Скачать fb2
Pronto llegará el mañana

Pronto llegará el mañana

Аннотация

    La penosa experiencia de Devon apenas empezaba.
    Devon se sintió plena de felicidad cuando su padre le anunció que había conseguido suficiente dinero para pagar la costosa operación que terminaría con sus días de inválida.
    La felicidad se transformó en horror cuando él le confesó que había desfalcado ese dinero a su jefe, Grant Harrington.
    Al enterarse del desfalco, Grant exigió que se le reintegrara el dinero, y el terror de Devon aumentó cuando se dio cuenta de que lo que él planeaba no era cobrar en efectivo.


Jessica Steele Pronto llegará el mañana

    Pronto Llegará el Mañana (1988)
    Título Original: Tomorrow… come son (1984)

Capítulo 1

    Devon cerró la última de las maletas, deseando a la vez poder controlar con la misma facilidad la excitación que experimentaba su cuerpo. Ya antes se había sentido muy desilusionada.
    Pero nada saldría mal esta vez. Tenía que convencerse de ello, se dijo, mientras los hermosos ojos azules recorrían despacio la habitación que, a partir de mañana, dejaría de ver durante dos meses… si todo salía bien. ¡Todo tenía que salir bien!
    Desde hacía algún tiempo había comprendido que cada vez se estaba volviendo más y más retraída, odiando el tener que salir de la pequeña casa que compartía con su único pariente: su padre.
    Sus pensamientos se concentraron en él, mientras se decía que nunca podría pagarle por el amor y el cuidado que le brindó durante los últimos seis años, ni por la comprensión con la cual toleró recientemente sus cambios de humor.
    Le debía mucho, por su paciencia y tacto durante aquellos días negros en que no soportaba ni siquiera ir hasta la pequeña tienda de la esquina para comprar algo. Su padre desempeñaba un alto puesto en el departamento de finanzas de Harrington Enterprises, la mayor empresa en la importante ciudad de Marchworth en donde vivía. Era muy dedicado y empeñoso en su trabajo y, debido a la confianza que le tenían, estaba bien remunerado. Él se había hecho cargo de todas las compras de la casa, a pesar de saber que, aunque ella no podía cargar nada pesado, podía hacerlo con el carrito que le había comprado. A pesar de que ella nunca se lo había dicho, él comprendía que no soportaba ir al centro de la ciudad, pues le parecía que todos los ojos se fijaban en ella.
    Devon cruzó el cuarto, pensando aún en su padre y cómo haría para compensarle lo que había hecho por ella cuando regresara de Suecia y todo hubiera resultado un éxito. Se sentía dominada por la excitación y la esperanza. Tenía una fe ciega en que, por fin, sanaría. No podría tolerar, al final de todo, seguir con el mismo defecto en la cadera.
    Con el cuerpo inclinado hacia un costado, bajó la escalera, dando saltos con dificultad, mientras en su imaginación se veía bajando esa misma escalera dentro de unos meses: Corriendo, sin necesidad de sujetarse con fuerza del pasamanos, por temer a que en cualquier momento le fallara la cadera derecha y cayera rodando escalera abajo.
    Charles Johnston, un hombre de cincuenta y dos años, de cabello prematuramente cano, dejó a un lado el periódico al verla entrar en la sala y sus ojos azules y brillantes observaron la excitación que se reflejaba en los ojos de su hija.
    – ¿Ya recogiste todo? -le preguntó sonriendo.
    Con un ademán afirmativo, Devon le contestó:
    – ¡Oh, papá, no puedo creerlo! Me… parece un sueño, no sólo que hayas localizado al médico Henekssen en Suecia, que dice que puede corregir… -se detuvo-, mi… mi cadera… si no también que hayas logrado reunir el dinero para poder operarme -las lágrimas brillaron en sus ojos al decirle-: Nunca podré pagarte esto.
    A pesar de no ser un hombre que mostrara sus emociones, se tuvo que aclarar la garganta. Dedicado a su hija, sabía más que nadie lo que esa operación significaba para ella. Él, mejor que nadie, había visto el efecto que el accidente automovilístico produjo en su hija, en aquel tiempo una activa adolescente de quince años y medio. Su esposa había muerto en el percance y tal vez ese hecho había contribuido al retraimiento de Devon, al perder a su madre en una edad tan importante de su vida. Se había sometido a dos operaciones, pero, a pesar de ello, seguía con la desagradable cojera que tanto odiaba, y él había observado cómo ahora, al llegar a los veintiún años, no mostraba señal alguna de volver a ser la joven alegre que era antes de sufrir el accidente.
    – El dinero es tuyo, no mío -le recordó él, añadiendo-: todo lo que quiero es verte feliz.
    Se contuvo para no decirle lo que pensaba, que nada le daría mayor alegría que verla reunirse con otros jóvenes de su propia edad. Al no interesarle hacer amistades de su propia edad, prefiriendo que nadie viera lo que, a través de los años, se había vuelto para ella una horrible deformidad, Devon no tenía amigos.
    – Voy a bajar las maletas -le dijo él, levantándose-. Así ahorraremos tiempo por la mañana; recuerda que tienes que salir temprano.
    Le dedicó una de sus raras sonrisas, confiando en lo más profundo de su corazón en que mañana sería la última vez que saldría cojeando de esta casa.
    Al verlo subir la escalera, pensó con tristeza que cualquier joven de veintiún años podría bajar sus propias maletas sin que su padre tuviera que hacerlo. No era que su padre fuera un anciano, si no todo lo contrario, se movía con agilidad, aunque en ocasiones le parecía que deliberadamente caminaba despacio cuando ella estaba cerca, para evitar el mareado contraste entre sus movimientos.
    Ella había hecho todo lo posible para que no se diera cuenta de lo deprimida que se sentía a menudo, pues él también tenía cicatrices del accidente. No por haber resultado herido, sino porque había amado intensamente a su madre y él era quien conducía en ese momento. No tuvo la culpa del percance, pero sabía que se torturaba diciéndose una y otra vez "si" habría podido evitar el choque, cuando de repente y sin saber de dónde salió un conductor embriagado que chocó contra ellos.
    Sin decirlo, habían acordado no hablar del accidente con nadie más. El dinero que recibieron de la compañía de seguros se acabó con rapidez en las cuentas de los especialistas y los tratamientos, por lo que tuvieron que cambiarse a una casa más pequeña. Para sus actuales vecinos, Devon caminaba así de nacimiento.
    Escuchó a su padre bajar la escalera y dejar las maletas en el vestíbulo. Estaba muy emocionada para comer, pero se levantó del sofá y, después de esperar unos segundos hasta recuperar el equilibrio, se encaminó, cojeando, hacía donde estaba él.
    – Esta noche te voy a preparar una cena especial, pues a partir de mañana tendrás que comer esos alimentos tan horribles que tú mismo te preparas.
    Durante toda la comida charló de buen humor, pensando que en un par de meses más podría cargar sus propias maletas.
    – Te compensaré por todo esto, papá -le dijo de repente, emocionada, haciendo que él alzara con rapidez la vista del soufflé de chocolate que le había preparado, pues sabía que era su postre favorito.
    – ¿Compensarme de qué?
    – De todo el tiempo y el dinero que me has dedicado -le dijo llena de gratitud-. Sé… sé que no ha sido fácil y que… te has quedado sin un centavo para conseguirme los mejores especialistas. Me imagino que te debe haber costado trabajo encontrar a alguien dispuesto a intentarlo de nuevo.
    – Tonterías. De todas formas, tenías que desarrollarte por completo antes de que se pudiera hacer otro intento. Además, el año pasado compramos un coche nuevo, ¿no es cierto?
    – Uno de uso -le contestó, a punto de llorar al recordar que el automóvil que habían destrozado en el accidente era de último modelo-. Podías haber utilizado el dinero del seguro para comprar uno nuevo.
    – Pero ya teníamos un coche -le recordó él-. De todas formas, el dinero de esa póliza te pertenece. Ya te lo expliqué, cuando inesperadamente me avisaron que la póliza había vencido.
    Devon recordó en silencio lo que había sucedido unos seis meses antes. En aquella fecha se encontraba muy deprimida, y al cumplir los veintiún años se negó a que le hicieran fiesta alguna. ¿A quién invitaría? No tenía amistades.
    Sí, había sido una época en especial dura para ella, hasta que, de repente un día, unas tres semanas después de cumplir los veintiún años, su padre había llegado con dos noticias en realidad increíbles. La primera era que llevaba tiempo averiguando las posibilidades de hacerle una tercera operación y le había hablado de un médico en Suecia que había realizado operaciones similares antes todas con magníficos resultados.
    La depresión que la había dominado comenzó a desaparecer, hasta que se dio cuenta de que ese cirujano sueco se encontraba totalmente fuera de sus alcances económicos.
    – Me… me alegro por las demás personas que operó -le dijo, obligándose a sonreír.
    – Alégrate por ti misma, Devon -le había dicho él-. A ti también te va operar, pequeña.
    Se había sentido dominada por la felicidad y parte de ella misma deseó con ansiedad que él hiciera todos los sacrificios necesarios… pero cuando lo pensó con más calma, comprendió que no podía permitírselo.
    – Ya te sacrificaste lo suficiente…
    Él la había interrumpido, explicándole que no tendría que sacrificar nada. Le dijo que durante años había estado pagando las primas de una póliza de seguros dotal a su nombre, que vencería cuando ella cumpliera los veintiún años. Se había olvidado por completo del seguro hasta que recibió una carta de la compañía, recordándoselo.
    – ¿Un seguro dotal? -le preguntó asombrada Devon-. ¿A mi nombre?
    – Se pagaba anualmente con los intereses que producía, por lo que me había olvidado por completo de su existencia -le repitió, añadiendo después-: Les pregunté y el dinero alcanzará justo para que vayas a Suecia.
    – ¿Sola?
    – Si voy contigo sólo te podré visitar muy pocas veces. Te llevaré, por supuesto, al aeropuerto e iré a buscarte cuando regreses.
    – ¡Oh… papa! -fue todo lo que pudo decirle.
    El viaje no se realizó de inmediato, pues durante varios meses su médico, el doctor McAllen, intercambió cartas y envió placas de rayos X a Suecia.
    Charles Johnston se sirvió por segunda vez del soufflé de chocolate y después comenzó a recoger los platos de la mesa, mientras le decía:
    – Mañana va a ser un día muy difícil para ti. Yo lavaré los platos y si estuviera en tu lugar me iría a acostar temprano.
    – Te los dejaré lavar cuando regrese -le dijo con tono de burla, temblando ante el pensamiento de que cuando regresara no hubiera habido mejoría alguna-. Pero ya que durante varios meses tendrás que lavar los platos, hoy lo haré yo.
    Una vez que terminó en la cocina, Devon comprendió que estaba bastante excitada para poder dormir y se dirigió a la sala, seguida por su padre. De forma automática, se sentó en el sofá en donde siempre lo hacía y él a su vez en su sillón preferido, pero en esta ocasión no encendió la televisión. Los dos, llenos de esperanzas, sabían que después de esa noche, cambiarían sus vidas.
    Muchas veces, durante los últimos meses, Devon había estado a punto de hablar con su padre sobre las posibilidades de trabajar en el futuro, para compensarle por las enormes sumas de dinero que había gastado en ella. Sin embargo, en el momento en que iba a tratarle ese punto se escuchó el sonido del timbre de la puerta principal.
    ¿Quién sería? ¡Eran muy pocas las veces que alguien venía! Odiaba enfrentarse a desconocidos, odiaba a cualquiera que pudiera verla en esas condiciones.
    – Iré yo -le dijo Charles Johnston, aunque era innecesario que lo dijera, pues ella no se había movido.
    Durante un rato escuchó voces y se sintió segura de que sería alguien que se retiraría de inmediato, por lo que se recostó en el sofá.
    Sin embargo, pronto se sintió preocupada, pues aunque la puerta se había cerrado ¡seguía escuchando voces! ¡Quienquiera que fuera, su padre lo había invitado a pasar! ¡No sólo eso… su padre lo traía a la sala! Mientras se abría la puerta de esa pieza, con un esfuerzo se sentó erguida, dando las apariencias de una joven perfectamente sana. Sabiendo que desde la puerta, el visitante no podría darse cuenta de su defecto físico, permaneció sin moverse y observó al hombre alto que se encontraba de pie justo de tras de su padre.
    Pensó que el desconocido tendría que ser alguien importante para que su padre hiciera pasar a ese hombre de unos treinta y cinco o treinta y seis años a la sala, sabiendo que ella se encontraba allí y que le disgustaba tener que enfrentarse a desconocidos.
    – Él es… el señor Harrington -le dijo a Devon, presentándole al hombre de rostro serio. ¡Sí era muy importante si se trataba de Grant Harrington!-. Mi hija Devon -terminó de hacer las presentaciones.
    Como el anciano señor Harrington había muerto varios años antes, ese hombre tenía que ser el dueño del imperio comercial multimillonario para el que trabajaba su padre.
    Comprendió que sería una descortesía de su parte no levantarse y encontrarse con él a medio camino, por lo que hizo todo lo que pudo para sonreírle en la forma más amable, extendiéndole la mano y diciéndole.
    – ¿Cómo está usted?
    Él la miró con frialdad y no le estrechó la mano, como esperaba. Dejando caer la mano sobre el regazo miró de inmediato a su padre y comprendió que no era ella sola la que se sentía tensa. Se veía muy mal y pensó que, con toda seguridad, estaba lamentando el haberlo hecho pasar.
    – ¿Puedo… brindarle algo de beber, Grant?
    Él no le hizo caso a la oferta de un trago, de lo cual Devon se alegró pues no le parecía que fuera el tipo de hombre que le gustara el jerez y esa era la única bebida que tenían.
    – Vi unas maletas en el vestíbulo… ¿cuál de ustedes se va de viaje? -quizá después de todo intentaba ser cortés, pensó ella, pero antes de que pudieran contestarle añadió con tono cortante-. ¿O se van los dos de viaje?
    A pesar de todo, la pregunta no le pareció extraña pues su padre era el encargado de las finanzas de la empresa y podía representarle un problema que se fuera en un momento importante. Sin embargo, al ver que su padre permanecía silencioso, comprendió que, siendo demasiado sincero para mentirle a su jefe, estaba protegiéndola al no contestar. Comprendió que tendría que ser ella quien lo hiciera.
    – En realidad soy yo -le contestó obligándose a sonreír-. Me voy mañana para Estocolmo.
    De repente le pareció que se había enfadado o quizá esa era su forma de ser.
    – Por el tamaño de su equipaje me parece que va a permanecer allá bastante tiempo -le comentó con sequedad.
    Por el rostro de su padre, supo que nunca le diría a lo que iba, por lo que le sonrió y dijo.
    – Primero veré si me gusta… pero quizá me quede durante un par de meses.
    En realidad no había mentido por completo, pues si la operación no tenía éxito, regresaría mucho antes de los dos meses. Su padre tosió discretamente, haciendo que Grant Harrington lo mirara y le dijera:
    – Quisiera hablar un momento en privado con usted, Charles. ¿Podemos pasar a otra habitación?
    Devon observó que su padre seguía muy tenso y quiso decirle que no le importaba.
    – Usa el comedor, papá -le dijo sonriendo-. Creo que iré a acostarme -añadió haciéndose más amplia su sonrisa al pensar en el secreto que los dos compartían y al que no tendría acceso Grant Harrington-. Mañana es un gran día.
    Vio cómo su padre, con toda intención, cerraba la puerta del comedor una vez que entraron, habiendo dejado abierta la de la sala para que ella pudiera subir.
    Una vez en la habitación se acostó, pero sin poder apartar sus pensamientos de los dos hombres en el comedor. Grant Harrington nunca antes había venido a la casa, y esto la hacía pensar que sucedía algo importante en la empresa. Ahora se daba cuenta de lo poco que sabía del trabajo de su padre; siempre supo que se trataba de un puesto importante, pero no pensó que fuera un director o tuviera una posición de esa categoría.
    Quizá Grant Harrington, conociendo lo extremadamente hábil que era su padre para los cálculos, estaba pensando en una fusión o en la adquisición de otra empresa y le había dicho que su padre no iría a trabajar al día siguiente. Ese tipo de operaciones no podían esperar y quizá fuera ese el motivo por el que había, venido a verlo esta noche. Estaba segura de que su padre no le había dicho a ninguno de sus colegas los motivos por los que no iría a trabajar al día siguiente, así como también estaba segura de que ninguno de ellos sabía que la iba a llevar al aeropuerto.
    Ahora comprendía el motivo por el que Grant Harrington había preguntado de forma tan cortante cuál de ellos se iba de viaje. Si estaba a punto de adquirir otra empresa no querría que su padre se alejara del negocio. Se sintió aun más orgullosa de su padre al ver cómo lo necesitaban.
    De igual forma, se dio cuenta de que le había desagradado a Harrington. ¡Oh! ¿Por qué no habría venido dos meses más tarde, cuando hubiera podido levantarse para estrecharle la mano en vez de quedarse sentada en el sofá, dando la impresión de que era demasiado esfuerzo para ella levantarse para saludar al jefe de su padre?
    Pensando en ello se quedó dormida, pero el sonido de la puerta de la casa al cerrarse la despertó. Se sintió más tranquila al saber que Grant Harrington había salido de su casa y cuando escuchó a su padre subir la escalera, encendió la lámpara junto a la cama y lo llamó.
    – ¿Algún problema en el trabajo? -le preguntó cuando él abrió la puerta.
    – Nada que tenga que preocupar a esa linda cabeza -le contestó-. Ahora a dormir.
    – Sí, papá -le dijo con tono burlón; pero, repentinamente seria, añadió-: ¿No le dijiste a Grant Harrington de mi… de mi cadera, no es cierto?
    – Me conoces muy bien para que lo dudes -le contestó con tono afectuoso.
    – Lo siento, papá.
    Sin embargo, antes de quedarse dormida de nuevo, recordó las palabras cariñosas que su padre le había dicho: "linda cabeza", ¿Era linda? ¿Habría… habría pensado Grant Harrington que ella era bonita?
    Lo vio de nuevo en su pensamiento, alto y fuerte, con un físico musculoso y pensó que la mujer que le llamara la atención tendría que ser más que bonita. Se sintió segura de que sólo una mujer muy hermosa lograría que Grant Harrington la mirara por segunda vez.
    Se sintió tentada a levantarse de la cama para contemplar su rostro delicado en el espejo. Después recordó lo que le esperaba mañana y se preguntó por qué tenía que tener tanto interés en ser hermosa.
    ¡Al diablo con Grant Harrington! pensó. Ya con caminar derecha sería suficiente… ¡Oh, llega pronto, mañana!

Capítulo 2

    Se advertía una gran felicidad en la joven parada junto a sus maletas en el exterior de la estación de ferrocarril de Marchworth, esperando un taxi aquel jueves. Se encontraba casi al final de su viaje y le había costado trabajo no demostrar a todos la felicidad que sentía. Le había resultado difícil no sonreír a la gente, conteniéndose, pensando que se pudiera malinterpretar esa sonrisa.
    Muchos la habían mirado con admiración, pero no estaba interesada en responder a sus insinuaciones. Más adelante, quizá se permitiera coquetear un poco. Recordó que era poca la experiencia que tenía en ese sentido, pero por ahora todo lo que quería era llegar a su casa; regresar con su padre.
    Tuvo que contener la sonrisa cuando el conductor del taxi que se paró a su lado le preguntó.
    – ¿Adonde la llevo querida?
    Devon le dio la dirección y dejó escapar una carcajada por primera vez en años, al escuchar su respuesta.
    – ¡Con una sonrisa así la llevaré gratis a donde quiera! Claro que no lo decía en serio, pero su comentario le hizo aumentar más la sensación de mareo que sentía; quizá el estar borracha fuera algo similar, pensó mientras abría la bolsa de mano que traía y sacaba los zapatos que significaban tanto para ella. ¡Sus primeros zapatos de tacón alto!
    Recordó con claridad todo lo que había sucedido y que había dado como resultado esos momentos de suprema felicidad. Claro que después de la operación tuvo dolor… y temor. Este se había convertido en terror al pensar que tanto dolor tenía que significar que la operación no había tenido éxito.
    Después, siguió un sentimiento de incredulidad cuando las amables enfermeras la levantaron de la cama tres días más tarde; pasó dos días levantándose y acostándose para acostumbrarse a la idea de que ya había terminado la etapa en que tenía que estar acostada. Entonces comenzó el arduo trabajo del fisioterapeuta. Devon también había trabajado intensamente, aprendiendo a caminar de nuevo, aprendiendo a subir escaleras. ¡Pero la recompensa que había recibido por tanto esfuerzo, fue darse cuenta, con incredulidad y alegría, de que estaba caminando de nuevo! ¡De que en realidad caminaba sin esa terrible y desagradable cojera!
    Devon había llorado y recordaba que sus lágrimas también habían hecho llorar a Ingrid, la enfermera que la cuidaba. El doctor Henekssen había vigilado con cuidado sus progresos y fue él quien al fin la dio de alta de la clínica.
    – ¿Que puedo irme la semana próxima? -exclamó sin poder creer que la dejaran ir sólo después de siete semanas.
    – Si usted viviera en Suecia ya la habría dado de alta antes, indicándole sólo venir a visitarme cada cierto tiempo -le dijo en perfecto inglés-. Pero al no ser así, prefiero hacer yo la última revisión. Creo que la semana próxima la realizaré.
    Cuando al fin llegó el día de la última revisión, se sintió muy preocupada cuando el doctor Henekssen le dijo que debería ir a ver a su médico en Inglaterra unas seis semanas después.
    – ¡Algo salió mal! -exclamó consternada-. Algo…
    – No, no -le dijo enseguida para tranquilizarla.
    – Pero usted dijo que ésta sería mi última revisión…
    – Debí decir que era su última revisión aquí. Esto es completamente normal e incluso si usted viviera en Estocolmo le diría que viniera a verme dentro de seis semanas. Ya camina sin cojear, ¿no es cierto? -le dijo con tono de burla.
    – Sí -tuvo que reconocer y, sintiendo una enorme gratitud hacia él, se disculpó por sus temores. Él la tranquilizó diciéndole que si tenía cuidado no había nada que temer.
    – ¿Tener cuidado? -le preguntó y después le juró tener cuidado durante el poco tiempo que él le había indicado. Después de eso, añadió él, podría hacer todo lo que quisiera. Pero durante un corto tiempo debería tener cuidado de no ejercitar o cansar demasiado la cadera. Debería hacer ejercicios, pero no exagerarlos; si tenía el cuidado de descansar con frecuencia y hacer los ejercicios indicados, la visita que le haría al doctor McAllen seis semanas después, no sería más que una pura formalidad.
    Se había sentido feliz y decidió no llamar por teléfono a su padre para que la fuera a esperar al aeropuerto, como habían acordado, disfrutando de la sorpresa que le daría al entrar en la casa sin previo aviso, caminando, sin cojear, mostrándole a la nueva Devon Johnston.
    Había pasado dos noches en un hotel y le dio tiempo de comprarse el vestido y los zapatos y cuando el taxi se detuvo frente a la casa, pensó que no había una joven más feliz que ella en toda Inglaterra.
    Se sentía tan contenta, que no se dio cuenta del hecho de que el taxi se había detenido más allá de su casa, pues frente a ella estaba estacionado un elegante coche.
    – Ya llegamos, querida, me da vergüenza cobrarle -le comentó él, mientras colocaba las maletas en la acera.
    Ella se rió junto con él y le dio una buena propina. Pronto tendría un trabajo y además, sintiéndose así, ¿qué importancia tenía el dinero? Al ver la propina, él se ofreció a llevarle las maletas y recordando el consejo del médico de tener cuidado, casi se lo permitió, pero después pensó que ya era hora de que hiciera las cosas por sí misma y rechazó su ofrecimiento.
    Estaba segura de que su padre no la había oído llegar y dudó si tocar el timbre y darle la sorpresa cuando abriera, pero ya estaba oscuro y quería observar la sorpresa en su rostro al verla.
    Buscó la llave de la puerta en su bolso y, dejando las maletas en el portal, entró sin hacer ruido. Vio la luz que salía por debajo de la puerta de la sala y se sintió llena de emoción.
    Cuando iba a abrir la puerta sonrió con malicia y pensó que debería sorprenderlo. Abrió la puerta de golpe y entró en la sala, dando un salto, gritando: "¡Hola!" Se detuvo al sentir un intenso dolor en la cadera y al perder el equilibrio chocó contra la figura inmóvil frente a ella.
    El dolor en la cadera la asustó y se sujetó con fuerza a su padre quien, extrañamente, parecía haber aumentado de estatura durante su ausencia, mientras trataba de dominar el pánico que sentía.
    En ese instante la figura de la que se sujetaba se puso en movimiento y la apartó con rudeza. Devon dejó escapar una exclamación, esta vez no de dolor, sino de sorpresa. Ahora se daba cuenta de que el hombre de quien se había sujetado no era su padre.
    La sorpresa al darse cuenta de que se trataba del mismo hombre que había visitado la casa, la última noche que permaneció en ella, la dejó aturdida durante varios segundos. Sin embargo eso no sucedió con el hombre, que con tono seco le dijo:
    – Ya está de regreso en Inglaterra en donde su padre puede cuidarla… no intente poner en práctica conmigo los trucos de amor libre que aprendió en Estocolmo.
    ¡Amor libre! ¿Cielos, era eso lo que él pensaba que ella había ido a hacer a Suecia… a hacer lo que quisiera sin que su padre pudiera impedirlo? Sin poder hablar lo miró durante un momento.
    Observó cómo sus ojos le recorrían todo el cuerpo, mirando el traje nuevo, los tobillos esbeltos, el rostro pálido. De repente se sintió cansada y, por la mirada y sonrisa cínica que le dirigió Grant Harrington, comprendió cómo había interpretado él, el que llegara cansada de lo que él suponía era la capital mundial del amor libre.
    Furiosa de que alguien pudiera pensar así de ella, Devon le preguntó:
    – ¿En don… en dónde está mi padre?
    – Me extraña que recuerde que tiene padre. Ha regresado de sus vacaciones una semana antes de lo esperado… ¿No le resultó Suecia lo que esperaba?
    Se sentía tan enfadada que olvidó por completo que era el jefe de su padre.
    – Nunca sabrá lo que puede hacer Suecia por una joven -le dijo con voz cortante.
    – Me lo puedo imaginar bastante bien -de nuevo observó atentamente su vestido y se dio cuenta de que pensaba que, con toda seguridad, algún pobre y tonto sueco se lo había regalado.
    Estuvo a punto de replicarle con violencia, pero se controló justo a tiempo, recordando que la única razón posible de que se encontrara allí, era que tenía que tratar con su padre algo relacionado con el trabajo. En ese momento recordó que el hombre más detestable que había tenido la desgracia de conocer era el jefe de su padre.
    – Discúlpeme, señor Harring… -comenzó a decirle, pero se detuvo al escuchar pasos.
    Se volvió de espaldas a Grant Harrington, observando al hombre que acababa de entrar y que la miraba como si no pudiera creer lo que veían sus ojos. Era su padre… pero, al mismo tiempo, era distinto. El hombre que se había detenido al verla, el hombre que la miraba parpadeando, como si pensara que se trataba de algún espejismo… ¡había envejecido diez años en el poco tiempo que había estado fuera de la ciudad!
    – ¡Papá! -gritó.
    Como por arte de magia desaparecieron esos diez años adicionales. Fue imposible dejar de observar la alegría que sentía al ver a Devon caminar hacia él, sin la menor señal de cojera.
    Se olvidó por completo de la presencia de Grant Harrington. Olvidó que él estaba observando cómo su padre la envolvía en sus brazos y la abrazaba con fuerza, como si hubiera estado lejos un año entero. Charles Johnston, también durante un instante, se olvidó del otro hombre.
    – ¿Por qué no me avisaste que venías? Hubiera ido al aeropuerto a esperarte -le dijo mientras sus ojos, al igual que los de Devon, brillaban por las lágrimas.
    Cuando se iban a abrazar de nuevo los interrumpió una voz cortante.
    – ¿Tienes las llaves, Charles?
    En ese momento Devon sintió que odiaba a Grant Harrington por haber interrumpido esa reunión feliz. Sin embargo, al apartar la vista de su padre y mirar los rasgos fríos y duros del otro hombre… sintió que el miedo la invadía. Era un temor que no tenía relación alguna con el éxito o el fracaso de la operación, pues de nuevo vio cómo su padre envejecía de repente. Desapareció de sus ojos todo el brillo, mientras se dirigía hacia su jefe y comprendió que algo muy terrible, había sucedido durante su ausencia.
    Conteniendo un comentario observó con los ojos muy abiertos, cómo su padre le entregaba las llaves de la oficina; sabía que eran esas llaves por el llavero en que las tenía. Un llavero que ella misma le había regalado en una ocasión, en la cual se había quejado de que las llaves de la oficina se le mezclaban con las de la casa.
    Ninguno de los hombres habló. Grant Harrington tomó las llaves sin darle las gracias, mientras Devon trataba de imaginar alguna razón por la cual su padre le devolvía las llaves de su oficina, la llave de la caja de seguridad y otras que siempre tenía bajo su cuidado.
    – Estaré en contacto -dijo Grant Harrington con tono cortante y haciendo un gesto que indicaba que ya no tenía nada más de que hablar y que se iba.
    – Está bien -contestó Charles Johnston, casi sin voz.
    Aturdida, al ver la cabeza orgullosa de su padre inclinada mientras salía de la habitación, se dio cuenta de repente de que él no había seguido a su padre.
    – ¿Qué sucede? -le preguntó.
    Él pareció decidido a ignorar su pregunta, pero ella no estaba dispuesta a permitírselo. Lo tomó del brazo en el momento en que iba a salir.
    Él se dio vuelta, mirando con desagrado la mano sobre la manga de la chaqueta de su traje.
    – ¿Qué sucede?… -comenzó a decir antes de que la mirada arrogante fija en su mano se la hiciera retirar.
    – ¿Está usted fingiendo no saberlo, señorita Johnston? -le contestó con tono cínico.
    – Yo no sé…
    – ¿No hay nada que su padre no estuviera dispuesto hacer por usted, no es cierto? -interrumpió su negativa y pudo darse cuenta, por el tono de su voz, de que estaba furioso-. Con mis ojos he visto que él adora el suelo que usted pisa. El problema con las mujeres como usted es que siempre alguien tiene que pagar el precio. ¡Ha sido usted, mujer vagabunda, quien ha provocado la vergüenza de su padre!
    – ¿Ver… güenza? -exclamó con voz ronca.
    – Puede tirar su pasaporte -le recriminó con violencia-, sus días de diversión se han terminado.
    – ¿Diver?… -aún no podía comprender lo que le decía.
    – El cuerno de la abundancia se acaba de secar -fue lo único que le contestó.
    Dejándola sin comprender, se dirigió hacia la puerta principal. Haciéndole sólo un leve ademán de cabeza a su padre, abandonó la casa:
    Se quedó parada en el mismo lugar, observando cómo su padre metía las maletas. Sólo cuando vio cómo sus ojos evitaban encontrarse con los suyos, comprendió el significado de las palabras "cuerno de la abundancia" y "vergüenza". Se le acercó y, pasándole un brazo por los hombros, le preguntó.
    – ¿Realmente… pagaste mi operación… con un seguro?
    Quince minutos más tarde, después de haber entrado apoyándose el uno en el otro en la sala, Devon aún no podía creer lo que le había confesado su padre como respuesta a la pregunta que le había hecho.
    No había la menor duda sobre el honor de su padre. Lo sabía bien ella, al igual que todos los demás. Su jefe también, estaba segura de ello, de lo contrario, ¿cómo le hubiera dado ese puesto de confianza?
    – Tendrás que saberlo, pequeña. De todas formas, lo habrías adivinado pronto, al ver que por la mañana no sacaba el coche para ir a la oficina. Fue Grant Harrington, más bien su compañía, quien te pagó la operación.
    Devon no supo cuánto tiempo permaneció sentada allí, aturdida. En varias ocasiones abrió la boca para hablarle, pero la cerró de nuevo. No podía pensar en nada que no se oyera como una acusación.
    Ella valoraba la honradez tanto como su padre, pero comprendía que cualquier cosa que él hubiera hecho no había sido para beneficio suyo. Claro que había culpa, pero en realidad no le correspondía a él, sino a ella. Sólo ahora comprendía su comportamiento. ¿Cómo no había aprendido a aceptar su destino?
    – Oh, papá -le dijo con tono cariñoso, deseando, necesitando ayudarlo en estos momentos tan terribles para él. Había olvidado por completo la existencia de Harrington; en lo único que podía pensar era en su padre, en cómo debería estar sufriendo en ese instante su orgullo, su respeto de sí mismo-. ¿No… creías que se darían cuenca?
    – Pensé… pensé que lo había hecho de forma muy inteligente. Sabía el riesgo que corría, pero…
    – Pero pensaste que por mí valía la pena correrlo -terminó por él, haciendo todo lo posible para no llorar, para no hacerlo sentir peor.
    – Pensé que tenía muy buena posibilidad de que el… -Devon se estremeció al ver el esfuerzo que le costaba a ese hombre de tantos principios decir la palabra-, robo no se descubriera.
    Devon se sobresaltó.
    – ¿Pero fue descubierto?
    – Mucho antes de lo que imaginé -le contestó él.
    Al escuchar sus palabras, recordó aquella primera vez que vio a Grant Harrington, la primera vez que había estado en su casa.
    – ¿Confiabas en que yo hubiera salido del país antes de que lo descubrieran?
    – Recibí la mayor sorpresa de mi vida cuando abrí la puerta aquella noche y vi a Grant Harrington parado allí -le confesó-. Durante un momento no supe qué pensar, más bien no pude hacerlo, pues de lo contrario nunca lo habría hecho pasar a la sala en donde tú estabas.
    – ¿Vino a decirte que sabía que habías tomado dinero de la empresa?
    Él hizo un ademán negativo con la cabeza.
    – Yo había sido un poco más inteligente -le contestó, bastante deprimido-. Las… las irregularidades… en la sección financiera habían sido descubiertas, aunque en ningún momento me señalaban como culpable. Sin embargo, al ver que era Grant en persona el que venía a verme, supe que él sospechaba de mí. Pudo haber enviado a otras personas para discutir esas irregularidades que habían aparecido sólo porque, para mi desdicha, se había tomado una decisión repentina de cambiar a un sistema más sofisticado de trabajo.
    – ¿Cómo supiste que Grant Harrington sospechaba de ti cuando lo viste en la puerta?
    – Tú no puedes recordarlo, pero el padre de Grant y yo fuimos muy buenos amigos en los viejos tiempos. Yo respetaba a su padre -le dijo y no pudo dejar de adivinar el dolor que sentía él, mientras callaba un instante, antes de añadir con voz muy baja-, y él a mí; Grant lo sabía. De vez en cuando, él y yo charlábamos y la mayor parte del tiempo hablábamos de su padre. Creo que me consideraba como una especie de vínculo con el recuerdo de su padre a quien amaba mucho -se aclaró la garganta de nuevo y añadió-: Grant Harrington vino personalmente esa noche no por el respeto que sintiera por mí, sino por su padre muerto. Sabía que era lo que su padre hubiera esperado que hiciera, a pesar de lo que le desagradaba.
    Cuando terminó de hablar se produjo un largo silencio, durante el cual Devon recordó aquella noche. Sólo ahora comenzaba a tener significado para ella la forma dura y descortés con la cual la había tratado Grant Harrington. Él había venido aquí por la sospecha de que su padre era un ladrón y ella le había confirmado lo que pensaba. Había visto las maletas en el vestíbulo, y seguramente eso había aumentado sus sospechas, antes de que ella le dijera que se iba de viaje y, sin darle importancia, que quizá se quedara un par de meses en Estocolmo. Con toda seguridad se había imaginado que pensaba hospedarse sólo en los mejores hoteles. El sueldo de su padre era alto, pero no lo suficiente para que estuviera divirtiéndose por ahí durante un par de meses, hospedándose en los mejores hoteles cuando lo deseara… y él lo sabía muy bien.
    Ahora comprendía que Grant Harrington, conociendo la honradez de su padre había pensado que ella, por su afición a divertirse, era quien lo había convertido en un ladrón. ¡Por eso la había tratado con tanta brusquedad! El respeto que había sentido hacia su padre quedó manchado… y por culpa de ella.
    Al verlo hundir la cabeza entre las manos, regresó a la realidad. Contuvo el deseo de ir hacia él y abrazarlo, comprendiendo que no resolvería nada con ello, sólo asegurarle que seguía pensando que era el padre más maravilloso del mundo, pero ese cariño que le profesaba se lo demostraría después. Lo más importante por ahora era buscar la manera de ayudarlo a salir del problema.
    – Dijiste que al ver a Grant Harrington en la puerta supiste que sospechaba de ti -le dijo, haciendo un esfuerzo para volver al tema-. ¿Tenía algún motivo en particular para pensar que fueras tú el culpable?
    – Él no es ningún tonto, Devon -le contestó-. Grant sabía que si alguno de sus empleados podía realizar un desfalco manipulando cifras, del tipo que acababa de descubrirse, lo más probable era que fuera yo, pues no había ninguno que tuviera mi capacidad.
    – ¿Vino a acusarte?
    Él hizo un movimiento negativo.
    – Sólo me presentó los hechos y me preguntó si yo podía darle alguna explicación.
    – ¿Le dijiste que no podías?
    – Traté… de irme por la tangente, pero él lo sabía. Yo sabía que él sospechaba de mí, aunque no me suspendió de inmediato.
    – ¿Suspenderte?
    – No podía hacer otra cosa. Vino a verme hace dos semanas, un sábado por la noche, para decirme que no fuera más a la oficina hasta que me avisara.
    Devon nunca se había sentido tan mal en su vida. Todo el tiempo que había estado en Suecia, su padre había estado aquí, haciendo frente solo al problema… ¡y todo por ella!
    – Tú has servido muchos años a la empresa -le comentó, tratando de no ver lo injusto de su posición, buscando hacerlo salir de su desesperación.
    – Y me pagaron por ello -le contestó él, aún leal a la compañía a la que había robado-. Además, tengo mucho que agradecer a Grant Harrington.
    – ¡Agradecido… a él!
    – Sí, agradecido. Le habría sido mucho más fácil enviar a otro a suspenderme… y habría estado justificado ese procedimiento. Esta noche pudo haber enviado a alguno de los jefes con los que trabajo para despedirme y recoger las llaves de la oficina.
    – ¿Es eso lo que hizo… te despidió? -le preguntó, a punto de llorar ante lo que había tenido que sufrir por su culpa.
    – No podía hacer otra cosa -le contestó-. La evidencia en mi contra es irrefutable.
    – Oh, querido -gimió y, quitándose los zapatos, corrió a su lado, sentándose sobre el brazo del sillón y pasándole un brazo por los hombros, mientras le preguntaba-: ¿Qué va a suceder ahora?
    – No me lo dijo -le contestó suspirando-. Sólo me pidió las llaves y me dijo que se había terminado la suspensión… junto con mi trabajo.
    Devon se secó las lágrimas con el dorso de la mano, alegrándose de que al estar inclinado no pudiera verla. Oh, cuánto tenía que quererla para ponerla por encima del honor que valuaba tanto, pensó, sintiendo de nuevo deseos de llorar.
    – ¿Él no… no te denunciará?
    – Tendrá que hacerlo -fue su única respuesta.
    – Pero… su padre te respetaba.
    – En los negocios no hay sentimientos, Devon -le dijo con serenidad-, Grant se ha comportado mucho mejor de lo que yo hubiera podido esperar, al venir a verme personalmente en varias ocasiones, cuando desde la primera visita, estoy seguro de que sabía que era culpable.
    Se quedaron callados de nuevo, mientras Devon pensaba si Grant Harrington dejaría libre a su padre, si alguien, si ellos pudieran devolver el dinero. ¿Pero cómo? Sabía que se trataba de varios miles. Ignoraba la cifra exacta, pero estaba segura de que su tratamiento no había sido barato. ¿Pero en dónde podrían conseguir siquiera mil libras? Sólo era una esperanza…
    – ¡La casa! -dijo de repente, excitada-. Podríamos vender la casa, le daríamos el dinero a Harrington y nos cambiaríamos a un…
    – El banco tiene prioridad sobre la casa, pequeña -la interrumpió, revelándole algo que no sabía. En ese instante fue cuando se dio cuenta con exactitud de cómo se había agotado él y sus recursos. Al ver la expresión en su rostro, él le dijo-: Valió la pena, nunca pienses que no lo valió. Era necesario que tuvieras el mejor tratamiento que pudiera conseguirte para la cadera -le apretó la mano con fuerza-. Lo recibiste y nunca nadie sabrá que tuviste un problema.
    – ¿No le dijiste… a Grant Harrington por qué te viste en la necesidad de tomar su dinero? ¿Que fue para que pudiera operarme?
    – El dinero había desaparecido y no tenía importancia decirle para qué fue utilizado -le contestó-. Perdí la confianza de la compañía y en los negocios eso es lo único que importa.
    Como había dicho su padre, el dinero había desaparecido, se había roto la confianza, y el resto… no tenía importancia. Al recordar su encuentro de esa noche con Grant Harrington, se dio cuenta de que él pensaba que ella se había gastado de forma irresponsable cada centavo del suelo de su padre… y más aún. Al ignorar lo de su operación, se había sentido seguro, y además tenía todo el derecho de pensarlo así… que ella se lo había gastado.
    La felicidad que sintió al entrar en la casa había desaparecido para siempre e incluso tuvo más deseos de llorar, al escuchar lo que él le decía.
    – Siento mucho que tu regreso a casa haya tenido que ser de esta forma -dándole a entender que si no hubiera llegado precisamente en el peor momento, él habría seguido ocultándoselo mientras hubiera podido-. Cualquier cosa que suceda, si tengo o no que ir a prisión -la palabra "prisión" le heló la sangre-, habrá valido la pena -sintió como si se le destrozara el corazón cuando, a pesar de todos los problemas que tenía, intentó aparentar alegría, diciéndole-: Bien, ¿no es hora ya de que me cuentes cómo te fue? Vamos a abrir la botella de jerez para celebrarlo y cuéntamelo todo.

Capítulo 3

    Al despertarse la mañana siguiente, Devon tenía tan fresco en su mente todo lo que había ocurrido, como lo tuvo en las muchas horas que permaneció despierta durante la noche.
    Sin sentir ninguna alegría, lo había ayudado a mantener la farsa de una feliz bienvenida. Ella y su padre habían bebido un jerez y le había contado parte de su tratamiento postoperatorio.
    Con todas las preocupaciones que tenía, no le había querido decir la molestia que sentía de vez en cuando en la cadera. Tampoco le había mencionado las instrucciones del doctor Henekssen en el sentido de que debería descansar con frecuencia. Su operación le había costado muy cara a su padre: le había costado su honor. Él le había dicho que había valido la pena y, para su tranquilidad, era necesario que lo siguiera creyendo así.
    – La operación fue un enorme éxito -le había dicho Devon, sabiendo en su interior que sólo podría estar segura una vez que el doctor McAllen la reconociera dentro de varias semanas-. El doctor Henekssen me dijo que ya podía hacer todo lo que deseara -le había dicho con tono alegre, omitiendo que le había aclarado que sería "dentro de poco tiempo".
    Su padre le había sonreído, preguntándole si sería necesario en realidad que volviera a ver a su médico.
    – Será dentro de seis semanas, pero sólo es una formalidad. Va sabes cómo son los médicos.
    Devon se levantó de la cama, pensando en su padre y sin sentirse nada feliz. Entró en la cocina con deseos de hacer algo, pero, al mismo tiempo, abrumada por su impotencia para lograrlo: evitar que su padre tuviera que enfrentar, después de todo lo que había pasado, la deshonra final de cumplir una sentencia de prisión.
    Al encontrarse con su padre, que ya estaba esperándola, miró a ese hombre que no había dudado en sacrificar su honradez por ella y observó que estaba aún peor, por lo que decidió que no podría quedarse impasible esperando si su suerte final seria la cárcel.
    – Buenos días, papá -le dijo, dándole un leve beso en la mejilla-. Siéntate a ver el periódico, mientras preparo el desayuno.
    Durante el mismo, que siempre tomaban en la cocina, apenas hablaron y al pensar que esa mañana no tendría prisa, pues no necesitaba ir a la oficina, esa última palabra "oficina" le dio una idea.
    La idea creció y comenzó a tomar forma en su mente, hasta hacerla sentir que era necesario ponerla en práctica de inmediato. Sin embargo, comprendió que tenía que hacerlo con cuidado, pues estaba segura de que él se opondría. A las nueve y diez le dijo:
    – El doctor Henekssen me dijo que debería hacer ejercicios en forma regular, por lo que creo que me voy a poner una ropa más presentable para ir a la ciudad.
    Durante un instante esperó nerviosa, mientras él la miraba con rapidez, frunciendo el ceño. Después sonrió y, sin ofrecer acompañarla, le dijo:
    – Hazlo, querida.
    Se dio cuenta de que él había pensado que al no tener ya motivos para esconderse de los demás, había decidido olvidarse de todos los malos ratos pasados, entrando en cada una de las tiendas en el centro de Marchworth.
    Cuando se dirigía a su habitación pensando qué ropa se pondría, él la llamó de nuevo.
    – Antes de que hagas cualquier cosa, creo que sería una buena idea concertar ya la cita con el doctor McAllen.
    – Aún falta mucho tiempo para que vaya a verlo.
    – Debes hacerlo ya, Devon -insistió con firmeza-. Ya sabes lo que nos ha pasado otras veces, que hemos tenido que esperar mucho para lograr una cita y verlo a él directamente y no a uno de sus ayudantes.
    – Eres un latoso -le contestó riendo, mientras se dirigía al teléfono-. Ya está -le dijo unos minutos después-. Por suerte no pedí una cita para las próximas dos semanas, pues el doctor McAllen está de vacaciones.
    – ¿Un jueves como siempre?
    – Todos los jueves estaban reservados, pero me confirmaron una cita para el lunes, dentro de cinco semanas.
    Ya en su habitación fue rechazando, uno a uno, todos los vestidos, hasta decidirse por el del día anterior. Pensó que cualquier otro vestido habría sido preferible, recordando la forma en que Grant Harrington la había mirado; con toda seguridad había llegado a la conclusión de que él o algún otro hombre había pagado por ese vestido; sin embargo, sólo esa elegante prenda, entre todo su guardarropa, la hacía sentir confiada en sí misma. Se puso los zapatos negros de tacón alto, cerró la puerta de su habitación y se despidió de su padre.
    Las oficinas centrales de Harrington Enterprises se encontraban lejos del área industrial, en donde tenían varias oficinas y la fábrica más importante, pero las oficinas principales estaban bastante cerca del centro de la ciudad. Si hubiera pensado que Grant Harrington estaría dispuesto a recibirla si le pedía una cita lo habría llamado por teléfono, pero, recordando la forma arrogante en que la había mirado, se sintió segura de que no sólo no le permitiría la entrada en la oficina sino que daría órdenes para que ni siquiera la dejaran pasar al edificio.
    Sin embargo, él la iba a recibir. Estaba decidida a ello, aunque sintiera las palmas de las manos húmedas mientras, parada frente a la puerta de vidrio, pensaba en la recepción que indudablemente él le haría. En ese momento pensó en su padre, con los hombros hundidos, el rostro triste, tal como lo había visto esa mañana. Fue todo lo que necesitó para empujar la puerta y entrar. El valor, nacido del amor que sentía hacia él, la hizo dirigirse al mostrador de recepción y solicitar ver al señor Grant Harrington.
    – ¿Tiene cita con él?
    Devon ya había pensado en ese contratiempo mientras se vestía.
    – Naturalmente -le contestó, mirándola con fingida sorpresa, como diciéndose que no podía creer que nadie viniera sin tener una cita previa-. Grant me dijo lo grande que era este edificio, pero…
    La joven recepcionista le sonrió, comprendiendo al instante que no se trataba de una cita de negocios lo que traía aquí a esa hermosa rubia, sino algo más personal.
    De inmediato le dio todas las instrucciones que Devon necesitaba y se encontró subiendo en el ascensor. Sabía que el resto no iba a ser tan fácil. De todas formas, estaba decidida a que una vez hubiera llegado a su oficina se abrazaría de las patas del escritorio de Grant Harrington si trataba de hacerla salir antes de escuchar lo que tenía que decirle.
    Al salir del ascensor, fue contando las puertas a lo largo del pasillo y al encontrar la de su despacho vaciló un momento, dudando si llamar a la puerta o entrar; finalmente se decidió por lo último. Sin embargo, si esperaba poder encontrarse con Grant Harrington de inmediato, se llevó una desilusión. Ahí, en esa oficina pintada de color verde pálido, sólo se encontraba una persona y no era él, era una secretaria de cabello oscuro de unos treinta y cinco años, quien alzó la vista de lo que estaba escribiendo a máquina, sonriéndole de forma amable.
    – Lo… siento -exclamó Devon y recuperando la compostura, añadió-: Debo haberme equivocado… estaba buscando la oficina del señor Harrington.
    – Soy la secretaria del señor Harrington -le contestó la mujer aún sonriendo.
    Devon hizo un esfuerzo y logró sonreírle a su vez.
    – Oh, bien, entonces Grant no puede estar muy lejos de aquí. Siguió enfrentándose a la misma sonrisa amable, pero comprendió que su estrategia no le daría resultado. La recepcionista era mucho más joven y no estaba tan acostumbrada a los trucos que se empleaban para ver al director general de la compañía.
    – Si gusta sentarse, señorita… -esperó a que le dijera su nombre y, al ver que no lo hacía añadió-: Le avisaré al señor Harrington que usted está aquí.
    Mientras tanto. Devon estaba observando el interior de la oficina y al otro lado del escritorio vio una puerta, sintiéndose segura de que allí se encontraba el hombre a quien había venido a ver.
    – Yo me… -le dijo Devon a la secretaria que la miraba ya sin sonreír y comenzó a caminar hacia la puerta, pero lo hizo con demasiada rapidez y sintió un intenso dolor en la cadera que le impidió terminar el resto de la frase.
    Se sintió dominada por el pánico, al pensar que quizá la operación no había sido un éxito y, temerosa de caer, se sentó en la primera silla que encontró. Al ver que desaparecía el dolor, pensó que se debía a los tacones altos que se había puesto.
    – No escuché su nombre -insistió la mujer.
    – Este… Johnston.
    Tan pronto como sintió que no le iba a fallar la cadera, Devon decidió llevar adelante sus planes de entrar por aquella puerta. Pero ya era muy tarde. Se había retrasado demasiado y la secretaria ya estaba hablando por el intercomunicador.
    – Aquí está una señorita Johnston que quiere verlo, señor Harrington. No tengo ninguna cita anotada, pero…
    – ¿Johnston? -conocía esa voz; después de una ligerísima pausa, el tono de su voz demostró irritación e incredulidad al hacer bruscamente la pregunta-: ¿Devon Johnston?
    La secretaria la miró, esperando su confirmación y Devon hizo un ademán afirmativo con la cabeza. Escuchó cómo ella le confirmaba su nombre, pero nunca hubiera esperado la orden que él dio y que hizo que su orgullo ardiera con tanta furia que se olvidó que había venido a suplicarle si era necesario.
    – Por favor, Wanda, tome nota de lo siguiente -le dijo con voz cortante-. No tengo tiempo disponible ahora… ni nunca… ni para la señorita Johnston ni para ninguna que se le parezca.
    ¡Cómo se atrevía a humillarla frente a otra persona! Apenas sin darse cuenta de que el intercomunicador había sido apagado, sin prestar atención a la secretaria que la miraba como preguntándole si deseaba que le repitiera el mensaje, Devon se levantó y le dio vuelta al escritorio. Mientras Wanda la miraba con incredulidad, entró por la otra puerta sin detenerse hasta que quedó frente al hombre que había venido a ver.
    Grant Harrington se levantó amenazadoramente de su silla y se dirigió hacia ella y cuando parecía que iba a tomarla con toda su fuerza masculina y lanzarla hacia el lugar de donde había venido, se detuvo al entrar Wanda, diciéndole:
    – Lo siento, señor Harrington, no me dio tiempo a… no pude…
    – Ya que entró -le dijo a su secretaria-, la atenderé.
    Cerrando la puerta de golpe al salir Wanda, regresó frente a ella y de nuevo Devon se encontró frente a la sonrisa burlona en sus labios, mientras sus ojos recorrían el traje sueco.
    Él no la invitó a sentarse… aunque tampoco lo había esperado.
    – Sea breve -le dijo con tono cortante-, estoy ocupado.
    – Yo… -comenzó a decirle con violencia y de repente comprendió que no estaba en situación de mostrarse orgullosa ni enfadada. Había venido a pedirle, a suplicarle si era necesario, que no enviara a la cárcel a su padre.
    – Hable de una vez -insistió con tono seco-, ¡y termine rápido!
    – Vine a pedirle que no lleve a mi padre a los tribunales.
    Durante un rato se quedó inmóvil, mientras él se volvía de espaldas hacia ella y se quedaba pensativo. De pronto se volvió para mirarla con fijeza, con los ojos fríos y duros, durante varios segundos, antes de contestarle con un tono burlón:
    – Déme un buen motivo por el cual no deba hacerlo.
    – Porque… -ése era el momento de decirle que su padre había tomado el dinero sólo para su operación, pero al mirarlo, al observar al hombre alto y viril, lleno de salud y fuerza, un hombre que con toda seguridad nunca había tenido un problema en su vida, Devon comprendió que no la entendería, que nunca podría comprender lo desesperado que se había sentido su padre para cometer una acción como esa.
    – ¿Y bien? -le preguntó él con brusquedad.
    – Porque yo… porque no quiero que lo haga -eso no era lo que había pensado decirle, pero sus ojos de mirada fiera, fijos en ella, la pusieron nerviosa.
    No le sorprendió que la mirara con un desdén que no intentó ocultar, pero no le hizo esperar mucho, antes de contestarle con violencia:
    – Desde mi punto de vista, señorita Johnston, ya usted ha tenido más de lo que desea.
    Estaba bien claro que había decidido llevarlo a los tribunales.
    – Oh, por favor -le suplicó, a pesar de que por la expresión de su rostro, comprendió que estaba rogando en vano.
    – Oh, por favor -repitió él con tono de burla y después se endureció su voz-. Ya me parece un poco tarde para preocuparse por lo que dirán sus amigos cuando sepan que su padre ha ido a la cárcel por robar a la empresa en donde trabajaba.
    Devon sintió que palidecía, pero eso no hizo que el hombre que la observaba tuviera compasión de ella.
    – Por favor -le suplicó, reuniendo todas las fuerzas que pudo; tenía que intentarlo de nuevo y conmover a ese hombre de hierro-. Por favor, no lo envíe a la prisión, él no tomó el dinero para él.
    – ¡Lo sé muy bien, pequeña bruja avariciosa! ¡Debería ser usted quien fuera a la cárcel no él! -le gritó perdiendo el control durante un instante-. ¡Usted le exigió una y otra vez… obligando a robar a un hombre de cuya integridad habría respondido con mi vida, para que usted pudiera seguir manteniendo el tren de vida que le gustaba!
    Devon comprendió que, en gran parte, esas palabras eran para liberarse de la tremenda decepción que le había ocasionado el ver destruida la fe que tenía en la integridad de su padre.
    Pero de nuevo él recuperó el control y, mientras se dirigía a la puerta, le habló con un tono que le indicaba que la entrevista había terminado.
    – Ya desperdicié en demasía mi tiempo; adiós, señorita Johnston.
    – ¡Espere!
    Se detuvo en el mismo momento en que iba a abrir la puerta y regresó a su lado, mirándola con dureza.
    – Usted no está en situación de dar órdenes a nadie.
    Pareció estar listo para cargarla y echarla afuera si no le hacía por su propia voluntad.
    – Usted -le dijo rápidamente antes de que pudiera tocarla-, usted no sabe en qué gastó el dinero él.
    De nuevo sus ojos recorrieron el vestido sueco.
    – Aunque le parezca extraño no necesito una cuenta muy detallada -le dijo apretando los dientes-, con sólo mirarla, me doy cuenta de por qué mis libros no cuadran -con insolencia en sus ojos, evaluaron de nuevo el vestido-. A pesar de que le parezca extraño, no me cuesta mucho trabajo adivinar que su guardarropa debe estar lleno de modelos extranjeros similares al que tiene puesto -muy tarde comprendió que debió haber venido con otro vestido en vez de ese-. Además, me imagino que no habrá viajado en clase turista, señorita Johnston, ¿no es cierto? Usted no puede mezclarse con la gente común; necesita que siempre sea primera clase, ¿no es así?
    De repente, la forma en que la estaba tratando la enfadó de nuevo.
    – El dinero no se gastó en lo que dice -le replicó con violencia, pero bajó la voz de nuevo cuando él volvió a mirar el vestido-. Bueno, sí, yo… compré este vestido en Suecia, pero no estaba allá divirtiéndome.
    – Qué lástima -el tono sarcástico de su voz hizo que aumentara su furia-. ¿No era la temporada de los hombres ricos y mundanos?
    – ¡Maldita sea! -le replicó, deseando golpearle el rostro cínico-. ¡Fui a Suecia porque necesitaba operarme!
    – Ah. ¿Un aborto? -mientras ella lo miraba aturdida, él continuó-: ¿Era necesario ir a Suecia para eso?
    El haber contado a un desconocido la necesidad que tuvo de operarse… lo que no había hecho con nadie… para que le contestara con tanto cinismo y con esos comentarios insultantes ya fue el colmo.
    – ¡Canalla! -dijo entre dientes y, sin pensarlo, su mano se alzó para golpearle el rostro.
    – ¡Tranquila! -le replicó con violencia, mientras la sujetaba por la muñeca, justo en el momento en que la mano iba a golpearlo.
    Durante un instante vio una luz en sus ojos mientras la miraba con fijeza. Aunque no podía creer que fuera de admiración mientras le soltaba la mano, como si le molestara su contacto.
    Pronto se calmó, preguntándose cómo era posible que hubiera reaccionado así. Sin embargo no tuvo mucho tiempo para pensar en ello pues con tono aún sarcástico él añadió:
    – Discúlpeme -en realidad ni con el tono de la voz ni con la mirada se estaba disculpando-. ¿No fue aborto?
    – No, no lo fue.
    – ¿Pero sí fue una operación?
    Devon no podía creer el cambio en el tono de su voz. Vaciló antes de contestarle.
    – Este… sí… esa fue la razón por la que fui a Suecia.
    Por su mirada comprendió que pensaba que estaba mintiendo.
    – Eso nos indica el motivo por el cual está usted aquí -comentó, mientras que su mirada la recorría de cabeza a pies-. Lo que en realidad me está diciendo es que yo no debo acusar a su padre por robarme -se detuvo de forma deliberada, según le pareció a ella-, debido a las trágicas circunstancias de que usted necesitaba el dinero para una operación de vida o muerte.
    Hasta este momento había pensado que al fin él estaba comprendiéndola, pero ahora se dio cuenta de que sólo le tendía una trampa.
    De nuevo deseó golpearlo. Deseó insultarlo, pero tuvo que contenerse. No se encontraba en posición de devolverle sus insultos, pues su querido padre, que se había sacrificado por ella, iría a prisión si no lograba convencerlo.
    – No fue una operación de vida o muerte.
    – ¿Cirugía plástica? -la miró frunciendo el ceño-. Ya era hermosa antes de partir -le comentó sin que sus palabras se oyeran como un halago. Aunque la sorprendió, pues si había pensado que era hermosa había callado muy bien esa opinión hasta esos momentos-. ¿Le molestaba la forma de su pecho? -le preguntó con tono burlón, mientras sus ojos le observaban los senos-. Hicieron un buen trabajo.
    Devon bajó la vista, cohibida ante los ojos sombríos que la estaban desnudando, pero al mirarlo de nuevo un momento más tarde, vio que ya no había burla en sus ojos, de nuevo era el hombre duro, dispuesto á echarla fuera del despacho.
    – Oh, por favor -le suplicó, aprovechando esos momentos antes de que la tomara por las solapas del traje y la echara fuera-. Lo que mi padre hizo fue por mí. ¡Por favor… no lo envíe a la cárcel! Si alguien… si alguien debiera ser castigado sería yo.
    – Al fin estamos de acuerdo en algo -contestó, añadiendo después con tono duro-. Si no hubiera estado recorriendo todo el mundo y divirtiéndose, si su padre le hubiera dado unas buenas nalgadas en vez de darle desde la infancia todo lo que deseó, no creo que hubiera defraudado la confianza que yo, y mi padre antes, pusimos en él -de nuevo lo dominó la ira-. La culpa es suya, pequeño parásito malcriado y mercenario. Si no le gustara tanto divertirse…
    – Yo no me estaba divirtiendo -lo interrumpió con violencia al escuchar la forma desagradable en que la describía-. Yo estaba… -con la misma rapidez con la cual se había excitado, se calmó-. Yo acabo… de salir del hospital.
    Él interpretó su vacilación como la confirmación de que estaba tratando de engañarlo con una serie de mentiras.
    – ¿Cuándo salió del hospital? -le preguntó, aunque ella se dio cuenta de que ni siquiera pensaba que hubiera estado en él.
    – Este… -Devon vaciló de nuevo-. Hace dos días… este… no, no fue así -le dijo recordando las dos noches que había pasado en un hotel sueco-. Fue el martes.
    – Si va a inventar cuentos, señorita Johnston -le dijo con frialdad-, le sugeriría que antes los escribiera para asegurarse de que concuerden entre sí -mientras ella sentía que el enfado la dominaba de nuevo, añadió con frialdad-: Aunque tengo que reconocer que su facilidad para inventar es mayor que la de su padre.
    – ¿Qué es lo que quiere decir?
    – ¿No le parece extraordinario que las dos o tres veces que he hablado con su padre desde que se supo este asunto, nunca me presentó alguna circunstancia atenuante? -antes de que pudiera interrumpirlo añadió-: ¿No le parece que es extraordinario que nunca me haya mencionado esa operación tan importante?
    – Él nunca la habría mencionado -le replicó irritada por el tono desdeñoso de su voz-. Él nunca lo habría dicho porque… -sintió como se comenzaba a sonrojar-, porque él sabe que… este… él sabe que yo tenía… un complejo sobre esta operación.
    – ¿Es cierto eso? -le preguntó mirando con toda intención hacia la puerta, como indicándole que ya había perdido demasiado tiempo escuchando sus mentiras.
    – No estoy mintiendo -le dijo con desesperación, buscando en su mente alguna forma de convencerlo de que le decía la verdad-. El doctor McAllen… él es mi médico en Inglaterra -le declaró, pensando que no podría dudar de la palabra del doctor McAllen-. Él sabe todo sobre mí. Él puede… -de repente se detuvo anonadada.
    – ¿Él puede qué?
    – Bueno, si estuviera aquí -le dijo desanimada-, él podría contarle todo sobre… sólo que…
    – ¿Sólo qué? -repitió él con ese tono cínico que odiaba.
    – Sólo que en estos momentos está de vacaciones.
    – ¡Qué lamentable! ¿Qué le parece si le escribo a su médico en Suecia? -le sugirió-. Estoy seguro de que no estará lo bastante ocupado para no poder hacerme una pequeña nota confirmándomelo. Aunque, por supuesto, para eso primero tendría que escribirle a usted para pedirle permiso y describirme los detalles. Claro que eso no tomaría más que dos o tres semanas para intercambiar cartas, y mientras tanto quizá ya yo me hubiera olvidado de todo lo relacionado respecto a tomar medidas legales contra su padre.
    Aturdida por la forma de pensar que él tenía, Devon lo miró y comprendió que había perdido su tiempo. Grant Harrington sólo tenía otra palabra que decirle y lo hizo, sin tomarse la molestia de ser cortés, señalándole hacia la puerta.
    – ¡Fuera!
    – Por favor -le suplicó sin saber qué hacer; su padre se había sacrificado tanto por ella que no podía fallarle-. Por favor, no lo denuncie; la prisión lo mataría y… mi padre no tomó el dinero para él… la deuda es mía.
    Él la miró con arrogancia y el tono de su voz fue tan frío como la mirada en sus ojos.
    – ¿Así que usted me va a pagar?
    – ¿Pagarle?…
    – Usted dijo que la deuda era suya.
    – Trabajaré -le dijo de inmediato, pensando que había encontrado una grieta en la pared que se encontraba frente a ella-. Trabajaré duro… trabajaré para usted si…
    – No si yo puedo evitarlo -fue su respuesta sarcástica y mientras la miraba de forma insultante, le dijo con lentitud-: ¿Qué tipo de trabajo tiene en mente? ¿Su médico le dijo que ya puede hacer ese tipo de… este… gimnasia?
    Durante un momento, Devon no lo comprendió.
    – Él me dijo que debería tener cuidado de no ejercitar demasiado mi… -se detuvo, cuando el significado de sus palabras le cayó como una ducha fría. Aspiró con fuerza y apretó los puños para controlarse-. Me refería a trabajo de oficina -le replicó con frialdad.
    – ¿Sabe algo de trabajo de oficina? -¡cómo odiaba todo en ese hombre!-. En realidad, ¿ha trabajado alguna vez?
    El único trabajo que conocía era el de la casa y lo odió aún más cuando se vio obligada a confesar.
    – Bueno en realidad no, pero…
    La interrumpió de forma cortante.
    – ¿Me está usted diciendo que después de terminar su educación nunca ha trabajado para pagarse sus gastos?
    Sin poder hablar, hizo un ademán afirmativo con la cabeza, viendo que de nuevo estaba a punto de perder el control, pero ya él pareció haber terminado todo su vocabulario y, pensando que la acción era mucho más efectiva, la tomó del brazo y la llevó a la puerta.
    – Por favor, señor Harrington -le suplicó sin hacer caso esta vez del dolor en la cadera-. Haré cualquier cosa para usted -le suplicó- le limpiaría los suelos, cualquier cosa, si tan sólo…
    – Señora -le respondió, mirándola y dejando que sus ojos la recorrieran de forma desdeñosa-, usted no tiene nada que pueda ofrecerme y que yo desee.
    Antes de que Devon reaccionara, había una puerta cerrada entre ellos, ella se encontraba de un lado de la puerta y él del otro.

Capítulo 4

    Cuando al fin llegó el lunes, a Devon le pareció que ese fin de semana que acababa de pasar, después de su infructuosa visita a Grant Harrington, había sido el peor de su vida.
    La apariencia de su padre había empeorado aún más y lo peor de todo era que cada vez que sus miradas se cruzaban, él intentaba aparentar alegría, como si no tuviera preocupación alguna, ahora que ella había regresado completamente curada.
    Se sobresaltó al ver que el cartero dejaba un sobre, sintiéndose aliviada al ver que era la cuenta de la compañía de electricidad. Había pensado que se trataba de un citatorio a los tribunales… aunque en realidad no tenía la menor idea de cómo se recibía un aviso de ese tipo, si a través de un policía o por correo. De lo único que estaba segura era de que ese canalla de Grant Harrington haría la denuncia.
    Le entregó el sobre a su padre y pasó el resto de la mañana sin que ninguno de los dos hablara de lo que tenían en mente. Era el mes de mayo, pero hacía frío.
    – Hoy te hice tu comida preferida -le dijo Devon al observar que, al igual que ella, apenas había probado el desayuno.
    – ¡Oh, qué bueno! -exclamó él, pero Devon comprendió que el pobre no tenía apetito.
    Durante la tarde él se entretuvo cortando el césped del jardín al frente de la casa y Devon lo observó desde la ventana de la sala, dándose cuenta de lo deprimido que estaba, ahora que no fingía al pensar que no lo estaban viendo.
    El timbre del teléfono la apartó de esos pensamientos y se dirigió hacia él, extrañada, pues muy pocas personas les hablaban.
    Alzando el auricular Devon contestó, quedándose prácticamente paralizada durante un momento y a punto de dejar caer el aparato, pues la voz que la saludó, tan descortés como la última vez que la había escuchado, era bien reconocida por ella.
    – Soy Grant Harrington -le dijo él y, mientras sus pensamientos corrían alocados, añadió-: Quiero verla.
    – ¿A mí? -exclamó con voz ronca por la tensión y la sorpresa. Después, sintiendo una leve esperanza, añadió enseguida-: Sí, claro, iré ahora mismo.
    – Ahora no -le replicó con dureza-. Ya perdí bastante tiempo de trabajo con usted.
    Segura de que si se lo pedía tomaría el próximo cohete a la luna, hizo un esfuerzo para controlar el nerviosismo y le preguntó:
    – ¿En dónde? ¿Cuándo?
    – Venga a mi casa esta noche a las siete y media.
    Sin esperar que protestase, le dio la dirección, que Devon reconoció era en la zona más exclusiva de la ciudad y, de inmediato le colgó.
    Sólo entonces, después de que le colgó, pudo ordenar sus pensamientos. No había duda alguna que lo consideraba abusivo, arrogante y descortés; además canalla era una palabra demasiado suave para el hombre que sabía que la tenía en su poder. El demonio arrogante sabía, por la forma en que le suplicó, que haría cualquier cosa que le pidiera.
    Pensó que quizá al considerar de nuevo lo que ella le dijo tal vez llegó a creerla, a creer que fue operada. ¡Quizá se había arrepentido de acusar a su padre!
    Sin embargo, lo que la extrañaba era por qué Grant Harrington no le había pedido hablar con su padre. ¿Por qué no era a él a quien solicitara para que fuera a verlo por la noche a su casa?
    A la hora del té, confiando en que su padre no se molestaría porque lo abandonara en un momento en que necesitaba de compañía, le dijo que pensaba ir al cine esa noche.
    Charles Johnston la miró con seriedad durante un largo rato y después le sonrió con afecto, diciéndole:
    – Ve, querida.
    Eran las siete cuando se bajó del autobús que la dejó a corta distancia de la casa en donde tenía que presentarse. Se sentía nerviosa por los resultados de esa entrevista, pero no podía pensar que Grant Harrington le hubiera hecho concebir esperanzas para después hundirla de nuevo en la desesperación, como una especie de castigo por ser la mujer despreocupada que, evidentemente, él pensaba que era.
    Cuando llegó a la casa que buscaba, le dolía un poco la cadera y comprendió que se había apresurado mucho. Llegó algo temprano y se preguntó si eso no la perjudicaría ante él.
    Demasiado nerviosa para quedarse afuera, tocó el timbre y esperó. Fue el propio Grant Harrington quien le abrió la puerta sonriente.
    – Me temo que llegué un poco temprano -se disculpó nerviosa, al ver cómo sus ojos recorrían el traje sueco… después de mucho pensar, había decidido ponérselo, pues era lo más elegante que tenía. Sin decir palabra, él se apartó dejándola entrar; después cerró la puerta y le dijo.
    – No esperaba que llegara tarde.
    Al ver que no le contestaba, le indicó con una seña que lo siguiera mientras cruzaba el vestíbulo y después se apartaba para dejarla pasar a una enorme sala con gruesas alfombras, en la que había dos sillones y un sofá frente a la chimenea, en donde había fuego encendido.
    – Hace… hace bastante frío para la época del año, ¿no le parece? -le dijo con el fin de romper la tensión.
    – Siéntese -fue su respuesta. Esperó a que se sentara en el sofá y después él a su vez, se sentó en uno de los sillones.
    Había llegado ahí sólo por una esperanza y mientras más pronto descubriera si sus deseos se realizarían sería mejor para ella.
    – Usted me pidió que viniera a verlo -le comentó, al ver que no hablaba, contentándose con observarla, reclinado en el sillón, estudiando con lentitud el rostro delicado.
    – Estaba en lo cierto al pensar que era hermosa -le contestó él.
    Eso de ninguna forma era una respuesta a lo que ella le había dicho, por lo que lo miró con los ojos muy abiertos… ¿le habría pedido que viniera aquí tan sólo para mirarla de nuevo y confirmar si era hermosa?
    – Mi padre…
    – Ah, sí -le dijo él, pero en apariencia seguía sin prisa alguna, mientras sus ojos recorrían lentamente la belleza de la boca perfecta.
    – Él… está terrible -comprendió que se había equivocado al decirle esas palabras, al escuchar su respuesta.
    – Lo contrario habría que decir de usted.
    Era obvio que, por algún milagro, no se notaban las noches que había pasado sin dormir, pero de todas formas no quería que la discusión se centrara en ella.
    – Él está muy… molesto.
    – Entonces ya somos dos -afirmó él con tono seco.
    – Lo… siento.
    – Me pregunto qué tanto lo siente.
    Lo miró. Era cierto que no podía decir con toda sinceridad que simpatizara con Grant Harrington y ese sentimiento evidentemente se observaba en sus ojos al mirarlo, pues de repente la tranquilidad que había mostrado hasta ahora desapareció al decirle:
    – El viernes usted me dijo que estaba dispuesta a hacer cualquier cosa para salvar a su padre -le recordó, aunque no era necesario hacerlo. Lo había dicho y fue sincera-. ¿Sigue pensando lo mismo?
    – Claro que sí -le contestó enseguida, sintiéndose llena de esperanza-. Haré cualquier cosa. Sólo dígame qué desea.
    – Para comenzar puede llamarme Grant -añadiendo con una sonrisa burlona-: Su padre me llama así.
    – Sí, por supuesto -le dijo forzando una sonrisa-. Haré cualquier cosa… Grant.
    – Bien -le contestó él, pero sin que desapareciera de su boca la sonrisa burlona-. ¿Cuándo puede usted cambiarse para acá?
    – ¿Cambiarme… para acá?
    – Le estoy pidiendo que venga a vivir conmigo -le aclaró con toda frialdad.
    Devon no trató de ser torpe, pero como desde el primer momento él le había demostrado lo que pensaba de ella, en ningún momento pensó otra cosa más que lo que se le vino a la mente.
    – ¿Como su… ama de llaves? -acostumbrada como estaba a manejar la casa de su padre sin mucho problema, no creía que le costaría mucho trabajo hacer lo mismo con la de Grant Harrington, a pesar de que era una casa grande.
    La forma lenta en que él movió la cabeza de un lado a otro le mostró que se había equivocado.
    – Tengo una persona que viene de lunes a viernes y estoy completamente satisfecho con ella -le dijo mirándola con fijeza, mientras ella pensaba que con seguridad deseaba que le hiciera la limpieza los sábados y los domingos-. Además, no es ese tipo de trabajo en particular lo que le estoy pidiendo que haga.
    ¿Entonces a qué tipo de trabajo en particular se refería? se preguntó, dándose cuenta de que, en forma muy velada, él estaba diciendo que pensaba que ni siquiera sabría cómo manejar una escoba. De repente, lo comprendió. Sólo podía querer decir una cosa, por lo que, sorprendida, le dijo:
    – ¡Quiere decir… quiere decir que quiere casarse conmigo! -gritó y su exclamación mostró sin duda alguna que la idea de casarse con él le horrorizaba y que, además, no pensaba casarse con nadie.
    – ¿Casarme con usted? -exclamó, mostrándose tan sorprendido como ella-. ¡Cielos! ¡Ya estoy pagando lo suficiente sin tener que cargar con usted para siempre!
    Después de ese comentario poco halagador, él le preguntó:
    – Aparte del hecho de que el matrimonio entre nosotros sería algo que ninguno de los dos soportaría… ¿qué tiene usted contra la vida matrimonial?
    – Yo no… tengo nada… en contra -negó Devon vacilante-. Pero… -se detuvo.
    Antes de la operación, estaba por completo segura de que nunca se casaría. Sin embargo, después, durante las largas horas en el hospital, llegó a la feliz conclusión de que si se llegaba a enamorar y alguien la quería lo suficiente para casarse con ella, lo haría. Pero para eso tendría que esperar hasta que estuviera por completo segura de que la cadera sanaría. Si había un retroceso en su estado entonces nunca…
    – ¿Pero? -insistió Grant-. Normalmente usted puede inventar las mentiras con más rapidez… ¡no me diga que está fallando!
    – Debe usted saber… -en el momento en que comenzaba a contestarle, comprendió de repente lo que él había querido decirle y sintió que se sonrojaba con intensidad. Al rechazar la idea de casarse con ella, pero añadiendo después, "le estoy pidiendo que venga a vivir conmigo", con toda seguridad que quería decir…
    – Normalmente usted no se sonroja cuando está inventando una de sus grandes mentiras y créame que apenas puedo esperar a escuchar ésta. No me mantenga intrigado, vamos, Devon, cuénteme sobre ese gran "pero" que tiene en contra del matrimonio.
    – Yo… este… es decir… -comenzó a decirle, pero no sabía cómo seguir. ¿No se habría equivocado?-. No puedo… soñar en casarme hasta que…
    – No se detenga, ¿hasta qué? -le preguntó con tono de burla, seguro de que le diría una mentira.
    – Hasta que no sea dada de… -¿él no podía estar pensando lo que ella creía? ¡Si ni siquiera le agradaba!-, de alta por mi médico.
    Las carcajadas que lanzó una vez que ella terminó de hablar, le indicaron con toda claridad que pensaba que nunca había sentido sobre ella el bisturí de un cirujano.
    – ¡Oh, Dios! -gimió-. Ya no es necesario que me de más información. ¿Pensaba contarme todos esos deliciosos detalles, como el número de puntadas que le dieron?
    No esperó por su respuesta, fue directo al grano y dijo con tono desdeñoso.
    – Ya que no pensamos casarnos, no será necesario que espere el regreso de su médico de las vacaciones para darme la respuesta -y por si acaso había olvidado cuál fue su pregunta, le ofreció dos alternativas-. ¿Va su padre a la cárcel… o viene usted a vivir conmigo?
    Ahora comprendía con perfección lo que quería decir, pero se aferró a una última esperanza de que lo hubiera malinterpretado.
    – ¿Cómo su… esposa… sin matrimonio?
    – Vaya, al fin -le contestó, al parecer divirtiéndose mucho-. ¡Sabía que era tan inteligente como parecía!
    La primera reacción de Devon, al comprender que no se había equivocado, fue pensar que no, no, no, ¡no podía hacerlo! Pero, aunque en su interior estaba pensando cómo era posible que ese cínico y canalla esperara que ella se acostara con él, otra parte de su ser estaba dispuesto a hacer cualquier sacrificio con tal de salvar a su padre eso la obligó a quedarse sentada en el sofá, ¡a pesar de que todos sus instintos le indicaban que se levantara y saliera de esa casa!
    Tratando de no escuchar aquella voz interior que le decía que no podía hacerlo, le preguntó con frialdad.
    – ¿Durante… cuánto tiempo sería? -casi perdió el control al ver cómo su mirada le recorría todo el cuerpo, mientras pensaba la respuesta; de inmediato, añadió-: Sabiendo que usted no desea soportarme de forma permanente, ¿puedo suponer que mi… residencia… aquí será durante un tiempo determinado?
    Pensó que tendría que haber algo en su rostro, en su figura, que había hecho que la deseara. Oh, Dios, no podría hacerlo, pensó al ver cómo la contemplaba, sin apresurarse en contestarle.
    – Quiero decir, ¿cuánto… tiempo, normalmente, necesita usted para aburrirse de sus… mujeres?
    La forma burlona en que la miró la hizo comprender que pensaba que estaba fingiendo toda esa turbación.
    – Una semana -le dijo despacio, haciéndola confiar que sólo tendría que estar con él durante ese tiempo. Después, para atormentarla, añadió-: Algunas veces un mes -lo odió más, pues sabía que si le decía un año, de todas formas no estaba en situación de protestar-. Sin embargo, como usted será la primera mujer que venga a vivir a mi casa, puede ser que no tarde tanto.
    El que un hombre le dijera que una vez que la hiciera suya el deseo que sentía por ella se desvanecería, que ya no la desearía más, la enfureció. ¡Ella no era juguete de ningún hombre, no era algo con lo que ningún hombre pudiera jugar! ¡No lo haría!
    Al recordar la situación de su padre, fue cediendo poco a poco el enfado, pero, al pensar que su padre había insistido en que Grant Harrington había sido muy justo con él, volvió a encenderse la ira.
    – Mi padre lo respetaba -le dijo con violencia, poniendo todo el odio que pudo en esas palabras.
    Pero lo único que consiguió fue hacer que Grant Harrington se levantara y le replicara con violencia:
    – ¡Y yo lo respetaba mucho! -con voz cortante añadió-: No había un solo hombre en mi empresa a quien respetara más por su integridad que a Charles Johnston.
    Se apartó de ella y de la chimenea y se dirigió al armario de las bebidas. Había una expresión inescrutable en su rostro, mientras se sirvió un poco de whisky y después, de repente, cambió la expresión del rostro, demostrando cansancio y algo en su interior le dijo que ese hombre, que había pensado era tan insensible, se había sentido profundamente lastimado por lo que había hecho su padre. ¡Se sintió asustada al pensar que cambiara de idea!
    – Grant… -comenzó a decirle mientras se levantaba, sintiendo la necesidad de que él supiera que haría todo lo que quisiera.
    Lo miró y tuvo la terrible sensación, por la dureza de su mirada, de que si le decía una sola palabra en el sentido de que estaba dispuesta a aceptar las condiciones que él fijara, su padre podría tener la posibilidad de evitar ir a la cárcel.
    – Ya sabe cómo salir de aquí -le dijo con voz cortante.
    Se sintió llena de desesperación, temerosa de hablar, temerosa de que esa expresión en su rostro significara que había perdido la única oportunidad que tenían ella y su padre. Y, sin embargo no podía irse… como lo deseaba Grant Harrington.
    Él tomó un sorbo de whisky y después la miró y Devon comprendió que él sabía muy bien por qué no se había movido.
    – Llámeme por teléfono el viernes -le dijo mientras se servía otro vaso.
    Dejó la botella sobre la mesa con un golpe seco y en ese momento Devon comprendió que, a pesar de que deseaba quedarse y llegar a un acuerdo con él en ese momento, Grant Harrington quería que cuando se diera vuelta de nuevo, ya ella no estuviera allí. Sin decir una palabra más, abandonó la casa.

Capítulo 5

    A la mañana siguiente, cuando se reunieron para desayunar ella y su padre, comprendió que habían dormido muy poco, por la apariencia de los dos.
    No podía dejar de pensar en lo que le había dicho Grant Harrington: "Llámeme por teléfono el viernes". ¿Había querido decirle que le daba hasta ese día para que decidiera si se iba a vivir con él, o que entonces llamaría a sus abogados?
    – Anoche te acostaste enseguida que llegaste -le dijo su padre mientras secaba los platos que ella acababa de lavar-. No me diste la oportunidad de preguntarle cómo había estado la película.
    Por su propio bien, Devon tenía que mentirle y fingir que había ido al cine. ¡Le daría un infarto si le dijera en dónde estuvo y lo que se había hablado allí!
    – He visto mejores películas en la televisión -le contestó.
    Se sintió aliviada cuando él le dijo que pensaba ir a la biblioteca para entregar los libros que tenía y tomar otros. El tiempo que le llevaría eso le permitiría a ella hacer lo que deseaba.
    – Si quieres estar de vuelta para la hora de la comida, es mejor que te marches ya.
    – Sí, cuando voy allí pierdo la noción del tiempo, ¿no es cierto?- reconoció él haciendo un esfuerzo para sonreírle.
    Media hora más tarde, después de verlo alejarse por la ventana de la sala, tomó el teléfono y marcó con dedos temblorosos el número de la empresa en la cual él había estado trabajando durante los últimos veinticinco años.
    El conseguir hablar con la secretaria de Grant Harrington no fue difícil. Al decirle su nombre, sonrojándose profundamente, pensó que la eficiente empleada no habría olvidado las instrucciones que le había dado su jefe.
    – Le aseguro que el señor Harrington está esperando mi llamada -le insistió cuando la secretaria le dijo con firmeza que podía dejar cualquier mensaje y que ella se lo daría.
    Se quedó esperando, segura de que Wanda contaría hasta veinte y después le diría que el señor Harrington no deseaba hablar con ella.
    – ¿Sí? -le preguntó una voz cortante que no esperaba oír.
    – Oh… este… hola, señor Harrington… este… Grant -le respondió, luchando para encontrar las palabras adecuadas-. Soy Devon John…
    – Ya lo sé.
    – ¿Puedo ir a verlo?
    – Estoy muy ocupado. Además, sólo hay una palabra que quiero oír de usted. No tiene que venir a verme, para decirme "sí" o "no".
    – Yo… quería… preguntarle algo -sabía que no se encontraba en posibilidad de poner condiciones, pero el recuerdo del rostro agotado de su padre la hizo insistir-. Es muy importante.
    Se produjo un largo silencio, durante el cual comprendió que él estaba pensando, al igual que ella.
    – Tengo una junta en una media hora… pasaré por su casa.
    El que no le hubiera colgado el teléfono antes de despedirse era una cortesía que no había esperado, se dijo. También le demostró con toda claridad que no quería que ninguno de la familia Johnston le manchara la alfombra de su elegante oficina. Pero el que le dijera que iría a verla era algo que nunca había pensado. Sin preocuparse por preguntarle si su padre se encontraba en la casa o no, venía a verla para discutir su terrible proposición.
    Unos minutos después, se detuvo frente a la casa un coche elegante y, como sabía que el tiempo de Grant Harrington era muy valioso, estaba esperándolo en la puerta cuando él atravesó el jardín.
    – Pase -lo invitó sin necesidad, pues él, sin hablarle, ya había entrado-. Vamos a la sala.
    Una vez que entraron y sin siquiera sentarse le habló.
    – Anoche le dije que mi padre está muy mal. Lo que deseaba pedirle, hablar con usted, era… este… la posibilidad de que usted le dijera que no pensaba acusarlo ante los tribunales.
    Él la comprendió de inmediato.
    – ¿Está queriendo decirme que si hoy tranquilizo a su padre su respuesta sería sí?
    – Amo a mi padre -fue lo único que le contestó y sintió deseos de golpearlo cuando le contestó con sarcasmo.
    – ¡Qué pena me da!
    No le respondió de inmediato y sintió todos los nervios en tensión al ver cómo sus ojos la recorrían y observó de nuevo aquella luz en su mirada que había visto en una ocasión anterior en su oficina.
    – Venga acá. Dado lo que me va a costar esto, quisiera probar la mercancía antes de comprometerme a algo semejante.
    Al parecer no lo obedeció con la suficiente rapidez, pues sus brazos largos se extendieron y la sujetaron con fuerza, acercándola contra él. Para besarla la alzó del suelo y en ese instante sintió un intenso dolor en la cadera que le hizo lanzar una exclamación de dolor y en el momento en que la besaba.
    Grant Harrington la dejó en el suelo y la apartó, mirándola con frialdad mientras la amenazaba.
    – Si no va a cooperar, es mejor que nos olvidemos de todo.
    – Cooperaré -le dijo de inmediato, olvidando todos los temores que sentía por la operación-. Siento… mucho lo que acaba de pasar. Es sólo que… en ese momento estaba pensando en muchas cosas. Estaba…
    – Si tan sólo me dice una palabra sobre ese cuento fantástico de su operación le haré tragar todas sus mentiras.
    La forma agresiva en que le habló le demostró que Grant Harrington no estaba acostumbrado a que sus besos dejaran fría a una mujer. Reconociendo por primera vez que tenía cierto atractivo y que seguramente tenía muchas mujeres deseando sus besos, aunque desde luego no ella, le dijo enseguida:
    – Ya me olvidé de esa… esa historia. La realidad es que me preocupa mucho lo que diré a mi padre… no tengo la menor idea de lo que voy a decirle cuando me vaya a vivir con…
    – ¿Qué es lo que normalmente le dice cuando se va a viajes de ese tipo?
    – Yo… yo pensaré en algo -le replicó, ansiosa de volver a presentarle la solicitud de que le dijera a su padre que no tendría que enfrentarse a una acusación.
    – Estoy seguro de que lo hará -le dijo sin la menor duda.
    – Y usted… -vaciló y después continuó-: ¿Usted le hablará por teléfono?
    – Hablaré con él.
    Aún no se sentía tranquila y tenía otra cosa que preguntarle.
    – ¡Puedo pedirle que… que no le diga… lo que hemos convenido?
    La forma en que la miró la hizo comprender que no le iba a gustar lo que le diría.
    – ¿Aún sigue pensando que usted es tan inocente como hacen creer esos grandes ojos de niña? -le preguntó y era evidente que no creía en su apariencia de inocencia. Eso la irritó, pero comprendió que no podía darse el lujo de provocarlo.
    – ¿No piensan todos los padres que sus hijas son perfectas?
    Antes de marcharse, él dijo con dureza.
    – No seré yo quien destruya sus ilusiones.
    Pero él no llamó por teléfono a su padre. Durante el resto del día, después de que Charles Johnston regresó de la biblioteca, Devon contestó sobresaltada el teléfono cada vez que sonaba. Transcurrió la comida, la hora del té y, poco después de que terminaron de cenar, sonó el timbre de la puerta. ¡Quizá fuera Grant!
    – Abriré -le dijo su padre y, como ya estaba a mitad de camino hacia la puerta, Devon tuvo que dejarlo.
    Sin embargo se sentía muy nerviosa para esperar tranquilamente, así que se levantó y lo siguió al vestíbulo, llegando en el preciso momento en que él abría la puerta y exclamaba:
    – ¡Grant!
    Él entró y, después de lanzarle una rápida mirada a ella, le dijo a su padre:
    – Quisiera hablar un momento en privado con usted, Charles, si es posible.
    Deseaba con desesperación enterarse de lo que hablaban en el comedor, a donde había llevado su padre a Grant. Incluso llegó a pensar en entrar con una bandeja con café para interrumpirlos y poder darse cuenta, por la expresión de sus rostros, cómo se desarrollaba la conversación. Le costó trabajo contener ese impulso.
    Estaba segura de que su padre no le diría una sola palabra a Grant sobre su operación, pero temía lo que pudiera decir Grant.
    Cuando finalmente se abrió la puerta del comedor, Devon se encontraba en el vestíbulo, pues no soportó quedarse sentada tranquila en la sala. ¡Una rápida mirada al rostro de su padre le hizo comprender que Grant Harrington había cumplido lo prometido!
    Se sintió llena de felicidad al ver cómo en treinta minutos su padre se había quitado de encima una carga insoportable. Al ver la alegría que brillaba en sus ojos, comprendió que, cualquier cosa que Grant le hubiera dicho, no la había mencionado.
    – Acompañaré al señor Harrington hasta la puerta, papá -le dijo al ver acercarse a los dos hombres.
    Charles Johnston vaciló y después le sonrió, pensando, con seguridad, en la diferencia que había entre la actual Devon y aquella otra que nunca antes había acompañado a alguien hasta la puerta, para que no la vieran caminar cojeando.
    – Lo dejo en tus manos -le dijo aún sonriente; estrechó la mano a Grant y entró en la sala.
    Sintiéndose feliz al ver contento a su padre, Devon ni siquiera pensó en el precio que tendría que pagar por hacerlo feliz. Al llegar a la puerta principal, estuvo a punto de decirle palabras de agradecimiento a Grant, pero fue él quien habló primero.
    – ¿Ya pensó en algún motivo que explique su ausencia de la casa? -le preguntó en tono suave.
    – Este… no -le contestó y en ese instante Grant le avisó:
    – Creo que no será necesario que busque una disculpa.
    Devon no comprendió con exactitud lo que quería decirle, pero le sonrió y lo miró con ojos llenos de alegría y gratitud.
    – Oh, gracias, Grant.
    – Me imagino que puede decir "gracias" con más calor, ¿no es cierto? -le dijo con un leve tono de burla, pero mirándola fijamente al rostro.
    Cuando los brazos de Grant se cerraron alrededor de ella y alzó el rostro para besarlo, comprendió que eso era lo que él deseaba. En esa ocasión no pudo quejarse de falta de cooperación, pues con todo gusto, aunque de forma inexperta, lo besó, agradándole cómo su boca le hizo abrir ligeramente los labios.
    Estaba casi sin aliento cuando al fin él la soltó, pero estaba dispuesta a darle las gracias de nuevo. Ella pensó que, cuando le había dicho que no era necesario que buscara una disculpa, sólo podía referirse a una cosa… que Grant Harrington no sólo perdonó a su padre sino que era evidente que lo había pensado otra vez y que canceló por completo la deuda… esto quería decir que ya no era necesario que fuera a vivir con él.
    – Esto ha estado mucho mejor -le dijo Grant-. Aunque estoy seguro de que podrá mejorarlo.
    Su sonrisa comenzó a desaparecer.
    – Yo… este… -tartamudeó sintiéndose como alguien que no sabe nadar y lo lanzan a unas aguas profundas. No estoy… este… segura… pensé que usted había querido decir que… que… lo que habíamos convenido quedaba cancelado -él no hizo el menor esfuerzo para ayudarla-. Que… -luchó para encontrar las palabras-, que no tendría que ir a vivir con usted.
    Ahora fue él quien sonrió y no le gustó a Devon, pues no había sinceridad en esa sonrisa, mientras extraía del bolsillo del pantalón una llave.
    – No soy tan filantrópico -fue directo al punto, dándole instrucciones-. Tengo que salir varios días en viaje de negocios, lo cual le dará el tiempo necesario para recoger su equipaje -mientras ella lo miraba sin poder creerlo aún, le ordenó-: Regresaré el viernes… ¡esté allí!
    – ¿Que esté allí? -repitió y escuchó lo último que tenía que decirle antes de salir.
    – Si no cumple lo que me prometió, Devon Johnston, no sentiré remordimiento alguno en cancelar lo que acabo de decir a su padre.
    Despacio, Devon regresó a donde su padre se encontraba, esperándola con dos copas de jerez ya llenas.
    – Esto requiere celebrarlo -le dijo con tanta felicidad que tuvo que sobreponerse a su tristeza. ¡Hoy era martes y estaba temblando y temerosa por lo que sucedería el viernes!
    En los días siguientes, su padre le contó la conversación que había sostenido con Grant Harrington, dejándola sin aliento ante la ingenuidad del hombre y entonces pudo comprender con claridad el comentario que había hecho Grant y que ella malinterpretó.
    Su padre le explicó que Grant estaba decidido a acusarlo pero, después, al pensar en los muchos años que había servido con lealtad a la empresa, y lo que hubiera pensado su padre, si mandaba encarcelar a su viejo amigo, comprendió que no podría hacerlo.
    Lleno de alegría añadió que, aunque Grant le dijo que tenía que pensarlo muy bien antes de volver a darle su antiguo trabajo, había algo que podía hacer por él, para mantenerlo en la nómina y que nadie pudiera pensar que había dejado la empresa por algún problema.
    Naturalmente su padre había aceptado la oportunidad; se trataba de un estudio de factibilidad en una zona alejada de Escocia. La idea era que después de que él terminara los estudios de costos, se decidiría si se montaba una planta allí. En apariencia Grant había pensado en él para el trabajo debido a su habilidad con las cifras.
    – Por supuesto que esto es totalmente secreto -le había dicho Charles Johnston y Devon se vio obligada a sonreír. Sabía muy bien que Grant Harrington nunca abriría una planta en ese pueblo lejano de Invercardine.
    Su padre siguió diciéndole las cosas que tendría que llevar con él y eso le hizo recordar que tendría que buscarle ropa de más abrigo. Pero, mientras lo escuchaba, en su mente se repetía la pregunta: ¿por qué era ese interés de Grant Harrington de enviar lejos a su padre?
    – ¿Cuánto tiempo tendrás que estar por allá? ¿Te dijo algo sobre ello el señor Harrington? -le preguntó, sospechando algo.
    – Grant piensa que puedo terminar el trabajo en un mes -maldito canalla, pensó, confirmando con su respuesta, lo que había sospechado-. Estuve a punto de preguntarle si podías venir conmigo, pero en el transcurso de la conversación él mencionó que quizá tuviera que quedarme un poco más de tiempo; entonces recordé que pronto tendrás que ir a ver por última vez al doctor McAllen, así que decidí no preguntarle.
    – ¿No le hablaste de la cita que tengo con el doctor McAllen?
    Él le sonrió, tranquilizándola antes de contestarle.
    – ¿Por quién me tomas?
    Ella le sonrió de nuevo, pues tenía mucha importancia para ella que no sospechara sus problemas. Después lo escuchó, mientras le hablaba sobre lo intensamente que iba a trabajar para hacer todo lo posible para estar de regreso para acompañarla a la cita con el médico.
    Él la había acompañado a todas las citas anteriores y parecía justo que la acompañara ahora en que era casi seguro que recibirían buenas noticias. Al pensar en todo lo que él había hecho por ella, tuvo que hacer un esfuerzo para contener las lágrimas.
    – Tengo que buscarte ropas de abrigo, así que mejor me dices para cuándo piensas marcharte.
    – Tengo que partir el viernes por la mañana -le contestó y ella no se sorprendió-. Aunque sólo Dios sabe cuándo llegaré allá; por lo que parece es un lugar en los páramos.
    Observando cómo se alejaba de la estación el tren que llevaba a su padre, Devon se sintió contenta recordando su apariencia y pensando cómo era posible que se hubiera recuperado tanto desde el pasado martes. Sin embargo, se sintió furiosa cuando regresó a la casa y comenzó a guardar en la maleta las prendas que se llevaría con ella, aunque comprendió que todo ese enfado era inútil, pues cumpliría su parte del terrible convenio que le había obligado a aceptar Grant Harrington.
    Canalla, pensó maldiciéndolo, mientras cerraba la segunda de las maletas, sin agradecerle la facilidad con la cual le había quitado del camino a su padre. Sin duda alguna que a Harrington le sobraban los expertos que podían hacer el tipo de estudio que había encargado a su padre.
    Después de la comida, pensando que ya no podría aplazar más lo que tenía que hacer, Devon comprobó que llevaba la llave que Grant le había dado y salió con las maletas. No pudo conseguir un taxi y tuvo que hacer el viaje en autobús y después caminar casi un cuarto de kilómetro cargando las maletas.
    Cuando llegó a la casa, se sintió agotada y dejó las maletas junto a la puerta, mientras tocaba el timbre. Como ya se lo había imaginado nadie le abrió, por lo que, usando la llave entró a la casa.
    Con expresión decidida en el rostro, subió las maletas hasta la planta alta y revisó varios de los dormitorios. El que por lógica era el de él era una habitación grande, de techo alto y en la que había la cama más enorme que nunca hubiera visto. Salió de la habitación e hizo un esfuerzo para no pensar en la enorme cama, diciéndose que necesitaba una cama tan grande por ser un hombre muy alto, pero que ella no iba a dormir… dormir ahí con él.
    El siguiente dormitorio le pareció mucho mejor, con su cama sencilla, y ahí dejó sus maletas.
    Pasó la siguiente hora ocupada en encontrar ropa de cama para preparar la suya y después vaciar las maletas y colgar la ropa. Cuando terminó, se sentó en un pequeño sillón de la habitación para descansar. La cadera comenzaba a molestarla, lo cual no era sorprendente pues en ningún momento había descansado como le había ordenado el doctor Henekssen. Además hoy había cargado las maletas.
    Dejó escapar un sollozo y, de súbito, sintió que no podría soportar estar en esa casa extraña durante más tiempo. Recogió su bolso de mano y salió a la calle.
    Caminó un kilómetro aproximadamente y en el primer café que se encontró se sentó a descansar. Cuando bebió la segunda taza de té ya se había tranquilizado y se sintió lista para regresar; aunque no deseaba vivir con Grant Harrington, al menos se sentía más calmada, pensando que al hacerlo, su padre podría disfrutar de un futuro lleno de tranquilidad.
    Al llegar a la parada del autobús se percató de que acababa de pasar uno, pero no se preocupó, pues Grant Harrington no le había dicho una hora específica a la cual regresaría y, suponiendo que cuando lo hiciera pasaría primero por la oficina, no debería llegar a la casa antes de las cinco y treinta. Miró su reloj y vio que aún eran las cuatro y cuarenta y cinco.
    No había muchos autobuses en esa zona de la ciudad y como era la hora de más tránsito no fue sino hasta casi las seis cuando llegó a la casa de Grant Harrington.
    Vio el automóvil largo y elegante estacionado frente a la puerta y se detuvo un momento, pensando si debería llamar y esperar a que le abriera. Al fin se decidió por abrir con su llave… ahora vivía aquí, ¿no era así?… temporalmente. Durante muy poco tiempo, si podía lograrlo.
    Entró en la sala pensando que, como él con seguridad acababa de llegar, no estaría molesto con su tardanza. Pronto se dio cuenta de que estaba equivocada, al ver la expresión sombría en el rostro de Grant Harrington, mientras la miraba acercarse. Comprendió que estaba bastante furioso y no perdió el menor tiempo en hacérselo saber.
    – ¡En dónde demonios ha estado! -exclamó con violencia, antes de que pudiera explicarle que había perdido un autobús-. ¡Le dije que estuviera aquí cuando yo regresara -le gritó lleno de ira.

Capítulo 6

    – Si ésta es la forma en que usted cumple sus promesas -añadió Grant Harrington furioso-, entonces, ¡valen tan poco como usted!
    Eso le dolió y te contestó con vehemencia.
    – No tengo una bola de cristal… usted no me dijo a qué hora regresaría, por lo que me imaginé que…
    En ese instante pensó que al no estar allí a su llegada como le había ordenado, Grant podía considerarlo como una cancelación de lo convenido y también él podía hacerlo, a su vez.
    – Lo siento -se disculpó-. Perdí un autobús y tuve que esperar…
    – ¡Autobús! -de nuevo apareció el sarcasmo en su voz-. Hubiera pensado que era más apropiado para usted un taxi -oh, cómo lo odiaba, cómo lo odiaba por obligarla a tomar una posición a la defensiva-. ¡Quiere decir que en realidad caminó un cuarto de kilómetro desde la parada del autobús! -hizo un esfuerzo para contenerse y pensó en la forma de calmarlo, pero no le dio la oportunidad-. ¿En dónde está su equipaje? Le dije que viniera preparada para permanecer aquí durante un tiempo.
    Bueno, al menos había hecho algo bien.
    – Estuve aquí más temprano y dejé mis prendas arriba, espero que eso no le moleste.
    Le dirigió una mirada fría y le ordenó:
    – Sírvame un whisky… voy a subir a cambiarme.
    Nunca antes había servido whisky, por lo que se dirigió hacia el armario de las bebidas, de donde le había visto sacar una botella antes, y sirvió la misma cantidad que pensó le había visto servirse.
    Grant Harrington no permaneció en el piso superior durante mucho rato y, cuando regresó, había una expresión tan sombría en sus ojos que la hizo temblar de nuevo. No tenía la menor idea de lo que habría pensado mientras se cambiaba y decidió que lo mejor era tratar de ser amable con él.
    Le entregó el vaso con el whisky, diciéndole:
    – Espero que esté bien, no estaba segura de la medida, en casa sólo tenemos jerez.
    Sin decir palabra tomó el vaso y vació la mitad de él en la jarra del agua, bebiéndose el resto de un solo trago. Dejó el vaso vacío sobre la bandeja y le dijo:
    – Venga conmigo.
    Lo miró a los ojos, sintiéndose en peligro.
    – ¿A dónde? -le preguntó con voz ronca.
    – Arriba.
    Esa palabra fue suficiente para que no pudiera moverse. ¿Por qué? quiso preguntarle, pero en el fondo creía saber la respuesta. ¡Oh, Dios, había pensado lo que sucedería por la noche pero, por lo visto, no estaba dispuesto a esperar tanto! Al ver que no se movía, vino a su lado, la tomó con fuerza de la muñeca y la obligó a seguirlo. Sintió un intenso dolor que la hizo cojear, pero no se atrevió a decirle nada, pues sabía que no la creería.
    Se sintió dominada por el pánico al pensar que la trataría con rudeza, pero al llegar a la parte superior de la escalera el pánico se mezcló con la confusión al ver que no la llevaba al dormitorio en donde se encontraba la cama enorme, sino que la hacía entrar en la habitación que había seleccionado para ella.
    – ¿Qué quiere decir esto? -le preguntó con tono cortante y soltándole la muñeca.
    Perdió el equilibrio durante un momento y caminó unos pasos tratando de apartarse de él, pero, debido al dolor, lo hizo cojeando.
    – Pensé que podría tomar esta habitación -después, haciendo un esfuerzo para no enfadarlo, añadió-: Es decir, si no le molesta.
    No le dejó la menor duda de que sí le molestaba. Se dirigió con rapidez hacia el armario y abrió las puertas, diciéndole con ironía:
    – Estoy seguro de que revisó todas las habitaciones de la casa -le señaló la ropa que había colgado, añadiendo-: Ahora tome todas esas prendas y llévelas al armario de mi habitación.
    – ¿Es necesario que tenga que cambiar mis prendas? -le preguntó, tratando de que la comprendiera-. Quiero decir -añadió al ver que sólo recibió como respuesta una de sus miradas irónicas-. No es que… es decir… bueno, pensé que no habría problema si tuviera una habitación para mí. Tiene muchas vacías. Además… no creo que… quiera que me quede con usted toda la noche, ¿no es cierto?
    – ¿Quién dice que no lo quiero?
    – Prefiero dormir sola -le replicó, comprendiendo que no podría controlarse durante mucho más tiempo.
    Nunca había sentido un odio tan intenso hacia nadie, cuando él le contestó con ironía:
    – Apuesto cualquier cosa a que le dice eso a todos los jóvenes -de nuevo el tono de su voz fue duro, al darle la orden-. Cambie todas sus prendas.
    Al parecer no le obedeció con bastante rapidez, pues sus largos brazos tomaron del interior del armario los pantalones, vestidos y faldas, lanzándoselos y recriminándole que en el pasado ya había realizado todos sus caprichos y ahora era el momento de que obedeciera lo que se le ordenaba.
    Con los brazos llenos de ropa, se alejó de él y mientras caminaba cojeando ligeramente por el dolor que sentía, escuchó que él replicaba.
    – ¡Mire lo que ocasiona el querer pasarse de lista!
    Decidida a no cojear de nuevo, a pesar de comprender que eso tal vez le resultaría más doloroso, entró en la habitación que sabía era la de él no agradándole la forma en que se quedó parado, observando cómo colgaba su ropa.
    – Parece que dejó todos sus vestidos de alta costura en su casa.
    Sabía muy bien que algunos de sus vestidos se habían desteñido de tanto lavarlos, pero no era necesario su comentario; el hecho era que parecía determinado a molestarla. Eso era algo que no podía comprender, a menos que también a él le desagradara esta situación tanto como a ella… odiándose a sí mismo, pero determinado a llevarlo a cabo.
    – ¿Por qué trajo sólo ese tipo de ropa… trata de que le compre algún vestido para que no me avergüence de que me vean con usted?
    ¡Se dijo que si le compraba siquiera un par de medias, se las enrollaría alrededor del cuello y tiraría de ellas… con fuerza!
    – En ningún momento pensé que fuéramos a salir -le replicó y le costó trabajo no darle una bofetada cuando le dijo:
    – ¡En realidad sus compañeros de cama han sido muy extraños! -fingió no darse cuenta de la mirada furiosa que ella le dirigió ante su implicación de que todo lo que ella había hecho con sus otros "compañeros de cama" era permanecer en ella y, después, sus ojos le recorrieron el resto del cuerpo añadiendo-: Tiene una grata apariencia para no avergonzarme de que me vean con usted -mientras aumentaba su enfado, añadió-: Puesto que yo no me avergüenzo con facilidad, la llevaré con lo que tiene puesto.
    ¡Canalla orgulloso!, pensó mientras salía de la habitación.
    Tuvo que hacer varios recorridos hasta el dormitorio que hubiera preferido, pero que había sido rechazado por su majestad. Revisó un armario de cajones y pudo ver que él vació dos de ellos para que los usara.
    Sin ninguna prisa de reunirse con él en el primer piso, pensando que ya que iban tal vez a salir a cenar, el bajar a las ocho sería suficiente. Después, revisó que el cuarto de baño tuviera seguro.
    El baño le calmó el dolor de la cadera, cuya continua molestia la tenía con frecuencia asustada. Al sentir que iba desapareciendo pudo pensar con más claridad, presintiendo que mañana podría descansar ya que seguramente Grant Harrington no querría que estuviera con él todo el día y fue cediendo el enfado.
    En ese instante golpearon la puerta del baño y escuchó que te gritaba.
    – ¡Tengo hambre, apresúrese!
    Se extrañó de que no intentara abrir la puerta para entrar y darle las órdenes. Sin embargo, por si acaso, se dio prisa y se puso la ropa que había traído con ella al cuarto de baño. Era un vestido que se había hecho ella misma, pero confiaba en que él no se percatara.
    Se detuvo junto a la puerta y al no escuchar sonido alguno salió y se dio cuenta de que tenía el dormitorio para ella sola. Había otros cuartos de baño en la casa, así que seguramente Grant Harrington se habría ido a dar una ducha a alguno de ellos.
    Se arregló y maquilló con rapidez, se cepilló el cabello y salió del dormitorio, temerosa de que si no se presentaba pronto, aquello que le había dicho de "tengo hambre" pudiera tornarse en otro sentido.
    Cuando se reunió con él en la sala, se quedó mirando su vestido azul, cuyo color hacía resaltar el brillo de sus ojos.
    – ¿Siempre tarda tanto para vestirse? -le preguntó con tono seco, aunque la admiración que vio en sus ojos la puso nerviosa.
    – ¿No sucede así con todas las jóvenes? -le preguntó con voz ronca, alegrándose de que no se dignara contestarle, mientras abría la puerta de la calle y se dirigían hacia donde estaba el coche.
    Al llegar al restaurante, se percató de las miradas que la seguían, mientras el jefe de camareros los llevaba a su mesa.
    Leyó el menú sin en realidad fijarse en él y cuando le dijo a Grant que no sabía lo que pediría, el brillo en sus ojos le indicó que pensaba que lo hacía para molestarlo.
    – Cualquier platillo estará bien -le dijo, pensando que de todas formas no podría comer.
    – ¿Está a dieta? -le preguntó con tono cortante, al ver que casi no había probado el primer plato y ahora hacía lo mismo con el pollo al vino que tenía enfrente.
    – Nunca hago dieta -le replicó con sequedad.
    – Entonces, coma -le ordenó con tono cortante, enfadándola y provocando que le contestara.
    – No tengo apetito.
    Tomando al pie de la letra lo que le había dicho, que nunca hacía dieta, él le pidió un postre de chocolate y nueces, de aspecto delicioso, pero que, después de probar la primera cucharada, tuvo que dejarlo, dándose cuenta de que se sentiría mal si comía más.
    Dejó la cuchara sobre el plato y para distraerse se puso a mirar a la gente que bailaba. Quizá, pensó, cuando todo esto terminara, algún hombre agradable la invitaría a bailar. Se movió en su asiento para poder ver mejor a los que bailaban y, al hacerlo, sintió una punzada en la cadera.
    Cuando pensaba que definitivamente mañana tendría que tratar de descansar, sus pensamientos fueron interrumpidos por Grant, quien en apariencia se había dado cuenta de la forma en que miraba a las parejas en la pista de baile.
    – Vamos a bailar -exclamó él… ¡ni siquiera le preguntó si deseaba hacerlo!
    – No… -le contestó, pero vio que ya él se había levantado-. No bailo.
    Aunque se sentó de nuevo, pudo ver en el brillo de sus ojos que pensaba que estaba mintiendo.
    – Ya estoy cansado de usted, Devon Johnston -le dijo haciendo un esfuerzo para controlar la ira-. Tal vez me odie porque estoy logrando que por primera vez en su vida no obtenga algo gratis. Pero recuerde esto -continuó inclinándose hacia ella y hablándole con tono desdeñoso-, no le pedí a su padre que me robara. Usted misma reconoció que lo hizo por usted, así que es mejor que cambie esa actitud o ¡verá que no me toma más de dos minutos el enviar un telegrama a Escocia!
    Aunque lo intentó, no pudo hablar. Quería decirle que estaba dispuesta a cambiar de actitud, pero comprendió que, aunque se lo explicara de nuevo, él nunca creería que no podía bailar. Sin embargo antes de que pudiera recobrar el habla para intentar convencerlo, sin saber de dónde, apareció junto a su mesa la pelirroja más llamativa que jamás sus ojos habían visto.
    – ¡Grant… querido! -exclamó, haciendo que Devon se sintiera agradecida por su interrupción, ya que hizo que Grant apartara la vista de ella, levantándose, mientras la pelirroja continuaba-: Traté de hablarte a la oficina, pero me dijeron que estabas en Francia.
    – Sólo durante unos días -le contestó, intentando sonreír, pero en sus ojos se mantuvo la misma mirada de enfado.
    – Te llamaba para invitarte a la fiesta de cumpleaños de Noel esta noche -la pelirroja miró a Devon y añadió-: ¿Quieres venir a nuestra fiesta… con tu amiga, desde luego?
    Sin sentirse segura de si deseaba que él dijera que sí o que no, se sintió de pronto consciente de que se notaba que su vestido era hecho en casa, sobre todo por el contraste que ofrecía con la elegancia del vestuario de la pelirroja.
    – Salúdame a Noel, pero tendrás que disculparnos, Vivien -le dijo con tono cortés-. La señorita Johnston me dijo que deseaba acostarse temprano.
    Devon pensó que seguramente estaba furioso, pues no le había presentado a su amiga pelirroja; sin embargo, con un encanto que nunca pensó que tuviera, insistió con firmeza en que tendría que llevar a su casa a la señorita Johnston.
    No le habló una sola palabra mientras regresaban en el automóvil a la casa, ni tampoco habló cuando abrió la puerta y entraron en el vestíbulo.
    Él encendió las luces del vestíbulo, que iluminaban la escalera pero, temerosa de que en cualquier momento Grant Harrington la tomara en sus brazos, Devon se quedó paralizada, sin saber hacia dónde ir, comprendiendo que no podría poner ninguna objeción a lo que él quisiera hacer, ante la amenaza de enviar el telegrama a Escocia.
    En vez de tocarla, Grant la miró cínicamente de la cabeza a los pies y le ordenó:
    – Sabe en dónde está mi dormitorio -gruñó y la dejó allí parada dirigiéndose a la sala, cerrando la puerta después de entrar. A pesar de lo que él le había dicho, las piernas se negaron a obedecerla y se quedó allí quieta, mirando la puerta y después la escalera.
    Su padre… tenía que pensar en él, se dijo, cuando al ver la puerta de la calle sintió deseos de abrirla y salir corriendo. Llegó hasta el pie de la escalera, sujetándose del pasamanos, deteniéndose un instante para recuperar las fuerzas y controlar el deseo de huir. Con toda seguridad Grant Harrington la escucharía salir, pero estaba segura de que no la buscaría para obligarla a regresar… no necesitaba hacerlo, pues tenía todos los triunfos en su mano. Despacio, comenzó a subir la escalera.
    Pensando en el rostro de su padre antes y después de la visita de Grant Harrington aso casa el martes, pudo apartar de su mente la idea de huir. Entró en el cuarto de baño, se lavó y se puso el camisón de dormir corto de algodón.
    Cuando se acostó, la cama le pareció enorme. Se había sentido agotada hasta unos momentos antes, aún estaba cansada, pero aunque el sueño le hubiera representado un alivio de los pensamientos que la atormentaban, la preocupación que sentía era demasiado intensa para dormir.
    Apagó la luz de la lámpara y se quedó acostada, tensa, dando un brinco sobresaltada cada vez que oía algún ruido. Más tarde escuchó pasos y ¡se abrió la puerta de la habitación!
    Oh, Dios, rogó al escuchar cómo Grant cerraba la puerta sin hacer ruido, por favor no permitas que me arrepienta. Él no encendió la luz, pero, por sus movimientos lentos, comprendió que aún seguía furioso con ella… no necesitaba verle el rostro para saberlo.
    Rezando con todas sus fuerzas para que el instinto no le hiciera luchar contra él cuando se acercara, segura de que si lo hacía se sentiría engañado por segunda vez y la violaría o la dejaría, haciendo que regresara su padre para comenzar a la mañana siguiente los procedimientos legales.
    Tuvo que hacer un gran esfuerzo para no salir corriendo de la cama, pues por el movimiento de las sábanas, comprendió que estaba a punto de tener compañía.
    Él aún no la había tocado y le temblaba todo el cuerpo, pero cuando lo sintió a su lado, el temblor fue tan evidente que él tenía que darse cuenta.
    Pensó que sabía con toda seguridad que todavía estaba despierta, intentando sin éxito controlar el temblor que la agitaba. Él no perdió tiempo alguno y sin decir palabra extendió un brazo largo y musculoso y la atrajo hacia él.
    – ¿Además de otras cosas también eres buena actriz, Devon? -le preguntó mientras acercaba aún más contra su cuerpo la figura temblorosa-. Olvídalo, vas a ser mía, con o sin todo este teatro.
    A continuación se incorporó hasta que su pecho desnudo quedó sobre el de ella. Llena de pánico comprendió que se encontraba en la cama con un hombre que, por el contacto de sus piernas desnudas tocando las de ella, no tenía ropa alguna puesta, mientras sus labios buscaban los suyos.
    – ¡No! -protestó, apartando el rostro.
    – ¿No? -sintió cómo se ponía tenso, dominado por la furia.
    Devon comprendió que esa era su última oportunidad. Una palabra o un movimiento equivocado de su parte y todo terminaría para ella o para su padre.
    Al pensar en su padre tartamudeó:
    – Quiero… quiero decir… que no me… trates con brusquedad.
    Su seca carcajada le demostró que aún pensaba que estaba actuando.
    – Eso depende de ti -replicó. Enseguida la besó de nuevo.
    Sin responderle, controlándose para no huir, Devon se quedó tranquila mientras él la besaba de nuevo, y sus labios le recorrían el cuello. Se puso tensa cuando sintió sus manos acariciándole los hombros y aspiró con fuerza cuando, al mismo tiempo que la besaba, sintió sus manos cálidas en la cintura y después comenzaban a ascender acariciándola.
    Hasta ahora sus manos no lo habían tocado, pero al sentir las de él sobre senos sintió necesidad de sujetarse de algo. La dominó el pánico como nunca antes, cuando sus manos le acariciaban los senos.
    Durante un momento, cuando él la besó de nuevo, sus manos lo sujetaron con fuerza, pero al darse cuenta de que estaba tocando la piel desnuda de su espalda, las apartó de nuevo.
    Comenzó a temblar con más fuerza, incluso cuando sus labios bajaron hasta el pecho y comprendió que él se había sentido frustrado cuando el cuello del camisón de dormir evitó un contacto más íntimo con sus senos. Antes de que pudiera darse cuenta de lo que hacía, le quitó el camisón, diciéndole:
    – No necesitas esto -en ese instante comprendió que estaba desnuda.
    El instinto hizo que, sin darse cuenta de que se había movido se fuera apartando de él, como intentando escapar. Pero ya no le dejó la oportunidad de decidir, la atrajo de nuevo hacia él.
    Sintió el pecho lleno de vellos sobre ella y aunque algo en su interior le decía que sería mucho mejor si le respondía, se sintió demasiado aturdida para poder reaccionar.
    Los besos de Grant se estaban volviendo más apasionados y sus manos la asustaban tremendamente, mientras le acariciaba el estómago antes de seguir a la cintura. Pronto, tanto las manos como los labios le acariciaban los pechos desnudos, con fiereza, como si se sintiera despechado por su falta de respuesta.
    De pronto se separó y le dijo enfadado:
    – ¡Respóndeme, maldita sea! ¡Quiero hacer el amor a una mujer no a un pedazo de madera!
    – Lo… siento -le contestó casi llorando y llena de temor añadió-, estoy… intentándolo.
    La besó de nuevo, pero ahora sus besos eran más largos y había algo en ellos que hicieron que desapareciera el temblor de su cuerpo.
    Más tarde, cuando la besó con suavidad de nuevo, descubrió que una de sus manos le estaba acariciando el rostro.
    Su boca aún estaba sobre la de ella cuando, despacio, con mucha ternura, sus manos se movieron para acariciarle las caderas.
    – Tu piel es como la seda -murmuró con voz baja. Aunque le pareció extraño, se sintió contenta de que él pensara que su piel parecía seda, mientras las caricias se volvían más íntimas y con las manos le cubría los pechos.
    Otra vez sus labios la besaron y, confundida, Devon se dio cuenta de que ahora el temblor ya no era a causa del miedo.
    En ese momento, Grant la hizo dar vuelta, quedando sobre un costado y de nuevo se sintió dominada por los nervios al sentir que la acercaba contra él; por primera vez en su vida se encontraba desnuda ante un hombre cálido y lleno de vida.
    Su reacción fue rápida y asustada.
    – ¡Oh! -gritó, separándose de él.
    Sintió su respiración agitada y cómo sus manos rudas la tomaban con fuerza, comprendiendo que lo había echado todo a perder. Si hubiera seguido respondiéndole en la forma en que lo había hecho, Grant la habría tomado con suavidad. Sin embargo ahora su agresión masculina era violenta y pareció como si pensara que hasta lo había hecho de forma deliberada, para excitarlo… y se había terminado su paciencia.
    Ya no había ternura ni suavidad ni ninguna de la consideración que le había mostrado. Ahora todo era violencia y con fuerza la apretó contra él.
    Su cadera aún no estaba en condiciones de sufrir ese movimiento tan violento y dejó escapar un grito de dolor.
    – ¿Por qué fue ese grito?
    – Yo te… yo te pedí… que no me trataras con rudeza -le dijo con voz apagada, mientras su mano le acariciaba la cadera en donde, si no se encontrara tan excitado, se habría dado cuenta de que la piel no era tan suave. Devon sintió como se acercaba otra vez su rostro y comprendió que pronto la estaría besando de nuevo. Pero, de repente, echó hacia atrás la cabeza, deteniendo la mano en el momento en que los dedos de su mano izquierda encontraron la cicatriz. Devon lo sintió tenso y después, con lentitud, como si no pudiera creer lo que estaba tocando, recorrió de arriba a abajo la larga cicatriz.
    Cuando terminó murmuró.
    – ¿Qué demonios?…
    De inmediato se incorporó y encendió la luz. A pesar de que ella trató de cubrir su cuerpo totalmente desnudo, Grant contempló con fijeza las tres cicatrices que descendían desde la cadera derecha hasta un punto en el muslo.
    – ¡Dios mío! -lo escuchó murmurar, mientras seguía mirándola como si no pudiera creer lo que veía.
    Pero no pasaron muchos segundos antes de que se recuperara. Escuchó su voz dura y seca mientras le decía.
    – ¡Siéntate y comienza a explicármelo todo!

Capítulo 7

    Sintiendo que la conmoción había hecho desaparecer el deseo de forma momentánea, Devon hizo un esfuerzo para sentarse, como le había ordenado Grant.
    Vio cómo observaba con fijeza no sólo las cicatrices sino el resto de la piel satinada y se sintió aliviada cuando no protestó al tomar las sábanas y cubrirlo a él parcialmente y el frente de su propio cuerpo. Ver que él no se sentía avergonzado de estar desnudo, la ayudó a soportar la vista de su ancho pecho desnudo tan cerca de ella.
    – Una de estas cicatrices es reciente.
    – Ya… te lo había dicho -le recordó ella.
    – ¿Qué tan reciente? -le insistió él.
    – Tenía un… un problema en la cadera. Me operaron en Suecia, hace dos meses.
    Le dirigió una rápida mirada y vio que tenía el ceño fruncido, comprendiendo que estaba analizando todo lo que le había dicho.
    – Yo te había dicho la verdad -le dijo sonrojándose al ver que sus ojos se apartaban del rostro para contemplar el hombro desnudo.
    Le pareció ver cómo se asomaba de nuevo el deseo en sus ojos y supo que aún la deseaba, que todavía quería cobrarse que su padre se hubiera quedado con aquel dinero.
    Se quedó sin aliento, al ver cómo se acercaba su mano y por instinto, sujetó la sábana en el momento en que se le caía. Logró tomarla de nuevo, pero la mano de Grant cubrió la suya deteniéndola y después, aún sujetando la suya, descansó sobre su pecho.
    Temblorosa y sintiendo que el corazón le latía acelerado, Devon comprendió que llegaba al límite de sus fuerzas. Su padre aún estaba en peligro, por lo que era necesario terminar eso de una vez.
    – Estoy dispuesta… a cooperar -le dijo con voz ronca y, reuniendo todo el valor que pudo, lo miró a los ojos. Estaba sonrojada y añadió-: Siento lo que… acaba de suceder. No quise romper mi promesa… sólo que… sólo que… bueno… No debí haber gritado, sólo que…
    Aspiró con fuerza, tratando de recuperar el control, dándose cuenta de que estaba tartamudeando.
    – Bésame, Grant -le pidió, casi sintiéndose morir de vergüenza ante el descaro de su petición y durante un instante pareció que él la iba a complacer, pues acercó su rostro al de ella. Pero no la besó y se separó bruscamente y, aunque sus ojos mostraban el deseo que sentía, la tomó con fuerza por los hombros mientras le preguntaba airado.
    – ¿Por qué gritaste?
    Se dio cuenta de que no tenía objeto mentirle.
    – Sentí un ligero dolor en la cadera cuando…
    – ¿Cuando te traté con brusquedad y no permití que te apartaras?
    – Sólo fue una molestia -repitió, aún nerviosa-. Es que… hoy no he descansado mucho.
    La miró con fijeza, recordando todo lo que había sucedido.
    – Antes estabas cojeando. ¿Te dolía entonces?
    – Sólo fue porque hice un movimiento brusco -le contestó-. Yo…
    – En una ocasión me dijiste que el médico te había ordenado no abusar… ¿de qué? ¿De la cadera?
    Abrumada por todas las emociones de esa noche, Devon de repente comenzó a sentirse cansada de la situación. Se había hecho a la idea de que tenía que aceptar aquello de lo que no podía escapar, pero ahora Grant Harrington quería analizar cada una de las palabras que le había dicho.
    – ¿Qué importancia tiene? -le preguntó.
    En ese instante comprendió, por la forma en que la miraba, que él pensaba que tenía razón, que estaban perdiendo el tiempo y que nada tenía importancia, tan sólo el deseo que sentía de su cuerpo.
    – Entonces… coopera -le dijo con dureza. La acercó contra él, moviéndola con brusquedad y aunque esta vez Devon no gritó ante el dolor en la cadera, la forma en que se apretó contra él lo dijo todo.
    Grant Harrington pareció tan cansado como ella lo había estado antes y después, con una exclamación de frustración la apartó de él, murmurando:
    – ¡Esto es ridículo! -y, sin importarle que ella lo viera totalmente desnudo, se levantó de la cama.
    Ella apartó la vista, pero cuando lo miró dirigirse con enfado hacia la puerta, se dio cuenta de que se había puesto una bata. Por la forma en que golpeó la puerta al cerrar, se dio cuenta de que estaba furioso consigo mismo por no haber aprovechado lo que ella le había ofrecido en bandeja de plata, o que estaba furioso con ella por haber mostrado dolor, provocando en él un sentimiento de culpabilidad que no deseaba.
    Mucho tiempo después de su salida, Devon se quedó acostada, preguntándose si él lo pensaría mejor y regresaría. Aún no se sentía segura de qué era lo que deseaba. Recordó lo que había sentido cuando la acariciaba, pensando que cómo era posible que un hombre que odiaba tanto, pudiera hacerle sentir ese placer sensual.
    Al pasar los minutos y no regresar él, se fue relajando. Agotada, cedió el cansancio y se quedó dormida.
    Cuando se despertó ya era pleno día y durante un momento no supo en dónde estaba. Después, al sentarse en la cama y mirar a su alrededor, recordó todo lo que había pasado.
    ¡Dios mío! pensó, al recordar que realmente había sentido las primeras sensaciones de deseo, cuando aquel hombre odioso la había acariciado con tanta ternura.
    Con rapidez se levantó y fue cuando se encontraba en el cuarto de baño que se dio cuenta de que no sentía la menor molestia en la cadera.
    Mientras se daba una ducha y después se vestía con un ligero vestido de verano, Devon había repasado en su mente todo lo que había sucedido la noche anterior. Al mismo tiempo que se acordaba de cómo la habilidad de Grant Harrington la había excitado; también recordaba que, aunque ella había querido cooperar, su padre todavía seguía en peligro, ¡hasta que Grant Harrington también decidiera cooperar!
    Cuando bajó, lo encontró en la cocina, friendo tocino y huevos pero por la mirada que le dirigió al verla entrar, comprendió que aunque el día era hermoso, aún no había salido el sol para ella.
    – Este… buenos días -le dijo, completamente sonrojada, aunque él estaba tan ocupado con la comida que no se dio cuenta.
    Se ruborizó aún más al ver que no le prestaba atención y, sintiendo que no deseaba su presencia ahí, Devon se dio vuelta y se dirigió a la puerta, para salir.
    – El desayuno estará listo en un minuto -replicó Grant antes de que llegara a salir.
    Se dio vuelta, comprendiendo que lo que acababa de decir era una orden para que no saliera de la cocina.
    – ¿Puedo ayudarte en algo?
    Esperaba recibir alguna respuesta sarcástica, pero se sintió sorprendida cuando él le preguntó:
    – ¿Cómo están los dolores de tu cadera esta mañana?
    – Anoche no te mentí para evitar que… -las mejillas se le ruborizaron con intensidad-. Yo… deseaba… tanto como tú… -de nuevo no encontró las palabras-. ¿En dónde guardas los cubiertos? Voy a poner la mesa.
    Estuvo casi segura de que vio algo parecido a una sonrisa en sus labios, mientras le señalaba el cajón de los cubiertos y le preguntaba:
    – ¿Quieres desempeñar el papel de ama de casa?
    – Yo atendía la casa de mi padre -le replicó con tono seco y, por si tenía alguna duda, añadió-: Y de forma muy eficiente -en ese momento dejó caer un cuchillo al suelo, demostrando su falta de eficiencia.
    – Eso quiere decir que tendremos visitantes -predijo él, haciendo que de repente desapareciera el malhumor. Le sonrió al ver que él también conocía el viejo dicho de que dejar caer un cuchillo significaba visitantes.
    Cuando Grant colocó dos platos con tocino y huevos sobre la mesa, se dio cuenta de que estaba muerta de hambre y no necesitó una segunda invitación para obedecerle.
    – Siéntate a comer.
    Sabía cocinar bien, pensó, reconociéndole ese mérito. Una vez que terminó, se levantó y extendió la mano para tomar el plato varío de Grant, pero en ese momento se dio cuenta de que, a pesar de que ella no tenía deseo alguno de conversar tan temprano, él quería hacerle varias preguntas.
    – ¿Por qué tú también "lo deseabas" tanto como yo?
    El deseo que había sentido de una tostada de pan con mermelada, desapareció. Habría preferido que él hubiera escogido cualquier otro tema que no fuera ése.
    Al pensar que él, con toda seguridad, se había dado cuenta de la forma en que le había respondido anoche, enrojeció y se dijo que tenía que quitarle de la mente la idea de que la había logrado excitar.
    – Claro que por mi padre -le replicó.
    Lo miró y se dio cuenta de que no le había afectado mucho su afirmación.
    – Mientras todavía sea -le costó trabajo decir la palabra-… virgen, mi padre está a tu merced -le explico, con una nota inconsciente de súplica en la voz.
    – ¡Que eres virgen! -su exclamación hizo que lo mirara y, al ver la expresión asombrada en su rostro, se dio cuenta de que él no la había creído antes-. ¡Cielos! ¡Con esa apariencia! ¡Es increíble!
    No por primera vez pensó que era un canalla y se hizo la promesa de no decirle nada más.
    – Así es, ¿qué te parece? -le respondió con frialdad y concentró toda su atención en untar mantequilla en una rebanada de pan que no deseaba.
    Al no escuchar respuesta alguna de su parte, lo miró y, por la expresión de sus ojos, comprendió que estaba recordando cómo había reaccionado ella hacia él en aquella cama, la noche anterior. Su mirada iba de los ojos a la boca y, sin poder evitarlo, comenzó a temblar, igual como lo había hecho la noche pasada. Durante un instante dejó de odiarlo y casi le sonrió al comprobar que, después de todo, él era un caballero, un hombre que no le robaría su virginidad a una joven inocente.
    – No tienes por qué temer por tu padre, Devon -le dijo sonriendo.
    Quiso pensar que le decía que su padre estaba a salvo sin que fuera necesario para ella dormir de nuevo en aquella enorme cama. Pero… había algo en la expresión de sus ojos que le hizo recordar que, en una ocasión, estuvo a punto de besarlo llena de alegría por su bondad… sólo para descubrir poco después que tenía más de demonio que de santo.
    – ¿Quieres decir que?…
    – Quiero decir, mi querida Devon -añadió sonriendo-, que puesto que tú misma has confesado que estás tan deseosa de… cooperar… no tienes necesidad alguna de preocuparte por la suerte de tu padre -mientras comenzaba a desaparecer toda esperanza. Grant Harrington le explicó con claridad lo que quería decir, sin dejar de sonreír-. Dicho de forma más directa, señorita Johnston, puede ser que ahora seas virgen… pero no lo serás durante mucho más tiempo.
    Sintiéndose totalmente deprimida, se sonrojó con violencia.
    Grant Harrington la había dejado tranquila la noche anterior debido al dolor en la cadera, pero eso no quería decir que hubiera cancelado lo que habían convenido. Además, el que ella fuera o no virgen no le importaba… ese hecho no cambiaba nada.
    – Eso… -tosió para aclararse la garganta, molesta de que él se diera cuenta de su nerviosismo-. Eso, lo doy por descontado.
    En medio de un silencio incómodo, los dos compartieron el trabajo de lavar los platos. Después, para alivio de Devon, él pareció sentir la necesidad de quemar algunas de las energías que le sobraban y salió al exterior a cortar el césped, mientras ella subía a su habitación.
    Aprovechó el tiempo para arreglar el dormitorio y el cuarto de baño, cuando se dio cuenta de repente de que la cortadora de césped se había detenido. No perdió tiempo en salir del dormitorio, encontrándose con Grant en la escalera.
    Aunque se dio cuenta de su mirada irónica, trató de pasar junto a él sin hablarle, pero él murmuró con voz baja:
    – ¡Has estado en malas compañías! -indicándole que sabía muy bien por qué había salido del dormitorio. Ella le replicó con tono cortante.
    – Sólo recientemente.
    Mientras terminaba de bajar la escalera, escuchó lo que pareció ser su risa ahogada y él le gritó:
    – ¡Quiero el mío negro… y sin azúcar!
    Cuando había terminado de preparar el café, él entró en la cocina y fue quien buscó la bandeja y la preparó, diciéndole:
    – Lo tomaremos en la sala -y fue Grant quien llevó la bandeja, mientras pensaba de qué podrían hablar, si no tenían nada en común.
    Vio el periódico en el brazo de un sillón y confió en que él se animaría a leerlo.
    – Ya llegó el periódico -le dijo mientras los dos se sentaban.
    – Cuéntame más.
    – ¿Más?-le preguntó sin saber a qué se refería-. ¿Más… de qué?
    – De ti, Devon Johnston, que tienes mucho de qué… -sus ojos la recorrieron por completo-, de todo. Si el expediente de tu padre está bien, debes tener casi veintidós años -así que había estado investigando sobre ella, se dijo-. Y, sin embargo, te las has arreglado para mantenerte alejada de todos los hombres deseosos de Marchworth.
    Pensó que sólo se podría estar refiriendo al hecho de que le había dicho que era virgen y no deseó continuar esa conversación, pensando que si no le contestaba se cansaría. Sin embargo, él insistió en tratar asuntos aún más personales.
    – ¡Puede ser que estés asustada, pero desde luego que no eres frígida!
    El darse cuenta de que lo decía por la forma en que la había logrado excitar, le hizo desear contestarle con violencia, pero comprendió que se daría cuenta de que estaba mintiendo.
    – No soy aficionada… a tener… novios -se vio obligada a reconocer. Sintió que lo odiaba aún más al ver, por la expresión de su rostro, que no creía que no hubiera tenido novios-. Como sabes tenía una… cojera muy desagradable… antes de mi última operación, por lo que siempre prefería quedarme en casa.
    – ¿Te ocasiona algún dolor la cadera? -le preguntó con tono tranquilo e indiferente.
    – En algunas ocasiones -murmuró ella.
    – Tenías dolor la primera noche que fui a tu casa. ¿Era ese el motivo por el que estabas reclinada en el sofá?
    – Yo… -trató de recordar si había tenido dolor en aquel momento. Con frecuencia lo tenía, así que lo más probable era que fuera cierto-. Es probable -le dijo y recordando lo descortés que con seguridad le pareció, añadió-: No quise ser descortés aquella noche… sólo que no estaba caminando muy bien y… cada vez que me ponía de pie, necesitaba un par de segundos para recuperar el equilibrio.
    Continuó el silencio y ella procuró no mirarlo. Se preguntó si no había hablado mucho. No era posible que él estuviera interesado en cómo había sido su vida en aquellos meses, pero pronto se dio cuenta de que estaba equivocada.
    – ¿No deseabas que ningún desconocido te viera en la forma en que estabas?
    – Odiaba que cualquiera me viera así -reconoció-. Odiaba encontrarme con desconocidos. Mi… padre lo comprendía y normalmente no te habría hecho pasar a la sala en dónde yo estaba, pero… se sintió tan sorprendido al verte en la puerta que, a pesar de lo mucho que me protegía, en esa ocasión se olvidó de mí y de mi problema.
    – Era un verdadero problema, ¿no es cierto, Devon?
    Le dirigió una rápida mirada y vio que seguía reclinado en el sillón, descansando, pero no había dureza en su rostro. Aunque no deseaba hablar sobre ello, pensó que quizá si le contaba un poco más podría comprender, al menos en parte, por qué su padre se había visto obligado a hacer lo que hizo.
    – El médico dijo que la herida estaba muy relacionada con el hecho de que mi madre muriera en el accidente automovilístico -le dijo, y después le confesó-: Aunque pensaba que me aliviaría por completo cuando cumpliera dieciocho años.
    – Pero no fue así -comentó él y, sin esperar por su respuesta, añadió-: ¿Qué edad tenías cuando ocurrió el accidente?
    – Quince años y medio.
    – ¿Iba conduciendo tu madre?
    Devon hizo un gesto negativo con la cabeza.
    – Era mi padre -le dijo, añadiendo enseguida-; Pero no fue su culpa, aunque ha sufrido mucho por ello.
    – ¿También resultó herido él?
    – Físicamente no, pero perdió a mi madre y la amaba mucho -de repente sintió un intenso deseo de que comprendiera que su padre ya había sufrido demasiado-. Además de perder a mi madre, cada día recordaba el accidente al verme, al observar la forma en que caminaba, que no me podía levantar de la silla y moverme a causa de la cadera fracturada.
    Lo miró y se detuvo. Le había dicho la verdad de forma sincera… llena de esperanza, pero al ver su rostro, la expresión seria en el mismo, de nuevo se sintió deprimida.
    – Mi padre tomó el dinero porque… -intentó decirle, pero la interrumpió bruscamente con una pregunta que ponía en duda su honradez y la de su padre.
    – ¿Nunca te preguntaste cómo había conseguido ese dinero… o lo sabías?
    – Por supuesto que no lo sabía -le contestó, molesta tanto por el tono de su voz como por la pregunta-. Él me dijo… -se detuvo, no deseando continuar, pero ante su silencio añadió-: Él me comentó que había vencido… una póliza de seguro dotal al cumplir los veintiún años… Pero sólo lo hizo por mí. El pobre había estado pagando todos los tratamientos, pero en esta ocasión sabía lo que podría representar para mí esa operación… si tenía éxito. Él nunca hubiera…
    – Si tenía éxito -la interrumpió-. ¿Hay algunas dudas sobre eso?
    – No -lo negó enseguida-. Lo que quiero decir es que en ocasiones me dejo dominar por el pánico. Aquella primera noche en que regresé a casa, esperaba encontrarme a mi padre en la sala. Cuando me sujeté de ti fue porque quería que él me viera con mi primer par de zapatos de tacones altos… sólo que al entrar de manera brusca… me lastimé y perdí el equilibrio -recordó entristecida aquel momento-. Durante un instante me dejé dominar por el miedo y pensé que la operación había sido un fracaso. Sin embargo, después de estar visitando consultorios durante años, sólo me queda una última cita un lunes, dentro de cuatro semanas. ¡Después me aseguraron que podré hacer todo lo que siempre he deseado!
    Seguía mirándola con fijeza, pero de pronto le dijo con frialdad e ironía y, según le pareció, con incredulidad.
    – Mientras tanto… ¿Te han aconsejado no forzar demasiado esa cadera?
    – En realidad, así es -le contestó Devon con frialdad y alzando la cabeza.
    Vio cómo se entrecerraban sus ojos ante el tono frío de su voz y no la sorprendió su comentario.
    – ¿No es eso una lástima?
    – No lo es… Al mismo tiempo que me aconsejó que descansara con frecuencia, el doctor Henekssen me dijo que me sería de mucha ayuda hacer ejercicio para ir fortaleciendo la cadera.
    De nuevo sentía deseos de golpearlo, cuando lo vio levantarse y al dirigirse hacia la puerta para reanudar el trabajo en el jardín, le recordó con voz suave:
    – Pero ayer hiciste demasiado ejercicio y, como consecuencia, los dos sufrimos por ello.

    Al caer la noche, Devon pensó que darle una bofetada no era nada, ¡en comparación con todo lo que le gustaría hacerle a Grant Harrington!
    Fue él quien preparó la comida y también la cena que acababan de terminar. Devon se sentía cansada y aburrida de que él la estuviera dirigiendo.
    Comprendía que el nerviosismo tenía mucho que ver con la forma en que se estaba sintiendo. Del mismo modo en que se había negado a permitirle que hiciera cualquier actividad ese día, diciéndole con tono de burla que no quería que se cansara haciendo ejercicios inadecuados, tampoco le había permitido lavar los platos, sugiriéndole que lo dejarían para la mañana.
    Cuando la llevó a la sala y le dijo que se sentara, Devon ya estaba furiosa, mientras lo observaba dirigirse hacia el tocacintas y buscar la cinta que deseaba.
    El enfado comenzó a desaparecer cuando vio que disminuía la intensidad de la luz y se comenzó a escuchar una música suave. Había oído hablar de las luces suaves y la música dulce y, al darse cuenta de que estaba por presentarse una escena de seducción, se preparó para ello.
    – ¿Bailamos?
    Alzó la vista y vio a Grant de pie a su lado. Aquí empezamos, se dijo, nerviosa, pero no pudo moverse.
    – No bailo -le contestó con voz ronca.
    – Ya lo sé -le comentó, creyéndole en esa ocasión, además le sonrió-. Te prometo que no haré ningún giro rápido o violento.
    Lo que la hizo levantar no fue su inesperado encanto; sabía muy bien que era la música, el deseo de conocer qué era bailar.
    – Es fácil -le aseguró él con voz baja, extendiéndole los brazos-. Sólo sígueme.
    Y fue fácil. En lo que le parecieron sólo unos breves minutos, se sintió en el cielo, mientras Grant la hacía girar por el salón en su primer baile. El que él la sujetara con firmeza, pero no cerca de él, le hizo olvidar los temores que había sentido la última vez cuando le había pedido bailar.
    – Fue… me gustó -le dijo, tratando de tranquilizarse, una vez que se detuvo la música.
    – ¿Quieres probar de nuevo? -le preguntó, adivinando por su mirada lo mucho que lo había disfrutado.
    – Por favor -fue lo único que le contestó y pronto se encontró de nuevo en sus brazos, sintiendo la misma sensación maravillosa.
    Estaba bailando. ¡Bailando, ella, con esa cadera que en una ocasión estuvo enferma!
    La expresión de su rostro cuando terminó la segunda pieza le dijo que no protestaría si ponía una tercera, pero en esa ocasión él no le preguntó si deseaba bailar de nuevo, sólo la miró con fijeza al rostro, de una forma que hizo desaparecer toda sensación de felicidad. El corazón le latía furioso cuando, pasándole un brazo sobre los hombros la hizo dirigir hacia la puerta, diciéndole:
    – Creo que ya es hora de que te acuestes.
    Con rapidez apartó la mirada, para que no pudiera ver el temor en sus ojos y se fuera a enfadar por ello. No quería que se molestara, quería que permaneciera así, cariñoso, pues de esa forma ella podría…
    – Sí, claro -le contestó.
    No le sorprendió que la acompañara, apagando las luces, aparentando no tener prisa alguna, conservando el brazo alrededor de sus hombros mientras subían con lentitud la escalera.
    Pero lo que en realidad la sorprendió y que hizo que se quedara mirándolo con los ojos muy abiertos, fue que, cuando al llegar a la puerta de su habitación, ella se quedó quieta, esperando que le abriera para entrar, pero en vez de ello se detuvo, sin hacer el menor movimiento para abrirla. De repente, le dijo con el habitual tono de burla.
    – ¿Estás segura de que ese doctor aún no te ha dicho que ya puedes hacer todo lo que desees?
    – Estoy… completamente… segura -tartamudeó, comenzando a comprender lo que sucedía.
    – ¡Maldición! -se sonrojó, pues comprendió que con esa exclamación había tomado una decisión relacionada respecto a hacerle el amor, tomó su rostro sonrojado y le dijo-: ¡Te juro que eres la primera mujer a quien hago sonrojar!
    Con ternura la tomó en sus brazos y la besó; sintiéndose sumamente extrañada de que no le molestaran en nada sus besos le comentó con voz trémula.
    – Siempre hay… hay una primera vez para… todo, Grant.
    Vio un resplandor en sus ojos al escuchar el tono ronco con el cual lo había llamado por su nombre de pila, pero, a pesar de ello, no abrió la puerta. Retrocedió un paso y le contestó:
    – No, para ti no la hay; al menos no esta noche.
    Asombrada, pues estaba segura de que todo lo que la había hecho descansar ese día había sido con el fin de que estuviera en su mejor forma para ese momento, lo miró con los ojos muy abiertos.
    La llevó hasta la puerta de la habitación que el día anterior había seleccionado para ella y, con voz tensa, en la cual ya no había burla, le dijo:
    – Llévate ese cuerpo y esos ojos azules de niña a otra habitación, Devon; quiero estar solo en mi cama esta noche.

Capítulo 8

    – Aquí tiene una buena taza de café, señorita Johnston.
    Devon apartó sus pensamientos sombríos al ver el rostro de la señora Podmore, la mujer que hacía la limpieza de lunes a viernes, desde las nueve de la mañana hasta el mediodía y que le traía la taza de café de las once de la mañana hasta el sillón en donde estaba recostada, tomando el sol.
    Al saber que era inútil protestar y decirle que ella podía prepararse su propio café y, si era necesario, el de la señora Podmore inclusive, Devon le contestó con un cortés, "gracias, señora Podmore". La buena señora, comprendiendo que la convaleciente no parecía dispuesta a charlar, regresó a la casa.
    Sin prestar atención al café, Devon volvió de nuevo a sus pensamientos no muy felices. Ya llevaba más de una semana en casa de Grant y aún no había ocurrido nada. Además de sentirse nerviosa e intranquila, comenzaba a estar cansada de la situación. Cansada de Grant Harrington y su lengua brusca e irónica. Aunque parecía cuidarla en extremo y no le permitía hacer nada en la casa, no le ocultó que aún seguía pensando en poseerla… así que, ¿por qué demonios no hacía algo de una vez?
    Hoy hacía una semana que le había presentado a la señora Podmore, diciéndole:
    – La señorita Johnston se está recuperando aquí mientras su padre está fuera en viaje de negocios -después de advertirle que acababa de salir del hospital en donde había sufrido una delicada operación, añadió-: Puede ser que la señorita Johnston quiera ayudarla en asuntos de la casa, pero le agradeceré mucho, señora Podmore, que procure que descanse todo lo posible.
    – Yo puedo arreglar mi propia habitación -había comentado Devon interrumpiéndolo, sólo para recibir una mirada protectora de Grant, quien, dándole unos golpecitos en el brazo, había dicho:
    – Querida Devon, sabes muy bien que todavía no puedes hacer la cama -después se volvió hacia la señora Podmore, que ahora sonreía tranquila, al ver que no compartían la misma cama, y le había dicho-: La señorita Johnston aún no debe alzar y dar vuelta a los colchones, aunque estoy seguro que lo negará.
    La señora Podmore recibió una prueba adicional de que la historia de Grant sobre su operación era cierta, cuando aquella noche él le trajo un traje de baño que le había comprado, entregándoselo mientras le decía:
    – Toma un poco de sol mañana.
    No tenía intención de usar nada que él le hubiera comprado, pero al siguiente día hizo tanto calor que a las once ya se había puesto el traje de baño y había salido a tomar el sol, pensando que sus rayos, con toda seguridad, le harían bien a la cicatriz. Cuando la señora Podmore vino a traerle un refresco y vio las cicatrices le dijo:
    – Pobre niña.
    A partir de ese momento la había cuidado como si hubiera sido sólo ayer cuando se había operado. La única satisfacción que le quedó a Devon en esa situación fue hacerse la cama temprano por la mañana, antes de que llegara la señora Podmore.
    Distraída, extendió la mano para tomar la taza de café, mientras pensaba en aquello que realmente la preocupaba. Grant la había llevado a cenar fuera un par de veces, aunque lo más frecuente era que la señora Podmore le preparara alimentos que sólo tenían que calentar por la noche para cenar. Ayer, al igual que el domingo anterior, la había llevado a dar un paseo en coche, por lo que en realidad no podía decir que estaba aburrida de quedarse siempre en la casa. Sin embargo, lo que la mantenía despierta por las noches era la creciente ansiedad, el creciente temor, pues comprendía que él aún quería recibir su pago, pero cada noche la enviaba a su dormitorio y el tiempo seguía pasando… sin que intentara cobrarse. No podía mantener a su padre en Escocia indefinidamente; su padre era demasiado astuto para no darse cuenta de que había algo extraño si después de terminar sus estudios le decía que debía permanecer allá. Y ella tenía que estar de regreso en la casa cuando él llegara.
    Le tembló la mano, obligándola a dejar con rapidez la taza de café sobre la mesa, al recordar la pregunta que le había hecho Grant en una de sus charlas después de cenar, sobre la afirmación que había hecho de que no soñaría en casarse con nadie hasta que su médico la diera de alta por completo. Le había insistido que, aunque sus temores de un retroceso de su estado eran cada vez menores, seguía necesitando recibir esa última confirmación del doctor McAllen, antes de que pudiera estar segura de que podía ser como cualquier otra joven.
    Recordó que se había burlado de ella un poco, pero no la hizo cambiar de opinión… y, al darse cuenta de ello, él se había quedado pensativo.
    De nuevo, Devon comenzó a sentirse dominada por el pánico al ver su aspecto pensativo. Aunque a él no le importaba con quién se casara, siempre y cuando no fuera con él, ¿habría decidido esperar para tomarla hasta que hiciera su última visita al doctor McAllen? ¡Oh, Dios, pensó, su cita era dentro de dos semanas! Sólo Dios sabía cuánto tiempo le tomaría después de eso a Grant para cansarse de ella. Y si no se cansaba enseguida… su padre regresaría… ¡Oh Dios!…
    Deseando terminarlo todo antes del regreso de su padre, recordó aterrorizada que él siempre la había acompañado a todas las citas. ¿Qué sucedería si decidía regresar rápidamente para acompañarla a su última cita? Sus pensamientos coincidían en un hecho… para tranquilidad de su padre, todo tendría que estar terminado antes de que regresara. Y tenía que ser pronto, pues cuanto más pronto se hiciera, con más rapidez se terminaría.
    En ese momento, llegó la señora Podmore a recoger la taza de café, pero la dejó al ver que no la había terminado.
    – De nuevo usted se hizo la cama -la regañó, como todos los días-. De veras que no tiene por qué hacerlo, señorita Johnston.
    Sabía que era inútil decirle que se sentía bien.
    – Es la fuerza de la costumbre -le contestó sonriendo.
    – Está muy pálida… ¿se siente bien? -le preguntó la señora Podmore, mirándola con fijeza.
    – Nunca me sentí mejor -le contestó Devon levantándose-. Tan es así que creo que voy a subir a lavarme el cabello.
    Aunque se escapó de la señora Podmore, Devon no pudo escaparse de sus pensamientos. A pesar de su ironía y de su burla, Grant la trataba con gran cuidado y como si fuera una convaleciente. Fueron incontables las veces en que quiso ayudarlo en algo, sólo para que él le dijera que se sentara a descansar. Estaba segura de que todo era porque no quería que, cuando llegara el momento, todo fracasaría de nuevo. Eso significaba que estaba esperando hasta que el médico McAllen le dijera que era tan normal como cualquier otra joven.
    La señora Podmore se fue al mediodía y durante la tarde el teléfono sonó en distintas ocasiones, pero Devon no lo contestó. Lo escuchó sonar pero lo ignoró, siguiendo adelante con su plan de acción.
    Grant regresó alrededor de las seis de la tarde y Devon lo esperaba, con el cabello recién lavado y su vestido más bonito, el cual, como por accidente, tenía desabotonada la parte superior del escote en V, para entregarle un vaso con whisky.
    Le sonrió, ofreciéndole el vaso, pero nunca llegó a pronunciar el: "Hola, Grant" que había estado ensayando. Vio su rostro sombrío, a pesar de que no dejó de darse cuenta del cabello brillante y la blusa abierta de forma tentadora.
    – ¿En dónde demonios estuviste esta tarde? -le reclamó sin preámbulo alguno. Al ver que no tomaba el vaso que le ofrecía, lo dejó sobre la bandeja, preguntándose qué habría sucedido.
    – Estuve aquí toda la tarde -le contestó.
    – ¿Entonces por qué no contestaste el teléfono?
    – No sabía que eras tú -le dijo comenzando a perder la calma-. No tengo ningún deseo de que todos sepan que estoy aquí como tu… invitada -se mordió el labio inferior, reconociendo que no era esa forma en que debía tratarlo-. ¿Para qué llamaste? ¿Se trataba de algo importante?
    – Voy a cambiarme -le dijo, saliendo bruscamente y dejándola pensando que, en escenas de seducción, no era más que una aficionada.
    Fue más tarde, casi al terminar la cena, cuando Devon comprendió que, a pesar de todo el esfuerzo que había hecho para ser agradable, no iba a dar resultado. Había visto los ojos de Grant fijos en ella en bastantes ocasiones para saber que estaba consciente de su presencia, pero incluso, en las ocasiones en que en vez de pedirle que le alcanzara la vinagrera, se había inclinado para tomarla ella misma, mostrándole el nacimiento de los senos, en ningún momento le había hecho uno de esos comentarios acostumbrados que la hacían sonrojar.
    Desencantada, al darse cuenta de que no daban resultados los esfuerzos que hacía para que él tomara la iniciativa, casi al terminar la cena, Devon no se pudo contener y le preguntó directamente:
    – Dímelo de una vez, Grant Harrington -le dijo con voz fría-, ¿piensas esperar hasta que yo vea al doctor McAllen para que… nosotros?… -no supo cómo continuar y sólo pudo añadir-: ¿O qué?
    – Ah -le contestó con toda calma y haciéndola desear tener algo en las manos para lanzárselo a la cabeza, al ver cómo se reclinaba y la observaba-. Desde que llegué has estado tratando de decirme algo, ¿no es cierto?
    Él sabía con seguridad lo que estaba tratando de decirle, pensó, furiosa porque él había permitido que hiciera todos los intentos de llamarle la atención, mientras se daba cuenta con claridad de lo que deseaba. Decidió que no le daría la satisfacción de saber que tenía la razón.
    – ¿De qué se trata, Devon? -le preguntó mientras su mirada burlona iba desde la blusa desabotonada hasta su rostro-. ¿Has llegado a la conclusión de que. después de todo, no soy tan canalla? ¿O ya te sientes tan ardiente que quieres aprovecharte de mí?
    Ella no estaba para comedias.
    – Ninguna de las dos cosas -le contestó con toda claridad; eso era demasiado importante para ella para mentirle-. Mi cita con el médico es hasta dentro de dos semanas y…
    – No lo he olvidado -la interrumpió con frialdad.
    – Ni tampoco lo habrá olvidado mi padre -le dijo con brusquedad. Sabía que era mejor dejar a su padre fuera del asunto, pero ya no pudo contenerse-. Él siempre me ha acompañado a todas las citas, así que no puedo… no puedo dejar de preocuparme de que quizá se tome unos días para venir y acompañarme.
    – Ya me he dado cuenta de que a él le gusta tomar algunas cosas.
    De nuevo era el hombre duro que había conocido desde el principio, y era evidente de que le costaba trabajo no hacer comentarios hirientes sobre su padre. Sin embargo, habiendo llegado ya tan lejos, siguió adelante.
    – Para ti es igual -siguió diciéndole, mientras pensaba que nunca en su vida habría querido tener una conversación como esa-. Preferiría… este… terminar de una vez este asunto antes de que regrese mi padre.
    – Vaya, de veras que me quieres decir algo -le replicó con frialdad, pero con burla.
    – ¡Maldito seas! -le gritó furiosa-. Si aún me deseas, entonces…
    – Oh, claro que todavía te deseo, Devon Johnston -la interrumpió, sonriendo al ver cómo se sonrojaba-. Y… en cuanto a la visita a tu médico… no me atribuyas virtudes que en realidad no tengo.
    ¡Eso quería decir que no tenía intención de esperar hasta que viera al doctor McAllen! Pero antes de que pudiera hacerle alguna otra pregunta, la hizo ruborizarse con violencia al decirle:
    – Además, mi querida Devon, tengo un recuerdo tan hermoso de ti y de tus… encantos… desnuda junto a mí, que pienso que el mes que envié fuera a tu padre no va a ser suficiente para satisfacer mi deseo.
    Si estaba tratando se asustarla, lo había logrado. Era muy claro que envió a su padre a un trabajo inútil, pero lo que le preocupaba más era que tenía que lograr satisfacer ese deseo lo más pronto posible. Tenía que ser ahora.
    – Aquella noche -le dijo, reuniendo toda la calma que pudo-, aquella noche que nosotros… -oh, Dios, qué terrible era esto-, había hecho mucho esfuerzo… incluso cargué las maletas desde la parada del autobús pero… -se detuvo al ver cómo él fruncía el ceño-. Bueno, de todas formas -le dijo sintiendo el rostro ardiendo-, hace casi una semana que no he tenido la menor molestia.
    – ¿Y eso qué?… -le preguntó, fingiendo no comprenderla. Ya era demasiado. Él sabía muy bien lo que le quería decir, incluso antes de que lo hiciera.
    – ¡Maldito seas! -explotó, desapareciendo toda la turbación que sentía ante la forma en que la provocaba-. Lo que estoy tratando de decirte es que, al no tener ya dolor, no es necesario que duermas solo en esa gran cama.
    Tenía el rostro encendido al decir esas últimas palabras y tuvo que hacer un gran esfuerzo para controlarse, mientras Grant la miró durante un largo rato, sin hablar. Tuvo que hacer un esfuerzo aún mayor para no golpearlo en el rostro cuando le dijo con lentitud, arrastrando las palabras.
    – ¡Vaya, qué invitación tan grata!
    Aspirando con fuerza y sintiendo cómo tenía los ojos clavados en su pecho, Devon le dijo con tono seco:
    – ¿Es una invitación que no piensas aceptar esta noche?
    Durante un momento pensó que había ganado, al ver la mirada ardiente en sus ojos, cuando estos se apartaron de sus senos y se fijaron en su rostro. Incluso comenzó a sentir una emoción de un tipo diferente al pánico al ver a Grant levantarse de su silla, pensando que vendría hacia ella.
    Sin embargo se quedó sorprendida cuando, en vez de abrazarla como esperaba, lo vio darse vuelta y escuchó que le decía con tono cortante:
    – Esta noche deseo una mujer más experimentada.
    Se quedó allí petrificada, mirándolo estupefacta, mientras él se dirigía hacia la puerta, diciéndole antes de salir:
    – Deja la loza para mañana… la señora Podmore la lavará cuando llegue.
    Furiosa, Devon comenzó a lavar los platos. ¡Maldito sea, maldito sea! pensó, rompiendo sin intención un plato, pero sin preocuparla, deseando que fuera de su mejor vajilla, ¡maldito sea!
    Se acostó y, sin poder dormir, se dijo que, desde luego, no le importaba a qué hora regresaría de estar con esa "mujer experimentada". Sin embargo, no pudo dejar de pensar en la atractiva Vivien y no pudo apartar de su mente ese pensamiento. Maldito sea, pensó de nuevo… segura de que no era despecho lo que sentía; podía irse con una docena de mujeres como Vivien y no le importaría.
    Otra vez Devon pasó una mala noche, pero no fue sino hasta media mañana del día siguiente cuando se dio cuenta, aunque le pareciera imposible, ¡de que no había sido la preocupación por su padre lo que la había mantenido despierta en esa ocasión!
    Al mediodía del lunes, ya no podía soportar el voto de celibato de Grant Harrington… en lo que a ella se refería… la insistencia de la señora Podmore y esa casa en general.
    El lunes anterior no fue la única noche en que Grant había salido. De nuevo el jueves intentó convencerlo y otra vez salió. Claro que era comprensible que después no quisiera acostarse con ella, pensó con amargura.
    Durante diez minutos más, Devon pensó furiosa en Gran Harrington y en el hecho de que no se sentiría segura acerca de su padre hasta que hubiera hecho que ese canalla saciara sus malvados deseos con ella. Entonces, recordando con claridad que no le había gustado el que aquel día no contestara el teléfono, pensando que había salido, esperó hasta que la señora Podmore se hubiera retirado… y ella también salió.
    Regresó a su casa, sintiéndose encantada al ver que su padre había tenido tiempo para escribirle una carta. Le decía que estaba bien, pero con mucho trabajo. Leyendo entre líneas adivinó que estaba haciendo un gran esfuerzo para presentar un buen trabajo que le probara a Grant que no le fallaría por segunda vez. Viendo, por el sello de la oficina de correos, que la carta ya había estado allí por lo menos durante una semana, se dijo que tendría que escribirle pronto. Si no tenía noticias de ella, comenzaría a preocuparse.
    La ira que sentía contra Grant Harrington se fue desvaneciendo después de pasar varias horas en la tranquilidad de su casa. Sin embargo, a las cinco, comprendiendo que no tenía otra alternativa, Devon tomó el autobús para regresar a casa de Grant. En esta ocasión tuvo más suerte con el servicio público de transportación y llegó a la casa unos quince minutos antes de la hora en la cual normalmente regresaba.
    Al ver el coche estacionado frente a la casa, comprendió que ese día Grant había roto con su rutina habitual y, preparándose para una buena discusión con él, alzó la barbilla… por todos los cielos, no era una prisionera, se dijo, aunque en su interior comprendió que sí lo era. Prisionera de los deseos del hombre que con toda seguridad haría encarcelar a su padre si ella no brincaba cuando él ordenaba "brinca".
    La expresión sombría de su rostro se lo dijo todo al entrar.
    – No pensé que ya hubieras regresado. Fui a la casa… para ver si había correspondencia.
    – ¿Por supuesto que habrás ido en taxi? -le preguntó con tono seco.
    – No se me ocurrió…
    – ¡Tomaste un autobús… caminaste desde aquí hasta la parada de autobuses y después de regreso! Eso es más de medio kilómetro, además de lo que hayas caminado después.
    A Devon le pareció que estaba más preocupado por lo que había caminado que por el hecho de que no estuviera aquí a su regreso. Ya se sentía cansada del exceso de protección que le daba.
    – El ejercicio es bueno para mí -le replicó enfadada.
    – Lo recordaré -le respondió, mirándola con ojos llenos de fuego, pero a pesar de ello no intentó acercársele. La dejó sorprendida cuando, extendiendo la mano le dijo-: Las llaves.
    – ¿Las llaves? -le preguntó frunciendo el ceño.
    – Las llaves de tu casa. Yo recogeré las cartas que te lleguen.
    Al acostarse esa noche, Devon pensó de nuevo que era un canalla, ¡canalla, canalla! Por supuesto que había tenido que entregarle las llaves, pues había insistido en ello, aunque pensó, sonriendo, que sabía con exactitud bajo qué maceta en el jardín tenía escondida una llave adicional de la puerta principal.
    Disfrutando de ese pequeño triunfo, al siguiente día se despertó menos enfadada, pero cuando Grant regresó esa noche un poco más tarde de lo normal y le entregó una tarjeta postal de su padre y le dijo que había dado la casualidad que había llamado mientras él estaba en la casa, sintió deseos de golpearlo con un martillo.
    – ¡Que contestaste el teléfono! -gritó, añadiendo con rapidez-: ¿Qué dijo? ¿Qué le dijiste? -pudo ver la preocupación de su padre en su mente y no ayudó en nada la calma de Grant mientras ella se sentía a punto de explotar, cuando le contestó la segunda pregunta.
    – Le dije que te había invitado a cenar y que estabas en el piso superior, arreglándote.
    – ¿Qué… qué contestó él?
    – Me dijo que había llamado por teléfono un par de veces y que con toda seguridad estabas fuera -le replicó Grant con toda tranquilidad. Con un brillo malicioso en los ojos, añadió-: Le dije que te había visto mucho últimamente, pero que esperaba… verte mucho más.
    – Eso no tiene nada de gracioso -le replicó con dureza, sintiendo deseos de golpearlo por su burla-. ¿Y qué te contestó?
    – ¿Qué podías esperar? Se comportó como un padre normal, olvidando que era su jefe y me dijo que no eras como las demás jóvenes -se detuvo, observando su mirada asombrada cuando añadió-: Le dije que sabía todo sobre la operación.
    – Pero no le dijiste, que sabías la causa por la que él había… robado.
    Desapareció la sonrisa y la voz era dura y fría como el hielo cuando le contestó:
    – No hablamos del dinero.
    Deprimida, observó cómo cambiaba de nuevo la expresión de su rostro, aunque fingía estar leyendo los encabezados del periódico de la noche. Después añadió:
    – Aunque pareció pensar que al haberme contado sobre tu operación, me tenías en gran estima.
    No se sentía tan deprimida para no contestarle lo que se merecía.
    – ¡Qué ideas tan tontas tienen los padres en ocasiones! -pero nunca esperó su respuesta.
    – Eso es cierto, aunque… estoy seguro de que piensa que mis intenciones son honorables.
    Esa noche le escribió una carta larga y alegre a su padre y, por temor a que sospechara que sucedía algo si no lo contaba, le dijo que en un par de ocasiones había salido con su jefe y que lo había disfrutado mucho.
    Pero, después de cerrar la carta y acostarse, preocupada por el hecho de que no le gustaba mentir a su padre, de repente Devon se dio cuenta de que no le había mentido. ¡Había salido un par de veces con Grant y lo había disfrutado! Se cubrió la cabeza con la sábana y trató de dormir. Lo menos que se sentía era confundida.
    Y confundida se sintió la mañana siguiente cuando, al despertarse aún muy temprano, ¡vio que Grant se encontraba en su dormitorio! Al instante, con la garganta seca, pensó que había escogido ese momento para reclamar lo que deseaba. Se encontraba bastante aturdida para darse cuenta de que estaba vestido y que, por lo tanto, era poco probable que se quisiera acostar en su estrecha cama.
    – No te asustes -le dijo observando los ojos muy abiertos y leyendo con facilidad sus pensamientos-. Tendré que estar fuera durante varios días… y pensé que quizá me quisieras dar un beso de despedida.
    Desapareció el pánico que la dominaba, al percatarse de que estaba vestido con traje pero, por algún motivo, le pareció imposible que no regresara esa noche.
    – Con todo gusto -le contestó, haciendo todo lo posible para mostrar ironía en la voz.
    Hizo un esfuerzo para incorporarse, pero se dio cuenta de que no era necesario, pues Grant se había sentado en el borde de la cama y la había tomado en sus brazos. Mientras él le cubría la boca con la suya, sintió el íntimo contacto de su cuerpo, por lo que, cuando su beso se hizo más intenso, Devon le pasó las manos por los hombros, encontrándose pronto recostada y con el cuerpo de él sobre el suyo.
    Pensándolo más tarde, se dijo que ella no lo abrazó, pero su beso la había perturbado… eso sí tuvo que reconocerlo. De pronto, Grant se apartó y se dirigió con rapidez hacia la puerta, como si se le hiciera tarde. A pesar de ello, le quedó tiempo para dirigirle una última mirada y decirle con tono burlón.
    – Trata de no extrañarme mucho -pero después, con tono serio, añadió-: Y procura estar aquí el viernes cuando yo regrese.

Capítulo 9

    Ese miércoles que Grant se fue, Devon aprovechó que se había levantado temprano para ir a la oficina de correos a enviar la carta para su padre, antes de la llegada de la señora Podmore. Esta ya había llegado a su regreso y cuando le dijo que el señor Harrington había salido de viaje, le contestó:
    – Lo hace con frecuencia, aunque es una lástima que haya tenido que salir mientras está usted aquí. Me imagino que se sentirá sola en esta casa tan grande.
    No se sintió sola, se dijo Devon esa noche cuando se acostó, aunque pensó que a él no le habría costado ningún trabajo hacerle una rápida llamada… incluso sabiendo que ella no contestaría el teléfono. ¡No se dio cuenta de que esa forma de pensar era realmente ilógica!
    El jueves parecía no terminar nunca; no sonó el teléfono, la casa estaba tranquila y por lo tanto no era de extrañar que se sintiera aburrida. Se dijo, recordando su comentario antes de partir, que no era posible que lo estuviera extrañando.
    La noche anterior no había dormido bien, pero esa noche, cuando intentó hacerlo, fueron tantas las cosas en que pensó que apenas pudo dormir.
    Comprendía muy bien por qué Grant no tenía tiempo para llamarla, pero le molestaba pensar que fuera por la compañía de alguna mujer atractiva y experimentada. Después de todo, ¿qué le importaba a ella con quién estuviera? ¿Qué le importaba quién fuera la que lo tuviera tan ocupado, que se había olvidado por completo de la mujer menos experimentada que estaba en su casa? Una mujer a quien le había dicho con dureza antes de irse: "procura estar aquí cuando regrese".
    ¡Al demonio, no estaré aquí cuando regrese! se dijo furiosa… pero, después, una avalancha de pensamientos le impidió dormir. ¿Cómo podría irse? ¡Tenía que pensar en su padre! ¡Oh, cielos, su cita con el doctor McAllen era para el próximo lunes… y si su padre decidía venir para acompañarla!…
    Poco después de quedarse dormida, o al menos así le pareció, Devon abrió los ojos, comprendiendo que ya era hora de levantarse. Podía haberse quedado acostada unas cuantas horas más para reponerse del sueño que le había faltado esa noche, pero, al pensar en la señora Podmore, se levantó con trabajo. Con toda seguridad pensaría que estaba enferma si no estaba levantada a su llegada.
    Sin embargo, mientras se bañó, se vistió y bajó la escalera, siguieron dándole vuelta en la mente aquellos pensamientos que la habían mantenido despierta toda la noche.
    – Buenos días, señora Podmore -la saludó alegremente a su llegada a las nueve.
    – Buenos días señorita Johnston -le contestó la señora Podmore, mirándola con fijeza-. Parece un poco cansada esta mañana. ¿Se siente bien?
    Pensando que con toda seguridad tenía unas ojeras enormes, Devon le sonrió.
    – Estoy bien, muy bien -antes de que la señora Podmore le sugiriera que se sentara a descansar, mientras le preparaba una taza de té, añadió-: El señor Harrington regresa hoy.
    La señora Podmore le sonrió.
    – Me imagino que ya lo está deseando, aunque pienso que el señor Harrington la habrá llamado todas las noches, para asegurarse de que sigue bien.
    Devon le sonrió, como indicándole que Grant había llamado continuamente, aunque para la señora Podmore eso le pareció lo más normal. ¡Bueno, si no se había molestado en llamarla, se podía ir al diablo! Por el simple hecho que le había quitado las llaves de su casa comprendió que no quería que fuera allá. Mala suerte para él, pensó, pues si a su padre se le ocurría regresar no iba a permitir que, cuando llegara a la casa, se diera cuenta de que había estado abandonada durante tanto tiempo.
    – El doctor me dijo que me ayudaría a hacer un poco de ejercicio, así que voy a dar un paseo esta mañana -viendo la preocupación en el rostro de la señora Podmore, añadió-: Por supuesto que si me fatigo tomaré un taxi, aunque lo más seguro es que me quede a comer en la ciudad.
    A las diez y media llegó al cobertizo del jardín de su casa y, con satisfacción, sacó la llave que tenía escondida.
    Burlándose en su mente de Grant Harrington, entró en la casa y abrió todas las ventanas antes de comenzar a trabajar. Primero hizo un pastel de frutas, pastas y, por último, limpió la cocina antes de reunir los objetos de bronce de todas las habitaciones y pulirlos a conciencia.
    Quedaban pocos comestibles en la despensa por lo que, confiando en que su padre no vendría ese fin de semana, decidió que, por si acaso, lo mejor era comprar algunos.
    Las compras le tomaron más tiempo del que había pensado y ya eran las cuatro de la tarde cuando logró guardar todo y se sentó a comer.
    Otra vez Devon limpió la cocina y poniendo a enfriar el pastel decidió dar una rápida sacudida a todos los muebles para quitarles el polvo. Una vez que terminó en el piso superior cerró todas las ventanas y bajó, pero al llegar a la sala se sentó un momento en el sofá ya que se sentía muy cansada. Pero había algo que la hacía sentirse feliz, algo que no había sentido desde aquel día de su llegada a Suecia; había recorrido las tiendas, había subido y bajado muchas veces las escaleras y ¡oh, maravilla… a pesar de lo cansada que estaba, no había sentido la menor molestia en la cadera!
    Se recostó en el sofá y, sonriente, se acomodó… cerrando los ojos.
    En el momento en que se despertó y abrió los ojos recordó que cuando se había recostado era pleno día, y precisamente la luz eléctrica era lo que la había despertado. Parpadeando, dejó escapar una exclamación al ver, más furioso que nunca, a Grant Harrington de pie junto a la puerta, con la mano aún sobre el interruptor de la luz.
    En ese instante comprendió que había estado dormida durante horas e hizo un esfuerzo para no parecer asustada al verlo acercarse y le preguntó:
    – ¿Qué… qué hora es?
    – ¡Hora de que tengas un poco de sentido común! -fue su respuesta no muy agradable.
    Sus largos brazos la tomaron y la hicieron levantarse y sin esperar a que ella lo hiciera, le desabotonó y le quitó la bata que se había puesto encima de la ropa, comprendiendo de inmediato qué era lo que había estado haciendo.
    – Ponte los zapatos -le ordenó.
    Devon obedeció las instrucciones que le daba entre gruñidos, comprendiendo, cada vez con más claridad, lo que había sucedido. Era evidente que acababa de llegar a la casa cansado y se puso furioso al ver que tenía que salir de nuevo a buscarla.
    – ¡Estuvieron bien los negocios? -se atrevió a preguntarle… y, sintiendo que de nuevo aumentaba el enfado que sentía hacia él por no haberla llamado por teléfono, añadió-: «¡O llegas tarde debido a otra clase de negocios?
    Durante un momento pensó que iba a callarla con una de sus respuestas breves y secas, pero en vez de ello vio un brillo en sus ojos que no pudo comprender y le dijo:
    – No estoy de humor para hacer caso de tus pequeños comentarios celosos. Son casi las once, así que vámonos.
    – ¡Celosa yo! -ante su acusación se negó a moverse-. ¡Dios mío, debes haber trabajado en exceso!
    Al decirle eso observó que había terminado de agotar su paciencia.
    – ¡Vamos -replicó él-, o puedes estar segura de que te cargaré!
    Ante el tono de su voz, Devon se movió con rapidez, pero en ese momento recordó algo y regresó a la cocina.
    – Hice un pastel.
    Mientras lo guardaba, Grant se enfureció aún más y escuchó que le decía con violencia:
    – No me extraña que estuvieras dormida cuando llegué. ¡Has estado de pie todo el día!
    – No soy una inválida -le replicó.
    Apenas le dio tiempo a cubrir el pastel y dejarlo sobre la mesa de la cocina, pues en ese momento Grant Harrington explotó.
    Como si no pesara nada, la alzó en sus brazos y, apagando las luces a su paso, salió con ella al exterior. No la bajó cuando llegaron al coche, sino que abrió la puerta de su lado y, sin decir una sola palabra, la dejó en el asiento… de inmediato Devon se sintió asustada.
    El regreso a la casa fue en medio de un silencio total y Devon pensó que cuanto más pronto se acostara, sería mejor para ella. Quizá por la mañana, cuando él hubiera recuperado la calma, podría decirle que no había trabajado tanto ese día. Tal vez después de una noche de descanso, se le calmaría la tensión nerviosa.
    Cuando llegaron a la casa, él continuó con la misma calma amenazadora. Devon no esperó a que diera la vuelta para ayudarla a bajar, pensando que si no lo hacía con rapidez era capaz de cargarla de nuevo y lanzarla hacia el interior de la casa.
    Antes de que la alcanzara ya había abierto la puerta y estaba entrando en el vestíbulo. Él encendió la luz y pensando que lo mejor sería no hacer comentario alguno y acostarse, miró hacia la escalera. Ya había avanzado un par de pasos hacia ella cuando escuchó la voz de Grant a sus espaldas.
    – ¿Comiste?
    Comprendió que, a pesar de lo furioso que estaba, se preocupaba por su bienestar.
    – Sí, gracias -contestó con sequedad-. Buenas noches, me voy a acostar.
    Había llegado justo al pie de la escalera cuando su voz, desde el mismo lugar exacto de la vez anterior, le indicó que no se había movido.
    – Devon.
    ¡No le gustó la amenaza en su voz! Sin embargo, se detuvo y, comprendiendo que tenía algo más que decirle, se dio vuelta para mirarlo.
    Vio en su rostro todavía esa expresión tranquila, pero algo en su mirada le hizo sentir que era capaz de cobrarse una deuda sin necesidad de dinero y se sintió atemorizada.
    Tenía razón al asustarse, y la causa la descubrió muy pronto. Su voz fría la dejó paralizada al escuchar que le decía.
    – El hecho de que no seas una inválida hace que ya puedas dormir… en la cama grande.
    ¡La sonrisa que le dirigió en respuesta a su mirada atónita, le dijo todo lo que necesitaba saber! En ese momento comprendió que debería sentirse feliz de que al fin algo sucedería, para liberar a su padre de la suerte que le esperaba.
    Se lavó y se puso la ropa de dormir en la habitación que había usado siempre, menos aquella noche. Ahora comprendía por qué Grant estaba tan furioso con ella; no era sólo porque lo hubiera desobedecido y no se encontraba en la casa a su regreso. En ese momento comprendió, con toda claridad, mientras dejaba su habitación y entraba en el dormitorio de la gran cama, que la había hecho descansar, que no la había tomado durante esas semanas que él consideró como un período de convalecencia, preparándola para que estuviera lista para pagar la deuda de su padre.
    Grant no había querido correr el riesgo de que lo desilusionara de nuevo con algún gemido de dolor, pero era evidente que esa noche ningún gemido o cualquier otro contratiempo le importaría. Estaba tan furioso con ella por haberse cansado haciendo el trabajo de la casa y cocinando… sin saber que en realidad se había quedado dormida en el sofá porque apenas pudo dormir la noche anterior… esta noche estaba tan furioso con ella, que la haría suya sin importarle la operación.
    El decirse que debería sentirse contenta, porque al fin había llegado el momento, no la ayudó a tranquilizar el nerviosismo que sentía, mientras se quitaba la bata y se acostaba en la gran cama. Al igual que la vez anterior, apagó la lámpara junto a la cama dejando oscura la habitación. Comenzó a rezar, pero con poca esperanza de que, a pesar de lo enfadado que estaba, no la tratara con brusquedad. Y, al igual que la vez anterior, esperó con paciencia y resignación.
    Pasaron lo que a ella le parecieron siglos, antes de que el ruido de la puerta del dormitorio, abriéndose, hiciera presurosos los latidos del corazón. De nuevo Grant no encendió la luz, se movió con rapidez en la oscuridad y pronto estaba junto a la gran cama, acostándose, pero sin tocarla.
    Esperando que en cualquier momento él la tomaría en sus brazos, Devon permaneció tensa. Más tarde lo escuchó preguntarle con voz en la que no se reflejaba enfado alguno.
    – ¿Estás despierta?
    Durante un instante se preguntó si al no contestarle, la dejaría tranquila pensando que estaba dormida. Apartó de su mente ese pensamiento loco; ¿qué otra alternativa tenía más que contestarle? Su padre podía regresar en cualquier momento.
    – Sí… sí -le contestó con voz ronca y comenzando a temblar, pensando que en cualquier momento la tomaría en sus brazos.
    Sintió agitarse las sábanas mientras se movía, pero, atontada, oyó que le decía.
    – Entonces, duérmete.
    Sin poder creerlo, se dio cuenta de que ¡se había vuelto de espaldas a ella!
    ¡Estaba jugando con ella! ¡No había pensado hacerlo! ¿Qué hacía en esta cama si no?… ¿Habría cambiado de idea? ¿Habría desechado por completo su propósito? Su padre…
    El ruido de su respiración tranquila le indicó que Grant no había estado jugando con ella. ¡Con toda seguridad había trabajado en exceso y se encontraba agotado! De inmediato, le vino a la mente otro pensamiento: se había agotado, pero no de trabajar. El que hubiera saciado sus deseos con otra mujer la hizo sentirse enfadada. ¿Cómo se atrevía a hacer esto? pensó, furiosa contra él y recordando con un estremecimiento, su comentario de que estaba celosa.
    Tonterías, se dijo, sabiendo perfectamente bien que no estaba nada celosa. Era sólo por la amenaza que aún pendía sobre su padre el que se sentía tan enfadada.
    Sus pensamientos comenzaron a desvanecerse y se le cerraron los ojos. La cama estaba cálida y cómoda y en unos pocos minutos más se olvidó de que la compartía con Grant.
    Con las primeras luces del amanecer entrando por la ventana, Devon se movió, dormida, y chocó contra el pecho desnudo de un hombre. No acostumbrada a encontrarse algo en su cama, se despertó al instante, retirando la mano con rapidez.
    Pero le resultó extraño no sentirse ni sorprendida ni preocupada de que Grant ya no estaba de espaldas a ella sino que se había movido durante la noche y ahora estaba dormido con un brazo alrededor de sus hombros y que sus cabezas estaban casi juntas.
    Despierta por completo, se preguntó por qué ese brazo le resultaba tan cómodo y al mismo tiempo se preguntó si Grant también estaría despierto. Su respiración era tranquila, así que con seguridad aún dormía, pensó, alzando la cabeza para contemplarlo.
    Se sintió sorprendida al ver la expresión de su rostro dormido. Con los ojos cerrados, parecía extrañamente feliz de tenerla en sus brazos… eso era ridículo, pues al no haber sentido cuando él la tomó en sus brazos, tuvo que ser hecho de forma inconsciente, pero lo que la sorprendió y le hizo dar un pequeño brinco sobresaltada, como si de forma inesperada hubiera recibido una descarga eléctrica, fue la súbita comprensión de que… ¡estaba enamorada de él!
    Apartó la vista de su rostro, sin poder creerlo. ¡No podía ser cierto! ¡Si la noche anterior casi lo había odiado! Lo miró de nuevo y sintió una sensación tan intensa de ternura hacia él, que comprendió que era cierto, que ella, Devon Jonhston, estaba enamorada de Grant Harrington.
    Ese sentimiento de abrumadora ternura se apoderó de ella y, sin poder contenerse, sin hacer ruido, le dio un suave beso en el hombro.
    Lo amo, pensó y sin importarle que Grant no la amara se sintió llena de tranquilidad. Se sintió segura en sus brazos… y lo amaba. Amándolo y dándose cuenta de que se sentía agotado y que quizá no se despenaría en unas cuantas horas más, no pudo resistir el deseo de besarlo de nuevo.
    Sólo que esta vez, cuando le besaba el hombro, se movió. Con rapidez retrocedió, pero, al hacerlo, sintió que el brazo que la rodeaba la apretaba con más fuerza. Al mirarlo al rostro sabía que esos ojos grises estaban abiertos y fijos en ella, que había sido la sensación de sus labios lo que lo había despertado.
    – No… no quise… despertarte.
    – Me gustaría que me despertaran así todas las mañanas -le contestó con suavidad, sonriéndole.
    El amor que sentía hacia él, hizo que le devolviera la sonrisa, sin pensar en apartarse. Lo amaba y nunca se había sentido tan unida a él.
    Le pareció natural que él alzara la cabeza de la almohada para besarla y, de igual manera, le pareció natural que lentamente, la hizo volver para después acostarse sobre ella, besándola con ternura.
    Había una sonrisa en sus ojos cuando se apartó de ella.
    – Eres hermosa -susurró, besándole los ojos-. Tus ojos son lindos, todo en ti es bello.
    Cuando la besó de nuevo, Devon alzó los brazos y lo abrazó, y mientras su beso se hacía más profundo y largo, desapareció todo pensamiento de su cabeza, olvidándolo todo. Amaba a Grant.
    No sabía ni le preocupaba lo que mostraba en su mirada, pero cuando Grant la miró, besándola de nuevo, escuchó cómo le decía en un susurro:
    – Mi amor.
    Lo abrazó con fuerza y de nuevo se miraron a los ojos, mientras él observaba su piel sonrosada y la ternura con la cual lo miraba.
    – Te deseo -le dijo con voz ronca-. ¿Me deseas, Devon?
    Su respuesta fue acariciarle el cabello, tomándole la cabeza con la mano y acercarla, besándolo con los labios entreabiertos.
    Aumentó el sonrojo de su piel ante las caricias de sus manos, ante sus besos. Le devolvió beso por beso, mientras le acariciaba y besaba lo senos. Sintió cómo aumentaba la necesidad que sentía de él, mientras Grant, sin apresurarse, la excitaba cada vez más.
    De repente, todo terminó… de forma tan brusca que de nuevo la dejó confundida. Había lanzado un quejido de felicidad ante lo que sentía por el contacto de sus manos y fue ese gemido de placer lo que hizo que, a pesar del fiero deseo que sentía de ella, la soltara, apartándose.
    Sorprendida al ver que, como si le hubieran echado agua hirviendo, Grant salió con rapidez de la cama, lo escuchó maldecir con voz baja y aún con las mejillas encendidas por sus caricias, lo vio, sin poder creerlo, que sin volverse a mirarla, se había puesto una bata y con la misma velocidad y fuerza de un huracán, había salido de la habitación.
    Atontada, se quedó sentada en la cama, mirando hacia la puerta por la que había desaparecido con tanta rapidez Grant. Sin embargo, se le estaba aclarando la mente y se dijo que tenía que comprender por qué se había ido en esa forma. Pensó que su gemido de felicidad le había hecho recordar aquel otro de dolor… haciéndole volver a la memoria la idea de que aún no había sido dada de alta por completo por el médico. O quizá comprendió que al tratar de entregarse en la forma en que lo había hecho ¡significaba que lo amaba!
    La vergüenza que sintió, hizo que se le encendieran las mejillas. Se sintió dolorida al darse cuenta de que, como una tonta, se había enamorado de él, de que él no quería su amor y que no tenía intención de dejarse atrapar por una mujer que, evidentemente, no querría dejarlo después de que se cansara de ella.
    Fue entonces cuando recordó de nuevo a su padre, sintiéndose abrumada por la preocupación. ¿Qué le pasaría a su padre ahora que Grant había decidido no hacerle el amor a ella?
    Una hora más tarde, bañada, vestida y confiando en que pudiera aparentar más tranquilidad de la que sentía en realidad, Devon pensó que ya había reunido el suficiente valor para bajar y enfrentarse a Grant Harrington.
    Al entrar en la sala en donde él se encontraba, vio que ya se había afeitado y vestido, pero la expresión de su rostro era inescrutable.
    – Yo… -comenzó a decirle con frialdad, sólo para ser interrumpida de inmediato.
    – Recoge tus maletas -le ordenó con sequedad.
    – ¿Recoger las maletas? -exclamó, sintiendo que en su interior se mezclaban el temor, la preocupación por su padre, junto con un profundo dolor porque Grant no quisiera su amor.
    – Te voy a llevar de regreso a tu casa -le aclaró.
    – Pero… -no podía soportar el dolor, pues tenía que permanecer aquí y por el bienestar de su padre tuvo que reprimir el deseo de decirle: "No te preocupes por llevarme, puedo ir sola"-. Pero yo… nosotros… -¡Oh, Dios, esto era terrible!-. Aún no hemos… -no pudo encontrar las palabras para seguir, pero, con terquedad, se quedó inmóvil allí-. ¿Y qué sucederá con mi padre?
    – ¿Vas a recoger tus maletas o lo tendré que hacer yo por ti? -le preguntó con brusquedad.
    Nunca había pensado que pudiera ser tan terca, pero al ver que no le contestaba la pregunta tan importante que le había hecho, decidió quedarse allí todo el día, si era necesario.
    – No puedes acusarlo -lo retó-. Vine aquí decidida a… hacer todo lo que me pedías… aún lo estoy.
    Con indiferencia, Grant se encogió de hombros, mientras se volvía de espaldas hacia ella, replicándole con palabras secas y amargas que la lastimaron:
    – Si tuvieras más experiencia -se sintió segura de que había un tono desdeñoso en su voz-, te habrías dado cuenta de que la forma más segura de matar el deseo de un hombre es que una mujer se le lance a los brazos.
    Se alegró de que estuviera de espaldas a ella para que no pudiera ver el intenso rubor que le cubrió las mejillas. A pesar del amor que sentía por él, pensó: ¡eres un canalla! Sin embargo, cuando le habló, su voz sonó tranquila y fría.
    – Cuando vine aquí estaba dispuesta a cumplir con la parte que me correspondía de lo que convenimos. Ahora no puedes arrepentirte de tu promesa de no llevarlo a los tribunales.
    A él le molestaba que le dijera lo que podía o no hacer y fue evidente en la forma en que se volvió hacia ella con violencia, exclamando con voz ronca:
    – ¡Haré lo que me plazca!
    Sintió la garganta seca ante la amenaza escondida en sus palabras, pero no estaba dispuesta a ceder.
    – ¿A escondidas de él? Mientras está en Escocia…
    – Ya le hablé por teléfono -le replicó con desdén y furioso-. Ya se han hecho todos los arreglos necesarios para que regrese por avión hoy.
    Completamente aturdida, exclamó:
    – ¿Que tú has… que él?… -tartamudeó, dominada por el temor. Ahora más que nunca deseó golpearlo, al ver que había desaparecido por completo su enfado, al darse cuenta de que la dejó por completo anonadada, diciéndole con toda tranquilidad:
    – Ahora, ¿quieres ir a recoger tus maletas?

Capítulo 10

    El domingo, Devon despertó en su propio dormitorio. Su padre había regresado la noche anterior y su aspecto había cambiado completamente, estaba contento y deseoso de burlarse de ella por sus salidas con Grant.
    Se levantó, vistiéndose para bajar, confiando en que su padre no siguiera, por la mañana, sus burlas de la noche anterior.
    Mientras entraba en la cocina pensó que él no se daba cuenta de que su libertad aún estaba en peligro. Anoche le había dicho que no tenía la menor idea del motivo por el que Grant le pidió que regresara pero aunque todavía no hubiera decidido si podría volver a la oficina el lunes, de todas formas había traído bastante trabajo con el para trabajar toda la semana siguiente en la casa.
    – Aunque -añadió con los ojos brillantes de burla- no me extrañaría que hablara con alguno de nosotros dos antes del lunes.
    Se había ruborizado, dándose vuelta, al ver en los ojos de su padre, a quien le resultaba imposible pensar que cualquier hombre que hubiera salido con ella un par de veces no lo siguiera haciendo. Comprendió que debería prevenirlo para el terrible destino que le esperaba pero no encontró palabras para hacerlo.
    – Me quedé dormido -le dijo Charles Johnston, al entrar alegre en la cocina-. Sólo quiero algo ligero de desayunar y me pondré a trabajar en el comedor. ¿Crees que podremos comer en la cocina?
    – Claro que sí, nunca soñaría en interrumpir tu trabajo -le afirmó Devon, sonriéndole, deseando en su interior decirle que no perdiera el tiempo haciendo trabajos que no eran necesarios… pero comprendió que no podría hacerlo.
    Su padre regresó a la cocina a la hora de la comida, que se alargó más que el desayuno. Durante la misma, Devon se dio cuenta de que la estaba contemplando con cuidado.
    – ¿Hay algo que te preocupa, Devon? -le preguntó con el rostro serio, al ver que apenas había probado la comida.
    Esa era la oportunidad de decírselo, pero al ver el rostro querido, el cabello prematuramente blanco, sintió que debería dejarlo sentirse feliz durante un poco más de tiempo.
    – No, nada -le contestó sonriendo… pero su padre la conocía muy bien, aunque, desde luego, no se podía imaginar de lo que se trataba.
    – No te preocupes, estoy seguro de que Grant te hablará -le dijo con tono afectuoso, aunque ella sabía bien que la única comunicación que recibirían de Grant sería a través de su abogado. Después añadió, como si de repente se diera cuenta de lo que sucedía-: Ah, ¿no se trata de Grant, no es cierto? Es tu cita con el doctor McAllen mañana. Siempre te has puesto nerviosa antes de ir a verlo.
    Cuando él salió de la cocina para volver al trabajo, Devon sintió deseos de llorar. Tuvo que hacerle creer que su único problema era la cita de mañana con el médico. Había estado a punto de llorar cuando él trató de tranquilizarla diciéndole:
    – El doctor Henekssen dijo que tu última operación fue un éxito, ¿no es cierto? -ella le había sonreído y lo abrazó, sintiendo que no era justo: él cometió un robo, pero no en beneficio propio sino para el de ella.
    Todavía no era muy noche cuando sonó el timbre de la puerta. Su padre había regresado a trabajar al comedor, después de un breve descanso, para tomar una taza de té y un emparedado, por lo que Devon fue a abrir la puerta.
    Recordando lo que él había dicho de que Grant le hablaría, aunque incrédula, Devon no pudo evitar que le latiera el corazón con rapidez, mientras se dirigía a la puerta. Sin embargo, cuando la abrió y vio a Grant allí, mirándola con tranquilidad, como si nunca le hubiera dicho aquello de que: "la forma más segura de matar el deseo en un hombre es que una mujer se le lance a los brazos". Lo invitó a que pasara, volviéndose de espaldas a él, para que no viera el color rojo intenso en su rostro.
    Fue Grant quien cerró la puerta y fue quien habló primero, pues ella no encontraba las palabras para decirle algo.
    – He venido a ver a tu padre -le dijo con frialdad y el temor que sintió ella, hizo que se volviera con rapidez, mirándolo al rostro arrogante-. En privado -añadió.
    – ¿Para qué quieres verlo? -le preguntó con sequedad, amándolo pero al mismo tiempo deseando golpearlo-. Si vas a preocuparlo quiero estar con él en ese momento -le dijo con vehemencia, sin importarle la mirada irritada que le dirigió.
    – ¿Preocuparlo? -le preguntó molesto-. ¿Es que todavía no me conoces? Cielos, mujer, hemos vivido juntos…
    – ¡Cállate! -le replicó-. No quiero que mi padre…
    El escuchar que se abría la puerta del comedor, hizo que se callara. Era su padre que venía hacia el vestíbulo con la mano extendida, mientras decía:
    – Me pareció haber escuchado su voz, Grant -al ver cómo le estrechaba la mano, Devon se sintió tranquila, pues sí su padre hubiera escuchado el comentario de Grant, nunca lo habría hecho.
    – ¿Cómo va ese estudio? -le preguntó a su padre.
    – Estoy trabajando en él.
    – Si no le importa, quisiera verlo -le dijo Grant y los dos hombres entraron en el comedor, sin hacerle caso a ella. Grant regresó y cerró la puerta.
    ¡Canalla, cerdo! pensó, regresando a la sala, pero dejando la puerta abierta, mientras se sentía bañada en sudor. Una parte de su ser deseaba entrar y hacer que Grant Harrington dijera lo que tuviera que decir, frente a ella, mientras que la otra parte le recordaba que él le había dicho: "¿Es que todavía no me conoces?" En ese momento pensó: ¿cómo podría vivir con este hombre, reír con él, amarlo, si al final privaría a su padre de su libertad?
    Tenía que haber algo en Grant que no fuera duro, agresivo y brusco, para que ella lo amara. Recordó sus tiernas caricias, pero no era sólo eso. Era sarcástico, pero también bondadoso. Había insistido en comprarle un traje de baño para que pudiera solearse. También fue considerado con ella, pero al mismo tiempo recordó que en dos ocasiones pensó que lo había olvidado todo y perdonado a su padre, sólo para percatarse de que no era cierto.
    Le pareció que había transcurrido una hora antes de que oyera abrirse la puerta del comedor y cuando Grant salió, ya estaba allí, esperándolo y mirándolo furiosa.
    – ¿Has estado escuchando junto a la puerta, Devon? -le preguntó frunciendo el ceño.
    Ella pasó por alto su sarcasmo y le preguntó:
    – ¿Qué le has dicho? -sin esperar su respuesta, intentó entrar, diciéndole-: Tengo que ir con él.
    Una mano firme evitó que entrara, obligándola a acompañarlo hasta la puerta principal; allí se quedó parado, mirándole el rostro, serio y hostil. Era evidente que no pensaba contarle lo que habían hablado; en vez de ello, le preguntó:
    – ¿Es para mañana tu cita con el médico?
    ¡Ya esto era intolerable! se dijo Devon, haciendo un tremendo esfuerzo para contener la furia que sentía al ver que la obligaba a quedarse allí con él, cuando lo que deseaba era ir a ver a su padre.
    – ¿No me digas que lo has olvidado? -le replicó con tono lleno de sarcasmo.
    – ¿A qué hora es la cita?
    Furiosa, pero aparentando calma, Devon comprendió que cuanto más pronto le contestara la pregunta más rápido la dejaría ir.
    – A las cuatro -le dijo con sequedad… y escuchó sorprendida cómo él, después de pensarlo un rato, le respondía:
    – Tal vez exista la posibilidad de que a esa hora me encuentre libre para que te lleve en mi auto al consultorio.
    – ¿Que tú me… -sin poder creerlo, lo contempló; después, recuperándose le recriminó de inmediato con firmeza-. ¡No quiero nada de ti, Grant Harrington!
    Ahora que ya conocía su forma de mirar, comprendió que lo que le iba a decir no le gustaría.
    – No me pareció que opinaras así, ayer por la mañana.
    – ¡Canalla! -le dijo con violencia, pero sonrojándose la mismo tiempo.
    – Cuando te veo así -le respondió Grant, arrastrando las palabras y con una mirada maliciosa, al observar su intenso sonrojo-, me siento inclinado a olvidar mis principios.
    Ella había visto antes esa mirada, esa mirada diabólica en sus ojos que le decía que, sin importar si en aquellos momentos lo había desilusionado, en este instante volvía la necesidad que sentía de poseerla. Sin embargo, estaba segura de que había destruido a su padre con lo que le mencionó, estaba convencida de ello y por ese motivo le dijo con frialdad:
    – Mi padre me llevará a la cita -y sin poder evitarlo le replicó con amargura-. Ya debe estar bastante molesto con lo que le has hecho, sin que yo añada a ello el quitarle el placer de acompañarme a mi última cita -al ver cómo Grant alzaba la vista hacia el techo, añadió-: Mi padre ha estado esperando tanto por esta última visita al médico como yo.
    De pronto él le soltó el brazo.
    – Está muy lejos de mi deseo el privarlo de cualquier anhelo -le declaró y se dio vuelta para abrir la puerta.
    Mientras cerraba la puerta, una vez que él salió, Devon pensó que ése había sido el momento más sarcástico de Grant; no sólo estaba lejos de no desear privarlo de nada, sino que, además, estaba a punto de privarlo de su libertad.
    Pero al regresar al comedor comprendió que nunca había estado más equivocada.
    – Pensé que preferirías que te dejara acompañar a Grant hasta la puerta -le dijo Charles Johnston sonriendo feliz, al ver cómo se sonrojaba.
    Aquí hay algo raro, pensó. No parecía deprimido en lo más mínimo.
    – Este… ¿Grant estuvo contigo mucho tiempo? -le preguntó, esperando su respuesta.
    – Estaba revisando el trabajo que hice -le respondió, después de un rato. Entonces su sonrisa se hizo todavía más amplia, estaba bastante feliz para no contárselo todo-. Tan pronto como haya terminado este trabajo regresaré a mi viejo empleo.
    Esa noche, en la cama, Devon lloró. Se dijo que no era más que el alivio que sentía de la tensión que la había dominado desde el regreso de Suecia, pero sabía bien que no era cierto. Grant había sido mucho más generoso de lo que pudo pensar; sin hacerle pagar la deuda que tenía con él, le dijo a su padre que terminara el proyecto en el cual estaba trabajando y que, aunque posiblemente en estos momentos no hicieran la planta nueva, le interesaba mucho su opinión sobre ese asunto.
    Lloró de nuevo al recordar lo que su padre le había mencionado, con esa mirada llena de felicidad.
    – Le dije a Grant que esperaba terminar los cálculos durante el fin de semana y él me contestó, como si fuera la cosa más natural del mundo: "Entonces, dentro de una semana, a partir del lunes, espero verlo de nuevo en su escritorio, Charles". Cuando lo miré sorprendido, me estrechó la mano y me dijo: "Ya ha sufrido bastante, hombre".
    ¡Oh, Grant! se dijo llorando y sintiendo que lo amaba aún más. Debió haberlo conocido mejor y no lo había hecho. Debió darse cuenta de la forma en que la trató, cómo la había hecho descansar, incluso en contra de su voluntad, a pesar de lo mucho que le dolió que su padre rompiera la confianza que él y su padre le habían depositado; existía una bondad en él que compensaba su dureza.
    Esa noche, su mente estaba tan llena de Grant que, al levantarse la mañana siguiente, se dio cuenta sorprendida de que, aunque le pareciera imposible, ni en un solo momento había recordado que hoy tenía que ir a la consulta del doctor McAllen.
    En ocasiones anteriores, cuando tenía que ir al médico, siempre pasaba la noche sin dormir, pero ahora tuvo que reconocer que la noche anterior la había dedicado por completo a Grant, sin haber tenido tiempo de recordar su cita de las cuatro de la tarde.
    Su padre se reunió con ella en la cocina a la hora de la comida y, cuando se levantó para regresar al trabajo, esperó que le mencionara si él pensaba acompañarla a la clínica; al ver que no lo hacía tuvo la impresión de que, a pesar de lo mucho que la quería, se había olvidado de ella.
    – Me iré a las tres y cuarto -le comentó, para recordárselo. Hubo un momento en que le pareció que se sentía incómodo y añadió-: Ya soy una persona mayor, papá, ¿te importaría que fuera sola?
    Él la miró con seriedad y después le dijo con tono sincero.
    – Quiero lo que tú desees, Devon.
    Lo besó, diciéndole que regresara a trabajar, comprendiendo que el motivo por el que prefería quedarse trabajando en vez de acompañarla a su última cita era que como no podía pagar a Grant lo que le debía, deseaba demostrarle el interés que ponía en el trabajo.
    Mientras esperaba su turno para ver al doctor McAllen, no podía dejar de pensar en aquella palabra: "pagarle". Cada vez se sentía más preocupada por lo que le debían a Grant.
    – Hola, Devon -le dijo el doctor McAllen cuando, apretando nerviosa el bolso de mano, entró a verlo-. Vamos a revisarte, ¿quieres?
    Al salir del consultorio se sentía llena de felicidad y aún recordaba lo que el doctor McAllen le había dicho.
    – Me imagino que no lamentarán no tener que volver a verme.
    – ¿Quiere decir que no tengo que volver de nuevo? -le preguntó con voz entrecortada.
    Consciente de su nerviosismo, le había sonreído.
    – Estás completamente sana -le aseguró-. El doctor Henekssen te realizó una magnífica operación, Devon… tienes que estarle muy agradecida.
    Lo primero que tendría que hacer sería escribir al doctor Henekssen la mejor carta de agradecimiento que nunca hubiera recibido. El doctor McAllen tenía razón, tenía mucho que agradecerle, pensó al llegar a un parque lleno de flores de colores brillantes y alegres, tal como se sentía ella.
    Y no sólo a él, pensó, mientras se sentaba en un banco; también al doctor McAllen. Y a su padre… nunca podría pagarle lo que había hecho por ella, no sólo por todos esos años de cuidados, mimos, comprensión y felicidad, sino ese último y enorme gesto que había tenido hacia ella… el sacrificio de su integridad.
    Sentía amor por su padre, pero también gratitud y admiración, pues había demostrado valor para hacer lo que hizo, aunque para los ojos del mundo fuera incorrecto. Tuvo que costarle mucho hacerlo, pero si no hubiera sido por Grant le habría costado aún mucho más.
    Sabía que no podría transcurrir mucho tiempo sin pensar en Grant, pero al enterarse por medio de las palabras del doctor McAllen que estaba completamente sana, comprendió que tenía que darle las "gracias" a Grant. Era su obligación, sin embargo él no quería su pago. Sus palabras, rechazándola por haberse lanzado a sus brazos todavía la lastimaban. Y, sin embargo, la noche anterior observó de nuevo esa mirada de fuego en sus ojos cuando le comentó: "Cuando te veo así me siento inclinado a olvidar mis principios".
    ¿De qué principios hablaba? ¿Era, como le había dicho en una ocasión, que no estaba dispuesto a exigirle el cumplimiento de su compromiso hasta que hubiera visto al doctor McAllen?
    No tuvo idea del tiempo que permaneció allí sentada. Estaba envuelta en una confusión que no le permitía pensar con claridad. Comprendía que le debía un acto de agradecimiento a Grant, pero esa gratitud estaba mezclada con pensamientos relacionados con su integridad, pensamientos de que le debía algo más que un agradecimiento, contradichos por otros que le indicaban que su compromiso había quedado cancelado por lo que le había dicho. De todas formas, al recordar la forma en que lo maltrató se dijo: "¿Cómo ir a donde estaba él para decirle que los Johnston siempre pagaban sus deudas?" ¿Y quería hacerlo? Temblorosa, se levantó del banco y se retiró del parque, aún pensando en Grant y en lo que le debía. En ese instante se dio cuenta de que se encontraba en una zona de la ciudad en la que si se dirigía hacia un rumbo iría directamente a su casa, mientras que si tomaba el otro llegaría a la casa que había compartido con Grant.
    Lo amo, se dijo y, sin pensarlo más, se dirigió hacía su casa. Durante el resto del camino Devon trató de no pensar. Ya se sentía lo bastante confundida, sin tener que meditar en lo que le diría cuando lo viera. En realidad, no sabía por qué iba a su casa, aunque algo en su interior la obligaba a hacerlo.
    Contempló su reloj al llegar a la avenida en donde vivía Grant y se sorprendió al ver que eran las seis y media. El doctor McAllen, como siempre, se había retrasado, pero ¿era posible que hubiera estado sentada en el parque todo ese tiempo?
    Al acercarse a la casa, pensó que esa hora con seguridad Grant se encontraría de regreso de la oficina, pero al llegar frente a la misma observó que su coche no estaba… Grant no estaba en casa.
    No pudo explicarse por qué siguió caminando, estaba bastante confundida para pensar en nada; incluso tocó el timbre de la puerta una vez que subió los escalones.
    Era evidente que nadie le abriría, pero, a pesar de todo, no pudo moverse de allí. Su terquedad no le permitía reconocer su derrota, no después de haber llegado tan lejos, pues sabía con seguridad que si no veía hoy a Grant, no lo vería nunca más, y nunca tendría el valor para visitarlo de nuevo.
    Cuando estaba allí parada, recordó de repente que tenía en el bolso la llave de la casa. Al mismo tiempo, pensó que su padre estaría en casa y que tal vez estaría preocupado por su tardanza.
    Eso pareció decidirla. Dependiendo del tránsito, todavía le quedaban a su padre otros cuarenta y cinco minutos para empezar a preocuparse por ella porque no regresaba.
    Abrió la puerta principal y entró en la sala, donde sabía que encontraría un teléfono. Sin embargo, después de marcar el número de la casa y decir a su padre que estaba sana, que el médico McAllen le había dicho que su colega Henekssen hizo una operación perfecta, se dio cuenta de que no comprendía lo que decía su padre sobre algo relacionado a que había una "equivocación".
    – ¿Desde dónde me hablas, Devon?
    Después de despedirse de él, había colgado el auricular y fue entonces que, asombrada, se preguntó qué estaría pensando su padre por la respuesta que le había dado:
    – Estoy en casa de Grant.
    Sintiéndose de repente débil, se sentó e hizo un esfuerzo para recuperarse. Diez minutos después lo logró parcialmente, pudiendo comprender que, feliz ante lo que le había dicho el doctor McAllen, llena de amor hacia Grant, necesitando estar con él… había inventado disculpas para verlo, cuando la realidad era que había deseado que Grant fuera el primero en enterarse. ¡En medio de la necesidad que sentía de compartir su alegría con él, no había recordado que aquel a quien ella quería no la amaba a su vez!
    Se levantó y se dirigió hacia la puerta a toda prisa, sonrojándose al pensar qué diría Grant si entrara y la encontrara allí, sentada en su sofá. Cruzó el vestíbulo, abrió la puerta y salió al exterior, quedando paralizada al escuchar el rugido del motor del auto que llegaba a toda velocidad.
    Se detuvo el coche y vio que Grant saltaba de él, dirigiéndose con rapidez hacia donde ella se encontraba. Vio la expresión sombría de su rostro y no le extrañó cuando la tomó por el brazo y le gritó:
    – ¿Qué demonios haces aquí?

Capítulo 11

    Se estremeció al ver a Grant tan furioso como nunca lo había visto antes. Era evidente que se sentía muy molesto por su descaro al venir a su casa y haber entrado. Igualmente obvio era el hecho de que, aunque en un momento la había deseado, ahora no le interesaba.
    – Me… marchaba ahora mismo -le respondió, apartándose de él, pero la forma en que le apretó el brazo le indicó que no la dejaría ir.
    – ¡Un demonio, si crees que te vas!
    Y por si no lo había entendido la empujó con violencia haciéndola entrar de nuevo en la casa. No le dijo una sola palabra hasta que estuvieron adentro y le hizo dar vuelta, quedando frente a frente, en la sala.
    Trató de recuperar el control de sí misma, diciéndose que no le temía, a pesar del brillo peligroso que vio en sus ojos. Pero no le dio tiempo, pues de repente le gritó:
    – ¿En dónde demonios has estado? -sin darle tiempo a contestar añadió-: ¡Deberías haber llegado a tu casa por lo menos hace una hora! -después, bastante enfadado para darse cuenta del asombro con el cual ella lo miraba, le volvió a gritar-: ¡Y no me mires con esos ojos inocentes! Al no regresar directamente a la casa nos has tenido a los dos muertos de miedo.
    – ¿Miedo? -le preguntó, haciendo un esfuerzo para entender lo que le había dicho-. ¿Los dos?
    – A tu padre y a mí -le replicó con tono cortante.
    – ¿Estabas… en casa? -le preguntó casi sin voz, deseando sentarse, pero temerosa de que si lo hacía sin pedirle permiso, la levantara con violencia.
    – Allá estaba, cuando al fin tuviste a bien llamar por teléfono.
    – Lo siento.
    – ¡Claro que debes sentirlo! -le replicó-. ¡Nos tenías muy preocupados!
    – ¿Preocupados? -se atrevió a preguntarle.
    – Pensamos que te habían dado malas noticias sobre la cadera -le dijo mirándola con fijeza.
    ¿Estaba diciéndole Grant que él, así como su padre, se habían preocupado por ella? Casi sin aliento, pudo decirle:
    – Yo… lo siento si… si se han preocupado, pero no había necesidad alguna… estoy… bien. El doctor McAllen…
    – Ya lo sabemos -le recriminó él-. Llamé al consultorio, al ver que no regresabas.
    – ¿Que tú… llamaste por teléfono?
    – Iba a salir a buscarte, pero tu padre pensó que podías llegar en cualquier momento.
    – ¿Que ibas a buscarme? -exclamó sorprendida.
    – Te habría llevado a la cita -le replicó irritado-, si no me hubieras dicho que tu padre pensaba acompañarte.
    – Oh -recordó que le había parecido que su ofrecimiento era sólo si no tenía trabajo en la oficina, pero, tratando de defenderse, se sintió obligada a explicarle-: Él hubiera venido conmigo sólo que… bueno, como el trabajo que está haciendo para ti es tan importante para él…
    – Nada es más importante para él que tú -le dijo Grant-. ¿Crees que cualquier trabajo habría evitado que te acompañara… si no fuera porque tu felicidad significa para él?
    Desesperada, Devon trató de comprender lo que le decía, pero fracasó.
    – Pero no lo comprendo -tuvo que confesar-. Él no insistió cuando, al ver lo interesado que estaba en el trabajo que estaba haciendo para ti, le dije que deseaba ir sola.
    – Claro que no insistió -le dijo Grant con tono cortante. Después se detuvo y la miró con expresión cansada-. Siéntate por favor.
    Devon se sentó en el sofá y Grant, a su vez, lo hizo a su lado, diciéndole con voz más calmada.
    – Tu padre no insistió porque… -se detuvo, como buscando las palabras correctas, añadiendo-: Por lo que… él y yo hablamos anoche… tu padre pensó que si yo no te acompañaba a la cita te iría a buscar al consultorio.
    Al instante se sintió dominada por el pánico.
    – ¿No le habrás dicho lo que acordamos?
    – ¡Oh, por todos los cielos! -le pareció que ya no estaba furioso-. ¡Al demonio con cualquier convenio que hayamos hecho! -replicó, haciéndola dar un brinco.
    – ¡No es necesario gritarme! -le recriminó furiosa, recordando su orgullo lastimado-. Te oí muy bien cuando me dijiste que ya no me deseabas.
    – ¡Por supuesto que te deseo! -le gritó-, ¡el desearte me ha estado volviendo loco! -le pareció que el corazón quería saltarle del pecho al escucharlo-. Pero no le dije a tu padre del pacto que habíamos hecho, sólo porque…
    – Porque pensaste que él preferiría ir a la cárcel antes de que yo me entregara…
    – Porque sabía que tú no deseabas que lo supiera.
    Esas palabras la dejaron aturdida durante un momento. Recordó la expresión sorprendida de su rostro la noche anterior, cuando ella le había dicho que se callara, temerosa de que su padre pudiera escuchar lo que él decía respecto a vivir juntos. Comprendía muy bien que podía decírselo todo a su padre y el que no lo hubiera hecho hizo que lo amara aún más.
    – Gracias, Grant -le dijo con voz ronca-. Quería darte las gracias personalmente por… iba… a escribirte… para darte las gracias por… -de nuevo se calló sin poder hablar, sonrojándose de repente-, por… brindar el dinero para mi operación; por no denunciar a mi padre.
    – Al diablo con el dinero -le contestó, hablando de los miles de libras como si se tratara de nada. Después, mirándola con fijeza, añadió-: Quizá sea mejor que te diga que tu padre nunca estuvo en peligro de ser acusado.
    – ¿Que nunca estuvo?… -exclamó, sin poder creerlo-. Pero tú… cuando fui a tu oficina…
    – Cuando fuiste a mi oficina me sentí sorprendido de que, después de los años de lealtad que tu padre nos había brindado tanto a mí como a mi padre, alguien pudiera pensar, a pesar de lo enfadado que yo pudiera estar, que fuera capaz de hacer semejante acción.
    – Pero…
    – Pero -continuó él-, sorprendido, amargamente desilusionado y furioso como estaba, nunca pude creer que hubiera tomado el dinero para sí mismo. Tengo… una cierta experiencia, así que pensé que el dinero que había robado fue para gastarlo jugando, o con alguna mujer.
    – Tú… pensaste lo último.
    – No tuve otro remedio -le contestó con el rostro serio-. Fui a verlo y cuando llegué me encontré una pequeña casa de acuerdo con el sueldo de tu padre. Observé un automóvil que no era de lujo y en ese momento llegué a la conclusión de que era problema de juego. Eso fue hasta que vi las maletas en el vestíbulo, hasta que te vi, hermosa, luciendo como si nunca te hubieran negado nada en la vida, con una mirada de alegría en los ojos, acomodada en el sofá, bastante perezosa para levantarte, a pesar del aspecto de tu padre, que parecía a punto de desmayarse.
    – Me… odiaste de inmediato, ¿no es cierto? -le preguntó temblorosa.
    – En ese momento, sí -reconoció él-. Todo lo que pude ver en aquel momento era que, a pesar de ver lo deprimido que estaba tu padre al haber robado por ti, en lo único que podías pensar era en lo mucho que te ibas a divertir en Suecia. No pude soportar permanecer en el mismo sitio contigo.
    – ¿Ese es el motivo por el que te negaste a verme cuando fui a tu oficina?
    – No tenía por qué perder el tiempo contigo -le replicó.
    Pensando que, después de haberle dado las gracias, debería retirarse, alzó la vista hacia él y algo que vio en su mirada hizo que se le debilitaran las piernas.
    Grant la miraba con fijeza… ¿con expresión nerviosa? ¡No podía ser! Sin embargo, tenía el aspecto de un hombre que tenía mucho que decirle… de un hombre que, ¡parecía imposible en el caso de Grant, no se sentía totalmente seguro de los resultados!
    Esto tiene que ser una locura, se dijo, pues Grant siempre ha estado por completo seguro de todo. Tenía que ser producto de su imaginación.
    – Creo que mejor me voy -le declaró, haciendo un gesto para levantarse del sofá.
    – ¡No! -le contestó él con tono cortante. La tomó con firmeza del brazo, obligándola a sentar de nuevo-. Regresando a aquel viernes… te vi en mi oficina, ¿no es cierto, Devon? Y como consecuencia de ello me pasé todo el fin de semana siguiente tratando de olvidarte.
    – ¡Oh! -exclamó sin poder evitarlo-. Porque… porque querías que te pagara -le dijo-. Pensabas en mí porque estabas viendo cómo podías…
    Eso fue lo que me dije a mí mismo, cuando en ese fin de semana, en cualquier lugar en donde me encontraba me sentía atormentado por un par de ojos inocentes, azules, suplicantes, en los cuales no creía.
    – ¿Te dijiste… a ti mismo?
    – No quise reconocer que me sentía atraído hacia ti -intentó contener los latidos de su corazón, diciéndose que siempre se había dado cuenta de que se sentía atraído hacia ella en lo físico, y lo escuchó añadir-: Es ese el motivo por el cual te hablé por teléfono pidiéndote que vinieras a verme -se encogió de hombros, antes de continuar-. Por supuesto que cuando te vi de nuevo tuve que reconocer que te deseaba… pero sólo, al menos eso pensé en ese momento, de un modo sexual.
    Se sonrojó intensamente, pero comprendió que más que por haber hablado de sexo, era por la expresión que había dicho de que: "al menos eso pensé".
    – Espero que me perdones, Devon -le dijo, sonriendo con ligereza al observar el sonrojo en su piel-, pero he vivido lo suficiente para saber que existen mujeres como sospeché que eras tú al principio. Pensé que podía matar dos pájaros de un tiro… obligarte a vivir conmigo a pesar de tu negativa y de esa forma hacerte pagar lo que sospechaba que habías hecho y, por otra parte, pensaba que al poseerte, confirmaría lo que suponía, que no eras tan inocente como fingías. Trataba de convencerme de que en breve dejaría de admirarte.
    Al escuchar lo que le decía se le humedecieron las manos de nerviosismo… ¿estaba diciendo en realidad Grant, que la había admirado? No pudo evitar decirle.
    – Pero… pero no me… tomaste -lo dijo con voz ronca.
    – ¿Cómo podía hacerlo? En primer lugar estaba desconcertado. De acuerdo a lo que pensaba, tú eras una joven a quien sólo le interesaba divertirse. Por otra parte, tenías una cicatriz grande y reciente que no podía ser una mentira… En ese momento me di cuenta de que me habías dicho la verdad. Era la prueba de que en vez de haberte divertido, habías estado sufriendo. En ese instante pensé que si no me controlaba volverías a sentir dolor.
    – Recuerdo que saliste presuroso de la habitación -murmuró ella.
    – Tenía que irme así -le dijo con una leve sonrisa que desapareció con rapidez al recordar-. Claro que, por la mañana, a pesar de lo que había visto, volví a pensar que sólo fingías.
    – ¿Es ese el motivo por el que, en algunas ocasiones, me trataste tan mal?
    – "Algunas veces" no es correcto -le dijo-. Aún deseaba poseerte, pero la realidad es que eras tú quien había empezado a tomar posesión de mí.
    – ¿Que yo… tomé posesión de ti? -lo miró con los ojos muy abiertos, hasta que él le aclaró:
    – Comenzaste a controlar mis pensamientos. Estabas conmigo a donde quiera que iba, en casa, en la oficina, en todo lo que hacía. Fue tanta la obsesión que un día tomé el teléfono y llamé a éste número, sólo porque quería hablar contigo… sólo Dios sabe lo que te habría dicho si me hubieras contestado.
    – Yo… no sabía que… eras tú.
    – También recuerdo con claridad otro día, cuando no podía pensar en otra cosa más que en ti, recostada en el jardín, tomando el sol, por lo que me di prisa para terminar el trabajo y regresar más temprano, para encontrar que no estabas aquí.
    – Fue el día que fui a casa…
    – Y estaba tan furioso contigo, conmigo mismo, que te exigí que me dieras la llave de tu casa -de nuevo pudo ver dolor en sus ojos al continuar-, sin saber que tenías otra llave escondida en algún sitio. Dios, debo de haber sido insoportable, pero no quería que estuvieras en otro lugar que no fuera aquí.
    – ¿Porque querías… tenerme disponible en cualquier momento que decidieras… este… hacerme cumplir las condiciones de nuestro convenio? -le preguntó, deseando que fuera algo más que eso, pero sin poder esperarlo.
    – Seguía preguntándome eso -le contestó con voz baja; se le acercó y le dio un beso en el rostro antes de continuar-. A pesar de que para entonces, y para mi sorpresa, ya me había dado cuenta de que no era sólo el deseo de tu cuerpo lo que sentía.
    Devon se acordó con dolor, de ese momento.
    – Lo recuerdo -le dijo, conteniendo las lágrimas-. Me acuerdo que me dijiste… que preferías… en ocasiones una mujer más experimentada, ¿no es así?
    Le pasó un brazo por los hombros y le dijo con tono lleno de sinceridad.
    – Querida, no he mirado a otra mujer desde aquel día en que llegaste con las maletas de la parada del autobús.
    – Pero tú me dijiste… -comenzó a decirle, temblorosa al escuchar lo que le había dicho: "querida".
    – Te dije que no siempre te deseaba y eso es cierto -la interrumpió-. Fueron muchas las ocasiones en que en lo único en que podía pensar era que deseaba con desesperación proteger ese cuerpo que había conocido el dolor y que todavía estaba convaleciente de la operación. Pero… hubo otros momentos, momentos en los cuales… perdóname que te lo diga… me estabas evitando a que te tomara. Eran esos los momentos en que tenía que salir de la casa, no para ir con otra mujer, como te hice creer, sino porque te deseaba con tanta desesperación, que me sentía seguro de que si me quedaba en casa perdería el control y te haría mía.
    Devon pensó en lo que le acababa de decir. Tenía que quererla un poco, ¿no era cierto? le dijo su corazón. Tonterías, contestó la razón… No deseaba escuchar a la razón pero no era fácil de lograrlo.
    – Dices que no miraste a ninguna mujer, pero, sin embargo… -¡Oh, Dios, estaba hablando como una mujer celosa! decidió callar.
    – ¿Y sin embargo? -le preguntó Grant-. Sigue, Devon.
    – Bien -le dijo, escogiendo con cuidado cada palabra-, aquella noche, aquella última noche, cuando me dijiste que me acostara en tu cama… bueno -casi no podía continuar-, te… te quedaste dormido. Pen… pensé -tartamudeó-, que era debido a que… habías… utilizado… tus energías en otro lugar.
    El brazo que la rodeaba la apretó con más fuerza y vio una expresión de agrado en sus ojos.
    – Estaba enfadado contigo porque no estabas aquí. Estaba muy furioso cuando llegué a tu casa y te encontré, agotada, en el sofá, por trabajar en la casa de tu padre, con una bata, con la cocina llena de comida que acababas de hacer… estaba tan furioso que sentí deseos de golpearte.
    – Pero… eso aún no explica por qué… te quedaste dormido.
    – No me quedé dormido -le dijo con voz muy baja-. Te hice creer que lo estaba; cuando me acosté ya me había calmado. Antes de entrar en el dormitorio estuve un rato sin decidirme, sabiendo que debería acostarme en el otro cuarto, pero no pude hacerlo. Entré y, al ver que estabas dormida, me acosté con cuidado para no despertarte, te tomé en mis brazos y me sentí feliz. Entonces me quedé dormido y no me desperté hasta que te moviste.
    – Estabas despierto antes de que yo… -exclamó, sonrojándose.
    – Antes de que comenzaras a besarme ya yo me había dado cuenta de que me iba a resultar difícil -le contestó, añadiendo que se había despertado cuando su mano le había tocado el pecho desnudo y sonrió al verla sonrojarse, al recordar cómo lo había besado no una vez, sino dos-. Pero, a pesar de ello, aún pensaba que era lo suficientemente fuerte para no hacerte el amor… no era mi intención… sólo quería tocarte. Tus besos me excitaron, Devon.
    – Pero no me… no me hiciste el amor -le dijo con voz ronca de nuevo-. Me dijiste que ya no tenías interés en mí, porque me había lanzado a tus brazos.
    La breve carcajada que lanzó le demostró que no lo había comprendido bien aquel día.
    – Eso demuestra que soy mejor mentiroso de lo que dicen -le contestó, sin que en apariencia estuviera avergonzado-. El único motivo por el que te dije eso, Devon Johnston, fue debido a que, después de lo que ocurrió en aquel dormitorio, de nuevo te deseaba con pasión, pero al mismo tiempo no tenía la menor idea del diagnóstico de tu médico, pues tal vez el te diría que fuese necesario dar otras dos semanas de descanso a la cadera. Tú me habías demostrado que me deseabas tanto como yo a ti, y en aquel instante me sentí convencido de que habíamos llegado bastante lejos. Me sentía desesperado, mandé a buscar a tu padre y en ese momento bajaste la escalera y comenzaste a discutir conmigo. Otros minutos más de discusión sobre aquel tema y no estoy seguro de que no te hubiera llevado a mi cama.
    Sentía la garganta totalmente seca, pero cuando él terminó de hablar Devon le dijo:
    – Así que… lastimaste mi orgullo diciéndome que… que ya no te interesaba.
    – Lo cual dio resultado -le contestó, añadiendo con una sonrisa encantadora-. Aunque pronto podrás demostrar que soy un mentiroso.
    Pero Devon no se sintió conquistada por su sonrisa. Tuvo que reconocer que se sentía confundida, pues hasta ese momento había pensado que Grant sentía cierto cariño hacia ella, pero lo que acababa de decir le demostraba lo equivocada que había estado.
    – Tú… -empezó sin aliento y la mirada sorprendida en sus ojos hizo que se endureciera la expresión de Grant-. Aún quieres que yo… ahora que sabes que la cadera está… por completo sana, estás diciéndome que quieres que… cumpla con lo prometido… -se detuvo al ver la ira que había provocado en él.
    – ¡Oh, por todos los…! -comenzó a decir furioso, pero de inmediato se controló y le preguntó-: ¿Es que no has escuchado una sola palabra de lo que dije? ¿No me oíste decir que te olvidaras del dinero? ¿No comprendiste que te dije que ya no me debes nada?
    Insistió con terquedad; había dejado que su corazón le hiciera pensar que le interesaba, pero ya no debería escuchar más a su corazón, sólo quería ubicarse en la realidad.
    – ¿Quieres que regrese a tu casa contigo? -le preguntó con tono de reto.
    – Sí, lo deseo -reconoció-. Yo…
    – Lo cual es lo mismo. Lo mismo -repitió-; que decir que la deuda aún está en pie…
    – ¡Cállate! -Devon parpadeó ante la violencia con la cual le replicó-. ¡Cállate y escucha! -continuó algo más tranquilo y esperó sólo un momento para asegurarse de que ella no iba a hablar y que estaba lista para escucharlo; entonces la sorprendió por completo al decirle-: Eres la primera mujer a quien alguna vez le haya dicho "te amo"… así que quizá no he sabido hacerlo bien. Te amo más de lo que nunca pensé que se pudiera amar a alguien, Devon Johnston. El pensar en ti me consume día y noche; tanto que en ocasiones he pensado que estaba a punto de volverme loco.
    – ¡Que tú… me amas! -exclamó, olvidándose en su sorpresa de que él había dicho que se callara.
    – ¡Cielos! -exclamó desesperado-, ¿qué demonios piensas que he estado diciéndote en esta última media hora?
    – Yo… este… -se pasó la lengua por los labios secos-. Estaba… confiando… que lo que habías dicho… significaba que tú… sentías algo por mí.
    – ¿Confiando? -le preguntó él y de repente la expresión dura en el rostro desapareció dando lugar a una amplia sonrisa, mientras le preguntaba-: ¿Estaba en lo cierto cuando creí ver una mirada de amor en tus ojos? ¿Estaba en lo cierto cuando pensé que había escuchado un tono celoso en tu voz?
    Le duró muy poco la sonrisa, mirándola tenso al ver que Devon no le contestaba, dominada por una inesperada timidez. Pero, al fin, al observar que había desaparecido la sonrisa de su rostro y que la expresión era tensa, como la de un hombre preparado para escuchar lo peor, pudo contestarle.
    – No, Grant, no estabas equivocado.
    De inmediato la abrazó.
    – ¿Y me amas? -le preguntó-. ¿Aun cuando sólo te he dado motivo para odiarme?
    Le hablaba con voz tan baja que casi no pudo escucharle.
    – Te amo, Grant -le dijo sin aliento.
    Su nombre fue la última palabra que se escuchó en la habitación durante largo rato, mientras Grant la atraía hacia él. Después, la miró a los ojos llenos de amor, observándola como si no pudiera creerlo y, por último, la besó.
    Juntos se reclinaron en el sofá intercambiando besos y caricias.
    – Mi querida y dulce Devon -murmuró al fin, mientras su mano la acariciaba desde el cuello hasta el rostro-. No es de extrañar que te ame, eres todo lo dulce e inocente que nunca creí que fueras.
    Sus caricias habían sido ardientes, sentía tantos deseos como él de apretarse contra su cuerpo; tenía el vestido desabotonado, al igual que la camisa de él.
    – Cada momento que pasa me siento menos y menos inocente -le dijo con voz muy baja y escuchó cómo reía encantado.
    – Aún nos falta mucho -le contestó, mientras con la otra mano recorría la curva desnuda del seno.
    – Oh, Grant -dejó escapar un suspiro tembloroso-. Cuando me tocas así dejo de pensar.
    – Por lo cual tengo que hacerlo yo -le respondió él, obligándose a retirar la mano de su seno, tomándole el rostro entre las dos manos-. Tengo que pensar por los dos. Por lo tanto, creo que será mejor que nos sentemos para que pueda pensar con calma.
    Con su ayuda, Devon se sentó a su lado y, a su pesar, Grant le arregló el vestido y después su propia ropa.
    – Ahora -le dijo él, incapaz de soportar otro beso más de sus labios tentadores-, ¿qué te estaba diciendo?
    – Este… creo que me dijiste que ibas a pensar con calma. Él le sonrió y Devon sintió que la sangre le corría agitada por las venas, sonriéndole a su vez y alzando hacia él los labios entreabiertos.
    – Basta -replicó él, pero se veía tan feliz que Devon se rió a carcajadas. Apartó la vista de ella para poder recuperar la calma, pero no le quitó el brazo que tenía sobre sus hombros-. Aunque preferiría mucho más que pasaras la noche en mi casa, creo que tenemos que ir a tu casa para que le acuestes temprano.
    – Sí, Grant -le contestó, enamorada de él, segura de que él también la amaba, para protestar de cualquier cosa que dijera o hiciera. Sin embargo, como el médico acababa de darla de alta, le preguntó-: ¿Por qué acostarme temprano esta noche en particular? Sé que no es lo normal que a una joven se le concedan en un día los dos deseos que tiene su corazón… uno de ellos: estar tan sana como cualquier otra joven y el otro que el hombre que ama la ame a ella -le dijo mirándolo con timidez-, pero…
    – Tampoco es normal para una joven comprometerse un día y casarse al siguiente.
    – ¿Casarme?
    – Espero que no tengas objeción alguna en casarte conmigo mañana.
    Enseguida ella hizo un ademán negativo con la cabeza.
    – No, pero… pero… ¿no se necesitan tres días para obtener… un permiso matrimonial?
    – Hace ya mucho que yo tengo el permiso -le dijo, observando cómo abría enormemente los ojos por la sorpresa-. Pero al verte tan terca y decidida a no casarte hasta que te dieran de alta por completo y amándote como te amo, decidí esperar hasta este día para hacerte saber lo mucho que te amo.
    – Oh, Grant -susurró y se inclinó hacia él para besarlo.
    El beso se alargó y amenazó con dejarlos fuera de control, hasta que de repente Grant se apartó de ella, diciéndole con tono de burla, intentando recuperar parte del control perdido.
    – Bésame así mañana y verás las consecuencias -le dijo haciéndola levantar y dirigiéndola hacia la puerta.
    – Vámonos, querida -le dijo-, vámonos de aquí, de regreso a dónde nos espera tu padre.
    – ¿Mi padre? -exclamó Devon sintiéndose de repente culpable por haberse olvidado de él durante tanto tiempo-. No tengo la menor idea de lo que me dirá…
    – Nos dirá -la interrumpió Grant sonriéndole-. No creo que lo encuentres muy sorprendido, pues anoche le dije que hoy te iba a pedir que te casaras conmigo.
    Él había bajado los escalones, pero regresó de nuevo a su lado al ver que se había quedado inmóvil, mirándolo.
    – ¡No lo hiciste! -exclamó.
    – ¿Por qué crees que no te acompañó hoy? -le preguntó. Se rió divertido al ver la expresión de aturdimiento en su rostro y la besó. Él estaba seguro de que yo iría a esperarte a la salida del consultorio y que en ese mismo momento me declararía -al ver que ella seguía inmóvil y mirándolo con los ojos muy abiertos, la tomó del brazo diciéndole-: ¿Vamos a darle las buenas noticias, querida?
    – ¿Buenas noticias? -repitió aún aturdida.
    – Te casarás conmigo mañana, ¿no es cierto?
    ¿Qué podía contestarle? Sólo lo que el corazón le decía.
    – Oh, sí exclamó con el rostro resplandeciente de amor, alegría y felicidad-. Oh, Grant -suspiró-, ¡te amo tanto que deseo que ese mañana llegue pronto!
    Al subir el último escalón frente a su casa, Grant la tomó en sus brazos y la apretó contra él. La besó con ternura en la frente y le dijo con voz ronca:
    – Todas tus mañanas van a ser muy felices, mi amor, te lo prometo -le juró.

Jessica Steele


***

Top.Mail.Ru