Скачать fb2
Dudas y celos

Dudas y celos

Аннотация

    El aristócrata español Don Sebastián de Santiago estaba convencido de que su novia lo había traicionado por culpa de Maggie, por eso insistía en que fuera ésta quien sustituyera a su prometida.
    Aunque, en cierta forma, Maggie se creía responsable de la ruptura de la pareja, realmente aceptó casarse con él porque se sentía irresistiblemente atraída por Sebastián.
    Pero el pasado de Maggie iba a interponerse en la felicidad de aquel matrimonio…


Lucy Gordon Dudas y celos

    Dudas y celos (2001)
    Título original: The stand in bride (2001)
    Multiserie: 4º Tener y retener

Capítulo 1

    El clima de la navidad había llegado pronto. Aunque solo era uno de diciembre, ya se percibía la promesa de la nieve, que hacía que el aire y los adornos callejeros centellearan. En el West End londinense, los ángeles multicolores con trompetas plateadas, los elfos, las hadas y las campanillas brillaban en la oscuridad.
    Pero las dos mujeres jóvenes que avanzaban deprisa por la calle no tenían ojos para la belleza que colgaba sobre sus cabezas. Discutían.
    – Catalina, por favor, muéstrate razonable -suplicó Maggie por tercera vez.
    – ¡Razonable! -exclamó Catalina-. ¿Quieres que pase una velada viendo a hombres en camisón y falda y me llamas poco razonable? ¡Ja!
    – Julio César es una gran obra. Un clásico.
    Catalina emitió un sonido que podría haber sido un bufido. Tenía dieciocho años, era española y estaba magnífica con esa expresión airada.
    – Es Shakespeare -rogó Maggie.
    – ¡Al cuerno con Shakespeare!
    – Y tu prometido quiere que la veas -la joven musitó algo poco agradable sobre su prometido-. ¡Shhh, ten cuidado! -instó Maggie, mirando alrededor, como si don Sebastián de Santiago pudiera materializarse junto a ellas.
    – ¡Bah! Estoy en Londres; él en España. Falta poco para que sea su prisionera y tenga que comportarme y decir: «Sí, Sebastián; no, Sebastián; lo que tú digas, Sebastián». Pero hasta entonces, haré lo que quiera y diré lo que quiera, y digo que no me gustan los hombres con las rodillas huesudas y faldas.
    – Sin duda no todos tienen las rodillas así -indicó Maggie, tratando de animarla. Catalina soltó un torrente de palabras en castellano, haciendo que la tomara del brazo y la guiara con premura por la calle mientras esquivaba a la multitud-. Se suponía que iba a formar parte de tu educación inglesa.
    – Soy española: él es español. ¿Por qué necesito una educación inglesa?
    – Por el mismo motivo que necesitaste una educación francesa, para que puedas ser una mujer cultivada y la anfitriona de sus fiestas -antes de que su rebelde pupila pudiera contestar, la hizo entrar en una cafetería, localizó una mesa y ordenó-: ¡Siéntate!
    La joven española era encantadora pero agotadora. Faltaba poco para que regresara a España y ella pudiera descansar. Los últimos tres meses su misión había sido perfeccionar el inglés de Catalina y compartir los deberes de escolta con Isabel, su acompañante de mediana edad. Las dos mujeres españolas vivían en uno de los hoteles más lujosos de Londres, por cortesía de don Sebastián, quien también había organizado su agenda y pagaba el sueldo de Maggie.
    Todo se había preparado desde la distancia. Hacía seis meses que don Sebastián no encontraba tiempo para ver a su prometida, y ello durante un vuelo a París, en el cual había comprobado la mejoría del francés de Catalina y poco más.
    Las decisiones diarias estaban en manos de Isabel, quien contrataba a los profesores locales, se comunicaba con Sebastián y le transmitía los deseos de este a su futura mujer.
    En ese momento se encontraba en los Estados Unidos y se esperaba que llegara a Londres la semana siguiente, para luego volver a España con Catalina con el fin de preparar la boda. Aunque era posible que no tuviera tiempo de presentarse en Londres, en cuyo caso viajarían sin él. «Sin importar de qué se lo pueda acusar», pensó Maggie, «entre los cargos no figura una pasión encendida».
    Le resultaba imposible comprender en qué había pensado al elegir a una novia tan poco adecuada. Catalina era ignorante y cabeza hueca, loca por los trapos, la música pop y los chicos. En la imaginación de nadie podía ser la prometida de un hombre serio que ocupaba un cargo en el gobierno andaluz.
    Los esfuerzos que realizaba por dominar idiomas carecían de entusiasmo. El inglés se le daba bastante bien porque había visto innumerables series americanas de televisión, pero su francés era horrible, y su alemán había sido una pérdida de tiempo para todo el mundo.
    Sin embargo, Maggie le tenía cariño. A pesar de lo mucho que podía exasperarla, era una joven amable, de corazón afectuoso y divertida. Necesitaba un marido joven que quedara prendado de su belleza y entusiasmo, a quien no le importara su carencia de cerebro. Pero faltaba poco para que se viera aprisionada en un mundo de prematura mediana edad.
    – De acuerdo -aceptó Maggie mientras tomaban té con unas pastas-. ¿Qué quieres hacer esta noche?
    – ¡Morirme! -declaró con ardor.
    – Aparte de eso -aportó sentido común al melodrama.
    – ¿Qué importa? De todos modos, dentro de unas semanas mi vida se habrá acabado. Seré una mujer casada vieja con un marido viejo y un bebé cada año.
    – ¿Don Sebastián es viejo de verdad? -inquirió.
    – Viejo, de mediana edad -Catalina se encogió de hombros-. ¿Y qué?
    – Que pena que no tengas una foto de él.
    – Ya es bastante malo tener que casarme con él. ¿Para qué quiero su foto? Si la tuviera, la pisotearía. Quizá solo sea de mediana edad por fuera, pero es viejo aquí -la joven se llevó unos dedos a la frente y luego al corazón-. Y eso es lo que de verdad cuenta.
    Maggie asintió. Sabía muy bien que un hombre podía aparentar una cosa y ser otra. Cuatro años de matrimonio se lo habían enseñado. Una felicidad maravillosa, seguida de desilusión, un corazón roto, disgusto y desesperación. Para ocultar la súbita tensión que experimentó, pidió más té.
    Las dos mujeres eran un estudio en contrastes: una todavía adolescente, toda ella orgullo y apasionada belleza española, con ojos oscuros y resplandecientes y una complexión cálida, mientras que la otra andaba cerca de los treinta años, con suave piel blanca, ojos castaños oscuros y cabello castaño claro. Catalina era pequeña, de líneas exquisitas, pero su temperamento vivo y su personalidad excitable tendían a convertirla en el centro de atención.
    Maggie era alta y escultural, aunque su carácter era tan sereno que podían pasarla por alto junto a la magnífica Catalina. No obstante, también ella tenía un toque mediterráneo. Su abuelo había sido Alfonso Cortez, un español de Andalucía que se había enamorado locamente de una inglesa de vacaciones en España. Cuando estas acabaron, él la siguió y jamás volvió a su país.
    De él, Maggie había heredado los ojos grandes y oscuros que sugerían unas profundidades insondables. Resultaban doblemente cautivadores sobre la palidez anglosajona de su piel. Un observador habría resumido a Catalina en un instante, pero se habría demorado en Maggie, tratando de desentrañar su misterio y el dolor y la amargura que se afanaba por ocultar. Quizá habría percibido la sensualidad y el humor en su boca. Lo primero era algo que incluso trataba de esconder de sí misma. El humor era el arma de que disponía contra el mundo. En el pasado, en lo que ya parecía una eternidad, no había dejado de reír. En ese momento reía para proteger su intimidad.
    – Si piensas eso sobre tu prometido, deberías decírselo -comentó.
    – ¿Crees que Sebastián me dejaría ir, después de haber dedicado dos años a educarme? Todo lo que hago es supervisado por él. Se me enseña lo que él quiere que sepa… idiomas, cómo vestir, cómo comer, cómo comportarme. Incluso en este recorrido por Europa, no tengo libertad, porque él lo ha organizado todo. En Roma, en París, en Londres. Me alojo en los hoteles que él elige y hago lo que él dice. Y ha llegado la navidad y hay tantas cosas hermosas en Londres: los adornos y los árboles navideños, los niños cantando villancicos, las tiendas llenas de luces, compramos un montón de regalos y visitamos a Papá Noel en su cueva…
    – No pienso llevarte a más cuevas -interrumpió Maggie con un escalofrío-. En la última estuvieron a punto de echarnos porque no paraste de coquetear con un elfo.
    Catalina rió entre dientes.
    – ¿No era el chico más guapo que has visto jamás?
    – Prácticamente eres una mujer casada.
    – ¡Sí! -la risa de la joven desapareció-. Y cuando tienen lugar todas estas maravillosas cosas navideñas, Sebastián quiere que vea una gran obra de teatro. ¿Por qué no una comedia o una pantomima? No, tiene que ser algo serio como Julio César.
    Sería imposible transmitir la carga de desprecio y disgusto que puso en las dos últimas palabras. Maggie suspiró con simpatía.
    Después de estallar, Catalina ahogó sus penas con unas pastas de crema bañadas en chocolate.
    – Y siempre está Isabel -continuó-, que no para de espiarme.
    – Eso no es justo -protestó Maggie-. Es amable y te tiene mucho cariño.
    – Y yo a ella, pero también me alegro de que esta noche pudiéramos salir solas. Sus intenciones son buenas, pero es la pariente pobre de Sebastián, y se cree Dios. Siempre está diciendo: «La mujer de Sebastián no haría esto; la mujer de Sebastián siempre haría aquello». Un día le contestaré: «Entonces que lo haga la mujer de Sebastián, pero yo voy a hacer otra cosa».
    – Bien. Dile a él que cancelas la boda.
    – ¡Ojalá me atreviera! Oh, Maggie, me gustaría ser como tú. Tú tuviste el coraje de seguir tu corazón y casarte con el hombre al que amabas.
    – Olvida eso -se apresuró a decir Maggie. La curiosidad de Catalina acerca de su matrimonio la ponía tensa y nerviosa-. Aún tenemos tiempo para ver un espectáculo -cambió de tema.
    – Oh, sí, tenemos que ir a alguna parte, o nos habremos arreglado para nada -convino Catalina con pasión.
    Aprovechaba cualquier excusa para ponerse su ropa más bonita, de modo que incluso para una salida con su acompañante iba de punta en blanco. El vestido largo hasta los tobillos, de un azul pavo real, se veía glorioso con su tez. Los diamantes, quizá, eran demasiado para una joven, pero sabía que estaba hermosa y era feliz.
    Maggie habría preferido vestirse con más contención, pero a Catalina eso le parecía un horror. Había insistido en que fueran de compras y, con ojo infalible, había guiado a Maggie hasta un vestido de cóctel de seda negra que se ceñía a sus curvas femeninas.
    – Tiene un escote un poco bajo -había dicho con cierto titubeo.
    – ¿Y qué? Tu pecho es magnífico; deberías exhibirlo -había aseverado Catalina.
    Hasta Maggie podía ver que el vestido había sido hecho para ella, lo que la impulsó a comprarlo, complementándolo con un chal negro también de seda con el que podía cubrirse los hombros. En ese momento llevaba el chal, y aun así deseaba que el vestido fuera un poco más discreto.
    – ¿Qué elegimos? -preguntó en ese momento.
    – ¿En tu casa o en la mía? -aportó Catalina en el acto-. He querido verla desde que leí que era muy grosera y explícita.
    – El tipo de espectáculo que la mujer de don Sebastián no debería ver -bromeó Maggie.
    – No, es verdad -coincidió Catalina con alegría-. Así que vayamos de inmediato.

    Isabel giró su cuerpo pesado en la cama, tratando de no hacer caso al insistente dolor en el costado. Se preguntó cuándo regresarían Maggie y Catalina, pero un vistazo al reloj le indicó que se habían marchado hacía apenas una hora.
    Un ruido súbito hizo que se pusiera rígida. Procedía del otro lado de la puerta del dormitorio, donde la lujosa suite tenía el amplio salón que compartía con Catalina. Alguien había entrado con sigilo.
    Hizo acopio de valor y se levantó de la cama, buscó el bolso, introdujo un cenicero pesado en él y avanzó de puntillas hasta la puerta. Entonces, con un movimiento brusco, la abrió y lanzó el bolso contra el intruso.
    Al siguiente instante su brazo quedó inmovilizado por una mano férrea y se encontró con la asombrada cara de Sebastián de Santiago.
    – ¡Santa madre de Dios! -gimió-. ¿Qué he hecho?
    – Has estado a punto de arrancarme la cabeza -comentó con ironía él, metiendo la mano en el bolso para sacar el cenicero.
    – Perdóname. Pensé que era un ladrón.
    La expresión habitual de severidad y arrogancia en la cara de Sebastián se suavizó.
    – Soy yo quien debería disculparse por entrar sin avisar -corrigió con cortesía-. Tendría que haber llamado, pero al saber que era la noche de Julio César, di por sentado que la suite estaría vacía y convencí a Recepción para que me diera una llave -la observó preocupado-. ¿Te encuentras indispuesta?
    – Un poco. No es nada, pero preferí no salir, y sabía que podía confiar a Catalina a la señora Cortez.
    – Ah, sí, la mencionaste en tus cartas. Una mujer inglesa respetable, profesora de idiomas.
    – Y viuda de un español -manifestó Isabel con presteza-. Una persona muy culta y fiable, con un aspecto maduro y los mayores principios -por temor a que se cuestionara sus deberes de acompañante, continuó alabando las virtudes de Maggie hasta que Santiago la interrumpió con gentileza.
    – No deseo mantenerte levantada. Solo dime cómo puedo encontrarlas.
    Isabel sacó la entrada del bolso.
    – Estarán sentadas aquí.
    La guió con amabilidad hasta la puerta de su dormitorio, le deseó un descanso reparador y se marchó. Quince minutos más tarde llegó al teatro, justo en el primer descanso de la obra. En vez de perder el tiempo buscando entre la multitud, se dirigió al asiento numerado de su entrada y esperó que Catalina y su acompañante se reunieran con él.

    ¿En tu casa o en la mía? solo resultó levemente atrevida, pero para una joven de un entorno protegido, pareció deliciosamente osada. Al terminar, se dirigieron a un restaurante próximo, mientras Catalina recordaba feliz algunas melodías y bromas del espectáculo.
    – Sebastián se enfadaría si supiera dónde he estado esta noche -comentó contenta mientras esperaban la cena.
    – No imagino por qué aceptaste casarte con él si tanto te desagrada.
    – Tenía dieciséis años. ¿Qué sabía? Maggie, cuando estudias en un internado de monjas, donde te dicen «No hagas esto; no hagas aquello», aceptarías cualquier cosa para salir. Y de pronto aparece ese viejo… de acuerdo, de acuerdo, de mediana edad, amigo de tu padre y que también es un primo lejano, cuarto o quinto, no recuerdo. Pero Sebastián es el cabeza de familia, de modo que al morir tu padre ese hombre se convierte en tu tutor y te dice que ha decidido que serías una esposa apropiada.
    – ¿Él lo decidió?
    – Es un hombre firme. Es su manera de ser.
    – ¿Y qué hay de lo que tú quieres?
    – Dice que soy demasiado joven para saberlo.
    – ¡Dame paciencia! -exclamó Maggie, apelando al cielo.
    – De cualquier modo, respondes que sí, porque si no sales de ese internado te va a dar un ataque de locura -explicó, añadiendo con un suspiro-, pero descubres que él es mucho peor que las monjas. Una chica debería de ir a su boda con alegría, llena de adoración por su… ¿Cómo puedo adorar a Sebastián?
    – Como no lo conozco, no sé si es adorable o no -respondió.
    – No lo es -aseveró Catalina-. Es un grande de España, un aristócrata. Es orgulloso, intenso, arrogante, autoritario. Lo exige todo y no perdona nada. Cree que lo único que importa es el honor, el suyo y el de su familia. Es impresionante. Pero, ¿adorable? ¡No!
    – Bueno, la adoración está bien para el día de la boda -observó Maggie-. Sin embargo, un matrimonio ha de cimentarse en la realidad -llenó sus copas con el vino blanco suave que había pedido.
    – ¿En qué piensas? -preguntó Catalina, mirándola con curiosidad.
    – Yo… en nada. ¿Por qué?
    – De pronto tu cara ha adoptado una expresión extraña, como si pudieras ver algo muy lejano que no está al alcance de nadie más. ¡Oh, no! -compungida, se llevó la mano a la boca-. Te he hecho recordar a tu propio marido, y eso te entristece porque falleció. Perdóname.
    – No hay nada que perdonar -indicó Maggie-. Murió hace cuatro años. Ya no pienso en ello.
    – No es verdad. Nunca hablas de él, de modo que debes recordarlo en secreto -manifestó Catalina con romanticismo juvenil-. Oh, Maggie, qué afortunada eres por haber conocido un gran amor. Yo moriré sin conocer jamás algo así.
    Eso era lo que tenía Catalina. Un momento podía hablar de sus causas de preocupación con una percepción y claridad que hacían que Maggie la respetara, y al siguiente se dejaba llevar en un vuelo infantil de fantasía melodramática.
    – Me gustaría que me hablaras del señor Cortez – suplicó.
    – Empieza a comer -aconsejó Maggie.
    Lo último que quería era hablar de su marido, cuyo nombre había sido Rodrigo Alva. A su muerte, había vuelto a usar su apellido de soltera, decidida a cortar toda conexión con el pasado. Por lo general mantenía sus secretos, pero en un momento de descuido había revelado que había estado casada con un español, y Catalina había dado por hecho que Cortez era su apellido de casada. En vez de corregirla y fomentar preguntas no deseadas, lo había dejado pasar.
    – Estoy segura de que don Sebastián comprenderá que no puede obligarte a mantener una promesa que hiciste con dieciséis años -dijo para distraer la atención de la joven-. Si le explicaras…
    – ¿Explicarle? ¡Ja! No hablamos de un inglés razonable, Maggie. Solo escucha lo que quiere oír e insiste en que todo se haga a su manera…
    – Resumiendo, es español. Empiezo a creer que cualquier mujer que se case con un español está loca -manifestó con más sentimiento del que había querido emplear.
    – Oh, sí -convino Catalina-. Deja que te cuente lo que solía decir mi abuela de mi abuelo…
    Maggie era buena para escuchar y Catalina vertió su corazón de una forma que jamás podría hacer con una Isabel que se escandalizaba con facilidad. Ya conocía gran parte de la historia de su infancia, pasada en la antigua ciudad morisca de Granada, sin madre, ya que esta había muerto al dar a luz, dejándola con un desconcertado padre de mediana edad. Pero de todos modos Catalina volvió a contársela, hablándole del sur de España, de sus viñedos y olivares, de sus campos de naranjas y limones.
    Justo a las afueras de Granada estaba la hacienda De Santiago, o al menos parte de ella, ya que también incluía extensas propiedades en otras partes de Andalucía, todas del rico y poderoso cabeza de familia, don Sebastián de Santiago. Catalina lo había visto una vez, con diez años, cuando la llevaron a su gran residencia, parecida a un palacio. Para esa visita se había puesto su mejor vestido y se le había advertido de que se comportara bien. Recordaba poco, salvo que él se había mostrado formal y distante. Poco después la enviaron al internado de monjas. Cuando salió con dieciséis años su padre había muerto y se encontró siendo la pupila y prometida de un hombre al que apenas conocía.
    Aún seguía hablando cuando pararon un taxi para recorrer la corta distancia que las separaba del hotel. Al salir del ascensor, avanzaron por el pasillo en dirección a la suite.
    El salón estaba casi a oscuras, salvo por una pequeña lámpara encendida sobre una mesa.
    – Tomaremos una taza de té, como verdaderas inglesas -indicó Catalina. Mientras llamaba al servicio de habitaciones. Maggie se quitó el abrigo, bostezó y se estiró-. Te envidio tanto ese vestido -alabó la joven-. No tiene tiras y solo tu pecho lo sostiene, de modo que al estirar los brazos por encima de la cabeza da la impresión de que podría caerse, aunque nunca lo hace. Mientras, los hombres miran y rezan para tener suerte. Ojalá pudiera llenar un vestido de esa manera.
    – ¡Catalina! -exclamó Maggie, entre divertida y horrorizada-. Me conviertes en una acompañante terrible.
    En un impulso, la joven la abrazó.
    – Me gustas mucho, Maggie. Tienes un corazón comprensivo.
    – Bueno, pues sigue mi consejo. Enfréntate a ese ogro y dile que te deje en paz. Estamos en el siglo XXI. No te pueden obligar a casarte en contra de tu voluntad… y mucho menos con un viejo. Algún día conocerás a un chico agradable de tu propia edad.
    Catalina rió entre dientes.
    – Creía que considerabas que una mujer estaba loca si se casaba con un español de cualquier edad.
    – Me refería a una mujer inglesa. Me atrevería a aventurar que si eres española, podría resultar tolerable.
    – Qué amable es -comentó una voz irónica desde las sombras.
    Ambas giraron y vieron a un hombre levantarse del sillón que había junto a la ventana, donde encendió una lámpara de pie. Maggie sintió un aguijonazo de alarma, y no solo por su súbita aparición, sino por su sola presencia. Había algo inherentemente peligroso en él. Lo supo por instinto, incluso en ese momento fugaz.
    Antes de que pudiera exigir que declarara quién era y cómo había entrado, oyó el susurro de Catalina.
    – ¡Sebastián!
    «¡Santo cielo!», pensó Maggie. Era obvio que había oído cada palabra. Aunque quizá eso resultara positivo, ya que hacía tiempo que tendrían que haberle hablado con claridad.
    Lo estudió, comprendiendo que se había hecho una impresión equivocada. La idea de Catalina de un hombre mayor estaba mediatizada por su juventud. Ese hombre no se parecía en nada al anciano del que habían hablado. Don Sebastián de Santiago tenía treinta y tantos años, quizá próximo a los cuarenta, pero en absoluto mayor. Medía como mínimo un metro ochenta y cinco, con un cuerpo esbelto y duro que portaba como un atleta.
    Solo en su cara vio lo que había esperado, una expresión de orgullo y arrogancia que adivinaba que llevaba marcada desde la cuna. Y en ese momento se añadía la furia. Si había albergado alguna esperanza de que no hubiera oído la totalidad de sus palabras francas, la expresión en los ojos negros habría desterrado cualquier ilusión.
    Pero, por el momento, la ira se hallaba bajo la superficie, casi oculta por una capa de fría cortesía.
    – Buenas noches, Catalina -saludó con calma-. ¿Serías tan amable de presentarme a esta dama?
    Catalina recordó sus modales.
    – La señora Margarita Cortez, don Sebastián de Santiago.
    Este hizo una seca inclinación de cabeza.
    – Buenas noches, señora. Es un placer conocerla al fin. He oído hablar mucho de usted, aunque reconozco que no esperaba que fuera tan joven -la recorrió con la mirada, como si la evaluara antes de despedirla.
    Maggie alzó el mentón, negándose a perder la compostura.
    – No se me informó de que se requería una edad específica para mi trabajo, señor -respondió-. Solo que debía hablar un castellano fluido y poder introducir a Catalina en las costumbres inglesas.
    La observó con ironía.
    – Entonces permita que le diga que ha superado sus cometidos. ¿Formaba parte de su trabajo criticarme ante mi prometida o se trata de una costumbre inglesa de la que jamás oí hablar?
    – Toma una conversación ligera demasiado en serio, señor -respondió, logrando parecer divertida-. Catalina y yo venimos de disfrutar de una velada en el teatro, seguida de una cena, y reinaba una atmósfera de charla frívola.
    – Ya veo -aceptó con sarcasmo-. De modo que exponía tonterías cuando le dijo que no podían obligarla a casarse con un ogro. No sabe cuánto me alivia. Ya que si fuera a oponerse en serio a mí, tiemblo al pensar en mi destino.
    – Y yo -replicó ella. No pensaba dejar que se saliera con la suya. Él enarcó levemente las cejas, aunque por lo demás no se dignó a reaccionar-. Es hora de que me marche -añadió-. Llamaré un taxi…
    Sebastián se movió con celeridad para interponerse entre ella y el teléfono.
    – Antes de que lo haga, quizá podría contarme cómo ha sido la velada. ¿Disfrutaron de Julio César?
    – Mucho -intervino Catalina antes de que Maggie pudiera detenerla-. Es una obra magnífica, y la actuación fue inspirada. Nos entusiasmó, ¿verdad, Maggie?
    – Sí, lo imagino -se volvió hacia la institutriz-. ¿Disfrutó tanto como Catalina de la representación…?
    – Don Sebastián… -las alarmas de Maggie se dispararon.
    – ¿O al menos tendrá el sentido común de reconocer la verdad? -cortó él con brusquedad-. Esta noche no fueron a ver esa obra.
    – Sí que fuimos -insistió Catalina con poca perspicacia-. En serio, fuimos.
    – Ya es suficiente -Maggie apoyó una mano en el brazo de la joven-. No hace falta seguir, Catalina. No hemos hecho nada de lo que avergonzarnos. Quizá es don Sebastián quién debería sentirse avergonzado por habernos espiado.
    – Ha sido un comentario poco afortunado, señora -afirmó con voz dura-. No le debo ni a usted ni a nadie justificar mis actos, pero le diré una cosa. Llegué inesperadamente y decidí unirme a ustedes en el teatro. Cuando resultó obvio que no estaban allí, regresé aquí para esperar. Es más de la una de la mañana, y si sabe lo que es conveniente para usted, me explicará exactamente adonde fueron y a quién han visto.
    – ¿Cómo se atreve? -espetó Maggie-. No hemos visto a nadie. Catalina ha estado conmigo, y solo conmigo, toda la velada.
    – ¿Vestidas de esa manera? -preguntó con desdén, contemplando el contorno elegantemente sexy del vestido-. No lo creo. Las mujeres se arreglan para los hombres, no para sí mismas.
    – ¡Tonterías! -exclamó, perdiendo la serenidad-. A Catalina le gusta arreglarse por el placer que eso le proporciona, como a cualquier muchacha. Yo me arreglé para hacerle compañía.
    – Me perdonará que no acepte su palabra -dijo con frialdad.
    – No, no lo perdonaré, porque jamás cuento mentiras.
    – Pero Catalina sí. Bajo su tutela se siente libre para engañarme. Ahora ya conozco qué clase de ejemplo le da. La lleva solo Dios sabe dónde y la anima a mentir acerca del lugar al que han ido.
    – Yo no la he animado a… No pude detenerla. Sí, fue una mentira tonta, pero inocente, y no hubiera tenido lugar si usted no hubiera actuado como un hombre que trae la Palabra de Dios desde lo alto de la montaña. Deje de hacer que algo tan trivial se convierta en algo importante. Tiene dieciocho años, por el amor del cielo, y derecho a disfrutar de un poco de diversión inocente.
    – Yo seré quien juzgue eso.
    Del otro lado de la puerta del dormitorio se oyó el sonido de un gemido.
    – Pobre Isabel -manifestó Catalina-. Olvidaba que no se siente bien. Debería ir a su lado.
    – Sí, hazlo -aconsejó Maggie, observando a Sebastián con ojos centelleantes-. Nos pelearemos mejor sin ti.
    Catalina se marchó con pasos presurosos, dejando a los otros dos para que se estudiaran como luchadores. Una vez más Maggie volvió a experimentar la sensación de peligro. No estaba asustada. Algo en el peligro le provocaba júbilo cuando podía enfrentarlo cara a cara. Quizá era él quien debería de tener miedo.

Capítulo 2

    – Tiene razón, señora -dijo Sebastián-. Mi prometida es inocente en este asunto. La culpa recae sobre la mujer encargada de su bienestar, quien ha fallado de manera notable en cumplir con sus responsabilidades. Por última vez, exijo que me cuente dónde han estado.
    – En el teatro.
    – ¿Viendo qué?
    – Un musical ligero. No tan serio ni edificante como Julio César, pero estamos en navidad y ninguna de las dos tenía ganas de pensar en guerra y asesinatos.
    – ¿Y ese musical ligero tiene título? -gruñó. Sabía que lo estaba engañando.
    – Sí -suspiró-. Se llama ¿En tu casa o en la mía? -repuso con renuencia.
    – ¿En tu casa o en la mía? -repitió-. Supongo que eso me indica qué clase de entretenimiento soez considera adecuado para una joven protegida.
    – Tonterías -espetó con firmeza-. El título lleva a engaño. No es en absoluto soez… solo un poco picante, pero básicamente inocente.
    – ¿De verdad? -recogió el periódico que había estado leyendo para pasar el tiempo y señaló un anuncio para la obra que acababan de ir a ver-. «Descarada» -citó-. «¡Excitante! ¡No lleven a su abuela!»
    Maggie intentó contener el temblor en los labios, sin éxito.
    – ¿Es que la divierto? -preguntó él con tono de advertencia.
    – Francamente, sí. Si supiera algo sobre publicidad, comprendería que esa clase de texto va dirigido a hacer que el público crea que se trata de una obra más escandalosa de lo que es. «No lleven a su abuela» significa que ni su abuela se escandalizaría. A mi abuela le habría encantado.
    – No me cuesta imaginarlo.
    – ¿Qué ha querido decir?
    – ¿Desea que se lo deletree?
    – No a menos que disfrute siendo desagradable, cosa de la que empiezo a estar convencida. ¡Qué rabieta por nada¡ Catalina es joven y bonita. Debería de estar saliendo con jóvenes de su edad, pero, ¿qué le ofrece usted? Julio César, ¡por el amor de Dios! Hombres con túnicas y faldas cortas y rodillas huesudas.
    – Como no ha visto la obra, no está cualificada para comentar sobre las rodillas de los actores -soltó.
    – Apuesto que eran huesudas. Una joven protegida como Catalina sin duda habría quedado asustada por la visión -pero el humor se desperdiciaba en ese hombre.
    Había entrecerrado los ojos de una manera que algunas personas habrían podido encontrar intimidatoria, pero Maggie ya había cruzado ese umbral. Jamás había conocido a alguien que la enfureciera tan deprisa.
    – Usted tiene sus valores y yo los míos -comentó él al final-. Parecen ser completamente distintos. Me culpo a mí mismo por contratar sus servicios sin haber comprobado sus referencias.
    – ¿No tiene los dedos en demasiados pasteles? – exigió exasperada-. ¿Es que cada detalle ínfimo ha de ser sometido a su control?
    – Con cada palabra revela lo poco que entiende. Cuando un hombre se halla en un puesto de autoridad, el control es esencial. Si no controla todos los detalles, su autoridad es incompleta.
    – ¡Detalles! -exclamó con voz explosiva-. Habla de la vida de esa pobre muchacha. Y si considera eso como un detalle, solo puedo decir que la pobre me da pena.
    – Es una suerte que no esté obligado a tomar en consideración su opinión -espetó Sebastián.
    – Imagino que jamás lo ha hecho con la opinión de nadie -replicó ella.
    – No tolero interferencias en mis asuntos privados. No le corresponde a usted criticarme a mí o mi inminente matrimonio.
    – Si tuviera algo de decencia, no se celebraría ningún matrimonio.
    – Todo lo contrario, es mi sentido del deber lo que me impulsa a tomar a una joven de cabeza ligera como esposa. En el lecho de muerte, su padre me hizo prometerle que la protegería, y yo le di mi palabra.
    – Pues sea su tutor, ¡pero no su marido!
    – El poder de un tutor termina el día en que su pupilo se casa. La protegeré mejor siendo su tutor de por vida.
    – De todas las…
    – Ya conoce a Catalina. ¿Es inteligente? Vamos, sea sincera.
    – No, no lo es. Tiene la mente de una mariposa. Razón de más para que se case con un hombre a quien eso no le importe.
    – ¿Y cómo va a elegir a su marido? Es una heredera, y los cazafortunas la acosarán. ¿Se imagina la elección que realizará? Yo no necesito el dinero. Redactaré un acuerdo matrimonial que lo deje todo a favor de sus hijos, y luego le proporcionaré lo que quiera.
    – Salvo amor.
    – Amor -repitió con desdén-. Qué sentimentales son los ingleses. ¿Cree que el matrimonio tiene algo que ver con el amor romántico? Mi esposa estará protegida y cuidada. Le daré hijos a los que amar.
    – Y ella tendrá que sentirse satisfecha con el pequeño rincón de su vida que le dedicará como un favor.
    – Sé cómo son las cosas -la observó con cinismo-. Usted cree que un hombre es un buen marido solo si se postra ante la mujer y la adora, como un ser débil. Pero le diré que un hombre que adora de verdad carece de orgullo y que no hay que confiar en el hombre que solo finge.
    – ¿Considera que un hombre fuerte ha de ser condescendiere con una mujer? -demandó Maggie.
    – Creo que los hombres y las mujeres tienen sus respectivos deberes y su deber es cumplirlos bien. Y como he dicho no creo que mi papel sea el de mirar con adoración a ninguna mujer. Supongo que ha estado llenándo la cabeza de Catalina con sus bonitas tonterías.
    – Catalina es joven. Sabe lo que quiere de la vida, y no es a usted.
    – Estoy seguro de que no se equivoca. Le gustaría un joven de verbo seductor que la haga volar, gaste su dinero y le dé la espalda cuando se agote. ¿Es el destino que quiere para ella?
    – No, desde luego que no, yo… -algo le dificultaba hablar. Las palabras de él habían tocado un punto sensible. Se volvió y se dirigió a la ventana, para no tener que mirarlo. Aunque el cristal reflejó que la observaba con el ceño fruncido.
    – ¿De qué se trata? -preguntó al rato.
    – No es nada -respondió ella con celeridad-. Tiene razón, no es asunto mío. Pronto se llevará a Catalina y no volveré a verla.
    – ¿Cómo era su marido? -preguntó Sebastián con una percepción que la asustó.
    – Prefiero no hablar de él.
    – Comprendo -dijo con aspereza-. Usted puede cuestionar mi matrimonio, el cual, como bien ha reconocido, no es de su incumbencia, pero si yo quiero hablar del suyo, se siente con derecho a rechazarme -le hizo dar la vuelta para que lo mirara- Hábleme de su marido.
    – No -intentó soltarse, pero la retenía con firmeza.
    – He dicho que me hablara de él. ¿Cómo era para provocar esa expresión de retraimiento en su cara cuando se lo menciona?
    – Muy bien, era español -soltó con furia-. Todo lo demás prefiero olvidarlo.
    – ¿Vivió usted en España?
    – Ya es suficiente. Suélteme de inmediato -pero los dedos largos cerrados en tomo a su brazo no obedecieron.
    – Prefiero continuar así. No deseo seguirla por la habitación. Le he preguntado si vivió en España, y hasta ahora no me ha contestado.
    – No, y no pienso hacerlo.
    – Pero yo me ocuparé de que responda. He sido muy paciente mientras me interrogaba y me exponía sus opiniones insultantes, pero se me ha agotado la paciencia. Ahora hablaremos de usted. ¿Su marido era un hombre apasionado?
    – ¿Cómo se atreve…? No es asunto… -los ojos irónicos de él la detuvieron, recordándole la franqueza con la que ella había hablado de sus asuntos privados.
    «Pero eso es diferente», se dijo con vehemencia. No le daba derecho a invadir los secretos de alcoba.
    – Contésteme -persistió-. ¿Era apasionado?
    – Me sorprende que lo pregunte -Maggie se recuperó-. Acaba de decirme que el amor no tiene nada que ver con el matrimonio.
    – Y así es. Pero hablo de pasión, que no tiene nada que ver con el amor. Lo que un hombre y una mujer experimentan en la cama es otro universo. Poco importa que estén o no enamorados. De hecho, un toque de antagonismo puede potenciar el placer.
    – ¡Qué tontería! -respiró de forma entrecortada.
    Él no respondió con palabras, pero sus dedos apartaron con lentitud el chal de seda para dejarle los hombros al desnudo. Un temblor recorrió a Maggie.
    – Sabe que se equivoca.
    La inmovilizó con la mirada, dejando asombrosamente claro lo que quería decir. La hostilidad que al principio se había encendido entre ellos, para él representaba una atracción. La invitaba a imaginarse en la cama a su lado, desnudos, convirtiendo la furia en placer físico. Y lo hacía con tanto vigor que ella no pudo evitar responder. Vio las imágenes en contra de su voluntad, asombrosas en su poder y abandono: un hombre y una mujer que habían descartado la contención y se empujaban entre sí a un éxtasis cada vez mayor.
    Era intensamente consciente de la fuerza física de él. En el pasado, antes de que la pasión la traicionara, había respondido con intensidad, tanta que, en la desilusión se había alejado del deseo, temiéndolo como si fuera un traidor. Lo había matado. O al menos eso era lo que había creído.
    Pero había vuelto en ese momento, dormido, a la espera de que lo despertara el tono de voz de un hombre. «¡No este hombre!», juró en silencio. Pero incluso al prometérselo fue consciente de su cuerpo, de lo esbelto y duro que era, de sus piernas largas con sus muslos musculosos apenas perceptibles debajo del traje conservador. El contacto de sus dedos era ligero, pero a través de ellos solo parecía emanar fuerza, haciéndole pensar lo que eso podía representar para una mujer en la cama. Poder en las manos de él, en sus brazos, en su entrepierna…
    Intentó desterrar esos pensamientos, pero la voluntad de él era más poderosa que la suya. Parecía haberse apoderado de su mente, sin darle otra elección que ver lo que deseaba ver.
    – Sí -musitó Sebastián-. Sí.
    – Jamás -murmuró Maggie, como en un trance.
    – Entonces, ¿no era apasionado?
    – ¿Quién? -susurró.
    – Su marido.
    Su marido. Claro, habían estado hablando de su marido. El mundo, que había dado la impresión de desvanecerse durante un momento encendido, volvió a asentarse en su sitio.
    – No hablaré de él con usted -repitió las palabras que había pronunciado antes, porque su mente se hallaba demasiado confusa para pensar en otras.
    – Me pregunto por qué. ¿Será porque en la cama era un dios y le mostró un deseo que ningún hombre podría igualar? ¿O porque era ignorante en cuestión de mujeres, sin saber nada de sus secretos y demasiado egoísta para aprender, un ser débil que la dejó insatisfecha? Creo que ese hombre le falló. ¡Qué tonto! ¿Acaso desconocía lo que poseía?
    – Jamás fui su posesión.
    – Entonces no era un hombre, o habría sabido cómo conseguir que quisiera ser suya. ¿Por qué no responde a mi pregunta?
    – ¿Qué pregunta?
    – ¿Vivió en España?
    – Durante unos años.
    – Y sin embargo, no sabe nada sobre la mente española.
    – Sé que no me gusta, y eso es todo lo que necesito saber.
    – Así de simple, con unas pocas palabras condena a todo un pueblo.
    – No -desafió-. Condeno a todos los hombres de su pueblo. Y ahora suélteme, en este instante.
    Él rió en voz baja y la soltó. Algo en el sonido le provocó un escalofrío. Resultaba imperdonable que hubiera invocado recuerdos que aún la atormentaban.
    – ¡A todos los hombres españoles! -exclamó Sebastián con ironía-. ¿Es que no considera que algunos somos «tolerables»?
    – Ninguno -manifestó con frialdad.
    – ¡Qué trágico haber caído en su desagrado!
    – No se moleste en tratar de burlarse de mí. Ya no trabajo más para usted.
    – Eso lo determino yo.
    – No. Hay dos partes en un contrato, y acabo de decidir ponerle fin. Y permita que le diga que usted me lo facilitó mucho.
    – No tan deprisa. Aún no he terminado con usted.
    – Pero yo sí con usted. Mi cometido ha concluido… lo cual es una suerte, porque después de conocerlo no tengo ganas de prolongar mi relación laboral con usted. Buenas noches -por la expresión que vio en su cara, comprendió que lo enfurecía que fuera ella quien tuviera la última palabra.
    – ¿Me permite preguntarle si espera que le de referencias?
    – Haga lo que le apetezca. Jamás me falta trabajo. De hecho, me es tan indiferente la opinión que pueda tener de mí como a usted pueda importarle la mía -le alegró ver que eso lo irritaba de verdad-. Me despediré de Catalina e Isabel -se dirigió hacia el dormitorio-, y luego ya no volveré a molestarlo.
    Pero al entrar en la habitación de Isabel se encontró con una imagen alarmante. La figura rellena de la mujer daba vueltas en la cama y el rostro se le contorsionaba por el dolor.
    Catalina se hallaba sentada en la cama. Al entrar Maggie, la miró con expresión asustada.
    – Está muy enferma -gimió la joven-. No sé qué hacer. No me deja llamar a un médico.
    – Necesita más que un médico -indicó Maggie. No había teléfono en la mesita de noche, así que se asomó al salón y ordenó-: Pida una ambulancia.
    – ¿Qué ha pasado? -inquirió Sebastián, yendo hacia ella.
    – Luego -indicó con impaciencia-. Pida la ambulancia. ¡Deprisa!
    – No -protestó Isabel con voz débil-. Me pondré bien pronto.
    – Le duele mucho, ¿verdad? -preguntó Maggie, arrodillándose junto a la cama.
    – No es nada -dijo Isabel con voz rota, y jadeó. Se aferró el costado y movió la cabeza de un lado a otro sumida en la agonía.
    Maggie corrió al salón.
    – La he pedido -indicó Sebastián-. Me han dicho que llegaría enseguida. Es evidente que a usted le parece algo grave.
    – Antes comentó que le dolía la cabeza, aunque el dolor parece ser en el costado. Podría tratarse del apéndice, y como se haya herniado, será grave.
    – No sé qué hacer -gimió Catalina ante la puerta-. Le duele mucho, no puedo soportarlo.
    – Serénate -dijo Maggie con amabilidad pero con firmeza-. Es la pobre Isabel quien tiene que soportarlo, no tú. No deberías haberla dejado sola. No, no te muevas; yo iré a su lado -regresó junto a la cama.
    – Nada de hospitales -suplicó Isabel-. Por favor, nada de hospitales.
    – Tiene que recibir cuidados médicos -susurró Maggie.
    Comenzó a hablarle en voz baja, tratando de tranquilizarla, pero no fue capaz de llegar hasta ella, al parecer enloquecida por el terror que le provocaba la mención de la palabra «hospital». Con alivio, oyó que llamaban a la puerta de la suite. Vio que Sebastián dejaba pasar a los enfermeros. Pero Isabel en ese momento se hallaba sumida en un estado de histeria.
    – No -gritó-. ¡Ningún hospital, por favor, ningún hospital!
    Al siguiente instante apareció Sebastián. Maggie se incorporó cuando se acercó a la cama para tomar la mano de Isabel.
    – Ya basta -dijo con voz suave-. Debes ir al hospital. Insisto.
    – Se llevaron allí a Antonio, y murió -murmuró la mujer.
    – Eso fue hace muchos años. Los médicos han mejorado. No vas a morir. Vas a ponerte bien. Sé sensata, querida prima. Hazlo para complacerme.
    – Tengo miedo -susurró, dejando de retorcerse.
    – ¿Qué puedes temer si yo estoy contigo? -preguntó él con una sonrisa.
    – Pero tú no estarás allí.
    – No me apartaré en ningún momento de tu lado.
    Con movimiento veloz, apartó el edredón y la alzó en brazos, como si su considerable peso no significara nada para él. Isabel dejó de debatirse y con gesto de confianza apoyó la mano en el cuello de Sebastián, mientras éste la llevaba hasta la camilla. Maggie suspiró aliviada.
    Cuando los enfermeros salieron con premura, Sebastián iba a seguirlos, pero se detuvo en el umbral y giró la cabeza.
    – ¡Ven! -le ordenó a Catalina.
    – Odio esos sitios -la joven tuvo un escalofrío.
    – Olvida eso. Haz lo que te digo. Isabel está bajo nuestra responsabilidad. No ha de quedar sola sin recibir el consuelo de una mujer. En el futuro estos serán tus deberes, así que bien puedes empezar ahora.
    Catalina miró a Maggie con expresión desvalida.
    – De acuerdo -suspiró esta, reconociendo lo inevitable-. Iré yo -miró a Sebastián a los ojos-. Ya tendré tiempo de renunciar luego.
    – Desde luego -aceptó él con ironía-. Y mi prometida se volverá tenaz y responsable por arte de magia, ¿verdad?
    En la agitación del momento, Maggie no tuvo necesidad de contestar. En la calle, los enfermeros introdujeron la camilla en la ambulancia. Sebastián fue tras ellos, indicando un coche situado detrás.
    – Síguenos al Hospital Santa María -ordenó, refiriéndose al hospital privado más caro de Londres.
    – Isabel es de su familia -explicó Catalina una vez sentadas en la parte de atrás del coche con chófer-. Se siente responsable de ella.
    – Así ha de ser si la acompaña en la ambulancia -musitó Maggie-. La mayoría de los hombres antes preferiría morir. Pero tendrías que haber ido tú, cariño.
    – Odio la enfermedad -se quejó la joven. Vio que Maggie la observaba con exasperación y añadió con astucia-: Además, Isabel quiere la compañía de Sebastián. A su lado se siente a salvo.
    – Sí, lo he notado.
    Maggie se había quedado impresionada a pesar de sí misma por la amabilidad y paciencia que le había mostrado a la mujer mayor, y por el modo en que ella se había aferrado a él, como si fuera una roca. Sin importar lo arrogante que pudiera ser, era evidente que se tomaba en serio sus deberes de patriarca.
    En el Santa María, los médicos los esperaban. Cuando se prepararon para llevarse a Isabel, esta le gritó a Sebastián.
    – ¡No, no. Prometiste no dejarme.
    – Y no lo hará -intervino Maggie en el acto, tomando la mano extendida de la mujer-. Pero ha de quedarse aquí un momento para dar sus datos; yo la acompañaré. Somos amigas, ¿no?
    Isabel asintió con sonrisa débil, aunque sus ojos se posaron en Sebastián. De inmediato él le tomó la otra mano.
    – La señora Cortez me representará -afirmó-. Confía en ella como confiarías en mí, y será como si me tuvieras a tu lado.
    Isabel suspiró y permitió que la introdujeran en la sala de reconocimiento. Sus ojos jamás dejaron los de Maggie y fue obvio que se había tomado muy en serio la transferencia de confianza.
    Solo hizo falta un examen breve para confirmar que tenía un caso agudo de apendicitis que requería una intervención inmediata. La noticia le provocó un nuevo ataque de terror.
    – ¿Por qué tiene tanto miedo? -inquirió Maggie con suavidad.
    – Mi marido, Antonio, tuvo que ser sometido a una operación en un hospital. Y murió.
    – ¿Cuándo fue eso?
    – Hace cuarenta años.
    – Mucha gente moría entonces, cuando ahora no fallecería. Se recuperará y volverá a estar bien.
    Continuó hablándole de esa manera, contenta de ver que la mujer se iba relajando poco a poco. En ese momento, Sebastián se asomó por la puerta. Sonreía de un modo que lo transformaba.
    – Ya queda poco -le dijo a Isabel-. Y luego todo estará bien.
    – Y ¿no moriré? ¿Lo prometes?
    – No morirás. Palabra de un Santiago -se inclinó y le dio un beso en la frente. Isabel no dejó de mirarlo hasta desaparecer de vista.
    – He de recalcar el peligro de una operación en una mujer de su edad y peso -explicó el cirujano-. Pero no queda otra alternativa.
    – Asumo toda la responsabilidad -manifestó. El médico se marchó. Casi para sí mismo, Sebastián murmuró-: He hecho una promesa que no tenía derecho a realizar.
    – No podía haber hecho otra cosa -intervino Maggie-. Era la única posibilidad que tenía Isabel.
    – Cierto. Pero si muere… cuando ha confiado en mí…
    – También habría muerto si no hubiera confiado en usted -insistió ella-. Hizo lo correcto.
    – Gracias por decirlo. Necesito saber que alguien… -calló y la miró sorprendido, como si acabara de comprender lo que iba a decir y a quién. Su rostro volvió a adquirir una expresión reservada-. Quiero decir… que debo darle las gracias por lo que hizo por ella. Ha sido amable. Posee un don -al no explicarse, Maggie lo miró con el ceño fruncido-. Es un don que tienen algunas personas -añadió-. Calman el miedo e inspiran confianza.
    – Al parecer usted también lo tiene.
    – Es natural que confíe en el cabeza de familia. Pero en usted confió por usted misma -entonces dio la impresión de estar avergonzado y miró alrededor en busca de Catalina.
    La encontraron sentada en un rincón, jugando con un niño pequeño que esperaba con su madre.
    – Creo que será mejor que me vaya -dijo Maggie.
    – No -pidió Sebastián-. Isabel querrá verla cuando despierte. Debe quedarse aquí con nosotros.
    Maggie guardó silencio, confundida. A pesar de la tregua, aún sentía la instintiva necesidad de alejarse de él.
    – Le agradecería que se quedara -añadió él con voz grave.
    – Muy bien. Pero solo hasta que Isabel se encuentre a salvo.
    – No le pediré que soporte mi compañía más tiempo -asintió con gesto seco.

Capítulo 3

    A pesar de los temores del cirujano, Isabel salió bien de la operación y despertó a las pocas horas. Después de la espera, los tres salieron al amanecer, cansados y un poco desorientados. Sebastián llamó un taxi e instó a Maggie a subir con ellos.
    – Debería irme a casa -dijo con un bostezo.
    – Luego. Hemos de discutir algunas cosas.
    En la breve distancia que los separaba del hotel, se quedó adormilada. Pudo oír la voz lejana de Catalina hablar en un incesante monólogo, interrumpida únicamente por las intervenciones aburridas de Sebastián.
    En el hotel, ordenó que les subieran el desayuno. Mientras realizaba unas llamadas de teléfono, las dos mujeres fueron al dormitorio de Catalina, donde la joven se desnudó y anunció que iba a darse un baño. A Maggie le habría gustado hacer lo mismo, pero tuvo que conformarse con tomar prestada una de las rebecas de «abuela» de Isabel, que se pasó por los hombros desnudos.
    Al regresar al salón, el desayuno ya había llegado. Sebastián hizo una mueca al ver su atuendo.
    – A Isabel le sienta mejor -ironizó-. Ya ha dejado la fase de tener que ser atractiva para los hombres.
    – Y a mí los hombres me resultan indiferentes -replicó ella con contundencia.
    – Es una mentira y los dos lo sabemos -afirmó.
    – Es algo que jamás discutiremos.
    – Siéntese y coma. Hemos de decidir qué hacer.
    – ¿Hemos? -inquirió con sarcasmo.
    – Catalina y yo nos marchamos mañana a España. Necesito que nos acompañe y que se quede con nosotros hasta la boda.
    – ¡Bajo ningún concepto! -exclamó sin titubeo-. ¿Y dejar sola a Isabel aquí, donde no conoce a nadie? ¿Cómo puede ser tan desconsiderado?
    – Si me permite concluir -pidió él con cierta aspereza-, podría decirle que mientras se encontraba en la habitación, dispuse que su hermana viniera a Londres. Llegará esta tarde y se quedará hasta que Isabel pueda viajar.
    – Me alegro por las dos, pero ayer presenté mi dimisión, y nada cambiará eso.
    – Tonterías, todo ha cambiado -expuso con impaciencia-. Incluso usted debe ser capaz de verlo.
    – Ayer era una mujer de dudosa reputación que arrastraba a Catalina a tugurios de vicio. Ahora está dispuesto a olvidar eso porque puedo serle de utilidad -él tuvo la gracia de sonrojarse.
    – Puede que hablara con cierta precipitación. Catalina me ha dado una descripción pormenorizada de la velada, incluyendo el hecho de que ella la presionó para que se comprara ese vestido erótico.
    – No es erótico -se cerró la rebeca.
    – Si no lo fuera, no se habría puesto esa cosa encima.
    – Me sorprende que creyera en Catalina -se apresuró a cambiar enfoque-. ¿Acaso no mentía bajo mi influencia?
    – Cuenta mentiras desde que es pequeña -reconoció a regañadientes-. Usted no tiene nada que ver con eso. Además, siempre sé cuándo miente, y en esta ocasión no lo hacía. Y ahora, por favor, ciñámonos a la cuestión que nos ocupa.
    – Eso es fácil. Usted dice: «Venga a España»; yo respondo: «Ni lo sueñe». Fin de la conversación. Además, ¿para qué quiere que vaya?
    – Aparte de ser el prometido de Catalina, también soy su tutor. A partir de mañana va a vivir en mi casa. Debe tener una acompañante.
    – ¿En estos tiempos?
    – España no es Inglaterra. Nuestra creencia en el decoro quizá a usted le resulte anticuada, pero para nosotros es importante. Espero que cambie de parecer, por el bien de ella. Necesitará una acompañante femenina en las semanas anteriores a nuestro matrimonio.
    – ¡Decoro y un cuerno! -exclamó Maggie llena de suspicacia-. Lo que desea es que la mantenga ocupada para no tener que escuchar su incesante charla.
    Por un momento él casi se permitió sonreír.
    – Estoy convencido de que se sentirá más contenta en su presencia. Por favor, complázcame en esto.
    – Pero estamos en diciembre, y la boda no tendrá lugar hasta marzo.
    – Olvidé mencionar que he hecho que la adelantaran a la segunda semana de enero.
    – ¿Olvidó mencionar…? ¿Y también olvidó mencionárselo a Catalina?
    – Tengo intención de comunicárselo cuando venga a desayunar.
    – ¿Y si ella tuviera otros planes? -exigió, crispada por su arrogancia.
    – Se lo preguntaremos, ¿no?
    En ese momento apareció Catalina, vestida con unos pantalones y un jersey.
    – ¡Qué bien! -exclamó al ver la mesa con el desayuno-. ¡Estoy hambrienta!
    – Le explicaba a la señora Cortez que unos asuntos oficiales me obligan a adelantar la fecha de nuestra boda al mes próximo -comentó Sebastián.
    – No podré estar lista para entonces -gritó Catalina-. Ni siquiera he elegido el vestido.
    – Cuando regresemos a Granada, la señora Cortez te ayudará a escogerlo.
    – Oh, Maggie, ¿vas a ir a España? Eso sería maravilloso.
    – Un momento… yo no he dicho… además, no lo has entendido. Ha cambiado la fecha sin consultarlo contigo.
    – Lo hace todo sin consultarlo conmigo. Este beicon tiene una pinta deliciosa.
    Maggie comprendió que era inútil. La noche anterior Catalina había hablado con valentía bajo la influencia de la personalidad fuerte de ella. Pero en ese momento se hallaba bajo la influencia aún más poderosa de Sebastián. Escuchó mientras él le explicaba que la hermana de Isabel iba a llegar esa tarde y que los tres partirían para España al día siguiente.
    – ¿Así de fácil? -preguntó, molesta por la forma indiferente con que él lo arreglaba todo.
    – Desde luego -indicó Sebastián con cierta sorpresa-. ¿Por qué no habría de serlo?
    – Tardaría mucho en explicárselo.
    – Todo es fácil para Sebastián -comentó Catalina, comiendo con gusto-. La gente hace lo que él dice.
    – Otra gente -intervino Maggie-. Yo no.
    – ¡Oh, Maggie, por favor! -gimió Catalina-. No puedes abandonarme. Pensé que eras mi amiga.
    – Lo soy, pero… -¿cómo podía explicarle que había jurado que jamás volvería a España, en particular a Granada, donde su corazón se había roto y su espíritu había quedado casi destrozado? Aunque tal vez ya era hora de dar media vuelta y enfrentarse a sus fantasmas-. De acuerdo -aceptó en voz baja-. Una temporada breve.
    – ¡Bien! -exclamó la joven-. Me alegro tanto de que hayas cedido.
    – Te equivocas, querida -intervino Sebastián-. Ceder es de débiles. Una persona fuerte como la señora Cortez realiza concesiones por motivos propios.
    Y en esa ocasión no hubo dudas. Él sonrió.

    Era molesto que todos parecieran saltar para obedecer a Sebastián, pero era la realidad que Maggie debía reconocer. La hermana de Isabel llegó llena de efusividad ante la «generosidad» de su primo lejano. Éste la llevó a un pequeño y acogedor hotel que había a la vuelta del hospital y luego a ver a Isabel. Al observar saludarse a las hermanas, Maggie tuvo que admitir que él había hecho lo correcto.
    Se mostró menos encantada cuando le insistió en que ocupara el dormitorio de Isabel durante su última noche en Inglaterra.
    – Yo no puedo quedarme solo con Catalina en esa suite -explicó con firmeza-. El mundo daría por hecho que permití que mi… mmm… ardor me dominara, y ella quedaría en entredicho.
    La miró con una expresión en la que se mezclaban el humor y el cinismo y, de pronto, ella tuvo que apartar la vista.
    Al día siguiente nevaba con intensidad cuando llegaron al aeropuerto. Maggie supo que echaría de menos pasar la navidad en su país, aunque le agradaba ir a un clima más templado.
    Despegaron a su hora rumbo al sur de España. Los últimos treinta minutos del vuelo Maggie resistió mirar por la ventanilla, pero aisló los pensamientos que la atribulaban. Debajo de ella estaba la absoluta magnificencia del país que aún no se hallaba preparada para visitar, al que ocho años atrás había llegado como una novia entusiasmada.
    En algunos aspectos, había sido como Catalina, una joven a la que todavía no se había podido llamar mujer, ansiosa de vivir, convencida de que cada misterio se podía atribuir a su limitada experiencia. Y tan terrible y trágicamente equivocada.
    A los dieciocho años había perdido a sus padres en un accidente de coche, y al principio había quedado demasiado dolida como para comprender algo que no fuera su pérdida. Cuando al fin consiguió superar lo peor de su dolor, descubrió que quedaba en una buena situación económica. Dos pólizas de seguro y una casa no representaban una gran riqueza, pero sí independencia financiera.
    Quería a sus padres y aún vivía en el hogar familiar en un entorno feliz. De repente se vio lanzada al mundo, privada de la protección cariñosa que siempre había dado por hecho, y con suficiente dinero a su disposición para cometer errores estúpidos.
    Cometió varios, en su mayoría inofensivos. Hasta que conoció a Rodrigo Alva, de quien se enamoró. El error más estúpido de todos.
    Los presentaron unos amigos el último día antes de que él regresara a su hogar en Granada. Al final de la velada, había retrasado su partida de manera indefinida, para deleite de Maggie. Con treinta años, era mayor que cualquiera de los hombres con los que ella había salido, aunque mantenía la vivacidad de un joven. Estaba lleno de risa y disfrutaba de los placeres de la vida como si temiera que se los pudieran arrebatar. Su rostro era atractivo, y su cuerpo delgado y elegante se movía con la gracilidad de un felino.
    Le habló del negocio de importación y exportación que tenía en Granada, del magnífico acuerdo que acababa de establecer. Todo en él parecía confirmar la imagen de un hombre de éxito, hijo de una familia próspera que había labrado su propia fortuna mediante el trabajo duro y la habilidad. Siempre iba bien vestido y la llenaba de regalos caros.
    Le encantó descubrir que una cuarta parte de ella era española y que conocía el idioma. Los ojos embelesados de ella solo vieron a un hombre de mundo, que podría haber tenido a cualquier mujer, pero que declaraba que Maggie era su primer amor verdadero. Con dieciocho años, le creyó.
    Cuando ella anunció su compromiso, la poca familia que le quedaba le suplicó que esperara. «No sabes nada de él… es mucho mayor que tú…» Pero la confianza ciega de la juventud la impulsó a soslayar las advertencias. Amaba a Rodrigo. Él la amaba. ¿Qué otra cosa importaba?
    A diferencia de otros jóvenes de la edad de Maggie, él mantenía las manos quietas, insistiendo en que su prometida debía ser tratada con respeto. Pero quería que la boda se celebrara en Inglaterra. A ella le habría gustado que fuera en España, ya que la familia de Rodrigo estaba allí, pero él ganó.
    Luego se preguntó qué habría pasado si hubiera insistido y visto el hogar de él antes de comprometerse. Entonces habría podido descubrir que su «negocio» no era más que una fachada, que sus acreedores lo acosaban y que algunas de sus actividades estaban siendo investigadas por la ley.
    Se frotó los ojos y supo que se acercaba el momento de aterrizar. Catalina se observaba en un espejo pequeño. Del otro lado del pasillo, Sebastián estaba absorto con unos documentos.
    En ese momento se obligó a mirar por la ventanilla las cumbres blancas de Sierra Nevada, igual que la primera vez que las vio en su luna de miel. Entonces había sido absolutamente feliz. Pero en ese momento su corazón estaba gris y vacío. Sin embargo, las montañas no habían cambiado.
    ¿Había tenido alguna vez una novia una luna de miel más romántica, esquiando por el día y haciendo el amor por la noche? Rodrigo era un amante diestro y, en muchos sentidos, su vida física había sido buena. Quizá incluso entonces Maggie había percibido que algo iba mal, pero era demasiado joven e ignorante para descubrir que lo que ella realizaba con toda su alma él solo lo hacía con el cuerpo.
    Conoció a su familia, no los sólidos empresarios que él le había descrito, sino comerciantes que operaban al borde de la legalidad, prósperos un día y sin un céntimo en el bolsillo al siguiente. Si ganaban dinero, lo gastaban antes de cobrarlo. Su madre lucía unas joyas caras que siempre terminaban por desvanecerse… reclamadas por joyeros indignados, cansados de esperar que les pagaran.
    El único miembro de la familia con el que se encariñó fue un primo joven, José, de quince años, que la idolatró y que constantemente encontraba excusas para visitar su casa. Su enamoramiento era tan inocentemente juvenil que ni Rodrigo ni ella se ofendieron.
    Maggie había borrado de su memoria muchos detalles de aquella época, de modo que en ese momento ya no podía estar segura de cuándo había empezado a darse cuenta de que Rodrigo vivía principalmente de crédito. Tenía hábitos caros y pocos recursos para satisfacerlos. Su «negocio» era una broma mediante la cual podía reclamar beneficios fiscales. Además, ¿para qué iba a molestarse un hombre cuando acababa de casarse con una mujer con dinero?
    Se bebió la modesta prosperidad de Maggie como si fuera agua. Desaparecido el dinero en efectivo, vendieron la casa de Inglaterra y transfirieron lo obtenido a España. Maggie trató de insistir en que lo guardaran para algún apuro, pero él le compró un regalo caro y la llevó de vacaciones, cosas que pagó ella.
    Silenciaba sus protestas con pasión. Desde su punto de vista, mientras fuera un buen marido en la cama, no tenía de qué quejarse. Cuando ella expuso sus objeciones, Rodrigo comenzó a mostrar su otra faceta, la de bravucón. ¿Cómo se atrevía ella a criticar a su marido? Estaban en España, donde el hombre era amo y señor.
    Con espantosa claridad, Maggie empezó a ver que Rodrigo era encantador cuando las cosas marchaban bien, pero desagradable cuando la vida se tornaba dura. Y a lo largo de sus cuatro años de matrimonio, la vida se fue haciendo amargamente dura. En ese tiempo ella creció deprisa, pasando de ser una joven ingenua a transformarse en una mujer de visión clara, que sobrevivía a la desintegración de su mundo. Los sueños románticos fueron sustituidos por un realismo próximo al cinismo.
    Logró guardar un poco de dinero después de enfrentarse a Rodrigo, de un modo que antes le habría resultado imposible. Pero fue una pérdida de tiempo. Cuando las amenazas no funcionaron, él simplemente se dedicó a falsificar su firma, hasta que también desapareció ese dinero.
    Al averiguarlo, albergó la patética esperanza de que él al fin encontrara algún sentido de responsabilidad. Pero en vez de eso, regresó a su vida delictiva, de poca monta al principio, luego más seria, y siempre logrando escabullirse del castigo. El éxito se le subió a la cabeza y se tornó descuidado. Su confianza creció y se consideró intocable.
    Pero un día se presentó la policía. Un hombre había entrado en una mansión de Granada y había sido sorprendido por el dueño. El ladrón lo atacó y huyó, dejando al hombre en coma. En la casa habían encontrado las huelas de Rodrigo.
    Éste alegó que era inocente, jurando que en el momento del robo había estado con su mujer. Asqueada, Maggie se negó a confirmar la mentira. Fue arrestado, juzgado y declarado culpable.
    El día antes del juicio, ella tuvo un parto prematuro. Su hija de seis meses sobrevivió una semana. Durante ese tiempo Maggie jamás abandonó su lado. La noticia de que a Rodrigo lo habían condenado a diez años de prisión pareció llegarle desde lejos.
    Jamás olvidaría la última vez que lo vio en la cárcel. En el pasado había amado a ese hombre. Pero al mirarla, en los ojos de él solo anidaba el odio.
    – ¡Maldita seas! -rugió-. Tú me has traído aquí. ¿Qué clase de esposa eres?
    Agotada y derrumbada por la pérdida de su hija, encontró las fuerzas para decir:
    – No pude mentir. Tú no estabas conmigo aquella noche.
    – No estuve en aquella casa… no cuando decía la policía. Fui una vez con anterioridad, por eso encontraron mis huellas… robé unas baratijas, pero no le hice daño a nadie. Te juro que aquella noche no estuve. Nunca ataqué a ese hombre.
    – No te creo -repuso al mirarlo.
    – Pero debes creerme. Mi abogado… hay que presentar una apelación… tienes que ayudarlo…
    – Regreso a Inglaterra. No quiero volver a verte jamás.
    – Yo te maldigo -bramó.
    – Tú me maldices, Rodrigo, pero yo también te maldigo a ti, por la pérdida de nuestra hija. Maldigo el día que te conocí -le pareció que él estaba en un túnel que lo alejaba cada vez más de ella-. Mi bebé ha muerto -susurró-. Mi bebé ha muerto.
    La ira de él se evaporó y se puso a llorar.
    – Maggie, te lo suplico… ¡no te vayas! Quédate para ayudarme. ¡Maggie, no te vayas!
    Había abandonado la cárcel con los gritos de Rodrigo en los oídos. José, que entonces era un joven de diecinueve años, la esperaba fuera. La llevó al aeropuerto y con lágrimas en los ojos se despidió de ella.
    Fue José quien tres meses más tarde le había escrito para decirle que Rodrigo había muerto de neumonía. Había permanecido en la enfermería, negándose a luchar por su vida, esperando el final. Maggie, que había creído que su situación no podía empeorar, se había equivocado.
    A la desesperación se añadió la culpabilidad. Sus sueños eran invadidos por los gritos de él, que juraba su inocencia y le suplicaba que se quedara a ayudarlo.
    Había luchado de la única manera que sabía, negando el pasado. Recuperó su nombre de soltera y expulsó a Rodrigo de todos los rincones de su vida. Pero a veces, en la oscuridad del pequeño apartamento que podía pagar, todavía oía sus gritos de desesperación y miedo. Entonces enterraba la cabeza en la almohada y rezaba pidiendo una absolución que jamás recibía.

    En el aeropuerto de Málaga, un coche los esperaba para llevarlos hasta Granada. Catalina se mostraba entusiasmada.
    – Me alegro tanto de estar de vuelta. Te encantará, Maggie.
    – ¿Dónde vivió durante su estancia en España? -preguntó Sebastián desde el otro lado de Catalina.
    – En la ciudad de Granada -repuso Maggie.
    – ¿Así que conoces este lugar? -la joven sonó decepcionada-. No me lo habías dicho. Aunque es verdad que jamás has hablado de esa época -le dio una palmada en la mano-. Discúlpame.
    – En realidad, no iremos a la ciudad, ¿verdad? -quiso saber Maggie-. Tengo entendido que la casa de don Sebastián está a algunos kilómetros.
    – A los pies de Sierra Nevada -informó él-. Es el sitio más bonito de la Tierra.
    Por primera vez Maggie creyó detectar una emoción real en su voz.
    Él guardó silencio unos kilómetros, luego dijo:
    – Ahí.
    La «casa» de Sebastián se podía ver al pie de una de las pendientes más bajas. Realmente parecía un palacio árabe que irradiaba serenidad de cara a un valle.
    El coche había empezado a ascender por un camino que serpenteaba entre olmos y cipreses. Cuando al fin llegaron hasta unas puertas de hierro forjado que se abrieron por control remoto, continuaron la subida hasta detenerse ante la entrada, donde una mujer y un hombre de mediana edad los esperaban para recibirlos. Maggie supuso que serían el mayordomo y el ama de llaves. Detrás de ellos se alineaban varios criados, que habían salido a recibir a su nueva señora.
    Les abrieron las puertas del vehículo y Sebastián pasó un brazo tranquilizador por los hombros de Catalina para conducirla al interior. Pero miró atrás para cerciorarse de que Maggie los seguía, presentándola con una cortesía relajada que impidió cualquier signo de incomodidad.
    El ama de llaves guió a Catalina hasta su dormitorio, que exhibía una grandeza adecuada para la futura señora de ese palacio. Feliz, la joven dio vueltas por la estancia antes de tomar la mano de Maggie para llevarla por el pasillo hasta otra habitación, casi tan suntuosa como la primera.
    – Esta es la tuya -anunció.
    Quedó abrumada por la cerámica roja del suelo, las paredes de mosaicos y la cama con dosel. En esa habitación había historia además de belleza, una magia antigua que provocó su reacción fascinada. A lo largo de la pared exterior había dos arcos con pesadas cortinas que cubrían unos ventanales que daban a una terraza.
    Aturdida, Maggie permitió que Catalina la condujera fuera para mostrarle la magnífica vista del valle y, en la distancia, Granada, y señalarle la colina sobre la que se erguía el glorioso Palacio de la Alhambra. Había caído el crepúsculo, por lo que se veían los haces de luz que iluminaban los diversos edificios que componían el palacio.
    Justo debajo de la terraza, Maggie divisó uno de los patios de la casa, y algo la sobrecogió.
    – Es como una versión más pequeña de La Alhambra -murmuró. Había visitado en varias ocasiones el espléndido palacio morisco, y reconoció el énfasis en los mosaicos decorativos y en los arcos sustentados por columnas de tal delicadeza que daban la impresión de que la estructura pudiera flotar.
    – Se supone que así ha de ser -informó Catalina-. Dicen que el sultán Yusuf I lo construyó para su favorita, al estilo de su propio palacio. Las demás concubinas vivían en el harén, pero a ella la mantenía aquí, oculta del mundo. Fue asesinado por otro hombre que también la amaba. Cuando ella se enteró, salió a esta terraza, desde donde podía contemplar el valle, y permaneció aquí hasta que también ella murió de dolor. Se rumorea que su fantasma aún recorre estos aposentos.
    – Si se rumorea eso, son tonterías -dijo Sebastián desde el ventanal. Se había acercado tan silenciosamente que ninguna lo oyó-. ¿Para qué iba a obligarse un hombre a recorrer veinte kilómetros por una mujer, cuando podía llegar al harén en unos minutos?
    – Quizá quisiera tenerla aparte si la amaba tanto – repuso Maggie irritada ante su cara divertida-. A usted, desde luego, esa noción le debe de resultar increíble.
    – Del todo -convino con sequedad.
    – ¡Eres tan poco romántico! -reprendió Catalina-. A mí me encanta imaginar al sultán de pie ante una ventana de La Alhambra, mirando en la dirección en la que su favorita estaría de pie en esta terraza, llamando su nombre a través del valle. Maggie, ¿de qué te ríes? No es gracioso.
    – Lo siento. Pero has dicho que quería mantenerla oculta al mundo. No sería un gran secreto si él gritara su nombre desde veinte kilómetros.
    – ¡Qué poco romántica es! -dijo Sebastián con las palabras de Catalina, pero sonreía-. Y para aclarar un malentendido, el sultán Yusuf no fue asesinado por un amante celoso. Fue asesinado por un loco. Y ningún fantasma recorre estos aposentos… no se alarme.
    – En ningún momento me alarmé -aseveró Maggie-. No creo en fantasmas. No en los de esa clase, en todo caso.
    Las últimas palabras hicieron que él la mirara con el ceño fruncido, pero no dijo nada.
    – Carecéis de alma, los dos -manifestó Catalina enfadada.
    Sebastián dio un paso atrás y les indicó que regresaran.
    – Perdonen mi intrusión, señoras. Señora Cortez, bienvenida a mi hogar. Espero que apruebe su hospitalidad.
    – Es abrumadora -repuso ella, indicando el magnífico aposento-. Este alojamiento es excesivo para mí. Me perderé en tanto espacio.
    – Esté segura de que enviaría a un grupo de rescate a buscarla -le sonrió abiertamente, casi invitándola a compartir una broma.
    «No debería de hacerlo muy a menudo», pensó ella. Era peligroso.

Capítulo 4

    En el centro del hogar de Sebastián se hallaba el patio de los pájaros, un jardín cerrado, con un estanque y una fuente. Bajo los árboles se erguían unos pájaros de piedra, y otros de verdad aleteaban junto al estanque.
    Más allá de los árboles y setos había unos arcos de compleja decoración, cuyos pilares retorcidos parecían demasiado frágiles para la carga que soportaban. Sin embargo, la impresión global era de perfección. Todo era apacible simetría, jubilosa armonía.
    Cuando Maggie salió al exterior a respirar el aire dulce, vio que la luna se elevaba en un cielo de una claridad deslumbrante. Costaba recordar que Inglaterra se hallaba bajo la nieve. Tan lejos al sur, las noches de diciembre a menudo eran agradables, aunque al pie de las montañas eran más frescas que en la ciudad, y ella solo llevaba puestos un camisón y una bata finos. Pero hasta el frescor resultaba agradable, y quizá la armonía del jardín pudiera restaurar la armonía en su mente.
    La cena había sido agotadora. Unos parientes de Sebastián, que vivían cerca, se habían presentado para celebrar su regreso, y a ellos se habían unido algunos personajes distinguidos del gobierno local.
    El único que sobresalía en la mente de Maggie era Alfonso, un primo lejano de veintitantos años que desempeñaba la función de secretario de Sebastián. Era atractivo y a primera vista mostraba el porte altivo de un Santiago. Pero su sonrisa era encantadora, y cuando miraba a Catalina mostraba una especie de conmoción anonadada en sus ojos que hizo que Maggie sintiera pena por él. Habría sido un marido mucho más apropiado que Sebastián para la joven.
    Se inclinó para observar su propio reflejo iluminado por la luna, dispersándolo al mover los dedos, pero se agrupó otra vez cuando el agua se quedó quieta.
    – Eres como yo -musitó en la noche-. Rota un momento, apacible al siguiente. Pero la paz es una ilusión; se puede resquebrajar con tanta facilidad. ¿Por qué acepté venir aquí?
    – ¿Por qué, ciertamente? -murmuró una voz detrás de ella.
    En el mismo instante vio su silueta en el agua.
    – No sabía que estuviera aquí -repuso Maggie, volviéndose.
    – Lamentó haberla sobresaltado -se disculpó Sebastián.
    – Siempre se debería poder caminar por un jardín cerrado a solas -asintió ella-. De esa manera se encuentra la paz y el paraíso.
    – ¿Comprende el simbolismo? -inquirió complacido.
    – Sé por qué la arquitectura árabe se alza en torno a lugares como este -comentó-. Pero no estoy segura de aceptarlo. ¿Cómo se puede alcanzar la verdad o el cielo cuando el entorno deja tantas cosas fuera?
    – Pero olvida que también simboliza la totalidad del cosmos, el mundo y el infinito. Aquí, toda la belleza se puede contener en la palma de la mano.
    Introdujo la mano en el agua y la alzó, para que se escurriera y dejara solo un poco en la palma ahuecada, hasta que Sebastián abrió los dedos y permitió que cayera toda. A la luz de la luna brillaba como si fuera mágica, capturando la mirada de Maggie, casi hipnotizándola.
    – Puede aceptar el simbolismo como más le plazca.
    Le habría gustado quedarse a contemplar el agua para siempre, mientras sentía cómo la paz invadía sus huesos. Sería fatalmente fácil rendirse a la magia del lugar. También Maggie introdujo la mano para volver a alzarla, fascinada por las gotas. Sebastián tomó sus dedos y los apretó con suavidad.
    – Gracias por todo -musitó-. Por calmar los temores de Isabel y por ser amiga de Catalina, por ser sabia y fuerte.
    A través del agua fría pudo sentir la calidez de la mano de él, que sostenía la suya con un poder oculto pero ineludible. Intentó hablar, pero no pudo. Algo le dificultaba respirar.
    – Creo que su lugar está en un jardín cerrado -continuó Sebastián.
    – ¿Aislada del mundo? -trató de escapar del hechizo-. No.
    – No, no aislada. Traería el mundo al interior, con usted, y lo contendría en una mano, y el hombre que viniera a buscar la verdad y la sabiduría, las encontraría en usted. Entonces él sí que podría aislar el resto del mundo, ya que aquí poseería todo lo que necesitaba.
    – ¿Es de sabios darle tanta importancia al simbolismo? -preguntó en voz baja-. Si nos cegamos con los símbolos, ¿dónde queda la realidad?
    – Me pregunto de qué realidad habla.
    – ¿Hay más de una?
    – Hay un millón, y cada hombre elige la suya.
    – Es posible que cada hombre -ironizó-. Pero, ¿Cuán a menudo puede elegir una mujer? Casi siempre le imponen la realidad de un hombre.
    – ¿Se la impusieron a usted? ¿O la eligió libremente… para luego descubrir que había elegido cegada?
    – ¿Acaso las elecciones no se realizan a ciegas? Para descubrir demasiado tarde que nos equivocamos -experimentó un leve temblor.
    – Tendría que haberse vestido con más sensatez para salir aquí -indicó Sebastián. Se quitó la chaqueta y se la pasó por los hombros-. Si enfermara, mi prometida no me lo perdonaría. Ya está enfadada conmigo por «obligarla brutalmente» a venir a un lugar donde su corazón se romperá por los recuerdos de su gran amor perdido.
    – ¡Santo cielo! Le he pedido que no me viera a través de un filtro de trágico romance.
    – Pierde el tiempo. Le encanta verla de esa manera. Luego querrá vagar por las calles de Granada en busca de los lugares que conoció con él.
    De pronto Maggie fue consciente del peligro. Había estado presente en todo momento, pero lo había soslayado hasta que casi fue demasiado tarde. Se apartó de él.
    – Pierde su tiempo, Sebastián. No hablo de mi marido con Catalina y tampoco lo haré con usted.
    – No obstante, vino a Andalucía a encontrarlo… o a deshacerse de una vez por todas de él. Me pregunto qué será.
    – Puede seguir preguntándoselo. No es asunto suyo.
    – ¡Cuánto se enfada cuando se menciona!
    – ¡Tampoco mi enfado es asunto suyo!
    – Entonces permita que le de un consejo. Si desea mantener sus secretos, esconda su ira. Revela demasiado sobre usted.
    El último vestigio del hechizo se desvaneció. ¿Cómo se atrevía a pensar que podía divertirla con esas tonterías sobre los jardines y la verdad?
    – No sabe nada de mí -aseveró-, excepto que le puedo ser de utilidad. Eso es lo único que necesita saber y lo que jamás sabrá. Mis «secretos» no le atañen, mi vida privada no le atañe, y si alguna vez vuelve a mencionarlos, me marcharé -se puso a temblar. Para ocultárselo, fue a darse la vuelta, pero él la detuvo con una mano en el brazo.
    – Lo siento. No me percaté de que resultara tan doloroso.
    – Buenas noches, don Sebastián -respiró hondo.
    – No se vaya todavía.
    – He dicho buenas noches.
    Él quiso apretar los dedos, pero descubrió que no aferraba nada. Maggie se había escabullido, dejándolo con la chaqueta vacía en la mano.

    El tiempo que quedaba hasta la boda era breve, y la primera prioridad de Catalina era visitar a la señora Diego, una modista de Granada en cuyo local encontraría una selección de vestidos de novia entre los que poder elegir. A la mañana siguiente, el coche estaba listo para llevarlas. Durante el trayecto, Maggie notó con ironía que el estado de ánimo de la joven había vuelto a cambiar. La tristeza de la noche anterior había sido sustituida por la emoción de dedicar un día a compras caras.
    Se probó un vestido tras otro, hasta que al final las tres coincidieron con uno de encaje que potenciaba sus delicados atractivos. Era un poco grande, pero se lo podía retocar de inmediato. Catalina se entregó con entusiasmo a unas pastas dulces mientras esperaba la siguiente prueba.
    – ¿Te importa si me marcho un momento? -preguntó Maggie-. Regresaré en una hora.
    Con la boca llena, la joven le hizo un gesto para que se fuera. Maggie había quedado consternada al descubrir que la tienda se hallaba a solo unas calles del lugar donde había estado situado el negocio de Rodrigo.
    En el último momento estuvo a punto de cambiar de parecer, pero algo la impulsó a girar por la esquina y ahí lo vio, el local que en una ocasión había contemplado con tanto pavor. En ese momento era diferente, más cuidado, con un aspecto más próspero. Quienquiera que lo hubiera ocupado, había tenido éxito. El nombre grabado en la puerta ponía José Ruiz, lo que hizo vibrar un recuerdo.
    De pronto la puerta se abrió y salió un joven extremadamente atractivo. Cuando sus ojos se posaron en ella, por su cara se extendió una expresión de júbilo.
    – ¡Maggie! -exclamó, avanzando con las manos extendidas. Se detuvo ante ella-. ¿No me recuerdas?
    Entonces supo que era el joven primo de Rodrigo que había ido constantemente a su hogar.
    – ¡José! -saludó complacida-. Por un momento no te reconocí.
    – Entonces era un niño, ahora soy un hombre -anunció con orgullo.
    El paso de los quince a los veintitrés años había sido amable con él. Tenía los hombros más anchos, el porte más maduro, aunque aún había risa en sus ojos.
    – Me alegro tanto de volver a verte -dijo José-. Nunca olvidé lo amable que fuiste conmigo. Hay una cafetería una calle más abajo donde podemos tomar algo -fueron hacia allí y una vez sentados, él comentó-: Pensé que jamás volverías aquí.
    – Yo también. Me ha traído el azar.
    Le habló de su empleo y los ojos de José se abrieron mucho.
    – Claro que he oído hablar de don Santiago. ¿Quién no por aquí? Es un gran hombre.
    – Permite que lo dude. A mí se me ocurren otras palabras para describirlo. No creo que te gustara más que a mí.
    – ¿Gustarme? -José pareció un poco asombrado-. Maggie, es un hombre de autoridad, de respeto, de poder. Sus propiedades son vastas, posee cultivos de naranjas y limones, viñedos. Uno no se atreve a juzgar a semejante hombre. Solo reza para no provocar su desagrado.
    – No tengo paciencia con este tipo de charlas. Es un hombre como cualquier otro. De hecho, yo he provocado su desaprobación, pero me parece perfecto, porque él también tiene la mía.
    – ¿Se lo has dicho? -José la observó fascinado.
    – Desde luego.
    – ¡Qué valiente eres!
    – Háblame de ti. ¿Qué haces en ese sitio?
    – Asumí el contrato de Rodrigo y comencé mi propio negocio. Exporto fruta de esta región e importo pequeños artículos de lujo de todo el mundo.
    – Si no recuerdo mal, eso hacía Rodrigo, cuando se molestaba en hacer algo.
    – No hablemos de él -se mostró inquieto-. Por suerte, mi apellido es Ruiz, no Alva, de modo que cambié el nombre del negocio y no lo dirijo como hacía él.
    – Eres inteligente. Yo tampoco llevo ya su apellido -miró el reloj-. He de regresar. Catalina se estará preguntando por qué me retraso.
    – ¿Es la prometida de don Sebastián?
    – Sí. La dejé probándose vestidos de novia.
    La luz del comercio iluminó los ojos de José.
    – Deja que te acompañe, Maggie.
    – Esos artículos de lujo que importas -sonrió-, ¿resultan apropiados para una boda?
    – Muchos, sí. Pero pensaba más en que me presentaras a don Sebastián. Tiene influencia en el gobierno andaluz. Si pudieras presentármelo -suplicó José-. Hay contratos que podría conseguir… él conocerá a gente… por favor, Maggie -le tomó la mano y le imploró-. En nombre de nuestra vieja amistad.
    – De acuerdo -aceptó, incapaz de no sonreír-. Haré lo que pueda por ti. Pero recuerda, para esta gente soy la señora Cortez. Ocurrió por error, pero necesitaría muchas explicaciones para arreglarlo.
    – No mencionaré a Rodrigo -prometió-. No sé cómo darte las gracias.
    La acompañó a la tienda y llegaron en el momento en que Catalina daba vueltas en un torbellino de encaje blanco.
    – ¿No es perfecto, Maggie? -gritó Catalina-. ¿No estoy hermosa?
    – Preciosa -concedió-. Catalina, te presentó a José, un viejo amigo -la joven realizó una reverencia teatral. José respondió con una correcta inclinación de cabeza-. José irá a verme esta noche después de cenar -añadió.
    – Oh, no, debes ir mucho antes -indicó Catalina con un mohín-. Va a ser una cena tan aburrida, llena de tías viejas. Debes cenar con nosotros, y así no será tan aburrida.
    José aceptó agradecido y se separaron con la promesa de que se verían más tarde. Maggie tuvo dudas de haber hecho lo correcto, pero la velada fue mucho mejor de lo que se había atrevido a esperar.
    Como había dicho Catalina, la mesa enorme estaba llena de familiares mayores. El comportamiento de José fue perfecto. Se mostró cortés con sus mayores, encantador con las damas y escuchó con deferencia el consejo de los hombres. Maggie lo presentó a Sebastián, quien asintió con gesto educado antes de dar media vuelta. José no mostró impaciencia y al final se vio recompensado con quince minutos en su estudio. Antes de marcharse, apretó las manos de Maggie.
    – Muchas gracias -dijo con un fervor que le indicó que la entrevista debía de haber salido bien.

    Esa noche volvió a dar un paseo por el jardín, eligiendo un camino diferente que el de la última vez. Vagó entre las flores por los senderos plateados por la luna, que serpenteaban y terminaban en sombras. Los pájaros trinaban con suavidad en la noche y allí donde sus ojos se posaban había belleza.
    – ¿Mi hogar la complace ahora que lo conoce mejor? -surgió una voz en la oscuridad. Salió de entre unos árboles, una silueta perfilada por la luna. Lucía la ropa con la que había cenado, pero llevaba la camisa abierta hasta la cintura. El pecho estaba cubierto de vello, elevándose y bajando como si hubiera corrido.
    – Creo que vive en el lugar más hermoso de la Tierra -convino.
    Sebastián llevaba dos copas de vino, una de las cuales le entregó, como si hubiera sabido que Maggie estaría allí.
    – ¿Qué impresión le causa Catalina? -preguntó-. ¿Le parece feliz?
    – Ahora sí, porque está rodeada de cosas bonitas y el gran día va a ser el centro de atención. Pero, ¿y después?
    – Después, la mimaré como la niña que es, y no le faltará nada. Desde luego, puede que la vida le resulte carente de intereses intelectuales…
    – Ya hemos acordado que no es una intelectual – ironizó ella.
    – Siempre estará contenta mientras no le falte una generosa asignación y amigas con las que poder hablar de sus cosas -indicó con tono indulgente.
    A Maggie le irritó no poder cuestionar su afirmación, pero había descubierto que la evaluación de Sebastián sobre su prometida era certera. Eso no hacía que estuviera de acuerdo con el matrimonio.
    – ¿Y qué me dice de usted? -preguntó-. ¿Cómo se arreglará con una mujer que no es capaz de compartir sus pensamientos?
    – Comparto mis pensamientos con los hombres, no con las mujeres -se encogió de hombros.
    – ¡Santo cielo! -puso los ojos en blanco.
    – Exige demasiado de un matrimonio. Ninguna relación puede satisfacer todas las necesidades. Catalina y yo formaremos un hogar juntos. La mantendré protegida, le daré hijos y satisfaré su necesidad de pasión.
    – ¿Está tan seguro de que puede satisfacer eso? – espetó.
    – Hasta ahora no he tenido quejas.
    – Deténgase ahí mismo. No me apetece oír cosas sobre sus conquistas fáciles.
    – ¿Por qué asume que fueron fáciles?
    – Porque ahora lo conozco. Sé cómo hablan de usted… Don Sebastián, el hombre de autoridad, de respeto, de poder. El hombre cuya atención quiere captar todo el mundo…
    – Como su amigo esta noche -murmuró.
    – Sí. Por el amor del cielo, casi dio saltos de alborozo al enterarse de que lo conocía.
    – Vaya, Margarita -musitó-. No sabía que llenara una parte tan importante de su conversación… o de sus pensamientos.
    – No trate de tenderme trampas…
    – Se las tiende usted misma. ¿Por qué le caigo tan mal?
    – Porque… -de pronto le costó responder-… porque siento pena por Catalina. Desde su punto de vista sé que pretende ser un buen marido, pero su punto de vista es estrecho. Veo cómo la conduce hasta este matrimonio sin dejarle la oportunidad de encontrar algo mejor.
    – ¿Algo mejor que un hogar en el que será mimada y consentida, en el que recibirá seguridad para criar a sus hijos? Sí, seré un buen marido desde mi punto de vista. Y este incluye algo de lo que usted jamás habla, quizá porque considera que no importa.
    – Oh, sé lo que es la pasión -manifestó con una amargura que no pudo contener-. Sé lo peligrosa que resulta y lo sobrevalorada que está. Piensa que si la ciega de esa manera, nada más importará.
    – Creo que un hombre que satisface a su mujer en la cama es un buen marido y que ha protegido la santidad de su hogar.
    De pronto el tiempo dio marcha atrás y ella se vio una vez más ante Rodrigo, convencido de que su destreza técnica como amante tenía que silenciar todo argumento. Aterrada, lanzó las palabras más crueles que pudo encontrar.
    – ¿Y cómo sabrá si está realmente satisfecha, Sebastián? ¿Cómo podrá estar seguro de que lo que ve no es fingido, de que su mujer no cumple el papel de prisionera aplacando a su carcelero? Ese es el problema cuando un hombre ostenta mucho poder. Jamás puede tener una convicción plena, ¿verdad? -la respiración brusca de él le indicó que había dado en el blanco.
    – Tenga cuidado -dijo con aspereza.
    – Es cierto. ¡Reconózcalo!
    No sabía qué demonio la impulsaba a provocarlo hasta límites poco seguros. Solo sabía que haría cualquier cosa para resquebrajar su control y borrar la expresión de complacencia de su cara. Y que tenía éxito.
    – Deténgase -ordenó él.
    – ¿Por qué? ¿A qué creía que me refería al hablar de sus «conquistas fáciles»? Fueron muy fáciles, ¿no, Sebastián? Estoy convencida de que las mujeres se arrojan a su cama, pero, ¿es usted quien las complace o su dinero y poder? Nunca estará seguro, ¿verdad?
    – Será mejor que lo juzgue usted misma -espetó.
    Leyó sus intenciones en sus ojos y retrocedió, pero demasiado tarde. Sintió su mano en la cabeza y su boca en los labios antes de tener tiempo para pensar. Con el otro brazo la pegó a su cuerpo. Lo había provocado demasiado. En ese momento tenía algo que declarar y a los pocos segundos supo que lo iba a hacer con fuerza devastadora. No daría ni pediría cuartel.
    «Pero eso también va por mí», pensó con furia. Qué placer sería yacer inmóvil en sus brazos y hacerle ver el poco impacto que establecía en una mujer que no quería nada de él. Sería satisfactorio enseñarle una lección.
    Dejó caer las manos a los costados y no se resistió mientras sentía sus labios, hábiles, con un objetivo. No prestó atención a los movimientos que intentaban conseguir que reaccionara. Sin embargo, le costó más resistir su fragancia caliente y la sensación que le producía el contacto con su cuerpo. Era consciente de sus muslos, de sus caderas estrechas y del hecho de que había alcanzado una erección veloz.
    Para su consternación, ese conocimiento envió destellos de excitación por el cuerpo de Maggie. No era eso lo que había querido que pasara, y no pensaba ceder. Debía recordar lo mucho que le desagradaba Sebastián, porque así no querría pegarse más a él.
    Él levantó la cabeza y la miró con una sonrisa.
    – No va a ser tan fácil -afirmó-. Para ninguno de los dos.
    – ¡Vete al infierno!
    – Por supuesto. Es ahí adonde me estás empujando. Vayamos juntos.
    – ¡No!
    – Es demasiado tarde para decir que no. Demasiado tarde para los dos. Deberías haber pensado en ello antes de provocarme. Ahora hemos de llegar hasta el final.
    Le cubrió la boca con un movimiento rápido y hambriento, y Maggie cerró las manos. Costaba mantenerlas a los costados cuando querían tocarlo, excitarlo. Resistió el impulso, pero percibió que él sentía su lucha. Como si le leyera la mente, Sebastián le susurró sobre la boca:
    – ¿Por qué te opones a mí?
    – Porque alguien ha de hacerlo -soltó con vehemencia. Asombrado, él se echó para atrás y estudió su rostro-. Tu poder es mayor del que debería tener un solo hombre -explicó-. Pero mientras yo esté viva, jamás será completo. Jamás te concederé poder sobre mí. Ni por un instante.
    – Creo que realmente lucharías contra mí hasta el último aliento -murmuró con voz ronca.
    – ¡Ni lo dudes! Porque he visto quién eres.
    – ¿Y qué crees ver?
    – Que esto es una representación. En realidad no me deseas, no más que yo a ti. Lo que pasa es que no soportas que alguien no salte cuando chasqueas los dedos. Si dejo que me superes, me apuntarás como otra conquista y me olvidarás en un minuto.
    – ¿Estás segura?
    – Completamente.
    – ¿Lo averiguamos?
    – Jamás sucederá -respondió con lentitud. Se soltó y se alejó de él. Le costaba respirar, pero estaba al mando de sí misma-. Me marcharé de esta casa.
    – ¡Lo prohíbo!
    – ¿Y crees que solo te basta con dar tus órdenes? Conmigo no lo intentes, Sebastián. Me iré a primera hora de la mañana. Y considérate afortunado si no le cuento a Catalina con la clase de hombre que va a casarse.
    – ¿Y tú lo sabes?
    – Sé que sin importar lo que puedas ofrecerle a tu esposa, no será fidelidad.
    – Me cuesta pensar en la fidelidad cuando estás cerca. Quizá deberías de culparte a ti misma por eso. ¿Por qué me incitas si no tienes nada para dar?
    – ¡No trates de que la culpa recaiga en mí! Yo no te incito.
    – Lo haces por el simple hecho de vivir y respirar. Me incitas cuando entras en una habitación, cuando te veo…
    – Entonces, cuanto antes dejes de verme, mejor.
    Se alejó a toda velocidad. El corazón le martilleaba y el cuerpo le temblaba por la fuerza de las sensaciones que él había despertado. Todo lo que había dicho Sebastián era verdad. Era una mujer que había aprendido los secretos del deseo y no podía olvidarlos. Los había contenido, pero seguían allí, a la espera del hombre equivocado que los devolviera a la vida.
    Corrió a su dormitorio, anhelando estar sola, pero de pronto apareció Catalina, que sonrió al verla. Maggie pensó que esa era su oportunidad. Desde un principio había deseado parar esa boda, y si le contaba a la joven la verdad sobre su futuro marido, no harían falta más argumentos. Aunque existía la posibilidad de que la revelación provocara dolor sin conseguir nada.
    – Pensaba que dormías -comentó.
    – No puedo. No dejo de pensar en el precioso vestido. Seré la novia más hermosa.
    – ¿Y después? ¿Será él un buen marido?
    – Cuidará de mí -se encogió de hombros-, y yo tendré mucha ropa nueva.
    Se acercaba tanto a lo que había dicho Sebastián, que Maggie experimentó un sobresalto. Algo en la prosaica actitud de Catalina hacia el matrimonio consiguió que las terribles palabras murieran antes de poder ser expresadas. Catalina le rodeó el cuello con los brazos y le dio un beso suave en la mejilla.
    – Me siento tan feliz de que estés aquí -dijo-. Nadie jamás ha sido tan bueno como tú conmigo.
    Se marchó por el pasillo. Al llegar a la puerta de su habitación, se detuvo, le sopló un beso a Maggie y entró.
    – ¡Santo cielo! -musitó Maggie en el silencio.
    – Gracias.
    – ¿Cuánto tiempo llevas ahí? -preguntó al girar en redondo y ver que él terminaba de subir las escaleras.
    – El tiempo suficiente para saber que podrías haberme traicionado y no lo hiciste.
    – Por el bien de ella, no el tuyo.
    – Lo sé -a la tenue luz del pasillo su rostro se veía tenso-. Esta noche me he conducido mal. Te alojas bajo mi techo… olvidé mi honor, el honor de mi casa. Si aceptas quedarte, te doy mi palabra de que jamás se repetirá algo así -titubeó y añadió-. Estarás a salvo, te doy mi palabra.
    – Muy bien, me quedaré. Pero escúchame bien, Sebastián. Esta noche no podía delatarte, pero pienso emplear cada oportunidad que se me presente para socavar tu imagen a ojos de ella. ¿Me has entendido? Si logro convencerla de que no se case…, lo haré.
    – Al menos así podré ver las líneas de la batalla -inclinó la cabeza-. No me quejo.
    – Puede que lo hagas si te abandona.
    – No lo hará, porque eres demasiado honorable para emplear tu arma más poderosa. Te doy las gracias, por eso y por haber declarado una guerra abierta.

Capítulo 5

    – ¡Oh, Maggie, se está muy bien aquí arriba. ¡Me alegro tanto de haber venido!
    Riendo, Catalina se dejó caer en una silla de la terraza de la cafetería y contempló la nieve. Una sesión enérgica en la pista de esquí la había dejado con los ojos brillantes y las mejillas sonrosadas.
    Llevaban tres días en Sierra Nevada. Rodeadas por la nieve, podían disfrutar sin preocupaciones y resultaba casi posible olvidar a Sebastián y las turbulentas emociones que evocaba.
    Un camarero les llevó café y unos pasteles de crema.
    – Como no tengas cuidado -comentó Maggie al observarla comer-, no vas a caber en el vestido de novia.
    – Como de todo y jamás engordo -rió Catalina-. Soy la envidia de otras mujeres -se reclinó con los ojos cerrados y dejó que el sol jugara en su cara. Estaba más bonita que nunca-. ¿Cómo has conseguido que Sebastián me deje salir de la jaula?
    – No hubo ningún problema. Aceptó mi sugerencia de inmediato.
    Eso era verdad, aunque con un subtexto silencioso. Había ido a verlo a la mañana siguiente al encuentro encendido en el jardín para exponerle sin rodeos que quería llevarse a Catalina unos días.
    – ¿Es realmente necesario? -había preguntado él con suavidad-. Hay mucho que hacer… y te di mi palabra de…
    – Quiero salir de esta casa al menos una semana -había interrumpido Maggie. Al verlo titubear, explicó-: Es una cuestión de honor.
    Supo que esas palabras habían revelado algo que habría sido mejor que permaneciera en secreto. Sebastián adivinaría que no era tan inmune a él como había afirmado. Pero al oír la palabra «honor» había aceptado de inmediato.
    Mientras se preparaba para irse, había recibido una llamada. Era José, para darle las gracias por su ayuda el día anterior e invitarla a reunirse con él para tomar café.
    – Me encantaría, pero tendrá que esperar hasta que volvamos.
    – ¿Te marchas?
    – Catalina y yo nos vamos a esquiar unos días. Te llamaré cuando regresemos -prometió.
    Una hora más tarde, el coche partió cargado con cinco maletas de Catalina y dos de Maggie.
    Habían tardado menos de una hora en llegar a lo que parecía otro mundo. La temperatura templada se había visto sustituida por el frío de la nieve, que llegaba hasta donde alcanzaban los ojos. En ese lugar alegre, en el que acababa de empezar la temporada turística, Maggie podía perderse en una actividad libre y tratar de olvidar que había estado a punto de hacer algo que luego se habría reprochado.
    Al terminar de comer, las dos se dirigían de vuelta a los remontes cuando oyó una voz.
    – ¡Eh, Maggie!
    Al volverse, vio a dos jóvenes con ropa de esquí que avanzaban hacia ellas. Contra la cegadora nieve, no reconoció a ninguno hasta que Catalina gritó entusiasmada.
    – ¡José!
    – Es verdad, es él -convino ella-. Me pregunto quién lo acompañará.
    Se trataba de un joven con el mentón pronunciado y ojos prominentes. Era extremadamente alto, con piernas largas y andar peculiar, carente de toda gracia social.
    – Permitid que os presente a mi amigo Horacio – dijo al acercarse-. Hemos venido a pasar unas breves vacaciones en la nieve.
    Al mirar a Maggie, sus ojos mostraron demasiada inocencia para que eso fuera verdad, y de pronto a ella se le ocurrió algo increíble. En el pasado, José se había imaginado enamorado de ella. ¿Sería posible que…?
    – Aceptad que os invitemos a tomar un café – ofreció José.
    – Acabamos de terminar de comer -indicó Maggie-. Estábamos a punto de regresar a las pistas.
    – Y nosotros. ¡Qué coincidencia!
    – Sí, ¿verdad? -convino ella con sonrisa contenida.
    Los cuatro esquiaron juntos el resto del día, y luego pareció natural que compartieran la cena. Por ese entonces Horacio había quedado cautivado por Catalina y apenas era capaz de ocultarlo. La amabilidad natural de la joven le impedía rechazarlo con contundencia. Por suerte, resultó ser un buen bailarín, con lo que pudo satisfacerlo con unos bailes en la pista. Eso dejó solos a la mesa a Maggie y a José.
    – ¿Dónde diablos lo has encontrado? -rió ella.
    – Trabaja para mí. Es un buen chico, pero no tiene mucha vida social, de modo que cuando le ofrecí que viniéramos aquí, aceptó de inmediato -le sonrió con picardía-. No podía venir solo. Y ahora que estoy aquí… -extendió las manos con gesto de invitación.
    Ella rió y dejó que la condujera a la pista, descubriendo que su estado de ánimo era propicio a un coqueteo inofensivo. Bailaron un par de canciones, luego todo el mundo cambió de pareja y se encontró en los brazos de Horacio. Los siguientes minutos fueron una gran prueba para su carácter, ya que él no paró de mirar a Catalina por encima de su hombro. Maggie se alegró cuando llegó el momento de despedirse.
    En la intimidad de la suite, las dos soltaron una carcajada.
    – Si se hubiera conformado con bailar, todo habría ido bien -jadeó Catalina-. Pero no dejó de hablar de contabilidad y leyes de importación -la dominó otro ataque de risa y Maggie se unió a ella. Hizo que el día concluyera de manera placentera.
    Los cuatro dedicaron la mañana siguiente a vagar por el pueblo en una expedición de compras. En todas las esquinas había árboles navideños con campanillas plateadas. Maggie y José se habían adelantado a los otros dos cuando llegó el momento de regresar al hotel. Entraron juntos en la recepción.
    – Buenos días, señora Cortez -saludó Sebastián con afabilidad.
    – No tenía ni idea de que pensabas subir hasta aquí.
    – Los informes meteorológicos parecían alentadores, y como Alfonso y yo somos esquiadores expertos, no logramos resistirnos.
    Alfonso, un poco más atrás, inclinó la cabeza con cortesía. Maggie hizo adelantar a José y todos intercambiaron saludos.
    – Me pregunto si ese fue el único motivo -desafió Maggie-. Si fuera una mujer suspicaz, podría pensar que me controlabas.
    – Y si yo también lo fuera, podría preguntarme dónde estaba mi pupila. No veo rastro alguno de Catalina.
    – Llegará en un momento. Todos hemos salido a hacer algunas compras.
    – ¿Todos?
    – También nos acompaña el amigo de José. Llegará con Catalina enseguida.
    – ¿Y les has permitido que se quedaran solos? -frunció el ceño.
    – Todo lo solos que alguien puede estar en un sitio como este.
    Un destello de diversión en la voz de ella hizo que contuviera el comentario que iba a hacer, y al siguiente instante apareció Catalina, acompañada por lo que parecía ser una montaña de paquetes sobre dos postes flacos. Los saludó con la mano y tomó el brazo de la montaña, guiándolo con firmeza en su dirección. Al bajar las dos primeras bolsas reveló la cara de Horacio, acalorada y amigable.
    – Me disculpo por haberte juzgado mal -murmuró Sebastián terminadas las presentaciones.
    – José vino a verme -le comentó ella-. Lo conocí hace años y entonces estaba infantilmente enamorado de mí.
    – ¿Y ahora intenta recuperar el tiempo perdido?
    – Eso parece.
    – Es demasiado joven para ti.
    – ¡Gracias! -exclamó entre risueña e indignada-. Solo es cosa de tres años.
    – Años -desdeñó-. ¿Pensabas que hablaba de años?
    – No sé de qué hablas -mintió.
    Se dijo que estaba irritada con Sebastián por presentarse allí. Habían acordado que se trataba de una cuestión de honor. ¿Dónde lo había dejado? Sin embargo, ¿dónde estaba su propio honor después de que el corazón se le animara nada más verlo? ¿Era honorable notar lo atractivo que era, lo alto que era y cómo todo el mundo lo miraba, en particular las mujeres?
    Con galantería, Sebastián informó a las mujeres de que se reunirían con ellas en una hora para comer. José y Horacio estaban invitados. Horacio se preparó para subir el botín de Catalina a su habitación, pero ante un gesto de Sebastián, Alfonso se encargó de los paquetes.
    Comieron en la terraza del restaurante del hotel. Cuanto acabaron, terminaron por separarse: Maggie y Sebastián ansiosos por probar la pista más pronunciada, mientras los otros cuatro se decidieron por una un poco más segura.
    – No hay nada como esta pista para eliminar las tensiones -dijo ella con alegría.
    Esquiar con Sebastián fue incluso más jubiloso que hacerlo con José. Sebastián se plantó delante, en lo que bien podría haber sido un desafío silencioso. Maggie lo puso a prueba al incrementar la velocidad, pero él no tuvo problemas en mantenerse en la vanguardia.
    Era hermoso de observar, fluido y grácil, sin perder en ningún momento el ritmo o el control. Ella requirió de toda su destreza para estar a su altura, pero lo consiguió. Al llegar al pie de la pista, guardaron un momento de silencio, apoyados en los bastones, con respiración entrecortada y amplias sonrisas.
    – ¿Repetimos? -preguntó él.
    Ella asintió.
    Volvieron a subir; durante el ascenso, Sebastián giró la cabeza y le regaló una sonrisa sincera. Casi parecía un hombre diferente; como a Maggie le sucedía lo mismo, supuso que se debía al descenso vertiginoso.
    También él había experimentado que dejaba atrás todas las preocupaciones mientras bajaba por la montaña, y por primera vez ella se preguntó cómo sería el peso de esas responsabilidades. Era un autócrata, y a veces demasiado severo, pero ya había comprobado cómo había cuidado de Isabel, no solo con llamadas telefónicas y órdenes, sino tomándole la mano para mitigar sus temores con amabilidad.
    – De niño -comentó él al siguiente instante, como si sus mentes estuvieran conectadas-, prácticamente viví en estas montañas. Lo único que me interesaba era esquiar. Vivía y respiraba el deporte y soñaba con competir en la Olimpiadas.
    – ¿Y qué pasó? -preguntó Maggie.
    – Cuando tenía dieciocho años mi padre murió, y tuve que ocuparme de todo.
    – ¡Qué triste!
    – ¡Tonterías! -gruñó él-. Siempre supe cómo sería mi vida. Mi padre me preparó para ella.
    – Pero no creo que esperaras que muriera tan pronto, ¿verdad? Primero deberías de haber disfrutado de unos años para tus propios sueños.
    – Sí -convino pasado un momento-. Debería haberlo tenido. Ya hemos llegado a la cima.
    El momento había volado. Volvía a ser Sebastián, con el ceño fruncido para ocultar el bochorno que le producía haberle abierto una ventana a su corazón.
    Esquiaron en esa pista cinco veces. Mientras regresaban al hotel caminando por la nieve, Maggie comentó:
    – Aquí hay una pista tan empinada que recibe el nombre de «Muro de la muerte». Hasta ahora nunca me he atrevido a bajarla, pero pienso probarla una vez antes de irme.
    – ¡No! -exclamó él en el acto-. Yo la he bajado y no es adecuada para una mujer.
    – Menos mal que sé que estarás en tu luna de miel -expuso con sequedad-, lejos de mí e incapaz de darme órdenes.
    – De todos modos, poca atención prestas a mis órdenes.
    – Cierto. Y ten por seguro que esta ni la tomaré en cuenta.
    Él se detuvo ante la entrada del hotel.
    – No es una orden, Margarita. Es una súplica. He bajado por esa pista y te aseguro que no es por capricho que recibe el nombre de «Muro de la muerte». Eres una buena esquiadora, y quizá si te acompañara alguien, un amigo que te cuide… pero no lo tendrás. Me preocuparía pensar que realizas sola el descenso. Prométeme que no lo harás.
    En su voz sonaba una nota poco familiar, casi el calor y la amabilidad de un verdadero amigo.
    – De acuerdo, lo prometo -aceptó Maggie de forma impulsiva.
    – Gracias -le tomó la mano-. Significa mucho para mí.
    Pero entonces ella se recobró y recordó que en unas pocas semanas él estaría casado con otra mujer y fuera de su vida para siempre. Retiró la mano.
    – Ese día contrataré a un profesional que me cuidará como si fuera una madre. ¿Entramos? Tengo hambre.
    Encontraron a los demás ya sentados en la terraza de la cafetería. Los tres jóvenes se pusieron de pie al verlos llegar y Alfonso fue a llamar a un camarero. Sebastián ocupó la silla al lado de Catalina y le indicó a José que se sentara junto a su otro lado.
    – Tenía intención de hablar contigo -le dijo a José-. Conozco a alguien que está interesado exactamente en los artículos que importas y me gustaría que arreglaras una entrevista -le puso un papel en la mano-. Ahí está su número. Llámalo ahora.
    José desapareció y regresó con la noticia de que tenía una cita para la tarde siguiente.
    – Entonces deberías marcharte de inmediato para pasar la tarde con tus archivos -aconsejó Sebastián con una sonrisa gélida-. Ese hombre esperará que estés muy bien preparado. Despidámonos ahora para no demorarte más.
    Expuesto de manera tan directa, resultaba imposible malinterpretar su mensaje. José se obligó a sonreír, asintió y se fue, llevándose consigo al renuente Horacio.
    Catalina estaba indignada.
    – ¿Cómo puedes tratar así a la gente?
    – Gracias a la práctica -afirmó Maggie.
    – No es necesario… surge de forma natural -explicó él-. Ese joven se interponía. Es hora de olvidarnos de él. Tengo entendido que por las noches este hotel tiene un salón de baile, ¿es cierto?
    – No tengo nada que ponerme -se quejó Catalina.
    – Pues ve a comprarte algo y que lo carguen en mi cuenta -dijo.
    Catalina se marchó volando. Maggie se levantó para seguirla, pero Sebastián la detuvo y le hizo un gesto a Alfonso, quien la siguió.
    – Algún día espero poder ver cómo Catalina te tira la tarjeta de crédito a la cara -espetó con ojos centelleantes.
    – ¿Crees que lo conseguirás?
    – No -mordió-. Voy a retirarme pronto.
    – Puedes dormir una siesta, pero esta noche estás de guardia. Alguien ha de hacerle compañía a Alfonso.
    Maggie regresó a su habitación furiosa. Después de la maravillosa tarde que había pasado, se había sentido caritativa con Sebastián, pero todo eso se había desvanecido ante la indiferente exhibición de poder. Su estado de ánimo no mejoró al darse cuenta de que solo tenía el vestido negro de cóctel. Si se lo ponía esa noche, temía que Sebastián pudiera pensar que le enviaba un mensaje.
    Bajó a la boutique del hotel, no encontró nada que le gustara y volvió hecha un basilisco a la habitación. Al final, se presentó a cenar con el vestido negro, preparada para saltar a la primera. Pero él no dio señal alguna de notarlo, ni siquiera de percatarse de forma especial de su presencia.
    Eso tendría que haber hecho que se sintiera mejor, pero no fue así.
    Los cuatro se habían reunido en el restaurante con pista de baile del hotel, situado en la segunda planta, con ventanales que daban a la calle principal del pueblo. Por el día desde allí se disfrutaba de una vista gloriosa de las montañas, pero en ese momento las cumbres se hallaban envueltas en la oscuridad.
    Los hombres también se habían vestido para la ocasión, con esmoquin y camisas. La piel cetrina de Sebastián sobresalía contra el blanco brillante de su camisa, y sus ojos oscuros daban la impresión de absorber la luz.
    – Isabel regresará a casa la semana próxima -anunció después de pedir la cena.
    – Me alegro tanto de que se encuentre recuperada -afirmó Catalina con calidez.
    – No del todo. Se recupera lentamente, y durante un tiempo tendrá que estar en un hospital de Granada. Pero espero tenerla con nosotros para navidad. Pareces sorprendida -se dirigió a Maggie.
    – Es que hablé por teléfono con ella algunas veces, la última ayer, y no mencionó que volvía a España.
    – No lo sabe. He tardado unos días en prepararlo, y se lo conté está mañana. Quedó encantada.
    Maggie comprendió que ese era el mejor Sebastián, el que sin quejarse asumía los deberes para los que había nacido. De pronto, experimentó el intenso anhelo de haberlo conocido siendo un joven despreocupado.
    La orquesta se puso a tocar. Sebastián salió a la pista con su prometida y Maggie aceptó la invitación cortés de Alfonso. Pero no bailaba bien y no tardaron en regresar a la mesa para charlar.
    El joven le cayó muy bien. Quizá jamás cautivara al mundo, pero percibía que había mucho más en él que lo que saltaba a la vista. Cuando Sebastián y Catalina volvieron a la mesa, los encontraron enfrascados en una discusión política.
    – Potencialmente, Andalucía es la región más rica de España -afirmaba Maggie-. Tenéis todas las zonas turísticas y algunas de las tierras más fértiles del país. Sin embargo, es la región más pobre y eso es escandaloso…
    Alfonso asintió y expuso una lista de las oportunidades perdidas. Ella replicó con unos ejemplos sacados de los años que había vivido en Granada. Se hallaban tan absortos, que no notaron que ya no estaban solos hasta que Sebastián tosió.
    – ¡Maggie! -chilló Catalina horrorizada-. ¿Cómo puedes hablar de cosas tan aburridas?
    – A mí no me resultan aburridas, y tampoco deberían serlo para ti. Es tu país y lo que le suceda tendría que interesarte.
    – Suenas como una profesora -Catalina tembló.
    – Exacto -corroboró Sebastián-. Y cuando hay vino y música, el sonido de una profesora es un crimen imperdonable. Vamos -le tomó la mano y se puso de pie-. Te lo haré expiar bailando.
    Para consternación de ella, empezó a sonar un vals, el peor baile posible para mantener a distancia a un hombre. Pero se dijo que esa noche estaba en guardia. Soslayaría la sensación que le producía su mano en la parte baja de la espalda y el modo en que su aliento cálido le producía cosquillas en el hombro izquierdo.
    Solo le daría un baile.
    Decidida, llevó la batalla al campamento enemigo.
    – Te pareció asombroso, ¿verdad? -retó-. ¡Una mujer hablando de política!
    – ¿Crees que pensaba eso? -preguntó con suavidad.
    – Sabes que sí.
    – Planteas una oposición valiente, Margarita -sonrió y movió la cabeza-, pero tu técnica es defectuosa. Jamás intentes poner palabras en la boca de tu oponente. Eso solo te deja en su poder, justo lo que él desea.
    – No reconozco hallarme en tu poder.
    – Pero sí que es ahí donde te quiero, ¿no?
    – Morirás sin conseguirlo.
    – ¡Bravo! -rió.
    – Además, no he puesto palabras en tu boca. Sé lo que piensas porque tú mismo lo has dicho. «Comparto mis pensamientos con hombres, no con mujeres» – citó.
    – ¡Touché! Lo había olvidado. Y ahora, desde luego, se supone que he de sumar a mis delitos reconocer que una mujer no debe tratar temas serios, que su cuerpo cuenta más que su mente y que su sitio está en mi cama, en el empleo de sus habilidades íntimas para complacerme y dejar que la complazca.
    Ella intentó contener el calor que la invadió ante su franqueza, pero Sebastián era un demonio que sabía cómo excitarla con palabras. Peor aún, era la asombrosa facilidad con que había vuelto su arma contra ella.
    – A grandes rasgos, ese era el guión que me habías preparado, ¿no? -continuó él-. Pues lo siento, no puedo satisfacerte.
    – ¿Qué?
    – Quedé impresionado por el modo en que hablabas con Alfonso. Es evidente que conoces el tema. Hay muchas cosas mal hechas en esta región, y sería necesario mucho trabajo para solucionarlas. Esa es mi tarea. Para mí, todo se reduce a eso. He conocido a muy pocas personas que lo entendieran. Debiste aprender mucho durante tu matrimonio. ¿Tu marido se dedicaba a la política?
    – No, pero mi suegro era un profesional de las quejas -aseveró con pasión-. Era capaz de pasar horas quejándose del gobierno central, del gobierno regional, esto está mal, aquello está mal, y jamás dejaba que nadie interviniera.
    El vals llegó a su fin. De inmediato la orquesta pasó a un tango, al que Sebastián la arrastró sin pausa. Como todo lo demás, lo hacía bien, pero también Maggie. Era como volver a esquiar, una batalla sutil por establecer la superioridad, aunque en esa ocasión empataron. Ambos se hallaban jadeantes y sonrientes cuando terminó la música.
    – Bailas bien -alabó él-. Aunque siempre lo supe.
    Una mujer inteligente no le respondería. Sus ojos exhibían un brillo peligroso.
    – Creo que será mejor que nos sentemos.
    – No hasta que hayamos bailado otro vals.
    Pero estar encerrada en sus brazos no era para ella. Lo deseaba demasiado. Debía alejarse.
    – Margarita -susurró él.
    – Para. Para.
    – Para tú. Sé fuerte por los dos.
    – Sí -musitó-. Sí -pero ya no sabía qué decía.
    Agradeció el inminente regreso de Isabel. Sebastián y Catalina se casarían y ella podría regresar a su vida monótona en Inglaterra, y olvidarlo.

Capítulo 6

    A medida que se acercaba la boda, el estado de ánimo de Catalina comenzó a dar bandazos. A veces se mostraba serena, casi indiferente, otras estallaba en ataques de llanto.
    Estableció una animada disputa con Sebastián sobre dónde pasarían la luna de miel. La elección de la joven era un viaje a Nueva York. La idea de él era realizar un lento recorrido por sus propiedades, para presentarle a la gente y que se acostumbrara a sus nuevos deberes. Maggie alzó las manos desesperada ante esa noción de una luna de miel, y a punto estuvo de darle una patada en la espinilla antes de que él viera la luz y cediera.
    Isabel llegó entre muchas muestras de júbilo, y después de otra semana en el hospital, pudo trasladarse a la casa de Sebastián, atendida por dos enfermeras.
    Algunas de las responsabilidades de Catalina se presentaron con las fiestas. Cerca estaba la pequeña parroquia de San Nicolás, donde era tradición que la familia de Santiago aportara el belén. Los tres fueron juntos a la bonita iglesia y lo prepararon todo. Cuando finalizaron, solo quedaba por llenar la cuna.
    Maggie quitó con cuidado el papel que envolvía la figura de un niño de madera y se la entregó a Catalina. Tenía unas tallas exquisitas, y al ver la cara que dormía en paz, sintió un pequeño temblor. En sus brazos había tenido a otro bebé también dormido, pero que jamás volvió a despertar.
    Catalina depositó la figura y se volvió en respuesta a una pregunta del sacerdote. Maggie observó la cuna.
    – ¿No es hermosa, señora? -el padre Basilio apareció a su lado.
    – Mucho -musitó-. Y el verdadero milagro es que vivió.
    – ¿Perdone?
    – Tanta tensión, sumada al viaje en burro… lo más probable es que fuera prematuro. Los bebés a veces mueren cuando son prematuros.
    Los ojos del anciano eran amables y comprensivos.
    – Sí, señora. A veces eso sucede. ¿Su bebé recibió la bendición de vivir?
    – Solo unas pocas horas -susurró.
    Cuando alguien requirió la presencia del sacerdote, Maggie apoyó una mano en el bebé de madera. De repente ya no pudo ver con claridad. Cerró los ojos y respiró hondo, y al volver a abrirlos descubrió que Sebastián la miraba. Durante un instante pensó que hablaría, pero Catalina se adelantó.
    – Maggie, ¿no es precioso?
    – Lo es -convino, obligándose a regresar a la realidad.
    – Sebastián, ¿no crees que todo está perfecto?
    – Perfecto, querida.
    – ¿He cumplido con mis obligaciones a tu gusto?
    – Lo has hecho de forma admirable.
    Maggie pensó que podía tratarse de su imaginación, pero habría jurado que lo veía sonreír con esfuerzo.
    Las fiestas pasaron con bastante tranquilidad. La Nochebuena toda la familia asistió a la catedral de Granada, y el día de Navidad fueron a la pequeña parroquia.
    El momento de las celebraciones fue Nochevieja, y en particular la fiesta de Reyes, en enero. Se celebraban con el jolgorio que en Inglaterra se asociaba con la navidad, con mucho vino, buena comida y entrega de regalos. Diez días más tarde, Sebastián y Catalina se casarían en la catedral de Granada, y Maggie sería libre para regresar a casa.
    Muchas veces se dijo que anhelaba ese momento. Una vez en Inglaterra, podría dejar atrás esas semanas extrañas y agitadas y situar a Sebastián en una perspectiva adecuada, un hombre grande debido a su poder y arrogancia, pero que no era demasiado importante en su vida.
    Entre la Nochevieja y la boda, la mansión fue un caos de preparativos. De todas las fiestas de la ciudad, la celebración de don Sebastián en honor de su prometida era la fiesta. Todo aquel que fuera alguien asistiría. Hasta José había recibido una invitación.
    No se dejó nada al azar. Se contrataron cocineros adicionales para encargarse del menú. Los equipos de limpieza no dejaron ni un rincón sin repasar. A falta de dos días, el clima era cálido y según todos los pronósticos, se podría celebrar una fiesta al aire libre. Los patios se llenaron de luces, y la iluminación le dio un intenso relieve a los arcos delicados al tiempo que proyectaba reflejos en el agua.
    El mismo establecimiento que había confeccionado su vestido de boda, le preparaba a Catalina un vestido para la ocasión; la joven además había insistido en regalarle uno a Maggie. La ayudó a estudiar telas y estilos, pero al llegar el momento de la prueba, perdió interés y salió a realizar unas últimas compras.
    El vestido era espléndido, largo, amplio por abajo y hecho de terciopelo carmesí oscuro. La mayoría de las mujeres rubias tendría problemas con el color, pero los ojos mediterráneos de Maggie resaltaban a la perfección.
    La expresión de Sebastián así lo confirmó la noche de la fiesta, cuando bajó con su gloriosa creación y él le entregó un medallón antiguo, de oro sólido y engastado con rubíes, para que lo luciera.
    – Catalina me contó el aspecto que tendrías, con el fin de que pudiera elegirte un regalo apropiado -comentó, abrochándoselo en torno al cuello.
    – Es precioso -musitó casi sin voz-. Pero… es demasiado…
    – ¿Demasiado por todo lo que te debo? No, Margarita. Ningún regalo es demasiado para ti. Qué sabia fuiste al mantenerme a distancia. De esa manera, restauraste mi honor. Por ti, lo habría arrojado al viento…
    – Para lamentarlo.
    – Quizá -repuso pasado un momento.
    – Sí -afirmó mirándolo a los ojos.
    – Siempre fuiste más sabia que yo -fue su respuesta melancólica.
    – Sebastián, ¿puedo darte un pequeño consejo?
    – Desde luego.
    – Sé amable con Catalina.
    – Siempre ha sido mi intención.
    – No, me refiero a más. Quiero decir, sé leal con ella. Es joven y muy vulnerable. Podrías hacer que se enamorara de ti y…
    – ¿Tan fácil es reclamar el amor de una mujer? – preguntó en voz baja-. Bueno, quizá en el pasado pensaba eso. Haré lo que pides… por gratitud. ¿Y tú? ¿Qué harás tú?
    – Volver a casa en cuanto os caséis.
    – ¿Y entonces?
    – Conseguir otro trabajo.
    – ¿Y vivir sola?
    – No debes preguntarme eso -titubeó-. Nunca más hemos de hablar así.
    – Creo que esta noche, y los próximos días -suspiró-, van a ser difíciles.
    En ese momento apareció Catalina; parecía nerviosa y distraída, pero Maggie lo achacó a la naturaleza de la ocasión. Con posterioridad se preguntaría cómo había podido ser tan ciega.
    Primero la larga fila de saludo, con la joven de pie junto a Sebastián, con una sonrisa mecánica, pareciendo más pequeña que nunca. Todo daba la impresión de tragársela, desde el modo en que le habían recogido el pelo largo y negro hasta el enorme diamante del anillo de compromiso que resplandecía en su dedo.
    Luego, todos se trasladaron a las mesas largas, con la familia inmediata de Sebastián situada en la que se había erigido en un pequeño estrado. Isabel estaba allí, y Maggie, aunque hubiera preferido lo contrario. Le habría encantado perderse entre los invitados y de vez en cuando poder observar a hurtadillas a Sebastián. «Pero quizá es mejor que esté cerca de Catalina», reflexionó. A la pobre se la veía mortalmente pálida, casi enferma.
    – Lo estás haciendo de maravilla -le susurró cuando la cena y los discursos terminaron-. ¿Te encuentras bien?
    – Oh, Maggie, esto es demasiado para mí -la miró con cara angustiada-. Necesito estar a solas unos momentos.
    – ¿Quieres que te acompañe?
    – ¡No, no! Debo estar sola -casi corrió en su deseo de huir.
    Los invitados pasaron de un gran salón a otro, donde el árbol se alzaba en sus espléndidos seis metros, iluminado por los adornos, su base llena de regalos.
    – ¿Dónde está Catalina? -le murmuró Sebastián a Maggie-. Debe ayudarme a distribuir los regalos.
    – Se sentía un poco abrumada. Salió a respirar aire fresco.
    La búsqueda se inició con serenidad, ya que parecía seguro que la joven aparecería en cualquier momento, pero no tardó en quedar claro que se había desvanecido; Sebastián frunció el ceño. Peor aún, algunos de los invitados habían descubierto lo que pasaba y se incorporaron a la búsqueda con interés malicioso.
    – ¡Malditos sean! -musitó con violencia-. No quiero que esto corra por la ciudad. ¿Dónde diablos está?
    – ¿Adonde dan esas puertas?
    – A una parte de la casa que empleo para mis negocios. Catalina jamás va allí. Además, siempre están cerradas con llave.
    – Esta no -comentó Maggie al probar un pomo y encontrarse en un pasillo.
    Un hombre regordete de mediana edad llamado Marcos avanzaba hacia ellos con sonrisa poco sincera. Era un oponente político de Sebastián.
    – La pobre y joven dama probablemente ha ido a echarse. ¿Es aquí dónde tienes tu estudio? No me cabe duda de que está lleno de secretos -se dirigió hacia la siguiente puerta.
    – ¡No! -exclamó Maggie, pues de pronto todo le resultó claro y supo lo que iba a suceder. Si Catalina tan solo hubiera tenido el sentido común de cerrar la puerta con llave…
    Pero no fue así. En cuanto Marcos abrió la puerta del estudio de Sebastián, reveló a Catalina en un apasionado abrazó con José.
    El tiempo pareció detenerse. En esa terrible pausa, un puñado de espectadores fascinados entró detrás de ellos. Tanto Catalina como José parecían paralizados. El pelo de ella caía desordenado sobre sus hombros. Tenía una tira del vestido bajada, exponiendo casi un pecho blanco y hermoso. El carmín estaba corrido y sus ojos exhibían la expresión obnubilada de una mujer enloquecida a besos.
    De los dos, fue la joven quien se recobró primero. Se adelantó y se enfrentó a la multitud con acusación en la cara.
    – ¿Qué miráis? ¿Es que nunca antes habíais visto a una mujer enamorada? Este es José. Me ama y yo lo amo. Voy a casarme con él -giró hacia Sebastián-. ¡Con él, no contigo!
    – ¡Guarda silencio! -advirtió Sebastián.
    – No. ¿Quién te crees que eres al traerme aquí y decir que debo casarme contigo, me guste o no?
    – Yo jamás…
    – ¡Sí, sí! ¿Qué elección tuve? El gran Sebastián de Santiago me escoge y se supone que yo debo desmayarme por el honor. ¡Bueno, pues digo que no! No me casaré contigo. Te odio.
    La carcajada estalló entre la creciente multitud. Como si ese sonido fuera la gota que colmara el vaso, el valor de Catalina se desplomó y entre sollozos se arrojó a los brazos de José.
    Sebastián dio un paso hacia ella, pero en el mismo instante algo se quebró en el interior de Maggie. Con celeridad, se interpuso delante de los dos jóvenes.
    – Déjalos en paz -le dijo a Sebastián con calma-. Sea lo que fuere lo que tengas que decir, este no es el momento ni el lugar. Y vosotros… -se dirigió a los espectadores sonrientes-… ¿no tenéis piedad de ella? Es una niña. Jamás tendría que haber pasado por esto. ¿Cómo os atrevéis a estar ahí disfrutando de su desgracia? Deberíais sentiros avergonzados, todos.
    Sebastián se puso pálido como la muerte, pero al hablar lo hizo con dominio de sí mismo.
    – Como bien dices, este no es el momento ni el lugar. Por favor, llévate a Catalina y cuida de ella. Tú… -indicó a José-… has abusado de la hospitalidad de mi casa y te marcharás de inmediato.
    Maggie pasó un brazo alrededor de Catalina y se la llevó. José parecía confuso.
    – Sal de aquí mientras puedas hacerlo -espetó Sebastián con salvajismo.
    Al siguiente instante volvió a ser el anfitrión, sonriendo, escoltando fuera a todo el mundo y disculpándose por la finalización prematura de la fiesta. No le costó deshacerse de los invitados. Era demasiado rico, poderoso y atractivo para no tener enemigos, y todos estaban ansiosos por hacer correr la hilarante noticia.

    Cuando se hubo marchado el último invitado y Maggie terminó de calmar a una histérica Catalina, y luego a una histérica Isabel, volvió abajo y se enfrentó a Sebastián en su estudio.
    No sabía lo que podía esperar, pero no estaba preparada para lo que le aguardaba. El hombre cuya gentil resignación había conmovido antes su corazón, había desaparecido. En su lugar había un desconocido con los ojos llenos de odio.
    – ¿Crees que no sé a quién culpar de esto? -dijo con voz helada.
    – La única persona culpable eres tú -informó Maggie.
    – ¿Quién me dijo que provocaría algo parecido? ¿Quién me advirtió hace semanas de que se esforzaría en socavar mi influencia, en humillarme ante el mundo? Como un necio no te creí. Confié en ti, y te aseguro que jamás volveré a confiar en una mujer.
    – ¿Me culpas a mil -inquirió indignada.
    – ¿A quién si no? Amenazaste con hacer todo lo que estuviera en tu poder para que Catalina me traicionara. No lo niegues.
    – Dije que intentaría que abriera los ojos. Jamás fue mi intención que sucediera algo así.
    – ¡No mientas! -exclamó furioso-. Prácticamente la arrojaste a los brazos de ese jovenzuelo. Tú lo invitaste a esta casa, tú le dijiste que os ibais a esquiar para que pudiera seguiros, y cuando lo descubrí allí, me dijiste que iba detrás de ti.
    – Porque eso creía -gritó. Horrorizada, empezaba a comprender lo que podía parecer.
    – Le dijiste dónde ibais.
    – Solo de pasada. No fue una insinuación para que nos siguiera.
    – Claro, y esperas que te crea -repuso con amargura.
    – ¿Cómo te atreves a llamarme mentirosa? -espetó Maggie.
    – No es nada comparado con lo que me gustaría llamarte. He sido insultado delante de todo el mundo, y eso es por tu culpa, bruja taimada y manipuladora.
    – No fue así. Ha sido una sucesión de accidentes y…
    – ¡Pensar que te introduje en esta casa! -musitó, como si no la hubiera oído.
    – Y yo no quería venir -le recordó-. Pero estabas tan decidido a salirte con la tuya que me arrastraste, como haces con todo el mundo. Me trajiste aquí como la acompañante de tu prometida, y no llevaba ni dos días bajo tu techo cuándo trataste de seducirme.
    – No hables como una joven ignorante, porque no lo eres. Eres una mujer cosmopolita que solo aceptarías a un hombre en la cama como tu igual.
    – Pero no te acepté en mi cama. Y cuánto me alegro de ello. Para ti no es más que una especie de juego de poder, y ya te he dicho que jamás tendrás poder sobre mí.
    – No, prefieres que el poder esté de tu lado -dijo, con los ojos brillándole con una luz extraña-. Esta noche lo has demostrado muy bien.
    – ¿Cómo puedo convencerte de que no fue una conspiración? -exigió.
    – No lo intentes. Sería demasiada coincidencia achacarlo a un accidente.
    – Cree lo que prefieras, Sebastián -suspiró-. De todos modos lo harás. Será mejor que le pongamos fin a esto.
    – ¿Y qué sugieres?
    – Pensaba que sería obvio. Es hora de que me vaya. Debes estar impaciente por perderme de vista.
    – ¿De verdad crees que te vas a ir sin reparar el daño que me has hecho? -la miró fijamente.
    – ¿Cómo podría arreglar la situación? Si piensas que voy a convencer a Catalina para que se case contigo…
    – Claro que no -cortó con impaciencia-. Nuestro matrimonio ya es imposible. Sin embargo, aún quedan la catedral, el arzobispo y los cientos de invitados, todo preparado para dentro de diez días.
    – Tendrás que cancelarlo. La gente lo entenderá.
    – Oh, sí, lo entenderá… y se partirá de risa.
    – ¿Qué otra cosa puedo hacer? Ya ha pasado.
    – No seas estúpida, Margarita. La respuesta tendría que ser tan evidente para ti como lo es para mí. He preparado casarme el día dieciséis, y eso es lo que voy a hacer. Cualquier otra cosa solo le daría a la ciudad más causa de burla.
    – Pero no tienes novia -manifestó con incredulidad-. ¿Qué vas a hacer? ¿Llamar a una de tus conquistas para que desempeñe el papel? ¿O te vale con cualquier mujer?
    – No cualquiera -repuso con esa extraña luz otra vez en sus ojos-. Tú.
    Lo miró desconcertada. Entonces sintió un nudo en la garganta y se obligó a emitir una risa breve y ahogada.
    – Yo no me rió -indicó Sebastián.
    – Tienes razón. Es la broma menos graciosa que he oído jamás.
    – No tengo ánimos para hacer bromas con mi vida. Tú no entiendes el honor español. Quizá tu pueblo carezca de honor, pero aquí se trata de un asunto muy serio. Quien ofende es quien compensa. Me has ofendido, y eres tú, nadie más, quien ha de arreglarlo.
    – Creo que te has vuelto loco -afirmó con frialdad.
    – Es posible -asintió-. La cabeza me da vueltas con tantos pensamientos terribles, que quizá me he vuelto loco. Pero cuídate de mi locura, Margarita, porque no tolerará oposición. Un loco no es un hombre civilizado. Es alguien que hará lo que sea necesario para conseguir lo que busca.
    – Entonces será mejor que recupere la cordura – espetó-. No soy yo quien ha olvidado que esto es España, sino tú; es uno de los países más burocráticos del mundo. Primero tendremos que solicitar el permiso a las autoridades, y eso puede llevar un mes…
    – Tengo amigos que se ocuparán de que no sea así.
    – Oh, sí, tus amigos en las altas esferas. ¿Ellos también conseguirán mi partida de nacimiento de Inglaterra, la traducirán y obtendrán la certificación de defunción de mi marido?
    – De eso se ocupará Alfonso.
    – Es imposible a tiempo.
    – Mañana a primera hora saldrá para Inglaterra.
    – Y yo también.
    – No -apoyó una mano en su brazo-. Te quedaras aquí, porque dentro de diez días nos vamos a casar.
    Maggie comenzó a percibir la fuerza de su voluntad. Habló en voz baja porque su férrea inflexibilidad no requería ruido. Sebastián había expuesto lo que quena, y eso era lo que iba a tener.
    Pero ella también poseía un núcleo de fortaleza que no toleraría ninguna rendición. En ese momento salió a la luz.
    – No vamos a casarnos -manifestó con claridad-. Lamento lo que te pasó, pero creo que tú mismo te lo buscaste. Jamás estaremos de acuerdo en esto, y cuanto antes me vaya, mejor. Me despediré ahora porque mañana me marcharé muy temprano, y ya no volveremos a vernos.
    Casi esperó que la detuviera, pero él permaneció en silencio mientras ella abandonaba la estancia.

    – ¿De verdad vas a dejarme? -preguntó Catalina con pesar mientras veía cómo Maggie hacía el equipaje.
    – ¡No emplees ese tono! Esta noche te saliste con la tuya, así que no me pidas que me lamente por ti.
    – ¿En qué me he salido con la mía? Sebastián dice que no permitirá que me case con José.
    – ¿Qué esperabas después del modo en que lo dejaste? -exigió Maggie. La exasperaba el egoísmo juvenil de la joven.
    – Tú querías que lo dejara.
    – No delante de seiscientas personas. ¿Por qué no pudiste hablarle en la intimidad?
    – Perdí el valor. Además, nunca fue mi intención que lo averiguara de esa manera.
    A pesar de su fuego y de su encanto, Catalina no tenía una personalidad fuerte. Dejaría que las cosas siguieran su curso hasta que alcanzaran un punto de crisis, pero jamás se enfrentaría por voluntad propia a una crisis.
    – Si no dejas de verte como la heroína de un romance trágico, me enfadaré. Sebastián no es un ogro, aunque a veces se comporte como tal. Tienes dieciocho años, legalmente eres mayor de edad. No puede impedir que te cases.
    – Controlará mi fortuna hasta que cumpla los veintiún años de edad -explicó la otra con voz apesadumbrada.
    – Bueno, si a José le preocupa tanto tu fortuna, estás mejor sin él -aseveró con más contundencia de la que Catalina le había oído nunca.
    Jamás había sentido menos compasión por la joven, que parecía no entender el terremoto que había causado en la vida de Sebastián. A pesar de las acusaciones y exigencias descabelladas de este, Maggie consideraba que tenía derecho a más simpatía de la que recibía. En una cosa no se equivocaba. El mundo iba a disfrutar de lo lindo con su humillación.
    Al terminar de hacer las maletas, apagó la luz y salió a la terraza. Abajo podía ver el reflejo de las luces en el agua. Después de la turbulencia de la noche, la mansión estaba silenciosa y desierta.
    No del todo. El hombre sentado junto al agua se hallaba tan quieto que al principio Maggie no lo vio. Podía ser de piedra, como los pájaros que flanqueaban el estanque. En cuanto percibió su perfil, pudo distinguirlo con claridad, un hombre que había perdido a su prometida, su honor, su dignidad y su reputación en una noche.
    «Tonterías», se dijo. Otros hombres habían sido abandonados sin hacer tanta tragedia del asunto. Ni siquiera amaba a Catalina, y gran parte de lo sucedido se lo había buscado él mismo.
    Pero esas racionalizaciones no tuvieron poder para apagar la simpatía que despertaba en ella. El intento de obligarla a casarse había sido desafortunado, pero lo atribuía a la desesperación de un hombre al borde del precipicio. En un impulso, dejó la habitación y bajó.
    Los restos de la fiesta se veían por todas partes. Encontró dos copas limpias, las llenó con vino y en silencio salió al patio. Captó un vistazo de su cara y lo que vio le quitó el aliento. Toda la arrogancia se había desvanecido, dejando solo una especie de desolación. Era como si se hubiera retirado a su propio mundo interior, sin encontrar allí a nadie salvo a sí mismo.
    Y supo que eso era cierto. Tenía poder, pero no calor humano. Respeto, pero no amor.
    Sebastián alzó la vista y la vio, frunciendo el ceño en una leve reacción de sorpresa. Ella extendió una copa.
    – Gracias -dijo él-. ¿Cómo sabías que la necesitaba?
    – Lo adiviné -le sonrió para hacerle ver que todo estaba perdonado.
    – ¿Tú tienes una? ¿Sí? Entonces, ¿por qué brindamos? ¿Por tu última noche aquí?
    – Es lo mejor.
    – Si tú lo dices.
    – Bueno, debes reconocer que fue una idea loca.
    – En su momento pareció tener cierto mérito.
    – Hablaba la voz de la desesperación. Pero don Sebastián de Santiago solo escucha la voz de la razón.
    – ¿Te burlas de mí? -preguntó con voz cansada.
    – No -apoyó una mano en su hombro-, no lo haría.
    – Desde el principio tendría que haberte hecho caso. Lo reconozco. ¿Crees que facilita las cosas saber que me tendí mi propia trampa?
    – No. Hace que sea mucho más difícil de soportar -reconoció con gentileza.
    De pronto, quedaron sumidos en la oscuridad. Las luces alrededor del agua se habían apagado. Sebastián gruñó.
    – Las regula un temporizador. Lo había olvidado. Entremos. Puedes seguir exponiéndome argumentos racionales. Quizá termine por creerlos.

Capítulo 7

    Maggie jamás había estado en el estudio de Sebastián antes de esa noche, y en su primera visita había demasiada gente y las circunstancias no le permitieron fijarse en nada. En ese momento vio que estaba decorado con el mismo estilo que el resto de la mansión, pero con colores oscuros y masculinos. Aunque funcional, era hermoso. Una pared la dominaba un enorme tapiz oriental. En otra colgaban dos retratos enormes de hombres con ojos penetrantes y narices aguileñas. Se parecían lo bastante a Sebastián como para reconocer que eran su padre y su abuelo.
    De un armario él sacó una botella de vino y dos copas limpias, pasándole una.
    – Esta noche me gustaría poder emborracharme -dijo con voz sombría-. No lo haré, pero la idea es tentadora.
    – ¿Y por qué no?
    – Nunca lo hago -se encogió de hombros.
    – Quizá deberías -indicó con simpatía-. Deja de tener el control todo el tiempo. Ahoga tus penas esta noche, desplómate en ese sofá y despierta con una resaca que hará olvidar el resto de tus preocupaciones. Quizá te ayude a ganar perspectiva.
    – Casi consigues que me apetezca -esbozó una leve sonrisa-. Pero hace tiempo decidí que no bebería por encima de mi resistencia. El hermano de mi padre era un alcohólico. La gente se reía de él. Era el tonto de la familia… y yo juré que eso jamás me sucedería. Pero ahora…, ahora -su voz adquirió un súbito tono salvaje-. Fue una diversión estupenda la de esta noche, ¿verdad? El novio abrió su hogar para exhibir a su prometida, presentársela a amigos y enemigos por igual, porque había tantos enemigos como amigos, tan orgulloso, pidiendo ser rechazado y convertido en un absoluto idiota. ¡Oh, sí, riámonos de eso!
    Se levantó y fue a plantarse delante de los dos retratos.
    – Si hubieran tratado a mi padre de esa manera, él habría hecho que lamentaran haber nacido -musitó con amargura-. Si se lo hubieran hecho a mi abuelo, los habría matado. Pero yo… debo comportarme como un hombre moderno. Solo puedo retorcerme por mi vergüenza -se volvió para mirarla-. No entiendes de lo que hablo, ¿verdad?
    – Un poco. Mi abuelo era de aquí. Hay suficiente de él en mí para saber que es algo que se siente hasta lo más hondo. Pero el asesinato…
    – Jamás se consideraba asesinato cuando un hombre vengaba su honor. Eso es lo que no consigue comprender tu fría sangre inglesa, porque ya no sabéis tomar en serio el vínculo entre hombres y mujeres. Fuera lo viejo, adelante lo nuevo. La gente cambia de parecer todo el tiempo. Encuentra una chica nueva a la semana siguiente. Así es cómo pensáis en vuestro país de nieblas y brumas. Pero aquí lo entendemos. Sabemos que la unión de un hombre y una mujer es el centro de la vida, y todo lo demás nace de ella.
    – Pero si la elección era equivocada desde el principio -arguyó Maggie-, ¿no es mejor continuar y realizar una elección nueva en vez de sufrir para siempre? Te equivocas al decir que no lo comprendo. Pero la elección ha de ser buena, para que los cimientos sean fuertes.
    – Se te dan bien las palabras -gruñó él-. Siempre consigues hacerme dudar.
    – Lo que me convierte en una mujer a evitar -comentó con ligereza, provocando una mirada suspicaz en él-. No le des más vueltas, Sebastián. Será una noticia pasajera. Luego encontrarán a otra persona de la que hablar.
    Él vació la copa y Maggie se la quitó para depositarla en la mesa. De algún modo sus dedos se entrelazaron. Sebastián los observó un momento.
    – Jamás olvidarán reírse de mí -murmuró-. Soy un blanco demasiado bueno.
    Era verdad. Y no sería capaz de soportarlo, porque nadie jamás se había atrevido a reírse de él.
    – ¿Por qué no me ayudas, Margarita? -le sonrió-. Rescátame con algo de ese humor inglés del que tanto he oído hablar.
    – No creo que sirva de mucho en esta situación.
    – ¿No puedes enseñarme a reírme de mí mismo?
    – ¿Podría alguien? -inquirió con suavidad.
    – En realidad no tengo sentido del humor, ¿verdad?
    – A veces he pensado que estaba en tu interior luchando por salir, pero no es una parte grande de ti, no. Y esta noche… bueno… tendrías que ser un santo.
    – No lo soy, solo soy un hombre que quiere atacar a esos que le hacen daño y emplear la fuerza para que el mundo realice su voluntad. Pero resulta que el mundo es una joven necia y un joven con una cara bonita.
    – Y no puedes asesinarlos. Sería una reacción demasiado excesiva.
    – Cuando no funciona el humor inglés, hay que recurrir al sentido común anglosajón -volvió a sonreír-. Qué vidas aburridas debéis de llevar en las islas.
    – Sebastián… ¿de verdad crees que provoqué esto adrede?
    – No. Jamás te rebajarías de esa manera. No tendría que haber hablado como lo hice, pero me dominaba la furia -la miró a los ojos-. Perdóname.
    – Por supuesto.
    – ¿Nos separaremos como amigos?
    – Amigos.
    Bajó la vista a sus dedos aún unidos. Le alzó la mano y posó los labios en su dorso, y luego en su mejilla. Algo en el ángulo vencido de la cabeza de él le hizo daño.
    – Sebastián -susurró-. Por favor, no te preocupes tanto.
    – Claro que no. No es sensato, ¿eh? Dime, Margarita, ¿qué te preocupa a ti? -la observó largo rato en silencio y comprendió que una puerta se había cerrado en el interior de Maggie.
    – Pocas cosas me preocupan mucho -repuso-. Ya no.
    – ¡Qué Dios te ayude si eso es verdad! -exclamó.
    – Qué Dios me ayude si no lo es. Resulta peligroso para la mente.
    – En este momento hay algo en tus ojos que ya he vislumbrado fugazmente con anterioridad. Si te vas ahora, jamás conoceré tu misterio.
    – No hay ningún misterio, Sebastián. Solo una chica que realizó un giro equivocado cuando era demasiado joven e ignorante, y que luego descubrió que no había marcha atrás.
    – Me niego a creer que alguna vez hicieras algo mal.
    – Fue peor que mal. Fue estúpido. Ese es el verdadero delito, y para esos actos se reservan los peores castigos.
    – Lo sé -convino-. Lo he averiguado esta noche.
    Él apoyó la mejilla sobre la mano de Maggie, y ella le acarició el cabello negro. Eso era lo que recordaría de Sebastián… no su autoridad, sino su vulnerabilidad. Cuando alzó la vista, la expresión en su cara la hizo respirar hondo. Nunca lo había visto más desnudo e indefenso. Pensando solo en consolarlo, posó los labios en su boca.
    Al principio, él no supo cómo responder. Movió levemente los labios, luego se quedó quieto, a la espera de la reacción de ella. Maggie se sentía bien de poder besarlo con libertad, sin ira ni culpa. Parecía correcto.
    Los brazos de Sebastián jamás habían sido tan delicados como al apoyarle la cabeza en su hombro, pero los labios no tardaron en dejar la ternura para adquirir un objetivo. No paró de besarla una y otra vez, en cada ocasión con más intensidad, mientras el corazón de ella se aceleraba. No era eso lo que había pretendido… ¿o sí?
    – Sebastián… -realizó un último esfuerzo-… déjame ir -murmuró.
    – Jamás. Tú me besaste, y ahora debes asumir las consecuencias.
    – ¿Puedes leerme la mente?
    – ¡Desde el primer momento! -dijo sobre sus labios-. Tus pensamientos son los mismos que los míos… pensamientos ardientes y vehementes de nosotros juntos, desnudos, disfrutando el uno del otro y que el mundo se vaya al cuerno. Sabes lo que quieres de mí… ¿no… no?
    – Sí -dijo sin saber muy bien qué palabras emplear o lo que significaban.
    – Y también sabes lo que harías para instarme a satisfacer tus deseos. Creo que eres muy hábil en las caricias que podrían enloquecer a un hombre. El diablo ha puesto brujería en tus labios para que los besos jamás sean suficientes. No habrá paz para mí hasta que te tenga en la cama.
    No había duda respecto a cuáles eran en sus intenciones. Ella había entrado en una trampa con los ojos bien abiertos. Estaba decidido a hacer que se casara con él… de un modo u otro. Cuando las palabras fallaban, recurría a la acción directa, dándole una falsa sensación de seguridad mientras la tentaba a ir hacia él. En ese momento la tenía donde quería, y supo que no le permitiría marcharse hasta que aceptara.
    Sabía que no era un personaje admirable. Era un hombre áspero y cínico que tomaba lo que quería con arrogancia y sin piedad. Pero sus labios poseían una destreza antigua para persuadir, capaces de empujarla al borde de la locura.
    Las manos de él se ocupaban de los cierres del hermoso vestido de terciopelo, que abrió para bajárselo con movimientos veloces y concentrados. Luego siguió el sujetador, después las braguitas, y en ese momento Maggie se vio arrancándole la ropa, igual de impaciente, hasta que ambos quedaron desnudos.
    La pegó a él y la besó con labios que quemaban, acariciándola con dedos que conocían la delicadeza y sabían cómo dejar un recuerdo abrasador a su paso. Desde que huyó de él aquella noche en el jardín, ese momento los había estado esperando. En ese instante no supo de qué había escapado. ¿Quizá de la profundidad de su propia reacción, que incluso la había alarmado a ella?
    Lo miró a la cara, esperando ver triunfo en su expresión. Pero si este anidaba en el interior de Sebastián, se hallaba confundido por otras emociones: sorpresa, desconcierto, sobresalto a perder el control, ansia por descubrir lo desconocido. Durante un instante a Maggie le pareció estar contemplándose en un espejo.
    Pero el momento pasó cuando él volvió a besarla con labios encendidos y fieros, acercándola cada vez más al momento de la verdad. Ella le devolvió el beso, buscando y exigiendo como una igual. Le sucedía algo extraño. Sebastián había dicho que sabría cómo instarlo a satisfacer sus deseos, y en ese instante descubrió que era misteriosamente cierto. Un instinto profundo e insondable le dijo lo que él quería, lo que podía dar.
    Él había hablado de las caricias que podían enloquecer a un hombre, las mismas que le ofreció sin vergüenza, con una especie de gloria en su propio poder. Cuando Sebastián introdujo la rodilla entre sus piernas, lo pegó a ella en el acto.
    Entonces él volvió a sorprenderla. En vez de reclamarla como vencedor, la penetró despacio, casi con ternura, brindándole el tiempo que necesitaba para familiarizarse de nuevo con la sensación de tener otra vez a un hombre dentro. Era una sensación tan grata. En una ocasión había jurado que jamás volvería a experimentarla. En ese momento se preguntó cómo había podido esperar tanto. Echó la cabeza atrás en un gesto de absoluto abandono sensual y se empujó hacia él.
    Solo cuando Sebastián supo que era bien recibido, se permitió perder los últimos vestigios de control. Ya la conocía, sabía que era una mujer que podía estar a la misma altura que él como hombre. Cuando llegó el momento se encontraron a merced del otro, llevándose mutuamente en la larga caída hacia el olvido, mientras se aferraban como el único punto de seguridad en un mundo desvanecido.
    Se separó de ella, pero solo un poco. Aún tenía un brazo debajo de sus hombros, sosteniéndola con firmeza al tiempo que le servía como apoyo para la cabeza.
    – Nos casaremos el dieciséis. Sabes que debemos hacerlo, ¿verdad?
    – Ya no sé lo que sé -susurró-, salvo que eres el último hombre en el mundo con el que debería casarme… si tuviera algo de sentido común.
    – ¿Eres una mujer sensata?
    – Lo intento -soltó una risa fugaz-. A veces me cuesta.
    – Y yo soy un hombre sin nada de sentido común -gruñó-. Porque si lo tuviera, te echaría de mi casa como haría un hombre con un demonio que se hubiera presentado para atormentarlo -ella se movió, pero al instante el brazo de Sebastián la pegó contra su cuerpo-. Pero toda cordura parece haberme abandonado. Voy a retener aquí a mi demonio para que me atormente.
    – Olvidas que te oí decir cosas que te condenan acerca de lo que hacía que un hombre fuera un buen marido. «Mantenía feliz en la cama y lo demás vendrá por sí solo» Eso a mí no me basta. Quiero fidelidad, y me parece que a ti te costaría dármela.
    – Puede que me mostrara duro con Catalina -la observó con sarcasmo-, pero no contigo. No habrá ninguna otra mujer, lo juro. ¿Trato hecho?
    – Supongo que sí -sonrió.
    Apoyó la cabeza en el pecho de él y captó el martilleo de su corazón. Sus cuerpos encajaban muy bien, y ya sabía que poseían una magia que los podría llevar más allá del éxtasis.
    Pero no era suficiente. Lo sabía, aun cuando estaba preparada para entregarse. Descubrió que había tomado una decisión muy peligrosa, una que quizá lamentara, pero ya era demasiado tarde para dar marcha atrás.

    Sebastián había predicho que no habría problema alguno en conseguir los documentos necesarios, y para corroborarlo, Alfonso fue a verla al día siguiente para informarle de que estaba a punto de salir hacia el aeropuerto y que necesitaba instrucciones suyas. Maggie le explicó la confusión sobre sus apellidos y le proporcionó la fecha de su nacimiento y la de fallecimiento de su marido.
    Se lo veía contento con el nuevo desarrollo de la situación. Ya no tendría que soportar la visión de Catalina casándose con su jefe. Cierto era que la joven había proyectado su corazón hacia José, pero mientras Sebastián prohibiera esa pareja, podía albergar esperanzas. Y si Sebastián quería casarse con Maggie, Alfonso iba a cerciorarse de allanarle el camino.
    Había que ocuparse de un millón de cosas antes de la boda, y todo en un espacio muy breve de tiempo. Primero había que decírselo a Catalina, tarea que frenaba a Maggie. Pero la joven la sorprendió con una carcajada.
    – ¡Sebastián y tú? -chilló-. ¡Oh, Maggie! ¡Maggie!
    – Sé que ha de parecerte súbito… -comentó incómoda.
    – Oh, pero lo entiendo. Lo sé todo -jadeó la joven.
    – ¿Sí?
    – Lo haces por mí. De acuerdo, quizá un poco por ti también, porque es bueno para ti establecerte, algo a lo que debes dedicar bastante atención.
    Maggie recordó cómo Catalina había descartado a Sebastián como un «viejo» y comprendió que en ese momento ella ocupaba la misma categoría: una viuda que debía estar pensando en su futuro porque el tiempo se acababa. Ocultó una sonrisa.
    – Eres tan buena amiga -continuó Catalina-. ¿Le hablarás a Sebastián sobre mi boda con José?
    – Cada cosa a su tiempo.
    – Pero he de casarme con José -insistió con un mohín-. Lo amo desesperada y apasionadamente.
    Maggie no le dio mayor importancia, porque sabía que oía la voz de una niña caprichosa. Pero se entregó de lleno a ayudarla en los preparativos, en particular con el diseño del vestido. Juntas visitaron a la señora Diego y eligieron un satén de un crema pálido, que Maggie consideraba más apropiado que el blanco para su estado civil.
    La señora Diego puso a todas sus costureras a la obra y tuvo preparada la primera prueba en un día. El satén tenía un tejido especial que le daba una caída extrema, con una grandeza y magnificencia que Maggie resaltaba con su andar. Cuando se atrevió a protestar por el precio exorbitante, Catalina se escandalizó.
    – ¿Quieres que la gente diga que te ayudé a elegir un vestido que no era tan bonito como el mío? Además, debes disponer de ropa para lucir en tu luna de miel, así que, ¿por qué no te pruebas otras cosas mientras yo…?
    – Vas a ver a José -concluyó Maggie-. Tengo una idea mejor. Mientras yo me pruebo otra ropa, tú te quedarás aquí para darme tu opinión.
    – Careces de corazón -afirmó Catalina con pesar.
    Entonces surgió una crisis en una de las propiedades lejanas de Sebastián. Ansioso por solucionarla antes de la boda, anunció que iba a marcharse por unos días.
    – Esta es tu oportunidad de escapar -se burló Maggie-. Un hombre que lamentara una proposición tan precipitada, podría aprovechar la ocasión para desaparecer en la bruma.
    – Si fuera así, es tu oportunidad de escapar -observó él-. ¿Volveré para descubrir que has regresado a Inglaterra?
    – Te he dado mi palabra.
    – Y yo -le acarició la mejilla con un dedo-. Creo que ninguno de los dos buscará huir.

Capítulo 8

    Sebastián iba a regresar dos días antes de la boda. A medida que se acercaba, Maggie descubrió que lo esperaba con una urgencia que la ruborizaba. No sabía si amaba a ese hombre, pero sí que estaban unidos por un poder misterioso. No lo lamentaba. Sus sentimientos podrían convertirse pronto en amor. Si tan solo…
    Si tan solo lo permitiera.
    Sabía que aún había algo pendiente entre ellos, que tardaría un tiempo en arreglarse… si es que alguna vez lo hacía. Todavía debía penetrar el secreto oscuro que él guardaba. Al mundo le mostraba su fortaleza, pero quería conocer sus debilidades. Cuando se las mostrara, sabría que confiaba en ella.
    «Por la misma regla», pensó con una sonrisa, «cuando yo le muestre mi propia debilidad, sabré que confío en él».
    El día de su retorno, se desató una tormenta. La lluvia y los rayos azotaron la casa, y por la noche no habían amainado. A la hora de acostarse no había señal de Sebastián. Maggie deseó poder dormir, pero el viento aullaba con una violencia que nunca había mostrado.
    De pronto se oyó el ruido de una puerta al cerrarse con fuerza. Parecía proceder del pasillo. Se sentó y escuchó con atención, pero solo captó el gemido insistente del viento. Se sentía incómoda esperando algo que no sabía qué podía ser. Se levantó de la cama para abrir la puerta. Fuera brillaban unas lámparas que proyectaban una luz difusa y llenaban el pasillo con sombras.
    – ¿Hay alguien ahí? -llamó.
    – Sí -surgió un gruñido en la oscuridad.
    En ese momento vio que se dirigía hacia el dormitorio. A la luz de las lámparas de pared sus ojos no eran más que cavidades oscuras con algo que ardía en sus profundidades. Al llegar junto a ella vio que daba la impresión de llevar varias noches sin dormir.
    – Pensé que hoy ya no vendrías -musitó Maggie.
    Él llevaba puesta una bata larga que revelaba su pecho ancho al subir y bajar como dominado por una tremenda tensión.
    – Me di prisa en volver -explicó-. Tenía el extraño temor de que pudieras haberte ido -sus ojos estaban hundidos y como perdidos.
    – ¿Cómo podías pensar eso, Sebastián? Prometí quedarme, y soy una mujer de palabra -oyó un clic y comprendió que Sebastián había cerrado la puerta del dormitorio, dejando fuera el mundo.
    – ¿Es el único motivo por el que estás aquí, Margarita? ¿Por deber?
    – No -susurró.
    – ¿Estás segura? Solo quiero lo que puedas entregar libremente. Di que me vaya, y me iré.
    Mentía y los dos lo sabían. Ningún poder en la Tierra sería capaz de hacer que dejara en ese momento su dormitorio, como tampoco había nada que pudiera impulsarla a ella a ordenarle que se fuera.
    – Di que me vaya -repitió Sebastián.
    En respuesta, ella se adelantó y le dio un beso en los labios.
    Al instante supo que lo había empujado más allá del punto seguro. El control de Sebastián había pendido de un hilo, y ella había ayudado a romperlo. La rodeó con fuerza con los brazos y la alzó unos centímetros mientras se dirigía hacia la cama. Cayeron juntos sobre el colchón. Sin saber cómo, el camisón de ella se había desvanecido y también él se hallaba desnudo. Las manos de Sebastián parecían tocarla por todas partes, trazando curvas y valles con dedos diestros que la aceleraban al ritmo de su propia impaciencia.
    La ternura llegaría más tarde. A los dos los dominaba una necesidad descarnada, excitante, imperativa, la misma que había ocupado los pensamientos de Maggie desde la partida de él. Más allá de las tareas que ocupaban sus días, se había concentrado en secreto en lo que vivía en ese instante: estar en la cama con Sebastián. En el modo en que podía hacerla sentir, desear… nada más importaba.
    El beso con que lo devoró, el abrazo con que exigió, exhibieron la misma exigencia de los de Sebastián. Entrelazó las piernas con las suyas, atrayéndolo con todo su poder. Cuando intentó pronunciar su nombre, no emitió ninguna palabra, solo un jadeo en el instante en que la penetró y sintió el placer ascender con celeridad. Lo pegó a ella, queriéndolo todo. Y cuando lo consiguió, quiso aún más. Y él le dio más, y Maggie no dejó de entregarse.
    Al separarse un poco, los dos temblaban con el vigor de la consumación.
    – Estuviste lejos mucho tiempo -dijo ella al final.
    – Sí -corroboró-. Sí -de pronto ella rió-. ¿Qué pasa? -preguntó Sebastián.
    – Pensaba en mí, avanzando por la iglesia con el vestido de novia. No parece muy apropiado después de esta noche, y de la anterior.
    – Las cosas que sabemos solo son para nosotros.
    – Sí, pero debes reconocer que tienen un lado gracioso -él frunció el ceño y ella sonrió con ternura. No iba a ser fácil estar casada con Sebastián.
    Pero entonces la sorprendió al apoyar la cabeza entre sus pechos de un modo que hablaba de confianza y ternura. Lo rodeó con los brazos.
    «También existe esto», pensó Maggie. Delicadeza y los momentos de serenidad en que se irían aproximando de una manera diferente a la pasión de sus encuentros. Y pasarían los años y quizá compartieran el amor. O algo tan parecido que no se podría distinguir.
    Cuando la cabeza de él se tornó pesada, supo que se había quedado dormido. También ella durmió.

    A la luz del amanecer, Sebastián se incorporó.
    – Supongo que debería irme -comentó con renuencia-. No queremos provocar un escándalo.
    – Cierto -murmuró medio dormida. Sintió que él se levantaba, se ponía la bata y se acercaba a la ventana.
    Al final bostezó, se estiró y se sentó en la cama. Lo vio contemplar unos papeles que había sobre una mesita junto a la pared.
    – Son los papeles para nuestro matrimonio -explicó-. Tenías razón, Alfonso lo logró todo a tiempo – fue consciente de su extraño silencio-. ¿Qué sucede?
    – ¿Quién es Margarita Alva? -inquirió despacio.
    – Oh, soy yo. Cortez era mi apellido de soltera. Lo recuperé después de la muerte de mi marido, pero para el papeleo de nuestra boda tenía que dar el suyo. Se lo expliqué a Alfonso. Pensaba decírtelo, pero lo olvidé.
    – Olvidaste…
    – Bueno, no es importante, ¿verdad?
    – Todo este tiempo dejaste que te llamara señora Cortez -la miró con expresión extraña-, cuando en realidad eras la señora Alva.
    – Te lo he dicho, renuncié al apellido de mi marido. Además, no era asunto de nadie. No tenía modo de saber que importaría. Todo el papeleo es correcto, y eso es lo que cuenta.
    – ¿Y tu marido era… Rodrigo Alva?
    – Sí. Eso pone ahí.
    – ¿Cómo murió?
    – En la cárcel.
    Deseó que Sebastián se volviera y la mirara, pero permaneció donde estaba, inspeccionando los papeles hasta que los dejó de nuevo sobre la mesa y se marchó.

    La boda fue un sueño. Toda Granada estaba en la catedral. Maggie entró del brazo de uno de los primos mayores de Sebastián y provocó murmullos de admiración al aparecer. Todo el mundo coincidió en que era una novia adecuada para un gran hombre.
    Se había preguntado cómo se comportaría él durante la ceremonia, y no le sorprendió ver que se mostraba distante. Lo que conocían en el ardor de la cama solo era para ellos, y Sebastián no era un hombre que exhibiera sus sentimientos.
    Decidió imitar su porte altivo mientras el coro los acompañaba y el arzobispo los declaraba unidos para siempre.
    Después de la ceremonia tuvo lugar la recepción en el gran salón, con quinientos invitados que los recibieron con vítores. Mientras él recorría la enorme estancia, en su rostro solo podía verse orgullo.
    Cuando la prolongada recepción llegó a su fin, Maggie se sentía cansada, pero sabía que la sensación no duraría. El solo hecho de pensar en Sebastián podía desterrarlo todo menos la anhelante expectación del encuentro íntimo.
    En lugar del vestido de novia llevaba puesto un camisón de sencilla seda blanca, tenue, una invitación para el hombre que había elegido que se lo quitara.
    Mientras se preparaba para su noche nupcial, sus pensamientos se concentraban en la última vez que había estado en los brazos de él. Pero durante un momento fugaz se vio asaltada por unos reparos. En su cabeza reverberaba el eco incómodo de sí misma en tiempos pasados, cuando la joven que había sido trató de consolarse por el fracaso de su matrimonio con la idea de que la pasión los uniría hasta que las cosas mejoraran, que creía que la pasión significaba amor.
    La amargura y el dolor le habían abierto los ojos, y deseó que ese fantasma triste no hubiera aparecido para acosarla. Se frotó los ojos, desterrando a aquella otra joven al pasado, donde debía estar. Porque Sebastián no era Rodrigo. No era un hombre débil, siempre en busca del camino fácil. En muchos sentidos era un hombre complicado, pero podía confiar en su fuerza y honradez.
    Entonces oyó los pasos de él en el pasillo y algo se aceleró en Maggie. Sonrió. Se había casado con Sebastián de Santiago porque podía despertar su cuerpo a la vida. Pensó en la noche que iban a tener y en el gozoso placer que no tardaría en experimentar…
    La puerta se abrió y vio a Sebastián con una botella de champán y dos copas. Maggie sintió cierta decepción. Lo había imaginado como en su última noche juntos, cuando había estado tan ansioso como ella por consumar la unión. Pero en ese momento seguía vestido, aunque sin corbata y con el cuello de la camisa abierto.
    – Ha sido un día largo, lleno de brindis -dijo él, después de abrir la botella, llenar las copas y entregarle una-. Pero este lo he esperado con… interés.
    A Maggie le pareció que su voz sonaba extraña, muerta. Incluso furiosa. Pero eso no podía ser.
    – El interés, desde luego, radica en decidir por qué brindamos -continuó él-. ¿Por el engaño, la traición o el pobre necio que fue engañado una segunda vez?
    – ¿De qué estás hablando?
    – Brindo por ti -alzó la copa con gesto sarcástico-, señora Alva.
    El viejo y odiado apellido aún podía estrujarle el corazón. Y a ello se sumó el miedo sin nombre de que él hubiera elegido semejante momento para emplearlo.
    – ¿Es que ahora no soy la señora de Santiago?
    – Para los demás, sí. Para mí, siempre serás la señora de Rodrigo Alva.
    – En ese caso -su tono la encendió-, no parece lógico que te hayas casado conmigo.
    – Lo hice porque no tenía elección. Haber cancelado una segunda boda en unos días me habría convertido en un hazmerreír.
    – ¿Cancelar una segunda boda? -repitió, desconcertada-. Pero… ¿por qué?
    – Porque Felipe Mayorez era el mejor amigo de mi padre -respondió.
    – ¿Felipe… Mayorez?
    – Ni siquiera recuerdas su nombre -desdeñó él.
    Pero Sebastián se equivocaba. Lo recordaba, y en contra de su voluntad, surgió de la noche negra que no se atrevía a revivir. Era el anciano amable que había sorprendido a un intruso en su casa y que había quedado abandonado en el suelo, sangrando.
    – Él… era el hombre que…
    – El hombre del que se puede decir que tu marido mató, el hombre que desde entonces no ha sido el mismo. Desde mi infancia venía a nuestra casa y era como un segundo padre para mí. Y cuando lo visito y lo veo con la vista clavada en el vacío, atrapado en su propia cabeza, vivo pero sin estar vivo…
    – Tú sabías todo esto -susurró ella-. En cuanto viste los papeles…
    – No podía estar seguro. Quizá hubiera dos hombres con el mismo nombre, pero cuando tú me dijiste que murió en la cárcel…
    – Lo sabías -repitió-. Sabías que yo era la última persona con la que deberías casarte, y no me lo dijiste…
    – Porque nuestro matrimonio tenía que seguir adelante -respondió con dureza-. Era demasiado tarde para cambiar algo.
    – No tenías derecho a tomar solo esa decisión – gritó-. También me concernía a mí. ¿Se te ocurrió pensar que quizá el descubrimiento me horrorizaría tanto como a ti? ¿Por qué crees que recuperé mi apellido de soltera? Porque no quería ser la esposa de Rodrigo Alva. Pasé años tratando de ocultármelo incluso a mí misma, y ahora, cada vez que te mire, voy a recordarlo. Tendrías que habérmelo advertido.
    – Ya era demasiado tarde -espetó.
    – Demasiado tarde para ti, no para mí. Oh, Dios, ¿cómo ha podido pasar esto?
    – Porque tú ocultaste la verdad sobre ti -soltó-. Si lo hubiera sabido hace meses, jamás te habría contratado, jamás te habría dejado acercarte a mi casa. Para mí, el nombre de Alva representa una pesadilla.
    – Y también para mí, ¿es que no puedes entenderlo? Quería escapar de él.
    – Que oportuno -se burló-. Felipe Mayorez jamás podrá escapar. Vive en una silla de ruedas, sin poder moverse. Algunos días logra susurrar unas palabras. Otros no. Su único consuelo es esperar la muerte.
    – Lamento lo que le sucedió, pero no fue culpa mía.
    – Eso dices tú. Sin embargo, intentaste darle a tu marido una coartada falsa.
    – No es verdad -manifestó con vehemencia-. Rodrigo quería que dijera que esa noche había estado conmigo, pero yo lo negué. Por eso…
    Calló. Iba a revelar que por eso la atormentaba el destino padecido por su marido. Si hubiera corroborado la mentira, quizá habría sobrevivido. Pero no podía decirle eso al nombre implacable con el que se había casado.
    – ¿Por eso qué?
    – No importa. Tú ya has sacado una conclusión y nada de lo que yo pueda decir te hará cambiar. No me juzgues, Sebastián. No tienes derecho. No conoces la verdad.
    – Lo que sé es que mi querido amigo es un lisiado que no puede hablar.
    – Y mi marido está muerto. Ahí tienes tu venganza, si es lo que buscabas.
    – Pero te olvidas de que ahora yo soy tu marido.
    – Que el cielo nos ayude a los dos -susurró. De pronto la dominó un ataque de risa. Le provocó convulsiones hasta el punto de tener que sollozar.
    – ¿Qué sucede? -quiso saber Sebastián.
    – Le dije a Catalina que ninguna mujer cuerda debería casarse con un español. Pensaba que yo misma había aprendido la lección. Tú no eres el único que resultó engañado una segunda vez, Sebastián. Jamás te perdonaré.
    – Ni yo te perdonaré por la parte que has desempeñado en este asunto -replicó él-. Porque tú también te reservaste un secreto vital, ¿verdad?
    – Te he explicado lo de mi apellido…
    – No me refiero solo a eso. También hablo de José Ruiz. Entró aquí como amigo tuyo de los tiempos de tu matrimonio. Dime, ¿cómo llegaste a conocerlo? Dímelo.
    – Es de la familia -admitió.
    – ¿De la familia Alva?
    – Sí, pero ese no es su apellido.
    – ¡Su apellido! -exclamó con desprecio-. Como si este importara cuando por sus venas corre sangre Alva. Y metiste a esa criatura en mi casa para que corrompiera a Catalina.
    – No la corromperá; la ama. Es un buen chico.
    – Es un Alva -se miraron desde distintos lados de un abismo-. Vamos a tener un matrimonio interesante -comentó Sebastián al final.
    – Matrimonio -repitió Maggie-. Esto no es un matrimonio -se puso a temblar.
    Sebastián frunció el ceño. Con un movimiento brusco, recogió la manta de la cama y trató de cubrirla, pero ella lo apartó con los ojos encendidos.
    – Aléjate de mí -ordenó con voz ronca-. No me toques. No intentes volver a tocarme jamás.
    – Debes protegerte del frío.
    – Mi bata está detrás de ti. Déjala en la cama.
    Obedeció y dio un paso atrás, viendo a Maggie cerrársela como si buscara protección.
    – Y ahora vete -dijo ella.
    – No quiero dejarte de esta manera…
    – ¿No puedes entender que odio verte? Vete, y no trates de acercarte a mí esta noche.
    – ¿Y mañana?
    – Mañana -suspiró-. Mañana llegará, ¿verdad? Ahora no puedo pensar en ello. Vete -observó el champán-. Deberías llevártelo. Aquí no hay nada que celebrar.
    Fue a sentarse junto a la ventana. Inmóvil, se quedó allí durante horas. Era su noche de bodas, la noche que había esperado con expectación gozosa. Tendrían que haber visto juntos cómo amanecía, pero ahí estaba ella sola, con los ojos secos y los brazos cruzados como si se protegiera de alguna amenaza maligna.
    Cuando la oscuridad dio paso a una luz grisácea, pudo ver sus maletas, listas para la luna de miel. «Una luna de miel que jamás tendrá lugar», pensó con determinación, recuperándose. Recogió la maleta más pequeña, la vació de su ropa hermosa y comenzó a guardar algunas cosas que necesitaría, sin incluir nada que le hubiera comprado Sebastián. Le bastaría con la ropa que había llevado a España. A partir de ese momento, volvía a ser una mujer independiente.
    Se dio una ducha y se vistió. Luego oyó que alguien llamaba a la puerta. Sebastián apareció con el rostro tenso, reflejo de la noche que había pasado.
    – Te has adelantado un poco -manifestó cuando ella lo dejó pasar-. El avión a Nueva York no sale hasta las tres de la tarde.
    – No voy a Nueva York -anunció con voz débil-. He terminado contigo, Sebastián. No pienso permanecer casada con un hombre capaz de la crueldad de representar esta farsa para no decir la verdad hasta que todo ha pasado. Vete solo, y no me hables de tu reputación, porque no me importa.
    – Puede que a ti no, pero yo debo pensar en ella. Allí donde vayas, iremos juntos, y la gente ha de creer que estamos disfrutando de una luna de miel feliz. ¿Adonde… a Inglaterra?
    – No, a esquiar. Pienso probar el «Muro de la muerte» y averiguar si merece la fama que tiene.
    – No irás sola -dijo de inmediato.
    – Haré lo que me plazca.
    – No en tu estado de ánimo actual. No pienso dejarte correr ningún riesgo. Cambiaremos los planes de la luna de miel y nos iremos a esquiar.
    – Como quieras. Pero, por el amor del cielo, salgamos de esta casa.

Capítulo 9

    El «Muro de la muerte» comenzaba cerca de la cumbre del Veleta, la segunda cima más alta de Sierra Nevada, y la más alta desde donde se podía esquiar. Desde allí descendía una distancia de seis kilómetros, casi en vertical en muchos puntos, hasta que terminaba cerca de su hotel.
    A la hora de su llegada, subieron hasta lo alto de la montaña. De vez en cuando Sebastián la miraba, pero sin decir una palabra. Había algo en su pesado silencio que era reacio a interrumpir. Pero cuando estuvieron juntos en lo alto de la pista, habló:
    – Espera hasta mañana. No estás preparada.
    – Jamás estaré más preparada que en este momento -afirmó con la vista clavada en la pista.
    – Quieres decir que jamás serás más imprudente. Margarita, escúchame…
    Intentó tomarla por el brazo, pero como si el contacto hubiera sido un detonador, Maggie emprendió el descenso a tanta velocidad que casi la perdió de vista antes de poder recobrarse. Con una maldición, fue tras ella, dominado por el miedo. Había descendido esa pista en numerosas ocasiones, pero jamás sin una absoluta concentración. Sabía que abordarla en el estado mental en que se hallaba ella en ese momento, representaba una invitación casi segura a sufrir una lesión, o algo peor.
    Logró alcanzarla, aunque poco más podía hacer. Adelantarla con la esperanza de frenarla podría provocar el choque que tanto temía.
    Después del comienzo explosivo, Maggie supo que iba a necesitar toda su destreza y concentración para bajar de una pieza, pero sus piernas dieron la impresión de moverse instintivamente para esquivar todos los obstáculos y equilibrar su peso. En su interior creció la emoción al darse cuenta de que era lo bastante buena esquiadora como para conseguirlo. Y lo mejor de todo, lograba dejar atrás a los fantasmas.
    Y entonces tuvo el final a la vista. Llegó jadeante y sintiendo como si un viento purificador hubiera pasado por su mente, dejándola vacía de todo. No había dolor, ni miedo, ni desesperación, ni júbilo, ni amor. No había nada.
    Sebastián apareció casi en el acto. Le dio la impresión de que había desaparecido la hostilidad de la cara de ella, pero buscó en vano algo más suave que hubiera podido reemplazarla.
    – Bien, ya lo has hecho -dijo, respirando agitadamente.
    – Sí. Y pienso repetir. Tú no tienes por qué acompañarme.
    – Te acompañaré -repuso con tono sombrío-, porque cuando te rompas el cuello, quiero estar a tu lado para recordarte que ya te lo había dicho.
    – Perfecto.
    Al llegar a la cima, ella volvió a lanzarse sin ninguna vacilación, pero en esa ocasión Sebastián estaba preparado. Descendieron casi lado a lado y frenaron juntos.
    – ¡Se acabó! -exclamó él.
    – Puede que para ti, pero yo subiré otra vez.
    – ¿Qué te sucede? -gritó-. ¿Qué intentas demostrar?
    – Nada que tú tengas que demostrar conmigo.
    – Sabes que no es así.
    Obstinada, regresó a la cima, pero supo que había cometido un error. Estaba cansada y había perdido la tensión que la había llevado a bajar dos veces con éxito. Pero se dijo que la experiencia que tenía de la pendiente lo compensaría.
    Sin embargo, calculó mal. El descenso parecía más veloz, más pronunciado, y sus reacciones más lentas. Era como si el final no fuera a llegar nunca.
    Lo que sucedió a continuación fue demasiado veloz. De pronto el suelo dio la impresión de desvanecerse. Tuvo una visión enfermiza del valle y de la nada que iba a su encuentro. Buscó dónde apoyar los pies pero la montaña se había convertido en una enemiga. Oyó el grito de Sebastián y al momento siguiente se encontró en una caída libre. Recurrió a todo su pericia, sin tratar de luchar, sino de controlar la caída. Aun así, supo que era afortunada de haber llegado abajo de una pieza.
    Pero eso no mitigó la furia que sintió al haber fallado delante de él. Cuando el mundo dejó de girar, se sentó y aporreó la nieve con el puño, en el momento en que Sebastián se ponía de rodillas a su lado.
    – Te podrías haber matado -gritó, aferrándola por los brazos-. ¿Me oyes? ¡Te podrías haber matado!
    – Eso habría solucionado tu problema -gritó ella.
    – De todas las estupideces… vamos -la ayudó a ponerse de pie. Pero ella se soltó enseguida-. En cuanto regresemos al hotel, te verá un médico.
    – Estoy bien. Solo un poco magullada.
    – Te verá un médico -repitió con exasperada paciencia-. Si me has catalogado como un bravucón dominador, me comportaré como tal.
    Ella no respondió y trató de pasarse los esquís sobre los hombros, pero le dolía todo. En silencio Sebastián se los quitó y regresaron al hotel. La caminata le pareció más dura de lo que habría imaginado. Las montañas seguían girando a su alrededor y solo tenía ganas de descansar.
    Habían reservado la habitación más lujosa del Hotel Frontera. Tenía dos camas dobles y una chimenea enorme que funcionaba con radiadores, pero que creaba la atmósfera rústica adecuada.
    Maggie comenzó a quitarse la ropa exterior, despacio y con muchas muecas. Le fue imposible alcanzar las botas.
    – Deja que te ayude -se arrodilló para liberar las hebillas y Maggie contuvo el aliento cuando se las quitó-. Lo siento. ¿Te ha dolido?
    – Diría que no más de lo que merezco -repuso con risa hosca.
    – Por el bien de la armonía, no te responderé -llamaron a la puerta. Sebastián fue a abrir y regresó con dos copas de brandy-. Hará que te sientas mejor.
    Al rato llegó el médico, un agradable hombre de mediana edad que la examinó y anunció que no tenía ningún hueso roto, ni siquiera astillado.
    – Muchos golpes, pero nada más grave. No intente esquiar por la misma pista hasta que no se encuentre mejor. He visto a personas romperse el cuello.
    – ¿Quieres contarme la verdad? -preguntó Sebastián al quedarse solos-. ¿Qué pretendías conseguir?
    – ¿Romperme el cuello? Desde luego que no. No sé cómo expresarlo… a veces es agradable correr riesgos y dejarlo todo en manos del destino. Cuando no sabes cuál es la respuesta y estás dispuesta a aceptar lo que sea, puede representar una de las sensaciones más emocionantes del mundo.
    – Lo sé. Yo mismo lo he hecho. Nadie que no tenga un toque de fatalismo subiría jamás a las pistas más arriesgadas.
    – Cuando esté mejor, volveré -aseveró.
    – Muy bien, iremos juntos. Pero en esa ocasión, lado a lado, sin competir. Sin importar lo que puedas pensar, ver cómo te matas no solucionará mi problema. Aunque existe la posibilidad de que el cuello que se rompa sea el mío -añadió con ironía-, y entonces se solucionaría tu problema.
    – No -contradijo-. Rodrigo murió, pero eso no me liberó de él. Simplemente se volvió más destructivo. Pensaba que había escapado de su sombra, pero ahora es más grande que nunca.
    – ¿Por mí? -quiso saber con voz tensa.
    – En ciertos aspectos tú eres como él.
    – ¿Yo soy como ese insensible criminal? -alzó la cabeza.
    – Hacía lo que le apetecía y me lo contaba después, igual que tú en nuestra boda.
    – Hice lo que consideré apropiado -frunció el ceño-, pero quizá… quizá me equivoqué.
    – ¿Y qué pasaba con lo que yo pensaba? No importaba, ¿verdad? Olvídalo. Ya está hecho. Me voy a dormir.
    Al día siguiente Maggie permaneció en reposo mientras Sebastián esquiaba. Descendió por el Muro de la muerte dos veces por la mañana y dos veces por la tarde, preguntándose qué intentaba demostrarse y sin querer buscar una respuesta. Comió fuera antes que regresar al hotel donde sabía que no era bienvenido.
    Por la noche encontró a Maggie levantada y vestida, con mejor aspecto, aunque aún se movía con rigidez.
    Con cortesía ella le preguntó si había pasado un buen día, y comentó que quizá al día siguiente se atreviera a ir a dar un paseo por el pueblo.
    – Debes estar hambrienta -comentó él-. ¿Quieres que llame al servicio de habitaciones?
    – No hace falta. Me encuentro lo bastante bien como para bajar al restaurante.
    La cena educada que mantuvieron resultó más terrible que una pelea amarga. Al terminar, ella dijo que se iba a retirar temprano. Cuando Sebastián subió después de tomar una copa, encontró la luz apagada y a Maggie, al parecer, dormida.
    Despertó al oír el ruido de agua. A través de la rendija de luz que salía por la puerta entreabierta vio la sombra de ella al meterse en la bañera. Pasado un rato, captó lo que parecía un jadeo de dolor, seguido de un juramento. Se levantó, se puso una bata de seda y se acercó.
    – ¿Estás bien? -preguntó.
    – No -repuso ella transcurridos unos momentos.
    – ¿Puedo pasar?
    – Sí -estaba sentada en la bañera, con las manos en los bordes y una expresión de frustración en la cara-. Pensé que un baño caliente me sentaría bien. Pero ahora no soy capaz de levantarme. Me duele cuando lo intento.
    – Rodéame el cuello con los brazos -se inclinó.
    Ella obedeció y él se incorporó despacio, levantando todo su peso. Cuando la vio desnuda, soltó una exclamación. Los moretones parecían haber madurado plenamente y todo su cuerpo estaba negro y azul.
    – Hay un albornoz en la puerta -indicó Maggie.
    Sebastián se lo puso con cuidado y la ayudó a salir. Luego la alzó en brazos con gentileza y la llevó hasta el sofá frente a la chimenea. Después fue a buscar una toalla y, para sorpresa de ella, se sentó enfrente y comenzó a secarle los pies.
    – Puedo hacerlo yo -protestó.
    – No puedes. Comprueba lo que pasa cuando tratas de llegar a tus pies -ella lo hizo y se rindió con una mueca de dolor-. No tendrías que haberte metido sola en la bañera. ¿Por qué no te diste una ducha?
    – Pensé que un baño haría que me sintiera mejor.
    – ¿Y si yo no me hubiera despertado?
    – Me habría quedado allí hasta mañana, supongo. De todos modos, gracias.
    – Creo que tendríamos que regresar a casa.
    – No. He descansado un día y me he dado un baño, y ya me siento mejor. Mañana voy a salir.
    – Se acabó el muro de la Muerte -dijo Sebastián.
    – Sí. Ya lo he bajado.
    – ¿Y funcionó? -preguntó él con perspicacia.
    – Hasta cierto punto.
    – Háblame de él -pidió Sebastián al final; ella enarcó las cejas-. Sí, tendría que habértelo pedido hace tiempo. Pero me gustaría saber qué vio una mujer como tú en un hombre como ese.
    – En aquella época no era como soy hoy. Era una joven de la edad de Catalina, tan ignorante e ingenua como ella. Ahora soy la mujer que Rodrigo me hizo; a menudo creo que no muy agradable. En realidad, en el fondo de mi corazón no confío en nadie, porque confié demasiado en él.
    – Sigue, por favor -dijo Sebastián tras un prolongado silencio.
    – Mis padres habían muerto y estaba sola. Rodrigo me pareció maravilloso, atractivo y encantador. Me dijo que se hallaba en viaje de negocios.
    – Nunca en la vida ganó una peseta de manera honesta -no pudo evitar interrumpir.
    – Eso no es verdad -se sintió obligada a defender a Rodrigo por un impulso que no comprendió. Aunque quizá defendía a la Maggie de dieciocho años, junto con todo aquello en lo que había creído-. El negocio era bastante real. Lo que pasaba era que no le iba bien. Al principio lo intentó en serio, lo sé. Y a veces incluso logró cerrar un trato positivo. Pero luego se dejaba llevar y se gastaba los beneficios antes de haberlos cobrado.
    – Entonces, ¿cómo se transformó en lo que se había convertido?
    – No tenía mucha cabeza para lo financiero. Siempre pensaba que el dinero aparecería, y cuando comprobaba que no era así, bueno… Yo tenía algo, pero también desapareció. No dejé de creer que crecería, que se haría más responsable, pero ya no era un niño. Tenía doce años más que yo. Supongo que no conseguía madurar. Y cuando el dinero desapareció, lo dominó el pánico.
    – ¿Te pegaba?
    – No -respondió con celeridad-, no hacía eso.
    La observó, preguntándose si sabía lo que le había revelado. La velocidad de su respuesta y las palabras elegidas daban a entender que era prácticamente lo único que no le había hecho.
    – Le gustaba seguir el camino más fácil -continuó Maggie-. Al final, ya no era capaz de trabajar. Creo que había olvidado cómo hacerlo. De modo que la única manera de conseguir dinero era robándolo -rió sin humor-. Se le dio bastante bien, por lo que decidió continuar.
    – ¿Por qué te quedaste con un hombre así?
    – Quizá por obstinación. No podía soportar pensar que nuestro amor se había convertido en semejante desastre.
    – ¿Lo amabas? -su voz mostró desprecio e incredulidad.
    – Oh, sí -susurró-. Lo amé una vez. Lo había sido todo para mí, y resultaba duro olvidarme de ello. Y entonces… descubrí que estaba embarazada -tenía la vista clavada en el fuego y no vio el sobresalto de él-. Albergué muchas esperanzas cuando lo supe. Pensé que Rodrigo podría cambiar, volverse responsable -emitió otra vez la misma risa-. Como si la naturaleza básica del ser humano pudiera cambiar. Empeoró. Pensó que el embarazo justificaba que fuera un ladrón. Solía decir: «Lo hago por ti y nuestro hijo». Estaba convencido de que sería un niño. No dejaba de imaginar planes grandiosos para el pequeño, y luego se iba a robar. Creo que fue por ese entonces cuando noté el cambio en su cara. Adelgazó, se marchitó… y adquirió una expresión mezquina.
    – Recuerdo haberlo visto en el juicio y pensar que tenía la cara de una rata -intervino Sebastián-. Una rata miserable y acorralada, retorciéndose para evitar que lo declararan culpable. Por suerte no lo consiguió. Hasta sus compinches estaban enfadados con él. Uno de ellos declaró en su contra.
    – Sí, me enteré.
    – Jamás te vi en el juicio, o te habría recordado.
    – No asistí. El día anterior a su celebración, tuve un parto prematuro. Mi bebé nació con seis meses. Era una niña y vivió una semana en la incubadora. Me quedé con ella todo el tiempo. Sabía que el juicio tenía lugar, pero era como si fuera en otro planeta. Para mí, todo el mundo estaba en la incubadora. Nunca pude tocarla. Cuando murió, la sacaron y la envolvieron en una sábana para que pudiera sostenerla en brazos. Su cuerpecito aún irradiaba calor, como si estuviera viva. Quise decirles a los médicos que se habían equivocado. Pero casi de inmediato comenzó a enfriarse y supe que había muerto de verdad.
    Reinó otro silencio prolongado. Maggie cruzó los brazos y se movió adelante y atrás con la cabeza inclinada. Consternado, Sebastián la observó. No era eso lo que había esperado. Apoyó con suavidad una mano en su hombro, pero ella se apartó.
    Él también bajó la cabeza y se cubrió el rostro con las manos. Le costaba sobrellevar la impotencia, la frustración, el conocimiento de que le había hecho daño y no sabía cómo repararlo.
    – Era tan diminuta… y luchó con todas sus fuerzas para vivir -susurró Maggie-. Habría dado mi vida para salvarla, pero no pude. Era su madre, pero no podía ayudarla. ¡Mi pequeña! ¡Mi dulce y pequeña valiente! Jamás tuvo una oportunidad -la angustia la sacudió.
    Sebastián pensó en consolarla, pero retiró la mano en el acto, sabiendo que no había nada que pudiera decir o hacer que no pareciera una grave impertinencia. Permaneció como estaba, maldiciendo en silencio, hasta que al rato Maggie levantó la cabeza y volvió a hablar.
    – No le importaba a nadie salvo a mí. José fue al funeral. Nadie más de la familia se molestó. Entonces sucedió algo extraño. Dejé de sentir. Y me alegré, porque ya no habría más dolor. Sabía que en el fondo sufría, pero no podía sentirlo. Vi a Rodrigo en la cárcel y me gritó, pero fue como si no lo oyera. Le dije que lo odiaba porque nuestro bebé estaba muerto, pero tampoco podía sentir el odio, aunque sabía que lo tenía dentro. Regresé a Inglaterra. José me acompañó al aeropuerto. Solo era un niño, pero fue muy amable. Nadie de la familia inmediata de Rodrigo quiso ayudarme. Me culpaban por no haberle ofrecido una coartada.
    – Habría dado igual -dijo Sebastián-. ¿Quién te habría creído?
    – Eso es verdad. Pero José no era como ellos. Me escribió cuando Rodrigo murió. Y ahí fue cuando… – calló y sintió un escalofrío-. Cuando empecé a sentir otra vez. Empecé a oír sus gritos. Por la noche, en mis sueños, siempre estaba presente… gritándome que todo era por mi culpa…
    – ¡Tonterías! -exclamó él-. ¿Cómo puede ser tu culpa?
    – Tú pensaste que lo era. Al descubrir cuál era mi verdadero apellido, para ti no fui más que una Alva, un miembro de esa familia corrupta.
    – Me equivoqué -repuso de inmediato-. Me comporté mal contigo. ¿No puedes perdonar?
    – ¿Y quién me perdonará a mí?
    – ¿Por qué?
    – Él está muerto. Quizá tendría que haber mentido para salvarlo.
    – No puedes creer eso.
    – Por el día no lo creo. Pero por la noche, cuando me acusa en mis pesadillas… -tembló otra vez y se tapó los oídos.
    – ¡Para! -pidió él con urgencia. La aferró y en esa ocasión ella no se apartó-. Maggie -la sacudió con delicadeza-. Maggie, escúchame. Se ha acabado. Fue un mal hombre y recibió su castigo. Se ha acabado. Tienes que seguir adelante con tu vida.
    – ¿Qué clase de vida puede tener una Alva? Son malos, corruptos, incapaces de realizar buenas…
    – ¡No! -exclamó casi tan atormentado como ella-. No eres una Alva. Nunca lo has sido. Tu apellido es de Santiago y eres mi esposa.
    – ¡Soy su esposa! -gritó.
    – No. Ahora eres mía. Siente mis brazos a tu alrededor. Siente lo mucho que te deseo. No dejes que los muertos te reclamen. Hay tanta vida para nosotros.
    Le besó los ojos, la boca, tratando desesperadamente de sacarla del lugar frío que amenazaba con llevársela. Ella deseó responderle con todo su corazón. Quizá la pasión de Sebastián pudiera devolverla a la vida.
    Pero casi de inmediato ambos supieron la verdad.
    Sebastián observó su cara y en ella no vio frialdad, sino angustia. La soltó despacio.
    – Es demasiado pronto -musitó-. No estás bien. Vuelve a la cama. Intenta dormir. Hablaremos por la mañana.
    – Basta de hablar. No tiene sentido.
    Dejó que la ayudara a acostarse, luego se dio la vuelta y cerró los ojos.
    Se quedaron una semana, esquiando hasta la extenuación, comiendo juntos, hablando poco, pero con gran cortesía. Ante sus propios oídos sonaban como extraños que gritaran en un profundo valle. Él no intentó volver a hacerle el amor.
    La noche anterior a su partida, Sebastián dijo:
    – Y ahora ¿qué va a suceder?
    – Vamos a casa. Será mejor que me lleves a realizar el recorrido de tus tierras y que me presentes a la gente.
    – Gracias, Margarita, por quedarte conmigo -se relajó de forma casi imperceptible-. Temía que huyeras.
    – ¿Adonde? -lo miró asombrada-. No hay escapatoria.

Capítulo 10

    Regresaron para encontrar la casa en un estado de tensión. Isabel se había recuperado lo suficiente como para imponer la prohibición de Sebastián de que Catalina viera a José, y la joven estaba dominada por un espíritu rebelde. Llamaba por teléfono a José todos los días, pero había sido incapaz de escabullirse para ir a verlo.
    – Y no lo verás -le dijo Sebastián con furia-. Es un Alva, primo del hombre que acabó con mi amigo. No lo verás y tu matrimonio queda descartado.
    No creyó que Maggie pudiera oírlo, pero se equivocó. En su presencia jamás le mencionaba a Rodrigo y ella llegó a entender que el dominio que exhibía surgía por su bienestar. Siempre la trataba con gentileza y amabilidad. Pero cuando lo oía hablar de esa manera de la familia Alva, sabía que el abismo que los separaba seguía tan ancho y profundo como siempre.
    Catalina buscó refugió con Maggie, quien le explicó la situación como mejor pudo.
    – Pero no es culpa de él -defendió la joven con ardor.
    – No, no es culpa de José -convino-, pero esto se halla muy arraigado en Sebastián, así que no esperes que cambie de idea.
    – Pensé que podrías ponerte de mi lado -acusó Catalina.
    – Podría, si fueras un poco más madura, y si considerara que tu amor por José era profundo y sincero, y no una reacción a tu compromiso con Sebastián. Ahora que eres libre para realizar una elección, no te precipites con el primer hombre que veas.
    Le expuso a Sebastián con franqueza que iba a ver a José.
    – ¿Para actuar como intermediaria? -inquirió con ironía.
    – Catalina no es una señorita del siglo XIX a la que se pueda encerrar en su habitación hasta que obedezca. Si mantengo las líneas de comunicación abiertas, es más factible que no sufras una rebelión abierta. No pienso ayudarlos a fugarse… solo trataré de mantener la situación bajo control. Pero no lo haré en secreto.
    – Gracias.
    Su visita a José la dejó en un estado de mayor incertidumbre. No se podían albergar dudas sobre lo que sentía él, pero le dio la impresión de que era más un niño encaprichado que un hombre serio. Maggie le explicó la amistad que tenía Sebastián con Felipe Mayorez, le transmitió mensajes cariñosos de Catalina, le aconsejó que fuera muy paciente y prometió ablandar a Sebastián si ello era posible.
    Al regresar a casa, lo encontró leyendo una carta con el ceño fruncido.
    – ¿Qué sucede? -preguntó-. ¿De quién es?
    – De Felipe Mayorez -suspiró-. Quiere que vaya a visitarlo contigo -vio la expresión horrorizada de ella y añadió-: Lo invité a la boda por una cuestión de cortesía, pero no pudo asistir.
    – ¿En que estado se encuentra en la actualidad? – inquirió ella incómoda.
    – Casi como un vegetal. Vive en una silla de ruedas. Tiene un enfermero, Carlos, que le da de comer y lo atiende. A veces puede decir unas palabras; algunos días es capaz de hablar con claridad un breve período de tiempo.
    – ¡Oh, Dios! -susurró. Se puso a caminar por la habitación-. No puedo verlo, es demasiado arriesgado. En aquella época aparecieron fotografías en la prensa…
    – ¿De ti?
    – No… creo que no… ¿pero imagina que hubiera una foto de la que yo no sé nada… y que me reconociera? Piensa en cuánto lo perturbaría.
    – Estuvo en coma meses. Jamás vio nada en los periódicos. Además, he leído todo lo que publicó la prensa, y nunca vi tu foto. De lo contrario, te habría reconocido desde el principio -la observó-. No pasa nada. Yo he de ir a verlo, pero presentaré tus excusas.
    – ¿Qué excusa hay para una descortesía semejante?
    – Ya se me ocurrirá algo. No voy a pedirte que hagas esto.
    – Es lo que se espera. Eres un hombre con una vida pública. No puedes permitirte el lujo de hacer lo que no se espera de ti.
    Se lo agradeció, pero algo en su aceptación lo perturbó. Pasada su primera protesta, había dado la impresión de encogerse mentalmente de hombros para decidir que no importaba, porque en realidad a ella no le importaba nada. Daba la impresión de que la antigua Maggie, vital y beligerante, se había desvanecido, y Sebastián habría dado cualquier cosa por recuperarla.
    Podía percibir la desesperación y confusión de su mujer. Se hallaba perdida en un desierto, funcionando con el piloto automático, mientras esperaba que sucediera algo que le mostrara el camino de salida. Y a pesar de lo mucho que anhelaba hacerlo, sabía que no podía ayudarla. Era él quien había despertado sus demonios; sin embargo, carecía de poder para volver a calmarlos.
    La Casa Mayorez se hallaba en el centro de Granada, cerca de La Alhambra. A su propia manera, Felipe Mayorez era un príncipe, y como tal había vivido hasta que cuatro años atrás lo habían atacado para robarle. En ese momento existía entre sus magníficas posesiones.
    Carlos, su enfermero, salió a recibirlos. Era un joven amigable entregado a su paciente, capaz de captar todos sus estados de ánimo, aun cuando las palabras fueran farragosas.
    – Hoy está más animado que de costumbre -les informó-. Y puede hablar con bastante claridad. Lo hará muy feliz saber que han venido.
    Los condujo al salón donde Felipe Mayorez se hallaba en una silla de ruedas que podía cumplir la función de una cama pequeña; tenía las piernas cubiertas con una manta y la cabeza apoyada en una almohada. Con gran esfuerzo, logró girarla cuando se acercaron sus visitantes.
    – Bienvenidos a mi hogar -dijo despacio-. Bienvenido, viejo amigo. Y bienvenida sea tu esposa.
    Sebastián se inclinó y besó al anciano con absoluta naturalidad. Maggie se obligó a mantener la serenidad mientras su marido la presentaba. Felipe Mayorez le sonrió.
    Ella le agradeció el regalo de bodas, una vajilla completa de fina porcelana decorada con bandas de oro.
    – Ese fue el regalo a tu casa -indicó Felipe-. Pero tengo otro regalo solo para ti. En esa mesa.
    Sebastián le entregó un estuche pequeño, en cuyo interior había unos pendientes de oro.
    – Son hermosos -musitó Maggie-. Pero no puedo aceptarlos. Parecen antigüedades valiosas.
    – Lo son -explicó Sebastián-. Pertenecieron a su mujer.
    – Su mujer -repitió casi sin voz.
    – Te los entrega como un gran cumplido.
    Tuvo ganas de huir, pero vio los ojos de Sebastián ofreciéndole firmeza y sintió la cálida presión de sus dedos en la mano y el momento de pánico desapareció.
    – Ayúdame a ponérmelos -pidió, sacándolos del estuche.
    Le alzó el pelo y ella notó el calor de su aliento en la nuca. Luego la rozó mientras le colocaba los pendientes. Maggie respiró hondo, sobresaltada por el modo en que había empezado a latirle el corazón. Era la primera vez que la tocaba de forma íntima desde la noche en que trató de hacerle el amor, para desistir por la desesperación que la dominaba.
    Y en ese momento, cuando se hallaba menos preparada que nunca, sus emociones retornaban para subirle la sangre a las mejillas y ruborizarla. Lo miró a los ojos y vio que él lo había comprendido. Un suspiro de placer de Felipe los obligó a regresar al presente.
    – Hermosos -dijo-. Magníficos.
    – Sí, son hermosos -coincidió ella-. Gracias -entonces se puso a llorar. Era tan terrible verlo ahí, con la vida destrozada y saber que lo estaba engañando.
    – No debes llorar -pidió Felipe.
    – No puedo evitarlo -se llevó la mano a la mejilla-. Lo siento… lo siento tanto…
    – No hace falta que lo lamentes… cuando hay una joven adorable que llora por mí -comentó con galantería. Intentó alzar el brazo y no lo consiguió-. Sebastián, consuélala.
    Trató de parar, pero sin éxito. Había derramado lágrimas por su bebé, por Rodrigo, por sí misma, pero el llanto por Felipe le producía las lágrimas más amargas. Sintió que Sebastián la abrazaba y hacía que apoyara la cabeza en su hombro. No contuvo el llanto.
    Pasado un rato, se obligó a calmarse y alzó la cabeza para sonreírle al anciano.
    – Eres un hombre afortunado -le dijo Felipe a Sebastián-. A estas horas podrías estar casado con otra mujer. Pero esta es la esposa idónea para ti. Es una mujer buena y leal. Ningún hombre podría pedir algo mejor.
    – Y tienes razón, viejo amigo -convino Sebastián con seriedad-. Ya lo sabía, pero me satisface oírtelo decir a ti.
    De pronto el anciano suspiró. Cerró los ojos y la cabeza se le ladeó.
    – Carlos -llamó Sebastián, y el joven apareció tan rápidamente que debía de estar cerca.
    Se despidieron, pero Felipe no daba la impresión de poder oírlos, y se marcharon.

    Maggie se había trasladado de la habitación que ocupó la primera vez, pero Sebastián había mantenido el dormitorio de al lado. A veces le llegaban sonidos débiles a través de la pared que los conectaba. Intentaba no escucharlos, aunque lo atormentaban.
    La noche de la visita á Felipe estaba despierto, sin poder evitar escuchar. Pasada la medianoche, la oyó caminar por la habitación. Pero al rato los movimientos se detuvieron y el silencio fue peor.
    Al no poder soportarlo más, salió al pasillo. No le llegaba ningún sonido del otro lado de la puerta; finalmente la abrió y la cerró a su espalda. Ella se hallaba de pie en medio de la estancia. Se volvió al oír el ruido.
    – ¿No puedes dormir? -preguntó él.
    – No quiero dormir. No después de esta tarde. Cada vez que cierro los ojos lo veo.
    – ¿A Felipe?
    – No… ¡a él! No soporto las pesadillas -añadió con tono desolado-. Siempre está presente.
    – No ha de estarlo -se acercó-. Nadie ha de estar presente salvo yo.
    – Entonces, expúlsalo -pidió desesperada-. ¿No puedes desterrarlo?
    – Sí -la tomó en brazos-. Haré que se marche para que solo esté yo. Dime que eso es lo que quieres.
    – Sí -susurró, rodeándole el cuello con los brazos-. Es lo que quiero.
    Pero él aún no podía estar seguro, y su incertidumbre se reflejó en su beso, dulce y cariñoso, con la pasión contenida. En la reacción de ella había algo nuevo, una desesperación, casi una súplica, que le hizo daño. La besó repetidas veces, tratando de recuperarla.
    – Margarita -musitó-, Margarita… ¿dónde estás?
    – Contigo… donde quiero estar. Abrázame.
    – ¿Qué deseas?
    – A ti… a ti.
    Quiso preguntarle qué significaba eso, pero la necesidad surgía en su interior, haciendo que sus caricias fueran más urgentes, los besos más profundos. Esa noche la belleza de Maggie poseía una cualidad especial. Le quitó el camisón y luego se desprendió de su bata, y pegó el cuerpo desnudo de ella contra el suyo.
    – Sebastián… te deseo.
    Era todo lo que necesitaba. Se sentó en la cama y la situó encima, para poder apoyar la cabeza sobre sus pechos, extasiándose en su calor y dulzura. Sus cumbres ya se erguían con orgullo, prueba de su deseo. Cuando las acarició con los labios, ella soltó un suspiro de placer y satisfacción, apoyando las manos detrás de la cabeza de él para invitarlo a continuar.
    Se echaron en la cama y comenzó a darle besos sutiles y prolongados en la cara, en el cuello, llamándola en silencio para que retornara junto a él.
    Sus anteriores actos de amor habían sido encuentros salvajes, buscando y ofreciendo placer casi como rivales. Pero en ese momento, Sebastián empleaba el deseo para darle otra cosa, algo que ella necesitaba mucho más que el placer. Con cada caricia le hablaba de ternura, protección, reafirmación, y los terrores comenzaron a desvanecerse. En su necesidad, se abrió a él y allí lo encontró.
    – Margarita -murmuró.
    – Abrázame -suplicó ella-. No me sueltes.
    – Jamás -aseguró-. Estoy aquí… siempre… -su rostro estaba cerca y con los ojos la inmovilizaba-. Ahora-susurró-. ¡Ahora!
    Ella respiró hondo y de pronto fue un torbellino en sus brazos, pronunciando su nombre, acercándolo, buscando algo que solo Sebastián podía darle. Durante un cegador momento todo estuvo bien entre ellos, tal como había sido cuando la pasión no era complicada y era lo único que pedían.
    De repente todo se acabó y el corazón de él palpitó como nunca. Había sucedido algo, hermoso, alarmante y más allá de su experiencia. Ya no tuvo certeza de nada, salvo que la pasión sola nunca más volvería a ser suficiente.
    Se tumbo de espaldas, con el brazo bajo el cuello de Maggie, mientras ella se volvía de costado y le pasaba un brazo por el pecho para acurrucarse contra él y quejarse dormida como una niña satisfecha y segura. Pasado un rato, también Sebastián se quedó dormido.
    Despertó en plena noche para descubrir que aún seguía dormida en el hueco de su brazo.
    – Margarita -musitó-, ¿estás despierta? -al no obtener respuesta, le besó la cabeza-. ¿Dónde nos encontramos ahora? -susurró-. Has venido a mí, pero, ¿por qué? ¿Solo para expulsar a tu fantasma? En ese caso, ¿cómo puedo quejarme? ¿Quién te va a defender de él si no yo, que lo traje para que te atormentara? ¿Qué dirías si te hablara de amor? ¿Eso te acercaría más a mí o te alejaría? ¿Por qué no he tenido el valor de correr el riesgo?
    Se sentó con brusquedad y temió haberla despertado. Pero ella se dio la vuelta y se acomodó con más firmeza en la cama. Se levantó, se puso la bata y se acercó a la ventana que daba al jardín, para abrirla con sigilo y salir al fresco aire nocturno.
    Supo que al descubrir algo del corazón y de la mente de Maggie, lo atormentaba más que nunca, planteando cuestiones que no podían contestarse en la cama, y que socavaban todo lo que había considerado seguro en su vida.
    – Margarita Alva -murmuró con desesperación al cielo de la noche-. ¡Cómo desearía no haberte conocido jamás!

    El recorrido de Maggie por las propiedades de Santiago fue un éxito rotundo. Las personas a las que conoció sabían únicamente que era inglesa y se habían preparado para lo peor. Pero la fluidez con la que hablaba el castellano los desarmó, y descubrir que era una Cortez, nacida en la región, completó su conquista. Incluso comenzaron a recurrir a ella como un canal de acceso a Sebastián.
    – Desde luego, comprendo que te resulta increíblemente aburrido hablar de estas cosas con una mujer – se burló ella una noche.
    – No, no, eso no te va a funcionar -se defendió él con una sonrisa-. Solo lo dije para irritarte -miró los papeles que ella le había puesto delante-. ¿Por qué la señora Herez no me planteó este problema hace siglos? Lo ha dejado hasta que ya es casi demasiado tarde para hacer algo.
    – La intimidas.
    – No lo sabía -reconoció inquieto.
    – ¿De verdad es demasiado tarde?
    – La semana próxima iremos a Sevilla para la inauguración del Parlamento regional. Hablaré con algunas personas.

    En Sevilla descubrió que era el centro de un mundo nuevo. En ese momento fueron los colegas políticos de Sebastián quienes se mostraron ansiosos por conocerla. Durante una serie de agotadoras, pero triunfales cenas, concluyó lo que su marido llamó «la conquista de Sevilla». El orgullo que sentía por ella era enorme. Parecían estar más unidos cada día. Cuando tres semanas más tarde regresaron a casa, ambos sentían que podían esperar haber dejado atrás los problemas.

    Sebastián llegó a la Casa Mayorez por la tarde. Carlos lo esperaba.
    – No sé si hice lo correcto al llamarlo, señor -dijo con nerviosismo.
    – Se mostró impreciso y misterioso por teléfono. ¿Por qué simplemente no me cuenta lo que pasó?
    Carlos le mostró un periódico con la foto de un hombre sin afeitar y de aspecto de rufián que a Sebastián le resultó desagradablemente familiar.
    – Es él -afirmó el enfermero-. Se llama Miguel Vargas y acaba de ser arrestado por asesinato. También salió en la televisión, y cuando el señor vio su cara en la pantalla, se mostró muy agitado.
    Sebastián estudió la foto y se quedó helado. Ya sabía dónde había visto con anterioridad a Miguel Vargas… en el juicio de Rodrigo Alva. Era un compinche de Alva y había declarado en su contra. Según él, Alva había alardeado de haber robado en una ocasión en la Casa Mayorez… algo que Rodrigo había reconocido, ya que su defensa aducía que las huellas de él se habían encontrado debido a aquel primer robo.
    Vargas había afirmado que el acusado había dicho que el lugar estaba lleno de objetos valiosos y que volvería. Pero Alva había negado con rotundidad esa aseveración. Los dos hombres discutieron a gritos en el tribunal. Vargas era un personaje desagradable, pero nadie dudó de que decía la verdad al respecto.
    – ¿Muy… agitado? -le preguntó a Carlos.
    – No paraba de decir «Él, él». Le pregunté a qué se refería y me contestó: «Él me mató». Y entonces se puso a llorar. No dejó de repetir «Él me mató».
    Sebastián intentó no escuchar los pensamientos que gritaban en su mente. Era monstruoso, imposible. Porque si fuera verdad…
    Si fuera verdad, Rodrigo era inocente del crimen por el que se lo había condenado. Y eso significaba…
    Se recobró y leyó el resto del artículo. Miguel Vargas había sido arrestado por abatir a un policía a sangre fría en presencia de testigos. No había duda alguna sobre su culpabilidad, ni que pasaría el resto de su vida en la cárcel. Nada de lo que Sebastián hiciera o dejara de hacer modificaría eso.
    – ¿Qué camino tomar, señor? -preguntó Carlos-. Pensé en ir a la policía, pero que un hombre tan enfermo, después de cuatro años, deba realizar una identificación…
    – Serviría de poco -convino Sebastián.
    – E interrogarían al señor y lo agitarían aún más. ¿No debería ahorrarle eso? Aconséjeme, señor.
    – Deje que lo piense. Mientras tanto, no diga nada. Intente mantenerlo tranquilo, y si es posible, no permita que vea las noticias. Estaré en contacto.
    Pasó una velada atribulada en su casa, contento de tener invitados para que sus preocupaciones pasaran desapercibidas. Cuando todos se marcharon, le dijo a su mujer que estaría trabajando hasta tarde en el estudio.
    En principio no había duda acerca de lo que tenía que hacer. Si un hombre inocente había sido condenado, entonces, aunque ya hubiera fallecido, tenía derecho a que se limpiara su nombre. Todo era muy sencillo. Excepto…
    Excepto que el descubrimiento de la inocencia de su marido reconciliaría a Maggie con su recuerdo. Justo cuando empezaba a recurrir a él, se enteraría de algo que sería como una nueva barrera entre los dos.
    Sabía que no podía hacer nada antes de llevar el caso ante las autoridades. Pensó en Hugo Ordoñez, un buen amigo y político local, con influencia en los círculos policiales. A la mañana siguiente lo llamó, recibió un cordial saludo y al mediodía se hallaba sentado en su despacho.
    – Es sobre Miguel Vargas, que acaba de ser arrestado -explicó-. O, más bien, sobre Felipe Mayorez.
    – ¿Cómo te has enterado tan pronto? -Ordoñez se mostró sorprendido.
    – No entiendo. ¿Enterarme de qué?
    – De que Vargas fue él agresor de Mayorez. Aún no hemos podido confirmar que sea verdad, pero cuesta creer que de no serlo hubiera confesado.
    – ¿Confesado?
    – Se burló de nosotros. Con más de una docena de testigos que lo vieron asesinar al agente de policía, sabe que no tiene nada que perder. Aunque existe una posibilidad de que esté mintiendo.
    – No -corroboró Sebastián-. No miente. Mayorez lo ha identificado -le contó la historia-. ¿Qué sucederá a continuación? -inquirió.
    – No lo sé. Será difícil acusarlo en base a lo que disponemos. Es factible que niegue la veracidad de su confesión. Lo más probable es que dediquemos tanto tiempo a discutir sobre el resultado, que terminará por archivarse.
    «Y entonces nadie tendría por qué saberlo jamás», pensó al marcharse. Nadie, incluida la mujer cuya carga se duplicaría con el conocimiento de la inocencia de Rodrigo Alva.
    ¿Acaso ya no había sufrido bastante? ¿No sería un acto de bondad protegerla de esa revelación? Pero su conciencia le dijo que quería mantener a Maggie en la ignorancia para que se entregara más a él. Anheló reservarse la verdad y no correr el riesgo de destruir la proximidad que nacía entre ellos. Pero, ¿tenía derecho a guardar silencio por su propio provecho?
    De camino a casa luchó con sus miedos. Había tantas razones buenas para hacer lo que más le convenía a él. Pero era un hombre con un rígido código moral, y la tentación siempre le había resultado fácil de resistir.
    Hasta ese momento.

Capítulo 11

    Sebastián se había equivocado al pensar que la noche anterior Maggie no había notado su preocupación. Ella también había adivinado que no se había quedado en el estudio a trabajar. De modo que al regresar aquella tarde no se anduvo con rodeos.
    – ¿Qué sucede? -preguntó, estudiando su cara.
    Hasta ese momento, él había pensado que aún dudaba sobre lo que iba a decirle. Pero supo que la decisión ya había sido tomada.
    – He estado con un hombre llamado Hugo Ordoñez. Tiene contactos en la policía. Fui a preguntarle por Miguel Vargas, al que el otro día arrestaron por matar a un policía.
    – ¿Te refieres al mismo hombre que testificó en el juicio de Rodrigo? -se quedó muy quieta.
    – Sí. Al parecer ahora se ha descubierto que su testimonio era falso. Fue el propio Vargas quien atacó a Felipe.
    – ¿Qué estás diciendo?
    – Que Rodrigo era inocente -las palabras casi lo ahogaron-. El culpable era Vargas.
    – ¿Vargas lo ha reconocido?
    – Sí.
    – ¿Por qué?
    – Porque no tiene nada que perder. Se enfrenta a cadena perpetua y sabe que su confesión le va a causar problemas a la policía y ninguno a él.
    – ¿Y tú crees que de verdad es el hombre que atacó a Felipe? -preguntó al rato, lentamente.
    – Estoy seguro. Felipe vio la cara de Vargas en la televisión el día que lo arrestaron, y logró confirmarle a Carlos que era él. ¡Maggie…!
    Se había puesto tan pálida que temió que fuera a desmayarse. Intentó sostenerla pero ella retrocedió, agarrándose a una mesa.
    – Rodrigo era inocente -musitó con voz aturdida-. ¿Dijo la verdad en todo momento? No… no puede ser. ¡No puede ser! -las palabras fueron una súplica.
    – Me temo que sí.
    – ¡Santo Dios! -susurró-. ¿Qué voy a hacer?
    – No tienes que hacer nada. Iniciaré los trámites para limpiar su nombre… -pero al ver sus ojos desesperados supo que no se había referido a eso. ¿Qué iba a hacer con sus recuerdos y miedos?
    – Todo este tiempo… -dijo como para sí misma mientras iba de un lado a otro de la estancia-… todo este tiempo lo he odiado… y era inocente…
    – No lo odiabas solo por esto -le recordó.
    – Lo sé, lo sé. Intento ser sensata, pero es duro. ¿No ves que lo abandoné? Si me hubiera quedado…
    – Maggie, él se lo buscó.
    – ¿Él se buscó que Vargas mintiera? -espetó, mirándolo.
    – Sí -gritó Sebastián-. En primer lugar, ¿de qué conocía a Vargas? Porque eran cómplices en los delitos. Si hubiera sido un hombre honesto, jamás se habrían conocido. Sí, él se lo buscó, y si pensaras con serenidad, lo verías.
    – ¿Cómo puedes pedirme que piense con serenidad cuando puedo oírlo en mi cabeza, suplicándome que no lo abandonara? Era capaz de enfrentarme a eso cuando lo consideraba culpable, pero… ¡Oh, Dios! ¿Qué voy a hacer ahora? Si me hubiera quedado para luchar por él, quizá seguiría con vida. Me suplicó que le creyera, y yo asumí lo peor.
    – Porque te había dado motivos más que justificados -cuando ella no respondió, algo se quebró en el interior de Sebastián. La aferró de los hombros y la obligó a mirarlo-. Escúchame -soltó con voz fiera-. Te conozco como una mujer fuerte y sensata. Es así como siempre has querido que te viera. Bueno, pues actúa como tal. Mira cómo era de verdad, un despilfarrador y un vividor que te utilizó y te rompió el corazón. No lo conviertas en un santo porque era inocente de este único delito. Es un sentimentalismo que no esperaba de ti -no consiguió ninguna reacción-. Tuviste agallas para enfrentarte a mí -gritó, sacudiéndola-. ¿Por qué no tienes agallas para oponerte a él? ¿Cuánto quieres luchar contra él?
    – ¿Qué…?
    – ¿Por qué no lo reconoces? -exigió con amargura-. Sigue siendo él, ¿verdad?
    – No… ¿qué intentas decir? Claro que no es verdad.
    – Palabras -espetó-. Todo en tu actitud me indica que es él a quien aún llevas en el corazón.
    – ¿Y si fuera así? -replicó-. ¿Tendrías derecho a quejarte? Te casaste conmigo por tu orgullo. Pues has recibido lo que querías. Mis sentimientos no son asunto tuyo. Y ahora ¡déjame en paz!
    Abandonó la habitación a la carrera, dejándolo solo.
    Él jamás supo adonde fue y ella nunca le contó las horas que dedicó a vagar por los rincones más apartados de la propiedad. Nadie la vio llorar mientras trataba de controlar sus terribles pensamientos. Él había sido inocente y ella lo había abandonado.
    «Sigue siendo él, ¿verdad?»
    «¡No! ¡No me mires así… como si vieras lo que a mí me da tanto horror ver!»
    Luego volvió a ponerse a llorar, hasta que quedó demasiado extenuada para continuar.

    A primera hora de la noche fue a buscar a Sebastián a su estudio.
    – Los dos dijimos muchas cosas que no queríamos -comenzó.
    – Yo solo quería ayudarte a pasar por esto -sonrió con tensión-. Probablemente fui torpe, por lo que me disculpo -«dime que ya no lo amas».
    – No, no, tenías razón. Es una cuestión de sensatez -sonrió-. Dame un poco de tiempo para aclararme.
    – Margarita, no finjas porque creas que tienes que hacerlo. Soy tu marido. Si esto te resulta duro, quiero compartirlo.
    – ¿Compartirlo? ¿Tú y yo? -emitió una risa ahogada.
    – No me dejes fuera -suplicó.
    – No lo hago -repuso con demasiada celeridad-. No hay nada de lo que aislarte. Me encuentro bien, en serio. No marcará ninguna diferencia entre nosotros.
    A Sebastián se le hundió el corazón. Sus palabras sensatas y su sonrisa brillante fueron como un portazo.

    Una semana más tarde, Sebastián entró cuando Maggie colgaba el teléfono.
    – ¿De qué se trata? -preguntó al verle la cara.
    – Hablaba con mi casero de Inglaterra. Quiere saber qué va a pasar. Al marcharme, dejé pagados dos meses, pero ahora he de decidir qué voy a hacer.
    – ¿Qué hay que decidir? Eres mi mujer. Ahora esta es tu casa.
    – Sí, por supuesto. Me refería… hay que arreglar algunas cosas. Al irme, pensé que iba a estar ausente unas semanas. Tú tienes que pasar un tiempo en Sevilla, así que será un buen momento para regresar a solucionar todo en Inglaterra -rió con tono trémulo-. Me deben esperar unas buenas multas por los libros que saqué de la biblioteca.
    – Llama a tu casero -indicó él pasados unos momentos de silencio-. Que los devuelva él. Yo enviaré a alguien a recoger tus cosas…
    – No… no quiero que nadie hurgue entre mis pertenencias. Y he de ver a gente… viejos amigos, tengo que despedirme…
    – No te vayas, Margarita -experimentó un escalofrío-. Otros se pueden encargar de todo.
    – No… quiero ocuparme yo.
    – Muy bien -aceptó-. ¿Cuándo te marcharás?
    – Cuanto antes, mejor.
    Él mismo la llevó ese mismo día al aeropuerto de Málaga. Esperó mientras ella facturaba las maletas. Se comportaron con una corrección serena. Nada en el aspecto de Sebastián indicaba que lo consumía un gran temor.
    – ¿Cuánto tiempo estarás ausente? -inquirió.
    – No lo sé -respondió con dificultad-. ¿Cuánto tardan estas cosas?
    – No mucho, si alguien quiere regresar pronto a casa. Me pregunto la prisa que tendrás tú.
    – Sebastián…
    – ¿Vas a volver conmigo? -le apretó la mano con mucha fuerza.
    – Si dijera que no… ¿qué harías?
    – Margarita…
    Se anunció la última llamada para embarcar y la gente los separó. Maggie no supo cómo sucedió. Lo último que vio fue a Sebastián alargando la mano por entre la gente, para tocar solo aire, el rostro lleno de preocupación.

    Cuando el avión aterrizó en Londres, Maggie se dio cuenta de lo mucho que deseaba regresar a su pequeño apartamento. Era pequeño y viejo, pero allí podía ser ella misma. Le daría la bienvenida.
    Pero al principio no fue así. Nada más entrar, tembló por el frío. De inmediato encendió las luces y activó la calefacción. Miró alrededor, tratando de experimentar placer en un entorno familiar. Sus libros, sus discos, todo hablaba de su gusto, de su personalidad.
    Pero su personalidad parecía haber sufrido un cambio. Ya no era la misma mujer que al marcharse. Esa mujer vivía en el pasado. Pero desde entonces había conocido a Sebastián, le había caído mal, la había desafiado, en contra de su voluntad se había sentido atraída por él.
    En ese momento se hallaba en un puente. El futuro la llamaba, pero seguía sumido en la bruma, y el pasado aún no la había soltado. Otrora había sido perseguida por el fantasma de Rodrigo, pero, misteriosamente, en ese instante se veía acosada por el de Sebastián.
    Sin importar lo que hiciera, su rostro siempre estaba presente, con sus diferentes facetas.
    – Tuve que dejarte para saber lo mucho que te amo -murmuró-. Y si regreso junto a ti… ¿seguiré amándote? ¿Qué hombre serás entonces?
    Pero notó que había alguien más, una presencia amarga y no grata, que le reprochaba su abandono y le prohibía que volviera a amar.
    – ¡Vete! -gritó-. Ya no puedo ayudarte. Miró alrededor y comprobó que estaba sola.

    Sebastián permaneció en Sevilla por asuntos políticos hasta el último momento y cuando febrero dio paso a marzo regresó a casa. Reinaba una expectación agradable en la mansión, porque ese mes era su cumpleaños y se esperaba que al volver doña Margarita quisiera celebrarlo a lo grande.
    Mientras trabajaba en su estudio, Sebastián miró el calendario y notó lo próximo que estaba el día. Si su esposa se retrasaba, anunciaría a los cuatro vientos que algo iba mal, y su fiero orgullo se rebeló ante la idea.
    Pero quizá ella desconociera la fecha. ¿Qué había más natural que llamarla, preguntarle cómo se encontraba y decírselo en la conversación? Si lo manifestaba con cuidado, no tenía por qué parecer una súplica.
    Levantó el auricular, marcó y colgó, dominado por una obstinación masculina. Apoyó la cabeza en las manos. Oyó a Alfonso moviéndose en el exterior y lo llamó.
    – ¿Sabes dónde está Catalina?
    – ¿Yo, señor? -el joven respondió con demasiada rapidez, y el rubor lo delató.
    – Sí, tú. Eres tú quien sigue con mayor precisión sus movimientos. ¿Tienes algún éxito? -añadió con ironía.
    – No, señor -repuso abatido.
    – No -musitó-. Parece que ese es el mal que impera por aquí.
    – ¿Señor?
    – Nada. Trata de encontrarla.
    Alfonso se ausentó largo rato, y al regresar informó incómodo de que Catalina había desaparecido.
    – ¿Quieres decir que ha salido?
    – No solicitó un coche.
    – Entonces aún andará por aquí.
    Después de diez minutos de búsqueda, fue Alfonso quien la descubrió en el jardín de los pájaros, oculta detrás de unos árboles. No estaba sola.
    – ¿Por qué nos espías? -exigió con vehemencia.
    – Señorita… por favor… -comentó consternado.
    – Muy bien, Alfonso. Yo me ocuparé -intervino Sebastián al aparecer a su espalda-. Buenas noches, señor Ruiz.
    – Buenas noches -respondió José con toda la dignidad que pudo mostrar-. Si pudiera explicarle…
    – No des ninguna explicación -desafió Catalina-. Nuestro amor no le importa a nadie más que a nosotros.
    – Puede que tengas razón -la sorprendió-. Pero deberías dejar que él lo dijera. Quería verte para que lo llamaras -se dirigió a José-. ¿Mi mujer te ha dicho que el nombre de tu primo ha sido limpiado?
    – Sí.
    – Ven a mi estudio en diez minutos. Eso te dará tiempo para limpiarte el carmín de la cara. He de decirte algunas cosas, y luego te escucharé mientras tú hablas.
    – ¿Se refiere acerca de mis… posibilidades para mantener a una esposa?
    – Eso puede esperar hasta otra ocasión. Esta noche quiero que me cuentes todo lo que puedas recordar sobre tu primo. Hay preguntas que tendría que haber formulado hace mucho tiempo, pero era demasiado orgulloso. De no haber… -una sombra de dolor cruzó su rostro-. Bueno, algunos errores se pueden subsanar y otros hay que sobrellevarlos toda la vida. Quizá nunca conocemos la diferencia hasta que no es demasiado tarde.

    El segundo día se convirtió en el tercero, el cuarto, en una semana. Maggie guardó sus pertenencias y ató los cabos sueltos que quedaban hasta que no le quedó otra cosa que entregar el apartamento. Lo postergó durante un día, y luego otro. Se preguntó si Sebastián la llamaría.
    Quizá lo hiciera para recordarle que pronto sería su cumpleaños. Pero el teléfono permaneció en silencio, y Maggie lo entendió. Dejaba que tomara su propia decisión sin ninguna presión.
    Al final, descubrió que esa decisión ya había sido tomada en algún momento del pasado que no era capaz de localizar. Entregó el apartamento, arregló que le enviaran sus pertenencias y tomó el siguiente avión a Málaga.
    No le dijo a nadie que regresaba. Era noche cerrada cuando el taxi la dejó frente a la residencia. Entró en silencio y vio a Catalina y a Isabel.
    – ¡Menos mal que has vuelto! -exclamó la joven-. Ha sido como un león, gruñéndole a todo el mundo y trabajando hasta tarde. Ahora se encuentra en su estudio. Pobre Alfonso, lo tiene casi muerto.
    El pobre Alfonso puso expresión agradecida cuando vio aparecer a Maggie en la antesala donde tenía su mesa.
    – Alfonso -llamó Sebastián por la puerta entreabierta-, ¿vas a tardar toda la noche en traer esa carpeta?
    Maggie se la quitó de las manos y entró en silencio en el estudio. Sebastián se hallaba con la camisa remangada y no parecía un autócrata, solo un hombre cansado que necesitaba dormir, pero que era renuente a meterse en la cama. Junto a él en el escritorio, había una botella vacía de vino y una copa. De pronto se le encogió el corazón.
    – Tráela deprisa -ordenó sin alzar la vista. Sin decir una palabra, ella se dirigió a la mesa y la depositó a su lado-. Espero que la hayas leído como te pedí – gruñó-. ¿Qué te parece?
    – Creo que ya era hora de que regresara a casa.
    Sebastián levantó la cabeza y por un momento la miró fijamente, como si no pudiera concentrar la vista. La copa se cayó. El sillón se desplomó sobre el suelo y él rodeó el escritorio para envolverla en el abrazo más intenso que jamás le había dado.
    – Has vuelto -musitó-. Has vuelto a mí.
    – Por supuesto -repuso cuando pudo hablar-. Tenía que traerte tu regalo de cumpleaños.
    – El regalo eres tú -volvió a besarla.
    – Pero traigo otro. Aquí -le tomó la mano y la apoyó con cuidado en su vientre.
    – ¿Qué… qué intentas decirme? -le temblaba la voz.
    – Cuando estábamos en las montañas -sonrió y lo besó con ternura-, dijiste que no sabías cuál era la respuesta y que quizá no hubiera una -le recordó-. Yo tampoco sé cuál es la respuesta para nosotros. Pero estoy convencida de que hay una. Y al estar lejos de ti, comprendí que debíamos encontrarla aquí, juntos.

Capítulo 12

    Toda la casa comenzó a prepararse para el nacimiento del hijo de Sebastián, ya que era impensable que un hombre de poder y respeto no fuera padre primero de un varón. Desde luego, el niño recibiría el nombre de su progenitor. Pero Sebastián no participó en eso, y dijo que el destino enviaría lo que considerara oportuno. Nadie se tomó esa necedad en serio, pero lo respetaron por la galantería que representaba hacia su esposa.
    Nadie sospechaba que detrás de la fachada ideal, don Sebastián y doña Margarita contenían el aliento. Tenían su bebé y eran felices, pero aún debían resolver algo. Había pensamientos que compartían, pero de los que jamás hablaban.
    Por José ella sabía de la noche en que había hablado con Sebastián sobre Rodrigo y el comportamiento mostrado durante el matrimonio, pero Sebastián nunca lo mencionaba.
    Algo precioso florecía entre ellos, pero crecía despacio y aún no había alcanzado el punto de confianza mutua. Ambos lo comprendieron la noche en que una fotografía cayó de entre las páginas de un libro que Maggie había llevado consigo desde Inglaterra.
    – No sabía que estuviera aquí -se disculpó ella, tratando de adelantarse a su marido sin conseguirlo, debido al embarazo.
    Era la foto de una boda. La novia era muy joven, con el rostro abierto, inocente y expresión de adoración. A los ojos de Sebastián, la cara del novio le pareció más depredadora, pero no dijo nada. Se la entregó y sonrió para esconder sus celos.
    – Pensé que las había roto todas -explicó ella.
    – No hace falta que las rompas por mí -mintió, deseando que lo hiciera. Por un momento pensó que lo haría, pero Maggie esbozó una sonrisa tensa y guardó la foto en un cajón-. ¿Aún te sientes culpable?
    – Solo por todo lo que tengo. Parece terrible ser feliz cuando él está muerto.
    – ¿Lo eres de verdad? -preguntó con un destello de añoranza.
    – Sabes que sí.
    – Yo solo sé la felicidad que me brindas -se apoyó en una rodilla y posó la mano sobre el vientre de ella-. Ojalá hubiera algún regalo que pudiera ofrecerte a cambio.
    – Pero me lo das todo.
    – No me refiero a esos regalos. Hablo de la paz mental… de la libertad para ser feliz…
    – ¿Acaso alguien la tiene?
    – Yo sí… o, más bien, la tendría si tú también la tuvieras. Desearía… -calló y suspiró-. Pero, ¿qué puedo hacer?
    – Nada -respondió, comprendiéndolo-. Debemos atesorar lo que poseemos y no pedir más.
    No pudo encontrar las palabras para decirle que eso no le bastaba. De algún modo, en alguna parte, había un regalo de amor que podía ofrecerle, y si estaba atento a la oportunidad, sin duda se le presentaría.
    Sin embargo, cuando llegó el momento, a punto estuvo de pasarlo por alto.

    Catalina mostraba un interés apasionado por el embarazo de Maggie. Leía libros, estudiaba dietas, pensaba en nombres y así estableció una gran proximidad con Isabel, absorta en los mismos dilemas. Sebastián, que notó esos cambios, observó que ya era hora de que se casara.
    – Entonces será mejor que te abras más a José -le comentó Maggie cuando iban a acostarse.
    – Lo he hecho. Le permito dar vueltas por la casa como un burro enfermo. Ella sale con él, siempre vuelve más tarde de lo que promete y yo hago que no me doy cuenta. Y hoy le he dicho que si deseaba prometerse, lo toleraría.
    – Veo que lo has hecho con toda tu gracia y encanto -rió ella al acomodar las almohadas.
    – Ya te lo dije -gruñó-. No me gusta y maldito sea si voy a fingir lo contrario.

    A la noche siguiente, Catalina cenó en la ciudad con José. Al regresar, fue directamente al estudio de Sebastián. Él alzó la vista, sorprendido de verla sola.
    – ¿Dónde está José?
    – No quería entrar.
    – Pero, ¿no es esta una noche para celebrar? – frunció el ceño-. ¿No os habéis prometido? Catalina, ¿qué ha pasado? -preguntó, al notar la incomodidad de la joven.
    – No estoy segura… quiero decir… no nos conocemos tan bien.
    – ¿Después de todo este tiempo? Además, pensaba que estabas decidida a casarte con él.
    – Eso fue cuando tú te oponías -repuso con sinceridad.
    – Comprendo -sonrió-. Ahora que he dicho que sí, se ha convertido en un cortejo aburrido y convencional, sin el aliciente del drama.
    – El mundo está lleno de hombres jóvenes y atractivos -expuso ella con tono soñador-. Le he dicho a José que lo veré, pero que no podemos prometernos y que me considero libre para salir con otros hombres.
    – ¿Qué?
    – Alfonso es muy agradable.
    – Alfonso es demasiado bueno para ti.
    – Él no lo cree -rió entre dientes-. Dice que estoy tan por encima de él que no se atreve a esperar…, pero yo le dije que ningún hombre debería abandonar la esperanza.
    – Ahórrame los detalles. De modo que planeas mantenerlos a los dos en ascuas. Empiezo a sentir pena por José. Creía que tú eras la víctima, pero de hecho lo es él. ¿Se mostró muy contrariado?
    – Puede que algún día me case con él -se encogió de hombros-, si es que no me caso con Alfonso, pero primero quiero divertirme un poco -la sonrisa se desvaneció de su cara y pareció nerviosa.
    – ¿Hay algo más? -inquirió Sebastián.
    – José me dio esto -sacó un sobre del bolso-. Para Maggie.
    – ¿Te indicó qué había dentro? -lo aceptó con el ceño fruncido y notó que estaba cerrado.
    – Solo que era una carta, de Rodrigo. La tiene desde hace años, y ahora quiere que ella la lea. Me explicó que no se la entregó antes porque la veía tan amargada y desdichada, que temía que empeorara las cosas. Oh, Sebastián, ¿no ves lo que significa? Rodrigo debió de escribirla en la cárcel, mientras se hallaba moribundo, y se la confió a José. Deja que la queme.
    – ¿Qué?
    – ¿Qué bien puede hacer que la lea ahora? Adivinas lo que pone, ¿no?
    – Sin duda repite sus protestas de inocencia -repuso cansado-. Que ahora sabemos que son ciertas.
    – Pero supón que sea algo peor. Supón que dice que la ama. Maggie es tuya ahora, pero si lee esto…
    Entonces la última declaración de amor de su marido, hecha desde el lecho de muerte, la reconciliaría con su recuerdo con una contundencia que volvería a dejar fuera a Sebastián. Se apartó de los ojos astutos de Catalina y se acercó a la ventana, dominado por la tentación.
    – ¿Por qué titubeas? -exigió la joven-. Quémala, ahora… por vuestro propio bien.
    – ¿Por mi bien? Quizá ella necesite leerla.
    – Pero, ¿qué bien aportará… ahora que ya es demasiado tarde?
    – No lo sé -concedió-. Solo sé que no entregársela sería deshonesto. Y si dos personas no tienen honestidad entre ellas, no tienen nada.
    – Entonces, ¿qué he de hacer?
    – Déjamelo a mí. Y por el momento no le digas nada a Margarita.
    Al quedarse a solas, sus propias palabras se burlaron de él. Honestidad, sí, pero, ¿a qué precio? ¿Al precio de ver el corazón de Rodrigo Alva reivindicado en el corazón de la mujer que lo había amado… que quizá aún lo amaba?
    La vida de Sebastián se había alzado sobre principios sólidos: honestidad, deber, honor. De pronto le resultaron demasiado duros, exigiéndole algo que podía desgarrarle el corazón. Sin embargo, si podía darle paz a Maggie y mitigar su sufrimiento… ¿qué derecho tenía a negárselo?
    Sostuvo el sobre entre los dedos, dándole vueltas, deseando poder saber qué había en su interior. Se levantó y se acercó a la chimenea. Había llegado el verano, pero en las colinas a veces todavía hacía frío por la noche. Permaneció largo rato contemplando los troncos que ardían. Luego, despacio, extendió la carta hacia las llamas.

    Maggie estaba lista para meterse en la cama cuando llegó Sebastián. La encontró sentada en su propio dormitorio ante el fuego, contemplando la foto de la boda con Rodrigo. De pronto él pensó que la miraba mucho cuando creía que no la observaba.
    Al acercarse Sebastián, Maggie alzó la vista rápidamente y le enseñó la foto.
    – Pensaba que ya era hora de romperla.
    – No lo hagas -dijo-. Espera hasta ver esto.
    – ¿Qué es? -preguntó, inquieta por el rostro serio de su marido.
    – José se la entregó a Catalina esta noche, para que te la diera a ti. Es una carta de Rodrigo.
    – ¿Una carta… para mí?
    – Debió de escribirla en la cárcel antes de morir. José la ha guardado todo este tiempo, a la espera del momento adecuado.
    La extendió y Maggie la aceptó con manos temblorosas, observando las marcas negras del fuego antes de abrirla. Despacio la desplegó y la apoyó en su regazo. Pero no la leyó. Entonces dijo algo extraño.
    – No fui una buena esposa. Era demasiado joven y no sabía nada. De haber sido mayor, quizá hubiera llevado mejor a Rodrigo, tal vez lo hubiera ayudado.
    Sebastián quiso gritar: «No lo excuses». Pero era demasiado tarde. Comprendió que ella había adivinado el contenido de la carta, igual que él, y se preparaba para ello. Le había entregado el instrumento que los destruiría a los dos.
    – ¿Te dejo para que la leas sola? -preguntó.
    Ella no respondió. Se hallaba con la quietud de la muerte. Miraba el papel que tenía en las manos. Al final lo alzó y leyó lo que había escrito. Luego volvió a leerlo, y al hacerlo la cabeza fue descendiendo hasta que se tapó los ojos con la mano.
    Él se sintió dominado por un temor helado. Se acercó y apoyó los dedos sobre los hombros de Maggie, poniéndose de rodillas a su lado.
    – Margarita -susurró-. Cuéntame.
    – En mi corazón siempre lo supe -ella levantó la cabeza y clavó la vista en el vacío-. Ojalá José me la hubiera dado antes. Sé que creía que hacía lo mejor…, pero si la hubiera leído antes…
    – ¿Habría marcado tanta diferencia? -preguntó Sebastián con tristeza.
    – Oh, sí… toda la diferencia del mundo. A veces se puede creer que se sabe lo que anida en el corazón de un hombre, pero cuando queda plasmado con sus propias palabras… -suspiró con dolor.
    – ¿Y sabes lo que había en su corazón? -ella asintió-. Margarita, no te entristezcas -suplicó-. Sé que cuesta leer sus palabras de amor cuando ya es demasiado tarde, pero lo que tuviste nadie te lo podrá arrebatar. Aférrate a eso. Ámalo si debes. Tal vez un día te entregues a mí por completo, pero hasta entonces puedo conformarme con lo que tenemos. Vale la pena esperar por ti.
    – ¿Qué crees que pone en esta carta? -preguntó ella al final, mirándolo.
    – Creo que te habla de su amor. Eso te duele ahora, pero algún día te dará paz.
    – Léela -empujó la carta hacia él.
    – ¿Estás segura…?
    – Del todo. Quiero que la leas, Sebastián, porque si no lo haces, tú y yo jamás llegaremos a entendernos.
    Despacio, casi a regañadientes, aceptó la carta y leyó el encabezado. De inmediato experimentó la primera sorpresa.
    – Está fechada hace ocho años… antes de que os casarais.
    – No me la escribió a mí -indicó Maggie-. Se la escribió a José, desde Inglaterra, poco después de que nos conociéramos. Léela.
    Sebastián comenzó a leer.

    Hola, primito:
    ¡Lo conseguí! Encontré a una heredera de verdad. Se llama Maggie, tiene dieciocho años y es bastante bonita, al estilo inglés, lo que significa que es un poco insípida para mi gusto. Pero está forrada, así que tendré que aguantar su aspecto. Sus padres acaban de morir, dejándole dos pólizas de seguro y una casa. ¡Tendrías que ver la casa! Casi hace que quiera quedarme a vivir aquí, aunque supongo que mis acreedores preferirían que la vendiera.
    Nunca pensaste que pudiera conseguirlo, ¿verdad? O quizá esperabas que no lo hiciera. ¡Sé realista, chico! A tu edad, yo también ponía a las mujeres en un pedestal, pero, créeme, ese no es su sitio. Un hombre necesita dinero, en especial un hombre como yo.
    Ella es joven y me adora. Puedo moldearla y seré un buen marido mientras se comporte. Además, todo el mundo conoce que las mujeres no saben manejar el dinero. Le estaré haciendo un favor.
    Le he escrito a los más insistentes de mis acreedores para decirles que el dinero va de camino. Eso deberá tranquilizarlos; con un poco de suerte volveré en unas semanas con una esposa y suficiente pasta para vivir con estilo.
    La vida va a ser buena. Además, sobran mujeres guapas que querrán divertirse con un hombre rico. Llevaré mi propia vida, y mi mujer hará lo que se le diga.

    Había más, pero Sebastián estaba demasiado disgustado para continuar. Ahí se reflejaba quién había sido Rodrigo: un hombre egoísta, infiel, traidor y convencido de su propia superioridad y de su derecho divino sobre una mujer.
    Y había algo más que le avergonzaba reconocer. Había palabras en la carta que podrían haber sido suyas. Es joven… y puedo moldearla… ¿No había dicho lo mismo él mientras se preparaba para casarse con una joven vulnerable a la que no amaba?
    Pero eso había sido hacía mucho tiempo, en otra vida, antes de haber descubierto el valor del corazón de una mujer.
    Miró a Maggie, que seguía con la vista clavada en el vacío.
    – Jamás me amó -musitó ella-. Pronto comprendí que mi dinero le resultaba muy atractivo, pero me obligué a creer que también había amor de verdad. No había nada. Una parte de mí debió de sospecharlo, pero no quiso creerlo. Después de morir de aquella manera terrible, desterré lo malo y potencié lo bueno. Y cuando su nombre quedó limpio, me sentí tan culpable que olvidé la verdad sobre él.
    – La verdad era que se trataba de un hombre desagradable -afirmó Sebastián-, que se buscó todo lo que le sucedió.
    – Sí. Esa es realmente la verdad. Antes incluso de que nos casáramos, planeaba que yo le pagara sus amantes.
    – Me pregunto cómo has encontrado el valor para volver a confiar en un hombre.
    – No todos los hombres son iguales. Tardé mucho en comprender eso. Pero lo que sigo sin entender… -se levantó y lo miró a la cara-… es por qué me has dado esta carta, si pensabas que era una carta de amor.
    – Pensé que te podría ayudar a encontrar la paz. No hay nada que no te diera o hiciera para conseguirte esa paz.
    – ¿Me amas tanto? -le tocó la mejilla con un brillo extraño en los ojos.
    – Sí -afirmó con sencillez-. Te amo tanto.
    – Y gracias a tu amor, soy libre. Es como si me hubieran quitado un peso terrible de encima. Podría haberme aplastado toda la vida, pero tú me liberaste.
    Quedó aturdido por el recuerdo de lo cerca que había estado de quemarla. Al mirarla a los ojos, abiertos y sin sombras por primera vez, reconoció el poder que le había impedido arrojarla a las llamas. Quizá algún día en un futuro lejano, podría decirle: «Tú también me has liberado, y así es cómo sucedió».
    O quizá para ese entonces ya no necesitaran las palabras.
    – Sebastián -musitó ella-, ¿te he dicho alguna vez que te amo?
    – No -movió la cabeza-, pero yo tampoco te lo he dicho.
    – No con palabras, pero sí de muchas más maneras.
    – Eres todo mí ser y mi existencia -susurró él-. Eres mi amor y mi vida. Lo eres todo para mí. Incluso eres más que nuestro hijo.
    – Perdí la fe en el amor. Gracias por devolvérmela.
    – ¿Y… él?
    – ¿Quieres saber si te amo como amé a Rodrigo? No. Y me alegro. Tú también deberías alegrarte. Siempre hubo algo equivocado con ese amor y ahora sé qué es. Él no merecía ser amado. Ese es el mayor dolor, desperdiciar el amor en alguien que no lo merece. Contigo jamás conoceré ese dolor -arrojó la carta al fuego, recogió la fotografía y la estudió-. Está ahí, ¿verdad? -comentó al fin-. La astucia y la mezquindad… estuvieron en todo momento en su cara. Pero yo no me permití verlas -con movimiento rápido la tiró también al fuego. Lo último que vio antes de que se consumiera, fue el rostro de Rodrigo emborronándose hasta desaparecer-. Por fin se ha ido. Ahora solo estamos nosotros.
    – Solo nosotros -repitió, tomándola en brazos-. Sí, solo nosotros. Para siempre.

    En la iglesia de San Nicolás el verdor navideño inundaba todos los rincones. Las luces brillaban de forma tenue sobre la cuna. El niño de madera estaba con los brazos levemente alzados hacia el bebé de carne y hueso que lo miraba con ojos grandes y oscuros.
    – Mira, cariño -murmuró Sebastián-, te saluda. Dile hola.
    – Sebastián -reprendió Maggie-, la niña solo tiene tres meses.
    – No importa. En los años venideros, sabrá que vino aquí en los brazos de su padre. Puede que no lo recuerde, pero lo sabrá.
    – Una niña hermosa -comentó el padre Basilio. Y entonces, como a pesar de su santidad era un hombre y español, añadió con tono de consuelo-: Y el próximo bebé quizá sea un varón.
    – No deje que Sebastián lo oiga -rió Catalina-. Cree que su pequeña Margarita es una reina.
    – El destino nos envía lo que tiene que enviarnos -comentó Sebastián, acomodando a la pequeña al hombro-. El destino envió a esta pequeña para que fuera la joya de su papá.
    – ¿Quién hay en la puerta? -preguntó el padre Basilio.
    – José y Alfonso -respondió Sebastián-. Es hora de que te decidas por uno, Catalina. Proyectas el escándalo sobre mi casa.
    Catalina avanzó por el pasillo hasta donde esperaban los otros dos. El viejo sacerdote la siguió para saludarlos.
    Por encima de la cabeza de la pequeña, Sebastián miro a su esposa. Maggie le sonrió, luego volvió a observar la cuna y tocó al bebé de madera con la mano.
    – Así es cómo te vi el año pasado por estas fechas -le recordó él-. Y creo que en aquel momento entendí que para mí eras mucho más que una mujer a la que no había podido conquistar. Me tocaste el corazón y ahí fue cuando empecé a tener miedo.
    – ¿Miedo? ¿Tú?
    – No pedías ni ofrecías cuartel. Fui yo quien cedió. Y desde entonces me siento feliz. Aceptaste un robot al que le diste vida -besó a su hija-. Y solo la vida puede crear vida.
    – Volvamos a casa -pidió al acariciarle la mejilla-. La vida acaba de empezar.
    Salieron juntos de la iglesia. Ante la puerta ella se volvió para observar la escena navideña con una sonrisa en los labios.
    El año siguiente estaría allí.

Lucy Gordon


***

Top.Mail.Ru