Скачать fb2
A tu Lado

A tu Lado

Аннотация

    Tenía que convencerla de que sus dudas sobre el amor habían desaparecido…
    La noticia de que iba a ser padre dejó de piedra al ejecutivo Trent Crosby. Después de haber sido engañado por varias mujeres, no podía confiar en Rebecca Holley, la “madre” de su hijo. Pero cuando la bella enfermera que había recibido por error el esperma de Trent se negó a llegar a un acuerdo con él, Trent le propuso un matrimonio de conveniencia. Y no pasó mucho tiempo antes de que aquel ejecutivo desengañado del amor volviera corriendo a casa cada día para estar con Rebecca… y tenerla en sus brazos. Pero entonces ocurrió la tragedia y Trent descubrió qué debía hacer para conseguir que su vida estuviera completa: ¡hacer de Rebecca su verdadera esposa!


Christie Ridgway A tu Lado

    A tu Lado (2007)
    Título Original: Right by her side (2005)
    Serie Multiautor: 11º El Legado de los Logan

Prólogo

    El hombre que había al otro lado del mostrador carraspeó.
    – Rebecca, sé quién es el padre de tu hijo.
    Rebecca Holley se quedó sin habla. Cuando Morgan Davis la había llamado en mitad de su turno de trabajo para que acudiera al centro de adopción Children's Connection, situado en el edificio anexo al Hospital General de Portland, no había sabido qué pensar.
    – Bueno, claro que lo sabes, Morgan -respondió.
    Aunque el donante de esperma seguía siendo anónimo para ella, Morgan era el director de la clínica de fertilidad donde ella había sido inseminada y tenía acceso a todos los expedientes.
    Rebecca se pasó la mano por la bata verde de enfermera que le cubría el vientre, todavía plano. Sólo estaba embarazada de siete semanas y ni siquiera había empezado a tener náuseas matinales. Sin embargo, la extraña expresión del rostro de Morgan estaba consiguiendo que se sintiera inquieta.
    – ¿Qué ocurre?
    – Rebecca… no hay un modo fácil de decirte esto.
    – El test de embarazo no podía estar equivocado, ¿verdad?
    – ¡No, no! Estás embarazada. Sin embargo, recientemente hemos descubierto que hubo un intercambio de muestras de los donantes, así que hemos repasado todos los expedientes de inseminación artificial.
    ¿Un intercambio? Rebecca tragó saliva e intentó mantener la calma. Morgan le estaba diciendo que habían cambiado el semen del donante que ella había elegido, un hombre de clase trabajadora, moreno y de ojos oscuros, como ella misma, por el de otro donante.
    Sin embargo, ella no era quisquillosa.
    Dejó escapar una risita para disimular su nerviosismo.
    – Bueno, siempre y cuando el bebé esté sano, Morgan, no me importa que sea rubio o tenga los ojos azules.
    Morgan miró de nuevo la carpeta del expediente e hizo una mueca.
    – Es posible que tu bebé tenga esos rasgos, Rebecca. Te hemos inseminado con el esperma de un hombre rubio de ojos azules. Es un hombre muy rico y respetado… y que no dio las muestras de semen con este propósito.
    – Pero… eso no importa, ¿verdad? -preguntó Rebecca, y de nuevo se acarició el vientre.
    «No te preocupes, Eisenhower». Estuvo a punto de sonreír al recordar aquel apodo, que era una vieja broma familiar. Era el nombre que los padres de Rebecca usaban cuando se referían a cada uno de sus hermanos y hermanas pequeñas antes de que nacieran. Parecía que ella iba a seguir con la tradición.
    «Todo va a ir bien, Eisenhower».
    – El proceso sigue siendo anónimo, Morgan -dijo-. Yo no sé quién es el hombre. No sé quién es el padre.
    Morgan sacudió la cabeza.
    – Pero ese hombre tiene derecho a saber que va a ser padre, Rebecca. Children's Connection no puede ocultarle algo así.
    Ella se puso en pie sin darse cuenta.
    – ¿Qué? ¿Por qué no?
    – Es lo que exige la ética, Rebecca. Tú puedes entenderlo.
    Lo que entendía era que sus esperanzas y sus sueños habían pasado de ser algo alegre y feliz a ser algo horrible. ¡No, no! No podía pensar así. Su bebé seguía siendo su bebé.
    – ¿Quién es ese hombre, Morgan? Deja que hable con él y yo… arreglaré este asunto.
    Le explicaría lo que había ocurrido y le diría que el niño y ella no esperaban nada de él.
    Morgan frunció el ceño.
    – Rebecca…
    – Me lo debes, Morgan -dijo ella-. Me debes la oportunidad de poder hablar con este hombre primero.
    – Rebecca…
    – Dime quién es.
    Morgan y su esposa iban a adoptar un bebé pronto, y aquel detalle debió de facilitar que él entendiera la desesperación de Rebecca. Miró el expediente una vez más y suspiró.
    – El padre de tu bebé es Trent Crosby, Rebecca. Trent Crosby, el director general de Crosby Systems, Incorporated.

Capítulo 1

    Eran más de las seis cuando Rebecca apagó el motor del coche en el aparcamiento vacío de Crosby Systems y vio por el espejo retrovisor la puerta de cristal brillante del edificio de la compañía.
    – Está bien, Eisenhower -dijo con energía-.Ya es hora de que solucionemos esto.
    Rebecca se dio cuenta de que sus piernas no compartían aquella actitud tan decidida, porque no se movían. Permaneció pegada al asiento de vinilo sin poder salir del coche.
    – Eisenhower -murmuró Rebecca-, tu madre no es una cobarde. De verdad.
    Sin embargo, se estaba comportando como si lo fuera. Era el apellido Crosby lo que la asustaba. Conocía a aquella familia: eran poderosos y ricos. Y no era de ayuda el hecho de que hubiera visto de lejos a Trent en una subasta de beneficencia el mes de diciembre anterior, porque además de poderoso y rico tenía algo más que resultaba intimidante.
    – Vas a heredar los genes de un hombre muy guapo, Eisenhower. No hay ninguna duda de eso.
    Quizá no debiera haberse empeñado en darle ella misma la noticia, pensó. Quizá hubiera debido permitir que fuera Morgan quien hablara con él, de hombre a hombre, y después esperar a que Trent Crosby se pusiera en contacto con ella.
    ¡No! Lo último que quería era estar de nuevo a merced emocional de un hombre. Ya había pasado por aquello durante su doloroso divorcio.
    Así pues, salió del coche y cerró la puerta, y después se recordó todas las situaciones nuevas a las que se había enfrentado por ser hija de un militar. Aquellas ocho mudanzas durante diecisiete años la habían convertido en una experta a la hora de evaluar a la gente nueva y las situaciones nuevas, y para encontrar la manera de encajar. 0, al menos, para no hacerse notar. Era aquélla la razón por la que había querido hablar ella misma con Trent. Tenía práctica en comportarse de manera agradable y poco amenazadora, y eso era una ventaja en un momento como aquél.
    Así pues, no tenía ninguna razón para titubear. Irguió los hombros, miró hacia la puerta de la empresa y…
    La desvió hacia unas cajas de cartón que había a su derecha. Se dijo que no estaba intentando postergar lo inevitable. Simplemente, aquellas cajas eran perfectas para construir la cabaña de juguete que le había prometido a una de sus pacientes de la planta de pediatría del hospital.
    Rebecca miró el cielo gris. Había llovido aquella mañana y lo más probable era que lloviera de nuevo. Debería plegar las cajas y meterlas dentro del coche.
    ¡No era una evasiva!
    Sin embargo, no fue tan sencillo como parecía.
    Primero, las suelas de los zuecos de enfermera hicieron que resbalara en el barro y cayó de rodillas sobre una mancha de suciedad del suelo. Segundo, las cajas estaban muy rígidas y tenían las esquinas reforzadas, y resistían los esfuerzos de Rebecca por plegarlas. Tercero, cuando estampó el pie en el suelo, debido a la frustración, provocó una lluvia de gotitas de barro que aterrizaron por todas partes.
    Cuarto, cuando entró a gatas en la caja más grande, por su extremo abierto, para intentar aplanarla desde dentro, oyó la voz de un hombre.
    – ¿Puedo ayudarte?
    Rebecca se quedó helada, inmóvil, con la esperanza de que el propietario de aquella voz grave no estuviera hablando con ella.
    – La que está en la caja -dijo el hombre, dando al traste con sus ilusiones-. ¿Puedo ayudarte en algo?
    Rebecca carraspeó.
    – ¿Estás… hablando conmigo?
    – Lo creas o no, eres la única que lleva una caja de cartón en todo mi aparcamiento -dijo él, sin el más mínimo matiz de buen humor en la voz.
    ¿Su aparcamiento? ¿Era aquél Trent Crosby? Aquello era horrible.
    A la luz de la tarde que entraba por la parte superior de la caja, por encima de su cabeza, Rebecca se miró las rodilleras sucias de los pantalones del uniforme de enfermera y las salpicaduras de barro que tenía en los antebrazos. «Oh, Eisenhower, ésta no era la reunión que tenía pensada para nosotros».
    – Eh… pasaba por aquí y vi las cajas -dijo.
    – Pasabas por aquí, ¿eh?
    Ella se tragó un gruñido. La empresa estaba en el rincón más apartado de una zona industrial a la que sólo se llegaba por un callejón sin salida. Era imposible pasar por allí sin ningún propósito. En vez de responder, Rebecca comenzó a dirigirse hacia el coche, o al menos, eso esperaba, llevándose el disfraz consigo. Aquella caja que se movía a toda prisa debía de parecerle ridícula a Trent Crosby, Rebecca lo sabía, pero no tan ridícula como se sentiría ella si tuviera que presentarse ante aquel hombre sucia, desarreglada y sin estar preparada para conocerlo.
    La caja chocó contra algo y Rebecca se detuvo sin saber qué podía ser.
    – Vamos, dime qué estás haciendo aquí, entre nuestra basura.
    La cercanía de su voz le dio a entender que se había chocado con él. Se arriesgó a mirar hacia arriba. La caja gigante era más alta que él, así que Rebecca no pudo verle la cara, y él tampoco pudo vérsela a ella.
    – Déjate de jueguecitos, demonios. ¿Qué estás haciendo con nuestra basura.
    – No es basura -respondió ella para intentar aplacarlo-. Es una caja -le aclaró. Después, como si fuera un cangrejo ermitaño, siguió su camino hacia el coche-. Es para construir una cabaña de juguete.
    Hubo un momento de silencio, y ella volvió a chocarse contra algo.
    Él. Rebecca se dio cuenta de que Trent se había movido de nuevo para bloquearle el camino y en ese momento estaba sacándole la caja por encima de la cabeza. Ella tuvo que hacer un esfuerzo por no taparse la cara y, sin tener otra opción, tuvo que mirarlo. Entonces, dio un salto hacia atrás y apartó la mirada.
    Era un hombre impresionante, rubio y de ojos marrones. Tenía los rasgos marcados, era delgado y tenía una belleza masculina y una actitud que irradiaba poder y riqueza. No podía ser el padre de su hijo, no, porque aquellas cosas estaban contra la ley del universo. Ellos eran de dos mundos muy distintos. La última vez que ella había intentado saltar aquella diferencia, se había visto hundida en la humillación y el dolor.
    – Una cabaña de juguete -repitió él con frialdad.
    Rebecca asintió, avergonzada por su aspecto y la situación en la que se encontraba.
    – Tendrás que inventar algo mejor que eso. Una cabaña de juguete puedes comprarla en una juguetería, no necesitas venir a buscarla a la basura, cariño. Ya sé lo que estás buscando en realidad.
    – ¿Eh?
    – Nuestra historia, la historia pasada y muy reciente, ha hecho que seamos muy cuidadosos. Y despiadados. No vas a encontrar secretos de mi empresa en la basura, pero aun así, nosotros llevamos a los tribunales a los espías industriales, aunque sean tan adorables como tú.
    – ¿Qué?
    Él sonrió con frialdad, mostrándole una dentadura perfecta y blanca, y ella se estremeció.
    – Y si no sales de mi propiedad en treinta segundos, llamaré a seguridad.
    Ella no necesitó ni siquiera diez segundos para salir del aparcamiento. Con una mirada al espejo retrovisor, se dio cuenta de que él la estaba observando alejarse con los brazos cruzados y un gesto de satisfacción.
    – Créeme, Eisenhower, este hombre no puede ser tu padre -dijo Rebecca.
    Porque el calor de la humillación que tenía en las mejillas le decía que Trent Crosby era de otro mundo. Del planeta de los idiotas.

    A las cuatro de la tarde del día siguiente, Trent Crosby salió de la sala de juntas de Crosby Systems, pensando en todos los detalles del nuevo contrato que había conseguido aquella tarde. Decidió que escribiría un memorándum para el departamento de Investigación y Desarrollo antes de marcharse. Entre el memorándum y los informes para estudiar que tenía en su escritorio, estaría en la oficina hasta más de las doce de la noche. Y aquel pensamiento casi hizo que se sintiera feliz.
    Estaba mucho más cómodo en Crosby Systems que en aquella morgue a la que llamaba su casa.
    A medio camino hacia su despacho, su ayudante se acercó sigilosamente a él y le quitó la taza de café que llevaba en la mano.
    – No, no. ¿No te acuerdas de lo mandón y malhumorado que te pones cuando consumes demasiada cafeína? No podemos tener otro día de cinco cafeteras.
    Ah. Una inminente escaramuza con la sargenta que regía la planta superior del edificio. Maldita sea, pensó Trent. Tomó aire y le lanzó una mirada asesina.
    – No vamos a tener un día de cinco cafeteras. Lo voy a tener yo. Tú bebes ese repugnante té verde.
    – Yo voy a vivir eternamente gracias a ese asqueroso té -respondió Claudine.
    – Entonces, rezo por morir joven -dijo él, e intentó alcanzar la taza, pero ella la apartó con rapidez.
    Podría tener mano dura con ella, pero Trent le tenía miedo al brillo decidido de sus ojos, aunque Claudine tuviera más de sesenta años. Incluso después de diez años trabajando para él, su ayudante personal no había perdido el poder de intimidarlo.
    – He dicho que no hay más café -declaró Claudine-. No quiero que descargues esa vena malvada tuya con la joven tan guapa que acaba de llegar.
    – ¿Vena malvada? No le eches la culpa de eso al café, vieja bruja. Es por aguantarte -le dijo, y frunció el ceño-. Espera, ¿qué joven tan guapa?
    – La que está en tu despacho. Y no me preguntes lo que quiere. Dijo que era un asunto personal -le dijo Claudine, y se puso a arreglarle el nudo de la corbata.
    Él le apartó las manos, preguntándose quién podía tener asuntos personales con él. Como norma, Trent Crosby no se acercaba a un nivel personal a nadie.
    Su ayudante intentó de nuevo arreglarle el nudo de la corbata y, de nuevo, él se escapó.
    – Déjame, vieja bruja. Y eso me recuerda… ¿no te ha llegado ya la edad de jubilación obligatoria?
    Ella resopló.
    – Yo estaré aquí, arreglando los desaguisados que tú hayas causado, cuando tú te retires. Ahora, entra en tu despacho y averigua por qué una mujer agradable iba a tener algún asunto personal con un dictador malhumorado como tú.
    Él la miró con los ojos entrecerrados.
    – Bruja.
    Ella imitó su mirada.
    – Tirano.
    – Verdulera.
    – Déspota.
    Después, se sonrieron y marcharon en direcciones opuestas.
    Trent aún estaba sonriendo cuando abrió la puerta de su despacho. Sin embargo, la sonrisa se le borró de los labios cuando vio que la joven guapa y agradable era la misma mujer de las cajas del día anterior.
    – Tú -dijo.
    Lo primero que dijo ella fue algo que él ya sabía.
    – No soy una espía industrial.
    – Ya lo sé -admitió Trent-. Cuando ibas hacia tu coche me di cuenta de que no era posible.
    – ¿Y cómo lo supiste? -le preguntó ella, sorprendida.
    Aquella muchacha era menuda y tenía unos enormes ojos marrones con las pestañas largas.
    – Por tu uniforme. Quizá si hubiera sido de ese color verde de hospital… pero unos como los tuyos -dijo él, señalando los pantalones y la bata que llevaba Rebecca. Aquel día eran de color amarillo limón y llevaban peces bizcos estampados-. No son exactamente lo que llevaría un espía.
    Ella suspiró y lo miró con expectación.
    – Mira…
    – Mira…
    Ambos hablaron a la vez, y entonces, ella se ruborizó. Aquello distrajo la atención de Trent de los enormes ojos marrones a su piel suave y blanca. Durante un segundo, pensó en cómo sería acariciar aquella piel.
    – Mira, lo siento, ¿de acuerdo? -dijo él, metiéndose las manos en los pantalones-. ¿Era eso lo que querías oír?
    – ¡No! -dijo ella, y sacudió la cabeza con vehemencia-. No quiero nada de ti. Por eso estoy aquí.
    Bien. Confuso por aquel comentario, él la vio morderse el labio inferior y sintió una súbita fascinación por su boca. Tuvo que obligarse a apartar la mirada de sus labios y de su pelo castaño y suavemente ondulado y se sentó tras su escritorio. Decidido a librarse de ella y a seguir con su día de trabajo, se fijó en la etiqueta de identificación del Hospital General de Portland que llevaba prendida a la blusa del uniforme.
    – Bien, Rebecca Holley, enfermera diplomada, tengo mucho que hacer. ¿Cuál es el motivo de tu visita?
    Ella se sentó frente a él y volvió a morderse el labio.
    – Es un poco difícil de explicar…
    Sin embargo, para conmoción de Trent, ella consiguió explicarle lo que había ocurrido con frases breves. Un lío en Children's Connection. Su esperma. Su embarazo. Durante toda aquella explicación, lo único que pudo hacer Trent fue mirarla fijamente, aturdido.
    Increíble.
    Increíble y abrumador.
    Cuando ella se quedó callada, él se dio cuenta de que esperaba una respuesta por su parte.
    – Mis hermanas te han pedido que me gastes esta broma. Es un poco tarde para el Día de los Inocentes, pero…
    – No bromearía con algo así -le dijo ella secamente, irguiendo la espalda-.Yo no haría bromas con mi bebé.
    Bebé. Bebé.
    Los recuerdos se le agolparon en la mente. Sus hermanas cuando eran unas bebés regordetas y sonrientes. La adoración infantil hacia él en los ojos de su hermano pequeño. El tremendo horror que había sentido a los nueve años, el día en que Robbie Logan había sido secuestrado mientras jugaba en el jardín de su casa. Y veinte años más tarde, la sensación de ahogo y de pánico cuando había sabido que su propio sobrino había sido secuestrado.
    Y después, aquella sensación de mareo y de náuseas en la consulta de Children's Connection, cuando su esposa había admitido por fin que el único problema de fertilidad que ella tenía era él. Que no había dejado de tomar la píldora anticonceptiva durante aquellos años porque no quería tener un hijo con él, ni estar casada con él durante más tiempo.
    Comenzó a notar un dolor de cabeza molesto y se llevó los dedos a las sienes.
    – Es una broma -repitió con la voz ronca-.Tiene que ser una broma de alguien.
    Fijó la mirada en aquella guapa mujer que quizá no fuera una espía industrial, pero que estaba cometiendo un delito igualmente. La señaló con el dedo, aunque consiguió mantener la voz a un volumen controlado.
    – Y no me voy a reír si aún estás sentada ahí cuando vuelva.
    Con aquello, Trent se levantó y salió por la puerta de su despacho.
    – Espera…
    Pero él no le prestó atención, sino que siguió caminando por el pasillo y estuvo a punto de chocarse con su ayudante.
    – Lo siento, Claudine. Lo siento.
    Ella se quedó mirándolo con asombro.
    – ¿Trent? ¿Qué te pasa?
    Nada. Todo. No podía ser cierto. Miró a su alrededor, intentando encontrar algo en lo que concentrarse. Propuestas. Informes. Hojas de cálculo. Los detalles de trabajo que siempre habían llenado su vida.
    Pero no pudo ver otra cosa que bebés sonrientes, niños desaparecidos y secuestrados. Esperanzas que no habían llegado a nacer.
    Entonces sintió un movimiento tras él y supo que no podía quedarse allí ni un minuto más. No podía verse de nuevo frente a la mujer que le había hecho pensar en todo aquello. Se dirigió hacia las escaleras y le dijo a Claudine:
    – Tómate el resto de la tarde libre. Te lo mereces.
    – ¡No! ¿El matón de la empresa me da tiempo libre? ¿Y se va a casa antes de que acabe la jornada?
    Él no tuvo corazón para devolverle el insulto. Pero aquello estaba bien, ¿no?
    Después de todo, los corazones no eran más que una maldita molestia.

Capítulo 2

    Después de un largo día en el hospital, Rebecca llegó a su casa y se encontró con que Trent Crosby la estaba esperando en la puerta. No había vuelto a saber nada más de él desde el día anterior, cuando había salido de su despacho sin expresión en la cara, y ella se había atrevido a esperar que las cosas continuaran así.
    – ¿Qué quieres? -preguntó ella sin acercarse.
    Tenía razones para ser cautelosa. Un día la había acusado de ser una espía y, al día siguiente, de ser una gamberra. ¿Quién sabía lo que podía salir de la boca de ese hombre en aquel momento?
    – Tenemos que hablar -respondió Trent-. Por favor, dame una oportunidad.
    Como ella continuó estudiándolo en silencio, él dio un paso hacia ella.
    Ella dio un paso atrás.
    Él se quedó inmóvil.
    – Quiero compensarte por lo de ayer -dijo, y sonrió-.Te he traído un regalo.
    Oh, no. Aquella sonrisa encantadora asustó mucho a Rebecca, porque con tan pequeño esfuerzo la estaba afectando, estaba consiguiendo derretir su frío recelo hacia él.
    Así pues, Rebecca lo miró con cara de pocos amigos.
    – ¿Un regalo?
    Se recordó a sí misma que a los hombres ricos les resultaba fácil hacer regalos. Su ex marido también hacía muchos regalos. Los que había cargado a las tarjetas de crédito de cuentas comunes eran los que la habían avisado de que la estaba engañando, porque aquellos regalitos tan glamurosos nunca habían ido a parar a ella.
    – ¿Qué regalo?
    Trent se volvió a medias y arrastró algo que había en el porche y que ella no había visto.
    – Cajas -le dijo él-. Había una pila de ellas en la basura hoy, y cuando salía de la oficina me he acordado de ti.
    Le había llevado cajas.
    Por supuesto, la única razón por la que aquello estaba haciendo que todas las defensas de Rebecca se derrumbaran era que se había pasado una hora después de su turno de trabajo con Merry, la niña asmática a la que le había prometido la cabaña. Aquellas cajas significaban que al día siguiente podría darle a la pequeña un informe sobre los avances del proyecto.
    Con aquello en mente, se acercó apresuradamente a Trent. Le había llevado seis cajas. Seis cajas plegadas, extra grandes, del tamaño ideal para construir aquella cabaña.
    – Gracias -dijo ella, pensando de nuevo en Merry. Rebecca se sacó las llaves del bolso mientras respiraba profundamente-. Está bien, puedes pasar -le dijo. Sin embargo, iba a mantenerse en guardia.
    Trent entró tras ella al pequeño salón de su casa. Mientras Rebecca colgaba el bolso en la percha del vestíbulo, vio cómo él recorría lentamente con la vista lo que lo rodeaba. Una fina alfombra oriental sobre el suelo, limpio pero rayado. Un sofá cubierto con una colcha que había comprado en un mercadillo, unas cortinas que ella misma había confeccionado con la ayuda de una máquina de coser y unas estanterías típicas de piso de estudiante o de mujeres que estaban recomponiendo sus vidas después de un matrimonio fracasado.
    Mientras ella se volvía hacia Trent, pensó que para él sería una casa demasiado modesta. Él volvió la vista hacia la entrada que llevaba a la cocina y después la miró a la cara.
    – Agradable -le dijo-.Acogedor.
    Ja. Más bien, feo. Pero no había ni rastro de malicia ni de desprecio en sus ojos al decirlo, y Rebecca notó que la grieta que había en el hielo se agrandaba más y más.
    – Bueno, pasa a la cocina -le dijo. No era mejor que el resto de la casa-. ¿Te apetece tomar un poco de té frío?
    Él respondió que sí y se sentó en una silla junto a la mesa diminuta.
    – ¿Es té verde?
    – Sí, y sin teína. ¿Te parece bien?
    Él asintió sin mirarla.
    – Perfecto.
    Ella sirvió dos vasos y se sentó, fatigada. Durante las últimas noches no había dormido apenas, y aquel turno tan largo que había tenido en el hospital le pesaba sobre los hombros. Alzó el vaso de té e intentó disimular un bostezo.
    Sin embargo, él debía de tener un oído excelente.
    – ¿Ocurre algo? -le preguntó.
    Ella intentó responder.
    – No, nada. Nada más que un día muy largo, el embarazo y un hombre extraño en mi cocina.
    – ¿Has comido algo?
    – Sí, en algún momento del día… A la hora de comer.
    Él se levantó y comenzó a rebuscar en los armarios antes de que Rebecca pudiera reaccionar.
    – Tienes que comer.
    – Espera, no…
    – No te levantes -dijo Trent-. Soy soltero. Puedo preparar algo parecido a una comida si es necesario.
    Rebecca se quedó tan sorprendida que no pudo moverse del asiento. En silencio, observó cómo él le ponía delante un plato con rebanadas de pan tostado, queso y pedazos de manzana.
    Después, Trent se sentó.
    – Ahora, a comer. ¿Estás tomando vitaminas prenatales?
    Ella se quedó boquiabierta.
    – Eh… sí. ¿Cómo sabes…?
    – Tengo dos hermanas. Una acaba de tener un niño y la otra está embarazada -dijo-. Al principio, Ivy se mareaba con las vitaminas a no ser que las tomara con pan. Y Katie tenía que tomarlas con espaguetis con mantequilla fríos.
    – Yo no me mareo -murmuró Rebecca.
    Para su contrariedad, se sentía… intrigada. Casi encantada. ¿Quién hubiera pensado que aquel hombre de negocios tan importante pudiera saber los detalles de los embarazos de sus hermanas?
    – Tienes… eh… muy buena educación.
    Él se encogió de hombros.
    – Lo que ocurre es que estoy bien informado. Soy el mayor de mis hermanos. Crecí limpiándoles la nariz y administrándoles aspirina infantil. Supongo que los más pequeños siguen acudiendo a mí cuando no se encuentran bien.
    – Yo también soy la mayor -dijo ella.
    Sin embargo, aunque sus hermanos la admiraban como hermana mayor, acudían a papá y mamá cuando estaban enfermos.
    – Come -insistió él.
    – Está bien, está bien -le dijo ella.
    El primer bocado le supo a gloria, pero se sentía cada vez más cansada. Cada vez que masticaba tenía que invertir más energía.
    – He hablado con Morgan Davis -dijo Trent.
    Rebecca tragó saliva y notó una inyección de adrenalina que la hizo ponerse en alerta.
    – ¿Y?
    – Y me ha explicado que ha habido una confusión con las muestras de semen. Están intentando averiguar cuál fue el verdadero problema. Me dijo que está muy preocupado por la reputación de la clínica y por las posibles… dificultades legales. Sin embargo, Children's Connection ha hecho tanto bien que yo le he asegurado que no los demandaré. Me dijo que tú le habías asegurado lo mismo. Así que… bueno, siento mi manera de reaccionar de ayer. No me esperaba…
    – ¿Que yo estuviera embarazada, y gracias a ti?
    Él parpadeó y se rió.
    – Sí. Exactamente.
    Rebecca sonrió sin poder evitarlo. Con aquella expresión de buen humor en el rostro, era difícil pensar que aquel hombre rico y poderoso pudiera amenazar el futuro feliz que ella había planeado para sí misma y para Eisenhower.
    Sólo era un hombre, un hombre que se preocupaba por los demás, que le había llevado cajas y que sabía algo sobre embarazos. Todo iba a salir bien, pensó Rebecca, y lo dijo en voz alta.
    – Todo va a salir bien.
    Trent la miró.
    – Sí, estoy de acuerdo. Creo que todo va a salir bien.
    Rebecca le dio otro sorbo a su té, pero estaba tremendamente cansada. El libro sobre el embarazo que estaba leyendo decía que era muy común sentirse cansada durante el primer trimestre, y ella lo estaba.
    – ¿Rebecca?
    – ¿Sí?
    Trent se acercó a ella y la ayudó a levantarse.
    – Deja que te ayude. Estás rendida.
    Pese a sus débiles protestas, él la llevó hasta su habitación y la ayudó a tenderse sobre la cama.
    – Buenas noches, Rebecca Holley.
    – Buenas noches, Trent Crosby -respondió ella-. Siento que no hayamos podido hablar más.
    Pero hablarían de nuevo, porque era un hombre bueno, un hombre en quien se podría confiar y que no se entrometería en su vida y en la de su bebé si ella no quería. Y Rebecca no quería. Un gran bostezo hizo que le crujiera la mandíbula.
    Él se quedó un momento más allí.
    – ¿Ibas a decir algo? -le preguntó Rebecca, mientras se le cerraban los ojos sin que pudiera evitarlo-. Lo siento, pero he tenido un turno muy largo en el hospital y estoy muy cansada.
    – Ya lo veo. Y yo tengo la solución a nuestro problema. Me gustaría que lo pensaras.
    – Mmmm -dijo ella, mientras caía en un sueño ligero.
    Las últimas palabras de Trent le entraron por los oídos y le salieron de nuevo antes de que pudieran causarle una pesadilla.
    – Cuando tengas el bebé -dijo Trent-, si me concedes la custodia, te daré medio millón de dólares.

    En su escritorio, Trent garabateaba en una libreta. Al darse cuenta, soltó el bolígrafo, disgustado. ¡Él nunca hacía garabatos distraídamente!
    Eran las dos y media. Hacía más de cuarenta y dos horas que no había tenido noticias de Rebecca Holley. Él tenía mucha práctica en el arte de negociar y sabía que el próximo movimiento debía proceder de ella, pero aquella espera lo estaba volviendo completamente loco. No tuvo más remedio que admitir que no podía concentrarse en ninguna otra cosa. Se levantó de la silla y salió de su despacho.
    Claudine alzó la vista desde su escritorio, que estaba a unos pasos de la puerta de Trent.
    – ¿Habéis terminado con los informes del departamento?
    Él le echó una mirada malvada, dando gracias al cielo por aquella distracción.
    – ¿Otra vez? ¿Cuántas veces tengo que decirte que no me hables en plural?
    – Es el plural mayestático -respondió ella-. Porque eres una molestia real.
    Él tuvo que contener la risotada para no darle la satisfacción a Claudine. Pasó por delante de ella sin mirarla.
    – ¿Adónde vais, majestad?
    – A Recursos Humanos. A recoger los formularios necesarios para despedirte.
    – Sin mí, tú no podrías encontrar Recursos Humanos, y menos rellenar esos formularios.
    – Arpía -le dijo él desde el pasillo.
    – Autócrata.
    Trent siguió andando y alzó la voz. Estaba decidido a decir la última palabra.
    – Gruñona.
    La respuesta de Claudine llegó a sus oídos igualmente.
    – Oligarca.
    Aquello hizo que Trent se detuviera. Volvió y asomó la cabeza por la puerta.
    – ¿Oligarca? Ésa es buena. Ya lo creo, muy buena.
    Claudine esbozó una sonrisa petulante.
    – Claro que sí. Yo soy muy buena.
    Él soltó un bufido y comenzó a moverse de nuevo.
    – ¿Adónde vas, Trent?
    Él suspiró.
    – Cúbreme un rato, ¿de acuerdo, Claudine? Quizá esté fuera un par de horas.
    Mientras bajaba hacia el aparcamiento, pensó que era hora de ir a ver a Rebecca Holley y decirle en términos claros y concisos lo que quería de ella.
    Un poco después, Trent entraba en la habitación de juegos de la planta de pediatría. Rebecca estaba sentada en el suelo, con un bebé en el regazo y una niña algo mayor colgada del cuello. Se quedó observándola unos segundos desde la puerta, porque ella se estaba riendo, y su expresión feliz lo conmovió. Sin embargo, Rebecca alzó la vista y se extinguió la sonrisa de sus labios.
    – ¡Oh!
    – Rebecca -dijo él, a modo de saludo.
    Ella se puso en pie con el bebé en brazos.
    – Éste es Vince, uno de mis pacientes -le dijo Rebecca a Trent-. Y te presento a Merry -añadió, mirando a la niña con la que había estado jugando.
    – Encantado de conocerte -le dijo Trent a la niña.
    Merry saludó tímidamente con la mano.
    – ¿Qué tal estás? -le preguntó entonces Trent a Rebecca.
    – He comido mucho mejor estos días -le aseguró ella-, y también he descansado más-. Me gustaría disculparme por haberme dormido cuando estuviste en casa el otro día. Nunca me había ocurrido nada semejante.
    – No pasa nada.
    – Bueno, gracias -dijo ella, y después lo miró con extrañeza-. ¿Querías algo?
    – Pues… sí. ¿Podríamos hablar un rato?
    Ella parpadeó un par de veces.
    – Oh… eh, claro. Pero tengo que quedarme en la sala de juegos. Le dije a mi amiga Janet que la sustituiría un rato. Tiene que haber una enfermera aquí durante todo el tiempo.
    Después miró hacia abajo y le dijo a Merry que le iba a servir un vaso de zumo y que le dejaría ver la televisión durante un ratito. Entonces, Trent se ofreció para tomar a Vince en brazos.
    – No te preocupes -le dijo a Rebecca cuando ella lo miró sin saber qué hacer.
    – ¿Estás seguro?
    – Claro. Estoy acostumbrado a los bebés.
    – Ya me doy cuenta -respondió Rebecca, y sacudió la cabeza como si estuviera sorprendida.
    Sin embargo, si ella conociera a su madre como la conocía Trent, no se sorprendería. Él no había sido la figura paterna perfecta, pero había hecho lo que había podido con sus hermanos pequeños mientras crecía, cuando su padre pasaba todo el tiempo trabajando y su madre los había desatendido. Trent también haría su papel lo mejor que pudiera con el niño que Rebecca tenía en el vientre.
    Cuando Rebecca terminó de atender a Merry, ambos se dirigieron a una esquina de la habitación de juegos y se sentaron en un par de sillones enfrentados. Trent le entregó el bebé a Rebecca y se dispuso a abordar el asunto que había estado preocupándolo durante las últimas cuarenta y tres horas.
    – ¿Qué piensas de mi oferta?
    Ella se quedó helada.
    – ¿Tu oferta?
    – Sí, la de la otra noche.
    – ¿La de la otra noche?
    Trent suspiró ante sus evasivas.
    – Rebecca…
    – ¿Por qué estaba tu esperma en Children's Connection?
    Aquella pregunta le tomó por sorpresa.
    – ¿No te lo dijo Morgan Davis?
    Él había pensado que el director de la clínica le habría contado toda la historia.
    Ella sacudió la cabeza.
    – Sólo que no fue donado con el propósito de la inseminación.
    Aquello hizo que Trent se hiciera otra pregunta.
    – Y, a propósito, ¿por qué elegiste tú este camino? ¿Por qué no seguiste el viejo método natural?
    – Ese método no era posible. Me divorcié hace dos años del supuesto marido perfecto.
    – Lo dices con amargura. Parece que estás tan desengañada del amor y del matrimonio como yo.
    – ¿Tú estás desengañado?
    Él se encogió de hombros y soltó una carcajada seca.
    – Sí. Me has preguntado por qué estaba mi esperma en la clínica. Mi ex mujer, mi mujer en aquel momento, claro, iba a ser inseminada. Pensamos que incrementaría las posibilidades de que se quedara embarazada. Pero cuando llegó el gran día, ella se echó atrás. Salió de mi vida.
    Rebecca suspiró.
    – He llegado a la conclusión de que, aunque hay buenos matrimonios construidos sobre el amor,- son una excepción. Yo no tengo esperanzas de que eso me ocurra a mí.
    – Bien. Así que no estás buscando compañero. Pero, ¿por qué quieres tener un hijo? ¿No tienes muchos bebés que ocupan todo tu tiempo en el hospital? -le preguntó él, mirando a Vince.
    – Soy muy buena en mi trabajo, ¿sabes? -le dijo Rebecca.
    Trent daba aquello por sentado, y asintió.
    – Bien. Eres buena en tu trabajo y…
    – Hace falta gente que haga bien este trabajo. Cuesta mucho, ¿sabes? Tienes que ver a niños enfermos durante todo el día, todos los días. Niños heridos, niños que sufren y que mueren, Trent.
    Él miró a Vince, que se había quedado dormido acurrucado contra el pecho de Rebecca. No podía preguntarle qué le ocurría al bebé. No quería saberlo.
    No podía imaginarse cómo saldría Rebecca del trabajo todos los días.
    – ¿Por qué?
    – Porque puedo ayudar a muchos de ellos, y además, muchos se curan. Porque los consuelo. Porque… porque puedo.
    Durante un segundo, él se sintió avergonzado, porque lo único que hacía en la vida era dirigir una gran empresa de informática. Después, carraspeó.
    – Pero, ¿por qué otro niño, Rebecca?
    – Necesito mi propio hijo, mi propia familia para llenarme la vida, Trent. Para que sea mi luz, la fuerza que necesito para hacer un trabajo que puede destrozarme por dentro. Quiero llegar a casa y estar con mi hijo, con alguien que me repare el corazón que se me rompe un poco cada día. Necesito alguien mío a quien querer.
    Trent asintió.
    – Supongo que eso nos lleva a mi oferta -le dijo él finalmente.
    – Tu oferta -repitió Rebecca, y palideció-. Creía… estaba tan cansada, que pensé que lo había soñado. No podía creer…
    – ¿Que te hubiera hecho semejante proposición? -le preguntó Trent-. Pero lo hice. Te daré medio millón de dólares por la custodia del niño. Y, después de lo que me acabas de decir, estoy dispuesto a aumentar la oferta a un millón.

Capítulo 3

    Rebecca se quedó mirando boquiabierta al hombre que tenía enfrente. Trent no era una pesadilla, sino más bien un sueño, pero ella debería estar gritando de todos modos.
    – ¿Me darías un millón de dólares por mi bebé?
    – Nuestro bebé. Y sí, te daría un millón de dólares, pero tú no lo aceptarías, ¿verdad?
    De alivio, Rebecca se dejó caer sobre el respaldo de la silla.
    – Eh… yo…
    Uno de los niños del otro extremo de la sala emitió un grito que atrajo la atención de Trent. Cuando se volvió hacia Rebecca de nuevo, le dijo:
    – Necesitamos hablar en un lugar más privado.
    – Está bien -dijo ella con la voz ahogada.
    – Esta noche tengo un compromiso, pero, ¿qué te parece mañana por la noche? -le preguntó mientras se levantaba de la silla.
    Ella también se levantó, con Vince acunado en un brazo.
    – Está bien -respondió.
    Aún estaba intentando asimilar lo que había ocurrido. Trent había ido a verla con la intención de comprarle a su bebé pero, afortunadamente, se marchaba en aquel momento, y parecía que estaba convencido de que no lo conseguiría porque ella no iba a acceder. Sin embargo, ¿significaba eso que iba a cederle todos sus derechos? Eso era lo que ella quería.
    Se pasó la mano libre por el vientre. «¿Qué debería hacer, Eisenhower?»
    Mientras acompañaba a Trent hacia la salida de la sala de juegos, su mirada se posó sobre un cartel que había pegado con celo en la puerta de cristal.
    – La feria -dijo.
    – ¿Qué? -Trent se detuvo y se volvió hacia ella.
    Si él la veía con niños de nuevo, si llegaba a conocerla un poco mejor, se daría cuenta de que iba a ser una buena madre y de que no necesitaba ni quería nada de él. Trent continuó mirándola, esperando.
    – Mañana es sábado -le dijo ella-. Si no tienes nada que hacer, ¿te gustaría venir a ayudar por la mañana a la feria infantil? Más o menos, estoy a cargo, y sé que siempre vienen bien un par de manos.
    – ¿Una feria infantil? -preguntó él, como si nunca hubiera oído nada similar.
    – Sí. Dijiste que se te dan bien los niños.
    – Y es cierto -respondió él, y salió de la sala.
    – ¡A las diez en punto! -dijo Rebecca-. ¡Espero verte allí!

    A las diez menos cuarto de la mañana, Rebecca se dio cuenta de que ya lo había conseguido todo. Hacía semanas, había comenzado a preguntar entre la plantilla del hospital si había voluntarios para la feria, y todos se habían ofrecido sin reparos. Los beneficios estaban destinados a Camp I Can, un campamento de verano para niños que había organizado Meredith Malone Weber, una fisioterapeuta infantil del hospital. Gracias a aquella buena causa, las auxiliares de enfermería ayudaban a los niños a pintarse las caras, los internos se acercaban en sus descansos a hacer perritos calientes para los niños y para repartir muestras de crea protectora contra el sol y otros voluntarios hacían de todo, desde vender entradas a supervisar la cola de los ponis.
    La feria se estaba llenando incluso antes de su apertura oficial. Rebecca saludó a unos cuantos conocidos y después repasó la lista de las tareas. Con la charla excitada y las risas de los niños a su alrededor, la mano que le tocó el hombro salió de la nada al mismo tiempo que una voz masculina le hablaba al oído.
    – Presente, enfermera Holley.
    Trent. Era Trent. A ella le ardió la cara al mirar hacia arriba y verlo. Tenía el pelo húmedo y se había puesto una camisa blanca, unos pantalones vaqueros desgastados y unas zapatillas de deporte.
    – ¿Hay algo malo en lo que me he puesto? -dijo él, y abrió ambos brazos.
    Ella sacudió la cabeza, pensando: «Tenía razón sobre lo de tus genes perfectos, Eisenhower».
    – No, no, estás muy bien. Quiero decir, lo que llevas está muy bien.
    – Tú también estás muy guapa.
    Claro. Llevaba el pelo recogido en una coleta, unos pantalones y una camiseta enorme, propiedad del Hospital General de Portland. Aunque aquel atuendo, probablemente, no le era familiar a Trent, porque siempre la había visto con el uniforme de colores de la planta de pediatría. Sin embargo, ella no quería impresionarlo como mujer; aquel día quería mostrarle su faceta responsable y maternal.
    En aquel momento, un niño pequeño se chocó contra sus rodillas y, automáticamente, ella se inclinó y lo ayudó a recuperar el equilibrio. Así. Aquel día habría muchos momentos como ése, en los que a podría demostrarle que era la persona adecuada para tener la custodia única del bebé que él había engendrado sin comerlo ni beberlo.
    – Bueno, ¿qué puedo hacer?
    Ella pasó el dedo por la lista e hizo un gesto de lástima.
    – ¿Qué te parece encargarte de la máquina de algodón de azúcar?
    – ¿Esa cosa dulce y pegajosa?
    Con otro gesto de lástima, ella asintió.
    – Lo siento, pero es el único trabajo que queda por asignar.
    Él se rió y se inclinó hacia ella como si estuviera a punto de compartir un secreto oscuro y profundo.
    – No te disculpes -dijo, y ella sintió su respiración cálida en el cuello-. No hay nada que me guste más que lo dulce y pegajoso.
    A Rebecca se le tensaron todos los músculos del cuerpo, y la cercanía de Trent le envió una oleada de calor a la piel.
    Deseo. El deseo, que había estado dormido en su cuerpo, se despertó.
    – ¿Estás bien?
    No. No había deseado a un hombre desde que había descubierto el cargo de novecientos treinta y ocho dólares a favor de una tienda de lencería cara en la tarjeta de crédito de su marido. No había vuelto a pensar en su cuerpo en términos sexuales desde que había decidido ser madre.
    – Sí, estoy bien -respondió.
    – Entonces, vamos -dijo él.
    – Sí, vamos.
    Rebecca se obligó a moverse. En pocos minutos, sus niveles hormonales volverían a recuperar la normalidad, y ella lo vería como el hombre poderoso e inalcanzable que era. No percibiría su olor delicioso y masculino, no querría que la acariciara ni querría acariciarlo.
    Aquel día era para demostrarle que podía ser maternal y responsable, no una persona con necesidades sexuales.
    La máquina de algodón de azúcar que habían alquilado estaba al final del pasillo que formaban todos los puestos. Durante la demostración, el manejo de la máquina había parecido muy fácil. Sin embargo, cuando Rebecca le dio a Trent las sencillas instrucciones, su esfuerzo no salió bien. Lo que se suponía que tenía que ser una nube de algodón esponjosa era una masa tenue y fláccida. La mayor parte del azúcar le había caído en los dedos en vez de cubrir el cono.
    – Es horrible -dijo Rebecca al ver el resultado.
    – Será mejor que me dejes probarlo -dijo Trent.
    – ¿Eh? -ella frunció el ceño y alzó el algodón de azúcar para que él lo inspeccionara-. No sé qué ha podido salir mal…
    Él le tomó la muñeca.
    Al sentir el contacto con su piel, el brazo de Rebecca dio un tirón.
    Él había inclinado la cabeza para probar el azúcar, pero en vez de hacerlo de la nube de algodón, atrapó un poco de azúcar del dorso de la mano de Rebecca con los labios.
    Ella notó que las hormonas se le disparaban de nuevo. Lo miró a los ojos mientras notaba un cosquilleo en la piel y se le endurecían los pezones a causa de un imparable impulso sexual.
    ¿Se daría cuenta él?
    Oh, claro que sí. Las aletas de la nariz se le movieron, como si estuviera olfateando el deseo que a Rebecca se le escapaba por los poros de la pie.
    Ella emitió un susurro.
    – No sé… no sé…
    – ¿No sabes qué? -le preguntó él, en voz baja y ronca.
    – No sé qué decir. Eh… lo siento.
    – No tienes por qué disculparte -dijo él, mirándole los labios, y después los ojos de nuevo-.Te dije que me gustan las cosas pegajosas y dulces…
    En aquel momento, la voz de un niño atravesó el aire junto a ellos.
    – ¡Mamá! ¡Mamá! ¡Algodón de azúcar! ¡Por favor! Cómprame algodón de azúcar.
    Rebecca se sobresaltó y Trent le soltó la mano mientras ella se daba la vuelta rígidamente, con la esperanza de que pareciera que todo era muy normal.
    Debió de parecer muy normal, porque la madre le dio los dos tiques necesarios en vez de echar a correr en dirección contraria para proteger a su hijo de los pensamientos indecorosos que estaba teniendo Rebecca. El niño comenzó a saltar de alegría cuando Trent le entregó su algodón de azúcar. Su primer intento salió a la perfección, como era de suponer. Pero ella no tuvo tiempo de comentárselo, porque después del primer niño se había formado una larga cola.
    Y siguió habiendo cola para el algodón de azúcar durante un par de horas, así que ella no tuvo tiempo para pensar, y mucho menos para preocuparse por su incontrolable respuesta hacia Trent. Ante su insistencia, ella se tomó un corto descanso para ir a tomarse un perrito caliente y una botella de agua, y le llevó lo mismo a él. Y entonces, tan rápidamente como se había formado la cola, se evaporó. La feria casi había terminado. Había sido todo un éxito.
    Sin embargo, la marcha de los clientes significaba que Rebecca tendría que enfrentarse a Trent sin la máquina de algodón de azúcar entre ellos. Tendría que enfrentarse a aquellos momentos de atracción sexual breves, aunque muy intensos.
    Él apagó la máquina, pero ella, incapaz de mirarlo a la cara, se concentró en contar los tiques que habían recogido.
    «¿Qué va a pensar Trent de mí, Eisenhower?» ¿Qué madre responsable se dejaba dominar por el deseo hacia un hombre al que apenas conocía?
    – Rebecca.
    La voz de Trent, cerca de ella, la sobresaltó, y para no perder el equilibrio, estiró los brazos hacia atrás para agarrarse a la máquina. Entonces, posó las manos en los restos del azúcar del algodón.
    Aún tambaleándose, golpeó con el pie un cartón abierto de mezcla para el algodón, que aún estaba medio lleno. El polvo se le cayó sobre las zapatillas de deporte.
    – ¡Oh, no! -dijo ella y, mirando aquel desastre, se pasó las manos pegajosas de azúcar por el pelo.
    Con otro gruñido, se desenredó como pudo las manos del pelo y, consciente del aspecto tan horrible que debía de tener, alzó la vista hacia Trent.
    – No me lo puedo creer.
    Él apretó los labios.
    – Quizá sea culpa mía. Pero cuando dije que me gustaban las cosas pegajosas y dulces, no me refería a…
    – ¡Oooh!
    – No vuelvas a dar una patada contra el suelo si estás sobre todo ese polvo de azúcar, porque vas a empeorar mucho más las cosas.
    – Oh. Normalmente soy una persona muy limpia -murmuró, molesta por su broma y muy avergonzada-. De verdad. Pregúntale a cualquiera.
    Él se rió.
    – Y yo te voy a dar la oportunidad de demostrarlo. Voy a buscar un cubo y una fregona.
    – ¿De veras? -le preguntó Rebecca esperanzada. Al menos, así tendría unos minutos para lamentarse por su dignidad perdida-. Ve a la taquilla de los tiques y pregunta,por Eddie. Él te ayudará.
    – Eddie -repitió Trent, asintiendo, y después le sonrió-. Bueno, no te marches a ningún sitio, ¿eh?
    Como si pudiera hacerlo, pensó Rebecca, mientras miraba todo el algodón de azúcar que tenía que limpiar. ¿Podría empeorar más el día? ¿Podría empeorar más ella ante los ojos de Trent?
    – Vaya, vaya, vaya -dijo una voz familiar-. Pero si es mi ex. Y con su espléndido aspecto habitual.
    Rebecca se sintió humillada, pero no quiso que su ex marido se diera cuenta. Alzó la barbilla y lo miró con frialdad.
    Él estaba muy elegante, vestido con unos pantalones de color beige y una camisa blanca almidonada con sus iniciales bordadas en el bolsillo. Llevaba la bata blanca de médico doblada en el brazo, y los dedos entrelazados con los de la mujer por la que había abandonado a Rebecca, Constance Blake.
    Constance llevaba un traje de color claro y también estaba muy elegante. Y quizá sus joyas fueran también regalo del ex marido de Rebecca. Se había gastado en ella el dinero de la pensión de la que había conseguido librarse en el acuerdo de divorcio.
    – Hola, Ray -le dijo ella.
    Él odiaba que lo llamara así. Su nombre de pila era Rayburn, y lo prefería. Siempre había dicho que Ray era un tipo que se tiraba en el sofá de su casa a beber cerveza.
    – ¿Va todo bien, Rebecca?
    Al oír aquella nueva voz en la conversación, todo el mundo miró hacia Trent. Acababa de llegar con un cubo lleno de agua y una fregona.
    Oh, no. Rebecca reprimió un gemido. Lo último que quería era que el padre de Eisenhower conociera a Ray. Aquello sólo conseguiría empeorar la idea que Trent hubiera podido hacerse de ella. ¿Qué tipo de mujer iba a casarse con semejante idiota?
    Y, como si quisiera confirmar aquello, Ray abrió la boca.
    – ¿Es tu nuevo novio, Becca? -dijo, y miró el cubo y la fregona con una sonrisa de desdén-. ¿Estás saliendo con el conserje?

    Trent había estado reprendiéndose a sí mismo durante todo el camino hacia la taquilla de Eddie y durante toda la vuelta. Había estado pensado con el cerebro que tenía por debajo del cinturón en vez de pensar con el que tenía entre las orejas, y había estado bromeando y coqueteando como un adolescente con Rebecca. Sin embargo, ella no necesitaba aquello. Había dicho que no necesitaba ni quería nada de él.
    Y él, verdaderamente, no necesitaba que su implicación casual se convirtiera en nada más estrecho.
    Sin embargo, aquellos pensamientos se evaporaron cuando la vio hablando con un hombre y una mujer. A Trent no le gustó la expresión tirante del rostro de Rebecca, una expresión que se hizo aún más tensa cuando el otro hombre dijo algo que Trent no entendió. Algo acerca de un conserje.
    Se acercó a ellos y se dirigió directamente a aquel tipo.
    – ¿Disculpe? ¿Estaba hablando conmigo?
    El tipo miró a Rebecca.
    – Le estaba preguntando a Becca sobre su vida amorosa -respondió él, con una sonrisa desagradable.
    – Mi vida amorosa no es asunto tuyo, Ray -dijo Rebecca. Miró a Trent y exhaló un suave suspiro-. Te presento a mi ex marido, Ray Holley, y a su amiga, Constance Blake. Constance, Ray, os presento a Trent Crosby.
    – Doctor Rayburn Holley -dijo el hombre. Después, con aires de grandeza, miró el cubo y la fregona que portaba Trent-.Te daría la mano, pero entro a trabajar dentro de pocos minutos. Así que estás saliendo con mi pequeña Becca, ¿eh?
    Aaah. Si Trent juntaba la vida amorosa y el comentario del conserje, vería claramente que el doctor Ray había estado intentando humillar a su ex mujer. Trent sonrió.
    – Más o menos, Ray -respondió, y se volvió hacia la amiga del médico-. Hola, Constance. ¿Te dijo tu hermano que el otro día le di una buena paliza en la pista de tenis?
    Si las sonrisas pudieran matar, la de Constance lo habría fulminado allí mismo. Él sonrió también.
    – ¿Qué te pasa, Con? ¿Te duelen las muelas?
    – No me pasa nada, Trent.
    – Nada que no pueda solucionar una transfusión de sangre caliente -murmuró él al oído de Rebecca, y se sintió satisfecho al percibir un pequeño resoplido de risa contenida. Después alzó la voz de nuevo-. Lo siento. Pensé que quizá por eso tuvieras una cita con el doctor Ray.
    – Soy dermatólogo, no dentista -dijo el médico, y miró a su compañera-. ¿Conoces a este hombre, Constance?
    Ella le dio un suave codazo.
    – Es Trent Crosby, Rayburn. De Crosby Systems.
    El doctor Ray parpadeó de sorpresa. Después miró a Trent y a Rebecca.
    – Vaya -dijo, sacudiendo la cabeza-. Vaya, vaya.
    Rebecca se cruzó de brazos.
    – Bueno, Ray, no te entretengas más. Estoy segura de que tus pacientes te necesitan más que nosotros.
    – Entonces, ¿hay un «nosotros», Rebecca? ¿Trent Crosby y tú?
    El ver a Rebecca avergonzada y ruborizada fue todo el estímulo que necesitó Trent para responder:
    – ¿Qué otra cosa podría sacarme de la oficina un sábado por la mañana aparte de una mujer bella, Ray? -dijo, y después le rodeó los hombros con el brazo a Rebecca y le dio un ligero beso en los labios.
    Con sólo aquel breve contacto, el calor estalló. Trent se apartó y miró a Rebecca a los ojos. Ella estaba igualmente asombrada. A él le costó desviar la vista de ella hacia el médico.
    – Ah, y gracias, a propósito.
    – ¿Por qué? -preguntó el otro hombre, que no estaba muy feliz.
    – Por perderte a esta mujer, claro. Así he podido quedármela yo.
    Trent mantuvo el brazo sobre los hombros de Rebecca hasta que el doctor engreído se marchó con su reina de hielo. Entonces, ella se encogió y se apartó de él.
    – No tenías por qué hacerlo.
    – ¿Qué? -preguntó él.
    No podía evitar sonreírle a Rebecca, porque el doctor idiota estaba fuera de su vida y porque estaba preciosa con todo el algodón de azúcar por el pelo.
    – Fingir delante de Ray.
    Trent se encogió de hombros.
    – Él estaba intentando humillarte.
    – Lo sé -respondió ella, con un suspiro-. Lo sé, y no puedo evitar que me afecte. Después de pillarlo engañándome, fue como si él quisiera culparme por sus propios defectos.
    – Los cónyuges son unos cerdos.
    Ella se rió.
    – Al menos, tú eres sincero. Ray no lo fue.
    – Ni tampoco mi ex mujer.
    – Supongo que eso significa que tenemos más en común de lo que nunca hubiera sospechado -respondió Rebecca.
    – Sí. Esposos infieles y una actitud muy negativa hacia el amor.
    – Y también está el embarazo -dijo Rebecca-. Y debo ser honesta en eso, Trent. Espero que entiendas que nunca, nunca cederé a mi hijo. Quiero que me concedas la custodia única.
    Aunque Trent sabía de antemano lo que ella quería, casi se sintió enfadado al oírselo decir.
    – ¿Te parezco tan mal tipo?
    – No. Claro que no -respondió Rebecca, con las mejillas enrojecidas y los labios apretados.
    Aquello hizo que Trent pensara en el beso. En el sorprendente calor que había sentido. Quizá fuera mejor que se distanciara para siempre de ella. Y del bebé.
    ¡Pero no podía hacerlo! Tuvo cientos de recuerdos en aquel momento. Mejillas regordetas, deditos, adoración de hermano pequeño… Pensó en su sobrino y en Robbie Logan. No podía perder a otro niño. No podía.
    – Yo también tengo que ser sincero, Rebecca -le dijo él-. No puedo desaparecer.
    Ella asintió como si Trent hubiera confirmado sus peores miedos.
    – Entonces tendremos que pensar en otro plan.
    Sí, otro plan. Trent pensó que podrían conseguirlo porque, pese a sus roces iniciales, se llevaban bien. Muy bien, de hecho. Se reían juntos y disfrutaban de la compañía del otro. Y habían disfrutado de un beso. Demonios, aquello era más de lo que habían conseguido sus padres en su matrimonio.
    – Nuestro bebé debería tener una madre y un padre a tiempo completo -dijo.
    Rebecca se encogió de hombros.
    – Eso es lo ideal, pero no es imprescindible.
    Trent pensó de nuevo en el matrimonio de sus padres. Habían llevado vidas separadas aunque vivieran en la misma casa. Habían tenido hijos, pero en una relación de animosidad. Pero, ¿y si hubieran conseguido llevarse bien? ¿Y si hubieran conseguido tener vidas separadas pero hubieran compartido el espacio doméstico y a sus hijos? Aquello podría haber funcionado.
    Podría funcionar.
    – Quizá debiéramos casarnos -dijo en voz alta, experimentando el sonido de aquellas palabras-. ¿Qué te parece?

Capítulo 4

    Disfrazado con unos vaqueros rotos, una camisa de franela lisa sobre una camiseta y una gorra calada hasta los ojos, Everett Baker estaba escondido en la parte trasera del puesto del algodón de azúcar, escuchando la conversación de los que estaban dentro. Everett conocía a Rebecca Holley de vista del trabajo, porque él era contable en el mismo centro de adopción y clínica de fertilidad, Children's Connection. A Trent Crosby no lo conocía. Al menos, no desde que eran niños. Quizá debiera sentirse mal por escucharlos, pero aquél era el menor de sus crímenes.
    Aquellas dos personas tenían otras razones para despreciarlo.
    Igual que él mismo había comenzado a despreciarse de una manera horrible desde que estaba huyendo del FBI.
    «Pero Nancy me quiere».
    Tenía que aferrarse a aquello. Ya le había contado a Nancy Allen, la enfermera del Hospital General de Portland, lo que había hecho, y milagrosamente, ella seguía queriéndolo. Seguía creyendo en él.
    Él tenía que demostrarle que su fe no era inútil. Que Nancy tenía razones para quererlo. Así que marcharse de Portland ya no era una opción. Tenía que pagar por sus crímenes.
    Aunque tenía confianza en que nadie lo reconociera con aquel disfraz, Everett caminó por detrás de los puestos de la feria para que no lo vieran. Incluso antes de que hubiera empezado a buscarlo el FBI, aquél era el modo en que había vivido su vida: tras una fachada, a distancia de los demás. La mayor parte del tiempo se había culpado a sí mismo por aquella distancia, por su timidez, por no haber conseguido dejar que la gente viera quién era en realidad.
    En otras ocasiones, se había dado cuenta de que su niñez lo había encerrado en aquel papel y en aquel comportamiento.
    – ¡Papá! -oyó que exclamaba un niño desde el otro lado de los puestos de madera-. ¿Vamos a ir al parque después? Me prometiste que jugaríamos al béisbol.
    Jugar al béisbol.
    Una escena familiar se abrió paso en su mente. Antes pensaba que era una fantasía, algún retazo de una película antigua o de un programa de televisión que no recordaba haber visto. Pero en aquel momento sabía que, en realidad, era un recuerdo del pasado, de su infancia. Una caja envuelta en papel plateado crujiente. Más papel por dentro. Y dentro de aquel papel, con un olor casi tan bueno como el del perfume de flores de su madre, un precioso guante de cuero de béisbol, justo de su talla.
    – ¿Vamos a jugar ahora, papá?
    A él le encantaba aquel guante. Le encantaba el béisbol.
    Sin embargo, su padre había cambiado. Había dejado de ser alguien divertido y cariñoso y había pasado a ser alguien pendenciero y que apestaba a alcohol. Su madre también había cambiado. Y su hogar no había vuelto a ser el mismo.
    Él no había vuelto a ser el mismo.
    Llegó junto a una cabina de teléfono que había justo a una salida lateral poco transitada del Hospital General de Portland y marcó un número. Lo había memorizado de la tarjeta que le había dado un detective cuando había acompañado a Nancy a la comisaría unas semanas antes. Entonces, él había intentado quitarle fundamento a sus advertencias acerca de la posibilidad de que una banda de secuestradores estuviera operando en Children's Connection, diciéndole al detective Levine que la enfermera estaba cansada y que había trabajado demasiado. Había intentado darle al policía la impresión de que ella se estaba imaginando las cosas.
    En aquel momento, sin embargo, estaba decidido a confirmar las verdades que había dicho Nancy. Charlie Prescott, el jefe de aquella banda, había muerto a causa de los disparos del FBI, y hablar con la policía resultaba más seguro sin sus amenazas.
    – Detective Levine -respondió una voz al otro lado de la línea.
    Everett pensó en toda la gente a la que había hecho daño. Pensó en todo lo que tenía que lamentar.
    – ¿Hola? ¿Hola? ¿Hay alguien ahí? -dijo el detective con impaciencia.
    Everett pensó en Nancy. Y en su madre y en su padre, tal y como eran al principio.
    – Hola, detective -dijo por fin-.Hemos hablado antes. Sobre una banda de secuestradores.
    – ¿Quién es? -ladró el detective.
    – Soy… soy Everett Baker. Sé que el FBI y usted me están buscando, y me gustaría entregarme. Tengo información que deben conocer.

    Aquella tarde, después de la feria infantil, Trent entró a casa de Rebecca con bolsas de comida china que depositó en la mesa de la cocina. Mientras ella sacaba de un armario los platos que iban a llevar al salón para comer, él observó una bonita fotografía enmarcada en la que aparecía la familia de Rebecca.
    – ¿Es tu gente? -le preguntó él.
    – ¿Mi gente? -repitió ella, acercándose a la fotografía y observando el montaje de caras sonrientes. Con un dedo, le quitó una mota de polvo a la imagen de su madre. Había sido la última Navidad que ella había estado con vida-. Sí. Mi gente.
    – ¿Viven cerca?
    – No. Estamos repartidos por todo el país. Me parece que no hemos vuelto a pasar ningunas vacaciones juntos desde que se hizo esta fotografía. Mi madre tenía cáncer y quisimos pasar una última Navidad todos juntos, en familia.
    Al explicárselo, notó una punzada de tristeza en el corazón.
    «Lo que daría por que mi madre estuviera conmigo ahora, para poder hablar con ella sobre el bebé…».
    – ¿Y qué diría?
    Rebecca se sobresaltó y miró fijamente a Trent.
    – ¿Lo he dicho en alto?
    – Eso me temo -respondió él con una media sonrisa.
    – Trent, haces que me ocurran cosas muy raras.
    Él le acarició suavemente la mejilla con el dedo índice.
    – ¿De veras? Bueno, estoy empezando a lamentar no haber estado contigo cuando te ocurrió lo más raro de todo.
    Rebecca tardó un segundo en descifrar aquello.
    – ¡Oh! ¡Fresco! -le reprochó, y lo empujó con el hombro como habría hecho con alguno de sus enormes hermanos. Después se dirigió a la encimera a sacar la comida y ponerla en los platos.
    – ¿Qué diría? -volvió a preguntarle Trent, observándola fijamente.
    – ¿Mi madre? Estaría entusiasmada por mi embarazo. Siempre me decía que yo sería una madre estupenda.
    – ¿Y qué pensaría de mí como padre? ¿Como tu marido?
    Rebecca lo miró.
    – No… no lo sé.
    – Era sincero cuando te dije que deberíamos casarnos, Rebecca.
    La cuchara de servir cayó sobre la encimera.
    – No puede ser.
    – Claro que sí. Era totalmente sincero. Y te haré una advertencia: siempre consigo lo que quiero.
    – ¡Pero tú no me quieres!
    – Quiero a ese bebé. Y no me conformaré con menos que ser el padre de nuestro hijo.
    Nuestro hijo. Aquello también le rompió el corazón a Rebecca.
    Ambos fueron hacia el salón sin decir nada y se sentaron en el sofá con los platos.
    – Come -le dijo Trent, y él mismo miró su comida con placer.
    Ella no podía hacer otra cosa que mirarlo. ¿Acaso Trent pensaba que podía hablar de aquellas cosas, de su matrimonio y de su bebé, sin que afectaran a su apetito? ¿Podía decir aquello y pensarlo sin perder él mismo las ganas de comer?
    Sin embargo, en aquel momento, Rebecca se dio cuenta de que él estaba removiendo la comida en el plato, pero que no se llevaba el tenedor a la boca.
    Rebecca entrecerró los ojos. Estaba segura de que aquélla era su forma de hacer negocios. Con calma, con frialdad, diciéndole a su oponente lo que quería, lo que iba a hacer, y después, avanzando y actuando como si los demás fueran a aceptarlo todo. ¡Bien! Pues Rebecca Holley no era tan fácil de convencer.
    Él la miró de reojo.
    – No vas a tragártelo, ¿verdad?
    El hecho de que Trent fuera capaz de leerle la mente con tanta facilidad la hizo reír.
    – No, no.
    Trent se encogió de hombros.
    – Merecía la pena intentarlo. Es una táctica para los negocios que funciona si el contrario ya quiere concederme lo que le estoy pidiendo. Obtengo mejores tratos, y después, ellos se dan cuenta de que se vieron forzados a tomar una decisión rápida.
    – Bueno, pues conmigo no lo vas a conseguir.
    Cenaron en silencio y él no intentó convencerla mientras recogían los platos y fregaban. Sin embargo, cuando volvieron a sentarse en el sofá con un vaso de té verde frío, Trent suspiró y la miró fijamente.
    – Quizá pudiera convencerte si te dijera por qué nuestro bebé es tan importante para mí.
    – ¿Por qué? -susurró ella-. ¿Por qué es tan importante para ti?
    – No puedo perder a otro niño.
    – ¿Otro niño? ¿A qué te refieres con eso? -quiso saber Rebecca.
    – Yo soy el mayor de mis hermanos, ¿sabes? Y mi madre… bueno, cuando éramos pequeños, mi madre delegaba demasiadas cosas en mí. Creo que en realidad no tenía muchos sentimientos maternales, pero ésa es otra historia.
    Rebecca se relajó contra el respaldo del sofá.
    – ¿Adónde quieres llegar, Trent?
    – Cuando yo tenía nueve años, mi hermano pequeño, Danny, estaba jugando con su amigo en el jardín de la casa. Yo también estaba fuera. A mi madre no le gustaba que estuviéramos dentro de la casa. Ella estaba en algún lugar, hablando por teléfono o algo así, así que Danny y su amigo Robbie estaban jugando con un aeroplano a motor. Yo estaba encestando la pelota de baloncesto en la parte de atrás mientras cuidaba a mi hermana pequeña, Katie…
    – ¿Ella estaba jugando contigo?
    – No. Era un bebé. La tenía en el cochecito, junto a mí.
    Así que Trent era el canguro de todos sus hermanos, porque a mamá Crosby no le gustaba que sus niños estuvieran dentro. Rebecca frunció los labios. Conocía a aquel tipo de mujeres.
    – ¿Y qué ocurrió?
    Trent la miró de nuevo, como si se hubiera olvidado de que estaba allí.
    – El aeroplano se quedó atrapado en la rama de un árbol y Danny entró a pedirle ayuda a mi madre. Yo seguí jugando al baloncesto.
    – Con Katie a tu lado.
    – Sí, con Katie a mi lado. Y entonces… Robbie se salió a la calle. Desde la casa, mi hermano lo vio hablando con un extraño, pero cuando alertó a mi madre, Robbie Logan y el extraño ya habían desaparecido.
    – Los Logan -dijo ella, y se estremeció-. Había oído decir que su hijo mayor fue secuestrado hace muchos años. Nunca lo encontraron, ¿verdad?
    Trent apretó la mandíbula.
    – Encontraron sus restos.
    A Rebecca se le encogió el estómago.
    – Pero tú tienes que saber que no fuiste el responsable. Tú no pudiste…
    Él emitió una carcajada fría y seca.
    – Lo sé. Creo que incluso fui capaz de olvidarlo durante un tiempo hasta que el niño de Danny, mi sobrino, fue secuestrado.
    – ¡No!
    – Sí -dijo Trent, con expresión ausente-. Ocurrió hace cuatro años, cuando el niño tenía un año. Su madre, mi cuñada, se suicidó unos meses después.
    – Oh, Dios. Lo siento, Trent -le dijo ella, y le tomó las manos-. Siento muchísimo que tu familia haya pasado por todo eso.
    – Por eso quiero formar parte de la vida de este bebé. De nuestro bebé.
    – Trent…
    – Quiero llegar a un acuerdo por el que no te resulte fácil apartar al niño de mí.
    – Yo no lo haría…
    – Y tampoco quiero ser un padre a tiempo parcial. He tenido uno de ésos.
    Rebecca se puso tensa.
    – Yo tampoco quiero ser una madre así. No he hecho todo esto para ser una madre a tiempo parcial.
    – Pues el hecho es que, si no nos casamos, Rebecca, los dos seremos padres a tiempo parcial. Yo me aseguraré de eso.
    Ella apartó sus manos de las de él.
    – ¿Me estás amenazando con quitarme al bebé?
    – No. Te estoy diciendo que voy a estar en la vida de este niño. Te estoy diciendo que, si compartimos la custodia, ninguno tendrá lo que quiere. Por eso debemos casarnos.
    Ella no podía hacerlo… pero la determinación de aquel hombre por ser el padre de su hijo hacía el ofrecimiento un poco más tentador… «Oh, Eisenhower, debe de quererte. Ya debe de quererte tanto como yo». Sin embargo, sería una locura.
    – Trent, no.
    Pero él debía de haber visto una expresión afirmativa en su rostro.
    – No te preocupes, Rebecca. Te prometo que no habrá ningún problema. Tú intervendrás en todo igual que yo.
    – Pero, ¿cómo va a funcionar? ¿Y si un día te enamoras…?
    – No me hagas reír. Los dos estamos desengañados del amor, ¿no te acuerdas? Lo mejor sería que creáramos una especie de sociedad. Tú no crees que el amor llegue por tu parte, ¿no?
    – No -dijo ella con vehemencia-. Esto debe de ser una pesadilla. Oh, por favor, dime que voy a despertar en cualquier momento.
    Trent negó con la cabeza.
    – Rebecca, creo que deberíamos casarnos lo antes posible -murmuró él-. No hay ninguna razón para esperar y tenemos todos los motivos para conocernos y, cuanto antes, mejor.
    Aquella idea era tan abrumadora que Rebecca ni siquiera pudo protestar. Cada vez estaba más fatigada y, poco a poco, fue aislándose del sonido de la voz de Trent, que iba contándole cuentos de hadas.
    Más tarde, se estiró y descubrió que estaba en su habitación, vestida, tapada con una colcha que le había hecho su madre. Cuando estiró el brazo para taparse mejor, dio con un pedazo de papel. Una nota. Y el hecho de tener luz suficiente para leerla le dio a entender que era de día.
    Y también se dio cuenta, de repente, de que Trent se había salido con la suya, después de todo.
    La nota era una lista de cosas con las que, aparentemente, había llegado a un acuerdo con ella.

    1. Fecha de la boda: jueves a las tres de la tarde, en el Juzgado del Condado.
    2. Análisis de sangre: lunes por la mañana.
    3. Despacho de abogados: jueves a las dos de la tarde, para firmar el acuerdo prenupcial.

    Ella recordó que había insistido en el último punto.
    Bien, de todos modos no iba a seguir sus instrucciones. ¡Claro que no! Ella no creía que casarse con Trent Crosby fuera una solución razonable, por muy desilusionados que estuvieran con el amor. Y para enfatizarlo, tiró la nota a un lado.
    Sin embargo, sabía que se sentía tentada a aceptar.
    El teléfono de la mesilla de noche sonó en aquel momento.
    – Hola, prometida -le dijo Trent cuando ella se puso el auricular junto al oído.

Capítulo 5

    – Reconócelo. Sabes muy bien que hemos cometido un error. Sabes que has cometido un error.
    Trent observó la expresión ansiosa de Rebecca mientras el ascensor descendía otro piso.
    – Estás bromeando, ¿verdad? Llevamos casados menos de diez minutos. Ni siquiera hemos salido aún del juzgado. ¿Cómo va a ser un error ya?
    – Llevo mi uniforme de enfermera. ¿Qué novia comienza su matrimonio vestida con el uniforme de trabajo?
    – Una novia a la que le pidieron que hiciera un turno extra y que no pudo decir que no, aunque era el día de su boda. Y que conste que ha sido tu error, no el mío.
    – Pero todo esto fue idea tuya, y… -Rebecca se interrumpió cuando se abrieron las puertas del ascensor y entraron tres personas más.
    Cuando por fin salieron del edificio y se dirigieron hacia sus coches, él miró a Rebecca de reojo y le habló con determinación.
    – Créeme, Rebecca, esto no ha sido un error.
    – No estoy convencida de que seas el tipo de hombre que reconoce que ha cometido una equivocación -refunfuñó ella.
    Bueno, aquello era cierto. Y él también era el tipo de hombre que, cuando había decidido que quería algo, iba tras ello de un modo sistemático y metódico hasta que finalmente lo conseguía.
    A su entera satisfacción.
    Como aquel día.
    Se aferró a aquel pensamiento feliz hasta el momento en que los dos estuvieron frente al porche de su casa. Con ambas maletas en las manos, titubeó un momento antes de dejarlas en el suelo para buscar las llaves y abrir.
    – Eh… espero que te guste.
    En vez de mirarla, miró la pesada y fea puerta. ¿Qué estaba diciendo? A Rebecca le iba a parecer horroroso. Él mismo odiaba su casa. Se la había comprado justo después de su divorcio a otro tipo divorciado, y carecía de toda calidez. Cuando abrió la puerta, Rebecca entró inmediatamente. Él tomó las maletas y la siguió.
    Ella se detuvo en el vestíbulo, mirando a su alrededor.
    A la derecha había un salón con una alfombra blanca, a un nivel más bajo que el resto del suelo. Enfrente había una escalera curva que llevaba al piso superior. A la izquierda, el comedor y la entrada a la cocina de acero inoxidable. Todo estaba brillante e impoluto, desde el mobiliario de laca y cristal del salón hasta los tulipanes rojos de plástico que había en un jarrón sobre la mesa del comedor.
    – ¿Qué te parece? -le preguntó él en voz baja.
    – Es… está muy limpio.
    Él se rió sin poder evitarlo.
    – Es horrible. Sé que es horrible.
    – No quería…
    – No, no intentes echarte atrás ahora. Tengo que admitir que carece por completo de encanto.
    – Trent -le dijo ella-, ¿por qué vives en esta casa si no te gusta?
    Él se encogió de hombros.
    – Antes no me importaba. Sólo estaba yo y… no me importaba dónde vivía. Me pasaba la mayor parte del tiempo en la oficina.
    La expresión de Rebecca se volvió de duda.
    – Pero ahora voy a cambiar eso -se apresuró a decir él-. Con el bebé y contigo, voy a pasar mucho más tiempo en casa -le aseguro.
    Después le hizo una señal con una maleta, preocupado porque, si las dejaba en el suelo, quizá ella agarrara la suya y saliera corriendo de allí. Trent comenzó a subir las escaleras mientras le decía:
    – Podemos comprar una casa nueva o reformar ésta, si quieres. Agrandar las habitaciones. Donar todos los muebles.
    En el piso de arriba, él hizo un gesto hacia un espacio abierto.
    – Es mi despacho. Puedes usarlo siempre que quieras.
    Ella asintió y después se dirigió hacia el corto pasillo que había a la derecha.
    – ¿Y las habitaciones están aquí?
    – Sí. Pensé… -él se quedó helado al mirarla.
    – ¿Pensaste? -dijo ella, para animarlo a que siguiera hablando.
    – E… e… e… -¡Trent estaba tartamudeando!-. Me pareció que esta primera habitación podría ser la habitación del bebé. Tiene mucha luz por las mañanas y está cerca de las escaleras. ¿0 quizá no sea bueno que esté tan cerca de las escaleras? Y la luz matinal podría despertar al bebé demasiado pronto o…
    Horrible. Estaba balbuceando. Trent Crosby, el alto ejecutivo siempre seguro de sí mismo estaba balbuceando.
    – ¿Estás bien? -le preguntó Rebecca, preocupada.
    – Claro que estoy bien -respondió él.
    – Entonces, a mí me parece una buena habitación para el bebé -dijo Rebecca-. ¿Y dónde voy a dormir yo?
    La pregunta del millón de dólares. La que acababa de terminar con toda la seguridad y la tranquilidad de Trent. La que sólo se le había ocurrido cuando ella había pronunciado la palabra «habitaciones».
    – ¿Trent? -ella lo estaba mirando con preocupación de nuevo, y se acercó a él-. ¿Qué te ocurre?
    Cuando Rebecca estuvo junto a él, Trent percibió su olor dulce 'y se preguntó sin poder evitarlo si el sabor de su piel sería igual de dulce.
    Ella lo estaba mirando fijamente con sus preciosos ojos marrones y él se sintió como un viejo verde. Porque, cuando le había propuesto aquel matrimonio práctico, no había pensado en que debía ser un matrimonio casto. Entre ellos había habido la suficiente atracción sexual como para que él supiera que iba a ser probable que deseara una relación física.
    Sin embargo, con la prisa por llevarla al altar, no había hablado de aquello con Rebecca. Y le parecía un poco agresivo sacar el tema en aquel momento.
    Lo cual significaba que, pese a su modo sistemático y metódico de lograr las cosas que deseaba, sí había cometido un error.
    No había planeado exactamente cómo llevarse a su mujer a la cama.

    Sin especificar las razones, Rebecca había pedido unos días libres en el trabajo, pero al día siguiente de su boda, estaba de vuelta en el Hospital General de Portland para asistir a una reunión de un grupo que se había hecho un hueco en su corazón.
    Unos meses atrás, le habían pedido que diera una charla sobre primeros auxilios para niños para la Asociación de Padres Adoptivos de Children's Connection. Era un grupo de apoyo para personas que habían utilizado los servicios de Children's Connection, como ella. En una de aquellas reuniones era donde Rebecca había tenido la idea de usar un donante de semen para quedarse embarazada.
    A partir de aquel momento, asistía a las reuniones de la asociación, sobre todo como experta en asistencia sanitaria, pero también a causa de la camaradería y el afecto que había entre los miembros, así como por los consejos profesionales que podía dar. Cuando estuviera preparada para dar la noticia de su próxima maternidad, los primeros en saberlo serían sus amigos de la Asociación de Padres Adoptivos.
    Y también ellos serían los primeros en saber que se había casado con Trent Crosby. Si decidía no terminar con aquello antes.
    Aquel día, Morgan Davis, el director de Children's Connection, que asistía a las reuniones también, la saludó y le dijo que no iban a tener reunión, sino una improvisada celebración. Y a los pocos segundos, se dio cuenta de que todo el mundo estaba mirando la puerta de la sala y miró también; al mismo tiempo, oyó los lloros de un bebé y vio a una pareja sonriente con un niño en brazos. El hombre se volvió y tomó por el codo a la adolescente que los seguía, e hizo que se adelantara suavemente para poder pasarle un brazo por los hombros a la muchacha y el otro a su mujer.
    Entusiasmado, Morgan Davis se acercó a ellos y anunció:
    – ¡Aquí están! Brian y Carrie Summers, y Lisa Sanders. Y su pequeño, Timothy Jacob, que fue encontrado la semana pasada, ¡sano y salvo!
    Todo el mundo comenzó a aplaudir y Rebecca supo el motivo de aquella celebración.
    A finales del enero anterior, Lisa Sanders había dado a luz a un niño al que iban a adoptar los Summers. Sin embargo, en las horas siguientes al parto, el niño había sido secuestrado de la sala de neonatos del hospital, y la posterior investigación de la policía había dado con los secuestradores durante los últimos días. Uno de ellos se había entregado a la policía y les había dicho dónde podían encontrar a Timothy. Estaba en casa de una mujer que vivía en el campo, a las afueras de Portland. La mujer tenía más hijos, y Timothy, gracias a Dios, había recibido buenos cuidados.
    Brian Summers contó todos los detalles que le permitía la investigación policial mientras recibía las felicitaciones de todo el mundo, y mientras se repartían grandes pedazos de bizcocho y tazas de café.
    – Lisa continuará viviendo con nosotros todo el tiempo que quiera -dijo Brian-. Irá a la universidad este verano, pero formará parte de nuestra familia, tanto como Timothy.
    En aquel momento, incluso la adolescente fue capaz de hablar a la sonriente multitud.
    – Gracias, muchas gracias a todo el mundo por el apoyo y por creer que encontraríamos al bebé y que Carrie y Brian lo recuperarían.
    Rebecca sonrió. Era cierto que Brian y Carrie iban a poder estar al fin con su bebé. Y Lisa había encontrado a una familia que la quería.
    No era el arreglo familiar más tradicional, pero para Rebecca era un final feliz.
    Más tarde, Rebecca salía de la sala de reuniones con una de sus amigas de la asociación, Sydney. Se miraron la una a la otra y se sonrieron.
    – Ha sido un buen día -le dijo Sydney.
    – Un día muy bueno -respondió Rebecca-. Me siento como si hubiera dado una vuelta en globo.
    Sydney asintió.
    – Las familias pueden empezar de formas muy diferentes, pero la felicidad es la misma, ¿verdad?
    Rebecca no dejó de pensar en aquellas palabras mientras se dirigía a casa de Trent. Después de la reunión de la asociación de aquel día, se sentía llena de optimismo y felicidad. Se negaba a que las dudas la agobiaran más. Era el momento de empezar su vida como esposa de Trent.

    Trent pasó su primer día de casado intentando no pensar que era un hombre casado. Sabía que en algún momento tendría que contarles a sus compañeros de trabajo y a su familia que había cambiado de estado civil, pero decidió concederse a sí mismo, y concederle a Rebecca, unos cuantos días para adaptarse a la idea.
    Aquel día llegó a casa a las siete de la tarde. Se sentía orgulloso y aliviado, porque aunque había tenido un horario muy apretado, recién casado o no, había sacado todo el trabajo adelante, y más aún.
    Cuando llegó a su calle y vio el coche de Rebecca aparcado frente a la casa, se sintió bien al saber que estar casado no lo había afectado en absoluto. Y así era como iban a continuar las cosas, se dijo.
    La idea de dormir con ella había sido natural, pero debía olvidarla. Aquel matrimonio sólo había sido un método para tener al niño en su vida. Trent pasaría el próximo periodo indefinido de tiempo como había pasado aquel día. No permitiendo que aquel cambio de estado afectara a su vida.
    Mientras, Rebecca se había mudado por completo y había ocupado una de las habitaciones de invitados.
    Él cerró la puerta, esperando una noche tranquila. Una cerveza fría, y después llamaría al restaurante al que siempre recurría para que le llevaran la cena a casa, y leería alguna revista de deportes.
    El olor fue lo primero que notó cuando entró por la puerta. Parecía como si le tirara fuertemente de la corbata hacia la cocina, atrayéndolo hacia allí. Allí se quedó mirando las encimeras y todas las cosas que había sobre ellas.
    – Buenas noches -le dijo Rebecca-. ¿Qué tal te ha ido el día?
    – Me ha ido… -dijo él, y sacudió la cabeza-. ¿A qué huele?
    – A tarta de manzana.
    – Tarta de manzana -repitió él-. ¿Y qué es esto? -dijo, señalando una cacerola cubierta que había al fuego.
    – Estofado de pollo.
    – ¿Y eso? ¿Y eso? ¿Y eso? -dijo él, señalando por la cocina.
    – Perejil. Brécol. Judías verdes. Es decir, lo que queda. Todo lo demás fue a parar al estofado -respondió ella, sonrojada-. No soy una de esas cocineras que limpian mientras trabajan.
    – Te has hecho la cena.
    – He hecho la cena para los dos. No estaba segura de cuándo llegarías a casa, así que hice algo que pudiera calentar más tarde.
    – No tienes que cocinar para mí. Iba a pedir que trajeran la cena de DeLuce's.
    – Ah, bien -dijo ella. Se volvió y se acercó al refrigerador-. Si prefieres eso…
    – No, no. Es que no me esperaba… no pensé que… -tarta de manzana. Estofado de pollo. Había muerto y había ido al cielo.
    – He estado pensando mucho hoy. Acerca de nuestro matrimonio.
    La satisfacción de Trent bajó unos cuantos puntos. Rebecca había estado pensado mucho en su matrimonio, y él no había pensado en absoluto.
    – Escucha, Rebecca, yo también he pensado un poco. No quisiera que nuestro… nuestro acuerdo fuera un impedimento para nuestros hábitos.
    – ¡Exactamente! -dijo ella con una sonrisa que hizo que Trent creyera de nuevo que estaba en el cielo-. ¿Por qué no vas a prepararte para cenar y hablamos mientras comemos?
    Tomaron los primeros bocados en silencio, salvo por los efusivos cumplidos de Trent hacia su habilidad culinaria. Aquello del matrimonio quizá sí fuera a afectar a su rutina, pero una mujer que le hiciera buena comida no era nada para preocuparse.
    Estaba disfrutando de su segunda ración de pollo estofado cuando ella sacó una pequeña libreta.
    – Bueno, como ya te he dicho, he estado pensando mucho hoy, y he hecho estos planes.
    – ¿Mmm? -dijo él, y ladeó la cabeza para intentar leer su escritura al revés.
    – La colada, la compra, la comida y la limpieza de la casa.
    – Esto suena…
    – Lo he escrito todo. Pensé que tú podrías cocinar los lunes, los miércoles y los jueves. Yo me quedaré con los martes, viernes y domingos. Eso nos deja el sábado para cualquier otra cosa.
    Trent se quedó mirándola embobado, así que ella continuó explicándole cómo había organizado el resto de las cosas.
    ¿El camión de la basura? ¿Quitar el polvo? ¿Pasar la aspiradora? ¿Limpiar los baños?
    – Eh… Rebecca, creo que no entiendes cómo funcionan las cosas aquí. Tengo una señora de la limpieza que viene tres veces por semana. Yo… eh… nosotros no tenemos que preocuparnos de limpiar. Ella también hará la colada si le dejas tu ropa en la cesta de la ropa sucia, aunque la mayor parte de las veces a mí se me olvida y al final tengo que ir a la tintorería.
    – Oh -dijo ella, y cerró la libreta-. Ya entiendo.
    – En cuanto a la compra, normalmente yo pido la comida a un restaurante, a no ser que tenga una cena de negocios. No creo que el plan que tú has sugerido pueda funcionar.
    – Oh -repitió ella, y se puso en pie-. Creo que me voy a mi habitación un rato. Yo lavaré los platos después. No toques nada.
    Trent supuso que aquello incluía la tarta de manzana, y suspiró al ver a Rebecca salir de la cocina. Aunque en realidad, ya no le apetecía demasiado comer más.
    Trent sabía que había hecho algo mal, que había dicho algo mal, que lo había estropeado todo de algún modo y que, si no rectificaba su error, aquel matrimonio sí afectaría a su vida.
    No podría vivir con la conciencia tranquila.

Capítulo 6

    Al oír que Trent llamaba a la puerta de su habitación, Rebecca respondió con la voz más calmada que pudo.
    – Pasa.
    Él abrió y la encontró sentada en la cama, con unas agujas y un ovillo de lana en el regazo.
    – ¿Qué haces?
    – No lo sé. Un lío. Pero estoy intentando aprender a hacer punto.
    Él sacudió la cabeza con admiración.
    – ¿Es que hay algo que no sepas hacer?
    – Bueno… quizá no sepa ser la mujer de Trent Crosby.
    – Rebecca…
    – De verdad, Trent. Señoras de la limpieza, cenas de negocios… yo no vengo de ese mundo. No pertenezco a él.
    – ¿Cómo lo sabes?
    – ¿Te acuerdas del doctor Ray?
    Al pensar en aquel idiota, Trent apretó los dientes.
    – Lo recuerdo perfectamente, sí.
    – Nos divorciamos porque yo no encajaba en su vida.
    – Tú eres enfermera, por Dios. Él es médico. A mí me parece que eso encaja.
    Aunque en realidad no le gustara nada decirlo.
    – Yo no encajaba en su vida social. Su grupo de amigos y conocidos era un grupo de gente que venía de universidades prestigiosas, como él. Me dijo que yo no era lo suficientemente refinada. Me dijo que el problema era que yo no tenía nada en común con ellos, así que no sabía qué decirles. Y tenía razón.
    – Quizá deberías haberles dicho que tu marido era un idiota de primera categoría que estaba intentando culparte de todos sus defectos. Si ellos no eran unos idiotas superficiales como él, entonces probablemente habrías tenido muchos temas de conversación con ellos después de decírselo.
    Rebeca se rió.
    – ¿Cómo lo haces?
    – ¿Qué?
    – Que me sienta mejor.
    Él se sentó a su lado y su cadera quedó junto al muslo de Rebeca. Ella llevaba ropa suelta, así que lo único que Trent podía apreciar era su piel blanca, su boca rosada y los enormes ojos marrones que lo empujaban a hacer promesas para el resto de su vida.
    – Eres una dama peligrosa -le dijo, sacudiendo la cabeza.
    Ella se rió de nuevo.
    – Lo que pasa es que quieres mi tarta.
    Trent se dio cuenta de que quería mucho más. Quería que ella estuviera contenta. Quería que sintiera que aquel matrimonio no la iba a hundir, como el primero.
    – Hablando de comida -dijo él, en un tono despreocupado-.Tenemos una cena mañana por la noche. ¿Cuenta como mi noche de cocina si pago la cuenta?
    Ella lo miró con los ojos entrecerrados.
    – ¿Qué tipo de cena?
    – Una cena de negocios -respondió Trent.
    No tenía planeado llevarla, pero tendría que incluirla en alguno de sus eventos de trabajo. Al menos, el matrimonio iba a afectarlo en aquel aspecto. Y le daría la oportunidad de demostrarle a Rebeca que el doctor idiota no tenía razón en cuanto a ella.
    – Pero habrá otras esposas, y bueno, tú eres la mía.
    – ¿Lo soy? -susurró Rebecca.
    – Sí.
    Él se inclinó hacia ella, pese a aquellas agujas que se interponían entre los dos, porque algo le decía que en aquel momento era necesario compartir un beso, que debía demostrarle que podía hacer que se sintiera mejor de muchas maneras. Que no era un error permitir que se acercaran más el uno al otro.

    Rebecca se estremeció mientras se ponía el vestido de satén blanco y negro que había comprado aquella misma tarde. La noche de junio era cálida, pero ella tenía las manos heladas y un nudo en el estómago. Quizá debiera decirle a Trent que se encontraba mal y que no podía asistir a la cena… pero sabía que se lo debía a Trent, a sí misma y a su bebé. Sabía que tenía que intentar portarse bien con él aquella noche.
    Con el vestido, se puso unas sandalias negras de cuero de tacón alto y un bolso a juego. Después, tomó aire profundamente y se miró al espejo de la puerta del armario. «Está bien, Eisenhower, veamos si tu mamá puede llevar esta ropa».
    Al verse reflejada en el espejo, tragó saliva.
    – Vaya -susurró-. Vaya, vaya, vaya.
    El vestido de satén le cubría el pecho cómodamente, pero dejaba a la vista tanta piel como para que hubiera tenido que comprarse un sujetador bajo. Bajo sus pechos había una banda negra, y después, más tela blanca se le desplegaba por el cuerpo hasta la altura de las rodillas. Si había algún cambio en su vientre debido al embarazo, el vestido no lo mostraba: su vientre seguía plano. Sin embargo, sí realzaba otra parte de su cuerpo que había empezado a cambiar: tenía un escote bastante pronunciado.
    Se acercó al espejo, mirándose, y el colgante plateado que había comprado de rebajas le rozó las curvas interiores de los pechos. Comenzó a sentir cosquillas.
    La sensación le recordó a Trent, al beso que él le había dado la noche anterior, y se estremeció. Había sido un' beso breve, pero su recuerdo podía deshacerle el nudo del estómago.
    ¿Qué iba a pensar de ella al verla así?
    En aquel preciso instante, Rebecca oyó su voz.
    – ¿Rebecca? ¿Estás lista?
    Ella apretó los labios para contener una risita nerviosa. Estaba lista. Pero, ¿lo estaría él? Quizá en aquella ocasión las descargas eléctricas no se produjeran sólo por una parte. Quizá ella consiguiera provocarle una o dos descargas a él.
    Cuando Rebeca apareció en las escaleras, él miró hacia arriba. Fue uno de aquellos momentos que una mujer esperaba toda su vida.
    Trent abrió unos ojos como platos y se agarró a la barandilla.
    – Demonios -dijo-. ¿Quién eres?
    – Puede que ése sea el cumplido más agradable que haya oído en mi vida -le dijo Rebecca. Y pensó que iba a ser capaz de portarse bien con él.
    Él continuó mirándola.
    – Tu pelo… tu cara… tu vestido… eh… es…
    Preocupada porque él pudiera decir que el vestido era desbordante, Rebeca se apiadó de él y comenzó a bajar los escalones.
    – Sí, bueno, a mí también me ha sorprendido. ¿Vamos?
    Al final de la escalera, él la tomó de la mano.
    – ¿Tenemos que irnos obligatoriamente? -le preguntó con la voz suave, acariciándole los nudillos-. Conozco un lugar que nos puede preparar y traer una cena con velas en menos de veinte minutos.
    A ella se le secaron los labios.
    – Pensé que la cena a la que íbamos era de negocios. De tus negocios.
    Él parpadeó.
    – Negocios -repitió. Entonces, dejó caer la mano de Rebeca y se frotó la nuca-. ¿Cómo he podido olvidarme de los negocios?
    Rebeca lo rodeó para recoger el bolso de la consola del recibidor, donde él lo había depositado mientras la admiraba.
    – Negocios -le pareció oír a Rebeca-. Yo nunca me olvido de los negocios.
    Una vez que estuvieron en el coche, él mantuvo la vista en la carretera.
    – Bueno, en cuanto a la cena, seremos ocho a la mesa del club.
    – ¿El club?
    – El Tanglewood Country Club.
    – Ah -dijo ella.
    Por supuesto, el Tanglewood Country Club. Ella se lo había oído mencionar a su ex marido, que quería que alguien presentara su candidatura a socio. Rebeca sintió frío.
    – Hay algunos clientes de fuera de Portland a los que yo mismo sólo he visto en alguna ocasión. También estarán dos personas de la oficina con sus parejas. Y no hablaremos de trabajo ni de negocios esta noche. La reunión es sólo para conocernos un poco mejor.
    Estupendo, pensó Rebeca. Ella, que apenas conocía a su marido.
    – ¿Vas a menudo a ese club?
    – Soy el director del comité de socios, y el presidente electo.
    – Bueno -dijo ella, y se dio cuenta de que su nerviosismo se percibía en su tono de voz-. Entonces, supongo que verás muchas caras familiares.
    – Probablemente -respondió Trent, y añadió, con tacto-: Para preparar la velada, he hecho unas cuantas llamadas hoy para anunciarles a los amigos y a mi familia nuestro matrimonio.
    – ¿De verdad?
    – No creí que fuera necesario compartir los detalles de nuestra situación, así que les he dicho que nos presentó un amigo común y que tuvimos un noviazgo relámpago. Si te parece bien, podemos anunciar el embarazo más adelante.
    – Oh, odio las mentiras. ¿Quién se supone que es ese amigo común?
    Trent apretó los labios.
    – Morgan Davis. Así que en realidad, eso no es una mentira.
    No, no era una mentira. Pero su matrimonio era una realidad más concreta una vez que la gente lo sabía. Y ella se había prometido a sí misma que haría todo lo que estuviera en su mano para que funcionara, incluso aunque ella fuera de clase trabajadora y él, el presidente de una empresa multinacional y presidente electo de uno de los clubs de campo más prestigiosos de todo el país.
    Al entrar en el aparcamiento del club, Rebecca se sintió un poco agobiada. Él la sorprendió pasando de largo al aparcacoches y metiendo el vehículo en una esquina más apartada.
    Entonces, apagó el motor y se volvió hacia ella.
    – Rebecca, se nota que estás muy tensa. Nos quedaremos aquí unos minutos mientras respiras profundamente unas cuantas veces, ¿quieres?
    – Debes de pensar que soy tonta.
    – Creo que tienes una aprensión normal, porque te enfrentas a una situación- nueva. Pero estarás bien, te lo prometo -le aseguró él.
    Después él alargó el brazo, posiblemente para acariciarle las manos, que ella tenía posadas sobre el bolsito. Sin embargo, Rebecca, nerviosa, apartó las manos y el cierre del bolso se le enganchó en las medias, puesto que el vestido sólo le cubría hasta la mitad del muslo cuando estaba sentada. Al ver la terrible carrera que le recorrió toda la media hasta el tobillo, Rebecca se quedó espantada.
    – ¡No! No, no, no. ¡No puedo salir así! -le dijo a Trent, mirándolo con horror-. Sabía que lo estropearía todo.
    – Rebecca -dijo él, riéndose-. He vivido lo suficiente como para saber que éste es un problema muy pequeño. Quítatelas.
    – ¿Qué?
    – Que te quites las medias.
    – ¡No quiero entrar ni siquiera al vestíbulo de ese club con esta carrera en las medias!
    – Entonces, quítatelas aquí.
    Ella tomó aire bruscamente ante la sugerencia, y él se rió.
    – Vamos, Rebecca.
    – Oh, está bien -respondió ella-. Pero cierra los ojos.
    – ¿Por qué?
    – Porque tengo que levantarme la falda del vestido, por eso.
    Él arqueó las cejas.
    – Estás intentando que me olvide de nuevo de los negocios, ¿verdad?
    En aquella ocasión, fue Rebecca la que soltó una carcajada. Se sintió atractiva de nuevo. Y segura.
    Unos minutos después, mientras se acercaban a las puertas del club, la brisa contra la piel desnuda de las piernas sólo le produjo un escalofrío de placer.
    Una vez dentro, Rebecca se tomó unos segundos para observar el elegante comedor y a la gente que estaba sentada a sus mesas. Los hombres llevaban trajes oscuros, y las gargantas de las mujeres estaban adornadas con collares brillantes.
    Diamantes, pensó Rebecca. Aquellas mujeres llevaban cosas auténticas.
    Y ella no era auténtica. No era la esposa auténtica de Trent Crosby. No el tipo de esposa que él habría elegido.
    Aquella idea la sacudió justo cuando parecía que todas las cabezas de la habitación se habían vuelto a mirarla. Con las piernas rígidas, se las arregló para seguir al maitre, que los condujo hasta su mesa. Mientras avanzaban, oyó que varias personas saludaban a Trent, pero ella siguió caminando. Ante ella vio una mesa llena de extraños en la que había dos sitios vacíos. Los suyos.
    Aquéllos eran sus compañeros de cena… Los colegas de trabajo y los conocidos de Trent.
    Gente que no conocía, para cenar con un hombre al que tampoco conocía, pero con el que se había casado.
    Aquello no iba a funcionar, pensó de nuevo con temor. «No tengo nada de qué hablar con esta gente, Eisenhower». Iba a fallarle a Trent. Entonces, sintió su mano en la cintura, por la espalda, y su voz en el oído.
    – Dos hombres acaban de rogarme que les diera tu número de teléfono. He tenido que decepcionarlos diciéndoles que estabas permanentemente comprometida.
    Ella lo miró con asombro y Trent se encogió de hombros.
    – Son esas piernas desnudas, nena. Todos estamos a tu merced.
    Aquella palabra, «desnudas», la distrajo de su angustia. De repente, estaba pensando en piernas desnudas, en Trent admirándolas y, fuera o no fuera cierto aquel comentario, ella se sentó a la mesa relajadamente, sonriendo y saludando con la cabeza a la gente que la rodeaba.
    Fue así durante el resto de la cena. Cada vez que ella se sentía insegura, o que titubeaba, él estaba allí, acariciándole la mano, murmurándole algo divertido al oído, haciendo que se riera o que sonriera. Calmándola.
    Al final de aquella noche, cuando estaban frente a la puerta de casa, él le dijo:
    – Lo has conseguido. Deberías estar orgullosa de ti misma.
    – Estaba decidida a portarme bien contigo -respondió ella.
    Él la miró con sorpresa, pero no soltó su mano al entrar. En el vestíbulo, Rebecca tiró suavemente de él para que se volviera hacia ella.
    – Y me doy cuenta, Trent, de que…
    Trent le acarició la mejilla y le colocó un mechón de pelo tras la oreja.
    – ¿De qué?
    – Me doy cuenta, Trent, de que en vez de eso, tú te has portado bien conmigo.
    – ¿De veras? -le preguntó sonriendo-. Cariño, ni siquiera he empezado a portarme bien contigo -añadió.
    Después, inclinó la cabeza.

    Trent la besó. Había deseado aquel beso desde que la había visto aparecer en las escaleras aquella noche, como salida de un sueño.
    Rebecca tenía un sabor extremadamente cálido y dulce. Cuando él le posó las manos sobre los hombros, ella se estremeció. Trent le deslizó los labios por la mejilla y hacia abajo, hacia su cuello. Ella gimió suavemente junto a su oído.
    – Tus piernas no han sido lo único que me han estado volviendo loco toda la noche -murmuró él contra su garganta.
    Sus pechos. Tenía unos senos pálidos, como el resto de su piel, y llenos. Él se echó ligeramente hacia atrás y recorrió la línea de su escote con el dedo índice. Y, con la otra mano, notó que Rebecca se estremecía de nuevo.
    – Rebecca…
    Ella estaba mirando su mano, fascinada por el lento y suave movimiento de su dedo.
    – Rebecca, tenemos que hablar.
    Ella alzó la cabeza.
    – ¿De qué?
    – De… -la respuesta era sencilla, ¿no?
    Sin embargo, Trent no supo qué decir. Sólo pudo inclinar la cabeza y besarla de nuevo. Deslizó la lengua en su boca y notó su suave murmullo de respuesta. Rebecca se apoyó en él, y él le pasó las manos por las caderas. Y, de repente, un zumbido vibró entre ellos.
    – ¿Qué ocurre? -musitó Rebecca.
    – Demonios -dijo Trent. El zumbido provenía de sus pantalones. Se metió la mano en el bolsillo y sacó un teléfono móvil-. Lo tomé antes de que saliéramos del club, pero no es mío.
    Rebecca se lo quitó de la mano.
    – Es el mío -le dijo a él. Después respondió la llamada-. Sí, soy Rebecca.
    En un instante le cambió la expresión de la cara. Pasó de tener una mirada soñadora a ser una enfermera alerta.
    – ¿Cuándo? ¿Cuánto tiempo? Sí, ahora mismo -dijo, y después, cerró el teléfono.
    – ¿Qué ocurre? ¿Hay algún problema? -le preguntó Trent.
    – Es Merry -respondió ella, dirigiéndose ya hacia la puerta con rapidez-. Ha tenido otro ataque de asma. La han ingresado y me está llamando.
    – Te llevaré.
    – No. Oh, no. No te preocupes…
    – Rebecca, me sentiré mucho mejor llevándote que dejándote ir a ti sola a estas horas de la noche.
    – Esto no es nada nuevo.
    – Estar casado lo es para mí -dijo él, y no le permitió que protestara más.
    Merry. Recordaba a la niñita del hospital. Rebecca y él podían posponer su cita entre las sábanas durante una hora o un poco más, hasta que la niña se hubiera calmado y dormido.

    Pero la hora se convirtió en cuatro.
    Era de madrugada cuando Trent oyó su voz.
    – ¡Trent! Creía que alguien te había avisado de que te fueras a casa.
    – Sí, me avisó otra enfermera, pero he preferido esperarte. ¿Cómo está Merry?
    – Ahora se ha quedado dormida. Ha pasado unas horas muy malas.
    Trent notó lo pálida que estaba Rebecca.
    – Y tú también.
    – Es la luz de esta sala. Hace que parezca que la gente está blanca como el papel.
    – Bueno, señorita. Es hora de ir a la cama.
    Sin embargo, Trent sabía que no con el mismo objetivo que había tenido al principio. Mirando a la mujer exhausta que tenía frente a él, se dio cuenta de que irse a la cama con Rebecca era mucho más serio que mitigar la lujuria que sentía. Cimentar su sociedad con el sexo tenía unas repercusiones que no quería sopesar. Aquélla era una mujer que se preocupaba por la gente, a la que le importaba la gente. Era su profesión.
    Aquella mujer no era como su egoísta madre ni como su egocéntrica ex mujer. No era una aventura de una noche, tampoco. Trent sabía que podía causar un daño muy grande allí si no tenía mucho cuidado.
    – Vamos a casa, Rebecca.
    Y al decir aquello descubrió que la palabra «casa» tenía un significado distinto para él.

Capítulo 7

    Durante la semana siguiente, Rebecca volvió a trabajar, y en la vida matrimonial fueron estableciéndose algunos hábitos cotidianos, pero ninguno de los que había previsto ella. No había tareas domésticas compartidas ni cocinaban en días alternos. Tenían una convivencia propia de compañeros de piso y Rebecca estaba empezando a creer que era la que él había tenido en mente desde el principio.
    A los pocos días, Trent le contó a Rebecca que su hermana Katie había insistido en que fueran a cenar a su casa.
    – ¿Y la cena es esta noche? -le preguntó Rebecca, con la voz chirriante-.Pero… pero…
    – Hazlo por mí, Rebecca, por favor. Debería habértelo dicho hace días, pero pensaba que podría convencer a Katie para que no celebrara la cena.
    Pese al nerviosismo que sentía, Rebecca asintió.
    – Mi hermana es una romántica. Sólo quiere comprobar por sí misma que somos felices, aunque yo se lo he asegurado una docena de veces -le explicó Trent, y la miró fijamente-. Y lo somos, Rebecca, ¿verdad?
    – Claro -respondió ella, convenciéndose a sí misma de que estaba satisfecha.
    Pero, ¿pensaría lo mismo la hermana de Trent cuando juzgara el matrimonio de su hermano por sí misma?

    Trent le tomó la mano a Rebecca mientras subían las escaleras de la casa de cristal y madera, una imponente mansión en opinión de Rebecca, donde vivían Katie y su marido, Peter Logan.
    – Tienes los dedos fríos -le dijo él, apretándole suavemente la mano-. No tienes por qué estar nerviosa.
    – Oh, no lo estoy. Entrar en casa de unos extraños millonarios y fingir que soy una recién casada extática, aunque secreta, me sale con naturalidad.
    – Rebecca -dijo Trent, y se detuvo a mitad de camino-. ¿Prefieres que nos marchemos? Puedo llamarla y darle una excusa. Probablemente, se lo espera.
    – No sé. No sé si podré hacerlo, Trent -dijo ella. Llevaba todo el día nerviosa, pensando en aquel encuentro, y el ver la enorme mansión de los Logan no la estaba calmando-. Probablemente pensará que soy una interesada.
    – Ya me casé con una de ésas. Katie sabe que yo no cometería dos veces ese error.
    – Pero, ¿y si nos hemos equivocado con todo esto? Tú mismo has dicho que tu hermana es una romántica. ¿Y si nos hemos equivocado sobre el amor, sobre el romanticismo, y hemos permitido que el pesimismo nos empujara a este matrimonio?
    Él esbozó una sonrisa.
    – El pesimismo no nos empujó a este matrimonio. Fue un embarazo accidental.
    – Para mí no fue accidental -respondió ella con vehemencia-.Yo quería tener este bebé.
    Él alzó la mano y le acarició la mejilla.
    – Entonces, ¿qué te parece esta explicación? Quizá esta situación sea… el destino. ¿Te has parado a pensarlo? Quizá nuestro matrimonio sea el destino.
    – ¿Tú lo crees?
    – Yo creo que… -Trent miró hacia la casa-. Creo que deberíamos marcharnos. Le diré a Katie que ha ocurrido algo.
    – Oh, bien. Es… -comenzó a decir Rebecca.
    La puerta de la casa se abrió y una mujer joven asomó la cabeza.
    – ¡Por fin! ¡Estáis aquí!
    Trent y Rebecca se miraron y sonrieron.
    – Demasiado tarde -susurraron al unísono.
    Katie Crosby tenía más o menos la misma edad que Rebecca, y estaba radiante por el embarazo de seis meses y la felicidad. Llevaba un vestido de punto de colores, que se le ajustaba al vientre. Su marido, Peter Logan, y ella, les dieron a Rebecca y a Trent una afectuosa bienvenida y les presentaron a Leslie y Terrence Logan, que habían pasado por su casa a visitarlos.
    Rebecca conocía al matrimonio de vista. La pareja era legendaria en el Hospital General de Portland, por sus generosas contribuciones a Children's Connection y al hospital. Rebecca les estrechó la mano y, aunque nunca había tratado con ellos profesionalmente y tenía la sensación de que socialmente estaban fuera de su alcance, ellos se las arreglaron para calmar sus preocupaciones cuando mostraron un verdadero interés por su puesto de enfermera pediátrica.
    – No sabíamos que te habías casado, Trent -dijo Leslie, sonriendo abiertamente. Era una mujer atractiva de unos sesenta años, y parecía que estaba auténticamente entusiasmada por aquella noticia-. Por favor, acepta mi enhorabuena.
    Trent le devolvió la sonrisa.
    – Gracias, Leslie.
    Peter se acercó con una ronda de bebidas y, entre el tintineo de los hielos y el cristal, Rebecca oyó a Leslie hablarle a Trent de nuevo, en voz baja.
    – ¿Y Danny, Trent? Katie me ha dicho que no ha hablado con Danny recientemente, pero que tú sí. ¿Cómo está?
    Trent tomó un sorbo de su vaso.
    – Supongo que igual. Bien.
    – Dile que he preguntado por él. Por favor -le pidió Leslie Logan.
    – De acuerdo -respondió Trent con una gesto de asentimiento tirante.
    – Que todo el mundo se siente, por favor -dijo Katie-. Yo voy a poner en alto mis pies hinchados y Peter va a servir unos canapés, ¿verdad, cariño?
    Terrence Logan miró a Katie con afecto.
    – Lo siento, nuera, pero no podemos quedarnos mucho. Hemos venido sólo a contarle a Peter lo que hemos averiguado en la junta de dirección de Children's Connection -dijo, y miró a Rebecca-. Es un proyecto familiar. Apoyamos a esa institución.
    – Podemos ir a mi despacho, papá -dijo Peter.
    – No -lo interrumpió Leslie-. Somos una familia. De hecho, Trent nos ayudó hace unos meses, aunque no estoy segura de que supiera por qué Morgan y el abogado de Children's Connection, Justin Weber, le pidieron ese favor.
    Katie miró a su hermano.
    – ¿Qué favor?
    Él respondió con una sola palabra, en tono seco.
    – Mamá.
    – ¿Mamá? -preguntó Katie-. ¿Qué ocurre ahora?
    Él no dijo nada. Su mirada recorrió la habitación y se posó sobre Rebecca.
    – Katie…
    – ¿No le has hablado de mamá? -le preguntó Katie, sacudiendo la cabeza-. Deja que la informe yo, entonces. Fue nuestra madre la que debería haber estado cuidando de mi hermano Danny y de Robbie Logan el día que fue secuestrado. Sin embargo, fue tan negligente como de costumbre, y todos lo hemos pagado caro.
    – Katie -le dijo Trent, en tono de advertencia.
    – No te molestes en negarlo -respondió Katie-. Te culpaste a ti mismo, Leslie se culpó, nuestros padres se enfrentaron, nuestras empresas se convirtieron en rivales, por no mencionar que Danny volvió a pasar por lo mismo cuando perdió a Noah y después a Felicia. Es un milagro que Peter y yo consiguiéramos encontrarnos el uno al otro pese a todo ese dolor.
    Peter le acarició el pelo a su mujer.
    – Katie. Cariño.
    – Bueno, tengo razón, ¿o no? -Katie lo miró-. Si no hubiera sido por el destino…
    – Creía que había sido por mí -dijo Peter con una pequeña sonrisa-, que fui a buscarte hasta Wyoming.
    «El destino», pensó Rebecca. Aquella palabra cada vez le sonaba mejor.
    – El destino y tu persistencia, entonces -le dijo Katie-. Pero mi madre aún sigue intentando manipular todas las tragedias que han ocurrido para que parezca que ella es la verdadera víctima.
    Peter le acarició el pelo de nuevo.
    – No es bueno para el bebé que te alteres tanto.
    – Y no es bueno para Rebecca no saber cómo es su suegra -dijo, y se pasó una mano por el vientre. Después miró a Trent-. ¿Y qué ha hecho ahora?
    Él se encogió de hombros.
    – No lo sé. Sólo sé que Morgan y Justin me llamaron y me pidieron que le dijera a mamá que, si ella extendía rumores que perjudicaran a Children's Connection, se le revocarían sus privilegios en Tanglewood. Yo no les pregunté nada más y, en cuanto abordé el tema con mamá, ella se volvió muy poco comunicativa.
    Todos los ojos se volvieron hacia Terrence. Él carraspeó.
    – Voy a empezar por el principio. ¿Sabéis que han recuperado al bebé Sanders?
    – Lo hemos visto en el periódico y en las noticias, papá -dijo Peter-. Pero dan muy pocos detalles.
    Y tampoco habían dado demasiados en la reunión de la Asociación de Padres Adoptivos, ni Rebecca había oído nada nuevo entre el personal del hospital, lo cual era aún más sorprendente.
    – Hay más. Mucho más. Todo esto ha sido parte del plan de unos individuos para ganar dinero y para desacreditar a Children's Connection. Primero hubo un robo de óvulos fertilizados de nuestra clínica de Portland, que después se vendieron en una página ilegal de Internet. Después, en Rusia fueron secuestrados varios bebés que iban a ser adoptados aquí, en Estados Unidos. Los niños fueron vendidos en el mercado negro, aunque gracias a Dios el FBI fue capaz de pararlo y de detener al miembro de la banda que operaba en Rusia. Y después ocurrió lo del bebé Sanders, tal y como he dicho…
    – ¿Y lo que le ocurrió a mi hermana Ivy? -intervino Katie, y miró a Rebecca-. Hace unos meses, alguien intentó arrebatarle a un bebé que estaba acunando como voluntaria en un programa para atender a niños hijos de drogadictos.
    Rebecca asintió. Ella recordaba bien aquel incidente.
    – Aquel asalto a Ivy también fue parte de todo eso -dijo Terrence-. Parte de otro plan, un plan para robar bebés norteamericanos de madres pobres y después venderlos a familias ricas que quisieran adopciones rápidas y sin preguntas.
    Peter sacudió la cabeza y suspiró.
    – ¿Quién haría algo así?
    – ¿Y por qué piensas que no fue sólo por dinero? -le preguntó también Trent.
    Terrence se encogió de hombros.
    – Tengo esa impresión.
    – ¿Y cómo sabemos todo esto, papá? -inquirió Peter.
    – Porque un hombre se ha entregado hace unos días, ha confesado que estaba involucrado y le ha dado mucha información valiosa a la policía. Se llama Everett Baker. Gracias a eso se encontró al bebé Sanders.
    – ¡Everett Baker! -exclamó Rebecca.
    Al hacerlo, atrajo la atención de todos los presentes, y se ruborizó.
    – No es que lo conozca, en realidad, pero es el contable de Children's Connection, ¿verdad?
    – Lo era -dijo Terrence-. ¿Cómo lo sabías?
    – Porque conozco a Nancy Allen, otra de las enfermeras del hospital. Todo el mundo la conoce. Es una persona amable y bondadosa, que habla con todo el mundo, y con la que todo el mundo quiere hablar. Pero… nadie ha dicho que tenga nada que ver con esto, ¿verdad?
    Terrence sacudió la cabeza.
    – Yo no he oído nada parecido.
    Rebecca frunció el ceño.
    – No podría creerlo. Nancy es maravillosa. Tiene un gran corazón. Yo la he visto algunas veces hablando con Everett en la cafetería del hospital-. Estaba segura de que tenían un romance.
    – Otro corazón roto -murmuró Trent.
    Terrence arqueó las cejas.
    – No lo creo. Lo que me han dicho es que la enfermera sigue apoyando a Everett, y que cuando se entregó, el contable dijo que una de las razones por las que lo había hecho había sido ella.
    Leslie Logan miró a su marido.
    – Si esa mujer es tan maravillosa como dice Rebecca y ve algo valioso en Everett Baker, entonces quizá haya esperanza para él.
    Peter miró a su madre con cariño.
    – La eterna optimista, ¿no, mamá?
    – Conseguí sobrevivir a vuestra adolescencia, ¿verdad?
    Todos se rieron, pero después, Katie frunció el ceño.
    – Un momento. No entiendo qué relación puede tener nuestra madre con Children's Connection.
    – Oh, bueno -dijo Terrence. Carraspeó y bajó la mirada-. Ella… eh… se enteró casualmente de una información sobre algo de lo que estaba ocurriendo en Children's Connection, y podría haberlo usado para que la institución perdiera prestigio.
    – ¿Se enteró casualmente? ¿Cómo?
    – ¿Tú qué crees? -le preguntó Trent, con un tono amargo-. Seguramente, en una conversación íntima.
    Terrence asintió.
    – Uno de nuestros directores le habló por casualidad a vuestra madre de un asunto feo que afectaba a la clínica. Yo no conozco a ninguna de las personas implicadas y confío en vosotros para que no se lo contéis a nadie, pero hubo un problema con un par de inseminaciones y las muestras de semen que se utilizaron.
    Rebecca notó que se le cortaba el aliento. No se atrevió a mirar a Trent.
    – Al principio pensaron que había sido accidental -prosiguió Terrence-. Pero después investigaron los procesos de inseminación recientes. Llegaron a la conclusión de que esos cambios de esperma no eran fortuitos y, después, la confesión de Everett confirmó lo que sospechaban. Lo que ocurrió con el esperma no fue algo accidental. Fue algo…
    – Malicioso -terminó Rebecca. No puedo evitarlo.
    Tampoco pudo mirar a Trent. No estaban juntos por un accidente, ni por un simple error humano.
    Y tampoco a causa del destino.

Capítulo 8

    Después de la cena en casa de Katie y Peter, Trent llevó a Rebecca a su casa. En el hogar de la hermana de Trent, Rebecca había estado bastante relajada y animada, pero en el coche, de vuelta, se había quedado totalmente callada y parecía que estaba muy tensa. Él hizo que se sentara en una silla de la cocina, sacó una caja de galletas y sirvió un par de vasos de limonada. Después se sentó frente a ella.
    – Muy bien, suéltalo.
    Ella suspiró.
    – Esta noche…
    – Ha sido un éxito. A mi hermana le has caído estupendamente, Rebecca. Y Peter te ha preguntado cientos de cosas sobre el cuidado de un bebé -dijo Trent, y sacudió la cabeza-. Creo que va a ser un padre muy protector.
    Ella se quedó en silencio, mirando fijamente el vaso.
    – No es justo para ti.
    – ¿Qué?
    – No es justo que vayas a ser padre. Tú no querías tener un hijo en este momento. La que quería era yo.
    – ¿Y?
    – Pues que esto no es nada mágico ni espiritual. No fue el destino el que quiso que me quedara embarazada de un hijo tuyo. ¡Fue un acto feo y malvado de alguien!
    – No hay nada feo que forme parte de nuestro bebé, Rebecca.
    – Yo no quiero que sea así -susurró ella-. Ojalá no lo fuera.
    Él le tomó la mano.
    – Nada que tenga que ver contigo podrá ser feo. Yo no he podido apartar la vista de ti en toda la noche.
    Ella lo miró tímidamente.
    – Gracias.
    Gracias, pero nada más. Claramente, Rebecca no estaba buscando cumplidos.
    – ¿Qué necesitas, Rebecca? ¿Puedes decírmelo?
    – Tú no querías un hijo. No querías tener una mujer.
    – Te deseo a ti.
    Aquellos enormes ojos castaños se cruzaron con los de Trent durante un instante y volvieron a bajar la mirada.
    – Claro.
    – Todos los días, Rebecca. Todas las noches.
    Ella sacudió la cabeza.
    – No tienes por qué decir eso.
    Pero él necesitaba hacer algo. Eso estaba claro. Y lo que necesitaba y deseaba, de repente, se unieron en su cabeza y dieron lugar a algo que le pareció perfecto.
    – Cuéntame cómo fue el proceso de la inseminación, Rebecca.
    Rebecca lo miró, pasmada.
    – ¿Qué?
    – Bueno, supongo que hubo una habitación, una camilla y un cuentagotas o algo así, ¿no?
    – ¡Trent! -dijo ella, con las mejillas enrojecidas.
    – No habría música, ni velas encendidas, ni besos y caricias, supongo.
    – Claro que no. Sólo recuerdo que yo tarareaba mientras esperaba a que llegara el médico.
    Él se puso en pie e hizo que Rebecca lo imitara.
    – Tararea ahora, cariño, y bailaremos.
    Trent sintió su cuerpo tenso al abrazarla.
    – ¿Qué estás haciendo?
    Como no parecía que ella quisiera cooperar, él comenzó a tararear suavemente una canción de los Beatles y a moverse por la cocina con ella. Bailando, Trent se acercó con Rebecca hasta la puerta y apagó la luz. Después pasaron dando vueltas por el vestíbulo y él comenzó a bailar lentamente junto a las escaleras.
    Trent rozaba con su mejilla la coronilla de Rebecca mientras inhalaba su olor, aquella dulzura que había llenado su casa y sus pensamientos, que lo había impregnado todo, hasta la almohada de su cama. Le rozó la sien con los labios y después, lentamente, deslizó la boca por su mejilla hasta que llegó junto a su oído.
    – Rebecca, hagamos un bebé esta noche -le susurró.
    Ella intentó apartarse bruscamente, pero él la acarició por toda la espalda hasta las caderas, y después subió las manos hacia arriba nuevamente, de una manera calmante.
    – Shh -siseo- Tranquila…
    – Trent…
    – Sé lo que estás pensando. Aparte de lo guapo que soy, claro. Estás pensando en que ya hay un bebé. Pero no lo hicimos juntos. Fue algo entre tú y el cuentagotas, y tengo que confesar que me siento desplazado.
    Trent notó que ella se estremecía de risa y se figuró que todas aquellas horas que había pasado en bailes aburridos, desde niño, aprendiendo a bailar, finalmente estaban dando su fruto.
    – Ojalá dejaras de mencionar ese cuentagotas -dijo ella quejumbrosamente.
    – Entonces, dame otra cosa en qué pensar -respondió Trent, y la besó.
    Ella gimió. Aquello era una buena señal, pensó Trent.
    Trent la besó profundamente y la rodeó con sus brazos. Ella se acurrucó contra su pecho, y aquella combinación enloqueció a Trent: el beso carnal y húmedo con aquella cabecita de muñeca, de rizos suaves, contra el corazón.
    Él supo que había acabado con su resistencia cuando, con un suspiro, Rebecca le sacó la camisa de la cintura de los pantalones y metió las manos bajo la tela para acariciarle la espalda desnuda.
    Trent sintió un fogonazo de calor en el cuerpo. Ella se estremeció.
    – Pienso…
    – No quiero que pienses -le dijo él.
    Le mordió el lóbulo de la oreja y ella comenzó a temblar contra él. Trent deslizó las manos por su trasero redondo y pequeño y le subió las falda para poder encontrar sus braguetas. Después, deslizó los dedos bajo la prenda y volvió a besarla.
    Mientras subían las escaleras, no dejaron de besarse y, cuando llegaron al piso de arriba, él deslizó las manos por el bajo de su jersey y se lo quitó con un movimiento suave que dejó a la vista su sujetador de satén y la abundancia de sus pechos pálidos.
    – Rebecca…
    Trent le acarició los hombros, bajó hasta sus senos y los tomó en las manos con ternura. Después, a través de la tela de satén, atrapó uno de sus pezones con la boca y succionó ligeramente. Ella le hundió los dedos en los brazos y él sintió que el deseo lo atravesaba de la cabeza a los pies. Mientras seguía jugueteando con su pecho, le pasó las manos por las piernas desnudas y volvió a encontrar sus braguetas. Con habilidad, se las bajó por los muslos y le pidió en un susurro que alzara una pierna y después la otra, para poder quitárselas.
    Mientras, bajo la falda, él le acariciaba las nalgas, ella metió el dedo índice entre la cintura del pantalón de Trent y su piel y, con una sonrisa, comenzó a desabrocharle el cinturón. A él se le aceleró el corazón en el pecho, y su erección se intensificó.
    Poco a poco, terminaron de desnudarse y él la tomó en brazos, se la llevó al dormitorio y la tendió sobre la cama con delicadeza. Allí cedió a su última tentación y le quitó el sujetador y, mientras la sujetaba por las caderas para pegarla a su piel desnuda, comenzó a trazar dibujos húmedos con la lengua en sus pezones. Cuando notó que ella retorcía las caderas entre sus manos, tomó uno de los pezones y succionó.
    Ella gimió con tanto deseo que él se dio cuenta de que estaba al borde del clímax.
    – Oh, Rebecca -dijo él, mirando sus mejillas sonrojadas y su melena despeinada. Tenía la boca húmeda, tenía los pezones húmedos. Y cuando le pasó la mano entre las piernas, con delicadeza, ella también estaba húmeda.
    Rebecca se tensó al sentir aquel ligero roce.
    – Trent, por favor.
    Entonces, él introdujo un dedo dentro de ella y perdió el aliento al notar cómo sus músculos lo apretaban.
    – Rebecca, haces que me sienta muy bien…
    – Tú haces que yo me sienta bien…
    – No, tú -bromeó él, mientras sacaba el dedo para acariciarla, y después volvía a entrar en su cuerpo.
    Ella dejó escapar un jadeo y se agarró con fuerza a sus antebrazos.
    – Trent, yo…
    – Adelante -le dijo él-.Yo te cuidaré -le aseguró.
    Sabía que ella era todo sensaciones en aquel momento, que no podía pensar, y se sintió satisfecho por ello.
    Entonces, ella abrió los ojos de golpe y le demostró que estaba equivocado.
    – No, Trent. Conmigo. Nosotros… tenemos que hacer este bebé…
    Su propia idea lo sorprendió.
    – Rebecca -murmuró, y se inclinó a besarla, mientras alejaba la mano de su cuerpo y se situaba entre sus piernas.
    Ella le hizo sitio al instante, separando los muslos para que su calor sedoso rozara las caderas de Trent. Aquel ligero toque casi lo hizo estallar.
    Él alzó la cabeza para poder ver cómo entraba en su cuerpo abierto. A ella se le aceleró la respiración al sentirlo y Trent la miró a la cara.
    – Es maravilloso, ¿verdad? -murmuró-. Todo este asunto de hacer bebés es maravilloso.
    Rebecca cerró los ojos cuando lo sintió hundirse en ella. Él bajó el pecho para que se rozara con las puntas erectas de sus senos y se mecieron juntos, una, dos, tres veces.
    El ritmo se acrecentó y él notó que su pasión era cada vez más intensa.
    – Maravilloso -susurró Rebecca.
    Al oír aquella palabra, él alcanzó el clímax. Se movió con fuerza, notando cómo el cuerpo de Rebecca se estremecía también de placer. Cuando terminó, Trent dejó descansar la cabeza en su pecho.
    Rebecca también estaba exhausta. Cuando Trent se separó de ella y se tumbó de espaldas sobre el colchón, a su lado, ella también estaba desfallecida, y él la tomó en brazos y la acurrucó contra su cuerpo mientras se quedaba dormida.
    Y él se quedaba pensando.
    Antes, el sexo siempre había sido algo relajante, pero en aquella ocasión su mente no podía dejar de trabajar. Habían concebido un hijo. Tenían un hijo. Trent posó la palma de la mano sobre el vientre de Rebecca y se imaginó la vida que crecía bajo su mano.
    Ya no lo asustaba.
    Pero la mujer que tenía entre los brazos… Dios, ella sí lo asustaba.
    Porque tenía el presentimiento de que, si había alguien capaz de conseguir que él creyera en el amor de nuevo, era Rebecca.

    Al amanecer, Rebecca se levantó sigilosamente de la cama de Trent. Él ni siquiera se movió. Ella se arregló y salió de la casa tan rápidamente como pudo. Su turno comenzaba a las seis de la mañana aquel día y había decidido desayunar al llegar al trabajo, en la cafetería del hospital.
    No quería ver a Trent aquella mañana. No podía. Pese a haber pasado la noche con él, pese al hecho de que él le había hecho el amor de una forma lúdica, maravillosa y brillante la noche anterior, Rebecca no quería permitirse pensar que hubiera algún cambio importante en su relación. No quería empezar a creerlo.
    Él seguía siendo Trent Crosby, el rico, poderoso e inalcanzable presidente de Crosby Systems, y ella seguía siendo Rebecca, una enfermera.
    Era más seguro no pensar nada, no depender de nada ni de nadie.
    Con aquel pensamiento comenzó a trabajar aquel día, y fue lo que tuvo en la cabeza durante todo su turno de doce horas. El quirófano estuvo funcionando durante todo la jornada y ella no tuvo oportunidad casi ni de sentarse, y no pudo comer… Cuando apareció la enfermera -que haría el turno siguiente, lo único que quería Rebecca era encontrar un sitio donde esconderse de sí misma, de sus pensamientos y de Trent. Estaba quitándose la placa de identificación de la solapa del uniforme y esperando el ascensor cuando oyó la voz de Sydney Aston, una de sus amigas de la Asociación de Padres Adoptivos.
    – Rebecca, ¿adónde vas? No se te habrá olvidado la fiestecita, ¿verdad?
    – ¿La fiestecita? -preguntó Rebecca, y después se dio una palmada en la frente. La -asociación iba a una fiesta de entrega de regalos para Morgan y su esposa, Emma, que estaban a punto de recibir al bebé que habían adoptado-. Sí, se me había olvidado.
    – Entonces, tienes suerte de que decidiéramos comprar nuestro regalo juntas, y de que yo fuera la encargada -le dijo Sydney, y alzó una cesta de bebé que llevaba en una mano para mostrársela-. Todo lo que unos nuevos padres puedan necesitar.
    Rebecca le echó un vistazo a la cesta y después dio un paso atrás.
    – Es preciosa, pero no estoy de humor para fiestas. Quizá debería…
    – Tonterías -le dijo Sydney-. La única manera de estar de humor para fiestas es ir a una fiesta. Además, no creerás que puedes evitar para toda la eternidad darnos todos los detalles obligatorios de tu matrimonio relámpago, ¿no? Todo el mundo de la asociación se muere por conocerlos. Tienes que cumplir.
    – Eso no es precisamente un incentivo, Sydney.
    Su amiga sostuvo la cesta con un brazo y con el otro atrapó a Rebecca.
    – No te preocupes, yo ya he dado una explicación general por teléfono. Así, a la gente sólo le quedarán unas cien preguntas por hacerte.
    Rebecca no pudo evitar soltar una carcajada y Sydney la arrastró hacia la fiesta de la asociación. Cuando cruzaron el umbral de la puerta de la sala, oyó un saludo atronador.
    – ¡Sorpresa!
    Rebecca miró con los ojos desorbitados a todo el mundo.
    – ¿Qué?
    Los miembros de la asociación estaban observando su reacción con enormes sonrisas. Rebecca miró con desconfianza a Sydney.
    – ¿Por qué acaban de gritar «sorpresa»?
    – Porque es una sorpresa -respondió Sydney, sonriendo también-. ¿Es que no ves el cartel de la pared?
    Rebecca miró cautelosamente hacia la pared y leyó en voz alta:
    – «¡Estamos impacientes por conocerte, bebé Davis!»
    Aquél era para el bebé que estaban esperando Morgan y su esposa.
    Sydney se rió.
    – La otra pared.
    Allí estaba la respuesta.
    En la pared opuesta de la sala había otro cartel, en el cual podía leerse: «¡Enhorabuena, Rebecca y Trent!»
    Y, bajo el cartel, estaba la persona a la que Rebecca había querido rehuir durante todo el día y en especial aquella noche.
    Su marido.
    Ella se ruborizó, y se ruborizó aún más cuando lo vio acercarse a ella sorteando las mesas y la gente. Cuando Trent llegó junto a Rebecca, los flashes de las cámaras se dispararon.
    – ¿Tú sabías esto? -le susurró ella.
    – Me han llamado hoy al trabajo -respondió Trent.
    La expresión de su rostro era impenetrable. La miraba directamente a los ojos.
    – No sé qué decir.
    Ni cómo actuar. Ni qué pensar. Sólo sabía qué era lo que no debía pensar.
    «No asumas nada. No creas que nada ha cambiado. No esperes que- sea de verdad tu marido, no más que antes. No lo creas».
    – Esta mañana, al marcharte tan temprano, se te olvidó algo.
    – ¿Qué? -preguntó Rebecca, con la cara ardiendo, mientras recordaba cómo había ido recogiendo la ropa desde el dormitorio al piso de abajo, por las escaleras. ¿Se le habría olvidado algo crucial?-. ¿Qué se me olvidó?
    Él le tomó la cara con las manos.
    – Esto.
    Y, entre el sonido de las exclamaciones de enhorabuena y los gritos de jolgorio de todos sus amigos, Trent le dio un beso muy, muy dulce, propio de un cuento de hadas.

Capítulo 9

    Era horrible. El hombre al que Rebecca había querido evitar hasta que pudiera dar con el modo de comportarse adecuadamente cuando estuviera con él era el invitado de honor de una fiesta sorpresa para la celebración de su matrimonio. Un matrimonio que había tomado un rumbo nuevo, mucho más íntimo, la noche anterior.
    Mirando fijamente la montaña de regalos apilados en una mesa, frente a Trent y a ella, Rebecca no sabía qué hacer ni a quién culpar.
    No parecía que Trent estuviera ni un poco desconcertado por la situación ni por las bromas de sus amigos, pese a lo que había ocurrido la noche anterior.
    De hecho, estaba frío y calmado, como si no hubiera ocurrido nada.
    «Porque no significó nada para él, tonta», se dijo Rebecca.
    Sí, debía de ser eso. La noche anterior no había sido nada para él.
    Y la prueba era cómo manejaba el interrogatorio de los demás mientras abrían los regalos. Mientras iban apareciendo toallas bordadas, una cesta de picnic muy romántica para dos o candelabros de cristal, él respondía con habilidad a las preguntas que le hacían. Todo el mundo le preguntaba por los detalles de cómo se habían conocido, de cómo había sido el noviazgo y de cómo le había pedido que se casara con él. Ella sabía que debería estar dando aquellas explicaciones, porque al fin y al cabo, eran sus amigos. Sin embargo, no parecía que Trent la necesitara.
    Él respondía encantadoramente, esquivaba lo incómodo y negociaba con los que lo interrogaban, y después daba los más pequeños detalles como si fueran concesiones en un contrato de miles de millones de dólares.
    Ella se maravillaba ante su control. Mientras Rebecca tenía los nervios a flor de piel, él no desveló ni con una sola palabra ni con un solo gesto que se hubieran casado por una razón tan poco tradicional y poco romántica como una completa falta de fe en el amor. Cuando él dijo que la había mirado una sola vez, y al ver su preciosa cara se había enamorado a primera vista, Rebecca pensó que todo el mundo iba a darse cuenta del engaño, pero por el contrario, todos se tragaron sus tonterías.
    Después de una hora, Rebecca estaba tan cansada que le pidió a Trent que volvieran a casa. Con una extraña expresión en el rostro, él asintió. Despidiéndose de todo el mundo, entre risas y nuevas felicitaciones por su matrimonio, dejaron la sala de reuniones.
    Trent la sacó del hospital de la mano y sin decir una palabra, la condujo hacia su coche. Ella sabía que el suyo también estaba allí, y mencionó la necesidad de ir a buscarlo en otro momento. Sin embargo, él siguió en silencio y, a medio camino hacia casa, Rebecca le dijo suavemente:
    – ¿Te ocurre algo? En la fiesta estabas muy animado.
    – Sí me ocurre algo. 0, más bien, me ha ocurrido esta mañana, cuando me desperté y descubrí que te habías ido sin despertarme ni avisarme -dijo, y le lanzó una mirada significativa-. Estoy acostumbrado a que mis compañeras tengan un poco más de consideración.
    – Bueno, yo…
    – Da la casualidad de que pienso que una buena noche como la que compartimos se merece al menos un «buenos días».
    – Ya entiendo…
    – ¿De veras? -le preguntó él, mientras aparcaba el coche en la calle de entrada a la casa y detenía el motor-. Entonces, quizá puedas contarme por qué te marchaste de esa manera.

    Trent arqueó una ceja.
    Rebecca se encogió contra la puerta del coche.
    Si no estuviera tan irritado con ella, quizá se sentiría culpable por la expresión aprensiva del rostro de Rebecca. Pero, demonios, la noche anterior habían concebido un niño, y esa mañana ella se había escabullido, tratándolo como si no fuera más que una aventura de una noche.
    – Te he dejado varios mensajes -le dijo. Ella abrió mucho los ojos.
    – ¿De verdad? Hoy he estado tan ocupada que ni siquiera he mirado el teléfono.
    Trent respiró profundamente.
    – ¿En qué estabas pensando, Rebecca?
    Rebecca se encogió.
    – Tenía la esperanza de que no quisieras tener una charla madura sobre el nuevo rumbo que habían tomado las cosas.
    Él dejó caer la cabeza contra el respaldo.
    – Parece que no tienes muy buena opinión de mí, ¿no?
    – ¡No! No es eso, de veras -dijo ella, y le tocó el brazo-. Soy yo. No… no sabía qué decir sobre lo que pasó anoche. Ni qué pensar. No soy muy buena en estas cosas, Trent.
    – ¿Estas cosas?
    Ella se encogió de hombros.
    – Has dicho que te esperabas más consideración de tus compañeras. Yo no tengo mucha experiencia en este tipo de cosas. No he estado con nadie desde que me divorcié.
    – Creía que llevabas mucho tiempo divorciada.
    – El mes que viene hará tres años.
    Trent se atragantó y tosió.
    – Rebecca, no podemos seguir como antes.
    – Trent, no sé…
    – Yo sí. Sé que no puedo vivir en esta casa y no tenerte entre mis brazos, en mi cama. Hace que lo que tenemos sea mejor, ¿no te parece?
    – ¿Lo que tenemos?
    – Una sociedad. Un matrimonio. Un bebé. Yo diría que funcionamos muy bien como equipo.
    Ella asintió.
    – Hoy has estado muy bien con mis amigos.
    – Me caen bien tus amigos. A algunos ya los conocía, a propósito. Y tú estuviste muy bien con mi familia anoche.
    – Te refieres a tu hermana Katie y a su marido. Aún no he conocido a los demás.
    Él descartó sus preocupaciones con un gesto de la mano.
    – Todos opinarán lo mismo. Lo cierto, Rebecca, es que nos llevamos bien. Tanto fuera de la cama como dentro de ella.
    – Preferiría que dejaras de mencionar esa palabra -susurró ella.
    – ¿La cama? -le preguntó Trent, riéndose-. Desde que me desperté esta mañana no he podido quitarme de la cabeza cómo estuvimos juntos ayer.
    Y había llegado a la conclusión de que ninguno de los dos estaría contento de echarse atrás, pensara lo que pensara Rebecca. Estaban mejor una vez que habían incluido en sus vidas el sexo, y se lo demostraría.
    – Vamos dentro de casa -dijo Trent, cambiando de táctica.
    «Dale tiempo para que se acostumbre a la idea», pensó. Presionarla no era necesario. Además, si no podía convencerla de que lo que él pensaba era lo mejor, entonces, no se merecía tenerla en su cama. Y ella no debía estar allí.
    Sin embargo, Rebecca tenía que estar en su cama, pensó mientras entraba con ella en la cocina. En toda su vida.
    – ¿Tienes hambre? -le preguntó con una sonrisa-. ¿Te apetece cenar sopa y carne a la plancha? Creo que esta noche me toca cocinar a mí.
    – Eso suena delicioso -respondió Rebecca-. Voy a subir a mi habitación a cambiarme el uniforme.
    Trent se dispuso a preparar la cena, pero a los pocos segundos oyó la voz de Rebecca llamándolo desde el piso de arriba.
    – ¿Trent? ¿Trent?
    Él sacó la cabeza por la puerta de la cocina.
    – ¿Qué?
    – Mi ropa no está donde debería estar.
    Oh, claro. Casi se le había olvidado la maniobra que había realizado aquella mañana, cuando estaba tan enfadado porque Rebecca se hubiera ido sin decirle una palabra. Con la voz calmada y en un tono agradable, Trent respondió.
    – Claro que sí. Están en tu habitación.
    «Tu nueva habitación».
    Ella se quedó silenciosa durante un instante. Después insistió:
    – Trent Crosby, ¿qué has hecho?
    Él sonrió. Era un arrogante y un autoritario, sí, pero siempre había pensado que aquéllas eran buenas virtudes. Oyó a Rebecca alejarse de la escalera. Sin dejar de sonreír, Trent escuchó los pasos por encima de su cabeza y siguió su avance desde el pasillo de la escalera hasta el dormitorio principal. Su dormitorio.
    El dormitorio de los dos, una vez que él había trasladado toda la ropa de Rebecca del armario de la habitación de invitados que ella había estado ocupando a su propio armario.
    ¿Cuánto tiempo iba a pasar antes de que ella bajara a cantarle las cuarenta? ¿0 quizá se sentiría contenta de que él le hubiera ahorrado el hecho de tener que tomar esa decisión?
    – Sabes que tengo razón, nena -murmuró él, con el oído alerta para escuchar lo que ella iba a hacer al momento siguiente-. Estamos casados, echamos chispas, ¿hay algo que sea más natural?
    Al final de aquella velada, ella se habría dado cuenta de que tenía que dormir en su cama.
    Desde el piso de arriba oyó un ruido sordo. El sonido de algo que había caído al suelo. Más grande que un zapato y que una lámpara. No era un sonido de furia.
    Pero era un sonido extraño.
    – ¿Rebecca? -mientras pronunciaba su hombre, Trent ya estaba corriendo hacia las escaleras con una opresión en el pecho, aunque no supiera exactamente por qué estaba en estado de alerta.
    – ¿Rebecca? -gritó, subiendo los escalones de tres en tres-. ¡Rebecca!
    Pero ella no pudo responderle, porque estaba tendida en el suelo, inerme, en mitad del dormitorio.

    – Tenemos que llamar a un médico. A un especialista. A un profesional sanitario -dijo Trent, mientras le agarraba las manos a Rebecca por encima de la colcha-.Tenemos que llevarte a un médico.
    – Vamos, Trent, yo soy una profesional sanitaria, ¿no te acuerdas? No es nada. Me he desmayado porque no he comido hoy.
    Él le lanzó una mirada fulminante.
    – ¿Y por qué?
    Ella se encogió de hombros.
    – No he parado en todo el día.
    – No habrá más días así, ¿entendido? Me has provocado dos docenas de canas más.
    Rebecca le acarició el pelo y sonrió ligeramente.
    – Eres bobo. ¿Dónde están esas supuestas canas?
    Él le agarró la mano y se la puso sobre la mejilla.
    – Tienes que descansar.
    – Tengo que comer.
    Al oírlo, Trent se puso en pie.
    – Filetes, patatas asadas y judías blancas. Voy a llamar a DeLuce's para que lo traigan.
    – ¿Judías blancas? ¿Tú eres el que no come nada verde y quieres que yo coma judías blancas? Me pareció oír que mencionabas una sopa. Eso suena perfecto.
    – Suena. No me menciones la palabra «sonido», por favor.
    El sonido de su caída en el piso de arriba lo tendría en la mente hasta el foral de sus días, Trent lo sabía. Se inclinó y le subió el embozo de la colcha.
    – Voy a hacerte la cena. ¿Estás bien caliente?
    – Sí, mamá.
    Él frunció el ceño. La sonrisa de Rebecca no conseguía tranquilizarlo por completo.
    – Tú eres la mamá, demonios. Deberías cuidarte más.
    – Lo voy a hacer -le prometió-. Pero esta noche eres tú el que lo estás haciendo muy bien. Gracias.
    – No te muevas -dijo Trent-. Estaré en la cocina. Llámame si me necesitas.
    Bajó las escaleras rápidamente y comenzó a preparar la cena.

Capítulo 10

    Después de una sopa de menestra caliente y de un poco de carne a la plancha, Rebecca se sintió mejor. Trent se acercó a la tienda del barrio durante unos minutos y, cuando volvió junto a ella, sacó de una bolsa un par de revistas que le puso en el regazo y después sacó también un par de tarrinas de helado.
    Puso las tarrinas sobre la mesilla y se sentó en la cama, junto a ella. Después le colocó las almohadas para que estuviera más cómoda.
    Rebecca inhaló su olor a jabón, mezclado con la brisa nocturna de junio, y oyó cómo él sacaba una última cosa de la bolsa.
    – He pensado que podríamos divertirnos con esto esta noche -le dijo, y le mostró un libro-: El gran libro de los nombres de bebé.
    Al verlo, a Rebecca se le removió algo por dentro. ¿Por qué? Porque el hombre atractivo que la había llevado a casa aquella noche estaba pensando en cómo podía convencerla de que su relación se convirtiera en algo sexual. Aquél había sido su primer objetivo: pasar aquella noche y las demás con ella. Sin embargo, el tierno protector que se había sentado a su lado en la cama estaba dispuesto a pasar la noche con ella, sí, pero eligiendo el nombre de su bebé.
    Quizá todo fuera una tontería, pero fue aquél el momento en que Rebecca se dio cuenta de que se había enamorado de Trent.

    – Quisiera saber cuándo voy a conocer a esa mujer tuya -le dijo a Trent su madre-. ¿Por qué no la has traído a cenar hoy?
    – Porque ha tenido un día muy largo en el trabajo y pensé que preferiría quedarse en casa y descansar.
    No era cierto. Trent ni siquiera le había preguntado a Rebecca si quería asistir a aquella cena. Le había dicho que era una reunión de negocios y que llegaría tarde a casa. Todas sus cenas con su madre acababan tarde, porque Trent tardaba varias horas en sacarse todas sus quejas de la mente.
    – Quizá debiera llamarla y pedirle que venga a comer conmigo al club.
    – Preferiría que no lo hicieras, mamá -le dijo Trent, en un tono contenido.
    – ¿Te avergüenzas de mí? -le preguntó Sheila.
    – Claro que no -respondió Trent, y alzó la vista del plato para mirarla.
    Observó su belleza. Era una belleza que un cirujano plástico había conservado a cambio de una fortuna. Las inyecciones habían borrado las arrugas de descontento de su rostro. Las cremas le habían suavizado la piel y le habían aclarado las manchas de la edad. Tenía el cuello liso como la hoja de un bisturí. Vergüenza no era la emoción que le provocaba su madre.
    – Entonces, ¿te avergüenzas de Rachel?
    – Rebecca, mamá. Se llama Rebecca, y tampoco me avergüenzo de ella.
    – Pero es una enfermera, Trent. ¿No podrías haber encontrado a alguien con más… estilo?
    Trent endureció su armadura mental para que aquel comentario venenoso no la traspasara. Katie le había preguntado en varias ocasiones por qué continuaba manteniendo aquellas reuniones con su madre. Pero su hermana no lo entendía. Sheila era su madre. Al ser el primogénito, no podía librarse del sentido de la responsabilidad que tenía hacia ella.
    – Siempre me cayó muy bien tu primera mujer, Mara -le dijo Sheila, interrumpiendo sus pensamientos-. ¿Qué ocurrió?
    – Mara me dejó, mamá, ¿no te acuerdas?
    – Ah, sí -respondió ella, asintiendo-. Porque no tenías tiempo para ella. Estabas demasiado absorto en tu trabajo, exactamente igual que el desgraciado de tu padre. Por cierto, ¿qué tal están tu padre y esa cualquiera con la que se casó?
    – Papá está bien, mamá, y Ton¡ también. Les diré que te has interesado por ellos.
    – No se te ocurra hacer tal cosa, Trent Crosby. A mí no me importa lo que le pase a tu padre, después de la manera en la que me trató.
    – Vaya, siempre es un placer estar contigo, mamá. Es como si el tiempo no hubiera pasado.
    Ella lo miró con los ojos entrecerrados. Sheila era completamente egoísta, pero no estúpida.
    – No me hables en ese tono, Trent. Danny ya es lo suficientemente desdeñoso.
    Trent se quedó helado y, lentamente, dejó el cuchillo sobre el plato.
    – ¿Has estado hablando con Danny? -le preguntó. Su hermano pequeño no necesitaba más dolor del que ya soportaba-. Preferiría que no lo hicieras, mamá.
    – Preferirías que no conociera a tu mujer y preferirías que no hablara con tu hermano. ¡Mi propio hijo! Uno no siempre consigue lo que quiere, Trent.
    – Ya lo sé -murmuró él.
    Se llevó el vaso de agua a los labios e intentó tragarse el dolor que estaba comenzando a atenazarle los músculos de la nuca. Si pudiera conseguir lo que deseaba, su madre estaría de vuelta en Palm Springs, donde vivía la mayor parte del año, y él estaría en casa con Rebecca, en la cama. Pero desde que se había desmayado, la semana anterior, él había mantenido las distancias. Se había quedado hasta tarde en el trabajo para llegar a casa después de que ella estuviera dormida. En el dormitorio de Trent. Él le había dicho que dormiría en el dormitorio de invitados para no molestarla.
    Pero en realidad, había estado durmiendo en el cuarto de invitados porque ella lo inquietaba.
    – ¿Trent?
    Trent alzó la vista.
    – Lo siento, mamá. ¿Qué decías?
    – Te he preguntado si vas a ir al Baile del Solsticio de Verano del club, el sábado por la noche.
    – ¿Eh? Sí, claro. He reservado una mesa.
    – ¿Y tu padre irá también?
    – Sí, vamos a sentarnos juntos.
    – ¿Con la cualquiera?
    – Con Toni, sí.
    Su madre asintió.
    – Entonces, tendré que comprarme un vestido nuevo.
    Trent bajó el tenedor.
    – ¿Vas a ir?
    – Claro. Te lo he dicho hace media hora. ¿No me estabas escuchando?
    Parecía que no. Su madre debía de haberlo mencionado cuando él estaba pensando en Rebecca.
    – No quiero escenitas, mamá -dijo Trent. El dolor de cuello estaba adueñándose también de su cráneo.
    – No sé de qué estás hablando.
    Trent sabía que no podía permitirse el lujo de pasar aquello por alto. No, porque su padre y Toni, su esposa, estarían en el baile. Y Katie y Peter. Y ninguno de ellos tenía por qué soportar los comentarios y los trucos que se le pudieran ocurrir a Sheila. Las dudas de Rebecca sobre su matrimonio se redoblarían si conocía a su madre. Ella le diría que todo había sido un error y él no podría rebatírselo.
    – Mamá, ¿recuerdas aquella charla que tuvimos sobre Children's Connection? ¿Recuerdas que te dije que revocaría tu pertenencia al club si hacías correr rumores sobre la fundación? Pues también lo haré si montas una escena en el baile.
    Sheila intentó hacerle un mohín con los labios hinchados por el colágeno.
    – No sé por qué dices eso.
    – Lo digo en serio, mamá. No te acerques a papá.
    – Oh, está bien. Pero quizá quiera decirle hola. Por los viejos tiempos.
    – Claro. Por los viejos tiempos. Como si no hubieran sido un infierno.
    – Fue lo que ocurrió con ese Robbie Logan -se quejó ella-. Destrozó lo que había entre tu padre y yo.
    Trent suspiró.
    – Lo que tú digas, mamá.
    – Crees que lo sabes todo del pasado, Trent. Pero yo quise a tu padre. Lo quise mucho. Incluso ahora, algunas veces me pregunto si…
    Trent se quedó boquiabierto. Nunca habría creído que Sheila pudiera admitir que había estado enamorada de su marido. Y por la expresión de su rostro… Trent se preguntó si toda su amargura y sus quejas eran en realidad una máscara para un dolor que él nunca había imaginado.
    Su madre no era una persona buena, cierto, ni altruista. Pero era humana.
    Y… ¿había sido capaz de sentir amor? Sí. Y quizá, bajo toda aquella armadura, siguiera sintiéndolo.
    Si Trent podía creer aquello, podía creer que el amor existía, después de todo. ¿Sería posible?
    No, demonios, no. Porque el amor pondría en peligro todo lo que estaba construyendo con Rebecca.

    Algo despertó a Rebecca de su profundo sueño. Abrió los ojos e intentó escuchar los ruidos de Trent en la habitación que ella había ocupado antes. Pero los ruidos no eran ruidos del piso superior. Y tampoco parecían los de Trent.
    Las demás noches, él había subido directamente las escaleras y se había asomado a la habitación principal, donde ella dejaba la puerta entreabierta. Rebecca sabía que él estaba allí, observándola, y tenía que apretar los ojos de incertidumbre.
    Y al mismo tiempo, lo deseaba, lo quería, sentía el impulso de ponerse a danzar en círculos delirantes porque el amor le había caído en el regazo.
    Después de pasar unos minutos mirándola dormida, él se marchaba a la otra habitación. Y ella, en muchas ocasiones, comenzaba a llorar en silencio.
    Sin embargo, aquella noche los ruidos no eran del piso superior. Un poco asustada, con el teléfono inalámbrico apretado contra el corazón, bajó las escaleras sigilosamente, pensando en si debería avisar a la policía. Antes de hacerlo, vio luz en la sala de estar y, al asomar la cabeza, vio algo que hizo que diera un paso hacia atrás.
    Su cabaña de juegos. La cabaña de juguete que le estaba haciendo a Merry había cambiado. Entró a la sala de estar y se dio cuenta de que no era obra de ningún duende, sino que el arquitecto de aquel cambio era Trent. Estaba de pie, de espaldas a ella, sin chaqueta, sin zapatos, remangado.
    ¡Trent, trabajando en su cabaña!
    – ¿Qué estás haciendo? -le preguntó.
    Trent se dio la vuelta. Uno de los lados de la camisa se le había salido de los pantalones.
    – Yo… eh…
    Rebecca se puso en jarras y miró con la cabeza ladeada lo que él había hecho. Su cabañita pintoresca y agradable había cambiado por completo. Tenía dos plantas. Una torrecilla. Rebecca señaló con el dedo hacia la construcción.
    – ¿Eso es un puente levadizo?
    Él sonrió ligeramente.
    – Sí. ¿Qué te parece?
    – ¿Que qué me parece? -le preguntó ella, y lo miró fijamente.
    Se sentía desaliñada y arrugada con su viejo camisón de franela, mientras él estaba sólo un poco despeinado y con la ropa de diseño descolocada, y completamente concentrado en las renovaciones del proyecto de Rebecca.
    Era demasiado. Él era demasiado. Había transformado su humilde cabaña de juegos en algo fantástico.
    – ¿Por qué lo has hecho? -le dijo, lanzándole una mirada fulminante-. ¿Cómo has podido hacer esto…? -«¿cómo has podido hacerme esto?».
    Trent miró la cabaña, desconcertado.
    – ¿No te gusta?
    – No, no me gusta. Y no me gusta…
    «No me gusta lo que me has hecho. No me gusta que hayas transformado las modestas expectativas que tenía en nuestra relación y me hayas obligado a desear que tú me quieras tanto como yo te quiero a ti».
    Mirando su maravillosa y confusa cara, Rebecca estalló en sollozos.

Capítulo 11

    Trent se apresuró a consolar a Rebecca.
    – Cariño, ¿qué te pasa?
    Intentó abrazarla, pero ella sacudió la cabeza y se alejó de él. Las lágrimas se le derramaban de los enormes ojos castaños y él se sentía cada vez más confuso y culpable.
    – ¿Es por la cabaña? Si no te gusta, la pondré como estaba de nuevo.
    Ella sacudió la cabeza.
    – Entonces, la plegaré.
    – No, no -dijo ella, con la cara entre las manos-. No importa.
    – Rebecca…
    – Ve a la cama -respondió ella con la voz ahogada-. 0 ve a trabajar, o márchate a otra cena de negocios. ¡Pero vete y déjame en paz!
    – Rebecca, dime lo que ocurre. ¿Qué te pasa? Si no es por la cabaña…
    – ¡Sí es la cabaña! -exclamó ella, secándose las lágrimas con la manga del camisón-. Era sencilla, modesta, y ahora es otra cosa completamente distinta por tu culpa.
    – Entonces, la dejaré como era.
    – No puedes. Ya no puedes transformarla en lo que era antes.
    Él asintió.
    – ¿Ésta es una de esas veces en las que usar la lógica no es buena idea?
    Aquello hizo que a Rebecca se le escapara una carcajada.
    – Oh, te odio cuando haces eso.
    – ¿Haces qué?
    – Hacerme reír. Sobre todo porque quiero estar enfadada contigo, de verdad. Y no me preguntes por qué.
    – ¿Por qué?
    – Porque las cosas no tenían por qué ser así. Tú no eres como debías ser -le dijo Rebecca mientras se dejaba caer en el sofá.
    Trent la siguió y se sentó a su lado.
    – ¿Por qué lo has hecho? -le preguntó ella, señalando a la cabaña con la cabeza.
    – Cuando llegué a casa no tenía sueño, no podía dormir -le explicó Trent.
    Sin embargo, no le dijo que era a causa de la inseguridad y la incertidumbre que le había causado la cena con su madre.
    Rebecca se cruzó de brazos.
    – Las cosas siempre tienen que ser más grandes y mejores para ti. ¿verdad?
    – Pero… no ha sido por eso. Tuve una idea…
    – ¿Es que no ves que no estamos bien juntos? Esto mismo lo demuestra. ¡Tú eres un castillo, yo soy una cabaña!
    Aquella incongruencia parecía la excusa perfecta para que ella pudiera decir de nuevo que su matrimonio era un error. Aquello hizo que a Trent se le encogiera dolorosamente el estómago. Sin embargo, respiró profundamente y reprimió una repentina explosión de irritación. Creía que sabía lo que estaba sucediendo allí y ella necesitaba su paciencia.
    – Rebecca…
    – ¡Castillos! -exclamó ella, que estaba comenzando a alterarse de nuevo-. ¡Cabañas!
    – Pero las dos cosas son de cartón -respondió Trent, intentando calmarla.
    – ¿Cómo?
    – Que no importa que seamos castillos o cabañas. Los dos son de cartón.
    – No entiendo nada de lo que dices -dijo ella, y de nuevo comenzó a llorar-. Dios mío, no entiendo lo que me está ocurriendo -susurró.
    Aquello desarmó a Trent.
    – Cariño -le dijo y, aunque ella intentó apartarlo, él consiguió abrazarla Son las hormonas, cariño. ¿No crees?
    – ¿Hormonas? -preguntó ella entre lágrimas.
    – He echado un vistazo a ese libro sobre el embarazo que te has dejado por ahí. Dice que es muy probable que las cosas más improbables te hagan emocionarte mucho en los momentos más improbables.
    – ¿Emocionarme en momentos improbables? ¿Y tú piensas que es eso?
    – Claro -dijo él. Dios, ojalá sus problemas pudieran solucionarse con tanta facilidad.
    – Me siento muy aliviada -dijo ella. Se arrodilló en el sofá y le tomó la cara entre las manos-. ¡Hormonas! Durante un momento terrible pensé que era el amor -afirmó, y después lo besó.
    Fue un beso ruidoso y amistoso, pero suficiente para distraerlo. Lo suficiente para quitarle de la cabeza la palabra que ella había pronunciado. Sólo volvió a su mente cuando Rebecca se sentó de nuevo en el sofá y se alejó de él. ¿Amor? Trent la tomó del brazo.
    – ¿Qué has dicho?
    – Amor -repitió ella, ruborizada, pero mirándolo a los ojos-. Es una tontería, ¿eh? Ni siquiera debería haberlo mencionado.
    – ¿Amor?
    – Lo sé, lo sé. No podría ser, por supuesto, porque seamos de cartón o no, tú eres un castillo y yo soy una cabaña, y son dos polos opuestos que no se atraen.
    – Cariño, esa frase hecha es incorrecta y, además, nosotros no sólo nos atraemos, sino que además estamos casados.
    Pero… ¿amor? Demonios, amor. ¿Por qué seguía saliendo a relucir aquella palabra?
    Sin embargo, sin pensar en lo que estaba haciendo, arrastró a Rebecca hasta su regazo. Sin pararse a pensar por qué aquella palabra no dejaba de resonar en su vida y en su mente, inclinó la cabeza y la besó.
    Amor.
    Rebecca era suave y cálida, y aquel beso no fue de amistad. Él se apropió de sus labios con ternura, al menos, con toda la ternura de la que fue capaz, porque aquella palabra, la palabra amor, sonaba demasiado bella y delicada cuando ella la pronunciaba.
    Cuando él alzó la cabeza para tomar aire, la miró a los ojos y le apartó delicadamente el pelo de la frente.
    – Y nosotros no somos ni castillos ni cabañas. Somos un hombre y una mujer. Así que vamos, Rebecca, hagamos…
    Ella le apretó los dedos contra la boca para impedir que pronunciara la palabra.
    – Hormonas. Por favor, Trent.
    Entonces, él le tomó la mano y las yemas de los dedos una a una.
    – Te deseo, Rebecca.
    Ella tragó saliva.
    – He dormido sola toda la semana, Trent. ¿Por qué?
    Él sacudió la cabeza.
    – Me he dado una docena de razones, pero ninguna tiene sentido ahora que estás entre mis brazos.
    – Entonces, quizá los dos hayamos estado equivocados.
    Ella quería decir que pensaba que se había equivocado en cuanto a que lo quería. Trent cerró los ojos con fuerza.
    – Ya pensaremos después quién cometió el error. Ahora…
    – Hagamos hormonas.
    No tenía importancia cómo quisiera expresarlo en aquel momento. Una vez más, él tuvo en la cabeza la otra palabra, y no podía borrársela de la mente. Rebecca había dicho amor. Amor.
    Trent tuvo la palabra en la cabeza durante todo el tiempo, en la boca, en la punta de la lengua, mientras la acariciaba, la besaba y exploraba su cuerpo. La tuvo en la cabeza mientras penetraba en su cuerpo y ambos se movían al mismo ritmo hacia el clímax, mientras observaba su piel sonrosada, sus labios hinchados por los besos, sus ojos oscuros que brillaban mientras Trent sentía todo el deseo concentrarse entre sus piernas. Rebecca… y el amor.
    Cuando por fin su cuerpo llegó a la cima y llevó a Rebecca con él, ambos gritaron.
    «Te quiero».
    Aquel sonido los envolvió. Y él podía jurar que uno de los dos lo había dicho en voz alta.
    Y por muy bello que fuera aquel momento, y por muy hermoso que fuera aquel sentimiento, Trent esperaba con todas sus fuerzas no haber sido él.

    – Tengo algo para ti.
    Rebecca se volvió al oír la voz de Trent y abrió unos ojos como platos. Trent Crosby de esmoquin. La única forma de describirlo era… no había forma de describirlo.
    Mientras él se acercaba, ella se tiró de la combinación sin tirantes que llevaba puesta. Sobre aquella prenda iría el vestido que había comprado para el Baile del Solsticio de Verano del club. La combinación no dejaba ver nada, al menos no más que el vestido. Sin embargo, cuando Trent se acercó a ella con aquella mirada en los ojos, Rebecca se sintió desnuda. Notó un cosquilleo nervioso en el estómago cuando él le tomó uno de los rizos con los dedos y se lo acarició.
    – Eres tan guapa… -susurró Trent.
    Ella intentó controlar un escalofrío que quería recorrerle la espalda. Trent era su marido, su amante, el padre de su hijo. No había ningún motivo para que la pusiera tan nerviosa.
    Salvo que ella había pronunciado la palabra «amor» cuando se estaba quejando de los cambios que él había hecho en su cabaña. Se le había escapado de la boca, entre las lágrimas, cuando Trent le había dicho que había querido ayudarla leyéndose su libro sobre el embarazo. Él leía sus libros sobre el embarazo.
    Notó que se le humedecían los ojos de nuevo al recordarlo.
    – Cariño, ¿qué te pasa? -le preguntó él, y le acarició la mejilla con un dedo.
    – Nada, es la máscara de pestañas -dijo Rebecca, y parpadeó varias veces para atajar las lágrimas. Y, para distraerlo, le acarició la pechera de la camisa, que era blanca como la nieve-. Has dicho que tenías algo para mí.
    Él le atrapó la mano y la arrastró hacia el bolsillo de su chaqueta. Rebecca notó la forma de una caja. De una caja de terciopelo. Y sintió otra oleada de emoción.
    – ¿Es para mí?
    Nadie le había hecho nunca un regalo en una caja de terciopelo.
    Los hombres como Trent regalaban joyas.
    – ¿No vas a sacarla? -le preguntó él con una sonrisa en la mirada.
    – Claro, sí -dijo ella.
    Después se quedó inmóvil, observando fijamente la caja de color azul claro que tenía en la mano.
    – Ábrela, cariño. Te ayudaré a ponértelo. Después tengo que marcharme -le dijo Trent, y le alzó la cabeza con un dedo-. No te quedes demasiado atrás.
    Iban a ir en coches separados porque él tenía que hacer algunas cosas en el club, relacionadas con su presidencia del comité de nuevos socios. Ella había preferido arreglarse con más calma e ir un poco más tarde. Rebecca respiró profundamente y abrió la caja. Miró el collar que había dentro y después miró a Trent, maravillada.
    – No parece algo que tú elegirías -le dijo. No sabía qué era lo que se esperaba, pero aquello no era ni grande ni llamativo.
    Él se encogió de hombros.
    – Pero sí parece algo que tú te pondrías.
    Rebecca se lo acercó a la cara para mirarlo con más atención. Era una delicada cadena de platino, y de ella colgaba…
    – Un ángel -dijo asombrada, levantándolo con el dedo.
    Un ángel diminuto, con la cabeza redonda y el cuerpo triangular, y las preciosas alas hechas con finas tiras de platino y piedras transparentes.
    – Son diamantes -le dijo Trent-. Pero mira el halo. Ésa es mi parte favorita. ¿Ves la letra que forma el halo?
    Rebecca asintió.
    – Es una «e» -respondió.
    Él sonrió.
    – «E» de Eisenhower.
    – Oh -dijo ella, y los ojos se le llenaron de lágrimas otra vez.
    Trent se rió.
    – Vas a conseguir que piense que no te gusta mi regalo.
    – Me encanta tu regalo. Pónmelo, por favor -susurró ella.
    Trent obedeció y ella se dio la vuelta para mirarse al espejo. Sus ojos se encontraron en el reflejo.
    – Es precioso, Trent. Gracias, de verdad -le dijo con sinceridad.
    Él sonrió.
    – De nada, de verdad -respondió, y miró la hora en su reloj de muñeca-. Será mejor que me vaya. Estoy impaciente por verte a ti, y ver tu vestido nuevo, en el club.
    – Y al ángel Eisenhower -añadió Rebecca, acariciando el colgante. Se puso de puntillas y lo besó ligeramente en los labios.
    Trent le cubrió el vientre con la palma de la mano. Él nunca la había acariciado de aquella manera, como si estuviera acariciando a su hijo. Ella tragó saliva.
    – Y al ángel Eisenhower -confirmó Trent mirándola intensamente.
    Después, se fue.
    Mientras ella sacaba el vestido del armario, sintió un ligero dolor en la parte baja de la espalda.
    – Estúpidas sandalias de tacón -murmuró, mirándose el calzado.
    Eran unas sandalias difíciles de usar para una persona que estaba acostumbrada a llevar calzado plano y cómodo de enfermera. Pero Rebecca suponía que unos zuecos planos de enfermera quedarían ridículos con el vestido de color turquesa de seda que se había comprado.
    Trent estaba acostumbrado a mujeres que podían llevar zapatos sofisticados con vestidos sofisticados a los bailes elegantes de su club.
    Mientras se ponía el vestido, volvió a sentir aquel dolor en la espalda, pero no le prestó atención y se miró al espejo. Esperaba que Trent la encontrara sofisticada y pensara que había elegido bien su atuendo para asistir a aquel baile.
    Al otro lado de la habitación, el teléfono sonó. Rebecca se miró de nuevo al espejo para hacerse una inspección final antes de responder la llamada.
    – Porque no quiero fallarle a Trent -le dijo a su reflejo.

Capítulo 12

    Pero fallarle a Trent era algo que le pesaba a Rebecca en la conciencia cuando se apresuraba a entrar al Tanglewood Country Club. Caminaba hacia el sonido de la orquesta, que estaba tocando algo lento y soñador en el salón de la fiesta, que estaba frente a la entrada del restaurante. La llamada que había recibido justo después de ponerse el vestido nuevo era del hospital. Habían tenido que ingresar a Merry de nuevo, y la niña preguntaba por la enfermera Rebecca.
    Aunque Trent, al que había avisado por teléfono, la había animado a que visitara a Merry de camino al club, Rebecca había tenido que esperar a que instalaran a la niña en su habitación, y eso la había retrasado demasiado. Mientras pasaban los minutos, Rebecca notaba que la tensión le atenazaba los músculos de la nuca. El baile de aquella noche iba a ser la primera aparición de Trent con su esposa en un evento social del club, y ella sabía que era algo importante para él.
    Cuando entró por la puerta de la sala, se detuvo a observar la preciosa decoración. Había velas y flores por todas partes y el conjunto creaba un ambiente mágico. Recordando una vez más que llegaba muy tarde, siguió avanzando por la estancia y, al hacerlo, una ráfaga de aire caliente y húmedo le golpeó la cara. Sintió otra punzada de dolor, más fuerte que ninguna de las anteriores, centrada en la parte baja de la espalda, y se acaloró. Casi mareada por aquella combinación, se detuvo de nuevo, buscando a Trent por la sala, entre la multitud.
    De nuevo, los músculos de la espalda se le contrajeron dolorosamente cuando lo vio. Tenía a una mujer alta entre los brazos, una maravillosa rubia con un vestido de lentejuelas y un collar de diamantes muy diferente del sencillo colgante que llevaba Rebecca.
    Aun así, Trent era su marido. El padre de su hijo. Ella apretó la mano contra el ombligo y tomó aire. Después, siguió sorteando las mesas hacia él. Sin embargo, el calambre se repitió y se transformó en un dolor intenso que no cesaba. Tenía que quitarse aquellos zapatos. Tenía que refrescarse con un vaso de agua.
    Siguió moviéndose, intentando no pensar en que el sonido de la sala le resonaba salvajemente en la cabeza.
    De nuevo sintió otro espasmo, pero en aquella ocasión, el dolor le atenazó el vientre y la pelvis. Rebecca se agarró al borde de una mesa mientras el dolor la retorcía y notaba una sensación líquida entre las piernas. Con un sudor frío recorriéndole la espalda, gritó:
    – ¡Trent, Trent! -mientras buscaba con la mirada a su marido-. ¡Trent!
    Entonces, lo vio de nuevo. Aún estaba en la pista de baile, pero se había separado de aquella belleza rubia que era mucho más que Rebecca… salvo la madre de su hijo.
    Cuando otro espasmo la obligó a inclinarse hacia el suelo, sintió un terrible pánico.
    Quizá no iba a ser la madre del niño de Trent, después de todo.

    Trent era muy bueno en momentos de crisis. Todo el mundo lo había dicho siempre, y todo el mundo lo comentó en el club aquella noche. Alabaron su calma mientras se acercaba a toda prisa a la pálida y temblorosa Rebecca, la sacaba de la sala, le entregaba las llaves a un mozo y esperaba a que le llevaran el coche a la puerta.
    – Vas a ponerte bien, cariño -le dijo a Rebecca mientras la ayudaba a sentarse en el coche y la envolvía en su chaqueta-. ¿Estás segura de que no necesitamos una ambulancia?
    – No, no necesitamos una ambulancia -afirmó ella.
    Por encima de su chaqueta negra, la cara de Rebecca era una mancha pálida. Aquella visión le encogió el estómago. Cuando la había dejado aquella noche en casa, ella tenía los ojos brillantes como estrellas y, sin embargo, en aquel momento parecía que todas las estrellas se habían caído del cielo.
    – El hospital…
    – No. Tampoco necesitamos ir al hospital. La hemorragia ya ha cesado. El médico me ha dicho que me fuera a casa y que pusiera los pies en alto. Quizá esto no sea nada. Lo único que podemos hacer en este momento es esperar.
    Trent se deslizó en su propio asiento y arrancó el coche. El problema de todo aquello era que, aunque él era bueno en las crisis, no era tan bueno esperando.
    Mientras conducía, miró a Rebecca y vio que había cerrado los ojos.
    «Bien. Descansa, mi amor». La chaqueta se le había resbalado un poco a Rebecca, y él vio que ella se había colocado una mano sobre el pecho y que agarraba en el puño el ángel que él le había regalado.

    Durante las siguientes horas, Trent aprendió mucho sobre su mujer.
    Que tenía tanta calma en las crisis como él.
    Que su indefectible corrección le ponía nervioso.
    Que su independencia le ponía nervioso.
    Que su silencio le ponía nervioso, sobre todo cuando le dijo que se iba a dormir y él supo que era una mentira, que estaba tumbada junto a él en el colchón, despierta y callada.
    Tan callada…
    A las tres de la mañana, Trent se rindió, soltó una maldición entre dientes y encendió la lámpara de la mesilla de noche.
    – Diría que siento haberte despertado -le dijo a Rebecca-, pero sé que no estabas dormida.
    Ella se apartó el pelo de la cara y lo miró, en silencio, con calma.
    A él también le puso nervioso aquello. Quería que hablara, que llorara, que se lamentara, que mostrara algún tipo de emoción, que compartiera aquella emoción con él.
    – Todo va a salir bien -dijo Trent, cuando no pudo soportar más el silencio.
    Ella sacudió la cabeza.
    – ¿A qué te refieres? -le preguntó. Su voz tenía un ligero tono de angustia, así que carraspeó-. Apaga la luz, Trent -dijo Rebecca, y le volvió la cara-. Por favor, apaga la luz y déjame dormir.
    ¿Qué podía hacer él, salvo obedecer?
    En algún momento antes del amanecer se quedó dormido. Cuando se despertó, eran más de las siete y estaba solo en la cama. La puerta del baño contiguo se abrió y la mirada de Trent saltó hasta Rebecca.
    Ella salió lentamente, con el pelo cepillado y la cara lavada. Él se dio cuenta de que seguía llevando el camisón que se había puesto la noche anterior.
    Y también se dio cuenta de que no llevaba al cuello el angelito con el que se había acostado la noche anterior.

    Mientras Trent estaba sentado en la sala de espera de la consulta de obstetricia, leía el folleto de información sobre el aborto que le había dado una de las enfermeras. Rebecca estaba pasando por un procedimiento normal en aquellos casos, por el que se aseguraba que no quedaba nada de la maternidad frustrada en su cuerpo después de la pérdida del bebé.
    Había tenido que firmar papeles y documentos de descargo de responsabilidad y leer advertencias que hicieron que le ardiera el estómago y se le acelerara el corazón. Sin embargo, no había permitido que Rebecca notara nada de todas aquellas emociones. Había examinado los papeles con cuidado y los había firmado sin demostrar ni una señal de lo que sentía.
    De hecho, no estaba seguro de que sintiera nada en concreto. Seguía sintiéndose entumecido.
    Al cabo de unos minutos de espera, se acercó al teléfono público de la sala, puesto que una enfermera malhumorada le había informado de que debía desconectar el teléfono móvil, y llamó a su hermana Katie a Crosby Systems.
    – ¿Dónde demonios estás? -le preguntó ella.
    Él siguió la vía calmada y racional también con ella. Había llamado a Claudine y le había explicado lo del aborto, así que su hermana lo sabía. En aquel momento, le explicó a Katie los detalles de la estancia de Rebecca en el hospital.
    – Oh, Trent -le dijo Katie. La voz de su hermana, llena de cariño y preocupación, hizo que Trent se frotara el pecho con la palma de la mano.
    – Todo va a ir bien -le dijo él-. Todo irá bien.
    – ¿De verdad?
    – Claro. Ya lo verás.
    – ¿Me llamarás si Rebecca y tú necesitáis algo?
    – Claro que sí.
    Cuando colgó, el reloj de la sala de espera apenas había avanzado, así que llamó a su hermano Danny.
    – Sólo quería saber qué tal estás -le dijo, al oír la voz de su hermano al otro extremo de la línea.
    – ¿Estás bien? -le preguntó Danny.
    – Claro. ¿Y tú?
    Trent oyó un suspiro.
    – Trent, acabo de hablar con Katie. Sé lo que ha ocurrido.
    – Bueno, no te preocupes, puedo manejarlo.
    Aunque se alegraba de oír la voz de su hermano, Trent era quien siempre había cuidado de él, igual que de Katie y de Ivy. Cuando Danny era completamente infeliz en la academia militar a la que lo habían enviado sus padres, fue Trent quien insistió en que su padre lo sacara de allí. Cuando Danny había caído en un pozo de drogas y de alcohol, había sido Trent quien lo había sacado de allí y le había devuelto a la vida y al negocio familiar.
    – Tú siempre puedes manejarlo todo -convino Danny.
    Seguro de que aquella afirmación lo calmaría, Trent se despidió y colgó. Sin embargo, a los cinco minutos de estar sentado en la incómoda silla de la sala de espera, volvió al teléfono.
    En aquella ocasión, cuando oyó el saludo de su hermano, la fachada que había estado sosteniendo, quizá durante toda la vida, se vino abajo.
    – Tengo un problema -se oyó decir a sí mismo.
    – ¿Quién es? -respondió Danny.
    – Tu hermano, por el amor de Dios. Tengo un problema y no sé qué hacer.
    Hubo un largo silencio al otro extremo de la línea.
    – Danny, ¿estás ahí?
    – Lo siento, estaba demasiado sorprendido por lo que me has dicho.
    – Muy gracioso.
    El buen humor se desvaneció de la voz de Danny.
    – Sé que no lo es, Trent. Es que llevas tanto tiempo con la capa de superhéroe que verte sin ella me resulta muy extraño.
    – Superhéroe. Dame un respiro.
    – Nunca te lo dimos, ¿verdad? -respondió Danny-. Ni mamá, ni yo, ni nuestras hermanas, ni tampoco papá, cuando te pasó todos los dolores de cabeza de la responsabilidad sobre tus hermanos pequeños y sobre Crosby Systems.
    Trent frunció el ceño.
    – A mí se me da muy bien todo eso -afirmó.
    – Claro. ¿Es que hay algo que no se te dé bien?
    – Rebecca -dijo él-. Quizá haya cometido un error con Rebecca.
    – Primero un problema, ¿y después admites que has cometido un error? -Danny se rió-. No me lo puedo creer.
    – He dicho que quizá. Y, ¿por qué demonios te estás riendo de mí? Por primera vez en nuestra vida te llamo para que me ayudes y tú te ríes -dijo él, y respiró profundamente-. Tengo miedo, Danny. Tengo miedo de perder a Rebecca.
    – Demonios, Trent -dijo Danny, con la voz ronca por la emoción de haber perdido a su hijo y a su esposa-. Está en buenas manos en el Hospital General de Portland, ¿no?
    Trent cerró los ojos fuertemente.
    – Creo que se pondrá bien, sí. Pero tengo miedo de que me deje después de esto.
    Ya lo había dicho. Y el miedo no se mitigó, ni le resultó más fácil de soportar bajo aquella luz fría de los fluorescentes.
    – No se lo permitas -le respondió Danny-. Aférrate a ella. Retenía con cualquier cosa que se te ocurra. No te rindas.
    Trent suspiró.
    – Los Crosby nunca nos rendimos -dijo.
    – No, no nos rendimos -afirmó Danny, con una certidumbre que hizo que Trent se diera cuenta de que estaba pensando en Noah, que había desaparecido cuatro años atrás, pero que vivía en el corazón de su hermano. Entonces, Danny le dio un último consejo-: Llama a Katie. Cuéntale todo lo que me has dicho a mí.
    Trent lo hizo. Y entonces, en un abrir y cerrar de ojos, Katie estaba a su lado en el hospital, dándole café y sándwiches.
    – ¿Qué estás haciendo aquí? -le preguntó. El café estaba delicioso, y el sándwich era de pastrami, su favorito.
    – Cuidarte, por una vez.
    – Está bien.
    – Y he venido también a darte mi mejor consejo en persona.
    Él la miró con los ojos entornados.
    – ¿Y cuál es?
    – Si quieres tener a Rebecca en tu vida, Trent, tienes que decirle la verdad. Tienes que correr ese gran riesgo, hermano, y decirle que te has enamorado de ella.
    Él fingió que aquella idea no le producía una sensación fría y aguda de miedo.
    – ¿Y cómo sabes que estoy enamorado?
    Su hermana pequeña se rió.
    – Qué pregunta más tonta. Lo sé porque te conozco, Trent.

Capítulo 13

    Tumbada de costado sobre la cama, Rebecca se despertó pero mantuvo los ojos cerrados. Era de noche. Ella no lo veía a través de los párpados cerrados, pero lo sentía. Lo notaba por los sonidos apagados que le llegaban desde el pasillo, a través de la puerta de su habitación del hospital.
    No habría sido necesario que se quedara ingresada aquella noche, por supuesto. Pero sus amigas del hospital habían insistido en que lo hiciera, y ella estaba tan preocupada por otras cosas que no había protestado.
    Había perdido al bebé.
    Al pensarlo de nuevo, automáticamente se llevó las rodillas hasta el pecho, como si quisiera proteger la vida que estaba creciendo dentro de ella. Pero ya era demasiado tarde.
    – ¿Rebecca? -le dijo una voz femenina con suavidad-. ¿Estás despierta?
    Era una enfermera que había entrado a tomarle la presión sanguínea, pensó. Y abrió los ojos.
    En vez de una compañera de trabajo, la persona que estaba frente a ella era Katie Logan, sentada en una silla junto a Trent.
    – Sí, estoy despierta -respondió ella, hablándoles a los dos-. ¿Qué hora es?
    Katie miró la hora en su reloj de muñeca.
    – Casi las once. Debería irme, pero quería hablar contigo antes de marcharme.
    Rebecca parpadeó.
    – ¿Necesitas algo?
    Katie sacudió la cabeza.
    – No, no. Sólo quería decirte que Peter y yo sentimos mucho lo que ha ocurrido, y preguntarte si tú necesitas algo -le dijo, y los ojos se le llenaron de lágrimas. Entonces, miró a Trent con culpabilidad-. No me voy a poner a llorar. Trent odia los llorones.
    – No necesito nada, Katie -respondió Rebecca. «Salvo recuperar a mi bebé»-. Pero gracias por preguntar.
    Katie alargó el brazo para darle unos golpecitos en la mano a Rebecca.
    – Yo… -dijo, y se interrumpió con un pequeño sollozo.
    – Di adiós, Katie -le dijo Trent, con la voz calmada pero con un tono implacable-. No queremos vernos obligados a llamar a los servicios de emergencias para que contengan la inundación.
    Su hermana asintió.
    – Adiós, Katie -le dijo Rebecca-. Y gracias de nuevo.
    Cuando Katie salió de la habitación, Rebecca se quedó a solas con Trent. Inspiró profundamente y después espiró.
    – No me esperaba que estuvieras aquí.
    – ¿Y dónde esperabas que estuviera? -le preguntó él.
    Trent se inclinó hacia delante. Apoyó los codos sobre las rodillas y la cabeza en las manos.
    Rebecca se encogió de hombros, con la vista fija en sus dedos. Por primera vez, se dio cuenta de que tenía pequeñas cicatrices en los nudillos de la mano derecha. Rebecca le tocó una con la punta del dedo índice.
    – ¿Cómo te hiciste eso?
    Él no se molestó en mirarlas.
    – Le di un puñetazo a la pared.
    – ¿Tú?
    Darle puñetazos a las pareces parecía algo muy vehemente para Trent Crosby, el controlado e invulnerable hombre de negocios.
    – Fue después de que muriera la mujer de Danny.
    Dijo aquellas palabras sin pasión alguna, pero el hecho de que se hubiera comportado así después del suicidio de su cuñada significaba que Trent había sentido emociones muy fuertes. Y el hecho de que fuera capaz de sentir de una manera tan fuerte era algo que ella nunca había presenciado.
    – Debió de ser muy difícil.
    – Sí -dijo él, y se incorporó en la silla-. Pero ya está bien de eso. ¿Cómo te encuentras?
    – Bien.
    Trent arqueó las cejas.
    – Estoy cansada, pero no me duele nada.
    Él abrió la boca como si fuera a decir algo, pero después la cerró. Con un pequeño gesto de la mano, señaló una mesilla con ruedas que había junto a la cama.
    – La gente te ha traído cosas.
    – Oh -dijo ella, y asintió. En la mesilla había un enorme ramo de flores de sus compañeras del hospital y pequeños ramilletes que le habían enviado sus amigas más íntimas de la plantilla-. Supongo que todo el mundo del hospital se ha enterado del aborto.
    – Sí.
    El tono neutro de Trent hizo que Rebecca lo mirara a la cara de nuevo. Y vio una expresión nueva. En realidad, su primera expresión. Desde que le había dado la noticia del aborto aquella mañana, él había estado evasivo. Dios Santo, ¿había sido aquella mañana? A Rebecca le parecía una eternidad.
    La vida de Eisenhower.
    Se le encogió el corazón de la tristeza y dejó caer la cabeza en la almohada de nuevo. Tenía los ojos llenos de lágrimas.
    «A él no le gustan los llorones», le había dicho Katie.
    Rebecca cerró los ojos para que Trent no pudiera ver lo cerca que estaba de llorar.
    Cuando los abrió de nuevo y lo miró, se quedó sorprendida al ver la extraña expresión de su cara. Parecía como si Trent se sintiera azorado, o inseguro, o…
    Triste.
    Ella no había pensado en que la pérdida de aquel bebé también pudiera ser una pérdida para él. Sin embargo, durante todo el tiempo, desde que ella lo había llamado en mitad del baile la noche anterior, Trent había tenido una actitud estoica, y ella no había pensado en lo que él podría sentir.
    ¿Qué estaba sintiendo?
    Como si estuviera intentando evitar su mirada, Trent tomó el mando de la televisión y comenzó a inspeccionarlo.
    Quizá debieran compartir sus pensamientos el uno con el otro. Quizá eso hiciera que se sintieran mejor. Quizá de aquel modo Rebecca no se sintiera tan sola.
    De repente, la televisión se encendió. Trent y ella se volvieron automáticamente hacia ella.
    – En cuanto a las noticias locales, se sabe que Everett Baker, detenido con cargos de robo y secuestro, entre otros, ha despedido hoy a su abogado de oficio y se ha declarado culpable de todas las acusaciones.
    Everett Baker. Todos los cargos.
    Ella notó un escalofrío.
    Rebecca apenas había pensado en Everett Baker desde aquella noche en que Trent y ella habían cenado en casa de Katie y Peter. Aquella noche, en la que más tarde, Trent le había susurrado al oído que hicieran un bebé. Rebecca se había permitido creer en lo suyo aquella noche.
    Sin embargo, en aquel momento supo que tenía que enfrentarse a la verdad. Ella estaba embarazada de Trent por una gamberrada maliciosa. Trent no había querido tener un hijo, y no había querido tener a Rebecca en su vida.
    Se había visto atrapado en una situación que él no había deseado.
    La emoción que ella acababa de percibir en su rostro probablemente no fuera otra cosa que alivio. Ya no tenía que seguir casado con la enfermera Rebeca. A ella se le llenaron los ojos de lágrimas de compasión por sí misma.
    Él habría sido un buen padre, ella lo sabía. Pero el hecho era que ya no había ningún bebé.
    Y ninguna razón para que Trent siguiera casado con ella.

    Everett había dormido bien la noche anterior. Había dormido bien por primera vez durante meses. Quizá durante años.
    Quizá desde que no tenía más que seis años.
    Cuando el guardia le llevó el desayuno, le dio las gracias y le pidió que les hiciera llegar un recado a los detectives que trabajaban en su caso.
    – Por favor, dígales que necesito hablar con ellos. Dígales que tengo que contarles más cosas.
    Tal y como había sospechado, no pasó mucho tiempo antes de que los guardias lo trasladaran a una sala de interrogatorios. Le indicaron que se sentara y, al cabo de pocos minutos, entraron dos hombres que se sentaron también frente a él.
    Uno era el detective Abe Levine, del Departamento de Policía de Portland, el hombre al que había llamado cuando había decidido entregarse. El otro era el agente Drew Delane, del FBI.
    Everett se agarró las manos sobre la mesa y decidió acabar con aquello lo antes posible.
    – Mi nombre real no es Everett Baker.
    Los dos hombres se miraron.
    – ¿Cómo? -le preguntó el detective Levine-. Lo hemos investigado, Everett. Tiene número de la seguridad social, carné de conducir… además, hemos visto sus expedientes académicos del instituto y de la universidad, con su fotografía.
    – Lo sé -dijo Everett-. Voy a empezar a contárselo todo desde el principio.
    – ¿Y por qué ahora, señor Baker? -le preguntó el agente Delane.
    – Por Nancy -respondió Everett.
    Ella lo había visitado el día anterior y, en aquel momento, cuando dijo su nombre, vio su cara, sus preciosos ojos castaños, y oyó su risa. Recordó cómo, desde el principio, ella había conseguido atravesar la barrera de su timidez con su calidez y su humanidad. Y más tarde, con su generosa pasión.
    – Ya le hemos dicho, Everett -dijo el detective Levine-, que no vamos a acusarla de nada.
    – Pero podríamos hacerlo -puntualizó el agente Delane sin pestañear.
    Everett sonrió con agradecimiento al detective Levine e hizo caso omiso del agente del FBI.
    – Voy a contarles la historia completa porque Nancy me ha convencido de que la verdad podría hacer que ocurrieran cosas buenas. De que quizá yo no sea el único culpable de todo lo que ha sucedido.
    El agente Delane se cruzó de brazos y arqueó una ceja.
    – Entonces, ¿quién es el culpable, señor Baker?
    El señor Baker, claro. Pero aquella respuesta los confundiría aún más. Everett abrió la boca, preparado para comenzar por el principio, tal y como había dicho, pero entonces notó que se atascaba. Era difícil decirlo en voz alta. Era muy difícil superar toda su vergüenza y su tristeza.
    – Señor Baker, no juegue con nosotros. ¿Cuál es esta nueva información que quiere que conozcamos?
    – Es sobre… sobre Charlie Prescott.
    Bien aquél no era el principio, pero era un lugar por el que comenzar.
    Everett les explicó cómo había conocido a Prescott. Cuando se había mudado a Portland y había conseguido un trabajo en Children's Connection, no conocía a nadie en la ciudad.
    – Comencé a ir a un bar del barrio. Es un sitio sencillo. Iba allí para tomar una copa y una cena barata todas las noches. Allí conocí a Charlie.
    – Ya, ya -dijo el agente Delane con impaciencia-. Ya conocemos la participación de Prescott en todo esto. Sabemos que, tomando unas copas, ustedes dos decidieron asociarse para robar niños.
    – Eso es lo que he estado pensando últimamente, en mi celda. He estado intentando averiguar cómo empezó todo esto, cómo me metí en este lío, siguiendo el rastro hacia atrás. Y creo que finalmente he visto cómo encajan las piezas.
    – ¿Y cómo?
    – Yo… yo siempre he querido tener dinero. Cuando era niño, mi familia se mudó muchas veces. La gente que me crió se gastaba todo el dinero que ganaba, cuando tenían trabajo, en alcohol. La seguridad de tener unos ingresos extra me parecía atractiva.
    El agente Delane lo miró con los ojos entornados y le habló con la voz llena de repulsión.
    – Y pensó que la mejor manera de conseguirlo era robar los hijos de los demás.
    Dicho de aquel modo, todo parecía asqueroso.
    – Recuerdo que le conté a Charlie lo del mercado negro de bebés. En la cafetería había oído a un par de trabajadores sociales hablar sobre cómo funcionaba. Él se obsesionó con aquella idea y sacaba el tema todas las noches. Me decía que no haríamos nada distinto a lo que hacía Children's Connection, que les daríamos un hogar a los niños. Y que seríamos nosotros los que nos beneficiaríamos, en vez de la institución. Cuanto más hablaba, más me convencía yo de que era posible.
    – Si realmente fue idea de Charlie Prescott, ¿por qué no se alejó de él, Everett? -le preguntó el detective Levine.
    – Porque… porque por fin yo había conseguido tener un amigo. Estaba muy solo en Portland. Me cuesta relacionarme con la gente y parecía que a Charlie le caía bien. Por eso, cuanto más hablábamos del mercado negro de niños, más me parecía que era factible. Charlie comenzó a llamarse a sí mismo «la cigüeña», y a decirme que podríamos sacar muchos beneficios de la venta de bebés. Nos veíamos como un par de empresarios que iban a convertirse en millonarios.
    Todo sonaba patético y sórdido al contarlo en voz alta. Sin embargo, Everett se obligó a seguir hablando y les contó cómo Charlie y Vladimir Kosanisky habían establecido contacto para trabajar con bebés rusos.
    – Pero las cosas fueron de mal en peor cuando conocí a Nancy y comencé a pasar tiempo con ella.
    Nancy había acabado por convertirse en su salvación. Habían sido su dulzura y su compasión lo que le había hecho darse cuenta, por contraste, de lo que verdaderamente era él.
    – Charlie estaba preocupado de que yo le contara a ella lo que estábamos haciendo. Incluso Charlie se dio cuenta de que Nancy nunca se uniría a nuestros planes ni miraría a otro lado.
    Entonces, Charle había pasado a la siguiente fase de su plan: robar bebés norteamericanos de madres pobres y vendérselos a los ricos.
    – Después del primer secuestro, yo le dije a Charlie que no quería seguir. Pero él me amenazó con contarle a Nancy nuestros crímenes. Yo sabía que ella me odiaría si se enteraba, o algo peor, se odiaría a sí misma por haber tenido una relación con alguien como yo.
    Sin embargo, Nancy había vuelto a demostrar de qué pasta estaba hecha. Cuando Everett se lo había contado, ella había llorado. Pero había llorado por los dos.
    – ¿Y a qué se debió el juego con las muestras de semen?
    Everett enrojeció.
    – Eso fue idea de Charlie. No era por el dinero, sino porque Charlie quería destruir Children's Connection a toda costa. No sé por qué.
    El agente Delane lo miró con escepticismo.
    – Entonces, eso fue otra de las ideas de Prescott.
    – Sí. Quería manchar la reputación de la clínica.
    – Bien, Everett, parece que es usted el peor de los males -dijo el agente Delane con un tono de desdén-. Quizá Nancy tenga razón sobre usted.
    Ella debería odiarlo, pero no lo odiaba. Era la bondad que había en ella, y la bondad que decía que había visto en él, lo que había empujado a Everett a entregarse para pagar por todos sus horribles delitos. Si Nancy, la mujer a la que quería, pensaba que él merecía la pena, entonces él iba a demostrarle que tenía razón.
    El detective Levine comenzó a repasar sus notas.
    – Pero, espere… ha dicho que su nombre no es Everett Baker. ¿A qué se refería?
    Aquélla era la ironía, la agonía, la esencia de todo.
    – Antes de que la mujer que me crió muriera, me dijo algo que hizo encajar el rompecabezas de todos los miedos y recuerdos que yo había tenido desde siempre. Ella me dijo que su marido me había secuestrado cuando yo tenía seis años. Me dio un álbum lleno de recortes de periódicos sobre el caso que había conservado. Cuando me lo mostró, la creí. Me mudé a Portland después de que ella muriera. Quería… volver a casa.
    Al menos, para estar cerca de la familia a la que había fallado. ¿Cómo podía haberlos olvidado? ¿Cómo había podido perder la fe tan rápidamente?
    Los otros dos hombres lo estaban mirando desde el otro lado de la mesa, con el ceño fruncido.
    – ¿Quién demonios es realmente, Everett? -le preguntó el detective Levine.
    – Robbie -respondió él.
    Al pronunciar su nombre, los recuerdos que había retenido en la memoria se liberaron. Abrir un regalo de Navidad. Un partido de béisbol con un hombre que le pasaba un perrito caliente. Era el mejor perrito que hubiera comido en su vida, eso lo recordaba. El recuerdo de su madre era un perfume, un perfume que no podía olvidar, porque tenía galletas, sábanas y flores dentro. Había otros recuerdos, y finalmente habían tomado sentido para él cuando había conocido su verdadera identidad.
    Everett miró a los otros dos hombres.
    – Mi nombre verdadero es Robbie Logan.

    Rebecca se había quedado dormida poco después de las noticias de las once y, sin saber qué hacer, Trent había vuelto a casa. Quizá debiera haberse quedado con ella en el hospital, pero Rebecca lo había estado mirando con tanta tristeza que él había decidido darle cierto espacio. Quizá mirar a su marido sólo hacía que se sintiera aún más abatida por haber perdido el niño.
    Por supuesto, no le había dicho que la quería. Le parecía muy arriesgado hacerlo, al verla tan demacrada y silenciosa. Trent se había guardado todas sus emociones para poder ser quien ella necesitaba que fuera en aquel momento: una persona calmada, racional, razonable, lógica.
    Pero aquello había sido el día anterior. Después de toda una noche sin dormir, Trent volvió a toda prisa al hospital. Danny le había dicho que no se separara de ella. Katie le había aconsejado que le dijera que la quería.
    Él no había hecho ninguna de las dos cosas y, al amanecer, se había dado cuenta de que había sido un gran error.
    Un poco antes de las siete de la mañana llegó a la habitación de Rebecca. Esperaba encontrarla dormida, para que cuando abriera los ojos lo viera allí mismo, donde estaba la noche anterior. Entonces le diría lo mucho que significaba para él. Haría lo que tenía que hacer para que Rebecca no se separara de él.
    La puerta de su habitación estaba abierta.
    Se oía un murmullo de voces.
    No estaba sola, pensó Trent. Asomó la cabeza por la puerta y miró. Tampoco estaba dormida. Estaba completamente vestida y rodeada por algunas de sus amigas y compañeras del hospital, charlando con ellas.
    – Rebecca -dijo él suavemente.
    Ella alzó los ojos. Tenía unas profundas ojeras. Él detestaba ver aquellas ojeras en su rostro.
    Una de las enfermeras sonrió.
    – Aquí está tu marido, Rebecca. Que te lleve a casa y que te mime. Sólo comida china y helado de chocolate la semana que viene. Siete días de eso y te aseguro que la pena se habrá desvanecido.
    Rebecca sonrió, poco convencida.
    – Será mejor que ningún nutricionista nos oiga, Donna.
    – Date tiempo, cariño -le dijo Donna, e hizo un gesto para abarcar a las otras mujeres-. Recuerda que las tres hemos pasado por esto.
    – Nosotras cuatro -puntualizó Rebeca.
    Donna señaló a Trent.
    – Digamos que los cinco.
    Rebecca asintió, pero no dijo nada.
    Sus compañeras se despidieron afectuosamente de los dos y los dejaron a solas. Trent se acercó a ella. Sin embargo, Rebeca se puso tensa.
    Y aquella evidente tensión dejó a Trent sin saber qué hacer. Carraspeó y le preguntó:
    – ¿Ha venido el médico? ¿Hay alguna noticia?
    Ella sacudió la cabeza.
    – Ha reiterado lo mismo que dijo ayer. Que no hay ninguna secuela física. Ha dicho que no hay ningún problema y que podré tener más hijos.
    A Trent se le encogió el corazón dolorosamente. Sabía que había sido un error por parte de aquel médico decirle aquello a Rebecca. Trent lo sabía, entre otras cosas, por la expresión abatida de Rebeca.
    No había problema. Otro niño.
    Trent notó una opresión en el pecho. El corazón se le encogió nuevamente.
    ¿Acaso no había sabido siempre que el corazón no era más que un inconveniente, algo peligroso? Tragó saliva y volvió a guardarse sus emociones.
    No era momento de ponerse sentimental. Era momento de ser fuerte para Rebeca y de llevarla de nuevo a casa, al lugar al que pertenecía.

Capítulo 14

    Rebecca se sintió aliviada al entrar en casa de Trent. No porque le resultara acogedora, sino porque allí estaban todas sus cosas: su ropa, sus libros y sus llaves. Allí podría recoger su vida y seguir con ella.
    «Otro destino en otra base. Piensa en ello como en un cambio de destino», se obligó a pensar para reunir fuerzas.
    – ¿Va todo bien? -le preguntó Trent.
    Ella tomó aire y se volvió hacia él.
    – Te habré dejado en paz antes de que vuelvas a casa de trabajar.
    – ¿Trabajar? -le preguntó él con el ceño fruncido-. No voy a trabajar hoy.
    Rebecca se encogió de hombros.
    – Bueno, de todos modos yo voy a empezar a llevarme mis cosas ahora mismo.
    – ¿Qué demonios quieres decir?
    – Trent, nuestro acuerdo es nulo. Porque… bueno, porque ya no vamos a tener un hijo -dijo ella.
    Sin embargo, el sonido de aquellas palabras le sonó muy feo, aunque pensara que aquél era un lenguaje que podía entender el presidente de una gran empresa.
    – Así que me estás diciendo que todo ha terminado. Todo lo que teníamos.
    – Todo lo que teníamos ha terminado -confirmó Rebecca. Después comenzó a subir las escaleras, consciente de que Trent la seguía. Rebecca no podría hacer las maletas si sabía que él estaba vigilándola-. No hace falta que me ayudes. Puedo hacerlo yo sola.
    – Sí, claro -murmuró él-. Así es como nos metiste en este lío, ¿no? Pensando que podrías tener un bebé sola.
    Mientras entraba en la habitación principal, Rebecca se enfureció por sus palabras.
    – Y podría haberlo conseguido. El hecho de que tú te involucraras fue algo inesperado. Que tú fueras el padre de Eisenhower fue un…
    – No digas que fue un error -le ordenó él categóricamente-. No te atrevas a decir que fue un error.
    Rebecca miró al cielo con resignación.
    – Aún eres incapaz de admitir que puedes cometer un error, ¿eh,Trent?
    Al darse cuenta de que no había sacado la maleta, se acercó a la cama y dejó allí toda la ropa.
    – No hagas esto, Rebecca.
    Ella se obligó a mirarlo.
    – Lo siento, Trent. Tienes razón. Eres un buen hombre. De veras, lo creo. Un buen hombre que tiene conciencia. Pero tus responsabilidades conmigo han terminado.
    – Rebecca…
    Tenía que dejarla hablar. Tenía que dejarla hablar mientras aún estaba serena.
    – No tenemos nada en común, Trent. ¿No ha quedado suficientemente claro? El presidente y la enfermera. La mujer que está acostumbrada a las comidas caseras y el hombre que está acostumbrado a las cenas del club social. Aunque te agradezco que tu conciencia no te permita echarme de casa…
    – Sí, es cierto. No te estoy echando de casa. Que conste que eres tú la que se está marchando.
    Y si él no tuviera una actitud tan contenida, aquello podría ser incluso más difícil. Pero su rostro tenía una expresión neutral, como si estuvieran hablando sobre los términos de un contrato en vez de estar hablando del resto de sus vidas.
    – Deja que me vaya ahora, Trent. Al fin y al cabo, ocurriría de todos modos.
    – ¿Estás segura? ¿Y…? -Trent se interrumpió. Se dio la vuelta y, rápidamente, se alejó hasta la ventana y se quedó mirando a la calle.
    Rebecca se dejó caer en el colchón.
    – ¿Qué?
    – Nos entendemos muy bien en la cama. Yo me llevo bien con tus amigos y tú te llevas bien con mis amigos y con mi familia.
    – Eso no es suficiente para mí, Trent.
    – Pero hay más, demonios. Sé que hay más cosas entre nosotros.
    – ¿Por ejemplo? Dime una sola cosa, Trent.
    Trent se dio la vuelta y la miró fijamente.
    – El amor.
    Ella se sintió alarmada. ¿Acaso quería quedarse con ella porque sentía lástima? ¿Se sentía tan obligado por lo que ella sentía por él como se había sentido antes por el niño?
    – Tú no crees en el amor.
    – ¿Y si te dijera lo contrario? -respondió Trent, e hizo un gesto vago con la mano-. He visto el amor por aquí. Lo he sentido.
    Así que él se había dado cuenta de que ella estaba enamorada de él. Y estaba intentando hacerle creer que él sentía lo mismo.
    – Trent, tú no pareces un hombre que pueda sentir amor. Más bien eres un hombre que, cuando se propone algo, no para hasta que lo consigue. Pero en esta ocasión no es necesario que lo consigas, Trent. Puedes dejarme marchar.
    – Rebecca…
    – No puedes dar todos los pasos que llevan hasta el amor sin sentirlos, Trent. Lo siento, pero eres un hombre demasiado desapasionado como para conseguir que yo me lo crea.
    Y, como si quisiera demostrárselo, sin decir una palabra más, su marido salió del dormitorio y de su vida.

    Sin pensar, Trent condujo hasta Crosby Systems y pasó por delante de la mesa vacía de Claudine para encerrarse en su despacho. Cerró la puerta y puso su escritorio de caoba entre él y el resto del mundo.
    Aquél era su mundo, pensó, mirando la pila de informes y de mensajes que lo esperaban. Aquello siempre estaría allí para llenar su tiempo y su vida de sentido.
    Cuando sonó el interfono, apretó el botón de escucha.
    – ¿Sí?
    La voz de su ayudante arremetió contra él.
    – ¿Qué estás haciendo aquí?
    – Dirigir esta empresa -respondió, y cortó la comunicación.
    Sonó otra vez el timbre. Fue un sonido enfadado, como el zumbido de una abeja dispuesta a picar. Él utilizó todo su control cuando respondió.
    – ¿Sí?
    – ¿Qué estás haciendo aquí hoy?
    ¿Y qué otra cosa podía hacer? Su mujer estaba haciendo las maletas para dejarlo y él había decidido que no se iba a quedar a verlo. Aunque le hubiera dicho que quería que se quedara porque la quería, ella no lo hubiera creído. Así que, ¿de qué habría servido?
    – ¿Qué estás haciendo aquí hoy? -le preguntó de nuevo Claudine.
    – Trabajar, verdulera -le dijo a Claudine por el interfono-.Trabajar.
    Ya que lo había dicho, sabía que tenía que hacerlo. Tomó la carpeta que tenía más a mano y la abrió. Después la cerró de golpe. Era una carpeta que le había prestado Katie. Bueno, más bien Peter. Había hecho una búsqueda exhaustiva de los mejores cochecitos, colchones y sillas de niño.
    Trent se lo había pedido prestado. Sin embargo, en aquel momento no podía soportar tenerlo a la vista en su oficina. Decidió que llamaría a Katie para que fuera a buscarlo y llamó a su oficina. No obtuvo respuesta.
    Bien. Metió la carpeta bajo el montón de informes y tomó la siguiente carpeta. Sin embargo, la que estaba al fondo seguía distrayéndolo. La esquina de un recorte del artículo de una revista se salía de entre la cartulina, y Trent veía una fotografía de un oso de peluche.
    Con una maldición, intentó comunicarse con su hermana de nuevo. Pero tampoco obtuvo respuesta. Llamó a su secretaria. Tampoco. Entonces llamó a Claudine.
    – ¿Dónde demonios está todo el mundo? -preguntó.
    El suspiro de Claudine le llegó a través del interfono.
    – ¿Qué necesitas, jefe?
    A Rebecca. A Eisenhower. Necesitaba que su vida fuera como él quería. Pero se quitó todo aquello de la cabeza.
    – ¿Dónde está mi hermana? -le preguntó.
    – En casa.
    – ¿En casa? ¿No es la vicepresidenta? ¿No tiene que trabajar?
    – Está trabajando desde casa hoy, tirano. Quizá tú deberías hacer lo mismo.
    Él miró con cara de pocos amigos al interfono.
    – Estás despedida. Prepara los papeles.
    – Muy bien, lo haré la semana que viene. 0 más pronto, si no recuperas el sentido común, Trent. Tienes que estar en otro lugar en este momento. Tienes que atender otros asuntos.
    – Rebecca quiere estar sola -dijo. No podía admitir que ella no lo quería. Aún no-. Está disgustada por el aborto.
    – ¿Y tú no?
    – Claro que sí.
    Sí, estaba muy disgustado. Pero no iba a pensarlo. ¿Cómo podía haber perdido otro niño? No, no, no. Sentía una angustia muy grande que le oprimía el pecho. Casi no podía respirar. «Olvida al bebé. Olvida todo lo que no sea el trabajo».
    Su mirada se posó de nuevo en la esquina de aquel artículo. Tenía que librarse de aquella endemoniada carpeta.
    – Tengo un recado que hacer. Podrás localizarme en casa de Katie.

    Su hermana le abrió la puerta con la misma pregunta que Claudine.
    – ¿Qué estás haciendo aquí?
    Él le dio la carpeta.
    – Te he traído esto.
    Cuando él se dio la vuelta para marcharse, ella lo agarró del brazo.
    – No tan rápido. Quiero saber qué tal está Rebecca. Y qué tal estás tú.
    – No tienes que preocuparte por mí. Rebecca se marcha.
    – ¿Qué?
    Que habían vuelto a abandonarlo, pensó Trent. Antes de conocer a Rebecca, él era listo. Sabía que el amor era un mito que la gente como su hermana y Peter decía que sentía para sacar algo en claro de su atracción sexual. Pero entonces, había llegado Rebecca. Con su suavidad, había conseguido suavizar también las aristas afiladas de su cinismo. Y él había bajado la guardia, se había vuelto vulnerable de nuevo. A ella, a sus sentimientos.
    Todo se había ido al diablo cuando había dejado de esperar lo peor de todo el mundo.
    – La misma canción, segunda estrofa -le dijo a su hermana.
    – ¿Qué? -repitió ella, y después miró por encima de su hombro-. No podemos hablar en este momento. La policía acaba de llegar.
    Trent se quedó sorprendido y miró hacia atrás.
    – ¿La policía?
    – Mis suegros están dentro. Unos detectives los llamaron antes para hablar con ellos y han decidido reunirse aquí.
    – Me voy, entonces…
    – ¡No! -Katie lo agarró con fuerza por el brazo-. No quiero que te vayas de aquí sin que hayamos hablado de esto.
    Trent no supo por qué permitió que su hermana lo arrastrara hacia dentro de la casa. Bueno, sí lo sabía. No quería estar a solas consigo mismo en aquel momento. Mientras Katie saludaba a los policías, él asomó la cabeza al salón para decirles hola a Peter y a sus padres.
    – Me quedaré en el despacho, si te parece bien -le dijo a su cuñado.
    Fue la señora Logan la que respondió, con una de sus encantadoras sonrisas.
    – Trent, eres de la familia, ¿recuerdas? Y nos han dicho que esto tiene algo que ver con Children's Connection. Ya sabes lo que ha estado ocurriendo allí, así que siéntate -le dijo Leslie, y después miró a su marido-. Terrence está de acuerdo conmigo, ¿verdad?
    Aunque no parecía que Terrence estuviera tan convencido como su mujer, asintió. Trent pensó que aquella pareja llevaba más de cuarenta años casada, y se preguntó cómo se las habrían arreglado para conseguirlo. Respeto, decidió. Y confianza. Si el amor era un sentimiento vacío, falso e inconstante, entonces un matrimonio tan largo debía basarse en el respeto y la confianza.
    0 no. Porque, demonios, él había respetado a Rebecca. Y en cuanto a la confianza…
    «No confiaste en ella lo suficiente como para decirle cuáles eran tus sentimientos».
    En aquel momento, Katie hizo entrar a los detectives al salón. Después de que los presentara como el detective Levine, un hombre de mediana edad, y como la detective Ellen Slater, una mujer joven, ambos del Departamento de Policía de Portland, Trent se retiró a un rincón.
    – Señor y señora Logan, tenemos noticias de su hijo Robbie.
    ¡Robbie! Trent se inclinó hacia delante en el asiento.
    – ¿Noticias sobre Robbie? -repitió Leslie Logan-. Pero yo creía…
    – Hace veintiocho años, ¿conocían ustedes a unas personas llamadas Joleen y Lester Baker?
    Los Logan se miraron y sacudieron la cabeza.
    El detective miró a Trent.
    – ¿Y usted,, señor Crosby? ¿Le dicen algo esos nombres?
    Trent reflexionó sobre ello un momento.
    – No. Sólo tenía nueve años, pero no reconozco esos nombres.
    – ¿Qué quiere decir? -le preguntó Terrence calmadamente al detective, y le tomó la mano a su mujer-. ¿Son ésas las personas que secuestraron a nuestro hijo?
    – Sí -asintió el detective-. Hemos averiguado que Lester Baker atrajo a Robbie hasta su camioneta. A causa de su riqueza, los investigadores en aquel tiempo esperaron que el secuestrador pidiera un rescate, pero la verdad es que Lester salió rápidamente de la ciudad para volver con su mujer, Joleen. Años antes habían perdido un hijo, y Lester pensó que Robbie podría reemplazarlo.
    – ¿Son… gente buena? -susurró Leslie.
    El detective Levine hizo un gesto apesadumbrado.
    – Por la información que tenemos, ambos han muerto, pero no, señora Logan, no puedo decir que fueran buena gente. Bebían y salían huyendo cuando la ley o los caseros se les acercaban demasiado. Estuvieron viviendo en Ohio, Michigan e Indiana. Diez años después del secuestro, Lester abandonó a su mujer y al chico, y más tarde se mató en un accidente. Joleen vivió hasta el año dos mil uno. Entonces, murió de cáncer de hígado.
    – ¿Y mi hijo? -preguntó Leslie, que se había quedado muy pálida.
    – Justo antes de que Joleen Baker muriera, él descubrió lo que le había ocurrido cuando era pequeño.
    – ¿Qué quiere decir? -intervino Terrence-. ¿No lo recordaba?
    El detective Levine sacudió la cabeza y señaló a su compañera.
    – Señor y señora Logan -comenzó a decir la joven-. Además de detective de la policía de Portland, soy psicóloga. Se me ha pedido que fuera asesora en este caso. Tienen que entender que en el viaje que hizo su hijo mientras lo alejaban de su casa aquel noviembre de hace veintiocho años, le dieron sedantes. Y durante los días siguientes recibió más dosis. Las drogas y el trauma fueron las primeras herramientas, muy efectivas, para lavarle el cerebro al niño. La mente humana es elástica y resistente, y la de Robbie hizo lo que tenía que hacer para sobrevivir -les explicó, e hizo una pausa.
    – Por favor, continúe -le pidió Terrence.
    – Los Baker le dijeron a Robbie que había sido malo. Que sus padres ya no lo querían.
    Leslie emitió un jadeo.
    – ¡Robbie no pudo creerse eso! ¡Él sabía que lo adorábamos!
    La detective Slater asintió.
    – En cierto modo, eso hizo más imperativo aún que Robbie enterrara su antigua vida y aceptara la nueva. Ese amor que él recordaba le hacía mucho daño, porque él veía que el regresar no estaba al alcance de su mano. Así que aceptó aquella nueva identidad como protección hacia los Baker, que tenían un comportamiento violento, y como protección hacia los recuerdos agridulces del pasado.
    Leslie se tapó la boca con la mano. Peter se acercó rápidamente a su madre.
    – ¿Mamá? ¿Te traigo algo? -le dijo. Miró a su padre, cuya expresión no había vacilado-. Papá, ¿estás bien?
    – Sí, hijo, estoy bien -respondió Terrence Logan, y tomó aire-. ¿Y qué pasó después?
    La detective miró a Leslie y titubeó.
    Trent apretó los puños sin poder evitarlo. ¿Qué le había ocurrido al pequeño Robbie? Terrence Logan debía de tener agua helada en las venas si podía seguir sentado allí tan tranquilo, como si fuera de piedra.
    – Robbie supo la verdad por Joleen poco antes de que ella muriera. Él ya había terminado la universidad y tenía un buen trabajo en St. Louis. Al saberlo todo, se quedó asombrado. Los recuerdos que había tenido durante su vida los había descartado como si fueran fantasías.
    – Pero… el dos mil uno -dijo Peter-. Eso fue hace poco. ¿Por qué no se puso en contacto con papá y mamá?
    – Había pasado por muchas cosas con los Baker -dijo la detective Slater-. Más que muchas cosas. Después de todo lo que tuvo que experimentar, sentía que no era lo suficientemente bueno para su familia verdadera.
    – ¿Que no era lo suficientemente bueno? -Katie se levantó para acercarse a su suegra y le puso las manos sobre los hombros-. Eso no tiene sentido.
    – En parte, se culpaba a sí mismo por lo que sucedió. Pensaba que debía haber sido capaz de escapar y de encontrar la manera de volver con su familia -le explicó la detective.
    Leslie se hundió entre los cojines del sofá.
    – Mi niño -dijo, llorando-. Mi pobre niño…
    Katie miró a Trent. Ella también estaba llorando. Y Trent sabía que estaba pensando lo mismo que él. ¿Y si su sobrino, el hijo de Danny, estaba en manos de gente como los Baker? Peter miró a su mujer, se dio cuenta de la angustia que sentía y se acercó a ella para abrazarla.
    Trent apretó los puños y se preguntó por qué hacía tanto frío en aquella esquina. Katie y Peter tenían una casa con muchas corrientes.
    – Señor y señora Logan -dijo el detective Levine-. No sé cómo decirles lo siguiente…
    – Sin rodeos -le indicó Terrence Logan-. Díganoslo sin rodeos.
    El detective asintió.
    – Su hijo se mudó a Portland, pero no se atrevió a ponerse en contacto con ustedes. Se mezcló con mala gente, señores Logan. Con muy mala gente.
    Terrence asintió.
    – Me está diciendo que Robbie no está muerto.
    – No. Robbie está bajo custodia policial, acusado de varios delitos cometidos con el nombre de Everett Baker.
    – ¿Everett Baker? -preguntó Leslie, abrumada.
    ¡Everett Baker! Trent no podía creerlo. Cuando la policía le había preguntado por Joleen y Lester Baker, Trent no había relacionado los apellidos.
    – ¿Everett Baker? -dijo Terrence. Era imposible saber lo que estaba pensando. Tenía el rostro sin expresión y la voz neutral.
    Trent pensó de nuevo que le corría agua helada por las venas. Rebecca lo había acusado de no tener emociones, pero Terrence Logan era el verdadero robot de Portland.
    «Pero así es como te ve Rebecca a ti».
    Leslie miró a su marido y después a Peter y a Katie.
    – ¡Está vivo! -dijo, y se desmayó.
    Todo el mundo se acercó rápidamente a ella, pero sólo tardó uno o dos segundos en recuperar el conocimiento. Katie y Peter quisieron llamar a una ambulancia, pero Leslie les aseguró que estaba bien.
    – Ha sido la excitación -les dijo.
    Ellos la taparon con una manta y, al cabo de unos instantes, su rostro recuperó algo de color. Después extendió una mano hacia Terrence.
    – ¡Querido, nuestro Robbie! ¡Nuestro Robbie!
    Él se llevó la mano de su mujer a los labios y sonrió. Era la primera emoción que Trent había percibido en él. Después, Terrence comenzó a llorar, con la misma sonrisa en la cara.
    Atónito por el cambio del semblante de Terrence, Trent dio un paso atrás y se topó con Peter.
    – Tu padre… ¿está bien?
    Peter asintió.
    – Mi padre consigue mantener la cabeza fría durante mucho tiempo, pero no cometas el error de pensar que no tiene corazón.
    «No cometas el error de pensar que no tiene corazón».
    Con sólo ver a Terrence compartiendo aquellas emociones con su mujer, uno podía darse cuenta de que sí tenía corazón.
    Terrence miró hacia arriba, hacia Peter y Trent.
    – ¡Nuestro hijo está vivo!
    Y Trent creyó que entendía un poco la alegría del otro hombre, porque su hijo no estaba vivo.
    Antes de que aquel pensamiento lo superara, antes de empezar a gritar de dolor, salió de casa de Katie.

Capítulo 15

    Desde la sala de estar, Rebecca oyó cerrarse la puerta principal de la casa de Trent y se asomó al vestíbulo. Él estaba allí. Desde la última vez que ella lo había visto, Trent se había quitado la chaqueta y la corbata. Estaba despeinado y se había remangado la camisa descuidadamente. Ella nunca lo había visto tan desarreglado.
    – Has vuelto.
    – Sí.
    – Bien, me alegro.
    Él se quedó sorprendido.
    – ¿Te alegras?
    – Necesito que me ayudes. Ven a la sala -le pidió Rebecca.
    Mientras entraban, ella tuvo unos segundos para parpadear y atajar las lágrimas que amenazaban con derramársele por las mejillas.
    – ¿Qué necesitas? -le preguntó él.
    «A ti. A nosotros. Todo como era antes, pero mejor». Sin embargo, aquello no podía ser, así que Rebecca se lo quitó de la cabeza.
    – El castillo de juguete es demasiado grande y no cabe por la puerta. Quizá entre los dos podamos oprimirlo un poco, o sacarlo inclinado, o algo así.
    Él se metió las manos en los bolsillos y observó el castillo de cartón con la cabeza ladeada. Ella también lo miró. Ya quedaba muy poco por hacer antes de que estuviera listo para Merry. Durante la semana anterior, los dos habían terminado la construcción y después ella había ido dando los toques finales durante sus ratos libres. Lo había pintado de verde, con ladrillos rojos alrededor de la puerta y las ventanas. El tejado y el puente levadizo eran azules. Había margaritas de colores en la hierba que crecía en la parte baja de los muros.
    Rebecca se inclinó para levantar el puente levadizo. Lo empujó por la parte de la puerta y notó que los parches de velero lo cerraban un poco. Aquello también había sido una brillante idea de Trent. Después se agachó por la parte trasera y le dio un pequeño empujón que lo movió un par de centímetros.
    – 0 quizá si yo empujara y tú tiraras…
    Trent tiró del castillo y lo deslizó hacia la entrada un par de metros.
    – Es demasiado grande -le dijo a Rebecca-. Nunca lo vamos a conseguir así.
    – ¡Pero tengo que llevármelo! -respondió ella. No podía dejarse nada atrás. No podía-. Tiene que haber un modo de sacarlo.
    Hubo otro momento de silencio. Entonces, ella oyó los pasos de Trent en la cocina. Oyó que abría un cajón y después lo cerraba.
    – Puedes utilizar esto -le dijo él cuando volvió.
    Rebecca rodeó el castillo y lo miró. Llevaba un cortador en la mano.
    Ella se quedó observándolo y tragó saliva. Después alzó la mirada.
    – ¿Quieres que corte el castillo de Merry?
    – Si quieres sacarlo de aquí, tendrás que hacerlo.
    Ella alargó la mano para tomar el cortador, pero los dedos le vacilaron antes de hacerlo. Respiró profundamente y se obligó a bajarlos.
    Sin embargo, antes de que Rebecca tomara el cortador, Trent cerró el puño y bajó el brazo.
    – No hagas eso, Rebecca -le dijo-. No destruyas algo que hemos construido juntos.
    – Pero no hay otra forma de hacerlo. Tú mismo lo has dicho.
    Él apretó los labios.
    – Podría quedarse donde está. Tú podrías quedarte donde estás.
    – Trent…
    – Está atascado ahí, Rebecca. Igual que tú estás atascada en mi corazón.
    Ella sacudió la cabeza.
    – No. Tú no me quieres. Tú no quieres eso.
    – Bueno, Rebecca, quizá no esté muy contento -le explicó él en un tono de impaciencia-. Quizá estuviera acostumbrado a pasarme dieciocho horas al día en la oficina. Quizá se me diera muy bien ser Trent Crosby, el presidente de la empresa adicto al trabajo, pero no se me da bien en absoluto ser Trent Crosby, marido y amante de Rebecca. Pero no tengo elección.
    – Eso es porque te sientes responsable por mí.
    Él suspiró.
    – Me concedes demasiados méritos.
    Ella no lo creía. Aquél era un hombre que había criado a sus hermanos pequeños. El hombre que tenía nueve años cuando se había sentido culpable por el secuestro de otro niño en su casa.
    – Entonces, es que nuestro matrimonio fue un error y tú no quieres admitirlo -le dijo Rebecca, intentando utilizar todo lo que se le ocurría para mantenerse a salvo de él.
    Trent apretó la mandíbula y dio un paso hacia ella.
    – Reconozco que me equivoqué en cuanto al amor. Eso es lo que estoy admitiendo, Rebecca. Estoy diciendo que te quiero. Que estoy enamorado de ti.
    – No -respondió ella, sacudiendo la cabeza con vehemencia. No podía permitirse creerlo-. No.
    – ¡Maldita sea! -exclamó él y, enfadado, tiró el cortador a una esquina-. ¿Qué hace falta para llegar hasta tu corazón, Rebecca?
    Rebecca comenzó a llorar. Hacía semanas que él había llegado hasta el fondo de su corazón. Sin embargo, ella no podía permitir que Trent lo supiera, así que se secó las lágrimas de las mejillas.
    – Lo siento, lo siento. Son las hormonas. El médico me dijo que podía ocurrirme.
    – Oh, demonios, Rebecca. -Trent se acercó a ella y la abrazó-. ¿No ves que éste no es el momento para tomar una decisión tan importante?
    Ella quería apartarse de él. Sin embargo, se quedó donde estaba, entre sus brazos, sacudiendo la cabeza.
    – No eres tú misma.
    Rebecca alzó los ojos llorosos para mirarlo.
    – Sí soy yo, Trent. Estoy asustada. Tú no creías en el amor. Yo no creía que pudiera pasarme de nuevo. Esto que hay entre los dos tiene que ser otra cosa. Tiene que serlo.
    – Yo no sé cuál es la respuesta. No sé qué es lo que ha cambiado. Nos vimos en esta situación…
    – Por error.
    – Nos vimos en esta situación que nos dio la oportunidad de encontrarnos el uno al otro. ¿Y qué hicimos?
    – Nos convencimos para casarnos y después lo embrollamos todo.
    – Hicimos este castillo, Rebecca. Construimos algo que reflejaba lo que teníamos dentro.
    – Tengo que decir que tú fuiste el que se nombró a sí mismo arquitecto real.
    – Sí, ¿verdad? ¿Y no te parece que al menos por eso me merezco que te fíes de mí y que creas también que esto puede tener un final feliz?
    Rebecca se apartó de él y se llevó la mano al vientre.
    – Ya no hay final feliz.
    Él tomó aire bruscamente.
    – No de la manera que lo planeamos, pero piensa esto: si hubiera nacido Eisenhower, siempre habríamos pensado que tuvimos que casarnos. De este modo, sabremos que elegimos estar juntos.
    – Estás intentando convencerme con la lógica, ¿verdad?
    Él sonrió.
    – ¿Y funciona?
    Ella ya no podía negarlo más. No tenía sentido.
    – Está bien, Trent, está bien. Yo te quiero. Estoy enamorada de ti -dijo, pero alzó la mano cuando él intentó acercarse a ella-. Pero yo… yo necesito algo más de ti. Hay algo que falta.
    – ¿Qué? ¿Qué puede faltar?
    Él había hablado de su corazón, pero ella no lo había visto. Rebecca se encogió de hombros.
    Trent la miró y sacudió la cabeza.
    – Eres una negociadora muy dura, Rebecca Crosby, ¿lo sabías?
    – No soy uno de tus clientes, Trent.
    Y aquél era el quid de la cuestión, pensó ella. Aunque él había conseguido decirle todas aquellas cosas, Rebecca tenía miedo de que estuviera llevando las cosas como si se tratara de una reunión de negocios, pasando todos los puntos del día.
    Él habló de nuevo, en un tono impaciente.
    – He vuelto a casa porque creo en ti. En nosotros. ¿Qué tengo que hacer para demostrártelo, Rebecca?
    – Enséñame tu corazón, Trent -le dijo ella. No sabía explicárselo de otra manera más sencilla-. No me hables de lo que hay en él. Enséñamelo.
    Él se pasó la mano por el pelo.
    – He tomado tu té verde…
    – Enséñamelo.
    – ¡Maldita sea! La semana pasada hice la colada…
    – Enséñamelo.
    Él la miró con frustración y exasperación. Tenía el pelo revuelto y estaba echando chispas. Al menos, estaba menos perfecto que de costumbre.
    – Maldita sea, Rebecca -repitió. Después bajó la cabeza y murmuró algo extraño-. Esto es culpa tuya, Terrence Logan.
    Entonces, Trent miró a Rebecca fijamente. Alzó las manos y tiró de ambos lados de la camisa hasta que se la abrió rasgándose los botones.
    Ella se sobresaltó.
    – ¿Qué…?
    Entonces, lo vio. De una cadena más larga que la que le había regalado a ella, Trent se había colgado al cuello la pequeña figura del ángel. Aquel ángel colgaba en mitad del pecho de Trent.
    – Te lo dejaste en el lavabo del baño -le dijo él con la voz ronca-. La noche en que estabas en el hospital yo lo recogí y… no pude dejarlo en ningún sitio.
    Ella lo miró a la cara y se quedó paralizada. Ya no era el mismo Trent frío y siempre correcto que ella había visto mil veces. En su lugar había un hombre de sangre caliente que sentía la tristeza, la angustia y el dolor. Un hombre que sentía de verdad. Él se cubrió el corazón con la mano y se dio la vuelta.
    – Oh, Dios, Rebecca. Dios, Rebecca, hemos perdido a Eisenhower.
    Ella corrió hacia él, lo abrazó y apoyó la mejilla en su espalda. Abrazó con fuerza a aquel hombre que no había querido perder otro niño.
    – Lo sé,Trent. Lo sé, mi amor.
    Después lo arrastró hasta el sofá y siguió abrazándolo con fuerza. Él apoyó la cabeza sobre la de ella y después la besó en la mejilla. Estaba húmeda. Debía de haber estado llorando de nuevo. No, era él mismo.
    Meciéndose suavemente, se consolaron el uno al otro con palabras que ella no recordaría nunca.
    Pero las palabras no importaban. Sus corazones sí. Rotos, curados, rotos de nuevo. Y después, curados para siempre.
    Trent se apartó ligeramente de Rebecca y tomó su cara entre las manos.
    – Lo siento. Lo siento. Tenía miedo de que, enfrentándome a la verdad, sintiera el dolor como algo real. Pero duele de todos modos. Me da tanta pena haber perdido a nuestro bebé…
    Pero se habían encontrado el uno al otro.
    Rebecca posó la mano sobre el ángel que descansaba en el pecho de Trent. Había otro ángel esperándolos en algún lugar, ¿verdad? ¿Sonriendo? ¿Esperando a otro momento para entrar en sus vidas?
    Claro que sí.
    – Te quiero -le dijo Trent.
    Y en aquella ocasión, ella lo sintió.
    Rebecca miró el castillo y después miró a su marido. Con Trent a su lado, tenía a aquella persona para amar que había querido tener toda su vida. Si estaban juntos, todo iría bien. Juntos, ya no era tan difícil creer en los finales felices.

Christie Ridgway


***

Top.Mail.Ru