Скачать fb2
Espíritu Navideño

Espíritu Navideño

Аннотация

    Dos conmovedoras novelas clásicas de Navidad, de dos grandes autoras de la ficción romántica.
    En esta época gloriosa de la luz y la alegría, la fenomenal Kay Hooper y la incomparable Lisa Kleypas ofrecen a sus lectores un par de joyas preciosas; dos historias de amor eterno que brillan como diamantes: Holiday Spirit de Kay Hooper y Surrender de Lisa Kleypas.
    En Espíritu Navideño (Holiday Spirit), de Kay Hooper:
    Una abuela casamentera y tres fantasmas de las Navidades arreglan una sensual reunión entre Antonia, una testaruda joven de la nobleza, y Richard, su antiguo y seductor prometido.


Kay Hooper Espíritu Navideño

    Antología Regalos de Amor
    Gifts of Love Anthology
    Holiday Spirit (2006)


*

CAPÍTULO 01

    El verdadero amor es como los fantasmas,
    todo el mundo habla al respecto,
    y pocos lo han visto.
    FRANÇOIS, DUC DE LA ROCHEFOUCAULD
    (1613-1680)

    En la enorme y fría sala, además de con corrientes de aire, había un intenso y profundo silencio, el tipo de silencio, reflexionó Antonia con amargura, que su abuela había perfeccionado durante cincuenta años de metódica práctica. Como la helada mirada azul de su cara, envejecida, pero aún hermosa, el silencio indicaba una ofensa extrema.
    – Le pido perdón, abuela -dijo Antonia rígidamente, sus propios ojos azules aún tan fieros como cuando ella había dicho las palabras ofensivas, pero ahora su rostro estaba educado con una máscara de arrepentimiento y disculpas-. El Castillo Wingate es su hogar, no el mío, yo no tenía derecho a cuestionar la elección de invitados.
    – ¿Cuestionar? -la voz de la condesa de Ware fue contenida-. Yo más bien lo habría llamado un ataque, Antonia.
    Aún más rígida, Antonia dijo: -Me encontró con la guardia baja, y hablé sin pensar, abuela. Una vez más, le pido perdón.
    Ablandándose muy ligeramente, Lady Ware inclinó la cabeza con aire regio.
    – Observo que Sophia por lo menos se ha encargado que tus modales no sean totalmente deficientes.
    Antonia enrojeció, sintiendo el leve sarcasmo.
    – Si me falta algo con respecto a la gracia social, no es culpa de mamá, abuela, y no le permitiré abusar de ella.
    Esta declaración directa, si bien podría calificarse de grosera, provocó una chispa de aprobación en los ojos de Lady Ware. En un tono más suave, dijo: -Muy bien, Antonia, no hay necesidad de armar un segundo ataque contra mí en nombre de tu madre. Siempre he pensado en Sophia como un ganso tonto, pero ni tú ni nadie puede afirmar que no aprecio su valor real, y ella tiene un buen corazón y una disposición generosa, y lo sé muy bien.
    Contemplando a su nieta con severidad, Lady Ware continuó: -Sin embargo, eso no tiene nada que ver. Me gustaría saber, Antonia, por qué te opones con tanta violencia a la presencia de Lyonshall aquí. Después de todo, han pasado casi dos años desde que finalizó vuestro compromiso, y me atrevo a decir que se han encontrado en innumerables ocasiones en Londres desde ese episodio vergonzoso.
    Antonia apretó los dientes. A los ojos de su abuela -y, de hecho, a los ojos de la sociedad- el rompimiento de Antonia con el duque de Lyonshall había sido sin duda una acción vergonzosa e inexplicable. Incluso su madre no tenía idea de qué había salido mal; Lady Sophia había sufrido más terriblemente con los chismes consiguientes, y casi se había desmayado cuando, unos meses más tarde, se había visto obligada a saludar al duque en público.
    En cuanto a ella misma, Antonia se había encontrado con él en varias fiestas de sociedad. Incluso había bailado con él en Almack al comienzo de la presente temporada. Después de todo, era vital mantener una apariencia de fría cortesía. Nada ofendía tanto las sensibilidades como un desacuerdo privado desfilando ante los ojos atónitos del público; Antonia podría haber cometido un solecismo social, pero no había perdido todo el sentido de la propiedad.
    – Me he encontrado con el duque -respondió ella en tono mesurado-, y espero encontrarlo de nuevo ya que a menudo somos invitados a las mismas fiestas. Pero tiene que ver, abuela, que al haberlo invitado a la casa de mi familia durante las fiestas de Navidad, dará lugar a la clase de rumores que he pasado unos cuantos dolores para silenciar. Además, no entiendo por qué me puso en una posición como ésa. Tampoco entiendo por qué ha elegido que ambos, el duque y yo, ocupemos el ala sur de la casa… solos.
    Lady Ware le ofreció una sonrisa helada.
    – Dado que ha sido recientemente renovada, después de haber sido cerrada desde hace cincuenta años, el ala sur es la parte más cómoda del castillo, Antonia, con apartamentos mucho más grandes que el resto, incluso que mis propias habitaciones. ¿Te estás quejando por tu alojamiento?
    Por primera vez, Antonia tuvo la incómoda sospecha de que su abuela, célebre tanto por sus ladinas maquinaciones como por sus desastrosas gracias sociales, tenía un motivo ulterior, cuando había organizado este pequeño grupo de invitados. ¡Pero era absurdo! ¿Qué podía esperar lograr?
    Ignorando la pregunta, Antonia dijo: -Abuela, confío en que entienda que la mera idea de… de alguna forma de reconciliación con Lyonshall es muy desagradable para mí. Si usted tiene esa idea en la cabeza…
    Lady Ware dejó escapar un sonido que, en cualquier persona menos digna, habría sido definido como un bufido.
    – No seas absurda, Antonia. ¿Supones que yo por un momento creo que Lyonshall sería capaz de darte una segunda oportunidad después de tu vergonzosa conducta? Ningún hombre con su orgullo y educación podría considerar tal cosa.
    Antonia había enrojecido vivamente, y luego se había puesto pálida ante las aplastantes observaciones, y sus labios estaban apretados cuando se encontró con esa mirada de lince.
    – Muy bien, entonces. Esta es su casa, y es usted quien decide donde dormirán sus invitados. Sin embargo, abuela, a riesgo de ofenderla una vez más, debo pedir que me traigan el carruaje, voy a regresar a Londres de inmediato.
    La expresión de Lady Ware fue una de leve sorpresa.
    – Parece que nos has mirado hacia afuera en la última hora, hija. Empezó a caer aguanieve y a nevar desde entonces; difícilmente podrías partir a Londres con un tiempo como éste. De hecho, sólo puedo esperar que Lyonshall no se haya visto obligado a hospedarse en alguna modesta posada en su viaje hasta aquí.
    Enojada, -la verdad sea dicha-, intensamente incómoda ante la idea de pasar varios días en compañía de su antiguo prometido, Antonia sólo podía esperar que él se hubiera visto obligado por las inclemencias del tiempo a retrasar -indefinidamente- su llegada al castillo. Pero dudaba de que fuera así. Lyonshall no sólo poseía los mejores sementales de Inglaterra, sino que también era famoso por su desprecio ante cualquier obstáculo que se interpusiera en su camino, y si tenía la intención de llegar al castillo, lo haría.
    Impedida en su determinación de evitar la situación, Antonia sólo pudo hacer una reverencia y salir airadamente de la habitación con la cabeza en alto.

    Lady Ware, ahora a solas en la gran habitación y cómodamente sentada en su silla ante un fuego ardiente, se rió en voz baja. Se las había arreglado para desviar los pensamientos de su nieta de lo que era realmente muy impropio: la asignación de las habitaciones, lo cual había sido su primera intención. Sophia, sin duda, protestaría por el acuerdo, con sus modos nerviosos, pero Lady Ware estaba totalmente confiada en poder manejarla.
    Y puesto que el "grupo de invitados" consistía de sólo el duque, Antonia y su madre, y la propia condesa, no habría nadie para contar cuentos de lo que pasara aquí de regreso a Londres.
    Lady Ware se felicitó. Siempre y cuando Lyonshall llegara al castillo, su plan debería funcionar bastante bien, pensó. El tiempo serviría para explicar por qué la fiesta en su casa no era más grande, ya que el castillo, situado en las montañas de Gales del norte, había visto un clima glacial durante cada Navidad desde hace décadas. Lady Ware había tomado en cuenta ese factor en su plan cuidadosamente diseñado. Sólo se había sentido dudosa de su capacidad de lograr que Lyonshall viniera aquí. Habitualmente, él pasaba las fiestas en su propia residencia campestre, y era notoriamente reacio a responder favorablemente a una invitación de quien, aunque en menor grado, disponía de un poder social considerable.
    Siendo la mejor, cuando se requería de astucia, Lady Ware había estado maniobrando durante meses para encontrar la manera de conseguir que el duque aceptara venir. Después de estudiar la situación -y al hombre- había llegado finalmente a una solución escandalosa.
    Sonriendo para sus adentros mientras estaba sentaba en su silla, la condesa reflexionó que una lección por esa tragedia de errores les haría bien tanto al duque como a Antonia. De hecho, si conocía Antonia, y la conocía mucho más de lo que esa jovencita podía imaginar -la lección tendría un profundo efecto.
    El escenario estaba listo. Ahora bien, si sólo los actores que habían interpretado sus papeles durante tantos años prestaran su apoyo a este aniversario tan importante, la obra podría comenzar.

    Ya que su padre había sido un hijo menor del Conde de Ware, Antonia no había crecido en el Castillo Wingate, y nunca había puesto demasiada atención a los cuentos de sus seres embrujados. Sin embargo, cuando se dirigía rápidamente a lo largo del pasillo del segundo piso del ala Sur, admitió en silencio que nunca había visto una habitación más adecuada para espíritus de difuntos.
    El castillo original databa de antes de la conquista normanda, aunque naturalmente había sido renovado e incluso reconstruido en numerosas ocasiones durante los siglos. En el camino, su aspecto y propósito había cambiado, de fortaleza a residencia, aunque la familia Wingate había vivido y muerto aquí desde el principio.
    Si los fantasmas caminaban por las razones comunes al folclore, por ejemplo por tragedias y muertes prematuras, numerosos Wingates podrían afirmar que cumplían con los criterios requeridos. La historia de la familia tenía su buena dosis de lucha, enfermedades y violencia, así como los pequeños problemas habituales que todas las familias heredaban. Había registros de por lo menos media docena de asesinatos, dos suicidios, y una veintena de brutales accidentes, todos teniendo lugar ya sea dentro de las murallas del castillo o en la finca.
    Antonia estaba sólo vagamente familiarizada con la mayoría de larga y colorida historia de su familia, y había considerado siempre al Castillo Wingate una reliquia antigua y mohosa. Pero uno no podía dejar de ser consciente de siglos de existencia, pensó, cuando uno estaba rodeada de gruesos muros de piedra, cortinas de terciopelo, y largos corredores llenos de puertas inmensas.
    La restauración del ala sur había regresado esta parte del castillo a la gloria de un siglo antes, pero Lady Ware se había negado a modernizarla en forma alguna, excepto para la instalación de calefacción a vapor. Ahora el corredor, que hacía eco con los sonidos de los pasos de Antonia, era sólo frío en lugar de congelado, y su dormitorio, mientras que no era precisamente acogedor, por lo menos sí bastante cómodo.
    Antonia pasó un dormitorio a dos puertas del suyo y al otro lado del pasillo, y notó que dos de las sirvientas seguían trabajando para prepararlo para la llegada prevista del duque. Había sido esa visión temprana, y la explicación de las criadas sobre la identidad del huésped que esperaban, lo que la había llevado a enfrentarse a su abuela. El resto provocó un ceño en su cara, y la expresión le valió una severa reprimenda de su criada al entrar en su propio dormitorio.
    – ¿Qué pasa si su rostro se congelara así, milady? ¡Eso es bastante probable aquí!
    Antonia se echó a reír. Plimpton había sido su criada desde que había abandonado el salón de clases, y a pesar de las frecuentes y contundentes reprimendas de la mujer mayor, Antonia no se ofendía. A menudo pensaba que ni siquiera su propia madre la conocía tan bien como Plimpton.
    – Oh, no hace tanto frío aquí -dijo ella, viendo como Plimpton continuaba desempacando sus baúles-. Y puedes colgar los vestidos de seda en el fondo del armario, porque ciertamente no los usaré. Hace demasiado frío para vestidos de noche escotados.
    Plimpton miró directamente a su señora con sus ojos astutos.
    – Lady Ware exige que sus invitados se vistan por las noches.
    Antonia alzó la barbilla.
    – Tengo los dos vestidos de terciopelo, y el merino…
    – De cuello alto y poco elegante, milady, y ¡bien lo sabe! Incluso Lady Ware no es tan rigurosa en cualquier caso. ¡Es del duque que quiere esconderse, no de la condesa o del frío!
    Antonia fue a su tocador y se ocupó del ya exquisito arreglo de su cabello de fuego, evitando obstinadamente los ojos de su doncella en el espejo.
    – Estás diciendo tonterías, y lo sabes. Me he encontrado en compañía de Lyonshall un sinnúmero de veces, y tengo plena confianza en seguir haciéndolo en el futuro.
    Plimpton se quedó en silencio por unos momentos mientras continuaba desempacando los baúles de Antonia, pero pronto se hizo evidente que no tenía intención de dejar el tema. Con casual inocencia dijo:
    – Debe haber una docena de alcobas en esta planta, y ocupada sólo dos de ellas. Y esta ala tan lejos del resto de la casa. Curioso cómo Lady Ware la puso a usted y al duque tan lejos de los demás. Solos.
    Antonia fue consciente de otra punzada de incertidumbre, pero la echó decididamente a un lado. Como su abuela había indicado con tanta precisión, sólo una tonta podría tener la más remota esperanza de gozar de una segunda oportunidad de poner a Lyonshall en el mercado del matrimonio, cuando la dama en cuestión le había dado calabazas tan vergonzosamente… y Dorothea Wingate no era tonta.
    Antonia respondió con serenidad: -Lyonshall tendrá su ayuda de cámara, y yo te tendré a ti, por lo tanto, no estaremos solos…
    – Mi habitación, milady, se encuentra en el ala este. Otra habitación está preparada en esa ala para el ayuda de cámara de Su Gracia.
    Antonia se estremeció ante la información, pero trató de no demostrarlo. También se abstuvo de decir inmediatamente que ella había traído una cama pequeña en el vestuario para que su doncella pudiera dormir allí. Se negó a parecer tontamente nerviosa o demasiado preocupada por su reputación. Podría haber protestado en Londres ante un arreglo tan impropio, pero esto no era Londres. Y nadie en la ciudad probablemente escucharía la noticia de lo que pasara en esta parte aislada de Gales.
    Su voz, por lo tanto, fue una obra maestra de la despreocupación.
    – En cuanto a la elección de que nosotros dos nos acomodáramos en esta ala, la abuela sólo desea mostrar su renovación, eso es todo.
    – Entonces, ¿por qué la habitación de Su Señoría está ubicada en el ala norte?
    Cuando Plimpton utilizaba el título: "Su Señoría" siempre se refería a la madre de Antonia, Lady Sophia Wingate.
    – Porque la abuela quería a alguien cerca de su propia habitación -dijo Antonia.
    Plimpton bufó.
    – Me atrevería a decir. Y me atrevo a decir que Lady Ware nunca pensó en el frío de su café de la mañana y que el agua de la bañera le llegará después de haber sido arrastrada por tres tramos de escaleras y a lo largo de dos corredores. Usted no está acostumbrada a un servicio tan vejatorio y tampoco, me atrevo a decir, el duque.
    Lo hacía sonar un poco complicado, pensó Antonia.
    – Tendremos que sacar el mejor provecho posible de esta situación -dijo ella finalmente-. Es sólo por unos cuantos días, después de todo.
    – Unos cuantos días, ¿no? Estuve hablando con el señor Tufffet justo después de que llegamos, milady, y él ha servido aquí en el castillo cerca de cuarenta años, dice que cuando llega el invierno, como hoy, viajar es impensable por varias semanas.
    La mera posibilidad de estar encerrada en el castillo, sin importar lo grande que fuera, con el duque durante semanas, provocó que la recorriera un escalofrío de nervioso pavor. Era al menos soportable encontrarlo socialmente en breves intervalos, cuando era capaz de mantener su máscara fríamente agradable sin esfuerzo, pero dudaba de su capacidad para sostener la ficción por un período de días, mucho menos semanas. Lo dudaba mucho.
    Tarde o temprano, se traicionaría. Tarde o temprano, Richard Allerton, el duque de Lyonshall, se daría cuenta de que la mujer que lo había dejado todavía estaba locamente enamorada de él.

    Dorothea Wingate, condesa de Ware, mantenía todo el personal del Castillo Wingate, a pesar de que era la única ocupante la mayor parte del año. Otros residentes con propiedades tan apartadas e inconvenientes como la de ella se preguntaban cómo demonios se las arreglaba para mantener a los criados, sobre todo porque la suya tendía a ser una vida tranquila, con pocos visitantes y menos eventos sociales. Pero la verdad era que Lady Ware le pagaba muy bien a la gente. El mayordomo, cuatro lacayos, seis criadas, tres ayudantes de cocina, y la cocinera, así como numerosos jardineros y encargados de los establos, eran compensados con creces por los inconvenientes de servir en el castillo.
    La condesa rara vez visitaba Londres, su más reciente viaje había sido dos años antes, cuando se había anunciado el compromiso de Antonia. Había regresado a Wingate varios meses más tarde, cuando el compromiso se terminó, y después que Antonia se había negado a discutir la situación con nadie. El escándalo, obviamente, la había angustiado, pues Antonia sabía que su abuela había tenido su corazón puesto en ese matrimonio.
    Su hijo mayor, el actual conde de Ware, era un solterón dedicado, que pasaba su tiempo en Londres y en otra de sus propiedades fuera de la ciudad, y no estaba muy preocupado por la continuación de su línea familiar, con toda probabilidad, el título perecería con él. La familia se había reducido en los últimos años, y desde que el hijo menor de la condesa, el padre de Antonia, murió sin dejar descendencia masculina, sólo quedaba Antonia para continuar la línea familiar, si bien no el nombre de la familia en sí. Y puesto que el castillo no era vinculante, lo más probable es que se lo dejara a Antonia.
    Se preguntó si eso era parte de la razón de su abuela para realizar esta fiesta. Antonia no había hecho ningún secreto de su aversión hacia el castillo, que era todo demasiado grande, demasiado húmedo, demasiado frío y demasiado lejos de Londres. Ella no lo quería. A pesar de la soltería determinada de su tío Royce, ella continuaba acariciando la esperanza de que se fuera a enamorar locamente y comenzar su cuarto de niños antes que la gota o una apoplejía se la llevara.
    Sin embargo, parecía posible que Lady Ware estuviera tratando de despertar en el seno de su nieta un destello de sentimiento por el hogar ancestral, así como un recordatorio de lo que le debía a su familia, y había elegido esta visita con motivo de las fiestas, como un primer paso hacia esa meta.
    Antonia examinó la situación mientras se vestía para la cena de esa noche, luchando con toda su voluntad por colocar en su lugar su máscara social de distante cortesía. No había nada que pudiera hacer, salvo mantener su ingenio y su calma. Haciendo caso omiso de las miradas significativas de Plimpton y sus comentarios entre dientes, ella eligió un vestido de terciopelo de color verde oliva. Ni el estilo de cuello alto, ni el color gris era especialmente favorecedor, lo cual satisfizo Antonia desmesuradamente.
    Lady Ware era una fanática de la puntualidad, y la cena en el castillo se servía a las seis, una hora que no se estilaba en absoluto. Así que era justo después de las cinco cuando Antonia dejó su habitación para dirigirse a la sala en la planta baja. Había esperado que al bajar temprano, podría evitar un encuentro casual con Lyonshall. Pero el destino estaba en contra de ella.
    Él salió de su habitación cuando ella aún estaba a varios metros de distancia, lo que le permitió un poco de tiempo para serenarse. Normalmente, en situaciones sociales, ella lo veía primero en una habitación llena de gente y se le concedía una amplia oportunidad para el apuntalamiento de sus defensas, ahora, a pesar de que había tratado de prepararse, su aparición repentina la sorprendió con la guardia baja.
    Evidentemente no era así con él. Hizo una reverencia con la gracia exquisita por la cual era famoso y le ofreció su brazo. Esa voz grave con un deje arrastrado y acariciante, no se la había escuchado en casi dos años.
    – Toni. Te ves encantadora, como siempre.
    Decir que Antonia se quedó desconcertada habría sido un considerable eufemismo. Esperando la cortesía distante que él le había demostrado desde que su compromiso había terminado, no tenía idea de cómo reaccionar ante su voz, el elogio o la calidez inquietante en sus ojos grises. Ella tenía la pequeña sensación de que su boca estaba abierta, pero aceptó su brazo de forma automática.
    A medida que comenzaron a caminar por el pasillo largo y silencioso, trató de calmarse, y no pudo evitar echarle algunas miradas furtivas. Dotado de un título antiguo y honorable, así como de una considerable fortuna, Richard Allerton también había sido bendecido con una figura alta y poderosa resaltada admirablemente por su habitual estilo deportista al vestir, y un rostro apuesto que había roto muchos palpitantes corazones femeninos.
    Había sido llamado un parangón por su habilidad con los caballos y su inigualable destreza atlética, muy poco común en alguien de su rango. Él no se consideraba un libertino, ya que no jugaba con el afecto de inocentes señoritas, ni escandalizaba a la sociedad al caer abiertamente en indiscreciones. No tenía ningún problema en ser agradable compartiendo con un grupo de personas, y cualquier anfitriona podría contar con él para bailar con la más sencilla doncella o pasar media hora ejerciendo su encanto y entreteniendo hasta a la más ruda o más franca de las matronas.
    Él era un dechado de virtudes.
    Al menos así lo había creído Antonia cuando se había enamorado de él durante su primer baile juntos. Él no tenía necesidad de la fortuna de ella, y parecía interesado en sus puntos de vista y opiniones, animándola a compartir sus pensamientos en lugar de aceptar los tópicos habituales tan comunes entre las personas de su círculo social.
    Había sido una experiencia mágica, vertiginosa para Antonia el ser amada por él. La había tratado como una persona por derecho propio, una mujer cuya mente le importaba. Antonia había estado durante mucho tiempo consternada por los "civilizados" acuerdos que se suscribían para los matrimonios. Ella había deseado un socio, un igual con quien compartir su vida y había creído, con todo su corazón y alma, que Richard era ese hombre. Hasta que se enteró de lo contrario.
    Ahora, caminando junto a su ex prometido, sus pensamientos enmarañados y confundidos, luchó por levantar sus defensas de nuevo de cara a su cambio de actitud.
    – Este es un buen lugar -dijo él, mirando a su alrededor. Su voz todavía tenía esa nota arrastrada y acariciante, aunque las palabras eran casuales-. Lady Ware ha hecho un excelente trabajo con las renovaciones.
    Consciente de la fuerza de su brazo por debajo de su mano, Antonia espetó: -No esperaba verle aquí, Su Gracia.
    – Sabes muy bien cómo me llamo, Toni… no uses mi título -dijo él con calma.
    Antonia capturó el brillo en sus ojos grises y a toda prisa apartó la mirada.
    – Eso no sería apropiado -dijo con frialdad.
    – ¿No lo sería? -Su mano libre cubrió la de ella, los dedos largos curvándose bajo los suyos en un toque extrañamente íntimo-. Me llamaste Richard muchas veces. Incluso lo susurraste, por lo que recuerdo. ¿Recuerdas ese viaje a Lyonshall a principios de la primavera? Quedamos atrapados en una tormenta inesperada, y tuvimos que refugiarnos en un antiguo establo, mientras que el mozo de cuadras montaba de vuelta en busca de un carruaje. Susurraste mi nombre, entonces, ¿verdad, Toni?
    Quiso mostrarse dignamente ofendida ante el recuerdo de una escena que cualquier caballero habría borrado de su memoria, pero se encontró incapaz de pronunciar una palabra. Él estaba acariciando el hueco sensible de su palma en una caricia secreta, y un calor dolorosamente familiar se estaba apoderando de su cuerpo.
    – Lo encantado que estuve ese día -reflexionó él, una nota ronca entrando en su voz profunda-. Había creído que eras todo lo que deseaba en una mujer, con tu mente excelente y tu fuerte espíritu. Pero ese día además descubrí una pasión maravillosa en ti. Me respondiste con tanta dulzura, sin esa alarma o consternación afectada que nuestra sociedad erróneamente insiste que debe ser la respuesta de una dama a la pasión. Tuve una mujer cariñosa y generosa en mis brazos, y agradecí a Dios por haberla encontrado.
    – Detente -logró decir por fin, sus mejillas ardiendo mientras hacía un intento inútil por quitar su mano de su agarre-. Recordarme un… un episodio vergonzoso…
    – Si pensara que realmente crees eso, te daría un mamporro -dijo, y entonces sus ojos eran un poco fieros-. No hay nada vergonzoso en el deseo que dos personas sienten el uno por el otro. Nos íbamos a casar…
    – Pero no nos casamos, no entonces, ni después -dijo Antonia vacilante, agradecida de ver el primer tramo de escaleras, justo por delante, pero dolorosamente consciente de que aún estaba a cierta distancia de la planta baja del castillo, donde la presencia de otras personas sin duda frenaría la conversación impactante de su compañero. No sabía cuánto más de esto podría soportar.
    – Soy consciente de eso -dijo sin alterar la voz-. Lo que no sé es por qué no nos casamos después. Nunca me diste una razón, Toni. Dijiste muchas tonterías, diciendo que te habías dado cuenta de que no congeniábamos…
    – ¡Es cierto!
    – Tonterías. Estuvimos juntos casi todos los días durante meses, y era espléndido. En fiestas, en el teatro, montando o conduciendo por el parque, pasando una noche tranquila en tu casa o en la mía, congeniábamos admirablemente, Toni.
    Ella se quedó en silencio, mirando al frente.
    – Tengo la intención de descubrir el motivo de que me dejaras. Sé que hay una razón. Distas mucho de ser tan frívola como para hacer tal cosa por capricho.
    – Han pasado casi dos años -dijo al fin, negándose a mirarlo-. Pasado. Hazme la… la cortesía de permitir que todo el incidente quede tal cual.
    – ¿Incidente? ¿Es así como recuerdas nuestro compromiso, como un incidente banal en tu pasado? ¿Es así como recuerdas la vez que hicimos el amor?
    Requirió de un esfuerzo enorme, pero Antonia consiguió que su voz sonara fría.
    – ¿No es así cómo se debe llamar a cualquier error?
    Lyonshall no se tomó como una ofensa lo que era, en esencia, un insulto, pero él sí frunció el ceño.
    – Tan fría. Tan implacable. ¿Qué hice para ganar eso, Toni? He estrujado mi cerebro, pero no puedo recordar un solo momento en el que no estuviéramos en armonía, con excepción de esa última mañana. Habíamos ido al teatro la noche anterior, junto con un grupo de amigos, y parecías de excelente humor. Entonces, cuando vine a verte a la mañana siguiente, como de costumbre, me informaste que nuestro compromiso se había terminado, y que estarías… agradecida si enviaba una notificación a la Gaceta. Te negaste a explicarte, más allá de la ficción obvia que no congeniábamos.
    Estaban descendiendo hacia el vestíbulo de entrada ahora, y Antonia alcanzó a ver uno de los lacayos, espléndido y robusto en su librea, estacionado cerca del pie de la escalera. Nunca se había sentido tan aliviada de ver a otra persona en su vida, y un matiz de que esa emoción se filtró en su voz cuando le respondió a Lyonshall.
    – Accediste a mis deseos y enviaste la notificación, ¿por qué me preguntas ahora? No hay ninguna razón para hacerlo. Es pasado, Richard. Pasado, y mejor lo olvidamos por el bien de todos.
    Él bajó la voz, al parecer por el lacayo, pero el tono más callado no disminuyó en absoluto la inexorabilidad de sus palabras.
    – Si fuera tan sólo mi orgullo el que hubiera sido herido, estaría de acuerdo contigo; tales heridas son superficiales y mejor se echan a un lado y se olvidan. Pero el golpe que me diste fue mucho más profundo que al orgullo, cielo, y en todos los meses desde entonces, no lo he olvidado. Esta vez, habrá un fin para las cosas entre nosotros. De una forma u otra.
    El término cariñoso la sorprendió, era uno que él había utilizado sólo en la pasión, y gatilló una abrasadora oleada de recuerdos que desgarró su compostura duramente ganada. Pero esa conmoción fue pequeña en comparación con lo que sintió ante la clara amenaza de sus palabras. Dios mío ¿Él había esperado dos años para castigarla por dejarlo? ¿O la invitación de Lady Ware le había presentado la oportunidad, de la que intentaba tomar ventaja, simplemente para animar unas fiestas aburridas?
    Nunca había creído que fuera un hombre cruel, al menos no intencionadamente, y le resultaba difícil creerlo ahora. ¿En realidad lo había herido tan profundamente? ¿Y qué intentaba ahora? Un fin para las cosas…
    Fueron sólo los años de práctica los que permitieron a Antonia que sus facciones enseñaran una expresión de calma mientras caminaba al lado de Lyonshall por el enorme salón. Él le soltó la mano para saludar a su madre y a su abuela, pero no fue más que un breve respiro, ya que le ofreció un vaso de jerez y se quedó cerca de su silla mientras hablaba con su habitual encanto a las dos damas mayores.
    En cualquier otro momento, Antonia habría encontrado difícil no reírse. Su madre, una mujer todavía hermosa, con grandes, sobresaltados ojos azules y descolorido pelo rojo, estaba claramente confundida y desconcertada por la presencia de Lyonshall, y no sabía qué decirle. Lady Sophia había estado encantada con el compromiso, tanto por la mundana razón de la posición asegurada de su hija en la sociedad como porque sabía que Antonia estaba enamorada de su prometido. Pero ella era, por naturaleza, una mujer tímida, y una situación como ésta seguramente agudizaría sus nervios.
    Lady Ware, en cambio, estaba totalmente tranquila y, obviamente, satisfecha de sí misma. No era de las que ejercía su encanto, pero era más cortés con Lyonshall de lo que Antonia nunca le había visto ser con otra persona. Parecía tener un excelente entendimiento con él.
    – Creo que podemos hacer de sus fiestas una experiencia memorable, Duque -dijo en un momento dado, su tono más de certeza que de esperanza, y el uso de su título una sutil indicación que ella los consideraba iguales a pesar de la diferencia en sus rangos-. Aquí, en el castillo, observamos la mayor parte de las habituales tradiciones navideñas, así como algunas de las cuales son únicamente nuestras. Tendremos tiempo suficiente para discutir aquello en la mañana, por supuesto, cuando usted se haya instalado completamente. Pero sí confío en que quiera ser un participante y no sólo un observador.
    Él inclinó la cabeza cortésmente.
    – Trato siempre de ser un participante, madam. ¿Cuál es el sentido de un día de fiesta si uno no puede disfrutar, después de todo? Tengo muchas ganas de tener un recuerdo de Navidad muy especial del Castillo Wingate.
    Antonia tomó un sorbo de su jerez, sintiéndose peculiarmente distante. ¿Navidad? Esa era la razón por la que estaban todos aquí. Era difícil pensar en la parafernalia habitual de Navidad, cuando su mente estaba tan llena de él. Este iba a ser un interludio de paz y de buen humor y ánimo, de alegría y satisfacción.
    Pero todo lo que Antonia podía pensar era en los recuerdos que Lyonshall había sacado de las habitaciones cerradas de su mente. Recuerdos secretos. Para algunos, incluso podrían ser recuerdos vergonzosos.
    Cuando se sentaron en el comedor, miró a su madre y a su abuela, preguntándose. ¿Qué pensarían si supieran acerca de ese lluvioso día de primavera? Ellas, sin duda, la condenarían por lo que había hecho. Era suficiente conmoción que se hubiera entregado a un hombre, aunque fuera su prometido, sin la santidad del matrimonio, pero luego poner fin a su compromiso una semana después, aparentemente sin razón…
    Lyonshall podría haberla arruinado por completo si hubiera querido con sólo unas pocas palabras a las personas adecuadas. Antonia sabía que se había quedado callado. Por su propio bien, tal vez, el cuento no lo habría arruinado, pero se hubiera empañado su excelente reputación de caballero. Por extraño que pareciera, nunca se le había ocurrido entonces que él pudiera hacerlo. Se le ocurrió ahora sólo debido a su amenaza implícita de poner "fin para las cosas" entre ellos.
    Pero seguramente él no…
    – Estás muy callada, cielo.
    Ella levantó la vista a toda prisa de su plato, sus mejillas ardiendo. Él no se había molestado en bajar la voz, y cada uno desde Tuffet y el lacayo que los servía hasta su madre y su abuela habían oído el término cariñoso.
    Lady Sophia casi dejó caer su tenedor, pero Lady Ware, imperturbable, encontró los ojos de su nieta con una débil y suave sonrisa.
    Sombríamente aferrándose a su compostura, Antonia dijo: -No tengo nada que decir, Su Gracia.
    Él estaba sentado a la derecha de su abuela, con Antonia a su derecha, y su madre al otro lado de la mesa. La silla de Antonia estaba cerca de la del duque, tan cerca, de hecho, que para él fue fácil alcanzar su mano, que estaba apoyada sobre la servilleta de su regazo. Una vez más, sus largos dedos se curvaron alrededor de los de ella en un toque familiar, secreto.
    – Eso, sin duda, es un evento raro -dijo con una sonrisa tan privada que era como si la tocara.
    Antonia no pudo recuperar su mano, sin una indigna -y obvia- lucha, por lo que se vio obligada a permanecer inmóvil. Sin embargo, sus mejillas ardieron aún más cuando Tuffet dio la vuelta para servirles. Naturalmente, el mayordomo no traicionó ni siquiera con un parpadeo que vio las manos entrelazadas, pero sin duda él las vio.
    – He aprendido a controlar mi lengua -dijo Antonia con un significado propio-. Ya no suelto todos mis pensamientos en voz alta.
    – Pero tus pensamientos son parte de tu encanto -dijo Lyonshall suavemente-. Generalmente, siempre he encontrado tu lenguaje claro muy refrescante. Por favor, di lo que quieras. Nadie aquí, ciertamente, te censurará.
    Antonia apretó los dientes. Muy lentamente, dijo: -Si fuera a decir lo que quiero decir, Su Gracia, mucho me temo que mi madre y mi abuela me encontrarían lamentablemente carente de modales.
    – Estoy convencido de que estás equivocada.
    Antonia no sabía qué pensar, y su breve indiferencia de antes se había esfumado. ¡Cómo se atrevía él a hacerle esto a ella! ¿Qué quería decir con eso? Podía sentir el calor y el peso de su mano incluso a través de su ropa, sentir uno de sus dedos acariciando su palma en una caricia lenta, y un calor hormigueante extendiéndose lentamente hacia afuera desde el mismo centro de su cuerpo en una respuesta indefensa.
    Quería estar enojada. Quería eso tan desesperadamente. Pero lo que sentía era principalmente un deseo demasiado fuerte para negarlo y casi más allá de su capacidad de luchar.
    Lady Sophia, mirando con ansiedad las mejillas encendidas y los ojos brillantes de su hija, e inquieta por la conversación extrañamente íntima entre Antonia y el duque, comenzó a hablar a toda prisa.
    – Confío, Su Gracia, que este clima miserable no lo mantendrá atado aquí y causará que se pierda muchos de… de sus usuales placeres. Usted prometió asistir al cotillón de Lady Ambersleigh dentro de una quincena, ¿no?
    Era una esperanza tan transparente de que la presencia inquietante del duque no se prolongara innecesariamente, que en realidad era más bien cómica. Antonia se encontró mirando a Lyonshall, y sintió una racha de reacia diversión cuando vio la risa brillando en sus ojos. Su voz, sin embargo, fue perfectamente seria.
    – Lo estaba, señora, pero envié mis disculpas -su mirada parpadeó hacia el rostro impasible de Lady Ware-. Después de haber sido advertido que era probable que me encontrara aquí varado por la nieve.
    Con su diversión desvanecida, Antonia miró a su abuela también.
    – A mí no se me advirtió -dijo.
    – No preguntaste, Antonia. Lyonshall, siendo un hombre de buen sentido, sí preguntó -colocando la servilleta al lado de su plato, la condesa miró a su noble huésped con un alzamiento interrogante de sus cejas-. Las damas nos retiramos. ¿Lo dejamos disfrutar de su oporto en solitario esplendor?
    Él inclinó la cabeza cortésmente.
    – Prefiero renunciar a esa costumbre, madam, con su permiso.
    Si Antonia había acariciado la esperanza que Lyonshall la soltara cuando se levantaran de la mesa, esa esperanza se desvaneció rápidamente. Él metió su mano en el hueco de su brazo y la mantuvo allí mientras regresaban al salón.
    Él estaba, en definitiva, comportándose ¡como si él y Antonia aún estuvieran comprometidos! Ella no entendía qué estaba pensando…
    – Toca para nosotros, Antonia -ordenó su abuela con una leve inclinación hacia el piano-. Estoy segura de que Lyonshall estaría encantado de dar vuelta a la partitura para ti.
    Antonia consideró rebelarse, pero entonces al menos él se vería obligado a soltarla ya que necesitaba sus dos manos para realizar la tarea. Se sentó en el banco, y se turbó aún más por la rápida punzada de pérdida que sintió cuando él liberó su mano. Automáticamente, comenzó a tocar la pieza ya puesta delante de ella, dándose cuenta demasiado tarde de que era una canción de amor suave y tierna.
    Lyonshall se apoyó en el piano, listo para pasar las páginas. Su voz fue baja.
    – He echado de menos oírte tocar, Toni.
    Mantuvo los ojos fijos en la partitura, agradecida únicamente porque su madre y su abuela no pudieran escuchar ninguna de las cosas chocantes que él dijera mientras tocaba.
    – Soy sólo aceptable, Su Gracia, y usted lo sabe muy bien -dijo terminantemente.
    Él volteó la primera página para ella.
    – Si utilizas mi título una vez más, cielo, tomaré mi venganza de una manera calculada para conmocionar a tu madre con creces.
    Antonia golpeó una nota equivocada, y sintió que sus mejillas se encendían de nuevo. Con su practicada máscara astillada, su voz fue mucho más natural y, para su ira, impotente, cuando dijo: -¿Qué estás tratando de hacerme, Richard?
    – ¿No lo has adivinado, amor? Estoy haciendo mi pobre mejor esfuerzo para cortejarte. Nuevamente. De hecho, tengo una licencia especial, y toda la intención de casarme contigo antes del año nuevo.

CAPÍTULO 02

    Era verdaderamente notable, pensó Antonia mucho más tarde esa noche mientras se paseaba por su alcoba, como los modales sociales inculcados a uno desde la infancia tenían el poder de ocultar hasta las emociones más intensas. En el momento en que Lyonshall había declarado sus pasmosas intenciones, la máscara se había reconstruido casi por arte de magia, y ella había sido capaz de comportarse como si nada fuera de lo común hubiera sucedido.
    Sabía que había permanecido en calma, que había seguido tocando el piano, aún podía recordar que había respondido a varios de sus comentarios más casuales. Pero las emociones salvajes que se agitaban bajo su máscara, le habían permitido ignorar -casi hasta el punto de, literalmente, no oír- las cosas sorprendentemente íntimas que le había murmurado al amparo de la música.
    Quizás sus intenciones, si él había querido decir lo que dijo sobre desear casarse con ella, deberían haber hecho su comportamiento más soportable, pero para Antonia, no fue así. El dolor amargo que la había llevado a poner fin a su compromiso era todavía fuerte en ella, a pesar de los meses que habían transcurrido, pero aunque su mente rechazaba ferozmente la idea de casarse con él, tanto el deseo doloroso de su corazón como el poderoso deseo que él había reavivado susurraban seductoramente.
    Habían pasado casi dos años. Quizás ella ya no era una parte de su vida ahora. Quizás él había decidido -esta vez- que podía contentarse con una esposa, y no sentir la necesidad de una amante también. O quizás la señora Dalton se había vuelto demasiado exigente para su gusto, y él todavía no había encontrado una sustituta. Y quizás Antonia pudiera perdonar, incluso olvidar el terrible dolor…
    Quizás. Quizás. Quizás.
    Antonia se arrojó en un sillón cómodo junto al fuego, ajustándose la bata de manera ausente. La tormenta de la tarde había continuado en la noche, añadiendo su helada amenaza a las frías paredes y pisos de piedra. Fuera, el viento gemía impacientemente, el aguanieve golpeaba las ventanas con una susurrante cadencia. Los sonidos lúgubres eran un complemento perfecto a su miserable estado de ánimo. Sus pensamientos perseguían sus propias colas, y sus sentimientos permanecían en una maraña dolorosa.
    Su madre, ella lo sabía, nunca lo entendería, por eso Antonia nunca le había confiado la razón para romper su compromiso. Su propio padre había mantenido una amante. De acuerdo a los chismes, la mayoría de los caballeros lo hacía. Se esperaba que sus esposas pretendieran que tales criaturas simplemente no existían. Pero Antonia se conocía demasiado bien como para creer que podía ser feliz con un acuerdo como ése.
    Peor aún, él le había mentido. A principios de su compromiso, con la franqueza que él había afirmado que admiraba, ella le había dicho que creía que la pareja en un matrimonio debía ser fiel. Él había estado de acuerdo con ella, diciendo con la misma franqueza que, aunque había disfrutado de varias relaciones agradables en el pasado, después de todo, tenía treinta y tres años en ese entonces, ella era la única mujer en su vida, y tenía la firme intención de que siguiera siendo así.
    Que hubiera estado tan claramente dispuesto a empezar su matrimonio con una mentira, la había herido más aún que el pensamiento de otra mujer. Había roto su confianza en él.
    Incluso ahora, ella no sabía por qué no le había dicho la verdad. Tal vez porque no podía soportar la idea de que le mintiera de nuevo. Y a pesar de que le había dicho en la sala que tenía la intención de saber la verdad acerca de su separación, ella no quería decirle. Tenía miedo de que hubiera alguna respuesta al problema, y que se permitiera a sí misma creerla incluso si se trataba de una mentira.
    Era casi medianoche, y aunque la habitación estaba bastante cómoda con el calor del fuego, ella se estremeció un poco. Se sentía tan sola. El pensamiento apenas había cruzado por su mente, cuando se dio cuenta de una ligera agitación del aire, como si alguien hubiera pasado cerca de ella, y todos sus sentidos de pronto se avivaron y tensaron. Volvió la cabeza lentamente, y jadeó en voz alta.
    Él estaba parado junto a una de las ventanas mirando hacia afuera, frunciendo el ceño como si la tormenta le molestara. Vestía una bata, de colores apagados. Era moreno, con un perfil de halcón, y por un instante Antonia pensó que era Lyonshall. De hecho, ella casi emitió una fuerte exclamación exigiendo saber lo que estaba haciendo en su dormitorio.
    Sin embargo, su ira desconcertada desapareció rápidamente, para ser reemplazada por una punzada de miedo helado cuando se dio cuenta que ella podía ver claramente el tapiz que colgaba justo más allá de él… a través de su cuerpo.
    Incapaz de creer sus propios ojos, Antonia tragó saliva y logró mantener su voz firme, lo suficiente como para preguntar:
    – ¿Quién eres tú?
    Él no respondió. De hecho, parecía ignorarla totalmente, como si para él, ella ni siquiera estuviera en la habitación. Dando la espalda a la ventana, él sacó un reloj del bolsillo de su bata y lo estudió, aún con el ceño fruncido. Devolviendo el reloj al bolsillo, se trasladó unos pasos más cerca de Antonia y pareció recoger algo como de una mesa desde hace mucho tiempo desaparecida. Un libro apareció en sus manos, no más sólido de lo que él era, aunque ella casi podía oír el susurro de las páginas cuando las hojeaba.
    Antonia todavía tenía miedo, pero también estaba fascinada. Se sentía casi entumecida, su mente trabajando con extraña claridad. Acurrucada en su sillón, lo miró, viendo que, efectivamente, se parecía a Lyonshall. Su altura y estructura eran muy similares, al igual que el pelo oscuro y apostura como de halcón. Pero el cabello de este hombre era más largo, atado en la nuca de su cuello con un lazo negro, y ella reconoció vagamente el estilo como el de hace un siglo. Su rostro era más delgado, sus ojos más profundos que los del duque, y ella pensó que era -había sido- un poco más joven.
    No estaba soñando; Antonia lo sabía. Podía sentir el calor del fuego y escuchar su energía crepitante, escuchar el gemido de la tormenta exterior, y sentir su propio corazón latiendo rápidamente. Se obligó a moverse, levantándose lentamente de su sillón. Una vez más, él no reaccionó a su presencia.
    – ¿Quién eres tú? -repitió en voz más alta. Se sorprendió cuando él se movió de repente, pero de inmediato quedó claro que no tenía conciencia de su presencia. Tenía la extraña sensación de que ésta ya no era su habitación, que se había convertido en la de él. Incluso le parecía sutilmente diferente a ella, como si estuviera atrapada entre el tiempo y casi pudiera ver la habitación como lo había sido en su tiempo. Casi. Pero era más un sentido emocional que uno real, pensó. Ella se fijó en su propio tiempo, sólo se permitió una especie de puerta de entrada para ver dentro del de él.
    Por la fracción de un momento, un terror supersticioso provocó que el hielo recorriera las venas de Antonia. Ella no podía atraerlo al mundo de los vivos, ¿pero él la podría empujar al mundo de los muertos? El temor fue breve, pero suficientemente fuerte como para dejarla estremecida. Su mente racional se reafirmó y se recordó que él la había ignorado. Obviamente, no era un peligro para ella.
    Sin embargo, se sobresaltó un poco cuando él dejó caer el libro -se desvaneció en el instante en que abandonó sus manos- y consultó su reloj por segunda vez. Una sonrisa curvó sus labios cuando el reloj volvió a su bolsillo. Luego se dirigió hacia la puerta.
    Antonia no tenía ninguna intención de seguirlo, pero se encontró haciendo precisamente eso, como obligada a hacerlo. Se sentía casi como un títere, impulsada hacia adelante como si no tuviera voluntad propia, y esa sensación, sumada a la aparición del hombre, hizo el impacto de estos eventos no naturales aún más fuerte.
    Fascinada, entumecida de miedo, inexorablemente atraída, lo siguió.
    Tuvo un mal momento cuando él atravesó la puerta cerrada como si hubiera estado abierta, pero se obligó a girar la manija, abriéndola para su propio paso, y salir al pasillo. Él se había detenido justo en la puerta, y por un momento ella no fue consciente de nada, salvo de él. Luego él prosiguió. Fue fácil para Antonia, ver al hombre en el pasillo; apliques colocados en lo alto de la pared que separaba cada puerta cubrían todo el corredor, y se mantenían encendidos durante toda la noche.
    El hombre se encontraba a varios metros de distancia, en el pasillo, junto a una delgada mujer muy joven, vestida con una vaporosa bata, su rostro hermoso, delicado y con una cosecha de desordenados rizos rojos dejados libremente. Sus ojos grandes, brillantes se alzaron para encontrar los de él, sus labios se separaron, y ella estuvo en sus brazos como si fuera el único lugar en todo el mundo donde debía estar.
    Antonia sintió una vaga conmoción cuando vio a la joven, pero no estaba segura de la causa. ¿Sin duda, dos fantasmas no son más impactantes que uno? No, era otra cosa. Una sensación de familiaridad, tal vez, aunque no tenía idea de por qué debería ser así, porque ella no podía recordar haber visto un retrato de esta joven y no sabía su identidad. Antes de que pudiera reflexionar sobre el asunto, se dio cuenta que ella no estaba sola en la observación de los amantes.
    Lyonshall estaba parado en la puerta abierta de su habitación, observando al igual que ella. Podía verlo vagamente a través de los amantes. Era un espectáculo extraño y misterioso, evocando una sensación de irrealidad aún mayor dentro de Antonia, aunque estaba más afectada por el apasionado abrazo que por los fantasmas de dos personas ya muertas y enterradas.
    Esa pasión del uno por el otro era tan poderosa, que Antonia literalmente, podía sentirla. Se besaron con el placer doloroso de dos personas profundamente enamoradas, sus rostros transformados por la ternura y el deseo. Sus labios se movieron en un discurso que sólo ellos oían, aunque era obvio que eran palabras de amor y necesidad. Ella enroscó con fuerza sus brazos alrededor de su cuello, y él la estrechó contra su cuerpo. Ella inclinó la cabeza hacia atrás mientras él la besaba en la garganta, su expresión llena de tanta voluptuosidad, que Antonia deseó apartar los ojos de un momento tan íntimo.
    Pero no pudo. Tal como se había sentido obligada a seguir al hombre desde su habitación, ahora estaba obligada a permanecer allí y mirar. Se sentía atrapada, atrapada en un hechizo de sensualidad que despertaba todos sus sentidos. Su corazón latía más rápido, y ella se sentía caliente, su cuerpo febril y tenso. Parecía no terminar nunca, pero en realidad no fueron más que unos minutos más tarde cuando la pareja se volvió con un mismo propósito y se dirigió hacia la habitación del duque.
    Antonia se sentía bastante aturdida, pero una risa entrecortada se le escapó cuando Lyonshall automáticamente dio un paso al costado para que entraran a su habitación. Él contempló sus espaldas un momento, luego cogió la manija y cerró la puerta. Caminó por el pasillo hasta llegar junto a Antonia.
    Con calma absoluta, dijo: -Creo que prefieren estar solos.
    – ¿Cómo puedes estar tan tranquilo? – preguntó ella, su mirada se paseó entre él y la puerta cerrada por el pasillo. Su voz temblaba y se sentía terriblemente insegura-. Sabía que el castillo se suponía que estaba embrujado, pero no era algo que creyera. Yo… yo nunca estuve más asustada en mi vida.
    Él deslizó las manos en los bolsillos de su bata y sonrió débilmente.
    – Lyonshall no es tan antiguo como Wingate, pero tiene unos cuantos siglos. Y unos cuantos fantasmas. En la galería de retratos, es muy habitual ver a un caballero con una capa moviéndose constantemente en noches de tormenta como ésta. Yo mismo lo he visto. De hecho, él se quitó el sombrero cortésmente al verme una noche -hizo una pausa y añadió-: Me pregunto por qué la mayoría de los espíritus eligen aparecer a menudo cuando hay mal clima. Y por qué la medianoche parece ser su hora preferida.
    Antonia no tenía ninguna respuesta, y, en todo caso, él no esperaba una.
    – Bueno, tal y como parece, mi habitación estará ocupada por algún tiempo, y puesto que hay algo de corrientes de aire en este pasillo, sugiero que esperemos en tu habitación.
    Demasiado asustada para expresar un rechazo instantáneo, Antonia encontró su brazo tomado en un firme agarre mientras era guiada de vuelta a su dormitorio. Cuando llegaron, se apartó de él, su voz aún más temblorosa cuando dijo:
    – ¡Nosotros ciertamente no podemos esperar aquí! Me sorprende que sugieras algo tan impropio.
    – No seas mojigata, Toni. No te favorece -fue hasta la chimenea y se quedó mirando las llamas-. He dejado la puerta abierta, como ves. En todo caso, excepto por nuestros amigos fantasmas, estamos muy solos en esta ala, así que no tienes que temer por algún escándalo. A propósito, por casualidad, ¿sabes quién era la dama?
    – No.
    – Sin lugar a dudas un antepasado tuyo, tú eres la viva imagen de ella.
    Eso sorprendió Antonia tanto que se olvidó de estar ofendida por su presencia en su habitación.
    – ¿Yo?
    Lyonshall la miró.
    – ¿No te diste cuenta? El mismo pelo rojo y ojos azules, por supuesto, pero hay una semejanza mucho más fuerte que el mero colorido. Compartes la misma delicadeza de facciones, los ojos grandes y el arco de las cejas. Ella era menos terca, me imagino, su mandíbula es más aguda. Y aunque la forma de sus bocas es muy parecida, tú tienes más humor de lo que ella pudiera atribuirse, creo -sonrió levemente, su intensa mirada sobre ella-. En cuanto a… otros atributos, yo diría que eres muy superior a tu antepasada. Ella parecía muy frágil, casi enfermiza. Tú, sin embargo, posees un cuerpo magnífico, maravillosamente voluptuoso sin un gramo de carne en exceso. Un cuerpo hecho para la pasión de la que ambos sabemos que eres capaz.
    Antonia sintió un calor casi febril apoderándose de su cuerpo una vez más, y maldijo en silencio sus artimañas seductoras. Tenía que recuperar el control de esta situación, antes de… antes de que algo irrevocable se dijera. O se hiciera.
    – Por favor, vete de una vez -dijo con frialdad.
    – ¿Y adónde voy a ir? -él alzó una ceja.
    – ¡Debe haber treinta habitaciones en esta ala!
    – Ninguna de los cuales ha sido preparada para un invitado. ¿Chimeneas frías y sábanas sin ventilar? ¿Y los muebles probablemente cubiertos con telas de Holanda? Por no hablar de la dificultad que mi ayuda de cámara tendría para localizarme por la mañana. ¿Realmente vas a ser tan cruel como para enviarme a tal incomodidad sólo para satisfacer las nociones aburridas de la propiedad, Toni?
    Ella luchó por mantener la calma.
    – No hay ninguna razón para que no vuelvas a tu habitación. Los… los fantasmas probablemente desaparecieron en el momento que entraron. Estoy segura que encontrarás que se fueron si…
    – No. Iban hacia la cama cuando cerré la puerta -su voz se había profundizado a una nota ronca.
    Recordando los besos apasionados que habían observado, Antonia se sonrojó. La escena la había inquietado profundamente. Ella parecía no poder sacudirse el raro hechizo sensual que la había envuelto cuando los había visto, sobre todo porque Lyonshall parecía empeñado recordárselo.
    No podía dejar de pensar en los dos amantes felizmente juntos en la cama del duque, o en una cama fantasmal de su propio siglo, supuso, y esa imagen mental llevó a otras. Un silencioso establo, lleno del dulce aroma del heno fresco. Su boca sobre la de ella, despertando emociones y sensaciones que nunca había conocido antes. El ardiente, punzante deseo de su cuerpo por el de él. El placer increíble, impactante de yacer en sus brazos y el descubrimiento de su propia pasión…
    Antonia, parada con los brazos cruzados por debajo de sus pechos, trató de empujar los recuerdos inquietantes de su mente. Resultó imposible. Estaba vívidamente consciente de lo solos que estaban, de la cercanía de la cama y la escasa protección de su ropa de dormir. Poco a poco, en su mente, el enrarecimiento del encuentro fantasmal fue totalmente sobrepasado por su sensualidad, y por la agitación de la carne y de la sangre de su cuerpo mientras todos sus sentidos respondían al hombre que estaba a sólo unos pasos de distancia.
    – Siéntate, Toni. Tenemos que estar aquí mucho tiempo.
    – Prefiero estar de pie -tenía miedo de moverse, de que si lo hacía, sería para echarse en sus brazos. Dios mío, apenas la tocó cuando había entrado a la habitación, y casualmente, sin embargo, todo su cuerpo anhelaba su contacto tan intensamente que resistir la atracción hacia él era como luchar contra una fuerza incontrolable de la naturaleza. Ni siquiera sus recuerdos más amargos y dolorosos de lo que él había hecho, podía detener el edificante deseo.
    Él negó con la cabeza.
    – Tan terca. ¿Esperas que intente violarte, es eso?
    Ella alzó la barbilla y lo miró, tratando de recurrir a la dignidad, a la altivez ofendida, a algo para combatir el enfrentamiento entre deseo y la amargura dentro de ella.
    – Espero que recuerdes que eres un caballero. Aunque, dada tu conducta de hoy, debo admitir que mis esperanzas no son altas.
    – ¿De veras? Muy sabio de tu parte. Porque no quiero fingir contigo, cielo. No voy a jugar el caballero, felizmente complacido con un ligero flirteo y unos cuantos besos castos. Hay sangre en mis venas -y en las tuyas- no agua. Me niego a comportarme como si mi deseo por ti fuera fácil de dominar. No lo es. Me niego a olvidar que ya te has entregado a mí, incluso si decides ignorar este hecho.
    – Basta.
    – ¿Por qué? ¿Porque un caballero no te lo recordaría? ¿Porque la sociedad insiste en que si algo tan escandaloso llegara a suceder, todo recuerdo al respecto debe ser borrado? Eso no es tan fácil, ¿verdad, Toni? Olvidar. ¿Es por eso que no aceptaste ninguna de las ofertas de matrimonio que te hicieron el año pasado, porque no podías olvidar? ¿O fue porque tu novio sabría que él no fue el primero en tu cama?
    – ¿Por qué me provocas con eso? -susurró, deseando poder odiarlo. Cualquier cosa sería mejor que esta necesidad terrible, dolorosa por su toque.
    Su rostro duro se suavizó.
    – No es una provocación, cielo. ¿Cómo iba a menospreciar un recuerdo tan hermoso? Sé que sentiste lo que yo, ese día, que nuestro amor estaba destinado. No podrías haberte entregado a mí tan libremente si hubieras creído otra cosa.
    Antonia no podía moverse o hablar mientras él se acercaba lentamente hacia ella. Sólo podía esperar, su corazón bombeando, su cuerpo temblando. Se sentía en suspensión, en equilibrio sobre al borde de algo que quería desesperadamente aunque una gran parte de su mente luchaba por no rendirse.
    – No, Richard -dijo con voz ahogada cuando llegó hasta ella, de repente demasiado temerosa que si él la tocaba ahora, se perdería.
    – Sí -dijo con voz ronca, sus manos alzándose poco a poco para enmarcar su rostro-. Lo que causó que me odiaras no cambia esta situación. Los dos lo sabemos. Tú me deseas, Toni, tanto como yo te deseo. Y si el deseo es todo lo que puedo demandar de ti, demandaré eso. Los matrimonios han comenzado con menos.
    Incluso si se hubiera concedido un momento para prepararse, ninguna barrera que pudiera haber erigido podría haber resistido contra él. Tomó su boca con toda la intensidad apasionada que ella recordaba tan vívidamente, y todo su cuerpo respondió. Sus brazos se alzaron a su cuello, mientras los de él la rodearon en un abrazo. Sintió el calor duro de él contra ella, y rápidamente la fuerza abandonó sus piernas.
    Ella había olvidado cómo se sentía… No, no había olvidado nada. El calor recorriendo su cuerpo, la naciente tensión de necesidad, el hambre que la hacía perderse, hasta que se encontró devolviendo sus besos con una pasión que sólo él era capaz de encender en ella. Todo era dolorosamente familiar. Tal como había ocurrido en el establo, su respuesta hacia él expulsaba todo lo demás de su mente, hasta que sólo ellos dos existían en un mundo de sensualidad.
    Apenas tuvo conciencia de ser alzada y cargada unos pocos pasos, para luego sentir la suavidad de la cama a su espalda. Jadeó cuando sus labios abandonaron los suyos, abriendo sus ojos para mirar su rostro tenso. Él estaba sentado a su lado, inclinado sobre ella, sus manos apartando con gentileza las guedejas sueltas de su cabello de su cara. Bajó la cabeza y la besó con tanta fiereza que era como una marca de posesión, y ella se oyó a sí misma emitir un pequeño sonido apagado de placer.
    Era como si la hubieran privado durante mucho tiempo de algo que su cuerpo y espíritu anhelaban, y su hambre hubiera aumentado más y más, más allá de su capacidad de controlarla. Así como había ocurrido antes, ella no pensó en el precio a pagar o en el dolor potencial, sólo en la necesidad irresistible de pertenecerle.
    Sus labios trazaron un camino descendente por su garganta, luego más abajo mientras sus dedos desataban la cinta de su bata de dormir. Presionó un beso caliente en el valle entre sus pechos, y las vibraciones de sus palabras fueron una caricia adicional.
    – Dime que me deseas, Toni.
    No fue la demanda lo que envió una oleada fría de cordura a través de Antonia, fue su voz. Había algo en ella que nunca le había oído antes, una nota de manipulación, implacable. Y cuando él levantó la cabeza para mirarla, sus ojos eran del plano gris de un cielo tormentoso. Enojado. Estaba enojado.
    Se preguntó de repente, con dolor, si realmente tendría la intención de casarse con ella. Ella no lo creía. Pensó que él quería su entrega física, quería demostrarles a los dos que ella no se le podía negar, en esto al menos.
    Si quería vengarse porque había terminado su compromiso con él, difícilmente podría haber elegido un medio mejor. Porque si ella se entregaba a él ahora, sabiendo que no tenía ningún futuro juntos, en su propia mente -y, sin duda, en la suya- sería poco más que una ramera.
    Tenía la garganta dolorida, pero su voz fue firme cuando dijo:
    – No -sus brazos alrededor de su cuello cayeron a sus costados, y ella cerró los ojos-. No.
    Se quedó completamente quieto, entonces sintió el cambio de la cama cuando él se alejó. Unos momentos más tarde, la puerta se cerró en silencio, y ella supo que estaba sola.
    Antonia abrió los ojos y se incorporó lentamente. Sus labios palpitaban por sus besos, y todo su cuerpo se sentía febril y tenso. Hasta ese momento, no se había dado cuenta de lo mucho que aún lo amaba. Lo suficiente para que deseara llamarlo, o ir tras él. Lo suficiente como para que si él la hubiera besado una vez más, habría sido incapaz de decir no nuevamente.
    Lo amaba tanto que ella misma se hubiera hecho una ramera sin dudarlo un instante, si sólo le hubiera dicho que la amaba.
    Pero no lo había hecho.
    Eso, más que cualquier otra cosa, llevó a Antonia a creer que no quería saber nada de ella, salvo la satisfacción de saber que no podía resistirse a su seducción.
    La habitación estaba muy silenciosa, enfriándose a medida que el fuego se apagaba. Antonia se sentía sola, y esta vez ni siquiera un fantasma vino a demostrar que estaba equivocada.

    El día siguiente fue extraño e inquietante. Antonia no había dormido bien, entre la visita de los fantasmas y la casi seducción de Lyonshall, se había quedado en un estado poco propicio para el sueño, y había sido cerca de la madrugada cuando había conseguido por fin cerrar los ojos. Cuando Plimpton la había despertado tan sólo unas horas más tarde, la falta de descanso y su confusión emocional la hizo sentirse malhumorada y tensa. No le contó nada acerca de los fantasmas a su doncella, y ciertamente nada sobre la presencia del duque, a medianoche, en su dormitorio, pero bebió su tibio café de la mañana en silencio.
    Cuando bajó, lo hizo con cierto temor, pero sólo encontró a su madre en la sala de desayunos. Lady Sophia no era una mujer observadora en particular, pero cuando su única hija estaba involucrada, el afecto le prestaba agudeza.
    – Cariño, ¿te sientes bien? -preguntó de inmediato, sus grandes ojos llenos de preocupación-. Pareces cansada y muy pálida.
    Antonia ya había preparado a su mente para no mencionar los fantasmas a su madre, Lady Sophia tenía un temperamento nervioso, y sin duda sería incapaz de pegar ojo si se le contara que unos espíritus vagaban por el castillo por la noche.
    Sirviéndose unas tostadas y más café del atestado aparador, Antonia contestó con calma.
    – La tormenta no me dejó dormir, mamá. Sólo estoy un poco cansada, nada para preocuparse.
    Lady Sophia esperó hasta que su hija estuvo sentada en la mesa, y luego miró a su alrededor para asegurarse de que estuvieran solas. Bajando la voz, le dijo a su manera nerviosa.
    – Querida, confío en que cerraras tu puerta anoche. ¡Nunca estuve más escandalizada! Tenía la intención de hablar con tu abuela por la situación, pero… pero ella la mira a una de tal manera, que me sentí incapaz de hacer el intento.
    Le llevó un momento a Antonia darse cuenta que su madre se refería a la disposición de las alcobas.
    – Estoy segura de que no debes temer, mamá -dijo ella, haciendo a un lado el recuerdo de los besos ardientes-. Recuerda, por favor, que el duque y yo estuvimos de acuerdo en que no congeniábamos.
    Mirándola, Lady Sophia dijo: -Bueno, fue lo que dijiste en su momento, pero… Perdóname, Toni, pero me pareció que anoche Lyonshall se estaba comportando con mucho más… más calidez de lo decoroso. La forma en que te hablaba y miraba… -ruborizándose ligeramente, añadió-: Querida, aunque te creas muy madura, hay algunas cosas que simplemente no puedes saber acerca de los hombres. Incluso el mejor de ellos puede encontrarse a merced de sus instintos más bajos y… y para ti estar a solas con el duque en esa ala tan grande y vacía… y tú tan bonita como eres… apenas te pareces a mí…
    Rescatando a su madre del pantano de su enredada sentencia, Antonia dijo un poco secamente: -¿Te refieres a la pasión, mamá?
    – ¡Antonia!
    Sintió una punzada de triste sabiduría. No debería conocer la pasión, como su madre creía tan evidentemente. Para una joven soltera de veintiún años tener el conocimiento que Antonia poseía era sorprendente y debía ser una fuente de angustia. Pero la vergüenza de haberse entregado a un hombre antes del matrimonio no era tan terrible porque lo había hecho enamorada. Sin importar lo que hubiera sucedido después, y a pesar de sus palabras a Lyonshall sobre el "error", Antonia no se arrepentía de lo que había hecho.
    En voz baja, ella dijo: -Mamá, el duque es sin duda un caballero y no haría nada contra mi voluntad -no lo había hecho, después de todo. Cuando lo había rechazado, la había dejado sola, sin una palabra.
    Lady Sophia vaciló, mordiéndose el labio.
    – Querida, he pensado a menudo que no eres… no eres tan indiferente a él como has insistido. En realidad, pareces muy consciente de él cuando está en la habitación. Si tus sentimientos por él son confusos, podrían nublar tu juicio. Y su comportamiento de anoche…
    – Él se estaba divirtiendo con un ligero coqueteo, nada más -dijo Antonia-. En cuanto a mí, estoy segura de mis sentimientos por el duque, y muy capaz de ejercer mi buen juicio. Te aseguro, mamá, que no tengo intención de seguir deshonrando mi buen nombre al hacer algo que no debiera -las palabras tendrían que haber quemado su lengua, pensó ella con ironía, o por lo menos aguijonearle la conciencia, teniendo en cuenta lo que ya había hecho.
    La conversación podría haber continuado, pero la condesa entró entonces a la habitación. Lady Sophia parecía tan afectada, que Antonia se sorprendió ligeramente que su abuela no exigiera inmediatamente saber lo que habían estado discutiendo, pero se hizo evidente que tenía otra cosa en su mente.
    – Antonia, ya que el clima hace imposible diversiones al aire libre, creo que ustedes, jóvenes, pueden encontrar cierta diversión arreglando las decoraciones de Navidad. Un árbol fue cortado hace unos días, y Tuffet lo está trayendo a la sala ahora, junto con ramas de muérdago y el acebo. Las doncellas han pasado la última semana o algo así encadenando bayas y haciendo otras decoraciones, por lo que sólo necesitan ponerlos en su lugar.
    Antonia se habría opuesto, pero antes de que pudiera hacerlo, el duque entró en la habitación.
    – Un plan excelente, madam. Me alegro de que hayan adoptado la reciente costumbre de traer un árbol adentro, es especialmente agradable en un clima como éste.
    Con el asunto resuelto a su satisfacción, Lady Ware asintió con la cabeza.
    – Ya que Nochebuena es el día después de mañana, deberían tener un montón de tiempo para colocar las decoraciones en su lugar.
    Así que Antonia se encontró una vez más arrojada a la compañía del duque. Su abuela se llevó a su madre inmediatamente después del desayuno, obviamente con la intención de ocuparla en otra parte del castillo, e incluso los sirvientes se esfumaron en cuanto la pareja se fue a la sala para encontrar el árbol y las decoraciones prometidas.
    Lyonshall se comportaba como si nada hubiera sucedido la noche anterior. Fue muy casual, ni de cerca tan intenso como lo había sido durante la noche previa.
    Antonia no pudo evitar sentirse agradecida por ello, ya que no podía ponerse su máscara social en su compañía. Si hubiera tratado de hacerle el amor, o incluso coquetear, sabía que se habría traicionado a sí misma. En su lugar, porque él estaba relajado y despreocupadamente encantador, ella fue capaz de mantenerse calmada.
    El carácter alegre de las fiestas tenía su propio efecto, también. El olor fuerte de acebo y del gran árbol de abeto mezclado con el aroma picante de popurrí de los cuencos de las criadas, había invadido casi todas las habitaciones, e incluso tan vasto como era el castillo, el aroma tentador del pudín de ciruela y otros platos que se preparaban para la cena de Navidad flotaba desde la cocina.
    El árbol de navidad fue preparado, las velas puestas en su lugar, y las ramas de acebo dispuestas para agradar a la vista. Las criadas habían colgado bayas de diferentes colores para el árbol, y Antonia se sorprendió al encontrar entre las otras decoraciones bolsitas pequeñas, exquisitamente cosidas de varias formas, obviamente, labor de su abuela.
    – No me daba cuenta que le importaban tanto las fiestas -murmuró Antonia mientras colgaba una bolsita preciosa, llena de popurrí, en la forma de una estrella-. Debe de haber cosido estas bolsitas todos los años desde hace mucho tiempo. Mira cuántas son.
    – Hermoso trabajo -observó el duque-. Va a ser un árbol muy hermoso.
    Antonia estuvo de acuerdo con él. De hecho, tuvo que admitir que el castillo lucía y se sentía muy diferente una vez que estuvo decorado para las fiestas. Ya el gran salón parecía más cálido, más brillante, los adornos de colores añadían luz y alegría.
    Ella estaba empezando a ver por qué su familia había amado el castillo. Había algo de majestuoso en el tamaño del lugar, y una sensación de permanencia en las paredes y en los suelos de piedra maciza. Este lugar, se dio cuenta, había rodeado a la familia Wingate durante siglos. Los había abrigado y protegido, ocultado sus secretos, albergado sus alegrías, sus iras, y sus lágrimas.
    Desde que los amantes fantasmales habían aparecido la noche anterior, Antonia había sido consciente de un sentimiento creciente de que el castillo en sí era un ser vivo. Que a lo largo de los siglos, había absorbido tanto de las emociones de la familia Wingate, que también se había convertido en parte de la familia. Casi le contó a Lyonshall de este sentimiento, pero finalmente lo guardó para sí misma. Sonaba muy fantasioso, decidió.
    Ella y Lyonshall trabajaron juntos en armonía, y por un tiempo, Antonia casi olvidó todo, excepto el placer de estar en compañía de un hombre que hablaba con ella de igual a igual. Pero incluso cuando colgaban adornos en el árbol y discutían amigablemente sobre su ubicación, no podía dejar de ser cautelosa ante su cambio de actitud. Más de una vez, lo sorprendió observándola, y la mirada sombría que vio tan fugazmente provocó que la tensión se apoderara de ella.
    Para su sorpresa, él continuó comportándose casualmente por el resto del día, y ella culpó a su imaginación por la expresión oscura que había visto. Él no dijo ni hizo nada para alterarla o confundirla. Fue agradable y encantador en la cena, incluso sacándole una sonrisa a Lady Sophia, y cuando la noche había terminado, acompañó a Antonia a su puerta y la dejó allí con un compuesto y bien educado buenas noches.
    Antonia se dijo que era lo mejor. Obviamente, había aceptado su negativa, o al menos se había dado cuenta que era más caballero de lo que él había creído, y había renunciado a la idea de la seducción. Pero el aparente final de su breve cortejo no hizo nada para tranquilizar sus caóticas emociones.
    Una vez más, no podía dormir, y aunque su mente marcó automáticamente la aproximación de la medianoche con anticipación y ansiedad, se sorprendió igualmente al volverse de la chimenea y ver que su visitante fantasma había vuelto. Su miedo de la noche anterior estuvo ausente, pero lo espeluznante de lo que observaba mientras lo veía moverse por la habitación tenía un efecto decidido sobre ella. Se sentía casi como una intrusa, mirándolo sin su conocimiento, pero no podía obligarse a mirar hacia otro lado.
    Al igual que la noche anterior, se paseó por la habitación sin descanso por un tiempo antes de que finalmente se dirigiera a la puerta. Lo siguió sin tomar una decisión consciente de hacerlo. En la puerta abierta de su habitación, vio una repetición de la escena de la noche anterior desarrollada en el pasillo, y la misma conciencia sensual se apoderó de ella.
    El hombre moreno y su dama de cabellos de fuego compartían un amor que había vivido más allá de su tiempo, sobreviviendo a la muerte de la carne mortal para aparecerse en este silencioso pasillo de piedra. Nadie, pensó Antonia, podría ser testigo de tales emociones inextinguibles y no sentir el poder de ellas. Hizo que le doliera la garganta, la hizo peculiarmente consciente de su propio cuerpo mientras su corazón latía y la sangre corría por sus venas. Y la hizo sentir una profunda sensación de pérdida, porque una vez había creído que un amor como el de ellos había estado a su alcance. El dolor se hizo aún más agudo cuando vio a Lyonshall a través de los amantes entrelazados. Era como si el destino se estuviera burlando de ella.
    Se quedó inmóvil en la puerta mientras la pareja de fantasmas entraban a la habitación de él. Al igual que la noche anterior, Lyonshall cerró la puerta y llegó hasta ella, pero antes de que pudiera hablar, ella captó un atisbo de movimiento más allá de él en el pasillo.
    – Mira -murmuró.
    Una tercera forma fantasmal había aparecido al final del pasillo cerca de las escaleras. Ella se acercó a ellos, una hermosa mujer, que había pasado los primeros rubores de la juventud, pero aún no cerca de la mediana edad, su vestido de colores oscuros y a la moda de un siglo antes. Ella dio una idea más clara del tiempo que los otros dos, ya que estaba completamente vestida. Llevaba una rígida gorra alta con volantes de lino y un velo corto sobre su cabello oscuro perfectamente arreglado; una prenda sobrepuesta se arrastraba a la espalda, con mangas semi largas y puños de lino, la llevaba abierta por delante sobre un corpiño acordonado y falda de volantes.
    Era una mujer atractiva de una forma insípida, pero parecía mucho más sin vida que los otros dos. Al igual que los amantes, no hizo caso de los dos vivientes espectadores. Se movía a lo largo del pasillo, pero se detuvo cuando llegó a la puerta del dormitorio del duque.
    Como una persona atraída por algún sonido, se detuvo con la cabeza vuelta un poco hacia la puerta y su mirada fija en ese cuarto. Se quedó muy quieta durante un largo momento, la expresión de su rostro curiosamente atenta, hasta estática. Luego sus labios se torcieron en una horrible mueca, y siguió su camino.
    Antonia sintió frío mientras observaba a la mujer. Era una sensación muy diferente a lo que había experimentado primero al ver al fantasma en su habitación. Esto era algo mucho más grave y muy preocupante. Tenía el impulso extraño y poderoso de correr hasta los amantes y advertirles que tuvieran cuidado, porque alguien en el castillo tenía la intención de hacerles daño. Sabía que de alguna manera, lo sentía con cada fibra de su ser. Los amantes se encontraban en peligro.
    Su mente racional le recordó que estas personas habían estado muertas durante cien años, pero parecía no poder deshacerse de la sensación opresiva de temor o de su ansioso deseo de evitar una tragedia.
    Parada junto a Lyonshall, mientras observaba a la mujer avanzando por el pasillo y desvanecerse en una de las habitaciones. Poco a poco, Antonia se volvió y entró en su habitación, sus emociones tan perturbadas que no se dio cuenta de inmediato que Lyonshall la había seguido.
    – ¿Toni?
    Antonia fue a la chimenea, aún sintiendo frío, y estiró las manos hacia las llamas.
    – Esa otra – murmuró-. Tiene la intención de hacerles daño.
    – Sí, lo vi.
    – Me siento tan impotente. Es como ver los primeros segundos del accidente de un carruaje en las calles y sentirte incapaz de detener lo que sabes que viene a continuación.
    Él se quedó varios pasos de distancia, mirándola, y su voz siguió siendo baja.
    – Lo que va a suceder, ya sucedió, Toni. Hace cien años.
    – Es lo que mi mente me dice. Pero lo que siento… es difícil de vencer. Parecían tan felices juntos, con toda la vida por delante, aunque, tengo la terrible certeza que no vivieron mucho más de lo que ya hemos visto -Antonia meneó ligeramente la cabeza, tratando de alejar el temor-. Me pregunto quiénes eran.
    – ¿No sabes?
    – No, yo… yo sé muy poco de la historia de mi familia en este lugar. Eso es una cosa terrible de decir, ¿no?
    – Es natural, si no has vivido aquí. La mayoría de nosotros tiende a vivir en el presente.
    – Supongo.
    – ¿Le has preguntado a Lady Ware acerca de los fantasmas? -preguntó-. Es muy probable que ella conozca la historia del castillo y de la familia.
    – No -respondió ella. Cuando continuó mirándola con una ceja alzada, ella se encogió de hombros-. La abuela es una persona brusca y realista, no tengo ninguna duda de que me diría que imaginé todo.
    Él se quedó en silencio por un momento, una extraña mirada de duda en sus ojos.
    – De alguna manera estoy seguro de que no te diría eso. Creo que sabe de los fantasmas. Mi ayuda de cámara me dice que sólo el ala sur del castillo se considera embrujada. Tal vez Lady Ware nos puso aquí por esa razón.
    – ¿Debido a los fantasmas? -Antonia frunció el ceño-. ¿Por qué haría tal cosa?
    Una vez más, Lyonshall vaciló.
    – Si ella quiere que nos reconciliemos, pudo haber creído que un par de jóvenes amantes puede empujarnos en la dirección correcta, incluso si son amantes fantasmas.
    Antonia sentía cautelosa, preocupada por la forma en que había llevado la conversación de nuevo a ellos. No estaba en condiciones de soportar otra discusión como la de la noche anterior, y se sorprendió de que él deseara hablar sobre el tema una vez más. Había aceptado su petición de poner fin a su compromiso con pocos intentos de convencerla de que cambiara de opinión, sin embargo, ahora parecía casi obsesionado. Ella habría pensado que el golpe a su orgullo, si no otra cosa, habría hecho todo el tema insoportable.
    Evitó sus ojos girando de vuelta al fuego.
    – Tengo serias dudas de que ella crea tal cosa. Ella misma me dijo que sería absurdo suponer que me harías una proposición una segunda vez, y ella sabe muy bien que la idea es…
    – ¿Es qué? ¿Repugnante para ti? -le exigió cuando se interrumpió bruscamente.
    – ¿Tenemos que discutir esto de nuevo?
    – Sí. Porque todavía tienes que decirme la verdad -su voz era un poco dura ahora.
    Antonia se negó a mirarlo.
    – Pensé que habías aceptado mi deseo de acabar con esto. Tu comportamiento de hoy me llevó a creer que era así.
    Él emitió una risa dura.
    – ¿De veras? Mi comportamiento de hoy, Toni, se debió a tu negativa de anoche. Ningún hombre con alguna sensibilidad puede aceptar con gusto la mirada de angustia enfermiza que vi en tu cara la noche anterior. Si deseabas hacerme daño una vez más, ciertamente lo conseguiste.
    – Esa no era mi intención -se oyó decir, y se preguntó por qué no podía permitirle creer lo peor de ella si sólo aquello lo alejaría.
    – Entonces, ¿cuál fue tu intención? Estabas dispuesta, Toni, ambos lo sabemos. Cobraste vida en mis brazos con toda la pasión que recuerdo tan bien, y por un momento esperé… Pero luego me rechazaste, con una voz tan fría que congelaste mi corazón. ¿Qué he hecho para ganarme eso de ti? ¿Cómo puedo aceptar tus deseos cuando no entiendo las razones? ¿Mi deseo de hacerte mi esposa es tan insoportable para ti?
    Tratando de aparentar serenidad, incluso si la máscara había desaparecido, Antonia mantuvo su voz firme.
    – Si debes escucharlo de nuevo, no tengo ningún deseo de casarme contigo, Richard. Supongo que te sientes con todo el derecho a la venganza, pero…
    – ¿Venganza? -él cruzó la habitación rápidamente y la agarró del brazo, girándola de cara hacia él-. ¿Es por eso que me rechazaste anoche? ¿Porque crees que quiero venganza? ¿Qué te puso esa idea tan loca en la cabeza?
    Ella miró sus ojos sombríos tan directamente como podía, aunque requirió un enorme esfuerzo.
    – Parece obvio para mí. En todos los meses transcurridos desde que terminó nuestro compromiso, no has hecho esfuerzo alguno por cerrar la brecha, ni siquiera expresaste tu interés en hacerlo, ¿por qué ahora? ¿Porque de repente te encuentras prácticamente a solas conmigo y varado por la tormenta? No, no lo creo. Me quieres castigar por terminar nuestro compromiso. Me di cuenta de eso la noche anterior. ¿Por qué si no ibas a llegar a tales extremos para recordarme que te di lo que cualquier mujer debe dar solamente en su noche de bodas? ¿Por qué si no, me atormentas con el conocimiento de lo… lo fácil que es manejarme cuando me tocas?
    Una sonrisa torcida curvó sus labios brevemente.
    – Por lo menos lo admites. Así que no me equivoqué, después de todo. Tú todavía me deseas, ¿no?
    – ¿Debería negarlo? -dijo con amargura-¿De qué serviría? Sabes la verdad.
    – Sé otra verdad, Toni -su voz era tan implacable como lo había sido la noche anterior-. No podrías sentir deseo… si no sintieras amor también. No me odias. Es posible que quieras odiarme, pero no puedes.
    Era como estar siendo pateada en el estómago, y por un momento, Antonia no pudo respirar. La última de sus defensas se derrumbó en escombros dolorosos. Se sentía terriblemente impotente, y su corazón dolía con cada latido. Amar un hombre en el que no podía confiar era bastante malo, saber que él estaba seguro de su amor era aún peor. Era por lo que había luchado por esconderse de él, todo para nada. Mentir ahora era algo que ella no tenía la fuerza o la voluntad por hacer.
    Finalmente, en poco más que un susurro, dijo: -Entonces parece que tu venganza es completa, ¿no?
    Él alzó la mano libre para tocar su cara, y su voz se suavizó con una nota profunda, ronca.
    – No quiero venganza, quiero que seas mi esposa. Debemos estar juntos, Toni, ¿no ves? ¿No puedes sentir eso tan cierto como yo? Dame tu amor y tu pasión. Podemos dejar el pasado atrás y empezar de nuevo.
    Se dio cuenta entonces de que el gris de tormenta de sus ojos era una señal de la determinación en lugar de ira, que en realidad quería casarse con ella. Pero ese conocimiento no hizo mucho para aliviar su dolor. Lo amaba, y lo deseaba, pero no confiaba en que él no la heriría otra vez.
    No se atrevía a confiar en él.
    – Gracias por el honor -dijo amablemente-, pero debo rechazarlo.
    La expresión suave abandonó su rostro, sustituida por una máscara dura de resolución. Sus grandes manos la agarraron por los hombros, sus dedos casi dolorosos mientras la sostenían.
    – ¿Por qué? Esta vez tengo la intención de obtener una respuesta, Toni, y no voy a rendirme hasta que lo haga. ¿Por qué no quieres casarte conmigo?
    Estaba demasiado cansada de evitar la respuesta, incluso de reservar para sí misma el dolor de sus mentiras.
    – Tal vez realmente no significó nada para ti, siempre es la defensa que oigo de los caballeros. Pero significó algo para mí. Y aún más que la traición, has destruido mi confianza en ti con tus mentiras. ¿Cómo iba a casarme con un hombre en el que ya no confío?
    Un ceño rápido juntó sus cejas, y ella podría haber jurado que su voz estaba sinceramente desconcertada cuando dijo:
    – ¿Mentiras? ¿De qué estás hablando?
    – De la Señora Dalton -respondió rotundamente.

CAPÍTULO 03

    – ¿Claire Dalton? -su ceño se profundizó- ¿Qué sabes de ella?
    – Más de lo que querías que supiera, diría yo -Antonia sonrió débilmente-. Ella fue -y tal vez sigue siendo- tu amante.
    Richard liberó sus hombros y dio un paso atrás. Entrecerró los ojos, y él habló muy intencionadamente.
    – Lo fue. Sin embargo, ya que mi… acuerdo con ella terminó antes de que te pidiera que fueras mi esposa, me cuesta ver por qué eso sería de tu incumbencia.
    – Si se hubiera terminado, tendrías toda la razón. Pero no terminó.
    – Toni, te estoy diciendo que sí terminó.
    Antonia sabía que dolería oírlo mentir, y no se había equivocado. Dolía terriblemente. Ella medio se apartó de él, de espaldas al fuego, y pudo sentir su propio rostro endureciéndose con aversión.
    – Por supuesto que sí -dijo con voz apagada-. Después de todo, ninguna dama jamás debe reconocer la existencia de tal criatura. Vuelve la cabeza, o se hace ciega a esa… realidad insoportable.
    – Toni…
    – Por favor, no más mentiras.
    – No te estoy mintiendo.
    – ¿No? -lo miró-. ¿Me puedes decir que no las has visto desde que nuestro compromiso se anunció?
    Vaciló y luego maldijo rudamente por lo bajo.
    – No, no puedo decir eso. Si debes saber la verdad, nuestra relación se reanudó brevemente después de que rompiste nuestro compromiso. Pero te juro, no la vi mientras eras mi prometida, ni habría ido con ella después de nuestro matrimonio. No deseaba ninguna amante, Toni, sólo a ti.
    – No te creo -sus labios se curvaron en una pequeña sonrisa dolida-. ¿Lo ves? Tú me juras, y yo no lo puedo creer. Me juras que dices la verdad, y yo oigo mentiras. No confío en ti, Richard. Imagínate el infierno que sería vivir con una esposa que te cree un mentiroso.
    Él movió la cabeza lentamente, un músculo saltando en su mandíbula apretada.
    – ¿Por qué no me crees? ¿Quién te contó acerca de Claire?
    – Ella lo hizo.
    – ¿Qué? -él dio un paso y la agarró por los hombros de nuevo, girándola para que lo enfrente completamente-. ¿Cómo llegaste incluso a hablar con ella?
    – ¿Preocupado por mi delicada sensibilidad? -ella se echó a reír sin diversión-. Debo admitir que mi madre hubiera considerado esa visita muy escandalosa. Pero la señora Dalton me encontró sola cuando vino a verme por la mañana. Yo te estaba esperando en la sala. Una criada abrió la puerta, y me temo que no tenía idea de que la dama vestida muy a la moda que deseaba verme, no era nada de eso.
    Sus manos apretaron sus hombros.
    – ¿Qué te dijo?
    – ¿Qué crees? Me felicitó por nuestro próximo matrimonio. No necesitaba preocuparme por ella, dijo. Ella ocuparía muy poco de tu tiempo. Tal como lo había hecho durante los últimos meses.
    – ¿Y tú le creíste? Toni, ¿cómo pudiste creer la palabra de una mujer rencorosa por sobre la mía?
    Antonia se apartó de él. Fue a su tocador y abrió la caja de la joyería de encima. Al encontrar lo que buscaba, regresó a Richard y le tendió la mano. La luz del fuego se reflejaba en el objeto que sostenía, el oro brillando intensamente.
    – Porque tenía pruebas -dijo Antonia con la voz entrecortada.
    Él levantó el objeto de su mano temblorosa. Era un reloj de bolsillo, fabricado sencillamente, su único adorno era un botón de oro grabado con las letras AW.
    – Me has recordado a menudo ese día en el establo -dijo ella, su voz todavía temblorosa-. ¿Te acuerdas? ¿Te acuerdas de cómo… en nuestra prisa… un botón se salió de mi traje de montar? Nos reímos de ello más tarde. Dijiste que lo conservarías como un recuerdo preciado de nuestra primera vez juntos. Tenías este reloj, y lo llevabas a menudo. Tu amante tuvo la amabilidad de devolvérmelo.
    – ¿Ella tenía esto? -su rostro estaba extrañamente pálido-. ¿Ella te dijo que yo se lo había dado? Toni, mintió, te lo juro. Ella debe haber… Robaron mi casa mientras estuvimos juntos en el teatro la noche anterior, ella debe haber contratado al ladrón…
    – ¡Por favor, no! He escuchado suficientes mentiras.
    Él cerró la mano con fuerza sobre el reloj, y sus ojos se oscurecieron casi hasta el negro.
    – Te estoy diciendo la verdad. Si no hubieras salido de Londres con tanta rapidez, seguramente habrías oído hablar del robo, la noticia estuvo por toda la ciudad.
    – ¿Y fue por toda la ciudad que eran amantes? -las lágrimas quemaban sus ojos, y ella no luchó para contenerlas-. Ella me dijo además como vosotros dos os reías de mi… mi inocencia. Cómo me comparabas con ella… y me encontrabas muy deficiente.
    – No -él alzó bruscamente su mano hacia su cara-. ¡Dios, Toni, nunca habría hecho una cosa así! Tienes que creerme.
    Ella retrocedió, sus movimientos tan bruscos como los de él.
    – Ojalá pudiera. Yo-yo de verdad quisiera. Pero no puedo. Por favor, déjame sola.
    Él bajó su mano a un costado, y la miró fijamente durante mucho tiempo en silencio.
    – No vas a creerme, no importa lo que diga, ¿verdad? Ella te envenenó totalmente en mi contra.
    Los ojos de Antonia se movieron rápidamente hacia reloj de bolsillo que él aún tenía en la mano, y luego volvieron a su rostro.
    – Buenas noches, Richard.
    Él se debería haber dado cuenta de que estaba a un suspiro de derrumbarse, o tal vez, como había dicho, sabía que ella era simplemente incapaz de escuchar nada más, al menos por el momento. Sin soltar el reloj, se dirigió a la puerta abierta. Vaciló allí brevemente, volviendo la vista hacia ella con una expresión sombría, a continuación, salió de la habitación y cerró la puerta sin hacer ruido detrás de él.
    El control de Antonia no duró mucho después de eso. Encontró su camino a la cama, aunque era imposible ver a través del torrente de lágrimas, y se sentó antes que las piernas ya no pudieran sostenerla. Sentía que había dado la espalda a algo infinitamente precioso, y la pena y el dolor la desgarraban como si fueran seres vivos con garras.
    Pero no podía haber actuado de otra manera, lo sabía. Sin confianza, no había posibilidad de felicidad; al final, su amor se destruiría por la desconfianza, y un matrimonio con Richard terminaría peor incluso que las relaciones huecas que eran tan a menudo en los matrimonios.
    No tenía idea de cuánto tiempo permaneció sentada allí, pero poco a poco las lágrimas se redujeron al mínimo y luego cesaron. El fuego se estaba muriendo, la habitación enfriándose, o tal vez era sólo el frío miserable causado por el vacío en su interior. De cualquier manera, se dio cuenta vagamente de que debía ir a la cama, y trató de reunir la energía para hacerlo.
    Levantó la cabeza inclinada, y luego se quedó inmóvil mientras miraba a través del cuarto. Estaba tan insensible que lo único que sintió fue una débil sorpresa y una vaga curiosidad.
    Esta joven fantasma no era ni la hechicera con el cabello de fuego ni la malévola mujer más morena. Ella se parecía en algo al hombre, con su cabello castaño y rostro delgado, sensible, pero su estilo de ropa parecía indicar que había vivido al menos una veintena de años después que él: su vestido era más simple en diseño, con una falda más completa más corta, que no se arrastraba por detrás de ella, y no llevaba gorra. Estaba de pie en el centro de la sala, y sus ojos suaves y trágicos se fijaron en Antonia.
    – Sabes que estoy aquí -dijo Antonia lentamente, un pequeño escalofrío de miedo recorrió su columna-. Tú eres… consciente de mí.
    La mujer sonrió y asintió con la cabeza, y luego dio un paso atrás e hizo un gesto para que la siguiera.
    Antonia quiso negarse, pero nuevamente se sintió incapaz de hacerlo, parecía estar en las garras de una compulsión. Se levantó y la siguió mientras la mujer la guiaba fuera de la habitación y un poco por el pasillo. Girando para mirarla, la mujer hizo un gesto de nuevo, hacia la puerta de Lyonshall. Fue un simple gesto, una invitación a entrar.
    El deseo de obedecer, en combinación con los propios deseos de Antonia, fue tan fuerte que realmente dio un paso en esa dirección. Pero entonces se detuvo y sacudió la cabeza.
    – No puedo -dijo en una voz que apenas fue más fuerte que un susurro-. No puedo ir con él.
    La mujer hizo un gesto más insistente, claramente muy angustiada, sus ojos tristes, casi suplicantes.
    A pesar de que había pensado que se había quedado sin lágrimas, Antonia sintió que le ardían los ojos de nuevo.
    – No, no puedo. Me dolió mucho cuando me mintió, tengo miedo de confiar en él otra vez.
    Después de un momento de indecisión obvia, la mano de la mujer cayó a su costado. Ella se alejó de la puerta del duque y le hizo una seña de nuevo.
    Con una sensación de irrealidad, Antonia la siguió. No sabía donde la llevaba, a pesar de que había explorado el castillo un par de veces durante su infancia, había sido hace muchos años cuando el ala sur se había cerrado, y no había hecho ningún intento de explorar el ala durante esta visita. Los amplios pasillos estaban completamente en silencio, el suelo de piedra frío bajo sus pies calzados con zapatillas, pero ella mantuvo su mirada fija en la forma un poco confusa de su guía.
    Los apliques estaban alineados sólo en el pasillo principal, donde Antonia y el duque estaban alojados, los otros numerosos pasillos y galerías, no ocupados, estaban a oscuras. Cuando su guía dejó atrás el pasillo principal, Antonia tuvo la extraña sensación de ser tragada por la oscuridad y el silencio.
    – ¡Espera! No puedo ver! -dio varios pasos apresurados, más por instinto que por la vista, luego, se desaceleró con el alivio de ver a su guía esperándola.
    La mujer se había detenido a la entrada de un corto pasillo que conducía a una ventana, e hizo un gesto hacia una mesa contra la pared. Agradecida, Antonia encendió la lámpara de aceite, luego caminó un poco más rápido para mantener a su guía dentro del círculo de luz amarilla mientras continuaban por el pasillo. La mujer se detuvo a mitad de camino, y se volvió para indicar un gran retrato que colgaba entre dos puertas.
    Antonia se acercó, sosteniendo la lámpara en alto, y jadeó audiblemente. Uno de los amantes estaba representado muy bien, su pelo brillante de fuego y su delicado rostro radiante de vida. Formalmente vestida, con su pelo recogido en lo alto de su pequeña cabeza, parecía casi real. Su vestido era de terciopelo verde, el color resaltando las tenues motas de verde de sus grandes ojos. Había una cantidad de encajes en sus muñecas y en su garganta, un parche en forma de corazón en una esquina de sus labios sonrientes, y un enorme anillo de esmeralda brillaba en el dedo índice de su mano derecha.
    Antonia podía ver el parecido de ella misma con más claridad en la pintura, y por un momento tuvo la extraña idea de que era la reencarnación de esta criatura frágil, condenada al fracaso.
    Había una placa de bronce en el marco, y la leyó en voz alta.
    – Linette Dubois Wingate -miró la cara otra vez, luego se volvió a encontrar a su guía que apuntaba a otro cuadro al otro lado del pasillo. Cuando Antonia se movió a pocos pasos en esa dirección, la luz de la lámpara reveló el retrato del hombre.
    Al igual que Linette, estaba vestido formalmente, aunque su pelo era oscuro sin empolvar. Su abrigo era un brocado atravesado por hilos dorados, y los puños y el pañuelo tenían un borde de encaje. Había fuerza en su cara delgada, honestidad en la directa mirada de sus ojos, y la sensualidad de la que Antonia lo sabía capaz era evidente en la curva de sus labios. De acuerdo con la placa de identificación, su nombre había sido Parker Wingate.
    Después de un momento, siguió a su guía de señas unos pocos pasos más por el pasillo, y se encontró mirando un retrato de la propia guía. Había sido, obviamente, pintado cuando era una niña al borde de la feminidad, aunque los ojos en aquel rostro gentil ya estaban ensombrecidos por el dolor.
    – Mercy Wingate -dijo Antonia en voz alta. Estudió el retrato durante varios minutos, luego se volvió a mirar la forma vaga de Mercy a pocos pasos de distancia-. ¿Eres la hija de ellos dos?
    Mercy asintió con la cabeza. Ella le hizo otra seña, regresando por donde habían venido, y Antonia la siguió obedientemente. Cuando llegaron a la entrada del corredor, mantenía la lámpara, en parte porque Mercy pasó sin detenerse. Al parecer, se dirigía al área central del castillo. Antonia fue guiada a la biblioteca de la planta baja, y a cierta zona de los estantes.
    Su guía señaló un libro en particular, entonces se retiró cuando Antonia fue al estante y colocó su lámpara en una mesa cercana. Tenía que estirar la mano por encima de su cabeza, pero logró conseguir el libro.
    Era un grueso volumen encuadernado en cuero fino y con un sello de oro. Un libro que había sido impreso en privado el mismo año del nacimiento de Antonia. Tocó el título estampado simplemente en la cubierta.
    – Historia de la Familia Wingate. Pero… -se volvió para hablar con su guía, y se encontró sola en la enorme y silenciosa habitación.
    Por unos momentos, Antonia se quedó allí cuestionándose a sí misma. Había sido real, no un sueño, estaba segura de ello. Lo sentía. No había caminado en su sueño, no sabía de la existencia del libro, así que ¿por qué -y cómo- habría soñado con él? Ni había sabido de los retratos, ya que nunca los había visto antes, sino que debían haber sido almacenados en el ala Sur, o bien habían estado colgados en las paredes todo el tiempo que el ala había estado cerrada.
    No, Mercy había sido tan real como las presentaciones fantasmales de sus padres, que Antonia y Richard habían visto durante las últimas dos noches. Misteriosa y extrañamente convincente en su dolor y dulzura había salido del pasado, porque… ¿Por qué? A diferencia de los otros, ella había sido plenamente consciente de Antonia, incluso se comunicaba con ella, aunque fuera en silencio. Evidentemente, se había angustiado por la negativa de Antonia de entrar a la habitación de Richard, y tenía que creer que Mercy había estado, de alguna manera, tratando de ayudarlos.
    Antonia tenía muchas preguntas, sólo esperaba que el libro le diera por lo menos algunas respuestas. Cogió la lámpara y, llevando el pesado volumen, se dirigió lentamente hacia el ala sur y a su dormitorio.
    A pesar de estar cansada, los acontecimientos dolorosos y sus caóticas emociones le hacían imposible dormir, así que se llevó el libro a la cama y comenzó a leer. El que había recibido el encargo de escribir la historia conocía bien su trabajo, con hechos concisos obtenidos de los registros, cartas y diarios familiares, tejió un relato sencillo que resultó ser interesante, a menudo divertido y trágico a veces, mientras exploraba siglos de la existencia de una familia.
    Había incluso un árbol genealógico, y Antonia lo estudió durante mucho tiempo antes de continuar. Encontró dos sorpresas allí. La fecha de una muerte fue una. El otro era su propio linaje: ella era una descendiente directa de la guía triste y de los amantes. Con una mejor comprensión ahora de su parecido con Linette, Antonia dejó el árbol y comenzó a leer.
    Al verse atrapada en la historia de los primeros Wingates, se encontró con dificultades para obligarse a saltar al siglo anterior, pero su curiosidad e inquietud por la joven pareja eran demasiado poderosas como para rechazarlas. Encontró la sección correcta que trataba de los padres de Parker Wingate, y comenzó a leer desde allí.
    El de ellos fue un momento interesante, lleno de acontecimientos históricos, así como de los detalles habituales de la vida familiar. Antonia disfrutó de la lectura. Tal como había sucedido la noche anterior, permaneció despierta hasta casi el amanecer, rindiéndose por fin al sueño todavía medio sentada sobre las almohadas con el pesado libro sobre sus rodillas.
    El agotamiento físico y emocional había cobrado su cuota. Se durmió profundamente.

    Antonia durmió toda la mañana y hasta bien entrada la tarde, despertando por fin para ver a su doncella sentada pacíficamente frente al fuego con una pila de ropa para remendar en su regazo.
    – Dios mío -murmuró Antonia, incorporándose-. ¿Qué hora es? Siento como si hubiera dormido durante días.
    – No, milady, sólo por horas. Son después de las tres.
    Mientras Antonia hacía frente a esa leve conmoción, Plimpton fue a la puerta, abriéndola sólo un poquito para hablar con alguien de afuera. La conversación fue breve, y Plimpton pronto regresó a la cama.
    – Una de las chicas fue tan amable como para esperar hasta que se despierte, milady, ya que yo no quería dejarla. Traerá café, y lo tomará en la cama.
    – He estado en la cama tiempo suficiente -protestó Antonia.
    – Milady, ayer usted estuvo ocupada hasta el cansancio, y pasó la mayor parte de la noche, en mi opinión, leyendo ese enorme libro. Su señoría ha estado aquí, y ella está de acuerdo conmigo en que no debe levantarse antes de la cena.
    – Pero…
    – Ella insiste, milady. Al igual que yo -vigorosamente, Plimpton ayudó a Antonia a acomodar sus almohadas y le ofreció un paño húmedo para lavarse la cara y las manos. Para el momento en que el café llegó, Antonia estaba más despierta, y parecía lo suficientemente presentable como para recibir visitantes, aunque no esperaba ninguno.
    Plimpton, siempre buena compañía, le sirvió a su señora el café y luego regresó a su remiendo, dispuesta a permanecer en silencio a menos que Antonia deseara conversación.
    Era raro para Antonia permanecer en cama por alguna razón, pero se alegró bastante de obedecer esta tarde. Sin necesidad de mantener la compostura en beneficio de ojos escrutadores, se sintió mucho menos tensa, y se alegró de la oportunidad de seguir leyendo la historia de la familia, tanto por interés real como por un deseo de mantener sus pensamientos alejados de Richard.
    Este deseo, sin embargo, resultó inútil. Antonia se había dormido la noche anterior en medio del relato de los primeros años de Parker Wingate, y pronto llegó a la sección relativa a su compromiso con una joven francesa. Linette Dubois era, de hecho, una prima lejana, y había llegado para quedarse en el castillo la primavera anterior.
    El autor había encontrado, obviamente, la historia de los jóvenes amantes conmovedora. Parecía que había descubierto diarios escritos por ambos y que le proporcionó una gran riqueza de detalles. Ninguna otra sección del libro estaba tan laboriosamente relatada como la historia de este breve y trágico amor.
    Antonia no podía dejar de pensar en Richard mientras leía. No podía evitar el dolor mientras las propias palabras de los amantes acerca del uno y del otro relataban una emoción profunda que era tan poderosa e íntima que había trascendido el tiempo mismo. Tenían la intención de casarse justo después del nuevo año, pero su pasión había sido demasiado intensa para contenerla. Se habían convertido en amantes -como se señalaba en sus diarios- la semana antes de Navidad.
    Como Antonia y Richard habían sido testigos, Linette y Parker se habían encontrado a la medianoche después que el resto de los miembros de la familia estaban durmiendo en sus habitaciones, pasando la mayor parte de la noche en la habitación de ella porque, como Parker había anotado concisamente en su diario, era una cuestión mucho más simple para un hombre ponerse su bata y deslizarse al otro lado del pasillo en las horas de silencio antes del amanecer, que para una mujer.
    Antonia tuvo que sonreír ante eso, pero luego dio la vuelta la página y descubrió un final abrupto, frío, e inexplicable a la felicidad de los amantes. A medida que leía los párrafos restantes, compartía la sensación de desperdicio dolido y trágico del autor, así como su evidente desconcierto.
    Sólo los hechos eran conocidos. Las acciones y los resultados sin motivaciones ni causas.
    – ¿Milady? ¿Se siente mal?
    Levantó la vista para encontrar a Plimpton cerniéndose con ansiedad, y suponía que debió haberse puesto pálida.
    – Sé lo que pasó, y cuándo -murmuró-, pero no sé por qué.
    – ¿Milady?
    Antonia negó con la cabeza.
    – Nada. Estoy muy bien, de verdad. ¿Qué hora es? Debería vestirme para la cena.
    – Podemos subir una bandeja, milady…
    – No. No, mejor bajo, o mamá se convencerá de que estoy enferma.
    – Muy bien, milady -dijo Plimpton, claramente no muy convencida-. Traeré su baño.
    Un poco más de una hora más tarde, Antonia encontró a Richard esperando en su puerta para acompañarla, y sintió una punzada al ver que llevaba el reloj de bolsillo. Sus ojos eran ilegibles cuando se encontraron con los de ella.
    – Buenas noches, Toni -dijo en voz baja, ofreciendo su brazo.
    Por un instante, vaciló, pero ella parecía no tener más poder sobre su deseo de estar cerca de él que el que había tenido sobre la compulsión de seguir a un fantasma por los pasillos oscuros del castillo.
    – Confío en que te sientas mejor -dijo mientras caminaban por el pasillo juntos.
    – No estaba enferma, simplemente cansada -de repente, Antonia tuvo una visión de los próximos años, de conocerlo y de comportarse socialmente con esta horrible cortesía artificial, y su mismo corazón pareció retorcerse de dolor.
    ¿Cómo pudo todo haber salido tan mal?
    Él podría estar pensando ideas similares. Su voz sin inflexión, cuando dijo: -Tan pronto como el tiempo mejore lo suficiente, me iré. Estoy seguro de que no crees esto, pero no tengo ningún deseo de angustiarte más.
    No confiando en sí misma para hablar, Antonia se limitó a asentir. Caminaba a su lado, con la cabeza un poco inclinada, y se preguntó vagamente si los Wingates siempre habían tenido mala suerte en el amor. Parecía ser así. Parecía ser así en realidad.
    Nunca fue capaz de recordar después cómo se las arregló para terminar la noche. No recordaba nada de las conversaciones, aunque sabía que debía haber hablado, porque ni su abuela ni su madre parecieron encontrar nada raro. Recordaba sólo la caminata larga y lenta con Richard a su habitación al final de la noche, y un rígido y cortés buenas noches a su puerta.
    Se puso su ropa de dormir y envió firmemente a Plimpton a la cama. Esperando otro encuentro fantasmal, ella misma no se fue a la cama, sino que se sentó junto al fuego a leer el relato de la infancia de Mercy Wingate, su matrimonio y su muerte trágicamente joven. No fue la mejor de las historias para leer mientras estaba a solas, y en realidad se sintió un poco aliviada cuando un suave golpe cayó sobre su puerta un poco antes de la medianoche.
    Era Richard, por supuesto, y su voz tenía la misma nota tranquila de antes.
    – Dudo que ninguno de nosotros esté de humor para observar otro apasionado abrazo en el pasillo, aunque sea fantasmal.
    Sin ni siquiera pensar en sugerirle que esperara en otra parte, Antonia asintió y dio un paso atrás, dejando abierta la puerta al entrar. Regresó a su silla junto al fuego, dividida entre su deseo de estar con él y el dolor que le causaba. Lo que debería haber hecho, lo sabía, era haberse mudado a otra habitación desde hace mucho tiempo, pero eso sólo recién se le había ocurrido.
    – Creo que ambos estarán en este cuarto esta noche, al menos por un tiempo -dijo ella-. Si es que claro, están volviendo a representar los acontecimientos de sus vidas.
    – ¿Cómo sabes eso? -preguntó Richard cuando se acercó a la chimenea.
    Antonia tocó el libro que había dejado sobre una pequeña mesa junto a su silla.
    – He estado leyendo sobre ellos en este libro de la historia familiar. Su historia se basa en gran parte en sus propios diarios -ella frunció el ceño brevemente-. Debo preguntarle a la abuela si los diarios todavía existen, me gustaría leerlos.
    – Yo haría lo mismo -él vaciló, y luego agregó-: Aunque, por supuesto, me habré ido antes.
    Antonia experimentó otro destello de un recuerdo. Era a principios de su compromiso, cuando él la había llevado a visitar el Museo Británico, y habían escandalizado a muchos otros visitantes al tomarse de las manos y sin piedad criticar las distintas obras de arte. Dado que ambos se dedicaban alegremente a tratar de superarse el uno al otro, sus observaciones se habían hecho tan desvergonzadas que una señora de mediana edad se había derrumbado sentada en un banco y declarado que nunca había estado más escandalizada en su vida.
    Recordando sus risas ahora, Antonia sintió un latido de dolor agridulce.
    – Richard -comenzó impulsivamente, entonces se interrumpió cuando alcanzó a ver un movimiento cerca de la cama.
    Era Parker Wingate, nerviosamente esperando la hora de su cita con Linette. Ellos lo observaron mientras él se movía por la habitación. Richard asintió con la cabeza cuando Antonia lo identificó por su nombre.
    – ¿Quién es la dama? -murmuró.
    – Linette Dubois, una prima lejana. Y su prometida.
    Antonia apenas había hablado cuando Linette entró en la habitación. Parker se volvió, obviamente sorprendido, y ella se llevó un dedo a sus labios en una manera cómplice, su delicado rostro iluminado de malicia y de amor.
    – Supongo -comentó Richard-, que ambos consideraban menos impropio que un hombre visite el dormitorio de una dama que a la inversa.
    Él había leído sus expresiones con precisión, pensó Antonia, y asintió con la cabeza. Luego se olvidó de todo, excepto de la dulce ternura de la escena que estaban presenciando.
    Linette fue a su prometido y levantó una de sus manos entre las suyas. Ella frotó brevemente esa mano contra su mejilla y la besó, mientras él se quedaba mirándola con la cabeza inclinada, con una expresión tan llena de amor y deseo, que la garganta de Antonia se apretó. Él le dijo algo a ella, y ella alzó la mirada con una sonrisa suave antes de meter su mano en el bolsillo de su bata.
    Un momento después, ella puso un medallón de oro, en forma de corazón, en la palma de él. Ella lo abrió y le mostró el rizo de sus cabellos de fuego extendido en el interior, a continuación, volvió a cerrarlo y se puso de puntillas para poner la cadena alrededor de su cuello. Lo besó con mucha ternura. Él la abrazó durante un largo rato, luego la alzó en sus brazos y se la llevó fuera de la habitación.
    – Toni, amor, no -dijo Richard con voz ronca, y sólo entonces Antonia se dio cuenta de que estaba llorando.
    – Tú no entiendes -Acurrucada en su sillón, se sentía dominar por el dolor, por ellos y por todos los amantes destrozados-. Mañana es Nochebuena. Es entonces cuando sucede, mañana por la noche -se cubrió la cara con las manos, incapaz de reprimir un sollozo entrecortado-. Oh, Dios, ¿cómo pudo salir tan mal para ellos? ¿Cómo pudo salir tan mal… para nosotros?
    Él hizo un sonido áspero y se acercó a ella, sujetando sus brazos y levantándola de la silla.
    – Por favor, no, cariño, no puedo soportarlo. Nunca te he visto llorar antes -su voz era ronca todavía, y los brazos que la sostenían eran gentiles, pero curiosamente fieros.
    Antonia no podía parar; sollozó contra su ancho pecho en una tormenta de dolor. Poco a poco, sin embargo, se dio cuenta de sus murmullos, del calor duro de su cuerpo, y de la fuerza de sus brazos a su alrededor. Todavía estaba dolida, pero el instinto le advirtió que tenía que retirarse de él antes de que sus caóticas emociones provocaran otro tipo de tormenta.
    Finalmente, fue capaz de levantar la cabeza, pero antes de que pudiera hablar, él rodeó su rostro con las manos, sus dedos pulgares suavemente borrando la última de sus lágrimas.
    – Toni…
    Él estaba demasiado cerca. Su rostro llenaba su visión, su corazón, su alma. La ternura en sus ojos fue su perdición. Ella trató, pero no había fuerza alguna, ninguna certeza, detrás de su petición murmurada.
    – Por favor… por favor, sólo vete.
    Al principio, pareció que él lo haría. Pero entonces su rostro se endureció, y su cabeza se inclinó hacia la de ella.
    – No puedo -susurró justo antes de que sus labios tocaran los de ella-. No puedo alejarme de ti otra vez.
    Antonia no pudo pedírselo una segunda vez. El primer contacto de su boca trajo todos sus sentidos a la vida, y aunque una parte pequeña de su conciencia le susurraba que después se arrepentiría, ella no la escuchó. La tristeza de la tragedia que esperaba a los amantes fantasmas había hecho el dolor de su propio amor más agudo que nunca. Tomaría lo que pudiera, aunque sólo fuera por una noche.
    La besó como si sintiera la misma necesidad desesperada, su boca inclinada sobre la de ella para profundizar el contacto y sus brazos atrayéndola aún más cerca hacia su cuerpo duro. Sintió la seda gruesa de su pelo bajo sus dedos, y sólo entonces se dio cuenta de que ella había deslizado sus brazos alrededor de su cuello. Una fiebre de deseo surgió desde el centro de ella, extendiéndose hacia el exterior, hasta que todo lo que sentía era calor y deseo.
    Ella le estaba devolviendo los besos y, al igual que en ese cómodo establo tantos meses atrás, se olvidó de que era una dama y sólo sabía que era una mujer.
    Ella murmuró una protesta sin palabras cuando sus labios abandonaron los suyos, pero se estremeció de placer ante su tacto aterciopelado en el cuello. Las manos de Richard desataron la cinta de su bata, y ella ciegamente se encogió de hombros para deshacerse de la prenda.
    – Toni… déjame amarte, cariño…
    Ella no le respondió en voz alta, pero cuando sus labios volvieron a los de ella, no tuvo que volver a preguntar. Su lengua se deslizó en su boca ávida acariciando la de ella, y sus manos se movieron por su espalda para abarcar su trasero, la batista de su camisa de dormir proporcionando una fricción suave entre su carne y la de él. Antonia podía sentir todo su cuerpo moldeándose contra el suyo, como si no tuviera huesos, y la dureza de su excitación la hacía dolorosamente consciente del vacío en su interior. Sus pechos se presionaban contra su torso y se sentían palpitantes, hinchados por la necesidad de su contacto.
    Ella quería tocarle, quería sentir sus manos sobre su piel desnuda. Era un deseo irresistible, una necesidad tan intensa que nada más importaba, excepto satisfacerla de una vez. Sintió que él la levantaba, cargándola un par de pasos, y luego la suavidad de la cama estaba debajo de ella.
    Con sus ojos aún cerrados y su boca fiera bajo la de él, tiró con impaciencia de su bata hasta que él tuvo que forcejear para sacarse la prenda. Durante un tiempo, entonces, ella no supo quien estaba haciendo qué, sólo que su camisón desapareció y ella sintió el impacto sensual de su cuerpo contra el suyo.
    En el establo, no se habían desnudado por completo, la brevedad de su tiempo juntos y su prisa por tenerse el uno al otro, habían hecho de ello un lujo que no podían permitirse. Pero ahora tenían toda la noche y una asegurada privacidad, y Antonia quería llorar o reír en voz alta ante esa gloriosa libertad.
    Un pequeño gemido se le escapó cuando él hizo con sus labios un camino descendente por su garganta, y eso la obligó a abrir los ojos. Él estaba mirando su cuerpo desnudo, sus ojos oscurecidos, y en su rostro duro una expresión de maravilla que ella le había visto sólo una vez antes.
    – Toni… Oh, Dios, eres tan bella…
    Antonia no sintió timidez, ni siquiera una pizca de vergüenza, no importaba lo que esa voz susurrante propia de la educación de una dama insistiera. Se alegró de que la encontrara hermosa, contenta de que su cuerpo le gustara. Sus manos tocaron sus anchos hombros, la columna fuerte de su cuello, y luego sus dedos se deslizaron entre su cabello cuando su cabeza se inclinó hacia ella de nuevo.
    Sus labios se perdieron en la pendiente satinada de su pecho, y luego sintió el placer ardiente de su boca cerrándose sobre un endurecido pezón. Ella gritó de sorpresa, su cuerpo arqueándose por su propia voluntad, aturdida por las oleadas de sensaciones que la inundaban. Su mano fue acariciando y amasando su carne, su boca hambrienta sobre su pezón, y ella supo que él podía sentir, tal vez incluso oír, el atronador latido de su corazón.
    El calor fue acumulándose dentro de ella, ardiendo, y ella parecía no poder mantener su cuerpo quieto. Sintió que su mano se deslizaba lentamente por su vientre, haciendo temblar todos sus músculos, y cuando tocó los rizos de color rojo bruñido sobre su montículo, todo su cuerpo se sacudió ante la descarga de placer. Sus piernas se apartaron para él, y su mano la cubrió, un dedo sondeando suavemente.
    Antonia gemía salvajemente, toda su conciencia centrada en su mano y en su boca, y en la creciente respuesta de su cuerpo ante su toque experto. Él la estaba acariciando su insistencia, tocando su carne húmeda e inflamada hasta que no creyó que pudiera soportar otro momento de esa tensión en espiral. Era dolor y placer, y ella se estremeció ante las gigantescas sensaciones que la asaltaban.
    – Richard… por favor… no puedo…
    Ella oyó su propia voz débil como de muy lejos. Sin decir una palabra, tiró de su hombro, y casi lloró cuando él inmediatamente cambió su peso para cubrir su tenso y tembloroso cuerpo. Ella sintió el empuje duro, contundente de su virilidad, y luego la sensación sorprendentemente íntima de su canal extendiéndose para admitirlo.
    No fue… del todo… doloroso. Ella lo había tenido en su interior una sola vez, meses antes, y él era un hombre grande. Fue casi como la primera vez. Se sintió abrumada por un instante, y unos temblores la sacudieron cuando su cuerpo lo aceptó. La cruda cercanía era impactante, pero su intensa satisfacción cuando se instaló plenamente en la cuna de sus muslos hizo a un lado todo lo demás. Podía sentirlo, en lo profundo de su interior, y su peso sobre ella era un placer más allá de las palabras.
    Él puso sus brazos por debajo de sus hombros para acercarla más aún y ella pudo sentir cómo se estremecía todo su poderoso cuerpo.
    – Se siente tan bien, cielo -susurró, y su mandíbula se endureció cuando ella se movió ligeramente por debajo de él-. Dios, Toni -su boca tomó la de ella con avidez, y él comenzó a moverse.
    Antonia se perdió, y no le importó. Lo sostenía, moviéndose con él, su cuerpo acoplándose a su ritmo con unos instintos femeninos tan antiguos como las cavernas. La tensión se retorcía con más y más fuerza, agarrando todos sus músculos, mientras el fuego creciente incendiaba sus sentidos. Era como estar en alguna desesperada carrera que tenía que ganar sin importar lo que le costara a su corazón palpitante y al esfuerzo de su cuerpo.
    Oyó su propia voz gimiendo el nombre de él, y pensó que le estaba diciendo que lo amaba una y otra vez, pero lo estaba besando tan salvajemente que no estaba segura de que las palabras estuvieran en alguna parte, excepto en su mente febril. Hubo un instante de algo parecido al terror cuando perdió todo el control de la estela vulnerable de sentimientos. Entonces se sumergió bajo oleadas y oleadas de pulsante éxtasis. Gimió en su boca, sus ojos abriéndose mientras su cuerpo la llevaba mucho, mucho más allá de sí misma, y el placer estalló por todas partes.
    Llorando, lo besó salvajemente y lo sostuvo con lo último de sus temblorosas fuerzas cuando él gimió y se estremeció con la fuerza de su propia liberación.

    En el establo, los momentos posteriores a haber hecho el amor habían sido interrumpidos por el esperado regreso del mozo de cuadras, pero no había ninguna necesidad de apresurarse ahora. Antonia estaba junto a él, en sus brazos, las colchas arrimadas sobre sus cuerpos, que ya iban perdiendo el calor. El fuego se estaba muriendo en la chimenea, pero las lámparas seguían encendidas, y un suave resplandor llenaba la habitación.
    Ella miró su propia mano descansando posesiva, confiadamente, sobre su pecho duro, vio sus propios dedos moviéndose en una caricia sobre la gruesa mata de suave vello negro, y ella nunca se había sentido tan confusa en su vida. ¿Qué había hecho? Arrastrada por el deseo por segunda vez en su vida…
    – ¿Toni?
    – ¿Hmmm?
    – Te amo.
    Ella inclinó la cabeza hacia atrás y lo encontró mirándola fijamente, sus ojos tan tiernos que le hicieron doler el corazón. Sólo había una respuesta que le podía dar, porque no quedaba nada salvo la verdad.
    – Yo te amo, también -dijo simplemente.
    Él le tocó la mejilla, y luego se movió un poco, alzándose sobre un codo para poder ver su rostro con más claridad.
    – No lo digas así, cielo, como si te doliera amarme.
    El conflicto dentro de ella fue evidente en su voz.
    – Me dolió una vez. Me dolió tanto que todavía puedo sentir el dolor. Eso no ha cambiado, Richard. Tengo miedo de confiar en ti.
    Había algo un poco triste en sus ojos ahora.
    – Todo lo que puedo hacer es darte mi palabra de que ella mintió, Toni.
    – Ya lo sé -ella no tenía que decirlo en voz alta, que la palabra de él ya no era suficiente. Ambos lo sabían. Tenía que sentir confianza, y nada que él pudiera decir repararía lo que se había hecho añicos.
    Richard se quedó en silencio, mirándola, acariciándole la mejilla.
    – Cuando me dijiste esa mañana que todo había terminado, todo lo que podía pensar, todo lo que podía sentir era el shock y el dolor. De repente eras una extraña, tan llena de odio y amargura, que cada palabra que decías era como un cuchillo. No sabía lo que había pasado, pero podía ver que no estabas dispuesta a hablar de ello. Así que hice lo que exigiste -su boca se torció-. No esperaba que abandonaras Londres de inmediato, ni que te mantuvieras alejada tanto tiempo. Y cuando te negaste a verme, cuando mis cartas fueron devueltas sin abrir… ¿Qué iba a hacer, Toni? ¿Hacer el ridículo persiguiéndote como un muchacho enfermo de amor?
    – No, por supuesto que no -murmuró ella, admitiendo que lo había puesto en una situación imposible. Con los ojos atónitos de la sociedad fijos en él, difícilmente podría haber hecho otra cosa que lo que había hecho: comportarse como un caballero.
    Inclinó la cabeza y la besó, muy lenta y cuidadosamente, hasta que ella se sintió más que un poco mareada. Cuando él se retiró al fin para mirarla, ella tuvo que luchar contra la tentación de atraerlo hacia sí. Los primeros hormigueos de esa necesidad febril se agitaban en su cuerpo una vez más, y era difícil pensar en otra cosa.
    – Me evitaste durante tanto tiempo -dijo él con voz ronca-. Entonces mi padre murió menos de dos meses después, y apenas tuve tiempo para pensar durante casi un año. Arreglar las cosas de la finca parecía requerir todo mi tiempo y energía. Por lo menos me mantuvo muy ocupado para sentir demasiado. Pero no podía olvidarte, cielo. El escándalo había muerto, y todavía esperaba que hubiera una oportunidad para nosotros. No me atreví a intentar verte a solas, pero sabía que íbamos a asistir a muchas de las mismas fiestas. Así lo hicimos, a principios de esta temporada. Tú, al menos me hablaste, por más forzadas y formales que fueron esas conversaciones. Y supe entonces, que habías rechazado varias ofertas tras terminar nuestro compromiso. Pero me tratabas como un extraño. Nunca estuvimos solos el tiempo suficiente como para que yo empezara a preguntarte qué había salido mal.
    – ¿Es por eso que aceptaste la invitación de la abuela para venir aquí? -preguntó.
    Él dudó, claramente tratando de decidir algo. Eligió sus palabras cuidadosamente.
    – Vine aquí porque me pareció la última oportunidad para cerrar la brecha entre nosotros. Y porque Lady Ware estaba segura de que aún me amabas.

CAPÍTULO 04

    Quizás no fue una impresión tan grande como podría haber sido. Antonia hacía tiempo que había comenzado a preguntarse sobre los motivos de su abuela.
    – ¿Ella te dijo eso?
    Richard asintió con la cabeza.
    – Su carta era… bastante extraordinaria. Muy directa y segura. Dijo que estaba convencida absolutamente que seguías enamorada de mí, y que si quería reparar -su término- nuestra relación, las fiestas ofrecían la mejor oportunidad para hacerlo.
    Casi para sí misma, Antonia murmuró:
    – ¿Cómo lo sabía? Ella dejó Londres poco después que yo, y la vi sólo un par de veces después. Parecía disgustada por mi… mi falta de conducta, pero nunca preguntó por mis sentimientos.
    – Tal vez no era necesario. Es posible que tú misma te hayas traicionado, amor, sin saberlo. Lady Ware es muy sabia, creo, y excepcionalmente observadora.
    – Así que tomó el asunto en sus propias manos -Antonia no se sentía cómoda con la idea de que la mano de otro dirigiera su destino y sus sentimientos, lo cual fue evidente en su voz.
    Él sonrió.
    – Me temo que sólo puedo sentir gratitud hacia ella. Ella me dio la oportunidad que tanto deseaba. Toni… corre el riesgo conmigo, por favor. Déjame demostrarte que puedes confiar en mí. Cásate conmigo.
    Antonia lo miró, mordiéndose el labio inferior. Todavía temía casarse con él, huyendo de su propia desconfianza, y con ello surgió la verdadera magnitud de lo que había hecho.
    – Oh, Dios -susurró.
    Obviamente intentando hablar con ligereza, él le dijo: -No creo que una propuesta requiera ayuda divina.
    Ella se echó a reír, pero era un sonido de controlada desesperación.
    – ¿Cómo pude haber permitido que esto sucediera? Me he comportado como una golfa, como una… una ramera.
    La sonrisa de Richard desapareció.
    – ¿Por entregarte a un hombre que amas?
    – ¡Por entregarme a un hombre con el que no me casaré! Un hombre que me mintió, que me hizo daño…
    Su rostro delgado se endureció.
    – Parece que siempre volvemos a eso. ¿Qué puedo hacer para expiar esta traición de la que me crees culpable? ¿Quieres escucharme rogar, es eso?
    – No, no quiero escucharte rogar -hubiera vuelto el rostro, pero la mano de él la sostenía todavía-. Pero no puedo fingir una confianza que no siento. Ni puedo creer que el resultado fuera otra cosa que infelicidad, si me casara contigo sin confianza.
    Él vaciló y luego dijo sin piedad: -Esta es la segunda vez que te has acostado conmigo, Toni. ¿Qué pasa si te he embarazado? ¿Todavía te negarías a casarte conmigo entonces?
    Ella cerró los ojos. La posibilidad ya se le había ocurrido. No podía dejar de recordar la semana tras haber roto su compromiso como la más larga de su vida, cuando ella había esperado con ansiedad para descubrir si por haber hecho el amor, iba a tener un bebé. No había ocurrido entonces, pero existían todas las posibilidades que hubiera ocurrido ahora.
    – Toni, mírame.
    Totalmente en contra de su voluntad, ella se encontró con sus ojos grises.
    – No lo sé -susurró. Pero sí lo sabía. Si se quedara embarazada, no tendría más remedio que casarse con él. Nunca avergonzaría a su familia al tener un hijo ilegítimo y él nunca permitiría que su hijo naciera sin su apellido.
    – Yo sí lo sé -sus ojos brillaban de forma extraña, y su voz era sombría-. No quiero forzarte, y si creyera que serías verdaderamente infeliz conmigo, no te forzaría sin importar lo que pasara. Pero no creo eso, Toni. Nos amamos, y este amor puede haber creado un niño. Si nada más te convence, entonces debería hacerlo esa posibilidad. Te casarás conmigo. Si tengo que permanecer en esta cama contigo hasta que todas las almas de este castillo lo sepan, entonces lo haré.
    En un movimiento instintivo, ella trató de apartarse de él, pero él la sujetó con firmeza.
    – ¡No! Richard, no lo harías…
    – ¿No? No hay nada que pueda decir para hacer que confíes en mí, muy bien, entonces renunciaré a la confianza por el momento. Con el tiempo, te demostraré que puedes confiar en mí, así me tome años hacerlo. Pero no sacrificaré esos años. Debemos estar juntos.
    Luchar contra su determinación era una batalla perdida, y Antonia lo sabía. Quería decir lo que él dijo, ella podía verlo en sus ojos. No dudaría en comprometerla, y si lo hacía, su abuela los acompañaría hasta el altar, sin pérdida de tiempo, independientemente de los sentimientos de Antonia. Sería la Duquesa de Lyonshall antes del año nuevo.
    – Desearía odiarte -susurró ella-. Sería mucho más fácil si pudiera odiarte.
    Con su expresión suavizándose, él inclinó la cabeza para besarla.
    – Pero no me odias, cielo -murmuró contra sus labios-. Y si sólo te dieras cuenta de ello, sí confiarías en mí. Nunca podrías haber yacido en mis brazos por segunda vez sin confianza.
    Antes de que ella pudiera examinar esa teoría, su boca comenzó a trabajar su magia. Su cuerpo se calentó y comenzó a temblar, y ella le devolvió el beso sin poder hacer nada. Ella no parecía pensar en otra cosa que en el placer edificante de su toque. El pensamiento racional se desvaneció bajo esa sensación abrumadora.
    Aún besándola, él encontró el extremo de su trenza y removió la cinta, y sus dedos peinaron su grueso pelo hasta que se extendió en la almohada como una lluvia de fuego.
    – He soñado que te gusta esto -dijo él con voz ronca, levantando la cabeza para mirar sus ojos en llamas-. Tu hermoso cabello suelto, tu rostro suavizándose de anhelo, tu hermoso cuerpo temblando de deseo. Siempre fuimos una buena pareja, pero nunca tanto como en la pasión.
    Antonia contuvo lo que le quedaba de aliento y trató de pensar con claridad.
    – Tú… tú estás intentando seducirme -acusó vacilante.
    Por alguna razón, eso lo divirtió. Una risa cálida iluminó sus ojos y una sonrisa torcida curvó sus labios. Gravemente, dijo: -Se necesitaría un hombre despiadado para seducir a una mujer contra su voluntad. ¿Es en contra de tu voluntad, cielo?
    Podría haberse obligado a decir que sí, pero como una de sus manos ahuecó un pecho palpitante en ese momento, el único sonido que pudo emitir fue un gemido. Sus largos dedos acariciaron su piel hormigueante, acariciando y amasando, mientras su mirada permanecía fija en su rostro.
    – Me gustaría que supieras lo hermosa que eres en la pasión -murmuró con voz ronca de nuevo-. Lo suave que se siente tu piel cuando la toco. Cuánto me atrae el calor de tu cuerpo -él bajó la cabeza para provocar un pezón endurecido con su lengua, retirándose antes de que pudiera hacer algo más que jadear, luego la miró de nuevo cuando su mano se deslizó hacia abajo sobre su vientre-. ¿Es en contra de tu voluntad, cariño? -repitió, mientras sus dedos inquisitivos encontraban su calor húmedo.
    Antonia no podía contestarle. Miraba fijamente esos ojos feroces, sin embargo, los suyos estaban desenfocados. Su cuerpo se había acordado del placer rápidamente, y ahora exigía más de lo mismo. De él. Se arqueó, ofreciéndose, suplicando. Sentía las aceleradas oleadas de palpitante placer.
    Él inclinó de nuevo la cabeza y tomó un pezón en la boca, exprimiendo un grito roto de ella. Estaba fuera de control, fuera de sí misma, perdida en algún lugar y dependiendo completamente de él para traerla de regreso de manera segura. Era la sensación más increíble que jamás hubiera conocido, una gran impotencia combinada con una extraña libertad, tan incontrolable como la pura locura.
    Ella tiró de su hombro, gimiendo, pero él se resistió, levantando de nuevo la cabeza para mirarla mientras sus dedos la acariciaban con insistencia. Quería pedirle que dejara de atormentarla, pero entonces las sensaciones la arrasaron en una ráfaga, inundándolo todo, y ella gritó salvajemente. La boca de él capturó el sonido, tomando la de ella posesivamente, y un momento después, su cuerpo cubrió el de ella.
    Antonia lo sintió entrar en su interior mientras los espasmos de placer aún recorrían su carne, y la sensación fue tan increíblemente erótica que gritó de nuevo. Él la llevaba de un máximo de placer a otro, a la más profunda realización que había conocido o imaginado que fuera posible.
    No había ninguna abrupta línea divisoria entre el deleite sin sentido y el retorno de la cordura. Cuando volvió en sí, él todavía estaba con ella, su poderoso cuerpo sobre el de ella con un peso que trajo otro tipo de satisfacción. Los músculos de su espalda y de sus hombros estaban húmedos bajo sus manos, y ella podía sentir las débiles secuelas en sus cuerpos. También podía sentir un ligero frescor en la habitación ya que las mantas habías sido expulsadas lejos de ellos, pero ella no se hubiera querido mover incluso si se hubiera estado congelando.
    Ella frotó su mejilla contra la suya sin pensar, y cuando él levantó la cabeza, ella sonreía. Se sentía extraña, esa sonrisa, desconocida y sin embargo en absoluto equivocada.
    La besó con mucha ternura.
    – Dios, te amo tanto -dijo en voz baja y áspera-. Seré como tu antepasado, ni siquiera la muerte hará que deje de amarte, de desearte.
    Todavía había una punzada de resistencia en la mente de Antonia, pero la fuerza de él era mucho mayor, sabía que ella se había rendido. Ser su esposa podría causarle una felicidad inmensa o un dolor agonizante, pero no tenía más remedio que asumir el riesgo. No porque ella podría haber concebido a su hijo, sino porque la idea de vivir sin él era más insoportable que la posibilidad del dolor.
    Ella levantó la cabeza de la almohada y lo besó. Era la primera vez que había hecho eso, y vio el destello de esperanza en los ojos de él. Ello la conmovió, y le hizo sentir una punzada de dolor. Por él. En ese momento, realmente creyó que él la amaba.
    – Tú sí me sedujiste -murmuró, sonriendo.
    Su boca se curvó en una sonrisa de respuesta.
    – ¿Fue en contra de tu voluntad, amor?
    – No -ella le apartó un mechón de pelo negro de su frente y unió los dedos detrás de su cuello-. Supongo que debo ser absolutamente desvergonzada.
    – Nunca digas tal cosa acerca de mi futura esposa -él seguía sonriendo, pero ella sentía la tensión de su cuerpo.
    Ella dudó.
    – Richard… No puedo prometer dejar el pasado atrás. No sé si pueda hacerlo. Pero intentaré que eso no arruine el futuro…
    Él detuvo sus palabras vacilantes con besos que contenían más amor y ternura que triunfo, y la miró con los ojos brillantes.
    – Cielo, te juro que nunca te arrepentirás.
    Ella casi le creyó.
    – ¿Todavía tienes la intención de casarte conmigo antes del año nuevo?
    – ¿Te importa eso? -su pregunta era seria-. Tu abuela me ha informado que hay una pequeña iglesia cerca con un vicario complaciente.
    – Por supuesto -la voz de Antonia fue seca.
    Él sonrió ligeramente.
    – Si lo deseas, anunciaremos nuestro compromiso por segunda vez y nos casaremos en Londres con toda la pompa y la ceremonia que se requiera. Por mi parte, habría preferido una boda más discreta y una luna de miel prolongada. Podríamos viajar al extranjero, tal vez.
    Inocentemente, ella dijo: -¿Cohibido, Su Gracia?
    Su sonrisa se volvió un poco avergonzada.
    – Bueno, admito que me resultaría menos complicado reaparecer en la próxima temporada de Londres después que la sociedad haya tenido tiempo para acostumbrarse a nuestro matrimonio. Para entonces, seguramente tendrán puesta su atención en algunos otros chismorreos.
    Antonia sabía lo que su orgullo había sufrido por el escándalo que ella había causado, y estaba agradecida con él por no hacerla sentir más culpable por ello. Realmente era un caballero hasta la médula, pensó… y la primera pequeña semilla de duda se sembró en su mente.
    ¿Podría un hombre con esa honestidad y carácter haber sido capaz de la magnitud de su traición? ¿No sólo mantener una amante durante su compromiso, sino también hablar de ella y de su forma de hacer el amor con esa mujer? ¿Darle a su amante el reloj de bolsillo que se había tomado la molestia de hacer a partir de un botón arrancado de la ropa de su futura esposa?
    ¿Y ese hombre habría estado tan dispuesto, incluso decidido, a ofrecer su orgullo en un intento de cortejar a la dama que lo había rechazado?
    No tenía sentido, Antonia se dio cuenta con un sobresalto desagradable. La imagen pintada de él aquel día sombrío casi dos años antes simplemente no coincidía con lo que sabía y lo que veía de él ahora.
    – Toni, amor, si quieres afrontar a la sociedad con una estupenda boda en Londres, yo estoy más que dispuesto.
    Ella parpadeó hacia él.
    – ¿Qué? Oh, no. No, preferiría una boda discreta. En serio.
    Frunció el ceño ligeramente.
    – Entonces, ¿qué pasa? Por un momento, estabas muy lejos.
    Antonia sabía que había una respuesta, pero tenía que encontrarla por sí misma. Sólo entonces tendría la oportunidad de reconstruir la confianza destrozada.
    Ella sonrió.
    – Me acabo de dar cuenta de lo fría que se ha vuelto la habitación. Uno de nosotros debe encontrar las mantas. O…
    – ¿O? -sus ojos se oscurecieron.
    Antonia se movió ligeramente por debajo de él, y sintió el primer y delicado impulso de renovada necesidad.
    – O -murmuró, y alzó el rostro para encontrar su hambriento beso.

    Fue la sensación de su ausencia, lo que despertó horas más tarde a Antonia, y durante algún tiempo yació con una soñadora sonrisa en los labios mientras la luz del sol de la mañana se inclinaba por la ventana. Al igual que Parker Wingate, Richard al parecer se había deslizado de vuelta a su alcoba a otro lado del pasillo, para preservar la reputación de su dama. Después de haber logrado la aceptación de su propuesta, fue lo suficientemente galante como para no exponer su relación íntima al castillo entero.
    Lo habría hecho, sin embargo, reconoció Antonia con ironía, si hubiera servido mejor a su propósito.
    Su atención fue atraída por los sonidos suaves de Plimpton al entrar en la habitación, y una súbita comprensión causó que Antonia se sentara erguida en la cama, las sábanas agarradas a la altura de sus pechos. Sus pechos desnudos. Ella miró salvajemente alrededor, y descubrió que su camisón y su bata estaban arrugados en el suelo, a varios metros de distancia. Y lejos de su alcance.
    Sabía que su pelo caía desordenado, sus rizos rebeldes por los dedos apasionados de Richard. Al igual que la cama estaba tumbada, una de las mantas había sido pateada al suelo y nunca recuperada. Y ambas almohadas tenían claras impresiones, lo que hacía descaradamente obvio que Antonia no había dormido sola.
    La cara de Antonia se sentía muy caliente, y no tenía la menor idea de lo que podría decir.
    Plimpton se quedó inmóvil en el centro de la habitación, su forma delgada erguida y la cara inexpresiva. Ella miró la ropa abandonada, luego examinó la manta en el suelo. Entonces su mirada pensativa estudió los dos almohadas. Por último, miró a Antonia.
    Para su asombro, los remilgados labios de Plimpton se curvaron en una sonrisa de inmensa satisfacción.
    – He ganado cinco libras -dijo.
    Antonia se quedó sin habla. Ella vio como Plimpton juntaba las ropas de dormir y las llevaba a la cama.
    – ¿Perdón?
    Con calma, Plimpton dijo: -El personal del castillo colocó apuestas, milady, sobre si usted y Su Gracia arreglarían las cosas. Sólo el ayuda de cámara de Su Gracia y yo fuimos de la opinión que lo harían. Él dijo que para el año nuevo. Yo dije antes de Navidad.
    Antonia miró severamente a su doncella.
    – Lo hiciste, ¿verdad? ¿Y qué te hizo estar tan segura, dime?
    – Yo sabía que lo amaba.
    Esa declaración privó a Antonia del habla por segunda vez, pero se recuperó rápidamente.
    – ¡Es muy inapropiado que estés apostando sobre mi virtud!
    – Lo sería si estuviéramos hablando de alguien que no fuera su prometido, milady.
    Silenciada por tercera vez, Antonia decidió un tanto irónicamente que la discreción podía resultar la mejor parte del valor. En un tono altanero, dijo:
    – Estaría muy agradecida si me dieras mi camisón.
    – Desde luego, milady -respondió Plimpton-. Y voy a buscar un cepillo para su pelo también.
    Antonia tuvo que reírse. Seguía sintiendo un gran asombro por la aprobación de Plimpton de su conducta escandalosa, pero era sin duda una reacción más tranquilizadora que una de sorpresa y desaprobación. Y ya que tenía una fe implícita en la discreción y lealtad de su criada, no estaba preocupada porque se extendieran cuentos ofensivos en la planta baja. De hecho, sabía muy bien que Plimpton no reclamaría su premio hasta que Richard y Antonia anunciaran su intención de casarse.
    Mientras bebía su café y se preparaba para enfrentar el día, Antonia consideró sus dudas de la noche anterior. A la luz brillante del día, esa dudas eran aún más fuertes, pero aún no podía llegar a ninguna resolución en su propia mente.
    Si, efectivamente, la señora Dalton se había propuesto destruir deliberadamente el compromiso de Richard… ¡Pero todo era tan descabellado! ¿Habría llegado al extremo de contratar a un ladrón para entrar a su casa? ¿Y cómo había sabido del reloj, si él no se lo había dicho? Por lo que Antonia sabía, sólo ellos dos habían sabido su importancia, difícilmente alguien más se habría dado cuenta de que el reloj de bolsillo se había hecho a partir de un botón.
    ¿Y cómo había sabido la mujer que Antonia y Richard habían sido amantes?
    Ella podría haberlo imaginado, o simplemente supuesto, tal vez. Si la señora Dalton había encontrado el mismo placer en los brazos de Richard que Antonia…
    Antonia empujó violentamente ese pensamiento a un lado, sintiéndose un poco enferma. Sólo la idea de otra mujer compartiendo eso con él era casi insoportable.
    La mirada de Antonia cayó sobre el libro de la historia de la familia, y sintió una punzada de culpabilidad. Había olvidado lo que realmente iba a suceder esta noche, en Nochebuena. Recordándolo ahora, reflexionó sobre ello mientras Plimpton terminaba de arreglar su cabello, luego se levantó de la mesa y fue a buscar la lámpara de aceite que aún estaba en una mesa cerca de su cama.
    – Tengo que regresar esto -murmuró.
    – Yo puedo hacer eso, milady.
    – No, yo lo haré cuando baje -quería echar otro vistazo a las pinturas.
    No se encontró con nadie, y a pesar de que su vista previa de las pinturas había tenido lugar en casi total oscuridad, Antonia fue capaz de encontrar el corto pasillo. La ventana en el extremo dejaba entrar luz suficiente para ver con claridad, por lo que dejó la lámpara sobre la mesa.
    Los retratos se veían diferentes a la luz natural, incluso más vivos de alguna manera. Parker y Linette parecían mirarse con nostalgia, a través del pasillo, sus ojos entrelazados. Y Mercy parecía menos atormentada y triste, más en paz que en las oscuras vigilias de la noche.
    Antonia se quedó mirando los cuadros. Por primera vez en su vida, ella era consciente de su propia conexión con el pasado. Las raíces de una familia eran profundas, se dio cuenta, vinculando a cada persona con los que habían venido antes y con los que vendrían después.
    Tal vez por eso Mercy se había aparecido a Antonia, pensó. Responsabilidad familiar. Tal vez había sentido de alguna manera la tristeza de su descendiente, y había buscado una forma de ayudarla. Ella podría haber creído que la historia de la tragedia de sus propios padres ayudaría a Antonia a evitar una propia.
    – Pero no está completa, Mercy -murmuró Antonia mientras contemplaba aquel rostro gentil-. Todavía no sé por qué.
    – ¿Toni?
    Ella se dio media vuelta, un poco sorprendida, pero sonrió cuando Richard la alcanzó.
    – Hola.
    Con su ligera tensión desvaneciéndose, él la atrajo a sus brazos para un largo beso. Antonia respondió al instante: había quemado sus puentes, y ya no le quedaba ninguna resistencia.
    – Hola -dijo, sonriéndole-. ¿Qué haces aquí sola?
    – Mirándolos.
    Manteniendo un brazo alrededor de la cintura de Antonia, él se volvió a estudiar las representaciones de los dos fantasmas que había visto.
    – ¿Qué están haciendo en este pasillo si sus habitaciones eran las nuestras? – murmuró.
    – No lo sé. Supongo que Mercy puede haberlos trasladado aquí porque su habitación se encontraba en este pasillo.
    – ¿Mercy?
    Antonia señaló.
    – Allí. Ella era la hija de ambos. La otra noche, Mercy me guió hasta aquí, y al libro de la historia de la familia en la biblioteca.
    – ¿Por qué crees que lo hizo?
    – Me estaba preguntando acerca de ello ahora. Ella era… diferente, Richard. Ella me vio, e incluso logró comunicarse sin decir nada. Estaba tan triste. Pienso que tal vez sabía que yo me sentía infeliz, y quería ayudarme. Ella… eh… quería que yo fuera a tu habitación.
    Él alzó una ceja, sus ojos brillantes, divertidos.
    – Pero, por supuesto, te negaste obstinadamente.
    – Bueno, sí. Así que me trajo hasta aquí, y señaló las pinturas. Luego me llevó escaleras abajo a la biblioteca, y me mostró el libro. Después de eso, desapareció.
    Aún sosteniéndola cerca de él, volvió a estudiar la pintura de Mercy.
    – Se parece a su padre más que su madre -comentó-. Así que se casaron después de todo.
    Antonia vaciló de nuevo.
    – En realidad, no lo hicieron.
    Él la miró, luego volvió la vista al retrato.
    – Mercy Wingate -leyó él.
    – Se casó con un primo tercero que era un Wingate, y que finalmente heredó el título. Soy una descendiente directa -suspiró Antonia-. Su nombre de soltera era oficialmente Wingate, el padre de Parker convenció al vicario del pueblo, de alguna manera, de jurar que había habido un matrimonio en el lecho de muerte entre Parker y Linette, por lo que se registró oficialmente en los registros parroquiales. Pero nunca se llevó a cabo una ceremonia.
    Llegando a una conclusión lógica, Richard dijo lentamente:
    – ¿Porque Parker murió? ¿Cómo?
    Antonia vaciló.
    – El cómo no tiene sentido, porque no hay ninguna razón. Pero si están recreando lo que ocurrió entonces, podemos descubrir la razón esta noche. Ocurrió en Nochebuena.
    Él se quedó en silencio por un momento.
    – Entonces vamos a esperar hasta esta noche. ¿Veremos un misterio resuelto?
    – El autor de la historia no sabía lo que pasó, y creo que la familia tampoco. El diario de Linette no tenía ninguna entrada para Nochebuena… o cualquier fecha después de eso. Según los miembros de la familia, ella nunca habló de lo sucedido. Murió cuando su hija tenía sólo unos pocos meses de edad.
    – ¿Cómo murió?
    – El médico lo calificó como un deterioro -Antonia mantuvo su voz firme, con esfuerzo-. La madre de Parker estaba convencida de que Linette lo sobrevivió sólo el tiempo suficiente para tener a su hijo y luego sólo se dejó morir.
    – ¿Qué piensas tú?
    Antonia lo miró.
    – Yo también lo creo.
    – El amor es… un amo muy exigente -dijo Richard en voz baja.
    Ella apoyó la mejilla contra su pecho.
    – Sí -concordó ella-. Lo es.

    Varios miembros del personal del castillo pudieron haber quedado boquiabiertos por el anuncio de Richard durante el desayuno, de su próximo matrimonio con Antonia, y Lady Sophia estaba sin duda tan conmocionada que casi se desmayó, pero la condesa de Ware sólo ofreció una sonrisa de satisfacción.
    – Usted planeó que esto sucediera -la acusó Antonia.
    – Sólo el destino se encarga de los asuntos de los mortales -respondió su abuela-. Yo sólo les di a los dos la posibilidad de reconciliarse y dejé que el asunto dependiera de ustedes. Aunque estoy satisfecha de que ambos tuvieran el buen sentido de arreglar sus diferencias. Evidentemente, ustedes son el uno para el otro.
    – Gracias, madam -dijo Richard cortésmente, mientras que Antonia sólo podía mirar a su abuela sorprendida.
    – Oh, Dios -murmuró Lady Sophia, su expresión todavía conmocionada-. Nunca me imaginé… esto es… Por supuesto, me alegro por ti, cariño, si es realmente tu deseo de casarte con Su Gracia -le dirigió a Richard una mirada tan dudosa que él le sonrió.
    – Le enviaré un recado al vicario -anunció Lady Ware-. Él se ha expresado perfectamente dispuesto para llevar a cabo la ceremonia cualquier día que yo quisiera.
    Antonio la miró con ironía.
    – ¿Sólo el destino se encarga de los asuntos de los mortales? ¿No se me permite elegir el día de mi propia boda?
    Había un toque de genuina diversión en los ojos normalmente fríos de la condesa.
    – Ciertamente, Antonia.
    Antonia y su prometido habían discutido el tema mientras descendían a la planta baja, pero ella no veía la necesidad de explicar que el duque había logrado su objetivo. Él había declarado que se casaría con ella antes del año nuevo, y él no se conformaría con nada más. Así que se limitó a decir:
    – Entonces el 31 de diciembre.
    Lady Sophia se puso nerviosa de nuevo.
    – ¿Aquí? ¿Quieres decir este año? ¡Pero cariño, el anuncio! Y las amonestaciones…
    – Tengo una licencia especial, madam -le dijo Richard-. No tendrá que publicar las amonestaciones.
    Después de un momento, obviamente, aturdida, dijo con severidad: -¡Usted estaba muy seguro de sí mismo!
    Richard sonrió de nuevo.
    – No, madam, sólo muy esperanzado.
    Lady Sophia, muy agitada, se volvió hacia su divertida hija.
    – Aún así, querida… ¡tan rápido!
    Mirando a su prometido, Antonia dijo secamente: -Mamá, realmente preferiría no tratar de redactar un anuncio en el sentido de que el compromiso de Lady Antonia Wingate y el duque de Lyonshall se ha reanudado.
    – ¡Oh, Dios! No, supongo que la gente podría pensar que es muy raro, de hecho. Pero una boda en primavera, mi amor…
    Esta vez, Antonia evitó con cuidado mirarla intencionadamente. Teniendo en cuenta que eran amantes, incluso un retraso de semanas podría ser arriesgado.
    – Preferiríamos no esperar tanto tiempo, mamá. Recuerda, por favor, que en realidad nos comprometimos hace más de dos años. Incluso la más crítica de nuestras amistades seguramente perdonará nuestra impaciencia ahora.
    – ¡Pero si ni siquiera tienes un vestido! -se lamentó Lady Sophia.
    – Sí que lo tiene -la condesa miró fijamente a su nieta a través de la mesa-. Mi vestido de novia se conserva perfectamente, Antonia, y te quedaría bastante bien, creo. Si quieres…
    Antonia sonrió.
    – Sí quiero, abuela. Gracias.
    A partir de ahí, Antonia se encontró con el día totalmente ocupado. Con la boda fijada para sólo unos días había arreglos por hacer, los cuales requerían de largas discusiones. Antonia tuvo que gentilmente tranquilizar a Lady Sophia, y el duque ejercer su encanto, con el fin de que esta última aceptara la boda apresurada. Los esfuerzos de Antonia tuvieron poco éxito, pero cuando Richard declaró que tenía la firme intención de que la madre de Antonia viviera con ellos en Lyonshall, ella estaba tan contenta y conmovida por su obvio y sincero deseo que gran parte de su temor hacia él la abandonó.
    Ya que él había encontrado un momento a solas con Antonia para hacerle esa sugerencia antes, ella estaba en perfecto acuerdo con este plan. Ella y su madre habían conseguido siempre llevarse bien, y Antonia no tenía temores acerca del arreglo.
    Con los detalles de la boda más o menos acordados, la atención se dirigió a los últimos restantes preparativos para el día de Navidad. La tradición del castillo era celebrar la fiesta con un gran almuerzo y el intercambio de regalos, lo último era un problema para Antonia. Tenía regalos para su abuela y su madre, por supuesto, pero no había esperado que Richard estuviera aquí.
    Así, mientras las decoraciones restantes eran puestas en su lugar y el olor apetecible de la cocina les recordaba a todos la comida por venir al día siguiente, Antonia lidiaba con su problema. Le resultaba extraordinariamente difícil concentrarse, en parte porque Richard había desarrollado el don de atraparla en las puertas por debajo del muérdago, donde se aprovechaba descaradamente de esa particular tradición navideña.
    Descubrió muy pronto que su compostura era inquebrantable, sin importarle quien observara el beso o el abrazo, y sin que tampoco al parecer le importara que tan claramente llevara el corazón en la mano. También descubrió que su certeza de la traición de Richard era cada vez menos y menos segura. Él era el hombre del que ella se había enamorado en el principio, y no podía conciliar este hombre con el que la había herido tan profundamente. Podrían haber sido dos hombres completamente diferentes… o un hombre acusado injustamente.
    Continuó preocupándose sobre el asunto en algunos momentos, pero no había llegado a ninguna conclusión cierta para el momento en que se retiró a su habitación esa noche. Evidentemente consciente de la presencia de Plimpton en la habitación, Richard la dejó en su puerta con un breve beso. Antonia casi le dijo que no tenía por qué molestarse en ser tan circunspecto, pero al final mantuvo el conocimiento de su sirvienta de la noche que pasaron juntos para sí misma.
    – ¿Cobraste tus cinco libras? -preguntó con sequedad.
    – Sí, milady.
    Sonriendo, Antonia se sentó en su tocador mientras Plimpton le cepillaba el pelo largo y lo trenzaba para la noche como de costumbre. Casi ociosamente, abrió su estuche de joyas y examinó el contenido. No había sido capaz de pensar en un regalo para Richard. Él, sin duda, diría que su acuerdo para casarse con él era el regalo que deseaba, pero sabía muy bien que él tenía un regalo para ella, porque lo había visto bajo el árbol, muy bien envuelto.
    Al estar varados por la nieve en un castillo en Gales, difícilmente podría conducir a la tienda más cercana para encontrarle algo apropiado. Por lo tanto, tenía que conformarse con lo que estuviera disponible.
    Pensó en el medallón de Linette, un regalo del corazón. Antonia no tenía un medallón que pudiera regalarle a Richard, pero ella tenía un precioso y antiguo prendedor de rubí, que le había pertenecido a su abuelo materno, quien lo había llevado en su corbata. Richard solía llevar una joya de la misma manera para los trajes de noche, y ella sabía que le gustaban los rubíes.
    Antonia usó una caja pequeña, de madera tallada, en la que normalmente almacenaba sus pendientes, aparte del resto de sus joyas, para guardar el prendedor, y con un colorido pañuelo de seda envolvió la caja.
    A las once, Antonia estaba sola en su habitación y se vistió para la cama como de costumbre. Su regalo para Richard estaba en su tocador, para bajarlo en la mañana y colocarlo bajo el árbol. Con ese problema resuelto, se encontró con sus pensamientos totalmente ocupados con lo que le pasaría a los amantes esa noche.
    Había estado en el fondo de su mente todo el día, produciendo una pequeña y fría ansiedad. No había nada que pudiera hacer, insistía su parte racional. Lo que iba a suceder, ya había sucedido. Sin embargo, no podía dejar de preocuparse.
    Fuera del castillo, el viento frío del día y el cielo nublado había dado paso finalmente a otra sombría tormenta de invierno, y Antonia se estremeció mientras permanecía de pie junto a la chimenea y escuchaba el gemido del viento en la noche. No esperaba que sucediera nada hasta cerca de medianoche, pero a las once y cuarto comenzó.
    Estaba parada junto a la chimenea cuando alcanzó a ver un movimiento cerca de la puerta, y cuando volvió la cabeza, un escalofrío bajó por su columna vertebral. Era la mujer morena con la expresión curiosamente fija, que se había mostrado sólo una vez antes. Había llegado a la habitación de Parker.
    Se quedó de pie junto a la puerta, mirando hacia la cama. Cuando Antonia miró en esa dirección, sintió una leve conmoción al descubrir que la cama de Parker de un siglo antes era exactamente donde estaba actualmente la cama de Antonia, tal vez incluso era la misma cama. No podía dejar de sentirse rara ante el pensamiento de que él podría haber regresado de la habitación de Linette cada amanecer y haberse metido en la cama con ella misma.
    Él yacía allí ahora, usando su bata como si tuviera la intención de descansar por unos pocos minutos. Sin embargo, parecía estar dormido. No se movió mientras la mujer morena se movía lentamente hacia la cama y se lo quedaba mirando. Estaba vestida o parcialmente vestida con un camisón tan transparente que su cuerpo era claramente visible bajo él. Miró hacia la mesa junto a la cama, y una extraña sonrisa curvó sus labios delgados.
    Antonia miró también, y vio la forma vaga de una taza sobre la mesa. Volvió su mirada a la mujer, desconcertada e inquieta. ¿Cuál era la importancia de la taza? ¿Y por qué esta mujer estaba en la habitación de Parker?
    Mientras miraba, la mujer se agachó hacia el hombre dormido y pareció estar buscando algo. Un momento después, se enderezó, un medallón de oro con forma de corazón colgando de sus dedos.
    – No -murmuró Antonia, sobresaltada-. Linette se lo dio a él. ¡No tienes derecho!
    Al igual que los amantes, la mujer no mostró ninguna conciencia de un intruso de carne y hueso. Se puso la cadena alrededor del cuello y miró el medallón, a continuación, muy deliberadamente lo abrió y sacó el rizo de cabello de fuego de Linette, dejándolo caer al suelo con una expresión desdeñosa y luego moviéndose para moler el recuerdo bajo su zapatilla. Miró a Parker por un momento, un ceño juntando sus cejas mientras él movía la cabeza sin descanso.
    – Despierta -murmuró Antonia, apenas dándose cuenta que había hablado en voz alta. Sintió un frío y horrible presentimiento-. Por favor, despierta y detenla.
    Él seguía moviéndose torpemente, con los ojos cerrados todavía, y Antonia estuvo repentinamente segura de que la taza contenía algo para hacerlo dormir. Ella sentía más frío por momentos, mientras observaba los dedos ágiles de la mujer desatar el lazo de su transparente camisón y abriendo los bordes de la tela para desnudar sus pechos llenos casi hasta los pezones.
    Con sus ojos negros fijos en el durmiente Parker, la mujer avanzó lentamente. Soltó el pelo de su trenza y lo peinó con los dedos, deliberadamente desordenándolo. La parte superior de su cuerpo pareció balancearse, el medallón de oro se movió entre sus pechos pálidos, y ella apuntaló sus piernas un poco separadas. Sus manos dejaron su cabello para deslizarse lentamente por su propio rostro, descendiendo entonces por su garganta, hasta su cuerpo.
    Antonia se sintió enferma mientras miraba, sintiendo el hambre desequilibrada de la mujer de una forma tan aguda que era como si se tratara de un ser vivo suelto en la habitación. Si las emociones de los amantes habían sido tiernas y apasionadas, la necesidad de esta mujer era una cosa oscura y retorcida. Y conmocionó a Antonia en un nivel profundo, por lo que tuvo que apartar la mirada.
    No quería volver a mirar, pero después de varios minutos su mirada fue atraída totalmente en contra de su voluntad. Y ella se sentía un poco enferma, todavía profundamente conmocionada. La mujer se estaba acariciando lánguidamente su propio cuerpo ahora, e incluso tan nebulosa como era ella, estaba claro que tenía una mirada soñadora, la mirada saciada de una mujer que acababa de experimentar el absoluto placer de la liberación física. Sonriendo, aún acariciándose ella misma, se apartó de la cama.
    Antonia miró a Parker una vez, viéndolo moverse aún más inquieto y abrir los ojos, pero ella no esperó a ver si se levantaba. En cambio, ella siguió a la mujer.
    Eran las once y media.
    La mujer hizo un movimiento como si fuera a abrir la puerta, entonces pasó a través de ella. Antonia rápidamente la abrió realmente, pero se detuvo antes de que pudiera hacer más que cruzar el umbral. La mujer estaba directamente frente a ella, medio girada hacia la habitación de Linette al otro lado del pasillo.
    Su camisón transparente abierto, mostrando la mayor parte de un seno y el otro completamente, el medallón colgando entre ellos. Tenía el pelo caído, los ojos con los párpados pesados y los labios hinchados brillantes. Su sonrisa estaba llena de una satisfacción puramente femenina.
    Para una chica de diecisiete años, que ella misma había experimentado la pasión, no había duda de que esta sonriente, saciada mujer acababa de salir de los brazos de un amante. Y no había manera que Linette pudiera saber que la mujer morena había sido su propia amante. Estaba de pie en el umbral de la habitación de Parker, y la conclusión era trágicamente obvia.
    – No -susurró Antonia-. Oh, no, no lo creas.
    Pero Linette lo hizo. Su hermoso rostro estaba aturdido de shock y agonía. Sus manos se levantaron de un modo extraño, perdido, y su boca se abrió en un grito silencioso de angustia. Luego se tropezó en una carrera inestable, avanzando, no hacia las escaleras, sino hacia el otro extremo del ancho pasillo.
    Antonia echó una mirada detrás de ella y vio que Parker estaba luchando por levantarse de la cama. Entonces ella corrió tras Linette, como inconsciente de su propio grito mientras de hecho, había atravesado la forma confusa de la mujer morena.
    Si hubiera podido pensar con claridad, Antonia se habría dado cuenta de la inutilidad de su acción. Lo que ella había visto suceder había ocurrido un siglo antes, y ninguna mano mortal podría cambiar el resultado. Pero estaba atrapada por completo en el trágico drama, los actores tan reales para ella como lo habían sido en realidad, y era el puro instinto lo que la llevaba a tratar de detener lo que iba a suceder.
    Pensó que había oído a Richard gritar su nombre mientras corría, pero sus ojos estaban fijos en la forma de Linette delante de ella. La angustiada joven podría haber estado corriendo a ciegas, pero Antonia sabía que no era así. Estaba corriendo hacia el mirador.
    Era un resto del castillo original o una fantasía de algunos distantes Wingates, Antonia no lo sabía. El muro de piedra, que se estaba cayendo a pedazos alrededor del pequeño balcón, una vez pudo haber sido un parapeto diseñado para proteger a los soldados que estaban de guardia, o simplemente podría haber sido una balaustrada bastante llana y baja, construida para evitar que un paseante casual se lanzara y cayera al patio de losas muy distante por debajo. En cualquier caso, había comenzado a deteriorarse más de un siglo antes, y aunque el ala se había renovado, el balcón exterior se había dejado para desmoronarse.
    Una sólida puerta de madera, cerrada alguna vez, pero ahora con un simple barrote, daba acceso al balcón desde el pasillo. Linette se detuvo sólo un momento, aparentemente esforzándose para abrir el portal pesado, entonces lo atravesó. Antonia se detuvo apenas lo mismo, la desesperación dándole la fuerza para levantar la gruesa barra de madera y abrir la puerta.
    Se había olvidado de la tormenta, y la ráfaga de viento helado fue impactante. La nieve se arremolinaba frenéticamente en el aire y crujía bajo sus delgadas zapatillas cuando Antonia salió a toda prisa y casi de inmediato perdió el equilibrio.
    El balcón tenía tan sólo unos metros de ancho, a pesar de que recorría los muros del castillo por cerca de casi veinte metros. La nieve se había amontonado contra el muro del castillo en un cúmulo alto, y fue lo que causó que Antonia tropezara y perdiera el equilibrio. Dos escalones desde la puerta hasta el balcón, gracias al viento estaban despejados de nieve, pero la temprana aguanieve y la lluvia helada habían recubierto la piedra escabrosa con una capa de hielo, y porque su apoyo se había estado desmoronado durante un siglo, el borde exterior del balcón tenía una ligera inclinación hacia abajo.
    Antonia trató de detenerse, pero la piedra helada no le otorgó ningún asidero. Su propio impulso la llevó en un inexorable deslizamiento hacia el muro de poca altura.
    En un momento fugaz que pareció extenderse hasta el infinito, vio Linette a un lado, derrumbada contra el muro en un montón de pena y dolor. La joven podría tener la intención de arrojarse sobre el muro, era imposible saberlo a ciencia cierta. Acurrucada contra las ásperas piedras, sus frágiles hombros se sacudían mientras sollozaba.
    Entonces Antonia vio a Parker tambalearse, evidenciando una clara inestabilidad por los efectos persistentes de la droga que la mujer morena le había dado. Él gritó algo, sacudiendo su cabeza mareada, y se tambaleó hacia Linette.
    Debe haber habido una tormenta también esa noche. Parker pareció resbalar y deslizarse a través de los pocos metros de la piedra, moviendo sus brazos como las aspas de un molino. Era evidente que estaba tratando de alcanzar a Linette, pero ya sea debido a sus reflejos drogados o a la tormenta cegadora, calculó mal la distancia y el ángulo. Él se estaba moviendo demasiado rápido, deslizándose violentamente hacia el muro, y no pudo salvarse a sí mismo.
    Linette levantó la vista en el último minuto, y lo que vio debió haberla perseguido todo los meses restantes de su vida. Su amante golpeó el muro a sólo un par de metros de ella, y éste fue demasiado bajo para salvarlo. Cayó hacia adelante, y desapareció en la oscuridad.
    Antonia vio todo eso en el destello de un instante. Entonces sintió la mordedura del muro contra sus muslos, y su impulso comenzó a llevarla, también, sobre la piedra que se desmoronaba.
    – ¡Toni!
    Unos brazos la atraparon y tiraron de ella hacia atrás con fuerza casi inhumana. Por un momento pareció que ambos caerían, y Antonia pudo sentir el estremecimiento de la baranda cuando las viejas piedras comenzaron a ceder. Pero entonces, de alguna manera, Richard la arrastró desde el borde y a la relativa seguridad de la terraza más cercana al muro del castillo, donde los altos cúmulos los rodeaban.
    La nieve soplaba furiosamente a su alrededor, pero Antonia no era consciente de nada, excepto de la amorosa seguridad de los brazos de Richard.
    Y de la tragedia de dos personas destruidas por una retorcida y malvada mujer.

EPÍLOGO

    – Aquí está -sentándose en el borde de la cama donde estaba Antonia, por fin, abrigada y con calor, Richard sostenía, abierto en su regazo, el libro de la historia familiar. Había estado buscando una referencia en particular, y finalmente la había localizado.
    – ¿Quién era ella? -preguntó Antonia en voz baja.
    Él leyó en silencio por unos momentos, luego la miró. Su rostro estaba aún un poco demacrado, el peligro que Antonia había corrido en el balcón lo había afectado profundamente. Pero su voz fue firme cuando respondió a su pregunta.
    – Su nombre era Miriam Taylor. Está incluida en el libro sólo porque creció en el castillo, y porque era la pupila del padre de Parker. Tenías razón, el autor de esta historia no tenía idea de que ella era responsable de lo que sucedió con Parker y Linette. Al parecer, nadie lo sabía. Linette debe haberse llevado ese secreto a la tumba.
    – Y Miriam no se lo hubiera contado a nadie, incluso si creía que era su culpa -recordando lo que había visto, Antonia se estremeció-. Ella estaba… enferma, Richard. Si pudieras haberla visto en esta habitación, lo que hizo…
    – Yo ni siquiera vi a Linette en mi habitación, no esta vez. Todavía no era medianoche, pero estaba a punto de venir aquí porque no podía soportar no estar contigo un momento más. Luego te oí gritar. En el momento en que llegué al pasillo, estabas casi en el mirador. Y Parker estaba sólo a unos pasos detrás de ti.
    – ¿No viste a Miriam?
    – No. Y, hasta que me contaste, no tenía ni idea de lo que había pasado allá afuera. Todo lo que vi fue a ti.
    Su voz se mantenía firme ahora. Pero él le había jurado frenéticamente cuando la había llevado de vuelta a su habitación, hace poco más de media hora. Había estado demasiado ansioso por sus escalofríos para estar interesado en otra cosa que no fuera conseguir calentarla otra vez. Pero una vez que estuvo metida en la cama y ya no tan pálida, había escuchado toda la historia de ella.
    Antonia sacó a tientas una mano de debajo de las colchas y la extendió hacia él, sonriendo cuando sus dedos se cerraron sobre los de ella al instante.
    – Me salvaste la vida -dijo con gravedad.
    Su voz fue áspera.
    – No me recuerdes lo cerca que estuve de perderte. Nunca, en toda mi vida, voy a olvidar el terror que sentí cuando te vi precipitarte hacia ese muro.
    – Sé que era una tontería -admitió ella-. Pero de alguna manera no podía pensar en eso. Todo era tan desgarrador y un desperdicio tan trágico para todos ellos. Deseaba tanto detenerlo, cambiarlo…
    – Sí, lo sé. Pero sucedió, cielo. Nadie puede cambiarlo ahora.
    – Si sólo Linette no hubiera huido. Si tan sólo se hubiera enfrentado a Parker y le hubiera pedido una explicación.
    Richard vaciló, luego habló muy deliberadamente.
    – Si lo hubiera hecho, Parker podría no haber muerto. Pero su amor hubiera cambiado para siempre por la sospecha. Era, después de todo, su palabra contra la de Miriam, que lo que Linette vio era una mentira. Él no tenía ningún testigo, nadie que diera un paso adelante y la llamara mentirosa. Linette nunca hubiera sido capaz de perdonar a Parker. Por su traición.
    Los ojos graves de Antonia examinaron cada una de sus rasgos como si nunca los hubiera visto antes. Todavía estaba tratando de conciliar dos hombres diferentes y la única manera que podía hacerlo era aceptar la posibilidad de que uno de esos hombres había sido una mentira, una creación.
    ¿Quién iba a decir que una mujer no podía ir a los extremos con el fin de conseguir -o mantener- al hombre que ella quería? Miriam lo había hecho. Y al hacerlo, había causado la muerte de Parker.
    Claire Dalton bien podría haber hecho todo lo que estaba en su poder para mantener a Richard Allerton para sí misma. Podría haber contratado un ladrón para entrar su casa, por codicia o venganza porque él se había alejado de ella. Encontrar el reloj de bolsillo podría haber sido pura casualidad, y ya que el botón había sido grabado con las iniciales de Antonia, no habría sido difícil darse cuenta de que Richard había fabricado él mismo un recuerdo.
    Una mujer incluso podría haber adivinado la forma en que ese botón había llegado a perderse.
    Después de todo, la Señora Dalton ¿qué tenía que perder con sus mentiras? Si Richard realmente hubiera terminado su compromiso, podría haber creído que había una posibilidad que regresaría a ella una vez que su prometida estuviera fuera del camino… y podría haber imaginado que una joven como Antonia probablemente rompería el compromiso en una explosión de emoción y huir. Richard podría haber vuelto a su amante por la ira.
    No había realmente, Antonia se dio cuenta de repente, otra razón lógica por las cuales la señora Dalton la hubiera visitado, o dicho las cosas que había dicho, a excepción del rencor o el deseo de recuperar algo que había perdido. Si su relación con Richard hubiera sido tan sólida como había dicho que era, nunca la habría puesto en peligro por ir donde Antonia. El resultado, como cualquier persona razonable podría haber adivinado, había sido un escándalo y un duro golpe al orgullo de Richard, ninguno de los cuales era una cosa que algún hombre agradecería que su amante invitara a entrar en su vida.
    – ¿Toni?
    Se dio cuenta de que había estado en silencio durante mucho tiempo, y que él la miraba fijamente.
    – He dicho mucho sobre la confianza rota, ¿no? -dijo ella-. Pero la verdad es que si yo hubiera confiado en ti como yo decía, al menos habría escuchado tu versión de los hechos. Lo siento, Richard. Debería haberte escuchado y debería haberte creído.
    – ¿Me crees ahora?
    Antonia asintió con la cabeza, y la resistencia dentro de ella desapareció tan fácil como eso. Ella le creía porque lo amaba y aceptaba su honestidad. Y porque, después de lo que había sido testigo esta noche, ella sabía la locura de confiar en sus propios ojos y oídos para decirle… toda la verdad. A veces, sólo el corazón puede saber eso.
    – Sí. Sí te creo.
    Fue a sus brazos con entusiasmo, empujando las voluminosas colchas para poder sentir la fuerza dura de su cuerpo contra el suyo. La besó con intenso deseo, un poco rudamente porque el temor de haber estado a punto de perderla todavía estaba con él, y ella respondió a su pasión como siempre lo había hecho.
    Fue mucho tiempo después, que Antonia yació junto su duque en la cama caliente. Cuando el sueño tiró de ella, pensó en una pregunta sin respuesta.
    – ¿Richard? En el libro, ¿dice lo que le pasó a Miriam?
    La atrajo un poco más cerca y suspiró, acariciándole el pelo caído.
    – Sí, sí. Seis meses después de la muerte de Parker, se tiró del mirador.
    Antonia no se sorprendió por la información, y le prestó poca atención. Sus pensamientos se dirigieron a Linette y Parker, y a su hija Mercy. Tal vez los tres habían sido condenados a unas vidas breves y a la angustia, pero todos ellos habían conocido el amor. Y todos ellos se negaron a dejar completamente de lado la vida. ¿Era eso una prueba de amor? ¿De tragedia? ¿De familia?
    Ella no lo sabía. Pero estaba profundamente agradecida de que le hubieran dado la oportunidad de aprender algo de una antigua tragedia, y aún más agradecida de que su propia creencia errónea de una traición no hubiera exigido un precio tan alto del hombre que amaba.
    A diferencia de Linette, le habían dado una segunda oportunidad. Y tenía la intención de sacar el máximo partido de ella.
    – Feliz Navidad, amor -dijo Richard, presionando un tierno beso en su frente.
    Antonia tuvo una visión intermitente de futuras fiestas llenas de felicidad, de risas, de deliciosos gritos de niños. Tal vez, pensó, sonidos de vida y amor llenarían este castillo un día. Ella tenía la intención de asegurarse de eso, porque ahora el castillo se sentía como un hogar para ella. Además, ella y Richard tenían una deuda que pagar. Tal vez sólo la satisfacción de sus descendientes pondría a los espíritus inquietos de la familia Wingate a descansar.
    Tal vez.
    Acurrucándose contra su prometido, Antonia se preguntó soñolienta cuántos Wingates habrían ocupado esta cama en los últimos años, y si alguno de ellos los visitarían de vez en cuando. Sería desconcertante despertar con un fantasma en la propia cama. Pero Antonia no le inquietaba en particular esa posibilidad, y parecía demasiado problema preocuparse por ello… o advertir a Richard.
    – Feliz Navidad, querido -murmuró ella.

*

Iris Johansen

    Kay Hooper nació en California (EEUU), en el hospital de la base de la Fuerza Aérea en la que su padre estaba destinado en aquella época. La familia se trasladó poco después a Carolina del Norte, donde Kay se crió y fue a la escuela.
    Kay es soltera y vive en un pueblecito de Carolina del Norte, no lejos de su padre y sus hermanos. Se digna vivir con ella una banda de gatos (Bonnie, Ginger, Oscar, Tuffy, Felix, Renny e Isabel) que, pese a tener personalidades muy distintas, comparten todos ellos el gusto por dormitar sobre los manuscritos o sobre cualquier documento que haya encima de su mesa. Y entre tanto felino habitan dos canes alegres y tolerantes: Bandit, un perro rescatado de la perrera que parece un pequeño ovejero, y una sheltie llamada Lizzie.

***

Top.Mail.Ru