Скачать fb2
Engaños Inocentes

Engaños Inocentes

Аннотация

    El reloj biológico de Amanda Fleming, una rica empresaria a punto de cumplir los treinta años, le decía que había llegado el momento de ser madre. Quería un hijo, no un marido. Cuando conoció a Daniel Bedford, propietario de una sonrisa muy sexy y unos preciosos ojos azules, empezó a fantasear sobre él como el futuro padre de su hijo.
    Amanda había puesto en marcha su plan dejando que Daniel creyera que era una secretaria. Pero no había pensado en la posibilidad de enamorarse. Antes de que pudiera confesarle quién era en realidad, y decirle que quería un hijo y una alianza de matrimonio, descubrió que él también la había estado engañando. Para entonces era demasiado tarde: estaba embarazada…


Liz Fielding Engaños Inocentes

    Título Original: The baby plan

CAPÍTULO 1

    – ¿UN NIÑO? ¿Que has decidido tener un niño? – Amanda Garland Fleming no decía nada; simplemente esperaba que Beth recuperase la mandíbula inferior del suelo-. ¿Perdona? – la expresión de la joven era de incredulidad-. ¿No te falta algo para eso? ¿Un marido, por ejemplo? ¿O un novio? Ni siquiera sabía que estabas saliendo con alguien – añadió, mirando el calendario-. No será el día de los inocentes, ¿verdad?
    Siempre directa al grano. Así era Beth.
    Como la pregunta era puramente retórica, Amanda la ignoró.
    – ¿Te importaría pedirle a Jane que saliera a comprarme estos libros cuando tenga un momento?
    Beth levantó las cejas, mientras leía la lista de títulos sobre el embarazo y la educación infantil.
    – ¿Un poco de lectura nocturna?
    – Un poco de investigación. Quiero enterarme bien del tema.
    – Esperemos que, «cuando te enteres bien del tema», recobres el sentido común. Incluso puede que te des cuenta de que hay un pequeño fallo en tu plan. Para tener un niño hacen falta un hombre y una mujer, querida; ni siquiera el famoso talento organizador de Amanda Garland es capaz de conseguir un milagro.
    – Al contrario. Los avances científicos aseguran que el hombre es cada día más prescindible.
    Los ojos de Beth brillaron, traviesos.
    – Prescindible, pero divertido.
    Amanda no pensaba discutir aquello.
    – Los libros, por favor. Y ácido fólico.
    – ¿Ácido fólico?
    – Mi médico me ha aconsejado que empiece a tomarlo antes de quedarme embarazada.
    – ¿Ya has hablado con el médico? ¿Y qué ha dicho?
    – Me ha dicho que tome ácido fólico.
    Beth esperó a que Amanda dijera: «No, tonta, es una broma». Pero no fue así.
    – Entonces, ¿es en serio? ¿Vas a tener un niño de verdad?
    Amanda Garland Fleming era una mujer independiente desde los dieciocho años y nunca había lamentado una sola de sus decisiones. Establecida como una mujer de negocios de éxito, había decidido hacer cambios en su vida. Uno de ellos era ampliar su famosa agencia de contratación de secretarias, pero había algo más.
    – Estoy haciendo planes.
    – ¿Planes?
    – Has oído hablar de la planificación familiar ¿verdad? – sonrió Amanda. Todo iba a ser muy sencillo. Quería tener un hijo y, a punto de cumplir treinta años, era hora de hacer lo que a ella se le daba mejor. Planificar algo, ponerlo en marcha y conseguir su objetivo. Nunca había necesitado un hombre para nada y los avances de la ciencia aseguraban que tampoco lo necesitaría para ser madre.
    La expresión de Beth, sin embargo, sugería que ella no estaba de acuerdo.
    – Hablas de tener un hijo como si fuera un paso más en tu carrera. ¿Tú sabes las responsabilidades que trae consigo la maternidad?
    – Sí. Por eso estoy haciendo planes. Estoy dándole vueltas al asunto de la niñera.
    – ¿Niñera?
    – ¿Tienes idea de lo difícil que es encontrar buenas niñeras? Mi cuñada no dará a luz hasta enero, pero ya está haciendo entrevistas. Por cierto, esa es un área que necesita urgentemente los servicios de la empresa Garland.
    Beth aprovechó la oportunidad para cambiar de conversación.
    – Amanda, tenemos más trabajo del que podemos controlar solo con la formación y contratación de secretarias – se quejó. Amanda la miraba sin decir nada-. Necesitaríamos una oficina más grande, más personal…
    – Las oficinas del piso de abajo quedarán libres dentro de un mes.
    – Es un mercado especializado…
    El intercomunicador conectado con recepción sonó en ese momento.
    – El chófer quiere saber cuánto tiempo tiene que esperar, señorita Garland. El policía ya le ha llamado la atención.
    – Bajo ahora mismo – dijo ella, colgándose al hombro el ordenador portátil.
    – ¡Amanda! No puedes marcharte…
    – Seguiremos hablando el lunes. Solo te lo he contado porque quiero que hagas dos cosas por mí – dijo, dirigiéndose a la puerta-. Primero, quiero que busques la regulación contractual para niñeras profesionales. Entérate de lo que puedas sobre formación, cualificaciones, salarios y ese tipo de cosas.
    – ¿Y lo segundo?
    – Llama a este número – contestó, sacando una tarjeta del bolso- y pide una cita para mí. Es una clínica de fecundación artificial.

    Daniel Redford, apoyado en el Mercedes, miraba las oficinas de la Agencia de Secretarias Garland. Las fabulosas chicas Garland. Eran famosas por ser las mejores cualificadas de toda la ciudad, pero la puntualidad no debía ser una de sus virtudes, pensaba.
    – ¿Va a estar aquí mucho tiempo? – preguntó el guardia, que ya había pasado por allí un par de veces. Antes de que pudiera contestar, la puerta de la agencia se abrió y una mujer se acercó al coche.
    – Siento mucho haberle hecho esperar – se disculpó Amanda. Daniel tuvo oportunidad de ver un cabello oscuro, liso y brillante, un par de ojos grises y una sonrisa por la que se hubiera hecho perdonar hasta el mayor de los pecados-. Me he liado a última hora.
    Su voz era suave y un poco ronca y le causaba un extraño efecto. Cuando Daniel la miró a los ojos, sintió que el suelo se abría peligrosamente bajo sus pies.
    A él podía liarlo cuando quisiera, pensaba.
    Cuando le abrió la puerta del coche, el efecto mareante de aquella mujer aumentó al ver un par de piernas envueltas en medias de seda negra bajo una falda que apenas asomaba por debajo de la chaqueta gris, unas piernas que se extendían casi hasta el infinito, gracias a los zapatos de tacón alto. El policía se fijó también y le sonrió como diciendo: «menuda suerte».
    Daniel se aclaró la garganta.
    – No se preocupe. Hoy andamos todos de cabeza.
    – ¿Ah, sí?
    Amanda estaba colocando sobre el asiento su ordenador portátil y, cuando se dio cuenta de que el chófer seguía sin cerrar la puerta, levantó la mirada. Un par de ojos azules la dejaron momentáneamente clavada en el asiento.
    Y eso fue antes de que el hombre sonriera. No era una sonrisa de anuncio. Era una sonrisa conspiradora, ladeada, corno la de un pirata.
    Desde luego, pocos hombres podían compararse con él físicamente. Le sacaba más de una cabeza, tenía unos hombros que parecían capaces de soportar todos los problemas del mundo y una estructura ósea que le daba carácter a su rostro. Era un hombre lleno de atributos. Y sus ojos eran verdaderamente poco comunes. Si hubiera estado buscando un hombre en lugar de un donante de es- perma, no encontraría una proposición más atractiva.
    – Póngase el cinturón de seguridad, por favor – dijo él, antes de cerrar la puerta.
    – ¿Qué? Ah, sí, claro – murmuró Amanda, absurdamente mareada-. ¿Por qué andan hoy de cabeza? – preguntó, cuando el atractivo chófer se sentó frente al volante. Le interesaba el tema. Prestar atención a los detalles era lo que le había ganado reconocimiento en el mundo de los negocios.
    – Porque nos falta gente – explicó él-. El conductor que tenía que venir a buscarla ha tenido que ir urgentemente al hospital.
    – ¿Un accidente?
    – No sé si llamarlo así – sonrió el hombre-. Su mujer va a tener un niño.
    Un niño.
    La palabra provocó una sensación de ternura en su interior. Era una sensación nueva para ella. Amanda solía comportarse como una sensata em- presaria porque era la única manera que conocía de hacer las cosas. Beth era la tierna. La que se enamoraba todos los días, la que suspiraba cada vez que veía un niño. Ella había creído ser inmune.
    Pero cuando su hermano le había dicho que su mujer y él estaban esperando un hijo, había sentido un extraño vacío en su corazón. Por eso, seguramente, se había encontrado a sí misma en la sección de niños de unos grandes almacenes aquella misma tarde, buscando un regalo para su futuro sobrino.
    Había pensado comprar un peluche, pero entonces había visto un par de diminutas botitas de niño. Blancas y tan suaves como el algodón. Y su corazón se había encogido.
    Un niño.
    – ¿Es el primero? – preguntó, con una voz que ni ella misma reconocía.
    – El cuarto.
    Cuatro hijos. Amanda se encontró a sí misma imaginando cuatro bultitos blancos con ojos azules y sonrisa de pirata. Le estaba ocurriendo desde hacía semanas. La palabra «niño» despertaba toda clase de fantasías.
    – Cuatro hijos y sigue necesitando que su marido sostenga su mano. Es patético – dijo, irónica. Qué romántico, pensaba en realidad.
    Daniel volvió la cabeza y vio que su encantadora pasajera estaba sonriendo.
    – A mí me parece que es él quien necesita que sostengan su mano – dijo, sonriendo también. Una hora antes, Daniel renegaba de la mujer de su empleado por haberse puesto de parto aquel día, obligándolo a cancelar una reunión e ir a buscar a la cliente él mismo. Pero, de repente, veía las cosas de forma filosófica-. Los hombres somos unos gallinas.
    – Si usted lo dice – sonrió ella. Aunque no creía que el pirata fuera un gallina. En absoluto. Ni siquiera la eficiente señorita Garland podía pensar eso. Y algo le decía que aquel hombre sujetaría su mano con fuerza, le secaría el sudor animándola a respirar… «¡Deja de pensar esas cosas inmediatamente!», se dijo a sí misma-. ¿Podremos llegar a Knightsbridge antes de las diez?
    – Lo intentaré, pero no creo que pueda hacer milagros – contestó él. Amanda se dejó caer sobre el asiento. Debería haber salido hacia Knightsbridge inmediatamente, pero tenía que hablar con Beth. Sin su apoyo, todo sería mucho más complicado. La ciencia moderna podía ofrecer solución a sus necesidades, pero no ofrecía ningún extra, ningún detalle tierno-. Tranquilícese. Si la señorita Garland la regaña por llegar tarde, dígale que intente llegar ella a Knightsbridge a estas horas de la mañana.
    «¿La señorita Garland?» ¿No sabía que era ella? Amanda sonrió, encantada.
    – ¿Y de quién debo decirle que es el mensaje?
    Daniel miró por el retrovisor para ver su cara. Solo por ver aquellos labios merecía la pena cualquier cosa. Eran rojos, brillantes y sensuales como el demonio.
    – De Daniel Redford. A su servicio.
    – Se lo diré, señor Redford. Mientras tanto, ya que está a mi servicio, ¿le importaría hacer todo lo posible para que llegue a tiempo al seminario?
    – Lo intentaré – dijo él, pisando el acelerador-. He oído que esa señorita Garland es una vieja insoportable.
    – ¿Ah, sí? – la joven de los labios preciosos parecía sorprendida-. ¿Y quién le ha dicho eso?
    – Eso es lo que dicen. Insoportable y eficiente con mayúsculas. ¿Es usted nueva en la agencia?
    – Pues… no – contestó la «vieja insoportable», preguntándose cuál sería su reacción si le dijera la verdad. Pero aquello era más divertido-. Llevo con ella mucho tiempo.
    – Ah, entonces la conocerá bien. ¿Cómo es?
    – Creí que usted lo sabía todo sobre ella.
    – Solo cotilleos – se encogió él de hombros.
    – ¿Y los cotilleos dicen que es una vieja insoportable? No, espere, una vieja eficiente.
    – Y muy rica, me imagino, si contrata un coche con chófer para que se desplacen sus secretarias.
    Se lo estaba inventando, pensaba Amanda. Solo para hablar de algo. El descubrimiento la hizo sonreír.
    – La señorita Garland exige un nivel muy alto en todo.
    – Ah, entonces supongo que no aprobaría que una de sus chicas charlase con un simple chófer, ¿no?
    – ¿Es usted simple? – bromeó ella.
    ¿Que si era simple? No era la respuesta que Daniel esperaba, pero era la que se merecía. Esa clase de comentario haría que cualquier chica se sintiera incómoda. No era forma de tratar a una cliente, aunque fuera otra persona quien pagara la factura.
    Además, su pasajera no era ninguna niña, era una mujer muy hermosa y segura de sí misma, demasiado madura como para contestar a una insinuación tan rústica. Tendría que ser original para captar su atención. Y se le ocurrió pensar que había pasado mucho tiempo desde la última vez que había conocido a una mujer capaz de captar la suya.
    – No sé si soy simple. Lo que sí sé es que, de niño, era un simple gamberro – sonrió.
    – ¿En serio?
    – Sí. Pero ahora soy un ciudadano modelo.
    – Ya.
    Ese «ya» estaba lleno de dudas y Daniel soltó una carcajada. Flirtear era como montar en bicicleta; al principio uno se encontraba un poco incómodo, pero después resultaba fácil.
    – ¿Y usted?
    «Bonitos dientes», pensó Amanda, mirando el reflejo en el retrovisor. Después se regañó a sí misma por fijarse demasiado.
    – ¿Que si soy una ciudadana modelo?
    – Eso lo doy por supuesto. Después de todo, es usted una chica Garland, muy capacitada, muy eficiente y guapísima.
    Amanda sonrió. Las relaciones públicas de la agencia funcionaban. Era esa imagen de calidad la que pensaba explotar al máximo para sus planes de expansión.
    – La señorita Garland es una mujer muy exigente.
    – Las viejas insoportables suelen serlo – dijo él. Daniel observó por el retrovisor que ella estaba a punto de formular una protesta, pero pareció pensárselo mejor y sonrió como si, secretamente, estuviera de acuerdo con la opinión sobre su jefa, aunque no quisiera decirlo en voz alta-. ¿Cómo llegó a ser una de las famosas chicas Garland?
    Amanda sonrió de nuevo. Garland era el apellido de su madre y ella misma había sugerido que lo usara en lugar de Fleming, por si las cosas no iban bien con la agencia. Al principio, le había molestado su falta de confianza, pero poco después una periodista había usado el término «chicas Garland» para describir a las educadas, profesionales y cualificadas secretarias que ella entrenaba y el nombre había empezado a hacerse conocido.
    Aunque no pensaba contarle aquello a su sonriente chófer. Por muy atractiva que fuera su sonrisa, por muy bonitos que fueran sus ojos.
    – Estudié secretariado para ayudar a mi padre y, cuando él dejó de necesitarme, busqué trabajo en la agencia – contestó. Y era, en parte, verdad.
    – Supongo que si hay que trabajar para alguien, lo bueno es trabajar para el mejor.
    – ¿Incluso si la jefa es una vieja insoportable? – preguntó ella, mirando los ojos del hombre por el retrovisor.
    – ¿No tiene otras ambiciones, además de ser secretaria?
    – ¿Usted siempre ha querido ser chófer? – devolvió ella la pregunta.
    Se lo merecía, pensaba Daniel. En realidad, los dos trabajaban para otros a tanto la hora. – En mi trabajo se conoce gente interesante.
    – En el mío también.
    Había algo en su voz, algo suave y cálido que le llegaba dentro. Volvió a mirar en el espejo, pero lo único que podía ver eran sus labios generosos, brillantes y muy besables.
    ¿Besables? Aquello se le estaba escapando de las manos. Daniel se puso unas gafas de sol y decidió que era más inteligente concentrarse en el coche que tenía delante.
    – A veces incluso me dicen su nombre – dijo, sin embargo.
    – ¿Ah, sí? – Amanda se había preguntado cuánto tiempo tardaría en preguntarle su nombre y estaba deseando decirle: «Soy Amanda Garland, la vieja insoportable». Pero no lo hizo-. Me llamo Mandy Fleming.
    – ¿No es ese el nombre de la vieja? – preguntó. Él sabía quién era, pensaba Amanda. Y le había estado tomando el pelo-. ¿No es el nombre de su jefa? Mandy es el diminutivo de Amanda.
    Amanda suspiró, aliviada. Aunque no sabía por qué.
    – Todo el mundo la llama señorita Garland – contestó. Excepto Beth, la primera secretaria que había contratado para su agencia y que pronto se había convertido en su mano derecha.
    – Nadie se atreve a llamarla Mandy, ¿eh?
    – En la oficina, no.
    Daniel dejó de hablar durante un rato y se concentró en salir de Londres a la mayor velocidad posible. Amanda encendió el ordenador y se dispuso a trabajar, pero le resultaba difícil concentrarse.
    Miró por la ventanilla el tedioso paisaje gris mientras pasaban por Chiswick. No había nada allí que la distrajera, de modo que volvió a admirar la espalda de Daniel Redford. No llevaba uniforme de ningún tipo. La empresa de alquiler de coches Capítol aparentemente vestía a sus conductores con caros trajes de chaqueta y corbatas de seda.
    Un traje que, a Daniel Redford, le quedaba perfectamente. Su pelo castaño claro estaba muy bien cortado y tenía un bonito perfil. Mandíbula cuadrada, pómulos altos y nariz imperfecta, pero muy masculina. Sus manos eran grandes, de dedos largos y uñas cuidadas. Sujetaba el volante con ligereza, pero parecía un hombre capaz de controlar cualquier cosa que tocara…
    – ¿Trabaja para la compañía desde hace mucho tiempo? – preguntó, para cambiar la extraña dirección que estaban tomando sus pensamientos.
    – Veinte años.
    – ¿De verdad? – preguntó. El hombre sonrió. Era un rompecorazones, de eso estaba segura-. Debe de gustarle mucho su trabajo.
    – Sí. Además, se reciben buenas propinas. El otro día me dieron dos entradas para el nuevo musical que se acaba de estrenar en el teatro.
    – Eso sí que es una buena propina. He oído que las entradas están a precio de oro – dijo Amanda. Enseguida pensó que parecía que lo estaba animando a invitarla. Y quizá lo estaba haciendo…
    – ¿Y qué tal, le gustó?
    – No tengo ni idea.
    – ¿No le gusta el teatro?
    Quizá era a su mujer a quien no le gustaba. No llevaba alianza, pero Amanda dudaba de que un hombre tan atractivo como él estuviera soltero.
    – Las entradas son para la semana que viene – contestó él-. ¿A usted le gusta el teatro?
    – Me encanta – contestó. Daniel empezó a hablar sobre una obra que había visto el mes anterior-. Yo también la vi. Un montaje estupendo, ¿verdad?
    Hablaron durante un rato sobre el teatro y Amanda se dio cuenta de que sus gustos eran muy similares. Sería un ex gamberro, pero parecía un hombre educado.
    – Fui al concierto de Pavarotti en el parque el año pasado – dijo él poco después-. Estuvo lloviendo toda la tarde, pero mereció la pena. ¿Le gusta la ópera?
    – Sí. Yo también estuve en ese concierto. ¿Y el ballet?
    Él arrugó la nariz.
    – No. Lo siento. En la ópera hay pasión, en el ballet…
    – Quizá no ha visto el ballet adecuado – dijo ella.
    – Es posible. ¿Le gusta el fútbol?
    – Prefiero el ballet.
    – Quizá no ha visto el partido adecuado.
    Touché.
    – ¿A su mujer también le gusta?
    No había querido preguntar eso. Le había salido sin darse cuenta.
    – ¿Mi mujer? – repitió él.
    – Sí. ¿Le gusta el fútbol? – preguntó Amanda, con el corazón absurdamente acelerado.
    – Nunca he conocido una mujer a la que le guste el fútbol – contestó el hombre, evasivamente-. Bueno, ya estamos llegando.
    – Estupendo – dijo Amanda. Perfecto, maravilloso. Seguía pensando adjetivos, cada vez más subidos de tono. Adjetivos que Beth no habría aprobado en absoluto.
    Estuvieron en silencio durante los cinco minutos siguientes. Amanda, buscando algo que hacer con las manos, se colocó el pañuelo de seda que llevaba al cuello y apagó el ordenador. Cuando Daniel paró frente a uno de los hoteles más exclusivos de Londres, estaba preparada para salir del coche y desaparecer. Solo la determinación de probarse a sí misma que no estaba asustada la mantenía en el asiento, esperando que él le abriera la puerta.
    Daniel se quitó las gafas de sol y salió del coche para ayudarla a salir. Amanda puso su mano en la del hombre y se irguió con el estilo de una modelo. Todo parte del entrenamiento de una «chica Garland», por supuesto.
    – Hemos llegado con dos minutos de adelanto. La vieja no podrá echarle una regañina.
    – Gracias.
    – De nada, señorita Fleming – sonrió él-. Nos veremos esta tarde.
    – ¿Ah, sí?
    – Vendré a buscarla a las cinco.
    Por supuesto. ¿Por qué iba a verla si no? Estaba casado. Pero daba igual. Ella no lo necesitaba para nada. Lo único que tenía que hacer era chasquear los dedos y la mitad de los hombres de la ciudad se pelearían para darle su brazo y cualquier otra cosa que quisiera.
    Desgraciadamente, ella nunca había sentido mucho entusiasmo por los hombres que acudían a su llamada como cachorros, con la lengua colgando.
    – Intentaré que no tenga que esperarme – dijo, antes de dirigirse hacia el hotel, sin mirar atrás.
    Daniel observaba alejarse a Mandy Fleming con una sonrisa en los labios. La forma de caminar de una mujer decía mucho sobre su carácter. La forma de caminar de Mandy Fleming decía que era una mujer segura de sí misma, elegante… pero también le decía otra cosa: se sentía decepcionada porque él no la había invitado al teatro. Ella habría dicho que no, por supuesto, pero quería que se lo pidiera. Daniel sonrió. Las mujeres son como el perro del hortelano, pensaba. Su sonrisa se amplió mientras entraba en el coche.

    La mañana parecía no terminar nunca y la tarde fue aún peor. Amanda tenía dificultades para concentrarse en su discurso sobre los beneficios de la contratación temporal. En cuanto estaba un poco distraída, su mente volvía a aquellos ojos azules, los anchos hombros, las manos grandes y la sonrisa de pirata, todo colocado sobre dos largas y fuertes piernas.
    Dos piernas largas, fuertes y «casadas».

CAPITULO 2

    DANIEL fue a buscar a un cliente al aeropuerto, lo llevó a su hotel en Piccadilly y volvió al garaje. Era como si llevase puesto el piloto automático; solo podía pensar en Mandy Fleming.
    Aquella señorita Fleming era una mujer muy especial. Aquellas piernas. Aquellos labios…
    Daniel recordaba su ropa. Tenía gustos muy caros para ser una secretaria. Incluso para ser una de las famosas chicas Garland.
    Había algo en su voz, en su sonrisa, que le ponía la piel de gallina. Y el aire se había cargado de electricidad cuando tomó su mano para ayudarla a salir del coche.
    Daniel frunció el ceño. Mandy Fleming no era la clase de mujer que se interesaba por un simple chófer. Bien educada, encantadora, era la clase de secretaria que se fijaría en su jefe, no en un empleado. El pensamiento lo hizo sonreír. No pensaba decirle quién era en realidad.
    – ¿Hay noticias del hospital, Bob?
    – Sí, ha sido niña. Y el parto ha sido fácil.
    No había nada extraño en sus palabras, pero el tono lo alarmó.
    – Entonces, ¿cuál es el problema?
    Bob señaló en dirección a la oficina.
    – Sadie ha llegado hace media hora. Está en tu despacho – explicó. Daniel lanzó una maldición-. No está de vacaciones, ¿verdad?
    – No.
    – Ya me parecía a mí – dijo el hombre.
    Ninguno de los empleados del garaje se atrevía a mirarlo mientras se dirigía a la oficina. Y, cuando Daniel vio a su hija, supo por qué.
    Estaba sentada en su sillón, con las botas militares colocadas de forma desafiante sobre el escritorio. Iba vestida de negro de los pies a la cabeza y llevaba el pelo muy corto, teñido de negro azabache. Su cara, por contraste, era completamente blanca, los ojos sombreados en negro, las uñas del mismo color. Parecía Morticia Adams y Daniel tuvo que hacer un esfuerzo para no ponerse a gritar. Como eso era precisamente lo que Sadie quería, decidió que lo mejor era disimular.
    Pero rezaba para que le hubieran dado un día libre en el carísimo internado Dower, donde las niñas de la buena sociedad recibían una exquisita educación. Aunque en el caso de su hija estaban fracasando estrepitosamente.
    – Hola, Sadie – murmuró, mientras se servía un café-. No sabía que estuvieras de vacaciones – añadió, apartando los pies de su hija del escritorio para mirar su agenda-. No, no lo tengo apuntado. Karen me habría dicho que venías…
    – No sabía que tenía que pedir cita para ver a mi padre – replicó Sadie, levantándose. Aquella niña parecía ser diez centímetros más alta cada vez que la veía. Seguramente porque la veía muy poco. Pero eso era elección de su hija. Además de una semana de vacaciones con él en la casa de campo, Sadie solía pasar los veranos con sus amigas del colegio.
    – No tienes que pedir cita para verme. Últimamente, ha sido al revés.
    – Bueno, pues eso va a cambiar. Me han expulsado temporalmente del internado – dijo, desafiante-. Y no pienso volver. No puedes obligarme.
    Daniel lo sabía muy bien. Sadie tenía dieciséis años y, si se negaba a volver al internado, él no podría hacer nada.
    – Tienes exámenes en noviembre – le recordó. El comentario de su hija al respecto le hubiera acarreado una bofetada de su propia madre. Pero Sadie no tenía madre, al menos no una a la que importara una hija adolescente, así que Daniel ignoró la palabrota, como ignoraba su apariencia. Estaba haciendo todo lo posible para escandalizarlo, para enfadarlo. Y lo estaba, pero no pensaba demostrárselo-. Nunca encontrarás trabajo si no terminas tus estudios.
    – Tú nunca te has preocupado de estudiar…
    – A nadie le importaba lo que yo hiciera, Sadie – la interrumpió él-. ¿La señora Warburton sabe que estás aquí?
    – No. Me mandaron a la habitación a esperar que alguien pudiera traerme a Londres. Probablemente piensan que sigo allí. Me las imagino buscándome como locas por todas partes – dijo, irónica.
    Daniel pulsó el intercomunidador.
    – Karen, llama a la señora Warburton y dile que Sadie está conmigo.
    – Muy bien.
    – Y después, encarga un ramo de flores para la mujer de Brian…
    – Ya lo he hecho. Ned Gresham va a hacer su turno – dijo Karen. No era una chica Garland, pero era tan eficiente como ellas. Daniel recordó entonces la sonrisa de Mandy y sus largas piernas. En ese aspecto, Karen no se parecía nada, afortunadamente. Una mujer sexy en un garaje lleno de hombres hubiera sido una complicación-. ¿Le digo que vaya a buscar a la cliente de Knightsbridge a las cinco? – preguntó. No le dijo: «ahora que ha venido tu hija». No tenía que hacerlo.
    Daniel se dio cuenta de que tendría que perder la oportunidad de volver a ver a Mandy Smith. Pero no dejaría que Ned Gresham fuera a buscarla. Con su aspecto de atleta, solía encantar a las mujeres y la idea de que flirtease con Mandy…
    – No. Que vaya Bob.
    – Guapa, ¿eh? – rio Karen, a través del intercomunicador.
    – Relaciones públicas, Karen. Sé simpático con la secretaria y te ganarás a su jefe.
    – ¿Tan guapa es?
    – No me he fijado – contestó él. La mentira fue recompensada con una carcajada de su secretaria. Daniel se volvió para mirar a su hija, recordando lo guapa que era de niña e imaginando la hermosa mujer en que se convertiría cuando dejara de hacerse daño a sí misma-. Vamos.
    – No pienso volver al internado – dijo Sadie, obstinada.
    – No voy a llevarte al internado, pero tampoco pienso dejar que hagas lo que quieras en Londres. Si no quieres volver al colegio, tendrás que buscarte un trabajo.
    – ¿Un trabajo? – repitió ella, sorprendida. Sadie había pensado que tenía la sartén por el mango, pero se daba cuenta de que no era así.
    – Si dejas el colegio, tienes dos opciones. Una de ellas es trabajar para mí. Aunque también puedes ir a la oficina de empleo, a ver si te ofrecen algo.
    – ¿Y cuál es la otra opción?
    – Que llames a tu madre y le digas que te vas a vivir con ella – contestó Daniel. Lo último que quería para su hija era que viviera una existencia vacía y frivola como la de Vickie, pero tenía que ofrecerle esa posibilidad-. Supongo que ella no te obligarfa a trabajar – añadió. La respuesta de Sadie no dejaba dudas sobre sus sentimientos. El desprecio que sentía por su madre hubiera encogido el corazón de cualquiera-. ¿No? Muy bien, no es demasiado tarde para que cambies de opinión.
    – Ya te lo he dicho. No pienso volver al colegio.
    – ¿Te importa decirme por qué? ¿O vas a esperar a que reciba la carta de la señora Warburton? Porque supongo que me escribirá.
    – Sí – dijo ella, sacando un sobre arrugado de la cazadora que tiró sobre el escritorio. Se había puesto colorada, algo que a Daniel no le pasó desapercibido. No era tan dura como parecía y tuvo que hacer un esfuerzo para no abrazarla y decirle que no pasaba nada, que hiciera lo que hiciera él la seguiría queriendo siempre.
    Cuando Sadie pudo reunir coraje para volver a mirarlo, su padre estaba contemplando el garaje como si no tuviera otra cosa en la cabeza más que su flota de coches.
    – Prefiero que me lo cuentes tú – dijo con voz suave, aunque su corazón latía acelerado-. ¿Qué ha sido? ¿Alcohol, chicos? – preguntó, volviéndose hacia ella-. ¿Drogas?
    – ¿Por quién me tomas? – exclamó ella, furiosa. Por una adolescente con una desesperada necesidad de llamar la atención para compensar el hecho de que su madre la hubiera abandonado a los ocho años, pensaba Daniel-. Me han expulsado durante una semana por teñirme el pelo.
    El alivio casi lo hizo reír.
    – ¿Solo por eso? La señora Warburton no es tan dura. Dime la verdad – dijo Daniel, seguro de que no se lo había contado todo.
    Sadie se encogió de hombros.
    – Ya, bueno, cuando esa bruja me llamó a su despacho para decirme que «era una vergüenza para el colegio»… – dijo la joven, imitando el aristocrático tono nasal de la señora Warburton- le sugerí que se diera un tinte porque se le veían las canas.
    Daniel dejó la taza de café sobre la mesa y se dio la vuelta para que su hija no lo viera sonreír.
    – Eso no está bien, Sadie – dijo por fin.
    – Es una hipócrita.
    – Es posible, pero no tienes por qué ser grosera con ella.
    – No debería haber montado ese número solo por el pelo. Cualquier diría que me he hecho un agujero en la nariz o algo así.
    – ¿Eso también está prohibido?
    – Todo está prohibido en ese internado.
    – Tu madre llevaba un agujero en la nariz la última vez que la vi.
    Sadie no dijo nada, no tenía que hacerlo. Daniel sabía que no haría nada que la hiciera parecerse a su madre más de lo que ya se parecía.
    – Bueno, ¿y cuándo empiezo a trabajar?
    Su tono era tan beligerante como su expresión, pero Dan lo sabía todo sobre la rebeldía adolescente; aquel no era el momento para exigir una disculpa. A pesar del numerito de chica dura, sabía que, tarde o temprano, Sadie volvería al colegio. No había que presionarla.
    – Ahora mismo. Venga, vamos a buscar a Bob.
    – Lo estoy deseando – dijo ella, irónica. Aquella iba a ser una semana muy larga, pensaba Daniel. ¿Debería haber intentado convencerla de que volviera al colegio?, se preguntaba. ¿Qué habría hecho su madre? No mucho. Vickie estaba en las Baha- mas con su último amante, con el que había tenido un hijo unos meses atrás y Daniel dudaba de que agradeciera una llamada recordándole que tenía una hija. Su instinto le decía que lo mejor era obligar a Sadie a trabajar y confiar en que una semana enfrentándose con la vida real sería suficiente para que volviera a los libros-. ¿Y qué voy a hacer?
    – Como no sabes conducir, las opciones son limitadas.
    – Sé conducir – replicó ella-. Mejor que mucha gente.
    Eso era cierto. Él mismo la había enseñado. Su hija podía conducir una moto o un coche igual que un adulto.
    – No se puede conducir hasta los diecisiete años, Sadie. Para conducir, hay que tener un permiso – explicó Daniel-. Lo mejor será que hagas lo que te diga Bob.
    – Estupendo – dijo Sadie, mirando al techo-. Trabajar de botones.
    – Si piensas dirigir este negocio alguna vez, será mejor que te enteres de cómo funciona todo. Desde la limpieza de los coches hasta lo más importante.
    – ¿Y quién ha dicho que quiero trabajar en esto?
    – Si no vas a la universidad, no tendrás más remedio.
    – ¿Y para conocer el negocio tengo que limpiar coches? – preguntó ella-. Tú no empezaste limpiando coches.
    – Yo empecé con un coche, Sadie y te juro que no se limpiaba solo.
    – Muy gracioso.
    – Si no te gusta, puedes ir a la oficina de empleo a pedir trabajo.
    – Pero tú eres mi padre. No puedes obligarme a trabajar para… – empezó a protestar ella. La expresión de su padre la obligó a dejar la frase a medias-. Vale. Lo que tú digas.
    – Otra cosa, Sadie. Durante las horas de trabajo, no serás diferente de cualquiera de los empleados. Tendrás los mismos derechos y los mismos deberes. Eso significa que tienes que llegar a tu hora…
    – Puedes traerme tú – lo interrumpió ella.
    – Yo no traigo a mis empleados en coche. El único sitio al que estoy dispuesto a llevarte es al colegio el lunes por la mañana.
    – No te molestes. Hay un autobús.
    – Muy bien – asintió él. Había trabajado veinticuatro horas al día durante muchos años para montar aquel negocio. Por eso no se había dado cuenta de que su mujer buscaba compañía en otros hombres. O quizá había trabajado veinticuatro horas para no tener que soportar a Vickie. Daniel se volvió hacia su rebelde hija-. Y mientras estés aquí, harás todo lo que Bob te diga. Aquí tendrás desayuno, comida gratis en el café de al lado y un mono de trabajo limpio cada día.
    – Estás muy gracioso, papá.
    – Jefe, Sadie. Al menos, mientras estés en el garaje.
    – Lo dirás de broma, ¿no? – preguntó ella, furiosa. Daniel no se molestó en contestar-. Muy bien… «jefe». ¿Cuánto me vas a pagar por hacer el trabajo sucio?
    – El salario mínimo.
    – ¿Y no me vas a dar dinero todas las semanas como antes?
    – ¿Tú qué crees?

    Amanda estaba deseando que llegaran las cinco. Aquel seminario había resultado terriblemente aburrido. O quizá era que su mente estaba ocupada en otras cosas: un par de manos fuertes sujetando un volante, una sonrisa peligrosamente atractiva, unos ojos azules… Era ridículo.
    Pero llevaba todo el día sintiéndose ridicula. El sentido común le decía que lo mejor hubiera sido llamar a la empresa de alquiler de coches para cancelar la vuelta. Pero era demasiado tarde.
    Amanda salió del hotel y buscó a Daniel con la mirada, esperando verlo apoyado en el Mercedes. Cuando vio el coche aparcado se dirigió hacia él sonriendo, pero entonces se dio cuenta de que el hombre que había dentro no era Daniel Redford.
    La sonrisa se borró de su cara inmediatamente.
    – ¿Sí? – preguntó el hombre del Mercedes, cuando ella se acercó.
    – ¿Es usted de la empresa Capitol?
    – Señorita Fleming – escuchó la voz de Daniel tras ella. Amanda se volvió, sorprendida-. He traído otro coche – añadió, señalando un precioso Jaguar color granate-. El Mercedes ha tenido un pequeño accidente esta tarde.
    – Vaya, ¿se ha hecho daño?
    – No era yo quien conducía – sonrió él-. Espero que no le importe ir en un Jaguar.
    – ¿Importarme? Es precioso. Un clásico – contestó Amanda. Quizá el coche no merecía tan desmesurada admiración, pero Amanda tenía que disimular los nervios.
    – Pues me alegro de que le guste porque hay un pequeño problema – dijo Daniel con una de esas sonrisas imposibles-. No hay cinturón de seguridad en el asiento trasero, así que tendrá que sentarse a mi lado.
    – Eso no es un problema. Es un placer – sonrió ella-. Mi padre tenía un coche como este. Pero de color verde oscuro.
    – Lo más lujoso en su tiempo.
    – Sigue siendo un lujo. Una delicia después de un aburrido día de trabajo.
    – Ojalá yo hubiera tenido un día aburrido – suspiró Daniel, sentándose frente al volante.
    – Claro, un accidente siempre es un fastidio.
    – Eso no ha sido lo peor.
    – ¿Hay más?
    – A mi hija la han expulsado del colegio.
    Su hija.
    – Lo siento – dijo Amanda. La sonrisa volvió a desaparecer de sus labios. Tenía una hija. Era lógico. Y si tenía una hija, tendría una mujer. La idea hacía que su corazón se encogiera-. ¿Por qué la han expulsado del colegio?
    – Bueno, en realidad solo la han expulsado durante una semana – suspiró él-. Ha suspendido varias asignaturas y últimamente está imposible – añadió, poniendo el intermitente para salir a la carretera.
    – ¿Cuántos años tiene?
    – Dieciséis – contestó Daniel-. Su madre la abandonó cuando tenía ocho años. Nos divorciamos hace mucho tiempo, pero me temo que mi hija aún no lo ha aceptado.
    – Ah, vaya – murmuró-. Eso es terrible. ¿Qué va a hacer?
    – ¿Con Sadie? La he puesto a limpiar coches en el garaje. Espero que, después de una semana de trabajo duro, decidirá volver al colegio.
    – ¿No debería estar con ella en este momento, en lugar de llevarme de un lado a otro?
    – Debería. De hecho, iba a venir otro chófer a buscarla, pero con la huelga en el aeropuerto todo se ha complicado. No se preocupe. Estoy seguro de que mi hija está encantada de perderme de vista durante unas horas.
    Amanda también estaba encantada.
    – Bueno, tiene todo el fin de semana para convencerla.
    – Eso espero. ¿Sabe que la han expulsado por teñirse el pelo de negro? – sonrió Daniel.
    – ¿Solo por eso?
    – Bueno, no exactamente.
    A Amanda le costó trabajo no reírse cuando él le explicó la verdadera razón.
    – Menuda niña.
    – ¿Sabe una cosa? Creo que eso es lo que hubiera dicho la inefable señorita Garland.
    – Ah, entonces supongo que tendré que tener cuidado o me volveré como ella.
    – Sí – sonrió él-. Cuando las ranas críen pelo.
    – ¿Eso es un cumplido?
    – Usted conoce a la señorita Garland. ¿Qué cree?
    Amanda creía muchas cosas, pero no estaba dispuesta a decírselas.
    – Yo diría que he tenido un día muy aburrido y usted uno terrible. ¿Por qué no paramos en algún sitio para tomar un café?
    Daniel no contestó inmediatamente y, por un momento, Amanda pensó que se había pasado. Después, sin decir nada, tomó una desviación y paró frente a un pequeño y agradable restaurante.
    – ¿Le parece bien este?
    – ¿Sabe leer los pensamientos?
    – Todavía no, pero aprenderé – sonrió él.
    Si pudiera leer los pensamientos, pensaba Amanda, estaría metida en un buen lío.
    – Siéntese, yo llevaré los cafés a la mesa. Me imagino que se ha pasado el día sirviendo café a un montón de ejecutivos.
    – Las chicas Garland no sirven café – replicó ella, con una sonrisa.
    Estar con Daniel era como estar en la montaña rusa, pensaba. Y sabía que la siguiente media hora podría llevarla arriba o abajo. Se sentaron uno frente a otro y, durante unos minutos, ninguno de los dos dijo nada. Amanda se daba cuenta de que había empezado algo que no sabía cómo terminar.
    – Estaba pensando en esas entradas para el teatro – dijo él por fin.
    El móvil de Amanda empezó a sonar en ese momento, pero ella lo ignoró.
    – ¿Entradas?
    El teléfono seguía sonando.
    – ¿No va a contestar?
    Amanda tuvo que sacar el teléfono del bolso.
    – ¿Sí?
    – Amanda, ¿dónde estás? ¡Tienes que volver a la oficina! – la voz de Beth sonaba angustiada.
    – ¿Qué ha pasado? – preguntó, mirando a Daniel por el rabillo del ojo.
    – ¡He hablado con Guy Dymoke!
    – ¿El actor?
    – ¿Actor? No sé si sabe actuar, pero es el tío más guapo que he visto en mi vida…
    – ¿Y? – la interrumpió Amanda.
    – Va a hacer una película en Londres y necesita una secretaria.
    – Bueno, pues búscale una.
    – De eso nada. Quiere hablar con la jefa.
    – ¿Cuándo?
    – Ahora mismo. Está en el hotel Brown. ¿Cuánto tiempo tardarás en llegar?
    Amanda miró a Daniel. El cabello castaño claro, los ojos azules… la montaña rusa estaba descendiendo peligrosamente.
    – Espera. Daniel, perdone pero tengo que ir al hotel Brown inmediatamente. ¿Cuánto tiempo podemos tardar?
    Daniel se había dejado llevar por el instinto con Mandy Fleming, ignorando todas las reglas. ¿En qué estaba pensando?, se decía.
    Si alguna vez se enteraba que uno de sus conductores había hecho algo así, lo despediría sin contemplaciones.
    Al menos era lo que iba diciéndose a sí mismo después de dejarla en un hotel con Guy Dymoke, el hombre con el que cualquier mujer querría pasar una noche.
    Aunque fuera tomando notas a taquigrafía.

CAPÍTULO 3

    – EN LA CLÍNICA me han dicho que tendrás que esperar hasta el mes de noviembre – la informó Beth, después de que Amanda le diera hasta el último detalle de su reunión con Guy Dymoke.
    – ¿Noviembre? – repitió Amanda. Quería tener un hijo y había decidido que esa era la forma de hacerlo, pero, de repente le parecía algo tan frío… ¿Cómo lo harían?, se preguntaba. ¿Le darían una lista para que eligiera las cualidades del donante: ojos azules, hombros anchos, un metro noventa de estatura…?-. Noviembre está bien. No hay prisa.
    – ¿Se te están quitando las ganas después de leer todos esos libros sobre el embarazo?
    – Claro que no – contestó ella. Había pasado todo el fin de semana pensando en lo que sentiría al ver crecer a su hijo, preguntándose de dónde habría salido el hoyuelo, de dónde el color del pelo. Pensando que nunca podría decirle: «eres igual que tu padre»-. ¿Seguro que no había ningún mensaje más?
    – No. ¿Esperabas alguno?
    – Sí… no – contestó. Beth la miró, irónica- Bueno, es posible.

    Daniel abrió el cajón de su escritorio y el pendiente de jade pareció hacerle un guiño, animándolo para llamar a la agencia Garland. Pero, en lugar de hacerlo, tomó un sobre y escribió el nombre de Mandy. Lo enviaría por correo aquella noche. Era lo más sensato.
    – Vale. Hablame de él.
    – ¿De quién?
    – Del que no te ha llamado.
    – No lo conoces – dijo Amanda. Beth sonrió-. Lo conocí el viernes.
    – ¿Y?
    Con Beth no podía disimular.
    – Creo que es perfecto.
    – ¿Un hombre perfecto? Amanda, eso no existe.
    – Depende de para qué lo quieras – replicó ella. Inmediatamente después, se puso colorada.
    – Ah, ya veo. Por eso no te importa esperar hasta noviembre. Has encontrado tu particular banco de esperma…
    – ¡Beth! – la interrumpió Amanda, escandalizada.
    – ¿Cómo se llama?
    – Daniel Redford.
    – Bonito nombre – dijo Beth, levantándose para servirse un café-. ¿Quieres uno?
    – No, gracias. Estoy a dieta prenatal.
    – ¿Desde cuándo?
    – Desde que conocí a Daniel Redfórd.
    – Deseo a primera vista, ¿no? – Beth no esperó respuesta-. Ya veo que no pierdes el tiempo. ¿Y está de acuerdo ese Daniel Redfórd en ser el padre de tu hijo?
    – No se lo he preguntado – contestó Amanda, tocándose distraídamente un pendiente-. A lo mejor me he equivocado – añadió después. Esperaba que Daniel hubiera llamado a la agencia durante el fin de semana. Pero quizá había cambiado de opinión sobre… bueno, sobre lo que iba a decir con respecto a las entradas para el teatro cuando Beth los interrumpió.
    Apenas habían hablado mientras se dirigían al hotel Brown y estaba segura de que se lo había pensado mejor. Al fin y al cabo, ella era una cliente.
    Amanda había pensado darle su número de móvil, pero no había tenido valor.
    – Seguramente está casado y tiene media docena de hijos – dijo Beth.
    – Es divorciado y tiene una hija adolescente.
    – Divorciado, ¿eh? ¿Por qué no lo llamas? Dile que tienes que hacerle una oferta de trabajo. A lo mejor la acepta.
    – Qué graciosa.
    – Piénsalo. Seguro que está deseando meterse en la cama contigo. De lo que no estoy segura es de que quiera tener niños. Los niños son muy caros.
    – Pero yo no quiero su dinero. No quiero nada de él.
    – Además de su ADN, claro – sonrió su amiga-. Cuéntame, ¿quién es ese Daniel Redford?
    – Pues… el chófer que me llevó al seminario.
    – Oh – murmuró Beth, sorprendida-. ¿Y estuvo flirteando contigo? ¡Ligando con la famosa Amanda Garland, qué cara!
    – Sí. Bueno, verás…
    – Al menos es valiente – rio Beth.
    – La verdad es que creía que Amanda Garland era una vieja bruja…
    – ¿Y qué pasó cuando le dijiste que eras tú?
    – No se lo dije. Le dije que me llamaba Mandy Fleming.
    Beth la miró con los ojos muy abiertos, pero Amanda no quería seguir hablando del asunto y cambió de tema inmediatamente.

    Quizá no era buena idea enviar el pendiente por correo, pensaba Daniel. Podría perderse. Quizá, si esperaba unos días más, llamaría ella. En ese momento sonó el intercomunicador.
    – ¿Sí?
    – Está aquí Lady Gilbert – dijo Karen-. Quiere hablar del Rolls para la boda de su hija.
    – Ah, sí. Voy enseguida – contestó Daniel, tirando el sobre vacío a la papelera. Iba a meter el pendiente en el cajón, pero al final decidió guardarlo en el bolsillo de su chaqueta.

    Beth no quería dejar el tema. Había contestado todas las preguntas de Amanda sobre la normativa de contratación para niñeras profesionales y después había vuelto al tema de Daniel Redford.
    – ¿Cree que eres una de las secretarias? – preguntó. Amanda no se molestó en contestar-. Te vas a meter en un lío.
    – Probablemente.
    – Es guapísimo, ¿no? – sonrió. Amanda no lo negaba. Simplemente, miraba el teléfono. Cuando sonó, lo tomó ella misma precipitadamente. Era su hermano Max, para invitarla a comer.
    – Habíame de él – dijo Beth.
    – Tiene unos cuarenta años y unos ojos preciosos. Cuando sonríe, se le cierran un poquito…
    – Eso me gusta.
    – Y su boca… – Amanda no podía dejar de recordar su aspecto de pirata cuando sonreía-. También tiene unas manos muy bonitas. Grandes y fuertes.
    – ¿Quieres que te preste un libro de cocina?
    – ¿Qué?
    – Tendrás que preparar algo especial – dijo Beth, como si se dirigiera a alguien con las facultades mentales perturbadas-. Y no te olvides de la nata. Ahora viene en aerosol. Muy adecuada si tiene ganas de comerte de postre…
    Amanda se permitió a sí misma imaginarse la escena durante unos segundos.
    – No. Olvídalo. Tienes razón, me voy a meter en un lío.
    – Pero yo no he dicho que no fuera divertido. Si vas a hacer una locura, no veo por qué no vas a disfrutar al mismo tiempo.
    – No sería justo para Daniel. Lo estaría usando.
    – Sí, pero tú te encargarías de que lo pasara muy bien – Beth podía ser sorprendentemente franca a veces.
    – No es eso – dijo Amanda-. Además, esto es muy serio. ¿Te das cuenta de que la natalidad ha descendido en este país hasta niveles alarmantes? Ya ni siquiera llega a dos puntos. No nos van a poder reemplazar. Es un suicidio demográfico.
    – Ah, ya entiendo, lo estás haciendo por tu país – dijo Beth, irónica-. Estás loca, no sé si lo sabes. Has heredado más dinero del que podrías gastarte, eres la propietaria de la mejor agencia de secretarias de Londres y cuando no estás acudiendo a un estreno en la ópera, estás de vacaciones en una casa de campo tan grande como un estadio de fútbol…
    – Porque no tengo nada que hacer en casa. Me siento vacía y egoísta.
    – A mí me encantaría sentirme así.
    – ¿Y qué pasará cuando tenga cuarenta años? ¿O cincuenta? Esta es una decisión meditada, Beth – explicó-. Admito que el embarazo de mi cuñada hizo que me replantease mi vida, pero es posible que necesitara un toque de atención.
    – Entonces, haz las cosas bien. Cásate y forma una familia.
    – No es tan fácil – suspiró Amanda-. O quizá yo soy demasiado exigente. Cuando cumples treinta años te resulta difícil soportar las pequeñas manías de los demás.
    – Bueno, pero tendrás la cama caliente por las noches.
    Amanda lanzó una carcajada, pero el sonido era hueco.
    – Es fácil para ti, Beth. Tú te enamoras con mucha facilidad. Pero a mí nunca me ha pasado. Quizá siempre he estado demasiado ocupada. Un error, ya lo sé, pero es tarde para solucionarlo.
    – Nunca es demasiado tarde para enamorarse.
    – Solo una romántica incurable pensaría eso.
    – Tu hermano parece haber encontrado el secreto.
    – Max y Jilly son tan románticos como tú. Todo el mundo sabe que uno de cada tres matrimonios acaba en divorcio y que la mujer se queda sola, cuidando de los hijos. Yo estoy simplemente acortando el procedimiento.
    – Estás dejando al hombre fuera por completo, Amanda. Dejando fuera la emoción, el amor. ¿Tienes idea de lo que vas a tener que pasar tú sola con un hijo? – preguntó. Amanda no había querido pensarlo-. Vas a lamentarlo, créeme.
    – No creo que vaya a lamentar ser madre. Y estoy decidida a tener un niño rubio, con ojos azules…
    – ¿Que se le cierren un poquito cuando se ría? – la interrumpió Beth-. Vale. Pero ya que estás tan decidida, será mejor que tengas algo que recordar para las largas y solitarias noches. No te haría daño llamar a ese Daniel por teléfono.
    – ¿Para preguntarle si quiere tener un hijo conmigo? ¿Estás loca?
    – No me has estado escuchando, Amanda. Primero, el cebo, después, el anzuelo. Conócelo un poco y después… hablale de tu plan.
    – ¿Y si dice que no?
    – Bueno, tú has dicho que no sabe quién eres…
    – ¿Y?
    – Quizá no deberías decírselo.
    – Beth, ¿estás sugiriendo lo que creo? – preguntó Amanda, escandalizada-. ¿Estás sugiriendo que… que lo utilice sin decirle nada?
    Beth soltó una carcajada.
    – Puedes llamarlo un robo a mano armada. Un asalto al banco… de esperma.
    – Vete a la porra, Beth.
    – Ay, perdona, es que me hace tanta gracia – seguía riendo su descarada amiga.
    – Pues no la tiene.
    – No, tienes razón. Lo siento – dijo la joven, intentando ponerse seria-. No tiene ninguna gracia. Es una locura. ¿Seguro que no quieres una taza de café? ¿Un coñac? ¿No te apetece tumbarte un poco?
    Amanda negó con la cabeza.
    – No. Y será mejor que vayas comprando una nevera para la oficina. Tendré que guardar leche y zumo de naranja.
    – La cita en la clínica no es hasta el próximo mes. Pero, claro, en ese tiempo… – Beth no terminó la frase. En ese tiempo, Daniel podría llamar-. Sé que voy a lamentar haberte animado y tú también. Probablemente, me despedirás en cuanto la prueba de embarazo dé positiva.
    – No pienso hacer eso. Voy a ampliar la agencia y necesito un socio. Alguien que comparta la carga conmigo. Pensé que a ti te gustaría.
    – ¿Quieres que sea tu socia? – exclamó Beth, asombrada-. Amanda… no sé qué decir.
    – A menos, claro, que sigas cuestionándote mi buen juicio.
    – No, no, yo no me cuestiono nada – sonrió Beth, encantada de la vida-. Tú siempre sabes lo que quieres. Estoy segura de que ese Daniel Redford y tú tendréis unos niños guapísimos.
    – Vamos a dejar el tema.
    – Vale, pero Daniel Redford sería mucho más divertido que una jeringuilla en una clínica – replicó su amiga. Amanda había intentado no pensar en ello, pero le resultaba difícil-. Al menos, no tendrías que tumbarte y pensar en los problemas demográficos del país.
    – No, eso seguro que no – murmuró Amanda. Se imaginaba haciendo el amor con Daniel Redford y algo se le calentaba por dentro.
    – Por ahora voy a ver si averiguo algo sobre ese hombre.
    La romántica Beth acababa de convertirse en la mujer de negocios.
    – ¿Averiguar algo sobre Daniel? ¿Para qué? – Bueno, llámame cínica, pero supongo que tú no eres la única mujer en Londres que se ha fijado en esos ojos azules. No tenemos ni idea de qué hace dentro de esos cochazos… Puede que se dedique a seducir señoritas de buena familia. – No, Beth. Me niego.
    – Sé sensata. Es como pedir un análisis de sangre.
    – ¿Tú obligas a tus novios a hacerse uno?
    – Yo no estoy planeando tener un hijo con un hombre al que acabo de conocer.
    Amanda sabía que estaba protestando porque no quería saber nada malo de Daniel. Y eso era tan significativo como su pulso acelerado y el calor que sentía cuando pensaba en él.
    – Espera un poco. Deja que lo piense.
    – De acuerdo – concedió Beth, que no parecía nada convencida-. Y ahora, a trabajar.
    – Muy bien. Ya he redactado un contrato para la sociedad.
    – ¡No me refería a eso! Estaba hablando de Daniel. No creo que puedas invitarlo a cenar.
    – ¿Por qué no?
    – Porque tardaría dos segundos en descubrir que no eras una secretaria. Te recuerdo que vives en una mansión, «Mandy Fleming».
    – Ah, es verdad. Pero tendré que decirle…
    – ¿Por qué? Créeme, muchos hombres no pueden soportar que sea la mujer la que lleve el dinero a casa.
    – Él no es tan obtuso.
    – Es posible que no. Pero también existe el peligro de que el chófer de cuento eche un vistazo a tu casa, a tus antigüedades, a tus pinturas… y decida que le ha tocado la lotería.
    – No lo conoces.
    – No. Por eso estoy pensando con la cabeza, no con las hormonas.
    – Déjalo, Beth. En serio.

    – ¿Dónde está Sadie? – preguntó Daniel.
    Bob salió de debajo de un Bentley.
    – Se ha ido a comer con dos de los chicos.
    – ¿Con qué chicos?
    – David y Michael.
    – ¿Y Ned Gresham?
    – Vamos, jefe. Todo el mundo sabe que es tu hija – sonrió Bob. Daniel esperaba que todo el mundo tuviera eso en cuenta. Sobre todo, Ned Gresham.
    Casi le había dado un ataque cuando descubrió que el Casanova del garaje había llevado a Sadie a casa el viernes por la noche.
    – ¿No te está dando problemas?
    – Es un poco larga de lengua, pero como está intentando escandalizarme no le hago caso – respondió el hombre-. ¿Va a volver al colegio la semana que viene?
    – Eso espero.
    Bob se levantó y se limpió las manos con un trapo. – ¿Estás seguro de que quieres que me ayude a limpiar los coches?
    – Absolutamente.
    – Muy bien – dijo su empleado y viejo amigo-. Sadie se estaba quejando esta mañana de que había tenido que venir en autobús a trabajar. ¿Eso eso parte del plan?
    – Puedo llevarle en coche al colegio cuando quiera.
    – Ya, pero estaba pensando… yo tengo una moto vieja en casa. Una moto pequeña. Sadie me ha dicho que se ha sacado el permiso para conducir motos.
    – ¿Ah, sí?
    – Sí. Se examinó este verano, por lo visto.
    – Vaya, no lo sabía. ¿Le has dicho algo de tu moto?
    – Le dije que podía ayudarme a arreglarla uno de estos días – contestó Bob-. Maggie me ha preguntado por ella. Hace mucho que no la ve.
    – Le diré a Sadie que vaya a verla un día de estos, pero nada de motos, Bob. No quiero que piense que está de vacaciones – dijo Daniel.
    Bob y Maggie se habían portado muy bien cuando Vickie los había abandonado. Daniel no sabía qué hacer hasta que la propia Sadie le había pedido que la enviara al internado Dower con sus amigas. La niña tenía nueve años y, en ese momento, le había parecido la solución a sus problemas.
    Daniel entró en su oficina, cabizbajo. Sacó las entradas para el teatro y las dejó sobre la mesa, al lado del pendiente de jade que había encontrado en el Jaguar.
    El sentido común le decía que no era el mejor momento para pensar en Mandy Fleming. Sabía que lo sensato sería darle las entradas a Bob y el pendiente a Karen para que lo enviara a la agencia. Pero, ¿qué sabía el sentido común de piernas interminables, del elegante cuerpo de una mujer hermosa?, pensaba mirando el pendiente, ¿qué sabía el sentido común de la pequeña orejita de la que colgaba aquella joya? Apretando la pieza de jade en una mano, tomó el teléfono y marcó el número de la agencia.
    – Agencia Garland – contestó una voz.
    – Me gustaría dejar un recado para Mandy Fleming.
    Al otro lado del hilo hubo una pausa.
    – ¿Mandy Fleming?
    – Es una de sus secretarias.
    – ¿De parte de quién?
    – Soy Daniel Redford.
    – Señor Redford, me temo que no puedo tomar mensajes personales para nuestras empleadas.
    – No es personal – dijo él. Por supuesto lo era, pero no pensaba decírselo-. Llamo de la empresa de alquiler de coches Capitol. La señorita Fleming perdió un pendiente en uno de nuestros coches la semana pasada.
    – ¿Ah, sí?
    – Sí. Y parece valioso. Si no le importa, dígale que nos llame cuando pueda.
    – ¿Por qué no lo trae aquí? Yo misma se lo daré.
    – No puedo hacer eso. Es regla de la compañía que los objetos perdidos se entreguen en persona.
    – Ah, ya veo. En ese caso, señor Redford, veré lo que puedo hacer.

    Amanda paseaba inquieta por el salón de su casa. Le había dicho a Beth que necesitaba un poco de tranquilidad, pero lo que iba a hacer en realidad era llamar a la empresa Capitol. Y no quería que Beth supiera que había dejado caer un pendiente en el coche cuando Daniel no se daba cuenta. Era una treta más sutil que darle su número de teléfono. Una oportunidad que Daniel no podía dejar pasar, a menos que no estuviera interesado.
    Amanda tomó el auricular y marcó un número de teléfono.
    – Capitol. ¿Dígame?
    Amanda tuvo que tragar saliva. Pero no sabía por qué. No había nada de extraño en llamar para preguntar por un pendiente olvidado en un coche.
    – Buenos días, soy Mandy Fleming. El otro día perdí un pendiente y creo que ha debido ser en uno de sus coches – dijo. Mentira podrida, claro.
    – Muy bien – dijo Karen-. ¿Cuándo lo perdió?
    – El viernes pasado. El conductor era Daniel Redford – explicó, solo por el placer de pronunciar su nombre-. ¿Podría preguntarle si ha encontrado un pendiente de jade? Le dejaré mi número de teléfono…
    – Espere un momento. Voy a preguntarle.
    ¿Daniel estaba allí? Los nervios de Amanda se desataron.
    – ¿Mandy? – oyó una voz masculina al otro lado del hilo. Amanda se sentía como una quinceañera enamorada del capitán del equipo de rugby del instituto-. ¿Hola?
    – ¿Daniel? – pudo decir por fin, con un nudo en la garganta-. Pensé que estarías trabajando – añadió, tuteándolo por primera vez.
    – Hoy no – contestó él. Amanda no podía verlo, pero sabía que estaba sonriendo.
    – Ah, pues… yo llamaba porque he perdido un pendiente. Creo que se me cayó en el Jaguar el viernes pasado.
    – Si es de jade, lo tengo yo. La verdad es que acabo de llamar a la agencia para dejarte un mensaje.
    – Ah, qué bien – murmuró Amanda, encantada.
    – ¿Quieres que lo lleve a la agencia?
    – No, no – contestó ella rápidamente. Lo último que deseaba era que Beth tuviera oportunidad de interrogarlo-. Yo misma iré a buscarlo…
    – No – la interrumpió él. Si Mandy iba al garaje, se enteraría de quién era en realidad-. Tengo una idea mejor – dijo, pasándose los dedos por el cuello de la camisa-. Sigo teniendo las entradas para el teatro. Si quieres venir conmigo, te devolveré tu pendiente.
    – Es muy amable por tu parte, Daniel, pero ¿no prefieres llevar a tu hija?
    – Sadie está castigada – dijo él-. Pero hay un problema. Las entradas son para mañana por la noche.
    – ¿Eso es un problema?
    – Lo digo porque no he podido avisarte con tiempo. No sé si tienes algún plan.
    Con planes o sin ellos, Daniel Redford era demasiado importante como para hacerse la dura.
    – ¿Y perderme la oportunidad de ver el mejor musical del año? No, mañana me parece muy bien.
    – ¿Puedo ir a buscarte?
    A su casa no, desde luego.
    – No sé dónde voy a estar – contestó Amanda. Estaba empezando a gustarle el juego-. ¿Por qué no me dejas la entrada en la taquilla y nos vemos en la cafetería del teatro?
    – Muy bien. Entonces, a las siete, en la cafetería.
    Amanda colgó el teléfono, mordiéndose los labios para no gritar. Él había llamado primero y había dejado un mensaje en la oficina… No sabía por qué era tan importante, pero lo era. Su teléfono empezó a sonar. Era Beth.
    – Así que te dejaste un pendiente en su coche, ¿no, «Mandy Fleming?» Qué lista eres…

CAPÍTULO 4

    – POR LA VOZ, yo diría que es guapísimo – decía Beth, que había insistido en ayudarla a elegir el vestido que se pondría para su primera cita con Daniel-. Y muy sexy.
    – Tiene una voz normal, Beth. Profunda, pero normal – dijo Amanda. Mentía, claro-. ¿Qué te parece este? – preguntó, mostrando un traje gris con chaqueta del mismo color.
    – Por favor, no vas a tomar el té al palacio de Buckingham. Ponte el negro. Y tacones altos. Los hombres no se pueden resistir frente a un par de tacones.
    – No quiero que piense que voy a meterme en la cama con él en la primera cita.
    – ¿No es eso lo que quieres?
    – ¿Y no eras tú la que me decía que tuviera cuidado?
    – Todos cometemos errores. Creo que deberías disfrutar todo lo que puedas.
    – No puedo simplemente… bueno, ya sabes – empezó a decir Amanda-. Tengo que conocerlo un poco mejor… ¡Deja de mirarme así!
    – ¿Así cómo?
    – Sonriendo. Esto no tiene ninguna gracia. Es muy serio, Beth.
    – ¿O sea que no puedes… ya sabes?
    Amanda, que no se había ruborizado desde que se le había roto la goma de las braguitas en una fiesta cuando tenía ocho años, sintió que sus mejillas ardían.
    – Esta es solo una cita para conocernos un poco. Es posible que no quiera volver a verme. O que yo no quiera volver a verlo…
    – Si juegas bien tus cartas, esta noche puede ser definitiva. ¿Lo de las medias es intencionado?
    – Siempre llevo medias.
    – ¿De seda negra, con liguero? – preguntó Beth, irónica. Amanda la miró, irritada-. Bueno, solo era una pregunta. ¿Y dónde vais a ir después?
    – ¿Después de qué? – preguntó Amanda, casi gritando.
    – Después del teatro. Aquí no podéis venir – contestó su amiga, con una calma irritante-. Lo mejor será que busques un nido de amor.
    Amanda se sentó sobre la cama y miró a su nueva socia.
    – Te lo estás pasando bomba, ¿verdad?
    – No me lo había pasado tan bien desde que descubrí que la nata viene en aerosol.
    – Qué cara tienes – dijo Amanda, intentando no sonreír. Eran nervios, solo nervios-. Estás despedida.
    – No puedes despedirme. Soy tu socia – replicó su amiga, sin molestarse en mirarla-. Este es el vestido. Definitivamente.
    El vestido que Beth tenía en la mano era negro, corto y sexy como el pecado.
    – No sé – dudó Amanda. ¿Cuándo había sido la última vez que dudaba sobre qué vestido ponerse?, se preguntaba.
    – Este vestido cubre lo suficiente como para demostrar que eres una señora y revela lo suficiente como para dejarlo con la lengua fuera – dijo Beth-. ¿No es ese el efecto que quieres conseguir?
    – Es el efecto que quieren conseguir todas las mujeres – admitió Amanda, poniéndose el vestido con manos temblorosas-. ¿Qué tal?
    – Muy…
    – ¿Muy qué?
    – Muy… ya sabes – contestó Beth con una risita perversa.

    Mandy Fleming llegaba tarde. Daniel acariciaba el pendiente que llevaba en el bolsillo, preguntándose si le daría plantón. Quizá sería lo mejor. Las mujeres eran mejor de una en una, sobre todo si una de ellas era Sadie. Su hija, que aquella tarde le había dicho tranquilamente que se iba al pub.
    – ¿Cómo? ¿Tú sola? – había preguntado Daniel, intentando disimular una nota de histeria en su voz.
    – No. Con mi amiga Annabel.
    Su amiga Annabel acababa de convertirse en persona non grata para Daniel.
    – Pues tendrás que decirle que no. Además de que estás castigada, te recuerdo que no tienes edad para ir a un pub.
    – Annabel dice que nos dejan entrar.
    Desgraciadamente, tenía razón. Sadie podría convencer a cualquiera de que tenía dieciocho años y, por eso, cuanto antes volviera al internado, mejor.
    – Me da igual que os dejen entrar. No tienes edad…
    En ese momento, apareció Bob y le preguntó a Sadie si quería cenar en su casa y echar un vistazo a la moto. Bob, como siempre, echándole un cable.
    Daniel miró su reloj, impaciente. Hacía mucho tiempo que no esperaba a una mujer. Faltaban solo diez minutos para que empezase la función…
    – Daniel – oyó una voz a su espalda. Él se levantó como por un resorte. Quedarse en casa con su hija quizá hubiera sido lo más sensato, pero cuando la alternativa se llamaba Mandy Fleming, el sentido común no servía de nada-. Perdona, siempre te hago esperar – sonrió ella. Por encima del murmullo de voces del bar, la voz de Mandy le llegaba suave y un poco ronca, acariciando su oído.
    – Merece la pena esperarte – dijo él, nervioso como un crío-. ¿Quieres tomar algo?
    Amanda se sentó frente a él, intentando no mirarlo como una adolescente enamorada. Pero algo le decía que aquel hombre era especial, diferente de los demás. Y que había conseguido descarrilar todos sus planes.
    – Gracias. Un zumo de naranja.
    Amanda lo observó abrirse camino hacia la barra… y observó también cómo lo miraban las camareras. Con un traje de color claro, camisa azul cielo y corbata de seda, en realidad lo que la sorprendía era no tener que pelearse por él.
    ¿Por qué lo habría abandonado su mujer?, se preguntaba.
    Su subconsciente tenía la manía de hacerse preguntas en los momentos menos adecuados, pero en aquella ocasión lo ignoraría con total impunidad. Aquella noche tenía una cita y lo pasaría bien sin comprometerse a nada. Y, después del teatro, tomaría un taxi y volvería a su casa sola. ¿O no?
    – ¿Has tenido mucho trabajo hoy? – preguntó Daniel, volviendo con el zumo de naranja.
    – Sí – contestó Amanda-. Pero no he llegado tarde por eso. He llegado tarde porque no quería que te creyeras irresistible.
    Daniel se quedó momentáneamente sin respiración. Hubiera deseado tomarla del brazo y salir del teatro con ella…
    – No te preocupes por eso. Ya sé que no soy irresistible – sonrió él-. En realidad, he estado a punto de llamarte para decir que no podía venir – añadió, sin dejar de mirarla a los ojos-. ¿Qué harías tú si una niña de dieciséis años te dijera que se va a un pub?
    – ¿Tu hija? Pues no sé, supongo que tendría que decirle que no.
    – ¿Supones?
    – Sí. Pero a los dieciséis años a mí también me gustaba ir a los pubs con mis amigas.
    – ¿Y tu padre te dejaba?
    – En realidad, yo no le pedía permiso – sonrió ella, pestañeando de una forma que lo dejaba sin aliento.
    – En otras palabras, que debería dar gracias porque mi hija no es tan lista como tú.
    – No estaría yo tan segura. Las adolescentes son peligrosísimas.
    – Supongo que tienes razón – murmuró él.
    – Entonces, ¿por qué estás aquí, en lugar de vigilando a tu progenie?
    – Bob, uno de mis… uno de mis compañeros de trabajo me ha salvado. Ha invitado a mi hija a cenar con él y su mujer y, de paso, le ha pedido que lo ayude a arreglar una vieja moto.
    Amanda sonrió.
    – ¿A tu hija le gustan las motos?
    – Le encantan – contestó él. Después se quedó pensativo unos segundos-. Acabo de darme cuenta de que he metido la pata. Ahora Sadie creerá que puede quedarse con la moto.
    – ¿Sabe conducir?
    – Yo mismo la enseñé el verano pasado. Lo que no sabía era que se había sacado el permiso… – en ese momento, el timbre que anunciaba el comienzo de la función lo interrumpió-. Como tú has dicho, peligrosísimas.
    Ir al teatro había sido buena idea, pensaba Amanda. Pero después, el roce de sus brazos en una butaca demasiado pequeña para un hombre de la estatura de Daniel, el de sus rodillas cuando pasaba alguien por delante para buscar su asiento, el de sus hombros cuando se inclinó para escuchar algo que él decía… enviaban escalofríos de anticipación por todo su cuerpo. Una mujer sensata se habría apartado. Pero una mujer sensata se habría quedado en casa en lugar de hacerse pasar por una de sus empleadas, pensaba.
    – ¿Qué has dicho? – preguntó. Lo había oído perfectamente, pero quería estar más cerca, quería sentir su aliento en la mejilla. Lo deseaba. Lo deseaba aquella misma noche y no podía evitarlo.
    Y lo que veía en sus ojos la ponía aún más nerviosa. Amanda estaba acostumbrada a las miradas de cachorro de sus acompañantes, pero aquel hombre no era ningún cachorro. Él no seguiría su paso.
    La butaca era demasiado pequeña y Daniel se sentía incómodo. Era una locura. Él nunca había sentido aquel deseo, aquella urgencia. Todos sus sentidos estaban alerta. El perfume de ella, suave y exótico, el roce de su pelo, la perfección de su piel que sabía sería como seda al tacto…
    Amanda lo miró entonces y en sus ojos vio que no estaba solo, que ella sentía lo mismo. Era mejor que se hubieran encontrado en un lugar público porque, de no ser así, en aquel mismo instante estarían arrancándose la ropa como un par de sedientos excursionistas frente a un oasis. Aunque no sería agua lo que estarían buscando.
    Daniel tomó su mano. Era tan pequeña que lo hacía sentirse grande y torpe, pero no la soltó. Miraba el escenario, pero no podría haber contado cuál era el argumento de la obra. Solo prestaba atención al tacto de seda de Amanda, un tacto que pronto lo envolvió por completo.
    Amanda intentaba prestar atención a los actores, pero el contacto con la mano de Daniel lo hacía imposible. La seductora intimidad de la caricia podría hacer que cualquier mujer sensata acabase haciendo una locura.
    Dos horas después, la función terminó y los dos aplaudieron calurosamente. No habían visto nada, no habían oído nada.
    – ¿Tienes hambre? – preguntó él, aclarándose la garganta.
    – ¿Hambre? – repitió ella, aún confusa.
    – Cerca de aquí hay un excelente restaurante italiano.
    – ¿Podremos encontrar mesa tan tarde?
    – He reservado una – contestó él-. Por si acaso te gustaba la comida italiana.
    – ¿Y si no me hubiera gustado?
    – Hay un puesto de perritos calientes a la vuelta de la esquina – sonrió Daniel. Era un lugar público, lleno de gente. Quizá era allí donde deberían ir. De otro modo, estaba seguro de que acabarían haciendo una tontería.
    – Prefiero el restaurante italiano – dijo Amanda.
    En la calle, Daniel soltó su mano, pero solo para ayudarla a ponerse el chal sobre los hombros. Después, hizo un gesto e, inmediatamente, un taxi paró frente a ellos.
    – ¿Cómo lo has hecho? ¿Es un gesto especial entre conductores?
    – Podría ser – contestó él, entrando en el taxi y dándole al conductor la dirección-. O también podría ser que nos estuviera esperando. Es el taxi que me ha traído al teatro – añadió, con una sonrisa. Estaba claro lo que Daniel tenía planeado, pensaba ella. Sabía que irían juntos a cenar y después… Amanda sintió un escalofrío-. ¿Tienes frío?
    – No – contestó, apartándose un poco. Sabía, sin mirarlo, que Daniel estaba sorprendido por el repentino cambio de actitud.
    – No creo que tú tengas problemas para llamar la atención de los taxistas – dijo él. Algo en su voz había cambiado también.
    – Si has venido en taxi, debes vivir cerca de aquí.
    – No demasido lejos. ¿Y tú?
    Era una pregunta inocente, pero la tomó completamente por sorpresa.
    – Yo… en este momento vivo en casa de una amiga. Cerca de Camdem – contestó, por si él quería dejarla en la puerta. Si era así y tenía que sacar a Beth de la cama, tendría que dar muchas explicaciones. Pero el hecho de que se sintiera tentada, de que aceptara tranquilamente que podría sucumbir, que deseara sucumbir aquella misma noche, la hacía sentir miedo-. Estoy redecorando mi apartamento y soy alérgica a la pintura… Oh, me he olvidado la llave – mintió, mirando su bolso-. Mi amiga me matará si tengo que despertarla para que me abra la puerta.
    – Ya entiendo – murmuró Daniel, sin mirarla.
    – Mira, quizá cenar no es buena idea. Se está haciendo tarde, yo tengo que trabajar mañana y tú quizá deberías ir a ver a tu hija…
    – ¿Por si acaso se ha ido al pub? – terminó él la frase-. ¿Es eso lo que tú habrías hecho? – preguntó. Amanda no contestó y Daniel se inclinó hacia el taxista-. Pare aquí, por favor.
    – Daniel…
    – Ha sido una noche estupenda, Mandy. Muchas gracias – dijo él, dándole unos billetes al taxista-. Solo tienes que decirle dónde quieres ir.
    – Pero… – Daniel ya había cerrado la puerta y se alejaba por la calle. Amanda murmuró una maldición.
    – ¿Dónde vamos, señorita? – preguntó el taxista.
    ¿Cómo podía haber sido tan torpe? ¿Tan estúpida, tan cobarde? No podía recordar cuándo había deseado a un hombre con aquella intensidad. Por un momento, consideró la posibilidad de decirle al taxista que diera la vuelta y lo siguiera. Pero no lo hizo. Le dio su dirección y se dejó caer sobre el asiento.
    Los nervios. Los estúpidos nervios. No había tenido una cita en muchos años y no sabía cómo actuar. Con su actitud, había dejado claro que conocía las intenciones de Daniel y no pensaba seguir adelante. Como una quinceañera asustada.
    Por primera vez en mucho tiempo, Amanda estaba a punto de ponerse a llorar.

    – ¿No vas a ir a trabajar?
    Daniel, medio dormido, abrió un ojo y miró a su hija. ¿Es que nunca se ponía nada que no fuera negro?
    – Iré más tarde – contestó.
    – Veo que lo pasaste bien anoche.
    – ¿Me has despertado para torturarme?
    – ¿Qué es esto? – preguntó Sadie.
    Daniel volvió a abrir un ojo y vio a su hija con el pendiente de Mandy en la mano.
    Lo había encontrado en su bolsillo al llegar a casa, después de un largo y reconfortante paseo. Hasta entonces, había estado felicitándose a si mismo por haber escapado. Había escuchado suficientes mentiras de Vickie como para saber cuándo lo estaban engañando. Y no pensaba soportarlo de nuevo. Aunque su cuerpo protestara enérgicamente.
    – Es un pendiente. ¿Es que no te enseñan nada en el colegio?
    Sadie hizo una mueca.
    – Muy gracioso – dijo, dejando el pendiente en la mesilla-. No voy a avergonzarte preguntando qué hace en tu dormitorio. Seguro que soy demasiado joven para saberlo.
    – Efectivamente. Eres demasiado joven.
    – ¿De quién es?
    – Sadie, vete a trabajar.
    – ¿No vas a levantarte? He pensado que, como es tan tarde, podrías llevarme. Eso sí no tienes demasiada resaca.
    – No tengo resaca. Simplemente, he pasado una mala noche.
    – A juzgar por el pendiente, muy mala no ha sido.
    – Cariño, – suspiró Daniel, incorporándose- si pensara pasarlo bien, te prometo que no lo haría contigo en la habitación de al lado.
    – ¿Por qué? ¿Es que grita mucho?
    Daniel ni siquiera quería pensar en eso, así que miró su reloj, disimulando la turbación. «Malditas adolescentes», pensó.
    – Tienes diez minutos para irte a trabajar.
    – ¿O?
    – O puedes ir buscando otro trabajo.

    Amanda llegó tarde a la oficina. Las gafas de sol escondían sus ojeras.
    – No preguntes – dijo, cuando vio la expresión de Beth-. Ni una palabra.
    – ¿Zumo de naranja, café, té? – preguntó Beth suavemente.
    – Café. Solo, con mucho azúcar.
    – He leído que el café dificulta las posibilidades de quedarse embarazada – dijo Beth, poniendo una taza de tila y una pastilla sobre la mesa.
    – ¿Qué es eso?
    – Vitamina B6. 10 miligramos. He leído que, si se toma durante unos meses antes de quedarse embarazada, evita las nauseas matinales.
    – Lees demasiado.
    – Y mi padre me ha dado unas espinacas de su huerto. Están en la nevera.
    – ¿Espinacas, nevera? – repitió Amanda, confusa.
    – Me pediste que comprara una y ha llegado esta mañana. La he llenado de leche desnatada, zumo de naranja y yogures.
    – ¿Leche desnatada?
    – Mucho calcio, poca grasa.
    – Leche desnatada y espinacas, qué alegría de vivir – murmuró Amanda. Se sentía enferma y ni siquiera estaba embarazada.
    – Tienes que tomar muchas verduras.
    Amanda decidió cambiar de conversación.
    – Estoy esperando el contrato de las oficinas del piso de abajo. ¿Ha llegado ya?
    – Quítate las gafas de sol y verás que lo tienes delante. ¿Qué ha pasado? ¿Una mala noche?
    – No ha pasado nada. No he dormido bien, eso es todo – contestó. Pero, dándose cuenta de que su respuesta ofrecía múltiples interpretaciones, decidió ampliarla-. Nos despedimos después del teatro. Fin de la conversación – dijo, tomando un sorbo de tila. Después, se puso la mano en la sien-. Necesito una aspirina.
    – Lo que necesitas es un poco de lavanda – dijo Beth, poniéndole delante un frasquito de cristal con un líquido verde-. Es muy aromática y quita el dolor de cabeza.
    – Beth, necesito una aspirina – replicó Amanda, con los dientes apretados-. Ahora mismo.

CAPITULO 5

    – ENTONCES, el plan de tener un hijo queda en suspenso, ¿no es así?
    – ¿Qué dices? – preguntó Amanda, volviéndose bruscamente hacia Beth. Inmediatamente, hizo un gesto de dolor.
    – Ponte un poco de lavanda en las sienes.
    Amanda se quitó las gafas para mirar a su nueva e irritante socia.
    – Me estás poniendo de los nervios, Beth.
    – Nada más lejos de mi intención.
    Amanda se daba cuenta de que era con ella misma con quien estaba furiosa, por meterse en algo que su sentido común le había advertido que era una estupidez. Y, una vez empezado, por no haber tenido valor para seguir adelante.
    – Vale, me pondré la maldita lavanda – murmuró, poniéndose un poco del líquido verde en las sienes. En realidad, el aroma era muy relajante.
    – ¿Qué pasó?
    – Nada. Cuando terminó la función me preguntó si quería cenar con él y yo le dije que sí. Pero, en el taxi, le mentí. Le dije que vivía con una amiga y que me había olvidado la llave de su casa…
    – ¿Por si acaso se ponía pesado?
    – Por si acaso, yo me ponía pesada.
    – Ooooh – murmuró Beth. Había un mundo de significado en aquel monosílabo y Amanda empezó a ponerse lavanda por litros-. ¿Y?
    – Simplemente, le di a entender que no iba a haber nada después de la cena.
    – ¿Qué? – preguntó Beth, sentándose frente a ella. Amanda sabía que no se movería de allí hasta saber todo lo que había pasado, con pelos y señales-. ¿Qué le dijiste?
    Amanda se encogió de hombros.
    – Que tenía que trabajar por la mañana y que él debería estar en casa con su hija… su hija quería ir a un pub, ¿sabes? Y solo tiene dieciséis años.
    – O sea que saliste corriendo.
    – ¡No esperaba que él aceptara mis argumentos! – exclamó ella, furiosa.
    – ¿Un hombre capaz de sorprenderte? Vaya, esa sí que es una novedad. ¿Y qué hizo él?
    – Paró el taxi, me dio las gracias por pasar un rato agradable y se marchó – contestó Amanda. Seguía sin creer lo que había pasado. Todos los hombres insisten para salirse con la suya. ¿Cómo había tenido ella tan mala suerte?, se preguntaba.
    – Qué tío tan seguro de sí mismo.
    – ¿Seguro de sí mismo? Un tacaño, es lo que es. Las entradas se las habían regalado y debió pensar que no iba a invitarme a cenar si después no había una recompensa.
    – Si creyeras eso no estarías loca por él – dijo Beth-. Tengo que conocer a ese hombre – añadió, pensativa.
    – Es muy fácil. Alquila un coche. Seguro que tontea con todas sus clientes – dijo Amanda. Todo sería mucho más fácil si creyera eso-. Tienes razón. No me lo creo.
    – En otras palabras, se dio cuenta de que estabas incómoda y prefirió marcharse.
    – ¿No creerás que se portó como un caballero? – preguntó Amanda, irónica-. Por favor, Beth. Se sintió ofendido porque se dio cuenta de que yo no quería ir más allá.
    – ¿Y no querías?
    – ¡No lo sé! Es posible – contestó Amanda. Beth levantó las cejas-. Bueno, sí. Estuve toda la función deseando que terminase. Pero, en cuanto salí a la calle, recuperé el sentido común. Ya te lo he dicho, soy demasiado mayor para estos juegueci- tos.
    – Llámalo para pedirle disculpas.
    – ¡Disculpas!
    – Me doy cuenta de que, cuando uno es perfecto, no tiene que disculparse, pero tampoco es tan difícil. Humillante, pero no difícil. Solo tienes que decir: «perdóname, me he portado como una estúpida»… qué porras, dile la verdad. Se sentirá muy orgulloso – dijo Beth. Amanda lanzó sobre su amiga una mirada que hubiera fulminado a cualquiera, pero Beth no se dio por aludida-. Invítalo a cenar en mi casa, que es la tuya. – ¿Tú crees?
    – Soy tu amiga y te presto mi apartamento.
    – ¿Y si dice que sí? Beth sonrió de oreja a oreja.
    – Guardaré los peluches en el armario, cambiaré las sábanas y me iré a dormir a tu casa. O quizá le haré un favor a Mike y pasaré la noche en esa chabola que él llama apartamento.
    – Deberías iros a vivir juntos.
    – No podemos. Necesita que lo entrenen para vivir como un ser humano normal. Mientras tanto, tendrá que vivir sin mí.
    – Gracias, pero no – dijo Amanda.
    – ¿No pensarás abandonar ahora? ¿Vas a olvidarte de la sonrisa de pirata, de los ojos azules? – preguntó. Amanda no contestaba-. Nunca has abandonado algo que querías en toda tu vida.
    – Es un hombre, Beth, no un crío. No volverá a llamarme.
    – Pues llámalo tú. Deja un mensaje en el garaje – dijo, tomando el teléfono y marcando el número-. Dile que lo invitas a cenar. Que tu amiga se ha ido de vacaciones.
    – ¡No puedo hacer eso!
    – Capitel. ¿Dígame? – Beth tapó el auricular con la mano. – Claro que puedes – dijo en voz baja-. De hecho, es una gran idea. Necesitas un sitio para… ya sabes.
    – Capitol. ¿Quién es? – escuchaban una voz al otro lado del hilo.
    Amanda miraba el teléfono, sin saber qué hacer.
    – Contesta – insistió Beth.
    – Ah… buenos días. Soy… Mandy Fleming. ¿Podría hablar con Daniel Redford?
    – Buenos días, señorita Fleming. ¿Ya tiene su pendiente?
    – ¿Mi pendiente? ¡Mi pendiente! No, no lo tengo. Por eso llamaba – sonrió. Se había olvidado del pendiente por completo-. Daniel pensaba devolvérmelo, pero no ha podido hacerlo.
    – Pues acaba de llegar, si espera un momentito…
    – No, no hace falta – la interrumpió Amanda-. Me pasaré por el garaje. ¿Estará él allí dentro de una hora?
    – Creo que sí.

    – No ha sido tan difícil, ¿verdad? – preguntó Beth cuando Amanda colgó el teléfono.
    – Eres una mala influencia – dijo Amanda, levantándose.
    – Lo que tú digas. ¿Dónde vas?
    – A buscar mi pendiente. Y quizá, solo quizá, a invitar a ese hombre a cenar.
    – No vas a tardar una hora en llegar al garaje.
    – Lo sé. Pero si esa chica le dice que voy a ir, puede que él decida desaparecer – sonrió Amanda, poniéndose las gafas de sol-. Y no pienso dejar que vuelva a hacérmelo.
    – ¡Esa es mi chica!

    – Por favor, Karen, envíale esto a Mandy Fleming, de la agencia Garland. La dirección está en el archivo – Daniel dejó el pendiente sobre la mesa. Aquello era lo que debería haber hecho desde un principio.
    – De eso precisamente iba a hablarte. La señorita Fleming acaba de llamar. Va a venir a buscarlo personalmente.
    – ¿Va a venir aquí? – repitió Daniel con el pulso acelerado-. ¿Cuándo?
    – Dentro de una hora – contestó su secretaria, mirando el pendiente-. Es muy bonito. Y muy caro. No me extraña que quiera recuperarlo. Yo misma se lo daré.
    – Muy bien – dijo Daniel. Era lo mejor-. No, espera – había cambiado repentinamente de opinión-. Será mejor que se lo dé yo y le pida disculpas por el retraso.
    Haría que Karen la llevara a su despacho y disfrutaría al ver su expresión cuando descubriera que él era el dueño de Capitol. Y después, se daría el placer de acompañarla a la puerta… «Por Dios bendito, me estoy comportando como un niño pequeño», pensó. Era suficientemente mayor para salir con una mujer sin esperar que se fuera a la cama con él. Y suficientemente mayor para llevarla a la cama si los dos estaban de acuerdo. Que no hubiera podido pensar en otra cosa desde que había visto a Mandy Fleming no quería decir que fuera a saltar sobre ella… ¿O no era así? ¿Habría visto Mandy el inflamado deseo en sus ojos y por eso se había echado atrás?
    – Cuando llegue, acompáñala a mi despacho.
    Karen sonrió.
    – Ah, ya sé quien es. Es la secretaria guapa, ¿no?
    – Sí, Karen. Es la secretaria guapa.
    – ¿Quieres que reserve una mesa en algún restaurante caro?
    – No será necesario.
    – Qué pena.
    Sí. Pero así era. Y era mejor para él quedarse en casa vigilando a su peligrosa hija adolescente que perder el tiempo intentando alcanzar un arcoiris.
    – «¿Jefe?»
    – ¿Sí? – dijo Daniel, sin levantar la cabeza. Concentrarse era suficientemente difícil aquella mañana como para tener que soportar las bromitas de Sadie.
    – Bob dice que vengas un momento a ver el Rolls Royce. No le gusta como suena el motor.
    Daniel la miró, con el ceño fruncido.
    – Tenemos que utilizarlo mañana para una boda.
    – Ya lo sé – dijo Sadie. Daniel miró su reloj. Faltaba media hora para que llegase Mandy y tenía tiempo para revisar su coche favorito.
    – Enseguida voy. Tengo que ponerme un mono.
    – Sí, «jefe».
    Daniel suspiró. Sadie podía poner tal sarcasmo en esa palabra que era difícil de creer.
    Estaba empezando a pensar que había cometido un serio error poniéndola a trabajar en el garaje. Creía que aquella semana de trabajo duro le mostraría lo que la esperaba en la vida si no iba a la universidad. Pensaba que sería una advertencia, pero no le estaba saliendo bien porque Sadie parecía entusiasmada con los coches.
    La habría admirado por ello si no estuviera tan seguro de que debía volver al internado. Él había creado la empresa empezando desde cero y Sadie, con una licenciatura en dirección de empresas, podría ampliar el negocio hasta el infinito.
    Pero Sadie no era su única mala decisión de la semana.
    Quizá debería dejar de pensar y concentrarse en el Rolls, que era lo suyo.
    – ¿Dónde está Bob? – preguntó cuando vio a su hija frente al volante.
    – Ha tenido que ir al cuarto de baño. Escucha… – dijo Sadie, arrancando el motor. Había un sonido raro, como un golpeteo-. ¿Las válvulas?
    El negó con la cabeza, mirando el poderoso motor. Era la perfección en movimiento. Como Mandy Fleming…
    – Será mejor que eche un vistazo.

    Amanda pagó el taxi y se volvió para mirar las oficinas de la empresa Capitol. Su corazón latía como un tambor y tenía la boca seca, pero había tomado una decisión y tenía que seguir adelante. Respirando profundamente, abrió la puerta.
    La mujer sentada frente al mostrador de la elegante oficina llevaba un traje de chaqueta gris y un pañuelo al cuello con el logo de la empresa. En las paredes, fotografías enmarcadas de coches clásicos, un Jaguar, un Lincoln, un Rolls.
    – Buenos días – dijo la joven.
    Amanda reconoció la voz del teléfono.
    – Hemos hablado hace media hora. Soy Mandy Fleming. ¿Está Daniel?
    – ¿Quiere sentarse un momento, por favor? – dijo Karen-. Ahora mismo está en el garaje. Iré a buscarlo.
    – No es necesario. Si me dice dónde está, iré yo misma – sonrió Amanda-. No tengo mucho tiempo – añadió, para presionarla.
    – Está bien – asintió Karen, señalando la puerta del garaje-. Lo encontrará debajo de un Rolls Royce.
    – ¿Ese de la fotografía?
    – Ese mismo.
    Amanda entró en la enorme nave que servía como garaje y, después de echar un rápido vistazo alrededor, se encontró con un par de largas piernas que asomaban bajo un magnífico Rolls.
    – Sadie, hay algo que… pásame la linterna, por favor – oyó una voz debajo del coche. Amanda miró alrededor. No había nadie más que ella-. ¡Vamos, niña, no tengo todo el día!
    Amanda sonrió, decidida a gastarle una broma.
    – ¿Tienes algún problema? – preguntó, poniendo la linterna en la mano que emergía del coche.
    Al escuchar su voz, Daniel sacó inmediamente la cabeza de debajo del coche y vio, no las botas militares de Sadie, sino unos carísimos zapatos de tacón alto. Dentro de los zapatos había unos pies preciosos y los tobillos más bonitos que había visto nunca.
    Con el corazón acelerado, tuvo que quedarse debajo del coche unos segundos para recuperar el control de sus emociones. Solo cuando estuvo seguro de que no se traicionaría a sí mismo como un adolescente salió de debajo del Rolls.
    Mandy lo miraba con una sonrisa irónica.
    – No te esperaba hasta dentro de media hora.
    – ¿Te dijo tu secretaria que iba a venir?
    – ¿No debía decírmelo?
    – Pensé que desaparecerías si sabías que venía a verte.
    – Por eso has venido antes.
    – Y menos mal que lo he hecho. ¿Quién te hubiera dado la linterna si no? – sonrió-. ¿Dónde está todo el mundo?
    – En el pub, supongo, esperando que los invite a una cerveza – contestó él, dándole un papel que había encontrado pegado a la parte inferior del coche.
    Amanda lo tomó con cuidado para no mancharse los dedos de grasa.
    – ¡Te pille! Sadie – leyó-. ¿Qué significa esto?
    – Significa que me han tomado el pelo. Es una tradición. Los empleados nuevos siempre intentan gastarme una bromita- explicó. Aunque nunca se le habría ocurrido pensar que su hija lo haría también.
    – Después de veinte años, es normal que intenten impresionarte – dijo Amanda-. Supongo que eres el chófer más veterano de la empresa.
    – Ah, sí, claro – murmuró él, incómodo-. Pero acabo de aprender que uno nunca es demasiado viejo ni demasiado listo para evitar una trampa. Mi querida hija estará en el pub disfrutando como una loca.
    – Entonces, será mejor que me vaya. Te veo muy ocupado.
    – Creí que tú también tenías mucho trabajo esta mañana.
    – He terminado antes de lo que esperaba – dijo ella-. He venido a preguntarte si te arriesgarías a probar mis dotes culinarias. Para resarcirte de lo de anoche.
    – ¿Tan arriesgado es?
    – No creo. Sé descongelar tan bien como cualquiera.
    – ¿Y tu amiga?
    – Beth va a pasar la noche fuera.
    – ¿Ah, sí? – sonrió él, incrédulo. Sabía que ella le escondía algo. Estaba seguro-. Perdona, tengo que ir a lavarme las manos.
    – ¿Y mi pendiente?
    Ella estaba apoyada en el Rolls, como si hubiera nacido para viajar en aquel cochazo. Por un momento, Daniel se la imaginó sentada en el interior, vestida de novia…
    El pensamiento hizo que su corazón dejara de latir durante un segundo.
    – Está en la oficina.
    – Se lo pediré a la recepcionista.
    Lo único que tenía que hacer era decir que sí y todo habría terminado. Su cabeza le decía que eso era lo que tenía que hacer, pero su cuerpo y su corazón se negaban a escuchar.
    Aquella mujer preciosa seguía pensando que él era un simple chófer, pero había vuelto de todas maneras. Entonces, ¿por qué tenía dudas? ¿Porque no creía en los cuentos? ¿O porque sabía que, con Mandy, no sería una aventura de una noche? Aquello era diferente. Ella era diferente.
    – No. No hace falta. Si puedes esperar hasta esta noche, lo llevaré conmigo – dijo por fin. Se sentía como si acabara de saltar de un avión y estuviera esperando que se abriera el paracaídas. Asustado, emocionado…
    Pero por ver aquella sonrisa todo merecía la pena.
    – Estupendo. ¿A las ocho te parece bien?
    – Me parece muy bien – contestó él. ¿Cómo demonios podía sonar su voz tan tranquila cuando por dentro se sentía como un crío en su primera cita-. ¿Cuál es la dirección?
    Ella abrió su bolso y la anotó en un papel.
    – Toma. También he escrito el número de mi móvil. Por si acaso… – Daniel dejó de escuchar su voz cuando ella lo miró a los ojos. Estaban tan cerca, su boca era tan suave, tan invitadora…
    – ¡Papá! – Daniel se apartó inmediatamente, como un niño al que hubieran pillado haciendo una travesura. Se había olvidado de Sadie.
    – Hola, Sadie. Te presento a Mandy Fleming.
    – Hola – sonrió Amanda, ofreciendo su mano. Pero Sadie no la aceptó.
    – Ah, la del pendiente. No debería dejar los pendientes por ahí ¿sabe? – dijo, sarcástica, antes de volverse hacia su padre-. Te estamos esperando en el pub, si te dignas a ir.
    Daniel estaba tan enfadado que hubiera querido zarandearla.
    – No puedo ir. Y tú tampoco puedes estar en el pub. Bob debería saberlo – dijo, enfadado. Su hija lo miró desafiante durante unos segundos y después salió del garaje-. Lo siento – se disculpó Daniel-. Encontró tu pendiente en la mesilla y ha creído que…
    – Está en una edad difícil – dijo Amanda, conciliadora.
    – ¿Es que hay alguna fácil? – sonrió él-. ¿Quieres que te lleve a alguna parte? Solo tardaré un minuto en lavarme las manos.
    Ella negó con la cabeza.
    – No, ve a hablar con tu hija. Yo tomaré un taxi.

    – Me voy a casa. ¿Quieres que te lleve? – preguntó Daniel a las seis y media.
    – No, muchas gracias – Sadie se había vuelto la amabilidad personificada. Mal síntoma-. Bob y yo vamos a terminar de arreglar la moto esta noche. Maggie me ha invitado a cenar.
    – ¿Otra vez? – preguntó su padre-. ¿Dónde está Bob?
    – Se está lavando – contestó ella, sin mirarlo-. Él me llevará a casa.
    – Muy bien – dijo Daniel, sacando la cartera-. Toma, será mejor que le compres unas flores a Maggie. Pero no llegues a casa después de las doce, ¿eh?
    – ¿A qué hora vas a llegar tú?
    Daniel estaba empezando a enfadarse, pero hizo un esfuerzo para no demostrarlo. Lo último que necesitaba en aquel momento era una pelea con su hija.
    – Voy a cenar fuera.
    – ¿Con la de los pendientes?
    – Se llama Mandy Fleming. Pero tú puedes llamarla señorita Fleming. Puedes decirle, por ejemplo, «perdone que sea tan maleducada, señorita Fleming».
    – ¿Por qué? ¿Es que la vas a llevar a casa? El cuerpo de Daniel reaccionó con traidor entusiasmo ante la idea, pero no quiso seguir hablando del asunto con su hija.
    – ¿Has escrito a la señora Warburton? Sadie lo miró por un momento, sin contestar.
    – La escribí ayer – contestó por fin.
    – Me alegro – dijo él. Quizá podría intentar algo-. Sadie, ¿tienes un casco? Ella lo miró, sorprendida.
    – Sí. Me compré uno hace un par de meses. Tenía que tener casco para el examen.
    – Dile a Bob que hablaré con él sobre esa moto. Si la sigues queriendo, claro.
    Esperaba, deseaba, que su hija por fin empezara a comportarse de forma normal. Pero, con el despreciativo talante de los adolescentes, Sadie se encogió de hombros.
    – Me lo pensaré.
    – Pues no te lo pienses mucho.
    Por primera vez en toda la semana, Sadie sonrió.
    – Lo siento, papá. Gracias – dijo, con los ojos brillantes-. Bob había dicho que entrarías en razón con el tiempo.
    – ¿No me digas? – dijo él, irónico. No había entrado en razón, más bien había tenido que aceptar lo inevitable. Además, eso la pondría de buen humor para hablar sobre la inevitable vuelta al colegio el lunes. O eso esperaba.

    Amanda era un manojo de nervios. Había roto una copa. Un susto, pero nada importante. Y también se había roto una uña, un desastre irreparable. Entonces sonó el timbre y el frasco de pimienta que estaba abriendo se le cayó al suelo, cubriendo el precioso suelo de la cocina de Beth de granos negros.
    Amanda lanzó un grito y tuvo que apoyarse en la mesa para tranquilizarse. Entonces miró el reloj y se dio cuenta de que no podía ser Daniel. Solo eran las ocho menos cuarto y él no llegaría tan pronto. Sería Beth, para comprobar si lo tenía todo listo y si le había dado un ataque de pánico.
    Pero aquella noche se portaría como una mujer madura. Aunque tampoco le dejaría ver a Daniel lo que sentía por él. Había elegido unos pantalones grises y una blusa blanca de seda y se había pintado los labios de color rosa pálido. Al fin y al cabo, solo iba a ser una cena.
    Amanda miró el suelo cubierto de granos de pimienta y lanzó un gemido. Ella, la viva imagen de la eficiencia hecha un manojo de nervios por una simple cena con un hombre al que encontraba atractivo. Cuando volvió a sonar el timbre, salió de la cocina. Beth. Beth lo arreglaría mientras ella se retocaba un poco.
    Pero cuando abrió la puerta se quedó sin respiración.
    – Daniel – murmuró. Daniel, con vaqueros, una chaqueta colgada a la espalda y dos botellas de vino en la mano.
    – Llego un poco pronto – sonrió él. A la luz del pasillo, podía ver que se había puesto colorada. Estaba deliciosamente despeinada y tenía los labios entreabiertos, aquellos labios que parecían estar pidiéndole a gritos que la besara.
    – No importa – dijo Amanda, pasándose nerviosamente los dedos por el pelo-. Entra, estaba terminando de preparar la cena.
    – No podía esperar. Lo siento, pero…
    No podía esperar. Las palabras eran como un hechizo mágico y Amanda se sintió casi mareada, como la princesa dormida a la que despertaba el príncipe encantado. Todos aquellos hombres elegantes y amables con los que se había relacionado siempre la habían convertido en una virgen emocional. Pero Daniel nunca haría lo que ella esperaba que hiciera. Daniel tenía su propia forma de hacer las cosas y ella estaba deseando que la tomara en sus brazos… cuando se dio cuenta de eso, dejó de preocuparse por su pelo y por todo lo demás e hizo lo que había estado deseando hacer desde el primer día.
    Se puso de puntillas y lo besó.

CAPITULO 6

    EL TIEMPO pareció pararse cuando Amanda puso los labios sobre los del hombre. Daniel no quería llegar tan pronto, pero había aparcado frente a la casa y no podía dejar de pensar en Mandy, de desearla. Como un adolescente.
    ¿Cómo se comportaría aquella noche?, se preguntaba. ¿Sería la bromista y coqueta cliente que había llevado el primer día en el Mercedes? ¿La mujer despreocupada que, después de una llamada de teléfono, había asumido una actitud profesional, obsesionada por llegar a tiempo a una cita de trabajo con un actor de cine? Los celos que había sentido en aquel momento deberían haberlo advertido de lo que iba a ocurrir. ¿Sería la que había aparecido aquella mañana en el garaje, o la mujer insegura de la noche anterior?
    Daniel se había hecho todas esas preguntas antes de salir del coche, pero ni en sus mejores sueños hubiera anticipado ese recibimiento.
    Aquello sí que era una sorpresa. Un beso que decía: «Te estaba esperando. Deseándote». Un beso que entregaba, pero no pedía nada. Puro y, sin embargo, como una mecha para sus pensamientos pecaminosos. Un beso que un hombre recordaría en su corazón hasta el día de su muerte.
    Mandy tenía los ojos cerrados y una mancha de harina blanqueaba su mejilla, dándole un toque de vulnerabilidad a sus aristocráticas facciones.
    La certeza de que ella también lo deseaba era como un balón de oxígeno para su deseo. El fuego corría por sus venas de tal forma que tenía que contener el aliento. Pero no quería perder el control, había visto demasiado, había vivido demasiado como para eso. Cuando Amanda se apartó un centímetro, suspirando, mirándolo con aquellos ojos grises, Daniel supo que estaba perdido.
    – No me han besado así desde que tenía dieciséis años – dijo, con voz ronca de deseo; un deseo que lo golpeaba por dentro, enloqueciéndolo.
    – ¿Y eso es bueno o malo? – susurró ella.
    Habría deseado apretarla contra su cuerpo, dejar que ella decidiera si era bueno o malo, pero lo único que hizo fue limpiarle la harina de la cara.
    – Bueno – murmuró-. Muy bueno. Y muy malo.
    – ¿Por qué es malo? – preguntó Mandy. Él tomó su cara entre las manos, como si fuera un frágil tesoro, enredando los dedos en su pelo.
    – Por esto – murmuró, a un milímetro de sus labios, a un milímetro del cielo, haciéndola esperar, adorando la expresión ansiosa de ella. Mandy no se movía, apenas respiraba. Después, cuando la tensión se hizo insoportable, vio que sus ojos se oscurecían y sus labios se abrían casi imperceptiblemente. Era la señal que esperaba. Daniel rozó los labios femeninos, un roce nada más y las pestañas de ella se cerraron en un gesto de rendición. Pero aún así la hizo esperar. Un suave gemido escapó de los labios femeninos. Un gemido impaciente que le rogaba que siguiera-. ¿Bien? – murmuró, besándola suave, muy suavemente, rozando sus labios con la punta de la lengua. Como un baile. Un baile lento, sensual…
    – Muy bien – suspiró ella, mordiendo su labio inferior-. Y muy mal.
    – Dime cómo entonces – se besaban como si no lo estuvieran haciendo, como si fuera el sensual tango de una película en blanco y negro. Lento, lento…
    – No tengo que decirte nada. Tú ya lo sabes.
    Mandy enredó los brazos alrededor de su cuello y Daniel supo que ella deseaba más, que lo deseaba todo. Su corazón latía con violencia y, durante unos segundos, la besó con pasión… pero era demasiado pronto. No podían… Daniel la tomó de la mano.
    – Vamonos.
    – ¿Qué?
    – ¿Dónde está tu chaqueta?
    – Ahí – contestó ella. Daniel vio una chaqueta colgada del perchero y se la puso a toda prisa, como si fuera una niña-. ¿Dónde vamos? ¿Y la cena?
    – Olvídate de la cena – contestó él, apagando el horno.
    – ¡Mi soufflé! – protestó Mandy-. Me ha costado mucho trabajo…
    – Ya me he dado cuenta.
    – ¿Vamos a desperdiciarlo?
    – Nos quedemos o no, nadie se lo va a comer, Mandy.
    La noche anterior, Amanda había tenido miedo de perder el control, miedo de que Daniel Redford le hiciera perder la cabeza. Pero aquella noche no tenía miedo. Aquella noche sabía que había perdido la cabeza y le daba igual.
    Quizá la espera había hecho que todo fuera tan especial. Quizá por eso él la sacaba apresuradamente del apartamento. Quizá era la anticipación, el deseo, lo que la hacía sentirse en una nube. O quizá era amor. No estaba segura, pero era diferente de todo lo que había sentido hasta entonces.
    – ¿Dónde vamos? – preguntó, mientras caminaban a buen paso por la calle.
    – No lo sé – contestó él-. Estoy poniendo un poco de distancia entre nosotros y la cama. Me parece que estoy como tú estabas anoche, Mandy. Deseando que ocurra, pero pensando que es demasiado pronto.
    – Ah. Ya veo.
    – Habíame. Cuéntame cosas de ti.
    – Podríamos haber hablado mientras cenábamos – insistió ella.
    – ¿Tú crees?
    – ¿Qué quieres saber? – sonrió Amanda.
    – Todo. Sé que trabajas como secretaria, que te gusta el teatro y que eres alérgica a la pintura. Pero no sé nada más. Empieza por el principio.
    – ¿Por el principio? Podríamos tardar toda la noche.
    – Tenemos hasta las doce.
    – ¿Hasta las doce? ¿Tienes que volver a casa a las doce?
    – Sadie es quien tiene que volver a las doce. Y yo tengo que estar en casa para comprobarlo – contestó él-. La paternidad es una pesadez.
    Amanda sonrió.
    – Lo sé todo sobre la paternidad. Yo también tengo un padre – dijo, intentando seguir su paso. Muy bien, Cenicienta, te haré un resumen. Vamos a ver… tengo veintinueve años… bueno, en realidad, estoy a punto de cumplir treinta.
    – Me gusta que me digas la verdad – la interrumpió Daniel, mirándola a los ojos-. ¿Te molesta cumplir treinta años?
    – No. ¿Por qué?
    – Treinta es una edad importante – se encogió él de hombros-. Para un hombre no es un trauma, pero sí para algunas mujeres. Muchas que conozco no admitirían tener más de veintinueve – añadió. Su ex mujer era una de ellas. Sadie era la prueba de que tenía muchos más y Daniel sospechaba que esa era una de las razones por las que Vickie no quería saber nada de su hija.
    – Tener treinta años no me molesta; es solo un recordatorio de las cosas que no he hecho todavía…
    – Aún tienes mucho tiempo.
    – Para la mayoría de las cosas sí, pero no para todo – murmuró ella. Daniel tenía la impresión de que había tocado un tema doloroso y no había que ser un genio para imaginarse qué era-. Nací en Berkshire, fui a un internado y después pensaba ir a la universidad, pero mi padre necesitaba una secretaria… – «para dictarle sus memorias durante su larga enfermedad», recordaba Mandy- y eso hice hasta que murió.
    – Podrías haber ido a la universidad después. Aún puedes hacerlo.
    – Lo sé – sonrió ella-. Y si quisiera hacerlo, lo haría.
    – ¿Y tu familia? ¿Tu madre, tus hermanos?
    – Mi madre se dedica a obras benéficas y tengo un hermano mayor, Max. Es economista. Él y su mujer, Jilly, están esperando su primer hijo.
    – ¿Eso es todo?
    – ¿Qué más quieres saber? Nunca he estado casada y nunca he vivido con nadie – añadió.
    ¿Por qué las cosas no podían ser más sencillas?, se preguntaba. Veinte minutos antes habían estado a punto de irse a la cama, eso era sencillo. Simple deseo. Simple sexo. Exactamente lo que ella quería.
    Pero entonces Daniel Redford lo había complicado todo.
    – Estás temporalmente en casa de una amiga, pero ¿dónde vives?
    – No. Ahora es tu turno.
    Daniel la miró. ¿Seguía escondiendo algo?, se preguntaba. En realidad, ella no era la única.
    – Muy bien. ¿Qué quieres saber?
    – Empieza por el principio.
    – Nací hace treinta y ocho años en un barrio al este de Londres – empezó a decir él-. Mi padre era un bruto y un ignorante y mi madre murió cuando yo cumplí diez años.
    – Oh, Daniel, cuánto lo siento – murmuró ella, apretando su mano. El gesto era tan tierno que lo conmovió.
    – Dejé de ir al colegio a los quince años – siguió él-. Estaba demasiado ocupado buscándome la vida en los muelles. Pero tuve suerte, porque en lugar de meterme en líos con la policía, descubrí que tenía una curiosa afinidad con los motores.
    – Ahora entiendo por qué estás tan empeñado en que Sadie no deje el colegio.
    – Debería haberme imaginado que algo andaba mal cuando empezó a suspender.
    – ¿Tú crees que lo ha hecho a propósito?
    – Sadie solía sacar sobresalientes en todo y tengo la impresión de que su actitud rebelde tiene que ver con que su madre ha tenido un niño hace poco. Se siente abandonada otra vez – explicó él-. En fin, no sé… creí que una semana trabajando en el garaje la convencería de que tenía que volver a los libros.
    – ¿Y la ha convencido?
    – Todo lo contrario.
    – Tiene dieciséis años, Daniel. Estar en un garaje, rodeada de hombres maduros que están pendientes de ella, no la va a convencer de que estaría mejor en el colegio – dijo Amanda-. ¿Verdad que la tratan muy bien?
    – Pues sí, la verdad es que sí – contestó él. Bob la trataba como si fuera su nieta y los demás la regalaban bombones y bollos… de repente Daniel entendió lo que Mandy estaba sugiriendo-. Pero ninguno de ellos se atrevería…
    – Por supuesto que no – lo interrumpió Amanda. Pocos hombres se atreverían a desafiar a Daniel Redford-. Pero tu hija tiene dieciséis años. Y estoy segura de que tu jefe no despediría a un buen conductor por tontear con una cría que está deseando saber lo que es la vida. ¿Dónde está Sadie esta noche?
    – Arreglando la moto de Bob. Maggie y él la han invitado a cenar – contestó él-. ¿Tienes hambre?
    – Sí, tengo hambre – sonrió Mandy-. ¿Qué sugieres?
    – No podemos volver al apartamento.
    – Podríamos – sugirió ella-. Está empezando a hacer frío.
    – Cenaremos aquí – dijo Daniel, señalando la puerta de un restaurante.
    – No quieres probar mi soufflé, ¿verdad?
    – Sabes exactamente lo que estoy pensando – susurró él, besándola en la frente-. Por eso vamos a cenar aquí.
    Se sentaron en una mesa apartada y Daniel pidió la cena y el vino mientras Amanda lo miraba, sin decir nada. Echaba de menos el roce de su mano, pero le gustaba estar frente a él. De ese modo, podía mirar sus ojos.
    Tenía un hoyito en la barbilla que le hubiera encantado tocar. Lo imaginaba despertando a su lado por la mañana, imaginaba el roce de su cara… su imaginación no le estaba haciendo ningún favor; un restaurante lleno de gente no era lugar para tener aquella clase de pensamientos.
    Pero seguía comiéndoselo con los ojos, disfrutando de su aparente seguridad, de su forma de moverse…
    – ¿Qué piensas? – preguntó él, cuando la camarera les había servido el vino.
    – ¿Por qué te separaste de tu mujer?
    Daniel se encogió de hombros, como si no lo recordara.
    – Quizá yo no era el marido que ella esperaba.
    – Pero te dejó una hija… – empezó a decir Amanda. Después se lo pensó mejor-. Perdona, no es asunto mío.
    – Vickie no era particularmente maternal – explicó Daniel-. Cuando nació Sadie y tuvo que cambiar pañales, levantarse por las noches… bueno, perdió el interés.
    – ¿No me has dicho que acaba de tener un niño?
    – El amante de Vickie es mucho mayor que ella y muy rico. Teniendo un hijo con él se asegura de que la unión sea permanente. Además, ahora tiene una niñera para que se encargue del trabajo pesado.
    – Pobre Sadie.
    – Sí – murmuró él-. Pero echar su futuro por la borda no la va ayudar a sentirse mejor.
    – Quizá no quiere sentirse mejor. Quizá lo que quiere es que su madre se arrepienta.
    – Mi ex mujer no sabe nada de su hija – dijo Daniel. Pero siempre había formas de que lo supiera, pensaba Amanda. Especialmente si Sadie estaba muy dolida-. ¿Qué quiere una niña de dieciséis años? Dímelo tú.
    Amanda miró el plato de pasta que la camarera acababa de dejar sobre la mesa. Cuando ella tenía dieciséis años, era una niña feliz. Tenía un padre que la adoraba, una madre comprensiva y un hermano mayor que la protegía. Eso es lo que quiere una niña de dieciséis años, pero no hay dinero suficiente en el mundo para comprarlo.
    – Lo siento, Daniel. No sé si puedo ayudarte en ese asunto. Lo único que puedo aconsejarte es que la quieras, haga lo que haga.
    – ¿Aunque ella me lo ponga difícil?
    – Cuando cumpla veinte años, se le habrá pasado.
    – Faltan cuatro para eso.
    – Y después, pasará lo mismo con la siguiente generación.
    – ¿Qué? Soy demasiado joven para pensar en nietos – sonrió él.
    – Ningún hombre con una hija de dieciséis años es demasiado joven para pensar en eso.
    – Sadie es muy lista. No creo que…
    – ¿No?
    – ¿No creerás que puede quedarse embarazada a propósito?
    – No la conozco. Pero no me extrañaría nada. Es normal que se sienta abandonada teniendo una madre así y, si lo que quiere es hacerle daño… imagínate cómo podría sentirse tu ex mujer si supiera que va a ser abuela.
    – Se moriría del susto – murmuró Daniel. Amanda se encogió de hombros. Eso era lo que había querido decir-. No puedo creer que mi hija fuera tan tonta como para… arruinaría su vida.
    – No la arruinaría, la complicaría un poco, eso sí. ¿Seguro que está arreglando la moto esta noche?
    – Sí, claro – contestó él. Pero se quedó pensativo un momento-. Al menos, eso creo – añadió. ¿Era su imaginación o, últimamente, Ned Gresham se pasaba todo el día en el garaje…? Daniel se puso de pie inmediatamente-. ¿Me perdonas un momento?
    Amanda levantó la copa y brindó por su compañero con una sonrisa.
    – Amanda, querida, desde luego sabes cómo estropear una cita – murmuró para sí misma.

    Unos minutos después, Daniel volvía a sentarse frente a ella, con expresión aliviada.
    – Ha salido a dar una vuelta con la moto.
    – ¿Sola?
    – No, con Bob.
    – Lo siento. Me parece que he exagerado…
    – No te disculpes. Podrías haber tenido razón – la interrumpió él, tomando su mano. Se había quedado sin sangre en las venas, pero en ese momento, mirando a aquella hermosa mujer, sintió la clase de calor que podría, debería tener solo un resultado… Ella jugaba con la comida; apenas había comido nada-. ¿No tienes hambre? – preguntó. Amanda negó con la cabeza-. Vamonos.
    – ¿Dónde?
    – Se me están ocurriendo muchos sitios – contestó él, dejando dinero sobre la mesa.
    – Salir contigo es mejor que ponerse a régimen.
    – Puedes patentarme – sonrió Daniel, mientras paraba un taxi.
    – De eso nada. Te quiero solo para mí.
    Dos minutos después estaban frente a la puerta del apartamento. Amanda no podía creerlo. ¿Daniel estaba esperando que lo invitara a entrar? Pero él sabía que… o quizá quería darle una segunda oportunidad…
    – ¿Te apetece tomar un café?
    – No, gracias.
    – ¿Una copa?
    – Tengo que conducir.
    – Oh – murmuró ella. Él seguía esperando-. Tengo la película «El paciente… – empezó a decir. Entonces, Daniel la apretó contra la pared del pasillo y la besó en los labios como si quisiera marcarla a fuego.
    Aquel beso no tenía nada que ver con el mundo que Amanda conocía. No había nada delicado en aquel beso que quemaba su boca, que hacía que su cabeza diera vueltas y se le doblaran las rodillas.
    Tuvo que sujetarse a su camisa para no caer al suelo. Aquella noche no tenía intención de dejarlo marchar y permitió que su lengua se uniera a la del hombre en una invitación silenciosa. Daniel rodeó su cintura con las manos, apretándola contra su cuerpo. El calor masculino traspasaba su ropa, ahogándola. Aquello no tenía nada que ver con su plan de tener un hijo. Deseaba a Daniel Redford con todas sus fuerzas.
    Cuando él levantó la cara, Amanda pudo ver el rostro de un hombre encendido, a punto de explotar.
    – ¡Dilo! – demandó-. ¡Di lo que quieres decir!
    – Podríamos ver la película en la cama – murmuró ella.
    La respuesta fue el ruido de la puerta, que Daniel había cerrado con el pie.

    – ¿Te he despertado?
    Amanda se estiró bajo el suave edredón azul. Se sentía increíblemente feliz. Daniel no estaba a su lado, pero la voz del hombre sonaba en su oído. Amanda se puso el teléfono más cerca.
    – Sí. Gracias – murmuró.
    – ¿Por despertarte?
    – Por un montón de cosas – dijo ella. Su ropa estaba tirada en el suelo, donde había caído mientras se la arrancaban el uno al otro. Daniel no había podido quedarse a dormir, pero se había marchado del apartamento casi al amanecer-. ¿Qué estás haciendo?
    – Estoy tumbado en la cama, pensando en ti – contestó él-. Intentando levantarme para ir a trabajar.
    – Ven a verme. Yo te mantendré ocupado.
    – No puedo. ¿Esta noche?
    Amanda se sentía horriblemente tentada, pero tenía que dar una charla en la Escuela de Secretariado Internacional.
    – Esta noche no puedo. Tengo que trabajar.
    – No para Guy Dymoke, espero.
    Amanda soltó una carcajada; le encantaba aquel tono posesivo.
    – ¿Te molestaría?
    – No te dejaría ir sola.
    – La verdad es que tengo que asistir a… una conferencia importante. ¿Quizá mañana?
    – Me parece que voy a tener que dedicar el fin de semana a Sadie. ¿Qué tal el lunes?
    Esperar hasta el lunes le parecía una eternidad. Amanda se sentía como una adolescente.
    – Muy bien, pero no esperes que cocine.
    – Mandy… tenemos que hablar.
    Su voz sonaba muy seria. Y ella no quería ponerse seria.
    – ¿Quieres que hagamos el amor por teléfono? – bromeó.
    – Gracias, pero prefiero hacerlo en persona. El lunes, te lo prometo.
    Amanda colgó el teléfono y salió de la cama, estirándose perezosamente. Después de darse una ducha y meter las sábanas en la lavadora, se puso uno de los trajes de Beth.

    – ¿Esta mañana no quieres que te lleve a trabajar?
    Sadie, vestida con una chaqueta de cuero y con el casco de la moto en la mano, se disponía a salir de casa cuando Daniel entraba en la cocina.
    – No sabía si ibas a levantarte a tiempo. No vale de nada fijar una hora para volver a casa si nadie va a comprobarlo.
    – Confío en ti.
    – Un error – rio Sadie-. También confiabas en mi madre y mira lo que pasó.
    Daniel puso una rebanada de pan en el tostador, sin mirarla. Era mejor no discutir.
    – He visto la moto – dijo. Estaba en el garaje cuando llegó de madrugada-. Dejarás impresionado a todo el mundo cuando vuelvas al colegio.
    – A la señora Warburton no le gustan las motos. No es una cosa de señoritas – dijo la joven, imitando la voz nasal de la directora del internado-. Es una pena que no pueda conducir un coche todavía porque le he echado el ojo a uno y estoy segura de que mi papá me lo compraría. ¿Verdad, «papi?» – la pregunta era claramente retórica porque Sadie se dirigió hacia la puerta sin esperar respuesta. Pero, antes de salir, se volvió de nuevo hacia su padre-. Dentro de dos semanas es mi cumpleaños.
    – Si apruebas los exámenes, me lo pensaré.
    – Me da igual. Ya tengo la moto…
    – Oye, he estado pensando que, este fin de semana, podríamos ir a la casa de campo. Hace muy buen tiempo y es una pena desperdiciarlo.
    – ¿Por qué no? Si no voy yo, seguramente te llevarás a la reina de los pendientes y harás el ridículo por completo – dijo su hija, con todo el descaro del mundo. Daniel la miraba, incrédulo-. No está bien salir con chicas jóvenes, papá. Búscate una de tu edad.
    – Vale, Sadie, olvídate del fin de semana.
    – Lo siento, pero ya me has invitado y, como no tengo nada más divertido que hacer… – sonrió ella-. Tengo que irme. Mi jefe es un negrero y si llego un minuto tarde, me amenaza con enviarme a la cola del paro – añadió, despidiéndose con la mano-. Ciao.

CAPITULO 7

    – OH, DIOS mío – exclamo Beth cuando Amanda apareció en la oficina una hora más tarde-. Esa sonrisa es muy sospechosa.
    Amanda hizo un esfuerzo para parecer seria, pero su cara parecía negarse a cooperar.
    – ¿Te importa pedirle a Jane que me prepare un té?
    – ¿Té? ¿Llegas aquí con la sonrisa del gato que se comió al canario y lo único que se te ocurre es decirme que quieres un té?
    – Con leche – añadió Amanda, como si no la hubiera escuchado-. Y después, si tienes un minuto libre, me gustaría que echaras un vistazo a los documentos de la nueva sociedad. Deberías leerlos antes de que vayamos al notario esta tarde.
    Beth ignoró el comentario y se sentó frente a ella.
    – ¿Y qué más?
    – ¿Qué?
    – Parece como si estuvieras flotando. ¿Cuándo tendrás el niño?
    – ¿No te parece un poco pronto?
    – ¿Quieres decir que tomasteis precauciones?
    – Quiero decir… – empezó a decir ella, pero después decidió no gastar saliva. Y, por supuesto, Daniel había tomado precauciones.
    – Debería haberlo imaginado – dijo Beth, interrumpiendo sus pensamientos.
    – No hay prisa.
    – ¿Tan bueno ha sido? Bueno, pues será mejor que disfrutes mientras puedas.
    – ¿Qué quieres decir?
    – Nada. Solo que tú habías planeado una aventura rápida y puede que él quiera lo mismo.
    – Tú no eres tan cínica, Beth.
    – Soy realista, cariño. Y tengo más experiencia que tú.
    Amanda hizo un esfuerzo para mantener la sonrisa.
    – ¿Y qué sugieres?
    – Tú podrías tomar tus… propias precauciones. Un alfiler, por ejemplo.
    Amanda decidió que era el momento de aclarar las cosas.
    – ¿Y qué pensarías tú si Mike te hiciera eso a ti?
    – No es lo mismo – contestó su amiga-. Bueno, olvídate del alfiler. Pero tiene que haber alguna forma.
    – Sin duda. Y ahora, si no te importa, tenemos que trabajar – dijo Amanda. Beth, tomándose sus obligaciones como socia muy seriamente, seguía sin moverse.
    – La verdad es que sí hay una forma – dijo Beth, pensativa. Amanda esperó-. Podrías atarlo a la cama con tus medias de seda negra y volverlo loco hasta que no pudiera más…
    – ¿Medias de seda y nata en aerosol, Beth? Estoy empezando a pensar que no vas a ser una socia muy sensata.
    – Seré una socia estupenda. Soy muy imaginativa.
    Amanda intentaba no reírse.
    – Entonces, te sugiero que apliques tu imaginación a encontrar una secretaria para Guy Dymoke. Alguien que pueda tomar taquigrafía frente a ese hombre sin desmayarse.
    – Ya he llamado a Jenna King – dijo Beth-. Amanda…
    – ¿Y mi té?
    – Solo me preguntaba si podría dormir en mi propia cama esta noche. Lo digo porque, si tengo que volver a dormir en casa de Mike, tendré que llamar al servicio de desinfección…
    – Esta noche tengo que dar una charla en la Escuela de Secretariado Internacional y Daniel va a dedicar el fin de semana a convencer a su hija de que vuelva al colegio. Nos veremos el lunes, pero no en tu apartamento.
    – Entonces, ¿vas a decirle la verdad?
    – Por supuesto – contestó ella. Amanda no estaba segura de lo que iba a decirle, pero sabía que era absurdo seguir aparentando ser quien no era. Daniel era demasiado importante para ella-. ¿No vas a decirme que es un error? Que él se va a guardar los cubiertos de plata en el bolsillo y…
    – No. Tienes que decírselo.
    Antes de que pudiera preguntarle a su amiga el porqué de su repentino cambio de actitud sonó su móvil.
    – ¿Mandy? – escuchó una voz masculina Su pulso se aceleró inmediatamente-. Sé que habíamos acordado vernos el lunes, pero he pensado que podríamos comer juntos hoy.
    Comer juntos era una idea maravillosa, pensaba Amanda.
    – Creí que tenías que trabajar.
    – Y tengo que trabajar, pero también suelo comer. ¿A la vieja insoportable le parecerá bien?
    – Eso depende de… lo que dure la comida.
    – Lo que tú quieras.
    – Estupendo. ¿Qué prefieres, una pizza en Pimlico o comemos en el parque?
    – En el parque – contestó él-. Nos vemos en la puerta del Príncipe de Gales a la una.
    – Muy bien. Yo llevaré los bocadillos. ¿Quieres algo especial?
    Cuando se despidieron, la sonrisa de Amanda ocupaba todo su cara.

    – ¿Tuviste algún problema al volver a casa? – Daniel la llevaba de la mano por el parque.
    – ¿Problema?
    – Por llegar tarde. Me parece que Sadie no desaprovecharía una oportunidad como esa para echarte una bronca.
    – Afortunadamente, estaba dormida. Pero, si Dios quiere, la semana que viene estará de vuelta en el colegio y todo será más fácil.
    – ¿Tú crees que volverá?
    – Es posible – contestó él, sentándose en un banco, cerca del lago-. ¿Huevos duros? – preguntó, al mirar la cesta que Amanda llevaba en la mano.
    – ¿No te gustan?
    – Sí. Ah, también hay bocadillos.
    – Los he traído de jamón, de…
    Daniel tomó su cara entre las manos y la besó fugazmente en los labios, pero se apartó apresuradamente, como si no confiara en sí mismo.
    – Esto es una tortura, Mandy. Quiero desnudarte y hacerte el amor aquí mismo.
    – Asustaríamos a los patos.
    – Y nos arrestarían – sonrió él-. ¿Puedes tomarte la tarde libre?
    Amanda tragó saliva y se obligó a sí misma a recordar la cita con el notario.
    – No – contestó ella-. ¿Y tú?
    Por un momento, Daniel pensó en cancelar una reunión que podría aportarle el mejor contrato del año, pero decidió que no era buena idea.
    – Tampoco. ¿Y mañana?
    – Creí que ibas a pasar el fin de semana con Sadie.
    – Sadie estará trabajando hasta las seis – aseguró él-. Quiero que le duelan todos los músculos del cuerpo para asegurarme de que comprende las ventajas de volver al colegio.
    – Casi me da pena, la pobre.
    – No sientas pena por ella. Te debe una disculpa – dijo Daniel, acariciando su mano-. Pero que ella esté trabajando, no significa que yo tenga que hacerlo. Podríamos pasar el día juntos.
    – ¿Todo el día? ¿Puedes tomarte todo el día libre?
    La cara de Mandy se había iluminado y Daniel supo que debía decirle la verdad. Al día siguiente, en la casa de campo, estarían solos, con todo el tiempo del mundo para darle explicaciones, todo el tiempo del mundo para probarle cuánto sentía haberla mentido.
    – Claro. Si estás libre, puedo ir a buscarte a las diez, ¿te parece?
    – Muy bien. Te esperaré en la agencia.
    – ¿En la agencia?
    Por un momento, Amanda pensó decirle la verdad. Pero no quería que pensara que se había estado riendo de él. Daniel podría cambiar de opinión, podría sentirse decepcionado con ella.
    Al día siguiente. Se lo diría al día siguiente. Si elegía bien el momento, estaba segura de que él lo entendería, incluso le haría gracia.
    – ¿Dónde vamos a ir?
    – A… la casa de campo de un amigo. Me la presta a veces. Es muy tranquila.
    Amanda sonrió. ¿La casa de campo de un amigo? No era mala idea.

    – Mañana no iré a trabajar, Sadie.
    Sadie ni siquiera se molestó en levantar los ojos de la revista que estaba leyendo.
    – ¿Y qué? No tienes que llevarme de la mano – dijo ella-. Tengo muchas ofertas para eso.
    – Mientras sean solo para eso – murmuró su padre.
    – ¿Qué pasa, papá? ¿Tú puedes pasártelo bien con «la reina de los pendientes» y yo tengo que quedarme en casa estudiando Matemáticas?
    – Uno toma decisiones, Sadie, y después tiene que vivir con las consecuencias. Y eso incluye las consecuencias de darle la mano a Ned Gresham.
    – Ned es muy agradable – protestó ella, poniéndose colorada.
    – Los hombres de treinta años no se interesan por niñas de colegio.
    – Ya te he dicho que no pienso volver al colegio.
    – Es demasiado mayor para ti, Sadie. Además, liarse con la hija del jefe tiene muchas ventajas – siguió diciendo él. Estaba siendo deliberadamente crudo para robarle romanticismo a la historia que su hija pudiera haber inventado-. No sería el primero en tener esa idea.
    – Ni la primera mujer. ¿No es eso lo que hace mi madre? – replicó Sadie-. Te recuerdo que mamá se quedó embarazada para casarse contigo, pero, claro, luego encontró otro con más dinero y…
    – Sadie…
    – La verdad es que creo que te hizo un favor. Desde que se marchó, las cosas te han ido muy bien. Pero te advierto que esa Mandy Fleming parece una mujer de gustos muy caros.
    – No tan caros. Me ha invitado a comer – intentó bromear él.
    – ¿A comer? – repitió su hija, sorprendida-. Mal síntoma, papá. Debe de ir en serio. Seguramente también se quedará embarazada para cazarte. ¿O es eso lo que tú quieres? ¿Lo de mi hermanastro te ha animado a tener un hijo que siga tus pasos? – añadió, levantándose del sofá-. Quizá yo debería intentar lo mismo con Ned…
    – ¡Sadie!
    – Ya sabes lo que dicen. De tal palo, tal astilla…
    Daniel seguía intentando entender lo que estaba pasando cuando vio a su hija entrar en su habitación y cerrar de un portazo.

    Amanda estaba hablando en el estrado de la Escuela de Secretariado Internacional de la que había sido alumna.
    Acudía cada año, esperando inspirar a otras chicas como ella. Estaba diciendo que esperaba volver a verlas al terminar sus tres años de estudios cuando sintió un escalofrío.
    Daniel estaba pensando en ella. Lo sabía y, por un momento, perdió el hilo de lo que estaba diciendo.
    Media hora más tarde, lo llamaba desde el móvil.
    – ¿Daniel?
    – ¿Mandy? No me lo puedo creer. Estaba pensando en ti…
    – Lo sé.
    – ¿Lo sabías?
    – Bueno, quiero decir que… quería que pensaras en mí. ¿Ocurre algo?
    – He tenido una pelea con Sadie, pero eso no es nada nuevo.
    – ¿Quieres que dejemos lo de mañana?
    – Mañana, cariño, el sol brillará y nosotros pasaremos el día juntos. Es lo único bueno antes de un fin de semana que se presenta lleno de nubes.
    – A las diez entonces.
    – Estoy contando las horas – murmuró él. Contando las horas. Era un cliché, pero como todos los clichés, tenía mucho de verdad.
    Sadie se había encerrado en su habitación y había puesto la música a todo volumen. Aunque hubiera llamado a su puerta, ella ni siquiera lo habría oído. Pero, media hora después, la música había cesado y Daniel pensó que era el momento de hablar con su hija, de decirle que, aunque su madre la hubiera utilizado para conseguir sus propósitos, él la había querido desde el primer día. Y nada cambiaría eso.
    – Sadie, ¿puedo pasar? – preguntó, llamando con los nudillos-. ¿Sadie? – repitió. Pero no hubo respuesta. Con un extraño presentimiento, Daniel abrió la puerta… Sadie no estaba en la habitación. El único signo de vida era el equipo de música, que seguía encendido.

    – ¡Amanda! ¿Con vaqueros en la oficina? – exclamó Beth al día siguiente.
    – Hoy no voy a trabajar, querida Beth – sonrió Amanda.
    – ¿Y eso?
    – Voy a pasar el día con Daniel.
    – Vaya, veo que vas muy rápido – dijo su amiga-. Por cierto, ha llegado una carta de la señora Warburton, la directora del internado Dower. Quiere que pronuncies el discurso de entrega de diplomas dentro de seis meses. Se ha convertido en una persona muy importante, señorita Garland – bromeó Beth.
    – Me parece que la señora Warburton no le haría ninguna gracia presentar a una madre soltera como ejemplo para las niñas.
    – No creo que te quedes embarazada inmediatamente. Además, piensa en la cantidad de padres ricos que habrá entre el público. La clase de gente que necesita secretarias, niñeras y todo lo demás. Será estupendo para el negocio.
    – Beth, las reglas de comportamiento para las alumnas del internado Dower son muy estrictas.
    – De acuerdo, pero a la señora Warburton le encanta invitar a ex alumnas que se han convertido en miembros del Parlamento o empresarias de éxito para dar la impresión de que el internado que diriges es uno de los mejores de Inglaterra – insistió Beth-. Llámala ahora mismo y dile que aceptas.
    – ¿Y si entonces estoy embarazada?
    – Serás la prueba viviente de que una mujer puede tener todo lo que quiera sin necesitar un nombre. ¿Qué mejor ejemplo que ese? – sonrió su amiga-. ¿Esos son los planos de la nueva oficina?
    – Sí. ¿Qué te parecen?
    – ¿No vas a pasar el día con Daniel? Pues olvídate – contestó Beth, quitándole los planos.
    – Oye, que los estaba mirando…
    – Tienes todo el fin de semana para hacerlo. Siéntate y toma una taza de té para calmar los nervios. ¿Dónde vais a ir?
    – A una casa de campo que le ha prestado un amigo, creo. No puede estar muy lejos porque tiene que ir a buscar a su hija a las seis.
    – ¿Una casa prestada?
    – Pues sí. ¿Por qué?
    – No, por nada.
    – ¿Hay algo que no me has contado? – preguntó. Beth se puso a mirar al techo-. Vamos, dímelo.
    – Tú no querías saber nada.
    – Pero eso era antes de…
    – ¿Antes de enamorarte como una tonta? -terminó Beth la frase por ella-. Era él quien tenía que morder el anzuelo, no tú.
    – No sé de qué estás hablando – dijo Amanda-. ¿Qué has hecho?
    – Nada… Bueno, alguien tiene que velar por tus intereses. Tengo un amigo detective y le pedí que comprobase ciertos datos, eso es todo.
    – ¿Un detective? Estás loca. Es de muy mal gusto… – empezó a decir Amanda, escandalizada. Beth levantó las cejas-. Vale. ¿Qué es? Si es algo malo, prefiero saberlo.
    – ¿He dicho yo que fuera malo? Ese hombre está limpio, te lo aseguro. Tiene montones de tarjetas de crédito, paga impuestos, ayuda a las ancianas en los semáforos…
    – ¿Pero?
    – Pero eso no significa que no tenga secretos.
    – ¿Qué secretos? – preguntó Amanda. Su pulso se había acelerado inmediatamente.
    Beth sacó un sobre del bolso, pero no se lo dio.
    – Estoy segura de que él mismo te lo contará.
    – ¿Contarme qué?
    – En realidad, no es tan importante.
    – Te juro que…
    En ese momento empezó a sonar el intercomunicador desde recepción.
    – Señorita Garland, alguien pregunta por Mandy Fleming, como me había dicho.
    – Enseguida bajo – contestó, mirando a Beth-. Muy bien. Yo también tengo un secreto.
    – Eso es.
    – Y voy a contárselo.
    – Y estoy segura de que él hará lo mismo. Tienes razón. Esto es de muy mal gusto y voy a romperlo ahora… – pero Amanda se lo impidió-. Prométeme que no lo leerás hasta que llegues a tu casa – suplicó, poniéndose seria-. Dale una oportunidad de contártelo. La curiosidad mató al gato, ya sabes.
    – Lo que tienes que esperar es que no te mate yo a ti cuando lea este informe.

    Daniel estaba apoyado en el Jaguar cuando Mandy salió de la oficina.
    Por un momento le pareció que estaba tensa, un poco insegura. Pero después, una sonrisa iluminó su cara.
    – ¿Tu jefe sabe que has tomado prestado el Jaguar?
    – No le importa.
    – ¿De verdad? ¿Por qué?
    – Es una historia muy larga.
    – ¿Y vas a contármela?
    Ella lo miraba directamente a los ojos y Daniel se dio cuenta de que se había acabado el tiempo parajueguecitos.
    – Sí, Mandy. Te la voy a contar – contestó, mientras le abría la puerta del coche. Amanda se sentó en el asiento de cuero y pasó los dedos por el tablero de madera de nogal-. Irresistible, ¿verdad? ¿Te gustaría conducirlo?
    – ¿En serio? – los ojos de Amanda se iluminaron. Pero cuando le ofreció las llaves, ella negó con la cabeza, riendo-. Es muy valiente por tu parte, Daniel, pero prefiero no hacerlo. Estoy acostumbrada a conducir coches más pequeños.
    – ¿Qué coche tienes?
    Amanda recordó su Ferrari descapotable, más pequeño pero más potente que el Jaguar, y deseó haber mantenido la boca cerrada.
    – Un pequeño cochecito rojo – dijo, sin dar más explicaciones. El día del seminario, el Ferrari estaba en el taller para una simple revisión. Por eso había contratado un coche con chófer. Y por eso había conocido a Daniel.
    – Muy inteligente. Este coche es precioso, pero gasta demasiada gasolina y cada vez que hay que cambiarle una pieza es una pesadilla. Pero esta es una ocasión especial.
    – Me parecía que estabas contento. ¿Qué tal con Sadie?
    – No muy bien – contestó él, mientras arrancaba el coche-. Pero tengo esperanzas. Ha metido la pata hasta el fondo y lo sabe.

CAPÍTULO 8

    ERA LA pesadilla de cualquier padre: una adolescente que se escapa de casa en medio de la noche. Y que se escapa en una moto.
    Daniel esperaba que se hubiera ido a casa de su amiga Annabel, pero cuando llamó por teléfono, la joven no sabía nada. Después, maldiciendo mentalmente por haber sido tan ingenuo, llamó a Bob, rezando para que aquella escapada solo fuera un montaje para asustarlo. Pero Bob tampoco sabía nada de su hija.
    Lo único que podía hacer era buscarla por la calle, esperando ver la moto aparcada frente a algún bar. Por fin la había encontrado, aparcada frente al café que había al lado del garaje, pero su alivio había durado poco. El café estaba cerrado.
    Después de eso, solo había un sitio en el que podía buscar. Las oficinas de la empresa Capítol estaban cerradas de noche, pero el garaje siempre estaba abierto. Al fin y al cabo, era un negocio que tenía clientes las veinticuatro horas del día. Daniel saludó al guarda de seguridad y entró en la nave.
    Ned Gresham trabajaba aquella noche y Daniel estaba seguro de que Sadie lo sabía. Y había vuelto después de dejar a los últimos clientes porque el Lexus estaba aparcado en su sitio. En ese momento, Ned abría la puerta del coche. La luz interior se encendió. Sadie estaba con él.
    – No seas tonta, Sadie – lo oyó decir-. Vete a casa. Tu padre estará muy asustado.
    – ¡No soy una niña y quiero probártelo! – protestaba su hija.
    No podía ver desde donde estaba, pero se imaginaba la película.
    – Mira, Sadie, si quieres acostarte con alguien, será mejor que busques un chico de tu edad.
    – No quiero alguien de mi edad.
    – Venga, niña, déjalo ya. Tengo que irme.
    Amanda lanzó una exclamación al escuchar la historia.
    – ¿Y tú qué hacías mientras tanto?
    – Me marché antes de que me vieran. Sabía que, si mi hija me veía en aquel momento, sería mucho peor – contestó él-. Estaba en casa cuando Sadie volvió quince minutos después. Los quince minutos más largos de mi vida, te lo aseguro. Y esta mañana estaba más suave que nunca. Espero que haya aprendido la lección.
    – ¿Ha ido a trabajar esta mañana? – preguntó Amanda.
    – Sí. Y yo no podía decirle que no fuera – explicó Daniel-. La verdad es que voy a echarla de menos cuando vuelva al colegio.
    – Pero la verás por las tardes.
    – Está en un internado, Mandy. En el Dower – explicó él-. Pero creo que el año que viene la sacaré de allí y la llevaré a un colegio en Londres.
    – ¿En el internado Dower?
    – ¿No te gustan los internados? La verdad es que ella misma quiso ir…
    Amanda negó con la cabeza.
    – Yo también estudié en ese internado.
    – ¿En serio? Qué casualidad.
    – Sí.
    Cuando llegaron a la autopista, Daniel pisó el acelerador. El coche parecía tragarse los kilómetros y aquel no era el momento para seguir dando explicaciones.
    En lugar de eso, Amanda encontró una cinta y la puso en el cassette, mirando por la ventanilla, sin dejar de pensar cómo era posible que la hija de Daniel estudiara en uno de los internados más caros del país.
    Ella no le había dicho que tenía una mansión en Knightsbridge, un Ferrari y que era la propietaria de la Agencia de Secretarias Garland. Y todo porque no había querido herir su orgullo. Al menos, esperaba que esa hubiera sido la razón.
    Pero Daniel también era un hombre rico. Ese era su secreto. Eso era lo que Beth había intentado decirle.
    ¿Cómo lo habría conseguido? ¿Habría ganado a la lotería? ¿Sería uno de esos excéntricos que, a pesar de tener una fortuna, viven como si no la tuvieran?, se preguntaba. Aunque a su hija le daba la mejor educación posible. Y uno de sus caprichos era tener coches de lujo.
    El sobre de Beth prácticamente quemaba dentro de su bolso. Amanda lo tocó con la punta de los dedos. Por un momento, incluso consideró la posibilidad de leer el informe mientras él estaba concentrado en el volante. Pero, en ese momento, Daniel tomó una carretera secundaria y la miró con una de esas sonrisas que hacía que se le doblaran las rodillas.
    – Falta poco – dijo. Amanda soltó el sobre y lo miró, insegura. Cinco minutos más tarde, paraban frente a una casita de campo en medio del bosque. Estaba muy cuidada y tenía un aspecto acogedor, rodeada por un jardín lleno de flores-. Bueno, ya hemos llegado.
    – Parece la casa de Hansel y Gretel.
    – Y yo soy la bruja… y te voy a comer – rio él, sentándola sobre sus piernas. Después la besó larga, profundamente, como si quisiera comérsela de verdad. Cuando le desabrochó el sujetador y su aliento era como el fuego sobre sus pechos desnudos, Amanda se había olvidado completamente del sobre. Entonces empezó a reírse-. ¿Qué? – preguntó él, levantando la cara.
    – Estamos haciendo el amor en un coche como si fuéramos dos adolescentes.
    – Cuando yo era un adolescente no tenía coche. Aunque eso no era un problema… – sonrió él, abriendo la puerta del coche y deslizándose sobre la hierba, sin soltarla. Era blanda y suave y las hojas de los árboles crujían bajo su peso-. ¿Qué tal ahora?
    Los brazos del hombre alrededor de su cintura, las piernas entrelazadas, el roce de la mejilla masculina en su cara… Era todo lo que Amanda había soñado. Y, para demostrárselo, empezó a desabrochar su camisa.
    Por un momento, Daniel se sintió tentado de dejarla hacer, pero a unos metros de allí había una cama…
    – Mandy, compórtate – dijo, riendo.
    – De eso nada.
    Daniel se olvidó de la cama y de todo lo demás. Sus pechos eran increíblemente hermosos, pensaba mientras se incorporaba un poco para que él pudiera bajarle los pantalones. Mandy era suave como la seda, elegante, aristocrática, nada que ver con un revolcón adolescente en la hierba. Quizá por eso le resultaba irresistible.
    Amanda había perdido la cabeza. La dama de hierro, la mujer de hielo había perdido la cabeza por fin. No el pequeño detalle técnico de la virginidad; ella se había librado de eso con la eficiencia que la caracterizaba. Pero seguía siéndolo donde importaba; en su corazón y en su cabeza.
    Había tenido un par de relaciones con hombres que a su familia y a sus amigos les parecían perfectos. Pero no lo habían sido y Amanda sabía por qué. No había magia.
    En aquel momento, estaba tumbada sobre la hierba prácticamente desnuda en los brazos de Daniel Redford y, de repente, el mundo parecía iluminado por el polvo mágico de las hadas.
    Debería sentirse avergonzada por comportarse como una quinceañera irresponsable, pero no lo estaba. Era una mujer enamorada.
    – Mandy – susurró Daniel, mientras ella desabrochaba sus pantalones. Pero Amanda interrumpió sus palabras con un beso. Más tarde, cuando él recordaba lo que había estado a punto de decir, le pareció que no era en absoluto importante-. La próxima vez tendremos que buscar una cama.
    – Esto es demasiado para ti, ¿eh?
    – Es que estoy encima de una piedra.
    – Aquí no hay piedras.
    – Pues debajo de mí hay una – sonrió él, sentándose sobre la hierba-. ¿Qué hacemos ahora?
    – ¿Nos vestimos?
    – ¿Para qué perder tiempo?
    – Podríamos ir a dar un paseo.
    – Lo más lejos que pienso caminar es hasta la puerta.
    – Es un poco pronto para comer – dijo ella, poniéndose la blusa-. Pero supongo que podríamos hacer algo para abrir el apetito.
    – ñrazea? &•eaeeáizfé' & casa – oíjó éí, ávanfan- dose- y ayudándola a \vacet\o.
    – Lo sabía. Necesitas recuperarte.
    – Tú eres la que dijo que estaba a punto de convertirme en abuelo.
    – Te alegrará saber que no es obligatorio.
    – Solo porque Ned Gresham es mejor de lo que yo había pensado – suspiró Daniel. De hecho Ned Gresham tenía más autocontrol que él mismo, pensaba.
    – Espera, me he dejado el bolso – sonrió Amanda, corriendo hacia el coche. Al tomarlo del asiento, el sobre color manila cayó sobre la hierba, pero ninguno de los dos se dio cuenta, demasiado concentrados en mirarse a los ojos.
    De la mano, entraron en la casa. No era grande y él insistió en mostrarle todas las habitaciones. La cocina, la leñera, el salón, con alfombras mullidas y un enorme sofá frente a la chimenea. A Amanda le gustaba aquella casa con olor a madera y a la- vanda.
    La visita terminó en el dormitorio de matrimonio. Estaba amueblado de forma sencilla, con muebles de madera rústica. Amanda se acercó a la ventana, sintiendo que su reacción era de importancia para Daniel, pero sin saber por qué.
    – Hay un campo detrás de esos árboles – dijo, un poco tontamente.
    – Sí. Ahí es donde enseñé a Sadie a conducir – sonrió él, acercándose-. Nadie me ha prestado esta casa, Mandy. Es mía.
    – ¿Tuya? ¿Y por qué me has dicho…?
    – Mira, iba a contártelo más tarde, pero esto es una tontería. No soy ningún chófer. Soy el dueño de la empresa Capitol. Yo mismo la creé – explicó. De repente, todo parecía caer por su propio peso. Era tan obvio. Daniel Redford no era el tipo de hombre que trabajaría para otros. Entonces, ¿por qué se lo había ocultado? Ella tenía la excusa de que no quería herir sus sentimientos diciéndole que era una mujer rica, pero él…-. Empecé con un solo coche hace veinte años.
    – Ya veo – murmuró ella.
    – ¿No estás enfadada?
    – ¿Enfadada?
    – Debería habértelo dicho antes, pero…
    – ¿Por qué iba a enfadarme? – dijo Amanda, intentando aparentar tranquilidad. Pero estaba lívida. Daniel se había hecho pasar por un simple chófer y ella se lo había creído. ¿Por qué no se lo habría dicho Beth? Y, sobre todo, ¿por qué demonios no se lo había contado él?, se preguntaba. Intentaba hablar, pero las palabras se le atragantaban. Sentía ganas de llorar.
    – Mandy… – empezó a decir él. Se daba cuenta de que aquello no era ninguna broma-. Lo siento. Debería habértelo dicho desde el principio.
    – ¿Y por qué no lo hiciste? – preguntó. Daniel no contestó, pero la respuesta estaba muy clara. Después de todo, ella había hecho exactamente lo mismo. Se decía a sí misma que lo había hecho para no hacerle daño, para no herir su orgullo masculino, pero ¿no se había instalado en su mente la insidiosa sospecha de que, si él sabía quién era, querría aprovecharse? Amanda lo sentía enormemente por los dos. Sentía que no hubieran sido suficientemente valientes como para decir la verdad.
    – Debería habértelo dicho – repitió él-. Iba a hacerlo cuando fuiste al garaje.
    – Y yo lo estropeé todo cuando llegué pronto y te encontré debajo de un coche, con las manos llenas de grasa como… – Amanda no terminó la frase. Como el hombre que creía que era. Como el hombre del que se había enamorado.
    – Iba a decírtelo aquella misma noche, pero… por favor, Mandy, no es para tanto. Podría ser mucho peor – intentó bromear. Y lo era. Amanda aún tenía que decirle que ella también había mentido-. Podría haberte dicho que era un millonario y ser, en realidad, un pobre de solemnidad.
    – ¿Eres millonario?
    – Supongo que sí – contesto él-. Pero solo sobre el papel. En realidad, todo el dinero está invertido en la empresa.
    – Sigue siendo dinero.
    – ¿Sí? No suelo pensar en ello. Durante la última semana no he pensado en nada, si quieres que te diga la verdad.
    – Sí, Daniel. Quiero que me digas la verdad. Y cuando me digas toda la verdad, yo te la diré también…
    Él levantó la mano para quitarle una hoja del pelo y Amanda dejó caer la cabeza sobre su pecho. No lo miraría hasta que él le hubiera contado todo.
    – Mírame, Mandy – ordenó. Y ella lo miró, porque no podía resistirse-. La única verdad es que te quiero…
    – Vaya, qué escena tan romántica.
    Sadie estaba en la puerta de la habitación. El pelo negro, la chaqueta de cuero negro, la cara blanca, pero aquella vez no por el maquillaje. Y en la mano tenía un sobre color manila.
    – ¡Sadie! – exclamó Daniel, confuso-. Creí que estabas trabajando.
    – Lo estaba. Pero decidí venir antes que tú. Pensaba encender la chimenea y preparar algo de cena para darte una sorpresa. Pero no sabía que tendría que compartir el fin de semana con ella.
    – Sadie… – Amanda se apartó de Daniel.
    – No me llames Sadie. Solo mis amigos me llaman así y tú no eres mi amiga. No eres más que una aprovechada. Igual que mi madre – exclamó Sadie, furiosa-. Quería darte una sorpresa, papá. Bueno, pues esto sí que te la va a dar – añadió, mostrándole el sobre-. ¿Tu amiguita te ha contado que ha contratado un detective para indagar sobre ti? Lo sabe todo, tu estado civil, el estado de tus cuentas corrientes… Sabe todo lo que tienes. El garaje, el dúplex en Londres, esta casa… todo, hasta el último detalle.
    – ¿De dónde has sacado eso? – preguntó Daniel-. ¿Has mirado en el bolso de Mandy?
    – No ha hecho falta. Lo encontré en la hierba, al lado del coche. Debió de caerse cuando…
    – Sadie, vete a tu habitación. Ahora mismo.
    – Vale – se encogió ella de hombros-. ¿Queréis que prepare un té? Estoy segura de que la señorita Fleming querrá un té antes de irse.
    El sonido de los pasos de Sadie en la escalera era atronador en medio del silencio.
    – Mandy…
    – No – dijo ella, apartándose-. No, por favor.
    – ¿Es verdad?
    No. Y sí. ¿Cuál de esas respuestas creería Daniel? Cuando él apartó la mirada, Amanda se dio cuenta de que ya había decidido.
    – Cuando Vickie decidió que quería casarse conmigo, se quedó embarazada…
    – ¿Ella sólita? – lo interrumpió Amanda.
    – Me dijo que abortaría si no me casaba con ella – siguió él-. Y hace un momento, ahí fuera…
    Amanda sabía lo que iba a decir. En la época del sexo seguro, ellos se habían comportado como dos adolescentes irresponsables. Había sido una locura, pero no por las razones que él creía.
    – No te preocupes. El matrimonio no entra en mis planes. Tienes mi promesa de que, pase lo que pase, no volverás a saber nada de mí.
    ¿No era así como tenía que ser?, se decía Amanda. ¿No había sido ese el plan? Intentaba meterse la blusa dentro de los vaqueros, pero le temblaban las manos. Esperaba que él reaccionara: que le dijera que tenían que hablar, que se ofreciera a llevarla a casa. Pero, en lugar de hacerlo, Daniel la miraba como si fuera una extraña.
    Amanda salió del dormitorio y bajó las escaleras corriendo.
    Sadie la estaba esperando en el salón, con los brazos cruzados sobre el pecho y una expresión de triunfo. Amanda sacó el móvil de su bolso y llamó a una empresa de taxis.
    – Puedes esperarlo fuera – dijo la joven, con intención de humillarla. Pero Amanda se dio cuenta de que le temblaba la voz. Si ella fuera Sadie, también se sentiría asustada. Su madre nunca la había querido. Ella había sido simplemente un arma para conseguir su objetivo, fácil de abandonar por una cuenta bancaria más abultada. Y, de repente, aparecía una mujer igual que su madre para robarle lo único que le quedaba.
    La niña necesitaba el amor de su padre para ella sola y Amanda lo comprendía. Además, ella no había hecho planes de futuro con Daniel. Solo era un interludio romántico. Sin ataduras. ¿O no era así?
    En la puerta, se volvió hacia Sadie.
    – Vuelve al colegio, Sadie. Le debes eso por lo menos.
    – ¿Para que tú puedas clavarle tus garras en cuanto me haya marchado? ¿Estás loca? No pienso apartarme de él.
    – Al menos termina el curso – insistió ella-. Después, te llevará a un colegio en Londres.
    – Sí, claro.
    – Pregúntaselo. Quiere que vivas con él – dijo Amanda. Una sombra de duda cruzó el rostro de Sadie-. No seas tonta. Yo no soy ninguna amenaza. ¿De verdad crees que tu padre querrá volver a verme?
    – Júrame que te alejarás de él – dijo Sadie entonces. Decir esas palabras era mucho más difícil de lo que Amanda hubiera creído. En su interior conservaba la fantasía de que Daniel descubriría la verdad e iría a buscarla-. ¡Júralo!
    – Si lo hago, ¿volverás al colegio? – preguntó. Sadie asintió con la cabeza-. Entonces, lo juro.
    Con esas palabras, le hacía un favor a las dos. Sadie se quedaba tranquila y ella dejaba el mundo de la fantasía y del polvo de hadas atrás. Muy atrás. En el mundo de la imaginación. Para siempre.
    Lo único que lo hacía soportable, lo único que la hacía caminar hasta la carretera donde el taxi la recogería, lo único que la mantenía en pie, era saber que él la quería. Lo había dicho y Amanda sabía que era verdad.
    Que él no la creyera aunque le jurase mil veces que también lo amaba, solo era culpa suya.

CAPITULO 9

    – NO ERA HOY tu cita en la clínica? – preguntó Beth, que había estado toda la mañana encima de ella como si fuera su madre-. ¿Quieres que vaya contigo?
    – No hace falta – contestó Amanda. No se le había ocurrido pensar que Beth recordaría la cita, pero conociéndola seguro que lo habría anotado en su agenda para ir con ella. Era esa clase de amiga.
    – No creo que debas ir sola.
    Había esperado guardar el secreto durante algún tiempo, pero iba a ser imposible.
    – No voy a ir.
    – ¿Qué? ¿Quieres decir que has cambiado de opinión, ya no quieres tener un hijo?
    – No. Solo he dicho que no voy a ir a la clínica. Cancelé la cita hace dos semanas.
    – ¿Pero por qué? – preguntó Beth-. Mira, cariño, no sé qué pasó entre Daniel y tú, pero tienes que olvidarlo. Tu reloj biológico no va a esperar a ningún hombre – añadió, convencida-. ¿Qué ha pasado con todas esas vitaminas, el zumo de naranja, el ácido fólico?
    – ¿Qué ha pasado?
    – Pues… que sería una pena desperdiciar todo eso.
    – No he desperdiciado nada. Todas las experiencias son valiosas… – empezó a decir Amanda que, a mitad de frase, tuvo que salir corriendo al cuarto de baño para vomitar. Cuando salió, Beth la estaba esperando con los brazos cruzados sobre el pecho. – Así que todas las experiencias son valiosas – decía Beth, mientras Amanda se echaba agua en la cara-. Supongo que las nauseas también son una experiencia valiosa, ¿no?
    Amanda sabía que Beth la tomaría el pelo y seguramente debía dar gracias porque no estaba tirada en el suelo de la risa. En su lugar, ella también pensaría que el asunto era gracioso.
    Amanda se miró al espejo. Por primera vez en su vida, no parecía la mujer profesional y segura de sí misma que era. Tenía ojeras y estaba pálida. Su aspecto no tenía nada que ver con estar embarazada y por eso Beth, que normalmente tenía un instinto infalible, no se había dado cuenta de los síntomas.
    – Para que luego digas de la vitamina B6. Se supone que evita las nauseas.
    – Solo si se toma un mes entero antes de… bueno, ya sabes – sonrió su amiga, traviesa.
    – No tiene gracia, Beth. Fue un error.
    – ¿No era esto lo que querías?
    Amanda nunca habría planeado aquello.
    – Fue un error desviarme de mis propósitos…
    – Ya, claro, un error genial – bromeó su amiga-. ¿No te alegras, Amanda? ¿No querías tener un hijo?
    ¿Cómo podía no estar alegre? Ella deseaba un hijo y tenerlo con el hombre al que amaba era más de lo que hubiera esperado nunca.
    – Yo no quería tener un niño con Daniel… yo lo quería a él – murmuró. Había ido al garaje a buscarlo sabiendo eso. Debería haberle contado la verdad entonces. O después, en el restaurante italiano. Había tenido una oportunidad y no la había aprovechado. Pero él tampoco lo había hecho.
    – Bueno, al menos no tienes que preocuparte por decírselo al padre – dijo Beth. Ella era así, siempre veía el lado positivo de las cosas. Por eso seguramente se enamoraba cada dos por tres.
    – No. No tendré que preocuparme – suspiró Amanda. Entonces, ¿por qué le dolía tanto? Porque sabía que, a pesar de lo que le había dicho a Sadie, a pesar de lo que se decía a sí misma, Daniel querría saber que estaba esperando un hijo suyo. Y ella no podía decírselo. Lo había jurado y cumpliría su palabra. Sabía que aquel niño, el hijo de Daniel, sería una puñalada en el corazón de Sadie.
    Amanda había llamado a Pamela Warburton para decirle que no podría dar el discurso el día de la entrega de diplomas y, de paso, había preguntado por Sadie.
    – ¿Conoces a la familia Redford?
    – No mucho – contestó ella-. Pero conocí casualmente a Sadie y me preguntaba si había decidido volver al colegio.
    – Sí, afortunadamente. Estaba intentando llamar la atención, ya sabes. La niña tiene problemas familiares.
    – Lo sé.
    – Va a volver a examinarse de las asignaturas que ha suspendido pero su padre va a llevarla a otro colegio el próximo curso.
    – Quizá será más feliz viviendo con su padre – dijo Amanda-. Por favor, no le digas que he preguntado. No quiero que piense que…
    – Que te preocupas por ella – terminó la frase la señora Warburton. Era cierto. Quizá estaba esperando que Sadie hubiera roto su palabra y, de ese modo, ella podría romper la suya-. ¿Seguro que no puedo convencerte de que vengas a dar el discurso? – preguntó la directora del internado.
    – Pamela, me encantaría, pero debes saber que estoy embarazada. El día del discurso ni siquiera podré acercarme al atril.
    – Pues no uses atril.
    – ¿Seguro que quieres que una futura madre soltera hable para un montón de niñas impresionables?
    – Yo creo que tú eres un ejemplo ideal, Amanda. Te enviaré una carta confirmando la fecha y la hora…
    Sí, en realidad ella estaba contenta y orgullosa de sí misma. ¿Por qué iba a sentirse avergonzada?
    – Ha sido lo mejor que podía pasar – le decía Beth.
    – Claro que sí. Todo ha ido según mis planes – murmuró ella. Según sus planes. No tenía por qué quejarse y no lo haría. Su agencia iba a ampliarse y estaba esperando el hijo que deseaba. Y, de alguna parte, logró sacar la sonrisa que Beth quería ver.
    Amanda se había negado a contarle lo que había ocurrido entre Daniel y ella. Solo le había dicho que se había terminado y que no quería volver a hablar del asunto.
    Daniel y ella habían estado jugando al mismo juego, a protegerse para no resultar heridos, pero Beth solo había visto el lado cómico y había creído que, cuando todo se supiera, los tres se reirían juntos. Había estado interpretando el papel de Celestina. Y casi había funcionado.

    Daniel y ella volvieron a encontrarse en el mes de enero. En el teatro, inevitablemente, una noche de estreno. Las entradas eran un regalo de Sadie. Quizá su hija se había dado cuenta de que apenas salía de casa y lo había hecho para que se animara. Incluso se había comprado un vestido para la ocasión.
    Negro, por supuesto. Negro y demasidado sexy para una chica de diecisiete años, pensaba Daniel.
    Con su altura y el pelo tan corto, llamaba mucho la atención y Daniel tuvo que reconocer que los hombres se volvían para mirarla. Incluso sospechaba que a Sadie le hubiera gustado que Ned Gresham estuviera por allí. Pero Ned había encontrado otro trabajo. Era un buen conductor y había lamentado perderlo, pero no le había pedido que lo reconsiderase. Tenía la impresión de que Ned sentía por su hija lo mismo que él sentía por Mandy. Estaban más seguros a distancia.
    – Voy por el programa, nos veremos en el bar – dijo Sadie.
    Daniel entró en el bar y pidió dos tónicas. Era mejor no beber alcohol. Lo había hecho dos veces, cuando Vickie le había dicho que estaba embarazada y, después, cuando ella lo había abandonado. Las dos veces alguien había tomado decisiones que habían cambiado su vida y él no había podido hacer nada al respecto.
    Pero aquella vez era diferente. Aquella vez, él podría hacer algo y sabía que, si sucumbía ante el alcohol, se encontraría golpeando la puerta de la agencia Garland, suplicando que alguien le dijera dónde podía encontrar a Mandy Fleming. Lo sabía porque, incluso sin alcohol, había tenido que controlarse más de una vez para no hacerlo.
    Si no hubiera sabido nada, pensaba… Si no hubiera sabido que Mandy había estado investigando sobre él. ¿Por qué llevaría el informe en el bolso?, se preguntaba. ¿Y por qué demonios Sadie había decidido hacer el papel de hija modelo precisamente aquel día?
    – Mira, esta actriz sale en televisión. Y a éste también lo conozco – estaba diciendo su hija en ese momento, mirando las fotografías del programa. Pobre Sadie. Se había preocupado tanto por saber qué espectáculo quería ir a ver, si hubiera tenido ganas de ver espectáculo alguno, claro. Desgraciadamente, era el tipo de obra que Mandy Fleming también querría ver. Habían hablado sobre el autor el día que se conocieron… En ese momento, sin saber cómo, Daniel supo que ella también estaba allí. Que iban a encontrarse-. ¿Papá? – escuchó la voz de su hija-. ¿Estás contento de haber venido?
    – Sí, claro, Sadie. Estoy encantado…
    Y entonces la había visto.
    Estaba entrando en el bar del brazo de un hombre. Era alto, distinguido, con el pelo oscuro. Exactamente la clase de hombre con el que hubiera esperado verla. Un hombre de mundo, con suficiente dinero como para que su detective hubiera dado el aprobado.
    Amanda no había querido ir al teatro.
    – Estoy demasiado cansada, Max.
    – Tonterías. Empieza a notarse que estás embarazada y tienes miedo de que todo el mundo envidie al afortunado.
    Si su hermano creía que ella se iba a tragar eso, el matrimonio debía haberle reblandecido el cerebro.
    – No me estoy escondiendo. Estoy muy ocupada con la expansión de la agencia y no me apetece salir de noche – replicó ella, pasándose la mano por la suave curva de su vientre-. Y el niño apenas se nota todavía. Max sonrió.
    – Siento desilusionarte, cariño, pero se nota. Y, aunque nadie se ha atrevido a sacar el tema delante de mí, al menos tres personas le han preguntado a Jilly para cuándo es el feliz evento.
    De acuerdo. Se estaba engañando a sí misma. Aunque no había intentado esconder su embarazo en absoluto; solo esperaba no ser objeto de cotillees durante, al menos, un mes más.
    – ¿Esperas que vaya al teatro contigo después de eso?
    – Por favor, Mandy. Jilly está a punto de salir de cuentas y no puede sentarse durante más de media hora sin tener que levantarse para ir al baño.
    – Entonces, quédate con ella y dale un masaje.
    – No está sola. Harriet está con ella.
    – Un ama de llaves no es un marido.
    – Mira, Mandy, no quiero dejarla sola en este momento, pero tengo que ir a ver esa obra. Soy el Presidente de la Fundación Garland y eso incluye ciertas actividades culturales, tú lo sabes – insistió él-. Vamos, puedes ponerte la capa que mamá te regaló en Navidad. Podrías esconder trillizos bajo esa capa.
    – No estoy escondiéndome – insistió ella.
    – Muy bien. Entonces, tienes diez minutos para cambiarte – replicó su hermano. Amanda se rindió. Pero cuando empezó a buscar un vestido adecuado para el teatro, se dio cuenta de que Max tenía razón. Su cintura había crecido desmesuradamente. Tendría que ponerse un vestido sencillo y alguna joya que lo animase. Cuando abrió el joyero, sus dedos rozaron el pendiente de jade. Tenía que tirarlo, se decía. Y lo haría algún día. Algún día.
    Llevaba una capa de suave terciopelo negro, que brillaba bajo las lámparas del teatro y que la cubría hasta los tobillos. Pero su cuello era blanco y suave como el satén. Él conocía bien aquel cuello. Lo había tocado, lo había besado…
    Su cabello oscuro, cortado a la perfección, contrastaba con su delicada palidez. Aquella vez no había harina en su cara y no tenía un pelo fuera de su sitio, como aquella otra noche…
    Aquella noche en la que él había tomado su cara entre las manos y había acariciado su pelo. O aquel día, cuando su pelo olía a hierba… En ese momento, la luz de la lámpara reflejaba sus pendientes dorados.
    Instintivamente, Daniel se llevó la mano al bolsillo de la chaqueta para buscar el pendiente de jade. Aquel pendiente del que no había podido separarse. Como un idiota.
    – ¿Papá?
    – Perdona, Sadie – sonrió él. Una sonrisa que no era más que un truco para evitar que su hija viera a Mandy-. Yo también he visto a este actor en televisión. ¿No es el que mató a su mujer en aquella película…?
    Cuando volvió a mirar, Mandy y su acompañante estaban siendo saludados oficiosamente por el propietario del teatro. Mucho dinero, pensaba Daniel.
    – ¿Seguro que no quieres un refresco? – preguntó Max, indicando el mini bar del palco privado. Amanda no lo escuchaba. Desde que había llegado al teatro, había tenido una premonición. Un escalofrío en la espalda. Era como cuando hablaba en la Escuela de Secretariado meses atrás y había sabido que Daniel estaba pensando en ella. Él estaba allí. En el teatro-. ¿Mandy?
    – Lo siento, Max. No me apetece nada.
    Max tomó la capa y la dejó sobre una de las sillas mientras Amanda buscaba una figura entre los espectadores. Pero no veía a Daniel.
    Daniel la había visto cuando entraba en el palco, pero Amanda no podía verlo. Sus butacas no estaban en su línea de visión y no estaba seguro de si eso lo alegraba o lo entristecía.
    El sentido común le decía que no debería sentir nada, pero Daniel no podía controlar su corazón. Por primera vez en su vida, se había enamorado y, en el último momento, antes de que el hermoso futuro con Mandy se hiciera añicos, se lo había dicho. Y las palabras, una vez pronunciadas, no podían borrarse. Estarían allí para siempre, una diminuta vibración de sonido que haría eco para toda la eternidad.
    Él no estaba allí. Había sido su imaginación. Su imaginación, combinada con el deseo de volver a verlo. Seguía soñando con un final feliz. Seguía soñando que Daniel la encontraría y volvería a decirle que la amaba.
    Amanda suspiró cuando cayó el telón por última vez. Solo esperaba que Max no quisiera hablar sobre la obra que acababan de ver porque apenas había prestado atención.
    – Mandy, tengo que ir un momento a los camerinos. No te importa, ¿verdad?
    – Cinco minutos, Max. Después de eso, me esfumaré.
    – Cinco minutos, te lo prometo. Quiero volver a casa enseguida – sonrió él, ayudándola a ponerse la capa antes de salir al pasillo-. Por aquí – indicó, llevándola de la mano a través de la gente. Estaban casi en la puerta del pasillo de camerinos cuando su hermano se paró y ella se paró también.
    Era Daniel.
    Daniel y Sadie parecían clavados en el suelo, incapaces de moverse y, de repente, Amanda sintió que el mundo se había parado con ellos. Daniel no decía nada y si él decidía no hablar, ella tampoco lo haría. Por mucho que deseara acercarse a él, por mucho que deseara tomar su mano, ponerla en su vientre y decir: «Este es tu hijo. Tuyo y mío, Daniel. Ya lo siento moverse dentro de mí…»
    – Perdone, tenemos que pasar – estaba diciendo Max. La frase rompió el hechizo que parecía envolverlos a los tres y Daniel se apartó. Su hermano abrió la puerta y dejó que Amanda entrase primero-. ¿Por qué te miraba ese hombre? – preguntó, cuando estuvieron solos en el pasillo. Amanda no contestó pero Max se dio cuenta de que ocurría algo-. Bueno, quizá no es tan buena idea que vayamos a saludar a los actores. Ya sabes lo pesados que son…
    – No te preocupes – lo interrumpió ella-. Estoy bien. Trabajo demasiado últimamente y quizá me iría bien un poco de barullo.
    Algo tenía que decir.
    – ¿Papá? – la voz de Sadie lo sacó de su estupor. Los dedos de su hija se habían clavado con tal fuerza en su mano al encontrarse cara a cara con Mandy que seguía sintiendo la presión más tarde, mientras esperaban un taxi. Solo la presión de aquellos dedos había impedido que se acercara a ella-. Papá, no tenemos que ir a cenar a un restaurante. Podemos cenar en casa, si quieres.
    Su voz sonaba alterada. Asustada quizá por la intensidad de lo que había ocurrido en el teatro. También lo había asustado a él.
    Pero tenían que cenar. Daniel se obligaba a sí mismo a comer todos los días, aunque después no recordaba qué había comido. Solo sabía que había mucha gente que dependía de él. Sus empleados y, sobre todo, su hija. Cuando el taxi paró frente a ellos, abrió la puerta y le dio al taxista el nombre del restaurante en el que había reservado mesa. Y no era un pequeño restaurante italiano, desde luego.

CAPÍTULO 10

    – AMANDA, estás muy guapa – sonrió Pamela Warburton, mientras la acompañaba al salón de profesores-. ¿Cuándo darás a luz?
    – A mediados de junio.
    – Espero que sea una niña. Tu cuñada no parece tener ninguna prisa en apuntar a su hija como futura alumna del internado.
    – Me parece que a Jilly no le hace gracia que su hija vaya a un internado – dijo Amanda, poniéndose la mano protectoramente sobre el vientre. Sus padres no habían tenido otra alternativa porque pasaban mucho tiempo en el extranjero y, aunque ella no había sido infeliz, comprendía perfectamente a Jilly-. Y no creo que pudieras aceptar al mío. Es un niño.
    – Oh, vaya, Amanda. Yo creí que eras la chica más organizada que había conocido. ¿Cómo has permitido que eso ocurra?
    Por un momento, Amanda pensó que lo decía en serio, pero entonces vio un brillo de burla en los ojos de su antigua directora.
    – He sido un poco descuidada, supongo.

    – ¿Es que no puedes ir más deprisa, papá? Vamos a llegar tarde.
    – ¿Y de quién es la culpa? Has sido tú la que ha vaciado el armario entero para vestirse. Y te has puesto más pintura que Jerónimo.
    – ¿Quién es Jerónimo?
    Daniel no estaba seguro de si su hija le estaba tomando el pelo.
    – Da igual. Seguro que la señora Warburton se lleva una sorpresa cuando te vea.
    – ¿Por qué? Si tienes cinco sobresalientes, consigues un diploma. Es automático.
    – ¿Y con seis qué ganas, un muñeco de peluche?
    – Estás muy gracioso, papá.
    Daniel estaba bromeando. Sabía bien por qué su hija había insistido en acudir a la ceremonia de entrega de diplomas. No tenía nada que ver con la ceremonia y sí con que sus amigas la vieran con una minifalda peligrosamente cercana a la ilegalidad, botas altas y maquillaje suficiente como para parar el tráfico.
    En realidad, estaba guapísima y, con casi un metro ochenta de estatura, no podía pasar desapercibida.
    Quizá debería haber intentado convencerla de que se pusiera algo menos provocativo, pero Sadie había sacado cinco sobresalientes y no podía negarle nada. Tenía que permitirle disfrutar de su éxito. Pamela Warburton levantaría una de sus aristocráticas cejas, pero aquel iba a ser el último año en el internado Dower para Sadie.
    – ¿Quién entrega los diplomas este año? – preguntó, mientras aparcaba el Jaguar frente al edificio Victoriano.
    – No lo sé. Una vieja alumna – contestó Sadie, buscando la invitación en su bolso-. Amanda Garland – leyó. A Daniel se le cayeron las llaves del coche al suelo-. No sé quién es.
    – Tiene una famosa agencia de secretarias. Dicen que son las más cualificadas del país.
    – ¿Y cómo es?
    – No tengo ni idea. Esperemos que no sea una pesada.
    Había muchas niñas esperando a los invitados para conducirlos al salón de actos y la señora Warburton saludaba a todo el mundo con su consabido: «hola, cómo está, las niñas están estupendamente y necesitamos fondos para ordenadores».
    Sadie se marchó con el resto de sus compañeras y, sentado en la última fila, Daniel observaba a las personas que había en el escenario del salón de actos. No le interesaban en absoluto. Solo intentaba adivinar cuál de aquellas mujeres sería Amanda Garland.
    Enseguida empezó a recordar la mañana en la que había bromeado con Mandy sobre aquella vieja insoportable. Era su voz lo que lo había hechizado, su risa… Daniel se pasó una mano por la cara, como si quisiera borrar su imagen, pero no podía hacerlo. Incluso cuando la gente empezó a aplaudir la aparición de la mujer que entregaría los diplomas, le parecía verla en el escenario…
    Era Mandy. Era Mandy Fleming, frente a un atril.
    – Como pueden ver, yo no debería estar aquí – empezó a decir ella. Los invitados rieron débilmente, inseguros-. Mi misión, me han dicho, es inspirar a las chicas del colegio Dower para que consigan todo lo que quieren en la vida. Bueno, chicas. Estoy aquí para deciros que yo lo tengo todo. Me duele la espalda, me duelen las piernas, el estómago… – las risas se incrementaron. Mandy. Daniel no entendía nada. Era Mandy-. Si pudiera quedarme en casa, con las piernas sobre un almohadón, no tendría importancia. Pero tenerlo todo significa que, aunque te duela la espalda, aunque te pesen las piernas, aunque no duermas por las noches, tienes que levantarte a las siete de la mañana para ir a trabajar. Por supuesto, yo no querría que fuera de otra forma. Dirigir la agencia Garland es toda mi vida… – siguió diciendo ella, poniéndose la mano sobre el vientre. Estaba embarazada. ¿Embarazada? Daniel empezó a levantarse-. Pero mi vida está a punto de complicarse mucho. De modo que, ¿el sueño es posible? Voy a pediros hoy que penséis qué significa para una mujer tenerlo todo…
    Amanda levantó la mirada. Y deseó no haberlo hecho. Estaba embarazada de seis meses y el padre de su hijo estaba en la última fila, mirándola como si fuera una aparición. Y si Daniel estaba allí, Sadie también estaría.
    – ¿Te encuentras bien, Amanda? – susurró la señora Warburton.
    ¿Que si se encontraba bien? No, desde luego que no se encontraba bien, pero tomó un sorbo de agua y siguió hablando, intentando no mirar a Daniel. Era lo único que podía hacer. También podría haberse desmayado, pero no estaba acostumbrada a hacerlo.
    Daniel había vuelto a sentarse, atónito. Mandy Fleming. Amanda Garland. ¿Cómo podía haber sido tan estúpido?
    ¿Y por qué no se lo había dicho? ¿Por qué, cuando él le decía que Amanda Garland era una vieja insoportable, no le había dicho que era ella?
    Porque estaba tonteando y a ella le había hecho gracia. Y, antes de que ninguno de los dos se diera cuenta de qué estaba pasando, las cosas se les habían ido de las manos.
    Amanda Garland. Su verdad. Eso era lo que ella había estado a punto de decirle cuando Sadie apareció en la casa.
    Y estaba embarazada. Estaba embarazada de su hijo y se lo había ocultado. Incluso cuando la había visto en el teatro…
    ¿Por qué no se había dado cuenta entonces? ¿Y quién demonios era el hombre que iba con ella? Los celos empezaron a morderle el corazón…
    ¿Se habría dado cuenta Sadie?, se preguntaba. ¿Sería esa la razón por la que había clavado los dedos en su mano, para que no diera un paso hacia ella?… Sadie. Daniel saltó de su asiento como impulsado por un resorte y salió al pasillo.
    – ¿Perdone, necesita algo?
    Una de las niñas del internado, peinada y arreglada para la ocasión, se acercó con una sonrisa.
    – Tengo que hablar con mi hija. Es urgente – dijo. La niña no parecía entenderlo-. Sadie Redford.
    – ¿Sadie Redford?
    El sonido de los aplausos en el salón de actos señalaba el final del discurso de Mandy. No llegaría a tiempo. Sadie estaría a punto de subir al escenario y encontrarse frente a frente con Mandy. Con Amanda.
    – ¿Dónde está?
    – Supongo que en el vestuario, poniéndose la banda de… – empezó a decir la niña, señalando una puerta-. ¡Oiga, no puede entrar ahí!
    Amanda se sentía mareada, pero no quería sentarse. Solo le quedaba entregar los diplomas y Pamela lo había arreglado todo para que la ceremonia no fuera interrumpida por aplausos. Los orgullosos padres tendrían que esperar hasta el final para felicitar a sus hijas.
    Nombre, certificado, apretón de manos. Nombre, certificado, apretón de manos… después de un rato, Amanda lo hacía sin darse cuenta.
    Daniel golpeó la puerta.
    – ¡Sadie! – llamó. Pero no hubo respuesta. Cuando abrió la puerta, vio que el vestuario estaba vacío. No podía advertir a Sadie. Era justo lo que necesitaba. Pero no tenía que pensar en eso. Tenía que pensar en que estaba a punto de convertirse en padre. Tenía que decidir qué iba a hacer, tenía que imaginar una forma de convencer a la mujer que amaba de que no era un canalla.
    Llegó al salón de actos a tiempo para escuchar el nombre de su hija, pronunciado por la directora del colegio.
    – Sadie Redford.
    Como un hombre a punto de contemplar un accidente e incapaz de evitarlo, Daniel observó a su hija subir los escalones hasta el escenario.
    Amanda sabía que iba a pasar. Acababa de descubrirlo al echar un vistazo a la lista de premiadas. Lo que no sabía era si Sadie la había visto, si estaba preparada. Las chicas estaban sentadas en el pasillo durante el discurso, pero ella misma había pasado por eso y sabía que nadie prestaba atención al discurso aburrido de una ex alumna. Y estaba claro en el momento que Sadie la miró que para ella era una completa sorpresa.
    – Tú no eres Amanda Garland, eres Mandy Fleming, la «reina de los pendientes» – dijo en voz alta. Los invitados se quedaron sorprendidos-. Oh, Dios mío, estás embarazada.
    Amanda tenía como regla no desmayarse, pero toda regla tenía su excepción. Y aquella era una de esas ocasiones. Sería mejor desmayarse antes de que Sadie informase a todos los invitados de quién era el padre de su hijo. En realidad, deslizarse hasta el suelo con gracia fue mucho más fácil de lo que había pensado. Y el hecho de que Daniel Redford se acercase al escenario con expresión furiosa la ayudó mucho.
    Daniel tardó dos segundos en subir al escenario y las mujeres que se habían inclinado para ayudar a Amanda se apartaron al verlo.
    – Llamen a una ambulancia – dijo, inclinándose para tomarle el pulso-. Mandy, cariño, por favor… – ella abrió los ojos un poco y, en ese momento, Daniel se dio cuenta de que estaba fingiendo. Se sentía tan aliviado que no sabía qué decir primero: «perdóname, gracias a Dios o no vuelvas a asustarme de esa forma mientras vivas»-. Te quiero, Mandy. Te he echado tanto de menos…
    Amanda tenía ganas de echarse a llorar. Pero romper una regla al día era suficiente.
    – No seas tonto – susurró-. Me pondré bien. Ve con Sadie. Ella te necesita.
    – ¿Y tú no?
    – Ve con Sadie – insistió, aunque su corazón se estaba rompiendo.
    – ¿Sadie? – llamó Daniel, mirando alrededor. Pero su hija se había aprovechado de la confusión para salir huyendo.
    – Ve a buscarla, Daniel.
    – Yo cuidaré de Amanda – dijo Pamela Warburton-. Vaya a buscar a Sadie antes de que haga alguna estupidez.
    – Ya es un poco tarde para eso – dijo él, incorporándose-. Volveré enseguida – susurró, mirando a Mandy-. Y quiero respuestas.
    Si su querida hija pensaba que esconderse en el vestuario femenino la salvaría de su ira o de la de la señora Warburton estaba muy equivocada.
    Sadie estaba apoyada en la pared y las lágrimas rodaban por sus mejillas.
    – Lo ha hecho – dijo, cuando vio entrar a su padre-. Yo intenté evitarlo, pero ahora tendrás que casarte con ella.
    – ¿Cómo que intentaste evitarlo?
    – Yo solo quería…
    – Sé muy bien lo que querías – la interrumpió él-. ¿Qué es lo que hiciste, Sadie? – insistió. Sadie murmuró algo, pero Daniel no lo escuchó con claridad-. ¿Jurar? ¿Que le hiciste jurar qué?
    Ella levantó la cara y lo miró a los ojos.
    – Le prometí que volvería al colegio si ella juraba no volver a verte nunca.
    ¿Mandy no le había contado nada porque se lo había jurado a su hija? ¿Tan sencillo era?
    – Después de cómo la traté aquel día, ¿tú crees que hubiera querido volver a verme? – preguntó Daniel.
    – ¿Por qué no? Tú eres lo que ella quería…
    – Pero, ¿es que no te has dado cuenta todavía, Sadie? No me necesita para nada. Es Amanda Garland, una de las empresarias más importantes de Londres.
    – Entonces, ¿por qué…?
    – ¿Por qué había contratado un detective para que investigara sobre mí? Porque yo la hice creer que era un simple chófer para que me quisiera por mí mismo, no por mi cuenta corriente. Ella solo estaba protegiéndose a sí misma de la posibilidad de que yo fuera un cazafortunas.
    – Pero… es que… es que se cree tan guapa – dijo Sadie, como una niña. Como lo que era, en realidad. Después, pareció pensárselo mejor-. Es que tú la miras como si fuera lo más importante del mundo para ti. Sigues llevando su pendiente en el bolsillo y me da miedo de que me dejes como mamá – empezó a sollozar Sadie-. Lo siento mucho, papá. Lo siento. Estás enamorado de ella y yo lo he estropeado todo.
    – Me parece que lo hemos estropeado entre los dos – murmuró él, abrazándola-. Es posible que aún podamos salvar algo. Pero voy a necesitar tu ayuda.
    – ¿De verdad?
    – Sí – contestó Daniel, llevándola con él hacia la puerta-. Vamos, tenemos que hacer frente a nuestras responsabilidades. Me parece, Sadie, que a partir de hoy sí que vas a ser famosa en el colegio… – la sirena de la ambulancia lo interrumpió.
    Sadie lo miró entonces, horrorizada.
    – ¡El niño! – exclamó, con los ojos llenos de lágrimas-. ¿Qué he hecho?
    Amanda estaba sentada en el despacho de la señora Warburton mientras un enfermero le tomaba la tensión.
    – Es mejor asegurarse – había dicho. Cuando estaba tomándole el pulso, Sadie entró en el despacho como un tromba.
    – ¡El niño! ¿Está bien el niño?
    – ¡Sadie!
    La exclamación de la señora Warburton la dejó fría.
    – Mandy… señorita Fleming… señorita Garland, no sabe cómo lo siento. He sido una estúpida – se disculpó-. Por favor, no culpe a mi padre por esto. Ha sido todo culpa mía. Me daba tanto miedo de que fuera a quitármelo… – siguió. Amanda vio a Daniel tras ella-. Dile que la quieres, papá. Cuéntale que llevas el pendiente en el bolsillo. No ha dejado de llevarlo ni un solo día, señorita Fleming… Garland.
    – ¿Le importa a alguien explicarme qué está pasando? – escucharon una voz masculina.
    – ¡Max! – exclamó Amanda, al ver a su hermano.
    – ¿Quién demonios es usted? – preguntó Daniel.
    – Max Fleming. ¿No nos vimos en el teatro, hace un par de meses?
    – ¿Fleming? – Daniel miraba al recién llegado y después a Amanda.
    – Soy el hermano de Mandy.
    – Daniel Redford – se presentó él, estrechando su mano-. Y voy a casarme con su hermana.
    – ¿Ah, sí? – sonrió Max-. ¿Cómo no me lo habías dicho, Mandy?
    – Porque no me lo había pedido – contestó ella-. De hecho, me parece que sigue sin pedírmelo.
    – Pues te lo pido ahora. ¿Quieres casarte conmigo, Mandy?
    La habitación estaba llena de gente y todos esperaban la respuesta. ¿Cómo podía hacerle eso? ¿Cómo la sensata y organizada Amanda Garland podía haber dejado que su vida se convirtiera en aquel torbellino? Amanda levantó la cara y lo miró directamente a los ojos, aquellos ojos azules…
    – No seas tonto, Daniel. Lo último que necesito es un marido.
    – ¿Quién ha dicho que el romanticismo ha muerto? – bromeó Max.
    – Tú le pediste a Jilly que se casara contigo en la cola del teatro – le recordó su hermana-. Eso tampoco fue muy romántico.
    – Pero ella dijo que sí – replicó su hermano, mirando a Daniel-. Perdone. Siga.
    – Esto no tiene nada que ver con que estés esperando un hijo mío – dijo Daniel-. He pasado los peores seis meses de mi vida sin ti.
    – Existe la posibilidad de que hubieran sido peores conmigo.
    – Bueno, bueno…
    – Vete, Max. Que se vaya todo el mundo. Esto no le está haciendo ningún bien a mi presión sanguínea.
    – Su presión sanguínea está estupendamente, señorita – intervino el enfermero.
    – Por favor, escúchele – dijo Sadie. A pesar de las protestas, Daniel sabía que todo iría bien porque Mandy lo estaba mirando y en sus ojos veía la respuesta-. Dentro de un año me iré a la universidad y mi padre necesitará que alguien… bueno, ya sabe. Y, además, está el niño o la niña…
    – Es un niño.
    – ¿Un niño? – sonrió Sadie.
    – Sí. He visto las ecografías. Dame la mano – dijo Amanda, poniendo la mano de Sadie sobre su vientre-. ¿Lo notas?
    – Pero… es asombroso. Papá, mira, el niño se mueve – murmuró, volviéndose hacia su padre. Daniel no se acercó, lo único que podía hacer era mirar a Mandy-. Por favor, ven. ¿A qué estás esperando? – insistió. Su padre y Amanda se estaban mirando, sin decir nada y Sadie se dio cuenta de lo que ocurría-. Claro que se va a casar contigo, papá. Pero estoy segura de que prefeririría darte una respuesta… sin público.
    Por un momento, después de que se cerrara la puerta y se quedaran solos, hubo un silencio.
    – ¿Me hubieras dicho lo del niño? – preguntó él por fin.
    – Quería decírtelo, Daniel. Pero le había hecho una promesa a Sadie…
    – Lo sé. Me lo ha contado.
    – Estaba asustada. No pensaba volver al colegio porque tenía miedo de que tú también la abandonases. Así que le prometí que no volvería a verte. Era lo menos que podía hacer.
    – Sigues sin responder a mi pregunta. ¿Me hubieras contado lo del niño?
    Amanda no había contestado porque no sabía la respuesta.
    – Yo se lo había prometido a Sadie, pero Beth no había hecho promesa alguna – contestó por fin-. Imagino que se habría puesto en contacto contigo para darte la enhorabuena. Ella es así.
    – ¿Es tu amiga, la del apartamento?
    – Mi mejor amiga y mi socia. Fue Beth quien contrató un detective. Quería protegerme – le explicó. Después le contó todo el plan. Sabía que tendría que hacerlo en algún momento.
    – Entonces, ¿tú querías tener un hijo, no me querías a mí?
    – Durante unos treinta segundos. Después me di cuenta de que me había enamorado – dijo Amanda-. Yo nunca leí el informe. De hecho, creo que debería preguntarte qué puedes ofrecerme antes de darte una respuesta. Eso, si sigue en pie la oferta de matrimonio.
    – Entonces, ¿lo vas a pensar? – sonrió él.
    – ¿De verdad sigues llevando mi pendiente?
    Daniel metió la mano en el bolsillo de su chaqueta y sacó un papelito de seda. Dentro, estaba el pendiente de jade.
    – No he podido deshacerme de él – murmuró, poniendo la mano sobre su vientre-. Mandy, tú querías tener un hijo conmigo y… – Daniel abrió los ojos desmesuradamente cuando notó movimiento en el interior-. ¡Ha dado una patada!
    – No está dando patadas, está diciendo hola – susurró ella. Sus ojos se llenaron de lágrimas y tuvo que hacer un esfuerzo para deshacer el nudo que tenía en la garganta-. Está diciendo: hola, papá.
    Daniel tomó su mano.
    – Entonces yo diría que puedo ofrecértelo todo.
    – No tienes que casarte conmigo por el niño, Daniel.
    – Cariño, esto no tiene nada que ver con el niño. Durante estos seis meses me he dado cuenta de que la vida sin ti es un infierno – dijo él-. Bueno, ¿vas a casarte conmigo o no? Hay media docena de personas esperando detrás de esa puerta.
    – Pueden esperar un poco más – la sonrisa de Amanda estaba llena de amor-. Ahora mismo, Daniel Redford, lo único que quiero es que dejes de hablar y me beses.

EPÍLOGO

    – ¡Bien hecho, Tom!
    – ¡Lo ves? El fútbol no está tan mal – dijo Daniel-. ¿Verdad?
    Amanda levantó la mirada y vio que su marido sonreía de oreja a oreja, intentando controlar su impulso de lanzarse al campo para abrazar a su hijo.
    – La semana que viene te toca aplaudir a Molly en su clase de ballet.
    Daniel se inclinó para tomar en brazos a su hija de cuatro años.
    – Lo estoy deseando. Me encantan mis niños.
    – Hablando de niños, ¿has hablado con Sadie? ¿Te ha dicho si va a venir a casa en Navidad?
    – Sí. Y va a traer a alguien con ella. No me ha dicho quién es, pero tengo el presentimiento de que es un novio. Un novio serio.
    – ¿Y corno te ha sentado?
    – ¿Cómo me ha sentado la idea de que puedo ser abuelo? Bien.
    – Entonces, como recompensa, tengo un regalo para ti.
    Daniel dejó a Molly en el suelo para que pudiera correr hacia su hermano.
    – ¿Un regalo de Navidad?
    – No. En realidad, tendrás que esperar hasta tu cumpleaños.
    – Mi cumpleaños es dentro de siete meses.
    – Bueno, la espera es parte de la diversión. ¿Nunca te he hablado de los problemas demográficos del país?
    – ¿El descenso de la natalidad y esas cosas?
    – Eso eso. Seguro que te alegra saber que nosotros estamos haciendo algo para compensar.
    – ¿En serio? – sonrió Daniel, mirando su cintura-. ¿Y lo compensaremos en mi cumpleaños?
    – ¿Qué te parece?
    – Muy bien, cariño, la verdad es que me gusta esto de ser padre. ¿Y a ti?
    – Mientras tú estés conmigo para sujetar mi mano…
    – Siempre – sonrió él, besándola en el cuello. Amanda recordó entonces la primera vez que se habían visto, cómo se había imaginado cuatro bultitos blancos cada uno con los ojos azules y la sonrisa ladeada de su padre.
    Llevaban tres, pensó con una sonrisa. Solo le quedaba uno.

Liz Fielding


***

Top.Mail.Ru