Скачать fb2
Vidas soñadas

Vidas soñadas

Аннотация

    Willow y Mike no podían saber quién de los dos se sentía más aliviado después de dejarse plantados en el altar el uno al otro. Después de pensarlo fríamente, se decidieron por sus carreras profesionales y dejaron la boda a un lado…
    Pero cuando en su huída Mike se encontró con Willow en una gasolinera de la autopista, se dio cuenta de que se amaban y de que tendrían que solucionar sus problemas en vez de salir corriendo. No sabía cómo, pero Mike tenía que recuperar a su novia, convencerla de que estaban hechos el uno para el otro… y esta vez esperarla en el altar.


Liz Fielding Vidas soñadas

    Vidas soñadas
    Título original: His runaway bride (2001)
    Serie: 2º Mult. Casi se casa

Prólogo

    – No te vayas -dijo Mike, apretándola contra su pecho-. Me encanta que tú seas lo primero que veo al despertarme por la mañana.
    A Willow también le encantaba. Era un placer despertarse sobre el pecho de Mike, sus brazos rodeándola, el pelo de color maíz cayendo sobre la frente masculina. Lo amaba. Y, abrazados en la oscuridad, los besos de aquel hombre hacían que le resultara difícil resistir la tentación de cerrar los ojos y dejarse llevar.
    Levantarse de la cama un domingo por la noche y tener que conducir hasta su casa no era precisamente muy divertido. Y tampoco lo era para Mike. Por eso Willow prefería ir en su propio coche y marcharse cuando tenía que hacerlo, sin molestar.
    – Lo siento, cariño -murmuró, besándolo en la frente antes de levantarse-. Si me quedo, tendré que levantarme al amanecer para ir a cambiarme a casa. Los lunes son suficientemente horribles sin tener que andar corriendo de un lado para otro.
    – Deberías traer algo de ropa -protestó Mike, apoyándose sobre un codo-. Así no tendrías que salir corriendo.
    No era la primera vez que Mike sugería aquello, pero Willow no estaba dispuesta a hacerlo. Había conseguido evitar el asunto del cepillo de dientes comprando un mini neceser que llevaba siempre en su bolso, junto con un par de bragitas y medias de repuesto. Ella era periodista y tenia que estar preparada para cualquier eventualidad. Incluso en un periódico local, como el Chronicle.
    Dejar ropa en el armario de Mike era muy peligroso. Su relación se volvería confusa. Se habría hecho demasiado accesible. Antes de que se diera cuenta, estaría en su casa más tiempo que en la suya y él daría por sentado que su relación era una relación seria. Y esperaría que ella se encargase de las tareas domésticas porque, sencillamente, era una mujer. Había visto repetirse aquella situación una docena de veces.
    – No serviría de nada. De todas formas, tengo que darle de comer a Rasputín y a Fang -dijo Willow, tomando el albornoz. Los dos peces de colores, que Mike le había regalado, valían su peso en oro.
    – Pues tráete a los peces -replicó él-. Y también puedes traer tu colección de peluches.
    – Cuando estoy en tu casa, prefiero abrazarte a ti antes que a un peluche, cariño -sonrió Willow, antes de entrar en el cuarto de baño.
    Mike saltó de la cama y la siguió.
    – Déjame sitio. ¿O se te ha olvidado la campaña de ahorro de agua que tú misma has organizado a través del periódico?
    Así no llegaría a casa antes de amanecer, pensó Willow. Pero le dejó sitio, esperando evitar cualquier contacto físico.
    – ¿Qué más puedo decir? -preguntó Mike entonces, mientras enjabonaba su espalda. Muchas cosas más, pensó ella, intentando disimular el placer que le producían las manos del hombre deslizándose por su piel-. Tráetelo todo. Ven a vivir conmigo.
    Willow contuvo el aliento. No era la primera vez que se lo pedía.
    – ¿Y por qué iba a hacer eso?
    – Porque soy irresistible -sonrió Mike-. Y porque odias tener que volver a casa por la noche y eres demasiado buena como para hacer que te lleve yo.
    – Eso es verdad.
    – Venga, será divertido. Podemos hacer esto todos los días.
    Mike la rodeó con sus brazos y la besó en el cuello, para demostrarle lo divertido que podría ser.
    Tenía razón. Era irresistible. Pero, en aquel tema, Willow no pensaba ceder. Cuando Mike movió las cejas, como pidiendo una respuesta que creía conocer, ella suspiró.
    Sabía que Mike no le permitiría cambiar de tema sin una explicación. Era el momento de contarle su filosofía sobre el asunto de «vivir juntos».
    – Mike…
    – Cuando he dicho que había que ahorrar agua, no estaba pensando en la sequía… -se quejó él entonces.
    – Mike, escúchame -dijo entonces Willow. Su tono hizo que Mike dejara de sonreír-. Cariño, tú conoces a mi prima.
    – ¿Crysse? Muy simpática. No tiene nada que ver contigo, pero…
    – Y tú sabes que Crysse vive con su novio, Sean.
    – Eso es lo que hace todo el mundo -dijo Mike, tomándola por los hombros muy serio-. Ven a vivir conmigo. Te prometo que nadie va a tirarte piedras por la calle…
    Y entonces empezó a besarla, empujándola inexorablemente hacia la cama. Sería tan fácil decir que sí. Willow quería decir que sí…
    La sonrisa de Mike había vuelto a iluminar su rostro, los ojos grises brillantes de alegría. Estaba claro que creía haber ganado.
    – ¡No! Escúchame, Mike -exclamó entonces Willow, poniendo freno al asunto-. Antes de que vivieran juntos, Sean y Crysse solían salir casi todas las noches. Él la invitaba a cenar, al teatro, a la ópera. Los domingos, le llevaba el desayuno a la cama y se quedaban allí todo el día, hablando sobre lo que harían cuando estuvieran casados, cuántos niños tendrían y todo eso, ya sabes.
    – Bueno, nosotros aún no hemos empezado a hablar de niños, pero lo del desayuno en la cama sí podríamos hacerlo, ¿no? -rió Mike-. Mañana mismo te llevaré…
    – Y entonces él sugirió que se fueran a vivir juntos.
    – Te llevaré el desayuno a la cama durante toda la vida.
    – Eso es lo que dijo Sean. Crysse estaba emocionada. Vendió su apartamento, redecoró el de Sean…
    – Tengo la impresión de que esta historia no tiene un final feliz.
    – Eso depende del punto de vista -dijo Willow-. Sean es feliz. Los viernes por la noche sale con sus amigos mientras Crysse, después de pasarse toda la semana intentando meter un poco de matemáticas en duras cabezas adolescentes, limpia el apartamento que «comparten». Y ahora, los sábados va al supermercado mientras Sean juega al fútbol con sus colegas. Y los domingos es ella quien le lleva el desayuno a la cama, donde él se queda descansando todo el día porque está agotado.
    – ¿Y Crysse?
    – Crysse se dedica a planchar. Su ropa y la de él.
    – Pues debería darle una lección. Que se vaya de casa de Sean y se mude a tu apartamento…
    – Las cosas no funcionan así, Mike. Lo que pasaría es que, mientras Crysse intenta probarle que es indispensable en su vida, alguna otra chica vería al pobre Sean que no sabe qué hacer para tener su casa en orden y se pondría a limpiar y planchar para él. Y entonces Sean, que ha aprendido la lección, no dejaría que esa joya se le escapara.
    Mike la miró muy serio.
    – ¿Eso quiere decir que no?
    – No es nada personal. Si yo quisiera irme a vivir con alguien, me vendría a vivir contigo. Pero a mí me gusta mi vida…
    – ¿Y si yo convierto esto en algo personal?
    – Mike, por favor… -empezó a decir Willow, tomando su ropa del sillón-. Se está haciendo tarde.
    – ¿Y si yo convierto esto en algo personal? -insistió Mike, sin moverse.
    De repente, la situación era demasiado seria y Willow se sentía como al borde de un precipicio. No quería perder a Mike. Lo amaba. Pero antes de abandonar la vida que tanto le gustaba, tenía que descubrir si él la amaba del mismo modo. Si era capaz de llegar a un compromiso total. Que no hubiera ningún compromiso entre los dos.
    – ¿Qué estás diciendo? ¿Que o vivimos juntos o rompemos?
    – No, cariño -contestó él, apartando de su frente los cortos rizos oscuros-. Lo que estoy diciendo es… quiero que vivas conmigo, Willow Blake. Quiero tenerte a mi lado cada mañana cuando me despierto. Quiero abrazarte cada noche hasta que nos quedemos dormidos. ¿Cuándo podemos casarnos?

Capítulo 1

    – Necesito una respuesta hoy mismo, señorita Blake, o no podré asegurarle…
    – ¡Y la tendrá! -exclamó Willow.
    Inmediatamente, se arrepintió. No era culpa del constructor que no pudiera tomar una decisión sobre los armarios de la nueva cocina. Y tampoco que no le importara un bledo su nueva cocina. Era una pesadilla en la que, supuestamente, tendría que cocinar tres veces al día. Como su madre…
    ¿Por qué le había dicho a Mike que se casaría con él? ¿Por qué no se había ido a vivir con él, como había hecho su prima Crysse? Crysse era feliz, ¿no? Planchar un par de camisas de Mike habría sido más sencillo que tener que llevar a cabo lo que su madre consideraba una boda perfecta y tener que vivir en la que el padre de Mike consideraba una casa perfecta.
    Era como si los extraterrestres se hubieran apoderado de su vida.
    Unos extraterrestres muy simpáticos, desde luego, pero extraterrestres al fin y al cabo. Y no tenían ni idea de lo que significaba la palabra «sencillo».
    Para Willow, una boda sencilla significaba una ceremonia discreta en una pequeña ermita en el campo, un vestido sencillo de color claro, dos damas de honor que no se hicieran pipí en los pañales y un banquete para los amigos.
    Pero la versión de su madre de una boda sencilla incluía una ceremonia en la catedral de Melchester, un coro de cincuenta niños cantores, pajes, damas de honor, testigos, invitados, flores como para cerrar una floristería…
    Y luego estaba el banquete.
    No. Willow se negaba a rendirse sobre el asunto del banquete, y a aceptar aquella tarta de boda que parecía un rascacielos. Era una pesadilla. A Willow le gustaban las cosas simples, pero aquella boda se estaba convirtiendo en un acontecimiento social.
    Y la ceremonia era solo la punta del iceberg. Las auténticas complicaciones llegaron en un sobre pequeño. Un sobre blanco con el logo de un periódico de tirada nacional.
    Si la vida fuera sencilla, llamaría al teléfono que aparecía en el sobre y diría que ya no estaba disponible. Habían tardado demasiado en ofrecerle el trabajo de sus sueños. Iba a casarse el sábado. Les diría eso. Pero no lo había hecho todavía.
    Por eso todo era tan complicado y ella estaba tan angustiada.
    – ¿Te encuentras bien, Willow?
    – ¿Qué? -preguntó ella, sorprendida. Al volverse, se encontró con Emily Wootton, que la miraba con preocupación-. Ah, sí, no es nada. Es que me caso el sábado…
    – ¿De verdad? -sonrió la mujer-. Qué alegría.
    Willow tenía sus dudas.
    – Seguro que todo el mundo lo pasará muy bien, pero yo estoy deseando que pase esta semana y encontrarme en las playas de Santa Lucía -dijo, intentando sonreír-. Me estabas hablando sobre el chalé que el fideicomiso ha recibido de los Kavanagh -añadió, mordiéndose la lengua para no contarle sus problemas a una persona a la que había conocido dos días atrás. Pero, ¿a quién podía contárselos si no? Nadie que conociera a Mike Armstrong y hubiera visto la casa en la que iba a vivir con él podría entenderlo. Ella misma no lo entendía. Si pudiera volver a la noche que le había pedido que se casara con él… Si pudiera convencerse a sí misma de que eso era lo que Mike realmente quería-. Hace falta dinero para convertirla en una residencia para huérfanos, ¿no?
    – No, eso ya está hecho. Lo que falta es pintarla y necesitamos voluntarios -sonrió Emily-. Supongo que es imposible convencerte para que renuncies a tu luna de miel, ¿verdad? Las Antillas tampoco son tan interesantes…
    En ese momento, una lágrima empezó a rodar por la mejilla de Willow.
    – Willow, ¿qué te pasa?
    – Nada -contestó ella, buscando un pañuelo-. Es que estoy nerviosa por la boda.
    La boda y el esfuerzo que estaba haciendo para que nadie viera que odiaba la casa que el padre de Mike les había regalado. Un edificio enorme de ladrillo rojo con cinco dormitorios, tres cuartos de baño y un acre de jardín que tendría que cuidar cuando no estuviera planchando o cocinando.
    Mike y ella no habían llegado a una decisión sobre dónde iban a vivir. Ni en su apartamento ni en el de él. Los dos eran convenientes, céntricos, perfectos para una pareja. Y entonces… ¡plaf! Una invitación de los padres de Mike para comer en el campo, al lado de aquella casa infernal. La clase de mansión digna de una perfecta ama de casa, no una mujer que acababa de conseguir el trabajo de sus sueños. Eso, si no se casaba el sábado.
    Willow estaba empezando a ver que, como esposa de Mike, no podría seguir haciendo su vida.
    Willow Blake desaparecería para convertirse en la esposa de Mike Armstrong, heredero del propietario de una editorial. Y, con el tiempo, se convertiría en la madre de los correspondientes 2,2 niños, con una vida dedicada a las causas benéficas. En diez años, se habría convertido en su gran pesadilla, una copia perfecta de su madre.
    Seguiría trabajando durante un tiempo, por supuesto, pero el periódico solo le encargaría crónicas sociales, entrevistas con celebridades locales y cosas por el estilo. Hasta que llegaran los niños. Aquella casa tenía que estar llena de niños. El padre de Mike ya hablaba de uno de los dormitorios como de «la guardería». Como si la decoración infantil no les hubiera dado una pista.
    Y en cuanto a Mike, Willow no sabía lo que pensaba. De repente, se había vuelto distante, raro.
    Y por eso, la carta en la que le ofrecían el trabajo de sus sueños seguía en su bolso, sin ser contestada. Era su salvavidas.

    – Es una casa… más bien grande, Mike. No es tu estilo. No se parece nada al taller de Maybridge -estaba diciendo Cal.
    – Eso depende de lo que uno considere grande -replicó Michael Armstrong, intentando cortar cualquier discusión sobre su estilo de vida. Cal era su mejor amigo y se conocían demasiado bien-. Willow creció en una mansión de diez habitaciones.
    La emoción de Willow al ver la casa que les había regalado su padre le había hecho darse cuenta de que no podía dar marcha atrás.
    – Ya. Bueno, si a los dos os gusta, eso es todo lo que importa -dijo Cal-. ¿Cuándo vais a mudaros?
    Mike miró la monstruosidad de casa que su padre le había regalado. Ni siquiera le había consultado antes de hacerlo porque sabía cuál sería la respuesta. El viejo zorro había dejado que Willow hiciera el trabajo sucio por él. Y como a ella le había encantado el regalo, Mike había tenido que tragarse un «no, gracias, papá». No podía rechazar aquel regalo.
    Dándose cuenta de que Cal lo estaba mirando con cara de preocupación, Mike intentó sonreír.
    – La casa estará lista cuando volvamos de la luna de miel.
    – No pareces muy… -su amigo dudó, como buscando la palabra apropiada- optimista -dijo por fin. Pero Mike no aceptó la invitación para sincerarse-. Muy bien. Seguro que Willow y tú podéis vivir sin moqueta durante un mes. Y no hay prisa en amueblar la habitación de los niños -añadió, intentando aliviar la tensión- A menos que haya algo que no me has contado. Eso explicaría el retorno del hijo pródigo.
    – Mi padre estuvo unos días en el hospital. Por eso volví -explicó Mike-. Nunca fue mi intención quedarme en Melchester.
    – Hasta que conociste a Willow -asintió Cal-. ¿Sabe ella que no piensas seguir con el periódico? Solo lo pregunto porque cuando estuvimos tomando una copa la semana pasada, tuve la impresión de que te veía como el empresario del año -añadió-. No le has contado lo de Maybridge, ¿verdad?
    – Ocúpate de tus asuntos, Cal.
    – Voy a ser testigo de tu boda. Esto es asunto mío.
    – Ya la conoces. Willow pertenece a una de las mejores familias del país. Solo estaba haciendo tiempo escribiendo artículos de sociedad en el periódico hasta que uno de los amigos de su padre le ofreciera convertirse en Lady Algo.
    – ¿Perdona? ¿Has leído algo de lo que tu novia escribe en el periódico?
    – Vivo con el Chronicle, Cal. Pero no estoy preparado para dormir con él -murmuró Mike-. Bueno, vale. Si dieran premios por escribir sobre la Asociación de Jardines locales, ella se los llevaría todos, pero supongo que entenderás por qué no le he pedido que se instalara en mi taller de Maybridge y viviera de lo que gano con mis propias manos.
    – Lo que no estás dispuesto a hacer por tu padre ¿estás dispuesto a hacerlo por amor? Si yo estuviera en tu pellejo, admito que haría lo mismo -sonrió Cal-. Quizá la guardería debe ser una prioridad después de todo.
    – Mi padre cree que ha sido sutil dándonos pistas.
    – ¿El infarto no ha conseguido calmarlo?
    – ¿Infarto? Estoy empezando a sospechar que no era más que una indigestión.
    Pero había conseguido lo que quería. Mike había vuelto a casa a toda prisa para dirigir el Chronicle y la revista Country Chronicle mientras su madre se llevaba al viejo Armstrong de vacaciones. Unas largas vacaciones. Debería haber salido corriendo cuando su padre, que odiaba ir de vacaciones, aceptó hacer un crucero de seis semanas.
    – No sé. Quizá estoy siendo demasiado cínico. Fuera lo que fuera, le ha recordado que también él es mortal.
    – ¿Eso es todo? ¿No hay ningún otro problema?
    Mike se pasó la mano por la cara.
    – Bueno, tengo que cortarme el pelo antes del sábado -contestó, intentando apartar de sí aquella sensación de angustia.
    Amaba a Willow. Ella había sido la única luz en la oscuridad cuando se vio obligado a volver a casa y tomar las riendas del negocio familiar.
    Había entrado en la oficina aquella mañana, con un ánimo tan negro como la tinta del periódico, cuando se chocó con ella. El móvil que Willow llevaba en la mano había caído al suelo y después de comprobar que no se había roto, ella lo miró con expresión furiosa.
    – ¿Por qué no mira por dónde va?
    Mike había estado a punto de replicar que era ella quien no miraba cuando, de repente, todo pareció pararse, incluido su corazón. Entonces Willow había sonreído, burlona.
    – Ah, perdón. Qué mal educada soy. No se le debe gritar al jefe hasta, al menos, haber sido presentados. Porque tú eres Michael Armstrong, ¿verdad? Hay una fotografía tuya en el despacho de tu padre y…
    – Mike -corrigió él, cuando consiguió despegar la lengua del paladar-. Y no soy el jefe. Solo voy a ocupar el puesto de mi padre durante unas semanas.
    – Muy bien, Mike. Yo soy Willow Blake -sonrió ella, ofreciendo su mano-. Adiós. Llego tarde.
    Mike se quedó mirándola con una sonrisa que hubiera hecho sentir complejo de inferioridad al gato de Alicia en el país de las maravillas.
    Él solo había querido flirtear un poco. Y ella lo había mantenido a raya durante más tiempo del que esperaba. La caza había sido divertida y atraparla fue… como encontrar algo que hubiera perdido mucho tiempo atrás. Pero la había perseguido como Michael Armstrong, el jefe provisional del periódico para el que ella trabajaba. Willow era una chica difícil y Mike había tenido que echar mano de todas sus armas.
    Cuando por fin la consiguió, no le pareció necesario explicar que solo estaba en Melchester provisionalmente.
    Y entonces le había pedido que se casara con él.
    Y lo había dicho de verdad.
    El «sí» de Willow casi lo hizo gritar: «¡Que paren las máquinas… que cambien la primera página… tengo una gran noticia!». Y eso ahogó una vocecita en su interior que le decía que Willow creía estar a punto de casarse con el heredero de un imperio editorial. No un hombre que, en su vida real, vivía en lo que una vez había sido un establo. Un sitio en el que su vida era completamente diferente.
    ¿Tenía miedo de que ella no amara al verdadero Michael Armstrong? ¿Por eso no se lo había contado?
    Una vez que su padre los había llevado a la casa, con el plano envuelto en papel de regalo, era demasiado tarde.
    – Solo tienes una vida, Mike -dijo Cal, interrumpiendo sus negros pensamientos-. Tienes que vivir tu sueño. Se supone que es la novia la que debe estar nerviosa.
    – Te aconsejo que esperes a que te pase a ti antes de decir esas cosas.
    – A mí me parece que estás empezando a arrepentirte.
    Mike se sintió tentado de confesarle su angustia, pero las cosas habían ido demasiado lejos.
    – Pensaba que sería más fácil. Pensaba que casarse solo consistía en llegar a tiempo a la iglesia y no perder los anillos.
    – Puedes dejarme esos detalles a mí. En cuanto al resto… -Cal miró su reloj-. Es casi la hora de comer. ¿Por qué no vas a buscar a Willow y os tomáis la tarde libre para dedicaros a… lo que más os guste?
    – No tengo tiempo. Voy a estar alejado del negocio durante un mes -contestó Mike. Aunque no iba a seguir siendo «el negocio», sino «su negocio». Se conformaría y aceptaría dirigir el periódico. Y su padre firmaría los papeles de cesión en cuanto la tinta del registro civil se hubiera secado.

    – ¿Mike?
    Llevaba una hora esperándolo, terminando el artículo sobre la residencia para huérfanos, haciendo cosas de última hora… Intentando imaginar cómo iba a hablarle sobre el trabajo que le habían ofrecido.
    Dejar el periódico sería como una patada para Mike y su padre. Tendría que ir a Londres todos los días y no siempre podría volver a casa por la noche. Aunque cuando el director del Globe se enterase de que estaba punto de casarse, quizá no seguiría interesado en ella…
    – ¿Qué pasa, Willow? -preguntó Mike entonces, levantando la cabeza de la calculadora.
    – Nada. No pasa nada.
    Willow no esperó respuesta. Lo que hizo fue salir del edificio. Su coche estaba en el taller y Mike se había ofrecido a llevarla a casa de Crysse. Obviamente, lo había olvidado y ella prefería caminar antes de interrumpir su historia de amor con la calculadora. Eso era lo que pasaba cuando una se enamora de un contable.
    Willow apretó la correa del bolso. Daría un paseo para olvidarse del constructor y de las incesantes preguntas de su madre sobre los detalles de la boda. Le daba igual el color de las cintas en los bancos de la iglesia o si habría rosas suficientes. En un mundo en el que hay niños que nunca han tenido vacaciones y nunca las tendrían a menos que alguien como Emily Wootton lo hiciera posible, ese tipo de cosas no eran más que tonterías.
    Pero ir andando fue un error. Llevaba zapatos nuevos y después de caminar un kilómetro tenía una ampolla en el talón. Si cojeaba en la iglesia, su madre la mataría. Aunque eso resolvería todos sus problemas de un tirón. La otra opción era tomar el autobús. Cuando llegó a la parada, apoyó su peso sobre el otro pie y esperó.
    – ¿Puedo llevarla a alguna parte, señorita?
    Willow no pudo evitar que le diera un vuelco el corazón al escuchar la voz de Mike. Cuando se volvió, lo vio con su flequillo color miel cayéndole sobre la frente mientras le abría la puerta del jeep negro.
    – Mi madre me ha dicho que no suba nunca al coche de un extraño -contestó, consciente de las miradas de envidia de las mujeres que había en la cola del autobús-. Creí que estabas demasiado ocupado.
    – Y lo estoy. Y tengo un dolor de cabeza espantoso. Por eso se me había olvidado que tenía que llevarte a casa de Crysse.
    – Espero que la despedida de soltero mereciera la pena.
    – No estoy seguro.
    La despedida de soltero no había sido divertida. Ni todo el alcohol del mundo, ni las bromas de Cal y sus amigos habían conseguido hacerle olvidar el lío en el que se había metido.
    – Por favor sube, Willow -insistió, observando los rostros expectantes que observaban el pequeño drama.
    – ¿Cómo sabías que no había pedido un taxi?
    – Estabas enfadada -contestó Mike. Y no podía culparla-. Si yo hubiera estado enfadado, también habría ido andando.
    – Pues habrías cometido un error -murmuró Willow, entrando en el coche. Estaban llamando demasiado la atención y no le hacía gracia-. Me ha salido una ampolla en el pie.
    – Oh, pobrecita. Ven aquí -murmuró Mike, olvidando a los espectadores. Cuando la tomó en sus brazos, ella apoyó la cabeza en su hombro como un gatito-. Lo siento mucho.
    Cuando se apartó un poco para mirarla, los ojos azules de Willow lo hicieron desear haber escuchado a Cal y haberse tomado la tarde libre para estar con ella en la cama. Hasta el día siguiente.
    – ¿Tienes que ir a casa de tu prima?
    – Me temo que sí. Tenemos que ensayar la entrada y a una de las damas de honor se le ha descosido el vestido. Además, quedan tarjetas por escribir…
    – ¿Sabes una cosa? -la interrumpió él.
    – ¿Qué?
    – Si hubiera sabido antes en la que nos estábamos metiendo, no te habría pedido que te casaras conmigo.
    – Créeme, si yo lo hubiera sabido te habría dicho que no -replicó ella. Por un segundo, Mike vio un brillo extraño en sus ojos azules. Casi como si deseara que hubiera sido así-. Estoy intentando tomarme esto como una visita al dentista. Es angustioso, pero después…
    No terminó la frase, como si esperase que Mike lo hiciera por ella: «Pero después todo es maravilloso» o algo así.
    – Ponte el cinturón -dijo él, sin embargo, antes de arrancar y perderse entre el tráfico.
    Cualquier cosa mejor que pensar en aquel «después» tras un escritorio, en una oficina, llevando la contabilidad de un periódico.

    – Me han ofrecido un trabajo, Crysse.
    – ¿Qué clase de trabajo? -preguntó su prima, sin levantar la mirada de un dobladillo descosido-. ¿No será en el Evening Post? Aunque, la verdad es que trabajar con tu marido no es muy buena idea. Veinticuatro horas al día de felicidad es más de lo que cualquier mujer puede soportar. Aunque yo no esté en posición de juzgar eso.
    – La verdad es que casi nunca veo a Mike en la oficina. Además, no es el Evening Post. No podría trabajar para un periódico rival. ¿Recuerdas que envié mi curriculum al Globe?
    – ¿El Globe? Pero eso fue hace meses. El año pasado, antes de conocer a Mike. Creí que te habían dicho que no estaban interesados.
    – No. Me dijeron que se pondrían en contacto conmigo y acaban de hacerlo. Tienen un nuevo editor y un suplemento en la edición de los viernes y quieren que me una al equipo.
    Crysse clavó la aguja en la tela de raso.
    – A ti todo te sale bien.
    – ¿Cómo?
    – Nada -murmuró su prima-. Felicidades.
    – ¿Qué te pasa?
    – Nada -contestó Crysse, encogiéndose de hombros-. Todo. Estoy celosa de tí.
    – ¿Celosa?
    – Lo sé. Es horrible, pero no puedo evitarlo -se disculpó su prima, poniéndose colorada-. Tú lo tienes todo. Un novio por el que se moriría cualquier mujer, un hombre que cree en el matrimonio, una boda que va a salir en los periódicos, una casa fabulosa cortesía de tu suegro… y sin embargo no dejas de quejarte. Cualquiera diría que no quieres casarte con Mike.
    – No… -empezó a decir Willow. Quizá se había quejado para que Crysse le hiciera reír, para que le diera la vuelta a las cosas y le hiciera ver lo feliz que debería sentirse-. No estaba quejándome tanto, ¿no?
    – Mucho. Y encima te ofrecen el trabajo con el que siempre habías soñado -siguió Crysse. Willow observó con horror que los ojos de su prima se llenaban de lágrimas-. Y yo qué tengo, ¿eh? Llevo cinco años con Sean, cinco años. Y sigue sin querer casarse. Estoy a punto de cumplir los treinta y quiero un hogar, Willow. Una casa con jardín, niños…
    – ¡Oh, Crysse! -exclamó Willow, abrazando a la joven-. ¿Has hablado con Sean? No puedes seguir así. Tienes que decirle lo que sientes.
    Parecía la columna sentimental del Chronicle: «Habla con tu pareja». «Explícale tus preocupaciones sobre vuestra relación».
    – ¿Para qué? ¿Para qué va a casarse cuando ahora tiene todo lo que quiere? Debería haber sido como tú, Willow. Tú sabías lo que querías y lo has buscado. Tú siempre has sido más inteligente. Nunca te conformarías con menos de lo que quieres.
    Willow pensó que llevaba dos semanas deseando haber aceptado irse a vivir con Mike. Pero en el estado de Crysse, seguramente creería que no era verdad, que solo lo decía para consolarla.
    – Muy bien. Pues si no te gusta lo que tienes, es hora de que te preguntes qué es lo que quieres de verdad.
    Crysse se secó las lágrimas con la mano.
    – Yo creí que esto era lo que quería. Pero no es suficiente.
    – Entonces, deja a ese desagradecido. Has perdido demasiado tiempo lavando los calcetines de un hombre que cree que un compromiso es apoyar a los Melchester Rovers cuando juegan en casa. Haz lo que quieras con tu vida antes de que sea demasiado tarde.
    – Hace falta mucho valor para dejar atrás una relación de cinco años, Willow. Es como un divorcio. Sin papeleos, sin abogados, pero da igual. Hay que empezar otra vez, cinco años después y mucho menos fresca -dijo su prima, sonándose la nariz-. ¿Y tú? ¿Qué piensa Mike del trabajo que te han ofrecido?
    Crysse había cambiado de tema, dispuesta a no seguir hablando sobre su vida. No quería dejar a Sean, solo quería que él cambiase de forma de pensar.
    – Aún no se lo he dicho -contestó Willow-. No se lo he contado a nadie más que a ti.
    Crysse levantó las cejas.
    – ¿Y no crees que deberías hacerlo?
    – Estaba esperando que mi prima favorita me ofreciera unas sabias palabras.
    – Estabas esperando que te dijera que puedes tenerlo todo.
    – ¿Qué quieres decir?
    – Quiero decir que Mike vive aquí, en Melchester. Y espera que te dediques a él y a vuestra futura familia. Te recuerdo que vas a casarte el sábado. ¿O lo has olvidado? -preguntó Crysse, tomando su mano-. Eso es lo que quieres, ¿no es así, Willow?

    ¿Eso era lo que quería? Una casa, hijos… Amaba a Mike, pero la idea de escribir «ama de casa y madre» en la casilla de «ocupación» no estaba en su proyecto de futuro. Ni en sus sueños. Willow había soñado tener su propia columna en un periódico nacional antes de cumplir los treinta.
    La carta del Globe le ofrecía exactamente eso. Tardaría algún tiempo en tener su propia columna, pero allí podría hacerse un nombre.
    Mike lo entendería.
    Claro que sí.
    Mike levantó la cabeza cuando Willow se sentó frente a su escritorio.
    – ¿Puedo invitarlo a comer, jefe? -preguntó, apoyando los codos sobre la mesa.
    – ¿De verdad quieres comer? -sonrió él.
    – Tú eliges. Tengo una hora antes de tener que soportar una sesión infernal con mi peluquero, así que una de dos: un bocadillo en el bar o podemos cerrar la puerta, bajar las persianas…
    – No he visto la calle en una semana.
    – Entonces, ¿eliges el bocadillo?
    Mike se levantó y tomó su mano.
    – Llámame patético, pero hacer el amor sabiendo que los empleados están echando risitas al otro lado de la puerta no me apetece nada.
    – No eres nada divertido cuando te pones en plan jefe.
    – Lo sé, lo sé -murmuró él, mientras se dirigían al bar-. Pero el cargo no es oficial hasta que volvamos de Santa Lucía. Quizá debería dimitir hoy mismo.
    – De eso iba a hablarte precisamente -dijo entonces Willow-. He recibido una oferta de trabajo y si no empiezas a encargarme artículos interesantes, es posible que la acepte.
    Le había salido aquello de un tirón, casi sin pensar. Lo había dicho. No había sido tan difícil.
    – ¿Qué trabajo?
    – Dos bocadillos de pollo, George. Y dos zumos de tomate -le dijo Willow al camarero. Después de pedir, pagó la consumición y se sentaron frente a una mesa cerca de la ventana.
    – ¿Qué trabajo? -insistió Mike.
    Tenía que contestar. No había salida.
    – El Globe me ha ofrecido un trabajo.
    – ¿Te refieres al Globe, en Londres?
    Willow asintió con la cabeza.
    – Es un periódico nacional, con una tirada diaria de millones de ejemplares -contestó Willow. Mike no dijo nada-. Creí que te quedarías impresionado.
    – Estoy impresionado -dijo él después de una pausa. Una breve pausa durante la cual el mundo se había puesto del revés-. ¿Lo habrías aceptado?
    «¿Habrías?». Mike ni siquiera pensaba que pudiera aceptar, ni siquiera había pensado discutir el asunto.
    – ¿No crees que debo hacerlo?
    – No a menos que pienses mudarte a Londres y hacer vida de casada solo durante los fines de semana. ¿Es eso lo que quieres?
    – Podría ir y volver todos los días -dijo Willow. Mike permanecía hermético- ¿No te parece? -preguntó. Él no movió un músculo-. Muy bien. Llamaré a Toby Townsend esta tarde.
    – ¿Cuándo solicitaste ese trabajo?
    – Hace meses. Tuve una entrevista, pero no me dijeron nada. Hasta el lunes, cuando recibí la carta.
    En ese momento, George les llevó el almuerzo y empezó a lanzar una diatriba contra los problemas de aparcamiento que estaban cargándose su negocio. Después de aquello, el tema del nuevo trabajo no volvió a surgir.
    Más tarde, de vuelta en la oficina, Willow se dijo a sí misma que Mike tenía razón. Era una idea imposible. No podía hacerlo. Llamaría al Globe y les diría que no podía aceptar. No pasaba nada. Estaba enamorada de Mike e iba a casarse con él. Pero una vocecita le decía que si Mike no le hubiera pedido que se casara con él, podría haberlo tenido todo. Una carrera durante la semana, Mike los fines de semana. Una novia podía hacer eso, pero estar casada significaba un compromiso. Estar casada era un trabajo a tiempo completo.
    Antes de que pudiera cambiar de opinión, Willow marcó el número del periódico. Toby Townsend no estaba en su oficina, le dijeron. Debía llamar el lunes. Le escribiría, se dijo. Redactó la carta mentalmente mientras el peluquero la torturaba para colocarle la corona de flores. Y la pasó al ordenador en cuanto volvió a la oficina, guardándola en su bolso para echarla al correo. Después fue a buscar a Mike porque necesitaba que la abrazara y le asegurase que estaba haciendo lo que debía hacer.
    Pero Mike había salido de la oficina después de comer y su secretaria no sabía dónde estaba.
    Willow sacó el móvil del bolso y escribió un mensaje con el siguiente texto:

    ¿Dónde estás? ¿Podemos vernos?

    Solían enviarse mensajes cuando empezaron a salir. Sobre todo Mike, cuando ella tenía que cubrir alguna noticia fuera de la ciudad. Y ella solía contestar: Si me encuentras, puedes invitarme a cenar. Lo único que Mike tenía que hacer era llamar al departamento de personal para comprobar dónde estaba… y siempre aparecía a tiempo.
    Pero eso había sido siglos antes. O eso le parecía.
    Willow miró el móvil. No tenía ni idea de dónde estaba Mike.
    Y decidió borrar el mensaje.

    Mike abrió las puertas de su taller para que entrase la luz. Había planchas de madera apoyadas en las paredes y en las estanterías. Una mesita a la que solo faltaba el barniz estaba colocada en el banco de trabajo, abandonada desde que recibió la llamada para informarle de que su padre estaba en el hospital.
    Se había levantado con aquello en mente. Las cosas que había dejado sin terminar. Era algo que tenía que acabar antes de cerrar las puertas definitivamente a esa parte de su vida. Antes de llamar a su administrador para decirle que podía buscar un inquilino.
    Mike se quitó la chaqueta, la corbata y la camisa y se puso una camiseta que colgaba de un gancho. Al hacerlo, se sintió como en casa.
    Mientras miraba la mesita, recordó cómo había imaginado terminarla, la satisfacción de pasar la idea del papel a la realidad.
    Se la regalaría a Willow. No le diría que la había hecho él, pero cada vez que la viera sabría que una vez había sido un hombre que hacía algo más que sumar números en un libro de contabilidad.

    Mike estaba en la puerta de su apartamento cuando Willow llegó a casa.
    – ¿Más regalos?
    – ¿Dónde has estado? -preguntó ella, abriendo el maletero del coche-. Hueles como si hubieras estado abrazado a un árbol.
    – Más o menos -suspiró Mike-. Te he traído un regalo. Un mueble -añadió, abriendo el maletero del jeep y sacando un objeto envuelto en una sábana. Una vez en el apartamento, lo dejó en el suelo-. Venga, ábrelo.
    Willow apartó la sábana y contuvo el aliento. Era una mesita de madera, increíblemente moderna y elegante.
    – ¡Oh, Mike! Es preciosa -murmuró, pasando los dedos por la sedosa superficie-. ¿De qué madera está hecha?
    – Cerezo.
    – Es… no sé cómo explicarlo. Debería estar en un museo. Es una bobada, pero esa es la impresión que me da.
    Mike deslizó los dedos por la pulida superficie. Algunos de sus trabajos se habían convertido en piezas de colección. Él odiaba eso.
    – Está hecha para usarla, no para que la miren.
    Mike quería que sus muebles fueran usados, que absorbieran la historia.
    – ¿Dónde la has comprado?
    – Pues… la diseñó una persona que conozco.
    – ¿De verdad? ¿Va a venir a la boda? Quizá podríamos escribir un artículo sobre…
    – No, Willow. Esta es su última pieza. Ha cerrado el taller. Ya no puede dedicarse a este oficio.
    – Qué pena…
    – Así es la vida -la interrumpió él-. ¿Qué tienes ahí? ¿Un exprimidor? ¿Significa eso que voy a tener zumo de naranja todas las mañanas?
    Willow tragó saliva. ¿Sería así? ¿Sería esa su vida a partir de entonces?
    – Es un regalo de Josie, una compañera de colegio -contestó, sin mirarlo-. Es una chica muy sana, solo come cosas naturales, zanahorias, tomates, pepinos…
    – Estupendo -murmuró Mike.

    ¿Era estupendo de verdad o era más fácil seguir adelante con los planes de boda que salir corriendo, más fácil guardar el exprimidor que decir, «lo siento, esto no es para mí»? ¿Seguía adelante como Crysse porque la alternativa era demasiado complicada y dolorosa?
    A Willow se le daba bien dar consejos a los demás, pero ¿y ella? ¿Y Mike?
    El cristal de la ventanilla le devolvía una imagen fantasmal de sí misma. Por fuera, todo era perfecto. El vestido, el pelo, el maquillaje…
    – Estamos llegando. ¿Preparada?
    Willow se volvió hacia su padre, muy distinguido con su frac y el sombrero de copa sobre las rodillas mientras el coche se acercaba a una iglesia llena de parientes y amigos, todos reunidos para el gran día. ¿Qué harían, se preguntó Willow, si ella no apareciera?
    – Papá, ¿no te preguntaste antes de casarte con mamá si estabas cometiendo un terrible error?
    – Es un gran paso y es normal estar nervioso -contestó el hombre-. ¿O hay algo más?
    – No lo sé. Quizá -murmuró Willow-. Si no me hubieran ofrecido ese maldito trabajo…
    La carta para Toby Townsend seguía sobre la mesa del pasillo. No la había echado al correo. Había querido hacerlo la noche anterior, después de enviar las cartas agradeciendo regalos como el exprimidor o el reloj que contaría las horas que se pasaría limpiando una casa que aborrecía.
    Pero no podía decirlo para no herir los sentimientos del padre de Mike. Ni los de Mike, que se quedó sin palabras, abrumado por la generosidad de su progenitor. Y, sin saber cómo, la carta se había quedado sobre la mesa.
    – Dime, Willow, si Mike te hubiera llamado anoche para decir que os olvidarais de la boda, ¿cómo te habrías sentido?
    – Aliviada -contestó ella, sin pensar. Y era cierto. No porque no quisiera a Mike, sino porque no deseba aquella vida. Cuando el coche se acercaba a la puerta de la iglesia, el corazón de Willow dio un vuelco-. ¡No pare!
    El conductor sonrió.
    – ¿Una vuelta más?
    – Sí, una vuelta más. Papá, no puedo hacerle esto a Mike, ¿verdad? Él está en la iglesia, esperándome…
    – Si estás tan insegura, hija… haz lo que debas hacer.
    – Mamá no me lo perdonaría nunca.
    – Esto no tiene nada que ver con tu madre. Estamos hablando de tu vida.
    – Pero el banquete…
    – No pasa nada. La gente tiene que comer de todas formas.
    ¿Era esa la única razón por la que seguía adelante? ¿La preocupación por el dinero del banquete, el enfado de su madre?
    – Dile a Mike… -Willow no terminó la frase. ¿Qué? ¿Que lo quería pero no podía casarse con él? Sería mejor no decir nada.
    – No te preocupes, cariño -murmuró su padre-. Déjeme en la esquina y llévese a mi hija a casa -añadió, dirigiéndose al conductor. Unos segundos después, Willow salía del coche-. En cuanto a tu madre… quizá sería buena idea desaparecer durante unos días.

    ¿Por qué seguía adelante? ¿Por qué iba a casarse? ¿Por qué iba a dirigir el Chronicle? ¿Para no defraudar a su padre? Solo tenía una vida, como Cal le había recordado. Solo tenía una oportunidad de hacer las cosas bien. No tenía tiempo para vivir los sueños de los demás.
    ¿Y Willow? Mike la quería. Ella era lo mejor que le había pasado nunca, pero quería tener una carrera. Mike no era tonto. Willow estaba deseando que le dijera que debía aceptar el trabajo en el Globe.
    Se había dado cuenta y una parte de él hubiera querido decir «adelante, no pierdas un minuto de tu vida». Pero había otro lado, uno más oscuro. Si él no podía tenerlo todo, tampoco podía ella.
    ¿Qué clase de pensamiento era ese? ¿Cuánto tardarían en desear no haberse casado?
    En alguna parte alguien estaba tocando el órgano, como música de fondo para los invitados que ocupaban sus sitios en la iglesia.
    El sol entraba por los cristales emplomados, iluminando el suelo de mármol con brillos azules, rojos y verdes. Pero Mike tenía frío y el olor de las flores empezaba a marearlo.
    ¿Cuánto tiempo faltaba? Mike miró su reloj. Willow llegaba tarde. ¿Nervios de última hora? ¿Y si no aparecía? ¿Cómo se sentiría? ¿Desolado o aliviado?
    – No te preocupes tanto, Mike. No he perdido los anillos.
    Aliviado.
    – Cal, ¿qué pensarías si te dijera que no quiero hacer esto?
    Su amigo lo miró, perplejo.
    – ¿Lo dices en serio? -preguntó. El rostro de Mike debía ser la respuesta-. Durante la última semana parecías un hombre condenado a la horca. Creí que era por el periódico…
    – Y lo era. Y por el exprimidor de Josie.
    – ¿Qué tiene que ver el exprimidor? -preguntó Cal, que no salía de su asombro-. Será mejor que te decidas, Mike. En cuanto Willow aparezca por esa puerta, estás comprometido.
    – Ya estoy comprometido. No puedo…
    – Si tienes dudas de verdad, debes marcharte. Ahora mismo.
    – Dile que… -empezó a decir Mike. ¿Qué? ¿Qué podía decirle? ¿Que la quería, pero que aquella no era la vida que siempre había querido vivir?-. Dile a su padre que yo pagaré por todo esto…
    – Lo haré. Ahora, vete. Tengo cosas que hacer.

Capítulo 2

    ¿Qué había hecho? ¿Qué demonios había hecho? Mike conducía sin pensar, solo deseando salir de Melchester, sin ver siquiera los coches y los camiones, sin ver nada más que a Willow llegando a la iglesia con su padre, esperando verlo en la puerta, dispuesto a comprometer su vida con ella. Había estado dispuesta a rechazar el trabajo de su vida por él. Y él no estaba allí. Mike se pasó la mano por la cara, sintiéndose enfermo y dolido, sorprendido por la infelicidad que iba a causar porque no podía vivir la vida que se esperaba de él desde el día de su nacimiento.
    Al menos, eso había dejado de ser un problema. Su padre probablemente lo habría criticado desde el pulpito. Lo habría deshonrado públicamente. Si volvía a Melchester antes de diez años, probablemente sería linchado.
    Tendría que escribir a Willow para explicar… ¿Qué? ¿Que no era el hombre que ella creía que era? ¿Que su padre había aprovechado aquel matrimonio, usándolo para convertirlo en una imagen de sí mismo? ¿Cómo iba Willow a entender cómo esa idea le robaba la vida? Debería habérselo contado desde el principio, pero no había querido que un coqueteo se convirtiera en un compromiso de por vida. No había esperado enamorarse de esa forma.
    Y ya era demasiado tarde para explicaciones. Lo mejor era escaparse. Que ella lo odiase, en lugar de intentar hacerla entender. Que no tuviera la más mínima duda de que la culpa de todo era suya.
    Se había terminado y lo único que tenía que hacer; era desaparecer. Pero primero necesitaba comer algo o se desmayaría sobre el volante.

    La autopista estaba atestada de coches, turistas rurales que volvían a Londres de sus vacaciones. Willow intentaba no pensar en su maleta para la luna de miel, esperando en el hotel donde Mike y ella debían celebrar el banquete y pasar la noche de bodas. Una maleta llena de biquinis, vestidos de noche y lencería de encaje que Crysse y ella habían comprado durante una visita a Londres después de que Mike le regalase un anillo de diamantes.
    Justo después de que la fotografía de la pareja apareciese en la revista Country Chronicle, con el anuncio de su inminente boda.
    Willow miró su mano, apoyada sobre el volante. Parecía desnuda sin el anillo.
    Frente a ella, un cartel señalando un restaurante de carretera, su salvación.
    Estaba a punto de empezar una brillante carrera y no era el momento de tener un accidente. Y si no lograba contener las lágrimas, lo tendría.
    El aparcamiento estaba lleno de coches. Willow no quería pegarse con nadie para que la atendieran, pero tenía que comer. Solo había tomado un bol de cereales y en cuanto al almuerzo… en fin, el almuerzo debía haber sido un banquete con brindis y saludos de todo el mundo mientras los fotógrafos hacían fotografías que aparecerían al día siguiente en las revistas locales. Willow tuvo que sacar la caja de pañuelos de la guantera.
    Había guardado vaqueros, camisetas y ropa interior de algodón en una bolsa de viaje para salir de Melchester. Nada parecido a lo que había pensado ponerse unas horas antes.
    Los pañuelos que secaban sus lágrimas tampoco debían formar parte de su equipaje. Aquel día solo debía haber tenido en la mano un pañuelo de encaje, perfecto para secarse un par de lágrimas de felicidad.
    Sin poder evitarlo, Willow dejó caer la cabeza sobre las manos que sujetaban el volante, pensando en lo que había hecho. Veía a Mike esperándola en el altar, volviéndose para ver entrar a su padre…
    Solo.
    ¿Cómo podía haberle hecho eso al hombre que amaba? ¿Cómo podía haberlo humillado delante de todo el mundo?
    ¿Qué podría decir? ¿Qué podría hacer? Cal se lo llevaría de la iglesia…
    La iglesia. Los invitados. Los comentarios en voz baja. Willow lanzó un gemido. Su padre no le había reprochado lo que había hecho, pero su madre no haría lo mismo.
    ¿Y qué pasaría con la cinta de raso que Mike y ella debían haber cortado durante el banquete?
    – ¿Se encuentra bien, señorita?
    Willow levantó la cabeza. Era un hombre de uniforme, seguramente el encargado del aparcamiento.
    – Sí, gracias. Solo necesito un café.
    – Coma algo. Y échese una siesta. No debería conducir si está cansada.
    – Estoy bien, de verdad. Y no tengo ninguna prisa -dijo Willow. Y era cierto. No tenía prisa por llegar a ninguna parte porque nadie la estaba esperando-. Pero no se preocupe, comeré algo.
    El hombre volvió a su garita y Willow entró en el abarrotado cuarto de baño. Después de lavarse la cara, se pasó la mano por los rizos oscuros, intentando destrozar el elaborado peinado que le habían hecho por la mañana. Intentando distanciarse de la novia que se suponía que era.
    ¿Cómo iba a poder soportar las siguientes cuatro semanas, antes de incorporarse al Globe? ¿Qué iba a hacer? No podía enfrentarse con su madre. Ni con Crysse, que jamás entendería lo que había hecho.
    Había un puesto de periódicos cerca de la puerta y Willow tomó el Chronicle. Habían publicado su artículo sobre la residencia de verano para niños huérfanos y recordó entonces la invitación de Emily Wootton de unirse a los voluntarios para pintar la casa.
    ¿Por qué no? ¿Por qué no presentarse voluntaria, pasar un par de semanas alejada de todo y de todos mientras hacía algo por los demás? Algo que la dejase agotada cada día para no pasarse las noches en blanco preguntándose dónde estaría Mike, qué estaría pensando.
    Prefería no saberlo.
    Willow compró el periódico y la chocolatina más grande que encontró, por si acaso el trabajo duro no era suficiente para consolarla, y decidió llamar a Emily. Con el bolso en una mano y el periódico y la chocolatina en la otra, intentó buscar el móvil mientras se dirigía hacia el restaurante.

    Mike vio la cola del autoservicio y cambió de opinión. Compraría una lata de refresco y un bocadillo y lo comería en el coche. Sin mirar, se volvió y se chocó contra alguien, enviando un móvil, un periódico y un bolso negro por los suelos. Por un momento, no pudo moverse, experimentando una dolorosa sensación de déjá vu. Y entonces se encontró con un par de ojos azul eléctrico.
    Tratamiento de choque.
    Mike, atónito, esperó que Willow le diera una bofetada, que empezara a gritarle y a vapulearle hasta que el servicio de seguridad los echara del restaurante.
    Ella abrió la boca, como si fuera a decir algo. Y después la cerró, atónita. Mike sabía exactamente cómo debía sentirse.
    Alguien lo empujó, murmurando una disculpa, y por fin Mike pudo agacharse para tomar las cosas del suelo. Cuando se incorporó, ella no se había movido.
    – Willow…
    – Mike…
    Se quedaron mirándose el uno al otro, sin terminar la frase.
    – Debería…
    – Yo no quería…
    – Tenemos que dejar de encontrarnos de esta forma -dijo entonces Mike.
    – Sí -murmuró ella, poniéndose colorada. El corazón de Mike dio un vuelco. Aquellos ojos azules, sus mejillas coloradas, el pelo negro… El efecto no había disminuido con la familiaridad-. Yo… iba a comer algo.
    – Hay una cola horrible.
    – Sí.
    Ella parecía dispuesta a marcharse y Mike alargó la mano para detenerla. Pero no se atrevió a tocarla.
    Sabía que su piel sería como la seda bajo sus dedos y que después…
    – Supongo que no tardarán mucho en servirnos -murmuró, abriendo la puerta. No quería que se fuera. Él había salido huyendo de la boda y todo lo que simbolizaba. No de Willow-. ¿Nos arriesgamos? Necesito…
    Willow hubiera deseado salir corriendo. Hubiera querido morirse. Plantar a un hombre en la iglesia era una cosa, encontrarse con él en un restaurante de carretera cuando una intentaba escapar era otra muy diferente. Era una pesadilla, el castigo para su pecado. Pero Mike merecía una explicación. No una carta, sino una explicación cara a cara. Sería más difícil de esa forma, pero después, quizá, se sentiría mejor…
    No, eso era imposible. Nada la haría sentirse mejor.
    – Sí -consiguió decir, mientras guardaba sus cosas en el bolso y tomaba una bandeja. Cualquier cosa para mantener las manos ocupadas, para no lanzarse sobre él rogándole que la perdonase, diciendo que había sido un terrible error. Que lo quería con todo su corazón.
    – ¿Tienes mucho hambre? -preguntó Mike tontamente, mientras se acercaban al mostrador.
    – No.
    – Yo tampoco. Solo quería tomar un café y un bocadillo para no desmayarme en la autopista. No he desayunado nada.
    – Yo tampoco -murmuró ella sin mirarlo-. ¿No te has quedado… al almuerzo, con los invitados?
    – No. Yo… pensé que estarías en casa…
    – ¿Con mi madre? Se me ocurren mil sitios mejores. Mongolia, por ejemplo -Willow daría cualquier cosa por poder cerrar la boca, pero estaba tan nerviosa que no podía dejar de hablar-. ¿Te apetece un poco de pasta?
    – Cualquier cosa -contestó él, mirando a la camarera-. Dos platos de pasta, por favor.
    Willow tomó dos platos de ensalada y se dirigió hacia las bebidas. Ella tomó una botella de agua mineral y él una lata de refresco.
    – Luego vendré por el café -murmuró, buscando el monedero en el bolso. Pero Mike pagó antes de que lo encontrara.
    Poco después encontraron una mesa, pero ninguno de los dos comió demasiado. Básicamente, se dedicaban a mover la pasta en el plato, sin mirarse.
    – ¿Dónde ibas?
    – Pues… no lo sé. ¿Y tú?
    Mike se apoyó en el respaldo de la silla.
    – Tan lejos de Melchester como pueda. Supongo que irás a Londres, ¿no?
    – No lo sé. Por ahora, solo quería alejarme de mi familia.
    – No quieres que te miren con cara de pena.
    – No sé si iban a mirarme con pena precisamente…
    – Los silencios cuando entras en una habitación… -murmuró Mike, cerrando los ojos-. Ha sido imperdonable.
    – Lo siento mucho, Mike…
    – Lo siento mucho, Willow…
    Los dos habían hablado a la vez y ambos levantaron la cabeza, sorprendidos.
    – Sé que no podrás entenderlo…
    – No sé cómo explicarte… -dijo Mike.
    Willow frunció el ceño.
    – ¿Por qué te estás disculpando? Yo soy la que te ha dejado plantada. Era un exprimidor espantoso -empezó a decir, sin pensar. No quería que él le dijera cuánto le había dolido. Podía verlo en sus ojos-. Era como una pesadilla, imaginarme en esa cocina, con el mandil puesto todas las mañanas durante el resto de mi vida. Haciendo zumo de naranja. Sé que eso era lo que tú querías y pensé que yo también, pero no es así. Aún no…
    – Willow…
    – La verdad es que no creo que nunca esté dispuesta a hacerlo -siguió ella, levantando la mirada-. ¿Es eso tan horrible? ¿Es tan espantoso desear una carrera más que…?
    – ¿Que a mí?
    – ¡No es eso!
    – ¿Entonces?
    Willow sacudió la cabeza. ¿Cómo podía explicárselo?
    – Me di cuenta cuando iba a la iglesia. Me di cuenta de que casarme sería el final de mi vida, no el principio. Y eso era un error, ¿no te parece? -preguntó. Sin pensar, tomó la mano de Mike, que la miraba, perplejo-. Lo siento mucho. Ahora me doy cuenta de que también fue culpa mía. No debería haber dicho que sí cuando me pediste que me casara contigo.
    – ¿Y por qué dijiste que sí?
    – Porque… porque en ese momento estaba segura.
    En ese momento, sabía que lo quería. Pero no podía decirlo. Si lo quisiera de verdad, no estaría allí. Estaría tomando champán, feliz…
    – Y entonces recibiste esa oferta de trabajo y te diste cuenta de que había cosas más interesantes.
    Willow hubiera deseado apartar la mano, pero Mike la sujetó.
    – Lo siento mucho, Mike. Sé que no puedes entenderlo y yo no sé qué decir. No quería hacerte daño por nada del mundo. Pero, ¿es que no lo ves? Casarme contigo cuando sentía que era una equivocación hubiera sido mucho peor.
    Mike la estaba mirando con una expresión extraña y Willow consiguió apartar la mano, avergonzada de algo que, unas horas antes, le habría parecido lo más natural del mundo.
    – Mira, Willow…
    – ¿Fue horrible? ¿A tu madre le dio un ataque de histeria?
    – Probablemente -contestó él, con un brillo casi de humor en los ojos grises.
    – ¿No te quedaste? No te culpo, claro. Tus padres… han sido tan generosos… Nunca lo entenderán, ¿verdad?
    – Nunca.
    – Deben odiarme.
    – Yo no me preocuparía por eso. Serás el segundo objetivo en su odio. El primero soy yo.
    – ¿Estás diciendo que te culparán a ti? ¿Por qué?
    – Porque soy una desilusión para mis padres.
    – Pero tú no has hecho nada…
    Mike volvió a tomar su mano.
    – Sí lo he hecho. No sé si mi madre o la tuya se pusieron histéricas, Willow. No tengo ni idea de lo que dijo mi padre, no lo sé porque yo no estaba allí -explicó, apretando su mano-. No estaba allí, Willow.
    – No te entiendo.
    – Ya me lo imagino. Perdóname. No sé cómo explicártelo. Me parecía que te esperaba durante una eternidad -empezó a decir Mike, sin mirarla-. Me diste demasiado tiempo para pensar. Si hubieras llegado a tiempo a la iglesia, seguramente ahora estaríamos bailando delante de todos los invitados. Pero cuanto más esperaba, más me convencía de que estaba cometiendo un error. Empecé a preguntarme cómo me sentiría si tú no aparecieras…
    – Aliviado -dijo Willow.
    – ¿Tú también?
    Willow lo miró, perpleja. Acababa de entenderlo todo.
    – Entonces… ¿tú tampoco fuiste a la iglesia? -preguntó, casi mareada de alivio-. Los dos salimos corriendo -murmuró, poniéndose la mano en la boca para no soltar una carcajada-. Yo estuve a punto de entrar, Mike, pero al final no pude hacerlo. Mi padre le pidió al conductor que diera una vuelta a la manzana…
    – Gracias a Dios. Si hubieras parado la primera vez, seguramente yo estaría allí.
    – ¿Y qué hubieras hecho?
    – ¿Qué hubiera hecho? -repitió él, pensativo-. Una vez que hubieras aparecido en la iglesia, no habría podido hacer nada. Excepto decir «sí quiero» y vivir con las consecuencias.
    – Estuvimos a punto…
    Mike apretó su mano y Willow lo miró, lo miró de verdad en muchas semanas y estuvo a punto de no poder seguir.
    – A punto de cometer un terrible error.
    – Al menos, nuestras familias no podrán culpar a nadie. Tienen tantas cosas en común que supongo que ahora mismo lo estarán pasando bomba. Y no tendrán que soportar tediosos discursos.
    Willow respiró profundamente. Tenía la impresión de que era la primera vez que lo hacía en muchos
    – Entonces, todo está bien. ¿No crees?
    – No sé.
    – ¿Quieres volver y enfrentarte con ellos? Yo no, desde luego.
    – Yo tampoco -dijo Mike-. Lo que podríamos hacer… es llamar a Cal y pedirle que nos traiga los billetes para las Antillas. Podríamos ir de viaje de todas formas.
    Willow pensó en unas vacaciones, las playas de arena blanca y el mar de un azul casi transparente. Pensó en el sonido de los insectos nocturnos y en Mike haciéndole el amor…
    – Sí, podríamos.
    – ¿Pero?
    – ¿Tienes que preguntar?
    – Supongo que ir de viaje de novios sin habernos casado haría que mucha gente se enfadara.
    – Desde luego -suspiró ella-. Hemos hecho daño a mucha gente, pero algún día lo entenderán, incluso aplaudirán el que hayamos tenido valor para hacer lo que hemos hecho. Aunque no creo que irnos de viaje de novios fuera visto con tanta tolerancia -añadió, encogiéndose de hombros-. Pero sería una pena perder los billetes. No hay razón para que tú no vayas.
    – ¿Yo solo?
    – Eso depende de ti. No pienso quejarme si quieres…
    – ¡No! Quiero decir… Bueno, no estaba pensando en llamar a ninguna amiga. ¿Por qué no vas tú? Llévate a Crysse. No vas a empezar en el Globe inmediatamente, ¿verdad?
    Ella negó con la cabeza.
    – Empiezo el mes que viene. Aunque todavía tengo que hablar con Toby. Y aún no he dimitido del Chronicle, por cierto. Espero que avisar con quince días de antelación sea suficiente -dijo Willow. Mike no contestó-. Acabo de dejar atrás todo lo que Crysse ha soñado para ella. Pedirle que venga conmigo a un viaje de novios sería como echar sal en sus heridas.
    – Imagino que Sean no quiso tomar ejemplo de nuestra boda.
    – No. Al contrario, le parecía un rollo espantoso. Otra razón por la que mi prima no debe estar muy contenta conmigo.
    Mike se encogió de hombros.
    – Supongo que el seguro cubrirá los gastos.
    – ¿Tú crees? ¿Sin que hayamos aparecido ninguno de los dos? -preguntó Willow, intentando disimular su angustia. ¿Por qué estaba angustiada y a punto de llorar si debería sentirse feliz? Ella había dejado al novio plantado en el altar, pero Mike había hecho lo mismo, de modo que debía sentirse alegre. ¿O no?-. A lo mejor hay que pagar más.
    Mike se levantó.
    – Voy por el café.
    – No hace falta. Yo tengo que irme.
    Willow se puso de pie y se quedaron uno frente al otro, incómodos, sin saber qué hacer. Un beso parecía algo inapropiado, un apretón de manos, ridículo.
    – Buscaré tu columna en el Globe, Willow.
    Aquello sonaba como una despedida para siempre. Y ella no quería que fuera para siempre. Si pudiera dar marcha atrás al reloj, si pudiera volver a la noche en que Mike le había pedido que vivieran juntos. Si hubiera dicho que sí…
    – Me da mucha pena, Mike.
    – Hemos tomado una decisión. Siempre hay que perseguir los sueños. Mi error fue olvidar eso.
    – No hablamos mucho sobre nuestros sueños, ¿verdad? -preguntó ella, con tristeza. Mike dejó caer los hombros en un gesto de derrota-. Si no hubiéramos tenido tanta prisa por casarnos… ¿Dónde vas a ir?
    – A alguna parte. No lo sé. Voy a perderme unos días. ¿Y tú?
    – Voy a ayudar a una amiga que necesita una decoradora.
    Un beso, pensó, haría que se pusiera a llorar y Willow le ofreció su mano. Mike la apretó, pero ella la apartó inmediatamente.
    – Adiós, Mike. Que seas feliz.
    Después, se dio la vuelta y caminó rápidamente hacia la puerta. Era demasiado tarde para tener remordimientos. «Hay que perseguir los sueños», había dicho él. Y tenía razón. Pero era una pena que en la vida solo hubiera sitio para un sueño. Willow esperaba que el suyo fuera tan satisfactorio como para llenar el hueco que le había quedado en el corazón.

    Mike la observó salir del restaurante y supo que nada en su vida volvería a ser tan difícil. Hubiera deseado gritar su nombre. Ir tras ella. Decirle cuánto la quería, cuánto la necesitaba. Pero… ¿después qué? Le había dicho a Cal que ella solo estaba haciendo tiempo en el Chronicle hasta que encontrara un marido.
    Se había equivocado. Se había equivocado sobre muchas cosas. Willow deseaba trabajar en el Globe en Londres. Y lo había conseguido.
    En cuanto a él… la amaba, pero aparentemente no tanto como para comprometer su vida.
    O quizá estaba siendo demasiado duro consigo mismo. Quizá la amaba lo suficiente como para saber que, con el tiempo, la odiaría por obligarlo a casarse, por obligarlo a vivir una vida que no quería vivir. Y que ella lo odiaría por obligarla a elegir.
    Mike volvió a sentarse, dándole tiempo para salir del aparcamiento. No podría soportar las torpes sonrisas si se encontraban mientras entraban cada uno en su coche. Los bobos gestos de dos personas que se habían despedido, pero que no parecían poder apartarse el uno del otro. Decir adiós una vez había sido suficientemente duro.
    De modo que Mike tomó el periódico que Willow había dejado sobre la mesa. Frente a él, un artículo sobre una residencia de verano para niños huérfanos. Niños que no tenían nada. Y eso ponía su problema, el tener mucho, en perspectiva.

    Willow encendió el móvil, sin prestar atención a la señal de mensajes urgentes… y entonces se dio cuenta de que había olvidado el periódico. Podría comprar otro, pero si volvía a entrar en el restaurante se encontraría con Mike. Alejarse de él tres veces en un día sería imposible.
    No había sido fácil decir que no a la luna de miel. No era de Mike de quien había escapado, sino de la vida que tendría que vivir siendo su esposa. Había empezado a darse cuenta de eso antes de que llegara la oferta del Globe. Ese había sido su escape, no la razón para dejar a Mike ante el altar. Seguía enamorada de él. Siempre lo estaría.
    Y por eso, en lugar de volver a buscar el periódico, buscó en su agenda el número de Emily Wootton.
    – ¿Willow? Creí que hoy era el día de tu boda.
    – Ha habido un cambio de planes -dijo ella-. Ha sido una decisión mutua, pero necesito esconderme durante unos días. ¿Tienes sitio para una aprendiza de pintora?
    – ¿En la residencia? Claro que sí. Es muy mala época para encontrar voluntarios.
    – Pues me tienes a mí, si quieres. ¿Hay una habitación libre?
    – En la residencia no hay muebles, pero sí hay agua y luz. Aunque por la noche estarás sola. No sé, quizá estarías mejor en el hostal del pueblo. ¿Quieres que los llame?
    – Gracias, pero prefiero pasar desapercibida.
    – Muy bien. Entonces, nos encontraremos en la residencia. Llevaré un saco de dormir y algunas provisiones para el fin de semana.

    Mike seguía mirando el periódico, pero en lugar de palabras, solo veía la espalda de Willow mientras salía del restaurante… y de su vida. Y recordó lo que le había dicho cuando le pidió que se casara con él. Recordó lo que había dicho sobre verla cada mañana al despertar.
    Eso no había cambiado. Una oportunidad. Dos sueños. Tenía que haber alguna forma de hacerlo funcionar y… la mesa se tambaleó cuando se levantó de golpe. Mike salió del restaurante a la carrera, pero el coche amarillo no estaba en el aparcamiento y su corazón se encogió. Entonces, el brillo de un parabrisas por el rabillo del ojo hizo que se diera la vuelta.
    Era Willow. No se dirigía hacia Londres, sino de vuelta a Melchester. ¿Volvía a casa? No podía ser… De repente, el artículo que había estado leyendo en el periódico apareció en su mente. Era lo más lógico. Decorar, ayudar a alguien, había dicho.
    Mike volvió al restaurante y tomó el periódico de la mesa, aquella vez memorizando cada palabra. Y eso lo hizo sonreír. Era la oportunidad perfecta para empezar de nuevo. Y aquella vez le mostraría quién era en realidad.

    En cuanto Emily se marchó, Willow se puso a trabajar. No tenía otra cosa que hacer. No tenía hambre y, a pesar del cansancio, sabía que no iba a poder dormir.
    Abrió un bote de pintura de color azul cielo y miró la pared del cuarto de estar. Un lugar para que los niños jugaran cuando hacía mal tiempo, un sitio para contar historias y leer cuentos.
    Willow movió la pintura con una vieja cuchara de madera, tomó la brocha y se puso manos a la obra.
    Llevaba una hora pintando cuando escuchó el ruido de un coche en la puerta. Emily se había marchado tan preocupada que Willow no se sorprendió de que volviera.
    Mientras dejaba la brocha dentro del bote y flexionaba los dedos, que se le habían quedado rígidos, rezó para que Emily hubiera llevado una botella de vino con ella. Y algo de comer.
    Willow bajó de la escalera, se apartó los rizos de la cara y fue a abrir la puerta. Pero no era Emily.
    Era Mike.
    Mike, con vaqueros y una camiseta que, una vez, debía haber sido de color negro. Mike, con un saco de dormir bajo el brazo.

Capítulo 3

    Mike soltó el saco de dormir y alargó la mano para acariciar su mejilla. Cuando la apartó, estaba manchada de pintura azul.
    – Este color te sienta muy bien. Pero, ¿no se supone que la pintura debe ir en las paredes? -preguntó, mirándola de arriba abajo-. Dime, cariño, ¿has pintado alguna vez?
    Willow intentó volver a colocar el corazón en su sitio. No tenía por qué estar pegando saltos. Mike la habría dejado plantada ante el altar si ella no lo hubiera hecho, se recordó a sí misma. Willow intentó pensar en cómo se habría sentido para no enredar los brazos alrededor de su cuello.
    – ¿Qué estás haciendo aquí?
    – Lo mismo que tú, supongo. Estoy perdido y quiero hacer algo por los demás.
    – ¿Y has elegido el mismo sitio que yo para hacerlo?
    – ¿Eso es un problema? -preguntó Mike con una expresión inocente que a Willow no la convenció en absoluto-. Han pedido voluntarios y yo me he presentado. Incluso me he traído mi saco de dormir…
    – ¡Puedes meterte el saco de dormir por donde te quepa!
    – Y una botella de vino blanco. No puedo garantizar que sea de buena calidad, pero el dueño del bar me ha dicho que no está mal…
    – No tengo sacacorchos.
    – Y un poco de comida china que podríamos calentar -siguió él, como si Willow no lo hubiera interrumpido-. Pensé que tendrías hambre.
    – Pues no tengo -declaró ella. Pero cuando el olor de la comida que llevaba en una bolsa llegó a su nariz, sus tripas la traicionaron.
    Tomando aquello como un cambio de opinión, Mike miró alrededor.
    – ¿Podemos calentar esto en alguna parte?
    – ¡Mike! -exclamó Willow. Habían cometido un error huyendo de sus problemas en lugar de enfrentarse con ellos, pero era demasiado tarde para cambiar las cosas. Y aquello no la estaba ayudando nada-. Los dos estábamos de acuerdo. Nos dijimos adiós. Por favor, no hagas esto más difícil…
    Willow no terminó la frase. No debería ser difícil. Los dos habían elegido aquel camino.
    – ¿Tú crees que yo quiero estar aquí? Esto me resulta muy difícil también, cariño. Pero vas a necesitar ayuda si quieres que este sitio esté listo a tiempo. Parece que no hay muchos voluntarios -dijo Mike, colocando las cajas de comida china sobre la repisa-. Que hayamos decidido no casarnos no significa que no podamos comportarnos como adultos civilizados. Podemos seguir siendo amigos.
    – ¡Amigos! -exclamó ella, indignada. Willow no quería que fueran «amigos».
    – ¿Por qué no? Me caes muy bien -dijo Mike. Ella lo miró, recelosa-. ¿Qué? ¿No pensarás que salía contigo solo porque en la cama eres estupenda? -preguntó. Aquella era una pregunta cargada de dinamita. Willow perdería dijera lo que dijera, así que decidió callarse-. Los dos queremos escondernos durante unos días. Vamos a ayudarnos el uno al otro. Por los viejos tiempos.
    – No hay «viejos tiempos». Solo nos conocernos desde hace unos meses.
    – Cinco meses, dos semanas y cuatro días. Que casi hubiéramos cometido el error de casarnos… -Willow lo hubiera estrangulado por repetir aquello constantemente- no significa que tengamos que cruzarnos de acera para evitarnos. ¿No te parece? -preguntó, ofreciendo su mano-. ¿Hacemos las paces?
    – ¿Las paces? -repitió ella, sin estrechar la mano que le ofrecía. Tenía un aspecto demasiado inocente como para confiar en él. Aunque ella le confiaría su vida-. ¿Amigos?
    – Buenos amigos, espero.
    Aquello era un error. Estaba segura. La atracción magnética que sentían el uno por el otro había sido tan fiera, tan increíble desde que se conocieron… y no había disminuido tras esos cinco meses, dos semanas y cuatro días.
    Pero Mike tenía razón sobre una cosa. Lo que ella sabía sobre pintura y decoración cabía en la cabeza de un alfiler. Un alfiler muy pequeño.
    Y la residencia estaba completamente vacía. Sería bueno saber que había alguien cerca si el suelo de madera empezaba a crujir en medio de la noche.
    Willow estrechó su mano. Una mano fuerte, cálida. Por un momento, todo lo que ella había querido en el mundo.
    – ¿Solo buenos amigos?
    Debería haber sido una pregunta. Su voz debería haber sonado más firme.
    Mike apretó su mano con fuerza y Willow estuvo segura de que lo de mantener la relación a un nivel platónico era imposible. Pero antes de que pudiera reiterar su determinación de que fuera así, Mike soltó su mano y empezó a mirar alrededor.
    – Esta cocina es un poco espartana. Le vendrían bien algunas estanterías.
    Willow se sintió culpable al recordar la hermosa casa que el padre de Mike les había regalado y que para ella era una pesadilla.
    – ¿Conoces a algún carpintero?
    – Sí -contestó él-. ¿Hay algún vaso por ahí?
    – De plástico.
    – Pues habrá que usar vasos de plástico -murmuró Mike, sacando una navaja multiusos del bolsillo-. ¿Platos?
    – De papel.
    – ¿Palillos?
    – Solo hay tenedores de plástico.
    – Estupendo. Así no tendremos que discutir sobre quién friega los platos.
    – Los buenos amigos no discuten.
    – ¿No? -sonrió él, sacando el pequeño sacacorchos de la navajita-. Bueno, la verdad es que tú y yo nunca hemos discutido -añadió, quitando el corcho de la botella y sirviendo dos vasos de vino-. Siempre teníamos mejores cosas que hacer.
    Willow se dio la vuelta, sintiéndose como una idiota. Podrían estar en el apartamento de Mike en aquel momento. O en el suyo. Abrazados en la cama, sin nada mejor que hacer que… estar en la cama. Si no hubiera dicho nada aquel domingo por la noche, si le hubiera hecho caso y se hubiera quedado a dormir… Pero no, eso habría sido romper sus reglas.
    Había creído ser tan lista… Pero no lo era. Era arrogante y tonta y estaba pagando el precio. En aquel momento y para siempre.
    Mike nunca había querido casarse de verdad o no habría salido corriendo de la iglesia. Solo se había dejado llevar por su libido.
    ¿Y cuál era su excusa? ¿Aquellos ojos grises que le prometían un mundo? Y se lo daban…
    – Vamos a calentar esto durante un par de minutos -intentó sonreír Willow, tomando el vaso de vino e intentando que no le temblara la mano cuando sus dedos se rozaron-. ¿Por qué brindamos, Mike? ¿Por la gran escapada?
    Mike consiguió esbozar una sonrisa.
    – ¿Por qué no me enseñas esto mientras esperamos?
    – No hay mucho que ver.
    El centro recreativo había sido antes una casa solariega y las habitaciones se abrían todas desde un pasillo, con una escalera de caracol a cada lado.
    – Abajo está la cocina, el comedor, el cuarto de estar -empezó a explicar ella, abriendo puertas mientras hablaba y subiendo la escalera a gran velocidad para no rozarlo, para no sentir su aliento en el cuello-. Y arriba hay dos enormes habitaciones que tendrán literas para los niños. Los chicos aquí, las chicas aquí. Ahí están los cuartos de baño y las dos habitaciones para los profesores.
    Mike iba abriendo puertas. En el suelo de una de las habitaciones vio el saco de dormir de Willow. Tenía un aspecto muy solitario. La otra habitación parecía aún más solitaria.
    – Aquí hay mucho que pintar. ¿Vas a hacerlo tú sola?
    – Hay más gente. Seguro que el teléfono de Emily no ha dejado de sonar en todo el día -dijo ella, desafiante-. No tienes que quedarte si no quieres.
    – No tengo que hacer nada. Voy a quedarme porque quiero.
    Mike miró el rostro de la única mujer que había querido tener cerca para siempre. Para ganarla, para conservarla, había comprometido su vida, aparentando ser lo que no era. Y, de alguna forma, ella lo había sabido. Quizá no con la cabeza, pero sí con el corazón, había sabido que algo fallaba.
    Aquella vez lo haría bien. Si Willow quería alejarse de él, lo haría del hombre que era, no del hombre que aparentaba ser.
    – Como tú quieras.
    – Te prometo que a partir de hoy, viviré la vida en mis términos -dijo entonces Mike. Por un momento, le pareció ver un brillo de tristeza en los ojos azules, un brillo que delataba su corazón-. No más compromisos, no más engaños.
    – ¿Eso es lo que nuestra relación ha sido para ti? -preguntó Willow, con expresión herida-. ¿Un compromiso, un engaño? Dime la verdad.
    La verdad. Mike quería decirle que su relación era lo único que había sido de verdad. Pero eso no era lo que ella estaba preguntando.
    – Sí -admitió por fin-. Yo me había comprometido, estaba haciendo cosas que no quería hacer. ¿Tú no?
    – Sí, también -murmuró Willow, intentando disimular las lágrimas-. La comida ya estará caliente.
    Después, se volvió y prácticamente se tiró escaleras abajo, intentando poner distancia entre ellos.

    – Esto está buenísimo -estaba diciendo Willow, sentada en el suelo-. ¿Dónde lo has comprado?
    – En Maybridge. Hay un restaurante chino muy especial.
    Willow levantó la mirada. ¿Maybridge? ¿Qué hacía Mike en Maybridge? ¿Retomar la vida que había dejado atrás cuando su padre se puso enfermo?
    – Maybridge es muy bonito.
    – Siempre quise llevarte -murmuró Mike-, Pero cuando empieces a trabajar en el Globe tendrás todo Londres para elegir.
    A Willow le daba igual Londres. Quería saber qué había estado haciendo Mike en Maybridge.
    – Tú solías trabajar allí antes de que tu padre se pusiera enfermo, ¿no? -preguntó. Mike la miró, como intentando averiguar dónde quería llegar con aquella pregunta-. Nunca hablabas de ello -siguió Willow. Ella siempre se había mostrado interesada en la vida de Mike, pero su curiosidad se veía frenada por una barrera invisible. Mike solía cambiar de conversación, distraerla con algo-. Te peleaste con tu padre, ¿verdad?
    – ¿Eso es lo que has oído en la oficina?
    – Sí.
    – No me peleé con él, Willow. Lo que pasa es que nunca me han gustado los libros de contabilidad ni los beneficios publicitarios. Yo necesitaba otra cosa. Mi padre no lo entendía y por eso era más fácil vivir en otro sitio.
    – ¿Y encontraste lo que buscabas en Maybridge?
    – Una parte -contestó él-. Y después encontré el resto cuando volví a casa.
    Sus ojos parecían asegurar que ella era el resto. Pero no había sido suficiente. La asustaba haber sido tan egoísta como para no darse cuenta de lo que preocupaba a Mike durante las últimas semanas, lo que lo había hecho salir corriendo de la iglesia.
    Mike, con la espalda apoyada en la pared y una rodilla levantada, volvió a prestarle atención a la comida.
    – No te gusta hablar de ti mismo, ¿verdad?
    – Es una costumbre muy poco elegante.
    Willow estaba buscando respuestas y Mike lo sabía. En realidad, nunca le había contado lo que hacía antes, pero ella tampoco había insistido.
    No, eso no era justo. Willow estaba interesada, había sido él quien siempre cambiaba de tema, inseguro sobre cuál sería su reacción. Tenía miedo de contarle la verdad y por eso no se había sincerado con ella.
    – ¿Ya está? ¿Aquí se acaba el interrogatorio?
    – Sí -contestó Willow.
    Aquella respuesta lo dejó absurdamente desilusionado. Quería que ella demandara respuestas, que insistiera. Pero, ¿por qué iba a hacerlo? Willow tenía otra vida planeada. Una vida en la que él no estaba incluido.
    No le había dicho nada. Como siempre, pensó Willow. Pero quizá era demasiado tarde para llenar los espacios en blanco. Deberían haber hecho eso meses antes, pero cuando estaban juntos, Mike no quería contarle nada.
    Y, en aquel momento, cuando ya no había nada entre ellos, sería una estupidez seguir haciendo preguntas que él no quería contestar.
    – Lo siento mucho, Mike. Siento mucho haber estropeado tu entrada definitiva en la compañía. ¿Tu padre sigue con la intención de retirarse y dejártelo todo a ti?
    – Me temo que sí. Las publicaciones Armstrong son más importantes que un pequeño escándalo. Necesitará un par de semanas para convencerse a sí mismo de que la culpa de lo que ha pasado es tuya pero acabará haciéndolo. Se le da bien engañarse a sí mismo.
    – No seas cruel, Mike. Tu padre te quiere -protestó Willow-. ¿Un par de semanas? ¿Nada más?
    – Mi padre tiene una capacidad infinita para engañarse a sí mismo.
    Quizá era hereditario. Él había seguido a Willow, creyendo que sería posible volver a ganar su corazón. Pero no estaba consiguiendo nada, seguramente porque sabía bien cuál era la razón por la que ella lo había abandonado. Durante toda su vida, la gente había querido que hiciera lo que ellos querían. Y él no podía hacerle eso a Willow. Si de verdad quería vivir en Londres, trabajar en el Globe, eso era lo que debía hacer. Él quería vivir en Maybridge. De alguna forma, tendría que encontrar la manera de vivir una vida que ambos pudieran compartir.
    – ¿Quieres más o lo termino yo?
    A punto de disculparse de nuevo, a punto de volver a explicarle por qué no había acudido a la iglesia, Willow se contuvo. Mike tenía tanta culpa como ella. Mike le había pedido que se casara con él. Ella no le había obligado a hacerlo. Su único error había sido decir que sí. Todo el mundo sabe que no se debe decir que sí inmediatamente, aunque eso no habría cambiado nada. Si lo hubiera pensado durante un año, la respuesta habría sido la misma.
    – ¿Willow?
    – ¿Qué? Ah, no, no quiero más. Termínatelo tú. No tengo mucho hambre. De hecho, creo que voy a darme una ducha y después me voy a dormir.
    – ¿No te da miedo dormir sola?
    Desconfiada, convencida de que Mike quería cambiar eso de ser «solo buenos amigos» porque, al fin y al cabo, él era quien había sugerido que se fueran juntos de luna de miel a pesar de todo, Willow se volvió y lo miró directamente a los ojos. Pero él estaba tan serio que no se atrevió a decir lo que pensaba.
    – ¿Por qué iba a tener miedo?
    – Por nada -contestó Mike-. Si la araña que hay en el cuarto de baño te ataca, solo tienes que gritar.
    – ¿Qué araña?
    – Una araña negra con las patas peludas. La vi antes, en la ducha de las chicas.
    – Entonces, me ducharé en la de los chicos.
    – Willow…
    – Y tu habitación es la última del pasillo.
    Lo había dicho para aplastar cualquier esperanza que él tuviera de compartir habitación aquella noche.
    – Willow…
    – ¿Qué?
    – Nada, cariño. Yo cerraré la puerta.
    Willow subió la escalera convencida de que él se estaba riendo. Que se riera, pensó. No pensaba gritar pidiendo ayuda. Una araña no era para tanto.
    Pero no entró en la ducha de las chicas, y después de comprobar que en la de los chicos no había ningún bicho peludo, abrió el grifo. Cuando se había quitado la ropa, se dio cuenta de que tenía un problema más grave que una araña.
    No tenía jabón. Ni toalla.
    Había metido ropa en la bolsa, pensando… Bueno, eso era una exageración. No estaba pensando. Llevaba semanas sin pensar.
    Sacó una camiseta limpia de la bolsa y después de ponérsela, salió del cuarto de baño.
    – ¡Mike! -lo llamó-. ¿Te importa tirarme el jabón que hay en el fregadero?
    Él no se lo tiró, se lo subió. Por supuesto.
    – No huele demasiado bien.
    – Da igual. Necesito algo que me quite la pintura. No habrás traído una toalla, ¿verdad?
    – Lo siento. Solo he metido algo de ropa y una cuchilla de afeitar. La verdad es que pensaba pasar la noche en el hostal.
    – Todavía puedes hacerlo.
    – ¿Y tú?
    – Yo estoy bien aquí…
    – En ese caso, me secaré con la camiseta -sonrió Mike-. Puedes compartirla si quieres.
    – Gracias, pero yo también tengo una camiseta.
    – La mía es más grande.
    – No presumas, Mike -replicó Willow, tomando el jabón-. ¿Qué estás haciendo? -preguntó cuando él se quitó la camiseta y empezó a desabrocharse los pantalones-. ¡Mike! ¡No puedes hacer eso! -gritó, cuando él se metió en una de las duchas. Willow solo podía ver su cabeza y sus hombros, pero era suficiente.
    En ese momento, Mike tiró los calzoncillos al suelo.
    – Esta es la ducha de los chicos, cariño -contestó él, abriendo el grifo-. Tú eliges. La araña o yo.
    Willow sabía que se estaba portando como una cría. ¿Qué más daba?
    Pues no daba igual.
    – Mike, esto es absurdo. Tú me has plantado en la…
    – Le dijo la sartén al cazo. Pero no me quejo. No tienes que mirar si no quieres.
    – ¡No estoy mirando! -exclamó ella, dando un golpe en el suelo con el pie. Pero como iba descalza, el gesto de rabia no valió de nada.
    – ¿Te importa pasarme el jabón? -pidió Mike, alargando la mano-. Y la próxima vez que des una patada, antes mira por si hay algún escarabajo. El pobre no te había hecho nada.
    – ¿Un escarabajo? ¿No pensarás que voy a creérmelo?
    En ese momento, una cosa con muchas patas rozó su pie y Willow se metió en la ducha de un salto.
    – Hola, cariño -sonrió Mike.
    – ¡Eres un cerdo!
    – Nadie es perfecto -contestó él, pasándose el jabón por el pelo. Al hacerlo, rozó el brazo de Willow, poniendo en peligro su voluntad de mantener aquella relación a un nivel estrictamente platónico.
    – Perdona -murmuró ella, intentando apartarse sin rozar más que lo estrictamente necesario-. En estas duchas no caben dos personas.
    Mike la tomó entonces por la cintura.
    – El escarabajo te estará esperando.
    – Por favor, Mike…
    Los ojos del hombre se oscurecieron.
    – Se te ha mojado la camiseta. Deberías quitártela.
    Willow tragó saliva, incapaz de apartarse.
    – Nuestra relación ha terminado.
    Lo había dicho solo con la boca, pero sabía que su cuerpo, que respondía por su cuenta, le estaba enviando un mensaje completamente diferente.
    – ¿Tú crees? -preguntó Mike en voz baja.
    Y entonces, sin esperar respuesta, acercó su boca a la de ella, suavemente, con ternura, ofreciéndole la oportunidad de apartarse.
    Era irresistible. Y, por un momento, Willow no se resistió. Por un momento, con el agua caliente cayendo sobre ella, empapando su camiseta y su ropa interior, se dejó llevar por la caricia, quiso creer la dulce mentira de que aquella relación iba a alguna parte.
    Pero unos segundos después, lo tomó por los hombros y se apartó. Mike no intentó impedírselo.
    – ¿Ha terminado?
    – Tiene que ser así. Yo deseo tener una carrera, Mike. No sé lo que tú quieres.
    – A ti -dijo él.
    Willow no lo dudaba. Conocía aquella mirada y tragó saliva, nerviosa.
    – Entonces, ¿qué hacíamos tomando un plato de pasta en la autopista cuando deberíamos estar brindando con champán? -preguntó. Al intentar apartarse se golpeó el codo con el grifo y estuvo a punto de soltar un taco.
    – Tienes razón. Estas duchas están hechas para uno solo -dijo Mike, pasando el dedo suavemente por su brazo.
    – Son muy sencillas -dijo Willow-. Pero al menos no tienen grifería dorada.
    Por un momento, ambos compartieron una visión de la enorme ducha con grifos dorados en la casa que deberían haber compartido.
    – Creí que te gustaban los grifos. Pusiste cara de estar soñando cuando mi padre nos enseñó la casa.
    – Acababa de regalárnosla. ¿Qué esperabas que hiciera?
    – ¿De verdad no te gustaban los grifos?
    Willow se encogió de hombros.
    – Eran un poco… exagerados para mi gusto. ¿A ti te gustaban?
    _Yo prefiero las cosas sencillas y funcionales.
    – Pues entonces, esto te gustará. Pero si has terminado te agradecería que salieras y me dejaras ducharme en paz.
    Cuando Willow terminó de ducharse, Mike se había secado y estaba respetablemente cubierto con los vaqueros. Ella se secó como pudo, pero después se sintió desnuda solo con unas braguitas y una camiseta húmeda que se pegaba a sus pechos.
    – Hace frío, ¿no?
    – Yo no tengo frío.
    Se separaron en la puerta de su dormitorio.
    – Hasta mañana -murmuró Willow. Parecía absurdo dormir en habitaciones separadas. Hubiera sido tan consolador dormir en sus brazos… Él le habría dado la seguridad de no haber saltado de su vida sin paracaídas.
    – Mañana es domingo y no pienso levantarme antes de las nueve y media -le advirtió Mike-. Y me gusta tomar tres cucharadas de azúcar con el té -añadió, inclinándose para besarla en la mejilla-. Pero eso ya lo sabes.
    Willow le dio con la puerta en las narices. Pero solo para no tomarlo por la cinturilla de los vaqueros y meterlo en la habitación con ella.

    Willow siempre había creído que el campo era tranquilo. No había ruido de tráfico, era cierto, pero la casa estaba llena de ruidos extraños y la madera crujía. Sobre ella, en el ático, pequeñas criaturas se movían sin parar. Murciélagos. O ratones.
    Pero no eran los murciélagos ni los ratones lo que la mantenía despierta, envuelta en su saco de dormir como si fuera un capullo.
    Le dolía todo el cuerpo por los esfuerzos con la brocha, pero era su cabeza la que no dejaba de dar vueltas, recordando todo lo que había pasado aquel día.
    Menudo lío.
    Willow alargó la mano para encender el móvil. La señal de mensajes estaba encendida. Su madre, como había imaginado, exigiendo que la llamase hora tras hora. Su padre pidiéndole que lo llamara para hacerle saber que estaba bien. Crysse, pidiendo que le explicara qué había pasado.
    Willow no había creído poder sentirse peor. Llamó a su prima, pero Crysse no contestó. Ni siquiera tenía el contestador encendido.
    Su padre contestó inmediatamente, como si hubiera estado sentado al lado del teléfono. Ni siquiera le preguntó dónde estaba, solo si se encontraba bien.
    – Estoy bien, papá. De verdad. Estoy ayudando a una amiga a pintar la residencia de vacaciones para niños huérfanos de la que hablaba en mi último artículo. Pero necesito estar sola durante un tiempo.
    Y hacer algo por otra persona después de lo que, en retrospectiva, le parecían semanas de egoísmo absurdo.
    – ¿Necesitas alguna cosa? ¿Puedo llevarte algo?
    A Willow se le ocurrieron un montón de cosas, pero podría vivir sin ellas. Ni siquiera su padre entendería que Mike estuviera con ella. Ni ella misma lo entendía. Especialmente, el hecho de que le alegrase que él estuviera durmiendo al otro lado del pasillo. Suficientemente cerca como para llamarlo si…
    – No. Me las arreglaré. Y preferiría que no se lo dijeras a mamá.
    – No lo haré. Willow, en cuanto a Mike…
    – Papá…
    – No te preocupes por él, ¿de acuerdo? Se lo tomó como un hombre.
    – Papá…
    – Viene tu madre. A menos que desees soportar una charla, te sugiero que cuelgues.
    Los ojos de Willow se llenaron de lágrimas. Su padre no había querido decirle que Mike se había marchado antes de que ella llegara. A pesar de lo que le había hecho pasar aquel día, el pobre no quería herir sus sentimientos. Pero eso no hizo que se sintiera mejor. Todo lo contrario. Solo una persona podía consolarla, pero estaba al otro lado del pasillo. Willow miró alrededor, buscando una araña que le diera una excusa para salir corriendo y colocar su saco de dormir al lado del de Mike.
    Ese era el problema con las arañas. Que nunca aparecían cuando se las necesitaba.
    Willow respiró profundamente. No necesitaba una araña. Estaba bien. Tenía su vida planeada y en esa vida no entraba Mike. Suspirando, buscó un pañuelo para secarse las lágrimas. No tenía tiempo de llorar.

    Mike escuchó el pitido del móvil de Willow, anunciando que tenía mensajes. Seguramente estaría llamando a Crysse. O a su madre. Ninguna llamada agradable, de eso estaba seguro. Debería habérsele ocurrido alguna forma de hacer que ella durmiera a su lado. No debería estar sola en una casa solitaria.
    En fin. Quizá no era demasiado tarde. Mike buscó su móvil y le envió un mensaje.
    El móvil de Willow empezó a sonar. Un mensaje ¿Crysse?
    ¿Estás bien?
    No era Crysse. Era Mike.
    Perfectamente, contestó ella.
    Otro pitido.
    ¿Ni arañas, ni escarabajos, ni tijeretas?
    ¿Tijeretas? Qué asco. Aquel era un golpe bajo. Mike sabía que le daban asco los bichos y también sabía que estaba durmiendo en el suelo, con la luz del móvil como única compañía. Era demasiado fácil creer que la tela que rozaba su tobillo era algo mucho más asqueroso.
    Willow se mordió los labios, diciéndose a sí misma que no debía ser tan cobarde.
    Solo murciélagos. ¿Qué hago?
    Cierra la ventana.
    Prefiero arriesgarme a que entren los murciélagos. Buenas noches.
    Mike sonrió.
    ¿No has oído un ruido en la escalera? Por cierto, ¿esta casa no estaba embrujada?
    Willow deseó no haber leído aquel último mensaje. Con el calor, las maderas de la escalera crujían y el sonido era como un quejido fantasmal. No haría falta mucha imaginación para pensar que el ruido eran pasos…
    El móvil volvió a sonar. Willow trató de ignorarlo, pero no podía.
    Grita si me necesitas.
    Muy gracioso. Allí no había nada que la molesse excepto el hombre que dormía al otro lado del
    Por otro lado, ¿por qué sufrir sola?
    Willow lanzó un grito.
    Un segundo después, Mike apareció en la habitación, una tentación en calzoncillos iluminada por la luz de la luna.
    – ¿Qué ha pasado?
    Por un momento, Willow pensó en decirle que había un bicho en su saco de dormir. Que tendría que meterse dentro y… ponerse a explorar. Pero entonces se dio cuenta de dónde estaba y por qué.
    – Solo estaba probando.
    Mike no se movió.
    – Pues funciona.
    – Muy bien.
    – Buenas noches.
    – Buenas noches -se despidió ella con una sonrisa, sacando los deditos por encima del saco.
    Cuando Mike cerró la puerta, Willow sacó del bolso la chocolatina que había comprado en el restaurante. Estaba triste y era el momento de comérsela.

    – Té, con tres cucharadas de azúcar.
    La mano de Mike emergió del arrugado saco de dormir.
    – Son las siete de la mañana, mujer. Eres inhumana.
    – Nadie te dijo que te presentaras voluntario -replicó ella. La vida, pensó Willow, sería más sencilla si él se marchara. Más triste, pero más sencilla-. Pero brilla el sol y tengo que pintar -añadió, dejando el vaso de té en el suelo.
    – ¿No hay desayuno?
    – Si querías desayunar, deberías haber dormido en el hostal.
    – No puedo trabajar todo el día solo con una taza de té en el estómago -se quejó Mike, sentándose sobre el saco y pasándose la mano por el pelo-. Un par de huevos. ¿Eso es mucho pedir?
    – En absoluto. Hay una docena de huevos en la nevera. Y también hay una sartén.
    – ¿Y tú? -preguntó Mike, mirándola con lo que algún desinformado habría creído preocupación-. No quiero preocuparme por si vas a caerte de la escalera. El desayuno es la comida más importante del día y…
    – Lo sé -lo interrumpió Willow. Intentaba aparentar irritación, pero le resultaba difícil. Mike tenía unos hombros que la hacían olvidar cualquier irritación y pensar en… cosas que no debería pensar. Su decisión de no casarse con aquel hombre no había disminuido en absoluto la atracción física que sentía por él-. Di la verdad, Mike. Mi madre te ha enviado.
    Invocar el nombre de su madre debería haber sido suficiente para romper el hechizo. Desgraciadamente, la sonrisa de Mike siempre conseguía que le temblaran las piernas.
    – Ya veo que no se puede hablar contigo. Tú pintas, yo cocino.
    Cuando Mike empezó a moverse, Willow salió corriendo de la habitación. Los calzoncillos grises estaban tirados encima de los vaqueros y un hombre que no lleva toalla, no habría pensado en llevar pijama.
    Willow frunció el ceño. ¿A qué hotel iba nadie con un saco de dormir?
    En mitad de la escalera, se paró y miró hacia atrás. Mike debía haber visto el periódico en el restaurante y había adivinado dónde estaba. No era tan difícil. Pero aquel saco de dormir era viejo. ¿De dónde lo habría sacado?
    Maybridge.
    ¿Tendría cosas allí? ¿Seguiría teniendo un apartamento? ¿Qué había en Maybridge que era tan secreto?
    Willow entró en la habitación que se disponía a pintar. Había dejado la brocha abandonada cuando Mike apareció y esperaba encontrarla dura como una piedra. Pero estaba al lado del bote de pintura, limpia y dispuesta para ser usada. Willow pasó los dedos por las suaves cerdas, sonriendo.
    – A partir de ahora tendrás que hacerlo tú misma.
    Cuando se dio la vuelta vio a Mike, solo con los vaqueros, apoyado en el quicio de la puerta. Debería ponerse algo más de ropa, pensó. Pero quizá su camiseta seguía húmeda. Ella había colgado la suya en la ventana para que se secase, junto con la ropa interior.
    – Gracias -dijo por fin. Mike no se movió-. ¿Qué vas a hacer?
    – Unos huevos fritos. ¿Te apetece?
    – No, gracias. ¿Por dónde vas a empezar a pintar?
    – No voy a pintar, voy a la tienda. ¿Quieres venir?
    Willow se quedó boquiabierta.
    – ¿Y que me vean en público contigo después de lo que pasó ayer? -preguntó, incrédula-. ¿Que nos vea algún conocido? Menudo cotilleo para el Evening Post.
    – En eso tienes razón, pero voy a ir a la tienda de bricolaje que está cerca del parque.
    – ¿En Maybridge?
    Mike sonrió.
    – Esa. ¿Seguro que no quieres venir? -preguntó, sabiendo que la curiosidad se la estaba comiendo-. Podríamos dar un paseo a la orilla del río. Y darle de comer a los patos. Comer en algún sitio tranquilo.
    – No, gracias -contestó Willow, metiendo la brocha en el bote de pintura y aplicándola después a la pared. Pero la curiosidad era demasiado fuerte-. ¿Para qué vas a una tienda de bricolaje? Tenemos pintura y brochas suficientes.
    – Voy a comprar madera. He pensado hacer unas estanterías para la cocina.
    – ¿Tú?
    – Yo.
    – ¿No crees que deberías preguntarle a Emily antes de hacerlo?
    – ¿Emily?
    – Es la coordinadora de este proyecto. Creí que habías leído mi artículo. ¿No es así como me encontraste?
    – Yo creí que lo habías dejado en la mesa para que lo leyera -replicó Mike. Ella hizo un gesto con la mano-. No te preocupes. No voy a cobrarle nada.
    – No quería decir eso. Quería decir…
    – Querías saber si sé usar un martillo y una sierra.
    – Pues sí.
    – Que tú no me hayas visto nunca usar nada más peligroso que una pluma no significa que no sepa hacer nada, Willow.
    – Hay muchas cosas de ti que no sé… considerando que he estado a punto de casarme contigo -replicó ella. Y era cierto. No sabía nada de él. Por ejemplo, sabía por qué ella lo había dejado plantado, pero, ¿por qué la había dejado plantada él?-. ¿En qué pensabas mientras me esperabas en la iglesia, Mike?

Capitulo 4

    – Willow…
    – No -lo interrumpió ella-. Olvídalo. Hay preguntas que no deben hacerse.
    Por un momento, pensó que él iba a contestar. Pero Mike se encogió de hombros.
    – ¿De qué color vas a pintar la cocina?
    – De blanco -contestó ella, irritada por el repentino cambio de conversación. Que ciertas preguntas no debieran ser formuladas, no quería decir que no quisiera saber la respuesta.
    – ¿Y las estanterías en rojo?
    – O azul, o rosa o granate. Son tus estanterías. Decide tú.
    Mike la miró, sorprendido.
    – No te pongas así. Tu nivel de azúcar es un poco bajo. ¿Seguro que no puedo tentarte con un desayuno antes de ponerme a medir?
    – Seguro.
    Sus tripas empezaron a sonar cuando le llegó el olor a huevos fritos, pero Willow siguió cubriendo la pared, y a sí misma, de pintura azul.
    – Vale, de acuerdo -dijo Mike media hora después-. Ahora para un poco y toma un café -ordenó, con simpatía. Willow tomó el vaso-. ¿Galletas de chocolate?
    – Conoces todas mis debilidades.
    – Íntimamente -asintió él.
    Sus miradas se encontraron entonces.
    – A veces se me olvida pensar antes de abrir la boca -murmuró Willow.
    – No hagas eso. Di siempre lo que te salga del corazón… -empezó a decir Mike. Pero no terminó la frase, incómodo-. Me marcho. ¿De verdad no te importa quedarte sola?
    – Por favor… No soy una niña.
    Mike sonrió.
    – Prefiero no contestar a eso. Nos veremos más tarde.
    – ¡Mike! -lo llamó Willow entonces. Él se dio la vuelta-. Será mejor que te lleves una llave. Yo voy a bajar al pueblo a comprar champú, toallas y otras cosas.
    En ese momento, recordó la pila de suaves toallas que su tía abuela le había enviado como regalo de boda. Estaban en su apartamento, junto con el resto de los regalos, esperando que la casa estuviera terminada. Todos debían ser devueltos con una nota dando una explicación. Algo que nadie más que ella podía hacer.
    – Hay una llave en ese cajón. ¿Necesitas alguna otra cosa?
    – Tampoco quiero contestar a eso -sonrió Mike.
    Willow se quedó pensativa, preguntándose qué habría querido decir, mientras veía el jeep desaparecer hacia la carretera.

    Hinton Marlowe tenía un buen supermercado y Willow estuvo un rato mirando las estanterías, buscando los artículos que necesitaba. Casi todo, en realidad, excepto el cepillo y la pasta de dientes que llevaba en el bolso. Gel y champú, definitivamente. Leche corporal, crema de manos y guantes de goma. ¿Se podía pintar con guantes de goma?, se preguntó. Willow se volvió hacia un joven que estaba colocando artículos.
    – ¿Tienen toallas?
    – Creo que unas pequeñas ahí, al lado de los detergentes -contestó él, con una deliciosa voz varonil. Cuando se dio la vuelta, a Willow le resultó imposible ignorar aquellos vaqueros que se ajustaban a su trasero como un guante. Estaba segura de que aquel hombre estaba en la lista de la compra de todas las mujeres del pueblo.
    – Gracias.
    Las toallas eran muy pequeñas, pero tendrían que valer. Después de meter en la cesta algo de comida y el resto de las cosas que necesitaba, Willow se acercó al mostrador. El chico de los vaqueros ajustados se colocó tras la caja registradora.
    – ¿Acaba de mudarse al pueblo? -preguntó, mientras sacaba los artículos de la cesta.
    Willow buscó su monedero en el bolso.
    – No. ¿Por qué lo pregunta?
    – Porque está pintando -contestó él. Aquello no era una pregunta y Willow se miró la camiseta. Pero se había cambiado antes de salir y no tenía manchas-. Lo digo por su pelo. Está manchado de azul -sonrió el joven, con la confianza de alguien que sabe que esa sonrisa vale millones-. Pero le queda muy bien.
    – Gracias -murmuró Willow, intentando no recordar que Mike había dicho lo mismo cuando le limpió la mancha de la cara. De verdad tenía que dejar de pensar en Mike, en cómo la tocaba… de una forma que la hacía sentir querida, deseada.
    – ¿Entonces? ¿Va a ser clienta de la tía Lucy? -preguntó el joven. Willow lo miró, sin entender-La propietaria de este supermercado es la tía Lucy.
    – Ah, sí. Pues no.
    – ¿No?
    – No voy a ser cliente, quiero decir.
    – ¿Siempre es usted tan indecisa? -sonrió él.
    ¡Por favor! Aquel coqueteo era lo último que necesitaba.
    – No vivo aquí. Estoy ayudando a pintar la casa de Marlowe Park.
    – Me habían dicho que buscaban voluntarios. Quizá vaya por allí a echarle una mano.
    – Se necesita mucho tiempo para eso -dijo Willow, intentando no ser antipática. Necesitaban ayuda, pero no quería que aquel hombre pensara que lo estaba animando.
    – Solo estoy ayudando a la tía Lucy durante unos días -sonrió él. Después se calló, como esperando que ella le preguntase a qué se dedicaba. Pero Willow no preguntó nada-. Normalmente, tiene un ayudante. ¿Le importaría que fuera a echarle una mano de vez en cuando?
    – No. La verdad es que hace falta gente. Llame a Emily Wootton si quiere presentarse voluntario. Tengo su número por aquí…
    Willow buscó un papel y anotó el número de teléfono.
    – Gracias…
    – Willow Blake.
    – Gracias, Willow. Yo soy Jacob Hallam.
    – Hola, Jacob -sonrió ella. Después, pagó apresuradamente y salió de la tienda.
    Cuando volvió a la casa, sintió una angustia extraña. Ver a Mike y no poder tocarlo, abrazarlo, ser parte de él… era insoportable. Pero no verlo era más insoportable todavía.
    Cuando aparcó el coche y vio que solo estaba la vieja furgoneta de Emily, se sintió desinflada y triste.
    Emily levantó la cabeza cuando la vio entrar.
    – Ya sé que tienes compañía -dijo, sonriendo-, Mike Armstrong me llamó esta mañana.
    – Ah.
    – ¿No te importa que esté aquí? Le diré que se vaya si quieres.
    – No, no pasa nada.
    – Me alegro. Se ha ofrecido a hacer unas estanterías que nos vienen muy bien.
    – Espero que sepa lo que está haciendo -murmuró Willow. No podía imaginarse a Mike con una sierra en la mano, pero mentiría si dijera que la idea de verlo sin camiseta no le parecía apetecible-. Puede que tengas un nuevo recluta, Jacob Hallam. Le he dado tu teléfono.
    – Ah, muy bien -sonrió Emily-. Ahora veo que he cometido un error. No debería haber esperado voluntarios, debería haber puesto una fotografía tuya en el periódico diciendo: Ven a pasar un buen rato con Willow Blake. Así habría voluntarios a patadas.
    – Muy graciosa.
    Emily sonrió.
    – He traído bocadillos. Están en la nevera, si tienes hambre.
    Willow se obligó a sí misma a tomar un bocadillo antes de ponerse a trabajar, siempre pendiente de que Mike volviera. Y cuando apareció, siguió trabajando, negándose a bajar corriendo para que él no viera cuánto lo había echado de menos. Y él tampoco subió corriendo a verla. Lo oyó hablar con Emily y después el sonido de una sierra eléctrica.
    Intentó ignorarlo, pero después de un rato, solo porque tenía que estirarse un poco, miró por la ventana y lo observó durante un rato midiendo, cortando.
    Lo hacía con la misma familiaridad con la que trataba un balance de cuentas. Parecía relajado, en su elemento, con su pelo color miel manchado de serrín. A Willow le hubiera gustado alargar la mano y rozarlo con los dedos.
    Mike seguía atrayéndola, seguiría haciéndolo cuando tuvieran noventa años. Seguía haciendo que se le pusiera la piel de gallina, haciendo que se sintiera su mujer a su lado.
    Pero era más que eso. Su relación había madurado, se había hecho más profunda que una simple relación física.
    Deseaba amar a Mike, quererlo, cuidar de él, hacerse mayor con él, les llevase donde les llevase la vida. Entonces, ¿cómo podían haber sido tan descuidados con lo que les había sido ofrecido en bandeja?
    Lo observó durante largo rato, pero Mike no levantó la mirada ni una sola vez.
    Quizá por eso no supo reaccionar cuando, un rato después, lo escuchó entrar en la habitación. Estaba sentada en el suelo, pintando el rodapié.
    Él no dijo nada y Willow se sobresaltó cuando le puso una mano en el hombro. Pero después se relajó cuando él empezó a darle un masaje en el cuello. Era delicioso. Mike parecía saber dónde le dolía exactamente y le gustaba tanto que no quería que parase. Nunca.
    Él siguió masajeándola, deslizando los dedos por sus hombros, como sabía que le gustaba.
    No era justo, no era justo.
    – ¿Dónde has estado todo el día? -demandó Willow, apartándose-. No se tarda tanto en comprar unas planchas de madera.
    – ¿Me has echado de menos?
    – Como te eché de menos ante el altar.
    – Ya -murmuró él, poniéndose en cuclillas-. Esto no es una prueba de resistencia. Déjalo y vamos a comer algo.
    – Comeré cuando tenga ganas.
    – Pues espero que las tengas pronto porque te estás poniendo muy gruñona -replicó Mike, molesto. Cuando Willow le lanzó una mirada que podría haberlo fulminado, él levantó las manos en señal de rendición-. Vale, vale. Solo era una sugerencia.
    Willow lo observó salir de la habitación. Después, se levantó y se quitó los guantes de goma. No pensaba permitir que la llamara gruñona.
    Lo siguió hasta la cocina, tomó la tetera y la llenó de agua.
    – ¿Dónde está Emily?
    – Tuvo que marcharse. Me dijo que intentará venir mañana por la tarde -contestó Mike-. ¿Te apetece que cenemos en el pueblo esta noche?
    – ¿Con esta pinta?
    Mike tuvo que morderse la lengua para no decirle que nunca la había visto más deseable. Si lo hiciera, ella lo golpearía con la tetera. Y seguramente, con razón.
    – En serio, cariño, en cuanto la gente vea ese nuevo look de mechas azules, todo el mundo querrá teñírselo… -Mike dio un salto cuando ella le echó agua del grifo-. Vale, vale. El restaurante o bocadillos otra vez. Tú eliges. Pero te advierto que solo hay una sartén -añadió. Además, no creía que quedarse allí fuera buena idea. ¿Qué iban a hacer? Mejor no pensarlo. Se había regañado a sí mismo unas horas antes por lo de la ducha del día anterior y por lo del masaje-. Hace una noche estupenda. Podemos cenar fuera si quieres.
    – Desde luego, sabes cómo hacer que una chica lo pase bien.
    – Yo sugerí que fuéramos a las Antillas, ¿recuerdas? Fuiste tú quien pensó que esto sería más divertido.
    Mike estuvo a punto de tomarla por los hombros, desesperado por sentir su calor. Pero no tenía excusa alguna.
    – ¿A quién se le ocurre…?
    – No tienes que castigarte a ti misma, cariño. No has hecho nada malo.
    – Supongo que no podrías conseguir que mi madre pusiera eso por escrito, ¿verdad? -intentó sonreír Willow.
    – Ella no es la única que entendió mal todo este asunto.
    – Lo sé. Yo debería haberme puesto firme con lo de las damas de honor. Y con la tarta. Nadie necesita una tarta tan grande. ¿Qué habrán hecho con ella?
    Mike no había pensado en el banquete. Solo había pensado en su padre y en la casa que les había regalado. Pero esa era su pesadilla, no la de Willow. Bueno, estaban de acuerdo en que los grifos eran espantosos…
    – Supongo que se la regalarían a alguien.
    – Pero tenía nuestros nombres… Estoy siendo una tonta, ¿verdad? Los habrán borrado y ya está -suspiró Willow-. Mejor. No me gusta que las cosas se echen a perder… -sin pensar, apoyó la cabeza sobre su hombro y Mike la rodeó con sus brazos. No significaba nada. Solo era un abrazo. Eran amigos, después de todo. Y los amigos se abrazan cuando están tristes.
    Mike se repetía a sí mismo que no significaba nada. Era una reacción lógica. Willow estaba triste. Pero él la amaba, la deseaba. Si pudieran volver a la iglesia…
    Pero no podía engañarse a sí mismo. Ella no había acudido a la iglesia. Podría haberla esperado durante años y Willow no habría aparecido. No lo quería cuando era Michael Armstrong, heredero de las publicaciones Armstrong, una editorial de mucho éxito. ¿Por qué iba a quererlo como Mike Armstrong, dueño de nada más importante que un pequeño taller que, aunque tenía una buena lista de clientes, no fabricaba más que un par de muebles al mes?
    Mike no intentó sujetarla cuando ella se apartó, secándose las lágrimas con la mano.
    – Voy a preparar el té -murmuró. Mike secó sus ojos con un trozo de papel de cocina-. Es la pintura. Me escuecen los ojos.
    Él no la contradijo.
    – Necesitas un poco de aire fresco. Podemos ir andando hasta el pueblo.
    Willow se obligó a apartarse de aquel fuerte torso, de la tentación del consuelo que podía darle. Se obligó a sí misma a recordar que ya no eran novios. Mike tenía razón, debían salir de la casa. Sería más fácil recordar que solo eran amigos si estaban rodeados de gente.
    – Debo parecer un bicho raro.
    – Pues sí. Un bicho raro lleno de pintura azul -dijo Mike. Willow sonrió. Pero le costó un gran fuerzo-. Te doy veinte minutos. Ni uno más.

    En el cuarto de baño había media docena de toallas. Grandes, suaves, toallas de color granate. Debía haberlas llevado Emily, pensó Willow mientras se llevaba una a la cara. Olía a… madera. Olía a madera fresca, como había olido Mike el día que llevó a casa aquella mesa tan bonita.
    Había sido la última noche que pasaron juntos antes de la boda y ella estaba muy nerviosa, desesperada por hablarle de sus dudas, de la angustia que sentía. Pero no lo había hecho, segura de que solo eran los nervios de la boda, algo que sufrían todas las mujeres antes de dar lo que se suponía era el paso más importante de sus vidas.
    No pasaba nada, se había dicho a sí misma.
    Mike también parecía distraído y cuando dijo que tenía que marcharse, Willow se sintió aliviada. Entonces sus dedos se habían rozado y fue como un relámpago. Una colisión urgente, desesperada.
    Después, su piel olía a madera fresca.
    Willow sostuvo la toalla durante un momento, respirando su aroma, sintiendo un terrible deseo de que Mike la abrazase otra vez, que la amase de nuevo con aquella pasión desesperada que la hacía perder la cabeza, que la transportaba a un lugar donde la ambición, su carrera, la boda no existían. Cuando él la abrazaba, susurrando palabras de amor, nada podía tocarlos.
    Willow soltó la toalla como si la quemara. Emily no las había llevado. Las toallas eran de Mike, pero no habían salido de su apartamento en Melchester. Allí, sus toallas eran de color azul.
    Daba igual. No era asunto suyo. Pero mientras estaba bajo la ducha, no podía dejar de pensar en ello. Mike tenía una casa en Maybridge. ¿La había compartido con alguna otra mujer? ¿Sería por eso por lo que no quería hablar de su pasado, como si no fuera importante?
    Pues a ella sí le importaba.
    Furiosa, se negó a usar las toallas de Mike y se secó como pudo con las que había comprado en el pueblo. Después, en lugar de ponerse una camiseta, se puso una blusa sin mangas de seda azul que había guardado junto con la ropa interior.
    La había metido en la bolsa de viaje sin pensar, pero se alegraba. Porque, aunque le daba igual su aspecto, una chica siempre necesita ponerse algo con lo que se encuentre a gusto.
    Mike, con el pelo húmedo de la ducha, los antebrazos bronceados por el sol, nunca había parecido más relajado, más tranquilo. Más deseable. Pero Willow mantuvo las distancias.
    – ¿Cuánto tiempo se tarda en llegar atravesando el parque?
    – Lo suficiente como para que se te abra el apetito.
    – Ya tengo apetito. Llevo todo el día trabajando.
    Con un poco de suerte, Mike pensaría que seguía estando gruñona e insoportable porque tenía hambre. No por él.
    Willow sintió que él la miraba, supo sin mirar que Mike había fruncido el ceño, sorprendido por su contestación. Lo sabía todo sobre él. Conocía todos los rasgos de su cara, su sonrisa, sus ojos grises, cómo respondía cuando ella tocaba sus manos, sus hombros, su cara…
    Pero esas eran cosas superficiales. ¿Qué había dentro de su cabeza? Willow se dio cuenta de que no sabía lo que estaba pensando. Ella había tenido una razón para no acudir a la iglesia. ¿Qué demonios, qué miedos lo habían hecho a él salir corriendo?
    ¿Y qué lo había llevado corriendo tras ella después?
    Willow miraba fijamente el camino, caminando a buena velocidad para no tener que llenar el silencio con palabras.
    Mike tampoco decía nada. Sabía que los dos habían hecho lo que debían, pero su corazón, que saltaba de alegría al verla, lo había metido en aquel lío del que no podía salir. Del que no quería salir.
    Volvió a colocarse a su lado cuando llegaban a la verja que salía al camino.
    – ¿Dónde vas tan deprisa? Se supone que íbamos a dar un paseo.
    Willow se colocó al otro lado y cerró la verja, bloqueando el camino.
    – ¿Por qué has venido, Mike?
    – Pensé que íbamos a cenar -contestó él-. Si me dejas pasar… ¡Willow! -la llamó cuando ella salió corriendo-. No sé -contestó por fin unos segundos después, colocándose a su lado. Pero no era cierto. Sí lo sabía. Sabía que no podía casarse con ella y vivir la vida para la que estaba destinado. Pero tampoco podía vivir sin ella-. Muy bien. No quería que estuvieras sola.
    Al menos, eso era cierto. No quería que Willow estuviera sola.
    – Pues voy a tener que acostumbrarme -dijo ella, apartándose-. Y no creo que tú seas la persona más adecuada para eso. De hecho, creo que sería mucho más fácil si te marcharas.
    – ¿Quieres que me vaya ahora mismo? ¿Esta noche? -preguntó él. Willow siguió caminando sin decir nada. No sabía qué contestar-. Debería al menos terminar las estanterías.
    – ¿Cuánto tardarás en hacerlo?
    – No puedo colocarlas hasta que la cocina esté pintada -contestó Mike, intentando disimular su alivio-. Y Emily me ha preguntado si podría construir unos bancos de madera para el cuarto de estar -añadió. En realidad, lo había sugerido él, pero sería mejor no aclarar eso de momento. Cuando llegaron al restaurante, Mike la llevó hasta una mesa en la terraza, cerca de la carretera-. Pero si quieres que me vaya, supongo que Emily lo entenderá.
    – Ojalá lo entendiera yo.
    Mike tampoco entendía nada. Le hubiera gustado tener una respuesta, pero no podía ser el hombre que Willow quería. Lo había intentado, pero era una pérdida de tiempo. Debería haber intentado hacerla desear al hombre que era en realidad… Aunque tenía una semana para hacerlo.
    – ¿Qué quieres tomar?
    Willow apoyó los codos en la mesa.
    – Un gin tonic. Y para comer, cualquier cosa que tenga muchas calorías -contestó, intentando sonreír-. Estoy hablando de mucho colesterol, así que ya puedes pedirme una doble ración de patatas fritas.
    – ¿No quieres una ensalada?
    – No, gracias. Quiero que se me endurezcan las arterias.
    – Podrías haberlo dicho antes: Nos hubiéramos quedado en la casa y te habría preparado un bocadillo de beicon.
    – Se me había ocurrido. Pero después pensé que no sabríamos qué hacer el resto de la noche.
    – Ya.
    Willow lo miró con sus preciosos ojos azules y aquella vez, la confrontación fue más profunda, más peligrosa. Era un reto para que admitiera que la transición de «hasta que la muerte nos separe» a «buenos amigos» no iba a ocurrir de la noche a la mañana.
    No iba a ocurrir si Mike podía evitarlo.
    – Dime, Mike, ¿qué hacen dos buenos amigos cuando solo pueden hablar de cosas impersonales y no se tiene ni siquiera una baraja para pasar el rato?
    Mike tuvo que hacer un esfuerzo para respirar.
    – Tengo que admitir que no hay respuesta para eso -contestó por fin-. ¿Seguro que quieres cenar aquí?
    – No hay elección. Llevas los vaqueros manchados de pintura.
    – No es de hoy -murmuró Mike-. Vuelvo enseguida.
    Willow se apoyó en el respaldo del asiento, mirando los coches en la carretera, la gente paseando a sus perros, buscando algo que la distrajera del dolor que se había infligido a sí misma. ¿Cómo podía Mike comportarse de forma tan normal?
    Una moto pasó por delante de ella a gran velocidad y dio la vuelta a la rotonda de Hinton Marlowe. El conductor llevaba una cazadora de cuero negro y un casco. Unos segundos después, volvía hacia el restaurante y paraba frente a ella. El conductor se quitó el casco.
    Oh, cielos.
    – Hola, Willow. Me había parecido que eras tú. ¿Descansando después de un duro día de trabajo?
    – Hola, Jacob -sonrió ella-. ¿Has terminado de trabajar?
    – Ahora mismo. La tienda cerró hace horas, pero estaba haciendo caja.
    – ¿Eso es lo que haces cuando no estás colocando estanterías?
    – Más o menos -sonrió él. Willow intentó aparentar que estaba encantada de verlo. Y debió hacerlo bien, porque Jacob se acercó a ella-. ¿Puedo invitarte a una copa?
    – Gracias, pero no está sola -Mike apareció en ese momento con dos copas en la mano-. La cena llegará enseguida -añadió, mirando al desconocido y después a Willow, esperando que se lo presentara.
    – Mike, te presento a Jacob Hallam. Su tía es la propietaria del supermercado. Él también es contable.
    – Pues déjelo -aconsejó Mike-. Dedíquese a otra cosa.
    Willow lo miró, sorprendida.
    – Jacob, Mike es…
    – Mike es el que trae la bebida -la interrumpió él, que no parecía querer dar explicaciones-. ¿Quiere tomar algo? Si va a quedarse, claro.
    – Ah, pues, una cerveza, gracias. Me da sed llevar la contabilidad del supermercado.
    A Mike no pareció hacerle ninguna gracia.
    – Vamos a cenar, Jacob. ¿Te apetece cenar con nosotros?
    Quizá a Mike no le haría gracia, pero ella prefería que alguien los acompañara para aliviar la tensión. No había sido tan difícil mientras estaban pintando cada uno una habitación, pero en aquel momento era insoportable.
    – Solo quiero una cerveza, gracias. La tía Lucy habrá preparado algo y se enfadaría si no voy a cenar.
    Cuando Jacob se sentó al lado de Willow, Mike tuvo que morderse la lengua para no decirle a aquel intruso vestido de cuero que aquel era su sitio. No lo era. Había perdido el derecho de sentarse al lado de Willow cuando se fue de la iglesia. De modo que, en lugar de darle un puñetazo, fue a buscarle una cerveza.
    Pero si Jacob hubiera podido leer sus pensamientos, se habría subido a su moto a la carrera.

Capítulo 5

    – ¿Mike y tú…? -empezó a decir Jacob.
    – Somos amigos. Solo buenos amigos -dijo Willow rápidamente, para ver cómo sonaba. Y no le gustó nada-. ¿Vives con tu tía, Jacob? -preguntó, para cambiar de tema.
    Se le daba bien charlar sobre cualquier cosa con la gente, hacer que se sintieran cómodos, descubrir cosas sobre sus vidas. Después de todo, se dedicaba a eso y él respondió enseguida, sin darse cuenta de que solo era una forma de pasar el tiempo, que no tenía verdadero interés en conocer la respuesta.
    – Llámame Jake, por favor. La verdad es que no es mi tía. Todo el mundo la llama tía Lucy porque eso es lo que es, un poco la tía de todo el mundo. Ella me acogió en su casa cuando nadie me quería -explicó Jacob-. Era un chico muy malo.
    – Seguro que sí -sonrió ella. Y seguro que seguía siéndolo cada vez que tenía oportunidad.
    – Le debo mucho, por eso vengo a ayudarla cuando puedo. Es una forma de pagar todo lo que hizo por mí.
    – Debe de ser un personaje.
    – Es una señora encantadora. Lo sabe todo sobre todo el mundo, sabe quién necesita un trabajo, una conversación o simplemente un abrazo. El pueblo no sería lo mismo sin ella.
    Willow se animó. Interés humano. Una comunidad peculiar. Podría ser un buen artículo para la revista Country Chronicle… No, eso era ridículo. El Globe. Tenía que empezar a pensar en artículos para el Globe. Ellos tenían un ángulo diferente, pero aún así…
    – La conocerás si vuelves a la tienda. Porque vas a volver, ¿no?
    – Claro -contestó Willow. Estaría bien conocer a la tía Lucy-. Cuando no estoy hasta el pelo de pintura, soy periodista. Me gustaría hablar con ella sobre su vida y sobre lo que el supermercado significa en un pueblo tan pequeño. ¿Tú crees que le gustaría hablar conmigo?
    – La tía Lucy nació para charlar. Pásate por allí una tarde, seguro que estará encantada. ¿Mañana te parece bien? -preguntó Jacob, esperanzado. Willow no contestó y él sacó un papel y un bolígrafo de uno de los bolsillos de la cazadora-. Este es mi móvil. Llámame.
    – Lo haré -dijo ella, guardando el papel en el bolso.
    – Eso espero.
    Willow levantó los ojos cuando Mike puso una cerveza frente a Jacob, con cara de querer echarle el contenido del vaso por la cabeza.
    ¿Celoso? ¿Estaría celoso? ¿Los buenos amigos se ponían celosos?
    Willow miró a Jake. Desde luego, era muy guapo, pero Mike la conocía demasiado bien como para saber que no iba a lanzarse en los brazos del primer hombre que apareciera en su vida solo porque su relación se había roto.
    Pero, claro, los celos siempre son irracionales.
    Si hubiera entrado en un bar y se hubiera encontrado a Mike charlando con una rubia tonta, hubiera deseado sacarle los ojos. Y ella sabía que a Mike no le interesaban las tontas, tuvieran el pelo del color que fuera. Al menos, no durante los cinco meses, dos semanas y cuatro días que habían estado juntos.
    Jake, aparentemente sin darse cuenta de la tensión que había, tomó un sorbo de cerveza.
    – Mike, ¿tú también eres parte del equipo de pintores?
    – Willow es la que pinta. Yo hago estanterías.
    – Ah, bueno. Quizá vaya un día a echaros una mano -dijo Jake entonces, mirando a Willow. Era más una pregunta que una afirmación, como si esperase que ella lo aprobase.
    – ¿Sabes algo de carpintería? -preguntó Mike.
    – Me interesa más la pintura -contestó Jake. Mike sabía muy bien lo que le interesaba y apretó el vaso con tanta fuerza que fue un milagro que no se desintegrase-. No sé clavar un clavo.
    – No es tan difícil.
    – La verdad es que nos vendría bien tu ayuda -intervino Willow, con el corazón acelerado. Quizá era más frívola de lo que creía. Quería que Mike estuviera celoso. Enfermo de celos-. Así podré pintar la cocina. Cuanto antes lo haga, antes podrás marcharte.
    La respuesta de Mike fue un ejemplo perfecto del dicho «si las miradas matasen». Si las miradas matasen, Jake estaría en el suelo, necesitado de urgente respiración artificial.
    – No tengo prisa -dijo, con los dientes apretados. Era una faceta de Mike que Willow nunca había visto. Pero nunca antes había tenido que luchar por su atención-. No pienso ir a ninguna parte esta semana -añadió, mirándola como si quisiera retarla a contradecirlo. Pero Willow no tenía intención de hacerlo.
    – Bueno, espero que volvamos a vernos -dijo Jake levantándose-. Gracias por la cerveza. Ya nos veremos, Willow.
    Después de ponerse el casco, arrancó a la moto y desapareció por la carretera.
    Mike observaba la moto con un presentimiento. Moreno, guapo, con aspecto de chico malo con aquella cazadora de cuero, Jake Hallam era la clase de hombre que solo tenía que mirar a una chica para tenerla a sus pies. Y con Willow se portaba como si todo lo que tuviera que hacer fuera sonreír y chasquear los dedos y ella sería suya.
    – La cena, menos mal -dijo Willow cuando apareció el camarero. Para entonces, el silencio se había alargado tanto que se sentía incómoda-. ¡Pollo asado! Qué bien. Me encanta…
    – Me equivoqué.
    – ¿Qué? ¿Cómo que te has equivocado?
    – Ayer -dijo Mike entonces. Willow contuvo el aliento. ¿Se había equivocado al marcharse de la iglesia? ¿Se había equivocado al dejarla?-. No son cinco meses, dos semanas y cuatro días. Son cinco días. Es un año bisiesto. Se me había olvidado.
    Willow se sintió tontamente decepcionada. Cuatro días, cinco días, a ella le daba exactamente igual. Lo único que importaba era que lo amaba y lo había dejado escapar.
    – No puedo creer que olvidases el artículo que escribí sobre el año bisiesto, cuando conseguí que media docena de chicas pidieran en matrimonio a sus novios delante del periódico.
    – Puede que esto sea un golpe terrible para ti, Willow, pero no suelo leer el Chronicle de principio a fin.
    Mike siempre cambiaba de tema cuando ella hablaba del periódico fuera de la oficina. Pero que no leyera sus artículos… Eso era una herida demasiado grande. Ella habría leído un libro de contabilidad solo para darle gusto.
    – Aunque no leyeras el artículo, deberías haber notado el aumento de ingresos por publicidad. Tuvimos anuncios de floristerías, peluquerías y tiendas de trajes de novia durante una semana.
    Mike sonrió.
    – Lo siento, Willow. Si hubiera leído tus artículos, quizá habría descubierto lo buena que eres haciendo tu trabajo -dijo, intentando quitarle hierro al asunto-. ¿Y cuántos de esos caballeros aceptaron lo inevitable y dijeron que sí por esa bromita tuya, destinada a aumentar la circulación del periódico?
    – Todos. ¿Qué hombre quiere hacer el ridículo en público? -sonrió Willow. Mike podía tomarse aquello como quisiera-. Aunque todas las parejas habían sido elegidas con buen ojo. Debía ser un artículo divertido, sin problemas. Uno de ellos llevaba quince años viviendo con su novia. Tenían tres hijos, así que nadie puede decir que los obligué a nada.
    – ¿Y por qué no se habían casado antes? Esa mujer no debía saber que, si no se casaba, no tendría derecho a una pensión…
    – Un contable siempre es un contable -lo interrumpió Willow-. Un contable que me pidió que me fuera a vivir con él, si no recuerdo mal.
    – Eso no es verdad.
    – ¿Qué no es verdad?
    – Cuando te pedí que fueras a vivir conmigo nunca pretendí que el arreglo fuera permanente.
    – ¿Ah, no? Entonces, ¿qué querías? Algo así como: «hasta que el aburrimiento nos separe».
    – ¡No! En realidad, no había pensado en el futuro
    – Quizá esa pareja tampoco había pensado nunca en el futuro -sugirió ella-. Quizá se convirtió en una costumbre. No lo sé. Pero a lo mejor tienen razón. Quizá lo de la boda solo es para los invitados. Quizá la licencia no es más que un papel sin importancia.
    – Es importante, Willow. Tú sabes que lo es.
    – ¿Ah, sí? Yo lo que sé es que si hubiera aceptado tu propuesta estaríamos viviendo muy felices y yo podría haber aceptado el trabajo en el Globe sin que pasara nada.
    Mike frunció el ceño.
    – ¿Porque no habrías tenido necesidad de hablarlo conmigo?
    – No. Porque solo sería tu novia, no la esposa del jefazo de Publicaciones Armstrong, de servicio veinticuatro horas al día, siete días a la semana, con una casa llena de grifos dorados. Porque no habría sido tan importante.
    ¿Ella no quería eso? Era la vida que sus padres le habían enseñado a desear…
    – ¿Estás segura? Habrías estado en Londres cinco días a la semana. ¿Qué clase de relación sería la nuestra?
    – La clase de relación en la que tú habrías dicho: «Acepta el trabajo si eso te hace feliz, Willow. Yo haré que el tiempo que pasemos juntos sea especial».
    Mike dejó caer los hombros, como si se le hubiera quitado un gran peso de encima.
    – Tienes razón. Tenías derecho a aceptar ese trabajo y yo fui demasiado egoísta como para darme cuenta hasta que era demasiado tarde.
    – ¿Por eso te fuiste de la iglesia?
    Mike la miró a los ojos.
    – Sería estupendo pensar que mis motivos eran tan altruistas. Pero no soy el hombre que tú crees que soy, Willow. No soy el hombre que mi padre quiere que sea. Lo intenté, de verdad. Pensé que tenerte a mi lado sería suficiente para olvidar que debía estar sentado frente a un escritorio todo el día, haciendo números cuando tenía otros sueños. Y entonces vi que tú también tenías tus sueños. En serio, uno de los dos debía estar convencido del todo, ¿no te parece?
    – Yo creo que el matrimonio es suficientemente difícil aunque los dos estén convencidos -asintió ella, con tristeza.
    – ¿Sabes cuántas de las parejas de tu artículo llegaron finalmente a casarse?
    Willow tardó unos segundos en deshacer el nudo que tenía en la garganta. Por un momento, había creído que iba a saber cuáles eran sus sueños, pero Mike había vuelto a levantar la barrera. Final de la conversación. Cambio de tema. No quería hablarle de sus problemas, de sus preocupaciones. Nunca había querido hacerlo.
    – Dos de ellas. Las otras todavía no. Y hay una que no creo que llegue a la iglesia.
    – Espero que no sea la pareja con tres niños.
    – No, esos se casaron a la semana siguiente. Solo necesitaban que alguien les diera un empujón.
    En ese momento, Willow tomó una decisión. Si Mike no quería contarle cuáles eran sus sueños, se enteraría de alguna forma.
    Al final, podría dolerle más de lo que esperaba, pero haber tomado una decisión la hizo sentir mejor.
    Entonces se dio cuenta de que Mike seguía mirándola.
    – Come, Mike. Se te va a enfriar el pollo.
    Comieron en silencio, pensativos.
    – ¿Te encuentras mejor?
    – Mucho mejor -sonrió ella-. Pero creo que voy a necesitar un postre tremendo para estar bien del todo. No me importaría nada morir de una sobredosis de chocolate.
    – Eso no suena mal.
    Willow se levantó.
    – ¿Café? ¿Algo de beber?
    – Solo café. No querrás que nos perdamos en el camino de vuelta…
    – Oh, yo creo que nos perdimos hace tiempo, Mike. Pero estábamos demasiado ocupados eligiendo el papel pintado como para darnos cuenta -dijo Willow entonces, sentándose de nuevo-. ¿Qué vamos a hacer con la casa? No es algo que se pueda devolver en una caja con una nota de agradecimiento. Está a nombre de los dos, ¿verdad?
    – No te preocupes. Solo habrá que firmar ante notario para que vuelva a ser propiedad de mi padre.
    – Se habrá llevado un disgusto enorme. A él le encantaba esa casa.
    – Sí. Pero era un poco grande, ¿no crees?
    – Supongo que pensó que nosotros creceríamos una vez dentro.
    Mike sonrió.
    – Podríamos haberlo pasado bien intentándolo.
    A ella no se le ocurría nada que decir, de modo que se levantó y entró en el restaurante.
    Volvieron a casa despacio. Era noche cerrada y Willow no tenía intención de adelantarse. Pero cuando iban a cruzar la verja, él tomó su mano.
    – Espera, Willow. Espérame.
    Y ella lo esperó.
    No quería caminar sola. Estaba demasiado oscuro. Quizá por eso no soltó su mano. Por eso la apretó con fuerza cuando en medio de la oscuridad escucharon una especie de grito de agonía.
    – ¿Qué ha sido eso?
    – Un conejo. Se lo habrá comido alguna comadreja.
    Willow se llevó la mano a la boca.
    – Oh, no…
    – La cadena alimenticia -murmuró Mike cuando ella escondió la cara en su pecho. Un conejo, un escarabajo, cualquier cosa valía.
    Mike la abrazó con fuerza. Sería tan fácil seguir abrazándola así, besarla, olvidar la pesadilla de los últimos días. Y sabía que, lo reconociera o no, Willow sentía lo mismo. Estaban cerca de la casa. Solo haría falta un beso y saldrían corriendo, se quitarían la ropa… Y entonces, ¿qué?
    Bajo su mano, notaba el pulso femenino, acelerado como el suyo. Podía oler su pelo, respirar su aroma y eso era suficiente para acrecentar su deseo. Para desear tenerla en sus brazos, poseerla. Willow se agarraba a su cuello como si fuera un salvavidas y algo dentro de él le decía que siguiera adelante.
    Pero Willow nunca lo perdonaría. Y él nunca se perdonaría a sí mismo. Tenía que luchar contra la tentación. Aquella vez, se prometió a sí mismo, lo haría bien. Aquella vez sería diferente.
    ¿Aquella vez? ¿A quién quería engañar? No iba a haber otra oportunidad.
    Pero, de alguna forma, tenía que conseguir que la hubiera.
    Cómo, no tenía ni idea. De modo que, simplemente, la abrazó, esperando que ella recuperase la tranquilidad, que su corazón empezara a latir más despacio.
    – Lo siento -se disculpó Willow, apartándose-. En mi mundo, los conejos son animales dulces, preciosos, no la cena de una criatura de dientes afilados… -añadió, secándose una lágrima que no tenía nada que ver con el conejo-. Estoy siendo patética, ¿verdad?
    – Patética, no. Compasiva -sonrió Mike, tomándola por los hombros para dirigirse de nuevo hacia la casa. Una vez allí, abrió la puerta y encendió la luz-. Entra tú -dijo entonces-. Yo voy a comprobar que está todo bien cerrado.
    Willow se quedó en la puerta, su rostro iluminado por la luz de la cocina.
    – Mike… -su voz era tan insegura como su propio corazón.
    Habían sido novios hasta el día anterior. ¿Qué había cambiado? Si pudieran volver atrás, cuando le había pedido que se casara con él… De repente, Mike entendió lo que ella había dicho, que si vivieran juntos el asunto del trabajo en Londres no sería tan importante. Solo había un problema con eso; él no quería volver al punto en el que el estar separados unos días no era tan importante.
    Su proposición había sido provocada por la negativa de Willow a vivir con él, pero los sentimientos que había experimentado aquella noche eran tan fuertes como siempre. Quería despertar con ella a su lado cada mañana, durante el resto de su vida. Eso era lo único importante.
    – Hasta mañana, Willow.

    Mike sabía que ella lo deseaba. Willow se cubrió la cara con las manos. Se había tirado sobre él como una desesperada. Y él la había rechazado.
    Lo único que hacía soportable su vergüenza era la seguridad de que tampoco para él había sido fácil apartarse. ¿Por qué si no había decidido alejarse de la tentación?
    Aquello no tenía nada que ver con la falta de deseo porque el deseo era tan fuerte como siempre. Era un problema fundamental del que nunca habían hablado.
    Willow encendió el móvil para ver si le había enviado un mensaje. Nada. Escribió la palabra Socorro.
    Y después la borró.

    Maybridge. Allí encontraría respuestas a las preguntas que la habían mantenido despierta toda la noche. Willow se echó hacia atrás para comprobar cómo había quedado la pared que estaba pintando. Pero estaba pensando en Maybridge.
    – Has hecho un buen trabajo -escuchó la voz de Mike tras ella-. ¿Te apetece un café?
    – Sí, gracias.
    Después, se volvió de nuevo hacia la pared. El torso desnudo del hombre era demasiado excitante un lunes por la mañana. Demasiado excitante para una relación que había terminado.
    – Podrías pintar algo para que la pared no fuera tan azul. Unas nubes, por ejemplo.
    Había algo en su voz que la hizo mirarlo.
    – En la vida de todo el mundo siempre hay alguna nube, ¿es eso lo que quieres decir?
    – Parece que sí, aunque creo que los chicos que vengan a pasar aquí las vacaciones ya habrán tenido que aguantar muchas nubes. Quizá sería mejor dibujar un sol.
    – Con nubes y sol, podríamos tener un arco iris.
    – ¿Un símbolo de esperanza?
    – Todos necesitamos eso. Una colina verde con margaritas también estaría bien -dijo Willow rápidamente, antes de que su cuerpo traidor la obligase a lanzarse a los brazos del hombre para decirle que había cometido un error y no era su carrera lo que la importaba, sino él. Desgraciadamente, ella no había sido la única que había decidido salir huyendo.
    – ¿Solo para asegurarnos de que mantenemos los pies en el suelo? -preguntó Mike entonces, con cierta ironía.
    – Yo creo que somos los más sensatos en diez kilómetros a la redonda -contestó Willow. ¿Por qué si no estaba manteniendo una conversación tan natural con el hombre que la había dejado plantada ante el altar? ¿Al que ella había dejado plantado ante el altar?-. Quizá podríamos dibujar un globo sobre la colina.
    – ¿Por qué no pintas a Jacob dentro del globo? Seguro que le encantaría viajar.
    Willow disimuló una sonrisa. Los celos eran buenos. Los celos significaban que a él le importaba. Y no podía creer cuánto deseaba importarle…
    – Será mejor que hable con Emily antes de hacer nada. Además, tengo que pintar la cocina para que puedas marcharte.
    – Primero tienes que tomarte el café. Ven a tomarlo fuera para respirar un poco de aire fresco -dijo Mike, tomándola del brazo-. Puedes decirme qué te parecen las estanterías.
    Willow las miró, sorprendida.
    – Pensé que solo ibas a colocar unas baldas, pero esto es estupendo. Son muy bonitas -murmuró, pasando la mano por la pulida superficie-. Me encanta que hayas lijado los bordes.
    – Para que los niños no se den golpes.
    – Están tan bien hechas… No sabía que podías hacer estas cosas.
    – Y yo no sabía que habías solicitado un puesto en el Globe.
    Willow lo miró a los ojos.
    – Lo hice antes de conocerte.
    – Lo mismo digo -murmuró Mike-. Necesitaré más madera para hacer los bancos.
    – Y yo tengo que hacer unas llamadas. La secretaria de Toby Townsend me dijo que llamara hoy.
    – ¿Desde Santa Lucía?
    – No, claro que no…
    – No te pongas a la defensiva, Willow. Una profesional tiene que hacer sacrificios, incluso en su luna de miel -dijo Mike, sarcástico-. ¿O es que la semana pasada ya tenías dudas? -preguntó. Después, sacudió la cabeza-. Perdona. La verdad es que yo tampoco respondí como un hombre moderno cuando me hablaste de tu gran oportunidad.
    – Pues no. Y tampoco creo que tú salieras corriendo de la iglesia porque de repente te golpeó un rayo.
    – No.
    – La única razón por la que Toby espera mi llamada hoy es porque no estaba en la oficina la semana pasada. Le escribí una carta… -empezó a decir Willow. Pero no terminó la frase. Se sentía fatal. No tenía razón para ello, pero así era.
    – Y ahora tienes que llamarle por teléfono para explicar que todo fue un error. Que no lo decías en serio.
    – La verdad es que nunca envié esa carta.
    – Ah, ya veo.
    – Además, ya no puedo volver a trabajar en el Chronicle. ¿No te parece?
    – Puedes hacer lo que quieras, Willow. Yo no voy a estar allí.
    – ¿Por qué no?
    – Da igual. Pero quizá sería buena idea llamar para decir que te marchas. Tendrán que buscar a alguien que haga tu trabajo.
    – ¿Y tú?
    – También tendrán que buscar a alguien que haga mi trabajo.
    – Reemplazar a un heredero no es lo mismo que reemplazar a una redactora, Mike.
    – No se puede dimitir de ser hijo, Willow. Pero al menos he intentado dimitir del cargo de heredero. Y creo que esta vez he logrado convencer a mi padre. Solo lamento que tú te hayas visto mezclada en todo el asunto -murmuró Mike, tomando una plancha de madera-. ¿No tenías que hacer una llamada?
    – Sí -contestó ella. Tenía muchas preguntas que hacer, pero él no parecía dispuesto a seguir hablando-. Voy a llamar a Toby.
    ¿Y luego qué? Si pensaba ir a Londres necesitaría cambiarse de ropa. Ropa adecuada. La clase de ropa que llevaría una periodista en un periódico de tirada nacional. Elegante y moderna. Pero Willow no podía soportar la idea de volver a su apartamento, evitando a los vecinos para que no hicieran preguntas. Evitando a su madre, que seguramente habría puesto el edificio bajo vigilancia.
    Quizá Crysse se habría calmado y podría llevarle algo de ropa. Pero cuando la llamó, no obtuvo respuesta. Y el contestador seguía apagado.
    Hablar con Toby Townsend, aunque él estaba encantado de hablar con ella y deseando verla, no consiguió levantar su espíritu y Willow tuvo que consolarse a sí misma pintando vigorosamente la cocina.
    – Estás empezando a hacerlo bien -dijo Mike, mientras se lavaba las manos en el fregadero. Subida a la escalera, recordándose a sí misma que estaba allí por elección propia, Willow se limitó a asentir-. Es una pena que no hayas empezado por la otra pared. Podría haber colocado las estanterías.
    – Ah, vaya. No me he dado cuenta. Lo haré esta tarde.
    Mike negó con la cabeza.
    – No hace falta. Puedo seguir haciendo los bancos. Por cierto, te recuerdo que hoy te toca hacer la comida.
    – ¿Quién lo dice? -preguntó Willow. Mike levantó una ceja. Tenía razón, era su turno-. Vale, abriré unas latas. ¿Sopa o judías?
    Mike se apoyó en el fregadero, con los brazos cruzados.
    – Lo de la cocina no se te da muy bien, ¿verdad?
    – Depende.
    – Admítelo, no te gusta cocinar.
    – Te equivocas. No es que no me guste, es que no sé -dijo ella. En ese momento, una gota de pintura le manchó la cara y aprovechó la oportunidad para ocultarse bajo la manga de la camiseta-. ¡Ah, ya lo entiendo! Por eso saliste corriendo de la iglesia. Porque te olías que tendrías que hacerte la comida todos los días. ¡Admítelo! -exclamó. Willow era una experta cambiando de tema y Mike lo sabía-. ¿Dónde vas?
    – Me has convencido. Voy a hacer la comida.
    – Siempre funciona -sonrió ella. Pero, ¿por qué Mike no quería hablar de las razones que lo habían hecho salir corriendo de la iglesia? Ella lo había hecho-. Muy bien. Quiero sopa.
    – De acuerdo. Cinco minutos.
    Willow bajó de la escalera y se quitó los guantes de goma.
    – Voy a lavarme un poco.
    Arriba, con la puerta del baño cerrada, sacó el móvil del bolso.
    – Información.
    – Necesito un número de teléfono. Maybridge, Michael Armstrong.
    – ¿Tiene la dirección?
    – No. Esperaba que me la diera usted.
    – Lo siento, no podemos dar direcciones.
    – Bueno, me conformaré con el teléfono.
    Unos segundos después, Willow anotaba el número. No habría nadie en casa, por supuesto. Pero lo marcó de todas formas. Era un contestador automático.
    – Diseños Michael Armstrong. El taller está cerrado por el momento, pero si deja su nombre y número de teléfono, me pondré en contacto con usted en cuanto sea posible.
    Willow colgó, como si el teléfono la quemara.

Capítulo 6

    ¿Diseños Michael Armstrong? Willow se quedó mirando la pared, perpleja. ¿Qué clase de diseños eran esos? ¿Y para qué necesitaba un taller? ¿Se dedicaría a la arquitectura, al diseño de software"?
    En lugar de conseguir respuestas, tenía más preguntas. Tenía que ir a Maybridge, tenía que…
    Un golpe en la puerta la sobresaltó de tal modo que se le cayó el móvil al suelo.
    – ¿Estás bien, Willow? Te he estado llamando.
    – Sí, sí, estoy bien -contestó ella, guardando el móvil en el bolso.
    Mike la estaba esperando en el pasillo.
    – ¿Ocurre algo?
    – No. ¿Por qué iba a ocurrir nada?
    El hombre con el que había estado a punto de casarse tenía una vida que ella desconocía. ¿Qué había de raro en eso?
    – Pareces un poco pálida. ¿Por qué no descansas un poco?
    – Eso pienso hacer.
    Mike intentó tomarla del brazo, pero Willow se apartó discretamente. Conocía bien aquel gesto, el roce de la mano del hombre, la mirada brillante, el beso en los labios para que olvidase todas las preguntas. Pero no aquella vez. Aquella vez, Mike iba a decirle la verdad. Willow pensaba exigirle que le dijera la verdad y después se mudaría al hostal del pueblo hasta que él terminara con las estanterías.
    – Mañana tengo que ir a Londres para conocer a mi nuevo jefe y necesito algo de ropa. Esta tarde me voy de compras. A Maybridge.
    – ¿Quieres que vaya contigo?
    – ¿Estás ofreciéndome tus sabios consejos para que elija… un buen diseño?
    Le hubiera gustado ponerse a gritar.
    – Solo quería llevarte en coche. En el probador, te dejaré sola -sonrió Mike-. No, espera, he cambiado de opinión. No me importaría nada ayudarte con los botones…
    – Gracias, pero ya no tienes ningún derecho sobre mis… botones. Además, tienes muchas cosas que hacer aquí. Crysse va a venir conmigo.
    Era mentira, por supuesto.
    – ¿Crysse? -repitió él.
    – Claro. ¿Quién si no?
    – Bueno, si eso es lo que quieres.
    – Claro que sí. Y no te preocupes por la cena -dijo Willow rápidamente, mientras bajaba la escalera-. Comeré algo por el camino.
    – Willow… -empezó a decir Mike-. Han sido dos días muy difíciles. No hagas nada que puedas…
    – ¿Qué?
    – Lamentar.
    ¿Lamentar? Mike creía que iba de compras. Si lo lamentaba, solo tendría que cambiar lo que no le gustase. Pero parecía tan tenso…
    – No te preocupes. Creo que ya he demostrado mi capacidad para evitar las lamentaciones. Igual que tú.
    – Lo digo en serio. Sé que te he hecho daño y haría lo que fuera para arreglarlo. Pero por favor, no hagas ninguna tontería.
    Lo había dicho tan serio que Willow sacudió la cabeza.
    – No te preocupes por mí, Mike. Necesito ir de compras. La única tontería que puedo hacer es comprarme una minifalda de cuero en lugar de un traje clásico.
    – ¿De verdad?
    – Respuesta equivocada. Deberías haber dicho: «Estarías guapísima con una minifalda».
    – Estarías guapísima con una minifalda -dijo Mike-. Pero no compres nada de cuero negro.
    – Nunca me pongo… -las palabras murieron en su boca cuando él acarició su mejilla con manos temblorosas. O quizá era ella la que temblaba cuando Mike la besó. Fue como el primer beso. Vacilante. Lleno de preguntas.
    Así era. Pero diferente. Tierno y cariñoso, en lugar del beso desesperado, preludio de la pasión. Su boca era amante, el beso tenía una dulzura que la dejó al borde de las lágrimas.
    – ¿Qué ha pasado? -demandó, parpadeando furiosamente cuando él se apartó, mirándola como si quisiera grabar sus rasgos en la memoria.
    – Quería que recordases que lo que teníamos era especial.
    Willow estuvo a punto de soltar una impertinencia, pero tenía la impresión de que estaban en mundos diferentes. El único punto que contacto que permanecía era ese beso.
    – Sí, Mike. Era especial -dijo por fin.
    Después, dándose cuenta de que los dos habían hablado en pasado, se dio la vuelta y entró en la cocina. Se había terminado. El viaje a Maybridge era una pérdida de tiempo. Pero aún así, tenía que saber. Willow tomó la sopa a pesar de tener un nudo en la garganta. Pero no pudo tomar pan. Mike también debía haber perdido el apetito porque apenas probó bocado.

    Mike la observó desaparecer en el coche amarillo y después sacó el móvil del bolsillo.
    – ¿Cal? ¿Has hecho lo que te pedí? -preguntó-. ¿Se han ido?
    – Al final, sí. Crysse no estaba segura, pero Sean la convenció. ¿Dónde estás?
    – Te llamaré más tarde -dijo Mike, antes de colgar.
    No tenía ganas de hablar. Solo quería confirmar que Willow le había mentido. No iba de compras con Crysse. Hubiera deseado lanzar el móvil contra la pared, destrozar las estanterías, la pintura…
    Eso se le daba bien. Destrozar las cosas, las esperanzas, los sueños. Aquella vez había conseguido hacérselo a sí mismo.
    Y dolía mucho.
    Había ido en busca de Willow con la loca idea de empezar de nuevo. Mostrarle cómo era en realidad, convencerla de que podrían conseguirlo si lo intentaban. Seguía queriéndola tanto que le dolía.
    Pero en lugar de decírselo, la había dejado marcharse para pasar la tarde en brazos de un hombre cuyas tácticas de seducción eran tan tramposas como su cazadora de cuero negro.
    Y lo peor estaba por llegar. Ella volvería más tarde, fingiendo alegría para disimular la tristeza que le producía lo que había hecho… o alegre y contenta como una gatita. Mike no sabía qué era peor. Le diría que había ido de compras, pero no había podido encontrar nada de su gusto.
    Mike se pasó la mano por la cara. Quería recuperar el control de su vida, devolverle a Willow el control de la suya. Pero ella no había esperado, no le había dado tiempo. Willow no lo necesitaba. Quizá debería aceptar eso y marcharse antes de que volviera.

    Willow entró en el supermercado. La tía Lucy tendría una guía de teléfonos. Tardó un rato. Jake le había advertido que a la anciana le gustaba hablar y era cierto. Pero después de prometerle que volvería otro día para charlar de lo divino y de lo humano, obtuvo la información que quería y consiguió escapar.

    Mike se pasó el antebrazo por la frente. Llevaba media hora de frenética actividad, decidido a terminar el trabajo, decidido a olvidarse de Willow y lo que estaba naciendo en ese momento. Lo único que sabía era que no había ido de compras con su prima y que no estaría allí cuando ella volviera con los ojos brillantes.
    Tomó una botella de agua y se la echó por la cabeza. Eso lo refrescó un poco.
    Aquello era una locura. Él mismo se estaba volviendo loco. La había declarado culpable sin una sola prueba de que fuera a pasar la tarde con Jacob Hallam. Además del tonteo en el restaurante, además del hecho de que se hubiera encerrado en el cuarto de baño para llamar por teléfono…

    Cuando Emily llegaba a la casa, Mike estaba entrando en su jeep.
    – Tengo que salir -le dijo.
    – Sí, pero…
    – Cierra la puerta si no he vuelto cuando te marches. Tengo una llave.
    No tenía tiempo para explicaciones. Era el momento de dejar de preocuparse. Sabía lo que debía hacer. Tenía que ir a buscar a su novia y decirle que la quería, que siempre la había querido. Y entonces quizá, ambos podrían empezar a crear un futuro en el que hubiera sitio para los dos.
    La anciana del supermercado lo miró cuando entró por la puerta.
    – ¿Puedo ayudarlo?
    – Quiero hablar con Jacob Hallam.
    – Lo siento, no está aquí. Acaba de marcharse.
    – ¿Sabe dónde ha ido? -preguntó Mike, con el corazón encogido.
    – A Londres. Tenía una reunión. Con esa moto suya llega a todas partes enseguida, pero me ha prometido no rebasar el límite de velocidad.
    Mike pensó que nadie con una moto que puede llegar a los doscientos kilómetros por hora iría a noventa. Pero no desilusionó a la mujer.
    – Ya.
    – Volverá más tarde. Va a echarle una mano a esa jovencita pintando la casa.
    – ¿A Willow?
    – Ah, ¿usted también la conoce? Acaba de estar aquí hace un rato. Ya le he dicho que Jacob era muy problemático de jovencito, pero ha cambiado. Solo necesitaba una oportunidad…
    – ¿Willow ha estado aquí?
    – Pues sí. Va a escribir un artículo sobre el pueblo. Aunque hoy no tenía mucho tiempo de hablar, solo quería consultar la guía de teléfonos -dijo la mujer. La guía seguía abierta sobre el mostrador. Estaba abierta en la letra A y había una marquita de tinta azul donde Willow había puesto el bolígrafo.
    Diseños Michael Armstrong. Maybridge.

    Maybridge era un pueblo bullicioso con un parque temático y un hermoso casco antiguo.
    Willow aparcó detrás de un edificio grande que tenía aspecto de antiguo hostal y había sido convertido en talleres y oficinas. ¿Era aquél el sitio?
    Después de mirar el directorio con el nombre de los ocupantes, comprobó que el nombre de Mike no estaba allí. Willow se volvió hacia la recepcionista.
    – Estoy buscando la empresa Diseños Michael Armstrong.
    – Tiene que entrar por la parte trasera, cruzando el paso de carruajes.
    – Gracias.
    – Pero él no está. El taller está cerrado -le dijo la chica cuando se daba la vuelta. Willow asintió. Sabía que Mike no estaba allí.
    Mientras se dirigía hacia la parte trasera su corazón latía como un tambor. Lo primero que vio fue un montón de flores. Cestas de flores de todos los colores en el patio, frente a una floristería. Rosas y lilas que daban color a toda la esquina.
    En la otra había una boutique, una perfumería y una pequeña joyería.
    Willow reconoció enseguida la mano que había diseñado el anillo de pedida que Mike le había regalado. Una banda de platino con un diamante en el centro. ¿Por qué no la había llevado allí, por qué no le había presentado a la persona que había hecho el anillo? ¿Qué estaba escondiendo?
    Willow se volvió para enfrentarse con el misterio.
    El otro lado del patio estaba totalmente ocupado por Diseños Michael Armstrong.
    Se entraba a través de una puerta de doble hoja. Cerrada.
    Willow se acercó y apoyó la cara contra una de las ventanas, sintiéndose excluida, descartada.
    – ¿Puedo ayudarla? -Willow se volvió de golpe y se encontró con una joven rubia, cuya palidez era acentuada por su ropa negra-. Soy Amaryllis Jones -se presentó la joven, señalando la perfumería que llevaba su nombre al otro lado del patio-. La mayoría de la gente es amable y me llama solo Amy. Supongo que está buscando a Mike.
    – Sí -contestó Willow.
    No buscaba a Mike. Buscaba su alma, su espíritu.
    – No sé cuándo volverá. Vine a decirle hola hace unos días, cuando vi la luz encendida, pero él no parecía tener ganas de hablar. Va a cerrar el taller -explicó la joven, con tristeza-. Tiene que encargarse del negocio de su padre porque se ha puesto enfermo. Además, va a casarse y creo que su prometida espera algo más grandioso que esto.
    Aquello llegó directamente al corazón de Willow. Amy había dicho aquello como si cualquier mujer que deseara algo más que eso no se mereciera a Mike. Y quizá tenía razón.
    – ¿Sabe si él vive aquí?
    – Claro. Cuando Mike vino a vivir aquí solo era un establo, pero él lo convirtió en taller y apartamento.
    – Si va a cerrar el taller, supongo que lo alquilará. Quizá sea lo que estoy buscando.
    – Para eso tendría que hablar con el administrador…
    – Ya que estoy aquí, no hay necesidad de molestar al administrador… ¿No tendrá usted la llave?
    – Pues sí -sonrió la joven, sacando una llave del bolsillo-. Entre. Estoy segura de que le gustará.
    Cuando entró, lo primero que llamó la atención de Willow fue un dibujo en la pared. Era el diseño de la mesa que Mike le había regalado.
    – Esa fue la última pieza que hizo Mike. Ese hombre es un poeta de la madera.
    – Sí, es verdad -murmuró Willow. Hubiera deseado llorar. ¿Cómo había podido hacer una cosa tan hermosa y regalársela sin decirle que la había hecho él con sus propias manos?
    – Tiene una lista de espera para sus clientes. Tarda semanas en hacer cada mueble.
    – Ya me imagino.
    Ningún hombre que trabajara como él se haría rico jamás. Pero tampoco sería pobre… de espíritu. Willow miró alrededor. Aquel era su sueño y había estado dispuesto a abandonarlo por ella.
    En aquel momento entendía por qué se había mostrado tan frío cuando le habló de la oferta de trabajo del Globe. Debió pensar que ella no daba nada, que solo pedía y pedía.
    Si se lo hubiera contado…
    Si ella lo hubiera sabido…
    – Aquí está el taller, la oficina está al otro lado. Es muy grande. ¿Necesita usted mucho espacio? ¿A qué se dedica?
    – ¿Cómo?
    – Es pintora -la voz de Mike hizo que se volviera sobresaltada-. ¿Verdad, Willow?
    Amy dejó la llave sobre la mesa y salió discretamente.
    Mike estaba apoyado sobre la pared, con los brazos cruzados.
    – ¿Me has seguido?
    – Me mentiste sobre lo de ir de compras con tu prima -replicó él-. ¿Ya has visto suficiente?
    Antes de que Willow pudiera contestar, Mike abrió una puerta que daba a una escalera de madera.
    Willow quería subir. Sentía una enorme curiosidad, pero no se movió.
    – ¿Cómo sabías que no iba de compras con Crysse?
    – Tengo poderes.
    – Me has seguido. ¿Por qué?
    – Porque Crysse y Sean están en Santa Lucía.
    – ¿Qué?
    – Me dio pena echar a perder el viaje -sonrió Mike. No debería hacerlo. Aquella sonrisa se le subía a la cabeza como el champán-. Pensé que a tu prima le iría bien un viaje. ¿Te importa?
    ¿Importarle? Estaba sorprendida…
    – No, claro que no. Es una buena idea.
    – Entonces, ¿por qué me dijiste que ibas de compras con ella?
    – Para ser alguien con poderes, haces demasiadas preguntas.
    – Venga, dímelo.
    – Tú querías venir de compras conmigo y yo quería… -Willow buscó un sinónimo de la palabra «espiar» que no sonase tan mal.
    – ¿Investigar? -la ayudó Mike.
    – Espiar es la palabra correcta.
    – Ya veo -sonrió él-. Willow Blake, periodista de investigación.
    – ¿Por qué no me lo habías contado, Mike?
    – ¿Quieres que subamos? Vamos a tardar un rato.
    Willow se dio la vuelta y miró de nuevo el diseño de la mesa colgado en la pared. No estaba segura de poder mantener la calma si seguía mirándolo. Se sentía tan infeliz, tan enfadada, tan triste. ¿Cómo podía Mike haberle escondido aquello?
    – ¿Hiciste esa mesa especialmente para mí o es que se había quedado sin vender? -preguntó. No podía creer que aquella fuera su voz, tan fría, tan distante.
    – No.
    – ¿No qué?
    – No la hice para ti. La hice antes de conocerte. Estaba terminándola cuando me dijeron que mi padre estaba en el hospital -contestó él, descolgando el papel de la pared-. Era un nuevo diseño. Solo le faltaba el barniz y cuando volví aquí la semana pasada pensé, ¿qué es una tarde robada a toda una vida? Así que la terminé para que no hubiera nada que me atase a este sitio.
    – ¿La semana pasada? -repitió Willow. Era allí donde había estado cuando fue a buscarlo a la oficina y no lo encontró-. Estuve buscándote. Incluso te escribí un mensaje, como solías hacer tú.
    – No lo recibí.
    – Porque no lo envié. Quizá me di cuenta de que todo se había terminado. ¿Me habrías contestado? ¿Me habrías dicho dónde estabas?
    – Probablemente, no.
    – Ya. Y yo nunca habría imaginado que estabas aquí -dijo ella, con tristeza-. ¿Qué son todas estas herramientas?
    – Sierras, tornos, planchas… -Mike le enseñó el taller, explicándole para qué valía cada cosa, como si fuera una simple cliente.
    – ¿Y tus diseños? Si yo quisiera encargarte un mueble…
    – Willow, por favor.
    – Quiero saberlo todo.
    – Estoy intentando explicártelo.
    – Entonces, háblame de tus diseños.
    Mike le dio una carpeta llena de diseños y fotografías.
    – ¿Tú has hecho todo esto?
    – Sí.
    – ¿Esto también? -preguntó Willow, señalando un escritorio.
    – Sí. Me lo encargo Fergus Kavanagh. El propietario de la residencia. Para su mujer.
    – ¿Cuánto costaría un escritorio como éste?
    Mike le dio una cifra y Willow abrió los ojos como platos.
    – Se tarda mucho en hacer una pieza como esa.
    – ¿Trabajas solo? ¿No tienes ayudantes?
    – No. Supongo que siempre he sabido que, algún día, tendría que dejarlo todo.
    – Pues harías mal. El Chronicle no puede compararse con esto. ¿Cuándo lo supiste?
    – ¿Que no podía abandonarlo?
    – No. ¿Cuándo supiste que esto era lo que querías hacer?
    – En el colegio. Cuando debía estar estudiando latín, no podía salir del taller. El olor de la madera me atraía como si fuera el olor de una tarta. Y como mi profesor se dio cuenta de que nunca iba a ser un buen alumno de lenguas muertas, debió pensar que podía aprender a hacer algo con las manos. Una vez que hice mi primer objeto de madera, me quedé enganchado.
    – Pero luego estudiaste Económicas en la universidad. ¿Por qué?
    – Porque me lo pidió mi padre. Yo quería estudiar diseño, pero a él le parecía una locura e insistió en que me dedicara a algo más práctico. Mientras estudiaba, visitaba museos, galerías de arte y trabajaba con artesanos para aprender el oficio. Cuando terminé la universidad, mi padre me pidió que trabajase un año en el periódico. Era mi obligación y… en fin, cuando me di cuenta de que cada vez que yo capitulaba, él se convencía más y más de que, al final, iba a ganar, decidí marcharme.
    – ¿Y viniste a vivir aquí?
    – Sí -contestó Mike-. Cuando llegué, solo era un establo y nadie lo quería. Conseguí reunir dinero, intercambié mano de obra por alquileres baratos y… fíjate, al final mis estudios de económicas me vinieron muy bien.
    – ¿Todo el edificio es tuyo?
    – El banco y yo tenemos un acuerdo. Mientras siga pagando la hipoteca todos los meses, me dejan creer que lo es -sonrió Mike-. ¿Quieres ver dónde vivía antes de conocerte?
    – No vivías. Vives. Has decidido quedarte, ¿no? Nunca volverás al periódico.
    – Nunca es una palabra imposible. Creí que no volvería nunca, pero lo hice en cuanto mi padre se puso enfermo -contestó él-. Y lo haría otra vez, pero solo para buscar un comprador. ¿Crees que hago mal?
    – Ha habido un periódico de la familia Armstron en Melchester desde que se inventó la imprenta.
    – Lo sé. Ojalá las cosas fueran diferentes. Me gustaría ser el hijo que desea mi padre, el marido que tú esperabas que fuera. Lo intenté, de verdad, pero mi corazón no estaba en ello.
    – Entonces, haces bien en alejarte. Un periódico como el Chronicle debe tener corazón.
    – Estoy empezando a darme cuenta de eso -murmuró él-. No ocurre lo mismo con el Globe -añadió. Willow no dijo nada-. ¿Seguimos con la visita turística? -preguntó, ofreciendo su mano.
    Willow sabía que no debía tomarla, que no debía subir a su mundo. Sabía que eso le rompería el corazón.
    Pero nada hubiera podido detenerla.

Capítulo 7

    Willow subió los peldaños de madera, imaginando que el apartamento sería un sitio especial. Nada podía haberla preparado para la elegancia y la sencillez del hogar que Mike había creado en aquel antiguo pajar.
    – Es precioso.
    Era más que eso. Era todo lo que ella siempre había querido. Pequeño, con todo a mano, sin demasiados adornos, un lugar para vivir, en lugar de un sitio para enseñar a los invitados. Un contraste total con la enorme casa que la había esperado en Melchester, dispuesta a absorberla, a convertirla en una esclava.
    El suelo era de madera clara, las paredes pintadas de color crema, los muebles preciosos, de madera pulida.
    Willow sabía que Mike la estaba mirando mientras recorría el sitio que él había construido con sus propias manos. Entre el salón y el dormitorio había un biombo de madera. Dos escalones separaban ambas habitaciones. En el dormitorio, un colchón colocado sobre una plataforma de madera bajo una claraboya.
    – Es tan… agradable.
    Tenía la boca seca, pero debía decir algo.
    – Era la única forma de hacer sitio para un baño. Además, es precioso estar tumbado mirando las estrellas.
    Hubo una pausa que pareció durar una eternidad mientras Mike se preguntaba qué diría Willow si la invitaba a quedarse. Y ella se preguntaba qué diría si él se lo pidiera.
    – Deber ser como dormir al raso.
    – Mejor. Aunque haga mucho frío fuera, debajo de las mantas siempre hace calor. Y cuando llueve, no te mojas.
    En aquel momento, Willow no podía pensar en nada mejor que meterse en aquella cama con Mike y quedarse allí durante una semana.
    Una semana o un mes, los problemas seguirían esperándolos.
    A un lado de la habitación estaba el baño, de color blanco con grifos de hierro y tras un biombo, en el salón, la cocina, como las que aparecían en las revistas. Mike había hecho todo aquello. Y era precioso.
    – ¿Por qué no me lo habías contado?
    – ¿Que era carpintero por vocación y solo estaba en el periódico durante unos meses? ¿La verdad?
    Willow pensó que su definición como carpintero era muy poco acertada. Un carpintero era alguien que hacía puertas y ventanas. Mike era un artista.
    – Toda la verdad.
    – No va a gustarte.
    – Supongo que no. Por eso no me lo habías contado antes. Pero si no quieres que me vaya ahora mismo, no tienes elección.
    Willow esperó, conteniendo el aliento, hasta que él asintió. Después, dejó caer el bolso y se sentó en el sofá, esperando.
    Mike se sentó en un sillón, frente a ella, con las piernas estiradas. Nervioso, se pasó una mano por el pelo.
    – No te lo dije porque pensé que no estarías interesada en un hombre que se gana la vida con sus propias manos.
    – ¿Y por qué me has juzgado de esa forma? -preguntó ella, sorprendida-. No, es mucho más que eso, Mike. No te molestaste en contármelo porque nunca te tomaste nuestra relación en serio.
    Mike no se defendió. No había defensa, en realidad. Willow tenía razón.
    – Empezó así -admitió por fin-. ¿No es así como empiezan todas las relaciones?
    – La nuestra también terminó así. Háblame de lo que pasó en medio.
    – ¿Te refieres a cuando me di cuenta de que estaba enamorado de ti?
    – ¡No digas eso! ¡No me quieres! Me mentiste.
    – Entonces, te refieres a cuando me di cuenta de que no podía vivir sin ti.
    – Pasemos a cuando te diste cuenta de que sí podías vivir sin mí -dijo ella, con amargura-. ¿Lo decías de corazón cuando me pediste que me casara contigo?
    – Claro que sí -contestó él, apoyando los codos sobre las rodillas-. ¿Y tú? ¿Lo decías de corazón cuando aceptaste?
    Willow hubiera querido tirarse sobre él, sacudirlo por ser tan tonto.
    – Me gustaría tomar algo -dijo con voz temblorosa. Pero necesitaba respuestas. Todas ellas.
    – ¿Té, café? No tengo leche…
    – Creo que esta situación está pidiendo a gritos algo más fuerte que un té.
    Mike no discutió. Una copa significaba que ella tendría que quedarse y darle tiempo para explicar todo lo que tenía que explicar. Abrió un armario v sirvió dos vasos de coñac. Cuando lo puso en sus ma nos, se dio cuenta de que Willow las tenía heladas
    Sin pensar, cerró sus manos sobre las de ella y las apretó. Tocarla era lo único que deseaba en el mundo. Tocarla, abrazarla, decirle que la quería.
    Pero eso sería un error. Le había dicho que la quería y tenía que demostrárselo. De modo que se sentó a su lado.
    – Tienes frío.
    – Sí -murmuró Willow, tomando un sorbo de coñac. No protestó cuando él puso sus piernas sobre sus rodillas, acariciándola para hacerla entrar en calor.
    Para Mike era más fácil hablar con ella sin tener que mirar aquellos ojos azules que parecían exigir su alma en bandeja.
    – Tienes razón. Al principio, no me tomé en serio nuestra relación. No pensaba quedarme en Melchester el tiempo suficiente.
    – Eso es sinceridad… brutal, diría yo.
    – Y como ser el jefe me daba una injusta ventaja…
    – Eres un…
    – Lo sé. Pero me equivoqué. Tú tenías una imagen de mí… ¿qué iba a decirte? «Lo siento mucho, Willow, pero en realidad no soy el director de la editorial». «Ven a ver lo que soy de verdad…»
    – Ojalá lo hubieras hecho.
    – Lo siento, Willow. Lo he estropeado todo y lo siento de verdad.
    – Yo también. Pensaba confiar en ti el resto de mi vida…
    – Solo hasta que tuvieras una oferta mejor -la interrumpió Mike.
    – No es tan sencillo.
    – No, cariño, nunca lo es.
    – Ojalá me lo hubieras dicho. Al principio. Ojalá me hubieras traído aquí.
    Mike pensó cómo sería haber tenido a Willow en sus brazos, con nada entre ellos y las estrellas más que un trozo de cristal.
    – Yo también.
    – Deberías haber confiado en mí -murmuró ella, bajando las piernas.
    Mike se sentía enfermo por haberlo estropeado todo.
    – Me equivoqué contigo. Cal me lo advirtió. Él veía… pero yo creí que solo estabas haciendo tiempo en el periódico hasta que encontraras al hombre de tus sueños -dijo entonces. Willow lo miró, atónita-. Alguien con el apellido adecuado, una adecuada cuenta corriente… Alguien de tu círculo.
    – Ah, ya -murmuró ella, ofendida-. Y yo me decía a mí misma ayer que no te gustaban las tontas. No se me había ocurrido pensar que me habías tomado por una.
    – Y no lo eres. Solo que…
    – ¿Qué? Has empezado, Mike. Termina lo que estabas diciendo. Estoy deseando saber por qué crees que no tengo nada en la cabeza.
    Él no había dicho eso. No lo había pensado. Los dos lo sabían.
    – Cada vez que iba a buscarte a la oficina, estabas cubriendo algún baile de sociedad, algún asunto benéfico… -Mike recordó el día que se conocieron, ella con una copa de champán en la mano, rodeada de admiradores-. La vida social es lo tuyo. Es tu mundo.
    – ¿Y qué? Me enviaban a cubrir esos eventos porque todo el mundo me conoce en Melchester. Hablan conmigo y me cuentan cosas porque me conocen desde que era pequeña. Pero también he escrito artículos sobre adolescentes con problemas, sobre mujeres maltratadas… Quizá esos días no leíste el periódico. No escribo solo naderías.
    – ¿El día de San Valentín no es una nadería?
    Willow se puso colorada.
    – ¡Es una maldita fiesta y alguien tiene que cubrirla! No creí que fuera verdad cuando dijiste que no leías el periódico. Pero veo que es así.
    – No es… yo… pensé que si me distanciaba no acabaría hundiéndome… -no podía seguir. Era absurdo. No había forma de explicarlo-. No acabaría cayendo en la tradición familiar. Es difícil resistir cuando todo el mundo espera algo de ti. Cuando tus padres llaman para decir que te necesitan… y no hay nadie más.
    – Lo que quieres decir es que, si te casabas conmigo, tendrías que seguir en el periódico para siempre, ¿no es eso? ¿Que ibas a sacrificar tu vida por mí?
    – Sí.
    – ¡Idiota!
    – Cal no pensaba eso…
    – A mí me da igual lo que piense tu amigo. ¡Quiero saber por qué no me lo dijiste!
    – Lo intenté. Iba a traerte aquí, a contártelo todo. Y entonces mi padre nos regaló la casa y vi la ilusión que te hacía, cómo te gustaba… -Willow lo interrumpió con una mueca de sarcasmo- excepto los grifos.
    – Yo odiaba esa casa, Mike.
    – Por favor, no tienes que disimular. Estabas loca con la casa. Dijiste: «No me lo puedo creer. Esto es más de lo que yo esperaba. No sé qué decir, estoy abrumada» -dijo Mike, imitando la voz que Willow había puesto para disimular su angustia-. Esas fueron tus palabras exactamente. Lo recuerdo muy bien.
    – Pues deberías haber pasado menos tiempo aprendiendo a imitar mi voz y un poco más a pensar qué quería decir en realidad.
    – Te vi, Willow. Sé que te gustó la casa. Y que habrías cambiado los grifos en un momento.
    – Los grifos, los nichos en la pared, la chimenea de mármol, las lámparas… No te enteras de nada. Eso son detalles. No era de ti de quien quería alejarme, era esa casa y todo lo que significaba. No soy una mujer de su casa y esa mansión… era como estar en una película de Doris Day.
    – Entonces, ¿de verdad no te gustaba? ¿Y por qué no me lo dijiste?
    Willow dejó su vaso sobre la mesa. No necesitaba coñac, necesitaba que Mike la entendiera.
    – Tu padre acababa de regalarnos una casa que valía medio millón de libras, Mike. ¿Qué iba a decir?: ¿Muchas gracias, señor Armstrong, pero tiene usted un gusto horrible y no viviría en esta casa ni por todo el oro del mundo? Me enseñaron a dar las gracias cuando alguien te regala algo, aunque sea un exprimidor espantoso.
    Mike la miró, sin saber qué decir.
    – ¿El exprimidor también?
    A Willow le hubiera gustado soltar una carcajada. Afortunadamente, no lo hizo.
    – ¿Cómo has podido hacerme esto? Ahora entiendo por qué parecías tan distante -murmuró, levantándose. Tenía que salir de allí, ir a alguna parte y llorar como había querido llorar desde el sábado-. No te culpo por marcharte de la iglesia. Debías odiarme… -se le rompió la voz y Mike la rodeó con sus brazos.
    – Cariño, yo no podría odiarte nunca.
    – No confiabas en mí. No me conoces en absoluto
    – Te quería. Y solo quería que fueras feliz.
    «Te quería». En pasado. El corazón de Willow se rompió y tuvo que apartarse de él a toda prisa. A pesar de todo, si Mike hubiera dicho «te quiero», en presente, podrían haber podido rescatar su amor. Pero «te quería»… eso le decía exactamente dónde estaban.
    – Para ser feliz necesito un hombre en el que pueda confiar, un hombre en el que pueda creer… sea cual sea su trabajo. Siento decirte que tú me has fallado en todo.
    Willow se dirigió hacia la escalera.
    – ¿En todo?
    Ella contuvo el aliento. ¿Cómo se atrevía a reducir lo que había habido entre ellos a eso?
    – El matrimonio no es solo sexo. En la riqueza y en la pobreza… El matrimonio es como los diamantes. Para siempre -dijo Willow, sacando el anillo del bolso y dejándolo sobre una repisa-. Aprende la lección, Mike. La próxima vez, asegúrate de ser sincero…
    – No habrá una próxima vez. Solo desearía… habértelo contado antes. Tenías razón. Podríamos haberlo tenido todo. Aún podemos, Willow. No te vayas.
    Ella se volvió. Estaban solo a un metro. Era una tentación. Era igual que el día que Mike le había pedido que fuera a vivir con él, que se casara con él.
    – Me equivoqué, Mike. Nadie puede tenerlo todo. Siempre hay que hacer algún sacrificio. Compartir tu vida con alguien requiere que se ponga todo el corazón y hay que estar preparado para dar más de lo que se recibe. Quizá es por eso por lo que Crysse sigue con Sean. Ella sí lo ama de verdad.
    – Si te lo pidiera ahora, ¿qué dirías?
    – ¿Pedirme qué?
    – Que te cases conmigo, Willow. Los dos solos, con un par de testigos. Sin tarta ni nada.
    ¿Y sin decirle «te quiero y lamento mucho haberlo estropeado todo»? ¿Sin compromiso alguno?
    El sol empezaba a ponerse en el horizonte. En el sofá, las marcas de sus cuerpos. El olor a madera…
    Y Mike. Alto, fuerte, con el pelo dorado. Él era todo lo que Willow había soñado y sabía que si lo perdía su corazón se rompería en pedazos. Había estado tan segura de que era el hombre destinado para ella… Algo en su interior le decía que aún quedaba una llamita de esperanza. Pero si había aprendido algo era que querer decir que sí no es razón suficiente para hacerlo. Que su relación estaba construida sobre arena y tenía que ser reforzada. Con la verdad.
    – No, gracias.
    Quizá había tardado demasiado tiempo en contestar porque él no parecía convencido.
    – ¿Es un no para siempre o un «me lo pensaré»?
    – Es un «nuestras vidas corren paralelas y no pueden encontrarse» -contestó ella.
    – ¿Quieres decir que tengo que esforzarme más?
    Willow quería tener una carrera como periodista. Él quería hacer preciosos muebles en Maybridge. Tendrían que trabajar mucho para encontrar la forma de hacer que esas dos vidas convergieran. No iba a ser fácil. Seguramente, sería un desastre. Y quizá era mejor dejar las cosas como estaban.
    – Quiero decir que los dos tendremos que esforzarnos.
    – ¿Tenemos que decidir qué podemos dejar para poder estar juntos? -preguntó Mike.
    Lo había entendido. Y los dos podían ver por qué aquello era imposible.
    – Tengo que ir a comprar ropa para mi entrevista con Toby Townsend.
    – Entonces, el trabajo en Londres no es negociable, ¿verdad?
    – ¿Lo es Maybridge?
    Pero Willow no quería que abandonase Maybridge, mientras a Mike que ella trabajase en Londres le parecía… imposible. Si el sacrificio no era igual, ¿no se sentiría engañado uno de los dos? Necesitaban tiempo para pensar.
    – Por cierto, ¿qué tienes contra la ropa de cuero negro?
    – ¿El cuero negro?
    – Sí.
    – Pensé que ibas a encontrarte con Jacob Hallam -suspiró él-. Por eso te seguí.
    Estaba celoso.
    De repente, Willow sintió que su corazón se calentaba por aquel hombre grande y solitario que había intentado cambiar su vida por ella. ¿Cómo podía haber dudado de su amor? Aquello no era arena. Era una roca.
    Pero no pensaba decírselo.
    – ¿Querías salvarme de cometer un terrible error? ¿Y qué pensabas hacer? ¿Arrancarme de las garras de la tentación? ¿Pegarle una paliza?
    Sabía que esa pregunta era injusta. Dijera lo que dijera, Mike no podía ganar.
    – Todo eso.
    – ¿Y cómo supiste dónde iba? -preguntó Willow. Tenía que hablar, hacer algo para no lanzarse a sus brazos, llevarlo a la cama y empezar la luna de miel sin haberse casado.
    – No lo sabía. Fui al supermercado, esperando que Jacob estuviera allí -contestó Mike, sin mirarla. Le daba vergüenza. Era maravilloso-. Quizá deberías salir con él. Según la tía Lucy, tenía una reunión de trabajo en Londres. Más de tu estilo que esto -añadió, señalando alrededor.
    – De mi estilo prefiero ocuparme yo -replicó ella. Si Mike no sabía que Jacob no era su estilo, no pensaba decírselo. Tranquilo, le encantaba. Celoso y posesivo, Mike la volvía loca-. ¿Y por qué iba a salir con él?
    – ¿No te pidió que salieras con él el otro día? Te dijo que lo llamaras.
    – Ah, sí. Es posible que lo haga -dijo Willow. Mike levantó la cabeza, como si lo hubieran golpeado. El pobre-. Era para entrevistar a tía Lucy. Voy a escribir un artículo sobre el pueblo.
    – Parece que no dejo de equivocarme.
    – No has contestado a mi pregunta, Mike. ¿Cómo supiste que venía aquí?
    – Dejaste una marca de bolígrafo en la guía de teléfonos, al lado de mi dirección.
    – Michael Armstrong, investigador privado -dijo Willow, intentando no sonreír-. Bueno, tengo que irme. ¿Vas a volver a la residencia?
    – Sí. Tengo que colocar las estanterías. ¿Y tú?
    – Nos veremos más tarde entonces. ¿Quieres que lleve algo de cena?
    – No -contestó Mike, acompañándola a la puerta-. Podríamos cenar fuera. Hace mucho que no salimos a cenar juntos en algún sitio bonito…
    – Sí, es verdad. Pero prefiero que cocines tú.
    Willow sentía que, unos minutos más bajo la escrutadora mirada de aquellos ojos grises, y se derretiría.
    Mike sonreía mientras le abría la puerta. Probablemente, se había dado cuenta.
    – ¿Seguro que no necesitas ayuda con los botones?
    – Soy mayorcita, Mike. Llevo vistiéndome sola desde que tenía cuatro años.
    – ¿Y qué? Es más divertido que alguien te ayude.
    – Mientras no sea Jake, supongo.
    – Eso es. Ven, voy a enseñarte la tienda de Sarah. Tiene unas cosas preciosas. Incluso puede que tenga una minifalda, si sigues sintiéndote atrevida.
    – Pero nada de cuero negro -sonrió ella.
    – Podría ser de cuero marrón. Con botas hasta la rodilla.
    Willow pensó que si Sarah tenía algo así en la tienda, era capaz de olvidar sus buenas intenciones y volverse loca.
    Amaryllis los detuvo en la puerta, con una caja en la mano.
    – Son velas. Os harán falta esta noche.
    – ¿Cómo lo sabes?
    – Porque sí.
    – Es una bruja -sonrió Mike-. Amy lo sabe todo.
    Mike abrió la cajita. Había doce velas redondas, de las que se colocan en el agua.
    – ¿Qué perfume es ese? -preguntó Willow.
    – Palo de rosa, para encontrar la armonía emocional. Y jazmín, para desviar los sentimientos negativos.
    – Si se va la luz, nos vendrán muy bien -dijo Mike-. ¿Alguna sugerencia sobre la cena?
    – Salmón ahumado -sugirió Amy-. Aguacates y melocotones. Y chocolate.
    Willow suspiró.
    – No pienso discutir.
    Quizá era el olor de las velas, o la sugerencia de Amy de que comieran algunos de sus platos favoritos, pero Mike también sonrió.
    – Si esta noche se va la luz, nos asomaremos a la ventana para verte volando en tu escoba, Amy.
    – Suelo tomar el autobús, Mike -rio la joven.
    Después, se inclinó para tomar a un gato negro que había aparecido a sus pies.

    Mike dejó a Willow con Sarah y después de ir al supermercado, volvió a la residencia. Se sentía eufórico, pero ese sentimiento desapareció cuando vio a Jake en el piso de arriba, pintando con Emily.
    – Hola, Mike. ¿Willow no está contigo? -preguntó con cara de ingenuo.
    Pero Mike no pensaba dejarse engañar. Aquel hombre tenía una sola razón para estar allí.
    – Está de compras. No esperaba que vinieras hoy. La tía Lucy me dijo que estabas en Londres.
    – Sí. En cuanto te das la vuelta, alguien empieza a hacer correr rumores sobre la venta de la compañía.
    ¿Jacob Hallam era Jake Hallam, el magnate del software? No podía ser.
    – No tenías que volver por nosotros. Nos las habríamos arreglado.
    – ¿Ah, sí? No es eso lo que dice el Evening Post.
    – Ah, estupendo. ¿Qué han dicho? No, no me lo digas.
    – Se lo he contado yo, Mike -intervino Emily-. Le he dicho que Willow y tú os habéis escondido para intentar arreglar la situación.
    – ¿Y la habéis arreglado?
    – En ello estamos. Por eso os agradecería que estuvierais fuera de aquí antes de que se ponga el sol.
    Jake levantó la brocha, en un gesto de rendición.
    – Lo que tú digas. De hecho, si sale bien, me ofrezco a ser el padrino de vuestro primer hijo.
    – ¿Y si sale mal? -preguntó Mike, que había entendido el reto.
    – Puede que te pida que me devuelvas el favor… -Mike no se lo pensó dos veces y lo empujó contra la pared-. ¡Oye, la pintura!
    – Tú preocúpate de la pintura, que yo me ocuparé de Willow.
    Sujeto contra la pared, Jake sonrió.
    – Buenos reflejos. Es una pena que tu cerebro no trabaje a la misma velocidad.
    – ¿Qué?
    Mike se dio cuenta entonces de que, al empujarlo, había destrozado la pintura fresca de la pared.
    – Solo era una broma, Mike. Yo no soy de los que se casan.
    – Lo siento.
    Pero Emily estaba sonriendo. Mike no podía entender por qué encontraba aquello tan divertido.
    – No lo sientas. Me encanta cuando un hombre no tiene miedo de mostrar lo que siente por una mujer.
    – Pero no olvides hacérselo saber a Willow -advirtió Jake-. Y lo de ser padrino lo digo en serio. No me gusta el matrimonio, pero me encantan los niños.
    La reacción de Mike ante la imagen de Willow con un hijo suyo en los brazos fue tan abrumadora que no pudo contestar. En lugar de hacerlo, fue a la cocina y pasó el resto de la tarde colocando estanterías y pensando en lo que Willow le había dicho. Intentando encontrar la fórmula para que los dos tuvieran lo que deseaban y pudieran estar juntos. Preguntándose qué sentía ante la idea de tener un hijo. Pero antes de eso, necesitaría un par de años para establecerse del todo.
    Podía esperar, pensó.
    No, de eso nada.

Capítulo 8

    – Las estanterías han quedado estupendas, Mike -dijo Willow, dejando las bolsas que llevaba en la mano-. ¿Has terminado?
    – Solo hay que pintarlas. Lo haré mañana, mientras tú estás en Londres.
    Willow miró alrededor.
    – ¿Dónde está todo el mundo?
    – Jake Hallam tenía una cita -explicó Mike. Y podía ser cierto. Al fin y al cabo, Hallam era un tipo muy atractivo-. Y Emily se ha marchado, agotada -eso era verdad-. Así que le he dado una chocolatina y la he mandado a casa. Pero no te preocupes, hay otra en la nevera. ¿Has encontrado algo para impresionar a tu nuevo jefe?
    – Eso ha sido fácil. Pero luego he tenido que buscar zapatos, ropa interior…
    – ¿Ropa interior? Pensé que ya habías conseguido el trabajo… ¡Oye, que era una broma! -exclamó Mike, cuando Willow le lanzó una cuchara que encontró a mano-. No, en serio. Lo primero que yo hago después de comprarme un traje, es comprarme ropa interior…
    Willow soltó una carcajada que le hizo desear abrazarla y no soltarla nunca.
    – Sarah es estupenda. Y después, Amy nos preparó un té de tila y miel. Muy relajante. Es… un poco rara, ¿no?
    – Desde luego. ¿Tienes hambre?
    – No mucho. Pero me apetece una copa de vino -contestó ella, abriendo la nevera para sacar la botella y una chocolatina que compartió con Mike-. Qué rico.
    – Se supone que eso era el postre.
    – No te preocupes, comeré más después de cenar -sonrió Willow, tomando sus bolsas y dirigiéndose a la escalera-. ¿Por qué no abres la botella mientras yo voy a dejar esto en mi habitación? Podemos tomar una copa de vino mirando las estrellas.
    – ¿Y encender las velas de Amy?
    Las velas se encendían para crear un ambiente romántico, pensó Willow. Pero lo que ellos debían hacer era encender todas las luces de la casa para iluminar cada rincón de su relación.
    – No creerás que va a irse la luz, ¿verdad? -preguntó, para no tener que contestar.
    – No lo creo. Estamos en verano y hace una noche preciosa. Solo se va la luz en invierno, cuando está nevando y tienes que salir fuera para cambiar los fusibles.
    – Claro, es verdad. Amy debe haberse equivocado.
    Mike notó la decepción que había en sus palabras y le gustó. Amy había dicho que necesitarían las velas y ellos habían asumido que se refería a un corte de luz. Pero lo que ella había querido decir era que «las necesitarían».
    ¿Amy equivocada?
    – No lo creo, cariño -murmuró, mientras Willow subía por la escalera-. No lo creo.

    Willow estaba mirando el traje que había comprado para su entrevista con Toby Townsend. La falda era corta, la chaqueta larga, un traje de mujer inteligente. Lo dejaría impresionado.
    Estupendo.
    Aquella era la oportunidad de su vida. Su carrera iba bien. Era el resto de su vida lo que iba mal.
    Se había duchado y estaba secándose el pelo frente a la ventana, esperando que las nubes doradas la inspirasen. Pero la vida no era así. Si uno dejaba que la vida dependiera de los sueños, estaba perdido.
    Hacer planes era lo que convertía los sueños en realidad.
    Y ella tenía un plan. No era perfecto, pero quizá Mike estaría preparado para darle una oportunidad. Willow se peinó un poco y bajó la escalera.
    La cocina estaba vacía. La botella de vino no estaba por ninguna parte.
    – ¿Mike?
    Nada.
    Willow abrió la nevera. La comida también había desaparecido. Incluso el chocolate. ¿Estaría jugando al escondite? Sonriendo, tomó el móvil y le mandó un mensaje:
    ¿Dónde estás, Mike?
    No tuvo que esperar mucho para recibir respuesta.
    Me tendrás si me encuentras.
    Promesas, promesas.
    Dame una pista.
    Sigue a tu nariz.
    ¿Su nariz? Las velas. Willow miró alrededor, pero la caja de las velas también había desaparecido. Salió a la puerta y vio una vela en el suelo. Olía a jazmín, para alejar las emociones negativas.
    Aunque no había nada negativo en sus sentimientos por Mike. Estaba completamente segura de que lo quería. Unos metros más adelante, había otra vela y una tercera a la entrada del jardín.
    No había entrado nunca, pero Emily se lo había mostrado desde la ventana.
    Cuando Willow abrió la verja de madera, le llegó el olor a hierba fresca.
    ¿Caliente?
    Dímelo tú.
    Muy caliente, desde luego. Cada vez más. Willow tomó otra vela, aquella con olor a rosa, para la armonía emocional. Entre Mike y ella había poca armonía últimamente, desde luego. Pero en aquel momento, todo parecía estar muy claro. El teléfono volvió a sonar.
    ¿Y bien?
    Willow sonrió. Mike se estaba impacientando. Le gustaba. Le gustaba mucho.
    Muy caliente.
    Las velas la llevaron hasta un pequeño estanque. Mike estaba sentado con la espalda apoyada en un viejo sauce, cuyas hojas colgaban sobre el agua. Tenía los ojos cerrados.
    – ¿Por qué has tardado tanto?
    – Llegar hasta aquí es la mitad de la diversión, Mike. La anticipación, la espera.
    – Eso suena muy prometedor -sonrió él, abriendo los ojos.
    Willow se dejó caer a su lado.
    – ¿Tienes cerillas?
    Mike sacó una caja del bolsillo.
    – Estoy preparado para todo.
    Caliente. Muy caliente. Ardiendo.
    Mike tomó una cerilla, la encendió y se tumbó sobre la hierba para encender las velas y meterlas en el agua.
    Ella se tumbó a su lado, con la caja de cerillas e la mano. El agua estaba fría, el aroma de las velas era dulce y embriagador. Mike encendió todas las velas y las empujó hacia el centro del estanque.
    – Mágico -dijo ella.
    – ¿Has pedido un deseo?
    – No. ¿Y tú?
    – Yo prefiero pensar que controlo mi destino. ¿Te apetece una copa?
    Mike le mostró la botella y un par de vasos de cristal.
    – ¿Vasos de verdad?
    – Los he traído de casa. Estaba harto de los de plástico.
    Willow tomó un sorbo de vino, mientras observaba las velas flotando en el agua.
    – La vida sería muy sencilla si pudiéramos quedarnos aquí para siempre -dijo por fin, tumbándose de espaldas.
    – La vida es sencilla. Somos nosotros los que la complicamos -murmuró él-. He estado pensando…
    – Eso es peligroso con el estómago vacío.
    Willow no quería complicaciones en aquel momento. Solo quería una noche hermosa, deliciosa, en la que ninguno de los dos se detuviera a pensar.
    – Tienes razón.
    – Me prometiste salmón ahumado.
    – Salmón ahumado -suspiró él, sacando una cesta que había colocado detrás del árbol-. Pan. Y queso.
    – ¿Y los aguacates?
    – Mira en la cesta -sonrió Mike.
    – Hay aguacates. ¿Pero las cerezas?
    – No he encontrado melocotones.
    – Da igual. Es perfecto.
    Después de tomar un poco de queso y unas cerezas, Willow apoyó la cabeza sobre su pecho, el brazo del hombre alrededor de su cintura.
    – Tú eres perfecta -dijo él entonces-. Por un momento, olvidé por qué estaba dispuesto a dejarlo todo por ti. Pero hoy… -Mike recordó entonces lo que había sentido cuando Jake Hallam lo retó, cuando tuvo que enfrentarse con el peligro de perder a Willow de verdad, cuando la imaginó con su hijo en brazos-. Hoy he descubierto que no te dejaría por nada del mundo.
    – Lo sé -murmuró ella, volviéndose para mirarlo.
    Sabía que su plan no era perfecto, sabía que no quería discutir y por eso lo besó en los labios.
    – Willow…
    – Quiéreme, Mike -susurró ella, rozando su lengua con la del hombre-. Ahora mismo.
    Una vez que hubieran hecho el amor, Mike no podría alejarse.
    Y Mike no deseaba otra cosa en aquel momento. Solo quería amarla. Por eso había elegido el jardín, cubierto de hierba. Solo tenía una cosa en mente y con ella en los brazos sabía que nada más tenía importancia…
    En sus brazos, había una oportunidad de que Willow dijera que sí. Pero no sería suficiente, quería más. Quería algo más que una noche para recordar.
    – Willow, cariño, espera… tenemos que hablar.
    Ella lo miró, la luz de las velas reflejándose en sus ojos azules.
    – Más tarde -murmuró, colocándose sobre él y desabrochando los botones de su camisa-. Hablaremos más tarde.
    No podía ser. Tenían que hablar, pero no era fácil decir eso con las manos de Willow deslizándose su cuerpo. Las manos frías sobre su piel caliénte, la boca femenina distrayéndolo… un hombre podría ser perdonado por olvidar sus prioridades.
    Sin pensar, Mike metió las manos por debajo de su camiseta, para acariciar la sedosa espalda. Cuando encontró el sujetador, lo desabrochó y, de un tirón, le quitó camiseta y sujetador por encima de la cabeza.
    – Vamos a jugar -susurró ella, cuando Mike empezó a acariciar sus pechos.
    – Llevas demasiada ropa.
    – Caliente, caliente…
    – Te quiero, Willow. Y quiero casarme contigo.
    Ella tragó saliva, con los ojos húmedos.
    – Caliente, caliente…
    – Estoy ardiendo.
    – Esa no es la respuesta.
    – ¿No quieres casarte conmigo?
    – Helado.
    – ¿Quieres que vivamos juntos?
    – Eso es -sonrió Willow-. No era tan difícil, ¿no?
    No era difícil. Después de todo, era como habían empezado.
    – No -dijo entonces, deslizando las manos hasta su cintura. Ella esperó que Mike desabrochara el botón de los pantalones, incluso se movió un poco, impaciente, pero él la sujetó. Si no se estaba quieta, explotaría de deseo-. Me parece que no lo entiendes, Willow. He dicho que no, gracias.
    Willow frunció el ceño.
    – Mike, es lo que tú querías. Dijiste…
    – Tú me convenciste de que estaba equivocado. Vivir con alguien no significa nada. No es un compromiso. Lo que tú y yo sentimos el uno por el otro se merece algo más. Se merece una promesa de amor eterno. Yo te pedí que te casaras conmigo. ¿Qué ha pasado con el «me lo pensaré»?
    ¿Cómo podía hacerle aquello? ¿Cómo podía estropearlo todo?
    – ¿Es que no te das cuenta, Mike? Yo voy a vivir en Londres, tú en Maybridge. Podríamos estar juntos los fines de semana. Podrías venir a Londres algunas veces. Pasaríamos tres o cuatro noches juntos a la semana.
    – Es un concepto interesante. Pero hay que pensárselo. Y ahora, ¿por qué no volvemos al asunto de la ropa?
    – ¿Qué asunto?
    – Intento aguantar, pero no soy de piedra, cariño -susurró él, mirando descaradamente sus pechos desnudos.
    Willow se apartó entonces y volvió a ponerse la camiseta. ¿Cómo podía hacerle eso?
    Pero no era culpa de Mike. Era culpa suya.
    A su lado, en la hierba, su móvil empezó a sonar. Llevaba días evitando llamadas, pero en aquel momento cualquier cosa era mejor que hablar con Mike.
    – ¡Sí!
    – ¿Willow?
    – ¡Crysse!
    – Willow, tengo que decirte una cosa. Es tan increíble… -su prima estaba llorando.
    – ¿Qué te pasa, Crysse?
    – Nada. Todo es perfecto. Ojalá estuvieras aquí. Estamos en Santa Lucía…
    – Lo sé. ¿Lo estáis pasando bien?
    – Sí. Pero… no sé cómo decirte esto.
    – Dilo, Crysse. Di lo que sea.
    – Sean me ha pedido que me case con él. Vamos a casarnos aquí…
    – ¿Qué pasa? -preguntó Mike.
    – Crysse y Sean van a casarse.
    – ¿Willow? -la llamó su prima.
    – Perdona, le estaba dando a Mike la noticia.
    – ¿A Mike? ¿Es que habéis vuelto? ¡Eso es maravilloso! Sean quería que él fuera el padrino, pero yo le dije que era imposible… ¡Pero ahora podéis venir!
    Mike estaba oyendo los gritos y le quitó el teléfono de las manos.
    – Crysse, ¿cuándo es la boda…? Allí estaremos. Sí, no te preocupes, hablaré con Sean… Y felicidades.
    – Gracias -dijo Willow cuando colgó, tomando su mano.
    – ¿Por qué?
    – Porque esto es obra tuya. No sabes lo que significa para mí… Gracias -murmuró. Después, apartó la cara para que no viera que estaba emocionada-. Está empezando a hacer frío.
    – Y mañana es un gran día para ti.
    – Sí -dijo ella. Willow intentó apartar la mano, pero él no la soltaba.
    – ¿Estás llorando?
    – Claro que no. ¿Por qué iba a llorar?
    – De felicidad -sonrió Mike, secándole las lágrimas con la mano-. O eso, o se te ha roto un grifo.
    – No…
    – ¿Qué?
    – No me hagas reír.
    – Ni se me ocurriría -dijo él, apretándola contra su pecho-. Venga, llora lo que quieras. Te sentirás mejor.
    Por un momento, Mike pensó que ella iba a sucumbir a la tentación y soltar todo lo que llevaba guardado durante días. Y, por un momento, sintió que él quería hacer lo mismo. Pero entonces Willow se puso de pie.
    – ¿Seguro que no te importa ir a Santa Lucía?
    – Claro que no. Es mi obligación. Y si a última hora se arrepiente, no le aconsejaré que salga corriendo. Le diré que, por experiencia, lo mejor es quedarse y hacer que el matrimonio funcione.
    – Supongo que yo debería hacer lo mismo por Crysse. Pero ella no es tan tonta como yo.
    – Tú no eres tonta. El tonto soy yo -dijo Mike. Willow iba a discutir, pero él la tomó por la cintura y la empujó hacia la casa-. Vete. Yo limpiaré todo esto. Te despertaré mañana por la mañana.
    – Tenemos que hablar con Emily…
    – Yo lo haré.
    – Al menos, no tendremos que hacer las maletas.
    – No, es verdad.
    Sus maletas estaban hechas, esperando una luna de miel que no había tenido lugar.
    Willow caminó despacio hacia la casa. Necesitaba a Mike. Lo necesitaba a su lado, sujetando su mano, pero él tenía razón. Tenían que aclarar dónde iban y lo que querían. Y ella tenía que hablar con su familia. Hacer las paces con su madre.
    Antes de marcar el número, tuvo que respirar profundamente.
    – ¿Mamá? Soy Willow. Perdóname…

    Mike guardó las cosas en la cesta y se apoyó en el árbol, pensando en su futuro. Unos segundos después, en la oscuridad apareció un punto de luz. Willow estaba en la casa. La imaginaba preparándose para su gran día, el almuerzo con Toby Townsend del Globe. Se merecía una oportunidad. No creía que, al final, fuera tan importante, pero era ella quien tenía que decidir eso.
    Tenía que descubrir que lo más importante era lo que había en su corazón.
    Mike sacó su móvil y marcó un número.
    – ¿Papá? Soy Mike. Perdóname…

    – ¿Qué tal ha ido?
    Mike la había llamado al Globe para decirle que no volviera a la residencia y se encontrase con él en el aeropuerto de Heathrow. Él mismo había ido a buscar sus maletas y los pasaportes.
    – No sé. Ha sido un día frenético, extraño.
    Las oficinas de El Globe estaban situadas en una especie de enorme almacén, lleno de mesas y de gente. Un sitio en el que no cabría un gato. En el Chronicle tenían un gato. Vivía en la oficina y todo el mundo lo mimaba.
    – Era de imaginar.
    – ¿Por qué nos vamos tan pronto? La boda es el sábado y Emily nos necesita.
    – Es el único vuelo que he podido conseguir -dijo Mike-. No te preocupes por Emily. Jake se ha apuntado para pintar y yo he obligado a Cal a que se presente voluntario. Ah, y Jake le ha dicho a la tía Lucy que lo de la entrevista tendrá que esperar un par de semanas.
    – ¿Semanas? Creí que solo íbamos a Santa Lucía a pasar el fin de semana.
    – Está muy lejos para ir solo un fin de semana y tú no empiezas en el periódico hasta el mes que viene.
    – No…
    – Le he dicho que la llamarías -la interrumpió Mike, colocando las maletas en la cinta-. Que la harás famosa. ¿O a Toby Townsend no le ha hecho mucha gracia el artículo sobre el pueblo?
    Había estado interesado, muy interesado. No en el tema del pueblo, sino en las revelaciones de la tía Lucy sobre lo que había ocurrido en las camas de todos los vecinos durante medio siglo. Su ángulo era bien diferente del que Willow había pensado. Toby quería escándalos, secretos. Debía hacerse amiga de la anciana y sacarle todos los detalles. Sería como quitarle un caramelo a un niño. Desgraciadamente, nunca más podría volver a mirarse en el espejo.
    Willow era incapaz de hacerlo.
    – Los billetes, Mike.
    – ¿Te pasa algo? -preguntó él.
    – No -contestó Willow, sin mirarlo.
    Se sentía incómoda. No le había dado el nombre del pueblo, pero había estado charlando con la secretaria de Toby durante el almuerzo y mencionó la residencia para huérfanos. El director de un periódico como el Globe no tardaría nada en descubrir dónde estaba. Y menos en encontrar a otra persona que hiciera el trabajo sucio.
    Había creído que iba a trabajar en un periódico respetable, no en uno cuyo objetivo era sacar los trapos sucios de gente honrada.
    Advertiría a Lucy, la pondría en guardia. No, eso era absurdo. La pobre mujer nunca lo entendería. Tenía que advertir a Jake. Él sabría qué hacer.
    – Mike, tengo que ir al cuarto de baño.
    – Ahora entiendo por qué tienes tan mala cara -sonrió él-. Nos veremos arriba, en el control de pasaportes -añadió-. ¿Willow?
    – No te preocupes, cariño, no voy a salir corriendo Vamos a la boda de Crysse, no a la nuestra.
    – Vaya, gracias.
    Willow salió corriendo al cuarto de baño» buscó en su bolso el teléfono de Jake y marcó el número con manos temblorosas.
    – ¿Willow? Creí que estabas de camino a las Antillas.
    – Estaré en el avión en veinte minutos. Escucha, tengo que decirte algo.
    Jake la escuchó sin interrumpir.
    – No te preocupes. La tía Lucy necesita tomarse unas vacaciones y yo me encargaré de que lo haga. Y, por cierto, buena suerte en tu gran día.
    – Gracias.
    ¿Su gran día?
    Willow colgó, un poco sorprendida, pero dejó de pensar en el asunto.
    En aquel momento, su problema era convencer a Mike de que no iba a rechazar la oportunidad de su vida por él.
    Después de haberlo dejado en el altar, después de haber elegido su carrera… En realidad, no lo había abandonado porque él no estaba en la iglesia, pero eso había sido un golpe de suerte. Pero sí había abandonado a su familia, a los trescientos invitados y una tarta para quinientos.
    Después de eso, a Mike le costaría trabajo creer que lo había abandonado todo por una anciana con la que solo había hablado durante diez minutos.
    Tenía que convencer a Mike de que era Toby Townsend quien había cambiado de opinión. Que no quería contratar a una periodista cuya imaginación no iba más allá de un artículo sobre las cosas que pasaban en un pueblo.

Capítulo 9

    – ¿Qué vas a ponerte?
    Crysse, que no había parado de hablar durante una hora, llena de felicidad y llena de planes para la boda, se paró durante un momento. Estaba esperando la versión de Willow de lo que había ocurrido el sábado. Todos los detalles. Incluyendo cómo habían terminado juntos de nuevo. Y, si estaban juntos, por qué dormían en habitaciones separadas.
    Su prima debería preguntarle eso a Mike. Había sido idea suya. Willow sospechaba que era una forma de decirle «cásate conmigo o duerme sola». Quizá esperaba que las cálidas noches tropicales la hicieran ponerse de rodillas.
    Y ella ya estaba de rodillas. Ni boda, ni trabajo en el Globe.
    Pero de ninguna forma pensaba aguarle la fiesta a Crysse. Ni arriesgarse a que le contara la verdad a Mike. Por eso evitaba el tema.
    – ¿Te has comprado un vestido?
    – Aún no. Quería esperar a que llegases. Me gustaría que fuéramos de compras mañana.
    La feliz novia dejó que la distrajera, pero su mirada le decía que sería solo temporalmente.
    – Estupendo. ¿Dónde ha dicho Sean que llevaba a Mike?
    Los dos habían desaparecido en cuanto dejaron las maletas en la habitación.
    – Habrán ido a alquilar un barco o algo así. Sean estaba loco por ir a pescar, pero a mí no me apetecía… -empezó a decir Crysse, mirando el reloj-. Pero seguro que ahora están en el bar, esperándonos.
    – Qué bien. ¿Cuándo llegan la tía Grace y el tío Jack?
    – El viernes… Mira, ahí es donde vamos a casarnos, en el cenador. ¿A que es precioso?
    Unos segundos después, llegaban a la piscina, donde Sean y Mike las esperaban sentados en el bar.
    – ¡Por fin! -exclamó Mike.
    – ¿Todo preparado? -preguntó Crysse.
    Sean le susurró algo al oído y su prima soltó una carcajada.
    Willow se acercó a la balaustrada que daba al mar.
    – ¿Cansada? -le preguntó Mike, acercándose.
    – Un poco -contestó ella. Mucho, en realidad. Había intentado dormir en el avión, más para no tener que hablar con él sobre el trabajo en el Globe que por otra cosa. Pero el cansancio empezaba a hacer aparición.
    – Come algo. Te ayudará a superar el cambio de horario.
    – Ya.
    – O quizá quieres estar sola.
    – No… sí… Lo siento, Mike. Ha sido un día muy largo.
    Él se inclinó para besarla en la frente.
    – No te disculpes. Te despertaré al amanecer para ir a nadar.
    – Eso suena bien.
    Willow no se movió. No quería marcharse, quería estar con él. Pero no podía decirlo… Mike había elegido un mal momento para ponerse serio sobre las relaciones extra matrimoniales. Lo necesitaba tanto pero ¿cómo podía decirle que se casaría con él después de lo que había pasado?
    – Seguramente, será la única oportunidad que tenga de ir a nadar. Crysse quiere que vaya con ella mañana a comprar el vestido.
    – Muy bien.
    – Y vosotros podéis ir a pescar.
    – ¿A pescar?
    – ¿No es lo que pensabais hacer mañana Sean y tú? Pero ten cuidado de no caerte por la borda.
    – Lo intentaré -sonrió Mike, besándola de nuevo en la frente-. Buenas noches, cariño. ¿Has llamado a tu madre para decir que has llegado bien? Sigo teniendo tu móvil en la bolsa de viaje.
    Los móviles habían tenido que pasar por el aparato de rayos X del aeropuerto y después, Mike los había guardado distraídamente en su bolsa.
    – No hace falta -dijo Willow-. La llamé desde el teléfono de mi habitación nada más llegar.

    Quizá era porque habían pasado varios días desde la última vez que durmió en una cama de verdad o quizá su mente se apiadó de ella y dejó de darle vueltas a todo, el caso es que Willow se quedó dormida en cuanto puso la cabeza sobre la almohada.
    Se despertó al escuchar un golpe en la puerta, la luz del amanecer tiñendo el techo de color dorado.
    – ¿Willow, estás despierta?
    Willow no se movió, con los ojos cerrados, pensando en nadar con Mike, sus cuerpos rozándose, tocándose… preguntándose cómo podría soportarlo.
    Si no contestaba, se marcharía. Quizá eso sería lo mejor.

    Mike esperó un momento. Si Willow estaba dormida, no quería molestarla. Pero algo le decía que estaba despierta. Y triste. Que él había vuelto a estropearlo todo.
    Hasta aquel momento, no había dudado de que ella lo amara. Aunque no había acudido a la iglesia, no había sido porque no lo quisiera. Pensó que mantener las distancias sería lo mejor, que una vez que viera a Crysse su entusiasmo por la boda volvería a aparecer.
    Quizá se estaba engañando a sí mismo. El día anterior, en el avión, Willow había dejado claro con su actitud que no quería hablar del trabajo en el Globe. Quizá la idea de lo grande que iba a ser, del salto que iba a dar en su carrera, la había hecho pensar.
    ¿Estaría esperando hasta que Crysse y Sean estuvieran casados para decirle que no tenían futuro?
    Mike se dio la vuelta. Quizá era el momento de que él pensara también. Que dejara de jugar y le dijera que ella era más importante que ninguna otra cosa en el mundo. Que quisiera lo que quisiera, a él le parecía bien.
    Mientras siguiera queriéndolo.

    – ¿De verdad no lo sabe?
    Habían pasado toda la mañana arreglando los papeles para la boda. Sean lo había hecho unos días antes, de modo que sabía qué hacer.
    – No. Y por favor, no se lo digas a Crysse. Estoy empezando a pensar que esto ha sido un error. Si sale mal, prefiero que Willow no sepa nada.
    – ¿Y no crees que se dará cuenta cuando lleguen vuestros padres?
    – Van a alojarse en otro hotel.
    – He estado en fiestas sorpresa, pero una boda sorpresa es algo arriesgado. ¿Cuándo piensas decirle a la novia que va a ser una boda doble?
    Mike había pensado que sería fácil una vez que estuvieran en Antillas. Pero empezaba a pensar que iba a necesitar algo más que unas palmeras y un sol brillante para conseguir su objetivo.
    – Había pensado dejar que descansara un poco antes de sacar el tema.
    – En otras palabras, que me meta en mis cosas.
    Mike negó con la cabeza.
    – Estás dejando a un lado parte de tus vacaciones para ayudarme con el papeleo… así que también es cosa tuya. Y en este momento, agradecería cualquier sugerencia.
    – Yo tenía una playa a la luz de la luna y la seguridad de que Crysse iba a decir que sí.
    – Qué suerte.
    – Sí. Y espero que tú también la tengas. Ahora solo nos falta ir al mercado y comprar un par de peces enormes para convencer a las señoras de que hemos estado de pesca toda la mañana.
    – ¿Y no podemos decirles que volvimos a tirarlos al agua?
    Sean sonrió.
    – A los pescadores les gusta presumir, Mike.
    – Es posible que tengas razón -suspiró él. En ese momento, su móvil empezó a sonar-. Será mi padre para preguntarme qué vuelo deben tomar.
    Mike apretó el botón antes de darse cuenta de que no era su móvil el que estaba sonando. Cuando se dio cuenta de que era el de Willow, escuchó una voz de hombre.
    – ¿Willow?
    – No, Jake. Soy Mike Armstrong. ¿Te importa decirme…?
    – ¡Mike! Estupendo. Dile a Willow que todo está arreglado. He llevado a la tía Lucy a casa de unos amigos, así que no hay por qué asustarse.
    – ¿Asustarse de qué?
    – ¿No te lo ha contado?
    – Hemos estado muy ocupados. ¿Por qué no me explicas de qué no hay que asustarse? ¿Y para qué llamas a Willow?

    – ¿Vas a contarme qué pasó?
    Había sido fácil entretener a Crysse mientras estaban de compras, pero con el traje de novia colgado en el armario y sentadas frente a la piscina, su prima no iba a darse por vencida.
    Pero no pasaba nada.
    Willow había tenido mucho tiempo para pensar qué iba a contarle. El relato hilarante del encuentro en la carretera duró casi una hora. Y después, que a los dos se les hubiera ocurrido esconderse en la residencia…
    Su prima reía, pero no parecía muy convencida.
    – Vale, esa es la versión para el público. Cuando tengas ganas de contarme qué ha pasado de verdad, dímelo. Siempre tendré dispuesto mi hombro para que llores en él -dijo Crysse-. ¡Ay! ¿Qué es eso?
    Sean había aparecido por detrás, con un enorme pez en la mano.
    – Un pez. Podemos cocinarlo para cenar.
    – Ni lo sueñes.
    – ¿Dónde está Mike? -preguntó Willow.
    – Dándose una ducha. Y ahora que os he enseñado lo que hemos pescado, yo pienso hacer lo mismo.
    – Muy bien. Pero la próxima vez compra el pescado en la tienda -sonrió Crysse.
    – Me parece que yo también voy a darme una ducha -dijo Willow-. Y después me echaré un poco. Estoy cansada.
    – Se lo diré a Mike. Aunque a lo mejor, no hace falta. Supongo que sabrá que estás intentando evitarlo.
    – No estoy…
    – Por favor, Willow. Hazte la tonta, pero conmigo no te vale -la interrumpió su prima, mirándola por encima de las gafas de sol.

    Willow entró en su habitación y se apoyó en la puerta. Había subido corriendo para no encontrarse con Mike y estaba sin aliento. No quería enfrentarse con él. Todavía.
    La habitación era fresca y las cortinas se movían con la brisa del mar. Willow frunció el ceño. Ella no había dejado la terraza abierta.
    – Mike…
    – Willow -respondió él, tumbado en la cama, con las manos detrás de la cabeza.
    – ¿Cómo has entrado aquí?
    – ¿Eso importa?
    – No, supongo que no. Creí que estabas duchándote.
    – Eso es lo que le dije a Sean. Quería comprobar si estaba siendo paranoico o de verdad me estabas evitando. Ahora lo sé. ¿Por qué no me lo contaste?
    – ¿Contarte qué?
    – Esta podría ser una conversación muy larga. O muy corta. ¿Podríamos intentar la versión corta, ya que hay tanto que decir?
    – Mike…
    – Te lo pondré fácil. Yo hago las preguntas y tú me das las respuestas. Háblame del trabajo en el Globe.
    – Tú sabes…
    – O quizá debería decir que no tienes trabajo. Que le dijiste a Toby Townsend lo que podía hacer con su precioso trabajo cuando te percataste de lo que tendrías que hacer.
    Willow empalideció.
    – ¿Con quién has hablado?
    – Con Jake. Esta mañana, contesté una llamada de tu móvil por error… -iba a decir «desgraciadamente», pero lo pensó mejor. Bajo su punto de vista, había sido un error muy afortunado-. Quería decirte que la tía Lucy está fuera del pueblo.
    – Menos mal.
    – Y ahora viene la pregunta número dos -dijo Mike, saltando de la cama-. ¿Por qué no me lo habías contado? ¿Por qué no me habías dicho lo del Globe? ¿Lo de la tía Lucy? -preguntó, acercándose a ella. Willow dio un paso atrás y se chocó contra la pared.
    Mike alargó la mano para acariciar su pelo, apartándolo de su cara, dejándola expuesta, vulnerable. Willow no podía esconderse.
    – No podía.
    – ¿Es que no has aprendido nada? Los secretos son corrosivos. Se comen una relación hasta que no queda nada.
    Willow murmuró algo que Mike no entendió.
    – ¿Qué has dicho?
    – Que me daba vergüenza.
    – ¿Vergüenza? ¿Y por qué te daba vergüenza?
    – Estaba dispuesta a echarlo todo por la borda… -empezó a decir ella. Tenía las mejillas coloradas, pero el resto de su cara era de una palidez preocupante-. El hombre al que quiero, mi trabajo en un periódico estupendo, un periódico con corazón, y todo por un salto adelante en un periódico asqueroso que no vale nada…
    – Willow, por favor…
    – Tú me lo advertiste, pero yo creí que era más lista. Ahora sé que no -murmuró ella, secándose las lágrimas-. Mi orgullo ha hecho que me equivocara…
    – No aceptar la propuesta del Globe es un gesto muy valiente, Willow. No esperaba menos de ti.
    – ¿De verdad? ¿Y quién va a contratarme ahora? Quería irme del Chronicle porque no me parecía suficiente y ahora no sé si alguien va a tomarme en serio…
    – Yo te tomo en serio -la interrumpió él-. Muy en serio. El puesto en el Chronicle sigue siendo tuyo.
    – Nunca se debe volver atrás. Es un error. Además, Julie estaba deseando quedarse con mi puesto desde que anunciamos la boda.
    – ¿Por qué? Tú no le dijiste a nadie que pensabas marcharte.
    – Ella asumió que después de casarme no seguiría trabajando porque me quedaría embarazada inmediatamente.
    – Ah, eso. Pues sería muy grosero por tu parte decepcionarla -sonrió Mike. Willow levantó los ojos, esperanzada. ¿Estaba diciendo lo que ella creía que estaba diciendo?-. Entonces, habrá que buscar otro sitio para ti.
    – Sí, ¿pero dónde?
    Era una crueldad tomarle el pelo, pensó Mike. Especialmente cuando había visto todo lo que necesitaba ver en esa mirada.
    – Hay otro puesto vacante en el Chronicle. Y uno de los dos debería tener un trabajo serio, ¿no crees?
    – ¿Qué puesto?
    – Mi padre sigue buscando a alguien que ocupe su lugar.
    Willow se puso rígida.
    – ¡Tú no! ¡No puedes hacer eso, Mike! ¡Prométeme que no lo harás!
    Él se puso la mano sobre el corazón.
    – Tienes mi palabra. Pero entonces solo hay otra persona que pueda hacerlo.
    – ¿Quién?
    – Tú, cariño.
    Willow lo miró, incrédula.
    – Pero… yo no sé nada sobre cómo dirigir un periódico.
    – Sí lo sabes. Y lo probaste ayer. Lo primero que hay que tener es corazón. Cualquier persona puede llevar la contabilidad y el resto son pequeños detalles. Mi padre estará encantado de quedarse hasta que los conozcas todos.
    – ¿Has hablado con él?
    – Hace una hora.
    – ¿Y de verdad cree que yo…,? Pero, Mike, tu padre quería que el periódico siguiera siendo de la familia… No, ahora lo entiendo. Tu padre cree que así volveremos a estar juntos…
    – Es posible -dijo Mike. Su padre, después de todo, era un romántico incurable-. Debería haber imaginado que tú te darías cuenta de la estrategia -añadió, tomando su cara entré las manos-. Mi padre quiere que sea un Armstrong quien dirija el periódico, alguien que se lo deje a la próxima generación. Si quieres el trabajo, cariño, me temo que tendrás que casarte conmigo.
    Willow miró aquella cara tan querida y vio las arruguitas alrededor de sus ojos, el hoyito que se formaba en su mejilla cuando reía.
    – Michael Armstrong, esta es la proposición de matrimonio más horrorosa que nadie ha hecho nunca.
    – Desde luego que sí -sonrió él-. Pero me da igual. ¿Cuál es tu respuesta?
    – No podría ponerse por escrito. ¿Por qué no empezamos otra vez?
    – ¿Quieres casarte conmigo?
    – Sí -contestó Willow-. Por favor.
    – Qué niña tan educada. Tu madre se sentiría orgullosa de ti -rio Mike. Ella respondió con una palabra que haría que su madre se desmayase-. Vale. Ahora que está decidido, será mejor que vuelvas a ponerte esto -añadió, sacando el anillo del bolsillo de la camisa.
    – Creo que deberías besarme antes de que me ponga a llorar.
    – Pienso hacer mucho más que eso, cariño. Pero hay una cosa más que tenemos que solucionar. Sobre la boda.
    – ¿No podríamos escaparnos?
    – Eso ya lo hemos hecho. He pensado que el sábado podríamos celebrar una doble ceremonia.
    – ¿El sábado? ¿Con Crysse y Sean? Pero…
    – Tus padres y los míos llegarán mañana por la mañana. Tu madre traerá tu vestido. Sean y yo hemos pasado toda la mañana arreglando el papeleo.
    Willow abrió la boca, pero no pudo decir nada.
    – Tú… Lo hiciste antes de saber nada sobre el trabajo, ¿verdad?
    – El optimismo es herencia familiar.
    – Me encanta el optimismo. Y te quiero, Michael. Viviría contigo en una choza, comiendo pan y cebolla.
    – Mejor no. Pero podemos vivir en mi casa durante un tiempo -sonrió él, besándola suavemente en los labios-. Hasta que la maternidad nos obligue a buscar un sitio más grande…
    – ¿Maternidad?
    – ¿Eso no te lo había dicho? No solo tendrás que dirigir el periódico, también tendrás que suministrar una nueva generación.
    – Parece que voy a estar muy ocupada.
    – Cuenta con ello. Pero no te preocupes. Yo estoy encantado con ayudar en esa parte del plan.
    – Eso no suena mal. Pero cuando dices eso de buscar un sitio más grande…
    – Cuando digo grande, me refiero a algo suficientemente grande. Para nosotros, la próxima generación, los juguetes, los peces de colores…
    Aquella vez, cuando la besó, Mike dejó bien claro que el momento de hablar había terminado.

    Willow y Mike y Crysse y Sean se colocaron bajo un cenador blanco cubierto de flores tropicales. Sin damas de honor y como invitados, solo sus padres y algunos clientes del hotel que decidieron ir a echar un vistazo.
    Hubo muchos brindis y en cuanto pudieron escaparse, Mike llevó a Willow a dar un paseo por la playa, descalzos a la luz de la luna, sus pantalones de color crema subidos por encima de los tobillos, el vestido blanco de ella rozando la arena.
    Cuando llegaron al muelle, Mike la llevó hasta un bote.
    – ¿Nos vamos?
    – ¿Dónde? -preguntó Willow, sorprendida.
    Mike la besó suavemente en los labios antes de tomarla en brazos.
    – Una boda doble está muy bien, cariño, pero no tengo intención de compartir mi luna de miel con nadie. He alquilado un chalé en la costa durante dos semanas.
    – Pero…
    – ¿Alguna objeción?
    – No, es solo que… bueno, voy a necesitar algo más que el traje de novia…
    – ¿Ah, sí? -sonrió él-. ¿Para qué?
    Willow sacudió la cabeza, riendo cuando vio las maletas dentro del bote.
    – Estás empezando a ser un maestro en esto de las escapadas.
    – Estoy mejorando. Pero esta vez, el novio y la novia se escapan juntos.
    Mike la estaba mirando a los ojos y ella tuvo que contener el aliento.
    Willow levantó una mano y acarició la cara del hombre.
    – Juntos es la palabra más bonita que conozco -murmuró, acercando su boca a la de su marido-. No creo que haya ninguna mejor.

Liz Fielding


***

Top.Mail.Ru