina-. Y también me gustaría hablar contigo de un par de cosas.
    – Sí, ya me imaginaba que no estabas aquí para disfrutar de mis habilidades culinarias.
    – Preparas unos bizcochos de canela deliciosos.
    – Ojalá. Lo que hago maravillosamente es abrir la bolsa y meterlos en el horno.
    – Aun así, me encantan.
    – Por eso los hago.
    Katherine siempre había conseguido que todos y cada uno de sus hijos se sintieran especiales. Era una mujer extremadamente sincera, nunca había buscado ninguna clase de protagonismo y siempre pensaba en los demás. La familia era su mundo, una familia que él estaba a punto de dividir.
    – Voy a dejar de trabajar en la campaña -anunció Alex.
    Su madre contuvo la respiración.
    – Alex, no.
    – No me queda otro remedio. No soy la persona más adecuada para ayudar a Mark.
    – Pero tu participación en la campaña es muy importante.
    Alex era consciente de que le estaba poniendo en una situación muy difícil: que estaba haciéndole elegir entre padre o hijo. Sabía que siempre elegiría a Mark porque era su marido, pero que le destrozaría tener que tomar esa decisión.
    – No he tomado esa decisión a la ligera -le dijo-. Para mí también Mark es muy importante. Quiero hacer las cosas bien, pero no puedo ignorar mis sentimientos. Yo no soy un político, no me gusta la política y no se me da bien.
    Katherine se cruzó de brazos y miró atentamente a su hijo.
    – Lo sé -susurró-. Sé que te sumaste a la campaña porque yo te lo pedí, y porque Mark quería que fuera una cuestión familiar.
    – Si es por eso, continuaré participando de alguna manera en la campaña. Le demostraré mi apoyo de otra manera.
    – Para tu padre va a ser una gran decepción.
    – Pero lo superará.
    Alex tenía la sensación de que la mayor preocupación de Mark sería ver de qué manera afectaba su renuncia a los votantes, pero seguramente no estaba siendo justo.
    – Esto no puede haber sido fácil para ti -dijo Katherine, mostrando aquella capacidad de comprensión que parecía tan natural en ella-. Supongo que ha sido como renunciar a cumplir con tu deber.
    Mark se encogió de hombros.
    – Creo que esto es lo mejor para todos, aunque no sé si papá será capaz de comprenderlo.
    Katherine asintió.
    – Estoy segura de que con el tiempo lo comprenderá. ¿Cuándo piensas decírselo?
    – A finales de semana.
    Pero incluso mientras lo decía, se sentía culpable, como si estuviera haciendo algo malo. Todo lo que le habían enseñado, todo lo que le debía a Mark y a Katherine le obligaba a quedarse. A tragar con todo. Pero no podía. Katherine también le había enseñado a tener su propia personalidad.
    – Lo siento -le dijo-. Supongo que es un disgusto más después de todo lo que tuviste que pasar ayer.
    Katherine arrugó la nariz.
    – No, las que de verdad lo pasaron mal fueron Dani y Bailey. Y no sabes cuánto me alegro de que ninguna sufriera ningún daño. Si esos chicos les hubieran hecho algo…
    Su voz reflejaba fuerza, enfado y fiereza. A Alex le gustaba que se mostrara tan protectora con Dani y con Bailey.
    – Tendrían que haber respondido ante toda la familia.
    Katherine apagó la cafetera y se inclinó contra el mostrador.
    – ¿Qué pasará con esos chicos?
    – Saldrán condenados, yo me encargaré personalmente de ello. ¿Cómo está Bailey?
    Katherine se relajó.
    – Creo que en realidad esto ha sido un espaldarazo para ella. Tiene muy claro que esos chicos estaban haciendo algo que no debían. Dani la protegió, le hizo sentirse especial, y el haber sido capaz de ayudar a Dani la ha ayudado a verse como una persona fuerte y capaz.
    – Me alegro mucho.
    – Ya sé que es tu hermana favorita.
    Alex se movió incómodo en su asiento.
    – Quiero a todos mis hermanos por igual.
    – Oh, por favor, es evidente que tienes debilidad por Bailey. Siempre la has tenido.
    – Quizá.
    – Y me alegro. Dani también la quiere mucho. ¿Sabes? Creo que Dani es una chica muy especial. Me gusta.
    Había algo particular en su forma de decirlo; era como si estuviera tanteando el terreno.
    – Soy consciente de que su aparición no ha sido fácil para ti -le dijo Alex-. Y no por nada de lo que ella ha hecho, sino por ser quien es.
    – Sí, lo comprendo.
    – ¿Y ahora ya estás bien?
    Katherine clavó la palabra en la cafetera.
    – «Bien» es una palabra un tanto engañosa. ¿Qué significa realmente? ¿Que me gusta lo que ha pasado? ¿Que no me importa que la gente especule o hable de nosotros? Por supuesto que no. Pero tampoco puedo culpar a Dani de lo ocurrido. Y si quieres saber si preferiría que no hubiera aparecido, la respuesta también sería negativa.
    – La quiero.
    Alex no pretendía decir aquellas palabras. Apenas acababa de darse cuenta el mismo de cuáles eran sus sentimientos. Pero la noche anterior, al salir del hospital, había sido consciente de hasta qué punto habría cambiado su vida si Dani hubiera sido gravemente herida. Él no estaba buscando el amor, pero aun así, lo había encontrado.
    – Ya me lo imaginaba -dijo su madre con una sonrisa.
    – ¿Y por qué?
    – Porque cuando hablas de ella aparece algo especial en tus ojos. Una luz, no sé. Es algo muy sutil, pero yo me di cuenta casi desde el principio.
    Seguramente le habría parecido odioso en un primer momento, después lo había aceptado y, con el tiempo, Alex estaba seguro de que llegaría incluso a gustarle. Por ser Katherine quien era.
    – Esta vez es algo serio -le dijo.
    – Eso también me lo imaginaba.
    – Quiero casarme con ella.
    Alex esperó su reacción. Por un momento temió que se desmayara o se pusiera a llorar. Pensó que a lo mejor se enfadaba, o que quizá le suplicara que cambiara de opinión.
    En cambio, Katherine sirvió dos tazas de café y le tendió una a su hijo.
    – Quiero que esta vez queden las cosas claras: quiero tener nietos. Montones de nietos.
    Y sonrió.
    Debería habérselo imaginado, pensó Alex mientras la abrazaba. Fuera cual fuera la situación, Katherine siempre había sabido ponerle las cosas fáciles.
    – Maldita sea, eres genial -le dijo.
    – Lo sé. Soy una fuente constante de sorpresas. Supongo que eso forma parte de mi encanto.
    Katherine cerró los ojos y supo que darle a Dani la bienvenida a la familia en tanto que esposa de Alex era entonces mucho más fácil de lo que lo habría sido el día anterior. Dani había demostrado su valor y Katherine era consciente de que era la clase de mujer que quería para su hijo.
    Se negaba a pensar en los posibles rumores, en el potencial escándalo. Ya se enfrentaría a ello cuando llegara el momento.
    – ¿Cuándo vas a proponerle matrimonio?
    – Pensaba hacerlo mañana por la noche. Quiero organizar una cena romántica. Esta mañana iré a buscarla al hospital. Seguramente continuará dolorida por lo que le hicieron esos canallas, así que quiero dejar que descanse algunas horas.
    Katherine suspiró.
    – Me gusta cómo te he educado. Te has convertido en un buen hombre, Alex. Dani ha tenido una gran suerte al encontrarte.
    – Eso es exactamente lo que pienso decirle a ella.
    – Espero tener detalles. Mañana la veré a la hora del almuerzo, tenemos que ir a esa comida benéfica. Será difícil mantener la boca cerrada, pero lo intentaré.
    Alex miró a su madre a los ojos. -Gracias. Por todo.
    Lo único que Katherine había hecho era quererle, de la misma forma que quería a todos sus hijos. Había cometido errores, pero siempre había continuado intentando hacer las cosas bien.
    El matrimonio de Alex con Dani uniría a las dos familias, las fortalecería.
    – No creas que con esto te va a bastar para olvidar el tema de los nietos -le advirtió entre risas-. Lo digo en serio: estoy cansada de esperar.
    Alex respondió también riendo.
    – No te preocupes. Yo me encargaré de tus nietos.

    La comida benéfica para apoyar la investigación sobre el cáncer de mama se celebraba en un hotel del centro de la ciudad. Dani continuaba haciendo tiempo en el cuarto de baño, pero sabía que en cualquier momento tendría que abandonar aquel pequeño cubículo y hacer su entrada en el salón. Y lo haría, por supuesto, en cuanto estuviera segura de que no iba a vomitar.
    El estómago continuaba dándole vueltas y queriendo escapar de su lugar. Sentía una fuerte tensión en el pecho y le temblaban las piernas. Estaba más que nerviosa. Histérica, casi. Incluso con aquel ojo morado, habría preferido enfrentarse a otra pelea que tener que hablar en público.
    – Estoy bien -se dijo a sí misma, intentando tranquilizarse-. Lo superaré. Son sólo seis minutos. Cinco si hablo deprisa. Seguro que puedo hablar durante cinco minutos.
    En realidad no consiguió convencerse a sí misma, pero si era capaz de comenzar a hablar, a lo mejor empezaba a sentirse mejor. El discurso le gustaba. Era sincero y conmovedor. La persona encargada de escribirlo había incluido algún comentario simpático sobre su ojo morado. Principalmente porque ni todo el maquillaje del mundo habría servido para ocultarlo.
    Apretó los puños, tomó aire y oyó entonces que entraban varias mujeres en el cuarto de baño.
    Dani se estaba diciendo a sí misma que había llegado el momento de salir, que no tenía sentido continuar allí, cuando comenzó a oír otra conversación.
    – Dios mío, no me puedo creer que Katherine tenga que pasar por una cosa así -oyó decir a una de las mujeres-. Todavía no he podido decidir si es estúpida o es una santa.
    – Parece cansada -le contestó otra mujer-. Una hija de Mark. Es increíble, ¿verdad? Y ahora va a presentarse en público con ella. Desde luego, si yo estuviera en su lugar, no lo haría.
    – Su marido quiere optar a la presidencia del país. Una mujer tiene que estar dispuesta a muchas cosas para acceder a ese tipo de vida. Como ella. La gente no para de comentar su situación. Supongo que eso tiene que estar matándola.
    Lo decía como si le entusiasmara pensar que Katherine estaba sufriendo.
    – ¿Crees que antes de casarse le dijo a Mark que no podía tener hijos? -preguntó la otra mujer.
    – No lo sé -contestó la primera-. En cualquier caso, seguro que para él fue de lo más decepcionante. Y esos hijos que ha adoptado… Todos tienen algún defecto. Es horrible. Por supuesto, es algo que no se puede decir en público. Todo el mundo tiene que fingir que es maravilloso.
    Entonces fue cuando explotó el genio de Dani. Salió del cuarto de baño y se enfrentó a aquellas tres mujeres tan perfectamente vestidas.
    – No hace falta fingir -les dijo-. Katherine es una mujer extraordinaria. Algo que ninguna de ustedes puede decir de sí misma, estoy segura.
    Las tres se la quedaron mirando estupefactas. Dani se acercó tranquilamente al lavabo, se lavó las manos, se las secó y salió del cuarto de baño. Todavía estaba temblando cuando entró en el salón.
    Malditas fueran esas mujeres y sus estúpidos comentados. Dani no sabía quiénes eran, pero esperaba que Katherine no considerara a ninguna de ellas amiga. Eran como serpientes venenosas.
    Miró a su alrededor buscando a Katherine, pero no tardaron en acorralarla dos periodistas.
    – Sólo será un minuto, por favor -dijo la mujer. Dani intentó apartarse.
    – Éste es un acto privado. A menos que hayan comprado entrada, tendrán que marcharse.
    Ambos le enseñaron su entrada. Dani ahogó un gemido.
    – ¿Fue usted la que provocó o la que preparó el ataque de ayer para favorecer la campaña electoral de su padre? -preguntó el hombre.
    – ¿Es cierto que Alex Canfield y usted han dejado de salir juntos porque su padre salía perjudicado en las encuestas? ¿Han renunciado al amor por culpa de la campaña?
    Dani apartó a los periodistas y avanzó hacia el interior del salón. Encontró a Katherine hablando con el coordinador del acto.
    – Ya sólo quedan entradas de pie -le dijo Katherine mientras se retiraban a una esquina más tranquila-. Gracias a ti, lo hemos vendido todo.
    – Querrás decir gracias a que todo el mundo está deseando ser testigo de algo digno de contar a los amigos -repuso Dani con amargura.
    Katherine cambió de expresión.
    – ¿Qué ha pasado?
    Por supuesto, Dani no iba a contarle la conversación que había oído en el cuarto de baño.
    – Algunos periodistas han comprado entradas y han intentado abordarme. Sinceramente, no sé cómo soportas todo esto, estar siempre bajo la luz de los focos. Lo odio. No se me da nada bien y no tengo ganas de vivir así.
    – Tiene sus compensaciones -respondió Katherine.
    Dani estuvo a punto de preguntar cuáles eran. Desde luego, no podía estar refiriéndose al dinero y al poder. Katherine procedía de una familia muy rica. Además, era una persona discreta y reservada, era imposible que le gustara vivir continuamente expuesta al ojo público.
    Después, Dani se acordó de cómo miraba Katherine a Mark y tuvo la respuesta. La compensación de Katherine era que podía continuar al lado del hombre al que amaba y que era capaz de hacerle feliz. Para ella todo giraba alrededor de Mark.
    Al pensar en su padre, recordó lo que había pasado la noche anterior en el hospital. Allí se había dado cuenta de que los sueños de su padre podrían tener un impacto real en la historia del país y que ella los había puesto en peligro. Por el mero hecho de aparecer, había arriesgado toda la campaña de su padre.
    – Dani, ¿qué te pasa? -le preguntó Katherine.
    – Lo he estropeado todo -dijo Dani, intentando permanecer tranquila a pesar de la inquietud que bullía en su interior-. Esos chicos no habrían atacado a Bailey si no hubiera sido por mí. Me reconocieron y así fue como empezó todo.
    – Ellos son los únicos culpables de lo que hicieron.
    Pero la lógica no servía de nada en aquellas circunstancias.
    – Podrían haberle hecho mucho daño a Bailey. Querían violarla, Katherine. Seguramente se metieron con nosotras porque me han reconocido. En el caso de que eso hubiera ocurrido, aunque yo no hubiera hecho nada, ¿cómo crees que me habría sentido?
    – Pero no pasó nada, las dos estáis bien.
    – ¿Durante cuánto tiempo? -preguntó Dani-. ¿Y quién será el siguiente? ¿A quién más le destrozaré de una u otra forma la vida? ¿Y qué me dices de ti? ¿No odias todo lo que represento? ¿No te molesta lo que dice la gente?
    – La gente siempre habla -respondió Katherine-, eso no podemos evitarlo.
    – Siempre pareces tener respuesta para todo. Siempre sabes lo que tienes que hacer.
    – No siempre. Hace muy poco hice algo horrible.
    Dani pasó por alto la referencia a su conversación sobre Fiona.
    – Eso no tuvo ninguna importancia. Me refiero a las cosas realmente importantes. Te presentas conmigo en público porque tienes que hacerlo. Sonríes y finges que no pasa nada cuando, en realidad, cada vez que me miras se te rompe el corazón.
    Katherine sonrió.
    – Dani, creo que te estás poniendo un poco dramática. No me estás rompiendo el corazón.
    – Te han hecho mucho daño con todo lo que dicen, con todo lo que se especula sobre ti. No tiene que ser fácil.
    – Dani, déjalo ya. Le estás dando demasiada importancia a lo que dicen los demás.
    – No lo creo. ¿Sabes, Katherine? Necesito marcharme.
    – Dentro de cinco minutos tienes que dar un discurso.
    Aquello casi le hizo sonreír.
    – No ahora. Lo que quiero decir es que tengo que irme de Seattle.
    Katherine la miró fijamente.
    – No puedes huir.
    – Sí, si de esa forma resuelvo los problemas de todo el mundo.
    – ¿Y no crees que deberían ser los demás los que te dijeran si quieren o no que les ayudes a resolver sus problemas?
    – Ninguno de vosotros va a pedirme que me marche. Sé que nunca lo haríais -quizá Mark fuera capaz de hacerlo, pero ¿qué sentido tenía decírselo?
    Marcharse era la única solución posible, pensó Dani. Cuando ella se quitara de en medio, la vida volvería a la normalidad. Podía irse a una ciudad más grande, como Los Ángeles o quizá Nueva York. Allí había miles de restaurantes, así que no le costaría encontrar trabajo.
    – Tú eres una luchadora por naturaleza -dijo Katherine con voz queda-. ¿Por qué vas a rendirte ahora?
    – Porque creo que sería lo mejor para todo el mundo.
    – ¿Y para ti? ¿Tú que quieres para ti, Dani?
    – Eso ahora no importa.
    – ¿Y Alex?
    Dani todavía no tenía una respuesta para eso.
    – Alex lo comprenderá.
    Algo cambió entonces en la mirada de Katherine.
    – No creo que lo comprenda en absoluto.

    Dani no quería enfrentarse a nadie, no quería enfrentarse a las discusiones y las peleas que surgirían en cuanto anunciaran sus planes. Lo único que quería era desaparecer, alejarse de todo el mundo.
    Excepto de Alex, pensó con tristeza. Quería estar con él, abrazándole, acariciándole, hablando. Lo quería todo de él, y quería poder darle todo lo que ella era.
    Miró el reloj y vio que sólo faltaban unos minutos para que llegara. Se suponía que iban a salir a cenar, a un lugar agradable, le había prometido Alex.
    Era una perspectiva que le gustaba, pensó. Una cena tranquila con el hombre al que amaba. Pasar la noche con él. ¿Pero con qué finalidad? Cuanto más tiempo pasara a su lado, más difícil le resultaría dejarle.
    Se sentó en la cama de la habitación que utilizaba en casa de Gloria. En el fondo, sabía que no quería marcharse. Quería quedarse allí porque aquél era su mundo. Aquél era el lugar al que pertenecía.? Pero ¿a qué precio? ¿Cómo podía ser feliz consigo misma si a cambio de su felicidad tenía que destrozar las vidas de todos los que la rodeaban?
    Se levantó y se metió en el cuarto de baño. Se quitó cuidadosamente el maquillaje que se había puesto para el almuerzo. El color oscuro del ojo contrastaba con la palidez de su piel. Parecía perdida, dolida, que era exactamente como se sentía.
    Odiaba todo aquello. Odiaba sentirse desgarrada por dentro. Odiaba la sensación de que no hubiera ninguna solución para su problema. Odiaba sentirse controlada por las circunstancias y por la vida de los demás.
    Lo único que ella pretendía era encontrar un lugar al que pertenecer, encontrar a su verdadera familia. Y la había encontrado, sí, pero desde entonces, su vida se había convertido en un desastre. Un desastre que debía comenzar a arreglar cuanto antes.
    Bajó al vestíbulo a esperar a Alex. No quería pensar siquiera en que estaba a punto de decirle que se marchaba. Todo le resultaba demasiado triste. Así que, intentando no pensar en ello, se dedicó a pasear por las habitaciones vacías, maravillándose de que Gloria no estuviera allí. Estaba fuera, con sus amigos. Amigos que había hecho en el centro de día del barrio.
    La imagen de su abuela haciendo manualidades con otras ancianas le hizo sonreír, pero era una realidad. Bueno, a lo mejor no se dedicaba exactamente a hacer manualidades, pero salía y conocía gente. Lo de comenzar a ir al centro de día había sido idea de Lori y Gloria le había hecho caso.
    Dani entró en el salón y fijó la mirada en las vistas de la ciudad. Lori había sido una influencia maravillosa tanto para su abuela como para Reid. Había unido a la familia. Elissa había sanado el corazón de Walker y le había dado un motivo por el que vivir. Y Cal siempre había estado enamorado de Penny, aunque durante mucho tiempo hubiera sido demasiado cabezota como para reconocerlo.
    Llamaron a la puerta. Dani corrió a abrir a Alex. Mientras cruzaba el vestíbulo, recreó su imagen. Sus hombros fuertes, la forma de su mandíbula, aquella boca capaz de convertirle en un charquito de deseo.
    Estaba enamorada de él. Después de haber tropezado con tantas ranas, por fin había encontrado un príncipe. Un príncipe al que estaba a punto de abandonar.
    – Hola -la saludó Alex, se agachó y le dio un beso en la boca.
    Dani se inclinó para devolverle el beso, dejando que su cuerpo le dijera lo que ella no era capaz de decirle: que le amaba, que siempre le amaría, por lejos que tuviera que marcharse, que nunca le olvidaría.
    – Hola -susurró Dani mientras Alex se enderezaba.
    – He elegido un sitio muy especial para ir a cenar -le dijo Alex-. Luces tenues… muy romántico. Probablemente tendrás que prepararte. A mí, por lo menos, me basta estar contigo para que me tiemblen las piernas.
    Dani sonrió; sonrió porque Alex era divertido, encantador y tenía siempre las palabras adecuadas para cada ocasión.
    – Pues pareces estar llevando muy bien la situación
    – Lo sé -le enmarcó el rostro entre las manos y le acarició el moratón-. Cada vez que te veo el ojo me entran ganas de darle una paliza a esos tres chicos.
    – Pero no lo harás.
    Alex vaciló un instante, el tiempo suficiente para hacerle saber que la respuesta que iba a darle no era la primera opción.
    – No, no lo haré -miró el reloj-. ¿Ya estás lista?
    Dani le dio la mano y le condujo al salón. Le invitó a sentarse en el sofá y se volvió después hacia él.
    – En realidad no tengo hambre -le dijo-. He pensado que podríamos saltarnos la cena. Hay un par de cosas que necesito…
    – No podemos saltarnos la cena -contestó Alex con una expresión que Dani no fue capaz de descifrar-. La cena es importante. He hablado con el chef. El postre va a ser algo muy especial, que seguro que no te querrás perder. Será magnífico.
    – Alex, estoy hablando en serio.
    – Tenemos que ir a cenar, Dani.
    – No puedo. Yo…
    Alex frunció el ceño.
    – ¿Te encuentras mal? ¿Tienes que volver al hospital?
    – No, yo… Alex, me voy.
    – ¿Qué?
    – Me voy de Seattle. Ya he renunciado al trabajo que tenía en el Bella Roma y todavía no he empezado a trabajar en el Buchanan's, así que es el mejor momento. Necesito marcharme, buscar un lugar diferente. Vivir en una ciudad en la que nadie me reconozca. Quiero recuperar mi vida de antes, vivir en mi propia casa y no tener a la prensa persiguiéndome constantemente. Quiero dejar de hacer daño a la gente que quiero.
    Alex se levantó y bajó la mirada hacia ella.
    – ¿De qué demonios estás hablando? No puedes marcharte de Seattle.
    – Tengo que irme. Es lo mejor.
    – Pero eso es huir.
    Dani estaba terriblemente decepcionada. Creía que Alex lo comprendería. Aunque era gratificante verlo tan afectado. A lo mejor ella no era la única que se había enamorado…
    – A veces una retirada a tiempo es lo mejor para todo el mundo -dijo mientras se levantaba ella también-. Por favor, no te enfades conmigo.
    – ¿Por qué demonios no voy a enfadarme? Ni siquiera lo has hablado conmigo. Me dices que te vas así, sin más. ¿Y qué va a pasar ahora? ¿De verdad estás dispuesta a marcharte?
    Dani asintió lentamente. Después, tomó aire mientras sentía cómo comenzaba a latirle la cabeza.
    – Ahora ya están resueltos los problemas de todo el mundo. Katherine dejará de sufrir. Sé que le he hecho mucho daño y no sabes cuánto lo lamento. Bailey está a salvo. Y mi retirada será buena para la campaña.
    Alex la fulminó con la mirada.
    – Al diablo con la campaña. ¿Crees que la prensa va a olvidarse de ti porque te vayas de la ciudad? Continuarán con toda esa historia. En cuanto a Bailey, ni siquiera sabes lo que podría haber pasado. Esos chicos hicieron algo terrible y serán castigados por ello, pero tú no tenías ningún control sobre lo que estaban haciendo, ni tenías ninguna manera de predecirlo -se acercó a ella-. Vas a rendirte. Jamás pensé que serías capaz de hacer algo así.
    Muy bien. Dani llevaba demasiado tiempo mostrándose comprensiva. Había llegado el momento de decir algo.
    – Estoy haciendo lo que considero lo mejor para todo el mundo.
    – No estás dispuesta a luchar por lo que realmente quieres.
    – No estoy dispuesta a hacer daño a la gente a la que quiero. Deberías sentirte agradecido. Tú quieres mucho a Katherine y sabes lo mucho que ha sufrido por culpa mía.
    – Katherine es más fuerte de lo que crees. ¿Y qué me dices del padre que estabas tan desesperada por encontrar? ¿No piensas terminar lo que has empezado?
    – Mark no me necesita. Lo que él necesita es ser presidente. Te necesita a su lado, trabajando para alcanzar su objetivo. Lo último que le conviene es pelearse con la prensa por mi culpa.
    Alex tomó aire.
    – Ya no voy a seguir en la campaña. Todavía no se lo he dicho a Mark, pero me voy.
    Dani le miró fijamente.
    – No puedes. Mark te necesita.
    – Mark tiene a su disposición personal muy preparado que puede hacerse cargo de la campaña. Ése no es mi mundo. Yo no quiero ser como él.
    Evidentemente, Alex todavía no le había dicho nada a su padre, porque, de otro modo, Dani se habría enterado ya. Y cuando la prensa lo supiera, la cosa se iba a poner muy fea.
    – Un motivo más para macharme -musitó-. Así la prensa se olvidará de nosotros.
    – Y eso es lo único que importa, ¿verdad? -preguntó Alex con amargura-. Me alegro de saber de qué lado estás. Has entrado en la lógica de la política de forma muy rápida. Realmente, eres digna hija de tu padre.
    Aquella acusación tan injusta le dolió casi tanto como el golpe que le habían dado en la cabeza.
    – Eso no es justo. ¿Crees que para mí es fácil? Quiero a la familia a la que acabo de conocer. No quiero dejarla y te aseguro que tampoco quiero abandonar a mi familia de siempre. Estoy tomando una decisión muy difícil, pero lo hago por el bien de todo el mundo.
    – A mí me parece que es la solución más fácil.
    – En ese caso es que no eres capaz de entender nada.
    Ella no quería que pelearan. Pensaba que Alex se entristecería al saber que se iba. No había imaginado que pudiera enfadarse.
    Alex se acercó a la ventana y clavó en ella la mirada. Al cabo de unos segundos se volvió hacia Dani.
    – ¿Y nosotros?
    – No sé cómo puede funcionar lo nuestro -admitió Dani-. El precio a pagar es muy alto. Incluso en el caso de que dejes la campaña.
    – Entonces, somos víctimas de esta guerra. ¿Todo tiene que terminar entre nosotros?
    No, gritó Dani en silencio. No quería que su relación terminara.
    – Me importas mucho.
    – Oh, me estás haciendo sentirme muy especial.
    – No -le pidió Dani, y se reclinó en el sofá-. No te pongas frío y sarcástico.
    – ¿Y cómo debo ponerme? Yo pensaba que te importaba. Pensaba que nuestra relación era importante para ti. Pensaba que eras la única con la que se suponía que tenía que estar -caminó hacia ella-. Tú no eres la única que tiene un pasado sentimental terrible. Primero me enamoré de una mujer que me mintió y me engañó y después me he enamorado de una mujer que no es lo suficientemente fuerte como para luchar por lo que de verdad importa.
    ¿Enamorarse? Entonces… Dani alzó la mirada hacia él.
    – ¿Alex?
    – ¿Vas a ir a contarle a Bailey que te vas o prefieres que se lo diga yo? Ella cree que sois amigas, así que esta noticia no le va a hacer ninguna gracia. Pero Bailey siempre ha sabido enfrentarse a sus propios sentimientos. Esa chica tiene el corazón de una leona. Es algo que admiro en ella. Pensaba que era algo que teníais en común, pero por lo visto, estaba equivocado.
    A Dani se le llenaron los ojos de lágrimas. No podía ver con claridad. Pestañeó varias veces y, cuando por fin pudo ver otra vez, se dio cuenta de que Alex se había marchado.
    Así, sin más. Había oído lo que tenía que decirle y se había marchado.
    Dani escondió el rostro entre las manos y se entregó a las lágrimas. No quería marcharse. Pensar en abandonarlo todo le estaba matando. No quería marcharse, pero no veía otra solución a sus problemas.

Capítulo 19

    – ¡Katherine! No esperaba verte hoy -Mark se levantó y rodeó su escritorio-. ¿Ha ocurrido algo? ¿Bailey ha…?
    – No, Bailey está bien -contestó Katherine mientras su marido le daba un beso en la mejilla.
    Siempre parecía alegrarse de verla; otro motivo más para quererle.
    Mark le rodeó la cintura con los brazos.
    – Últimamente he estado muy ocupado -le dijo Mark mientras le acariciaba la espalda-. Entre el tiempo que paso en las oficinas y los viajes a Washington casi no te veo. Te he echado mucho de menos.
    Las caricias de Mark bastaron para activar todas sus terminales nerviosas.
    – Yo también te he echado de menos -respondió Katherine-. Pero sabíamos que esto sería así si decidías optar a la presidencia.
    – Es el precio de la gloria.
    Mark se inclinó para volver a besarla. Fue un beso tierno, pero tan cargado de sensualidad que Katherine estuvo a punto de derretirse. Sólo Mark, pensó, era capaz de provocarle esa sensación. Siempre Mark. Lo amaba más de lo que parecía posible. Tanto que hasta se sentía en secreto culpable por quererle más que a sus hijos. Pero eso no le impedía reconocer sus defectos.
    Tomó aire y se apartó de él.
    – Tenemos que hablar.
    Mark posó la mano en su trasero y presionó suavemente.
    – ¿Podemos hacerlo desnudos?
    Katherine se echó a reír.
    – Podría entrar cualquiera de tus colaboradores, ¿de verdad te apetece que te vean haciendo el amor con tu esposa?
    – ¿Por qué no? -preguntó Mark. Se enderezó mientras hablaba, tomó la mano de Katherine y la posó sobre su erección-. ¿Qué le digo entonces a este tipo?
    – Que le veré esta noche.
    – Me parece una respuesta justa -la condujo hasta el sofá que había al lado de la pared-. ¿De qué quieres que hablemos entonces?
    Katherine clavó la mirada en el hombre al que amaba, fijándose atentamente en todos aquellos rasgos tan familiares. Todavía recordaba la primera vez que le había visto. Su rostro le había llamado la atención en una habitación abarrotada de gente e inmediatamente había sabido que nada volvería a ser igual.
    – ¿Qué habría pasado si Marsha no hubiera decidido poner punto y final a vuestra relación? -preguntó de pronto, iniciando una conversación que no era cómoda para ninguno de los dos-. Si hubieras seguido con ella cuando fui a buscarte, ¿la habrías dejado por mí? Porque habrías tenido que tomar una decisión.
    Pensaba que Mark podía enfadarse por aquella pregunta, pero lo que hizo su marido fue acercarse a ella y acariciarle la cabeza.
    – No nos hagas esto -dijo con voz queda-. No hay respuesta, Katherine. Ya lo sabes. Es una situación que no se dio y lo que pueda decir ahora no tiene ningún valor. Siempre creerás lo que quieras creer.
    Tenía razón, por supuesto. Mark la conocía mejor que nadie.
    – Ella te dio algo que yo nunca he podido darte.
    – Estás hablando de un hijo. Tú me has dado muchos hijos. Ocho exactamente. Pero, aunque pueda parecerte un egoísta, lo más importante para mí es que me has permitido ser yo. Yo soy el hombre que soy gracias a ti. Es posible que eso no signifique mucho para nadie, pero sé que soy mejor persona gracias a haberte amado durante todos estos años. Tú eres lo mejor de mí, Katherine, siempre lo has sido. Me ves cegada por el amor y vivo intentando estar a la altura de tus expectativas.
    Aquellas palabras le llegaron hasta lo más hondo de su corazón. Se sentía de pronto expuesta e inmensamente agradecida.
    – ¿De verdad?
    – Sí. Nunca se puede elegir de verdad. La vida ha ido transcurriendo día a día y ahora mira lo que tengo. ¿Habría elegido a Marsha? No lo sé, desde luego, no puedo arrepentirme de haber tenido a Dani, pero jamás la cambiaría por ninguno de nuestros hijos. ¿A quién tendría que renunciar? ¿A Julie? ¿A Alex? ¿A Oliver? ¿Qué sonrisa tendría que dejar de ver? ¿La de Bailey? ¿La de Sarah? Ellos también son mis hijos. No puedo vivir sin ninguno de ellos. Ni sin ti. Tú siempre has sido lo más profundo de mí, Katherine. Y te amo.
    Mark siempre había sido muy hábil con las palabras, pero en aquella ocasión, Katherine le creyó. Creyó lo que le estaba diciendo. Sus palabras fueron un bálsamo para ella, sanaron sus heridas y le dieron la certeza de que no se había equivocado al amar a Mark.
    – Tú eres la luz de mi vida. Sin ti estaría perdido -le confesó Mark, y la besó.
    Katherine le devolvió el beso, poniendo en sus labios toda la pasión que le embargaba en aquel momento.
    Mark se echó a reír.
    – Eh, ahora me estás causando problemas a propósito.
    – Quizá tengas razón -le acarició la cara-. Pero es porque creo que dentro de muy poco vas a estar muy enfadado conmigo.
    – ¿Por qué?
    – Por lo que voy a decirte. Por lo que estoy a punto de pedirte.
    Mark cambió inmediatamente de humor.
    – Tú nunca me has pedido nada.
    – Lo sé -y era algo de lo que se enorgullecía. Sabía que era absurdo, pero no podía evitarlo. Tomó aire-. Alex quiere dejar la campaña. No tiene madera de político. No quiere desilusionarte, pero ya no puede continuar a tu lado.
    Mark se echó hacia atrás y soltó una maldición.
    – Le necesito. Es muy bueno en su trabajo.
    – Dani quiere irse de Seattle. Se siente responsable de lo que le pasó a Bailey y de la bajada que has sufrido en las encuestas. Lo único que ella quería era encontrar a su familia y ahora cree que nos ha destrozado la vida y que la mejor manera de arreglar las cosas es marchándose.
    Mark la miró con expresión interrogante.
    – ¿Y tú qué crees?
    Katherine le tomó las manos.
    – Creo que eres el único hombre al que he querido y al que querré. Que por ti haría cualquier cosa. Estaría dispuesta a morir por ti, Mark, lo sabes. Pero creo que ya no puedes continuar con esto. El precio a pagar está siendo demasiado alto. Ya es hora de que renuncies a tu sueño.
    Mark palideció. Pareció encogerse, sobrecogido por una inesperada decepción. A Katherine le dolía casi físicamente haber pronunciado aquellas palabras y habría dado cualquier cosa por dar marcha atrás, pero no podía. Había otras muchas vidas en juego. Podía estar dispuesta a morir por su marido, pero no a hacer sufrir a aquéllos que amaba.
    Se preparó para una discusión, para la furia y la dureza de las inminentes acusaciones de Mark. Sabía lo mucho que deseaba dejar su huella en el mundo. Pero, sorprendido por la firmeza de su esposa, Mark le apretó la mano y susurró:
    – Si eso es lo que quieres…
    – ¿Qué?
    Mark sonrió.
    – Confío en ti, Katherine. Siempre he confiado en ti. No me pedirías una cosa así por simple capricho. Sabes lo que esto significa para mí y a lo que tendré que renunciar. Pero soy consciente de que hay cosas más importantes. Tendré que escribir un comunicado y hacer una aparición ante la prensa. Haré la típica declaración de que quiero pasar más tiempo con mi familia. Curiosamente, esta vez será verdad.
    ¿En serio? ¿No pensaba oponerse?
    – ¿Así, sin más?
    Mark la besó.
    – Sí, así sin más. Katherine, te quiero. Algún día tendrás que empezar a creértelo.
    Katherine tomó aire y corrió a sus brazos. Tenía los ojos llenos de lágrimas.
    – Gracias.
    – No, no me des las gracias. Has sido una mujer maravillosa. Yo apenas he tenido que hacer nada para que nuestra relación funcionara -le acarició lentamente la espalda-. ¿Y si te dijera que la puerta de mi despacho tiene cerrojo?
    Katherine siempre había llevado un gran peso por dentro, la pesada carga de ser la única enamorada de su relación. Pero, por primera vez después de tantos años, aquel peso había desaparecido. Se sentía ligera, feliz, llena de posibilidades.
    – Te diría que echaras el cerrojo y comenzaras a desnudarte.

    Alex se sentó a la mesa en el bar Downtown Sports. Había estado allí unas cuantas veces, pero entonces para él sólo era un lugar en el que encontrarse con los amigos. En aquel momento, sin embargo, era consciente de que formaba parte del imperio Buchanan, era un lugar importante para Dani y, por lo tanto, importante para él.
    Una camarera rubia se acercó a tomarle nota.
    – Hola, ¿qué quiere tomar?
    Alex apenas la miró.
    – Una cerveza. Y cualquier cosa de comer.
    – Claro -se inclinó hacia él, ofreciéndole una vista de su escotada camiseta y de los senos que apenas alcanzaba a cubrir-. ¿Cualquier cosa? Mi turno termina dentro de media hora. Si quieres, podemos ir a hablar a cualquier otra parte.
    Alex la miró a la cara. Era bastante atractiva, parecía agradable y no había ninguna duda sobre lo que le estaba ofreciendo. Sin embargo, no estaba en absoluto interesado.
    – No, gracias.
    – ¿Estás seguro?
    – Completamente.
    La camarera se enderezó, dio media vuelta y alzó el pulgar.
    – Lo dice en serio. No está interesado. Genial. Dani es una chica con suerte.
    – Gracias, Heather -dijo Reid Buchanan mientras se acercaba a la mesa y le sonreía a Alex con pesar-. Hola, Dani es mi hermana. Sólo estaba comprobando algo.
    A Alex le entraron ganas de darle un buen puñetazo. Por supuesto, no lo haría. Aunque le fastidiaba que le pusieran a prueba, sabía que él habría hecho exactamente lo mismo por cualquiera de sus hermanas.
    – No pasa nada -dijo Alex-. No tengo miedo de que me pongan a prueba. Quiero a Dani. Quiero casarme con ella.
    Reid se sentó.
    – Una vez que has dejado eso claro, ¿por qué querías que nos viéramos? ¿Quieres pedirme permiso o algo parecido?
    Alex negó con la cabeza.
    – No, no quiero pedirte permiso, sólo un poco de ayuda. Estoy planeando una intervención.
    – ¿Qué?
    – Mira, Dani cree que tiene que irse a Seattle. Es muy difícil ser la hija de un senador que quiere llegar a ser presidente. No le gusta aparecer en la prensa y le molesta que mi madre haya sufrido por su culpa. Así que ha decidido marcharse.
    – No sabía nada.
    – No creo que se lo haya contado a mucha gente -sacó una cajita de terciopelo del bolsillo y la dejó encima de la mesa.
    Reid tomó la caja, la abrió y miró el anillo con atención.
    – Es todo tan repentino -dijo-. Apenas nos conocemos.
    – Me gusta hacer las cosas rápido.
    Reid sonrió.
    – Pensaba que te pondría en una situación incómoda.
    – No es fácil hacerme sentir incómodo. Voy a pedirle a Dani que se case conmigo y no estoy dispuesto a aceptar un no por respuesta.
    Reid le miró con los ojos entrecerrados.
    – No eres tú el que tiene que tomar esa decisión.
    – Dani me quiere, quiere quedarse en Seattle. Pero está dispuesta a sacrificarse por el bien de la familia. De toda la familia. De la mía y de la vuestra.
    – Entonces, ¿por qué me estás contando todo esto?
    Por primera vez desde que Reid había aparecido, Alex pareció sentirse incómodo.
    – No sé cómo acercarme a ella. Intenté ofrecerle una cena romántica y fue un fracaso absoluto. Dani está pensando en irse de aquí a dos días, así que no tengo mucho tiempo. He pensado que un ataque frontal podría funcionar. Un ataque mío y del resto de la familia. Entre todos podemos convencerle de que se quede. Yo le pediré que se case conmigo, ella dirá que sí y viviremos para siempre felices.
    – Lo tienes todo planeado. ¿Y si Dani no quiere casarse contigo?
    Alex no quería ni pensar en ello. No quería pensar en lo triste y sombrío que sería su mundo sin la luz de Dani.
    – Nadie puede quererla más que yo. Si me dice que no, continuaré intentándolo. Dani lo es todo para mí.
    – ¿Y por qué debería creerte?
    – Porque, por lo que me han contado, sabes lo que es entregarle el alma a la única mujer a la que quieres.
    Reid asintió lentamente.
    – Buena respuesta.

    Katherine subió en el ascensor hasta el apartamento de Fiona. Sólo tenía unos minutos, pero no le importaba. No tenía mucho que decirle.
    Fiona no esperaba ninguna visita, así que no estaba tan arreglada como habitualmente. Llevaba el pelo suelto y un poco despeinado, tenía una mancha en la sudadera y llevaba los vaqueros desabrochados, mostrando su vientre ligeramente hinchado.
    – ¡Katherine! -exclamó Fiona. Se llevó la mano al pelo y rápidamente intentó ocultar su vientre con la sudadera-. ¿Qué estás haciendo aquí?
    – Algo que debería haber hecho hace mucho tiempo.
    – Oh, muy bien -Fiona parecía recelosa-. Pasa, por favor.
    – No, no hace falta. Es más fácil decirte lo que tengo que decirte desde aquí -sonrió fríamente-. Eres buena actriz, eso tengo que admitirlo. Has representado de forma intachable el papel de ex esposa dolida, tan bien que me he tragado toda tu historia. Me has hecho dudar de Alex, lo cual es una auténtica locura. Sé la clase de persona que es mi hijo y sé la clase de persona que eres tú.
    Fiona se movió incómoda.
    – No sé qué ha podido contarte Alex…
    – Muy poco -contestó Katherine-. Precisamente, ésa ha sido parte del problema. Si me hubiera dicho la verdad desde el principio, jamás hubiera confiado en ti. Pero Alex no quiso hablar mal de ti, lo que dice mucho sobre la clase de hombre que es.
    Katherine dio un paso hacia Fiona.
    – Sé lo que pasó. Sé que le engañaste y sé que has mentido y has intentado interponerte entre Dani y él. Sé que me has utilizado para volver con Alex con la esperanza de convertirte en la nuera del presidente. Odio destrozar los sueños de nadie, pero no me va a quedar más remedio. Alex no volverá nunca contigo y yo nunca volveré a confiar en ti. Ah, y por cierto, Mark ya no quiere ser presidente. Procura mantenerte lejos de mí y de mi familia. Si alguna vez vuelvo a verte intentando congraciarte con alguien que conozco, contaré todo lo que ha pasado.
    Bajó la mirada hacia el vientre de Fiona.
    – Y te sugiero que le pidas al verdadero padre de tu hijo que se case contigo.
    – ¿Estás de broma? Es un don nadie. Este niño debería haber sido el hijo de Alex. Se suponía que él tenía que continuar casado conmigo.
    Katherine se preguntaba cómo podía haber estado tan equivocada con Fiona.
    – Procura mantenerte alejada de Alex. Y también de mí. Yo que tú, incluso me iría a vivir a otra ciudad.
    Katherine se volvió para marcharse, pero Fiona la siguió a lo largo del pasillo.
    – No puedes hacerme esto -gritó-. Éramos amigas. Eso tiene que significar algo.
    Katherine se volvió para mirarla.
    – Nunca hemos sido amigas. Has jugado a ganar, pero has perdido. Ahora atente a las consecuencias. Al fin y al cabo, podrían ser mucho más terribles. Si eres una mujer inteligente, procurarás desaparecer para siempre de nuestras vidas. Si vuelves a cruzarte conmigo, te arrepentirás, te lo prometo.
    – No me asustas.
    Katherine sonrió lentamente.
    – ¿Ah, no? ¿Estás segura?
    Fiona retrocedió un paso.
    – Estúpida, vieja bruja. Te odio…
    – ¿De verdad? Yo no tengo ni siquiera energía para pensar en ti.

    – Estás cometiendo un error -dijo Gloria mientras Dani continuaba sacando ropa y dejándola encima de la cama-. No puedes huir. Te lo prohíbo.
    Dani intentó sonreír.
    – ¿Y qué piensas hacer? ¿Me vas a castigar?
    – Si hace falta, te castigaré.
    – Estoy haciendo lo que tengo que hacer, y en el fondo sabes que tengo razón. No hay otra solución.
    – Siempre hay otra solución. No puedes irte ahora.
    – Y no quiero irme -admitió Dani, deseando que pudieran hablar de otra cosa. Ya era suficientemente duro pensar en irse sin tener que contar con la presión de su abuela-. No puedo seguir haciéndole daño a la gente que quiero.
    – A la familia Buchanan no le has hecho ningún daño y Katherine y Mark tienen ocho hijos, de modo que apenas se fijarán en ti. Sin embargo, tú eres la única nieta que tengo.
    Dani no sabía si debería soltar una carcajada o echarse a llorar.
    – Siempre has tenido un pico de oro.
    – ¿Pero no es cierto lo que digo?
    Dani se sentó en la cama y Gloria se sentó a su lado.
    – No te vayas -le pidió su abuela-. Yo ya soy vieja. ¿Y si me muero y no vuelves a verme otra vez?
    – No me hables de la muerte. No es justo.
    – Ahora mismo no me importa lo que sea justo o lo que no. Quiero que te quedes. Dani, tienes que quedarte. Acabamos de encontrarnos la una a la otra.
    Era muy doloroso, pensó Dani mientras luchaba por superar su tristeza. No quería irse en un momento en el que acababa de encontrar todo lo que siempre había querido. Se suponía que podía empezar a trabajar en el restaurante de sus sueños, conocer a su nueva familia sin romper los lazos que le unían a su familia de siempre y ser amada por un tipo increíble. Debería haber sido todo perfecto. Y sin embargo…
    – Lo sé -dijo Dani, mirando a Gloria a los ojos y viendo el dolor que reflejaban-. Lo siento.
    – No lo sientas. Quédate. Lo solucionaremos todo. No te he educado para que renuncies a luchar en los momentos importantes.
    – No estoy renunciando a luchar. Estoy haciendo lo mejor para todos. ¿No te das cuenta de que la situación nos ha superado?
    – Es posible que te haya superado a ti, pero a mí no.
    Dani no pudo evitar sonreír.
    – Estás decidida a salirte con la tuya, ¿verdad?
    – Lucho por lo que es mío, y tú deberías aprender a hacerlo también. ¿Qué me dices de ese chico con el que estás saliendo, de Alex?
    – No sé nada de él. Tuvimos una discusión muy fuerte.
    – ¿Ah, sí? ¿Y una discusión ha bastado para acabar con todo?
    – No puedo obligarle a quererme.
    – ¿Y cómo sabes que él no te quiere? ¿Se lo has preguntado? ¿Le has dicho que le quieres?
    ¿Se lo había dicho?
    – No exactamente -en cambio, Alex había reconocido que estaba enamorado de ella.
    – No exactamente -Gloria se levantó y la miró furiosa-. Vete al infierno, Dani, lo estás estropeando todo.
    Dani abrió la boca y después la cerró.
    – Jamás en mi vida te había oído hablarme en ese tono…
    – Ahora olvídate de esto. Eso es importante. Estamos hablando de tu propia vida. ¿Por qué tienes que pensar antes en los demás que en ti? ¿Por qué te importan más los sueños de los otros que los tuyos?
    – Porque tiene miedo.
    Dani se levantó y se volvió hacia la persona que acababa de hablar. Era Alex. Estaba en el marco de la puerta de su dormitorio.
    El corazón comenzó a latirle violentamente. El resto de su cuerpo suspiraba de anhelo, como si cada una de sus células hubiera estado esperándolo. Ignoró aquella traición biológica y alzó la barbilla.
    – No tengo miedo.
    – Claro que sí. Has estado luchando durante toda tu vida y has recibido golpes muy duros. Has estado luchando con Gloria durante muchos años -miró enfadado a la anciana-. No pretendo ofenderla.
    – Decidiré si debo sentirme ofendida o no cuando vea dónde acaba todo esto.
    Alex se volvió hacia Dani.
    – Le entregaste a Hugh todo lo que tenías y él te dejó. Ryan fue incluso peor, porque lo tenía todo planeado. Gary era… -se encogió de hombros-. En realidad, no sé lo que era Gary.
    – Un tipo muy religioso -musitó Dani, sin estar muy segura de qué pensar de las palabras de Alex.
    – Te has quemado muchas veces y ahora tienes miedo de acercarte al fuego. Por eso tenías tanto miedo de que estuviéramos juntos. Quizá no conscientemente. Después, descubriste que estabas haciendo sufrir a Katherine, y eso era lo último que pretendías. La respetas y no querías hacerle pasar por una situación difícil. Estabas en una situación muy complicada para ti. Te arrojaron de pronto a la arena política, en la que no sabías cómo desenvolverte y, después, el ataque de Bailey fue la gota que rebasó el vaso. Tiene sentido.
    – Gracias por la recapitulación -musitó Dani, comprendiendo que Alex podía tener razón-. Y ahora, ¿te importaría decirme qué estás haciendo aquí?
    Alex avanzó hacia el interior del dormitorio.
    – Luchar por ti. Estoy asegurándome de que no hagas algo de lo que te arrepentirás durante el resto de tu vida. Quiero asegurarme de que no te alejes de mí.
    – Desde luego, siempre has tenido una gran confianza en ti mismo.
    – En realidad no, pero nunca he estado tan seguro de algo como ahora. Sé que tenemos que estar juntos, Dani. No puedes marcharte. Tú perteneces a este lugar.
    Ojalá pudiera quedarse, pensó Dani. Ella le amaba, le necesitaba, le deseaba. Para ella nunca habría otro hombre. Estar con Alex le había servido para comprender la devoción de Katherine por Mark.
    – Hay algunas complicaciones…
    – No tantas como crees -dijo Katherine mientras entraba junto a su hijo en el dormitorio, seguida por los hermanos de Dani.
    Dani se encontró de pronto acorralada, rodeada por gran parte de su familia.
    – ¿Qué está pasando aquí?
    – Hemos decidido crear un frente común -le explicó Alex-. Ha sido idea mía. Ya me darás las gracias más adelante.
    – No entiendo nada…
    – No vamos a dejar que te vayas -le aclaró Cal, y sonrió-. Por supuesto, no pienses que te estoy amenazando ni nada parecido.
    – Vaya, me alegro -musitó Dani.
    – Tú perteneces a esta familia -dijo Walker-. Tienes que estar con nosotros. Y a lo mejor también con este tipo -señaló a Alex con la cabeza-. A mí me parece bastante decente.
    – Sí, a mí también me gusta -intervino entonces Reid-. Y creo que tiene muy buen gusto.
    – Pero ¿y todo lo que te he hecho sufrir? -Dani miró a Katherine y después a Mark-. Le he hecho mucho daño a tu campaña.
    Mark, tan atractivo y elegante como siempre, le pasó el brazo por los hombros a su esposa.
    – He renunciado a esa carrera. Éste no es un buen momento para presentarme a unas elecciones. Mi oficina de prensa está redactando ya el comunicado en el que anuncio mi renuncia.
    Dani necesitaba sentarse. Todo estaba ocurriendo tan rápido…
    – Pero tú querías ser presidente. Ese era tu sueño…
    – Algunas cosas tienen un precio excesivo -miró a Alex-. ¿Podemos hablar después?
    – Por supuesto -contestó Alex, y se volvió hacia Dani-. Te estás quedando sin excusas.
    La mente de Dani corría a toda velocidad. Si Mark ya no quería ser presidente, la prensa dejaría de preocuparse de ella, o de cualquiera de su familia. Y si la prensa dejaba de acosarla, su vida podría volver a la normalidad.
    Alex sacó entonces una cajita de terciopelo del bolsillo de su chaqueta. Dani se quedó de piedra.
    Lo primero que pensó fue que iba a proponerle matrimonio. Lo segundo que eso significaba que la amaba, lo cual le provocó unas ganas incontenibles de bailar. Y lo tercero que hizo fue preguntarse cómo iba a declararse Alex delante de toda su familia.
    Su último pensamiento fue que estaba deseando decirle que sí.
    – Oh, cariño -dijo Katherine, posando la mano en el brazo de su hijo-. Debería haberte localizado antes. Tengo algo que decirte.
    Alex la miró.
    – Mamá, creo que éste no es el momento.
    – Lo sé, pero tengo que decirlo ahora. Será muy rápido -buscó en bolsillo y sacó una sortija con un diamante-. Si prefieres el que tú has comprado, lo comprenderé -le tendió la sortija-. Éste era de mi abuela. No sé cómo no se me ocurrió antes, con Fi… -se aclaró la garganta-. En cualquier caso, lo he visto esta mañana y he pensado…
    Alex se quedó mirando la sortija de hito en hito. Dani sabía exactamente lo que estaba pensando. Que la sortija debería permanecer en la familia y que, hasta ese momento, él no había sido realmente uno de ellos. Reconoció los sentimientos que cruzaban su rostro porque ella había sentido lo mismo respecto a sus hermanos. Aquella sensación de pertenencia y distanciamiento al mismo tiempo.
    ¿Sería ésa la conexión que tenía con Alex? ¿El haber sabido al igual que él lo que era sentirse un extraño? ¿El que ambos estuvieran buscando un lugar en el que sentirse realmente seguros?
    Se acercó hacia él.
    – Quiero ser tu mujer -le dijo, sin importarle que la habitación estuviera abarrotada de gente-. Quiero ser ese lugar seguro al que puedas acudir en cualquier circunstancia.
    – Me estás pisando mi discurso.
    – ¿Tenías un discurso preparado?
    – Iba a decirte que te quiero más de lo que nunca he querido a nadie. Que eres la única mujer con la que quiero estar. Que cuando estoy contigo, siento que de verdad pertenezco a otro lugar. Te quiero, Dani.
    – Todo el mundo hacia atrás -susurró Gloria. Tenemos que darle espacio a este chico para que se arrodille. Porque te vas a arrodillar, ¿verdad?
    Alex sonrió.
    – Siempre tiene que ser así, ¿verdad?
    Dani miró a su alrededor, miró a todas aquellas personas que la querían y al único hombre con el que podía ser feliz.
    – Creo que no nos vamos a poder librar.
    – ¿Y te parece bien?
    – Creo que es lo mejor.

Epílogo

    Era una cálida noche de verano, con el cielo completamente despejado. Eran más de las siete y todavía no se había puesto el sol. Al fin y al cabo, estaban en Seattle, una ciudad famosa por sus interminables tardes de verano.
    Eran cerca de trescientas las personas reunidas en el jardín. El olor de las rosas y los jazmines impregnaba el aire. A la izquierda, una pequeña orquesta tocaba suavemente mientras la abuela del novio se sentaba.
    – Arthur está muy elegante -dijo Reid mientras recorría con Gloria el pasillo que habían dejado entre los asientos.
    – No te hagas el gracioso-replicó Gloria, ligeramente avergonzada por estar saliendo con un hombre a su edad.
    Llevaba tres meses saliendo con Arthur y había decidido invitarle a la boda.
    – No me estoy haciendo el gracioso. Además, ni siquiera nos has contado si estáis teniendo relaciones sexuales. Se nos haría demasiado extraño.
    – Yo tuve que enterarme de tus habilidades sexuales por los periódicos. Creo que sería una buena venganza.
    Reid sonrió de oreja a oreja.
    – De acuerdo, habla si quieres, pero no me va a gustar.
    – Creo que podré soportarlo.
    Llegaron al banco en el que tenía que sentarse Gloria. Allí le estaba esperando Arthur, un empresario ocho años más joven que ella. Cuando Gloria se sentó, Reid se inclinó y le dio un beso en la mejilla.
    – Estás muy atractiva.
    Gloria apartó bruscamente el brazo, pero sonrió.
    Dani esperaba en el salón de la familia Canfield, mirando a través de las persianas.
    – Me temo que Elissa se va a llevar una gran decepción con las luces. Hay demasiada luz todavía y no resaltan casi.
    – Ya lo harán más tarde -dijo Lori mientras se ajustaba el vestido de dama de honor-. ¿Se me ve muy gorda? Me parece increíble estar preguntando una cosa así. Pero qué me dices, ¿estoy bien?
    Dani le sonrió a su cuñada. A pesar de que Lori y Reid pretendían casarse después de que lo hicieran Walker y Elissa, un embarazo inesperado les había enviado a Las Vegas un mes atrás. Se habían casado casi en secreto y estaban en aquel momento preparándose para ir a vivir con Gloria. Como los recién casados no tenían ningún problema de dinero, la única razón que podían tener eran las ganas de vivir con aquella anciana. Desde luego, Lori era una mujer muy valiente, pensó Dani con una sonrisa.
    – Estás preciosa -le dijo Dani-. El estilo del vestido disimula completamente la barriga.
    – ¿Habéis visto los canapés? -preguntó Penny, que entraba en ese momento en la habitación-. No estoy segura de que el salmón esté suficientemente fresco. ¿A ti qué te parece?
    Cal apareció en ese momento al lado de su esposa y le dio un beso.
    – Respira hondo -le pidió-. Estás preciosa.
    – La verdad es que cuando vi estos vestidos me asusté -admitió Penny-. Pero ahora me gustan.
    Katherine también entró en el salón.
    – ¿Ya está todo el mundo preparado? Es la hora.
    Dani observó a su futura suegra maravillada por su capacidad para enfrentarse a algo tan complicado como una boda de la familia Buchanan.
    Alex se acercó en aquel momento a Dani y le dio un beso en el cuello.
    – ¿Estás tomando notas para nuestra boda?
    – En realidad ya está casi todo planeado -le recordó Dani.
    Ya habían fijado una fecha para la boda, aunque estaban planeando una ceremonia mucho más sencilla que aquélla. Sería una ceremonia familiar y Penny se encargaría del catering. Dani no era tan valiente como Elissa. Prefería poner a una amiga y cuñada a cargo de aquella tarea a arriesgarse a recibir quejas.
    – ¿Querrás lucecitas en tu boda? -le preguntó Alex en voz susurrante.
    – Por supuesto. Me encantan. Y creo que dejaré que sean sólo tus hermanas las damas de honor. Así no habrá ninguna discusión sobre los vestidos. Deberías habernos oído a las cuatro en la tienda de novias.
    Sonrió al decirlo, recordando la tarde de discusiones, chocolate y champán. Al final, estaban tan achispadas que ni siquiera se acordaban de lo que habían acordado y, cuando habían llegado los vestidos de color rosa, se habían quedado todas estupefactas.
    – ¿Te he dicho ya cuánto te quiero? -le preguntó Alex.
    Dani le sonrió.
    – Creo que me lo has comentado en alguna ocasión. Aunque ahora no lo recuerdo bien…
    Alex la besó.
    – Te quiero. Y siempre te querré.
    – Estupendo, porque pienso recordártelo.
    – ¿Eso es un desafío? Porque me encantan los desafíos.
    Katherine alzó las manos.
    – Muy bien, ahora, formad las parejas. Que todo el mundo se prepare. En cuanto la música cambie… ¡Ahora!
    Abrió las puertas del salón que daban al jardín. La orquesta estaba interpretando una melodía romántica. Cal y Penny fueron los primeros en salir. Lori y Reid les siguieron. Dani miró a la novia y sonrió, después agarró a Alex del brazo. Katherine les hizo un gesto para que se detuvieran antes de comenzar a cruzar el pasillo.
    Se inclinó hacia ellos y susurró:
    – No se lo digáis a nadie, pero sois mi pareja favorita.
    – Y la mía también -contestó Alex, antes de salir junto a Dani hacia el sol de la tarde.

Susan Mallery

    Autora de bestsellers románticos, ha escrito unos treinta libros, históricos, contemporáneos e incluso de viajes en el tiempo. Comenzó a leer romance cuando tenía 13 años, pero nunca pensó escribir uno, porque le gustaba escribir sobre filosofía o existencialismo francés. Fue en la escuela superior cuando acudió a clases sobre Cómo escribir una novela romántica y empezó su primer libro, que cambió su vida. Fue publicado en 1992 y se vendió rápidamente. Desde entonces sus novelas aparecen en Waldens bestseller list y ha ganado numerosos premios.
    Actualmente vive en Los Angeles, con su marido, dos gatos y un pequeño perro…

***

Top.Mail.Ru