Скачать fb2
La Pasión del Jeque

La Pasión del Jeque

Аннотация

    ¿Se celebraría, después de todo, una boda real?
    Maggie Collins había ido al exótico reino de El Deharia, situado en mitad del desierto, para restaurar el vehículo antiguo del príncipe Qadir, no para casarse. La atractiva mecánica había sufrido ya en el amor, y el matrimonio, aunque fuera con un seductor jeque, no entraba en sus planes. Pero entonces, Qadir le hizo una oferta que debería haber rechazado. Iba a ser un compromiso temporal… hasta que ella descubrió que estaba embarazada, y el honor empujó a Qadir a darle a Maggie y a su hijo la protección de su nombre


Susan Mallery La Pasión del Jeque

    Principes del Desierto 12

Capítulo 1

    MAGGIE Collins detestaba reconocerlo, pero no podía negar que se había quedado un poco decepcionada tras su primer encuentro con un príncipe de verdad.
    El viaje a El Deharia había sido estupendo. Había volado en primera clase; una experiencia tan fabulosa como aparecía en las películas Cuando había aterrizado, una limusina la había llevado hasta un hotel de lujo. La única vez, aparte de aquélla, que había montado en limusina había sido en el baile de la facultad; y en esa ocasión su pareja y ella habían compartido limusina y gastos con otras seis parejas.
    Al llegar al exclusivo hotel El Deharia, la habían conducido hasta una suite con vistas al mar Arábigo. Sólo el salón era más o menos del mismo tamaño que la casa- de dos dormitorios donde se había criado, en una ciudad llamada Aspen.
    Tampoco se podía quejar del palacio, que era bello, grandioso y de aspecto histórico. Pero, sinceramente, las oficinas donde supuestamente se encontraría con el príncipe Qadir no eran nada del otro mundo; tan sólo unos meros despachos. Allí todos vestían de traje, y eso le sorprendió. Ella había imaginado a la gente ataviada como irían en un harén, con pantalones trasparentes y alguna que otra diadema. Pero como sobre todo había visto hombres, una diadema estaba un poco fuera de lugar.
    Sólo de pensar en el hombre mayor de nacionalidad británica que la había acompañado al despacho con una diadema en el pelo le entraba la risa. Todavía se estaba riendo cuando se abrió la puerta y entró un hombre alto y trajeado.
    – Buenos días -dijo, al tiempo que se acercaba-. Soy el príncipe Qadir.
    Maggie suspiró con decepción. Sí, el príncipe era muy apuesto, pero nada lo diferenciaba del resto. No llevaba medallas, ni tampoco corona, ni nada que demostrara su rango.
    – Bueno, caramba… -murmuró ella.
    El príncipe Qadir arqueó las cejas.
    – ¿Cómo dice?
    Maggie se echó a temblar sólo de pensar que se le había escapado en voz alta.
    – Yo, esto… -tragó saliva, pero enseguida recuperó la compostura-. Príncipe Qadir -Maggie se adelantó también y le dio la mano-. Encantada de conocerle. Soy Maggie Collins; nos hemos estado comunicando por correo electrónico.
    Él le dio la mano.
    – Lo sé, señorita Collins. Creo que en el último que le envié le comentaba que prefería trabajar con su padre.
    – Sin embargo, el billete estaba a mi nombre -dijo ella distraídamente mientras dejaba caer la mano, consciente de la estatura del hombre que estaba a su lado.
    – Les envié un billete a cada uno. ¿Es que él no ha utilizado el suyo?
    – No, no lo ha utilizado -miró por la ventana el jardín-. Mi padre… -se aclaró la voz y se volvió a mirar al príncipe, sabiendo que no era el mejor momento para ponerse triste, que había ido allí a trabajar-. Mi padre falleció hace cuatro meses.
    – Vaya… Le acompaño en el sentimiento, señorita Collins.
    – Gracias.
    Qadir miró su reloj.
    – Un coche la llevará a su hotel.
    – ¿Cómo? -la indignación se llevó cualquier sentimiento de tristeza-. ¿Ni siquiera va a hablar conmigo?
    – No.
    Qué reacción más arrogante, más típica de un hombre.
    – Soy más que capaz de hacer mi trabajo.
    – No lo dudo, señorita Collins. Sin embargo, mi trato fue con su padre.
    – Mi padre y yo trabajábamos juntos.
    Durante el último año de vida de su padre, ella había dirigido el negocio de restauración de coches antiguos que su padre había abierto hacía ya muchos años. Al final, Maggie lo había perdido, pero no porque hubiera cometido algún error. Los gastos médicos habían sido tremendos, y al final había tenido que venderlo todo para pagarlos, incluido el negocio.
    – Este proyecto es muy importante para mí. Quiero a alguien con experiencia.
    Maggie quería pegarle un empujón y tirarlo al suelo. Pero aunque tuviera a su favor el elemento sorpresa, no pasaría de un golpe, teniendo en cuenta que ella era una mujer y él era un hombre alto y fuerte. Además, si quería conseguir el trabajo no debía pegar a un miembro de la familia real.
    – Entre 1936 y 1939 se fabricaron exactamente setecientos diecisiete Rolls-Royce Phantom Hl, además de diez coches experimentales -dijo Maggie, que lo miraba con gesto hostil-. Los primeros modelos alcanzaban una velocidad máxima de 148 kilómetros por hora. Enseguida se empezaron a notar los problemas, porque los coches no estaban diseñados para mantener la velocidad máxima durante un intervalo de tiempo prolongado. Esto se convirtió en una cuestión de primer orden cuando los dueños de los coches se los llevaban a Europa para conducir en la nueva autopista alemana. El apuro inicial de la empresa fue el tener que decirles a los conductores que fueran más despacio. Más tarde, ofrecieron una modificación que era poco más que una cuarta marcha de alto porcentaje que también ralentizaba la velocidad del vehículo.
    Maggie hizo una pausa.
    – Hay más -continuó-, pero estoy segura de que se sabrá la mayoría.
    – Ya veo que ha hecho los deberes.
    – Soy una profesional.
    Una profesional que necesitaba ese trabajo desesperadamente. El príncipe Qadir tenía un Phantom 111 de 1936 que quería restaurar, y el dinero no representaba un problema para él. Maggie necesitaba el dinero que él les había ofrecido para terminar de pagar los gastos médicos de su padre y para poder cumplir lo que le había prometido a su padre; volver a abrir el negocio familiar.
    – Es una mujer.
    Ella se miró el pecho y luego a él.
    – ¿De verdad? Ah, entonces eso explica lo de los pechos. Me preguntaba por qué estaban ahí.
    Él esbozó una sonrisa de medio lado, como si el comentario le hubiera hecho gracia, y Maggie decidió aprovechar su buen humor.
    – Mire, mi madre murió siendo yo tan sólo un bebé, así que me crié en el taller mecánico con mi padre. Sabía hacer un cambio de aceite cuando aún no había aprendido a leer. Sí, soy una mujer, pero eso no significa nada. He pasado toda mi vida rodeada de coches, y soy un mecánico excepcional. Soy trabajadora, y como soy una mujer no saldré a emborracharme y meterme en líos.
    Maggie hizo una pausa, decidida a continuar hasta el final.
    – Desde que ha muerto mi padre siento la necesidad de demostrarme a mí misma que puedo hacerlo. Usted es un hombre de mundo, y sabe lo mucho que influye una motivación correcta.
    Qadir miró a la mujer que tenía delante y se preguntó si debería dejarse convencer por lo que veía y oía. Si Maggie Collins restauraba coches clásicos con la misma energía con que se explicaba, no tenía por qué preocuparse. ¿Pero una mujer en un taller mecánico? ¡Resultaba muy chocante!
    Le tomó la mano y la estudió. Tenía los dedos largos y las uñas cortas; una mano bonita, pero no delicada. Le dio la vuelta y le miró la palma, que tenía varios callos y alguna que otra cicatriz. Eran las manos de alguien que se ganaba la vida trabajando.
    – Apriéteme la mano un momento -dijo él mientras se fijaba en sus ojos verde mar-. Vamos, con fuerza.
    Maggie frunció el ceño, como si no diera crédito a lo que le decía aquel hombre, pero hizo lo que le dijo y le apretó los dedos con fuerza.
    El príncipe se quedó asombrado de la fuerza que tenía en las manos, parecía que esa joven no le había engañado, que era de verdad mecánico.
    – ¿Quiere que echemos un pulso también? -preguntó Maggie-. O podíamos hacer un concurso de escupitajos.
    El se echó a reír.
    – No hará falta -le soltó la mano-. ¿Le gustaría ver el coche?
    Maggie no se atrevía a respirar.
    – Me encantaría -respondió.
    Atravesaron el palacio, en dirección al garaje. Por el camino, Qadir señaló algunos de lo salones públicos y algunas piezas antiguas que decoraban el palacio. Maggie se detuvo un momento a admirar un enorme tapiz.
    – Madre mía, lo que tardarían en coser todo eso -comentó.
    – Sí. Fue confeccionado entre quince mujeres, que tardaron años en terminarlo.
    – ¿De verdad? Yo no tendría paciencia para esas cosas. No habría durado ni dos meses; me habría levantado gritando una noche y habría recorrido el palacio con un hacha en la mano.
    La imagen de Maggie recorriendo el palacio de esa guisa le pareció divertida. Maggie Collins no era una mujer convencional, y él había conocido a bastantes mujeres como para no ver la diferencia. Aunque era alta y delgada, sus movimientos y su dinamismo no resultaban muy femeninos. Tenía unas facciones muy llamativas, pero no se maquillaba para destacarlas. Tenía el pelo castaño oscuro y bastante largo, ese día se había hecho una trenza que le caía hasta media espalda.
    Qadir estaba acostumbrado a que las mujeres se valieran del coqueteo y la insinuación sexual para conseguir lo que querían, pero Maggie Collins no era así, estaba muy claro. El cambio resultaba muy interesante.
    – Éste es el primer palacio que visito-dijo ella mientras seguían avanzando por el pasillo.
    ·¿Y qué le parece?
    ·Que es precioso, pero un poco demasiado grande para mi gusto.
    ·¿No sueña con ser una princesa?
    Ella se echó a reír.
    ·Yo no estoy precisamente hecha para ser princesa. Me he criado soñando con coches de carreras, no con caballos. Prefiero ocuparme de una trasmisión problemática que salir de compras.
    – ¿Por qué no es piloto de carreras? Algunas mujeres lo hacen.
    – Me falta ese instinto competitivo. Me gusta correr; quiero decir, a quién no. Pero no me interesa ganar a cualquier coste. Es un error -señaló un cuenco sumerio que había sobre un pedestal y torció el gesto-. Qué cosa más fea.
    – Pues tiene más de cuatro mil arios.
    – ¿De verdad? Pues no por eso es más bonito. ¿En serio, quiere tenerlo en su salón?
    Nunca le había prestado demasiada atención a aquella pieza de alfarería antigua, sin embargo tenía que reconocer que tampoco a él le gustaba demasiado.
    – Está mejor aquí, donde todos podemos disfrutarlo.
    – Muy diplomático. ¿Eso responde a su formación principesca?
    – Le gusta decir lo que piensa, ¿verdad?
    Maggie suspiró.
    – Sí, lo sé. A veces me causa muchos problemas. Intentaré callarme.
    No abrió la boca hasta que llegaron al garaje. Qadir abrió la puerta y la invitó a pasar, y al hacerlo se encendieron las luces automáticamente.
    En ese garaje sólo había una docena de vehículos. Maggie pasó delante de un Volvo que usaban los empleados, del Lamborghini de Qadir, de dos Porches, un Land Rover y un Hummer. Al final de la fila de coches estaba el viejo Rolls Royce Phantom III.
    – Dios mío, es la primera vez que veo uno de cerca… -suspiró Maggie y pasó la mano por el costado del coche-. Pobrecito, no estás demasiado bien, ¿verdad? Pero yo me voy a ocupar de ti -se volvió hacia Qadir-. El primero de estos coches apareció en público en octubre de 1935 en el London Olympia Motor Show. Llevaron nueve Phantoms, pero sólo uno de ellos tenía motor -se volvió hacia el coche-. Tiene un motor V12, y pasa de cero a sesenta en 16'8 segundos. Eso es muy rápido para un coche tan grane como éste, sobre todo teniendo en cuenta lo silencioso que es el motor.
    Maggie rodeó el vehículo, lo tocó y aspiró su olor, orno si quisiera asimilar su esencia. Tenía los ojos más abiertos de lo normal y la expresión arrebatada. Había visto ese gesto en el rostro de una mujer anteriormente, cuando les había regalado joyas caras, o viajes a París o Milán para ir de compras.
    – Tiene que dejarme que lo haga -le dijo ella-. Jadie lo amará como yo.
    George Collins había sido uno de los mejores restauradores y mecánicos del sector. ¿Habría heredado su hija su perfección, o sencillamente se estaría aprovechando del apellido del padre?
    Maggie abrió la puerta del lado del acompañante.
    – Las ratas se han comido el cuero -murmuró, antes de mirarlo bien-. Pero yo conozco a un tipo que puede hacer milagros.
    – ¿Cuánto tardaría en restaurarlo? -preguntó el príncipe.
    Ella sonrió.
    – ¿De cuánto dinero dispone para ello?
    – Del que sea necesario.
    – Debe de ser estupendo estar en esa situación – consideró la pregunta de Qadir-. Con un envío urgente y mis contactos, podría llevarme entre seis y ocho semanas; eso teniendo en cuenta que encuentre todo lo que necesito. Quiero traer a una persona que se encargará de la tapicería y de la pintura. Lo demás lo haré todo yo. Supongo que por aquí habrá talleres donde se hagan trabajos de chapa.
    – Los hay.
    Ella se puso derecha y se cruzó de brazos. -¿Entonces, estamos de acuerdo?
    A Qadir no le importaba trabajar con mujeres. Le gustaban las mujeres, eran suaves, atractivas y olían bien. Pero el Phantom era especial.
    – No puede rechazarme por ser mujer -dijo Maggie, que intuía lo que el otro estaba pensando-. Sabe que eso no estaría bien. El Deharia es un estado progresista, abierta -desvió la mirada un momento, antes de volverse a mirarlo-. Mi padre ha muerto y lo echo de menos cada minuto del día. Necesito hacer esto por él, porque eso es lo que él habría querido. Nadie va a cuidar más este proyecto en particular que yo, príncipe Qadir. Le doy mi palabra de honor.
    Un ruego apasionado.
    – ¿Pero tiene valor su palabra?
    – He matado a un hombre por asumir menos. La inesperada respuesta le hizo reír.
    – Muy bien, señorita Collins, puede restaurar mi coche. El trato será el mismo que hice con su padre. Tiene seis semanas para devolverle su antiguo esplendot
    – Seis semanas y un presupuesto ilimitado.
    – Exacto. Un empleado mío le enseñará su habitación. Mientras esté empleada conmigo, será mi invitada.
    – Tengo que recoger mis cosas del hotel.
    – No se preocupe, alguien se encargará de traérselas -dijo él.
    – Pues claro… -murmuró ella-. Si el sol luciera demasiado ardiente, también podría moverlo un poco, ¿no?
    – Si hay algo que me motive, lo haría -el príncipe la miró con curiosidad-. Me da la impresión de que no la intimido, ¿cómo es eso?
    – Usted no es más que un hombre con un coche y una libreta de cheques, príncipe Qadir.
    – En otras palabras, un trabajo.
    – Un trabajo estupendo, pero un trabajo. Cuando lo termine, volveré a mi vida de siempre y usted tendrá el coche más elegante de El Deharia. Los dos tendremos lo que deseamos.
    Qadir sonrió.
    – Yo siempre lo consigo.
    Mientras escuchaba la señal telefónica, Maggie se preguntó cuánto le quitarían de la tarjeta telefónica por cada minuto de conversación.
    – ¿Diga?
    – Hola, Jon, soy yo, Maggie.
    – Hola, Maggie. ¿Lo conseguiste?
    Maggie se tumbó encima de la cama, que era tan grande como su suite.
    – Por supuesto, yo no lo dudaba.
    – Como él esperaba a tu padre…
    – Lo sé, pero le deslumbré con mi encanto. Jon se echó a reír.
    – Maggie tú no tienes encanto. ¿Lo presionaste? Estoy seguro; vamos, cuéntame cómo.
    – Los príncipes no se dejan afectar por esas cosas; además, yo soy una persona muy agradable, Jon.
    – La verdad es que sí, pero aparte de eso, lo más importante es que tienes mucha determinación. Te conozco muy bien.
    – Mejor que nadie -accedió Maggie con naturalidad, a pesar de la angustia que sintió repentinamente.
    Perder a su padre había sido lo peor que le había pasado en la vida, pero perder a Jon había sido casi tan malo. Jon había sido su primer amigo, su primer amante… su primer todo.
    – ¿Qué tal el coche? -preguntó él.
    Maggie se lanzó a una explicación de diez minutos sobre las beldades del vehículo, además de los detalles técnicos. Pero al oír las respuestas tan poco entusiastas de Jon, se dio cuenta de que le estaba aburriendo.
    – Estás escribiendo un correo electrónico, ¿no? -preguntó Maggie.
    – No. Claro que no. Estoy alucinado con el motor, esto, V8.
    – Es V12 y ya voy a dejar de hablar de ello. Te dejo que vuelvas al trabajo.
    – Te felicito por haber conseguido el trabajo. Ya me contarás cómo te va, o llámame si necesitas algo. -Lo haré. Saluda a Elaine de mi parte.
    Jon no respondió.
    Maggie suspiró.
    – Lo digo en serio. Salúdala. De verdad, me alegro por ti, Jonny.
    – Maggie…
    – No. Somos amigos, y es lo que tenemos que ser. Los dos lo sabemos. Bueno, tengo que dejarte. Ya te llamaré. Adiós.
    Colgó antes de que el otro pudiera añadir nada más.
    Aunque era muy tarde, estaba demasiado inquieta para irse a la cama. Lo atribuyó a la diferencia horaria; doce o quince horas de diferencia trastocaban un poco el equilibrio.
    Se puso a unos vaqueros y una camiseta, y después de calzarse unas chanclas, abrió la cristalera de su suite y salió fuera. La noche era suave y fresca.
    Sus habitaciones estaban orientadas al mar, lo cual le encantaba. En casa tenía unas vistas estupendas de la montaña, pero una vasta extensión de agua era algo especial.
    – No puedo acostumbrarme a este lujo -se dijo.
    Había alquilado su casa de Aspen durante un par de meses. Era el final de la temporada de esquí y los alquileres estaban aún altos. Pero en cuanto terminara el trabajo, volvería a la pequeña casa donde se había criado, con sus escaleras un poco desvencijadas y su cuarto de baño pequeño.
    Aspiró el aroma del salitre. Había luces en el jardín, situado un poco más abajo, y se oía el sonido de voces en la distancia. Le dio la impresión de que el balcón daba la vuelta a todo el edificio del palacio. Llena de curiosidad y deseosa de explorar, Maggie cerró la puerta de su suite y avanzó por el balcón.
    Pasó delante de varias habitaciones vacías y de muchas ventanas cerradas con las cortinas echadas. Pasó delante de unas cristaleras que estaban abiertas, y por entre las cortinas vio a tres chicas tumbadas en un sofá con un hombre que se parecía un poco a Qadir.
    Un hermano, pensó. Normalmente un rey tenía varios hijos; hijas, las menos posible. Uno no querría a una mujer interponiéndose en su camino, pensó con una sonrisa. ¿Cómo sería crecer allí, en aquel ambiente? Ser una persona rica, mimada, a quien le regalaran un pony a los tres años, o un…
    – Qadir, espero más de ti -se oyó una voz ronca que surgió del oscuro jardín.
    Maggie detuvo sus pasos tan repentinamente que estuvo a punto de dejarse las chanclas atrás.
    – Con el tiempo -dijo Qadir con voz serena.
    – ¿Cuánto tiempo? Asad está prometido. Se casará dentro de unas semanas. Tú también tienes que sentar la cabeza. ¿Cómo es posible que tenga tantos hijos y ningún nieto?
    Maggie sabía que lo mejor sería darse la vuelta y volver a su habitación… pero también quería escuchar la conversación. Era la primera vez que oía a un rey hablar con un hijo. No le pareció que estuvieran discutiendo, tan sólo conversando de padre a hijo.
    Se escondió detrás de un poste grande y trató de no emitir ni un sonido.
    – Asad te trae tres hijas, eso debería bastar de momento.
    – No te lo tomas en serio. Entre todas las mujeres con las que has estado, podrías haber encontrado alguna para casarte.
    – Lo siento, pero no.
    – Es esa chica -murmuró el rey-. Esa chica de antes. Ella es la razón.
    – Ella no tiene nada que ver con esto.
    ¿Chica? ¿Qué chica? Maggie se dijo que debía meterse en Internet a investigar el pasado de Qadir.
    – Si no eres capaz de buscar novia, yo te la buscaré -añadió el rey-. Y cumplirás con tu deber.
    Entonces se oyeron pasos, y pasado un momento el ruido de una puerta al cerrarse. Maggie se quedó donde estaba, sin saber si se habían marchado los dos o sólo uno.
    Respiró lo más despacio posible y estaba a punto de darse la vuelta para marcharse cuando oyó que Qadir decía:
    – Puede salir, ya se ha ido.
    Maggie hizo una mueca, y salió de detrás del poste con las mejillas coloradas de vergüenza.
    – No ha sido mi intención escuchar la conversación. Estaba paseando, y de pronto les oí hablar. Casi no he hecho ruido. ¿Cómo sabía que estaba ahí?
    Qadir asintió hacia la ventana, en cuyo cristal se reflejaba el balcón.
    – La he visto llegar. Pero no pasa nada, mi discusión con el rey es del dominio público. Es una discusión que mis hermanos y yo mantenemos a menudo con él.
    – Pero yo no me he puesto a escuchar a propósito.
    – Parece empeñada en recalcarlo.
    – Es que no quiero que piense de mí que soy una maleducada.
    – Pero ya la he contratado. ¿Qué importa lo que piense de usted?
    – Es mi jefe, podría despedirme mañana. -Cierto, pero según nuestro contrato, seguiría recibiendo el dinero que acordamos.
    Ella tuvo ganas de alzar la mirada al cielo de lo tonta que era la conversación, pero no lo hizo.
    – Aunque el dinero es importante, es igualmente importante hacer un buen trabajo. No quiero marcharme hasta que el coche esté terminado, es una cuestión de orgullo.
    A lo mejor como era un jeque, y millonario también, no lo entendía. Maggie dudaba de que Qadir se hubiera tenido que esforzar alguna vez para conseguir algo.
    – ¿Entonces su padre le buscará una esposa? – preguntó ella.
    – Lo intentará. Al final, seré yo el que elija. Puedo negarme a casarme con ella.
    – ¿Y cómo es posible que su padre piense que va a acceder a un matrimonio concertado?
    Qadir se apoyó contra la barandilla.
    – La mujer en cuestión entraría a formar parte de la familia real. La nuestra es una estirpe milenaria. Para algunos, los dictados de la historia y el rango importan más que los del corazón.
    ¿Mil años? A Maggie le costaba imaginárselo; claro que ella se había criado en unas circunstancias bastante modestas, en una típica población mediana de Estados Unidos. En los últimos años, el esquí se había puesto muy de moda, y muchos actores y actrices de cine aparecían todos los inviernos a esquiar, pero ella no tenía contacto con ellos. Ni tampoco habría querido tenerlo. Prefería las personas corrientes a los ricos y famosos, o a los príncipes, por muy apuestos que fueran.
    – Debe de tener una fila de mujeres tirándose a sus pies -dijo ella-. ¿No quiere casarse con ninguna?
    Qadir arqueó las cejas.
    – ¿Entonces, se pone del lado de mi padre en este asunto?
    – Usted es un miembro de la familia real. ¿No está obligado también a traer al mundo un heredero?
    – Ah, ya veo que es usted una persona práctica -comentó Qadir, cambiando de tema.
    – Entiendo lo, que es la lealtad y el deber familiar.
    – ¿Y accedería a un matrimonio concertado? Maggie consideró la pregunta.
    – No lo sé. Tal vez sí, si me hubiera criado y crecido con esa realidad. Aunque, no puedo saber si me habría gustado o no.
    – Qué hija más obediente.
    – Pero no a propósito. Quería mucho a mi padre.
    Él había sido su única familia. Cuando llegaba a casa, aún pensaba que lo vería, o que oiría sus pasos. Una de las grandes ventajas de ir a El Deharia a hacer ese trabajo, aparte de lo bien que pagaba, sería que podría escapar durante unas semanas de los tristes recuerdos.
    Qadir negó con la cabeza.
    – Lo siento. Había olvidado su pérdida reciente. No ha sido mi intención hurgar en la Haga.
    – No se preocupe. Es algo que llevo dentro, vaya adonde vaya.
    Él asintió despacio, como si entendiera lo que suponía perder algo tan valioso.
    Maggie se preguntó si lo sabría. En realidad no sabía nada de Qadir salvo lo que oía en la tele. No leía revistas de cotilleo, ni tampoco de moda. Ella sólo se emocionaba cuando recibía por correo su ejemplar de Car and Drive.
    – Tendrá más familiares en Aspen -dijo él-. ¿Cómo se las van a arreglar ahora que está usted fuera?
    – Bueno, yo… estoy sola, más o menos. Mi padre era mi única familia. Sí que tengo algunos amigos, pero todos tienen su vida hecha.
    – ¿Entonces no ha podido llamar a nadie para contarle lo de su nuevo trabajo?
    – He llamado a Jon. Él me tiene cariño.
    Qadir la miró con expresión levemente ceñuda. -¿Su novio?
    – Ya no -dijo con ligereza-. Lo conozco de toda la vida. Nos criamos juntos, él era mi vecino de al lado. De niños jugábamos juntos, y después nos enamoramos en el instituto. Todo el mundo pensaba que nos casaríamos, pero al final no ocurrió.
    Siempre se preguntaba por qué no habrían dado ese paso final. Habían salido juntos durante años, habían sido el primer amor tanto ella de él, como él de ella. Hasta que había conocido a Elaine, Maggie había sido la única novia de Jon. Ella todavía lo quería, en parte siempre lo querría.
    – Al final dejamos de estar enamorados. Todavía sentimos cariño el uno por el otro. Yo creo que habríamos roto hace tiempo, pero mi padre enfermó y Jon no quiso dejarme en esos malos momentos.
    Pero ella había sentido el cambio en su relación.
    – Yo ignoré lo más obvio porque mi padre se estaba muriendo. Pero cuando falleció, Jon y yo hablamos, y entonces me di cuenta de que hacía tiempo que lo nuestro había terminado -sonrió, aunque sin ganas-. Él ha conocido a otra persona. Elaine me parece estupenda, y ellos dos están muy enamorados. Así que, eso está bien.
    Lo sentía así. Jon era su amigo y quería que fuera feliz. Pero de vez en cuando se preguntaba por qué ella no habría conocido a otra persona.
    – Es muy comprensiva -dijo Qadir-. Aunque no sea más que una fachada.
    Ella se puso tensa.
    – No estoy fingiendo.
    – ¿Quiere decir que no está enfadada con Jon por haberla sustituido tan fácilmente?
    – En absoluto -dijo; entonces, Maggie suspiró-. Bueno, un poco sí, pero no tanto. La verdad es que no lo quiero para mí.
    – Pero debería haber tenido la cortesía de esperar un poco antes de buscar al amor de su vida.
    – Si estuviera de acuerdo con eso parecería un bicho.
    – Yo más bien diría humana.
    – Soy una persona dura emocionalmente.
    Al menos lo intentaba. Hacía poco más de un mes había tenido una depresión nerviosa. Sin saber a quién llamar, al final había llamado a Jon hecha un mar de lágrimas, sollozando y temblando de dolor. Le dolía todo, tanto la pérdida de su padre como la de su mejor amigo.
    Jon, siendo Jon, había ido a consolarla, y cuando la había abrazado, ella había querido más y había empezado a besarlo y…
    Maggie salió al balcón y contempló el paisaje sereno. Le avergonzaba tanto pensar en esa noche. Había seducido a Jon para olvidarse de todo su dolor, y a lo mejor también un poco para comprobar que aún era capaz de hacerlo.
    En ese momento, Jon sólo llevaba un par de semanas saliendo con Elaine, pero Maggie había notado que iban en serio. En parte había sido su última oportunidad de estar con él.
    Cuando terminaron, ninguno de los dos supo qué decir. Ella se había disculpado, y él le había dicho que era totalmente innecesario. Pero desde que había pasado eso, Maggie notaba que había entre ellos cierta tensión.
    ·La vida es muy complicada -dijo ella.
    ·Estoy de acuerdo -respondió Qadir.
    Ella lo miró.
    – No busque comprensión en mí, príncipe Qadir.
    – Con eso quiere decirme que por ser una persona rica y privilegiada no tengo derecho a quejarme.
    – -Más o menos.
    ·-Tiene usted muchas normas.
    – Me gustan las normas
    – Y a mí trasgredirlas.
    Era de esperar, pensaba Maggie mientras esbozaba una sonrisa.
    – Pues claro.
    Él se echó a reír.
    – Sigo sin intimidarla. ¿Qué es lo que me ha llamado? Un hombre con un coche y una libreta de cheques, ¿no?
    – ¿La reverencia es una parte importante de mi empleo?
    – En absoluto. Si quiere puede llamarme por mi nombre de pila, sin utilizar el título.
    – Es un honor para mí.
    – No lo es, pero debería serlo -avanzó hacia ella y le rozó la mejilla-. No llore por un hombre que es lo bastante tonto como para dejar escapar un premio como usted. Nació siendo un necio, y morirá siendo un necio. Buenas noches, Maggie.
    Qadir desapareció tan rápidamente que Maggie se quedó sorprendida, aturdida al mismo tiempo tanto por su gesto comprensivo como por sus palabras.
    Quería protestar, decir que Jon no era un necio, que en realidad era un hombre inteligente. Pero en el fondo, le había gustado la actitud de Qadir en aquel asunto.

Capítulo 2

    MAGGIE terminó de arreglarse y se entretuvo un momento, sin saber si tenía que bajar al garaje o esperar a que alguien la llamara.
    Cuando finalmente se disponía a salir, alguien llamó a la puerta. Maggie abrió y vio a una mujer rubia muy guapa más o menos de su edad en el pasillo.
    – Hola -dijo la otra-. Eres Maggie, ¿no? Soy Victoria McCallan, la secretaria del príncipe Nadim; soy paisana tuya, y de momento tu guía para todo lo que quieras saber y hacer en el palacio. Llámame Victoria, Vicki no me gusta mucho.
    Victoria hablaba con una sonrisa en los labios. Era un poco más baja que Maggie, incluso con aquellos horribles tacones. Llevaba una blusa hecha a medida y una falda negra corta. Tenía la piel perfecta, las uñas largas y pintadas y una melena de pelo rizado que le llegaba por los hombros. Era la esencia de la femineidad. Maggie se sintió de pronto demasiado alta y torpe.
    ·Maggie… ¿verdad? -repitió la otra, algo sorprendida.
    ·-Sí, sí… casi todos los días soy Maggie.
    Victoria se echó a reír.
    – Bienvenida al palacio. Es un sitio estupendo.
    – ¿Hay un mapa?
    – No, pero no estaría nada mal. No sabría decirte cuántas veces me he perdido ya. Necesitamos un GPS interno -arrugó la nariz-. ¿Has venido a arreglar un coche?
    – Sí, tengo que restaurar un Rolls Royce clásico. -Vaya… Yo no sé nada de coches -dijo Victoria.
    Maggie miró el conjunto perfecto que vestía Victoria.
    – Ni yo de ropa. Odio salir de compras.
    – Yo compro suficiente ropa para dos, de modo que en caso necesario, estás cubierta. Vamos. Te enseñaré el camino.
    Victoria esperó mientras Maggie entraba en el dormitorio a por la bolsa.
    – El palacio original de El Deharia es del siglo XVIII. Luego, si quieres, puedo enseñarte partes de la antigua muralla. La estructura principal se divide en cuatro cuadrantes, muy parecida al interior de una catedral, pero sin los elementos religiosos. Contiene obras de arte de diversas partes del mundo en exposición permanente. Sólo los cuadros alcanzan un valor de casi un billón de dólares.
    Victoria señaló en ese momento un cuadro en la pared.
    – Un Renoir de la primera época. Un consejo: no trates de descolgarlo para llevártelo a tu dormitorio a echarle un buen vistazo. Todos los cuadros están protegidos por un sistema de seguridad de tecnología punta. Pero si insistes, se rumorea que te llevan al calabozo y te cortan la cabeza.
    – Me alegra saberlo -murmuró Maggie-. No sé mucho de arte, la verdad, pero prefiero seguir así. ¿Cómo sabes tantas cosas del palacio?
    – Me gusta leer. Este reino posee mucha historia. Además, si viene algún dignatario extranjero de visita y el personal del palacio se ha marchado ya a casa, a veces me han pedido que les enseñe el palacio.
    – ¿Vives aquí… dentro del palacio?
    – En este mismo pasillo, un poco más adelante. Llevo aquí casi dos años -se detuvo junto a la escalera-. Mira qué feo es el bebé de aquel cuadro, pero es la única manera de acordarte de cuáles son tu pasillo y de tu ala del palacio.
    – Menos mal que me lo has dicho.
    Victoria bajó por unas escaleras, y Maggie la siguió.
    – Como vas a vivir aquí, tienes derecho a un montón de cosas buenas, como servicio de lavandería gratuito y acceso a las cocinas. Te advierto que tengas cuidado con la comida, porque si no te cuidas, subirás de peso enseguida. Durante mi primer año aquí, engordé casi siete kilos. Ahora voy a todas partes andando.
    Maggie le miró los tacones.
    – ¿Con esos zapatos?
    – Pues claro, me van con la ropa.
    – ¿No te hacen daño a los pies?
    – Hasta las cuatro de la tarde, no.
    Al llegar al piso de abajo, avanzaron por un pasillo muy largo que llegaba hasta el jardín trasero. Se le parecía a uno por donde había pasado con Qadir el día anterior, pensó Maggie.
    – Seguimos con la cocina. Tú llamas y pides lo que quieras, cuando tú quieras. Tienen un menú online, así que si pides de ése, ellos encantados. Todo está delicioso aquí, así que si no quieres ponerte como una vaca, evita los postres -miró a Maggie-. Seguro que eres de esas mujeres que no engordan por mucho que coman.
    – En mi trabajo hago mucho ejercicio -reconoció Maggie.
    Victoria sacó una llave de un bolsillo de la falda y se la pasó.
    – Tienes acceso privado. Impresionante.
    Esperó a que Maggie abriera una puerta lateral, y al momento accedieron al enorme garaje. Victoria se quedó un momento a la puerta mientras se encendían las luces automáticas, pero Maggie fue directamente al Rolls.
    Victoria se acercó al coche.
    – Es… bueno… un coche viejo.
    – Es un clásico.
    – Y está sucio y un poco destartalado. ¿Puedes arreglarlo?
    Maggie asintió, imaginándose ya cómo quedaría el coche cuando terminara.
    – Necesito piezas originales, si soy capaz de dar con ellas. Será difícil, pero cuando lo termine quiero que quede exactamente como cuando era nuevo.
    – Pues la verdad es que parece divertido -Victoria se acercó a una puerta-. Este es tu despacho.
    – ¿Despacho? -Maggie había pensado que tendría unas estanterías en el garaje y unas cajas de herramientas, pero no había imaginado que le darían un despacho.
    Era un espacio amplio, limpio y totalmente equipado. Aparte de una mesa donde había un ordenador, vio unos estantes con catálogos y un tablero organizador de herramientas que ocupaba toda una pared.
    Victoria abrió el cajón de la mesa y sacó una tarjeta de crédito.
    – Tuya. Tienes permiso para adquirir lo que te haga falta para el coche. Qadir no ha limitado tus gastos. -¿De verdad es para mí?
    – Totalmente. Anoche estuve aquí y te puse en marcha el ordenador. Ya tienes Internet.
    – Gracias… Supongo que ya no estoy en Kansas. A Maggie le apasionaba su trabajo. Trabajar con aquel Rolls Royce iba a ser una experiencia nueva para ella, pero tener todo a su disposición era maravilloso. -¿Eres de allí?
    – De Aspen, en Colorado.
    – Dicen que es una zona muy bonita.
    – Lo es.
    – ¿Cómo terminaste en El Deharia? -preguntó Victoria.
    Maggie le resumió un poco la historia.
    – Entonces mi padre murió y yo decidí que quería hacer el trabajo -concluyó.
    Era una versión simple de lo ocurrido, pensaba Maggie, que no le quería contar a una desconocida que había tenido que vender su negocio para pagar las facturas médicas, y que había aceptado ese trabajo con el príncipe Qadir porque era la única oportunidad de recuperar el negocio familiar, como le había prometido a su padre antes de morir.
    – Siento tu pérdida -dijo Victoria-. Tiene que ser horrible. ¿Tu madre vive?
    – No. Murió cuando yo era un bebé. Me crié nada más que con mi padre, pero fue una experiencia maravillosa. Me encantaba estar con él en el taller y aprender todo sobre los coches.
    – Bueno, supongo que será muy práctico -Victoria ladeó la cabeza-. ¿Entonces sólo es eso para ti? ¿Un trabajo?
    – ¿Y qué otra cosa va a ser?
    – Pues casarte con un príncipe. Yo estoy aquí para eso.
    Maggie pestañeó repetidamente.
    – ¿Y qué tal te va?
    – No muy bien -reconoció Victoria con un suspiro-. Como te he dicho, trabajo para el príncipe Nadim, que es uno de los primos de Qadir. Tengo esperanzas de que un día él se fije en mí, pero de momento no ha pasado nada. Un día me mirará y se enamorará de mí.
    Maggie no sabía qué decir.
    – Pues tú no pareces muy enamorada de él.
    – No lo estoy -respondió Victoria con una sonrisa-. El amor es para los ilusos, es algo que conlleva mucho riesgo. Yo no quiero entregarle mi corazón a nadie. ¿Pero qué niña no crece deseando ser una princesa?
    Maggie se dijo que tenía que haber algo más que eso. Victoria era demasiado cariñosa y extrovertida como para preocuparse sólo por el dinero. Maggie pensó que a lo mejor estaba equivocada; ella no tenía muchas amigas, sobre todo porque era mecánico de coches, y eso parecía asustar a la gente. Victoria miró su reloj.
    – Tengo que volver -se apoyó sobre la mesa y anotó un número-. Éste es mi móvil. Lámame si quieres preguntarme algo, o si te apetece que cenemos juntas. El palacio es un sitio precioso, pero al principio puede dar un poco de miedo, y a ratos se siente una sola. Así que cuando quieras podemos estar juntas.
    Cuando se marchó Victoria, Maggie se preguntó si habría dicho en serio lo de casarse con el príncipe Nadim. Suponía que había mujeres a quienes les interesaba más lo que pudieran sacarle a un hombre que su forma de ser, pero ella no era una de ésas.
    Desgraciadamente, al pensar en los hombres pensó en Jon. No quería echarle de menos, ni tener ganas de llamarlo para contarle cómo era el palacio. Jon estaba enamorado de Elaine, y aunque podían seguir siendo amigos, la situación había cambiado. No había vuelta atrás, pero tampoco parecía capaz de seguir adelante.
    – No quiero pensarlo -se dijo.
    Entonces echó un vistazo a la tarjeta de crédito que le había dejado Victoria.
    No le gustaba comprar ropa o fruslerías como a las demás mujeres, pero cuando tenía que comprar cosas para un coche, se entusiasmaba.
    – Voy a probarte, a ver qué puedes hacer.
    Maggie tecleó el importe, pulsó la tecla y cerró los ojos. Un segundo después, la cantidad que había ofrecido aparecía en la página; y un segundo después, protestaba al ver que otra persona había superado su oferta sólo por dos dólares.
    Quería esa pieza; la necesitaba.
    Tal vez sería mejor ofrecer el precio completo para hacerse con ella sin preocupaciones. A ella la habían educado en la sobriedad, pero sabía que disponía de poco tiempo, y además sospechaba que al príncipe Qadir le importaría poco ahorrarse veinte dólares.
    Al final decidió pagar el importe completo, tecleó la frase y apretó la tecla para realizar la compra. -¿Le duele algo?
    Se dio la vuelta y vio al príncipe Qadir entrar en so despacho.
    – No me pasa nada. Sólo estoy pidiendo algunas piezas por Internet.
    – Entonces será sencillo, ¿no?
    – Me he metido en una subasta. Llevo toda la mañana pujando; y ahora hay alguien que me aventaja por dos dólares.
    – Entonces tiene que ofrecer lo suficiente para dejarle fuera de combate.
    – Es lo que he hecho.
    – Bien.
    – Seguramente la habría conseguido por menos de haber esperado.
    – ¿Y cree que a mí me importa mucho si negocia o no el precio?
    Se fijó en su traje sastre y en su camisa de un blanco inmaculado. Parecía un ejecutivo próspero… y desde luego muy apuesto.
    – A nadie le gusta que le quiten las cosas -dijo ella.
    – De acuerdo, pero dudo que haya un mercado muy extenso de piezas para mi coche, así que el que haya será muy competitivo. Quiero que gane.
    – Lo recordaré.
    – Pero no está de acuerdo.
    – ¿Por qué dice eso? -preguntó ella.
    – Por la cara que ha puesto, me ha parecido que habría preferido negociar, y esperar.
    – Quiero que tenga el coche a un precio justo. Él sonrió.
    – Buena idea. Y agradezco su honesto interés, pero creo que una postura intermedia será más fácil y conveniente.
    Maggie se dijo que el príncipe tenía una sonrisa preciosa. No había dedicado mucho tiempo a pensar en la vida de un príncipe, pero imaginaba que serían o bien personas muy serias, o bien unos auténticos playboys. Había visto muchos así durante la temporada de nieve en Aspen. Pero Qadir no parecía encajar ni en uno ni en otro perfil.
    – Haré lo que pueda -dijo ella-. Es que estoy acostumbrada a conseguir el mejor precio.
    – Y yo a conseguir lo mejor.
    Con su fortuna, era totalmente lógico.
    – Debe de ser una sensación muy agradable. -Sí, lo es.
    Maggie sonrió.
    – Por lo menos lo reconoce -se levantó y se acercó a la impresora-. Aquí tengo una lista de todas las piezas que he pedido de momento. Mañana empiezo a desmontar el coche. No he visto demasiado óxido, y eso es buena señal. Cuando esté desmontado, podré ver lo que hay que reponer. De momento sólo he pedido lo que tengo claro que me hará
    Maggie le pasó la fotocopia, y Qadir empezó a leer consciente todo el tiempo de la mujer que tenía a su lado. Era una interesante combinación de seguridad en sí misma e inseguridad.
    Sabía por experiencia que, al principio, muchas personas se sentían incómodas con- él porque no sabían qué esperar. Le había pedido a una de las secretarias estadounidenses que ayudara a Maggie a instalarse en el palacio, pero sólo el tiempo conseguiría que su nuevo mecánico se encontrara a gusto en su presencia.
    Maggie no se parecía en nada a las mujeres que desfilaban por su vida: no había ropa de diseño, ni horrendos peinados de peluquería, ni caros perfumes, ni joyas. En parte le recordaba a Whitney.
    Apartó de su mente el recuerdo antes de que tomara forma, sabiendo que no tenía sentido pensar en ello.
    – En un par de semanas me gustaría sacar el motor -le estaba diciendo Maggie-. Me dijo que podría ayudarme a hacerlo -hizo una pausa-. No me refiero a usted, por supuesto, sino a contratar a alguien. Y no lo digo porque no sea usted lo bastante fuerte y masculino -añadió ella de manera inadvertida; sin embargo, enseguida cayó en la cuenta de lo que había dicho-. Retiro esto último.
    Qadir se echó a reír.
    – Ya lo ha dicho, y es un elogio que atesoraré. De vez en cuando necesito que la gente elogie mi fuerza y mi masculinidad, me viene muy bien -añadió, totalmente encantado.
    Maggie se puso colorada.
    – Me está tomando el pelo -dijo ella.
    – Porque se lo ha ganado.
    – Eh, un momento. Usted es el príncipe. Es lógico que me ponga un poco nerviosa cuando estoy en su presencia. Esta situación es aún extraña para mí.
    A Qadir le gustó que ella no se arredrara.
    – De acuerdo, me parece bien; sí, tengo un equipo de trabajadores que le pueden ayudar a sacar el motor. Le voy a enviar un correo electrónico con las empresas de la zona que le pueden ser útiles. Mencione mi nombre; tendrá mejor respuesta.
    – ¿Tiene un pequeño logotipo o un sello con una corona para poner junto a su firma?
    – Sólo para documentos formales. Tal vez tenga que ir a Inglaterra a hacer algunas compras; allí también tengo contactos.
    – ¿Alguno entre la familia real británica?
    – Dudo que el príncipe Carlos nos sea de ayuda.
    – Sólo era una idea.
    – Es muy mayor para usted, y además está casado.
    Maggie se echó a reír.
    – Gracias, pero no es mi tipo.
    – ¿No está buscando un príncipe guapo al que echarle el guante? Algunas de las mujeres que trabajan aquí es lo que tienen en mente; o por lo menos, cazar a algún diplomático extranjero.
    Maggie desvió la mirada.
    – Mi profesión no casa demasiado bien con la vida de una princesa -le enseñó las manos-. Soy más una persona activa que alguien a la que le guste estar tirada en un sofá pintándose las uñas y mirándose el ombligo.
    – Es una pérdida para la monarquía.
    Lo que dijo le hizo reír.
    – Un comentario muy a tono -dijo Maggie-. Tiene sentido del humor.
    – Gracias -respondió él.
    – Las mujeres deben hacer kilómetros de cola. -Hay una zona de espera junto al jardín.
    – Espero que esté cubierta. No querrá que les dé una insolación.
    Maggie estaba medio apoyada medio sentada en la mesa. Qadir se dijo que era bastante alta, pero con el mono que llevaba no pudo distinguir bien su silueta
    Pensó en cuando la había visto el día anterior, y se sintió intrigado. Maggie Collins era guapa, tenía personalidad y no poco sentido del humor. Sintió una chispa de calor en las entrañas, y de pronto se preguntó a qué sabría su boca si la besara.
    Sabía que no lo haría. Le interesaban más sus habilidades como mecánico que sus encantos de mujer.
    Pero no tenía nada de malo fantasear…
    Imaginó cuál sería la reacción de su padre si empezara a salir con Maggie. ¿Le horrorizaría al monarca. o acogería de buen grado que otro de sus hijos sentara la cabeza?
    De todos modos no tenía sentido hacerse esas preguntas Una cosa era especular, y otra pasar a la acción; y no tenía pensamiento de hacer esto último.
    – Vengo con comida -Victoria entró en el garaje-. Uno de los cocineros me ha dicho que nunca sales de aquí a la hora de la comida, y cree que es porque no te gusta lo que prepara.
    Maggie se puso derecha, dejó la llave y se quitó los guantes.
    – Gracias por avisarme, pero es que he estado tan ocupada desmontando esto que no he tenido tiempo para parar a comer.
    – No me digas que eres una de esas personas que a veces hasta se olvidan de comer.
    – Sí, a veces me pasa.
    – Entonces nunca vamos a hacer buenas migas. Maggie se echó a reír.
    – Bueno, yo creo que tienes personalidad suficiente para pasar por alto ese defecto mío. Venga, vamos a mi despacho. Está más limpio.
    Mientras Maggie se lavaba las manos eh el servicio, Victoria colocaba los platos en la mesa.
    Se sentaron cada una a un lado de la mesa, y luego Victoria se quitó los zapatos y meneó los dedos. -Ah, qué gusto -suspiró.
    – ¿Por qué te pones esos tacones si te hacen daño?
    – No me hacen daño. Además, sin ellos me siento muy bajita e insignificante. Y a los hombres les gustan las mujeres con tacones.
    Maggie se echó a reír.
    – Nunca me he planteado eso, impresionar a un hombre, y menos así, arreglándome.
    – Tú estarías arreglada en dos minutos -dijo Victoria mientras daba una pinchada de la ensalada-. Me encantaría tener una constitución como la tuya.
    El elogio agradó a Maggie, que siempre había pensado que ella era un poco hombruna. Las chicas como Victoria solían evitarla.
    – ¿Qué tal te va con Qadir? -le preguntó.
    – Bien. Quiere que le deje el coche perfecto, y es lo mismo que quiero yo. Al principio el progreso es zni poco lento, pero él lo comprende…
    Cerró la boca al ver que Victoria arqueaba las cejas mostrando asombro.
    – ¿Qué pasa?
    – Nada -respondió Victoria-. Me alegro de sea un buen jefe.
    – Me habías preguntado eso, ¿no? -dijo Maggie.
    – No, yo me refería a que qué tal es como hombre.
    – Ah -Maggie tomó un sándwich-. Está bien… Victoria es echó a reír.
    – Es un príncipe multimillonario, uno de los solteros más cotizados del mundo, ¿y sólo se te ocurre decir que está bien?
    Maggie sonrió.
    – ¿Y si te digo muy bien?
    – Mejor, pero veo que no te interesa mucho. -No tengo interés en él, salvo porque es el que me paga.
    – Entiendo… Entonces supongo que no estarás 0 detrás de una invitación al baile.
    Maggie estuvo a punto de atragantarse.
    – ¿Va a haber un baile?
    – Sí, para celebrar el compromiso de boda del príncipe Asad con Kayleen. Llevan ya un tiempo juntos, pero se supone que no lo sabía nadie. El anuncio oficial se ha pospuesto hasta que la princesa Lina, la hermana del rey, se ha casado con el rey Hassan de Bahania, hace unas semanas. En resumen, el baile se celebra para hacer público el anuncio oficial, y todos los que trabajan en el palacio están invitados. Si la lista de invitados es de casi mil personas, ¿qué importan unos cuantos de cientos más?
    – Nunca he ido a un baile -reconoció Maggie.
    – Ni yo, y estoy emocionada. Es más o menos una ocasión única en la vida para ponerse un traje largo y bailar con un apuesto príncipe. Espero que finalmente Nadim se fije en mí como mujer.
    – Pero tú no lo amas -dijo Maggie.
    – Lo sé… Lo que dije era en serio, el amor es para los tontos. Si me ofreciera un matrimonio de conveniencia, estoy segura de que no lo rechazaría… Pero a lo que me refería yo es a que tienes que venir al baile, te lo vas a pasar muy bien. Luego se lo puedes contar a tus nietos, cuando los tengas.
    Maggie no tenía mucho interés en ir al baile, pero no podía negar que la idea le intrigaba un poco. Había ido a El Deharia para evadirse, pero también para experimentar cosas nuevas.
    – No bailo muy bien, la verdad.
    – Ellos te llevan, y tú te dejas llevar. Voy a probarme unos vestidos; vente conmigo, ya verás como te empiezas a animar.
    – No lo creo. Además, nadie me ha dicho que esté invitada.
    – Te invitarán. Pídeselo a Qadir.
    – ¿Pedirme el qué?
    Las dos se dieron la vuelta y lo encontraron en la puerta del despacho. Victoria fue a levantarse, alertando a Maggie de que debía hacer lo mismo. Pero el príncipe les hizo un gesto para que se sentaran las dos.
    – ¿Qué es lo que me tiene que pedir?
    – Le estaba contando a Maggie lo del baile para celebrar el compromiso del príncipe Asad. Como todos los empleados de palacio están invitados, Maggie decía que le encantaría asistir.
    Maggie se levantó rápidamente.
    – Yo no he dicho eso, el baile no me interesa… -sabía que Victoria tenía buenas intenciones, pero no quería que Qadir creyera que lo estaba utilizando-. Con este mono, no me veo muy dispuesta para Mil baile.
    Qadir asintió despacio.
    – Tal vez hoy no -dijo despacio-. Pero veo posibilidades.
    ¿Posibilidades? ¿A qué se refería ese hombre? Fuera como fuera, la opinión de Qadir no debía importarle, salvo si se trataba de algo del coche. Qadir seguía siendo un hombre, aunque fuera de la realeza.
    – Ya he pedido algunos trajes -continuó Victoria-. Podría pedir que me enviaran unos cuantos más para Maggie. Con el pelo recogido y unos tacones. se trasformaría en una princesa.
    Maggie miró a su amiga con fastidio. ¿Pero qué pretendía Victoria?
    – Estoy de acuerdo -asintió Qadir-. Maggie, irá a la fiesta.
    Y dicho eso, se dio la vuelta y salió del despacho.
    Maggie esperó hasta que estuvo segura de que el príncipe había salido del garaje, para mirar a Victoria con gesto furibundo.
    – ¿Pero qué haces?
    – Poniéndote a tiro de un apuesto príncipe. A lo mejor tú tienes más éxito que yo.
    – Pero a mí él no me interesa.
    Amar y perder a Jon había sido tan doloroso que ya no le interesaba ningún hombre más.
    – .¿A que no eres capaz de mirarme a los ojos y negar que estás un poquitín emocionada sólo de pensar en ponerte un vestido largo y bailar una noche con Qadir?
    – ¿Vamos a bailar?
    – -¡Lo ves! ¡Te pica la curiosidad!
    – No, es que nunca he hecho nada parecido.
    – Razón de más para probar -insistió Victoria-. Venga… será divertido. Estaremos tan estupendas que los príncipes no podrán resistirse a nuestros encantos.
    A Maggie le daba la impresión de que nunca llegada a ser una de esas mujeres irresistibles, pero por un momento se permitió el lujo de imaginar que bailaría con un príncipe…

Capítulo 3

    LA emisora de radio estadounidense en El Deharia trasmitía un concurso de cultura general todas las tardes a las dos. Maggie solía escucharlo pero ese día, Qadir estaba con ella en el despacho. Había ido a repasar la lista de piezas que ella había confeccionado.
    Qadir salió al garaje.
    – Vas a necesitar tener acceso a un taller de estructuras metálicas.
    – Y también a un buen operario. Puedo explicarle lo que quiero, pero no hacerlo yo.
    Estaba reconstruyendo el motor en lugar de comprar uno nuevo. Desgraciadamente, resultaba difícil encontrar piezas originales en buen estado. Compraba las que podía y el resto las hacían de encargo.
    Ella sonrió.
    – Estoy segura de que me tendrás algún contacto.
    – Sí.
    – Me lo imaginaba; es la emoción de ser un príncipe.
    – Hay muchas.
    – No me las imagino.
    – Yo no conozco otra cosa; aunque también hay desventajas. Por ejemplo, a mis hermanos y a mí nos enviaron a un colegio interno en Inglaterra con ocho o nueve años. El director quería tratarnos como si fuéramos alumnos normales. Fue un gran cambio, por decir algo.
    – ¿Y los demás niños os trataban bien?
    – A veces sí, y otras no; a algunos les daba rabia, y querían demostrar todo el tiempo que eran mejores.
    – Brutos… -dijo ella mientras apretaba una tuerca.
    – Mis hermanos y yo aprendimos a adaptarnos con facilidad.
    – Por lo menos de vuelta a casa estabas en un palacio.
    – Y tenía un pony.
    Ella se echó a reír.
    – Claro, todos los niños de las casas reales lo tienen. Yo me tuve que conformar con uno de madera. Era uno de los pocos juguetes que me gustaban. Me apetecía más hacer cosas con mi padre que jugar con las niñas del vecindario. No fui una niña muy popular.
    – Hasta que los niños se hicieron lo bastante mayores como para fijarse en ti.
    O bien lo decía por ser amable, o bien tenía mucha imaginación. De un modo u otro, Maggie no supo qué decir. Y entre el nerviosismo que le entró, y una tuerca especialmente rebelde, se le fue la mano y lie hizo daño con el destornillador.
    – ¡Ay! -chilló mientras tiraba la herramienta al suelo.
    Al ver que le sangraba la mano, Qadir se plantó a su lado en un instante y le tomó la mano.
    – ¿Pero qué te has hecho?
    Sin soltarle la mano, la llevó al cuarto de baño y abrió el grifo del agua.
    – ¿Crees que habrá que darte puntos?
    ¿Puntos? La mera idea de que la cosieran le provocaba náuseas.
    – No, no me he cortado nada.
    Maggie se soltó y puso la mano debajo del chorro de agua. Le escocía un poco, pero no era un corte demasiado profundo. Se la enjabonó y lavó rápidamente sin gritar ni llorar, y después dejó que Qadir le pusiera una gasa y una venda que había sacado del botiquín. A Maggie le sorprendió que lo hiciera tan bien.
    – Creo que de momento sobrevivirás.
    – Me alegro.
    Maggie no sabía por qué de pronto sintió cierto mareo. A lo mejor era porque el baño era pequeño, o porque la presencia de Qadir se hacía notar en el reducido espacio. Fuera como fuera, le extrañó que el corazón le latiera tan deprisa. Para colmo, no podía dejar de mirarle los labios; y como le tenía tan cerca, le llegó el aroma suave y masculino de su loción.
    Qadir le sonrió.
    – Ten más cuidado la próxima vez.
    Ella asintió.
    – Muy bien. Debo volver al despacho.
    Maggie se quedó sola, preguntándose cómo era posible que le atrajera su jefe. Ella aún no se había olvidado de su historia con Jon. Además, no le interesaba nadie más. Era imposible.
    Maggie y Victoria atravesaron la elegante boutique. Al fondo, tras unas gruesas cortinas, accedieron a un pasillo desnudo, sin decoración. Victoria se digirió a una puerta, la abrió se hizo a un lado para dejar pasar a Maggie.
    – Prepárate… -dijo Victoria.
    Maggie accedió a una habitación enorme donde había decenas de percheros, todos ellos llenos de prendas de ropa, a cada cual más bonita y elegante.
    – No lo entiendo. ¿Esto qué hace aquí? -preguntó.
    – Es ropa de muestrario -le dijo Victoria en voz baja-. Los ricos traen aquí cosas que no se han puesto o que han utilizado sólo una vez, para que las jóvenes que trabajamos podamos adquirirlos por dos perras. ¿Cómo crees que puedo permitirme vestir como visto? He conseguido una blusa que vale cuatrocientos dólares por cincuenta. Aquí se encuentra casi de todo, y la calidad es maravillosa. Ah, me encanta este sitio, Maggie, y los trajes de noche es en donde más descuento hacen, porque a muy poca gente le interesan. Prácticamente los regalan.
    – ¿De verdad hay vestidos de fiesta aquí?
    – Aquí tienen de todo. Yo como soy baja y regordeta, me compraré algo de segunda mano. Pero tú, como eres alta y esbelta, podrás meter tu pequeño trasero en un traje de muestrario. Claro que no me da envidia.
    _Maggie sonrió.
    – Decir decir que soy esbelta es una buena manera de decir que soy plana.
    Victoria pasó delante de varios percheros hasta -que encontró uno donde estaba escrito su nombre. Escogio rapidamente unos vestidos y le pasó seis a Maggie.
    – Ahora pruébatelos.
    Maggie se los llevó a un enorme probador que había a la izquierda, mientras su amiga se metió en otro. Mientras se quitaba los vaqueros y la camiseta, le costó trabajo creer que se estaba probando un vestido de noche para ir un baile. ¿Cómo era posible que su vida hubiera cambiado tanto en sólo tres semanas?
    Incapaz de dar con una respuesta, se puso el primero que vio. Era de color melocotón, con un corpiño ajustado y una falda de capas de tela brillante con mucha caída.
    Victoria se asomó en ese momento.
    – Sabía que te quedaría de maravilla. Es precioso.
    – Es raro -dijo Maggie, mirándose al espejo.
    El color le iba bien, pero la falda de vuelo no terminaba de convencerla.
    – Es de alta costura, cariño, y si te queda tan bien puedes dar gracias al cielo. A mí el mío me sobra de largo, así que tendré que pagar para que me suban el bajo.
    Victoria se había puesto un vestido negro sin tirantes que le quedaba como un guante.
    – Nadim no podrá resistirse a tus encantos -dijo
    – ¡Qué buena eres! Lo malo es que hasta ahora se ha resistido de maravilla… Pero prefiero no pensar en eso. Te tengo que convencer para que te lleves ese vestido. Vas a deslumbrar a todos. Y aunque Qadir no te interese, habrá muchos otros hombres apuestos en la fiesta.
    Por un instante, Maggie pensó que Jon se quedaría deslumbrado si la viera. Entonces se acordó de que no iba a pensar más en él de esa forma.
    Sólo lo echaba de menos.
    Victoria la miraba con curiosidad.
    – Maggie me da la impresión de que me ocultas algo… Hay un hombre por ahí… ¿no? Se te nota en la mirada.
    – Bueno, tal vez. A medias, sólo.
    – Interesante. ¿Y eso de a medias?
    Maggie sonrió.
    – Sólo es un asunto a medias, o aún menos. No dejo de repetirme que Jon es una costumbre.
    – Una mala costumbre, me parece.
    – Crecimos juntos, así que lo conozco de toda la vida. En el instituto empezamos a salir, y todo el mundo pensaba que siempre estaríamos juntos.
    – Incluida tú -dijo Victoria.
    Maggie asintió.
    – Hace un tiempo empezamos a distanciarnos, creo que nos pasó a los dos a la vez, pero ninguno quería ser el primero en decirlo. Luego mi padre enfermó. Ya entonces sabíamos que lo nuestro se había acabado, pero Jon no quería romper mientras yo estuviera de duelo por la muerte de mi padre, de modo que nuestra relación se alargó más de lo debido.
    Aspiró hondo.
    El caso es que hemos sido los mejores amigos siempre. A eso es a lo que me cuesta renunciar hecho mucho de menos hablar con él, pero él está con otra persona, y ya no somos amigos como antes.
    Victoria la abrazó.
    – Lo siento. Tiene que ser duro para ti. Perdiste a tu chico y a tu padre en poco tiempo. Es lógico que te lleve un tiempo superarlo.
    – Lo sé. Pero creo que ya estoy lista para olvidar.
    – El amor es horrible -dijo Victoria con firmeza- Por eso yo no voy a entregarle el corazón a nadie. Sólo quiero una relación de conveniencia con un hombre que me dé seguridad.
    Las palabras de Victoria la sorprendieron, porque Victoria le parecía una persona espontánea, divertida y cariñosa.
    – ¿Y no te resultará aburrida una relación así? -No. Quiero algo seguro y práctico. ¿Sabías que a asunto muy serio que un príncipe se divorcie? los príncipes nunca lo hacen, y eso me convence en un hombre.
    – ¿Entonces es parte de lo que te atrae de Nadim? preguntó Maggie.
    Su amiga asintió.
    – Sí, una buena parte. Además, mi padre es un hombre… difícil -Victoria se encogió de hombros-.
    Tener a un príncipe de mi parte sería de gran ayuda.
    Maggie intuyó que Victoria guardaba muchos secretos de su pasado, pero no quiso insistir. Ya se lo contaría ella cuando fuera el momento más adecuado.
    – Voy a pensar en el modo de no hacer el ridículo murmuró Maggie-. Dime si hay algún libro o algún folleto que diga cómo debemos comportarnos. porque no me irían mal algunos consejos.
    Victoria sonrió.
    – Veré lo que puedo encontrar. Podremos aprendérnoslos para cuando vayamos a la boda.
    ¿Una boda real?
    – No creo que aún siga aquí -dijo Maggie-. Voy a terminar el coche en menos de dos meses.
    – La boda es dentro de seis semanas. Parece ser que Asad está ansioso por reclamar a su esposa. Así que estarás aquí. Y si no, puedes tomar un avión y volver para bailar en la mía.
    En el vestidor de su suite, Maggie contempló el vestido melocotón, que parecía una nube de gasa que flotara del perchero. Victoria no se había equivocado. era la elección perfecta.
    – Voy a ir a un baile de verdad… -dijo en voz alta, maravillándose de todo lo que le estaba pasando.
    Se metió las manos en los bolsillos para no descolgar el teléfono y llamar a Jon. Aunque los dos habían dicho que eran amigos, en realidad ya no era así. Al menos, no como antes. Todo era distinto y no había vuelta atrás…
    El timbre del teléfono la sacó de su ensimismamiento, y Maggie pegó un salto antes de ir al salón a responder.
    – ¿Diga?
    – Qué difícil es dar contigo.
    Maggie sintió que le temblaban un poco las piernas al oír esa voz tan familiar. Se sentó en el sofá e intentó respirar con normalidad.
    – Jon… ¿Todo bien?
    – Sí. Sólo quería saber cómo estabas, si te va bien.
    Todo iba bien, pero le echaba de menos, y también a su padre, y tenía ganas de echarse a llorar.
    – Pues claro. La restauración del coche va sobre ruedas y, escucha, no te lo vas a creer, van a celebrar mi baile real, y estoy invitada.
    – Me alegro por ti.
    – !Para mí es todo tan nuevo! Creo que será divertido. Y he hecho nuevas amistades. Hay una secretaria estupenda que también es estadounidense. Comemos juntas y charlamos -Maggie le contó algunas cosas más-. ¿Y qué tal por ahí?
    – Ocupado. Estamos a mitad del trimestre, y ya sabes lo que significa eso.
    Maggie lo sabía. Jon era contable en una empresa. Ella no entendía nada de su trabajo, pero sabía que a él le gustaba.
    – ¿Qué tal Elaine? -le preguntó, en lugar de decirle que le echaba de menos.
    El vaciló.
    – Maggie, yo…
    – Tengo derecho a preguntar, y tú debes responder -dijo ella-. ¿Es que ya no podemos ni siquiera tener confianza?
    – No es eso. Es que no me gusta cómo terminó todo entre nosotros. Quiero que sea mejor, y no estoy seguro de que hablar de Elaine sea el mejor modo de abordar el tema.
    Ella se puso colorada. Sabía que él estaba pensando en la última noche que habían pasado juntos.
    – Para mí es agua pasada -dijo ella, sabiendo que por fin lo decía de verdad-. Y para ti también. Los dos hemos seguido adelante, así que dime qué tal Elaine.
    – Bien. Estupendamente. Pasamos juntos mucho tiempo.
    Percibió el afecto en su voz, aunque tal vez fuera algo más que afecto, tal vez fuera amor.
    – Me alegro -dijo ella en tono firme-. Te mereces una persona estupenda.
    – Y tú también. Pero ten cuidado con los príncipes que vayan a la fiesta. Ellos tienen otras costumbres. Eso le hizo sonreír.
    – No soy un peligro, Jon.
    – Eres exactamente lo que están buscando.
    Se miró las manos llenas de señales y pensó en las largas jornadas de trabajo en el garaje, arreglando coches.
    – Si tú lo dices…
    Charlaron un rato más, y después se despidieron. Cuando Maggie colgó, se dio cuenta de que no le dolía tanto como había pensado. En el fondo, le había agradado hablar con él.
    Tal vez no había mentido cuando le había dicho que los dos habían seguido adelante.
    – Son incómodos -gruñó Maggie mientras Victoria se ponía los rulos.
    – Para estar guapa hay que sufrir. Aguántate, cariño.
    Aún con los rulos puestos, Victoria era una rubia espectacular. El maquillaje resaltaba sus bonitas facciones.
    – Y cuando termine de peinarte, voy a arreglarte las cejas.
    – No lo creo.
    – Tendrás que confiar en mí.
    Una hora después, Maggie se miró al espejo. -Caramba…
    – Lo sé. Todo el potencial estaba ahí. Tal vez a partir de ahora pierdas un par de minutos por las mañanas para arreglarte un poco.
    Maggie sabía que eso no iba a ocurrir, pero tenía que reconocer que estaba más guapa de lo que había creído posible.
    Victoria le había hecho un recogido informal, con unos cuantos mechones rizados alrededor de la cara. Con un poco de maquillaje, sus ojos parecían más grandes y sus labios más carnosos. Victoria le había restado unos pendientes de brillantes de bisutería, y el vestido le quedaba como un guante, resaltando las pocas curvas que tenía.
    – Me gusta -dijo despacio mientras daba una vuelta-. ¡Ay, pero estos zapatos me están haciendo polvo los pies!
    Te acostumbrarás a llevarlos -Victoria le agamí del brazo y se miró al espejo-. Diantres, sigo siendo muy baja.
    – Estás preciosa.
    – Las dos lo estamos.
    En ese momento alguien llamó a la puerta. Las dos mujeres se miraron.
    – Es tu habitación -dijo Victoria-. Yo no espeso a nadie
    Maggie fue a la puerta con dificultad, por culpa de los tacones, y al abrirla vio a Qadir.
    – Buenas tardes -dijo él-. He venido a acompañar a dos jóvenes al baile.
    Maggie contempló al apuesto príncipe de esmoquin. Como de costumbre, estaba perfecto.
    – ¿De verdad? Qué amable. Gracias. Estamos casi listas.
    Dejó de hablar y se reprendió para sus adentros.
    ¿Cómo podía haber dicho semejante tontería? Qadir entró en la suite.
    – Hola, Victoria.
    – Príncipe Qadir… Esta noche está especialmente elegante.
    Él sonrió.
    – Gracias. Vosotras también estáis preciosas. Victoria agarró a Maggie del brazo y la llevó al dormitorio.
    – Te das cuenta de que ha venido a buscarte a ti, ¿verdad?
    – ¿Cómo? -susurró Maggie-. Qué va. Sólo porque es mi jefe.
    – Pues está llevando a cabo una tradición ancestral. Ten cuidado, Maggie.
    – Venga -Maggie puso los ojos en blanco-. Qadir no ha venido especialmente por mí, sino por ser amable.
    – Ya. ¿Y ves que Nadim sea educado y- venga a buscarme para acompañarme al baile? Qadir siente curiosidad, y cuando el hombre en cuestión es un príncipe, hay que estar sobre aviso.
    Maggie agradeció la advertencia de su amiga, pero en realidad no había necesidad. Para Qadir ella sólo era una empleada, y ella prefería que siguiera siendo así. -
    Las dos mujeres retiraron de la cama los bolsos de fiesta y volvieron al salón, y los tres tomaron un ascensor que les llevó a la planta principal.
    Nada más abrirse las puertas, se oyó la música de á orquesta. El amplio vestíbulo estaba lleno de gente que se dirigía hacia las enormes puertas situadas al fondo del hall.
    Cientos de luces centellaban en las espectaculares arañas de cristal, iluminando los vestidos y joyas de los cientos de elegantes invitados.
    En ese momento un grupo grande de personas avanzó hacia ellos, separándola de Victoria y de Qatar. Pero a Maggie no le importó demasiado. Quería aprovechar para serenarse un poco y olvidar el consejo de su amiga, que en el fondo le había inquietado as poco. Hasta el momento, Qadir se había portado muy bien con ella, y era fácil trabajar para él, pero catre ellos no había nada.
    Paseó la mirada por la sala, para centrarse en todo lo que había alrededor y olvidar las palabras de su amiga.
    En un extremo, una orquesta tocaba sobre una tribuna. Las mesas estaban colocadas alrededor del majestuoso salón, cargadas de deliciosos manjares. Entre mesa y mesa habían colocado barras para servir todo tipo de bebidas a los invitados, que se arremolinaban alrededor, charlando y bromeando.
    Las mujeres lucían muy elegantes y bellas, y Maggie no sabía adónde mirar, pues todas estaban espectaculares con sus espléndidos trajes de noche y sus deslumbrantes joyas.
    Esperó en fila para tomar una copa de champán. A su alrededor, la gente conversaba animadamente, algunos en inglés y otros en otros idiomas que reconoció.
    Como le dolían mucho los pies, se acercó a una planta enorme con la intención de dejar allí escondidos los zapatos de tacón que Victoria le había insistido en que se pusiera. Maggie miró a un lado y al otro para comprobar que nadie la estaba mirando, y se colocó detrás de la planta. Entonces se agachó para quitárselos, y momentos después los escondía como podía en la maceta.
    – No creo que al rey le pareciera bien.
    Maggie se dio la vuelta y vio a Qadir detrás de ella.
    – Me hacen daño en los pies -dijo ella.
    – Entonces asegúrate de esconderlos bien.
    Se echó a reír y metió los zapatos debajo de unas hojas.
    – ¿Has bailado ya?
    – No.
    Antes de que le diera tiempo a explicarle que ella no sabía bailar, él le había quitado la copa de la mano y se la llevaba a la pista.
    – A mí esto no se me da bien -confesó Maggie.
    – A mí muy bien, así que yo lo haré por los dos -respondió Qadir mientras la tomaba entre sus brazos.
    Sus brazos fuertes y cálidos la sujetaron con seguridad. Ella le puso una mano en el hombro, con el pequeño bolso de fiesta colgando entre los dedos, y la otra mano en la suya. Qadir la llevaba con tanta soltura que Maggie incluso pensó que podría bailar al compás.
    – ¿Lo ves? -dijo él.
    – No me pongas a prueba con nada difícil, a no ser quieras que la gente se ría de mí.
    El se echó a reír.
    – ¿Eres siempre tan sincera?
    – Trato de serlo lo más posible.
    – Eres encantadora.
    – ¿De verdad? -dijo Maggie impulsivamente- siento… quería decir gracias…
    – Qué educada.
    – Así me educaron -dijo ella-. Tú también muy agradable.
    – ¿Menos arrogante de lo que imaginabas? ¿Sería posible que estuviera coqueteando con ella?
    Aunque no estaba segura de si eso era coquetear, porque no tenía mucha experiencia. Sin embargo después de pasar toda la vida en un mundo de hombres, resultaba agradable ser femenina.
    – Me gusta tu país -dijo Maggie-. Lo que he visto me ha parecido precioso.
    – La ciudad es más moderna que muchas partes de El Deharia. En el desierto, los nómadas viven como lo han hecho siempre.
    – Creo que estoy demasiado acostumbrada a la vida moderna como para vivir de ese modo -dijo
    – A mí me pasa lo mismo. Uno de mis hermanos ha querido establecerse allí permanentemente, pero a mí no me va, me gustan las comodidades.
    Giraron y balancearon sus cuerpos al son de la `música, rozándose inadvertidamente todo el tiempo. Ella levantó la mirada, sin saber si era apropiado o no dada su condición de príncipe. Pero a él no pareció importunarle ni importarle, y Maggie se dijo que le gustaba estar así entre sus brazos, incluso más de lo que resultaría prudente.
    Se dijo que sería el ambiente, la noche o el baile, y no el hombre con el que estaba, lo que le provocaba esos leves estremecimientos de placer en el estómago.
    – ¿Tienes nostalgia de tu casa? -preguntó él.
    – Esta noche no.
    – ¿Y otros días?
    – Un poco. Pero creo que me ha venido bien venir aquí.
    – ¿Nuevas aventuras?
    Ella asintió. Esa noche era sin duda una aventura para ella.
    La canción terminó, y Maggie se sintió un poco decepcionada cuando Qadir se apartó de ella. Le dio la impresión de que se quedaba fría. Inexplicablemente, quería que él la tomara de nuevo entre sus brazos, porque le gustaba lo que sentía.
    Recordó de pronto las palabras de Victoria. Aunque Maggie no estaba de acuerdo en lo de ser impulsiva, sí que entendía que por muy guapo que estuviera Qadir de esmoquin y por mucho que le gustara bailar con él, él estaba a años luz de ella, y allí no iba a pasar nada.
    Empezó a excusarse, cuando los interrumpió un hombre alto cuyo rostro le resultó ligeramente conocido.
    – Por fin te encuentro -dijo el hombre-. Te estaba buscando.
    – Padre, permíteme que te presente a Maggie Collins Maggie, mi padre, el rey Mujtar de El Deharia.

Capítulo 4

    MAGGIE se quedó inmóvil, sin saber si hacer una reverencia o largarse corriendo. Y para colmo estaba descalza…
    – Encantado de conocerla -dijo el rey, que ni siquiera la miró-. Qadir, quiero que conozcas a Sabrina y a su hermana Natalie. Su tío es duque; británico, supuesto, y muy culto -el rey se acercó a Qadir y bajó la voz-. Son bastante bonitas, y parecen muy responsables. La hermana mayor ya tiene dos hijos, que sabemos que son capaces de concebir.
    Maggie seguía anonadada, pero el susto inicial había dado paso al humor. Con los comentarios del rey temió que de pronto le diera un ataque de risa. No sólo la descripción del rey le pareció divertida, también la cara de sufrimiento de Qadir.
    . Parecía que ser príncipe también tenía sus desventajas.
    Estaba a punto de darse la vuelta para marcharse cuando Qadir la miró.
    – Tú no te vas -dijo, más en tono de orden que de ruego.
    – Bueno, supongo que querrás bailar con una de las sobrinas del duque -murmuró, mirando hacia las jóvenes que estaban cerca de ellos-. Sabrina es preciosa -añadió.
    – Exacto -dijo el rey, sonriéndole-. Yo he pensado lo mismo.
    Qadir se acercó a ella y habló en voz baja. -No sabes cuál de las dos es Sabrina.
    – Las dos son muy guapas e inteligentes. ¿Qué más quieres?
    Maggie se apartó y observó las presentaciones. No podía negar que le dio cierta envidia, pero en el fondo sabía que así era mejor para ella. Mejor no olvidarse de quién era Qadir que permitir que un baile le alterara el conocimiento.
    Observó a Qadir hablar con las dos mujeres, antes de salir a la pista con una de ellas.
    – Buena suerte -dijo-. No va a funcionar.
    Desgraciadamente, la música terminó justo cuando lo estaba diciendo. El rey se volvió hacia ella y la miró.
    – ¿Qué es lo que no va a funcionar? -preguntó el rey.
    – Bueno… yo… -miró a un lado y a otro disimuladamente, para ver cómo salir de aquélla-. No es nada.
    – Sí que lo es. Para mí es muy importante que mis hijos se casen. Y como no parecen tener prisa por buscar novia, me obligan a interferir.
    – Pero no puede imponerle una mujer así -dijo con cautela-. Y no es porque las que ha elegido para el no sean mujeres jóvenes y encantadoras.
    El rey la miró enfadado.
    – Supongo que tendrá una razón para decir eso.
    – Sí, que a los hombres les gusta la caza.
    Jon se lo había dicho varias veces. Se habían reído de sus amigos y de sus desastrosas relaciones sentimentales, desde la seguridad de su relación, por supuesto.
    – ¿Ha visto la película Parque Jurásico?
    – No.
    – Debería hacerlo. Los hombres son como el Tiranosaurio Rex. No quieren que nadie les proporcione su próxima comida; quieren salir ellos a buscarla. comida me refiero a…
    A las mujeres, comprendo la analogía -se fijó en las parejas en la pista, y luego se volvió hacia ella. ¿Está segura?
    – Bastante.
    Sólo estaba segura de que no quería seguir hablando con el rey.
    – ¿Y ahora detrás de quién está? ¿De usted?
    – ¿Cómo? No, en absoluto. Yo sólo trabajo para él.
    Él rey frunció el ceño.
    – ¿Y qué es lo que hace?
    – Restaurar uno de sus coches -le enseñó las manos llenas de callos-. ¿Lo ve? En realidad, no soy nadie.
    – Pues para no ser nadie habla con mucho desparpajo.
    El rey avanzó, y a Maggie no le quedó más remedio que ir detrás de él. Entonces se detuvo y le hizo un gesto para que se adelantara.
    – ¿Conoce a alguien? -le preguntó.
    Ella negó con la cabeza.
    Seguidamente el rey le presentó a diversas personas, de las cuales Maggie sólo había oído hablar en los periódicos, incluidos dos senadores estadounidenses, una actriz delgadísima y el embajador ruso en El Deharia.
    Mientras los saludaba, Maggie hizo lo posible para no pensar que seguía descalza. Menos mal que el vestido le tapaba los pies y que nadie se daría cuenta. El grupo conversó unos minutos, pero Maggie no abrió la boca, esperando que alguien fuera a rescatarla. Desgraciadamente, estaba sola allí.
    Entonces el embajador ruso, un hombre apuesto, aunque un poco mayor que ella, le sonrió.
    – ¿Me concede este baile, señorita Collins? Todos la miraron, y Maggie trató de no sonrojarse. -Gracias, señor, sería un placer.
    Al menos eso esperaba. Si el hombre bailaba tan bien como Qadir, todo iría sobre ruedas.
    – ¿Es usted amiga del rey? -preguntó él. -Acabamos de conocernos -respondió Maggie.
    – ¿Así que no es usted su amante?
    Maggie se tropezó de la impresión.
    – No. Yo trabajo aquí, en el palacio, señor embajador.
    – Entiendo. Puede llamarme Vlad.
    Maggie se preguntó si tendría obligación de hacerlo.
    – Soy un hombre poderoso, Maggie. Podríamos llevarnos muy bien.
    • Debió de poner cara de espanto, porque el otro se a reír.
    – ¿Le asusta mi sinceridad?
    No le asustaba, pero todo aquello le parecía de mal gusto…
    – Señor embajador…
    – Vlad.
    – Señor embajador, me temo que se ha equivocado conmigo.
    Tenía mucho más que decir, pero en ese momento apareció Qadir.
    – Maggie… estás aquí… Nuestro baile es el siguiente -sonrió al ruso-. ¿Le importa que le interrumpa?
    Vlad se apartó.
    ·Por supuesto que no.
    · Qadir le tomó la mano. -¿Qué ha pasado?
    ·Nada -respondió ella. El se quedó callado, y Maggie suspiró.
    – Bueno, creo que quería ligar conmigo, pero no estoy segura.
    – Yo sí -dijo el príncipe.
    – Qué asco.
    Qadir se echó a reír.
    – Tu reacción no le gustaría mucho.
    – Acabo de conocerlo.
    – Ese hombre tiene mucho poder. Para muchas mujeres eso es suficiente.
    – Pues yo no he sabido qué decirle.
    – Puedes empezar diciendo que no. Suele funcionar.
    – Me acordaré de eso-dijo ella aunque era poco probable que fuera a frecuentar la compañía de algún embajador más-. ¿Qué tal el baile con Sabrina?
    Qadir entrecerró los ojos.
    – ¿Te burlas de mí?
    – A lo mejor un poco. Pero se la conoce por su capacidad para criar hijos.
    Qadir la acompañó hasta el balcón. Como iba descalza, el suelo de piedra estaba un poco frío.
    – Para ti todo esto es divertido -gruñó-, pero para mí es todo lo contrario. No quiero casarse por conveniencia con una joven de buena familia.
    – ¿Entonces qué es lo que quieres?
    Qadir no respondió. Tal vez no supiera qué responder, o no quisiera compartir sus secretos con ella.
    – ¿El rey puede obligarte a que te cases?
    – No. Pero se puede mostrar difícil.
    – El se preocupa por ti, y no es tan raro que quiera verte casado; supongo que también querrá tener nietos.
    – ¿Te pones de su parte? -le preguntó Qadir.
    – No, sólo te hago notar que aunque su táctica no es nada discreta, lo hace por tu bien. Le importas, y eso ya vale mucho.
    – Sí, pero si de pronto pusiera todo su interés en casarte a ti, ya no te sentaría igual.
    – A lo mejor.
    Maggie estaría encantada de que su padre aún pudiera darle la lata.
    – Así que él quiere una joven que te dé hijos – dijo Maggie- y tú quieres enamorarte.
    – No hace falta que me enamore. Me conformaría con un respeto y unos intereses mutuos.
    No parecía muy romántico, pensaba Maggie, pero no era de la realeza, y tal vez por eso esperaba más del amor. Quería pasión, emoción. Quería un amor de verdad durara para siempre.
    Auque le complacía que su hermano Asad estuviera celebrando su fiesta de compromiso, Qadir tenía ganas de que terminara el baile. Si tenía que conocer a una sola joven más, se montaría en su caballo iría al desierto con su hermano Kateb, que vivía un pueblo, lejos del palacio.
    No estaba en contra del matrimonio… al menos en teoría, pero en la práctica no era lo mismo. Él no creía en la fantasía del enamoramiento, pero quería sentir algo por la persona que eligiera para ser su esposa. Estaría bien sentir emoción, y mejor aún placer. Sin embargo, hasta el momento no había sentido nada de eso.
    Había estado enamorado una vez, y con una había sido suficiente. Como bien le había dicho a Maggie el amor no le interesaba, pero quería algo más el desinterés propio de un matrimonio de conveniencia.
    Lo que necesitaba era comprometerse, se dijo; o al menos, mantener una relación seria con alguien.
    Muchas mujeres estaban detrás de él, pero ninguna le llamaba la atención. Ironías de la vida, supuso.
    Vio a Maggie que iba hacia el bufé, y cómo ignoró los canapés de caviar y se decantó por las pequeñas porciones de quiche. Se llevó una a la boca y tocó la lengua con los dedos para, limpiárselos.
    El gesto fue rápido y natural, pero a él le pareció erótico. Al ver el movimiento de su lengua imaginó que se lo estaba haciendo a él, por todas partes.
    Le sorprendió estremecerse de deseo, tanto como la imagen que había echado raíces en su pensamiento. ¿Maggie le parecía sexy?
    Era una joven competente y le gustaba charlar con ella; le gustaba tomarle el pelo, también, y le encantaba su forma de reírse, pero nada más. Ella trabajaba para él, no era la clase de mujer que se prestaría a esos juegos. Era…
    Era perfecta. Era sensata, trabajadora y en absoluto pretenciosa. Aunque no le había dicho que necesitara el dinero, él sabía que el trabajo le había interesado porque pagaba muy bien. ¿Querría prestarle otros servicios que pudieran ayudarlo a distraer a su padre?
    – ¡Vaya, parece que estamos en Navidad! -exclamó Maggie mientras miraba el montón de cajas que la esperaban a la puerta de su oficina.
    Le había costado un poco levantarse esa mañana, después de haberse acostado tarde la noche anterior, pero al ver todas las cajas, se le quitó el cansancio sólo de pensar en todo lo que podía hacer.
    – Se te ve muy contenta.
    Se dio la vuelta y vio a Qadir ir hacia ella.
    – Me encanta cuando te envían las cosas tan rápidamente -señaló las cajas-. No sé por dónde empezar. Hay tantas posibilidades, entre faros, pistones, horquillas…
    El la miró con verdadera curiosidad.
    – Eres una mujer poco habitual.
    Lo sé, no eres el primero que me lo dice.
    Maggie se dispuso a cortar la cuerda de embalar de la primera caja.
    – Sí, como he dicho, poco habitual… Me gustaría hablar contigo un momento, Maggie.
    – Muy bien.
    Dejó la caja y entró con Qadir en el despacho, preguntándose si habría hecho algo mal.
    – ¿Qué te parezco yo? -preguntó él.
    La pregunta le sorprendió.
    – ¿Cómo?
    – Nos llevamos bien, ¿no? ¿Sería una pregunta trampa?
    – Sí
    Bien, estoy de acuerdo -dijo él.
    ¿Con qué?
    – Tenemos mucho en común -explicó Qadir.
    Maggie estuvo a punto de echarse a reír. ¿Qué era lo que tenían en común? ¿Los caballos purasangre?¿Los viajes en avión alrededor del mundo?
    – Por ejemplo, los coches -dijo él-. A los dos nos gustan.
    – Muy bien -dijo ella despacio-. Seguramente, los coches.
    – Lo digo porque estoy pensando en tu negocio de Estados Unidos.
    El que había perdido, pensaba ella con tristeza.
    – Ya no es lo que era -dijo ella.
    – La pérdida de tu padre cambiaría todo, imagino.
    Más de lo que él podía imaginar.
    – Lo pasé muy mal cuando él estuvo enfermo.
    Estaba en el hospital y yo pasaba mucho tiempo con él. Me costó trabajo controlarlo todo.
    – Pues claro. Cuando vuelvas, tendrás más tiempo.
    Ella asintió, pensando que también tendría una buena suma de dinero ahorrada, aunque no lo suficiente para recuperar el negocio. Pero podría empezar de nuevo con un pequeño taller, y continuar con el trabajo.
    – Te vendría bien más dinero -dijo él.
    – Suele pasar -de pronto se animó-. ¿Tienes otro coche para restaurar?
    – No exactamente.
    – Entonces…
    – Tengo una proposición que hacerte.
    Si ella se pareciera a Victoria, habría adivinado enseguida la clase de proposición que querría hacerle Qadir, pero como estaba allí con el mono puesto, el pelo recogido y la cara lavada, era imposible que quisiera proponerle tal cosa.
    – ¿Y cuál es esa proposición?
    Qadir sonrió.
    – Ya has visto las ganas que tiene mi padre de que me interese por una mujer. Quiere que me case lo antes posible.
    – Típico de un padre -dijo ella.
    – Sí, pero a mí no me gusta queme presionen. El único modo que se me ocurre para que mi padre me deje en paz es darle la idea de que estoy con alguien, y de que podría ir en serio.
    Ella asintió.
    – Eso seguramente funcionaría -dijo Maggie. -Me alegra que estés de acuerdo. Por eso quiero proponerte un acuerdo. Saldríamos durante unas semanas mejor durante unos meses, y después anunciamos el compromiso No lo anunciaríamos oficialmente, por supuesto, aunque habría pistas. Unas semanas después de eso, tendríamos una discusión acalorada; entonces tú volverías a tu país y yo me quedaría con el corazón destrozado, y no podría volver a pensar en tener ninguna relación más el resto del año o tal vez más tiempo.
    Maggie abrió la boca para decir algo, y la cerró de nuevo. Lo había oído todo, pero no tenía sentido para tenía que haberle entendido mal.
    – Quieres decir que yo… tú…
    el sonrió.
    – Una relación de conveniencia -dijo-. Simplemente accederás a ser la mujer con la que fingiré estar saliendo durante un periodo de tiempo concreto, digamos, seis meses. Por supuesto, te pagaré por ello.
    Nombró una cantidad que la dejó impresionada.
    – ¿Y por qué no sales con una de las mujeres que te busca él?
    – Ninguna me interesa… Maggie, sé que mi plan requiere que te quedes más tiempo del que habías pensado en El Deharia, pero también te llevarás una cantidad de dinero considerable.
    – Yo no soy la candidata a princesa -dijo ella-. Trabajo con coches.
    – Eres distinta, y por ello maravillosa.
    – Ni siquiera sé vestirme, ni decir lo correcto. Deberías pedírselo a Victoria, a la secretaria de Nadim-añadió cuando Qadir se quedó mirándola-. Es bonita, rubia y viste bien.
    – Tú y yo nos llevamos bien, no sufriríamos estando juntos.
    Era cierto, se llevaban bien. Aparte de bailar, tampoco le importaría mucho si él quisiera besarla.
    La imagen de ellos dos abrazados fue tan intensa que Maggie se pasó al otro lado de la mesa para poner distancia entre ellos.
    – Es una locura -dijo ella-. Vamos a tranquilizarnos un poco y a pensarlo de nuevo.
    – No es una locura. A mí me dejarán en paz durante al menos un año. Tú puedes restaurar mi coche. y después irte de vacaciones a un bello paraje, y cobrando todo el tiempo. Te compraré un ropero adecuado, y tendrás la oportunidad de conocer a mandatarios de todo el mundo. Viajaremos y asistiremos a conferencias. Con el tiempo, nuestra relación terminará y volverás, a casa con un buen saldo en tu cuenta bancaria.
    El plan era tentador, y no sólo por el dinero, sino por la oportunidad de vivir una experiencia nueva_ Además, en parte le gustaba la idea de que Jon se enterara de que salía con un apuesto príncipe.
    ·Harían falta algunas normas básicas -dijo Maggie.
    ·¿Como por ejemplo?
    – No puedes salir con otra persona mientras estés conmigo, aunque sea fingido, no me gusta que me engañen.
    – De acuerdo. Pero tú harás lo mismo.
    Ella sonrió.
    – Para mí no es tan difícil, pero gracias por el interés. ¿Qué más…? Ah, no quiero que los periódicos publiquen nada de esto. ¿Aquí hay prensa rosa?
    – Tenemos algunas publicaciones, pero nada que ver con lo que hay en América o en Europa. Quiero que mencionen al menos que estamos saliendo para convencer a mi padre, pero nada más.
    – De acuerdo -Maggie vaciló un poco-. Creo me dejo algo, pero de momento no se me ocurre más.
    – Has salido con hombres antes -dijo Qadir-Eso no va a ser muy distinto.
    Sólo que no se enamoraría del hombre.
    – ¿Estás seguro de todo esto? -le preguntó-.No habrás olvidado que soy mecánico de coches, Lo de las uñas pintadas no es lo mío.
    – Sí, lo sé y, por favor, no me vuelvas a recomendar a tu amiga Victoria. Esto lo planeé todo durante la fiesta de anoche. Lo hiciste muy bien. Recuerda el embajador de Rusia se interesó por ti y todo.
    – Tampoco es una referencia tan importante.
    – Me da lo mismo, yo quiero que seas tú. ¿Dime, si o no, Maggie?
    A Maggie no se le ocurrió ni un solo inconveniente. Había una posibilidad muy remota de que se enamorara de Qadir, pero las posibilidades eran mínimas. Él no se parecía en nada a Jon, y Jon era el único del que ella había estado enamorada. De modo estaba segura.
    – Sí -respondió por fin.
    – Estupendo. Nos volveremos a reunir para con-los detalles.
    – Muy bien.
    – Te dejo que vuelvas a tus paquetes.
    Qadir se acercó a ella con naturalidad, y Maggie tendió la mano para cerrar el trato de ese modo. él se inclinó, le tocó en la mejilla y le dio un muy leve en los labios.
    El gesto fue natural, en absoluto sensual, pero Maggie sintió el calor de sus labios que la recorría de arriba abajo. Sintió deseos de echarse sobre él y de que la besara bien.
    Su propia reacción la sorprendió, porque acababa de sentir algo que no había sentido jamás. Maggie intuyó que se había metido en un buen lío.

Capítulo 5

    MAGGIE se pasó el resto de la mañana intentando analizar lo que había hecho. ¿Iba a fingir que salía con un jeque? Eso no le pasaba a nadie, y menos a ella.
    Pero para no volverse loca, decidió centrarse en el contenido de los paquetes que había recibido, y disfruto viendo las piezas que había encargado.
    Cuando ya lo había sacado todo, decidió hacer un inventario.
    A la una del día notó que estaba muerta de hambre. Estaba pensando en pedir el almuerzo por teléfono cuando apareció Qadir con una carpeta en la mano y una cesta de comida en la otra.
    – Tenemos que hablar de muchas cosas -fue lo primero que dijo-. ¿Te parece bien ahora?
    – Bueno, si me has traído algo de comer, me parece bien -respondió Maggie.
    – ¿Una aceptación con condiciones?
    – Es que estoy muerta de hambre.
    – Entonces se te puede comprar con comida. -A veces sí.
    Parecía que también con dinero, pero no quería pensarlo así, la verdad.
    Cuando había colocado la comida en la mesa, Qadir se sentó frente a ella.
    – Le pedí a mi asistente personal que me hiciera una lista de posibles lugares donde ir y eventos a los que asistir -dijo Qadir, después de dar un mordisco del sándwich-. Algunos eventos serán públicos, y otros que serán percibidos como privados.
    Maggie estuvo a punto de atragantarse.
    – ¿Le has hablado de nuestro trato a tu asistente?
    – No. Le pedí que me diera un calendario de eventos sociales actualizado. Luego me preparó una lista de restaurante donde suelen ir los fotógrafos de la prensa rosa. Estoy seguro que cree que querré evitarlos.
    – Muy bien -Maggie tragó saliva-. Todo eso tiene sentido.
    Tendrían que salir para convencer a la gente, sobre todo al padre de Qadir, de que lo suyo era de verdad.
    – ¿El rey no se va a disgustar cuando se entere? No me parezco en nada ni a Sabrina ni a Natalie. Qadir sonrió.
    – Yo me alegro mucho.
    – Tú. ¿Pero y él?
    – No es él quien va a salir contigo.
    Ella entrecerró los ojos.
    – Ponte serio. No quiero que el rey me odie o me haga abandonar el país por no ser una criadora de renombre
    No te preocupes por nada. Mi padre estará encantado de pensar que por fin voy en serio con alguien. Hace ya tiempo que no me pasa.
    ¿Cuánto tiempo?
    Colocó la lista en medio de la mesa, para que ella también pudiera verla.
    – He marcado algunos eventos a los que creo que debamos asistir. Los demás son voluntarios.
    Ella se fijó en la hoja.
    – No lo entiendo. ¿Quieres decir que yo también puedo votar?
    – Por supuesto. ¿Por qué no?
    Porque él era de la realeza, y ella no.
    – Muy bien -dijo ella pausadamente-. Es muy amable por tu parte.
    El le sonrió.
    – No te olvides que soy el más agradable de mis hermanos.
    – Eso dices tú. Yo no he hablado con los demás, modo que sólo tengo tu palabra.
    Él sonrió.
    – Tendrás que confiar en mí.
    Sin saber por qué, Maggie se fijó en sus labios y pensó en el beso que él le había dado. Lo que había sentido le pareció tan extraño, que estaba segura de debía de haber sido cosa del champán.
    ·Maggie? ¿Querías sugerir algo?
    ·Cómo? Ah, sí, claro.
    Maggie ojeó la lista: eventos deportivos, la inauguración de un ala del hospital, la fiesta de despedida de soltera de Kayleen y la boda posterior estaban marcadas en negrita.
    – Estas son…
    ·Obligatorias. Tú tienes que ir a la fiesta de despedida de soltera y los dos a la boda.
    – Pero… no puedo ir a la fiesta de despedida de Kayleen, apenas la conozco.
    – Si estamos juntos, eres parte de la familia.
    ·No quiero mentirle a tu familia.
    Él se recostó en el asiento.
    – El engaño es la naturaleza de nuestro esfuerzo.
    – A mí nunca se me ha dado bien mentir -reconoció-. Detestaría ver eso cambiar.
    Él no dijo nada, como si quisiera darle la oportunidad de cambiar de opinión.
    Muerto su padre, estaba sola en el mundo. El trato con Qadir le ofrecía una libertad económica que jamás había tenido. Sería tonta de dejar pasar la oportunidad.
    – Nunca he ido a una fiesta de despedida de soltera -le dijo-. Estoy segura de que será divertido. -Excelente.
    Discutieron de otras cosas. Había una exposición de automóviles en el país vecino de El Bahar, y ambos acordaron que asistir sería una buena opción.
    – ¿Quieres escoger el anillo de compromiso? -preguntó él.
    Ella dio una pinchada del plato de pasta y suspiró.
    – He preferido olvidarme de esa parte del trato.
    ¿Tenemos que hacer un compromiso en toda regla?
    – Si tu marcha va a dejarme destrozado, creo que sí. No se imaginaba a Qadir destrozado de ese modo.
    Él era demasiado fuerte, demasiado responsable.
    – Sabes, te resultaría más fácil enamorarte de una mujer y casarte de verdad.
    – Lo sé.
    – No deberías ser tan quisquilloso.
    – Gracias por tu estupendo consejo.
    Volvieron a la lista, pero Maggie no le estaba prestando atención. De nuevo estaba pensando en la otra mujer del pasado de Qadir, y preguntándose por qué no había funcionado.
    Maggie sacó el único vestido de su ropero que le parecía adecuado para cenar con el príncipe. Era de punto color Burdeos, y lo había metido en la maleta el último momento. Le quedaba un poco estrecho para su gusto, pero tendría que servir.
    Después de ducharse y de secarse el pelo con el secador, se puso un poco de máscara de pestañas y se los labios. Victoria le había hecho más cosas la noche de la fiesta, pero ella no tenía ni maquillaje ni sabía hacerlo. Qadir iba a tener que soportarla más o menos al natural.
    Se puso el vestido y unas sandalias bajas, que no eran tan bonitas como las de la fiesta, sí eran mucho más cómodas. Entonces miró el reloj vio que había tardado doce minutos desde que se metido en la ducha hasta ese momento, y ya estaba lista para marcharse. Eso incluía los cuatro minutos que había pasado secándose el pelo. Victoria estaría horrorizada.
    Al pensar en su amiga se preguntó qué diría de su trato con Qadir. Como estaba nerviosa, se llevó la mano al estómago, intentando calmar los nervios.
    En ese momento alguien llamó a la puerta. Qadir estaba como siempre: alto, apuesto y bien vestido. Y aunque nada era distinto, estaba tan tensa que le entraron ganas de vomitar. Cosa rara, al mismo tiempo sintió la necesidad imperiosa de que él la besara y la estrechara entre sus brazos.
    – Buenas noches -Qadir sonrió-. Qué rápida eres; claro que no debería sorprenderme.
    ·No, no deberías -agarró el bolso y le siguió fuera-. Tardo muy poco en arreglarme.
    ·Y con todo y con eso, el resultado es inmejorable.
    ¿Mmn un elogio? Maggie se quedó sin palabras.
    ·Ah, gracias.
    Qadir fue hablando hasta que salieron del palacio. pero entre los nervios y que la cabeza le daba vueltas, no le prestó mucha atención. En el patio les esperaba una limusina.
    – Por casualidad sé que tienes coches normales-dijo Maggie mientras él abría la puerta del asiento trasero.
    – Lo sé, pero con esto haremos una entrada mejor.
    Maggie sabía que todo era parte del espectáculo. de modo que se sentó en el suave asiento de cuero aspiró hondo e intentó relajarse un poco. Ella no estaba saliendo de verdad con Qadir, y todo aquello era fingido. Pensó en un bosque fresco y silencioso, en el vaivén de las olas, en…
    – ¿Maggie?
    Maggie se volvió a mirarlo.
    ·¿Sí?
    – ¿Qué haces?
    ·Intentando no vomitar.
    Él sonrió a medias.
    ·Bueno, no tienes por qué ponerte nerviosa.
    ·Mi estómago no piensa lo mismo que tú. Qadir se acercó y le dio la mano
    – Vamos a cenar a un restaurante muy agradable. Y para disfrutar de la comida tienes que estar tranquipila. No es probable que nos vea un fotógrafo, sin embargo nos verá la gente que pase por el local, y iniciará los rumores. Aparte de asentir cortés a unos cuantos, sólo tendrás que comer.
    ·A mí me encanta comer.
    – Entonces lo pasarás bien.
    Qadir le acariciaba la mano con suavidad, constantemente, y a Maggie le resultó muy agradable y relajante. Cuando lo miró a los ojos, él también la miraba, y sin dejar de mirarla, se llevó la mano a los labios y la besó en la palma.
    No fue más que un beso suave, tímido, sin importancia; sin embargo…
    – Sintió una tensión distinta, una tensión ardiente que nada tenía que ver con el restaurante, con la gente,. ni con el resto del mundo, y todo que ver con el hombre que tenía a su lado.
    Pero antes de dar con una solución, el coche se movió.
    El restaurante estaba situado en el muelle, casi encima del agua; y después de esperar tan sólo unos minutos la encargada los condujo a una especie de privada.
    – Gracias por acompañarnos esta noche, príncipe -dijo la encargada, que miró a Maggie con curiosidad y no poca perplejidad-. Espero que disfruten de la cena.
    Maggie se sintió un poco incómoda. Quería decirle a esa mujer que ella no estaba saliendo con el príncipe. Pero había una cosa que tenía clara, y era que iba a tener que pedirle a Victoria que la llevara de compras a esa habitación secreta de la boutique, para poder tener un vestuario que estuviera un poco a la altura de la situación.
    Abrió el menú, incapaz de quitarse de encima la sensación de que estaba fuera de lugar. ¿No podrían haber ido a una hamburguesería?
    Contempló sin ver páginas y páginas de platos entre los que elegir.
    – ¿Tienes alguna preferencia con el vino? Hay vino español, italiano, francés… Y también de Australia, de California…
    – El que a ti te guste me parece bien -respondió Maggie, que no entendía nada de vinos.
    Se fijó otra vez en el menú, empeñada en escoger algo, pero nada parecía tener sentido. Estaba tan nerviosa, que sabía que no podría hacerlo. Ella no tenía nada que ver con ese ambiente.
    Levantó la vista y se topó con la mirada de Qadir. -¿Qué pasa? -preguntó él.
    – Pues… todo.
    A Maggie le sorprendió que él sonriera.
    – Si te parece todo tan horrible, entonces creo que deberíamos mejorar en algunas cosas.
    Por lo menos él se lo tomaba bien.
    – Yo no soy la persona adecuada para esto -susurró Maggie, inclinándose hacia delante para hacerse oír-. Me parece que has cometido un error.
    No lo creo -Qadir le quitó el menú de las manos y lo colocó encima del suyo-. Todo esto es nuevo para ti, desconocido; poco a poco te resultará más fácil.
    – Lo dudo mucho -dijo ella.
    – Deja que pida yo por ti. ¿Hay algo de comida te guste?
    – Sólo quiero algo corriente -respondió Maggie pensando que en un restaurante tan elegante debian de tener un montón de cosas que no le gustaran. No quiero nada blandengue, como erizo de mar ni nada muy graso, como paté.
    Muy bien. ¿Qué te parece pollo asado con verduras te parecería bien.
    – Me parece bien.
    Entonces pediremos eso.
    Apareció un camarero que apenas miró a Maggie antes de hacer una reverencia delante de Qadir y de agradecerle al príncipe por haber elegido su restaurante después de pedir y de que el camarero se marchara apareció otro con el vino y con un cubo de hielo. Qadir lo probó y le dio el visto bueno al vino, el camarero desapareció a toda velocidad.
    – Uno no puede quejarse del servicio -murmuró ella mientras Qadir levantaba la copa.
    Ella también tomó la copa y la levantó.
    – Por los principios -dijo Qadir-. Démosle una oportunidad.
    – Un brindis en secreto -Maggie rozó la copa de Qadir y dio un sorbito de vino.
    Ella no entendía de vinos, pero aquél le pareció e y delicioso. No quería ni pensar cuánto valdría botella.
    – A lo mejor sería más fácil si nos conociéramos un poco mejor -Qadir la miró con interés-. Háblame de tu familia.
    ·No hay mucho que contar. Soy hija única, y me quedé sin madre cuando era un bebé -Maggi sonrió-. Mi padre siempre tenía fotos de mi madre por todas partes, pero yo no me acuerdo de ella por que era muy pequeña. Pero como nunca la tuve tampoco la echaba de menos; y mi padre era estupendo, el hombre más bueno que he conocido en mi vida. Me llevaba con él a todas partes, y por eso aprendí tanto de coches. Yo siempre estaba en medio, pero también empecé a ayudarlo. Me divertía, aprendí mucho de contabilidad cuando empecé a ayudarle con las facturas. Mi padre hacía que toda fuera divertido.
    – Parece un buen hombre.
    – Lo fue. Era cariñoso con la gente y le encantaba su trabajo. Vivíamos en una barriada típicamente de clase media, donde las casas eran todas iguales, donde los niños jugábamos todos juntos. A mí nunca me gustaron las muñecas, siempre jugaba con los chicos. Cuando era pequeña daba igual, pero al hacerme mayor se convirtió en un problema.
    Cuando había llegado a la adolescencia lo había pasado mal y se había sentido muy sola, como si no encajara ni con los chicos, ni con las chicas.
    – En el instituto las cosas volvieron a la normalidad. Empecé a ver a los chicos como algo más que amigos, y a ellos no solía importarles que yo supiera más de coches. Pero nunca fui muy amiga de ninguna chica.
    Lo había intentado, pero siempre sin éxito. El maquillaje y la ropa no le interesaban, y había sido demasiado tímida para reconocer sus pasiones.
    – Imagino que las chicas estarían celosas.
    Maggie se echó a reír.
    – Ojala. Pero no. Entonces empecé a salir con Jon. Era vecino mío, y nos conocíamos de toda la día lo miré y dejamos de ser sólo amigos. Él me pidio salir y ahí empezó, todo. Al tener pareja encaje mejor con la gente. Él era bueno conmigo, y a mi padre le gustaba para mí. Estuvimos juntos mientras duro el instituto y durante sus años de universitarios.
    – ¿Vuestra relación terminó recientemente?
    Hace unos meses.
    Qadir la estudió con la mirada.
    Sigues enamorada de él -afirmó.
    ,-No -dijo Maggie rápidamente, sabiendo que era cierto-. Le echó de menos; él siempre ha sido mi mejor amigo. Ha sido muy duro perder a mi padre luego a Jon. Pero ya no estoy enamorada de .él.
    Qadir no parecía convencido, así que Maggie decidió cambiar de tema.
    – Cuéntame algo de tu vida -dijo ella-. Siendo principe, imagino que habrá sido muy emocionante. se te tiran las mujeres encima allá donde vayas? Vamos, quiero conocer los detalles.
    – No tienen ningún interés.
    – ¿Has estado enamorado alguna vez?
    Maggie recordó la conversación que había encuentre su padre y Qadir en el jardín, y la mención de una mujer misteriosa.
    – Cuando era muy joven, estando en la universidad conocí a una chica. Se llamaba Whitney.
    – ¿Era de aquí?
    – De Inglaterra. Yo hice la carrera allí, aunque luego realicé unos trabajos de investigación en Estados Unidos -Qadir se encogió de hombros-. En una chica encantadora; muy lista y emprendedora Ella quería ser médico. Nos enamoramos. Yo la traje a casa para que mi padre la conociera. Pensé que todo había ido bien, pero cuando volvimos a Inglaterra me dijo que no podía casarse conmigo. No estaba dispuesta a renunciar a su sueño para ser mi esposa -miró a Maggie-. El ser miembro de una familia real es algo que entraña algunas limitaciones.
    – Supongo que Whitney no podría haberse dedicado a la práctica médica -dijo Maggie.
    – Entre otras cosas. Ahora está haciendo el último año de médico residente. Es cirujano pediátrico.
    – Aún la echas de menos.
    – No. Respeté su decisión y le deseó lo mejor. Pero ya pasó hace tiempo y cada uno ha seguido con su vida.
    Maggie comprendía que ya no penaba por Whitney. Bien pensado, Qadir no parecía un hombre que penara por nadie. Se preguntó si él se habría arrepentido de haberla dejado ir.
    Lo que acababa de contarle de su vida hizo que Qadir le pareciera una persona más normal.
    Qadir notó la mezcla de emociones en la mirada de Maggie, y entendió que ella estaba intentando imaginar a Whitney en el contexto. A lo mejor habría sido preferible no contárselo, pero si lo había hecho era porque Maggie le inspiraba confianza.
    No se parecía nada a las mujeres cuya compañía había frecuentado. Aunque era atractiva, carecía de la.sofisticación a la que él estaba acostumbrado. No jugaba con los sentimientos de los demás, y encima sabía de coches más que nadie.
    Iba a decírselo, cuando vio un movimiento por el rabillo del ojo. Por la pared del fondo de la sala un fotografo avanzaba discretamente.
    – Una excelente oportunidad -dijo Qadir, mientras le agarraba del brazo y tiraba de ella.
    – ¿Qué?
    Qadir le respondió dándole un beso. En ese momento se vio un destello, seguido de cierto revuelo, seguramente mientras los camareros corrían a echar al fotografo. Qadir esperaba que no le quitaran la cámara.
    Aunque la foto estaba hecha, Qadir no dejó de besarla. Le gustaba sentir sus labios suaves, y cómo se entregaba al beso.
    Qadir deseaba seguir besándola, y quería sentir su cuerpo aunque- no pasaran de los besos. Pero sabía ése no era ni el momento ni el lugar adecuado, y se apartó aunque de bastante mala gana.
    Maggie pestañeó varias veces.
    – ¿Eso ha sido el destello de una cámara?
    – Vi que se acercaba un fotógrafo y quise darle algo que mereciera la, pena fotografiar.
    Ella aspiró hondo, sin duda para calmar los nervios.
    Pues sí que se lo has dado; eso seguro.
    Al día siguiente, Maggie sólo había tenido tiempo de ponerse una bata cuando llamaron a la puerta.
    Victoria estaba en el pasillo, con una mano en la cadera y un periódico en la otra.
    – ¿Has visto lo que ha salido en el periódico? -dijo su amiga mientras entraba en la suite.
    Victoria plantó el periódico en la mesa de comedor.
    En mitad de la página había una foto de Qadir besando a una mujer. Ella sabía que era él, aunque 1a cara no se le veía muy bien, en cambio a ella se la veía de maravilla.
    – Aquí ha pasado algo gordo, porque la última vez que hablamos, apenas si querías llamarlo por su nombre de pila.
    Maggie encendió la cafetera eléctrica.
    – No es lo que parece.
    – Yo no sé qué pensar.
    Aunque Qadir y ella no habían dicho nada de mantener aquello en secreto, Maggie sabía que era parte del trato. Pero Victoria era su única amiga en El Deharia, y Maggie no podía negar que necesitaba ha hablarlo con alguien.
    – Qadir no quiere que el rey siga presentándole jóvenes que le parecen apropiadas para él, así que se le ocurrió hacer algo para que le dejara tranquilo. Vamos a fingir que salimos juntos durante unos meses y después haremos como si nos prometiéramos en matrimonio. Finalmente tendremos una enorme pelea, yo volveré a Aspen y él se quedará desolado. Eso es todo: una proposición de negocios. Me va a pagar. Victoria, y, sinceramente, el dinero me va a venir de perlas.
    Victoria la miró de hito en hito.
    – ¿Te va a dar mucho dinero?
    Maggie sonrió.
    – Sí.
    – Bueno, pues adelante, chica.
    – ¿No estás enfadada?
    – ¡No! Pero me da rabia que no me haya pasado algo así con Nadim, claro que para eso tendría que haberse fijado en mí… Maggie, aprovecha esta oportunidad para pedirle a Qadir que te lleve a sitios especiales. él es un príncipe y… -Victoria hizo una pauta como si de pronto se diera cuenta de algo-. ¿Te das cuenta de lo que eso significa?
    – ¿El qué?
    – Pues que como ya no se tendrá que preocupar de Qadir, el rey empezará a buscarle novia a Nadim. Y conociendo a Nadim, dirá que sí a cualquier cosa, y ahí se acabará todo.
    Maggie sirvió una taza de café para cada una. -No estás enamorada de él, Victoria, a lo mejor vendría bien olvidarte del rollo ése de ser princesa.
    – A lo mejor. Es que creo que sería una princesa perfecta.
    – Escucha, necesito tu ayuda desesperadamente.¿Tienes tiempo para volver a ese almacén de muestras? Tengo el armario lleno de maravillosas camisetas pero nada más. No quiero dejar en ridículo a cuando vayamos a algún sitio.
    Bien pensado -Victoria se quedó mirándola momento-. Podríamos ir de compras, pero primero quiero hacerte una pregunta.
    – ¿Qué pregunta?
    – ¿Estás segura de lo que estás haciendo? ¿Quiero de liarte con él?
    ¿Liarse? ¿Con Qadir?
    Le vino la imagen de su beso, breve pero potente. vez que él la rozaba, se estremecía de placer pero Maggie lo había atribuido a esa química especial que había entre ellos y tal vez a las circunstancias.
    – Es un negocio, nada más.
    ·Eso parece. Sólo recuerda que los príncipes no son como los demás hombres. Protege tus sentimientos.
    Maggie se echó a reír. Su corazón estaba bien protegido, le habían hecho demasiado daño para volver a entregarlo.
    No te preocupes por mí. Voy a estar bien.

Capítulo 6

    SEÑOR, una tal Victoria McCallan quiere verle.
    No tiene cita, pero dice que es importante.
    Su asistente personal no parecía muy convencido pero como era la primera vez que la secretaria de Nadim se presentaba a hablar con él así, Qadir decide dedicarle unos minutos.
    – Dile que pase.
    En ese momento, Victoria entró en el despacho, visiblemente nerviosa.
    – Quiero hablarle de Maggie -dijo sin rodeos-. lo del trato que han hecho.
    Qadir la observó con cinismo, esperando a ver que más decía Victoria. Maggie había confiado en creyendo que eran amigas, y Victoria quería utilizar esa información para sacar algún beneficio. Una situación muy típica.
    – Maggie no va a tomarse esto bien. Ella no es una chica como las demás. No le gusta arreglarse el pelo ni sabe maquillarse. Tampoco sabe nada de ropa.
    – Pero tú sí -dijo con rotundidad.
    – ¿Cómo? Pues claro que sí, pero no se trata de eso. Ella es directa, divertida y dulce. Se preocupa por los demás. Salir con usted significa que saldrá en los periódicos, y eso no le va a gustar.
    Las mujeres no solían confundirlo, pero en est momento, Qadir lo estaba.
    – ¿Estás preocupada por Maggie?
    Victoria entrecerró los ojos.
    ·Por supuesto. ¿Por qué cree si no que estoy aquí…?
    Su voz se fue apagando, y Qadir notó el momento preciso en el que ella se dio cuenta de sus sospechas Sintió rabia, se puso tensa y apretó los labios.
    Qadir creyó que empezaría a gritarle, pero Victoria se limitó a aspirar hondo antes de continuar.
    ·Lo que quiero decir es que Maggie está en un ambiente que no conoce. No puede dejar que la machaquen en los periódicos. Y no le dé sorpresas. ella nunca ha hecho nada parecido en su vida; va a tener que improvisar por el camino. Éste es un momento delicado para ella, porque ha sufrido mucho en estos meses.
    Parecía que Victoria sabía lo del padre de Maggie
    Se preguntó si sabría también lo del ex novio.
    Mientras escuchaba a Victoria, Qadir se daba cuenta de que en ningún momento se había parado a pensar en los sentimientos de Maggie, o en cómo reaccionaría entrando así de sopetón en su mundo. Sabía que era sincera, y eso hacía de ella la candidata perfecta para su propósito.
    – Necesita un cambio.
    Qadir la miró.
    – ¿Un qué?
    Un cambio de imagen. Maggie es bonita, pero es un ratoncillo de campo. Necesita ropa nueva alguien que le enseñe a maquillarse y a peinarse. Es orgullosa y dulce, no merece que nadie le pregunte por qué un hombre como usted se molestaría en salir con alguien como ella.
    A Qadir no le gustó lo que dijo Victoria.
    – Estoy de acuerdo, pero no vamos a tratar con personas que la conozcan, ¿no crees?
    Aunque le costara reconocerlo, tenía su punto de razón.
    – Muy bien, me ocuparé de ello.
    Victoria tenía razón, aunque esperaba que Maggie no cambiara mucho en el proceso.
    – Hay una cosa más -añadió la joven con nerviosismo.
    Él esperó.
    Victoria levantó la cabeza.
    – No puede hacerle daño. Ella no merece eso. No utilizar su posición o su poder en contra suya. Qadir sintió rabia.
    – ¿Desafías mi integridad?
    – Entre otras cosas.
    – Soy el príncipe Qadir de El Deharia. Nadie se atreve a cuestionarme.
    – Entonces este será un mal día para usted. -Puedo hacer que te deporten.
    – No lo dudo, pero Maggie es amiga mía, y no quiero que lo pase mal.
    Qadir se dio cuenta de que Victoria estaba temblando, sin embargo no se arredró. Lo miró a los ojos, a pesar de saber que podría perder su empleo y ser enviada a casa.
    Su opinión de ambas mujeres aumentó favorablemente. Victoria por tener la voluntad de proteger a su amiga, y Maggie por inspirar tal lealtad.
    Se preguntó si Nadim se habría fijado alguna vez en el fuego que brillaba en los ojos azules de Victoria. Pero si no lo había hecho, peor para su primo, el se lo perdía.
    Rodeó la mesa y le puso la mano a Victoria en el hombro.
    – No le haré daño a tu amiga. Maggie me está haciendo un favor, y no tengo intención de hacer que se arrepienta de haberme ayudado. Nada más, Victoria.
    Victoria negó con la cabeza.
    – Eso fue lo que ella dijo. Estas cosas empiezan con mucha sensatez, hasta que alguien sufre.
    La última vez que Victoria y ella habían estado en la tienda, habían llegado hasta el pasillo sin que nadie se fijara en ellas. Pero en ese momento todas las dependientas se acercaron a recibirlos.
    – Príncipe Qadir, qué agradable verlo.
    – Príncipe Qadir, como siempre, nos ha alegrado el día con su presencia.
    – ¿En qué podemos ayudarle?
    Maggie se escondió disimuladamente detrás de él.
    Entonces una mujer alta y elegante de edad indeterminada se acercó a él con paso grácil, como si no tocara el suelo.
    – Príncipe Qadir -dijo la señora en tono culto y aterciopelado-. Nos honra con su presencia.
    – Gracias, Ava -se volvió hacia Maggie-. Ésta es la dueña de la tienda. Hoy nos va a ayudar. Ava sonrió a Maggie y le tomó la mano
    – Bienvenida, querida mía.
    Maggie quería salir corriendo de allí. Ava era una de esas mujeres perfectas que iban totalmente conjuntadas y que no llevaban ni una arruga ni una mancha en la ropa.
    – Maggie es muy especial para mí -dijo Qadir…-pero no le gustan mucho las compras. Necesita ropero completo, y que esté preparada para cualquier ocasión. Pero te advierto que intentará resistirse que cuento contigo para que la convenzas de todo es necesario.
    Ava la condujo a un enorme probador donde había un espejo de tres cuerpos. Maggie se sintió desaliñada al lado de la otra mujer.
    – ¿Cuál dirías que es tu estilo? -preguntó Ava.
    – No tengo ni idea.
    – Aunque normalmente me gusta vestir a las jóvenes damas con bonitos vestidos, eso a ti no te va. Estarías incómoda. Creo que nos basaremos lo más posible en los pantalones, y también en los conjuntos dos piezas. Los vaqueros de diseño bien combinados también visten mucho. Aunque para la noche podrás llevar vestidos. De eso no te puedes librar.
    Maggie pensó en el vestido del baile que había llevado y en lo bien que se había sentido.
    – A veces está bien llevar un vestido.
    – Me alegra que pienses así.
    – ¿Puedo de verdad usar vaqueros?
    Ava sonrió.
    – Lo prometo.
    Fue gracioso como, en ese momento, Ava empezo a parecerle una persona muy, muy agradable.
    Tres horas y decenas de trajes después, Maggie estaba sentada delante de un espejo de un salón de belleza muy chic.
    – No se lo deje demasiado corto. Me gusta con e pelo largo.
    Qadir estaba sentado detrás de la silla junto al estilista, un hombre bajo con cola de caballo.
    – Estoy de acuerdo -el estilista le pasó las manos por el cabello-. Tiene una onda natural, me gustaría capeárselo para ver un poco de movimiento.
    Maggie arrugó la nariz.
    – ¿A alguien le interesa saber que odio mis ondas
    – La verdad es que no -respondió Qadir con una sonrisa.
    Entonces se agachó y la besó en el cuello.
    – Pero es mi pelo -murmuró sin demasiada fuerza.
    Sintió un cosquilleo que la dejó sin aliento. Si había sido un beso sin importancia, pero por culpa esos besitos que Qadir le daba sólo en beneficio del público, Maggie sentía ganas de… Para empezar de que siguiera besándola.
    Se decidió que le darían unas mechas y le cortaría: el pelo a capas.
    – ¿Puedo ser rubia? -preguntó Maggie-. Me gustaría ser rubia.
    Qadir volvió la silla para que lo mirara de frente.
    – Estás muy guapa así.
    ¿Guapa? No lo diría en serio, seguramente.
    – Pero me van a poner mechas. Si me tiñen de rubia sera prácticamente lo mismo.
    – Par mí no.
    Qadir se inclinó encima de ella y la besó otra vez, en los labios.
    Maggie sabía que hacía todo eso para que la gente que estaba en el salón empezara a comentar, sabía que no tenía mucha importancia.
    Pero ella se lo tomaba de otra forma.
    Qadir tenía los labios calientes y firmes; labios; que tomaban y ofrecían al mismo tiempo. Se apoyó en los brazos de la silla, de modo que sólo se tocaban con los labios. Sin embargo, el gesto fue para que toda ella se alzara en respuesta.
    Maggie notó que le rozaba el labio suavemente con de la lengua; el instinto la empujó a separar labios, y se puso tensa de anticipación.
    Cuando le deslizó la lengua en la boca, sintió deseos de cercarse más a él, de tomar lo que él quisiera sin embargo, se limitó a levantar la mano y colocarla en su fuerte hombro.
    Cuando su lengua rozó la suya, Maggie sintió que no podía respirar. La habían besado muchas veces en su vida había hecho el amor y sentido deseo por un hombre. Pero nada de lo que había sentido la había preparado para el deseo que empezaba a consumirla cada vez que Qadir la besaba.
    Se sentía desfallecer, descontrolada, y tuvo miedo…Pero tampoco quería que él lo dejara.
    Finalmente se retiró, y Maggie vio un destello ardiente en sus ojos negros. Le dio la impresión de que él vería lo mismo en los de ella. Era pasión pura embriagadora, y más fuerte de lo que habría creída posible.
    – Eres una caja de sorpresas -murmuró él.
    – Yo podría decir lo mismo de ti. Claro que como eres un príncipe, tal vez recibas lecciones especiales desconocidas para cualquier mortal.
    – Yo soy también mortal, y no hay entrenamiento posible.
    Lo cual significaba que él era así, sin ninguna influencia externa. Maggie sintió cierto miedo.
    – Tengo que marcharme. El chófer volverá y te esperará para llevarte a palacio.
    – Muy bien.
    – Estoy deseando ver tu trasformación esta noche.
    – ¿Vamos a hacer algo esta noche?
    – Vamos al teatro.
    ·Ah, sí, lo habías mencionado. Deberías proporcionarme un calendario.
    – Le pediré a mi asistente personal que imprima el programa de eventos.
    Eso le hizo sonreír.
    – Nunca he salido con un programa. Al teatro hay que ir de gala, ¿no?
    ·Sí.
    – Muy bien -pensó en la ropa que habían comprado esa tarde-. Tengo un par de cosas que puedo ponerme. ¿Qué obra es?
    – Un musical. Les Miserables, el favorito del rey. -¿Lo ha visto ya?
    – Muchísimas veces, pero hoy lo va a volver a ver.
    Ah, ¿él también va?
    Nosotros estaremos en su palco. Será una buena oportunidad para conocernos mejor.
    Y dicho eso, Qadir se puso derecho y se marchó.
    – Es tan guapo -comentó el estilista-.
    Tienes suerte… ¿Oye, te encuentras bien?
    Maggie negó con la cabeza. Sólo de pensar que estar en el palco del rey, que tenía que fingir que esta yendo con Qadir, se ponía de los nervios.
    – Creo que voy a vomitar -le susurró.
    – Suele pasar -dijo el estilista mientras acercaba carrito y alcanzaba unas tijeras-. Respira hondo, verás como se te pasa.
    – No puedo hacerlo -protestó Maggie mientras limusina se detenía delante de la entrada de un enorme edificio antiguo-. No puedo respirar, no o pensar. De verdad, búscate a otra persona Qadir, al rey no le va a sentar muy bien si me desmayo.
    – Estás exagerando -dijo Qadir en tono seco-. Dijiste que te gustaban los musicales.
    Ella lo miró con enfado.
    – ¿Y eso qué tiene que ver con lo que estoy diciendo? No quiero estar con el rey.
    – Ya lo conoces.
    – Pero entonces no era nadie. Te muestras muy difícil, Qadir, y quiero que sepas que no me gusta
    Él tuvo la desfachatez de echarse a reír.
    – Ya verás como todo irá bien -dijo Qadir mientras salía de la limusina y la ayudaba a bajar.
    – Ahora todo es muy bonito -comentó ella-.
    Veamos lo divertido que te parece cuando te vomitas en los zapatos hechos a medida.
    Él tuvo la frescura de reírse otra vez; la agarró del brazo y la condujo hasta la entrada del teatro.
    El interior del edificio era precioso, con un toque refinado y muy femenino. Había mosaicos y enorme arañas de cristal, pilares adornados y arcos por todas partes.
    – ¿Qué edificio es éste?
    Qadir no respondió. Se detuvo y giró despacio hacia la derecha. Maggie contempló a la elegante pared reflejada en el espejo, sorprendida mientras asimilaba que eran ellos dos. Qadir iba de esmoquin, y estaba tan apuesto como siempre. La mujer a su lado tampoco estaba mal, pero lo más sorprendente es que era ella.
    Maggie vestía un pantalón de seda blanco y un top de seda a juego. Lo que le daba el toque al con junto era una raja en el pantalón de los tobillos a muslo, porque al caminar enseñaba toda la pierna. E pelo también le había quedado muy bien.
    Qadir le puso la mano en el hombro.
    – No tienes por qué estar nerviosa, Maggie. Eres bella, inteligente, encantadora y graciosa. El único problema será que el rey te quiera sólo para él.
    Eso le hizo sonreír.
    – Por eso no te preocupes.
    Qadir le tomó la mano y la condujo hacia las escaleras.
    En el primer piso, giraron a la derecha y llegaron al palco, donde había un guardia a la puerta. Al entrar vieron a varias personas bebiendo y tomando aperitivos, pero todos se marcharon enseguida y Maggie se encontró ante el rey Mujtar.
    – Padre, me gustaría presentarte a mi acompañante esta noche; la señorita Maggie Collins Es americana de Colorado.
    Maggie le tomó la mano con fuerza y sonrió.
    – Su alteza, es un gran honor para mí.
    El rey frunció el ceño.
    ¿No nos conocemos de algo?
    Uno de los guardias se adelantó.
    – Su alteza, están aquí los fotógrafos. ¿Les dejo pasar?
    El rey asintió. Todos se cambiaron de posición mientras unos hombres equipados con cámaras entraban en el palco y empezaban a tirar fotos. Los flashes las cámaras cegaron a Maggie, y cuando pensó no podría soportarlo más, el rey hizo un gesto con la mano y los hombres cesaron al instante.
    – Tiene mucho poder -susurró Qadir-. Es estupendo ser rey.
    – Eso he oído.
    – ¿Y qué tengo que decirle cuando me pregunte a que me dedico?
    – Dile la verdad -dijo Qadir.
    – Me va a mirar mal. No le va a gustar que salgas-conmigo, te lo advierto.
    – Él es el rey. Él no mira mal a nadie. Confía en mí.
    En ese momento llamaron a Qadir, que tuvo que ausentarse unos minutos. Maggie se acercó a un rincón e hizo lo posible por hacerse invisible; acababa tomar una galleta salada cuando el rey se le acercó.
    – ¿Es la primera vez que vienes a nuestro teatro? preguntó el rey.
    – Pues sí, señor… El edificio es impresionante… tiene un diseño único, la verdad -Maggie tragó saliva.
    – Es de principios del siglo XV -le explicó e rey-. Uno de mis ancestros lo construyó para su concubina favorita. Le prometió construirle algo que compitiera con su belleza; y cuando lo terminaron ella declaró que ninguna mujer podría llegar a ser tar bella como aquel edificio.
    Maggie sonrió.
    – Una mujer que disfruta de la propiedad inmobiliaria es digna de respeto.
    Maggie se dijo que había metido la pata con su comentario, y esperó que el rey no se lo tomara a mal.
    Pero al rey le hizo mucha gracia.
    – Una observación excelente, querida -dijo entre risas-. Muy graciosa, sí.
    Ella suspiró aliviada.
    – Estoy deseando ver la obra de esta noche. Conozco la música, pero nunca la he visto.
    – Entonces vas a vivir una experiencia maravillosa -dijo el rey-. La música es preciosa, y te llega al corazón.
    Maggie no supo qué responder; menos mal que empezó la función, y que Qadir volvió y la condujo a sus asientos.
    – Me las he apañado bien -le susurró ella-. No le he dicho ninguna idiotez al rey.
    Qadir no sonrió, sino que señaló hacia la derecha de Maggie. Al volver la cabeza vio que el rey estaba sentado a su lado.
    – Ya te castigaré yo por esto.
    Qadir, por supuesto, se echó a reír.
    La orquesta empezó a tocar. Al principio, Maggie tan consciente de la presencia del rey a su lado no podía relajarse, pero pasado un rato, el relato atrapó en sus redes; y cuando Javert se suicidó, se saltaron las lágrimas.
    Hizo lo posible para no derramarlas, y en ese momento sintió algo suave en la mano.
    Bajó la vista y vio un pañuelo blanco, entonces aspiró y miró al hombre que estaba a su lado.
    – Un buen hombre ante una elección imposible murmuró Qadir-. Su alma no podía soportarlo, asintió sin hablar, entonces se enjugó las lágrimas le pasó el brazo por los hombros y la abrazo. Ella se relajó, y se sintió segura por primera vez en muchísimo tiempo.

    Capítulo 7

    QADIR permaneció de pie junto a la puerta del despacho del garaje, para dejar que Maggie controlara toda la situación.
    Habían retirado el motor del coche, y en ese momento Maggie y sus ayudantes lo colocaban con mucho cuidado sobre unos fuertes soportes, de modo que Maggie pudiera poner en práctica sus habilidades sobre la vieja belleza. Cuando tuvo el motor colocado donde ella quería, suspiró aliviada y aplaudió a su equipo.
    – Un trabajo excelente -dijo a sus hombres-Gracias por vuestra paciencia y vuestra atención al detalle.
    Qadir esperó a que todos salieran para acercarse: al motor.
    – Bueno, podría estar peor -dijo ella sin levantar la vista-. Cuando lo sacaron me preocupé un momento antes de verlo, pensé que había más daños. Pero no parece que vaya a llevarme ninguna sorpresa desagradable. Me va a llevar unos cuantos días separar las piezas y acceder a donde esté el daño. Así sabremos a qué atenernos.
    Entonces lo miró.
    – ¿Qué? ¿Por qué me miras con esa cara?
    – Porque me pareces una combinación muy interesante. Aquí los hombres no suelen obedecer órdenes de una mujer, pero tú has conseguido establecer ellos una relación de autoridad, aunque también has elogiado por su trabajo. Hablarán bien de ti.
    – No te sorprendas tanto. Te lo dije cuando me contrataste; sé lo que hago.
    El no estaba sorprendido, sino más bien intrigado, impresionado y excitado.
    ·Al rey también le has caído bien -dijo él.
    · Ella se sacó un trapo del bolsillo trasero y se limpió las manos.
    – Bueno, a eso ya no sé qué decir.
    – Debería complacerte.
    – ¿Por qué? ¿No sería mejor que el rey no me quisiera? Vamos a romper. No quiero que se enfade conmigo cuando pase.
    Qadir sonrió.
    – No temas. Cuando me rompas el corazón, no le dejaré que te encierre.
    – Es un gran consuelo.
    ·En el teatro lo hiciste muy bien. Lo siguiente cenar con Asad y Kayleen. Eso será más fácil.
    – A lo mejor para ti -respondió ella con un suspiro. Pero yo no estoy tan segura. Con el rey sólo que charlar unos minutos, pero una cena es más larga. Nos van a preguntar cosas, como por ejemplo dónde nos conocimos.
    – Nos conocimos aquí -le recordó él.
    – Ah, sí, pues van a querer saber otras cosas como qué vemos el uno en el otro.
    Una pregunta a la que él podría responder con facilidad.
    – A mi hermano y a su novia les quedan pocas semanas para su boda -dijo él-. Han adoptado a tres niñas pequeñas. Si la conversación se vuelve demasiado personal, pregúntales algo de la boda, o cómo están las niñas. Estoy seguro de que todo irá bien.
    – Ojala yo sintiera lo mismo -Maggie se acerco al coche y pasó la mano por el costado-. Esto lo entiendo, tiene sentido para mí. ¿No podría quedarme aquí y seguir trabajando en el coche?
    Qadir se acercó y le acarició la mejilla, deleitándose con el tacto suave de su piel, imaginando sus labios tentadores…
    – ¿Quieres dejar nuestro acuerdo? -le preguntó
    Lo deseaba con una fuerza que la inmovilizó, y se le dilataron las pupilas.
    – No, pero puedo protestar, ¿no?
    Como siempre, le hizo sonreír.
    – Entonces ignoraré tus protestas
    – De acuerdo.
    – Vuelvo al despacho, Maggie.
    Sentía la necesidad de besarla, pero se dominó. Había contratado la ayuda de Maggie para convencer a su padre de que tenía una relación con una mujer pero no se aprovecharía de la situación, por muy tentadora que fuera ella.
    Cuando estaba llegando a su despacho, se dijo que no le había dicho nada a Maggie de la hora de la cena de esa noche, así que volvió sobre sus pasos. Al no encontrarla en el garaje, Qadir fue a su oficina. La puerta estaba cerrada, y abrió sin llamar. Maggie estaba de espaldas, terminando de quitarse el mono. Ya se había quitado las botas, y sólo llevaba calcetines, braguitas y una camiseta.
    Su educación le instaba a retirarse, a darle la intimidad que ella merecía. Pero la sangre del desierto corría por sus venas lo empujaba a tomar a aquella bella y atractiva mujer. No podía apartar la vista de sus piernas largas, de la curva de su cadera, de su modo de moverse mientras se agachaba a recoger el mono.
    -En ese momento, Maggie se volvió ligeramente y lo vió.
    Maggie emitió un gemido entrecortado por no ponerse a chillar, no quería pasar más vergüenza delante de Qadir.
    Yo… se me olvidó decirte a qué hora era la cena -dijo él.
    – ¿No era a las siete? Eso es lo que dice en mi programa -respondió ella.
    – Ah, sí. A las siete.
    Maggie medio se tapó con el mono, muerta de verguenza
    – Lo siento, no quería sorprenderte así… Disculpa.
    Ella agradeció sus palabras, pero vio que no se iba de allí. Eso debería haberla molestado, pero algo en su modo de mirarla que le hizo sentirse temblorosa por dentro.
    – Maggie -Qadir se plantó delante de ella en tres pasos-. Dime que me vaya y lo haré.
    Su mirada era intensa, al igual que el modo en que la agarraba de los brazos.
    Maggie sintió el calor del deseo, cada vez más fuerte, más ardiente.
    – No va a hacer falta -le susurró.
    Qadir la estrechó contra su pecho con tanta fuerza que estuvo a punto de perder el equilibrio; claro que eso no importaba gran cosa. Sabía que si se caía, él la sujetaría como lo estaba haciendo en ese momento, mientras la reclamaba con un beso ardiente que le atravesó el alma.
    Maggie se abrazó a aquel cuerpo fuerte y cálido. y le echó los brazos al cuello antes de entregarse al beso tierno. Él había bajado las manos a las caderas y después al trasero, apretándole las nalgas, urgiéndola a que se pegara a él. Maggie apretó el vientre contra su erección, deleitándose con la prueba de su deseo por ella. Sentirlo y empezar a derretirse por dentro fue todo uno, con aquel calor entre las piernas que le anticipaba todo placer.
    Él le acarició la espalda antes de llegar al costado. a los pechos. Incluso a través de la tela de la camiseta le palpó el pezón duro y prominente, se lo frotó y empezó a pasar la palma por encima.
    Al mismo tiempo dejó de besarla, pero sólo para empezar a mordisquearle en el cuello.
    Colocó la mano libre en el otro pecho, y se lo acarició con delicadeza. Ella tembló, presa de un deseo feroz. En ese momento le habría devorado por entero.
    Qadir se apartó para quitarle la camiseta; ella se desabrochó el sujetador y lo tiró al suelo.
    Al instante él retomó el sensual pulso de las caricias. Se agachó y se metió un pezón en la boca, y cuando empezó a succionarlo un calor intenso se concentró entre sus piernas. Maggie le agarró la cabeza, para acariciarlo y para que no dejara de hacerlo.
    Su lengua agasajaba sus pechos, arrancándole jadeos y jadeos. Entonces Qadir le deslizó una mano las piernas.
    Ella se preparó para sentir la magia de sus caricias, se anticipó a su respuesta intensa… unas voces el garaje, seguidas de una risa de hombre los bajó realidad.
    Maggie se puso tensa, y Qadir se quitó la americana rápidamente y la cubrió con ella. Entonces se acercó a la puerta, la cerró y echó el cerrojo.
    Pero el momento se había disipado. Maggie sabía en el trato con su jefe no entraba el sexo. Además se sentía confundida, porque ella no era de las se metía en la cama con el primero que llegaba.
    ¿Maggie?
    Maggie lo miró.
    No sé qué decir -dijo ella.
    No voy a disculparme -dijo Qadir.
    .Y yo no espero que lo hagas. Estoy un poco confundida, pero no enfadada. No suelo hacer este e cosas.
    – Nos atraemos mutuamente, Maggie.
    – Eso lo entiendo.
    Qadir recogió el sujetador del suelo y la camiseta. los pasó y se volvió de espaldas. Maggie se vistió rapidamente.
    – Si entramos en terreno… íntimo, se estropeará todo…
    Él se volvió hacia ella.
    – Estoy de acuerdo -dijo Qadir.
    – Trabajo para ti.
    Él asintió.
    – Será mejor no mezclar el negocio con el placer -Sí.
    Pero a Maggie le daba la impresión de que ninguno de los dos creía lo que decía.
    – Vuelve a tu despacho a desempeñar tu tarea como príncipe. Estaré lista a las siete.
    ·Y yo estaré esperándote -dijo él, antes de marcharse.
    Cuando se quedó sola, Maggie se dejó caer en una silla para intentar darle sentido al lío en el que se había metido.
    ¿Podrían olvidarse de todo y fingir que no había pasado nada?
    ·Háblame de la mujer -dijo Kateb mientras se quitaba la chilaba y la dejaba sobre una silla en suite de Qadir.
    Qadir sirvió dos whiskys y le pasó a su hermano un vaso.
    – ¿Qué mujer?
    Kateb arqueó las cejas.
    – Si me han llegado rumores a mí, que estoy en el desierto, tiene que haber una mujer.
    Se sentaron en el enorme sofá de la zona de estar Qadir alzó su copa y brindó por su hermano.
    ·Me alegro de tenerte de vuelta. Pasas demasiado tiempo sin venir a vernos.
    – No me place estar en la ciudad, ya sabes que mi sitio está en el desierto -Kateb dio un sorbo al whisky-. Pero no has respondido a mi pregunta.
    – Se llama Maggie Collins. Está restaurando Rolls
    Kateb no hizo ningún gesto.
    ;Y?
    Y es guapa, graciosa y sencilla.
    Todo eso está muy bien. ¿Pero qué me ocultas, hermano?
    Qadir sonrió.
    Que es un juego. Le pago para que finja ser mi novia. En unas semanas nos prometeremos, pero todo empezará a hacérsele muy cuesta arriba y volverá a casa. Deprimido, yo no podré considerar ninguna de las ofertas de nuestro padre durante una buena temporada.
    Kteb asintió despacio.
    Un plan magnífico.
    Te gustaría que se te hubiera ocurrido a ti, ¿eh?
    La idea tiene mérito; menos mal que vivo en el desierto, y a mí no puden manipularme como a ti.
    Qué suerte tienes.
    Kateb tomó otro sorbo.
    Imagino que habrás tenido en cuenta los riesgos y consecuencias de este juego.
    Qadir pensó en el encuentro con Maggie de esa mañana en el garaje. Si ésas eran las consecuencias que hablaba su hermano, bienvenidas fueran.
    No me preocupan -dijo Qadir-. Sé lo que hago.
    Como quieras.
    – ¿Has venido a hablar del nombramiento? Kateb se encogió de hombros.
    – No estoy seguro de que haya nada que hablar.
    ·¿Te nombrarán y luego qué? A nuestro padre no le va a gustar.
    ·Nunca he sido capaz de complacerle.
    – Si aceptas, te enfrentarás a él de igual a igual. Kateb sonrió.
    – El rey no lo verá de ese modo.
    Años atrás, Qadir y sus hermanos habían pasado una temporada en el desierto, como mandaba la tradición. Los hijos de los reyes aprendían las leyes ancestrales del pueblo y vivían con los nómadas que recorrían los desiertos de la zona. A Qadir le había resultado difícil, pero a Kateb le había encantado desde el principio. En cuanto había terminado sus estudios universitarios, había elegido establecer su hogar en el desierto.
    La tradición mandaba que cada veinticinco años se nombrara a un nuevo líder. Como Kateb era uno de ellos, le tocaba ser nombrado líder del pueblo – nómada.
    Pero él ya era el heredero del trono de Mujtar no el primero en la línea sucesoria, pero estaba muy cerca. Para Kateb, aceptar el nombramiento como jefe de pueblo del desierto sería renunciar a los derechos del trono de El Deharia.
    – ¿Qué dices? -dijo Qadir.
    ·Que me quedo donde pertenezco. Apartarme de lo que nunca será mío no me resulta difícil.
    ¿Pero si tan fácil era, no habría tomado ya Kateb la decisión?
    – Parece ser que la clase de flores importa suspiró Kayleen con resignación-. Es el protocolo.
    – Ignóralo -dijo el príncipe Asad-. Vas a ser esposa. Haz lo que a ti te guste.
    – ¡Qué imperioso! -dijo Kayleen, aunque u prometido-. Es fácil para él decirme que rompa normas, pero él no tiene que tratar con el organizador -de bodas -se inclinó hacia Maggie, con los ojos platos-. ¿Sabes que iba a venir el presidente de Estados Unidos? Menos mal que al final va a enviar a alguien su lugar. ¡Me habría desmayado!
    Asad le acarició la mejilla.
    – Eres demasiado fuerte para desmayarte.
    – Tal vez, pero estaría temblando -respondió ella-Ay, siento aburriros hablando de la boda -sonrió-. Sobre todo a Qadir.
    – Eres tan simpática que cualquier tema es interesante-le dijo Qadir.
    Asad le dirigió a Qadir una mirada asesina, y el tuvo que esforzarse para no reírse.
    – No intentes embrujar a mi novia con tus encantos o sufrirás las consecuencias.
    Qadir sonreía.
    – ¿Tan inseguro estás de tus afectos?
    Kayleen puso los ojos en blanco.
    – De vez en cuando empiezan así; es su manera de desfogarse.
    Antes de la cena, Maggie había temido que acabara descubriéndoles. Sin embargo, se lo estaba pasando de maravilla. Asad y Kayleen eran sinceros y entretenidos.
    Kayleen estaba tan contenta con su boda, tan positiva y feliz, que no le había preguntado nada indiscreto y además la trataba con toda normalidad.
    – Vamos a pasar de ellos -le dijo Maggie-.
    Maggie vio cómo miraba Kayleen a su prometido Había tanto amor entre ellos, tanto cariño, que sintió cierta envidia. Intentó recordar si había sentido esa fuerza con Jon, pero se dijo que ya no estaba segura Consideró la cuestión, pero fuera como fuera, se dio cuenta de que no se sentía mal, ni triste, que pensé en Jon ya no la deprimía.
    Se preguntó si querría volver con él, y la respuesta no se hizo esperar. No quería.
    Aún se arrepentía de la última noche que había: pasado juntos, se sentía avergonzada. Pero salvo por eso, sentía que estaba dispuesta a olvidar a Jon. Le alegraba que él hubiera encontrado a otra persona. se decía que ella quería hacer lo mismo.
    Sin pensar miró a Qadir. ¿Sería él?
    Maggie sonrió. Qadir parecía tener linea directa su sexualidad, pero eso no significaba que pudiera: tener nada serio. ¿Un príncipe y un mecánico de coches? Resultaba poco probable.
    – Qadir es muy agradable -el comentario de Kayleen la devolvió a la conversación.
    Maggie sonrió.
    – Es verdad, aunque no le veo tan imperioso,: como habría imaginado a un príncipe.
    – Creo que él es más discreto que sus hermanos. Kateb es muy intenso. ¿Lo conoces?
    – No
    – Vive en el desierto, pero ha venido de visita. Esta mañana he hablado un momento con él, y todo tiempo me entraban ganas de esconderme detrás de Asad.
    Por qué?
    Pues no sé, es algo que no puedo explicar. Tiene algo salvaje… No, ésa no es la palabra adecuada, pero es la única que se me ocurre.
    El rey ya nos está pidiendo nietos -le dijo Asad a Qadir.
    Kyleen le apretó la mano.
    Pero eso es lo más divertido.
    Asad le sonrió.
    Eres demasiado comprensiva. El rey se pasa, todavía no estamos casados.
    Podrías decirle que queremos tener hijos enseguida. Así se sentiría mejor.
    No voy a darle esa satisfacción.
    Kyleen miró a Maggie.
    ¿Ves a lo que me refiero? Cabezota como él sólo ¿,Cómo voy a poder con eso?
    No puedes -le dijo Asad, que entonces miró a su hermano-. Sabes Qadir, si lo vuestro va en serio, hará lo mismo con vosotros. El rey nunca está satisfecho.
    Qadir le tomó la mano a Maggie.
    – No tengas miedo, yo te protegeré del rey.
    – No lo tengo -respondió Maggie.
    Qadir y ella jamás hablarían de hijos, porque ella se marcharía un día.
    – Se me hace extraño tener que estar pendiente de no quedarme embarazada antes de tiempo -comentó Kayleen-. Es verdad que casarse embarazada no es lo ideal, pero cuando una se casa con un príncipe, la cosa toma otro cariz.
    – Sólo hace falta un desliz -dijo Qadir con humor-. No te lo digo por nada, hermano
    Asad respondió con un gruñido, pero Maggie no se enteró de lo que dijo. Se había quedado paralizada en el tiempo, como si hubiera abandonado su cuerpo y contemplara la escena desde arriba, pero sin se parte ya de ella.
    ¡Era imposible! ¡No podía ser! Cuando no tomaba la píldora, su menstruación no era nunca regular; así que técnicamente no tenía ningún retraso. Además, sólo había sido una vez.
    El pánico la congeló por dentro. Sólo había estado una noche con Jon.
    Después de romper con él, había dejado de tomar-la píldora porque no le interesaba estar con nadie.
    – ¿Maggie? -dijo Qadir-. ¿Estás bien?
    Ella asintió y trató de sonreír, aunque sólo sintió náuseas. ¡No podía estar embarazada! En ese momento no. No de Jon. Sería un desastre horrible, un desastre insalvable.
    Esa noche no había dormido nada. Maggie salió primera hora de la mañana, y se dirigió a una de las droguerías que le había indicado Victoria. La tienda era como un pequeño supermercado, y enseguida encontró la sección donde vendían todo tipo de productos femeninos, incluidos test de embarazo.
    Estaba a punto de retirar del estante una de las cajas cuando oyó unos susurros a su espalda. Se dio la vuelta y vio a un par de colegialas de uniforme con libros en la mano
    – Eres la joven que sale con Qadir, ¿verdad? Ah, es tan guapo -suspiró la niña-. ¿Cómo es en realidad?
    -Sería posible que esas niñas la hubieran reconocido por la foto que habían publicado esos ridículos periodicos?
    – Ah, hola… -Maggie se sentía como una imbecil.
    – Sí, el príncipe es muy simpático.
    – ¿ Cómo os conocisteis?
    – Trabajo en palacio.
    La otra niña suspiró.
    – Ojala yo encontrara un trabajo ahí. Mi madre que el trabajo de verdad no es para mí, pero podría hacer algo.
    Su amiga sonrió.
    El es el mejor. Tiene mucha suerte. Vamos, tenemos que irnos al colegio.
    Agitaron la mano y la dejaron allí. Cuando estuvo segura de que se habían marchado las niñas, se acercó al estante y se llevó tres tests de embarazo distintos.
    Pero al llegar a la caja, Maggie no se fijó en una tercera adolescente que la seguía con disimulo, pero la cámara del móvil preparada.
    Mientras Maggie sacaba el dinero de la cartera, ella le tiró un par de fotos.
    Veinticuatro horas después, Maggie estaba sentada en el sofá de su suite, intentando decidir qué sería hacer, si estar embarazada o salir en un periódico comprando unos tests de embarazo.

Capítulo 8

    MAGGIE no sabía qué pensar, ni tampoco que sentir. Se tapó la cara con las dos manos sintiéndose confusa y avergonzada. Aquello no podía ser verdad, estaba soñando, y cuando despertara todo volvería a la normalidad.
    En ese momento alguien llamó a la puerta no quería contestar, pero también sabía que no se podía quedar encerrada en su suite eternamente.
    Se levantó y fue hacia la puerta, intentando serenarse un poco. Aunque había esperado que fuera Victoria, al abrir la puerta se encontró delante con el apuesto príncipe.
    – Veo por la cara que pones que has visto el periódico de esta mañana -dijo con calma-. ¿Puedo pasar?
    Ella le dejó pasar y después cerró la puerta. Se puso colorada de vergüenza, y no supo qué decir. Jamás había planeado quedarse embarazada, y menos meterle en ese lío.
    – Me siento muy mal -dijo-. No tenía idea de tienes que creerme.
    – Te creo -la miró a los ojos-. ¿Jon es el padre?
    Ella asintió.
    – Estuvimos juntos unas semanas antes de venir. Yo sentía muy sola y perdida, y estaba muy nerviosa. Maggie no quiso darle más detalles.
    – No tendría que haber pasado -dijo-. Ni eso ni el embarazo. Jon y yo ya no nos queremos. Él está otra persona, y yo ya lo he superado -cada día que pasaba Maggie estaba más segura de ello-. Me parece mentira estar embarazada.
    ·¿Te has hecho bien el test?
    Tan bien que me lo he hecho tres. Estoy embarazada Qadir.
    Maggie sabía que él le diría que no quería seguir el trato. Pero cuando pasó un rato y él no dijo Maggie empezó a dudar.
    – Esto crea una complicación -dijo finalmente. Maggie sonrió, a pesar de todo.
    – Eso es decir poco.
    ·A Jon ni se le habrá ocurrido pensar que podrías estar embarazada, ¿no?
    Seguramente no -Maggie aspiró hondo y se armó de valor-. Mira, ya sé para qué has venido. Quieres hacerme entender que tal y como están las cosas nuestro trato se acabó. Y lo entiendo, yo en tu lugar sentiría lo mismo. Pero me encantaría terminar el coche. Puedo hacer un buen trabajo, y sé que el estar embarazada no me va a restar habilidades. Además, para ser sincera, necesito el trabajo. No tengo seguro médico, y en cuanto se me empiece a notar nadie querrá darme trabajo.
    Sintió pánico al pensar en las responsabilidades que se le venían encima.
    – ¿Quieres marcharte? -dijo él.
    – ¿Qué? Pues claro que no.
    – Sólo te lo preguntaba.
    – Como estoy embarazada…
    Él asintió.
    – La gente va a pensar que el niño es mío. Quedaría muy mal por mi parte si te dejara abandonar e país.
    Maggie se sentó en el sofá. Eso no lo había pensado.
    – Tendrás que emitir un comunicado, diciendo que el niño no es tuyo; así la gente pensará mal de mí, no de ti.
    Eso la disgustaba, pero no había otra manera.
    – ¿Y quién va a creer que el hijo no es mío? -preguntó él-. Nos han visto juntos.
    – Pero durante muy pocos días, además es verdad que el bebé no es tuyo.
    – ¿Y eso qué puede importar?
    Ella fue a decir algo, pero se calló. Estaba confusa y angustiada. Sabía que la criticarían de todas formas, que la tacharían de mala mujer.
    – Diré la verdad, diré que estuve con otra persona. Tú no tienes por qué entrar en esto.
    – Yo no te lo recomiendo -dijo él-. Se van a cebar contigo.
    – Lo sé, ¿pero qué otra cosa puedo hacer? Tú no vas a echarte el muerto encima, la responsable soy yo.
    – Yo soy el príncipe.
    Y eso qué tiene que ver con todo lo demás?
    No habría pasado nada de esto si yo no te hubiera pedido que mintieras por mí. Soy yo quien he hecho de ti un personaje público.
    – Yo acepté hacerlo.
    Si su padre levantara la cabeza y viera que había aquello por dinero se disgustaría.
    Antes de que le diera tiempo a seguir pensando en su padre, se abrió la puerta de la suite y entró el rey con un periódico en la mano.
    ¿Es esto cierto? -preguntó, mirando primero Qadir y luego a ella-. ¿Estás embarazada?
    Maggie querría que se la tragara la tierra. Qadir le dio la mano y se colocó delante de ella, como para protegerla de la furia del rey.
    – Esto no es asunto tuyo -dijo Qadir con serenidad mirando a su padre de frente.
    – Sí que lo es -respondió el rey muy enfadado. Si es verdad que está embarazada, el niño no puede ser tuyo, a no ser que estuvieras con ella antes quiero saber qué está pasando.
    – Su Alteza… -empezó a decir Maggie, visiblemente azorada.
    Pero Qadir negó con la cabeza.
    ¿El hijo es tuyo? -le preguntó el rey a Qadir.
    Porque si lo es, insisto en que te cases con ella de inmediato. Sé que hoy en día está muy de moda casarse después de nacer los niños, pero éste es mi palacio y no voy a permitirlo.
    – El bebé no es de Qadir -susurró Maggie-. Lo siento, Alteza.
    Qadir le pasó el brazo por los hombros.
    – No te disculpes. Tú no tienes culpa ninguna, soy yo el culpable -miró a su padre-. Yo he paseado a Maggie en público; por eso tomaron las fotos. Es culpa mía.
    – Pero no es tu hijo.
    Maggie miró al rey y se preguntó qué estaría pensando.
    – No, padre.
    Mujtar asintió.
    – Muy bien. Maggie, te marcharás de El Deharia inmediatamente.
    Maggie iba a asentir cuando Qadir intervino.
    – Ella no se marcha. Se queda aquí.
    – ¿Para qué? Puedes buscar a otra persona que te restaure el coche.
    – Esto no es por el coche, sino por ella.
    Maggie estaba estupefacta. ¿Qadir quería seguir adelante con el trato? ¿Acaso no sabía que acabaría siendo un desastre?
    – No puedes salir con ella -dijo el rey.
    – ¿Por qué no? -respondió Qadir-. Ella me gusta.
    Maggie sabía que lo decía para convencer a su padre, que esas palabras no significaban nada.
    – Maggie se queda -dijo Qadir- Emitiremos un discreto comunicado diciendo que el niño no es mío.
    – Nadie te creerá. Al menos hasta que nazca y se le pueda hacer una prueba de paternidad.
    – Puede ser que nadie me crea, pero nosotros habremos establecido nuestra postura. Nos dejarán en paz. A Maggie la dejarán en paz. Eso es lo que me importa.
    Mujtar entrecerró los ojos.
    – ¿Tanto significa para ti?
    – Sí -respondió el príncipe.
    – Muy bien. Espero que sepas lo que estás haciendo.
    Y con eso, el rey se marchó.
    Maggie esperó hasta que saliera de la suite para encararse con el príncipe.
    Pero es que te has vuelto loco? ¿Qué es lo, que acabas de hacer? No puedes enfrentarte a tu padre es una locura, está mal. Estoy embarazada de otro. No me puedo quedar. Tú eres un príncipe guapo y rico. ¿De verdad quieres decirme que no hay ninguna mujer que se prestaría a este juego le soltó hecha una furia.
    Maggie estaba que echaba chispas, y a Qadir le resultó intrigante en ella.
    Qué energía -dijo él.
    Uno de nosotros tiene que tomarse esto con energía -dijo ella-. Está claro que tú no estás bien de la cabeza. Estoy embarazada.
    La noticia en el diario de la mañana le había sorprendido, pero no tanto como su reacción. Se había sentido traicionado, como si ella le hubiera engañado. Maggie era suya sólo como parte de una farsa. No había nada entre ellos, aparte de una química sexual fuerte. ¿Por qué iba a importarle entonces que estuviera embarazada de otro?
    Sin embargo le importaba, y su reacción había sido tan inesperada que quería saber el significado. No iba dejarla marchar. Todavía no.
    – Un mes -le dijo él-. Quédate un mes. Puedes terminar el coche. Si el fingir que salimos juntos te parece muy difícil, puedes marcharte y yo te pagaré lo que quedamos por los dos trabajos.
    Ella fue a decir algo, pero se quedó callada. -Terminaré el coche -dijo por fin-. Quiero hacer eso. Significa mucho para mí
    . -¿Y el resto?
    – No comprendo cómo quieres continuar fingiendo que salimos juntos, pero eres tú el que decide.
    Esa noche, Maggie estaba sentada en el sofá de la suite de su amiga Victoria, tomándose una infusión y hablando con su amiga.
    – Me siento tan mal, aunque físicamente no, es angustia lo que siento -añadió rápidamente-. Porque estoy totalmente segura, que si no, juraría que no estoy embarazada. Estoy igual; no tengo náuseas, ni vómitos.
    – Eso vendrá después, digo yo -dijo su amiga.
    – ¡Pues vaya ilusión! -exclamó Maggie con segundas-. Es que… no me he hecho a la idea aún de que voy a tener un hijo.
    – Tienes tiempo para hacerte a la idea, Maggie.
    – Nueve meses menos seis semanas-dijo Maggie-. Sé el día que ocurrió. El día exacto.
    – La última vez que estuviste con Jon.
    Maggie asintió.
    – Es lógico que te sientas confusa -dijo Victoria-. No me sorprende. ¿Pero aparte de eso… hay algo más?
    – Tengo miedo -reconoció Maggie--. No soy como tú, yo no sé ser madre.
    Victoria alzó las manos con gesto impaciente.
    – Un momento, soy la persona menos maternal que existe. A mí se me mueren todas las plantas.
    – Pero eres tan femenina, tan coqueta, sabes comprar, no tiene nada que ver con ser mala. Por lo que me has contado, tú sí que serías una madre estupenda.
    Maggie la miró sin pestañear.
    ;Por qué?
    – Porque tuviste un padre estupendo. Él siempre estuvo a tu lado, y tú sabrás hacer lo mismo con tu hijo.
    A los niños lo que les importa es que les quieran no que sepan comprarles ropa, y tú vas a querer al bebé.
    Maggie sintió algo dentro, algo cálido e intenso, tener un hijo… ¿Sería posible?
    Gracias -dijo-. Ahora me siento mucho mejor. Pero voy a tener que decírselo a Jon en algún momento.
    ·Cierto.
    – Y no le va a gustar.
    – Ya se te ocurrirá algo.
    Maggie no quería pensar en Jon en ese momento. -Detesto que Qadir tenga que enfrentarse a este tema ahora.
    – Porque te gusta.
    – Pues claro que me gusta. Es un hombre estupendo, me defendió delante del rey.
    Maggie aún no podía creer cómo se había portado Qadir con ella. No podía evitar sentirse a salvo y protegida con él.
    – Lo que más me intriga del príncipe Qadir de El Deharia es que, pudiendo tener a cualquier mujer que quisiera, te haya escogido a ti.
    – ¿Qué?
    – Te eligió a ti para representar ese papel por muchas razones. Al principio era un negocio, pero de pronto son muchas más cosas. Cuando se enfrenta un problema, en lugar de huir, se queda a tu lado.
    – Él es así.
    Victoria se echó a reír.
    – Si Nadim y yo tuviéramos un trato parecido y yo me quedara embarazada, me echaría a la calle et dos minutos. Pero creo que me equivoqué de príncipe. Cuanto más me fijo en cómo es Qadir contigo menos me gusta Nadim. Llevo dos años trabajando para él y ni siquiera se ha fijado en mí.
    – Olvídalo. ¿De verdad te quieres casar por dinero?
    – Maggie, tú no sabes lo que significa tener miedo de perderlo todo. Así me crié yo. Había muchas noches que veía a mi madre pasar tanta hambre porque sólo había comida para uno. Prometí que nunca soportaría lo que soportó ella, que nunca le entregaría mi corazón a un cretino como el que la utilizó, pensando sólo en sí mismo.
    Maggie no sabía nada del pasado de su amiga. -Lo siento -murmuró Maggie-. Siento que tuvieras que pasar por eso.
    – Y yo -dijo Victoria-. Pero estábamos hablando de ti. ¿Has pensado que tal vez te haya defendido porque no quiere que te marches?
    Maggie pestañeó varias veces. Las palabras de Victoria quedaron suspendidas en su pensamiento formando imágenes, desdibujándose, pero sin desaparecer del todo.
    – No puede ser por eso -dijo ella por fin.
    – ¿Por qué no?
    Bueno, sólo quiere ser amable.
    Victoria arrugó la nariz.
    – Es un jeque, cariño. Amable no es una descripcion buena para él. Arrogante, obstinado, poderoso, ser, ¿pero amable?
    Maggie sabía que su amiga tenía razón, lo cual a esa interesante cuestión sobre la mesa. ¿Por no la había dejado Qadir al enterarse de su embarazo?
    – No sé adónde quiere llegar contigo -dijo Victoria. Pero hay algo que tengo claro. Si no te quisiera cerca, te habría echado ya. El hecho de que siga aquí me dice que quiere algo más de ti; ahora memos que averiguar el qué.

Capítulo 9

    MAGGIE hizo palanca con cuidado para levantar el panel de la puerta. Encajaba a la perfección, lo cual dificultaba su trabajo pero hacía que los resultados finales fueran espectaculares.
    Después de pasar un día de confusión y preocupación, y de no saber lo que haría con su vida, estaba encantada de volver a trabajar en el coche.
    – Vas a quedar de maravilla -susurró-. Todos te envidiarán.
    – Terminará creyéndoselo -bromeó Qadir, que entraba en ese momento al garaje-. Y no sé si es buena idea.
    Maggie le sonrió, con la idea de ignorar que se le había encogido el estómago o cómo le latía el corazón.
    – Estoy retirando las puertas para ver si están estropeadas por dentro. Se pueden reparar, reponer pequeños fallos, lijar y pintar.
    – ¿Estás segura de que puedes hacer todas estas? -le preguntó él.
    – Claro, es mi trabajo. Si no arreglo las puertas, del coche va a quedar raro.
    – Me refería a tu embarazo. ¿Es seguro para ti trabajar aquí?
    – Tendré cuidado con los productos químicos, de todos modos, no iba a pintar el coche ni nada. Quiero lijar a mano algunas zonas, pero para eso me pondré una mascarilla. Y evitaré utilizar disolventes. Por lo que no hay peligro. Sólo estoy embarazada, no con un pie en la tumba.
    – Ahora ya ves por qué es mucho más fácil contratar a un hombre -dijo él.
    Ella entrecerró los ojos.
    – Si no fueras príncipe y mi jefe, juro que te sacaría los ojos.
    Él sonrió.
    – Pero es verdad.
    – No lo es. Los hombres son problemáticos: llegan bebidos, son menos responsables, se pelean.
    – Eso es generalizar.
    Ella sonrió.
    – ¿Generalizar como cuando asumes que un embarazo será un escollo en mi camino?
    – Eso es.
    Ella se apoyó sobre el coche.
    – Mi padre jamás lo habría reconocido, pero yo sé que habría estado de acuerdo contigo. Solíamos discutir sobre el trato igualitario entre hombres y mujeres. Sin embargo, no le importaba que yo hiciera un trabajo tan atípico para una mujer; estaba orgulloso de ello.
    – Siento no haberle conocido.
    – Y yo. Te habría caído bien -sonrió al recordar el trato de su padre con los clientes-. Aún le echo de menos.
    – Bueno, tienes recuerdos de toda una vida.
    – Lo sé, eso me consuela.
    – ¿Le habría gustado tener un nieto?
    – Creo que sí -respondió-. Aunque mi situación no le habría hecho gracia; claro que a mí tampoco me la hace. Pero habría estado a mi lado, y sé que al final se habría alegrado. A él le encantaban los niños. Habría sido un abuelo estupendo.
    – ¿Le gustaba Jon?
    – Sí, tenían mucha amistad. Mi padre siempre pensó que haríamos buena pareja. Creo que por eso no nos separamos hasta después de su muerte, para que él no se disgustara. Jon me apoyó hasta el fin; también durante el funeral. Igualmente, sus padres me ayudaron también muchísimo.
    Las dos familias habían estado siempre unidas ése también había sido parte del problema. Al separarse, también habían tenido que dejar a los demás.
    – ¿Cuándo se lo vas a decir? -le preguntó Qadir.
    Maggie se cruzó de brazos.
    – No lo sé.
    Él no dijo nada, y no hacía falta. Jon era el padre de su hijo y merecía saber lo que había pasado. Éra un buen hombre, no había hecho nada malo, pero…
    – No quiero fastidiarle la vida -reconoció ella-Si sabe que va a tener un hijo todo cambiará. Es feliz con Elaine, y supongo que un hijo de él no favorece-a la relación.
    Él siguió mirándola, y ella suspiró.
    – Lo sé, lo sé -dijo por fin Maggie-. Se lo voy contar.
    – ¿Qué te parece que va a decir?
    – No tengo ni idea. Es un hombre muy familiar, creo que sea capaz de ignorarlo.
    ·¿Te gustaría eso? -preguntó Qadir.
    – Sería más fácil para todos si fuera así.
    – La vida no suele ser fácil -dijo Qadir.
    ·Estamos de acuerdo. Sólo es que… un bebé será un vínculo para siempre. ¿Y cómo vamos a llevar nuestras vidas así?
    ·¿Es que sigues enamorada de él?
    – No. Hace tiempo que se me ha pasado.
    – Pero son temas que crean tensiones. Se case quien se case, el niño o la niña siempre estarán medio.
    – ¿Tener un hijo con otra persona sería algo importante para ti?
    – Sí.
    – Entonces a lo mejor para Jon también.
    – Eso espero -dijo Maggie.
    Pero cada vez que pensaba en hacer la llamada, se le revolvía el estómago.
    Qadir se acercó a ella y le pasó el brazo por los hombros.
    – Si hay algo que pueda hacer por ti, dímelo. Sintió el calor de su brazo, la fuerza. Deseaba echara sus brazos, rogarle que se hiciera cargo de todo. -Gracias, ya has hecho mucho.
    Él le sonrió.
    – Pero si apenas he hecho nada -Qadir la soltó y se apartó un poco de ella-. La próxima semana tenemos la inauguración de un museo, y me gustaría que me acompañaras.
    Ella retrocedió un poco.
    – No me parece buena idea.
    – Tenemos un trato, ¿no?
    – Un trato que deberías replantearte -dijo Maggie.
    – Cuanto más tiempo pasemos juntos, más seria parecerá la relación.
    Ella se tocó el vientre.
    – ¿Vamos a mantener otra vez la discusión de «bebé a bordo»?
    – Cuando te marches la gente se dara cuenta de que el niño no es mío. Eso resolverá el problema -dijo con determinación-. Quiero llegar hasta el final. Me prometiste darme al menos un mes, Maggie debes cumplirlo.
    Ella asintió despacio. No sólo estaba reacia por la vergüenza que pudiera pasar, sino también porque en el fondo le dolía un poco. Sabía que Qadir estaba utilizando su relación para que su padre lo dejara tranquilo, pero para nada más.
    No debería molestarle que él le dijera esas cosas, pero le molestaba, y de verdad no entendía por qué.
    – ¿Y si te ordeno que no vuelvas a verla? -exigió el rey.
    – No creo que quiera mantener esta conversación -le dijo Qadir a su padre.
    – ¿Por qué ella? Busca otra persona. Alguien que lleve en sus entrañas el hijo de otro hombre. ¿Es te piensas casar con ella? ¿Tengo que aceptar a niño como mi nieto?
    – Asad y Kayleen han adoptado tres niñas y te caen bien.
    – No es lo mismo, todos lo sabíamos antes. Además son encantadoras.
    – ¿Y quién te ha dicho que el hijo de Maggie no vaya a serlo también?
    Su padre estaba muy enfadado.
    – Te estás poniendo difícil adrede.
    – No, a pesar de lo que te parezca a ti. Maggie es importante para mí y me gusta estar con ella. No me saca de quicio.
    – Una consideración importante-dijo el rey
    – Mucho. Y tampoco le interesa mi posición. No la impresiona que sea un príncipe.
    – Igual que Whitney.
    Muy pocas personas podían mencionar ese nombre desgraciadamente, el rey era una de ellas.
    – Como Whitney, pero con una diferencia importe -dijo Qadir-. No la amo. Me gusta y la respeto, pero no es la dueña de mi corazón.
    Ninguna mujer volvería a serlo, ninguna mujer volvería a hacerle tanto daño. Había prometido entonces que no volvería a dejarse humillar así.
    ·¿Pero y qué pasará con este niño? -dijo el -. El o ella jamás podrán ser herederos.
    ·Yo no soy tu hijo mayor.
    ·Tal vez no, pero si Kateb se aleja, tú eres el siguiente en la línea sucesoria.
    Su padre hablaba con amargura, tal vez incluso con tristeza.
    ·Kateb no lo haría por una falta de respeto. Sencillamente, ha escogido otro camino.
    – Su sitio está aquí.
    – No estoy de acuerdo -dijo Qadir, que sabía que su hermano jamás sería feliz en la ciudad.
    – Pareces querer desafiarme continuamente -gruñó Mujtar-. Me has decepcionado, hijo mío.
    Qadir miró a su padre y sonrió.
    – No es cierto. Te molesta mi negativa a hacer que me dices, pero en el fondo te agrada que me enfrente a ti sin miedo. Te recuerda que eres un excelente monarca y un buen padre.
    El rey esbozó una medio sonrisa.
    ·Tal vez. Pero eso no significa que tu relación con Maggie me parezca bien. Perderás el tiempo con ella, y luego decidirás que no puede ser la elegida Pero ya será demasiado tarde. Cuando la mandes a su país, pasarás meses sin interesarte por otra mujer.
    – Yo no veo que eso vaya a ocurrir -dijo Qadit mintiendo con alegría.
    Con un poco de suerte, su plan funcionaría de maravilla.
    Maggie estaba en el jardín disfrutando del sol de la incipiente primavera. Sin embargo, tenía muy poco, interés en volver a su suite y no tenía nada que ver con el buen tiempo, sino con la llamada que tenía que hacer a Estados Unidos.
    Estaba ideando otra excusa para quedarse un rato más allí, cuando apareció en el jardín un hombre alto vestido con el atuendo tradicional.
    Al verla, se detuvo junto a ella.
    – Una flor inesperada en el jardín de mi padre -dijo el hombre.
    Maggie se echó a reír.
    – Hoy desde luego no me siento como una flor dijo ella-. Pero se lo agradezco.
    – ¿Quién eres?
    – Maggie Collins
    – Ah, sí, la mujer que restaura coches.
    – Y tú debes de ser Kateb, el hermano misterioso que vive en el desierto.
    Kateb hizo una amplia reverencia antes de estirarse de nuevo.
    – ¿Es que mi hermano sigue hablando de mí con miedo?
    Ella se echó a reír.
    Yo no he notado nada de eso.
    Entonces debes fijarte.
    Se sentó en un banco frente a ella.
    – ¿Lo estás pasando bien en El Deharia? -preguntó Kateb.
    – Sí. Es un país precioso, aunque me faltan por ver muchos lugares.
    – A lo mejor Qadir te llevará a los sitios que más te gustan.
    Maggie miró al príncipe y se preguntó si sabría el trato que tenía con Qadir.
    – Puede ser -murmuró ella.
    ·¿Sueles salir al jardín? -preguntó él.
    – No. He salido porque al entrar tengo que hacer algo que no me apetece.
    ·¿Pero lo harás?
    Ella suspiró y asintió.
    – Sí, haré lo que tengo que hacer.
    Kateb la miró con interés.
    – ¿Siempre actúas así?
    – Suele ser mi objetivo. ¿Y tú? -preguntó.
    Aunque tal vez no debiera, quería dejar fuera de combate a aquel hombre de aspecto tan sereno.
    – Cuando me viene bien.
    – Qué conveniente.
    – Cierto. Soy el príncipe Kateb de El Deharia hago lo que quiero.
    Ella se echó a reír.
    – Bueno, si me disculpas, príncipe Kateb de El Deharia, tengo que ir a hacer una llamada.
    – ¿Ésa que has estado aplazando?
    Ella asintió.
    Él se levantó e hizo otra reverencia.
    – Ha sido un placer hablar contigo, Maggie Collins. Mi hermano es más afortunado de lo que cree.
    Ella y Jon se habían comunicado por correo electrónico para quedar a una hora para la llamada.
    – Maggie -dijo él cuando respondió-. ¿Qué pasa?
    – Nada, estoy bien.
    – Ah, es que estaba preocupado.
    – Te dije en el correo que todo iba bien.
    – Sí, lo sé, pero no sabía si ocultabas algo. ¿Necesitas algo, Maggie?
    Necesitaba retroceder en el tiempo y borrar la noche que habían estado juntos.
    – Estoy bien -dijo ella-. El trabajo en el coche esta de maravilla, y me gusta estar aquí. Además, vivo en un palacio precioso. ¿Cuántas personas tienen esa suerte-?
    – No sé, no me convence mucho.
    – Pues convéncete… Bueno, cambiemos de tema.
    – ¿Cómo está Elaine?
    – Está bien.
    – ¿Seguís saliendo juntos?
    ·Sí.
    – Vamos, Jon, dame detalles. ¿Lo vuestro va en serio?
    – Sí, más o menos -aspiró hondo.
    ·Pues me alegro mucho -dijo Maggie-. Está bien. Espero que seáis felices.
    – Maggie, yo…
    – Jon, no te preocupes por mí. Estoy bien, de verdad. Lo nuestro terminó mucho tiempo antes de cortar. Ella sabía que a él le gustaba cuidar de los demás esperaba que a Elaine le gustara que la cuidaran. -Quería hablar contigo de la última vez que estuvimos juntos -continuó diciendo Maggie.
    – Maggie, déjalo ya. Fuimos los dos.
    – Un poco más yo que tú -dijo ella.
    – Yo no debería haber ido.
    – Y yo me insinué -dijo, deseando que no huido así-. Te seduje.
    También yo me dejé seducir. Supongo que los dos queríamos hacerlo esa última vez. Sólo me pesa que pudiera haberte hecho daño; por lo demás me alegro de que estuviéramos juntos entonces.
    Eso estaba a punto de cambiar.
    – No es tan sencillo, Jon -aspiró hondo-. Estoy, embarazada. Después de cortar dejé de tomar la píldora anticonceptiva. Como no esperaba que pasara nada con nadie, preferí no tomármelas. Pero cuando estuve contigo, no me acordé.
    Hizo una pausa para darle la oportunidad de decir algo, pero Jon parecía haberse quedado mudo. Mientras él se recuperaba, decidió soltarle el pequeño discurso que había preparado.
    – Sé que esto es algo totalmente inesperado par, los dos. Pero ha pasado, Jon -dijo Maggie-. Se que eres un hombre muy responsable, pero tambien que es culpa mía, que soy yo quien tiene que enfrentarse a esto.
    Maggie hizo una pausa, preparándose para decirle lo más duro.
    – No quiero nada de ti, lo digo en serio. Tú tienes tu vida, una mujer y toda una vida por delante. Tener un bebé conmigo sería un problema. Te lo he contarlo porque tienes derecho a saberlo, pero por nada más. No espero nada de ti. Prefiero que ignores lo que te he contado y vivas tu vida. No tienes por qué implicarte. Podemos buscar un abogado que redacte un contrato privado. Tú renunciarás a tus derechos y yo te prometo que nunca te pediré nada. Creo que teniendo en cuenta lo que ha pasado entre nosotros, es la mejor decisión.
    Jon seguía en silencio.
    – Lo siento mucho, Jon; nunca pensé que esto ocurriría.
    – Lo sé -dijo él finalmente con emoción en la voz-. ¿Maldita sea, Maggie, estás segura de esto? Ella hizo una mueca.
    – Me he hecho tres pruebas de embarazo. Todas me dieron positivo. Estoy segura, Jon.
    – Yo no te culpo, Maggie. Lo hicimos porque quisimos.
    – Tienes que pensar en lo que te he dicho, en olvidarte del asunto y renunciar -dijo Maggie-. Sé que no sería tu reacción natural, pero es la decisión correcta. Soy perfectamente capaz de criar y sola al niño.
    – Tienes que volver a casa.
    ¿Por qué de pronto se ponía tan paternal con ella?
    – Estoy bien, y totalmente sana. Si te preocupa el bebé, aquí hay buenos médicos; buscaré uno.
    – Tienes que volver a casa -repitió--. Pero no por los médicos, sino para que nos casemos.

Capítulo 10

    QADIR entró en el garaje y vio a Maggie que tiraba una herramienta a una caja que había en el suelo.
    – Pero qué estupidez! -murmuró-. ¿A quién le interesa mi opinión? Le pegaría un palo…
    Empezó a tirar otras herramientas a la caja, sin parar de hablar y con movimientos nerviosos. Estaba muy enfadada, y Qadir se dijo que su temperamento lo excitaba.
    – ¿Te has enfadado con alguien? -le dijo. Ella se volvió y lo miró con rabia.
    – Sí, con un hombre. Y siendo tú un hombre, no creo que quieras quedarte por aquí hoy. Estoy tan enfadada que soy capaz de gritarle al primero que vea.
    Él se echó a reír.
    – A mí no me asustas.
    – Porque soy una mujer, ¿no? ¿Qué os pasa a los hombres que os creéis que tenéis razón siempre? – señaló su bragueta-. Sólo es un exceso de carne, eso, no un templo de sabiduría.
    Estaba encendida; y tanto su pasión como su belleza lo excitaban.
    – Yo no he dicho que sea un templo de sabiduría dijo él-. He dicho que no te tengo miedo.
    – Deberías tenérmelo -fue a por una palanca- esto podría causar estragos.
    – Sí, cierto -Qadir se la quitó de la mano y la dejó en la mesa-. ¿Qué ha pasado?
    – He hablado con Jon.
    Qadir no respondió. Mejor que Maggie se lo contara a su manera.
    – Su actitud es tan arrogante, como si tuviera una respuesta para todo. Detesto eso.
    – ¿Y a él?
    – A él no lo detesto, pero tengo ganas de darle un bofetón. Está convencido de saber qué es lo mejor. A ver, es mi vida; mi vida; no la suya. ¿Pero crees que lo acepta? Adivínalo.
    A Qadir no le había hecho gracia que Maggie tuviera que contarle a otro que estaba embarazada, pero no había elección.
    Maggie lo miró a los ojos.
    – Quiere casarse conmigo
    – Demuestra que es un hombre honorable -dijo Qadir mientras disfrutaba imaginando que aplastaba a Jon como se aplasta un insecto-. Eso debería complacerte.
    – Pues no me complace. En realidad, me molesta. De acuerdo, está bien, acepto que quiera ser parte de la vida de su hijo, pero de ahí a casarnos… Ningún hombre se va a casar conmigo porque esté embaraza da de él.
    La proposición de matrimonio de Jon no sorprendió a Qadir, pero no le gustó.
    – Lo que más me fastidia es que no cree que yo sea capaz de tenerlo sola. Está enamorado de Elaine y quiere tirarlo todo por la borda porque yo voy a tener un bebé que hemos concebido juntos. ¿Por que los hombres necesitáis asumir que una mujer es un poco menos? ¿Tanto os amenazamos? Ay, estoy taz enfadada que tengo ganas de gritar.
    A pesar del riesgo que podría correr, Qadir echó a reír. Ella se volvió a mirarlo.
    – ¿Te parece gracioso?
    – Creo que eres preciosa y que estás llena de vida. Jon fue un idiota por dejarte marchar, pero fue él quien lo quiso. Ahora debe enfrentarse a las consecuencias.
    Ella abrió los ojos como platos.
    – Muy bien -susurró ella-. Casi me has desarmado.
    – Qué pena, porque me gusta verte armada. Ve a tu despacho y cámbiate. Te llevaré a almorzar y luego de compras. Te sentirás mejor.
    Ella puso los ojos en blanco.
    – Empezabas a caerme bien. ¿No sabes que no me gusta ir de compras?
    – No te he dicho qué vamos a comprar.
    – Ah, bueno, si es algo de un coche, estoy dispuesta.
    Él sonrió.
    – Ve a cambiarte.
    Qadir decidió esperarla allí en el garaje, porque si la acompañaba a la oficina no sabía cómo terminarían esa vez. Últimamente había pensado que a lo mejor podrían ser amantes.
    Pero todo había cambiado. Estaba embarazada y el padre del niño quería casarse con ella. Y aunque el instinto le decía que Jon no era para ella, Qadir sabía que no podía interponerse. ¿Cómo había podido preferir a otra mujer? Imposible.
    Se preguntó si Maggie se dejaría convencer para aceptar la proposición de matrimonio. Le extrañaba, tampoco conocía cómo funcionaba el pensamiento de una mujer al cien por cien.
    De momento, Maggie era suya. Sin embargo, él sólo había comprado su tiempo. ¿Tendría Jon su corazón?
    – Ahora me siento mucho mejor -dijo Maggie al salir del restaurante-. Justo lo que necesitaba.
    Era la primera vez que se sentía un poco más tranquila desde que había hablado con Jon. A lo mejor la jugosa hamburguesa, las patatas fritas y el batido que acababa de tomarse le habían sentado bien.
    – Gracias -le dijo a Qadir.
    – De nada. Aunque me gusta verte enfadada, me gusta también verte sonreír.
    Ella lo miró a los ojos, y observó sus apuestas facciones.
    – Eres tan sereno.
    – Lo sé.
    – ¿Crees que es algo que poseen todos los príncipes?
    – Yo creo que yo soy así. Porque mi primo Nadim también es príncipe y no tiene personalidad.
    – Hablé un rato con él en la fiesta, me parece mucho más formal que tú.
    – Es un comentario amable para ignorar sus fallos.
    Maggie seguía preguntándose cómo podría haber pensado Victoria en casarse con él.
    Qadir le pasó el brazo por los hombros.
    – Sin embargo, yo tengo una personalidad estupenda que te ha embrujado de los pies a la cabeza.
    – Es cierto -dijo ella muerta de risa, recostándose sobre él.
    Le gustaba que él la tocara; sentía un calor extraño cuando lo hacía.
    En ese momento tenía ganas de darse la vuelta y que Qadir la besara, que le metiera la lengua en la boca y mezclara con el suyo su aliento sensual; dejarse embrujar, y que la llevara a…
    ¡Dios mío! Ella estaba embarazada de otro, y no estaba bien ponerse a pensar así en Qadir.
    Menos mal que sólo la atraía físicamente, no sentía nada más por él.
    Volvieron al coche, que Qadir había dejado al final de la manzana. Pero antes de llegar al reluciente Mercedes, Maggie vio un escaparate que le interesó.
    – Nunca he estado en una tienda de bebés -dijo Maggie mientras se paraba delante del escaparate.
    – ¿Te gustaría entrar ahora?
    No pensaba que fueran las compras que él hubiera planeado, pero Maggie asintió de todos modos.
    – ¿No pasa nada si entramos? -le preguntó en la puerta.
    – En absoluto.
    La tienda era enorme, llena de ropa, juguetes, accesorios y muebles. Maggie dio unos pasos y se detuvo sin saber qué mirar primero.
    – Me parece que no puedo hacerlo.
    Qadir se acercó a ella.
    – Hoy no tienes que hacer nada. Damos una vuelta echamos un vistazo. Es como la primera vez que va a ver un coche, no lo comprará ese mismo día.
    La analogía la ayudó a relajarse, y Maggie le sonrió.
    – Te he dicho ya que eres estupendo?
    – Varias veces, pero me encanta que me lo digas, así que dilo todas las veces que quieras.
    Sin pensar, se apoyó en él, y Qadir la abrazó y la besó en la mejilla. Ella se volvió con la esperanza de que la besara en los labios…
    – Príncipe Qadir, qué honor tenerlo aquí. Me llamo Fátima. Bienvenidos a mi tienda.
    Fátima era una bonita mujer de unos treinta y tantos años. Tenía las manos entrelazadas y una sonrisa en los labios.
    A Maggie se le revolvió el estómago en un instante y le pesó haberse comido la hamburguesa.
    – Es un placer conocerla -dijo Qadir con amabilidad-. Estábamos echando un vistazo a la tienda.
    – Por supuesto. Adelante, por favor. Si tienen alguna duda, estaré en recepción.
    Fátima hizo una leve cortesía, antes de alejarse de ellos. Maggie observó su marcha.
    – Lo siento -le dijo a Qadir, sintiéndose mal-.No deberíamos haber entrado.
    – ¿,Por qué no?
    – Por lo que va a pensar la gente.
    Parecía tan tranquilo.
    – No estás disgustado.
    – No -él le dio la mano-. Vamos, exploremos la tienda, como ha dicho Fátima. Por lo que veo aquí un bebé necesita más cosas de las que yo pensaba.
    Dieron una vuelta por las distintas exposiciones de habitaciones para niños y niñas.
    ·Yo tendré hijos.
    ·¿Ah, sí? ¿También es algo de los príncipes?
    ·-No. Es de familia. Mi tía es la única mujer que ha nacido en varias generaciones.
    ·Vaya. No lo había pensado.
    Pero como el hijo no era de Qadir, no tendría de qué preocuparse.
    Pasearon por el resto de la tienda y Maggie empezó a sentirse inquieta cuando se detuvieron delante de un expositor lleno de accesorios para el bebé que ella no sabía ni para qué servían.
    – Me estoy poniendo nerviosa, no voy a saber hacerlo, lo haré fatal. ¿Y si no me gustan los niños? Qadir le puso la mano en el hombro.
    – Todo irá bien.
    – Sólo lo dices porque no quieres que me ponga histérica. Tú no lo sabes.
    – Sé que eres inteligente y cariñosa, y que amarás a tu hijo. ¿Qué más importa?
    – No sé nada de nada.
    – Aprenderás cuando vaya surgiendo.
    – A lo mejor. ¿Pero y si no aprendo?
    – Eres una mujer única -dijo Qadir con una sonrisa.
    – Única en mi ignorancia total sobre cómo ser una buena madre.
    Qadir le dio la mano y la llevó hasta unos estantes donde había libros.
    – Si uno no sabe algo, siempre lo puede aprender en los libros.
    – Ah, sí -sacó un libro y leyó el título-. Necesito uno para mujeres que no tengan experiencia con niños. ¿Ves alguno para mí?
    Qadir escogió algunos, y ella se llevó los tres; así tendría algo que hacer por las noches. Él insistió en pagar los libros, lo cual sólo alimentaría los rumores, o al menos eso le parecía a ella. Cuando estaban en el coche, se volvió hacia él.
    – Gracias por ser tan amable -le dijo-. Todo te lo tomas con calma.
    – Tú también -dijo él-. He disfrutado mucho de esta salida.
    – Aunque mañana salgan un par de artículos en el periódico…
    – Aun así.
    Se dijo que debía decir algo más, desviar la mirada, gastarle una broma. Pero no fue capaz. Su mirada la hipnotizaba, su poder la inmovilizaba. Le resultaba difícil respirar y pensar casi imposible. ¿Pero qué demonios le pasaba?
    – Estuviste muy bien -le dijo Maggie a Victoria cuando volvían a sus habitaciones-. No tenía ni idea de qué regalarle a una futura princesa en su fiesta de despedida de soltera. Qué bonito conjunto de lencería.
    Victoria le había sugerido que le hicieran el regalo juntas y además se había ofrecido para comprarlo.
    – Bueno, me tiré por el regalo más fácil: algo sexy.
    – Es más que sexy. Los camisones de encaje y seda son maravillosos. Kayleen se ha puesto muy contenta.
    – Una consideración importante -bromeó Victoria-. Una no quiere enemistarse con la realeza.
    Maggie sabía que su amiga tenía razón, pero la situación en sí era tan inimaginable que aún a veces le parecía estar soñando.
    – Hace un mes estaba en Aspen trabajando en el garaje de un amigo. Nunca había salido del país, y apenas del Estado. Y ahora estoy aquí, y acabo de salir de la fiesta de despedida de soltera de una futura princesa. Estamos en un palacio. Mi vida se ha vuelto surrealista estos días.
    – Lo sé dijo Victoria mientras subían las escaleras para subir al segundo piso-. Yo ya estoy medio acostumbrada a todo esto, pero de vez en cuando miro alrededor y me pregunto cómo una chica como yo ha terminado en un sitio como éste. Es una pregunta para la que aún no tengo respuesta. Por supuesto, yo no tengo la misma complicación.
    Maggie sabía a qué se refería Victoria. -Qadir no es una complicación.
    – Ah, no. ¿Y cómo lo llamarías tú?
    – Mi jefe.
    – Con quien finges tener una relación, estando al mismo tiempo embarazada.
    Tenía razón.
    – Ten cuidado -le advirtió Victoria-. Sólo te digo eso.
    Maggie sabía que era un buen consejo. Un par de semanas atrás no habría prestado atención, pero todo había cambiado tanto…
    – Podría ser una complicación, lo reconozco.
    – Muy bien. ¿Por qué?
    – No lo sé. Cuando estoy con él, me siento rara.
    – ¿Con rara te refieres a que sientes como un nudo en el estómago y deseas tirarte encima de él?
    – Bueno… puede ser.
    – Uy, chica, qué mala pinta tiene eso -dijo Victoria-. Se ve que te gusta.
    – Es un tipo genial. Me encanta su compañía. Y no tengo muchos amigos aquí…
    – Él te atrae e intentas racionalizar la situación. Eso no es nada bueno. Iba a decir que te estás enamorada de él, pero es demasiado tarde. Ya te has enamorado de la cabeza a los pies.
    Maggie quería protestar y decir que eso no era posible pero las palabras de su amiga sonaban a ciertas, era una certeza que la sentía en lo más hondo de su ser.
    – No puedo enamorarme de él -susurró-. Sería un gran error. Es un príncipe. Estoy embarazada. Y peor aún, soy mecánico. Ellos se casan con mujeres de la alta sociedad, o con reinas de la belleza.
    – Márchate ahora que puedes -le dijo Victoria.
    – No puedo irme. Necesito el dinero. El cáncer mi padre nos dejó sin un centavo. Tengo la cuenta vacía. Y tengo que pensar en mi vida durante los meses del embarazo. Cuando tenga el bebé no podré trabajar.
    – Yo tengo algo de dinero ahorrado.
    Maggie sonrió a su amiga.
    – Gracias, pero no. Has trabajado mucho para conseguirlo. Yo debo ser sensata, nada más. Puedo echarme atrás. Qadir es amable y cariñoso, y yo me dejo llevar por él. No volveré a hacerlo. Estaré en guardia.
    – Un buen plan -dijo Victoria despacio-. Sólo que nunca he visto a un príncipe amable y cariñoso.
    – A lo mejor me está mostrando su cara oculta.
    – O a lo mejor estás metida en un problema más gordo del que pensabas.
    Esa noche Maggie no pudo dormir de la cantidad de cosas que tenía en la cabeza. Se puso a pensar en la conversación con Jon y se angustió aún más. También pensó en los consejos de Victoria. Gracias a sus palabras, era más consciente de lo que podría pasarle. y de que tenía que proteger sus sentimientos. Las salidas a restaurantes y tiendas se habían terminado.
    Hacia la medianoche se levantó porque no podía dormir. Se vistió con unos vaqueros y una camiseta, pero no se puso sujetador. Entonces salió al balcón.
    Hacía una noche clara y balsámica, y el calor del verano se notaba ya en el ambiente. El cielo estaba cuajado de estrellas, y el aire olía a salitre. Se oían ruidos en la distancia, pero en el recinto del palacio todo estaba en silencio.
    Avanzó sin hacer ruido entre las sombras, hacia uno de, sus rincones favoritos del jardín: una zona para sentarse que sobresalía por encima del agua. Durante el día a veces había gente tomando café o charlando, pero a esa hora de la noche ya no había nadie.
    Maggie pasó por delante de las sillas y se acercó a la barandilla. Desde allí contempló los remolinos que formaba el agua oscura. El vaivén del mar la tranquilizó; le recordó que fueran cuales fueran sus problemas en ese momento, la vida seguía.
    – Saldremos adelante -dirigió sus palabras a la diminuta vida que crecía dentro de ella-. No te preocupes. Lo tengo todo planeado.
    – ¿Quieres que te eche una mano?
    Se volvió y vio a un hombre alto detrás de ella, pero estaba tan oscuro que no era capaz de distinguir sus facciones. Sin embargo no hizo falta, porque lo reconoció al instante.
    – Qadir…
    – No podía dormir -dijo él-a veces vengo aquí.
    No sabía qué decir. Su reciente conversación con Victoria la había hecho reflexionar. Era más consciente de sus sentimientos, de que tal vez no viera a Qadir sólo como a un jefe. Tenía miedo de mostrar su interés, y de que él fuera amable con ella, porque a veces la amabilidad era lo peor.
    Se acercó a ella.
    – ¿Estás bien? -preguntó. Ella asintió.
    – ¿Qué tienes?
    – Nada -murmuró-. Estoy bien.
    Qadir le retiró de la cara un mechón de pelo, pero al sentir el roce de sus dedos en su piel, Maggie sintió también que todo su cuerpo se encendía de deseo con un latido tan intenso que ahogó el ruido del mar.
    Lo miró a los ojos, deseando solamente perderse en aquellos pozos negros. Quería que él la tocara que la abrazara, que le diera la pasión que los dejaría sin aliento.
    Qadir le acarició la mejilla.
    – Quiero decirte que ya no estoy dispuesto a apartarme de la tentación que me ofreces.
    Lo cual quería decir que era ella la que debía marcharse. Maggie sabía que si empezaban, no podrían parar.
    El corazón le latía muy deprisa, mientras el calor de un deseo ardiente la recorría de pies a cabeza. -Maggie…
    Pronunció su nombre con un gruñido sensual que le provocó estremecimientos. Tenía dos opciones claras ser sensata o ceder. Sabía lo que debía hacer y lo que quería hacer. Al final, no tuvo elección.
    Despacio, con cuidado de dejar clara su intención. Maggie se puso de puntillas y lo besó.

Capítulo 11

    QADIR tardó tanto en responder al beso que a Maggie le pareció que trascurría una eternidad. Entonces él se retiró y la miró.
    – No quiero hacerte daño -reconoció.
    El alivio de Maggie fue muy dulce.
    – Puedo soportarlo -respondió con una sonrisa. -Eso parece.
    – Vamos, ponme a prueba.
    La agarró de la mano y la llevó hasta una cristalera que estaba medio abierta y que también daba al jardín.
    Cuando cruzaron un vestíbulo y cerraron otra puerta, Qadir la abrazó con fuerza y empezó a devorarla a besos.
    Sus labios abarcaban todo lo que ella le ofrecía y más, y Qadir le acarició la boca con la lengua, explorando, reclamando y urgiéndole a que respondiera.
    Ella así lo hizo, con la misma necesidad, con la misma exigencia.
    Qadir la tocó por todas partes, le acarició la espalda y le agarró el trasero con premura. Mientras, Maggie se frotaba suavemente contra su erección, deleitándose con su fuerza, deseosa de sentirlo dentro ya.
    Él dejó de besarla un momento, el tiempo suficiente para quitarle la camiseta. En cuanto se hubo desecho de la prenda, empezó a acariciarle los pechos desnudos.
    Empezó a tocarle y pellizcarle los pezones, sin dejar de besarla por toda la cara y en el cuello, hasta que empezó a lamerle un pecho, a mordisqueárselo hasta hacerla gemir.
    Maggie estaba ya muy mojada, abierta como una fruta madura.
    Estaba a punto de pedirle que se quitara la camisa cuando Qadir se arrodilló y empezó a desabrocharle los pantalones. Enseguida se los bajó, y también las braguitas.
    Qadir empezó a besarle el estómago, mientras sus dedos empezaban a abrirse camino entre los muslos: y fue bajando poco a poco hasta que empezó a besarla en sus partes íntimas. Le provocó deliciosas sensaciones con los labios y la lengua, y tuvo que agarrarse a él para no caerse al suelo. Qadir se dedicó a lamer, besar y chupar el centro neurálgico de su femineidad, al tiempo que le acariciaba y apretaba las nalgas.
    – Qadir -susurró ella, que no quería que aquello terminara jamás.
    Quería estar en una cama, en un sofá, en el suelo…
    Sin abandonar su lugar entre las piernas, Qadir le ayudó a quitarse los zapatos y terminó de sacarle el pantalón y las braguitas. Así, Maggie pudo separar piernas, desesperada por satisfacer un deseo cada vez más más intenso.
    Ella le puso las manos en los hombros y se agarró con fuerza para no caerse. Pero cuando estaba a punto de perderse en una oleada de placer, él se retiró y puso de pie.
    – No pares ahora-susurró ella.
    – Acabo de empezar.
    La llevó por un pasillo hasta un dormitorio enorme donde había una cama inmensa. Qadir retiró la colcha, se volvió hacia ella y empezó a acariciarla. -Eres tan preciosa -murmuró mientras le acariciaba la espalda-. Toda tú. Me vuelve loco verte con ese mono y esas camisetas diminutas que llevas bajo. He soñado que estabas con una de esas camitas y nada más.
    Sus palabras le encendieron los sentidos. ¡Había fantaseado con ella! ¿Sería eso posible?
    – Me has excitado de un modo que no puedo explicar.
    Maggie se dijo que en ese momento era él quien estaba excitando. Fue a desabrocharle los botones la camisa, pero él el retiró las manos y empezó a desvestirse.
    Cuando se quitó el slip, Maggie contempló su erección que parecía llamarla con su fuerza. Qadir la abrazó-y cayeron sobre la cama, en una maraña de manos piernas, presas del deseo.
    De nuevo empezó a acariciarla entre las piernas, mientras con la lengua, los labios y los dientes, lamía y mordisqueaba sus pechos. El ritmo constante amenazaba con precipitarla al abismo y cuando él enterró cara entre las piernas y comenzó a besarla y lamerla a deslizar un dedo dentro de ella, Maggie no pude aguantarse mucho más.
    Alcanzó el clímax jadeando y estremeciéndose de placer, y las sensaciones se prolongaron hasta que regresó flotando a la tierra, de vuelta al dormitorio de Qadit donde él la esperaba con una sonrisa en los labios.
    Sin decir nada, Qadir le separó las piernas y la penetró de inmediato con aquel miembro recio que la invitaba a ceñirlo con sus músculos.
    Qadir le hizo el amor como un lobo hambriento, reclamándola con sus embestidas profundas, y Maggie disfrutó del mejor sexo de su vida. Su excitación avivó su deseo, y cuando él llegó al límite de la fogosidad, ella gemía, más encendida y satisfecha que nunca.
    Un rato después estaban abrazados en la cama; él acariciándole el pelo.
    – Lo siento -dijo él-. Quería durar un poco más, no quería hacerte daño.
    – No me has hecho daño.
    – Te he tomado a lo bruto.
    Se lo dijo sin mirarla a los ojos, como si eso le avergonzara.
    Maggie se tumbó encima de él y lo besó.
    – ¿Qadir, pero no te has dado cuenta de cómo he respondido? No estoy diciendo que quiera que me hagas daño. Tu pasión me excita. ¿Acaso no tiene que ser así?
    – Debería controlarme un poco más.
    Ella sonrió.
    – No, no debes.
    Él le agarró de las caderas y la empujó hacia abajo, para que ella viera que estaba otra vez listo para ella, y Maggie se deslizó sobre él, y dejó que la penetrara de nuevo.
    – A lo mejor si llevas tú la iniciativa…
    Maggie cabalgó sobre él, inmersa en un mar de eróticas sensaciones, cada vez más deprisa.
    Cuando el placer le atenazó las entrañas, Maggie pensó que sería una noche inolvidable.
    A la mañana siguiente, Maggie caminó hasta su habitación, pero en verdad le pareció como si flotara. Todo su cuerpo zumbaba de placer, repleto y satisfecho.
    Qadir sabía cómo hacerle el amor a una mujer, y ella sentía que con él había entrado en un universo de placer al que estaba deseando regresar.
    – No es muy buena idea -se dijo para sí mientras entraba en su dormitorio.
    Se dio una ducha. Cuando estaba a punto de encender el secador para secarse el pelo, oyó unos golpes a la puerta.
    Era Victoria.
    – Por fin -dijo su amiga-. ¿Pero qué te pasa? Llevo llamando y llamando y… ¿Pero qué te ha pasado? -dijo su amiga con incredulidad, mirándola con los ojos como platos-. Ay, Dios mío. ¿Qué te ha pasado?
    Maggie se sonrojó, pero trató de disimular. -Nada.
    – No digas que no te pasa nada Tienes algo distinto.
    ¿Cómo era posible que se le notara?
    – No sé a lo que te refieres -mintió.
    Victoria se acercó y la miró a los ojos.
    – Y yo te digo que hay algo… -de pronto se quedó boquiabierta-. ¡No me digas!
    Maggie se sonrojó aún más, se apartó de la puerta rápidamente y volvió al baño.
    – No sé de qué hablas, Victoria -dijo desde el baño.
    – Mientes. Anoche estuviste con Qadir, te lo noto…
    Victoria entró en el baño detrás de Maggie, y desenchufó el secador antes de que le diera tiempo a encenderlo otra vez.
    Entonces Maggie se dio por vencida y la miró en el espejo.
    – Ocurrió sin más -reconoció-. A lo mejor te parecerá una locura, pero no me arrepiento en absoluto.
    – Cuéntamelo todo -dijo Victoria-. Quiero que sepas que puedes contar conmigo para lo que quieras.
    – Te lo agradezco, pero te aseguro que me siento bien.
    – Me alegro por ti, pero no te va a durar mucho -su amiga aspiró hondo-. Ha llegado Jon. Llegó de madrugada, y al ver que no aparecías, montó un escándalo de padre y muy señor mío.
    A Maggie le habría gustado ser de esa clase de personas que se desmayan convenientemente, porque en ese momento le habría gustado poder hacerlo. Pero permaneció consciente, mientras Victoria la llevaba hasta la habitación que le habían asignado a Jon.
    – ¿Qué es lo que ha hecho?
    – Al ver que no aparecías, empezó a acusar a los guardias de palacio de tenerte encerrada en algún sitio. De verdad, nunca se me ocurrió buscarte en el dormitorio de Qadir. Pensé que estarías dando un paseo.
    – No puedo creer que esté aquí -murmuró Maggie.
    – Al menos tu vida no es aburrida.
    – Pues a mí no me importaría que fuera un poco más aburrida -dijo Maggie, que se negaba a sentirse culpable por lo de Qadir.
    Jon había hecho su vida, y ella tenía también derecho a hacer lo mismo.
    ·No puedo creer que él no me dijera que venía dijo ella.
    Victoria se detuvo delante de una puerta.
    ·Buena suerte.
    Maggie no quería entrar ella sola.
    ·Podrías entrar conmigo.
    ·Sí, podría, pero creo que tienes que hacer esto sola.
    Victoria le dio un abrazo y se marchó.
    Maggie llamó con los nudillos, y al momento siguiente Jon abría la puerta.
    – ¿Dónde estabas? -le preguntó-. Hace horas que llegué, y no he podido dar contigo. ¿Es que te han tenido encerrada en algún sitio? ¿Qué pasa aquí, Maggie?
    Ella entró en la habitación, que era mucho más pequeña que la suya y que daba al jardín en lugar de dar al mar.
    Lo miró, miró sus cálidos ojos marrones, sus labios que sonreían de medio lado, su cabello castaño, siempre corto para controlar los rizos.
    Aquél era Jon, el chico con quien se había criado. el hombre de quien se había enamorado. Recordó los buenos momentos que habían compartido y se adentró en ellos. Rebuscó en su corazón, pero sólo encontró cariño.
    Sabía que lo suyo había terminado, pero en ese momento tenía la prueba.
    – Siento que te hayas preocupado -dijo pero yo no sabía que venías, la verdad.
    ·Fue una decisión impulsiva -reconoció él.
    Estuvo a punto de decirle que a El Deharia no había vuelos directos, que habría hecho escala en algún sitio desde donde podría haber avisado de su llegada-No lo había hecho porque había querido sorprenderla, y sin duda lo había conseguido.
    – Ya estoy aquí -dijo ella-. Dime para qué has venido -dijo con calma.
    – Maggie, estás embarazada -respondió, mientras se paseaba delante de ella-. He venido a llevarte a casa. Tu sitio no está aquí, no tienes nada que ver con este sitio. Deberías estar en casa, conmigo.
    – Y casada contigo, ¿verdad? -añadió ella.
    ·Sí. Nos casaremos.
    Maggie quería seguir tranquila, porque sabía que no serviría de nada que se enfadaran.
    – Aún no me voy a marchar -respondió-. He venido a El Deharia a hacer un trabajo y quiero terminarlo.
    Jon la miró con impaciencia.
    ·No es más que un coche.
    Eso la fastidió, pero apretó los puños y se contuvo.
    – Es mi trabajo -le corrigió-. Me dedico a eso. El príncipe Qadir me paga mucho dinero para restaurar su coche, y yo voy a terminar el trabajo antes de marcharme.
    – No lo permitiré.
    Eso la empujó a levantarse.
    – Afortunadamente, no es decisión tuya.
    – Vas a tener un hijo, no deberías estar trabajando en un coche.
    – Eso es ridículo. Estoy restaurando un coche, no bajando en un vertedero de residuos tóxicos.
    – Vente conmigo a casa.
    – No.
    Se miraron frente a frente, separados tan sólo por una pequeña mesa de centro, pero entre ellos, la distancia era cada vez mayor. ¿Cómo era posible que no se hubiera dado cuenta hasta entonces de que Jon siempre había querido dominarla?
    Más que enfado, Maggie sintió tristeza.
    – Yo no quiero esto -dijo en voz baja-. Si acaso tenemos que ser amigos.
    – No me interesa que seamos amigos -rugió-. He venido a casarme contigo.
    – Tú venga a decir eso; y ya te he dicho que no -Maggie dio la vuelta a la mesa de centro y le puso la mano en el brazo-. Jon, basta ya. No tenemos por qué hacer las cosas así. Sólo estoy embarazada de unas semanas. Tenemos muchos meses por delante. No tenemos por qué tomar ninguna decisión precipitada. Agradezco tu interés, porque sé que quieres hace lo correcto. Sé que tú eres de esa clase de hombres, pero hay muchas alternativas. Es mejor que nos demos un respiro, Jon. Vuelve a casa. Yo volveré dentro de un mes más o menos y ya pensaremos entonces lo que hacemos.
    – Yo quiero casarme contigo.
    Ella se dominó para no gritar.
    – Antes no eras tan testarudo.
    – Pero antes no estabas embarazada. Lo correcto sería casarnos.
    – ¿Correcto para quién? ¿Quieres pasarte dieciocho años atado a mí? Tú no me amas. El niño no seria feliz si los padres no se quieren.
    Él siguió en sus trece.
    – Estuvimos enamorados en el pasado, eso es suficiente. Todo irá bien.
    – No lo creo. Seremos infelices, Jon… No me voy a casar contigo por el niño, y tú no me puedes obligar.
    – No me marcho hasta que no accedas.
    Maggie pensó con anhelo en los calabozos que Victoria había mencionado.
    – Entonces tenemos un grave problema, porque yo nunca voy a acceder.
    En ese momento llamaron a la puerta, y Victoria entró en la habitación.
    – Siento interrumpir, pero la cosa se complica un poco más.
    Se retiró y sujetó la puerta para dejar pasar a Qadir, a quien siguió una mujer joven que Maggie no reconoció. Era menuda, con el pelo rubio oscuro y unas facciones muy bonitas. Sólo que en ese momento las tenía hinchadas de llorar. Al ver a Jon, se le saltaron las lágrimas.
    – Tenía que venir -dijo ella.
    Sin duda era Elaine, pensaba Maggie, mientras se preguntaba si todo aquello podría estropearse más. Entonces miró a Qadir. ¿Qué pensaría él de todo aquello? ¿O de ella? La noche anterior había sido perfecta, maravillosa, pero esa mañana, todo era un desastre. ¿Pensaría acaso que quería casarse con Jon?
    Elaine corrió hacia él.
    – No lo hagas, por favor -le rogó-. Por favor, no lo hagas, Jon.
    ·Es lo mejor para el bebé.
    ·¿Cómo es posible que algo que duele tanto pueda ser bueno?
    Maggie desvió la mirada, no queriendo entrometerse en aquel momento íntimo.
    ·¿Es que ya no me quieres? -le preguntó Elaine con voz temblorosa.
    – Elaine, por favor -dijo Jon con tensión.
    – Sólo di la verdad -le rogó ella-. Dímelo, sea 1o que sea.
    – No puedo.
    Maggie no sabía dónde meterse. Aunque no era la culpable de aquel desastre, se sentía responsable.
    Sin mirar ni a Jon ni a Elaine, salió corriendo al pasillo. Alguien salió detrás de ella, y cuando sintió una mano fuerte en el hombro, supo que era Qadir.
    – No puedo creer lo que está pasando -dijo Maggie mientras se acurrucaba en su pecho-. No puedo creer que Jon haya venido, ni que Elaine haya venido detrás de él. Quiere que me case con él.
    – Es lógico. Yo en su lugar querría lo mismo.
    Maggie se estremeció al pensar lo que haría si el hijo fuera de Qadir; en ese caso, no querría apartarse nunca de él.
    – No pienso estropear ni mi vida ni la de ellos dos sólo porque esté esperando un hijo de Jon. Ya has visto a Elaine, lo ama con locura.
    Victoria salió al pasillo.
    – Voy a buscarle una habitación a Elaine. Aparentemente se va a quedar, al menos de momento.
    – El palacio tiene muchas habitaciones -dijo Qadir-. Tus amigos son bienvenidos.
    Maggie se preguntó qué pensarían los demás empleados de todo aquel jaleo.
    – Todo esto es culpa mía.
    Qadir le rozó la mejilla.
    – No lo es.
    Elaine salió del cuarto y miró a Maggie.
    – Quiere hablar contigo -le dijo.
    Maggie asintió.
    – Lo siento. Yo no quise que nada de esto ocurriera.
    – Te creo. Ojalá todo fuera distinto.
    Victoria se llevó a Elaine a una habitación.
    – Si tienes algún problema, llámame.
    – Te lo prometo -respondió ella.
    Cuando Maggie volvió a la habitación, Jon estaba de espaldas, mirando por una ventana. Tenía los hombros caídos, como si llevara encima un peso enorme.
    – No sabía que Elaine fuera a seguirme -dijo sin darse la vuelta-. Lo siento mucho.
    – La verdad es que estoy impresionada. Está claro que te quiere mucho y que no está dispuesta a dejarte marchar.
    – Ella no lo entiende.
    – Lo entiende perfectamente-Maggie esperó hasta que él se dio la vuelta para continuar-. Entiende que estás dispuesto a tirar por la borda todo lo que importante para ti sin una buena razón. Sabe que ninguno de nosotros habría elegido, una situación como ésta, aunque ahora tengamos que enfrentarnos ello. Pero lo que no entiende, y en eso le doy la razón, es por qué crees que sólo hay una opción.
    – Porque es así.
    – Lo siento. A lo mejor debería haber ido allí a decírtelo en persona. Tenemos que tomar una deción, creo que podríamos hablarlo los tres.
    – Elaine no está involucrada en esto.
    – Por supuesto que sí. También es su futuro, su vida. Es probable que vaya a ser madrastra de un niño.
    – Somos tú y yo los que vamos a casarnos.
    Maggie puso los ojos en blanco.
    – Escúchame con atención. No me voy a casar contigo, y tú no puedes obligarme. Tú no me quieres. En realidad, estás enamorado de otra persona. Déjate de raterías y empieza a contemplar otras alternativas.
    – No.
    – Entonces púdrete en este cuarto, porque:yo ya no tengo más que decirte. Cuando quieras ser razonable, me avisas. De otro modo, no quiero volver a verte.
    A las siete de la tarde, Maggie tenía un dolor de cabeza horrible. Estaba sentada en su habitación, preguntándose cómo demonios arreglar aquel desastre en el que se había convertido su vida.
    Oyó unos leves golpecillos en la cristalera. Cuando se puso de pie, vio a Victoria con un tarro de heladlo en cada mano y corrió a abrirle.
    – He venido sin que me viera nadie -reconoció su amiga-. Es que no quiero ver a nadie, sólo a ti ¿Cuál quieres?
    Maggie tomó uno de los vasos y miró a su amiga.
    – ¿Qué te pasa?
    Victoria tenía los ojos rojos e hinchados y la boca igual.
    – He estado llorando, Elaine también. Hoy nos ha tocado a las dos. Espero que no empieces a reprocharnos nada.
    – Pues claro que no. ¿Pero dime qué pasa?
    – Todo y nada. Es una estupidez, pero bueno, ya no me importa. Es que yo tenía un plan, sabes, pero después me convencí de que no pasaría nada. ¿Por qué lloro entonces? Es decir, no sé a quién pretendo engañar. ¿Cómo se va a casar conmigo un príncipe?
    Maggie la llevó al sofá y la sentó
    – No se de que me hablas.
    Su amiga sacó una cucharada de helado y lamió la cuchara.
    – Nadim se ha prometido. Su padre le ha buscado una joven estupenda, de una familia respetable, y aunque económicamente no son muy fuertes, parece que son de rancio abolengo. Aparentemente se conocieron la semana pasada, pasaron el fin de semana juntos para ver si se llevaban bien, y como todo les fue de maravilla, ahora están prometidos.
    A Victoria se le llenaron los ojos de lágrimas.
    – ¿De verdad que está prometido?
    – Van a anunciar el compromiso dentro de una o dos semanas, después de la boda de Asad y Kayleen, para no quitarle protagonismo al feliz acontecimiento -se enjugó las lágrimas con el revés de la mano-.
    Él ni siquiera me lo contó. Me enteré porque me dio unas cartas para pasar a máquina donde se mencionaba su compromiso. Ni siquiera sabe que existo.
    – Entonces no merece ni una de esas lágrimas -dijo Maggie-. Vamos, Victoria, tú no lo quieres, ni siquiera estoy segura de que te gustara.
    – No era por eso, sino por la seguridad.
    – Ahora tienes seguridad. Tienes un trabajo estupendo y vives en un palacio.
    – Hasta que me echen.
    – ¿Y por qué iba a echarte Nadim? ¿Es que no trabajas bien?
    – Sí.
    – ¿Tienes ahorros?
    – Sí, soy muy ahorrativa.
    – Entonces estás bien. Nadim nunca ha sido el hombre ideal para ti. A lo mejor es hora de que vivas la vida.
    – No, gracias, la vida duele -metió la cuchara en el helado-. Al menos a ti hoy te han propuesto en matrimonio.
    – Sí, alguien con quien no quiero casarme. -Pero no negarás que es un detalle -dijo Victoria, y entonces se echó a reír.
    Maggie se contagió de su risa, y al momento estaban las dos sentadas en el sofá, llorando de risa: Luego pusieron la televisión y se tomaron el helado tranquilamente.

Capítulo 12

    JON se presentó en el garaje al día siguiente. Maggie dejó un momento las herramientas que tenía en la mano, sabiendo que tendría que escuchar lo que él fuera a decirle, para después convencerlo de que estaba equivocado.
    – Me has estado evitando -empezó Jon.
    – Teniendo en cuenta lo que ha pasado, creo que ha sido lo mejor.
    – No quieres casarte conmigo.
    – Es cierto, no quiero casarme contigo.
    Jon se metió las manos en los bolsillos.
    – Anoche hablé con Elaine, toda la noche. Me dijo que no puedo obligarte a nada. Y aunque pudiera, sólo sería un desastre para todos.
    A Maggie le daba la impresión de que le iba a gustar Elaine.
    – Yo también tengo mucha culpa -dijo Maggie.
    No debería haberte dicho que ignoraras al niño. Tú no eres así. Supongo que pensaste que quería apartarte de su vida, y que por eso reaccionaste de esa manera.
    – Es verdad, no me gustó -le dijo él-. También es mi hijo.
    – Lo sé, y lo siento.
    – No pasa nada -se fijó en el coche-. Este coche te va a quedar de maravilla.
    – Eso espero.
    – Hemos salido a cenar; parece una ciudad muy bonita.
    – Sí, a mí me gusta.
    Jon se plantó delante de ella.
    – Amo a Elaine -se encogió de hombros-. La quiero de verdad. Es distinto, Maggie, quiero estar con ella a todas horas, cuando estamos separados pienso en ella. Estar con ella es emocionante, nuevo, pero también agradable. Nos parecemos como tú y yo nunca nos parecimos. La amo y quiero estar siempre a su lado.
    Maggie tragó saliva.
    – Me alegro por los dos.
    Sintió cierta angustia porque en el fondo ella también deseaba algo así. Con Jon no, por supuesto, pero con otra persona.
    Pensó en Qadir y en cómo el apuesto príncipe le había robado el corazón. ¿Pero acaso sentiría él algo por ella? Todo había cambiado para ella, pero estaba casi segura de que él no sentía nada distinto.
    – Te prometo que no te apartaré de la vida del niño. Podemos redactar un acuerdo. Puede pasar contigo los veranos, y algún fin de semana; lo que mejor nos parezca. Pero no pierdas al amor de tu vida por esto.
    – Tienes razón -dijo él.
    – Lo sé -bromeó-. Ahora ve a buscar a tu mujer y ámala hasta dejarla sin fuerzas. Luego le dices que lo sientes y que es con ella con quien quieres casarte.
    – Lo haré -dijo él, y le dio un abrazo.
    Lo observó marchar. Elaine estaría esperándolo, rezando para no perder al hombre de sus sueños. Hablarían, se besarían y harían el amor. Si Jon era inteligente, le pediría en matrimonio y volverían a casa felices y contentos. Era lo que Maggie deseaba para ellos dos. Desde luego no quería a Jon para sí, sin embargo, eso no le hizo sentirse menos sola.
    – Me encantan las bodas -dijo Victoria mientras iban por el pasillo-. Y mira que es raro, teniendo en cuenta que estoy en contra del amor. Pero supongo que no me importa que otras personas hagan el tonto.
    – Eres una romántica empedernida -bromeó Maggie, a quien le habría gustado ir más despacio, sobre todo por los tacones que llevaba.
    Aunque la boda de Asad y Kayleen era por la mañana, tenían que ir de gala.
    – Gracias por ayudarme a arreglarme -dijo Maggie mientras se alisaba la falda del vestido.
    – De nada. Disfruto como una niña. Y lo importante es que estás espectacular. Habrá un montón de periodistas. No se les permite la entrada a la ceremonia, por supuesto, pero prepárate para que te fotografíen en cualquier otro sitio.
    ·Imagino que no se podría hacer una ceremonia más íntima, sólo para la familia.
    ·Cuando el hombre con quien te vas a casar es un príncipe, no. Ésta va a ser una boda pequeña según sus estándares. Y han variado algunas tradiciones. Los hermanos de Asad se sentarán delante, pero no estarán a su lado, como manda la tradición -Victoria sonrió-. Y por eso tú vas a estar delante con Qadir, mientras yo me sentaré detrás con la chusma.
    – Yo preferiría sentarme contigo -dijo Maggie con sinceridad.
    Al menos con Victoria se sentiría mejor.
    – Estarás bien. No hay nada que hacer salvo sonreír y desearle felicidad a la pareja. No te preocupes, yo me voy a fijar bien en todos los famosos que entren, y después podremos cotillear durante el banquete -Victoria hizo una pausa-. Incluso han conseguido que venga Kateb, el misterioso hermano del desierto.
    Maggie miró a su amiga.
    – Lo conocí el otro día. Parece agradable. Victoria negó con la cabeza.
    – Más que agradable, a mí me parece moreno y misterioso. Un hombre del desierto es un hombre que se deja llevar por las emociones; demasiado apasionado para mí. Prefiero a Nadim, que no sabe sentir. Kateb sería un problema.
    Victoria suspiró.
    – Claro que ya da lo mismo, porque me voy a olvidar de los príncipes para siempre.
    – ¿De verdad?
    – Sí. He pensado en lo que me has dicho. Aquí no tengo gastos salvo -la ropa y las vacaciones. Y como tengo bastante dinero ahorrado, he decidido que voy a trazar otro plan.
    – ¿Cuál?
    – Voy a trabajar aquí un año más, y luego volveré a Estados Unidos para abrir mi propio negocio. Todavía no he pensado qué hacer, pero tengo tiempo para pensarlo. No necesito un príncipe para ser feliz, y cuando esté en casa,- puedo pasar de los hombres como lo he hecho aquí.
    – Me alegro por ti.
    Pero Maggie no estaba muy convencida. Todo le parecía bien, menos que Victoria decidiera apartar a los hombres de su vida. Sencillamente, no le parecía muy sano.
    – Y a lo mejor conoces a alguien que te gusta.
    – No, gracias. No tengo interés en casarme por amor. Con Nadim sólo buscaba una seguridad económica. Ahora que no lo necesito, voy a evitar a los hombres: a todos.
    Tomaron las escaleras hasta la planta baja, donde ya se oía el murmullo de las conversaciones de los invitados. Victoria señaló una puerta.
    – Entra por ahí. Encontrarás a Qadir y al resto del séquito nupcial.
    Maggie abrió la puerta y vaciló un momento, pero Victoria le dio un pequeño empujón.
    Dentro estaban los miembros de la familia real. Maggie reconoció a unos cuantos, aunque a otros no. Vio a la tía de Qadir, que era la reina de Bahania, y a los hermanos de Qadir.
    El rey también estaba allí.
    Dio la vuelta a la habitación para evitar al monarca, mientras buscaba a Qadir con la mirada. En ese momento se le acercó un camarero con una bandeja llena- de copas de champán, pero ella negó con la cabeza y retrocedió para apoyarse en un rincón. Segundos después, Qadir se acercó a ella.
    – ¿,Por qué te escondes? -le preguntó a modo de saludo.
    – No me estoy escondiendo -miró alrededor-. Aquí no pinto nada, soy una impostora.
    – Tal vez, pero eres mi farsante.
    – No te lo estás tomando en serio.
    – Porque tú ya te lo tomas demasiado en serio por los dos -le tomó la mano y le besó los nudillos-. Estás preciosa; elegante e inalcanzable. Pero yo conozco a la mujer que llevas dentro, a la que grita mi nombre.
    Ella se aclaró la voz.
    ·Sí, bueno, pues esa mujer está ocupada hoy. He venido yo a sustituirla.
    – Esta también me parece encantadora.
    – Me alegra saberlo -miró alrededor-. Nunca he estado en una boda real en mi vida.
    ·Son como las demás. Largas y cargadas de tradiciones.
    Maggie se preguntó si la boda de Qadir sería así también; claro que antes tendría que encontrar una mujer con quien casarse… De pronto, Maggie se acordó de algo.
    – Jon y Elaine se han marchado -dijo ella.
    – Eso he oído. ¿Todo bien?
    Ella asintió.
    – Siguen juntos y enamorados. Jon y yo no sabemos lo que vamos a hacer con el asunto del bebé,pero, afortunadamente, ya no cree que tengamos que casarnos.
    En ese momento se acercó Kateb.
    – Señorita Collins, es un placer volver a verla.
    Qadir frunció el ceño.
    – ¿Conoces a Maggie?
    ·Nos conocimos en el jardín -dijo ella.
    ·No sé si estoy de acuerdo con eso.
    ¿Pero por qué eran tan dominantes esos hombres? -Ni a mí me importa que lo estés.
    Kateb se echó a reír.
    – Qué mala suerte que no estés con ella -le dijo a su hermano-. Vale tu peso en oro.
    Maggie sabía que Kateb lo decía como un elogio, pero sus palabras la hirieron, recordándole que lo suyo sólo era un juego para el príncipe Qadir.
    Pero no le sorprendía ser la única que se había enamorado.
    La orquesta había llegado desde Londres, y las flores de varios lugares del mundo. Maggie estaba sentada al lado de Qadir en un banco de madera tallada de la bella iglesia del siglo XVII.
    Aunque no lo reconocería delante de nadie, ella había imaginado cómo sería su boda muchísimas veces. Durante años había asumido que se casaría con Jon en una ceremonia breve y familiar, que sería en verano, para que los días fueran largos y las noches cálidas, y que querría bailar toda la noche y luego marcharse una semana de luna de miel a una cabaña perdida en el bosque.
    Unos sueños sencillos, pensaba mientras se levantaba con expectación y contemplaba el pasillo central de la catedral, cubierto de pétalos de rosa, por donde Kayleen llegaría enseguida. Pero sus sueños habían dado algunos giros inesperados. Había perdido a su padre, luego había terminado con Jon, y finalmente se había enamorado de Qadir.
    Y aunque se hubiera enamorado de él tontamente, no era tan tonta como para creer que algo iba a salir de allí.
    Se miró el vestido que llevaba puesto. Era una preciosidad, un accesorio más para representar el papel de novia de Qadir. Pero ella no era así, ella era Maggie Collins, que llevaba vaqueros y no se preocupaba por el maquillaje.
    ¿Pero qué pasaba cuando una mujer corriente se enamoraba de un hombre fuera de lo común? ¿Cómo iba a ser feliz con él?
    Las tres niñas que Asad y Kayleen habían adoptado aparecieron en el pasillo central, precediendo a la novia, y avanzaron en fila, muy despacio.
    Entonces la novia entró en la iglesia. Llevaba un velo cubriéndole la cara, pero era lo bastante fino como para dejar ver el amor que brillaba en sus ojos. Una novia radiante, pensó Maggie. El amor embellecía a las personas.
    Continuó avanzando por el pasillo, al final del cual la esperaba el príncipe Asad, igualmente enamorado.
    A Maggie se le encogió el corazón. Deseaba aquello para sí, pero no la boda elegante, sino el amor. Quería que alguien la amara para siempre, que alguien la abrazara para no soltarla jamás.
    Miró a Qadir. Con él no podría tener eso, pero no sabía si con otro sería posible. Sólo era un juego, un juego que le iba a romper el corazón en tantos pedazos, pero que luego ya no podría recomponerlo.
    Maggie estaba lijando el guardabarros con una lija fina Quería que quedara perfecto, y por eso tenía que ocuparse ella de los detalles. Era un trabajo tedioso, pero agradeció poder distraerse un poco y olvidarse de los extraños acontecimientos que esos días habían ocupado su vida.
    Alguien le tocó en el hombro, y Maggie se volvió y se levantó de inmediato al reconocer al rey Mujtar.
    ·Su Alteza -dijo sorprendida mientras dejaba la lija sobre el coche y se limpiaba las manos en el mono-. No le había oído entrar.
    ·El sigilo es importante en un monarca -respondió el rey con cara seria-. ¿Me concede un momento, señorita Collins?
    ·Sí, claro -respondió ella, sabiendo que lo que le dijera no iba a ser agradable-. Mi despacho está ahí.
    En el despacho, Maggie señaló una silla para que se sentara, pero el rey se quedó de pie, y ella hizo lo mismo.
    – Iré al grano -dijo el rey, mirándola a los ojos-. Es hora de que abandone El Deharia. Es usted una distracción demasiado bonita para mi hijo.
    Maggie no sabía qué decir. La actitud del rey no la sorprendía, pero tampoco se lo habría imaginado tan directo.
    Mujtar continuó antes de que ella dijera nada.
    – Inicialmente no puse objeción a la relación -dijo los tiempos cambian y la sabia nueva siempre es importante. Además tampoco hay demasiadas princesas o duquesas para casarse con mis hijos. Aunque sus circunstancias son modestas, también son las de Kayleen; sin embargo, ella es perfecta para Asad. Desgraciadamente, los cambios recientes en sus circunstancias me han convencido de que no es la persona adecuada para Qadir.
    Maggie se puso tensa, pero no se arredró. El rey se refería a su embarazo. Dudaba que nadie esperara una novia virgen en los tiempos que corrían, pero ella se había pasado un poco.
    – Si sigue aquí, Qadir no va a buscar a nadie para casarse. A lo mejor esto le suena duro, sin embargo tengo que tomar más cosas en consideración que la mayoría de los padres. Tengo un país que gobernar y una responsabilidad hacia mi pueblo, y Qadir también.
    Maggie sabía que el rey tenía razón. Ella no podía ignorar las necesidades de todo un pueblo. El rey tenía razón, ella no pertenecía a aquel lugar.
    – No le voy a pedir que se marche de inmediato -le dijo-. Pero me gustaría que empezara a planearlo.
    Maggie carraspeó suavemente antes de responder.
    – Aún me quedan tres semanas de trabajo con el coche -dijo-. No necesito quedarme para terminarlo, pero tengo que hacer unas cuantas cosas más. Me quedaré hasta el final de la semana.
    – Gracias por entenderlo. Es una situación de lo más desafortunada. En otras circunstancias… -se aclaró la voz-. Le deseo lo mejor, Maggie.
    El rey se marchó.
    Maggie se quedó mirándolo. Ella siempre solía defenderse, luchar por lo que quería. ¿Pero cómo hacerlo en esa ocasión? El rey había dicho la verdad. Ella no era para Qadir y su sitio no estaba allí. Había llegado el momento de marcharse.

Capítulo 13

    ES un hombre mayor e intratable -dijo Qadir mientras se paseaba por el salón de su suite-.
    Imposible.
    – Estoy de acuerdo -respondió Kateb, que estaba sentado en uno de los sofás fumando un puro-.
    Desgraciadamente, es el rey.
    – Cierto, pero eso no le da derecho a meterse.
    – Tú eres su hijo.
    – No importa-respondió Qadir.
    Kateb se limitó a arquear las cejas.
    ,-El no tiene por qué decidir quién y quién no forma parte de mi vida -continuó Qadir.
    – Le das mucha importancia a un asunto que no la tiene-señaló su hermano-. Maggie sólo ha sido una utilidad para ti; tú la contrataste para que se hiciera pasar por tu novia. No estabas con ella. ¿Porqué te molesta tanto lo que ha hecho nuestro padre?
    Qadir no sabía qué contestar.
    – Es el principio lo que cuenta -dijo por fin.
    – Bueno, haz lo que te parezca. Pero creo que lo más fácil sería dejar que se marchara y buscar a otra mujer que hiciera el mismo papel. ¿Qué te importa quién haga de novia, si es de mentira? Cualquiera te vale para eso, ¿no?
    Qadir se volvió hacia su hermano, sintiendo un deseo tan fuerte como inesperado de golpearlo.
    – No quiero a otra -dijo Qadir-. Maggie me conviene -ella lo comprendía bien, y le resultaba agradable hablar con ella; ¿por qué empezar con otra persona?-. Sólo la quiero a ella.
    Kateb asintió despacio.
    – Eso ya es un problema.
    – No te marcharás -dijo Qadir con gesto imperioso.
    Maggie no tenía ninguna gana de que los hombres siguieran dictándola órdenes de ese modo. Primero había sido Jon, luego el rey, y de pronto Qadir.
    – Tu padre quiere que me marche -dijo mientras se sentaba en el sofá y resistía las ganas de taparse la cara con las manos-. ¿Qué importa? El coche lo puede terminar otra persona.
    – ¿Tan poco te importa tu trabajo?
    – No, pero ahora me importa mucho menos que antes, porque he terminado el trabajo más difícil. Me voy a quedar hasta finales de semana, y luego tengo que irme -Maggie aspiró hondo-. Qadir, sé que lo tenías todo preparado, pero no va a funcionar, conmigo no, Qadir.
    Detestaba decirlo, pero era verdad.
    – La verdad es que puedes buscar a otra persona para que haga el trabajo -continuó-. Alguien que no esté embarazada. Alguien que no fuera tan tonta como para enamorarse de él.
    Pero se había prometido no pensar en eso, al menos hasta que estuviera en el avión de vuelta a Aspen. Entonces se permitiría sentir el dolor en toda su intensidad. Seguramente asustaría a los demás pasajeros, pero tendrían que aguantarse.
    – No quiero a nadie más. Te quiero a ti para esto.
    Sus palabras la envolvieron, como una manta suave y calida, y Maggie se dejó llevar, incapaz de creer que él estuviera…
    – Me gusta hablar contigo. Tenemos el mismo sentido del humor, y mucha química. No me resultará fácil encontrar una combinación así en otra persona.
    Ella se recostó en el sofá y cerró los ojos. No sólo sabía dónde clavarle el cuchillo, sino cómo retorcerlo para que tuviera el máximo efecto.
    Claro que él no tenía la culpa. Qadir no tenía idea de lo que ella sentía en realidad, de modo que no podía saber que le estaba haciendo daño.
    – Qadir, sinceramente creo que…
    – He decidido que sólo hay una solución -la interrumpió él-. Nos casaremos.
    Maggie se incorporó del sofá como movida por un resorte.
    – ¿Cómo dices?
    – He dicho que nos casaremos. Mi padre quiere que me case, y no me interesa cualquiera que él me quiera endosar. Y, como te he dicho, tú y yo nos compenetramos. Este matrimonio tendrá muchas ventajas para ti, y también eso es bueno. A Jon le resultará más difícil ver a su hijo con regularidad, pero mencionaste que podría tener al niño durante el verano, y eso no me parece mal.
    – Yo… tú… -lo miró, demasiado sorprendida como para decir nada más largo.
    – Sí que es un gran honor -dijo Qadir con amabilidad-. Estás sorprendida ante mi generosidad. Confío en que los dos seremos felices con nuestra unión. A lo mejor me cuesta un poco convencer a mi padre, pero le agradará saber que eres capaz de engendrar sin problemas.
    Ella se quedó con la mente en blanco.
    – ¿Vamos, qué te parece, Maggie? Es una solución estupenda para los dos.
    – ¿Solución? ¿Pero dónde está el problema? Eres tú quien tiene que casarse, no yo.
    ¡Cuánto le dolía todo aquello! Ella lo amaba, y nada le gustaría más que oírle decir que la necesitaba y que siempre querría estar con ella. Pero eso no era más que un sueño, porque Qadir no quería tener una relación sentimental con nadie.
    – ¿Por qué te enfadas, Maggie? Soy el príncipe Qadir de El Deharia; tú serías mi princesa, Maggie. Nuestros hijos serían parte de nuestra dinastía, de nuestra historia.
    – No está mal para un mecánico de coches de Colorado, ¿verdad? -hizo un gesto de impotencia con las manos-. No hace falta que me respondas. Ya sé que no lo comprendes. Pero no me voy a casar contigo para mejorar mi situación económica. Yo no soy así. Ni me voy a casar contigo sólo porque sea conveniente. No he querido casarme con Jon, y eso que él pensaba que hacía lo correcto.
    – No me compares con él.
    – ¿Por qué no? Los dos queríais que me casara por motivos que no tienen nada que ver conmigo y todo que ver con vosotros. Y eso no es lo que yo quiero.
    Se puso de pie y fue a la puerta.
    – Mira -dijo después de abrirla-. Sé que crees que me estás haciendo un favor enorme, pero yo no lo veo así. Deseo algo más, algo que tú no puedes darme. Y no me conformaré con nada menos -terminó de abrir la puerta-. Ahora debes marcharte.
    Maggie estaba acurrucada en la cama llorando a todo llorar. Sabía que debía dejarlo, que tanta emoción no podría ser buena para el bebé, pero no sabía cómo.
    ·No pasa nada -la consoló Victoria mientras le pasaba la mano por la espalda-. Voy a meterme en Internet a buscar a un matón para darle una paliza a Qadir.
    Maggie sacó otro pañuelo de papel de la caja.
    Aún no puedo creer que me propusiera matrimonio como lo ha hecho. ¿En qué estaría pensando? -Él no estaba pensando en ese momento. A veces los hombres se comportan de un modo muy estúpido, incluso los príncipes.
    – Sobre todo los príncipes. ¿Pues no va y me dice que sería un honor para mí casarme con él?
    – Menudo cretino.
    Maggie asintió y miró a su amiga.
    – Lo amo.
    Victoria le sonrió con tristeza.
    – Me he dado cuenta. Qué pena que él no.
    – No quiero que se entere, sólo sentiría lástima por mí -de nuevo se echó a llorar-. No sé cómo soportar todo esto…
    – Poco a poco. Sigue respirando, paso a paso, Maggie.
    – Quiero volver a casa. Mañana tengo una cita con el médico, para estar segura de que puedo tomar un avión. Y en cuanto me dé permiso, adiós.
    – Te voy a echar de menos -dijo Victoria.
    – Tú también te marcharás en unos meses, ¿no?
    Vente a Aspen. Es un sitio precioso, y hay muchos hombres ricos paseándose por las pistas de esquí. -Estoy harta de los ricos, pero iré a verte. Quiero estar contigo cuando nazca el bebé.
    – Eso sería estupendo.
    De otro modo, sabía que estaría sola. Jon querría acompañarla, se lo ofrecería sin duda, pero a ella le resultaría extraño, de todos modos.
    – ¿Por qué no se ha enamorado de mí? ¿Por qué no ha podido amarme?
    – Los hombres como él no se enamoran -dijo Victoria-. Toman lo que necesitan, y continúan. No tienen que entregarle el corazón a nadie, porque es algo que nunca se les ha pedido.
    Maggie quería mostrar su desacuerdo, decir que Qadir no era así, pero en el fondo sí que era así. A él se le había ocurrido aquella farsa para engañar al rey, y también pedirle en matrimonio sin amarla.
    ·Quiero estar con un hombre que me ame apasionadamente -susurró-. Quiero ser lo más importante en su vida.
    – Yo no quiero eso -dijo Victoria-. El amor es un asunto espinoso.
    – Dime que este dolor irá cediendo -dijo Maggie.
    ·Sabes que sí. Se te pasará, y seguirás adelante. Un día volverás la vista atrás y te alegrarás de que todo ocurriera así.
    Maggie esperaba que su amiga tuviera razón, pero tenía sus dudas.
    La consulta del médico estaba situada en un moderno edificio cercano a un hospital. Maggie llegó unos minutos antes de la hora de la cita para rellenar unos papeles.
    Victoria le había buscado una doctora y había llamado para pedir cita. Maggie la echaría de menos cuando volviera a Aspen.
    Ya tenía el billete de vuelta. Una vez allí, alquilaría un apartamento hasta que pudiera recuperar su antigua casa, luego se pondría a buscar trabajo. Tendría que ahorrar todo lo posible antes de que naciera el bebé.
    Cuando rellenó el cuestionario y lo entregó, se puso a ojear una revista hasta que la llamaron para pasar a la sala de consulta.
    La doctora Galloway era una mujer agradable que debía de rondar los cincuenta años. Hablaron de la fecha de parto, de las vitaminas que debía tomar y de las nuevas necesidades dietéticas de Maggie.
    – No debes comer por dos. Es mejor para el bebé y para ti si comes con moderación. Cuanto más cuidado tengas, menos peso tendrás que perder después.
    – Lo tendré en cuenta -dijo Maggie, sabiendo que esos últimos días estaba demasiado triste para pensar en comer mucho-. ¿Puedo volar en avión?
    – Claro. En los primeros meses, no hay ningún problema.
    – Gracias.
    La doctora le sonrió.
    – Es un poco pronto, así que no puedo prometerle nada, pero me pregunto si querrías tratar de escuchar el latido del corazón del bebé.
    – Sí, por supuesto.
    – Entonces vamos a…
    En ese momento se oyó jaleo en el vestíbulo, un ruido de pasos, y la voz de una mujer que decía:
    – No puede entrar ahí, señor.
    – Soy el príncipe Qadir, puedo entrar donde quiera.
    La doctora se puso de pie.
    – ¿Pero qué jaleo es ése?
    Maggie se incorporó.
    – El… esto… está conmigo
    La mujer la miró con perplejidad.
    – ¿Es el padre del…?
    – No. No es el padre… pero lo conozco… -Maggie se encogió de hombros, sin saber cómo explicarle a la doctora la sinrazón de su situación-. Puede dejarle entrar -dijo Maggie.
    La doctora Galloway salió a buscar a Qadir, mientra Maggie trataba de imaginar qué estaría haciendo en la consulta. ¿Cómo habría sabido de su cita? De pronto se acordó de la agenda que había dejado abierta sobre su mesa.
    En ese momento se abrió la puerta y Qadir entró en la sala.
    – No me dijiste nada de tu cita.
    – Lo sé.
    – Me gustaría que me informaras de estas cosas.
    – ¿Por qué?
    – Porque no está bien que me ocultes este tipo de información.
    Maggie se sentó mejor en la camilla.
    – El niño no es tu hijo -le recordó, negándose a perderse en sus ojos negros-. No tienes nada que ver con mi embarazo.
    – Quiero casarme contigo y ser el padre de tu hijo. Y por eso me siento implicado.
    – Yo no he aceptado tu propuesta. ¿Es que no me has oído?
    – No me has dicho nada que quisiera oír -Qadir fue a tomarle la mano-. ¿Maggie, por qué te muestras tan difícil?
    Pero ella la retiró antes de que él pudiera tocarla. -No es que me muestre difícil, Qadir; soy realista, nada más. No quiero ser una mera conveniencia en tu vida, quiero algo más.
    En ese momento se abrió la puerta, y una joven entró empujando un monitor.
    – ¿Vuelvo luego?
    – Sí -dijo Qadir con aire impaciente.
    – No -dijo Maggie, que lo miraba con expresión ceñuda-. Quiero que se quede. A lo mejor voy a poder oír el corazón del bebé.
    – La expresión del principe se suavizó.
    – ¿Tan pronto?
    – Podemos intentarlo -le dijo la técnico.
    – Me gustaría quedarme para escucharlo también…
    Maggie pensó en decirle algo, pero prefirió dejarlo, y se tumbó en la camilla. Momentos después, un latido rápido como un galope resonó en la pequeña sala.
    Fue el sonido más- maravilloso y sobrecogedor de su vida. Tenía un bebé dentro, era verdad. Iba a ser madre, y era responsable de la vida que llevaba dentro.
    ¿Y si no lo hacía bien? Entonces recordó a su padre, y lo mucho que la había querido y cuidado. Decidió que eso haría ella con su hijo.
    Se volvió a mirar a Qadir, para ver si compartía con ella la maravilla de aquel momento y se quedó chafada al ver que había salido de la sala cuando ella no prestaba atención.
    Qadir se paseaba por la sala de la suite de su hermano.
    – ¿El latido del corazón? -dijo Kateb, poco impresionado.
    – Sí, pero fue más que eso. No puedo explicártelo. Fue una prueba de vida.
    – Sabes que no es tu hijo -añadió Kateb.
    Qadir hizo caso omiso a su hermano.
    – No es hijo biológico mío, pero entre nosotros hay una conexión. Le prohibiré que se vaya, puedo hacerlo.
    – Sin razón, no -le recordó su hermano-. Siempre podrías llevártela al desierto. Conozco algunos sitios donde nunca os encontrarían.
    – A Maggie no le gustaría nada el desierto -dijo Qadir, preguntándose cómo podría convencerla para que se quedara-. Tiene que haber algo que se me haya pasado decirle, algo que ella eche de menos.
    Su hermano lo miró sorprendido.
    – No lo dirás en serio, ¿verdad? -dijo Kateb.
    – ¿Cómo?
    – ¿De verdad no sabes por qué está tan enfadada contigo?
    – ¿Y tú sí?
    Kateb se puso de pie y lo miró a los ojos.
    – Es una mujer. Quiere que la amen.
    Qadir se puso tenso.
    – No. No lo haré.
    – ¿Porque amaste a Whitney y te dejó?
    Qadir ignoró la pregunta; no pensaba hablar de ella con su hermano. El dolor era demasiado…
    De pronto se dio cuenta de que ya no le dolía, de que ya no le importaba en modo alguno. Pero arriesgarse a amar de nuevo…
    – Whitney no se quedó porque no podía enfrentarse a todo lo que implicaba ser tu esposa -dijo Kateb-. ¿Maggie tiene el mismo problema?
    – No. Ella no tiene miedo de nada.
    Tenía empeño, valor y le gustaban los desafíos, sobre todo en la cama.
    – Entonces el problema pareces ser tú.
    Qadir lo miró enfadado.
    – Le he pedido en matrimonio, y me ha rechazado. El problema es ella.
    – ¿Le has dicho que la amabas?
    – No.
    – ¿Y se te ha ocurrido pensar que deberías haberlo hecho?
    Se disponía a decirle a su hermano que no amaba a Maggie, cuando cayó en la cuenta de que no podía decirlo. ¿Por qué sería?
    ¿La amaría? ¿Sería posible? ¿Sería por eso que querría haber machacado a Jon? ¿Por eso por lo que no quería dejarla marchar?
    – La amo -anunció-. Amo a Maggie.
    Kateb sonrió.
    – Entonces, creo que tal vez deberías decírselo.
    Maggie abandonó el palacio en un taxi, prefería hacerlo así.
    Le pidió al conductor que aguardara unos minutos, esperando que Victoria bajara a despedirse, pero no lo hizo. Su amiga había desaparecido, dejándole sólo una nota que le decía que su padre había llegado inesperadamente y que intentaría pasarse si le daba tiempo.
    Finalmente, Maggie se subió al taxi y se marchó.
    Contempló la ciudad al pasar, tratando de empaparse de su belleza. Había ido a El Deharia llena de esperanzas y se marchaba con el corazón partido. Echaría de menos a su amiga, pero sobre todo al hombre que amaba.
    Sola y a punto de llorar, reconoció que había albergado esperanzas de que al menos él intentara convencerla para que se quedara. Al menos, así podría haberle visto una vez más, aunque fuera la última. Pero él ni se había molestado.
    Tal vez con el tiempo podría encontrar a alguien de su agrado, pero el rebelde príncipe siempre tendría un lugar en su corazón. Desgraciadamente, era demasiado tonto para apreciarlo.
    Cuando llegaron al ajetreado aeropuerto, Maggie pagó al conductor y camino hacia la terminal. Se puso en la fila para facturar el equipaje. Cuando llegó al mostrador, la mujer tomó su billete y su pasaporte y tecleó algo en el ordenador. De pronto, la joven frunció el ceño.
    – ¿Qué pasa? -preguntó Maggie.
    – Parece que hay un problema, señorita Collins Voy a tener que pedirle que hable con uno de nuestros agentes de seguridad.
    – ¿Cómo dice?
    Antes de averiguar lo que pasaba, se la llevaron a una pequeña habitación donde había una mesa y dos sillas. No había ventanas. Un hombre menudo vestido de traje le colocó el equipaje en un rincón antes de volverse hacia ella.
    – Señorita Collins, lo siento mucho, pero voy a tener que arrestarla.
    No podía ser verdad, pensaba Maggie. Era una broma, tenía que serlo.
    – ¿Por qué?
    – Por violar las leyes de El Deharia. ¿Está embarazada?
    – Eso no tiene nada que ver con nada, digo yo.
    – Me lo tomo como un sí. Es ilegal sacar a un bebé real del país sin autorización del rey. Y usted no tiene tal autorización.
    Ella se dejó caer en la silla, mientras la desesperación se mezclaba con la incredulidad. Como si no tuviera suficientes problemas, ahora le pasaba eso.
    – Este bebé no es de Qadir -dijo sin mirar al hombre-. Sé lo que se dijo en los periódicos, pero era mentira. Si hace el favor de llamarlo, él mismo se lo dirá, y podrá dejarme marchar.
    – Eso es lo único que no puedo hacer.
    ¡Esa voz!
    Maggie se puso de pie y vio a Qadir entrar en la habitación. Él fue directamente a ella y le tomó de las manos; en ese momento el agente de seguridad abandonó el cuarto.
    Maggie no sabía qué pensar.
    – ¿Por qué estás aquí?
    – Porque te marchaste antes de darme oportunidad de hablar contigo y por que si tú te vas, yo tengo que seguirte, y los dos haremos el ridículo.
    Su mirada de ojos negros parecía taladrarle el alma.
    – Maggie, me he dado cuenta de lo que he hecho mal, de por qué no quieres casarte conmigo.
    – Lo dudo.
    Él sonrió.
    – Eres difícil y testaruda, y no deseo domesticarte.
    – Reconozco que soy bastante difícil de domesticar.
    – ¿Incluso para el hombre que te ama?
    El tiempo pareció detenerse. De pronto, Maggie no podía respirar, ni hablar, sólo podía mirar fijamente el rostro de Qadir.
    – Te amo, Maggie -dijo él con sinceridad-. Quiero que te quedes para que podamos estar juntos. Quiero que te quedes para poder ser un padre para tu hijo. Y quiero que te quedes porque estamos hechos el uno para el otro. Acepta ser mi esposa, Maggie.
    Sus palabras eran mágicas, pero un tanto sorprendentes.
    – ¿Te has dado algún golpe en la cabeza estos últimos días?
    Qadir se echó a reír, la abrazó y besó con ganas.
    – He sido un idiota. Hace muchos años, entregué mi corazón a otra persona. Cuando me dejó, prometí no volver a amar.
    Maggie sintió tanta dicha que pensó que saldría flotando, y se lanzó sobre él y lo abrazó con todas sus fuerzas. Qadir también la estrechó entre sus brazos, hasta que ella lo empujó suavemente.
    – No puedo -le dijo-. Esto no va a funcionar nunca.
    – ¿Por qué no?
    – Soy mecánico. No sabré ser princesa.
    – ¿Y eso por qué?
    – Necesitas a otra persona, a alguien más a tono con quien eres tú.
    – Te quiero a ti y sólo a ti. Quiero hacerte feliz, para que te compadezcas de las demás mujeres.
    Un gran objetivo. La tentación era tan grande. Maggie lo amaba, y con él podría hacer su sueño realidad.
    – Tengo miedo.
    – ¿De mí?
    – De amarte tanto.
    – Podemos enfrentarnos juntos a nuestros miedos, dulce Maggie, porque yo también te amo.
    Entonces ella lo abrazó; no tuvo más remedio, porque hacía tiempo que él le había robado el corazón, con lo cual, haría bien en entregarle todo lo demás.
    – Para siempre -prometió antes de besarla-. ¿Te quedarás?
    Ella sonrió.
    – Intenta deshacerte de mí.

SUSAN MALLERY


***

Top.Mail.Ru