Скачать fb2
Luces de bohemia

Luces de bohemia

Аннотация

    Cara Kingsdale, una reportera muy experimentada, había conseguido que el hermético Ven Gajdusek le concediera una entrevista.
    Pero ahora, debido a un imprevisto, no podía ir y le pidió a su hermana que viajara a Checoslovaquia en su lugar.
    Fabia sabía que no iba ser sencillo engañar a un hombre como Ven.
    Y menos aun si se enamoraba de el…


Jessica Steele Luces de bohemia

    Luces de Praga (1995)
    En Harmex: Luces de bohemia (1994)
    Título Original: West of Bohemia (1993)

Capítulo 1

    Fabia cambió de posición al despertar en su habitación del hotel ese lunes y al empezar a recordar, volvió a cerrar sus hermosos ojos verdes y deseó por un momento estar de regreso en Inglaterra. Un segundo o dos después volvió a abrirlos, se sentía agitada. Debía ver la situación por el lado optimista, pero el único problema era, se dijo con desaliento, qué aparte del lugar en el que estaba, el encantador balneario de Mariánské Lázne, en Checoslovaquia, un país que siempre había querido visitar, no había ninguna otra cosa interesante.
    Debió estar loca, total y ridículamente loca, pensó, para haberse dejado convencer por su hermana y hacer ese viaje, sola. Sin duda, en las mismas circunstancias, a Cara le hubiera ido mucho mejor.
    Su hermana era más sofisticada que ella, pero a los veintiocho años de edad, seis más de los que Fabia tenía, era de esperarse que lo fuera. Y, de todas maneras, Cara no habría durado más de dos minutos en su trabajo como periodista si no hubiera madurado.
    Madurado o no, Fabia siempre defendía a su hermana incluso con el pensamiento, ésta tenía un gran e importante talón de Aquiles, Barnaby Stewart, quien era una gran persona y era brillante como científico, pero por otro lado distraído y en general bastante inútil. Había ocasiones, y Fabia lo sabía muy bien, en que Barnaby conducía a su ordenada y eficiente hermana a una total confusión. De todas maneras, Cara estaba profundamente enamorada de él y hacía un año que se habían casado.
    La chica estiró la mano hacia la mesa de noche para tomar su reloj. Era temprano y no tenía prisa en empezar un día que podría caer en la misma categoría desafortunada que el anterior, el anterior, repitió incorporándose en el lecho y recargándose en la cabecera.
    Los acontecimientos no habían resultado como los había planeado. ¡Cómo deseaba que su hermana estuviera allí! Debía estar con ella, de hecho era Cara la que iba a hacer el viaje a Checoslovaquia sola.
    Sin querer, Fabia recordó su hogar en Gluocestershire donde vivía con sus padres en el pueblo de Hawk Lacey. Su familia tenía una pequeña empresa y una instalación para cuidar perros mientras sus dueños salían de vacaciones. A Fabia le encantaban los canes y los gatos, y había pensado estudiar para veterinaria. Estaba estudiando para el examen de admisión cuando su padre descubrió que se había estado durmiendo con un atractivo spaniel lo que hizo al señor expresar sus dudas en palabras.
    – Sé que alguien tiene que dedicarse a ello, cariño -declaró con sensibilidad-, pero creo que no tienes el carácter para soportar el lado triste de esa profesión.
    – ¿No te sentirás desilusionada si no entro a estudiar esa carrera? -le había ella preguntado, y se sintió más contenta que hacía semanas cuando le respondió.
    – No seas tonta -bromeó él.
    Cuando Fabia dejó la escuela, parecía estar hecha para dedicarse a darles de comer y ejercitar a los perros proporcionándoles todo el amor y la atención que tanto necesitaban.
    A su hermana también le gustaban los animales, pero nunca había tenido nada que ver con ellos, se había salido de su casa al cumplir los dieciocho años. Cara se había casado y vivía con Barney en Londres, pero iba a visitarlos a Hawk Lacey siempre que podía. A veces Barney la acompañaba, pero, como a menudo ella podía coordinar las visitas con algún reportaje en esa área, iba sola.
    Fue en una de esas ocasiones, en febrero, dos meses atrás, cuando, habiendo manejado a Cheltenham para hacer una entrevista, se desvió para verlos. Fabia sintió que estaba muy emocionada y comprendió que no era la única cuando apenas se sentaron a tomar el té, su padre le preguntó ya que era muy observador:
    – ¿Nos lo vas a contar o es un secreto?
    – Adivinen quién…-empezó Cara a decir.
    – ¡Vas a tener un niño! -trató de adivinar su madre, aflorando un nietecito.
    – ¡Mamá! -exclamó Cara, exasperada-. ¡Ya tengo bastante tratando de cumplir con mi profesión y tener que limpiar todo el tiradero que deja Barney para todavía añadir un niño a mi carga de trabajo!
    A Norma Kingsdale le mortificaba que su hija mayor no tuviera ninguna intención de abandonar su carrera, pero esperaba que lo hiciera cuando se decidiera a tener familia. Como no habían visto a Cara desde Navidad, y como podrían pasar otras cinco semanas o más, antes que la volvieran a ver, no discutió más y la animó para gozar del momento que tenían.
    – Dijiste, "adivinen quién…"
    Cara no necesitaba que la motivaran y sus ojos volvieron a brillarle de emoción.
    – Adivinen a quién le acaban de otorgar la entrevista del año.
    Después de un periodo de trabajo por su cuenta, la joven estaba trabajando para la connotada revista bimestral Verity. Para Fabia, que pensaba que su hermana era lo máximo, la entrevista era una prueba más de que era una excelente profesionista.
    – ¿La que acabas de hacer en Cheltenham? -le preguntó emocionada mientras esperaba que le diera más detalles.
    – ¡No, válgame Dios! -negó Cara-. Esa entrevista casi no tiene importancia comparada con esto.
    – ¡Aja!, se trata de una entrevista que aún no has realizado -dijo Godfrey Kingsdale.
    Cara asintió con la cabeza y prosiguió a decirles que había escuchado decir, esa mañana cuando entró a su oficina para ver si había recibido correspondencia, antes de irse a Cheltenham, que le habían asignado la entrevista con el famoso Vendelin Gajdusek.
    – ¿El escritor checo? -preguntó Fabia. Aunque no había leído ninguno de sus libros, sabía que lo tenían en alta estima dentro del mundo literario.
    – ¡El mismo! -exclamó Cara-. Casi no puedo creerlo. Me pellizco, para saber si estoy dormida o despierta.
    – ¿Pero, creí que él nunca otorgaba entrevistas? -recordó Godfrey Kingsdale.
    – Así es -asintió Cara-. Por eso mismo es tan extraordinario que después de semanas y semanas de acaramelar a su secretaria por fin logré convencerlo. Todavía no lo puedo creer, aunque tenga yo aquí la carta para probarlo.
    Los siguientes minutos todos la felicitaron ya que comprendían que había sido un gran logro. Luego la señora Kingsdale preguntó:
    – ¿Tendrás que ir a su hotel a entrevistarlo?
    – ¿Hotel? -dijo Cara, pero de inmediato comprendió-. Ah, él no vendrá a Inglaterra, yo debo ir a Checoslovaquia.
    – ¡Checoslovaquia! -exclamó la señora.
    – Está en Europa Oriental, mamá, no en Marte -Cara se rió, todavía muy entusiasmada por las noticias de esa mañana.
    – ¿Y Barney está de acuerdo con que vayas? -preguntó Norma.
    – Él está más emocionado que yo -respondió Cara, revelando que le había llamado por teléfono cuando se enteró de la noticia-. Y no, mamá, no le importa. Mientras yo esté feliz en mi profesión, él me apoyará -sonrió para no dar la impresión de que le fastidiaba el hecho de que su madre pensara que debería dedicarse más a su hogar, porque ya estaba casada-. Además, como lo más pronto que me puede recibir el señor Gajdusek es la primera semana de abril, todo ha resultado perfecto.
    – ¿No tenía Barney que ir a los Estados Unidos a finales de marzo? -intercaló Fabia.
    – Te acordaste -Cara sonrió y le reveló-. En realidad estaba preocupada al pensar en qué iba a hacer durante las cuatro semanas que él estaría de viaje, ya me acostumbré a tenerlo en casa -admitió, aunque todos pensaban lo contrario-. Ahora ya hice planes para pasar con él las dos últimas semanas, juntos, como en una especie de vacaciones, pero las dos primeras semanas… -se quedó pensando y miró a Fabia-. Acabo de tener una maravillosa idea, ¿por qué no me acompañas a Checoslovaquia?
    – ¡No hablas en serio! -exclamó la joven, emocionándose de inmediato.
    – Claro que sí -replicó Cara-. Serás la mejor compañía y te fascinará, estoy segura.
    – Creo que estás recordando la época en que todos los chicos estaban volviendo a sus padres locos con la música pop, Fabia tocaba día y noche obras de Smetana, Janácvek y Dvorvák -murmuró su padre a secas.
    – Estás exagerando -Fabia soltó una carcajada, pero no pudo negar que había sido una gran aficionada de los compositores checos y todavía lo era.
    – ¿Entonces, qué opinas? -preguntó Cara y Fabia se volvió para preguntarles a sus padres.
    – ¿Creen que puedo? ¿No me necesitarán?
    – Hace mucho que debiste tomarte unas vacaciones -declaró de inmediato su madre.
    – Podemos estar solos una semana -y luego miró intrigado a Cara-, ¿o dos?-preguntó.
    – El señor Gajdusek vive en la región de Checoslovaquia llamada Bohemia Occidental y quería llegar en avión, encontrar Mariánské Lázne donde tiene su casa y volar de regreso a Inglaterra -respondió Cara-. Pero si Fabia me acompaña podemos ir manejando, tomar el transbordador a Bélgica, cruzar Alemania y… -cuando su padre la miró frunciendo el ceño dijo-. Podemos tomar turnos para manejar y parar en algunos lugares en Alemania -corrigió mirando de reojo a Fabia que sonreía-, y una vez que haya concluido mi entrevista tomarlo como vacaciones, quedarnos unos días y conocer los alrededores. Incluso podríamos ir a Praga.
    – ¿Podemos? -preguntó entusiasmada Fabia y quedaron de acuerdo.
    Durante los dos meses que quedaban Fabia hizo varias veces el equipaje, y adquirió un libro de frases checoslovacas traducidas al inglés. Cuando su padre opinó que el auto que él y su madre le habían reglado para sus cumpleaños era más confiable en carretera que el elegante auto de Cara, que no tenía un motor tan potente, decidieron que utilizarían su cuidado Volkswagen para el viaje.
    Las hermanas hablaban por teléfono muy seguido. Y mientras crecía el entusiasmo de Fabia ante la perspectiva de ir a conocer el país de sus compositores favoritos, crecía también la alegría de Cara ante la idea de ir a hacerle una entrevista a Vendelin Gajdusek. Era como si todavía no quisiera creer que era tan afortunada, que ella, entre tantos afamados periodistas que buscaban entrevistarlo, había sido aceptada por él. ¡Era obvio que estaba en la cúspide de su carrera!
    Para cuando llegó la semana en que emprenderían el viaje, Fabia había conseguido y leído una de las obras de Vendelin Gajdusek traducida al inglés y sentía tanta admiración por el escritor como por su hermana. Aunque prefería el estilo suave y poco agresivo de escribir, no podía dejar de admirar la afilada narrativa del checoslovaco.
    Debía ser una emoción increíble poder conocer al hombre que era autor de esa obra, pensaba cuando cerraba la maleta por última vez, el martes en la mañana, aunque sabía que eso iba a ser imposible. Habían planeado con mucho cuidado el primer día de lo que llamaban su "experiencia checoslovaca", así que Fabia sabía por adelantado que nunca llegaría a conocer a Vendelin Gajdusek.
    De nuevo, Cara repasó los primeros días de su itinerario en su memoria. Barney había volado a los Estados Unidos el jueves anterior, y ella debía llegar manejando al apartamento donde vivían en Londres, el martes por la tarde. De allí, Cara lo tenía ya todo meticulosamente planeado; ella y Fabia irían conduciendo a Dover y tomar el transbordador a Ostend el miércoles en la mañana. Cruzarían Bélgica y entrarían tranquilas en Alemania donde pasarían la noche. El jueves debían llegar a la frontera Checa. De acuerdo a los planes de Cara, quien había hecho reservaciones en el hotel en Mariánské Lázne, debían llegar a su destino ese día en la tarde.
    Tenían bastante tiempo, había declarado, para descansar antes de salir, un poco antes de las once de la mañana, para acudir a su valiosa cita con el señor Gajdusek el viernes en la mañana. Después de eso, tendrían vacaciones.
    Fabia no podía pensar más que en la "Experiencia Checoslovaca", cuando se despidió de sus padres junto a su auto.
    – Recuerda hija que debes…
    – No te preocupes, mamá -Fabia sonrió a su madre que estaba preocupada-. Ya conoces a Cara, es de lo más eficiente, todo saldrá a la perfección.
    Sólo unas horas después Fabia deseó, con todo su corazón, haber tocado madera cuando hizo esa declaración. Porque algo había salido mal. ¡Muy mal y todavía antes de salir de Londres!
    Contenta, sonriente y confiada, había quitado de su frente unos cabellos, largos y rubios y los había puesto detrás de la oreja y esperaba que su hermana fuera a abrirle la puerta.
    La sonrisa en su rostro se desvaneció de pronto en el momento en que Cara abrió la puerta y contempló la desusual palidez de su rostro y las señales, casi inequívocas, de que había estado llorando.
    – ¡Cara! ¡Cariño! ¿Qué te pasa? -entró al apartamento con ella.
    – ¡No puedo ir! -exclamó a secas.
    Fabia se estremeció, pero estaba más interesada en ese momento en averiguar qué podía hacer para ayudar en lo que fuera y por lo que fuera, que preocupada porque parecía que su anticipado y emocionante viaje a Checoslovaquia no se llevaría a cabo.
    – ¿Por qué? ¿Qué ha sucedido?
    – Barney… está enfermo -respondió con angustia; había llorado bastante, pero ya estaba más controlada.
    – ¡No! ¡No, cariño! -se lamentó Fabia y abrazó a la joven, luego ambas tomaron asiento-. ¿Qué le pasa? -preguntó rogando a Dios que no fuera algo grave.
    – Todavía no lo saben. Me llamaron por teléfono hace como tres cuartos de hora. Ha contraído algún virus y está delirando de fiebre mientras los doctores hacen lo imposible por averiguar qué es lo que tiene.
    – ¿Vas a ir con él? -era más una declaración que una pregunta.
    – Llamé de inmediato al aeropuerto, ya reservé en el primer vuelo que sale hacia allá. ¿Podrías llevarme? Me siento demasiado nerviosa para manejar -confesó Cara.
    – Claro que sí -respondió Fabia sin titubear, y estaba a punto de añadir que se iría en el mismo vuelo cuando notó un cambio en la expresión de su hermana. Conociéndola bien, Fabia se maravillaba de que a pesar de que Barney estaba por lo visto, bastante grave, Cara hacía un gran esfuerzo para sobreponerse a la noticia que había recibido hacía menos de una hora.
    Se maravilló todavía más cuando la eficiencia de su hermana salió a flote al declarar:
    – Según mis cálculos tendrás tiempo todavía de llegar a Dover después de dejarme en el aeropuerto -y continuando en la misma línea antes de que Fabia la convenciera de que no iría a Checoslovaquia sin ella-. Te tardarás como cuatro horas en cruzar de modo que podrás dormir y descansar antes de… -se calló, pero parecía tratar con desesperación de no pensar en la gravedad de su adorado marido hablando de su trabajo-. Es increíble que tenga que perder la oportunidad de entrevistas a Gajdusek -suspiró temblorosa-. Era la entrevista de una vida.
    Fabia había olvidado todo acerca de la cita de su hermana para el viernes a las once, pero sintió lástima por ella.
    – Cuánto lo siento -le dijo con ternura, consciente de todo lo que significaba para Cara. Por lo tanto sólo pudo amar y admirar más a su hermana porque al tener que escoger entre la entrevista más importante de su carrera y volar para estar junto al lecho del enfermo había elegido, sin titubear, adonde estaba su esposo. Fabia sintió que las lágrimas la iban a traicionar, comprendió que estaba en peligro de mostrarse abrumada y eso no ayudaría en nada. De modo que, reprimiendo el llanto, trató de ofrecer alguna ayuda más práctica-. Quizás -sugirió tentativamente-, otra persona pueda hacer esa entrevista en tu lugar.
    – Tienes razón -Cara se volvió para verla, daba gusto que estuviera sonriendo con valentía. Fabia le sonrió a su vez, pero la sonrisa desapareció cuando un segundo después declaró, con claridad-. Tú.
    – ¡Yo! -exclamó Fabia, sabiendo que en una situación como esa, su hermana no bromeaba.
    – Eres la más indicada para hacerlo -dijo e ignorando que su hermana la miraba con incredulidad, prosiguió-. He tenido tiempo para pensarlo bien y con cuidado, han sido los tres cuartos de hora más largos de mi vida, entre la llamada y tu llegada y tienes que ser tú. Ya hice la lista de las preguntas que debes hacerle…
    – ¡Cara! -protestó, tratando de detenerla antes que fuera demasiado tarde-. ¡No puedo hacerlo! -tuvo que decirle y cuando su hermana, de pronto, la miró con hostilidad expresó-: Estoy segura de que le puedes escribir o llamar por teléfono al señor Gajdusek, si quieres yo puedo hacerlo por ti -se ofreció apresurada, no queriendo contrariarla-. El señor Gajdusek comprenderá, sin duda te dará otra cita si…
    – ¡Claro que no! -la interrumpió Cara con hostilidad-. Sudé sangre para conseguir que aceptara verme. Te aseguro que yo no voy a arruinarlo todo diciéndole que no puedo acudir a la única cita que me ha concedido. Además, su secretaria, Milada Pankracova, me mandó decir en su carta que su jefe no tenía deseos de repetir dos veces las cosas, y que esa era la última vez que trataban el asunto. Lo único que tenía que hacer era presentarme en la fecha mencionada, y él cumpliría con su promesa. Sólo que -Cara se detuvo y miró con seriedad a su hermana-, esta vez, no seré yo quien lo vea, sino tú.
    – Pero… -Fabia empezaba a sentir desesperación, recordando que cuando su hermana tenía algo en mente era difícil disuadirla-, ¿no puedes llamarle a alguno de tus colegas para que asista a la entrevista? Ellos son profesionales y…
    – ¡Has de estar loca! Ya te expliqué todo lo que tuve que hacer para conseguir esta entrevista. Si crees que voy a dejar escapar esta preciosa joya por la que he trabajado toda mi vida, y que otra persona de la revista Verity firme estás completamente…
    – ¿No aceptarían, dadas las circunstancias, poner tu nombre…?
    – ¡Válgame Dios, cuánto te falta aprender! -le gritó. Pero al mismo tiempo se le llenaron de lágrimas los ojos y Fabia se conmovió. Le costaba trabajo controlar su propio llanto y la periodista le pidió con voz temblorosa-: ¿No podrías hacerme este gran favor? Sólo te estoy pidiendo una hora de tu vida… eso es todo.
    – ¡Ay, Cara! -lloró, sintiéndose el ser más malvado de la tierra. ¿Qué significaba una hora en toda una vida, por amor de Dios?
    – No te estoy pidiendo que escribas la entrevista. Yo puedo hacerlo cuando tú me entregues tus anotaciones. Lo único que te estoy pidiéndoles que consigas algunos datos relevantes, respuestas que yo pueda redactar -explicó con voz temblorosa-. ¿Harías eso por mí, cariño?
    – Claro que sí -¿cómo podía rehusarse?, y desde ese momento hasta que llegó la hora de ir al aeropuerto estuvo escuchando intensamente todas las instrucciones que Cara tenía que darle.
    Para cuando estaban en camino, Fabia ya conocía la dirección de Vendelin Gajdusek y se devanaba los sesos pensando en qué otra cosa debería saber.
    Llegaron al aeropuerto con bastante tiempo de anticipación, y Fabia le sugirió a su hermana que llamara a sus padres para avisarles de Barney.
    – No, no lo creo -declaró Cara-. Además ya se habrán acostado a dormir. Si Barney empeora -prosiguió y se le quebró la voz-, los llamaré. Por lo pronto me harás un gran favor si tú tampoco les avisas. Tratarán de desanimarte para que no vayas a Checoslovaquia a hacer mi trabajo, ya sabes como son.
    – ¡No puedo decirles mentiras! -replicó Fabia reacia, aunque en vista de lo qué estaba pasando su hermana, se resignó.
    – No tendrás que hacerlo. Ellos saben que ambas manejaremos durante estas vacaciones de trabajo. No esperarán que enviemos tarjetas postales separadas, así que cuando quieras enviarles alguna sería conveniente que añadieras mi nombre. Y hablando de tarjetas -prosiguió mientras Fabia pensaba que añadir su nombre era mentir-, llévate un par de mis tarjetas profesionales -buscó en su bolsa, las sacó de su cartera y se las entregó a su hermana, quién sabía que ella usaba su nombre de soltera en su trabajo; leyó las tarjetas: "Cara Kingsdale, Revista Verity". La periodista siguió dándoles instrucciones-. Guárdalas en caso de que el señor Gajdusek quiera pruebas de que tú representas a Verity. ¡Oh! -exclamó de pronto al ver un sobre con el sello de Checoslovaquia en su bolsa-. Llévate también esto. Es la importante carta donde me avisan de la fecha y de la hora de la entrevista.
    – ¿No se ofenderá el señor Gajdusek de que lo entreviste una persona que no es periodista profesional? -preguntó con inocencia y quedó horrorizada no sólo ante la expresión de ira en el rostro de su hermana sino por su respuesta.
    – ¡En serio! -explotó con impaciencia-, ¡no le puedes revelar que tú no eres una profesional! -gritó, y murmurando algo que sonaba desagradable agregó-: ¡Tienes que fingir que eres yo… Cara Kingsdale! -insistió.
    – ¡Yo no puedo hacer eso! -exclamó Fabia asombrada.
    – ¡Por amor de Dios! No es como si ya nos conociera a ambas o si fuera a volvernos a ver -silbó Cara y cuando las personas empezaban a mirarlas, su tono cambió por completo-. ¿Te avergonzaría tanto fingir que eres yo por una hora? -preguntó lamentándose. Y, jugando su última carta-. ¿Me defraudarías… ahora?
    Fabia condujo el auto hasta Dover, disgustada consigo misma porque en lugar de cooperar cuando Cara tenía tanto de qué preocuparse, había puesto obstáculos. Trató de animarse cuando subió al transbordador porque habiéndose rendido de inmediato y completamente le había asegurado a su hermana que podía irse al lado de su marido con toda tranquilidad y que habiéndole dado su palabra, jamás la defraudaría si de ella dependiera.
    El cruce a Ostend fue rápido y Fabia cuando no rezaba para que se aliviara Barney, trataba de enfrentarse al hecho de que, a pesar de tener aversión innata al engaño y a las mentiras, acababa de aceptar practicar ambos. Tenía que mentir al escribir el nombre de Cara en las tarjetas postales que enviaría a sus padres. ¿Y no era un engaño presentarse en el hogar de Vendelin Gajdusek fingiendo que era su hermana?
    Fabia condujo el auto a través de Bélgica y entró a Alemania deseando con toda su alma que llegara el sábado y que pasara la tan mentada entrevista con el famoso escritor.
    De pronto se percató de que no le había preguntado a su hermana una cosa fundamental, ¿cuándo debería regresar a Inglaterra?
    Debido a todo lo acontecido había disminuido su emoción ante la perspectiva de conocer Checoslovaquia. Sin embargo, tenía la impresión, por la sugerencia de Cara, de que mandar tarjetas postales a casa, quería decir permanecer fuera las dos semanas como habían planeado. ¿Qué era lo que la periodista quería que hiciera? Para Fabia la idea de terminar con la entrevista, sin arruinarla, y regresar de inmediato a Ostend, era muy atractiva. Por otro lado, algo la llamaba y le decía… todavía no.
    Comprendió entonces que estaba fatigada y confundida. Miró su reloj, al que le había aumentado una hora por el cambio de horario desde Ostend, y vio que eran más de las seis de la tarde y que, aparte de tomar gasolina y detenerse en Aachen para tomar café, había estado manejando sin parar desde las nueve de la mañana.
    Un poco después se detuvo frente a un hotel en esa ciudad que tenía mil años de antigüedad, Bamberg. Al día siguiente atravesaría las fronteras de Alemania y de Checoslovaquia hasta llegar a su destino en Mariánské Lázne. Ya había adelantado bastante.
    Fabia despertó en la habitación del hotel en Bamberg y pensó que si Cara estuviera con ella, y como ya no estarían lejos de su destino, hubieran aprovechado la oportunidad de conocer la ciudad. Le habría encantado conocer la plaza de la catedral y ver el castillo de Bamberg. Pero estaba sola, y mientras rezaba porque se aliviara Barney, se puso nerviosa, y sintió que tenía que seguir su camino.
    Deteniéndose sólo para llenar el tanque de gasolina de nuevo, cruzó la frontera de Alemania y seis millas después se detuvo en Cheb, cerca de la frontera de Checoslovaquia, donde cambió libras esterlinas por coronas checas, y siguió manejando pensando si su nerviosismo seguiría hasta después del almuerzo del día siguiente. Para entonces tendría ya las respuestas a todas las preguntas que había escrito Cara, y podría relajarse y respirar tranquila. Desafortunadamente, no todo resultó como lo había planeado. Es decir, hasta cierto punto. Llegó al hotel en Mariánské Lázne el jueves en la tarde, donde tomó un bocadillo en su habitación mientras estudiaba la lista de preguntas que le entregó su hermana y trató de memorizarlas bien antes de presentarse ante el señor Vendelin Gajdusek al día siguiente. Luego, sintiéndose tensa, salió del hotel para pasear por Hlavní Trida, la avenida principal. Pero eso no alivió su ansiedad y sintiendo que le era imposible vivir con la conciencia sucia y la culpa, regresó al hotel pensando que no le volviera a suceder tener que suplir a su hermana.
    No tenía mucha hambre, pero bajó al comedor del hotel como a las ocho de la noche y fuego regresó a su habitación para pasar una noche inquieta.
    Al día siguiente, se asomó a la ventana de la habitación del hotel, en el área forestal Slavkosky, hacia las colinas cubiertas de árboles que rodeaban Mariánské Lázne, y tampoco tuvo apetito. Tomó café y yogur, y después fue a la recepción a pedir informes de cómo llegar a la casa del señor Gajdusek. De allí regresó a su habitación, luego salió con bastante anticipación, dado que la casa quedaba en las afueras de Mariánské Lázne, vestida con su mejor traje sastre, en lana verde de cuello redondo y saco largo y habiendo peinado con cuidado su cabello rubio.
    Pero para entonces estaba tan tensa, por el engaño que por amor y lealtad se veía forzada a realizar que no vio los imponentes edificios que dejaba atrás, conduciendo rumbo al valle donde terminaba el pueblo y empezaba una carretera a través de los bosques.
    Era en el área boscosa donde se dividía la carretera en una muy amplia y en otra secundaria, ésta era la que, le habían dado instrucciones, debía tomar. Al final dio vuelta a la derecha, y a unos cuantos metros se encontró frente al más elegante edificio de cuatro pisos. Ella sabía que ahí vivía el hombre que entrevistaría.
    Consultó su reloj, sintiendo gran nerviosismo. ¡No tenía el carácter para hacer esas cosas! Y lo comprobó, además, por las náuseas que sentía. Faltaban aún quince minutos para que fuera la hora convenida.
    Durante un momento trató de calmarse y de aparentar seguridad en sí misma, luego, más tranquila, salió del auto y se acercó a la imponente puerta principal del edificio.
    De pronto un ataque de pánico casi la hizo retroceder, pero sin hacer caso a sus emociones presionó el timbre de porcelana. Era demasiado tarde para huir, y empezó a luchar, desesperada por mantener la calma repasando de nuevo toda la lista de preguntas, pero no recordaba ni una.
    En ese momento, con el corazón en los pies, escuchó que alguien se acercaba. Si había pensado que era el hombre que allí vivía, habría sentido desilusión. No era un hombre quien abrió la puerta, sino una mujer regordeta como de cincuenta años.
    – Buenos días -dijo Fabia sonriendo a la señora.
    – Dobryden -respondió la mujer con sus propios "buenos días".
    Por el bien de su hermana, Fabia continuó sonriendo, pero se desanimó al comprender que esa señora fuera su esposa, ama de llaves o ambas cosas, no sabía hablar inglés. Y tampoco, por la expresión de intriga en su rostro, estaba informada de su visita.
    – Me llamo Fa… hmm -tosió para encubrir su primer error, ¡y todavía no había empezado!-. Me llamo Cara Kingsdale -volvió a sonreír, y como vio que no obtenía respuesta, continuó-. Vine a ver al señor Gajdusek -sin embargo, aparte de parpadear al reconocer el nombre, la mujer tampoco respondió. Fabia empezó a devanarse los sesos, pensando en como derribar la barrera del idioma. De alguna manera recordó las tarjetas de presentación que le había dado Cara y con la esperanza de que la mujer se la entregara al dueño de la casa, buscó en su bolsa y la sacó de su cartera para entregársela a la mujer.
    Sintió alivio cuando, después de mirar el pedazo de papel, que de seguro no significaba nada para ella, la mujer dijo con amabilidad.
    – Prosím za prominutí -y desapareció.
    Fabia no entendía ni una palabra de checo; sólo había averiguado que prosím significaba "por favor", esperaba que la cordial mujer se hubiera disculpado para ir a entregarle su tarjeta a Vendelin Gajdusek.
    Cuando Fabia volvió a escuchar pisadas que se acercaban adonde estaba ella, se estremeció de nervios. Pero la mujer a quien le había entregado la tarjeta apareció acompañada de otra señora, de uniforme, con un plumero en la mano y de la misma edad, a quien había distraído de sus labores de limpieza.
    – Buenos días -le dijo la señora en inglés, con acento extranjero.
    Con acento o no, Fabia sintió aminorar su tensión al oír a alguien hablando inglés. Pero un minuto después se sentía igual de tensa. Porque, después de volver a repetir su ritual de presentación y de señalar el motivo de su visita, se enteró, si entendió bien, que el hombre con quien tenía la cita, ¡no estaba allí!
    – ¿Salió por un momento? -Fabia preguntó despacio, tratando de aclarar su situación. Luego, cuando comprendió que no le habían entendido, repitió la pregunta todavía más despacio.
    Esperó un momento y, cuando vio que se iluminó el rostro de la otra mujer, empezó a creer que por fin le responderían.
    – Praga -anunció la mujer de uniforme.
    – ¿Praga? -repitió Fabia esperando haber entendido-. ¿Dice usted que el señor Gajdusek está en Praga?
    – Allí está -fue la increíble respuesta.
    – ¡Allí está! -exclamó Fabia, y todavía no lo quería creer, pese a que la mujer asentía con la cabeza.
    – Ano, sí -tradujo.
    – ¡Pero si yo tengo cita con él! -protestó Fabia y comprendió que la mujer desconocía la palabra "cita". Como el hecho de encontrar otra palabra no iba a cambiar la situación, se preguntó si el escritor regresaría para cumplir con el compromiso o si se habría retrasado por algún motivo imprevisto. De modo que les preguntó:
    – ¿Esperan que regrese hoy el señor Gajdusek? -y como vio que no comprendieron, señaló su reloj y volvió a preguntar-. ¿A qué hora lo esperan de regreso?
    – Una semana -le informó la mujer dejándola atónita.
    Diez minutos después, Fabia iba conduciendo de regreso al hotel, sintiendo incredulidad y asombro. Había insistido a la recamarera que le confirmara si había comprendido su última pregunta y de nuevo le había repetido "una semana". Fue en ese momento que Fabia recordó a Milada Pankracova con quien se había comunicado su hermana.
    – ¿Está la secretaria del señor Gajdusek? -había preguntado.
    – ¿Secretaria?
    – Milada Pankracova.
    – ¡Ah! -habían reconocido el nombre, pensó Fabia, animada-. No está -había añadido la mujer y Fabia creyó que eso quería decir que el señor Gajdusek había ido a Praga para un asunto de negocios y se había llevado a su secretaria con él. ¿Y entonces qué iba a pasar?
    ¿Qué podía hacer?, se preguntó y comprendió cuando llegó al hotel y entró al bar a tomar café, que tendría que regresar a Inglaterra cuanto antes. Había intentado hacer lo que le pidió Cara. De hecho, estuvo a punto de cumplir con ella desde el momento en que llegó a la casa de Vendelin Gajdusek a tiempo para la cita y además había tocado el timbre.
    Con toda calma, Fabia bebía su café. Sí, decidió, lo había intentado, había hecho todo lo posible por Cara, pero… irritada empezó a cuestionarse. ¿Todo lo posible? ¿Era la verdad?
    En ese momento no necesitaba la pesadilla de su conciencia, pero al continuar los sondeos, se preguntó en serio si en verdad era suficiente haberse presentado en la casa de Vendelin Gajdusek y nada más. Empezó a pensar en su querida hermana y todo lo que debía estar pasando, y, aunados el amor y los remordimientos, empezó a convencerse de que podía hacer algo más.
    Para empezar se suponía que estaba de vacaciones, por amor de Dios, de modo que no tenía prisa alguna por regresar a su casa. Y además, teniendo en cuenta todo lo que esa entrevista significaba para su hermana, ¿no podía quedarse una semana más en Mariánské Lázne?
    Fabia decidió esperar a que regresara Gajdusek, aun cuando no tenía ninguna garantía de que el escritor le concedería entonces la entrevista. Pero considerando la carta que, con las instrucciones, le había enviado Milada Pankracova a Cara, tal vez cumpliría con su promesa de verla a ella… o a su hermana.
    La joven trataba de contrarrestar los sentimientos de miseria, al pensar que estaba mal, de parte del escritor, estar ausente cuando sabía que alguien iría desde Inglaterra sólo para verlo. De acuerdo, la cita se había acordado hacía dos meses, y era posible, suponía, que él o su secretaria hubieran llamado a la revista Verity, el miércoles, para dejar el recado de que había tenido que salir de viaje. No hubiera podido adivinar que la periodista que estaba esperando había decidido tomar el camino largo por carretera en vez de abordar un avión el jueves.
    Se molestó con Vendelin Gajdusek, pero el enfado duró poco y desapareció, dejándola preocupada por Cara y Barney, y por la entrevista que ya debía haber concluido, pero que no había siquiera iniciado. Cualquiera le hubiera podido decir que tendría otra semana para sufrir agonías como la de ese día.
    Fabia creía, sin embargo, que no debía pensar en eso, aunque era más fácil decirlo que hacerlo; iba a tratar y disfrutar todo lo que pudiera la siguiente semana, pasando cada día como si realmente estuviera de vacaciones y sin preocupaciones.
    Al final, Fabia, muy buena para caminar, abandonó el hotel para explorar las avenidas y caminos de Mariánské Lázne. Se detuvo un par de veces a tomar algo, regresó al hotel como a las seis de la tarde, contenta de que el poblado fuera tan encantador.
    El sábado volvió a caminar, durante varias horas, alrededor de las amplias y limpias avenidas y por las calles bordeadas de árboles del balneario con sus artísticas columnas y sus manantiales curativos. Había leído que el balneario formaba parte de lo que se conocía como el Triángulo de Balnearios de Bohemia Occidental, los otros dos eran Karlovy Vary y Frantiscovy Lázne.
    Pasó frente a hermosos edificios del siglo XIX, de cuatro pisos, con techos amarillos, blancos, rojos y verdes, con prados bien cuidados y regresó al hotel. Faltaban todavía cinco días para que pudiera entrevistarse con Vendelin Gajdusek y se le ocurrió, entusiasmada de pronto ir a conocer los otros dos balnearios, ya que tenía el auto, si no quedaban muy lejos.
    – ¿Podría informarme a qué distancia están Karlovy Vary y Frantiscovy Lázne? -le preguntó al recepcionista del hotel.
    – Con mucho gusto -el hombre sonrió disfrutando sus hermosos rasgos y su cutis exquisito.
    Cuando se despertó el domingo en la mañana, pensó en Cara, en Barney y en el hombre que aún no conocía, pero que esperaba conocer, y luego intentó eliminar, su ansiedad recordando que Frantiscovy Lázne estaba a menos de veinticinco millas y que ahí pasaría el día.
    Un poco después del desayuno, Fabia condujo su Volkswagen hacia el otro balneario y cincuenta minutos después estaba paseando por el parque del pueblo, entre árboles, bancas y un escenario para una banda de música. Durante más de una hora caminó por el lugar que el dramaturgo Goethe llamó "un paraíso terrenal", y deseó tener más vacaciones para poder explorar mejor la zona.
    Estaba en el mejor estado de ánimo que recordaba desde hacía mucho tiempo cuando regresó, más tarde a su auto. Había conducido muy poco cuando tuvo que detenerse a consultar el mapa, y luego, para su asombro, ya no pudo encender el motor.
    En un principio se quedó allí sentada, incapaz de creer que su auto no arrancara. Pero, cuando comprendió totalmente que no podría hacerlo, pensó que dados sus escasos conocimientos de mecánica, tenía un serio problema.
    Bajarse y levantar la tapa del motor no le serviría de mucho, dado que la falla podía estar frente a sus ojos y ella jamás la reconocería.
    En un estado de suprema ansiedad, miró distraída por el espejo retrovisor y, santo Dios, pensó al percatarse de que estaba en un sendero estrecho bloqueando el paso por completo y que había un Mercedes negro detrás de ella, esperando pacientemente que lo dejara pasar.
    Entendió que no podía hacer otra cosa que ir a disculparse y, de ser posible, explicar que su auto no arrancaba, puso la mano en el picaporte de la puerta y supo que no tenía necesidad de moverse. Desde su espejo vio que abrían la puerta del Mercedes y que bajaba de allí un hombre alto y aristocrático.
    Dios me ayude, se dijo mientras bajaba el vidrio de su ventana al ver que él se acercaba… No tuvo ni oportunidad de preocuparse de que no la entendiera, porque en el instante en que el hombre, vestido en forma elegante aunque informal, se inclinó y le preguntó en perfecto inglés.
    – ¿Algún problema?
    – Sí. ¡Mi auto no arranca! -respondió de prisa, sintiendo latir con fuerza su corazón al mirar los ojos negros, penetrantes e inteligentes, que contemplaban su largo cabello rubio, sus ojos verdes, sus rasgos y su cutis delicado-. No había fallado, pero ahora de repente no quiere arrancar -añadió ella con mayor lentitud, tratando de controlarse y comprendiendo que con la placa de Gran Bretaña nadie tendría que ser un genio para adivinar que ella era inglesa.
    – ¿Ya debe haber intentado todo supongo? -preguntó el hombre de cabello negro con tono cordial y agradable ganándose un buen trato debido a que no le hablaba con prepotencia.
    – Me falta ver el motor. Aunque a mí no me ayudaría hacerlo -le confesó al hombre alto y delgado que le pareció de unos treinta y cinco años.
    – No significaría mucho tampoco para mí -respondió con cierto encanto y, mientras dio un brinco el corazón de la joven, él se encargó del problema señalando un recodo hacia la derecha-. Mueva el volante hacia allá. Yo lo empujaré hasta un taller mecánico.
    Fabia estaba todavía sorprendida de que su Volkswagen iba a ser empujado por un Mercedes, cuando el extraño caminó hacia su auto y ella tuvo que recuperarse y mover el volante.
    Todavía estaba incrédula cuando media hora después estaba en un taller.
    – Muchas gracias por traerme hasta aquí -le dijo al hombre que había terminado de hablar con un mecánico-. Espero no haberle quitado su tiempo -se disculpó pensando en que quizá tenía alguna cita y tenía que irse.
    – No tengo prisa -respondió él haciéndola sentirse bien y añadió con encanto natural-. Estoy de vacaciones.
    ¿Quería decir que estaba de vacaciones por ser domingo o que estaba pasando algunos días en la zona? A Fabia le hubiera gustado preguntarle, pero no se conocían lo suficiente para ningún comentario que fuese más que superficial.
    – De todas maneras se lo agradezco mucho -insistió ella y sonrió. Notó que él fijaba la vista en su boca y luego el mecánico se acercó a ellos.
    Mientras los dos hombres discutían en un idioma que no entendía, Fabia se quedó escuchando, rezando porque el problema no fuese muy serio. Cuando los dos terminaron de hablar, contempló al alto y encantador hombre.
    – Me temo que no tengo buenas noticias -empezó él a decir-. Su auto necesita un nuevo alternador.
    – ¡Válgame Dios! -musitó la joven, tratando de aparentar que comprendía, aunque un alternador no significaba nada para ella. Sin embargo, como parecía que no podría llevar su auto a ningún sitio, preguntó-: ¿Podría poner uno el mecánico, lo más pronto posible? -mostró ansiedad y se percató de que él ya había hecho esa pregunta.
    – Podría hacerlo si tuviera uno en existencia especial para la marca de su auto -respondió él.
    Con un demonio, pensó Fabia, y por un momento no supo qué hacer. De alguna manera tuvo la incómoda sensación de que los alternadores para Volkswagen Polo no abundaban en Checoslovaquia.
    – Este… ¿cuánto tiempo necesitaría para conseguir ese accesorio? -dijo ella temiendo lo peor.
    – Varios días -respondió el extraño.
    – ¿No puedo llevarme hoy el auto? -preguntó ella rápidamente haciendo lo imposible por no mostrar pánico y él negó con la cabeza. ¿Cómo demonios iba a regresar a Mariánské Lázne?
    – ¿Adónde está usted hospedada? -preguntó él como si le hubiera leído el pensamiento y supiera que estaba esforzándose por controlar el miedo.
    – No en Frantiskovy Lázne -replicó ella-. Vine conduciendo desde Mariánské Lázne.
    Descubrió que el hombre, aunque encantador, se reía poco. Sin embargo, la favoreció con un gesto tranquilizador y le dijo:
    – Yo voy camino a Mariánské Lázne, así que eso ya no sería un problema -y mientras sentía alivio al saber que ese amable extraño le ofrecía llevarla de regreso a su hotel, él le dio instrucciones al mecánico y luego éste le informó:
    – Tratarán de conseguir la pieza lo más pronto posible, pero mientras tanto, tendrá que dejar aquí su auto.
    Después Fabia estaba sentada al lado del extraño, y su auto se deslizaba a toda velocidad, por la carretera, y en media hora haciendo algunos comentarios impersonales, Fabia empezó a recuperarse de su última calamidad.
    Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo y continuaba pensando en su auto descompuesto, en los mecánicos que podían arreglarlo y en que tenía que dejárselos allí, comprendió que no iba a ser posible recorrer la zona como lo había planeado y que podía olvidarse de ir a conocer Karlovy Vary. Sin embargo, a pesar de que Vendelin Gajdusek estaba muy lejos y que tenía pendiente la entrevista, no poder conocer el otro balneario era su menor preocupación.
    – ¿Vino de vacaciones a Checoslovaquia? -preguntó de pronto el extraño, y Fabia sintió simpatía hacia él. Le pareció que se percataba de sus pensamientos y de sus preocupaciones y, aunque no tenía ninguna necesidad de molestarse, había decidido distraerla.
    – Sí -respondió ella.
    – ¿Está disfrutando del viaje?
    – Mucho -respondió, bueno le había gustado mucho Mariánské Lázne, y él parecía un hombre demasiado sofisticado para aburrirlo con sus problemas.
    – ¿Vino sola?
    – Sí -respondió Fabia y como estaba a punto de confesarle que iba a acompañarla su hermana y luego aburrirlo a morir con el resto de los detalles, añadió-. Completamente sola -y fingió alegría.
    – ¿Y a sus padres no les importa que viaje sola?
    – ¡Tengo veintidós años! -declaró Fabia, un poco molesta de que él pensara que era una niña.
    – Perdón -se disculpó-, se ve usted tan jovencita -y ella lo perdonó al instante por su encanto, y por su tono de voz-. ¿Ya le había preguntado cómo se llama? -dijo él y la chica sonrió, pensando que era obvio que a ese hombre no se le podía olvidar nada.
    – No, todavía no. Me llamo Fabia K… -en ese momento saltó un venado frente al auto y le dio el susto de su vida antes de poder terminar. Por suerte, y gracias claro al buen conductor no le pasó nada a ella, ni al venado, ni al Mercedes-. Estuvo cerca -murmuró viendo al animal desaparecer detrás de los arbustos al otro lado de la carretera.
    – ¿Eso es lo que llaman subestimación británica? -comentó él con tono burlón a medida que se acercaban a las afueras de Mariánské Lázne y Fabia tuvo que reír.
    Él se volvió para mirarla, el sonido de su risa fue agradable a sus oídos. Luego le preguntó el nombre del hotel y en un momento estaban allí y Fabia sintió que uno de los más fascinantes pasajes de su vida excepto por el alternador había terminado, él se bajó del auto para abrirle la puerta y luego se quedó parado en la acera con ella.
    – Na shledanou, Fabia.
    – Muchas gracias por toda su ayuda -expresó con sinceridad, pero cuando sintió un verdadero deseo de saber cómo se llamaba, comprendió que haría un papel de tonta si se lo preguntaba en el momento de despedirse-. Adiós -dijo, entonces sonriendo entró al hotel.
    Era extraño, pero no dejó de pensar en ese hombre el resto del día. Parecía ser una persona bastante sofisticada. De inmediato había encontrado un taller con un mecánico que trabajaba los domingos. ¡Era tan encantador…!
    Fabia bajó a cenar diciéndose que era obvio que no estaba alojado en ese hotel de ser así se lo hubiera mencionado, quizá decidiera cenar allí, había posibilidades ya que estaba en Mariánské Lázne de vacaciones. Incluso era probable que estuviera visitando los balnearios.
    Fabia se acostó era noche a dormir sin haber visto al hombre que la haba llevado al hotel, pero con una preocupación más seria en mente. A pesar de que no había podido olvidar al extraño, recordó de pronto que no sabía el nombre del taller donde había dejado su auto, ¡ni la dirección! ¡Por Dios cómo podía llamar para averiguar si habían conseguido la pieza!
    Durmió poco, tuvo pesadillas donde Barney se iba en su auto y Cara la culpaba de haberlo dejado llevárselo.
    Por lo tanto le dio gusto que amaneciera… Luego, mientras un coche afuera hacía ruido, olvidó su sueño y regresó al presente dándose cuenta de que era lunes, ¿qué iba a quedarse todo el día en cama?
    Con poco entusiasmo, Fabia salió del lecho obsesionada por sus problemas y por el hecho de que donde quiera que fuera tendría que hacerlo a pie, entró al baño para darse una ducha.
    Bajo la regadera se le ocurrió, cruzando los dedos, que quizás no hubiera muchos talleres mecánicos en un perímetro de digamos diez millas en Frantiskovy Lázne. Pero, aunque llegase a encontrar el nombre y la dirección, no tenía sentido tratar de localizarlos ese día ya que habían dicho que les tomaría tiempo conseguir el alternador.
    Por lo visto, se dijo con optimismo, tenía todo el día para pasear con tranquilidad por Mariánské Lázne. El problema era que, estaba tan inquieta, que no podía tomar las cosas con calma.
    Muy bien, decidió el lado positivo de su personalidad, ya que no iba a poder hacer nada respecto a su principal problema: el auto, ¿qué tal si se ocupaba de su otro gran problema, la entrevista?
    – ¿Cómo? -se preguntó cuando bajó a desayunar. A menos que no hubiese entendido bien a la señora uniformada en casa de Vendelin Gajdusek, no esperaban que regresara antes del jueves.
    Fabia había empezado a cortar un pedazo de queso cuando de pronto tuvo una idea. ¿Habría malentendido? ¿Estaba equivocada? Regresó de nuevo a la conversación con la mujer uniformada. Había dicho definitivamente, una semana. Pero la verdad era que no hablaba bien inglés. De pronto, Fabia sintió la misma agitación interior de cada vez que la entrevista estaba cerca.
    Por un momento pensó en llamar por teléfono a la casa del señor Gajdusek y preguntar por él. La desanimó el hecho de que, si él y su secretaria estaban fuera todavía, corría el riesgo de tener la misma conversación insatisfactoria con la señora que no hablaba inglés. Y si él y su secretaria ya habían regresado, sentía que tenía más posibilidades de lograr la entrevista si se presentaba allí en vez de llamar.
    Regresó a su habitación diciéndose que de todas maneras no tenía nada más que hacer en todo el día. Ya había dado largas caminatas alrededor de Mariánské Lázne, de modo que caminar unas tres millas hasta la casa de Vendelin Gajdusek no debería ser difícil, ¿o sí?
    Durante la siguiente media hora, Fabia luchó con su conciencia, su sentido común le advertía que no quería hacerlo y que además, sería un esfuerzo inútil.
    Cinco minutos después había aplacado sus nervios y concluido dos cosas. Una era que ya que iba a ser inútil su caminata, no iba a vestirse de modo elegante. Dejó a un lado su mejor traje, optó por cubrirse sus largas y torneadas piernas con un pantalón y eligió unos zapatos cómodos, una blusa y un suéter. La otra decisión era que, siendo que tenía cierto porcentaje de posibilidades de encontrarlo y como era cuesta arriba casi todo el camino y no quería llegar allí fatigada y sudando, tomaría un taxi de ida y regresaría a pie.
    Faltaba un minuto para las diez cuando la recepcionista la llamó para avisarle que ya la esperaba su taxi. Sintiendo las conocidas mariposas en el estómago, Fabia se puso una chaqueta y salió de su habitación. Mucho antes que estuviera preparada, la dejaron frente a la casa de Vendelin Gajdusek, y aunque tuvo la intención de ordenar al taxista que regresara, ya no lo alcanzó.
    Respiró profundamente, contempló la elegante mansión y enderezó sus hombros. Cuando estaba a punto de caminar y subir hasta la puerta principal para presionar el timbre un ruido proveniente de un rincón de la casa llamó su atención. Un segundo después supo que lo que había escuchado era el ladrido de un hermoso dobermann que de pronto se le echó encima.
    Hasta ese momento Fabia se percató de cuánto extrañaba a sus perros.
    – Hola -le dijo y como agradecimiento el perro le mordió el tobillo. Un error, reconoció ella; la agresión era una advertencia, nada más. Acostumbrada como estaba a los animales, no le dio miedo, pero se quedó inmóvil. Cosa que de haberlo pensado, debió hacer en el instante en que vio al can acercarse, en vez de responder como lo había hecho.
    Otro ruido llamó su atención y levantó la vista para ver quién iba a ayudarla. Pero tuvo que volverse a estremecer, y sólo pudo mirar atónita, al alto hombre delgado y de porte aristocrático que caminaba hacia ella.
    En silencio, con los ojos bien abiertos, incrédula, lo contempló. ¡Una persona que, por segunda vez en dos días, iba a ayudarla! Y, claro lo reconoció y él a ella también.
    El hombre llamó al perro en checo y el animal obedeció de inmediato, la olvidó y fue hacia su amo, pero ya no era el individuo encantador que la ayudó, sino una persona iracunda que le gritaba en perfecto inglés:
    – ¿No tiene usted sentido común?
    – ¡No! -respondió Fabia. Debió preguntarle su nombre el día anterior, pero en ese momento creía que ya lo sabía. ¡Santo Cielo!, se dijo en su interior, si él era Vendelin Gajdusek, tenía el triste presentimiento de que habían empezado muy mal.

Capítulo 2

    La joven sentía que le latía muy fuerte el corazón, al observar que el hombre tenía la correa del perro en una mano y que había sacado a pasear al animal o que iba a hacerlo. El perro estaba sentado junto a su amo y bajo estricto control. Sin embargo Fabia sabía que no tenía excusas por su torpeza.
    – Yo… -trató de explicar, pero la interrumpieron.
    – ¡Siempre actúa así! -exclamó el hombre de ojos negros, iracundo-. ¿No se percató de que el perro no la conoce, de que no sabía cuáles eran sus intenciones cuando se le echó encima?
    – ¡No sucedió así! -ella intentó discutir, pero de inmediato se dio cuenta de que no debía hacerlo. Con trabajo controló su ánimo y le dijo honestamente-: Fue culpa mía, no la de él. El perro me indicaba que me quedara inmóvil, pero…
    – Enséñeme su tobillo -la interrumpió el alto checoslovaco.
    – No tengo…-debió ahorrarse la saliva ya que, sin importarle sus protestas, le señaló un lugar, en una columna, junto a la puerta donde ella debía poner su pie y se quedó parado esperando con impaciencia.
    Ella iba a protestar, pero, como tenía otros asuntos más importantes en qué pensar, obedeció y colocó su pie en el borde, subiéndose un poco el pantalón, le permitió que estudiara su media de color beige que no tenía ni un hilo corrido.
    – No hay herida -comentó Fabia mientras el hombre alto se inclinaba más.
    – ¡Quítese la media!-le ordenó él.
    – ¡En serio! -protestó ella, enfadada, pero él la miró en tal forma que accedió-. Está bien, está bien -murmuró rápidamente mientras comprendía que si él era quien pensaba que era, entonces se estaba comportando de forma equivocada si es que esperaba le concediera la entrevista. Sin decir más se quitó la media.
    Para su asombro, a pesar de que el dobermann apenas si la había rozado con los dientes, pudo notar pequeñas señales de rasguños en ambos lados de su tobillo.
    La mano del hombre era tibia, agradable y tersa sobre su piel mientras la examinaba inclinado, ella movía el pie de un lado a otro. Escuchó que él musitaba algo que pudo haber sido una maldición mientras analizaba la obra del perro, pero cuando terminó, Fabia se puso de inmediato la media y puso el pie junto al otro.
    Él ya se había enderezado y entonces ella, ansiosa de cambiar de tema, y a pesar de su torpeza y del endemoniado animal, decidió que sería conveniente explicarle el motivo de su visita. Sin embargo, iba a hacerlo con tacto.
    – ¿No sabe usted si la señorita Milada Pankracova ya regresó de…?
    – ¡Es amiga de ella! -se apresuró el hombre a concluir sin dejarla terminar.
    Por Dios, ¿dónde había quedado el encanto del día anterior? Empezaba a creer que se lo había imaginado.
    – No la conozco -respondió calmada y decidió que era el momento de decir la verdad, aunque sabía que estaba diciendo mentiras-. Ella, la señorita Pankracova logró darme una cita para hacerle una entrevista al señor Vendelin Gajdusek el viernes pasado, sólo que…
    Una palabra aún más feroz que la que había musitado él antes vibró en el aire. Luego el hombre empezó a hacer preguntas, practicando su inglés.
    – ¿Se la concedió, eh? ¿Eso hizo? -comentó con frialdad. Y luego en voz alta-: ¿Entrevista? -preguntó y entrecerrando los ojos, añadió-: ¿Para qué quiere usted entrevistarlo?
    – Yo… trabajo para la revista Verity -mintió para aclarar la situación.
    – ¡Es usted periodista!
    Él estaba enterado de que ella, o más bien Cara, era periodista, pensó disgustada, intuyendo que él era el hombre al que había estado buscando. Siendo que él concedió la entrevista a la revista Verity, ¡debía estar al tanto! pero como si se lo decía lo irritaría más, sólo respondió:
    – Sí -mintió cordialmente, pero sintiéndose incómoda al hacerlo a pesar de su tono y añadió de inmediato-, este, usted, de casualidad, ¿conoce al señor Gajdusek?
    – Mejor que muchos -le confirmó y a Fabia le dio un brinco el corazón de emoción.
    Estaba ahí, de pie, hablando con el famoso Vendelin Gajdusek. De alguna manera controló su entusiasmo y se concentró lo más que pudo en lo que tenía que hacer. Aunque antes que pudiera pedirle de nuevo la entrevista, Vendelin Gajdusek reveló que no había olvidado, ni por un momento, cómo el dobermann le había mordido el tobillo.
    – Sería conveniente que entrara a la casa para ponerle antiséptico en esa herida.
    – Ah, no tiene importancia -respondió ella, añadiendo sin pensar-. En mi profesión no es nada nuevo recibir uno o dos rasguños de algún can exuberante -Santo Cielo, pensó cuando vio cómo la estaba observando él, se suponía que era periodista-. Mis padres aparte de su pequeña empresa tienen una perrera -explicó rápidamente-. Siempre los ayudo cuando voy a visitarlos -esperando con toda su alma cubrir su error, prosiguió-. Mi padre insiste que me ponga la vacuna antitetánica cada año.
    Para su alivio, la explicación había sido, aparentemente, satisfactoria. De todas maneras, Vendelin Gajdusek no la interrogó más, aunque seguía insistiendo en el antiséptico.
    – Por aquí -le señaló y movió la cabeza para darle instrucciones al dobermann que no se había movido de su lado. Con el perro más cerca caminaron rodeando la casa hasta el fondo.
    Una vez que entraron por la puerta trasera le dio otra orden al animal y mientras salía disparado, sin duda, a su lugar favorito dentro de la casa, el hombre, agresivo y sin encanto, la guió hasta la cocina.
    – Mi ama de llaves sabrá dónde está el equipo de primeros auxilios -la informó y luego la condujo por un pasillo y entró por una puerta de madera sólida.
    De inmediato reconoció a la mujer fornida, que tornó a mirarlos desde el fregadero, que le había abierto la puerta el viernes anterior. Fabia observó cómo el hombre dejó la correa del perro en la enorme mesa de la cocina, luego le dijo algo a la mujer quien abrió un cajón y sacó de allí una caja de estaño y se la entregó. Él la tomó y luego presentó a su ama de llaves.
    – La señora Edita Novakova.
    – Mucho gusto -murmuró Fabia, aunque sabía que la mujer no entendía inglés.
    Pero el ama de llaves le sonrió con afecto, y luego le dijo algo a su patrón, quizá debía hacer otra cosa fuera de allí y salió de la cocina.
    – Siéntese aquí -le ordenó Vendelin Gajdusek tornando hacia Fabia. Luego, cuando parecía que él era quien le iba a aplicar el antiséptico, cosa que ella podía hacer sola, le preguntó de nuevo su nombre.
    Esa vez Fabia estaba preparada y no iba a cometer ningún error.
    – Cara Kingsdale -respondió y, aunque al parecer él había ignorado el hecho de que el día anterior le había dicho que se llamaba Fabia, de nuevo sintió una sensación desagradable al tener que mentirle.
    Para contrarrestar el sentimiento y mientras él colocaba el pie en un taburete y atendía el rasguño, ella abrió su bolsa y sacó de allí el sobre que le había entregado Cara. Como medio de presentación y dado que la cita había sido dada dos meses atrás y el señor Gajdusek pudiera necesitar un recordatorio, sacó la carta del sobre mientras él aplicaba una crema sobre sus heridas con manos suaves y sensuales.
    Le puso de nuevo su media, colocó el pie en el taburete y fue a quitarse al fregadero el antiséptico de las manos. Pero le pareció más alto que nunca cuando se paró a su lado, y miró dentro de sus verdes y grandes ojos.
    – Muchas gracias, fue muy amable de su parte -murmuró ella cortésmente, pero sintiéndose intimidada o sería su sensación de culpa de nuevo, se puso de pie y le entregó la prueba de que ella era quien decía ser.
    – Usted ha de tener una copia en el expediente, claro -señaló con amabilidad-, pero… -calló cuando él abrió la carta y empezó a leerla.
    Lo vio fruncir el ceño con enojo mientras leía la página y se preguntó que quizás, a pesar de que hablaba tan bien el inglés, no lo leía con la misma facilidad.
    Esas ideas desaparecieron de inmediato cuando la miró con un gesto penetrante.
    – ¡Según esta carta, usted debió presentarse aquí el viernes pasado! -la acusó.
    – Yo me presenté -replicó ella, pero comprendió que no le estaba haciendo ningún favor a Cara reclamando y ya no emitió el: "pero usted no estaba aquí", que hubiera sido necesario añadir. Era obvio que el imbécil había olvidado la entrevista y también Milada Pankracova o se la hubiera recordado.
    Si Fabia había esperado una disculpa, hubiera quedado desilusionada.
    – Hmm -fue todo lo que respondió y entregándole la carta la contempló de forma dura y la chica tuvo la sensación de que era ella la que había cometido el error.
    Empezando a sentirse bastante fastidiada por el hecho de que él había estado en Praga cuando ella había ido a buscarlo el día y a la hora correcta, se esforzó por disimular sus sentimientos. Pero no era justo, se dijo en silencio. Ella había estado allí el viernes y él no.
    Estaba recordando que el día anterior había pensado que Vendelin Gajdusek estaba en Praga, cuando de hecho, de haberlo sabido, había estado sentada junto a él en su auto, camino a Mariánské Lázne. De pronto casi le da un ataque al corazón.
    – ¿Creí que usted dijo que se llamaba Fabia?
    – Así es -replicó ella, sin saber qué responder-. Así me llaman en mi casa -se disculpó-. Y también mis amigos.
    – ¿Debo agradecerle que ayer me considerara uno de sus amigos? -le preguntó él con tono seco, y por un momento ella creyó notar algo del encanto conocido en su rostro.
    – Ayer usted fue un muy buen samaritano -ella sonrió, y tomó la oportunidad, ya que parecía más amigable, para preguntar-. ¿Cree usted que sería conveniente que lo entrevistara ahora, señor Gajdusek?
    Durante un momento él la contempló desde su superior altura. Luego, mientras ella trataba con desesperación de recordar la cuarta parte de las preguntas que debía hacerle, él respondió:
    – No, no sería conveniente -y mientras sus esperanzas se le fueron a los pies, añadió-. Ahora quiero llevar a Azor a pasear.
    – ¡Oh! -murmuró Fabia sintiéndose abrumada. Sin embargo tenía bastantes energías como para acompañarlos en el paseo. De nuevo, no tenía la confianza para mencionárselo, porque ya sabía quién era su héroe del día anterior. De modo que, colocándose la bolsa en su hombro, con algo de orgullo que por un instante le hizo perder de vista, pensó lo importante que era atraparlo para una entrevista y se dirigió hacia la puerta. Sin embargo su voz la detuvo antes de llegar.
    – ¿Quiere caminar conmigo? -una enorme sonrisa iluminó el rostro de Fabia, incluso sus ojos.
    – ¿Podría? -aceptó ansiosa.
    Él miró sus labios bien formados, luego sus ojos y mantuvo la mirada antes de parpadear y observar que llevaba zapatos para caminar, Fabia opinó que él los aprobaba, pero de todas maneras le advirtió con algo de severidad:
    – No pienso regresarme en cinco minutos.
    – ¡Qué bueno! -exclamó ella de inmediato-. Algunos de los perros en mi casa, digo, en casa de mis padres, cuando voy de visita -corrigió de prisa-, tienen que caminar millas.
    Vendelin Gajdusek la miró de nuevo, dejándola intrigada, ¿la aprobaba o no?, y deteniéndose sólo a recoger la correa, se dirigió a la cocina.
    Como Fabia había sospechado, no le costó trabajo encontrar a Azor. De hecho, parecía que el dobermann tenía un sentido del oído tan agudo que, incluso con la puerta cerrada, podía escuchar el ruido de su correa en la mano de su amo. Porque, tan pronto el hombre abrió la puerta de la cocina, ya estaba parado esperándolo ansiosamente.
    Abandonaron la mansión por el mismo camino por donde ella había entrado y no estaban lejos cuando él se detuvo a intercambiar unas palabras con un trabajador que estaba haciendo reparaciones en una construcción anexa.
    Fabia decidió continuar caminando para cuidar a Azor quién, aún suelto, brincaba alrededor husmeándolo todo.
    – Ese era Ivo, el esposo de mi ama de llaves -le explicó Vendelin Gajdusek alcanzándola y ella apresuró el paso para ir a su lado.
    – Ah, el señor Novakova -pronunció Fabia pensando que el nombre le daba risa.
    Sospechaba que a Vendelin le pasaba lo mismo y cuando lo miró de reojo, notó que estaba esbozando una sonrisa. ¡Descubrió que no reía del nombre del trabajador sino que se estaba riendo de ella!
    – Señor Novak -la corrigió, y añadió-. En la mayoría de los nombres checos, "ova" se añade al final del apellido que el hombre dará a su esposa, al casarse.
    – No se me olvidará -comentó Fabia contenta al mirarlo sonreír.
    Después de eso el paseo progresó de manera espléndida para ella. Disfrutó caminar, el aire fresco y cada paso que dio por los senderos viejos bordeados de árboles.
    Sin embargo, una milla más adelante, las ideas bailaban en su cabeza. No podía dejar de pensar, que era conocida por ir a comprar la leche a la esquina de su casa, en coche, allá ya se hubiera dado por vencida. Quizás era mejor que estuviera ella ahí en lugar de su hermana, pensaba, y luego comprendió que era ridículo. Aparte del hecho de que Cara sabría desarrollar la entrevista como una profesional, jamás hubiera usado zapatos bajos, para empezar. De modo que no hubiera podido caminar cinco millas por terreno a menudo escabroso.
    De lo que sí se percató en ese momento fue de que, como supuestamente ella era la periodista, no lo estaba haciendo muy bien. Ya le había resultado difícil convencer a su acompañante, durante la caminata, de que le concediera la entrevista y, por lo visto, podía seguir teniendo dificultades en ese aspecto. ¿Entonces por qué, por amor de Dios, estaba dejando escapar esa oportunidad mandada del cielo sin preguntar algunas cuestiones pertinentes?
    – ¿Saca usted a pasear a Azor todos los días, señor Gajdusek?-preguntó con inocencia.
    – Es obvio que a usted le fascina caminar -replicó él y la contempló, notando sus mejillas sonrosadas en su cutis de porcelana. Un segundo después sus miradas se encontraron y Fabia sintió confusión olvidando que él no le había respondido.
    – Yo crecí en el campo -murmuró ella, sin saber por qué le estaba diciendo eso ya que no tenía que ver con el tema. Cara también había crecido en el campo y no caminaría ni diez pasos cuando podía evitarlo.
    – ¿En qué parte de Inglaterra? -preguntó él.
    – Gloucestershire -no dudó al decírselo y comprendió entonces que había olvidado su meta, la entrevista.
    – Dígame señor Gajdusek -empezó a decir Fabia cuando salían del bosque a un claro asoleado-, ¿suele…?
    – Es un día demasiado encantador para que usted insista en llamarme señor Gajdusek -la interrumpió con facilidad.
    Ella contuvo el aliento y lo miró asombrada, y su corazón se estremeció, emocionado, al notar que sus ojos negros, muy negros y alegres, volvían a mirarla.
    – ¿Me está sugiriendo que lo llame Vendelin? -se atrevió ella a preguntar con incredulidad.
    – Mis amigos me llaman Ven -le advirtió él y añadió con solemnidad-, Fabia -ella notó su atractiva sonrisa y la respondió.
    Entonces sintió que su mundo se enderezaba y que volvía a ser feliz. El hombre que había buscado tanto acababa de pedirle que lo llamara Ven, incluso, aunque en broma, había sugerido que fueran amigos. Parecía que acababan de desaparecer todas sus preocupaciones y sus dudas.
    Pronto se percató de que su euforia no podía durar. Para empezar, estaba allí para hacer el trabajo de su hermana y además todavía estaba preocupada por Barney. ¡Y su coche!, ¿cómo había podido olvidar lo de su auto?
    Interrumpió la corriente de sus pensamientos al descubrir que Vendelin todavía la estaba observando, como si hubiera disfrutado del sonido de su risa. Ella miró en otra dirección, sintiéndose de pronto insegura, como si todo estuviese fuera de su control.
    En ese momento comprendió que Vendelin Gajdusek era de tomarse en cuenta y que ella se había impuesto severas obligaciones. Unos segundos después decidió que él no tenía nada que ver con sus peculiares pensamientos y emociones. Por amor de Dios, había estado bajo bastante tensión últimamente, de modo que, ¿qué era más natural, habiendo ya conocido al hombre a quien tanto trabajo le costó encontrar y estar paseando en un día tan hermoso y asoleado con él, que relajarse un poco?
    – Señor Gajdusek…-decidió hacer otra de las preguntas para la entrevista, aunque cometió el error de mirarlo y calló al ver que levantaba una ceja-. Digo… Ven… -tartamudeó.
    – Dime Fabia -la interrumpió-, ¿hay más en casa como tú?
    – ¿Perdón? -dijo ella sin comprender qué le estaba preguntando.
    – Tienes veintidós, creo que dijiste -le recordó cuando ella hubiera preferido que lo olvidara, deseando con todo su corazón que no la obligara a darle tanta información. Fabia no quería que pensara que por su edad no podía ser una periodista de experiencia. Pero su comentario se refería a otra cosa, por lo visto-. ¿Eres hija única?
    – Tengo una hermana mayor -ella estaba contenta de que dejaran el tema de su edad y le respondió con sinceridad, aunque luego añadió-, pero por lo pronto está en Norteamérica -se apresuró a cambiar el tema, pero él le gano.
    – Me imagino que tienes que viajar mucho por tu profesión -siguió él preguntando cuando debería ser ella la que preguntara.
    – Me gustaría viajar más -respondió diplomáticamente y se apresuró-. ¿Y usted? ¿Viaja mucho?
    No respondió porque en ese momento apareció otra pareja a lo lejos y Vendelin ordenó a Azor que se detuviera para ponerle la correa.
    – Regresaremos a la casa por este camino -le informó luego a Fabia y la guió en otra dirección.
    Habían caminado muchas millas, pensó ella, cuando iniciaron el regreso, y había pasado bastante tiempo en su compañía, de modo que no se sorprendió al percatarse de que no servía para el trabajo que había ido a realizar. Cualquier periodista que valiera, hubiera sacado mucha información del alto checoslovaco, se dijo con tristeza.
    Unos segundos después se preguntaba si en verdad hubiera podido sacarle información. Por lo visto Ven Gajdusek estaba más interesado en disfrutar el paseo que en responderle.
    Con eso en mente Fabia comprendió, sintiéndose culpable, que él debía pasar encerrado muchas horas en su oficina, y que por lo tanto tenía todo el derecho de disfrutar de sus caminatas sin tener que soportar a una curiosa periodista preguntándole el por qué y el cómo de toda su vida.
    Claro que él había aceptado conceder la entrevista, argumentó para sí. Sí, pero no exactamente Cuando estaba descansando. Al diablo, pensó irritada sin llegar a nada con sus argumentos y decidió no volver a hacer ni una pregunta durante la caminata, aunque, una vez que llegaran a la casa, le pediría que cumpliera con su promesa.
    Aclarado eso, regresaron a la construcción anexa, cerca de la casa y en ese momento ella recordó su auto y pensó que sería bueno averiguar dónde quedaba el taller antes que se le olvidara.
    – Quería pedirle -empezó a decir, incrédula ante el hecho de que esa mañana su auto había sido motivo de tanta preocupación y luego no había vuelto a pensar en él-, que me hiciera favor de darme el nombre del taller donde quedó mi auto… -ya la empezaba a fastidiar su costumbre de interrumpirla cada vez que empezaba una oración.
    – ¿Por qué?
    – ¿Por qué? -exclamó ella sorprendida-. Pues para llamar por teléfono y preguntar…
    – Discúlpeme -volvió él a interrumpirla-. No sabía que usted dominaba mi idioma.
    – No, no lo domino -musitó enfadada porque era verdad, y sin comprender de qué estaba hablando…
    – ¿Entonces cómo intenta preguntar acerca de su auto? -explicó él.
    – ¿No hablan inglés en el taller?
    – Temo que no -replicó él y hubiera añadido algo más, pero en ese momento, un auto, Skoda, manejado por un hombre de unos treinta años, llegó hasta la parte trasera de la mansión y se detuvo allí en el área de estacionamiento.
    Estaban cerca cuando el hombre de cabello castaño y mediana estatura bajó del coche y Ven Gajdusek se detuvo a intercambiar con él unas palabras en checo. Luego, siendo sus modales en sociedad impecables, Ven cambió a inglés y le presentó a Lubor Ondrus.
    – Lubor, la señorita Kingsdale, una visita de Inglaterra -terminó con la presentación.
    – Ah, la señorita Cara Kingsdale -Lubor sonrió y le estrechó la mano mientras la miraba con admiración.
    – ¿Conoce a la señorita? -preguntó Ven, incisivamente.
    – Sólo por la tarjeta de presentación que encontré en mi escritorio -replicó el hombre en perfecto inglés-. Le pregunté a Edita y me dijo que ella la puso allí.
    – Vine el viernes pasado -mencionó Fabia soltando la mano de Lubor Ondrus quien parecía disfrutar del contacto. Como el escritorio estaba en la casa, quizás él era su investigador y asistente, pensó ella y Edita colocó allí por error su tarjeta en vez de ponerla en el de Milada Pankracova.
    – ¡Qué pena que no estuve aquí! -dijo Ondrus con sinceridad y explicó-. Acabo de regresar anoche, tomé unos días de vacaciones -y mientras Fabia se percataba de que debía ser un mujeriego de marca, le preguntó-. ¿Podría ser que, a pesar de su tarjeta, esté usted de vacaciones en mi país?
    – Espero conocer algo de Checoslovaquia durante mi estancia -respondió la joven, pero en ese momento sintió que el silencio de Ven Gajdusek estaba congelado y como lo último que deseaba era enemistarse con él si es que desaprobaba el coqueteo de Lubor Ondrus, declaró-. Ahora necesito regresar a mi hotel.
    – ¿Me permitiría llevarla? -Lubor aprovechó la ocasión antes que ella pudiera decir algo. Ven le evitó tener que dar alguna excusa cuando sin mayores ceremonias le entregó la correa del perro a Lubor y le ordenó:
    – Tú puedes llevar a Azor, yo tengo que salir y llevaré de paso a la señorita Kingsdale a su hotel.
    – Yo puedo ir caminando -musitó Fabia, mirándolos y no queriendo ofender a ninguno y hubiera podido añadir que lo disfrutaría si le dieran la oportunidad de hacerlo.
    – ¡Ya caminaste bastante! -la informó Ven Gajdusek, demasiado autoritario en opinión de ella. Sin embargo, cuando le iba a aclarar que ya estaba grandecita para tomar sus propias decisiones y que muchas gracias, recordó que todavía tenía pendiente la entrevista-. Por aquí -señaló él, y sin darle oportunidad de despedirse de Lubor la guió hasta donde tenía estacionado su auto.
    Ni por un momento llegó ella a imaginar que la llevarían de nuevo en el Mercedes. Pero mientras estaba sentada al lado de Ven Gajdusek cuando bajaban la colina rumbo a Mariánské Lázne, y ella recobraba su acostumbrado buen humor, no podía decir que le incomodaba la experiencia.
    Ya estaban a la entrada del balneario y esperaban que un autobús pasara, cuando a ella se le ocurrió hacer una pregunta bastante natural.
    – ¿Es Lubor Ondrus su asistente e investigador? -de inmediato se arrepintió.
    – ¡No! -replicó él y concentró su atención en el volante.
    – ¡Oh! -murmuró Fabia.
    – Es mi secretario -ella sintió alivio y confusión ante esa explicación.
    – ¡Oh! -musitó de nuevo y tuvo que preguntar entonces lo que parecía lógico-. ¿Entonces tiene dos secretarios?
    – No -repitió él y no dijo más, dejándola en duda.
    – ¿Quiere decir qué la señorita Pankracova ya no trabaja con usted? -preguntó asombrada después de repasar su último "NO" sin conseguir esclarecerlo.
    – ¡Me dio gusto haberla despedido! -replicó y a Fabia no le gustó para nada el tono en que lo dijo.
    – ¿Le pidió que tomara su costal?
    – ¿Costal? -repitió sin ubicar la palabra en el contexto.
    – La corrió, la despidió -ella trató de explicarle con sinónimos, pero él siguió interesado en la primera palabra.
    – Costal -volvió a decir y preguntó-. ¿De dónde se originó ese significado?
    – ¡No lo sé! -exclamó exasperada, sintiendo ansiedad al reconocer que ya estaban llegando al hotel y que todavía no tenía cita para la entrevista. Aunque cuando lo miró, notó que había levantado una ceja ante el tono elevado de su voz al responder y comprendió que no conseguiría nada si no se controlaba ante la falta de respuesta a todas sus preguntas. Tragó su ira y suspiró-. Por lo que sé, y puedo estar equivocada, creo que tiene que ver con una vieja costumbre. Cuando despedían a un artesano, empacaba sus herramientas en un costal y dejaba el trabajo -y habiendo aclarado el asunto, a menos que Ven Gajdusek pidiera más, que era posible, tuvo que preguntarle-: ¿El hecho de que Milada Pankracova haya dejado su puesto de secretaria no afectará en nada?
    – ¿Afectar? -dijo él, enfureciéndola más porque esa vez, estaba segura, él comprendía el contexto de la palabra. Sin embargo, cuando él estacionó el auto frente al hotel y se volvió para verla, Fabia comprendió que no podía darse el lujo de enfurecerse. Pronto se iría ese último minuto y lo tenía que contar.
    – ¿Me concederá, por fin, la entrevista que me ha prometido? -le preguntó sin más preámbulos y pensó por un segundo, viendo que la miraba con severidad, que había hecho mal en recordarle su promesa.
    Mantuvo su expresión y Fabia, tratando de adivinar sus pensamientos, empezó a inquietarse. Casi estaba segura de que debía estar pensando que si ella era en verdad una buena periodista podía escribir bastante después del largo rato que pasaron juntos caminando. Era eso, o quizá que ella no había sabido preguntar acertadamente. ¿Cómo hubiera podido? Quizás ese era el problema, había cuidado demasiado los buenos modales. Aunque no creía que hubiera alguien en el mundo que consiguiera que ese hombre respondiera a alguna pregunta.
    Vendelin salió del auto para abrirle la puerta a Fabia, quien tenía el horrible presentimiento de que había arruinado su oportunidad; ella salió del auto y se quedó parada en la acera con él.
    Fabia levantó la vista y percibió que los ojos negros no revelaban nada, luchaba contra su orgullo que le impedía repetir la pregunta, de pronto sintió que salía el sol porque en el momento en que dio unos pasos alejándose, él murmuró:
    – Sería conveniente que mañana cenemos juntos.
    – ¿A qué hora? -no era el momento para falsas modestias. Vio que esbozaba una sonrisa como si le hubiera divertido, su pronta reacción.
    – Enviaré a Ivo por ti como a las siete.
    Fabia no quería dar la impresión de que estaba nada más esperando sus órdenes y se dirigió a la entrada del hotel. En ese momento escuchó cómo arrancaba el motor del Mercedes y siguió caminando.
    Era extraño, pero la sonrisa que iluminaba su rostro, sinceramente, no se debía sólo al hecho de haber logrado que ese hombre le concediera una entrevista.

Capítulo 3

    Habiendo dormido mucho mejor, Fabia despertó el martes y pensó en Ven, en Cara y en Barney y le hubiera gustado llamar por teléfono a sus padres para preguntar si sabían algo de su hermana. Pero dado que Cara debería estar con ella en Checoslovaquia y que le había advertido que le haría un favor si no los llamaba, Fabia se resignó. Después de desayunar fue a comprar una tarjeta postal para mandarla a su casa. Luego, pasando por entre las columnas del Mariánské Lázne, siguió adelante hasta el área cubierta de césped y, con toda tranquilidad, se ubicó en una de las bancas y empezó a escribir a sus padres.
    Diez minutos después había llenado todos los espacios posibles de la tarjeta con noticias sobre su viaje y las impresiones del hermoso balneario, de modo que cuando tuvo que firmar apenas cupo su nombre, no hubiera podido añadir el de Cara.
    Dejó la banca y volvió a pasear por el pueblo que tanto le fascinaba. Caminó por calles residenciales, y luego observó interesada que entregaron carbón en una casa y lo depositaron afuera, en la calle, y que era de color café. Nunca lo había visto de ese tono, supuso que el dueño lo metería con su pala en el sótano cuando pudiera. Se le quedó el recuerdo junto con la imagen del bosque en el trasfondo mientras continuaban su camino.
    Pronto llegó al gimnasio local, luego a la oficina de turismo, después caminó hacia una parte que le era conocida y pronto descubrió que estaba de nuevo en el área de las columnas.
    Ya se acercaba la hora del almuerzo, pero paseando por allí, no pudo resistir la curiosidad de subir unos escalones para admirar los hermosos objetos de cristal de Bohemia en un aparador.
    Veinte minutos después, salió de la tienda cargando un hermoso jarrón de cristal, bien envuelto, que sabía que les fascinaría a sus padres, al menos a su madre, volvió a descender los escalones y allí se topó con Lubor Ondrus.
    – ¡Hola! -él la saludó entusiasmado y contento de verla.
    – ¡Hola! -respondió ella descubriendo que era delicioso encontrarse a alguien a quién conocía.
    – ¿De compras? -él sonrió y miró su paquete.
    – Un regalo para mis padres.
    – Debe estar exhausta -indicó él de inmediato, aunque ella no lo estaba. Pero, Lubor no solía perder oportunidad-. Insisto en que me permita invitarla a almorzar -esperó su respuesta sonriendo.
    ¿Qué debía hacer?, se preguntó Fabia. Él era transparente, pero amable. Un mujeriego, pero agradable. Además era amigable y le simpatizaba.
    – Le puedo mostrar un panorama excelente del pueblo -insistió sonriente como si fuera una tragedia, si ella lo rechazaba.
    – Este… gracias -ella aceptó y tuvo que sonreír al ver la felicidad en el rostro del hombre.
    – Mi auto está cerca -le dijo, tomando el paquete de sus manos y cargándolo hasta donde estaba su coche estacionado.
    – ¿Ese lugar a dónde vamos está dentro de Mariánské Lázne? -quería averiguar ya que parecía que no irían a almorzar a pie.
    – Claro -respondió mientras le abría caballerosamente la puerta de su Skoda-. Tengo mucha correspondencia que atender esta tarde y debo regresar a trabajar.
    Fabia subió al auto y pensó por un momento en el patrón de él. El día anterior se había tomado la mañana para pasear a Azor y a ella. ¿Qué Ven Gajdusek sólo trabajaba en las tardes? ¿O quizá en las tardes y en las noches? ¿O sólo paseaba al perro una que otra mañana?
    Comprendió entonces que, a pesar de haber pasado tantas horas en su compañía, todavía no sabía nada de Ven. De hecho sabía tanto de él como antes de conocerlo. ¡Cara jamás le perdonaría si lo llegase a saber!
    – Primero vamos a comer -Lubor sonrió al estacionar el auto y luego la condujo dentro de un elegante hotel.
    Considerando que la habían invitado a almorzar Fabia ordenó un omelette y ensalada, y pronto descubrió que una vez que Lubor abandonó su actitud oportunista inicial resultaba ser una agradable compañía.
    – ¿Permitiría que le dijera Cara? -preguntó, después de pedirle que lo llamara por su primer nombre.
    – Claro -respondió ella-, pero… -calló, no se sentía a gusto con ese nombre que no era el de ella.
    – ¿Es demasiado atrevido de mi parte? -indicó Lubor y pronto la vio sonreír de nuevo.
    – No, no es eso -ella lo tranquilizó y sintiéndose culpable, explicó-: Es que la mayoría usa el nombre que usa mi familia, Fabia.
    – Fabia -repitió él y pareció disfrutar al pronunciarlo. Aceptándolo de inmediato-. ¿Entonces viniste a Checoslovaquia de vacaciones y de negocios, verdad?
    – Sí -asintió y aunque se sentía que no era correcto preguntarle por su patrón, no veía razón alguna que le impidiera mencionarle la entrevista, ya que él debería estar al tanto de su libro de citas-. Vine específicamente aquí el viernes pasado para entrevistar al señor Gajdusek, pero…
    – ¡El señor Gajdusek aceptó dar una entrevista! -exclamó Lubor sorprendido.
    – Sí -respondió la joven, un poco sorprendida a su vez por la actitud de Lubor-. ¿No lo sabía usted? -preguntó.
    – No existe ninguna anotación y él nunca concede entrevistas -su acompañante la miró con seriedad.
    – Ya lo sé. Mi her… -calló habiendo estado a punto de delatar a Cara-. Por eso es tan maravilloso que me haya concedido -declaró ella.
    – ¿Estás segura que aceptó?
    – ¿No le dejó alguna nota Milada Pankracova? -expresó Fabia empezando a desear, no haber mencionado el tema. Era obvio que la secretaria anterior no había sido muy eficiente, quizá por ello la había despedido Ven.
    – No, pero… -calló, pareció pensarlo y luego volvió a su acostumbrada sonrisa-. Me pregunté por qué me hizo revisar ayer el señor Gajdusek lo que Milada había dejado. Creo que ahora lo entiendo.
    – ¿Ella… este… había cometido algunos errores?
    – Más que ninguna otra, le aseguro. Pero ahora mejor vamos a hablar de ti.
    – Pero… mi entrevista para el viernes pasado -insistió-, ¿está anotada en el diario del señor Gajdusek?
    – Claro que sí, pero desafortunadamente lo pasamos por alto -respondió con sinceridad y cuando sospechó que debía haberse burlado de ella con su actitud anterior, él preguntó-: ¿Te gustaría tomar una copa de vino?
    – Una pequeña, gracias -aceptó sin pánico y decidida a no volver a preguntarle de su trabajo, y menos de su patrón, se entregó de lleno a gozar del almuerzo y de la compañía.
    Y los disfrutó, aunque cuando terminaron y salieron de allí descubrieron que había empezado a lloviznar.
    – Me temo que el panorama no será tan hermoso como lo había yo prometido -se disculpó Lubor-. Pero de todas maneras iremos a verlo -decidió y tomándola del brazo, la condujo al frente del edificio y se quedaron bajo un techo-. ¿Debimos venir aquí primero? -declaró él desilusionado ya que lo único que veían eran los techos y el bosque cubierto de niebla y lluvia-. ¿Podemos venir mañana otra vez? -sugirió entusiasmado, tomado al mismo tiempo la oportunidad de colocarle el brazo sobre sus hombros.
    – No sé todavía que voy a hacer mañana -Fabia no aceptó la invitación. Le simpatizaba, pero sintió que su familiaridad requería tácticas de rechazo.
    Si él pensó que ella le estaba mostrando luces de semáforo debió ver la luz verde, porque la apretó más fuerte, la contempló con un brillo amoroso en los ojos y la acercó mientras murmuraba seductoramente:
    – Me gustas tanto, Fabia.
    En cualquier otra circunstancia, ella se hubiera sentido preocupada, no todos los días estaba en el extranjero con un hombre desconocido quien, después de haberla invitado a almorzar estaba tratando de seducirla. Pero tampoco todos los días, a plena luz del día, se encontraba empapada mientras su enamorado esperaba alguna respuesta. Comprendió que él confiaba que haría algún comentario o algún gesto correspondiéndole, pero lo único que podía hacer, así fuera imperdonable o no, era reírse y exclamar:
    – ¡Lubor! ¡Estoy empapada!
    De inmediato él se mostró preocupado y en unos segundos corrían hacia el auto. En el fondo, donde la entrada al hotel se juntaba con la carretera, Lubor se detuvo a observar el paisaje a su izquierda, y ella todavía alegre, miró hacia la derecha y su felicidad se desvaneció porque dirigiéndose hacia ellos iba Ven conduciendo su Mercedes. Un Ven Gajdusek que había reconocido no sólo el Skoda sino a sus ocupantes también y ella entendió por la expresión en su rostro iracundo que no le había dado gusto verlos.
    "¡Dios santo!", pensó Fabia y trató de ignorar el atroz presentimiento de que no estaba furioso tanto con su secretario como con ella, pero antes que siguiera especulando Lubor, que no había visto pasar a su jefe, se volvió para declarar:
    – Te ves aún más hermosa con el rostro lavado por la lluvia.
    Un minuto antes ella hubiera emitido una carcajada por lo que consideraba un halago exagerado, pero habiendo visto a Gajdusek, ya no tenía el humor para reír.
    – Gracias, Lubor -aceptó en voz baja, recibiendo otra de sus enormes sonrisas antes de que atendiera el fluir de los otros autos.
    En unos minutos llegaron a su hotel y cuando Fabia le agradeció el almuerzo y él le entregó su paquete, le dijo:
    – Para mí también fue divertido -y no perdió tiempo en preguntar-: ¿Te gustaría cenar y divertirnos juntos esta noche?
    – Temo que no puedo -replicó ella sonriendo apenada, ya que estaba segura de que él era bastante inofensivo-. Tengo un compromiso de negocios -admitió disculpándose y se preguntó si Lubor habría adivinado que el compromiso para esa noche era con su jefe. Hizo a un lado esa idea pensando que si hubiera sabido no la hubiera invitado a cenar con él.
    Se despidieron y para cuando entró al hotel ya había dejado de pensar en Lubor. Recordó de nuevo la expresión de ira en el rostro de Ven hacia un rato y mientras esperaba la llave de su habitación empezó a preocuparse en serio.
    Fabia subió a su dormitorio sin comprender el motivo de aquella ira. Por un momento angustiante se preguntó si, siendo el inglés su segundo idioma, no habría querido decir que la invitaba a almorzar en vez de a cenar. Eso explicaría su furia, cualquiera se hubiera sentido así al verla salir con otro de un hotel a esa hora. Un momento después, borraba esa teoría al recordar que Ven le había avisado al despedirse que mandaría a Ivo a recogerla a las siete de la noche y no a la hora del almuerzo.
    ¿Entonces a qué venía tanto enfado?, se angustió y luego empezó a dudar si realmente iría a cenar con él o no esa noche. ¿Sería posible que le hubiera avisado a Lubor que tenía un compromiso esa noche, simplemente porque no consideraba la cita con ella?
    – Será mejor que cenemos juntos mañana -le había dicho, de manera muy clara, ayer, y no iba a quedar mal, ¿o sí? Ya se sentía bastante mal de modo que no era momento para indagar si había pasado por alto la cita del viernes.
    Cuando ya no pudo tolerar más su inquietud en caso de que Ven Gajdusek decidiera no cenar con ella, Fabia se despojó de la ropa mojada y fue a tomar una ducha.
    Intranquila, y ya con el cabello seco, se puso una blusa y un pantalón y fue a mandar la tarjeta postal que había escrito para sus padres.
    – Dejuki -dijo gracias en checo al recepcionista que le vendió un timbre y le aseguró que alcanzaría abierto el correo ese mismo día.
    Pero eso no le tomó más que unos minutos y regresó a su habitación faltando varias horas para poder averiguar si Ven Gajdusek cumpliría con su cita. Sentía la conciencia sucia, ya que no podía argumentar que había sido muy honesta al aceptar su invitación de ir a cenar a su casa haciéndose pasar por una periodista cuando que no lo era, pero Fabia empezó a revisar su guardarropa.
    Al diez para las siete de la noche ya estaba lista. Faltando sólo cinco minutos decidió que su larga cabellera dorada necesitaba otra cepillada y saltó del vestidor como si le hubieran disparado cuando un minuto después sonó el teléfono y el recepcionista le avisó que un chofer la estaba esperando.
    – Gracias -respondió ella, demasiado emocionada para recordar el término en checo.
    Colgó el auricular y tomó un segundo para controlarse. Sentía que le temblaban las entrañas, pero tenía motivos para ello. Para empezar, ya para entonces se había convencido de que él podía olvidarse de mandar a Ivo y sin embargo allí estaba. Recordó, de pronto, que ella no tenía experiencia ni conocía las técnicas de la entrevista profesional, de hecho ni siquiera sabía hacerlo como aficionada, e iba a tener que comportarse como si realizar entrevistas fuera parte de su naturaleza.
    No aminoró su angustia, cuando salió de su habitación, recordar la imagen del aristocrático Ven Gajdusek. "Dios mío", pensó con pánico, mejor se concentraba en representar un buen papel ya que él no era ningún tonto.
    No supo cómo logró sonreír a Ivo cuando lo encontró esperándola en el vestíbulo. Pero lo hizo e incluso pudo saludarlo en checo:
    – Dobryvecer.
    Pero estuvo preocupada todo el camino mientras el auto zigzagueaba para salir del pueblo y enfilar hacia la casa de su anfitrión. La había animado el hecho de que, quizá, gracias a sus buenos modales había logrado disimular. Tendría que lograrlo también con el patrón del chofer ya que estaba hecha un manojo de nervios. Ivo se estacionó frente a la casa y ella basó sus esperanzas en el hecho, muy importante, de que debido a que Vendelin Gajdusek nunca había concedido una entrevista a ningún reportero, no se percataría de que ella no era una profesional.
    – Dekuji mnohokrát -le agradeció a Ivo cuando la acompañó a la puerta principal y luego saludó a la ama de llaves con una sonrisa cuando abrió la puerta-. Dobry vecer, Paní Novakova.
    – Dobry vecer, Slecno Kingsdale -respondió el ama de llaves sonriendo a su vez, pero algo a su derecha hizo que Fabia se volviera todavía con la sonrisa en los labios y viera a Ven Gajdusek inmaculadamente vestido.
    – Buenas noches, Fabia -saludó él viendo que el ama de llaves se iba y luego miró a la joven de pies a cabeza, revisando su cabello rubio, su cutis perfecto, su vestido color lima de fina lana y mangas largas que resaltaba su feminidad hasta en sus zapatos de medio tacón.
    – Buenas noches, señor G… -empezó a decir, pero su mirada se detuvo-. Es decir, Ven -y vio cómo esbozaba una sonrisa con su boca devastadora, antes de colocar la mano en su hombro para guiarla a la sala.
    Era una habitación decorada con muy buen gusto, y acogedora. Con techos altos, muebles de calidad y una que otra antigüedad.
    – Siéntate donde gustes mientras te preparo algo de beber -la invitó señalándole uno de los sofás que parecían el colmo de la comodidad-. ¿Qué te gustaría? -le preguntó acercándose a la mesita con las bebidas mientras ella descubría que la apariencia del sillón no mentía.
    – Un gin an tonic, por favor -y cuando él se lo llevó y lo colocó en la mesita frente a ella, creyó necesario mencionar-: Le agradezco que haya tenido la amabilidad de recibirme.
    – Con mucho gusto -murmuró él suavemente y desde ese momento hasta que la señora Novakova entró a avisarles que la cena estaba servida la entretuvo con conversación superficial que no tenía nada que ver con el motivo por el cual ella había aceptado la invitación.
    Siguiendo el hilo de la conversación, Fabia comprendió que tratar de abrumarlo con docenas de preguntas, en tan acogedora habitación, sería una imprudencia. De modo que guardó su cuestionario y en cambio empezó a revelarle cuánto la deleitaba la música y que una de sus favoritas era el sexto movimiento de Janácek.
    De hecho, Fabia se preguntaba cómo demonios había surgido ese tema cuando pasaron a otra habitación igualmente acogedora. No supo la razón, ni cuando entró el ama de llaves a servir el primer platillo. Piñena sardelová vejce, era una mezcla deliciosa de huevos con sardinas, y Fabia prestó atención a otras cosas.
    – Esto está delicioso -señaló a su anfitrión y cuando él la observó con afabilidad, sin mostrar la ira que lo había embargado ese mediodía, decidió que debía hablar del asunto.
    – Me alegro de haber almorzado algo ligero -declaró sonriendo.
    – Almorzaste con mi secretario, ¿verdad? -él la miró fijamente.
    – Me lo encontré cuando paseaba -explicó ella-. Fue muy amable al invitarme. Es una persona muy cordial -añadió ella.
    – ¿Te has mirado últimamente en el espejo? -comentó Ven con sequedad. Fabia sintió la más agradable sensación pensando que debía ser un halago, pero desapareció, cuando comprendió la realidad quería decir que Lubor Ondrus seduciría a cualquier mujer que fuera más o menos presentable.
    – No trató de coquetear conmigo todo el tiempo -se defendió y deseó haberse callado-. Charlamos mucho -prosiguió-. Me recomendó ir a admirar el paisaje, pero empezó a llover y…
    – ¿Qué más te dijo? -por ese hábito que se le había olvidado a ella, Ven Gajdusek la interrumpió de nuevo.
    Sorprendida por el tono, la joven lo miró atónita, pero de inmediato se percató de que él pensaba que ella había interrogado a su secretario sobre él y se ruborizó.
    – ¡Nada! -exclamó la chica acalorada y relajada a la vez al comprender que ésa había sido la razón de su ira cuando los vio juntos-. ¡Por Dios! -exclamó de nuevo irritada, ya que creía que sospechaba de ella-. ¡Jamás me hubiera atrevido a interrogarlo acerca de usted!
    – ¿De veras? -le preguntó con frialdad mirándola a los ojos.
    – Claro que no -replicó y, aunque furiosa y sintiéndose presa de su fija mirada hubiera dado cualquier cosa por averiguar qué estaba él pensando.
    No pudo insistir en el tema porque entró de nuevo el ama de llaves para llevarse los platos del entremés y mientras Ven intercambiaba con ella unas palabras, les sirvió el platillo principal.
    Fabia probó un bocado de la chuleta de puerco rellena de hongos y, en un intento de recobrar el equilibrio inicial, le preguntó:
    – ¿Cómo se llama este platillo?
    – Me imaginé que lo querías saber por eso se lo pregunté a Edita -replicó él-. Me temo que no es más que un simple "veprové rízky plnené zampióny"
    Sencillo o no, Fabia reconoció que le llevaría más de una semana aprender el nombre, pero, sin parpadear, lo miró.
    – ¿Y el vino? -volvió a preguntar, esa vez respecto a la bebida transparente y fría que acompañaba al platillo.
    – Rülander, un producto de Moravia -le informó él y preguntó-. ¿Te gusta?
    – Mucho -aseguró, pero de todas maneras ella todavía estaba alterada porque él creía que era capaz de interrogar a su secretario a espaldas suyas y se lo hizo saber unos segundos después, al estallar diciendo-: La única vez que mencionamos su nombre fue cuando yo señalé que había venido a Checoslovaquia a entrevistarlo a usted.
    – No sé si debería sentirme halagado o no -bromeó su anfitrión y Fabia decidió en ese momento que odiaba a los hombres con genio sofisticado, ¿estaba diciéndole que en verdad era un halago o que se sentía enfadado de que sólo lo hubieran mencionado una vez durante el almuerzo?
    – De todas maneras -prosiguió ella, sin darse tiempo para pensarlo-. Lubor Ondrus, pareció muy sorprendido cuando le revelé que usted me había concedido una entrevista. Luego, de pronto, cambio de actitud y me dijo que la entrevista con usted estaba registrada en el diario de su escritorio, pero que la habían pasado por alto -se sintió mejor cuando terminó de decírselo. Sin embargo el hombre de ojos negros, frente a ella, tenía una expresión inescrutable y de nuevo Fabia deseó poder adivinar sus pensamientos.
    – Lubor Ondrus es un secretario de primera -fue su único comentario. Y luego haciéndola estremecer, añadió-: Y estoy seguro de que tú, Fabia, eres una reportera de primera -santo cielo, pensó la chica y sospechó que había llegado el momento de iniciar su interrogatorio-. ¿Hace mucho que te dedicas al periodismo?
    "Ayúdame Dios, por favor", pensó deseando con toda su alma no haberle revelado que tenía veintidós años.
    – Sí, desde que dejé la escuela -expreso y sintió que se acaloraba temiendo que él le pidiera con detalle su experiencia en el mundo del periodismo.
    – ¡Utilizas taquigrafía!
    – La mía propia -¿no debería ella haber hecho esa pregunta? Estaba lista para iniciar su trabajo e hizo una pausa para sonreír y descubrió que él volvió a adelantarse.
    – ¿Escribes a máquina, me imagino? -preguntó Ven y Fabia sintió que el pánico hacía presa a su estómago. Si él le ofrecía una de sus máquinas de escribir, estaba arruinada.
    – Claro -logró afirmar, pero añadió al instante-: De todas maneras prefiero escribir mi trabajo primero a mano. Fabia todavía se estaba preguntando si debía agregar algo más al respecto, cuando él cambió el tema tomándola por sorpresa.
    – ¿Eres casada?
    – No -contestó con rapidez y de inmediato comprendió su error.
    Se suponía que ella era Cara y su hermana era casada, debió haber contestado que sí. Demasiado tarde, pensó comprendiendo que Cara la mataría si arruinaba el trabajo. Y pensándolo bien, su hermana todavía utilizaba su nombre de soltera en la profesión, no creía que ese error importaría tanto, trató de olvidarlo y, aunque estaba en su cuestionario, le preguntó sin pensar en la lista, y por voluntad propia:
    – ¿Y usted es casado?
    – Nunca he tenido la tentación -expresó él, y mientras Fabia reconocía que eso podía apenar a muchas mujeres, él preguntó-:
    – ¿Novios?
    – Ninguno en especial.
    – Esa debe ser la razón por la que puedes venir sola a Checoslovaquia en vacaciones de trabajo -reconoció él con encanto. Y mientras ella quedaba de pronto hipnotizada por esa renovada actitud, él preguntó-: Le mencionaste a mi secretario que te gustaría conocer algunas partes de mi país, ¿tienes en mente algún sitio en particular?
    – Bueno, Praga, claro está -respondió ella, descubriendo que no lo odiaba a él ni a su sofisticación, al contrario, te fascinaban-. Y pensé en manejar hasta Karlovy Vary para… -se detuvo. ¿Cómo había podido olvidar algo tan importante?-. ¡Mi auto! -exclamó.
    Sin embargo en ese momento entró el ama de llaves a la habitación y suspendieron la conversación mientras la señora Novakova cambiaba los platos; por otros limpios. Fabia notó que Ven le dirigió unas palabras amables a la trabajadora mujer antes que ella saliera sonriendo de la habitación.
    Con la intención de no volver a olvidar su auto, Fabia sumergió la cucharita en el postre, lo probó, y descubrió que era una tarta soberbia de ciruela, diferente a la que ella conocía.
    – ¿Qué…? -empezó a decir y tuvo que reír cuando, sin esperar a que terminara la pregunta, Ven le dijo el nombre del platillo.
    – Svestkovy kolác na plech -y ella hubiera jurado que cuando fijó la vista en su boca sonriente, él esbozó también una sonrisa. Fabia bajó la vista, tomó un par de cucharadas del postre, y recordó:
    – Quería preguntar acerca de mi auto. Yo…
    – Ah, sí, tu auto -la interrumpió -llamé por teléfono al taller en tu nombre esta mañana -le informó e hizo una pausa y esa vez, ella lo interrumpió:
    – ¿Y…?
    – Y -replicó él-, me temo que tienen dificultades en conseguir el repuesto que necesitan.
    – ¡Qué horror! -ella suspiró, pero preguntó esperanzada-. ¿Le dijeron mas o menos cuánto tiempo…?
    – Parece que una semana… o más -él adivinó su pregunta.
    "¡Qué mala suerte!", pensó Fabia, viendo perdida toda esperanza de poder conocer Karlovy Vary y Praga. Sin embargo comprendiendo que era de mala educación quedarse allí lamentándose, hizo un esfuerzo para sobreponerse a su desilusión y declaró:
    – Bueno, quizá sea afortunada por estar en un sitio tan hermoso como Mariánské Lázne.
    Ella percibió que estaba mirándole las manos y levantó la vista para sonreír. Creyó notar un signo de admiración en sus ojos, pero se percató de que estaba muy equivocada cuando él dijo:
    – ¿Quieres tomar el café en la sala?
    A Fabia la complació regresar a la sala adonde se sentó en el mismo sofá. Allí, frente a la bandeja con el servicio de café, sirvió dos tazas y entregó una a su anfitrión, que estaba sentado en un sillón en ángulo al sofá que ocupaba la joven.
    Se veía muy relajado y ella aceptó que así se sentía también. Y como sólo había tomado un vaso de vino, comprendió que aunque todo debía hacerla sentir tensa, tenía que agradecer a Ven, y a su encanto de anfitrión el poder sentirse tan a gusto.
    Sin embargo mientras bebía el café comprendió que no había ido a divertirse allí, sino a realizar una entrevista.
    Era el momento propicio y Fabia abrió la boca para empezar a interrogarlo cuando Ven le preguntó:
    – Así que piensas que Mariánské Lázne es un lugar encantador.
    – Claro que sí -afirmó ella.
    – ¿Qué es lo que te parece tan encantador? -insistió él bebiendo.
    – La arquitectura, los bosques, el mismo aire -respondió la joven-. Tiene algo, no sé si serán las flores, los castaños llenos de verdor, la plaza de columnas… -se detuvo, con una expresión de ensoñación recordando todo lo que había visto y lo que la había impresionado-. Todo resulta encantador.
    – Y todavía no conoces la fuente cantante -señaló Ven con tono de broma.
    – ¿Fuente cantante?
    – Está cerca de la hilera de columnas, aunque me temo que no empezará a funcionar hasta el primero de mayo o quizá a finales de abril.
    – ¡Ay! -se lamentó y colocando la taza vacía en la mesa, se sintió desilusionada al pensar que para cuando empezara a funcionar la fuente estaría de regreso en Inglaterra-. ¿Y de veras canta? -quiso averiguar.
    – No, no canta -respondió él-, pero está fabricada de manera que cada dos horas el agua baila al compás de música clásica.
    – ¡Qué maravilla! -suspiró imaginando la escena. Luego, de pronto, se percató que Ven la contemplaba con seriedad y se sintió impresionada y con necesidad de decir algo para reponerse.
    – Hmm ¿y Azor? ¿Adónde estará?
    – Te apasionan los perros, ¿verdad? -declaró con tono tranquilo. De hecho su voz no compaginaba con la expresión en su rostro.
    – ¿Se nota?
    – No todos los días alguien entra a mi propiedad, y cuando un dobermann se le va a echar encima, avanza para saludarlo diciendo "Hola, querido" -recordó él, que no dejaba al perro sin control, y que había estado allí para presenciarlo; Fabia parecía haber olvidado el suceso.
    – ¿A usted también le gustan los animales? -señaló tratando de esquivar una conversación sobre ella.
    – ¿Cómo estás del tobillo? -preguntó Ven, haciendo que a la chica le latiera más rápido el corazón cuando se inclinó hacia adelante para examinar la piel donde habían salido ya dos moretones.
    El contacto de sus manos era como ella lo recordaba, tibio y tierno, pero cuando volvió a colocar su pie en el suelo Fabia sintió timidez, cosa absurda y ridícula y tuvo que volver la cabeza para controlarse.
    Se quedó viendo su reloj y cuando enfocó los números olvidó la timidez y exclamó atónita:
    – ¡Es casi medianoche! -jamás se le había pasado tan rápido una velada y de inmediato se puso de pie-. No tenía idea… -intentó disculparse como si se hubiera aprovechado de la invitación.
    – Espero que eso quiera decir que has disfrutado la noche -Ven se puso de pie y parecía contento.
    – Muchísimo -dijo con sinceridad y enfiló hacia la puerta.
    Ven no intentó detenerla, ni ella pensó que lo haría. Pero, dejándola por un momento, fue a darle instrucciones a Ivo de que la llevara al hotel y luego la acompañó hasta la puerta principal.
    Fabia estaba sentada en la parte trasera del Mercedes, mientras Ivo conducía el auto por el valle, cuando se le congeló la sonrisa en los labios. ¡Porque hasta ese momento se percató de que no le había hecho la entrevista!
    Sintiéndose asombrada ante ese hecho, casi exclamó, en voz alta, que toda la velada se había pasado sin que ella emitiera ni una de las preguntas que había formado Cara. ¡Ya ni hablar de las respuestas! ¡De hecho aparte de enterarse de que Ven no era casado, no había averiguado nada de él!
    ¡Cuando Ivo se estacionó frente a su hotel, comprendió que Ven Gajdusek sabía más acerca de ella que ella de él!

Capítulo 4

    El día siguiente amaneció nublado. Cuando Fabia despertó y recordó que no había logrado averiguar nada la velada anterior, su humor concordaba con el clima.
    Esa sensación la acompañó mientras se bañaba y desayunaba; regresó a su habitación para pensar en qué iba a hacer durante el día. No servía de consuelo pensar en su inexperiencia, se dijo. ¡Había perdido la oportunidad de hacer la entrevista el día anterior en la noche, su hermana se pondría lívida cuando se enterara!
    Sobre todo si Cara llegara a averiguar lo mucho que se había divertido en su cita con Ven Gajdusek. Recordó por un momento la deliciosa velada y el encanto de su anfitrión. ¡Era extraordinario con esos maravillosos ojos negros, con su atractiva boca…! De pronto recapacitó. Eso no iba a conducirla a nada.
    Y de hecho no tenía adonde ir, recordó malhumorada de nuevo, no podía ir sin su auto ni a Karlovy Vary, ni a Praga. Bueno, considerando que no podía hacer nada respecto a su auto hasta que no consiguiera el repuesto, sería mejor concentrarse en lo que sí podía hacer. ¿Qué podía hacer? Ya había arruinado dos espléndidas oportunidades para entrevistarlo.
    Comprendió entonces que si no quería que su hermana la hiciera pedazos cuando regresara, y Cara tenía bastante de qué preocuparse por lo pronto, tendría que insistir e ir a tocarle la puerta a Ven Gajdusek.
    Instintivamente rechazó la idea, aceptando que esa profesión de reportera no era tan sencilla como Cara había dicho. Fabia no tenía el atrevimiento de presentarse de nuevo en la casa de Ven, pero comprendía que tendría que hacer un esfuerzo.
    Por un momento pensó que quizá debería llamar por teléfono a Lubor Ondrus e invitarlo a cenar al hotel para pedirle que la ayudara a conseguir la entrevista. Pero decidió que no. Para empezar no le gustaba pedirle a otros que interfirieran por ella. Y además recordó la familiaridad con la que Lubor le había pasado el brazo el día anterior; eso, aunado a un cierto brillo en sus ojos, fue suficiente par que supiera que no era buena idea alentarlo.
    Fabia decidió salir a caminar, pero estaba tan preocupada que por primera vez no disfrutó del pueblo. Regresó a su habitación y se sintió tan deprimida que, escogiendo la hora en que sabía que se encontraría a su madre, llamó a la recepción para pedir que la comunicara a Inglaterra. Sabía mientras esperaba que el recepcionista le avisaría cuando su llamada estuviera lista, que si Cara, ya había hablado con sus padres, podría sentirse mal, porque la única razón para que su hermana se hubiera comunicado con ellos, sería que Barney había empeorado.
    – Hola, Mami, soy yo, Fabia -saludó cuando logró comunicarse.
    – Fabia, cariño, ¡qué gusto me da oír tu voz! -exclamó Norma. Y preocupada como siempre por sus hijas, añadió-: ¿Están bien tú y tu hermana?
    – Bien, muy bien -le aseguró Fabia, enterándose de Cara y Barney en la pregunta de su madre. Él debía estar mejor-. Quería sólo saludarte.
    – ¡Qué dulzura de tu parte! siempre has sido así -y sin saberlo hizo que Fabia se sintiera culpable por estarlos engañando-. ¿Está Cara allí?
    – Ahorita no -Fabia se estremeció.
    – Bueno, mándale un beso de nuestra parte. ¿Se están divirtiendo?
    – ¡Muchísimo! -exclamó con entusiasmo.
    – Cuánto me alegro -dijo la señora Kingsdale contenta-, ¿adónde están?
    – Todavía en Mariánské Lázne -respondió, luego charló con su madre unos minutos más, hasta que ésta le dio otra preocupación:
    – Bueno, las esperamos en una semana entonces. Ya ansiamos…
    – Sabes, mamá -Fabia la interrumpió al entender que para regresar a su casa el miércoles siguiente tendría que salir de Mariánské Lázne a más tardar el jueves, suponiendo que su auto estuviera listo y era muy dudoso.
    – ¿Qué, querida? -dijo la señora.
    – Es que este es un sitio tan encantador, que pensábamos que quizá nos quedaríamos unos días más -inventó de prisa, sabiendo que su madre se moriría de preocupación si supiera la verdad y que además su auto estaba descompuesto-. Sólo si tú y mi papá están de acuerdo…
    – ¡Claro que sí, cariño, eso ya lo sabes! -Norma aceptó seguir haciendo su trabajo sin inmutarse-. ¿Y Cara también se quedará?
    Santo cielo. Fabia, que odiaba tanto decir mentiras, estaba atrapada y tuvo que seguir mintiendo.
    – Bueno… eso… eso depende de que Barney esté ocupado o no -inventó mientras hablaba y por un momento pudo respirar mientras su madre comentaba sobre cuánto trabajaba Barney, y que en caso de que él no pudiera tomar sus vacaciones para cuando planeaba, sería una buena idea que Cara siguiera el viaje con ella y quizá después volara desde Checoslovaquia a los Estados Unidos.
    – ¡Pero podrás regresar tu sola manejando?
    – Claro que sí -dijo Fabia con un tono confiado para tranquilizarla-. Puede ser que no tenga que hacerlo. Sólo quería saber si me podía tomar unos días más de vacaciones, por si acaso.
    Fabia colgó el auricular después de haber prometido a su madre que le volvería a llamar para avisarle si regresaría a Hawk Lacey el siguiente miércoles. ¡Estaba asombrada! pero de repente no tenía el menor deseo de abandonar Mariánské Lázne.
    Cuando se acostó esa noche a dormir se sentía tan abatida como cuando se había levantado. La única buena noticia que había recibido ese día era que Barney debía estar mejor de salud. Aparte de eso, todo estaba como antes, y peor. Porque después de haber llamado a su casa, tenía nuevas preocupaciones. Tenía que decidir antes de ver de nuevo a sus padres si debía confesarles toda la verdad. Aunque no había disculpa alguna para el hecho de que los había engañado deliberadamente, ni siquiera porque lo había hecho por buenos motivos para que no se preocuparan. Suspiró profundamente al comprender que o confesaba la verdad, o lo que era peor, tendría que seguir mintiendo al tener que inventar, cuando le preguntaran, qué era lo que había hecho ella y Cara durante esas vacaciones en Checoslovaquia.
    Y todavía no había resuelto el problema de qué es lo que iba a hacer para conseguir la maldita entrevista que le había encomendando su querida hermana. Fabia se cubrió la cabeza con la almohada y trató de dormir.
    El jueves amaneció igual de nublado que el día anterior y se levantó y siguió la rutina diaria de bañarse, vestirse y bajar a desayunar con una falta total de entusiasmo y de apetito.
    Acababa de regresa a su habitación cuando sonó el teléfono y entonces salió el sol para ella.
    – Ven Gajdusek -anunció una voz fuerte y templada que reconocería siempre-. ¿No estoy molestando?
    – De ninguna manera -respondió sintiéndose de inmediato alegre y entusiasmada-. Siempre me levanto temprano -añadió-, hace mucho que estoy despierta.
    – ¡Qué bueno! -comentó haciéndola sentir más contenta que nunca, le anunció-. Tengo que manejar esta mañana a Karlovy Vary y me preguntaba que, ya que está en tu itinerario, quizá te gustaría acompañarme.
    – Me encantaría -aceptó ella, dejando pasar uno o dos minutos para que no notara su ansiedad.
    Fabia todavía tenía esa amplia sonrisa en su rostro poco después de haber colgado el auricular. Pero era natural, se dijo, si esta vez se lo proponía, lograría pedirle una fecha y la hora para la quizá no tan maldita entrevista.
    Estaba lista y estupenda cuando la llamaron de la recepción para avisarle que había llegado el señor Gajdusek. Vestida con una falda amplia de fina lana, una blusa, un suéter, y con el saco en el brazo, y demasiado impaciente para esperar el elevador, bajó corriendo las escaleras.
    – Hola -exclamó al verlo, casi sin aliento y, asombradamente, sintió de nuevo timidez.
    – Una dama no hace esperar a un hombre -comentó él con aprobación, y alegrándose de haber estado a tiempo, lo siguió al auto, donde se quedó pensando mientras él arrancaba que ella nunca había sido tímida. Quizá estaba nerviosa, ya que debía estar alerta si no quería que esa salida terminara siendo tan infructuosa como las anteriores. ¡Y ella no necesitaba tampoco su aprobación, por amor de Dios!
    Un momento después, cuando dejaban atrás Mariánské Lázne, Fabia se preguntó por qué demonios estaba tan preocupada. ¡Cualquiera diría que la estaba amenazando; con un demonio!
    Sintiendo que nadie la estaba presionando, ni nada por el estilo, decidió que esa vez iba a conseguir que Ven Gajdusek le respondiera una o dos preguntas cuando menos. O, para ser más exacta, cincuenta cualesquiera de las cien que tenía en la lista.
    – Gracias por recordar que yo quería conocer Karlovy Vary -le dijo con sinceridad.
    – Lástima que lloverá -respondió él mirando las nubes grises en el cielo.
    – Tiene que llover a veces -señaló la chica con cordialidad y le fascinó cuando, aparentemente divertido por su respuesta filosófica, él soltó una carcajada.
    Su boca era todavía más soberbia cuando reía, decidió Fabia, y fijó la vista al frente, no recordaba haberse percatado antes de la boca de un hombre. Parecía conveniente pensar en otra cosa.
    – ¿Tiene usted hermanos o hermanas? -preguntó ella, sin saber cómo, sintiéndose sorprendida de sí misma.
    Aunque cuando volvió la cabeza para verlo notó que si estaba sorprendido no lo demostraba. Luego tuvo el presentimiento de que no le iba a contestar de todas maneras, ya que no decía nada. No hasta que pasó una curva peligrosa, luego no viendo razón para callar, dijo:
    – Tengo un hermano que vive en Praga.
    ¿Es más joven o mayor que él? ¿Casado? ¿Soltero? Fabia tenía muchas preguntas. Pero entonces, un camión en la carretera los distrajo y la joven decidió que no era justo bombardearlo con preguntas cuando él prefería que le permitiera concentrarse en la conducción del auto.
    El pavimento estaba mojado cuando cerca de una hora después llegaron a Karlovy Vary, pero había dejado de llover. Ven se detuvo un momento a dejar un paquete en una de las tiendas del pueblo, seguro, el motivo de su viaje.
    – ¿Te gustaría tomar café antes de recorrer el pueblo? -le preguntó después y Fabia de inmediato se entusiasmó al comprender que no sería un viaje apresurado.
    – Me parece una magnífica idea -aceptó y le empezó a fascinar Karlovy Vary, también con sus calles bordeadas de árboles y sus pintorescos alrededores.
    Tomaron café en un hotel elegante y, mirando el relajado checoslovaco, Fabia no pudo contener su orgullo por estar con él. Sin embargo, alejó la mirada cuando Ven la sorprendió mirándolo y tuvo una sensación de culpa porque le parecía que desde el momento en que lo conoció había sido presa de extraños sentimientos e ideas.
    "Hora de recordar el motivo de estar allí", pensó Fabia con firmeza, mientras descartaba cualquier noción alocada de que Ven era responsable de los inquietos latidos de su corazón; luego descubrió que todavía tenía los ojos puestos en ella.
    – ¿Lubor debe estar trabajando de nuevo en su oficina? -dijo para iniciar de nuevo una conversación, pero de inmediato deseó no haberlo dicho, pues la expresión de Ven cambió y cuando levantó una ceja, un gesto aristocrático, ella comprendió que había desaparecido la cordialidad.
    – ¿Tienes algún interés especial en mi secretario? -preguntó con tono agudo y arrogante.
    – ¡Por ningún motivo! -exclamó ella y con cierto orgullo, tuvo que añadir-: ¡Jamás me entrometería en el trabajo que hace para usted!
    – Me alegro -señaló con tono cortante-. Y como de todas maneras estará de viaje un par de días, no tendrás oportunidad de hacerlo.
    "¡Malvado!", pensó ella y le hubiera gustado darle una patada. Miró al otro lado, lejos de su rostro refinado y arrogante, por la ventana. Lo mandó al infierno y decidió no volver a hablar con él. No había hecho más que iniciar una cordial conversación. A ella no le importaba un comino que Lubor jamás volviera a acercarse. Aunque, pensándolo bien, él ya había estado fuera por unos días la semana anterior, cuando ella llegó, y por lo tanto debía tener muchos días de asueto.
    Decidida a no mirar al salvaje hombre frente a ella, Fabia estaba a punto de decidir que no volvería a pedirle nada en el futuro, ni siquiera que la llevara de regreso a Mariánské Lázne, tomaría mejor un taxi, cuando se arrepintió. ¡Demonios si fuera por ella no volvería a hablar con él, pero tenía que pensar en Cara.
    Enfadada volvió a mirarlo. Él la observaba en silencio. "Maldito", se dijo mientas su orgullo luchaba contra el amor por su hermana.
    Y triunfó el amor por Cara, como ya lo sabía. De todas maneras el orgullo no le permitía inclinarse ante nadie, de modo que le preguntó con el tono más helado posible y con una expresión altanera:
    – ¿Está usted dispuesto a concederme una entrevista, o no?
    ¡Válgame Dios!, y ella pensaba que él se había mostrado arrogante. Nunca había visto un hombre a alguien con tanto desprecio. Ella entendió en ese momento, mientras la contemplaba con un gesto helado que iba a recibir un rotundo, no.
    De pronto, cuando Fabia estaba pensando en pedir un taxi, vio, lo hubiera podido jurar, que Ven realizó un minúsculo movimiento con su boca. ¡El animal se había estado divirtiendo con ella! ¡Aunque hubiera estado tratando de negarlo, se le notaba el buen sentido del humor!
    Sin embargo, no terminó de sonreír, pero tampoco expresó la negativa de la que Fabia había estado tan segura. Ven inclinó la cabeza hacia ella y, manteniendo le rostro serio, arrastró las palabras:
    – Sí que sabes cómo conquistar a un hombre.
    Ella tuvo que sonreír a pesar de que él se mantuvo serio.
    – Disculpe -murmuró y se sintió mejor cuando lo vio, también, sonreír. Había modos de pedir las cosas y el de ella no había sido el más atractivo.
    – Te perdono -anunció Ven.
    – ¿Y la entrevista? -preguntó ella con tono amable.
    – ¡Hmm! -murmuró y con expresión cordial lo pensó un momento, luego le reveló-: Después de dos años sin vacaciones, ni tiempo libre, la semana pasada terminé lo que considero uno de mis mayores logros -y mientras ella lo escuchaba sorprendida ante la importancia de esa declaración para el mundo literario, el prosiguió-. Fue con gran alivio que llevé personalmente, mi obra a los editores en Praga y, una vez terminado, decidí que aparte de mi correspondencia cotidiana, me tomaría un mes de vacaciones o más para despejar mi mente de todo lo relativo a mi trabajo. Sin embargo, ahora -la miró de forma amigable-, usted, señorita Kingsdale, con sus modales altaneros -¿mis modales altaneros?, se preguntó Fabia en silencio-, desea que cancele mis planes y le permita hacerme un interminable cuestionario sobre mi trabajo.
    Ella tenía sus grandes ojos fijos en su rostro, y deseaba poder irse y dejarlo en paz ya que había trabajado tanto tiempo y con tanta intensidad. Pero estaba de por medio su conciencia, el amor a la familia, la vida, de modo que no era tan sencillo como eso.
    – ¿Me estás diciendo que no me vas a conceder la entrevista?
    – Digamos que siendo por ti, y tus poderosos ojos verdes -agregó con una sinceridad que la estremeció-, voy a pensarlo.
    – Usted sí que sabe cómo conquistar a una chica -le dijo ella haciéndolo reír a carcajadas; y con el corazón danzando de alegría ella aceptó que, por el momento, se olvidaría de la lista de preguntas que tenía anotadas.
    Quizá, sería la promesa de que iba a pensarlo, lo que le daba aún esperanzas. De todas maneras, la chica pudo dejar a un lado sus preocupaciones y cuando Ven le sugirió dar un paseo alrededor de Karlovy Vary, se entregó a la idea de todo corazón.
    Había dejado de llover, y caminar con el escritor, cuyo conocimiento del área parecía interminable, era una experiencia tan maravillosa que no le hubiera importado que los cielos se abrieran.
    – ¿Aquello es humo? -preguntó intrigada, deteniéndose en el puente para observar mejor, aunque no distinguía ninguna forma de fuego. Él de inmediato le aclaró que no era humo, sino el vapor del arroyo caliente que recorría todo el pueblo.
    Ven le comentó que Karlovy Vary recibía su nombre de Carlos IV, quien en el siglo XIV había descubierto el manantial de aguas hirvientes por medio de uno de sus perros de cacería.
    – ¿Hirvientes? -preguntó ella, y supo también que las temperaturas excedían los setenta grados centígrados.
    Ven le explicó después, cuando pasaban frente a una tienda de vinos, que había una bebida local, y ella decidió llevar una botella a su padre.
    – Se llama Becherovka, es fabricado con el agua de aquí y varias hierbas.
    – ¿Es sabroso?
    – Depende del gusto -respondió él-. Con hielo, sabe bastante bien.
    – Entonces voy a comprar.
    Ella entró a la tienda y salió con una botella de Becherovka, una de licor de ciruelas Slivovitz y una caja de galletas llamadas Oplatky que eran tradicionales del área.
    Un poco después, empezó de nuevo a llover y Ven declaró que no pararía el resto del día.
    – Mejor regresamos al auto -decidió él, y sin esperar respuesta la tomó del brazo y la guió de regreso al Mercedes.
    A ella le hubiera gustado quedarse más tiempo, pero comprendió que no debía abusar de su amabilidad. Se hubiera empapado de haberse quedado más y Ven tenía razón al decir que hubiera sido insensato pasear con tanta lluvia. El problema era que Fabia no quería ser sensata. No entendía cuál era el motivo, pero no sentía tener mucha cordura.
    Fabia trató de eliminar esa idea cuando se alejaron de Karlovy Vary concentrándose en todo lo que había visto, las aguas termales, las calles empedradas, el jazmín de invierno, la impresionante columnata Mlynská Colonnade, pero de pronto una pregunta surgió de su cabeza, ¿se sentía atraída por Ven?
    Alarmada por ese pensamiento, fijó la vista al frente. No había manera de negar que él era sumamente atractivo, pero, por Dios, ella conocía montones de hombres guapos. Bueno, cuando menos uno o dos, corrigió.
    Un segundo después Fabia se preguntaba qué demonios estaba pensando. A pesar de que le dolía no conocer Praga, empezaba a pensar que era hora de regresar a Inglaterra.
    Todavía tenía que esperar a que compusieran su auto, y confiar en que le concedieran la entrevista, pero… Sus pensamientos dieron un giro cuando, avergonzada, escuchó gruñir las tripas de su estómago. Solía dejar de comer, a veces, y nunca las había oído protestar, de modo que parecía que su estómago había decidido pedir alimentos.
    – ¡Perdón! -Ven se disculpó-. Olvidé que hora era -añadió y cuando Fabia, miró su reloj y vio que era increíble, pero ya casi eran las tres de la tarde, decidió que cuando él trabajaba se olvidaba de comer. Como apenas acababa de terminar la obra que le había tomado dos años todavía no había recuperado el hábito de almorzar a sus horas.
    – Perdón -musitó ella, olvidó pronto su vergüenza y, sabiendo que él conducía el vehículo sobre terreno montañoso y que estaban cerca de Mariánské Lázne, tuvo que decirle con satisfacción-. Ha sido una mañana deliciosa. Deliciosa -repitió al recordar que habían pasado tres horas de la tarde-. Gracias…
    – Me gusta la palabra, "deliciosa" -y se volvió para mirarla antes de añadió-: Te queda bien -y ella se hinchó de alegría. Unos segundos después él regresó por el otro lado de la carretera donde había un mirador, cerca de una enorme roca. Frenó el auto y dijo con encanto devastador-: No puedo dejar que regreses al hotel con el estómago vacío.
    – Oh, pero…
    Estaba malgastando saliva puesto que Vendelin ya le estaba abriendo la puerta. Salió y vio alrededor varios edificios separados y un pequeño hotel con restaurante.
    Levantó la vista y se sorprendió porque Ven estaba más cerca de lo que había imaginado y descubrió que estaba mirando dentro de un par de ojos inescrutables y penetrantes. Se dio cuenta de que él observó sus labios y luego, otra vez, sus ojos, sintió que su corazón empezaba a latir alocadamente y tuvo la necesidad de decir algo, cualquier cosa.
    – ¿Adónde estamos?
    Se preguntó qué demonios le estaba pasando ya que Ven no parecía afectado como ella, sino que con calma la tomó del brazo y la guió al restaurante diciendo sólo:
    – Becov.
    El restaurante era acogedor y casero y a Fabia le fascinó de inmediato.
    – ¿Suele venir a comer aquí? -preguntó ella mientras le ofrecía el menú checoslovaco.
    – Es un sitio agradable para detenerse a descansar -respondió, Fabia no pudo contenerse y emitió una carcajada-. ¿Dije algo divertido?, preguntó él observando con insistencia su boca al reír.
    – Alguna vez me dará una respuesta directa a una pregunta directa -explicó ella-, y caerá el techo sobre nosotros.
    – Entonces ¿qué te gustaría comer? -preguntó Ven, ella disfrutaba cuando sonreía-. ¿Algo parecido a la comida inglesa? -sugirió.
    – ¡Claro que no! -aseguró indignada, pero estaba tan feliz que nada le hubiera impedido seguir sonriendo-. Me gustaría algún platillo típico por favor, si es posible.
    – ¿Quieres probar nuestros knedlilcy?
    – ¡Seguro! -indicó ella. Pero luego le entró la curiosidad-. ¿Qué son? -preguntó haciéndolo reír.
    – ¡Ya lo verás!
    Cuando lo sirvieron, resultaron ser bolitas de pasta cortadas en rebanadas. Pero no se parecían a las inglesas, por suerte. Para acompañarlo Ven ordenó un guiso de cerdo, la combinación deliciosa. De hecho, a medida que comía, y veía comer con gusto a Ven, Fabia decidió que era uno de los mejores almuerzos de su vida.
    – ¿Qué quieres de postre? -preguntó el escritor al ver que ella había limpiado su plato.
    – Nada más -contestó y comentó que había disfrutando la comida, y que estaba satisfecha.
    – ¿Estás segura?
    – ¡Usted puede ordenar lo que quiera! -exclamó cuando Ven iba a pedir la cuenta y se arrepintió de inmediato. Él era un hombre seguro de sí mismo y si hubiera querido ordenar algún postre lo hubiera hecho aunque ella no lo acompañará. Fabia recuperó la respiración cuando él comentó:
    – Ya fue suficiente -y luego la condujo de nuevo al auto.
    Veinte minutos después estaban en las afueras de Mariánské Lázne y Fabia empezó a recordar los momentos de esa espléndida mañana. Claro que había tenido ciertas diferencias sobre todo cuando estuvieron tomando café en Karlovy Vary, pero gracias a Dios, aunque él no solía sonreír mucho tenía un gran sentido del humor y no tenía resentimientos contra ella por la manera tan descortés en que le había solicitado que le concediera la entrevista.
    Cuando Ven se estacionó frente a un hotel, Fabia comprendió que había sido muy amable en concederle tanto tiempo. Había ido a Karlovy Vary sólo a entregar un paquete y ya casi eran las cuatro de la tarde.
    Volvió la cabeza para agradecerle todas sus atenciones, pero él ya había salido para ir a abrirle la puerta del auto. Fabia salió y antes de poder pronunciar una palabra, él la condujo al interior del hotel, esperó a que le entregaran su llave y luego caminó con ella hasta el ascensor.
    – Gracias por haberme hecho pasar una mañana tan maravillosa -le dijo ella con sinceridad mientras esperaban y sintió que se le salía el corazón del pecho cuando él fijó su mirada varonil y oscura en su rostro.
    – Yo también la disfruté -respondió con tono grave cuando llegó al ascensor. Fabia se sintió hipnotizada, casi no respiraba cuando vio que inclinaba la cabeza, luego la besó en la mejilla.
    – Ahoj -murmuró usando la versión informal de adiós y dio un paso hacia atrás.
    Como alguien que camina dormido, ella entró al ascensor.
    – Bye -murmuró ella con voz ronca y mientras subía no podía pensar en nada.
    Guando entró en su habitación todavía estaba embelesada. Podía sentir la boca cálida de Ven, donde esos labios estupendos le habían tocado la piel.
    Sin embargo cuando volvió a la realidad se percató de que no había dicho nada más de la entrevista. Esbozó una sonrisa mientras se despojaba de sus zapatos y luego fue a recostarse en la cama. Porque Ven le había prometido que lo pensaría, y eso quería decir que se volverían a ver, ¿o no?

Capítulo 5

    Fabia despertó el viernes con una sonrisa y se quedó recostada pensando en Ven. Todavía lo tenía en mente cuando se bañó, se vistió y fue a tomar su desayuno de costumbre, un yogur exquisito, pan, queso y café.
    Estaba bebiendo el café cuando se dio cuenta de que Ven había estado en sus pensamientos desde que se había despertado, ¿y de cuánto ansiaba verlo de nuevo? Válgame Dios, pensó al bajar la taza. Tratando de analizar el motivo por el cual deseaba tanto volver a verlo comprendió que no tenía nada que ver con la infernal entrevista.
    Fabia regresó a su habitación admitiendo, por algún motivo no había querido admitirlo antes, que sí, la atraía Ven.
    Para cuando cerró la puerta de su dormitorio, aunque una parte de ella se resistía a aceptar la atracción, se decía que no había razón para que no se sintiera atraída por él. ¿Un hombre como Vendelin, con tantos rasgos positivos, no era natural que ella lo encontrara… interesante, más que a cualquier hombre de los que había conocido hasta entonces?
    Pasaron veinte minutos sin que ella se diera cuenta. De pronto, despertó, eliminó a Ven de sus pensamientos, y se preguntó qué iba a hacer durante el día. Se veía nublado el cielo, pero no iba a quedarse encerrada en su habitación. Si tuviera su coche… miró el teléfono… ¿podría llamar a Ven para preguntarle? Ya le había dicho el martes que les llevaría una semana o más conseguir el repuesto, ¿para qué molestarlo?
    Fue en ese momento que se estremeció al comprender que estaba buscando una excusa para volverlo a ver. El orgullo la hizo olvidar el teléfono. Mientras se preparaba para salir, tuvo al fin el brillante descubrimiento de que había una importante razón para no pensar más en Ven, y era que ella no le interesaba.
    No quiso creer que el beso en la mejilla del día anterior significaba algo, y colocándose la bolsa en el hombro abrió la puerta. En ese momento sonó el teléfono, y por dos minutos ella se quedó inmóvil.
    Luego corrió a contestar y sintió gran desilusión cuando supo que no era Ven sino su secretario.
    – Hola Lubor -saludó ella con cordialidad. ¿Por qué habría de culparlo a él de su desilusión?
    – Cuando no aceptaste cenar conmigo el martes, decidí ir a pasar la velada con mis padres en Plzev, pero de haber sabido que ibas a estar contenta de oír de mí, me hubiera regresado antes -no perdió tiempo en tomar ventaja. La chica comprendió que era el momento de retroceder.
    – ¿Cómo has estado? -ella ignoró su comentario.
    – Ocupado -replicó él, y mientras ella evitó comentar que eso le evitaría hacer travesuras Lubor la desilusionó aún más al añadir-. El señor Gajdusek ha salido de viaje y me dejó mucho trabajo. Parece que tendré que trabajar todo el fin de semana.
    – Espero que el señor Gajdusek te dé luego días libres para compensarlo -sugirió Fabia, tratando de guardarse todas las preguntas que surgían en su cerebro; ¿adónde había ido el señor Gajdusek y cuanto tiempo iba a tardar en regresar?
    – Claro, siempre lo ha hecho así, es muy justo en todos sus tratos.
    – Me alegro -murmuró la joven, habiendo sufrido en su orgullo, preguntó-: ¿Dijiste que el señor Gajdusek salió de viaje?
    – Se fue esta mañana a Praga -reveló Lubor-. Me encargó mucho que si tenías algún problema o necesitabas alguna ayuda, te avisara que podías contar conmigo.
    – ¡Qué amable! -exclamó sintiéndose halagada de que se hubiera acordado de ella antes de irse de viaje.
    – ¿Tienes algún problema? -preguntó ansioso Lubor.
    Tenía el de su auto, pero si Ven no había podido conseguir que el taller lo entregara hasta el martes siguiente, seguro que Lubor no podría hacer más.
    – Ninguno -y luego tratando de disimular su curiosidad, tuvo que preguntar-: ¿Cuánto tiempo estará el señor Gajdusek de viaje?
    – ¿Quién sabe? -respondió Lubor-. Una semana o más -y mientras Fabia empezaba a decidir que tenía que pasar por su auto y regresar a Inglaterra, aunque no hiciera la entrevista y no volviera a ver a Ven, Lubor cambió de tema y preguntó-. ¿No quieres salir a cenar esta noche conmigo?
    Ella estaba más que preparada para saber que Lubor tenía la inclinación de tornar cualquier invitación en una reunión de amor, aunque como no podía hacer más que coquetear sentado en la mesa, no veía ningún peligro en aceptar. Abrió la boca para sugerir que quizás ella lo podría invitar a cenar a su hotel, eliminando así la posibilidad de que él tuviera ocasión de abrazarla cuando fueran en el auto y luego descubrió que en vez de sugerir le estaba preguntando:
    – ¿Te pidió el señor Gajdusek que me invitaras? -y se quedó pasmada de su atrevimiento y de tener a Ven siempre en mente.
    – No -respondió Lubor con naturalidad-. De hecho es interesante que me haya pedido que sólo hable contigo de asuntos impersonales -y cuando Fabia contuvo el aliento por la implicación que veía en dicha declaración Lubor prosiguió-. Yo soy quien te está invitando, porque quiero verte. Por lo que respecta al señor Gajdusek, creo que quiso subrayar que debo ayudarte con tus problemas, pero sin intimidar contigo. ¿No es obvio que cuando uno se involucra emocionalmente con un problema no puede resolverlo tan bien como cuando uno es objetivo?
    – Sí -asintió Fabia, pero lo que era más obvio para ella era la indicación de Ven de que Lubor fuera impersonal en su trato con ella, y que eso quería decir, que no confiaba que ella no fuera a hacerle preguntas sobre él. Le dolió que Vendelin pensara que ella haría la maldita entrevista por medio de Lubor, y se sintió segura de que no le simpatizaba el señor Gajdusek ya no digamos que le resultara atractivo. ¡Jamás hubiera soñado pedirle información a Lubor!
    – Todavía no has respondido a mi pregunta -le recordó Lubor, cuando ella casi la había olvidado por un momento-. Pienso llevarte a un koliba, verás como te va a gustar -le prometió.
    – Yo… -ella abrió la boca y estaba lista a invitarlo a que fuera a cenar a su hotel, pero al pensar, quién sabe por qué, que Ven debía estar disfrutando esa noche en Praga, con alguna mujer checa maravillosa, no le cabía la menor duda, sin tener la menor idea de lo que era un koliba cambió de opinión-. Me encantaría ir contigo -aceptó contenta-. ¿A qué hora pasarás por mí?
    Fabia estaba lista y esperando cuando Lubor fue por ella a las seis cuarenta y cinco, esa tarde.
    – Te ves preciosa -dijo y la joven aceptó el halago.
    – Me está esperando un taxi -señaló él mientras la llevaba fuera del hotel-. Está prohibido tomar y manejar, después de beber, en toda Checoslovaquia.
    Un koliba es un gran restaurante con paredes de madera tipo chalet que, en ese caso, estaba ubicado en medio de grandes pinos. Fabia subió los escalones con Lubor hasta la entrada que tenía cortinas de cuadros rojos y blancos y los condujeron hasta su mesa. Todavía miraba alrededor admirada cuando Lubor comentó:
    – No sabes qué gusto me da que hayas aceptado cenar conmigo esta noche.
    – Nunca había estado en un koliba -murmuró la muchacha, pensando que era la hora de empezar a defenderse.
    – ¿Te gusta?
    – Mucho -respondió rescatando su mano ya que Lubor había decidido tomarla.
    – Tienes unas manos encantadoras -murmuró el hombre como para excusarse de su ímpetu.
    – ¡Ay, Lubor! -Fabia se rió sin saber qué otra cosa hacer. Era un buen joven, y era simpático, pero carecía del encanto natural de Ven y el resultado de tanto esfuerzo era que, en vez de atraerla, le producía risa.
    Él no se inmutó y la chica empezó a estudiar el menú. Luego, viendo que Fabia no podía entender ni una palabra, le preguntó:
    – ¿Qué te gustaría comer?
    Para decir verdad ella había perdido el apetito. Pero, como era su invitada y tenía que consumir algo, volvió a mirar el menú y sonriendo le sugirió:
    – ¿No quisieras ordenar por mí, por favor?
    Él pidió el polovnicky biftek, smavené hranolky y velká obloha, que cuando lo sirvieron resultó ser un plato de filete, papas fritas y verduras. Ambos ordenaron un vaso con cerveza y a pesar de su poco apetito, Fabia terminó de cenar mejor de lo que había anticipado. Aunque la mayor parte del tiempo lo pasó defendiéndose de sus comentarios aduladores o rompiéndose la cabeza por hacer algún comentario propio, que no fuera acerca de su patrón. Pero descubrió que quería hacerle mil preguntas sobre Vendelin. Por algún motivo sentía que necesitaba saber todo lo que pudiera acerca de él, y allí estaba el conflicto, porque cualquier cosa que ella hubiera preguntado o averiguado, no hubiera sido para algún artículo de su hermana, sino para su uso privado y personal.
    Pero no podía hacerle preguntas a su acompañante acerca del hombre que tanto la fascinaba. Y quizá Lubor no estaría dispuesto a responderle. Podía ser un mujeriego de primera, pero ella ya se había dado cuenta de que aparte de eso, él era muy leal a su patrón.
    Como no intentaba entonces hacerle preguntas sobre Ven, le costaba trabajo formular comentarios superficiales y cordiales sobre Lubor. Él no necesitaba que lo entusiasmaran, como ya había descubierto el martes pasado.
    – ¿Has vivido aquí desde hace mucho tiempo? -expresó Fabia, al fin, después de una pausa en la que ordenaron una segunda cerveza.
    – ¿Mariánky? -suponiendo que esa era una versión de Mariánské Lázne ella afirmó con un movimiento de la cabeza y Lubor sonrió-. Sólo desde que trabajo para el señor Gajdusek -pero no resistió proseguir-. Me parece que estaba destinado a venir aquí… -hizo una pausa para lograr mayor efecto y añadió-, para esperarte.
    Fabia sintió que hubiera sido cruel reírse de nuevo, pero sintiendo que no podía arriesgarse a tomarlo en serio, no supo qué responder, y decidió:
    – Ha sido una velada muy agradable… -y le dio gusto que él entendiera el mensaje.
    – ¿Ya quieres regresar al hotel?
    Todavía era temprano y aunque había disfrutado de su compañía y de tener a alguien con quién conversar en inglés, le parecía agradable acostarse temprano.
    – Si no te importa…
    – Con mucho gusto -le aseguró el joven y de inmediato fue a ordenar que pidieran un taxi.
    Cuándo llegaron al hotel, comprendió Fabia que había un malentendido sobre el motivo de que ella quisiera regresar temprano al hotel. En el taxi Lubor no había hecho más que tomarla de la mano y después ella pensó que era natural que la quisiera acompañar al ascensor ya que Ven había hecho lo mismo la noche anterior.
    Sin embargo cuando llegó al ascensor y ella se volvió para despedirse como lo había hecho con Ven, Lubor la tomó en sus brazos con una rapidez y una experiencia que no pudo ni parpadear. Cuando la chica quiso empujarlo, entró con ella al ascensor y cuando las puertas se cerraron la estrechó aún más e intentó besarla en la boca.
    Sin embargo para cuando llegaron al piso donde estaba el dormitorio, Fabia no le dejó duda alguna de que no la había complacido su atrevimiento.
    – ¡No! -le gritó enfurecida-. ¡Ne! -le dijo en checo, y ¡Non! ¡Nyeht!, añadió en francés y en ruso. Y cuando se abrieron las puertas del ascensor, por si acaso no había comprendido el mensaje, lo empujó con todas sus fuerzas lejos de ella gritándole al mismo tiempo-. ¡No te vuelvas a atrever a hacer eso conmigo! -y salió corriendo antes que él pudiera reaccionar.
    Le tomó más de media hora tranquilizarse y comprender que quizás había exagerado respecto al abrazo de Lubor. Pero antes Ven la había acompañado hasta el mismo lugar y sólo le había dado un beso en la mejilla. Lo que Lubor acaba de hacer era un insulto a ese recuerdo. Y además no quería que el secretario de Ven la besara. De hecho no quería que nadie la besara… excepto… ¡Con un demonio!, Fabia se acostó a dormir.
    Al día siguiente bajó a desayunar vestida y bañada a las ocho de la mañana. Estaba cruzando el vestíbulo para regresar a su habitación cuando el amable muchacho recepcionista salió de su lugar, tras el escritorio, y se paró frente a ella.
    – Tiene usted una llamada, señorita Kingsdale -sonrió y añadió-. Puede contestar en mi escritorio si quiere.
    – Gracias -respondió ella, protegiéndose también con una sonrisa mientras acudía al teléfono porque su corazón empezó a latir con extrema velocidad.
    – ¿Hola? -dijo ella y un instante después escuchó el tono apologético en la voz de Lubor.
    – Fabia, ¿qué pensarás de mí? -preguntó lamentándose en cada palabra.
    – Ah, buenos días, Lubor -respondió ella con amabilidad, sintiéndose un poco avergonzada al recordar su expresión de sorpresa ante su iracunda reacción, después de su conducta seductora.
    – ¿Podrás perdonarme alguna vez? -le suplicó y Fabia empezó a sentir incomodidad porque, ¿cómo podía decirle en público que no fuera tan imbécil?
    – Claro que sí -respondió ella y de inmediato se arrepintió porque Lubor preguntó:
    – ¿Y qué piensas hacer hoy? -para decir verdad Fabia se había hecho ya la misma pregunta. Pero aunque le era simpático Lubor, no estaba segura de que quisiera volver a salir con él después de la noche anterior, si era eso lo que tenía en mente.
    – Hmm, ¿qué piensas hacer tú? -fue lo único que se le ocurrió responder.
    – Yo… tengo que trabajar.
    – Ah, sí me lo habías dicho -recordó ella. Luego, de pronto, preguntó-. ¿Se llevó el señor Gajdusek a Azor?
    – ¡Azor! -Lubor quedó atónito por la pregunta, pero después no le pareció malo revelar-. Creo que el perro no se acomoda a la vida de la ciudad… se quedó en la casa.
    – ¿Vas a ir tú para allá?
    – ¡Claro! Allí tengo mi oficina.
    – Entonces, ¿crees que podría llevar a Azor a dar un paseo?
    – ¿Quieres sacar al animal a dar un paseo? -era obvio que Lubor pensaba que debía estar loca.
    – ¡Es fabuloso! -contestó ella.
    – ¡Quisiera ser yo el perro! -Lubor suspiró y ella tuvo que reírse.
    – ¿Crees que podría? -insistió ella.
    – ¿Sabes algo acerca de los perros?
    – Tenemos muchos en casa.
    – Entonces le preguntaré a Ivo. Él se encarga de pasearlo cuando su amo no está en casa.
    Fabia terminó la conversación anticipando con entusiasmo la alegría de estirar las piernas en compañía de Azor. Como el día estaba nublado, se vistió con ropa gruesa y tomó un taxi a la casa del escritor.
    Cuando tocó el timbre le abrió la señora que lo había hecho la primera vez, la que hablaba un poco de inglés. Era al parecer una sirvienta y se llamaba Dagmar.
    – Venir conmigo -le sonrió la mujer y Fabia percatándose de que la estaban esperando, entró y vio que Lubor salió de una puerta al fondo del vestíbulo.
    – Gracias, Dagmar -le dijo a la sirvienta, y con una amplia sonrisa llevó a Fabia a buscar a Ivo y a Azor.
    Para alegría de la joven, Ivo recordaba que ella había paseado con el perro y su amo el lunes pasado, él los había observado; y en ese momento cuando ella acarició al dobermann, se sintió a gusto con el animal.
    – Tengo la noche libre -mencionó Lubor cuando Ivo le entregó a Azor, y luego la condujo a la parte trasera de la casa.
    – Ah… un… Temo que estoy muy atrasada con mi correspondencia -se excusó ella, esperando que la comprendiera.
    – ¿Te soy antipático por lo que hice? -le preguntó, parecía genuino su sentimiento de modo que ella se apresuró a tranquilizarlo.
    – Lubor, ¡tú eres formidable! -le dijo y el perro se adelantó-. ¡Nos vemos! -añadió sonriendo y salió tras el animal.
    Azor estaba muy bien entrenado, incluso, aunque ella no conocía las órdenes en checo, era un animal inteligente que sabía responder a su tono de voz. Por ello era un placer caminar con él y le extrañaba que sintiera como si algo le faltara. Claro que el lunes, Ven había estado con ellos. Por Dios, debo estar loca, pensó irritada y se concentró en Azor durante las siguientes dos horas.
    Lubor debió ver desde la ventana de su oficina cuando regresaron, porque estaba allí cuando llamó a la puerta. Como nunca perdía una oportunidad, sugirió:
    – ¿Y mañana?
    – Llámame por teléfono -ella sonrió y le entregó la correa de Azor-, necesita tomar agua -luego se despidió de Azor-. Adiós, mi adorado animal.
    El hotel estaba cuesta abajo por eso la caminata fue ligera. De todas maneras estaba acalorada cuando llegó a su habitación, de modo que se bañó, se cambió de ropa y supuso, ya que era la hora del almuerzo, que debería ir a tomar algo.
    Estaba comiendo sin mucho apetito un omelette de queso cuando empezó a sentirse inquieta. No era sorprendente dados sus problemas. Si tan sólo tuviera un auto. ¿Eso no resolvería la pesadilla de la entrevistas, verdad?
    Al recordar su objetivo, Fabia pensó que Ven había creído necesario prevenir a Lubor de que ella podía preguntarle cuestiones personales acerca de él. Y, en ese momento, dolida, perdió por completo el apetito.
    Regresó a su habitación dejando casi todo su platillo y trató de olvidar a Ven Gajdusek. Pero, al ver que era imposible, se puso impaciente y decidió salir a pasear al pueblo.
    Estaba decidida a no dejar que él le quitara todo su apetito y esa noche cuando bajó a cenar lo hizo con ganas, pero regresó a su dormitorio y de nuevo no pudo dejar de pensar en el condenado hombre.
    Casi lo había logrado cuando sonó el teléfono. Debe ser Lubor, pensó sintiendo culpa ya que no había escrito ninguna carta todavía. No se imaginaba para qué la llamaba, pero cuando volvió a sonar tuvo que contestar.
    – Hola -dijo con cuidado y luego casi lo dejó caer. ¡No era Lubor, era Ven!
    – No estaba seguro de encontrarte -señaló arrastrando la voz, y su tono le desagradó a Fabia. Tampoco le gustó la insinuación de que no había conseguido ninguna cita para salir esta noche. Pero más que nada, le disgustaba el hecho de que le hubiera dado instrucciones a Lubor respecto a ella. Y se notaba en su tono al responder.
    – Si hubiera usted llamado anoche no me hubiera encontrado -señaló con frialdad y un poco de altanería.
    – Se supone entonces que algún hombre te llevó a cenar -murmuró Ven con un tono aún más frío. Y antes que ella pudiera pensar en algo astuto que responder-. ¿Cuántos hombres conoces en Mariánské Lázne?
    – A dos -replicó ella-, y uno de esos parece haberse ido a Praga.
    – ¡Y todavía está allí! -exclamó Ven. Antes que ella pudiera reaccionar-. ¿Has visto a mi secretario?
    Eso la volvió a lastimar. Era obvio que Ven no quería que ella tuviera ninguna conversación con Lubor.
    – Estaba en su casa cuando fui a llevar a caminar a Azor -declaró ella.
    – ¡Sacaste a caminar a mi perro!
    – Caminamos millas, ¿no le importa? -el golpe en su oído cuando él colgó el auricular le indicó que sí le importaba, y mucho.
    Hasta después Fabia se percató de que estaba temblando. ¿De qué se trataba? Se dejó caer en el lecho y descubrió que le llevó bastante tiempo reponerse.
    Repasó varias veces la conversación con Ven y no pudo comprender, ¿qué demonios le habría pasado? ¿Por qué ella se había sentido tan, tan vulnerable, tan irritada con él a pesar de lo desesperada que estaba su hermana por la entrevista?, con su conducta altanera, sin duda acaba de perder cualquier posibilidad de obtenerla.
    No tenía idea del motivo por el cual la había llamado, aunque cabía la posibilidad de que, habiéndose ido cuando prometió pensarlo, quizá había llamado para sugerirle alguna alternativa. Incluyendo tal vez, la posibilidad de permitirle interrogarlo por teléfono.
    De cualquier manera, había arruinado la oportunidad. Diez minutos después comprendió que tendría suerte si su hermana volvía a dirigirle la palabra ya que Cara tenía puestas todas sus esperanzas y su corazón en lograr esa entrevista.
    Durante algunos minutos pensó si a su hermana le hubiera ido mejor. Aunque siendo ella una excelente profesional no cabía duda. No hubiera permitido que se enfadara llevando a pasear a su perro, de eso estaba segura.
    Con el ánimo hasta los pies, Fabia se preparó para acostarse. Pero no dejó de pensar en Ven, ni cuando sintió mucho sueño.
    Como a las dos de la mañana empezaba a quedarse dormida y volvió a sonar el teléfono. De inmediato se despertó y sintiendo fuertes latidos del corazón, encendió la luz. En lo primero que pensó fue en Ven, pero luego asombrada y contenta escuchó la voz de su hermana.
    – ¡Cara! Ay, qué gusto me da oír tu voz. ¿Adónde estás?
    – Todavía estoy en Estados Unidos, y me acabo de percatar de que debe ser cerca de medianoche en Checoslovaquia. ¿Te desperté?
    – No tiene importancia. ¿Cómo está Barney?
    – Han estado mal las cosas. Te juro que han estado muy mal -respondió lamentándose-. Y aunque está mucho mejor, el pobre no ha logrado salir de su enfermedad. Ayer empezaron un nuevo tratamiento y ya está respondiendo.
    – Gracias a Dios -murmuró Fabia y después de unos minutos de hablar sobre la enfermedad de Barney, preguntó-: ¿Y tú cómo estás?
    – Estoy bien, aunque muy fatigada -admitió Cara-. ¿Y tú? ¿Te ha ido bien estando sola?
    – Claro -contestó-. Llamé a la casa el otro día.
    – ¿Pero no les dijiste a mis papas que no estaba contigo, verdad? -se apresuró a preguntar y luego añadió-. No, no lo hiciste o hubieran insistido que te regresaras de inmediato.
    – ¡Quién sabe? -comentó Fabia y le contó a su hermana los problemas que tenía con su auto y que no iba a poder regresar el miércoles, pero que le había dicho a su mamá que como Mariánské Lázne era tan hermoso quería quedarse unos días más y también que ella suponía que Cara volaría directo de Checoslovaquia a Estados Unidos.
    – Por eso todavía estás en Mariánské Lázne y no en Praga -fue el único comentario de Cara. Luego tan eficiente como siempre-. Quiero que anotes mi número de teléfono por si me necesitas para algo -decidió y, después de que le dio el número, hizo una pausa para que Fabia lo anotara y preguntó-. ¿Y?
    – ¿Y qué?
    – ¡No seas tonta! ¿Qué tal es?
    – ¿Vendelin Gajdusek?
    – ¿Quién más? ¿Qué tal estuvo la entrevista? ¿Pudiste preguntarle todo lo que te anoté?
    – ¡Cara! -tuvo que interrumpirla.
    – ¿Qué? -gritó y Fabia titubeó porque no encontraba las palabras-. ¿Perdiste la lista de preguntas?
    – No, claro que no.
    – ¡Gracias a Dios! -suspiró aliviada-. ¿Le preguntaste todo lo que está en la lista?
    – Bueno…
    – ¿No? -Dios mío, Cara sonaba alterada.
    – No se trata de eso -empezó Fabia a decir, segura de que ya no tendría posibilidad alguna de conseguir la entrevista con Ven, pero como Cara tenía bastante de qué preocuparse por la enfermedad de Barney, no quería añadir una preocupación y alterarla más.
    – ¿Entonces qué es lo que sucedió? -preguntó y tuvo una idea-. ¿Perdiste, tus anotaciones? -quiso adivinar.
    – ¡No! -Fabia lo negó, ya no tenía nada qué perder.
    – ¿Arruinaste la entrevista, verdad? -la retó con tono angustiado-. Con un demonio Fabia, era lo menos que podías haber hecho por mí…
    – No la he arruinado -trató de intervenir, pero antes que pudiera continuar, Cara habló.
    – Lo siento. Estoy segura de que has realizado una entrevista extraordinaria. Es que no puedo pensar con claridad -se disculpó-. No he podido dormir y todo lo demás, de modo que estoy demasiado nerviosa.
    – ¿Quieres que vaya yo para estar con ustedes? -se ofreció Fabia desconsolada a causa del sufrimiento de su hermana.
    – No, claro que no. Estoy bien, es sólo que esa entrevista significa tanto para mí y todo lo demás, lo único que quería saber era que me podía olvidar de eso y concentrar todas mis energías en Barney.
    – Te entiendo -dijo Fabia y, a pesar de la culpa, comprendió que hasta que Barney no se recuperara por completo no iba a confesarle a su hermana su fracaso en conseguir la entrevista.
    – Voy a colgar -dijo Cara al fin-. Me apena que no hayas podido ir a conocer Praga, ¿pero te estás divirtiendo allí?
    – ¡Mucho! -¿qué más podía decir? Su auto se había descompuesto, les había mentido a sus padres y se las había arreglado para ofender al hombre ante el cual su hermana se hincaría para no ofenderlo, y además le había asegurado a Cara, cuando no existía ni la más remota esperanza, que la maldita entrevista estaba asegurada.
    ¡Maravilloso! ¡No podía esperar a despertar el día siguiente y ver qué otro desastre le deparaba la vida!

Capítulo 6

    Después de unas cuantas horas de sueño inquieto, Fabia despertó afirmando que por el bien de su hermana no podía aceptar el fracaso de la entrevista. Por Cara tenía que volver a intentarlo.
    ¿Cómo iba a lograrlo si ella estaba en Mariánské Lázne y Ven en Praga? No tenía la menor idea, se dijo mientras bajaba a desayunar. Pero comprendió que después de pasar la noche obsesionada con la misma idea, no podía darse por vencida.
    De acuerdo, sin gran esfuerzo había insultado a Ven Gajdusek, ¡pero él le había prometido que iba a pensar si se la concedía o no! Y aunque estuviera de vacaciones y ella lo hubiera ofendido, todavía quedaba abierta esa posibilidad respecto a la entrevista, ¿o no?
    A la luz de la mañana, ya no podía permitirse pensar, como lo había hecho de noche después de la llamada; pero no había perdido todas las esperanzas y bebió su café preguntándose, ¿cómo? ¿Cómo, estando ella donde estaba, y estando él tan lejos, iba a lograrlo hacer? ¿Por dónde tenía que empezar?
    Después de unos diez minutos de deliberación, Fabia comprendió que primero tenía que hablar con Lubor y preguntar si Ven le llamó también en la noche. Quizá ya tenía alguna idea de cuándo iba a estar de regreso.
    No había ninguna garantía de que Lubor se lo revelara si se lo hubiera dicho. Pero según ella, y considerando la lealtad del secretario a su patrón, no creía que sería una traición darle alguna clave de la fecha de su llegada de Praga.
    Fabia regresó a su habitación con menos esperanzas aún. ¿Qué pasaría si Lubor le decía que sí sabía, y que Ven regresaría en una semana? Un momento después, Fabia se tranquilizó. ¿Y qué si se tomaba una semana más? Ella podía esperar, ¿o no? ¿No tenía a donde ir sin auto?
    En ese instante comprendió que debía adoptar una actitud más positiva.
    Cinco minutos después, siendo positiva, había llegado a la conclusión de que, como el tiempo se le iba a hacer eterno si esperaba en Mariánské Lázne a que regresara Ven, y como había muchos trenes en Checoslovaquia, se iría también a Praga. Sabía que la posibilidad de encontrarse a Ven era bastante remota. Pero podía suceder. De todas maneras, como tenía que llenar su tiempo hasta que él regresara, ¿qué mejor que ir a conocer la capital y pasar allí algunos días?
    Se sintió mejor habiendo tomado esa decisión; quizá su auto estaría listo para cuando regresara. Tendría que llamar a sus padres, claro, para avisarles que se quedaría unos días más de vacaciones. Pero, por lo pronto sacó la carta que tenía la dirección y el teléfono de Ven.
    Esperó hasta después de las diez para pedir al recepcionista que marcara el número de Ven, rezando para que Lubor tuviese muchos asuntos qué atender y estuviera trabajando en domingo.
    Cuando le pasaron la llamada y ella levantó el auricular y dijo "hola" comprendió que ya no iba a tener que preguntarle a Lubor cuándo regresaría Ven, porque ya lo sabía. ¡Era él el que le había contestado!
    Contuvo el aliento sorprendida, su corazón empezó a latir rápidamente, y su mente quedó en blanco, no se le ocurría nada qué decir. Hasta que Ven bromeó:
    – ¡Me estás llamando a mí!
    – Ah, sí -ella despertó de su embeleso-, aunque quería hablar con Lubor.
    – ¿Quieres hablar con mi secretario? -preguntó con helada hostilidad.
    De nuevo Fabia recordó que ese hombre pensaba que ella trataba de conseguir información de él y sintió que la embargaba la ira.
    Pero no podía darse el lujo de indignarse, ni de ofenderlo, y respiró profundo para tranquilizarse.
    – Para ser más exacta, quería hablar con Lubor para preguntarle si tenía idea de cuándo iba usted a regresar de Praga -siguió un silencio y cuando empezaba a sentir de nuevo ansiedad, él habló.
    – ¿Querías verme? -preguntó Ven.
    – Sí -respondió Fabia y decidió arriesgarse-. Usted me dijo… -calló pero no debía desperdiciar ese momento, lo sabía-. Es acerca de la entrevista… -intentó ella y se arrepintió.
    – ¿Qué, es muy urgente? -gritó él y a Fabia le dieron ganas de darle una bofetada.
    Estaba siendo fastidioso a propósito, pensó irritada, pero como sabía que el hombre tenía poca paciencia, trató de recuperar de nuevo la calma.
    – Es que estaba pensando que quisiera ir a conocer Praga -se aferró tratando de mantener el control de sí misma-. Si usted fuera tan amable de concederme unos minutos de su tiempo, con gusto pospondría mi viaje -sugirió y añadió en silencio, "o no iría y ya".
    Una larga pausa fue su respuesta. Pero con elevada angustia de nuevo, se quedó esperanzada en que lo siguiente que le dijera iba a ser favorable. Sin embargo, cuando él habló no fue respecto a la entrevista.
    – ¿Y cómo piensas irte a Praga? ¿Ya te entregaron tu auto?
    – Todavía no -respondió la joven, comprendiendo por eso que él debió haberle dicho al mecánico su nombre y el del hotel donde se hospedaba-. Puedo tomar el tren, sólo tengo que…
    – Creo que podemos organizar algo mejor -dijo él con amabilidad, haciendo que Fabia se emocionara y señaló-. Sólo he regresado a casa para recoger unos papeles. Tengo que regresar hoy en la tarde manejando a Praga.
    – ¿Ah, sí? -preguntó ella con cautela, mientras se decía si la estaba invitando a ir con él.
    – ¿Tienes reservaciones en algún hotel? -siguió Ven, antes que ella pudiera decir algo.
    – No, pero…
    – No conseguirás habitación con tan poca anticipación -comentó el escritor. Pero en el momento en que a ella se le estaba bajando el ánimo hasta los pies; ya que aunque él estuviera dispuesto a llevarla a Praga no iba a poder aceptar, dado que no tenía reservación en algún hotel, dijo para su asombro-: Hay un dormitorio vacío en una suite que reservé para este mes, puedes ocuparlo si deseas.
    – ¿De veras? -la chica quedó pasmada. ¡Dios santo, eso era demasiado! Sintió que perdía la cabeza, pero recuperó el sentido común y se concentró en lo más importante en ese momento. Sin embargo, no era adecuado insistir más sobre una entrevista formal. Lo que debía de hacer era tomar ventaja de su buena suerte-. Muchas gracias -se apresuró a decir-. Es muy amable de su parte.
    – ¡Pasaré por ti a las dos! -le avisó él y terminó la conversación.
    Minutos después Fabia seguía sentada, pasmada e incrédula de que iba a ir a Praga con Vendelin Gajdusek y de que le había ofrecido una habitación vacía en la suite de su hotel en Praga.
    Pasó una hora y todavía estaba azorada cuando se percató de que casi no se había movido desde que habló por teléfono y de que tenía que apurarse, ya que a Ven no le gustaría que lo hiciera esperar.
    Fabia hizo el equipaje y bajó a la recepción para pagar su cuenta. Cuando le informó al recepcionista que regresaría, pero que no sabía todavía la fecha, él le sugirió que podía dejar parte del equipaje en la bodega.
    – Muchas gracias -ella aceptó y pensando que era muy buena idea, regresó a su habitación a reacomodar sus maletas para llevarse a Praga sólo lo indispensable.
    A diez para las dos había guardado la maleta más grande, había almorzado un emparedado de queso y una taza de café y estaba sentada en el vestíbulo esperando a Ven y de nuevo plagada con la ansiedad de conseguir la maldita entrevista. Se preguntó entonces, ya que Ven era bastante evasivo, si debía aprovechar la oportunidad y entrevistarlo en el camino; cien kilómetros a Praga servirían para hacerle algunas de las preguntas de Cara.
    Sin embargo recordó que en el camino a Karlovy Vary había decidido no preguntar para que él pudiera concentrarse en la carretera, y comprendió que eso era lo que debía hacer. No era justo que le hiciera una pregunta tras otra desde el momento en que subiera a su auto hasta que bajara de él en Praga. Sobre todo considerando que el embotellamiento de tráfico en la ciudad debía ser intenso. Pero iba a tener que interrogarlo pronto. Cara lo hizo parecer tan sencillo cuando le dijo: "Lo único que te estoy pidiendo es que consigas hechos, datos y respuestas concretas". Sólo tratar de insinuar una pregunta a ese hombre había convertido la entrevista en un monstruo que dominaba casi todos sus pensamientos.
    De pronto Fabia sintió que ya era demasiado. No iba a desilusionar a su hermana, jamás lo haría. Pero por lo pronto había decidido no volver a pensar en la odiosa entrevista hasta llegar a Praga. Claro que no tenía idea de qué tan seguido podría ver a Ven en el poco tiempo que compartirían la suite. Pero estaba decidida a encontrar algún momento oportuno para hablar del asunto.
    Observaba el reloj cuando en punto de las dos entró el alto checoslovaco al hotel. Sintió que se agitaba su corazón a medida que se acercaba a ella.
    – ¿Sólo una? -preguntó él, tomando la maleta con facilidad.
    – Pienso dejar la otra aquí.
    – Entonces podemos irnos -declaró y poniendo la mano en su brazo salieron del hotel.
    – ¿Cuánto tiempo nos tomará llegar a Praga? -preguntó por hacer conversación al dejar atrás a Mariánské Lázne.
    – No mucho. Dos horas cuando mucho -respondió el escritor con tono cordial-. ¿Has estado alguna vez de vacaciones en Praga?
    – No, nunca.
    – ¿Nunca has tenido que viajar a la ciudad por tu trabajo? -preguntó él, cosa sensata ya que se trataba de una reportera profesional. Pero junto con un sentimiento de culpa, Fabia se percató de que siempre había sido ella misma con Ven. De alguna manera, aunque la angustiaba tanto, se las había arreglado para olvidar que se suponía que ella era Cara Kingsdale, una reportera profesional.
    – No -murmuró y sintió tanta culpa que tuvo que mirar por la ventana.
    Esa sensación la acompañó casi todo el camino a Praga. Apenas entonces comprendió que nunca debió aceptar la invitación de Ven. No era correcto. Lo estaba engañando. Él pensaba que ella era otra persona y se pondría furioso, justificadamente, cuando averiguara la verdad. No iba a servirle decir que sólo había querido personificar a su hermana durante una hora, porque nada había resultado como lo habían planeado. Y de todas maneras era un engaño, aunque fuese sólo por un minuto. Había aceptado la invitación con falsedades y eso era engañar. Tenía el presentimiento de que Ven era un hombre que odiaba la traición. Por lo tanto lo único que podía esperar, era que nunca se enterara.
    – Ya estamos en las afueras de Praga -la informó Vendelin de repente y Fabia se concentró en el paisaje.
    – Aquí todo parece más adelantado -mencionó ella al ver una hilera de castaños ya con hojas, un mes más adelantados que los de Mariánské Lázne.
    – Y más acogedor, ya verás -replicó él y enseguida llegaron al hotel.
    No les tomó mucho tiempo registrarse y pronto subían al ascensor que los condujo hasta un pasillo por el que llegaron a la suite de Ven. La puerta daba a un vestíbulo, a la derecha estaba un lujoso cuarto de baño y a la izquierda varios armarios. En el centro del vestíbulo estaba otra puerta y, adelantándose, Fabia entró por allí a una amplia y cómoda sala.
    Ya un muchacho les había subido el equipaje y ella observó que a los lados de unas puertas que daban a un balcón, había otras dos entradas.
    – Tu habitación está de este lado -señaló Ven, levantando su maleta y dirigiéndose a la puerta, a su izquierda, mientras ella lo seguía hasta la encantadora habitación.
    – Si tenemos suerte, para cuando termines de deshacer el equipaje, el camarero nos subirá el té.
    – ¿Té? -preguntó ella extrañada.
    – Quería demostrarte que no siempre olvido que los hombres debemos ser puntuales al tomar los alimentos -bromeó él, pero tenían un brillo sus ojos, y tal encanto sus modales que Fabia se sintió abrumada. Sus ojos y sus labios le sonrieron a él. Ella notó que fijaba la vista en su boca y luego salió de allí, pero se detuvo en la puerta para avisarle-: Tomaremos el té en la sala.
    Ella sonreía todavía cuando él se fue y se percató de que estaba feliz de que no la hubiera llevado solamente a Praga, instalado en una habitación, y luego olvidado.
    Fabia se apuró a acomodar su ropa. Sabía, cuando colgaba las prendas en el armario, que no iba a abusar más de la generosidad de Ven después de tomar el té. Pero cuando regresó a su habitación y cerró la puerta le agradeció en silencio que hubiera pensado en invitarla a compartir su sala privada durante media hora.
    Había un mueble con varios cajones en su habitación y acababa de terminar de guardar ahí otras prendas cuando escuchó voces en la sala. Luego se percató de que cerraban la puerta y creyó que era el mesero con el té.
    Fabia sentía gran emoción mientras se cepillaba su cabellera rubia, y, además, no había dejado de sonreír. Dejó el cepillo y se dio cuenta de que tenía sed y de que apreciaría un vaso de té. ¿Pero, es que alguien, por amor de Dios, se había podido emocionar así por una bebida?
    Hizo a un lado ese pensamiento, salió de su habitación y vio que Ven ya estaba en la sala. Volvió a sonreír. ¿Y por qué no?, se dijo mientra, tomaba asiento frente a la bandeja con el té, estaba en Praga, y se sentía feliz.
    – ¿Me toca ser mamá? -miró a Ven preguntándole.
    – ¿Perdón?
    – Lo siento -se disculpó de inmediato al ver que no había entendido-. Es una expresión que quiere decir, ¿me toca servir? -añadió ruborizada mirando la tetera.
    – ¡Qué alivio! -murmuró él en broma y divertido, ella lo notó y cuando él se sentó frente a ella, dijo-. Por favor.
    Fabia sirvió dos tazas de té y le entregó a Ven la suya.
    – ¿Pastel? -preguntó, observando que él se veía completamente relajado recargado en su silla y con las largas piernas estiradas. Él sacudió la cabeza, pero a ella los deliciosos pastelitos le parecieron irresistibles y tuvo que probar el que se veía más cremoso. Luego, levantó la vista y vio que Ven la observaba divertido.
    – ¿Soy una glotona?
    – De ninguna manera -respondió, era como si recordara el buen apetito de Fabia, el día que cenó en su casa-. Me estaba sólo preguntando cómo es que, mientras algunas mujeres que conozco se horrorizarían de un pastelito como ese, tú te las arreglas para comértelo y mantienes tu figura esbelta y perfecta.
    Fabia estaba complacida de que Ven considerara que tenía esa figura, aunque no estaba tan segura de lo que sentía de "algunas mujeres" que él conocía. Pero como le agradaba, sonrió y respondió con sinceridad.
    – Hay días en que suelo caminar muchos kilómetros… eso debe ayudarme.
    – ¿Prefieres, caminar a tu oficina en Londres en vez de usar tu auto cuando no tienes que hacer entrevistas? -preguntó y Fabia bajó la vista a la alfombra.
    "¡Válgame Dios!", pensó, sintiendo de nuevo culpa, iba a tener que ser más cuidadosa. ¡En una conversación tan inocente podría enredarse tanto!
    – Hablando de entrevistas… -ella levantó la cabeza para sonreír-. Ya sé que son sus vacaciones y todo -se apresuró a decir-, y no quiero ser entrometida, pero usted me dijo que…
    – Te dije que iba a pensarlo -la interrumpió, pero ella estaba contenta al ver que todavía parecía sentirse relajado, y que no había mostrado hostilidad cuando tocó el tema-. Como bien me has recordado -prosiguió él-, estoy de vacaciones, y por lo tanto tú también -esbozó una sonrisa-. En poco tiempo, Fabia, me preocuparé de discutir la entrevista contigo. Pero, mientras tanto -sonrió abiertamente-, insisto en que ambos olvidemos el trabajo y nos dediquemos a disfrutar este periodo de descanso.
    – ¡Oh! -murmuró Fabia. Lo que ella había buscado eran una fecha y una hora específicas. Pero Ven, que debía estar agotado, había decidido que pronto hablarían acerca de la entrevista, dando a entender que ella no iba a conseguir otra oferta mejor. En cuanto a las vacaciones, bueno, desde su punto de vista estaría agradecida si pudiera descansar su mente y dejar de pensar en su cometido. Serían unas vacaciones para quitarse la preocupación por unos días. De hecho, ya se sentía alegre, pasaría unos días en Praga divirtiéndose.
    – ¿Estás de acuerdo? -Ven interrumpió sus pensamientos.
    – Sí, claro -ella sabía que no tenía alternativa y él la recompensó con una sonrisa.
    – ¡Me alegro! -comentó él, y luego para la inmensa sorpresa de la chica, expresó-: Sugiero que vayamos a cenar como a las ocho, que…
    – ¡Que vayamos!-exclamó Fabia.
    – ¿No te parece buena idea? pero…
    – ¡Me alegro! -repitió Ven-. Pediré un taxi para las siete y media, y…
    – Pero… -lo interrumpió ella, y se percató de que interrumpir parecía ser prerrogativa de él cuando la miró con seriedad y hostilidad-. Pero… ella de todas maneras quiso protestar-, ¡estas son sus vacaciones! ¡No tiene que invitarme a cenar!
    – Eso ya lo sé, Fabia -desapareció la dureza y sus ojos se iluminaron divertidos de nuevo, luego añadió con tremendo encanto-. Créeme que no te llevaría a ningún lado, si no quisiera.
    ¿No era formidable? ¿No era increíble?, se dijo la joven.
    – En ese caso, muchas gracias -murmuró ella y a pesar de que se acababa de lavar el cabello, decidió que lo volvería a hacer-. Con su permiso -se disculpó-, tengo un par de cosas pendientes.
    Para las siete y media estaba lista, y de nuevo sentía una oleada de emoción, tuvo que volver a verse en el espejo, Ven Gajdusek era un hombre sofisticado. Esperaba que aprobara su elegante vestido negro y la forma en que había recogido su cabellera hacia atrás sujetándola en un clásico moño.
    Claro que no lo había hecho todo para agradarle, se dijo. A menudo peinaba así su cabello, y no imaginó que conocería a Ven cuando compró el vestido, por lo tanto nadie podía suponer que lo había adquirido para gustarle a él.
    ¿Por qué estaba justificándose tanto?, refunfuñó, luego miró su reloj y comprendió que tenía que salir ya para estar lista para cuando llegara el taxi. No tenía que censurar su conducta, era natural y de buena educación y como invitada de Ven trataría de comportarse lo mejor posible.
    Que se veía muy bien y que Vendelin apreciaba su apariencia fue claro para ella un minuto después, cuando entró a la sala. Allí estaba ya él, alto e inmaculado, vestido con un traje de corte perfecto.
    – Hola -murmuró la chica sintiéndose de nuevo inexplicablemente tímida.
    – Hola, Fabia Kingsdale -murmuró él acercándose para examinar su elegante vestido negro, su sofisticado peinado, su cutis perfecto y su esbelta figura-. Siempre consideré que eras una mujer hermosa -declaró mirándola con sinceridad a los ojos-, pero era decir poco.
    La muchacha abrió la boca para decir algo, pero estaba tan emocionada, jamás, nadie, la había halagado así y además en un tono tan sincero y sin extravagancias, que no supo qué decir. Finalmente susurró:
    – Gracias, Ven.
    Por un momento él sostuvo la mirada, luego, como rindiéndole homenaje a su belleza y con tanta elegancia que ella quedó abrumada, le tomó la mano y la llevó a sus labios.
    – ¿Lista?-preguntó.
    Para cuando el taxi los dejó en el restaurante Fabia se sentía más tranquila. Pero de todas maneras, cuando Ven la acompañó adentro, donde había reservado una mesa, sintió que tenía una enorme fuerza.
    El salón tenía techo alto, estaba iluminado con candelabros de cristal antiguos, tenía un ambiente de discreta aristocracia, y de allí en adelante la velada pasó volando. El servicio era excelente, la comida deliciosa y su acompañante… era un verdadero hombre, descubrió que no había otro mejor, podía hablar de cualquier tema y hacer que uno deseara escucharlo más, era un verdadero placer estar con él.
    La cena empezó con hors-d' oeuvres, el de caviar era el mejor. Luego sirvieron una excelente sopa de hongos, y como platillo principal ella escogió algo diferente. Varené hoveví se zloutkovou syrovou omáckou, que era res hervida en una salsa de queso y yemas de huevo, servido con arroz, que la deleitó, pero que la dejó tan llena que sólo pudo tomar un helado después. Para cuando les sirvieron el café, Fabia se sentía encantada, intoxicada y no era por la copa de Vavrinecké de Moravia del sur que había bebido con su platillo principal. Sabía muy bien que Ven era la causa. La había hecho reír tanto al divertirse con lo que ella había dicho en broma, recordó, y toda la velada había pasado como en un sueño.
    – Has sido una compañía encantadora -murmuró el escritor para coronarlo todo mientras esperaban que el mesero llevara la cuenta.
    ¡Yo!, hubiera querido exclamar Fabia, porque según ella había sido Ven, con su natural encanto, él era una excelente compañía.
    – Me he divertido muchísimo -declaró ella y cuando iban ya en el taxi de regreso al hotel pensaba que había sido una velada ensoñadora.
    – ¿Gustas tomar algo antes de dormir? -le ofreció Ven cuando entraron a la suite.
    ¡Fabia estaba tentada a aceptar!, pero, a pesar de querer con toda su alma extender esa noche de ensueño, una parte de ella la empujaba a no caer en la tentación a pesar de las frases de Ven: "No te invitaría a ninguna parte, si no quisiera" y su "Has sido una compañía encantadora". No debía aprovecharse de tanta hospitalidad.
    – No, muchas gracias, creo que ya es hora de irme a dormir -dijo con tono cortés. Luego añadió con toda sinceridad-. Gracias por esta velada inolvidable.
    – De nada, el placer fue mío. Buenas noches, Fabia.
    – Buenas noches -respondió ella y fue rápido a su habitación donde pasó unos minutos recargada en la puerta con una sonrisa ensoñadora en el rostro.
    Unos minutos después escuchó el ruido de una puerta que cerraban y pensó que Ven tampoco había tomado una copa y que se había ido a acostar. Lo que era una buena idea y se retiró de la puerta.
    Se puso el camisón y llevó su vestido negro al armario para colgarlo. Luego tomó una ducha.
    Todavía estaba soñando con esa maravillosa cena cuando, ya vestida con su camisón, salió del baño y salió de la habitación. Se quedó pasmada al ver que Ven, con un libro en la mano y un whisky en la otra, acababa de entrar a la sala.
    Fabia era consciente de su delgada bata de algodón, de su cara lavada, su cabello cepillado flotando en su espalda, y sintió un gran deseo de entrar a su dormitorio.
    – Buenas noches -dijo por segunda vez, apresurada, andando hacia su habitación. Sin embargo, como Ven caminaba en la misma dirección ella pensó que se encontrarían frente a frente. La chica se detuvo, titubeó, lo miró de reojo y notó que él estaba dándole una interpretación a su caminata apresurada, y siendo Ven como era, pronto le reveló lo que pensaba. Dejó el libro y el vaso en una mesa y le preguntó en seco:
    – ¿Me tienes miedo, Fabia?
    – ¡Miedo! -exclamó ella horrorizada de que él pensara eso-. ¡No!, claro que no -y lo miró de frente. Sin embargo, como su negativa no era excusa para la forma en que había intentado huir, sintió que le debía alguna explicación.
    – Yo… um… creo que soy… um… un poco tímida -logró murmurar, sintiéndose como idiota.
    – ¿Tímida? -preguntó él extrañado, ya que ella no había parado de hablar en toda la noche sin dar señal alguna de timidez.
    – Yo… este… yo creo que es timidez. Eso o… -calló y lo miró desvalida, encontrando una expresión en el rostro de él que agradecía que no le tuviera miedo y que hacía un esfuerzo por comprenderla-. Ya sé que le parecerá una locura -indicó con tristeza-, pero no estoy acostumbrada a andar trotando por allí en camisón con…
    – ¿Un hombre desconocido? -no tuvo ella que concluir, Ven levantó una ceja y pareció comprender.
    – Bueno, tú… no eres un desconocido -intentó bromear para aligerar el ambiente-, pero creo que te has dado una idea de lo que quiero decir.
    – Sí -comentó él despacio, pero luego, sorprendido cuando una idea entró en su mente, exclamó-. Corrígeme si me equivoco, ¿quieres decir que ningún hombre conocido o no, te ha visto cuando te vas a dormir? -era una forma diferente de exponerlo, pero Fabia sabía lo que le estaba preguntando.
    – Bueno, sólo mi padre, claro -dijo ella tratando de bromear, pero al notar la mirada seria en los ojos negros de Ven tuvo que responder con la verdad a secas-. No -dijo sencillamente.
    – ¿Eres virgen?
    – Bueno, no suelo anunciarlo por el mundo -musitó sintiéndose un poco incómoda-, pero… hmm… sí.
    – ¡Fabia! -murmuró Ven mirándola, comprensivo-. Pobrecita, no te sientas avergonzada -y se inclinó para darle un beso casi reverencial en la frente.
    – ¡Oh! -suspiró ella, emocionada por el contacto de Ven. Podía sentir sus labios en la frente.
    – Buenas noches, pequeña -dijo y Fabia, de pronto, estuvo de nuevo en el mundo de la ensoñación. Un mundo en el cual, esa vez, ella quería que él no tuviera la menor duda de que no le tenía miedo. Su beso en la frente, sentía, le daba libertad para demostrarle que no sentía temor alguno.
    – Buenas noches, Ven -expresó por tercera vez, y se puso de puntillas y lo besó en la mejilla.
    Sin embargo, de pronto, por más que quiso, no pudo alejarse. Quería estar cerca de él. De hecho, sus cuerpos se tocaban cuando Ven levantó el brazo y como queriendo dirigirla hacia donde debía ir, lo colocó en su hombro.
    Pero ella no se fue, tal vez porque él no la movió. El brazo sólo la rodeó y Fabia lo aceptó de buena gana.
    La chica lo estaba abrazando tanto como Ven a ella cuando se besaron, suspiró y quiso estar todavía más cerca de él. El beso de Ven era satisfactorio y profundo, pero cuando terminó y se miraron a los ojos, ella quería más.
    Por un momento tuvo miedo de que él la soltara y con mayor atrevimiento del que esperaba recargó su cuerpo contra el de él. Él emitió un jadeo y de nuevo se inclinó para besarla, para estrecharla con más fuerza, colocando su mano ardiente en su espalda y moldeándola a él.
    – ¡Ven! -musitó cuando alejó sus labios, pero luego él besó la línea de su cuello y el espacio que dejaba libre el escote del camisón. Cuando volvió a reclamar sus labios, ella sentía que estaba en el paraíso y luego perdió la cuenta de cuántos besos compartieron.
    Fabia sentía sus manos cálidas acariciar su espalda y contuvo el aliento cuando sus dedos apasionados reclamaron sus senos. Ella no estaba segura si había vuelto a gritar su nombre.
    Luego, como si el algodón del camisón fuese un obstáculo para él, quiso desamarrar las cintas en los hombros. Sólo entonces empezó la chica a darse cuenta de que si lo hacía, el camisón caería el suelo y… quedaría completamente desnuda.
    – ¡No! -exclamó con pánico y dio unos pasos hacia atrás.
    En ese preciso instante, como si hubiera sido un pedazo de carbón ardiendo, él bajó las manos.
    – ¡Está bien! ¡No te voy a hacer daño! -le aseguró y mientras ella pensaba cómo había él aceptado su negativa sin cuestionarla, cuando durante los últimos cinco minutos le había estado diciendo: sí, sí, sí, él retrocedió y declaró-. A pesar de las apariencias, Fabia, no te invité a Praga para seducirte.
    – ¡Ya lo sé! -exclamó con certeza y prontitud porque a pesar del torbellino en su cabeza, de eso estaba bien segura. A él le complació su respuesta y había esbozado una sonrisa.
    – Creo, querida, que lo mejor es que mantengas la distancia entre los dos, todo lo que te sea posible -declaró, y eso la complació.
    – ¡Buenas noches!-le deseó ella por cuarta vez, y fue a su dormitorio sintiéndose muy bien. Porque cuando, sin protestar, Ven la soltó, comprendió que no la deseaba tanto como ella a él.
    ¿Pero, si le dijo que, si no quería que la sedujera, debía mantenerse alejada de él, quería decir que la deseaba?, ¿o no?

Capítulo 7

    Cualquier sentimiento de timidez que ella tuvo al día siguiente al pensar en volver a ver a Ven no perduró cuando se encontraron. Él estaba vestido con una bata corta de toalla, su cabello estaba mojado y era obvio que acababa de bañarse cuando, camino al baño, ella pasó junto a él en la sala.
    – Te veo en el desayuno en media hora -la saludó él.
    – De acuerdo -aceptó añadiendo lo que su libro de frases útiles aconsejaba para el saludo en la mañana-. Dobré rano.
    Él no respondió, pero antes de cerrar la puerta ella hubiera jurado, que escuchó una risa, como si su saludo checo lo hubiera divertido.
    Fabia sonrió y descubrió, cuando estaba bajo la regadera, que estaba tarareando una parte del Humoresques de Dvorak.
    No había comprendido que iban a desayunar en la suite, ni siquiera que iba a compartir el desayuno con él. Pero cuando, después de regresar a su habitación, se presentó vestida con una blusa y un pantalón y con su larga cabellera bien cepillada, descubrió que ya les habían llevado el desayuno. Había una mesa colocada junto a una pared de la sala y estaba cubierta con un mantel blanco y sobre éste un desayuno apetitoso.
    – ¿Tienes hambre? -preguntó Ven acercándole una silla junto a la mesa.
    – No sé, ni cómo me atrevo a confesarlo después de la suculenta cena de anoche pero si tengo hambre comió pensando en que Ven, vestido con ropa informal, le podía acelerar el pulso a cualquiera.
    – ¿Qué planes tienes para el día de hoy? -le preguntó Vendelin, sentándose y empezando a desayunar.
    – Todo lo que pueda -ella se rió mientras servía café para los dos.
    – ¿De excursión?
    – ¿Por dónde debo empezar? -preguntó, y no dio crédito al escuchar su respuesta.
    – Puedo acompañarte; si quieres -sugirió el hombre con naturalidad.
    – ¿Vendrías…?-eso sería maravilloso, pensó-. Pero no creo que quieras… -empezó ella a decir cuando vio que él levantaba una ceja, dando a entender que nadie podía atreverse a decirle a él qué quería o no hacer-. Lo siento -se disculpó Fabia, pero como no podía creer que él quisiera recorrer las calles de Praga, insistió-. ¿Lo dices en serio?
    Su sonrisa, esa sonrisa devastadora lo dijo todo. Y mientras su corazón latía acelerado recordó su, "créeme, no te llevaría a ningún lado si no quisieras". Y comprendió que era un hecho cuando él murmuró:
    – Creo que lo disfrutaré.
    No perdieron el tiempo después de desayunar, y mientras Fabia fue a recoger un suéter a su recámara, una chaqueta y un bolso ligero, Ven fue a ponerse su cazadora. Diez minutos después caminaban alejándose del hotel.
    – Praga es una ciudad muy antigua construida sobre siete colinas, y ofrece muchos atractivos al turista -le comunicó Ven, pero todo el tiempo, mientras la condujo primero al área del Hradcanské Námestí, una plaza distinguida por su estilo medieval, ella era más consciente de él que de lo que veía.
    Casi no se dio cuenta de los otros turistas cuando pasaron por las calles empedradas y durante las siguientes horas Fabia estuvo interesada en conocer esa maravillosa ciudad desde el castillo hasta el Museo Nacional con su colección de arte europeo antiguo y moderno. Lo más espectacular para ella fue la Catedral de San Vitus construida en el patio del Castillo de Praga.
    Pero había tanto que conocer que, a medida que volaba el tiempo, no le sorprendió que hubiera olvidado asuntos tan primordiales como alimentarse, hasta que Ven le dijo de buen humor:
    – Ya que no quise intervenir en tu placentero paseo y sugerirte que tomáramos café, ¿permitirías que al diez para la una de la tarde descansemos y tomemos el almuerzo?
    – ¡No puede ser la una! -exclamó ella viéndolo sonreír. Y mientras pensaba, emocionada, que tal vez él quisiera también acompañarla en la tarde, se disculpó-. ¡Debes estar agotado!
    – Pero valió la pena -comentó con su familiar encanto, pero con firmeza la alejó de todo lo barroco y gótico subieron a un taxi.
    El auto los condujo a un pequeño restaurante, ella vio que estaba lleno, pero como los llevaron directo a su mesa, adivinó que él la había reservado.
    – ¿Qué opinas? -preguntó Vendelin cuando se sentaron.
    – ¿Qué quiero comer? -preguntó Fabia, pero él negó con la cabeza.
    – ¿Qué opinas de Praga?
    – En una palabra, ¡fantástica! -respondió y hubiera especificado todo lo que quería volver a ver si no se hubiera acercado el mesero para ofrecerles el menú.
    – Dekuji -ella recordó que esa palabra significaba, gracias y sonrió al mesero, luego se dio cuenta de que Ven la observaba, se estremeció y decidió concentrarse en el menú.
    – ¿Ya escogiste? -preguntó Ven con tono amable, unos minutos después y Fabia respiró profundo.
    – Si crees que he atinado, quisiera probar el Spíz ze Srncího ci jeleního masa -claro que no tenía idea de lo que iba a ordenar.
    – Qué extraño -bromeó él-. Yo voy a pedir lo mismo -y sin darle explicaciones del platillo, ordenó dos porciones.
    Sin embargo, para alivio de Fabia, descubrió que había elegido un excelente guiso de venado con tocino, hongos y tomate. Ella se concentró en su plato mientras se daba oportunidad de pensar en Ven y en que debería creer que estaba almorzando como una loca maniática si seguía sonriendo así toda la comida. Sin embargo no podía negar que se sentía extremadamente feliz ese lunes.
    Trató de pensar en otras cosas y recordando que Vendelin había regresado a Mariánské Lázne por unos papeles, comprendió que si eran tan importantes como para hacer el largo viaje, debería querer entregárselos a alguien. Estaba en la punta de su lengua preguntárselo, pero lo pensó y se calló. Lo último que hubiera deseado era darle la impresión de que se estaba metiendo en lo que no le importaba. De todos modos era obvio, que como ella o lo había visto entregar los documentos, debía haberlos enviado con algún mensajero mientras ella estaba en su habitación o en el baño.
    – ¿Qué te gustaría ver esta tarde? -preguntó él, al final del almuerzo.
    – ¿No te importa ir conmigo? -preguntó ella pensando que ya había sido demasiado amable en acompañarla durante la mañana ¿cómo iba a pasar la tarde haciendo lo mismo?
    – Será un placer -contesto con amabilidad y Fabia no supo si decía o la verdad.
    – Existe un reloj astronómico, yo… -empezó ella a decir, pero no tuvo que añadir más.
    – Entonces tenemos que ir al Staré Mesto -la informó él.
    – ¿Staré Mesto?
    – La parte vieja de la ciudad -tradujo él-. Es la parte más antigua de Praga -explicó-, data del siglo XVIII.
    Eran casi las tres de la tarde cuando el taxi los dejó en la plaza central de la ciudad vieja y Ven la condujo al ayuntamiento donde, justo a las tres, sonó el reloj astronómico dejando admirada a Fabia. No era consciente de que el hombre que la acompañaba estaba observando su rostro encantado y no el espectáculo que tanto la maravillaba. La parte inferior del reloj, el calendario redondo, detallaba el curso de la vida del pueblo y los signos del zodiaco. Arriba estaba una complicada esfera que medía el tiempo y mostraba la tierra, la luna y el sol entre los signos del zodiaco; más arriba había dos ventanas que se abrían cada hora y aparecía una procesión de apóstoles. Fabia estaba observando absolutamente fascinada cuando, en lo más alto, y para terminar la función, salió un gallo dorado, cantando y sacudiendo sus alas.
    – ¿No fue extraordinario? -se volvió hacia Ven exclamando y sintió que su corazón empezaba de nuevo a latir con fuerza cuando, con una expresión tierna en el rostro, no respondió y sólo se quedó contemplándola.
    Un segundo después Fabia pensó que estaba equivocada porque su expresión cambió y le dijo bromeando:
    – En una palabra… fantástico.
    – Gracias de todas maneras… ¡fue un espectáculo que no olvidaré jamás! -se calmó y decidió que le gustaba que bromeara con ella creyó que regresarían ya al hotel y como había visto tanto y de todo, añadió con sinceridad-: Y gracias por llevarme a conocer la belleza de Praga -pero iba a disfrutar aún más, ya que no iban a regresar todavía al hotel.
    – Aunque falta mucho por conocer, ninguna visita a Praga es completa hasta no haber atravesado el puente de Charles Bridge -le dijo Ven.
    – ¿De veras?
    – Estamos muy cerca, nos tardaríamos diez minutos en llegar caminando -eso le abrió más, a ella, el apetito.
    – ¿Vamos a ir? -preguntó la joven lista para suplicarle si fuera necesario.
    – Claro que sí -respondió él con buen humor.
    Fabia creía que recordaría para siempre el atravesar, con Ven, el puente que conducía a la sección de la pequeña Praga, Mala Strana. La ciudad estaba dividida en dos por el río Vltava, y dieciséis puentes unían las dos mitades. Pero el puente Charles, con su suelo de ladrillos y sus altos extremos góticos, era el más antiguo. Aunque no fue sólo el puente y sus impresionantes esculturas barrocas lo que Fabia encontró inolvidable, sino también los dos cisnes en el río, la mano de Ven en su hombro guiándola, el estar de pie junto a él mientras observaba a los artistas trabajar, el hombre tocando el violín, el sonido de una flauta confundido con la voz de alguien que vendía trastos viejos. El momento más glorioso para ella fue cuando de pronto, el sol salió y, al mismo tiempo, una urraca empezó a cantar con todas sus fuerzas.
    – No necesito preguntarte si disfrutaste esto -comentó Ven cuando dejaron atrás el puente y él la miró a los ojos que le brillaban con deleite.
    – Fantástico es poco decir -respondió la joven en voz baja y sintió como si estuvieran muy unidos.
    Empezó a sentirse diferente una hora después; entraron a la suite del hotel, ella lo miró para darle las más sinceras gracias cuando se detuvieron en la sala, pero Ven se adelantó diciendo:
    – ¿Estás cansada?
    Era una pregunta natural, se dijo Fabia considerando que habían caminado millas ese día. Sin embargo ella no se sentía cansada, negó con la cabeza.
    – Ha sido un día tan maravilloso -respondió honestamente, y de pronto; cuando él la miró a los ojos, ella no pudo bajar la vista. ¡Sintió que Ven se sentía igual que ella!, pero un instante después vio que estaba muy equivocada porque él se alejó y le informó fríamente:
    – Tengo un compromiso esta noche. ¿No te importaría cenar sola?
    Ella sintió un cúmulo de emociones y le fue difícil encontrar una voz tan fría como la de él para responder:
    – ¡Claro que no! -y todavía pudo añadir con tono ligero-: Comí mucho en el almuerzo, así que creo que pediré algo sencillo para cenar aquí -y encaminándose a su dormitorio antes de que sus emociones la delataran le confesó-. Ya has sido demasiado bondadoso. Muchas gracias, Ven -añadió con cordialidad y escapó… ¡furiosa!
    No fue a la sala hasta que estuvo segura de que él se había ido.
    ¡Esperaba que se divirtiera! Le importaba un comino; por amor de Dios sólo tenía un compromiso esa noche. Ni estaba celosa en lo más mínimo, ni quería saber con quién era la cita, pero podía apostar que no era con el hermano que vivía en Praga.
    La fastidiaba intensamente el haber pensado por un momento que el horrendo sentimiento que sintió cuando él le dijo que tenía un compromiso fuera de celos. Como si le importara. No, lo que la había enfurecido tanto era que cuando le había preguntado con tacto, que si estaba cansada, esperaba que ella dijera que sí para sugerirle que se acostara temprano. ¡Al diablo con él! ¡Dejaría que mencionara al día siguiente que quería recorrer de nuevo Praga!, entonces ya vería.
    Fabia no durmió bien esa noche y cuando Ven entró sin hacer ruido en la madrugada del martes ella estaba despierta, y lo oyó llegar.
    No tenía intenciones de desayunar con él y decidió quedarse en su habitación todo el tiempo que pudiera aguantar, pero se había levantado temprano y estar allí sin hacer nada la estaba irritando.
    ¡Era ridículo! se dijo, y tomando la bolsa de cosméticos fue a la puerta y escuchó. Como no oyó ningún ruido salió y corrió hasta el baño atravesando la sala.
    Claro, a pesar de ser una persona acostumbrada a levantarse temprano, por lo que había visto ayer, él todavía estaba roncando; así explicó Fabia el hecho de no haberlo visto por allí. ¡Sin duda estaría soñando con su compañera de anoche!
    – ¡Con un demonio! -se dijo, y furiosa consigo misma tanto como con él por permitir que sus pensamientos la hirieran tanto, abrió la llave de la regadera y trató de ahogar allí sus ideas.
    Media hora después, con su bata de algodón y una toalla sobre los hombros y con su cabellera recién lavada, salió del baño.
    Como era de esperarse, cuando estaba segura de que con la cara brillante y con el cabello mojado se veía peor que nunca, Ven abrió la puerta y entró en la sala.
    Por un segundo Fabia, sorprendida, no supo qué decir, pero no Ven. Mientras ella notaba por el periódico que no era ningún flojo ya que se había levantado temprano a buscarlo él observó su mojada apariencia y fingiendo no haberla visto exclamó:
    – ¡Es una sirena!
    ¿Qué podía ella hacer?, pues emitió una carcajada.
    – Buenos días -le dijo sintiéndose contenta y asombrada de que unos minutos antes había estado iracunda y corrió a su dormitorio para secarse el cabello.
    A pesar de su firme intención de no desayunar con Ven, él ya estaba parado junto a la mesa, servida para dos, cuando ella regresó a la sala, pensó que sería de lo más infantil actuar como intentaba. Sobre todo porque él parecía esperarla y había acercado una silla para ella.
    – Gracias.
    – ¿Qué planes tienes para hoy? -preguntó él aceptando la taza de café que ella le sirvió.
    – Yo… -acababa de descubrir que tenía una personalidad anterior que no era confiable y que podía debilitar su resolución de la noche anterior de que si le ofrecía acompañarla a conocer la ciudad le iba a decir qué podía hacerlo que quisiera-. Yo… um… no quiero ir muy lejos -respondió esa parte de su personalidad que era más severa cancelando las posibilidades de dicho ofrecimiento.
    – ¡Qué bueno! -respondió de inmediato Ven-. Yo también prefiero caminar entre prados -declaró y añadió con naturalidad-. ¿Quieres venir?
    ¿Un paseo por los prados no era ir muy lejos verdad? Nadie podría negarse.
    – Me parece una magnífica idea -respondió la chica antes de darse tiempo a seguirlo pensando.
    Estaba feliz de su decisión cuando ella y Ven salieron del hotel. De hecho, se sentía mucho más contenta de lo que había estado. Tanto así que descartó todo recuerdo de haberse jurado salir sola ese día. Al día siguiente, se dijo, aunque claro que Ven no iba a ofrecerse a acompañarla por tercera vez, pero si lo hacía insistiría en salir sola. No había visto todavía la plaza de San Wenceslas, y ver la plaza que llevaba el nombre del santo patrón del Reino de Bohemia era un requisito para cualquier turista en Praga.
    Habiendo tomado esa decisión Fabia se entregó por completo al deleite de caminar acompañada de Ven.
    Él la llevó a Petrín Hill, un área de parques con un funicular que llegaba a la cima de la colina desde donde podía admirar espléndidos panoramas.
    – ¡Qué tranquilidad se respira aquí! -exclamó Fabia mientras paseando, iban cuesta arriba por senderos bordeados de frondosos árboles.
    – Sabía que te iba a gustar -comentó él y Fabia se concentró en las violetas y otras flores, porque se emocionó al comprender que Ven había tenido la intención de llevarla allí, aunque le hubiera hecho la invitación tan repentinamente.
    De pronto le llamó la atención una ardilla roja que salió de algún sitio y sin esfuerzo alguno, al parecer Fabia corrió sobre el césped y de allí como lanzada por un resorte brincó hacia arriba de un árbol.
    – ¡Mira! -le dijo la joven y miró de reojo a Ven descubriendo que la estaba mirando a ella!
    – Eres una amante de la naturaleza -indicó y Fabia comprendió que lo respetaba mucho.
    Después de ese suceso la mañana estuvo llena de paisajes y sonidos y para Fabia incluso el aire tenía un especial aroma. Deambularon por un jardín de rosales aunque todavía no habían florecido. Todo era verdor en prados, árboles y matorrales, adornados éstos con pensamientos, violetas y otras flores y los pájaros trinaban.
    Como el día anterior, el tiempo voló para Fabia, de modo que no pudo creerlo cuando Ven le avisó que iban a tomar el funicular un poco más abajo de la colina hasta un restaurante adonde almorzarían.
    Nebozízek parecía ser la única parada antes de llegar hasta abajo de la colina. Ellos descendieron del funicular y antes de llegar al restaurante tuvieron que bajar unos escalones de concreto, y luego subir otra vez.
    Fabia no supo que fue lo que comió en el almuerzo. Por algún motivo era tan consciente de Ven que, aunque reconoció que estaba comiendo carne de res, la comida le parecía incidental.
    Cuando salieron del restaurante se quedaron de pie un rato admirando la vista de Praga, sus muchas espirales, sus edificios de techos rojos, con cúpulas verdes algunos, el río Vltava y sus muchos puentes, el Charles especialmente.
    – ¿Quieres que caminemos el resto del sendero? -preguntó Ven.
    – Por favor -respondió ella, pero estaba agradecida de que él le permitiera observar y admirar todo antes de entrar a la zona de árboles y prados.
    Fabia se daba cuenta de cada paso que daba Ven, aunque trataba con todo su corazón de concentrarse en otra cosa. Lo logró cuando vio un árbol de magnolia, extraordinario, que había florecido por completo, y cerca de él, la estatua de un hombre llamado Karel Hynek Macha. Pero lo que más le llamó la atención fue ver que varias flores: un tulipán rojo, uno amarillo y un clavel, que habían sido colocadas allí.
    – ¿Quién era él? -tuvo que detenerse a preguntar.
    – Un poeta, un poeta romántico -Ven también se detuvo y, viendo que Fabia estaba interesada, le recitó un poema de Macha, llamado Majmayo, aunque no hace falta traducirlo, comentó él.
    – ¿Mayo, el mes?
    – Sí -respondió él-. Macha se regocijaba de la belleza de lo natural, sobre todo en mayo, aunque su poema señala la diferencia ente la solemne quietud del amor a la naturaleza y la pasión del amor humano.
    Algo empezó a vibrar dentro de Fabia al mirar a Ven y dejó de respirar.
    – ¿Y él… es muy popular en Checoslovaquia? -logró preguntar.
    – Sobre todo entre aquellos que están embrujados por el amor -respondió y Fabia sintió que necesitaba averiguar si Ven había conocido alguna vez ese embrujo.
    Pero no pudo preguntar y miró al otro lado, los tulipanes sobre la estatua del poeta. Luego, cuando comprendió que las flores habían sido puestas allí por algunos enamorados y volvió a mirar dentro de los ojos negros del alto checoslovaco, supo inmediatamente por qué había contenido el aliento hacía unos minutos. De hecho, se dio cuenta de que le faltaba en ese momento el aliento. Porque comprendía con cegadora claridad, lo que había surgido desde hacía algún tiempo. No sólo le gustaba, no sólo sentía gran respeto por él, sino que además estaba enamorada. Devastadoramente enamorada, aunque no sabía cuál sería el embrujo de ese amor y por ningún motivo podía imaginar que Ven llegaría a amarla.

Capítulo 8

    Las dos, tres, no; las cuatro horas que pasaron a partir de que aceptó que estaba enamorada de Ven, parecieron volar para Fabia. Él la había invitado a cenar esa noche y ella había aceptado. Pero en ese momento, con poco tiempo ya para reunirse con él en la sala, estaba pensando si había hecho bien en aceptarlo.
    Quería cenar con Ven, claro que quería, pero ese era el problema. Era porque sabía que antes que terminara el mes tendría que decirle adiós para siempre que quería pasar todo el tiempo posible a su lado.
    Pero, como eran nuevos sentimientos hacia él y aun cuando anhelaba estar en su compañía, se sentía nerviosa, aterrada que por alguna mirada o alguna sonrisa delatara sus sentimientos y que no quería decirle adiós nunca, porque tener que hacerlo iba a romperle el corazón.
    Faltaba un minuto para que pusiera en su rostro una sonrisa amigable, pero no más y para que saliera de su habitación. Y fue entonces cuando su conciencia, que por estar tan ocupada la había dejado tranquila, empezó a molestarla por la forma en que estaba engañando al hombre al que amaba.
    Sintiéndose mal, abandonó la habitación estaba ruborizada. Ven salió al mismo tiempo que ella.
    – Hola -le dijo la joven con tono alegre y sintió las puñaladas de su conciencia todo el tiempo hasta que bajaron en el ascensor.
    ¿Cómo podía engañarlo si lo amaba con todo su corazón? ¿Y cómo no iba a hacerlo si se lo había pedido Cara?
    – ¿Te sientes bien? -preguntó Ven y ella comprendió que debió haber emitido alguna queja.
    – Perfectamente -respondió y cuando estaban en el vestíbulo pensó que aunque su conciencia y el amor insistieran en que le revelara la verdad, no podía hacerlo. Él se pondría furioso, claro, y con razón. Pero, incluso si ella encontraba el valor de admitir su engaño, ¡Cara dependía de su decisión!
    Fabia estaba sentada en el taxi junto a Ven y comprendió que la furia no sería suficiente para él cuando supiera que no sólo lo había engañado sino que le había permitido, creyendo que era otra persona, alojarla y alimentarla también.
    Esos pensamientos eran un pobre estímulo para su apetito ya dañado y a pesar de que el restaurante adonde estaban era elegante y la comida excelente, Fabia comió muy poco. Habló mucho menos y, de hecho, le costaba trabajo comportarse de forma natural. Por suerte, aunque Ven siempre había mantenido sus buenos modales, le pareció a ella que estaba un poco preocupado.
    – ¿Estaba bueno el filete? -le preguntó Ven por cortesía, al notar que casi no lo había comido.
    – Muy bueno -respondió ella y tuvo que disculparse-. Comí mucho en el almuerzo -agregó, aunque no recordaba qué había comido entonces.
    Fue un alivio para la joven cuando habiendo terminado la porción de helado y bebido una taza de café, Ven pidió la cuenta. Ella estaba luchando para adaptarse a su enamoramiento, el mayor suceso de su vida. Pero también tenía que llegar a un arreglo con su turbia situación, aunque quería pasar cada instante de su vida con Ven, de pronto tenía una gran necesidad de estar sola.
    Y no tuvo dificultad en lograrlo puesto que apenas los dejó el taxi en el hotel, Ven la acompañó al vestíbulo y se disculpó diciendo:
    – Me perdonas, Fabia tengo que ver a otra persona -haciéndola sentir mucho más mal.
    – Claro, no tengas cuidado -replicó ella sonriendo y no quiso que esperara a que llegara al ascensor.
    Mientras subía se sentía muy descontrolada debido al señor Vendelin Gajdusek. Estaba de acuerdo, no había sido una buena compañera esa noche, pero ella no lo había invitado a salir, se lo había pedido a ella. Y era obvio, que en cuanto pudo la llevó de regreso al hotel para abandonarla.
    Fabia llegó a la suite de Ven, entró, atravesó la sala y en su habitación se sentó en el borde de la cama, se sentía por el momento, completamente derrotada. ¡Acababa de comprender que el amor era terrible… que estar enamorada era un infierno! Porque, aunque su orgullo estaba herido porque Ven hubiera preferido ir a cenar con otra persona, lo que la estaba desmoronando era nada menos que la variedad más común y sencilla de celos.
    – ¡Pues buena suerte! -dijo enfadada, levantándose del lecho y tomó su bolso de cosméticos y su camisón para ir a tomar una ducha. No era muy tarde, así que, quien fuera la mujer de la que, por cualquier razón, no había podido percatarse antes, y Fabia ya estaba segura de que se trataba de una mujer, esperaba que se divirtieran mucho.
    Quince minutos después, la ira de Fabia, como la regadera, se había secado, y se sentía más infeliz que nunca. Regresó a su dormitorio y, dejando la luz de la pequeña al lado del lecho, apagó el foco principal y se metió a la cama.
    No intentaba dormir, esperaba ansiosa, deseando que regresara su ira, la necesitaba, le ayudaba a enfrentarse, sin ella se sentía avasallada por una total desolación.
    Fabia no tuvo idea de cuánto tiempo se quedó allí, sintiéndose derrotada, pero, cuando apagó la luz de la lámpara y cerró los ojos, no necesitaba añadir nada a su desaliento. Fue entonces cuando sus pensamientos empezaron de nuevo a atormentarla. "Ay, no", se dijo en silencio, a medida que su conciencia la atormentaba, cuando estuvo en un intenso estado de agitación mental, su espíritu intranquilo la convenció de que la próxima vez que viera a Ven le debía confesar toda la verdad. ¿Pero, cómo podía hacerlo?, se preguntó angustiada, comprendiendo que si lo hacía ella y Cara podían despedirse para siempre de la susodicha entrevista.
    En ese momento empezó una violenta tormenta, la lluvia empezó a golpear las ventanas se escucharon rayos y truenos, de modo que ella tuvo miedo y se tapó con la colcha. Un poco después, mientras la tormenta continuaba, Fabia, cargada de culpa, se durmió. No le sorprendió entonces que tuviera pesadillas, ni que teniendo al hombre que amaba siempre en sus pensamientos apareciera en sus sueños. ¡Ven estaba en peligro, ella se agitó! ¡Debía ayudarlo! ¡Tenía que ir a buscarlo! Se movió violentamente y empezó a despertar justo cuando, afuera del hotel, se escuchó el chirrido de los neumáticos de un auto al frenar con brusquedad.
    Lo siguiente que escuchó fue el choque de metal contra metal y un instante después, Fabia saltó de la cama y se dirigió a la puerta. Ven, tenía que ir a ayudarlo.
    En un minuto salió corriendo de su habitación a la sala. De pronto sintió la luz en sus ojos y se detuvo, parpadeó y fue entonces que vio que Ven no estaba en peligro.
    – ¿Qué te pasa, Fabia? -le preguntó él, alejándose del balcón donde debió haberse asomado y se acercó a ella.
    – Yo… este… -ella luchó para aclarar sus pensamientos. Ven estaba bien y no importaba qué hora era pero… no estaba acostado y como lo vio vestido, pensó que acababa de entrar o que leía cuando escuchó el choque de los autos-. Creo que estaba soñando -musitó sintiéndose como una tonta y lo miró tratando de disculparse, pero más que nada queriendo regresar a su habitación con algo de dignidad.
    Aunque con sus ojos, somnolientos se fijaron en los ojos negros de Ven descubrió que no había allí señal de que la considerara tonta. Lo que más había allí era ternura y murmuró:
    – Pobre drahá -expresó mientras levantaba una de las cintas del camisón de Fabia que había resbalado por su hombro.
    Ella se percató entonces de que podía regresar en ese instante, con dignidad a su habitación, pero el contacto de su mano en el hombro la hizo estremecer; él le encantaba así, tierno y bondadoso. Y lo que fuera que quería decir drahá le había gustado también.
    Así que, mientras la parte racional de su conciencia la hizo volverse para regresar a su dormitorio, la otra parte, la que lo amaba y la hacía estremecerse, la hizo esperar un momento.
    – ¿Hu… hubo un choque? -replicó él y para ayudarla colocó su brazo alrededor de su hombro desnudo y caminó hacia su dormitorio.
    – ¿Crees que hay heridos? -insistió ella, sintiendo que temblaba por dentro.
    – Lo dudo por la forma en que los dos conductores salieron de sus vehículos listos para matarse -respondió Ven y se detuvo en la puerta del dormitorio de Fabia.
    Allí era donde ella debía despedirse, e intentaba hacerlo. Sólo que volvió a mirarlo a los ojos y vio de nuevo su ternura. Abrió la boca, pero no pudo pronunciar ni una palabra y entonces, casi imperceptiblemente aunque estaba segura de que lo había sentido, él la apretó un poco con el brazo.
    – ¡Ay, Ven! -se quejó, sintió que la apretaba mucho más y que había levantado su otro brazo para estrecharla.
    Compartieron un beso. Un beso que ella había ofrecido y a medida que su corazón empezó a cantar sus brazos se entrelazaron en el cuello de Ven.
    Habían desaparecido sus pesadillas, sus pensamientos tormentosos. De hecho, abrazada a él mientras continuaba besándose, ni siquiera podía pensar. Y cuando Ven se despojó de su chaqueta, deseó para estar más cerca de él, que si estaba soñando no quería despertar.
    – ¡Fabia! -murmuró en su oído mientras ella apretaba su cuerpo casi desnudo contra el de él.
    – ¡Ven! -susurró y no se dio cuenta de que habían entrado al área oscura de su habitación.
    La luz de afuera y la de la sala los iluminaba y Ven la guió hasta su cama y allí se sentó junto a ella.
    – ¡Fabia hermosa! -murmuró él y con sus manos cálidas acarició su espalda y luego le besó las mejillas.
    Ella jadeó de placer cuando los besos continuaron hasta sus senos. Esa vez ella no tuvo objeción cuando él, con calma, le desató las cintras del camisón. Luego, con los ojos fijos en los de ella, bajo la tenue luz, dejó que el camisón se deslizara hasta abajo de su cintura.
    – Moje mita -le dijo él con cariño y alejándose admiró sus blancos y sedoso senos. Exclamó algo en su idioma y luego murmuró:
    – ¡Querida! -y con ternura le acarició el cuello.
    – ¡Ay, Ven! -ella se estremeció de placer y de pasión, porque él la siguió acariciando-. Yo también quiero acariciarte -murmuró con un poco de timidez en la voz.
    Para alegría suya, Ven no sólo escuchó sino que comprendió y con discreta gentileza, la besó en la boca mientras se quitaba la ropa.
    Fabia lo volvió a abrazar y descubrió que ya no tenía la camisa puesta. Ella quería gritar su nombre, pero él volvió a besarla y la joven sintió que lo amaba, que lo deseaba, que lo necesitaba. Ven la recostó sobre su espalda y cuando le quitó el camisón por completo ella no protestó.
    – Eres tan exquisita -murmuró el escritor con voz ronca y la besó desde la cintura hasta su boca.
    ¡Mi adorado, adorado!, deseaba ella gritar y cuando él se acostó con ella y entrelazaron su piernas, ella se percató de que no llevaba puesto su pantalón.
    – ¡Ven! -exclamó con alegría y comprendió que pronto sería suya.
    Y eso era lo que ella deseaba pero parecía una tontería que, mientras la acariciaba y su cuerpo entraba en contacto con su virilidad, ella se sentía presa de pánico.
    – ¡Oh! -expresó y se alejó de él, pero su reacción fue momentánea-. Lo siento -le susurró casi al mismo tiempo. Y para que Ven se convenciera de que lo sentía de veras lo abrazó con ambos brazos y lo acercó a ella, pero el daño estaba hecho y Ven se resistió.
    Cuando él se alejó por completo, ella se quedó horrorizada. Sintiéndose aturdida, observó cómo él se sentó en el borde de la cama vio que recogía su camisa y su pantalón.
    – Te dije que lo siento -exclamó la joven con ansiedad-, por favor, Ven -le suplicó, su cuerpo clamaba por él.
    Escuchó algún adjetivo rudo en checo y luego:
    – ¡Olvídalo! -espetó mientras se ponía de nuevo su pantalón.
    – ¿Olvídalo? -repitió ella atónita-. ¿Pero qué…? ¿Qué hice? -preguntó ella, sabiendo, por instinto, que había algo mal allí aparte de su inesperado momento de pánico-. ¿Hice algo mal?
    – Y como -refunfuñó él y se detuvo en la puerta para agregar con tono salvaje-: ¡Nunca me gustaron las mujeres tan empalagosas!
    Fabia se quedó mirando la puerta después de que él la cerró con cuidado. De hecho, estaba acostada donde él la había dejado herida, lastimada y tratando de comprender lo sucedido cuando unos minutos después, en el silencio de la noche, escuchó que se cerraba la puerta de la suite. ¡Ven se había ido!
    En ese momento un tumulto de emociones se apoderó de ella, se preguntó que fue lo que lo hizo decir lo que dijo y luego… irse de la habitación con tanta calma. "¡El cerdo, el puerco, el rata!", le dijo. ¿Cómo se había atrevido a hacerle eso a ella? ¿Cómo se había atrevido a llevarla a las puertas del paraíso y luego soltarla, así nada más?
    Fabia todavía se sentía furiosa cuando después de una hora se percató de que Ven no había regresado. Sin duda había ido a buscar otros brazos menos empalagosos decidió iracunda y celosa. Bueno, "vete al diablo querido", pensó enardecida y orgullosa. Con certeza de que había sido la última vez que lo vería salió de la cama, se bañó y se vistió.
    "¡Empalagosa!", recordaba. ¡Cara o no Cara, era el colmo!, sacó la maleta e iracunda empezó a guardar allí sus pertenencias, decidida a tomar el primer avión que saliera de Praga.
    Ya estaba a punto de amanecer, pero cuando salió el sol por completo, aunque ella y su orgullo estaban seguros de que primero lo mandaría al infierno que volver a hablarle, ciertos detalles prácticos había entrado en su cabeza.
    Su otra maleta estaba en el hotel en Mariánské Lázne. Y a pesar de que no le importaba dejarla allí, ¿qué iba a hacer con su auto? Era el regalo de sus padres, de cuando cumplió dieciocho años de edad ¡Le harían bastantes preguntas!
    La había lastimado y quería curar sus heridas en privado. Su orgullo le exigía que nadie, incluyendo sus padres, debía saber que estaba sufriendo, sangrando por dentro.
    Fabia lloró acostada en la cama y decidió pensar en su situación. Pero, por más que deseaba no regresar a Mariánské Lázne, tuvo que aceptar que esa era su única opción.
    Sintió cierto alivio por el hecho de que no tendría que volver a ver a Ven Gajdusek de nuevo. Aunque el destino parecía reírse de ella, pues recordó que por la manera en que la había dejado, haría lo imposible para evitar encontrársela, ni por accidente.
    De todas maneras, si tenía suerte, y ya era tiempo de que la tuviera, era posible que el taller hubiera dejado su auto en el hotel o que, al menos, hubiera llamado por teléfono para decir que estaban esperando que lo fuera a recoger.
    Fabia cerró la maleta y llamó a la recepción para que le informaran acerca de los horarios de los trenes. Con un poco más de suerte, y si los transportes la favorecían, podía salir el mismo día de su llegada de Mariánské Lázne y, aunque tuviera que ir al taller por su auto, podría cruzar esa noche la frontera de Checoslovaquia camino a Inglaterra.
    Antes de las ocho de la mañana, Fabia abandonó el hotel y poco después estaba en la estación de trenes de Praga. A las ocho cuarenta y siete salió su tren para Mariánské Lázne. La primera etapa de su misión había acabado.
    El tren debía llegar a su destino a mediodía, lo que le permitiría, libre de otras ocupaciones, repasar una y otra vez todo lo que había sucedido.
    Se había acercado demasiado a Ven cuando estaba entre sus brazos, tenía que admitirlo, pero era porque lo amaba. Claro que él no le correspondía, ni ella esperaba que lo hiciera, pero no se había resistido cuando le iba a hacer el amor, ¿no era cierto? ¡Qué esperaba de ella, por amor de Dios!
    Durante la siguiente hora Fabia alternó entre la ira de que la hubiera conducido a tanta pasión sólo para detenerse cuando ella respondió, y entre el desaliento de que él la pudo trastornar tanto que no tenía ni idea de dónde estaba.
    Trató de pensar en otras cosas, pero fue en vano. Pensó en otros sucesos desde que había llegado a Checoslovaquia y concentró sus pensamientos en Lubor, que no pensaba que ella era bastante empalagosa. Pero para enfado suyo sus pensamiento volvieron a Ven, y comprendió cuál era el motivo por el cual se había indignado tanto cuando Lubor trató de besarla el viernes anterior. Ya estaba enamorada de Ven sin saberlo. Los labios de Lubor no eran los labios indicados y ella lo había sabido inconscientemente. ¡No eran los correctos!
    Claro que Ven Gajdusek no abrigaba tan delicados sentimientos, ni consciente ni inconscientemente. Ella le importaba un comino y para demostrarlo había ido, probablemente, de su cama al lecho de otra mujer.
    Debido a algún retraso inesperado su tren llegó tarde a Mariánské Lázne, y ya eran las doce y media cuando tomó el taxi que la llevaría al hotel que había dejado desde… ¿eran sólo tres días atrás?
    Sabría por fin si había noticias para ella. Con una sonrisa brillante, preguntó:
    – ¿No ha llegado mi auto…? ¿Hay algún mensaje para mí del taller? -el tono de su voz era amable, la atendía el joven al que había visto tantas veces antes y quien, por su amplia sonrisa, se acordaba de ella.
    – Temo que no, señorita Kingsdale -se disculpó y mientras le pasaba una tarjeta de reservación para que ella la llenara, Fabia, pensando en otras cosas, empezó a hacerlo de manera mecánica.
    – ¿Cuánto tiempo estará con nosotros? -preguntó él cuando ella le entregó el documento.
    – Creo que nada más esta noche -respondió, ya que había esperado irse ese mismo día, pero como necesitaba un lugar donde hacer un balance de sus pensamientos y tener una habitación donde relajarse y pensar en privado, era una buena idea.
    Lo primero que hizo llegando a su dormitorio fue ir a sentarse junto al teléfono y tratar de concentrar su atención en lo que tenía que hacer. Era importante llamar a sus padres para decirles que no la esperaran ese día. Pero, si llamaba primero al taller, tendría idea ya de cuándo podía regresar a Inglaterra.
    Lo haría así, cruzó los dedos y decidió pedir ayuda al joven de la recepción. Iba a ocupar el teléfono, cuando sonó.
    – ¿Hola? -dijo y no le hubiera sorprendido si la llamaran de la recepción porque no había llenado bien su tarjeta, pero no era el recepcionista, sino Lubor Ondrus, el secretario de Ven.
    – ¡Qué bueno que te encuentro! -exclamó él para empezar.
    Fabia no tenía idea de si Lubor sabía que ella se había ido a Praga con su patrón el domingo pasado, pero como no quería discutir el asunto y como él, tal vez, había llamado el día anterior y no la había encontrado, decidió suponer que no lo sabía.
    – ¿Cómo has estado, Lubor?
    – Extrañándote, claro -nunca perdía una oportunidad para coquetear.
    – Estoy segura de que no me llamaste sólo para decirme eso -replicó ella que no tenía humor para sus bromas.
    – Tienes razón, por supuesto, aunque siempre es un placer hablar contigo, sí, tengo algo especial que decirte -esperaba que no fuera a invitarla a salir y empezó a pensar en alguna excusa cuando-. Han entregado aquí tu auto, a la casa del señor Gajdusek. Pensé que querrías…
    – ¡Allí está mi auto! -exclamó ella y al comprender que no tendría que salir a buscar el taller, rezó en silencio para agradecer su buena suerte-. Ahora mismo voy a recogerlo -le dijo a Lubor-. Adiós.
    Siete minutos después, cuando iba en el taxi, se le terminó la euforia. Tendría que abandonar Checoslovaquia y no quería irse. El taxi enfiló hasta la colina, pasando cerca de la columnata, donde estaba la fuente musical y con el corazón adolorido Fabia deseó con toda su alma estar allí, en mayo, cuando tocara la fuente.
    Pero no estaría allí y a medida que el taxi se acercaba más a la casa de Ven, ella trataba de tomar una actitud positiva para enfrentarse a la charlatanería de Lubor.
    Pero no se sentía contenta cuando el auto la dejó en la casa. Y después de pagar al conductor, se quedó parada unos minutos contemplando la mansión, fotografiándola con su mente, porque sabía que no volvería a verla jamás.
    Luego, de pronto, escuchó que alguien se acercaba y trató de olvidar su tristeza, pensando que Lubor la estaba esperando y que debió verla llegar desde su ventana. Aunque antes que ella pudiera acercarse notó que él había dejado salir a Azor, porque apareció corriendo el dobermann.
    – ¡Azor! -ella lo llamó con cariño y sintiendo la necesidad de acariciar al animal que tenía un buen lugar en el corazón de Ven, se puso de cuclillas-. Te vas a meter en problemas saliendo solo, diablillo -le dijo a Azor, acariciándolo en la cabeza.
    Estaba aún inclinada sobre el dobermann cuando comprendió que necesitaba un momento para controlar el nudo de emociones al pensar que jamás volvería a ver tampoco al perro.
    Esa fue la razón por la cual escondió el rostro cuando escuchó que Lubor se acercaba y se detenía allí. Un segundo después, creyó haber recuperado el control de sí misma y miró los pies del secretario.
    En ese momento sí sentía que perdía el control porque al mismo tiempo que su corazón empezó a latir como loco en su pecho, recordó que la última vez que vio esos zapatos de color café, los llevaba puestos un hombre… en Praga.
    Estaba segura de que su imaginación le estaba jugando un truco. Ya que sabía que Ven estaba en la ciudad, pensó que era posible que Lubor tuviera unos zapatos iguales.
    Ella levantó la vista poco a poco y vio que conocía también el pantalón. Y, de pronto, angustiada, olvidando a Azor, se incorporó y descubrió que la estaban viendo unos ojos negros candentes. Ven… no estaba en Praga.
    Trató de hablar, pero no pudo. Luego vio que no tenía que hacerlo porque, con una expresión de dureza que no había visto aún, Ven no perdió el tiempo para reclamar:
    – ¿Me puedes decir quién demonios eres?
    – ¿Qui… én? -tartamudeó Fabia, mientras su mente la hizo sospechar que quizá ya había descubierto él su engaño-. Yo… um… no sé de qué me estás hablando -y deseó haberse quedado callada.
    – ¡Cómo que no! -se acercó a ella-. ¡Ciertamente no eres la reportera llamada Cara Kingsdale! -gritó él-. ¡Me debes una explicación, mujer! ¡Empieza a hablar!
    Fabia ya sabía que si la descubría iba a ponerse furioso, pero al ver su rostro pálido por la indignación, "furioso" era poco. ¡Que el cielo me ampare!, rogó Fabia en silencio, porque sabía que estaba metida en un serio problema.

Capítulo 9

    La chica luchó por controlar el pánico pese a que su corazón latía con rapidez. ¿Cuánto había averiguado… cuánto había adivinado? ¿Se habría ella delatado sin darse cuenta? Pero no teñía tiempo para seguir especulando porque Ven, dio un paso hacia adelante con obvia impaciencia, y Fabia empezó rápidamente a hablar.
    – ¡Sí, me apellido Kingsdale! -quiso seguir el engaño.
    – ¿Estás segura? -le gritó él antes de que ella pudiera recuperar el aliento.
    – ¡Claro que estoy segura!
    – De verdad tu nombre no es señora Barnaby Stewart? -preguntó él y Fabia dejó de temblar. Adivinó que ya no iba a tener cómo defenderse cuando con la expresión más severa que nunca, él le ordenó-. Terminaremos esta conversación adentro -y aunque Fabia hubiera preferido que sólo le hiciera entrega de las llaves de su auto y la dejara ir, comprendió que existen ciertas responsabilidades en la vida que uno tiene que enfrentar.
    Sintiéndose más infeliz que nunca y considerando que en efecto le debía una explicación, entró con él y Azor a la casa. En el vestíbulo Ven le dio la orden al perro, de que se fuera de allí y luego caminó hacia la puerta de la sala.
    – ¡Aquí dentro! -le ordenó con tono agrio y le abrió la puerta. No podía hacer más que obedecer-. ¡Toma asiento! -pareció gruñir.
    Pero ella no quería sentarse, deseaba terminar lo más rápido posible el fastidioso asunto. De modo que se quedó de pie y preguntó:
    – ¿Cómo lo averiguaste?
    – Yo soy el que va a hacer las preguntas -la calló con un grito. Y mientras ella pensaba en eso, él murmuró algo en checo-. ¡Maldición, cómo lograste engañarme! -gritó y mientras ella pensaba que su indignación se debía al hecho de que ella había pretendido ser una reportera y no lo era, él prosiguió con el rostro lívido, haciendo más crítica la situación-. Querías tanto, esa entrevista que estabas dispuesta a cometer adulterio para…
    – ¡Adulterio! -interrumpió ella, sintiendo náuseas y palideciendo también-. ¡Estás casado! -exclamó.
    – ¡Yo no! -gritó-. ¡Tú!
    – Yo no estoy casada -declaró Fabia y por un momento se sintió confundida porque él le había dicho que no era casado, hasta que comprendió que creía que ella era la señora Barnaby Stewart. Era obvio por la siguiente pregunta agresiva:
    – ¿Entonces quién demonios eres tú?
    Era una pregunta justa y Fabia sabía que le debía una explicación. Además de que, allí de pie con una expresión que no permitía negativas, no le estaba dejando más alternativa, Respiró hondo.
    – Me llamo Fabia Kingsdale -le confesó-. Cara Kingsdale, la señora Barnaby Stewart, es mi hermana.
    No sabía qué esperar después. Probablemente Ven quería matarla por el engaño. Pero para su asombro no hizo nada parecido, sino que sacudió la cabeza con alivio.
    – No creí que me había equivocado con tu inocencia -declaró enfadado y empezó a recuperar el color-. Tu virginal timidez cuando estuvimos juntos -empezó a decir, pero Fabia no quería hablar del asunto ni en ese momento ni nunca. Aunque desde su punto de vista ella había estado tan dispuesta que no había siquiera recordado la timidez. Pero el hecho de que él hubiera encontrado inocencia en sus respuestas…
    – Bueno -lo interrumpió ella de prisa-. No estoy aquí para discutir tales… tales…! Vine a recoger mi auto.
    – ¿Tu auto?
    – Sí, ¿no lo sabías? Lubor me avisó por teléfono…
    – Le había dado instrucciones de que te avisara -la interrumpió Ven.
    – Comprendo -murmuró la joven, aunque no entendió. Pero, contenta de haber evadido el tema de su virginal inocencia y de la contradicción de estar casada.
    – Bueno, si no te importa, recogeré mi coche y regresaré a Inglaterra y…
    – ¡Sí que tienes descaro, señorita inglesa, eso te lo puedo asegurar! -le gritó Ven antes que ella pudiera terminar y Fabia supo que retirarse no sería tan fácil como esperaba. De hecho estuvo segura de eso cuando-. Como no te vas a ir a ninguna parte, quizá quieras mejor tomar asiento -le sugirió él.
    Esa vez le pareció buena idea. Las piernas, admitió, ya no la sostenían. Se alejó de él y se acomodó en el sofá donde se había sentado anteriormente. Pero esa vez no estaba a gusto allí y cuando él colocó una silla cerca del sillón y se sentó frente a ella, Fabia tuvo el horrible presentimiento de que no la dejaría en libertad hasta que no le revelara hasta el último detalle.
    Cosa que, admitió para sí, era su pleno derecho, considerando que, creyendo que era otra persona, la había alojado, alimentado, paseado… Llegó de pronto a una decisión. Le revelaría todo acerca de su engaño y de la razón por la cual había pretendido ser Cara Kingsdale, pero nada de la idiota de Fabia que estaba perdidamente enamorada de él.
    – No sabes cuánto lo siento -empezó ella-. Sé que eso no es excusa para que yo haya tratado de suplantar a Cara, pero esa ha sido la única mentira.
    – ¿Tienes veintidós años?
    – Sí.
    – ¿Eres reportera?
    – No, perdóname -se volvió a disculpar-. Trabajo con mis padres.
    – ¿En Gloucestershire con los perros? -le preguntó él, haciéndola sentir bien porque lo había recordado.
    – Correcto. Me encargo de cuidarlos. Lo siento -repitió-, no era una broma -titubeó y añadió-. Es que estoy nerviosa.
    – ¿Por mí? No deberías estarlo -le aseguró Ven. Ella lo miraba asombrada-. Jamás te haría daño.
    – Yo… Hmm… nunca pensé que podrías hacerme daño… -lo miró con los ojos bien abiertos-. Pero… debes estar furioso conmigo.
    – Lo estaba, pero es por otra razón… -calló, pensando cómo seguir. Y de hecho cambió el tema-. ¿Quieres explícame el motivo por el cual, malamente, intentaste asumir el papel de tu hermana la reportera?
    – ¿Malamente? -preguntó ella-. ¿Lo hice tan mal?
    – Pésimo -respondió y se ganó de nuevo su simpatía al sonreír. Permítame decirle señorita Kingsdale que su técnica para entrevistar es apabullante.
    – ¡Pero si nunca pude siquiera empezar! -protestó Fabia.
    – Precisamente -respondió él-. Por experiencia con la comunidad periodística puedo decir que para ellos no existen preguntas demasiado íntimas o personales. Y no existe ningún miembro del personal a quien no traten de sobornar. Te aseguro que tu hermana no hubiera perdido tantas oportunidades como las que tú tuviste.
    – No conseguí ni una respuesta a todas las preguntas de la lista -reveló Fabia.
    – ¿Tienes una lista?
    – Bien larga. Cara me la entregó. Esta entrevista significa tanto para ella -explicó de prisa-. Estábamos listas para venir a Checoslovaquia para que ella te entrevistara y para que ambas tomáramos unas vacaciones mientras su esposo iba a trabajar a los Estados Unidos. Luego Cara iba a tomar un avión para ir a vacacionar con su esposo. Pero cuando llegué con mi auto a Londres para recogerla como habíamos quedado, me encontré con que había recibido, una hora antes una llamada y le avisaron que Barney estaba enfermo. De modo que era natural…
    – Que ella volara a Estados Unidos para estar con él -la interrumpió Ven.
    – Yo me hubiera ido con ella, pero, como te dije, la entrevista significaba tanto para Cara que no podía cancelarla, ni quería dejar que alguien la hiciera, quiero decir, ningún otro periodista.
    – Y te escogió a ti -murmuró él.
    – Sinceramente no quería engañarte -declaró Fabia con angustia-. Pero Barney estaba tan enfermo y Cara tan preocupada, que parecía tremendo que yo no quisiera dedicar una hora de mi vida en hacer ese gran favor.
    – De modo que aceptaste, al grado de querer usar su nombre.
    – Te juro que no quería hacerlo. Créeme, pero…
    – ¿Pero lo hiciste por el cariño que le tienes a tu hermana?
    – ¿Puedes entenderme? -murmuró Fabia, mirándolo con sus grandes ojos verdes con expresión de súplica.
    – Sí -respondió él-, por lo poco que te conozco entendería menos si te hubieras negado.
    – ¡Oh! -murmuró ella y no estaba segura de qué sentía después de esa respuesta. No sabía si deseaba que él supiera más acerca de su persona y de lo que la hacía reaccionar-. Ya sé que tú dijiste que tú eras quien haría las preguntas y tenías todo el derecho -añadió-, pero… hmm ¿cuándo descubriste que yo no era reportera y que Cara era la esposa de Barnaby Stewart? ¿Me lo puedes decir?
    – No veo para qué -respondió, pero la contentó al agregar-: Lo haré tratándose de ti. Era aparente desde un principio que sí eras una reportera, aunque no de las más tercas.
    – ¿Yo sola me delaté?
    – Me dejabas desviar tus preguntas con demasiada facilidad -le respondió-. ¿Te sorprende que desde la primera vez que te vi… me intrigaste?
    – ¡Oh! -murmuró Fabia de nuevo. Pero ordenó a su estúpido corazón que no se entusiasmara, que Ven sólo había querido decir que lo intrigó su método como reportera porque era diferente al de otros periodistas-. Hmm… entonces… ¿cómo descubriste que Cara estaba casada?
    – Fue muy sencillo -se encogió de hombros-, llamé por teléfono a la revista Verity.
    A Fabia se le cayó la mandíbula, no se le había ocurrido eso, aunque pensándolo bien, era algo muy natural.
    – ¿Querías certificar que yo era la que decía ser?
    – No -Ven agitó la cabeza-, viniste bien preparada con la tarjeta de presentación de tu hermana y una carta con mi membrete.
    – Pero… -pensó que su cerebro no funcionaba bien, porque si él había estado seguro desde un principio de que ella era Cara, ¿para qué había llamado a Londres?-. ¿Por qué? -tuvo que preguntar-. ¿Cuándo? -y extrañamente sintió la tensión en el ambiente. Aunque no se podía imaginar que existía alguna razón por la que Ven tuviera que sentirse tenso y descartó la idea por absurda.
    – ¿Cuándo? Hoy. ¿Por qué? -repitió él y la miró a los ojos-. Porque huiste de mí, por eso -declaró con algo de agresividad o quizá, se preguntó Fabia sorprendida, no era agresión, sino nerviosismo. Tonterías, se dijo y tiró la idea al basurero-, pensé que eras buena y decidí que era conveniente tener la dirección de donde vives -añadió en el mismo tono.
    – Sí -murmuró ella, pero lo único que comprendió fue que la pregunta que se había hecho, de si él había regresado ese día a Mariánské Lázne, ya estaba contestada. Ya que creía que ella había "huido" de él, debió estar en Praga esa mañana y debió regresar al hotel luego de que ella había partido. Lo que quería decir es que había conducido rumbo a Mariánské Lázne un poco después. Pero empezaba a preocuparle su comentario de que ella había huido de él; no tenía intenciones de entrar en averiguaciones de "por qué" y "para qué", y como ya se había disculpado por haberlo engañado, y había salido bastante bien librada, se puso de pie, extendió la mano y empezó a decir:
    – Has sido muy bondadoso…
    – ¡Bondadoso! -repitió el hombre ignorando su mano y gritando de nuevo con agresividad-. ¿Adónde demonios crees que vas?
    – A Inglaterra, claro -ella bajó la mano y trató de tranquilizarse-. Mis vacaciones han terminado. De hecho -continuó cuando Ven no pareció muy impresionado-, mis padres esperan que regrese hoy a casa.
    – Siéntate -le ordenó-. Después los llamarás por teléfono.
    – Sí, pero… verás… -dijo con mayor seguridad en sí misma.
    – ¡Qué verás, ni qué nada! -la interrumpió él-. ¡No he terminado contigo y falta mucho, mucho!
    – Pero me dijiste… bueno me diste a entender, estoy segura -tartamudeó confundida por completo-, me dijiste que ya no estabas furioso conmigo.
    – Ya no lo estoy, no porque hayas tomado el lugar de tu hermana. No ahora que ya sé… -calló y cambió el tema-. ¿Estás dispuesta a regresar a Inglaterra sin la dichosa entrevista? -Santo Cielo, tembló Fabia y prefirió no responder. Pero Ven no estaba dispuesto a dejarla en paz-. Porque -la retó-, siendo honesta, ya lo sé, y sin embargo, te prestaste a tal engaño con un solo propósito, ya que siendo tan importante para tu hermana, a quien tanto quieres… -apareció un extraño brillo en sus ojos e hizo una pausa antes de continuar mirándola a los ojos-, una hermana por la que estabas dispuesta a todo, como lo comprobaste cuando abandonaste Inglaterra para venir aquí, ¿por qué estás lista para abandonar todo el proyecto como si nada?
    ¡No! Fabia sintió terror al pensar que Ven podría llegar a averiguar que estaba enamorada de él. De nuevo decidió callar.
    – ¿Qué sucedió, Fabia? -insistió él sin descanso, buscando la respuesta-. ¿Qué ha sucedido que es más poderoso que tu cariño por Cara, que estés dispuesta a perder la confianza que ha depositado en ti?
    – ¡Basta! -exclamó Fabia, sintiéndose desgarrada. Pero él no se detuvo.
    – ¿Qué es tan importante en tu vida que, a pesar de que yo te prometí que discutiría contigo la posibilidad de concederte la entrevista, prefieres irte antes…?
    Ella había llegado al límite de la tolerancia y no pudo soportarlo más, de modo que lo interrumpió.
    – ¿No crees que acusarme de ser una mujer "empalagosa" sea razón suficiente? -le gritó enardecida.
    – ¡Moje milá! -exclamó Ven-. ¡Te he lastimado! Confieso que quise herir tu orgullo, pero Fabia amada mía -dijo él con ternura y, desechando su agresividad, la estrechó entre sus brazos con gentileza.
    Era el paraíso para ella poder sentir su abrazo, recargarse en él, respirar su calor, su fresca virilidad. Pero la muchacha ya había estado antes en esos brazos y atormentada por su propia debilidad, comprendió que debía liberarse mientras pudiera. De inmediato al primer empujón de pánico contra él, Ven se apartó.
    – ¡Gracias! -gritó ella-. No necesito que cures mi orgullo. Yo puedo…
    – Yo no quise herir tu orgullo -señaló él-. Tuve que hacerlo.
    – Gracias de nuevo -declaró-. Es un misterio para mí que hayas tenido que hacerlo, pero no me hagas ningún…
    – ¿Qué no entiendes? ¿No recuerdas lo que sucedió? -le preguntó cuando todo había quedado grabado para siempre en la mente de ella-, te sentía cálida y entregada en mis brazos hasta que, en un momento indeseable de timidez, te arrepentiste. En ese momento un hilo de sensatez iluminó mí cerebro y comprendí que tenía que protegerte… ¡de mí!
    – ¿De ti? -así como había aparecido su ira, así desapareció, con la misma rapidez, aunque estaba tan confundida que tuvo que admitir-. Creo que no te entiendo.
    – No me sorprende -replicó Ven y suspiró-. Creo que no lo estoy haciendo bien -declaró-, pero cuando menos estamos hablando y eso hace las cosas más sencillas de lo que esperaba -y mientras todavía confusa Fabia no hacía más que observarlo, le puso la mano en el brazo y en vez de ordenarle que se sentara, la invitó con tono amable-. ¿No quieres sentarte? ¿Sentarte y concederme el tiempo necesario para que te lo pueda explicar todo?
    Fabia lo contempló por un instante. Había creído que limpiaría el piso con ella cuando averiguara que lo había engañado. Y, ahí estaba, mirándola a los ojos, conociendo la verdad, ¡y él quería explicarle todo a ella! De pronto ya no tuvo prisa de irse. Y súbitamente, sintiendo tensión, comprendió que, debido al amor que sentía por Ven, y aunque estuviera pisando terreno peligroso, debía ser valiente y quedarse para escucharlo. ¡Por qué de alguna manera… parecía importante!
    Tomó asiento de nuevo en el mismo sofá. Ven ya había arrimado su silla más cerca y cuando se acomodó estaba tan cerca que podía examinar cualquier cambio en la expresión del rostro de Fabia.
    Tienes que ser valiente, se repitió la joven y trató de mostrar dureza.
    – Gracias, Fabia -empezó Ven y pareció animado por el hecho de que ella se había quedado-. Para explicar mejor el motivo por el cual era necesario ser brutal cuando tú eras tanto deleite… -se detuvo mirándola a los ojos-. Yo tampoco lo entendí muy bien. Lo único que sabía en ese momento, era que tenía que protegerte de mí, tenía que darme cuenta y estudiar el hecho de que no podía quitarte la virginidad y luego abandonarte.
    – ¡Yo jamás te hubiera pedido nada! -protestó Fabia con orgullo.
    – ¿Crees que no lo sabía?
    – Jamás pensé en…
    – Ese es el problema -la interrumpió Ven-, ninguno de los dos estaba pensando. Hasta aquel momento en que sentiste timidez, todo parecía tan natural, embrujante, maravilloso, pero sin tomar en cuenta las consecuencias -¡Ven!, quería la chica gritar, ya que así había sido también para ella-. Luego allí estaba yo, luchando por controlarme y tú deseando volver a estar cerca de mí -Fabia sintió el impacto-. Yo no soy un hombre superdotado querida -alivió el golpe con el cálido termino de "querida"-, ¿qué otra cosa podía yo hacer, aunque no estaba pensando con claridad, sino apelar a tu orgullo?
    – Al principio no pude reaccionar -murmuró ella.
    – ¡Ay, Fabia, no tienes idea de lo que me costó a mí! -aplicó más bálsamo a sus heridas-. Fue por ti que tuve que abandonar la suite y no regresar hasta el amanecer.
    – ¿Te quedaste afuera toda la noche… nada más por mí?
    – Le pedí prestada a mi hermano una cama, porque una habitación al lado de la tuya era estar demasiado cerca, para el estado en que yo me encontraba -le confesó y mientras ella recuperaba su orgullo-. ¿Te puedes imaginar, mujer, lo que sentí cuando regresé al hotel y descubrí que te habías ido?
    Ella abrió la boca y luego la cerró. Estaba en total excitación y trataba con todas sus fuerzas de calmarse, porque era obvio que lo único que Ven había querido decir al final era que, habiéndola llevado él a Praga, sentía que era su responsabilidad llevarla de regreso a Mariánské Lázne.
    – Yo… hmm… tenía que tomar el tren -quiso explicar.
    – ¡Tenías que tomar el tren! ¡No dejaste siquiera una nota para mí!
    – ¿Creíste que te iba a escribir después de lo que me dijiste? -exclamó la joven sintiendo más tranquilidad, ya que comprendió que su única preocupación era saber dónde estaba, no por ella en particular.
    – ¿No me vas a perdonar eso nunca? -preguntó Vendelin y lo dijo con tal encanto que Fabia se alegró de estar sentada.
    – Claro que sí -declaró y trató de pensar en otra cosa-, la recepcionista del hotel te pudo haber dicho que había tomado un taxi para la estación de trenes de Praga.
    – Y lo hizo -le reveló él-, pero hasta que aclaré mis pensamientos cuando descubrí que te habías llevado todas tus pertenencias y comprendí que te habías ido, pensé en media docena de posibilidades hasta que se me ocurrió llamar a la recepción.
    – ¿Llamaste? -preguntó extrañada de que Ven hubiera estado tan preocupado.
    – ¡Claro! -contestó él sin titubear-. Pensé que te habías ido a otro hotel en Praga, aunque lo dudaba. Creí que te habías regresado a Mariánské Lázne o quizá al aeropuerto de Praga. Entonces recordé que dejaste parte de tu equipaje aquí, y tu auto. ¿No ibas a regresar a tu casa sin él, verdad? ¿Por qué habrías de hacerlo? -Fabia no quiso comentar que estuvo a punto de hacerlo y después de una pausa, él continuó-. Sabía que había herido tu orgullo, pero había sido necesario cuando mi pasión por ti amenazaba con entorpecer mi razón. ¡Pero te lastimé tanto que estabas dispuesta a regresar a Inglaterra, aun sin la entrevista! -Fabia empezó a sentirse preocupada, él se estaba acercando y averiguaría que cuando el orgullo lastimado se da la mano con el amor herido, nada más importa en el mundo. Pero, por suerte, él no continuó en esa dirección-. Pensé que, ya fuera para pedir un taxi o para ir al aeropuerto o para regresar a Mariánské Lázne, tuviste que pedir ayuda para dar las instrucciones en checo.
    – Y llamaste a la recepción. Lo siento -se disculpó Fabia, comprendiendo que había hecho mal en no dejarle una nota dado que ya sabía que sólo había querido protegerla y que por eso le había dicho que era "empalagosa"-. Yo… yo no pensé en ese momento que estarías tan interesado…
    – ¡Interesado! -exclamó Ven y casi la hace caer cuando continuó-. De alguna manera, mujer, he estado interesado en ti desde que acerqué mi auto al tuyo, desde que me dijiste, mirándome con esos adorables ojos verdes, que tu auto estaba descompuesto.
    – ¿Interesado? -Fabia contuvo el aliento y lo contempló atónita. Trató de mostrar calma, ¿qué podía significar "interesado?"-. ¿Quieres decir que te importaba como reportera? -tenía que averiguarlo.
    – Si recuerdas -Ven la contempló durante un minuto-, no fue sino hasta el día siguiente que me enteré que la hermosa mujer de ojos verdes y cabellera rubia era una "reportera".
    – Ah. S… sí -tartamudeó sintiendo demasiada energía en su corazón. Pero, cuando recordó la salida con él al día siguiente, comprendió que tenía que estar equivocada acerca del significado de la palabra "interesado" y de la connotación que había querido darle-. No comprendo qué quieres decir -declaró-, pero te portaste bastante hostil hacia mí cuando me viste al día siguiente y todavía era antes de que supieras que yo era una "reportera".
    – Me sentí alarmado cuando vi que Azor te había atacado. Y eso me puso furioso -explicó-, pero aunque te haya parecido así, no creo que sentía hostilidad, ¿cómo podía ser así cuando, desde que supe en que hotel te alojabas, té habría llamado si no hubieras tú ido a mi casa.
    – ¿Lo hubieras hecho?
    – Estoy seguro -respondió, pero los violentos latidos de ella bajaron su ritmo cuando él añadió-, por tu auto, ¿necesitaba más razones para llamarte?
    – No -murmuró ella y tuvo que sonreír para que no se percatara de que se le había ido el alma a los pies.
    – Aunque no necesitaba utilizar el vehículo como pretexto, porque tú te presentaste en mi casa. E incluso, cuando me enteré de que eras una reportera, y a pesar de que prefiero siempre salir solo a caminar, te invité para que me acompañaras.
    Fabia sintió entonces que si él continuaba hablándole así y si luego la sumía en el polvo, iba a tener un ataque al corazón. Recordó aquella caminata con él y lo feliz que se había sentido, y se preguntó si desde entonces se había enamorado de él.
    – Fue… este… fue muy agradable caminar contigo -pensó que hacía bien en comentárselo.
    – ¡Agradable! -exclamó Ven-. Yo me he dado cuenta de que fue el principio de mi fin.
    – Yo… -era inútil, no le funcionaba el cerebro-. ¿Cómo? -tuvo que preguntar para aclararlo.
    – ¿Cómo? -repitió él, pero a pesar de que ella pensó que estaba un poco irritado y aunque pareció titubear, como si no estuviera muy seguro, la miró a los ojos y declaró-. Puedo hacerte una lista de las cosas que he hecho por ti, que ni yo creería que haría jamás. Cosas que para mí han sido ilógicas y sin embargo, nada en la tierra me hubiera impedido hacerlas.
    – ¿De veras? -susurró ella, mientras algo en su mirada, algo en la manera en que estiró las manos hacia adelante para tomarle las suyas, hizo que casi le estallara el corazón.
    – Claro que sí -dijo él-. Desde aquel lunes que te había presentado a mi secretario y hasta el momento en que él se ofreció a llevarte a tu hotel, no había pensado siquiera en cómo te ibas a regresar.
    – Tú tenías que salir y me llevaste -le recordó Fabia.
    – No tenía que ir a ningún lado -le confesó-. Lo inventé en ese instante. Sólo, ahora lo entiendo, para que Lubor Ondrus no te llevara.
    Fabia abrió la boca atónita. La sensación de sus manos en las suyas, el roce de su piel la confundía, pero creía que le estaba diciendo que había estado celoso… ¡de Lubor! ¿Sólo un poco?
    – ¡Oh! -exclamó con voz quebrada.
    – ¿Qué…? -murmuró Ven, y pareció entender que era un acto favorable que ella dejara sus manos entre las suyas-. ¿Qué me está pasando?, porque yo amo mi privacía y jamás invitaría a una reportera a husmear en mi casa y sin embargo, te pedí que vinieras a cenar.
    A Fabia le hubiera gustado mucho saber de veras qué le estaba pasando, pero, a pesar de su entusiasmo tenía miedo de preguntarle, no fuera a llevarse otra desilusión.
    – Yo creí entonces, cuando pasaste frente a Lubor y a mí esa vez a la hora del almuerzo y te veías tan furioso, que ibas a cancelar la invitación -ella sintió que podía comentárselo.
    – ¿Furioso? ¡Estaba que estallaba! -le informó Ven.
    – ¿Por qué pensaste que yo iba a sacarle alguna información sobre tu persona?
    – Ya me había comprobado que era un excelente secretario confidencial y que jamás le revelaría nada a nadie, a pesar de su debilidad por el sexo opuesto y no importaría que tan bella fuese -contestó Ven-, pero puede ser que te hice sospechar eso cuando tuviste el desatino de no dejar de hablar de tu almuerzo con él cuando cenamos…
    – ¿No dejé de hablar de él? -Fabia estaba sorprendida, segura de que no hubiera podido ser tan mal educada.
    – Así me pareció -declaró Ven, pero luego aclaró-. Es que, hasta que te conocí, jamás había sentido celos.
    – ¡Celos! -exclamó Fabia casi sin aliento-. ¿Tú estabas celoso? ¿Celoso de Lubor? -y no supo dónde estaba ya que en ese momento, como si no le hubiera parecido estar sentado frente a la joven, en una silla, cuando tenía todo el sofá, Ven se cambió y se acomodó junto a ella. Luego, Fabia tenía un nudo en el estómago, la tomó de los brazos, cosa que no la ayudó a sentirse mejor y la hizo volverse hacia él. Y fue entonces que, mirándola a los ojos, le confesó.
    – Sí, celoso de Lubor Ondrus. Celoso, aunque no había admitido que se trataba de ese sentimiento hasta hace poco -Fabia lo miraba, atónita, muda, cuando él soltó uno de sus brazos, colocó el brazo sobre sus hombros y le preguntó con voz ronca-. Mi adorada Fabia, ¿no te das cuenta de lo que siento?
    – No estoy segura -ella no supo cómo logró encontrar las fuerzas para hablar. Luchaba por mantener los pies en la tierra que algo maravilloso, algo imposible; algo imposible y maravilloso estaba sucediendo, ¿o no?
    – ¡Oh!, milácku -susurró él-. ¡Tú no estás segura! ¿No lo sabes, no puedes sentir que yo tampoco lo estoy? Por favor dame alguna esperanza -insistió-, porque aparte de la incertidumbre en mi corazón de que miluji te, jamás he tenido más dudas, ni me he sentido más aprensivo en toda mi vida.
    Fabia trató de hablar, pero tenía la garganta cerrada. Sentía que estaba temblando en sus brazos, pero cuando se percató de que algo de ese temblor provenía de Ven, comprendió que debía estar bajo gran tensión, y, por él, rompió su barrera del miedo.
    Tosió para aclarar su garganta y pronunció con dificultad:
    – ¿Qué quiere decir "milácku"?
    – Querida -respondió él sin titubear y con el corazón latiendo como un loco, ella derribó otra barrera.
    – ¿Y miluji te -preguntó sin aliento.
    La respuesta de Ven fue tomar su barbilla con la mano y mirándola con sinceridad, tradujo:
    – Te amo.
    – ¡Ay, Ven! -exclamó la chica con lágrimas en los ojos.
    – ¡Amor mío! -susurró el hombre con voz ronca y como tratando de creer lo que los ojos de ella le estaban diciendo, la abrazó con fuerza-. ¿Son esas lágrimas, las que apenas puedes contener, lágrimas de alegría? -le preguntó angustiado.
    – Yo también te amo -respondió Fabia con sencillez.
    Eran las palabras que él había deseado escuchar y con un grito de alegría y con ambas manos rodeándola, la presionó más contra él. Le habló en una mezcla de checo y de inglés.
    – Moje milá, dulce milácku, te quiero tanto -le confesó con voz temblorosa y la arrulló en sus brazos, besó sus mejillas y luego ella acomodó una mano en la parte trasera de la cabeza de Ven y pegó su mejilla al rostro masculino. Pero, después de unos minutos de deleitarse con la sensación de su piel, Ven se hizo para atrás y Fabia miró con timidez sus ojos negros, nunca había ella visto una expresión de tanta alegría en el rostro de un hombre-. ¡No puedo creerlo! -exclamó y la abrazó con tanta fuerza que ella tuvo la impresión de que, si todo era verdad, no tenía intenciones de dejarla ir-. ¿Cuándo? -le preguntó.
    – Ayer -la verdad era que Fabia no podía creerlo-. Ayer, frente a la estatua del poeta -le comunicó con voz suave.
    – Dulce, hermosa Fabia, amor mío -musitó besando sus labios.
    – ¡Ay, Ven! -susurró la joven sonriendo le preguntó-. ¿Y tú, cuándo?
    – Lo supe hoy, definitivamente. Pero ha estado aumentando para que yo lo confirmara, si hubiera podido…
    – ¿No querías estar enamorado?
    – No tenía esa experiencia, no quería reconocerlo, pero ya estaba allí cuando mi corazón se debilitó al ver la cortesía que le mostraste a mi ama de llaves, la sonrisa que le ofreciste; estaba allí cuando te invité a cenar sin siquiera saber por qué lo había hecho, sólo que seguro no era por la entrevista. Allí, en el hecho de que, durante esa misma velada, te prometo que siempre he sido un hombre sincero, pero asombrado descubrí que estaba diciendo mentiras.
    – ¿Me has dicho mentiras? -preguntó la joven sin recordar que ella había hecho eso y más.
    – Perdóname, querida -le suplicó con tanto encanto que Fabia estaba dispuesta a dejarse seducir por él-. Me preguntaste acerca de tu auto, y te dije que les tomaría una semana o más localizar el repuesto.
    – ¿Y no era verdad?
    – Esa mañana habían entregado tu auto aquí -le respondió para su asombro y ella abrió mucho los ojos-. Estaba y todavía está, encerrado en una de los edificios exteriores.
    – Pero, ¿por qué? -tuvo ella que decir-. ¿Para qué mentir? ¿Por qué no podías…?
    – ¿Por qué no podía revelártelo? -Fabia sintió-. ¿Para qué? -dijo él con arrogancia-. Quizá te lo hubiera dicho, pero me puse furioso cuando almorzaste con mi secretario y celoso, claro -insertó-, y luego pasaste la cena platicándome de eso de todas maneras -terminó sonriendo-, aunque no quería admitir el poder que tenías sobre mí, creo que desde entonces no quería saber que podías irte adonde yo no podría localizarte con facilidad.
    – ¡Eres un demonio! -exclamó la muchacha con ternura.
    – ¿Me quieres?
    – Tanto -susurró ella y se derritió ante sus ojos, después él inclinó la cabeza y la besó en los labios.
    – Mi ángel -dijo con respiración entrecortada unos minutos después, al contemplar su hermoso rostro y sus mejillas ruborizadas por sus besos.
    – ¡Ay, Ven! -suspiró y lo adoró más cuando él se inclinó y le plantó un tierno beso en la frente.
    – ¿No es natural, que, aunque fui demasiado terco para aceptar lo que me estaba sucediendo, no puedo negar que aquella noche me dio un brinco el corazón.
    – ¿Cuándo?
    – Cuando en esta habitación, después de describirte lo de la fuente que canta, tu dijiste: qué maravilla y pensé que eras la criatura más adorable en cuerpo y alma, que jamás había conocido.
    – ¡Me dices las frases más conmovedoras! -ella suspiró.
    – Te digo sólo la verdad, amada mía -y esa vez Fabia levantó la cara y lo besó y luego descubrió que ella era la que estaba recibiendo el beso, con tal pasión que cuando Ven se hizo hacia atrás ella sintió que estaba en otra órbita.
    – ¿Este, tu… hmm… ya no me has dicho más mentiras? -estaba tratando de recuperar el control de sí misma, aunque por lo visto los besos de Vea tenían el poder de impedirle pensar con sentido común-. ¿Sólo la de… mi auto? -logró decir con cierta coherencia.
    – ¡Ah! -dijo Ven y confesó-: Bueno, en una ocasión, después de estar pensando en ti toda la noche, te llamé al hotel esperando que no te molestara.
    – Fue el jueves pasado -ella lo recordó al instante. -Correcto.
    – Tenías que ir a Karlovy Vary y me invitaste a ir contigo.
    – Incorrecto -replicó él y Fabia lo contempló admirada-. Estaba impaciente por hablar contigo, por verte -le reveló-. Cuando vi que Ivo iba a enviar un paquete por correo a la prima de su esposa en Karlovy Vary, le dije que iba a ir para allá y que se lo dejaría en la tienda donde trabaja la prima de Edita.
    – ¿Entonces no tenías para qué ir a Karlovy Vary? -le preguntó ella asombrada.
    – Para nada, sólo que tú habías dicho que deseabas conocerlo, y quería estar contigo.
    – ¿Ya té dije que eres muy capaz?
    – ¿Ya te dije que eres adorable?
    – ¡Oh, Ven! -al tiempo se detuvo mientras se abrazaban y se besaban. Luego, Ven se apartó de ella.
    – Créeme… jamás tuve la intención de acostarte en el sofá de mi sala -comentó él, con la intención de aclararlo todo.
    – Lo siento -la joven se disculpó conteniendo el aliento, estaba tan confundida para entonces que no sabía de qué se estaba disculpando.
    – Y deberías -reclamó Vendelin con tono severo, hizo una pausa, tragó saliva, y luego preguntó-. ¿De qué estábamos hablando? ¿Qué fue lo que te dije?
    – Hmm -Fabia estaba fascinada de que estuviera igual de confundida que ella-. Creo que hablábamos de Karlovy Vary.
    – Ah, sí. Esa mañana, de nuevo por celos, me enfureciste cuando estábamos tomando café y te atreviste a mencionar a otro hombre -recordó él-. Comprendí en ese momento que mi decisión de mandar a mi secretario de viaje de negocios era la correcta.
    – ¿Lo mandaste de viaje por mí? -preguntó atónita.
    – ¡Puedes estar segura! -replicó con tono fuerte y sin disculpas. Aunque luego sonrió al recordar-. ¿Pero la pasamos mucho mejor, verdad?
    – Ay, sí, fue maravilloso -declaró-. Almorzamos en un lugar llamado Becov y…
    – Y cuando estacioné el auto sentía que tenía una necesidad abrumadora de besarte.
    – ¿De veras?
    – Sí -confirmó y la besó.
    – ¡Ven! -musitó.
    – Si te hubieras fijado en mí entonces, cuando te dejé en tu hotel, cuando me dejé vencer por esa necesidad y te besé… aunque sea en la mejilla, estoy seguro que hubieras pensado, "pobre Ven".
    – ¿Crees?
    – No recuerdo haber manejado hasta mi casa. Pero cuando salí del auto y caminé hacia la puerta me percaté de que estaba cayendo bajo el embrujo de esa inglesa que había sido una compañía tan encantadora y agradable todo el día.
    – ¡Oh! -exclamó ella, fascinada y con una sonrisa traviesa, pidió-. Sigue.
    Era conmovedor verlo sonreír y la besó en la punta de la nariz por su imprudencia.
    – Y así me pasaba el día pensando en ti, y no descansaba ni cuando trataba de dormir en las noches.
    – Cuanto lo siento -dijo ella feliz.
    – Se te nota -él se rió, y continuó-. En la mañana decidí irme a Praga.
    – ¿Por mi culpa? -preguntó pasmada.
    – ¡Claro que por tu culpa!
    – Pero, ¿por qué?
    – Porque, aunque siempre había permitido que se expresaran mis sentimientos, esa vez, por alguna razón que no podía comprender, sabía que no podía hacerlo contigo.
    – ¿Por lo de la entrevista? -adivinó Fabia.
    – Para ser sincero, moje milá
    – ¿Qué quiere decir moje milá?
    – Amor mío -le tradujo.
    – Gracias -murmuró Fabia feliz y le recordó-, para ser sincero…
    – Para ser sincero -repitió él-, me tenía sin cuidado lo que escribieras en tu entrevista. Lo que sí me importaba era esa necesidad de obedecer a un instinto que me advertía que debía alejarme de ti.
    – ¿Es… estabas temeroso?
    – ¿Por qué no? Jamás había sentido la fuerza de esa emoción que llaman amor. Ese sentimiento que, incluso cuando había planeado ir a Praga, y aunque había admitido sólo que me simpatizabas lo suficiente como para evitar más problemas, me hizo darle instrucciones a Lubor…
    – ¿Acerca de mi auto? -bromeó ella.
    – Eso era diferente -le contestó-. Después de asegurarme de dejarlo bastante ocupado todo el fin de semana y sin esperar que pudieras ponerte en contacto con él para nada, le di instrucciones de que te ayudara en caso de que tuvieras algún problema.
    – Pero aclarando que sólo lo hiciera de manera impersonal.
    – ¡Aja! -confesó Ven-. No creí que te lo dijera. Claro que lo estaba haciendo por celos de nuevo -admitió.
    – Yo creí que era porque no me tenías confianza y pensabas que yo iba a interrogar a Lubor acerca de tu vida personal.
    – Amor mío -murmuró él y con sus besos borró cualquier herida, luego sacudió la cabeza y dijo burlándose de sí mismo-. Y yo creí que yendo a Praga te eliminaría de mis pensamientos.
    – No fue así, me llamaste por teléfono de Praga la noche siguiente -recordó ella con facilidad-. Pensaba que me llamabas por esa maldita y abominable entrevista, pero estabas de tan mal humor -calló al ver que él levantaba la ceja. Comprendió en ese momento que no lo perdonaría si le recordaba que ella tampoco había sido muy dulce pero él no lo hizo y sonrió.
    – ¿Y por qué no habría de estar de mal humor? -preguntó él-, te había llamado sólo porque sentía la necesidad de escuchar tu voz y, ¿qué había conseguido por mi debilidad? Esa voz no perdió tiempo en informarme que había salido a cenar la noche anterior con mi secretario.
    – Válgame Dios, los celos…
    – Sí -admitió él-. Y como si no fuera suficiente tú, a pesar de que me estaba dando cuenta de que era idiota de mi parte enfurecerme porque tú y Lubor parecían caerse tan bien, tú que no le tienes ningún miedo a mi perro, de hecho aquel día lo llevaste de paseo, parecías ya habértelo apropiado también. Decidí que era hora de regresar.
    – Volviste por unos papeles.
    – Mentí.
    – ¡Oh! -ella quedó boquiabierta y entonces se le ocurrió algo-. ¡Eres un demonio! -lo acusó con tono de adoración-. Me preguntaste si ya me habían regresado el auto del taller, cuando lo tenías encerrado aquí bajo llave.
    – Tú dijiste que planeabas ir a Praga. Para mi modo de pensar ya habías visto demasiado a Lubor y en ese momento decidí que alejarte de él era una excelente idea.
    – Y por eso me invitaste en ese momento a llevarme en tu auto a Praga.
    – Claro, y me enamoré más y más almorzando contigo, cenando juntos, observando tu inocente regocijo mientras admirabas el reloj astronómico al dar la hora. Cuando te besé aquella noche, y acepté que te deseaba, comprendí que, estando la situación tan explosiva, debía sacarte de allí y regresar contigo a Mariánské Lázne.
    – Pero no lo hiciste.
    – Creí que iba a poder controlarme, pero al día siguiente habíamos estado recorriendo Praga y regresamos a nuestra suite y te miré a los ojos y sentí que me ahogaba. La única manera en que podía protegerte era desapareciendo esa noche.
    – Me dijiste que tenías un compromiso.
    – ¿Te acuerdas de todo?
    – Te amo -volvió a decir ella con sencillez y recibió un beso de recompensa.
    – ¡Ay, adorado corazón! -Ven suspiró y la estrechó en sus brazos durante largos, largos minutos de felicidad.
    – Si te sirve de consolación -murmuró Fabia, un poco después-, yo estaba verde de celos cuando saliste esa noche.
    – ¿De veras? -exclamó él retirando la cabeza para verla.
    – Sí, pero no quise admitirlo.
    – Claro -asintió Ven, pero añadió para deleite de ella-. Y yo desde luego, no tenía ningún compromiso esa noche.
    – ¿En serio?
    – De verdad. Quería quedarme contigo, pero por amor a ti, tenía que irme. Y tampoco me atreví a regresar hasta estar seguro de que estabas dormida y de que no iba a caer en tentación -muda, lo observaba con incredulidad-. Luego, anoche, después de un día sublime, salimos a cenar y yo empecé a admitir que me estaba enamorando de ti.
    – Pensé que estabas un poco preocupado -murmuró ella feliz.
    – Y yo -replicó él acariciando su nariz-, pensaba que estabas un poco fría a ratos.
    – Perdón -se disculpó-. Como defensa, sólo puedo alegar que apenas me acababa de dar cuenta de que estaba enamorada de ti. Mi conciencia, sobre ese dolor de cabeza de la entrevista que me encargó Cara, no me dejaba en paz, porque te estaba yo engañando haciéndote pensar que yo era ella.
    – ¡Ay mi pequeña y adorable mujercita! -susurró él y por su tono ella sabía que la había perdonado-. No sé ni cómo decirte esto… -hizo una pausa, pero había decidido obviamente, decírtelo todo-. Es un hecho, querida, que yo jamás le prometí una entrevista a tu hermana, ni a ninguna otra persona que representara a la revista Verity.
    – ¿Cómo?
    – Si lo hubiera hecho puedes estar segura de que hubiera estado ese viernes para cumplir con lo prometido.
    – ¡Pero… pero Cara tenía una carta tuya! -Fabia trató de comprender y de aclarar el asunto-. Ella…
    – Ella recibió una carta de Milada Pankracova, firmada por ella, pero…
    – ¡Tú no se la dictaste!
    – Creo que fue lo último que hizo antes de que dejara el trabajo.
    – Tú la despediste -recordó Fabia.
    – No hacía su trabajo como Dios manda. Sin embargo, cuando escuché que utilizaba un lenguaje despreciable con mi ama de llaves y que era grosera con Ivo, decidí que no era la persona que necesitaba.
    – La despediste allí mismo.
    – Le di una hora para vaciar su escritorio. Una hora en la que, a sabiendas de que yo nunca concedo entrevistas, le escribió a tu hermana, y le concedió una cita.
    – ¡Válgame Dios! -exclamó Fabia-. Eso no estuvo nada bien.
    – Y eso es decir poco -Ven sonrió y la miró con adoración-. No sólo habría puesto a tu hermana en un aprieto, ya que no hubiera podido encontrarme si todo hubiera resultado como yo lo tenía planeado…
    – ¿Por qué te fuiste a Praga?
    – No tenía planeado ir a allá entonces. De acuerdo a mis planes, debía estar concentrado en el último capítulo de mi obra, que es cuando por nada del mundo acepto interrupciones y Milada lo sabía muy bien. Lo que ella no sabía, claro, era que había terminado de escribir unos días antes de lo que esperaba y por eso no estaba aquí cuando tú, en lugar de tu hermana, llegaste.
    – ¿Quieres decir que cuando te mostré la carta que Milada le envió a Cara era la primera noticia que tú tenías de la entrevista? -ella no daba crédito a lo que le estaba diciendo.
    – Efectivamente -pero antes que ella se sintiera mortificada expresó-. ¿Te he dicho ya lo feliz que estoy con toda mi alma de que hayas venido?
    – ¡Oh, Ven! -suspiró-. ¡Así que Lubor no estaba bromeando cuando le sorprendió que tú hubieras concedido una entrevista! Él sabía que era un error.
    – Cuando regresé de dejarte en el hotel aquel lunes, le pedí que me trajera toda la correspondencia con Verity. No había ninguna.
    – ¿La había destruido Milada Pankracova?
    – Así parece.
    – ¡Qué odiosa mujer!
    – Pero Lubor me dijo que la entrevista estaba anotada en tu diario -recordó Fabia de repente-. ¡Me aseguró que la habían pasado por alto, te lo juro!
    – ¿No te dije que es muy buen secretario? -sonrió-. En sus referencias estaba que es una persona de gran lealtad.
    – ¡Caramba! -exclamó ella y reflexionó sobre todo lo que había sucedido porque Milada había querido jugarle a Ven una mala pasada-. Y allí estaba yo, en Praga, pensando que no querías discutir lo de la entrevista porque estabas fatigado de haber trabajado durante tanto tiempo sin ningún descanso.
    – Puedo recuperarme muy rápido -la informó Ven-. Aunque ya que hablamos de Praga otra vez, tengo que explicarte que, cuando regresamos a nuestra suite después de cenar esa noche, sintiendo que mis emociones estaban en ebullición, tuve que inventar que tenía una cita con alguien…
    – Inventar… no…
    – Necesitaba estar solo para pensar las cosas, tú me distraías demasiado -murmuró él.
    – Qué bueno -comentó ella-. Y yo me acosté a dormir sintiéndome desgraciada y con la conciencia llena de Culpa por mis pecados, tuve la horrible pesadilla dé que tú estabas en peligro. ¡Fue casi dormida que salí corriendo a la sala, para tratar de salvarte!
    – ¡Tú querías salvarme! -exclamó con felicidad Ven y tuvo que besarla-. Yo necesitaba ayuda de alguien cuando volví al hotel y descubrí que habías tomado el tren de regreso a Mariánské Lázne.
    – Tú… hmm… ¿regresaste por mí?
    – Corriendo como conejo. A pesar de que todavía no me había percatado bien del motivo por el cual lo estaba haciendo, decidí regresar y estuve aquí una hora antes de que el tren oficialmente llegara. ¡Y estaba retrasado!
    – ¿Sabías que había llegado retrasado? ¿Llamaste a la estación?
    – A la estación. Al hotel. A Inglaterra, yo estaba hecho un nudo de tensión, de nervios y de miedo.
    – ¿Miedo? -ella abrió más los ojos.
    – Miedo de que te fueras de Checoslovaquia sin antes ir a tu hotel -le reveló y luego esbozó una sonrisa amarga-. Por primera vez en mi vida no podía pensar con lógica, porque ¿para qué ibas a tomar un tren a Mariánské Lázne si pensabas irte del país?, para eso tomarías el avión desde Praga. Descubrí que el amor no tiene lógica.
    – De modo que no podías razonar -advirtió ella encantada de estar escuchando todo lo que le había revelado-, y…
    – Y -continuó él-, me puse más y más nervioso porque no tenía tu dirección en Inglaterra.
    – ¿Me hubieras buscado allá?
    – Claro -declaró él sin titubeos, haciendo que el corazón de Fabia estallara de alegría-. Gracias a Dios no tuve que hacerlo. Aunque entonces no lo sabía, así que llamé a tu hotel y mientras insistí en que me avisaran, sin que tú supieras, en el momento en que llegaras…
    – ¡Les pediste que te llamaran!
    – Seguro -señaló-. Y al mismo tiempo les pedí tu dirección en Inglaterra.
    – ¡Cielos! -ella empezó a comprender lo angustiado que debía haber estado.
    – Pero ellos, incompetentes y tontos, creí, me dieron tu dirección en algún lugar en Gloucestershire, cuando yo quería tu dirección en Londres.
    – Estabas a punto de descubrir mi engaño -insertó Fabia.
    – Faltaba poco para que me volviera loco -la corrigió Ven-. En mi trabajo lo más natural es confirmar todos los datos de la investigación. En ese momento recordé que Lubor me dijo que había dejado tu tarjeta de presentación en mi escritorio.
    – No me digas que todavía la tenía.
    – Sí; con el pretexto de tener que regresarle una pluma que había olvidado, Cara Kingsdale, en mi casa, objeto que podía tener algún valor sentimental, llamé a la revista Verity.
    – ¿Ellos te dieron la dirección de la casa de Cara?
    – No sólo eso, sino que mostrándose ansiosa de complacerme, la mujer con quien hablé sugirió que, en vez de mandar el paquete a nombre de Cara, lo enviara, para estar más seguro de que le llegara, con su nombre de casada.
    – Sálvame, Dios -musitó la muchacha.
    – Puedes sentirte avergonzada. ¡Pasé un infierno! -la regañó Ven-. Estaba tan alterado, ¡casada!, repetí y para encubrir mi sorpresa le dije: Se ve demasiado joven para ser casada, y la amable mujer contestó: Cara me va a matar por revelarlo, pero cumplirá veintinueve en agosto. Lo sé porque cumplimos el mismo día.
    – Te dije que tengo veintidós años.
    – Sí, me daba cuenta de que no podías tener veintinueve. Pero como todo estaba explotando a mi alrededor, todavía no salía de mi confusión cuando me llamaron del hotel para decirme que acaba de llegar.
    – Tú… -empezó Fabia a decir y luego entendió-. ¡Le ordenaste a Lubor que me llamara para avisarme que habían entregado ya mi auto.
    – ¡No estaba de humor para hablar contigo personalmente! ¿Tienes idea, mujer, de lo que sentía mientras esperaba mirando desde la ventana que llegaras en el taxi?
    – ¿Ya sabías entonces que estabas enamorado de mí?
    – Supe en el momento en que colgué el auricular después de llamar a Inglaterra, que no sólo te amaba con todo mi corazón, sino que de ninguna manera podía aceptar que estuvieras casada con nadie más que conmigo.
    – ¡Ay! -exclamó ella apabullada.
    – ¿Sí me quieres, verdad? -preguntó Ven con ansiedad.
    – Claro que te quiero y mucho.
    – Mira como me has dejado… -sonrió él con ternura-. Pero claro, no tuve más que un rato para pensar por qué querías irte, si estabas dispuesta a no cumplir la promesa que le hiciste a tu hermana, ¿qué podía ser?, sospeché que estabas huyendo de mí porque me amabas y porque te había lastimado mucho que te acusara de empalagosa.
    – Eres muy inteligente -susurró ella temblando.
    – Entonces saca a este hombre inteligente de su desolación y dime… ¿vas a casarte conmigo?
    – ¿Estás seguro? -preguntó ella sin dar crédito a sus oídos.
    – Jamás he estado más seguro en toda mi vida. Cásate conmigo, Fabia -insistió-. Deja que vaya contigo a Inglaterra, a conocer a tus padres y a concederle a tu hermana la entrevista que te trajo a mí, y…
    – ¿Permitirías que Cara te entrevistara?
    – No hay nada que no esté dispuesto a hacer por ti -contestó él, y frustrado imploró-. Por amor de Dios, mujer -recordando un comentario que ella había hecho durante el almuerzo en Becov-, dame una respuesta directa a una pregunta directa, ¿vas a casarte conmigo?
    – ¡Oh, Ven, amor mío! -sollozó ella-. Sí, claro que sí.
    – ¡Por fin! ¡Gracias amada mía! -declaró fervientemente y cuando inclinaba la cabeza para besarla con ternura, declaró-: Nos casaremos pronto, núlacku. ¡No quiero esperar más a tenerte de nuevo apasionada en mis brazos… serás mía.

Jessica Steele


***

Top.Mail.Ru