Скачать fb2
Imagínate

Imagínate

Аннотация

    En el fragor de la guerra, eran enemigos declarados, unidos por el destino, la fortuna y un dulce deseo. Kit Weston, una joven culta, con un fuerte carácter y que ha aprendido a no confiar en nadie, llega a Nueva York con una pistola en el bolsillo y con el objetivo de cometer un asesinato: dispuesta a matar a su misterioso guardián, Baron Cain, un yanqui y, además, su hermanastro, y reclamar la plantación de Carolina del Sur que era su legado y su hogar. Pero Baron le inspira mucho más que venganza. Diabólicamente apuesto y sin miedo al peligro, despierta en la muchacha una ardiente pasión. Kit se despojará de su disfraz de muchacho para deslumbrar a la sociedad con su increíble belleza. Esa mujer atormenta a Baron a pesar de que ella ha planeado destruirle. Dividida entre el ardiente deseo y el sueño del resurgimiento de Sur, Kit se verá obligada a elegir: conseguir el amor o arriesgarlo todo.


Susan Elizabeth Phillips Imagínate

    Just Imagine

    Publicado originalmente como Risen Glory

    Queridas lectoras,

    A través de estos años he recibido cientos de cartas vuestras preguntando por mi romance histórico Risen Glory. Este fue el primer libro que escribí sola, publicado a principios de 1984, y ha estado descatalogado durante muchos años. Vosotras os habéis quejado y lloriqueado… ¡si, verdaderamente os he oído lloriquear!… porque queríais leerlo. ¡Bien, lo habéis conseguido! Aquí tenéis Risen Glory en una edición recién revisada y con nuevo título. Just Imagine.
    Como muchas de vosotras, me inicié en este maravilloso mundo de la ficción romántica con los bravucones romances históricos a finales de los 70, principios de los 80. En aquellos tiempos eran romances apasionados, atractivos, de héroes meditabundos y políticamente incorrectos y heroínas batalladoras que me encantaban. Ellas vivían en un mundo donde todas las probabilidades estaban inclinadas a favor de los hombres, y los únicos derechos que una mujer tenía eran los que ella misma peleaba. ¡Pero la mujer siempre ganaba! Ojalá la realidad se pareciera.
    Revisar este libro ha sido nostálgico para mí. Cuando lo escribí, era una joven madre que trataba de sacar tiempo para escribir en mi máquina portátil entre las reuniones con la profesora de párvulos. Mi forma de escribir ha cambiado con los años y mis libros actuales son muy distintos a este. Pero a pesar de todo, he encontrado semejanzas. ¡Desde el principio me encantaban los personajes potentes, las emociones fuertes, el humor y mucha intensidad!
    Así que volver conmigo a una época pasada… ¡una época donde los hombres eran hombres y las mujeres estaban en el mundo para crearles problemas!
    Feliz lectura.

    Susan Elizabeth Phillips
    Para mi marido Bill, con amor y respeto.

PRIMERA PARTE

El chico del establo

    Cuándo la obligación susurra, debes, la juventud responde, puedo.
    Ralph Waldo Emerson "Voluntaries III"

1

    El viejo vendedor callejero lo captó inmediatamente, ya que el muchacho parecía fuera de lugar entre la muchedumbre de corredores de bolsa y banqueros bien vestidos que atestaban las calles del bajo Manhattan. Unos rizos negros sobresalían por debajo de un sombrero de fieltro abollado. Una camisa remendada desabotonada en el cuello, quizás en deferencia al calor de principios de julio, los hombros estrechos, frágiles, mientras unos tirantes de cuero sujetaban unos pantalones enormes y sucios.
    El muchacho llevaba unas botas negras que parecían demasiado grandes para supequeño tamaño, y llevaba un bulto rectangular en su brazo. El vendedor callejero se apoyó contra su carretilla llena de bandejas de pasteles y observó al muchacho caminar entre el gentío, como si fuera a conquistar al enemigo. El anciano vio cosas en el muchacho que otros no veían y le llamó la atención.
    – Eh, ragazzo. Tengo un pastel para tí. Dulce como el beso de un ángel. Vieni qui.
    El chaval levantó la cabeza, y miró fijamente con ansia las bandejas de pasteles caseros que su esposa hacía todos los días, y el vendedor casi pudo oírle contar los peniques que guardaba en el bulto de manera tan protectora.
    – Ven, ragazzo. Esto es un regalo para tí -sostenía una tartaleta de manzana grande-. El regalo de un anciano a un recién llegado aquí, a la ciudad más importante del mundo.
    El muchacho metió desafiante el pulgar en la pretina de su pantalón y se acercó al carro.
    – ¿Qué le hace pensar que acabo de llegar?
    Su acento era tan espeso como el olor de los jazmines sobre un campo de algodón de Carolina, y el anciano ocultó una sonrisa.
    – Tal vez es mi tonta imaginación, ¿eh?
    El muchacho se encogió de hombros y dio una patada a algo tirado en el suelo.
    – No soy un forastero, no, no lo soy -señaló con un mugriento dedo la tarta-. ¿Cuánto pide usted por eso?
    – ¿No he dicho que es un regalo?
    El muchacho lo pensó, asintió con la cabeza y extendió la mano.
    – Muchas gracias.
    Mientras cogía el pastel, dos hombres de negocios con levita y sombreros altos de castor pasaron junto al carro. La mirada fija del muchacho barrió con desprecio las leontinas de sus relojes de oro, los paraguas enrollados, y los pulidos zapatos negros.
    – Malditos cerdos yanquis -refunfuñó.
    Los hombres iban absortos en su conversación y no lo escucharon, pero en cuanto se alejaron, el anciano frunció el ceño.
    – Creo que esta ciudad no es un buen lugar para ti, ¿eh? Hace sólo tres meses que ha acabado la guerra. Nuestro presidente ha muerto. El odio es todavía muy fuerte.
    El muchacho se sentó en el bordillo para comerse la tarta.
    – No me gustaba mucho el Sr. Lincoln. Pienso que era pueril.
    – ¿Pueril? ¡Madre di Dio! ¿Qué significa esa palabra?
    – Ingenuo como un niño.
    – ¿Y dónde aprende un muchacho como tú una palabra como esa?
    El muchacho entrecerró los ojos para protegerlos del sol de la tarde y bizqueó al anciano.
    – Me distraigo leyendo libros. Esa palabra en particular la aprendí del señor Ralph Waldo Emerson. Admiro mucho al señor Emerson -comenzó a mordisquear con delicadeza alrededor del borde de su tarta-. Yo no sabía que era un yanqui cuando comencé a leer sus ensayos. Cuando me enteré me enfadé muchísimo. Pero ya era demasiado tarde, porque ya era su discípulo.
    – Este señor Emerson. ¿Qué dice él que es tan especial?
    Un trocito de manzana se quedó pegado a la punta de su mugriento dedo, y él lo chupó con la punta de su pequeña lengua rosada.
    – Él habla del carácter y la independencia. ¿Es la independencia el atributo más importante que una persona puede tener, verdad?
    – La fe en Dios. Eso es más importante.
    – Ya no creo más en Dios, ni en Jesús. Creía, pero he visto demasiado dolor estos últimos años. He visto a los yanquis matar todos nuestros animales y quemar nuestros graneros. He visto como le pegaban un tiro a mi perro, Fergis. He visto a la señora Lewis Godfrey Forsythe perder a su marido y su hijo Henry el mismo día. Mis ojos se sienten viejos.
    El vendedor callejero miró más atentamente al muchacho. Tenía una cara pequeña, en forma de corazón, y una nariz que se inclinaba un poquito al final. Parecía un pecado que fuera un chico, ya que pronto se embrutecerían esos rasgos tan delicados.
    – ¿Cuántos años tienes, ragazzo? ¿Once? ¿Doce?
    Una sombra de cautela pasó por los ojos que eran de un sorprendente violeta.
    – Más mayor, supongo.
    – ¿Y tus padres?
    – Mi madre murió cuando nací. Mi padre murió en Shiloh hace tres años.
    – ¿Y tú, ragazzo? ¿Por qué has venido a mi Nueva York?
    El muchacho se metió el último pedazo de tartaleta a la boca, se colocó el bulto mejor debajo del brazo, y se levantó.
    – Tengo que proteger lo que es mío. Muchas gracias por esta deliciosa tarta. Ha sido un verdadero placer conocerle -comenzó a alejarse, luego vaciló-. Y sabe qué… no soy un chico. Y mi nombre es Kit.

***

    Mientras Kit caminaba por la ciudad hacía Washington Square según las direcciones que le había dado una mujer en el ferry, pensó que había sido una tontería decirle su nombre al anciano. Una persona que pensaba cometer un asesinato no debería dejar rastros. Excepto que eso no sería un asesinato. Eso sería justicia, aunque la corte de yanquis no lo viera así si la cogían. Ella haría todo lo posible para que nunca supieran que Katharine Louise Weston de la plantación Risen Glory, había abandonado Rutherford, Carolina del Sur, y había estado a tiro de escupitajo dentro de esta maldita ciudad.
    Agarró el bulto más fuerte. Llevaba dentro el Pettingill de seis tiros de su padre, un revolver de percusión del ejército; un billete de tren para volver a Charleston; la primera parte de los Ensayos de Emerson; una muda de ropa; y el dinero que iba a necesitar mientras estuviera aquí. Lamentaba no poder terminar el trabajo hoy, para poder volver a casa, pero necesitaba tiempo para observar al bastardo yanqui y conocer su rutina. Matarlo era sólo la mitad del trabajo. La otra mitad era que no la cogieran.
    Hasta ahora, Charleston era la ciudad más grande que había visto, pero Nueva York no era para nada como Charleston. Mientras caminaba por sus ruidosas y atestadas calles, tuvo que admitir que había monumentos bonitos. Hermosas iglesias, hoteles elegantes, edificios con grandes portales de mármol. Pero la amargura le impedía disfrutar de su entorno. La ciudad parecía intacta por la guerra que había desgarrado el Sur. Si había Dios, ella esperaba que el alma de William T. Sherman se quemara en infierno.
    Se quedó embelesada mirando un organillo en lugar de mirar hacía adelante, y se chocó con un hombre que iba andando por la cera.
    – ¡Eh, muchacho! ¡Ten cuidado!
    – Ten cuidado, tú -gruñó ella-. ¡Y no soy un muchacho!
    Pero el hombre ya había desaparecido detrás de la esquina.
    ¿Es qué eran ciegos? Desde el día que había salido de Charleston, todo el mundo la confundía con un muchacho. No le gustaba, pero seguramente era lo mejor. Un muchacho vagando sólo, no era tan visible como una chica. En su casa nunca la confundirían. Desde luego, también todos la conocían desde pequeña, y sabían que no tenía paciencia para las tonterías de las chicas.
    Si no hubiera cambiado todo tan rápido. Carolina del Sur. Rutherford. Risen Glory. Incluso ella misma. El anciano creía que ella era un chico, pero no lo era. Había cumplido los dieciocho, y era una mujer. Algo que su mente rechazaba, pero su cuerpo no le dejaba olvidar. El cumpleaños, su sexo, todo parecía un accidente, y como un caballo ante una valla demasiado alta, había decidido negarse a admitirlo.
    Descubrió a un policía más adelante y se escabulló entre un grupo de trabajadores que llevaban cajas de herramientas. A pesar de la tarta, todavía tenía hambre. También estaba cansada. Ojalá estuviera ahora en Risen Glory, subiéndose a uno de los melocotoneros del huerto, o pescando, o hablando con Sophronia en la cocina. Para tranquilizarse metió la mano en el bolsillo y apretó el pequeño papel con la dirección de su destino, aunque tenía impresas las letras en la memoria.
    Antes de encontrar un lugar para pasar la noche, tenía que echar un vistazo a la casa. Quizás pudiera ver al hombre que amenazaba lo que más quería. Entonces planificaría lo que ningún soldado de los Estados Confederados de América había sido capaz de hacer. Sacaría su arma y mataría al Major Baron Nathaniel Cain.

***

    Baron Cain era un hombre peligrosamente apuesto con el pelo rubio leonado, una nariz cincelada y ojos grises que daban a su rostro el aspecto de un hombre temerario que vivía al límite. También estaba aburrido. Aunque Dora Van Ness era hermosa y sexualmente aventurera, estaba arrepentido de haberla invitado a cenar. No estaba de humor para escuchar su estúpida charla. Sabía que estaba preparada, pero siguió bebiendo tranquilamente su brandy. Estaba con las mujeres según sus términos, no los de ellas, y un brandy con tanta solera no se podía beber deprisa.
    El anterior propietario de la casa tenía una excelente bodega en el sótano cuyo contenido junto con la casa había conseguido Cain gracias a sus nervios de acero y una pareja de reyes. Cogió un fino puro de un bote de madera que el ama de llaves había dejado para él en la mesa, cortó el final y lo encendió. En pocas horas debía estar en uno de los exclusivos clubs de Nueva York para lo que se auguraba una partida de póker con apuestas elevadas. Antes de eso, probaría los encantos íntimos de Dora.
    Mientras se inclinaba para atrás en su silla, la vio mirar persistentemente la cicatriz que desfiguraba el dorso de su mano derecha. Era una de tantas que acumulaba, y todas y cada una parecían encantarla.
    – No creo que hayas escuchado una sola palabra de lo que te he dicho esta noche, Baron -se lamió los labios, y le sonrió astutamente.
    Cain sabía que las mujeres lo encontraban atractivo, pero no le interesaba demasiado, y tampoco le enorgullecía. Según él lo veía, su cara era una maldición más. La herencia de un padre de voluntad débil y una madre que se abría de piernas para cualquier cosa que llevara pantalones.
    Tenía catorce años la primera vez que fue consciente de las miradas de las mujeres, y había disfrutado con la atención. Pero ahora, doce años más tarde, había tenido demasiadas mujeres, y ya se había cansado.
    – Claro que te he escuchado. Estabas dándome las razones por las cuáles debería trabajar para tu padre.
    – Es muy influyente.
    – Ya tengo un trabajo.
    – De verdad, Baron eso no es un trabajo. Es una actividad social.
    Él la miró levemente.
    – No hay nada de social en esto. El juego es la forma en que me gano la vida.
    – Pero.
    – ¿Te apetece subir arriba, o quieres que te lleve a tu casa? No quiero demorarme mucho aquí.
    Ella se puso de pie de inmediato y en un minuto estaba en su cama. Tenía unos pechos llenos y maduros y él no pudo entender por qué no se sentía mejor con ellos en las manos.
    – Lastímame -susurró ella-. Sólo un poco.
    Él estaba cansado de lastimar, cansado del dolor del que parecía no poder escapar aunque la guerra ya había acabado. Hizo un mohín cínico.
    – Todo lo que quiera la señora.
    Más tarde, cuando estuvo solo y ya vestido para la noche, se encontró vagando por las habitaciones de la casa que había ganado con una pareja de reyes. Y recordó la casa dónde había crecido.
    Tenía diez años cuando su madre se marchó, dejando a su padre sólo en una mansión desierta de Philadelphia, que se estaba cayendo a pedazos. Tres años después su padre murió y un comité de mujeres vino a llevarlo a un orfanato. Se escapó esa noche. No tenía ningún destino en mente, solamente una dirección. Oeste.
    Pasó los siguientes diez años yendo a la deriva de una ciudad a otra, guardando ganado, poniendo raíles de ferrocarril y mojándose buscando oro hasta que descubrió las mesas de póker. El Oeste era tierra virgen que necesitaba hombres cultos, pero él nunca admitiría que no sabía ni leer.
    Las mujeres caían rendidas a los pies del guapo chico de rasgos esculpidos y fríos ojos grises que susurraban misterios, pero ese frío en su interior nadie pudo deshelarlo. Su capacidad para sentir amor se había congelado en su niñez. Si sería para siempre, Cain no lo sabía. Tampoco le preocupaba.
    Cuando estalló la guerra, atravesó el río Mississippi hacía el este por primera vez en doce años y se alistó, no para ayudar a preservar la Unión, sino porque era un hombre que valoraba la libertad por encima de todo, y no podía soportar la esclavitud. Entró en los grupos de carácter duro de Grant y mereció la atención del general cuando capturaron Fort Henry. Cuando llegaron a Shiloh, ya era un miembro del personal de Grant. Casi lo mataron dos veces: una vez en Vicksburg, y cuatro meses más tarde en Chattanooga. Missionary Ridge fue la batalla que abrió el camino para la marcha de Sherman hacía el mar. Los periódicos empezaron a escribir de Baron Cain, como el "Héroe de Missionary Ridge", alabándolo por su coraje y patriotismo. Después de que Cain hiciera una serie de exitosas incursiones a través de las líneas del enemigo, se citó al General Grant diciendo "Perdería mi mano derecha antes de perder a Baron Cain".
    Lo que ni Grant ni los periódicos sabían era que Cain vivía para correr riesgos. El peligro, como el sexo, hacía que se sintiera vivo y completo. Quizá por eso se ganaba la vida jugando al póker. Un día podría apostar todo a una carta.
    Pero todo había comenzado a aburrirle. Las cartas, los clubs exclusivos, las mujeres… nada empezaba a importarle realmente. Había algo que se le escapaba, pero no tenía ni idea que era.

***

    Kit se despertó ante el sonido de una voz masculina desconocida. Sentía la limpia paja contra la mejilla, y por un momento creyó estar de vuelta en casa, en el granero de Risen Glory. Entonces recordó que lo habían destruido.
    – ¿Por qué no te marchas ya, Magnus? Has tenido un día largo.
    La voz venía desde el otro lado de la pared del establo. Era fría y profunda, sin alargar las vocales, ni susurrar las consonantes como hablaba la gente de su tierra.
    Parpadeó tratando de despertarse. Todo volvió a su mente. ¡Dulce Jesús! Se había quedado dormida en la cuadra de Baron Cain.
    Se incorporó lentamente sobre un codo, lamentando no poder ver más. Las indicaciones que le había dado la mujer del ferry debían estar equivocadas, porque era ya de noche cuando encontró la casa. Se subió a un árbol y se acurrucó durante unas horas, pero no ocurría nada y decidió saltar el muro que rodeaba la casa para ver mejor. Mientras caminaba por el patio vio una construcción de madera con una ventana, y decidió entrar para investigar. Desgraciadamente el olor tan familiar a caballos y paja fresca había sido superior a sus fuerzas, y se durmió en la parte de atrás de un establo vacío.
    – ¿Planeas sacar a Saratoga mañana?
    Esta era una voz diferente, de tonos familiares, el sonido evocador de los esclavos de la plantación.
    – Es posible. ¿Por qué?
    – No me parece que esté todavía bien curada de la pata. Mejor dale un par de días más.
    – Estupendo. Le echaré un vistazo mañana. Buenas noches, Magnus.
    – Buenas noches, Major.
    ¿Major? El corazón de Kit dio un vuelco. ¡El hombre de la voz profunda era Baron Cain! Se deslizó a la ventana del establo y miró por el antepecho sólo para verlo desaparecer en el interior de la casa encendida. Demasiado tarde. Había perdido la oportunidad de conseguir echar un vistazo a su cara. Y había pasado un día entero.
    Durante un momento un nudo traidor le atenazó la garganta. No podía haberlo hecho peor ni aunque se lo hubiera propuesto. Era pasada la medianoche y estaba en una ciudad yanqui extraña, y casi se había descubierto el primer día. Tragó intensamente y trató de levantar su decaído ánimo poniéndose mejor el sombrero sobre la cabeza. No era inteligente llorar por la leche derramada. Lo que tenía que hacer ahora era salir de aquí y buscar un sitio para pasar el resto de la noche. Mañana seguiría con su vigilancia desde un lugar más seguro.
    Recogió su atillo, se deslizó hacía las puertas, y escuchó. ¿Cain había entrado en la casa, pero dónde estaba el hombre llamado Magnus? Cautelosamente empujó la puerta exterior y miró.
    La luz de las ventanas que se filtraba tras las cortinas caía sobre el terreno que había entre la casa y la cuadra. Salió lentamente y vio que todo estaba desierto. Sabía que la puerta de hierro del muro estaría cerrada, de modo que debía salir por el mismo lugar por dónde había entrado. Los metros que tenía que atravesar la intimidaban. Una vez más miró hacía la casa. Entonces respiró profundamente y echó a correr.
    En el momento en que salió de la cuadra, supo que algo no iba bien. El aire de la noche ya no estaba enmascarado por el olor a caballos, y llevaba el olor débil, inconfundible del humo de un puro.
    Su sangre corrió deprisa. Alcanzó el muro y trató de subirse, pero la rama con la que se había ayudado al bajar se le resbaló de las manos. Intentó desesperadamente agarrarse a otra, el paquete se le cayó, pero ella pudo agarrarse. Justo cuando alcanzaba la cima, algo tiró con fuerza hacía abajo de sus pantalones. Se quedó un momento en el aire, y luego de golpe cayó de cara al suelo. Sintió el peso de una bota encima de su espalda.
    – Bien, bien, ¿pero qué tenemos aquí?- dijo el propietario de la bota opresora.
    La caída la había dejado un momento sin respiración, pero todavía reconoció esa voz profunda. El hombre que la tenía cautiva era su enemigo jurado, el Major Baron Nathaniel Cain.
    Su rabia centelleó y lo vio todo rojo. Se apoyó con las manos en el suelo y luchó por levantarse, pero él no cedió.
    – ¡Quite la bota de encima, sucio hijo de puta!
    – No creo que sea el momento todavía -dijo él con calma.
    – ¡Suélteme! ¡Suélteme ahora mismo!
    – Eres bastante enclenque para ser un ladrón.
    – ¡Ladrón! -ultrajada golpeó los puños contra el suelo-. Nunca he robado nada en mi vida. Si me vuelve a llamar eso, yo le llamaré maldito mentiroso.
    – ¿Entonces qué estabas haciendo en mi cuadra?
    Eso la contuvo. Rebuscó en su cerebro para decir una excusa que sonara convincente.
    – Yo… he venido a mirar… a mirar… para buscar trabajo en su cuadra. No había nadie cuando llegué, y he debido dormirme.
    Su pie no cedió.
    – Cuando me he despertado, ya estaba oscuro. Entonces oí voces y me asusté que alguien me viera y pensara que estaba tratando de hacer daño a los caballos.
    – Creo que alguien que busca trabajo, debería tener suficiente sentido común para llamar a la puerta principal.
    Eso también le parecía a Kit.
    – Es que sufro de timidez -dijo ella.
    Él se rió entre dientes y levantó poco a poco el pie de su espalda.
    – Voy a permitir que te levantes. Pero te arrepentirás si sales corriendo, chico.
    – Yo no soy un… – afortunadamente se paró a tiempo-. Yo no voy a salir corriendo -lo enmendó poniéndose lentamente de pie-. No he hecho nada malo.
    – Salvo entrar sin permiso, ¿verdad?
    Sólo entonces la luna apareció entre las nubes, y su rostro dejó de ser una sombra amenazadora, sino la de un hombre de carne y hueso. Contuvo el aliento.
    Él era alto, ancho de espaldas y delgado. Aunque ella no prestaba normalmente atención a esas cosas, también era el hombre más apuesto que había visto en su vida. Llevaba el lazo de la corbata suelto y los extremos colgaban del cuello abierto de su camisa blanca con unos pequeños botones de ónice. Llevaba pantalones negros y estaba tranquilamente de pie, con una mano apoyada en la cadera, y el puro encendido todavía entre sus dientes.
    – ¿Qué llevas ahí? -señaló con la cabeza hacía la pared donde estaba tirado su paquete.
    – ¡Nada que le importe!
    – Enséñamelo.
    Kit quería desafiarlo, pero no sabía si saldría victoriosa, de modo que cogió el paquete de malos modos, lo colocó encima de la hierba y lo abrió.
    – Una muda de ropa, los Ensayos del señor Emerson, y el revolver Pettingill de mi padre de seis disparos -no dijo nada del billete de tren para volver a Charleston que estaba en el interior del libro-. Nada que pueda interesarle.
    – ¿Qué hace un muchacho como tú leyendo los Ensayos de Emerson?
    – Soy un discípulo.
    Los labios de Cain temblaron ligeramente.
    – ¿Tienes dinero?
    Ella se agachó para envolver su paquete.
    – Claro que tengo. ¿Cree que sería tan pueril como para venir a una ciudad extraña sin dinero?
    – ¿Cuánto?
    – Diez dólares -dijo ella insolentemente.
    – No podrás vivir mucho en una ciudad como Nueva York con eso.
    Sería incluso más crítico si supiera que en realidad sólo le quedaban tres dólares y veintiocho centavos.
    – Le he dicho que estoy buscando trabajo.
    – Sí, lo has dicho.
    Si no fuera él tan grande. Se odió a sí misma mientras daba un paso atrás.
    – Ahora, será mejor que me vaya.
    – Entrar en propiedad privada va contra la ley. Tal vez te entregue a la policía.
    A Kit no le gustó tener que apoyarse en el muro, y levantó la barbilla.
    – Me importa un bledo lo que haga. No he hecho nada malo.
    Él cruzó los brazos sobre su pecho.
    – ¿De dónde eres, chico?
    – De Michigan.
    Al principio ella no entendió su estallido de risa, pero pronto reconoció su error.
    – Supongo que me ha descubierto. Realmente soy de Alabama, pero a causa de la guerra no estoy ansioso de decirlo.
    – Entonces mejor mantén la boca cerrada -él se rió entre dientes- ¿No eres un poco joven para llevar esa pistola?
    – No veo por qué. Sé cómo utilizarla.
    – Apuesto a que sabes -él la estudió más detenidamente-. ¿Por qué has dejado tu casa?
    – Allí no hay trabajo.
    – ¿Y tus padres?
    Kit le repitió la misma historia que le había contado al vendedor callejero. Cuando terminó, él se tomó su tiempo pensando. Tuvo que controlarse para no retorcerse.
    – El chico del establo se fue la semana pasada. ¿Te gustaría trabajar para mí?
    – ¿Para usted? -murmuró ella débilmente.
    – Exacto. Debes acatar las órdenes de mi hombre de confianza, Magnus Owen. No tiene la piel blanca como las azucenas de modo que si eso va a ofender tu orgullo sureño, mejor me lo dices ahora y nos ahorramos tiempo.
    Como ella no respondió, él continuó.
    – Puedes dormir sobre la cuadra y comer en la cocina. El sueldo es de tres dólares a la semana.
    Ella pateó el suelo con el dedo de su bota arrastrando el pie. Su mente corría deprisa. Si hoy había aprendido algo era que Baron Caine sería difícil de matar, especialmente ahora que había visto su cara. Trabajar en su cuadra la mantendría cerca de él, pero haría también su trabajo dos veces más peligroso.
    ¿Desde cuándo el peligro había sido un inconveniente?
    Ella metió los pulgares en la cintura de sus pantalones.
    – Dos dólares más, yanqui y tendrás un nuevo chico para el establo.

***

    Su habitación encima de la cuadra olía agradablemente a caballos, cuero y polvo. Tenía una cómoda y suave cama, una hamaca de roble y una descolorida alfombra además de una pequeña mesa con una jofaina y una palangana que ella ignoró. Lo más importante era la ventana que estaba orientada hacía el norte de la casa, de modo que podía calcular las horas.
    Esperó hasta que Cain se marchó antes de quitarse las botas y subirse a la cama. A pesar de su siesta en el establo, estaba cansada. Incluso así le costó conciliar el sueño. En su lugar se encontró pensando como habría sido su vida si su padre no hubiera hecho ese viaje a Charleston cuando ella tenía ocho años, lo que provocó su segundo matrimonio.
    En el momento en que Garrett Weston conoció a Rosemary se quedó prendado de ella, aunque fuera mayor que él y su belleza estuviera ya marchitándose. Rosemary no trató de ocultar que no soportaba a su niña, y el día que Garrett la llevó a su casa de Risen Glory, le convenció de la necesidad de tener intimidad, pues eran recién casados y envió a Kit con ocho años a pasar la noche en una caseta cerca de los barracones de los esclavos. No permitió que Kit volviera a su habitación nunca más.
    Si se olvidaba que no tenía que estar por la casa, Rosemary se lo recordaba agarrándola de las orejas o dándole bofetadas, así que Kit se limitaba a ir a la cocina. Las lecciones esporádicas que recibía de un profesor, se trasladaron a la caseta.
    Garrett Weston nunca había sido un padre atento y no parecía darse cuenta que su propia hija estaba recibiendo menos cuidados que los hijos de sus esclavos. Estaba demasiado obsesionado con su hermosa y sensual esposa.
    Los vecinos estaban escandalizados. ¡Esa niña anda por ahí corriendo como una salvaje! Ya sería malo si fuera un chico, pero incluso un tonto como Garrett Weston debería darse cuenta que una chica no puede andar comportándose así.
    Rosemary Weston no tenía ningún interés en la sociedad local, e ignoraba los consejos que le decían que Kit necesitaba una institutriz o ropa interior más aceptable. Finalmente las mujeres del pueblo le dieron a Kit vestidos de sus hijas y trataban de enseñarle a comportarse como una señorita. Kit ignoró las charlas y cambió los vestidos por ropas de muchacho. Cuando cumplió los diez años, sabía disparar, montar un caballo a pelo y fumar un puro.
    Por la noche cuándo se sumergía en su soledad, pensaba que su corazón aventurero no habría sobrevivido al tipo de comportamiento de las chicas. Podía subirse a los melocotoneros del huerto siempre que quería y balancearse de las cuerdas del granero. Los hombres de la comunidad la enseñaron a montar y pescar. Se movía furtivamente por la biblioteca antes de que su madrastra bajara de su dormitorio por la mañana y se llevaba libros sin ninguna censura. Si se hacía una herida en la rodilla o tenía una astilla en un dedo, siempre podía correr a la cocina con Sophronia.
    La guerra lo cambió todo. Los primeros disparos sonaron en Fort Sumter un mes antes de su decimocuarto cumpleaños. Poco tiempo después, Garrett Weston puso en las manos de Rosemary la administración de la plantación y se alistó en el ejército Confederado. Puesto que la madrastra de Kit nunca se levantaba antes de las once y odiaba Risen Glory, la plantación cayó en decadencia.
    Kit, furiosa, trató de tomar el lugar de su padre, pero la guerra había acabado con el mercado del algodón para el Sur, y ella era demasiado joven para hacerse cargo.
    Los esclavos huyeron. Mataron a Garrett Weston en Shiloh. Amargamente Kit recibió la noticia que le había dejado la plantación a su esposa. Kit sólo tenía un fondo en fideicomiso que su abuela le había dejado hacía algunos años pero eso no le solucionaba nada.
    No mucho después los soldados yanquis entraron en Rutherford, quemando todo a su paso. La atracción inicial entre Rosemary y un joven atractivo subteniente de Ohio y su invitación posterior a compartir su cama, mantuvo en pie la casa de Risen Glory aunque no los alrededores. Al poco tiempo, Lee se rindió en Appomattox, y Rosemary murió en una epidemia de gripe.
    Kit lo había perdido todo. Su padre, su niñez, su forma de la vida. Solamente tenía la tierra. Sólo Risen Glory. Y mientras se acurrucaba en el fino colchón encima de la cuadra de Baron Cain, se dijo que era lo único que contaba. Se durmió imaginando cómo sería cuándo Risen Glory fuera finalmente suya.

***

    Había cuatro caballos en los establos, dos para el coche y dos para montar. Una parte de la tensión de Kit se aligeró esa mañana cuando acariciaba el cuello de un elegante corcel, mientras él le hociqueaba en el hombro. Todo iría bien. Mantendría los ojos abiertos y esperaría el momento adecuado. Baron Cain era peligroso pero ella tenía una ventaja. Ella conocía a su enemigo.
    – Su nombre es Apolo.
    – ¿Qué?
    Se dio la vuelta para encontrar a un joven negro de ojos grandes y expresivos que estaba de pie en la puerta que separaba los establos del pasillo central de la cuadra. Tendría alrededor de veinticinco años, y era alto, con una complexión ligera, flexible. Un chucho blanco y negro estaba tranquilamente a su lado.
    – Ese corcel. Su nombre es Apolo. Es la montura favorita del Major.
    – No me digas -Kit abrió la puerta y salió del establo.
    El chucho la olió mientras el joven la estudiaba críticamente.
    – Soy Magnus Owen. El Major me ha dicho que te contrató anoche después de que te pescara husmeando fuera de la cuadra.
    – Yo no estaba husmeando. No exactamente. Ese Major tuyo tiene una naturaleza excesivamente recelosa, eso es todo -miró al mestizo-. ¿Ese es tu perro?
    – Sí. Se llama Merlín.
    – Se comporta como un perro que yo quería mucho.
    La frente alta y lisa de Magnus se frunció con indignación.
    – ¿Qué quieres decir con eso, muchacho? ¡Ni siquiera conoces a mi perro!
    – Le vi ayer por la tarde tumbado cerca de ese muro. Si Merlín fuera un verdadero guardián, me hubiera descubierto -Kit descendió y le acarició distraídamente detrás de las orejas.
    – Merlín no estaba ayer por la tarde aquí -dijo Magnus-. Estaba conmigo.
    – Oh. Bien supongo que tal vez esté equivocada. Los yanquis mataron a mi perro, Fergis. Era el mejor perro que he tenido. Todavía lo lloro.
    La expresión de Magnus se endulzó un poco.
    – ¿Cómo te llamas?
    Ella lo pensó un momento, entonces decidió que sería más fácil utilizar su propio nombre de pila. Por encima de la cabeza de Magnus vio una lata de Aceite Finney para los arneses de cuero.
    – Me llamo Kit. Kit Finney.
    – Un nombre realmente curioso para un chico.
    – Mis padres eran admiradores de Kit Carson, el luchador Injún.
    Magnus pareció aceptar su explicación y pronto se pusieron a hacer su trabajo. Más tarde entraron en la cocina para el desayuno, y él le presentó al ama de llaves.
    Edith Simmons era una mujer sólida con el pelo oscuro salpicado de canas y voz fuerte. Era la cocinera y el ama de llaves del anterior propietario y decidió permanecer en la casa sólo cuando descubrió que Baron Cain estaba soltero y no había ninguna esposa para decirle cómo hacer su trabajo. Edith creía en la economía, la buena comida y la higiene personal. Ella y Kit eran enemigas naturales.
    – ¡Este chico está demasiado sucio para comer con la gente civilizada!
    – No voy a discutir eso contigo -respondió Magnus.
    Kit estaba demasiado hambrienta para discutir por nada tampoco, de modo que caminó con paso lento hacia la despensa y se lavó con agua la cara y las manos, pero no tocó el jabón. Olía a niña y Kit había estado combatiendo todo lo femenino durante más tiempo del que podía recordar.
    Mientras devoraba el suntuoso desayuno, estudió a Magnus Owen. De la manera en que la señora Simmons le trataba, era evidente que era una figura importante en la casa, insólito para un hombre negro bajo cualquier circunstancia, pero especialmente para uno tan joven. Algo se despertó en la memoria de Kit, pero no fue hasta que terminaron de comer cuando comprendió que Magnus Owen le recordaba a Sophronia, la cocinera de Risen Glory y la única persona a la que Kit amaba en el mundo. Tanto Magnus como Sophronia actuaban como si lo supieran todo.
    Le sobrevino una oleada de nostalgia, pero la combatió con presteza. Pronto regresaría a Risen Glory, y levantaría la plantación de la ruina.
    Esa tarde en cuándo terminó su trabajo, se sentó a la sombra cerca de la puerta de la cuadra, con un brazo sobre el lomo de Merlín que se había dormido con la nariz reposando en su muslo. El perro no movió un sólo músculo cuando Magnus se acercó.
    – Animal inútil -susurró ella-. Si viniera un asesino con un hacha, ya estaría muerto.
    Magnus se rió entre dientes y se sentó a su lado.
    – Supongo que tengo que admitir que Merlín no es un gran perro guardián. Pero todavía es joven. Era sólo un cachorrillo cuando el Major lo encontró vagabundeando en un callejón detrás de la casa.
    Kit sólo había visto a Cain una vez ese día, cuando le ordenó bruscamente ensillar a Apolo. Había sido demasiado cortante y altanero como para saludarla. No es qué ella quisiera que lo hiciera. Simplemente por cortesía.
    Los periódicos yanquis le llamaban el Héroe de Missionary Ridge. Ella sabía que había luchado en Vicksburg y Shiloh. Quizá fuera el hombre que había matado a su padre. No parecía justo que él estuviera vivo cuando tantos valientes soldados Confederados estaban muertos. Y todavía era más injusto que mientras siguiera respirando amenazaba la única cosa que le había quedado en el mundo.
    – ¿Cuánto hace que conoces al Major? -preguntó ella cautelosamente.
    Magnus cogió una brizna de hierba y empezó a masticarla.
    – Desde Chattanooga. Casi perdió la vida por salvar la mía. Estamos juntos desde entonces.
    Una horrible sospecha empezó a crecer en el interior de Kit.
    – ¿No luchaste a favor de los yanquis, no es verdad Magnus?
    – ¡Claro que luché a favor de los yanquis!
    Ella no sabía por qué estaba tan desilusionada, pero lo estaba y Magnus dejó de gustarle.
    – Me has dicho que eres de Georgia. ¿Por qué no luchaste por tu estado natal?
    Magnus se sacó la brizna de hierba de la boca.
    – Eres el colmo, chico. Te sientas aquí junto a un hombre negro, y fresco como una lechuga le preguntas por qué no combatió con la gente que le tenía encadenado. Tenía doce años cuando me liberaron. Me trasladé al norte, conseguí un trabajo y fui a la escuela. Pero no era todavía libre, ¿y sabes por qué, chico? Porque no había un sólo hombre negro en este país que se pudiera considerar libre mientras sus hermanas y hermanos en el Sur seguían siendo esclavos.
    – No se trataba de la esclavitud -explicó ella pacientemente-. Se trataba del derecho de gobernar sin interferencias. La esclavitud fue sólo secundaria.
    – Puede ser secundario para ti, chico blanco, pero no para mí.
    Las personas negras sí que eran susceptibles, pensó ella cuando él se levantó y se fue. Más tarde mientras preparaba la segunda comida para los caballos, todavía estaba rumiando su conversación anterior. Le recordó a varias charlas que había tenido con Sophronia.
    Cain llegó con Apolo y se bajó con un movimiento insólitamente ágil para un hombre de su tamaño.
    – Atiéndelo de inmediato, chico. No quiero que el caballo enferme -le lanzó a Kit la brida y con grandes zancadas empezó a caminar hacia a la casa.
    – Conozco mi trabajo -le gritó ella -. No necesito que ningún yanqui me diga como atender a un caballo caliente y sudoroso.
    Nada más salir las palabras de su boca, deseó haber podido morderse la lengua. Sólo era miércoles y no podía arriesgarse a que la echaran todavía.
    Ya sabía que el domingo era la única noche que la señora Simmons y Magnus no dormían en la casa. La señora Simmons tenía el día libre y se quedaba con su hermana, y Magnus pasaba la noche en lo que la señora Simmons describía como un modo borracho y vicioso, inadecuado para oídos jóvenes. Kit necesitaba callarse la boca durante cuatro días. Entonces cuando llegara el domingo por la noche, entraría a matar al bastardo yanqui que se había girado y la miraba con esos fríos ojos grises.
    – Si crees que serías más feliz trabajando para otra persona, puedo encontrar otro chico para los establos.
    – No he dicho que quiera trabajar para otra persona -murmuró ella.
    – Entonces quizá fuera mejor que intentaras callarte la boca.
    Ella dio un golpe en el suelo con el dedo polvoriento de su bota.
    – Y, ¿Kit?
    – ¿Sí?
    – Date un baño. La gente se queja de como hueles.
    – ¡Un baño! -la atrocidad casi estranguló a Kit y apenas pudo mantener la compostura.
    Cain parecía estar disfrutando.
    – ¿Hay algo más que quieras decirme?
    Ella apretó los dientes y pensó en el tamaño del agujero de bala que pretendía dejar en su cabeza.
    – No, señor -musitó ella.
    – Entonces necesitaré el coche en la puerta frontal en hora y media.
    Mientras llevaba a Apolo hacía los establos, iba soltando una gran cantidad de blasfemias. Matar a ese yanqui le iba a dar más placer que nada que hubiera hecho en sus dieciocho años. ¿Qué le importaba a él si se bañaba o no se bañaba? No le gustaban los baños. Todo el mundo sabía que eran la antesala de la gripe. Además para eso tenía que desnudarse, y odiaba ver su cuerpo desde que le habían crecido unos pechos que no encajaban con lo que ella quería ser.
    Un hombre. Las chicas eran débiles y suaves, por eso había borrado todo rastro femenino en ella para hacerse dura y fuerte como cualquier hombre. Siempre que no olvidara eso, todo iría bien.
    Todavía se sentía indispuesta mientras estaba de pie delante de las cabezas de los dos caballos grises y esperaba que Cain saliera de la casa. Se había lavado un poco la cara y se había cambiado de ropa, aunque también estaba sucia, y por lo tanto no había mucha diferencia.
    Cuando Cain bajó las escaleras de la casa, miró los calzones remendados y la descolorida camisa azul de su chico de establo. Si era posible, parecía que el chico tenía peor aspecto. Estudió lo que podía ver del rostro del muchacho debajo de ese sombrero roto y pensó que la barbilla quizás estaba un poco más limpia. Probablemente no debería haber contratado al tunante, pero el chico le hacía sonreír más que nadie que recordara.
    Desgraciadamente la actividad vespertina sería menos divertida. Deseó no haberse dejado convencer para dar un paseo con Dora por Central Park. Aunque los dos conocían las reglas desde el principio, sospechaba que ella quería una relación más permanente, y trataría de sacar partido de la privacidad que ofrecía el paseo para presionarle. A menos que tuvieran compañía…
    – Sube detrás chico. Es hora de que veas algo de la ciudad de Nueva York.
    – ¿Yo?
    Él sonrió ante el asombro del chico.
    – No veo por aquí a nadie más. Necesito que alguien me sujete los caballos -y evitar una invitación de Dora para ser un miembro permanente de la familia Van Ness.
    Kit miró fijamente al yanqui de ojos grises, ojos de rebelde asesino y tragó con fuerza. Después se subió al asiento de cuero tapizado. Cuanto menos lo tuviera enfrente, menos probabilidades tenía de pillarla.
    Mientras conducía expertamente a través de las calles, Cain le iba señalando las atracciones de la ciudad y su placer por los nuevos monumentos empezó a superar su prudencia. Pasaron por el famoso restaurante Delmonico's y el Teatro Wallach, donde Charlotte Cushman aparecía en Oliver Twist. Kit observó a gente elegantemente vestida salir de las tiendas y los hoteles que rodeaban la exuberante vegetación del Madison Square, y más hacía el norte admiró las elegantes e imponentes mansiones.
    Cain paró el coche delante de una de ellas.
    – Cuida los caballos, chico. No tardaré mucho.
    Al principio a Kit no le molestó esperar. Estaba absorta observando las majestuosas mansiones y los estupendos carruajes que pasaban con gente bien vestida en su interior. Pero entonces se acordó de Charleston, reducida a escombros, y la familiar amargura se renovó dentro de ella.
    – Es un DIA perfecto para pasear. Y tengo una historia divertidísima que contarte.
    Kit se giró y vio a una elegante mujer de rizos rubios y boca bonita, haciendo una mueca mientras bajaba los escalones de la entrada del brazo de Cain. Iba vestida con un vistoso vestido rosa y llevaba una sombrilla de encaje blanca para proteger su pálida piel del sol de la tarde. Completaba el atuendo un pequeño sombrero que parecía espuma en la parte alta de su cabeza. Kit la detestó a primera vista.
    Cain ayudó a la mujer a subir al coche y a acomodar sus faldas. La opinión de Kit sobre él cayó aún más bajo. Si este era el tipo de mujer que a él le gustaba, no era tan inteligente como había pensado.
    Puso la bota en el escalón de hierro y se balanceó hacía el asiento trasero. La mujer se giró con asombro.
    – Baron ¿quién es esta criatura asquerosa?
    – ¿Quién es aquí asquerosa? -Kit se incorporó en el asiento, con los puños en posición de pelea.
    – Siéntate -dijo Cain casi ladrado.
    Ella le miró airadamente, pero su expresión de rebelde asesino no parpadeó. De mala gana, se hundió de nuevo en el asiento, y se puso a mirar fijamente ese tonto y coqueto sombrerito blanco y rosa.
    Cain deslizó suavemente el carruaje por el tráfico.
    – Kit es mi chico de establo, Dora. Lo llevo para que se quede con los caballos en caso de que decidas pasear a pie por el parque.
    Las cintas del sombrerito de Dora bailaron.
    – Hace demasiado calor para caminar.
    Cain se encogió de hombros. Dora ajustó su sombrilla y permaneció en un silencio que denotaba indignación, pero para satisfacción de Kit, Cain no le prestó ninguna atención.
    A diferencia de Dora, Kit no era propensa a enfurruñarse, y disfrutó del placer de una brillante tarde de verano y de los monumentos que él seguía señalándole. Esta era seguramente la única oportunidad que tendría de ver la ciudad de Nueva York, y aunque tuviera de guía a su enemigo jurado, pensaba disfrutarlo.
    – Esto es Central Park.
    – No entiendo por qué lo llamáis así. Cualquier idiota puede ver que está al norte de la ciudad.
    – Nueva York está creciendo muy deprisa -dijo Cain-. Ahora mismo no hay nada alrededor del parque. Unas chabolas, alguna granja. Pero dentro de pocos años habrá edificios por todas partes.
    Kit estaba a punto de expresar su escepticismo cuando Dora giró en su asiento y la miró con una luz deslumbradoramente abrasadora. El mensaje decía claramente que Kit no debía abrir otra vez la boca.
    Con una sonrisa afectada en su rostro, Dora se volvió hacia Cain y tocó su antebrazo con una mano enguantada en malla rosa.
    – Baron, tengo una historia muy divertida que contarte de Sugar Plum.
    – ¿Sugar qué?
    – Ya sabes. Mi querido perrito de raza pug.
    Kit hizo una mueca y se echó hacía atrás en el asiento. Miró el juego de luces mientras el coche pasaba por un camino bordeado de árboles que corría a través del parque. Otra vez se encontró así misma observando el sombrerito de Dora. ¿Por qué llevaría alguien algo tan tonto? ¿Y por qué no podía apartar los ojos de él?
    Un landó negro con dos mujeres sentadas pasó en dirección contraria, y Kit observó con qué descaro miraban a Cain. Parecía que todas las mujeres se volvían tontas a su alrededor. Él sabía cómo manejar los caballos, eso tenía que reconocerlo. Aunque sin duda no era eso lo que atraía a esas mujeres.
    Estaban interesadas en él como hombre.
    Trató de estudiarlo objetivamente. Era hermoso el hijo de puta, no había duda de eso. Su pelo era del mismo color del trigo antes de la cosecha, y se le rizaba un poco en el cuello. Cuando se giró para hacer un comentario a Dora, su perfil quedó definido contra el cielo, y ella decidió que había algo pagano en él, como un dibujo que había visto de un vikingo… una ceja suave, elevada, una nariz recta y una mandíbula firme.
    – … entonces Sugar Plum empujó lejos el bombón de frambuesa con su nariz y en su lugar eligió uno de limón. ¿No es la cosa más dulce que has escuchado nunca?
    Pugs y bombones de frambuesa. La mujer era una maldita tonta. Kit suspiró en voz alta.
    Cain se volvió hacia atrás.
    – ¿Pasa algo?
    Ella trató de ser cortés.
    – No me gustan mucho los pugs.
    La comisura de la boca de Cain tembló visiblemente.
    – ¿Y eso por qué?
    – ¿Quiere mi sincera opinión?
    – Oh, por supuesto.
    Kit lanzó una mirada de repulsión a la espalda de Dora.
    – Los pugs son unos perros mariquitas.
    Cain se rió entre dientes.
    – ¡Este niño es un impertinente!
    Cain ignoró a Dora.
    – ¿Prefieres los mutts, Kit? He observado que pasas mucho tiempo con Merlín.
    – Merlín pasa el tiempo conmigo, no al revés. Y no me importa lo que dice Magnus: "Este perro es más inútil que un corsé en un burdel".
    – ¡Baron!
    Cain hizo un extraño ruido con la boca antes de recuperar la serenidad.
    – Quizá deberías acordarte que hay una dama presente.
    – Sí, señor -murmuró Kit, aunque creía que no había dicho nada malo.
    – Este chico no conoce su lugar -dijo Dora bajito-. Yo despediría a cualquier criado que se comportara de forma tan extravagante.
    – Entonces supongo que es bueno que trabaje para mí.
    Él no había elevado la voz, pero la advertencia era clara y Dora enrojeció.
    Estaban acercándose el lago, y Cain detuvo el carruaje.
    – Mi chico de establo no es un criado común -continuó él, con tono ligero-. Es discípulo de Ralph Waldo Emerson.
    Kit dejó de mirar a lo lejos a una familia de cisnes que se deslizaban entre las canoas para ver si él se estaba burlando de ella, pero no lo parecía. En su lugar él puso el brazo sobre la espalda del asiento de cuero y se giró para mirarla.
    – ¿El único escritor que conoces es el señor Emerson, Kit?
    La rabieta indignada de Dora puso parlanchina a Kit.
    – Oh no, leo todo lo que cae en mis manos. Ben Franklin desde luego, aunque todo el mundo lo lee. Thoreau, Jonathan Swift. Edgar Allan Poe cuando estoy de humor. No me gusta mucho la poesía, pero de lo demás generalmente tengo un apetito voraz.
    – Ya veo. Quizás no has leído a los poetas adecuados. Walt Whitman por ejemplo.
    – Nunca he oído hablar de él.
    – Es un neoyorquino. Trabajó como enfermero durante la guerra.
    – No creo que pueda soportar a un poeta yanqui.
    Cain levantó una ceja divertido.
    – Me decepcionas. Seguramente un intelectual como tú no puede permitir que esos prejuicios interfieran para disfrutar de gran literatura.
    Él estaba riéndose de ella, y sintió burbujear su rabia.
    – Estoy sorprendido que hasta recuerde el nombre de un poeta, Major, la verdad es que no tiene mucha pinta de lector. Pero supongo que eso es común en los hombres tan grandes. Tantos músculos en sus cuerpos, y no ejercitan mucho el cerebro.
    – ¡Impertinente!- Dora miró a Cain con una mirada de ¿lo-has-visto?
    Cain la ignoró y estudió a Kit más detenidamente. El chico tenía agallas, no había duda. No podía tener más de trece años, la misma edad que Cain tenía cuando se escapó. Pero entonces Cain casi había alcanzado ya su altura adulta, mientras Kit era pequeño, poco más de metro cincuenta.
    Cain se fijó en lo delicados que eran los rasgos del sucio chico: El rostro en forma de corazón, la pequeña nariz con una decidida inclinación ascendente, y esos ojos violetas rodeados de espesas pestañas. Eran el tipo de ojos hermosos en una mujer, pero parecían fuera de lugar en un chico y lo serían incluso más cuando Kit creciera y se hiciera un hombre.
    Kit rechazó acobardarse bajo su escrutinio, y Cain reconoció una chispa de admiración. La delicadeza de sus características tenía probablemente algo de relación con sus agallas. Un chico de aspecto tan delicado habría tenido que defenderse de bastantes peleas. Todavía era demasiado joven para valerse por sí mismo, y Cain sabía que debería llevarlo a un orfanato. Pero incluso mientras consideraba la idea, sabía que no lo haría. Había algo en Kit que le recordaba a él a su edad. Había sido firme y tenaz andando por la vida afrontándola sin un titubeo. Sería como cortar las alas de un pájaro encerrar a este chico en un orfanato. Además era bueno con los caballos.
    La necesidad de Dora de estar sola con él superó finalmente su aversión a hacer ejercicio, y le pidió bajar a pasear por el lago. Allí se desarrolló la molesta y previsible escena que esperaba. Era por su culpa. Había dejado que el sexo superara a su buen juicio.
    Fue un alivio volver al carruaje donde Kit había empezado una conversación con el hombre que alquilaba las canoas y dos señoras de la noche brillantemente maquilladas para un paseo antes de irse a trabajar.

***

    Esa noche después de cenar Kit se tumbó en su lugar favorito al lado de la puerta del establo, con el brazo apoyado en la cálida espalda de Merlin. Se encontró recordando algo extraño que le había dicho Magnus hacía un rato mientras admiraba a Apolo.
    – El Major pronto se desprenderá de él.
    – ¿Por qué? -había dicho ella-. Apolo es increíblemente hermoso.
    – Por supuesto que lo es. Pero el Major no se queda mucho con las cosas que le gustan.
    – ¿Qué quieres decir con eso?
    – Regala sus caballos y sus libros antes de poder estar demasiado atado a ellos. Es su forma de ser.
    Kit no podía imaginarlo. Eran las cosas que te mantenían anclado a la vida. Pero quizá el Major no quería estar anclado a nada.
    Se tocó el cabello bajo su sombrero, y una imagen del sombrerito rosa y blanco de Dora Van Ness le llegó a la mente. Era tonto. El sombrero no era nada más que unos pocos trozos de seda y encaje. Pero no podía apartarlo de su mente. Continuó imaginando que aspecto tendría ella llevando esa ropa.
    ¿Qué le pasaba? Se quitó el sombrero roto y lo golpeó bruscamente contra el suelo. Merlín levantó la cabeza y la miró con sorpresa.
    – No pasa nada, Merlín. Todos estos yanquis están metiendo ideas extrañas en mi cabeza. Como si necesitara la distracción de pensar en sombreritos.
    Merlín la miró con detenimiento con sus sentimentales ojos castaños. No le gustaba admitirlo, pero le iba a echar de menos cuando se fuera a casa. Pensó en Risen Glory. Dentro de un año, tendría levantada la vieja plantación.
    Decidiendo que la misteriosa crisis humana había terminado, Merlín volvió a poner la cabeza sobre su muslo. Distraídamente Kit manoseó una de sus largas y sedosas orejas. Odiaba esta ciudad. La enfermaban los yanquis y el sonido del tráfico incluso por la noche. La disgustaba tener que llevar ese asqueroso sombrero y sobre todo, la enojaba que todos la llamaran "chico".
    Qué ironía. Toda su vida había odiado todo lo que tenía que ver con lo femenino, pero ahora que todo el mundo pensaba que era un chico, también lo odiaba. Quizás era una especie de mutante.
    Se tocó distraídamente las puntas de su pelo sucio. Cuando el bastardo yanqui la había llamado hoy chico, se había sentido más que enferma. Él era tan arrogante, estaba tan seguro de sí mismo. Se había fijado en los ojos llorosos de Dora después de que volvieron de su paseo por el lago. La mujer era tonta pero Kit había sentido un instante de simpatía hacia ella. De formas distintas, pero las dos sufrían por culpa de él.
    Acarició con los dedos el lomo del perro y repasó su plan. No era infalible, pero en general, estaba satisfecha. Y decidida. Seguramente sólo tendría una oportunidad para matar a ese demonio yanqui, y no tenía intención de fallar.
    A la mañana siguiente Cain le tiró una copia de Hojas de hierba de Walt Whitman.
    – Quédatelo.

2

    Hamilton Woodward estaba de pie cuando Cain pasó a través de las puertas de caoba de su despacho privado de abogados. De modo que este era el famoso Héroe de Missionary Ridge, el hombre que estaba vaciando los bolsillos de los financieros más ricos de Nueva York. No iba vestido demasiado llamativo, lo que decía mucho a su favor. Su chaleco a rayas y la corbata marrón oscuro parecían caros, pero conservadores y su levita gris perla se le adaptaba a la perfección. De todas formas había algo no exactamente respetable en este hombre. Era algo más que su reputación, aunque eso era algo inexcusable. Quizá era la forma en que andaba, como si fuera el amo de la habitación dónde acababa de entrar.
    El abogado dio la vuelta a su escritorio y le ofreció la mano.
    – ¿Cómo está usted señor Cain? Soy Hamilton Woodward.
    – Señor Woodward.
    Mientras Cain le estrechaba la mano, lo evaluaba mentalmente. Era un hombre obeso de mediana edad. Competente. Pomposo. Probablemente un jugador de póker lamentable.
    Woodward indicó un sillón de cuero delante de su escritorio.
    – Lamento haberle avisado con tan poco tiempo, pero ya se ha retrasado este asunto más de lo normal. Y no por mi culpa, tengo de añadir. Apenas me enteré ayer, y le aseguro que nadie en este despacho es tan arrogante como para haber obviado un asunto tan importante. Especialmente cuándo concierne a un hombre al que todos estamos en deuda. Por su coraje en la guerra.
    – Su carta decía solamente que quería hablar conmigo de algo de vital importancia -le interrumpió Cain. Le disgustaba la gente que alababa sus hazañas en la guerra, como si lo que había hecho pudiera escribirse en una pancarta y colgarla para que todos pudieran leerla.
    Woodward cogió unas gafas y se colocó los alambres detrás de las orejas.
    – ¿Usted es el hijo de Rosemary Simpson Cain… últimamente Rosemary Weston?
    Cain como buen jugador de póker había aprendido a esconder sus sentimientos, pero ahora fue difícil no demostrar las feas sensaciones que le embargaron.
    – No estaba al tanto que se había vuelto a casar, pero sí ese es el nombre de mi madre.
    – ¿Era su nombre, querrá usted decir? -Woodward le enseñó un papel.
    – ¿Ella está muerta entonces? -Cain no sintió nada.
    La rechoncha mandíbula del abogado tembló como lamentándose.
    – Lo siento. Pensaba que lo sabía. Murió hace casi cuatro meses. Perdóneme por haberle dado la noticia tan bruscamente.
    – No se moleste en disculparse. No he visto a mi madre desde que tenía diez años. Su muerte no me dice nada.
    Woodward removió los papeles ante él, pareciendo no saber que responder a un hombre que reaccionaba tan fríamente ante la muerte de su madre.
    – Yo, uh, tengo una carta que me envió un abogado de Charleston de nombre W. D. Ritter que representaba a su madre -se aclaró la garganta-. El señor Ritter me informa que contacte con usted para entregarle las últimas voluntades de su madre.
    – No tengo interés.
    – Sí, bueno, eso ya lo veremos. Hace diez años su madre se casó con un hombre llamado Garrett Weston. Él era el propietario de Risen Glory, una plantación de algodón no lejos de Charleston, y cuándo a él le mataron en Shiloh, le dejó la plantación a su madre. Hace cuatro meses ella murió de gripe, y parece que le ha dejado a usted la plantación.
    Cain no demostró su sorpresa.
    – No he visto a mi madre en dieciséis años. ¿Por qué haría algo así?
    – El señor Ritter incluyó una carta que ella le escribió poco antes de morir. Tal vez en ella le explique los motivos -Woodward sacó una carta sellada de la carpeta y la puso delante de él encima de la mesa.
    Cain la cogió y la metió en el bolsillo de su levita.
    – ¿Qué sabe usted de la plantación?
    – Al parecer era bastante próspera, pero la guerra la ha dejado en ruinas. Con trabajo, se podría levantar. Desgraciadamente no hay dinero junto a este legado. Y también está el tema de la hija de Weston, Katharine Louise.
    Ahora Cain no se molestó en esconder su sorpresa.
    – ¿Está usted diciéndome que tengo una medio hermana?
    – No, no. Ella es hermanastra. No hay relación de sangre. La chica es la hija de Weston de un matrimonio anterior. Sin embargo, ella le concierne.
    – No puedo imaginar por qué.
    – Su abuela le dejó mucho dinero, afortunadamente en un banco del Norte. Quince mil dólares para ser exactos, pero no podrá hacer uso de ellos hasta que cumpla veintitrés años, o se case, lo que ocurra primero. Usted ha sido nombrado su administrador y tutor.
    – ¡Tutor! -Cain explotó y se incorporó de golpe en el sillón de cuero.
    Woodward se encogió en su propia silla.
    – ¿Qué podía hacer su madre? La chica apenas tiene dieciocho años. Hay una sustancial suma de dinero implicado y ningún otro familiar.
    Cain se inclinó hacia adelante sobre la reluciente superficie de caoba del escritorio.
    – No voy a coger la responsabilidad de una chica de dieciocho años o una plantación de algodón en decadencia.
    Woodward hizo una mueca.
    – Es su decisión, desde luego, y estoy de acuerdo en que un hombre tan… mundano como usted tenga la tutela de una joven dama es algo irregular. Cuando vaya a Charleston para inspeccionar la plantación, puede hablar con el señor Ritter y comunicarle a él su decisión.
    – No hay ninguna decisión -dijo Cain terminantemente-. No pedí esta herencia y no la quiero. Escriba a su colega Ritter y ordénele encontrar a otro pardillo.

***

    Cain estaba de pésimo humor cuando llegó a su casa, y no mejoró cuando su chico de establo no acudió a ayudarle con el coche.
    – ¿Kit? ¿Dónde diablos estás? -le llamó dos veces antes de que el chico apareciera-. ¡Maldita sea! Si trabajas para mí, quiero que estés preparado cuando te necesito. ¡No me tengas esperando nunca más!
    – Saludos también -se quejó Kit.
    Saltó del coche ignorándolo y atravesó a zancadas el patio hasta la casa. Una vez dentro, se encerró en la biblioteca y echó whisky en un vaso. Sólo después de apurarlo, se sacó la carta que Woodward le había dado y rompió el sello de cera rojo.
    Dentro había una sola hoja cubierta de una pequeña letra casi indescifrable.
    6 De marzo de 1865
    Querido Baron
    Puedo imaginarme tu sorpresa al recibir una carta mía después de tantos años, aunque sea una carta desde la tumba. Un pensamiento morboso. No estoy preparada para morir. Pero la fiebre no remite, y me temo lo peor. Y mientras tengo fuerzas, intentaré arreglar los asuntos que he abandonado.
    Si esperas de mí una disculpa, no recibirás ninguna. La vida con tu padre fue excepcionalmente aburrida. Yo no soy una mujer maternal y tú eras un niño muy rebelde. Demasiado duro para mí. Aunque tengo que reconocer que he seguido tus hazañas a través de los periódicos con algún interés. Me encantó enterarme de que te consideran un hombre importante.
    Sin embargo, no quiero hablarte de eso ahora. Quería a mi segundo marido, Garrett Weston, que me hizo la vida muy agradable, y es por él por quién te escribo esta carta. Aunque nunca he podido soportar a su andrógina hija Katharine, supongo que comprendo que necesita alguien que la proteja hasta que sea mayor de edad. Por lo tanto te dejo Risen Glory con la esperanza que seas su tutor. Quizás rehúses. Aunque la plantación fue una vez la más próspera de la zona, la guerra ha destruido todo.
    Independientemente de tu decisión, yo he descargado mi responsabilidad.
    Tu madre
    Rosemary Weston

    Tras dieciséis años, eso era todo.

***

    Kit escuchó las campanas del reloj de la iglesia Metodista del edificio de al lado, mientras se arrodillaba delante de la ventana abierta y miraba con detenimiento hacia la oscura casa. Baron Cain no viviría para ver el amanecer.
    El aire crepuscular era pesado y metálico, anunciando una tormenta, y aún cuando su cuarto estaba todavía caliente del calor de la tarde, Kit temblaba. Odiaba las tormentas, sobre todo por la noche. Tal vez si hubiera tenido un padre para refugiarse en él cuando era niña, su miedo habría pasado. En cambio, se había acurrucado en su caseta cerca de los barracones de los esclavos, sola y aterrorizada, segura de que la tierra se abriría en cualquier momento y se la tragaría.
    Cain había llegado finalmente a casa hacía media hora. La señora Simmons, las criadas y Magnus estaban fuera durante toda la noche, de modo que estaba en la casa sólo, y tan pronto como se hubiera dormido, el momento sería el ideal.
    El retumbar distante de un trueno la acobardó. Trató de convencerse que la tormenta haría su trabajo más fácil. Escondería cualquier ruido que ella pudiera hacer cuándo entrara en la casa a través de la ventana de la despensa que había dejado abierta horas antes. Pero el pensamiento no la consoló. En su lugar se imaginó corriendo por esas calles extrañas y oscuras con una tormenta a su alrededor. Y que la tierra se abriría y se la tragaría.
    Saltó cuando se iluminó el cuarto con otro relámpago. Para distraerse, trató de concentrarse en su plan. Había limpiado y lubricado el revólver de su padre y había releído "Confianza en sí mismo" del señor Emerson para infundirse coraje. Luego había hecho un atillo con sus posesiones y lo había ocultado detrás de la casa para poder cogerlo rápidamente.
    Después de que matara a Cain, iría hacía los muelles por la calle Cortlandt donde cogería el primer transbordador hacia Jersey City. Allí se montaría en un tren hacia Charleston, sabiendo que la larga pesadilla que había empezado cuando habló con ese abogado de Charleston había terminado definitivamente. Con Cain muerto la voluntad de Rosemary no tendría efecto, y Risen Glory sería suyo. Todo lo que debía hacer era pillarlo en su dormitorio, apuntarle con la pistola y apretar el gatillo.
    Se estremeció. En realidad, nunca había matado a un hombre, pero no podía pensar en estrenarse con alguien mejor que Baron Cain.
    Debería estar ya dormido. Era el momento. Cogió el revólver cargado y bajó con cuidado los escalones, para no perturbar a Merlín mientras dejaba la cuadra. El sonido de otro trueno la hizo encogerse junto a la puerta. Se dijo que no era una niña y caminó por el patio hacía la casa, agachándose en unos arbustos al llegar a la ventana de la despensa.
    Metió el revólver en la cintura de sus pantalones y trató de abrir la ventana. No cedió.
    Empujó otra vez más fuerte pero no ocurrió nada. La ventana estaba cerrada.
    Aturdida se apoyó en la pared. Sabía que su plan no era infalible, pero no esperaba fracasar tan pronto. La señora Simmonds debía haber visto el pestillo abierto.
    Las primeras gotas de lluvia empezaron a caer. Kit quiso correr de nuevo a su habitación y esconderse bajo las sábanas hasta que la tormenta pasara, pero se animó a sí misma, y rodeó la casa para buscar otra entrada. La lluvia empezó a caer más intensamente golpeándola a través de la camisa. Las ramas de un arce se movían con el viento. Subiéndose a una de ellas podría entrar por una ventana del segundo piso.
    Su corazón palpitaba. La tormenta rugía encima de ella y su aliento se convirtió en jadeos asustados. Se forzó a coger una rama e impulsarse hacia arriba.
    Un relámpago partió el cielo y el árbol tembló. Ella se aferró a la rama, aterrada por la fuerza de la tormenta y maldiciéndose por ser tan cobarde. Apretando los dientes, se obligó a subir hasta lo más alto. Finalmente logró estar en la rama que estaba más cerca de la casa, aunque la intensa lluvia le impedía medir la distancia.
    Gimoteó cuando otro trueno dejó el olor de azufre en el aire. ¡No me tragues! Comenzó a desplazarse poco a poco por la rama. El viento movía la rama que estaba empezando a ceder bajo su peso.
    El cielo se iluminó con otro relámpago. Justo entonces vio que la rama no estaba lo bastante cerca para alcanzar la ventana. La desesperación la empapó más todavía.
    Parpadeó, se limpió la nariz con la manga, y empezó a ir hacía atrás en la rama.
    Cuando llegó al suelo, un trueno se oyó tan cerca que le dolieron los oídos. Temblando se apoyó de espaldas en el tronco. La ropa se le pegaba a la piel, y el ala de su sombrero colgaba como una hojuela empapada alrededor de su cabeza. Las lágrimas que estaba luchando por contener le quemaban en los párpados. ¿Era así como acabaría todo? ¿Perdería Risen Glory porque era demasiado débil, demasiado niñita para entrar en una casa?
    Saltó cuando algo le tocó las piernas. Merlín la miraba con detenimiento, con la cabeza ladeada hacia un lado. Se puso de rodillas y enterró la cara en ese pelaje húmedo y mohoso.
    – Tú chucho… -sus brazos temblaron cuando rodeó con ellos al animal-. Soy tan inútil como tú.
    Él lamió su mejilla húmeda con su áspera lengua. Otro relámpago la sobresaltó. El perro ladró y Kit se puso rápido de pie, llena de determinación. ¡Risen Glory era suya! ¡Si no podía entrar en la casa a través de una ventana, lo haría por la puerta!
    Enloquecida por la tormenta y su propia desesperación, corrió deprisa hacia la puerta trasera, combatiendo el viento y la lluvia demasiado desesperada para prestar atención a la voz interior que le ordenaba abandonar y probar otro día. Se lanzó contra la puerta, y cuando el cerrojo no cedió, empezó a machacarla con sus puños.
    Las lágrimas de ira y frustración la estrangulaban.
    – ¡Déjame entrar! ¡Déjame entrar, yanqui hijo de puta!
    Nada ocurrió.
    Ella continuó machacando, maldiciendo y dando patadas con el pie.
    Un relámpago volvió a iluminar el cielo y movió el arce del que antes se había protegido. Kit gritó y se lanzó de nuevo hacía la puerta.
    Directamente a los brazos de Baron Cain.
    – Qué demonios…
    El calor de su pecho desnudo, caliente de la cama rezumó a través de su camisa fría, húmeda, y durante un momento, todo lo que quiso hacer fue quedarse donde estaba, contra él, hasta que dejara de tiritar.
    – ¿Kit, qué pasa? -la asió por los hombros-. ¿Ha ocurrido algo?
    Ella dio un paso atrás. Desgraciadamente Merlín estaba detrás de ella. Tropezó con él y cayó en el duro suelo de la cocina.
    Caín estudió el montón enredado que había ante sus pies. Su boca se torció.
    – Supongo que esta tormenta es demasiado para ti.
    Ella trató de decirle que podía irse directamente a Hades, pero sus dientes le castañeteaban tanto que le hacían imposible hablar. Se había clavado el revolver en la caída, y sentía un dolor afilado en la cadera.
    Cain pasó sobre ellos para cerrar la puerta. Desgraciadamente Merlín eligió ese momento para separarse.
    – Chucho desagradecido -Cain cogió una toalla de un gancho cerca del fregadero y empezó a pasarla sobre su pecho.
    Kit comprendió que su revólver sería visible bajo sus ropas tan pronto como ella se levantara. Mientras Cain estaba preocupado en secarse ella se lo sacó de los pantalones y lo escondió detrás de una cesta de manzanas cerca de la puerta trasera.
    – No sé cual de los dos está más asustado -dijo Cain mientras veía a Merlín salir de la cocina y dirigirse al pasillo que dirigía a la habitación de Magnus-. Pero desearía que hubieras estado quietecito en tu cama hasta mañana.
    – Te aseguro que no me asusto de la maldita tormenta -le devolvió Kit.
    En ese momento sonó otro trueno y ella se puso rápidamente de pie con una mortal palidez en su rostro.
    – Entonces estaba equivocado -él habló arrastrando las palabras.
    – Sólo porque yo… -se calló y tragó en el momento que pudo verlo entero.
    Estaba casi desnudo, sólo llevaba unos pantalones de color pardo por debajo de las caderas, con los dos botones superiores sin abrochar por su prisa por llegar a la puerta. Ella estaba acostumbrada a ver hombres con poca ropa trabajando en el campo o en la serrería, pero ahora se sentía como si nunca hubiera visto ninguno.
    Su pecho era ancho y musculoso, ligeramente cubierto de vello. Una cicatriz de una cuchillada le atravesaba un hombro y otra sobresalía sobre el desnudo abdomen de la cinturilla abierta de sus pantalones. Sus caderas eran estrechas y el estómago plano, bifurcado por una delgada línea de pelo rubio leonado. Sus ojos se movieron lentamente más abajo al punto en el que sus piernas se juntaban. Lo que vio allí la fascinó.
    – Sécate tú mismo.
    Ella levantó la cabeza y lo vio mirándola con detenimiento, con una toalla extendida en su mano, y una expresión perpleja. Ella cogió la toalla y se secó bajo el borde de su sombrero dándose un ligero golpe en sus mejillas.
    – Podrías hacerlo mejor si te quitaras ese sombrero.
    – No quiero quitármelo -ella hizo un ruido inquieto por su reacción-. Me gusta mi sombrero.
    Con un gruñido de exasperación, él se dirigió al vestíbulo, sólo para reaparecer con una manta.
    – Quítate esa ropa mojada. Puedes envolverte con esto.
    Ella miró con detenimiento a la manta y después a él.
    – ¡No pienso quitarme mi ropa!
    Cain frunció el ceño.
    – Estás helado.
    – ¡No estoy helado!
    – Tus dientes están castañeteando.
    – ¡No es cierto!
    – Maldita sea, chico, son las tres de la mañana, he perdido doscientos dólares al póker esta noche y estoy malditamente cansado. Ahora quítate esa asquerosa ropa de modo que podamos irnos a dormir. Puedes quedarte en la habitación de Magnus esta noche, y no quiero saber nada de ti hasta el mediodía.
    – ¿Estás sordo, yanqui? Ya te lo he dicho. ¡No pienso quitarme mi jodida ropa!
    Cain no debía estar acostumbrado a tener alguien haciéndole frente, y la severa línea de su mandíbula le dijo que debería haberlo matado de forma inmediata. Cuando él dio un paso adelante, ella corrió hacia la cesta de las manzanas, sólo para pararse en seco cuando él la agarró del brazo.
    – ¡Oh, no vas a irte!
    – ¡Deja que me vaya, hijo de puta!
    Ella comenzó a retorcerse, pero Cain la sujetaba con fuerza del brazo.
    – ¡Te he ordenado que te quites esa ropa mojada, y vas a hacer lo que te digo, para poderme ir a dormir de una maldita vez!
    – ¡Puedes pudrirte en el infierno, yanqui! -ella se retorció otra vez, y trató de golpearle, pero sin mucho éxito.
    – Estate quieto o te vas a lastimar -él la sacudió como advertencia.
    – ¡Qué te jodan!
    Su sombrero se le empezó a caer cuando notó que la levantaba en vilo.
    Sonó un trueno, Cain se sentó en una silla de la cocina, y ella se sorprendió al encontrarse de pronto tumbada boca abajo sobre sus rodillas.
    – Voy a hacerte un favor -su palma abierta cayó sobre su trasero.
    – ¡Eh!
    – Voy a enseñarte una lección que debería haberte enseñado tu padre.
    Su mano bajó otra vez y ella gritó más de indignación que de dolor.
    – ¡Basta ya, tú maldito y podrido bastardo yanqui!
    – Nunca maldigas a la gente que es mayor que tú…
    Él le dio otro manotazo duro, urticante.
    – O más fuerte que tú…
    Su trasero comenzó a arderle.
    – Y sobre todo…
    Los dos manotazos siguientes dejaron su trasero insensible.
    – … ¡no me maldigas a mí! -la empujó de su regazo-. ¿Ahora nos entendemos o no?
    Ella contuvo el aliento cuando aterrizó en el suelo. La furia y el dolor se arremolinaron como una neblina a su alrededor, nublando su vista, de modo que no lo vio inclinarse hacia ella.
    – Vas a quitarte esa ropa -su mano agarró su camisa húmeda.
    Con un aullido de rabia, ella se puso de pie.
    El viejo tejido se desgarró en sus manos.
    Tras eso, todo ocurrió muy deprisa. El aire frío tocó su carne. Ella oyó el débil repiqueteo de los botones cayendo en el suelo de madera. Bajó la mirada y vio sus pequeños pechos expuestos a su mirada.
    – Qué en el…
    Un sentimiento de horror y humillación la asfixió.
    Él la liberó despacio y dio un paso atrás. Ella agarró los bordes rasgados de su camisa y trató de unirlos.
    Unos ojos helados del color del estaño la miraban con detenimiento.
    – Bueno. Mi chico de establo, no es un chico después de todo.
    Ella se sujetó la camisa y trató de esconder su humillación detrás de la ira.
    – ¿Qué diferencia hay? Yo necesitaba trabajo.
    – Y conseguiste uno haciéndote pasar por un chico.
    – Fuiste tú quién supuso que yo era un chico. Nunca dije que lo fuera.
    – Tampoco lo negaste -él recogió la manta y se lo tiró-. Sécate un poco mientras consigo algo de beber.
    Él caminó hacia la puerta de vestíbulo.
    – Espero unas respuestas para cuando vuelva y no pienses en escaparte, eso sería un error aún mayor.
    Después de que él desapareció ella tiró la manta y corrió deprisa hacia la cesta de manzanas para recuperar el revólver. Se sentó en la mesa para esconderlo en su regazo. Solamente entonces reunió los bordes de su camisa interior rota y los ató en un nudo torpe a su cintura.
    Cain estaba ya de vuelta antes que ella comprendiera la inutilidad del resultado. Había desgarrado su camiseta interior junto con la camisa, y una profunda V le llegaba hasta el nudo en la cintura.
    Cain tomó un sorbo de whisky y miró con detenimiento a la chica. Estaba sentada a la mesa, con las manos escondidas en su regazo, el suave tejido de su camisa perfilaba claramente un par de pequeños pechos. ¿Cómo no se había dado cuenta enseguida que era una chica? Esos delicados huesos deberían habérselo advertido, junto con esas pestañas que eran tan gruesas que podrían barrer el suelo.
    La suciedad la había escondido. La suciedad y su lenguaje, por no mencionar su actitud beligerante. Qué tunanta.
    Se preguntó qué edad tendría. ¿Catorce? Él sabía bastante sobre mujeres pero no sobre muchachas. ¿Cuándo comenzaban a crecerle los pechos? Una cosa sí estaba clara… ella era demasiado joven para vivir por su cuenta.
    Él dejó en la mesa su vaso de whisky.
    – ¿Dónde está tu familia?
    – Ya te lo he dicho. Están muertos.
    – ¿No tienes ninguna familia?
    – No.
    Su serenidad lo enfadó.
    – Mira, una chica de tu edad no puede estar vagando sola por Nueva York. No es seguro.
    – La única persona que me ha dado algún problema desde que estoy aquí has sido tú.
    Ella tenía razón pero él lo ignoró.
    – De todas maneras, mañana te llevaré con unas personas que cuidarán de ti hasta que seas más mayor. Ellos encontrarán un lugar para que puedas vivir.
    – ¿Estás tratando de decirme que me vas a llevar a un orfanato, Major?
    Lo irritó que ella pareciera divertida.
    – ¡Sí, estoy hablando de un orfanato! Tú por supuesto no te vas a quedar aquí. Necesitas una casa para vivir hasta que seas suficientemente mayor para cuidar de ti misma.
    – No creo que haya tenido demasiados problemas hasta ahora. Además no soy una niña. No creo que un orfanato acoja a una chica de dieciocho años.
    – ¿Dieciocho?
    – ¿Acaso estás sordo?
    Otra vez ella había logrado impresionarlo. Él la miró con detenimiento por encima de la mesa… la ropa de chico andrajosa, un rostro y un cuello mugrientos, el pelo corto negro tieso por la suciedad. En su experiencia las chicas de dieciocho años eran casi mujeres. Llevaban vestidos y se bañaban. Pero nada en ella parecía normal en una chica de dieciocho años.
    – Siento estropear todos tus agradables proyectos para un orfanato, Major.
    Ella tuvo el descaro de sonreír satisfecha, y él de repente se alegró de haberle dado esos azotes.
    – Muy bien, escúchame Kit… ¿o ese nombre también es falso?
    – No, ese es mi verdadero nombre. Bueno, la forma en que todo el mundo me llama.
    Su diversión se evaporó y él sintió un hormigueo en la base de la espalda, la misma sensación que tenía antes de una batalla. Extraño.
    Él miró su mandíbula apretada.
    – Sólo que mi apellido no es Finney -dijo ella-. Es Weston. Katharine Louise Weston.
    Era su última sorpresa. Antes de que Cain pudiera reaccionar, ella estaba de pie, y le apuntaba con un viejo revolver del ejército.
    – Hija de perra -murmuró él.
    Sin retirar los ojos de él, ella se separó del borde de la mesa. La mano pequeña sujetaba firme la pistola que apuntaba a su corazón.
    – No pareces muy contento con el giro que han dado los acontecimientos -dijo ella.
    Él dio un paso hacia ella e inmediatamente se arrepintió. Una bala pasó a su lado rozándole la sien.
    Kit no había disparado nunca una pistola dentro de una casa y sus oídos zumbaron. Notó que le temblaban las rodillas, y apretó más fuerte el revólver.
    – No te muevas a menos que yo te lo ordene, yanqui -escupió ella más envalentonada de lo que se sentía -. La próxima bala te volará la oreja.
    – Tal vez sería mejor que me dijeras de que va todo esto.
    – Es evidente.
    – Compláceme.
    Ella odió el aire débil de mofa en su voz.
    – ¡Es Risen Glory, tú malvado hijo de puta! ¡Es mío! Y no tienes ningún derecho a quitármelo.
    – Eso no es lo que dice la ley.
    – No me importa la ley. No me importan el testamento, los tribunales ni nada de eso. Lo único que me importa es que Risen Glory es mío y ningún yanqui va a quitármelo.
    – Si tu padre hubiera querido que fuese tuyo, te lo habría dejado a tí en lugar de a Rosemary.
    – Esa mujer lo volvió ciego y sordo además de tonto.
    – ¿Eso hizo?
    Ella odió la mirada divertida de sus ojos, y quiso herirlo como la habían herido a ella.
    – De todas formas, supongo que debería estarle agradecida -se mofó ella-. De no haber sido por lo fácil que era Rosemary para los hombres, los yanquis hubieran quemado la casa además de los campos. Tu madre era famosa por dar sus favores a todos los hombres que se lo pedían.
    El rostro de Cain estaba sin expresión.
    – Ella era una guarra.
    – Eso es una verdad de Dios, yanqui. Y no voy a permitir que me quite lo que es mío incluso desde la tumba.
    – Así que ahora vas a matarme.
    Él sonó casi harto y sus manos empezaron a sudar.
    – Contigo fuera de mi camino, Risen Glory será mía, lo que tenía que haber ocurrido desde el principio.
    – Creo que tienes razón -se mofó él despacio-. Bien, estoy preparado. ¿Cómo quieres ocuparte de esto?
    – ¿Qué?
    – Matarme. ¿Cómo vas a hacerlo? ¿Quieres que te de la espalda de modo que no me mires a la cara cuando aprietes el gatillo?
    La atrocidad superó su dolor.
    – ¿Qué tipo de burrada estás diciendo? ¿Crees que podría respetarme a mí misma otra vez si disparo a un hombre por la espalda?
    – Perdón, era sólo una sugerencia.
    – Una tonta y maldita sugerencia -un hilo de sudor se deslizó hacia abajo por su cuello.
    – Estaba tratando de hacerlo más fácil para tí, eso es todo.
    – No te preocupes por mí, yanqui. Preocúpate por tu propia alma inmortal.
    – Bien entonces. Adelante.
    Ella tragó.
    – Es el destino.
    Ella levantó el brazo y miró el tambor de su revólver. Parecía tan pesado como un cañón en su mano.
    – ¿Has matado alguna vez a un hombre, Kit?
    – ¡Cállate! -las rodillas le temblaban tanto que el brazo había comenzado a moverse. Cain por el contrario parecía tan tranquilo como si estuviera preparándose para echarse una siesta.
    – Dispárame bien entre los ojos -dijo él suavemente.
    – ¡Cállate!
    – Será rápido y seguro. La tapa de mis sesos saldrá volando, pero puedes manejar ese jaleo, ¿verdad Kit?
    Su estómago se quejó.
    – ¡Cállate! ¡Sólo cállate!
    – Vamos, Kit. Termina con esto de una vez.
    – ¡Cállate!
    La pistola explotó. Una vez, dos, tres, cuatro, cinco. Y después el sonido del tambor vacio.
    Cain se tiró al suelo con el primero disparo. Cuando el silencio volvió a la cocina levantó la cabeza. En la pared detrás de donde él estaba de pie, cinco agujeros formaron el dibujo perfecto de la cabeza de un hombre.
    Kit se quedó con los hombros caídos y los brazos a los lados con el revólver colgando inútilmente de su mano.
    Él se levantó aliviado y caminó hacía la pared que había recibido los balazos que estaban destinados a él. Mientras estudiaba el arco perfecto, sacudió despacio la cabeza.
    – Tengo que decirte algo, chica. Eres un demonio disparando.
    Para Kit, el mundo había terminado. Había perdido Risen Glory y no podía culpar a nadie más que a ella misma.
    – Cobarde -susurró ella -. Soy una maldita cobarde, cobarde como una chica.

3

    Cain hizo que Kit durmiera en una cama estrecha, en un dormitorio de la segunda planta en lugar de su agradable y polvorienta habitación encima de los establos. Sus órdenes fueron precisas. Hasta que decidiera qué hacer con ella, no volvería a trabajar con los caballos. Y si trataba de escaparse, él la alejaría de Risen Glory para siempre.
    A la mañana siguiente huyó detrás de la cuadra y se acurrucó en el rincón con un libro tristemente titulado La vida sibarita de Louis XV, que había birlado de la biblioteca varios días antes. Al cabo de un rato se quedó dormida soñando con tormentas, sombreros, y el rey de Francia con su ruidosa amante, Madame Pompadour a través de unos campos de algodón desde donde se veía Risen Glory.
    Cuando se despertó, se sentía insegura y desorientada. Se sentó desalentada dentro del establo de Apolo con los codos reposando en las grasientas perneras de sus pantalones. En toda su planificación nunca había previsto enfrentarse cara a cara con un hombre desarmado y apretar el gatillo.
    La puerta del establo se abrió permitiendo entrar la débil luz de una tarde encapotada. Merlín llegó corriendo y se echó sobre Kit, golpeándola en el sombrero con su alegría. Magnus le seguía con un paso más lento, y sus botas aparecieron en su campo de visión.
    Ella no quería levantar la mirada.
    – No estoy de humor para una conversación ahora, Magnus.
    – No puedo decir que esté asombrado. El Major me ha contado lo que pasó anoche. Es un truco muy feo, Señorita Kit.
    Era la forma como la llamaban en casa, pero él hizo que sonara como un insulto.
    – Lo que ocurrió anoche fue algo entre el Major y yo. No es asunto tuyo.
    – No me gusta juzgar mal a la gente, y por lo que a mí respecta, no hay nada tuyo que sea asunto mío -recogió un cubo vacío y abandonó la cuadra.
    Ella lanzó el libro al suelo, cogió un cepillo y se dirigió al establo que ocupaba una yegua pelirroja llamada Saratoga. No le importaban las órdenes que Cain le había dado. Si no permanecía ocupada, se volvería loca.
    Acababa de meter las manos con el cepillo en las piernas traseras de Saratoga cuando oyó abrirse otra vez la puerta, enderezándose, dio la vuelta al caballo para ver a Cain de pie en el centro del pasillo, mirándola con ojos duros como el granito.
    – Mis órdenes fueron claras, Kit. Nada de trabajar en la cuadra.
    – El buen Señor me ha dado dos fuertes brazos -replicó ella-. No estoy acostumbrada a gandulear.
    – Cuidar de los caballos no es una actividad apropiada para una joven dama.
    Ella le miró intensa y detenidamente tratando de ver si estaba tratando de burlarse de ella, pero no pudo leer su expresión.
    – Si hay trabajo que hacer, pienso hacerlo. No me atrae una vida sibarita.
    – Aléjate de la cuadra -le dijo en tono duro.
    Ella abrió la boca para protestar, pero él era demasiado rápido para ella.
    – Nada de discusiones. Lamento que no te hayas lavado, quiero verte limpia en la biblioteca para hablar contigo después de cenar.
    Él se giró y caminó hacía la puerta del establo, con ese modo de andar poderoso, de piernas largas, demasiado ágil para alguien de su tamaño.

***

    Kit llegó la primera a la biblioteca esa noche. Obedeciendo algo a Cain, se había lavado la cara, pero se sentía demasiado vulnerable para hacer más. Necesitaba sentirse fuerte ahora, no como una chica.
    La puerta se abrió y Cain entró en la habitación. Estaba vestido con el uniforme habitual cuando estaba en casa, pantalones color beige y camisa blanca, abierta en la garganta. La miró detenidamente.
    – Creía que te había dicho que te lavaras.
    – ¿Me he lavado la cara, no?
    – Vas a hacer algo más que eso. ¿Cómo puedes ir por el mundo con ese olor tan inmundo?
    – No me gustan demasiado los baños.
    – Me parece que hay bastantes cosas que no te gustan demasiado. Pero vas a darte un baño antes de pasar otra noche aquí. Edith Simmons ha amenazado con marcharse, y no me gustaría nada perder a mi ama de llaves por tu culpa. Además hueles apestosamente.
    – ¡No es cierto!
    – Maldita sea, claro que lo es. Aunque sea de forma temporal, soy tu tutor y ahora mismo debes acatar mis órdenes.
    Kit se congeló.
    – ¿Qué estás diciendo, yanqui? ¿Qué quiere decir que eres mi tutor?
    – Y yo que pensaba que no habría nada que pudiera sorprenderte.
    – ¡Habla!
    Ella pensó que había visto un destello de simpatía en sus ojos. Desapareció mientras le explicaba los detalles de la tutela y el hecho que también era el administrador de su fondo fiduciario.
    Kit apenas se acordaba de la abuela que había guardado dinero para ella. El fondo fiduciario había sido un origen constante de resentimiento por parte de Rosemary, y había obligado en vano a Garrett a consultar a un abogado tras otro para romperlo. Aunque Kit sabía que debería estar agradecida a su abuela, el dinero era inútil. Ella lo necesitaba ahora no dentro de cinco años o cuándo se casara, algo que no ocurriría nunca.
    – La tutela es una broma de Rosemary desde la tumba -concluyó Cain.
    – Ese maldito abogado no me dijo nada sobre un tutor. No te creo.
    – He visto los papeles personalmente. ¿Le permitiste tú que se explicara?
    Con el corazón hundiéndose, ella recordó como le había echado de la casa justo después de hablarle de la herencia de Cain, aunque él había dicho que había mucho más.
    – ¿Qué has querido decir antes cuando has dicho que sería temporal?
    – ¿No pensarás que me voy a quedar contigo los próximos cinco años?, ¿verdad?
    El Héroe de Missionery Ridge temblaba sólo ante la idea.
    – Mañana por la mañana temprano parto hacía Carolina del Sur para intentar solucionar este lío. La señora Simmons cuidará de tí hasta que yo vuelva. No debería tardar más de tres o cuatro semanas.
    Ella se colocó las manos unidas detrás de la espalda de modo que él no pudiera ver como le habían empezado a temblar.
    – ¿Cómo piensas solucionar las cosas?
    – Voy a tratar de conseguir otro tutor para tí.
    Ella se clavó las uñas en las palmas aterrada por la respuesta a su siguiente pregunta, aunque ya la intuía.
    – ¿Qué va a ocurrir… con Risen Glory?
    Él estudió la puntera de su bota.
    – Voy a venderla.
    Algo parecido a un gruñido salió de la garganta de Kit.
    – ¡No!
    Él levantó la cabeza y la miró a los ojos.
    – Lo siento Kit. Es lo mejor.
    Kit oyó la nota de acero en su voz, y sintió que los últimos y frágiles restos del mundo que conocía se derrumbaban. Ni siquiera fue consciente cuando Cain abandonó la habitación.

***

    Cain necesitaba prepararse para una partida con apuestas elevadas en uno de los comedores privados del Astor House. En su lugar miraba absorto por la ventana de su dormitorio. Ni siquiera la invitación de una famosa cantante de ópera a la que había visto la noche pasada le levantó el ánimo.
    Todo parecía demasiado problemático.
    Pensó en la tunanta de mirada violeta que estaba bajo su techo. Antes, en el momento que le había dicho que iba a vender Risen Glory, parecía abatida, como si la hubiera disparado.
    Su reflexión fue interrumpida con el sonido de cristales rotos y el grito de su ama de llaves. Juró y salió al pasillo.
    El cuarto de baño era un monstruoso desorden. Los cristales rotos estaban cerca de la tina de cobre, y la ropa estaba esparcida por todo el suelo. Un bote de polvos de talco se había desbordado y había manchado de blanco el friso oscuro de la pared. Sólo el agua de la tina parecía oro tranquilo, pálido a la luz de los mecheros de gas.
    Kit se encaraba con la señora Simmons amenazándola con un espejo. Lo agarraba por el mango como un sable. La otra mano sujetaba una toalla alrededor de su cuerpo desnudo mientras señalaba con la cabeza la puerta a la desafortunada ama de llaves.
    – ¡No voy a permitir que nadie me bañe! ¡Ya puede largarse de aquí!
    – ¿Qué demonios pasa?
    La señora Simmons lo agarró.
    – ¡Esta locuela está tratando de matarme! ¡Me ha tirado una botella de witch hazel! Ha estado a punto de darme en la cabeza.
    Se abanicó el rostro y gimió.
    – Puedo sentir viniéndome un ataque de neuralgia.
    – Vaya a acostarse, Edith.
    Los ojos duros como el pedernal de Cain miraron a Kit.
    – Yo tomaré el relevo.
    El ama de llaves estaba demasiado alterada para protestar ante la inconveniencia de dejarlo solo con su pariente desnuda, y huyó escaleras abajo sin dejar de murmurar palabras como neuralgia y locuelas.
    Pese a todo el envalentonamiento de Kit, podía ver que estaba asustada. Él se planteó ablandarse pero sabía que entonces no le estaría haciendo ningún favor.
    El mundo era un lugar peligroso para las mujeres, pero era doblemente traidor para las chicas ingenuas que creían que eran tan duras como los hombres. Kit debía aprender cómo inclinarse o se rompería y ahora mismo él parecía ser el único que podía enseñarle esa lección.
    Despacio él se desabrochó las mangas de la camisa y empezó a enrollárselas.
    Kit miró aparecer los musculosos antebrazos bronceados, cuando se subió las mangas. Ella dio un paso hacía atrás, sin retirar los ojos de sus brazos.
    – ¿Qué crees que estás haciendo?
    – Te he ordenado bañarte.
    Con la boca seca, ella retiró los ojos. Le costaba trabajo enfrentarse a Baron Cain cuando estaba completamente vestida. Ahora con sólo una toalla envuelta alrededor de su cuerpo, se dio cuenta que nunca se había sentido más vulnerable. Si él no le hubiera quitado la pistola, podría haberle disparado ahora sin pensarlo dos veces.
    Ella se pasó la lengua por los labios.
    – Tú… tú, ya estás marchándote.
    Sus ojos la taladraron.
    – Te he ordenado que te bañes, y eso es lo que vas a hacer.
    Ella levantó el espejo de carey.
    – No te acerques. Te lo advierto. Cuando le he lanzado esa botella a la señora Simmons, he fallado a propósito. ¡Pero ahora no lo voy a hacer!
    – Es hora de que crezcas -dijo él demasiado suave.
    Su corazón palpitaba.
    – ¡Te lo repito, yanqui! No te acerques más.
    – Ya tienes dieciocho años… lo bastante mayor para comportarte como una mujer. Una cosa es atacarme a mí, pero has atacado a una persona inocente que nunca te ha hecho daño.
    – ¡Me quitó la ropa, cuando no me daba cuenta! Y… y después me ha arrastrado hasta aquí.
    Kit todavía no se explicaba como había podido hacer eso la señora Simmons, pero después de anunciarle Cain que iba a vender Risen Glory, se había sentido entumecida. Sólo cuando la señora mayor le estaba diciendo que iba a tirar toda su ropa, Kit había vuelto en sí.
    Él habló otra vez utilizando esa voz calmada que ella encontraba más espantosa que su rugido.
    – Deberías haberlo hecho por tí misma. Pero ya que veo que no eres capaz, yo mismo te meteré en esa tina.
    Ella tiró el espejo contra la pared como distracción y se lanzó por delante de él hacía la puerta.
    Él la cogió antes de que ella hubiera dado tres pasos.
    – Parece que no aprendes, ¿verdad?
    – ¡Deja que me vaya!
    Los cristales rotos crujieron bajo sus zapatos cuando la levantó en vilo y la dejó caer en la tina, con toalla y todo.
    – Tú, bastardo inmundo…
    Eso fue lo único que pudo decir antes de que él la cogiera por la coronilla y le metiera la cabeza en el agua.
    Ella salió farfullando.
    – Tú sucio…
    De nuevo le metió la cabeza.
    – Tú…
    Y otra vez.
    Kit no podía creerse lo que estaba ocurriendo. Él no la mantenía bajo el agua lo suficiente para que se ahogara, pero eso no importaba. Era la humillación. Y si no mantenía la boca cerrada, la sumergiría de nuevo. Le miró con ojos furiosos cuando salió, pero de alguna manera consiguió estarse callada.
    – ¿Has tenido suficiente? – preguntó él apaciblemente.
    Ella se limpió los ojos y apeló a su dignidad.
    – Tu comportamiento es infantil.
    Él comenzó a reír solamente para ponerse serio cuando la miró dentro de la tina.
    Entonces ella comprendió que había perdido la toalla. Levantó las rodillas para esconder su cuerpo.
    – ¡Sal de aquí ahora mismo! – el agua comenzó a hacer pequeñas olas que rebosaban por el borde mientras ella trataba de recuperar la toalla.
    Él comenzó a caminar hacía la puerta, parándose cuando llegó a ella.
    Ella apretó las rodillas contra su pecho y luchó con la toalla empapada.
    Él se aclaró la garganta.
    – ¿Crees qué, uh, puedes terminar tú sola?
    Ella creyó ver una especie de rubor extendiéndose por esos pómulos duros. Asintió, tirando de la pesada toalla.
    – Te daré una de mis camisas para que te la pongas. Pero si encuentro una sola partícula de suciedad cuando hayas terminado, comenzaremos de nuevo otra vez.
    Desapareció sin cerrar la puerta. Ella apretó los dientes, y se imaginó unos buitres comiéndose sus globos oculares.
    Se lavó dos veces quitándose la mugre que había acumulado en los rincones y grietas de su cuerpo durante algún tiempo. Después se lavó el pelo. Cuando se convenció que ni la Virgen María podría encontrar ni una mota de suciedad en ella, se arriesgó a salir para coger una toalla seca, pero vio que alrededor de la tina estaban los cristales rotos dando el aspecto de un foso alrededor de un castillo medieval.
    Esto era lo que pasaba por bañarse.
    Maldijo mientras se envolvía la toalla empapada alrededor de su cuerpo, y gritaba hacía la puerta abierta.
    – ¡Escúchame yanqui! Necesito que me alcances una toalla seca, pero ya puedes cerrar los ojos, o te juro que te mataré esta noche mientras duermes, te cortaré en trocitos y me comeré tu hígado para desayunar.
    – Me encanta saber que el agua y el jabón no han estropeado ese carácter tuyo tan dulce.
    Él reapareció en la puerta, con los ojos abiertos de par en par.
    – Estaba preocupado por eso.
    – Pues mejor preocúpate por tus órganos internos.
    Él cogió una toalla de la estantería del cuarto de baño pero en lugar de pasársela como una persona decente, se quedó mirando los cristales rotos del suelo.
    – "En todo el mundo, en el maravilloso balance de belleza y disgusto, se encuentran cosas malas y buenas." Ralph Waldo Emerson, por si acaso no reconoces la cita.
    Sólo después de que él le hubiera pasado la toalla seca, ella se sintió fuerte para responderle.
    – El señor Emerson también escribió, "Todo héroe se aburre al final de su carrera." Si no lo conociera mejor, pensaría que tú le inspiraste esas palabras.
    Cain se rió entre dientes, de algún modo contento al ver que ella todavía tenía su espíritu. Era delgada como una potranca, todos brazos huesudos y piernas largas y flacas. Incluso la mata de vello púbico oscuro que había vislumbrado cuando se le había caído la toalla en la tina parecía de una niña.
    Mientras se retiraba de la tina, recordó sus pechos jóvenes, con sus pezones como corales en punta. No le habían parecido tan inocentes. La imagen le puso incómodo y habló más bruscamente de lo que deseaba.
    – ¿Te has secado ya?
    – ¿Como voy a hacerlo estado tú ahí?
    – Envuélvete. Me doy la vuelta.
    – Eso es lo que estoy esperando, que te des la vuelta para que no pueda ver tu fea cara.
    Enfadado se acercó a la tina.
    – Debería dejar que salieras y caminaras por estos cristales con los pies desnudos.
    – No podría ser más doloroso que aguantar tu engreída compañía.
    Él la agarró en vilo sacándola de la tina y poniéndola de pie en el pasillo.
    – He dejado una camisa mía en tu habitación. Mañana la señora Simmons te comprará algunas ropas decentes.
    – ¿Qué consideras como ropas decentes? -dijo ella mirándolo desconfiadamente.
    Él sabía lo que se avecinaba, y se preparó.
    – Vestidos, Kit.
    – ¿Acaso te has vuelto loco?
    Ella pareció tan ultrajada que él casi sonrió, pero no era tonto. Era hora de apretarle las riendas.
    – Ya me has oído. Y mientras yo esté fuera, harás exactamente lo que te diga la señora Simmons. Si le das cualquier problema, le daré órdenes a Magnus para que te encierre en tu habitación y tire la llave. Y te digo más, Kit. Cuando vuelva quiero oír que te has comportado como un ángel. Planeo dejarte con tu nuevo tutor vestida como una dama respetable.
    Las emociones que pasaban por su cara iban desde la indignación a la ira pasando por algo que se parecía a la desesperación. El agua que chorreaba por las puntas de su pelo parecían lágrimas cayendo sobre sus finos hombros y su voz ya no era su bramido normal.
    – ¿Vas a hacerlo de verdad?
    – Desde luego que voy a buscarte otro tutor. Deberías alegrarte de ello.
    Sus nudillos se le pusieron blancos mientras se sujetaba la toalla.
    – Eso no es lo que quiero decir. ¿Vas a vender de verdad Risen Glory?
    Cain se endureció a sí mismo contra el sufrimiento que veía en ese pequeño rostro. No tenía la menor intención de cargar con una plantación de algodón decadente, pero ella no lo entendería.
    – No me voy a quedar con el dinero, Kit. Lo meteré en tu fondo fiduciario.
    – ¡No me importa el dinero! No puedes vender Risen Glory.
    – Tengo que hacerlo. Algún día lo entenderás.
    Los ojos de Kit se oscurecieron con una mirada asesina.
    – No volarte la cabeza fue mi mayor error.
    Su pequeña figura, cubierta sólo por una toalla era extrañamente inquietante cuando se alejó de él y cerró la puerta de su habitación.

4

    – ¿Está usted diciéndome que no hay nadie en esta comunidad dispuesto a relevarme como tutor de la señorita Weston? ¿Ni siquiera si yo pago los gastos?
    Cain estudió al Reverendo Rawlins Ames Cogdell de Rutherford, Carolina del Sur que a su vez lo estudiaba a él.
    – Debe entender, señor Cain. Nosotros conocemos a Katharine Louise desde hace mucho más tiempo que usted.
    Rawlins Cogdell rogó a Dios que le perdonara por la satisfacción que sentía al ver el dilema del yanqui. ¡El Héroe de Missionary Ridge, en efecto! Qué mortificante estar obligado a recibir a este hombre. ¿Pero qué podía hacer? En estos días con uniformes azules por todas partes, incluso él, un hombre de Dios tenía que tener cuidado de no ofender.
    Su esposa Mary, apareció en la puerta con un plato con cuatro pequeños emparedados, entre las rebanadas se vislumbraba una finita línea de mermelada de fresa.
    – ¿Interrumpo?
    – No, no. Entra, querida. Señor Cain, tiene la oportunidad de comer un auténtico manjar. Mi esposa es famosa por su mermelada de fresa.
    La mermelada era lo único que quedaba del último tarro que su esposa había hecho hacía dos primaveras cuando todavía tenían azúcar, y el pan eran las rebanadas que tenían para toda la semana. Pero Rawlins estaba orgulloso de ofrecérselo. Prefería morir de hambre a dejarle ver a este yanqui lo pobres que eran.
    – Para mí no, querida. Guardaré mi apetito para la cena. Por favor, señor Cain, coja dos.
    Cain no era ni de lejos tan obtuso como Cogdell creía. Sabía el sacrificio que hacían ofreciéndole ese plato. Cogió un emparedado aunque no le apetecía e hizo los cumplidos pertinentes. Malditos fueran todos los Sudistas.
    Seiscientas mil vidas se habían perdido por su terco orgullo.
    Cain creía que esa arrogancia era producto del enfermo sistema de esclavitud. Los plantadores habían vivido como reyes en sus aisladas plantaciones dónde tenían autoridad absoluta ante cientos de esclavos. Eso les había dado un monstruoso ego. Pensaban que eran omnipotentes y la derrota en la guerra les había cambiado sólo superficialmente. Una familia del Sur podría estar hambrienta, pero ofrecerían emparedados y té a un invitado, ofendiéndose si no aceptaban.
    El Reverendo Cogdell se giró hacia su esposa.
    – Por favor siéntate, querida. Quizás puedas ayudarnos. El señor Cain se encuentra inmerso en un enorme dilema.
    Ella hizo lo que su marido le pedía y escuchó mientras él perfilaba la conexión de Cain con Rosemary Weston y el hecho que él quería transferir la tutela de Kit. Cuando su marido terminó, ella negó con la cabeza.
    – Siento mucho decirle que eso que usted pretende es imposible, señor Cain. Un gran número de familias de la zona hubieran estado encantadas de acoger a Katharine Louise durante sus años formativos. Pero ahora es demasiado tarde. Dios mío, tiene dieciocho años ya.
    – Apenas una Matusalén -dijo Cain secamente.
    – Las normas de comportamiento son distintas en Carolina del Sur de lo que lo son en el Norte -habló suavemente, pero con reproche-. Las jóvenes de buena familia aprenden desde la cuna las corteses tradiciones de una mujer sureña. Katharine no sólo no las ha aprendido sino que siempre se ha mofado de ellas. Las buenas familias de nuestra comunidad estarían preocupadas de la influencia que Katharine tendría en sus propias hijas.
    Cain sintió una chispa de piedad por Kit. No lo habría tenido fácil creciendo con una madrastra que la odiaba, un padre que la ignoraba y una comunidad que la desaprobaba.
    – ¿No hay nadie en esta comunidad que tenga afecto por ella?
    Las pequeñas manos de Mary revolotearon en su regazo.
    – Perdone, señor Cain usted no comprende. Todos la queremos mucho. Katharine Louise es una persona generosa y cariñosa. Su habilidad para cazar a provisto de comida a muchas de las familias más pobres, y siempre está animándonos. Pero eso no cambia el hecho que ella se conduce fuera de los límites definidos dentro de un comportamiento aceptable.
    Cain jugaba demasiado al póker para saber cuando estaba derrotado. Willard Ritter les había dado cuatro cartas a otras tantas familias de Rutherford, y todas lo habían rechazado. Se acabó el maldito emparedado y se despidió de ellos.
    Mientras se dirigía a Risen Glory montado en la huesuda yegua que había alquilado en una cuadra de librea de Charleston, afrontó la desagradable realidad. Le gustara o no, estaba atado a Kit.
    La casa de la plantación apareció ante su vista. Era una hermosa construcción de dos plantas de ladrillo cubierto de estuco que se asentaba al final de un camino de césped demasiado crecido. A pesar el aspecto de negligencia general de la pintura descascarillada y las ventanas rotas, el lugar tenía encanto. La casa era de un cálido color crema con los ladrillos visibles bajo el estuco. Grandes robles daban sombra a la casa y al tejado cubierto de tejas. Azaleas, smilax y acebos cubrían un suelo demasiado alto, mientras las magnolias esparcían sus hojas enceradas hasta sus rodillas en el patio principal.
    Pero no fue la casa lo que había llamado la atención de Cain cuando llegó hace dos días. En su lugar había pasado la tarde inspeccionando las ruinas de los alrededores, mirando la maquinaria rota, separando las herramientas oxidadas y parando de vez en cuando en el campo vacío para coger un puñado de tierra tan rica. Se filtraba entre sus dedos como cálida seda. De nuevo se encontró pensando en su vida en Nueva York y cómo empezaba a asfixiarlo.
    Cain entregó el caballo a Eli, el viejo y anterior esclavo que lo había recibido con una escopeta el día que Cain había llegado a Risen Glory.
    – No se acerque más -le había dicho-. La señorita Kit me ha ordenado que dispare a cualquiera que se acerque a Risen Glory.
    – La señorita Kit necesita que le den unos buenos azotes -respondió Cain sin añadir que ya se había encargado él de hacerlo.
    – Es posible que tenga razón en eso. Pero todavía debo dispararle si se acerca más.
    Cain podría haber desarmado al viejo sin dificultad, pero quería su cooperación de modo que le explicó su relación con Kit y Rosemary Weston. Cuando Eli comprendió que Cain no era uno de los carroñeros que habían estado aprovechándose de lo que quedaba, bajó la escopeta y le dejó pasar a Risen Glory.
    El centro de la casa se curvaba en un arco lleno de gracia. Cain caminó por el ancho vestíbulo central que había sido diseñado para dejar entrar la brisa. Los salones, una sala de música y una biblioteca, todo en un estado lamentable y lleno de polvo. La hermosa mesa de teca del comedor presentaba cortes recientes. El grupo de Sherman la había utilizado como matadero, para cuartear los animales que quedaban en la plantación.
    Cain percibió el olor a pollo frito. Eli no podía cocinar y por lo que él sabía, no había nadie más en la casa. Los anteriores esclavos tentados por la promesa de cuarenta acres y una mula, se habían marchado detrás del ejército de la Unión. Se preguntó si la misteriosa Sophronia habría vuelto. Eli había hecho alguna referencia a la cocinera de Risen Glory pero Cain todavía no la había visto.
    – Buenas, Major.
    Cain se paró en seco cuando una figura delgada y familiar apareció al final del vestíbulo. Entonces comenzó a maldecir.
    Las manos de Kit se movían nerviosamente a sus lados. No pensaba acercarse hasta que él hubiera tenido la posibilidad de adaptarse a la idea de verla allí.
    Había abandonado la casa de Cain en Nueva York de la misma forma como había entrado. Saltando el muro exterior. Había cogido su paquete junto con La vida sibarita de Louis XV que había sido su inspiración para el desesperado plan que había concebido el día que Cain se marchó.
    Ahora compuso una sonrisa en su cara tan grande y amplia que le dolían las mejillas.
    – Espero que estés hambriento, Major. He cocinado pollo frito y bizcochos de manteca calientes sólo para una persona con gran apetito.
    Incluso he limpiado la mesa del comedor para que podamos comer allí. Por supuesto, está un poco quebrada, pero es una genuina Sheraton. ¿Has oído alguna vez hablar de Sheraton, Major? Era inglés y además Baptista por si fuera poco. ¿No te parece extraño? Creía que sólo los sureños podían ser Baptistas. Yo…
    – ¿Qué demonios estás haciendo aquí?
    Ella sabía que no se alegraría de verla, pero esperaba que no se enfadara demasiado. Aunque en cierto modo no estaba segura sobre eso. Había soportado un viaje en tren hasta Charleston, un paseo en carruaje que casi le disloca los huesos y una caminata de casi veinticinco kilómetros que la habían dejado con ampollas en los pies y quemaduras por el sol. Lo último que le quedaba de dinero lo había utilizado para comprar la comida de esta noche. Incluso se había bañado en la cocina y se había puesto una camisa y unos pantalones limpios, para no oler mal. Estaba asombrada, pero había descubierto que le gustaba estar limpia. Bañarse no había resultado tan malo después de todo, aunque significara tener que verse los pechos desnudos a menudo.
    Intentó componer una sonrisa sincera aunque eso estuvo a punto de hacerla vomitar.
    – Estoy preparando la cena para tí, Major. Estoy haciendo pollo.
    Él apretó los dientes.
    – No, lo que estás es preparándote para morir. ¡Porque voy a matarte!
    Ella no lo creía exactamente pero no confiaba en que no lo hiciera tampoco.
    – ¡No me grites! ¡Tú en mi lugar hubieras hecho lo mismo!
    – ¿De qué estás hablando?
    – ¡Tú no te habrías quedado en Nueva York mientras alguien trata de destruir la única cosa que te importa en el mundo! Tú no te habrías sentado en ese fantástico dormitorio leyendo y viendo feos vestidos mientras todo se iba al carajo. Tú habrías salido hacía Carolina del Sur tan rápido como te hubieran llevado tus pies. Y después, hubieras estado dispuesto a hacer lo que fuera por conservar lo que es tuyo.
    – Y yo tengo una idea bastante clara de lo que has venido a hacer aquí -en dos largas zancadas, él llegó hasta ella.
    Antes de que ella pudiera moverse, él comenzó a palpar con sus manos su cuerpo.
    – ¡Basta!
    – No hasta que te desarme.
    Ella respiró con dificultad cuando él le tocó los pechos. Una extraña sensación se disparó dentro de ella, pero él no pareció afectado. Sus manos siguieron hacia su cintura y sus caderas.
    – ¡Basta!
    Él sacó un cuchillo atado a su bota.
    – ¿Pretendías utilizarlo conmigo cuando estuviera dormido?
    – Si no tuve las agallas para matarte con una pistola, menos las tendría para hacerlo con un cuchillo, ¿no crees?
    – Supongo que llevas esto para abrir las latas de comida.
    – Me quitaste la pistola. No podía viajar sin ninguna protección.
    – Ya veo -él puso el cuchillo fuera de su alcance-. Entonces, si no piensas matarme, ¿que es lo que tienes en mente?
    Esta no era la forma que Kit había esperado. Quería ordenarle que dejara de intimidarla con su tamaño, pero seguramente no le haría el menor caso.
    – ¿Por qué no cenamos primero, y después te lo cuento? La comida es difícil de conseguir. No tiene sentido que la comamos fría y seca.
    Él se tomó un momento para pensarlo.
    – De acuerdo, comeremos. Pero más tarde tendremos una seria charla.
    Ella se encaminó deprisa hacía la cocina.
    – La cena estará en la mesa en un minuto.
    Cain debería haberla encarado inmediatamente, pero estaba hambriento, maldita sea. No había tomado una comida decente desde que había abandonado Nueva York.
    Se guardó el cuchillo, y caminó hacía el comedor. Kit apareció con una fuente de pollo frito que colocó sobre la mesa, y él observó finalmente lo que se le había escapado antes. Todo en ella estaba limpio. Desde su pelo corto a la camisa de cuadros – que le faltaba un botón en el cuello- a los pantalones marrones oscuros que le colgaban sin apretar sus estrechas caderas. Parecía brillar tanto como un penique nuevo. No podía imaginarse que se hubiera bañado sin obligarla. Ella obviamente se había preparado concienzudamente para agradarlo.
    No es que fuera a tener ningún éxito. Todavía no podía creerse que hubiera hecho esto. ¿Pero, porqué no? Ella no entendía el significado de la palabra prudencia.
    – Siéntate y come Major. Yo por supuesto espero que estés hambriento.
    Cain debía admitir que fue una gran comida. El pollo frito tenía un color tostado y estaba crujiente y el vapor se elevaba de los bizcochos de manteca cuando los partía. Incluso los dientes de león verdes estaban ricamente condimentados.
    Cuando terminó de comer y se sentía lleno, se reclinó en la silla.
    – Esto no lo has cocinado tú.
    – Claro que lo he hecho yo. Normalmente Sophronia me habría ayudado pero ella no está aquí.
    – ¿Sophronia es la cocinera?
    – También se ha ocupado de criarme.
    – No ha hecho un gran trabajo en eso.
    Esos ojos violetas se estrecharon.
    – Yo también podría decir algo sobre tu educación.
    La comida estaba estupenda quizás ella tuviera sus cosas buenas.
    – Todo estaba delicioso.
    Ella se levantó para traer una botella de brandy que había dejado preparada en el aparador.
    – Rosemary la escondió antes de que los yanquis vinieran. Pensaba que te gustaría tomar una copa para celebrar tu llegada a Risen Glory.
    – Creo que mi madre cuidaba mejor del licor que de su hijastra -él cogió la botella y empezó a sacar el corcho-. ¿Por qué se llama esto Risen Glory? Es insólito.
    – Ocurrió no mucho después que mi abuelo construyera la casa -Kit se apoyo contra el aparador-. Un predicador Baptista vino a la puerta a pedir comida, y aunque mi abuela era una estricta metodista, le dio de comer. Se pusieron a hablar, y cuando se enteró que la plantación no tenía un nombre aún, dijo que deberían llamarla Risen Glory, ya que era casi domingo de resurrección. Ha sido Risen Glory desde entonces.
    – Ya veo -pescó un trozo de corcho de su vaso de brandy-. Creo que es el momento que me cuentes porqué estás aquí.
    Su estómago dio un vuelco. Ella lo miró tomar un sorbo, sus ojos mirándola fijamente. A él nunca se le escapaba nada. Se movió hacia las puertas abiertas que conducían desde el comedor al descuidado jardín. Estaba oscuro y silencioso fuera y ella podía oler la madreselva en la brisa de la noche. Amaba tanto todo esto. Los árboles y arroyos, las vistas y olores. Más que nada, le encantaba mirar el baile blanco de los campos de algodón. Pronto, estarían así otra vez.
    Despacio se dio la vuelta hacia él. Todo dependía de los siguientes minutos y debía hacerlo bien.
    – He venido para hacerte una proposición, Major.
    – Dimití del ejército. ¿Por qué no me llamas sólo Baron?
    – Si no te importa, seguiré llamándote Major.
    – Supongo que eso es mejor que algunas otras cosas que me has llamado.
    Él se recostó en la silla. A diferencia de un correcto caballero del Sur, no había llevado corbata en la mesa y el cuello de la camisa lo llevaba abierto. Durante un momento ella se encontró mirando con detenimiento los fuertes músculos de su cuello. Se obligó a apartar la mirada.
    – Háblame de esa proposición tuya.
    – Bien… -ella trató de tomar aliento-. Como seguro habrás adivinado, tu parte del trato sería quedarte con Risen Glory hasta que yo pueda comprártelo.
    – Supongo.
    – No tendrías que quedarte con ella para siempre -se apresuró a añadir-. Sólo durante cinco años, hasta que yo pueda coger el dinero de mi fondo fiduciario.
    Él la estudió. Ella atrapó su labio inferior entre los dientes. Esta parecía ser la parte más difícil.
    – Y comprendo que esperarás algo a cambio.
    – Desde luego.
    Ella odió el parpadeo de diversión en sus ojos.
    – Lo que voy a ofrecerte quizás te parezca poco ortodoxo. Pero si piensas en ello, sé que lo considerarás educadamente -ella cogió aire.
    – Continúa.
    Cerró los ojos, respiró profundamente y lo dejó salir.
    – Me ofrezco a ser tu amante.
    Él se atragantó.
    Ella consiguió decir el resto de forma rápida.
    – Se que te puede haber cogido por sorpresa, pero tienes que admitir que yo soy mucho mejor compañía que esas excusas lamentables de mujer que frecuentas en Nueva York. Yo no me río tontamente ni pestañeo. No podría flirtear contigo ni aunque quisiera, y por supuesto nunca escucharías nada sobre perritos afeminados. La mejor parte es, que no tendrás que preocuparte por ir a las fiestas y cenas a los sitios mal ventilados que a las mujeres les gusta. En su lugar podríamos pasar el tiempo cazando, pescando y montando a caballo. Podríamos pasarlo realmente bien.
    Cain comenzó a reír.
    Kit anheló tener un cuchillo a mano.
    – ¿Podrías decirme que consideras tan gracioso?
    Él consiguió finalmente controlarse. Dejó el vaso y se levantó de la mesa.
    – Kit, ¿sabes por qué tienen los hombres amantes?
    – Desde luego que sí. Estoy leyendo La vida sibarita de Louis XV.
    Él la miró socarronamente.
    – Madame Pompadour -explicó ella-. Ella era la amante de Louis XV. Me he inspirado en ella para esta idea.
    Ella no le dijo que Madame Pompadour también había sido la mujer más poderosa de Francia. Había logrado controlar al rey y al país solamente usando su ingenio. Kit seguramente podría controlar el destino de Risen Glory si fuera la amante del Major. Además no tenía nada más que ella misma para negociar.
    Cain comenzó a decir algo, pero se calló, sacudió la cabeza y apuró lo que quedaba de brandy. Parecía como si le volviera el enfado de nuevo.
    – Ser la amante de un hombre implica más que cazar y pescar. ¿Tienes alguna idea de lo qué estoy hablando?
    Kit sintió ruborizarse. Esta era la parte que no quería hablar en profundidad, la parte del libro que no había leído del todo.
    Nacer en una plantación la había expuesto a los hechos rudimentarios de la reproducción animal, pero esto también la había dejado con muchas preguntas que Sophronia se negaba a responder. Kit sospechaba que no tenía todos los detalles adecuados, pero sabía lo suficiente para entender que el proceso entero era repugnante. De todos modos debería ser parte del trato. Por alguna razón el acoplamiento era importante para los hombres, y se esperaba que las mujeres lo soportaran, aunque ella no podía imaginar a la señora Cogdell permitiendo al reverendo subirse a su espalda para hacer eso.
    – Sé todo sobre eso. Y estoy preparada para permitírselo a mi compañero -le miró con ojos furiosos-. ¡Aunque voy a odiarlo!
    Cain rió; entonces su expresión se nubló como si estuviera pensando en los malditos azotes otra vez. Se sacó un puro del bolsillo y salió por las puertas al jardín para encenderlo.
    Ella lo siguió y le encontró apoyado en un viejo banco oxidado, mirando fijamente fuera hacia el huerto. Ella esperó a que dijera algo. Como no lo hizo, habló ella.
    – Bien, ¿y qué?
    – Es la cosa más ridícula que he escuchado nunca.
    La luz de su puro proyectó una sombra sobre su rostro, y el pánico fluyó dentro de ella. Esta era su única oportunidad de mantener Risen Glory. Tenía que convencerlo.
    – ¿Por qué es tan ridículo?
    – Porque lo es.
    – ¡Pues dime por qué!
    – Soy tu hermanastro.
    – Que seas mi hermanastro no quiere decir una maldita cosa. Es puramente una relación legal.
    – También soy tu tutor. No he podido encontrar a una sola persona que esté dispuesta a quitármelo de encima, y a juzgar por tu reciente comportamiento, supongo que no es ninguna sorpresa.
    – ¡Lo haré mejor! Y soy muy buena disparando. Puedo ponerte encima de la mesa toda la carne que quieras.
    Eso le hizo maldecir otra vez.
    – ¡Los hombres no buscan a alguien que les pueda poner carne en la mesa cuando buscan una amante, maldita sea! Quieren una mujer hermosa y que huela y actúe como una mujer.
    – ¡Yo huelo realmente bien! Mira. ¡Huéleme! -ella levantó su brazo de modo que él pudiera olerla bien, pero él seguía con su enfado.
    – Quieren una mujer que sepa cómo sonreír, decir cosas bonitas y hacer el amor. ¡De modo que eso te excluye!
    Kit se tragó el último pedazo de su orgullo.
    – Podría aprender.
    – ¡Oh, por el amor de Dios! -él miró al otro lado del camino cubierto de grava-. Ya me he decidido.
    – ¡Por favor! No lo hagas.
    – No voy a vender Risen Glory.
    – No vendas… -parecía no poder respirar, y entonces una gran ola de felicidad la arrastró-. ¡Oh Major! ¡Eso es… es la cosa más maravillosa que he escuchado nunca!
    – Cálmate. Hay una condición.
    Kit sintió una espina afilada de advertencia.
    – ¡Nada de condiciones! Nosotros no necesitamos condiciones.
    Él dio un paso en la mancha ámbar que proyectaba la luz que salía por el comedor.
    – Tienes que volver a Nueva York e ir a la escuela.
    – ¡A la escuela! -Kit estaba incrédula-. Tengo dieciocho años. Soy demasiado mayor para ir a la escuela. Además soy autodidacta.
    – No a ese tipo de escuela. Una escuela para pulirte. Un lugar dónde te enseñen conducta y etiqueta y todos esos otros logros femeninos sobre los que tú no tienes una maldita idea.
    – ¿Una escuela para pulirme? -estaba horrorizada-. Eso si que es tonto y pueril -vio nubes de tormenta llegando a su expresión y cambió de táctica. -Deja que me quede aquí. Por favor. No seré ningún problema. Lo juro por Jesús. Puedo estar aquí, y tú ni siquiera me verás. Además puedo serte útil de muchas formas. Conozco esta plantación mejor que nadie. Por favor deja que me quede.
    – Vas a hacer lo que yo te diga.
    – No, yo…
    – Si no cooperas, venderé Risen Glory tan deprisa que ni te darás cuenta. Entonces no tendrás ninguna posibilidad de recuperarlo alguna vez.
    Ella se sintió enferma. Su odio hacía él se unió en una bola grande y dura.
    – ¿Qué… cuánto tiempo debería ir a esa escuela?
    – Hasta que puedas comportarte como una dama, hasta el punto que incluso yo me lo crea.
    – Podrías tenerme allí para siempre.
    – Bien. Digamos tres años.
    – Eso es mucho tiempo. Tendré veintiún años entonces.
    – Todavía te quedará mucho por aprender. Cógelo o déjalo.
    Ella lo miró amargamente.
    – ¿Y entonces que ocurrirá? ¿Podré comprarte Risen Glory con el dinero de mi fondo fiduciario?
    – Discutiremos eso cuándo llegue el momento.
    Él podría mantenerla lejos de Risen Glory durante años, exiliarla de todo lo que amaba. Se dio la vuelta y entró en el comedor. Recordó como se había humillado ofreciéndose a ser su amante, y su odio la estranguló. Cuándo acabara su destierro y finalmente recuperara Risen Glory, él iba a pagar por esto.
    – ¿Es un sí, Kit? -dijo él detrás de ella.
    Ella apenas pudo dejar salir las palabras.
    – ¿No me das mucha elección, no es verdad, yanqui?
    – Bueno, bueno, bueno -la voz ronca y seductora llegó desde el vestíbulo-. Parece que ya ha vuelto el muchacho que se marchó a la ciudad de Nueva York.
    – ¡Sophronia! -Kit se lanzó a través del comedor a los brazos de la mujer que estaba de pie en la puerta-. ¿Dónde estabas?
    – En Rutherford. Jackson Baker está enfermo.
    Cain miró con sorpresa y detenimiento a la recién llegada. Así que esta era la Sophronia de Kit. No era para nada como se la había imaginado.
    Se había imaginado alguien mucho más mayor, pero parecía que tuviera poco más de veinte años, y era una de las mujeres más exóticamente hermosas que había visto en su vida. Alta y delgada sobrepasaba en mucho a Kit. Era de pómulos altos, esculpidos y ojos dorados rasgados que se levantaron despacio mientras él la observaba.
    Sus miradas se encontraron por encima de la cabeza de Kit. Sophronia rompió el abrazo y caminó hacia él, moviéndose con una lánguida sensualidad que hacía que su simple vestido de algodón azul pareciera de la más fina seda. Cuando llegó frente a él, se paró y le ofreció su delgada mano.
    – Bienvenido a Risen Glory, Jefe.
    Sophronia actuaba de la odiosa manera que la gente trataba a Cain desde que había llegado del Norte. Todo era "sí, señor" y "no, señor", sonriéndole y poniéndose en contra de Kit.
    – Eso es porque él tiene razón -dijo Sophronia cuando Kit le preguntó sobre ello-.Ya es hora de que comiences a comportarte como la mujer que estás destinada a ser.
    – Y también ya es hora que tú comiences a estar del lado de quién se supone que debes estar.
    Sophronia y Kit se querían más que nadie en el mundo a pesar de ser negra y blanca. Lo que no significaba que no discutieran. Y esas peleas se intensificaron después de llegar a Nueva York.
    En el momento que Magnus puso los ojos en Sophronia, comenzó a andar por las nubes y la señora Simmonds no dejó de alabar lo maravillosa que era Sophronia. Después de tres días, Kit estaba hasta el gorro de eso. Entonces su mal humor llegó a límites insospechados.
    – ¡Me parezco a un burro!
    El sombrero de fieltro color pardo parecía una salsera aplastada sobre el pelo desigual de Kit. El material de su chaqueta ocre era de buena calidad, pero le quedaba demasiado grande de los hombros y el feo vestido de sarga marrón le arrastraba por la alfombra. Parecía que se había disfrazado con la ropa de una tía solterona.
    Sophronia puso sus largos dedos en sus caderas.
    – ¿Y qué esperabas? Te avisé que los vestidos que te había comprado la señora Simmons eran demasiado grandes pero no me hiciste ningún caso. Y si quieres saber lo que pienso, creo que te lo tienes merecido por pensar que lo sabes todo.
    – Sólo porque tienes tres años más que yo y estemos en Nueva York no significa que puedas actuar como alguna especie de reina.
    Sophronia arrugó su elegante nariz.
    – Crees que puedes decirme todo lo que te parezca. Pues bien, ya no soy tu esclava, Kit Weston. ¿Me entiendes? Ya no te pertenezco. ¡No pertenezco a nadie, salvo a Jesús!
    A Kit no le gustaba herir los sentimientos de Sophronia, pero a veces se ponía demasiado terca.
    – Es sólo que nunca me muestras el menor agradecimiento. Yo te enseñé a sumar. Te enseñé a leer y escribir, incluso contra la ley. Te escondí de Jesse Overturf esa noche que él quería encontrarte. Y ahora te pones del lado de ese yanqui y en contra mía a la menor oportunidad que encuentras.
    – Tú tampoco me has agradecido nada. Pasé largos años cuidando que no te pusieras a la vista de la señora Weston. Y siempre que te pillaba y te encerraba en el baño, era yo quién te sacaba. Me jugaba el pellejo por tí. Así que no quiero oír nada de agradecimientos. Tú has sido una soga alrededor de mi cuello. Asfixiándome. Robándome el aire para respirar. Si no fuera porque tú…
    Bruscamente Sophronia se calló cuando oyó pasos que se acercaban por el pasillo. La señora Simmonds apareció para anunciar que Cain estaba abajo esperando a Kit para llevarla a la Escuela que había escogido.
    Justo entonces, las dos peleonas se abrazaron la una a la otra. Kit habló finalmente mientras cogía el feo sombrero en forma de salsera y caminaba hacía la puerta.
    – Tendrás cuidado, ¿verdad? -dijo.
    – Cuídate mucho en esa estupenda escuela -contestó Sophronia.
    – Lo haré.
    Los ojos de Sophronia se nublaron con lágrimas.
    – Nos volveremos a ver antes que te des cuenta.

SEGUNDA PARTE

La Chica Templeton

    Los modales son la manera feliz de hacer las cosas.
    Ralph Waldo Emerson "Culture"

5

    La Academia de Templeton para Jóvenes Damas se asentaba en la Quinta Avenida como una gran ballena de piedra gris. Hamilton Woodward, el abogado de Cain la había recomendado. Aunque la escuela no aceptaba normalmente a chicas tan mayores como Kit, Elvira Templeton había hecho una excepción para el Héroe de Missionary Ridge.
    Kit estaba vacilante de pie en el umbral de la habitación de la tercera planta que le habían asignado y estudiaba a las cinco chicas que llevaban idénticos vestidos azul marino con los cuellos y los puños blancos. Estaban apiñadas alrededor de la única ventana de la habitación mirando hacía la calle. No le llevó mucho tiempo comprender a quién miraban tan atentamente.
    – Oh, Elsbeth, ¿no es el hombre más guapo que has visto nunca?
    La chica llamada Elsbeth suspiró. Tenía unos tirabuzones castaños y una cara fresca y bonita.
    – Imagínate. Ha estado aquí mismo, en la Academia, y no se nos ha permitido a ninguna bajar a verlo. ¡Es tan injusto! -y entonces dijo con una risilla sofocada-: Mi padre dice que no es realmente un caballero.
    Más risilla sofocadas.
    Una chica hermosa, de pelo rubio que le recordó a Kit a Dora Van Ness habló.
    – Madame Riccardi, la cantante de ópera lo ha pasado muy mal cuando él le ha dicho que se traslada a Carolina del Sur. Todo el mundo habla de eso. Ella es su amante, ya sabes.
    – ¡Lilith Shelton! -las chicas estaban delirantemente horrorizadas y Lilith las miró desdeñosamente.
    – Todas sois muy inocentes. Un hombre tan sofisticado como Baron Cain tiene docenas de amantes.
    – Acordaos lo que hemos decidido -dijo otra chica-. Aunque ella es su pariente, es una Sudista de modo que todas debemos odiarla.
    Kit ya había escuchado suficiente.
    – Si eso significa que me libraré de hablar con vosotras, perras idiótas, me parece estupendo.
    Las chicas se giraron a la vez y respiraron con dificultad. Kit sintió sus ojos recorrer su feo vestido y el horrible sombrero. Un artículo más para añadir al libro gordo de odio que estaba escribiendo contra Cain.
    – ¡Salir todas de aquí! Todas vosotras. ¡Y si veo a alguna otra vez por aquí, le voy a dar una patada en su flaco culo y la voy a mandar directa al infierno!
    Las chicas huyeron despavoridas de la habitación con chillidos horrorizados. Todas menos una. La chica a la que llamaban Elsbeth. Parecía sobresaltada y aterrada, con los ojos abiertos como platos y los bonitos labios temblándole.
    – ¿Eres sorda o algo así? He dicho que te vayas.
    – Yo… yo no puedo.
    – ¿Por qué demonios no?
    – Yo… yo vivo aquí.
    – Oh -por primera vez, Kit observó que la habitación tenía dos camas.
    La chica era de apariencia dulce, una de esas personas propensas a ser buenas, de naturaleza amable, y Kit no sentía la necesidad de ser grosera con ella. Por otra parte ella era la enemiga.
    – Tendrás que cambiarte.
    – La señora… la señora Templeton no me lo permite. Yo… yo ya le he preguntado.
    Kit maldijo, se subió las faldas, y se hundió en la cama.
    – ¿Cómo es que eres tan afortunada de ser mi compañera?
    – Mi… mi padre. Es el abogado del señor Cain. Yo soy Elisabeth Woodward.
    – Te diría que estoy encantada de conocerte, pero las dos sabríamos que estoy mintiendo.
    – Yo… yo mejor salgo.
    – Sí hazlo.
    Elsbeth salió deprisa de la habitación. Kit se recostó en la almohada, pensando como iba a sobrevivir allí los próximos tres años.

***

    La Academia Templeton mantenía un ordenado sistema de demérito. Por cada diez deméritos que una chica adquiría, se la confinaba en su habitación todo el sábado. Al final de su primer día, Kit había acumulado ochenta y tres. (Tomar el nombre de Dios en vano eran automáticamente diez.) Al final de su primera semana, ya había perdido la cuenta.
    La señora Templeton llamó a Kit a su oficina y la amenazó con expulsarla si no comenzaba a seguir todas las reglas. Kit debía participar en las clases. Le habían dado dos uniformes y tenía que comenzar a llevarlos. Su gramática debía mejorar inmediatamente. Las damas no decían "anda que no" o "yo me supongo". Las damas se referían a los objetos como "sin importancia", no "inútiles como saliva de sapo". Y sobre todo, las damas no maldecían.
    Kit permaneció estoica durante la entrevista, pero interiormente estaba asustada. Si la vieja arpía la expulsaba, Kit habría roto su acuerdo con Cain y perdería Risen Glory para siempre.
    Juró controlar su carácter, pero según pasaban los días, se volvió más y más difícil. Tenía tres años más que sus compañeras de clase, pero sabía menos que cualquiera de ellas. Se burlaban de su corte de pelo desigual y se reían disimuladamente cuando se le enredaban las faldas en la silla. Un día le pegaron las páginas de su libro de francés. Otro día su camisón apareció hecho nudos. Ella había vivido su vida levantando los puños, y ahora su futuro dependía de que los tuviera bajados. En lugar de vengarse, reunía los insultos y los guardaba para examinarlos ya muy entrada la noche cuando estaba acostada en la cama. Algún día haría que Baron Cain pagara cada uno de esos insultos.
    Elsbeth continuó comportándose como un ratón asustado siempre que estaba cerca de Kit. Aunque rechazaba participar en la persecución de Kit, era demasiado tímida para hacer a las otras chicas detenerse, pero su amable corazón no podía soportar las injusticias, especialmente cuando los días le demostraron que Kit no era tan fiera como parecía.
    – Estoy desesperada -le confesó Kit una noche después de que hubiera tropezado con la falda del uniforme en la clase de baile y tirara un florero chino de su pedestal-. Nunca aprenderé a bailar. Hablo demasiado alto, odio llevar faldas, el único instrumento musical que puedo tocar es un arpa de boca y no puedo mirar a Lilith Shelton sin maldecirla.
    Los ojos castaños de Elsbeth la miraron con preocupación.
    – Debes ser más agradable con ella. Lilith es la chica más popular de la escuela.
    – Y la más repugnante.
    – Te aseguro que no es como tú dices.
    – Y yo te aseguro que sí. Eres tan buena, que no reconoces la maldad en otra gente. Incluso no pareces asustarte de mí, y eso que dicen que soy malvada.
    – ¡Tú no eres malvada!
    – Sí lo soy. Pero no tanto como muchas de las chicas que están en esta escuela. Supongo que tú eres la única persona decente aquí.
    – Eso no es cierto -dijo Elsbeth con la mayor serenidad-. La mayor parte de ellas son muy agradables si sólo les dieras la oportunidad. Eres tan agresiva que las asustas.
    El ánimo de Kit se levantó un poco.
    – Gracias. La verdad es que no sé cómo podría yo asustar a nadie. Todo lo hago mal aquí. No puedo imaginarme como voy a durar tres años.
    – Mi padre no me dijo que tenías que estar tanto tiempo. Entonces tendrás veintiuno. Serás demasiado mayor para estar en una escuela.
    – Lo sé, pero no tengo ninguna elección -Kit manoseó la colcha de lana gris. Normalmente no le gustaba revelar confidencias, pero se sentía más sola que nunca-. ¿Hay algo en este mundo que quieras tanto que harías cualquier cosa por mantenerlo seguro?
    – Oh, sí. Mi hermana pequeña Agnes. Ella no es como los otros niños. Aunque tiene casi diez años no puede leer ni escribir pero es muy dulce y nunca dejaré que nadie la lastime.
    – Entonces me entiendes.
    – Cuéntame, Kit. Cuéntame lo que te pasa.
    Y así Kit le habló de Risen Glory. Describió los campos y la casa, habló de Sophronia y Eli, y trató de hacer que Elsbeth viera la forma en que los árboles cambiaban de color según el momento del día.
    Después le habló de Baron Cain. No le contó todo. Elsbeth no entendería nunca su mascarada como chico de establo o la manera que había estado a punto de matarlo, y mucho menos que le propusiera ser su amante. Pero le contó lo suficiente.
    – Él es perverso y no puedo hacer nada sobre eso. Si me expulsan, venderá Risen Glory. Y si consigo durar los tres años aquí, todavía deberé esperar hasta que tenga veintitrés años para conseguir controlar el dinero de mi fondo fiduciario y pueda comprársela a él. Cuánto más tiempo pase, más difícil va a ser.
    – ¿No hay ninguna otra forma en que puedas utilizar tu dinero antes de eso?
    – Sólo si me caso. Pero eso no ocurrirá.
    Elsbeth era hija de un abogado.
    – Si te casas, tu marido controlaría tu dinero. Es la forma en que funciona la ley. No podrás gastarlo sin su permiso.
    Kit se encogió de hombros.
    – Esas leyes están caducas. No hay ningún hombre en el mundo al que yo me encadenaría. Además yo seguramente no valdré para ser esposa. Lo único que se hacer bien es cocinar.
    Elsbeth era comprensiva pero también práctica.
    – Por eso todas estamos aquí. Para aprender a ser unas esposas perfectas. Buscan a las chicas de la Academia Templeton para hacer los matrimonios más selectos de Nueva York. Por eso es tan especial ser una chica Templeton. Los hombres vienen de todas partes del Este para asistir al baile de graduación.
    – No me importa si vienen de París, Francia. Nunca me verás en un baile.
    Pero parecía que a Elsbeth le había llegado la inspiración, y no estaba prestando atención.
    – Todo lo que tienes que hacer es encontrar el marido adecuado. Alguien que te haga feliz. Entonces todo será perfecto. No dependerás del señor Cain y tendrás tu dinero.
    – Eres una chica realmente dulce Elsbeth, pero debo decirte que esa es la idea más ridícula que he escuchado en mi vida. Casarme significaría que le estoy pasando a otro hombre mi dinero.
    – Si eliges al hombre adecuado, sería lo mismo que tenerlo tú misma. Antes de casarte, podrías convencerlo que te compre Risen Glory como regalo de bodas -aplaudió mientras ponía una mirada soñadora -. Imagínate qué romántico sería. Podrías volver a tu casa para la luna de miel.
    Maridos y lunas de miel… Elsbeth podría haber estado hablando en otro idioma.
    – Eso es una evidente estupidez. ¿Qué hombre va a casarse conmigo?
    – ¡Levántate! -la voz de Elsbeth tenía la misma nota de orden que la propia Elvira Templeton, y Kit se levantó de mala gana.
    Elsbeth le pasó el dedo por su mejilla.
    – Estás terriblemente delgada y tu pelo es horrible. Desde luego -añadió cortésmente -crecerá, y es un color hermoso, tan suave y negro. Incluso ahora, no estaría mal si lo igualaras un poco. Tus ojos parecen demasiado grandes para tu cara, pero es por tu extrema delgadez -despacio giró en un circulo alrededor de Kit-. Vas a ser muy hermosa algún día, de modo que creo que debemos preocuparnos sólo de lo demás.
    Kit frunció el ceño.
    – ¿Qué es de lo demás que tenemos que preocuparnos?
    Pero Elsbeth ya no se sentía intimidada.
    – Todo lo demás. Debes aprender a hablar y andar, qué palabra decir o incluso más importante, cuál no decir. Deberás aprender todo lo que la Academia te enseña. Eres afortunada de que el señor Cain haya sido tan generoso con tu asignación para ropa.
    – No la necesito. Lo que necesito es un caballo.
    – Los caballos no te ayudarán a conseguir un marido. Pero la Academia sí.
    – No sé cómo. No he conseguido gran cosa hasta ahora.
    – No no has conseguido nada -la sonrisa dulce de Elsbeth se puso traviesa-. Pero entonces tampoco me tenías en tu bando.
    La idea era tonta pero Kit reconoció su primera chispa de esperanza.
    Según pasaban las semanas, Elsbeth fue tan buena como le prometió. Le recortó el pelo a Kit con tijeras de manicura y le dio clases en las asignaturas que estaba más retrasada. Finalmente Kit dejó de golpear los floreros en la clase de baile y descubrió que tenía talento para coser… no bordando los dechados de fantasía que detestaba, sino añadiendo toques flameantes a otras ropas, como los uniformes de la escuela. (Diez de demérito.) Se le daba muy bien el francés, y al cabo de poco tiempo estaba ayudando con esa asignatura a muchas de las chicas que se habían burlado de ella.
    Para Pascua, el proyecto de Elsbeth para que encontrara marido ya no le parecía tan ridículo, y Kit empezó a dormirse soñando que Risen Glory sería suya para siempre.
    Imagínate.

***

    Sophronia ya no era la cocinera de Risen Glory, sino el ama de llaves de la plantación. Dobló y guardó la carta de Kit en el cajón del pupitre de caoba dónde guardaba las facturas del hogar y se apretó el mantón más fuertemente alrededor de los hombros para protegerse del frío de febrero. Kit llevaba ya en la Academia Templeton seis meses, y ahora parecía empezar a aclimatarse.
    Sophronia la echaba de menos. Kit estaba ciega en algunas cuestiones, pero también entendía cosas que la otra gente no. Además Kit era la única persona en el mundo que la quería. De todas maneras, siempre conseguían enfadarse en las cartas, y ésta era la primera correspondencia que Sophronia recibía de Kit en un mes.
    Sophronia pensó en sentarse para responderla de forma inmediata pero sabía que lo postergaría, especialmente tras la última vez. Sus cartas solamente parecían enfadar a Kit. Se podría pensar que estaría contenta de escuchar cómo Risen Glory estaba floreciendo ahora que Cain estaba al mando, pero sólo acusaba a Sophronia de tomar partido por el enemigo.
    Sophronia contempló la confortable habitación. Observó la nueva tapicería de damasco rosa del sofá y la forma en que los azulejos de porcelana de Delft alrededor de la chimenea brillaban con la luz del sol. Todo brillaba con cera, pintura fresca y cuidados.
    A veces se odiaba a sí misma por trabajar tan duramente para hacerla hermosa de nuevo. Trabajaba todos los días hasta deslomarse para el hombre, como si nunca hubiera habido una guerra y fuera todavía una esclava. Pero ahora tenía una paga. Un buen salario, el mejor de las amas de llaves del condado. Pero Sophronia todavía no estaba satisfecha.
    Se movió para mirarse en el gran espejo con marco dorado que colgaba de la pared entre las ventanas. Nunca se había visto mejor. Las comidas regulares habían suavizado los rasgos de su cara y se habían redondeado los afilados ángulos de su cuerpo. Llevaba el pelo largo suavemente enrollado y cogido en lo alto de la cabeza. El estilo sofisticado le añadía una altura considerable, de casi un metro ochenta centímetros, y eso la complació. Con sus exóticos ojos dorados y su piel caramelo pálida, se parecía a una de las Amazonas que había visto en un libro de la biblioteca.
    Frunció el ceño cuando se miró el sencillo vestido. Ella quería vestidos de modista. Quería sedas y perfumes, cristal y champán. Pero lo que más quería era un lugar propio, una de esas bonitas casas color pastel de Charleston, dónde tendría una criada y se sentiría segura y protegida. También sabía como conseguirlo. Tenía que hacer lo que más miedo le daba. En lugar de ser ama de llaves de un hombre blanco, debería ser su amante.
    Cada noche cuando servía a Cain la cena, balanceaba las caderas de forma seductora, y apoyaba los pechos contra su brazo mientras le ponía la comida. A veces olvidaba su miedo a los hombres blancos para mirar lo apuesto que era, y recordaba lo amable que había sido con ella. Pero él era demasiado grande, demasiado poderoso, demasiado masculino para sentirse a gusto con él. A pesar de todo, se humedecía los labios y le invitaba con los ojos, practicando todos los trucos que había logrado aprender.
    Una imagen de Magnus Owen apareció en su mente. ¡Maldito sea ese hombre! Odiaba la manera en que la miraba con esos ojos oscuros, como si sintiera pena de ella. Dulce y bendito Jesús, como si no tuviera él un cuerpo de risa. Magnus Owen que la odiaba tanto que no podía soportarlo, tenía el descaro de compadecerse de ella.
    Un involuntario escalofrío le recorrió el cuerpo cuando imaginó unos miembros blancos pálidos envolviendo los suyos más oscuros. Apartó la imagen y siguió con su resentimiento.
    ¿Pensaba realmente Magnus Owen que dejaría que la tocara? ¿Él o cualquier otro hombre negro?¿Pensaba Magnus que había estudiado tan duramente escondida en los aseos, escuchando a las damas blancas de Rutherford hasta poder hablar exactamente como ellas, sólo para acabar con un hombre negro que no podría protegerla? Probablemente no. Especialmente un hombre negro cuyos ojos parecían taladrar en los rincones más profundos de su alma.
    Se encaminó a la cocina. Pronto tendría todo lo que quería… una casa, vestidos de seda, seguridad… y pensaba ganarlo de la única manera que se imaginaba, satisfaciendo el anhelo de un hombre blanco. Un hombre blanco que fuera lo bastante poderoso para protegerla.
    La noche se presentaba lluviosa. Los potentes vientos de febrero aullaban por debajo de la chimenea y agitaban las contraventanas cuando Sophronia hizo una pausa fuera de la biblioteca. En una mano sujetaba una bandeja de plata portando una botella de brandy y un único vaso. Con su otra mano se desabrochó los botones superiores del vestido para revelar el inflamiento de sus pechos. Era hora de hacer el siguiente movimiento. Respiró profundamente y entró en la habitación.
    Cain levantó la vista del libro mayor en el escritorio.
    – Debes haber leído mi mente.
    Él desperezó su cuerpo grande, patilargo en la silla de cuero, se levantó y se estiró. Ella no se permitió alejarse cuando le vio rodear el escritorio, moviéndose como un gran león dorado. Había estado trabajando de sol a sol durante meses, y parecía cansado.
    – Es una fría noche -dijo ella poniendo la bandeja sobre el escritorio -. Creo que vas a necesitar algo para mantenerte caliente -abrió con la mano el escote de su vestido para que no hubiera error de a lo que se refería.
    Él la miró y ella reconoció el familiar gusanillo de pánico. Se recordó de nuevo lo amable que él había sido, aunque por otro lado había algo peligroso en él que la intimidaba.
    Sus ojos bajaron de su cara a sus pechos.
    – Sophronia…
    Ella pensó en vestidos de seda y una casa color pastel. Una casa con un buen cerrojo.
    – Shh… -caminó hacía él y le acarició el pecho con los dedos. Entonces dejó que su mantón de deslizara por su brazo desnudo.
    Desde hacía siete meses, su vida había estado llena de mucho trabajo y poco placer. Ahora dejó caer sus párpados y cerró sus largos dedos sobre su brazo. Su mano bronceada por el sol de Carolina, era más oscura que su propia carne.
    Él ahuecó su barbilla.
    – ¿Estás segura de esto?
    Ella se obligó a asentir con la cabeza.
    Su cabeza empezó a bajar, pero justo antes que sus labios se tocaran, se produjo un ruido detrás de ellos. Se giraron a la vez y vieron a Magnus Owen de pie en la puerta abierta.
    Sus apacibles rasgos se torcieron cuando la vio allí, lista para rendirse al abrazo de Cain. Ella escuchó un gruñido salir desde las profundidades de su garganta. Entró en la habitación y se lanzó a por el mismo hombre al que consideraba su mejor amigo, el hombre que le había salvado una vez la vida.
    La brusquedad del ataque cogió a Cain por sorpresa. Asombrado se echó hacia atrás y apenas consiguió guardar el equilibrio. Entonces se preparó para combatir a Magnus.
    Horrorizada ella vio como Magnus le arremetía. Le lanzó un puñetazo que Cain esquivó y levantó el brazo para contrarrestar otro golpe.
    Magnus lanzó el puño otra vez. Esta vez encontró la mandíbula de Cain y lo envió al suelo. Cain se levantó pero no quería pelear.
    Gradualmente Magnus recuperó la razón. Cuando se dio cuenta que Cain no iba a pelear, bajó los brazos.
    Cain miró fijamente a los ojos a Magnus, y luego dirigió su atención a Sophronia. Puso de pie una silla que había quedado tumbada por el ataque y dijo bruscamente.
    – Vete a dormir, Magnus. Tenemos un día duro mañana -se giró hacia Sophronia-. Puedes irte. No te necesitaré más.
    La forma deliberada en que enfatizó esas últimas palabras no dejaba duda de su significado.
    Sophronia salió deprisa de la habitación. Estaba furiosa con Magnus por echar a perder sus planes. Al mismo tiempo temía por él. Esto era Carolina del Sur y él había golpeado a un hombre blanco, no una vez, sino dos.
    Apenas durmió esa noche temiendo que los demonios con sábanas blancas vinieran a por él, pero no ocurrió nada. Al día siguiente le vio trabajando con Cain, limpiando a cepillo uno de los campos. El miedo que había sentido por él, se transformó en resentimiento. Él no tenía ningún derecho a interferir en su vida.
    Esa noche Cain le ordenó dejar el brandy en la mesa de fuera de la puerta de la biblioteca.

6

    Flores frescas de primavera llenaban el salón de baile de la Academia Templeton para Jóvenes Damas. Pirámides de tulipanes blancos ocultaban las chimeneas vacías, mientras que floreros de cristal tallado llenos con lilas bordeaban sus repisas. Incluso en los espejos habían sido colgadas azaleas tan blancas como la nieve.
    A lo largo del perímetro del salón de baile, los grupos de elegantes invitados contemplaban la terraza al final del salón de baile, que estaba encantadoramente adornada de rosa. Pronto las graduadas más recientes de la Academia Templeton, la Clase de 1868, pasaría a través de ella.
    Además de los padres de las debutantes, entre los invitados se incluían miembros de las familias más elegantes de Nueva York: los Schermerhorns y los Livingstons, varios Jays y al menos un Van Rensselaer. Ninguna madre socialmente prominente permitiría a un hijo casadero perderse alguno de los eventos que rodeaban la graduación de la más reciente cosecha de chicas Templeton, e indudablemente no se perderían el baile de graduación de la Academia, ya que era el mejor lugar en Nueva York para encontrar a una nuera adecuada.
    Los solteros estaban reunidos en grupos alrededor de la habitación. Sus filas se habían reducido debido a la guerra, pero todavía había los suficientes presentes para agradar a las madres de las debutantes.
    Los hombres más jóvenes estaban descuidadamente seguros de sí mismos en sus esmóquines negros y sus camisas de blanco inmaculado, a pesar del hecho de que algunas de sus mangas colgaban vacías, y de que, aunque mas de uno aún no había celebrado su vigésimo quinto cumpleaños, ya usaba bastón. Los bolsillos de los solteros más viejos rebosaban por las ganancias de la economía de una próspera posguerra, y mostraban su éxito con gemelos de diamantes y relojes con pesadas cadenas de oro.
    Esta noche era la primera vez que los caballeros de Boston, Philadelphia y Baltimore tendrían el privilegio de ver la última cosecha de las debutantes más deseables de Manhattan. A diferencia de sus homólogos de Nueva York, estos caballeros no habían podido asistir a los tés y las tranquilas recepciones del domingo por la tarde que habían precedido al baile de esta noche.
    La hermosa Lilith Shelton adornaría la mesa de cualquier hombre. Y su padre estableció una dote de diez mil dólares por ella.
    Margaret Stockton tenía los dientes torcidos, pero llevaría ocho mil dólares a su cama de matrimonio, y cantaba bien, una bella cualidad en una esposa.
    Elsbeth Woodward valía cinco mil a lo sumo, pero tenía una naturaleza dulce y era más que agradable de mirar, la clase de esposa que no daría problemas a un hombre. Era una clara favorita.
    Fanny Jennings estaba fuera de la competición. El chico más joven de los Vandervelt ya había hablado con su padre. Una pena, ya que valía dieciocho mil.
    Y así una chica tras otra. Cuando la conversación empezó a vagar al más reciente combate de boxeo, un visitante bostoniano interrumpió.
    – ¿No hay otra de la que he oído hablar? ¿Una chica del Sur? ¿Mayor que el resto? – veintiuno, había escuchado. Los hombres de Nueva York evitaron mirarse a los ojos los uno de los otros. Finalmente uno de ellos se aclaró la garganta.
    – Ah, sí. Esa debe ser la señorita Weston.
    Justo entonces la orquesta empezó a tocar una selección de los recientemente populares “Cuentos de Vienna Woods”, una señal de que las señoritas de la clase graduada estaban a punto de ser anunciadas. Los hombres se callaron cuando las debutantes aparecieron.
    Vestidas con trajes de baile blancos, pasaron una por una a través de la terraza, pausadamente, y se hundieron en una graciosa reverencia. Después del pertinente aplauso se deslizaron sobre los escalones cubiertos con pétalos de rosas hacia el salón de baile y cogieron el brazo de su padre o hermano.
    Elsbeth sonrió con tanta gracia que el mejor amigo de su hermano, que hasta ese momento la había considerado solamente una molestia, empezó a cambiar de idea. Lilith Shelton tropezó ligeramente con el dobladillo de su falda y quiso morirse, pero era una “Chica Templeton” de modo que no dejó ver su vergüenza. Margaret Stockton, incluso con sus dientes torcidos, estaba lo suficientemente atractiva como para atraer la atención de un miembro de la rama menos próspera de la familia Jay.
    – Katharine Louise Weston.
    Hubo un movimiento casi imperceptible entre los caballeros de Nueva York, una leve inclinación de cabezas, un vago movimiento de posiciones. Los caballeros de Boston, Philadelphia y Baltimore intuían que algo especial estaba a punto de suceder y fijaron su atención más atentamente.
    Llegó hacia ellos desde las sombras de la terraza, y se detuvo en lo alto de la escalera. Enseguida vieron que no era como las otras. Esta no era ninguna gatita atigrada, domesticada para hacerse un ovillo junto a la chimenea de un hombre y mantener sus zapatillas calientes. Esta era una mujer que agitaría la sangre de un hombre, una gata salvaje con un lustroso pelo negro recogido hacia atrás con peinetas de plata, que luego caía hacia su cuello en una alborotada maraña de rizos oscuros. Era una gata exótica con grandes ojos violetas, tan excesivamente rodeados, que el peso de sus pestañas debería haberlos mantenidos cerrados. Una gata montesa con una boca demasiado atrevida para la moda pero tan madura y húmeda que un hombre sólo podía pensar en beber de ella.
    Su vestido estaba hecho de satén blanco con una hinchada sobrefalda enganchada por lazos del mismo tono violeta que sus ojos. El escote en forma de corazón perfilaba levemente el contorno de sus pechos, y las mangas acampanadas, terminaban su atuendo unos guantes largos de encaje de Alençon. El vestido era hermoso y caro pero ella lo llevaba casi descuidadamente. Uno de los lazos lila se había desatado en el costado, y los guantes pronto seguirían su camino, pues se los había subido demasiado sobre sus delicados brazos.
    El hijo menor de Hamilton Woodward se ofreció como su acompañante para el paseo. Los invitados más exigentes observaron que su zancada era un poquitín demasiado larga… no lo suficiente larga como para crear una mala opinión sobre la Academia… pero lo suficiente como para ser notada. El hijo de Woodward le susurró algo. Ella inclinó su cabeza y rió enseñando sus pequeños y blancos dientes. Todo hombre que la miraba deseaba que esa risa fuera sólo para él, incluso cuando reconocían que una jovencita más delicada tal vez no se reiría tan descaradamente.
    Solamente el padre de Elsbeth, Hamilton Woodward, se negó a mirarla.
    Bajo el refugio de la música, los caballeros de Boston, Philadelphia, y Baltimore exigieron saber más sobre esta señorita Weston.
    Los caballeros de Nueva York fueron vagos al principio.
    Algunos opinaban que Elvira Templeton no debería haber dejado entrar a una sureña en la Academia tan pronto después de la guerra, pero ella era la pupila del “Héroe de Missionary Ridge”.
    Sus comentarios se hicieron más personales. Realmente es alguien digna de mirar. De hecho, es difícil apartar los ojos de ella. Pero un tipo peligroso de esposa, ¿no crees? Más mayor. Un poco salvaje. Apuesto a que ella no aceptaría bien el matrimonio de ninguna manera. ¿Y cómo podría un hombre tener su mente puesta en los negocios con una mujer así esperándolo en casa?
    Si lo esperara.
    Gradualmente los caballeros de Boston, Philadelphia y Baltimore conocieron el resto. En las últimas seis semanas la señorita Weston había captado el interés de una docena de los solteros más elegibles de Nueva York, sólo para rechazarlos.
    Eran hombres de las familias más adineradas… hombres que gobernarían algún día la ciudad, incluso el país… pero a ella parecía no importarle.
    En cuanto a los que ella parecía preferir… Eso era lo que más irritaba. Escogía a los hombres menos probables. Bertrand Mayhew, por ejemplo, venía de buena familia pero era prácticamente pobre y había sido incapaz de tomar una decisión por su cuenta desde que su madre murió. Luego estaba Hobart Cheney, un hombre sin dinero ni apariencia, sólo con una desafortunada tartamudez. Las preferencias de la deliciosa señorita Weston eran incomprensibles. Estaba despreciando a Van Rensselaers, Livingstons y Jays por Bertrand Mayhew y Hobart Cheney.
    Las madres estaban aliviadas. Ellas se divertían mucho con la compañía de la señorita Weston… las hacía reír y se compadecía de sus enfermedades. Pero no tenía el nivel requerido como nuera, ¿verdad? Siempre con un volante desgarrado o perdiendo un guante. Su pelo no estaba nunca en su sitio, siempre tenía un mechón caído alrededor de sus orejas o curvándose en las sienes. En cuanto a la manera audaz que tenía de mirar con esos ojos… reconfortante, pero al mismo tiempo turbadora. No, después de todo, la señorita Weston no podría ser la clase de esposa adecuada para sus hijos.
    Kit era consciente de la opinión que tenían de ella las matronas de la sociedad, y no las culpaba por ello. Como una “Chica Templeton”, incluso las comprendía. Pero eso no impedía que entretuviera a sus parejas, con la típica voz falta de aliento, sureña, que había perfeccionado imitando a las mujeres de Rutherford. Ahora, sin embargo, su pareja era el pobre Hobart Cheney quién apenas era capaz de mantener una conversación bajo las mejores circunstancias, menos aún cuando estaba contando los pasos de baile tan vigorosamente bajo su respiración, de modo que permaneció en silencio.
    El señor Cheney tropezó, pero Elsbeth la había entrenado bien durante los últimos tres años, y Kit lo condujo hacia atrás antes de que alguien se diera cuenta. También le mostró la sonrisa más brillante de manera que él no se diera cuenta que, en realidad, era ella la que lo llevaba.
    El pobre señor Cheney no sabría nunca lo cerca que había estado de ser su elección como marido. Si hubiese sido un poquito menos inteligente, podría haberlo elegido. De cualquier modo, Bertrand Mayhew constituía la mejor elección.
    Observó al señor Mayhew de pie solo, esperando el primero de los dos bailes que ella le había prometido. Reconoció la familiar opresión que siempre sentía cuando lo miraba, hablaba con él, o pensaba en él.
    Él no era mucho más alto que ella, y su barriga sobresalía debajo del cinturón de sus pantalones como el de una mujer embarazada. A los cuarenta, había vivido toda su vida a la sombra de su madre, y ahora que ella estaba muerta, necesitaba desesperadamente que otra mujer tomara su lugar. Kit había decidido que esa mujer sería ella.
    Elsbeth estaba disgustada, señalando que Kit podría conseguir a cualquiera entre una docena de hombres elegibles que eran más ricos que Bertrand Mayhew y menos desagradables. Pero Elsbeth lo comprendía. Para conseguir Risen Glory, Kit en su matrimonio necesitaba poder, no riqueza, o un marido que esperara que se comportara como una apropiada y sumisa esposa, cosa que ella no haría en absoluto.
    Kit sabía que no sería difícil convencer a Bertrand para utilizar el dinero de su fondo fiduciario en comprar Risen Glory, ni tampoco tendría problemas para convencerlo de vivir allí permanentemente. Por eso, sofocó la parte de sí misma que deseaba haber encontrado un marido menos repugnante. Tras la cena de medianoche, lo llevaría a la sala de recepción para ver la nueva colección de fotos tridimensionales de las cataratas del Niágara, y entonces se lo preguntaría. No sería difícil. Había resultado ser asombrosamente fácil manejar a los hombres. Dentro de un mes estaría en camino hacía Risen Glory. Desgraciadamente, estaría casada con Bertrand Mayhew.
    No malgastó ni un minuto en pensar en la carta que había recibido ayer de Baron Cain. Rara vez tenía noticias de él, y cuando las tenía era solamente para reprenderla a causa de uno de los informes trimestrales que recibía de la señora Templeton. Sus cartas eran siempre tan formales y dictatoriales que no podía arriesgarse a leerlas delante de Elsbeth, pues la hacían volver a sus viejos hábitos de blasfemar.
    Después de tres años, el libro mental que contenía sus quejas contra él había engordado con innumerables páginas. En su última carta le ordenaba que se quedara en Nueva York hasta nuevo aviso, sin ninguna explicación. Pensaba ignorarlo. Estaba apunto de tomar las riendas de su vida, y no le dejaría interponerse en su camino.
    La música acabó con un dramático crescendo, y Bertrand Mayhew apareció inmediatamente a su lado.
    – ¿Señorita… señorita Weston? Yo me preguntaba… es decir, usted recuerda…
    – Como no, pero si es el señor Mayhew -Kit inclinó la cabeza y lo contempló a través de sus pestañas, un gesto que había practicado tanto bajo la tutela de Elsbeth que se había vuelto natural-. Mi querido, querido señor Mayhew. Estaba asustada – aterrada de hecho- de que me hubiera olvidado y se hubiese ido con alguna otra joven.
    – ¡Oh, yo, no! ¿Oh señorita Weston, cómo podría usted creer que yo haría, alguna vez, algo tan poco caballeroso? Oh, estrellas, no. Mi querida madre nunca tendría…
    – Estoy segura de ello -se excusó con gracia frente a Hobart Cheney, y enlazó su brazo con el del señor Mayhew, consciente de que el ademán era excesivamente familiar-. Venga, venga. ¿Nada de caras largas, me oye? Sólo estaba bromeando.
    – ¿Bromeando? -parecía tan perplejo como si ella le estuviera diciendo que había montado desnuda por la Quinta Avenida.
    Kit reprimió un suspiro. La orquesta empezó a tocar una enérgica pieza, y dejó que la condujera al baile. Al mismo tiempo trató de librarse de su depresión, pero un vistazo al padre de Elsbeth lo hizo difícil.
    ¡Qué tonto tan pomposo! Durante la Pascua, uno de los abogados de la firma de Hamilton Woodward había bebido demasiado y abordado a Kit en la habitación de música de los Woodwards. Un sólo toque de aquellos babosos labios, y le había dado un fuerte puñetazo en el estómago. Ahí podría haber acabado todo, pero casualmente el señor Woodward entraba en ese momento en la habitación. Mintiendo, su socio culpó a Kit de tratar de seducirle. Kit lo negó airadamente, pero el señor Woodward no la creyó. Desde entonces, había tratado sin éxito de boicotear su amistad con Elsbeth, y toda la noche había estado mirándola con expresión mordaz.
    Se olvidó del señor Woodward cuando vio a una nueva pareja ingresar en el baile. Había algo familiar en el hombre que captó su atención, y cuando la pareja se acercó a la señora Templeton para presentar sus respetos, lo reconoció. Oh, mi…
    – ¿Señor Mayhew podría usted acompañarme hasta la señora Templeton? Está hablando con alguien a quien conozco. Alguien a quién no he visto durante años.
    Los caballeros de Nueva York, Boston, Philadelphia, y Baltimore notaron que la señorita Weston había dejado de bailar e intentaron ver lo que había captado su atención. No sin poca envidia, estudiaron al hombre que acababa de entrar en el salón de baile. ¿Qué tenía aquel pálido y delgado desconocido que había llevado tal atractivo rubor a las mejillas de la esquiva señorita Weston?

***

    Brandon Parsell, el ex oficial de caballería en la famosa “Legión de Hampton" de Carolina del Sur, tenía algo de artista en la mirada, aunque era plantador por nacimiento y no sabía de arte más allá que le gustaba ese tipo que pintaba caballos. Su pelo era castaño y liso, peinado hacía un lado sobre una frente fina y bien moldeada. Tenía un bigote cuidadosamente recortado y unas conservadoras patillas.
    No era el tipo de rostro que inspiraba fácil camaradería con miembros de su propio sexo. Por el contrario, era un rostro que gustaba a las mujeres, recordaba a novelas sobre caballería y evocaba sonetos, ruiseñores y urnas griegas.
    La mujer a su lado era Eleanora Baird, la simple, y emperifollada hija de su jefe. Agradeció su presentación a la señora Templeton con una cortés reverencia y un cumplido apropiado. Al escuchar su lento hablar sureño, nadie habría adivinado la aversión que sentía contra todos ellos: Los brillantes invitados, la imponente anfitriona, incluso a la soltera norteña a quién se había visto obligado ha acompañar esa noche.
    Y entonces, sin previo aviso, sintió una aguda punzada de nostalgia, un ansia por los amurallados jardines de Charlestón un domingo por la tarde, un gran anhelo por el silencioso aire nocturno en Holly Grove, la antigua casa de su familia.
    No había ninguna razón para el torrente de emoción que apretó su pecho, ninguna razón a parte del leve y dulce perfume al jazmín de Carolina, que producía un susurrante raso blanco.
    – Ah Katharine, querida- la señora Templeton la llamó con ese estridente acento del norte que retumbaba los oídos de Brandon. -Aquí hay alguien a quién me gustaría presentarle. Un paisano suyo.
    Él se giró despacio hacia el sugestivo perfume de jazmín y tan rápido como el latido de un corazón, se perdió en el hermoso y obstinado rostro, que encontró su mirada.
    La joven sonrió.
    – El señor Parsell y yo ya nos conocemos, aunque veo por su expresión que no me recuerda. Que vergüenza, señor Parsell. Ha olvidado a una de sus más fieles admiradoras.
    Aunque Brandon Parsell no reconocía el rostro, si reconoció la voz. Conocía esas vocales ligeramente borrosas y las suaves consonantes, mejor que su propia respiración. Era la voz de su madre, sus tías y sus hermanas. La voz que durante cuatro largos años, había aliviado la muerte, desafiado a los yanquis y enviado a los caballeros a volver a pelear. La voz que había enviado con gusto a sus maridos, hermanos, e hijos a la "Gloriosa Causa".
    La voz suave de todas las mujeres criadas en el Sur.
    Esta voz los había alentado en Bull Run y en Fredericksburg, y los había calmado en aquellas largas semanas en las montañas de Vicksburg, esa voz que había llorado amargas lágrimas en pañuelos perfumados de lavanda, y había susurrado "No importa" cuando perdieron a Stonewall Jackson en Chancellorsville.
    Esta era la voz que había espoleado a los hombres de Pickett en su desesperado ataque sobre Gettysburg, la voz que habían escuchado cuando estaban tendidos moribundos en el barro de Chickamauga, y la voz que ellos no se permitieron escuchar en aquel Domingo de Ramos de Virginia cuando habían rendido sus sueños en el Palacio de Justicia de Appomattox.
    Aún a pesar de la voz, había una diferencia entre la mujer que estaba de pie ante él y las mujeres que esperaban en casa. El vestido de baile de raso blanco que llevaba era evidentemente nuevo. No se había colocado ningún broche de forma astuta para esconder un zurcido que era casi, pero no del todo, invisible. No había señales de que una falda originalmente diseñada para llevar un aro hubiera sido deshecha y vuelta a coser para mostrar una silueta más estilizada, y a la moda. También había otra diferencia entre la mujer que estaba de pie ante él y las que esperaban en casa. Sus ojos violetas no contenían ningún secreto reproche, nunca expresado.
    Cuando finalmente pudo hablar, su voz pareció venir de lejos.
    – Me temo que tiene ventaja sobre mi, señorita. Me cuesta creer que haya sido capaz de olvidar un rostro tan memorable, pero si usted dice que así es, no voy a discutirlo, sólo le pido perdón por mi mala memoria. ¿Quizá usted me podría informar?
    Elvira Templeton acostumbrada a la forma llana de hablar de los hombres de negocios yanquis, parpadeó dos veces ante sus floridos modales.
    – Señor Parsell le presento a la señorita Katharine Louise Weston.
    Brandon Parsell era demasiado caballero para dejar ver su conmoción, pero aún así, no fue capaz de encontrar las palabras para responder de forma adecuada. La señora Templeton continuó con las formalidades, presentando a la señorita Baird, y por supuesto al señor Mayhew. La señorita Weston parecía divertida.
    La orquesta comenzó a tocar los acordes del vals "El Danubio Azul". El señor Parsell salió de su estupor y se giró hacia el señor Mayhew.
    – ¿Le importaría a usted mucho traer una taza de ponche para la señorita Baird, señor? Acaba de comentar que tiene sed. Señorita Weston ¿Puede un viejo amigo reclamar el honor de este vals? -era una anormal falta de etiqueta, pero Parsell no podía pensar en protocolos.
    Kit sonrió y le entregó su mano enguantada. Juntos se dirigieron hacía la pista de baile. Finalmente Brandon rompió el silencio. -Has cambiado, Kit Weston. Creo que ni tu propia madre te reconocería.
    – Nunca he tenido madre, Brandon Parsell, como tú bien sabes.
    Él se rió en voz alta ante su bravuconería. No se había dado cuenta de cuánto extrañaba hablar con una mujer con el espíritu intacto.
    – Espera a que le cuente a mi madre y a mis hermanas que te he visto. Oímos que Cain te había mandado a una escuela en el Norte, pero nadie de nosotros habla con él, y Sophronia apenas habla con nadie.
    Kit no quería hablar de Cain.
    – ¿Cómo están tu madre y tus hermanas?
    – Tan bien como se podría esperar. Perder Holly Grove ha sido difícil para ellas. Yo estoy trabajando en el banco de Rutherford -su sonrisa era humilde-. Un Parsell trabajando en un banco. Los tiempos cambian, ¿no, señorita Weston?
    Kit se acercó a las líneas limpias y delicadas de su rostro y observó la forma en que su bigote cuidadosamente recortado acariciaba la curva superior de su labio. No dejó que asomara su pena mientras aspiraba el débil olor a tabaco y ron que tan suavemente desprendía él.
    Brandon y sus hermanas habían sido el centro de un grupo de jóvenes despreocupados cinco o seis años mayores que ella. Cuando comenzó la guerra, recordaba haberle visto desde el borde del camino marchar a caballo a Charleston. Estaba erguido en su montura, como si hubiera nacido sobre una silla de montar, y llevaba tan orgulloso el uniforme gris y el sombrero con pluma, que su garganta se había cerrado con lágrimas feroces y orgullosas. Para ella, simbolizaba el espíritu del soldado Confederado, y ella no había anhelado nada más que seguirlo a la batalla y luchar a su lado. Ahora Holly Grove estaba en ruinas y Brandon Parsell trabajaba en un banco.
    – ¿Que estás haciendo en Nueva York, señor Parsell? -preguntó tratando de calmar el leve vértigo que hacía temblar sus rodillas. -Mi jefe me ha enviado para ocuparme de algunos negocios familiares suyos. Vuelvo mañana a casa. -Tu jefe debe tener mucha confianza en ti al confiarte sus asuntos familiares. Otra vez ese tono humilde, que era casi, pero no exactamente irónico.
    – Si oyes a mi madre, te dirá que estoy manejando el "Banco de Ciudadanos y Plantadores", pero lo cierto es que no soy más que el chico de los recados.
    – Estoy segura que eso no verdad.
    – El Sur fue levantado sobre una farsa. Esa creencia que éramos omnipotentes la aprendimos desde la cuna. Pero yo, por fin, he dejado de engañarme. El Sur no es invencible, y yo tampoco.
    – ¿Eso es tan malo?
    Él la llevó hasta el borde del salón de baile.
    – No has estado en Rutherford durante años. Todo ha cambiado. Los políticos y los ladinos dirigen el estado. Aunque Carolina del Sur está a punto de ser readmitida en la Unión, los soldados yanquis todavía patrullan las calles y miran a otro lado cuando ciudadanos respetables son abordados por gentuza. El estado de derecho es una broma -espetó las últimas palabras como si fueran venenosas-. Como vives aquí, no puedes imaginarte cómo es eso.
    De alguna manera, se sintió culpable por haber abandonado su deber dejando el Sur, por un colegio en Nueva York. La música acabó pero no estaba preparada para que el baile terminara. Y quizá Brandon tampoco, ya que no hizo ningún movimiento para soltarla.
    – Supongo que ya tendrás pareja para acompañarte a la cena.
    Ella asintió con la cabeza, para después oírse a sí misma decir:
    – Pero debido a que somos vecinos y dejas Nueva York mañana, estoy segura que el señor Mayhew no se opondrá a hacerse a un lado.
    Él levantó la mano y le acarició con el dorso los labios.
    – Entonces es un tonto.
    Elsbeth se precipitó hacía ella en cuanto pudo y la arrastró a la sala de estar, que había sido acondicionada para que las damas pudieran retocarse.
    – ¿Quién es, Kit? Todas las chicas están hablando de él. Parece un poeta. ¡Oh, no! Tus lazos se están desatando, y ya tienes una mancha en la falda. Y tú pelo…
    Sentó a Kit frente al espejo y le quitó las peinetas de plata que le había regalado por su cumpleaños el año anterior.
    – No sé por qué no me has dejado arreglarte el pelo esta noche. Así parece salvaje.
    – Por la misma razón que no te he dejado que me ates el corsé. No me gusta que me quite libertad.
    Elsbeth le dirigió una sonrisa traviesa.
    – Eres una mujer. Se supone que no tienes que tener ningún tipo de libertad.
    Kit rió.
    – Oh, Elsbeth. ¿Que habría hecho sin ti estos tres últimos años?
    – Te hubieran expulsado.
    Kit se giró y le apretó la mano.
    – ¿Te he dado alguna vez las gracias?
    – Cientos de veces. Y soy yo la que debería dártelas. Si no hubiese sido por ti, nunca habría aprendido a valerme por mi misma. Lamento que mi padre esté siendo tan detestable. Nunca le perdonaré que no te haya creído.
    – No quiero entrometerme entre tu padre y tú.
    – Sé que no quieres -Elsbeth reanudó su ataque sobre el pelo de Kit-. ¿Por qué me molesto en regañarte por ser tan desordenada? Difícilmente haces algo como se supone que una jovencita debe hacerlo, y a pesar de eso, la mitad de los hombres de Nueva York están enamorados de ti.
    Kit hizo una mueca frente al espejo.
    – A veces no me gusta la forma en que me miran. Como si estuviera desnuda.
    – Seguro que te lo imaginas -Elsbeth terminó de asegurar las peinetas y puso las manos sobre los hombros de Kit-. Lo que pasa es que eres tan hermosa, que no pueden evitar mirarte.
    – Tonta -Kit rió y se puso de pie de un salto-. Su nombre es Brandon Parsell y me acompañará en la cena.
    – ¿La cena? Yo creía que el señor Mayhew…
    Pero era demasiado tarde. Kit había salido ya.

***

    El camarero pasó con la tercera bandeja de pastelitos. Kit extendió la mano para alcanzar uno, y la retiró justo a tiempo. Ya había cogido dos, y se había comido todo lo que le habían puesto en su plato. Si Elsbeth se hubiera dado cuenta, como seguramente habría hecho, Kit hubiera recibido otro sermón. Las Chicas Templeton comen con moderación en las reuniones sociales.
    Brandon apartó su plato vacío.
    – Confieso que disfruto fumando en pipa después de la cena. ¿Estarías de acuerdo en mostrarme el jardín? Siempre y cuando no te moleste el olor a tabaco.
    Kit sabía que ahora debería estar con Bertrand Mayhew, enseñándole las fotos tridimensionales de las cataratas del Niágara y preparándolo para una proposición de matrimonio, pero no encontraba el valor para marcharse.
    – No me molesta en absoluto. Cuando era más joven, yo también fumé tabaco.
    Brandon frunció el ceño.
    – Por lo que yo recuerdo, tu niñez fue infeliz y sería mejor olvidarla -él la llevó hacia las puertas que daban al jardín.
    – Es asombroso cómo has conseguido superar el infortunio de tu educación, por no olvidar esta capacidad tuya para vivir entre los yanquis todo este tiempo.
    Ella sonrió mientras él la llevaba por un camino empedrado engalanado con farolillos de papel. Pensó en Elsbeth, Fanny Jennings, Margaret Stockton e incluso en la señora Templeton.
    – No todos son malos.
    – ¿Y los caballeros yanquis? ¿Qué opinas de ellos?
    – Unos son agradables, y otros no.
    Él vaciló.
    – ¿Has recibido alguna proposición de matrimonio?
    – Ninguna que haya aceptado.
    – Me alegra oír eso.
    Él sonrió y sin saber enteramente cómo ocurrió, se pararon. Ella sintió como el susurro de la brisa desordenaba su pelo. Le puso las manos en los hombros y suavemente la atrajo hacía él.
    Él iba a besarla. Sabía que lo haría, de la misma manera que sabía que ella se lo permitiría.
    Su primer beso.
    De repente arrugó el ceño y la soltó precipitadamente.
    – Perdóname. Casi pierdo el control.
    – Ibas a besarme.
    – Me avergüenza admitirlo, pero es en lo único que he podido pensar desde que te he visto de nuevo. Un hombre que presiona a una dama para recibir sus atenciones no es ningún caballero.
    – ¿Y si la dama lo desea?
    Su expresión se tornó tierna.
    – Eres inocente. Los besos llevan a mayores libertades.
    Ella pensó en la "Vergüenza de Eva" y las charlas sobre las relaciones matrimoniales que todas las chicas del último curso tuvieron que soportar antes de graduarse. La señora Templeton habló del dolor y del deber, de la obligación y la resistencia. Las aconsejó que dejaran que sus maridos se ocuparan de todo, sin importar qué espantoso y horrible pudiese parecer. Sugirió que recitaran versos de la Biblia o un poco de poesía mientras lo hacían. Pero ni una sola vez les dijo que implicaba la "Vergüenza de Eva" exactamente.
    Lo dejaba a sus fértiles imaginaciones.
    Lilith Shelton les contó que su madre tenía una tía que se había vuelto loca en su noche de bodas. Margaret dijo que había oído que había sangre. Y Kit había cambiado miradas preocupadas con Fanny Jennings, cuyo padre criaba pura sangres en una granja cerca de Saratoga. Sólo Kit y Fanny habían visto el temblor de una yegua reacia cuando era cubierta por un semental.
    Brandon sacó una pipa del bolsillo y una desgastada petaca de tabaco de cuero.
    – No sé cómo has podido vivir en esta ciudad. No es como Risen Glory, ¿verdad?
    – A veces pensaba que moriría de nostalgia.
    – Pobre Kit. Has pasado por momentos duros, ¿no es así?
    – No tan malos como tú. Al menos Risen Glory sigue en pie.
    Él caminó hacia el muro del jardín.
    – Es una estupenda plantación. Siempre lo fue. Tu padre no podría tener mucho juicio en cuanto a mujeres, pero sabía cómo cultivar algodón -hubo un sonido hueco y siseante cuando el acercó su pipa. La volvió a encender y la miró fijamente-. ¿Puedo decirte algo que nunca he confiado a nadie?
    Ella sintió un momento de emoción.
    – ¿Qué es?
    – Solía tener un anhelo secreto por Risen Glory. Siempre ha sido mejor plantación que Holly Grove. Es un cruel giro del destino que la mejor plantación del país esté en manos de un yanqui.
    Ella notó que su corazón palpitaba, y su mente bullía con nuevas posibilidades. Habló despacio.
    – Voy a recuperarla.
    – Acuérdate de lo que te he dicho sobre crecer en una farsa. No cometas los mismos errores que los demás.
    – No los cometeré -dijo ferozmente-. He aprendido algo sobre el dinero desde que estoy en el Norte. Es lo que nos iguala. Yo lo tendré. Y entonces, le compraré Risen Glory a Baron Cain.
    – Necesitarás mucho dinero. Cain tiene la loca idea de hilar su propio algodón. Está construyendo un molino, allí mismo, en Risen Glory. El motor a vapor acaba de llegar de Cincinnati.
    Sophronia ya se lo había contado, pero Kit no podía concentrarse en eso ahora. Estaba en juego algo demasiado importante. Pensó en ello sólo un momento.
    – Tendré quince mil dólares, Brandon.
    – ¡Quince mil! -en una nación destruida, eso era una fortuna y durante un momento la miró boquiabierto. Entonces sacudió la cabeza.
    – No deberías habérmelo dicho.
    – ¿Por qué no?
    – Yo… me gustaría visitarte cuando regreses a Risen Glory, pero lo que me has contado arroja una sombra sobre mis intenciones.
    Kit tenía unas intenciones mucho más oscuras, y por eso sonrió.
    – No seas ganso. Nunca podría dudar de tus intenciones. Y sí, puedes visitarme en Risen Glory. Planeo volver tan pronto como pueda hacer los arreglos.
    Exactamente en ese momento, tomó la decisión. No podría casarse con Bertrand Mayhew, por lo menos, no hasta que tuviera tiempo de ver hasta dónde la llevaba esta emocionante y nueva posibilidad. No importaba lo que Cain le hubiera escrito en su carta. Iba a volver a casa.
    Esa noche cuando se quedó dormida, soñó con cruzar los campos de Risen Glory con Brandon Parsell a su lado.
    Imagínate.

TERCERA PARTE

Una Dama Sureña

    Nos hervimos a diferentes grados
    Ralph Waldo Emerson "Eloquence"

7

    El carruaje se inclinaba continuamente balanceándose mientras recorría el largo y tortuoso camino que llevaba hasta Risen Glory. Kit se tensó con anticipación. Después de tres años, finalmente regresaba a casa.
    La grava fresca ocultaba los surcos que tenía el camino desde que podía recordar. No había ni hierbajos ni maleza, haciendo que el camino le pareciera más ancho. Sólo los árboles habían resistido el cambio. El familiar surtido de pinos, robles, tupelos y sicomoros la recibieron. En un momento tendría la casa a la vista.
    Pero cuando el coche tomó la última curva, Kit ni siquiera le lanzó una ojeada. Algo más importante había llamado su atención.
    Más allá de la apacible inclinación de césped, más allá del huerto y las nuevas dependencias, más allá de la misma casa, alcanzando más de lo que le permitía su vista, estaban los campos de Risen Glory. Unos campos que se parecían a los que habían sido antes de la guerra, en unas interminables filas de jóvenes plantas de algodón estirándose como cintas verdes a través del rico y oscuro suelo.
    Golpeó el techo del carruaje, sorprendiendo a su acompañante, que dejó caer una ramita de menta que iba a meterse en la boca y se le cayó entre los volantes de su falda.
    Dorthea Pinckney Calhoun dio un chillido de alarma.
    Una Chica Templeton, aún la más rebelde, no podía viajar de ninguna manera sin acompañante, ni por supuesto, permanecer en la misma casa que un hombre soltero. Incluso el hecho de ser medio hermanos no hacía ninguna diferencia. Kit no pensaba hacer nada que diera a Cain una excusa para enviarla de vuelta, y como seguramente no querría tenerla allí, sin duda buscaría una razón.
    No había sido difícil encontrar una mujer sureña sin recursos ansiosa por volver a su tierra natal, tras años de destierro con una cuñada viuda en el Norte. Miss Dolly era una pariente lejana de Mary Cogdell, y Kit había conseguido su nombre a través de una carta que recibió de la esposa del reverendo. Con su estatura pequeña y sus rizos rubios descoloridos, Miss Dolly se parecía a una antigua muñeca de porcelana. Aunque ya había pasado de los cincuenta, vestía de modo retro con faldas de muchos volantes y nunca llevaba menos de ocho enaguas debajo.
    Kit ya había descubierto que era una coqueta natural, batiendo las pestañas de sus arrugados párpados a cualquier hombre que considerara un caballero. Y siempre parecía estar moviéndose. Las manos en los encajes, revoloteando sobre los mitones; tocándose sus descoloridos rizos cortos, sus fajas color pastel o flecos que ya no se llevaban. Ella hablaba de cotillones y remedios para la tos y el conjunto de perros de porcelana que habían desaparecido con su niñez. Era dulce e inofensiva y como pronto había descubierto Kit, estaba algo loca. Era incapaz de aceptar la derrota de la Gloriosa Confederación, y Miss Dolly había decidido tomarse el pequeño lujo de volver hacía atrás, a los primeros días de la guerra cuando las esperanzas eran altas y pensar en una derrota inconcebible.
    – ¡Los yanquis! -exclamó Miss Dolly cuando el coche se sacudió antes de detenerse-. ¡Están atacándonos! Oh yo… Oh yo, yo…
    Al principio su costumbre de referirse a acontecimientos que habían ocurrido hacía siete años como si estuvieran pasando ahora la habían desconcertado, pero Kit había comprendido rápidamente que la elegante locura de Miss Dolly era su manera de enfrentarse a una vida que le había sido imposible controlar.
    – No ocurre nada -aseguró Kit -. He detenido yo el carruaje. Quiero caminar.
    – Oh querida, Oh mi querida, no hagas eso. Los grupos de merodeadores están por todas partes. Y tu cara…
    – Estaré bien, Miss Dolly. La veré en la casa en unos minutos.
    Antes de que su acompañante pudiera protestar más, Kit salió fuera y le hizo una seña al conductor. Cuando el carruaje se alejaba, se subió a un montículo de hierba para tener mejor vista de los campos que rodeaban la casa. Se levantó el velo y se hizo sombra con la mano para evitar el sol de la tarde.
    Las plantas tendrían aproximadamente seis semanas. Dentro de poco, los brotes se abrirían en las cremosas flores de cuatro pétalos que darían lugar a las cápsulas de algodón. Incluso bajo la eficiente dirección de su padre, Risen Glory nunca había parecido tan próspera. Las dependencias que habían destruido los yanquis estaban reconstruidas, y una nueva cerca blanqueada se estiraba rodeando el prado. Todo en la plantación tenía el aspecto próspero de estar bien cuidado.
    Su mirada se centró en la casa de la que había sido exiliada cuando era tan pequeña. La parte frontal todavía tenía el agraciado arco, y el color era la misma sombra de crema cálida que recordaba, tintada ahora con la luz rosácea provocada por el reflejo del sol.
    Pero había diferencias. Se había reparado el tejado de tejas rojas cerca de las chimeneas gemelas, las contraventanas y la puerta principal mostraban una mano fresca de pintura negra brillante, y hasta desde esa distancia, los cristales de las ventanas brillaban. Comparado con la continua devastación que había visto viniendo en el tren, Risen Glory era un oasis de belleza y prosperidad.
    Las mejoras deberían haberla alegrado. En su lugar le provocaban una mezcla de ira y resentimiento. Todo esto había ocurrido sin ella. Dejó caer el velo sobre su rostro y se dirigió a la casa.
    Dolly Calhoun esperaba a unos pasos del carruaje, su boca de arco de Cupido temblando por estar sola cuando había llegado a su destino. Kit la sonrió tranquilizándola, bajó los bultos y se dirigió al conductor para pagarle con lo último que le quedaba de dinero. Mientras el carruaje ya se alejaba, cogió el brazo de Miss Dolly, la ayudó a subir los escalones hacía la puerta principal y golpeó con la aldaba de latón.
    Una criada joven y nueva abrió la puerta, y el resentimiento de Kit creció. Quería ver el querido y familiar rostro de Eli, pero el anciano había muerto el invierno anterior. Cain no le había permitido volver a casa para el entierro. Ahora tenía nuevos resentimientos para unir a los ya viejos y familiares.
    La criada las miró curiosamente y luego a los bultos y sombrereras amontonados en la entrada.
    – Me gustaría ver a Sophronia -dijo Kit.
    – La señorita Sophronia no está aquí.
    – ¿Cuándo volverá?
    – La curandera se ha puesto enferma, y la señorita Sophronia ha ido a ver como se encuentra. No se cuando regresará.
    – ¿Está el Major Cain aquí?
    – Volverá de los campos en cualquier momento, pero todavía no ha llegado.
    Menos mal, pensó Kit. Con un poco de suerte, estarían instaladas antes de que llegara. Tomó suavemente a Miss Dolly del brazo y la condujo a través de la puerta por delante de la estupefacta criada.
    – Por favor, que alguien recoja nuestros bultos y los suba arriba. Esta es Miss Dolly Calhoun. Estoy segura que le gustaría que la subieran un vaso de limonada a su habitación. Yo esperaré al Major Cain en el salón.
    Kit vio la incertidumbre de la criada pero la chica no tenía el coraje para desafiar a una visitante tan bien vestida.
    – Sí, señora.
    Kit se giró hacia su acompañante, más que preocupada por ver cómo reaccionaría al saber que dormiría bajo el mismo techo que un anterior oficial del ejército de la Unión.
    – ¿Por qué no se echa un rato antes de la cena, Miss Dolly? Ha tenido un día largo.
    – Creo que sí, dulce querida -Mis Dolly acarició el brazo de Kit-. Quiero tener mi mejor aspecto esta noche. Sólo espero que los caballeros no hablen de política durante la cena. Con el General Beauregard camino de Charleston ninguna de nosotras debe preocuparse por esos asesinos yanquis.
    Kit dio a Miss Dolly un empujoncito amable hacía la atónita criada.
    – La veré antes de la cena.
    Después de que desaparecieran escaleras arriba, Kit tuvo finalmente tiempo de recorrer la casa. El suelo de madera brillaba encerado, y sobre la mesa del vestíbulo habían colocado un jarrón con flores de primavera. Recordaba cómo odiaba Sophronia el aspecto descuidado de la casa con Rosemary.
    Cruzó el vestíbulo y entró en el salón. Las paredes habían sido pintadas nuevamente de color marfil, las molduras de verde y las cortinas amarillas de tafetán de seda se ondulaban con la brisa que entraba por las ventanas abiertas. Los muebles sin embargo eran la cómoda mezcolanza que Kit recordaba, aunque las sillas y el sofá habían sido tapizados de nuevo, y la sala olía a aceite de limón y cera de abejas en vez de moho. Los candelabros de plata brillaban y el reloj del abuelo funcionaba por primera vez desde que Kit recordaba.
    El suave y rítmico tic-tac, debería tranquilizarla pero no lo hacía. Sophronia había hecho demasiado bien su trabajo. Kit parecía una forastera en su propia casa.

***

    Cain miró a Vándalo, su nuevo caballo mientras lo llevaba a la cuadra. Era un buen caballo pero a Magnus se lo llevaban los demonios por haberlo cambiado por Apolo. A diferencia de Magnus, Cain no dejaba coger demasiado apego por un caballo. Desde niño aprendió a no tener aprecio a ninguna cosa.
    Mientras caminaba de la cuadra a la casa, se encontró pensando en todo lo que había logrado en estos tres años. A pesar de los problemas que le causaba vivir rodeado de gente que le ignoraba, nunca se había arrepentido de vender su casa en Nueva York y trasladarse a Risen Glory. Tenía algo de experiencia con el algodón de su época en Texas antes de la guerra, y Magnus había venido al mundo en una plantación. Con la ayuda de un buen suministro de folletos agrícolas, los dos habían conseguido producir una mejor cosecha que la del año pasado.
    Cain no fingió reconocer una profunda afinidad por esta tierra, no se ponía sentimental como con los animales, pero le encantaba el desafío de restaurar Risen Glory. Construir el nuevo molino en el rincón noreste de la plantación era lo que más le llenaba.
    Había gastado todo lo que tenía en construir el molino. Por lo tanto, estaba en la misma situación que cuando era más joven, pero siempre le gustaba tomar riesgos. Y de momento, estaba contento.
    No había dado más que un paso por la puerta posterior cuando Lucy, la criada que Sophronia había contratado recientemente, llegó corriendo.
    – No ha sido culpa mía, Major. La señorita Sophronia no me dijo que esperaba visita, cuando se marchó a ver a la curandera. Esta dama ha llegado preguntando por usted y luego ha dicho que tranquilamente le esperaría en el salón.
    – ¿Está todavía allí?
    – Sí. Y eso no es todo. Ella ha traído…
    – ¡Maldición!
    Había recibido la semana pasada una carta anunciándole que un miembro de la Sociedad Protectora de Viudas y Huérfanos de la Confederación llamaría a su puerta para una contribución. Los respetables ciudadanos del lugar lo ignoraban a menos que necesitaran dinero; entonces alguna matrona acudía y le miraba con los labios fruncidos y ojos nerviosos mientras trataba de vaciarle los bolsillos. Había comenzado a sospechar que todos esos asuntos de la caridad eran en realidad una excusa para echar un buen vistazo en el interior de la guarida del perverso “Héroe de Missionary Ridge”. Le divertía contemplar luego a esas mismas mujeres, desalentar las miradas coquetas que le dirigían sus propias hijas cuando estaba de visita en la ciudad, pero él sólo re relacionaba y de forma poco frecuente con las mujeres más expertas de Charleston. Se dirigió por el pasillo hacía el salón. No le preocupaba presentarse con los pantalones marrones y camisa blanca, su ropa de trabajo. Se condenaría antes de cambiarse de ropa para recibir la visita de esas molestas mujeres. Pero lo que vio cuando entró en la sala no era lo que había esperado…
    La mujer estaba de pie mirando por la ventana. A pesar de verla sólo de espaldas, vio que estaba bien vestida, insólito para las mujeres de la comunidad. Su falda onduló cuando se dio la vuelta.
    Él contuvo el aliento.
    Era exquisita. Llevaba un entallado vestido color gris paloma con ribetes en rosa, y una catarata de seda gris pálido caía desde su garganta hacía un par de pechos altos y redondos. Tenía un pequeño sombrero del mismo tono de rosa que el vestido colocado sobre su cabello negro como el carbón. La punta de la pluma gris caía graciosamente sobre su frente.
    El resto de los rasgos de la mujer estaban cubiertos por un velo negro tan ligero como una telaraña. Unas gotas de rocío brillantes y diminutas se adherían a su tela de nido de abeja, y dejaba visible debajo sólo una húmeda boca. Eso y un par de pequeños y brillantes pendientes.
    No la conocía. Se habría acordado de tal criatura. Debía ser una de las hijas de la gente respetable de la comunidad que habían mantenido alejada de él.
    Ella permaneció silenciosamente confiada bajo su abierto escrutinio.
    ¿Qué calamidad habría ocurrido para que enviaran a esta preciosidad en lugar de a su madre a la madriguera del infame yanqui?
    Su mirada se posó en esa boca madura que se veía debajo del velo. Hermosa y seductora. Sus padres habrían hecho mejor manteniéndola encerrada de manera segura.
    Mientras Cain estaba estudiándola tan atentamente, Kit estaba haciendo su propia lectura detrás de su velo de nido de abeja. Habían pasado tres años. Ahora era más mayor, y lo estudió con ojos más maduros. Lo que vio no la tranquilizó. Era más increíblemente apuesto de lo que recordaba. El sol había bronceado las líneas de su rostro y había aclarado su pelo, rubio leonado. El pelo más oscuro en sus sienes daba a su rostro el aspecto escabroso de un hombre que pertenecía al aire libre.
    Todavía iba vestido con la ropa de trabajo y la vista de ese cuerpo musculoso la inquietaba. Llevaba las mangas de la camisa blanca enrolladas, revelando unos antebrazos bronceados de tendones duros. Los pantalones marrones se adherían a sus caderas y abrazaban los potentes músculos de sus muslos.
    La espaciosa sala en la que los dos estaban de pie, parecía haber encogido. Incluso sin moverse, él emanaba una aureola de peligro y poder. De alguna manera parecía haberse olvidado de ello. ¿Qué curioso mecanismo de auto protección había hecho que lo colocara al mismo nivel que a los otros hombres? Era un error que no cometería otra vez.
    Cain era consciente de su escrutinio. Ella parecía no tener ninguna intención de ser la primera en hablar, y su serenidad indicaba un grado de autoconfianza que lo interesó. Curioso, para probar sus límites, rompió el silencio con deliberada brusquedad.
    – ¿Quería usted verme?
    Ella sintió un ramalazo de satisfacción. No la había reconocido. El velo del sombrero le había dado esta pequeña ventaja. La mascarada no duraría mucho, pero mientras tanto, tendría tiempo para medir a su adversario con ojos más sabios que los de una inmadura chica de dieciocho años que sabía de unas cosas mucho y de otras nada.
    – Esta sala es muy hermosa -dijo ella descaradamente.
    – Tengo un ama de llaves excelente.
    – Es usted afortunado.
    – Sí, lo soy -él caminó por la habitación, moviéndose de un modo fácil, demostrando sus muchas horas a caballo-. Normalmente es ella la que recibe las visitas como la suya, pero resulta que ha salido a algún tipo de recado.
    Kit se preguntó a qué se referiría y quién pensaba que era ella.
    – Ha ido a ver a la curandera.
    – ¿La curandera?
    – Echa las cartas y lee el futuro -después de tres años en Risen Glory, él ni siquiera conocía eso. Nada podría haber dejado más claro que él no pertenecía allí.
    – Está enferma y Sophronia ha ido a verla.
    – ¿Usted conoce a Sophronia?
    – Sí.
    – ¿De modo que vive cerca?
    Ella negó con la cabeza pero no se explicó. Él indicó una silla.
    – No ha dado a Lucy su nombre.
    – ¿Lucy? ¿Quiere usted decir a la criada?
    – Ya veo que hay algo que usted no sabe.
    Ella ignoró la silla que él indicó y anduvo hacía la chimenea, dándole prudentemente la espalda. Él observó que se desplazaba con un paso más atrevido que la mayoría de las mujeres. Tampoco trataba de ponerse en una postura para lucir su vestido. Era como si la ropa fuera algo que ponerse por la mañana, y una vez hecho, olvidarse.
    Decidió presionarla.
    – ¿Su nombre?
    – ¿Es importante? -su voz era baja, ronca y claramente sureña.
    – Tal vez.
    – Me pregunto por qué.
    Cain se sentía cautivado tanto por su manera provocativa de evitar responder a su pregunta como por el débil olor a jazmín que llegaba desde ella y nublaba sus sentidos. Deseaba que se girara de nuevo para poder echar un buen vistazo a esas encantadoras facciones que sólo podía vislumbrar detrás del velo.
    – Una dama misteriosa -se burló el suavemente -en la guarida del enemigo sin una madre celosa para servir como chaperona. No es en absoluto correcto.
    – Yo no me comporto siempre correctamente.
    Cain sonrió.
    – Tampoco yo.
    Su mirada fija fue desde el sedoso pelo negro enrollado bajo el tonto sombrerito hasta el que descansaba sobre la nuca. ¿Cómo sería suelto y cayendo sobre esos hombros blancos desnudos? La sacudida de excitación le indicaba que llevaba demasiado tiempo sin una mujer. Aunque incluso si hubiera tenido una docena la noche anterior, sabía que esta mujer le hubiera excitado igual.
    – ¿Debo esperar que un esposo celoso llame a mi puerta buscando a su caprichosa esposa?
    – No tengo marido.
    – ¿No? -de repente quiso probar los límites de esa autoconfianza-. ¿Por eso ha venido usted? ¿Ha bajado tanto el nivel de los solteros elegibles del condado que las damas sureñas bien educadas tienen que explorar la guarida del yanqui?
    Ella se dio la vuelta. A través de su velo él sólo pudo ver unos brillantes ojos y una pequeña nariz llameando con delicadeza.
    – Le aseguro, Major Cain que no estoy aquí para explorar en busca de un marido. Usted tiene una opinión muy elevada de sí mismo.
    – ¿Yo? -él se movió más cerca. Sus piernas acariciaron su falda.
    Kit quiso retroceder, pero se obligó a permanecer quieta. Él era un depredador y como todos los depredadores, se alimentaba de la debilidad de sus víctimas. Aún la menor retirada sería una victoria para él, y ella no le mostraría ninguna debilidad. Al mismo tiempo, su proximidad hacía que se sintiera un poco mareada. La sensación debería haber sido desagradable, pero no lo era.
    – Dígame, dama misteriosa. ¿Qué hace una joven respetable visitando a un hombre, sola? -su voz era profunda y guasona y sus ojos grises brillaban con luz tenue con una travesura que hizo que su sangre corriera más deprisa-. ¿O es posible que la joven y respetable dama no sea tan respetable como parece?
    Kit levantó la barbilla y le miró a los ojos.
    – No juzgue a otros por su propio rasero.
    Ella no sabía que su desafío no expresado sólo lograba excitarlo más todavía. ¿Eran azules los ojos detrás de ese velo de nido de abeja o eran más oscuros, más exóticos? Todo sobre esta mujer le intrigaba. Ella no era ninguna coqueta con sonrisa afectada, ni una orquídea de invernadero. Le recordaba a una rosa salvaje, creciendo rebelde en lo más profundo del bosque, una rosa con espinas preparadas para pinchar a cualquier hombre que la tocara.
    La parte salvaje de él reconocía la misma cualidad en ella. ¿Como sería esquivar esas espinas y arrancar esa rosa de las profundidades del bosque?
    Aún antes de que él se moviera, Kit entendió que algo estaba a punto de ocurrir. Ella quería escaparse, pero sus piernas no respondían. Mientras miraba ese apuesto rostro, trató de recordar que era su enemigo. Controlaba todo lo que ella más quería: su casa, su futuro, su misma libertad. Pero ella había sido siempre una criatura de instinto, y su sangre había empezado a rugir tan fuerte en su cabeza que nublaba su razón.
    Despacio, Cain levantó su mano llena de cicatrices y la ahuecó en su nuca. Su toque fue extremadamente suave y de modo exasperante, excitante. Ella sabía que debía retirarse, pero sus piernas, como su voluntad, rechazaban obedecer.
    Él levantó el pulgar y lo deslizó hacia arriba a lo largo de la curva de su mandíbula y bajo el borde del velo. Lo llevó al valle detrás del lóbulo de su oreja. Acarició el sedoso hueco, enviando un temblor por todo su cuerpo.
    Acarició sus delicadas orejas y los zarcillos de rizos que rodeaban los pequeños pendientes. Su respiración tranquila onduló el borde inferior de su velo. Trató de alejarse, pero estaba paralizada. Entonces él bajó sus labios.
    Su beso fue amable y persuasivo, en absoluto como el húmedo asalto del amigo de Hamilton Woodward. Sus manos se levantaron por voluntad propia y le tocaron. La sensación de su carne caliente a través de su fina camisa se hizo parte del beso. Y se perdió en un mar de sensaciones.
    Sus labios se abrieron y empezaron a moverse sobre los de ella, cerrados. Él curvó la mano a lo largo de la delicada línea de su espina dorsal hasta la parte más estrecha de su espalda. El pequeño espacio entre sus cuerpos desapareció.
    Se le fue la cabeza cuando su pecho presionó sus senos y sus caderas se encontraron con su plano estómago. La punta húmeda de su lengua comenzó un juego diabólico, deslizándose tranquila entre sus labios.
    Esa espantosa intimidad la inflamó. Una salvaje y caliente sensación se vertió por todo su cuerpo.
    Y del de él.
    Perdieron sus identidades. Para Kit, Cain ya no tenía un nombre. Él era el típico hombre, feroz y exigente. Y para Cain, la misteriosa criatura velada de sus brazos era todo lo que una mujer debería ser… pero nunca era.
    Él se puso impaciente. Su lengua decidida, empezó a investigar más profundamente, para pasar la barrera de sus dientes y tener acceso al dulce interior de su boca.
    La desacostumbrada agresión llevó un parpadeo de racionalidad a la febril mente de Kit. Algo no iba correctamente…
    Él acarició el lado de su pecho, y la realidad volvió fría, condenatoria. Ella hizo un sonido ahogado y se echó hacía atrás.
    Cain estaba más fastidiado de lo que quería admitir. Había encontrado las espinas de la rosa salvaje demasiado pronto.
    Ella estaba de pie ante él, los pechos elevándose, las manos colocadas en puños. Con una pesimista certeza de que el resto de su rostro nunca podría cumplir con la promesa de su boca, extendió la mano y subió el velo por encima del sombrero.
    El reconocimiento no llegó inmediatamente. Quizá porque él se fijó en sus rasgos separados en vez de en el conjunto. Vio la frente suave, inteligente, las gruesas pestañas curvadas, las cejas oscuras, los ojos de un increíble violeta, la barbilla decidida. Todo eso junto con esa boca rosa salvaje de la cual él había bebido tan profundamente, hablaban de una intensa belleza, poco convencional.
    Entonces sintió una inquietud, un fastidioso sentido de familiaridad, una indirecta de algo desagradable acechando al otro lado de su memoria. Miró las pequeñas ventanas de su nariz, como las alas de un colibrí. Ella tensó la mandíbula y levantó la barbilla.
    En ese momento la reconoció.
    Kit vio sus iris grises convertirse en negros, pero ella también estaba conmocionada por lo que había pasado entre ellos, por dejarle llegar tan lejos. ¿Qué le había ocurrido? Este hombre era su enemigo mortal. ¿Cómo había podido olvidarlo? Se sintió enferma, enfadada y más confusa de lo que había estado en su vida.
    Llegó un ruido desde el vestíbulo… una serie de pasos rápidos, como si se estuviera derramando un saco de maíz seco en el suelo de madera. Una bola de piel blanquinegra entró lanzada a la habitación, patinando al parar en seco. Merlín.
    El perro movió la cabeza, estudiándola, pero no le llevó tanto tiempo como a Cain descubrir su identidad. Con tres ladridos de reconocimiento, se lanzó deprisa a recibir a su vieja amiga.
    Kit se puso de rodillas. Ignorando el daño que sus polvorientas patas estaban infligiendo a su vestido de viaje color gris paloma, le abrazó y metió la cara en su pelaje. Su sombrero cayó a la alfombra, aflojando el organizado pelo, pero a ella no le importó.
    La voz de Cain se metió en su abrazo como un viento polar sobre un glaciar.
    – Veo que la escuela no ha mejorado tus modales. Todavía eres la pequeña mocosa testaruda que eras hace tres años.
    Kit buscó sus ojos y dijo la única cosa que le vino a la mente.
    – Estás enfadado porque el perro ha sido más listo que tú.

8

    No mucho tiempo después de que Cain saliera del salón, Kit escuchó una voz familiar.
    – ¿Lucy has permitido a ese perro entrar en la casa de nuevo?
    – Ha entrado sin que yo lo supiera, señorita Sophronia.
    – ¡Bien, pues voy a echarlo!
    Kit sonrió cuando oyó acercarse unos pasos rápidos y enérgicos.
    – No dejaré que te eche -susurró Kit abrazando a Merlín.
    Sophronia entró en la habitación, y se detuvo de repente.
    – Oh lo siento. Lucy no me dijo que tenemos visita.
    Kit la miró y la sonrió traviesamente.
    – ¡Kit! -Sophronia se llevó la mano a la boca-. ¡Dios mío! ¿Realmente eres tú?
    Con una risita Kit se puso de pie y corrió deprisa hacia ella.
    – Claro que soy yo.
    Las mujeres se abrazaron mientras Merlín las rodeaba en círculos ladrando a sus faldas.
    – Es tan bueno verte. Oh Sophronia, eres incluso más bella de lo que recordaba.
    – ¡Yo! Mírate tú. Pareces una imagen salida del Libro de la Señora Godey.
    – Todo es mérito de Elsbeth -Kit rió otra vez y cogió la mano de Sophronia. Se sentaron en el sofá y trataron de ponerse al día después de tres años de separación.
    Kit sabía que era culpa suya que la correspondencia entre ellas hubiera sido poco frecuente. A Sophronia no le gustaba escribir cartas, y las pocas que la había enviado estaban llenas de elogios a lo que Cain estaba haciendo en Risen Glory, por lo que las respuestas de Kit habían sido mordaces. Sophronia finalmente había dejado de escribir.
    Kit recordó su anterior agitación por todas las mejoras que Sophronia había hecho en la casa. Ahora le parecía tonto, y la alabó por todo el trabajo que había realizado.
    Sophronia asimiló las palabras de Kit. Sabía que la vieja casa brillaba bajo su cuidado, y estaba orgullosa de lo que había logrado. Al mismo tiempo comenzó a sentir la familiar combinación de amor y resentimiento que poblaban sus relaciones con Kit.
    Durante mucho tiempo Sophronia había sido la única persona que cuidaba de Kit.
    Ahora Kit era una dama con amistades y experiencias que Sophronia no podía compartir. También era hermosa, serena y pertenecía a un mundo en el que Sophronia nunca entraría.
    Las viejas heridas comenzaron a abrirse.
    – No creas que porque has regresado puedes meter las narices en mis asuntos y decirme como llevar la casa.
    Kit sólo se rió entre dientes.
    – No te preocupes por eso. Todo lo que me preocupa es la tierra. Los campos. No puedo esperar para verlo todo.
    El resentimiento de Sophronia se evaporó y la preocupación tomó su lugar. Tener al Major y a Kit bajo el mismo techo era invitar a los problemas.

***

    El viejo dormitorio de Rosemary Weston había sido redecorado en tonos rosas y verde musgo. A Kit le recordaba el interior maduro de una sandía. Se alegró que esa bonita habitación fuera la suya, aún cuando fuera inferior al dormitorio que Caín ocupaba. El hecho que ambos compartieran una sala en común la inquietaba, pero al menos esto le permitiría poder vigilarlo de algún modo.
    ¿Cómo había dejado que la besara así? La pregunta que le rondaba una y otra vez la mente le producía una sensación rara en el estómago. Cierto que le había apartado, pero no antes de que él la besara a fondo. Si hubiese sido Brandon Parsell, podría entenderlo, pero ¿cómo podía haber permitido a Baron Cain hacer una cosa así?
    Recordó la charla de la señora Templeton sobre la Vergüenza de Eva. Seguramente sólo una mujer antinatural se abandonaría así con su enemigo más enconado. Quizá había algo incorrecto en ella.
    Tonterías. Simplemente estaba cansada del viaje, y la perorata de Miss Dolly era suficiente para conducir a una persona a hacer algo irracional.
    Decidida a no seguir pensando en ello, se quitó el vestido y se quedó sólo con la camisola y las enaguas delante de la jofaina. El baño era su lujo preferido. No podía creer que una vez lo hubiera odiado tanto. Que chica tan tonta había sido. Tonta sobre todas las cosas, excepto su odio hacía Cain.
    Maldijo suavemente entre dientes, una costumbre que Elsbeth no había podido quitarle. Antes de salir del salón, Cain había pedido verla en la biblioteca después de la cena. No esperaba ilusionada esa entrevista. Pero era el momento de hacerle entender que ya no trataba con una inmadura chica de dieciocho años.
    Lucy había desempaquetado sus bultos y durante un momento Kit se planteó ponerse uno de los vestidos más viejos y salir a explorar. Pero debía estar pronto abajo, lista para pelear de nuevo. Ya tendría tiempo mañana.
    Eligió un vestido con unos alegres ramitos de nomeolvides azules dispersos sobre un fondo blanco. Los pliegues suaves de la falda dejaban ver las enaguas del mismo tono azul que las flores. Cain le había proporcionado una bonificación en ropa muy generosa, maldita sea su estampa, y Kit tenía un hermoso guardarropa. La mayor parte gracias a Elsbeth, ya que no se fiaba del gusto de Kit, y había decidido acompañarla a la modista. La verdad era, que a menos que Elsbeth fuera con ella, Kit se aburría tanto que se conformaba con lo que las modistas le ponían delante.
    Se quitó los alfileres del pelo con impaciencia. Esa mañana se había recogido el pelo al estilo español, con raya en medio y un moño sujeto en la nuca. Con algunos rizos sueltos, era perfecto para su primer encuentro con Cain. Pero no soportaba el sofisticado peinado ni un segundo más. Se lo cepilló hasta que estuvo brillante y se lo sujetó con una de las peinetas de plata que Elsbeth le había regalado. El pelo le cayó como una cascada de rizos sobre los hombros. Tras aplicar un ligero toque de jazmín en sus muñecas, estaba lista para recoger a Miss Dolly.
    Mientras golpeaba en la puerta, se preguntó como soportaría su frágil acompañante el sentarse a la mesa para cenar con un héroe de guerra yanqui. Golpeó una segunda vez, y como no hubo respuesta, empujó suavemente la puerta.
    Miss Dolly estaba sentada meciéndose en una silla en la penumbra de la habitación. Tenía en las manos un andrajoso pedazo de tela que alguna vez había sido un pañuelo azul, y las lágrimas rayaban sus arrugadas mejillas.
    Kit fue a su lado.
    – ¡Miss Dolly! ¿Qué le pasa?
    La mujer mayor no pareció enterarse. Kit se arrodilló ante ella.
    – ¿Miss Dolly?
    – Hola, querida -dijo ella vagamente-. No te he oído entrar.
    – Usted ha estado llorando -Kit tomó las frágiles manos de la mujer-. Dígame que le pasa.
    – Realmente nada. Recuerdos tontos. De cuando mis hermanas y yo hacíamos muñecas de trapo. Cosiendo bajo la pérgola de la vid. Los recuerdos son parte de la vejez.
    – Usted no es vieja, Miss Dolly. Mírese con su bonito vestido blanco. Parece tan fresca como un día de primavera.
    – Trato de conservarme bien -admitió Miss Dolly, incorporándose un poco en la silla y dándose unos ligeros toquecitos en sus húmedas mejillas-. Es sólo que a veces en días como hoy, me encuentro pensando en cosas que ocurrieron hace mucho tiempo, y me ponen triste.
    – ¿Qué tipo de cosas?
    La mano de Miss Dolly se movió impaciente.
    – Vamos. Vamos, querida. Seguro que no quieres escuchar mi parloteo.
    – Usted no parlotea -le aseguró Kit, aún cuando sólo unas horas antes, ese hábito había estado conduciéndola a la locura.
    – Tienes un corazón bueno, Katharine Louise. Lo supe en el momento que puse mis ojos en tí. Me alegró tanto que me pidieras que te acompañara a Carolina del Sur -sus cintas se movieron cuando sacudió la cabeza-. No me gusta el Norte. Todo el mundo habla en voz tan alta. No me gustan los yanquis, Katharine. No me gustan nada.
    – ¿Está molesta por tener que conocer al Mayor Cain, no es verdad? -Kit acarició el dorso de la mano de Miss Dolly-. No debería haberla traído aquí. Simplemente pensaba en mí misma, y no tuve en cuenta sus sentimientos.
    – Vamos, vamos. No vayas a sentirte mal ahora por la necedad de una vieja tonta, querida.
    – No permitiré que permanezca aquí si va a sentirse infeliz.
    Los ojos de Miss Dolly se abrieron con alarma.
    – ¡Pero no tengo otro sitio donde ir! -se levantó de la silla y comenzó a llorar otra vez-. Una necia tonta… eso es lo que soy. Yo… yo me arreglaré para estar lista y bajaremos a cenar. Sólo tardaré unos minutos. No un… no, un minuto.
    Kit se levantó y abrazó los frágiles hombros de la mujer.
    – Cálmese, Miss Dolly. No la voy a mandar a ninguna parte. Estará conmigo todo el tiempo que usted quiera. Se lo prometo.
    Un parpadeo de esperanza apareció en los ojos de su acompañante.
    – ¿No harás que me vaya?
    – Nunca -Kit alisó las mangas arrugadas del vestido blanco de Miss Dolly, y le dio un beso en la mejilla -. Póngase guapa para la cena.
    Miss Dolly lanzó una mirada hacía el pasillo que se encontraba más allá del puerto seguro de su habitación.
    – Muy… bien, querida.
    – Por favor no se preocupe por el Major Cain – Kit sonrió-. Sólo crea que es el simpático General Lee.
    Tras más de diez minutos de acicalarse, Miss Dolly decidió que ya estaba preparada y Kit estaba tan feliz de ver de nuevo con ánimo a la mujer mayor que no le importó esperar. Mientras bajaban las escaleras, Miss Dolly empezó a mimarla excesivamente.
    – Espera un segundo, querida. No llevas la sobrefalda puesta correctamente sobre tu bonito vestido -chasqueó la lengua mientras le ajustaba la ropa-. Desearía que tuvieras más cuidado con tu aspecto. No pretendo ser crítica, pero no siempre estás tan limpia como debería estar una señorita.
    – Sí, señora -Kit puso su expresión más dócil, la que nunca había podido engañar a Elvira Templeton pero parecía funcionar con Miss Dolly. Al mismo tiempo estaba decidida a asesinar a Baron Cain con sus manos desnudas si de alguna manera amenazaba esta noche a Miss Dolly.
    En ese momento salía él de la biblioteca. Iba vestido de forma informal con unos pantalones negros y una camisa blanca y el pelo aún húmedo de su baño. Kit disfrutó que fuera tan palurdo de no vestirse para la cena, aunque sabía que habría damas presentes.
    Él se detuvo y las observó bajar hacia él. Algo parpadeó en sus ojos que ella no pudo descifrar.
    Su corazón empezó a palpitar. Tenía fresco en la memoria ese loco beso. Respiró profundamente. La noche que se avecinaba sería difícil. Debía olvidarse de lo ocurrido y guardar su temperamento. El aspecto de Cain iba a aterrar a Miss Dolly.
    Sin embargo se tranquilizó cuando vio los labios de la mujer mayor curvarse en una sonrisa coqueta. Miss Dolly estiró una mano cubierta con un guante de encaje y descendió los últimos escalones hasta el vestíbulo tan elegantemente como una debutante.
    – Mí querido, querido General. No puedo decirle el honor que representa para mí, señor. No se puede imaginar la cantidad interminable de horas que he pasado de rodillas rezando por su seguridad. Nunca ni en mis sueños más salvajes imaginé que alguna vez tendría el honor de conocerlo -empujó bruscamente su mano pequeñita en la enorme de Cain-. Yo soy la chaperona de Katharine, Dorthea Pinckney Calhoun, de los Calhouns de Columbia -y luego le hizo una reverencia tan llena de gracia que habría podido hacerla cualquier orgullosa Chica Templeton.
    Cain miró aturdido el final de su sombrerito. Era una mujer bajita. Su cabeza apenas le llegaba al botón del centro de su camisa.
    – Si hay cualquier cosa, lo que sea, que yo pueda hacer para que usted se sienta cómodo mientras permanezca en Risen Glory, General, sólo tiene que decírmelo. Desde este momento, desde este mismísimo momento, considéreme su fiel criada.
    Miss Dolly movió los párpados con tal velocidad que Kit temió que la dejaran ciega.
    Cain se giró hacia Kit con expresión interrogadora, pero Kit también parecía desconcertada. Se aclaró la garganta.
    – Creo… lo siento señora, pero creo que ha cometido un error. No tengo el grado de General. En realidad no tengo ningún rango militar ya, aunque mucha gente sigue llamándome por mi anterior grado de Major.
    Miss Dolly se rió como una niña.
    – ¡Oh yo, sí! ¡Tonta de mí! Me ha pillado como a un gatito en la nata – bajó su voz a un susurro conspirador-. Me olvido que está con un disfraz. Y uno muy bueno, debo decir. Ningún espía de los yanquis podría reconocerlo, aunque haya sido una vergüenza que haya tenido que afeitarse la barba. Admiro a los hombres con barba.
    La paciencia de Cain llegaba al límite y fulminó a Kit con la mirada.
    – ¿De qué está hablando?
    Miss Dolly presionó los dedos en su brazo.
    – Vamos, vamos, no hay necesidad de preocuparse. Le prometo que cuando estemos en público seré muy discreta y me dirigiré a usted solamente como Major, querido General.
    La voz de Cain sonó a un aviso.
    – Kit…
    Miss Dolly chasqueó la lengua.
    – Ay, ay General. No tiene que preocuparse lo más mínimo por Katharine Louise. No existe una hija más leal a la Confederación. Ella nunca delataría su verdadera identidad. ¿No es así querida?
    Kit trató de responder. Incluso abrió la boca. Pero no le salió nada.
    Miss Dolly levantó el abanico de piel que colgaba de su huesuda muñeca y golpeó a Kit en el brazo.
    – Dile al General de inmediato que es así, querida. No podemos permitir que se preocupe innecesariamente de que puedas traicionarle. El pobre hombre tiene bastante en su cabeza como para añadirle más. Vamos. Dile que puede confiar en tí. Díselo.
    – Puede confiar en mí – croó Kit.
    Cain la miró airadamente.
    Miss Dolly sonrió y olió el aire.
    – Si mi nariz no me delata, creo que huelo a estofado de pollo. Me encanta el estofado, si señor, me encanta, sobre todo si tiene un poquito de nuez moscada.
    Enlazó su brazo con el de Cain y giró hacia el comedor.
    – General, sabe usted, existe una gran posibilidad que nosotros estemos lejanamente emparentados. Según mi tía abuela, Phoebe Littlefield Calhoun, el árbol genealógico de nuestra familia se conecta con el suyo por el matrimonio de su padre con Virginia Lee.
    Cain se paró en seco.
    – ¿Está usted tratando de decirme, señora…? ¿Cree usted en realidad que yo soy el General Robert E. Lee?
    Miss Dolly abrió su boca de arco de Cupido para responder, sólo para cerrarla con una risilla sofocada.
    – Oh, no, usted no me cogerá tan fácilmente, General. Y es travieso por su parte tratar de probarme, especialmente después de que le dijera que puede confiar en mi discreción. Usted es el Major Baron Nathaniel Cain. Katharine Louise me lo ha dicho muy claramente -y entonces le dedicó un conspirador pestañeo.

***

    Cain se pasó toda la cena con el ceño fruncido, y a Kit le abandonó su habitual apetito. No sólo por la charla que se avecinaba, ni el recuerdo del beso, sino porque sabía que había sido ella quién había plantado la semilla de la última locura de Miss Dolly. Miss Dolly sin embargo, no tenía ninguna dificultad en llenar el tenso silencio. Gorjeó sobre estofados, parentescos lejanos y las cualidades medicinales de la camomila, hasta que la cara de Cain tomó el aspecto de una nube tormentosa. En los postres, se tensó cuando ella sugirió una informal sesión de poesía en el salón.
    – Perdone. Señorita Calhoun -su mirada voló hacia ella a través de la mesa-. Katharine Louise ha traído algunos envíos secretos de Nueva York. Lo siento, pero tengo que hablar con ella en privado.
    Una ceja leonada se disparó hacia arriba.
    – ¡E inmediatamente!
    – Pero, desde luego, querido General -dijo Miss Dolly-. No necesita decir otra palabra. Pueden marcharse. Yo me quedaré aquí sentada saboreando este delicioso pastel de jengibre. Porque yo no tengo…
    – Usted es una verdadera patriota, señora -se levantó de su silla y gesticuló hacia la puerta-. A la biblioteca, Katharine Louise.
    – Yo… uh…
    – Ahora.
    – Date prisa querida. El General es un hombre ocupado.
    – Y a punto de ponerse más ocupado -dijo él con intención.
    Kit se levantó y pasó rápidamente a su lado. Estupendo. Era hora de que tuvieran una confrontación.
    La biblioteca de Risen Glory estaba casi igual que como Kit la recordaba.
    Las confortables sillas con asientos hundidos de cuero estaban colocadas en ángulo ante el viejo escritorio de caoba. Las grandes ventanas mantenían la estancia alegre y soleada a pesar de los sombríos libros de cuero que poblaban las estanterías.
    Siempre había sido su habitación preferida de Risen Glory y le molestó ver un humidor extraño encima del escritorio, además del revólver Colt del ejército que reposaba en una caja de madera roja a su lado. Pero lo que más la molestó fue el retrato de Abraham Lincoln que colgaba encima de la repisa de la chimenea, en lugar de "La decapitación de San Juan Bautista". Una pintura que había estado allí desde que podía recordar.
    Caín se sentó echándose hacía atrás en la silla detrás del escritorio, apoyó los talones sobre la superficie de caoba, y cruzó los tobillos. Su postura era deliberadamente insolente, pero no le dejó ver que eso la molestaba. Antes, esa tarde cuando llevaba el velo, la había tratado como a una mujer. Ahora pretendía tratarla como a su chico de establo. Pronto descubriría que los tres años no habían pasado en vano.
    – Te ordené que permanecieras en Nueva York -dijo él.
    – Sí, lo hiciste -ella fingió estudiar la habitación-. Ese retrato del señor Lincoln está fuera de lugar en Risen Glory. Insulta la memoria de mi padre.
    – Por lo que he oído, tu padre insultó su propia memoria.
    – Eso es cierto. Pero de todos modos era mi padre y murió valientemente.
    – No hay nada valiente en la muerte -los rasgos angulares de su rostro se endurecieron en la débil luz de la habitación-. ¿Por qué has desobedecido mis órdenes y has abandonado Nueva York?
    – Porque tus órdenes no eran razonables.
    – No tengo que darte explicaciones.
    – Eso es lo que tú piensas. Ya he cumplido nuestro trato.
    – ¿Lo has hecho? Nuestro trato era hasta que te comportaras correctamente.
    – He completado los tres años en la Academia.
    – No son tus actividades en la Academia lo que me preocupan -sin bajar los pies del escritorio, se inclinó hacia adelante y extrajo una carta de un cajón. Se la extendió por encima-. Una lectura interesante aunque no para personas fácilmente escandalizables.
    Ella la cogió. Su corazón dio un vuelco cuando vio la firma. Hamilton Woodward.
    Es mi triste obligación informarle sobre lo ocurrido la última Pascua, su pariente se portó de un modo espantoso con un invitado a mi casa, tal es así que apenas puedo describirlo. Durante el baile tras nuestra cena anual de empresa, Katharine trató de seducir a uno de mis socios. Afortunadamente la interrumpí a tiempo. El pobre hombre estaba aturdido. Es un respetable hombre casado, con hijos, y es un pilar de nuestra sociedad. Su comportamiento obsceno me hace pensar si no podría tener la enfermedad de la ninfomanía…
    Ella arrugó la carta y se la lanzó por encima del escritorio. No tenía ni idea que era eso de la ninfomanía, pero sonaba horrible.
    – Esa carta es una sarta de mentiras. No puedes creerlo.
    – Estaba reservándome mi opinión hasta que tuviera posibilidad de viajar a Nueva York para finales del verano y hablar contigo personalmente. Por eso te ordené que te quedaras allí.
    – Teníamos un acuerdo. No puedes echarte atrás sólo porque Hamilton Woodward es un tonto.
    – ¿Lo es?
    – Sí -sintió el rubor quemarle las mejillas.
    – ¿Estás diciéndome que no tienes la costumbre de ofrecer tus favores?
    – Por supuesto que no.
    Sus ojos bajaron a su boca y sin duda estaba recordando lo que había ocurrido entre ellos sólo unas horas antes.
    – Si esta carta es mentira -dijo él en tono bajo- ¿Cómo explicas que te hayas echado a mis brazos tan fácilmente esta tarde? ¿Es esa tu idea de un comportamiento correcto?
    Ella no sabía explicar algo que ni ella misma entendía, de modo que se lanzó al ataque.
    – Quizá eres tú quién debería explicarse. ¿Siempre asaltas a las jóvenes damas que vienen a esta casa?
    – ¿Asaltar?
    – Considérate afortunado que estuviese exhausta del viaje -dijo ella tan arrogantemente como pudo-. Si no, mi puño habría terminado en tu barriga. Exactamente igual que al amigo del señor Woodward.
    Él bajó los pies a la alfombra.
    – Ya veo -podía ver que no la creía-. Es interesente que te preocupe tanto mi comportamiento, y sin embargo el tuyo queda impune.
    – No es lo mismo. Tú eres una mujer.
    – Ah, ya veo. ¿Y qué diferencia hay?
    Él parecía incómodo.
    – Sabes exactamente qué quiero decir.
    – No se qué quieres decir.
    – ¡Digo que vas a regresar a Nueva York!
    – ¡Y yo digo que no!
    – No depende de lo que tú digas.
    Eso era más verdad de lo que ella podía soportar, y pensó rápidamente.
    – ¿Quieres deshacerte de mí rápido, y poner fin a esta ridícula tutela?
    – Más de lo que puedas imaginarte.
    – Entonces déjame que me quede en Risen Glory.
    – Perdona, pero no capto la relación.
    Ella trató de hablar de forma tranquila.
    – Hay varios caballeros que desean casarse conmigo. Sólo necesito unas pocas semanas para decidirme.
    Su rostro se ensombreció.
    – Puedes decidirte ya.
    – ¿Cómo? Han sido tres años confusos y esta es la decisión más importante de mi vida. Debo pensarlo con cuidado, y necesito tener a mi gente a mi alrededor. Si no, no creo que pueda decidirme, y ninguno de los dos quiere eso -la explicación quizás era simple, pero puso toda la sinceridad en ella.
    Él frunció más el ceño y caminó hacia la chimenea.
    – Me es imposible imaginarte como una leal esposa.
    Ella tampoco podía imaginarse, pero de todos modos su comentario la ofendió.
    – No sé por qué no- recordó la imagen de Lilith Shelton mientras exponía su opinión sobre los hombres y el matrimonio-. ¿El matrimonio es lo que las mujeres buscan, no? -puso los ojos en blanco de la manera que había visto hacer tantas veces a su anterior compañera de clase-. Un marido que te cuide, te compre bonitos vestidos, y joyas para tu cumpleaños. ¿Qué más podría desear una mujer en la vida?
    Los ojos de Cain se volvieron fríos.
    – Hace tres años cuándo eras mi chico de establo, eras un incordio, pero eras fuerte y valiente. A esa Kit Weston no le hubiera interesado venderse por joyas y vestidos.
    – Su tutor todavía no había obligado a esa Kit Weston a asistir a una Academia dedicada a transformarla en una esposa.
    Ella había hecho su puntualización. Él reaccionó con un encogimiento de hombros y se apoyó en la repisa.
    – Todo eso es pasado.
    – Ese pasado me ha moldeado en lo que soy ahora -respiró profundamente-. Planeo casarme, pero no quiero equivocarme en la elección. Necesito tiempo, y me gustaría pasarlo aquí.
    Él la estudió.
    – Esos hombres jóvenes…-su voz fue bajando hasta convertirse en un susurro perturbador-. ¿Los besas a ellos como me has besado a mí?
    Ella necesitó toda su determinación para no apartar los ojos.
    – Estaba cansada del viaje. Y ellos son demasiado caballeros para presionarme del modo que lo has hecho tú.
    – Entonces son unos tontos.
    Ella se preguntó que querría decir con eso. Él se alejó de la chimenea.
    – Muy bien. Te doy un mes, pero si en ese tiempo no te has decidido, regresarás a Nueva York, con marido o sin él. Y otra cosa… -él señaló el vestíbulo con la cabeza-. Esa mujer loca tiene que irse. Déjala que descanse un día, y la llevas al ferrocarril. Yo me encargo de compensarla.
    – ¡No! No puedo.
    – Sí, sí puedes.
    – Se lo prometí.
    – Ese es tu problema.
    Él parecía tan inflexible. ¿Qué podría decirle para convencerle?
    – No puedo quedarme aquí sin una chaperona.
    – Es un poco tarde para preocuparse por tu reputación.
    – Quizá para tí, pero no para mí.
    – No creo que sea una chaperona correcta. Tan pronto como empiecen a hablar con ella los vecinos, comprenderán que está más loca que una cabra.
    Kit salió ardientemente en su defensa.
    – ¡Ella no está loca!
    – Pues me ha engañado completamente.
    – Ella es sólo un poco… distinta.
    – Más que un poco -Cain la miró desconfiadamente-. ¿Por qué tiene esa idea que soy el General Lee?
    – Yo… podría haber mencionado algo por error.
    – ¿Le has dicho que yo era el General Lee?
    – No, claro que no. Ella tenía miedo de conocerte, y yo simplemente estaba tratando de levantarle el ánimo. Nunca pensé que me tomara en serio- Kit le explicó lo que había ocurrido cuando fue a la habitación de Miss Dolly.
    – ¿Y ahora esperas que yo participe en esta charada?
    – No tendrás que hacer mucho -señaló Kit razonablemente-. Ella hace la mayor parte de la charla.
    – Eso no es suficiente.
    – Deberá serlo -odiaba suplicarle, y las palabras casi se clavaban en su garganta-. Por favor. No tiene ningún lugar donde ir.
    – ¡Maldita sea, Kit! No la quiero aquí.
    – Tampoco me quieres a mí, y sin embargo vas a permitir que me quede. ¿Qué diferencia hace una persona más?
    – Una gran diferencia -su expresión se volvió astuta-. Tú me pides mucho, pero no estás dispuesta a dar nada a cambio.
    – Ejercitaré tus caballos -dijo ella rápidamente.
    – Yo estaba pensando en algo más personal.
    Ella tragó.
    – Coseré tu ropa.
    – Eras más imaginativa hace tres años. Y desde luego no eras tan… experimentada como ahora. ¿Recuerdas la noche que me propusiste ser mi amante?
    Ella deslizó la punta de la lengua sobre sus resecos labios.
    – Estaba desesperada.
    – ¿Cuánto de desesperada estás ahora?
    – Esta conversación es impropia -ella consiguió responder en un tono tan almidonado como el de Elvira Templeton.
    – Tan impropio como el beso de esta tarde.
    Él se acercó más y su voz se fue convirtiendo en un susurro. Durante un momento pensó que iba a besarla otra vez. En su lugar sus labios hicieron una mueca burlona.
    – Miss Dolly puede quedarse por ahora. Ya pensaré más adelante como puedes recompensarme.
    Mientras él dejaba la habitación, ella miró con detenimiento la puerta y trató de decidir si había salido ganando o perdiendo.
    Esa noche Cain se quedó inmóvil en la oscuridad, con el brazo apoyado detrás de la cabeza y mirando detenidamente el techo. ¿A qué tipo de juego había estado jugando con ella esta noche? ¿O fue ella la que había estado jugando con él?
    Su beso de esa tarde le había dejado claro que ella no era una inocente, pero tampoco parecía tan licenciosa como la carta del abogado hacía creer. Pero no estaba seguro. Por ahora, simplemente esperaría y la vigilaría.
    En su mente vio una boca como una rosa, con los labios como pétalos suaves, y le llegó una ola espesa y caliente de deseo.
    Una cosa sí tenía clara. La época en que la consideraba una niña había pasado a la historia.

9

    Kit estaba levantada. Se puso unos pantalones de montar color caqui que habrían escandalizado a Elsbeth, y una camisa de chico encima de la camisola adornada de encaje. No le gustaban las mangas largas, pero si no se cubría los brazos pronto los tendría marrones como un bollo de manteca si los exponía al sol. Se consoló comprobando lo fino que era el tejido, como el de su ropa interior, de modo que no le daría demasiado calor.
    Remetió los faldones en los pantalones y se abrochó la corta fila de cómodos botones de la parte delantera. Mientras se ponía las botas, disfrutó el suave tacto del cuero que se ajustaba a sus pies y sus tobillos. Eran las mejores botas de montar que había tenido nunca, y estaba impaciente por probarlas.
    Se hizo una larga trenza que dejó caer por la espalda. Unos mechones se le rizaban en las sienes, delante de los diminutos pendientes de plata de sus orejas. Para protegerse del sol, había comprado un sombrero de fieltro negro de chico, con un fino cordón de cuero para atárselo bajo la barbilla.
    Cuándo terminó de vestirse, se giró para estudiar con el ceño fruncido su imagen en el espejo móvil de cuerpo entero. A pesar de sus ropas masculinas, nadie podría confundirla con un chico. El fino material de la camisa perfilaba sus pechos con más precisión de lo que había previsto, y el fino corte de los pantalones de montar se adhería femeninamente a sus caderas.
    ¿Pero qué importaba? Planeaba llevar esa ropa poco ortodoxa sólo cuando montara en Risen Glory. A otro sitio, llevaría su nuevo traje de montar, no importaba cuanto lo detestara. Gimió cuando pensó que tendría que montar a lo amazona, algo que sólo había hecho en sus visitas ocasionales a Central Park. Cómo lo odiaba. Montar así le robaba la sensación de poder que la encantaba y por el contrario le provocaba una difícil sensación de desequilibrio.
    Salió de la casa silenciosamente, renunciando al desayuno y una charla matutina con Sophronia. Su vieja amiga había ido a verla la noche anterior. Aunque Sophronia escuchó cortésmente las historias de Kit, ella le había contado realmente poco de su propia vida. Cuando Kit la presionó en busca de detalles, le dijo que podría preguntar algún cotilleo sobre ella en la vecindad que no le dirían nada. Sólo cuando Kit le preguntó por Magnus Owen apareció la antigua Sophronia, altanera y brusca.
    Sophronia siempre había sido un enigma para ella, pero ahora más. No eran sólo los cambios externos, sus bonitos vestidos y su buen aspecto. Parecía que su presencia molestaba a Sophronia. Quizá el sentimiento había estado siempre ahí pero Kit era demasiado joven para notarlo. Lo que lo hacía incluso más enigmático era que debajo de ese resentimiento, Kit veía la fuerza antigua y familiar del amor de Sophronia.
    Olió con delicadeza el aire mientras caminaba por el patio detrás de la casa. Olía exactamente como recordaba, a tierra fértil y estiércol fresco. Hasta percibió el débil olor a mofeta, no totalmente desagradable a cierta distancia. Merlín salió para recibirla, le acarició detrás de las orejas y le lanzó un palo para que se lo trajera.
    Los caballos todavía no estaban en el prado, de modo que se dirigió hacía la cuadras, un edificio nuevo erigido en el lugar donde los yanquis habían destruido el anterior. Los tacones de sus botas repiquetearon en el suelo de piedra, tan limpio como cuando Kit se ocupaba de hacerlo.
    Había diez establos, cuatro de los cuales estaban actualmente ocupados, dos con caballos de tiro. Inspeccionó los otros caballos y rechazó uno inmediatamente, una vieja yegua alazana que evidentemente era amable pero no tenía brío. Sería una buena montura para un jinete tímido, que no era el caso de Kit.
    El otro caballo sin embargo la emocionó. Era un caballo castrado negro como la noche, con un resplandor blanco entre los ojos. Era grande y fuerte, esbelto, y sus ojos la miraban vivos y alerta.
    Le acarició con la mano el cuello largo y elegante.
    – ¿Como te llamas, chico? -el animal relinchó suavemente y movió su potente cabeza.
    Kit sonrió.
    – Tengo la impresión de que vamos a ser buenos amigos.
    La puerta se abrió y se giró para ver entrar a un chico de once o doce años.
    – ¿Es usted la señorita Kit?
    – Sí. ¿Y tú quién eres?
    – Yo soy Samuel. El Major me ha dicho que si venía a las cuadras hoy, le dijera que él quiere que usted monte a Lady.
    Kit miró desconfiadamente hacia la vieja yegua alazana.
    – ¿Lady?
    – Sí, señora.
    – Lo siento, Samuel -acarició la melena sedosa del caballo castrado-. Ensillaremos a este en su lugar.
    – Ese es Tentación, señora. Y el Major fue muy claro en esto. Dijo que deje a Tentación en la cuadra y monte a Lady. Y también dijo que si dejo que salga de los establos con Tentación, me arrancará la piel a tiras, y usted tendrá que vivir con eso sobre su conciencia.
    Kit comprendió la descarada manipulación de Cain. Dudaba que pudiera llevar a cabo esa amenaza de herir a Samuel, pero todavía tenía el oscuro corazón de un yanqui, y no podía estar del todo segura. Miró ansiosa a Tentación. Nunca había tenido un caballo un nombre tan apropiado.
    – Ensilla a Lady -suspiró Kit-. Hablaré con el señor Cain.
    Como sospechaba, Lady estaba más interesada en pastar que en galopar. Kit pronto dejó de tratar que la yegua pasara del trote y se dedicó a observar los cambios que se habían producido a su alrededor.
    Se había demolido todo salvo unas pocas casetas de esclavos. Eso era parte de la antigua Risen Glory que no le gustaba recordar, y se alegró de que hubieran desaparecido. Las casetas que habían dejado en pie habían sido pintadas y restauradas. Cada una tenía su propio jardín, y las flores crecían alrededor de la entrada. Vio unos niños jugando a la sombra de los mismos árboles que ella había jugado de niña.
    Cuando llegó al borde del primer campo plantado, desmontó y se agachó para inspeccionarlo. Las jóvenes plantas de algodón estaban cubiertas por apretados brotes. Una lagartija se deslizo cerca de sus botas, y sonrió. Las lagartijas y los sapos junto con los pajarillos salvajes se alimentaban de las larvas que podían ser tan destructivas para las plantas de algodón. Era demasiado pronto para decirlo, pero parecía que Cain tendría una buena cosecha. Sintió una mezcla de orgullo e ira. Debería ser su cosecha, no de él.
    Mientras se enderezaba para mirar a su alrededor reconoció también un ramalazo de miedo. Era mucho más próspero de lo que había imaginado. ¿Y si no tenía suficiente dinero en su fondo fiduciario para comprar la plantación? De algún modo necesitaba mirar los libros de cuentas. Rechazó la horrible posibilidad que él no estuviera dispuesto a vender.
    En dos zancadas llegó a Lady, que mordisqueaba unos tréboles tiernos, y agarró rápidamente la brida que no se había molestado en asegurar. Se subió a un tocón para montarse en la silla y se dirigió hacía el estanque dónde había nadado tantos veranos felices. Estaba tal y como recordaba, con sus aguas cristalinas, su limpia orilla y el viejo sauce. Se prometió volver para darse un baño cuando estuviera segura de no ser molestada.
    Se dirigió hacía el pequeño cementerio dónde su madre y sus abuelos estaban enterrados e hizo una pausa ante la verja de hierro. Sólo faltaba el cuerpo de su padre, enterrado en una fosa común en el cementerio de Hardin County, Tennessee, no lejos de la Iglesia de Shiloh. Rosemary Weston estaba en el rincón más alejado de la verja.
    Kit giró a la yegua bruscamente hacía el sureste de la propiedad, dónde estaba el nuevo molino textil del que Brandon Parsell le había hablado.
    Cuando llegó a un claro entre los árboles, vio una yegua castaña atada a un lado y pensó que debía ser Vándalo, el caballo del que Samuel le había hablado mientras ensillaba a Lady. El caballo castrado era también un animal estupendo pero no tenía comparación con Apolo. Recordó lo que Magnus le dijo una vez sobre Cain.
    El Major regala sus caballos y sus libros antes de poder estar demasiado atado a ellos. Es su forma de ser.
    Rodeó los árboles y quedó sorprendida ante la vista del molino. El Sur había sido siempre el primer proveedor de algodón de Inglaterra para ser procesado y tejido. En los años posteriores a la guerra, habían aparecido un puñado de molinos que recogían el algodón y lo convertían en hilo. Por consiguiente se podían enviar a Inglaterra carretes de algodón compactos para ser tejidos en lugar de las voluminosas balas de algodón virgen, proporcionando un valor mil veces superior por el mismo tonelaje. Era una excelente idea. Kit sólo deseó que no hubiera llegado a Risen Glory.
    Anoche Kit había interrogado a Sophronia sobre el molino de Cain y se había enterado que no tenía telares para tejerlo. Sólo lo convertía en hilo. Tomaba el algodón, lo limpiaba, lo escardaba para convertirlo en fibra, y luego lo trenzaba en carretes de hilo.
    Era un edificio de ladrillo rectangular con una altura de dos pisos y muchas ventanas. Algo más pequeño que otros molinos textiles de Nueva Inglaterra que había visto a lo largo del Río Merrimack, pero parecía enorme y amenazador en Risen Glory. Complicaría mucho las cosas.
    Le llegaban los martillazos y las voces de los trabajadores. Tres hombres trabajaban en el tejado, mientras otro con la espalda llena de cicatrices subía por la escalera colocada debajo.
    Todos estaban sin camisa. Cuando uno de ellos se enderezó, se fijó en los músculos que se le tensaban en la espalda. Aunque estaba todavía algo lejos, le reconoció. Se aproximó más al edificio y desmontó.
    Un hombre fornido que empujaba una carretilla la vio y dio un codazo al que estaba a su lado. Los dos se quedaron inmóviles mirándola con detenimiento. Poco a poco, los sonidos dentro del molino fueron disminuyendo mientras todos se asomaban a las ventanas a mirar a la joven dama vestida con ropa de chico.
    Cain fue consciente del súbito silencio y miró hacía abajo desde su lugar en el tejado. Al principio vio solamente la cima de un sombrero plano, pero no necesitaba ver el rostro que había debajo para reconocer a su visitante. Una mirada al delgado cuerpo tan claramente femenino dentro de esa camisa blanca y esos pantalones de montar caquis que moldeaban unas estupendas piernas, le dijeron todo cuanto necesitaba saber.
    Se incorporó, fue hacía la escalera y descendió. Cuando llegó abajo, se giró hacía Kit y la estudió. Dios, era hermosa.
    Kit notó sus mejillas ruborizarse de vergüenza. Debería haberse puesto el molesto traje de montar que odiaba. En vez de reprenderla, como había imaginado, Caín parecía disfrutar con su aspecto. Le temblaba la esquina de la boca.
    – Puedes ponerte esos pantalones, pero por supuesto que ya no pareces un chico de establo.
    Su buen humor la fastidió.
    – Para.
    – ¿Qué?
    – De sonreír.
    – ¿No se me está permitido sonreír?
    – No a mí. Se te ve ridículo. No le sonríes a nadie. Naciste con la cara ceñuda.
    – Intentaré recordar eso -él la cogió del brazo y se dirigió con ella a la puerta del molino-. Ven. Te lo enseñaré.
    Aunque el edificio estaba casi construido, el motor de vapor que impulsaría la maquinaria era el único equipo instalado. Cain le describió el juego de ejes y poleas pero ella apenas podía concentrarse. Él debería haberse puesto la camisa.
    Cain le presentó a un hombre pelirrojo de mediana edad como Jacob Childs, venido de un molino de Providence, en Nueva Inglaterra. Por primera vez, supo que Cain había hecho varios viajes al norte en los últimos años para visitar los molinos textiles. La enfadó que no hubiera tenido un momento para ir a visitarla a la Academia, y se lo dijo.
    – No lo pensé -respondió él.
    – Has sido un tutor horrible.
    – No discutiré eso contigo.
    – La señora Templeton podría haber estado maltratándome, y tú ni te habrías enterado.
    – No lo creo. Te habrías defendido. Eso no me preocupaba.
    Ella vio su orgullo por el molino, pero mientras salían, no pudo encontrar palabras de elogio.
    – Me gustaría hablarte de Tentación.
    Cain parecía distraído. Ella se miró hacía abajo para ver lo que él miraba, y comprendió que sus curvas eran más evidentes a la luz del sol de lo que habían sido dentro del molino. Se pasó a la sombra y le señaló con un dedo acusatorio hacía Lady que estaba arrancando tranquilamente un trozo de ranúnculo.
    – Esa yegua es casi tan vieja como Miss Dolly. Quiero montar a Tentación.
    Cain tuvo que obligarse a mirarla a la cara.
    – Puede que Lady sea vieja pero es adecuada para una mujer.
    – He montado en caballos como Tentación desde que tenía ocho años.
    – Lo siento Kit, pero ese caballo es difícil incluso para mí.
    – No estamos hablando de tí -dijo ella despreocupada-. Estamos hablando de alguien que sabe como montar.
    Cain parecía más divertido que enfadado.
    – ¿Crees eso?
    – ¿Quieres que lo comprobemos? Tú montando a Vándalo y yo a Tentación. Salimos desde la puerta junto al granero, bordeamos el estanque de los arces, y volvemos de nuevo aquí.
    – No vas a conseguir atormentarme.
    – Oh, no pretendo atormentarte -le dedicó una sedosa sonrisa-. Estoy desafiándote.
    – Te gusta vivir peligrosamente, ¿no, Katharine Louise?
    – Es la única manera.
    – De acuerdo. Veamos lo que puedes hacer.
    Había aceptado la carrera. Aplaudió mentalmente mientras él agarraba la camisa y se la ponía. Mientras se la abrochaba, daba órdenes a los trabajadores que seguían de pie, mirándolos embobados. Después tomó un gastado sombrero de aspecto confortable y se lo puso.
    – Te veo en la cuadra -se encaminó a su caballo, montó y se marchó sin esperarla.
    Lady estaba ansiosa por volver a la avena que la esperaba, e hicieron el camino de vuelta un poco más rápido, pero de todas maneras llegaron bastante después que Cain. Tentación ya estaba ensillada, y Cain comprobaba la correa de la cincha. Kit desmontó y le pasó la brida de Lady a Samuel. Luego se acercó a Tentación y le acarició el hocico con la mano.
    – ¿Preparada? -dijo Cain de pronto.
    – Preparada.
    Él la ayudó a subir y ella se balanceó en la silla. Cuándo Tentación sintió su peso, comenzó a hacer cabriolas esquivas, y necesitó toda su habilidad para mantenerlo bajo control. Cuando el caballo finalmente se tranquilizó, Cain montó a Vándalo.
    Mientras atravesaba el patio, Kit se sintió embargada por la sensación de poder debajo de ella, y apenas pudo resistirse a salir disparada. Se detuvo de mala gana cuando alcanzó la puerta del granero.
    – El primero que llegue al molino, gana -le dijo a Cain.
    Él se subió con el pulgar el borde del sombrero.
    – No creo que eso sea correcto.
    – ¿Qué quieres decir?- Kit necesitaba hacer lo correcto. Quería competir con él en algo que el tamaño y la fuerza no le aventajara. A caballo, las diferencias entre un hombre y una mujer desaparecían.
    – Exactamente lo qué he dicho.
    – ¿Está el Héroe de Missionery Ridge asustado por perder con una mujer delante de sus hombres?
    Cain bizqueó ligeramente ante el sol de la mañana.
    – No necesito probar nada, y tú no vas a atormentarme.
    – ¿Por qué has venido entonces, si no es para hacer una carrera?
    – Estabas fanfarroneando. Quería ver si lo decías en serio.
    Ella colocó las manos en el pomo de la silla y sonrió.
    – No estaba fanfarroneando. Hablaba de hechos.
    – Hablar es gratis, Katharine Louise. Veamos lo que puedes hacer con un caballo.
    Antes de que ella pudiera responderle, él se puso en marcha. Observó como ponía a Vándalo en un fácil medio galope.
    Montaba muy bien para ser un hombre tan grande, sencillo, como si fuera una extensión del caballo. Reconoció que era tan buen jinete como ella. Otro argumento para apuntar en su contra.
    Ella se apoyó sobre el lustroso cuello negro de Tentación.
    – Bien, chico. Enseñémosle lo que podemos hacer.
    Tentación era todo lo que esperaba. Al principio se puso al lado de Vándalo y lo mantuvo a medio galope, pero cuando notó que el caballo pedía correr más, se puso claramente delante. Viraron por los campos plantados y entraron en un prado abierto. Su cabalgada se convirtió en un feroz galope, y mientras sentía la fuerza del animal debajo de ella, todo lo demás desapareció. No había un ayer ni un mañana, ningún despiadado hombre de fríos ojos grises, ningún beso inexplicable. Sólo había un magnífico animal que era parte de ella.
    Vio un seto justo delante. Con una presión de sus rodillas, giró al caballo hacia él. Cuando se acercaron más, se echó hacía delante en la silla, manteniendo las rodillas fijas a sus costados. Sintió una tremenda ola de poder cuando Tentación saltó fácilmente la barrera.
    De mala gana lo llevó a un claro y lo giró. Por ahora, ya había hecho suficiente. Si presionaba más al caballo, quizá Cain la acusara de temeraria, y no iba a darle una excusa para impedir que montara ese caballo.
    Él la esperaba al principio del prado. Llegó junto a él y se limpió el sudor de la cara con la manga de la camisa.
    La silla de él crujió un poco cuando se movió.
    – Eso ha sido una auténtica demostración.
    Ella permaneció silenciosa, esperando su veredicto.
    – ¿Has montado así desde que estás en Nueva York? -preguntó él.
    – A eso no lo llamaría montar.
    Con un tirón en las riendas, él giró a Vándalo hacia la cuadra.
    – Mañana vas a tener unas agujetas infernales.
    ¿Era eso todo lo que tenía que decir? Le miró la espalda, apretó los talones contra los costados de Tentación y le alcanzó.
    – ¿Y bien?
    – ¿Y bien qué?
    – ¿Vas a dejarme montar este caballo, o no?
    – No veo por qué no. Mientras no sea a lo amazona, podrás montarlo.
    Ella sonrió y resistió el impulso de girar a Tentación de nuevo hacía el prado para otro galope.
    Llegó al patio antes que Cain, desmontó y le dio a Samuel la brida.
    – Esmérate en refrescarlo -le dijo al joven-. Y ponle una manta. Ha cabalgado intensamente.
    Cain llegó a tiempo de oír sus órdenes.
    – Samuel es un chico de establo tan bueno como lo eras tú -sonrió y desmontó-. Pero no está ni la mitad de atractivo que tú en pantalones.

***

    Durante dos años y medio, Sophronia había estado castigando a Magnus Owen por interponerse entre ella y Baron Cain. La puerta de la habitación que utilizaba como oficina, se balanceó al abrirse.
    – Me han dicho que querías verme -dijo él-. ¿Pasa algo?
    Los años que había sido capataz de los trabajos realizados en Risen Glory habían producido cambios en él. Los músculos que se adivinaban debajo de su camisa beige y los pantalones marrones oscuro se veían fuertes y duros, y provocaba un tenso nervio del que carecía antes. Su cara era todavía joven y apuesta, pero como pasaba siempre que estaba delante de Sophronia, unas sutiles líneas de tensión grababan al agua fuerte sus rasgos.
    – No pasa nada, Magnus -respondió Sophronia, de esa manera prudentemente superior-. Sólo quiero que te acerques a la ciudad más tarde y recojas unos suministros para mí.
    Ella no se levantó del sillón mientras le entregaba la lista. Quería que él se acercara.
    – ¿Me has hecho venir de los campos para que sea tu chico de los recados? -agitó la lista-. ¿Por qué no envías a Jim para esto?
    – No he pensado en él -respondió ella, perversamente contenta de poder molestarlo-. Además, Jim está limpiándome las ventanas.
    La mandíbula de Magnus se tensó.
    – Y supongo que limpiar las ventanas es más importante para tí que sacar adelante el algodón que sustenta esta plantación.
    – Pero bueno. Tienes una elevada opinión de tí mismo, ¿no es así, Magnus Owen? -se levantó de la silla-. ¿Crees que esta plantación se vendrá abajo sólo porque el capataz esté fuera de los campos durante unos pocos minutos?
    Una pequeña vena empezó a latir en su sien. Él se puso su callosa y áspera mano en la cadera.
    – Te das unos aires, mujer, que están volviéndose algo desagradables. Alguien va a tener que apretarte las clavijas o vas a meterte en auténticos problemas.
    – Y crees que ese alguien vas a ser tú -levantó la barbilla y empezó a caminar hacía el pasillo.
    Magnus generalmente de naturaleza apacible y tranquila, alargó la mano y la agarró del brazo. Ella dio un pequeño grito cuando él tiró de ella, y cerró de golpe la puerta.
    – Así es -él habló arrastrando las palabras, con esa cadencia dulce, de sonidos líquidos que le llevaban a su niñez-. Por supuesto que estoy dispuesto a mantener el bienestar de nosotros, los negros.
    Sus dorados ojos chispearon con ira por su burla. Se sintió aprisionada contra la puerta por su largo cuerpo.
    – ¡Deja que me vaya! -le dio un empujón en el pecho, pero aunque los dos eran de la misma estatura, él era mucho más fuerte y era como intentar tumbar un roble con un soplo de brisa.
    – ¡Magnus déjame salir!
    Quizá él no oyó el tono de pánico en su súplica, o quizá ella le había presionado demasiado a menudo. En lugar de liberarla, fijó sus hombros a la puerta. El calor de su cuerpo le quemaba a través de la falda.
    – La señorita Sophronia piensa y actúa como si fuera blanca, cree que mañana se va a despertar y va a ser blanca. Así no tendrá que volver a hablar con los negros otra vez, excepto para darles órdenes.
    Ella giró la cabeza y cerró los ojos con fuerza, tratando de aislarse de su desprecio, pero Magnus no había acabado con ella. Su voz se suavizó, pero las palabras no herían menos.
    – Si la señorita Sophronia fuera blanca, no tendría que preocuparse de que ningún hombre negro quisiera casarse con ella y tener sus hijos. Ni tendría que preocuparse porque un hombre negro pueda sentarse a su lado y cogerla de la mano cuando se sienta sola, o la abrace cuando sea vieja. No, la señorita Sophronia no debería preocuparse por nada de eso. Ella es demasiado fina para todo eso. ¡Ella es demasiado blanca para todo eso!
    – ¡Basta ya! -Sophronia se tapó los oídos con las manos intentando no oír esas crueles palabras.
    Él retrocedió para liberarla, pero ella no pudo moverse. Estaba congelada, con la espalda rígida y las manos en los oídos. Unas lágrimas incontrolables bajaban por sus mejillas.
    Con un gemido sordo, Magnus cogió ese cuerpo rígido en sus brazos y empezó a acariciarla y a canturrear en su oído.
    – Vamos, vamos, chica. Está bien. Siento mucho haberte hecho llorar. Lo último que deseo es hacerte daño. Vamos, todo va a estar bien.
    Gradualmente la tensión fue abandonando su cuerpo y durante un momento se apoyó contra él. Era tan sólido. Tan seguro.
    ¿Seguro? El pensamiento era estúpido. Se soltó y se enfrentó a él, orgullosa, a pesar de las lágrimas que no podía dejar de parar.
    – No tienes ningún derecho a hablarme así. No me conoces, Magnus Owen. Sólo crees que me conoces.
    Pero Magnus tenía su propio orgullo
    – Sé que sólo tienes sonrisas para cualquier hombre blanco que se cruza en tu camino, pero no malgastas ni una mirada en los hombres negros.
    – ¿Qué puede ofrecerme un hombre negro? -dijo ella ferozmente-. El hombre negro no ha conseguido ningún poder. A mi madre, mi abuela, y a sus madres antes que a ellas… los hombres negros las amaron. Pero cuando el hombre blanco llamaba a la puerta por la noche, ni uno sólo de esos hombres negros pudieron impedir que se las llevaran. Ninguno de esos hombres negros pudo impedir que vendieran a sus hijos y se los llevaran lejos. Lo único que podían hacer era mantenerse al margen y mirar como ataban a un poste a la mujer que amaban y la azotaban hasta dejarles las espaldas ensangrentadas. ¡No me hables de hombres negros!
    Magnus dio un paso hacia ella, pero cuando ella se alejó, anduvo hacía la ventana en su lugar.
    – Todo es diferente ahora -dijo suavemente-. La guerra ha acabado. Nunca más serás esclava. Somos libres. Las cosas han cambiado. Podemos votar.
    – Eres un tonto, Magnus. ¿Crees que porque los blancos te digan que puedes votar, las cosas serán diferentes? Eso no quiere decir nada.
    – Sí quiere decir algo. Ahora eres una ciudadana americana. Te protegen las leyes de este país.
    – ¡Me protegen! -la espalda de Sophronia se tensó con desprecio-. No hay ninguna protección para una mujer negra, sólo la que ella misma se consiga.
    – ¿Vendiendo tu cuerpo al primer hombre blanco rico que te solicite? ¿Esa es tu manera?
    Ella se giró hacía él, azotándolo con su lengua.
    – Dime que más puede ofrecer una mujer negra. Los hombres han usado nuestros cuerpos durante siglos y lo único que hemos conseguido a cambio es una prole de hijos a los que no podíamos proteger. Bien, yo quiero más que eso, y voy a conseguirlo. Voy a tener una casa, vestidos y buena comida. ¡Así estaré segura!
    Él se estremeció.
    – ¿No crees que esa es otra clase de esclavitud? ¿Así piensas conseguir tu seguridad?
    Los ojos de Sophronia no dudaron.
    – No sería esclavitud si yo elijo al señor y pongo las condiciones. Y sabes de sobra que ya lo habría conseguido si no hubiera sido por ti.
    – Cain no iba a darte lo que querías.
    – Te equivocas. Me hubiera dado lo que le hubiera pedido si tú no lo hubieras estropeado.
    Magnus puso la mano sobre el respaldo del sofá de damasco rosa.
    – No hay ningún hombre en el mundo al que respete más que a él. Me salvó la vida, y haría cualquier cosa que me pidiera. Es justo, honesto y todos los que trabajan para él lo saben. No le pide a nadie que haga lo que puede hacer él mismo. Los hombres le admiran por eso, y yo también. Pero es un hombre duro con las mujeres, Sophronia. Ninguna le ha llegado dentro.
    – Él me quería, Magnus. Si no nos hubieras interrumpido esa noche, me hubiera dado lo que le hubiera pedido.
    Magnus se acercó a ella y tocó su hombro. Ella retrocedió instintivamente aunque su tacto le resultó extrañamente consolador.
    – ¿Y que habría pasado? -preguntó Magnus-. ¿Habrías podido esconder ese escalofrío que recorre tu cuerpo cada vez que un hombre te toca el brazo? ¿Aunque él sea rico y blanco, habrías podido olvidar que también es un hombre?
    Eso golpeaba directamente en sus pesadillas. Sé dio la vuelta y a ciegas se dirigió hacía el escritorio. Cuando estuvo segura que su voz no la delataría y poniendo su expresión más fría le miró.
    – Tengo trabajo que hacer. Si no puedes traerme estos suministros, enviaré a Jim en tu lugar.
    Ella pensó que no le contestaría, pero finalmente él se encogió de hombros.
    – Te traeré esos suministros -y sin más, se dio la vuelta y la dejó sola.
    Sophronia se quedó mirando fijamente la puerta y durante un instante sintió el deseo abrumador de ir tras él. La sensación se desvaneció. Magnus Owen podía ser el capataz de la plantación, pero seguía siendo un hombre negro y nunca podría protegerla.

10

    A Kit le dolían todos los músculos del cuerpo mientras bajaba las escaleras a la mañana siguiente. En contraste con los pantalones del día anterior, llevaba un vestido de muselina de un pálido color violeta, y un delicado chal de encaje blanco alrededor de los hombros. En las manos, llevaba un sombrero de paja.
    Miss Dolly la esperaba pacientemente junto a la puerta de la calle.
    – Bueno, no estás todavía correcta. Súbete bien ese guante, querida, y colócate bien la falda.
    Kit hizo lo que le pedía sin dejar de sonreír.
    – Usted está realmente guapa.
    – Oh, gracias, querida. Trato de tener un aspecto agradable, pero no es tan fácil como antes. Ya no tengo la juventud a mi favor, ya sabes. Pero mírate tú. Ni un sólo hombre de esta congregación será capaz de pensar como un caballero esta mañana cuando te vea con ese aspecto de pastel de azúcar, es más, querrán devorarte.
    – Me siento hambriento sólo con mirarla -dijo una perezosa voz a sus espaldas.
    Kit se puso el sombrero de paja en la cabeza, dejando las cintas sueltas.
    Cain estaba apoyado en el marco de la puerta de la biblioteca. Iba vestido con una levita gris perla, con pantalones y chaleco negros. Completaba su atuendo un elegante corbatín color burdeos con diminutas rayas blancas sobre su camisa blanca.
    Sus ojos estudiaron su vestimenta tan formal.
    – ¿Dónde vas?
    – A la iglesia, desde luego.
    – ¡A la iglesia! ¡No te hemos invitado a acompañarnos!
    Miss Dolly se puso la mano en la garganta.
    – ¡Katharine Louise Weston! ¡Estoy escandalizada! ¿En que estás pensando para hablar al General de forma tan desconsiderada? Yo le he pedido que nos acompañe. Usted deberá perdonarla, General. Ella montó demasiado a caballo ayer y apenas ha podido andar al levantarse esta mañana de la cama. Por eso está enfadada.
    – Lo entiendo perfectamente -la alegría de sus ojos hacía su expresión sospechosamente simpática.
    Kit siguió toqueteando las cintas del sombrero.
    – No estoy enfadada – estaba nerviosa ante su mirada escrutadora y no era capaz de atarse las cintas.
    – Será mejor que le haga usted el lazo antes que arranque las cintas, Miss Calhoun.
    – Por supuesto General -Miss Dolly chasqueó a Kit la lengua-. Veamos, querida. Sube la barbilla y permíteme.
    Kit mansamente dejó a Miss Dolly ayudarla mientras Cain las miraba divertido. Finalmente le hizo el lazo correctamente y se encaminaron hacía fuera para montar en el carruaje.
    Kit esperó a que Cain hubiera ayudado a Miss Dolly a subir antes de dirigirse a él.
    – Apuesto a que es la primera vez que pones un pie en la iglesia desde que estás aquí. ¿Por qué no te quedas en casa?
    – Esta vez no. No me perdería esta reunión tuya con la buena gente de Rutherford por nada del mundo.

***

    Padre Nuestro que estás en los cielos…
    La luz del sol entraba por los sucios cristales de las ventanas derramándose sobre las cabezas de las personas de la congregación. En Rutherford, todavía hablaban del milagro que esas ventanas hubieran escapado intactas a la destrucción sembrada por el diablo, William Tecumseh Sherman.
    Kit parecía incómoda sentada con su vestido de gala color violeta entre los descoloridos vestidos y sombreros de antes de la guerra de las demás mujeres. Había querido demostrarles su buen aspecto, pero no había considerado lo pobres que eran todos allí. No lo olvidaría otra vez.
    Se encontró pensando sin darse cuenta en su verdadera iglesia, la estructura simple de madera no lejos de Risen Glory que servía como la casa espiritual de los esclavos de las plantaciones de los alrededores. Garrett y Rosemary rechazaban ir todas las semanas a la iglesia de la comunidad blanca en Rutherford, de modo que Sophronia llevaba a Kit con ella cada domingo. Aunque Sophronia era también sólo una niña, estaba determinada a que Kit oyera La Palabra.
    A Kit le encantaba esa iglesia, y ahora no podía menos que comparar aquella alegría con este servicio tan serio y tranquilo. Sophronia estaría allí ahora junto con Magnus y los demás negros.
    Su reunión con Magnus había sido comedida. Aunque parecía feliz de verla, su vieja animadversión no se había ido. Ahora ella era una mujer blanca adulta y él un hombre negro.
    Una mosca zumbó perezosamente delante de ella, y miró de reojo a Cain. Tenía su atención fija en el púlpito, con la expresión tan inescrutable como siempre. Estaba contenta que Miss Dolly estuviera sentada entre ellos. Sentarse a su lado le habría arruinado la mañana.
    Al otro lado de la iglesia había un hombre que no tenía la vista en el púlpito. Kit sonrió lentamente a Brandon Parsell, y luego inclinó la cabeza para que el ala de su sombrero de paja le tapara parte de la cara. Antes de marcharse de la iglesia, trataría de darle la posibilidad de hablar con ella. Sólo disponía de un mes, y no podía malgastar el tiempo.
    El servicio acabó y los miembros de la reunión no pudieron esperar para hablar con ella. Habían sabido que la escuela para jóvenes damas de Nueva York la había cambiado, pero querían verlo por sí mismos.
    – Pero, Kit Weston, sólo mírate ahora…
    – Te has convertido en una verdadera dama…
    – Por las estrellas, ni tu propio padre te reconocería…
    Mientras esperaban para saludarla, se enfrentaban a un dilema. Reconocerla quería decir que también debían recibir a su tutor yanqui, el hombre que las principales familias de Rutherford habían estado evitando tan diligentemente.
    Despacio, primero una persona y después otra se dirigieron a él. Uno de los hombres la preguntó por la cosecha de algodón. Delia Dibbs le dio las gracias por su contribución a la Sociedad de la Biblia. Clement Jakes le preguntó si creía que llovería pronto. Las conversaciones eran reservadas pero el mensaje era claro. Era hora de que las barreras contra Baron Cain bajaran.
    Kit sabía que más tarde se justificarían diciéndose que sólo le habían hablado por deferencia hacía Kit Weston, pero sospechaba que eso era una excusa para hacerlo entrar en su círculo, así tendrían un tema fresco del que hablar. Nadie podía imaginarse que Cain no deseara hablar con ellos.
    De pie, algo alejada de la iglesia, una mujer con aire sofisticado miraba lo que ocurría con aire divertido. De modo que este era el famoso Baron Cain… la mujer era una recién llegada a la comunidad, llevaba viviendo en Rutherford sólo tres meses, pero había oído de todo del nuevo propietario de Risen Glory. Nada de lo que había escuchado sin embargo, la había preparado para su primera vista de él. Sus ojos fueron desde sus hombros hasta sus estrechas caderas. Era magnífico.
    Verónica Gamble era sureña por nacimiento, pero no por convicción. Nacida en Charleston, se casó con el pintor Francis Gamble cuando apenas tenía dieciocho años. Durante los catorce siguientes, pasaron su vida a caballo entre Florencia, París y Viena dónde Francis cobraba precios astronómicos por los atroces y lisonjeros cuadros a las mujeres y niños aristócratas.
    Cuando su marido murió el invierno anterior, dejó a Verónica en una situación acomodada, pero no rica. Por capricho había decidido regresar a Carolina del Sur, a la casa que su marido había heredado de sus padres. Se tomaría su tiempo para valorar las cosas, y pensar que hacer en adelante con su vida.
    A sus treinta y pocos años, tenía un aspecto inmejorable. Su pelo castaño cobrizo lo tenía peinado hacía atrás, y le caía en brillantes rizos sobre el cuello, y sus ojos verdes sesgados del mismo color que su chaqueta Zouave de moda. En cualquier otra mujer, el labio inferior grueso habría afeado su cara, pero en ella resultaba sensual.
    Aunque consideraban a Verónica una mujer hermosa, su fina nariz era demasiado larga, y sus rasgos demasiado angulares para ser una verdadera belleza. Ningún hombre sin embargo parecía notarlo. Tenía ingenio, inteligencia y la calidad seductora de mirar la vida de forma divertida, mientras esperaba a ver que la deparaba.
    Caminó hacía la puerta de la iglesia, dónde el reverendo Cogdell estaba recibiendo a las personas que salían.
    – Ah, señora Gamble. Qué agradable tenerla con nosotros esta mañana. Creo que usted no conoce a la señorita Dorthea Calhoun. Y este es el señor Cain de Risen Glory. ¿Dónde ha ido Katharine Louise? Me gustaría que la conociera también.
    Veronica Gamble no tenía el más mínimo interés en la señorita Dorthea Calhoun o alguien llamada Katharine Louise. Pero estaba muy interesada en el deslumbrante hombre que estaba de pie junto al pastor, e inclinó elegantemente la cabeza.
    – He oído hablar mucho de usted, señor Cain. De alguna manera esperaba que tuviera cuernos.
    Rawlins Cogdell parecía alarmado pero Cain rió.
    – Pues yo no he sido tan afortunado de oír hablar de usted.
    Veronica metió su mano enguantada en el bolsito de su brazo.
    – El problema es fácilmente remediable.
    Kit escuchó la risa de Cain pero la ignoró para concentrar su atención en Brandon. Sus características regulares eran incluso más atractivas de lo que recordaba, y el mechón de pelo que le caía sobre el flequillo cuando hablaba era simpático.
    No podía ser más diferente de Cain. Brandon era atento donde Cain era grosero. Y no debía preocuparse de que se burlara de ella. Era un caballero del Sur de los pies a la cabeza.
    Ella estudió su boca. ¿Qué sentiría al besarlo? Seguro que sería emocionante. Mucho más agradable que el asalto de Cain el día que ella llegó.
    Un asalto al que ella no había puesto ningún impedimento.
    – He pensado mucho en tí desde que nos vimos en Nueva York -dijo Brandon.
    – Me siento adulada.
    – ¿Te gustaría montar conmigo mañana? El Banco cierra a las tres. Podría estar en Risen Glory en una hora.
    Kit lo miró a través de sus pestañas, un efecto que había practicado a la perfección.
    – Me gustaría mucho montar contigo, señor Parsell.
    – Hasta mañana entonces.
    Con una sonrisa, se dio la vuelta para recibir a varios hombres jóvenes que habían estado esperando pacientemente una oportunidad para hablar con ella.
    Mientras rivalizaban por su atención, ella observó a Cain enzarzado en una conversación con una atractiva mujer pelirroja. Algo en la manera en que la mujer miraba a Cain incomodó a Kit. Deseó que él mirara en su dirección para verla rodeada de todos esos hombres. Desgraciadamente parecía no hacerla el menor caso.
    Miss Dolly estaba ocupada conversando con el reverendo Cogdell y su esposa Mary, que era su familiar lejano y quien la había recomendado como chaperona. Kit comprendió que los Cogdells parecían cada vez más desconcertados. Se disculpó y se dirigió precipitadamente hacía ellos.
    – ¿Está lista para irnos, Miss Dolly?
    – Por supuesto, querida. No había visto al reverendo Cogdell y a su querida esposa Mary en años. Una reunión muy agradable, sólo ensombrecida por los desafortunados acontecimientos de Bull Run. Oh, pero eso es una conversación de viejos, querida. Nada que pueda interesar a una joven como tú.
    Cain también debía estar presintiendo el inminente desastre.
    – Señorita Calhoun, el carruaje está esperándonos.
    – Por supuesto, General- dijo Miss Dolly, y jadeando presionó los dedos en su boca-. Yo… yo quería decir Major desde luego. Seré tonta.
    Con las cintas revoloteando a su alrededor se dirigió hacía el carruaje.
    El reverendo Cogdell y su esposa se quedaron mirándola alejarse boquiabiertos de asombro.
    – Ella piensa que soy el General Lee que vive disfrazado en Risen Glory -dijo Cain francamente.
    Rawlins Cogdell empezó a apretarse sus finas y pálidas manos con agitación.
    – Major Cain, Katharine, lo siento mucho. Cuando mi esposa les recomendó a la señorita Calhoun para chaperona, no teníamos la menor idea… Oh, Dios querido, no sabíamos…
    – Es todo por mi culpa -los pequeños ojos castaños de Mary Cogdell estaban repletos de resentimiento-. Habíamos oído que era totalmente indigente, pero no que tuviera problemas mentales.
    Kit abrió la boca para protestar, pero Cain la cortó.
    – No necesita preocuparse por la señorita Calhoun. Ella está cómodamente instalada.
    – Pero Katharine no puede permanecer en Risen Glory con usted bajo estas circunstancias -protestó el ministro-. Dolly Calhoun no es una chaperona correcta. Hoy ha hablado con más de una docena de personas aquí. Antes de esta tarde, todo el mundo estará hablando de ella. No es correcto. No es en absoluto correcto. Los cotilleos serán terribles, señor Cain. Usted es un hombre demasiado joven…
    – Kit es mi hermanastra -dijo Cain.
    – Pero no hay ningún vínculo de sangre entre ustedes.
    Mary Cogdell apretó más su libro de oraciones.
    – Katharine, eres una mujer joven e inocente y seguramente no comprendes las repercusiones que esto tendrá. Simplemente no puedes permanecer en Risen Glory.
    – Aprecio su preocupación -respondió Kit -pero he estado lejos de casa los últimos tres años, y no tengo intención de marcharme tan pronto.
    Mary Cogdell miró impotente a su marido.
    – Les aseguro que Miss Dolly insiste en el decoro -la sorprendió Cain diciendo-. Deberían haber visto como ha fustigado a Kit a vestirse correctamente esta mañana.
    – Aún así…
    Cain inclinó la cabeza.
    – Si nos perdonan, reverendo Cogdell, señora Cogdell. Por favor, no se preocupen más por esto -agarró a Kit del brazo y se dirigieron al carruaje donde ya estaba Miss Dolly esperándolos.
    Rawlins Cogdell y su esposa los miraron alejarse.
    – Esto va a traer problemas -dijo el ministro-. Puedo notarlo en mis huesos.

***

    Kit oyó un crujido en la grava y supo que Brandon había llegado. Se apresuró a mirarse en el espejo y vio a una joven dama vestida con traje de montar. No había pantalones de chico hoy, ni tampoco montaría a Tentación. Estaba resignada a montar a lo amazona.
    Esa mañana mientras el cielo tenía todavía el pálido tono rosado de la aurora, había cabalgado a lomos de Tentación. Intuía que ese paseo salvaje sería muy diferente al de esta tarde.
    Debía admitir, no obstante, que le encantaba el nuevo traje de montar, a pesar que le disgustara cabalgar con él. De paño rojo con adornos negros, la chaqueta se ajustaba y acentuaba su fina cintura. La falda amplía caía en pliegues hasta los tobillos y el dobladillo estaba decorado con una cinta rizada negra formando un dibujo encadenado.
    Se aseguró que no tuviera un hilo suelto ni nada fuera de lugar. Las cuatro presillas negras que cerraban el frontal de su chaqueta estaban bien abrochadas y el sombrero estaba correctamente puesto. Era negro, una versión femenina de los sombreros de los hombres, pero más bajo, suave y con una pluma roja en la parte posterior. Se retocó el cómodo moño que se había hecho en la nuca y se abrillantó más aún las botas.
    Satisfecha, y consciente de que nunca se había visto mejor, tomó su fusta y salió de la habitación, sin pensar en los guantes de montar negros que estaban en su caja correspondiente. Cuando llegaba al vestíbulo, oyó voces provenientes del porche. Para su consternación, vio a Cain hablando fuera con Brandon.
    De nuevo el contraste entre los dos hombres fue brutal. Cain era mucho más alto, pero no sólo eso los diferenciaba. Brandon iba vestido correctamente, con pantalones de montar y una chaqueta verde botella sobre su camisa. La ropa era vieja y pasada de moda, pero la llevaba limpia y le sentaba perfectamente.
    Como él, Cain estaba sin sombrero, pero llevaba la camisa abierta por el cuello, las mangas enrolladas hasta los codos y los pantalones manchados de barro. Parecía cómodo, con una mano metida en el bolsillo y una bota sucia apoyada en un escalón superior. Todo en Brandon indicaba cultura y educación, mientras Cain se parecía a un bárbaro
    Sus ojos se demoraron en él un momento más, antes de sujetar la fusta con fuerza y caminar hacía adelante. Lady esperaba pacientemente, con la vieja silla de montar de amazona que Kit había encontrado en el ático correctamente conservada.
    Kit dirigió a Cain una cabezada fría y a Brandon un saludo sonriente. La admiración en sus ojos le dijo que los esfuerzos que se había tomado por su aspecto no habían sido en vano. Cain sin embargo parecía disfrutar de una broma privada, a su costa, no tenía dudas.
    – Ten cuidado hoy, Kit. Lady puede ser realmente peligrosa.
    Ella apretó los dientes.
    – No te preocupes, estoy segura que podré controlarla.
    Brandon hizo intención de ayudarla a subir a la silla, pero Cain fue más rápido.
    – Permíteme.
    Brandon se dio la vuelta con patente indignación y se dirigió a su caballo. Kit colocó los dedos en la mano extendida de Cain. Parecía fuerte y competente. Una vez acomodada en la silla miró hacía abajo para verlo observar sus molestas faldas.
    – ¿Ahora quién es hipócrita?- preguntó él en un susurro.
    Ella miró hacia Brandon y le dirigió una cegadora sonrisa.
    – Bien, señor Parsell, no vaya demasiado rápido para mí, ¿de acuerdo? Vivir en el Norte ha provocado que se oxiden mis habilidades para montar. Cain resopló y se alejó, dejándola con la agradable sensación que ella había dicho la última palabra.
    Brandon sugirió que se dirigieran hacía Holly Grove, su antigua hacienda. Mientras trotaban para salir del patio, Kit lo miró como observaba los campos plantados a ambos lados del camino. Esperaba que ya estuviera haciendo planes.
    Los mismos soldados que habían respetado Risen Glory habían incendiado Holly Grove. Tras la guerra, Brandon volvió a una hacienda en ruinas, a unos campos quemados cubiertos de zarzas y hierbas salvajes. No había podido pagar los impuestos de la tierra, y habían confiscado todo. Ahora todo estaba parado.
    Desmontaron cerca de una ennegrecida chimenea. Brandon ató los caballos, cogió el brazo de Kit y se dirigieron hacia las ruinas de la casa. Habían estado charlando agradablemente durante el camino, pero ahora él se calló. El corazón de Kit desbordaba compasión.
    – Todo se ha ido -dijo él finalmente-.Todo en lo que el Sur creía. Todo por lo que luchamos.
    Ella contempló la devastación. Si Rosemary Weston no hubiera acogido a ese subteniente yanqui en su dormitorio, Risen Glory habría quedado también así.
    – Los yanquis se ríen de nosotros, ya lo sabes -continuó él-. Se ríen de nuestras convicciones de la caballerosidad y se toman nuestro honor a broma. Nos han arrebatado nuestras tierras, y las gravan con impuestos que saben no podemos pagar si queremos comer. La Reconstrucción Radical es una maldición del Todopoderoso hacía nosotros -sacudió la cabeza-. ¿Qué hemos hecho para merecer tanta maldad?
    Kit miró con detenimiento hacía las chimeneas gemelas que parecían grandes dedos espectrales.
    – Es por la esclavitud -dijo ella-. Nos están castigando por tener seres humanos como esclavos.
    – ¡Tonterías! Has vivido con los yanquis demasiado tiempo, Kit. La esclavitud es una orden de Dios. Sabes que lo dice la Biblia.
    Ella lo sabía. Desde pequeña lo había escuchado en la iglesia, predicado desde el púlpito por ministros blancos que los dueños de las plantaciones enviaban para recordarles a los negros que Dios aprobaba la esclavitud. Dios tenía instrucciones detalladas de las obligaciones de un esclavo hacia su señor. Kit recordaba a Sophronia sentada a su lado durante esos sermones, pálida y tensa, incapaz de asimilar lo que oía con el amoroso Jesús que conocía.
    Brandon la cogió del brazo y la llevó hacía un camino algo lejos de la casa. Sus monturas estaban tranquilamente pastando en un claro cerca de las chimeneas. Kit caminó hacía un árbol caído mucho tiempo antes durante una tormenta y se sentó sobre el tronco.
    – Ha sido un error traerte aquí -dijo Brandon cuando llegó junto a ella.
    – ¿Por qué?
    – Esto hace las diferencias entre nosotros todavía más aparentes -él miró con detenimiento las ennegrecidas chimeneas en la distancia.
    – ¿Lo hace? Ninguno de nosotros tiene una casa. Recuerda que Risen Glory no es mía. Todavía no, al menos.
    Él le dirigió una mirada especulativa. Ella arrancó una astilla de madera con la uña.
    – Sólo tengo un mes antes que Cain me obligue a volver a Nueva York.
    – No soporto la idea de que vivas en la misma casa con ese hombre – dijo él mientras se sentaba a su lado en el tronco-. Todos los que han venido hoy al Banco hablaban de lo mismo. Dicen que la señorita Calhoun no es una chaperona adecuada. No te quedes sola con él. ¿Me estás escuchando? No es un caballero. No me gusta. No le gusta a nadie.
    El interés de Brandon la reconfortó.
    – No te preocupes. Tendré cuidado -y entonces deliberadamente inclinó la cabeza para dejarla junto a la de él, entreabriendo los labios. No podía dejar que terminara esta excursión sin besarlo. Era algo que tenía que hacer para borrar la marca de Cain de su boca.
    Y de tus sentidos, susurró una vocecilla en su interior.
    Era cierto. El beso de Cain había hecho que le hirviera la sangre, y necesitaba probar los labios de Brandon Parsell para encender la chispa de ese mismo fuego.
    Sus ojos quedaban ensombrecidos parcialmente por el ala de su sombrero gris, pero podía verlo mirar su boca. Esperó que acercara la cara, pero él no se movió.
    – Quiero que me beses -dijo ella finalmente.
    Él se escandalizó por su atrevimiento. Lo notó en su ceño fruncido. Su actitud la irritó y decidió llevar la iniciativa.
    Se inclinó y despegó suavemente su sombrero, observando mientras lo dejaba a un lado una fina línea roja que había dejado en su frente.
    – Brandon -dijo en un susurro- tengo solamente un mes. No tengo tiempo para ser tímida.
    Incluso un caballero no podría ignorar tan atrevida invitación. Él se inclinó hacia adelante y presionó su boca con la suya.
    Kit notó que sus labios eran más gruesos que los de Cain. También eran más dulces, pensó, puesto que permanecían cortésmente cerrados. Era un beso tierno comparado con el que le había dado Cain. Un beso agradable. Sus labios estaban secos pero su bigote parecía un poco áspero.
    Su mente iba a la deriva, y se forzó a volver a la realidad levantando los brazos y poniéndolos con entusiasmo alrededor de su cuello. ¿No eran sus hombros algo estrechos? Debía ser su imaginación, porque sabía que eran sólidos. Él continuó besándola por las mejillas y por la línea de la mandíbula. Su bigote le raspaba la sensible piel, y se estremeció.
    Él se retiró instintivamente.
    – Lo siento. ¿Te he asustado?
    – No, desde luego que no -ella tragó su decepción. El beso no había probado nada. ¿Por qué no podía él dejar sus escrúpulos de lado y besarla a fondo?
    Pero un segundo después de pensarlo se reprendió a sí misma. Brandon Parsell era un caballero, no un bárbaro yanqui.
    Él bajó la cabeza.
    – Kit, debes saber que yo no te haría daño por nada del mundo. Te pido disculpas por mi falta de contención. Las mujeres como tú necesitan cariño y estar protegidas de los aspectos más sórdidos de la vida.
    Ella sintió otra punzada de irritación.
    – No estoy hecha de cristal.
    – Lo sé. Pero quiero que sepas que si algo… va a ocurrir entre nosotros, nunca te degradaría. Te molestaría lo menos posible con mis propias necesidades.
    Eso lo entendió. Cuando la señora Templeton les habló de la Vergüenza de Eva, dijo que había maridos que eran más considerados con sus esposas, y debían rezar para casarse con uno de ellos.
    De repente se sintió contenta de que los dulces besos de Brandon no despertaran ningún fuego en ella. La respuesta a los besos de Cain sólo había sido ocasionada por la extraña emoción de volver a casa.
    Ahora estaba más segura que nunca de que quería casarse con Brandon. Todo lo que una mujer podía desear era un marido como él.
    La hizo ponerse el sombrero para no quemarse y la amonestó suavemente por haberse olvidado los guantes. La mimaba tanto, que ella sonrió y flirteó haciendo a la perfección el papel de belleza sureña.
    Se recordó que él estaba acostumbrado a un tipo diferente de mujer, una silenciosa y reservada, como su madre y sus hermanas y trató de refrenar su lengua normalmente impulsiva. De todos modos logró impresionarlo con sus opiniones sobre el sufragio de los negros y la decimoquinta enmienda. Cuando vio dos pequeños surcos entre sus ojos, supo que tenía que hacerle entender.
    – Brandon, yo soy una mujer instruida. Tengo ideas y opiniones. Me he valido por mi misma durante mucho tiempo. No puedo ser alguien que no soy.
    Su sonrisa no hizo desaparecer esos surcos.
    – Tu independencia es una de las cosas que más admiro de tí, pero va a llevarme algún tiempo acostumbrarme a ello. No eres como otras mujeres que he conocido.
    – ¿Y has conocido a muchas mujeres? -bromeó.
    Su pregunta le hizo reír.
    – Kit Weston, eres una pícara.
    Su conversación en el paseo hasta Risen Glory fue una feliz combinación de cotilleo y recuerdos. Le prometió ir a una merienda con él, y que la acompañara el domingo en la iglesia. Mientras estaba en el porche diciéndole adiós, decidió que ese día había salido bastante bien.
    Desgraciadamente la noche no sería igual.
    Miss Dolly la detuvo antes de la cena.
    – Necesito tus dulces y jóvenes ojos para revisar mi caja de botones. Tengo uno de nácar en alguna parte y simplemente debo encontrarlo.
    Kit hizo lo que le pidió aunque necesitaba unos minutos de soledad. La clasificación fue acompañada por charla, gorjeos, y revoloteo. Kit aprendió qué botones habían sido cosidos sobre qué vestidos, donde los había llevado puestos y con quién, que tiempo había hecho ese día concreto, así como lo que Miss Dolly había comido.
    En la cena, Miss Dolly exigió que todas las ventanas estuvieran cerradas, a pesar de que la noche era cálida, porque había escuchado rumores de una erupción de difteria en Charleston. Cain manejó bien a Miss Dolly y las ventanas permanecieron abiertas, pero ignoró a Kit hasta el postre.
    – Espero que Lady se comportara bien hoy -le dijo finalmente-. La pobre yegua parecía aterrada cuando te montaste encima con todas esas faldas. Pensé que se asustaría al verse asfixiada.
    – No eres tan divertido como crees. Mi traje de montar es bonito y elegante.
    – Y odias ponértelo. No te culpo por ello. Esas cosas deberían pasar a la historia.
    Exactamente su opinión.
    – Tonterías. Son muy cómodos. Y a una dama siempre le gusta verse bonita.
    – ¿Es sólo mi imaginación o se vuelve tu acento más espeso siempre que tratas de irritarme?
    – Espero que no, Major. Eso sería una descortesía por mi parte. Además estás en Carolina del Sur, de modo que eres tú quién tiene acento.
    Él sonrió.
    – Un punto para tí. ¿Has disfrutado tu paseo?
    – He pasado una tarde maravillosa. No hay muchos caballeros tan agradables como el señor Parsell.
    Su sonrisa se evaporó.
    – ¿Y dónde habéis ido el señor Parsell y tú?
    – A Holly Grove, su antigua hacienda. Nos gustó recordar viejos tiempos.
    – ¿Eso es todo lo que habéis hecho? -preguntó él de forma significativa.
    – Sí, eso fue todo -replicó ella-. No todos los hombres se comportan con una joven dama como tú.
    Miss Dolly frunció el ceño ante el tono áspero en la voz de Kit.
    – Estás tonteando con el postre, Katharine Louise. Si ya has terminado, vamos a la salita a sentarnos y permitir al General fumar su puro.
    Kit estaba disfrutando demasiado irritando a Cain como para marcharse.
    – Todavía no he terminado, Miss Dolly. ¿Por qué no va usted? A mí no me molesta el humo del puro.
    – Bien, si no les importa… -Miss Dolly puso su servilleta sobre la mesa y se levantó, luego se agarró al respaldo de la silla como para infundirse coraje-. Ahora, presta atención a tus modales, querida. Ya sé que no es tu intención, pero a veces tu tono parece algo cortante cuando hablas con el General. No debes permitir que tu espíritu natural te impida ofrecerle el respeto apropiado -con su deber cumplido, salió revoloteando del salón.
    Cain se quedó mirándola con algo de diversión.
    – Debo admitir que Miss Dolly está empezando a arraigar en mí.
    – Eres realmente una persona atroz, lo sabes, ¿verdad?
    – Admito que no soy ningún Brandon Parsell.
    – Por supuesto que no lo eres. Brandon es un caballero.
    Él se apoyó atrás en su silla y la estudió.
    – ¿Se ha comportado como un caballero hoy contigo?
    – Desde luego que sí.
    – ¿Y tú? ¿Te has comportado como una dama?
    El placer en su chanza se desvaneció. Él todavía no había olvidado esa fea carta de Hamilton Woodward. No le hizo ver cuanto le molestaba que cuestionara su virtud.
    – Desde luego yo no he sido una dama. ¿Qué diversión habría? Me he quitado la ropa y le he ofrecido mi cuerpo. ¿Es eso lo que deseas saber?
    Cain rechazó su plato.
    – Te has convertido en una mujer muy hermosa, Kit. También eres temeraria. Es una peligrosa combinación.
    – El señor Parsell y yo hemos hablado de política. Discutimos las indignidades que el gobierno federal está cometiendo en Carolina del Sur.
    – Puedo imaginarme vuestra conversación perfectamente. Suspirando por lo que los yanquis le están haciendo a vuestro pobre estado. Gimiendo por las injusticias de la ocupación… nada que el Sur necesitase, desde luego. Estoy seguro que habéis hablado de todo eso.
    – ¿Cómo puedes ser tan insensible? Puedes ver los horrores de la reconstrucción por todas partes a tu alrededor. La gente ha sido obligada a salir de sus casas. Han perdido sus ahorros. El Sur es como un trozo de cristal aplastado debajo de una bota yanqui.
    – Deja que te recuerde unos pocos hechos dolorosos que pareces haber olvidado -él cogió la botella de brandy, pero antes de inclinarla para echarse en el vaso, la cogió del cuello-. No fue la Unión quién comenzó esta guerra. Las pistolas del Sur dispararon primero en Fort Sumter. Perdisteis la guerra, Kit. Y la perdisteis a expensas de seiscientas mil vidas. Ahora pretendéis que todo siga igual que antes -la miró con repugnancia-. Hablas de los horrores de la Reconstrucción. Según lo veo yo, el Sur debería estar agradecido al Gobierno Federal por haber sido tan misericordioso.
    – ¿Misericordioso? -Kit se puso de pie de un salto-. ¿Te atreves a llamar a lo que está ocurriendo aquí misericordioso?
    – Has leído la historia. Dímelo tú -Cain también se puso de pie-. Nombra a cualquier otro ejército victorioso que haya tratado con tan poca severidad a los vencidos. Si esto hubiera ocurrido en cualquier otro país que no fueran los Estados Unidos, se habrían ejecutado miles de hombres por traición tras Appomattox, y miles más se estarían pudriendo en las cárceles ahora mismo. En su lugar, hubo una amnistía general y ahora se están readmitiendo los estados del Sur en la Unión. Mi Dios, la Reconstrucción es un simple cachete para lo que el Sur le ha hecho a este país.
    Sus nudillos estaban blancos mientras agarraba el respaldo de la silla.
    – Es una pena que no haya habido más derramamiento de sangre para satisfacerte. ¿Qué tipo de hombre eres para desearle al Sur todavía más miseria?
    – No le deseo más miseria. Incluso estoy de acuerdo con la indulgencia de la política federal. Pero deberás perdonarme si no muestro una sincera indignación porque la gente del Sur haya perdido sus casas.
    – Quieres cobrarte tu libra de carne.
    – Han muerto hombres en mis brazos -dijo él en un susurro-.Y no todos esos hombres llevaban uniformes azules.
    Ella soltó el respaldo de la silla y salió deprisa de la habitación. Cuando llegó a su dormitorio, se hundió en la silla frente a su tocador.
    ¡Él no entendía! Lo veía todo desde la perspectiva del Norte. Pero aún cuando enumeraba mentalmente todas las razones por las que él estaba equivocado, lo encontró difícil por su viejo sentido de honradez. Él parecía tan triste. La cabeza había comenzado a palpitarle, y quería acostarse, pero había un asunto que había postergado ya demasiado tiempo.
    Esa noche, ya tarde, cuando todos estaban acostados, bajó a la biblioteca y se puso a estudiar los libros en los que Cain llevaba todas las cuentas de la plantación.

11

    Las siguientes semanas llevaron un flujo constante de visitantes. En otro tiempo las mujeres habrían llegado a Risen Glory en elegantes landós, vistiendo sus mejores galas. Ahora, sin embargo, llegaban en carretas tiradas por caballos de arado, o sentadas en los asientos frontales de calesas destartaladas. Ataviadas con pobres vestidos y viejos sombreros pero que llevaban tan orgullosamente como siempre.
    Cohibida de hacer un derroche de su guardarropa, Kit se vistió modestamente para sus primeras visitas. Pero pronto descubrió que sus vestidos sencillos decepcionaban a las mujeres. ¿No hacían referencia continuamente al vestido color lila que había llevado a la iglesia, con un sombrero a juego en tafetán y raso? Habían oído los chismes que contaban sobre sus vestidos desde la cocinera a la canosa vendedora ambulante de cangrejos. Se rumoreaba que el guardarropa de Kit Weston tenía vestidos de todos los colores. Las mujeres se veían privadas de esa belleza, y estaban deseosas de verlos en ella.
    Una vez que Kit lo entendió, no tuvo corazón para decepcionarlas. Diligentemente llevó un vestido cada día y a las más jóvenes, incluso las invitaba a su habitación para que pudieran verlos con detalle.
    Le entristecía comprender que sus vestidos les gustaban más a sus visitantes que a ella misma. Eran bonitos, pero eran una continua molestia con sus ganchos, cordones y sobrefaldas que siempre se le enganchaban en los muebles. Deseaba poder regalar el de muselina verde a la joven viuda que había perdido su marido en Gettysburg, y el de seda de vincapervinca a Prudencia Wade, que tenía el rostro picado de viruela. Pero esas mujeres estaban tan orgullosas de ser pobres, que sabía que era mejor no ofrecérselos.
    No todas sus visitas eran mujeres. Una docena de hombres de diversas edades llamaron a su puerta esos días. La invitaban a paseos en calesa y a picnics, la rodeaban a la salida de la iglesia, y casi provocaron una pelea para ver quién la acompañaba a una conferencia sobre frenología en Chautauqua. Ella logró rechazarlos sin herir sus sentimientos diciéndoles que ya había prometido ir con el señor Parsell y sus hermanas.
    Brandon era cada vez más atento, aún cuándo ella con frecuencia lo escandalizaba. De todos modos permaneció a su lado, y estaba segura que tenía la intención de pedirle matrimonio pronto. Había pasado ya la mitad del mes, y sospechaba que no se demoraría mucho más.
    Había visto poco de Cain, incluso en las comidas, desde la noche de su inquietante conversación sobre la Reconstrucción. La maquinaria para el molino había llegado y estaban ocupados guardándola bajo lonas en el granero y cobertizo hasta que estuvieran listos para instalarla. Siempre que estaba cerca, era incómodamente consciente de él. Flirteaba descaradamente con sus admiradores masculinos si sabía que la estaba observando. A veces parecía divertido pero otras veces una emoción más oscura parpadeaba a través de sus ojos que ella encontraba inquietante.
    Kit se había enterado por un cotilleo que Cain había salido varias veces con la hermosa Verónica Gamble. Verónica era una fuente constante de misterio y especulación por parte de las mujeres locales. Aunque había nacido en Carolina, su modo de vida exótico tras su matrimonio la convertía en una extranjera. Se rumoreaba que su marido había pintado un cuadro de ella desnuda, reclinada en un sofá, y que lo tenía colgado de la pared de su dormitorio, sin ningún pudor.
    Una noche Kit bajó para la cena y encontró a Cain en el salón leyendo un periódico. Hacía casi una semana desde que había acudido a cenar, de modo que se sorprendió al verlo. Incluso se sorprendió más al verle vestido tan formalmente en negro y blanco, ya que sabía que nunca se vestía así para la cena.
    – ¿Vas a salir?
    – Lamento decepcionarte, pero cenaremos juntos esta noche -dejó el periódico-. Tenemos una invitada para la cena.
    – ¿Una invitada? -Kit miró con consternación su vestido sucio y los dedos manchados de tinta-. ¿Por qué no me has avisado?
    – No he tenido ocasión.
    El día había sido un desastre. Sophronia se había comportado de forma maniática por la mañana, y habían discutido por nada. Después el reverendo Cogdell y su esposa habían ido de visita. No habían parado de hablar de los cotilleos que circulaban sobre Kit por vivir en Risen Glory sin una chaperona adecuada, y le recomendaron que se fuera a vivir con ellos hasta que encontraran otra más indicada. Kit estaba intentando asegurarles que no había ningún problema con Miss Dolly, cuando su acompañante irrumpió en la sala asegurando que deberían mandar una buena provisión de vendas para los heridos del ejército Confederado. Cuando se marcharon, Kit ayudó a Sophronia a limpiar el papel pintado chino del comedor con corteza de pan. Después mientras escribía una carta a Elsbeth el tintero se volcó, manchándose los dedos de tinta. Más tarde fue a dar un paseo.
    No había tenido ni un instante para cambiarse para la cena, y ya que pensaba que sólo estaría en compañía de Miss Dolly, no había considerado necesario ponerse otro vestido. Miss Dolly la reprendería, pero siempre la regañaba, incluso cuando Kit estaba impecablemente vestida. De nuevo se miró las manos manchadas de tinta y la falda llena de barro por arrodillarse para liberar a una cría de gorrión atrapado entre unas zarzas.
    – Necesitaré cambiarme -dijo en el momento que Lucy aparecía por la puerta.
    – La señorita Gamble está aquí.
    Verónica Gamble entró en la sala.
    – Hola, Baron.
    Él sonrió.
    – Verónica, es un placer volver a verte.
    Ella llevaba un elegante vestido de noche verde jade con una sobrefalda de satén color bronce con ribetes negros. Los mismos que delineaban el escote, ofreciendo un contraste contra su piel pálida, opalescente de una pelirroja natural. El pelo lo llevaba en un sofisticado peinado de rizos y trenzas, recogido con un broche en forma de media luna. La diferencia de aspecto entre las dos no podía ser más evidente, y Kit inconscientemente se alisó la falda, aunque no hizo nada para mejorarlo.
    Ella comprendió que Cain estaba mirándola. Había algo parecido a la satisfacción en su expresión. Casi parecía disfrutar comparando su aspecto desaliñado con el impecable de Verónica.
    Miss Dolly entró en el salón.
    – No me han avisado que teníamos compañía esta noche.
    Cain realizó las presentaciones. Verónica respondió graciosamente pero eso no aligeró el resentimiento de Kit. No era sólo una mujer elegante y sofisticada, si no que irradiaba una autoconfianza interior que Kit pensaba que nunca poseería. A su lado, Kit parecía inexperta, torpe y poco atractiva.
    Verónica mientras tanto estaba conversando con Cain sobre el periódico que había estado leyendo.
    – … que mi marido y yo éramos grandes partidarios de Horace Greeley.
    – ¿El abolicionista? -Miss Dolly empezó a temblar.
    – Abolicionista y Director del periódico -respondió Verónica-. Incluso en Europa admiran los editoriales del señor Greeley apoyando la causa de la Unión.
    – Pero mi querida señorita Gamble… -Miss Dolly respiraba con dificultad, como un pececito-. Seguramente yo entendí mal que usted nació en Charleston.
    – Eso es cierto señorita Calhoun, pero de algún modo conseguí sobreponerme a ello.
    – Oh yo, yo… -Miss Dolly presionó las puntas de los dedos en sus sienes-. Me parece que he desarrollado un dolor de cabeza. Estoy segura que no podré comer ni un bocado con este dolor. Creo que volveré sola a mi habitación, disculpen.
    Kit observó consternada como abandonaba la habitación. Ahora estaba sola con ellos. ¿Por qué no le dijo Sophronia que la señorita Gamble iría a cenar, para haber pedido una bandeja en su habitación? Era horrible que Cain esperara que entretuviera a su amante en la cena.
    El pensamiento le provocó un dolor en el pecho. Se dijo que era por su propiedad ultrajada.
    Verónica se sentó en el sofá mientras Cain se sentaba a su lado en una silla tapizada en verde y marfil. Debería haber parecido ridículo en un mueble tan delicado, pero parecía tan cómodo como si estuviera a horcajadas sobre Vándalo, o en el tejado de su molino de algodón.
    Verónica le contó a Cain una desgracia cómica de una ascensión en globo. Él echó atrás la cabeza y rió enseñando sus dientes lisos y blancos. Los dos podrían haber estado solos, por la atención que la prestaron.
    Comenzó a retirarse, reticente a seguir mirándolos juntos.
    – Iré a ver si está preparada la cena.
    – Un segundo, Kit.
    Cain se levantó de la silla y caminó hacia ella. Algo que vio en su expresión, la puso cautelosa.
    Sus ojos se pasearon sobre su vestido arrugado. Después subieron hasta sus ojos. Ella comenzó a dar marcha atrás, pero él la alcanzó y metió una mano en su pelo, cerca de una de sus peinetas de plata. Cuando sacó la mano, sujetaba entre sus dedos una ramita.
    – ¿Otra vez subiéndote a los árboles?
    Ella enrojeció. Él la trataba como si tuviera nueve años y deliberadamente la dejaba en ridículo delante de su sofisticada invitada.
    – Ve y dile a Sophronia que aguante la cena hasta que hayas tenido tiempo de cambiarte ese vestido sucio -con una mirada desdeñosa, él se giró hacia Verónica-. Debes perdonar a mi hermanastra. Hace relativamente poco que ha acabado la escuela. Creo que aún no ha comprendido todas las lecciones.
    Las mejillas de Kit ardieron con mortificación, y palabras enfadadas burbujearon en su interior. ¿Por qué le estaba haciendo esto? Nunca le había preocupado sus vestidos sucios o su pelo enmarañado. Lo sabía muy bien. Él amaba el aire libre tanto como ella y no tenía paciencia con las formalidades.
    Ella luchó por mantener la compostura.
    – Me temo que va a tener que excusarme en la cena esta noche, señorita Gamble. Parece que yo también tengo dolor de cabeza.
    – Una verdadera epidemia -la voz de Verónica era claramente burlona.
    La mandíbula de Cain se tensó tercamente.
    – Tenemos una invitada. Con dolor de cabeza o no, espero que bajes en diez minutos.
    Kit se atragantó con su rabia.
    – Entonces lo lamento, pero vas a decepcionarte.
    – No trates de desafiarme.
    – No emitas órdenes que no puedes imponer -de algún modo logró controlarse hasta que salió, pero una vez que llegó al vestíbulo, se recogió las faldas y echó a correr. Cuando llegaba al primer escalón, creyó escuchar el sonido de la risa de Verónica Gamble desde el salón.
    Pero Veronica no se estaba riendo. En su lugar, estaba estudiando a Cain con gran interés y una pizca de tristeza. De modo que así eran las cosas. Ah, bien…
    Ella había esperado que su relación se desplazaría más allá de la amistad hacía la intimidad. Pero ahora veía que eso no ocurriría en un futuro cercano. Lo debería haber sabido. Era un hombre demasiado magnífico para ser tan sencillo.
    Sintió un destello de compasión por la muchacha. Con toda su arrolladora belleza, todavía no sabía controlar su mente, y menos la de los hombres. Kit era demasiado inexperta para entender por qué la había puesto deliberadamente en ese aprieto. Pero Verónica sí lo sabía. Cain se sentía atraído por la chica, y no le gustaba. Estaba luchando contra esa atracción llevando a Verónica allí esta noche, esperando que al ver a las dos mujeres juntas, se convencería que le gustaba más Verónica que Kit. Pero no era así.
    Cain había ganado ese asalto. La joven apenas había podido controlar su carácter. De todas maneras, Kit Weston no era tonta, y Verónica estaba segura que no había dicho su última palabra.
    Dio un toquecito con la uña en el brazo tapizado del sofá, preguntándose si debía permitir que Cain la utilizara como un peón en la batalla que libraba contra sí mismo. Era una pregunta tonta, y la hizo sonreír. Por supuesto que se lo permitiría.
    La vida era horrible allí y no estaba en su naturaleza ser celosa por algo tan natural como el sexo. Además, todo era increíblemente divertido.
    – Tu hermanastra tiene carácter -dijo ella, sólo para remover el asunto.
    – Mi hermanastra necesita aprender sumisión -echó jerez en un vaso para ella y con una disculpa la dejó sola.
    Ella lo oyó subir los escalones de dos en dos. El sonido la excitó. Le recordó las gloriosas peleas que Francis y ella tenían, peleas que de vez en cuando acababan haciendo el amor con un feroz frenesí. Si sólo pudiera ver la escena que estaba a punto de desarrollarse arriba…
    Dio unos sorbitos a su jerez, más que contenta de esperarles.

***

    Cain sabía que estaba comportándose mal, pero no le importaba. Durante semanas se había estado manteniendo alejado de ella. Por lo que sabía, era el único hombre soltero de la comunidad que no le bailaba el agua. Ahora era el momento de tener unas palabras. No había llevado allí a Verónica para someterla a la grosería de Kit.
    Ni a la suya propia.
    Pero ahora no le preocupaba eso.
    – Abre la puerta.
    Mientras golpeaba la puerta con los nudillos, sabía que estaba cometiendo un error subiendo tras ella. Pero si dejaba que le desafiara ahora, perdería cualquier posibilidad de mantenerla bajo control.
    Se dijo que era por su propio bien. Ella era obstinada y tenaz, un peligro para sí misma. Le gustara o no, era su tutor, lo que significaba que tenía la responsabilidad de guiarla.
    Pero no se sentía como un tutor. Se sentía como un hombre que está perdiendo un combate consigo mismo.
    – ¡Vete!
    Él agarró el pomo y entró en la habitación.
    Ella estaba apoyada en la ventana, los últimos rayos de sol reflejados en su exquisito rostro en la sombra. Era una criatura salvaje, hermosa y lo tentaba más allá de la razón.
    Cuando se giró, él se quedó congelado en el sitio. Se había desabotonado el vestido, y las mangas le caían por los hombros de modo que podía ver los círculos suaves de sus pechos visibles por encima de su camisola interior. La boca se le secó.
    Ella no trató de sujetar el corpiño como una mujer joven modesta debiera. En su lugar le dirigió una mirada abrasadora.
    – Vete de mi habitación. No tienes ningún derecho a entrar aquí.
    Pensó en la carta de Hamilton Woodward dónde la acusaba de haber seducido a uno de sus socios. Cuándo Cain la recibió, no tenía ninguna razón para no creerlo, pero ahora la conocía mejor. Estaba seguro que lo que Kit le había dicho que había pegado al bastardo, era realmente cierto. Sólo quería estar tan seguro de que también evitaba las atenciones de Parsell.
    – No quiero ser desobedecido -la miró a los ojos.
    – Entonces ládrale tus órdenes a otra persona.
    – Ten cuidado, Kit. Ya he calentado ese trasero con unos azotes una vez y no me molestaría hacerlo de nuevo.
    En lugar de alejarse de él, ella tuvo el descaro de dar un paso al frente. La mano le picaba, y se encontró de repente imaginando exactamente el aspecto de ese trasero, desnudo debajo de su palma. Entonces se imaginó deslizando esa mano alrededor de esa curva… sin hacerle daño, disfrutaría con ello.
    – Si quieres saber lo que se siente al tener un cuchillo clavado en tu barriga, adelante yanqui, hazlo.
    Él casi se rió. La sobrepasaba en más de cuarenta y cinco kilos, y sin embargo el pequeño gato montés tranquilamente le desafiaba.
    – Has olvidado algo -dijo él-. Eres mi hermanastra. Yo tomo las decisiones y tú me obedeces. ¿Lo entiendes?
    – Oh, lo entiendo bien, yanqui. ¡He entendido que eres un maldito asno arrogante! Ahora vete de mi habitación.
    Cuando señaló con un dedo hacía la puerta, el tirante de su camisola se deslizó hacía el hombro opuesto. El fino tejido quedó atrapado en la cresta de su pecho, se adhirió a ese pico dulce durante un momento, y entonces bajó exponiendo entero el pezón de coral oscuro.
    Kit lo vio bajar la mirada un momento antes de sentir la corriente de aire frío sobre su carne. Miró hacia abajo y contuvo el aliento. Agarró el frontal de la camisola y tiró hacia arriba.
    Los ojos de Cain estaban pálidos, del color del humo, y su voz se tornó ronca.
    – Me gusta más de la otra forma.
    A la velocidad del rayo, la batalla entre ellos se trasladó a un nuevo escenario.
    Sintió los dedos torpes con el tejido de su camisola mientras él se acercaba. Todos sus instintos de supervivencia gritaban que abandonara la habitación, pero algo más fuerte la impedía moverse.
    Él pasó a su lado y se puso detrás de ella, acariciándole la curva del cuello con el pulgar.
    – Eres tan condenadamente hermosa -susurró. Cogió los tirantes de su camisola y suavemente los puso en su sitio.
    La piel le picaba.
    – No deberías…
    – Lo sé.
    Él se inclinó hacia abajo y le echó el pelo hacia atrás. Su aliento le cosquilleaba en la piel de la clavícula.
    – No lo hagas… no me gusta…
    Él suavemente mordió la carne de su cuello.
    – Mentirosa.
    Ella cerró los ojos y permitió que la apretara contra su pecho. Sintió el punto frío, húmedo en su cuello donde su lengua había tocado su carne.
    Sus manos subieron por sus costillas y luego, increíblemente sobre sus senos. Su piel se tornó caliente y fría al mismo tiempo. Tembló mientras la acariciaba por encima de la camisola, se estremeció por lo bien que se sentía y por la locura de permitirle tal intimidad.
    – He deseado hacer esto desde que volviste -susurró él.
    Ella hizo un sonido suave, desamparado cuándo él metió las manos en el interior de su vestido, en el interior de su camisola… y la tocó.
    No había sentido nada tan bueno en su vida como esas manos callosas en sus senos. Se arqueó contra él. Él le acarició los pezones y ella gimió.
    En ese momento llamaron a la puerta.
    Ella contuvo el aliento y se separó de él, subiéndose rápidamente el corpiño.
    – ¿Quién es? -ladró Cain impacientemente.
    Abrió la puerta casi sacándola de las bisagras.
    Sophronia estaba de pie al otro lado, con dos pálidas manchas de alarma sobre sus pómulos.
    – ¿Qué está usted haciendo en su habitación?
    La ceja de Cain subió hacia arriba.
    – Eso es entre Kit y yo.
    Los ojos ambarinos de Sophronia miraron el estado desaliñado de Kit y sus manos se convirtieron en puños sobre la falda de su vestido. Se mordió el labio inferior tratando de aguantar todas las palabras que no quería decir delante de él.
    – El señor Parsell está abajo -dijo finalmente. El tejido de su falda crujía entre sus puños-. Trae un libro para prestarte. Lo he dejado en el salón con la señora Gamble.
    Kit tenía los dedos rígidos asiendo firmemente su corpiño. Despacio los relajó y asintió a Sophronia. Entonces se dirigió a Cain con tanta serenidad como pudo conseguir.
    – ¿Puedes invitar al señor Parsell a unirse a nosotros para la cena?
    Sophronia puede ayudarme a terminar de vestirme. Bajaré en pocos minutos.
    Sus ojos se enfrentaron, los tempestuosos violetas chocando con el invernal gris aguanieve. ¿Quién era el ganador y quién el perdedor en la batalla que habían librado? Ninguno lo sabía. No había ninguna resolución, ninguna catarsis curativa. En su lugar su antagonismo fluía incluso más poderosamente que antes.
    Cain salió sin una palabra, pero su expresión indicaba claramente que no había terminado con ella.
    – ¡No digas una palabra! -Kit empezó a quitarse el vestido desgarrando una costura con su torpeza. ¿Cómo había podido dejarlo que la tocara así? ¿Por qué no lo empujó lejos?-. Necesito el vestido del final del guardarropa. Ese de muselina.
    Sophronia no se movió, de modo que Kit lo sacó del guardarropa sola y lo tiró sobre la cama.
    – ¿Qué te ha ocurrido? -siseó Sophronia-. Kit Weston, te he educado para que no invites a tu dormitorio a un hombre que no es tu marido.
    Kit se molestó.
    – ¡Yo no lo he invitado!
    – Y apuesto que tampoco le ordenaste salir.
    – Te equivocas. Estaba enfadado conmigo porque quería que bajara a cenar con él y la señora Gamble, y yo me negué.
    Sophronia señaló con el dedo el vestido sobre la cama.
    – ¿Entonces para qué quieres eso?
    – Brandon está aquí de modo que he cambiado de opinión.
    – ¿Por eso vas a ponerte ese vestido? ¿Para el señor Parsell?
    La pregunta de Sophronia la cogió desprevenida. ¿Para quién quería ponerse ese vestido?
    – Desde luego es para Brandon y para la señora Gamble. No quiero parecer una palurda delante de ella.
    Los rígidos rasgos de Sophronia se endulzaron casi imperceptiblemente.
    – Puedes mentirme a mí, Kit Weston, pero no a tí misma. Asegúrate bien que no estás haciendo esto para el Major.
    – No seas ridícula.
    – Déjaselo a la señora Gamble, cariño -Sophronia fue hacía la cama y cogió el vestido de muselina. Al mismo tiempo le repitió las palabras que Magnus le había dicho sólo unas semanas antes-. Él es un hombre duro con las mujeres. Hay algo frío como el hielo en su interior. Cualquier mujer que trate de conseguir fundir ese hielo, terminará con un mal caso de congelación.
    Pasó el vestido por la cabeza de Kit.
    – No es necesario que me digas todo eso.
    – Cuando un hombre como él ve una mujer hermosa, sólo ve un cuerpo que le dará placer. Si una mujer lo comprende, como espero sea el caso de la señora Gamble, le puede usar para el mismo fin y no habrá sentimientos dolorosos más tarde. Pero si una mujer es lo bastante tonta como para enamorarse, sólo puede acabar con el corazón destrozado.
    – Eso no tiene nada que ver conmigo.
    – ¿No? -Sophronia le abrochó los botones-. La razón por la que peleáis tanto es porque los dos sois iguales.
    – ¡Yo no soy como él! Tú más que nadie sabes cuanto le odio. Posee lo que más quiero en esta vida. Risen Glory. Es dónde pertenezco. Moriré antes de permitir que se lo quede. Voy a casarme con Brandon Parsell, Sophronia. Y tan pronto como pueda, compraré de nuevo esta plantación.
    Sophronia comenzó a cepillarle el cabello.
    – ¿Y crees que el Major tiene la voluntad de vender?
    – Oh, él venderá, seguro. Es sólo cuestión de tiempo.
    Sophronia empezó a trenzar su pelo, pero Kit sacudió la cabeza. Lo llevaría suelto esta noche, con sólo las peinetas de plata. Todo en ella debía ser tan diferente de Verónica Gamble como fuera posible.
    – No puedes estar segura que él venderá -dijo Sophronia.
    Kit no le confesó sus salidas nocturnas a estudiar los libros de contabilidad, ni sus muchas horas sumando y restando cantidades. No le había llevado mucho descubrir que Cain se había extralimitado con los gastos. Risen Glory y su molino podían colgar de un fino hilo. El más pequeño contratiempo podía hacer que todo se viniera abajo.
    Kit no sabía mucho sobre molinos, pero sabía sobre algodón. Sabía sobre inesperadas granizadas, sobre huracanes y sequías, sobre insectos que se comían las cápsulas tiernas hasta no dejar nada. En lo que al algodón concernía, el desastre iba a venir más tarde o más temprano, y cuando ocurriera, ella estaría preparada. Entonces compraría la plantación, a un precio justo.
    Sophronia estaba mirándola detenidamente, sacudiendo la cabeza.
    – ¿Qué pasa?
    – ¿Realmente vas a llevar ese vestido para la cena?
    – ¿No es maravilloso?
    – Es adecuado para una fiesta, pero no para una cena en casa.
    Kit sonrió.
    – Lo sé.
    El vestido había sido tan extravagantemente caro que Elsbeth había protestado. Habían discutido, y le había dicho que podía comprar varios más modestos por el precio de ese. Además era demasiado vistoso, le dijo, tan increíblemente hermoso que aún la mujer más recatada -que no era el caso de Kit- llamaría muchísimo la atención, y eso estaba mal visto en una joven dama.
    Tales sutilezas no hicieron mella en Kit. Ella sólo sabía que era glorioso, y quería tenerlo.
    La sobrefalda del vestido era una nube de organdí plateada, que ondeaba sobre el satén blanco bordado con hilos de plata. Unas cuentas de cristal diminutas cubrían el ajustado corpiño, brillante como la nieve de la noche bajo un cielo estrellado de invierno. Más cuentas adornaban la falda hasta el dobladillo.
    El escote era bajo, cayendo elegantemente desde los hombros. Echó un vistazo hacia abajo y vio que las cimas de sus pechos expuestos todavía estaban sonrosadas por las manos de Cain. Apartó la mirada y se puso el collar que iba con el vestido, una gargantilla de cuentas de cristal que parecían bolitas de hielo fundiéndose en su piel.
    El aire de alrededor parecía crujir cuando se movía. Se enfundó sus zapatillas de satén con tacón redondo, que ya había llevado en la fiesta de Templeton. Eran color cáscara de huevo, en vez del blanco brillante del vestido, pero no le importó.
    – No te preocupes Sophronia. Todo va a ir bien -le dio un beso rápido en la mejilla y se encaminó hacía abajo, con el vestido brillando alrededor como una nube cristalina de hielo y nieve.

***

    La frente lisa de Verónica no delató sus pensamientos cuando Kit entró en el salón.
    De modo que la gatita había decidido pelear. No le sorprendía.
    El vestido era extravagantemente inoportuno para la ocasión e increíblemente maravilloso. El blanco virginal era un marco perfecto para la intensa belleza de la muchacha. El señor Parsell que tan descaradamente había aparecido para la cena, parecía aturdido por la aparición. Baron parecía un nubarrón de tormenta.
    Pobre hombre. Habría sido mejor que la hubiera dejado con su vestido sucio y arrugado.
    Verónica se preguntó que habría ocurrido entre ellos en la habitación de arriba. El rostro de Kit parecía ruborizado y Verónica observó una pequeña marca roja en su cuello. No habían hecho el amor, eso seguro. Cain todavía tenía el aspecto de una bestia a punto de saltar.
    Verónica se sentó al lado de Cain durante la cena, con Kit al otro lado de la mesa y Brandon a su lado. La comida estaba deliciosa: fragante Jambalaya acompañada por empanada de ostras cubiertas de salsa curry de pepino, bizcocho de guisantes verdes condimentados con menta, y de postre, un rico pastel de cereza. Verónica estaba segura que fue la única que disfrutó la comida.
    Ella fue excesivamente atenta con Baron durante toda la cena. Se inclinaba hacía él y le contaba divertidas historias. Le ponía la mano ligeramente sobre su brazo y se lo apretaba de vez en cuando con una deliberada intimidad.
    Él le prestó su total atención. Si no estuviera al tanto de lo que ocurría, habría pensado que él no era consciente de las risas apagadas que llegaban desde el otro lado de la mesa.
    Tras la cena, Cain sugirió que tomaran el brandy en el salón junto a las mujeres en lugar de en la mesa. Brandon asintió con más impaciencia que cortesía. Como durante toda la cena.
    Cain apenas había podido esconder su aburrimiento por la presencia de Brandon, mientras Brandon no había podido evitar ocultar su desprecio por Cain.
    En el salón, Verónica tomó deliberadamente asiento en el sofá junto a Kit, aunque sabía que la chica le había tomado antipatía. Kit fue amable, y bastante divertida cuando comenzaron a conversar. Había leído mucho para ser tan joven, y cuando Verónica le dijo que le prestaría un escandaloso libro de Gustave Flaubert que acababa de leer, Brandon le dirigió una mirada de total desaprobación.
    – ¿No aprueba que Kit lea Madame Bovary, señor Parsell? Entonces quizá sea mejor que se quede en mi estantería por el momento.
    Cain miró a Brandon con diversión.
    – Vamos, señor Parsell, seguro que usted no es tan estrecho de mente como para oponerse a que una inteligente joven dama mejore su intelecto. ¿O sí lo es, Parsell?
    – Desde luego que no lo es -dijo Kit con demasiada precipitación-. El señor Parsell es uno de los hombres más progresistas que conozco.
    Verónica sonrió. Sin duda una noche realmente divertida.

***

    Cain atravesó el vestíbulo y se encaminó hacia la biblioteca. Sin molestarse en encender la lámpara del escritorio, se quitó la chaqueta y abrió la ventana. Hacía largo rato que los invitados se habían marchado y Kit se había excusado para retirarse inmediatamente después. Cain debería subir y dormir un poco, pero sabía que no podría dormir. Demasiados viejos recuerdos habían acudido para atormentarlo esa noche.
    Miró hacia la oscuridad de fuera, sin ver nada en realidad. Gradualmente los cantos de los grillos y el grito suave de una lechuza en el granero, se volvieron menos reales que las amargas voces del pasado.
    Su padre Nathaniel Cain, fue el hijo único de un rico comerciante de Philadelphia. Vivió en la misma mansión de piedra color pardo en la que nació, y fue un competente y excepcional hombre de negocios. Tenía casi treinta y cinco años cuando se casó con Rosemary Simpson de dieciséis. Ella era demasiado joven, pero sus padres estaban ansiosos por librarse de una hija tan molesta, especialmente con un soltero tan adinerado.
    Desde el principio el matrimonio fue un infierno. Ella odiaba su embarazo, y no tuvo ningún interés en el hijo que nació exactamente nueve meses después de su noche de bodas, y siguió despreciando a su cariñoso marido. Durante años ella le ridiculizó en público y le humilló en privado, pero él nunca dejó de amarla.
    Él se culpó a sí mismo de la situación. Si no la hubiera dejado embarazada tan pronto, seguramente hubiera sido más atenta. Mientras pasaban los años, dejó de culparse a sí mismo por sus infidelidades y centró todas las iras en el niño.
    Le llevó casi diez años dilapidar su fortuna. Y entonces lo abandonó por uno de sus socios.
    Baron lo había observado todo, un niño solitario, desconcertado. En los meses que siguieron a la marcha de su madre, él se mantuvo al margen mirando en vano, a su padre consumirse por su obsesión enfermiza por su esposa desleal. Inmundo, sin afeitar, ahogado en alcohol Nathaniel Cain se encerró en el interior de la solitaria mansión, descomponiéndose y construyendo fantasías de una vida con su esposa que no pudo tener.
    Sólo una vez el muchacho se rebeló. En un ataque de ira, vomitó todo su resentimiento contra la madre que los había abandonado. Nathaniel Caín le golpeó hasta que lo dejó con la nariz sangrando y los ojos hinchados. Más tarde, no pareció recordar lo que había pasado.
    La lección que Cain aprendió de sus padres fue dura y no la había olvidado nunca. Había aprendido que el amor era una debilidad que enloquecía y pervertía.
    Tampoco se permitía encariñarse con nada. Regalaba los libros una vez leídos, vendía los caballos antes de sentirse demasiado apegado a ellos… apoyado en la ventana de la biblioteca de Risen Glory mirando hacía la noche caliente y tranquila sin ver nada, siguió pensando en su padre, su madre… y Kit Weston.
    Encontró un pequeño alivio en el hecho que gran parte de las emociones que ella le despertaba eran de enfado. Pero le molestaba que fuera capaz de hacerle sentir algo. Desde aquella tarde que había entrado en la casa, con aquel velo, misteriosa e increíblemente hermosa, no había podido sacarla de su mente. Y hoy cuando le había acariciado los senos, supo sin ninguna duda que nunca había deseado de esa manera a una mujer.
    Echó un vistazo a su escritorio. Sus papeles estaban igual de desordenados esta noche, de modo que ella no había estado allí cuando él salió al establo a comprobar los caballos. Seguramente debería haber cerrado bajo llave los libros de contabilidad y la libreta de ahorros después de descubrir que ella fisgoneaba en su escritorio, pero había sentido una sensación de perversa satisfacción al atestiguar su falta de honradez.
    Su mes estaba a punto de acabar. Si tomaba en cuenta el curso de esa noche, pronto se casaría con el idiota de Parsell. Antes de que eso ocurriera, él tenía que encontrar la manera de liberarse de ese misterioso poder que ella ejercía sobre él.
    Si sólo supiera como.
    Escuchó un sonido suave llegar desde el vestíbulo. Ella estaba vagabundeando esta noche otra vez y él no estaba de humor para eso. Caminó a través de la alfombra y agarró el pomo.
    Kit se giró cuando la puerta de la biblioteca se abrió. Cain estaba de pie al otro lado. Tenía un aspecto áspero, elegante y en cierta manera indómito.
    Ella llevaba solamente un fino camisón. La cubría desde el cuello hasta los pies, pero tras lo que había ocurrido entre ellos en su dormitorio se sentía expuesta.
    – ¿Insomnio? -él habló alargando la palabra.
    Los pies desnudos y el pelo suelto la hacían sentirse muy joven, especialmente tras ver esa noche a Verónica Gamble. Deseó por lo menos haberse puesto sus zapatillas antes de haber bajado.
    – Yo… apenas he comido nada en la cena. Tenía hambre, y he bajado para ver si quedaba algo del pastel de cerezas.
    – No me importaría tomar un trozo. Miraremos juntos.
    Aunque él hablaba en un tono casual, sintió algo calculado en su expresión, y deseó poder impedirle acompañarla a la cocina. Debería haberse quedado en su habitación, pero apenas había probado bocado en la cena, y esperaba poder tomar algo que le ayudara a dormir.
    Patsy, la cocinera, había dejado el pastel tapado con un paño encima de la mesa. Kit cortó un trozo pequeño para ella, y le pasó el plato a Cain. Él cogió un tenedor y se acercó a la ventana. Cuando ella se sentó a la mesa, él abrió la ventana para dejar entrar la brisa de la noche, después se apoyó en el alféizar y empezó a comer.
    Tras dar solamente unos bocados, retiró el pastel.
    – ¿Por qué malgastas tu tiempo con Parsell, Kit? Es un muermo.
    – Sabía que dirías algo agradable de él -pinchó con el tenedor en el borde de la tarta-. Apenas te has comportado civilizadamente con él.
    – Mientras tú, desde luego, has sido un modelo de amabilidad con la señora Gamble.
    Kit no quería hablar de Verónica Gamble. La mujer la confundía. Kit la odiaba, aunque también le gustaba. Verónica había viajado por todas partes, había leído de todo y se había relacionado con gente fascinante. Kit podría haberse pasado horas hablando con ella.
    Sentía el mismo tipo de confusión que cuando estaba con Cain.
    Jugó con una de las cerezas.
    – Conozco al señor Parsell desde niña. Es un hombre estupendo.
    – Demasiado estupendo para tí. Y eso es un cumplido, así que guarda las garras.
    – Debe ser una especie de cumplido yanqui.
    Él se movió de la ventana, y las paredes de la cocina parecieron cernirse sobre ella.
    – ¿Piensas de verdad que ese hombre te permitiría montar a caballo con pantalones? ¿O pasear por los bosques con vestidos viejos? ¿Piensas que te dejará tumbarte en un sofá con la cabeza de Sophronia en tu regazo, enseñar a Samuel como disparar, o flirtear con cada hombre que veas?
    – Una vez que me case con Brandon no flirtearé con nadie.
    – Flirtear está en tu naturaleza, Kit. A veces ni siquiera creo que seas consciente de hacerlo. Me han comentado que las mujeres sureñas adquieren esa característica desde la cuna, y no creo que tú seas la excepción.
    – Gracias.
    – No es un cumplido. Necesitas encontrar otro hombre para casarte.
    – Es curioso. No recuerdo haber pedido tu opinión.
    – No, pero tu futuro marido deberá pedirme permiso… si es que quieres hacer uso de todo tu dinero.
    El corazón de Kit dio un vuelco. La obstinación en la mandíbula de Cain la asustó.
    – Eso sólo es una formalidad. Darás el consentimiento al que yo elija.
    – ¿Eso crees?
    El pastel se coaguló en el estómago de Kit.
    – No juegues con esto. Cuando el señor Parsell te pida permiso para casarse conmigo, se lo darás.
    – No estaré cumpliendo con mi responsabilidad como tu tutor si estoy convencido que cometes un error.
    Ella se puso de pie de un salto.
    – ¿Estabas pensando en tu responsabilidad de tutor esta noche en mi dormitorio cuando… cuando me has toqueteado?
    Un chisporroteo de electricidad corrió entre ellos.
    Él la miró, y despacio negó con la cabeza.
    – No, no pensaba en ello.
    El recuerdo de sus manos en sus senos era demasiado reciente y ella deseó no haberlo mencionado. Se alejó de él.
    – En cuanto a Brandon, no te preocupes. Sé lo que hago.
    – A él no le importas tú. Ni siquiera le gustas.
    – Te equivocas.
    – Te desea, pero no te aprueba. Es difícil conseguir dinero en efectivo en el Sur. Lo que le interesa de tí es tu fondo fiduciario.
    – Eso no es cierto -sabía que Cain tenía razón pero nunca lo reconocería. Debía asegurarse de cualquier forma que aprobara ese matrimonio.
    – Casarte con ese pomposo bastardo sería el mayor error de tu vida – dijo él finalmente-. Y yo no voy a tomar parte en eso.
    – ¡No digas eso!
    Pero mientras miraba ese rostro implacable, sintió Risen Glory alejándose de ella. El terror que había estado fraguándose toda la noche llegó finalmente. Su plan… sus sueños. Todo se desvanecía. No podía dejar que eso sucediera.
    – Tienes que dejar que me case con él. No tienes ninguna opción.
    – Por supuesto que tengo una maldita opción.
    Ella oyó su voz venir de lejos, casi como si no perteneciese a ella.
    – No quería contarte esto, pero…-se mojó los labios resecos -. La relación entre el señor Parsell y yo ha progresado… demasiado lejos. Tiene que haber una boda.
    Todo pareció como en un sueño. Observó el momento en que él comprendió sus palabras. Los rasgos de su rostro se tornaron duros e inexorables.
    – Le has dado tu virginidad.
    Kit asintió con la cabeza, de forma lenta e inestable.
    Caín oyó un rugido dentro de su cabeza. ¡Un grito de ultraje atroz! Resonó en su cerebro, rasgándole la piel. En ese momento, la odió. La odió por no ser lo que él quería que fuera… salvaje y pura. Pura para él.
    El eco casi olvidado de la risa histérica de su madre resonaba en su cabeza mientras salía de la sofocante cocina, a la tormenta exterior.

12

    Magnus conducía la calesa de la iglesia a casa con Sophronia a su lado y Samuel, Lucy y Patsy detrás. Cuándo abandonaban la iglesia, había tratado de hablar con Sophronia, pero ella había sido brusca y él no había querido insistir. El regreso de Kit la molestaba, aunque él no entendía por qué. Había algo muy extraño en esa relación.
    Magnus la miró. Estaba sentada a su lado como una hermosa estatua. Ya estaba cansado de todos los misterios que la rodeaban. Cansado de su amor por ella, un amor que estaba trayéndole más miseria que felicidad. Pensó en Deborah Williams, la hija de uno de los hombres que trabajaban en el molino de algodón. Deborah le había dejado claro que le gustarían sus atenciones.
    ¡Maldita sea! Él estaba listo para asentarse. La guerra había acabado, y tenía un buen trabajo. Estaba contento con su empleo de capataz en Risen Glory, y de su pequeña y limpia casa al lado del huerto. Sus días de borracheras y mujeres fáciles habían acabado. Quería una esposa y niños. Deborah Watson era bonita. También tenía un carácter dulce, a diferencia del carácter avinagrado de Sophronia. Sin duda sería una buena esposa. Pero en lugar de animarlo, la idea hacía que se sintiera incluso más infeliz.
    Sophronia no le sonreía a menudo pero cuando lo hacía, era como ver salir un arco iris. Ella leía periódicos y libros y entendía de cosas que Deborah jamás podría. Tampoco había oído a Deborah cantar mientras trabajaba como Sophronia solía hacerlo.
    Observó una calesa carmesí y negra viniendo hacia ellos. Era demasiado nueva para pertenecer a alguno de los locales. Probablemente un norteño. Seguramente un aventurero.
    Sophronia se tensó y él miró más fijamente el vehículo. Cuando se acercó reconoció al conductor como James Spence, el propietario de la nueva mina de fosfato. Magnus no había tenido ningún contacto con él, pero por lo que había escuchado, era un buen hombre de negocios. Pagaba buenos salarios y no engañaba a sus clientes. Pero a Magnus no le gustaba, probablemente porque parecía que a Sophronia sí.
    ¿Qué veía Magnus? Que Spence era un hombre bien parecido. Llevaba un sombrero de castor beige, que se levantaba en ese momento, revelando una cabeza con un cabello espeso negro con raya en medio, y evidentemente bien cortado.
    – Buenos días, Sophronia -dijo -. ¿Un día agradable, no?
    Ni siquiera miró a los demás ocupantes.
    – Buenas, señor Spence.
    Sophronia respondió con una abierta sonrisa que hizo rechinar los dientes a Magnus, haciéndole desear sacudirla.
    Spence volvió a ponerse el sombrero, la calesa continuó su camino y Magnus recordó que esta no era la primera vez que Spence mostraba interés en Sophronia. Los había visto a los dos hablando un día que fue a Rutherford a hacer unas compras.
    Sus manos apretaron involuntariamente las riendas. Era hora de que tuvieran una conversación.
    La oportunidad le llegó esa tarde, sentado junto a Merlín en el porche delantero de la casa, disfrutando de su día de asueto. Un parpadeo azul en el huerto llamó su atención. Sophronia con un vestido azul, caminaba entre los cerezos, observando las ramas altas y probablemente tratando de decidir si las frutas estaban ya maduras o debía dejarlas otro día.
    Se levantó y caminó en su dirección. Con las manos en los bolsillos, entró al huerto.
    – Podrías también dejar a los pájaros que disfruten de las cerezas -dijo al llegar a su lado.
    Ella no le había oído llegar, y se sobresaltó.
    – ¿Se puede saber que haces, tratando de asustarme así?
    – No trato de asustarte. Supongo que es mi don natural de andar ligero.
    Pero Sophronia no pensaba responder a su broma.
    – Márchate. No quiero hablar contigo.
    – Pues lo siento porque yo quiero hablar contigo de todas formas.
    Ella le dio la espalda y empezó a andar hacía la casa. Con pocos pasos rápidos, se plantó delante de ella.
    – Podemos hablar aquí en el huerto -él mantuvo su voz tan agradable como pudo- o te agarras de mi brazo, y vamos a mi casa, allí puedes sentarte en la mecedora de mi porche y escuchar lo que tengo que decirte.
    – Déjame.
    – ¿Quieres hablar aquí? Me parece bien.
    Él la cogió por el brazo y la condujo hacia el nudoso tronco del manzano detrás de ella, utilizando su cuerpo para bloquear cualquier posibilidad que ella tuviera para escabullirse de él.
    – Estás comportándote como un tonto, Magnus Owen -sus ojos dorados ardían con un brillante fuego-. La mayoría de los hombres ya habrían captado la indirecta. No me gustas. ¿Cuándo se te va a meter eso en tu dura mollera? ¿Acaso no tienes orgullo? ¿No te molesta ir arrastrándote detrás de una mujer que no quiere nada contigo? ¿No sabes que me río de tí en cuanto me das la espalda?
    Magnus se estremeció pero se quedó dónde estaba.
    – Puedes reírte de mí todo lo que quieras, pero mis sentimientos hacía tí son sinceros, y no me avergüenzo de ello -él dejó reposar la palma de la mano en el tronco cerca de su cabeza-. Además eres tú la que debería avergonzarse. Tú, que te sientas en la iglesia y cantas alabanzas a Jesús, y después en cuanto sales por la puerta, lo primero que haces es mirar con ojos calculadores a James Spence.
    – No trates de juzgarme, Magnus Owen.
    – Ese norteño puede ser rico y apuesto, pero no es tu tipo. ¿Cuándo vas a dejar esas tonterías, y a ver realmente lo que te conviene?
    Las palabras de Magnus le dolían a Sophronia pero no iba a dejar que él lo supiera. En su lugar, movió la cabeza de manera provocativa y se recostó en el tronco del árbol. Al mismo tiempo, empujó sus senos hacía él tanto como pudo.
    Le llegó un ramalazo de victoria cuando le observó respirar profundamente y devorarla con la mirada. Ya era hora que le castigara por tratar de interferir en su vida, y pensaba hacerlo de la manera que más le dolería. Le llegó una sensación de tristeza al tener que causarle dolor. El mismo dolor que notaba en él cuándo esos ojos oscuros la miraban o le hablaba como ahora. Trató de combatir esa debilidad.
    – ¿Estás celoso Magnus? -ella colocó la mano sobre su brazo y apretó la carne cálida y dura debajo de su codo. Tocar a un hombre generalmente le provocaba un sentimiento repulsivo, sobre todo si era uno blanco, pero este era Magnus y a ella no le asustaba especialmente-. ¿Quieres que te sonría a tí en lugar de a él? ¿Es eso lo que te molesta, hermano capataz?
    – Lo que realmente me molesta -dijo él con voz ronca -es verte luchar contigo misma, y no poder hacer nada al respecto.
    – No tengo ninguna guerra en mi interior.
    – No hay ningún motivo para que me mientas. ¿No te das cuenta? Mentirme a mí es como mentirte a tí misma.
    Sus amables palabras agrietaron la crisálida de su autodefensa. Él lo vio, como veía su vulnerabilidad detrás de su falsa seducción. Lo veía y a pesar de todo se moría por besarla. Se maldijo así mismo por ser tan tonto de no haberlo hecho antes.
    Despacio, muy despacio bajó la cabeza, decidido a no asustarla, pero también decidido a conseguir lo que se proponía.
    Vio un parpadeo de inquietud cuando ella comprendió sus intenciones, pero también una pizca de desafío.
    Él se acercó más, después hizo una pausa, sólo para sentir en sus labios el calor de los de ella. En lugar de tocarlos, simplemente los acarició con su cálido aliento, como manteniendo la ilusión.
    Ella esperó, como desafío o con resignación, él no lo sabía bien.
    Lentamente la ilusión se hizo realidad. Sus labios acariciaron los de ella. Él la besó tiernamente, ansioso por curar con su boca sus heridas ocultas, por matar sus demonios, domesticarlos y mostrarle un mundo lleno de amor y ternura donde no existía la maldad. Un mundo en donde el mañana les llevara risas y esperanza y no importara el color de la piel. Un mundo donde vivirían siempre felices con el amor en sus corazones latiendo como uno sólo.
    Los labios de Sophronia temblaron bajo los suyos. Ella parecía un pajarillo atrapado, asustado aunque sabía que su captor no la dañaría. Despacio su magia curativa rezumó a través de sus poros como un cálido sol de verano.
    Él con cuidado la separó del árbol y la abrazó suavemente. Su aversión a que la tocaran los hombres que la había perseguido tanto tiempo, no la afectaba ahora. Su boca era suave. Suave y limpia.
    Demasiado pronto, él la soltó. Su boca se sintió abandonada, su piel fría a pesar del calor de la tarde de junio. Era un error mirarle a los ojos, pero ella lo hizo de todos modos.
    Contuvo el aliento al ver la profundidad del amor y ternura que vio allí.
    – Déjame -susurró ella-. Por favor déjame sola.
    Y entonces se soltó, huyendo a través del huerto como si un ejército de demonios la siguiera los pasos. Pero todos los demonios estaban en su interior, y no podía expulsar ni uno sólo.

***

    Kit había olvidado el calor que podía hacer en Carolina del Sur, incluso en junio. La calina de calor centelleaba en el aire por encima de los campos de algodón cubiertos ahora de cremosas flores blancas de cuatro pétalos. Incluso Merlín la había abandonado esa tarde prefiriendo una siesta tumbado cerca de la puerta de entrada a la cocina, a la sombra de las hortensias que crecían alrededor.
    Kit debería haber hecho lo mismo. Su dormitorio tenía las ventanas cerradas como el resto de la casa para resguardarse del calor de tarde, pero no había podido descansar allí. Habían pasado dos días desde la cena del sábado, y seguía teniendo en su mente el encuentro con Cain.
    Odiaba la mentira que le había dicho, pero incluso ahora no podía imaginar que otra cosa le hubiera garantizado su consentimiento. Y en cuanto a Brandon… Había mandado una nota invitándola a acompañarle a la tertulia de la iglesia el miércoles por la tarde, y ella estaba razonablemente segura que le propondría matrimonio entonces. Lo cual le producía un estado de humor irregular. Impulsivamente detuvo a Tentación entre los árboles, y desmontó.
    El pequeño estanque brillaba tenuemente como una joya en el centro del bosque, un remanso de tranquilidad dentro de la plantación. Siempre había sido uno de sus sitios favoritos. Incluso durante los días más calurosos de agosto, el agua de las lluvias primaverales era fría y clara, y la espesura de los árboles y la maleza actuaba como una barrera alrededor. El lugar era privado y silencioso, perfecto para sus secretos pensamientos.
    Llevó a Tentación a la orilla de manera que pudiera beber y refrescarse, y paseó alrededor de la charca. Los sauces de allí siempre le habían recordado a las mujeres que se echaban el pelo hacía adelante sobre su cabeza y dejaban que las puntas tocaran el agua. Cogió una rama y empezó a arrancar las hojas con los dedos.
    El atractivo del agua era irresistible. Los trabajadores nunca se acercaban por allí, y Cain y Magnus estaban en la ciudad, de modo que nadie podría perturbarla. Echó el sombrero al suelo, se quitó las botas y rápidamente el resto de la ropa. Cuando se quedó desnuda, se zambulló limpiamente desde una roca, entrando en el agua como un pececillo de plata. Salió a la superficie para respirar jadeando de frío, se rió, y se zambulló otra vez.
    Finalmente se puso de espaldas y dejó a su pelo moverse como un ventilador alrededor de su cabeza. Mientras flotaba, cerró los ojos contra la bola de cobre brillante que penetraba a través de las copas de los árboles. Se sentía suspendida en el tiempo, parte del agua, del aire, de la tierra. El sol tocaba las colinas de su cuerpo. El agua envolvía los valles. Se sintió casi contenta.
    Una rana croó. Se dio la vuelta y nadó en perezosos círculos. Cuando comenzó a sentir frío, se dirigió a la zona menos profunda y puso los pies en el suelo arenoso.
    Sólo cuando estaba a punto de salir, escuchó el suave relincho de Tentación. Desde el otro lado del bosque vino el silbido contestando de otro caballo. Con una maldición, Kit llegó a la orilla y cogió su ropa. No tenía tiempo para ponerse la ropa interior. Agarró los pantalones caquis y se los puso sobre sus piernas chorreando.
    Oyó acercarse al caballo. Tenía los dedos demasiado rígidos por el frío como para abrocharse los botones. Cogió la camisa y metió los brazos húmedos por las mangas. Estaba intentando abrocharse el botón entre los senos cuando el caballo castrado castaño apareció por el sendero a través de la línea de los árboles, y Baron Cain invadió su mundo privado.
    Él se detuvo al lado del montoncito que formaba su ropa interior. Cruzó las manos sobre el pomo de la silla, y la miró desde la altura que le proporcionaba Vándalo. El ala de su sombrero color caramelo le tapaba los ojos, dejando insondable su expresión. No sonreía.
    Ella se quedó congelada. Su camisa mojada translúcida revelaba cada pulgada de la piel a la que se adhería. Era casi como estar desnuda.
    Lentamente Cain balanceó la pierna sobre la silla y desmontó. Mientras ella luchaba con los botones de sus pantalones, pensaba como era posible que un hombre tan grande se desplazara tan silenciosamente.
    Llevaba las botas polvorientas y unos pantalones marrones que enfatizaban sus estrechas caderas. La camisa color crema la llevaba abierta en la garganta. Sus ojos quedaban oscurecidos bajo el ala del sombrero, y no poder ver su expresión la puso incluso más nerviosa.
    Como si estuviera leyendo su mente, dejó caer el sombrero a la tierra justo encima de su montoncito de ropa. Casi deseaba que no se lo hubiera quitado. El calor abrasador de esos ojos grises era amenazador y peligroso.
    – Yo… yo creía que estabas en la ciudad con Magnus.
    – Pensaba ir. Hasta que te he visto salir con Tentación.
    – ¿Sabías que yo estaría aquí?
    – Habría venido antes, pero quería asegurarme que no nos interrumpían.
    – ¿Interrumpían? -el botón de los pantalones se negaba a obedecer a sus dedos-. ¿Qué quieres decir?
    – No te molestes en abrochártelos- dijo él quedamente-. Vas a volver a quitártelos.
    Hipnotizada lo vio levantar las manos y despacio desabotonar su propia camisa.
    – No lo hagas -su voz sonó sin aliento aún a sus propios oídos.
    Él se sacó la camisa de la cinturilla de los pantalones, se la quitó y la tiró al suelo.
    Ah, ella sabía lo que él hacía… sabía lo que quería hacer, pero…
    – Sophronia estará esperándome. Si no regreso pronto, enviará a alguien a buscarme.
    – Nadie vendrá a buscarte, Kit. Les he dicho que llegaríamos tarde. Tenemos todo el tiempo del mundo.
    – No tenemos tiempo para nada. Yo tengo… tengo que marcharme – pero no se movió. No podía.
    Él se acercó más a ella, explorándola con sus ojos. Sintió como recorría todas sus curvas que la ropa húmeda pincelaba con escrupulosa exactitud.
    – ¿Todavía quieres que cambie de opinión respecto a Parsell? – preguntó él.
    ¡No!
    – Sí. Por supuesto que quiero.
    – De acuerdo -su voz se puso ronca y seductora-. Pero primero tenemos que llegar a un acuerdo.
    Ella negó con la cabeza, pero no trató de marcharse.
    – Esto no es adecuado, no es correcto -se oyó a sí misma decir.
    – Es totalmente incorrecto -su sonrisa tenía una pincelada de burla -. Pero a nosotros eso no nos importa.
    – A si me importa -dijo en un jadeo.
    – ¿Entonces por qué no montas en Tentación ahora mismo y te marchas?
    – De acuerdo -pero se quedó donde estaba. Allí de pie, mirándole los músculos del pecho desnudo y bruñido por la última luz de la tarde.
    Sus ojos se encontraron y él se acercó aún más. Incluso antes de tocarla, ella ya percibió el calor de su piel.
    – Los dos sabemos que hay un asunto inacabado entre nosotros desde la tarde que volviste. Es el momento de terminarlo para poder seguir con nuestras respectivas vidas.
    Tentación relinchó.
    Él le acarició la mejilla con un dedo y habló suavemente.
    – Voy a poseerte ahora, Kit Weston.
    Su cabeza bajó tan despacio que él pudo haber estado moviéndose en un sueño. Sus labios tocaron sus párpados y los cerró con un suave y calmante beso. Ella notó su aliento en la mejilla y después su boca abierta, como una cueva caliente ponerse sobre la suya.
    La punta de su lengua jugó suavemente con sus labios. Se deslizó a lo largo de ellos y trató de persuadirla para que los abriera. Sus senos que estaban tan fríos, se aplastaban ahora contra la calidez de su pecho desnudo. Con un gemido abrió la boca y lo dejó entrar.
    Él exploró cada rincón del aterciopelado interior que ella tan libremente le daba. Sus lenguas se tocaron. Gradualmente, él la persuadió para que tomara lo que él le ofrecía.
    Entonces ella tomó el mando. Entrelazó los brazos alrededor de su cuello. Probando. Invadiendo.
    Él hizo un sonido sordo desde las profundidades de su garganta. Ella sintió su mano deslizarse entre sus cuerpos, le apartó la abertura de sus pantalones y puso la palma sobre su estómago.
    Tal intimidad la inflamó. Ella metió los dedos en su espeso pelo leonado. Él subió la mano por su camisa y tomó un seno. Acarició con el pulgar su pequeño y erguido pezón, y ella separó la boca con un grito sofocado. ¿Iría al infierno por esto? Como podía dejarlo tocarla así… Este hombre no era su marido, era su enemigo más enconado.
    Sintió como caía, y comprendió que la echaba al suelo. Él amortiguó con su cuerpo la caída, y después, la puso de espaldas.
    La tierra era suave y musgosa debajo de ella. Él desabotonó el único botón de su camisa, apartó el húmedo tejido y dejó sus senos expuestos.
    – Eres tan hermosa -dijo roncamente, levantando la mirada para mirarla a la cara-. Tan perfecta. Salvaje y libre.
    Con sus ojos fijos en los suyos, cubrió los pezones con sus pulgares y empezó a hacer una serie de pequeños círculos.
    Ella se mordió los labios para no gritar. Un torbellino de frenéticas sensaciones se movía dentro de ella, cada vez más calientes y salvajes.
    – Vamos -susurró él-. Déjate llevar.
    El sonido que hizo llegaba desde lo más profundo de su alma.
    Su sonrisa era plena y llena de satisfacción. Él besó el hueco de su garganta, y después los mismos pezones que tan expertamente había torturado con los dedos.
    Unos molinillos ardientes se movieron detrás de sus ojos cuando el succionó. Cuándo ella pensaba que no podría soportarlo más, su boca siguió hacía abajo por su cuerpo, al suave estómago que dejaba expuesto la abertura de sus pantalones. Él la besó allí, y comenzó a bajárselos por las caderas.
    Finalmente se los bajó del todo, quedando desnuda salvo por su camisa blanca abierta.
    Cada nervio de su cuerpo tembló. Ella estaba asustada. Quieta. Ruidos extraños llenaban su cabeza.
    – Ábrete para mí, dulzura.
    Su mano se posó allí… tocando… separando… Oh, sí…
    Sus dedos la tocaban íntimamente como el tacto de una pluma. Le separó suavemente los muslos. Estaba completamente expuesta a su mirada, y el primer ramalazo de pudor la golpeó. La Vergüenza de Eva. Ahora la sometería a esa horrible cosa tan trascendental que los hombres le hacían a las mujeres.
    Hay dolor… Hay sangre…
    Pero no sentía ningún dolor. Él acariciaba los rizos entre sus muslos, y era la sensación más maravillosa que nunca hubiera imaginado sentir.
    Su respiración se espesó, y los músculos de sus hombros temblaron bajo sus manos. Su miedo volvió. Él era tan poderoso y ella se sentía indefensa.
    Podría desgarrarla. Estaba a su merced.
    – Espera -susurró ella.
    Él levantó la cabeza, con los ojos misteriosamente vidriosos.
    – Yo debería… yo necesito…
    – ¿Qué pasa?
    Su miedo había desaparecido pero no su ansiedad. Sabía que tenía que decirle la verdad.
    – No era cierto -dijo por fin-. Lo que te dije. Yo no… no he estado nunca con ningún hombre.
    Su frente se arrugó.
    – No te creo. Es otro de tus juegos.
    – No.
    – Quiero la verdad.
    – Estoy diciendo la verdad.
    – Hay una forma de descubrirlo.
    Ella no entendió ni siquiera cuando sintió sus manos entre sus muslos. Contuvo el aliento cuando sintió un dedo en su interior.
    Cain la sintió estremecerse, oyó su jadeo de sorpresa, y algo en su interior se desgarró. La membrana estaba allí, tenaz superviviente de su rebelde y áspera niñez. Tensa como la piel de un tambor, fuerte como ella, la protegía todavía, aunque en ese momento él la maldijera.
    Se puso de pie de un salto, y le gritó.
    – ¿Es qué nada en tí es lo que debería ser? -odiaba sentirse tan vulnerable.
    Ella le miró con detenimiento desde su lecho de musgo. Todavía tenía las piernas abiertas. Largas y delgadas, guardaban los secretos que nunca había compartido con ningún hombre. Incluso cuando agarraba su camisa y se la ponía, estaba deseándola con una ferocidad que le hacía temblar, y le dolía comprobar como le consumía.
    Se dirigió hacía el lugar donde estaba atado su caballo. Antes de montarlo, se giró hacía ella tratando de infligirle algo de su propio tormento. Pero no podía pensar en palabras suficientemente crueles.
    – Esto entre nosotros sigue inacabado.

13

    Brandon se lo propuso en la tertulia de la iglesia el miércoles por la noche. Aceptó su oferta de matrimonio, pero, pretextando dolor de cabeza, rehusó la invitación a dar un paseo por el campo que rodeaba la iglesia. Él le besó la mejilla, la llevó de regreso con Miss Dolly, y le dijo que iría a Risen Glory al día siguiente por la tarde para pedir el consentimiento de Cain.
    Kit no había mentido sobre su dolor de cabeza. Últimamente apenas dormía, y cuando lo hacía, se despertaba agitada recordando la extraña y torturada expresión que había visto en la cara de Cain cuando descubrió que ella todavía era virgen.
    ¿Por qué había permitido que la tocara así? Si hubiera sido Brandon, podía comprenderlo. Pero Cain… De nuevo esa sensación que había algo equivocado en ella.
    La tarde siguiente, cabalgó un rato en Tentación, después se puso un vestido viejo y dio un paseo con Merlín. Cuando volvió, encontró a Brandon delante del porche.
    En su mirada se reflejaba un gesto de desaprobación.
    – Espero que nadie te haya visto con ese vestido.
    Sintió una chispa de irritación, aunque sabía que era culpa suya. Le había dicho que vendría esta tarde, pero no había pensado ni un momento en sacar tiempo para ir a cambiarse. Realmente estaba despistada.
    – He salido a pasear por el bosque. ¿Has hablado con Cain?
    – No. Lucy me ha dicho que está en el prado. Hablaré allí con él.
    Kit asintió brevemente con la cabeza y lo vio alejarse. Sintió un nudo en el estómago. Tenía que ponerse a hacer algo o se volvería loca. Entró en la cocina, saludó a Patsy, y se dispuso a mezclar los ingredientes para hacer una hornada de los bizcochos preferidos de Miss Dolly.
    Sophronia entró mientras trabajaba y miró con el ceño fruncido como golpeaba ruidosamente la masa con el mazo de madera.
    – Me alegro de no ser esos bizcochos. Para alguien que, como se supone, va a casarse pronto, no pareces demasiado feliz.
    Todos sabían lo que ocurría. Incluso Lucy había encontrado una excusa para entrar en la cocina detrás de Sophronia, que en ese momento se disponía a moler en un molinillo de madera los granos de café que había sacado de un saco de arpillera de la despensa.
    – Por supuesto que estoy feliz -Kit dio otro golpe a la masa-. Estoy nerviosa, eso es todo. -Una novia tiene derecho a estar nerviosa -Patsy cogió un cuchillo y se puso a pelar melocotones para preparar un pudin.
    Lucy que estaba cerca de la ventana, fue quién lo vio primero.
    – Vamos, el señor Parsell vuelve del prado.
    Rápidamente, Kit cogió un paño para limpiarse las manos llenas de masa, salió corriendo hacia la puerta trasera y se dirigió hacia Brandon, pero al ver su expresión, su sonrisa se desvaneció.
    – ¿Qué ha pasado?
    Él no disminuyó el paso.
    – Cain no me ha dado su consentimiento.
    Kit se sintió como si un vendaval la sacudiese.
    – Ha dicho que no estamos hechos el uno para el otro. Es insufrible. Un Parsell siendo despedido así por un bruto yanqui.
    Kit lo agarró del brazo.
    – No podemos dejar que se salga con la suya, Brandon. Es demasiado importante. Tengo que recuperar Risen Glory
    – Es tu tutor. No hay nada que podamos hacer. Él controla tu dinero.
    Kit apenas notó que ninguno de los dos había hablado de amor, sólo de la plantación. Estaba demasiado enfadada por su negación.
    – Tú quizás puedas rendirte, pero yo no.
    – No hay nada que pueda hacer. Él no va a cambiar su manera de pensar. Sencillamente tendremos que aceptarlo.
    Ya no le escuchaba. En ese momento, se giró y se dirigió firmemente y con grandes zancadas hacía prado.
    Brandon la miró durante un instante, luego se dirigió hacia el frente de la casa donde estaba su caballo. Mientras montaba, se preguntaba si no sería lo mejor. A pesar de la belleza cautivadora de Kit y su fértil plantación, había en ella algo que le inquietaba. Tal vez era eso lo que trataban de advertirle las voces de sus antepasados que le susurraban en los oídos.
    Ella no es el tipo de esposa adecuada para un Parsell… ni siquiera para uno arruinado.

***

    Cain estaba apoyado con un pie en el tablón inferior de la cerca blanquecina, mientras observaba los caballos pastando. Ni siquiera se molestó en girarse cuando notó la llegada de Kit detrás de él, aunque tenía que haber sido sordo para no oír sus pasos enfadados.
    – ¿Cómo puedes hacerme esto? ¿Por qué has rechazado a Brandon?
    – No quiero que te cases con él -contestó, sin molestarse en mirarla.
    – ¿Es esto un castigo por lo que pasó ayer en el estanque?
    – Esto no tiene nada que ver con lo que sucedió ayer -dijo en un tono tan monótono que ella supo que estaba mintiendo.
    Sintió como si la rabia la estrangulara.
    – ¡Maldito seas, Baron Cain! No vas a controlar más mi vida. ¡O le dices a Brandon que has cambiado de idea, o te juro por Dios que me las vas a pagar!
    Ella era tan pequeña y él tan grande que su amenaza debería haber sido ridícula. Pero hablaba muy en serio, y los dos lo sabían.
    – Quizás ya estoy pagando -diciendo esto, él se alejo a través del prado.
    Ella corrió hacia el huerto, sin saber en realidad dónde iba, sólo sabía que tenía que estar sola. Ese día en el estanque… ¿Por qué le había dicho la verdad?
    Porque si no se lo hubiera dicho, no habrían parado.
    Quiso creer que quizás podría hacerle cambiar de opinión, pero en el fondo sabía que sería imposible. ¡Su odio de la niñez por haber nacido mujer regresaba de nuevo! Odiaba con todas sus fuerzas estar a merced de los hombres. ¿Debería pedirle ahora a Bertrand Mayhew que viniera aquí desde Nueva York?
    Simplemente pensar en su cuerpo redondo, blando y fofo, le producía nauseas. Tal vez algún otro hombre de los que habían estado interesado en ella desde su regreso… Pero Brandon había sido el Santo Grial y elegir a cualquier otro la llenaba de desesperación.
    ¿Cómo había podido Cain hacerle esto?
    Esta pregunta la atormentó el resto de la tarde. No quiso bajar a cenar y se quedó en su dormitorio. La primera en llamar a la puerta fue Miss Dolly y después Sophronia. A las dos las despidió sin contemplaciones.
    Entrada la noche, un fuerte golpe resonó desde la habitación de al lado.
    – Kit, ven aquí -dijo Cain-. Quiero hablar contigo.
    – A menos que hayas cambiado de opinión, no tengo nada más decirte.
    – Tú eliges, o vienes aquí o voy a tu dormitorio. ¿Qué decides?
    Cerró con fuerza los ojos un segundo. No tenía otra opción. Él se las había quitada sin poder hacer nada por evitarlo. Lentamente se dirigió hacia la puerta y tiro del pomo.
    Él estaba de pie en la otra sala, con el pelo alborotado y una copa de brandy en la mano.
    – Dime que has cambiado de opinión -dijo ella.
    – Sabes que no.
    – ¿Puedes imaginarte lo que es que otra persona controle tu vida?
    – No. Por eso luché por la causa de la Unión. Y no trato de controlar tu vida, Kit. A pesar de lo que piensas, trato de ser razonable.
    – Eso no te lo crees ni tú.
    – Tú no le quieres.
    – No tengo nada más que decirte -se giró para volver a su habitación, pero él la atrapó en la puerta.
    – ¡Deja de ser tan terca y utiliza la cabeza! Él es débil, no es la clase de hombre que puede hacerte feliz. Vive añorando el pasado. Nació para ser dueño de una plantación mantenida con el trabajo de los esclavos. Él es el pasado, Kit. Tú eres el futuro.
    Sabía que tenía razón, pero nunca lo admitiría. Cain desconocía sus razones para casarse con Brandon.
    – Él es un buen hombre, y me habría sentido privilegiada de tenerlo por marido.
    Él la miró de arriba abajo.
    – ¿Pero habría hecho latir tu corazón como lo hice yo en el estanque cuando estuviste en mis brazos?
    No, Brandon nunca habría hecho latir su corazón así, y se alegraba por ello. Lo sucedido con Cain la hacía sentirse débil.
    – Era el miedo lo que hacía latir así mi corazón, nada más.
    Él se dio media vuelta. Tomó un sorbo de brandy.
    – Eso es una tontería.
    – Todo lo que tenías que hacer era decir la palabra sí, y te habrías librado de mí.
    Levantó la copa y se la bebió de un solo trago.
    – Voy a mandarte a Nueva York. Te irás el sábado.
    – ¿Qué?
    Cain supo aún antes de girarse y mirar la expresión de su cara, que le había clavado un cuchillo en el corazón.
    Era una de las mujeres más inteligentes que conocía, y sin embargo, ¿por qué se mostraba tan estúpida en este asunto? Sabía que no le escucharía, trataba de convencer a una persona sumamente terca, hacerla entrar en razón, y no había manera. Con una sorda maldición, abandonó la sala y se dirigió hacia abajo.
    Se sentó en la biblioteca durante un rato, inclino la cabeza y el músculo de su mejilla empezó a temblar. Tenía metida a Kit Weston dentro de su piel, y sintió un miedo mortal. Durante toda su vida, se había burlado de las tonterías que cometían los hombres por una mujer, y ahora estaba en peligro de hacer él lo mismo.
    Era algo más que su belleza salvaje lo que le cautivaba, más que su sensualidad, de la que ella aún no era consciente. Había algo dulce y vulnerable en ella que destapaba unos sentimientos en su interior que desconocía poseer. Sentimientos que le hacían querer reírse con ella en vez de gruñir, que le hacían desear hacer el amor con ella hasta que su cara se iluminase de alegría sólo para él.
    Apoyó la cabeza hacía atrás. Le había dicho que la enviaría de regreso a Nueva York, pero no podía hacerlo. Mañana se lo diría. Y luego iba a hacer todo lo posible para comenzar de nuevo con ella. Por una vez en su vida, iba a dejar su cinismo de lado y tender la mano a una mujer.
    Este pensamiento lo hizo sentirse joven y tontamente feliz.

***

    El reloj dio la medianoche cuando Kit oyó entrar a Caín en su dormitorio. El sábado tendría que dejar Risen Glory. Era un golpe tan doloroso, tan inesperado, y no sabía como resolverlo. Esta vez no había ningún plazo de tiempo como sus tres años en la Academia. Él había ganado. Finalmente la había vencido.
    La rabia y la impotencia superaban con creces su dolor. Deseaba venganza. Quería destrozar algo que para él fuera importante, destruirlo como él acababa de destruirla a ella.
    Pero no había nada que a él le importara, ni siquiera Risen Glory. ¿No había dejado al mando de la plantación a Magnus mientras él terminaba su molino de algodón?
    El molino… De repente se detuvo. El molino era importante para él, más importante que la plantación, porque era solo suyo.
    Los diablos de la rabia y el dolor le susurraban lo que tenía que hacer. Tan simple. Tan perfecto. Tan cruel.
    Pero no tanto como lo que él le había hecho.
    Buscó las zapatillas que había usado antes y las tomó en la mano para salir del cuarto con los pies desnudos. Sigilosamente, se dirigió abajo a través de los pasillos superiores, las escaleras traseras y salió al exterior por la parte posterior.
    La noche era clara y la luna iluminaba tenuemente el camino. Se puso las zapatillas, avanzando por la línea de los árboles que rodeaban el patio y se dirigió hacia las dependencias más lejanas de la casa.
    El interior del cobertizo del almacén estaba oscuro. Metió la mano en el bolsillo de su vestido y sacó el trozo de vela y fósforos que había cogido de la cocina. Cuando encendió la vela, vio lo que quería y lo cogió.
    Incluso medio llena, la lata de queroseno era pesada. No podía arriesgase a ensillar un caballo, de manera que tendría que llevarlo a pie más de tres kilómetros. Se enrolló un trapo alrededor del asa para no lastimarse la palma de la mano y se alejó del cobertizo.
    La profunda quietud de la noche de Carolina amplificaba el sonido del queroseno golpeando contra la lata, siguiendo el ritmo de sus pasos durante todo el oscuro trayecto que recorrió hasta llegar al molino. Las lágrimas le resbalaban por las mejillas. Él sabía lo que significaba para ella Risen Glory. Cuánto debía odiarla para desterrarla de esa manera.
    Amaba sólo tres cosas en la vida: Sophronia, Elsbeth, y Risen Glory. Toda su vida había estado marcada por personas que querían separarla de esta plantación. Lo que planeaba hacer estaba mal, pero quizás así era ella. ¿Por qué la odiaban tantas personas? Cain. Su madrastra. Incluso su padre no se había preocupado lo suficiente por defenderla.
    Mal. Mal. Mal. El golpeteo del queroseno contra la lata le decía que se detuviera. En lugar de escucharlo, se aferró a su desesperación. Ojo por ojo, diente por diente. Un sueño por otro sueño.
    No había nada que robar dentro del molino, el edificio esta abierto. Subió a rastras la lata hasta el segundo piso. Con la enagua, recogió el serrín que había en el suelo y lo amontonó en la base de una viga de madera. Las paredes exteriores eran de ladrillo, pero un buen fuego destruiría el tejado y las paredes interiores.
    Mal. Mal. Mal.
    Se limpió las lágrimas con la manga del vestido y roció el suelo con el queroseno. Con un sollozo de agonía, lanzó un fósforo encendido, y se alejó.
    El fuego se inició con una rápida y ruidosa explosión, y empezó a propagarse. Grandes llamaradas azotaban ya la viga de madera. Esta era la venganza que la consolaría cuando abandonara Risen Glory.
    Pero la destrucción que había iniciado la horrorizó. Era feo y odioso. Sólo demostraba que ella también podía infligir dolor a Cain.
    Agarró un saco de arpillera vacío y comenzó a golpear las llamas, pero el fuego había prendido demasiado rápido. Una lluvia de chispas cayó sobre ella. Los pulmones le quemaban. Tropezó bajando las escaleras, abriendo la boca para poder respirar. Una vez abajo, se cayó.
    Nubes de humo la siguieron. El dobladillo de su vestido de muselina comenzó a arder lentamente. Se ahogaba y gateando se dirigió a la puerta mientras que las brasas quemaban sus manos.
    La gran campana de Risen Glory comenzó a sonar al mismo tiempo que el aire limpio golpeaba su cara. Se incorporó y tropezó con los árboles.

***

    Los hombres apagaron el fuego antes de que hubiese destruido completamente el molino, pero había quedado dañado el segundo piso y la mayor parte del tejado. Al amanecer, Cain se quedo quieto descansando, con la cara llena de hollín, la ropa chamuscada y ennegrecida por el humo. A sus pies la lata de queroseno que posiblemente alguien había dejado abandonada. Magnus se puso a su lado y silenciosamente inspeccionó los daños.
    – Hemos tenido suerte -dijo-. La lluvia de ayer ha impedido que se extendiera a todo el edificio.
    Cain golpeó la lata con la punta de su bota.
    – Una semana más, y habríamos tenido la maquinaria instalada. El fuego la hubiera quemado también.
    Magnus miró hacia la lata.
    – ¿Quién crees que lo ha hecho?
    – No lo sé, pero tengo la intención de averiguarlo -contempló el tejado hundido-. No soy el hombre más popular en la ciudad, y no debería sorprenderme si alguien ha decidido vengarse de mí. ¿Pero por qué han esperado tanto tiempo?
    – Es difícil de saber.
    – No podían haber encontrado una mejor manera de hacerme daño. Desgraciadamente no tengo el dinero para reconstruirlo.
    – ¿Por qué no te vuelves a casa y descansas? Tal vez las cosas se vean mejor por la mañana.
    – En un minuto. Quiero echar otra ojeada. Tú márchate ya.
    Magnus le apretó en el hombro y se dirigió a la casa.
    Veinte minutos más tarde Caín lo descubrió. Se inclinó sobre una rodilla en el fondo de la escalera quemada y lo recogió en sus dedos.
    Al principio no reconoció el sucio pedazo de metal. El calor del fuego había derretido y fusionado las púas, y la delicada filigrana de plata de la parte superior se había doblado sobre sí misma. En ese momento, sintió un fuerte nudo en el estomago, aunque ya lo intuía, tenía la prueba de quién había sido.
    Una peineta de filigrana plateada. Una de un par que veía a menudo sujetando una cascada de salvaje pelo negro.
    Su interior se sumió en una lenta agonía. La última vez que la vio, ambas peinetas estaban sujetando su pelo.
    Se sintió arrastrado por un torbellino de dolor. Él mejor que nadie sabía que no podía bajar la guardia. Miró fijamente el pedazo de metal deformado que descansaba en su mano, y algo tan frágil como una lágrima de cristal se rompió en su interior. Sólo quedaba odio, cinismo y desprecio por sí mismo. Qué idiota, que débil, y qué estúpido había sido.
    Se levantó, metió la peineta en el bolsillo, y salió de las ruinas del molino, con una mueca cruel en su cara y un firme propósito.
    Ella había tenido su venganza. Ahora le tocaba a él.

14

    Era casi mediodía cuando la encontró. Estaba acurrucada junto a una vieja carreta abandonada durante la guerra cerca de un arroyo al norte de la plantación. Vio las manchas de hollín en su cara, en los brazos y los trozos chamuscados en su vestido azul. Increíblemente, estaba dormida. Le dio un golpecito en la cadera con la puntera de su bota.
    Abrió los ojos de golpe, pero la deslumbraba el sol, de modo que sólo veía una amenazadora silueta abalanzándose sobre ella. Aunque sabía perfectamente quién era. Trató de ponerse de pie, pero él pisó su falda, manteniéndola sujeta al suelo.
    – No vas a ir a ningún sitio.
    Algo cayó a su lado. Miró atentamente, y vio una de sus peinetas plateada, chamuscada.
    – La próxima vez que decidas incendiar algo, asegúrate de no dejar tu tarjeta de visita.
    Se le revolvió el estómago.
    – Deja que te explique -dijo en un susurro ronco. ¡Qué tontería!, ¿cómo podía explicarse?
    Él ya entendía demasiado bien.
    Su cabeza se movió ligeramente, tapando el sol durante un instante. Cuando le miró a los ojos, se estremeció. Eran fríos, duros y parecían vacios. De nuevo, él se movió y el sol la cegó otra vez.
    – ¿Te ha ayudado Parsell?
    – ¡No! Brandon no haría tal cosa -Brandon no pero ella sí. Se pasó el dorso de la mano por los labios resecos y trató de levantarse, pero él seguía sin permitírselo.
    – Lo siento.
    Que palabras tan inadecuadas.
    – Supongo que lo que sientes es que el fuego no consiguiera destruirlo todo.
    – Claro que no… Risen Glory es mi vida-sentía la garganta reseca por el humo, y necesitaba beber agua, pero antes tenía que explicarse-. Esta plantación es todo lo que siempre he querido. Yo… necesitaba casarme con Brandon para tener el control de mi dinero. Iba a utilizarlo para comprarte Risen Glory.
    – ¿Y cómo pensabas convencerme de vender? ¿Con otro fuego?
    – No, lo que hice anoche… no fue por eso -ella trató de respirar-. He visto los libros de cuentas y sabía que habías invertido todo tu dinero. Sólo necesitaba que tuvieras una mala cosecha y te habrías marchado. Quería estar preparada. No lo he hecho para engañarte. Te habría pagado un precio justo por la tierra. Yo no quiero el molino.
    – Por eso estabas tan determinada a casarte. Imagino que Parsell no era el único que iba a casarse por dinero.
    – No sólo por eso. Nos gustamos. Es sólo…-su voz decayó. ¿Cuál era el motivo? Él tenía razón.
    Él levantó el pie de su falda y caminó hacía Vándalo. No había nada que pudiera hacerle peor de lo que ya le había hecho. Enviarla de nuevo a Nueva York era como matarla.
    Él regresó a su lado y le pasó una cantimplora.
    – Bebe.
    Ella la cogió y se la llevó a los labios. El agua estaba caliente y tenía un sabor metálico, pero bebió con ganas. Sólo cuando le devolvió la cantimplora vio lo que tenía él en las manos.
    Una cuerda larga y fina.
    Antes de que pudiera moverse, agarró sus muñecas y las ató con la cuerda.
    – ¡Baron! No hagas esto.
    Ató las puntas al eje de la carreta y se dirigió a su caballo sin responder.
    – Desátame. ¿Qué estás haciendo?
    Saltó a la silla y giró el caballo. Tan rápido como llegó, se marchó.
    La tarde pasó con una lentitud desesperante. No le había atado las muñecas tan fuerte como para lastimarla, pero si lo bastante para no poder desatarse. Le dolían los hombros por lo forzada de su posición. Los mosquitos zumbaban a su alrededor y el estómago le rugía de hambre, pero la sola idea de comer la ponía enferma. Sentía demasiado odio por sí misma.
    Él volvió con el crepúsculo y desmontó con la gracia lenta y fácil que ya no la engañaba. Llevaba una camisa blanca limpia y pantalones beige, en claro contraste con el aspecto inmundo de ella. Sacó algo de sus alforjas y caminó hacía ella, con el rostro oculto por el ala de su sombrero.
    La miró fijamente un instante, y se agachó a su lado. Con hábiles movimientos desató el nudo que ella no había podido deshacer. Cuando se vio libre de la cuerda, se acurrucó contra la rueda del carromato.
    Él le lanzó la cantimplora y abrió el paquete que había sacado de las alforjas. Llevaba un panecillo tierno, un trozo de queso, y una loncha de jamón frío.
    – Come -le dijo sin más.
    Ella negó con la cabeza.
    – No tengo hambre.
    – Come de todas formas.
    Su cuerpo tenía una necesidad más acuciante que la comida.
    – Necesito algo de privacidad.
    Él sacó un puro del bolsillo y lo encendió. El resplandor del fósforo lanzó una sombra roja parecida a la sangre sobre su rostro. Cuando la apagó, quedó sólo la punta incandescente del cigarro y la línea despiadada de su boca.
    Él señaló con la cabeza hacía un grupo de arbustos apenas a diez metros de distancia.
    – Allí mismo. No te alejes más.
    Estaba muy cerca para tener intimidad, pero había perdido el lujo de la libertad cuando amontonó serrín cerca de la viga de la segunda planta del molino.
    Tenía las piernas rígidas. Se levantó torpemente y tropezó con los arbustos. Rogó para que él se alejara un poco, pero no lo hizo y añadió la humillación a todas las dolorosas sensaciones que estaba sintiendo.
    Cuando terminó, volvió y cogió a la comida que le había traído. Quería demorarse todo lo posible, y comió despacio. Él no hizo ningún intento de meterle prisa, y se apoyó contra carreta como si tuviera todo el tiempo del mundo.
    Estaba ya oscuro cuando terminó de comer. Todo lo que podía ver era la punta roja del puro y el esbozo de su silueta.
    Él anduvo hacia su caballo. Las nubes dejaron ver la luna y los bañó en una luz plateada. La hebilla de cobre de su cinturón brilló cuando se volvió hacía ella.
    – Sube. Tú y yo tenemos una cita.
    Su tono, terriblemente seco la asustó.
    – ¿Qué tipo de cita?
    – Con un ministro. Vamos a casarnos.
    Su mundo dejó de girar.
    – ¡Casarnos! ¿Has perdido el juicio?
    – Seguramente.
    – Antes me casaría con el diablo.
    – Es lo mismo. Pronto lo averiguarás.
    La noche era cálida, pero la fría certeza de su voz le helaba la sangre.
    – Has quemado mi molino -dijo él-. Y ahora vas a pagar para reconstruirlo. Parsell no es el único que se casará contigo por tu dinero.
    – Estás loco. No lo haré.
    – No tienes elección. Sube. Cogdell está esperándonos.
    A Kit casi se le doblaron las rodillas de alivio. El reverendo Cogdell era su amigo. Una vez que le contara lo que Cain tramaba, se pondría de su parte. Se dirigió a Vándalo y comenzó a montar.
    – Delante de mí -gruño él-. He aprendido a fuerza de golpes no darte nunca la espalda.
    Él la colocó delante y después montó. No habló hasta que salieron a campo libre.
    – No conseguirás ayuda de Cogdell, si eso es lo que esperas. Le he confirmado sus peores temores y nada le impedirá casarnos ahora.
    Su corazón dio un vuelco.
    – ¿De qué temores estás hablando?
    – Le he dicho que te he dejado embarazada.
    Ella no podía creer lo que estaba escuchando.
    – ¡Yo lo negaré! Esto no te va a salir bien.
    – Puedes negarlo cuanto quieras. Ya le he dicho que lo harías. Se lo he explicado todo. Desde que has descubierto que estás embarazada te comportas de forma irracional. Incluso has tratado de matarme con el incendio. Por eso no podía dejar que continuaras así.
    – No.
    – Le he dicho que llevo semanas pidiéndote que nos casemos, y así nuestro hijo no será bastardo, pero tú no estás de acuerdo. Dijo que nos casaría esta noche, no importa cuanto protestaras. Puedes pelear todo lo que quieras, Kit, pero al final no te servirá de nada.
    – No vas a salirte con la tuya.
    Su voz se ablandó.
    – Ten cuidado, Kit. Vas a ahorrarte mucho sufrimiento si haces lo que te digo.
    – ¡Vete al infierno!
    – Estaré allí a tu disposición.
    A pesar de cuanto lo maldijera, era consciente que había perdido. Era una especie de justicia horrible. Había hecho algo malo, y ahora pagaría por ello.
    Todavía hizo un último esfuerzo cuándo vio al reverendo y a su esposa esperándolos en la vieja iglesia de los esclavos. Saltó del caballo y corrió hacía Mary Cogdell.
    – Por favor… lo que Cain les ha dicho no es verdad. No estoy embarazada. Nosotros nunca…
    – Ya, ya, querida. No te alteres -sus amables ojos castaños se nublaron de lágrimas mientras le acariciaba el hombro-. Necesitas calmarte por el bien del bebé.
    En ese momento Kit supo que no podría escapar a su destino.
    La ceremonia fue afortunadamente breve. Después Mary Cogdell la besó en la mejilla y el reverendo la aconsejó obedecer a su marido en todo. Escuchó decirle a Cain que Miss Dolly había aceptado pasar la noche con ellos, y comprendió que Cain había conseguido sacarla de la casa.
    La llevó hacía Vándalo y partieron para Risen Glory. Cuanto más se acercaban, más crecía su pánico. ¿Qué pensaba hacer con ella cuando estuvieran solos?
    Llegaron a la casa. Cain desmontó y le pasó las riendas a Samuel. Entonces agarró a Kit de la cintura y la bajó al suelo. Durante un momento sus rodillas amenazaron con doblársele, y él la estabilizó. Ella se recuperó y se separó.
    – Ya tienes mi dinero -dijo cuando Samuel desapareció-. Ahora déjame sola.
    – ¿Y negarme el placer de mi noche de bodas? No lo creo.
    Su estómago se encogió.
    – No va haber noche de bodas.
    – Estamos casados, Kit. Y esta noche voy a poseerte.
    La Vergüenza de Eva. Si no estuviera tan agotada, discutiría con él, pero no le salían las palabras.
    Las luces de la casa de Magnus brillaban en la oscuridad al final del huerto. Se recogió las faldas y echó a correr hacia allí.
    – ¡Kit! ¡Vuelve aquí!
    Ella corrió más rápido. Tratando de huir de él. Tratando de huir de su propio carácter vengativo.
    – ¡Magnus! -gritó ella.
    – ¡Kit, detente! Está oscuro. Vas a hacerte daño.
    Corrió por el huerto, saltando sobre las raíces que sobresalían de la tierra, y que conocía tan bien como la palma de su mano. Detrás de ella, él maldijo cuando tropezó en una de esas raíces. Sin embargo, le ganaba terreno.
    – ¡Magnus! -gritó ella otra vez.
    Y luego estaba por todas partes. Por el rabillo del ojo vio a Cain lanzarse por el aire. La derribó desde atrás.
    Ella gritó cuando ambos cayeron a la tierra.
    Él la sujetó contra su cuerpo.
    Ella levantó la cabeza y hundió los dientes en la musculosa carne de su hombro.
    – ¡Maldita sea! -la separó de él con un gruñido.
    – ¿Qué pasa aquí?
    Kit dio un sollozo de alivio al oír la voz de Magnus. Se escapó y corrió hacia él.
    – ¡Magnus! Deja que me quede en tu casa esta noche.
    Él puso suavemente la mano en su brazo y se giró hacia Cain.
    – ¿Qué estás haciéndole?
    – Tratando de impedir que se mate ella misma. O a mí. Ahora mismo, ya no sé cual de los dos corre más peligro.
    Magnus la miró interrogativamente.
    – Ahora es mi esposa -dijo Cain-. Me he casado con ella hace una hora.
    – ¡Me obligó a hacerlo! -exclamó Kit-. Quiero quedarme en tu casa esta noche.
    Magnus frunció el ceño.
    – No puedes hacer eso. Ahora le perteneces.
    – ¡Yo me pertenezco a mí misma! Podéis iros al infierno los dos.
    Se dio la vuelta para escapar, pero Cain fue demasiado rápido. Antes de poder salir corriendo, la cogió y se la echó al hombro.
    La sangre le bajó deprisa a la cabeza. Sus brazos le apretaban las piernas. Así comenzó a caminar hacía la casa.
    Ella le golpeó con los puños en la espalda y sólo consiguió un azote en el trasero.
    – Deja de golpearme o te dejaré caer.
    Los pies de Magnus entraron en su campo de visión viniendo detrás de ellos.
    – Major, llevas una mujer delicada ahí, tal vez estás tratándola un poco duramente. Quizá sería mejor que la soltaras un momento y te calmaras.
    – Eso me llevaría el resto de mi vida -Cain giró en la esquina del frente de la casa, sus botan crujieron en el camino de grava.
    Las siguientes palabras de Magnus hicieron removerse el ya inseguro estómago de Kit.
    – Si la lastimas esta noche, vas a arrepentirte el resto de tu vida. Recuerda lo que le ocurre a una yegua a la que montan demasiado rápido.
    Durante un momento, brillaron estrellas detrás de sus párpados. Entonces oyó el sonido bienvenido de pies bajar con precipitación los escalones frontales.
    – ¡Kit! ¿Dulce Jesús, que ha ocurrido?
    – ¡Sophronia! -Kit se revolvía tratando de incorporarse. Al mismo tiempo Sophronia asió el brazo de Cain.
    – ¡Déjela!
    Cain empujó a Sophronia hacia Magnus.
    – Mantenla alejada de la casa esta noche -subió con Kit a cuestas las escaleras y atravesó la puerta.
    Sophronia luchó en el interior del círculo de los brazos de Magnus.
    – ¡Deja que vaya! Debo ayudarla. No tienes ni idea de lo que un hombre así puede hacerle a una mujer. Blancos. Piensan que poseen el mundo. Cree que es su dueño.
    – Y lo es -Magnus la sujetó, acariciándola-. Se han casado, cariño.
    – ¡Se han casado!
    En tonos calmados, tranquilizadores, le contó todo lo que había escuchado.
    – No podemos interferir en los asuntos de un hombre y su esposa. Tranquilízate, no le hará daño.
    Mientras lo decía, esperaba que no notara la débil duda en su voz. Cain era el hombre más justo que conocía, pero esta noche había visto algo violento en sus ojos. A pesar de todo, continuó consolándola mientras la llevaba a través del oscuro huerto.
    Sólo cuando llegaban cerca de la casa ella fue consciente de su destino, y levantó rápidamente la cabeza.
    – ¿Dónde crees que me llevas?
    – A casa conmigo -dijo él tranquilamente-. Vamos dentro y cogeremos algo para comer. Si te apetece nos sentamos en la cocina y charlamos de lo que quieras. O si estás cansada, puedes ir a la habitación a acostarte. Yo pasaré la noche con una manta en el porche, junto a Merlín. Hace fresco y estaré bien.
    Sophronia no dijo nada. Simplemente se quedó mirándolo. Él esperó, dejándola tomar una decisión. Finalmente, ella asintió y entró en la casa.

***

    Cain se sentó en el sillón colocado cerca de la ventana abierta de su dormitorio. Llevaba la camisa desabrochada para disfrutar de la brisa; los pies descansando sobre un escabel delante de él, y tenía una copa de brandy en la mano, colocada sobre el brazo del sillón.
    Le gustaba esta habitación. Tenía los muebles necesarios para ser confortable, pero no demasiados como para parecer atestada. La cama era bastante grande para acomodar un cuerpo de su tamaño. A su lado había una jofaina, y completaba la habitación una mesa, un baúl y una librería. En invierno, el suelo de madera estaba cubierto por gruesas alfombras para proporcionarle calor, pero ahora estaba desnudo, como a él más le gustaba.
    Oyó el salpicar del agua de la tina de cobre detrás del biombo en un rincón de la habitación y apretó los labios. No le había dicho a Sophronia que el baño que tenía que preparar era para Kit, no para él. Kit le había ordenado que dejara la habitación, pero cuando había visto que no se iba, había levantado la nariz y se había metido detrás del biombo. A pesar de que el agua seguramente ya estaba fría, no tenía ninguna prisa en salir.
    Aún sin verla, sabía exactamente que aspecto tendría saliendo de la tina. Su piel brillaría dorada a la luz de la lámpara, y su pelo se le rizaría sobre los hombros, contrastando su negro cabello contra la blancura de su piel.
    Pensó en el fondo fiduciario por el cual se había casado. Siempre había despreciado a los hombres que se casaban por dinero, pero ahora no le molestaba. Se preguntó por qué sería. Y entonces dejó de preguntárselo, tal vez por que no quería conocer la respuesta.
    No quería reconocer que este matrimonio tenía poco que ver con dinero ni con la reconstrucción del molino. Era debido a ese único momento de debilidad cuando abandonó la prudencia de toda una vida y decidió abrir su corazón a una mujer. Durante un momento, sus pensamientos fueron tiernos, tontos y por último más peligrosos para él que todas las batallas de la guerra.
    Al final no sólo pagaría con el molino por ese momento de debilidad. Esta noche, el antagonismo entre ellos quedaría sellado para siempre. Y esperaba ser capaz de continuar con su vida sin verse atormentado por falsas esperanzas de futuro.
    Se llevó la copa a los labios, dio un sorbo y la dejó en el suelo. Quería estar completamente sobrio para lo que estaba por llegar.
    Desde detrás del biombo, Kit oyó el ruido de sus pasos en el suelo de madera, y supo que estaba impacientándose. Cogió la toalla y mientras se la enrollaba por el cuerpo, deseó que fuera algo más grande. No tenía ni su propia ropa. Cain había tirado su vestido quemado.
    Levantó la cabeza rápidamente cuando el se asomó por encima del biombo. La miraba tranquilamente mientras apoyaba una mano en lo alto.
    – Todavía no he terminado -logró decir ella.
    – Ya has tenido tiempo suficiente.
    – No sé por qué me has obligado a bañarme en tu habitación.
    – Sí lo sabes.
    Se sujetó la toalla más fuerte. Otra vez buscó alguna salida para lo que la esperaba, pero tenía la sensación que era algo inevitable. Ahora era su marido. Si trataba de escapar, él la atraparía. Si luchaba, la derrotaría. Sólo le quedaba poner en práctica la asignatura de la sumisión, asignatura que la señora Templeton les había enseñado hacía algo más de un mes. Pero la sumisión nunca había sido algo fácil para ella.
    Se miró el fino anillo que ahora tenía en el dedo. Era un pequeño y bonito aro de oro con dos pequeños corazones delicadamente perfilados en diamante y astillas de rubíes. Le dijo que se lo había dado Miss Dolly.
    – No tengo nada que ponerme -dijo ella.
    – No vas a necesitar nada.
    – Tengo frío.
    Despacio, sin apartar la mirada de ella, se quitó la camisa y se la ofreció.
    – No quiero tu camisa. Si me dejas salir, iré a mi habitación y cogeré mi bata.
    – Prefiero que te quedes aquí.
    ¡Hombre obstinado y autoritario! Apretó los dientes, y salió de la tina. Sujetándose la toalla con una mano, agarró su camisa con la otra. Torpemente se la puso sobre la toalla. Después, le dio la espalda, dejó caer la toalla y se abrochó rápidamente los botones.
    Las mangas le quedaban muy largas, haciendo el trabajo más difícil. Los faldones se adherían a sus muslos, haciéndola consciente de lo fino del tejido que cubría su desnudez. Se plegó las mangas y pasó a su lado.
    – Necesito ir a mi habitación para coger un peine, si no mi pelo se enredará.
    – Usa el mío -él señaló hacía la jofaina con la cabeza.
    Fue hacía allí y lo cogió. Se miró en el espejo, parecía pálida y cautelosa, pero no asustada. Y debería estarlo, pensó, mientras se pasaba el peine por el largo cabello húmedo. Cain la odiaba. Él era imprevisible y poderoso, más fuerte que ella, y tenía la ley de su parte. Debería llorar, implorando piedad. Sin embargo, lo que sentía era una extraña agitación interior.
    A través del espejo, le vio caminar hacía el sillón. Se sentó y cruzó un tobillo sobre la rodilla. Retiró la mirada y se peinó más vigorosamente, salpicando de gotas a su alrededor.
    Oyó un movimiento, y su mirada volvió al espejo. Cain recogía una copa del suelo y la levantaba hacía ella.
    – A su salud, señora Cain.
    – No me llames así.
    – Es tu nombre. ¿Ya lo has olvidado?
    – No he olvidado nada -respiró profundamente-. No olvido que te he hecho daño. Pero ya he pagado el precio y no necesito pagar más.
    – Yo juzgaré eso. Ahora, deja el peine y date la vuelta para que pueda mirarte.
    Despacio, hizo lo que le pedía, con una emoción extraña, entre entusiasmo y temor. Se quedó mirando las cicatrices de su pecho.
    – ¿Dónde te hiciste esa cicatriz del hombro?
    – En Missionary Ridge.
    – ¿Y la de la mano?
    – En Petersburg. Y la que tengo en el vientre fue por una mala partida de póker en un burdel de Laredo. Y ahora, desabróchate la camisa y ven aquí para que pueda echar un vistazo a mi nueva propiedad.
    – No soy de tu propiedad, Baron Cain.
    – Eso no es lo que dice la ley, señora Cain. Las mujeres pertenecen a sus maridos.
    – Sigue pensando eso si te hace feliz. Pero yo sólo me pertenezco a mí misma.
    Él se levantó y se acercó a ella con pasos deliberadamente lentos.
    – Quiero que tengas una cosa clara desde el principio. Eres de mi propiedad. Y harás todo lo que te diga. Si te pido que abrillantes mis botas, lo harás. Si te ordeno que limpies el estiércol de mis establos, lo limpiarás. Y si te quiero en mi cama, espero verte tumbada y con las piernas abiertas antes de que me haya quitado el cinturón.
    Sus palabras deberían haberle revuelto el estómago de miedo, pero había algo demasiado intencionado en ellas. Él deliberadamente trataba de asustarla, pero no le iba a dejar hacerlo.
    – Estoy aterrorizada -dijo arrastrando las palabras.
    No había reaccionado como él esperaba, de modo que se acercó más a ella.
    – Cuando te has casado conmigo hoy, has perdido tu último instante de libertad. Ahora puedo hacer contigo lo que quiera, menos matarte, claro. Y aunque no estoy seguro de ello, incluso creo que también.
    – Si no lo hago yo primero -contestó ella.
    – No tendrás oportunidad.
    Ella trató otra vez de razonar con él.
    – He hecho una cosa horrible. Me he equivocado, pero ya tienes mi dinero. Toma el triple de lo que debería costarte reconstruir el molino, y acabemos con esto.
    – Algunas cosas no tienen precio -apoyó un hombro sobre una de las columnas de la cama -. Esto debería divertirte…
    Ella lo miró con cautela. Estaba claro que ella no pensaba así.
    – Había decidido no enviarte a Nueva York. Pensaba decírtelo por la mañana.
    Kit se sintió enferma. Negó con la cabeza, esperando que no fuera cierto.
    – Irónico, ¿verdad? -dijo él-. No quería lastimarte. Pero ahora todo ha cambiado y ya no me preocupa eso -extendió la mano y comenzó a desabrochar los botones de su camisa.
    Ella parecía perfectamente tranquila, pero la chispa de confianza que tenía antes, se había evaporado.
    – No hagas esto.
    – Es demasiado tarde -separó la camisa y contempló sus senos.
    Ella trató de no decirlo, pero no pudo evitarlo.
    – Tengo miedo.
    – Lo sé.
    – ¿Me dolerá?
    – Sí.
    Apretó los ojos con fuerza. Él le quitó la camisa, y se quedó desnuda delante de él.
    Esta noche sería lo peor, se dijo. Cuando acabara, él habría perdido todo el poder sobre ella.
    Él la tomó bajo las rodillas y la tumbó en la cama. Ella giró la cabeza cuando él comenzó a desnudarse. Momentos más tarde, él se subió al mismo lado de la cama, cediendo el colchón bajo su peso.
    Cain sintió algo extraño en su interior al verla retirar la cabeza. Sus ojos cerrados… la resignación en esa cara en forma de corazón… ¿cuánto le habría costado admitir su miedo? Maldita sea, él no la quería así. El quería sus insultos y su lucha. Quería verla maldiciéndolo, con ese chispazo de cólera que tan bien conocía.
    Le separó las rodillas para forzar su reacción, pero ni siquiera entonces luchó. Abrió un poco más las piernas y cambió su posición para arrodillarse entre ellas. Entonces miró hacia abajo a la parte secreta de ella, bañada por la luz de la lámpara.
    Ella siguió inmóvil cuando él separó el sedoso vello oscuro con los dedos. Su rosa salvaje de las profundidades del bosque. Pétalos dentro de pétalos. Protectoramente doblados alrededor de su corazón. El estómago le dio un vuelco al mirarla. Sabía desde la tarde del estanque lo pequeña que era, lo apretada que estaba. Se sintió inundado por un indiscutible sentimiento de ternura.
    Por el rabillo del ojo vio su delicada mano formarse en un puño sobre la colcha. Esperaba que se abalanzase sobre él y luchara por lo que le estaba haciendo. Deseaba que lo hiciera. Pero ella no se movió, y su misma impotencia lo desarmó.
    Con un gemido se acostó y la estrechó entre sus brazos. Ella estaba temblando. La sensación de culpa tan poderosa como su deseo luchaba dentro de él. Nunca había tratado a una mujer tan cruelmente. Esto era parte de la locura a la que había llegado.
    Él la sostuvo contra su pecho desnudo y acarició los mechones húmedos de su pelo. Mientras la calmaba, alimentaba su propio deseo, pero no cedió hasta que finalmente Kit dejó de temblar.
    – Lo siento -susurró él.
    El brazo de Cain parecía sólido e irónicamente consolador envolviéndola. Oyó su respiración lenta pero sabía que no estaba dormido, no más de lo que lo estaba ella. La luz plateada de la luna llenaba de quietud la habitación, y ella sintió una extraña sensación de calma. A pesar de la tranquilidad, por el infierno que habían pasado y el infierno que sin duda tenían por delante, se vio obligada a hablar.
    – ¿Por qué me odias tanto? Antes incluso de lo del molino. Desde el día que regresé a Risen Glory.
    Él se quedó en silencio durante un momento. Después la respondió.
    – Nunca te he odiado.
    – Estaba destinada a aborrecer a quién heredara Risen Glory -dijo ella.
    – ¿Todo vuelve siempre a Risen Glory, no? ¿Amas tanto esta plantación?
    – Más que a nada en el mundo. Risen Glory es todo lo que he tenido siempre. Sin ella, no soy nada.
    Él retiró un mechón de pelo que le caía sobre la mejilla.
    – Eres una mujer hermosa y además tienes coraje.
    – ¿Cómo puedes decir eso después de lo que he hecho?
    – Supongo que hacemos lo que creemos conveniente.
    – ¿Cómo forzarme a casarme contigo?
    – Como eso -sé quedó callado un momento-. No lo siento Kit. No más que tú.
    Su tensión volvió.
    – ¿Por qué no has seguido adelante y has terminado lo que ibas a hacer? No te lo habría impedido.
    – Porque te quiero dispuesta. Deseosa y tan hambrienta de mí como yo de tí.
    Ella era demasiado consciente de su desnudez, y se alejó de él.
    – Eso no ocurrirá nunca.
    Esperaba verlo enfadado. En su lugar, él se recostó en las almohadas y la miró sin intentar tocarla.
    – Tienes una naturaleza apasionada. Lo sé por tus besos. No temas eso.
    – No quiero tener una naturaleza apasionada. Está mal en una mujer.
    – ¿Quién te ha dicho eso?
    – Todo el mundo lo sabe. Cuando la señora Templeton nos habló de la Vergüenza de Eva, nos lo dijo.
    – ¿La qué de Eva?
    – La Vergüenza de Eva. Ya sabes.
    – Buen Dios -él se incorporó en la cama-. ¿Kit sabes exactamente lo que ocurre entre un hombre y una mujer?
    – He visto a los caballos.
    – Los caballos no son humanos -le puso las manos en los hombros y la giró hacia él-. Mírame. Aunque me odies, ahora estamos casados y no podrás evitar que te toque. Pero quiero que sepas lo que ocurre entre nosotros. No quiero asustarte otra vez.
    Pacientemente, con un lenguaje sencillo y directo le habló de su propio cuerpo y del suyo. Y le dijo como era el momento de la penetración.
    Después, se levantó de la cama y caminó hacía la mesa, dónde cogió su copa de brandy. Se dio la vuelta y se quedó tranquilamente de pie, dejándola satisfacer una curiosidad que no le confesaría a él.
    Los ojos de Kit absorbieron su cuerpo, tan claramente iluminado por la luz de la luna. Vio una belleza que nunca antes se habría imaginado, una belleza esbelta y musculosa, que hablaba de fuerza, dureza y cosas que no entendía. Sus ojos fueron a su miembro erecto que creció con su mirada, y su miedo volvió.
    Él debió haber sentido su reacción, porque dejó la copa y volvió con ella. Esta vez sus ojos reflejaban un desafío, y aún cuando ella tenía miedo, nunca había rechazado un desafío, no cuando provenía de él.
    Su boca estaba torcida en una mueca que podría haber sido una sonrisa. Entonces bajó la cabeza y acarició sus labios con los suyos. Su toque con la boca cerrada, fue suave y ligero como una pluma. No había una lengua invasora que le recordara lo que pronto ocurriría.
    Una parte de su tensión se disolvió. Sus labios encontraron un sendero hacía la oreja. Besó el valle por debajo, tomó el lóbulo con su diminuto pendiente de plata suavemente entre sus dientes y después con los labios.
    Kit cerró los ojos para disfrutar de las sensaciones que despertaba en ella, y los abrió de golpe cuando el cogió sus muñecas y las extendió por encima de su cabeza.
    – No tengas miedo -susurró él acariciándole la suave piel exterior de sus brazos-. Te gustará. Te lo prometo.
    Él hizo una pausa al llegar a su codo, acariciándolo con el pulgar hacía delante y hacía atrás a través de su sensible piel.
    Todo lo que había pasado entre ellos tenía que haberla puesto cautelosa, pero mientras la acariciaba en deliciosos círculos que la hacían estremecer, el pasado se evaporaba y las exquisitas sensaciones del presente la tomaron presa.
    Él deslizó la sábana hasta su cintura y contempló lo que revelaba.
    – Tienes unos senos muy hermosos -murmuró él roncamente.
    Una mujer educada correctamente habría bajado los brazos pero Kit no había sido educada correctamente, y no conocía la modestia. Le vio bajar la cabeza, miró sus labios y sintió su cálido aliento en su sensible carne.
    Gimió cuando él rodeó en círculos el pequeño pezón con la lengua. Poco a poco, fue aumentando la presión. Ella arqueó el cuerpo y él abrió los labios para abarcar todo lo que ella le ofrecía. Tiernamente la succionó.
    Ella se encontró levantando los brazos y poniendo las manos en su cabeza, acercándolo más. Mientras con la boca torturaba un pezón, con la callosa mano se ocupaba del otro, apretándolo suavemente con el pulgar y el índice.
    Kit no conocía a los hombres, y no sabía que él estaba dando rienda suelta a su propia pasión, mientras le daba placer a ella. Todo lo que sabía era que la lengua sobre su pecho encendía todas las terminaciones nerviosas de su cuerpo.
    Él apartó la sábana y se puso a su lado. Otra vez su boca encontró la suya, pero esta vez no tuvo que persuadirla para abrirla. Sus labios le esperaban abiertos. De todas formas, él se tomó su tiempo, dejándola acostumbrarse a él.
    Mientras él jugaba con sus labios, las propias manos de Kit se volvieron inquietas. Colocó uno de sus pulgares sobre su pezón duro y plano.
    Con un gemido él metió las manos en su pelo húmedo, enredado y levantó su cabeza de la almohada. Sumergió su lengua en su boca y tomó posesión del interior caliente y resbaladizo.
    El lado salvaje que había sido siempre parte de su naturaleza encontró su pasión. Ella se arqueó debajo de él, extendiendo sus dedos sobre su pecho.
    El último vestigio de su autocontrol se rompió. Sus manos ya no se contentaban sólo con sus senos. Se desplazaron hacia abajo por su cuerpo hacía su vientre y después al sedoso y oscuro triángulo.
    – Ábrete para mí, dulzura -le susurró roncamente en su boca-. Déjame entrar.
    Ella se abrió. Sería inconcebible no hacerlo. Pero el acceso que ella ofrecía no era todavía bastante para él. Le acarició el interior de sus muslos hasta que ella pensó que se volvería loca. Finalmente sus piernas se abrieron lo suficiente para satisfacer su deseo.
    – Por favor -jadeó ella.
    Él la tocó entonces, a su rosa salvaje, el centro de su femineidad. Él la abrió suavemente de modo que no fuera tan difícil, tomándose su tiempo a pesar que la necesitaba con una locura como nunca había necesitado a una mujer.
    Entonces subió por su cuerpo, besando sus senos y su dulce y joven boca. Y ya, incapaz de contenerse más, se colocó entre sus piernas y suavemente la penetró.
    Ella se tensó. Él la apaciguó con sus besos y entonces con un empuje suave, se abrió camino a través del velo de su virginidad y le quitó su inocencia.
    Ella cayó hacía atrás al sentir un pequeño y agudo dolor. Hasta ahora, sólo había tenido placer. Le parecía una traición. Sus caricias la habían engañado. Habían prometido algo mágico, pero al final sólo había sido la promesa del diablo.
    Su mano le ahuecó la barbilla y giró su rostro. Ella le fulminó con la mirada, demasiado consciente que estaba enterrado profundamente en su interior.
    – Está bien, dulzura -murmuró él-. El dolor ya se acabó.
    Esta vez ella no le creyó.
    – Quizá para tí. ¡Retírate!
    Él sonrió profunda y alegremente. Sus manos volvieron a sus senos, y ella sintió como empezaban las sensaciones otra vez.
    Él comenzó a moverse dentro de ella, y ya no quiso que se retirara. Metió sus dedos en los firmes músculos de sus hombros y enterró la boca en su cuello para poder saborearlo con su lengua. Su piel sabía salada y limpia, y mientras más profundamente se movía dentro de ella, perforaba su matriz y su corazón, derritiendo sus huesos, su carne, incluso su alma.
    Ella se estiró, arqueándose y permitiéndole que la montara, durante el día y la noche, por espacio indefinido, agarrándose a él, a su dulce cuerpo masculino, a su miembro duro, entrando más y más profundamente en ella, llevándola más alto, lanzándola al brillo cegador del sol y la luna, dejándola colgando una eternidad y luego se rompió en un millón de astillas de luz y oscuridad, igualando su gran grito liberador con el suyo propio.

CUARTA PARTE

Katharine Louise

    Nada puede traerte la paz, salvo tú mismo
    Ralph Waldo Emerson "Confianza en sí mismo"

15

    Estaba sola en la gran cama cuando el ruido del pasillo la despertó. Parpadeó contra la luz del sol y se incorporó al comprender donde estaba. El repentino movimiento le provocó una mueca de dolor.
    Sophronia entró precipitadamente sin molestarse en llamar.
    – ¡Kit! Cariño, ¿estás bien? Magnus no me ha dejado salir antes, si no hubiera venido más temprano.
    Kit no pudo mirar a Sophronia a los ojos.
    – Estoy bien -retiró las sábanas. Su bata estaba encima de la cama. Cain debía haberla dejado allí.
    Mientras se la ponía, Sophronia se puso rígida. Kit la vio mirar detenidamente la pálida mancha en la sábana.
    – ¿Has pasado la noche con Magnus? -dijo rápidamente, tratando de desviar su atención.
    Sophronia retiró la mirada de la cama.
    – El Major no me dio otra opción. Magnus ha dormido en el porche.
    – Ya veo -Kit se dirigió hacía su propia habitación, como si todo estuviera normal-. Una noche agradable para dormir al aire libre.
    Sophronia la siguió. Kit comenzó a lavarse con el agua que Lucy le había llevado. Un pesado silencio se instaló entre ellas.
    Fue Sophronia quién lo rompió.
    – ¿Te ha hecho daño? Puedes contármelo.
    – Estoy muy bien -repitió Kit demasiado rápidamente
    Sophronia se sentó en la cama sin deshacer.
    – Nunca te he hablado de esto. No quería hacerlo, pero ahora…
    Kit se alejó de la jofaina.
    – ¿Qué pasa?
    – Yo… yo sé lo que es… que te haga daño un hombre… -se retorcía las manos en su regazo.
    – Oh, Sophronia…
    – Yo tenía catorce años la primera vez. Él… él era un hombre blanco. Después deseé morirme, me sentía sucia. Y durante aquel verano siempre me encontraba, no importaba lo intensamente que tratara de esconderme. "Tú, chica, me llamaba, ven conmigo".
    Los ojos de Kit se llenaron de lágrimas. Se precipitó al lado de su amiga y se arrodilló a su lado.
    – Lo siento. Nunca lo supe.
    – No quería que lo supieras.
    Kit se llevó la mano de Sophronia a la mejilla.
    – ¿No pudiste ir a mi padre y contarle lo que estaba ocurriendo?
    A Sophronia le llamearon las ventanas la nariz, y retiró la mano.
    – Él sabía lo que estaba ocurriendo. Los blancos siempre sabían lo que les pasaba a las esclavas que poseían.
    Kit se alegró de no haber desayunado aún, porque lo habría vomitado. Siempre había escuchado esas historias, pero trataba de convencerse que nada de eso ocurría en Risen Glory.
    – No te estoy contando esto para hacerte llorar -Sophronia puso el pulgar en una de las lágrimas de Kit.
    Kit pensó en los argumentos sobre los Derechos de los Estados que durante años siempre había esgrimido cuando alguien le decía que la guerra había sido a causa de la esclavitud. Ahora entendía porqué esos argumentos eran tan importantes para ella. Le habían impedido ver una verdad que no estaba preparada para afrontar.
    – Es tan perverso. Tan horrible.
    Sophronia se levantó y se alejó.
    – Estoy haciendo todo lo posible por olvidarlo. Ahora mismo, tú eres quién me preocupa.
    Kit no quería hablar de ella. Volvió a la jofaina, comportándose como si su mundo fuera el mismo que el día anterior.
    – No tienes que preocuparte por mí.
    – Vi la expresión de tu cara cuando te metía en la casa. No se necesita mucha imaginación para saber que lo pasaste mal. Pero, escúchame, Kit, no puedes guardarte todo eso en tu interior. Debes dejarlo salir para que no te afecte.
    Kit trató de pensar en algo que decirle, especialmente después de lo que Sophronia le había revelado. ¿Pero cómo podría hablar de algo que no comprendía?
    – No importa lo malo que fuera -dijo Sophronia-, puedes hablarme claramente, te entiendo cariño. Puedes decírmelo.
    – No, tú no entiendes.
    – Lo hago. Sé como es. Lo sé.
    – No, no lo sabes -Kit se giró-. No fue tan horrible como lo tuyo. No fue malo en absoluto -terminó suavemente.
    – Quieres decir que él no te hizo…
    Kit tragó saliva y asintió.
    – Sí lo hizo.
    El rostro de Sophronia volvió a palidecer.
    – Yo… yo no debería tener… -le faltaban las palabras-. Tengo que volver a la cocina. Patsy no se encontraba bien ayer.
    Sus enaguas hicieron un suave frufrú mientras salía de la habitación.
    Kit miró con detenimiento la puerta, sintiéndose culpable y enferma. Finalmente se obligó a terminar de vestirse. Metió la mano en el armario y sacó lo primero que tocó, un bombasí a rayas rosas y blancas.
    Había perdido una peineta, de modo que se ató los rizos con una cinta anaranjada que encontró en el cajón. No hacía juego con el vestido, pero no lo notó.
    Cuando llegaba al vestíbulo, se abrió la puerta principal y entraron Cain y Miss Dolly. Kit inmediatamente fue engullida en un abrazo con olor a menta.
    – ¡Oh mi dulce, dulce querida! Este es el día más feliz de mi vida, sin duda lo es. Y pensar que tú y el Major estabais enamorados y yo sin sospechar nada.
    Era la primera vez que oía a Miss Dolly llamar Major voluntariamente a Baron. La miró más detenidamente, dándole una excusa para evitar mirar a Cain.
    – Ya he regañado al Major por haberme mantenido al margen, y también debería regañarte a tí, pero estoy demasiado contenta -la vieja dama se llevó las manos a su corpiño de volantes-. Sólo mírela Major, con su bonito vestido y la cinta en el pelo. Aunque podrías haber escogido otro color, Katharine Louise. Esa de satén rosa que tienes aunque tal vez no esté bien planchada. Y ahora, tengo que ir a pedirle a Patsy que prepare una tarta.
    Con un beso rápido en la mejilla de Kit, se dirigió a la cocina. Cuándo el ruido de sus diminutos tacones en el suelo de madera se perdieron, Kit se obligó a mirar a su marido.
    Podría haber estado mirando a un extraño. Su rostro estaba carente de expresión y sus ojos distantes. La pasión que habían compartido la noche anterior podría haber estado sólo en su imaginación.
    Buscó algún rastro de ternura, algún reconocimiento de la importancia de lo que había ocurrido entre ellos. La recorrió un escalofrío cuando no encontró nada. Debería haber sabido que las cosas serían así con él. Había sido tonta al esperar algo más. Igualmente se sintió traicionada.
    – ¿Por qué te llama Major Miss Dolly? -le hizo esa pregunta, ya que no se atrevía con las otras-. ¿Qué le has dicho?
    Él dejó el sombrero en la mesa de vestíbulo.
    – Le dije que nos habíamos casado. Y añadí que si continuaba creyendo que soy el General Lee, debería resignarse al hecho que tú estabas viviendo con un bígamo, pues el General está casado desde hace años.
    – ¿Cómo reaccionó ella?
    – Lo aceptó, sobre todo cuando le recordé que mi cartilla militar no era para avergonzarse.
    – ¿Tu cartilla militar? ¿Cómo has podido asustarla así? -finalmente tenía un motivo para airear su dolor-. Si la has intimidado…
    – No parecía asustada. Se puso bastante contenta al escuchar como serví valientemente a las órdenes del General Beauregard.
    – Beauregard luchó por la Confederación.
    – Compromiso, Kit. Quizá algún día aprenderás el valor de eso -él se dirigió a los escalones y luego se detuvo-. Me voy a Charleston dentro de una hora. Magnus se quedará aquí por si necesitas cualquier cosa.
    – ¿A Charleston? ¿Te marchas hoy?
    Sus ojos se burlaron de ella.
    – ¿Acaso esperas una luna de miel?
    – No, desde luego que no. ¿Pero no crees que va a parecer un poco extraño que te vayas solo un día después de… nuestra boda?
    – ¿Desde cuándo te importa lo que piense la gente?
    – No me importa. Sólo estaba pensando en Miss Dolly y su tarta -su ira se inflamó-. Vete a Charleston. Por lo que a mí respecta, puedes irte al infierno.
    Ella pasó por delante de él y salió por la puerta de la calle. Tenía la esperanza que la siguiera. Quería pelear, entablar una rabiosa pelea para desfogar su tristeza. Pero la puerta permaneció cerrada.
    Fue hacía el roble detrás de la casa y se apoyó contra una de las grandes ramas caídas. ¿Cómo iba a sobrevivir siendo su esposa?

***

    Durante los siguientes días, permaneció lejos de la casa tanto como le fue posible. Al amanecer, se ponía los pantalones y montaba a Tentación recorriendo la plantación de lado a lado, evitando la zona del molino. Hablaba con las mujeres sobre sus jardines, con los hombres sobre la cosecha de algodón, y caminaba entre las largas filas de plantas hasta que el sol de la tarde la conducía a su refugio en los bosques o a la orilla del estanque.
    Pero el estanque había dejado de ser su santuario. Le había estropeado eso también. Mientras se sentaba bajo los sauces, pensaba como le había quitado todo: su casa, su dinero, y finalmente su cuerpo. Sólo que eso se lo había dado libremente.
    A veces los recuerdos la llenaban de rabia. Otras veces se sentía nerviosa e inquieta. Cuando esto ocurría, sacaba a Tentación y cabalgaba hasta acabar extenuada.
    Un día seguía a otro. Kit nunca había sido una cobarde, pero no encontraba el coraje para afrontar a sus visitantes, de modo que los dejaba con Miss Dolly. Aunque sabía que los Cogdell nunca revelarían los detalles de su horrible boda, el resto era también bastante deprimente. Se había casado con el enemigo con una prisa que los tendría contando con los dedos los próximos meses. Igual de embarazoso era el hecho que su marido la había abandonado el día después de la boda, y lo peor es que no tenía la más mínima idea de cuándo regresaría.
    Sólo una vez había aceptado recibir una visita, y fue el sábado por la tarde cuándo Lucy le anunció que el señor Parsell estaba abajo. Brandon sabía lo que pensaba de Cain, de modo que debía suponer que la había forzado a contraer matrimonio. Quizá había pensado en una forma de ayudarla.
    Rápidamente se cambió los pantalones por un vestido que había llevado el día anterior y bajó deprisa al salón. Él se levantó del sofá para recibirla.
    – Señora Cain -le hizo una ceremoniosa reverencia-. He venido a extenderte mis felicitaciones así como los mejores deseos de parte de mi madre y mis hermanas. Espero que el Major Cain y tú seáis muy felices.
    Kit sintió una histérica burbuja de risa crecer en su interior. Él se comportaba como si no hubiera habido nada entre ellos, como si fueran unos amigos distantes.
    – Gracias, señor Parsell -respondió, tratando de poner el mismo tono.
    Sostenida por su orgullo, jugó impecablemente el papel para el cual la Academia Templeton la había entrenado. Durante los veinte minutos siguientes, habló de los rosales que crecían cerca de la entrada de la casa, la salud del presidente del Banco de Ciudadanos y Plantadores, y la posibilidad de comprar una nueva alfombra para la iglesia.
    Él respondió a cada tema y ni una sola vez intentó referirse a alguno de los acontecimientos que habían compartido menos de una semana antes. Cuándo se despidió, exactamente veinte minutos después de su llegada, se preguntó por qué le había llevado tanto tiempo admitir que era un completo idiota.
    Pasó la tarde acurrucada en un sillón en la sala de estar, con su viejo y gastado libro de los Ensayos de Emerson en el regazo. Enfrente tenía el escritorio de caoba donde Sophronia trabajaba con las cuentas de la casa. Cain esperaría que ahora ella asumiera el control, pero Sophronia no apreciaría su interferencia, y Kit no tenía ningún interés en contar manteles. Ella no quería llevar la casa. Ella quería llevar las tierras.
    Cuando llegó la noche, Kit se hundió más profundamente en su desesperación. Él podría hacer lo que quisiera con su plantación, y no podría impedírselo. Aunque él se preocupaba más por el molino que por los campos. Tal vez decidiera cortar los campos para hacer un camino. Y además era un jugador. ¿Y si despilfarraba el dinero de su fideicomiso? ¿Y si decidía vender la tierra para conseguir dinero en efectivo?
    El reloj del vestíbulo tocó la medianoche y sus pensamientos se volvieron aún más lúgubres. Cain era un nómada y ya había vivido allí tres años. ¿Cuánto tardaría en decidir vender Risen Glory y marcharse a otro lugar?
    Trató de convencerse que Risen Glory estaba segura por ahora. Cain estaba preocupado por trabajar en el molino, de modo que no era probable que hiciera nada drástico de forma inmediata. Aunque estaba en contra de su naturaleza, debía tener paciencia.
    Sí, Risen Glory estaba segura pero, ¿y ella? ¿Qué pasaba con el torrente de calor que hacía hervir su sangre cuando él la tocaba? ¿O la agitación interior que sentía siempre que lo miraba? ¿Se estaba repitiendo la historia? ¿La sangre Weston llamaba a la sangre Cain como había ocurrido ya una vez, en la unión que casi había destruido Risen Glory?
    – ¿Katharine Louise por qué no estás en la cama? -Miss Dolly estaba de pie en la puerta, con su gorro de dormir torcido y un gesto de preocupación en la cara.
    – Me siento inquieta. Lamento haberla despertado.
    – Déjame darte un poco de láudano, querida. Así podrás dormir.
    – No lo necesito.
    – Claro que sí, Katharine. No seas obstinada.
    – Está bien -acompañó a Miss Dolly arriba pero la mujer mayor rechazó dejarla sola hasta que Kit tomó varias cucharaditas de láudano.
    Se durmió, sólo para ser asaltada por gran cantidad de imágenes producidas por el opio. Hacía el amanecer, un gran león dorado vino a ella. Olió a su macho, olor a selva, pero en lugar de sentir miedo, enterró los dedos en su melena y lo acercó más a ella.
    Gradualmente, el león se transformó en su marido. Él susurró palabras de amor y comenzó a acariciarla. A través del sueño, ella sintió su piel. Era cálida y tan húmeda como la suya.
    – Voy a poseerte ahora -susurró su marido del sueño.
    – Sí -murmuró ella.
    Él la penetró entonces y su cuerpo ardió en combustión. Se movió con él, subió con él, y justo antes que las llamas la consumieran, gritó su nombre.
    Todavía sentía los efectos del sueño provocado por el láudano cuando despertó por la mañana. Miró fijamente la seda rosa y verde del dosel, tratando de desprenderse del atontamiento que producía los efectos secundarios de la medicina. Pareció tan real… el león dorado que se había convertido bajo sus manos en…
    Rápidamente se incorporó en la cama.
    Cain estaba afeitándose tranquilamente delante del espejo colgado sobre la jofaina. Llevaba sólo una toalla blanca cubriéndole las caderas.
    – Buenos días.
    Ella le fulminó con la mirada.
    – Vete a tu propia habitación a afeitarte.
    Él se giró y miró con inequívoco placer sus senos.
    – Aquí es mejor el paisaje.
    Comprendió que la sábana se le había caído hasta la cintura, y rápidamente se la subió hasta la barbilla. Entonces vio su camisón arrugado en el suelo. Él se rió cuando la vio contener el aliento. Ella levantó la sábana y se tapó hasta la cabeza.
    Estaba claro. La humedad entre sus muslos no era imaginaria.
    – Fuiste una gata salvaje anoche -dijo él claramente divertido.
    Y él había sido un león.
    – Estaba drogada -replicó ella-. Miss Dolly me hizo tomar láudano. No me acuerdo de nada.
    – Entonces supongo que tendrás que fiarte de mi palabra. Fuiste dulce y sumisa, y me dejaste hacer todo lo que quise.
    – ¿Quién está soñando ahora?
    – Anoche tomé lo que me pertenece -dijo él en un tono deliberado-. Es bueno para tí que tu libertad sea cosa del pasado. Evidentemente necesitas una mano firme.
    – Y tú, evidentemente, necesitas una bala en el corazón.
    – Sal de la cama y ponte un vestido, esposa. Ya te has escondido demasiado.
    – Yo no me he escondido.
    – Eso no es lo que he oído -él se aclaró la cara y cogió una toalla para secarse-. Ayer vi a una de nuestras vecinas en Charleston. Con evidente placer me informó que no estás recibiendo a las visitas.
    – Perdóname si no estoy ansiosa por escuchar a todo el mundo chasquear sus lenguas porque me he casado con un yanqui, que además me ha abandonado un día después de mi boda.
    – ¿Eso es lo que realmente te duele, no? -dejó la toalla-. No tuve elección. El molino debe ser reconstruido para la cosecha de este año, y necesitaba encontrar suministro de madera y contratar carpinteros.
    Él caminó hacía la puerta.
    – Quiero que te vistas y estés abajo en media hora. El coche estará esperando.
    Ella lo miró con desconfianza.
    – ¿Para qué?
    – Es domingo. El señor y la señora Cain van a la iglesia.
    – ¡A la iglesia!
    – Así es, Kit. Esta mañana vas a afrontarlos a todos, y dejarás de comportarte como una cobarde.
    Kit se puso en pie de un salto llevando la sábana consigo.
    – ¡Yo no he sido una cobarde en mi vida!
    – Cuento con ello -y desapareció por la puerta.
    Nunca lo admitiría, pero él tenía razón. No podía continuar escondiéndose más. Maldiciendo entre dientes, echó la sábana a un lado y se lavó.
    Decidió llevar el vestido de nomeolvides en muselina azul y blanco que había llevado la primera noche de su regreso a Risen Glory. Después de ponérselo, se hizo un moño flojo, complementado con un casquete de satén beige y azul sobre la cabeza. Joyas, sólo llevaba su detestado anillo de boda y unos pequeños pendientes de labradoritas.
    Era una mañana cálida y los parroquianos no habían entrado aún en la iglesia. Mientras se iban acercando en el carruaje de Risen Glory, Kit podía ver todas las cabezas girarse. Sólo los niños jugando en un alarde de energía eran indiferentes a la llegada de Baron Cain y su novia.
    Cain ayudó a bajar a Miss Dolly, y extendió el brazo para tratar de ayudar a Kit. Pero ella se apartó elegantemente, y cuando él ya retiraba el brazo, se acercó. Con lo que esperaba fuera una sonrisa íntima, deslizó primero una mano y después la otra encima de su brazo y se aferró a él en una pose de mujercita cariñosa y desvalida.
    – Vas a comportarte, ¿de acuerdo? -murmuró él.
    Ella le dirigió una ardiente sonrisa y susurró entre dientes.
    – Sólo hago mi papel, y tú puedes irte al infierno.
    La señora Rebecca Whitmarsh Brown fue la primera que la alcanzó.
    – Hola, Katharine Louise no esperábamos verte esta mañana. Eso por no hablar de tu repentino matrimonio con el Major Cain. Nos sorprendió muchísimo, no es cierto, Gladys?
    Los ojos de su hija Gladys estaban fijos en Cain, y por su expresión, Kit dedujo que yanqui o no, no le había hecho ninguna gracia verse relegada por una jovencita como Kit Weston.
    Kit presionó la mejilla en el brazo de Cain.
    – Hola señora Brown, Gladys. Sí, creo que sorprendió a muchos. Pero no a todo el mundo, pues mucha gente adivinó tras mi regreso a Risen Glory lo que sentíamos el uno por el otro. Aunque él, al ser un hombre, fue capaz de esconder sus verdaderos sentimientos mejor que yo, ya saben que las mujeres esas cosas no podemos esconderlas.
    Cain hizo un sonido ahogado e incluso Miss Dolly parpadeó.
    Kit suspiró y chasqueó la lengua.
    – Traté de combatir nuestra atracción… el Major era un intruso yanqui, y además uno de nuestros enemigos más perversos. Pero como escribió Shakespeare, "el amor conquista todas las cosas". ¿No es así, querido?
    – Creo que eso lo escribió Virgil, querida -contestó él -. No Shakespeare.
    Kit sonrió a las mujeres.
    – ¿No creen que es un hombre muy inteligente? ¿Nunca pensaron que un yanqui supiera tanto, verdad? Ya sabemos lo vacías que tienen sus cabezas.
    Él apretó su brazo en lo que parecía un gesto cariñoso, pero que en realidad era un aviso para que no siguiera.
    Ella se abanicó el rostro.
    – ¡Bueno, que calor! Baron, querido, será mejor que pasemos dentro, que hace más fresco. Parece que no me sienta bien el calor esta mañana.
    Apenas habían salido las palabras de su boca y una docena de pares de ojos se posaban en su cintura.
    Esta vez la malvada sonrisa de Cain, era inequívoca.
    – Desde luego, querida. Entremos rápidamente -la condujo hacía las escaleras, con el brazo alrededor de sus hombros como si llevara una delicada flor, y su fruto necesitara protección.
    Kit sintió los ojos de los parroquianos fijos en su espalda y los pudo imaginar contando mentalmente los meses. Déjalos que cuenten, se dijo. Pronto verían que estaban equivocados.
    Pero entonces le llegó un pensamiento horrible.

***

    La curandera había vivido siempre en una casucha desvencijada en lo que habían sido las tierras de los Parsell durante más tiempo del que alguien pudiera recordar. Algunos decían que el viejo Godfrey Parsell, el abuelo de Brandon, la había comprado en un mercado de esclavos en Nueva Orleans. Otros decían que había nacido en Holly Grove y era en parte Cherokee. Nadie sabía con exactitud los años que tenía y si tenía algún nombre.
    Blancas o negras, todas las mujeres del condado habían ido a verla en algún momento de sus vidas. Podía curar las verrugas, predecir el futuro, hacer pociones de amor y determina el sexo de los niños aún no nacidos. Kit sabía que era la única que podía ayudarla.
    – Buenas tardes curandera. Soy Kit Weston… Katharine Louise Cain ahora… la hija de Garrett Weston. ¿Me recuerda?
    La puerta crujió al abrirse y apareció una cabeza canosa.
    – Eres la joven de Garrett Weston. Has crecido -la anciana dejó salir un cacareo seco, quebrado-. Sin duda tu padre estará quemándose en el fuego del infierno.
    – Seguramente. ¿Puedo pasar?
    La anciana se apartó de la puerta, y Kit entró al interior de una pequeña y limpia habitación, a pesar de su desorden. Los manojos de cebollas, hierbas y ajos colgaban de las vigas, muebles desiguales llenaban los rincones y al lado de la única ventana de la casa había una rueca. Una de las paredes de la habitación estaba llena de estanterías de madera inclinadas en el centro por el peso de distintas vasijas de barro y otros tarros.
    La curandera revolvió el fragrante contenido de una cacerola que tenía colgando de un gancho de hierro sobre el fuego. Después se sentó en una mecedora junto a la chimenea. Como si estuviera sola, empezó a mecerse y canturrear con una voz tan seca como las hojas caídas.
    – Hay un bálsamo en Gilead…
    Kit se sentó en la silla más próxima a ella, era vieja y tenía el asiento hundido, y escuchó. Desde la reunión en la iglesia de esa mañana, había tratado de pensar que haría si tuviera un bebé. La ataría a Cain para el resto de su vida. No podía dejar que sucediera eso, no mientras todavía tuviera alguna posibilidad, algún milagro que le devolviera su independencia y pusiera todo en orden otra vez.
    Tan pronto como volvieron de la iglesia, Cain desapareció pero Kit no pudo escaparse hasta mucho después esa tarde, cuando Miss Dolly subió a su dormitorio a leer la Biblia y dormir la siesta.
    La curandera dejó finalmente de cantar.
    – Niña, cuéntale tus problemas a Jesús, Él te indicará el camino a seguir para mejorar tu vida.
    – No creo que Jesús pueda hacer mucho por solucionar mi problema.
    La señora alzó la vista al techo y cacareó.
    – ¿Señor? ¿Estás escuchando a esta niña?-la risa agitó su huesudo pecho-. Ella desprecia tu ayuda. Cree que la curandera puede ayudarla, pero no Jesucristo, tu hijo.
    Sus ojos comenzaban a llorarle por la risa y se los secó con la esquina del delantal.
    – Oh Señor -cacareó de nuevo- esta niña… ella es tan joven.
    Kit se inclinó hacía adelante y tocó la rodilla de la anciana.
    – Necesito seguridad, curandera. Ahora no puedo tener un hijo. Por eso he venido a verla. Le pagaré bien si me ayuda.
    La anciana dejó de mecerse y miró a Kit a la cara por primera vez desde que había entrado en su casa.
    – Los hijos son una bendición del Señor.
    – Son una bendición que yo no deseo -el calor en la pequeña casa era opresivo y se levantó-. Cuando era niña, oía a las esclavas hablando. Decían que a veces usted las ayudaba para evitar tener más hijos, aunque ponía en peligro su vida por ello.
    La curandera estrechó los ojos y la miró con desprecio.
    – Los hijos de aquellas esclavas eran vendidos y mandados lejos. Tú eres blanca. No debes preocuparte de que arranquen a tu hijo de tus brazos y no vuelvas a verlo nunca más.
    – Lo sé. Pero no puedo tener un bebé. No ahora.
    De nuevo la anciana comenzó a mecerse y a canturrear.
    – Hay un bálsamo en Gilead que cura todos los males. Hay un bálsamo en Gilead…
    Kit caminó hacía la ventana. Estaba perdiendo el tiempo. La curandera no la ayudaría.
    – Ese yanqui. Puede llevar el demonio consigo, pero también tiene bondad.
    – Mucho de demonio y poco de bondad, creo yo.
    La vieja se rió entre dientes.
    – Un hombre así, tiene una semilla fuerte. Tendré que hacer un remedio poderoso para combatirla.
    Se levantó con dificultad de la mecedora y fue arrastrando los pies hacía las estanterías, dónde miró en uno de los frascos y luego en otro. Finalmente vertió una generosa cantidad de polvo grisáceo en un tarro de mermelada vacío y lo tapó con un trozo de tela que ató con una cuerda.
    – Agítalo antes de poner una cucharadita en un vaso de agua y bebértelo todas las mañanas, después de haber pasado la noche con él.
    Kit cogió el tarro y le dio un abrazo rápido y agradecido.
    – Gracias -sacó varios dólares que se había metido en el bolsillo y se los puso en la mano.
    – Haz lo que la curandera te dice, señorita. Yo sé lo que es mejor.
    Y entonces soltó otro jadeante cacareo, y volvió junto al fuego, riéndose en silencio de una broma que sólo ella conocía.

16

    Estaba en la biblioteca subida en una escalera de mano, tratando de coger un libro, cuando oyó abrirse la puerta principal. En el salón, el reloj del abuelo tocó las diez. Sólo una persona abría la puerta así. Toda la tarde había estado nerviosa esperando su vuelta.
    Esa tarde, cuando regresaba de la casa de la curandera le había visto a lo lejos. Como era domingo, estaba trabajando sólo en el molino. Se había quitado la camisa, y descargaba material que había traído de Charleston.
    – ¡Kit!
    La luz de la biblioteca la había delatado y por el sonido de su bramido, no estaba de buen humor.
    La puerta de la biblioteca voló sobre sus bisagras. Su camisa estaba manchada de sudor y el pantalón sucio remetido en las botas embarradas que seguramente habían dejado manchas en el vestíbulo. Sophronia no estaría feliz por eso.
    – Cuando te llame, quiero verte inmediatamente -gruñó él.
    – Eso si tuviera alas -dijo ella, pero el hombre no tenía ningún sentido de humor.
    – No me gusta tener que buscarte por todos lados cuando vuelvo a casa.
    Él estaba siendo tan terco que ella casi sonrió.
    – Tal vez debería llevar un cascabel. ¿Quieres algo?
    – Por supuesto que quiero algo. En primer lugar, un baño y ropa limpia. Después la cena. En mi habitación.
    – Llamaré a Sophronia -incluso mientras lo decía, sabía que él no lo aprobaría.
    – Sophronia no es mi esposa. Ella no es la culpable de que haya pasado las seis últimas horas descargando material, algo que no habría ocurrido si tú no tuvieras afición por los fósforos -él se apoyó contra el marco de la puerta, desafiándola a que discutiera-. Tú te ocuparás de mí.
    Ella intentó combatir su mal humor con una sonrisa.
    – Será un placer. Prepararé tu baño.
    – Y la cena.
    – Por supuesto.
    Mientras pasaba a su lado para dirigirse a la cocina, fantaseó con la idea de montar a Tentación y marcharse lejos, para siempre. Pero eso dejaría Risen Glory en manos de su temperamental marido.
    Sophronia no estaba por ninguna parte, de modo que ordenó a Lucy que se ocupara del baño para Cain, y fue a prepararle algo de comer. Pensó en servirle matarratas, pero finalmente se decidió por el plato que Patsy había dejado tapado con un paño de cocina, para mantenerlo caliente. Retiró el paño para que estuviera frío cuándo se lo subiera.
    Lucy apareció jadeante en la puerta.
    – El señor Cain dice que quiere verla arriba ahora mismo.
    – Gracias, Lucy.
    Mientras llevaba el plato de comida arriba, sopló al estofado caliente varias veces, esperando enfriarlo un poco más. Incluso había pensado en vaciar un salero, pero no le quería tan mal. Él podía ser el mismo diablo, pero hoy había trabajado duro. La comida tibia, sería su único castigo.
    Cuando entró en la habitación, vio a Cain sentado en una silla, todavía completamente vestido. Parecía tan malhumorado como un león con una espina en la pata.
    – ¿Dónde demonios estabas?
    – Ocupándome de tu cena, queridísimo.
    Él estrechó los ojos.
    – Ayúdame con mis malditas botas.
    Aunque sus botas estaban cubiertas de fango, él fácilmente podría habérselas quitado sólo, pero tenía ganas de fastidiarla. Normalmente habría estado encantada de combatirlo, y ya que él tenía ganas de pelea, decidió ser perversa.
    – Desde luego, cariño mío -pasó a su lado, le dio la espalda y se sentó a horcajadas sobre su pierna-. Si haces fuerza, saldrá más fácilmente.
    La única forma en que podría hacer fuerza era poniendo su otra bota lodosa en su trasero. Pero ella sospechaba que eso era demasiado, incluso para él.
    – No importa, me quitaré las malditas botas yo mismo.
    – ¿Estás seguro? Vivo para servirte.
    Él le dirigió una mirada oscura, murmuró algo entre dientes, y se quitó las botas. Cuando se levantó para quitarse la ropa, ella se ocupó en ordenar un poco la habitación.
    Escuchó el sonido de su ropa caer al suelo, y después el ruido del agua cuándo se metió en la tina.
    – Ven aquí y frótame la espalda.
    Sabía que había sido demasiado brusco antes y trataba de compensarla. Ella se volvió y lo vio sentado en la tina, el brazo apoyado en el borde, y una pierna mojada colgando sobre el otro borde.
    – Primero quítate el vestido para que no te lo mojes.
    Esta vez estaba seguro que ella lo desafiaría, que le daría una excusa para ser aún más desagradable. Pero no iba a ganar fácilmente, especialmente cuando ella llevaba debajo una modesta camisola interior, junto con varias enaguas. Evitó mirar el agua de la bañera mientras se desabotonaba el vestido.
    – Qué considerado eres.
    El agua debía haberlo apaciguado, porque sus ojos perdieron su mirada penetrante, y brilló con un destello de picardía.
    – Gracias por notarlo. Ahora frota mi espalda.
    Podía complacerlo. Se la frotaría a conciencia.
    – ¡Ouch!
    – Lo siento -dijo inocentemente desde su posición detrás de él-. Pensaba que eras más resistente.
    – No olvides mi pecho -dijo él de forma vengativa.
    Eso sería complicado, y él lo sabía. Ella se había mantenido prudentemente detrás de él, y sería difícil frotarle el pecho desde esa posición. Con cautela se puso delante de él.
    – No puedes hacerlo bien desde ahí, -cogió su muñeca y la tiró al lado de la bañera, mojando en el proceso la parte frontal de su camisola.
    Evitando mirar hacía abajo, puso la esponja en su pecho y empezó a enjabonar el vello que se lo cubría. Hizo todo lo posible para no demorarse demasiado, pero esos sólidos músculos la tentaban. Le encantaba delinearlos.
    Se puso de cuclillas y uno de los alfileres del pelo cayó a la tina, provocando que un mechón de cabello tocara el agua. Cain lo alcanzó y se lo puso detrás de la oreja. Sus ojos se paseaban de su cara a sus pechos. Ella sabía que su camisola mojada se trasparentaba.
    – Voy a… voy a prepararte la mesa para que puedas comer después de secarte.
    – Hazlo -dijo él con voz ronca.
    Ella se retiró y se tomó su tiempo poniendo la comida en la mesa junto a la chimenea. Podía oírlo secarse. Cuándo el ruido cesó, se giró cautelosamente hacía él.
    Sólo se había puesto unos pantalones y el pelo húmedo lo había peinado de cualquier manera. Se lamió los labios nerviosamente. El juego había cambiado sutilmente.
    – Lamento que la comida esté un poco fría, pero estoy segura que estará deliciosa -se desplazó hacia la puerta.
    – Siéntate, Kit. No me gusta comer sólo.
    Se sentó frente a él de mala gana. Él comenzó a comer, y mientras lo miraba, la cama de cuatro postes en el rincón de la habitación, parecía crecer en su imaginación, llenando toda la habitación. Necesitaba distraerse.
    – Seguro que ahora esperas que asuma las responsabilidades de Sophronia, pero…
    – ¿Por qué querrías hacer eso?
    – No he dicho que quiera. Puedo cocinar, pero soy terrible con el resto.
    – Entonces deja que Sophronia se encargue.
    Ella estaba preparaba por si él no lo aceptaba, por el contrario, se mostraba totalmente razonable.
    – Quiero que te ocupes sólo de una cosa de la casa. Además de atenderme a mí, desde luego.
    Ella se tensó. Aquí estaba. Algo que sabía que ella detestaría.
    – Una zorra entró en el gallinero anoche. Mira a ver si puedes rastrearlo. Estoy seguro que disparas mejor que muchos hombres de por aquí.
    Ella le miró fijamente.
    – Y si necesitamos comida, deberás proporcionarla tú misma. Ahora mismo con la reconstrucción del molino, apenas tengo tiempo para eso.
    Ella no podía creer lo que estaba escuchando y le odió por entenderla tan bien. No habría tenido nunca este tipo de libertad como esposa de Brandon. Pero Brandon no la habría mirado nunca como Cain la estaba mirando ahora.
    La cama parecía más grande. Los hombros se le tensaron. Estudió los brillantes prismas que colgaban del globo de la lámpara sobre la mesa, después paseó la mirada sobre los libros que tenía cerca de la cama.
    La cama.
    Sus ojos le miraron las manos. De palma ancha, con dedos largos. Las manos que habían acariciado su cuerpo y tocado cada curva. Los dedos que habían explorado su…
    – ¿Pan?
    Se sobresaltó. Él le ofrecía un trozo de pan que no había comido.
    – No. No, gracias -ella luchó por mantener la calma-. Miss Dolly estaba muy alterada hoy. Ahora que no necesito una chaperona, teme que la envíes lejos -lo miró tercamente-. Le he dicho que no harías algo así. Y que podría permanecer aquí mientras ella quiera.
    Esperaba que protestase, pero él simplemente se encogió de hombros.
    – Supongo que ahora lo queramos o no, Miss Dolly nos pertenece. Tal vez sea lo mejor. Ya que a ninguno de los dos nos importan un bledo los convencionalismos, ella nos mantendrá respetables.
    Kit se levantó como un resorte de la silla.
    – ¡Deja de ser tan razonable!
    – De acuerdo. Quítate la ropa.
    – No. Yo…
    – ¿No pensarías que el baño y la cena era todo lo que quería?, ¿verdad?
    – Si esperas algo más, tendrás que forzarme.
    – ¿De veras? -él se inclinó perezosamente en la silla y la miró-. Desabróchate esos cordones. Quiero mirarte mientras te desnudas.
    Ella se escandalizó al sentir un rubor de emoción, y luchó contra eso.
    – Voy a acostarme. Sola.
    Mientras Cain la veía dirigirse a la puerta, pudo ver la lucha que estaba manteniendo consigo misma. Ahora que había probado la pasión, le deseaba tanto como él a ella, pero lucharía antes de admitirlo.
    Era tan condenadamente hermosa que le dolía con sólo mirarla. ¿Esta debilidad es la que su padre había sentido con su madre?
    El pensamiento lo heló. Había querido presionarla esta noche para provocar ese carácter que siempre le fastidiaba. Debería haber sabido que ella era una adversaría demasiado poderosa para moldearla tan fácilmente en sus manos.
    Pero era más que el deseo de hacerla salirse de sus casillas lo que había incitado su grosero comportamiento. Había querido infligirle una pequeña herida, humillarla, algo que demostrara lo poco que le preocupaban sus sentimientos. Una vez que ella entendiera eso, se sentiría seguro al cogerla en sus brazos y hacerle el amor.
    Todavía tenía intención de hacerle el amor. Pero no como quería, con ternura y delicadeza. No era tan tonto.
    Se levantó y fue hacía la habitación de ella. Había cerrado la puerta con llave, desde luego. No esperaba menos. Con un poco de paciencia, podría abatir su resistencia, pero no se sentía paciente y abrió la puerta de una única patada.
    Ella todavía llevaba su ropa interior aunque se había aflojado la cinta de su camisola interior, y su pelo de seda negra colgaba libremente sobre sus hombros de marfil. Las ventanas de su nariz llamearon.
    – ¡Vete! No me siento bien.
    – Pronto te sentirás mejor -la cogió en brazos y la llevó a su cama, dónde ella pertenecía.
    – ¡No voy a hacerlo!
    Él la tiró en la cama. Ella aterrizó en un montón de enaguas y furia.
    – Harás lo que yo te diga.
    – Limpiaré tus botas, te maldeciré y prepararé tu cena. Pero eso es todo.
    Él habló con calma, contra la furia de su sangre.
    – ¿Con quién estás más enfadada? ¿Conmigo por hacértelo? ¿O contigo por querer que te lo haga?
    – Yo no… yo no quiero…
    – Sí que quieres.
    Él se deshizo de sus ropas y su resistencia se fundió con las primeras caricias.
    – ¿Por qué tiene que ser así? -susurró ella.
    Él enterró la cara en su pelo.
    – Porque no podemos evitarlo.
    Fue una reunión de cuerpos, no de almas. Encontraron satisfacción, pero eso fue todo. Exactamente como él quería.
    Excepto que más tarde, nunca se había sentido tan vacío.
    Rodó sobre su espalda y miró el techo con detenimiento. Las escenas de su violenta e infeliz niñez, relampaguearon ante él. Su padre había perdido algo más que su dinero y a su esposa. Había perdido su orgullo, su honor y por último, su virilidad. Y Cain estaba obsesionándose con Kit, tanto como Nathaniel Cain lo había estado con Rosemary.
    La comprensión lo aturdió. Su lujuria por esta mujer lo estaba atontando.
    Respiró profundamente, inquieto. Kit podía desearlo, pero ese deseo no era tan fuerte como su pasión por Risen Glory. Y debajo de su deseo, ella lo odiaba tanto como antes.
    Justo entonces, comprendió lo que debía hacer, y el conocimiento fue como un cuchillo en sus intestinos. Desesperadamente, intentó encontrar otra salida, pero no había ninguna. No dejaría que una mujer le robara su virilidad, y eso significaba que no podría tocarla. Ni mañana, ni la próxima semana, ni el próximo mes. No hasta que se hubiera librado de su embrujo. Y eso podría ser para siempre.

***

    Una semana dio paso a otra, y cayeron en un patrón de coexistencia atenta pero distante, como dos vecinos que se saludan formalmente junto a la verja, pero rara vez se detienen a charlar. Cain contrató a hombres adicionales para trabajar en el molino, y en poco más de un mes, el daño del incendio estaba reparado. Era hora de instalar la maquinaria.
    Los días estivales se hacían más largos, y la ira de Kit había dado paso a la confusión. Él no la había tocado desde aquella noche de domingo después de su regreso de Charleston. Entre tanto, ella le servía las comidas, preparaba su baño, y superficialmente al menos, interpretaba el papel de esposa respetuosa. Él la trataba con cortesía. Pero ya no la llevaba a su cama.
    Caminaba pesadamente por los bosques, con sus pantalones y las botas embarradas, con su escopeta Spencer metida bajo un brazo, y un saco de arpillera conteniendo codornices o conejos bajo el otro. Aunque él quería que estuviera en casa cuando regresaba, no le preocupaba que tuviera un comportamiento apropiado para una mujer el resto del tiempo. Pero ni tan siquiera en los bosques, se sentía contenta. Estaba demasiado nerviosa, demasiado confusa.
    Llegó una carta de Elsbeth:

    Mi querida, queridísima Kit.
    Cuándo recibí tu carta contándome tu matrimonio con Major Cain, grité tanto, que realmente asusté a mi pobre Mama de que me hubiera hecho daño.
    ¡Eres una pícara! ¡Y pensar como te quejabas de él! Sin duda es la histoire d'amour más romántica que jamás he oído. Y una solución tan perfecta para todos tus problemas. Has conseguido a la vez Risen Glory y un marido amoroso.
    Tienes que contarme si su proposición fue tan romántica como me imagino. En mi mente, te veo con un maravilloso vestido (el mismo que llevaste en la fiesta de graduación) y con Major Cain arrodillado delante de tí, con las manos en el pecho de manera suplicante, justo como lo ensayábamos nosotras. ¡Oh mi querida Kit (mi querida Señora Cain!), cuéntame pronto si mi imaginación hace justicia al acontecimiento.
    Espero que estés encantada con mis noticias, aunque sospecho que no serán una sorpresa. ¡En octubre seré una novia como tú! Ya te he contado en mis otras cartas que últimamente paso mucho tiempo con el amigo de mi hermano, Edward Matthews. Es un poco más mayor que yo y hasta hace poco sólo me veía como a una niña. ¡Pero te aseguro que ya no lo hace!
    Mi queridísima Kit, odio que estemos separadas. Como detesto que no podamos reunirnos y hablar con libertad de los hombres que amamos, tu Baron y mi querido Edward. Ahora que eres una mujer casada, podría preguntarte cosas que no me atrevo a preguntar ni a mi propia y querida Mama.
    ¿Realmente es la Vergüenza de Eva tan horrible como nos dijo la señora Templeton? Estoy empezando a sospechar que no es cierto, pues no puedo imaginarme nada repulsivo entre mi querido Edward y yo. Oh querida, no debería estar escribiendo esto, ni incluso a tí, pero estoy pensando mucho en ello últimamente. Lo dejaré ahora para no ser más indiscreta. ¡Cuánto te echo de menos!
    Ta chère, chère amie.
    Elsbeth

    Durante una semana, la carta de Elsbeth miró a Kit acusadoramente desde su tocador. Se sentó para contestarla una docena de veces, sólo para volver a dejar la pluma. Finalmente no pudo aplazarlo más. El resultado, evidentemente no la satisfaría, pero era lo mejor que podía hacer.

    Querida Elsbeth. Tu carta me ha hecho sonreír. Estoy muy feliz por tí. Tu Edward parece perfecto, el marido adecuado para tí. Sé que serás la novia más hermosa de Nueva York. Ojalá pudiera verte.
    Estoy asombrada por lo cerca que tu imaginación está de la verdad en la proposición de matrimonio de Baron. Fue como has imaginado, hasta en lo del vestido de la graduación.
    Perdóname por la carta tan corta, pero tengo todavía cientos de cosas que hacer esta tarde.
    Todo mi amor
    Kit

    P.D: No te preocupes por la Vergüenza de Eva. La señora Templeton nos mintió.

    Fue a finales agosto cuando Kit pudo acercarse a visitar el molino, y sólo porque sabía que Cain no estaría allí. Era tiempo de cosecha y él estaba en los campos con Magnus desde el alba hasta el anochecer, dejando a Jim Childs a cargo del molino.
    Aunque Kit no había ido al molino desde la horrible noche que trató de destruirlo, siempre lo había tenido en mente. El molino la amenazaba. Ella no podía imaginar que Cain se contentara con dejarlo de ese tamaño, y cualquier expansión sería en detrimento de la plantación. Al mismo tiempo la fascinaba. Ella era una sureña nacida con el algodón. ¿Podrían las máquinas instaladas en el molino realizar el milagro con el algodón como una Cotton Gin? ¿O en cambio, sería una maldición?
    Como todos los niños del Sur, conocía la historia del algodón mejor que la palma de su mano. La historia no entendía de credos o colores. Lo aprendían igual los ricos y los pobres, los hombres libres y los esclavos. Cómo el Sur fue salvado en sólo diez días. Mientras cabalgaba hacía el molino, lo recordó…
    Fue a finales del siglo dieciocho, y las semillas del diablo estaban matando al Sur. Oh, se podría hablar sin parar sobre el valor del algodón de Sea Island, fibras sedosas y semillas suaves que se desgranaban tan fácilmente como el fruto de una cereza madura. Pero si no tenías el suelo arenoso de la costa, podías olvidar también plantar ese algodón de Sea Island, porque no crecería en cualquier otro lugar.
    Plantaban tabaco, pero chupaba la fertilidad del suelo en pocos años, dejando la tierra yerma para otros cultivos.
    ¿Arroz? ¿Índigo? ¿Maíz? Eran buenas cosechas, pero no harían a un hombre rico. No harían a un país rico. Y eso era lo que el Sur necesitaba. Una cosecha de dinero. Una cosecha que hiciera a todo el mundo llamar a su puerta.
    Fueron las semillas del diablo. El Sur cultivó la semilla verde del algodón por todas partes. Indiscriminadamente. No sólo en suelo arenoso con brisa marina. La semilla verde de algodón creció como un hierbajo. La pena fue, sobre todo, que esas semillas del diablo se adherían como erizos a las fibras en el momento de desgranarlas, como si las hubiera puesto el mismísimo diablo para reírse de los tontos hombres que trataban de separarlas.
    Un hombre tenía que trabajar diez horas para separar de kilo y medio de semillas, unos quinientos gramos de fibra de algodón. Mil quinientos gramos de semillas para conseguir menos de quinientos gramos de fibra. Diez horas de trabajo. El diablo tenía que estar riéndose a mandíbula suelta de todos ellos.
    ¿De dónde iba a venir esa rica cosecha? ¿Dónde estaba esa cosecha que salvaría al Sur?
    Dejaron de comprar esclavos y prometieron la libertad a los que tenían. Demasiadas bocas que alimentar. Ninguna rica cosecha. Las semillas del diablo.
    Y entonces llegó un maestro de escuela a Savannah. Un muchacho de Massachusetts con una mente que funcionaba de forma distinta a la de los otros hombres. Soñaba con máquinas. Le hablaron de las semillas del diablo y aquellas fibras cortas, duras. Fue al cobertizo de limpieza y miró como trataban de arrancar con fuerza las semillas.
    Kilo y medio de semilla para quinientos gramos de fibra de algodón. Diez horas.
    El maestro de escuela se puso a trabajar. Le llevó diez días. Diez días que salvaron al Sur. Cuando terminó, había fabricado una caja de madera con algunos rodillos y ganchos de hierro. Tenía un plato metálico con ranuras, y una manivela en el lado que giraba de forma mágica. Los dientes enganchaban el algodón y lo sacaban por los rodillos, las semillas del diablo quedaban en la caja. Un hombre. Un día. Cinco kilos de fibra de algodón.
    Se hizo el milagro. Una cosecha rica. El Sur era la Reina y el Rey Algodón estaba en el trono. Los plantadores compraron más esclavos. Ahora todos estaban ávidos. Cientos de miles de acres de tierra debían ser plantados con algodón de semilla verde, y necesitaban espaldas fuertes para eso. Se olvidaron las promesas de libertad. Eli Whitney, el maestro de escuela de Massachusetts, les había dado la máquina para desgranar el algodón, la Cotton Gin. Se hizo el milagro.
    El milagro y la maldición.
    Cuando Kit ataba a Tentación al riel y caminaba hacia el edificio de ladrillo, pensaba cómo la Cotton Gin había salvado al Sur, pero también lo había condenado. Sin esa desgranadora, la esclavitud habría desaparecido porque no hubiera sido rentable y no habría habido una guerra. ¿Tendría la Cotton Gin instalada en el molino el mismo efecto desastroso?
    Cain no era el único que pensaba que era fundamental para el Sur tener sus propios molinos textiles en lugar de enviar el algodón en bruto al nordeste de Inglaterra. Y le seguirían más hombres. Entonces el Sur controlaría el algodón desde el principio hasta el final… lo cultivaría, lo desgranaría y finalmente lo tejería. Los molinos textiles podrían devolver la prosperidad que la guerra se había llevado. Pero como la desgranadora, los molinos también traerían cambios, sobre todo a plantaciones como Risen Glory.
    Jim Childs le mostró el molino, y si tenía curiosidad por qué la esposa de su patrón aparecía de repente después de dos meses, no mostró ninguna señal. Por lo que Kit sabía, Caín no le había dicho a nadie que ella fue la que había tratado de incendiarlo. Sólo Magnus y Sophronia parecían haber adivinado la verdad. Cuando Kit se marchó, comprendió que una parte de ella estaba ansiosa por ver las enormes máquinas trabajar cuando el molino se abriera finalmente en octubre.
    De camino a casa, vio a Cain de pie al lado de un carro lleno de algodón. No llevaba camisa, y su pecho brillaba con el sudor. Mientras le miraba, él agarró un saco de arpillera lleno de los hombros de uno de los trabajadores y lo vació en el carro. Entonces se quitó el sombrero y se pasó el antebrazo por la frente.
    Los tensos tendones, nervudos, se ondulaban a través de su piel como el viento sobre el agua. Siempre había sido delgado y de músculos duros, pero el trabajo intenso en la plantación había definido cada músculo y tendón. Kit reconoció un agudo y repentino debilitamiento en sus entrañas, como si estuviera viendo esa fuerza desnuda apretada sobre ella. Sacudió la cabeza para librarse de la imagen.
    Después de volver a Risen Glory, tuvo el capricho de cocinar, a pesar que el calor durante estos últimos días de agosto era opresivo y la cocina era como un horno. Hacía el final del día, había cocinado un guiso de tortuga, rollos de maíz y un pastel de jalea, pero no había podido sacudirse todavía su inquietud.
    Decidió montar hasta el estanque y darse un baño antes de la cena. Cuando atravesaba el patio montada en Tentación, recordó que Cain estaría trabajando en un campo que tenía que cruzar para ir allí. Él sabría exactamente dónde se dirigía. En lugar de molestarla, el pensamiento la excitó. Dio un toque con sus talones en los flancos de Tentación y salió.
    Cain la vio pasar. Levantó la mano en un pequeño y burlón saludo. Pero no se acercó al estanque. Ella nadó en las frías aguas, desnuda y sola.
    Se despertó a la mañana siguiente con su ciclo menstrual. Por la tarde, su alivio por no estar embarazada había quedado desplazado por el tremendo dolor. Rara vez la molestaba su menstruación y nunca sentía tanto dolor.
    Al principio trató de aligerar el dolor andando, pero poco después, lo dejó, y quitándose el vestido y las enaguas se metió en la cama. Sophronia le dio una medicina y Miss Dolly le leyó El secreto de la vida cristiana feliz, pero el dolor no disminuyó. Finalmente les pidió que salieran de la habitación para poder sufrir en paz.
    Pero no la dejaron sola mucho tiempo. Cerca de la hora de la cena, la puerta se abrió y Cain entró vestido todavía con la ropa de trabajo.
    – ¿Qué te ocurre? Miss Dolly me dijo que estabas enferma pero cuándo le pregunté que te pasaba, comenzó a balbucear y salió corriendo como un conejo de la habitación.
    Kit estaba tumbada de lado, abrazándose las rodillas con el pecho.
    – Vete.
    – No hasta que no me digas que te pasa.
    – No es nada -se quejó ella-. Estaré bien mañana. Y ahora vete.
    – Maldita sea, me lo vas a decir. La casa está tan silenciosa como el salón de un velatorio, mi esposa encerrada en su dormitorio y nadie me dice nada.
    – Es mi ciclo menstrual -murmuró Kit, demasiado enferma para sentirse cohibida-. Nunca me había dolido tanto.
    Cain se giró y abandonó la habitación.
    ¡Bruto insensible!
    Se agarró la tripa, y gimió.
    Menos de media hora más tarde, se sorprendió al sentir que alguien se sentaba a su lado en la cama.
    – Bébete esto. Hará que te sientas mejor -Cain la incorporó por los hombros y llevó la taza a sus labios.
    Ella tragó y después jadeó.
    – ¿Qué es esto?
    – Té tibio con una fuerte dosis de ron. Te quitará el dolor.
    Sabía asqueroso, pero era más fácil beberlo que montar un alboroto. Cuando suavemente la puso de nuevo en la cama, su cabeza empezó a flotar agradablemente. Ella era débilmente consciente del olor a jabón y comprendió que él se había bañado antes de volver junto a ella. El gesto la emocionó.
    Él la tapó con la sábana. Bajo ella sólo llevaba una camisola interior de algodón de sus días en la Academia y unos delicados pololos. La ropa estaba mal emparejada, como era habitual.
    – Cierra los ojos y deja que el ron haga su trabajo -susurró él.
    En efecto, sintió los párpados de repente tan pesados que le costaba mantenerlos abiertos. Cuando comenzaron a cerrarse, él tocó la parte más estrecha de su espalda y comenzó a masajearla. Sus manos subían suavemente a lo largo de su espinazo, y bajaban otra vez. Apenas fue consciente cuándo él levantó su camisola y tocó directamente su piel. Mientras llegaba el sueño, sólo pensaba que su tacto parecía haber aliviado su horrible dolor.
    A la mañana siguiente, encontró en su tocador un gran ramillete de margaritas silvestres en un jarrón de cristal.

17

    El verano tocaba a su fin y un aire de tensa expectación colgaba sobre la casa y sus habitantes. La cosecha estaba a punto y el molino pronto estaría funcionando.
    Sophronia estaba en pie de guerra esos días, cada vez más irritable y difícil de agradar. Sólo el hecho que Kit no compartía la cama de Cain le traía algo de comodidad. No es que quisiera a Cain para ella… afortunadamente había abandonado hacía tiempo esa idea. Pero sentía que mientras Kit permaneciera lejos de Cain, Sophronia no tendría que afrontar la horrible posibilidad que una mujer decente como Kit, o como ella, pudiera encontrar placer acostándose con un hombre. Porque si eso era posible, todas sus arraigadas ideas de lo que era importante y lo que no, quedarían sin sentido.
    Sophronia sabía que se estaba quedando sin tiempo. James Spence estaba presionándola para que se decidiera a ser su amante, le daría dinero y protección en la casita de muñecas que había encontrado para ella en Charleston, lejos de las chismosas lenguas de Rutherford. Nunca había sido holgazana, pero ahora Sophronia se sorprendía pasando largos ratos junto a la ventana, mirando hacía la casa del capataz.
    Magnus también esperaba. Sentía que Sophronia estaba pasando por una especie de crisis y se fortalecía así mismo para afrontarla. ¿Cuánto tiempo más, se preguntaba, sería capaz de esperar? ¿Y cómo iba a ser capaz de vivir, si ella se marchaba con James Spence en su fantástica calesa roja, con su mina de fosfato y su piel, tan blanca como el vientre de un pescado?
    Los problemas de Cain eran diferentes, pero en el fondo, similares. Con la cosecha acabada y la maquinaria instalada, ya no había razón para trabajar tan intensamente. Pero necesitaba el entumecido agotamiento de esos largos días laborables, para impedir que su cuerpo protestara por la situación que le estaba haciendo soportar. Desde que era niño, nunca había estado tanto tiempo sin una mujer.
    La mayoría de las noches volvía a la casa para la cena, y no podría asegurar si ella trataba deliberadamente de volverlo loco, o lo hacía de forma involuntaria. Cada noche aparecía en la mesa oliendo a jazmín, peinada de modo que reflejara su cambiante humor. A veces lo llevaba de forma traviesa, en lo alto de la cabeza con suaves mechones sueltos delineando su rostro, como plumas de seda negra. Otras, peinado en el severo estilo español, que a tan pocas mujeres favorecía, con raya en medio y con un moño en la nuca, pidiendo a gritos a sus dedos deshacerlo. De cualquier forma, debía luchar para despegar los ojos de ella. Qué ironía. Nunca había sido fiel a una mujer, y ahora lo estaba siendo con una con quién no podía acostarse, no hasta que pudiera colocarla en el lugar apropiado en su vida.
    Kit era tan infeliz como Cain. Su cuerpo una vez despertado, no quería volver a dormirse. Eróticas y extrañas fantasías la molestaban. Encontró el libro de Walt Whitman Hojas de hierba, que Cain le había dado hacía mucho tiempo. En aquel momento los poemas la habían confundido. Ahora la dejaban desnuda. Nunca había leído una poesía así, con esos versos llenos de imágenes que dejaban su cuerpo ardiendo:
    Pensamientos amorosos, zumo de amor, aroma de amor, amor complaciente, enredaderas amorosas, y trepadora savia.
    Brazo y manos amorosos, labios de amor, fálica tuerca del amor, senos del amor, vientres estrujados y adheridos unos con otros por el amor…
    Se moría porque la tocara. Se encontraba así misma subiendo por las tardes a su dormitorio con tiempo, para tomar húmedos baños y vestirse para la cena con sus vestidos más atractivos. Su ropa empezó a parecerle demasiado aburrida. Cortó una docena de diminutos botones de plata del corpiño de su vestido de seda en tono canela, de modo que el escote cayera abierto al centro de sus pechos. Después le puso una cadena de cuentas de cristal. Sustituyó el cinturón de un vestido de mañana amarillo pálido por una larga cenefa de tafetán rojo y azul. Llevaba zapatillas en rosa brillante con un vestido de color mandarina, y era incapaz de resistirse a ponerse unas cintas color lima en las mangas. Estaba vergonzosamente encantada. Sophronia decía que se comportaba como un pavo real extendiendo su cola para atraer a su compañero.
    Pero Cain no parecía darse cuenta.

***

    Verónica Gamble llegó de visita un lluvioso lunes por la tarde, casi tres meses después de la boda. Kit se había ofrecido para buscar en el polvoriento ático un conjunto de porcelana que nadie encontraba, y de nuevo su aspecto dejaba mucho que desear.
    Aparte de intercambiar unas pocas palabras corteses cuando se encontraban en la iglesia o en la ciudad, Kit no había estado con Verónica desde aquella desastrosa cena. Le había enviado una atenta nota de agradecimiento por el hermoso libro, Madame Bovary, que había sido su regalo de bodas… un regalo de lo más inoportuno, había descubierto Kit, después de devorar cada palabra. Verónica la fascinaba, pero también se sentía amenazada por la fría belleza y la confianza en sí misma de la mujer más madura.
    Mientras Lucy servía dos vasos de limonada en vasos helados y un plato de sándwiches de pepino, Kit comparó lúgubremente el traje de buen corte color galleta de Veronica con su propio vestido de algodón, sucio y arrugado. ¿No era lógico que su marido mostrara un evidente placer en compañía de Verónica? No por primera vez, Kit se encontró preguntándose si todas sus reuniones se desarrollaban en público. La idea de que pudieran estar viéndose en privado, le dolía.
    – ¿Y cómo encuentras la vida de casada? -preguntó Verónica, después de intercambiar bromas y de que Kit se hubiera comido cuatro sándwiches de pepino, por uno de la otra mujer.
    – ¿Comparado con qué?
    La risa de Verónica tintineó a través de la sala como campanillas de cristal.
    – Eres sin duda la mujer más refrescante de este condado, decididamente tedioso.
    – ¿Si es tan tedioso, por qué continua aquí?
    Verónica se toqueteó el camafeo de la garganta.
    – Vine aquí para curar mi espíritu. Supongo que suena algo melodramático para alguien tan joven como tú, pero quería mucho a mi marido, y su muerte no ha sido fácil de aceptar. Sin embargo, estoy encontrando que el aburrimiento es un enemigo tan poderoso como el dolor. Cuando se está acostumbrada a la compañía de un hombre fascinante, no es fácil estar sola.
    Kit no estaba segura cómo responder, especialmente porque veía algo calculado detrás de sus palabras, una impresión que Verónica rápidamente constató.
    – ¡Pero basta! Seguro que no te interesa pasar la tarde escuchando las sensibleras reflexiones de una viuda solitaria, sobre todo cuándo tu vida es tan joven y novedosa.
    – Estoy adaptándome, como cualquier otra recién casada, -respondió Kit con cuidado.
    – Qué respuesta tan convencional y correcta. Me decepcionas. Hubiera esperado que me dijeras con tu habitual sinceridad, que me metiera en mis asuntos, aunque seguramente me lo dirás antes de marcharme. Porque he venido con el único propósito de entrometerme en las intimidades de este matrimonio tuyo tan interesante.
    – Realmente, señora Gamble -dijo Kit débilmente-. No puedo imaginarme porque querría usted hacer eso.
    – Porque los misterios humanos hacen la vida más divertida. Y ahora, me encuentro con uno delante de mis narices -Verónica se dio un toquecito en la mejilla con una uña ovalada-. ¿Por qué, me pregunto, la pareja más atractiva de Carolina del Sur, parece estar en conflicto?
    – Señora Gamble, yo…
    – ¿Por qué raramente se miran a los ojos en público? ¿Por qué nunca se tocan de esa forma casual, como lo hacen los amantes?
    – Realmente, no creo…
    – Desde luego, esa es la pregunta más interesante, pues hace que me pregunte sin realmente ellos son amantes.
    Kit trató de decir algo, pero Verónica, la paró en el acto con un perezoso movimiento con la mano.
    – Ahórrate cualquier dramatismo hasta que hayas oído atentamente todo lo que tengo que decirte. Quizás descubras que estoy haciéndote un favor.
    Kit libraba una pequeña y silenciosa batalla en su interior, la prudencia de una parte, la curiosidad de otra.
    – Continúe -dijo ella, tan descaradamente como pudo.
    Verónica continuó
    – Hay algo que no está del todo bien en esta pareja. El marido tiene un aspecto hambriento, que un hombre satisfecho no debería tener. ¡Mientras la esposa!… ¡Ah, la esposa! Es incluso más interesante que el marido. Lo mira cuando él no se da cuenta, absorbiendo su cuerpo de la manera más escandalosa, acariciándole con la mirada. Es lo más desconcertante. El hombre es viril, la esposa sensual y sin embargo, juraría que no se acuestan juntos.
    Una vez dicho esto, Verónica esperó satisfecha la respuesta. Kit sintió como si la hubiera dejado desnuda. Era humillante. Pero…
    – Usted ha venido aquí con un propósito, señora Gamble. Me gustaría saber cuál es.
    Verónica parecía asombrada.
    – ¿Pero, no es evidente? No puedes ser tan ingenua para no saber que estoy interesada en tu marido -inclinó la cabeza-. Estoy aquí para darte un ultimátum. Si no vas a hacer uso de él, por supuesto lo haré yo.
    Kit se encontró casi tranquila.
    – ¿Ha venido aquí para prevenirme que planea acostarse con mi marido?
    – Sólo si tú no lo quieres, querida -Verónica cogió su limonada y dio un delicado sorbo-. A pesar de lo que puedas pensar, te he tomado un tremendo cariño desde que te conocí. Me recuerdas mucho a mí a tu edad, aunque yo sabía esconder mejor mis sentimientos. De todas formas, ese cariño puede llegar hasta aquí, y al final será mejor para tu matrimonio que yo comparta la cama de tu marido, en lugar de alguna pícara intrigante que tratará de interponerse permanentemente entre los dos.
    Hasta ese momento, ella había estado hablando en tono ligero, pero ahora sus ojos verdes la miraban de forma inflexible, como pequeñas esmeraldas pulidas.
    – Créeme cuando te digo esto, querida. Por alguna razón que no alcanzo a entender, has abandonado a tu marido maduro para la recolección, y es sólo cuestión de tiempo antes que alguna decida recogerlo. Y esa, planeo ser yo.
    Kit sabía que tendría que levantarse y salir indignada del salón, pero había algo en la franqueza de Verónica Gamble que activaba la parte suya que no tenía paciencia con los disimulos. Esta mujer conocía las respuestas a los secretos que Kit sólo podía vislumbrar.
    Logró mantener el rostro inexpresivo.
    – Por seguir con la conversación, suponga que lo que ha dicho es cierto. Suponga… que yo no tengo… no tengo interés en mi marido. O suponga, otra vez por seguir con la conversación, que es mi marido quién no tiene ningún interés en mí… -sus mejillas enrojecieron, pero estaba determinada a seguir-. ¿Cómo me sugiere que yo consiga… consiga interesarlo?
    – Seduciéndolo, desde luego.
    Hubo un silencio largo y doloroso.
    – ¿Y cómo -preguntó Kit fríamente -podría hacer eso?
    Verónica lo pensó durante un instante.
    – Una mujer seduce a un hombre siguiendo sus instintos, sin pensar en ningún momento si lo que hace está bien o mal. Un vestido seductor, ademanes seductores, una buena voluntad para atormentarle con promesas por venir. Eres una mujer inteligente, Kit. Estoy segura que si te lo propones, encontrarás la manera. Sólo recuerda esto. El orgullo no tiene sitio en el dormitorio. Es un lugar sólo para dar, no para pelear. ¿Me comprendes?
    Kit asintió rígidamente.
    Al haber logrado el propósito de su visita, Verónica recogió sus guantes y su bolsito, y se puso de pie.
    – Te lo advierto, querida. Ya puedes aplicarte rápido con tus lecciones, pues no te daré mucho más tiempo. Ya has tenido suficiente.
    Y salió de la habitación.
    Un momento más tarde, cuando estaba ya dentro de su landó, Verónica sonrió para sí misma. Cómo hubiera disfrutado Francis esta tarde. No muy a menudo la vida te da la oportunidad para hacer de Hada Madrina, y tenía que admitir que lo había hecho de forma impecable.
    Mientras se recostaba en el asiento forrado de cuero, levantó ligeramente una ceja. Ahora debía decidir si cumplía o no su amenaza.

***

    Kit finalmente tuvo la excusa para hacer lo que llevaba mucho tiempo queriendo hacer. La cena fue una tortura, peor por el hecho que Cain parecía estar determinado a prolongarla. Habló del molino y le preguntó su opinión sobre lo que el mercado del algodón podía depararlos este año. Como siempre cuando hablaban de ese tema, él la escuchaba atentamente.
    Hombre horrible. Era tan condenadamente apuesto que tenía problemas para apartar los ojos de él, ¿y por qué tenía que mostrarse tan encantador con Miss Dolly?
    Escapó a su habitación tan pronto como le fue posible. Durante unos minutos caminó inquieta de un lado para otro. Finalmente se desnudó, se puso un camisón de algodón descolorido y se sentó al tocador para quitarse el peinado delante del espejo. Estaba cepillándoselo en una suave nube de medianoche, cuando escuchó a Cain subir a su habitación.
    Su reflejo le mostraba un rostro pálido, poco natural. Se pellizcó las mejillas, se quitó los pendientes de labradorita y los sustituyó por otros de perlas. Después, se aplicó un ligero toque de jazmín en el hueco de su garganta.
    Cuando estuvo satisfecha, se quitó el descolorido camisón y se puso otro de seda negra, regalo de bodas de Elsbeth. Se deslizó como aceite por su cuerpo desnudo. El camisón era elegantemente sencillo, con manga corta abombada, y el corpiño cruzado quedaba tan bajo, que apenas cubría los pezones de sus senos. La falda se adhería a su cuerpo en largos y suaves pliegues, que perfilaban a la perfección la curva de sus caderas y de sus piernas cuando se movía. Sobre el camisón, se puso la bata, hecha enteramente de seda negra transparente. Con dedos temblorosos, se abrochó el único pequeño botón a la altura de la garganta.
    A través de la seda, su piel brillaba como la luz de la luna en invierno, y cuando andaba, la bata se abría, algo que estaba segura, Elsbeth no había tenido en cuenta cuando le compró el regalo. El camisón más corto, se pegaba a su cuerpo como una segunda piel, perfilando sus senos, adhiriéndose al delicado agujero de su ombligo, y de forma más seductora, al pequeño montículo más abajo.
    Salió de su habitación, con los pies desnudos andando silenciosamente a través de la sala que comunicaba sus habitaciones. Cuando llegó a la puerta de su dormitorio, casi perdió el valor. Antes que sucediera del todo, golpeó con los nudillos en la puerta.
    – Adelante.
    Él estaba en mangas de camisa, sentado en la silla junto a la ventana, mirando un montoncito de papeles. Alzó la vista y cuando observó como iba vestida, sus ojos se oscurecieron a un gris profundo, ahumado. Ella caminó despacio hacía él, con la cabeza alta y los hombros erguidos, y el corazón martilleándole en el pecho.
    – ¿Qué quieres?
    No había ni rastro del hombre encantador de la cena. Parecía cansado, receloso y hostil. Otra vez se preguntó por qué habría perdido interés en ella. ¿Porque ya no le atraía? Si eso era así, estaba a punto de sufrir una terrible humillación.
    Podría haber inventado una excusa… un corte en un dedo que necesitaba que le mirara, pedirle un libro prestado… pero él seguramente conocería ya esas tretas. Levantó la barbilla y le miró a los ojos.
    – Quiero hacer el amor contigo.
    Ella miró inquietamente como su boca se curvaba en una pequeña y burlona mueca.
    – Mi bella esposa. Tan directa -sus ojos miraron su cuerpo, tan claramente definido contra la seda -. Deja que yo sea igual de franco. ¿Por qué?
    Esta no era la forma en que ella lo había imaginado. Ella había esperado que le abriera los brazos y la tomara en ellos.
    – Estamos… estamos casados. No es justo que durmamos separados.
    – Ya veo -señaló con la cabeza la cama-. Es sólo un convencionalismo social, ¿no es eso?
    – No exactamente.
    – ¿Entonces qué?
    Un ligero brillo de transpiración se reunió en mitad de sus omoplatos.
    – Yo sólo quiero…- demasiado tarde comprendió que no podía hacerlo-. Olvídalo.
    Se giró hacia la puerta.
    – Olvida lo que acabo de decir. Era una idea estúpida -alargó la mano para coger el pomo, sólo para sentir la mano de él sobre la suya.
    – ¿Tan fácilmente abandonas?
    Ella deseó no haber comenzado nunca esto y ni siquiera podría culpar de su comportamiento a Verónica Gamble. Quería probarlo, tocarlo, experimentar el misterio del acto del amor otra vez. Verónica le había dado solamente la excusa.
    Comprendió que él se había alejado de ella, y se giró para verlo apoyarse en la repisa de la chimenea.
    – Vamos -dijo él-. Espero que comiences.
    – ¿Comience qué?
    – Un hombre no puede funcionar cuando se lo ordenan. Lo siento, pero deberás despertar mi interés.
    Si ella hubiera bajado la mirada, habría comprobado que ya había despertado su interés, pero estaba demasiado ocupada tratando de reprimir el extraño revoltijo de sensaciones que sentía en su interior.
    – No sé como hacerlo.
    Él apoyó los hombros contra la repisa y cruzó los tobillos de forma perezosa.
    – Experimenta. Soy todo tuyo.
    Ella no podía soportar su burla. Con un nudo en la garganta, se movió de la puerta.
    – He cambiado de idea.
    – Cobarde -dijo él suavemente.
    Se dio la vuelta a tiempo de ver la burla desaparecer de su expresión y algo distinto tomar su lugar, una mezcla de seducción y desafío.
    – Te desafío, Kit Weston.
    Un martilleo salvaje reverberó profundamente dentro de ella. Sigue tus instintos, le había aconsejado Verónica. ¿Pero cómo sabría qué hacer?
    Él levantó una ceja en silencioso reconocimiento de su dilema y la invadió una sensación de coraje que desafiaba toda lógica. Despacio, ella levantó los dedos al único botón que mantenía la bata unida. La prenda se deslizó al suelo en una cascada de seda negra.
    Sus ojos absorbieron su cuerpo.
    – Nunca has podido rechazar un desafío, ¿verdad? -dijo él roncamente.
    Su boca se curvó en una sonrisa. Caminó hacía él despacio, sintiendo una repentina oleada de autoconfianza. Mientras se movía, dejaba balancear sus caderas de manera que la delgada falda del camisón se volviera más reveladora. Se paró delante de él y miró con detenimiento dentro de las humeantes profundidades de sus ojos. Sin bajar la mirada, levantó las manos y le tocó ligeramente los hombros.
    Ella sintió su tensión debajo de los dedos, y le dio una sensación de poder que nunca hubiera imaginado tener en su presencia. Se puso de puntillas y presionó sus labios contra el pulso que latía en la base de su garganta.
    Él gimió suavemente y enterró la cara en su pelo, pero mantenía los brazos caídos. El entusiasmo ante su desacostumbrada pasividad la hizo estremecerse. Ella separó sus labios y tocó ese lugar con la punta de la lengua, hasta que sintió su pulso latir más y más rápido.
    Ávida de tener más de él, le desabrochó los botones de la camisa. Una vez abierta, empujó la tela a los lados, extendiendo sus dedos sobre el vello de su pecho y besando un plano y duro pezón, que había quedado expuesto.
    Con un sonido estrangulado él la cogió en sus brazos y apretó su cuerpo contra él. Pero ahora era su juego, y ella lo haría jugar según sus reglas. Con una suave risa, de zorra malvada, se alejó dulcemente de su lado y caminó hacía atrás a través de la habitación.
    Levantando los ojos hacía él, se humedeció los labios con la punta de la lengua. Entonces, deslizó las palmas de sus manos sobre sus costillas, su cintura y la curva de sus caderas en una acción provocativamente deliberada.
    Las ventanas de su nariz llamearon. Ella escuchó su aliento acelerado. Despacio, siguió deslizando sus manos arriba y abajo por la parte delantera de su cuerpo. Los muslos… las costillas… Una mujer seduce a un hombre siguiendo sus instintos, sin pensar en ningún momento si lo que hace está bien o mal. Se ahuecó los pechos con las manos.
    Una sorda exclamación salió de los labios de Cain. La palabra era impronunciable, pero él la dijo de una manera tan halagadora que la hizo parecer un cumplido.
    Confiada ahora de su poder, se desplazó para que la cama quedara entre ellos. Se levantó el camisón y subió al colchón. Con un movimiento de cabeza, su pelo cayó hacia adelante sobre su hombro. Ella sonrió, con una sonrisa que había sido transmitida por Eva y dejó que su manga cayera hacia abajo sobre su brazo. Debajo del velo de su pelo, se encontraba expuesto un pecho desnudo.
    A Cain le llevó todo su autocontrol no precipitarse a la cama y devorarla como ella quería ser devorada.
    Se había jurado así mismo que esto no ocurriría, pero ahora era incapaz de contenerse. Ella era suya.
    Pero ella no había terminado aún. De rodillas en la cama, la falda de su camisón se arrugaba en sus rodillas, y jugó con su pelo, de modo que los sedosos mechones negros como el azabache parecían acercarse y alejarse sobre su seno, como un erótico juego del escondite.
    El último hilo que sujetaba su autocontrol se rompió. Debía tocarla o se moriría. Llegó al borde de la cama, extendió su mano llena de cicatrices, y empujó la oscura cortina de pelo detrás de su hombro. Contempló fijamente el seno perfectamente formado, con su rígido pezón.
    – Aprendes rápido -dijo con la voz espesa.
    Intentó tocárselo, pero otra vez ella lo eludió. Se deslizó atrás contra las almohadas, descansando sobre un codo, con la falda de seda negra de su camisón suelta a través de sus muslos.
    – Llevas demasiada ropa -susurró ella.
    Su labio inferior tembló. Con movimientos hábiles, desabrochó las mangas de su camisa y se quitó la ropa. Ella le miró desnudarse. Su corazón aporreando con un ritmo salvaje, salvaje.
    Finalmente, estuvo ante ella, ferozmente desnudo.
    – Ahora, ¿quién lleva demasiada ropa? -murmuró él.
    Él se arrodilló en la cama y colocó su mano sobre su rodilla, bajo el dobladillo de su camisón. Pero ella sentía que el camisón lo excitaba, y no se sorprendió cuando no se lo quitó. En cambio, deslizó la mano bajo el suave tejido y la movió a lo largo de la piel interior del muslo, hasta que encontró lo que andaba buscando. La tocó ligeramente una vez, y después otra, y otra, adentrándose más.
    Ahora fue ella la que gimió. Cuando arqueó la espalda, la seda negra se movió, dejando libre el otro seno. Él bajó la cabeza para reclamar con la boca uno de ellos, y después el otro. La doble caricia en sus senos y bajo su camisón, fueron más de lo que pudo soportar. Con un gemido que llegaba desde las profundidades de su alma, se deshizo bajo sus caricias.
    Podrían haber pasado segundos u horas antes de que volviera en sí, él estaba tumbado a su lado, mirando atentamente su rostro. Cuando ella abrió los ojos, él acercó la cara y besó sus labios.
    – Fuego y miel -susurró él.
    Ella lo miró de manera inquisidora, pero él sólo rió y la besó otra vez. Ella devolvía su pasión con las manos llenas.
    Su boca viajó a sus senos. Finalmente él levantó el camisón por encima de su cintura y siguió adelante hacía su estómago.
    Ella percibió lo que iba a ocurrir antes de sentir la caricia de sus labios en la suave piel del interior de su muslo. Al principio, pensó que debía estar equivocada. La idea era demasiado espantosa. Seguramente se había confundido. No podía ser… Él no podía…
    Pero lo hizo. Y ella pensó que moriría del placer que le daba.
    Cuándo acabó, se sintió como si no pudiera volver a ser la misma otra vez. Él la abrazó, y acarició su pelo, envolviéndose perezosamente los rizos alrededor de su dedo, dándola tiempo para recuperarse. Finalmente, cuando ya no pudo esperar más, se apretó contra ella.
    Ella colocó las palmas de sus manos en su pecho y lo apartó.
    Ahora la pregunta estaba en sus ojos cuando él se recostó contra las almohadas, y ella se puso de rodillas a su lado. Él la miró poner los brazos en cruz modestamente, coger el dobladillo del camisón y sacárselo por encima de la cabeza.
    Él miró su belleza desnuda sólo un segundo antes que ella se pusiera sobre él. La cortina de su pelo cayó entre ellos cuando tomó su cabeza entre sus pequeñas y fuertes manos.
    Exploró su boca enérgicamente. Era audazmente femenina utilizando su lengua tomando y saqueando, para coger placer y devolverlo en abundancia. Entonces acarició el resto, besando cicatrices y músculos; su dura masculinidad, hasta crear entre ellos una sensación única. Estaban juntos, se elevaban juntos… y después se disolvían juntos.
    A lo largo de la noche, se despertaron varias veces para hacer el amor, dormitando después con sus cuerpos todavía unidos. A veces hablaban, del placer de sus cuerpos, pero nunca ni una sola vez, mencionaban los asuntos que los separaban, incluso en la intimidad, establecían límites que no se podían cruzar.
    Puedes tocarme aquí… puedes tocarme allá… Oh, sí, oh, sí y allí… Pero no esperes más. No esperes que la luz del día traiga un cambio en mí. No habrá ningún cambio. Sólo podrías hacerme daño… Tómame… Destrúyeme… te daré mi cuerpo, pero no me atreveré, a entregar más, a pedir más.
    Por la mañana, Cain gruñó cuando ella arrugó el periódico que quería leer. Y Kit le increpó por poner una silla en su camino.
    Las barreras de día estaban alzadas.

18

    Sophronia se decidió antes de Navidad. James Spence la citó junto al camino que llevaba a Rutherford y le mostró la escritura a su nombre de una casa en Charleston.
    – Es una casita de estuco pintada en color rosado, señorita Sophronia, con una higuera en la parte frontal y una reja cubierta de wisterias detrás.
    Ella cogió la escritura, la estudió con cuidado y le dijo que iría con él.
    Mientras contemplaba fijamente por la ventana de la cocina los campos inactivos de Risen Glory ese triste y húmedo día de invierno, se recordó que ya tenía veinticuatro años. No tendría una oportunidad así, quizás ya nunca. James Spence podría darle todo lo que siempre había querido. Él la trataba correctamente, y era apuesto para ser blanco. La cuidaría bien, y a cambio, ella se encargaría de él. No sería tan diferente a lo que hacía ahora… excepto que tendría que acostarse con él.
    Sintió un escalofrío, y se preguntó que diferencia había. Ya no era una virgen. La casa de Charleston sería suya, era lo que importaba, y finalmente, estaría segura. Además era hora de dejar Risen Glory. Entre Magnus, Kit, y el Major, la volverían loca si tenía que permanecer mucho tiempo más allí.
    Magnus la miraba con esos suaves ojos castaños. Odiaba la compasión que veía en ellos, pero a veces se encontraba soñando despierta con aquella tarde de domingo, cuando la besó en el huerto. Quería olvidar ese beso, pero no podía. No había tratado de tocarla otra vez, ni siquiera la noche que Kit y el Major se casaron y ella había dormido en su casa. ¿Por qué no desaparecía y la dejaba en paz?
    Deseaba que desaparecieran todos, incluso Kit. Desde que había vuelto a la cama del Major, había algo frenético en ella. Se precipitaba de una cosa a otra, sin tiempo para pensar. Por la mañana cuando Sophronia iba al gallinero a recoger los huevos, la veía en la distancia, montando a Tentación como si la vida le fuera en ello, saltando sobre obstáculos demasiados altos, empujando al caballo al límite. Incluso montaba con frío o lluvia. Era como si temiera que la tierra desapareciera durante la noche, mientras el Major y ella estaban en el gran dormitorio, arriba.
    Durante el día, el aire entre ellos centelleaba con tensión. Sophronia no había oído a Kit hablar una sola palabra con él en semanas, y cuándo el Major se dirigía a ella, lo hacía con una voz fría como el hielo. De cualquier modo, él al menos parecía intentarlo. Él había propuesto hacer un camino hacía el molino por la zona este, dónde sólo había hierbajos, todo el mundo menos Kit podía ver que era una zona estéril y el camino ahorraría varios kilómetros en llegar al molino.
    Esa mañana, Sophronia había temido que se liaran a golpes. Durante semanas el Major le había pedido a Kit que dejara de montar a Tentación de esa manera tan temeraria. Finalmente él se había enfadado, y le había prohibido montar a Tentación de cualquier manera. Kit se había marchado llamándolo de todo y amenazándolo con cosas que ninguna mujer debería saber, menos aún decir. Él se había quedado quieto como una estatua, sin decir una palabra, simplemente mirándola con esa expresión helada que enviaba escalofríos a la columna vertebral de Sophronia
    Pero no importaba cómo de mal fueran las cosas entre ellos durante el día, cuando llegaba la noche, la puerta de ese gran dormitorio se cerraba y no se volvía a abrir hasta la mañana siguiente.
    Por la ventana, Sophronia vio a Kit vestida con esos vergonzosos pantalones volver de una caminata. Los músculos del estómago se le tensaron con temor. No podía posponerlo más. Tenía la maleta preparada y el señor Spence estaría esperándola en el cruce del camino en menos de una hora.
    No le había contado a nadie sus planes, aunque creía que Magnus sospechaba algo. La había mirado de forma extraña mientras desayunaba en la cocina esa mañana. A veces tenía la sensación que podía leerle la mente.
    Se alegraba que él se hubiese marchado a Rutherford para que no estuviera allí cuando se marchara. Aunque una parte de ella quería volver a ver ese rostro hermoso y amable por última vez.
    Dejó el delantal en el gancho junto al fregadero, donde había colgado sus delantales desde niña. Después paseó por la casa, despidiéndose de ella.
    Una ráfaga de aire frío acompañó a Kit cuando entraba por la puerta.
    – Este viento te hiela los huesos. Voy a hacer sopa de pescado para cenar esta noche.
    Sophronia olvidó que eso ya no sería su responsabilidad.
    – Son casi las cinco -la reprendió-. Si querías sopa de pescado, deberías habérmelo dicho antes. Patsy ya ha hecho un buen pisto de calabacines.
    Kit se quitó la chaqueta de lana, y la dejó con irritación en el perchero junto a la puerta.
    – Seguro que no le importará que añada sopa de pescado al menú – comenzó a subir a buen paso las escaleras.
    – La gente de esta casa agradecería que sonrieras de vez en cuando.
    Kit hizo una pausa y miró a Sophronia.
    – ¿Qué se supone que quieres decir?
    – Quiero decir que llevas malhumorada meses, y parece que se está contagiando. Incluso has conseguido que discuta con Patsy.
    No era la primera vez que Sophronia reprendía a Kit por su comportamiento, pero hoy Kit no podía reunir energía para contrarrestarla. Últimamente se sentía nerviosa y decaída, no exactamente enferma, pero tampoco del todo bien. Suspiró con cansancio.
    – Si Patsy no quiere sopa de pescado en el menú esta noche, yo la haré mañana.
    – Deberás decírselo tú misma.
    – ¿Y eso, por qué?
    – Porque yo no estaré aquí.
    – ¿Oh? ¿Y dónde vas?
    Sophronia dudó. Kit había preguntado con inocencia.
    – Vamos al salón unos momentos para que podamos hablar.
    Kit la miró con curiosidad, y la siguió hacía el salón. Una vez dentro, se sentó en el sofá.
    – ¿Algo va mal?
    Sophronia permaneció de pie.
    – Yo… yo me voy a Charleston.
    – Podías haberlo dicho antes. Necesito comprar unas cosas. Te podría haber acompañado.
    – No, no es un viaje para hacer compras -Sophronia colocó las manos delante de su falda de lana marrón -. Yo… me marcho para siempre. No volveré más a Risen Glory.
    Kit la miró de forma perpleja.
    – ¿No volverás? Claro que volverás. Vives aquí.
    – James Spence me ha comprado una casa.
    Kit arrugó la frente.
    – ¿Por qué haría él eso? ¿Vas a ser su ama de llaves? ¿Sophronia cómo puedes pensar en abandonarnos así?
    Sophronia negó con la cabeza.
    – No voy a ser su ama de llaves, voy a ser su amante.
    Kit agarró el brazo del sofá.
    – No te creo. Tú nunca harías algo tan horrible.
    La barbilla de Sophronia subió rápidamente.
    – ¡No te atrevas a juzgarme!
    – ¡Pero es que está mal! Lo que estás diciendo es sencillamente horrible. ¿Cómo podrías considerar siquiera algo así?
    – Haré lo que tenga que hacer-dijo tercamente Sophronia.
    – ¡No debes hacerlo!
    – Para tí es fácil decirlo. ¿Pero has pensado alguna vez que me gustaría tener las cosas que tú tienes… una casa, bonitos vestidos, poder despertarme por la mañana sabiendo que nadie puede hacerme daño?
    – Pero aquí nadie puede hacerte daño. Hace más de tres años que terminó la guerra, y desde entonces nadie te ha molestado.
    – Eso es porque todo el mundo suponía que estaba compartiendo la cama de tu marido -al ver la mirada afilada de Kit, añadió- no lo hice. Pero sólo Magnus lo sabe. -Las líneas esculpidas de su rostro se volvieron amargas-. Ahora que estás casada, todo es diferente. Es sólo cuestión de tiempo que alguien decida que estoy libre para perseguirme. Es la manera como una mujer negra vive si no tiene un hombre blanco protegiéndola. No puedo seguir viviendo así.
    – Pero, ¿y Magnus? -discutió Kit -. Es un buen hombre. Cualquiera con ojos puede ver que te ama. Y no importa cuanto trates de negarlo, sé que tú también sientes algo por él. ¿Cómo puedes hacerle esto?
    La boca de Sophronia se tensó en una fina línea.
    – Tengo que pensar sólo en mí.
    Kit se levantó de un salto del sofá.
    – No veo dónde está lo maravilloso de tener a un hombre blanco cuidándote. Cuando eras esclava, mi padre te cuidaba y mira lo que te ocurrió. Quizá el señor Spence tampoco pueda protegerte, como le pasó a mi padre. A lo mejor mira para otro lado, como él hizo. ¿Has pensado en eso, Sophronia? ¿Lo has hecho?
    – ¡Tu padre no trató de protegerme! -gritó Sophronia-. No lo hizo, ¿entiendes? No sólo no lo hizo, sino que me entregaba por la noche a sus amigos.
    Kit sintió un dolor punzante en las paredes del estómago.
    Ahora que la verdad estaba dicha, Sophronia no pudo detenerse.
    – A veces dejaba que me jugaran a los dados. Otras veces, una carrera de caballos. Yo era el premio por el que competían.
    Kit corrió hacía Sophronia y la cogió en sus brazos.
    – Lo siento. Oh, lo siento tanto, tanto.
    Sophronia se volvió rígida bajo sus manos. Kit la acarició, contuvo sus lágrimas, murmuró disculpas por algo que no tenía culpa, y trató de encontrar el valor para convencer a Sophronia de que no abandonara la única casa en la que había vivido siempre.
    – No dejes que lo que ocurrió arruine el resto de tu vida. Fue horrible, pero ocurrió hace ya mucho tiempo. Eres joven. Muchas esclavas…
    – ¡No me hables de esclavas! -Sophronia se separó de ella con una expresión feroz-. ¡Haz el favor de no hablarme de esclavas! ¡Tú no sabes nada de eso! – hizo una inspiración profunda-. ¡Él también era mi padre!
    Kit se quedó helada. Lentamente, movió de un lado a otro la cabeza.
    – No, no es verdad. Estás mintiéndome. Incluso él, no entregaría así a su propia hija. ¡Maldita seas! ¡Maldita seas por mentirme!
    Sophronia no se acobardó.
    – Soy su hija, igual que tú. Se acostó con mi madre cuando no era más que una muchacha. Estuvo con ella hasta que se enteró que estaba embarazada. Entonces la tiró a los barracones de los esclavos, como si fuera basura. Al principio cuándo sus amigos venían tras de mí, yo pensaba que tal vez había olvidado que era su hija. Pero no lo había olvidado. Simplemente no le importaba. La sangre no tenía ningún significado para él, porque yo no era humana. Era sólo una esclava más de su propiedad.
    El rostro de Kit estaba ceniciento. No podía moverse. No podía hablar.
    Ahora que ya había contado su secreto, Sophronia finalmente se calmó.
    – Me alegro que mi madre muriera antes que eso comenzara. Era una mujer fuerte pero ver lo que estaba ocurriéndome la habría destrozado. – Sophronia extendió la mano y tocó la mejilla inmóvil de Kit. -Somos hermanas, Kit -dijo suavemente. – ¿Nunca te diste cuenta? ¿Nunca sentiste ese lazo que nos une tan fuerte que no podíamos estar nunca separadas? Desde el principio, siempre fue así. Tu madre murió cuando naciste y se suponía que mi madre tenía que criarte, pero a ella no le gustaba tocarte, por lo que le había pasado. Así que yo me ocupé de tí. Una niña criando a otra niña. Recuerdo dormirte en mi regazo cuando yo apenas tenía cuatro o cinco años. Te ponía a mi lado en la cocina cuando trabajaba y jugaba contigo a las muñecas por la noche. Y entonces mi madre murió y te convertiste en lo único que tenía en la vida. Por eso nunca salí de Risen Glory, ni siquiera cuando te fuiste a Nueva York. Tenía que asegurarme que estabas bien. Pero cuando volviste, te habías trasformado en una persona diferente, eras parte de un mundo al que yo no nunca perteneceré. Estaba celosa, y también asustada. Tienes que perdonarme por lo que voy a hacer, Kit, pero tú tienes un lugar en el mundo, y ya es hora que yo trate de buscar el mío.
    Dio un abrazo rápido a Kit y se marchó.
    No mucho tiempo después, Cain encontró a Kit allí. Ella estaba todavía de pie en el centro del salón. Tenía los músculos rígidos y las manos apretadas en puños.
    – ¿Dónde diablos está todo el… Kit? ¿Qué te pasa?
    En un instante estaba a su lado. Ella se sintió como si la hubieran sacado de un trance. Se apoyó contra él, ahogándose con un sollozo. Él la cogió en sus brazos y la llevó al sofá.
    – Dime que ha ocurrido.
    Se sentía bien con sus brazos a su alrededor. Nunca la había abrazado así…protectoramente, sin rastro de pasión. Comenzó a llorar.
    – Sophronia se marcha. Se va a Charleston a ser… a ser la amante de James Spence.
    Cain juró suavemente.
    – ¿Lo sabe Magnus?
    – Yo… yo creo que no -intentó tomar aliento-. También me ha dicho que… Sophronia es mi hermana.
    – ¿Tu hermana?
    – La hija de Garrett Weston, igual que yo.
    Él acarició su barbilla con el pulgar.
    – Has vivido en el Sur toda tu vida. La piel de Sophronia es clara.
    – No lo entiendes -apretó la mandíbula, y trató de escupir las palabras a través de sus lágrimas-. Mi padre la entregaba a sus amigos durante la noche. Él sabía que era su hija, su propia carne y su propia sangre pero la entregaba igual… Oh, por amor de Dios…
    Cain se puso pálido. La apretó más y dejó reposar su mejilla contra la coronilla de ella mientras lloraba. Gradualmente, ella le contó los detalles de la historia. Cuando terminó, Cain habló brutalmente.
    – Espero que esté quemándose en el infierno.
    Ahora que le había contado todo, Kit comprendió lo que debía hacer. Se soltó y se puso de pie de un salto.
    – Tengo que detenerla. No puedo permitir que pase por esto.
    – Sophronia es una mujer libre -le recordó él suavemente-. Si ella quiere irse con Spence, no hay nada que tú puedas hacer.
    – ¡Es mi hermana! ¡La quiero, y no permitiré que haga esto!
    Antes de que Cain pudiera pararla, salió del salón a toda prisa.
    Cain suspiró mientras se levantaba del sofá. Kit estaba herida, y como él sabía muy bien, eso podría llevar al desastre.
    Fuera, Kit se escondió entre los árboles cerca de la entrada de la casa. Le castañeteaban los dientes mientras se acurrucaba en las frías y húmedas sombras, esperando que Cain saliera. Pronto apareció, como ella sabía que haría. Le vio bajar los escalones y mirar hacía el camino. Al no verla, maldijo, y se giró hacía la cuadra.
    Tan pronto como le perdió de vista, Kit corrió hacía la casa y fue hacía el armario de armas de la biblioteca. No esperaba demasiados problemas de James Spence, pero como no tenía la menor intención de dejar que Sophronia se fuera con él, necesitaba el arma para añadir peso a sus argumentos.

***

    A varios kilómetros de allí, la calesa roja y negra de James Spence pasó al lado de la carreta que Magnus conducía. Spence iba como si le persiguiera el diablo, tiene prisa, pensó Magnus mientras le veía desaparecer por una curva. Desde allí no había mucho hasta el cruce del camino que llevaba a Risen Glory y al molino de algodón, Spence debía tener negocios con el molino.
    Era una conclusión lógica, pero de algún modo no lo satisfizo. Hizo girar a los caballos, y se dirigió deprisa hacía Risen Glory, mientras repasaba lo que sabía de Spence.
    Los cotilleos locales decían que había gestionado una cantera de grava en Illinois, había vendido su parte por trescientos dólares, y tras terminar la guerra se había marchado al Sur, con una maleta llena de dólares. Ahora poseía una próspera mina de fosfato y deseaba a Sophronia.
    La calesa de Spence estaba parada al final del camino cuando Magnus llegó hasta allí. El hombre de negocios iba vestido con una levita y sombrero negro, con un bastón en su mano enguantada. Magnus apenas le miró un momento. Toda su atención estaba en Sophronia.
    Ella estaba de pie al lado del camino, con su mantón de lana envolviendo sus hombros y una pequeña maleta a sus pies.
    – ¡Sophronia! -paró la carreta y saltó.
    Ella levantó la mirada hacía él, por un momento creyó ver una chispa de esperanza en sus ojos, pero después se nublaron y ella se apretó más fuerte el mantón.
    – Márchate de aquí, Magnus Owen. Esto no tiene nada que ver contigo.
    Spence se alejó un paso de la puerta de la calesa y miró a Magnus.
    – ¿Pasa algo, chico?
    Magnus metió un pulgar en su cinturón y le fulminó con la mirada.
    – La señora ha cambiado de opinión.
    Los ojos de Spence se redujeron bajo el ala de su sombrero.
    – Si estás hablando conmigo, chico, sugiero que me llames señor.
    Mientras Sophronia veía la confrontación, una sensación de temor se deslizaba por su espalda. Magnus se giró hacia ella, pero en lugar del hombre amable de voz suave que ella conocía, vio a un desconocido mirándola con dureza.
    – Vuelve a la casa.
    Spence avanzó otro paso.
    – Bien, de acuerdo. No sé quién te crees que eres, pero…
    – Vete, Magnus -Sophronia podía escuchar el temblor de su voz-. He tomado una decisión, y no puedes detenerme.
    – Claro que puedo detenerte -dijo él en tono frío -. Y eso es precisamente lo que voy a hacer.
    Spence caminó hacía Magnus, tomando con firmeza el bastón con empuñadura dorada en la mano.
    – Creo que sería mejor para todos que te marcharas por dónde has venido. Sophronia, vamos.
    Pero cuando intentó agarrarla, Magnus fue más rápido y la alejó de él.
    – Ni se le ocurra tocarla -gruñó Magnus empujándola con firmeza detrás de él.
    Entonces levantó los puños y fue al encuentro del otro hombre.
    Hombre negro contra hombre blanco. Todas las pesadillas de Sophronia se hacían realidad. El miedo se enroscó en su interior.
    – ¡No! -sujetó a Magnus por la camisa -. ¡No le pegues! Si pegas a un hombre blanco, estarás colgado de una soga al amanecer.
    – Suéltame, Sophronia.
    – Los blancos tienen todo el poder, Magnus. ¡Olvídate de esto ahora mismo!
    Él la apartó a un lado, en claro gesto de protegerla. Spence aprovechó que le daba la espalda y cuando Magnus se giró, levantó el bastón y le golpeó en el pecho.
    – Aléjate de las cosas que no te importan, chico -gruñó Spence.
    En un movimiento rápido, Magnus agarró el bastón y lo partió en dos con la rodilla.
    Sophronia gritó.
    Magnus tiró el bastón al suelo y pegó un fuerte puñetazo en la mandíbula de Spence, que envió el propietario de la mina directamente a la tierra del camino.
    Kit llegó justo en ese momento, saliendo de los árboles. Levantó su escopeta y apuntó al hombre en el suelo.
    – Márchese de aquí, señor Spence. No le queremos.
    Sophronia nunca había estado tan contenta de ver a alguien, pero el rostro de Magnus se puso tenso. Spence se levantó despacio, mirando a Kit de forma hostil. En ese momento se oyó una voz profunda.
    – ¿Qué está ocurriendo aquí?
    Cuatro pares de ojos giraron y vieron a Cain desmontando de Vándalo. Caminó hacia Kit con ese andar lento y seguro que era tan característico en él y extendió la mano.
    – Dame la escopeta, Kit -habló con la misma calma como si le pidiera el pan en la mesa.
    Darle el arma era exactamente lo qué Kit quería hacer. Como ya había descubierto una vez, no tenía agallas para dispararle a nadie. Cain se pondría de parte de Magnus y tranquilamente, se lo entregó.
    Para su asombro, él no apuntó a Spence. Por el contrario, la cogió del brazo y la llevo sin ningún miramiento hacía su caballo.
    – Acepte mis disculpas, señor Spence. Mi esposa tiene un temperamento algo exaltado -y metió la escopeta en la funda que colgaba de su silla.
    Los ojos de Spence se volvieron sagaces. El molino de algodón había hecho a Cain un hombre importante en la comunidad, y ella pudo ver como trataba de buscar la forma de no enemistarse con él.
    – No mencione eso, señor Cain -trató de limpiarse el barro de sus pantalones-. Supongo que ninguno de nosotros puede predecir el comportamiento de nuestras pequeñas esposas.
    – Nunca han sido dichas palabras tan ciertas -respondió Cain, pasando por alto la mirada furiosa de Kit.
    Spence recogió su sombrero negro y señaló a Magnus con la cabeza.
    – ¿Valora usted a este chico suyo, Major?
    – ¿Por qué lo pregunta?
    Él dirigió a Cain una sonrisa de hombre a hombre.
    – Si usted me dice que lo valora, supongo que no se sentiría feliz de verlo colgando de una soga. Y ya que ambos somos hombre de negocios, estaría más que dispuesto a olvidar lo que ha ocurrido aquí hoy.
    El alivio hizo temblar las rodillas de Kit. Los ojos de Cain se dirigieron hacía Magnus.
    Se quedaron mirándose durante tensos y largos segundos antes de que Cain apartara la vista y se encogiera de hombros.
    – Qué Magnus arregle sus propios asuntos. No tiene nada que ver conmigo, de ninguna manera.
    Kit dio un silbido de atrocidad cuando la subió a lomos de Vándalo, montó él, y espoleó al caballo para volver al camino.
    Sophronia los vio marchar, con la bilis subiéndole por la garganta. Suponía que el Major era amigo de Magnus, pero parecía que no. Los blancos se unían siempre en contra de los negros. Así había sido siempre, y así seguiría.
    La desesperación la abrumó. Alzó los ojos hacía Magnus para ver como se había tomado la traición de Cain, pero no parecía molestarle. Estaba de pie con las piernas ligeramente separadas, con una mano en la cadera, y una extraña luz brillando en sus ojos.
    El amor que había rechazado admitir, explosionó libre dentro de ella, rompiendo todas las invisibles cadenas del pasado, arrastrándolas en una avalancha purificadora. ¿Cómo habría podido negar esos sentimientos tanto tiempo? Él era todo lo que un hombre tenía que ser… fuerte, bueno, amable. Era un hombre tierno y orgulloso. Pero ahora, por su culpa, lo había puesto en peligro.
    Sólo había una cosa que pudiera hacer. Le dio la espalda a Magnus y se obligó a caminar hacía James Spence.
    – Señor Spence, es culpa mía lo que ha sucedido hoy aquí -le fue imposible tocarle el brazo-. He estado flirteando con Magnus, haciendo que creyera que estaba interesada. Por favor, olvide todo esto. Iré con usted, pero prométame que no tomará represalias contra él. Es un buen hombre y todo esto es culpa mía.
    Desde detrás le llegó la voz de Magnus, espesa y suave como un antiguo himno.
    – Es inútil, Sophronia. No voy a dejar que te vayas con él -se puso junto a ella-. Señor Spence, Sophronia va a ser mi esposa. Si trata de acercarse a ella, lo mataré. Hoy, mañana, dentro de un año, es igual. Le mataré.
    Los dedos de Sophronia se volvieron helados.
    Spence se lamió los labios y miró nerviosamente por dónde Cain había desaparecido. Magnus era un hombre grande, más alto y musculoso, y Spence llevaba todas las de perder en una pelea física. Pero Spence no necesitaba ese tipo de lucha para ganar.
    Con una sensación de temor, Sophronia miró las emociones que surcaban su cara. Ningún hombre negro saldría indemne si pegaba a un hombre blanco en Carolina del Sur. Si Spence no conseguía que el sheriff hiciera algo, iría al Ku Klux Klan, esos monstruos que llevaban atemorizando al estado desde hacía dos años. Cuando Spence se dirigió con toda confianza a su calesa y subió despreocupadamente al asiento, imágenes de azotamientos y linchamientos volvieron a su mente.
    Él recogió las riendas y se dirigió a Magnus.
    – Has cometido un grave error, chico -entonces miró a Sophronia con una hostilidad que no trató de esconder-. Volveré mañana a por tí.
    – Sólo un minuto, señor Spence -Magnus se agachó para recoger las mitades rotas del bastón. Caminó hacía la calesa con una seguridad que no tenía derecho a sentir-. Me considero un hombre justo, de modo que creo necesario advertirle del tipo de riesgo que cometería si decidiera venir a por mí. O si decidiera enviar a sus conocidos con sábanas aquí. Pero eso no sería una buena idea, señor Spence. De hecho, sería muy mala idea.
    – ¿Qué se supone que quieres decir? -se mofó Spence.
    – Quiero decir que tengo una especie de talento, del que me gustaría hablarle, señor Spence. Y tengo tres o cuatro amigos con el mismo talento. Son hombre negros, como yo, y quizás piense que al ser negros no merece la pena tomarnos en cuenta, señor Spence. Pero estaría cometiendo un grave error.
    – ¿De qué estás hablando?
    – Estoy hablando de la dinamita, señor Spence. Material repugnante pero realmente útil. Aprendí a utilizarlo cuando tuvimos que volar algunas rocas para construir el molino. La mayoría de la gente no sabe demasiado sobre dinamita, puesto que es tan reciente, pero usted me parece alguien con ideas renovadoras, y supongo que la conoce. Sabría, por ejemplo, cuanto daño puede causar una pequeña carga de dinamita si alguien la pone en el lugar equivocado de una mina de fosfato.
    Spence miró a Magnus con incredulidad.
    – ¿Estás amenazándome?
    – Supongo que podría decirse que estoy tratando de hacer una puntualización, señor Spence. Tengo buenos amigos. Realmente buenos. Y si me ocurriera algo, cualquier cosa, no estarían muy contentos. Serían tan infelices que podrían hacer estallar una carga de dinamita en el lugar incorrecto. ¿Y nosotros no queremos que eso suceda, verdad señor Spence?
    – ¡Maldito seas!
    Magnus puso un pie en el escalón de la calesa y se dio unos golpecitos con los trozos rotos del bastón en sus rodillas.
    – Todo hombre merece su felicidad, señor Spence y la mía es Sophronia. Planeo vivir una buena vida, muy larga para poder disfrutarla, y estoy dispuesto a hacer lo necesario para conseguirlo. Cuando coincidamos en la ciudad, me tocaré el sombrero y le diré atentamente, ¿Cómo está, señor Spence? Y mientras escuche ese ¿Cómo está, señor Spence?, sabrá que soy un hombre feliz que le desea a usted y a su mina de fosfato lo mejor -sin dejar de mirarle a los ojos, le tiró las mitades rotas del bastón.
    Rígido de ira, Spence las recogió y agarró las riendas.
    Sophronia apenas podía creerlo. Lo que había visto iba en contra de todas sus creencias, pero había ocurrido. Había visto a Magnus enfrentarse a un hombre blanco, y ganar. Había luchado por ella. La había protegido… incluso de ella misma.
    Se lanzó a través de la fría y húmeda hierba corta que los separaba y se lanzó a sus brazos, repitiendo su nombre una y otra vez, igualando el ritmo con los latidos de su corazón.
    – Me pones a prueba continuamente, mujer-dijo suavemente, apoyando las manos en sus hombros.
    Ella levantó la mirada y vio firmeza y sinceridad, unos ojos que prometían tanto bondad como fortaleza. Él levantó una mano y pasó su índice sobre sus labios, como si fuera un ciego marcando un territorio que estaba a punto de reclamar. Entonces bajó la cabeza y la besó.
    Ella aceptó sus labios tímidamente como si fuera una jovencita. Él hacía que se sintiera de nuevo pura e inocente.
    Él la acercó más y el beso creció en exigencia, pero en lugar de asustarla, la conmovió su poder. Este hombre, este hombre bueno, sería para ella. Él era más importante que una casa en Charleston, más importante que vestidos de seda, más importante que cualquier cosa.
    Cuando empezaron a alejarse, Sophronia vio sus ojos brillar. Este hombre duro y fuerte, que había amenazado descaradamente con volar una mina de fosfato, era amable y suave como un corderito.
    – Sólo me causas problemas, mujer -dijo él bruscamente-. Cuando estemos casados, no aguantaré más tonterías.
    – ¿Vamos a casarnos, Magnus? -preguntó ella descaradamente, pasando sus elegantes y largos dedos por los lados de su cabeza, para darle otro largo y profundo beso.
    – Oh sí, mi amor -respondió él, cuando finalmente pudo coger aliento-. Vamos a casarnos cuanto antes, sin ninguna duda.

19

    – ¡Te creía muchas cosas, Baron Cain, pero nunca creí que fueras un cobarde! -Kit entró como una tormenta en el establo pisándole los talones a Cain-. Magnus va a ser hombre muerto, y eso caerá sobre tu conciencia. Todo lo que tendrías que haber hecho era asentir con la cabeza, sólo asentir con la cabeza y Spence habría olvidado que Magnus lo golpeó. ¡Devuélveme ese rifle ahora mismo! Si no eres lo bastante hombre como para defender a tu mejor amigo, lo haré yo misma.
    Cain giró, con la escopeta apoyada en su pecho.
    – Como tenga la remota idea que vas a volver allí, te encerraré y tiraré la llave.
    – Eres odioso, ¿lo sabías?
    – Me lo dices continuamente. ¿Se te ha ocurrido preguntarme por qué lo he hecho, en lugar de lanzarme todo tipo de acusaciones?
    – Lo que has hecho es evidente.
    – ¿Lo es?
    De repente Kit se sintió insegura. Cain no era ningún cobarde y él nunca hacía nada sin una razón. Las aristas de su cólera se enfriaron pero no las de su preocupación.
    – Muy bien, dime que tenías en mente cuando dejaste a Magnus con un hombre que quiere verlo linchado. -Me has enojado bastante, voy a dejar que lo averigües tu sola. Comenzó a andar hacia la casa, pero Kit saltó delante de él. -Oh, no, tú no vas a largarte tan fácilmente.
    Él cambió la escopeta a su hombro.
    – Magnus odiaba tu interferencia y habría odiado también la mía. Hay algunas cosas que un hombre debe hacer por sí solo.
    – También podrías haber firmado su sentencia de muerte.
    – Digamos que tengo más fe en él que tú.
    – Esto es Carolina del Sur, no Nueva York.
    – ¿No me digas que finalmente estas admitiendo que tu querido estado no es perfecto?
    – Estoy hablando del Ku Klux Klan -dijo ella- la última vez que fuiste a Charlestón, trataste de conseguir que los funcionarios federales tomaran medidas contra ellos. Ahora actúas como si el Ku Klux Klan no existiera.
    – Magnus es un hombre. No necesita que nadie luche sus batallas. Si tu supieras la mitad de lo que crees que sabes, comprenderías eso.
    Desde el punto de vista de Magnus, Cain tenía razón, pero ella no tenía paciencia con esa clase de orgullo masculino. Solo conducía a la muerte. Cuando Cain se alejó, ella pensó en la guerra que tan gloriosa había parecido una vez.
    Bufó y dio vueltas con paso firme durante la mayor parte de la hora hasta que Samuel apareció, con una abierta sonrisa en su rostro y una nota de Sophronia en la mano.
    Querida Kit
    Deja de preocuparte. Spence se ha ido, Magnus está bien y nos vamos a casar.
    Con amor
    Sophronia
    Kit la miró fijamente con una mezcla de alegría y aturdimiento. Cain tenía razón. Pero sólo porque tenía razón en esto no significaba que tuviese razón en todo.
    Habían ocurrido demasiadas cosas y sus sentimientos por Sophronia, por Risen Glory y por Cain giraban dentro de ella. Se dirigió a por Tentación a la cuadra, pero recordó que Cain le había ordenado que no montara al caballo. Una vocecilla le dijo que sólo podía culpar a su propia imprudencia, pero se negó a escucharla. Tenía que resolver esto con él.
    Caminó con paso majestuoso de vuelta a la casa y encontró a Lucy pelando patatas.
    – ¿Dónde está el señor Cain?
    – Lo oí subir hace algunos minutos.
    Kit salió disparada hacia el vestíbulo y subió las escaleras. Abrió de un tirón la puerta del dormitorio.
    Cain estaba junto a la mesa recogiendo algunos papeles que había dejado allí la noche anterior. Se giró hacia ella con expresión burlona. Vio lo agitada que estaba y levantó una ceja.
    – ¿Y bien?
    Sabía lo que le estaba preguntando. ¿Rompería la regla no escrita entre ellos? La regla que decía que este dormitorio era el único lugar donde no discutían, el único lugar que estaba destinado para otras cosas, algo tan importante para ambos como el aire que respiraban.
    Ella no podía romper esa regla. Solamente aquí se desvanecía su inquietud. Solamente aquí se sentía… no feliz… pero de algún modo adecuada.
    – Ven aquí – dijo él.
    Se dirigió hacia él, pero no se olvidó de su resentimiento por lo de Tentación. No se olvidó de su miedo a que él aún pusiera un camino hacia el molino a través de sus tierras. No se olvidó de su prepotencia y de su obstinación. Ella dejaba todo eso hervir en su interior mientras se entregaba a unas relaciones sexuales que se estaban volviendo cada día menos satisfactorias y más necesarias.
    A la mañana siguiente, ni siquiera la felicidad de Sophronia y Magnus pudo impedir que Cain y Kit se hablasen furiosamente. Se había convertido en una rutina. Cuanto más apasionada era la noche, peor se trataban al día siguiente.
    No esperes que la luz del día cause un cambio en mí… te daré mi cuerpo, pero no, no te atrevas a pedir más.
    Mientras Kit observaba a Magnus y a Sophronia moviéndose en un dichoso aturdimiento durante la semana siguiente preparando su boda, se encontró deseando que Cain y ella pudiesen tener también un final feliz. Pero el único final feliz que podría imaginar para ellos consistía en que Cain se marchara lejos, dejándola sola en Risen Glory. Y eso no parecía correcto en absoluto.

***

    El domingo por la tarde, Sophronia y Magnus tomaron sus votos en la vieja iglesia de los esclavos con Kit y Cain junto a ellos. Después de los abrazos, de las lágrimas y de cortar el pastel de boda hecho por Miss Dolly, se quedaron finalmente solos en la casa de Magnus que estaba junto al huerto.
    – No te presionaré- dijo mientras la noche de diciembre caía intensa y tranquila al otro lado de las ventanas-. Podemos tomarnos un tiempo.
    Sophronia le sonrió a los ojos y se recreó con la visión de su hermosa piel marrón.
    – Ya nos hemos tomado demasiado tiempo -sus dedos se arrastraron por los botones superiores del hermoso vestido de seda que Kit le había dado.
    – Ámame, Magnus. Sólo ámame.
    Él lo hizo. Tierna y completamente. Mandando lejos toda la fealdad del pasado. Sophronia nunca se había sentido tan segura y amada. Nunca olvidaría lo que le había pasado, pero las pesadillas de su pasado ya no la controlarían. Finalmente entendió lo que significaba ser libre.

***

    Mientras diciembre daba paso a enero, las relaciones sexuales entre Cain y Kit se desarrollaban en un filo primitivo y violento que los asustaba a ambos. Kit dejó una contusión en el hombro de Cain. Cain dejó una marca en su pecho, sólo para maldecirse mas tarde.
    Únicamente una vez trataron de hablar.
    – No podemos continuar de este modo -dijo él.
    – Lo sé -giró la cabeza en la almohada y fingió dormirse.
    La parte traicionera y más femenina de ella anhelaba dejar de luchar y abrir su corazón antes de que este explotara con sentimientos que no podía nombrar. Pero este era un hombre que abandonaba sus libros y caballos antes de que pudiesen significar demasiado para él. Y los demonios de su propio pasado también eran fuertes.
    Risen Glory era todo lo que tenía… todo lo que alguna vez había tenido… la única parte de su vida que era segura. La gente desaparecía pero Risen Glory era eterna y nunca iba a permitir que sus tumultuosos y secretos sentimientos por Baron Cain amenazaran eso. Cain con sus fríos ojos grises y su molino textil, Cain con su descontrolada ambición que podía devorar sus campos, para luego escupirlos al igual que tantas descartadas semillas de algodón, hasta que no quedara nada más que una cáscara sin valor.

***

    – Te lo he dicho, no quiero ir -Kit arrojó violentamente su cepillo y miró fijamente a Cain a través del espejo. Él lanzó a un lado su camisa.
    – Yo sí.
    Todas las peleas se detenían en la puerta de dormitorio. Pero esta no lo haría. ¿Qué diferencia había? Su forma de hacer el amor ya había transformado su dormitorio en otra zona de guerra.
    – Tú odias las fiestas -le recordó ella.
    – Esta no. Quiero mantenerme lejos del molino durante unos cuantos días.
    El molino, observó ella, no Risen Glory.
    – Y echo de menos ver a Verónica -añadió.
    El estómago de Kit dio un vuelco de dolor y de celos. La verdad era, que ella también echaba de menos a Verónica, pero no quería que Cain lo hiciera.
    Verónica había dejado Rutherford seis semanas antes, poco antes de Acción de Gracias. Se había instalado en una mansión de tres plantas en Charlestón y Kit se había enterado de que ya se estaba convirtiendo en un referente de moda y cultura. Artistas y políticos acudían a su puerta. Había un desconocido escultor de Ohio, un famoso actor de Nueva York. Ahora Verónica planeaba inaugurar su nueva casa con un baile de invierno.
    En su carta a Kit, le había dicho que había invitado a todo el mundo divertido de Charleston, además de a algunos viejos conocidos de Rutherford. En el estilo típicamente perverso de Verónica, eso incluía a Brandon Parsell y su nueva prometida, Eleanora Baird cuyo padre había asumido la presidencia del banco tras la guerra.
    Normalmente a Kit le habría encantado asistir a tal fiesta, pero ahora mismo no tenía el corazón para eso. La nueva felicidad de Sophronia, la hacía consciente de su propia miseria, y por mucho que Verónica la fascinara, también hacía que Kit se sintiera torpe y estúpida.
    – Ve tú solo -dijo, aunque odiaba la idea.
    – Vamos juntos -la voz de Cain sonó cansada-. No tienes ninguna elección en este tema.
    Como si alguna vez la tuviera. Su resentimiento creció, y esa noche, no hicieron el amor. Ni la siguiente. Ni la siguiente después de esa. Eso estaba bien, se dijo a sí misma. Se sentía enferma desde hacía varias semanas. Tarde o temprano tendría que dejar de resistirse y ver al médico. Aún así, esperó hasta la mañana antes de partir hacia la fiesta de Verónica para hacer el viaje. Para cuando llegaron a Charleston, Kit estaba pálida y agotada. Cain se marchó para ocuparse de algún negocio, mientras a Kit le mostraban la habitación que compartirían durante las próximas noches. Era luminosa y ventilada, con un estrecho balcón que dominaba sobre un patio de ladrillo, atractivo incluso en invierno con su verde arriate de césped que provenía de Sea Island, y con el perfume de los dulces olivos.
    Verónica envió a una criada para ayudarla a desempacar y prepararle un baño. Más tarde Kit se echó sobre la cama y cerró los ojos, demasiado agotados de emoción incluso para llorar. Despertó varias horas más tarde y torpemente se puso su bata de algodón. Mientras se abrochaba el cinturón, caminó hacia las ventanas y apartó las cortinas. Fuera estaba ya oscuro. Tendría que vestirse pronto. ¿Cómo superaría esa noche? Puso la mejilla contra el frío cristal de la ventana.
    Iba a tener un bebé. No parecía posible, incluso ahora, que una pequeña partícula de vida creciera dentro de ella. El bebé de Baron Cain. Un bebé que la ataría a él por el resto de su vida. Un niño a quien desesperadamente quería, aunque todo se volviera mucho más difícil.
    Se obligó a sentarse frente al tocador. Al buscar a tientas su cepillo, noto el tarro azul de cerámica que reposaba junto a sus otros artículos de tocador. Lucy también lo había llevado. Qué irónico. El tarro contenía los polvos grisáceos que Kit había conseguido de la curandera para evitar concebir. Los había tomado una vez y después nunca más. Al principio, había habido largas semanas en las que Cain y ella habían dormido separados, y luego, después de la noche de su reconciliación, se había encontrado reacia a utilizar los polvos. El contenido de ese tarro azul le había parecido casi malévolo, hasta que finalmente le había hecho rechinar los dientes.
    Cuando escuchó a varias mujeres hablar sobre lo difícil que había sido para ellas concebir, ella había justificado su descuido decidiendo que el riesgo de embarazo no era tan grande como había temido. Entonces Sophronia descubrió el tarro y le dijo a Kit que los polvos eran inútiles. A la curandera no le gustaban las mujeres blancas y había estado vendiéndoles polvos de prevención inútiles durante años. Kit pasó el dedo por la tapa del tarro, preguntándose si eso sería verdad.
    La puerta se abrió tan bruscamente, que la sobresaltó y volcó el tarro. Bajó de un salto del taburete.
    – ¿No podrías entrar, aunque sólo fuera una vez, en una habitación sin arrancar la puerta de sus bisagras?
    – Siempre estoy demasiado impaciente por ver a mi fiel esposa -Cain tiró sus guantes de cuero sobre una silla, entonces descubrió el desorden sobre el tocador-. ¿Qué es eso?
    – ¡Nada! -agarró una toalla y trató de limpiarlo.
    Él se acercó por detrás de ella y depositó su mano sobre la de ella. Con su otra mano, recogió el tarro volcado y estudió el polvo que quedaba dentro.
    – ¿Qué es esto?
    Ella trató de apartar la mano, pero él la sujetaba fuerte. Depositó el tarro y su deliberada mirada fija le dijo que no la dejaría ir hasta que no le dijera la verdad. Comenzó a decir que era un polvo para el dolor de cabeza pero estaba demasiado cansada para disimular, ¿y que importaba de todas formas?
    – Es algo que conseguí de la curandera. Lucy lo empaquetó por error -y después, porque ahora ya no suponía ninguna diferencia-: Yo… yo no quería tener un bebé.
    Una mirada de amargura relampagueó a través de su rostro. Soltó su mano y se giró.
    – Ya veo. Tal vez deberíamos haber hablado de eso.
    Ella no pudo esconder totalmente la tristeza de su voz.
    – ¿No parece que tengamos un matrimonio de esa clase?, ¿no crees?
    – No. No, supongo que no lo tenemos -dándole la espalda se quitó el abrigo gris perla y tiró de la corbata.
    Cuando él finalmente se dio la vuelta, sus ojos eran tan remotos como la estrella del norte.
    – Me alegro de que fueras tan sensata. Dos personas que se detestan no serían los mejores padres. No puedo imaginar nada peor que traer a un mocoso no deseado a este sórdido lío que llamamos matrimonio, ¿o, sí?
    Kit sintió como su corazón se rompía en un millón de pedazos.
    – No- se las arregló para decir-. No, yo tampoco.

***

    – Tengo entendido que es suyo ese nuevo molino de algodón pasando Rutherford, señor Cain.
    – Es correcto -Cain estaba al final del vestíbulo junto a John Hughes, un joven y fornido norteño que había reclamado su atención justo cuando estaba a punto de ir arriba para ver que estaba reteniendo a Kit.
    – He oído que está haciendo un buen negocio allí. Más poder para usted, ya sabe. Arriesgado, sin embargo, no cree, con el…-dejó de hablar y silbó suavemente cuando miró fijamente más allá del hombro de Cain, hacia las escaleras-. ¡Guau, guau! ¿Puede ver eso? Hay una mujer a la que no me importaría llevar a casa conmigo.
    Cain no necesitó dar media vuelta para saber quién era. Podía sentirla a través de los poros de su piel. Aún así, tenía que mirar.
    Llevaba su vestido blanco plateado con las cuentas de cristal. Pero el vestido había sido arreglado desde la última vez que lo había visto, de la misma manera que recientemente había cambiado muchas de sus ropas. Había cortado el corpiño de raso blanco justo debajo de sus pechos y fijado una fina capa de organdí plateado. Esta se alzaba sobre sus suaves curvas hacía su garganta donde utilizaba una brillante cinta para recogerla en un elevado y delicado volante.
    El organdí era transparente y no llevaba nada debajo. Solamente las cuentas de cristal que ella había quitado de la falda y había colocado en grupos estratégicos sobre el tejido transparente que protegía su modestia. Lentejuelas de cristal sobre la carne redondeada.
    El vestido era escandalosamente hermoso y Cain nunca había visto nada que odiara más. Uno por uno, los hombres de su alrededor se giraron hacía ella, y sus ojos devoraron codiciosamente la carne que debería haber sido vista únicamente por él.
    Era una doncella de hielo prendida en llamas.
    Y entonces olvidó sus celos y simplemente disfrutó de la visión. Era salvajemente hermosa, su rosa salvaje de las profundidades del bosque, tan indómita como el día en que la conoció, preparada para pinchar la carne de un hombre con sus espinas al mismo tiempo que lo tentaba con su espíritu.
    Observó el profundo color que manchaba sus delicados pómulos y las extrañas y brillantes luces que centelleaban en las intensas profundidades de sus ojos violetas. Sintió un primer picor de inquietud. Había algo casi frenético que se ocultaba dentro de ella esa noche. Palpitando desde su cuerpo como un redoble, esforzándose por escapar y correr libre y salvaje. Dio un rápido paso hacia ella y luego otro.
    Sus ojos se entrelazaron con los de él y luego se alejaron deliberadamente. Sin una palabra, ella recorrió el vestíbulo hacia otro vecino de Rutherford que había sido invitado.
    – ¡Brandon! Soy yo, oh está muy apuesto esta noche. Y ésta debe ser su dulce prometida, Eleanora. Espero que me deje robarle a Brandon de vez en cuando. Hemos sido amigos durante tanto tiempo… como hermano y hermana, usted entiende. Es posible que no pueda cederlo enteramente, pero sí un poquito.
    Eleanora trató de sonreír, pero sus labios no pudieron esconder su desaprobación ni la sensación que tenía de ser poco elegante al lado de la belleza exótica de Kit. Brandon, por otro lado, contemplaba a Kit con su extraño vestido como si fuera la única mujer del mundo.
    Apareció Cain.
    – Parsell. Señorita Baird. Si ustedes nos disculpan…
    Sus dedos se hundieron en el brazo de organdí drapeado de Kit, pero antes de que él pudiera arrastrarla a través del vestíbulo hacia las escaleras y obligarla a cambiarse de vestido, Verónica apareció ante ellos con un traje de noche negro azabache. Hubo un ligero ascenso de su frente cuando comprendió que el pequeño drama estaba acabado antes de su llegada.
    – Baron, Katharine, justo los dos que estaba buscando. Llego tarde como de costumbre, y en mi propia fiesta. Cook está listo para servir la cena. Baron, sé un caballero y acompáñame en el comedor. Y Katharine, quiero que conozcas a Sergio. Un hombre fascinante y el mejor barítono que la ciudad de Nueva York ha escuchado en una década. Él será tu pareja en la cena.
    Cain hizo rechinar los dientes por la frustración. Ahora no había ninguna forma de que pudiese alejar a Kit. Observó a un italiano demasiado apuesto avanzar con impaciencia y besar la mano de Kit. Después, con una expresión conmovedora, giro su mano y presiono íntimamente sus labios en la palma.
    Cain se movió rápidamente pero Verónica fue incluso más rápida.
    – Mi querido Baron -gorjeó suavemente mientras le clavaba los dedos en el brazo- estás comportándote como la clase de marido más posesivo. Acompáñame al comedor antes de que hagas algo que sólo hará que parezcas estúpido.
    Verónica tenía razón. Sin embargo, tuvo que usar toda su fuerza de voluntad para girarse y darle la espalda a su esposa y al italiano.
    La cena duró casi tres horas y al menos una docena de veces, la risa de Kit resonó mientras dividía su atención entre Sergio y los otros hombres que se sentaban cerca de ella. Todos la adulaban exageradamente y la colmaban de atenciones. Sergio parecía estar enseñándole italiano. Cuándo ella derramó una gota de vino, él mojó su dedo índice en la mancha y luego lo llevo hasta sus labios. Solamente el fuerte apretón de Verónica impidió que Cain saltara al otro lado de la mesa.
    Kit estaba luchando una batalla consigo misma. Había pedido perversamente a Lucy que empacara el vestido de cuentas plateado después de que Cain le hubiera dicho que no le gustaba. Pero realmente no había planeado llevarlo. Aún cuando había tenido tiempo de ponerse un vestido más apropiado de terciopelo verde jade, las palabras de Cain la habían perseguido.
    No puedo imaginar nada peor que traer a un mocoso no deseado a este sórdido lío que llamamos matrimonio…
    Escuchó la risa de Cain resonar en la otra punta de la mesa y observó la atenta manera en que él escuchaba a Verónica.
    Las damas abandonaron a los caballeros con sus puros y sus brandys.
    Después fue hora de que comenzara el baile.
    Brandon entregó a Eleanora a su padre y pidió a Kit el primer baile. Kit miro fijamente su apuesto y débil rostro. Brandon que hablaba de honor, estaba dispuesto a venderse a sí mismo al mejor postor. Primero a ella por una plantación, y ahora a Eleanora Baird por un banco. Cain nunca se vendería por nada, ni siquiera por su molino de algodón. Su matrimonio con ella había sido un justo castigo, nada más.
    Cuando Brandon y ella entraron a la pista de baile, vio a Eleanora en el lateral de la habitación con expresión apesadumbrada, y se arrepintió de sus flirteos anteriores. Había bebido justo el suficiente champán, como para decidir saldar cuentas por todas las mujeres desdichadas.
    – Te he echado de menos -susurró cuando la música comenzó.
    – Yo también te he echado de menos, Kit. Oh Señor, eres tan hermosa. Casi me ha matado pensar en tí con Cain.
    Se acercó más a él y susurró con malicia
    – Querido Brandon, escápate conmigo esta noche. Dejémoslo todo, a Risen Glory y el Banco. Seremos solamente nosotros dos. No tendremos dinero o una casa pero tendremos nuestro amor.
    Ocultó su diversión cuando lo sintió tensarse bajo la tela de su chaqueta.
    – Realmente Kit, yo… yo no creo que eso fuera… fuera sensato.
    – ¿Pero por qué no? ¿Estas preocupado por mi marido? Él vendrá tras nosotros, pero estoy segura que podrás ocuparte de él.
    Brandon tropezó.
    – Dejar no es… es decir, pienso que quizá… es demasiada prisa…
    No había querido dejarlo librarse tan fácilmente, pero una burbuja de arrepentida risa se le escapó.
    – Te estás riendo de mí -dijo rígidamente.
    – Te lo mereces, Brandon. Eres un hombre comprometido y deberías haber pedido a Eleanora el primer baile.
    Parecía perplejo y un poco patético cuando trató de recuperar su dignidad.
    – No te comprendo en absoluto.
    – Eso es porque realmente yo no te gusto mucho, e indudablemente no me apruebas. Sería más fácil para tí si pudieras admitir que todo lo que sientes por mí es una lujuria poco caballerosa.
    – ¡Kit! -tal honestidad sin rodeos era más de lo que podía aceptar-. Te pido perdón si te he ofendido.
    Sus ojos se vieron atrapados por los adornos de lentejuelas de cristal del corpiño del vestido de Kit. Con gran esfuerzo, desvió su mirada fija y bullendo de humillación, fue a buscar a su prometida.
    Con la partida de Brandon, Kit fue reclamada rápidamente por Sergio. Mientras tomaba su mano, echó un vistazo al lejano final de la habitación, donde su marido y Verónica habían estado de pie hacía un momento. Ahora solamente Verónica estaba allí.
    La indiferencia de su marido pinchó a Kit hacía los limites de lo que incluso ella consideraba un comportamiento aceptable. Daba vueltas de una pareja a otra, bailando con rebeldes y yanquis por igual, elogiándolos a cada uno exageradamente y permitiendo que la sujetaran estrechamente. No le preocupaba lo que pensaran. ¡Deja que hablen! Bebió champán, bailó cada baile y rió con su embriagadora risa. Sólo Verónica Gamble detectó el filo de desesperación detrás.
    Algunas de las mujeres estaban secretamente envidiosas del atrevido comportamiento de Kit, pero la mayor parte estaban escandalizadas. Buscaban con inquietud al peligroso señor Cain, pero él no estaba a la vista. Alguien susurró que estaba jugando al póker en la biblioteca y perdiendo muchísimo dinero.
    Había una abierta especulación sobre el estado del matrimonio Cain. La pareja no había bailado ninguna vez juntos. Había habido rumores de que era un matrimonio inevitable pero el talle de Katharine Cain era tan delgado como siempre, de modo que eso no podía ser.
    La partida de póker terminó poco antes de las dos. Cain había perdido varios cientos de dólares, pero su humor negro poco tenía que ver con el dinero. Estaba de pie en la puerta del salón de baile, mirando a su esposa flotar a través del parqué en los brazos del italiano. Parte de su cabello se había aflojado de sus alfileres y caía desordenadamente alrededor de sus hombros. Sus pómulos todavía mantenían su elevado color y sus labios eran manchas rosadas, como si alguien acabara de besarla. El barítono no podía apartar la mirada de ella.
    Un músculo tembló en la esquina de la mandíbula de Cain. Avanzó empujando a la pareja que estaba delante de él y estaba a punto de entrar a zancadas en la pista de baile cuando John trató de agarrarle el brazo.
    – Señor Cain, Will Bonnett allí afirma que no hay ningún casaca azul en todo el ejército de la Unión que pudiera disparar mejor que un rebelde. ¿Qué piensa usté? ¿Ha conocido alguna vez un rebelde al que no pudo eliminar aunque lo intentó?
    Era una conversación peligrosa. Cain despegó los ojos de su esposa y centró su atención en Hughes. Aunque habían pasado casi cuatro años desde Appomattox, la interacción social entre norteños y sudistas todavía era débil, y la conversación sobre la guerra era evitada deliberadamente cuando se veían forzados a estar juntos
    Observó que ese grupo de siete u ocho hombres estaba formado tanto por ex soldados de la Unión como por veteranos confederados. Era evidente que todos habían bebido más que suficiente, e incluso desde donde él estaba de pie, podía oír que su discusión había pasado de un educado desacuerdo a un abierto antagonismo.
    Con una última ojeada hacia Kit y el italiano, caminó con Hughes hacía los hombres.
    – La guerra ha terminado, señores. ¿Qué me dicen si vamos a probar un poco del fino whisky de la señora Gamble? -pero la discusión había llegado demasiado lejos. Will Bonnett, un ex plantador de arroz que había servido en el mismo regimiento que Brandon Parsell, dirigió violentamente su dedo índice en dirección de uno de los hombres que trabajaron para la Oficina de Freedmen-. Ningún soldado en el mundo entero peleó alguna vez como un soldado Confederado, y usted lo sabe.
    Las furiosas voces estaban empezando a captar la atención de los demás invitados, y cuando la discusión se volvió más fuerte, la gente dejó de bailar para ver que provocaba el tumulto.
    Will Bonnett descubrió a Brandon Parsell de pie con su prometida y los padres de esta.
    – Brandon, dígaselo usted. ¿Ha visto alguna vez a alguien que pudiera disparar como nuestros muchachos de gris? Venga aquí. Diga a estos casacas azules cómo fue.
    Parsell se desplazó hacia adelante de mala gana. Cain frunció el ceño cuando vio que Kit también se había adelantado en lugar de quedarse detrás con las demás mujeres ¿Pero qué había esperado?
    En ese momento la voz de Will Bonnett había alcanzado a los músicos, que gradualmente dejaron sus instrumentos para así poder disfrutar de la pelea.
    – Nos excedieron en número -declaró Bonnett- pero ustedes los yanquis nunca nos dejaron fuera de combate ni siquiera durante un minuto de la guerra.
    Uno de los norteños avanzó.
    – Parece que tiene mal la memoria, Bonnett. Tan cierto como el infierno que estuvisteis fuera de combate en Gettysburg.
    – ¡No estuvimos fuera de combate! -exclamó un anciano que estaba de pie junto a Will Bonnett-. Fuisteis afortunados. Porque, nosotros teníamos niños de doce años que podrían disparar mejor que todos sus oficiales juntos.
    – ¡Demonios, nuestras mujeres podrían disparar mejor que sus oficiales!
    Hubo un gran rugido de risa por esta ocurrencia, y el hombre que había hablado fue golpeado con ganas en la espalda por su ingenio. De todos los sureños presentes, Brandon fue el único que no tenía ganas de reír.
    Miró primero a Kit y luego a Cain. La injusticia de su matrimonio era como una astilla bajo su piel. Al principio había estado aliviado de no estar casado con una mujer que no se comportaba como debía hacerlo una dama, aunque eso representara la pérdida de Risen Glory. Pero cuando las semanas y los meses habían pasado, observó como los campos de Risen Glory habían estallado en blancas cápsulas y había visto las carretas cargadas de algodón ya tratado ir hacía el molino de Cain. Incluso después de que se hubiese comprometido con Eleanora, quien lo llevaría al Banco de Ciudadanos y Plantadores, no podía borrar de su memoria un par de perversos ojos violetas. Esa noche ella había tenido la audacia de burlarse de él.
    Todo en su vida se había deteriorado. Él era un Parsell y sin embargo no tenía nada, mientras que ellos lo tenían todo… un yanqui de mala fama y una mujer que no conocía cual era su lugar.
    Impulsivamente se adelantó.
    – Creo que tiene razón sobre nuestras mujeres. Porque, una vez vi a nuestra propia señora Cain lanzar una piña a un árbol a setenta metros, aunque en ese momento no debería haber tenido más de diez u once años. Todavía se comenta de ese día que es la mejor lanzadora del condado.
    Varias exclamaciones coincidieron con este fragmento de información, y otra vez Kit se encontró siendo el centro de las admirativas miradas masculinas. Pero Parsell no había terminado. No era fácil para un caballero saldar cuentas con una dama y quedar como un caballero, pero eso era exactamente lo que planeaba hacer. Y las saldaría con su marido al mismo tiempo. No sólo sería imposible para Cain salir victorioso con lo que Brandon estaba a punto de proponer, sino que también, el yanqui parecería un cobarde cuando se negara.
    Brandon tocó el borde de su solapa.
    – He oído que el Major Cain es un buen tirador. Supongo que todos hemos escuchado más que suficiente sobre el héroe de Missionary Ridge. Pero si yo fuera un hombre aficionado al juego, apostaría mi dinero por la señora Cain. Daría cualquier cosa por enviar a Will al otro lado de la calle a por su juego de pistolas, colocar una fila de botellas sobre el muro del jardín de la señora Gamble, y ver simplemente como de bueno es un oficial yanqui disparando contra una mujer del Sur, aunque de la casualidad que ésta sea su esposa. Desde luego, estoy seguro que el Major Cain no permitiría que su esposa tomara parte en un concurso de tiro, especialmente cuando sabe que tiene bastantes posibilidades de salir perdedor.
    Hubo fuertes risas de los sureños. ¡Parsell había puesto a ese yanqui en su lugar! Aunque ninguno de ellos creyera seriamente que una mujer, incluso del Sur, podría disparar mejor que un hombre, a pesar de todo disfrutarían del combate. Y como solamente era una mujer, no habría ningún honor perdido para el Sur cuando el yanqui la venciera.
    Las mujeres que se habían reunido cerca estaban profundamente escandalizadas por la proposición de Brandon. ¿En qué estaba pensando? Ninguna dama podía dar tal espectáculo público, no en Charleston. Si la señora Cain siguiese adelante con eso, se convertiría en una paria social. Miraron furiosas a sus maridos, que estaban apoyando el duelo, y juraron reducir sus consumos de alcohol por el resto de la noche.
    Los norteños instaron a Cain a que aceptara el desafío.
    – Vamos, Major. No nos abandone.
    – ¡No puede dar marcha atrás ahora!
    Kit sintió los ojos de Cain sobre ella. La quemaban como el fuego.
    – No puedo permitir que mi esposa participe en un concurso público de tiro.
    Hablaba tan fríamente, como si no le preocupase en absoluto. Podría haber estado hablando sobre una de sus yeguas en lugar de su esposa. Simplemente era otra parte de su propiedad.
    Y Cain se deshacía de sus propiedades antes de que pudiese encariñarse.
    Acudió a ella una sensación salvaje y se adelantó, provocando destellos en las cuentas de su vestido.
    – Me han desafiado, Baron. Esto es Carolina del Sur, no Nueva York. Aunque seas mi marido, no puedes interferir en un asunto de honor. Traiga sus pistolas, señor Bonnett. Caballeros, me encontraré cara a cara con mi marido -le lanzó un desafío-. Si él rehúsa, me enfrentaré con cualquier otro yanqui a quien no le importe competir contra mí.
    Los gritos escandalizados de las mujeres fueron desoídos bajo los triunfantes gritos de los hombres. Solamente Brandon no participó en la jovialidad. Había querido avergonzarlos a ambos, pero no había tenido la intención de arruinarla. Después de todo, aún era un caballero.
    – Kit… Major Cain… yo… yo creo que he sido algo precipitado.
    Seguramente usted no puede…
    – Déjelo, Parsell -gruño Cain, su propio humor era tan imprudente como el de su esposa. Estaba cansado de ser el conciliador, cansado de perder las batallas a las que ella parecía resuelta a empujarlos. Estaba cansado de su desconfianza, cansado de su risa, cansado incluso de la expresión de preocupación que vislumbraba demasiado a menudo en sus ojos cuando él llegaba exhausto del molino. Sobre todo, estaba cansado de preocuparse tantísimo por ella.
    – Coloque las botellas -dijo bruscamente-. Y lleve tantas velas como pueda encontrar al jardín.
    Sin parar de reír, los hombres se alejaron, norteños y sureños repentinamente unidos mientras calculaban las posibilidades del duelo. Las mujeres palpitaban con la emoción de ser testigos de tal escándalo. Al mismo tiempo no querían ponerse demasiado cerca de Kit, así que se movieron más lejos empujadas por la corriente, dejando a marido y mujer de pie a solas.
    – Has conseguido tu combate -dijo despiadadamente -de la misma manera que has conseguido todo lo demás que has querido.
    ¿Cuándo había conseguido ella cualquier cosa que había querido?
    – ¿Te asusta que pueda ganarte? -se las arregló para preguntar.
    Él se encogió de hombros.
    – Supongo que hay una gran posibilidad de que eso ocurra. Yo soy un buen tirador pero tú eres mejor. Lo he sabido desde la noche en que trataste de matarme cuando tenías dieciocho años.
    – Sabías como reaccionaría cuando me prohibiste disparar ¿verdad?
    – Quizá. O tal vez pensé que ese champán que has estado bebiendo ha inclinado las posibilidades a mi favor.
    – Yo no contaría demasiado con el champán -era un falso envalentonamiento. Aunque no lo admitiría, había bebido demasiado.
    Verónica descendió hasta ellos, su diversión habitual había desaparecido.
    – ¿Por qué estás haciendo esto? Si esto fuera Viena, sería diferente pero es Charleston. Kit, sabes que te condenaran al ostracismo.
    – No me importa.
    Verónica se giró hacía Cain.
    – ¿Y tú… cómo puedes tomar parte en esto?
    Sus palabras cayeron en oídos sordos. Will Bonnett había reaparecido con su caja de pistolas, y Kit y Cain fueron arrastrados hasta el jardín por la puerta trasera.

20

    A pesar de ser una noche sin luna, el jardín brillaba tan intensamente como si fuese de día. Se habían encendido nuevas velas sobre las repisas de hierro, y las lámparas de queroseno habían sido sacadas al exterior. Una docena de botellas de champán estaban colocadas a lo largo del muro de ladrillo. Verónica observó que solamente la mitad estaban vacías y dio apresuradamente órdenes al mayordomo para cambiar las llenas. El honor podría estar en juego, pero no iba a ver como desperdiciaban un buen champán.
    Los sureños gimieron cuando vieron las pistolas gemelas que Bonnett había llevado. Eran la versión confederada del revólver Colt, liso y útil, con los mangos de nogal y con una estructura de latón en lugar de la estructura de acero más cara de la Colt. Pero eran pesadas, diseñadas para ser usadas por un hombre en época de guerra. No era pistola para una mujer.
    Kit, sin embargo, estaba acostumbrada al peso y apenas lo notó cuando sacó el arma más cercana de su caja. Insertó seis de los cartuchos que Will le había proporcionado en la recamara vacía del cilindro y tiro de la palanca de carga al mismo tiempo que los introducía en su sitio. Luego ajustó los seis casquillos de cobre en el otro extremo del cilindro. Sus dedos eran más pequeños que los de Cain, y terminó primero.
    Se marcó la distancia. Se mantendrían a veinticinco pasos de sus blancos. Cada uno efectuaría seis disparos. Las damas primero.
    Kit caminó hasta la borrosa línea que había sido grabada en la grava. Bajo circunstancias normales, las botellas habrían supuesto un pequeño desafío para ella, pero su cabeza daba vueltas a causa de demasiadas copas de champán.
    Se giró de lado hacia el blanco y levantó el brazo. En cuanto observó a través de la mira, se obligó a olvidarse de todo excepto de lo que debía hacer. Apretó el gatillo, y la botella estalló.
    Hubo exclamaciones sorprendidas que provenían de los hombres.
    Ella se desplazó hacia la botella siguiente, pero su éxito la había hecho descuidada y se olvidó de tomar en cuenta esas copas de champán de más. Disparó demasiado rápido y falló el segundo blanco.
    Cain miró desde un costado como eliminaba las cuatro botellas siguientes. Su ira dio paso a la admiración. Cinco de seis y ni siquiera estaba sobria. Maldición, era una mujer diabólica. Había algo primitivo y maravilloso en la forma en que se mantenía erguida destacando contra las llamas de las velas con el brazo extendido, y el mortal revólver contrastando con su belleza. Si pudiera manejarla mejor. Si pudiera…
    Ella bajó el revólver y se giró hacia él, sus oscuras cejas se alzaron con expresión de triunfo. Parecía tan contenta que él no pudo reprimir del todo una sonrisa.
    – Muy bien señora Cain, aunque creo que dejó una.
    – Eso es cierto, señor Cain -dijo ella con una sonrisa por respuesta-. Asegúrese de no dejar más de una.
    Él inclinó la cabeza y se giró hacia el blanco.
    El silencio había caído sobre la multitud cuando los hombres se dieron cuenta con inquietud de lo que Cain había sabido desde el principio. Tenían un serio combate entre manos.
    Cain levantó el revólver. Lo sentía familiar en su mano, de la misma forma que la Colt que lo había acompañado durante la guerra. Eliminó la primera botella y luego la segunda. Un disparo siguió a otro. Cuando bajó finalmente el brazo, todas y cada una de las seis botellas habían desaparecido.
    Kit no pudo evitarlo. Sonrió abiertamente. Era un tirador estupendo, con buen ojo y brazo firme.
    Un nudo de orgullo contrajo su garganta mientras le miraba con su formal traje de noche negro y blanco, con las cobrizas luces de las velas resplandeciendo sobre su impecable y leonado pelo. Olvidó su embarazo, olvidó su ira, se olvidó de todo en un éxtasis de sentimiento por este difícil y magnifico hombre.
    Él se dio la vuelta con la cabeza inclinada.
    – Bien hecho, mi amor -dijo ella suavemente.
    Ella vio la sorpresa en su rostro, pero era demasiado tarde para tratar de recuperar sus palabras. La cariñosa palabra era una expresión de dormitorio, parte de un pequeño diccionario de palabras de amor que constituían el vocabulario privado de su pasión, palabras que nunca deberían ser dichas en cualquier otro lugar, en cualquier otro momento, y eso era lo que ella había hecho. Ahora se sentía desnuda e indefensa. Para esconder sus emociones, levantó la barbilla y se giró hacia los espectadores.
    – Puesto que mi marido es un caballero, estoy segura que me dará una segunda oportunidad. ¿Alguien podría buscar una baraja de cartas y sacar el as de picas?
    – Kit…-la voz de Cain tenía una brusca nota de advertencia.
    Ella se giró para enfrentarlo y limpiar de un plumazo su momento de vulnerabilidad.
    – ¿Dispararás? ¿Sí o no?
    Podrían haber estado de pie a solas en lugar de frente a una docena de personas. Los presentes no se dieron cuenta, pero Cain y Kit sabían que el propósito de la competición había cambiado. La guerra que se había desencadenado durante tanto tiempo entre ellos había encontrado un nuevo campo de batalla.
    – Dispararé contra ti.
    Había una tranquilidad mortal mientras el as de picas era sujetado sobre el muro.
    – ¿Tres disparos cada uno? -preguntó Kit mientras recargaba su pistola.
    Él asintió gravemente con la cabeza.
    Ella levantó el brazo y miró la pica negra en el centro exacto del naipe. Sintió temblarle la mano, y bajó el revólver hasta que se sintió más firme.
    Luego lo levantó otra vez, divisó el pequeño blanco y disparó.
    Le dio a la esquina superior derecha de la carta. Era un disparo excelente y hubo murmullos tanto de los hombres como de las mujeres que se habían reunido para observar. Algunas sintieron un secreto estallido de orgullo al ver a alguien de su propio sexo destacando en semejante deporte masculino.
    Kit amartilló el arma y se concentró en su puntería. Esta vez su disparo fue demasiado bajo y le dio a la pared de ladrillo, justo debajo de la parte inferior de la carta. Pero también era un disparo admirable y la multitud lo reconoció.
    Su cabeza giraba pero se forzó a concentrarse en la pequeña forma negra en el centro del naipe. Había hecho este disparo docenas de veces. Todo lo que necesitaba era concentración. Suavemente, apretó el gatillo.
    Fue casi un disparo perfecto y quitó la punta de la pica. Hubo un vestigio de inquietud en las tenues felicitaciones de los sureños. Ninguno había visto nunca disparar así a una mujer. De algún modo no parecía correcto. Las mujeres debían ser protegidas. Pero esta mujer podría protegerse sola.
    Cain levantó su propia arma. Otra vez la multitud quedó en silencio, y sólo la brisa que movía los dulces olivos alteraba la tranquilidad de la noche en el jardín.
    El revolver disparó. Dio en el muro de ladrillo justo a la izquierda de la carta.
    Cain corrigió su puntería y disparó otra vez. Esta vez le dio al borde superior.
    Kit contuvo la respiración, rogando que fallara su tercer disparo, rogando que acertara, deseando demasiado tarde no haber forzado esta competición entre ellos.
    Cain disparó. Hubo una nube de humo, y la única pica del centro del naipe desapareció. Su último disparo la había perforado. Los presentes se volvieron salvajes. Incluso los sureños olvidaron temporalmente su animosidad, aliviada por el hecho de que la ley de la superioridad masculina se mantenía firme. Rodearon a Cain para felicitarlo.
    – Estupendo disparo, señor Cain.
    – Ha sido un privilegio mirarlo.
    – Desde luego, sólo competía contra una mujer.
    Las felicitaciones de los hombres le crispaban los oídos. Cuando lo golpearon en la espalda, miró sobre sus cabezas hacía Kit, que se mantenía al margen, con el revólver acomodado en los suaves pliegues de su falda.
    Uno de los norteños dejó un puro en su mano.
    – Esa mujer suya es bastante buena, pero a fin de cuentas, disparar es todavía cosa de hombres.
    – Ahí está en lo cierto -dijo otro-. Nunca hubo muchas dudas sobre que un hombre vencería a una mujer.
    Cain sintió solamente desdén por la manera informal con la que despreciaban la habilidad de Kit. Arrojó el puro al suelo y les miro furioso.
    – Son todos idiotas. Si ella no hubiera bebido tanto champán, yo no hubiera tenido ninguna oportunidad. Y, por Dios, que ninguno de ustedes la hubiera tenido tampoco.
    Girando los talones, salió con paso majestuoso del jardín, dejando a los hombres tras él, boquiabiertos y asombrados.
    Kit estaba aturdida por su defensa. Tendió bruscamente el revólver a Verónica, recogió sus faldas y corrió tras él.
    Él estaba ya en su dormitorio cuando lo alcanzó. Su breve felicidad se desvaneció cuando lo vio lanzar su ropa en una maleta abierta sobre la cama.
    – ¿Que estas haciendo? -preguntó jadeante.
    Él no se molestó en mirarla.
    – Me voy a Risen Glory.
    – ¿Pero, por qué?
    – Te enviaré el carruaje pasado mañana -contestó, sin responder a su pregunta-. Me habré ido para entonces.
    – ¿Qué quieres decir? ¿A dónde te vas?
    No la miraba mientras tiraba una camisa en la maleta. Él habló despacio.
    – Te estoy abandonando.
    Ella hizo un sonido amortiguado de protesta.
    – Me voy ahora mientras aún puedo mirarme a los ojos. Pero no te preocupes. Veré a un abogado antes y me asegurare de que tu nombre esté en la escritura de Risen Glory. Nunca tendrás que tener miedo de que te quiten tu preciosa plantación de nuevo.
    El corazón de Kit estaba golpeando en su pecho como las alas de un ave atrapada.
    – No te creo. No puedes irte sin más. ¿Qué pasa con el molino de algodón?
    – Childs puede dirigirlo por ahora. Quizá lo venda. Ya me han hecho una oferta -agarró un conjunto de cepillos de la parte superior de la cómoda y los empujó en el interior junto al resto-. Dejo de pelear contigo, Kit. Ahora tienes el campo libre.
    – ¡Pero no quiero que te vayas! -las palabras surgieron de sus labios espontáneamente. Eran ciertas y no quería recuperarlas.
    Él finalmente la miró, su boca se torció en una mueca burlona.
    – Me sorprendes. Te has esforzado mucho tratando de deshacerte de mi de varias formas desde que tienes dieciocho años.
    – Eso era diferente. Era por Risen Glory…
    Él golpeó con la mano abierta un pilar de la cama, haciendo vibrar el pesado eje de madera.
    – ¡No quiero oír hablar más de Risen Glory! No quiero escuchar nunca más ese nombre. Maldita sea, Kit, es sólo una plantación de algodón. No es un santuario.
    – ¡No lo entiendes! Nunca lo has entendido. Risen Glory es todo lo que tengo.
    – Ya me lo has dicho -dijo en voz baja-. Quizá deberías preguntarte por qué es así.
    – ¿Qué quieres decir? -ella se agarró al soporte de la cama cuando él se le acercó.
    – Quiero decir que tú no das nada. Eres como mi madre. Tomas todo de un hombre, hasta que le has sacado la sangre dejándolo seco. Bien, maldito sea si acabo como mi padre. Y esa es la razón por la que me voy.
    – ¡No soy en absoluto como Rosemary! Simplemente no puedes aceptar el hecho que no dejaré que me domines.
    – Nunca quise dominarte -dijo en voz baja-. Tampoco quise poseerte, no importa cuántas veces lo dijera. Si yo hubiese querido a una esposa a la que pudiese mantener bajo mi bota, podría haberme casado hace años. Nunca quise que te arrastraras ante de mi, Kit. Pero, maldito sea, yo tampoco me arrastrare ante tí.
    Cerró la maleta y empezó a abrochar las correas de cuero.
    – Cuándo nos casamos… después de esa primera noche… yo tenía la idea de que quizá de algún modo todo podría ir bien entre nosotros. Después todo fue mal demasiado rápido, y decidí que había sido un tonto. Pero cuando viniste a mí con ese camisón negro, y estabas tan asustada y tan decidida, me olvidé de todo sobre lo de ser un tonto y dejé que te deslizaras otra vez bajo mi piel.
    Soltó la cartera y se enderezó. Durante un momento la contempló, y luego cerró la pequeña distancia dejada entre ellos. Sus ojos estaban llenos de un dolor que la atravesó como si fuera suyo propio. Un dolor que era suyo.
    Él tocó su mejilla.
    – Cuando hacíamos el amor -dijo roncamente- era como si dejáramos de ser dos personas distintas. Nunca te contenías. Me dabas tu valentía, tu suavidad, tu dulzura. Pero no había unos cimientos debajo de las relaciones sexuales… ninguna confianza o conocimiento… y por eso se volvió ácido.
    Él frotó suavemente su pulgar sobre sus labios secos, su voz era apenas un susurro.
    – A veces cuando estaba dentro de ti, quería usar mi cuerpo para castigarte. Me odiaba por eso -dejó caer su mano-. Últimamente he estado despertándome con un sudor frío, asustado de que algún día pudiera realmente herirte. Esta noche cuando te vi con ese vestido y te observé con otros hombres, comprendí finalmente que debía irme. Lo nuestro no está bien. Comenzamos mal, y no hemos tenido nunca una oportunidad.
    Kit le agarró del brazo y lo miró fijamente a través de la neblina de sus propias lágrimas.
    – No te vayas. No es demasiado tarde. Si lo intentáramos más intensamente…
    Él sacudió la cabeza.
    – No tengo nada dentro en mí. Estoy herido, Kit. Estoy gravemente herido.
    Al agacharse, le dio un suave beso en la frente, recogió la maleta y salió de la habitación.

***

    Sus palabras fueron ciertas, Cain se había ido cuando ella regresó a Risen Glory y durante el siguiente mes Kit se desplazó como una sonámbula a través de la casa. Perdía la noción del tiempo, se olvidaba de comer, y se encerraba en el gran dormitorio principal que antes había compartido con él. Un joven abogado apareció con un montón de documentos y una actitud agradable y atenta. Le mostró los papeles que le daban el título de propiedad de Risen Glory, así como el control sobre su fondo fiduciario. Tenía todo lo que siempre había querido, pero nunca se había sentido más triste.
    Él se deshace de sus libros y sus caballos antes de que pueda atarse demasiado a ellos…
    El abogado le explicó que el dinero que Cain había cogido de su fondo fiduciario para reconstruir el molino de algodón le había sido devuelto íntegramente. Escuchó todo lo que él le dijo, pero no le importaba lo más mínimo.
    Magnus fue para recibir instrucciones, y ella lo echó. Sophronia la regañaba para que comiera, pero Kit la ignoraba. Incluso se las arregló para hacer oídos sordos frente a la preocupación de Miss Dolly.
    Una triste tarde a finales de febrero, mientras estaba sentada en el dormitorio fingiendo leer, apareció Lucy para anunciar que Verónica Gamble la estaba esperando en el salón.
    – Dígale que no me siento bien.
    Verónica, sin embargo, no era tan fácil de disuadir. Rozando a la criada al pasar, subió las escaleras y entró en el dormitorio después de llamar. Observó el pelo despeinado y la tez amarillenta de Kit.
    – Como le hubiese encantado esto a Lord Byron -dijo mordazmente -. La doncella que se marchita como una rosa moribunda, creciendo mas débil cada día. Se niega a comer y se esconde. ¿Qué diablos piensas que estas haciendo?
    – Simplemente quiero estar sola.
    Verónica se desprendió de una elegante capa de terciopelo color topacio y la tiró sobre la cama.
    – Si no te preocupas por tí misma, podrías pensar en el niño que llevas dentro.
    La cabeza de Kit se alzó rápidamente.
    – ¿Cómo lo sabes?
    – Me encontré a Sophronia en la ciudad la semana pasada. Ella me lo contó y he decidido venir a verlo por mi misma.
    – Sophronia no lo sabe. Nadie lo sabe.
    – ¿No creerías que algo tan importante se le pasaría a Sophronia, verdad?
    – No debería haber dicho nada.
    – No le hablaste a Baron del niño, ¿verdad?
    Kit intentó continuar serena.
    – Si vas al salón, llamaré para que nos traigan el té.
    Pero Verónica no se iba distraer.
    – Por supuesto que no se lo dijiste. Eres demasiado orgullosa para eso.
    Todo su brío la abandonó y Kit se hundió en la silla.
    – No fue orgullo. No pensé en ello. ¿No es extraño? Estaba tan aturdida porque me estaba abandonando que olvidé decírselo.
    Verónica paseo junto a la ventana, corrió la cortina y miró detenidamente hacía afuera.
    – Creo que te has convertido en mujer de la manera más difícil. Pero bueno, supongo que es difícil para todas. Crecer parece más fácil para los hombres, quizá porque sus ritos de transición son más claros. Realizan actos de valentía en el campo de batalla o demuestran que son hombres a través del trabajo físico o haciendo dinero. Para las mujeres es más confuso. No tenemos ningún rito de transición. ¿Nos hacemos mujeres la primera vez que un hombre nos hace el amor? ¿Si es así por qué nos referimos a ello como la pérdida de la virginidad? ¿No implica la palabra 'pérdida' que estábamos mejor antes? Aborrezco la idea de que nos hacemos mujeres a través del acto físico de un hombre. No, yo creo que nos hacemos mujeres cuando nos damos cuenta de lo que es importante en nuestras vidas, cuando aprendemos a dar y tomar con un corazón cariñoso.
    Cada palabra que Verónica pronunciaba calaba en el corazón de Kit.
    – Querida -dijo Verónica en voz baja mientras se acercaba a la cama y recogía su capa -es hora de dar el último paso para convertirte en mujer. Algunas cosas en la vida son temporales y otras son eternas. Nunca estarás contenta hasta que decidas cuál es cuál.
    Se fue tan rápidamente como llegó, dejando únicamente el poso de sus palabras. Kit escuchó arrancar al carruaje, cogió la chaqueta que hacía juego con su traje de montar y se la puso sobre su arrugado vestido de lana. Se escabulló fuera de la casa y se abrió paso hacia la vieja iglesia de los esclavos.
    El interior era oscuro y frío. Se sentó sobre uno de los incómodos bancos de madera y pensó intensamente en lo que Verónica había dicho.
    Un ratón se rascó en la esquina. Una rama golpeó en la ventana. Recordó el dolor que había visto en el rostro de Cain antes de marcharse, y en ese momento la puerta tras la cual tenía encerrado a su corazón se abrió.
    No importa cuánto hubiera tratado de negarlo, no importa lo intensamente que había luchado contra ello, estaba enamorada de él. Su amor había sido escrito en las estrellas mucho antes de aquella noche de julio cuando la había bajado del muro tirando de sus pantalones. Toda su vida desde su nacimiento la había preparado para él, igual que a él lo había preparado para ella. Era la otra mitad de sí misma.
    Se había enamorado de él por de sus batallas y peleas, por su obstinación y arrogancia, por esos sorprendentes y repentinos momentos en los que sabían que estaban viendo el mundo de la misma manera. Y se había enamorado de él en las profundas y secretas horas de la noche, cuando habían creado la preciada nueva vida que crecía dentro de ella.
    Deseaba poder hacerlo de nuevo. Ojala le hubiera demostrado su propia dulzura, en esos momentos que él era tierno con ella. Ahora se había ido, y ella nunca le había hablado de su amor. Pero él tampoco lo había hecho. Quizá porque sus sentimientos no eran tan profundos como los de ella.
    Quería correr tras él, para comenzar todo de nuevo, sin guardarse nada esta vez. Pero no podía hacerlo. Ella era la responsable del dolor que había visto en sus ojos. Y él nunca había fingido que quería una esposa, menos una esposa como ella.
    Amargas lágrimas corrieron por sus mejillas. Se abrazó a sí misma y aceptó la verdad. Cain estaba contento de haberse librado de ella.
    Pero había otra verdad que necesitaba aceptar. La hora de hacerse con las riendas de su vida había llegado. Había estado atrapada en la autocompasión durante suficiente tiempo. Podría llorar en la privacidad de su dormitorio por la noche, pero durante el día necesitaba mantener los ojos secos y la cabeza despejada. Había trabajo que hacer y gente que dependía de ella. Había un bebé que la necesitaba.

***

    El bebé nació en julio, casi cuatro años después de aquella calurosa tarde en que Kit llegó a Nueva York para matar a Baron Cain. El bebé fue una niña, con pelo rubio como el de su padre y sorprendentes ojos violetas rodeados por diminutas y negras pestañas. Kit le puso Elizabeth y la llamaba Beth.
    El parto fue largo, pero el nacimiento tuvo lugar sin complicaciones.
    Sophronia permaneció a su lado hasta el final mientras que Miss Dolly revoloteaba por la casa, apartando a todo el mundo de su camino y haciendo trizas tres de sus pañuelos. Más tarde los primeros visitantes de Kit fueron los Rawlins y Mary Cogdell, que parecían patéticamente aliviados al ver que el matrimonio con Cain había producido finalmente un bebé, aunque hubiese tardado doce meses en llegar.
    Kit pasó el resto del verano recuperando las fuerzas y enamorándose profundamente de su hija. Beth era una niña dulce y tranquila, más feliz cuando estaba en los brazos de su madre. Por la noche, cuando se despertaba para que la alimentaran, Kit podía arroparla cerca de ella en la cama, donde las dos dormitaban hasta el amanecer… Beth contenta con el dulce y lechoso pecho de su madre y Kit llena de amor por este precioso bebé que era un regalo que le había entregado Dios cuando más lo necesitaba.
    Verónica le escribía cartas regularmente y de vez en cuando iba de visita desde Charleston. Un profundo afecto creció entre las dos mujeres. Verónica todavía hablaba de forma escandalosa sobre su deseo de hacer el amor con Cain, pero Kit ahora reconocía sus declaraciones como un intento poco sutil de estimular los celos de Kit y mantener vivo sus sentimientos por su marido. Como si necesitara algo más para recordarle el amor que sentía por su marido.
    Con los secretos del pasado barridos, la relación de Kit con Sophronia se hizo más profunda. Las dos aún peleaban como siempre, pero ahora Sophronia hablaba libremente y Kit estaba más cómoda en su presencia. A veces, sin embargo, a Kit le dolía el corazón cuando veía el rostro de Sophronia suavizarse con un amor profundo y constante al captar la mirada de Magnus. Su fuerza y bondad habían colocado los últimos restos de los fantasmas de Sophronia en el pasado.
    Magnus comprendía la necesidad de Kit de hablar de Cain, y por las noches mientras se sentaban en el pórtico, él le contaba todo lo que sabía sobre el pasado de su marido: Su niñez, los años de vagar, su valentía durante la guerra. Ella lo absorbía todo.
    A principios de septiembre se encontró con energías renovadas y un conocimiento mas profundo de sí misma. Verónica le había dicho una vez que debía determinar qué cosas en la vida eran temporales y cuales eternas. Mientras montaba por los campos de Risen Glory, por fin entendió lo que Verónica quería decir. Ya era hora de buscar a su marido.
    Desgraciadamente, comprobó que era más fácil en la teoría que en la práctica. El abogado que manejaba los asuntos de Cain sabía que había estado en Natchez, pero desde entonces no había tenido noticias suyas. Kit se enteró de que las ganancias de la venta del molino de algodón habían permanecido intactas en un banco de Charleston. Por alguna razón, se había marchado prácticamente pobre.
    Preguntó a lo largo de todo el Mississippi. La gente le recordaba pero nadie parecía saber donde había ido.
    A mediados de octubre, cuando Verónica llegó de Charleston para hacerle una visita, Kit estaba desesperada.
    – He preguntado por todas partes pero nadie sabe dónde está.
    – Está en Texas, Kit. En una ciudad llamada San Carlos.
    – ¿Sabías dónde estaba todo este tiempo y no me lo has dicho? ¿Cómo has podido hacer eso?
    Verónica ignoró el humor de Kit y tomó un sorbo de té.
    – En realidad, querida, nunca me preguntaste.
    – ¡No creí que tuviese que hacerlo!
    – Te enfada que me haya escrito a mí y a tí no.
    Kit quería abofetearla, pero como de costumbre, Verónica tenía razón.
    – Estoy asegura que has estado enviándole toda clase de mensajes seductores.
    Verónica sonrió.
    – Desgraciadamente no. Era su manera de mantenerse en contacto contigo. Sabía que si algo iba mal yo se lo diría.
    Kit se sintió enferma.
    – Así que él sabe sobre Beth, pero ni siquiera así volverá.
    Verónica suspiró.
    – No, Kit él no sabe sobre ella, y no estoy segura de haber hecho lo correcto al no contárselo. Pero decidí que no eran mis noticias por lo que no debía compartirlas. No soportaría veros más heridos de lo que ya lo estáis.
    Su ira estaba olvidada y Kit presionó a Verónica.
    – Por favor. Dime todo lo que sabes.
    – Los primeros meses se desplazaba en embarcaciones fluviales y vivía de lo ganaba en las mesas de póker. Luego se marchó a Texas y trabajó como guardia armado en una de las líneas de las diligencias. Un trabajo detestable, en mi opinión. Durante algún tiempo arreó ganado. Y ahora está dirigiendo un palacio de juego en San Carlos.
    Kit sentía un fuerte dolor mientras escuchaba. Los viejos patrones de conducta de la vida de Cain se estaban repitiendo.
    Estaba yendo a la deriva.

21

    Kit llegó a Texas la segunda semana de noviembre. Fue un viaje largo, que se hizo aún más arduo por el hecho de que no viajaba sola.
    El desierto de Texas fue una sorpresa para ella. Era tan diferente de Carolina del Sur… llanas praderas del este de Texas y ciudades interiores, más inhóspitas y lejanas, donde los sinuosos árboles crecían en irregulares rocas y las plantas rodadoras corrían de un lado a otra a través del áspero y montañoso terreno. Le dijeron que los cañones se desbordaban cuando llovía, llevándose a veces rebaños enteros de ganado, y que en el verano, el sol cocía la tierra hasta que se endurecía y se agrietaba. Aún así, había algo en esa tierra que le resultaba atractivo. Quizá el desafío que planteaba.
    Cuanto más se acercaba a San Carlos, más insegura se sentía de lo que había hecho. Ahora tenía preciadas responsabilidades, y sin embargo, había abandonado su entorno familiar para buscar a un hombre que nunca le había dicho que la amaba.
    Cuando subía los peldaños de madera que llevaban al palacio del juego " La Rosa Amarilla ", su estómago se enroscó en apretados y dolorosos nudos. Apenas había podido comer durante días y esta mañana, ni los apetitosos olores que subían del comedor del cercano Hotel Ranchers habían podido tentarla. Había estado perdiendo el tiempo mientras se vestía, arreglándose el pelo de una forma, y después de otra, cambiándose de vestido varias veces y buscando botones o ganchos desabrochados que pudiera haber pasado por alto.
    Finalmente, había decidido llevar el vestido gris paloma con el encaje rosa. Era el mismo vestido que había llevado en su regreso a Risen Glory.
    Había añadido el sombrero que hacía conjunto y cubierto con un velo su rostro. La reconfortó un poco la ilusión de que estaba volviendo a empezar de nuevo. Pero el vestido ahora se ajustaba de forma diferente, más ajustado en el pecho, como recordatorio de que todo había cambiado.
    Su mano enguantada temblaba ligeramente cuando alcanzó la alegre puerta que conducía al bar. Vaciló un momento, tiró hacía ella, y entró.
    Había oído que la Rosa Amarilla era el mejor y más caro de los salones de San Carlos. Tenía papel pintado en rojo y oro, y una lámpara de araña. La barra de caoba, acabada de forma florida, recorría la longitud de la sala, y detrás había colgado un retrato de una mujer tumbada desnuda, con rizos dorados y una rosa amarilla atrapada entre los dientes. La habían pintado contra un mapa de Texas, de modo que lo alto de su cabeza descansaba cerca de Texarkana y los pies se ondulaban a lo largo del Río Grande. El retrato dio a Kit un renovado golpe de valor. La mujer le recordaba a Verónica.
    Todavía no era mediodía, y había pocos hombres sentados. Uno por uno, dejaron de hablar y se giraron para estudiarla. Aunque no podían ver sus facciones claramente, su vestido y su comportamiento indicaban que no era una mujer que perteneciera al salón, aunque éste fuera el elegante La Rosa Amarilla.
    El barman se aclaró la garganta nerviosamente.
    – ¿Puedo ayudarla, Señora?
    – Me gustaría ver a Baron Cain.
    Él echó un vacilante vistazo hacía las escaleras de la parte posterior y luego al vaso que estaba limpiando.
    – No hay nadie aquí con ese nombre.
    Kit pasó por delante de él y se abrió paso hacia las escaleras.
    El hombre corrió alrededor de la barra.
    – ¡Eh! ¡Usted no puede subir ahí!
    – Míreme – Kit no aflojó el paso-. Y si no quiere que invada la habitación incorrecta, tal vez debería decirme exactamente dónde puedo encontrar al señor Cain.
    El barman era un hombre gigante, con un pecho de barril y brazos como dos jamones. Estaba acostumbrado a tratar con vaqueros borrachos y bandidos armados que buscaban hacerse una reputación, pero estaba indefenso ante una mujer que, evidentemente, era una dama.
    – Última habitación a la izquierda -musitó-. Voy a tener serios problemas.
    – Gracias.
    Kit subió las escaleras como una reina, con los hombros hacía atrás y la cabeza alta. Esperaba que ninguno de los hombres que la miraban pudiera adivinar lo asustada que estaba.

***

    Se llamaba Ernestine Agnes Jones pero para los hombres en La Rosa Amarilla, era simplemente Red River Ruby. Igual que la mayoría de las personas que venían al Oeste, Ruby había enterrado su pasado junto con su nombre y nunca volvió a mirar atrás.
    A pesar de los polvos, de las cremas y de los labios cuidadosamente coloreados, Ruby parecía más vieja que sus veintiocho años. Había tenido una vida dura y eso se notaba. Todavía era atractiva con un rico pelo castaño y pechos como almohadas. Hasta hace poco, pocas cosas habían sido fáciles para ella, pero todo eso había cambiado con la conveniente muerte de su último amante. Ahora era la propietaria de La Rosa Amarilla y la mujer más codiciada de San Carlos… es decir, pretendida por cada hombre excepto el que ella quería.
    Hizo un mohín cuando lo miró a través del dormitorio. Él se estaba remetiendo una camisa de lino por unos pantalones de paño negro, que se le ajustaban lo suficiente en la entrepierna como para renovar su determinación.
    – Pero dijiste que me llevarías a dar un paseo en mi nueva calesa. ¿Por qué hoy no?
    – Tengo cosas que hacer, Ruby -dijo bruscamente.
    Ella se inclinó un poco hacia adelante de modo que el cuello de su roja y arrugada bata, cayera abriéndose más, pero él parecía no darse cuenta.
    – Alguien podría pensar que aquí el jefe eres tú, no yo. ¿Qué tienes que hacer que es tan importante que no puede esperar?
    Cuando no le respondió, decidió no presionarlo. Lo había hecho una vez, y no cometería ese error de nuevo. En su lugar, mientras caminaba alrededor de la cama hacia él, deseó poder romper la regla no escrita del Oeste e interrogarlo sobre su pasado.
    Sospechaba que había un precio por su cabeza. Eso explicaría el aire de peligro que formaba parte de él tanto como el conjunto de su mandíbula. Era tan bueno con los puños como con el revólver, y la expresión firme y vacía de sus ojos le producía un escalofrió siempre que lo miraba. Sin embargo sabía leer y eso no encajaba con ser un fugitivo.
    Una cosa era segura, no era un mujeriego. Parecía no darse cuenta que no había una sola mujer en San Carlos que no levantaría sus enaguas para él si tuviera la oportunidad. Ruby había tratado de meterse en su cama desde que lo había contratado para ayudarle a dirigir La Rosa Amarilla. Hasta ahora, no había tenido éxito, pero él era el hombre más apuesto que había visto nunca, y todavía no iba a abandonar.
    Se paró delante de él y puso una mano sobre la hebilla de su cinturón y otra sobre su pecho. Ignoró la llamada en la puerta, y deslizó los dedos en el interior de su camisa.
    – Podría ser realmente buena contigo si me dieras la oportunidad.
    No fue consciente de que la puerta se había abierto hasta que él levantó la cabeza y miró por encima de ella. De manera impaciente, se dio la vuelta para ver quién los había interrumpido.
    El dolor golpeó a Kit como una avalancha. Vio la escena ante ella en fragmentos separados… una bata chillona, roja y arrugada, grandes pechos blancos, una boca intensamente pintada abierta de indignación. Y después, no vio nada más que a su marido.
    Parecía más viejo de lo que recordaba. Sus rasgos eran más finos y duros, con profundas arrugas en las esquinas de los ojos y cerca de la boca. Llevaba el pelo más largo, cubriéndole totalmente la parte posterior del cuello. Parecía un proscrito. ¿Tendría ese aspecto durante la guerra? ¿Atento y cauteloso, como una cuerda desgastada tan tirante que estaba apunto de romperse?
    Una expresión cruda se reflejó en su cara y después su rostro se cerró como una puerta con llave.
    La mujer se encaró con ella.
    – ¿Quién diablos crees que eres para interrumpir de este modo? Si vienes buscando trabajo, puedes arrastrar tu culo abajo y esperar hasta que yo llegue.
    Kit dio la bienvenida a la cólera que llenaba su cuerpo. Subió el velo de su sombrero con una mano y con la otra empujó la puerta de vuelta a sus bisagras.
    – Usted es la que tiene que irse. Yo tengo asuntos privados con el señor Cain.
    Los ojos de Ruby se entrecerraron.
    – Conozco a las de tu tipo. La niña de clase alta que viene al Oeste y piensa que el mundo le debe la vida. Bien, este es mi lugar y aquí ninguna señoritinga va a decirme qué hacer. Puedes poner esos aires cuando regreses a Virginia, Kentucky o de dondequiera que vengas, pero en La Rosa Amarilla, mando yo.
    – Fuera de aquí -dijo Kit, en voz baja.
    Ruby se ajustó el cinturón de la bata y avanzó de modo amenazador.
    – Te haré un favor hermana, voy a enseñarte que las cosas son distintas aquí en Texas.
    Cain habló discretamente desde el otro lado de la habitación.
    – Mi mejor consejo, Ruby… no te metas con ella.
    Ruby dio un bufido desdeñoso, dio otro paso hacia adelante y se encontró el cilindro de una pistola de cañón corto.
    – Fuera de aquí -dijo Kit suavemente-. Y cierra la puerta cuando salgas.
    Ruby miró boquiabierta la pistola y luego hacia atrás a Cain.
    Él se encogió de hombros.
    – Vete.
    Con una última mirada especulativa a la dama de la pistola, Ruby salió deprisa de la habitación y cerró de golpe la puerta.
    Ahora que estaban definitivamente solos, Kit no podía recordar ni una palabra del discurso que tan cuidadosamente había ensayado. Se dio cuenta de que todavía sujetaba la pistola y que estaba apuntando a Cain. Rápidamente la devolvió a su bolso.
    – No estaba cargada.
    – Gracias a Dios por los pequeños favores.
    Ella había imaginado su reencuentro cientos de veces, pero nunca había imaginado a este desconocido de ojos fríos, recién salido de los brazos de otra mujer.
    – ¿Que estas haciendo aquí? -preguntó él finalmente.
    – Buscándote.
    – Ya veo. Bien, me has encontrado. ¿Qué quieres?
    Ojala se moviera, quizás así podría encontrar las palabras que necesitaba decir, pero él permanecía de pie rígidamente, como si su simple presencia lo incomodara.
    De repente todo fue demasiado… el extenuante viaje, la horrible incertidumbre y ahora esto… encontrarlo con otra mujer. Manoseó torpemente en el interior de su bolso y sacó un grueso sobre.
    – Quería traerte esto -lo puso sobre la mesa junto a la puerta, se dio la vuelta, y salió.
    El pasillo parecía no acabar nunca, y también las escaleras. Tropezó a mitad de las escaleras y apenas consiguió agarrarse para no caer. Los hombres sentados a la barra estiraron los cuellos para mirarla. Ruby estaba de pie al final de la escalera, llevando aún su bata roja. Kit la rozó al bajar y se abrió paso hacia las alegres puertas del bar.
    Casi las había alcanzado cuando lo oyó detrás de ella. Unas manos agarraron sus hombros y la hicieron girar. Sus pies dejaron el suelo cuando Cain la cogió entre sus brazos. Sujetándola contra su pecho, la llevó a la parte posterior a través del bar.
    Subió las escaleras de dos en dos. Cuándo llegó a su habitación, pateó la puerta con el pie y la cerró igual.
    Al principio no parecía saber qué hacer con ella; luego la echó sobre la cama. Durante un momento la miró fijamente, con expresión aún inescrutable. Entonces atravesó la habitación y recogió el sobre que le había llevado.
    Ella estaba tendida silenciosamente mientras leía.
    Él echo un vistazo a las páginas una vez, rápidamente, y luego volvió al principio y las leyó más cuidadosamente. Finalmente la miró por encima de las hojas, sacudiendo la cabeza.
    – No puedo creer que lo hayas hecho. ¿Por qué Kit?
    – Tuve que hacerlo.
    Él la miró bruscamente.
    – ¿Te forzaron?
    – Nadie podría forzarme a hacerlo.
    – ¿Entonces por qué?
    Ella se incorporó al borde de la cama.
    – Era el único camino que tenía.
    – ¿Qué quieres decir? ¿El único camino para qué?
    Cuando ella no le respondió inmediatamente, tiró los papeles al suelo y fue hacia ella.
    – ¡Kit! ¿Por qué has vendido Risen Glory?
    Ella se miró detenidamente las manos, demasiado entumecida para hablar.
    Él se pasó bruscamente los dedos por el pelo, parecía estar hablándose más a si mismo que a ella.
    – No puedo creer que vendieras esa plantación. Risen Glory significa todo para ti. Y por diez dólares el acre. Eso es solamente una fracción de lo que realmente vale.
    – Quería deshacerme de ella rápidamente, y encontré al comprador adecuado. Deposité el dinero en tu cuenta en Charleston.
    Cain estaba aturdido.
    – ¿Mi cuenta?
    – Era tu plantación. Tu dinero puso a Risen Glory otra vez en pie.
    Él no dijo nada. El silencio se extendió entre ellos hasta que pensó que gritaría si no lo llenaban.
    – Te gustará el hombre que la compró -dijo finalmente
    – ¿Por qué Kit? Dime por qué
    ¿Estaba imaginándolo, o podía detectar un ligero insulto en su voz? Ella pensó en Ruby apretujándose contra de él. ¿Cuántas otras mujeres había tenido así desde que la había abandonado? Seguro que muchas más de las que a ella le gustaría. Parecería tonta cuando se lo explicara pero ya no le importaba su orgullo. Allí no habría más mentiras por su parte, expresadas o no expresadas, solamente la verdad.
    Levantó la cabeza, luchando contra el nudo que se formaba en su garganta. Él permanecía de pie en las sombras de la habitación. Estaba contenta de no tener que ver su rostro mientras hablaba.
    – Cuando me dejaste -dijo despacio -pensé que mi vida había acabado. Al principio te culpé a tí, y después a mí misma. Hasta que no te marchaste no me dí cuenta de lo mucho que te amaba. Te amaba desde hacía mucho tiempo pero no iba a admitirlo, de modo que lo escondí bajo otros sentimientos. Quise venir a buscarte enseguida, pero eso no era… no era práctico. Además, he actuado impulsivamente demasiado a menudo, y necesitaba estar segura de lo que estaba haciendo. Y quería asegurarme que cuando te encontrara, cuando te dijera que te amo, tú me creerías.
    – Así que decidiste vender Risen Glory -su voz sonaba espesa.
    Los ojos de Kit se llenaron de lágrimas.
    – Iba a ser la prueba de mi amor. Iba a agitarlo bajo tus narices como un estandarte. ¡Mira lo que he hecho por ti! Pero cuando finalmente la vendí, descubrí que Risen Glory era solamente un trozo de tierra. No era un hombre para abrazarte, hablar contigo y hacer una vida juntos -su voz se entrecortó y se levantó para tratar de cubrir su debilidad-. Entonces hice algo muy tonto. Cuando planeas cosas con la imaginación, a veces resultan mejor que en la vida real.
    – ¿Qué?
    – Le dí a Sophronia mi fondo fiduciario.
    Hubo una suave y sobresaltada exclamación desde las sombras de la habitación, pero ella apenas la escuchó. Sus palabras salían en breves y bruscos estallidos.
    – Quería deshacerme de todo, de modo que te sintieras responsable de mí. Era una póliza de seguro en caso de que tú no me quisieras. Podría mirarte y decirte que tanto si me querías como si no, tendrías que llevarme contigo, pues no tengo otro lugar dónde ir. Pero no estoy tan desamparada. Nunca me quedaría contigo porque te sintieras responsable de mí. Eso sería peor que estar separados.
    – ¿Y fue tan horrible estar separados?
    Ella levantó la cabeza ante la inconfundible ternura de su voz.
    Él salió de las sombras, y los años parecieron haberse esfumado de su rostro. Los ojos grises que siempre le habían parecido tan fríos, ahora estaban rebosantes de emoción.
    – Sí -susurró ella.
    Él ya estaba junto a ella, abrazándola, levantándola.
    – Mi dulce, dulce Kit -gimió, enterrando el rostro en su pelo-. Dios querido, cómo te he echado de menos. Cómo te quiero. Desde que te dejé sólo he soñado con estar contigo.
    Estaba en sus brazos otra vez. Trató de respirar hondo, pero se transformó en un sollozo cuando aspiró su familiar olor a limpio. Sentir su cuerpo contra ella después de tantos meses era más de lo que podía soportar. Él era su otra mitad, la parte que le había faltado durante tanto tiempo. Y ella era la otra mitad de él.
    – Quiero besarte y hacerte el amor más de lo que nunca he querido nada.
    – ¿Entonces, por qué no lo haces?
    Él contempló el rostro alzado hacia él, y el asombro se reflejó en su expresión.
    – ¿Me dejarías hacer el amor contigo después de encontrarme con otra mujer?
    El dolor era una puñalada afilada, pero lo superó.
    – Supongo que en parte soy la responsable. Pero será mejor que no vuelva a ocurrir.
    – No -su sonrisa era suave y tierna-. Amas de la misma forma que haces todo lo demás ¿verdad? Sin condiciones. Te llevó menos tiempo que a mí descubrir como hacerlo bien.
    Él retrocedió.
    – Te voy a soltar ahora mismo. No será fácil pero hay algunas cosas que debo decirte, y no puedo pensar correctamente cuando te estoy abrazando así.
    La soltó con una agonizante lentitud y se alejó sólo lo suficiente como para no tocarla.
    – Mucho antes de abandonarte sabía que te amaba, pero no fui tan inteligente como tú. Traté de atarte y ponerte condiciones. No tuve las agallas para ir hacia tí y decirte cómo me sentía, de la misma forma en que tú lo acabas de hacer. En lugar de ello, salí corriendo. Justo como he hecho toda mi vida cuando sentía algo o a alguien acercarse demasiado a mí. Bien, estoy cansado de correr, Kit. No tengo ninguna forma de probártelo. No tengo un estandarte para agitarlo bajo tus narices. Pero te amo y me marchaba a recuperarte. Ya me había decidido. De hecho, justamente iba a decirle a Ruby que me iba cuando irrumpiste por esa puerta.
    A pesar del inconfundible mensaje de amor que estaba escuchando, Kit no pudo evitar una mueca de dolor ante la mención del nombre de la cantinera.
    – Apaga ese fuego de tus ojos, Kit. Debo hablarte de Ruby.
    Pero Kit no quería escucharlo. Sacudió la cabeza y trató de luchar contra la traición que suponía lo que él había hecho.
    – Quiero que me escuches -insistió él-. No más secretos, aunque esta parte no es fácil para mí -respiró profundamente-. Yo… yo no he sido el mejor amante del mundo desde que te dejé. No he… no he sido ningún tipo de amante en absoluto. Durante mucho tiempo me mantuve lejos de las mujeres, de modo que no pensaba en ello. Luego vine a trabajar a La Rosa Amarilla, y Ruby estaba bastante decidida, pero lo que viste hoy fue totalmente unilateral por su parte. Nunca la he tocado.
    El ánimo de Kit renació.
    Él se metió una mano en el bolsillo y se apartó ligeramente de ella, una parte de su anterior tensión volvió.
    – Sé lo que supones. Ruby no es muy bella, pero eso es distinto para un hombre. Tanto tiempo sin una mujer, y ella se me insinuaba continuamente…viniendo a mi habitación vestida como la has visto hoy, dejándome ver claramente sus intenciones. ¡Pero no he sentido nada por ella!
    Dejó de hablar y la miró como si esperara algo. Kit estaba empezando a desconcertarse. Parecía más un hombre que confiesa una infidelidad, que uno que confiesa su fidelidad. ¿Habría algo más?
    Su confusión debía notarse.
    – ¿No lo entiendes Kit? ¡Ella se ofrecía en cualquier sitio y a mí no me excitaba!
    Ahora Kit entendió y la felicidad explotó dentro de ella como si el mundo entero hubiese sido creado de nuevo.
    – ¿Estás preocupado por tu virilidad? ¡Oh cariño! -con una gran carcajada, se lanzó a través de la habitación hacía sus brazos. Cogió su cabeza y la bajó, llevando su boca a la suya. Ella hablaba, reía y lo besaba todo al mismo tiempo-. Oh cariño, mi amor… mi querido y gran tonto. ¡Cómo te amo!
    Fue un sonido ronco y firme, desde lo más profundo de su garganta, y entonces él la atrapó en sus brazos. Su boca se volvió insaciable.
    El beso fue intenso y dulce, lleno del amor del que por fin habían hablado, del dolor que finalmente habían compartido.
    Pero habían estado separados durante demasiado tiempo, y a sus cuerpos no les bastaban sólo los besos. Cain, que solo unos momentos antes había dudado de su virilidad, ahora se encontraba dolorido por el deseo. Kit lo sintió, lo anheló, y en el último instante antes de perder la razón, recordó que no se lo había contado todo.
    Con su última pizca de voluntad, se retiró y dijo con voz entrecortada
    – No he venido sola.
    Sus ojos estaban vidriosos por la pasión, y pasó un momento antes de que él entendiera.
    – ¿No?
    – No, yo…Miss Dolly ha venido conmigo.
    – ¡Miss Dolly! -Cain se río, un alegre rugido que comenzaba en sus botas y que crecía más fuerte hacía arriba-. ¿Has traído a Miss Dolly a Texas?
    – He tenido que hacerlo. No me dejaba marcharme sin ella. Y tú mismo dijiste que estábamos obligados a cargar con ella. Es nuestra familia. Además, la necesito.
    – Oh, eres dulce… Dios mió, cómo te amo -se acercó otra vez, pero ella retrocedió rápidamente.
    – Quiero que vengas al hotel.
    – ¿Ahora?
    – Sí. Tengo algo que enseñarte.
    – ¿Tengo que verlo ahora mismo?
    – Oh, sí. Definitivamente ahora mismo.

***

    Cain señaló algunos de los lugares de interés de San Carlos mientras andaban por la desigual acera de madera. Mantenía su mano apretando la de ella colocado en el hueco de su codo, pero sus respuestas distraídas pronto hicieron evidente que sus pensamientos estaban en otro lugar. Contento con el simple hecho de tenerla junto a él, se calló.
    Miss Dolly estaba esperando en la habitación que Kit había alquilado. Se rió como una colegiala cuando Cain la cogió y la abrazó. Después, con un rápido y preocupado vistazo a Kit, se marchó para visitar la tienda general al otro lado de la calle, y hacer algunas compras para sus queridos y canosos niños.
    Cuando la puerta se cerró tras ella, Kit se giró hacia Cain. Estaba pálida y nerviosa.
    – ¿Que pasa? -preguntó él.
    – Tengo una… una especie de regalo para ti.
    – ¿Un regalo? Pero yo no tengo nada para ti.
    – Eso no es… exactamente verdad -dijo ella con indecisión.
    Perplejo la observó escabullirse por una segunda puerta que llevaba a una habitación contigua. Cuando volvió, sujetaba un pequeño bulto blanco en sus brazos.
    Se acercó a él despacio, con una expresión tan llena de súplica que casi le rompió el corazón. Y entonces el bulto se movió.
    – Tienes una hija -dijo en voz baja-. Su nombre es Elizabeth, pero yo la llamo Beth. Beth Cain.
    Él miró hacia abajo, a un diminuto rostro en forma de corazón. Todo en ella era delicado y estaba perfectamente formado. Tenía una pelusa de pelo rubio claro, pequeñas cejas oscuras, y una nariz minúscula. Sintió un fuerte pinchazo en las entrañas. ¿Había ayudado a crear algo tan perfecto? Y entonces el corazón bostezó y agito sus rosados parpados hasta abrirlos, y en un segundo, perdió su corazón por un par de ojos violetas.
    Kit vio cómo esto ocurría entre ellos de forma inmediata y sintió que nada en su vida, podría ser alguna vez tan dulce como este momento. Apartó la mantita de modo que él pudiera ver el resto de ella. Entonces le ofreció a la niña.
    Cain la contempló con aire vacilante.
    – Vamos -sonrió tiernamente-. Cógela.
    Él tomo al bebé en su pecho, sus grandes manos casi abarcaban el pequeño cuerpo. Beth se movió y giró la cabeza para mirar al nuevo extraño que la estaba sujetando.
    – Hola, Corazón -dijo en un susurro.

***

    Cain y Kit pasaron el resto de la tarde jugando con su hija. Kit la desvistió para que así su padre pudiera contarle los dedos de las manos y de los pies. Beth realizó todos sus trucos como una campeona: Sonriendo con los ruidos graciosos que le dirigían, tratando de agarrar los grandes dedos que había puestos a su alcance, y haciendo felices sonidos de bebé cuándo su padre soplaba en su barriga.
    Miss Dolly les hizo una breve visita, y cuando vio que todo iba bien, desapareció en la otra habitación y se echó para tomar su propia siesta. La vida era peculiar, pensó, cuando estaba apunto de dormirse, pero también era interesante. Ahora tenía a la pequeña y dulce Elizabeth en quien pensar. Era indudablemente su responsabilidad. Después de todo, apenas podía contar con Katharine Louise para asegurarse que la niña recibiera la instrucción necesaria para ser una gran dama. Había tanto que hacer. Su cabeza empezó a dar vueltas como una peonza. Era una tragedia, desde luego, lo qué estaba ocurriendo en la Cámara del Tribunal de Appomattox, pero probablemente fuese lo mejor para todos.
    Ahora estaba demasiado ocupada para preocuparse por el resultado de la guerra…
    En la otra habitación, Beth empezó finalmente a inquietarse. Cuando frunció la boca y dirigió un resuelto aullido de protesta hacia su madre, Cain pareció alarmado.
    – ¿Qué le pasa?
    – Está hambrienta. He olvidado alimentarla.
    Cogió a Beth de la cama donde habían estado jugando, y la llevó a una silla cerca de la ventana. Cuando se sentó, Beth giró la cabeza y empezó a hociquear en el tejido gris paloma que cubría el pecho de su madre. Cuándo no ocurrió nada de forma inmediata, se puso más frenética.
    Kit la contempló, entendiendo su necesidad, pero de repente se sintió tímida por realizar este acto tan íntimo frente a su marido.
    Cain estaba tendido repantigado al otro lado de la cama, mirándolas. Vio la angustia de su hija e intuía la timidez de Kit. Despacio se puso de pie y se acercó a ellas. Extendió la mano y tocó a Kit en la mejilla. Luego la bajó a la cascada de encaje gris de su garganta. Suavemente la aflojó con los dedos para exponer una fila de botones rosa perla que había debajo. Los desabrochó y apartó el vestido.
    La cinta azul de su camisola interior se soltó con un único tirón. Él vio los regueros de sentimentales lágrimas en las mejillas de Kit y se inclinó para besarlas. Luego abrió la camisola de modo que su hija pudiese alimentarse.
    Beth se agarró ferozmente con su diminuta boca. Cain rió y besó los regordetes pliegues de su cuello. Luego giró la cabeza y sus labios tocaron el lleno y dulce pecho que la alimentaba. Cuando los dedos de Kit se enrollaron en su pelo, él supo finalmente que tenía un hogar y que nada sobre la tierra lo haría abandonarlo.

***

    Todavía había promesas que debían ser selladas entre ellos. Esa noche, con Beth arropada segura en la cama donde Miss Dolly podría velar por ella, salieron a caballo hacia un cañón al norte de la ciudad.
    Mientras montaban, hablaron de los meses perdidos entre ellos, al principio solamente de los acontecimientos y luego de sus sentimientos. Hablaban en voz baja, a veces en la mitad de una frase, terminaban frecuentemente los pensamientos el uno del otro. Cain habló de su culpa por abandonarla, abrumado ahora que sabía que estaba embarazada. Kit habló de la forma en que había utilizado Risen Glory como una brecha para mantenerlos separados. Compartir su culpabilidad debería haber sido difícil, pero no lo fue.
    Ni tampoco lo fue el perdón mutuo que se ofrecieron.
    Vacilantemente al principio y luego con más entusiasmo, Cain le habló de un trozo de tierra que había visto al este, cerca de Dallas.
    – ¿Cómo te sentirías si construyera otro molino de algodón? El algodón se va a convertir en un gran cultivo en Texas, más grande que en cualquier otro estado del Sur. Y Dallas parece un buen lugar para criar una familia -la miró fijamente-. O tal vez quieras volver a Carolina del Sur y construir allí otro molino. También estará bien para mí.
    Kit sonrió.
    – Me gusta Texas. Parece el lugar adecuado para nosotros. Una tierra nueva y una vida nueva.
    Durante algún tiempo montaron silenciosamente satisfechos. Finalmente, Cain habló.
    – No me has dicho quién ha comprado Risen Glory. Diez dólares el acre. Todavía no puedo creer que lo vendieras por eso.
    – Es un hombre especial -lo miró maliciosamente-. Puede que lo recuerdes. Magnus Owen.
    Cain echó la cabeza hacía atrás y rió.
    – Magnus tiene Risen Glory y Sophronia tiene tu fondo fiduciario.
    – Simplemente parecía lo correcto.
    – Muy correcto.
    Las sombras profundas y frías de la noche los envolvieron cuando entraron en el pequeño y desierto cañón. Cain ató los caballos a un sauce negro, sacó su saco de dormir de detrás de la silla, y cogió a Kit de la mano. La llevó al borde de un pequeño arroyo que serpenteaba a través del suelo del cañón. La luna los miraba, una redonda y brillante esfera que pronto los bañaría con su luz plateada.
    Miró hacia ella. Llevaba un sombrero de ala plana y una de sus camisas de franela sobre unos pantalones de montar color beige.
    – No pareces muy distinta de cuando te hice bajar de mi muro. Excepto que ahora, nadie podría confundirte con un chico.
    Sus ojos se desplazaron hacia sus pechos, visibles incluso bajo su enorme camisa y ella lo deleitó con su rubor. Alisó el saco de dormir, le quitó el sombrero y después se quitó el suyo, y dejó ambos en la mohosa orilla del arroyo.
    Tocó los pequeños pendientes de plata que ella tenía en los lóbulos de las orejas y después su pelo, enrollado en un grueso moño a la altura de la nuca.
    – Quiero soltarte el pelo.
    Sus labios se curvaron dándole permiso dulcemente.
    Sacó los alfileres uno a uno y los puso cuidadosamente en el interior de su propio sombrero. Cuando la brillante nube de pelo cayó finalmente libre, él lo cogió en sus manos y lo llevó suavemente a sus labios.
    – Dios querido, cómo te he echado de menos.
    Ella puso los brazos a su alrededor y alzó la vista para mirarlo fijamente.
    – Esto no va a ser un matrimonio de cuento de hadas, ¿verdad, cariño?
    Él sonrió suavemente.
    – No veo cómo. Somos tan irascibles como tercos. Vamos a discutir.
    – ¿Te importará mucho?
    – No lo querría de otra manera.
    Ella presionó la mejilla en su pecho.
    – Los príncipes de los cuentos de hadas siempre me han parecido aburridos.
    – Mi rosa salvaje de las profundidades del bosque. Nuestra vida en común nunca será aburrida.
    – ¿Qué me has llamado?
    – Nada -silenció su pregunta con sus labios-. Nada en absoluto.
    El beso que comenzó suavemente, creció hasta que hizo que ambos ardieran en llamas. Cain introdujo los dedos en su pelo y sostuvo su cabeza entre sus manos.
    – Desnúdate para mí, ¿lo harás, cariño? -gimió suavemente-. He soñado con esto durante mucho tiempo.
    Ella supo en seguida cómo debía hacerlo para darle mayor placer. Lanzándole una abierta sonrisa guasona, se quitó las botas y las medias, después se deshizo de los pantalones. Él gimió cuando el largo faldón de franela cayó recatadamente por debajo de sus caderas. Ella extendió la mano bajo él, tiró de sus calzones blancos, y los dejó caer junto a ella.
    – No tengo nada debajo de esta camisa. Parece que he olvidado la camisola. A propósito.
    Apenas podía controlarse para no saltar encima de ella y abrazarla.
    – Eres una mujer perversa, señora Cain.
    Su mano se desplazó al botón superior de la camisa.
    – Estás a punto de descubrir qué perversa soy, señor Cain.
    Nunca se desabrocharon unos botones tan lentamente. Era como si cada uno de ellos sólo pudiese ser desabrochado con el más lento de los movimientos. Incluso cuando la camisa estuvo finalmente desabotonada, la pesada tela la mantenía unida en la parte delantera.
    – Voy a contar hasta diez -dijo con voz ronca.
    – Cuenta todo lo que necesites, yanqui. Eso no te hará las cosas más fáciles -con una sonrisa de diablesa, se quitó la camisa lentamente, milímetro a milímetro, hasta que finalmente quedó desnuda ante él.
    – No te recordaba bien -murmuró él espesamente-. Qué hermosa eres. Ven a mí, amor.
    Ella corrió hacía él a través del suelo helado. Sólo cuando lo alcanzó se preguntó si aún sería capaz de complacerlo. ¿Y si el haber tenido un bebé la había cambiado?
    Él cogió su mano y tiró de ella hacía él. Suavemente, ahuecó sus pechos más llenos entre sus manos.
    – Tu cuerpo es diferente -ella asintió con la cabeza.
    – Estoy un poco asustada.
    – ¿Lo estas, mi amor? -él le levantó la barbilla y rozó su boca con la suya-. Moriría antes de hacerte daño.
    Sus labios eran suaves.
    – No es eso. Yo tengo miedo… de no ser capaz de complacerte.
    – Tal vez yo no seré capaz de complacerte a ti -susurró él suavemente.
    – Tonto -murmuró ella.
    – Tonta -susurró él como respuesta.
    Sonrieron y se besaron hasta que no soportaron la barrera de la ropa entre ellos. Se quitaron uno a otro lo que les quedaba, y cuando los besos se hicieron más profundos, cayeron sobre el saco de dormir.
    Un jirón de nube se deslizó sobre la luna, llenando de sombras móviles las antiguas paredes del cañón, pero los amantes no se dieron cuenta. Nubes, lunas, cañones, un bebé con cara de corazón, una anciana con olor a menta… todo dejó de existir. En ese momento, su mundo era pequeño, formado únicamente por un hombre y una mujer, juntos por fin.

Susan Elizabeth Phillips


***

Top.Mail.Ru