Скачать fb2
Por el amor de un hombre

Por el amor de un hombre

Аннотация

    Demasiado tentador para resistirse…
    Nick Cooper no podía creer que estuviera allí compartiendo habitación con Danielle Douglass, el objeto de todas sus fantasías de adolescente. Tener que compartir aquella enorme cama con ella no hacía más que encender el deseo que siempre había sentido por aquella mujer. Pero lo que ella necesitaba de él era protección, no sexo… Lo que Nick no sabía era durante cuánto tiempo iba a aguantar sin acariciar aquel delicioso cuerpo…
    A Danielle le habría encantado estar allí con el atractivo Nick Cooper en cualquier otra circunstancia, pero ahora estaba en peligro y, justo por eso, no debería estar tan distraída. Debería estar planeando el siguiente paso que debía dar, no fantaseando con él. Cuanto más tiempo pasara a su lado, menos ganas iba a tener de huir y más de seducirlo.


Jill Shalvis Por el amor de un hombre

   

Prólogo

    Danielle respetó el semáforo en rojo, como si no acabara de violar la ley, antes de entrar en la autopista que volvía hacia Providence.
    – Y bien -miró a su pasajera-. Ya es oficial. Estamos al margen de la ley. Somos fugitivas.
    Sadie no contestó; estaba absorta disfrutando del aire que entraba por la ventanilla abierta.
    – Al menos el coche no es robado -siguió Danielle-. Pero tenemos que devolvérselo a Emma mañana -soltó una carcajada que parecía más histérica que alegre, y buscó luces de policías por el espejo retrovisor-. Me pregunto si nos dejarán estar en la misma celda en la cárcel.
    Sadie metió la enorme cabeza en el vehículo y volvió el cuello grueso hacia Danielle. Dejó colgar la lengua y jadeó en señal de asentimiento.
    Danielle suspiró a su mastín de un año, una perra que había criado con su novio.
    Exnovio.
    Exnovio psicópata.
    Por suerte, Sadie no era psicópata. Solo insegura con los hombres.
    Igual que ella.
    Danielle volvió a mirar por el espejo retrovisor, agradecida de no ver nada aparte del tráfico y los brillantes colores de la primavera en el campo de Rhode Island.
    Había conseguido robar a Sadie. Había ido a casa de Ted, donde este tenía a la perra en el jardín, al sol, sin agua, y había soltado al agradecido animal, que se había puesto como loco al verla.
    – Me gustaría que pudieras hablar -miró el espejo retrovisor una vez más-. O abrazar. No me vendría mal un abrazo ahora.
    Sadie dejó de jadear y la miró con el corazón en los ojos. Como si Danielle fuera su heroína.
    – Deja de hacer eso -miró por el parabrisas-. No soy ninguna heroína.
    Se le encogió el estómago. Si lo hubiera sido, habría sido también lo bastante lista como para anticipar aquello. Y lo bastante fuerte para proteger a Sadie.
    Casi había llegado demasiado tarde. Y era la pobre perra la que había pagado las consecuencias durante el tiempo que Ted las mantuvo separadas. Y dado el modo en que Sadie observaba todos sus movimientos, no había duda de que la habían descuidado por completo. Era un crimen, ya que la perra era un verdadero encanto, aunque fuera un encanto de setenta y cinco kilos.
    De acuerdo, era grande, con una cabeza enorme y un cuello firme como una roca. Pero era adorable y era suya. Bueno, al menos la mitad.
    No tenía ni idea de dónde iban a vivir ahora que Ted había cambiado las cerraduras de la casa, le había robado el coche y vaciado su cuenta corriente.
    La policía no tenía tiempo para ocuparse de su caso. En primer lugar, la casa era de Ted, lo que le dejaba pocos recursos legales. En segundo lugar, Ted le había comprado el coche que había recuperado ahora.
    El dinero, sin embargo, era todo suyo, lo había ganado con su trabajo de entrenadora profesional de perros. Pero tampoco ahí tenía recursos legales, ya que ella había dado a Ted el número clave de su tarjeta bancaria.
    Danielle podía soportar su estupidez al dejarse robar, pero vivir sabiendo que había estado a punto de dejar a Sadie a merced de un hombre que podía hacerle daño era otra cuestión.
    La perra, cuyos movimientos limitaba el cinturón que le cruzaba el cuerpo, se apoyó sobre la joven con fuerza. Era su forma de abrazarla.
    El nudo que Danielle tenía en la garganta se debía más al estrés que a otra cosa, pero estaba dispuesta a dejarse consolar.
    – Gracias -dijo. Sonrió cuando la perra la lamió desde la barbilla hasta el pómulo.
    Pero ni siquiera el amor de una mastín inglesa encantadora podía enmascarar los hechos. Era una fugitiva. Ella, una mujer que cumplía las normas hasta el aburrimiento, se había convertido en una delincuente que tenía cuarenta y nueve dólares en el bolsillo, un ordenador portátil y el depósito de gasolina del coche que le había prestado su amiga Emma.
    – Pero no podía hacer otra cosa -le dijo a Sadie.
    Y era cierto. Después de que quedara claro el terrible malhumor de Ted contra la perra, no podía hacer otra cosa.
    ¿Cómo podía haber estado tan ciega durante tanto tiempo?
    Pero conocía la respuesta. Ted era rico, inteligente, guapo… y se interesaba por ella, Danielle Douglass, una mujer corriente de clase baja, sin padre y con una madre indiferente que había tenido poco que dar a su hija.
    Ted, en contraste, le había colmado de atenciones, la había convertido en el centro de su mundo.
    Le dolía haber sido tan superficial como para dejarse engañar por algunas frases bonitas y una sonrisa seductora. Pero la sonrisa no duró, y Ted poco a poco empezó a absorberla, fundir su vida con la de él, hasta dejarla insegura, desequilibrada y más sola que nunca, y había estado sola muchas veces.
    Su furia contra Sadie fue la última gota.
    Danielle sabía que su reacción se debía al hecho de que ella quería a la perra más que a él, de que había herido su orgullo, y quizá también al hecho de que Sadie había perdido en su última competición canina, pero no importaba.
    Ya estaba fuera de su vida. Y la perra también.
    Estaba muy cansada. Consecuencia de dormir en el coche prestado durante una semana, usando la ducha de un amigo cuando se atrevía, esperando el momento propicio para recuperar a su perra.
    Claro que la ley no lo consideraría así, ya que Ted tenía todos los papeles de Sadie en su caja fuerte. Danielle suponía que, con tiempo y dinero, podía intentar probar la verdad: que aunque los dos tenían custodia física del perro, siempre fue ella la encargada de ofrecer afecto y cuidados.
    Pero no disponía ni de tiempo ni de dinero. Ted no se tomaría bien que le hubiera quitado a Sadie delante de sus narices… ni le importaría haber sido el primero en hacerlo. Lo mejor que podía hacer era desaparecer deprisa. Si pudiera hacerse con una buena foto profesional de Sadie, podría acudir a Donald Wutherspoon, un director artístico al que había conocido en una competición canina meses atrás, y con suerte conseguirle un anuncio a Sadie.
    Eso implicaría dinero. Lo cual implicaría seguridad. Estabilidad. Dos cosas que definitivamente necesitaba en su vida.
    Salió de la autopista con decisión. Primero compró dos hamburguesas gigantes, una para sí y la otra para Sadie. Después buscó un teléfono; en las páginas amarillas de Providence aparecían dos estudios de fotografía. Cerró los ojos y señaló uno a ciegas con el dedo.
    – Deséame suerte -le dijo a la perra antes de marcar.

Capítulo Uno

    El teléfono sonó una y otra vez. Pero Nick Cooper, que tomaba el sol tumbado en la hamaca, con una copa en equilibrio sobre su vientre, fingió no oírlo.
    Él no tenía la culpa de que sus hermanas hubieran abandonado el barco y dejado el estudio de fotografía de su propiedad para buscar al hombre de sus vidas.
    De acuerdo, no era cierto que hubieran abandonado el barco. Kim se había casado y merecía irse de luna de miel. Kate, su hermana melliza, también merecía unas vacaciones, razón por la cual se hallaba en ese momento en Hollywood con su nuevo novio.
    Y después de todo, le habían preguntado si le importaba. Y él fue incapaz de decir que sí a aquellos cuatro ojos suplicantes y expresivos.
    El teléfono siguió sonando.
    – No soy un contestador automático -dijo al aire de la primavera, odiando la idea de moverse ni un centímetro.
    Pero aquel era su trabajo, después de todo. Había mirado a sus hermanas a los ojos y se había rendido como un cobarde, prometido anotar mensajes y dar citas y ser simpático con la gente que llamara.
    Aunque ser simpático no fuera su especialidad.
    – De acuerdo, sí, sí. Ya voy.
    Eh, él también estaba de vacaciones. Permiso sin sueldo, en realidad, de su trabajo como periodista. Tenía un gran empleo, un premio Pulitzer y la libertad necesaria para viajar por el mundo como se le antojara.
    Oh, y un caso grave de agotamiento.
    Suponía que verse obligado a ir a Estados Unidos, a Rhode Island en particular, de vuelta a la llamada vida normal para asistir a la boda de Kim había sido en cierto modo una bendición. En cierto modo.
    Al menos la relajación que estaba suponiendo no estaba nada mal.
    – ¿Diga? Fotografías Providence -dijo en el auricular. Suspiró en silencio y procuró adoptar un tono amable-. ¿En qué puedo ayudarlo?

    No mucho después, Nick oía abrirse la puerta del estudio. Era difícil no oírla con las campanillas ridículas que alguien había puesto. Seguramente Kim, quien era una adicta a ese tipo de cosas.
    ¡Maldición! La cliente llegaba temprano. Era sin duda la mujer que había llamado preguntando por un retrato para un perro.
    ¿Quién diablos podía tirar el dinero en una fotografía de estudio de un perro nada menos?
    Ese tipo de extravagancias enojaban a Nick, que acababa de volver de un viaje reciente por Sudamérica, donde había estado en algunas de las regiones más pobres del mundo.
    Pero no era cosa suya preocuparse por la mujer y su extraña petición. Le había ofrecido darle una cita para cuando volvieran sus hermanas. Ellas eran las expertas, él se limitaba a contestar el teléfono como un buen hermano mayor.
    Y a dormitar, a dormitar mucho.
    Pero la mujer parecía desesperada y al borde del pánico. Incluso se puso a suplicar cuando intentó librarse de ella. Y qué diablos, aquello había acabado con él. Aquella voz suplicante como si de ello dependiera su vida…
    Nick movió la cabeza. Su familia lo había acusado a menudo de tener complejo de salvador del mundo, y tal vez fuera cierto en parte. Pero sobre todo, pensaba él, tenía complejo de mujeres.
    No podía resistirse a ellas.
    Y en ese aspecto, era un placer estar de vuelta, ya que tenía citas pendientes para todo el resto de su estancia. Se merecía jugar un poco después de todo lo que había visto y hecho en nombre del periodismo en el último año.
    – ¿Hola? -preguntó una voz de mujer.
    Oh, sí. Decididamente era la mujer del teléfono. Con aquella voz que podía fundir el Ártico. ¡Ah! Era un blando sin remedio.
    – ¿Se puede?
    – Ya la he oído -gritó él-. Espere un momento.
    Estaba en el cuarto oscuro, terminando de revelar un carrete que había tomado en Belice unas semanas atrás. Un hobby, no una profesión, lo que explicaba que hubiera estado a punto de arruinar el carrete entero.
    Pero se alegraba de no haberlo hecho. Cuando salió de Sudamérica para la boda de su hermanal estaba agotado, y acababa de terminar un artículo sobre crímenes y violencia entre dos capos de la droga rivales. De camino al aeropuerto, encontró un grupo de niños jugando a un lado de la carretera. No como jugaban en los Estados Unidos, con juguetes, máquinas y objetos electrónicos. No, aquellos niños seguramente no habían tenido un solo objeto de su propiedad en toda su vida.
    Jugaban a algo con piedras, y su evidente placer por estar vivos y poder jugar le había llegado al alma.
    Había una foto de un chico de no más de seis años, medio desnudo, y con las costillas y el estómago sobresaliendo de su cuerpo. Sujetaba su tesoro de piedras con una sonrisa sin dientes que hizo sonreír también a Nick.
    – Le agradezco que me haya recibido así -dijo la voz de la mujer, ahora al otro lado de la puerta, lo que hizo que Nick dejara de pensar en Sudamérica para volver definitivamente al presente.
    La voz femenina seguía sonando dulce, suave y bastante nerviosa.
    – No es problema -se preguntó si tendría una cara y un cuerpo a juego con aquella voz sensual. Si era exuberante y llena de curvas o delgada y pequeña. Se preguntó si usaba una ropa tan erótica como su voz. Si…
    – Sadie es muy buena.
    Oh, sí. Tenía un modo de hablar que hacía pensar en sexo salvaje y directo.
    – ¿Sadie?
    – Mi perra. No dará ningún problema.
    Casi lo había olvidado. Pero no podía ser muy difícil hacerle una foto a un perro, ¿verdad? Si no era capaz de hacer eso, debería cortarse la coleta y no hacer nada.
    – Enseguida estoy con usted.
    De repente estaba impaciente por hacer aquel encargo. Cierto que había planeado una tarde tranquila, pero era un hombre más que dispuesto a sacar el máximo provecho de todas las oportunidades. Estar en compañía de una mujer con una voz tan sensual también era un modo agradable de pasar la tarde, así que colgó la última foto del carrete, se secó las manos y abrió la puerta de la sala oscura.
    Y se encontró con una visión que le hizo sonreír.
    La clienta de la voz sensual estaba de espaldas a él. O más directamente, su trasero, ya que ella se inclinaba sobre una masa de algo que asumió sería la perra. Nick, que no era un entusiasta de los canes, ignoró al animal y fijó los ojos en la imagen atractiva que ofrecía su dueña.
    Llevaba pantalón corto color caqui, que en ese momento estaba subido debido a su postura inclinada, y como él era casualmente un conocedor de la lencería femenina, adivinó que llevaba tanga, ya que nada entorpecía las líneas claras del pantalón corto sobre las curvas de las nalgas.
    Lanzó un suspiro de apreciación. Sus piernas también estaban muy bien: largas, desnudas y fuertes. Y en cuanto al resto de ella, captó unos brazos largos e igualmente fuertes, que salían de una blusa blanca sin mangas, y un pelo castaño rojizo que llegaba hasta los hombros.
    Entonces ella se volvió con una medio sonrisa en la cara.
    Y Nick se dio cuenta de que conocía aquella cara, y también aquel cuerpo. Conocía aquellos ojos grises húmedos. Y una noche, hacía media vida, había conocido algo más.
    – ¿Danielle?
    La sonrisa de ella desapareció, para ser reemplazada por una expresión de sorpresa.
    – ¡Dios mío, Nick! No te veía desde…
    – La graduación del instituto -el hombre, que no apartaba la vista de ella, sacudió la cabeza al contemplar ante sí la fuente de todas sus fantasías de adolescente. Habían estado cuatro años juntos en el instituto, y aunque solo hablaron una noche concreta, él tenía ya entonces tanta imaginación que eso no había importado mucho.
    ¿Cuántas noches de adolescente había pasado tumbado en su cama, mirando el techo y pensando en la chica más sexy del instituto, sabiendo que no tenía ninguna posibilidad de estar con ella? Habría jurado que la chica no se había fijado ni una sola vez en el chico raro y desgarbado que era él entonces.
    Y sin embargo, conocía su nombre.
    Entonces oyó un gruñido raro, y se dio cuenta de que había una masa enorme de dientes y músculos al lado de Danielle.
    Gruñendo. No un gruñido amistoso de saludo, sino un gruñido que prometía que el animal era muy capaz de hacerle pedazos.
    Nick había conocido la guerra de guerrillas, había afrontado aterrizajes forzosos en territorios enemigos, conocido la fiebre tifoidea y otras emergencias, pero nunca se había imaginado en una situación como aquella.
    Miró mejor al perro, lo que esperaba que fuera un perro, ya que le llegaba a Danielle más arriba de la cadera. Su hocico era negro, y dos ojos marrones lo miraban con recelo. Su pelo, corto, era una mezcla de rayas negras y marrones.
    Sí, solo un perro.
    Lo siguiente que sintió Nick fue un golpe en el pecho con lo que parecía una bola de jugar a los bolos. Se tambaleó, golpeó la pared, y dos patas enormes lo sujetaron en su sitio a la altura del pecho, impidiendo que cayera al suelo.
    Nick miró los ojos marrones inyectados en sangre y se dio cuenta de que el perro era casi tan alto como él. Tenía una lengua enorme, mucha saliva y un aliento espantoso. Fue todo lo que pudo captar antes de que Danielle le quitara aquella mole de encima.
    – Sadie -riñó-. Tienes que dejar de saludar así a la gente.
    Nick se enderezó y pasó una mano por la camisa. Hizo una mueca al encontrar rastros de saliva.
    – ¿Saludar? -preguntó.
    – Bueno, es un poco corta de vista. Le gusta verte la cara de cerca.
    – Aja -Nick miró al perro más grande que había visto en su vida-. Yo creía que quería comerme.
    – ¡Oh, no! Sadie es un verdadero encanto, no le haría daño a nadie -para probarlo, se inclinó y tomó el hocico de Sadie en sus manos, con una sonrisa que parecía una mezcla de indulgencia y tristeza infinita-. Ha pasado una mala temporada, eso es todo.
    Nick adivinó que lo mismo podía decirse de su dueña. Sabía poco de ella, aparte de que había sido la protagonista de todas sus fantasías húmedas durante varios años, pero su instinto solía acertar bastante. Y el agotamiento que expresaban los ojos de la joven y su modo de moverse indicaba que algo iba mal. ¡Qué diablos! Casi se podía oler.
    Y deseaba con todas sus fuerzas preguntarle por ello. ¿Podría ayudarla él? Lo había hecho una vez, aunque siempre se había preguntado si las cosas habrían sido diferentes en caso de que ella le hubiera permitido hacer más. Le sobresaltó la idea de que había vuelto a caer en el deseo de querer salvarla.
    Pero, eh, estaba de vacaciones. No se le exigía que salvara a nadie. Solo tenía que descansar, hacer algunas fotos, hacer el amor si podía y hacer lo que se le ocurriera que no exigiera pensar mucho.
    Y sin embargo, era también incapaz de ignorar los problemas de nadie. Estaba abriendo ya la boca para preguntarle por ello cuando la joven lo miró con curiosidad.
    – ¿Quién le va a hacer la foto a Sadie?
    – Lo tienes delante.
    – Oh. ¿Podemos empezar? Voy un poco… apremiada de tiempo.

Capítulo Dos

    Nick miraba a Sadie con un recelo que en otras circunstancias le habría resultado gracioso a Danielle. Pero aquello no era un capricho. Y era cierto que el tiempo apremiaba, aunque a ella le habría gustado poder parar el reloj y mirar a gusto.
    Nick Cooper. Había pensado a menudo en él, se había preguntado si… Pero no. No podía volver atrás. Lo hecho, hecho estaba.
    – Supongo que no podré convencerte de que esperes -dijo él-. Como ya te dije por teléfono, mis hermanas…
    – No -como medio esperaba que apareciera la policía en cualquier momento, y todavía no había demostrado ser la dueña de Sadie, tenía que convencerlo-. No puedo esperar.
    Los ojos de él siempre habían sido increíbles, casi hipnóticos con aquel tono verde profundo, y ahora cayeron sobre ella, sopesándola despacio. Amables, sí, y también compasivos, pero ella no necesitaba amabilidades y simpatías, necesitaba las fotos.
    – Bien, ¿por qué no me cuentas lo que te pasa? -preguntó él después de un momento.
    Seguía siendo intuitivo, dispuesto todavía a dejar a un lado todo lo demás y acudir en su ayuda. Pero ya no era una chica de diecisiete años perdida, asustada y desesperada. No necesitaba su ayuda, necesitaba su cámara.
    – No me pasa nada -repuso con una sonrisa forzada.
    Nick la miró un instante largo. Como antes, tomándose tiempo. Y como antes, la puso nerviosa porque no tenía ni idea de lo que veía cuando la miraba así.
    Pero él se limitó a asentir con la cabeza.
    – Está bien.
    Danielle lo siguió por el pasillo hasta uno de los estudios, nerviosa todavía. Nick se conservaba en muy buena forma física. Llevaba vaqueros desteñidos de aspecto suave, aunque no parecía haber nada suave en él. Se ceñían a su trasero y sus muslos y la tela de la camisa apretaba sus hombros amplios. No podía dejar de mirarlo.
    Mientras lo observaba con aire estúpido, preguntándose cómo el chico que conocía se había convertido en aquel hombre perfecto, él volvió la vista y la sorprendió mirándolo.
    Sonrió con sencillez; el gesto resultaba tan contagioso que ella estuvo a punto de hacer lo mismo.
    Por ridículo que pareciera, aquel hombre no era solo una aparición del pasado, sino algo más, algo más profundo, algo que ella no quería afrontar encima de todo lo demás. Sabía instintivamente que resultaba peligroso para su tranquilidad mental.
    – He pensado a veces en ti -dijo él-. Dónde estarías, lo que harías.
    La joven se encogió de hombros.
    – Nada especial, de verdad.
    – Siempre fuiste especial -repuso él-. Y todavía lo eres.
    Había estado sola desde… bueno, desde siempre. No necesitaba a nadie. Y menos ahora, después de lo de Ted. Así que no era posible que mirara aquellos ojos verdes y sintiera un gran anhelo de abrazarse a él y pedirle ayuda.
    Que su vida fuera un desastre no implicaba que tuviera que desmoronarse delante de una cara conocida. No había ninguna razón para ello.
    – Yo hace mucho que no pienso en el instituto -contestó.
    – Yo intento no pensar en él en absoluto.
    Danielle lo creía. Por algún motivo, ella era popular en aquellos días. Nunca supo por qué. Había nacido pobre y trabajaba en un garito de comida basura hasta altas horas de la noche para ayudar a su madre a pagar el alquiler. En consecuencia, no sacaba muy buenas notas, y sin embargo, salía con el grupo más popular del instituto, al menos los días en que estaba lo bastante despierta como para hacer vida social y no se caía de agotamiento.
    En su grupo no eran siempre amables, pero por algún motivo a ella la aceptaron. Aunque todavía la preocupaba pensar en los muchos otros de los que se burlaban o con los que se mostraban crueles sin más razón aparente que la de demostrar que podían hacerlo.
    Nick había sido uno de aquellos chicos.
    Lo recordaba bien. Era ya guapo, aunque entonces resultaba alto y desgarbado hasta el punto de parecer delgaducho, y duro. Muy duro. Demasiado para que su grupo no intentara vencer su resistencia. Lo atormentaban bastante, aunque él no cedió ni un ápice ni dio a entender en ningún momento que lo molestaran lo más mínimo.
    No le había hecho nada personalmente, pero la avergonzaba haber estado con otras personas que sí. Chicos que intentaban buscar pelea o chicas que lo despreciaban.
    A Nick parecía no importarle; seguía con su vida como si no existieran. Hasta aquella noche en que ella lo necesitó y él la ayudó sin preguntas ni recriminaciones.
    Igual que se ofrecía a hacer ahora.
    Era muy diferente al chico que había sido. Sus hombros ya no parecían demasiado amplios ni el pecho muy ancho para el resto del cuerpo, que había pasado de una delgadez absoluta a la perfección.
    Se había vuelto… espectacular. No había otra palabra más precisa.
    Pero no importaba. A ella eso le daba igual. Ya se había fijado antes en una cara interesante y había terminado en aquella situación. No quería más hombres en su vida, y menos aún hombres tan guapos. Tenía otras preocupaciones.
    Como por ejemplo que era una fugitiva de la ley.
    Meros detalles.
    Y estaba tan absorta en esos detalles, y en el hecho de que Nick poseía seguramente el mejor trasero que había visto nunca, que no se dio cuenta de que se había parado delante de un estudio abierto hasta que chocó contra él.
    – ¡Ah! -levantó automáticamente las manos para agarrarse y las colocó en la espalda de él. Las retiró en el acto. El cuerpo de él estaba caliente al tacto y duro como una piedra-. Perdón.
    Nick no pareció nada molesto, sino más bien lo contrario. Se volvió y le sonrió.
    – Bueno… -estuvo a punto de tartamudear ella-. ¿Por dónde empezamos?
    – Trae a… -señaló la correa que sostenía ella.
    Sadie, que sacaba la cabeza por detrás de las piernas de Danielle con aspecto de preferir soportar a diez como Ted antes que estar allí.
    La perra ladró con recelo, con nerviosismo, y se echó hacia atrás.
    Danielle la convenció para que entrara en el estudio con una galleta que sacó del bolsillo mientras Nick se adelantaba a hacer los preparativos.
    – Mira -susurró la joven, de cuclillas delante del animal nervioso-. Hazlo por mí. Hazlo por nuestro futuro -tomó el hocico de Sadie entre las manos y la miró a los ojos-. Por favor.
    La perra se adelantó y le lamió la barbilla y Danielle la abrazó con fuerza.
    – Lo sé. Tú me quieres y yo a ti -dijo con suavidad-. Todo saldrá bien.
    – ¿Qué saldrá bien? -preguntó Nick, que se había colocado detrás de ella.

Capítulo Tres

    – ¿Danielle? ¿Qué saldrá bien?
    Los ojos de la joven se encontraron con la mirada curiosa de Nick. Soltó a la perra y se puso en pie.
    – Las fotos -dijo animosa-. Las fotos saldrán bien.
    – Aja.
    Nick la observó un instante largo de aquel modo personal e intenso tan suyo, un modo que daba a entender que no se le escapaba nada.
    Pero a ella tampoco. Tal vez lo hubiera conocido de adolescente, pero de eso hacía mucho tiempo. Ahora no sabía nada de él, y no tenía motivos para confiar en él aunque quisiera.
    Los ojos de él seguían fijos en los suyos.
    – Necesitas un fondo. ¿De naturaleza o tradicional? -sacó varios y se los fue mostrando-. No soy un profesional, así que elige el que más te guste.
    ¿No era un profesional? Quería preguntarle qué era, pero eso implicaría aprender a conocerlo, eso sería abrirse a él, y no podía hacerlo.
    – No pareces muy contento de hacer esto.
    – Dije que lo haría.
    Su tono sugería que siempre hacía lo que decía. Pero ella sabía que esa no era la cuestión. La gente mentía. La gente cambiaba. No se podía confiar en la gente. Respiró hondo.
    – El fondo de naturaleza, por favor.
    Nick sonrió y tiró de una pantalla que mostraba un claro de bosque rodeado de pinos, hierba y un arroyuelo.
    Danielle pensó que aquella sonrisa debería ser catalogada como un arma peligrosa. Observó las manos de él sobre la pantalla, colocándola en su sitio, embrujada por los músculos de sus antebrazos, por el movimiento firme de su cuerpo cuando se enderezó y la miró.
    – ¿Cómo quieres al perro?
    – Ah… -Danielle movió la cabeza para despejarse y miró a Sadie, que la observaba con recelo y preocupación-. De pie en ángulo con la cámara para mostrar bien su color.
    – ¿Color?
    – La mayor parte de los de su raza son de un tono rojizo, pero las rayas oscuras de Sadie era lo que buscaban los primeros criadores ingleses cuando cruzaron un mastín con un bulldog. Quiero que se vea eso.
    – Entendido -acercó un ojo a la lente y jugó con la cámara-. ¿A qué te dedicas ahora?
    – Amaestro perros.
    Nick apartó el rostro de la cámara para mirarla.
    – ¿Para otras personas?
    – Sí.
    – ¿Y todos son así? -señaló a Sadie, que se miraba la cola como si quisiera perseguirla.
    – ¿De esta raza? La mayoría.
    – ¿Por qué?
    – ¿Por qué? -miró a la perra y se preguntó cómo era posible que la gente no percibiera enseguida su encanto natural-. Bueno… me gustan los perros grandes, y estos tienen poco pelo, lo que hace que sea fácil prepararlos para competiciones. ¿Ves su maquillaje natural, con esa máscara negra y los ojos como si llevara rímel? -tomó la cara grande de Sadie y la besó en el hocico-. Adorable. Pero además no tienes que pasarte horas acicalándola. Está mejor al natural. El único instrumento que necesito es una toalla para la saliva.
    – Querrás decir un cubo -señaló el hombre, observando dos líneas largas salir de la boca de Sadie y aterrizar en la alfombra.
    Danielle se puso a cuatro patas al lado de la perra, secó la saliva y aprovechó para colocar las patas del animal donde quería que estuvieran; situó primero las dos delanteras y después se arrastró hasta las de atrás; Sadie le lamió la cara.
    Nick soltó una carcajada.
    Danielle ignoró aquel sonido contagioso y el modo en que le cosquilleaba el vientre y volvió a intentarlo. Se inclinó hacia adelante y colocó a Sadie en su sitio.
    – Ahí. Quédate ahí. Oh, perfecto. Nick, date prisa.
    El hombre se agachó detrás de la cámara. Danielle, todavía a cuatro patas, se apartó deprisa.
    Y Sadie se tumbó.
    Nick se enderezó detrás de la cámara y miró a Danielle enarcando las cejas.
    La mujer ignoró su gesto.
    – No estás colaborando -le dijo a Sadie; se acercó a gatas hasta poder mirarla nariz con nariz-. Ahora probemos de nuevo.
    Oyó un sonido raro a sus espaldas.
    Giró y vio a Nick de pie al lado del trípode. Mirándola. Mirando más concretamente el trasero que ella había levantado sin darse cuenta hacia el aire.
    ¡Oh, vamos! Se ruborizó y se sentó en los talones.
    – Lo siento.
    – No lo sientas. Es la mejor pose que he visto en todo el día.
    Su mirada se cruzó con la de él. Ahora le ardía todo el cuerpo y no solo la cara; los pezones se apretaban contra la blusa. Sintiéndose traicionada por su propio cuerpo, se volvió a Sadie, con cuidado de ser más modesta esta vez cuando la colocara en posición.
    Sadie permaneció quieta hasta el momento exacto en que Nick tendió la mano hacia el flash. Entonces se alejó y se sentó a los pies de Danielle.
    Nick inclinó la cadera y observó al animal.
    – ¿De verdad es campeona de algo?
    – Sí -suspiró al ver que Sadie bostezaba-. La aburres.
    – Quizá debería cantar y bailar.
    – Me conformo con que sigas intentándolo.
    Empezaba a desesperarse. ¿Podría revelar las fotos allí mismo o él le daría el carrete para que probara en otro laboratorio?
    Tenía que ser una cosa o la otra, ya que ella tenía que acudir directamente desde allí a Donald Wutherspoon, con la esperanza de que tuviera trabajo para Sadie.
    Y dinero para ella.
    De no ser así, tenía que buscar otro trabajo deprisa. Estaba cualificada y tenía diez años de experiencia en su profesión. La gente le confiaba sus animales y ella se ganaba bien la vida en las exhibiciones caninas. Pero robar un perro, aunque fuera por un buen motivo, arruinaría su reputación. Por no hablar del hecho de que Ted seguramente la buscaría en las competiciones de Rhode Island, que tampoco era tan grande como para que pudiera desaparecer.
    No podía permitir que se llevara de nuevo a Sadie. Si pudiera ganar dinero suficiente para desaparecer, se iría lejos, muy lejos, y volvería a empezar, haría lo que fuera preciso para ganarse la vida y mantener a la perra.
    – ¡Eh! -Nick apareció de pronto ante ella, le tomó la barbilla y la miró a los ojos. Danielle comprendió que seguramente había pronunciado su nombre varias veces-. ¿Quieres contarme de una vez lo que te pasa?
    Sus dedos tocaban la piel de ella, y los sentía como una descarga eléctrica.
    – ¿A qué te refieres?
    – Estás muy nerviosa -la miraba con tal intensidad, que ella tuvo que tragar saliva con fuerza.
    – A lo mejor me pongo nerviosa cuando estoy con desconocidos.
    – No somos desconocidos.
    No, aquello era cierto.
    – O a lo mejor me pone nerviosa volver a verte.
    – ¿Cuando ni siquiera me dabas la hora? -soltó una carcajada-. Lo dudo -le acarició la barbilla con el pulgar-. De acuerdo, cuéntame. ¿Qué es lo que de verdad ocurre?
    Danielle abrió la boca sin saber bien lo que iba a decir, pero antes de que pudiera hablar, Sadie se abrió paso entre los dos y mostró los dientes a Nick.
    Este apartó la mano de Danielle.
    – Un perro guardián, ¿eh?
    La joven acarició el cuello del animal.
    – No muerde.
    Nick miró a la perra con aire dudoso.
    – Si tú lo dices -pero no volvió a tocar a Danielle.
    Pensó que tampoco debería haberla tocado la primera vez, porque ahora tenía la sensación suave de su piel grabada con firmeza en su mente.
    – Si la acaricias y le sonríes un poco, seguro que se relajaría -sugirió la joven.
    – Si te acaricio y te sonrío a ti, ¿te relajarás tú?
    La mujer abrió mucho los ojos un momento antes de apartar la vista.
    – Estás jugando conmigo.
    – Yo no juego con los sentimientos de la gente.
    Los ojos enormes de ella se clavaron en los suyos.
    – ¿Todavía me odias?
    – ¿Odiarte?
    – Ya sabes, del instituto.
    La miró largo rato; luego se echó a reír, pero ella ni siquiera sonrió, así que terminó por ponerse serio.
    – Danielle, en el instituto no te odiaba en absoluto. Nada más lejos de mis pensamientos.
    – ¿Tampoco después de… aquella noche?
    – Sobre todo después de aquella noche.
    Cuando los ojos de ella parpadearon sorprendidos, él asintió de mala gana.
    – Sí, me gustabas.
    – No lo sabía.
    – ¡No me digas!
    La mujer sonrió.
    – Lo siento. Odio pensar en aquellos tiempos, en el grupo con el que iba y lo crueles que eran…
    – De eso hace mucho -se apartó de ella, enojado por haber sacado el tema. Enojado porque todavía pensaba en ella de vez en cuando-. Como ya te he dicho, yo no pienso en aquellos días.
    Danielle bajó la vista hacia Sadie. La vulnerabilidad y la tristeza infinita habían vuelto a su mirada.
    – Ya veo.
    Solo tenía que mirarla para sentirse otra vez como el adolescente estúpido y larguirucho al que creía haber dejado atrás hacía años. Al que había dejado atrás hacía años. Era un periodista famoso y respetado. Tenía una vida muy interesante.
    No necesitaba todo aquello. Señaló a Sadie con la cabeza, impaciente de pronto por verlas marcharse, por volver a su tiempo de ocio y descanso, donde no tenía que pensar ni sentir.
    – Vamos a sacar esas fotos, ¿de acuerdo?
    – Sí.
    La joven intentó colocar a Sadie delante de la pantalla del bosque. La perra se negó a moverse. Clavo las patas en el suelo y resistió los intentos de Danielle.
    Pero, al parecer, la joven era tan testadura como ella, ya que tiró y tiró con todas sus fuerzas.
    – Vas… a… posar -gruñó.
    Nick las observaba, fascinado y divertido a su pesar. Danielle tenía el ceño fruncido, el pelo en los ojos. Su rostro, arrugado por la concentración, se puso lentamente tan rojo como cuando se dio cuenta de que le había colocado el trasero en la cara.
    Llena de determinación, acabó por mover a la perra, y él no pudo evitar admirar la fuerza de su cuerpo.
    – Podrías… ayudar -dijo ella, acercando a Sadie al lugar indicado. Lanzó a Nick una mirada irritada que solo consiguió hacerle sonreír aún más.
    – ¿Por qué? Lo haces muy bien.
    Aquella perra debía de pesar más de setenta kilos. Y él no pensaba dedicarse a empujarla y arriesgarse a perder un dedo en el proceso o algo más. Le gustaban sus dedos. Y descubrió que también le gustaba ver sudar a Danielle.
    Se preguntó qué otras cosas la harían sudar y gruñir así. Se preguntó si le gustaría el sexo salvaje y sucio, si…
    ¡Alto! Tenía que dar marcha atrás. No podía pensar esas cosas de aquella mujer.
    – De acuerdo -dijo ella, sin aliento. Se enderezó-. Prepárate, Nick -acarició al animal, le besó la nariz, incluso frotó su mejilla contra la de Sadie.
    Nick observó aquella muestra sincera de cariño y sintió algo hondo en su interior. ¡Maldición!
    – Haz la foto. Deprisa.
    El hombre se situó detrás de la cámara y miró por la lente mientras Danielle besaba y abrazaba a Sadie, sin preocuparse de que el pelo de la perra se le pegara a la ropa ni de la saliva que le caía por un brazo ni del modo en que volvía a mostrarle, una vez más, su delicioso trasero.
    – ¿Preparado? -preguntó ella por encima del hombro.
    – Preparado -dijo él, con los ojos fijos en su cuerpo.
    Danielle se apartó deprisa. Y cuando oyó el click de la cámara, se dejó caer contra la pared, aliviada, cerró los ojos y respiró profundamente.
    Nick, embrujado por las emociones que cubrían su rostro, salió de detrás de la cámara y se acercó a ella.
    – Solo es una foto.
    La mujer abrió los ojos.
    – ¿Cuándo puedo tenerlas?
    – Dentro de tres semanas.
    – ¿Y si te pago el carrete? Puedes vendérmelo y lo revelaré yo misma.
    – En Fotografía Providence no trabajamos así -repuso él; observó el pánico creciente de ella-. Danielle…
    Sonó el timbre de la puerta. La joven se volvió hacia él.
    – Me dijiste que estabais cerrados.
    – Y lo estamos -Nick gimió ante la idea de sacar más fotos. Porque por malo que fuera un perro, había cosas peores, mucho peores.
    Podían querer que fotografiara a un bebé.
    – Nick -Danielle lo sujetó por la camisa cuando se volvió para salir-. Tengo que decirte…
    – Espera, vuelvo enseguida -pero la joven no le soltó la camisa. Le miró la cara, que había palidecido-. ¡Eh! -la preocupación sustituyó a todo lo demás, y sin pensar lo que hacía, le apartó el pelo de la cara y le tocó la mejilla-. ¿Qué ocurre?
    – Si es la policía…
    – ¿La policía? -se quedó muy quieto-. ¿Por qué va a ser la policía?
    – Si lo es -repitió ella, tragando saliva-, yo…
    – ¿Hola? -llamó una voz de hombre desde la puerta-. Aquí el sargento Anderson. ¿Hay alguien?

Capítulo Cuatro

    – ¡Oh, Dios mío! -Danielle se llevó una mano a la boca. La sangre le latía en los oídos y el corazón le cayó a los pies.
    Sadie captó su preocupación y colocó la cabeza sobre su vientre, haciéndola recular un par de metros. Se dejó caer de rodillas y abrazó a la perra.
    – Shhhh -le suplicó, apretando la cara grande de Sadie contra su pecho-. No te llevarán con ellos, no se lo permitiré.
    La promesa era genuina, aunque no sabía cómo podría cumplirla. Nick, de pie a su lado, lanzó un juramento y ella se sintió increíblemente estúpida por haberse colocado en aquella situación. ¿Cómo la habían encontrado?
    ¿Y qué haría Nick? ¿Entregarla?
    Por supuesto que sí. Cualquiera en su sano juicio haría lo mismo. No tenía ni idea de lo que ocurría ni de lo que había hecho. Unos lazos tan distantes como los que los unían a ellos no eran suficientes para que se metiera en líos con la ley por ella.
    – Salgo enseguida -dijo Nick en voz alta. Miró a Danielle-. Estoy en el cuarto oscuro; solo será un segundo.
    Se dejó caer al lado de ella y la obligó a levantar la mandíbula. Resultaba extraño, pero aquellos dedos largos y cálidos en el cuello eran lo más consolador que había sentido en mucho tiempo. También lo era el modo en que la miraba, como si estuviera profundamente preocupado. Como si ella le importara.
    Su cuerpo estaba cerca, tanto, que solo tenía que moverse unos centímetros para apoyarse en él. Tentador. Muy tentador.
    Pero eso sería una debilidad, y Danielle se negaba a ser débil.
    Nick acercó la boca a su oído, gesto que le provocó un escalofrío al sentir su aliento en el pelo.
    – ¿Supongo que estás en apuros?
    Olía bien, un aroma viril. El pelo se rizaba sobre su oreja de modo que el aliento de ella alteraba el mechón. Emitía una sensación sólida de calor y ella deseaba apretarse más contra él.
    ¿Por qué se fijaba en esos detalles en un momento como aquel?
    – ¿Danielle?
    – Ah… podríamos decir que estoy en apuros -susurró ella.
    – ¿Qué está pasando?
    – Es una larga historia.
    No quería contarle lo tonta que había sido para permitir que le robaran toda su vida. Cerró los ojos y esperó que él llamara al sargento y anunciara su presencia allí. Cualquier ciudadano corriente lo haría.
    – ¿Has hecho daño a alguien?
    Danielle abrió los ojos.
    – No.
    – ¿Cometido un asesinato?
    – ¡Dios santo, no!
    – De acuerdo -acercó otra vez la boca a su oído-. ¿Eres inocente de lo que ellos creen que has hecho?
    Esa vez sus labios rozaron la piel sensible debajo de la oreja y otro escalofrío recorrió el cuerpo de ella. Un escalofrío que él debió tomar por miedo, ya que le pasó una mano por el brazo.
    – No -consiguió decir ella, parpadeando porque no iba a traicionarla. ¿Por qué no la traicionaba?-. No soy inocente. Pero solo lo hice para proteger…
    – ¿Hola? -gritó de nuevo el sargento, con un tono de voz donde se percibía claramente su enojo.
    – ¡Ya voy! -Nick la miró un momento antes de cerrar brevemente los ojos, y murmuró algo sobre que era un tonto sentimental-. ¿Dónde has aparcado tu coche?
    – No es mío, es de una amiga. Calle abajo y doblando la esquina. No había aparcamiento gratuito enfrente y no tenía cambio…
    – Mejor así. Entra en el armario. Sadie también -lo abrió y puso las manos en las caderas de ella para guiarla al interior.
    – Espera -se resistió a sus manos cuando lo que de verdad quería era cerrar los ojos y gemir por la sensación que provocaban en ella-. No quiero meterte en líos.
    – Deja que de eso me preocupe yo, gracias. Ahora entra ahí.
    – No necesito tu ayuda, Nick.
    – No me gusta discutir, pero a mí me parece que sí. Otra vez.
    Sí. Otra vez. Aquello dolía. Sobre todo cuando el orgullo era lo único que le quedaba. Por un momento casi deseó que fuera un completo desconocido, que no hubiera nada en su pasado que provocara aquella conexión extraña e inexplicable entre ellos que no comprendía y tampoco quería.
    – Puedo salir sola de esto.
    – ¿Cómo? ¿Vas a salir corriendo por la puerta de atrás y confiar en que no te oigan? Entra ahí -la empujó al armario. Se inclinó hacia ella-. ¿Estarás bien aquí unos minutos?
    El hecho de que se tomara el tiempo de preguntárselo casi le hizo llorar, pero hizo acopio de las pocas fuerzas que le quedaban y asintió como si hiciera aquello todos los días.
    Nick se volvió a Sadie.
    – Tú también, perro -no parecía muy dispuesto a empujar al animal y esperó que obedeciera solo.
    Sadie observó la pared de enfrente.
    – Entra -repitió él; extendió el pie con cautela para empujarla un poco.
    Sadie saltó como si intentara matarla.
    Nick pareció tan asustado como la perra.
    – Eh, entra en el maldito armario.
    – Aquí -dijo Danielle; tiró de Sadie y lanzó un suspiro cuando esta colocó su peso en su regazo.
    – No hagáis ruido -ordenó Nick en voz baja.
    Y se marchó.
    Danielle permaneció sentada en la oscuridad con su perra de setenta y cinco kilos. Había vivido situaciones incómodas en su vida, pero aquella… decididamente, aquella se llevaba la palma.
    – Todo irá bien -dijo con suavidad.
    Sadie se volvió en su regazo, un gesto con el que casi le rompió las piernas, y apretó su hocico húmedo y caliente contra el cuello de Danielle. Movía las patas arriba y abajo, preguntándose cuándo empezaría el juego.
    – Esto no es un juego -susurró la joven-. Shhhh, no hagas ruido.
    Pero Sadie estaba convencida de que era un juego, y estaba muy agitada, lo que implicaba que babeaba más, se movía más y Danielle tuvo que esforzarse al máximo por tranquilizarla.
    – Lo sé -susurró, abrazándole el cuello-. Lo sé, lo sé. Quieres jugar, pero ahora no. Ten paciencia.
    Le dolían las piernas, que soportaban el peso del enorme cachorro, pero había poco espacio para moverse en el armario. Aun así, consiguió tumbarse y apartar las piernas para dejar a Sadie sitio y que pudiera bajarse de encima de ella.
    Un poco mejor. No sabía encima de qué estaba tumbada, pero resultaba bastante cómodo y blando y se relajó un tanto.
    Sadie captó al fin el mensaje de que había que estarse quieta y se acurrucó a su lado.
    Estaba oscuro. Oía la voz de Nick y la voz del policía, pero no distinguía sus palabras. Bostezó con fuerza. Había dormido muy poco en los últimos días y ahora sentía la falta de sueño en todos los músculos del cuerpo y en sus pensamientos confusos.
    Se dijo que no debía dormirse, aunque Sadie ya lo había hecho. Sus ronquidos profundos y regulares se burlaban del cansancio de Danielle.
    Contar no sirvió de nada. Pensar en el desastre en que se había convertido su vida, tampoco.
    Nick. Pensaría en Nick. Tenía una sonrisa que le llegaba hasta los ojos. Ted nunca sonreía así, como si la sonrisa ocupara toda la cara.
    ¿Por qué no se había fijado en eso antes?
    Nick también tenía buena voz. La oía ahora, hablando con el policía. En un pasado no muy lejano podría haberse enamorado de una voz así, pero ya no. Enamorarse implicaba confiar, y ella ya no podía volver a confiar en nadie.
    – Todo irá bien -susurró a la perra, que dormía. Se acomodó un poco y cerró los ojos.

    El sargento Anderson miró la zona de recepción del estudio. Sus ojos avispados no se perdían nada pero, por suerte, no había nada que ver.
    Por lo menos en esa parte.
    – ¿Seguro que no tiene ninguna cita hoy? -preguntó el sargento una vez más.
    – Ya le he dicho que estamos cerrados -repuso Nick-. El estudio es de mis hermanas y se han ido unas semanas de vacaciones.
    – ¿Usted no es fotógrafo?
    – Soy periodista.
    – ¿Y si llama alguien y quiere encargarle un trabajo?
    – Le doy una cita para cuando vuelvan.
    El sargento Anderson entrecerró los ojos y lo observó con atención.
    – ¿Pero usted no hace el trabajo?
    – ¿Ha probado usted a hacerle fotos a un bebé? ¿O a una adolescente? -se estremeció-. Una verdadera pesadilla.
    Anderson asintió despacio con la cabeza, examinando de nuevo el lugar.
    – Sí, tengo una de esas en casa. Le gusta maquillarse, los chicos, mirarse al espejo, los chicos…
    – Exacto.
    – Entonces, ¿si alguien quiere hacerse una foto usted lo rechaza?
    Nick no miró la pared del sur, al otro lado de la cual estaban en ese momento Danielle y su maldito perro. Si alguna de las dos hacía ruido o estornudaba, acabarían todos en un buen lío.
    ¿Cómo diablos se le había ocurrido esconderla y ofrecerle su ayuda? ¿Había perdido el juicio? Posiblemente sí. Un vistazo a sus ojos encantadores pero vulnerables y había empezado a perder neuronas a una velocidad alarmante.
    Y ahora, aunque no tenía sentido, siguió mintiendo.
    – Lo rechazo, desde luego. ¿Pero se puede saber a qué viene esto?
    Anderson echó un último vistazo a su alrededor.
    – Busco a una mujer que querrá una foto profesional de un perro que ha robado. En esta zona solo hay dos estudios de fotografía, así que… -echó a andar hacia la puerta.
    Nick lo acompañó, con la esperanza de que todo acabara allí, pero, por supuesto, las cosas no eran nunca tan sencillas.
    Anderson tenía algo más que decir.
    – Si viene por aquí una mujer llamada Danielle Douglass con un perro, aquí está mi tarjeta. Llámeme.
    Nick tomó la tarjeta.
    – ¿Qué le pasaría a ella?
    – Déjenos eso a nosotros.
    Cuando cerró la puerta, Nick se apoyó contra ella y respiró hondo. Era un periodista profesional. Perseguía historias y contaba la verdad. Toda la verdad y nada más que la verdad.
    Allí había una historia, pero el problema era que no conocía los detalles.
    Pero acabaría conociéndolos. Eso seguro. Echó a andar con decisión por el pasillo, entró en el estudio y abrió la puerta del armario.
    Esperaba… bueno, no sabía lo que esperaba, pero no era lo que se encontró.
    Danielle se había quedado dormida sobre los animales de peluche que usaban sus hermanas en las fotos con niños.
    Pero cuando la luz le dio en el rostro, se enderezó parpadeando, con aire confuso. Y sexy. Muy sexy.
    – ¿De verdad te has quedado dormida? -no quería contemplar mucho su cuerpo tumbado sobre los muñecos de peluche. Tendría que estar ridícula, pero en vez de eso estaba sexy y… Pensó que, si entraba allí, ella le daría la bienvenida y le abriría los brazos. Y él la abrazaría y…
    – ¿Me buscaba a mí?
    Nick la miró a los ojos, del color de una tormenta que se avecina.
    – Tú sabes que sí.
    La joven dejó a un lado el osito de peluche que había estado abrazando.
    – No he podido oír lo que decíais.
    – Es difícil oír cuando estás dormida.
    – No lo estaba.
    Pero sí se había dormido y Nick solo podía pensar que debía estar muy, muy cansada para ignorar de aquel modo a la policía.
    – Creo que debemos empezar por el principio, Danielle.
    – ¿El principio?
    – ¿Tan extraordinaria es Sadie?
    La joven miró a la perra, que seguía durmiendo.
    – Sí.
    – ¿Por qué?
    Danielle acarició al animal.
    – Es lo que se llama un perro tipo.
    – ¿Y qué significa eso?
    – Significa que, como te dije antes, muestra todas las características de su raza. Su color es tan perfecto como haya podido serlo en los últimos cien años. El negro, las rayas… Es lo que se esperaba de la raza. Gana campeonatos solo por su aspecto.
    – ¿Y hay mucho dinero envuelto en esos campeonatos?
    – No -apretó los labios-. Por tonto que le parezca a alguien que no está en el mundillo, no es cuestión de dinero. Es cuestión de prestigio, de gloria.
    – ¡Ah! -Nick miró a Sadie e intentó imaginar algo de gloria en el hecho de pasearla por un cuadrilátero lleno de espectadores y caca de perro.
    – Sadie tiene ese prestigio y gloria y se los da a la persona que la tiene a ella.
    Nick se frotó las sienes.
    – ¿Y cuál es la historia aquí? No has asesinado a nadie ni hecho daño físicamente a nadie. Hasta ahí está claro.
    Danielle salió del armario. Cuando Sadie perdió el calor corporal del cuerpo de su querida ama, levantó la cabeza y bostezó abriendo tanto la boca que parecía capaz de tragarse una cabeza de hombre entera. Después, al darse cuenta de que estaba sola en el armario, se puso en pie y resbaló. Volvió a levantarse, y sus uñas arañaron el suelo donde intentaba agarrarse.
    – Despacio, tesoro -murmuró Danielle. Tendió una mano para acariciarle la enorme cabeza.
    Cuando la perra consiguió salir por fin, se apoyó contra Danielle, que se tambaleó a causa del peso y separó las piernas con firmeza.
    Sadie frotó la cabeza contra el vientre de la joven, y esta sonrió a Nick con tristeza.
    – Me quiere.
    – Eso ya lo veo.
    Por un momento, un momento breve, pensó cómo sería ser objeto de un amor y devoción tan profundos. Pero luego imaginó cuánto debía comer el perro al día… y los excrementos que echaría… y se estremeció.
    Él no tenía perros y estaba bastante satisfecho así.
    Danielle dio unas palmaditas en la cabeza de Sadie. Estaba muy despeinada y tenía una marca roja en la mejilla, donde se había apoyado encima de un osito de peluche, pero sonrió a Nick, y a este se le paró el corazón.
    Luego su sonrisa se borró despacio.
    – He robado a Sadie. La tenía a medias con un hombre. Con mi novio.
    Nick no sabía qué resultaba más perturbador. Si haberle mentido a la policía por un maldito perro o que Danielle tuviera novio.
    Aunque eso no tenía por qué importarle a él. Tenía su propia vida y le gustaba. Hasta tenía un montón de citas interesantes en perspectiva. Citas que no le harían pensar, dar vueltas a nada, que no conllevaban sueños ni anhelos.
    Y teniendo en cuenta que Danielle requería todo eso y más, lo mejor que podía hacer era enseñarle la puerta.
    – Cuando rompimos, Ted quiso quedarse con Sadie.
    Habían roto.
    – Ella vale dinero -admitió Danielle-. Pero Ted lo hace por la gloria. Es una campeona y su pedigrí es increíble. Él quería que criara, que yo me ocupara de sus descendientes.
    Nick movió la cabeza.
    – ¿Esto es una batalla por la custodia de un perro? -no podía creerlo.
    – Es más que eso, Nick.
    – Obviamente, o la policía no te estaría buscando. ¿Qué hiciste? ¿Robársela en mitad de la noche? ¿Le quitaste también accidentalmente el dinero y la plata?
    A la joven le brillaron los ojos con furia.
    – Robé a Sadie y solo a Sadie. Pero tenía una buena razón.
    Aquello era una tontería. Se había metido en medio de una disputa por un perro. ¿Y por qué? Porque recordaba con afecto una noche de hacía más de una década. Porque era un idiota.
    – ¿Que Ted la consideraba una inversión y tú prefieres verla como tu hijita querida?
    – Peor.
    Parecía que no tuviera ni un amigo en el mundo. Tenía aspecto de ir a echarse a llorar en cualquier momento, y Nick respiró hondo. Era un desastre con las mujeres en apuros.
    O al menos con aquella mujer en particular. No tenía ni idea de por qué la breve conexión entre ellos importaba todavía tanto, pero así era.
    – Lo siento -dijo, porque ella parecía preocupada, sola y asustada y él no podía ignorarla-. Cuéntame el resto.
    – Rompí con Ted cuando me cansé de que fuera tan posesivo.
    El tono de su voz le llamó la atención. Sadie estaba sentada sobre las patas traseras a los pies de Danielle, y de cada lado de su boca abierta colgaban chorros gemelos de baba. Jadeaba con le lengua colgando, y miraba a Danielle con adoración. Esta le puso una mano en la cabeza y suspiró.
    – Las cosas se pusieron feas y descubrí algo más sobre él.
    – Que tenía mal genio -adivinó Nick, sintiendo náuseas.
    La mujer asintió con la cabeza y él se acercó y le puso una mano en el brazo con gentileza.
    – Danielle…
    – Todo empezó cuando Sadie perdió un campeonato. Ese día hacía mucho calor y ella se aburrió. Ted quería especialmente ganar porque su competidor principal estaba allí mirando, pero gritarle a Sadie no era la respuesta. Y luego la perra cojeaba, como si tuviera algo en la cadera. Y se mostraba muy rara -miró a Sadie con aire de derrota-. Creo que él le dio una patada.
    – ¿Lo crees? ¿O lo sabes?
    – Lo sé -la voz de ella vaciló-. Y una semana después, ella no quería entrar en su cajón cuando él se lo ordenó y lo pillé in fraganti. Le vi darle una patada.
    Nick miró los ojos oscuros y perrunos de Sadie y trató de imaginar a alguien dando patadas a un animal que le llegaba a las caderas y casi pesaba más que él. Pero no importaba. Nick odiaba la violencia apasionadamente, sobre todo si iba dirigida contra los inocentes. Y Sadie, a pesar de ser grande, era inocente.
    – ¿Y tú? -preguntó con toda la calma de que fue capaz-. ¿Se mostraba también violento contigo?
    La joven se enderezó.
    – No se habría atrevido.
    Pero Nick pensaba que sí se habría atrevido. Más bien parecía que no había tenido ocasión. ¡Maldición! ¿Por qué él? ¿Por qué en aquel momento, con una mujer a la que no parecía capaz de darle la espalda? ¿Con una mujer a la que parecía más que dispuesto a salvar otra vez?
    Ah, diablos, ¿a quién pretendía engañar? Él no podía darle la espalda a nadie. El hecho de que se tratara de Danielle solo servía para empeorarlo aún más.
    – Entenderás que no puedo dejar que se la devuelvan, ¿verdad? -preguntó ella; los músculos tensos de su cuerpo expresaban su determinación-. No puedo.
    – De acuerdo -se mesó los cabellos e intentó pensar-. ¿Puedes probar que Sadie es tuya? -la joven se mordió el labio inferior y él soltó un gemido-. No puedes. Y por eso has huido con ella.
    – Puedo probar que los dos éramos sus dueños, sí, pero eso no es suficiente. Puede que me obliguen a compartirla y no puedo permitirlo. Pagué la mitad cuando la compramos de cachorro, pero eso no es tan fácil de probar, y luego hubo otros gastos de veterinario, comida y demás -se agachó a abrazar a Sadie con fuerza y la perra, a cambio, le lamió la oreja.
    Danielle miró a Nick con aquellos ojos enormes suyos.
    – Solo necesito fotos profesionales de Sadie para mostrárselas a un director artístico que conozco. Él me conseguirá algún anuncio para ella.
    – Lo que significa dinero.
    – Sí.
    – Y necesitas el dinero para…
    – Desaparecer -apretó el rostro contra el cuello de Sadie-. Ted vació mi cuenta corriente. Con una tarjeta de cajero que le di yo.
    Nick la miró, vio su dolor y su humillación, y reprimió un juramento.
    – ¿Y qué hay de tu familia? ¿No pueden ayudarte?
    – Solo está mi madre. Y no… no estamos muy unidas. Además, no tiene dinero.
    – Entiendo.
    Y era verdad. Entendía que estaba sola en aquello. Se llevaría a su perra y saldría de su vida.
    Debería permitírselo.
    Pero no quería que se fuera. No quería yacer despierto en su cama en los próximos quince años y preguntarse qué hubiera ocurrido si…

Capítulo Cinco

    – Bien… -Danielle forzó una sonrisa y tomó la correa de Sadie-. No sabes cuánto te agradezco lo que has hecho.
    Nick estaba cerca, muy cerca, con aire levemente nervioso.
    ¿Qué quería?
    La había dejado entrar. Había hecho unas fotos que no quería hacer. Había aguantado a la nerviosa Sadie cuando no conocía ni comprendía a los perros.
    Y había mentido a la policía.
    Eso solo habría hecho que ella le estuviera siempre agradecida, pero ahora estaba en deuda con él, y eso no le gustaba.
    Eso, combinado con los recuerdos de hacía mucho tiempo, con su silencio sobre el comportamiento de sus amigos, con el modo en que la salvó también aquella noche de diez años atrás, la ponía nerviosa. Nick, con los años, se había convertido en la oportunidad que no había aprovechado cuando quizá debería haberlo hecho.
    Y ahora, para colmo, había tocado una parte personal de ella que se había prometido que ningún hombre volvería a tocar.
    – Gracias -dijo, consciente de que no era suficiente.
    Los ojos verdes de él se entrecerraron, y metió las manos en los bolsillos de los tejanos.
    – Eso suena a despedida.
    – ¿Crees que puedo llevarme el carrete con las fotos de Sadie? Te lo pagaré y lo llevaré a que lo revelen.
    – ¿Adónde?
    – A uno de esos sitios en que te lo hacen en una hora.
    El hombre hizo una mueca.
    – Oh, no te hagas ahora el estirado -dijo ella, tratando de ignorar cómo le gustaba a su cuerpo estar cerca de él, cómo se aproximaba aún más por decisión propia y cómo eso hacía que le cosquilleara el estomago. Cómo las manos de él, metidas en los bolsillos delanteros, atraían su atención a…-. Tengo que irme -dijo con brusquedad.
    – Sí -sacó las manos de los bolsillos y le tocó los brazos. Los frotó arriba y abajo y ella no se dio cuenta hasta ese momento de que estaban fríos debido a la preocupación y el estrés. Y a su pesar, sintió un escalofrío que no tenía nada que ver con la temperatura.
    Y ante aquel escalofrío involuntario, él se quedó quieto, muy quieto, como si también sintiera aquel contacto inexplicable entre la carne de ella y la suya.
    Un sonido extraño escapó de los labios de ella, un sonido que se parecía mucho a… necesidad, por lo que se mordió el labio inferior para reprimirlo.
    El hombre a su vez soltó un gemido brusco.
    – ¿Recuerdas aquella noche, Danielle? ¿El baile?
    La joven cerró los ojos. El corazón le dio un vuelco mientras retrocedía en el tiempo.
    – Lo recuerdo -lo veía en el interior de los párpados con una claridad sorprendente-. La graduación.
    – Estabas muy guapa.
    – Yo iba con Adam Bennett.
    – La estrella del equipo de rugby -la voz de él se endureció-. Un imbécil de primera.
    Danielle abrió los ojos, pero las imágenes seguían todavía allí.
    – Se marchó y me dejó plantada en el aparcamiento porque no quise… hmmm…
    – Sí. -Los ojos de Nick expresaban tanto que ella apenas podía mirarlo-. Yo te llevé a casa.
    Y Danielle se dedicó a mirar por la ventanilla del coche preguntándose si todos los hombres eran imbéciles.
    – Tú no dijiste ni una palabra; no me dijiste lo estúpida que había sido al salir con él, no te quejaste de cómo te trataban mis amigos. No dijiste nada -se maravilló ella, una vez más-. Simplemente me llevaste a casa, al camping de caravanas que no quería que vieras, me acompañaste hasta la puerta y…
    Un asomo de sonrisa cruzó los labios de él.
    – Y me diste sueños fantásticos durante años.
    Le miraba la boca, lo que hizo que ella volviera a sentir mariposas en el estómago.
    – Solo fue un beso -dijo.
    – Hmmm -la sonrisa de Nick se hizo más amplia-. ¡Y vaya beso! Debes saber que no lo he olvidado nunca.
    – Yo tampoco -confesó ella. No había sido como sus demás experiencias. Él no le metió la lengua en la garganta ni le subió las manos por la camisa.
    La boca de Nick fue gentil, tierna e increíblemente excitante. Si había de ser sincera, tenía que confesar también que había anhelado repetir aquel beso con él. Y que hasta entonces había creído que esa era una oportunidad que ya no tendría nunca.
    Sus bocas estaban muy cerca, y aunque ella no sabía quién se había acercado a quién, estaba allí inmóvil mirándolo embrujada. Él también la miraba… la miró tanto rato, que ella acabó sacando la lengua para lamerse los labios secos.
    Nick hizo un sonido profundo con la garganta y se apartó.
    – ¡Maldita sea! No puedo.
    – ¿No puedes… qué?
    – No puedo dejar que te vayas sabiendo que estás en apuros.
    Danielle no recordaba cuándo había sido la última vez que alguien la había mirado así, como si importara de verdad, y sintió un nudo repentino en la garganta. Como corría peligro de echarse a llorar, trató de aligerar la atmósfera.
    – ¿Vas de salvador de todas las doncellas guapas? -preguntó.
    – No, solo me pasa contigo -él no tenía intención de ayudarla a aligerar nada-. ¿Adónde irás ahora?
    – No creo que quieras saberlo.
    – Sí quiero.
    – Si no lo sabes, podemos volver a ser lo de antes. Dos personas que fueron juntas al instituto y después se perdieron la pista -se volvió-. Tú no sabes nada de mí y…
    – ¿Y qué? -Nick le volvió el rostro hacia él-. ¿Que tú no me conoces? De acuerdo, vamos allá. Cuido este negocio de mis dos hermanas. Tengo una familia estupenda a la que no veo lo suficiente. Soy periodista. Básicamente escribo, aunque soy fotógrafo aficionado. Acabo de hacer mis primeras fotos de perro. Las dos últimas semanas han sido mis primeras vacaciones desde… -frunció el ceño-. Desde que puedo recordar -la miró-. ¿Qué más quieres saber?
    – Nick…
    – Desde que terminé la universidad me he dedicado a viajar por el mundo escribiendo artículos. ¿Y sabes una cosa? -Se inclinó un poco para mirarla a los ojos-. Desde que salí del instituto no recuerdo haber estado aquí nunca más de cinco días seguidos y, sin embargo, nos encontramos aquí. Aquí y ahora -le tocó a barbilla y movió la cabeza maravillado-. ¿Eso no te parece raro? ¿O crees que es el destino?
    – Yo no creo en el destino -repuso ella con sequedad. Tendió una mano-. ¿Me das el carrete, por favor?
    Nick acercó un dedo y le apartó un mechón de pelo de la frente, que colocó detrás de la oreja.
    – Pareces cansada -dijo con suavidad.
    ¡Si él supiera! Hacía días que solo dormía pequeños ratos aquí y allá.
    – No tengo tiempo de descansar. Todavía no.
    – Tienes ojeras -pasó el dedo levemente por ellas, como si pudiera hacerlas desaparecer con aquel contacto-. ¿Dónde has dormido estos días?
    En el asiento de atrás de un Honda demasiado pequeño, pidiendo que le dejaran usar una ducha cuando podía, pero eso sonaba patético, y el orgullo hizo que no lo expresara en voz alta.
    – Estaré bien -seguía con la mano tendida en busca del carrete-. Dime cuánto te debo.
    – No.
    – ¿No? -Le entró el pánico-. Necesito ese carrete, Nick.
    El hombre suspiró.
    – Sí, puedes quedártelo. No, no me debes nada. Mira, es evidente que no podemos quedarnos aquí, pero yo puedo revelar carretes en blanco y negro en mi casa. Está aquí, en Providence. Déjame hacer eso por ti.
    Danielle lo miró, a medias con recelo y a medias con muchas ganas de poder creer en alguien, en quien fuera.
    – ¿Por qué?
    – ¿Por qué? -Parecía sorprendido por la pregunta-. ¿Te parezco la clase de hombre que te dejaría salir por esa puerta sabiendo que estás en apuros? ¿Que te busca la policía? ¿Que estás asustada y sola y seguramente agotada, además de hambrienta y sin blanca?
    Danielle sintió que le ardía la garganta.
    – Estoy bi…
    – No digas que estás bien. A mí no me mientas.
    – Con esas fotos, estaré…
    – Bien -dijo él al unísono con ella, e hizo una mueca-. Bueno, no me lo creo, amiguita.
    – Seguro que tienes planes mejores para la velada que revelarme un carrete -no sabía por qué decía eso, quizá porque oírle expresar su preocupación en voz alta la había alterado. Quizá no quería verse obligada a aceptar ayuda, y menos aún de un hombre que podía derribar, sin ni siquiera proponérselo, los muros que con tanto cuidado había construido ella alrededor de su corazón.
    – En este momento, mi único plan es cerrar el estudio para que no tengamos más visitas sorpresa -cubrió la lente de la cámara, cerró la puerta y se situó ante ella, un hombre alto y atractivo que tenía aspecto de no saber qué hacer con ella. Le tomó una mano, volvió la palma hacia arriba y depositó el carrete en ella-. No puedo obligarte a confiar en mí ni a aceptar mi ayuda.
    – No, no puedes.
    – Pero puedo pedirte que lo hagas. ¿Por favor?
    La joven se metió el carrete al bolsillo, abrumada por el impulso de echar a correr y la presión de su pecho, que indicaba que quería dejarse ayudar.
    – Nick…
    – Lo sé -gruñó él-. Yo tampoco querría ayuda.
    – Estaré bien.
    – Sí -volvió a tocarla, solo con la mano en el brazo.
    Fue como una corriente eléctrica.
    – Pero no es verdad -dijo él con suavidad; siguió tocándola-. Lo quieras o no admitir, te encontrarán. ¿Y entonces qué? -Su dedo resbaló por el pelo de ella, el pulgar le acariciaba la barbilla-. ¿Se llevarán a Sadie? ¿Quizá se la devolverán a tu exnovio? ¿Te quedarás con antecedentes policiales que no necesitas ni mereces? -bajó las manos a los hombros de ella, que frotó con gentileza justo en el punto donde la tensión había formado un nudo apretado.
    Y ella casi cayó al suelo derretida.
    Luego sus dedos subieron por su cuello, piel contra piel. A Danielle se le endurecieron los pezones, lo cual la sorprendió. Hacía mucho tiempo que no se excitaba espontáneamente, y no solo sentía calor y anhelo, también se sentía confusa. Cerró los ojos.
    – No me atraparán.
    – Tú no te mereces esto, Danielle. Ven conmigo -la boca de él estaba cerca de su oreja. Sus cuerpos se rozaban-. Puedo revelarte ese carrete en mi casa.
    – Has dicho que no eres fotógrafo.
    – Fotógrafo profesional no. Es solo una afición que heredé de mi padre. Ven conmigo.
    ¿A su casa?
    – No puedo.
    – Prefieres volver a dormir en tu coche.
    Danielle lo miró a los ojos.
    – Yo no he dicho que duerma en el coche.
    – No hace falta -retrocedió y empezó a apagar luces con movimientos lentos y seguros, pero a ella no le resultó difícil ver la tensión que expresaba su cuerpo rígido.
    Cada vez que pasaba al lado de Sadie, la perra lo miraba muy seria, como si todavía estuviera indagando si se podía confiar en él o no.
    Danielle hacía lo mismo.
    Al fin, cuando solo quedaba una luz tenue en la zona de recepción, se colocó directamente enfrente de ella.
    – ¿Sigues esperando que dé un salto y grite «buuu»?
    La joven soltó una risita.
    – No tengo miedo de ti.
    Pero sí lo tenía. Porque él amenazaba lo único que nunca había amenazado nadie.
    Su corazón.

Capítulo Seis

    – Si no tienes miedo, entonces es que estás nerviosa -dijo Nick, que parecía enojado, aunque no contra ella. Volvió a tocarla. Le puso una mano en el brazo como si fuera lo más natural seguir tocándola-. Después de lo que has pasado, puedo entenderlo -dijo-. Pero ya puedes dejar de estarlo.
    La miró a los ojos.
    – No te haré nada que tú no quieras que te haga.
    Danielle estuvo a punto de echarse a reír, porque… ¡si él supiera lo que de repente quería que le hiciera!
    – No dejas de tocarme -comentó.
    – Es verdad -murmuró él, haciendo justamente eso-. Parece que no puedo evitarlo. ¿Te molesta? -mientras hablaba, resbaló una mano por la cintura de ella, hasta colocarla en la parte baja de la espalda.
    ¿La molestaba? Le alteraba el pulso, que estaba por las nubes.
    – ¿Danielle? -le tomó la barbilla con la mano libre.
    – No -levantó también una mano y la depositó sobre la de él-. Pero debes saber que no me interesa… -se interrumpió porque sí le interesaba. Le interesaba mucho.
    Los dedos de él se posaron en sus labios para detener mentiras futuras. Miró su boca con una intensidad que hizo que a ella se le doblaran las rodillas. En la profundidad de su mirada, leyó una incertidumbre que sabía estaba en concordancia con la suya propia. Aquella sensación extraña e inexplicable lo alteraba tanto como a ella.
    Mejor.
    Si los dos se ponían nerviosos, podían olvidarse del tema.
    – Ven conmigo -dijo él-. Revelaré el carrete, ya lo verás. Duerme un poco. Date al menos esa ventaja, ¿de acuerdo?
    Una noche. Era muy tentador. Y luego seguiría su camino… sola con la excepción de Sadie.
    Como tenía que ser.
    – ¿Una noche?
    – Una noche -con la mano todavía en su espalda, se acercó más y tendió la mano por encima de ella para apagar la última luz. Sus pechos se rozaban. Y sus caderas también.
    Y todos los puntos intermedios se fundieron juntos. Una noche. La escandalizó darse cuenta de lo que quería hacer con esa noche única.
    Nick era fuerte y cálido. Los pezones de ella seguían duros y dolorosos, y no pudo reprimir el sonido que salió de su garganta y que se asemejaba peligrosamente a los que hacía Sadie cuando quería que la acariciaran.
    Los ojos de él, oscuros e intensos, se posaron en los suyos.
    – ¿Estás bien?
    No, no lo estaba. Le ardía el cuerpo. Tenía la sensación de que un alienígena se hubiera apoderado de él. Un alienígena cuyo único propósito fuera conseguir todo el placer posible.
    Y no porque a ella no le gustara el placer, sino porque había aprendido a posponerlo ante otras cosas más importantes… como la supervivencia.
    – Es solo que… no estoy acostumbrada a… -se interrumpió, avergonzada-. Bueno. Ya sabes.
    – Sí -la voz de él era dura, y en las profundidades de sus ojos se percibía cierta oscuridad. Sus dedos se posaron un instante sobre la espalda de ella. Aunque él hablaba con calma, el bulto entre sus muslos, que se apretaba contra el bajo vientre de ella, traicionaba aquella calma-. No puedo evitar mi reacción contigo, Danielle. Eres hermosa. Lista. Fascinadora.
    La joven hizo una mueca e intentó apartar la vista, pero él la sujetó con firmeza.
    – Me excitas -dijo despacio-. Siempre ha sido así.
    – ¿De verdad?
    – De verdad. Pero lo que ocurre es que soy capaz de controlarme. Vamos a mi casa a revelar el carrete porque no es buena idea que te quedes aquí. Y vamos a buscar un descanso que necesitas mucho, ¿de acuerdo?
    Danielle lo miró largo rato; asintió con la cabeza.
    – Sí al carrete y el descanso. Pero lo de quedarme allí no lo sé.
    – Cada cosa a su tiempo, entonces.
    – Sí -susurró ella.
    La sonrisa de él era perezosa… y dulce y cálida al mismo tiempo. Menos mal que la seguía tocando, ya que ella necesitaba su apoyo. Pero, de repente, él se apartó con una mueca.
    – Desde el instituto no tenía este problema.
    – ¿Problema? -preguntó ella.
    La mueca dio paso a una risita nerviosa, y se pasó los dedos por el pelo, despeinándolo, antes de meterse las manos en los pantalones.
    – Erecciones incontrolables.
    – ¡Oh! -exclamó ella. Se sonrojó y no puedo evitar mirar directamente al punto indicado.
    – Eso lo empeorará aún más -musitó él.
    Danielle se llevó las manos a las mejillas, que le ardían, y se dio la vuelta.

    Nick estaba al lado de Danielle en el estudio oscuro y sabía que se hallaba en apuros. Lo que no sabía era cómo había llegado hasta allí.
    Se la llevaba a casa consigo porque lo necesitaba.
    De acuerdo, no solo eso. También era porque él no quería dejarla salir así de su vida, como si no hubiera ocurrido nada.
    Y no había ocurrido nada.
    A menos que contara el modo en que le daba un vuelco el corazón al verla. Quizá si no la miraba…
    Miró a Sadie.
    – Parece tener calor -dijo, observando cómo jadeaba la perra.
    – Necesita agua.
    – Se la daremos antes de salir -volvió a la oficina, abrió el cuarto oscuro y sacó una papelera. Él estaba habituado a la oscuridad de allí, pero Danielle no, y chocó contra su pecho.
    – ¡Oh! -exclamó; colocó la palma sobre el corazón de él.
    A Nick se le aceleró el pulso. Había soñado con ella durante sus años de adolescente impresionable, pero aquello era ridículo.
    – Espera aquí -se alejó de ella, llenó la papelera de agua fría en el lavabo y la depositó en el suelo.
    Sadie se metió entre ellos en busca del agua. No se anduvo con contemplaciones. Introdujo la cabeza entera y empezó a beber, salpicando agua al suelo, a los zapatos de él y a todas partes.
    Después levantó la cabeza, lo miró a los ojos y lanzó un ladrido vibrante que casi le perforó los tímpanos.
    – Te da las gracias.
    Nick miró a la perra, que tenía agua por toda la cara, y le caía en dos chorros a cada lado de la boca. Pensó en el lío que había en el suelo y en lo que dirían sus hermanas. Pensó en que tendría que ponerse a cuatro patas y frotar. Suspiró.
    – De nada.
    Iría a limpiar al día siguiente. Cuando su vida recuperara la normalidad y volviera a estar de vacaciones, sin ningún tipo de preocupaciones.
    Entonces le llegó el aroma femenino de Danielle… e inhaló profundamente, al tiempo que deseaba enterrar el rostro en su pelo.
    – Vámonos -gruñó.
    Estaban en los escalones de fuera cuando oyó el coche que paraba. Danielle, a su lado, se puso tensa. Y lo mismo hizo Sadie.
    Nick miró la calle y se puso rígido a su vez. ¡Maldición! Había olvidado algo que unas horas atrás le parecía importante.
    Su cita con… ¿Muff? ¿Missy? No podía recordar su nombre. Se habían conocido en un bar dos noches atrás y había mucho ruido.
    Habían acordado verse allí a las seis. No podía ser ya esa hora. ¿O sí? Una mirada al reloj le ayudó a comprobar que sí lo era.
    – ¡Yuju! -lo saludo la mujer desde el coche, mientras aparcaba en doble fila. Entonces Missy… Muffy… No, Molly. Molly abrió la puerta del conductor, con su melena rubia rizada cayendo en cascadas sobre la espalda y su minúsculo vestido dorado brillando al sol. Sacó unas piernas larguísimas, y unos pechos redondos y llenos se agitaron mientras corría hacia él, sonriendo con aquella boca amplia y pintada que Nick había considerado sexy solo unas noches atrás.
    Ahora, aunque le pareciera cruel pensar así, parecía un juguete, y no podía imaginar en qué estaba pensando cuando la invitó a salir. O quizá lo hizo precisamente porque no pensaba. Después de todo, no tenían nada en común, nada de lo que hablar. Ella no era como…
    Danielle.
    – Hola -los saludó Molly, acercándose. Miró a Danielle con curiosidad, pero sin ningún antagonismo, seguramente pensando que era demasiado reservada y nada deslumbrante para el gusto de Nick.
    No podría haberse equivocado más. Para Nick, la expresión suave de Danielle, sus hermosos ojos sin pintar y su ropa discreta formaban una combinación más deseable de lo que podía imaginar.
    – Molly -se acercó a ella, tratando de alejarla-. Lo siento -comentó. Le tendió la mano para evitar…
    No, no evitó nada. Molly tiró de él hacia sí y le dio un abrazo que lo dejó bañado en perfume y seguramente con los labios llenos de carmín.
    Por encima del hombro de ella, vio a Danielle, que se esforzaba por fingir que aquello no le importaba nada, pero en sus ojos había un dolor que encontró eco en el interior de él.
    – Ya verás cuando veas lo que llevo debajo del vestido -le susurró Molly al oído.
    Nick se apartó, sintiéndose estúpido e incómodo.
    – Lo siento -repitió. La miró a los ojos y vio que empezaban a parecer desilusionados-, pero…
    – Vas a anular la cita -suspiró Molly-. ¿Es el pelo? -Tocó sus rizos-. Demasiado libre, ¿eh? O quizá las uñas -extendió las manos para mostrar las uñas azul metálico con letras blancas que formaban palabras que describían puntos erógenos de la anatomía humana.
    – No tiene nada que ver con eso. Estás… -ah, qué diablos. Aquello no se le daba bien-. Molly, ha venido una amiga mía y necesita ayuda y…
    – Oh, comprendo -miró de nuevo a la silenciosa Danielle y sonrió-. ¿Lo cambiamos a otro día?
    Nick miró su expresión esperanzada, cruzó los dedos y asintió.
    – Otro día.
    – De acuerdo -se inclinó, ofreciéndole una vista clara de sus generosos pechos, y lo besó una última vez-. Hasta pronto -susurró con una voz rica en promesas-. Adiós.
    Nick esperó a que subiera al coche y se alejara antes de volverse a Danielle.
    – Ah… ¿quieres seguirme? ¿O vamos en mi coche y ya volveremos a buscar el tuyo?
    La sonrisa de ella era arisca; su voz, decididamente fría.
    – Prefiero seguirte -sacó las llaves sin mirarlo-. No pretendía alterar tus planes para esta noche…
    – Danielle, lo siento. Había olvidado…
    La joven se volvió hacia él.
    – Mira, acabemos con esto, ¿de acuerdo? Cuanto antes, mejor. Y así puedes irte con tu… novia -intentó alejarse, pero él no la dejó.
    – No es mi novia.
    – Lo que sea.
    Dejó de intentar alejarse y lo miró fijamente.
    – Ese tono de pintalabios no te sienta muy bien -pasó a su lado y se alejó malhumorada.

    Ted Blackstone no podía creer que lo hubiera dejado. Danielle Douglass, la mujer a la que consideraba perfecta para él, un complemento para el resto de su vida, lo había dejado.
    Nunca antes lo había plantado nadie.
    Había crecido en una casa de padres poderosos e influyentes, y aunque no pasaba mucho tiempo en su compañía, ya que estaban muy ocupados ganando dinero, siempre había disfrutado de los frutos de su éxito.
    Más tarde, como inversor financiero, se acostumbró a tener el mundo a sus pies. Una casa fabulosa, un buen coche, cuenta corriente bien surtida… pero aun así, siempre se había sentido… solo.
    Hasta que llegó Danielle.
    Ella lo miraba con adoración. Su mundo era el de ella, y él amaba eso… y a ella.
    Cuando la incorporó a su vida, se sintió al fin satisfecho. En paz. Lo tenía todo, incluso una perra que ganaba campeonatos, lo cual aumentaba su gloria.
    Y él amaba la gloria.
    Oh, sí, todo aquello estaba muy bien. Pero luego cometió algunos errores en la Bolsa. Se vio obligado a recurrir a sus fondos personales y después, desesperado, siguió recurriendo cada vez más. Su cuenta corriente bajó mucho de repente y su casa y su coche corrían peligro.
    Y para colmo de desgracias, Danielle, su adorada Danielle, lo había dejado llevándose a su perra campeona, la única inversión que le quedaba que valía algo. Y él quería recuperarlo todo.
    Especialmente a Danielle. Y Ted Blackstone siempre conseguía lo que quería.

Capítulo Siete

    Danielle siguió a Nick en su coche prestado, dudando de sí misma durante todo el camino. No sabía adonde iban, solo que no iban a salir de Providence. No sabía casi nada del hombre en el que había acabado por confiar. Otra vez.
    Nick Cooper. Todavía le costaba creerlo. Había sido el chico más interesante de su instituto, no porque fuera popular ni muy listo ni porque besara de maravilla. Cosa que hacía.
    Sino porque no le importaba lo que los demás pensaban de él. Era una persona rara con mucha confianza en sí mismo. Y el hecho de que la tuviera tan joven la había impresionado.
    Y seguía teniendo esa confianza.
    Y tenía además algo más que nunca dejaba de sorprenderla.
    Bondad.
    – No dice mucho en mi favor -murmuró- que una palabra tierna y una caricia me impulsen a seguirlo como un perro.
    Sadie le lanzó una mirada amenazadora con sus ojos oscuros.
    – Perdona -Danielle acarició la cabeza grande del animal-. Y no ha sido solo su bondad -suspiró y entró tras él en una urbanización muy elegante, muy Nueva Inglaterra-. Quizá hayas notado lo guapo que es.
    Sadie bostezó.
    – Sí, vamos.
    Estaban en un calle lateral llena de robles, flores silvestres y céspedes cuidados. No había vallas a la vista, lo que posiblemente indicaba que los perros no eran bienvenidos.
    Nick aparcó y ella se detuvo a su lado, pero sin salir del coche.
    El hombre se acercó y se apoyó en la puerta del acompañante, con las piernas cruzadas y las manos en los bolsillos. Señaló con la barbilla la casa encantadora de dos pisos que tenían delante.
    – Es la mía.
    – Es… bonita.
    El hombre movió la cabeza y soltó una carcajada.
    – No sé si sabes que tienes aspecto de sentirte atrapada -sonrió-. ¿Por qué no me dices lo que crees que va a pasar ahí dentro?
    – Nada en absoluto -la joven se mordió el labio inferior-. ¿De acuerdo?
    El hombre se apartó. Seguía sonriendo, aunque la sonrisa no llegaba ya a sus ojos. Dio la vuelta y abrió la puerta de ella.
    Danielle esperaba que la sacara del coche. La distrajera tal vez con otra sonrisa y el contacto de sus manos cálidas y fuertes.
    No esperaba que se agachara a su lado, a la altura de sus ojos, y se quedara mirándola.
    La joven miró el parabrisas y lo ignoró.
    Pero a diferencia de Ted, que siempre parecía tener mucho que decir, Nick no dijo nada.
    Danielle jugueteó con el cinturón. Tocó su mochila. Se mordió el labio inferior.
    – ¿Qué? -dijo al fin, mirándolo a los ojos-. ¿Qué miras?
    – Dímelo tú.
    – No quiero jugar a las adivinanzas, Nick.
    – Es curioso. Yo tampoco -colocó una mano sobre las de ella, encima del volante-. Vamos. Haremos tus fotos y descansarás un rato. Y fin. ¿Crees que puedes hacer eso?
    – Sobre todo la última parte.
    Ahora la sonrisa de él sí llegó a sus ojos.
    – Así me gusta. Cada cosa a su tiempo, ¿eh? Vamos.
    Cada cosa a su tiempo. Más fácil de decir que de hacer, pero salió del coche y tomó la correa de Sadie. No quería ser una carga para él, pero ya le había hecho cancelar sus planes para la velada con aquella muñeca Barbie humana.
    Y al igual que años atrás, él no había dicho ni una palabra que pudiera hacerla sentir mal. No le había dicho lo estúpida que había sido por estar en aquella situación ridícula.
    Por mucho que le costara aceptar ayuda, si después de tantas noches en el coche pequeño, podía disponer al fin aunque solo fuera de un sillón para dormir, le estaría eternamente agradecida.
    Nick la precedió por el pequeño jardín delantero. Había jardines impecables a los dos lados. Con hierba tan verde y espesa que podías perderte en ella y flores de todo el espectro de colores del arco iris.
    En contraste, el jardín de Nick era básicamente de piedra, con dos árboles en maceta a los lados.
    – Bajo mantenimiento -dijo él, sacando las llaves-. Paso mucho tiempo fuera. No tengo por qué matar flores hermosas con mi descuido -le hizo señas para que entrara.
    La joven vaciló.
    – ¿Qué hay de Sadie?
    – ¿Tiene aversión a los interiores?
    – No.
    – Entonces haz que entre.
    – Es… -Danielle miró a la perra, consciente de que, aunque era su tesoro personal, no era un animal fácil-. Puede ser un poco sucia.
    – No lo he notado -repuso él con sequedad, esperando con la misma paciencia tranquila de que había hecho gala desde que ella apareciera en el estudio. La misma paciencia que le había mostrado tantos años atrás.
    – Sé buena -susurró ella a la perra.
    – Estáis en vuestra casa -Nick las llevó hasta una sala de estar que tenía muebles de roble, fotografías de todo el mundo y el sofá más grande que Danielle había visto en su vida.
    Estaba cubierto de cojines y era de color verde bosque y tan tentador que estuvo a punto de tumbarse en él en el acto. Su cuerpo se inclinó hacia él en actitud suplicante, pero Nick seguía andando.
    Lo siguió con un suspiro de agotamiento, tirando de Sadie, que clavaba las uñas de las patas en los suelos de madera.
    La cocina también era clara y despejada. En la encimera, había una cesta de frutas que le hizo la boca agua. Y al lado una hogaza de pan.
    ¿Cuánto había comido por última vez? Había tomado una hamburguesa a mediodía, pero nada para desayunar ni…
    Nick abrió el frigorífico.
    – Estás de suerte. El otro día fui a la compra. Normalmente suele estar vacío. ¿Qué te apetece?
    – Las fotos.
    – Sí, las fotos -repuso él, con el primer asomo de impaciencia que le veía ella-. Pero antes come. ¿Desde cuándo no comes? ¿Y qué comiste la última vez? -inclinó el cuello para mirarla-. Da la impresión de que un viento fuerte pueda derribarte. No importa -dijo con disgusto al ver que ella levantaba la barbilla-. ¿Por qué se molesta alguien en preguntarle a una mujer qué quiere comer? Contestará que nada y luego se comerá todo lo que haya en mi plato. Tomaremos sopa y sándwiches -decidió, hablando consigo mismo-. Es rápido y llena bastante.
    Danielle pensó en sopa caliente y sándwiches grandes, y el orgullo empezó a luchar contra el hambre en su interior.
    – ¿Siempre das de comer a desconocidos solo porque parezcan tener hambre? -preguntó.
    – No somos desconocidos -Nick abrió con calma una lata de sopa, echó su contenido en un cazo y lo puso en el fuego. Después sacó del frigorífico comida para los sándwiches y empezó a trabajar como si fuera un profesional de la cocina.
    Danielle trató de no ver lo muy sexy que estaba untando la mostaza en el pan.
    – Ya te dije -siguió él, levantando la cabeza y lanzándole una mirada intensa que la hizo estremecerse-, que hace mucho tiempo que dejé de considerarte una desconocida.
    Danielle volvió la mirada a la comida.
    Los dedos largos y bronceados de él colocaban lechuga en el pan con delicadeza.
    – Ha pasado mucho tiempo desde el instituto -replicó ella.
    El hombre asintió. Los recuerdos le hicieron apretar los labios.
    Danielle no pudo resistir la atracción del pavo que colocaba ahora sobre la lechuga y se acercó a él.
    – No has olvidado lo horrible que fue, ¿verdad?
    – No he olvidado nada.
    – Yo nunca me he perdonado por aquellos días.
    – Parece que te gusta pagar por los pecados de los demás, ¿no? -Fijó sus ojos verdes en los de ella al tiempo que levantaba una mano y lamía una gota de mostaza del pulgar-. No era con tu grupo con los que yo soñaba.
    – Oh.
    – Sí -sonrió él-. Oh.
    Danielle miró sus ojos, cargados ahora de picardía, y el corazón le dio un vuelco.
    – De verdad soñabas…
    – Oh, no tienes ni idea de la cantidad de fantasías que me provocaste en aquellos años.
    La joven se volvió para mirar detrás de sí.
    – ¿Yo?
    – Tú.
    – Eso es… -emocionante. Increíble. Maravilloso- asqueroso.
    A Nick, que seguía sonriendo, pareció no importarle.
    – La mayoría de los chicos del instituto lo son. Y yo era un chico -volvió a los sándwiches, a los que añadió ahora queso.
    – ¿De verdad tenías… fantasías sexuales conmigo?
    – Hmmmm -se lamió de nuevo el pulgar; cerró los ojos con el gesto de una criatura sensual y apasionada que disfrutara de todas las sensaciones posibles-. Y eran unas fantasías estupendas -susurró, con voz ronca-. ¿Te he dicho que tenía mucha imaginación?
    Su mirada, ahora ardiente, recorrió la figura de ella de la cabeza a los pies y volvió a subir.
    – Y ni siquiera en mis sueños más atrevidos llegué a acercarme nunca a lo que en realidad eres.
    Le sirvió un tazón de sopa, puso un sándwich en un plato y añadió media bolsa de patatas fritas.
    – Que lo disfrutes -dijo con ligereza, empujándola con gentileza hacia un taburete situado ante la encimera.
    Volvió a la tabla de cortar y cortó pavo y queso. Lo depositó en un tazón y miró a Sadie.
    – Cuidado con mis dedos -le advirtió, dejándolo en el suelo.
    Sadie cargó contra el tazón y Nick estuvo a punto de caer hacia atrás al intentar apartarse.
    En otro momento, Danielle se habría reído, pero… él le había dado de comer a su perra. Sin que le dijera nada. Por propia voluntad.
    – ¡Santo cielo! -exclamó él, mirando todavía a la perra.
    Sadie movía la cola y tragó todo lo del tazón en menos de dos segundos.
    – Le gusta comer -susurró la joven, con un nudo en la garganta.
    – ¡Estaba muerta de hambre! -exclamó él, horrorizado.
    – No, siempre come así.
    Nick siguió mirándola, apartándose con cautela del alcance de la cola oscilante, pensando quizá que era una cola que podía partir a un hombre en dos.
    – ¡Vaya!
    Danielle se llevó el sándwich a la boca y casi gimió al dar el primer bocado. Tragó saliva con fuerza al ver que la miraba, porque había algo en su modo de contemplarla que la ponía nerviosa y la excitaba sexualmente al mismo tiempo.
    – Nick…
    – ¿Sí?
    – Gracias.
    Él apartó la vista para tomar su sándwich y ella aprovechó la ocasión para observarlo a gusto. No porque fuera tan guapo que la dejaba sin aliento, que lo era, y no porque lo deseara tanto que le dolía, cosa que también era cierta, sino porque había algo…
    Le resultaba incómodo que le diera las gracias.
    Nick devoró su sándwich y le mostró el carrete.
    – Voy a empezar con esto.
    – Sí, pero…
    – Hace mucho que convertí el tercer baño en un laboratorio. Si me necesitas, estoy en el pasillo a la izquierda.
    – Nick…
    – No digas nada.
    No quería que le diera las gracias. Muy bien. Pero entonces tenía que dejar de ponerla en deuda con él. Y eso solo ocurriría cuando se marchara.
    Volvería a estar sola. Volvería al cansancio y el miedo. Se iría cuanto antes.
    Se iría, sobre todo, porque una parte inexplicable de ella no quería hacerlo.

    Cuando Nick salió del laboratorio, todo estaba en silencio. Demasiado silencio para haber un perro tan grande en la casa. Entró con curiosidad en la cocina a través de la sala de estar.
    Estaba vacía.
    Se fijó en que también estaba limpia. Danielle lo había recogido todo, incluido el tazón que había usado Sadie.
    El corazón la latió con fuerza. Volvió a la sala de estar. Si se había marchado…
    Se detuvo delante del sofá, que no había mirado al entrar, y suspiró con fuerza. Luego, se agachó a observar el rostro de Danielle.
    Tenía los ojos cerrados y sus pestañas largas y oscuras descansaban en una piel tan pálida que casi resultaba translúcida. El pelo le caía en cascadas sobre unos hombros que parecían demasiado delgados y vulnerables para cargar con tantas preocupaciones. Suspiró en sueños y el suspiro fue más bien un quejido.
    – Shhh -susurró él, y ella se relajó ante el sonido de su voz.
    El corazón le dio un vuelco. Sus dedos se acercaron, casi por voluntad propia, a apartarle el pelo de la cara.
    Un gruñido sordo lo detuvo.
    – Sí, sí -murmuró, sin molestarse en mirar a la perra que yacía a sus pies-. Lo sé. Es tuya.
    – No soy de nadie -Danielle abrió los ojos, aunque no movió ninguna otra parte del cuerpo-. No estaba durmiendo -dijo a la defensiva.
    – Claro que no -repuso él, sentado todavía en los talones, con el rostro a pocos centímetros del de ella-. Porque eso descansaría tu cuerpo, lo cual, por cierto, es algo que necesita desesperadamente.
    – ¿Has revelado el carrete?
    – Si te digo que sí, ¿te irás?
    – Tengo que irme.
    – Ajá.
    La mujer se sentó y se apartó el pelo del rostro.
    – Ese ajá está cargado de cosas.
    – ¿Qué cosas?
    – Ajá que no has descansado. Ajá que necesitas un plan y ajá que no creo que estés afrontando todo esto de manera inteligente.
    Nick sonrió. La joven se movió y sus rodillas se rozaron. El hombre imaginó sus piernas suaves y sedosas al lado de las de él, más bronceadas.
    – Has oído muchas cosas en ese «ajá» -puso una mano sobre las de ella-. Quédate esta noche, Danielle. Duerme en mi cama -vio que ella entrecerraba los ojos-. Sola -añadió-. Duerme lo que necesites, come bien y se te aclarará mucho la cabeza.
    – ¿Y qué pasa con tu cita?
    – Ya me has oído anularla.
    – Sí. Lo siento.
    – Es curioso -la observó con atención-. No pareces sentirlo. Pareces cansada, y quizá un poco rara…
    – Vaya, gracias.
    – Pero no pareces sentirlo lo más mínimo.
    – Bueno, no vayas a creer que estaba celosa o nada de eso -levantó la nariz en el aire-. Lo que hagas con tu tiempo es cosa tuya.
    – Desde luego.
    Nick reprimió una sonrisa y tendió una mano; le tocó el brazo con el pulgar, jugando con la tela de su camisa a la altura del hombro y luego más abajo, tocando más piel. Oh, sí, le gustaba su piel y el modo en que se le entrecortaba el aliento. Le gustaba mucho.
    – Podrías estar divirtiéndote mucho ahora -musitó ella, algo temblorosa-. Seguro que esa chica habría… bueno…
    – Quizá yo no quería que… bueno… -repuso él, con burla-. No con ella.
    – Cualquier hombre con sangre en las venas habría querido.
    – Yo no. Quédate, Danielle.
    Los ojos de ella, grandes y analíticos, se posaron en los suyos.
    – Tendré que irme de aquí mañana por la mañana.
    – Sí -el hombre se puso en pie y tiró de ella. Danielle se tambaleó un poco y él la sujetó. Ella se dejó caer contra él.
    La estrechó con fuerza, y sorprendentemente, ella se dejó, e incluso se apoyó un momento en él.
    Después se apartó, se pasó una mano por el pelo con ademán avergonzado y evitó su mirada.
    – Por aquí -la llevó por el pasillo hasta el cuarto de baño-. Tómate una ducha si quieres.
    Parecía tan agradecida y ansiosa por hacerlo que casi le dolía mirarla.
    – Y después…
    Abrió la puerta de su dormitorio e hizo una mueca porque no había hecho la cama ni recogido la ropa del día anterior, que estaba esparcida por el suelo. Metió la que pudo con el pie debajo de la cama, subió la sábana y la manta y la sorprendió sonriendo.
    – ¿Qué?
    – Veo que no pensabas traer a tu cita aquí.
    – Por supuesto que no.
    Molly había ofrecido su casa. Pero, de todos modos, no le habría importado. Nunca sentía la necesidad de cambiar nada sobre sí mismo o sobre su casa por los demás.
    Aunque no se le escapó que, de haber sabido que Danielle iba a dormir en su habitación, definitivamente la habría limpiado.
    La joven se echó a reír y Nick, que sabía que la risa iba claramente dirigida a él, puso los brazos en jarras.
    – ¿Qué es lo que te hace gracia ahora?
    – Es que os había imaginado a los dos…
    – ¿Nos has imaginado?
    Danielle se sonrojó un poco.
    – ¡Ella es tan guapa! ¡Y con ese vestido! Pensé que…
    – ¿La traería aquí y la poseería?
    – Sí -se encogió de hombros y apartó la mirada-. Sí. Exacto.
    ¿Se había imaginado aquello? Pues debía haber sido una imagen muy explícita a juzgar por el color de sus mejillas. Aun así, Nick tenía que admitir que era justamente lo que habría hecho de no haber estado Danielle presente.
    Pero estaba, y ahora él no podía imaginarse con Molly, lo cual le preocupaba.
    – Toma -sacó unos pantalones de chándal y una camiseta de un cajón-. Si necesitas ropa limpia para dormir.
    La mujer abrazó la ropa contra su pecho y lo miró con aquellos ojos grises en los que él se habría sumergido alegremente quince años atrás.
    Pero ahora era mayor. Más sabio. No debería dejarse afectar tan fácilmente.
    Pero no podía evitarlo.
    – Buenas noches -gruñó, pasando a su lado.
    Cuando llegó a la puerta, ella lo llamó por su nombre.
    No quería mirar atrás y necesitaba desesperadamente escapar, así que puso la mano en el dintel de mala gana y se detuvo. Se volvió despacio.
    – ¿Sí?
    – No quiero robarte la cama. Por favor, Nick, el sofá es más que suficiente.
    Tenía la misma mirada que la noche de la graduación. Una mirada sorprendida por que él la tratara bien. ¿Tan poca gente lo había hecho? Sintió un nudo en la garganta.
    – Quédate la cama.
    – Nick…
    – Quédate la cama -repitió él. Y cerró la puerta.
    A continuación hizo lo que hacía siempre que necesitaba aclarar sus pensamientos. Salió a correr largo rato.

Capítulo Ocho

    Cuando Nick regresó, la casa estaba en silencio. La puerta de su cuarto estaba cerrada, y como no había ni rastro de la perra, supuso que estaba con Danielle y que ambas se hallaban durmiendo.
    Mejor. Tenía calor, estaba sudoroso y agradablemente cansado de la carrera. Si podía ducharse y quedarse dormido sin pensar demasiado, mejor para todos.
    Se duchó y se dejó caer boca abajo en el sofá. Se puso tan cómodo como le fue posible y cerró los ojos.
    Y se vio en el acto invadido por inquietantes pensamientos.
    Danielle estaba en su cama, con su ropa. ¿Estaría acurrucada bajo la sábana… o estirada ocupando toda la cama?
    Suponía que, mientras Sadie estuviera en el suelo, eso daría igual, pero no podía apartar la imagen de Danielle entre sus sábanas. Las piernas desnudas, quizá un hombro cremoso asomando por la camiseta. Sin sujetador, con los pechos oscilando libremente a cada movimiento, los pezones duros y erectos apretados contra la tela.
    Ah, vamos. Esa imagen no le ayudaría nada a dormir. Se giró con un suspiro y examinó el techo. Iba a ser una noche muy larga.
    – ¿Nick? -La mujer de sus sueños se materializó a su lado-. No puedo dormir -susurró. Se arrodilló al lado de su hombro.
    Como Nick había descubierto ya, su presencia real era mucho más potente que ninguna fantasía. Llevaba su pantalón de chándal, pero como le quedaba grande, la cinturilla colgaba baja en las caderas. Se había hecho un nudo en la camiseta encima del ombligo, de modo que quedaba un hueco entre la camiseta y los pantalones, que dejaba unos doce centímetros de piel desnuda y sedosa.
    Justo delante de la boca de él.
    – Quiero darte las gracias de nuevo -susurró ella.
    El hombre forzó la vista hacia arriba, más allá de las curvas de sus pechos, de la garganta esbelta.
    – ¿Darme las gracias?
    – Gracias a ti, puedo bajar la guardia aunque solo sea por esta noche. Me has acogido sin decirme lo tonta que he sido por llegar a esta situación.
    – No creo que seas tonta.
    – Gracias también por eso -dijo ella con suavidad-. Me has dado comida y alojamiento y… -se le quebró la voz.
    Lo miró con ojos húmedos y le dedicó una sonrisa acuosa.
    – Nick…
    Este quería decirle que no pronunciara su nombre de aquel modo, de aquel modo callado y cálido que atravesaba todas sus capas protectoras. Tenía muchas capas de esas, las había construido para un chico joven y tímido, y siguió fabricándolas en sus viajes por el mundo para evitar que lo que veía y de lo que informaba lo afectara demasiado. Capas para que ninguna persona pudiera apoderarse de su corazón.
    – Me iré por la mañana -dijo ella con suavidad, en aquella voz que le recordaba que tenían un pasado por tenue que fuera-. Pero quiero lo que debimos tener hace tantos años. Quiero esta noche contigo. Haz el amor conmigo, Nick, por favor.

    Danielle esperó su respuesta conteniendo el aliento. Ted siempre odiaba que hiciera ella el primer movimiento, y eso era justamente lo que acababa de hacer.
    ¿Sería un error?
    Estar tumbada en la cama, sola, preocupándose y obsesionándose no le había hecho ningún bien. Lo único que había ayudado había sido pensar en Nick. Había estado a su lado como nadie y quería darle algo a cambio.
    Pero querer que hiciera el amor con ella no era completamente altruista. Después de todo, le daba un vuelco el corazón solo con que la mirara. Quería darle algo más que gratitud y quería darse a sí misma una muestra de lo que debería haberse permitido tantos años atrás. Quería que la abrazara, perderse en una pasión que le hiciera perder el sentido.
    Y cuando todo acabara, cuando la noche diera paso al amanecer, se levantaría y se marcharía, llevándose aquel recuerdo para siempre.
    – ¿Por favor? -susurró, tirando de la manta ligera que él se había echado por encima.
    Su cuerpo era hermoso debajo de la manta. Largo y musculoso, mostrando toda la fuerza de un hombre que lo ejercitaba a menudo. Por desgracia, no estaba completamente desnudo. Llevaba unos calzoncillos grises que se pegaban a sus muslos y a… otras partes interesantes.
    La joven no podía apartar la vista.
    – Danielle.
    Nick le tocó la mandíbula y ella lo miró a los ojos y la sobresaltó tanto lo que vio en ellos, que cerró los suyos y volvió la cara hacia su mano.
    Pero quería más, mucho más. Y él podía dárselo. El representaba calor y fuerza y el final de la soledad, aunque fuera solo por una noche. Y ella pasó los dedos por el asomo de barba que aparecía en su mandíbula, por la boca que quería sentir en la suya.
    – Nick… hazme el amor.
    – Estás confundiendo el consuelo con sexo -dijo él en un susurro ronco-. Te lo dice alguien que lo ha hecho tan a menudo como para saberlo. No puedo dejarte…
    – Nick…
    Vio que sus ojos se oscurecían al oír su nombre y lo susurró otra vez. Y otra, cuando la mano de él bajó por su cuello hasta el hombro y siguió bajando por el brazo hasta los dedos, que entrelazó con los suyos.
    Aquel gesto romántico y dulce hizo que algo se estremeciera en su interior y se dijo que era deseo, no algo más. No algún tipo de conexión sentimental.
    – Debería ser más -dijo él, leyéndole la mente.
    Tal vez, pero no era posible. Podía permitirse eso y solo eso. Una noche con él sin pensar en nada más.
    Sintiéndose atrevida, se sentó en los talones y se quitó la camiseta por la cabeza.
    Nick contuvo el aliento. Abrió la boca y volvió a cerrarla con un respingo.
    – Danielle -dijo con voz ronca.
    Nunca en su vida se había sentido tan desinhibida, pero también algo más. Traviesa y osada y… libre. Libre por primera vez en muchísimo tiempo.
    Se puso en pie y tiró del cordón de los pantalones que le había prestado él. Después, los bajó despacio por las caderas y se quedó en bragas.
    Nick, que tenía la vista clavada en su cuerpo, tragó saliva con fuerza.
    – Danielle.
    – Por favor, no me rechaces.
    Se sentó al lado de la cadera de él, con el corazón en la garganta porque necesitaba aquello, lo necesitaba a él más de lo que necesitaba seguir respirando.
    Él lanzó un gemido y extendió la mano hacia ella, acercándola a su cuerpo. Su aliento rozaba la sien y el pelo de ella, mientras sus manos se apoderaban de su cuerpo, convirtiendo el anhelo profundo de ella en necesidad ciega y primitiva.
    Nick parecía afectado de igual modo. Le apartó el pelo de la cara con las manos, la atrajo hacia sí y la miró a los ojos hasta que sus labios se fundieron en un beso largo. Luego le soltó el pelo y bajó sus manos ansiosas por el lateral, le acarició los pechos, incorporándola para poder verle los pezones, que estaban erectos cerca de su rostro, suplicando atención. Acercó la boca a uno y lo acarició con la lengua y los dientes hasta que ella gritó y arqueó las caderas contra él. Se apartó lo bastante para lanzar su aliento caliente sobre el pezón húmedo y bajó las manos por su espalda y más abajo, hasta apretar las nalgas con ellas.
    El pulso de ella se había descontrolado hacía rato. Pensó que tenían toda la noche con una mezcla agridulce de alegría y tristeza. Podía aprovechar al máximo cada hora, cada segundo. Y sabiéndolo, se apretó contra él, haciéndole soltar un gruñido.
    – ¿Era esto lo que tenías en mente? -preguntó con brusquedad; introdujo las manos en las bragas de ella y empezó a explorar con los dedos.
    Danielle lanzó un gemido.
    – ¿Lo es?
    – Sí -susurró ella, al tiempo que las manos de él se deslizaban entre sus muslos hasta su punto cremoso, caliente y muy, muy húmedo-. Sí -volvió a susurrar cuando él introdujo los pulgares en sus bragas y empezó a bajarlas muy despacio con los ojos clavados en los suyos.
    – Mejor -Nick las dejó caer al suelo y devolvió las manos al cuerpo con un gruñido-. Mucho mejor, pero…
    Un aullido bajo sacó a Danielle de su nube sensual y los dos volvieron la cabeza. Nick dejó escapar una risita ronca.
    Sadie estaba a su lado y los estudiaba atentamente con las bragas sobre un ojo y la cabeza inclinada a un lado. Soltó un ladrido lo bastante cerca para echarles su aliento.
    Los músculos de Danielle, tensos y temblorosos unos segundos atrás bajo las caricias de Nick, cedieron y ella se dejó caer sobre él.
    – Vete a dormir, Sadie. Por favor.
    La perra se sentó más recta, jadeando todavía.
    – Túmbate -le suplicó Danielle-. Vamos.
    Más jadeos.
    Danielle miró los ojos frustrados pero sonrientes de Nick.
    – No es nada obediente.
    – Me sorprende -Nick entrecerró los ojos y observó a la perra-. ¿Es mi imaginación o se está preparando para morder algo?
    Sadie se pasaba la enorme lengua por la boca de un modo que daba la impresión de que se dispusiera a masticar algo.
    O a alguien.
    – No temas, casi nunca muerde.
    – Oh, bien.
    – Podemos fingir que no está aquí -sugirió Danielle, esperanzada, notando cómo el pecho desnudo de Nick rozaba sus pezones igualmente desnudos.
    Nick también notó aquella sensación agradable, que acrecentaba aún más su erección.
    – Ignórala -musitó ella, con desesperación. Se inclinó a pedir un beso. ¡Nick besaba tan bien! ¡Sus besos eran tan cálidos y… generosos! Y seguía mirando a Sadie.
    Que le devolvía la mirada.
    Danielle le tapó los ojos a Nick, e intentó profundizar el beso, pero no sirvió de nada. Estaba claro que no contaba con toda su atención. Se incorporó sentada.
    – Puede que te parezca puritano -dijo él-, pero nunca había tenido espectadores. Me pone nervioso.
    – Sí -como se sentía muy desnuda, se puso en pie y buscó las bragas, que colgaban todavía de la oreja de Sadie, y la camiseta.
    Antes de que pudiera ponérselas, Nick se puso en pie y se apretó a ella por detrás, pasándole las manos por la cintura. Sus antebrazos, fuertes y bronceados, contrastaban con la piel clara y suave del vientre de ella, y cuando él subió las manos hasta sus pechos, la joven estuvo a punto de lanzar un grito.
    – ¿Me sigue mirando? -le susurró Nick al oído, acariciándole los pezones con los dedos.
    Danielle hizo un esfuerzo por volver el cuello hacia Sadie.
    Y descubrió que la perra tenía la vista clavada en un punto que a ella también le gustaría mirar.
    El trasero de Nick.
    – Estoy tratando de ignorarla -dijo él. La apretó con fuerza-. ¡Es tan agradable sentirte así contra mí! ¡Tan placentero! Pero…
    – No. Nada de peros.
    Estaba tan excitada, que ya no podía apartarse. Tampoco podía hablar, así que se volvió y le indicó lo que quería con el cuerpo, apretándose contra él, clavando los senos en su pecho y la cadera a la altura de su pene.
    – ¡Tonta! -susurró él. Y con un movimiento repentino la tomó en sus brazos y echó a andar por el pasillo.
    – Deprisa -murmuró ella. Arqueó el cuerpo desnudo en los brazos de él.
    Nick soltó un gruñido y se detuvo en mitad del pasillo, apretándola contra la pared, sosteniéndola allí con su delicioso cuerpo. La besó en la boca y un rato después levantó la cabeza, sin aliento.
    – ¿Estás segura de que quieres esto?
    – Más que el aire.
    Con una sonrisa que a ella le encogió el corazón, volvió a besarla largo rato. Al fin, la llevó a su dormitorio y cerró la puerta con el pie. Levantó la cabeza y preguntó.
    – ¿Puede abrir puertas?
    Danielle no podía pensar más allá de la cama en la que esperaba que él quisiera poseerla.
    – ¿Quién?
    – La comehombres.
    ¡Oh, cómo la devoraba él con los ojos!
    – No. Sadie no puede abrir puertas.
    – Mejor.
    La depositó en la cama, sin apartar en ningún momento la mano de su cuerpo. Una caricia suave aquí… otra allí, sobre los pechos, los pezones, el vientre… entre los muslos. Le abrió las piernas y la acarició de un modo erótico que ella no había conocido nunca.
    Danielle se estremecía con cada caricia y se arqueaba contra él.
    – Nick…
    – Sí -hundió los dedos en la humedad caliente de ella y soltó un gemido desde lo más profundo de la garganta.
    – Ahora -gritó ella, lanzando las caderas contra él-. Oh, por favor, ahora… -extendió los brazos hacia él, pero Nick se evadió; capturó sus manos y cubrió el cuerpo de ella con el suyo.
    – Si me tocas ahora, acabaremos enseguida.
    – Pues volvemos a empezar -replicó ella.
    A Nick le gustó aquello de volver a empezar. La voz de ella sonaba viscosa, desesperada. Se abrazó a sus caderas con sus largas piernas y él estuvo a punto de hundirse en ella. Como también se sentía desesperado por su parte, tuvo que recurrir a toda su capacidad de control para contenerse.
    Fue bajando por el cuerpo de ella, usando la boca por cada lugar que pasaba. Los pezones, el vientre, la parte alta del muslo, cerca del punto donde podía hacerle perder el control, cerca pero no lo suficiente.
    – ¡Nick! -la mujer tenía los ojos nublados, las manos quietas a los costados, sujetas por las de él.
    – Lo sé -la soltó para acariciarle los muslos, abrirlos más… para lamerla allí.
    Danielle se arqueó con un grito y se levantó en la cama… justo hasta la boca de él.
    – Perfecto -susurró Nick; empezó a devorarla lenta y concienzudamente.
    Danielle intentó apartarse de él. Estaba claro que aquello no era el revolcón caliente y rápido que ella le había pedido, pero él se negó a ceder. Aquello no era un revolcón rápido, era algo más. Y si él lo reconocía así, también quería que lo hiciera ella.
    – Córrete para mí -susurró contra su cuerpo.
    Y ella lo hizo así, con un abandono salvaje que lo emocionó y excitó todavía más.
    Subió despacio por el cuerpo de ella, tan preso de aquella necesidad como Danielle. Frotó la mejilla con la de la mujer y ella abrió los ojos.
    – Todavía hay más -dijo él.
    – Sí -la mujer intentó atraerlo dentro de su cuerpo-. Para ti.
    – Para los dos.
    Le costaba ponerse el preservativo, ya que le temblaban las manos. Danielle no ayudaba mucho acercando sus dedos. Al fin él pudo levantarle las caderas, la miró profundamente a los ojos y se hundió en ella.
    La joven lo recibió centímetro a centímetro, hasta que él estuvo muy adentro.
    – Esto -consiguió decir el hombre, combatiendo la marea que amenazaba con hacerle perder el control al primer movimiento-. Esto es más para los dos.
    La besó en la boca y empezó a moverse.

Capítulo Nueve

    Nick se despertó en la oscuridad. A juzgar por lo que podía percibir con los sentidos que todavía le funcionaban, estaba tumbado de espaldas. Por la brisa que sentía en la parte baja de su cuerpo, asumió que la ventana estaba abierta. Y la restricción de aire en sus pulmones le indicó que Danielle estaba tumbada sobre su pecho.
    También estaba desnuda, cosa que a él le pareció de maravilla.
    La apartó sonriente y se acomodó entre sus piernas. La mujer murmuró algo somnolienta y lo abrazó.
    – ¿Nick?
    Aquella voz conseguía provocarle sensaciones que no estaba preparado para afrontar, así que se concentró en lo que ella le hacía físicamente.
    Y físicamente volvía a desearla otra vez.
    – Sí. Soy yo. Eres muy hermosa, Danielle.
    – Está oscuro.
    – No importa.
    – ¡Oh, Nick!
    – Ábrete para mí.
    La mujer se arqueó y le pasó las piernas en torno a las caderas.
    – Sí, así -levantó el rostro para que él lo besara y él entró de nuevo en su cuerpo y volvió a poseerla. A entrar con ella en un lugar donde nunca había estado con nadie.

    La próxima vez que Nick se despertó, la luz de la mañana entraba por las ventanas, obligándolo a cerrar los ojos mientras buscaba a… nadie.
    Notó que la almohada que había compartido toda la noche con Danielle estaba fría y se sentó en la cama con el corazón en la garganta.
    Y se encontró cara a cara con un monstruo, un monstruo enorme de ojos oscuros bordeados de rojo y colmillos capaces de devorarlo de un bocado.
    Echó la cabeza hacia atrás con un respingo de susto.
    El monstruo también retrocedió, y soltó un ladrido sorprendido.
    – ¡Maldita sea! -Nick, tumbado de espaldas en mitad de la cama, miró el techo y se esforzó por recuperar el pulso normal-. Vas a hacer que me salgan canas.
    Dos patas gruesas golpearon la cama, que se movió bajo el peso.
    Nick giró la cabeza a un lado y miró a Sadie con cautela.
    – Supongo que crees que es divertido.
    La perra bajó la cabeza, lanzando un chorro de saliva a las sábanas, lo miró y se lamió el hocico.
    Nick se apartó con rapidez.
    – Ni lo sueñes. No soy comestible.
    – Yo no diría lo mismo.
    Nick levantó la cabeza y miró a Danielle, que acababa de entrar en la estancia. Llevaba otros pantalones caquis cortos y una blusa sin mangas, roja es vez. Estaba muy hermosa, aunque parecía algo nerviosa. Llevaba la mochila colgada al hombro y el ordenador portátil bajo el brazo. Sostenía las fotos que él le había dado.
    No parecía que hubiera muchas probabilidades de que pudiera convencerla para que volviera a la cama.
    – Quería darte las gracias de nuevo -dijo ella con suavidad.
    Oh, oh. Definitivamente, tenía que empezar a hablar deprisa si quería tener posibilidades.
    – Estás vestida -dijo.
    – Tengo que irme.
    Nick no quería. No porque no pudiera dejarla marchar. No. Él podía dejar marchar a todo el mundo. No era un hombre que buscara ataduras, pero…
    ¡Maldición! No podía dejarla marchar.
    – Espera.
    Miró a la perra, salió de la cama y rodeó al animal con cautela, sintiéndose vulnerable en su desnudez. Buscó un par de pantalones vaqueros.
    – Por lo menos, déjame que te dé de desayunar.
    Danielle se movió un poco, intentando no mirar detrás de los vaqueros levantados, pero sin poder evitarlo, lo cual sirvió para alimentar un poco el ego masculino.
    Y por supuesto, alentó su erección mañanera.
    – Nick…
    Otra vez aquella voz, aquel tono suave y estrangulado que lo impulsó a ponerse el pantalón vaquero a toda prisa.
    Danielle tenía la mirada clavada en los dedos que intentaban cerrar los botones. Lanzó un suspiro.
    – Te dije que tendría que irme por la mañana -dijo con rapidez.
    – Sí, pero eso fue antes de lo de anoche -antes de que hicieran el amor. Ahora que lo habían hecho, pensaba que ella no sería capaz de marcharse.
    O quizá era él el que sentía así.
    No. Había calor y deseo en los ojos de ella, pero también algo más. Ansiedad y un afecto pesaroso. Muy pesaroso.
    Nick la imaginó alejándose de su casa y sintió dolor de estómago.
    – ¿A qué viene tanta prisa?
    – Tú sabes por qué tengo prisa.
    – Solo es un desayuno, Danielle. No una proposición de matrimonio.
    La mujer se sonrojó.
    – No necesito ninguna de las dos cosas. He llamado a Emma, la amiga que me prestó el coche, y necesita que se lo devuelva hoy. Vendrá aquí con un amigo y luego me llevará a ver a Donald, el director artístico del que te hablé.
    – Y tú le enseñarás las fotos de Sadie y él te pagará lo suficiente para comprar otro coche y tú te apresurarás a empezar una nueva vida y Sadie y tú viviréis felices y comeréis perdices, ¿verdad? -Movió la cabeza-. Dime que no eres tan ingenua.
    – Podría ocurrir.
    – Sí, pero también hay muchas cosas que podrían salir mal -se acercó al armario, sacó una camisa y se la puso-. Demasiadas.
    Se oyó un claxon fuera, en la calle.
    Danielle se quedó inmóvil y miró a Nick.
    – Ya está ahí.
    Cuando se volvió para salir, él la detuvo por el brazo.
    – Espera.
    – No puedo. Tengo que…
    – Sí, lo sé. Tienes que irte. ¿Pero conoces bien a esa Emma? ¿Y a Donald? ¿Son amigos tuyos? ¿Buenos amigos?
    – Por supuesto -pero no lo miró a los ojos-. Los conozco a través del trabajo, sí, pero… -sonó de nuevo el claxon y ella lo miró suplicante-. Por favor. No hagas esto más duro de lo que ya es.
    – Amigos del trabajo -la siguió por el pasillo, con los ojos clavados en las caderas de ella. Pensó que sería feliz si pudiera seguirla, todas las mañanas así, como un perrito.
    Danielle abrió la puerta y saludó con la mano a Emma, quien estaba de pie al lado de su coche. Luego se volvió hacia Nick.
    – Tengo que irme.
    Había lágrimas en su voz, y eso lo emocionó. Se inclinó, sacó la cabeza por la puerta y levantó un dedo a Emma, que cruzó los brazos con aire… ¿incómodo?
    ¿Una amiga que corría en su ayuda y parecía triste por ello? No le gustaba.
    – ¿Cómo la conociste? -preguntó Nick a Danielle, observando a Emma sacar su teléfono móvil.
    La joven jugueteó con el collar de Sadie, con aire de estar ocupada.
    Nick le sujetó ambos brazos y la obligó a mirarlo.
    – ¿Cómo, Danielle?
    – La conocí en una competición, ¿de acuerdo? -se soltó de él-. Fue lo único bueno que saqué de mi relación con Ted. Que me presentó a algunas personas estupendas.
    – Dile que te llevaré yo con Donald.
    – Nick, ya hemos hablado de esto. Si todavía necesito el coche después de ver a Donald, ella me lo prestará más tiempo.
    – Díselo.
    Emma cerró el teléfono móvil y miró directamente a Nick.
    Este sintió que se le erizaba el vello de los brazos, como le ocurría siempre que presentía algo raro en el transcurso de su trabajo.
    – Hazlo por mí -le pidió a Danielle.
    – Nick…
    El hombre pasó a su lado y se acercó a Emma.
    – Buenos días -dijo con cortesía-. ¿Adónde se dirigen las dos?
    Emma miró a Danielle, que lo había seguido.
    – Emma -dijo esta-. Te presento a Nick Cooper. Y…
    – Y usted es Emma -Nick le lanzó su mirada más amenazadora-. ¿Y bien?
    – Llevaré a Danielle adonde ella quiera ir -repuso Emma, sonriendo a la joven-. ¿Preparada?
    – ¿A ver al director artístico? -insistió Nick.
    – Sí, claro -Emma evitó su mirada y tomó a Danielle del brazo.
    Nick le quitó el teléfono móvil de la mano y apretó la tecla de rellamada.
    – ¡Eh!
    Sonrió con aire sombrío y mostró la pantallita a Danielle.
    – ¿Reconoces este número?
    La joven lo miró y palideció.
    – Es el de Ted -se volvió hacia Emma-. ¿Acabas de llamar a Ted?
    Emma la miró con preocupación.
    – No te enfades conmigo, me ha dicho lo mucho que lo quieres y que esto es un malentendido. Él también te quiere de verdad, Danielle. Está destrozado por esta separación. Cuando vino a buscarte, me suplicó que lo llamara en el momento en que supiera algo, por eso lo he hecho. Solo quiere verte, hablar contigo.
    – ¿Le has dicho dónde estaba aunque te pedí que me guardaras el secreto?
    Emma tendió la mano hacia ella.
    – Danielle…
    – Yo confiaba en ti. ¡Dios mío! -soltó una risita amarga y retrocedió-. ¿Cuándo voy a aprender? -Señaló el coche de Emma-. Ya puedes irte.
    – Danielle, escucha. Somos amigas.
    – ¿Amigas? ¿Es una broma? Sadie…
    – No es el perro lo que me preocupa -dijo Emma, implorante-. Ted dice que solo quiere recuperarte…
    – ¿Recuperarme? -Danielle casi se mordió la lengua-. Si quiere recuperarme, Emma, ¿por qué ha llamado a la policía?
    – Bueno…
    – Dime que no le has dicho adonde pensabas llevarme.
    – No, aún no.
    – No se lo digas. Si te importo algo, no se…
    – Claro que me importas.
    – Pues no se lo digas.
    – Danielle…
    – Por favor, vete.
    – Pero…
    – Vete, Emma.
    Nick observó a Danielle ver alejarse a su supuesta amiga. Vio que tenía los hombros levemente hundidos. La vio frotarse las sienes con ademán derrotado y exhausto.
    En cualquier momento, recuperaría el aliento, enderezaría los hombros y le lanzaría una mirada fría antes de decirle que ella también tenía que irse.
    Antes de que tuviera tiempo de hacerlo, le tomó la mano y la correa de Sadie.
    – Nos vamos de aquí.
    – ¿Qué? -Danielle le lanzó la mirada fría que él estaba esperando-. No nos vamos juntos.
    – Ahora sí.

Capítulo Diez

    Danielle estaba lo bastante alterada como para dejarle el control a Nick. Lo bastante para mirarlo mientras él anulaba todo rastro de su presencia allí, razón por la que incluso metió las sábanas en la lavadora.
    Midió la cantidad de detergente que quería poner y tiró también la basura, que incluía, como ella bien sabía, tres preservativos. Solo vaciló cuando se acercó a los excrementos que había dejado Sadie en el jardín delantero. Pero buscó una pala y dispuso también de ellos, aunque lanzó a la perra varias miradas sombrías que el animal devolvió libre y abiertamente.
    Después, metió una bolsa de viaje en el maletero de su coche y salieron de allí. Sadie había entrado en el vehículo dócilmente, seguramente porque Danielle ya estaba allí, pero lanzó un ladrido cuando se pusieron en marcha.
    Danielle sentía deseos de hacer lo mismo.
    Veinte minutos después, Nick paró delante de un hotel. Apagó el motor y se volvió hacia la joven. Le tomó la mano y la observó con atención.
    – ¿Estás bien?
    – De maravilla.
    – Supongo que eso quiere decir que no.
    Danielle cerró los ojos.
    – Me cuesta creer que haya sido tan estúpida. Me había metido yo sola en una trampa.
    – No has sido estúpida. Simplemente confiabas en ella.
    – Sigo olvidando que no se puede confiar.
    Nick le introdujo los dedos en el pelo para masajearle la parte trasera del cuello, hasta que ella lo miró.
    – En mí puedes confiar.
    – Yo… -vio la expresión de fiereza de él y decidió reprimir su negativa-. No quiero confiar en nadie -susurró.
    – Lo sé -repuso él, y la apretó lentamente contra él.
    Le produjo una sensación sólida y cálida, y ella se dejó abrazar por un momento. Y luego, de pronto, encontró las fuerzas que tanto necesitaba y se apartó.
    – ¿Qué hacemos aquí?
    – Tomaremos una habitación y luego buscaremos a tu Donald y comprobaremos que es de fiar antes de hablar con él.
    – ¿Una habitación? -Volvió el rostro hacia el hotel-. ¿Aquí?
    – No podemos quedarnos en mi casa.
    – Juntos no. Pero tú sí puedes.
    Nick esperó a que lo mirara con rostro casi inexpresivo, pero ella lo conocía ya mejor y no se le pasó por alto su determinación.
    – No pienso dejarte afrontar esto sola -dijo-. Así que olvídalo.
    ¿Por qué no se marchaba? ¿Por qué tenía que seguir allí sentado con tan buen aspecto?
    – No puedo permitirte hacer esto, Nick. No tengo dinero para la habitación y…
    – Pues da la casualidad de que yo sí -dijo él; le puso un dedo en los labios para evitar que hablara-. No te gusta que te ayuden, pero me parece que por el momento tienes que resignarte a mi presencia -abrió la puerta, salió y le tendió la mano.
    Danielle lo siguió, y Sadie también.
    – Puede que no admitan a la perra -dijo la joven cuando entraron en la zona de recepción.
    – Después de haber limpiado personalmente sus cosas esta mañana, yo lo comprendería -repuso él con sequedad-. Pero este hotel admite perros -señaló el cartel de «perros bienvenidos». En esta zona es muy corriente viajar con animales domésticos, perros sobre todo. ¿Cuántas habitaciones necesitamos?
    Danielle pensó que tenía unos ojos increíbles… y su cuerpo se tensó en respuesta a la pregunta de él.
    ¿Cuántas habitaciones? Su cuerpo ansiaba pedir una sola. Pero su cerebro estaba al mando.
    – No deberíamos acostumbrarnos a…
    – No -Nick ocultó bien su reacción a esas palabras, se volvió a la recepcionista y reservó dos habitaciones.

    Después de instalarse y dejar las bolsas en las habitaciones, Nick llevó a Danielle a ver a Donald. Cuando llegaron, encontraron su oficina cerrada y un cartel que anunciaba que se habían mudado.
    El hombre sacó su teléfono móvil, marcó el número nuevo que aparecía en el cartel y se lo pasó a Danielle, que habló con el ayudante del director artístico.
    Cuando terminó de hablar, descubrió que Nick la observaba con atención.
    – ¿Y bien?
    – No puedo verlo hasta mañana -dijo ella.
    – Ya te he oído. Lo que no he oído es cómo te ha afectado eso.
    – Estoy bien.
    Nick sonrió.
    – Me alegro. Ahora tienes un día entero de vacaciones por delante.
    La mujer soltó una carcajada.
    – ¿Vacaciones?
    – Lo dices como si fuera una palabra fea.
    – Es que nunca he tenido vacaciones.
    – En ese caso… -Nick tomó la correa de Sadie con una mano y le pasó el otro brazo a Danielle por los hombros; echó a andar despacio hacia su coche, tirando de la perra, que no quería que nadie aparte de Danielle llevara su correa-. Seguid conmigo -dijo a las dos hembras recelosas-. Yo os enseñaré a relajaros.
    Pero eso era precisamente lo que temía Danielle. Si se relajaba, tenía que bajar la guardia. Y si bajaba la guardia, él se colaría en su corazón y se instalaría allí.

    En el hotel, Nick esperó fuera de la habitación de ella hasta que metió la tarjeta en la ranura y abrió la puerta.
    – Danielle -dijo; cuando se volvió a mirarlo, la apretó contra la jamba y le dio un beso rápido y apasionado.
    – ¿A qué viene eso? -preguntó ella, sin aliento.
    El hombre sonrió y le acarició el labio inferior con el pulgar.
    – Quería recordarte que, aunque yo esté en otra habitación, no estás sola.
    Toda su vida había estado rodeada de gente, y siempre había tenido que luchar con una soledad que no comprendía. Ahora que solo tenía la compañía de aquel hombre, no se sentía sola en absoluto.
    – Quizá otro beso me ayudaría a recordarlo mejor -dijo con suavidad-. Solo por si lo olvido.
    Nick se inclinó con una sonrisa sexy, pero ella le puso una mano en el pecho.
    – Y quizá… -se interrumpió.
    – ¿Quizá? -repitió él.
    – Quizá esta vez no tenga que ser tan rápido.
    La miró con intensidad.
    – Entendido -acercó los labios a un centímetro de los de ella y se detuvo-. ¿Algo más que quieras ya que estoy aquí? -susurró, con su aliento mezclándose con el de ella.
    – Bueno… -podía hacerle olvidar cualquier cosa, incluido el hecho de que su vida era un desastre. Podía hacer que se sintiera segura con solo mirarla. Y desvergonzada. Anulaba sus inhibiciones.
    – Quizá una cosa más.
    – Lo que quieras -la apretó contra sí para que notara lo duro que estaba-. ¿Quieres lo que querías anoche? ¿Los besos apasionados? ¿Las caricias que te hacían temblar? -Bajó la voz-. ¿Lo de mi lengua en…?
    – Eso -susurró ella, temblorosa-. Eso es lo que quiero.
    – ¡Ah!
    Con ojos brillantes, bajó la cabeza para un beso largo y glorioso que anuló más de la mitad de sus neuronas. Cuando levantó la cabeza en busca de aire, la empujó hacia su habitación. Cerró la puerta con el pie y avanzó con ella hasta que las piernas de la joven chocaron con la cama.
    – Vivo para dar placer -dijo con malicia. La empujó sobre el colchón y la siguió con su cuerpo largo y duro.
    Danielle le echó los brazos al cuello y buscó un beso, pero Nick se quedó inmóvil de pronto; movió el cuello primero a un lado y luego al otro, buscando algo.
    – ¿Nick? -Quería que le hiciera olvidar todo, aunque fuera solo un rato-. ¿Qué haces…?
    – ¿Sadie?
    ¿Ahora quería hablar de la perra?
    – Nick, creo que puede esperar…
    – ¡Sadie! -el hombre se puso en pie y miró a su alrededor con aire sorprendido-. ¿Dónde se ha metido?
    Danielle se incorporó sobre los codos. La habitación era lo bastante pequeña como para ver enseguida que allí no había ningún perro gigante oculto.
    – ¡Oh, Dios mío! -se puso en pie-. Ha debido alejarse cuando estábamos en la puerta.
    Nick había abierto ya la puerta.
    – En el pasillo no está -anunció-. Yo voy por la derecha, tú ve por la izquierda.
    Danielle salió por la puerta y giró a la izquierda hasta llegar a unas escaleras. Se preguntó si debía subir o bajar y optó por esto último. Sadie habría bajado, sin duda. Era lo más fácil, y después de todo, la perra era increíblemente perezosa.
    Al llegar abajo, empujó una puerta entornada que llevaba a un jardín. El resplandor del sol la obligó a levantar la mano para protegerse los ojos.
    Flores de todos los tonos y colores cubrían cada rincón. En los senderos, donde paseaba bastante gente, se alineaban bancos. Parecía que el hotel estaba ofreciendo una recepción de algún tipo, ya que había bastantes personas bien vestidas que sostenían copas de champán y platos llenos de comida.
    Y en el centro del jardín, en un lecho de flores que había aplastado por completo, se hallaba Sadie, con la lengua colgando fuera, la piel cubierta de tierra de las plantas y moviendo la cola.
    Danielle suspiró aliviada, a pesar de que frunció el ceño ante los daños que había causado la perra en las flores, pero su alivio no duró mucho. Porque al lado de Sadie, con la lengua también colgando y moviendo la cola perezosamente, había… otro perro.
    Un perro aún más grande, de pelo largo y oscuro y un tamaño impresionante que no podía ser otra cosa que un perro de Terranova.
    Cuando Danielle se detuvo a verlos, el Terranova se puso en alerta y se colocó delante de Sadie.
    No hacía falta ser muy listo para ver que era un macho y que acaba de reclamar a Sadie como propiedad privada.
    En más de un modo.
    Nick llegó a su lado y se detuvo también al ver a Sadie con su enamorado; los dos mostraban una expresión somnolienta, feliz y sedada.
    – Vaya -Nick miró a Danielle-. No sabía que los perros pudieran parecer tan… relajados.
    – ¡Oh, no! -gimió ella-. Esto no puede ser cierto.
    – Adivino que ella no está… operada.
    – Pensaba cruzarla antes o después, pero con uno de su raza.
    El novio de Sadie seguía sentado con aire satisfecho y la lengua colgando.
    Nick se frotó la barbilla; tenía aspecto de estar reprimiendo la risa.
    – Parece un perro bastante decente -comentó.
    El animal levantó una pata con elegancia y empezó a lamerse.
    Nick soltó una carcajada.
    Danielle gimió, negándose a reconocer que la risa de Nick poseía un poder de contagio tal que daban ganas de unirse a él.
    – Tú tienes la culpa.
    – ¿Yo? -Nick parpadeó; hizo una mueca cómica de sorpresa-. ¿Y por qué?
    – Me has distraído con ese beso; de no ser así, no me habría olvidado de Sadie ni un segundo -tiró de la correa de la perra. Y tuvo la mala suerte de que justo en ese momento empezaran a funcionar los aspersores.
    – No digas ni una palabra -advirtió a Nick; salió de la tierra sin dignidad y empapada-. Ni una sola palabra.
    Sadie, que estaba llena también de agua y barro, se sacudió con fuerza sobre Danielle y lanzó un aullido, volviendo la cabeza para lanzar una última mirada a su amante con ojos brillantes.
    El amante devolvió el aullido y soltó un ladrido agudo.
    Nick, apartado de la tierra y el agua, se mantenía seco y… sospechosamente divertido.
    Danielle no sabía si quería golpearlo o levantar el cuello hacia él y aullar también.

    – ¿Tú no te lo preguntas? -inquirió Nick cuando volvieron a pararse delante de sus habitaciones.
    Danielle se preguntaba si alguna vez el sonido de su voz dejaría de provocarle escalofríos en la espina dorsal.
    – ¿Qué me pregunto?
    Nick le habló al oído.
    – Si ella ha disfrutado tanto como disfrutaste tú conmigo.
    – Apártate -dijo ella, que seguía goteando. Abrió la puerta-. O vas a terminar tan mojado y caliente como yo.
    El pecho de él rozó su espalda y su mandíbula subió por el pelo de ella. Una simple caricia, pero… bueno, no tan simple, ya que las rodillas de ella chocaron entre sí.
    – Lo digo en serio -le advirtió ella.
    – ¿De verdad estás caliente y mojada? -preguntó él con voz suave-. ¿Y qué más? ¿Estás también cremosa?
    Como sus palabras hicieron que se le acelerara el pulso, lo ignoró y metió a Sadie en el cuarto de baño, cerrando luego la puerta.
    Se miró en el espejo la piel brillante, los ojos, que estaban más vivos de lo que los había visto nunca, y respiró hondo.
    – Es una vergüenza que él me vuelva tan loca -se dijo.
    Porque podía encariñarse mucho, mucho con él.

    Nick no había huido de un reto en su vida, y la puerta cerrada del baño era un reto sin precedentes.
    Teniendo en cuenta eso, que Danielle acababa de abrir los grifos de la ducha, y que a él no le gustaba perderse ninguna diversión, tendió la mano hacia el picaporte.
    No había cerrado con pestillo… buena señal. Se asomó por la puerta y vio a Danielle, todavía completamente vestida, que intentaba convencer a una Sadie somnolienta de que entrara en la ducha.
    – Vamos -resoplaba empujando a la perra desde atrás-. Estás muy sucia. Tienes que… ¡Agh!
    Dio la vuelta y probó a tirar del animal; al retroceder entró de pleno bajo el chorro y cerró los ojos cuando el agua la golpeó de pleno.
    Sadie se limitó a gruñir y empujar en sentido contrario, hasta que las manos de Danielle resbalaron y ella cayó contra la pared de la ducha.
    Sadie salió huyendo.
    Danielle, todavía debajo del chorro, cerró los ojos y movió la cabeza.
    Nick, sonriente, entró de puntillas y se metió en la ducha con ella completamente vestido.
    – Eh, puedes lavarme a mí si quieres. De la cabeza a los pies.
    La abrazó y la apretó con fuerza, dando gracias en su interior porque el agua que le caía en la cara fuera caliente.
    – Estás loco -gruñó ella, pero le echó los brazos al cuello-. Completamente loco.
    – Sí -bajó la cabeza y le mordisqueó el cuello-. Sabes muy bien.
    Empezó a quitarle la ropa mojada, impaciente por tocar la piel caliente y húmeda.
    – Nick -soltó un gemido cuando él le agarró las nalgas, acercándola al bulto inconfundible de sus pantalones. Un sonido que sugería que ya se sentía menos gruñona-. No podemos.
    Nick bajó la boca por su cuello y su hombro desnudo, que mordió con gentileza, haciendo que se aferrara a él. Le gustaba cómo lo abrazaba, como si no quisiera soltarlo nunca.
    – No podemos hacer esto delante de Sadie.
    – ¿Te refieres a la perra que hacía lo mismo hace un rato? -señaló el suelo, donde roncaba Sadie con los ojos cerrados y la boca abierta-. No creo que le importe mucho en este momento. Está agotada -bajó las manos por el cuerpo de ella y le tomó los pechos, pasando los pulgares por sus pezones-. Vamos a cansarnos nosotros también.
    Los ojos grises de ella se llenaron de deseo, y se apoyó en él, provocando que a Nick le diera un vuelco el corazón. Quería que en el rostro de ella se quedara permanentemente esa expresión… la que indicaba que él era el centro de su universo. Para lograrlo, se apoyó en el deseo que lo inundaba, dejándose llevar por la pasión, el anhelo, el deseo desesperado, hasta que ambos estuvieron jadeantes. Solo cuando ella había perdido ya el control una vez, la penetró llevándola consigo al paraíso.

    Mucho rato después, Nick llamó al servicio de habitaciones. Mientras esperaban, Danielle abrió su ordenador portátil.
    Nick no se había molestado en vestirse y, mientras ella esperaba conectar con internet, se maravilló de lo desinhibido y cómodo consigo mismo que parecía, estudiando la carta del servicio de habitaciones, apartando con aire ausente una bolsa de galletas para perro que había en la mesa.
    La bolsa crujió y Sadie, que dormía en el suelo, se despertó en el acto.
    Nick miró a la perra. Esta lo miró a él… las dos criaturas de la vida de Danielle que todavía no se habían hecho amigos.
    Nick movió la bolsa.
    Sadie se puso en pie. Inclinó la cabeza. Miró la bolsa.
    Nick sacó una galleta y la miró con atención.
    Sadie gimió y se acercó más.
    – Bueno -Nick enarcó una ceja-. ¿Ahora te gusto más?
    Sadie se lamió el hocico, con los ojos clavados en la galleta.
    Nick levantó los ojos al techo y se la lanzó.
    – Eres una perra muy fácil.
    El animal se tragó la galleta, se lamió el hocico y volvió a gemir.
    Y Nick metió la mano en la bolsa y le lanzó otra.
    Danielle sintió que se derretía por dentro. Ted solía mostrarse encantador con todos los perros. Con la gente también. Pero ella acabó por darse cuenta de que era una simpatía falsa, de la que no llegaba hasta los ojos. Además de eso, estaba el hecho desconcertante de lo mucho que le importaba lo que pensaban los demás, sobre todo de él.
    En Nick no había nada de falso. Era seguro de sí, atractivo, y posiblemente el hombre más relajado que había conocido en su vida. No le importaba lo que pensaban los demás, ni de sí mismo ni de ningún otro.
    ¿Y por qué le gustaba tanto aquello?
    Estaba tan atareada pensando en eso, pensando y mirando el cuerpo magnífico de Nick, que casi se le pasó por alto.
    Su página web tenía instalado un tablón de anuncios para poder organizar citas de trabajo en la red. También respondía a preguntas y ofrecía consejos, y anunciaba las exhibiciones caninas a las que acudiría.
    Entre sus mensajes había uno anónimo que la dejó sin aliento.

    Puedes huir pero no puedes esconderte.

Capítulo Once

    Nick satisfecho y relajado tras el sexo, contemplaba la carta del servicio de habitaciones y pensaba en la buena vida que tenía en ese momento.
    – Podría comerme todo lo que hay aquí.
    Al ver que Danielle no respondía, miró por encima del hombro.
    Estaba pálida como un fantasma y miraba fijamente la pantalla del ordenador.
    – ¿Danielle?-se acercó a ella-. ¿Qué sucede?
    Al ver que ella solo movía la cabeza, se sentó a su lado y giró el ordenador hacia sí. Lo que leyó le enfrió las entrañas.
    – ¿Ted?
    – Cree que estoy huyendo -cerró los ojos-. Y es cierto, maldita sea -se cubrió el rostro con las manos-. Odio esto. Odio huir, tener miedo. Tengo que darle la vuelta a esto, Nick. No sé cómo, pero lo haré.
    – Lo harás. Lo haremos juntos. Es demasiado para hacerlo sola.
    – Quizá pueda pagarle lo que él crea que vale la perra.
    Nick sabía ya lo suficiente sobre Ted para estar seguro de que el problema no se resolvería tan fácilmente.
    – No creo que sea dinero lo que quiere.
    – Lo dices porque sabes que no tengo -la joven hizo una mueca. Le tocó el brazo-. Te pagaré por todo lo que has hecho, Nick.
    – Ahora vas a conseguir que me enfade -dijo él-. Mira, esperemos a ver qué dice Donald. Si todo sale como tú esperas…
    – Saldrá.
    – Si sale bien -repitió él-, ya veremos qué viene después.
    – Ya estás hablando en plural otra vez -comentó ella, con un recelo del que él empezaba a cansarse.
    Deseaba contestarle que sería mejor que se acostumbrara, pero como tampoco entendía muy bien su uso del plural, optó por guardar silencio.

    Fueron con el coche hasta la oficina nueva de Donald y se quedaron sentados en el coche, mirándola.
    – Bien -dijo Danielle con falsa alegría. Buscó la manija de la puerta, porque no quería que Nick viera lo nerviosa que estaba, aunque resultaba evidente en su cara-. Vamos allá.
    Nick le puso una mano en el brazo.
    – ¿Cómo conociste a Donald?
    – Ah… -cansada de haber cometido un error tras otro, vacilaba en decírselo-. A través de Emma. Me lo presentó en una competición. Pero no creo que ella…
    – ¿No lo crees?
    – No -dijo Danielle con firmeza. Lo miró a los ojos-. Ella pensaba que estaba haciendo lo correcto. Lo creía de verdad. No volverá a entrometerse.
    ¿O quizá sí?
    Lo cierto era que aquel era un mundillo pequeño, incestuoso casi, donde todos se conocían. El tema podía salir en una conversación cualquiera.
    – Ten cuidado -dijo él con voz sombría.
    Entraron juntos en el edificio. Danielle miró al hombre alto, callado, casi insoportablemente sexy que tenía al lado y se maravilló de que estuviera con ella.
    – ¿En qué estás pensando? -preguntó él. Le puso una mano en la parte baja de la espalda, como si tocarla fuera lo más natural del mundo.
    ¿En qué estaba pensando? En que le gustaría que la tocara así siempre.
    – En nada.
    – Ajá.
    Danielle levantó la vista, y la sonrisa de él la hizo tambalearse.
    Nick la sujetó con fuerza hasta que recuperó el equilibrio.
    – Gracias -susurró ella, apretándole la mano-. Pero algún día quiero ser yo la que esté a tu lado cuando me necesites.
    Nick la miró sorprendido, como si nadie le hubiera ofrecido eso nunca.
    – Puede que te tome la palabra -musitó.

    Donald estaba de pie en el mostrador de recepción cuando entraron. El director artístico miró a Sadie, sin mostrar ninguna sorpresa al verla, y levantó la vista hasta Danielle.
    Era un hombre pequeño, fuerte y bronceado, con una expresión no demasiado feliz.
    – Danielle… ¡qué sorpresa!
    La joven le estrechó la mano y pensó que no parecía nada sorprendido.
    – Tengo una cita.
    – Sí, justamente estaba mirando mi agenda -miró a la recepcionista-. Al ver a Sadie, he sabido que eras tú.
    No se alegraba de verla. Danielle, incómoda ya, miró a Nick, que observaba atentamente a Donald. A pesar de ser una mujer que se enorgullecía de su recién adquirida independencia, no pudo reprimir un gesto de alivio por tenerlo a su lado.
    – La última vez que te vi, me dijiste que podías conseguirle anuncios a Sadie.
    – Sí, es cierto -el hombre acarició la cabeza de la perra, que lo miró fijamente-. Pero eso fue antes.
    – ¿Antes?
    Donald miró a Nick y luego a Danielle.
    – ¿Dónde está Ted?
    – No sé -repuso amablemente la joven. Señaló al hombre que la acompañaba-. Este es Nick Cooper -observó cómo se estrechaban la mano, midiéndose mutuamente-. ¿Qué querías decir con eso de antes?
    – No quiero meterme en medio.
    – ¿En medio?
    – Entre Ted y tú.
    – No hay medio -dijo Danielle con cautela-. Ahora se trata de Sadie. Y de mí.
    – ¿Estás segura?
    – Donald, dímelo sin tapujos. Sí o no. ¿Te interesa trabajar con Sadie?
    – Hablemos aquí -los precedió a un despacho amplio, donde había aún muchas cajas de mudanza, y sostuvo la puerta para que pasaran. Pero cuando Sadie se acercó al umbral, la detuvo-. Solo personas -sonrió a Danielle y le tomó la correa-. Estará perfectamente ahí fuera, con la recepcionista.
    Antes de que la joven o Nick tuvieran tiempo de responder, cerró la puerta, dejándolos en el despacho. Solos.
    Danielle se mordió el labio inferior y miró la puerta.
    – No, esto no va bien. Aquí pasa algo.
    – Y que lo digas -Nick se acercó a la puerta-. No perderemos a Sadie de vista.
    Pero la perra no estaba en el mostrador de recepción, y Donald tampoco.
    Los dos corrían por un pasillo y el hombre iba marcando un número en su teléfono móvil.
    Nick lanzó un silbido y sucedió algo increíble. Sadie se detuvo de golpe y giró el cuello para mirarlo.
    Su movimiento tensó la correa, y Donald se detuvo. El teléfono móvil cayó de sus dedos y rebotó en el suelo de baldosas.
    Mostró una sonrisa forzada, pero antes de que pudiera decir nada, Nick se hizo con el móvil. Se volvió a Danielle con expresión de disgusto.
    – Adivina.
    – ¿El mismo número al que llamaba Emma?
    – ¡Bingo! -Nick tomó la correa de Sadie y se la pasó a la joven-. Aquí tienes el premio. Un perro para toda la vida. O hasta que te mate a ti, lo que suceda primero.

    Sonó el teléfono y Ted contestó en el acto, seguro de que se trataba de la llamada que le devolvería a Danielle.
    – Yo no quería meterme en esto -le llegó la voz de Donald-. ¿Cómo demonios he terminado aquí, Ted?
    – Por dinero. Te hizo cambiar de idea muy deprisa. ¿Qué sucede?
    – Ella va con un tal Nick Cooper. Sé que querías saberlo, pero me siento raro diciéndotelo. Como si estuviera espiando a Danielle.
    – Sí, sí.
    – Llevan la perra con ellos -prosiguió el otro de mala gana-. Mira, Ted, yo…
    – Gracias -repuso este con cortesía. Colgó el teléfono, cegado por la furia.
    Lo había abandonado, lo había dejado de verdad.
    Pero no importaba. Sabía adonde iría ella ahora. A buscar papeles que solo el criador de Sadie podía darle. Los papeles que podían limpiar su nombre.
    La rabia seguía atormentándolo. Si hubiera vuelto con él, no necesitaría limpiar nada. Estaba harto de perder cosas. Su casa. Su dinero.
    El respeto.
    Y esa idea le hizo lanzar el teléfono al otro lado del cuarto.

    Danielle y Nick volvieron al hotel en medio de un silencio sombrío. Él apretaba el volante con fuerza, con expresión amenazadora.
    La joven pensó que seguramente se sentiría atrapado con ella.
    ¿Qué iba a hacer? Solo entendía de perros, y aunque era magnífica en su trabajo, eso no importaba. Aunque pudiera aclarar el tema del robo, el daño ya estaba hecho. Nadie en su sano juicio la contrataría ahora.
    Y no entendía cómo había podido meter en aquel lío al hombre más increíble, más guapo y más sexy del mundo. Se había metido en su vida y permitido que la ayudara, que la protegiera. Que cuidara de ella.
    ¡Vaya con su autosuficiencia!
    Eso tenía que cambiar.
    – Voy a entregarme -dijo con suavidad cuando él aparcó en el hotel y apagó el motor.
    – Por encima de mi cadáver -repuso él, con tal gentileza y amabilidad que ella tardó en darse cuenta.
    – Es mi decisión, Nick. Esto no puede continuar.
    El hombre sacó las llaves y se volvió hacia ella con aire protector.
    – Tienes razón -dijo-. No puede continuar. ¿Tienes algún plan?
    – Todavía no -confesó ella, odiando el hecho de no tenerlo-. Pero puedo…
    – Podemos. Sea lo que sea, habla en plural.
    A Danielle le dio un vuelco el corazón. No estaba preparada para aceptar aquel plural, pero tenerlo a su lado la hacía sentirse segura y protegida. Dos cosas que faltaban bastante en su vida.
    – Tú tienes tu vida. No puedes seguir haciendo esto eternamente.
    – Nadie puede seguir haciendo esto eternamente.
    – Nick…
    – No pienso irme, Danielle. No hasta que estés bien. No me lo pidas.
    – Tengo que hacerlo.
    Los ojos de él se oscurecieron.
    – ¿Es eso lo que quieres?
    – Estoy segura de que los dos lo queremos.
    – No hables por mí -repuso él con cierto mal genio-. Te lo pregunto a ti. ¿Es eso lo que de verdad quieres?
    – Sí -susurró ella; se cubrió los ojos-. ¡Dios mío, sí! -volvió a mirarlo. Él se había apresurado de tal modo a ocultar su sorpresa y dolor que no estaba segura de haberlos visto-. Es lo mejor, Nick, para que tú vuelvas a tu vida.
    – Nunca me ha gustado lo que era lo mejor para mí -repuso él. Y algo se calentó en el interior de ella-. Supongo que te das cuenta de que Ted sabe que estás en esta zona.
    – Sí -se esforzaba por no ceder al pánico, no mirar por encima del hombro cada vez que oía un ruido.
    – Nos iremos del hotel y buscaremos otro sitio al que ir mientras pensamos lo que podemos hacer.
    – Eso son muchos plurales.
    – Sí -la retó con la mirada a decir algo más, y ella de pronto ya no quiso hacerlo.
    Y eso, el no querer, la sorprendió.
    – La verdad es que esos plurales no están tan mal -comentó.
    Nick enarcó las cejas y le dedicó una de aquellas sonrisas lentas y sensuales que siempre la afectaban al tiempo que la abrazaba.
    – ¿Dónde no están tan mal? -susurró.
    Le mordisqueó la oreja y ella echó la cabeza a un lado para darle más espacio.
    – Ahora por ejemplo -ronroneó-. Este es un buen plural.
    – Mmmm -subió sus dedos por las costillas de ella-. ¿Ahora te empiezan a gustar?
    – Por el momento… Pero solo porque me gusta cómo besas -le advirtió sin aliento.
    El hombre sonrió.
    – Puedo vivir con eso.
    – Y para que lo sepas… -se interrumpió con un gemido porque la mano de él tocó un punto de su cuello que la hizo encogerse-, cuando dejes de besarme, terminaré con lo de los plurales.
    El hombre soltó una carcajada y la atrajo hacia sí.
    – Procuraré recordarlo, tesoro. Procuraré recordarlo.

    – ¿Cuál es el plan? ¿Conducir hasta donde se acabe la gasolina?
    Nick sonrió.
    – Eres una planificadora excelente. Desconocía esa cualidad tuya.
    – Hay muchas cosas que no sabes de mí -Danielle le devolvió la sonrisa desde el asiento del acompañante, pero él la conocía ya lo bastante bien como para ver que estaba nerviosa.
    ¿Qué había en ella que lo impulsaba a tranquilizarla y protegerla? Le puso una mano en la rodilla, necesitaba su contacto de un modo que ya no le sorprendía.
    – Lo que me recuerda que me gustaría saber más cosas de ti -comentó.
    – ¿Aparte de que sea una mujer perseguida por la ley?
    Su risita no lo engañó. Estaba asustada y nerviosa y a él lo irritaba pensar que hubiera llegado a ese punto en su vida.
    – ¿Qué has hecho desde el instituto? -preguntó con idea de distraerla. Y si de paso se abría a él, mucho mejor-. Aparte de entrenar perros, claro. ¿Universidad? ¿Viajar? ¿Qué?
    – No fui a la universidad -miró por la ventanilla-. No tenía dinero para eso y mis notas no eran excepcionales. Como tenía que trabajar por la noche, me costaba trabajo sacar los cursos.
    Nick sabía que sufría dificultades económicas en aquella época, y se odió por hacerla recordar aquello.
    – Me sorprende que te quedaras aquí.
    La mujer se encogió de hombros.
    – He viajado. Como entrenadora de perros de personas ricas y aburridas, he llevado a animales a competiciones de todo el país, y ha sido divertido.
    – ¿Ha sido?
    La mujer le dedicó una sonrisa triste que fue como una puñalada en su corazón.
    – No creo que nadie vuelva a contratarme después de esto.
    – ¿Hay alguna otra cosa que también te guste hacer?
    La joven observó el campo que pasaba a su lado.
    – En este momento seguramente aceptaré cualquier empleo, pero porque tengo que comer.
    A Nick se le encogió el estómago. Él no era rico, pero nunca había tenido que preocuparse de cosas como un techo o comida. Había crecido con pocas preocupaciones y unos padres que lo apoyaban y se habían encargado de darle educación y seguridad en sí mismo para afrontar la vida.
    Danielle tenía también un medio de vida, se había defendido sola desde mucho antes que él. ¿Pero cuántas personas habían creído en ella y la habían alentado?
    – Cuando encuentre un lugar donde instalarme de modo permanente, me gustaría ahorrar e ir a la universidad -dijo ella. Lo miró para ver su reacción. Casi como si esperara que la desanimara-. Quiero ser veterinaria.
    Nick sonrió.
    – Serás una veterinaria estupenda.
    – ¿Si?
    – Oh, sí. Tienes lo que hace falta -amplió la sonrisa-. Y sabes tratar a los pacientes.
    La mujer le devolvió la sonrisa, menos nerviosa que antes.
    – Yo también creo que sería buena. Puedes buscarte un perro y venir a verme de vez en cuando para las revisiones.
    Aquel comentario sirvió para recordarle a Nick que antes o después tendrían que separarse.
    Él volvería al trabajo que ya no estaba seguro de querer, y ella empezaría una vida nueva.
    Una vida nueva bastante lejos. Tal vez sus caminos no volvieran a cruzarse en otros quince años.
    No le gustaba el modo en que aquel pensamiento hacía que se le encogiera el estómago.
    – No me gustan mucho los perros -miró a Sadie por el espejo retrovisor y, curiosamente, sintió una punzada ante la idea de no volver a verla.
    No había duda. Se estaba reblandeciendo.
    – Cuando trabajo, estoy siempre de viaje. No podría mantener un animal -notó que ella lo observaba con atención y se preguntó qué veía cuando lo miraba así. Volvió la cabeza hacia ella-. ¿Qué?
    – ¿Echas de menos tu trabajo?
    – Por supuesto -repuso él automáticamente, pero aunque las palabras salieron de sus labios, no las creyó del todo-. No estoy seguro -confesó-. Llevo tanto tiempo soltando adrenalina, que he olvidado lo que es pararse un poco a oler las rosas.
    – No te has parado desde que entré por tu puerta.
    – Cierto -soltó una carcajada-. Pero este ritmo es casi un descanso comparado con lo que ocurre cuando trabajo. Y si he de ser sincero, esto de relajarse es… agradable.
    – ¿Qué harías si no te dedicaras a viajar por el mundo en busca del siguiente artículo?
    – No lo sé.
    – ¿Crees que estás en una crisis de madurez, Nick?
    – Muérdete la lengua. No estoy preparado para la edad madura. Además, todavía me quedan dos semanas de vacaciones para pensarlo.
    – Yo no pienso usar tus dos semanas… tal vez el resto del día.
    – Cooper's Corner -dijo él de pronto-. Quiero llevarte allí.
    – ¿Adónde?
    – Está un par de horas al norte de aquí. No muy lejos. Tengo un par de primos allí. Van a abrir una posada.
    La mujer frunció el ceño.
    – Yo estaba pensando en alejarme bastante más.
    Sí, Nick ya lo sabía, pero no le gustaba la idea de que se fuera lejos, posiblemente a otro estado, completamente sola y sin nadie a quien acudir.
    Danielle se mordió el labio inferior pensativa.
    – Pero quiero ir a ver a la mujer a la que le compré a Sadie. Y también vive en el norte.
    – De acuerdo, nos quedaremos en Cooper's Corner mientras lo haces.
    – Y después me iré.
    Y después se iría. ¿Pero cómo iba a poder él dejarla marchar?
    – Danielle… -la miró un instante y volvió de nuevo la vista a la carretera-. Te presentaré a mi prima Maureen. Antes era policía.
    Danielle se puso tensa.
    – Nick…
    – Es buena, Danielle.
    – No. Nada de policías. Prométeme que no se lo dirás.
    – Danielle…
    – Promételo, Nick.
    – Está bien. No se lo diré hasta que sea necesario.
    – No será necesario.
    El hombre sintió un tic muscular en la mandíbula. Nunca había tenido ese tipo de problemas de estrés.
    Pronto volvería al trabajo. A viajar. A buscar noticias.
    Y se acabarían los tics en la cara.
    ¿Por qué entonces no era feliz?

Capítulo Doce

    Cooper's Corner estaba situado en el corazón de las colinas del norte de Berkshire. Tal y como Nick había prometido, era una aldea rural pintoresca, clásica de Nueva Inglaterra. Una calle principal con pequeñas tiendas y una heladería en una esquina.
    – Típico USA -dijo Danielle con una sonrisa cuando cruzaron el pueblo.
    – No dejes que los de aquí te oigan decir eso -el advirtió Nick; sonrió a su vez-. Se creen que son originales.
    En el pueblo abundaban el encanto y la personalidad. En las calles viejas había grandes árboles que parecían llevar allí muchas generaciones. Las aceras tenían bultos debidos a las raíces de los árboles y las fachadas de las tiendas antiguas habían sido pintadas con colores en otro tiempo brillantes y apagados ya por el tiempo. El sol daba brillo a todo el conjunto y Danielle contuvo un momento el aliento y dejó que ese resplandor alcanzara las profundidades de su alma.
    Allí se sentía en paz. A salvo.
    Pero eso era una tontería. No sabía nada de aquel pueblo, nada de su gente, nada en absoluto aparte de que estaba demasiado cerca de sus humildes comienzos para estar tranquila.
    Cruzaron Cooper's Corner, subieron una colina y entraron en un camino curvado, donde una señal de madera les daba la bienvenida a la posada Twin Oaks.
    – Es aquí -comentó Nick, doblando la última curva.
    La posada estaba delante; una granja remodelada, enorme, rodeada de verde. Desde su posición en lo alto dominaba el pueblo. Danielle la miró con el corazón en la garganta. Ese era un lugar para instalarse, para descansar. Cargar baterías.
    – Es hermoso -susurró. Y se sintió un poco tonta por haberse dejado conmover de ese modo.
    – La construyó mi bisabuelo, Warren Cooper, en 1875. Esos ciento sesenta acres fueron todo un legado.
    Habían decidido dejar a Sadie en el coche hasta que hubieran hecho las presentaciones. Nick salió y movió la cabeza maravillado mirando la casa.
    – Es increíble todo lo que le han hecho desde que la vi. Increíble. Deberías haber visto lo descuidada que estaba la propiedad hace solo seis meses.
    – Es… confortable -no se le ocurría otra palabra.
    – Sí -le tomó la mano justo en el momento en que se abría la puerta. Salió una mujer, que se cubrió los ojos con la mano a modo de visera para verlos mejor.
    A Danielle le latió con fuerza el corazón. Aquello era el principio del fin. Desde allí iría a ver a Laura Lyn, la criadora de Sadie, y luego acabaría todo.
    Nick se marcharía.
    Se había dicho que era lo que ella quería, pero no era cierto. Verlo marcharse iba a ser lo más difícil que había hecho nunca.
    – ¡Nick! -gritó la mujer. Se acercó corriendo y se abrazó a él. Era una mujer de treinta y pocos años, vestida con pantalón tejano y camiseta, y cubierta de pintura seca de varios colores-. Dime que traes noticias de la civilización.
    – Te dije que después de una semana en el campo te volverías loca -repuso Nick, abrazándola-. Pero confiesa que esto te encanta.
    La mujer se apartó con una sonrisa.
    – Esto me encanta.
    – ¿Y estás bien?
    – Mejor que bien -saludó a Danielle con una inclinación de cabeza-. Hola.
    – Maureen -dijo Nick-. Ella es Danielle. Mi…
    Al ver que no terminaba la frase, la joven volvió la vista hacia él.
    Nick la miraba con una expresión indefinible que de pronto la asustó. ¿Le contaría la verdad a Maureen después de haber prometido no hacerlo? No, no lo creía así, pero sí parecía que ocurría algo raro, porque la miraba como pidiéndole perdón, y ella no entendía por qué.
    – Es mi prometida -dijo. Danielle dio un respingo.
    Nick sonrió como si su reacción fuera perfectamente normal.
    – Aunque todavía no se ha acostumbrado a oírlo. Hemos venido por aquí para dar una sorpresa a sus familiares.
    Maureen lo abrazó de nuevo con un gritito de alegría. Nick miró, por encima de la cabeza de su prima, a Danielle, que estaba tan sorprendida, que una brisa ligera podría haberla tirado al suelo.
    – ¿Prometida? -dijo con los labios, sin emitir sonido.
    – Siento no haber avisado -comentó Nick para Maureen, pero mirando a Danielle-. Sabemos que aún no estáis listos para abrir y tenemos un perro enorme, pero esperábamos…
    – Claro que podéis quedaros aquí -la mujer se apartó para darle un beso en los labios-. Voy a preparar una habitación. El interior sigue siendo un desastre lleno de pintura y otras cosas, y todavía no hay servicio…
    – No importa -le aseguró su primo-. No necesitamos gran cosa.
    – ¡Oh, Nick! ¡Qué emocionante! Estoy deseando contárselo a todos…
    – Respecto a eso -el hombre la sujetó antes de que pudiera alejarse-. Esperamos guardar el secreto unos días más.
    La mujer dejó de sonreír.
    – ¿Es secreto?
    – Por favor.
    – ¿De verdad?
    – De verdad.
    Maureen emitió un suspiro hondo.
    – Lo haré por ti, pero no me pidas que lo guarde mucho tiempo porque es demasiado sabroso. ¡Prometido! ¡Imagínate! -Se volvió a abrazar a Danielle sin previo aviso-. No sé cómo lo has atrapado, querida, pero me alegro mucho.
    Danielle se sentía tonta con los brazos colgados a los costados, así que acabó abrazando desmañadamente a la otra.
    – Bienvenida a la familia -dijo Maureen con tal calor, que Danielle se sintió llena de culpabilidad, que aumentó aún más cuando la otra entró en la casa.
    – ¿Prometida? -preguntó con incredulidad mientras iban a sacar a Sadie del vehículo.
    – No se me ha ocurrido un modo de decirle la verdad e impedir que se entrometiera. Querría ayudar.
    – Oh.
    – Y tú no quieres ayuda.
    – Claro -tenía que recordar eso.
    – No será por mucho tiempo.
    Eso tampoco debía olvidarlo. Se prometió que no lo haría y sacó a Sadie del coche.

    Danielle se acercó a la ventana de la habitación que les habían preparado y miró la ladera de la colina procurando no pensar.
    Una habitación, una cama.
    Preguntarse cómo había ocurrido aquello no servía de mucho. Su intención había sido estar sola, combatiendo el pánico, desde luego, pero también dispuesta a iniciar una nueva vida que no incluía nada ni a nadie aparte de a Sadie y a sí misma.
    Pero no había podido librarse de Nick. No lo había intentado mucho porque, hora tras hora, minuto tras minuto en su compañía, riendo, hablando, huyendo… era toda una experiencia que no olvidaría nunca. A cada segundo que pasaba sabía que sería más difícil alejarse cuando llegara el final.
    Y habría un final, siempre había un final.
    Pero la expresión de su rostro cuando le dijo a Maureen que se iban a casar… Sabía que era solo parte de la historia que había tenido que inventar, pero se mostraba tan fiero, tan protector tan… satisfecho de considerarla suya.
    Se recordó que estaba actuando. Y era muy buen actor. Maureen y Clint se habían mostrado muy amables. La mujer insistió en que se considerara como en su casa y le ofreció compartir las comidas e incluso prestarle el coche si lo necesitaba.
    Y aquello hizo que se sintiera peor aún. Traicionaba su confianza al no decir la verdad, pero no podía decirla.
    – Siento lo de la habitación para los dos.
    No se volvió a mirar al hombre que la había rescatado ya más de una vez, el hombre que se había abierto paso hasta su corazón.
    – Lo hice para reforzar la historia.
    – Ah, sí, la historia -sintió que se acercaba hasta que su aliento le tocó el pelo.
    – Maureen me conoce bien -dijo él-. No se habría tragado que no durmiera con mi prometida.
    Danielle se volvió a él. Sus cuerpos no se tocaban, pero entre ellos emanaba un calor especial de todos modos.
    ¿Lo sentía también él?
    Miró sus ojos verdes, cálidos y llenos de afecto, y pensó que tal vez sí. Forzó una sonrisa.
    – Lo del compromiso sí parece que le ha sorprendido.
    Nick hizo una mueca.
    – Digamos que no tengo fama de ser hombre de compromisos.
    – Seguro que lo entenderán cuando te marches. Les diremos que tienes que ocuparte del estudio de tus hermanas y que yo…
    – No pienso irme.
    Danielle tragó saliva con fuerza.
    – Claro que sí. Es preciso. Tú volverás y yo iré a buscar a la criadora de Sadie y… -tenía la boca tan seca que no podía tragar-. Y luego seguiré mi camino.
    – Quiero acompañarte a ver a la criadora.
    – Eso no es necesario.
    – Lo sé -colocó una mano en el alféizar detrás de ella, aprisionándola con su cuerpo-. Eres dura -dijo con gentileza-. Resistente y fuerte. Puedes afrontar lo que sea, ya lo he visto -le tomó una mano-. Me quedo por mí, no por ti. Quiero saber que esto acaba bien.
    Casi nunca acababa nada bien para ella, pero confiaba en que esa vez fuera diferente.
    Nick la miraba de aquel modo que la hacía temblar por dentro, y como empezaba a debilitarse, se apartó y estuvo a punto de tropezar con Sadie, que dormía en el suelo.
    – ¿Cómo puede dormir así? -preguntó él, admirado, mirando a la perra, que, tumbada de espaldas, con las cuatro patas en el aire y la boca abierta, emitía un ronquido suave cada pocos segundos. Pasó encima de ella y se acercó a la cama-. Bueno, ¿cuándo nos vamos?
    Danielle buscó algo en su expresión, aunque no sabía qué. ¿Compasión? ¿Pena? Algo que le posibilitara un ataque de orgullo que le permitiera apartarlo.
    Pero él sonrió con la misma paciencia de siempre.
    – Y cuando hagamos esto, ¿te irás y volverás a tu vida? -inquirió ella.
    – Tienes mucha prisa por librarte de mí.
    – ¿Te irás?
    La sonrisa de él murió lentamente.
    – Si consigues lo que buscas, me iré.
    – De acuerdo -repuso ella con suavidad. Tomó la mochila-. Este es tan buen momento como cualquier otro.

    Laura Lyn Miller, de Perros de Espectáculos Miller, no estaba en casa. En la puerta había un tablón con chinchetas para que las visitas dejaran notas, y teniendo en cuenta las fechas de las notas, llevaba al menos una semana fuera.
    – Está en una exhibición -dijo Danielle con una voz neutral que no consiguió engañar a Nick.
    Sabía que estaba contrariada y por primera vez en mucho tiempo se sintió indefenso.
    Porque ella quería que se fuera y la dejara en paz.
    Pero no podía dejarla hasta que supiera que se encontraba bien. El hecho de que además quisiera quedarse por otras razones pertenecía a su infierno particular.
    – Solo necesito sus archivos -dijo la joven, mirando todavía la puerta cerrada-. Papeles que prueben que yo estuve en la vida de Sadie desde el principio, con mi propio dinero. Yo pagué la mayor parte de las vacunas y la comida y todo lo que necesitaba, y como Laura Lyn y yo estuvimos en contacto en las competiciones, ella podría ser testigo de ello.
    – Volverá -Nick la llevó de vuelta al coche-. Y nosotros también.
    La joven guardó silencio hasta que estuvieron en la carretera de regreso a la posada.
    – Si está en el circuito que yo creo, estará fuera otra semana. Y…
    Nick sabía que aquello no le iba a gustar.
    – ¿Y?
    – No está muy lejos de aquí.
    – Pero Ted puede ir a buscarte allí.
    – Es probable.
    – Entonces esperaremos.
    – Esperaré yo. Tú no puedes quedarte aquí una semana.
    Cierto. Tenía una vida.
    Cooper's Corner apareció a la vista, la aldea hermosa que siempre lo había atraído. Pequeña, personal. Única. Pensó que Danielle lo afectaba del mismo modo.
    Cuando llegaron a la posada, la joven salió del coche antes de que él acudiera en su ayuda.
    – Voy a sacar a Sadie a pasear un rato.
    Sola. Aquello estaba muy claro.
    Muy bien. Él también practicaría lo de estar solo. La observó alejarse, sujetar la correa de Sadie como si la perra fuera todo lo que tenía en el mundo.
    Deseó llamarla, pero le pareció patético, así que volvió hacia la casa, donde podría estar solo y pensar. Tal vez incluso hablar con Maureen.
    Le había pedido que investigara un poco a Ted, discretamente, sin explicarle por qué se lo pedía. Y confiaba en que obtuviera resultados. Lo que fuera. Y eso, combinado con el mensaje amenazador, el testimonio de Danielle sobre cómo había tratado a Sadie y lo demás que él pudiera encontrar, tal vez sirviera para volver las tornas a favor de la joven.
    La joven que en ese momento se alejaba de él todo lo que podía.
    En el porche de atrás, que cubría toda la longitud de la casa, había dos jóvenes a las que reconoció como las limpiadoras de Maureen.
    Ambas le sonrieron.
    – De descanso -dijo la pelirroja con buen ánimo. Se había desabrochado todos los botones de la blusa menos uno para poder atársela entre sus generosos pechos.
    La otra se había subido el pantalón corto hasta una altura casi pornográfica y, como estaba tumbada boca abajo en la tumbona, se veía bien su trasero casi desnudo. La mujer sonrió por encima del hombro.
    – ¿Quiere unirse a nosotras?
    – Ahhh.
    Decididamente, algo raro le pasaba, ya que vaciló y se volvió para ver si descubría a Danielle en la distancia.
    Pero ella había desaparecido hacía rato.
    Y su libido también.
    Aterrorizaba pensar que hubiera podido robarle sus impulsos lujuriosos en tan corto espacio de tiempo, por lo que se volvió a las mujeres y miró sus cuerpos, decidido a obtener respuestas del suyo.
    Nada de nada.
    No había que darle vueltas. Lo que deseaba, lo que anhelaba, era a la esbelta, dulce y sexy Danielle de ojos húmedos.
    Pero había un problema: a ella no le sucedía lo mismo.
    Sabía que era medianamente guapo. No era presunción, sino realidad. También sabía que no era malo en la cama. El modo en que ella se aferraba a él, lo miraba a los ojos sorprendida, como si nadie le hubiera hecho sentir nunca lo mismo así lo indicaba.
    Tampoco era su compañía, porque, aunque quisiera fingir otra cosa, le gustaba; lo veía en sus ojos y lo saboreaba en sus besos.
    Y aunque no quisiera admitirlo, confiaba en él. Le había contado la verdad. Confiaba en él para ayudarla.
    No había dejado que nadie más hiciera aquellas cosas.
    Pero no quería confiar en él. No quería dejarle entrar.
    Y sin eso, no tenían nada.
    La pelirroja de los pechos generosos se movía en la tumbona, buscando acomodarse mejor, mientras lo observaba entre las pestañas para asegurarse de que él no se lo perdía.
    – Lo siento, señoritas -dijo Nick, consciente de que estaba loco.
    Pero algo en su interior le indicaba que se avecinaban problemas y su instinto no se equivocaba nunca. Se volvió y siguió a Danielle.
    No estaba en el sendero. No estaba en los jardines. No estaba en ninguna parte.
    Había desaparecido.

Capítulo Trece

    Danielle renunció al paseo andando en favor del coche. Maureen había sido muy amable al ofrecerle todo lo que necesitara, y el hecho de haber aceptado su hospitalidad y tomado prestado su coche le resultaba una carga abrumadora.
    Se dirigía con Sadie a la exhibición canina para buscar a Laura Lyn.
    Y no dejaba de repetirse que hacía lo correcto al no querer mezclar más a Nick. Ya había hecho bastante, le debía mucho y…
    ¿A quién pretendía engañar?
    Necesitaba desesperadamente recordar lo que era estar sola, sin la presencia increíble y dinámica de Nick Cooper, el único hombre que había conseguido que se pusiera a soñar con el futuro.
    Y esos sueños eran inútiles. Y peligrosos.
    Detuvo el coche cerca del lugar de la competición y se permitió un momento para mirar con nostalgia el caos controlado que la rodeaba. En el aparcamiento predominaban las caravanas y furgonetas. Se habían levantado dos carpas enormes para la exhibición y a su alrededor había puestos de vendedores donde se vendían desde jerséis para perros hasta utensilios para recoger excrementos.
    El ruido, la competición amistosa aunque dura, la locura general de todo aquello había sido su vida durante años. Se sentía como en casa, y sin embargo, curiosamente, también como un sueño al que no perteneciera.
    Por suerte, no le costó mucho encontrar a Laura Lyn, quien la había contratado en ocasiones para ocuparse de sus perros. Después de un abrazo rápido de saludo, Danielle se apartó.
    – No me has visto aquí -dijo.
    – De acuerdo -Laura movió el chicle que masticaba continuamente de una mejilla a la otra-. No te veo aquí, agotada y con mal aspecto. ¿Tiene que ver con la llamada que me hizo Ted hace unos días?
    A Danielle se le encogió el estómago. Se aferró a la correa de Sadie con dedos tensos. Miró a su alrededor, pero no lo vio.
    – Esto no ha sido buena idea.
    – ¿El qué? -movió de nuevo el chicle y apareció un bulto en una de las mejillas-. ¿Por qué?
    Danielle dejó de buscar a Ted el tiempo suficiente para mirarla a los ojos.
    – Necesito papeles.
    – Ted dijo que me los pedirías. Y que tenía que llamarlo en cuanto te viera -enarcó una ceja-. Difícil de hacer si no te estoy viendo.
    Danielle respiró hondo.
    – Laura…
    – ¿Has robado a Sadie?
    – Más bien le he ofrecido protección.
    Laura Lyn hizo una pompa gigantesca.
    – Ah.
    – Quiero probar en los tribunales que Sadie es mía.
    – Probar su propiedad.
    – Sí. Así podrá quedarse conmigo.
    – ¿Porque Ted rompió contigo? ¿O porque Sadie es la mejor campeona que ha dado esa raza en décadas?
    Al parecer la historia ahora era que Ted había roto con ella. Fantástico. Así encontraría aún más comprensión entre los jueces.
    – No, por nada de eso -Danielle la miró a los ojos-. Porque había que apartar a Sadie de Ted. Y a mí también. Lo dejé yo. Tenía buenos motivos, y ahora necesito probar que Sadie no le pertenece -respiró hondo-. ¿Puedes ayudarme a hacerlo?
    – ¡Danielle!
    Las dos mujeres se quedaron inmóviles. Gail Winters, la ayudante de Laura, se acercó a ellas.
    – No pensaba encontrarte aquí -dijo con una mirada de curiosidad.
    Gail apenas tenía veinte años; manejaba dinero, era hermosa y demasiado elegante para la vida canina, pero había demostrado ser una buena ayudante para Laura.
    Además de todo lo cual, se creía enamorada de Ted. Y dado el modo en que miraba en ese momento a Danielle, sin duda sabía muchas cosas.
    Laura le volvió la espalda con la excusa de apartarse del sol. Se inclinó hacia Danielle.
    – ¿Adónde debo enviar los papeles?
    – Eso es… complicado.
    Laura Lyn la miró un instante.
    – ¿Gail? -dijo por encima del hombro-. ¿Puedes ir a cepillar a Max? Es el siguiente en salir.
    – Pero…
    – Por favor, Gail.
    Hasta que su ayudante no se alejó, no volvió a hablar.
    – ¿Complicado?
    – Quiero ir a buscarlos yo.
    – Ir a mi casa no sería buena idea.
    – ¿Por Ted?
    – Sí. ¿Por qué no te envío los papeles cuando vuelva dentro de unos días?
    Danielle vaciló, porque aquello requería mucha confianza, algo de lo que no andaba sobrada en ese momento.
    – Puedo hacértelos llegar a finales de esta semana -prometió la otra.
    A finales de semana. Seguramente podía esperar hasta entonces para empezar una nueva vida.
    – La posada Twin Oaks, en Cooper's Corner -dijo con suavidad.
    Y pidió en su interior que no acabara de cometer el mayor error de todos hasta la fecha.

    Danielle regresó a la posada. Dentro se oían martillazos, el susurro de una sierra… pero al subir las escaleras no vio a nadie.
    Tal vez no la hubieran echado de menos.
    Cuando entró en la habitación, le quitó la correa a Sadie. Se incorporó y respiró hondo. Quizá Nick se hubiera marchado ya, después de decidir que ya se había molestado bastante por ella. A lo mejor en aquel momento daba gracias a las estrellas por haberse librado tan fácilmente de ella. Tal vez…
    – Hola -dijo él con suavidad.
    La joven se volvió con un sobresalto y lo vio sentado en el sillón cerca de la ventana, con las piernas extendidas ante sí y las manos apoyadas en los muslos.
    Tranquilo y relajado.
    Excepto por las chispas que salían de sus ojos.
    – No te había visto -dijo ella, llevándose una mano al corazón.
    – Sí -repuso él-. Ese es un gran problema entre nosotros.
    No estaba contento. De hecho, parecía furioso.
    – Nick…
    – Tú no me ves.
    Se acercó lo suficiente para que ella pudiera ver que no había solo furia en sus ojos, sino también algo más profundo. Miedo. Ansiedad.
    Y la causante era ella.
    – Primero de todo -dijo él, apartándole el pelo de la cara con una gentileza sorprendente-. ¿Estás bien?
    – Sí.
    – Me alegro -la miró un momento-. ¡Maldita sea! Estoy tan furioso, que he olvidado qué era lo segundo.
    – Nick…
    – Has ido a la exhibición canina. Te has puesto en peligro. Lo has hecho sola porque eso era lo que querías.
    – ¡Tenía que hacerlo! -gritó ella-. Nick, me estoy volviendo loca esperando que ocurra algo. No puedo seguir así. Tengo que actuar, asumir el control. Necesito esos papeles de Laura y ha prometido enviármelos.
    – Yo también necesito algo y voy a tomarlo ahora mismo.
    La hizo ponerse de puntillas y la besó. El beso sabía a rabia y frustración, pero también a algo más: afecto y necesidad. Una mezcla intoxicante que hizo que Danielle tuviera que admitir que allí había algo más que un intento vago de recuperar los días del instituto con emociones baratas.
    – Nick…
    – Mírame, Danielle. Óyeme. Deja de gritarme que me vaya y siénteme -llevó las manos a las caderas de ella y la atrajo hacia sí, besándola con ternura a pesar de la pasión.
    La joven respondió al beso entregándole también su frustración y rabia, y de repente sintió el anhelo de acercarse más, de sentirlo mejor.
    – Tú querías que me hubiera ido cuando volvieras -dijo él; se apartó para mordisquearle la oreja-. Ahora quieres que me vaya.
    – Nick…
    ¿Cómo explicárselo cuando ella misma no lo entendía? Solo sabía que el único lugar donde se había sentido sana y salva era allí en sus brazos.
    ¿Cómo era eso posible?
    – Sé que hemos empezado deprisa -murmuró él-. Pero no quiero terminar deprisa -subió las manos por las costillas de ella, hasta colocar los pulgares en la parte baja de los pechos.
    Danielle abrió la boca para decir que le gustaba deprisa, pero solo le salió un gemido. Nick, alentado, le acarició los pezones hasta que ella se estremeció y se apretó desvergonzadamente contra él. Nadie la había tocado nunca como aquel hombre. Fascinada, lo exploró a su vez con las manos, que introdujo bajo la camisa para sentir endurecerse los músculos de su espalda ante su contacto.
    – Quiero más -dijo él.
    Bajó las manos hasta las bragas de ella. Danielle se movió para facilitarle el acceso; y le gustó el sonido que salió de su garganta cuando la encontró húmeda para él.
    – No puedo irme -dijo Nick con voz ronca. Le besó el cuello, con las manos aún en sus bragas y las caderas apretando las de ella-. Ya deberías saberlo.
    – Sí… -apenas podía tenerse en pie-. Y tú deberías saber que me das muchísimo miedo.
    Al oír aquello, Nick apartó las manos de ella y se quedó completamente inmóvil.
    – Físicamente no -se apresuró a añadir ella; le echó los brazos al cuello y lo atrajo hacia sí-. Pero Nick… -consiguió mirarlo a los ojos-. Eres una amenaza para mi corazón. Supongo que lo sabes.
    – Solo sé que tú eres un peligro para el mío.
    – Por eso esto no saldrá bien. No…
    – Bésame, Danielle -dijo él con voz ronca de deseo-. Cállate y bésame.
    – Eso puedo hacerlo.
    Acercó su boca a la de él y lo besó con fiereza. Cuando ya no podían respirar pero tampoco deseaban apartarse, Nick apoyó la mejilla en su pelo. Danielle percibió que sus corazones latían al unísono.
    Podía amarlo.
    Podía enamorarse sin ningún esfuerzo. Con un suspiro leve por lo que podía haber sido y que tal vez fuera solo su última noche con él, se dejó llevar hasta la cama.

    Nick se perdió en el momento, concentrándose en abrazar a Danielle con tanta fuerza que por una vez ella no pudiera reconstruir después el muro que rodeaba su corazón. Para ello utilizaba la lengua, los dientes, la hacía temblar y arquearse bajo él.
    – Me cuesta trabajo respirar -le dijo ella.
    Mejor. A él le ocurría lo mismo.
    La noche se había echado encima. La lámpara de la mesilla de noche arrancaba brillos a la piel de ella, volvía sus ojos suaves y soñadores, y él sabía que no olvidaría nunca el aspecto que tenía en aquel momento, suspirando del placer que él le daba. Quería darse una sobredosis de ese placer, mantenerla entregada y débil de deseo.
    Por él.
    Estaban en ropa interior, arrodillados en la cama, con las bocas unidas. El plan de Nick era volverla loca, pero ella volvió las tornas y lo enloqueció a él con caricias.
    – ¡Estás tan bien hecho!
    – Mmmm, no como tú -inclinó la cabeza y lamió la parte de seno que el sujetador dejaba al descubierto, inhalando su aroma femenino al tiempo que le desabrochaba el sujetador para dejar caer los pechos encima de sus manos extendidas.
    – Todavía necesito más -decidió. Y terminó de desnudarla y desnudarse antes de tumbarla sobre el lecho y colocarse sobre ella.
    Cuerpo contra cuerpo. Moviéndose, tocando, acariciando, probando con lentitud y erotismo, regodeándose en su placer mutuo. En su alegría mutua.
    Definitivamente, encontró más de lo que buscaba. Encontró algo que inundó sus sentidos e hizo abrirse su corazón.
    – Nick -susurró ella, cuando él la penetró, con la voz impregnada de una admiración que él ya conocía.
    – Lo sé.
    Comenzó a moverse y ella le siguió el ritmo, y la pasión se elevó, tomándolo por sorpresa. El deseo se volvió más intoxicante porque lo acompañaba el miedo de que aquello era único. Suyo.
    Para siempre.

    Fuera había oscurecido, pero a Ted aquella oscuridad le llegaba hasta el alma.
    Estaba en el exterior de una posada olvidada de Dios llamada Twin Oaks.
    Él la habría llamado Infierno. Los había visto. Había permanecido fuera, oculto por la noche, y los había visto abrazarse a través del cristal de la ventana.
    Danielle y su nuevo novio. Había encontrado otro hombre.
    Y sería castigada por ello.
    Hasta la luna se había retirado mientras él seguía allí en el bosque. Mirando. La ventana se oscureció.
    Lo que implicaba que, en ese momento, Danielle yacía con otro hombre.
    La furia casi lo cegaba, pero se esforzó por respirar hondo. Nada había cambiado. Ella volvería con él.
    Él la obligaría.

Capítulo Catorce

    Nick durmió con Danielle aquella noche y también la siguiente. En contra de lo que le indicaba el sentido común.
    Pero había descubierto que el sentido común no imperaba en su relación con Danielle. Hacían el amor, hablaban, reían.
    Y seguían fingiendo estar prometidos ante la familia de Nick.
    Pero aunque quedarse había sido elección suya, resultó muy difícil, porque a cada día que pasaba estaba más seguro de la única cosa que Danielle no querría oír.
    Estaban hechos el uno para el otro.
    Una mañana se despertó y encontró la cama vacía. Lo asaltó el pánico, pero Sadie abrió un ojo desde su lugar en el suelo y le lanzó una mirada triste.
    – Bueno, si tú sigues aquí, ella también debe estar -se relajó Nick.
    La perra cerró los ojos y no le hizo caso.
    Pero cuando Danielle salió del baño completamente vestida, se puso en pie para que la acariciara.
    – ¡Eh! -pidió Nick, tumbado todavía-. Vuelve a la cama y despiértame.
    – A mí me parece que ya estás despierto.
    – Tengo una pesadilla. Consuélame.
    La joven tomó la correa de Sadie.
    – Tengo que sacar a la perra.
    Nick abandonó la cama con un suspiro y se puso los pantalones vaqueros. Se acercó a ella por detrás.
    – ¿Cómo lo haces? -pasó un dedo por un hombro que la blusa sin mangas dejaba al descubierto.
    – Tiene que salir a…
    – Me quieres con todo tu corazón por la noche y luego, por el día, te apartas. Te distancias.
    La joven se quedó muy quieta.
    – Yo no hago nada de eso.
    – ¿De verdad? -La volvió hacia sí y la miró a los ojos-. Lo estás haciendo ahora. Enfadándote para evitar el tema que importa.
    – ¿Y cuál es?
    – Nosotros.
    – Nick…
    – ¿Por qué, Danielle? ¿Por qué te abres a mí solo cuando estás desnuda y desesperada porque te…?
    – Yo nunca estoy desesperada.
    Trató de volverse, pero él la apretó contra la puerta.
    – ¿Quieres apostar? -preguntó con suavidad; rozó con los pulgares la piel debajo de sus pechos, un lugar donde sabía que podía hacerla ronronear como un gato.
    Danielle cerró los ojos.
    – Eso no te dará resultado.
    – Ajá -había captado el tono de deseo de su voz y repitió la caricia, esa vez un poco más arriba, cerca de los pezones.
    A Danielle le latió el pulso en la base del cuello. Nick acercó la boca a aquel punto y soltó un gemido.
    – Esto es… -él empezó a besarle la garganta y ella soltó un gemido.
    Nick la izó solo lo suficiente para apretar su erección contra la V de su pantalón corto.
    – Nick… ¿qué intentas demostrar?
    Él apenas lo recordaba.
    – Creo que se trata de que puedes sentirte desesperada por mí -murmuró.
    – Yo nunca estoy… desesperada.
    Pero sus palabras sonaban débiles, y Nick le acarició los muslos, y los abrió para poder colocarse entre ellos.
    – Los papeles -oyó que decía ella-. Tienen que llegar hoy.
    Nick lo sabía ya, lo recordó al despertarse. Y sabía también que ella se iría de allí en cuanto llegaran.
    – No deberíamos… -dijo Danielle.
    – Claro que no, pero lo hacemos -le cubrió la boca con la suya porque no quería oír todos los motivos por los que hacían el tonto.
    Conocía bien aquellos motivos. El beso los borró de su mente en cuanto ella se entregó con un gritito y le devolvió la caricia con pasión.
    Nick sentía un deseo intenso, un sentimiento fuerte, y el corazón le galopaba en el pecho hasta el punto de pensar que, si no la hacía suya de inmediato, moriría. Desaparecieron los pantalones de ella y se abrieron sus vaqueros. La izó más y la penetró con un movimiento que hizo gritar a ambos. No sabía cómo podía seguir deseándola así, con aquella fuerza, pero el deseo lo consumía.
    – Nick… -el sollozo le indicaba que ella también estaba consumida.
    – Pon tus piernas alrededor de mi cintura, así. Sí, ahí.
    Penetró en su cuerpo generoso hasta que otro grito indicó que ella llegaba al orgasmo. La observó estremecerse, pronunciando su nombre, y la siguió de cerca.
    Pasaron unos momentos antes de que pudiera moverse, pero al fin levantó el rostro del cuello de ella.
    Danielle tenía la cabeza apoyada en la puerta, con los ojos cerrados, y le temblaban todavía las extremidades. Nick quería tocarla, pero como también le temblaban los brazos tenía miedo de que, si le soltaba las nalgas, se cayera.
    La joven se movió, hasta que él tuvo que soltarla, y buscó la ropa que habían esparcido por la habitación.
    Se cubrió los pechos con la blusa y lo miró con tristeza.
    – No puedo seguir con esto.
    – ¿Te refieres a hacer el amor?
    – Esto -se puso los pantalones-. Esto de fingir que estamos prometidos -se puso la blusa, olvidando el sujetador-. Esto -señaló la puerta contra la que habían estado apoyados-. Todo esto.
    Antes de que él pudiera contestar, alguien llamó a aquella puerta.
    – ¿Nick? -preguntó Maureen desde el otro lado-. Clint y yo acabamos de abrir una botella de champán. Un regalo de nuestro distribuidor. Baja con tu prometida y brindaremos.
    Nick miró a Danielle, que le devolvió la mirada con solemnidad, como queriendo indicar que aquello estaba muy mal.
    – Danos un minuto -dijo el hombre.
    Danielle movió la cabeza.
    No quería seguir jugando, pero no importaba, porque él tampoco. Y había llegado el momento de decírselo. La vio buscar un calcetín y encontrarlo.
    – Yo quiero que sea verdad, Danielle.
    El calcetín se le cayó de los dedos.
    – ¿Qué has dicho?
    – Yo tampoco quiero seguir fingiendo. Quiero acostarme contigo por la noche, despertarme abrazado a ti. Quiero compartir tu vida y que tú compartas la mía.
    – Estás loco -susurró ella.
    – Es posible.
    – No puedes querer compartir mi vida. Yo no quiero compartir mi vida.
    – Te quiero, Danielle.
    La joven apretó los labios y se volvió. Se acercó a la ventana y miró los jardines llenos de color.
    – Eso es ridículo. No me conoces.
    – Yo creo que sí -repuso él.
    – Muy bien -los hombros de ella estaban rígidos. El cuello también. De hecho, su cuerpo entero parecía tan rígido como si fuera a romperse parte por parte-. Yo no te conozco a ti.
    – Que te sientas entre la espada y la pared no es motivo para mentir -contestó él.
    Danielle se volvió a mirarlo con una réplica airada preparada en los labios, pero murió cuando vio que, aunque su voz había sonado firme, él se hallaba lejos de estar seguro de sí.
    Y además, su amor por ella le brillaba en los ojos.
    – ¡Oh, Nick!
    El hombre apretó la mandíbula.
    – Estás encantada.
    Más bien aterrorizada. ¿Cómo era posible que afrontar su amor le resultara más duro que afrontar el odio de Ted?
    – Llevamos vidas muy diferentes.
    – ¿Y qué?
    – Que… tú mismo lo dijiste. Tu trabajo te obliga a viajar por todo el mundo. Estás muy poco en casa.
    – Y también te dije que había disfrutado de estas vacaciones. Tanto que estoy pensando que no sería malo cambiar de estilo de vida. Puedo seguir escribiendo, Danielle, sin desaparecer durante meses enteros -la miró con intensidad-. Si tú buscas algo duradero.
    – De eso se trata. No sé lo que busco.
    – Sí lo sabes. Pero no quieres admitirlo. Dios no permita que compartas…
    – Ya lo he probado, muchas gracias.
    – Conmigo no -la miraba con calor-. No me compares con él.
    – No es tan sencillo.
    – Estoy harto de golpearme la cabeza contra la pared para conseguir que confíes en mí. Que me desees.
    – Te deseo, Nick. Ese nunca será el problema.
    – Preferiría tener tu confianza.
    Danielle sentía las costillas rígidas. Le dolía el estómago. Necesitaba aire.
    – No me fío.
    – Por la noche sí.
    ¡Maldición! ¿Dónde estaba la correa de Sadie?
    – Cuando está oscuro confías en mí -dijo él a sus espaldas-. Cuando puedes engañarte pensando que es solo sexo, solo temporal.
    Sadie tenía ya la correa puesta. Danielle la agarró y miró a Nick. Al ver su rabia y su dolor se le encogió el corazón.
    – Pero es a la luz del día cuando llegan los retos -adivinó él-. ¿Pues sabes una cosa, Danielle? Yo no soy como él y nunca lo seré. Nunca te meteré en un molde y te obligaré a hacer cosas que no quieres. No me interesa cambiarte ni pedirte que seas alguien que no eres. Te quiero tal y como eres.
    Cubrió con su mano la que ella tenía en el picaporte.
    – Pero no toleraré esa mirada, la de que te estás preguntando cuánto falta para que muestre mi verdadera personalidad, la mirada que dice que no importa las veces que me dejes hacerte el amor, seguirás guardándote una parte de tu corazón.
    – Nick, basta. Por favor, basta -tenía que pensar. Necesitaba respirar.
    Abrió la puerta.
    Sadie gimió, alterada por la tensión que se respiraba entre ellos. Danielle tiró de la correa.
    – Vamos.
    La perra agachó la cabeza y utilizó su peso para tirar hacia atrás.
    – ¿Huyes, Danielle? -preguntó Nick.
    La joven lo maldijo en su interior por no comprenderla. Aquello no le resultaba fácil, era…
    Sadie dio otro empujón y se sentó en los pies de Nick.
    – Ya has huido otras veces -le hizo notar él, colocando una mano en la cabeza del animal-. Y todavía no te ha dado resultado. ¿Por qué no intentas solucionar esto para variar?
    La joven miró a su perra, que rehusaba moverse.
    – Adelante -le sugirió Nick-. Huye. Sigue corriendo. No te abras a mí. No reconozcas lo que siento por ti. Serás más feliz así, ¿verdad?
    ¿Qué sabía él?
    – Vamos, Sadie.
    Salió de la estancia, pero el animal no la siguió.
    – Déjala -la retó Nick-. Si solo necesitas tomar el aire…
    – A ti ni siquiera te gusta.
    El hombre la miró y movió la cabeza.
    – Veo que sigues sin verme.
    Danielle le devolvió la mirada, tensa y rígida. Creía que la quería. ¡A ella! No podía respirar, así que soltó la correa y salió a correr al jardín.
    Sola.
    Sola como siempre.

    Nick miró a Sadie.
    Esta, desde su posición encima de los pies de él, donde la sangre dejaba de circular rápidamente, le lanzó una mirada de reproche, herida, como si él tuviera la culpa de todo.
    – Eh, eres tú la que ha decidido quedarse -le recordó él.
    Sadie le rozó el estómago con la cabeza y levantó los ojos húmedos hacia él.
    – Oh, no. No empieces con eso. Soy el segundo plato y lo sé. Deberías haberte ido con ella.
    La perra emitió un suspiro patético. Un suspiro de autocompasión.
    – ¡Ah, qué diablos! -se pasó los dedos por el pelo y se agachó-. Sabes que os he tomado cariño a las dos, ¿verdad?
    Sadie se apoyó sobre él, que cayó sentado al suelo, y se subió a su regazo.
    – Vaya lío, ¿eh? -murmuró el hombre. Sin poder evitarlo, abrazó al animal.
    El mastín colocó la cabeza en su hombro y le lanzó un chorro de saliva por la espalda. Nick apenas si se dio cuenta.
    – Todo saldrá bien -murmuró.
    ¿Pero cómo? Seguía viendo el brillo de las lágrimas en los ojos de Danielle cuando le dijo que la quería.
    Su amor la ponía nerviosa.
    El corazón le dio un vuelco, y desapareció gran parte de su enfado. Pero para ser un hombre que no había sido particularmente romántico hasta entonces, tenía muchas esperanzas.
    Por ejemplo la de ser correspondido.

    Nick sacó a Sadie por la puerta de atrás. Se sentaron en el largo porche con vistas a los jardines y colinas llenas de senderos. Mucho más abajo se divisaba un prado verde.
    Era un lugar hermoso, y Nick sabía que, si Danielle buscaba paz, la encontraría allí en los senderos.
    Maureen salió de la casa y se sentó a su lado.
    – Dos cosas -dijo, directa al grano como siempre-. Le pedí a un amigo de la comisaría que investigara a ese tal Ted.
    La expresión de su rostro indicaba que había encontrado algo.
    – ¿Y?
    – Un ciudadano modelo, muy trabajador. Siempre paga sus facturas, bla bla, bla bla.
    – ¿Pero? Me parece que no todo acaba ahí.
    – Oh, no. Hay más. Varias denuncias por asalto con agravantes.
    – ¿Condenado?
    – No. Todas las denuncias se acabaron retirando. Pero si tenemos en cuenta eso, junto con el hecho de que en los cinco últimos años ha sido despedido de dos compañías financieras por los mismos motivos, también sin denuncias, empezamos a ver otra imagen del ciudadano modelo. ¿Conoces a ese tipo?
    – Personalmente no -repuso Nick, sombrío-. ¿Cuál es la segunda cosa?
    – ¿Has pisado tú mis hortalizas recién plantadas en la pared este de la posada?
    – ¿Me tomas el pelo? ¿Y arriesgarme a una muerte cierta? -Miró a la perra y luego a Maureen-. ¿Seguro que son huellas de personas?
    – No solo son de personas, son de hombre. Decididamente no son de Clint, no se atrevería. Además, son muy grandes -miró los pies de Nick.
    – Inocente -juró este, levantando las manos-. ¿Pero quién querría asomarse a las ventanas…?
    ¡Ah, maldición!
    Ted, asalto con agravantes, maltratador de perros e imbécil integral.
    Y Danielle estaba por allí sola.

Capítulo Quince

    Danielle subió corriendo un sendero en cuesta con el afán de liberar parte de la tensión acumulada. Los papeles de Laura Lyn llegarían ese día.
    Entonces sería libre de marcharse. De huir.
    Que era exactamente lo que quería.
    Más o menos.
    ¡Maldito Nick Cooper! ¿Por qué tenía que hacerle anhelar lo que no podía tener?
    Se había adiestrado para estar sola, para no depender de nadie ni confiar en nadie. Pero su amor brillaba como un rayo de luz, provocándole tentaciones que no había sentido nunca.
    Nick era muy distinto a la gente que había habido en su vida. No era egoísta, no miraba solo por sí mismo.
    ¿Cómo sería tener a alguien así en su mundo? ¿Alguien a quien le importaban sus esperanzas y sueños y que estaba a su lado mientras los hacía realidad?
    ¿Pero qué derecho tenía ella a pensar en romance y amor cuando su vida era tan desastrosa? Antes tenía que arreglar las cosas porque solo entonces sería libre de buscar lo que la satisfacía.
    Y Nick Cooper la satisfacía, de eso no había duda. Se sentó en una piedra grande y se llevó la mano al corazón, que se había desbocado de pronto. Si pudiera…
    No. Acabaría con aquello. En cuanto recibiera los papeles iría directamente a la policía. Si todo salía bien, pronto podía estar empezando una vida nueva. Trabajaría y esa vez haría que valiera la pena. Iría a la universidad. Se haría veterinaria. Haría…
    – Danielle.
    Al oír aquella voz familiar, respiró hondo y se volvió. Era Nick, por supuesto, que jadeaba como si hubiera ido corriendo desesperadamente desde la posada.
    La rodeó con sus brazos y la estrechó contra sí. Con tanta fuerza que ella sintió los latidos de su corazón.
    O quizá era el de ella.
    – ¡Dios mío! -exclamó él-. No podía encontrarte. Pensaba…
    – ¿Nick? -sorprendida por el modo en que la abrazaba, como si hubiera temido no volver a verla, lo abrazó a su vez, encantada con las sensaciones que eso le provocaba.
    El hombre frotó la mejilla de ella con la suya; en su expresión había una mezcla de miedo y alivio.
    – Tengo lo que necesitas -dijo-. Puedo ayudarte a volver.
    – ¿Los papeles de Laura Lyn? ¿Han llegado ya? -Se apartó con una sonrisa, que borró de su rostro al ver la expresión seria de él-. Dime lo que ocurre.
    – No son los papeles -le acarició los brazos-. No han llegado todavía.
    – ¿Entonces qué es? -la miraba con tal seriedad, que no supo qué pensar-. Nick, me estás asustando.
    – Le pedí a Maureen que investigara un poco a Ted.
    – ¿Qué?
    – Encontró asalto con agravantes. Lo despidieron de dos empresas distintas por eso. Danielle, es lo que necesitas para dar peso a tu testimonio.
    – ¡Oh, Dios mío! -La opresión que sentía en el pecho se relajó un tanto por primera vez en mucho tiempo-. Estaba aquí sentada, tomando la decisión de volver a toda costa. Pasara lo que pasara. Multas. Cárcel. Quería recuperar mi vida a cualquier precio.
    Los ojos de él brillaron con fiereza.
    – Las multas podemos pagarlas.
    Otra vez hablaba en plural. Y curiosamente, ella se relajó aún más.
    – Y no irás a la cárcel -siguió él con decisión.
    – Nick…
    – Te quiero, Danielle. No lo olvides -le acarició la barbilla con el pulgar-. Y creo que tú me quieres a mí.
    La joven no podía respirar.
    – Solo hace una semana que te conozco.
    – Una vida entera -corrigió él-. En esa semana hemos vivido una vida entera.
    – Pero hay cosas que no sé de ti -podía oír el miedo en su voz-. Cosas que tú no sabes de mí.
    – Sé lo suficiente -se apartó, partiéndole el corazón con aquel movimiento-. Pero al parecer tú no.
    – Lo siento, yo…
    – Ya -la miró con rostro inexpresivo-. Había huellas de pies en el huerto de Maureen, al lado de la casa. Como si alguien la hubiera estado vigilando desde fuera.
    Danielle lo miró y se apartó.
    – Le di a Laura Lyn la dirección para que enviara los papeles. Otro error, ¿eh? No debí confiar en…
    – Danielle -empezó a acercarse de nuevo con un suspiro, pero en ese momento sonó la radio que llevaba en la cadera-. Me la ha dado Maureen. Ha insistido -se la acercó a la boca-. La tengo. Sana y salva.
    – Bien -la voz de Maureen llenó el claro; una voz donde se leía la preocupación-. Sadie está con vosotros, ¿verdad?
    – Está dormida en el jardín al lado de los girasoles.
    – No, no está.
    Nick miró a Danielle con ojos llenos de tensión.
    – ¿Y en el huerto? ¿Está allí?
    – No. Nick, no la encontramos por ninguna parte. Ha desaparecido.
    – Enseguida vamos -colocó la radio en el cinturón y tiró de la mano de Danielle-. La encontraremos.
    La joven pensó en Sadie en manos de Ted y apenas sintió los dedos de Nick en los suyos.
    – Al final le he fallado.
    – Todavía no. Esto no ha terminado. Vamos.
    A pesar de su tristeza, pudo captar también la de él, y lo miró sorprendida. Sus sentimientos por Sadie no eran fingidos. Ni tenían nada que ver con el valor que tuviera la perra o los premios que pudiera ganar. Simplemente la quería. Y por ello haría todo lo posible por ayudarla, por recuperarla.
    Se preguntó si el amor que afirmaba sentir por ella significaba lo mismo.
    Se preguntó si alguna vez podría estar la mitad de segura de ese amor de lo que estaba él.

    Nick miró a Danielle desde el porche. La joven, un poco más allá, miraba las colinas y llamaba a Sadie. El viento le apartaba el pelo de la cara, que había tomado color con el sol. Sus piernas y sus brazos estaban desnudos.
    Nick suponía que no se cansaría nunca de mirarla. De desearla. Pero desearla iba mucho más allá de lo físico. Ansiaba su voz, su risa. Sus pensamientos. Y quería que ella sintiera lo mismo.
    – ¡Oh, Dios mío, ahí está! -gritó Danielle señalando con el dedo.
    Sadie surgió de repente de entre la nada, se detuvo al verlos e inclinó la cabeza, como si quisiera averiguar a qué se debía tanto jaleo.
    Pero veinte minutos después, dentro de la casa, seguía jadeando, cubierta todavía de sudor y cansada.
    Sin mencionar la soga que le colgaba del cuello, y con la que alguien había tratado claramente de sujetarla.
    – Los cruces de mastines y bulldogs son increíblemente fuertes -dijo Danielle-. Puede romper una soga si alguien intenta retenerla.
    – Y es evidente que alguien lo ha intentado -Nick se arrodilló al lado del animal e intentó examinarle el cuello. Sadie lo lamió desde la barbilla hasta la frente.
    Danielle la tocaba con cautela, y cuando llegó al pecho, el animal aulló y se volvió. Cuando la joven insistió, Sadie empezó a gruñir.
    Nick probó y obtuvo la misma reacción.
    – ¡Oh, vaya! -exclamó la joven.
    – ¿Qué?
    – No es una herida lo que oculta.
    – ¿Qué es?
    – Parece que tiene los pezones doloridos.
    – Hmmm… de acuerdo.
    Danielle se mordió el labio inferior y miró a Sadie. Le tapó las orejas a la perra y se inclinó hacia Nick.
    – Creo que es señal de que está en la primera fase del embarazo.
    – ¿Qué? ¿Cómo puedes saberlo?
    – Tú también lo notarás pronto. El periodo de gestación de un perro es de solo dos meses. Pero eso enloquecerá a Ted. Los cachorros, hijos de ese Terranova del hotel, no valdrán nada.
    – ¡Eh! -Esa vez fue él el que le tapó las orejas-. No dejes que oiga eso.
    – Esto no es ninguna broma -la joven frotó su mejilla contra la de Sadie-. Yo no tengo dinero para mantenerme, y menos a unos cachorros. Pero no puedo permitir que nadie lo sepa. No puedo dejar que vuelva con Ted por una cuestión de dinero. Mira lo que le ha hecho en el cuello.
    – Sí, tendremos que informar de eso -Nick miró a Maureen y Clint, que asintieron.
    – Ya he llamado a la policía -dijo la primera-. Les he dicho lo de las huellas.
    Clint acarició a Sadie.
    – Parece que es hora de hacer algo, ¿eh, muchacha?
    Danielle miró a Nick.
    – Sí -dijo-. Es hora de hacer algo.
    – Y luego está la boda -añadió Clint-. Tendremos que aclararlo todo antes.
    Danielle abrió mucho los ojos. Había olvidado que se suponía que estaba prometida con Nick.
    – La boda -forzó una sonrisa-. Respecto a eso…
    Sadie se incorporó, lanzó una serie de ladridos y saltó sobre el respaldo de un sillón para pegar su enorme cara a la ventana. Siguió ladrando con fuerza.
    – Está ahí fuera -adivinó Nick.
    – ¿El ex? -preguntó Maureen.
    – Sí -Danielle se puso en pie y se acercó a la perra-. Pero esto termina aquí y ahora. Saldré ahí y haré algo que no he hecho nunca. Le diré lo que pienso y cómo va a terminar esto. Ya es hora de que lo haga.
    – No lo harás sola -Nick la apartó con firmeza de la ventana.
    – Nick…
    – Sí, sí, ya sé que odias los plurales -dijo él, sin importarle que Maureen y Clint estuvieran presentes-. A la porra con eso. No estás sola, así que olvídalo. Cuando termine esto, haz lo que quieras. Quédate sola. Y mejor para ti si puedes hacerlo sin lamentar nada.
    – Nick…
    – Recuperarás tu dichosa vida y…
    – ¡Nick! -Danielle tragó saliva y le tocó el brazo-. Quería decir juntos. Actuaremos juntos.
    – ¿Ted va armado? -preguntó Maureen.
    – No, le preocupa su imagen -Danielle seguía mirando a Nick a los ojos, como si intentara decirle algo-. No lleva armas. Solo quiere a Sadie. Podemos ponerle una trampa, dejar a Sadie fuera con una soga. Vendrá, la amenazará y esta vez tendré testigos.
    Miró a su alrededor esperanzada, apelando a Nick con aquellos ojos hermosos a los que él nunca podía resistirse.
    – Ya lo verás -le dijo-. Saldrá bien porque la policía os creerá a vosotros.
    El hombre movió la cabeza.
    – Hablas como si quisieras que nos quedemos atrás mientras tú lo afrontas sola.
    – Sí. Exacto.
    – No.
    – Estaréis muy cerca. Esperando. ¿Qué puede pasar?
    – Danielle…
    – Quiero hacer esto -dijo ella con firmeza-. Pienso hacerlo. Me sentaré ahí fuera con ella. Esperaremos juntas y luego todo habrá acabado.

    Nick estaba sentado en el porche en penumbra viendo cómo el atardecer convertía a Danielle y Sadie, solas y vulnerables en la zona abierta, en sombras.
    La joven estaba sentada en un banco a unos siete metros de distancia, en medio del huerto recién plantado que era el orgullo de Maureen.
    Sabía que sus primos estaban justo al otro lado de la casa, vigilantes. Esperando. Ayudándolo a proteger a su «prometida». Sabía que Danielle no sufriría ningún daño, que aquello era algo que había que hacer.
    Racionalmente sabía todo eso, pero al verla abrazar a la perra a la que tanto había llegado a apreciar no podía evitar la sensación de que aquel era el principio del fin.
    Pronto acabaría todo. Estaría segura y sola. Y él también estaría solo.
    Mejor. Estupendo. Podía volver a casa y ponerse al día con las citas que había programado. Podía salir cada noche con una mujer si quería.
    Pero en ese momento solo le importaba una y estaba…
    Estaba viendo acercarse a un hombre desde el sendero de más abajo.

Capítulo Dieciséis

    – Hola, Ted -dijo Danielle cuando se acercó a ella.
    El hombre al que había mirado en otro tiempo con el corazón en los ojos le mostró un sobre.
    – Los papeles de Laura Lyn -dijo.
    A Danielle se le encogió el estómago al pensar en una traición más.
    – Entiendo.
    – Lo dudo -se detuvo a unos dos metros de Sadie, que no se había movido, pero había empezado a gruñir-. Me ha ayudado Gail Winters. Te acuerdas de ella, ¿verdad?
    Saber que Nick estaba cerca y no dejaría que les ocurriera nada ni a Sadie ni a ella le permitía hablar con tranquilidad.
    – Siempre le pareciste encantador.
    – A ti en otro tiempo también.
    – En otro tiempo.
    Los ojos de él se oscurecieron, no por pasión, como hacían los de Nick cuando la miraban, sino con una expresión peligrosa que le hizo sentirse agradecida de no estar sola.
    Curiosamente, lo de estar sola ya no resultaba tan atractivo. Tal vez nunca volviera a parecérselo.
    Se sentía segura, incluso con Ted delante. Y comprendió que no se había sentido así muchas veces en su vida. Pero cuando estaba con Nick sí. Con él estaba segura y lo había estado desde el principio.
    – Tienes buen aspecto -dijo Ted.
    Danielle no podía decir lo mismo de él. Siempre le había parecido cautivador y sofisticado. Ahora, con la camisa arrugada, los pantalones sucios y los zapatos llenos de barro, parecía un hombre que se enfadaba cuando no conseguía lo que quería.
    – No te tengo miedo -dijo, y captó un movimiento en el porche por el rabillo del ojo.
    Nick.
    Sabía que la apoyaría y cuidaría.
    Porque la quería.
    Esperaba que aquel pensamiento le causara angustia y miedo… pero no fue así. En lugar de ello sintió un anhelo que estaba empezando a reconocer y comprender.
    – Deberías tenerlo -repuso Ted-. Tendrás problemas legales si no haces lo que quiero. Y lo que quiero es que vuelvas a casa. Conmigo.
    – Para presumir de novia.
    – De esposa. Y también quiero a Sadie.
    – No saldrá bien, Ted. Somos demasiado distintos. Yo no soy lo que quieres. Tú no eres lo que quiero yo. Por favor, déjanos marchar.
    – Eso no es una opción -sus ojos mostraban una expresión salvaje y… ¿desesperada?-. Sadie y tú me pertenecéis.
    – No me casaré contigo -tuvo que hacer acopio de valor para no huir de la furia que expresaban sus ojos-. No pienso volver -puso una mano en la cabeza grande de la perra-. Y Sadie tampoco volverá. Sé que fuiste tú el que me dejó amenazas en el ordenador. Que sacaste todo el dinero de mi cuenta. Que nos ha estado espiando. A la policía le interesa todo eso.
    – Tú me has robado.
    – Creo que entenderán por qué lo hice cuando se lo explique. No debí huir nunca, Ted. Tenía que haber afrontado esto enfrentándome a ti desde el principio.
    El hombre entrecerró los ojos y apretó los labios. Señales que evidenciaban su furia. Se acercó y ella se puso en pie, y se habría colocado delante de Sadie, pero la perra se le adelantó y se situó ante ella enseñando los dientes a Ted.
    El hombre la miró de hito en hito.
    – ¿Ha olvidado quién te da de comer, perra?
    – Yo -repuso Danielle con calma-. Déjala marchar. No nos peleemos por ella, no está bien.
    – Lo que no está bien es que no me escuches. Vámonos a casa -repuso él con un cambio brusco de táctica-. Hablaremos. Arreglaremos esto.
    – Te saldría más barato comprar otro perro, Ted.
    El hombre movió la cabeza y dio otro paso hacia ella.
    – No es por la perra. Es por ti.
    – No te creo.
    – Es cierto -Ted cerró la distancia que los separaba y le puso una mano en el brazo.
    Y Sadie acercó la boca al tobillo y le dio un mordisco.
    Ted lanzó un aullido y una patada.
    Danielle reaccionó sin pensar. Solo sabía que Ted apuntaba al vientre de Sadie, el vientre donde posiblemente había cachorros. Con un grito de furia, agarró una maceta con geranios, se subió al banco y lo dejó caer en la cabeza de Ted.
    La maceta se rompió, llovió tierra y, cuando Ted volvió a gritar, Clint, Maureen y Nick, las fuerzas de apoyo, habían llegado ya.
    – Ella me ha atacado con una maceta -gritó Ted-. Está loca, irá a la cárcel, es…
    – Es la prometida de este hombre -dijo Maureen con calma, mirando cómo Nick lo reducía fácilmente.
    – Es una ladrona y una embustera -trató de soltarse-. Sin mí no es nada aparte de una prostituta y…
    Un puñado de tierra negra cayó sobre la boca de Ted.
    – ¡Vaya! -musitó Nick-. Odio que ocurra eso.
    Ted escupió la tierra gritando obscenidades. Todos lo ignoraron.
    Llegó la policía.
    Llegaron los vecinos.

    Maureen servía té y conversaba alegremente, ensalzando las excelencias de su posada.
    Clint le dio una palmadita a Nick en la espalda.
    – Procura conservarla -dijo, señalando a Danielle-. Bienvenida a la familia -le dijo a ella con un beso en la mejilla.
    – Pero… -empezó a decir Danielle.
    Clint se alejaba ya para reunirse con su hermana.
    – Se lo explicaré todo por la mañana -dijo Nick con suavidad, mirando la taza de té que le había dado Maureen-. No te preocupes por eso.
    – Sí me preocupo -repuso ella, con voz vacilante-. Porque… -miró sus manos temblorosas-. Vaya. Estoy más nerviosa ahora que cuando tenía delante a Ted.
    Nick se acercó, le acarició la barbilla y le tomó la mano.
    – Seguramente es un efecto retardado del shock -dijo con gentileza-. Ven. Te llevaré dentro.
    – No, no me refería a eso -trató de sonreír ella-. Estoy nerviosa porque quiero decirte… -cerró los ojos, sintió las manos de él en la cintura y volvió a abrirlos. Nada de debilidad ahora; quería ser fuerte-. Nick, no quiero que les digas que no somos pareja. Que no tenemos una relación.
    – ¿Crees que no lo comprenderán? Danielle, nunca debí decirles esa mentira.
    – No, eres tú el que no lo entiende. Al fin me he dado cuenta.
    – ¿Cuenta de qué?
    – No quiero que sea todo mentira. Quiero estar vinculada a ti. Quiero oírte decir que me quieres, quiero llevar tu anillo, ser tu esposa.
    Nick se quedó inmóvil un instante; luego se dejó caer en una silla como si las piernas no pudieran sostenerlo.
    – Ahora soy yo el que está temblando -respiró con fuerza-. ¿Acabas de declararte?
    – Sí -dijo ella, con un nudo en la garganta-. Sí, es una declaración. Te quiero, Nick Cooper. Quiero ser tu esposa en lo bueno y en lo malo, con tus viajes y mi universidad, con cachorros y bebés.
    El hombre abrió la boca, pero de ella no salió ningún sonido y volvió a cerrarla.
    – Para siempre -añadió ella, pensando que quizá él no comprendía del todo.
    – Para siempre -asintió él.
    – ¿Nick?
    – Pensaba… pensaba que querrías irte, que quizá nos veríamos de vez en cuando si conseguía convencerte. Pensaba… No imaginaba que…
    – ¡Oh, Nick! -Danielle lo abrazó con fuerza-. Siento haber sido tan lenta.
    – No, no importa -repuso Nick. Sus ojos se veían húmedos a la luz de la luna cuando enterró el rostro en el cabello de ella.
    Danielle abrazó con fuerza a aquel hombre maravilloso que era todo suyo.
    – Te quiero, Nick. Es la verdad.
    – Eso espero. Yo también te quiero.
    Danielle se apartó y le sonrió.
    – ¿Y el resto? ¿Qué opinas del resto?
    – Oh, sí, eso también, quiero los viajes y la universidad, los cachorros y los bebés. Sobre todo los bebés -la besó con fuerza-. Lo quiero todo. Contigo.
    Sadie se coló entre ellos con un gemido.
    Danielle le acarició la enorme cabeza.
    – ¿Qué sucede?
    – Creo que se siente sola -dijo Nick-. Ella también necesita amor. Tendremos que buscarle la pareja perfecta.
    Danielle volvió a rodearlo con sus brazos con Sadie entre ellos.
    – Sí -murmuró; lo besó en la boca-. Nadie debería estar solo cuando se puede tener esto. Un compañero para toda la vida.
    – Un compañero para toda la vida -asintió Nick; la volvió hacia la posada-. ¿Vamos a casa?
    – ¿Dónde está eso?
    – Donde estés tú. Quieres ir a la universidad, ¿verdad?
    – Me gustaría.
    – Entonces iremos donde esté la universidad. Después de eso… -se encogió de hombros-. A una ciudad grande, de vuelta aquí, a un lugar nuevo… no importa. Siempre que esté contigo, estoy abierto a todo.
    – Pues da la casualidad de que yo también -sonrió ella-. Siempre que esté contigo.

Jill Shalvis


***

Top.Mail.Ru