Скачать fb2
Asesina Oscura

Asesina Oscura

Аннотация

    Un rumor ha persistido en el mundo de los vampiros acerca de un oscuro asesino -una mujer- que viaja con una manada de lobos y cualquier vampiro que la encuentre es asesinado. Misteriosa, esquiva y aparentemente imposible de matar, ella es la única cazadora que infunde terror en los corazones de los vampiros.
    Ivory Malinov es esa mujer, traicionada por su propia gente, por su familia, por todos los que ella aprecia y caza durante la noche con sólo su manada para mantener su cordura. No ha hablado o estado con cualquier otra persona durante cien años salvo aquellos de los que se alimenta o asesina. Ella tropieza accidentalmente con un cuerpo mientras regresa a su guarida y descubre… a su compañero.
    Él es Razvan, conocido como un criminal odiado, detestado, temido y aborrecido por todos los Cárpatos. También es un Buscador de Dragones, uno de los más grandes linajes de todos los Cárpatos. Mantenido cautivo durante casi toda su vida por su abuelo, el enemigo más encarnizado de los Cárpatos busca el amanecer para acabar con su terrible existencia.
    Ésta es una historia de dos personas, horrendamente traicionadas, heridas en espíritu, luchadores a muerte, quienes deben pelear para unirse en contra de un enemigo común.


Christine Feehan Asesina Oscura

    Nº 20 de la Serie Oscura-Cárpatos

Capítulo 1

    El remolino de niebla veló las montañas y se arrastró hasta el profundo bosque, ensartando capas de blanco a través de los árboles cargados de nieve. Profundas depresiones llenas de nieve ocultaban la vida bajo la capa de cristales de hielo y a lo largo de las orillas de la corriente. Los arbustos y los campos de hierba se alzaban como estatuas, congelados en el tiempo. La nieve daba al mundo un tinte azulado. El bosque, donde colgaban carámbanos y la corriente de agua estaba congelado en formas extrañas, parecía un misterioso y extraño mundo.
    Limpio, frío y vigorizante, el cielo de la noche relucía con el brillo de las estrellas, y una luna llena resplandeciente rociaba de luz plateada el suelo congelado. Las sombras silenciosas resbalaban por los árboles y los arbustos cubiertos de hielo, moviéndose con absoluta cautela. Unas grandes patas dejaban rastros en la nieve, de unos buenos quince centímetros de diámetro y en una sola fila, el rastro serpenteaba entre los árboles y la espesa maleza.
    Aunque parecían en buena forma, fuertes, con músculos de acero curvándose bajo la piel gruesa, los lobos tenían hambre y necesitaban alimento para mantener a la manada viva a través del largo y brutal invierno. El alfa se detuvo repentinamente, quedándose muy quieto, olfateando el rastro a su alrededor, levantando la nariz para olisquear el viento. Los otros se detuvieron, sólo fantasmas, sombras silenciosas que se abrieron en abanico inmediatamente. El alfa se adelantó, permaneciendo a favor del viento mientras los otros se agachaban, esperando.
    A un metro de distancia, un gran pedazo de carne cruda yacía en el sendero, fresca, el olor vagaba por el aire tentadoramente hacia el lobo. Cauteloso la rodeó, utilizando la nariz para detectar el peligro potencial. Al no olfatear nada excepto la carne, babeando saliva y con el vientre vacío, se acercó otra vez, aproximándose a favor del viento, orientándose hacia el gran pedazo de alimento salvador. Se acercó tres veces y se retiró, pero no se presentó ninguna insinuación de peligro. Se aproximó una cuarta vez y algo se deslizó sobre su cuello.
    El alfa saltó atrás y el alambre se tensó. Cuanto más luchaba, más le cortaba el alambre, estrangulando el aire de sus pulmones y aserrando la carne. La manada lo rodeó, su compañera se apresuró a ayudarlo. Ella comenzó a luchar cuando otro alambre le atrapó el cuello, casi haciéndola caer.
    Por un momento hubo quietud, rota sólo por el aliento jadeante de los dos lobos atrapados. Una ramita chasqueó. La manada se giró y se disolvió en una ráfaga de sombras huidizas, de vuelta a la gruesa cobertura de los árboles. Los arbustos se separaron y una mujer entró en el claro. Iba vestida con botas negras de invierno, pantalones negros bajos en las caderas, un chaleco negro sin mangas que le dejaba el estómago al descubierto y tenía tres juegos de hebillas de acero recorriendo la mitad de él. Las seis hebillas eran brillantes, casi decorativas, con diminutas cruces encajadas en las piezas cuadradas de plata.
    El abundante pelo negro azulado se extendía más allá de la cintura, peinado hacia atrás en una gruesa trenza. El largo abrigo con capucha que llevaba, hecho de lo que parecía ser la piel de un solo lobo plateado, le caía por todo el cuerpo hasta los tobillos. Llevaba una ballesta en la mano, una espada en una cadera y un cuchillo en la otra. Asomaban flechas del carcaj que llevaba sobre el hombro, y bajando por el interior de la larga piel del lobo había pequeños lazos que contenían varias armas de hojas afiladas. Una pistolera baja, adornada con filas de diminutas puntas de flechas planas y afiladas, albergaba una pistola en su cadera.
    Se detuvo por un momento, inspeccionando la escena.
    – Estaos quietos -siseó, con enojo y autoridad en su voz suave.
    A su orden, ambos lobos dejaron de luchar instantáneamente, esperando, con cuerpos temblorosos, los costados moviéndose pesadamente y las cabezas bajas para aliviar la terrible presión alrededor de las gargantas. La mujer se movió con fluida gracia, deslizándose sobre la superficie en vez de hundirse en la cama de nieve helada. Estudió las trampas, una multitud de ellas, con disgusto en sus oscuros ojos.
    – Han hecho esto antes -regañó-. Te las he mostrado, pero estabas demasiado ansioso, buscando una comida fácil. Debería dejarte morir aquí en agonía. -Incluso mientras reprendía a los lobos, retiró un par de cutters de dentro de la piel del lobo y cortó los alambres, liberando a los animales. Enterró los dedos en el pelaje, sobre los profundos cortes en sus gargantas y colocó la palma de la mano sobre los tajos, canturreando suavemente. Una luz blanca ardió bajo la mano, resplandeciendo a través de la piel de los lobos.
    – Esto debería haceros sentir mejor -dijo, el cariño se arrastró en su tono mientras rascaba las orejas de ambos lobos.
    El alfa gruñó una advertencia y su compañera mostró los dientes, ambos miraban más allá de la mujer. Ella sonrió.
    – Lo huelo. Es imposible no oler el nauseabundo hedor del vampiro.
    Giró la cabeza y miró por encima del hombro al alto y poderoso macho que emergió del tronco torcido y nudoso de un gran abeto. El tronco estaba abierto, casi partido en dos, ennegrecido y pelado, las agujas en los miembros extendidos se marchitaban mientras el árbol expulsaba a la criatura venenosa de sus profundidades. Los carámbanos llovieron como pequeñas lanzas mientras las ramas tiritaban y se sacudían, temblando ante el contacto con una criatura tan asquerosa.
    La mujer se levantó elegantemente, girándose para encarar a su enemigo, indicando por gestos a los lobos que se fundieran con el bosque.
    – Veo que tienes que recurrir a poner trampas para conseguir sustento estos días, Cristofor. ¿Eres tan lento y nauseabundo que no puedes atraer a un humano para usarlo como alimento?
    – ¡Asesina! -La voz del vampiro parecía oxidada, como si sus cuerdas vocales fueran raramente utilizadas-. Sabía que si atraía a tu manada hacia mí, vendrías.
    La ceja de ella se disparó hacia arriba.
    – Una bonita invitación entonces, Cristofor. Te recuerdo de los antiguos días, cuando eras un joven todavía considerado guapo. Te dejé en paz por consideración a los viejos tiempos, pero veo que anhelas el dulce alivio de la muerte. Bien, viejo amigo, que así sea.
    – Dicen que no se te puede matar -dijo Cristofor-. La leyenda que obsesiona a todo vampiro. Nuestros líderes dicen que te dejemos en paz.
    – ¿Tus líderes? ¿Os habéis unido entonces, os habéis juntado contra el Príncipe y su gente? ¿Por qué buscas la muerte cuando tienes un plan para gobernar todo los países? ¿El mundo? -Rió suavemente-. Me parece que eso es un deseo tonto, y mucho trabajo. En los viejos tiempos, simplemente vivíamos. Esos fueron días felices. ¿No los recuerdas?
    Cristofor estudió el rostro perfecto.
    – Me dijeron que fuiste reconstruida, una tira de carne cada vez, más la cara y el cuerpo son como eran en los viejos tiempos.
    Ella se encogió de hombros, negándose a permitir las imágenes de aquellos años oscuros, el sufrimiento y el dolor… auténtica agonía… cuando su cuerpo se negaba a morir y yacía profundamente en la tierra, despojado de carne y abierto a los abundantes insectos que se arrastraban en la tierra. Mantuvo la cara serena, sonriendo, pero por dentro estaba inmóvil, enroscada, preparada para explotar a la acción.
    – ¿Por qué no te unes a nosotros? Tienes más razones que cualquier otro para odiar al Príncipe.
    – ¿Y unirme a los que me traicionaron y mutilaron? Creo que no. Emprendo la guerra donde se debe. -Flexionó los dedos dentro de los ceñidos guantes delgados-. Realmente no deberías haber tocado a mis lobos, Cristofor. Me has dejado poca elección.
    – Quiero tu secreto. Dámelo y te permitiré vivir.
    Ella sonrió entonces, una hermosa sonrisa con dientes pequeños y blancos como perlas. Los labios eran rojos y llenos, una excitante y sexy curva que lo invitaba a compartir su humor. Inclinó la cabeza a un lado, moviendo la mirada por su cara, evaluándolo con cuidado.
    – No tenía la menor idea de que habías llegado a ser tan tonto, Cristo. -Le llamó por el nombre que ella había utilizado cuando jugaban juntos de niños. Antes. Cuándo el mundo estaba bien-. Soy la asesina de vampiros. Tú me has convocado con tus trampas -ondeó una mano despreciativa-, ¿y crees que debería sentirme intimidada por ti?
    Él le sonrió, una sonrisa maliciosa y malvada.
    – Te has vuelto arrogante, Asesina. Y descuidada. No tenías ni idea de que la trampa era para ti y no para tus preciosos lobos. No tienes más elección que darme lo que deseo, o morirás esta noche.
    Ivory encogió los esbeltos hombros y el abrigo plateado onduló, moviéndose como si estuviera vivo. En un momento fluía flojamente alrededor de los tobillos y al siguiente había desparecido, asimilado sobre la piel hasta que seis tatuajes de feroces lobos adornaron su cuerpo desde la parte baja de la espalda al cuello, envolviéndose alrededor de cada brazo como mangas.
    – Que así sea -dijo ella suavemente, los ojos en los de él.
    Girando, sacó la espada con una mano y corrió hacia él, subiéndose sobre una roca cubierta de nieve para impulsar su cuerpo al aire. Sintió la mordedura de una trampa oculta, e interiormente maldijo mientras la soga se cerraba alrededor de su cuello. Ya se estaba disolviendo, pero la sangre salpicó a través de la nieve con brillantes gotas carmesí.
    Cristofor rió y se inclinó para recoger un puñado de nieve y lamer las gotitas, disfrutando del sabor de pura sangre cárpata, no solamente pura… la asesina era Ivory Malinov, posiblemente uno de los linajes Cárpatos más fuertes. Siguió el arco de sangre, la vio tomar forma a unas pocas decenas de centímetros de él, más cerca de la línea de árboles y la satisfacción le hizo cacarear.
    Ivory lo saludó con dos dedos, tocó la delgada línea que le corría por el cuello y se puso el dedo en la boca, chupando la sangre.
    – Buen tanto. No vi llegar ésa y tendré que disculparme con mis lobos por regañarles. Pero Cristo, si crees que tu socio de ahí atrás en el bosque va a ayudarte después de matar a mi manada de lobos, te estás subestimando gravemente a ti mismo.
    Corrió hacia adelante otra vez, con la mano baja atrayendo y tirando de las pequeñas puntas de flecha, lanzándolas con una fuerza tremenda para que se enterraran profundamente en el cuerpo del vampiro, en una línea recta desde el vientre hasta el cuello. El vampiro rugió e intentó cambiar. Las piernas desaparecieron, fundiéndose en el vapor. La cabeza se arremolinó y desapareció. La niebla vagó desde los árboles en un intento de ayudar a ocultarlo, coagulándose alrededor de su cuerpo, formando un velo grueso. El torso permaneció, esa línea recta desde el vientre al cuello, exponiendo el corazón.
    Hundió la espada profundamente, con el peso del cuerpo, la fuerza y el ímpetu de la carrera conduciendo la hoja a través del cuerpo bajo el corazón. El vampiro chilló horriblemente. La sangre como ácido se vertió de la herida, crepitando sobre la espada y salpicando a través de la nieve. El metal debería haberse corroído, pero la capa que la Asesina le había aplicado lo protegía, así como evitaba que esa parte del cuerpo cambiara. Giró el cuerpo con una vuelta de bailarina, la espada sobre la cabeza, todavía atascada dentro del pecho para cortar un agujero circular alrededor del corazón.
    Ivory retiró la espada y hundió la mano profundamente.
    – Te he mostrado mi secreto -susurró-. Llévatelo a tu tumba. -Retiró el corazón y lo lanzó lejos, levantando los brazos para convocar una espada de relámpago.
    El dentado rayo incineró el corazón y luego saltó al cuerpo, quemándolo limpiamente.
    – Encuentra la paz, Cristofor -susurró y hundió la cabeza, inclinándose sobre la espada, las lágrimas brillaron brevemente por su perdido amigo de niñez.
    Tantos se habían ido. Nada quedaba de la vida que una vez había conocido. Respiró hondo, atrayendo la noche vigorizante y fría para limpiar su espada y toda huella de la sangre del vampiro en la nieve. Recuperó las ocho pequeñas puntas de flechas y las deslizó en los lazos de su pistolera antes de extender los brazos en busca de la piel plateada. Los tatuajes se movieron, emergiendo, deslizándose una vez más sobre su cuerpo con la forma de un abrigo. Permitió que la prenda plateada se asentara sobre su cuerpo lentamente antes de recoger sus armas y ponerse la capucha. Inmediatamente pareció desaparecer, fundiéndose a la perfección con las capas de niebla blanca.
    Ivory se movió en silencio, sintiendo la energía hostil que irradiaba de su manada. Estaban siendo atacados y la pared de protección que ella proporcionaba se estaba debilitando. Había lanzado el escudo alrededor de ellos apresuradamente cuando olfateó al segundo depredador. Éste no había estado tan ansioso por la matanza, y si hubiera permanecido a favor del viento, quizás hubiera logrado matar a su manada de lobos salvajes. No podría volver a emplear las flechas con él, la sangre ácida del vampiro habría corroído la mayor parte de la capa protectora. Tenía muy poco tiempo para matar a su enemigo una vez enterraba las pequeñas cuñas mortales en el cuerpo del vampiro antes de que esa sangre ácida corroyera el baño protector y permitiera a su enemigo cambiar.
    Zigzagueando entre los árboles, la asesina permaneció sobre el suelo, tomando la forma de un lobo. Con su pelaje plateado sería difícil distinguirla de los otros lobos de la zona mientras se deslizaba entre los árboles hacia el segundo vampiro. Se agachó detrás de un árbol caído estudiando al hombre que lanzaba bolas de fuego a los lobos. Los había acorralado al borde del agua donde el hielo era delgado y peligroso. Pudo ver grietas esparciéndose por el escudo que había lanzado donde el vampiro golpeaba continuamente.
    Inhaló, exhaló, y se permitió encontrar ese profundo lugar interior donde había calma. Donde había resolución. En forma humana ahora, se puso de pie y corrió hacia el vampiro, disparando la ballesta mientras lo hacía. Otra vez, su objetivo era el torso. Lo pilló mientras él giraba, una flecha le atravesó la parte inferior de la espalda, la segunda falló por completo. Él le lanzó la bola de fuego e Ivory dio un salto mortal en el suelo, permitiendo que volara sobre su cabeza. Luego se puso de pie, todavía corriendo, siempre avanzando, disparándole con la ballesta.
    El vampiro aulló de rabia, el sonido se cortó bruscamente cuando una flecha golpeó profundamente en su garganta. Los lobos se lanzaron contra la pared, frenéticos por ir en su ayuda, pero ella sabía que el vampiro simplemente les destruiría. Por otro lado…
    La asesina se encogió de hombros, deshaciéndose esta vez de la piel plateada de lobo. El pesado abrigo aterrizó en la nieve, extendiéndose, la piel ondulándose como si estuviera viva. La capucha se estiró y se alargó, cada manga hizo lo mismo, cobrando vida mientras el cuerpo del abrigo formaba tres formas separadas que igualaron a las de la capucha y las mangas. Ivory no esperó a que sus compañeros cambiaran a sus formas normales, rodó a través de la nieve, se alzó sobre una rodilla, disparando dos flechas revestidas más al pecho del vampiro, mientras él estaba distraído por los seis lobos recién formados.
    El vampiro siseó, sus ojos resplandecían con ardiente odio. Trató de cambiar, pero sólo sus piernas, el vientre y la cabeza tomaron la forma de una bestia multi-armada, dejando el corazón expuesto. Él se dio cuenta de que estaba atrapado, pero era completamente consciente de la pequeña flecha debilitadora en su espalda mientras el metal era destruido por su sangre ácida. Giró, enviando hacia arriba un chorro de nieve, reuniendo el viento a su alrededor y lanzándolo hacia fuera, creando una ventisca instantánea cuando la nieve fue atraída a su círculo y lanzada alrededor de él.
    Era imposible ver al vampiro en el centro de esa tormenta, pero los lobos saltaron a través del remolino de nieve helada, guiados en su ataque por el olor; desgarrando las piernas y los brazos, el alfa fue a por la garganta en un esfuerzo por derribarlo. La asesina los siguió al interior del círculo con el cuchillo en la mano, lanzándose al combate frenético. Uno de los lobos gruñó, y luego chilló cuando el vampiro le desgarró los costados con unas garras afiladas y lanzó el cuerpo hacia ella.
    Ivory dejó caer la ballesta y atrapó al lobo cuando se estrelló contra su pecho, conduciéndola hacia atrás. La ventisca cortó a través de su cara sin misericordia, desgarrando la piel expuesta mientras se derrumbaba con el lobo encima de ella. Puso el cuerpo plateado del alfa herido a un lado tan suavemente cómo fue posible y se arrastró hacia adelante rápidamente, cubriendo el suelo nevado como una serpiente, recogiendo la ballesta y cargándola mientras resbalaba hacia delante. Disparando rápidamente, lo golpeó tres veces más, saltando sobre sus pies justo delante de él, introduciendo el cuchillo profundamente, la mano, envuelta alrededor de la empuñadura, lo siguió mientras la hoja cortaba hueso y nervios en un esfuerzo por llegar al corazón.
    El vampiro echó la cabeza hacia atrás, con saliva y sangre formándose alrededor de la boca. Golpeó con el puño en el pecho de ella, intentando llegar a su corazón, golpeando la doble fila de hebillas. Aullando, retiró la mano con marcas de quemadura evidentes en la carne de sus nudillos. Las impresiones diminutas de cruces tejidas en plata y bendecidas con agua bendita habían quemado la carne casi hasta el hueso.
    El vampiro rugió, golpeándole en la garganta a pesar de los lobos que colgaban de sus brazos. Sus uñas le arañaron el cuello y el hombro, agujereando la carne con violencia mientras él luchaba salvajemente. El macho alfa lo golpeó en el torso con todas sus fuerza, echándolo hacia atrás, lejos de Ivory antes de que esas garras envenenadas pudieran perforarle la yugular.
    Ivory se lanzó sobre él, golpeando con su puño, alcanzando el corazón, ignorando el ácido que se vertía sobre los guantes recubiertos y empezaba a quemar rápidamente a través de ellos. El vampiro golpeó y arañó hacia ella, pero los lobos lo sujetaron abajo mientras ella extraía el pulsante corazón negro, lo lanzaba y levantaba la mano hacia el cielo.
    El relámpago zigzagueó, golpeó y se estrelló contra el corazón, sacudiendo el suelo. Los lobos saltaron fuera de su camino y el rayo de energía limpiadora saltó al cuerpo, incinerando al vampiro y limpiando sus flechas. Con cansancio, Ivory bañó sus guantes en la luz y luego se hundió en la nieve, sentándose por un momento, dejando colgar la cabeza, luchando por encontrar aire cuando los pulmones le ardían de necesidad.
    Uno de los lobos le lamió las heridas en un esfuerzo por sanarla. Ella le ofreció una pequeña sonrisa y posó los dedos en la piel de la hembra alfa, frotando la cara en la suave piel en busca de consuelo. Estos lobos, salvados de la muerte tantos años atrás, más de los que recordaba, eran sus únicos compañeros… su familia. Eran su verdadera manada y no le debía lealtad a nadie más excepto a ellos.
    – Ven aquí, Rajá -canturreó al macho grande-, déjame echar una mirada a tus heridas.
    Todavía atrapado detrás del escudo que ella había creado para proteger del vampiro a la manada natural de lobos, el alfa rugió un desafío. Rajá lo ignoró como había hecho con tantos otros en el transcurso de los años. La manada natural vivía y moría, el ciclo de la naturaleza, y él había aprendido que tales rivalidades insignificantes no le afectaban. Envió al alfa natural una mirada de puro desdén y se arrastró hacia Ivory, tumbándose a su lado para que ella pudiera inspeccionar sus heridas. Ella lo había curado innumerables veces con el paso de los años, así como sus hermanas y hermanos curaban las heridas de la asesina, su saliva contenía los agentes curativos.
    Ella raspó nieve del suelo congelado y cavó hondo hasta que obtuvo buena tierra. Mezclando su saliva con la tierra, empapó las heridas y luego lo abrazó.
    – Gracias, hermano. Como tantas veces antes, me has salvado la vida.
    Él la acarició con la nariz y esperó pacientemente mientras ella inspeccionaba a cada miembro de la manada. La hembra más fuerte, Ayame, que debía su nombre a la princesa demonio lobo, se acurrucó cerca de él inspeccionando sus heridas y pasándole la lengua sobre los demás rasguños que había recibido. Sus compañeros de camada formaban el resto de la manada, Blaez, su segundo al mando; Farkas, el último macho, Rikki y Gynger las dos hembras más pequeñas. Se amontonaron contra Ivory, presionando apretadamente su cuerpo azotado y magullado en un esfuerzo por ayudarla.
    La camada, nacidos de padres diferentes, eran muy característicos por sus gruesos abrigos plateados, una brillante caída de espeso pelaje, y por ser más grandes de lo normal, incluso las dos hembras más pequeñas. Todos tenían los ojos azules de sus días de cachorrito, cuando Ivory había rastreado la sangre y muerte de vuelta hasta la guarida, encontrando los cuerpos mutilados de su manada natural de lobos hacía tantos años. Incluso entonces, ya se había convertido en un azote para los vampiros, un susurro, los comienzos de una leyenda; y ellos la habían buscado para destruirla. En vez de eso, habían matado y mutilado los cuerpos de la manada de lobos a los que ella había ofrecido amistad.
    Encontró a los cachorritos muriéndose, sus cuerpos rotos retorciéndose a través del suelo empapado de sangre, intentando encontrar a sus madres. No pudo soportar perderlos, a su única familia, su único contacto con el calor y el cariño, y los había alimentado con su sangre de pura desesperación por mantenerlos vivos. Sangre Cárpata. Caliente y curativa. Había permanecido en la guarida con ellos, alejada de la luz del día, casi muriendo de hambre. Forzada, otra vez por desesperación a tomar pequeñas cantidades de sangre de ellos para mantenerse viva. No se había dado cuenta de que estaba haciendo intercambios de sangre, hasta que el más grande y más dominante de los cachorros experimentó el cambio.
    Los cachorros habían retenido los ojos azules mientras crecían, la sangre cárpata les proporcionaba capacidad para cambiar. Su habilidad para comunicarse con Ivory los había salvado, dándoles la función psíquica mental necesaria para sobrevivir a la conversión. Como Ivory, habían resultado heridos miles de veces en la batalla, pero durante el último siglo habían aprendido a derribar exitosamente a un vampiro, los siete trabajando como un equipo.
    Ella yacía en la nieve, recobrando el aliento, permitiendo que su cuerpo absorbiera el dolor de sus heridas. La del cuello latía y ardía, sabía que tenía que limpiarla inmediatamente. Era insensible al frío, como todos los Cárpatos. Su raza era tan vieja como el tiempo, casi inmortal como había descubierto, para su horror, cuando el hijo del Príncipe la había entregado a los vampiros en su propio beneficio. Nunca había conocido tal agonía, tal batalla interminable, profundamente en la tierra mientras los años pasaban y su cuerpo se negaba a morir.
    Debía haber proferido algún sonido, aunque no se oyó a sí misma. Pensó que su grito era silencioso, pero los lobos se apretaron más cerca, intentando consolarla, y la manada natural detrás del escudo hizo suyo el lamento. Mirando al cielo nocturno permitió que sus lobos la apaciguaran, su amor y devoción eran un bálsamo siempre que pensaba demasiado en su vida anterior. El tiempo se arrastraba hacia adelante. Este momento del día era un enemigo tanto como el vampiro. Tenía que apresurarse a llegar a su guarida y todavía había mucho que hacer antes del alba.
    Ivory se presionó los dedos sobre los ojos ardientes y forzó su cuerpo a moverse. Primero apartó el veneno de las lesiones en la carne, donde las garras venenosas del vampiro la habían desgarrado. Los vampiros que se habían unido utilizaban diminutos parásitos parecidos a gusanos para identificarse los unos a los otros, y esos parásitos infectaban cualquier herida abierta. Tenía que expulsarlos por sus poros rápidamente, antes de que pudieran tomar asidero y requerir una curación mucho más en profundidad. Otra vez atrajo el relámpago para matarlos antes de mezclar tierra y saliva para taponar sus propias heridas.
    – ¿Preparados? -preguntó a su familia, recogiendo sus armas y empujando las flechas utilizadas de vuelta al carcaj. Nunca dejaba ni un arma ni una flecha atrás, cuidadosa de que su fórmula no cayera en manos de los vampiros, o peor, en las de Xavier, su enemigo mortal.
    Ivory extendió los brazos y la manada saltó junta, formando el largo abrigo en el aire mientras cambiaban, cubriendo su cuerpo, la capucha sobre la cabeza y la piel fluyendo y rodeándola de calor y cariño. Nunca estaba sola cuando viajaba con la manada. No importaba a dónde fuera, cuántos días o semanas viajara, ellos viajaban con ella, evitando que se volviera loca. Había aprendido a estar sola y tenía la cautela natural del lobo hacia los extraños. No tenía amigos, sólo enemigos, y estaba cómoda así.
    Atravesando a zancadas la nieve, ondeó la mano y permitió que el escudo se desintegrara. La manada natural de lobos se arremolinó a su alrededor, zigzagueando entre sus piernas y olfateando su abrigo y botas, saludándola como a un miembro de la manada. El alfa marcó cada arbusto y árbol en la vecindad para cubrir las marcas de olor de Rajá. Ivory puso los ojos en blanco ante el despliegue de dominación.
    – Los machos son iguales en todo el mundo, no importa la especie -dijo en voz alta y comprobó a los lobos uno por uno, asegurándose de que el vampiro no había dañado a ninguno de ellos.
    – Bien. Vamos a alimentaros antes de alba. Tengo que viajar y la noche está desvaneciéndose -dijo a la manada. Agarrando el morro del alfa, lo miró a los ojos. Encuentra y conduce una presa hacia mí y la derribaré para ti. Aunque deprisa, no tengo mucho tiempo.
    Aunque hablaba con su propia manada todo el tiempo y ellos la comprendían, con una manada salvaje era más fácil transmitir la orden en imágenes, en vez de palabras. Agregó una sensación de urgencia al mismo tiempo. Necesitaba empezar el viaje de vuelta a su guarida. Normalmente volaría, cada una de sus armas estaba hecha de algo natural que podía cambiar con ella, para transportar su arsenal en distancias largas. Pero primero tenía que ayudar a la manada a encontrar alimento. No quería perderlos durante el invierno, y se avecinaba otra tormenta.
    La manada de lobos se fundió, una vez más desvaneciéndose en el bosque para buscar una presa. Ella se colgó del hombro la ballesta y empezó a caminar a través de la tierra virgen en dirección a su casa. Sólo haría unos pocos kilómetros antes de que la manada tirara algo en su camino, pero estaría mucho más cerca de casa… y de la seguridad.
    Comprendía poco acerca del estilo de vida moderno. Había estado enterrada bajo el suelo durante tanto tiempo, el mundo era irreconocible cuando se alzó. Supo, con el tiempo, que el hijo del Príncipe, Mikhail, había reemplazado a éste como gobernante de los Cárpatos y su segundo al mando, como siempre, era un Daratrazanoff. Sabía poco más de ellos, pero incluso el mundo Cárpato había cambiado drásticamente.
    Había tan pocos de su especie, la raza se acercaba a la extinción, y ¿quién sabía? Quizá fuera para mejor. Tal vez su tiempo ya había pasado. Tan pocas mujeres y niños habían nacido durante los últimos siglos que la raza estaba casi aniquilada. Ella ya no era parte de ese mundo más de lo que lo era del mundo moderno humano de hoy en día. Sabía poco de tecnología, aparte de por los libros que leía, y no tenía el concepto de cómo sería vivir en una casa o en una aldea, pueblo, o… que Dios lo prohibiera… una ciudad.
    Apresuró sus pasos, y otra vez miró al cielo. Daría a la manada de lobos otros veinte minutos para jugar antes de volar. Como fuera, ella estaba tentando a la suerte. No quería ser atrapada fuera a la luz del alba. Había pasado tanto de su vida bajo la superficie que no había desarrollado resistencia al sol como habían hecho muchos de su raza, capaces de permanecer fuera en las horas tempranas de la mañana. En el momento en que el sol comenzaba a subir podía sentir su quemazón.
    Por supuesto, quizás tenía algo que ver con que a su piel le llevaba mucho tiempo renovarse, arrancada de su cuerpo como había sido hasta que no quedó nada más que huesos y una masa de tejido crudo. A veces, cuando se despertaba todavía sentía las hojas atravesando huesos y órganos mientras la cortaban en pedazos pequeños y la dispersaban por la pradera, abandonada para ser comida por los lobos. Recordaba el sonido de sus risas ásperas mientras llevaban a cabo las órdenes dadas por su peor enemigo… Xavier.

* * *

    El viento comenzó a ganar fuerza y oscuras nubes vagaron sobre su cabeza, anunciando la tormenta que llegaba. Buscó el abrigo de los árboles y se guareció, cerrando los ojos para buscar a la manada de lobos. Habían descubierto una cierva, delgada y consumida por el invierno, cojeando un poco por una herida en su cuerpo viejo. Persiguiéndola, la manada se había turnado, dirigiéndola hacia Ivory.
    Ella susurró suavemente, pidiendo el perdón de la cierva, explicando la necesidad de alimentar a la manada mientras levantaba el arma y esperaba. Los minutos pasaron. El hielo se agrietó con un fuerte crujido perturbando el silencio. Duros alientos explotaban de sus pulmones en un rápido chorro de vaho mientras el venado se abría camino entre los árboles y corría por el suelo helado.
    Detrás del gamo corría un lobo, silencioso, mortal, hambriento, moviéndose a través de la extensión de hielo sobre sus grandes patas. Rodeándolos, la manada llegó desde varios ángulos, manteniendo al gamo corriendo directamente hacia Ivory. Habían cazado de esta manera más de una vez, trayéndole la presa a ella en momentos desesperados.
    Ivory esperó hasta que tuvo un disparo mortal, no queriendo que la cierva sufriera antes de liberar la flecha y derribar al animal. Antes de que el alfa pudiera acercarse al cadáver, gruñendo a los otros para que esperaran a que él estuviera lleno, ella corrió y recuperó la flecha, alejándose rápidamente, sin querer utilizar energía para controlar a una manada hambrienta cuando había un banquete ante ellos.
    Aumentando la velocidad hasta correr, Ivory saltó al cielo, cambiando, los lobos se deslizaron sobre su piel hasta convertirse en feroces tatuajes mientras pasaban como un rayo entre las nubes con ella. Ella siempre sentía la alegría de viajar de esta manera, como si una carga fuera levantada de sus hombros cada vez que tomaba el aire. Arremolinadas nubes oscuras le ayudaron a aliviar la luz de su piel mientras se movía rápidamente hacia su casa. Quizá eso era lo que la hacía sentirse menos cargada… que volvía a casa, donde se sentía a salvo y segura.
    Nunca había aprendido a relajarse y tranquilizarse en tierra, donde sus enemigos podían venir a por ella desde cualquier dirección. Mantenía en secreto su guarida sin dejar huellas cerca de la entrada, así nadie tenía la oportunidad de rastrearla. Su extraordinario sistema de advertencia y protección nunca sería detectado, de eso estaba segura. La entrada no estaba protegida con el hechizo acostumbrado, así que si un Cárpato o un vampiro encontraba su guarida, no sabrían si estaba ocupado o siquiera si existía. Había aprendido muchos años atrás que era en los niveles más bajos de la tierra donde sus enemigos se encontraban más cómodos y los evitaba.
    A diez kilómetros de su guarida tomó la tierra, aterrizando, todavía corriendo, rozando la superficie, con los brazos extendidos para que sus lobos pudieran cazar. Todos necesitaban sangre y con los siete esparcidos, se toparían con un cazador o una cabaña. Si no, ella entraría en la aldea más cercana y traería bastante para sostener a la manada. Era muy cuidadosa de no cazar cerca de casa, no a menos que no hubiera absolutamente más remedio que hacerlo.
    Mientras se deslizaba entre los árboles y la montaña se alzaba, alta a lo lejos, encontró rastros. Un vagabundo madrugador en busca de leña quizás, o cazando. Se agachó y tocó los rastros en la nieve. Un hombre grande. Eso siempre era bueno. Y estaba solo. Eso era aún mejor. El hambre la roía ahora que se había permitido ser consciente de ello. Ivory corrió tras las huellas, siguiendo al hombre mientras éste avanzaba entre los árboles.
    El bosque se abrió a un claro donde se asentaba una pequeña cabaña y un retrete, una corriente seccionaba la pradera que la rodeaba. Normalmente la cabaña estaba vacía, pero el rastro se dirigía a través de la nieve hasta el interior. Un fino rastro de humo comenzó a flotar por la chimenea, diciéndole que él acaba de llegar a la cabaña de caza y había encendido un fuego.
    Ivory echó la cabeza hacia atrás y aulló, llamando a su manada. Esperó al borde del claro y el hombre dio un paso afuera, con un rifle en las manos, echando una mirada alrededor del bosque circundante. Esa llamada solitaria lo había asustado y esperaba, inspeccionando el área alrededor de la casa.
    Ivory tomó el cielo otra vez, moviéndose con el viento, parte de la niebla que iba rodeando la casa. Se mantuvo sobre de su presa encima del techo, mientras él estudiaba el bosque y luego, con una pequeña maldición, entraba. Ella vio las sombras revoloteando entre los árboles y les hizo gestos. La manada se agachó, esperando.
    La rendija bajo la puerta de la cabaña era lo bastante ancha para que la niebla fluyera e Ivory entró en la sala, caliente ahora por el rugiente fuego. Sólo un cuarto, con una pequeña chimenea y una estufa de cocina, la cabaña disponía de los servicios más básicos. En tiempos modernos, ni siquiera el más pobre de los aldeanos tenía tan pocos enseres. Observó al hombre desde un oscuro rincón de la habitación mientras él vertía agua en una olla y la ponía al fuego para que hirviera.
    Cruzando el cuarto, se materializó casi delante de él, deslizándose entre el hombre y el fuego, su voluntad ya estirándose para calmarlo y hacerlo más accesible. Los ojos de él se abrieron de par en par y luego se volvieron vidriosos. Ivory lo dirigió a una silla donde pudiera sentarlo. Ella era alta, mucho más alta que la mayoría de las mujeres de las aldeas, un regalo de su herencia Cárpata, pero esta montaña de hombre era todavía más alto. Encontró el pulso latiendo a un lado del cuello y hundió los dientes profundamente.
    El sabor era exquisito, sangre caliente fluyendo, las células llenándose y explotando a la vida. A veces olvidaba cuán bueno era regalarse con algo auténtico. La sangre animal podía mantenerla con vida, pero la verdadera fuerza y energía provenían de los humanos. Saboreó cada gota, apreciando la sangre vivificadora, agradecida al hombre, aunque él no recordaría haberla donado. Le implantó un sueño ligeramente erótico, lleno de placer, no deseando que la experiencia fuera desagradable para él.
    Pasó la lengua a través de los pinchazos para cerrar los dos agujeros y borrar toda evidencia de que ella hubiera estado allí. Le consiguió un vaso de agua y se lo apretó contra la boca, ordenándole beber y luego puso otro a su lado, antes de salir lo envolvió en una manta para mantener su cuerpo caliente.
    La manada la encontró en lo más profundo del bosque, rodeándola en el momento en que los llamó. El macho alfa vino primero, apoyándose contra su rodilla mientras ella se arrodillaba y le ofrecía la muñeca, la sangre manando. El lamió la herida de su muñeca izquierda mientras la hembra se alimentaba de la derecha. Alimentó a los seis lobos y luego se sentó un momento en la nieve, recuperándose. Había tomado mucho del leñador, aunque había tenido cuidado de que éste todavía pudiera funcionar, no queriendo que corriera el riesgo de morir de frío antes de recuperarse, y estaba un poco drenada después del combate con los vampiros y luego de alimentar a la manada.
    Se puso de pie lentamente y estiró los brazos, esperando que los lobos volvieran a cambiar a tatuajes que cubrieran su piel. Cuando se unieron con ella, se sintió un poco más revitalizada, los lobos le daban su energía. Otra vez corrió y saltó al cielo, cambiando mientras lo hacía, dándole a su cuerpo alas mientras volaba sobre el bosque de camino a casa.
    Las nubes eran pesadas y llenas, y pequeñas ráfagas de viento soplaban en la niebla emborronando el sol naciente. Las montañas se alzaban delante de ella… elevadas y cubiertas de nieve… ocultando calidez y un hogar bajo las capas de piedra. Se encontró sonriendo. Estamos en casa, envió a la manada. Casi. Tenía que explorar antes de bajar, comprobar la zona en busca de extraños.
    Sintió a los lobos estirarse con cada uno de sus sentidos, al igual que lo hacía ella, nunca dando por sentada la seguridad. Así era como había logrado permanecer viva tantos años. Sin confiar en nadie. Sin hablar con nadie a menos que estuviera lejos de su morada. Sin dejar ningún rastro. Ninguna huella. La Asesina aparecía y luego desaparecía.
    Se abrió camino en círculos apretados, más y más cerca de su guarida, todo el tiempo escudriñando en busca de espacios en blanco que quizás indicara a un vampiro, o la interrupción de energía que significaría que un mago podía estar en el área. El humo y el ruido quizás fueran humanos. Los Cárpatos eran más difíciles, pero tenía un sexto sentido con ellos y podía ocultarse si sentía a uno cerca.
    Cuando empezó su espiral hacia abajo, un malestar ondeó a través de su cuerpo y luego a través de los lobos. Debajo de ella, a través de las capas de niebla, captó vistazos de algo oscuro inmóvil en la nieve. La nieve comenzaba a caer, añadiéndose a su pérdida de visión, y supo por la sensación de picor que se arrastraba sobre su piel que el sol había comenzado a subir. Cada instinto le decía que aumentara la velocidad y fuera a su guarida antes de que el sol rompiera sobre la montaña, pero algo más antiguo, mucho más profundo, la disuadió.
    No podía girar lejos del cuerpo extendido sobre la nieve, que ya estaba siendo cubierto con el nuevo polvo que caía. O köd belsőque la oscuridad lo tome. Jurando con las antiguas maldiciones Cárpatas que habrían conmocionado a sus cinco hermanos en los viejos tiempos, cuando ella era su protegida y adorada hermana pequeña, puso los pies en la nieve y abrió los brazos para permitir que su manada bajara de un salto.
    Los lobos se aproximaron al cadáver con cansancio, rodeándolo en silencio. El hombre no se movió. Su ropa estaba desgarrada, exponiendo parte del torso y el vientre demacrados a los brillantes ojos hambrientos. Rajá se acercó, dos pasos solamente, mientras la manada continuaba rodeando el cuerpo. La hembra alfa, Ayame, dio un paso detrás del macho y Rajá giró y le gruñó. Ayame saltó hacia atrás y se giró, desnudando los dientes a su compañero.
    Ivory dio un paso cauteloso más cerca, mientras Rajá volvía a olisquear al hombre inmóvil. Había sido una vez un macho poderoso, no había duda acerca de ello. Era más alto que el humano medio por bastantes centímetros. El cabello era largo y espeso, una mata salpicada de nieve suelta y despeinada. Había sangre y tierra adheridas a los gruesos mechones, cubriendo el cabello en algunos lugares. Se inclinó sobre Rajá para conseguir un vistazo más de cerca y algo dentro de ella cambió.
    Jadeando, se echó hacia atrás bruscamente, su cuerpo girando realmente, preparado para huir. El hombre tenía los huesos fuertes de un macho Cárpato, una nariz aristocrática recta, y profundas líneas de sufrimiento cortadas en una cara una vez hermosa. Pero lo que realmente atrapó su atención y la aterrorizó, fue la mancha de nacimiento que se mostraba a través de la camisa rota y fina. Podía ver el dragón en la cadera. No era un tatuaje, había nacido con esa marca.
    Buscador de dragones. El aliento salió de sus pulmones en un jadeo largo. Alrededor de ella la nieve continuaba cayendo y el mundo se tornó blanco, todo sonido enmudeció. Podía oír los latidos de su corazón, demasiado rápido, la adrenalina bombeando por su cuerpo, la sangre rugiendo en sus orejas.
    Rajá le dio un golpecito en la pierna, indicando que debían abandonar el cuerpo donde yacía. Ella tomó un aliento, aunque sus pulmones apenas funcionaban. Su cuerpo tiritaba realmente. Se dio la vuelta, señalando a los lobos que lo dejaran, pero sus propios pies se negaban a funcionar. No podía dar un solo paso. El hombre de la cara destrozada, el cuerpo demasiado delgado y apenas pulso, la ataba a él.
    Levantó la cara a los cielos, permitiendo que la nieve se la cubriera como una máscara blanca.
    – ¿Por qué ahora? -preguntó suavemente. Una súplica. Una oración-. ¿Por qué me pides esto ahora? ¿No crees que ya has tomado bastante de mí? -Se quedó de pie esperando una respuesta. El impacto de un relámpago quizá. Algo. Lo que fuera. Su ruego susurrado encontró con un silencio implacable.
    Rajá soltó una serie de gimoteos. Márchate, hermanita. Déjalo. Obviamente te perturba. Márchate antes de que el sol esté alto.
    Por primera vez en cientos de años se había olvidado del sol. Se había olvidado de la seguridad. Todo lo que sabía, todo lo que había aprendido… todo desaparecido a causa de este hombre. Quería irse. Necesitaba irse, pero todo en ella se sentía atraído por éste hombre. Päläfertiilam… compañerosu compañero… la maldición de todas las mujeres Cárpatas.

Capítulo 2

    Ivory se agachó junto al hombre caído, le deslizó los dedos sobre la cara y alrededor del cuello para sentir el pulso. Era innecesario. Su corazón se había ralentizado para emparejarse con el latido imposiblemente lento del de él. Le apartó la nieve de la cara y empezó un minucioso examen de las heridas. El cuerpo estaba cruzado de cicatrices… casi tan malas como las suyas, si permitiera que alguien la viera como estaba. La piel estaba helada. Todo Cárpato aprendía desde niño cómo controlar la temperatura de sus cuerpos, pero él estaba helado.
    ¡Hermanita! El gimoteo de Raja terminó en un gruñido de advertencia. El sol está subiendo.
    Si no se lo llevaba, él moriría aquí en campo abierto. Su corazón tartamudeó cuando volvió la vista a las pisadas de él. Esa había sido su intención. Por las cicatrices viejas y frescas en los tobillos y muñecas, podía decir que había estado encadenado, las cadenas revestidas con sangre de vampiro quemándole la carne cada vez que se movía. Conocía a un hombre que utilizaba ese método de encarcelamiento: Xavier, el alto mago. El Buscador de Dragones había escapado del cautiverio y en vez de dirigirse hacia una de las aldeas en busca de ayuda, se había internado en el interior del bosque, abriéndose paso hasta el lado más remoto de la montaña, donde el sol podría reclamarlo.
    La manada se apelotonó, inquieta ahora, lanzando miradas al cielo. La nieve comenzaba a caer con más fuerza, revistiendo las pieles plateadas. Maldiciendo, Ivory se estiró hacia él, tironeando para sentarlo en una posición desde donde pudiera levantarle.
    Él abrió los ojos de golpe… arremolinados agujeros oscuros de sufrimiento, de determinación, de resolución. Éste era un hombre forjado en los fuegos del infierno, un hombre que había sufrido una agonía intolerable y convertido su mente en piedra. No se le podría manipular, pudo verlo y sentirlo cuando su energía la rodeó.
    – Déjame. -Su voz dio una orden ronca.
    Ella sintió el empujón mental tras la brusca orden y apresuradamente acalló la compulsión. La coerción telepática afectó a sus lobos; podía verlos retirándose y ondeó la mano para retenerlos. Sólo su largo y cercano vínculo con la manada los retuvo con ella bajo la fuerza de esa compulsión… y eso le dijo mucho acerca de este hombre. A pesar de estar tan débil, medio muerto de hambre y demacrado, era increíblemente fuerte… y peligroso.
    No iba a abrir la boca. Sacudió la cabeza en silencio y fue a levantarlo. El Buscador de Dragones se echó para atrás y colocó la mano en su brazo con sorprendente gentileza. Ella sintió la sacudida de electricidad y su cuerpo hormigueó, el conocimiento repentino forzó al aire a abandonar sus pulmones en una siseante ráfaga.
    – No comprendes -dijo él-. Estás en terrible peligro al estar tan cerca de mí. Tengo enemigos poderosos y pueden alcanzarte a través de mí.
    Otra vez sintió la compulsión de advertencia en su voz. Él irradiaba pureza… verdad. Deseaba que ella lo dejara sabiendo que era una sentencia de muerte… no sólo una sentencia de muerte, sino que moriría con una agonía absoluta, un lento centímetro cada vez. Maldijo otra vez. No tenía más elección que hablar y él sabría la verdad. Su especie tenía un solo compañero. Uno. Podían buscar por todo el mundo, durante siglos de vida y a menos que conectaran con ésa persona, la que compartía la otra mitad de su alma, no serían auténticos compañeros.
    Si hablaba, él lo sabría. Vería en colores, sentiría emociones… no sólo las recordaría. Sabría… y quizás ya lo hacía… que ella era su otra mitad. Sabía que no tenía elección. Lucharía contra ella, trataría de forzarla a dejarlo y él tenía que saber que no podía, que era virtualmente imposible hacer tal cosa por más que quizás quisiera. Ivory sacudió lentamente la cabeza.
    El Buscador de Dragones levantó la mano y ella supo que estaba a punto de hablar. Se le adelantó.
    – No puedo y creo que sabes por qué. Si no quieres que mi manada… y yo… suframos la quemadura del sol, debes cooperar.
    Vio la sorpresa registrada en su cara. El cuerpo se estremeció realmente como si explotara y apretó los ojos con fuerza durante lo que pareció una cantidad interminable de tiempo, como si los colores y emociones devueltos fueran demasiado abrumadores, demasiado deslumbrantes para procesarlos. En verdad, no pareció dar la bienvenida a las noticias más de lo que lo hacía ella, pero Ivory tenía plena conciencia de que él sentía ese mismo tirón hacia ella que ella hacia él. Cuando abrió los ojos, el color de estos era arremolinado, oscuro, casi negro, y luego se mezcló con un profundo verde esmeralda antes de volverse de un negro azulado. El hombre parpadeó y el efecto desapareció. Tomó un aliento. Lo dejó salir.
    – Mi enemigo mortal es Xavier, el alto mago. Puede poseer mi cuerpo a voluntad y a menudo lo hace, deslizándose dentro y fuera de mí y cometiendo crímenes horrorosos y viles contra todos los pueblos: magos, humanos y cárpatos por igual. No puedes permanecer cerca de mí. Está débil actualmente, razón por la que no ha alcanzado mi cuerpo y lo ha forzado a volver. Esta es mi única oportunidad de escapar de él.
    Ivory se sentó sobre los talones y miró fijamente a los oscuros y destrozados ojos. Decía la verdad. Xavier. Él había puesto en marcha cosas que nunca podrían ser deshechas. Había ordenado a los vampiros cortar su cuerpo en pedazos. Era un monstruo incomparable como el mundo nunca había conocido, y no se le podía permitir recobrar el poder.
    – Tu enemigo es mi mayor enemigo -dijo ella. Tenía muchos.
    – Déjame. Ocúltate. Si muero aquí, no podrá utilizarme para herir a nadie más.
    ¡Hermanita! Aléjate de este lugar. Llévanos a casa. Esta vez Rajá desnudó los dientes, su voz fue exigente.
    Hermana. El resto de la manada recogió el grito desesperado.
    Ivory sentía el ardiente picor empezando por el cuello y los brazos desnudos. A pesar de la espesa nieve que caía a su alrededor, era sensible, o quizá era un temor que había desarrollado con el paso de los años. Poco importaba.
    – ¿Cómo te posee?
    – Yo le di una apertura. -Su mirada sostuvo cautiva la de ella mientras confesaba-. Había una joven maga que me gustaba. En aquel momento, sin mi conocimiento, Xavier experimentaba con maneras de poseer un cuerpo. Utilizó el mío para dejar embarazada a mujeres. Deseaba un suministro de sangre y pensó que teniendo hijos lo tendría. Soy su nieto.
    Ivory levantó los brazos para permitir que la manada se uniera a su piel. Agradecida de que estuviera al fin preparándose para irse, la manada tomó sus lugares de uno en uno, cubriéndole la espalda y los brazos como si sólo fueran tinta sobre la piel y no criaturas inmortales. Ella nunca apartó los ojos de su compañero, nunca cambió su expresión aunque dentro de ella podía oírse chillando.
    – La joven tuvo a mi hija, una niña bastante hermosa. Era asombrosa y talentosa. Todos fuimos retenidos prisioneros. Mis tías, la madre de mi hija, la pequeña y hermosa Lara y yo. No quería que matara a Lara como finalmente hizo con su madre, y le dije que haría lo que fuera.
    Ella jadeó con incredulidad.
    – ¿Al alto mago? ¿Comerciaste con tu alma? ¿Con el alto mago? -Se sintió un poco idiota repitiéndose pero, ¿quién hacía eso? ¿Quién sería tan…?
    – Para entonces había sido torturado severamente. Él había dejado que el cadáver de la madre de Lara se pudriera delante de nosotros, y no podía soportar que Lara fuera torturada. La verdad, no pensaba con claridad. -Sacudió la cabeza-. No puedo recordar los hechos exactamente ya. El tiempo los ha enturbiado para mí. Pero no puedes confiar en mí. Puede tomar este cuerpo en cualquier momento y forzarme a hacer cosas indecibles a aquellos a los que amo. He traicionado a todos los que alguna vez significaron algo para mí.
    – Y aún así luchaste contra él. Todavía luchas.
    – Soy el hijo de mi padre. Xavier lo mató también y trató de poseer a mi hermana. No le permití tenerla. Cambié mi vida por la suya y luego mi alma por mi hija. No me queda nada para ti.
    Esos ojos penetrantes nunca abandonaron su cara, ni una vez, y si había pena o remordimiento en esa confesión, ella no la oyó. Había comerciado con su vida y estaba dispuesto a morir este día, cuando el sol subiera, para proteger a los todos los demás, Ivory incluida.
    – Él no puede tenerte -dijo-. Lo siento, pero si lo que dices es verdad, entonces yo no tengo más elección que dejarte inconsciente para que no conozcas el camino a mi guarida.
    Por primera vez la expresión de él cambió.
    – No puedes llevarme allí, mujer. Lo prohíbo. -Levantó ambas manos y ella sintió los comienzos del hechizo que estaba lanzando, un hechizo para forzar su conformidad.
    Ella fue más rápida. Con las palmas hacia fuera, quebrantó su hechizo haciendo que estallaran pequeñas chispas entre ellos. Susurró suavemente y él parpadeó y luchó por un momento, pero muerto de hambre y débil, la cabeza le resbaló a un lado y sus ojos se cerraron.
    Ivory no vaciló una vez decidida. Se arrojó al Buscador de Dragones sobre el hombro y saltó hacia al cielo, compitiendo con el sol mientras este se alzaba sobre los picos más altos. Pasó como un rayo a través de la nieve, escudriñando los senderos que conducían a las montañas en busca de rastros de humanos cazadores de vampiros, raros ahora, pero aún así una amenaza para su raza. Dio rienda suelta a sus sentidos, buscando signos de los no muertos que se podrían haber guarecido cerca de su guarida, o un cazador perdido, uno de los machos Cárpatos a los que cuidaba de ocultar su existencia.
    En mitad del vuelo se encontró poniendo los ojos en blanco. Para lo que había servido eso cuando se tropezó con su compañero, tumbado en la nieve, tan delgado y ojeroso, tan demacrado por el hambre y sufriendo, que no pudo ser lo suficientemente despiadada para dejarlo allí.
    – O jelä peje terádel sol te abrase, päläfertiilam, compañero -siseó en voz alta.
    Nunca se le había ocurrido que se encontraría en tal apuro. Un macho. Estaba llevando a un macho empapado a su casa. Su refugio. Debería haberle dicho terád kejeachichárrate… y haber terminado con él, pero no, tenía que ser una hembra bobalicona y llevarse al maldito hombre a casa con ella.
    Se dirigió hacia la abertura entre las dos columnas altas y elevadas de piedra que se alzaban como cuernos encima de la montaña. La piedra parecía sólida y nadie, en todos los años llevaba residiendo allí, había encontrado jamás esa fina grieta en la piedra izquierda que corría hacia el interior alrededor a la base, donde la torre se encontraba con el pico de la montaña misma. Le llevó un momento deshabilitar su intrincado sistema mineralógico de protección para poder pasar con el macho. Sopló suavemente en el viento, revolviendo la nieve en una mini-ventisca, cubriendo su caída mientras entraba en forma de vapor, vertiéndose como niebla en la grieta y avanzando hacia abajo por el interior de la montaña.
    Pasó capas de piedra, cuevas de cristal y hielo, todo el tiempo utilizando la pequeña grieta que corría hacia el punto más profundo bajo el suelo, se movió constantemente más abajo hasta que el calor comenzó a calentarla y la presión en su cuerpo aumentó. Siempre le llevaba unos pocos momentos ajustarse a la profundidad bajo la tierra, pero con el paso de los años su cuerpo se había adaptado. Si el Buscador de Dragones había sido retenido preso por Xavier, entonces había estado bajo tierra en las cuevas de hielo donde Xavier gobernaba y su cuerpo estaría bastante aclimatado a las profundidades.
    Continuó hacia abajo, pasando las cuevas donde habitaban los murciélagos e incluso más abajo, más allá de las profundidades de las cuevas de hielo, donde ningún Cárpato había dormido jamás que ella supiera. Había encontrado tierra rica y una caverna excavada. A lo largo de los siglos amplió sus dependencias hasta incluir varios cuartos. Trajo libros, almacenándolos en las estanterías del suelo hasta el techo que había creado. Recreó concienzudamente cada libro de hechizos que había estudiado cuando asistía a la escuela de Xavier, allá en los viejos tiempos en los que Xavier era considerado un amigo de la gente de los Cárpatos.
    Sus muebles se adaptaban a ella y las velas estaban hechas con las mejores fragancias curativas y los minerales que pudo encontrar. Al ampliar su guarida encontró un pequeño flujo de agua, y aunque le había llevado casi setenta y cinco años, excavó una cuenca natural en la piedra sólida y formó una piscina para ella misma. Adoraba su piscina, el agua fría y limpia que siempre fluía y caía en cascada por el suelo a la siguiente cama de piedra bajo ellos.
    Una vez en su guarida, reprogramó su extraordinario sistema de alarma con las gemas, que no sólo se acumulaban cayendo por la grieta sino que le proporcionaban luz de la lejana superficie. Se encogió de hombros liberando a los lobos en el momento en que estuvo dentro de su casa, permitiéndoles tomar sus formas naturales, mientras ella andaba a zancadas por los cuartos exteriores, su salón donde a los lobos les gustaba acurrucarse mientras ella leía, pintaba o tocaba su instrumento, y luego a los cuartos donde hacía su trabajo con los metales, construyendo sus armas, antes de bajar la escalera que llevaba al último cuarto donde todos dormían.
    Un violín yacía en una caja contra una pared de su cámara; asentado cerca de la profunda cuenca de roca que ella había llenado de la tierra más rica. Dejó al Buscador de Dragones en la tierra rejuvenecedora y lo estudió un momento. Él luchaba, luchaba contra el hechizo del sueño. Tuvo la sensación de que no había estado tan profundamente dormido como ella había pensado, pero lo que realmente importaba era que él no vio la ubicación de su guarida.
    Respirando hondo dejó sus armas e invirtió el hechizo. El Buscador de Dragones, a pesar de su condición muerta de hambre y debilitada, se levantó de la tierra con los ojos despiadadamente enojados. Cayó de espaldas lejos de él, aterrizando sobre su trasero, de forma que tuvo que inclinar la cabeza para mirarlo.
    – ¿Qué has hecho, mujer? -rugió.
    Antes de que pudiera contestar, Rajá entró en el cuarto y se lanzó hacia la garganta del intruso. Se lanzó hacia arriba con los dientes desnudos.
    – ¡No! -ordenó Ivory.
    El Buscador de Dragones agarró al lobo inmenso por el cuello, la fuerza del ataque lo condujo de vuelta a la cama de tierra. Ella vio sus manos cerrándose como un torno. El lobo luchó instintivamente en busca de aire.
    Hermanito, él no es un enemigo. Es mi compañero. Mostró los dientes al lobo y él se quedó quieto y sumiso entre las manos del Buscador de Dragones.
    – Suéltalo -ordenó Ivory-. Hazlo ahora o me vengaré.
    El Buscador de Dragones levantó una ceja, sus manos permanecieron firmes alrededor del cuello del lobo.
    – ¿Intentas amenazarme con daños corporales? Dudo que haya mucho que puedas hacer que no me hayan hecho antes. Y si quieres matarme, ese es mi deseo, así que no creo que eso sirva a tu propósito intimidatorio.
    Ella escupió otra maldición.
    – ¡Veridet pejeque tu sangre arda!
    Él soltó al lobo un poco cautelosamente, manteniendo su mirada fija en el gran alfa y no en Ivory, lo que sólo sirvió para irritarla más, como si él pensara que el animal suponía una amenaza mayor que ella.
    – Mi sangre ha ardido en muchas ocasiones, avio päläfertiilamcompañera mía.
    Ella dejó salir el aliento de sus pulmones con un siseo.
    – Jamás me llames “compañera”. No soy tuya. No pertenezco a nadie. No confío en nadie, y menos en el nieto de Xavier y Buscador de Dragones además. -Puso cada gramo de desprecio y repugnancia que pudo convocar en su voz.
    Antes de que él pudiera responder Ivory cambió su atención a Rajá, que captando su humor mostraba los dientes otra vez, unos gruñidos bajos de advertencia retumbaban en su garganta. Hermanito, no tengo paciencia para tratar ahora con dos machos y sus egos. Vete con tu compañera que apaciguará tus nervios y déjame tratar con este… este… No había palabra suficiente mala para describirlo.
    El lobo envió el Buscador de Dragones una última mirada de advertencia y luego saltó fuera de la habitación, dejándolos solos en la cámara.
    Ivory retrocedió por el suelo hasta que hubo espacio entre ella y el Buscador de Dragones. Apretó la espalda contra la pared, luchando por mantener su serenidad.
    – Han pasado siglos desde la última vez que estuve sola en un cuarto con otra persona -confesó-. No estoy segura ya de lo que uno hace.
    – Podrías comenzar diciéndome tu nombre.
    El hombre no sonreía. No la miraba como si la luna subiera y se pusiera con ella, como tenían fama de hacer los compañeros. Ni discutió que ella le pertenecía aunque cada célula del cuerpo de Ivory gritaba que era verdad.
    Ivory se humedeció los labios.
    – Soy Ivory Malinov, hermana de los cinco que han levantado un ejército y una rebelión de vampiros. Hermana de los aliados de Xavier. -Respiró hondo-. Y ésta no es mi forma verdadera.
    – Soy Razvan, nieto de Rhiannon y Xavier. Soy un proveedor de muerte y tortura para cualquiera que se atreva a acercarse a mí, especialmente a aquellos por los que más me preocupo. Nunca te reclamaré, así que no te preocupes, Ivory. Te dejaré tan pronto como pueda hacerlo. -Inclinó la cabeza a un lado y estudió su cuerpo inmaculado-. ¿Temes mostrarme tu forma verdadera?
    Ivory levantó el mentón.
    – No le temo a nada, Buscador de Dragones, y menos que a nadie a ti.
    – Eso puedo verlo -dijo, un débil sarcasmo se deslizó en su tono-. Aunque, ciertamente me deberías temer. No a mí: a Xavier. Me puede encontrar dondequiera que esté. Debes creerme en esto.
    – Te creo. Estudié cono Xavier hace muchos años. Muchos más de los que quiero recordar. Lo conozco bien… demasiado bien.
    – Lo enojaste de alguna manera. -Razvan hizo una declaración.
    Ella se encontró con que apenas podía respirar, en los estrechos confines de la habitación, con el hambre del Buscador de Dragones golpeándola. Quizá no fuera solo su hambre. Quizá fuera la forma en que sus ojos se movían sobre ella con una insinuación de posesión, la intensa mirada de interés de un macho. Nadie la había mirado así desde el hijo mayor del Príncipe y eso no había resultado demasiado bien.
    La piel le dolía. Los huesos. Había olvidado ese dolor, o por lo menos lo había empujado tan atrás en sus recuerdos que éste era débil y apagado. Ahora, observándolo mirarla, haciéndole preguntas, su cuerpo recordó la sensación de agudos objetos cortando hueso y tejido.
    – Ivory -incitó, su voz apacible-. ¿Qué hiciste para enojarle?
    Ella se hundió contra la pared, levantó las rodillas y pasó los brazos alrededor de las piernas, haciéndose mucho más pequeña.
    – Quise ir a la escuela de Xavier y aprender de él. Mis hermanos y cinco de sus amigos me criaron. Diez guerreros fuertes que me consentían cada capricho. Aprendí cómo luchar, pero nunca se me permitió usar mi conocimiento. Podía hacer cosas que ninguna otra mujer podía, más se esperaba que me sentara en casa y esperara a un compañero que me proporcionara seguridad. -Sacudió la cabeza, recordando la frustración de tener un cerebro activo, desesperado por conocimiento de cualquier clase, y chocar contra un muro cuando sus hermanos se negaban a permitirle cualquier libertad.
    Se frotó el mentón en las rodillas.
    – En aquel momento, Vlad Dubrinsky era el Príncipe. -Le estaba dando una explicación muy complicada, divagando en vez de hacerla corta y sucinta. Se apretó los dedos sobre los ojos-. Creo que ha pasado tanto desde que he mantenido una conversación con alguien excepto con mi manada, que he olvidado cómo hacerlo. -Se frotó la palma arriba y abajo por el muslo.
    La mirada de Razvan saltó a la mano y se demoró allí, reconociendo el signo de nervios. Ella era salvaje, como su manada, estaba inquieta con su presencia, no porque él representara peligro, ni porque fuera su compañero, sino simplemente porque era intrínsecamente cautelosa con todos.
    – Tranquilízate, Ivory -dijo suavemente, canturreando como si tuviera que domesticar a un animal salvaje excitado-. No busco nada de ti. No creo que Xavier persiga mi cuerpo tan pronto. Se ha vuelto débil y viejo sin sangre cárpata de la que alimentarse. Necesitará encontrar fuerzas antes de que pueda golpearme. Lara escapó de su prisión primero y luego mis tías. Así que por el momento estás a salvo, pero nunca me des la espalda. Considera el matarme.
    Ella ignoró su última declaración.
    – ¿Cómo escapaste?
    – Xavier sacó mi cuerpo de las cuevas de hielo cuando su fortaleza fue destruida. Ahora necesita sangre para sobrevivir y ser fuerte. -Miró a su cuerpo cansado y roto con una breve sonrisa sin humor-. Ha utilizado mi sangre hasta que quedó poco de ella. Creo que tenía en mente matarme, pero cuando las tías escaparon necesitó mi sangre para mantenerse vivo. Está decidido a ganar la inmortalidad. Como puedes ver, hay muy poco de mí, y él se ha debilitado tratando de construir su nueva fortaleza.
    Ivory respiró hondo y lo dejó escapar. Razvan pudo ver que luchó consigo misma antes de hacer la oferta.
    – Necesitas alimentarte.
    Su voz era baja, temblorosa, y el corazón de Razvan giró dentro del pecho. Había pasado mucho tiempo desde que otro le había ofrecido una bondad.
    – Te agradezco la oferta, pero debo declinarla con pesar. He tomado suficiente sangre de aquellos a los que debería haber protegido y no tomaré la tuya.
    Ella frunció el entrecejo.
    – Puedo sentir tu hambre.
    – Lo sé. No puedo controlar las necesidades que se esparcen por los cerrados límites de este cuarto. Siento sinceramente causarte angustia.
    Él no quería que ella morara en el hambre que se arrastraba por su cuerpo, cada célula gritaba pidiendo sustento. Podía oler su sangre, rica, caliente y fluyendo por sus venas, llamándolo. Apenas podía pensar con los dientes ya alargándose y la saliva en la boca. El latido del corazón de ella se emparejaba con el irregular latido del suyo, y eso le preocupaba.
    Sabía poco de compañeros, y la última cosa que jamás había querido hacer era sentir emoción verdadera. Ya era suficiente malo recordar cómo era amar y sentir remordimiento por las cosas viles que había hecho, aún bajo la compulsión de otro, pero ella había llevado todo eso a su mente y corazón y lo había hecho real otra vez. Donde antes había estado entumecido durante cientos de años, ahora cada acto terrible y brutal, la violación de mujeres, el alimentarse de sus propios hijos, apuñalar a su tía, la traición de todas y cada una de las personas a las que amaba y por las que se preocupaba, todo eso ante él, llenándolo con auto-aborrecimiento y desprecio.
    Su alma era tan negra. Las emociones se vertían sobre él junto con los recuerdos. Su amada hermana… había luchado por salvarla, pero al final, la había traicionado. Sus tías… había intentado duramente salvarlas, pero Xavier había controlado su cuerpo y él había sido el que hundiera el cuchillo en el pecho de su tía. No podía respirar, no podía encontrar aire que arrastrar a sus pulmones.
    Sentía la garganta en carne viva y se estrangulaba, cerrando los ojos, intentó excluir la culpa y el horror de sus acciones. Poco importaba que él no hubiera tenido el control… eso en sí mismo era una culpa terrible… o que no hubiera sido lo bastante fuerte para detener a Xavier. Luchar contra él a cada centímetro del camino no había sido suficiente, y ahora esta extraña, esta mujer, traía todos esos detalles horrorosos, vívidos y repugnantes a su mente y éstos marcaban su irredimible alma.
    – Razvan. -La voz era suave. Apacible-. Mírame.
    Él no podía moverse. No podía enfrentarse a ella. No, no a ella… a él mismo. Maldijo la resistencia de su cuerpo a la muerte. ¿Cómo podría enfrentarse alguna vez a alguien después de los crímenes terribles que había cometido? Le subió la bilis y se ahogó en ella, un sabor amargo y metálico. Se enjuagó la cara y la palma se manchó de sangre.
    La olió, aunque ella no hizo sonido cuando se acercó, tan silenciosa como sus mortíferos lobos. Sacudió la cabeza.
    – Quédate atrás. No te acerques demasiado.
    Porque el hambre lo volvía salvaje, mientras la culpa lo volvía un poco loco. Ahora no era a Xavier al que temía, era a sí mismo. Sabía lo que incluso el mejor de su raza podía hacer cuando estaba muerto de hambre, y él estaba lejos de ser el mejor. Estaba maldecido, maldito incluso, astuto y… tan hambriento. Hambriento.
    Ivory se arrastró hacia él.
    – Necesitas alimentarte. Alimento a mi manada a menudo, es sinceramente de poca importancia. Sólo toma la sangre de mi muñeca.
    La podía ver entre los dedos ahora, delante de él, con preocupación en la cara, aunque era lo suficientemente lista para recelar. No se fiaba de él… estaba allí en sus ojos. Una uña se alargó, afilada y ella la bajó hacia su muñeca.
    Razvan le aferró la mano, una ráfaga de temor y adrenalina combinados le dio fuerzas cuando realmente tenía poca.
    – ¡No! No lo haré. -El pensamiento lo enfermaba. La oferta de la muñeca evocó la visión de una boca glotona desgarrando una pequeña muñeca. Se estranguló otra vez y giró lejos de ella.
    ¿Cómo le dices a alguien que estás maldito? Sacudió la cabeza.
    – Tienes que llevarme a la superficie y dejar que me vaya.
    – ¿Por qué no te alimentas? Quizás si me dices…
    No se lo contó. Se lo mostró. Ella tenía que ver… saber… el monstruo que había llevado a su guarida. Se apoderó de su mente, fluyendo en ella, empujando los recuerdos al interior su cabeza, forzándola a observarlo desgarrar la pequeña muñeca de una niña asustada mientras ella le rogaba, permitiéndole ver a la madre de su hija pudrirse mientras él gritaba, luchaba y lloraba sangre, furioso con el monstruo que lo encarcelaba. La hizo mirar mientras traicionaba a su hermana gemela, Natalya, y cuando hundió el cuchillo en el pecho de un dragón tratando desesperadamente de ayudar a escapar a su hija.
    Ella palideció, pero no se arrancó de su mente. La sintió moverse en su interior, alerta a su modo natural, pero absorbiendo sus recuerdos, leyendo su vida. Y él la alimentó, cientos de años con Xavier, observándolo torturar y matar. Xavier había utilizado su cuerpo para cometer actos horrendos una y otra vez, para procrear con mujeres psíquicas escogidas, tomando posesión de él lentamente, y luego más tarde, utilizándolo como un títere para cometer sus malvados actos. Ella debería haber retrocedido, debería haberle hundido el puño en el pecho y extraído su corazón ahí mismo, pero se quedó, observándolo todo sin temor, con calma, sin mostrar nada de sus propios pensamientos.
    Después de un rato, él fue consciente de que estaba llorando, en su interior, por esos años de tormento y pena, por la arrogancia de un joven que pensó que podría derrotar sin ayuda a un enemigo que había eludido a guerreros y a mentes más viejas y más sabias que la suya. Se dio cuenta de que estaba tumbado con la cabeza en el regazo de ella, que una mano le acariciaba el pelo, que la sangre de sus lágrimas le manchaban los muslos.
    – ¿Ves lo que soy? -preguntó. Fue una súplica. Había pasado los últimos veinte años planeando escapar, planeando permitir que el sol limpiara su alma, arriesgarlo todo a la existencia de una vida después de la muerte. Pero aquí estaba ella, la única mujer que podía detenerlo, y se negaba a dejarlo marchar. Si él hubiera tenido la fuerza suficiente habría luchado por salir, pero no podía arriesgarse a herirla, y con su mente tan destrozada y su cuerpo tan débil, dudaba que pudiera alcanzar la superficie sin una batalla mayor entre ellos.
    – Veo más de lo que piensas. Te has olvidado, Razvan, que tuve mis propias experiencias con Xavier. -Los dedos le acariciaban el pelo y comenzaron a trazar pequeños círculos sobre las sienes-. Y tú has revelado mucho más de Xavier y sus hechizos de lo que sabes.
    A él no le gustó la especulación en su voz, pero en las manos había magia, manteniendo la angustia a raya junto con el dolor físico.
    – No puedes vencerlo. Créeme, lo he intentado durante siglos y siempre he fallado. -Debería haberse apartado de ella, pero descubrió que no podía. Las manos inducían magia por todo su cuerpo. ¿Cuánto tiempo había pasado desde que alguien lo había tocado con tal gentileza?
    – Yo tampoco -contestó ella-. Conocía a Rhiannon y a su compañero. Y cuando Xavier lanzó un hechizo sobre mí y me arrastró a lo profundo del bosque, me contó su plan para matar a su compañero y forzarla a procrear con él. Ya lo tenía todo dispuesto. Por supuesto supuse que los Cárpatos lo derrotarían; éramos demasiado fuertes.
    Se detuvo. Su voz se había vuelto monótona, más baja, casi terciopelo. Sentía las suaves notas deslizándose dentro de él, acariciando los dolorosos recuerdos, empujándolos suavemente hacia atrás. Todo en Ivory parecía suave, liso y tan pacífico.
    – Nadie derrota a Xavier.
    Ella se inclinó sobre él y le susurró en la oreja.
    – Porque tiene ayuda. Siempre tiene ayuda. En cada recuerdo que me has mostrado, un mago menor encontró primero la plataforma para el hechizo que él lanzó. Cuando me tomó, y luego más tarde tomó al compañero de Rhiannon y lo asesinó, no fue Xavier quien cometió el asesinato verdadero… aunque he oído que se llevó el mérito. Fue Draven, el hijo mayor del Príncipe Vlad. Traicionó a nuestra gente con Xavier. Él entregó al compañero de Rhiannon, muerto, a las manos de Xavier.
    Razvan trató de revolverse, pero sus miembros eran pesados. Sentía la mente vagar un poco mientras ella construía puertas, luego las empujaba suave y lentamente para que se cerraran y atraparan el dolor y la culpa donde no lo pudieran alcanzar. De uno en uno, los recuerdos de su derrota y sus crímenes fueron bloqueados lentamente hasta que su mente pudo aceptar, de lejos, los siglos de fracaso, de tortura y de auto-repulsión. Su voz era la cosa más hermosa que había oído jamás y se concentró en ella, en esa melodía suave y dulce que pareció llevarlo a algún lugar, muy lejos de la brutalidad absoluta de su existencia.
    – Recuerdo a Draven. Es un recuerdo lejano. Un hombre asesino y traicionero que exigía jóvenes magas a Xavier a cambio de su información. Desapareció un día y Xavier se puso furioso, arrojando viles maldiciones sobre Gregori Daratrazanoff semanas después. Asumí que Gregori finalmente había averiguado su traición y había administrado justicia. -Trató de abrir los ojos para mirarla, pero los párpados eran demasiado pesados y no quiso molestar los dedos calmantes-. ¿Por qué mataría Draven al compañero de Rhiannon? -Se estranguló un poco con el nombre de su abuela. Tenía los recuerdos de su padre sobre ella, la mujer de voz suave de la que Xavier se había alimentado hasta que sus hijos fueron lo bastante mayores para ocupar su lugar.
    – Draven estaba obsesionado conmigo. Yo no era su verdadera compañera, pero me deseaba. Tenía la enfermedad que sufren algunos de nuestros machos, a causa de estar en la línea sucesoria del Príncipe creía que debía tener a cualquier mujer que deseara. Mis hermanos se negaron cuando les dije que sabía que no era su compañera. Cuando partieron a la batalla, el Príncipe Vlad me envió a la escuela de Xavier, creo que para mantenerme lejos de Draven.
    – Así que Draven te compró a Xavier con el cuerpo del compañero de Rhiannon. -Razvan lo hizo sonar una declaración.
    Su mente parecía en paz, vagando con la caricia de los dedos y la suave melodía de su voz. Poco importaba que el tema que estaban discutiendo fuera aborrecible, su mente podía procesarlo sin temor o culpa o sin las emociones abrumadoras que se habían vertido sobre él con el sonido de esa voz. Ahora su mente aceptaba simplemente y por el momento estaba en paz. No quería que esto terminara jamás. Se imaginó que este momento debía ser cercano al cielo, un refugio donde nada malo podía suceder, ni siquiera en un ínterin breve.
    – Sí, pero Draven no contaba con el hecho de que tuve a diez guerreros fuertes que habían pasado toda la vida enseñándome a luchar en la batalla. Mis cinco hermanos y los hermanos De La Cruz. -Ivory frotó mechones de pelo entre los dedos y entonces lo movió, sólo el más ligero de los movimientos, girándolo para que la cabeza estuviera hacia arriba, hacia la suya.
    Los párpados de Razvan revolotearon. Abrió los ojos un poco y la miró. Se quedó sin respiración y miró fijamente a la mujer que se erguía sobre él. La cara era todavía la de un ángel, la piel tan perfecta y pura, pero ahora podía ver las cicatrices… cicatrices terribles que comenzaban en la garganta y recorrían su cuerpo como si hubiera sido reconstruida con alambre de púas.
    – ¿Él te hizo esto? -Exhaló las palabras con asombro, sabiendo que los Cárpatos no tenían cicatrices… no generalmente… pero el cuerpo de ella estaba cubierto con líneas, la desfiguración un conjunto de fragmentos de piel cosidos juntos casi al azar.
    – A Draven no le gustó que una mujer lo derrotara, al poderoso, pronto Príncipe, si sus planes con Xavier tenían éxito. No pudo resistirse a jactarse, a decirme cómo iba a matar a su propio padre, porque nunca se le ocurrió que yo podía luchar y podía derrotarlo en batalla. Estaba tan furioso.
    Su voz sonó muy lejana, una canción distante de paz y calor a pesar del cuento helado que narraba. Razvan descubrió, intentándolo como podía, que no podía experimentar el horror de sus palabras, la extensión de la traición de Draven Dubrinsky no sólo a su gente sino a su propio padre. Xavier era el mismo diablo, un monstruo incomparable, pero Draven había buscado deliberadamente una alianza con él.
    – Fui capturada por cuatro vampiros cuando volvía con mi gente -continuó Ivory, cambiándolo de posición otra vez, acunándole la cabeza.
    Su cuerpo se sentía tibio y suave, y tan dadivoso contra el suyo. Olía a bosque, a tierras vírgenes, profundas, verdes y secretas. Había un toque de nieve, lejano e irresistible, una princesa de hielo que no se rinde ante nadie, ni siquiera se entregaba a sí misma a él. Era una fantasía. Hacía mucho que había olvidado las fantasías, y sus pensamientos rebeldes no encajaban en medio de esa narración de acontecimientos tan traumáticos de su vida. Todo parecía de ensueño, pero él había dejado de soñar, sabiendo que Xavier extraía información de su hermana cuando él soñaba. No había sido capaz de detener eso y salvar a Natalya de semejante pena. Sabía que había sido atacada por Xavier, ¿pero por cuatro vampiros? ¿Cuatro?
    Luchó por levantarse, intentando ir en ayuda de su hermana.
    La voz monótona lo apaciguó.
    – No Natalya, Buscador de Dragones, los vampiros me atacaron a mí. Xavier deseaba la muerte más horrenda que pudo imaginar para alguien como yo. Hizo que me cortaran la cabeza y luego me cortaron en pedazos, después me dispersaron a través de un campo para que los lobos pudieran comerme. Deberían haber incinerado mi corazón. No tenía el deseo de morir, no cuando necesitaba ver a Draven y a Xavier lejos de esta tierra.
    Por un momento el horror y la agonía de lo que ella había soportado estuvo en su mente… y en la de él… y entonces, antes de que Razvan pudiera asimilar y procesar lo que ella había le había dado, desapareció, reemplazado una vez más por el toque calmante de los dedos que le acariciaban las sienes y su voz susurrante y seductora.
    Estás tan hambriento, Buscador de Dragones. Has estado muerto de hambre durante tanto tiempo y mantenido sin tu verdadera fuerza. Te ofrezco vida. Fuerza. Una oportunidad de unirte a mí para derrotar al mismo diablo. Sólo tienes que tomar lo que te es dado libremente. Si, cuando estés a plena potencia, escoges irte, te sacaré de aquí y serás libre de ir por tu propio camino.
    El pensamiento de separarse de ella le dolió en algún lugar de su alma hecha pedazos. Ella era su compañera; una vez encontrada, simplemente no la podría abandonar, pero supo, frunciendo el entrecejo, que había una razón por la que no debía pronunciar las palabras que los atarían.
    Ella frotó suavemente las líneas del ceño entre sus ojos. Estate en paz. Estás a salvo aquí.
    Él sacudió la cabeza, aunque fuera difícil hacerlo. Más que nada deseaba el toque de los dedos mágicos, y el calor de su cuerpo tras haber tenido frío durante tantos siglos. Había existido en las cuevas de hielo con tan poca sangre para vivir, Xavier estaba decidido a evitar que tuviera fuerza, que lo había olvidado todo sobre el calor o la bondad. No quería destruir la ilusión de que alguien se preocupaba lo bastante por él para prestarle ayuda sin ataduras.
    No era verdad, por supuesto; había aprendido esa dolorosa lección a lo largo de los siglos. No podía confiar en nadie, y menos que nadie en sí mismo, pero la ilusión podía sostenerle cuando su cuerpo hambriento y su mente destrozada no podían funcionar apropiadamente ya.
    Ella se inclinó más cerca. Sus pechos le rozaron la cara y el cuerpo se le tensó extrañamente en reacción. Escucha el latido de mi corazón. Empareja tu ritmo con el mío.
    Podía oír el corazón, constante, como una baliza resuelta, una señal para que encontrara el camino a casa.
    Ivory examinó su destrozaba cara y el corazón se le contrajo dolorosamente. No había sentido compasión por otro en siglos. Había tenido cuidado de evitar las trampas y peligros de las emociones. Sus amados hermanos la habían traicionado. A su propia familia. Nunca olvidaría como les había buscado, arrastrándose fuera de la tierra, la carne apenas intacta, luchando cada centímetro del camino de vuelta a casa, sólo para descubrir que los siglos habían pasado y que sus hermanos se habían unido a los que la habían cortado en pedacitos y dejado para los lobos hambrientos.
    Al oír a Razvan confesar la traición a su propia hermana y tías, a su hija, pensó en ayudarlo a encontrar el alba, aunque eso significara condenarse a sí misma. Pero una vez dentro de su mente, comprendió más de lo que había hecho él en siglos de lucha, de luchar para proteger de un monstruo a todos a los que lo rodeaban. Y él había resistido a pesar de la tortura, el hambre y a pesar de todo lo que ella jamás podía ni imaginar.
    En cierto modo la asustaba pensar cómo serían su voluntad y determinación cuando dispusiera de toda su fuerza. Nunca, ni una vez durante el tiempo que Xavier lo tuvo cautivo, dispuso de toda su fuerza. Había sido joven cuando Xavier lo tomó, e incluso entonces, siendo un simple muchacho, había protegido a su hermana. No se consideraba bueno con los hechizos… su hermana era de lejos una maga mucho mejor… pero él era un macho Cárpato por los cuatro costados, fuerte y protector e impávido en la lucha, sin importar cuán débil fuera.
    Escucha la sangre corriendo por mis venas. Fluye como la marea misma, como savia en los árboles, el néctar de la vida, fluyendo para ti. ¿Puedes olerla? ¿Sientes tu cuerpo clamando por la vida?
    Trazó una línea a través del seno, una de muchas, pero de ésta manó brillante sangre roja. Cambiándolo de posición otra vez, le apretó la boca contra ella. Pasó un latido del corazón. Dos. Todo en ella se quedó inmóvil. Veri olen elid… la sangre es vida. Saasz hän ku andam szabadon… toma lo que ofrezco libremente. Puso cada gramo de compulsión que poseía en su suave ruego.
    Lo sintió revolverse. La lengua lamió sobre la herida cruda y la matriz se le tensó. Los dientes se hundieron profundamente, un mordisco, un ardiente dolor que dio paso a una ráfaga de caliente ardor.
    Le acarició el pelo y comenzó a entonar el cántico de sanación Cárpato. Su voz subió, suave y melodiosa, llenando la cámara con el regalo rico de la canción.
    Kunasz, nélkül sivdobbanás, nélkül fesztelen löyly…Yaces como si durmieras, sin un latido en el corazón, sin aliento.
    Ot élidamet andam szabadon élidadéOfrezco libremente mi vida por tu vida.
    O jelä sielam jorem ot ainamet és so?e ot élidadet… Mi espíritu de luz olvida mi cuerpo y entra en el tuyo.
    O jelä sielam pukta kinn minden szelemeket belso Mi espíritu de luz pone en fuga a todos los espíritus oscuros de tu interior.
    Pajnak o susu hanyet és o nyelv nyálamet sielametsívadaba.… Presiono la tierra de nuestra patria y la saliva de mi lengua en tu corazón.
    Vii, o verim so?e o verid andam… Al final, te doy mi sangre por tu sangre.
    Fatigada, Ivory cerró los ojos. No se atrevió a darle más sangre de la que podía. Una sesión curativa y una alimentación no iban a ser bastantes. Una semana, un mes… el tiempo no importaba, pero lo curaría. Por ahora, había hecho todo lo que podía hacer.
    Encuentra la paz, Buscador de Dragones.
    Presionando la mano sobre la boca de él, le susurró que parara antes de colocarlo en la capa profunda y rica de su cama. Llamó a su manada y les indicó por señas que tomaran sus lugares alrededor de su compañero… reclamado o no… y se presionó contra él antes de permitir que la tierra oscura los engullera, las protecciones alrededor de la cámara eran las más fuertes que conocía.

Capítulo 3

    La búsqueda para Razvan había sido intensa durante las pasadas tres semanas. Ivory se agachó bajo la nevada cuesta, levantándose lo bastante para estudiar el bosque bajo ella. No podía ver nada, pero el viento había cambiado lo bastante como para traerle el olor a sangre y muerte. Junto con ese olor llegó el sollozo suave de un niño.
    Había tenido cuidado de alimentarse lejos de su guarida, así que sus viajes la habían llevado más cerca del mundo Cárpato donde Mikhail Dubrinsky, el Príncipe del pueblo Cárpato, y su guardián legendario, Gregori, tenían sus casas. Parecía haber muchos más Cárpatos que la última vez que estuvo cerca. Eso quería decir que cuando cazaba en busca de bastante alimento para alimentar a su manada, tenía que evitar no sólo a vampiros, a Xavier y sus sirvientes, sino también a los cazadores.
    Sabía que los vampiros y Xavier buscaban a Razvan. Habían visitado la cabaña en el bosque donde se alimentó del humano, pero, por suerte, el humano se había ido hacía mucho tiempo. El hedor del vampiro permanecía en la cabaña, y afortunadamente los vampiros eran incapaces rastrearla a ella. Encontraron el lugar donde Razvan había caído. El área estaba rodeada de huellas y el hedor asqueroso del vampiro irradió desde ese punto central durante días antes de irse.
    Se había asegurado de que ni ella ni la manada pisaran el suelo cerca de su guarida después de eso. Recurrió a visitar el pueblo para traer sangre rica con que alimentar a Razvan, apenas despertándolo, curándolo cada noche y manteniendo su mente libre de las imágenes dolorosas y los recuerdos que le obsesionaban y le atormentaban. Si después de que recuperara toda su fuerza y estuviera completamente curado, escogía encontrar el alba, se prometió a si misma que no lo detendría una segunda vez. Pero noche tras noche, sosteniéndolo en sus brazos y cantando el canto curativo, con su sangre fluyendo en él, sabía que sería difícil dejarle ir. Aunque lo haría. Lo dejaría libre, sin culpabilidad, porque salvarlo había sido su elección. Quedarse para ayudarla a derrotar a Xavier tenía que ser la de él.
    El llanto del niño atrajo su atención de vuelta al bosque bajo ella. ¿Por qué no había contestado un adulto a esa llamada de pena? ¿Qué clase de padres dejarían a un joven a los peligros de un bosque nevado por la noche? Ni siquiera los aldeanos lo cruzaban, colgaban ajo y cruces sobre las ventanas y las puertas, creyendo los rumores persistentes de que los no muertos caminaban de noche.
    Se hundió sobre los talones. Ella no tenía hijos. Ni siquiera había sostenido a un bebé, ni una sola vez en todo su ciclo vital. No podía recordar haber interactuado con niños cuando era más joven… antes… en el antes. Si un niño la veía en su forma verdadera, especialmente un niño Cárpato acostumbrado a la perfección de la forma, huiría de ella.
    Se tocó el cuello. En esta forma, nunca le daba a un vampiro la satisfacción de ver las cicatrices. Los vampiros y Xavier habían hecho su peor trabajo con ella, pero ella permanecía impecable, inmaculada, sin marcas de su brutalidad. Como mínimo, le proporcionaba una ventaja psicológica saber que estaban tan sorprendidos por su hermosa apariencia.
    La voz del niño subió e Ivory hizo una mueca. Iba a tener que verificar por lo menos que la cosita no estuviera herida, pero eso significaba exponerse cuando estaba segura de que había vampiros y cazadores en la vecindad. Respiró hondo y se encogió de hombros, dejando que la manada se uniera con su piel en forma de tatuajes. Ellos vigilarían su espalda, y podían extraer más información del viento que ella. Con seis pares de inteligentes ojos y seis narices reuniendo cada detalle alrededor de ellos, se sentía más segura.
    Vamos a hacer esto. Y cuando encontremos al niño, nada de asustarlo. Lo llevaremos de vuelta con su madre y se acabó.
    La manada no parecía más entusiasmada que ella. No los había dejado correr libres desde hacía un tiempo, sabiendo que los vampiros a menudo buscaban manadas de lobos, esperando encontrar evidencias para rastrearlos de vuelta a su guarida. Pronto, aseguró.
    Se disolvió en vapor y pasó como un rayo sobre la nieve, permaneciendo agachada sobre el suelo, dando a los lobos la oportunidad de captar todos los olores.
    Nauseabundos. Humanos. Cárpatos. Sangre. Muerto andante.
    Ivory procesó la información y las direcciones tan rápidamente como los lobos la alimentaban con ella. Nauseabundos era el nombre que los lobos daban a los vampiros. Pero los muertos andantes eran marionetas, humanos no psíquicos entregados a la sangre del vampiro y a la promesa de inmortalidad. Los vampiros a menudo los utilizaban para atacar durante el día. Eran casi tan viles como los vampiros mismos.
    Se movió aún más rápido, de repente atemorizada por el niño. Por un momento, debajo de ella, vislumbró a un hombre corriendo por la nieve, y entonces desapareció entre los árboles. ¿El padre del niño? Si ese era el caso, llegaba un poco tarde.
    Localizó al pequeño, delgado, con una mata de cabello oscuro que le alcanzaba los hombros, luchando contra el tipo de trampas que habían atrapado a los lobos salvajes. Su corazón se hundió. Otra trampa. No era lo bastante tonta para creer que el chico había caminado entre la masa de trampas él mismo. Había sido tomado forzosamente de algún lugar, lo sabía por el olor a muerte y la sangre, y lo habían situado allí como una cabra para el sacrificio, los delgados alambres le cortaban las manos y tobillos. Había uno alrededor de su cuello. Estaba llorando, pero se mantenía de pie estoicamente, negándose a luchar y empeorar los cortes ya profundos.
    No creía que este chico hubiera sido colocado ahí como cebo para ella… más probablemente fuera para Razvan. Él tenía una hija y había entregado su alma, o por lo menos un pedazo de ella, para salvarla. Xavier sabía que él arriesgaría todo por salvar a un niño. Ella estaba allí para pelear, pero no podía dejar a ese niño. Los vampiros estaban esperando a un Razvan muerto de hambre, enfermo y torturado, no a la Asesina, al azote de los no muertos.
    Tomó forma cerca del chico, notando que él no se sobresaltaba ni chillaba asustado, lo cual significaba que había visto a un Cárpato antes y que le habían permitido conservar sus recuerdos.
    – Es una trampa -articuló él. Miró fijamente los tatuajes de lobo con los dientes descubiertos y ojos que parecían vivos, que le cubrían los hombros y los brazos mientras ella se inclinaba para poner suavemente la ballesta en la nieve y retirar un cutter.
    Ella asintió mostrando comprensión.
    – Sigue llorando -siseó mientras cortaba en la muñeca izquierda liberándola.
    Era valiente por parte del chico intentar advertirla cuando debía estar aterrorizado.
    El chico no perdió el ritmo, mantuvo un vívido gemido mientras ella cortaba y aflojaba el alambre del cuello y se lo quitaba cuidadosamente. Acarició con las puntas de los dedos el fino collar de sangre que le rodeaba el cuello. Los dedos se arrastraron hasta su propio cuello, revoloteando allí por un momento cuando recordó la mordedura de la afilada hoja.
    El chico no podía tener más de ocho o nueve años, con la cara delgada y larga, ojos inteligentes. La estaba mirando con atención, estudiándola de cerca mientras ella se estiraba a través de él para liberar la otra mano.
    Detrás de ti.
    El alfa le hizo la advertencia y ella sintió al gran lobo moviéndose, preparándose para el ataque. La cabeza de Raja estaba en su cuello, sus ojos miraban directamente a la espalda. Cuando giró ligeramente la cabeza, el movimiento hizo jadear al chico. Ivory empujó la cuchilla a las manos del chico y ella extendió los brazos lejos del cuerpo, doblando las rodillas hasta que estuvo agachada, dejando caer lentamente el brazo derecho para alcanzar su ballesta.
    Los ojos del niño se abrieron en alarma y temor cuando miró sobre su hombro y vio al hombre grande que se acercaba por detrás de ella con un hacha agarrada en las manos. La cara del leñador tenía una mirada en blanco y arrastraba los pies, los ojos de un extraño color rojo. Levantó el hacha por encima de la cabeza de Ivory, todavía a varios metros. El chico abrió la boca para gritar una advertencia, pero ningún sonido surgió.
    Ivory sintió el ligero tirón doloroso que siempre acompañaba a la separación de su manada cuando los lobos salvajes saltaron, completamente silenciosos mientras efectuaban su ataque concentrado, la comunicación sólo en sus mentes. Los dedos de Ivory se cerraron sobre la ballesta y la agarró, guiñando un ojo al chico para tranquilizarlo mientras se separaba de repente de él, daba un salto mortal y se levantaba sobre una rodilla, con la ballesta apuntada hacia su atacante. El chico miraba boquiabierto a los seis lobos plateados, más asombrado por la vista de ellos que por el atacante desalmado.
    Los lobos condujeron al ghoul hacia atrás, lo sujetaron con los dientes por cada brazo, el alfa iba a por la garganta mientras los demás lobos lo agarraban de las piernas y lo retenían. Los títeres del vampiro eran muy fuertes, programados por sus maestros para una tarea; muy pocas cosas podían detenerlos una vez que se ponían en marcha. Los lobos lucharon violentamente con él pero poco podían hacer más que mantenerlo en el suelo bajo la masa plateada que se retorcía.
    Ivory sentía la oleada de poder crujiendo en el aire y rodó más cerca del chico.
    – Apresúrate. Estamos a punto de tener alguna compañía muy desagradable. -Mantuvo su cuerpo entre el niño y el ghoul que gruñía y se retorcía, y lo que fuera que venía hacia ellos.
    Un hombre irrumpió desde los árboles, corriendo rápidamente.
    – ¡Travis! ¡Trav! ¿Estás bien? -Patinó hasta pararse, divisando al ghoul, a los lobos y a la mujer que le apuntaba con una ballesta de aspecto muy mortal directamente al corazón.
    – ¡Gary! Es Gary -gritó el chico, su voz estallando de alivio.
    – Permanece lejos de los lobos -advirtió Ivory. Su intestino se tensó. Ahora tenía a dos humanos a los que proteger. Éste tampoco parecía sorprendido por el ghoul, ni por su aparición, como si una cazadora femenina, una manada de lobos y un asesino sin inteligencia fueran hechos cotidianos. Ella sabía poco acerca de la política Cárpato, y no quería saber más. Era una asesina. Y había un vampiro cerca.
    Uno de los lobos gruñó, y por el rabillo del ojo Ivory captó un movimiento cuando el ghoul lanzó a una de las hembras más pequeñas. El cuerpo cayó casi a los pies del hombre llamado Gary. Él saltó atrás, observándola cautelosamente.
    – Tienes a un vampiro bajando encima de ti -indicó Ivory-. Muévete o muere.
    Por encima de la cabeza de Gary, en el remolino de copos de nieve y niebla podía ver el contorno de la forma horripilante de un vampiro. El poder irradiaba de él, y el latido de su corazón se incrementó. No era un vampiro menor; había luchado lo bastante contra ellos para saberlo.
    Gary se lanzó hacia el chico, aterrizando boca abajo, arrastrándose el resto del camino. Travis se hundió en la nieve en un intento de cortar los alambres de los tobillos.
    El vampiro golpeó a los lobos, levantando la mano para llamar al relámpago, empujando el rayo candente hacia su manada, indiferente a que el monstruo que él había creado estuviera en el camino de la destrucción. Ella golpeó al rayo con otro, conduciendo la crepitante y crujiente energía lejos de los cuerpos que se retorcían. Un árbol estalló más allá de los lobos, las astillas y los escombros llovieron sobre el ghoul y la manada. La manada saltó hacia atrás, rodeando al títere, sin prestar atención al vampiro, dejándoselo a Ivory.
    Gary rodó para terminar de sacar al chico, protegiendo el pequeño cuerpo con el suyo mientras Ivory disparaba una de sus pequeñas flechas al pecho del vampiro. Lo golpeó justo debajo del corazón, y él giró la cabeza, dignándose a reconocerla por primera vez.
    Ivory se quedó sin respiración. Un pequeño sonido escapó. Aturdida, apenas podía balbucear, nada coherente surgía de ella.
    Gary la miraba agudamente, y luego al vampiro, mientras la criatura bajaba lentamente al suelo. La caricatura de un hombre que probablemente había sido guapo una vez. Estaba bien formado, con hombros anchos y pelo largo que había sido una vez grueso y espeso, pero ahora, obviamente, el vampiro no se molestaba en ocultar su malvada apariencia. La piel estaba estirada apretadamente sobre el cráneo y los dientes eran afilados y puntiagudos. No sólo parecía fuerte, sino que el poder que irradiaba de él colgaba en el aire. Los ojos resplandecientes estaban centrados en la cazadora femenina, pero parecía casi tan sorprendido como ella.
    – Sergey -cuchicheó Ivory.
    El vampiro respingó visiblemente ante el sonido de su voz pura y dulce. Se quedó un largo momento en silencio, sus miradas cambiando sutilmente. En un abrir y cerrar de ojos sus dientes no fueron largos, puntiagudos y manchados, sino blancos y rectos. La cara estuvo más llena y los ojos se habían vuelto oscuros. El ghoul se movió y el vampiro simplemente chasqueó una mano hacia él congelándolo donde estaba. Ni siquiera los lobos se movieron; eran estatuas, mirando fijamente a la mujer y al vampiro mientras se encaraban el uno al otro.
    – ¿Ivory? -La voz rechinó. Carraspeó-. ¿Ivory? -repitió y esta vez el tono fue hermoso. Apacible. Cariñoso. Las manos subieron para ahuecar el mástil de la flecha donde la sangre negra goteaba desde el pecho-. Estás viva.
    Las manos de Ivory temblaron y respiró. Uno. Lo retuvo y luego soltó el aire en una boqueada larga como si luchara por respirar. Su mirada cayó en la flecha del cuerpo, la sangre goteaba lentamente por su camisa y manaba alrededor de la herida de entrada.
    – Sí -cuchicheó-. Estoy viva y mi alma está intacta. ¿Cómo es que tú, mi amado hermano, te uniste a las filas de los malvados que destruyeron a tu hermana? Contéstame a esto. -Cada palabra fue arrancada dolorosamente de su corazón, atenazándole la garganta, amenazando con estrangularla con cruda pena y el sentido terrible de la traición.
    La garganta de Ivory estaba atascada de lágrimas. Dudaba que pudiera decir otra palabra sin estallar en sollozos. Se negó a apartar la mirada del vampiro, ni por un momento, aunque fuera mucho más difícil pensar en él como un enemigo cuando su forma era tan querida y familiar. Deseaba lanzarse al consuelo de sus brazos y descansar la cabeza contra su hombro, llorando por el pasado perdido.
    Buscó el sendero que sería mejor usar para advertir al humano. Toma al chico y deslízate. Vete lejos de este lugar. No estoy segura de poder derrotar a éste en batalla.
    Sergey. Había sido un genio como luchador. Pocos se le comparaban. Ahora tenía siglos de batallas con los mejores cazadores Cárpatos, por no mencionar a los vampiros que había derrotado para añadir a su experiencia. Trató de no ver la taimada y astuta inteligencia en las profundidades de sus ojos. No quería creer su primera visión de él. Había evitado a sus hermanos una vez confirmó los rumores cuchicheados.
    Gary agarró a Travis por la parte superior del brazo y empezó a moverlo lentamente de vuelta al bosque. La cabeza del vampiro giró lentamente hacia ellos, y por un momento ese color oscuro y suave llameó a rojo y brilló en ellos como un animal feroz.
    – No los mires, Sergey -dijo Ivory con brusquedad-. O debo llamarte hän ku vie elide…, vampiro, el ladrón de la vida.
    La mirada del vampiro volvió con brusquedad a ella y pareció triste.
    – Eres mi amada hermana…
    – No me llames amada cuando me traicionaste. Estás aliado con aquellos que me robaron la vida.
    – Se les ha administrado justicia.
    – ¿De verdad? -Estaba de pie, alta y derecha, la luna brillaba sobre su pelo negro azulado-. No puedes mentirme, Sergey. Otros quizás te crean, pero he cazado vampiros durante muchos siglos y conozco a los que me llevaron a la pradera de nuestro padre, cortaron mi cuerpo en pedazos y los dejaron para los lobos. Sé que están vivos, así que no me cuentes bonitas mentiras.
    – ¿Le hicieron realmente eso, Gary? -El chico sonó temeroso con su fuerte susurro.
    Ella vislumbró al hombre que sostenía al chico cerca, intentando tranquilizarlo. Cada vez que se movían, el ghoul daba un paso con ellos en un macabro baile de muerte. Cada vez que el ghoul cambiaba de posición, los lobos lo rodeaban y se lanzaban hacia él, con los dientes desnudos.
    – Déjanos, Sergey -dijo Ivory-, y llévate tu kuly contigo.
    – ¿Qué es kuly? -preguntó Travis.
    Ella giró la cabeza hacia el chico, pero mantuvo la mirada en el vampiro.
    – Es un gusano que vive en los intestinos, un demonio que posee y devora almas. Así que realmente, eso es lo que Sergey es, ya que posee el alma de ese gusano. -Con el mentón indicó al ghoul.
    – Necesito un arma -siseó Gary hacia ella.
    Ivory suspiró. ¿Qué hombre entraría en el bosque persiguiendo al ghoul que se había llevado a un niño sin un arma? Por lo menos no estaba histérico, y eso era una ventaja cuando necesitaba cada gramo de concentración que podía reunir. En todo caso, no había necesidad de cuchichear; cualquier vampiro, mucho más un maestro vampiro, tenía una excelente audición.
    – Has olvidado tus modales, Ivory -reprendió Sergey, pareciendo más dolorido que nunca. Se arrancó la flecha del cuerpo, la observó desintegrarse en su palma y dejó caer los pedacitos de metal en la nieve-. Tu flecha casi me perforó el corazón.
    Ivory marcó donde cayeron los pedazos.
    – Si todavía tuvieras corazón, los que profanaron mi cuerpo habrían sido llevados ante la justicia. En vez de eso, atormentas a un niño con tu patético títere. Toma a tu sirviente y vete, Sergey. No quieres luchar contra mí.
    Él se rió, un sonido malvado que se alzó hasta que pareció que llenaba los cielos alrededor de ellos. Los árboles temblaron, sacudiendo la nieve de sus ramas de tal manera que los cristales de hielo fueron lanzados al aire. El vampiro levantó la cabeza y tosió con fuerza. Cuando las escamas heladas se endurecieron y cambiaron de forma, lloviendo, Ivory extendió la mano y la nieve se convirtió en vapor, una gran ráfaga de viento sopló de vuelta a la cara de Sergey.
    Él tosió otra vez y se ahogó, se estranguló, se tapó la boca con la mano. Detrás de la palma ella pudo divisar un pequeño hilito de sangre, luego unas gotas carmesí mancharon la nieve debajo de él. Tosió y roció más sangre. Por encima de la mano, los ojos resplandecieron rojos y ella oyó que el niño soltaba un grito estrangulado y asustado.
    Mantén su cara contra el pecho, ordenó a Gary. Puso sus parásitos en la nieve y pueden ser mortales. No puedes permitir que el chico los inhale.
    Sergey escupió en la nieve, manchando el polvo blanco prístino con diminutas criaturas que se meneaban, parecidas a gusanos.
    – Estoy perdiendo la paciencia, Ivory. Debes unirte a mí ahora.
    Sintió que el cuerpo le respondía a la dulce compulsión de su voz. Cerró los dedos con fuerza alrededor de la ballesta.
    – ¿Crees que todavía soy esa joven que viste por última vez? No respondo a la compulsión.
    Él abrió los brazos.
    – Ven a mí, hermana. Este es tu lugar, con nosotros. Luchamos contra el Príncipe… por ti. De no ser por la cobardía de su padre, por la enfermedad de su linaje, nada de lo que te sucedió habría pasado. Te envió lejos, sabiendo que era peligroso para ti, contra los deseos de tus hermanos. ¿Lucharías para su hijo? ¿Te unirías con el hermano del hombre que puso en marcha una guerra?
    ¿Estaba maniobrando para acercarse más? No podía decirlo. Balanceaba el cuerpo mientras hablaba y ella no podía decir si estaba usando eso para adelantarse centímetro a centímetro, no con la nieve arremolinándose alrededor de su cabeza. Cada vez que el ghoul se movía los lobos reaccionaban, pero su atención estaba centrada en el títere, dejándole el maestro a ella. Su visión pareció un poco nebulosa. O quizás era su mente. Cuando él hablaba su voz evocaba imágenes que ella mantenía enterradas profundamente para evitar la locura. No podía distanciarse y recordar ese momento cuando todo estuvo perdido y Draven la entregó a los vampiros con una sonrisa afectada en la cara. Le había agarrado la cara entre las manos y la había besado. Ella había tenido la satisfacción de morderlo con fuerza, arrancándole casi el labio. Él le dio un puñetazo lo suficientemente fuerte para hacerla perder la concentración, como parecía estar haciendo ahora.
    ¡Hermana! Rajá la llamó con brusquedad.
    ¡Hermana! ¡Hermana!, el resto de la manada tomó el grito.
    Ayame levantó la cara al cielo y aulló, el sonido penetró por el cerebro de Ivory. Parpadeó. Las manchas de sangre en la nieve ya no estaban allí, o si estaban, no las podía ver porque el no muerto se había deslizado hacia adelante esos pocos centímetros. Podía sentir la ballesta en la mano, todavía apuntando flojamente a su hermano. Las manos le temblaron. Había luchado contra un maestro vampiro una o dos veces en los pasados años, y había escapado apenas con vida.
    Sabía que Sergey había sido considerado uno de los cazadores Cárpatos más grandes mucho tiempo antes de convertirse.
    – Retrocede -ordenó-. No quieres hacer esto.
    – Mi paciencia se está acabando. -Sergey chasqueó los dedos-. Este niño es el principio. Tendremos a los otros pronto y se unirán a nosotros o morirán. Una vez que la esperanza se desvanezca, tendremos pocos problemas para eliminar a los Cárpatos. Estás con nosotros en esto. Ven aquí con tu hermano y aliméntate. Te lo ofrezco todo.
    Notó que él apenas podía sostener su tono agradable, otra indicación de cuán lejos estaba. Demasiados años como vampiro habían dejado los recuerdos de días mejores fragmentados. La lenta putrefacción había reclamado incluso el recuerdo de lo que había sido el amor, de lo que significaba la familia. Se había quedado sin tiempo, esperaba que al entretenerlo, los cazadores Cárpatos sentirían el poder oscuro tan cerca de su reino. Y si el chico era realmente parte del mundo Cárpato, ¿dónde estaban sus guardianes?
    – Mi corazón y cuerpo murieron hace mucho, Sergey, y ahora tú me ofreces tan graciosamente la muerte de mi alma. Escojo permanecer fiel a las enseñanzas de mis hermanos.
    – Estábamos equivocados al seguir al Príncipe. Era indigno. Permitió que su hijo destruyera todo lo que nos era querido. -Estiró la mano hacia ella otra vez, haciéndole gestos con los dedos-. Maxim habita en la tierra de las sombras. También Kirja, ambos asesinados por malvados cazadores Cárpatos, los traidores a su propia gente. Ruslan y Vadim necesitan ver a su amada sisar… hermana.
    El corazón de Ivory se contrajo. El tirón del pasado era fuerte. Luchó contra los recuerdos, la compulsión, sacudiendo la cabeza para rechazar el cebo. No cambió de posición mientras alzaba la mirada inocentemente hasta su amado hermano. El dedo apretó el gatillo de la ballesta, soltando la flecha. Tiró el arco al macho humano y corrió hacia Sergey, golpeando con las flechas bañadas una línea recta por su pecho.
    ¡Era un acto de desesperación atacar a un vampiro maestro, pero no podía esperar su ataque! ¡Vete! Toma al chico y corre. Mi manada rechazará al ghoul para darte una oportunidad. Esperaba que Gary comprendiera que su oportunidad era pequeña y no la malgastara. Su máxima prioridad tenía que ser la vida del niño… especialmente cuando Sergey había admitido que planeaban convertir o matar al chico.
    No miró para ver si Gary obedecía; todo su ser estaba concentrado en Sergey. Las flechas evitarían que cambiara, pero bueno, no parecía que tuviera ninguna intención de cambiar. La esperaba con esa pequeña semisonrisa afectada en la cara.
    El ghoul se movió bruscamente y cargó hacia adelante. Los lobos saltaron y él trató de aplastar sus cuerpos unos contra otros mientras ellos rasgaban la carne muerta.
    Gary cogió a Travis como un balón de fútbol, se metió al chico bajo un brazo mientras agarraba la ballesta con la otra mano y corría de vuelta al refugio de los árboles, zigzagueando a través de la maleza para presentar un objetivo más difícil.
    El relámpago golpeó la tierra desde el cielo, golpe tras golpe mientras el vampiro se esforzaba por detenerlo, frenándolo, forzándolo a caerse varias veces en la nieve. Todo el tiempo, Sergey se mantuvo firme, sus ojos eran unos agujeros resplandecientes, abrasadores y despiadados, que miraban a Ivory mientras ésta se apresuraba hacia él, con la espada en alto.
    En el último momento, antes de que la punta de la espada pudiera hundirse en la carne, él se movió tan rápidamente que fue un borrón, arañándole la cara con las puntiagudas garras venenosas, agujereándole la piel. Ella se movió hacia él, dando un salto mortal en el tranquilizador polvo helado, subiendo una rodilla detrás de él y lanzando una estrella mucho más mortal hacia la nuca. Acertó cuando él giraba para encararla, un golpe de suerte, las puntas que giraban le cortaron el costado del cuello, seccionándole la yugular.
    La sangre negra roció a través de la nieve y todas las pretensiones de cortesía y de cariño entre hermanos se desvanecieron en un instante. Sergey echó hacia atrás la cabeza y aulló. El sonido resultó intolerable, una onda de energía que explotó todo a su paso, echándola hacia atrás y haciendo lloriquear a los lobos.
    Ivory aterrizó de espaldas, el aire se le escapó con rapidez de lo pulmones, dejándola jadeante. Automáticamente rodó varias veces, salvando la vida. Las descargas del relámpago golpearon el suelo donde ella había estado y la siguieron a través de la nieve, dejando grandes agujeros abiertos al rojo vivo donde aterrizaba cada golpe.
    Se puso de pie a corta distancia, emborronando su cuerpo y enviando copias de su forma contra el vampiro desde todas direcciones, entrando corriendo, golpeando con la espada en su pecho. Antes de poder retorcer el puño o retirarlo, él le hundió los dientes en el hombro, sujetándola con fuerza con la boca alrededor del delgado hueso y lo destrozó. Ella gritó cuando el dolor explotó, irradiando hacia fuera, la carne le ardía por el ácido de la sangre que se vertía sobre ella.
    – Mmm, sisar, hermana, sabes deliciosa -susurró él, con una sonrisa afectada y despreciativa en su voz-. No he saboreado sangre Cárpato en mucho tiempo. Quizás te mantendré para mí en vez de compartir tu delicioso sabor con mis hermanos.
    Ivory le arañó la cara, tratando de obtener la suficiente palanca para liberarse. No se atrevía a apartar a los lobos del ghoul, por temor a que el niño no huyera. Levantó la rodilla hacia la entrepierna de Sergey, el tacón de la bota le arañó la pierna para aplastarse en el costado de la rodilla. Él profundizó la mordedura, rompiendo la carne como si tratara de consumirla.
    Ella luchó por permanecer consciente a pesar del dolor, llevó ambas manos atrás y le golpeó con los puños en ambos lados de la mandíbula, yendo a por el hueso. Él abrió la boca en un chillido y levantó la cabeza.
    Gary disparó la ballesta, golpeando al vampiro en el ojo derecho.
    ¿El chico? Ivory jadeó mientras se dejaba caer al suelo, la sangre bombeaba de su hombro destrozado. Se disolvió cuando Sergey se estiró hacia ella, las garras atravesaron el vapor. Gotitas de sangre la siguieron a través de la nieve mientras se alejaba como un rayo de Sergey.
    Gary dio marcha atrás cuando el vampiro gruñó y se giró para mirarlo con un ojo resplandeciente.
    – Lo he enviado de vuelta a la aldea. No podía dejarte atrás.
    – Desearás no haber nacido. -Le prometió Sergey y se estiró para tirar de la flecha del ojo. La sangre negra le manaba por la cara. El vampiro no se molestó en enjuagarla; en su lugar desnudó los salvajes dientes hacia el humano.
    Ivory se materializó sobre el ghoul, le cortó el cuello con un golpe duro, enviando la cabeza rebotando obscenamente a través de la cuesta. Los lobos sujetaron el cuerpo al suelo, sosteniéndolo allí mientras ella reunía energía del cielo.
    ¡Moveos! Ya había lanzado el rayo a la criatura desalmada, golpeando justo cuando los lobos saltaron hacia atrás, en un movimiento que habían perfeccionado innumerables veces.
    Llamas rojo anaranjadas hicieron erupción y se volvieron negras, un hedor asqueroso llenó el aire cuando la carcasa ardió. Ivory pateó la cabeza hacia las llamas y encaró al vampiro sobre el humo fétido que se alzaba. Respiraba agitadamente, su cuerpo estaba cubierto por su sangre y por la de él. Rastros de carne ennegrecida le veteaban el hombro y le bajaban por el brazo, pero le enfrentó estoicamente, con una ceja arqueada.
    – Tienes muy mal aspecto, hermano -comentó-. Debes estar envejeciendo y debilitándote para permitir que un humano se te acerque con sigilo de ese modo.
    Mientras hablaba, iba rodeándolo para poner su cuerpo entre Sergey y el macho humano. El hombre había arriesgado su vida por ella y todavía estaba allí, esperando a hacer otro disparo, cuando tenía que saber que la ballesta no iba a eliminar a un maestro vampiro. Ella raramente había tenido tratos con humanos, pero tenía que admirar su valentía, aunque temiera por su vida.
    – Uno de los míos por uno de los tuyos, hermanita -siseó Sergey, su cuerpo se movió de repente con velocidad borrosa.
    Aún con su metal especial recubierto en él, Ivory apenas pudo seguirle el rastro, el vampiro maestro se movió demasiado rápidamente. Lo vio agarrar al pequeño Farkas y golpear el cuerpo del lobo contra la rodilla. Se oyó un audible crujido y el animal chilló. Cacareando, Sergey tiró al lobo lejos de él para el que el cuerpo golpeara sobre una roca nevada, donde el animal yació roto y jadeando de dolor.
    Las puntas de flecha metálicas cayeron al suelo en pedazos, el cuerpo del vampiro ya se estaba regenerando, mientras el suyo se debilitaba por la pérdida de sangre. No se atrevía a cerrar las heridas y atrapar a los parásitos dentro de ella donde pudieran asirse. Por un momento, simplemente enfrentó a su hermano, intentando decidir la mejor manera de atraer la suerte de su lado, era la única oportunidad posible que tenía de derrotar al vampiro.
    El aire alrededor de ellos se cargó de electricidad y se le erizó el vello de la nuca. Sintió la comprensión en los pulmones y pensó que era el no muerto atacando, pero él retrocedía, echando una mirada cautelosa a izquierda y derecha y luego arriba al cielo.
    – Otra vez será, Ivory.
    Sergey levantó las manos y el suelo explotó en violenta agitación, tirando tanto a Gary como a Ivory. Gary cayó de cabeza e Ivory saltó para tratar de cubrirlo de cualquiera que fuera la última agresión de Sergey. La nieve explotó en el aire en forma de ciclón volviéndolo todo blanco. Ella sintió el impacto de su golpe en su costado izquierdo, golpeándola y tirándola sobre el macho. El golpe hubiera matado a un humano; fue como si sintiera sus huesos romperse bajo aquella fuerza.
    Ivory rodó y se balanceó hacia atrás, permitiendo que el empuje la pusiera de pie mitad agachada, ignorando las ondas de dolor que le recorrían el cuerpo. Giró en círculo. Sergey se había ido. Sólo había silencio, roto solamente por su respiración pesada y jadeante. Ivory se hundió, la fuerza la abandonaba en ráfagas.
    Sobre las manos y rodillas se arrastró hacia Farkas mientras los demás lobos les rodeaban. Ivory cogió al lobo en brazos, juzgando cuánto tiempo tenía para curarlo. Estaba definitivamente débil y necesitaba sangre.
    Gary puso en pie.
    – ¿Estás bien?
    – Sí. Gracias. -Le salió más forzado de lo que quería-. ¿Cómo consiguió el ghoul a ese niño? ¿Por qué no se le ha mantenido a salvo? -Le lanzó una rápida mirada de reprimenda, con la mano acariciaba suavemente la espalda de su lobo, encontrando las interrupciones en la espina dorsal.
    – Es el hijo adoptivo de Sara y Falcon, y aunque psíquico, es humano. Durante el día los niños asisten a la escuela y toman parte en las actividades regulares que tienen los demás niños en la aldea. Falcon y Sara tienen guardianes en el lugar. Yo estaba con varios de ellos en la escuela, pero Travis había ido a asistir a una función con una mujer que nos ayuda. No teníamos la menor idea de que había una amenaza en la zona.
    Ivory suspiró.
    – Los maestros vampiros han aprendido a ocultar su presencia de los cazadores. Algunos de los vampiros menores también han estado adquiriendo lentamente la habilidad. Tus cazadores deben saberlo y tomar mejores precauciones.
    Encima de ellos, el trueno retumbó y la respuesta estalló a través del cielo como si dos fuerzas poderosas se encontraran y chocaran en los cielos encima de ellos.
    Sergey había enviado otra explosión hacia ellos, esperando acertar desde lejos, pero una mano invisible les había escudado. La energía estaba mucho más cerca, y ella sabía que no tenía mucho tiempo. Tenía que marcharse antes de que los cazadores Cárpatos llegaran.
    Otro chorro de energía barrió el área, meciendo la tierra y haciendo que los árboles temblaran. Varias piedras se soltaron y rodaron, atrayendo la atención de Ivory a los pedazos de metal desparramados por la nieve. Levantó la palma, llamándolos de vuelta, teniendo cuidado en encontrar cada pedazo y colocarlos en una pequeña bolsa en su cinturón.
    Gary frunció el entrecejo.
    – ¿Qué son ésos?
    – Armas. -Se encogió de hombros, no queriendo atraer la atención sobre su secreto-. Tengo que cuidar de mi lobo. Puedes dejar la ballesta aquí e irte con mi agradecimiento.
    – Creo que esperaré hasta que esté seguro de que estás bien.
    Ivory le soltó un gruñido de despedida, cerró los ojos y colocó las manos sobre los huesos rotos del lobo, atrayendo tanta energía como se atrevió para curar a Farkas lo bastante para que pudiera viajar por lo menos. La luz ardía bajo las palmas y el calor irradió por la espina dorsal del animal.
    – ¿Me darías tu sangre? -Ivory levantó la mirada al hombre que estaba de pie sobre ella.
    – ¿Qué?
    – No te la estoy pidiendo para mí. Él necesita sangre para curarse. No te hará daño, te lo garantizo. -Mantuvo su mirada centrada en la de él-.Yo no te forzaría. Es únicamente tu elección.
    Gary se agachó junto a la mujer, consciente de los cinco grandes lobos que se apretaban cerca de él. Ninguno actuaba de forma amenazante, pero eran unas bestias grandes y parecían violentos. Algunos tenían quemaduras en la piel y alrededor de los hocicos por la sangre ácida cuando habían derribado al ghoul. Más de cerca, pudo ver numerosas cicatrices viejas de otras batallas. Colocó la ballesta junto a la mano de ella y asintió, enrollándose la manga.
    Ivory le entregó un cuchillo. Gary lo tomó y sin vacilar se cortó a través de la piel, presionó la muñeca contra el hocico del lobo. El lobo lamió la sangre mientras Ivory murmuraba un canto curativo suave.
    – Suficiente -dijo ella, sólo minutos más tarde-. Eso nos permitirá viajar. Estoy en deuda.
    – Déjame darte sangre -ofreció Gary-. Si esperas, los demás llegarán aquí pronto y podrán curar tus heridas.
    – Estamos aquí -dijo una voz detrás de ellos.
    Ivory jadeó y se giró, tomando su ballesta y apuntando con la flecha al corazón del recién llegado. No lo había oído acercarse, ni tampoco los lobos. En un momento no había nadie y al siguiente estaba allí, alto y poderoso con fulminantes ojos plateados. Mantenía su mirada sobre ella, e Ivory tuvo la sensación de que lo abarcaba todo, sus lobos, Gary, la escena de la batalla y cada herida.
    – ¿Estás bien, Gary?
    – Ella salvó nuestras vidas, Gregori -explicó Gary.
    Ivory había sabido exactamente quién era este hombre en el momento en que le había visto. Había conocido a sus hermanos mayores, Lucian y Gabriel, pero Gregori era una leyenda por derecho propio y no quería tener nada que ver con él. Se puso de pie lentamente, con cuidado de no hacer ningún movimiento repentino, manteniendo la flecha apuntada hacia él. Hizo gestos a los lobos y estos se movieron colocándose detrás de ella.
    – Estamos en deuda, señora -dijo Gregori, inclinando la cabeza-. Soy un sanador. Quizás podría ayudarla a cambio del gran servicio que ha prestado.
    Ella sabía que él estaba usando el discurso formal, reconociéndola como a una antigua, pero se negaba a permitirle calmarla con una falsa sensación de seguridad. No se fiaba de él más de lo que se fiaba de Sergey. Detrás de él otro hombre se materializó y ella se oyó jadear. Por un horrible instante estuvo segura de que Draven estaba vivo y había venido a por ella otra vez. Le llevó un momento darse cuenta de que tenía que ser Mikhail Dubrinsky, el hermano más joven de Draven, el Príncipe reinante del pueblo Cárpato.
    Dio un paso atrás, la flecha moviéndose para cubrir inmediatamente el corazón del intruso. Gregori dio un paso deliberadamente delante del Príncipe, manteniendo la palma de la mano hacia fuera, hacia ella.
    – Nadie quiere herirte. Estamos en deuda contigo.
    Detrás de él, el Príncipe apartó suavemente a Gregori a un lado.
    – Soy Mikhail Dubrinsky y estamos en deuda contigo.
    – Sé quién eres. -No pudo evitar la amargura de su voz-. Di mi ayuda libremente al niño, y este hombre me ha devuelto más que cualquier deuda que tuviera. Farkas, en pie ahora.
    El lobo se levantó obedientemente y tropezó, casi cayéndose otra vez. Ella maldijo, sabiendo que estaba demasiado débil para cruzar la distancia solo. No podría volver a su guarida, no herida y sangrando. Dejaría un rastro de sangre en el cielo. No sería visible, pero las gotitas podrían ser olfateadas y cualquiera que lo deseara podría encontrarla.
    Gregori dio un paso más cerca y la otra mano de Ivory fue a la pistolera. Ivory sacudió la cabeza.
    – No deseo luchar contigo, pero si insistes, lo haré.
    – Sólo deseo ayudarte.
    – Hazlo dejándome pasar libremente por tu tierra. Tomaré a mi manada y me iré.
    – Eres una mujer Cárpato sin compañero y necesitada de nuestra protección -dijo Gregori, con su voz suave e irresistible.
    – Soy una antigua guerrera con compañero y lucho mis propias batallas. No debo lealtad a tu gente y ninguna a tu Príncipe. Que sepas esto, Oscuro, lucharé a muerte para mantener mi libertad. Sólo quiero que me dejen en paz. -Dio otro paso atrás.
    – Si te marchas sin ayuda, serás vulnerable a cualquier ataque -contestó Gregori, su voz más apacible que nunca-. Como guerrero Cárpato, un macho, sanador de nuestro pueblo, no puedo permitir que te vayas sin ocuparme primero de tu bienestar.
    Ella balanceó la espada hacia arriba, los ojos oscuros despidiendo fuego incluso mientras la desesperación la recorría.
    – Entonces debes saber que será un combate a muerte. No quiero ayuda de ti ni de ninguno de los tuyos.
    Los lobos se desplegaron, incluso Farkas, frente a los machos Cárpatos… enemigos ahora… rodeando a los hombres con los dientes descubiertos.

Capítulo 4

    Razvan despertó lentamente. Al principio pensó que estaba soñando, pero los sueños de estar tumbado en la tierra habían desaparecido hacía mucho tiempo de su imaginación. Estaba seguro, absolutamente seguro, de que podía sentir la profunda capa, rica en minerales, que lo rodeaba como una cómoda manta tibia; la tierra lo acunaba, su cuerpo caliente, el hambre era un recuerdo lejano. Y eso no tenía ningún sentido.
    Abrió los ojos de golpe, el poder le consumía, lo sacudía, más del que jamás se había imaginado, más de lo que jamás había concebido o soñado. Atravesaba su cuerpo como una marea ascendente, corriendo por sus venas, bombeando por el corazón, estallando a través de los órganos y nervios hasta que el poder lo llenó. La luz irradió de su cuerpo mientras explotaba a través de las capas de tierra a la superficie. La tierra erupcionó en forma de géiser, golpeando el alto techo de piedra por encima de su cabeza y esparciéndose por el cuarto.
    Aterrizó agachado, sus sentidos extendiéndose, escaneando, su mente corriendo, intentando unir las piezas del puzzle. Había escapado al fin. Su mente casi no podía aceptar la verdad de ello. Recordó correr por la nieve, tiritar, su fuerza tan mermada que no podía controlar su temperatura corporal, pero se forzó a seguir andando hasta que no quedó un solo gramo de fuerza. Tenía que alejarse lo suficiente para que ni Xavier ni sus sirvientes lo encontraran antes de que el sol subiera. El sol. El último recurso de todo Cárpato era limpiar su alma con la blanca luz brillante. Incluso eso le había sido negado.
    Xavier había sido descuidado. El temor fue su caída. Temía que si alimentaba a Razvan demasiado perdería el control sobre él, así que el mago había forzado a su nieto a pasar semanas sin sangre. Pero Xavier tomaba de él a diario, hasta que finalmente Razvan estuvo demasiado débil y enfermo para mantenerse en pie, o para suministrar al mago glotón el vivificador líquido Cárpato.
    Recordaba esa sensación de vacío y debilidad, la locura cercana del hambre, el cuerpo gritando, los dientes afilados y necesitados a cada momento que estaba despierto. Encadenado, no podía cazar su propio alimento. Ni siquiera había animales cerca a los que llamar. Cada célula, cada órgano gritaba, hasta que el cerebro no fue nada excepto una neblina roja de necesidad. Ahora se sentía sólo ligeramente hambriento, no la constante hambre que le roía y que había gobernado su vida durante tantos siglos.
    Echó una mirada alrededor, comprendiendo que estaba bajo tierra, profundo, pero hacía calor. De algún modo, la brillante luz de la luna se derramaba desde arriba, aunque estaba profundamente bajo tierra en una caverna de piedra. Oía el sonido de agua pero poco más. Ondeó las manos, y las velas saltaron a la vida por todas partes del cuarto, transformándolo instantáneamente en un santuario femenino. Las capas de piedra sobre ellas estaban talladas complejamente con hermosas imágenes, majestuosos paisajes, árboles y matorrales, como si el mundo exterior hubiera sido traído adentro, un pedacito a la vez, hasta que las paredes fueron una belleza.
    Femenino… la mujer… la razón por la que veía un despliegue de colores. La luz y el color le deslumbraban los ojos, ardían después de tanto tiempo viendo sólo en gris, blanco y negro. Recordó el toque calmante de sus manos; su voz, suave e irresistible; el modo en que sabía su sangre, adictiva y caliente como hecha específicamente para él. Ella lo había salvado cuando él le había dicho que no lo hiciera. Ella le había lanzado una compulsión a pesar de todas sus advertencias, y ahora…
    Sentía. Todo. La culpa, la rabia y la sensación de absoluta soledad. No tenía la menor idea de cómo comportarse en la sociedad civilizada. No tenía conocimientos de mucho aparte de engaño y tortura, y ahora aquí estaba, sin estar preparado absolutamente, vivo y bien por primera vez que pudiera recordar en sus siglos de existencia.
    Razvan se estiró, sintiendo el juego de músculos bajo la piel. Su cuerpo se sentía tan diferente, cálido, vivo, el acero corría bajo la piel, tanto poder que temblaba con él, inseguro de cómo cualquiera podía esgrimir tal fuerza sin dañar a todos a su alrededor. Respiró un aliento inestable y echó una mirada alrededor otra vez.
    A la mujer… su compañera… le debía haber llevado cientos de años tallar su casa. Era excepcional, pero lo atraía. Había algo seguro y consolador en ella. Estaba molesto con ella por salvarlo. No podía quedarse para reprenderla ni verse tentado por ella, por supuesto, pero por lo menos ahora tenía una oportunidad de luchar cuando persiguiera a Xavier, y sabía que lo haría. No podía permitir que el mago continuara esparciendo su mal por el mundo. Tenía que detenerlo, y ahora quizás tuviera la habilidad para ello.
    Razvan se arrodilló para examinar la cuenca grande de tierra. La depresión estaba hecha de pura roca. Roca impenetrable. El agujero circular que era su cama había sido tallado, profundo y ancho, y luego llenado de la tierra más rica, más pura, y con más minerales que él jamás había visto. Incapaz de resistirse, hundió las manos en la capa negra, sintiendo las propiedades calmantes y rejuvenecedoras.
    ¿De dónde procedía? Se hundió sobre los talones y estudió el hoyo ancho y profundo. Esta tierra había sido traída aquí, un pequeño pedacito a la vez, pero ahora tenía muchos metros de profundidad, casi no se había dado cuenta de que había una cama de piedra debajo.
    ¿Quién tenía la clase de paciencia que requeriría tallar primero una gran cámara en una lecho de piedra y luego llenar la cuenca con tierra? Debía haber llevado cientos de años, pero ella había concebido la idea y luego la había llevado a cabo cuidadosamente. Se puso de pie con un movimiento fluido, sorprendido por la manera en que su cuerpo respondía a la fuerza que le recorría, pero estaba más interesado en la mujer y en lo que ella había forjado que en cómo funcionaba su cuerpo.
    Había algo extraordinario acerca del cuarto, y no sólo todo el trabajo que había requerido. Su sensación lo intrigaba. Extendió las palmas hacia las paredes. El poder crujió. El calor y la paz le llenaron. Frunció el entrecejo y dejó caer las manos, girando la cabeza para estudiar los ricos tallados. Cada pared, de aproximadamente diez metros de altura con forma oval, estaba tallada con intrincados dibujos. Un bosque llenaba una pared, cada aguja, rama y tronco nudoso en ricos detalles. Se acercó. Una segunda pared tenía una cascada que salpicaba una piscina de agua, una manada de lobos plateados, seis de ellos, estaban grabados en varias posiciones alrededor del bosque y la piscina. Reparó en los matorrales, las flores, la luna redonda y las estrellas. En el fondo de la pared, cerca de la cuenca de la cámara donde ella descansaba, había tallado una sola frase.
    Kuczak és kune jeläam és andsz éntölam sielerauhoet, andsz éntölam pesädet és andsz éntölam kontsíverauhoet. Que las estrellas y la luna me guíen con su luz y otorguen serenidad a mi alma, protección de todo daño y el corazón de un guerrero… paz.
    Era más que una obra de arte. Empotrado en cada carta, cada lazo y espiral, las enredaderas recorrían cada palabra por dentro y por fuera, era una sensación de tranquilidad. Cuando pasó las manos sobre la oración, a un centímetro de la pared, pudo sentir las vibraciones y supo que tejido en esas palabras, en la misma roca, había poderosas salvaguardas.
    Razvan colocó las manos en la pared de piedra. Otra vez la pared tatareó con vida. Las paredes eran de roca sólida, impenetrables como su cuenca de tierra. Pero más que eso, cada pared tenía medidas de protección, poderosas. Reconoció los principios como mago, pero eran tan diferentes que resultaría casi imposible desenredarlas. Nada iba a traspasar esas paredes. Nadie jamás la encontraría, y ella estaba perfectamente a salvo.
    Gruño en voz alta. Ella lo había traído a su santuario. Probablemente él fuera la primera persona que había visto jamás su casa, y con él, había traído a un enemigo más allá de todos los demás. Xavier podía poseer su cuerpo, y ahora que era fuerte, estaba en forma y lleno de poder, el mago malvado desearía el cuerpo de Razvan para sí mismo más que nunca.
    Razvan tocó el violín, y sintió la alegría y el arte de su música. Sus emociones estaban por todas partes, enterradas en el arte que ella creaba, en el calor y en el santuario de su casa. Subió con cuidado por los escalones de piedra y por la apertura estrecha al cuarto más grande. Estas eran obviamente sus dependencias, donde pasaba la mayor parte de su tiempo. Las paredes de la caverna habían sido grabadas trozo a trozo hasta que había creado una torre redonda que se alzaba unos buenos doce metros. Aunque relativamente pequeña, la cámara parecía espaciosa en su sencillez.
    Había un par de sillas y una alfombra gruesa de lana con un poco de pelo de lobo adherido aquí y allá, dando evidencia de que la manada a menudo se tumbaba en este cuarto. Encontró un libro de poesía y otro de batallas de samuráis, estrategia y código de honor. Eran viejos y estaban en la pequeña mesa tallada, junto a la silla. Recogió el libro de samuráis, escrito en un antiguo idioma, y lo hojeó, notando la pequeña escritura al margen y el subrayado de frases en cada página. El libro estaba deteriorado y obviamente lo habían leído a menudo.
    Como en la cámara, las paredes estaban cubiertas con dibujos, cada golpe tallado en la pared, el cual debía haber llevado años completar. La artesanía le dijo algo acerca de ella. Tenía paciencia. Era meticulosa. Y una perfeccionista. Era una artesana tanto si ella lo sabía como si no. Las caras de diez jóvenes lo miraron fijamente. Cada cara tenía una expresión de amor. Cuando levantó la mano y pasó las puntas de los dedos sobre los grabados lisos, sintió el amor. El amor de ella. El amor de ellos por ella. Angustia y dolor por su pérdida. Esto, entonces, era su monumento a la familia perdida.
    Razvan había conocido el amor. Su padre y madre. Su hermana, Natalya. Guardó esos recuerdos mucho tiempo después de que sus emociones se desvanecieran… y le había llevado mucho tiempo, aún cuando abrazó esa oscuridad en él, extendiéndose hacia ella desesperado por estar tan entumecido que no pudiera sentir la pérdida, la culpa y una abrumadora sensación de fracaso y desesperación. La sangre en él corría fuerte tanto si lo deseaba como si no. Cuando tocó esas caras, el amor que había allí, la pena, eso casi lo puso de rodillas. Todos y cada uno de los golpes de la herramienta usada para forjar esas líneas amadas desde el recuerdo fueron hechos con lágrimas cayendo por la cara de ella y un amor absoluto en su corazón.
    Mientras las almohadillas de los dedos trazaban el pelo y frentes, bajaron por los ojos, las narices y las bocas, sintió la diferencia en ella. Al principio esas manos habían sido inocentes del conocimiento del destino de sus hermanos. Poco a poco, el conocimiento había sido ganado durante siglos, hasta que supo de la traición de sus cinco hermanos mayores. Las manos se inmovilizaron y respiró bruscamente. Vampiros. Traidores. Maestros vampiros juntándose y tramando la caída del pueblo Cárpato con… El corazón se le hundió. Su enemigo. El peor enemigo de ella. Xavier.
    Estaba todo allí en la piedra. Cada detalle, cada emoción, la sangre y las lágrimas y cada gramo de amor y perdón que había en ella. Decidió que nunca los vería como eran ahora, sólo los recordaría con amor en el corazón, donde podía tocar las caras aquí en este monumento y recordar nada más que su amor.
    Quiso llorar por ella, por su familia perdida. No podía imaginar qué fuerza debió necesitar para seguir adelante, tan sola, tan perdida, el dolor de su pérdida casi intolerable, la fuerza de su amor perdurando. Las otras cinco caras eran de la familia… más no familia de sangre. Sintió su profundo amor por ellos, la preocupación, el temor estaban tejidos ahí adentro. Temía saber de su destino, así que había dejado de buscar, temiendo que hubieran tomado el sendero de los hermanos. El amor brillaba junto con el terror a la verdad.
    Debajo de las caras de los diez hombres había seis lobos, tallados con detalle exquisito, parecían tan reales que tocó la piedra para ver si la piel era realmente de piedra. Cada cara era diferente, como si ella hubiera estudiado un lobo y transformado a la criatura viviente en parte de la tierra para siempre. La habitación era hermosa en su sencillez y se sentía como un hogar amoroso.
    Estudió cada cara con cuidado, tanto al hombre como al lobo, sabiendo que éstos eran los seres importantes en la vida de Ivory. Se preguntó, si las cosas hubieran sido diferentes, si su cara habría estado en la pared, inmortalizada con su familia.
    Por el fondo de la pared ella había tallado frases en el idioma Cárpato, las intrincadas letras con enredaderas y hojas tejidas dentro y fuera de ellas junto con flores finamente grabadas tejidas en las frases.
    Sív pide köd. Pitäam mustaakad sielpesäambam. El amor supera al mal. Sostengo tus recuerdos a salvo en mi alma.
    Una vez más, cuando pasó la mano sobre las palabras, sintió la emoción que se vertía de la pared, hasta tal punto que sintió ardor detrás de los ojos. El amor de Ivory por sus hermanos, por su familia y su manada, era tremendo e inquebrantable. Incluso con el conocimiento de que sus hermanos estaban muertos para ella, de que habían traicionado su recuerdo de la peor manera posible, no sólo estaba decidida, sino que había conseguido recordarlos sólo como la familia que había amado y adorado.
    Había valor en esas palabras, decidió. Valor, fuerza y determinación. Si había una forma de recuperar las almas perdidas de sus hermanos a través del amor puro y el perdón, ella encontraría la manera. Trazó las pequeñas cruces cortadas profundamente bajo cada una de las caras de sus hermanos y las de los hermanos De La Cruz. La protección chispeó, como si esa pared tuviera salvaguardas para proteger los queridos recuerdos del encuentro con el mal en que su familia había elegido convertirse.
    Un túnel corto viraba a la derecha y un arco abierto conducía a un tercer cuarto. Miró dentro del tercer cuarto, que era casi una extensión de su cuarto familiar, para encontrar una piscina calmante, con una pequeña cascada real que caía en la roca. Este cuarto tenía tallas, pero sólo los débiles comienzos. Pudo divisar un tronco inmenso de árbol, con muchos ramas largas que barrían para alcanzar la roca como si diera sombra a la piscina. Era un trabajo en curso y deseó estar allí para admirar su progreso.
    Agachó la cabeza y entró en el túnel. Sus hombros raspaban contra los dos costados. Encima del pasadizo que se dirigía hacia otro cuarto, había un corte transversal profundo. Ya antes de entrar, presintió una diferencia. Donde los otros cuartos eran femeninos e íntimos, llenos de paz calmante, amor y consuelo, este cuarto trataba de negocios y propósitos. Este era un taller… un cuarto de guerra… y así como había sido meticulosa en detallar su arte, también lo había sido con sus armas.
    Forjaba sus propias espadas y cuchillos. Incluso las balas de su arma estaban hechas por ella. Parecía ser una artesana magistral, sus armas estaban forjadas pacientemente con tanto cuidado como las tallas en las paredes de piedra. Le asombró de la variedad de armas; había visto algunas antes, pero otras no estaba seguro de cómo usarlas. Había libros dispersos entre estanterías de herramientas, también desgastados y leídos a menudo.
    Una pared contenía estanterías de libros cuidadosamente escritos por una mano femenina, y, al abrirlos, Razvan reconoció los hechizos mágicos que Xavier utilizaba a menudo. Al lado de cada uno había escrito un segundo hechizo, contrarrestando o corrompiendo al primero. Libro tras libro parecían estar dedicados a encontrar un modo de derrotar los hechizos de Xavier. Razvan lo encontró muy interesante y se perdió durante un rato, leyendo las notas, las conclusiones y los giros que ella colocaba en las palabras para contrarrestar todo lo que Xavier le había enseñado. Obviamente, había pasado cientos de años detallando los actos de Xavier, estudiando detenidamente los libros de hechizos que había utilizado cuando asistió a su escuela tantos siglos antes y se había afanado para encontrar modos de derrotar al mago en cada vuelta. Y todo tenía sentido.
    El entusiasmo le recorrió. Había llegado a creer, después de siglos de cautiverio, que Xavier era invencible. Los Cárpatos habían fallado en derrotarlo. Los hombreslobo habían fallado. Los jaguares. Los humanos habían sido atrapados, torturados y convertidos en títeres despiadados. Y el peor azote de todos… el no muerto… había hecho una alianza impía con él. Razvan lo había visto todo. Pero, aquí mismo en este cuarto, una persona, una mujer, había dedicado su vida a detener a Xavier.
    Razvan observó las paredes, sabiendo que encontraría una inscripción. Cada pared contenía una sola palabra y una tenía tres líneas. Feldolgaztak. Kumalatak. Kutnitak. Preparar. Sacrificar. Aguantar. No había letras de fantasía esta vez, ninguna enredadera ni flores entretejidas en esas duras palabras. Su mantra.
    Anduvo a través del cuarto y se agachó junto a la pared donde ella había tallado su código, utilizando el idioma Cárpato, profundamente en la pared de piedra. Cuatro líneas esta vez.
    Köd elävä és köd nime kutni nimet. Sieljelä isäntä. El mal vive y tiene un nombre. La pureza del alma triunfa.
    Türelam agba kontsalamaval-Tuhanos löylyak türelamak sa?e diutalet. La paciencia es el arma verdadera del guerrero, mil alientos pacientes traen la victoria
    Tõdhän lö kuraset agbapäämoroam. El conocimiento conduce la espada verdadera a su objetivo.
    Pitäsz baszú, piwtäsz igazáget. Nada de venganza, sólo justicia
    Todo esto, todo lo que ella hacía, era en preparación para su última batalla con Xavier. Este lugar era un refugio, protegido por salvaguardas extraordinarias sin ninguna manera de penetrar los kilómetros de piedra. Los libros de magia, las armas. Reunía cada arma posible contra el alto mago y esperaba pacientemente para golpear mientras reunía información contra él. El cuarto de guerra era un homenaje a su vasto conocimiento del enemigo, a su paciencia, determinación y disciplina. Una imagen de su compañera surgía, y él sintió una sensación de orgullo y respeto para ella.
    Razvan levantó la cabeza y echó una mirada alrededor de la habitación. Una larga y estrecha mesa, un banco de trabajo cubierto de tubos y vidrio soplado a mano de todas las formas y tamaños atrajo su atención. Reconoció las hierbas, plantas y raíces, secadas y colgadas por todo el cuarto. La salvia predominaba, y varias plantas para desviar el mal. ¿Qué hacía ella?
    Escudriñó el libro que estaba al lado de un tubo torcido que contenía un líquido espeso y oscuro. Lo olfateó cuidadosamente mientras echaba un vistazo al garabato pulcro y femenino. La fórmula había sido tachada y reescrita una y otra vez hasta que ella pareció satisfecha y había subrayado la mezcla resultante con gruesas y oscuras líneas. Él no podía detectar ningún olor. Cuando levantó un cucharón tallado y suave la mezcla resultó clara, no oscura. Frunció el entrecejo y miró el tubo de vidrio, seguro de que era oscuro.
    Junto con todo lo demás, ella parecía ser química. Examinó varias de las bandejas y cestas que contenían una variedad de hierbas secas. El trabajo de cada uno de ellos era increíble, el patrón único. Cuando los tocó, supo que ella había hecho a mano cada una de ellas.
    Abandonó la habitación y volvió al cuarto de la familia, intentando pensar, formarse una idea de lo que debía hacer. Esta mujer… su compañera… reunía pacientemente las herramientas para derrotar al enemigo más grande de mundo. Los recuerdos de su rescate eran muy nebulosos, pero recordaba los ojos y la sensación de las manos, la seda del cabello, la suavidad de la piel. Sobre todo recordaba su bondad.
    Deseaba más que nada quedarse para ayudarla a lograr su objetivo, pero sabía que él era más peligroso para ella que cualquier otro ser en la faz de la tierra. A través de él, Xavier podría encontrarla y destruirla. La muerte estaba lejos de ser lo peor que el alto mago podía hacerle a una persona; Razvan había aprendido eso por amarga experiencia. Él había estado impotente para proteger a su hermana y a su hija… incluso a sus tías… pero podría proteger a su compañera permaneciendo lejos de ella.
    Echó una mirada alrededor de la cómoda guarida, una obra maestra de belleza y valor, estaba agradecido por esto, porque antes de su muerte hubiera tenido la oportunidad de encontrarla, de ver la verdadera luz en el alma de alguien. Sólo había conocido la oscuridad y la crueldad, pero aquí estaba rodeado por algo totalmente diferente… el opuesto absoluto… y quería quedarse y bañarse en su alma durante tanto tiempo como se atreviera antes de tener que marcharse.
    Nunca había comprendido verdaderamente lo que era ser un compañero. Dos mitades de la misma alma unidas. Luz para la oscuridad… oscuridad para la luz. Ambos se necesitaban. Sólo con estar en sus dependencias con las paredes de recuerdos alzándose sobre él, sentía consuelo y calor, no del cuerpo… eso lo tenía ahora; por primera vez en siglos no tiritaba, sino que sentía calor por dentro, profundamente donde contaba. Ella le había dado algo que él no había conocido y aún no la había reclamando, no había atado sus almas. ¿Cuanto más poderosos serían estos sentimientos entonces?
    La tentación lo sacudió y rápidamente la apartó. No había tenido control sobre su vida durante siglos. En este momento, cuando tenía opciones, haría lo necesario para proteger a esta mujer. Xavier nunca la conseguiría a través de él. Aunque ella complicaba las cosas. Su primer pensamiento había sido tratar de matar a Xavier, pero no se atrevía a arriesgarse a caer en manos del mago otra vez, no cuando él sabría la ubicación de la guarida de Ivory.
    Algo se revolvió en él. Una pregunta. Una búsqueda. Algo ajeno le acarició la mente con garras agudas, raspando en las paredes. Se tensó, y sin pensar, alzó una barrera tan fuerte, tan rápidamente, que le sorprendió. No se había dado cuenta de que pudiera hacer tal cosa. Reconoció el toque vil y perverso. Xavier. El alto mago lo estaba buscando, estirándose para encontrarlo y poseerlo.
    El corazón le latió con tanta fuerza en el pecho que pensó que explotaría. El temor por su compañera vivía y respiraba en él, reforzando su resolución de luchar contra la posesión de Xavier. Corrió por las habitaciones, buscando una salida, temiendo que Xavier pudiera ver a través de sus ojos. Mantuvo su mente tan en blanco como fue posible, sabiendo que el mago, cuando estaban unidos, podía leer sus pensamientos. No podía recordar cómo había entrado ella. Todo acerca del viaje estaba nebuloso.
    No podía atravesar kilómetros de roca, no sin saber donde podría emerger sin peligro. Se sentía atrapado y asustado, maldiciendo su destino, una vez más él sería la caída de alguien que necesitaba y merecía su protección.
    Encontrándose a sí mismo en la cámara, descansó la mano en la pared, con la cabeza colgando hacia abajo y los ojos cerrados, intentando orientarse. Tener a otro poseyendo tu cuerpo era una experiencia desgarradora y enferma, los detalles de Xavier, su avaricia vil y la depravación extrema invadían su mente. Lo mantendría fuera.
    Sin advertencia, el dolor le golpeó, un dolor atroz. Razvan abrió los ojos de golpe y miró alrededor, tratando de determinar qué le estaba sucediendo. La tierra estaba allí, en la profunda depresión, un tesoro rico que le hacía señas y que no podía resistir. Acudió de rodillas, pero el dolor no remitió.
    A menudo, su cuerpo era tomado en viajes a través de la tierra, pero nunca había descansado en la capa rica y rejuvenecedora. Xavier nunca se había atrevido a permitirle ese lujo. La tierra hubiera curado su cuerpo y restaurado su fuerza, algo que Xavier no podía permitirse. Lo dejaba languidecer en una especie de media vida en las cuevas de hielo. Razvan no estaba ni siquiera seguro de que pudiera sobrevivir bajo tierra, o aún encima de ella después de tantos siglos de frío, aunque la tierra lo llenaba de fuerza… sólo que no detenía el dolor.
    Xavier, incapaz de entrar en su mente, tenía que estar atacándolo desde lejos. Unos dientes le desgarraron el hombro, los bordes serrados cortaron a través del hueso, nervios y carne, cortando más y más profundamente, inyectando ardientes parásitos en la herida. Le estaban comiendo vivo… una adecuada justicia para alguien como él. Sus propios dientes se habían hundido en la muñeca diminuta de su hija, y él había mirado con horror, incapaz de protegerla, mientras Xavier había hecho esto mismo royéndola como si ella fuera un hueso, un pedazo de carne para ser consumido, los dientes rasgando la delicada piel para llegar a la sangre y el hueso.
    Sintió la salpicadura de ácido quemar a través de su piel… más profundamente todavía, sangre de vampiro que le corría en ríos sobre la carne, largas corrientes que se extendían sobre sus manos y antebrazos y le bajaban por el hombro, le corrían por el brazo y el pecho. Reconoció la sensación… sus muñecas, tobillos e incluso la espalda a menudo le habían ardido por las esposas revestidas de sangre de vampiro. Se lo había ganado por su fracaso al mantener a los miembros de su familia a salvo de Xavier. Repetidas veces había luchado contra el mago demoníaco, pero nunca había sido suficientemente fuerte ni suficientemente sabio para derrotarlo.
    Una explosión de dolor en las costillas lo sacudió, irradiando por todo su cuerpo. El dolor era un estilo de vida para él. Lo podía apartar ahora, absorberlo en su cuerpo y dejar que le consumiera. Había aprendido hacía mucho tiempo cómo vivir con agonía.
    Este dolor no era su dolor. Estaba demasiado lejos. Demasiado distante, la reacción estoica pero definitivamente femenina. Ivory tenía problemas. Todo lo demás dejó de importar. Había una razón para su existencia, protegerla de cualquier enemigo a toda costa.
    Vació su mente y luchó contra las emociones absorbentes con las que todavía encontraba difícil tratar. Construyó la imagen de ella en su mente, la imagen de cómo la veía. Suave y femenina, la mujer amorosa que pertenecía a este lugar, a esta casa de belleza cruda.
    Ivory. Tienes necesidad. Dime cómo llegar hasta ti.
    Hubo la más pequeña de las vacilaciones. Te están cazando.
    No discutió con ella. Estaba herida y rodeada de enemigos. Podía sentir la quemadura de la sangre de vampiro, el dolor que le roía el hombro y las costillas, y la inquietud de que estaba débil y quizás no pudiera arreglárselas para luchar, aunque estaba totalmente decidida a intentarlo.
    Razvan llenó la mente de ella con su fuerza y poder, la alimentó mientras buscaba en sus recuerdos y encontraba la información que necesitaba.
    Entretenlos. Estaré allí pronto. No luches. No te atacarán siempre que hables con ellos.
    No tengo mucho tiempo. La admisión la humillaba. Mi fuerza disminuye.
    Ya voy. Estaré allí, Ivory. No pierdas la esperanza. Vertió su determinación y resolución en la mente de la mujer, sabiendo que ella desconfiaba de todos, y con razón. Y tenía toda la razón para temerlo y odiarlo a él. El código genético de Xavier estaba en su cuerpo.
    Hubo otra pequeña vacilación, y entonces él vio claramente la grieta astutamente oculta en su cámara, por donde ella podía deslizarse dentro y fuera a través de la estrecha chimenea de apenas unos centímetros de ancho. Había prudencia en la mente de Ivory.
    Razvan se apresuró a tranquilizarla. Escanearé cuidadosamente antes de emerger así no habrá rastro que se dirija a tu guarida.
    Ahora tenía la información en la cabeza y tenía que ser doblemente cuidadoso de que Xavier no pudiera entrar en su mente. Antes de moverse, le llevó un momento construir cada defensa posible, espesando las barreras, haciéndose más fuerte de lo que jamás había sido. Más fuerte de lo que la mayoría nunca advertiría antes de entrar en la delgada grieta. Salió hacia la superficie, un rastro como un hilo de vapor se movió hacia arriba, ondeando de aquí para allá por las capas de roca durante lo que pareció una cantidad interminable de tiempo antes de ver una astilla de cielo arriba.

* * *

    Ya voy. Estaré allí, Ivory. No pierdas la esperanza.
    En cientos de años, nunca había dependido de nadie excepto de sí misma y su manada. Ella era Ivory Malinov, Asesina de los oscuros, y no confiaba en nadie, no creía en nadie. Así, nadie podía arrancarle el corazón, físicamente o en sentido figurado. Tomó aliento y el dolor casi la cegó, la hizo tambalearse y el Oscuro saltó hacia ella.
    Ivory sacó un cuchillo del cinturón y se enfrentó a él. Conocía su reputación, pero por suerte, él no conocía la de ella. Era una ventaja, por pequeña que fuera. No estaba enterado de que los lobos fueran Cárpatos y todos más que letales. Intentaría controlarlos, era una defensa estándar pero no funcionaría, y eso le proporcionaría a ella una pequeña ventaja. Comúnmente se habría apresurado a atacar ya, sin esperar a que él diera el primer paso, pero una parte de ella no quería comenzar una guerra con los Cárpatos.
    Mikhail levantó la mano.
    – Gregori. No hay necesidad de esto. -Era una advertencia, entregada con una voz suave, casi tierna.
    Recordó ese mismo tono… el padre de Mikhail, tan tierno y benévolo, ojos amables, compasivo, sabiduría comprensiva. La voz de la razón. Sólo quería ayudarla. Un hombre desinteresado y apacible que vivía para servir a su gente. Lo que fuera mejor para ellos. Recordaba esa voz demasiado bien. Los ojos mirándola, examinándola, perforando su alma, viendo su necesidad de conocimiento, su necesidad de aprender cuando sus hermanos no podían… o no querían. Esa voz que la tranquilizaba, diciéndole que él haría lo correcto, que hablaría con sus hermanos cuando regresaran y les explicaría por qué era necesario que ella fuera a la escuela y aprendiera.
    El Príncipe comprendía. ¿Cómo no podría, cuando sabía tanto más que los otros? ¿Cómo no podría, cuando sus razones para hacerlo todo era servir a su pueblo? Había sabido que ella tenía ansias de hacer algo más que sentarse en casa y esperar a su compañero. Ella quería ser algo, hacer algo. El Príncipe comprendía y la ayudó como ella había sabido que haría.
    Algo se le retorció dentro del estómago. Por un breve momento, no pudo sentir el dolor que le latía en las costillas ni la terrible agonía del hombro, ni de la quemadura de la sangre ácida o el punzante dolor de los parásitos mientras cargaban contra sus células. Nunca se le ocurrió en su candidez que el Príncipe tuviera otro orden del día, que quisiera deshacerse de ella, enviarla lejos porque sabía que su hijo enfermo y retorcido nunca la dejaría en paz, y que sus hermanos o los hermanos De La Cruz matarían a Draven. En vez de eso, ella había partido felizmente, creyendo que el Príncipe, en su infinita sabiduría, sabía mucho más que su propia familia. Se sentía tan adulta, tan validada. Había sido desesperadamente joven y confiada en aquellos días.
    Tienes que darte prisa. No puedo resistir mucho más.
    No sabía si su debilidad era tan física como mental. Ver a su hermano la había sacudido más de lo que había comprendido en un principio. Había jurado evitarlos y no se había preparado mentalmente para ver a Sergey en su estado de maldad. Él había cambiado su apariencia cuando la reconoció, dándole un vislumbre de su pasado, del hombre amado que la había abrazado, mecido y pasado horas enseñándola a luchar.
    Le había enfermado físicamente dispararle una flecha a él. Creía haber separado exitosamente el pasado del presente en su mente, pero verlo en persona no era lo mismo que pensar en él de forma abstracta.
    Estoy llegando. Entretenlos un tiempo. Usa a los lobos si debes.
    – Permite que nuestro sanador te ayude -dijo Mikhail, su voz cayó otra octava, llegando a ser casi hipnótica.
    Ella no pudo evitar sentir el tirón de esa voz pura, aunque durante siglos se hubiera entrenado para no caer presa del sonido. Farkas se apretó más a sus piernas, con el cuerpo temblando. Estaba en la misma forma que ella.
    – No necesito tu ayuda, Dubrinsky -dijo, con voz altanera-. Ni la he pedido ni quiero nada de ti o de cualquiera conectado contigo.
    El aliento de Gregori salió en un largo y lento siseo.
    La mirada de Ivory saltó a su cara, a la tormenta que se arremolinaba en esos ojos. Si se iba a producir un ataque, vendría de él. Ella estaba débil por la pérdida de sangre y el dolor, y se le estaba acabando el tiempo.
    – Evidentemente nunca has aprendido, en todos tus años de existencia, cómo una voz puede ser dulce y pura a los oídos, pero ocultar la verdad detrás de la máscara. Mis hermanos escogieron el sendero de mal, pero no estaban equivocados en su juicio sobre la línea Dubrinsky. El Príncipe al que sigues no es en absoluto lo que crees que es.
    Su mirada volvió rápidamente a Mikhail, conteniendo absoluto y total desprecio.
    – No me puedes engañar, karpatii ku köd… mentiroso, ya fui engañada una vez, y tu padre era un campeón. Deseo irme. ¿Me estás reteniendo prisionera?
    Hubo un pequeño silencio y Gregori sacudió lentamente la cabeza.
    – ¿Crees que puedes luchar contra todos nosotros y salir vencedora? Eres una mujer, una mujer Cárpato sin nadie para protegerla. He jurado llevar a cabo mi deber tanto si lo deseas como si no.
    Ivory respiró, y exhaló. Estate preparado, Raja.
    La manada desnudó los dientes y encaró la amenaza de los machos Cárpatos sin acobardarse.
    Gary se movió entonces, colocando deliberadamente su cuerpo delante del de ella, deteniéndose entre Ivory y el guardián del Príncipe, ignorando la amenaza de la manada.
    – Por favor -dijo-. Nadie quiere tomarte prisionera. Te ofrezco mi sangre libremente. Mi vida por la tuya. No estoy seguro de las palabras formales, pero si tomas lo que ofrezco, sabremos que por lo menos tendrás una oportunidad de luchar si te topas con otro vampiro. Nadie quiere apresarte.
    – Está infectada con la sangre del vampiro -explicó Gregori-. Hay que extirpar los parásitos.
    – Soy muy consciente de la contaminación -replicó Ivory-. Soy perfectamente capaz de curarme a mí misma.
    Otro macho y una hembra se materializaron más allá del Príncipe, e Ivory suspiró, deseando poder hundirse en la nieve y descansar. Reconoció al macho, con sus rasgos fuertes y hermosos y casi se le escapó una sonrisa. Falcon. Un amigo de la familia, de los hermanos De La Cruz. Era un solitario pero un buen hombre. Agradeció verlo, saber que por lo menos algunos de los machos más antiguos todavía sobrevivían con sus almas intactas.
    – ¡Ivory! -Registró sorpresa, sorpresa y felicidad-. ¿ eres la misteriosa mujer que ha salvado a nuestro hijo? -Falcon se deslizó hacia adelante pero se detuvo bruscamente cuando ella retrocedió y lo alejó con la mano.
    – Pesäsz jeläbam ainaakque puedas permanecer en la luz mucho tiempo, Falcon -saludó-. Han sido muchos años.
    – Estás herida -exclamó la mujer, apresurándose hacia adelante.
    Falcon la detuvo poniéndole una mano en el brazo.
    – ¿Qué pasa aquí?
    Ivory notó que no sonaba sentencioso, sino cauteloso.
    – Deseo irme y tu Príncipe y su sirviente han dictado otra cosa.
    – Sólo para velar por su salud, señora -dijo Gregori con una leve reverencia, ignorando su provocación.
    La mujer frunció el entrecejo.
    – Soy Sara, la compañera de Falcon. Has salvado a nuestro hijo y estamos en deuda contigo. Nadie aquí quiere herirte. -Lanzó una pequeña mirada enfurecida hacia Gregori-. No puedo imaginarme que nadie quiera hacer nada excepto recompensarte por tu ayuda. Ofrezco libremente mi sangre para ayudar a curarte. Ambos, Falcon y yo haremos cuanto podamos para curar tus heridas, aunque Gregori sea un sanador incomparable. Puede parecer intimidante, pero realmente es un hombre apacible y cariñoso.
    – No me siento intimidada por el Oscuro -negó Ivory-. Sólo deseo seguir mi camino.
    La mujer la tentaba con su oferta. La curación ciertamente sería larga hasta volver a recuperar la fuerza, pero si tomaba la sangre del Oscuro, él podría rastrearla más fácilmente. La sangre llamaba a la sangre. Y sería muy vulnerable. Él podría tomar fácilmente su sangre y entonces siempre tendría que preocuparse porque él pudiera encontrar su guarida. De cualquier forma, Sergey sabía que estaba viva. Quizá consiguiera entrar en su cabeza e intentaría encontrarla.
    Suspiró y sacudió la cabeza.
    – Lamento no poder aceptar tu generosa oferta, pero gracias -le dijo a Sara.
    Rajá gruñó una advertencia y ella se dio cuenta de que Gregori se había acercado más. El Oscuro se detuvo cuando ella balanceó la espada hacia él, orientando la hoja hacia las partes más suaves de su cuerpo.
    – Serías verdaderamente muy insensato, Oscuro, intentándolo.
    – Te tambaleas de fatiga -dijo Gregori-. Si he dicho algo para hacerte pensar que deseo hacerte daño, me disculpo. Seguramente puedes ver que mi única preocupación es tu salud. Mientras estamos aquí de pie, los parásitos han tenido más oportunidad de esparcir su veneno por tu cuerpo.
    – Sé muy bien lo que los parásitos pueden y no pueden hacer.
    Se estiró hacia Razvan, desesperada ahora. El sanador estaba demasiado cerca para sentirse cómoda, quizás muy cerca. Ivory no era lo suficientemente insensata para ignorar la reputación del hombre. Era conocido a lo largo y ancho de la comunidad como un peligroso y despiadado defensor del Príncipe y del pueblo Cárpato.
    A menos que le permita darme sangre, no tengo más elección que abrirme paso luchando.
    No tendrás que luchar. Doy mi vida por la tuya. Sigue mi ejemplo. Habla con la mujer, les distraerá durante otro par de minutos.
    Había algo tranquilizador en su tono. Había dejado un guerrero roto y caído, pero él se había levantado como algo enteramente diferente. Había confianza en su voz. Razvan era un Buscador de Dragones, uno de los más antiguos y más poderosos linajes Cárpatos, y había soportado tortura y sufrimiento durante cientos de años sin sucumbir a la oscuridad. Ella había estado en su mente, y sus recuerdos eran muchos. Él había absorbido habilidades de lucha, técnicas y estrategias. Sabía más acerca de Xavier que cualquier otro ser viviente y tenía más razones para destruirlo que cualquier otro. Quería creer en él. Conmocionada y débil, necesitaba creer en él.
    El sanador está intentando retrasarme. Sabe que no puedo aguantar.
    Aguantarás.
    Una fuerza se vertió en ella.
    – Sara -dijo suavemente-. Apelo a ti. Pídele al Oscuro que de un paso a un lado. No he hecho daño a nadie aquí y sólo deseo irme en paz. Has señalado la necesidad de compensarme por salvar la vida de tu hijo. Esto es lo que pido. Que simplemente hagas que vuestro sanador se aparte.
    Sara alzó la mirada hacia Falcon y luego a Mikhail.
    – Creo que suena razonable. Por favor, Gregori, apártate.
    Todos miraron a Sara, que se acercó más, en actitud más protectora, hacia Ivory.
    La tierra saltó hacia arriba bajo los talones del Príncipe y un cuerpo se materializó detrás de él, un brazo se cerró apretadamente alrededor del cuello de Mikhail, la hoja de un cuchillo presionó contra el corazón del Príncipe. Unos ojos tempestuosos y despiadados se centraron en la cara del Oscuro con resolución absoluta.

Capítulo 5

    Nadie se movió. Nadie respiró, permaneciendo como estatuas congeladas en el tiempo, como si un pequeño error fuera a comenzar un baño de sangre, y a juzgar por la muerte en los ojos de Razvan… y en los de Gregori… había poca duda de que así sería.
    Gregori soltó el aliento en un largo y lento siseo.
    – Amenazar la vida del Príncipe es una sentencia de muerte
    Razvan se encogió de hombros, una ondulación casual de poder.
    – He estado bajo pena de muerte desde mi decimocuarto verano. No es nada nuevo para mí. No hay nada que puedas imaginar hacerme que no me hayan hecho ya. Acepto que moriré esta noche. -Inclinó la cabeza hacia Gregori, su expresión inmutable, como si le diera al Cárpato licencia para matarlo.
    Un hombre con nada que perder, Gregori, a menudo surge vencedor, señaló Mikhail, con un rastro de humor en la voz.
    Los ojos plateados de Gregori destellaron, y no había diversión en ellos. Nadie coloca su cuchillo en tu corazón y se va ileso.
    – Aléjate de mi compañera. Una vez que ella esté lejos, puedes hacer lo que quieras -instruyó Razvan.
    – No -protestó Ivory-. Me quedo contigo. Lucharemos por nuestra libertad.
    Sara intentó dar un paso más cerca de Ivory.
    – Esto es una locura. Mikhail -apeló al Príncipe-. Detén esto. Deja que se vayan.
    – ¿Sabes quién es este hombre? -preguntó Falcon suavemente-. ¿Ivory, tienes alguna idea de los crímenes que Razvan ha cometido contra nuestro pueblo?
    Otra vez Razvan ni se estremeció y tampoco lo hizo el cuchillo.
    – No sabes nada acerca de él -replicó Ivory-. No tienes derecho a juzgarlo cuando no conoces los hechos.
    No hay necesidad de defenderme.
    Razvan estaba sorprendido de que lo hiciera. Ella estaba allí tambaleándose, pareciendo tan engañosamente frágil para ser el guerrero que él sabía que era. Su cuerpo era alto y recto, la piel perfecta estropeada ahora por los rastros de sangre del vampiro y las heridas de los dientes en el hombro. Había algo muy íntimo en saber que bajo el exterior perfecto, él conocía a la mujer verdadera, las cicatrices de la muerte y el desafío. La reserva de valor que le debía haber hecho falta para juntar su cuerpo y yacer tan rota en la tierra durante cientos de años mientras la naturaleza intentaba repararla.
    Conocía las profundidades y las fuerzas de ella cuando ningún otro en la faz de la tierra lo hacía. El orgullo por ella lo sacudió. Su valor y ferocidad lo humillaron.
    – Es verdad -le contestó Falcon, permaneciendo tranquilo en medio de la tensión-. Tú no conoces a este Príncipe. He dado mi lealtad a Mikhail. Él es digno de mi respeto y protección. Me conoces. Más importante aún, conoces a los hermanos De La Cruz. Ellos también han jurado lealtad a Mikhail. Manolito dio su vida por Mikhail y Gregori lo restauró a este mundo. -Su mirada se movió rápidamente a Razvan-. Creo que tu compañero inyectó el veneno en Manolito.
    Razvan no se estremeció y la mano que sostenía el cuchillo era firme como una roca.
    – Ivory, quiero que vengas a mi lado y tomes mi sangre. Toma la suficiente para que puedas restaurar tu fuerza.
    Ella pareció afligida y sacudió la cabeza en silencio.
    Es la única manera. Tu propósito y tus preparativos se perderán si no huyes. No podemos detenerlos a todos. Sabía cuando vine que estaría intercambiando mi vida por la tuya. Es un honor.
    – Su sangre está infectada con parásitos -dijo Mikhail-. Mantén el cuchillo sobre mi corazón y permite a mi sanador que la deshaga de los gusanos viles de Xavier.
    Ivory se estremeció cuando oyó el nombre del alto mago.
    La mirada de Gregori fue al Príncipe, observándolo con un brillo plateado. Esto no tiene gracia, Mikhail. Sabemos demasiado poco acerca de este hombre. Puede muy bien empujar ese cuchillo en tu corazón bajo las órdenes de Xavier. No lucirías esa sonrisa afectada entonces.
    Estoy seguro de que encontrarás un modo de salvarme.
    – Razvan -dijo Mikhail-. No buscamos herir a tu compañera, sólo nos aseguramos de que pueda sobrevivir a un ataque en su camino de vuelta a casa. Os ofrecemos amistad. Tu hermana, Natalya, está aquí con su compañero, Vikirnoff. Lara, tu hija, y su compañero, Nicolás De La Cruz, residen entre nosotros, trabajando para salvar a nuestros niños no nacidos aún. Ella ha sido una ventaja tremenda para nuestro pueblo. Tus tías, Tatijana y Branislava, están a salvo y vivas, en este momento bajo tierra sanando. Os ofrezco salvoconducto para ambos.
    Razvan dirigió a Ivory una rápida mirada. Depende de ti.
    Ivory respiró. La vida o la muerte para su compañero. Él estaba poniendo la vida en sus manos tan fácilmente. Poco sabía él sobre cuán aborrecible era para ella aceptar favores de la familia Dubrinsky. Podía forzarse a aceptar, es más, forzó a su cuerpo a adelantarse tiesamente hasta que estuvo junto al sanador, con los dedos cerrados apretadamente alrededor de la empuñadura de la espada. Asintió con la cabeza hacia el sanador.
    Probablemente me apuñalará cuando acabe. Otra vez esos ojos plateados se movieron hacia el Príncipe. No te reirás tanto cuando nuestras mujeres me echen la bronca por permitir que alguien te apuñale.
    No lo sé. Podría ser divertido. No estarán enfadadas conmigo.
    Gregori siseó entre dientes mientras lanzaba al Príncipe otra mirada provocativa antes de colocar las manos suavemente sobre el hombro de Ivory. Ella tembló, como un animal salvaje bajo las manos de un rescatador que lo apartaba de una trampa. Sin ser plenamente consciente de ello, el sanador murmuró palabras tranquilizadoras en el antiguo idioma, tratando de asegurarle por medio de su voz y el toque de las manos que no quería hacerle daño.
    Gregori cerró los ojos y dejó de ser un guerrero violento, el guardián feroz del Príncipe y del pueblo Cárpato. Todo su ego, todo lo que era, se rindió, se envió a sí mismo fuera de su cuerpo y entró en el de la hembra herida. Se convirtió en energía, en una entidad sanadora, y se movió a través de su corriente sanguínea para encontrar y reparar todo daño de dentro afuera.
    Casi se olvidó de sí mismo, una de esas raras veces en sus siglos de sanación, cuando descubrió el modo en que se habían soldado juntos tan crudamente los huesos y nervios. Las aristas y las evidencias de cicatrices internas y externas estaban por todas las partes de aquel cuerpo, incluso en sus órganos, algo insólito en la sociedad Cárpato. Salió de ella sólo por un momento, sacudido, incapaz de mirarla mientras trataba de descifrar cómo alguien podía haber sobrevivido a lo que había provocado esas cicatrices.
    Mikhail. Había sorpresa cuando era difícil sorprender a Gregori. Había admiración cuando era casi imposible asombrarlo. Más que nada había respeto. Es como si hubiera sido cortada en pedacitos. Ninguna parte de ella está incólume aparte de la cara, e incluso el cuello tiene estos trozos serrados. Creo que fue cortada en pedazos, pero ¿cómo ha podido sobrevivir?
    Envió las impresiones a Mikhail. Su verdadera piel es un conjunto de fragmentos. Siento las hojas cortándole la piel y huesos, alrededor del cuello, cortándole la cabeza. Esta mujer ha sufrido mucho. Tomó aliento. Un latido intenso. Bruscamente Gregori sacó su mente de la de Mikhail.
    Cuéntame. La palabras fue una orden, nada menos.
    Tu hermano mayor la asaltó. Siento su mancha, una impronta de sufrimiento como no he sentido antes. Él le hizo esto. O fue parte de ello.
    Mikhail cerró los ojos por un momento. Tiene razones para odiar a mi familia.
    Indudablemente.
    ¿Sientes animosidad hacia el pueblo Cárpato? ¿Trataría ella de destruirnos?
    Hay una gran resolución, pero no por terminar con tu vida ni por destruirnos. Su determinación la lleva en la sangre. Me gustaría conocer más a esta mujer.
    Gregori se desprendió de su cuerpo físico una vez más y volvió a entrar en Ivory, prestando atención a los huesos y órganos, bañándolos en la luz sanadora mientras pasaba a través de ellos, examinando su sangre y las células en busca de la infestación de parásitos. Forzó a más de los intrusos a salir del cuerpo por los poros, incinerándolos mientras se retorcían en la nieve, intentando encontrar un objetivo. Fue un asunto sucio y agotador, y ella se hundió en la nieve, con la fuerza finalmente agotada.
    Los lobos se empujaron más cerca, formando un círculo de protección, con Ivory y el cuerpo del sanador dentro. Gregori dependía de Falcon para mantener su forma física segura mientras trabajaba, y el antiguo Cárpato permanecía muy quieto, vigilando a los lobos cuidadosamente.
    Mientras Gregori trabajaba, el cuchillo nunca flaqueó, tampoco Razvan preguntó nada acerca de su familia. Toda su concentración estaba en la seguridad de Ivory. Vigiló a los demás, dejando que la manada de lobos le advirtiera si Gregori intentaba algo para herir a Ivory. Eso conllevaba disciplina y compostura. En ningún momento penetró la hoja del cuchillo en la piel del Príncipe.
    Mikhail permitió que su cuerpo respirara con naturalidad.
    – Gregori es un sanador tremendo. Se asegurará de que no quede ni un parásito.
    – Aprecio su servicio.
    – No tienes necesidad de continuar reteniéndome como rehén -dijo Mikhail-. Gregori gruñe y muerde, pero no tiene ningún deseo de herir a tu compañera, sólo curarla. Se conduce por su código. No será tan comprensivo con tus amenazas continuas. He dado mi palabra de que se os ofrecerá salvoconducto. Sería insensato agravar la situación cuando tu mujer necesitará cuidados.
    Razvan sostuvo el cuchillo unos pocos momentos más, como si sopesara la verdad de las palabras de Mikhail y luego el cuchillo desapareció y él retrocedió a las sombras, donde tenía una vista clara de los tres machos Cárpatos.
    Mikhail no se apartó a una distancia más segura, manteniendo su muestra de fe. Falcon se deslizó un poco más cerca para estar en mejor posición de insertar su cuerpo entre el Príncipe y el daño potencial si fuera necesario.
    – Dime, Razvan -preguntó Mikhail-, ¿está Xavier todavía verdaderamente vivo? -Estudió el cabello veteado de gris. Pocos Cárpatos encanecían, sólo las heridas más graves podían producir esa clase de daño en un Cárpato. Al mirar de cerca, el Príncipe pudo ver signos de sufrimiento grabados en la cara agotada. Razvan era un hombre guapo, pero parecía más viejo, erosionado.
    – Lo está -confirmó Razvan.
    – ¿Posee tu cuerpo a voluntad?
    – Sí -contestó Razvan, sin estremecerse-. Aunque por primera vez, he podido mantenerlo fuera. Nunca he estado tan fuerte antes, así que es posible, con el tiempo, que pueda aprender a mantenerlo a raya.
    Falcon se revolvió, sus oscuros ojos miraron profundamente en las sombras como si pudiera ver a su más viejo y peligroso enemigo.
    – ¿Pones en peligro a tu compañera?
    – Soy un peligro para cualquiera que esté cerca.
    Mikhail dirigió una rápida mirada apaciguadora a Falcon.
    – ¿Cómo lograste escapar?
    – El último ataque en la cueva de hielo le forzó a trasladarme de la cámara donde me retenía normalmente. Tuvo poco tiempo para prepararse y la nueva no era tan segura. No me había alimentado en días. Creo que pensó que estaba demasiado débil para intentarlo -Razvan se encogió de hombros.
    Mikhail estudió la cara desvastada por las dificultades. Ese pequeño encogimiento de hombros le dijo mucho acerca del hombre. No pedía simpatía, ni tampoco se disculpaba por la vida que había sido forzado a seguir. Esas sencillas frases decían mucho.
    Mikhail se inclinó.
    – Eres un verdadero Buscador de Dragones. -Ningún Buscador de dragones había sucumbido jamás a la oscuridad que acechaba a los machos de su especie. Si alguien tenía razones para abrazar la amargura, el odio y la ira, era Razvan, si todo lo que se sospechaba era cierto-. Estamos en guerra por nuestra misma existencia. Quizás haya cosas que nos puedas contar que nos ayuden en nuestra lucha para salvar a nuestros niños. Lara ha sido inapreciable para nosotros.
    Razvan mantuvo su mirada en Ivory, sin contestar. Solo oír el nombre de su hija era duro, y las emociones lo inundaban, pero se negó a permitirse mostrarlas. Tenía siglos de práctica en aprender a mantener la cara como una máscara, y no permitió que el Príncipe viera cómo el mero pensamiento de Lara lo retorcía por dentro. Ivory levantó las pestañas y alzó la mirada hacia él. La mirada de Razvan se encontró con la de ella y su corazón saltó.
    Ella lo sabía. Tenía que estar sufriendo un tremendo dolor… tenía que estar temiendo el resultado de amenazar al Príncipe del pueblo Cárpato… pero una pequeña media sonrisa le curvó la boca. Él supo que esa sonrisa era para él. Esa sonrisa secreta los unía, los hacía encajar como dos piezas de un puzzle, era privada e intensamente íntima. Los ojos de Ivory eran suaves cuando envió calidez a su mente.
    Algo profundamente en su interior se retorció en duros nudos. Algo más se fundió. Su corazón hizo un extraño revoloteo y la garganta se le cerró. Ivory. ¿Por qué la había encontrado ahora? Era el tesoro más inesperado. Nadie, y menos que todos él, la merecía, con su tenaz valor y generosidad.
    Una diversión femenina se deslizó en su mente. No te engañes. Nadie excepto tú me llamaría generosa. Soy la Asesina. Eso es todo.
    Ella era mucho más… lo era todo. Mantuvo los ojos centrados en los suyos mientras ella se estremecía otra vez cuando más parásitos cayeron por sus poros al suelo salpicado de sangre. Él llenó su mente con la fuerza y los olores que había descubierto en su guarida, los que sabía que la tranquilizarían, la sostendrían durante el resto de la curación.
    La extracción de parásitos era un proceso difícil. El sanador tenía que ser especialmente cuidadoso de no perder ni siquiera uno, y cuando Gregori volvió a unirse a su cuerpo, se tambaleaba de fatiga.
    – Necesita sangre -anunció Gregori y se dejó caer en la nieve junto a ella.
    – Tú también -dijo Mikhail, deslizándose sobre la nieve hasta su lado. Le tendió la mano con un gesto casual y fácil que hablaba de una antigua familiaridad en donar sangre.
    Razvan vaciló. No tenía la menor idea de la extensión del agarre de Xavier en él. Si era celular o molecular, si le daba su sangre a Ivory ¿podría Xavier poseerla de algún modo también? No lo sabía y no quería correr el riesgo.
    El sanador le lanzó una mirada cortante con esos peculiares ojos plateados, ojos que le recordaban sorprendentemente a Xavier. Brillaban con peligro, amenaza, reprimenda, y por primera vez en su encuentro con estos hombres, sintió vergüenza.
    – Tú me proteges -dijo Ivory-, y estoy agradecida. Nadie aquí tiene una comprensión de con qué te enfrentas tú… nosotros.
    – Ofrezco mi sangre libremente -reiteró Sara y dio un paso cerca de Ivory, tendiéndole la muñeca en ofrenda.
    Ivory inclinó la cabeza.
    – Estoy agradecida.
    La sangre era rica, sangre de un Cárpato, golpeando su sistema como una bola de fuego de energía, empapando sus células y ayudando a la reparación cuidadosa del sanador del hombro y costillas.
    Gregori estudió la cara de Razvan.
    – Temes dar tu sangre a tu compañera. -Fue más declaración que una pregunta, y esta vez una insinuación de respeto se arrastró en ella. Cada macho Cárpato se veía conducido a proveer para su compañera-. No la has reclamado.
    Razvan se encogió de hombros.
    – No puedo. No lo haré.
    Ivory levantó la cabeza, pasando la lengua por los pinchazos en la muñeca de Sara, los oscuros ojos le brillaban, casi volviéndose de color ámbar, como los ojos de un lobo.
    – No hay necesidad de explicar nada a ninguno de estos hombres.
    – Ivory -dijo Mikhail, su voz apacible-, nadie está acusando a Razvan de fallarte. Muy al contrario. Y el hombre que ha ofrecido sus servicios para curarte es el hombre que llevó a mi hermano mayor a la justicia que tanto merecía. Gregori pasó tres meses en la tierra por las heridas que sufrió.
    Ivory alzó el mentón.
    – Yo pasé trescientos años en la tierra. -Tan pronto como las palabras escaparon, el primer signo de la amargura, pareció avergonzada-. Perdóname, sanador. He estado mucho tiempo lejos de la compañía de otros y he olvidado mis modales.
    – No hay necesidad de disculparse -replicó Gregori, pero todavía estudiaba la cara agotada de Razvan-. Me gustaría examinarte en busca de signos que Xavier pudiera haber dejado atrás.
    Se produjo un silencio aturdido. Mikhail frunció el entrecejo. Falcon dio un paso colocándose parcialmente delante de Gregori y Razvan dio realmente un paso atrás entre las sombras.
    – No tienes idea de cuán peligroso puede ser -dijo Razvan.
    – Si nadie lo intenta -indicó Gregori-, estás perdido para nosotros.
    – Llevo perdido cientos de años.
    – Y toda la información que posees que quizás ayude en nuestra lucha contra nuestro mayor enemigo estará perdida también -continuó Gregori-. Y tu compañera está perdida también.
    – Yo no formo parte de la ecuación -protestó Ivory-. No lo presiones para hacer nada que él considere equivocado utilizándome en tu beneficio.
    Gregori le dirigió una mirada tranquilizadora.
    – Tienes mucho con lo que contribuir al mundo, Buscador de Dragones. Sólo deseo echar una mirada.
    Tal vez tenga razón. Deliberadamente Ivory no miró a Razvan. Es decisión tuya y yo te apoyaré completamente, pero quizás podamos encontrar un modo de romper el asidero de Xavier sobre ti. Sospecho que hay una manera.
    Razvan dio vueltas a la idea en su mente. No había pensado en vivir, sólo en morir. Morir representaba la libertad de la posesión de Xavier, de la tortura mental y física, y ahora incluso provocaban sus recuerdos y emociones. Ivory había utilizado el término nosotros. Nunca había pensado en esos términos tampoco. Echó una mirada alrededor del pequeño grupo.
    Nunca había pensado que estaría de pie entre Cárpatos sin tener que luchar por escapar. Una parte de él no se fiaba de su aceptación.
    Como si le leyera la mente, Gregori sacudió la cabeza.
    – No me fío enteramente de que no supongas una amenaza para los Cárpatos, pero estoy dispuesto a averiguarlo.
    Razvan sintió el desafío de esas palabras. Gregori estaba dispuesto a ponerse en peligro para proteger al pueblo Cárpato y tal vez ayudar a Razvan. ¿Tenía Razvan el valor de permitirle entrar en su cuerpo para ver por sí mismo qué había hecho Xavier? La culpa yacía pesada en su mente.
    Sus recuerdos de antes se habían desvanecido detrás de las barreras que había erigido para salvaguardar la cordura, y ya no estaba seguro de qué había o no había hecho. Eran semanas, meses, quizás incluso años que ya no recordaba, y tenía miedo de examinar lo que había sucedido. Xavier le había golpeado lentamente, exitosamente hasta que ya no pudo luchar contra el mago.
    Si permitía que Gregory entrara en su cuerpo y lo examinaba, Gregori conocería cada humillante y degradante momento de su vida.
    Entraré con el sanador. Puedo proteger tus recuerdos si algo fuera incriminatorio. De cualquier modo, todo lo que encuentre será sobre Xavier, no sobre ti.
    El corazón de Razvan dio un vuelco. Ella se aliaba claramente con él, pero ¿por qué? Eran compañeros, cierto, pero no se conocían, y él era el criminal más famoso que tenían los Cárpatos.
    He estado dentro de tu cabeza muchas veces en éstas pasadas tres semanas. Yo soy una intrusa también. Y creo absolutamente que tú eres la llave para destruir a Xavier.
    Esa era una razón que podía comprender. No estaba seguro de que fuera verdad, de que él fuera la clave para destruir a Xavier, pero sabía que el propósito de Ivory era absolutamente inquebrantable. ¿Qué tenía que perder? ¿El respeto de los Cárpatos? No podía importarle menos. Eso había sido hacía siglos. Estaba más que dispuesto a enfrentar el alba. Pero no quería que ella viera, supiera, experimentara las cosas él había visto y hecho, tanto si había tomado parte en ellas como si no.
    Conocía las caras de cada mujer que Xavier había violado con su cuerpo. Las mentiras tentadoras, las promesas dulces y engañosas, embarazando a una mujer inocente para llevarse al niño que concibiera con él por su sangre. Siempre la sangre. No recordaba sus nombres, pero recordaba las lágrimas cuando averiguaban la verdad. Recordaba la sensación de traición y la risa burlona del mago.
    Había habido tantos muertos a lo largo de los siglos: magos, humanos, uno o dos Cárpatos que habían sido engañados y asesinados por su mano. Recordaba cada cara, cada expresión. Le obsesionaban en cada momento que estaba despierto. Había sido deshonrado tantas veces que no podía recordar ningún otro estilo de vida.
    Este era su momento, podía tomar la carga de ayudar a su compañera a cazar y destruir al enemigo más grande del mundo, o podía abandonar y andar bajo el sol, diciéndose que así estaba protegiéndolos a todos. Ayudando, estaría exponiendo los pecados de su pasado a Ivory y al sanador. No habría ningún lugar donde ocultarse de sí mismo y de los crímenes que se habían cometido con su cuerpo. Tendría que encararlos cada día de su existencia. Y se arriesgaba a caer de vuelta en manos de Xavier. Miró al círculo de caras. No había impaciencia, ningún movimiento inquieto. Simplemente esperaban una decisión.
    Si estoy manchado más allá de la capacidad de ser salvado de Xavier, dame tu palabra de que me matarás, compañera. Quiero que sólo tú veas la maldita evidencia.
    Ivory se quedó sin respiración ante la enormidad de lo que le estaba pidiendo, atrayendo la atención del Oscuro. Mantuvo la mirada fija en Razvan. Matar a su propio compañero…
    Te pido que me talles en tu pared, que pueda permanecer a salvo en tu alma. Hazme ese servicio, aunque pueda ser indigno. Si me mantienes a salvo, tendré una oportunidad en la próxima vida.
    Los dedos de Ivory se arrastraron por la piel gruesa de Raja y se aferraron allí. Se le cerró la garganta y por un momento los ojos le ardieron. Sostuvo su mirada, negándose a apartar la vista del valor de Razvan. Será mi honor.
    Razvan continuó mirándola, absorbiéndola en su mente, atrayéndola a sus pulmones, sintiendo su valor y fuerza, el orgullo por ella lo inundó hasta que casi estalló con él. Tomó el valor de Ivory para sí mismo y, todavía mirando a Ivory, asintió con la cabeza al sanador.
    – Te pido que sigas la guía de mi compañera -dijo Razvan-. Si ella desea que salgas, danos tu palabra de que lo harás y de que todos vosotros nos dejaréis inmediatamente.
    Gregori intercambió una larga mirada con el Príncipe. Pretende suicidarse o que su compañera le mate.
    No puedes salvar al mundo, Gregori, le devolvió Mikhail, con voz fatigada. Sólo puedes hacer cuanto puedas. Si puedes ayudarlo, hazlo; de otro modo les dejaremos a su destino. Es su deseo y cualquier Cárpato, hombre o mujer, tienen el derecho de escoger la muerte sobre la deshonra.
    – Que así sea -dijo Gregori en voz alta a Razvan-. Mikhail y Falcon protegerán nuestros cuerpos mientras intentamos esto. -Miró a Ivory-. ¿Estás lo bastante fuerte? ¿Si Xavier lo ataca mientras estás en su mente, puedes mantener a raya al mago?
    Ella alzó las pestañas y se encontró la mirada oscura con ojos de acero. Ojos de guerrero. Tranquilos. Fríos. Remotos.
    – Preocúpate por ti mismo, sanador.
    Gregori inclinó la cabeza, una breve sonrisa en algún lugar entre la diversión y respeto le tocó la boca. Indicó con gestos a Razvan que se sentara en la nieve entre ellos. Cuando Razvan se sentó, un poco tenso por estar en una posición tan vulnerable, cinco de los seis lobos formaron un círculo alrededor de ellos, con Farkas tumbado al lado de Ivory, con la cabeza en su regazo. Ivory colocó una mano en su piel y la otra en la empuñadura de su cuchillo.
    Mikhail, Falcon, Sara y Gary se apostaron alrededor de ellos para proteger mejor el círculo.
    Ivory cerró los ojos para enviarse a buscar fuera de su cuerpo. Razvan la detuvo con una mano suave en el brazo. Ivory levantó las pestañas y se encontró con su mirada.
    Sólo necesito ver como me miras una vez más. Sólo eso. Ninguna condenación. Ninguna repugnancia. Ningún temor. Me miras como si para ti fuera una persona.
    Ella levantó el mentón. Eres mucho más que una persona para mí, Razvan. Utilizó deliberadamente su nombre. Eres mi compañero. En este mundo, en el próximo, o en los dos.
    La nota de caricia en su voz inundó a Razvan con calor. Una sonrisa lenta le curvó la boca. Se sentía falto de práctica, como si los labios se le agrietaran y su mandíbula fuera a romperse, pero por dentro, donde nadie podía verlo, sostuvo esa primera sonrisa cerca.
    – ¿Preparado? -preguntó ella.
    – Tened cuidado. Los dos -advirtió Razvan.
    Ivory se despojó del cuerpo y entró en su compañero. La luz de Gregori ardía caliente y brillante, casi luminiscente, la marca, sabía, de un sanador fuerte. Él le permitió tomar la delantera, aunque presintió su desgana. Había cicatrices dentro del cuerpo, multitud de ellas, y signos de tortura inaguantable, pero Razvan había resistido.
    Se movió al cerebro. Antes de permitir que Gregori cavara demasiado profundo, tenía intención de cumplir su promesa a Razvan. Sólo ella sabría si él tenía motivos para la culpa que pesaba tanto sobre sus hombros. Sólo ella sabría si era sinceramente un criminal, como fue marcado hacía tanto tiempo.
    Había sido difícil mantener su objetividad cuando había encontrado las cicatrices que le recordaron las propias, pero los recuerdos eran un campo de minas virtual. Los experimentos de Xavier y las torturas eran inconcebibles, las cosas que había forzado a Razvan a aguantar, a mirar, a tomar parte en ellas. Era una maravilla que estuviera cuerdo. Se movió por el cerebro, penetrando en sus recuerdos hasta que se sintió saturada y enferma. Sí, su cuerpo había sido utilizado repetidas veces para cometer crímenes, pero su espíritu, la esencia de lo que Razvan era, no había estado presente.
    Se apartó y permitió la entrada del sanador. Se movieron por el cerebro, buscando con cuidado cualquier evidencia de Xavier. Mientras trabajaban, tuvieron que compartir la carga de recuerdos de Razvan, una vida de dolor y sufrimiento, de angustia mental. Más él se había defendido, resistido cuerdo, a veces por un hilo delgado, por la dureza y el honor que eran intrínsecamente parte de los Buscadores de Dragones. El corazón de Ivory lloró por ese guerrero solitario, y sentía a Gregori, fuerte y disciplinado, llorando con ella mientras se movían a través de los recuerdos de Razvan, procurando encontrar algo que quizás fueran las huellas dactilares de Xavier… un camino de Xavier para entrar a voluntad.
    No había manera de atravesar los siglos de tormento sin que eso se cobrara un peaje. Ivory tuvo que salir y respirar. Gregori la siguió de cerca.
    – Entregó su cuerpo cuando tenía menos de veinte años para salvar a su hermana. E inadvertidamente vendió un pedazo de su alma por la vida de su hija. -Ivory levantó las húmedas pestañas para mirar a Gregori y luego giró la cabeza hacia su compañero-. Ese es tu mayor crimen.
    – Uno de deber y amor -agregó Gregori-. No eres un criminal, Razvan. Eres un verdadero Buscador de Dragones. -Lanzó una rápida mirada hacia el Príncipe-. Sin duda oiré a menudo cómo otros reconocieron tu valía primero.
    – Sin duda -murmuró Mikhail.
    – ¿Puedes eliminar el agarre de Xavier sobre mi alma? -preguntó Razvan-. Si estuviera en posesión de mi cuerpo en este momento, podría veros a todos, podría utilizarme para golpear al Príncipe, o a mi propia compañera. No puedo correr ese tipo de riesgo.
    – Si Xavier encontró un modo de marcar una entrada a tu cuerpo, entonces nosotros podemos encontrar un modo de eliminarla -dijo Ivory-. Le he estudiado cuidadosamente, y cada vez que me topo con un nuevo trabajo suyo, he encontrado un modo de desenredarlo. Sé que puede hacerse.
    Gregori respiró profundamente. ¿Has odio lo que ha dicho, Mikhail?
    No soy tan viejo para estar sordo.
    Gregori se guardó la sonrisa para sí mismo. Estos dos tienen mucha más información sobre nuestro enemigo de la que hemos logrado conseguir en el tiempo que hemos estado intentándolo.
    No hemos sabido exactamente que Xavier estaba vivo hasta recientemente.
    – Ivory -dijo Sara-. ¿Conoces una manera de detener el ciclo interminable de sus microbios? Los ha mutado y desarrollado de alguna manera para que penetren en la tierra y nos encuentren. Causan abortos. Lara ha sido inapreciable tratando de mantener a las mujeres limpias, pero ella es sólo una persona y no puede ser convertida completamente hasta que encontremos una solución permanente.
    – Si Xavier ha utilizado sus dones para el mal, estoy segura de que puedo deshacer lo que sea que haya forjado. He estudiado sus métodos durante mucho tiempo y he contrarrestado exitosamente cada uno de sus hechizos. -Ivory hablaba con confianza, sin jactarse ni glorificarse, sino obviamente por experiencia-. Tendría que estudiar los microbios. ¿Tenéis muestras?
    – Podemos conseguirlas -dijo Sara.
    – Puedo llevarlas a mi laboratorio. -Ivory miró al cielo nocturno-. Tenemos unas pocas horas, pero no bastante, volveré aquí mañana y puedes traérmelas. He pasado la mayor parte de mi tiempo bajo tierra y soy extremadamente sensible a la luz.
    Tenemos unas pocas cosas en común. El roce de los ojos oscuros de Razvan mostraba compañerismo. Él había pasado la mayor parte de los últimos siglos bajo tierra también, en las cuevas de hielo, y era igualmente tan sensible como ella.
    Otra vez se produjo ese flujo de calor que asociaba con ella. Consuelo. Alivio de la dolorosa soledad que era tan parte de él.
    – Sois bienvenidos a mi casa. Mi compañera está embarazada y permanece a cubierto Le gustaría mucho conoceros -ofreció Mikhail-. Y la compañera de mi hermano, Shea, y Gary han estado trabajando sin parar para tratar de encontrar una solución. Quizás si hablaras con ellos eliminarían varios pasos de tu trabajo.
    Ivory se encogió de hombros.
    – Gracias por la invitación, pero hasta que sepamos si podemos evitar que Xavier conozca nuestros movimientos, sería mejor permanecer tan lejos de ti como sea posible.
    – Estoy de acuerdo -dijo Gregori antes de que Mikhail pudiera contestar. Le lanzó al Príncipe una mirada furiosa-. Tú y Raven debéis estar protegidos siempre.
    Mikhail dirigió a Razvan una pequeña sonrisa.
    – ¿Ves como es vivir con él? Regañón, regañón, regañón. Y es el compañero de mi hija también.
    – En este caso, tengo que estar de acuerdo con él -dijo Razvan-. Si Xavier tuviera una entrada a través de mí para golpearte, no podría resistirse. La idea de torturarme mentalmente le divierte. Le gusta especialmente utilizarme para hacer daño a mi hermana. Si pudiera usarme para herir al Príncipe de los Cárpatos, y asegurarse de que yo lo supiera, estaría eufórico.
    Ivory sintió el violento dolor en Razvan, aunque su voz fuera tranquila y su expresión no revelara nada. La pena pesaba mucho sobre él. Con sus emociones tan nuevas y crudas, era difícil mantener el control, su amor por Natalya, su determinación por mantenerla a salvo a toda costa había enfurecido a Xavier, y ahora Razvan podía recordar y sentir cada traición como si fueran el corte de un cuchillo.
    – Si podemos encontrar su portal, Buscador de Dragones -dijo Gregori-, quizás podamos cerrarlo. -Una vez más miró a Ivory-. Vamos a ello.
    Ivory le acarició la mandíbula con las puntas de los dedos, su toque se demoró en la piel solo un momento. Bruscamente, se desprendió de su cuerpo y siguió a Gregori, pura luz y energía, buscando la oscuridad que tenía que estar oculta en algún lugar dentro de su compañero. Aunque no quería admirar nada en Gregori, no pudo evitarlo. Él revisaba los recuerdos rápidamente, procesando cada horrible acontecimiento velozmente y desechándolo, buscando ese momento en que Razvan había intercambiado su cuerpo por la vida de su hermana.
    Alcanzaron ese recuerdo, tan lejano, siglos atrás, un muchacho que se ofrecía a un loco, a un asesino, para salvar a su hermana del daño. Ivory tuvo que luchar para permanecer en forma de energía. Era tan difícil explorar esos recuerdos tan viejos, ese chico golpeado pero esforzado, intentando proteger a los que amaba, viendo demasiada maldad cada día. Examinó todo desde todos lo ángulos en ese recuerdo, buscando algo que hubiera permitido que Xavier tomara posesión de él.
    Aquí no. Gregori se adelantó en el tiempo rápidamente, revisando los datos ágilmente, buscando algo que Xavier hubiera hecho, alguna palabra que fuera el detonante, algo que quizás indicara que había poseído el cuerpo de Razvan a voluntad.
    ¡Espera! Ivory había estado prestando más atención a los recuerdos de Razvan de él mismo. La forma en que miraba lo que sucedía a su alrededor. Era un Buscador de Dragones, convertido completamente por sus tías en un esfuerzo de proporcionarle la fuerza necesaria para escapar. Tenía la mente de un verdadero Buscador de dragones. Había resuelto a viajar por el mundo en espíritu, antes que permitir que Xavier continuara “utilizándolo”. Él no era consciente, pero el uso de su cuerpo en aquel momento era una ilusión que Xavier creó para hacer que Razvan creyera que el mago era todopoderoso.
    Al darse cuenta de que tenía poca esperanza de escapar, mantenido muerto de hambre y débil, Razvan utilizó su menguante fuerza para desprenderse del cuerpo, dejándolo vulnerable al ataque de Xavier. Ivory vio el momento exacto en que Xavier entraba en ese esqueleto y dejaba pedazos de sí mismo atrás. Ahora sabían cuándo y cómo, pero todavía tenían que encontrar los pequeños pedazos de Xavier y encontrar un modo de extraerlos.
    Ivory comenzó a cantar suavemente en el idioma cárpato, enviando las palabras a vibrar a través de Razvan y Gregori.
    Llamo a mí a todo lo que es bueno para ayudarme en mi desesperada situación.
    Que el cielo me envíe la más pura luz.
    Imploro por la canción que puedo cantar para revelar lo malvado que está enterrado dentro.
    Luz de cielo, ardiendo brillantemente, encuentra al que es oscuro e ilumínalo.
    Malvado, convoco a la mancha que dejaste atrás.
    La luz ardió a través de Ivory y ella la dirigió al cuerpo de Razvan, permitiéndole buscar la oscuridad dejada atrás. La luz nadó en la corriente sanguínea, se apresuró hacia su mente y corazón, y procuró profundizar en la misma esencia de su alma hasta que Razvan estuvo completamente iluminado. En su mente había una cicatriz oscura, una arista muy pequeña que Ivory reconoció. Había una en su corazón, una bombeando por la sangre y la última en su alma. Cuatro. Corazón, mente, cuerpo y alma. No es de extrañar que Xavier lograra poseer el cuerpo de Razvan a voluntad. Aún así, Razvan se había defendido durante siglos.
    Razvan parecía astillado, como si hubiera sido roto y vuelto a juntar de manera equivocada. El aliento de Ivory salió precipitadamente en un largo y lento siseo. Ella había estado en pedazos, su cuerpo filtrándose por la tierra, luchando por reunirse, tan fracturado que no había podido soldar la piel y los huesos uniformemente. Esto era peor que mera carne. Esto era la esencia misma de lo que Razvan era. Mientras cada punto de oscuridad era revelado, Ivory ataba un hilo de luz blanca, anclándolo para que todos los pedazos pudieran continuar conectados.
    Ivory supo sin que Gregori tuviera que decírselo que ella tenía que proporcionar la luz para reparar las fracturas del alma de Razvan y sacar esa pequeña astilla de maldad. Las palabras eran poderosas, la verdad y la justicia de las mimas unirían su mente fracturada. Podían sintonizarse con el verdadero ritmo del cuerpo de Razvan para restaurar el equilibrio y extraer el fragmento del mal de la sangre. Pero el corazón…
    No sé cómo amar, sanador. Había desesperación en su voz. Perdí esa emoción hace mucho tiempo. Él se perderá por mi causa.
    Hay muchas clases de amor, Ivory, y tú eres capaz de todas ellas. Él es un guerrero primero. Ámalo por eso. Es un hombre sólo que luchó por todos los que lo rodeaban y no sucumbió a la oscuridad cuando otros la abrazaron con mucho menos motivos. Ámalo por eso. Encuentra lo que tienes para dar y será suficiente ya que él nunca ha tenido nada.
    Ivory tomó aliento y se tranquilizó. La fe del sanador era convincente. Se sintió calmada. Ésta era una batalla por la cordura de un hombre, por su alma, y ganarían porque tenían que hacerlo.
    Cuándo extirpemos los pedazos de Xavier, las astillas necesitarán encontrar un anfitrión. Gregori habló tanto para Razvan como para Ivory.
    Algo en la voz de Gregori hizo que todo en ella se inmovilizara.
    Hace mucho tiempo, experimenté con lo prohibido y rompí nuestras leyes. Tengo una necesidad de comprender cómo funcionan las cosas y violé nuestras leyes sagradas para averiguarlo.
    La confesión fue proporcionada libremente, pero Ivory supo que había más que eso. Gregori no sólo quería advertirles lo que debían esperar, sino que también les daba a Razvan e Ivory un pedazo de él mismo ya que sabía tantas cosas terribles de la vida de Razvan. Era un gran riesgo para Gregori admitir tal cosa y ella respetó al sanador mucho más.
    Lo qué fue colocado dentro de ti, Razvan, puede ser extirpado. Yo he hecho esto mismo.
    Razvan permaneció silencioso un largo momento mientras Gregori esperaba su condena. Razvan suspiró antes de hablar. A veces, lo que comenzó como algo equivocado puede ser convertido en algo bueno. Rezo porque éste sea el caso. Estoy listo, pero no corras el riesgo de que puedas abrirte a él.
    Ivory comenzó a cantar, sincronizando sus tonos al ritmo natural del cuerpo de Razvan. Gregori e Ivory emparejaron el latido del corazón, el aliento en los pulmones, para que las notas fluyeran por todos juntos, vibrando en cada célula y órganos. La sangre entraba corriendo dentro y fuera de su corazón, bajando y fluyendo en las venas.

    Llamo a la sangre que fluye, caliente como la marea,
    busca al que es oscuro, retenido todavía adentro.
    Calor pulsante, extiéndete y quema,
    limpiando y limpiando lo que es poco claro.

    Como el sonido de ondas rodando, el canto se extendió por las venas de Razvan mientras el calor se extendía como si fuera lava fundida, caliente, espeso y purificador. Cada célula abrazó el infierno húmedo, los músculos y los órganos se estiraron en su busca. El calor reunió vapor, alzándose, acelerando mientras la canción cambiaba de ritmo. Las notas proporcionaron la purificación, cada una de ellas sintonizadas con el mismo ritmo exacto para que sólo esa pequeña astilla oscura oculta en las venas, huyendo ante el calor purificador, fuera discordante.
    Gregori se movió rápidamente ahora que la astilla huía, murmuró las palabras para exorcizar a Xavier del cuerpo de Razvan. Atrapó el fragmento diminuto para que no pudiera hacer una madriguera u ocultarse, sus palabras la mantuvieron prisionera.
    Ivory comenzó a cantar otra vez, las notas cambiaron a unas de inmenso poder, sus palabras resonaron a través de la mente de Razvan. La voz de Gregori se unió a la suya en perfecta armonía, y luego el contrapunto, llamando, ordenando.

    Buscamos al que es oscuro, el que ha yacido en barbecho.
    Te ordenamos que te adelantes de la oscuridad y la sombra.
    Te ordenamos, Xavier, que salgas a la luz.
    Eliminamos cada parte de ti, Xavier, de la mente de Razvan.

    Razvan podía oír, como desde una gran distancia, el sonido de las voces de Gregori e Ivory alzándose, las notas sintonizadas exactamente con el ritmo de su cuerpo, las palabras poderosas y exigentes. Sabía que las palabras eran poderosas. Nombres. Les oyó llamar al alto mago, el nombre reverberó por su mente, exigiendo que saliera, exigiendo a su amargo enemigo que saliera y no regresara. Oyó el antiguo idioma cárpato, el latido de su corazón, su pulso, y supo que no estaba solo.
    Gregori e Ivory andaban con él, andaban a zancadas hacia el fragmento parasitario con confianza y maestría absolutas. Realmente sintió el momento en que la astilla se hizo una bola y rodó, desesperada por escapar de la fidelidad y pureza de las palabras de purificación. Una vez más fue Gregori quien condujo el fragmento a la prisión con el primero.
    La canción de Ivory cambió. Su voz se volvió suave y amante mientras llamaba a los recuerdos de sus pérdidas, la niñez y sus fuertes hermanos que la sostenían apretadamente. Ella recordó el amor que sentía por su familia, intenso y apasionado. Vertió ese amor en la canción. Su voz era poderosa y persuasiva, trayendo lágrimas a los ojos de todos los que la oían.

    El corazón que es puro con el cuerpo agotado,
    te encuentro hermoso estando cansado y solo.
    Te doy mi corazón, derramaré tus lágrimas,
    toma mi mano, yo sostendré todos tus temores.
    Te doy mi palabra, ningún vínculo nos conecta,
    te doy mi amor libremente para que ningún daño te pueda atacar.
    Habiendo luchado una larga guerra, resistiendo a muchas penas,
    que sepas que aunque estés fatigado, soy tu mañana.
    Adhiérete a mis palabras, oye la canción que canto,
    permítele hundirse profundamente para que puedas encontrar la paz una vez más.

    Ella cambió las palabras, cantando en homenaje a un guerrero, fuerte y puro y completamente solo en un mundo de locura. El honor lo guiaba, el amor por su hermana, por su pueblo, un código que él se negaba a romper sin importar lo que le hicieran. Cantó la canción de homenaje a un guerrero, el amor se vertía en cada nota. Cuanto más se movía entre los recuerdos de Razvan y veía su vida, la manera en que había luchado por mantener su honor en medio de la locura que lo rodeaba, la manera en que se adhería apenas a la cordura cuando se enfrentaba a lo que Xavier había forzado a su cuerpo a hacer, las matanzas, procrear con mujeres, alimentarse de sus propias hijos, apuñalar a su tía. Las lágrimas lo ahogaron, y el amor fluyó del corazón de ella al de él, llenándolo hasta que no hubo otra emoción aparte del amor. La astilla huyó, incapaz de soportar la emoción verdadera e impoluta que Xavier nunca podría sentir. Gregori rodeó el fragmento con su fuerza y lo condujo a unirse con los demás en la oscuridad.
    Ivory sabía que salvar el alma de Razvan era tarea para ella sola. Ella era su otra mitad. El alma de Razvan también era suya. Un intruso había invadido y había osado habitar, tomar lo que era suyo por derecho. Razvan no la había reclamado, no había unido sus almas, pero cada vez que estaban cerca, ella sentía el tirón entre ellos, fuerte e intenso. Cambió la canción otra vez, esta vez cantando de su alma a la de él, pidiendo a su verdadero compañero que la aceptara, que se uniera con ella, que aceptara su fusión. Su luz sería demasiado para alguien tan malvado como Xavier.

    La luz a la oscuridad, la oscuridad a la luz.
    Mi alma a la tuya juntos luchamos.
    La mitad de un todo, uno juntos.
    Reparación y sanación para dos que ahora son uno.
    Sangre, cuerpo, hueso reparados, juntos nuestra luz brilla.

    La luz explotó a través del cuerpo de Razvan, brillante y pura, la luz de un alma inocente… eso era su compañera. Aunque él no la había reclamado, sus almas, las dos mitades del mismo todo, resplandecieron con deslumbrante brillantez, una al lado de la otra, con sólo un vacío delgado entre ellas. La mitad de Ivory parecía iluminar la de él mientras movía su alma sobre la suya, y entonces se unieron, permitiendo que la luz de ella entrara en la oscuridad de él. El fragmento huyó ante la luz, con humo ardiendo por los bordes como si se estuviera quemando, las células se encogían de forma que Gregori pudo conducirlo a unirse con los otros.
    Razvan se sentía completo. Entero. La sensación de sus almas unidas lo sacudió. Sentía hilos diminutos entretejiéndose como si las dos mitades se reconocieran la una a la otra y se extendieran hacia lo que había estado perdido. La conocía íntimamente, cada lucha, cada parte de su determinación y valor, todo eso era ella, lo que ella era. La mantendría a salvo y ella lo mantendría a salvo a él. Por primera vez desde que era un muchacho sentía que podía respirar libremente.
    Gregori comenzó a cantar. Las palabras eran en el antiguo idioma, la orden más grande del sanador, el regalo más grande, para extirpar de Razvan la oscuridad del mal. Su voz era poderosa, vibrando a través de Razvan e Ivory, un instrumento de fuerza inmensa.
   
    Kuuluam hän ku köd és hän ku Karpatiiak altenak…Tomo lo que es oscuro y prohibido.
    Saam te Szavéar… Te llamo Xavier.
    It éntölam kuulua ainadet… Tu cuerpo reclamo ahora y ordeno.
    Ottiam sa éset veriet és luwet… Veo el nervio, la sangre y el hueso.
    Muonìam ainadet belso és kinn… Por su centro sostengo y afilo.
    Muonìam ködaltepoårak, it poårak juttam… Ordeno que estas abominaciones, estos fragmentos se unan ahora.
    Totellosz sarnaakam, kadasz kontalik, kaik kad asz… Con mi atadura, abandonen a este guerrero, sin dejar nada detrás.
    Las astillas hicieron cuanto pudieron por luchar contra sus órdenes, pero estaban demasiado temerosas de la luz. Cada vez que la energía de Gregory las tocaba, echaban humo y se marchitaban más.
    Vuelve a tu cuerpo, Ivory. Ambos estaban en peligro mientras las astillas de Xavier se ennegrecían y el alma malévola huía del cuerpo de Razvan para buscar otro anfitrión.
    Ivory y Gregori unieron sus espíritus con sus cuerpos mientras Razvan se se alzaba sobre ellos, protegiéndolos en ese primer momento desorientador. El suelo retumbó siniestramente. La tierra estalló como un géiser. El cielo se oscureció. Por un momento, pudieron oír el susurro de las hojas en los árboles, y entonces un ruido atronador como una pared de agua turbulenta.
    En unos momentos las nubes y la fracción de la luna quedaron borradas bajo una inmensa migración de murciélagos gigantes. Los murciélagos se acercaron, mostrando los colmillos goteantes, algunos aterrizaron en la tierra en un círculo alrededor del grupo, utilizando las alas para andar. Otros se lanzaron sobre las caras, rechinando los dientes.
    La tierra se abrió justo bajo Razvan y un gusano gigante explotó desde abajo, con las mandíbulas abiertas, los serrados dientes se sujetaron alrededor del tobillo de Razvan. Durante un latido del corazón, el gusano de diez metros permaneció inmóvil, con Razvan encerrado entre sus dientes, y luego se deslizó de vuelta al suelo; la tierra cayó a raudales detrás de él.

Capítulo 6

    Ivory sacó un arma de aspecto siniestro, circular, con el centro de cristal y estiró los brazos.
    – Ahora -llamó a la manada.
    Los lobos saltaron en el aire, zambulléndose en su espalda. Ivory ya se estaba hundiendo, directa hacia abajo, con las manos delante de la cara como un buzo olímpico de hoy en día, cambiando de forma mientras se iba, empujándose a través de la tierra para seguir el sendero del gran gusano que arrastraba a Razvan al fondo.
    Mírame a mí. A mí. Estoy contigo.
    ¡No! Vuelve. Él no puede tenerte.
    Tampoco puede tenerte a ti. Ivory bloqueó todo lo que sucedía en la superficie. Gregori lucharía contra las mutaciones de Xavier y liberaría al Príncipe; tenía que hacerlo. Ella tenía un deber, y este era para con su compañero… mantenerlo fuera de las manos del alto mago.
    No puedo cambiar de forma y huir.
    Has visto al gusano, criado para viajar por la tierra. Una vez que sus dientes se encuentran en el centro, retiene tu forma. Lo sabía. Había extraído ese veneno para utilizarlo con su propia combinación de sustancias químicas para hacer el recubrimiento de sus armas y así evitar que los vampiros cambiaran de forma. Él no puede tenerte. No luches. Permanece muy quieto para que te inyecte menos veneno. Mantén tu mente en la mía. Tienes que confiar en mí.
    Le sintió quedándose totalmente quieto. Tenía que requerir mucho valor no luchar contra el gusano que lo arrastraba más profundamente bajo la tierra. Era más fácil para el gusano atravesar su túnel, ya excavado a través de las capas de tierra mientras se dirigía de vuelta con su maestro para entregar su premio. Razvan tenía que saber a dónde y a quién le llevaba el gusano, pero dejó de luchar.
    Razvan nunca había sido capaz de confiar en nadie una vez que su padre murió y su hermana estuvo perdida para él. Darle eso a ella… poner su vida, no, su alma en sus manos… tenía que ser nada menos que una especie de renacimiento de fuego porque nunca antes había puesto su alma misma en las manos de nadie.
    Confío en ti.
    Requería confianza. Luchar contra un gusano era extremadamente peligroso. Prácticamente todo en el gusano era venenoso. Los pinchos que le recorrían el cuerpo para cavar y propulsarse adelante y atrás por el túnel, la lengüeta en el final de la cola que golpeaba, todo contenía el mismo veneno que los colmillos y la doble fila de dientes serrados. La cola misma podía romper cada hueso del cuerpo de un guerrero. La piel era dura y podía cortar una mano o el brazo si lo rozaba.
    Cierra los oídos, Razvan. No puedes escuchar. El sonido será molesto para ti. Era la única manera de describirlo que podía pensar, pero tenía que ralentizar al gusano, desorientarlo. Con el túnel ya excavado, podía distorsionar el tiempo con alarmante velocidad. Cuando te suelte, tendrás sólo unos segundos para expulsar el veneno de tu cuerpo y poder cambiar de forma. Tienes que estar preparado. Sólo segundos. Tenía que confiar en que él sentiría la urgencia en ella y obedecería.
    Con el cuchillo en una mano, los brazos extendidos hacia Razvan, los ojos clavados en los de él, comenzó a cantar.

    Llamo al elemento del aire utilizado para el sonido.
    Tamborileo al corazón del malvado que excava por el suelo.
    Tono, armonía, combino y alineo.
    Lucho atacando la deformación de la mente del malvado.

    Las notas que utilizaba estaban entonadas para vibrar y desorientar, provocando vértigo y pérdida de tiempo en el gusano. La tierra respondió a las notas discordantes de la orden. La cadencia de su canción continuó, pero los tonos de Ivory se alteraron, cambiando las vibraciones de la tierra para que llegaran a estar sintonizadas con el suelo circundante, atrayéndola hacia adentro hasta que empezó a desplomarse y rellenar el túnel. La onda de sonido atravesó la tierra. El suelo se estremeció, tembló. La tierra llovió por todas partes alrededor de ellos.
    Sigue mirándome. Ivory seguía moviéndose hacia Razvan, propulsándose por el largo y ancho agujero. Recuerda, expulsa el veneno rápidamente cuando el gusano te suelte.
    Había cambiado de forma y era nada más que moléculas viajando a alta velocidad, pero aún así no lo bastante rápido para alcanzarlo.
    Mantén tus brazos extendidos por encima de la cabeza, hacia mí, hacia la superficie.
    Más tierra se desplomó en el túnel. Una explosión como un trueno rugió por el túnel detrás del gusano y la criatura vaciló. Fue suficiente para que Ivory cerrara la brecha entre ellos y materializara las manos. Empujó el arma en la mano derecha de Razvan y lo agarró de la muñeca izquierda. Inmediatamente, comenzó a cantar otra vez, esta vez las notas resonaron a través de la tierra. El sonido era doloroso, chocaba por sus cuerpos y mentes, convirtiéndolos en jalea por dentro.
    El gusano dejó de moverse completamente, abrió la boca en un chillido que reverberó por el suelo, liberando a Razvan al mismo tiempo.
    ¡Ahora! ¡Ahora! Cambia cuando puedas, sosteniendo el arma. Sígueme. Sin miedo, Ivory se convirtió en vapor solamente, y fluyó dentro de la gigantesca apertura de la boca del gusano.
    Razvan expulsó el veneno de su cuerpo, ignorando el violento dolor, bloqueando su mente a nada excepto a seguir a Ivory. Sintió el disco en la mano vibrar mientras cambiaba de forma y supo que todavía lo tenía, lo que significaba que no era mera ilusión, sino que estaba construido de tierra natural y gemas. La siguió sin vacilación, pasando por la doble fila de dientes aserrados, por delante de los colmillos que goteaban y las bolsas de espeso veneno, bajando por la garganta de la bestia.
    No toques nada dentro; ni las paredes, nada. Estos gusanos tienen dos lugares vulnerables, y ambos están en las profundidades. Ni siquiera ir a por los ojos les hace nada. Busca tejido cicatrizado dentro de la garganta… lo reconocerás cuando lo veas. Todo lo demás está revestido. Es el lugar donde Xavier se conecta para dar instrucciones. El segundo lugar está mucho más profundo y es mucho más peligroso de encontrar.
    Razvan no quería saber cómo había descubierto ella esta información, pero no le cupo ninguna duda a su mente que había sido conseguida con dificultad a través de experiencias de primera mano. Estaba demasiado segura en su juicio, y su voz estaba crispada por la tensión.
    Escudriñó las paredes de la garganta del gusano. Protuberancias y aristas en púrpura oscuro y negro cubrían las membranas por arriba y alrededor de ellos. El gusano se sacudió y corcoveó, luchando por salir del túnel que se desplomaba, haciendo doblemente difícil el evitar rozar accidentalmente la pared. Goteaba veneno desde el techo, lloviendo alrededor de ellos. Como vapor, era más fácil de evitar que las gotas.
    ¡Allí! Arriba a tu derecha, en el cielo de la garganta. Razvan descubrió el pequeño círculo y reconoció el sello de Xavier. Los verdugones y las manchas formaban diminutos anillos y espirales, daños causado por el tiempo en contacto con el mago.
    Sólo tendremos segundos para salir otra vez. El disco es iolita, una piedra violeta que realza la visión en el reino astral. Imita lo que hago y luego muévete rápidamente fuera de aquí.
    Razvan se dio cuenta de que un fino hilo de luz azul-violeta emanaba del disco. Ivory tomó su forma normal, cerniéndose en el centro de la garganta del gusano, esquivando las cuerdas de saliva tóxica. Las fibras peludas saltaron en acción, se estiraron como tentáculos hacia la fuente de calor. Ivory las eludió encarnizadamente y usando una puntería mortal, golpeó con fuerza y rápidamente con la luz, usándola como una lanza o un láser, penetró en la pared dura del gusano, anclándose profundamente. Soltó el disco y siguió, golpeando duramente en el anillo de cicatrices.
    Razvan imitó las acciones de Ivory, soltando primero la luz y luego el disco un latido detrás del de ella. La luz explotó de los dos discos e iluminó las paredes de la garganta, cubriéndolos de un baño violeta. El sonido vino después, agudo, las notas amenazaban con destrozar toda razón, así que Razvan amortiguó apresuradamente sus oídos.
    Ivory ya corría de vuelta hacia la boca del gusano. El cuerpo inmenso y cavernoso golpeaba de acá para allá, rodando y corcoveando con más fuerza que nunca. De prisa. La urgencia en su mente lo convenció de duplicar su velocidad como nada más podría. Detrás de ellos, la luz violeta se extendía como un cáncer, manchando la venenosa garganta de púrpura y azul. El vapor se alzó.
    Ivory se cernía detrás de la doble fila de dientes. Estate preparado.
    Razvan no tenía la menor idea de para qué tenía que estar preparado, pero el gusano parecía más inestable que nunca alrededor de ellos, el vapor azul-violeta que se vertía de los dos discos ondulaba. Oyó a Ivory contando mentalmente, concentrándose con fuerza. En lo profundo de su mente, sintió el momento exacto en que ella se propulsó hacia delante.
    El gusano abrió la boca para toser. La garganta se le contrajo, los músculos se apretaron detrás de ellos, cerrando la brecha cuando salieron disparados de dentro del gusano.
    Muévete. Muévete. Ivory no frenó, sino que siguió dirigiéndose hacia la tierra, de vuelta hacia la superficie.
    Razvan la siguió, asombrado de sus habilidades, de su conocimiento del enemigo y de la manera eficiente, rápida y totalmente tranquila con la que iba a destruirlo.
    Cuándo surjamos en la superficie, los murciélagos estarán atacando. Ve cerca del Príncipe para añadirte a su protección. Todas las retorcidas abominaciones de Xavier estarán luchando por llegar a él.
    Alrededor de él, podía sentir al suelo inestable temblando, rodando, mientras el gusano golpeaba y luchaba, enviando ondas de choque que ondulaban profundamente bajo tierra. El suelo se hundió alrededor de ellos, cayendo sobre sí mismo.
    Más rápido. Ivory siseó la orden en su mente. Toma la delantera.
    Ella quizás fuera uno de los mejores guerreros con que los que se había encontrado jamás, y de lejos el más informado en lo que se refería al ejército de Xavier, pero él todavía era un macho Cárpato y su compañero. Ella no iba a estar protegiéndole la espalda, no cuando él podía estar protegiendo la suya.
    Sigue moviéndote. Estamos cerca de la superficie, le informó a ella. Lo que quiera que haya arriba no es tan malo como el mal que tenía dentro de mí. Cuida de ti misma.
    Él irá a por el Príncipe, reiteró Ivory. Una forma segura de destruir al pueblo Cárpato es destruir al Príncipe.
    Razvan explotó en la superficie, surgiendo a una noche llena con el sonido de la batalla. El trueno estallaba y el relámpago cruzaba a través del cielo, estrellándose contra la tierra mientras los rayos golpeaban a las multitudes de murciélagos que cubrían el suelo como enjambres. Parecía un mar viviente, los murciélagos andando sobre las alas, desnudando los dientes a todo lo que se cruzaba en su camino. Comedores de carne, había visto las mutaciones en las cuevas que Xavier ocupaba, colocados allí para proteger, para dar la alarma y proporcionar sangre de los animales a los que mataban y arrastraban a sus guaridas.
    Ivory surgió del suelo, encogiéndose, extendiendo los brazos. Los lobos saltaron de su espalda y en mitad de los murciélagos, rompiendo cuellos mientras agarraban y sacudían a sus presas, luchando a través de la masa para llegar al círculo que defendía al Príncipe. Ivory les siguió, sacando una de sus muchas armas caseras, se la tiró a Razvan y sacó otra.
    Razvan descubrió que la extraña arma disparaba luz, no balas. Él nunca había participado de este modo en una batalla, con sangre rociándose sobre la nieve. Pero no vaciló, permaneció en la mente de Ivory. Ella era una guerrera por los cuatro costados, caminando entre los murciélagos, pateándolos, rociando la brillante luz alimentada por un diamante a través de un sendero ancho y cortando cabezas.
    – Mantén el nivel del spray con los cuellos -aconsejó ella y luego gritó- ¡Gregori! Estamos llegando.
    Uno de los murciélagos agarró a Razvan por la pantorrilla e intentó desgarrarle la pierna. Blaez, el segundo lobo mayor, agarró a la maliciosa criatura con sus fuertes mandíbulas y lo arrancó de Razvan, tirando el cuerpo ensangrentado hacia un grupo de murciélago donde lo desgarraron con una virulencia que le recordó a Xavier.
    Gregori golpeaba con rayos al centro de los murciélagos, abriendo un camino para ellos. Razvan seguía a Ivory a través del mar de murciélagos, permaneciendo cerca para protegerle la espalda, el arma arrojaba una hoja de luz detrás de ellos en un arco ancho. Cuándo los lobos vacilaron, prefiriendo permanecer en el exterior, Ivory siseó una orden.
    Os comerán vivos. ¡Venid! Extendió los brazos y los lobos saltaron por encima de la masa de cuerpos peludos y se fundieron con su espalda.
    Ivory continuó avanzando entre los murciélagos, corriendo hacia el pequeño grupo, luchando por evitar ser dominada. El grupo se negaba a disolverse y abandonar a Gary, su amigo humano. Sería casi imposible protegerlo desde el aire.
    – Saca al Príncipe del suelo -gritó Ivory por encima del jaleo a Gregori-. El ataque vendrá por debajo del suelo. Esto es una diversión.
    Falcon sacó a Gary del suelo de un tirón, sin hacer preguntas, mientras Mikhail se alzaba también. Las hordas de murciélagos se volvieron locas, lanzándose sobre ellos con frenesí renovado.
    – Perdí de vista los fragmentos de Xavier -advirtió Gregori-. Probablemente están en los murciélagos.
    Ivory empujó con fuerza una de sus armas de luz a las manos de Sara.
    – Tienes que cortarles directamente en el cuello o realmente se pondrán psicópatas contigo. -Sacó un objeto de aspecto extraño, como una granada, de un lazo de su cinturón, preparándose.
    – ¿Has visto estas mutaciones antes? -preguntó Gregori, mientras continuaba utilizando el delgado látigo de relámpago para incinerar a los murciélagos.
    – Estudio todo lo que el mago hace -contestó Ivory-. Hay un portal cerca. Debo encontrarlo y cerrarlo o seguirán replicándose. Está en el suelo, no en una cueva.
    – ¿Has visto estas criaturas antes? -preguntó Mikhail.
    Ivory asintió, escudriñando el suelo con la mirada. Se curvaba bajo ellos, ondulaba, como una ola en el mar.
    – Huyen de Xavier a veces y serían una amenaza inmensa para la aldea cercana. Son carnívoros mayores y atacan en grupo. -Agarró el disco en la mano de forma más apretada cuando vio la tierra burbujear en el suelo.
    Gregori y Falcon estaban en movimiento constante, azotando golpe tras golpe de energía al rojo vivo entre la masa. Mikhail golpeó fuerte con el puño, dándole un puñetazo a uno que volaba sobre la cara de Gary. Todos los Cárpatos y Gary tenían numerosas marcas de mordiscos y rasguños por el asalto continuo.
    – Dame una de esas armas -dijo Razvan-. No vas a ir sola.
    Ivory frunció el entrecejo, los ojos todavía escudriñaban el suelo.
    – Adentrarse en su guarida es peor que el gusano. Permanece aquí y ayuda a proteger al Príncipe.
    Ahora el suelo burbujeaba siniestramente. Varias secciones se hundieron algunos centímetros.
    – Ivory. -Esperó hasta que ella lo miró para que leyera la determinación en su cara. Razvan no era un hombre que se echara atrás-. Dame un arma.
    Ella se tensó, viendo el suelo moverse en las áreas hundidas. Una mano se desplazó con rapidez a la cintura y tiró a Razvan un duplicado de su granada mientras saltaba, con los pies por delante, al centro del lugar donde el hundido suelo era más activo. Razvan la siguió bajo el suelo, cambiando a vapor para atravesar las capas de tierra. La granada cambió con su cuerpo, convirtiéndose en nada más que moléculas, lo que le dijo que era otra de sus armas naturales caseras. Había tenido forma oval y desigual, en absoluto lisa.
    Subía un hedor, una combinación de fétida carne podrida, cadáveres y azufre. El estómago se le revolvió, pero no vaciló en seguirla a lo más profundo del túnel. Los murciélagos se elevaban desde abajo y tenía que resistir el impulso de golpearlos mientras se dejaba caer a los salientes más rocosos donde la colonia habitaba. Mantenía su mente firmemente en la de ella, siguiendo sus movimientos exactamente. Era una guerrera, bien versada en las maneras de Xavier, decidida a derrotarlo y a las mutaciones que él liberaba en el mundo. Él se había unido firmemente a su guerra, y que mejor manera de aprender que de una experta.
    No podía evitar admirar su completa concentración y su propósito práctico y firme. No malgastaba conversación, ni movimientos. Ivory era toda concentración, lo inundaba con información mientras se dejaban caer al suelo de la guarida. La roca que les rodeaba estaba punteada de agujeros oscuros, el suelo cubierto de huesos y piel; sangre vieja y nueva salpicaba las rocas y empapaba el suelo, reuniéndose en espesos charcos y ocultándose en grietas.
    Esto es un matadero.
    Una vez que escapan de las ordenes de Xavier, comienzan esta conducta, formando enjambres y reproduciéndose, matando a todo a su alrededor. Dejarán los huesos de un caballo limpios en minutos.
    Vi los primeros experimentos de Xavier. Los alimentó con humanos y magos indistintamente. Razvan trató de no recordar los sonidos de estos al morir en agonía, pero los olores horrorosos provocaban los recuerdos y su estómago se revolvió. Una vez tiró a uno en mi cámara. Yo estaba encadenado a la pared y comenzó a devorarme por los pies. Pude sentir como cada diente desgarraba mi carne. Pensé que si me comía, dejaría de existir, pero pude soportar la agonía después de un rato.
    No supo por qué se sintió obligado a hacer la admisión, y se avergonzó en el momento en que lo hizo. Eso había sido hacía mucho tiempo y él había empujado esos recuerdos al fondo de su mente hasta que el hedor de la muerte y la podredumbre los trajeron de vuelta en tropel.
    Hace mucho tiempo, yo tuve lobos royéndome la tibia. Afortunadamente, ellos me ayudaron a enterrarme.
    Su voz fue tan práctica, que él casi no comprendió lo que había dicho. Ella siguió hablando como si no hubiera revelado nada de importancia.
    Lo que vamos a hacer es cambiar la composición del aire usando las granadas caseras. El fuego aquí abajo arderá a mayor temperatura que nada de lo que hayas sentido jamás, así que recuerda, no puedes respirar esta sustancia química a tus pulmones y tienes que protegerte del calor intenso, aún en esta forma. Querrás ceder al pánico e ir a la superficie, pero el fuego correrá hacia arriba y debemos esperar hasta que la sustancia química se disperse. Cuando te materialices para activar la granada, ellos acudirán en tropel hacia nosotros. La sensación es totalmente horrorosa. Si sentiste uno. Imagina centenares.
    Vamos a hacerlo. Le estaba llegando el hedor, y la idea de exponerse a centenares, quizá miles de esas criaturas demoníacas sería aterradora si se permitía a sí mismo pensar en ello.
    Lo hacemos a la de tres. Te materializas, tiras de la anilla y cuentas, luego la tiras al centro de la guarida. Tienes que esperar cinco segundos. Será una vida, créeme. Inmediatamente, reasume esta forma y permanece lejos de las rocas, pero lejos del centro. No respires, sin importar lo que hagas y no intentes ir a la superficie, sin importar cuán caliente te sientas.
    Razvan se colocó frente a ella, esperando bloquearle la cara y la parte delantera del ataque que se avecinaba.
    Uno. Dos. Tres.
    Razvan tomó forma sólida. Inmediatamente sus botas se hundieron en cuerpos podridos, mientras extraía la anilla de la granada química, empezaba a contar y balanceaba el brazo hacia atrás para efectuar el tiro, los murciélagos acudieron en tropel hacia ellos, a cientos, el peso casi los condujo al suelo, los dientes se hundieron profundamente y les rasgaron la carne.
    Oyó el rugido de los lobos, los dientes que mordían a su vez, protegiendo la espalda de Ivory. Los cinco segundos parecieron una eternidad mientras el gas silbaba en el aire. Los murciélagos emitían continuamente un chillido agudo que reverberaba a través de su cráneo, una llamada para que los demás se unieran al frenético banquete. Sintió los pedazos de carne siendo desgarrados de su espalda y piernas. Dio un paso más cerca de Ivory, para protegerla con su cuerpo mientras sus lobos le protegían la espalda.
    Los dos lanzaron las granadas al mismo tiempo y simultáneamente cambiaron de forma. El destello fue ensordecedor en los pequeños confines de la caverna rocosa, sacudiendo la tierra. La luz fue tan brillante, que incluso sin su cuerpo la intensidad le quemó los ojos. La explosión hizo volar a Razvan hacia atrás y tuvo que enderezarse apresuradamente para mantenerse lejos de las paredes.
    Al purgar la guarida de todos sus ocupantes, cambiaron la composición del aire a gas, encendiéndolo con un fuego furioso que subió por las paredes como un cohete. Las rocas brillaban rojo anaranjadas, las llamas lamían con avidez dentro de cada agujero y el túnel. La presión extrema hería cada molécula de su cuerpo. El ruido era aterrador, el crujido de las rocas al partirse mientras grandes pedazos llameantes cedían, y los chillidos de muerte de los murciélagos cuando sus cuerpos peludos calentados ardían de dentro a fuera o reventaban o explotaban. Algunos estallaron en llamas.
    Durante unos pocos minutos fue peor que cualquier infierno que jamás pudiera haber imaginado. Cada instinto le instaba a tomar Ivory e ir a la superficie, pero el fuego se movía hacia arriba, por delante de ellos, purgaba cada grieta y rincón, todos y cada uno de los hoyos y túneles que las criaturas habían construido. Lo sintió interminable, como si estuvieran atrapados en el centro de un volcán. Luchó contra el impulso de respirar mientras su cuerpo era todavía moléculas.
    Cerniéndose en actitud protectora, intentó rodear el cuerpo de Ivory con el suyo para protegerla de lo peor del calor, aunque las temperaturas eran tan altas que dudaba que importara. La piedra todavía resplandecía pero las llamas se apagaron antes de que Ivory empezara a subir a la superficie.
    Emerge tan cerca de los otros como sea posible. Les advertiré y atacaremos a las criaturas en la superficie. No habría hecho ningún bien matarlos primero sin eliminar su guarida.
    Él nunca había admirado tanto a nadie en su vida. Ella hacía lo que tenía que hacerse sin ningún pensamiento hacia su propia seguridad. Se mostraba práctica en cuanto emerger en medio de otra tormenta de murciélagos carnívoros después de que su cuerpo hubiera sido despedazado por esas criaturas. No podía sentir la menor desgana en ella, y algo dentro de él se abrió y abrazó su destino verdadero. Estaba hecho para esta mujer. Era su pareja, su otra mitad. Él era un Buscador de Dragones, un guerrero, no el monstruo malvado en que Xavier había intentado convertirlo.
    El estallido de regocijo le atravesó mientras rompía a través del anillo ennegrecido de tierra, surgiendo en medio de dientes chasqueantes y fuego que llovía desde el cielo. Nunca se había sentido tan vivo o libre. Agarró a un murciélago en cada mano y estrelló sus cabezas una contra otra, lanzándolos a los lados, y fue atacado por todos lados, el peso completo de los cuerpos intentaba tirar de él mientras hacían cuanto podían para comérselo vivo.
    – Cubre a Gary. Envolveos en un capullo, una burbuja hermética y resistente al calor -dijo Ivory, entonces echó al aire una granada hacia Razvan.
    Había algo muy agradable en ser su socio. Ella no había incluido a los otros cazadores ni al Príncipe en su lucha. Él era su compañero, su socio, y aunque no tuviera su experiencia, ella confiaba en él más de lo que lo hacía en los otros, y era la primera vez desde que había estado lejos de su hermana que alguien jamás le había dado confianza.
    – Advierte a cualquiera que venga en tu ayuda que se aleje. Este es el único modo que conozco de matar una colonia. -Ella sabía que los demás habrían visto el penacho de fuego que ardía desde el suelo y probablemente sintieran el calor-. Esto será como nada que jamás hayas sentido.
    Su mirada saltó a Gary en medio del barullo. Gary luchaba esforzadamente. Era obvio que estar alrededor de los Cárpatos, e incluso de criaturas malvadas, poco hacía por sacudir su fe en sus amigos.
    – Está siendo despedazada -dijo con brusquedad Razvan-. Haced lo que ella diga ahora.
    La visión de ella con los murciélagos cortándole los brazos y piernas era más dolorosa de lo que esperaba. Luchó por llegar a su lado y encararla.
    – Tira de la anilla y cuenta.
    – Cúbrelos, Gregori -reiteró Ivory-. Que nadie respire. Tendrás que hacerlo por Gary. Si puedes, aleja toda fauna lejos de aquí.
    – Hazlo -ordenó Mikhail.
    Tiraron de las anillas y el gas silbó en el aire. Razvan no miró a los demás, sólo a Ivory con su cara tranquila y valiente y a los lobos que luchaban en su espalda. No sintió los dientes que cortaban profundamente ni vio la sangrienta matanza que los murciélagos estaban dejando en la nieve, sólo vio y la sintió a ella. Ella le dedicó una media sonrisa, con ojos suaves mientras contaban y lanzaban las granadas al centro de la masa que se retorcía y ambos se disolvían.
    Él sabía qué esperar, pero aún así, la explosión pareció peor ahora que no estaba contenida en un agujero en el suelo. Un hongo nuclear anaranjado se elevó como un cohete hacia el cielo. La explosión los meció a ambos, la fuerza les hizo volar hacia tras. La presión corrió por sus cuerpos, la sensación fue como si tuvieran grandes piedras sobre el pecho.
    Había una sensación de poder al cambiar de forma, una enorme prisa por combatir cuando uno tenía el control de su propio cuerpo. Nada redujo la intensidad de ese regocijo, ni los árboles que estallaban o las masas de incinerados murciélagos que llovían del cielo o el hedor de asquerosa carne quemada. Por primera vez en su vida, se sentía realmente como si hubiera hecho algo que marcaba una diferencia. A causa de ella, Ivory. Esperó mientras el calor fluía alrededor de ellos, cocinando todo a su paso, su mente ocupada en la mujer que sabía tanto acerca de Xavier.
    ¿Era posible que ella fuera la llave para librar al mundo de semejante monstruo? ¿Había realmente una oportunidad? El mundo alrededor de él estaba ardiendo, pero por primera vez en siglos, sentía esperanza. El rugido de las llamas, el chasquido y crujido del infierno se mezclaba con los últimos chillidos jadeantes de las horrorosas criaturas, y él sólo podía oír el cuchicheo suave de Ivory en su cabeza.
    La vida puede tener grandes momentos inesperados.
    Un compartir. Él reconoció su buena voluntad por compartir con él un pequeño pedazo de quién era ella. Su amor por la batalla. Ella amaba la lucha, el estudio cuidadoso del enemigo, la planificación y la preparación, la ráfaga de adrenalina cuando su cuerpo bien entrenado y su cerebro respondían como una bailarina que realiza pasos precisos y complicados y surgía victoriosa. Los sentimientos fluyeron de ella en él, llenándolo con ella, con su rumbo en la vida, con la comprensión de que ningún otro conocía a esta mujer complicada y talentosa de la forma en que ella se lo permitía a él.
    Esa comprensión lo humilló, mas le reforzó al mismo tiempo. Nunca se había sentido como si pudiera estar a la altura de algo. Nunca había sido lo bastante fuerte para derrotar a Xavier, para huir, ni siquiera para salvar a su hija ni a sus tías. Esta mujer, su compañera, fuerte y resistente, le ofrecía como mínimo amistad.
    Tienes razón acerca de esos momentos inesperados. Éste era definitivamente un gran momento inesperado. Mientras el viento generado por la llamas rugía a su alrededor, mientras el calor estallaba por su cuerpo y el mundo se alzaba en llamas, purgando al último de los mutados murciélagos, él se sentía en paz. Se sentía entero. Y era feliz.
    Sintió la pequeña sonrisa compartida de Ivory y la retuvo, guardándola en secreto en el corazón, el corazón que ella le había devuelto.
    Cuándo vuelvas a tu forma natural, cantaré el hechizo revelador. Las cuatro astillas que te quitamos necesitarán un anfitrión, y los murciélagos están muertos. Él habrá huido de sus cuerpos, advirtió Ivory. Estará buscando otro anfitrión. Advierte a Gregori que vigile al resto de ellos.
    Por supuesto. La vigilancia lo era todo ahora. Ésta era la oportunidad de destruir una pequeña parte de Xavier. Incluso si hacía falta hacerlo un pedazo a la vez para librar al mundo de él, bien valdría la pena.
    Razvan tomó su forma natural e indicó a los otros que hicieran lo mismo.
    – Ella va a usar el hechizo revelador. Vigilad el espíritu oscuro de Xavier -les advirtió.
    Ivory brilló a su forma física, atenta, ya cantando el canto revelador, enviando las notas a dispersarse a través del campo carbonizado y el cielo. Todavía llovían escombros. El humo y la ceniza se arremolinaban y vagaban en la brisa leve. La nieve llegó de las pesadas nubes, mezclándose con los restos que caían, la naturaleza ya procurando cubrir los signos de la batalla.

    Llamo a mí a todo lo que es bueno para ayudarme en mi desesperada situación.
    Imploro por la canción que puedo cantar para revelar lo malvado que acecha en la noche.
    Luz de cielo, ardiendo brillantemente, encuentra al que es oscuro y báñalo en luz.
    Malvado, llamo adelante a la mancha que dejaste atrás.

    La luz se esparció por entre los restos del campo de batalla, iluminando cuatro sombras oscuras que se deslizan entre los muertos hacia el pequeño grupo de Cárpatos que protegían a Gary. Gregori extendió la mano, abriendo los dedos, y el relámpago saltó, crepitando y crujiendo hacia los cuatro fragmentos. Tres hicieron una madriguera en el suelo, pero la punta del látigo golpeó al cuarto, incinerándolo.
    El suelo onduló y se inclinó. Se elevó un chillido. Sangre negra burbujeó desde el suelo y un olor nocivo estalló en el centro del cieno. El chillido meció los árboles, hizo que las hojas temblaran. Gary se puso la mano sobre las orejas para amortiguar el horroroso sonido.
    Gregori intentó seguir a los fragmentos restantes con la punta del relámpago, hundiendo golpe tras golpe en el suelo, pero sin ningún resultado. No había modo de seguirlos en el suelo. Tres pequeñas astillas serían imposibles de rastrear, y todos ellos sabían que encontrarían el camino de vuelta a Xavier.
    Ivory se tambaleó de fatiga.
    – El alba romperá pronto, Razvan. Necesito descansar. ¿Regresas conmigo o te quedas?
    Era casi un desafío, decidió él, estudiando su cara. Ella no sabía si quería que él permaneciera con ella o se uniera a los demás. Razvan le tocó la mente y se dio cuenta de que ella no había estado en compañía de nadie desde hacía tanto que encontraba el contacto con él… y con tantos otros… abrumador.
    – Nos alegraría proporcionaros un refugio -ofreció Mikhail-. Tenemos varias cámaras seguras para descansar.
    Razvan sintió que Ivory retrocedía instantáneamente ante la idea. No confiaba tanto en nadie. Nunca descansaría donde otros conocieran su cámara de descanso. Razvan era su compañero. Ella lo había reconocido y aún así recelaba.
    – Creo que es mejor que volvamos a nuestra propia morada -dijo él.
    Ivory le dedicó una pequeña sonrisa de agradecimiento y asintió con la cabeza.
    – Xavier no se detendrá en su caza de Razvan. Es evidente que tiene títeres en la zona. Yo me aseguraría de que mis hijos estuvieran protegidos día y noche.
    Sara deslizó su mano en la de Falcon.
    – Doblaremos su protección.
    Falcon palmeó a Gary en la espalda.
    – Tienes mal aspecto. Gracias por ir tras Travis por nosotros.
    Ivory agachó la cabeza, el color invadió rápidamente su piel pálida.
    – No quería insinuar que vuestro amigo no se hubiera esforzado. Estoy segura de que cuida de forma excelente de vuestros hijos durante las horas de luz, pero Xavier está desesperado por encontrar a Razvan y recuperarlo. Necesitará sangre Cárpato. Dudo que pueda mantenerse mucho tiempo sin un suministro de sangre. Nadie está a salvo, y menos que nadie los más vulnerables.
    Los ojos penetrantes de Mikhail se movieron sobre Ivory y Razvan.
    – Quizás nuestro sanador debiera echar una mirada a vuestras heridas antes de que nos dejéis.
    Razvan echó una buena mirada a su compañera. Tenía rasguños y mordeduras en los brazos, unas pocas en la cara y por sus piernas resbalaba sangre. Estaba seguro de que su propio aspecto no era mucho mejor. No quería permanecer allí más tiempo. Temía que su hermana o su hija acudieran en ayuda del Príncipe, y ya había pasado por bastante sin tener que enfrentarse a ellas. No sabía cómo se sentiría o qué podría decirles a cualquiera de ellas, pero cuando miró a la cara fatigada de Ivory, se negó a ser egoísta. Ella necesitaba cuidados, y sus necesidades estaban primero.
    Ivory retrocedió varios pasos.
    – Son meros rasguños. Mi compañero puede ocuparse de ellos. Son sólo un inconveniente -inclinó la cabeza, un gesto regio, hacia Mikhail-. Estoy segura de que nos cruzaremos otra vez.
    – Por favor, ven y conoce a Raven, mi compañera -invitó Mikhail-. No puede viajar actualmente y lamentará no haber estado aquí. Tú eres sinceramente una inspiración para nuestras mujeres.
    Gregori le lanzó una mirada ardiente antes de girarse hacia Ivory. Sus extraños ojos plateados brillaron sobre ella mientras ésta se deslizaba entre las sombras, e Ivory supo que él reconocía la repentina calma peligrosa de un guerrero en ella.
    – Si tienes necesidad, señora, llama y acudiré. No doy mi palabra a la ligera.
    Adivino que podrías querer re-considerar tu posición en el asunto de las mujeres en la batalla, le envió Mikhail telepáticamente.
    Deja a las mujeres con ésta durante cinco minutos, viejo amigo, y será la anarquía.
    Mikhail permaneció serio. ¿Qué hay de Razvan?
    El chico tiene más honor que sentido común.
    Ese chico es más viejo que tú, estuvo obligado a señalar Mikhail.
    Ha sufrido mucho y no es un traidor. Menos de lo que lo soy yo. Hubo un pequeño silencio y Gregori alzó los ojos plateados hacia su Príncipe y viejo amigo. Cuando la mujer, Lara, se aterrorizó de mis ojos, supe que había visto a Xavier. Él y yo compartimos un último testimonio, marcados para siempre por entrometernos con cosas que era mejor dejar en paz.
    Era una disculpa y los dos lo sabían.
    Mikhail palmeó a Gregori en el hombro, con cariño en el gesto. Eso fue hace mucho tiempo, como muchas otras cosas, y al final fue para bien.
    Eso es lo dijo que Razvan.
    Gregori se acercó un paso a Ivory. Ella no se retiró, pero sus ojos permanecieron tan vigilantes y tan inmóviles como su cuerpo, como si medio sospechara que él pudiera atacarla. La sujetó por los brazos con el saludo de respeto más alto, de un guerrero a otro.
    – Kulkesz arwaval-jo?esz arwa arvoval…ve con la gloria… regresa con honor.
    Sin esperar su respuesta vacilante, sujetó los antebrazos de Razvan con el mismo apretón respetuoso.
    – Kulkesz arwa-arvoval, ekämcamina con honor, hermano. Sólo recientemente hemos sabido de la de la existencia de Xavier, y probablemente sabemos mucho menos acerca de sus andanzas que ninguno de vosotros, pero si desearais completar nuestra información, estaríamos agradecidos.
    La intranquilidad de Ivory era más aparente para Razvan que nunca. Ella se alejó poco a poco de Gregori y miró al cielo varias veces. Razvan la tomó de la mano y empezó a alejarse de los demás con ella.
    – Nos encontraremos otra vez -dijo, sabiendo que era verdad. En este momento, Ivory no quería enfrentarse el hecho de que se habían convertido inadvertidamente en parte del mundo Cárpato cuando salvó al niño. Gregori y los demás recurrirían a ella, una guerrera de los suyos, como una inmensa e inapreciable cámara del conocimiento sobre su mayor enemigo.
    Él podía sentir su retirada de ella en sí misma. La expresión de Ivory no cambió, sino que permaneció serena y lejanamente amistosa. Por dentro, temblaba. Él siguió moviéndose a través de la nieve, alejándola de los otros, tomando la responsabilidad de escoger irse sólo. No le importaba lo que pensaran los demás. Hacía mucho tiempo, había aprendido a aceptar la condenación de todos. Era el Cárpato vivo más despreciado, peor que los vampiros, y aunque Mikhail y Gregori escogieran darle la bienvenida, veía la desconfianza en los ojos de los otros. No deseaba ni necesitaba su aceptación, sólo la de Ivory.
    Sigue andando lejos de la dirección de nuestra casa. La nieve borrará nuestras huellas, pero cualquiera podrá rastrear el olor de la sangre. Más adelante, tendremos que cerrar todas las heridas.
    Razvan casi no pudo oír más allá de nuestra casa. El estómago se le tensó. Casa. Nuestra casa. La idea consolaba y daba miedo al mismo tiempo. La miró a través de la espesa nieve. Su cara estaba girada lejos de la de él. Parecía etérea andando a zancadas por la nieve, como una princesa de hielo, no la guerrera que sabía que era.
    Se detuvieron bajo el abrigo de varios árboles grandes. El alto dosel evitaba que la nieve cayera sobre ellos mientras se examinaban a sí mismos en busca de parásitos tóxicos y se tomaban unos minutos para cerrar cada herida y rasguño. Los de las piernas eran los peores.
    – Los murciélagos son más efectivos atacando desde el suelo -explicó Ivory.
    Razvan la miró. Ella evitaba deliberadamente su mirada. El corazón le dio un curioso vuelco. Estaba nerviosa. La Asesina, una guerrera inconmensurable, estaba nerviosa por estar a solas con él. No había considerado que pudiera estar más nerviosa que él.
    – Xavier quería que le llevaran sangre -explicó Razvan-. Ese fue su propósito original, pero resultaron tan viciosos que comenzó a expandir sus ideas.
    Cuándo los dos terminaron, Ivory insistió en que se examinaran el uno al otro una segunda vez.
    – Eres muy concienzuda -comentó.
    – Es como sigo viva. Como permaneceremos vivos. Tienes que aprender si vas a quedarte conmigo. Y eres libre de irte, si lo deseas.
    Levantó las pestañas y le dirigió una rápida mirada. Él no pudo decir por su expresión si ella esperaba que escogiera marcharse. Sacudió la cabeza.
    – Me quedaré, e Ivory, no tengas miedo, soy un estudiante rápido. Puedo hacerme el tonto si es necesario, pero no lo soy.
    – He mantenido mi guarida a salvo durante cientos de años, incluso mientras tallaba lentamente los corredores. No hay huellas de nadie alrededor ni cerca de mi morada. No cazo cerca. Nunca dejo vestigios. Cuido de que no haya olores. No salgo cada noche. Vivo tranquilamente y evito a la gente tanto como es posible. -Lo miró, encontrándose por primera vez con sus ojos-. Cuando salgo es por un propósito solamente: reunir información sobre Xavier. Aunque hagan falta cien vidas, encontraré un modo de destruirlo.
    Él asintió con la cabeza.
    – Comprendo.
    – No estoy segura de que lo hagas. Es mi único propósito en la vida. No me importa nada la sociedad. No deseo amigos. No sé cómo mostrarme cívica aparte de para el propósito de obtener información. ¿Estás preparado para eso?
    A Razvan le brotó una lenta sonrisa desde el fondo del estómago y se le asentó en la boca. La vio contener el aliento, y luego apartar la mirada de él.
    – Yo no tengo amigos, ni la sociedad me dará la bienvenida. Tengo más razones que ningún otro para querer destruir a Xavier.
    – Si verdaderamente quieres aprender de mí, entonces presta atención a esto. No puedes permitir que esto llegue a ser personal. Es un deber, un deber sagrado. Debes rezar y meditar hasta que estés absolutamente seguro de que estás en el sendero correcto. ¿Me das tu palabra de honor de que harás eso?
    Razvan esperó hasta que ella lo mirara.
    – Tienes mi palabra. Volvamos a casa. -Se disolvió antes de que ella pudiera encontrar otra razón para protestar.
    Ella fue delante, escogiendo una ruta suficientemente alta para que fueran parte de las nubes oscuras que se movían en silencio a través del cielo.
    Razvan tomó nota de las señales, de las montañas que se elevaban, de los lagos y las corrientes y del campo circundante. La nieve era deslumbrantemente blanca, el aire frío y limpio, refrescante después de tantos siglos de oler sangre y muerte, pero los espacios abiertos eran desorientadores. Su vida había sido subterránea, limitada a un pequeño cuarto de la prisión a menos que Xavier utilizara su cuerpo.
    La voz de Ivory interrumpió sus pensamientos. Nos acercamos a la guarida. Siempre acércate por una variedad de direcciones, nunca la misma. Escanea con cuidado. Mejor dormir en otra parte por una noche que perder nuestra fortaleza a manos del enemigo. Hay un sistema de alarma en el lugar. Tengo que reprogramarlo para permitirte la entrada. Este sistema está hecho de gemas, explicó Ivory, llamé a las gemas y les pedí ayuda. Una vez las incrusté en la piedra, cada una aproximadamente a un metro de distancia, en zigzag bajando por la grieta, de un lado al otro, las gemas no sólo proporcionan luz a la guarida, sino que actúan como un sistema de alarma para mí. Vaciló y luego corrigió. Para nosotros.
    Él sintió la incuestionabilidad de sus palabras, uniéndolo, pero también la renuencia, como si ella no pudiera convencerse del hecho de que se suponía que eran compañeros.
    La salvaguarda es en realidad la forma en que las gemas trabajan. Miden el peso de mis moléculas, con los lobos en mí por supuesto, mientras bajo por la grieta. Si el peso fuera demasiado pesado o demasiado ligero, la grieta se cerraría y detendría al intruso. Si yo estuviera en la guarida, oiría las piedras cerrarse y podría preparar un ataque. Nada puede penetrar la piedra de debajo de nosotros o la de los costados, es demasiado gruesa. Ni los gusanos pueden taladrarla. Para llevarte dentro, ya tuve que cambiarlo una vez, y fue difícil con el sol tan cerca de mis talones.
    ¿Cómo pude salir?
    Sólo funciona en una dirección; un sistema de alarma no necesita los dos. Yo no mantendría a nadie preso. Otra vez esa ligera vacilación. En verdad nunca he pensado traer a nadie aquí abajo.
    Él pensó que era mejor ignorar su nerviosismo, y no tenía que fingir su interés en el sistema. Era tan extraordinario y brillante como la inventora. Esperó mientras ella desaparecía en la grieta y agregaba unas pocas más de sus gemas. La luz funcionaba más bien como un antiguo sistema de espejos, un prisma reflejándose en otro. Se dio cuenta de que ella utilizaba las gemas para sus armas también, que sus experimentos eran sofisticados.
    Ya es seguro que vengas y vayas como te plazca.
    Ivory flotó hacia abajo, evitando la luz que se esparcía lentamente a través del cielo, protegida por la nieve ahora. Una vez que aterrizó en la cámara, los lobos saltaron de su espalda y caminaron tras ella a la cama de tierra.
    – No me siento bien, ni siquiera bajo el suelo, cuando el sol ha salido. -Otra vez Ivory parecía inquieta-. Pasé demasiados años en la tierra tratando de sanar.
    – Yo pasé muchas vidas en las cuevas de hielo -aseguró Razvan, observando como se acurrucaba, con los lobos rodeándola. Esperaba una invitación.
    Ivory hizo gestos hacia el lado de la gran cuenca.
    – Hay sitio de sobra.
    Él envidió a los lobos apretados cerca de ella, pero no dijo nada, sabiendo que estaba siendo más que generosa. Cerró los ojos y permitió que el aliento abandonara su cuerpo, el corazón se ralentizara y luego se parara mientras la tierra se vertía sobre ellos como una manta viva. Era la primera vez que podía recordar que se sentía totalmente relajado e infinitamente feliz.

Capítulo 7

    Ivory despertó sabiendo que habían pasado tres días y que el sol ya se había hundido en el cielo. Estaba acostumbrada al modo en que el tiempo pasaba tan profundamente bajo la tierra, y los ritmos le hablaban cuando se hubo acostumbrado a ellos. Estuvo desorientada al principio, momento en el que surgió su sistema de prismas para traer un pequeño pedacito de luz a su santuario. Lo que más le sorprendió fue que Razvan despertara con ella. Los lobos lo hacían, por supuesto, después de tantos años, pero había pensado ir a cazar sola y darse tiempo a prepararse para tener a otro en su guarida.
    Lo miró fijamente a la cara, a las líneas grabadas allí, la forma en que sus ojos parecían tan compasivos y comprensivos. La vida de Razvan solo había sido lucha y dolor, pero él parecía ser, cuando le tocaba la mente, sinceramente amable. ¿Por qué entonces, hacía que sus manos temblaran? ¿Por qué se sentía como si unas mariposas hubieran alzado el vuelo y estuvieran aleteando por su cuerpo siempre que lo miraba? Ella tenía confianza absoluta en sus capacidades como guerrera, pero no tenía la menor idea de cómo interactuar fuera del campo de batalla.
    La expresión de Razvan se suavizó cuando sus ojos se encontraron con los de ella y sonrió. El corazón de Ivory saltó en respuesta. La sonrisa era dulce y lo hacía parecer años más joven.
    – Buenas noches. Ciertamente estás hermosa al despertar.
    No lo estaba. Ella sabía que no lo estaba. Mostraba su verdadera forma fragmentada… su cuerpo juntado en pedazos y un poco mal emparejado aquí y allá. Se frotó una de las peores cicatrices ofensivas, la que diseccionaba su clavícula, y se sorprendió al encontrar la arista disminuida. El sanador había hecho más que curar sus heridas. Las cicatrices nunca desaparecerían completamente, pero él había ayudado a hacer las líneas más finas, más favorecedoras.
    – No lo estoy, lo sabes. -Podía sentir cómo le subía el color bajo la piel.
    La avergonzaba no conocer las cortesías. Una vez, hacía mucho tiempo, ella había llevado una casa cálida y feliz. De algún modo, ver esa sonrisa dulce en la cara de Razvan había traído de vuelta recuerdos agridulces. Había tanta risa y amor en su casa. ¿Cómo podían sus hermanos haberle dado la espalda a todo lo honorable y elegir entregar sus almas? Ellos no sufrieron del modo en que sufrió Razvan, y él había aguantado siglos de tormento, siendo marcado como un criminal, despreciado por todos los que lo rodeaban, su cuerpo utilizado para propósitos viles. Pero, aun así, había mantenido el honor.
    Se había dicho que sus hermanos estaban desconsolados sobre su desaparición, pero no se lo creía. Todo el mundo experimentaba pérdidas. Los cinco se habían convertido juntos… algo insólito en la historia Cárpato. Ella los conocía mejor que nadie, y sabía que eso significaba que había sido una decisión consciente, no una tomada después de demasiados años de falta de emoción o de matar amigos que se habían convertido en vampiros. La decisión no había sido tomada porque estuvieran desolados por la pena o porque hubieran esperado demasiado tiempo a sus compañeras. Sabía que su decisión había sido razonada por todos ellos. Deseaban el poder. Creían ser más listos, más fuertes y más merecedores que cualquier otro. La desaparición de ella fue la excusa que necesitaban para completar algo que a menudo habían discutido en la intimidad de su casa.
    – Pareces tan triste, Ivory.
    Nunca pensó en ocultar sus expresiones en la guarida. No ocultaba su forma verdadera y ahora no sabía qué hacer ni cómo actuar. Se encogió de hombros.
    – Esto es un poco difícil.
    – Sólo si deseas hacerlo así. Yo no me impondré donde no me quieren.
    Ivory sacudió la cabeza.
    – No, no te sientas así, como si yo no te quisiera aquí. Yo te invité. Después de todos estos siglos, no acabo de estar segura de cómo actuar en compañía.
    La sonrisa de Razvan se amplió, le alcanzó los ojos, caldeándolos hasta suave terciopelo.
    – Pero yo soy tu compañero, no compañía. Actúa como siempre. Estoy aquí para aprender de ti.
    Eso dolió, la golpeó en el vientre como un puño. Él no estaba en su guarida para ser su compañero de la manera en que un hombre reclamaría a una mujer. Ella lo sabía. No quería tener nada que ver con eso, pero aún así todavía se sentía ligera. Era la perversa reacción de una mujer, no una guerrera, y estaba decepcionada consigo misma. Ella había puesto los términos; él solamente los respetaba. Se recolocó el pesado cabello, más como una excusa para ocultarse que porque le molestara.
    – Me tranquilizaré con el tiempo. -Fue todo lo que se le ocurrió decir.
    Ivory observó a los lobos mientras se reunían alrededor de él. A pesar de su apariencia envejecida, era un hombre guapo. Ahora que la tierra lo había revitalizado y rejuvenecido, su figura era llena y musculosa. Su cabello caía en largas ondas casi hasta el centro de la espalda. Era espeso y oscuro, y sabía por las tres semanas que había pasado sosteniéndole y alimentándolo, pasando los dedos por esa caída suave y espesa, que se distinguían muchos colores en esa pesada melena, entre ellos el gris.
    Razvan, en vez de cernirse sobre la manada y forzar su liderazgo, se agachó en medio de los seis lobos y les permitió tomarse su tiempo empujando las narices contra él y frotándose contra sus piernas y espalda.
    Este es Razvan. Mi compañero.
    Incluyó a Razvan en el círculo de comunicación, sabiendo que cuando entraran en batalla juntos ese liderazgo sería esencial. Raja tenía que aceptarlo como su compañero y por lo tanto colíder de la manada. Y sólo lo haría si ella lo declaraba su pareja.
    Razvan la miró fijamente. Ivory deseó no ruborizarse. Intentó parecer tan despreocupada como fuera posible. Razvan parecía muy grande en los límites de la cámara. Su figura masculina llenaba el cuarto entero. Cada aliento que ella tomaba parecía atraer el olor de él a sus pulmones. Cada aliento que él tomaba la hacía extremadamente consciente de él, el modo en que los músculos pesados del pecho se movían bajo la fina y apretada camisa, el aspecto que su cuerpo tenía momentos antes de ponerse esa delgada y apretada camisa.
    Raja giró la cabeza y la miró, dirigiéndole una mirada reservada, desnudando los dientes ante Razvan. El Buscador de Dragones se encogió de hombros.
    – Sé lo que se siente al ser desplazado, viejo -apaciguó-. Nos acostumbraremos.
    – Ofrécele tu sangre.
    Razvan se puso de pie lentamente, sosteniendo la mirada de Ivory.
    – ¿Los alimentas con sangre cárpata?
    – No recuerdas mucho de nuestro primer encuentro.
    – Algo.
    Ella tomó aire, lo dejó escapar y luego confesó.
    – Hace muchos años, tantos que ahora no puedo recordar cuando comenzó todo, una manada de lobos me ayudó. Encontraron pedazos de mí y los habrían consumido, pero pude tocar sus mentes, y en su lugar, enterraron mis pedazos juntos. Al regresar, encontré a sus descendientes y me aseguré de que prosperaran. No pasaba mucho tiempo en la superficie en aquella época. Mi cuerpo simplemente no podía soportarlo. Pero cuando lo hacía, los lobos eran todo lo que me mantenía cuerda. Eran mis únicos compañeros y todo aquello en lo que confiaba.
    Hablaba con una voz suave y clara, como si estuviera contando un cuento que había oído de otra persona, como si el horror de esos años interminables no hubiera sido suyo para soportarlo. Él tenía su horror encerrado en la mente, pero de algún modo el de ella parecía mucho peor.
    Algo aterrador en lo más profundo de Razvan levantó la cabeza y rugió de rabia. Había enterrado hacía mucho tiempo cualquier sentimiento agresivo. Demasiados años de cautiverio, de no poder hacer nada, habían empujado la rabia y la ira a un lado, y luego finalmente, sus emociones se habían desvanecido en el olvido, así que había olvidado la intensidad, la pura fuerza de los sentimientos.
    – Fue una época terrible para mí. No podía estar fuera de la tierra mucho tiempo, pero fui a buscar a mis hermanos. Los necesitaba. Apenas podía funcionar. Mi mente o mi cuerpo. -Agachó la cabeza y el pelo le cayó alrededor de la cara, ocultando su expresión. Su voz permanecía tan tranquila como siempre-. Me llevó veintidós años situar al primero de mis hermanos. Tuve unos pocos altercados con vampiros por el camino e inadvertidamente empecé a forjarme una reputación de matar no muertos. Ellos empezaron a cazarme. Todavía tenía que pasar la mayor parte de mi tiempo en el suelo para mantener mi cuerpo unido.
    – No tienes que contarme esto si te aflige -dijo Razvan.
    Ivory se encogió de hombros y se echó el cabello a la espalda, con ojos tranquilos.
    – Importa poco ahora. Fue hace mucho. En los siguientes cincuenta años, busqué a mi familia, sólo para descubrir que todos se habían convertido. Me sentía como si me hubieran traicionado.
    Ivory sintió el bulto subiendo por la garganta, amenazando con estrangularla, amenazando con humillarla. Se encogió de hombros una segunda vez.
    – Tenía a los lobos. ¿Comprendes? Ellos lo eran todo para mí. No tienen una larga vida en libertad y cada nueva camada de cachorros, cada renovación, era mi única familia. Les necesitaba.
    Razvan quería abrazarla, ofrecerle consuelo, pero cuando dio un paso hacia ella, Ivory se alejó, de vuelta al otro cuarto como si no lo hubiera notado. Él la siguió, moviéndose a través de la manada de lobos, ignorando los dientes descubiertos de Raja como si el lobo no mereciera su atención. No podía evitar estar intrigado por la historia. No tenía la menor idea de que los lobos pudieran llevar sangre Cárpata, y dudaba que nadie lo hubiera sabido tampoco.
    – Así que estos lobos no son la manada original -la animó, observando como ella recogía un peine y empezaba a pasárselo por el cabello. Era una acción tranquilizadora, no una de necesidad.
    Ivory se acercó inquietamente a la pared conmemorativa. Su pared familiar. Tocó la cara de Sergey, trazó las amadas líneas talladas allí.
    – No, varias generaciones nacieron y murieron, pero ellos siempre estaban conmigo. Finalmente los vampiros empezaron a tratar de encontrar a mi manada para matarlos. Llegaron a pensar que los lobos me protegían de alguna manera. Créelo o no, el no muerto puede ser muy supersticioso, especialmente desde su alianza con Xavier. Él los alimenta con historias para hacerles creer que es más fuerte que ellos.
    Razvan observó las puntas de los dedos moverse por la cara de su hermano, roce tras roce, un suave movimiento amoroso hipnotizador. Él sólo podía imaginar a alguien amándolo tanto, echándolo de menos y queriendo salvar su alma de la manera en que presentía que ella hacía con sus hermanos. Él estaba muerto para su propia hermana, de la misma manera que sabía que Ivory tenía que haberse separado de sus hermanos para mantener su cordura, para evitar sentirse abrumada por la pena.
    Sintiendo la necesidad de sostenerla entre sus brazos y consolarla, hizo lo único que se le ocurrió que no lo llevaría a ganarse un golpe. Dio un paso detrás de ella y tendió la mano hacia el peine.
    – Déjame.
    Hubo un silencio. Ella estaba muy quieta, la cara girada hacia el muro conmemorativo, sin mover la mano, sin respirar. Razvan podía sentir el débil temblor de su cuerpo. Una criatura salvaje mantenida cautiva, sin saber si aceptar o no la bondad. Muy lentamente, ella le tendió el peine por encima del hombro, sin mirar, sin dejarle verle la cara.
    Los dedos de Razvan fueron suaves mientras tomaba el instrumento y empezaba a deslizarlo lentamente por el cabello.
    – ¿Cómo llegaste a tener tu manada actual?
    Otra vez hubo un breve momento de silencio mientras ella intentaba acostumbrarse a Razvan peinándole el largo cabello. Carraspeó.
    – Todavía podía pasar poco tiempo en la superficie. Cuándo lo hacía, estaba con los lobos o cazando. Mi camada había dado a luz a una nueva camada de cachorros. Seis. Tres machos, tres hembras. Toda la manada estaba emocionada, y yo más que ninguno de ellos. Los buenos tiempos de la manada eran míos. -Esta vez los dedos trazaron el antiguo texto cárpato. Sív pide köd. Pitäam mustaakad sielpesäambam. El amor sobrepasa al mal. Retengo tus recuerdos a salvo en mi alma.
    Él se dio cuenta de la importancia de esa sencilla declaración. Ella no tenía ningún otro contacto, humano o de otra clase, que no fuera un enemigo. La manada había llegado a ser virtualmente su familia y sus amigos, su comunidad y sus únicos confidentes. Había visto la carcasa vacía de su hermano y necesitaba la tranquilidad de su pared, su casa, las palabras en las que había llegado a creer. Razvan sintió los primeros indicios de amor por ella, el principio, y reconoció que pisaba un sendero que no abandonaría, no podía.
    – Con el paso de los años, al vivir con los lobos me di cuenta de que unos pocos tenían la capacidad de comunicarse conmigo telepáticamente. En el momento en que la camada nació, el macho y la hembra alfas eran ambos capaces de hablar conmigo y yo no era del todo una solitaria. Me sentía como si tuviera una familia otra vez.
    Dejó caer la mano de la pared como endureciéndose.
    – Una tarde me levanté y fui en busca de la manada. Los vampiros habían llegado antes que yo. Había sangre por todas partes, piel, huesos y cadáveres esparcidos por la pradera donde me habían hecho a mí lo mismo.
    Se alejó de él violentamente, se paseó por la habitación. Él podía ver que las manos le temblaban pero ella se las puso a la espalda y se giró para encararlo. Había culpa y desafío mezclados en su cara.
    – Encontré a los cachorros en la guarida. Todos se morían. Los vampiros les habían infligido heridas, pero no los habían matado, los habían dejado para que sufrieran horriblemente antes de morir, o para otros animales salvajes terminaran con ellos.
    Alzó el mentón.
    – Los salvé. Me arrastré al interior de la guarida y los alimenté con mi sangre. No pensé más allá de ese momento. No podía soportar perder a todos de nuevo. Había prometido a sus antepasados que estaría pendiente de ellos, pero por ayudarme, los vampiros destruyeron a toda la manada.
    – No fue culpa tuya.
    – Quizás no, pero me sentía como si lo hubiera sido. Permanecí en la guarida para protegerlos, haciendo una madriguera bajo el suelo durante las horas de luz y permaneciendo con ellos durante las noches. Tuve que darles sangre y, a veces, tuve que tomar la de ellos cuando no podía cazar. Raja fue el primero en convertirse. Yo no tenía ni idea de que eso fuera posible, pero me di cuenta de las ramificaciones. Ninguna manada de lobos podía ser Cárpato y volver a quedar suelta entre humanos confiados. Ellos serían inmortales, o casi, como somos nosotros. El primero fue un accidente, pero los demás, aunque rompiera una ley moral, fue hecho a propósito.
    Encontró su mirada, esperando condenación. Razvan sacudió la cabeza.
    – Parece que todos nosotros hemos escogido un sendero que quizás no siempre haya sido el más sabio. Tú. Yo. El sanador. Pero nuestros senderos se han unido y se han convertido en el mismo.
    Ivory sacudió la cabeza.
    – Eres un tipo muy diferente de hombre.
    – ¿Lo soy? Quizás he estado lejos tanto tiempo que nunca he aprendido a ser como se supone que debe ser un hombre.
    Él le dedicó una media sonrisa ladeada que le robó el aliento. Nunca había sentido ese extraño revoloteo femenino que una sonrisa de él parecía engendrar, pero la sensación que rodeaba a Razvan era de paz y gentileza.
    – No te estaba insultando. Me gusta que seas diferente. -Quizá un poco demasiado. Ella tenía un propósito… los dos lo tenían… y ese propósito requería esfuerzo y atención absoluta. No se atrevían a perder de vista su objetivo final, ni tampoco podía ella cambiar el curso de lo que se había propuesto.
    Los ojos de Razvan se caldearon con la sonrisa y cambiaron de color a un cálido ámbar. Podría perderse en esos ojos si se lo permitía. Ivory cuadró los hombros.
    – Tomé la decisión de convertir a la manada basándome en mi necesidad de sobrevivir. Ellos eran todo lo que tenía. He intentado mostrarme responsable de ello. Siempre permanecen conmigo, cazan conmigo y sólo beben mi sangre. No tienen camadas, aunque Raja ha indicado que si doy a luz a un bebé, ellos podrían proporcionar una manada para mi hijo. -Otra vez se encontró ruborizándose, apartando la mirada de él-. Como no pensaba que eso fuera a ser posible alguna vez, no presté a la idea mucha atención.
    – Entonces los seis llevan contigo…
    – Siglos. Viven aquí en la guarida, cazan conmigo y luchan conmigo.
    Razvan asintió.
    – Y yo he venido y he interrumpido la paz de la manada.
    – Siempre es difícil integrar a un nuevo miembro, pero no imposible. Raja debe aceptarte. -Otra vez lo miró, su mirada era tranquila-. Eres mi compañero, tanto si nos reclamamos el uno al otro como si no.
    Él no señaló que sólo el macho de su especie poseía las palabras rituales de unión impresas en él desde antes del nacimiento. Él había nacido Cárpato y humano, pero las palabras estaban allí, él debería escoger unirlos, con o sin el consentimiento de ella. Creía que las palabras de unión le eran dadas al macho porque su mitad del alma era la oscuridad sin su compañera. Una vez que sus tías lograron convertirlo completamente, había sabido que debía encontrar a su compañera para aliviar la oscuridad que se esparcía con los años que pasaban. Los instintos que guiaban a los machos Cárpatos estaban en él, instándolo a establecer su reclamo, pero el hombre que era se conducía para proteger a aquellos por los que se preocupaba, se negaba a correr el riesgo con la vida de Ivory.
    – Dime qué crees que ayudará a Raja a aceptarme. -El alfa debía darle la bienvenida, así los otros lo harían también.
    – He compartido mi sangre contigo repetidas veces y te he llamado mi compañero. Alimentaremos a la manada juntos. Ofrécele tu sangre a Raja primero. Si no la toma, nadie será alimentado este día.
    – Quizás podría razonar con él antes que castigarle. -Él había sido torturado y privado de alimento hasta que estuvo muerto de hambre. No podría hacerle eso a otro ser vivo.
    Ivory caminó descalza por medio de la manada, rascando orejas y frotando pelaje, los dejos masajeaban cuellos con cariñosa familiaridad.
    – El líder de la manada respeta la fuerza.
    – Luchar o castigar no son siempre fuerza -dijo Razvan-. Xavier era el hombre más cruel que he conocido. Iban y venían guerreros de todas las especies. Los derrotó a todos. A cada uno de ellos, pero yo nunca le respetaré, ni seré como él.
    Había una callada determinación en su voz. Ivory suspiró. Razvan no había sobrevivido al encarcelamiento y a la tortura siendo débil de corazón. Era terco, inquebrantable e implacable. Ella había estado en su mente de Buscador de Dragones y sabía cuán firme podía ser.
    – Raja sabe que yo le respeto. -Sujetó al alfa de la manada con una mirada dura-. Estoy segura de que te aceptará. -Porque si el lobo no lo hacía, tendría unas pocas palabras privadas con él.
    Raja bufó y luego le dedicó una sonrisa lobuna, la lengua le colgaba fuera de la boca como si se estuviera riendo. Razvan sonrió. Se desgarró la muñeca despreocupadamente con los dientes y la ofreció al gran lobo macho sin vacilación.
    Ivory se tensó. Raja inclinó la cabeza hacia la sangre que manaba y la olió antes de dar una lamida tentativa. Sujetó la muñeca con la boca inesperadamente, hundiendo los dientes profundamente.
    Ella murmuró las palabras de unión suavemente en el antiguo idioma.
    Nó me elidaban, nó me kalmaban… Como somos en la vida somos en la muerte.
    Elid elided…Vida a la vida.
    Siel sieled…Alma al alma.
    Me juttaak, me kureak…Vida a la vida.
    Me juttaak, me kureak… Estamos unidos como uno.
    El triunfo recorrió a Razvan. Formaba parte de algo. Éste era su lugar. La aceptación de Ivory era mucho más reacia que la del lobo alfa. El lobo respetaba a su compañero. Había luchado en la batalla con él, no había visto vacilación y sí que fue rápido en escudar y proteger a Ivory. Ivory quizás aceptaba a Razvan como guerrero… por lo menos como un guerrero al que entrenar… pero como compañero, eso era algo enteramente diferente.
    Razvan ocultó la sonrisa cuando Ivory les dio la espalda, frunciendo el entrecejo un poco mientras alimentaba a las hembras. Siguió dando la espalda a Razvan, lo excluyó mientras hablaba con los lobos, y le permitió extenderse hacia la mente de los lobos por sí mismo. Razvan encontró a Raja muy inteligente, un estratega fuerte y un líder capaz. Su segundo al mando, Blaez, era un lobo muy serio. Le gustó mucho la personalidad de Blaez. Y luego Farkas, el macho al que el vampiro había atacado y había herido tan gravemente. El cuerpo de Farkas había sido reparado en la tierra curativa, pero anhelaba la rica sangre Cárpato para completar el proceso.
    Razvan se tambaleó cuando Farkas lamió por fin a través de las heridas para sellarlas. Se hundió al lado del lobo.
    – ¿Haces esto cada noche?
    Ella sacudió la cabeza.
    – Somos muy cuidadosos en no levantarnos cada noche. Probablemente sea innecesario después de todos estos años, pero sin tres noches consecutivas en la tierra, mi cuerpo se negaba a funcionar apropiadamente, así que todavía soy cautelosa. En realidad, no he tenido problemas en mucho tiempo, pero no quiero arriesgarme.
    Las cejas de Razvan se juntaron.
    – ¿Qué clase de problemas?
    Ivory se hundió en el suelo a su lado mientras la hembra más pequeña cerraba la laceración de la muñeca.
    – Nada grave. Andando. Corriendo. Coordinación principalmente. Los músculos fueron cortados en pedazos y necesitan ser reforzados.
    – Deberías habérselo dicho al sanador.
    Una mirada débil y altanera se arrastró por la expresión de Ivory.
    – Nunca he necesitado al sanador ni a ningún otro para sobrevivir. Si necesito la tierra, está ahí para mí. -Se encogió de hombros-. Además, es preferible que no estemos mucho tiempo fuera. Cuanto menos salgamos, menos oportunidad de que un vampiro o un cazador tropiece con la guarida. Tengo mucho trabajo que hacer aquí. Salimos a cazar y a correr, y luego permanecemos dentro unos pocos días. Ha funcionado bien para nosotros. Necesitaré salir para alimentarnos a nosotros. Llevará unas pocas horas, tengo que viajar lejos de nuestra guarida.
    – No sin mí.
    – No hay necesidad de que ambos vayamos. Xavier te está cazando activamente, usando cada recurso a su disposición. No puedes dejar huellas para que te encuentre.
    – No sin mí -repitió, con tono apacible.
    Ella entrecerró los ojos.
    – Eso es tan tonto.
    – Como negarse a la ayuda del sanador, pero tenías tus razones. Yo tengo la mía.
    – No te gusta que nadie te de sangre -adivinó, sagazmente-. Eres Cárpato. Necesitas sangre para sobrevivir.
    – Estoy bien enterado de eso.
    Su tono nunca cambiaba. Razonable. Agradable. Incluso suave. Ella rechinó los dientes. Nada parecía hacerlo reaccionar, y eso que deliberadamente lo había pinchado, queriendo sacudirlo por su terquedad.
    – Es más inteligente por mi parte ir sola.
    – Quizás. Pero vamos juntos.
    Apretó los dientes con fuerza ante ese tono apacible.
    – ¿Siempre eres así?
    – No lo sé. No he estado alrededor de nadie excepto de Xavier. No alteraba a la mujer que dio a luz a Lara como te estoy alterando a ti. Pero, como yo, era una prisionera y ninguno de los dos podía tomar sus propias decisiones. Puedo tomar esta decisión, para bien o para mal. Voy contigo.
    Ella levantó el mentón.
    – Soy tu compañera. Es mi derecho así como mi deber proveer para ti.
    – ¿Estás dispuesta a proporcionar consuelo con tu cuerpo también?
    El corazón de Ivory saltó. Brincó. Salió volando junto con un millón de pájaros de su estómago. Incluso su útero reaccionó. Lo cuál era tonto, porque él nunca cambió de expresión, ni en su cara ni con el tono de voz. Podrían haber estado discutiendo sobre el tiempo.
    – No. -La palabra salió como un cuchicheo. Quizá como pregunta cuando quería que sonara rotunda y distante. Había algo en Razvan que la hacía moverse, que la llamaba, una necesidad sin nombre, un hambre en sus suaves ojos, una soledad absoluta que la atraía como una polilla a la llama.
    – Entonces no hay necesidad de proveer nada. Trabajamos juntos hacia un objetivo común. Ambos deseamos aunar nuestra vasta riqueza de conocimiento para destruir a Xavier.
    Él tenía razón. Sabía que tenía razón. Eso era exactamente lo que ella quería, pero oírselo decir en voz alta con ese tono tranquilo y práctico la hizo querer llorar.
    – Me has traído aquí para averiguar lo que he aprendido de Xavier y para mostrarme las maneras de un guerrero. Acepto esos límites.
    – Bien. -Ella se puso de pie-. Excelente. Tenemos que irnos. -Su cuerpo sufrió un cambio sutil y se quedó de pie delante de él en perfección absoluta, su ropa revelaba la piel lisa y suave como pétalos.
    – ¿Por qué haces eso? Por qué no ser vista como realmente eres. Eres hermosa, lo sabes. Las cicatrices son las medallas al valor de tu cuerpo. El auténtico tributo de un guerrero. Nunca he visto a nadie tan hermoso.
    Ella se dio la vuelta, sin querer que él viera cómo sus palabras la afectaban. Nadie le había dicho que era hermosa desde que era una joven mujer, hacía siglos. ¿Por qué la calidez de su voz traía calor a su cuerpo cuando él no parecía tan afectado por ella?
    – No deseo que los vampiros sepan que me marcaron. Es un juego psicológico. Se me ocurrió la idea cuándo descubrí que eran supersticiosos y he continuado haciéndoles creer que nada de lo que me hagan puede dañarme.
    La sonrisa de Razvan tardó en llegar, pero cuando lo hizo, ella experimentó un revoloteo curioso en la región del estómago. Dio un paso atrás y se giró.
    – Si insistes en venir conmigo, confío en que al menos harás caso de mi advertencia de ser cauteloso y no dejar rastros que lleven a nuestra guarida. Xavier enviará a un ejército para recuperarte, todo lo que tenga en su arsenal.
    – Que es considerable -estuvo de acuerdo Razvan-. Y tiene tu impresión ahora.
    Ella se quedó inmóvil. Se giró lentamente. Clavó su mirada en la de él.
    – ¿Qué quieres decir? -La boca se le secó.
    – Lo expulsaste de mi mente, de mi corazón, mi cuerpo y mi alma. Para hacer eso, compartiste tu luz. No pudo dejar de reconocerte si estudiaste con él. Trabajará día y noche para tomarse venganza. Ese es su método, y no yo no permitiré que tenga éxito. Hasta que sea destruido, me tienes como tu guardaespaldas. -Su tono apacible era todavía bajo, suave terciopelo negro, pero implacable.
    El corazón de Ivory revoloteó junto con su estómago, una reacción femenina que aborreció, lo que probablemente la hizo más cáustica de lo que habría sido normalmente.
    – Soy una guerrera, y tú sabes muy poco sobre luchar. Apenas creo que vayas a ser de alguna ayuda en combate. Si acaso, probablemente serás es un auténtico estorbo.
    Él le hizo una ligera reverencia.
    – Quizás sea así. Pero seré una baza poderosa.
    Ella palideció bajo su ya pálida piel y su aliento siseó en una exhalación larga y lenta.
    – ¿Crees que intercambiaría mi vida por la tuya?
    – No. -Él no parecía erizado en lo más mínimo-. Pero yo sí lo haría. -Gesticuló hacia la delgada grieta que corría hacia arriba por las gruesas paredes de piedra-. El hambre me está golpeando. Vamos a cazar.
    Ella extendió los brazos para que los lobos se subieran en ella, cambiando a forma de tatuajes.
    – ¿Por qué quieres que se alimenten primero cuando vamos a cazar? -preguntó Razvan curiosamente.
    – Nunca lleves a un lobo hambriento contigo cuando estás intentando no dejar rastros. Les permito cazar sólo una vez cada pocos días para mantenerlos afinados y en forma, pero no me arriesgo con rastros de lobo ni los tiento con sangre humana. En esta forma, no dejamos rastros y pueden ayudarme si lo necesitara.
    – No me importaría un tatuaje de lobo propio -dijo Razvan-. Es un hermoso trabajo artístico, así como tener ojos para vigilar la espalda.
    La admiración en su voz la atrajo y se mordió con fuerza el labio para seguir concentrada. No quería que él le gustara como persona, sólo quería verlo como otro instrumento en su guerra contra Xavier, pero él la encantaba de maneras que no había esperado.
    Dejó escapar otra vez el aliento en una pequeña ráfaga.
    – Eres un hombre frustrante, Buscador de Dragones.
    – Supongo que lo soy. -No había remordimiento, sólo diversión.
    Ivory se dio la vuelta antes de que su sentido del humor la venciera. La cuestión con Razvan, decidió mientras comenzaba a ascender por la grieta de dos centímetros de ancho que zigzagueaba hacia arriba a través de cientos de metros de roca, era que había una paz interior que irradiaba de él. Nada parecía molestarlo. Pero bueno, ¿cómo podía?
    Le había preguntado a Gregori que más podía hacerle no le hubieran hecho ya. No temía a la muerte. No había muchos modos de tortura, física, emocional o mental, a los que Xavier no lo hubiera sometido. Razvan había aprendido hacía mucho tiempo que no podía controlar a los demás ni los acontecimientos, sólo su propia reacción a lo que sucedía. Había una fuerza oculta en Razvan, un pozo de ella, profunda y pura, que ella veía y sentía cada vez que estaba cerca de él. Pero había también una gentileza que no había esperado de un hombre horneado en la violencia y la sangre.
    Siempre había creído que para sentirse atraída físicamente por un macho necesitaría a un guerrero violento, pero encontraba que la fuerza interior la llamaba más que las habilidades de lucha. La fuerza y gentileza de Razvan la tentaban como ningún otro. Lo miraba demasiado a esos ojos, a esos ojos siempre cambiantes que parecían suaves y profundos, donde podría perderse si no tenía cuidado.
    La noche era clara y fresca, la nieve brillaba en el suelo, volviéndolo todo excesivamente brillante. Cristales de hielo colgaban de los árboles y le deslumbraban los ojos cuando escaneaba el suelo.
    Ten cuidado de no perturbar la nieve mientras atraviesas la grieta. El menor movimiento puede desplazar las escamas, y eso podría llevar a un enemigo a investigar más de cerca.
    Ivory le tocó la mente para ver si estaba irritado por sus instrucciones. Él parecía justo lo contrario, absorbiendo su consejo y siguiéndolo con cuidado. No hizo ningún movimiento para tomar la delantera, siguiéndola a través del cielo hacia el valle, lejos de la región donde los Cárpatos habitaban, hacia una pequeña comunidad de agricultores en la base de las montañas de hielo.
    Estás en su territorio. Razvan no tenía que nombrar al mago. No había desconfianza en su voz, sólo una pregunta tranquila.
    Enviará a sus ejércitos lejos en tu busca, pensando que huirás lejos de él. Se enorgullece de su largo alcance y asumirá que le temes demasiado para permanecer cerca. Esto será más seguro por el momento.
    Le has estudiado.
    Fui a su escuela durante poco tiempo, le informó Ivory. Adoraba el trabajo y era buena en ello. Desafortunadamente, también le presté atención a él y me di cuenta de que no era como parecía ser. En aquella época, yo era bastante joven e ingenua y no sabía cómo ocultar mis pensamientos y sospechas.
    El calor de Razvan inundó su mente, haciéndola consciente de que el frío de la noche la había atravesado, o quizás pensar en el pasado.
    Has aprendido bien con el paso de los años. Lo he observado en el trabajo diariamente. Veía como su locura progresaba con el paso de los años hasta que su mente ya no funcionó apropiadamente. No hay razón. Se ha convertido en un megalómano, creyéndose un ser superior a todos los que caminan sobre la tierra. Está especialmente amargado con la inmortalidad de los Cárpatos y siempre experimenta para encontrar un modo de destruirlos.
    Una cinta de agua helada cortaba el valle, vagando por varias praderas anchas utilizadas para pastos y dando vueltas dentro y fuera de las arboledas. Ivory siguió el mismo sendero, permaneciendo en lo alto, sin moverse rápidamente, sino dejándose llevar, tomando nota de todos los movimientos… los animales, el humo que salía de las chimeneas, cualquier humano… tomaba nota de todo y lo compartía con Razvan.
    Siempre hay una pauta de movimientos, instruyó. Es importante vigilar a los animales, incluso a los más pequeños. Los ratones correrán a la maleza al primer signo de peligro. Ellos ven las sombras de arriba. Todos los animales de presa lo hacen, y sus instintos son buenos. No tienes que estar conectado con ellos para utilizarlos como un sistema de alarma.
    Razvan dejó de beber en la completa belleza de los alrededores y comenzó a prestar atención a las cosas que ella indicaba. Ivory era una guerrera consumada. Cuando abandonaba la guarida, todo era trabajo. Total supervivencia. Él necesitaba aprender, y ella estaba dispuesta a instruirlo.
    Escudriñó el terreno desigual, viéndolo con nuevos ojos.
    La naturaleza es tu amiga, tu aliada. Los árboles cuentan historias. Mira el área al sur. Justo debajo de la montaña, cerca de la pequeña granja metida en las sombras.
    El aspecto lúgubre de su voz le alertó de problemas, pero no pudo ver nada excepto la nieve brillante y el deslumbrante hielo; unas pocas ramas desnudas sobresalían de un árbol cargado de nieve. Unas pocas huellas en la nieve llevaban de una casita a un granero y luego alrededor de la parte de atrás a donde había algunos pequeños edificios que albergaban animales, pero no pudo ver nada pudiera haberla alarmado.
    ¿Qué estoy buscando?
    Algo se posó en ese árbol mirando a la casa. No fue un búho. Si miras de cerca de los rastros, alguien salió de la casa hacia el granero y luego hacia el refugio. Las zancadas aumentaron de longitud y profundidad, lo que significa que empezaron a correr. Lo que fuera, todavía está allí. Siento la energía.
    Razvan inspeccionó las ramas desnudas del árbol y luego trató de abrir su mente a los campos de energía que le rodeaban. La información fluyó. Mientras se aproximaban a la pequeña granja, el aire perdió su seco y fresco olor y comenzó a sentir y oler a fétido. Vampiro. Siseó la palabra.
    Dime qué sientes. Extiéndete muy levemente. Permite que tu mente se expanda para abarcarlo pero no entres en la suya.
    Razvan sabía que si su toque era demasiado pesado el vampiro sentiría su presencia y lo pondría sobre aviso. Si su víctima estaba todavía viva, no habría esperanza. El no-muerto la mataría y consumiría tanta sangre como fuera posible para prepararse para un ataque.
    Los vampiros quieren sangre reforzada con adrenalina, explicó Ivory. Aterrorizan a las víctimas a propósito y los mantienen vivos tanto tiempo como es posible. La sangre es como una droga para ellos y necesitan el subidón continuamente. ¿Puedes sentir el caos en su mente?
    Podía. La mente del vampiro corría tan rápidamente que era como tratar de abordar un tren en marcha. Incluso el sonido era caótico, como si el volumen subiera y bajara, así en un momento los ruidos rugían y chillaban y luego retrocedían, sólo para comenzar otra vez.
    No puede mantener el sonido del corazón de la víctima bajo control. Está demasiado excitado. Éste se ha convertido recientemente. Dudo que haya tenido tiempo de ser reclutado por la liga de vampiros o por Xavier. Generalmente en esta etapa los dejan en paz porque es demasiado peligroso acercárseles. No pueden manejar los subidotes que sienten.
    Ivory rodeó la casa. Dos niños dentro. El vampiro lo sabe, aunque el hombre trata de ocultar la información. Su mujer está en el granero. Ella piensa en luchar por su hombre. Se ha armado con ajo, cruces y agua bendita, pero no tiene armas auténticas aparte de herramientas de granja.
    Había admiración en la voz de Ivory. A Razvan le gustaba eso de ella. Su aceptación del mundo era muy simplista. Un hombre y una mujer luchando juntos por su familia, aún contra la peor clase de maldad. Ambos sabían que probablemente morirían, pero esperaban llevarse a su atacante con ellos y dar a sus hijos una oportunidad de sobrevivir.
    Su primer pensamiento fue enviar a Ivory a poner a la mujer y los niños a salvo mientras él se encargaba del vampiro. No tenía duda de que podría matar a un vampiro. Tenía un conocimiento rudimentario de cómo matarlos, pero ella tendría mejor oportunidad de salvar al granjero también. Él necesitaba tiempo para perfeccionar sus habilidades de lucha, así que permaneció silencioso y dejó que Ivory le dijera lo que quería hacer.
    Yo no haría lo que me dijeras de todos modos. Había una nota claramente burlona en la voz de Ivory, aunque los dos sabían que hablaba perfectamente en serio.
    En el fondo, a pesar de la gravedad de la situación, Razvan se sentía feliz. Los pequeños momentos como este, compartiendo diversión, cosas que había olvidado que existían entre personas, le hacían alegrarse de vivir. Había olvidado eso, y apostaba a que Ivory también.
    Eres una cosita mandona, pero me gusta. Debo ser un poco raro.
    ¿Un poco? Ella bufó y se deslizó al granero por una grieta en el marco de la ventana.
    Una mujer buscaba frenéticamente entre varias herramientas de granja, sacando algo con una hoja aguda de la pila central. Le corrían lágrimas por la cara, pero trabajaba rápidamente, el aliento se le escapaba en suaves sollozos.
    – Shh -advirtió Ivory mientras se materializaba a un lado de la mujer-. Soy una guerrera Cárpata que viene a ayudarte. Deja por favor tu arma y haz exactamente lo que te diga. Tendrás que confiar en mí.
    Razvan permaneció instintivamente en forma de vapor, sabiendo que su presencia sólo serviría para asustar a la mujer aún más.
    – Con tu ayuda, creo que tenemos una oportunidad de salvar a tu marido.
    La voz de Ivory era tranquila y calmada. Parecía regia, una princesa de nieve salida del mundo de la naturaleza con su largo abrigo de piel de lobos plateados, tan grueso y lujoso, que le caía hasta los tobillos. El cabello le flotaba en una cascada negro azulada y su cara parecía serena e inocente. Su voz sonada como miel caliente y fundida. En contraste, llevaba una ballesta de aspecto letal y el cinturón en la cadera cubierto de armas. Pero fue la doble fila de cruces diminutas empotradas en sus hebillas lo que alivió las tensiones de la mujer.
    La mujer del granjero trazó la señal de la cruz en el aire. Ivory le contestó con el mismo signo y la mujer se relajó y tiró su guadaña curva a la pila de herramientas.

Capítulo 8

    Ivory caminó desde el granero hacia el establo, con la cabeza alta y los ojos brillándole con un extraño y resplandeciente tono whisky dorado mientras se acercaba al edificio. Desde su posición dentro del establo, donde ahora la esperaba, Razvan podía verla avanzar, cada zancada segura la acercaba más. Ella le robaba la respiración. Tenía definitivamente una cualidad desapegada del mundo, como si la leyenda de la Asesina Oscura hubiera vuelto a la vida y se moviera con gracia y elegancia por la nieve.
    El vampiro que jugueteaba con su víctima alzó la mirada cuando los caballos de los establos, nerviosos y corcoveantes, de repente se calmaron. Los cerdos dejaron de chillar. Los establos se quedaron sorprendentemente silenciosos.
    Ivory lanzó una sonrisita hacia el vampiro.
    – No te reconozco, pero veo que no tienes modales en la mesa. Quizás desees probar algo mucho más rico. -Deliberadamente, con los ojos sobre el vampiro, se puso los dientes en la muñeca.
    Razvan notó que el vampiro inmediatamente perdía interés por el humano y lo dejaba caer al suelo, donde el granjero hizo cuanto pudo para alejarse arrastrándose mientras el vampiro se quedaba clavado ante la vista de esos pequeños dientes blancos que se hundían en la delicada muñeca. Manaron dos gotas de sangre, de color rojo rubí, punteando la piel lisa y suave como pétalos. El perfume de Ivory vagó hasta el vampiro mezclado con el olor tentador de sangre cárpata.
    Razvan observó como el granjero se arrastraba hacia una tabla rota en la pared. En vez de arrastrarse por el hoyo en la pared, se estiró para tratar de arrancar una tabla como arma. Razvan se materializó al otro lado de la pared y se inclinó, con un dedo sobre los labios. Siguiendo el ejemplo de Ivory, trazó el signo de la cruz en el aire entre ellos, sabiendo que ni un acólito enviado por Xavier ni un vampiro harían tal cosa. Cuándo los ojos del hombre se aclararon y asintió ligeramente, Razvan le hizo señas para que se deslizara por el agujero irregular. Mientras el hombre se arrastraba por la nieve, Razvan tomó su lugar, formando la ilusión del cuerpo y la ropa del granjero.
    El vampiro se acercó a Ivory arrastrando los pies. Le hizo una reverencia, sonriendo. Como evidencia adicional de que se había convertido recientemente, los dientes no eran puntiagudos, ni tampoco estaban manchados de negro. Todavía mantenía su belleza de facciones puras.
    – ¿Qué estás haciendo vagando sola sin el beneficio de protección?
    Ivory sonrió dulcemente.
    – ¿Qué te hace pensar que estoy sola? ¿O sin protección? -Manteniendo la mirada clavada en la de él, se lamió las gotas de sangre, cerrando la herida y privándole del regalo que tanto esperaba.
    El vampiro sacudió la cabeza.
    – No tienes protección, señora, o yo la sentiría cerca.
    Ivory dejó escapar un sonido elegante y burlón que borró la sonrisa de la cara del vampiro.
    – No me has oído a mí. ¿Por qué, entonces, crees que podrías oír a mi compañero? Estabas tan ocupado jugueteando con tu alimento, que olvidaste la más básica de todas las lecciones. No es de extrañar que no vayas a sobrevivir a esta noche.
    Vertió desprecio en su voz, pero sonaba como una señora. Voz suave, sin amenazar, una princesa dando una reprimenda a un campesino. La admiración de Razvan por ella creció. Hipnotizaba al vampiro sin hacer nada excepto hablar. El no-muerto había olvidado por completo al modesto granjero. No veía al humano como una amenaza. En vez de eso, concentraba su atención en Ivory, deseando su rica sangre Cárpato, una delicia para un vampiro que se había convertido recientemente.
    El vampiro frunció el ceño.
    – ¿Te atreves a reprenderme cuando tú andas sola por la noche? ¿Qué haces aquí? -Su voz se volvió astuta y lo que él percibió como suave-. Y una mujer tan hermosa, también. Necesito una compañera.
    – Tu juventud se muestra. Tan impulsivo y equivocado. Sólo los vampiros recientemente convertidos creen todavía poder forzar a las mujeres a ser sus compañeras. Que pena que no vayas a tener tiempo para ganar experiencia. -Inclinó la cabeza a un lado y lo estudió, lo recorrió de arriba abajo con la mirada-. Eres lo suficiente nuevo para que todavía conserves tu atractivo. El atractivo se desperdicia en los jóvenes.
    Antes de que él pudiera responderle se llevó la mano a los lazos de su pistolera y le lanzó seis flechas revestidas al pecho, donde formaron una línea recta sobre el corazón. Razvan se levantó y atravesó con el puño la dura pared de pecho, la sangre del vampiro le quemó el brazo y el puño. Tenía tantas cicatrices que apenas sintió la mordedura del ácido mientras agarraba el corazón y comenzaba a extraerlo.
    El vampiro rugió y golpeó la cabeza contra Razvan. Intentó disolverse, pero las flechas revestidas evitaron que el pecho cambiara a vapor. Arañó a Razvan con las garras, desgarrando la carne de los pesados músculos que cubrían el pecho de Razvan en un esfuerzo por excavar a través de él y llegar al corazón. Razvan retiró el brazo, utilizando más fuerza de la pensó que requeriría. El corazón era negro, pero todavía de un tamaño normal.
    – No lo mires. Incinéralo -dijo Ivory.
    Razvan llamó al relámpago, teniendo cuidado de que no golpeara otra cosa excepto al vampiro y su corazón. Se bañó los brazos y manos en el candente campo de energía.
    – Controlar el relámpago es difícil. Casi lo perdí y te golpeé.
    – Estaba preparada para ello. -Ella suspiró y lo estudió con ojos preocupados-. La vacilación puede matarte. Te lanzaste sobre él lo bastante rápido, pero no puedes darle por muerto hasta que el corazón sea incinerado. Deberías haberlo quemado primero. Un vampiro con más experiencia se habría reparado mientras tú todavía te maravillabas de tu trabajo.
    Razvan se rió en voz alta. Matar vampiros era un trabajo sucio. El fétido aliento y las garras desgarrándole el pecho y vientre habían sido aterradores y excitantes a la vez. Lo había hecho. Había matado a su primer vampiro. No había sido una muerte perfecta, pero había destruido al no-muerto y salvado al granjero. Se sentía bien al hacer algo positivo en vez de despertarse para encontrar que su cuerpo había embarazado a una mujer, o asestado un golpe venenoso a su hermana o al compañero de ésta. No había manera de contarle a Ivory cómo se sentía, así que no lo intentó. Le dirigió una sonrisa y se inclinó.
    – Lo recordaré.
    Ella estaba segura de que lo haría. Parecía tan feliz allí de pie en el desnudo, viejo y destartalado establo con las ropas hechas tizas y la sangre veteando su pecho, brazos y vientre. Lo recorrió con una mirada preocupada. La sangre goteaba constantemente, pero había luz en sus ojos y en su mente. Él la hacía sentir humilde con su sencillo placer por hacer algo que ella consideraba un trabajo. Él lo consideraba algo bueno.
    – Gracias por permitirme la experiencia. Es la única manera en que aprenderé a llegar a ser una ayuda en nuestra caza.
    Ivory se encogió de hombros, fingiendo indiferencia cuando todo lo femenino en ella, y para nada de guerrera, reaccionaba ante esa mirada en los ojos.
    – Fue tu plan -indicó ella.
    Él le dedicó una media sonrisa, encogiéndose de hombros modestamente.
    – En los viejos tiempos, antes de que me diera cuenta de que Xavier estaba en mi mente, era bueno planificando batallas. Me mantenía cuerdo, explorar sus debilidades, y la de los otros también. Vampiros. Cárpatos. Incluso hombreslobo. Pero un día me di cuenta de que siempre que descubría que Xavier tenía una debilidad, de repente él la encontraba y la reforzaba. Estaba ayudando a mi propio enemigo.
    Quiso consolarlo, envolver sus brazos alrededor de él y sostenerlo; en lugar de eso se inclinó para recoger con indiferencia las flechas y colocarlas en la pequeña bolsa del costado. Razvan no pedía compasión; estaba señalando un hecho. Pero afectaba como un golpe, esos recuerdos juveniles tenían que doler una barbaridad.
    – Eliminaste al vampiro con bastante facilidad. Y eso es lo que cuenta.
    – Agradezco que me hayas permitido practicar con él. Pensar a través de la cabeza de otro no es lo mismo que experimentarlo realmente. Tomar el corazón fue más difícil de lo que esperaba. Soy fuerte, y tú habías hecho que pareciera fácil cuando no lo es. Debe haber un truco que aún no he captado. Pero lo captaré. Creo que tengo una ventaja al apenas poder sentir la quemadura de la sangre del vampiro.
    Para Ivory, era desgarrador que él pensara que la acumulación de tejido cicatrizal a causa de las cadenas revestidas de sangre de vampiro fuera una ventaja. Quiso llorar por él. En vez de eso, forzó una respuesta despreocupada.
    – Éste apenas valía que me estropeara las uñas. -Ondeó la mano y las cenizas salieron volando del edificio desvencijado-. Ven aquí. Déjame asegurarme de que no hay veneno en las laceraciones.
    Razvan cruzó a su lado sin vacilación. Le agarró la mano para examinarle las uñas.
    – Tienes razón. No lo merecía. Tienes hermosas uñas.
    Para consternación de Ivory él se llevó las puntas de sus dedos a la boca y los besó.
    – Olvidaste calentarte. -Le sopló en los dedos y luego los atrajo al calor de su boca.
    El corazón de Ivory casi se detuvo y luego comenzó a latir frenéticamente. Él era letal de cerca. Esa gentileza que era tan parte de él la rodeó, hipnotizándola tan seguramente como su voz a menudo cautivaba a los que estaban en su radio de alcance. Respiró y lo atrajo profundamente a sus pulmones. Ella era alta y casi le podía mirar directamente a los ojos, pero los hombros de Razvan eran mucho más anchos que los suyos, aunque ella llevara su grueso abrigo de pieles.
    Se sentía segura con él. Lo cuál era estúpido e inquietante. Había aprendido a no confiar nunca en nadie, pero había permitido a este hombre entrar en su vida. No lo necesitaba. No lo deseaba. Pero el tenerlo tan cerca la confundía. Los cazadores tenían una cierta energía que les rodeaba; todos la tenían. La de él era diferente. Su energía era pacífica, absolutamente pacífica. Casi serena. Respirarlo le daba fuerza de una manera que no había conocido antes. Él exudaba una aceptación callada de su destino, y una falta de necesidad de controlarlo todo y a todos los que le rodeaban. A su propia manera, Razvan hechizaba, la encantaba sin intentarlo siquiera.
    Ivory tragó con dificultad y mantuvo la mirada pegada a los desgarros profundos que subían y bajaban por el pecho de él. Un rasguño especialmente largo recorría el vientre hacia abajo y desaparecía en la pletina de los pantalones. Colocó la palma sobre uno de los peores desgarros y cerró los ojos, buscando el preparado tóxico que señalaría a los parásitos. Aunque, después de la primera vez, supo que las heridas estaban limpias y solamente manaba sangre de ellas, continuó examinando cada herida en particular.
    Quería estar cerca de él. La sensación de serenidad era un afrodisíaco en sí mismo. Había oído hablar de prácticas del Lejano Oriente que se habían esparcido a través del mundo, y para ella este hombre personificaba el espíritu Zen. Él sentía calma. Incluso el placer sencillo que le daba aprender era algo sin ego o prisa.
    Ivory se inclinó hacia delante sin pensarlo conscientemente, con los ojos entreabiertos, deslizó la lengua sobre la larga laceración, los agentes curativos en su saliva eliminaron inmediatamente el picor y cerraron la herida.
    Razvan se quedó inmóvil
    – ¿Qué estás haciendo? -Su voz era ronca.
    Ivory notó el cambio en su respiración. No estaba tan calmado ahora como hacía un momento, y había algo enormemente satisfactorio en eso. Ivory deslizó la palma hacia abajo por el siguiente rasguño y la boca la siguió. Cada músculo estaba definido, saltaba bajo su toque, el cuerpo irradiaba calor, oliendo a aire libre en una noche de primavera.
    Razvan dejó escapar el aliento. Ella sintió la onda en el vientre tenso mientras le rozaba con la boca el pecho, bajando, siguiendo el sendero de la laceración.
    – ¿Qué estás haciendo? -repitió.
    – Curándote. -La voz de Ivory se había vuelto ronca, casi líquida, traicionándola.
    Él dejó escapar el aliento en una larga y lenta exhalación.
    – Escúchame, Ivory. -Razvan le sujetó las muñecas y la sostuvo lejos de él. Su toque era suave, increíblemente suave, pero su agarre era imposible de romper sin luchar-. Mi cuerpo me traicionó una y otra vez. Ni siquiera sé cuántas veces utilizó Xavier mi cuerpo para darse no sólo placer con otras mujeres, sino para tener deliberadamente un niño con ellas, y así poder utilizar la sangre del niño.
    – No comprendo qué me estás diciendo. -Encontró su mirada. La sostuvo.
    – Estoy diciendo que esto es peligroso. Eres mi compañera y todo en mí exige que te reclame. Una vez que nos unamos, será para siempre. Yo no te haría eso cuando es tan peligroso. Aparentemente purgaste a Xavier, pero una vez fui lo bastante débil como para que lograra colocar no sólo uno, sino cuatro pedazos de sí mismo en mí. Me utilizó para cometer crímenes aborrecibles y viles. Hay niños en el mundo que han sufrido horriblemente a causa de mi cuerpo. No los conozco. No los reconocería si los viera.
    – Lo harías -negó ella, creyendo sus palabras-. Los reconocerías.
    – El sanador y el Príncipe me han aceptado con indecisión, pero sólo porque estaba contigo. Vivirías la vida de una paria si te unes a mí.
    Ivory sacudió la cabeza.
    – Eres tan noble, Razvan, siempre anteponiendo a los demás por delante de ti mismo, pero en verdad, no lo has pensado lo bastante. -¿Qué estaba diciendo? Ivory estaba horrorizada de sí misma, discutiendo con él como si deseara que la reclamara. ¿Cuándo había llegado a tener una naturaleza femenina tan perversa que quería que él la deseara, a pesar de que nunca aceptaría su reclamo? ¿Qué demonios le había pasado? Debía sentirse mucho más sola de lo que había pensado. Disfrutaba de su vida. Había escogido su vida. Se relamió, saboreándolo. Anhelándolo.
    – Lo siento. No sé que me ha pasado. -Se dio la vuelta, pero él no la soltó, forzándola a volver a él.
    – No hagas eso. Nunca rechazaría a la única persona que deseo en mi vida. Aunque has estudiado a Xavier, no sabes cuán verdaderamente malvado es. Si supiera que lo significas todo para mí, que eres mi razón para seguir vivo, entonces dejaría de intentar encontrarme y emplearía todo lo que tiene en atraparte. No puedo permitir que eso suceda. Eres la única persona por la que intercambiaría mi alma. Él no puede saber eso.
    Ella se echó hacia atrás una segunda vez y él volvió a retenerla, forzándola a sostener su mirada, su agarre firme, pero todavía tan apacible como siempre, eso la desarmó
    – Renunciaría a todo, incluso al honor, por ti. Es la única cosa que he mantenido intacta todos éstos largos años. Aguanté por honor.
    Ella asintió lentamente.
    – Hasta que experimenté la compulsión yo misma, no tenía la menor idea de lo que era la atracción entre compañeros.
    Él sacudió la cabeza lentamente, todavía sosteniendo su mirada.
    – Es más que la atracción entre compañeros… mucho más. He estado dentro de tu cabeza. He estudiado tu casa y los dibujos que tan pacientemente tallaste en la piedra. Todo en ti me atrae. Cada momento en tu compañía sólo hace que esos sentimientos sean más fuertes. Quizás el tirón entre nosotros es fuerte físicamente porque somos compañeros, pero el tirón del corazón y del alma es igualmente fuerte.
    Ella respiró.
    – Gracias por eso. -Atesoraría sus palabras. Decían la verdad. Conocía la pureza cuando la oía-. Debemos alimentarnos antes de volver a nuestra guarida, y debo borrar los recuerdos del granjero y su mujer para que no hablen inadvertidamente de esto y atraigan la atención de Xavier.
    – Toqué su mente. -Razvan levantó cada una de las manos de Ivory y presionó la boca sobre la piel sensible del interior de las muñecas, por donde la había estado agarrando-. El granjero habría luchado por ti, sabiendo que iba a morir. Es un buen hombre.
    – Me gusta su mujer también. Me alegro de que les hayamos encontrado antes de que fuera demasiado tarde. Muy pocos vampiros se atreven a entrar en el territorio protegido por los cazadores. Esto está justo fuera de su alcance. Vengo aquí a menudo para comprobar, e incluso aquí, probablemente porque los vampiros desaparecen cuando se acercan, esta región es bastante segura, por lo menos hasta recientemente, desde que Xavier ha expandido sus territorios.
    Ivory retrocedió. Debería haber estado agitada por el rechazo de Razvan a sus patentes avances, pero en vez de eso, se sentía consolada y… cuidada. No se había sentido así en más de un siglo. Se encontró sonriéndole. La sonrisa de respuesta tardó en llegar, pero la caldeó.
    Ivory se detuvo y permitió que sus sentidos se expandieran para buscar en la noche otros peligros ocultos. Había un zorro cerca, buscando pollos extraviados que hubieran escapado del confinamiento para la noche. Unos pocos ratones ocultos de un búho que volaba en círculos arriba. Tocó al búho varias veces para cerciorarse de que no fuera algo más en forma de pájaro, pero éste estaba cazando diligentemente en busca de comida y en absoluto interesado en lo que sucedía en el mundo humano.
    Pudo sentir el ligero toque de Razvan cuando siguió su ejemplo. La cuestión que destacaba era su absoluta falta de ego, lo cual conllevaba un toque muy ingrávido, casi imposible de discernir. Él sería una ventaja inmensa en cualquier caza solamente por eso, pero si podía planear batallas del modo en que decía, los dos tendrían incluso más oportunidades de detener a Xavier.
    Tocó las pocas nubes flotantes por último, con cuidado de examinar cada una para asegurarse de que fueran genuinas. Cuando iba a dar un paso fuera del establo, Razvan la detuvo con un toque en el hombro.
    – No buscaste bajo la tierra. Ese es el reino de Xavier y envía espías por los túneles que los gusanos cavan para él. En una batalla reciente, acudió él mismo, utilizando mi cuerpo, para intentar matar a mi hermana y al Príncipe. Otra vez intentó matar a Shea, la cuñada del Príncipe y a su niño aún no nacido. Yo temería al suelo más que a cualquier otro método de transporte.
    – Podría presentir el paso de los gusanos.
    – Envía a espías en formas muy pequeñas ahora. Los escorpiones e insectos se han convertido en sus aliados. Utiliza otros de otro reino, como los guerreros de sombras que ha atraído contra su voluntad a las filas de los no-muertos, pero también otras criaturas mucho más demoníacas.
    – Nunca ha utilizado insectos para espiar.
    – Siempre los ha utilizado, pero los muta. Busca sus mutaciones.
    Ivory dejó escapar el aliento mientras procesaba la información.
    – Eso explica unas cuantas cosas. Sabes mucho de él.
    – Llevo con él desde mi decimocuarto año. He estado presente en la mayor parte de sus experimentos, sino en todos.
    Los ojos de Ivory se abrieron de par en par y su corazón saltó.
    – ¿Te permitía observar mientras lanzaba y escribía sus hechizos?
    Asintió.
    – Mi hermana siempre fue buena con los hechizos. Yo nunca he sido bueno. Una vez que reconoció eso, no temió mi presencia.
    – Pero tienes una buena memoria.
    – Lo recuerdo todo, hasta el más pequeño detalle. Por eso tengo talento en cuanto a planificar batallas. -No se jactaba, solamente señalaba un hecho.
    El entusiasmo la recorrió.
    – Realmente quiero dejar esto en claro. ¿Estuviste presente cuando realizaba sus experimentos y lanzaba sus hechizos? ¿Sus mutaciones? ¿Atrayendo a los guerreros de sombra bajo sus ordenes? ¿Todo?
    – Le gusta jactarse. Necesita admiración. Necesita que alguien sepa que él es más listo que el resto del mundo. Tiene pocos estudiantes. Puedo identificar a los magos que le ayudan. La mayoría le temen demasiado para estar cerca de él, y no les falta razón. No siente lealtad hacia nadie. Si necesita sangre o un cuerpo para un experimento y no puede conseguir ninguno más, atraerá con engaños a un ayudante a su muerte. Yo estaba extremadamente a mano. Tenía sangre cárpata así que podía drenarme y jactarse. -Una pequeña sonrisa sin humor le curvó la boca-. Durante años pude disfrazar mi sangre y mis capacidades, hasta que me tomó completamente. Pagué por la indiscreción de ser mejor que él, al igual que por haber intentado advertir a mi hija y a mi hermana. Pero valió la pena por saber que no era enteramente invencible.
    – No puedo imaginarme tu vida, ni cómo has permanecido cuerdo.
    La sonrisa de Razvan se suavizó hasta hacerse real.
    – No más que tú, cortada a pedazos y abandonada a los lobos. Sólo tú habrías encontrado un modo de persuadir a los lobos para que te ayudaran. Tu voz es una ventaja asombrosa, pero es tu voluntad lo que me intriga.
    – Algunos dirían que soy demasiado insistente y obstinada.
    – Algunos no te conocen.
    Otra vez su estómago hizo esa cosa de revolotear que estaba comenzando a asociar como una respuesta muy femenina a él. No le molestaba tanto ahora que él había admitido que se sentía más afectado por ella de lo que ella creía.
    Ivory concentró su atención en el suelo, atendiendo esta vez al más pequeño insecto. Había vida bajo la nieve, ocultándose en la riqueza de la tierra y bajo las rocas y raíces. No detectó la más mínima insinuación de maldad, pero permaneció silenciosa, dejando que Razvan examinara el suelo. Él había vivido toda su vida con Xavier, y conocía cada experimento secreto, conocía sus hábitos. Su entusiasmo ante la perspectiva de trabajar con él, de utilizar tal fuente de conocimiento crecía.
    Ivory creía en sus propias capacidades. Había estudiado las maneras de Xavier y creía que podía desenredar los hechizos y construir contra hechizos para invertir los experimentos malvados si conocía el hechizo exacto. Si Razvan había estado realmente presente y podía recordar la frase exacta, tendrían una ventaja verdadera.
    – Creo que estamos a salvo -dijo Razvan-, aunque ese zorro tenga hambre y pueda decidir que pareces deliciosa y buena.
    – ¿Estás diciendo que parezco un pollo?
    – Bueno, tus plumas parecen estar un poco erizadas.
    Ivory se descubrió riéndose cuando nunca se reía. Razvan era diversión simple. Quizás tener a alguien con quien compartir la vida hacía divertidas las cosas. Fuera lo que fuera, esperaba poder aferrarse a ello, aunque la perspectiva fuera un poco aterradora, simplemente porque nunca antes había tenido realmente mucho que perder.
    Se movió delante de él, andando a zancadas a través de la nieve. Razvan la siguió un paso atrás, deslizándose a su izquierda. Ella se dio cuenta de que permitía que los lobos le protegieran la espalda y él tomaba una posición en su lado más débil. Muy pocos notarían que tenía un lado débil. Practicaba todo el tiempo, utilizando cualquier mano para tirar, disparando la ballesta con ambos manos y trabajando generalmente con ambos lados, pero no acababa de ser tan rápida con la izquierda. Él tenía buen ojo para valorar a un enemigo.
    O a una socia.
    Se estaban acostumbrando a deslizarse dentro y fuera de la mente de ambos. Desde el punto de vista de un guerrero, esto era una ventaja inmensa; desde el de una mujer quizá no tanto.
    – ¿Por qué? -Razvan sonó verdaderamente curioso.
    Ella lo miró por debajo de las pestañas, valorando su expresión, pero como siempre él lucía el mismo manto de calma que le rodeaba.
    – Esto no es fácil para mí. Tengo sentimientos inesperados con los que no tengo la menor idea de cómo enfrentarme. -La admisión era veraz porque no podía hacer menos que ser enteramente sincera con él. Él era honesto y ella necesitaba igualar su integridad con el honor de la suya propia.
    La sonrisa de Razvan no sólo la rodeó y la inundó de calor, sino que la hizo sentirse como parte de algo más… algo más grande que ella misma.
    – Eso nos pasa a los dos.
    El granjero dio un paso fuera de la casa, a la nieve. Había sangre en sus brazos, heridas defensivas, observó Ivory. Su mujer salió y se detuvo ligeramente detrás de él. El granjero parecía muy nervioso.
    Ivory les sonrió para tranquilizarlos.
    – Ha desaparecido de este mundo y nosotros borraremos toda evidencia de su paso.
    – Sois cazadores -saludó el granjero, con voz neutral, ni dando la bienvenida ni rechazando-. Ha habido rumores persistentes. Nunca nos hemos encontrado con una criatura tan malvada. -Sus ojos se movían rápidamente de aquí para allá, indicando su nerviosismo.
    Detrás de él, oculta en su mayor parte a la vista, su mujer se estremeció. Ivory estudió la pequeña morada. Ristras de ajo colgaban en las ventanas. Había una cruz tallada en la puerta. Los dedos del granjero golpeteaban contra el muslo una y otra vez.
    Razvan se adelantó con un movimiento casual, para colocarse ligeramente delante de Ivory. Se inclinó ligeramente hacia el granjero. Ivory podía sentir la calma en él. Los ojos de él recorrían la cabaña y alrededores, escudriñando continuamente. Él había estado perfectamente relajado antes, pero ahora parecía tenso y preparado para golpear.
    Algo va mal. Ella mantuvo su expresión serena, pero se puso alerta.
    No sé que es, reflexionó Razvan. Algo. Algo va mal. Se detuvo.
    Ivory abrió su mente para abarcar al granjero y a su mujer. Generalmente, podía tocar fácilmente las mentes y hacer una rápida lectura, pero había unas pocas personas resistentes que tenía barreras. Un rápido y ligero toque no produjo nada. La mujer permanecía ligeramente detrás del marido, la cara en las sombras. Sería raro e improbable no poder leer a ninguno de ellos, pero ambas mentes estaban como una pizarra limpia.
    ¿Ambos? preguntó Razvan. Insectos. No hay ninguno cerca de la casa. Sí, ellos van a lo suyo, pero no hay ni una hormiga cerca de la morada. Miró hacia la ventana de la pequeña granja. Dentro, Ivory.
    Ivory siguió sonriendo, pero su mente se expandió aún más, alcanzando la casa para encontrar a los niños. Un chico y chica. Ambos aterrorizados. ¿De dónde provenía la amenaza? ¿Por qué ninguno de ellos la presentía? Sólo un maestro… Ivory interrumpió el pensamiento, su corazón atronaba. Mantuvo los ojos al nivel de los del granjero. Si tenía razón y un maestro vampiro estaba en ese cuarto con los niños, si el granjero se daba cuenta de que ella lo sabía, también lo haría el vampiro.
    Sólo un maestro podría mantener su presencia oculta, le explicó ella. Controlaría a ambos y a los niños también, para evitar que traicionaran su presencia. Debe haber reclutado al recién convertido. Un maestro a menudo utiliza vampiros menores como peones.
    Ivory se endureció. Tenía que ser Sergey. No habría más de un maestro en una misma zona, ni siquiera aunque estuvieran emparentados había más. Quizás hubieran formado una coalición, pero el ego de un maestro vampiro no le permitiría estar demasiado tiempo en presencia de otro sin luchar en serio. Tendría que hacerle frente otra vez, a menos que tuviera bastante suerte y él huyera cuando se diera cuenta de que había dos cazadores y no uno.
    Agarró la ballesta en preparación. Lo que tenemos que hacer por una comida es ridículo.
    Los dedos que daban golpecitos en el muslo del granjero se convirtieron en un puño. Se estremeció y se estiró hacia algo colocado justo fuera de la vista, detrás de un poste del porche.
    El vampiro ha tomado el control de ellos. O köd belso… que la oscuridad se lo lleve. No quiero tener que matar a un buen hombre.
    Razvan sonrió al granjero, pero retrocedió, forzando a Ivory a hacer lo mismo. ¿Eres lo bastante experta para recuperarlos?
    ¿De un maestro vampiro? Ivory vaciló. No lo sé. Probablemente no. Aún con dos de nosotros, Razvan, quizás no lo derrotemos. Para oír la voz de un maestro, debes escuchar con algo más que los oídos o pueden embrujarte. Pon tu brazo a mí alrededor. Permanece en mi lado izquierdo y deja libre el abrigo.
    Razvan hizo lo que ella le pedía sin vacilar, deslizando el brazo alrededor de su cintura y sonriendo amistosamente a la pareja del porche.
    Ivory se inclinó ligeramente.
    – Espero que ambos tengáis una vida larga y próspera.
    Esperará que procuremos borrar sus recuerdos. Mientras Ivory lo explicaba dio un paso atrás, como si fueran a marcharse. Cuando vaya a hacerlo, probablemente me golpeará, a mi mente. Si te unes a mí, seremos mucho más fuertes y tendremos una oportunidad, pero quizás no sobrevivamos a esto. Ahora es el momento de marcharse si deseas luchar otro día.
    Pero tú lucharás por estos extraños. Él hizo que sonara como una declaración.
    Ivory no iba a permitir que Sergey le arrebatara más de lo que ya le había quitado. Tengo que hacerlo. Era sencillo. Ya no sabía si la conducía el honor, pero no podía alejarse de estas personas y permitir que Sergey asesinara a sus hijos y los enviara al camino de los muertos. Yo tengo que hacerlo, pero tú no.
    Razvan le dedicó una mirada de reprimenda. Dime qué quieres que haga.
    Ivory permitió que una pequeña sonrisa en su mente lo calentara, su única ofrenda de agradecimiento cuando ambos podían perder sus vidas. Únete a mí. Golpeará rápidamente y con fuerza, martillando en mí para entrar, especialmente si puedo lograr liberar a la pareja. Tú tendrás que aguantar.
    Ivory se giró hacia la pareja, levantó las manos al cielo y cantó.

    Llamo al aire, a la tierra, al fuego y al agua,
    Te pido que me envíes la voz del poder.
    En el interior profundo de estas almas oscurecidas,
    Propaga mi voz para que lo que es oscuro pueda ser visto y desplegado.
    Permite que lo que estaba oculto ahora sea visto,
    para que pueda expulsar al que es impío e impuro.

    Mientras Ivory cantaba, Razvan sintió la fuerza del vampiro intentando entrar, golpeando en sus mentes compartidas. El golpe casi lo puso de rodillas, rompiendo todas las nociones preconcebidas del poder. El cielo se oscureció y el suelo se sacudió. Pedazos del techo se astillaron con forma de lanzas grandes y fueron arrojados sobre ellos. El suelo se levantó, y salieron escorpiones de la tierra, ennegreciendo la nieve, una alfombra móvil de insectos mortales.
    Razvan empujó instintivamente a Ivory lejos de él y levantó el vuelo, subiendo y colocándose sobre el techo del porche que se desintegraba. Rápidamente reunió nubes de tormenta, haciendo que llovieran gotas de ácido, para que todo lo que las gotas de líquido tocaran crepitara y ardiera. Los árboles chillaron, las ramas temblaron, las hojas y las agujas se marchitaron bajo el asalto mortal.
    Ivory giró lejos del enjambre de insectos, corriendo hacia el porche, levantando al hombre y la mujer en sus brazos. El granjero dejó caer la horquilla que agarraba, sorprendido de que el vampiro le hubiera controlado. Por lo menos Ivory había logrado romper el asidero del vampiro y los había liberado, pero sentía que era debido más a que él estaba orquestando el ataque que a su fuerza oponiéndose a la de él.
    – Mis hijos -sollozó la mujer.
    Ivory intentó protegerles la piel mientras los llevaba al refugio exiguo de los árboles. La lluvia ácida se derramaba, quemando las pieles de los lobos hasta que cambiaron y chillaron de dolor. La mujer gritó cuando unas gotas crepitaron sobre sus brazos, pero Ivory, con una ráfaga renovada de velocidad, los trasladó a la zona más espesa del dosel de hojas.
    – Permaneced aquí. Liberaremos a los niños. Mis lobos os protegerán.
    Se volvió para ayudar a Razvan en el rescate de los niños, corriendo a través de la ardiente quemadura de la lluvia mientras la piel ardía hasta los huesos.
    Razvan bajó rápidamente por la chimenea hasta el cuarto diminuto. Un chico de quizás diez años yacía extendido en el suelo, la sangre le manchaba la boca. La niña, con una tez blanca como la cera y ojos demasiado grandes para su carita, no parecía tener más de cinco. El vampiro rió mientras le desgarraba el cuello, rasgando con los dientes la carne tierna.
    La visión enfermó a Razvan, evocando demasiados recuerdos, la sensación de sus propios dientes rompiendo la piel juvenil. Sufrió arcadas. No tenía experiencia en la lucha, pero tenía poder, fuerza y determinación más allá de nada imaginado por el no-muerto. No le importaba nada en absoluto si él vivía o moría, o cuánto sufrimiento haría falta para recuperar a la niña. El vampiro, por otro lado, quería vivir.
    Razvan se apresuró a atravesar el cuarto como una bala, tomando forma humana en el último momento posible, golpeando con el puño profundamente en la pared del pecho de Sergey, arrancándole a la niña de los brazos y tirándola hacia su hermano. Aterrizó como una muñeca de trapo, rota y extendida sobre la alfombra de piel de oveja.
    – Aprieta la mano en la herida del cuello -gruñó Razvan al chico-. Aprieta con fuerza.
    Razvan miró fijamente a la cara horrorosa del vampiro, a la piel estirada sobre el cráneo, los ojos despiadados, los dientes mellados y manchados por la sangre fresca del niño. Los labios de Sergey desplegados hacia atrás en algo entre un gruñido y una sonrisa afectada. Agachó la cabeza y mordió salvajemente el hombro de Razvan, las filas de dientes se hundieron a través de músculo, rasgando nervios y hueso, rompiendo la carne y devorando a grandes tragos la preciosa sangre. Su mano arañó profundamente a través el pesado pecho musculoso, enterrándose sin descanso hacia el corazón de Razvan.
    Éste giró la cabeza para mirar tranquilamente al chico, como si no estuviera siendo comido vivo por el demonio monstruoso que le rasgaba la carne.
    – Coge a tu hermana y ve con la manada de lobos plateados. Te llevarán a la aldea más próxima. Pregunta por un hombre llamado Mikhail. Él curará a tu hermana y os protegerá. Corre, no mires atrás.
    Su voz nunca cambió, nunca tembló ni mostró dolor. La mano, dentro del pecho de Sergey buscaba el corazón ennegrecido, pero se encontró con intestinos muy afilados, retorciéndose y apretándose alrededor del puño, mordiendo la piel, derramando sangre ácida sobre él como caliente lava fundida, pero él era tan implacable como Sergey, negándose a retirarse.
    – No me importa morir, hän ku vie elidet, ladrón de vidas. ¿Qué hay de ti? ¿Estás preparado para la justicia final?
    El no-muerto no respondió, en su lugar continuó rasgando y arrancando grandes pedazos de la carne del hombro de Razvan y de su cuello. Ivory entró en el cuarto, disparando con la ballesta, la primera flecha revestida golpeó a Sergey en un ojo. Disparaba mientras corría, golpeándole en la garganta cuando él arqueó la cabeza hacia atrás. La tercera le dio en la boca abierta, alojándose en la garganta. Sergey chilló, su voz fue tan aguda que el cristal de las ventanas explotó. Saltó hacia atrás, llevándose a Razvan con él, un brazo cambió hasta que tomó la forma del pico de un ave de rapiña hambrienta.
    Mientras el pico sujetaba el brazo de Razvan, cortando viciosamente carne y hueso, cortándolo completamente en dos, el vampiro le siseó.
    – Te cortaré en pedazos y alimentaré a los lobos, y luego devoraré a esos niños.
    Razvan se tambaleó. La sangre roció el cuarto. Sergey agarró el muñón del antebrazo de Razvan y tiró, extrayendo el puño de su pecho y dejándolo caer al suelo, pateándolo con repugnancia. El vampiro dio un tirón a la flecha de la garganta y la lanzó hacia Razvan con tremenda fuerza.
    Razvan se movió con velocidad borrosa, una mano se estiró con fuerza para agarrar el asta metálica en medio del aire, invertirla y golpear con ella con fuerza el pie del vampiro, clavándolo al suelo.
    Tenemos que retrasarlo. Perseguirá a los niños sólo por rencor.
    – ¡Aléjate de él! -advirtió Ivory.
    – Demasiado tarde -gruñó Sergey.
    Incluso mientras Ivory saltaba para cruzar la distancia entre ellos, Sergey hacia girar una espada larga en la mano. Cortó a través del hombro de Razvan, bajó por el pecho, cortando más pedazos. Razvan se tambaleó y cayó. Sergey blandió la hoja hacia el tobillo. Ivory encontró hoja con hoja, la fuerza le subía por el brazo y por su cuerpo mientras volaban chispas y el sonido le resonaba en la cabeza. Razvan estaba sorprendentemente silencioso, pero aferraba con la mano un cuchillo mientras esperaba una oportunidad para ayudarla.
    Sergey se rió, el sonido era cruelmente malicioso.
    – Te cortaré en rodajas, pedazo a pedazo, como ya te hicieron, y alimentaré con ellos a tu propia manada de lobos. Quizás te permita vivir, querida hermana, sólo para verte llorar la pérdida de tu compañero. Debes aprender quién es fuerte y quién débil. Estás en el lado equivocado. Únete a mí. Cortémosle juntos y quizás te perdone la vida.
    El corazón de Ivory palpitó. Su cuerpo dio un tirón en respuesta a la visión del cuerpo de su compañero hecho pedazos. Tenía un agujero en el pecho y su brazo estaba cortado en dos pedazos, cortes en el hombro, pecho y una pierna, la sangre era una terrible fuente, derramándose en el suelo.
    Ivory sabía que el vampiro era la más vil de todas las criaturas. El que estaba ante ella ya no se parecía en nada a su hermano, aunque trataba de mantener la ilusión con la esperanza de poder causarle dolor y hacerla dudar, apartándola de su objetivo. Había escogido deliberadamente desgarrar la carne de un niño y cortar a Razvan en pedazos, trayendo a la luz a algunos de sus peores recuerdos de pesadilla para hacerle la batalla más difícil. Ella agarró la espada con más fuerza y dio un paso entre su compañero y el no-muerto que una vez había sido su amado hermano.
    – Mátame, entonces. Pero te llevaré conmigo.

Capítulo 9

    El vampiro se sacó de un tirón las flechas restantes de su cuerpo y las tiró con desprecio al suelo.
    – Que así sea -dijo Sergey y empujó la espada directamente hacia el estómago de Ivory.
    Ivory detuvo el quite, saltando a un lado. Se dio cuenta demasiado tarde de que el vampiro la había conducido deliberadamente lejos de Razvan. Se abalanzó hacia él, pero Sergey golpeó otra vez, cortando la pierna de Razvan una segunda vez, un corte lo bastante profundo para atravesar el hueso. Su hoja corrió hacia el cráneo del vampiro, pero él se disolvió y se materializó al otro lado del cuarto.
    Deja de pensar en mí y lucha contra él del modo en que siempre luchas.
    En el momento en que Razvan habló, cada golpe agónico de la hoja la inundó de recuerdos, mientras los vampiros la cortaban en pedazos de la misma manera que Sergey le estaba haciendo a Razvan. Metódicamente. Sin descanso. Despiadadamente.
    No trates de salvarme. Piensa sólo en matarlo.
    No puedo derrotarlo. Fue un gran guerrero. Él me enseñó a luchar. Es un maestro vampiro. Incluso nuestros cazadores más fuertes raramente pueden derrotarles ellos solos.
    ¿Quién mejor que tú para luchar contra él? Conoces sus movimientos antes de que los haga. Tú has cambiado a lo largo de los siglos. Él estará esperando a esa joven a la que enseñó, no a la guerrera experimentada en que te has convertido. Está explotando tus emociones. No te dejes engañar por alguien como él. Eres una gran guerrera, y tú, mejor que cualquier otro, puedes derrotarlo.
    Alrededor de ellos la casa comenzó a sacudirse, las paredes ondularon y se rompieron, los escombros llovieron sobre el vampiro. Ivory sabía que Razvan no podía moverse con sus heridas mortales y atroces, pero le estaba comprando tiempo para que se recompusiera, usando lo que le quedaba de energía, sin intentar enterrarse en el suelo, sino utilizando sus poderes para ayudarla.
    Ivory respiró hondo y exhaló. Razvan podía no tener experiencia, pero tenía el corazón y el alma de un guerrero… como ella. Nunca había visto a otro guerrero tan valiente, tan estoico. Tomó otro aliento profundo y lo dejó escapar, permitiendo que una manta de tranquilidad se posara sobre ella. Razvan tenía razón. No podía permitir que sus sentimientos interfirieran con su tarea principal. Era una guerrera primero, una mujer después.
    Se forzó a mirar sólo al vampiro, a ver sólo al vampiro. Siempre que pudiera mantener a Sergey concentrado en ella y lejos de Razvan, podría mantener a su compañero vivo y matar al vampiro. ¿Qué armas podían usarse contra este maestro? La vanidad era el único rasgo que no solo todos los no-muertos compartían, sino la que adolecían sus hermanos en particular.
    Cambió su apariencia sutilmente, muy lentamente, suavizando sus rasgos para asumir un aspecto más joven, más infantil, como en los viejos tiempos, mucho tiempo antes de que los siglos hubieran pasado, cuando sus hermanos la habían amado y mimado más que a sus propios egos.
    Sergey levantó la espada y se tocó la frente en un saludo simulado, para que viera la sangre de Razvan resbalando por la hoja hasta la empuñadura. Las gotas rubí le cubrieron la mano y con la mirada clavada en la de ella, lamió la sangre.
    A Ivory el estómago se le tensó, pero inclinó la cabeza a un lado y se rió, un sonido burlón, tintineante, como el de una niña joven y tonta.
    – Has envejecido, Sergey. Pensaba que con toda tu inteligencia y experiencia llegarías a ser, como mínimo, un maestro vampiro, uno tan poderoso que haría que nuestros cazadores más fuertes se unieran para derrotarte. Pero aquí estás, luchando por vencer a una mujer, a tu hermanita pequeña.
    Los ojos resplandecieron con fuego. Realmente podía ver diminutas llamas ardiendo en las profundidades oscuras. Había acertado al pensar que la forma de sacudirlo era su enorme ego. Sergey balanceó la espada hacia su cuello, cortando el aire con tal fuerza que cuando ella se agachó y hundió su propia espada en el costado del vampiro, el ímpetu del balanceo lo alejó de ella. Chilló, el sonido fue una mezcla de dolor y rabia.
    El suelo estalló bajo los pies de Ivory, astillándose, tanto que ella casi se cayó. Pero gracias a las muchas lecciones de sus hermanos, bailó fuera del camino de las tablas del suelo que caían. Podía oler la rica tierra llamándola desde varios de agujeros del suelo.
    – Oh querido, te has vuelto lento, ¿verdad? No eres nada más que una sombra débil y marchita de tu ser anterior. En los viejos tiempos, una mirada tuya me habría aplastado, abandonada ante el poder de tu espada, pero ahora juegas como el cobarde escuchimizado que eres, del modo en que un viejo seco y marchito puede jugar al ajedrez con dedos temblorosos y una mente que olvida los movimientos.
    ¿Puedes derrumbar el resto del techo sobre él? preguntó a Razvan, odiando que tuviera que agotar su fuerza, pero necesitaba una distracción.
    Por supuesto. No hubo vacilación, pero comenzaba a conocer a Razvan y su voluntad de hierro. No vacilaría, sin importar el coste que supusiera para él.
    El techo se desmoronó con un rugido atronador, la madera y la tierra cayeron sobre la cabeza y hombros de Sergey. No fue tan efectivo como la primera vez, pero le compró los segundos que necesitaba. Ivory lanzó la espada al suelo junto a la mano de Razvan y sacó de un tirón el pequeño láser hecho a mano. Sacaba la energía de un diamante que ella misma había cortado.
    Sergey se disolvió para evitar la madera y la tierra que llovían desde el techo mientras la casa se sacudía. Se materializó justo detrás de Ivory, pero tres tablas de madera con puntas melladas se lanzaron sobre él como alma que lleva el diablo, forzándolo a disolverse otra vez. Cada vez que pasaba cerca de Razvan la hoja hacía otro corte profundo. Ivory le cronometró esta vez, liberando una explosión de energía candente que hizo algún corte propio. La hoja de luz no cortó completamente a través del cráneo, pero la letra T fue muy prominente.
    La sangre negra salpicó las paredes que se desmoronaban. Un hedor asqueroso llenó el aire, como si un cadáver se pudriera de dentro afuera.
    – El sello de un traidor. Llévalo orgullosamente. No se quitará. -Ivory inclinó la cabeza, una princesa reconociendo algo que se arrastraba a sus pies. Corrió hacia él, disparando la ballesta rápidamente, las flechas se clavaron en su cuerpo y evitaron que cambiara, dándole a ella vía libre hacia el pecho, hacia el corazón reseco.
    Los finos labios retrocedieron con un gruñido, Sergey saltó para encontrarse con ella, arrancándose una de las flechas y lanzándosela justo sobre su corazón cuando ella hundía el puño en su pecho. Mientras la mano se enterraba profundamente, los intestinos de Sergey se envolvieron alrededor del puño y la muñeca, aserrando su piel, abriendo profundas laceraciones, permitiendo que la sangre tóxica del vampiro se vertiera dentro de las heridas.
    Sergey estaba nariz con nariz frente a ella, los agujeros negros que eran sus ojos la miraban despiadadamente. Retorció y le arrancó la flecha del cuerpo, hundiéndola una segunda vez.
    – ¿Sientes esto? -siseó-. Querida hermana. Amada hermana. Así es lo mucho que te quiero. Te traeré a nuestro lado. Pronto gobernaremos la tierra y tú formarás parte de nosotros, una con nosotros. Hago esto por ti.
    El tono fue como el del hermano que había perdido, pero la cara era una máscara de maldad, los dos ojos eran carbones calientes que resplandecían en color rojo rubí. El aliento era fétido sobre su cara, le quemaba la piel, le chamuscaba las cejas. Intentó mantener la mano moviéndose hacia adelante para encontrar el marchito corazón, pero los cortes eran demasiado profundos y estaba en peligro de perder la mano. Apretando los dientes, se empujó más adentro, intentando moverse a través de esos músculos pesados y ganar el corazón.
    Sergey golpeó con el puño el pecho de Ivory, con intención no sólo de conducir la flecha más profundamente en su corazón, sino también su mano, utilizando su fuerza y velocidad para arrancarle el corazón. Por un momento, las cruces revestidas de agua bendita le quemaron la mano hasta el hueso, hasta que él aulló y chilló de rabia, escupiendo por la boca. Lanzó atrás la cabeza, aguantando el dolor, intentando empujar más allá de ese sangrado escudo protector.
    Una llama explotó desde el cielo encima de ellos, una explosión llameante que golpeó con fuerza la espalda de Sergey. El vampiro fue conducido hacia delante sobre el brazo de Ivory. Los dedos de ésta arañaron el borde del órgano marchito. Regocijada, ignoró la agonía de las bandas afiladas que se apretaban alrededor de su mano y muñeca y cavó más profundo.
    Sergey chilló, el sonido voló el resto de la casa, reduciendo la madera a astillas, cientos de ellas volaron por el aire desde todas direcciones sobre Razvan e Ivory. Con su última fuerza restante, Razvan lanzó una barrera alrededor de la espalda de Ivory y en lo alto de su cabeza para evitar que las afiladas lanzas penetraran. Media docena se introdujeron en su cuerpo, clavándolo al suelo.
    Sergey barrió las piernas de Ivory por debajo de ella. Ella cayó con fuerza, resbalando en los charcos de sangre que cubrían el suelo. Sergey se tambaleó, su cara era una máscara retorcida de odio. Antes de que pudiera introducirle el puño en el pecho, ella se puso de pie, saltando con el mismo movimiento que Sergey le había enseñado siendo niña.
    Ivory le sonrió, clavando deliberadamente su mirada en la de él como él había hecho cuando lamió la sangre de Razvan. Sabía que tenía un agujero enorme en el pecho por donde él había intentado alcanzarle el corazón. La sangre goteaba constantemente, pero se mofó de él con una sonrisa. Dio un paso y bajó sobre una rodilla, todavía sosteniéndole la mirada, viendo como entrecerraba los ojos, viendo como los crueles pensamientos pasaban por su mente. Manteniendo las miradas clavadas la una en la otra, Ivory introdujo la mano y muñeca en la tierra acogedora. Conocía a la tierra íntimamente, conocía sus propiedades curativas. Había yacido en compañía de los minerales y elementos durante cientos de años.
    Susurró a la tierra en el antiguo idioma, el idioma que conocía mejor que cualquier otro, un idioma cercano a la tierra.
   
    Emä Maye, én, lanad, omasak Teteh. Jälleen jamaak… Madre Tierra, tu hija está ante ti herida una vez mas.
    Maye mayed… Tierra a la tierra.
    Sív síved… Corazón al corazón.
    Me juttaak elidaban és kalmaban… Estamos unidas en la vida y en la muerte.
    Pusmasz ainam, juttad lihad… Cura este cuerpo, une esta carne.
    Te magköszunam, sívam sívadet… Doy gracias desde mi corazón al tuyo.

    Continuó, su voz subía y bajaba con el flujo y reflujo de la sangre de la tierra.

    Retuerce esta raíz, rota y doblada,
    Encaja la madera en mi mano.
    Afina los bordes, hazlos afilados,
    Perfora profundamente dentro de lo que está envejecido y oscuro.
    Llamo a tu necesidad, encaja en mi voluntad,
    Tu quehacer es detener el mal que mataría

    Sergey fue hacia ella como sabía que haría, creyéndola distraída por sus heridas, murmurando para sí misma. Cuando se inclinaba sobre ella, sacó de un tirón la mano de debajo de la tierra, nuevamente curada, con toda huella de desgarros profundos desaparecida. En el puño había una raíz, retorcida y aguda como la hoja más fina, afilada hacia abajo como el punzón de hielo más fino, y con un movimiento suave y fácil, lo empujó hacia arriba y directo al ojo izquierdo.
    Él le golpeó en la garganta con el puño, tumbándola mientras se giraba lejos de ella. Cuando se alejaba, pateó con violencia la cabeza de Razvan. Razvan ya estaba esgrimiendo la pesada espada, balanceándola en un corte brutal hacia la pantorrilla del vampiro. Sergey apenas movió la pierna a tiempo para evitar la mayor parte de la hoja. El borde le agarró lo bastante para cortarle el tendón. El vampiro saltó en el aire para escapar de otro golpe.
    Agachándose en posición de lucha, con el arma ya ardiendo, Ivory añadió otra letra a la palabra traidor de la frente. El láser cortó la R tan honda que se hundió hasta el cráneo mismo.
    – Antes de que acabemos aquí, soportarás la marca del traidor para que nuestros hermanos sepan que me enseñaron bien. Les divertirá ver que no has podido despachar a una mujer, tu hermanita, tan fácilmente -se burló ella.
    Los vampiros eran criaturas vanas, especialmente los maestros vampiros. Sus hermanos siempre habían tenido grandes egos, creyendo que ellos harían un mejor trabajo que el Príncipe gobernando el pueblo Cárpato, y un mejor trabajo protegiendo al Príncipe que el linaje Daratrazanoff. Él sabía que cuando la palabra de su derrota, del daño hecho a su cuerpo, fuera conocido por sus hermanos, sería el hazmerreír de todo el mundo vampiro.
    Como si el hecho fuera definitivo, Razvan se rió, el sonido bajo y burlón, resonó por los campos y el cielo circundantes.
    Sergey chilló, furioso, escupiendo sangre por la boca.
    – Ya estás muerto, débil. ¿Crees que no sé cómo te arrastraste por el suelo como un perro, siguiendo a Xavier por sus sobras? Eres menos que un gusano y mereces morir retorciéndote en agonía. Tú, patético debilucho. Ella morirá de una muerte horrorosa antes de unirse a ti en la otra vida.
    Ivory puso cada gramo del desprecio que sentía en su voz.
    – Iré con mi compañero y viviré en la bendición mientras tú caminas por los fuegos del infierno, gruñendo, escupiendo y llorando como un niño por sangre. No eres nada, eres el no-muerto, pasto de burlas para que nuestros hermanos se rían de tu debilidad y te señalen con el dedo por tu torpeza.
    Farfullando de rabia, Sergey juntó las palmas y su voz retumbó como un trueno, sonando como si viniera desde una gran distancia, y la rodeara, resonando desde el cielo y subiendo bajo los pies.

    ¡Quita todo sonido de su garganta!
    Calla las palabras que serían pronunciadas.

    Ivory sintió instantáneamente los efectos, su garganta se cerraba, de forma que cuando abrió la boca, ningún sonido surgió.
    Está utilizando un hechizo que Xavier usaba a menudo sobre sus subordinados cuando estaba harto de sus preguntas. Incluso utiliza la voz de Xavier, le dijo Razvan. Es efectivo para asustarlos y hacer que obedezcan porque sus aprendices creen que es lo bastante poderoso para quitarles las voces permanentemente.
    Ivory elevó las manos en el aire y aplaudió dos veces.

    El sonido abunda. Los pensamientos se apresuran.
    Aire a los pulmones, permitid que mi voz grite.

    Inmediatamente pudo respirar mejor, y el aire salió silbando de su boca en un bendito sonido.
    Reemplazó el hechizo de Sergey con uno propio, devolviéndole las palabras, aunque sabía que sería temporal y no duraría.

    Llamo al poder interior,
    Quita el sonido, calma el estrépito.
    Llévate lo que es perjudicial, séllalo con fuerza,
    Aparta el orificio ofensor de mi vista.

    Cuándo Sergey intentó abrir la boca, ésta ya no estaba allí… un grueso tejido cicatrizal había crecido sobre la apertura, sellándola para que no pudiera hablar. La cara estaba en blanco desde la nariz hacia abajo. Los ojos, abiertos de par en par por la alarma, escupían un odio venenoso hacia ella. Las flechas del pecho cayeron al suelo, carcomidas por la sangre ácida. Él levantó las manos y la electricidad se arqueó entre sus dedos, saltando hacia ella.
    Ivory la esquivó de lado, disparando más flechas, siguiendo el mismo patrón de arriba y hacia abajo que antes, marcando la línea sobre el corazón. El pelo de su cuerpo se erizó mientras la electricidad crepitaba y chasqueaba, pero cuando el vampiro la azotó como un látigo, lanzando la energía a través del cuarto hacia ella, la fuerza golpeó una barrera invisible y le siguió un rastro de vapor que volvió hacia atrás para golpear a Sergey.
    Ivory hizo un segundo intento de ir a por el corazón, aplastando el puño profundamente, pero Sergey se giró de lado, aferrándole la muñeca y rompiéndole el hueso, lanzándola lejos. Mientras la seguía, Razvan se arrancó una lanza de la pierna con una sola mano, empalando a Sergey cuando la fuerza de su ímpetu llevó al no- muerto directamente hacia la lanza.
    Falló el corazón por centímetros, rasgando a través del intestino. Sergey tiró del asta, liberándola y se la arrojó a Razvan con fuerza cruel. El guerrero la apartó con un golpe del borde de la mano y se vengó con un débil barrido de la espada.
    – Serás conocido en el mundo de los vampiros como aquel que no tiene voz. Te ridiculizarán todo el tiempo, los largos siglos que sobrevivas, porque una mujer te derrotó junto al patético perro de su compañero.
    Los ojos de Sergey se abrieron de par en par, giraron, la nariz se dilató, la sangre negra se derramaba de sus heridas mientras casi estallaba de ira. Abrió los brazos y la energía se encrespó, reventando las paredes restantes. Las nubes cargadas de arriba giraron y se revolvieron, retorciéndose en una larga lanza gruesa de hielo mortal.
    Sergey se arrancó las flechas del pecho y se disolvió, corriendo lejos de ellos, dejando gotitas de sangre ácida. Por todas partes donde la sangre caía, quemaba la madera y el solado de la casa del granjero.
    Ivory se elevó en el aire tras él. A través del cielo nubes de tormenta se reunían, el relámpago las bordeaba, convirtiendo el cielo una vez claro en un siniestro color gris. Las nubes hervían de actividad, estallando hacia arriba como champiñones que explotaban. La lanza de hielo se alejó de ella, el relámpago brillaba en su puño mientras viajaba por el cielo.
    Sergey debía haberse cerrado las heridas, porque las gotitas cesaron casi inmediatamente. Ella podía perseguirlo, seguir la lanza. Estaba herido, sí, pero no realmente en tal mala forma, y sin Razvan para ayudarla, ella lo pasaría mal también. El hechizo desaparecería rápidamente y Sergey recuperaría sus colmillos y una ardiente necesidad de venganza. Mientras tanto, ella perdería a Razvan, si no lo había perdido ya.
    – ¡Escoge quién vive y quién muere! -La voz de Sergey retumbó a través del cielo.
    Las ondas sonoras estallaron a través de ella, golpeando y casi tirándola hacia atrás. La rabia se vertió sobre ella, llenando el cielo, apretándole con fuerza el pecho. Obviamente el hechizo había desaparecido más rápido de lo que había esperado.
    – Persígueme. Sígueme, hermanita, y podrás tener una oportunidad de salvar a los escuchimizados mortales y a sus repugnantes cachorros. Sino les mataré y me alimentaré de ellos así como de tu preciosa manada de lobos. Sígueme y el perro de tu compañero morirá si no ha abandonado ya este mundo. Elige. Y vive con tu elección.
    Ivory se estiró hacia su manada de lobos. Llevaban sobre sus espaldas a los dos niños y los dos adultos a través de kilómetros de terreno escabroso, corriendo hacia la casa de Mikhail en lo profundo de las montañas. El paso estaba todavía abierto, pero con la terrible tormenta que se estaba preparando, dudaba que aguantaran mucho. Si se veían forzados a tomar la ruta más larga a través de las montañas altas, estarían en desventaja mientras Sergey cruzaba el cielo como un rayo para interceptarles.
    El vampiro va tras vosotros. Llamad al Príncipe. Llamad a los cazadores. No puedo ayudaros. Envió la advertencia a sus amados hermanos y hermanas. Era todo lo que podía hacer, comprendió con el corazón hundido. No podía permitir que Razvan muriera.
    Había un revoloteo en su mente. Débil. Un parpadeo. Salva a los niños.
    Ella se negó a discutir, a contestar. No permitiría que Razvan muriera. Ivory se volvió, rodeando la granja para cerciorarse una vez más de que no había sensación de peligro antes que dejarse caer sobre lo que quedaba de lo que una vez había sido una casa cómoda. Había sangre, carne y hueso, paredes astilladas, barro y escombros. Razvan yacía en el suelo en medio de un charco de sangre, con su brazo y mano a cierta distancia.
    Ivory devolvió los pedazos a su cuerpo. Quedaban cinco lanzas en su cuerpo, junto con un gran agujero donde había estado la sexta. Inhaló un profundo y estremecedor aliento. Su pecho subía y bajaba mientras él intentaba introducir aire a la fuerza. Tenía los ojos cerrados y todas las heridas estaban cerradas, aunque había suficiente sangre en el suelo para hacerle pensar que era demasiado tarde para cerrar algo.
    Necesito saber que estás viva. La voz de Razvan entró en su cabeza desde muy lejos. Cura tus heridas rápidamente para que pueda dejarte en paz.
    – No puedes irte. No lo permitiré. Lo digo en serio, Razvan, debes vivir. -Se inclinó más cerca de él para que el aliento resultara tibio contra la piel fría de él-. Te necesito. ¿Me oyes? Te necesito. Debes vivir por mí.
    Quita las lanzas.
    – Sé que duelen, Razvan, pero morirás si lo hago. Dame un minuto.
    Ya estoy muerto.
    – No, no puedes pensar así. -Ivory se arrodilló junto a Razvan, colocándole la cabeza en su regazo. Se inclinó sobre él otra vez-. Escúchame. No puedes abandonar esta vida. No hemos hecho lo que sabemos que es posible juntos.
    Pides lo imposible.
    Ella cambió a la comunicación telepática, ya que era más fácil para él. Te lo pido por mí misma primero. Sé mejor que nadie cuán difícil es. Sé lo que pido, sé lo que te exijo, a ti, a mi compañero. Si te vas, nos vamos juntos. Átanos. Átanos ahora. Me dará lo que necesito para salvarte.
    Razvan no abrió los ojos. Movió su mano en la de ella, con los dedos resbaladizos por la sangre. ¿Deseas que sobreviva a esto?
    Podemos derrotar a Xavier. Debemos derrotarlo. Vincúlanos. Yo te guiaré ahora y te seguiré en años venideros. Átanos ahora, antes de que te hayas alejado de mí.
    Ivory obligó a retroceder a las lágrimas ardientes, al terrible peso en su pecho y la sensación de sus propias heridas tan pequeñas en comparación. Él tenía que desearla lo bastante para vivir. Tenía que querer derrotar a Xavier lo bastante. Su voluntad, tan fuerte, tenía que igualar la suya. Guerreros, después de tantos siglos de soledad, a menudo abrazando la muerte. Podrían descansar al fin, pero ella no iba a rendirle sin luchar.
    Razvan se movió en su mente, buscando. Lo que fuera que encontró allí, le hizo tomar a una decisión, incluso sabiendo la agonía que sufriría. No puedo pensar en ninguna otra a la que haya conocido en mi vida a la que hubiera preferido. Si me aceptas…
    Absolutamente. El tiempo se acababa. Él había perdido demasiada sangre. Había cauterizado las heridas, demasiadas, a medida que Sergey lo cortaba a pedazos, haciendo de su cuerpo una imitación del conjunto de fragmentos que era el de Ivory. Pero la pérdida de sangre era grave.
    ¿Estás segura de que deseas atar tu vida a la mía con todo lo que trae consigo?
    Ella contestó sin vacilación. Lo estoy.
    Que así sea. Su voz se hizo más fuerte. Eres mi compañera. Te reclamo como mi compañera. Te pertenezco. Ofrezco mi vida por la tuya. Te doy mi protección. Te doy mi lealtad. Te doy mi corazón. Mi alma. Mi cuerpo. Tomo en mí los tuyos del mismo modo. Tu vida será apreciada en todo momento. Tu vida estará por encima de la mía en todo momento. Eres mi compañera. Atada a mí por toda la eternidad. Siempre a mi cuidado. Abrió los ojos y miró en los de ella. Te avio päläfertiilam.
    Ivory sentía los hilos que los ataban juntos. Las dos mitades de sus almas se unían como una. Presionó un beso sobre la frente de él, su voz fue un susurro suave.
    – Acepto con mi corazón y mi alma tu oferta. Tomo tu alma. Tu cuerpo. Tu corazón. Eres uno conmigo. Te tomo en mí para guardarte y te ato por toda la eternidad con mi fuerza y voluntad y nuestra determinación combinada. Te avio päläfertiilam. Eres mi compañero y me niego a permitirte irte de este mundo. Deja que tu alma habite dentro de la mía.
    Razvan cerró los ojos con las pestañas imposiblemente largas. Una pequeña sonrisa satisfecha le curvaba la boca. Me he entregado a ti, compañera. Haz lo que debes.
    Hacía mucho tiempo, cuando Xavier y Draven la habían sentenciado a morir de una muerte horrenda, no fueron sólo su sangre y cuerpo Cárpato, conducidos a repararse y curarse en la tierra, lo que la había salvado. Fue una combinación de esas cosas, junto con su voluntad y las enseñanzas de Xavier. Xavier se habría arrancado el pelo si hubiera sabido cómo ella había tomado tantos de sus maleficios y los había convertido en propios, introduciendo su fe en un poder más alto en el tejido de cada hechizo, retorciendo la maldición hasta convertirlo en algo bueno.
    Esto dolerá tanto o más que el peor tormento que Xavier pensó para nosotros. Déjate ir, tu alma y tu espíritu en mí, a salvo. Intentó advertirle, ahogando un sollozo. Sabía por experiencia propia lo que le estaba pidiendo que soportara.
    Lloró cuando sintió el parpadeo de calor en su mente, el espíritu de la vida de Razvan parpadeando con una débil luz ahora que ella sostenía su alma. Empezó el trabajo de expulsar a todos los parásitos del cuerpo antes de bloquear cada herida y cauterizarla. Todo el tiempo mientras trabajaba, cambiaba entre el canto de sanación Cárpato, y el hechizo de sanación que había utilizado en sí misma cuándo pidió a la Madre Tierra que la ayudara.

    Llamo al poder de la tierra, ella que nos crea a todos. Oye mi llamada, Madre.
    Pido vista clara… la capacidad de ver al que busca no ser visto.
    Guíame, Madre. Toma mis manos y conviértelas en propias.
    Úsalas para reparar lo que ha sido roto, desgarrado.
    Guíame, Madre. Proporciona descanso y curación a un alma atormentada.
    Abrázalo, Madre. Sánalo de todas las heridas. Guíalo, Madre.
    Llamo al poder más alto. Utilízame como tu recipiente. Ve a través de mis ojos.
    Mira en mi alma. Utilízame como tu instrumento. Pretéjenos como a uno sólo. Tómanos a tu cuidado. Aliméntanos como harías con un niño. Guíanos con tu conocimiento.
    Para que podamos surgir una vez más para luchar.

    Su voz subió y cayó mientras llamaba a los poderes que la habían ayudado siglos atrás en su momento de necesidad, meciéndose de acá para allá, desatenta a sus propias heridas, preocupada sólo porque Razvan, su compañero, fuera salvado.

* * *

    Mikhail Dubrinsky, Príncipe de los Cárpatos, oyó la llamada de los lobos mucho tiempo antes de que alcanzaran su casa en lo profundo del bosque. Gregori. Convocó a su segundo al mando y mejor amigo. Tengo urgente necesidad de ti. Cazadores, prestad atención a mi llamada. Tengo necesidad urgente de vosotros. Envió la orden a través de la senda telepática común de los Cárpatos, convocando a todos los que estaban cerca.
    Salvaguardando su casa, Mikhail emprendió el vuelo para interceptar a la manada de lobos. Todavía estaban a unas kilómetros, pero el dolor en sus llamadas era profundo. Se apresuró por el espeso dosel de árboles, enviando sus sentidos por delante de él, intentando discernir el peligro que perseguía a la manada de lobos.
    Había sangre en el viento y un hedor asqueroso que sólo podía ser atribuido al no-muerto. Carne pudriéndose y veneno. Humanos.
    Espérame, exigió Gregori. Estoy a unos pocos minutos por detrás de ti. Podría ser una trampa.
    Siento niños. Sangre. Terror. Los lobos están llamando. Lo cuál significaba que no iba a esperar.
    Mientras Mikhail volaba, otro búho se alzó a su derecha, un segundo a su izquierda. Identificó a los dos. Natalya, la hermana a Razvan, y su compañero, Vikirnoff. Ninguno hizo preguntas mientras corrían por el cielo nocturno con él hacia la manada de lobos que llamaban. Por arriba, las nubes de tormenta se espesaron, girando y revolviéndose, hirviendo con ira. Unas manchas de energía candente iluminaban los bordes de las formaciones de nubes. Llovió hielo, lanzas agudas para ralentizar a la manada que huía.
    Vampiro, identificó Mikhail. Persigue a la manada de lobos y a quienquiera que estén protegiendo. Ya se estaba moviendo con velocidad borrosa, y se empujaba, adelantándose a los dos antiguos guerreros.
    Mikhail. Gregori siseó una advertencia. No sabemos a qué nos enfrentamos.
    Creo que está suficientemente claro. Mikhail ignoró el gruñido de su guardaespaldas y se deslizó bajo los árboles cuando el hielo comenzó a penetrar incluso por el grueso dosel.
    Un lobo aulló, un niño gritó. Una mujer chilló. Mikhail podía oírlos claramente ahora.
    – Adelante, tomad a los niños. Dejadnos. Viajareis más rápido -sonó la voz de un hombre-. Nosotros intentaremos frenarlo.
    La manada tomó la palabra otra vez, si en protesta o acuerdo, Mikhail no podía adivinarlo. El viento se levantó con un chillido, estallando a través de los árboles con fuerza huracanada, arrancando varios. Los grandes troncos golpearon otros árboles, que cayeron con un efecto dominó, apuntando como una flecha en la dirección por donde la manada de lobos se había ido.
    La fuerza del cortante viento frío lanzó a los tres Cárpatos de vuelta al cielo y en el camino del hielo que caía. Mikhail sintió una aguda punta perforándole el brazo y se disolvió instantáneamente, aunque el viento lo empujaba más lejos de la manada. La tormenta ganó fuerza, descargando cantidades enormes de nieve desde el cielo, hasta que el hielo fue tan grueso y peligroso que no pudieron continuar avanzando por el aire.
    Dejaros caer, tendremos que correr para encontrarlos en el suelo.
    Gregori le gruñó, esta vez mucho más cerca. Vikirnoff no dijo nada en absoluto mientras su Príncipe golpeaba el suelo a la carrera, pero cambió a una mejor posición para proteger al hombre. Natalya estaba justo detrás de él, vigilando su rastro.
    Esta manada de lobos es excepcional, aventuró Vikirnoff. Utilizan el antiguo sendero de comunicación telepática para pedir ayuda. Y nos llaman a nosotros, no a otros lobos.
    Tienen que ser los lobos que viajan con Ivory Malinov, explicó Mikhail.
    Le había dado, por supuesto, la noticia a Natalya de que su hermano gemelo estaba vivo y había escapado por fin de Xavier. Él, junto con Gregori, la había informado de todo lo que había sucedido, y de la creencia firme de Gregori de que los crímenes de Razvan habían sido cometidos cuando Xavier poseía su cuerpo o su mente. Las noticias de la aparición tanto de Ivory como de Razvan, y de que eran compañeros, se habían esparcido por toda la comunidad Cárpato.
    Sabía que todos eran suspicaces con respecto a Razvan, especialmente Vikirnoff, que había protegido tantas veces a Natalya de su hermano en el pasado. Ella había sufrido emocionalmente, había aceptado finalmente la pérdida de su hermano, y ahora ambos estaban afligidos. Él sólo podía dar su opinión de que Razvan había sido tratado de forma injusta durante estos años y de que no era el criminal y el traidor que el mundo Cárpato creía que era, pero sabía que todos tendrían que resolver sus propias dudas acerca del hombre.
    No presiento ningún Cárpato viajando con ellos, hombre o mujer. Vikirnoff mantenía el ritmo exacto del Príncipe, protegiéndolo mientras se movían entre los árboles cargados de nieve. ¿Cómo pueden los lobos comprender y llamarnos? ¿Cómo pueden llevar cargas tan pesadas a las espaldas y correr a tal velocidad?
    Parece que son Cárpatos. Mikhail no tenía explicación para cómo había sucedido eso pero sabía que Ivory tendría una. Si había convertido a los lobos, había sido una aventura peligrosa. Los lobos inteligentes que anhelan sangre humana podían ser la pesadilla más grande de todas… especialmente si criaban. Tendría que sopesar el destino de esta manada.
    Llovía hielo, pero el grupo por lo menos podía permitirse un refugio del violento viento y los carámbanos que apuñalaban a través de las ramas retorcidas de arriba. Vikirnoff agregó una capa protectora, entretejiendo las ramas de forma más apretada para que formaran un túnel.
    Llevan humanos a las espaldas, dijo Natalya.
    El corazón le latía con mucha fuerza. Una parte de ella estaba desesperada por ver a su hermano, desesperada por creer que no era el monstruo que había acabado por creer que era, pero la mitad cuerda le susurraba que ninguno de los rumores podía ser cierto. Mientras corría con su compañero y el Príncipe, se encontró rezando.
    Bajo sus pies el suelo onduló. El peso de la nieve derribó un árbol grande, las raíces surgieron del suelo, formando una barrera enredada.
    El vampiro nos demora, dijo Mikhail. Gregori, gira al norte. Entra por el otro lado con Falcon. Su objetivo parece ser alcanzar a la manada de lobos antes que nosotros. Debe querer matar a los humanos, pero por qué propósito no tengo la menor idea.
    Estoy sobre esta tierra para proteger a mi Príncipe, no para salvar las vidas de mortales que no conocemos.
    Mikhail suspiró. Te vuelves más terco con cada año que pasa, viejo amigo. Vikirnoff está protegiendo a tu indefenso polluelo. Entra por el norte. Dirige a los otros para que entren por el otro lado. Y deja de darme problemas.
    Gregori le dedicó el equivalente de un bufido telepático. Yo no contaría con que eso suceda pronto. El vampiro corre para cerraros el paso. No puedes estar atrapado en el suelo si eso sucede.
    No sucederá, porque tú le detendrás. Había plena confianza en la voz de Mikhail.
    No pides mucho.
    No. Una oportunidad de practicar y afilar tus habilidades marchitas.
    La diversión de Gregori explotó sobre Mikhail mientras el Príncipe aumentaba su velocidad. Sentaba bien ser un guerrero en vez de un gobernante, corriendo a toda velocidad por el bosque en respuesta a una llamada de dolor. Los músculos se estiraban y se contraían, y su cuerpo se alegraba del ejercicio, corriendo incansablemente por entre los árboles.
    Desde arriba, una gruesa lanza de hielo explotó a través del cielo, quebrantando nubes de hielo y nieve, descargando brillantes chispas de oro y plata hacia los árboles mientras se arqueaba por encima de ellos y luego caían a la tierra fuera de la vista. Por todas partes donde las chispas tocaban, los árboles se congelaban, volviéndose de un horroroso blanco, el color que extendía como una enfermedad por ramas y agujas, bajaba por los troncos hasta el suelo, donde el piso del bosque se combaba por la presión del hielo.
    El suelo se agrietó, se abrieron fisuras melladas, así que se vieron forzados a saltar por encima de la ancha grieta mientras corrían. Torres afiladas de hielo irrumpieron desde el suelo. Los árboles se agrietaron y se astillaron cuando el frío que se extendía rompió las ramas quebradizas.
    ¿De dónde proviene? exigió Mikhail. Tenemos que encontrar la fuente.
    Está intentando ralentizar a la manada de lobos, siseó Gregori. He oído hablar de ello, pero nunca he visto una lanza de hielo que lo congela todo en su inmediata vecindad. Tú debes estar cerca. Deja de hablar y trata con ello, y yo encontraré a la manada.
    Estamos demasiado cerca de la manada, Gregori, más cerca que tú. Tú estás mejor equipado para obrar tu magia contra una lanza de hielo capaz de congelar un bosque. Deja de hablar y persíguelo.
    Ni lo sueñes. Envía a Falcon. Nada va a evitar que luche a tu lado.
    De una vez por todas, se supone que estoy al mando. No escuchas mis órdenes.
    ¿Eso fue una orden? No he oído una orden por ningún sitio. He enviado a Falcon a ocuparse de la lanza de hielo.
    Mikhail se encontró riéndose otra vez. Era imposible estar frustrado con Gregori; lo conocía desde hacía demasiados años, y el principal trabajo de Gregori siempre sería velar por la seguridad del Príncipe. Todavía le picaba que Razvan hubiera empujado un cuchillo contra la garganta de Mikhail. No había habido tanto peligro como parecía, pero a Gregori no le gustaba que Razvan se hubiera acercado al Príncipe.
    La manada de lobos alzó sus voces otra vez y él levantó la cabeza y contestó mientras se apresuraba sobre el río congelado. Con cada paso que daban, más torres de hielo puntiagudas emergían, así que se veían forzados a esquivarlas mientras corrían, pero Mikhail podía sentir la fuerza del ataque debilitándose. El vampiro estaba cerca de la manada y quería dirigir su energía hacia allí. No sabiendo de qué eran capaces los lobos, Mikhail redobló sus esfuerzos por alcanzarlos, elevándose en el aire, evitando los cielos más altos donde los carámbanos podían entorpecerlos.
    Vislumbró a la manada mientras rodeaban una curva del río, rayos de plata con la carga de humanos a la espalda, corriendo incansablemente hacia ellos sobre el hielo. Un niño estaba desplomado sobre el cuerpo del alfa, y la sangre de éste veteaba el grueso pelaje. Por el rabillo del ojo, Mikhail vio una gran nube negra que se movía rápidamente a través del cielo hacia los lobos.
    Entrad en los árboles. Salid del río y alejaos del campo abierto, advirtió.
    Vikirnoff se desvió bruscamente hacia él antes de que pudiera girar hacia la ribera llena de nieve. Mikhail le lanzó una mirada tranquilizadora mientras pasaba como un rayo a través de los árboles hacia la manada. Los dos alfas con los niños se metieron entre los gruesos árboles. Mikhail agarró a la niña cuando Raja patinó hasta detenerse a su lado, con la lengua colgando, y los costados subiendo y bajando. El vampiro había mordido el cuello de la niña y no había cerrado la herida.
    Natalya se dejó caer de rodillas al lado de la pequeña.
    – ¿Puedes salvarla?
    En el momento en que los dos alfas se vieron despojados de sus cargas, giraron y corrieron a defender al resto de su manada. El primer golpe cayó peligrosamente cerca del lobo que llevaba al granjero adulto. Blaez ni siquiera intentó desviarse. Corrió sin variar el ritmo en línea recta hacia los Cárpatos.
    Vikirnoff dio un paso fuera de los árboles y encaró al vampiro furioso. Mientras Natalya y el Príncipe trabajaban para salvar la vida de la niña, él pasó como un rayo hacia la nube negra que giraba. Gregori entró a la vista, subiendo por la derecha del vampiro, golpeando al no-muerto con un relámpago tras otro. Atrapado entre el fuego cruzado entre dos cazadores experimentados, ya herido, Sergey se retiró, empujando un último rayo de energía hacia su lanza de hielo, esperando destruir el suelo bajo el Príncipe, la manada de lobos y los humanos.
    Falcon golpeó en el momento exacto, enviando una explosión llameante de calor a través la lanza quebradiza, rompiéndola, eliminando su potencia.
    ¡Gregori! Mikhail llamó al cazador. No le persigas. La manada de lobos dice que nos necesitan en la casa del granjero. Ivory y Razvan han estado luchando contra el vampiro. El hecho de que haya escapado de ellos es mala señal. Natalya, acompaña a la familia a la seguridad con Falcon y ocúpate de que la niña sea cuidada en la posada. Pide a Slavica, la posadera, que los aloje por mí. Cuidará bien de ellos.
    Deseo ir contigo para ver a mi hermano.
    Necesito que hagas esto por mí. Si el vampiro vuelve sobre sus pasos, necesitarán protección añadida.
    Natalya vaciló, y luego tocó la mente de su compañero. Dime la verdad, Vikirnoff. ¿Me necesita él para esta tarea, o trata de protegerme de lo que quizás encontréis?
    Vikirnoff, Mikhail y Gregori ya estaban en el cielo, moviéndose rápidamente hacia la finca, mientras la manada de lobos se daba la vuelta, corriendo por el suelo cubierto de nieve.
    Se preocupa. El no-muerto es un maestro vampiro. Mira el caos que ha forjado en la tierra. La manada de lobos está preocupada por Ivory. Siento su temor y Mikhail, como Príncipe de nuestro pueblo, lo siente doblemente.
    Natalya suspiró. Está hecho entonces. Esperó a que Falcon levantara a los dos adultos y ella tomó a los niños, susurrando una orden para calmar sus temores mientras corrían hacia la aldea.

* * *

    A Mikhail le pareció un viaje interminable. Sentía la rotura en el tejido de su gente. Las heridas eran graves. Él conocía a Gregori, un sanador de tremenda habilidad que no dejaría de sentir la agonía que los dos combatientes caídos experimentaban. El hecho de que la energía no fuera ocultada decía a todos los Cárpatos en qué forma debían esperar encontrar a Ivory y Razvan.
    Aún así, ninguno de ellos estaba preparado para el horror de esa visión. La finca era una pila de escombros. Parecía como si una masacre hubiera tenido lugar allí, una matanza. Había sangre por todas partes, y en medio de todo ello estaba sentada Ivory, con grandes heridas, procurando curar al hombre que estaba en su regazo. Todavía quedaban dos lanzas en su cuerpo, mientras que cuatro yacían rotas y ensangrentadas a cierta distancia. Su cuerpo estaba cortado casi en pedazos, con el brazo en segmentos.
    Cuando se acercaron, parecía como si Razvan todavía respirara y la voz de Ivory cantaba el canto curativo suavemente, entremezclado con otra canción que ninguno de ellos había oído antes.
    Esto no puede ser, cuchicheó Gregori con admiración. No puede estar vivo todavía. Nadie podría sobrevivir a eso. Escuchó el flujo y reflujo de la voz de Ivory, melódica y sintonizada con el latido del corazón de la tierra.

    Madre, querida Madre, te suplico ahora.
    Hija a la madre, sáname y a lo mío de algún modo.
    Soy su luz, él es mi fuerte guerrero.
    Desafiado y marcado, ha estado sólo mucho tiempo.
    Madre, te ruego que mires profundamente, intenta ver.
    Mi alma da luz a su oscuridad, lo libera.
    Somos compañeros, dos mitades de un todo.
    Estando unidos, luchando contra el mal, viejo y anciano.
    Madre, querida Madre, sostennos cerca en tus brazos.
    Proporciónanos un refugio, con la curación, rechaza todo daño.
    Madre, por favor, trae equilibrio, la oscuridad a la luz.
    Permítenos vivir, avanzar para luchar.

    Ivory cantaba las palabras en la antigua lengua, las notas se movían dentro y fuera de la tierra que ondulaba, trenzándose con el flujo y reflujo de la savia en los árboles y el latido del corazón que era la tierra misma. Mientras cantaba, la tierra se movía sobre sus cuerpos, como si fuera una manta viva, o la marea misma, siempre en movimiento, vertiéndose sobre ellos, alrededor de ellos, fluyendo en sus heridas y encerrándolos en la capa rica y negra.

Capítulo 10

    Razvan flotaba en un mar de dolor. Había estado anteriormente muchas veces allí, pero nada como esto. Su cuerpo se sentía como si ninguna de sus extremidades estuviera conectada. No podía moverse. Quizás fuera porque temía moverse, empeorar la agonía que atravesaba su cuerpo. Sentía el movimiento a su alrededor, como si insectos y otras cosas anónimas se arrastraran lentamente sobre él. O a través de él. Incluso eso no era lo suficiente para inducirlo a intentar moverse.
    Oyó susurros, tan bajos al principio que creyó estar alucinando, pero la voz se volvió más fuerte en su mente. Suave. Femenina. Decidida.
    Estoy contigo. No estás solo. Te vigilo y te protejo. No te dejaré sólo en las profundidades de la Madre Tierra. ¿La sientes rodeándote? ¿Sosteniéndote en sus brazos? ¿Dándote la bienvenida? Siéntela, compañero mío. Siéntela cuando todo lo demás parece perdido.
    Estaba seguro de estar alucinando. Xavier nunca le permitiría refugiarse en la rica tierra para rejuvenecerse. Sólo existía dolor y sufrimiento. Una vida interminable de ello. No podía dejarse ir. Forzó su voluntad a obedecer. No importaba cuánto tartamudeara su corazón o que sus pulmones lucharan por tomar aire, no importaba el dolor, no podía dejarse ir. Se lo había prometido a… ella.
    La recordó, aunque podía ser un sueño, otra alucinación. Lo consideró cuando su mente pudo funcionar a través de las olas de dolor. Dudaba que hubiera podido evocarla incluso en su imaginación más salvaje. Intentó visualizarla, pero descubrió que no podía pensar, así que sólo se quedó tendido escuchando, intentando oír su voz otra vez.
    Muy en la distancia podía oír un cántico, pronunciado en la antigua lengua, las voces se elevaban, tanto la masculina como la femenina. Era imposible separarlas para encontrar una voz sola, y estaba seguro de que ella no cantaba con ellos. La sentía, no rodeándolo, sino fundida con él, compartiendo su cuerpo. No le gustó la idea. ¿Si él sentía tanto dolor, estaba ella compartiendo esto también? No sabía la respuesta.
    Otra vez su mente fue a la deriva, como si, ya que no podía hacer nada para evitar que ella sintiera ese terrible dolor, no deseara saber si estaba con él. Había pasado demasiados años causando angustia a aquellos a los que amaba y se negaba a pensar que estaba haciéndole lo mismo a ella.
    No, mi amor. Estoy contigo por elección. Pedí ser atada a ti. Comparto tu cuerpo voluntariamente. Escúchame, Buscador de Dragones, debes sujetarte a mí. No me sueltes nunca.
    Si hubiera podido sonreír lo habría hecho. ¿A dónde iba ir? No podía moverse. Sólo podía yacer allí, creyéndose loco. Su único consuelo era la voz de ella. Intentó recordar si la había soñado cuando era joven.
    Después de un tiempo… y podrían haber sido noches, semanas, o incluso meses… fue consciente del latido de un corazón. El sonido era extraño, profundo, resonando a su alrededor, de modo que vibraba a través de su cuerpo, de cada uno de sus músculos y órganos, de tendones rasgados y huesos. Cada latido lo sacudía aunque lo calmaba. Cada latido traía un dolor desgarrante, pero al mismo tiempo resultaba extrañamente consolador.
    Después de un largo e indeterminado lapsus de tiempo, se descubrió escuchando en busca de ese sonido, disfrutando del eco de éste atravesando su cuerpo maltrecho. Ahora tenía un rastro de interés en su mundo oscuro. ¿Quién eres?
    Soy la Madre Tierra, hijo mío. Te has convertido en una parte de mí. Mi hija pidió que te aceptara, que te curara. Estás escuchando el latido del corazón de la tierra moviéndose a través de tu cuerpo, haciéndote uno conmigo, con toda la naturaleza.
    En ese momento supo que estaba loco. Estaba teniendo una conversación con la tierra. Era extraño que no le molestara haber perdido el juicio. El dolor no había disminuido, pero se había acostumbrado a él, y descubría que la oscuridad y el calor eran un lugar pacífico y relajante. Fue a la deriva en ese mar de dolor, dejándose llevar como había hecho tantas veces en el pasado.
    Su mente volvía a su mujer. Ivory. Su compañera. Era tan hermosa que le robaba el aliento. Sabía que si la hubiera encontrado algunos cientos de años antes, sus vidas habrían sido muy diferentes. Nunca se había atrevido a soñar con ella, nunca deseó que Xavier sospechara por un instante que en algún lugar en el pasado o en el fututo, había una mujer que poseía la otra mitad de su alma. Éste era un don tan íntimo, la conexión de dos almas, y él nunca corrompería ese vínculo con la maldad de Xavier.
    Si no estuviera casi muerto y hubiera sido sepultado para sufrir en este lugar, la habría llevado a su jardín secreto, un lugar que él recordaba de su infancia, donde la vida había sido buena y llena de alegría. Había jugado allí con su amada hermana, Natalya. Habían reído juntos tan a menudo, corriendo libres por los campos de flores y haciendo rebotar piedras sobre las apacibles aguas del lago. Llevaría a Ivory allí para compartir esos tiernos recuerdos.
    Sintió el roce de unos dedos contra la palma. Un cálido aliento en el rostro. Llévame allí, mi bien amado. Muéstrame ese lugar con el que sueñas.
    No había esperado que su deseo por ella fuera tan fuerte que pudiera conjurarla. Pasó la mano por la cara de ella, trazando los ángulos, recorriendo con la almohadilla de su pulgar la suave piel. Te llevaré allí para nuestro primer cortejo. Es parte de mí, la mejor parte de mí. Mucho antes de que Xavier tomara mi alma.
    Él ya no tiene tu alma. Me la diste a mí, ¿recuerdas?
    Razvan buscó en sus recuerdos. Recordó el rostro de ella. Tan hermoso para él que cuando cerraba los ojos aún estaba allí. Su cuerpo, cubierto en esas delgadas líneas blancas, medallas al valor, una encarnación viviente de la fuerza de voluntad que poseía. Deseaba besar cada línea, seguir el mapa de estas sobre su cuerpo hasta que conociera íntimamente cada blanca línea dentada. Su piel, suave más allá de toda imaginación, lo atraía para tocarla simplemente, para sentir lo extraordinaria que era. Amaba la forma en que ese movía. Solamente observar el balanceo de sus caderas y su resuelto andar, le proporcionaba una alegría sencilla que nunca había pensado sentir. La forma en que su rostro se suavizaba cuando se arrodillaba para saludar a su manada de lobos, que le hacía preguntarse cómo se vería cuando sostuviera al bebé de ambos contra su seno.
    Buscador de Dragones. Ella llamó a su mente errante. ¿Te acuerdas de haberme entregado tu alma?
    Sí. Sálvame, Ivory. He tenido vidas de pecado y no puedo salvarme a mí mismo, pero te he tocado donde nadie más te ve, y tú puedes hacerlo. Ponme en tu mural con tus hermanos y guía mi alma a la siguiente vida.
    Ya estás a salvo, fél ku kuuluaak sívam belso… mi bien amado.
    Su voz fluyó sobre él como miel caliente y yació inmóvil, escuchando el latido del corazón de la tierra y sintiendo cada pulsante herida y quemadura en sintonía con la constante sinfonía. Pensó en las palabras de ella. Fél ku kuuluaak sívam belso… mi bien amado. Lamentó no ser en verdad su bien amado.
    Habría caminado por el jardín contigo. Siempre he querido cultivar mis propias flores. Sé exactamente que aspecto habrían tenido y las habría llamado como tú. Ivory. Hän ku vigyáz sielamet… guardiana de mi alma.
    Muéstramelas, le suplicó ella.
    Una vez más podría haber jurado sentir aquellos dedos moverse contra su palma, enredándose con los suyos propios. Cerró fuertemente la mano para capturar la sensación de proximidad. Podía ir a la deriva en este sueño, o alucinación. Quizás estaba al otro lado, en un lugar mejor… aunque podría estar sin esta agonía recorriendo su cuerpo. Apartó a un lado el dolor, adentrándose más profundamente en los brazos de la Madre Tierra y permitiéndose soñar con las cosas que le mostraría a Ivory.
    Ella parecía despreocupada, con su largo cabello cayendo hasta debajo de sus caderas, una cascada de seda que se movía contra su brazo mientras ambos caminaban lado a lado. Le gustaba que fuera alta. Podía ver la longitud de sus pestañas, que se rizaban en las puntas, dos gruesas medias lunas que velaban sus enormes ojos. Estaba pensando en inclinarse y lamer a lo largo de la blanca costura dentada que unía dos secciones de su hombro. Era una tentación la forma en que su piel estaba dividida en cuadrantes para que él la explorara.
    Yo no lo veo así. La vergüenza ribeteaba su voz.
    ¿Así cómo? Estaba totalmente perplejo porque su mujer soñada pudiera sentirse avergonzada por su examen. Podría observarla para siempre, deseando probar cada centímetro cuadrado de ella. Sentía la necesidad de memorizar cada detalle con las sensibles almohadillas de sus dedos, con la boca y la lengua, así recordaría para siempre el sabor y la sensación de ella.
    Como si estas cicatrices fueran atractivas.
    Ella agachó rápidamente la cabeza mientras caminaba junto a él, bajando por el estrecho cordón de piedras que conformaba un serpenteante camino a través de su jardín. La extensa caída de su cabello escondió su expresión de él.
    Él avanzó hasta ubicarse frente a ella, deteniéndola eficazmente, con los dedos la tomó por la barbilla y le levantó el rostro hasta que pudo mantener cautiva su mirada. Todo en ti es increíblemente atractivo, sobre todo el modo en que luchas. Me robas el aliento. La yema de su pulgar rozó el lleno labio inferior. A veces paso mucho tiempo imaginando cada una de esas líneas en tu cuerpo, preguntándome a dónde llevan. Qué placeres me darán… nos darán.
    Ella parpadeó, sus ojos se volvieron cálidos, luego lujuriosos. Entonces piensas en mí como mujer, no sólo como una guerrera.
    ¿Cómo podría alguna vez separar a las dos? Tus particularidades conforman el todo de quien eres. Su voz enronqueció de emoción. Buscó en su mente palabras para describirla del modo en que él la veía, pero las encontraba cortas para expresarle cómo se sentía, la belleza y la luz que ella traía a su alma, tan vacía, hueca y desgarrada por la maldad de Xavier.
    Dime. Necesito saber.
    Las palabras no son suficientes para explicar un milagro, pero haré todo lo posible. Eres dura, fuerte y capaz. Gentil. Bondadosa. Compasiva. Feroz y formidable, con una voluntad de hierro. Atractiva. Suave. Hermosa. Misteriosa. Gentil y magnífica. Eres todas estas cosas. Un milagro para mí. Un regalo más allá de cualquier precio.
    Las pestañas de ella revolotearon velando su expresión. La tentación de su boca, la curva y suave textura, era demasiado para resistirlo. Esto era un sueño, nada más, y era su sueño, el primero que se había atrevido a tener en mucho tiempo… desde la traición a su hermana. Vaciló, de repente temeroso. ¿Podría ser Xavier engañándolo? ¿Estaba ahora traicionando a la única mujer que poseía su corazón y alma?
    ¡No!
    La caliente miel se vertió sobre él otra vez, estremeciendo su cuerpo. Su corazón brincó, latiendo por un momento en sintonía con el latir del corazón de la tierra. El dolor lo golpeó desde cada dirección, quitándole el aire, la capacidad de pensar, su cordura misma. Creyó haber gritado cuando había sido tan estoico, pero se había compenetrado más de lo que sabía con el ritmo natural de la tierra, permitiendo que el palpitar mantuviera el dolor a una distancia tolerable para él. Durante un momento no pudo respirar, ni pensar. Era imposible vivir con semejante dolor.
    ¡No me dejes! La voz de Ivory estaba llena de pánico.
    Él nunca había oído que Ivory sonara más que calmada y bajo control. La nota de alarma en su voz lo estabilizó. Notó que iba a la deriva lejos del olor y sensación de ella, distanciándose para impedir que Xavier la descubriera, pero había tal necesidad en él como nunca antes había visto. Había resultado herida. Lo recordaba muy bien. Horriblemente herida. No se sentía como si tuviera muchas fuerzas, pero las que tenía se las daría de buena gana.
    ¿Ivory?
    Estoy aquí, Razvan, contigo. En ti. Te sostengo fuertemente, mi corazón con el tuyo, mi alma a la tuya. No me dejes. Dame tu palabra. No importa cuán terrible se vuelva todo, dame tu palabra de honor de que te quedarás conmigo.
    Si me necesitas.
    Siempre te necesitaré.
    Apenas si podía concebir la pura honestidad de su voz. ¿De verdad lo necesitaba tanto? Nunca, sin importar cuán difícil se pusieran las cosas, se apartaría de ella si lo necesitaba. Estaré contigo siempre, Ivory, si está dentro de mi poder.
    Su voz llegó otra vez, cercana, suave, ese calor se filtró en el interior del tuétano más frío de sus huesos y los calentó de dentro a afuera. Descansa, entonces, fél ku kuuluaak sívam belso, mi bien amado. Recupera fuerzas, pero mantente fuerte y resiste por mí.
    No era poca cosa lo que ella le pedía. Permitió que el dolor lo consumiera, lo bañara y cubriera, se volviera parte de él. Era la única forma de sobrevivir. Su voluntad… y aceptación. Sobreviviría por ella.
    Despertó otra vez después de pasar un tiempo indeterminad. Como todo Cárpato, conocía la diferencia entre la noche y el día; incluso en las profundidades de la tierra era consciente de la oscuridad y de la luna llena en las alturas. Un sonido lo había despertado. Convocado. Se elevaban voces en la antigua lengua… el canto sanador se alzaba y caía tanto con voces masculinas como femeninas que se elevaban hacia el cielo nocturno, haciendo que el profundo refugio en el interior del rico suelo envolviera su destrozado cuerpo proporcionándole la fuerza y el poder sanador.
    Sintió la presencia de un macho, con una candente energía que surgía a través de él, cauterizando las partes que habían sido desgarradas. Un dolor insoportable explotó a través de su cuerpo y escuchó su propio grito, un sonido estrangulado y angustiado. Ivory hizo eco de su grito, su voz resonó llena de sufrimiento. Intentó moverse, alcanzarla, y unas manos gentiles lo detuvieron.
    No puedes moverte. Permanece muy quieto o desharás las pequeñas reparaciones que se han realizado
    ¿Ivory? Razvan reconoció la voz del sanador. Sálvala a ella primero. Oí su angustia.
    Está fusionada contigo, reteniéndote en este mundo, y siente lo que tú sientes. No te muevas, sólo sumérgete en ella, abrázate fuertemente a ella.
    Gregori regresó a su propio cuerpo balanceándose de cansancio. Pequeñas gotitas de sangre perlaban su piel y realmente cayó contra Mikhail, incapaz de mantenerse erguido después de la sesión de sanación.
    – ¿Cómo pueden vivir? -preguntó al Príncipe-. Es imposible, pero sobreviven. Cada noche acudo a ellos, esperando encontrarlos muertos, pero aún así viven. ¿Cómo es que lo resisten? Nadie puede sobrevivir a semejante dolor, aunque no es la primera vez que sufren tal tormento. -Abrió los ojos y miró a su amigo-. Es difícil para mí, sentir y ver el absoluto sufrimiento que soportan los dos.
    Mikhail posó su mano suavemente sobre el hombro del sanador. Ningún sanador podía ser del calibre de Gregori sin ser empático. Cada vez que abandonaba su cuerpo y se unía a la pareja para apresurar la curación de esas terribles heridas mortales, sentía lo que sentían ellos.
    – Estás salvando sus vidas.
    Gregori negó con la cabeza.
    – Ayudo a que su recuperación sea más rápida, Mikhail. Existe una diferencia. Tienen voluntades como nunca he visto en ningún Cárpato, hombre o mujer, en todos mis años de sanador. Créeme, es su fuerte voluntad lo que los mantiene con vida, no yo.
    La voz de Mikhail fue consoladora.
    – Toma mi sangre para reanimarte y luego vete a casa con Savannah y permite que ella te reconforte. Noche tras noche sometiéndote a su agonía hace mella en ti. No puedes seguir sin algún respiro.
    – Mientras ellos continúen, yo también -Gregori alzó la vista hacia su suegro, con el rostro surcado por líneas de cansancio-. Sus cuerpos realmente se están regenerando otra vez. Tres de las seis heridas de lanza deberían haberlos matado, junto a la cantidad de sangre pérdida, pero de alguna manera la tierra misma los está recomponiendo.
    – Al igual que tu sangre y cuidado.
    Gregori sacudió la cabeza.
    – No entiendo lo que veo cuando intento sanarlos. Es como si la mayor parte de sus cuerpos estuvieran cubiertos de mineral, endurecido e infranqueable, de tal forma que sólo llego a una única parte cada noche. Algunas noches es la misma parte. Puedo entrar en un brazo o pierna y concentrarme allí, pero el resto de sus sistemas me están vedados.
    – No entiendo.
    Gregori frunció el ceño y se frotó la barbilla.
    – Por lo general, cuando curo puedo entrar en un cuerpo entero y fluir por él con facilidad, moviéndome por cada parte, pero cuando entro en Razvan o Ivory, sólo una parte de sus cuerpos es accesible. Esa parte cambia cada noche.
    – ¿Qué puede causar esto? -preguntó Mikhail.
    – No sé, pero me gustaría averiguarlo. El suelo siempre ha ayudado a la curación. Y cuando estamos heridos y cansados nos regenera, pero siempre hemos usado un espíritu sanador para ir al interior de nuestros cuerpos y reparar desde dentro hacia fuera. Algo repara sus cuerpos, algo aparte de mí. Parece que es un proceso lento, pero los mantiene vivos. Creo que Ivory podría haberse salvado, pero decidió ligar su destino al de Razvan. Está totalmente fusionada con él y con lo que fuere que él está revestido, ella también.
    – ¿Algún tipo de magia? ¿Algo que Xavier pudiera haber logrado llevar hasta él? -se aventuró Mikhail.
    Gregori negó con la cabeza.
    – No hay ninguna mancha de maldad. Mejor dicho existe un rastro antiguo para mí, como si hubieran despertado algo ancestral, de antes de nuestro tiempo y eso estuviera trabajando en salvarlos. Y tú me conoces, no confío en cosas que nunca hemos conocido. Somos una raza que ha visto mucho con el paso del tiempo.
    – Cierto -dijo Mikhail- pero no todo.
    – Necesito entender cómo funcionan las cosas. Me gustaría hablar con Syndil. Ella ha estado limpiando la tierra de toxinas para nosotros y está muy conectada con el suelo. Nunca he visto esto, y no entiendo cómo sobreviven, sin mencionar su curación. Tampoco tengo una explicación para cómo sus cuerpos están segmentados. Quizás ella pueda explicármelo.
    Mikhail frunció el ceño.
    – No quiero que sienta la agonía que ellos sufren. Ya es suficientemente difícil para dos de nosotros.
    – Podría hablarle a la tierra y oír su respuesta. Quizás si soy capaz de entender pueda ayudarlos, reducir el dolor de algún modo.
    – Hablaré con ella -acordó Mikhail de mala gana-. Tanto Natalya como Lara están ansiosas por ayudar, pero les he pedido que permanezcan apartadas hasta que estemos seguros de que Ivory y Razvan vivirán.
    – No tengo dudas de que sobrevivirán, Mikhail -dijo Gregori-. Sólo que no sé cómo.
    – Comprende que Ivory ya ha hecho esto antes, una vez ella sola, hace siglos. No había nadie allí para sostener su espíritu, para mantenerla a salvo como ella mantiene a Razvan.
    – Debe haber permanecido en la tierra durante cientos de años -dijo Gregori-. Su cuerpo no se regeneró perfectamente. Intenté aliviar las cicatrices interna y externamente -Se pasó ambas manos por el cabello en un gesto de cansancio-. Ella tuvo gran cuidado, o quizás fue la Madre Tierra, en asegurarse de que pudiera tener hijos. Es una zona donde no tiene ningún tipo de cicatriz, y aún así hay evidencias que atraviesan su matriz, la cortaron por la mitad.
    Por un momento el aire alrededor de ellos chisporroteó con energía pura y luego Mikhail respiró, manteniéndose así mismo bajo control.
    – No puedo entender como sus hermanos pudieron haber elegido alguna vez entregar sus almas sabiendo que los vampiros y Xavier conspiraron para matarla.
    – Ellos culparon a Draven.
    – Eso fue una excusa y lo sabes. Todos nosotros hemos vivido con la traición y la pérdida, con la pena. No estaban cerca del final; hicieron una elección deliberada. Han reunido minuciosamente a los vampiros en una sociedad para luchar contra nosotros, y sabes que eso ha requerido siglos de planificación e incluso más tiempo para ponerlo en práctica. También se han aliado con nuestro mayor enemigo, el mago que entregó a Ivory a los vampiros.
    – Sabremos lo que realmente pasó cuando Ivory decida contárnoslo -Gregori se estiró e intentó ponerse en pie. Mareado por la falta de sangre cayó sentado otra vez-. Mientras tanto, sólo podemos seguir el curso actual y ayudar a sobrevivir a éste par.
    – Ellos pueden ser la clave para destruir a Xavier.
    – Creo que podrías tener razón, Mikhail.
    El Príncipe ofreció su muñeca a su yerno.
    – Toma lo que libremente te ofrezco. Y Gregori, esta vez prestarás atención a lo que te digo. Te irás a casa con Savannah y descansarás. Le he enviado a ella un mensaje que dice que estás en camino. He pedido a Syndil que se encuentre allí contigo.
    – ¿Enviaste un mensaje a Savannah? -Gregori fulminó con la mirada al Príncipe-. Va a preocuparse excesivamente por mí, y sabes que está embarazada de las gemelas y necesita descansar.
    – Necesita sentir que ayuda a su compañero. Vete a casa y descansa. Lo dijiste tú mismo: estos dos sobrevivirán. Quizás en la conversación con Syndil, ella encontrará una forma de enriquecer el suelo aún más a fin de disminuir su sufrimiento.
    Gregori hizo su camino a casa, evitando a las dos mujeres y sus compañeros que esperaban para hablar con Mikhail. No deseaba intentar razonar con ellos sobre que Razvan e Ivory vivirían. Creía que lo harían, pero no entendía cómo, y apenas podía funcionar con la cantidad de dolor que fluía sobre él cada vez que los tocaba. No podría hablar con ellos, ni dar respuestas, ni siquiera ofrecer algún reconocimiento de Razvan hacia aquellas mujeres, él estaba demasiado lejos. Además del dolor de la pareja, no deseaba sentir el dolor de una hermana e hija por el sufrimiento de un ser querido.
    Savannah lo esperaba en la puerta. Su hermoso rostro sonreía, dándole la bienvenida, sus ojos eran tan compasivos que durante un momento quiso llorar de alegría ante el hecho de haber conseguido tal milagro. Simplemente la tomó silenciosamente en sus brazos y la abrazó.
    Savannah lo llevó al interior.
    – Pareces cansado.
    – Estoy cansado.
    Ella intentó no sentirse alarmada. Gregori nunca confesaba estar cansado, pero ésta pareja tan desgarrada y destrozada, la cual luchaba valientemente por vivir cuando otros hubieran decidido pasar a la siguiente vida, había capturado mucho más que su atención como sanador. Conocía muy bien a su compañero. Él respetaba a esa pareja, deseaba… incluso necesitaba… encontrar un modo de terminar con su sufrimiento.
    Savannah colocó los brazos alrededor de él y lo abrazó, posando la cabeza contra su pecho. Una mano de Gregori se elevó para acariciarle el cabello.
    – ¿Cómo se comportan las niñas esta noche?
    – Dando muchos puntapiés. Estamos muy cerca. No creo que vayan a esperar mucho tiempo más.
    – Quizás debería hablar con ellas -sugirió Gregori-. Aún no es momento. Están demasiado ansiosas y necesitan permanecer donde están seguras.
    Savannah rió. El sonido, feliz y radiante, disipó un poco la tensión en él.
    – No creo que debas hablarles otra vez. Siempre suenas gruñón y estricto, y la pequeña es una rebelde. Cualquier cosa que le ordenes, ella hace lo opuesto. -Lo miró maliciosamente-. Tengo el presentimiento de que se parecerá mucho a ti.
    – No digas eso. Yo fui un niño muy malo.
    Savannah se rió otra vez y Gregori se encontró sonriendo él mismo. Dejó caer varios besos sobre la nariz de ella.
    – ¿Te he dicho que te amo con locura?
    – No recientemente.
    – Bueno, pues así es. No te he perdonado por tener gemelos, sobre todo hembras, pero estoy tan enamorado de ti, que a veces no puedo pensar correctamente.
    La sonrisa se desvaneció del rostro de Savannah.
    – Cada vez que entramos en la tierra, me preocupa que los microbios ataquen a los bebés otra vez. Y Lara está agotada.
    Xavier había encontrado un modo de usar los extremófilos para atacar a las mujeres Cárpatas y sus bebés, reduciendo muy eficazmente la población durante cientos de años, de forma que en estos momentos estaban al borde de la extinción. Las mujeres embarazadas estaban aterrorizadas de perder a sus bebés, y Lara, la hija de Razvan, no podía ser introducida totalmente en el mundo Cárpato ya que mientras los extremófilos podían detectar a los Cárpatos que los cazaban, no podían detectar a Lara, por su sangre de maga.
    – Cada noche realiza un barrido en todas las mujeres embarazadas, y siempre hay un nuevo brote. Incluso cuando está segura de que los hombres no tienen los microbios, no requiere mucho tiempo que todos quedemos infectados otra vez. Ella debe ser convertida pronto. Ninguno de los dos se queja, pero es difícil para Nicolas.
    Los dedos de Gregori rodearon la nuca de Savannah.
    – Pasarán años antes que Lara tenga problemas, pero sí, es difícil para su compañero. Y si ella consigue quedarse embarazada… -Su voz se desvaneció en un pequeño suspiro-. Espero que Ivory y Razvan sean la respuesta.
    – ¿Cómo pueden serlo?
    – No sé, pero creo que tu padre sí. Estaba demasiado tranquilo, demasiado seguro de que Razvan no dirigiría ese cuchillo a su garganta.
    – Está seguro de sus habilidades, Gregori.
    – Es verdad, aunque debería tener más cuidado con su vida. De todos modos, era más que eso. Confió en Razvan cuando no debería haberlo hecho.
    – No puedes saberlo todo, Gregori -dijo ella suavemente.
    Su meditabunda mirada de plata se deslizó sobre ella.
    – Cuando concierne a tu padre, debería. Él es mi mayor responsabilidad. Sin él, nuestra raza desaparecería, se extinguiría como tantas otras lo han hecho -extendió sus dedos sobre el redondeado vientre, sosteniendo a sus niñas junto a él-. Tenemos que salvaguardar su legado, Savannah.
    – Lo haremos -contestó ella, apoyándose en él.
    Gregori levantó la cabeza.
    – Estamos a punto de tener invitados. Han salvado a nuestras hijas de otra charla con su padre.
    La risa de Savannah le caldeó. Ella lo abrazó.
    – Están muy agradecidas con nuestros invitados, sobre todo la pequeña. Hizo el equivalente a poner los ojos en blanco.
    Los ojos de plata la atravesaron.
    – ¿No las estarás animando, verdad? Creía que no tendría que enfrentarme a semejante comportamiento en otros veinte años o más.
    – Cree que eres muy mandón.
    – Soy mandón porque sé lo que es mejor para ella.
    Savannah se rió otra vez.
    – Discutes con ella y ni siquiera ha nacido aún.
    Gregori bufó otro suspiro, un hombre llevado más allá de su resistencia por su obstinada hija nonata, pero sus dedos se demoraron en una amante caricia. Savannah colocó su mano sobre la de él y permanecieron quietos por un momento, sintiendo la presencia de sus hijas, rodeando a las gemelas de amor.
    Los golpes a la puerta eran esperados y Gregori la abrió para Syndil y su compañero, Barack. Había notado que uno nunca estaba lejos del otro. Les dio la bienvenida a ambos con el saludo Cárpato tradicional.
    – El Pesäsz jeläbam ainaak… que permanezcas mucho tiempo en la luz.
    Syndil y Barack respondieron en concordancia y entraron en la casa.
    – ¿Cómo te sientes, Savannah? -preguntó Syndil.
    – Muy embarazada -contestó Savannah con una pequeña sonrisa-. Si me hago un poco más grande podría explotar.
    – Está bien, sobre todo con gemelos -dijo Gregori-. Estás como justo se supone que tienes que estar.
    – Me supervisa con cuidado para asegurarse de que los bebés crecen correctamente -le explicó Savannah. Se inclinó para besar a Barack en la mejilla, ignorando la aguda reprimenda de Gregori.
    No hay necesidad de besos.
    Savannah se rió otra vez y frotó afectuosamente su mejilla contra el hombro de Gregori.
    – Mikhail envió un mensaje diciendo que deseabas hablar conmigo.
    Gregori, con una indicación, la invitó a sentarse. Barack se hundió en el asiento junto a ella y la tomó de la mano.
    – Estoy seguro de que has escuchado las noticias, que Razvan ha escapado de Xavier y que Ivory Malinov está viva. No os criasteis en las Montañas de los Cárpatos, y no conocéis los rumores sobre estos dos, pero basta decir que fue una sorpresa para todo el mundo averiguar que todo aquello que creíamos sobre ellos es incorrecto.
    Syndil entrelazó sus dedos con los de Barack. Siempre sorprendía a Gregori notar que esta mujer que ostentaba tanto poder era tan tímida y modesta. Ella caminaba sobre la tierra y nueva vida surgía tras su paso. Bailaba y cantaba y el suelo tóxico era restaurado. Habían descubierto este hecho por casualidad, el Príncipe detectó la sanación de todo un campo de batalla destruido por el veneno de los vampiros. Ella había permanecido tan calmada con respecto a su don, tan humilde, que nadie jamás habría sabido de su don si Mikhail no hubiera visto su poder con sus propios ojos.
    Syndil sencillamente asintió con la cabeza, moviéndose un poco hacia Barack. Él se acercó a ella, pasándole su brazo alrededor de los hombros.
    Gregori suspiró.
    – No tengo ningún derecho a pedirte esto. De hecho, puede ser arriesgado.
    Barack frunció el ceño.
    – La pareja encontró a un vampiro maestro y se enfrentó a él con el fin de salvar a una familia. Mientras Razvan tiene poca o ninguna experiencia en combate, Ivory es una guerrera extraordinaria. Juntos lograron hacer mella en él y alejarlo, pero a un alto precio para sus cuerpos.
    – Sabes que te ayudaría -dijo Syndil, su voz era suave música-, pero no soy una sanadora.
    – Discrepo con esa declaración, Syndil -le contestó Gregori inclinándose adelante-. Comprendes a la tierra mejor que la mayoría. La escuchas cuando te habla, lloras cuando está dañada, y eres capaz de reparar cada herida.
    – Eso es diferente -Syndil agitó una mano a modo de rechazo-. Para nada como la sanación de un Cárpato herido.
    – Yo no puedo hacer lo que tú haces -dijo Gregori-. No siempre oigo a nuestra madre hablándonos. Esta pareja, lo que pasa con ellos, no lo entiendo… y lo he intentado. Escucho a la Madre Tierra, pero ella susurra y no puedo entender lo que dice. Están sufriendo. Agónicamente. Ambos. -Hundió la cabeza y se pasó ambas manos por el cabello en señal de agitación-. Los ayudo, sí, pero tan lentamente, y cada noche que pasa y acudo a ellos, continúan sintiendo un dolor indecible.
    – ¿Qué deseas que haga Syndil? -preguntó Barack.
    Gregori sacudió la cabeza. Savannah se sentó en el brazo de su silla y lo abrazó, sus dedos se deslizaron en el cabello de él para calmarlo.
    – Díselo, Gregori. Permíteles decidir.
    – Nunca he visto nada como lo que les está pasando. El cuerpo de Razvan fue mutilado, literalmente. Le cortaron el brazo en trozos. Tenía seis agujeros de lanza, tres mortales. Sus heridas eran horrendas. Tajos que exponían el hueso, y en muchos los perforaban. La pérdida de sangre fue increíble. En vez de atender a sus heridas, él la ayudó en la batalla.
    Barack se incorporó.
    – ¿Y sobrevive?
    – Hasta el momento… sí. No sé cómo. Ella también tenía muchas heridas, y aún así de algún modo logró fusionarse con él; no sé cómo. Son cuerpos separados, pero sus corazones laten como uno, sus mentes son una. Pero esa no es la cuestión. Si tengo acceso a su brazo, el resto de su cuerpo está revestido completamente de mineral, como si fuera parte de la tierra misma. Cuando comparto sus cuerpos, oigo el cuchicheo de la tierra. Puedo oír el ritmo del palpitar de su corazón, pero no puedo entender lo que ella les dice. ¿Podría ser eso? ¿Podría la Madre tierra estar curándolos? ¿No sólo regenerándolos?
    Syndil se mantuvo en silencio, analizando las palabras repetidas veces en su mente. Barack no dijo nada, esperando a que su compañera diera su opinión. En este campo ella era una experta y estaba tremendamente orgulloso de ella. Nunca dejaba de sorprenderle que su pequeña y tranquila Syndil fuera consultada por cada Cárpato, y el Príncipe y Gregori a menudo pedían su consejo.
    – Así creo, sí. Tenemos una conexión con la tierra, con el mismo universo. Es la razón por la que somos capaces de cambiar e invocar al relámpago. Es la razón de que nuestros cuerpos se regeneren en la tierra. Si de alguna manera ésta pareja tiene una conexión más profunda, si la Madre Tierra reclama a uno o a ambos como sus hijos, sus cuerpos podrían ser ligeramente diferentes al nuestro.
    El ceño fruncido de Gregori se hizo más profundo.
    – Todos nosotros somos hijos de la tierra.
    Syndil negó con la cabeza.
    – No del mismo modo. La tierra está viva. Posee un latido del corazón, un ritmo, un pulso. Ella susurra, habla y grita. Nos da la bienvenida a casa cada amanecer como a sus hijos, pero si ella aceptara a uno de nosotros como suyo, como su hijo biológico… no sé de que otra forma explicarlo… ella podría entregarle todo lo que posee, el suelo más rico al que pueda llamar, cada elemento sanador. Quién sabe de lo que sería capaz de hacer por alguien a quien considera parte de ella.
    Las arrugas en el rostro de Gregori permanecieron cuando se recostó hacia atrás.
    – ¿Por qué escogería a un Cárpato en concreto?
    Syndil, calmada y serena, le sonrió, lo caldeó, lo envolvió con su total carencia de vanidad.
    – Supongo que las circunstancias tuvieron que ser extraordinarias.
    Savannah se acercó más.
    – ¿Puedes ayudarlos? ¿Puedes alimentar el suelo donde se recuperan, ayudar a mantenerlo rico para apresurar su recuperación?
    Gregori se llevó las yemas de los dedos de ella hacia su propia boca. No había querido preguntarle a Syndil. Cualquiera que se acercara a esa extensión de tierra sería capaz de sentir la agonía que irradiaba de la pareja, y pedirle a una mujer que compartiera esa experiencia era mucho más de lo que él era capaz de hacer, aunque sin la ayuda de ella, podrían hacer falta años para curar semejantes heridas mortales.
    – Antes de que contestes, Syndil… -en ese momento él contempló a su compañero, de marido a marido, deseando hacerlo comprender-, hay cosas que debes saber. El dolor que sufren es totalmente diferente a cualquiera que yo haya experimentado en siglos de batalla y sanador. Si eres empática, no podrás acudir allí sin verte afectada. Aun si no los tocas, solo la entrada a esa área es una experiencia incómoda. No tengo palabras para describir ese sufrimiento.
    – Y aún así viven -dijo Barack.
    – Una hazaña aparentemente imposible -dijo Gregori-. Aunque lo hacen -su mirada meditabunda se trasladó hacia Syndil-. No te pido esto a la ligera. No deseo que te conectes con ellos o que me ayudes a sanarlos porque compartir sus cuerpos en este instante es una tarea agónica.
    Incluso cuando él dormía el sueño Cárpato, en ese primer momento de consciencia era una tortura, el dolor inundaba su cuerpo, tirando de cada órgano y perforando grandes agujeros en su cuerpo, como si compartiera alguna parte de Ivory y Razvan profundamente bajo la tierra. Sabía que era una pesadilla de duermevela, pero de todos modos, el sueño tardaba en llegar a él noche tras noche hasta perder la consciencia.
    – No puedo sanar a otro humano como haces tú, Gregori, pero si la tierra requiere de ayuda para restaurar sus minerales o alguna otra partícula que necesite, puedo hacerlo y lo haré. Lamento no ser de más ayuda, pero sólo tengo un talento.
    – Y es un talento muy necesario. ¿Necesitarás la ayuda de otros? Sé que Natalya, Lara e incluso la joven Skyler ayudan a regenerar el suelo donde nuestras mujeres yacen. -Otra vez hubo un pequeño ceño fruncido que Gregori no pudo alejar completamente de su cara.
    La idea de Skyler, una chica tan joven, y de Lara, quien lo daba todo de sí, soportando el dolor, no le sentó bien. Y Natalya… Suspiró. Una vez que ella estuviera cerca de su hermano, lo tocaría a pesar de su advertencia. Era una cabezota, y siempre había adorado a su hermano. Si Syndil necesitara a las demás mujeres, tendría que encontrar una forma de arreglar, sin ella, que aumentara la velocidad de recuperación.
    – Puedo intentarlo, Gregori -ofreció Syndil-. Me gustaría ver lo que la tierra hace para ayudarlos. Quizás nunca vuelva a tener una oportunidad así.
    – Es única -estuvo de acuerdo Gregori-. Gracias.
    Syndil le sonrió y concentró su atención en Savannah. Se habían hecho muy buenas amigas durante las últimas semanas, mientras Savannah luchaba por mantener vivas a sus hijas nonatas.
    – ¿Cómo te sientes en verdad?
    – Agotada, pero muy feliz -dijo Savannah-. No por mucho tiempo más, aunque Gregori hable con ellas cada noche para convencerlas de quedarse en su seguro ambiente lo máximo posible. Las queremos totalmente desarrolladas, con tanto peso como sea posible. Incluso fuera del útero, los microbios podrían atacarlas.
    – Espero que podamos lograr que Ivory y Razvan se eleven antes que los bebés nazcan -añadió Gregori-. Creo que pueden ser capaces de ayudarnos enormemente y dar a nuestras hijas una posibilidad de luchar.
    Syndil se recostó hacia atrás.
    – No hay duda en que todos debemos ayudarles. ¿No es extraño cómo, al final, nunca es el individuo sino la suma de todos nosotros trabajando juntos, lo que soluciona las cosas?
    – Así es, Syndil -concordó Gregori-, en eso tienes razón.

Capítulo 11

    Razvan despertó por el sonido de una mujer llorando. No abrió los ojos. Había oído ese sonido tantas veces… esa misma voz. Natalya. Amada hermana. Susurró su nombre mientras sus entrañas se contraían en apretados nudos. Debía haberla traicionado otra vez. Ya no lo recordaba, gracias a Dios. Ese era el peor de los tormentos que Xavier podría infligirle… utilizarlo para atacar a su hermana, a su hija o sus tías.
    Sintió la consciencia de Ivory como si también ella se hubiera despertado por el sonido de ese llanto desesperado. Nada le parecía demasiado duro de soportar con Ivory cerca… ni el dolor y ni el terrible conocimiento de la traición de su mente y cuerpo. Natalya era la única persona que lo había amado en toda su vida. Ella había creído en él a pesar de todas las veces que Xavier la había engañado y utilizado a través de él. Incluso Xavier hasta había usado el cuerpo de Razvan para intentar matar a Natalya. Ella casi había matado su cuerpo… y él le habría dado la bienvenida a la muerte.
    No la traicionaste, Buscador de Dragones. Nunca. Ni en pensamiento. Ni en hechos. Xavier utilizó tu cuerpo porque la protegías.
    Ivory era quietud. Ivory era paz. Ivory se había convertido en su mundo.
    ¿Por qué está llorando? Ya no podía confiar en lo que le estaba sucediendo, sus recuerdos parecían mezclar el pasado y el presente hasta que su mundo era nebuloso y vago. Su cordura era Ivory.
    Por ti. Por el tormento que sufriste por ella. Ahora, entiende que nunca la traicionaste, que la salvaste de Xavier. La voz de Ivory era una suave caricia, su orgullo y respeto por él lo envolvieron.
    Ella tenía un modo de hacer que el mundo fuera correcto cuando nada en verdad tenía sentido. Él no luchaba contra el dolor que lo inundaba. Simplemente lo aceptaba, pero no quería que Natalya llorara por ningún motivo.
    No llores por mí, sisarhermana. Incluso el intento de comunicarse telepáticamente dolía, aunque estaba acostumbrándose a ello, o estaba lo suficiente curado para aligerar lo peor de su sufrimiento.
    ¿Razvan? ¿Realmente eres tú? Me dicen que vives, pero cuando me extiendo hasta ti, eres diferente.
    Soy tu hermano.
    Hubo un silencio. Un sollozo. Natalya se obligó a controlarse. ¿Él me engañó, verdad? Xavier me engañó. Intentaste advertirme, pero no te escuché. Todos esos años, y le creí. No eras tú en absoluto. Era su personalidad manipulándome para que siguiera creando hechizos para él.
    Xavier es un enemigo astuto.
    Debería haberlo sabido. Debería haber luchado por ti como tú luchaste por mí. ¿Cómo pude no haberlo sabido? Eres mi gemelo. Mi hermano. ¿Cómo pudo haberme engañado?
    Yo no quería que lo supieras. Habrías intentado rescatarme y habrías fallado, Natalya. Es un monstruo. Mientras estuvieras viva en el mundo y a salvo de él, todo lo que tuviera que sacrificar valía la pena.
    ¿Mi amor? ¿Mi respeto? ¿Mi fe en ti? Qué el mundo te marcara como un criminal y yo les creyera. ¿Valía la pena?
    Tu seguridad valía cualquier precio. No lamento por un sólo instante haberme entregado a sus manos para mantenerte a salvo de él. Fue mi elección. Una elección a la que me he aferrado durante muchos años. No me quites eso con lamentos.
    Nunca había dudado de esa decisión, ni siquiera en las horas más irracionales de su vida. Sabía lo que su abuelo le habría hecho a ella, y mantenerla fuera del alcance de las manos de Xavier era una cosa, la única cosa, que había logrado hacer bien. Y estuvieran o no ella… y todos los demás… orgullosos de él, él sí estaba orgulloso de sí mismo.
    El espíritu de Ivory se movió contra el suyo, lo envolvió casi protectoramente, pero permaneció silenciosa, sin interferir en el intercambio entre hermana y hermano.
    Todos esos años perdidos, Razvan, años en que me necesitaste.
    Él forzó una sonrisa en su voz, conocedor de que ella sabría que era genuina. Era difícil bloquear el dolor en su tono, pero lo hizo para protegerla. Te necesitaba libre de Xavier, y eso es lo que conseguí. Por un tiempo fui parte mago y parte Cárpato, el pensar en ti, mi amor por ti, me sostuvo. Más tarde, después de que las tías me convirtieran completamente con la esperanza de que pudiera tener una posibilidad de escaparme, la sangre del Buscador de Dragones me ayudó en mi resolución de protegerte. Estabas allí para mí lo supieras o no, hermana. No llores. No lo lamentes. Vive libre de la forma en que elegiste.
    Tengo un compañero.
    Xavier había intentado asesinar a su compañero.
    Háblame de él.
    Se llaman Vikirnoff y es un gran guerrero. Te caerá bien.
    ¿Qué sabes de mi hija, Lara? Casi se ahogó con el nombre.
    Una pequeña niña con enormes ojos, viendo el cuerpo en descomposición de su madre, encadenada a un padre demente que rasgaba su pequeña muñeca para alimentarse. Lara era una persona a quien no estaba seguro de poder volver a mirar a la cara.
    La protegiste como mejor pudiste. Soportaste el tormento y entregaste parte de tu alma a Xavier a fin de salvarla, le recordó Ivory. Lo entienda ella o no. Si no lo entiende será una pena para ella escoger no conocer a un hombre tan grandioso.
    Si hubiera podido abrazar fuertemente a Ivory lo habría hecho.
    Bailaremos para curar la tierra, de modo que pueda proporcionarte mejor sus ricos minerales. Lara está ayudándonos. Lara, Syndil, Skyler y yo bailaremos y cantaremos el canto sanador para ti y tu compañera. Es el único regalo que tenemos para darte.
    No conozco a Syndil o a Skyler.
    Son mujeres maravillosas. Syndil está realmente conectada a la tierra. Cuando camina descalza, las plantas brotan tras ella. Puede tomar una zona donde un vampiro ha yacido hasta extenuarla y devolverle la salud. Skyler es joven; acaba de cumplir diecisiete hace poco.
    Hubo una nota, una vacilación en la voz de su hermana. Había algo que no le estaba contando. Algo que no quería contarle. Natalya, es mejor que me lo digas a dejarme con la incertidumbre.
    Pocas cosas lo impresionaban, pero tenía el presentimiento de que le iba a comunicar algo que no querría oír.
    Ivory se movió contra él otra vez. Corazón a corazón. Alma a alma. Estoy contigo, Razvan. Nunca estarás solo otra vez.
    La voz de Ivory fue suficiente para que su corazón cantara. El amor había estado perdido para él desde hacía mucho. No había creído poder sentir una emoción tan potente por alguien, y aún así lo hacía. En su interior. Profundamente. ¿Cómo podía no amarla cuando ella le había devuelto su cordura? ¿Su vida? ¿Cuando encarnaba el honor e integridad en la que él creía?
    Natalya respiró hondo. Creemos que también eres el padre de Skyler. Hay otra mujer también, la compañera de uno de los hermanos de De La Cruz. Colby. Vivía en un rancho de California antes de conocer a Rafael.
    Él cerró su mente a Natalya pero no había escapatoria de Ivory, y el recuerdo de una niña en una mina surgió. Había intentado desesperadamente alcanzarla antes de que lograran secuestrarla y devolverla a Xavier. Había derribado la mina sobre el vampiro antes de que Xavier hubiera controlado su cuerpo otra vez. Se sentía agradecido de que la niña hubiera sobrevivió y prosperado… ¿pero y la otra? ¿Skyler? ¿Y cuántos más? Y por el tono vacilante que Natalya había usado, a la joven Skyler no le había ido bien.
    ¿Estás segura de que engendré a esas muchachas?
    Sí.
    Su corazón otra vez perdió el ritmo con el de la tierra y el dolor lo inundó.

* * *

    Razvan despertó con el canto y supo que el tiempo había pasado. Las voces eran hermosas, suaves y melodiosas, en sintonía con la tierra. Cuando cantaban, el dolor en su cuerpo se aliviaba considerablemente, como si la tierra pudiera absorber mejor las terribles heridas de su cuerpo y regenerarlas.
    ¿No es hermosa la canción? preguntó Ivory. Su voz era queda, como si tuviera miedo de interrumpir el tributo a la Madre Tierra. Estas cuatro mujeres poseen grandes dones. ¿Y todas están relacionadas de algún modo contigo? ¿Hermana? ¿Hijas? Siento una parte de ti en ellas, aunque una, la hija más fuerte de la Tierra, es diferente y de algún modo como tú.
    Razvan sintió la melodía profundamente en sus huesos. La paz se había deslizado otra vez sobre él, el conocimiento de que no podía cambiar lo que el destino había decretado ya. La aceptación… su único recurso cuando el mundo que lo rodeaba no tenía sentido.
    Natalya dice que la joven es mi hija, pero de la que se llama Syndil no sé nada. Ella es mucho mayor, hasta quizás mayor que yo.
    Se siente como tú. Esa misma calma, paz consigo misma a pesar de la confusión que la rodea. Ella es… Hubo un fruncir en la voz de Ivory mientras intentaba encajar las piezas del rompecabezas. La tierra le da la bienvenida como me da la bienvenida a mí. Como a una hija. Una verdadera hija. Sólo existen unas pocas de nosotras.
    ¿Está relacionada contigo, Ivory? Razvan podía sentir la fuerza en la mujer de la cual Ivory estaba hablando. La tierra se regocijaba y le daba la bienvenida. Había alegría en las capas de tierra bajo él, alegría en la roca bajo la tierra. ¿Cómo es que siento esto? ¿Cómo es que estoy tan conectado a la tierra? ¿A través de ti?
    La Madre Tierra te ha aceptado como su hijo. Acudirá en tu ayuda cuando la necesites. Te ha encontrado digno. Había satisfacción en la voz de Ivory.
    Se sintió humillado de que la tierra aceptara su cuerpo herido y su alma destrozada; indigno, pero estaba agradecido.
    Mi cuerpo está sanando. La danza regenera el suelo y la Madre Tierra vierte minerales en nuestros cuerpos acelerando nuestra sanación, ¿verdad? Sentía fuertemente esa conexión ahora. Escuchó el pulsar de la música y el retumbar de los pies, sintió el patrón de la danza mientras ellas vertían amor y sanaban a la tierra misma.
    Reparó en que todos estaban conectados, no apartados, y por primera vez entendió el concepto del Príncipe y por qué era éste tan importante para la raza Cárpato. Él los unía del mismo modo en que lo hacía la tierra. Mikhail era la misma sangre de la raza.
    Por eso Xavier desea su muerte. Al matar al Príncipe literalmente estaría matando a la raza. Tenemos que detenerlo, Ivory. Sea como sea, debemos detener a Xavier. No podemos distraernos en perseguir vampiros o ninguna otra cosa; Xavier tiene que ser detenido.
    La mente Ivory se deslizó en la de él, reflejando el exacto conocimiento, de acuerdo con él. Sólo importaba que sus cuerpos sanaran tan rápido como fuera posible y luego encontrar un modo de extirpar del mundo la amenaza de Xavier.
    El tiempo pasó. La ceremonia de sanación de la tierra se sucedía con frecuencia, y cada vez se invocaba la renovación del suelo, trabajando para reparar las heridas mortales. Y Gregori acudía a ellos cada noche. A menudo protestaban, sabiendo que esto estaba mermando su fuerza y sangre, inclusive su energía sanadora, pero él estaba decidido a lograr su objetivo, y nada que ellos dijeran podría detenerlo.
    A Razvan llegó a caerle bien y respetar al hombre. Era obstinado, tenaz, decidido a curarlos tan pronto como fuera posible. Ivory había sido renuente a tomar su sangre en un principio, una reacción natural cuando el instinto de auto conservación había sido su sendero durante cientos de años, pero la necesidad la obligó a tomar aquello que se le ofrecía. Gregori y Nicolas De La Cruz eran los dos Cárpatos que venían diariamente a atenderlos. Con frecuencia el Príncipe venía y daba su sangre, la riqueza y cualidades curativas de ésta eran como las de ningún otro.
    Nicolas había llorado cuando supo que Ivory estaba viva y Razvan sintió mezcla de alegría y pena explotar a través de ella. Ivory nunca había creído que vería otra vez a los hermanos de De La Cruz, eran familia para ella, adoraba a estos hermanos casi tanto como había hecho con los verdaderos, a pesar de que ni siquiera ellos no pudieron impedir la conversión de los hermanos de Malinov.
    Fue Razvan el que abrazó a Ivory, rodeándola con su calor, combinando su mente y corazón con los de ella para impedir que llorara sin control, siendo su apoyo mientras ella renovaba su relación con Nicolas, compañero de su hija Lara. Era Nicolas quien alimentaba a los lobos para ella y se aseguraba de que estuvieran bien cuidados. La mayor parte del tiempo los lobos se acurrucaban junto a ellos, sobre el suelo, durmiendo durante semanas, despertando sólo para alimentarse cuando Nicolas llegaba, y luego durmiendo otra vez.
    Razvan reconoció el rostro de Nicolas por el mural meticulosamente esculpido de Ivory. Cada golpe había sido esculpido con cariñoso cuidado, y él sentía el mismo profundo amor en Ivory cada vez que Nicolas le hablaba. La voz de éste hombre era suave, gentil, casi como si ella aún fuera la muchachita de unos siglos antes. Al parecer Nicolas no era capaz de reconocer al guerrero feroz en ella, sólo su lado suave, como si estuviera ciego a quién era ella a causa del amor a la niña de hacía tanto tiempo atrás.
    A cierto nivel, se percató de que era la ignorancia de Nicolas sobre quién era Ivory lo que resguardaba a Razvan de la terrible posesividad que un compañero sentiría cuando otros machos estaban cerca de su mujer. Ivory amaba a Nicolas con el amor de una hermana, pero era Razvan quién la conocía íntimamente, a su mente intrigante, al maravilloso e inteligente cerebro que funcionaba rápida y efectivamente ante cualquier problema. Razvan pasaba mucho tiempo en su mente, acercándose a lo que ella sabía de vampiros y aprendiendo cómo luchar mejor contra ellos. Ella era fuente rica de información, y por mucho que Nicolas la amara nunca sería capaz de ver su auténtico valor.
    Él me ve como tú ves a Natalya. Ella es una guerrera y aún así tú sólo quieres protegerla y mantenerla a salvo. Había diversión en la voz de Ivory. Sintió su tono como una aterciopelada caricia sobre su piel.
    Quizás las hermanitas nunca deberían crecer, sino simplemente permanecer jóvenes para sus hermanos. Él igualó su tono burlón.
    He crecido. Soy una mujer. Su diversión se desvaneció para ser sustituida por algo totalmente diferente. Cuando abandonemos este lugar de comodidad y sanación… y tan pronto como nos incorporemos al mundo real con sus privaciones y crueldad… echaré de menos nuestra cercanía. Había verdadera pena en su voz. El pensamiento de volver a su existencia solitaria después de entrelazar su mente tan profundamente con la de él le resultaba inquietante.
    Hän ku vigyáz el sielamet…guardiana de mi alma, también eres hän ku kuulua el sívamet guardiana de mi corazón. Estamos atados, compañeros por toda la eternidad. Cuando nos alcemos, listos para luchar contra nuestro enemigo, nos alzaremos como compañeros. Te pregunté si eso era lo que deseabas y tu respuesta fue clara para mí. No nos separaremos. Afrontaremos juntos el futuro, con todo lo que nos traiga.
    Ivory suspiró suavemente. Estoy preparada para hacer esto. Sólo quise decir… Se calmó y él sintió que buscaba las palabras correctas para expresar cualquiera que fuera su preocupación.
    Cuando permaneció silenciosa demasiado rato, alcanzó su mente, su toque fue tan suave como la caricia de un amante. Otra vez la llevó a otro reino, su mente en la de ella, alejándola del dolor y de lo que ambos sabían que tendrían que enfrentar cuando se alzaran.
    Su mano se deslizó en la de ella y caminó con ella, lado a lado, su cuerpo rozaba contra el de ella, adentrándose en la noche, llevándola a su jardín, el único lugar con el que estaba familiarizado, el único lugar que amaba y podía compartir.
    Las flores caían en cascada por la roca adosada y cubrían el emparrado de blanco. Las fragancias se mezclaban, elevándose sobre los laberintos de setos y arbustos. Los árboles formaban pequeñas arboledas de naranjos y limoneros con largas hojas perennes en las esquinas del jardín rodeado por un muro de piedra. Los sauces llorones permanecían en pie en los bordes de laguna verdiazul, mientras unos patos nadaban perezosamente, mojándose la cabeza bajo la ondulante superficie y alzándola para sacudirse el agua de las plumas.
    Ivory observó los alrededores.
    – ¿Creciste aquí?
    Él se llevó los dedos de ella hacia su pecho, sobre su corazón.
    – Era el hogar de la familia de mi madre. Vivimos aquí un tiempo después de que ella muriera. Y luego mi padre desapareció y Xavier se nos llevó. Pero aquí es donde permanecimos juntos y fuimos felices.
    – Es hermoso.
    – Solía creer que era el lugar más hermoso del mundo, pero creo que tú lograste crear eso en tu hogar. -Razvan recorrió con la mirada los alrededores e inhaló el olor de la lavanda en sus pulmones.
    – Nuestro hogar -corrigió Ivory-. Es nuestro hogar ahora.
    Él sintió la instantánea reacción en el corazón ante sus palabras. Hogar. ¿Cómo sería, sentir que tenía un hogar y una mujer con la que compartir su vida? Tenían un propósito para vivir, para sufrir los fuegos del infierno: librar el mundo de su mayor mal… Xavier. Durante un breve momento podía simplemente estar con Ivory, disfrutar de caminar con ella paseando por un hermoso jardín.
    Ivory lo miró de reojo y luego apartó la vista rápidamente, sus largas pestañas ocultaron su expresión.
    Razvan se detuvo para apartar la extensa caída de sedoso cabello de su rostro y colocárselo sobre el hombro.
    – Te escondes de mí.
    El color se alzó, volviendo su pálida piel de un suave rosa.
    – Tal vez. Un poco.
    – No tenía ni idea de que fueras un poco tímida. Eres una guerrera tan feroz y totalmente confiada, que creía que estarías de vuelta de todo.
    Ella se encogió de hombros.
    – Tengo poca experiencia con hombres… la mayoría hace mucho y no muy buena.
    Él le sonrió, una sonrisa lenta, una sonrisa que paraba el corazón y reveló sus rectos dientes blancos, y de repente pareció un poco tímido también.
    – Mi cuerpo tiene una tremenda cantidad de experiencia, pero no mi corazón… ni yo. Sinceramente, me siento como un muchacho en su primera cita.
    Ella alzó la barbilla.
    – Es mi primera cita.
    Él la estudió atentamente, sus oscuros ojos fueron a la deriva sobre la exquisita estructura del rostro de ella. Su mirada se detuvo en los labios llenos.
    – Entonces debemos hacerla memorable. -No podía concebir la idea de olvidar este momento, este tiempo con ella, rodeado por los recuerdos de su jardín y tan cercano a ella que podía respirar su mismo aliento.
    Ella levantó una mano hacia la cara de él, cansada y llena de arrugas, como si aún no pudiera cambiar ese aspecto, ni en sus sueños ni en sus recuerdos. Razvan había olvidado el aspecto de su rostro en su juventud, olvidado lo que era ser un joven despreocupado. Sólo podía entregarle lo que era ahora, y esperar que fuera suficiente para ella.
    – Siempre serás suficiente para mí -susurró ella, diciéndolo en serio-. Hace mucho que había dejado de soñar con mi príncipe.
    – ¿Y cómo era?
    Ella sonrió, sus ojos ardían.
    – Alto, por supuesto, con un negro cabello largo, suelto y amplios hombros. Era un gran guerrero y me rescataba de la torre donde mis hermanos me habían encarcelado. Deseaba que montara junto a él en su resoplante y encabritado corcel, un recio animal que respiraba humo por sus fosas nasales y anhelaba impaciente precipitarse a la batalla. -Se rió suavemente de los sueños de una muchacha joven.
    Razvan hizo una mueca
    – Soy alto, pero mi pelo está veteado de blanco, y no puedo decir que sea un guerrero consumado. Pero sin duda te rescataría y te llevaría a montar junto a mí a donde sea que fuéramos, incluso a la batalla.
    Los dedos de Ivory se dirigieron a un espeso mechón blanco en particular de su cabello. Frotó los sedosos hilos entre su pulgar e índice de un lado a otro.
    – Un guerrero no es alguien que simplemente pelea, Razvan. Tú tienes el corazón de un guerrero y el alma de un poeta. Te encuentro fascinante. -Dejó caer su mirada-. Y tentador.
    En un momento el aliento se le quedó atascado en lo pulmones. ¿Tentador? ¿Él la tentaba? No había ningún rastro del mal dentro de su cuerpo. Nada se interponía entre ellos ¿y le confesaba que se sentía tentada por él? La severa honestidad de Ivory lo conmovía como nada más podría.
    Su palma se curvó alrededor de la nuca de ella, atrayéndola más cerca. Podía sentir el calor de su aliento en el rostro, podía ver… no sólo sentir… la suavidad de su piel. Tenía más disciplina que cualquier hombre que caminara sobre la faz de la tierra, pero no pudo evitar el inclinar la cabeza hasta quedar a pocos centímetros y cerrar la distancia entre ellos.
    Sus labios rozaron los de ella. Apenas tocándolos. Ligeros como una pluma. Su cuerpo reaccionó apretando con fuerza, tensándose, cada músculo, cada célula cobraron vida, prestando atención a la más pequeña de las sensaciones.
    Ivory no se apartó. Estaban de pie en medio de su jardín, rodeados por flores que caían en cascadas de todos los colores, las aves, las mariposas y las abejas revoloteaban de una flor a otra, era un lugar de absoluta serenidad, y parecía que el tiempo se había detenido sólo para ellos.
    Sus manos le enmarcaron el rostro y él le inclinó la cabeza, así su boca podría posarse sobre la de ella otra vez. Ella suspiró en su beso, su cuerpo de alguna forma estaba más cercano. Él no sabía si era él que se había movido o era ella, o quizás era la tierra que cambiaba bajo sus pies, pero su boca fue de caliente a ardiente y luego a la incineración en un solo instante.
    La sensación abrió todo un mundo nuevo, uno de placer, de intensa sensación. Donde su vida había sido dolor y sufrimiento, la boca de ella, suave, caliente y excitante, lo sumergía en un placer inmensurable. No sólo era una sensación física, su mente estaba combinada profundamente en la de ella, alimentándose de su placer, aumentándolo como ella aumentaba el suyo. Su corazón estaba totalmente comprometido, casi abrumado por los sentimientos que se habían vuelto más y más fuertes a partir del momento en que él había abierto por primera vez los ojos y vio su rostro, desde el primer toque de sus suaves dedos mientras ella le retiraba el cabello.
    Su lengua barrió a través de la unión de sus labios, no tentativamente, pero sin empujarla más allá de lo que ella quisiera dar. Sus manos eran gentiles, en contraste con la dura agresión de su cuerpo. La boca de ella se abrió a él y él se introdujo en esa suave e hirviente caverna de calor y fuego. Las llamas lamieron en el vientre de Razvan. Su ingle se tensó cada vez más, hinchándose y endureciéndose contra su vientre en un infierno desatado.
    Él se tomó su tiempo, tan gentil como nunca antes, saboreando la reacción de su cuerpo mientras exploraba la suave boca, degustando su reacción ante el pequeño gemido entrecortado que casi lo lleva a la locura, el pequeño movimiento que presionaba los suaves senos contra su pecho y alineaba la curva de sus caderas con las de él. Pequeñas chispas se encendieron por todas partes y pareció que el mundo giraba incluso más rápido.
    Sus manos se sumergieron en esa sedosa cascada de cabello que caía por la espalda. Cada nueva exploración de su piel y cuerpo ampliaba el creciente placer, intensificándolo aún más.
    Eres la mujer más increíble que haya nacido. Deseaba decirlo. Le dejó ver la verdad de su declaración en su mente, en su corazón. Nunca había imaginado que experimentaría semejantes sentimientos, ni la fuerza de esa emoción ni la intensidad de su reacción física hacia ella.
    Su cuerpo había sido utilizado por Xavier, sí, pero él no había estado presente, sólo había atestiguando la degradación en la distancia. Nunca había experimentado el placer de la conexión, sólo la aflicción y la pena cuando aún podía recordar las emociones. Y ahora las tenía en abundancia, sentía repugnancia y vergüenza en sus recuerdos, junto con pena y tristeza. Él no había esperado… esto… la maravilla y la belleza del amor florecía allí mismo, en su jardín, junto con sus flores. Si hubiera estado en el mundo real podría haberse burlado de la poesía que cantaba en su alma, pero aquí, en su sueño, en sus recuerdos, las palabras eran perfectas, concordaban con la forma en que sentía.
    El cuerpo femenino se estremeció contra el de él, y las manos de ella se alzaron para capturar las de él. Sintió la repentina duda en ella, la urgencia de acercarlo más y apartarlo al mismo tiempo. No estaba muy acostumbrada a confiar, a compartir parte de sí misma como él. La necesidad se cerró de golpe sobre ellos como el cruel golpear de puños, aplastándola. Importaba poco que su toque fuera gentil, el deseo quemaba ardiente e inesperado, una tormenta de fuego fuera de control.
    Ella retrocedió, sacudiendo la cabeza, presionándose los dedos contra la boca temblorosa y sus oscuros ojos ardían con calor. Parecía confusa y un poco impresionada, como si no hubiera esperado sentir nada además de placer físico… nada tan intenso como lo que había pasado entre ellos. Siempre le sorprendía que Ivory, tan segura en sí misma como una guerrera, no se sintiera igual de segura de sí misma como mujer.
    Razvan acunó cada lado de su rostro y recorrió con la almohadilla de los pulgares la suave y exquisita piel. Repentinamente todo en él se aquietó.
    – Ivory, mira tu piel.
    Las líneas que surcaban su cuerpo, dentadas y gruesas, ahora eran blancas y lisas. Aún estaban allí, segmentando su cuerpo como costuras, pero sin el grosor que las había caracterizado. Las líneas blancas atravesaban su cuerpo como un rompecabezas como siempre, pero ahora eran lisas y suaves, parte de su piel, en vez de tejido cicatricial con cierto relieve.
    Ivory tocó una de las líneas que recorrían la cumbre de sus senos.
    – Es la combinación del sanador, la sangre Cárpato y el suelo. Asombroso. Creía que esas horribles cicatrices estarían allí para siempre.
    – No eran horribles. -Él dobló la cabeza y rozó con los labios una blanca y lisa línea que biseccionaba su cuerpo.
    El útero de Ivory se contrajo y se humedeció. El roce del cabello de Razvan contra su piel se sentía como el pecado. ¿Cómo podía moverse él de la forma en que lo hacía? ¿Adentrándose tan lentamente en su corazón que se sentía desfallecer cuando él estaba cerca? Había puesto gran cuidado en no dejar que nadie le importara. Nada podía importar, salvo destruir a Xavier. Ese era su objetivo. Su único objetivo.
    Ivory sintió como sus propios dedos recorrían la gruesa caída de lujurioso cabello veteado. Tan oscuro que hacía que sus ojos agudos ojos parecieran cobalto, tan blanco que resaltaba sobre el rostro arrugado, haciéndole parecer más viejo y mucho más distinguido que la mayoría de hombres Cárpatos. Cerró el puño sobre la cabeza mientras su mirada iba a la deriva caprichosamente sobre la cara.
    Razvan era tan sereno. Profundamente en su interior donde debería haber rabia por las atrocidades cometidas contra él, ella sólo encontraba paz y aceptación. Su voluntad era la más fuerte que hubiera visto alguna vez en siglos de batalla, y aún así no sentía ninguna compulsión a imponerla sobre los demás. Estaba allí de pie mirándola como si ella fuera la luna, una diosa, hermosa más allá de toda comparación, su mirada era hambrienta, su cuerpo exigía urgentemente el suyo, pero aún así no la empujaba más allá de lo que ella deseaba ir. No había ego. Ninguna sensación de exigencia en él, simplemente una fuerza tranquila, una roca que ella encontraba asombrosamente pacífica y atractiva.
    Apenas si existía un centímetro entre ellos ahora. Si fue ella o él quien se movió, no podría decirlo, pero parecía necesario saborearlo otra vez. Ansiaba sentir el calor, el barrido de esa lengua deslizándose contra la suya, el fuego que ardía en el momento en que estaban juntos. Su corazón simplemente se había derretido y su estómago revoloteaba. Sabía que estaba jugando con fuego, pero justo entonces, en ese preciso momento, con el cabello de él rozándole la piel de modo seductor y el contacto de su cuerpo duro y caliente sumado a su alma tan pacífica, esa combinación hizo que el miedo se esfumara en un frenesí de deseo.
    Ivory alzó la boca y lo besó. Por un momento deslumbrante pareció que el mundo ardía en llamas, llevándolos lejos en un vórtice fuera de control caliente y salvaje, quemándose juntos, bocas fundidas, mentes fusionadas en una, corazones que latían al mismo ritmo. No había sido consciente de cuán sola y triste había estado hasta que la boca de él se movió con la de ella… hasta que su mente se movió en la suya. No había sabido que su cuerpo podía sentirse tan vivo hasta que sintió los dedos de él tocarla reverentemente, explorando como si le fuera imperativo memorizar cada pequeño rincón de su cuerpo.
    No sabía que pudiera estar tan asustada de perder a alguien otra vez. Ella se alejó de él, pero sus manos la mantuvieron cerca, no dejando que escapara demasiado lejos. Incapaz de mirarlo, Ivory presionó la frente contra el pecho de Razvan.
    – No tenía idea de que fuera tan cobarde.
    Él se rió suavemente.
    – Estás lejos de ser una cobarde, hän ku vigyáz sielamet… guardiana de mi alma. Eres una mujer extraordinaria. -Sus labios acariciaron la cumbre de su cabello, se demoró allí un momento, antes de dejar caer la barbilla en la coronilla y acariciarla con la nariz.
    – No puedo imaginar que los hombres Cárpatos sean tan cuidadosos con los sentimientos de sus compañeras como tú con los míos.
    Él la agarró por la barbilla y levantó su rostro hacia él.
    – Nosotros no somos como los demás. Nunca lo seremos. Hacemos nuestras propias reglas y vivimos por ellas. Nuestro mundo es diferente, Ivory. Nunca te creas menos porque te preocupan tus emociones. Eres una guerrera con una misión, una tarea trascendental que pocos intentarían emprender. Nunca te vendas barato sea como sea. Me siento orgulloso de ti y del hecho de haber sido escogido para ser tu compañero. Es un honor sin igual.
    Lo decía en serio, lo sabía. Estaba en su mente y decía en serio cada palabra. Él la hacía sentirse especial. Era una sensación rara después de ser apartada por la gente de los Cárpatos, después de la traición de sus hermanos cuando decidieron unirse a las filas de los no-muertos y aliarse ellos mismos con Xavier por el poder. Era extraño sentir la intensidad de las emociones de Razvan por ella: su orgullo, el honor que sentía, la absoluta e inquebrantable lealtad hacia ella. Era un hombre desinteresado, insensible a los que los demás pensaran de él, pero ferozmente orgulloso de ella.
    Su corazón saltó nerviosamente durante lo que pareció una eternidad, un lento vuelco, y supo que estaba perdida.
    – Tengo más miedo de lo que pasa entre nosotros que de enfrentarme al maestro vampiro.
    Un maestro vampiro que una vez había sido, hacía mucho, su muy amado hermano. Razvan cerró los dedos alrededor de la nuca de ella y la sostuvo cerca de él, ofreciendo consuelo cuando ella no lo había pedido. Ella nunca lo pediría.
    – Los sepulté hace mucho -susurró Ivory, posando la cabeza contra su pecho y permitiendo que la fuerza de sus brazos la sostuviera. Allí, en ese jardín de ensueño, sin nadie en los alrededores, podía mostrar debilidad sólo por un momento, porque sabía que Razvan la aceptaba tal como era-. Llevo sus almas en la mía, con la esperanza de que cuando vaya a la siguiente vida, lo que yo haya hecho contará para ellos y se les dé una segunda oportunidad. Si la aceptarán o no será asunto de ellos. Me había reconciliado completamente con su pérdida, pero… -Se interrumpió.
    No había palabras para expresar la aplastante pena y la desgarradora sensación de traición que había sentido cuando su hermano había usado la ilusión de su anterior yo en un intento de matarla. Ella sabía que la habría destruido tan fácilmente como hizo con el granjero y su familia, con Travis y Razvan. No había estado en absoluto preparada para aquel terrible dolor, para la angustia que sintió al verlo otra vez.
    – Creo que es normal sentirse de esa forma. Estaba preparado para que mi hermana me aborreciera, y desde luego estaba preparado para que mi hija biológica me detestara, pero eso no significaba que no me doliera. -La acercó hacia él, rodeándola con su calor-. Tienes un corazón amante, Ivory. Lo guardas bien, pero aquellos a los que permites entrar en tu vida están allí permanentemente, sin importar lo que suceda. He oído el amor en tu voz y lo he sentido en la mente cada noche cuando Nicolas viene para darnos sangre. Es el amor de una hermana aunque hayan pasado siglos desde que lo viste por última vez, y él haya hecho muchas cosas inquietantes en su vida.
    – Pero él es un hombre tan maravilloso. Está tan enamorado de Lara, tu hija -indicó Ivory-. Podría quererle solo por eso. Aún no la ha traído completamente a nuestro mundo, aunque ambos sufran por eso. Dan tanto a la raza Cárpato intentando salvar a los bebés.
    – Ella se ha vuelto sensible a la luz -estuvo de acuerdo Razvan-. Y no puede acudir a la tierra, pero puede vivir muchos años sin tener demasiados problemas.
    – A él le preocupa que se quede embarazada en este estado intermedio. ¿Captaste en su mente exactamente lo que Lara puede hacer y que ningún otro puede?
    – Es en parte maga, y necesitan un mago para cazar los microbios que invaden los cuerpos de las mujeres. Los microbios matan a la mayor parte de los bebés.
    Ivory frunció el ceño y se alejó de él de un empujón. Recorrió con la mirada el exuberante jardín con su abundancia de arbustos y flores. Lirios acuáticos yacían perezosamente a lo largo del lecho de un arroyo, coloreando las rocas de centellante oro y plata. La cinta de una cascada zigzagueaba a lo largo de la cara de la alta roca que conformaba una de las paredes del jardín. El agua brillaba en una gota larga. Las mariposas revoloteaban y las aves cantaban incluso bajo el brillo de la luna en lo alto. Era un mundo de ensueño.
    Podían estar de pie juntos, tan cerca como lo estaban, y ella podía sentir la primera sensación de su floreciente amor, el feroz tirón físico entre ellos, pero incluso allí, el mundo real se infiltraba sigilosamente. Incluso allí la serpiente que era Xavier se internaba sigilosamente.
    – No puede alcanzarnos aquí -dijo Razvan-. Ya no posee mi mente.
    – Pero puede. Él colorea el mundo con su mal, Buscador de Dragones. “Mal” es una pequeña palabra, pero él lo encarna. No hay ningún monstruo en el mundo que se le iguale. Salvaste a Lara de él…
    – Mis tías salvaron a Lara. Aun cuando hubieran tenido oportunidad de escapar, Xavier utilizó mi cuerpo para enterrar un cuchillo en el pecho de Branislava. Estaban tan débiles ya, drenadas de sangre para alimentar la necesidad insaciable de Xavier.
    – Como tú.
    Razvan no respondió, sólo siguió sus pasos cuando ella se dirigió a la entrada del laberinto. Ivory lo tomó de la mano otra vez y lo atrajo al interior del laberinto de altos setos.
    – Lara aún está siendo manipulada por Xavier. No puede ser convertida totalmente hasta que él sea destruido. -Ivory suspiró-. Debemos encontrar un modo de librar al mundo de semejante mal.
    – Es elección de Lara permanecer en ese estado entre maga y Cárpata. Su compañero la protegerá, como haría yo contigo. Eso es la libertad, Ivory, la verdadera libertad, y por suerte su compañero entiende que ella necesita esto sobre todo lo demás. Deberá confiar en ella lo suficiente para saber que cuando él crea que el tiempo se acaba por la seguridad o salud de ambos, ella le escuchará y permitirá que la convierta, y la traiga totalmente al mundo Cárpato. Nicolas no permitirá que se exija demasiado, ni ninguno de los otros Cárpatos querría que lo hiciera -indicó Razvan-. Ivory. -Se detuvo otra vez, permaneciendo enfrente de ella y llevándose la mano de ella hacia la boca.
    Muy suavemente frotó el pulgar de un lado a otro sobre los nudillos de ella, nudillos que habían visto demasiadas luchas y verían muchas más.
    – Hemos aceptado que cazaremos a Xavier. Y no nos detendremos hasta destruirlo. Pero viviremos mientras dure este viaje. Cada noche que nos alcemos, viviremos. Cada minuto. Cada momento. Celebraremos nuestras vidas y disfrutaremos de nuestro viaje, para bien o para mal. Él no puede tenernos. No puede tener a aquellos a los que amamos. -Se llevó los nudillos de ella hasta la boca y pasó la lengua sobre las cicatrices de allí-. ¿Entiendes lo que te quiero decir?
    Ivory inhaló. Sintió que caía hacia adelante dentro de las profundidades mismas de esos ojos, algo que una guerrera no debía hacer, pero en ese momento no le importó. Una sonrisa lenta caldeó sus ojos hasta convertirlos en oro líquido. Razvan acababa de proporcionarle la clave a cómo había él sobrevivido. Nunca permitiría que Xavier se apoderara realmente de él. Independientemente de la dirección que su viaje hubiera tomado, él había aceptado las consecuencias y estaba en paz con sus decisiones, sin importa lo difíciles que estas hubieran sido.
    Ella apartó la gruesa y sedosa melena de cabello veteado y permitió que sus dedos trazaran las líneas de cansancio en el rostro de él. Su garganta se cerró en un apretón inesperado.
    – ¿Deseas la paz, Razvan? ¿Debería haber dejado que te adentraras en la siguiente vida? -El apretón amenazaba con ahogarla. A veces él parecía tan cansado, sus ojos viejos, su mente llena de demasiados recuerdos… ninguno de ellos bueno.
    – No habría deseado perderme el estar contigo en este mundo. Quizás pasara esos largos años con Xavier sólo con este propósito, Ivory. ¿Cómo sabemos lo que debemos hacer? Tuve años para aprender sus costumbres y ahora cada una de sus pruebas importa. No he olvidado. Nunca. Lo que necesitas está almacenado en mi cabeza. Y absorberé rápidamente toda tu experiencia en batalla. Formaremos una pareja como el mundo nunca ha visto.
    Se inclinó hacia delante y la besó otra vez, un beso lento, que hizo que su corazón se detuviera, robándole la fuerza de tal forma que se aferró a él, afectada por la intensidad de sus emociones. Cuando él levantó la cabeza, sus ojos ardían de amor. Ella lo vio, duro e impertérrito, una emoción cruda que él no se molestaba en esconderle y esto la hizo sentirse avergonzada de su propio miedo.
    – Formaremos una pareja como el mundo nunca ha visto -se mostró de acuerdo.

Capítulo 12

    Razvan e Ivory emergieron juntos del suelo, saliendo de los brazos de la tierra tras semanas de sanación bajo el suelo. La sensación de respirar aire otra vez resultó extraña después de tanto tiempo compartiendo la tierra y sus propiedades sanadoras. La luna era una pelota redonda y plateada en el cielo despejado, brillando suavemente y proyectando luz sobre el terreno cubierto de nieve. Ivory, cautelosa como siempre, escudriñó los alrededores en busca de alguna señal de peligro.
    Razvan siguió su ejemplo, deleitándose en su creciente conocimiento cárpato. Se extendió hasta formar un círculo completo, utilizando todos sus sentidos para reunir información. Se dio cuenta que veía y sentía diferente. Incluso que procesaba de diferente manera. Antes, como Cárpato con su plena fuerza, había estado asombrado ante la avalancha de información que le llegaba, pero ahora era incluso más intensa. Era como si la tierra le hablara, susurrando sus secretos, y le descubriera los más pequeños detalles, compartiéndolos con él. De alguna manera había cambiado, bajo la tierra. El suelo compartía algo sin nombre con él, permitiendo que los árboles y plantas, la misma tierra vertieran una abundancia de conocimiento en él.
    Giró la cabeza para mirar a su compañera. Llevaba la familiar vestimenta de lucha, el chaleco de doble botonadura y los pantalones que moldeaban las largas piernas. Su cabello recogido en una larga y espesa trenza que indicaba formalidad. Adoraba observar sus movimientos, el fluir de los músculos y las suaves curvas.
    – ¿Qué? -Le sonrió ella con genuina calidez. Había felicidad en sus ojos, y un brillo de satisfacción, que sabía que él lo había traído a su vida.
    – Eres preciosa. -Inclinó la cabeza y se dio un indeciso lametazo a lo largo del brazo reciente sanado, donde las líneas blancas claramente se correspondían con las de ella-. Apuesto a que si te probara en este preciso instante, sabrías a sal y a pecado. -Había una alta concentración de minerales en su piel, y pudo distinguir la compleja fórmula mineral que había sido utilizada para curarlos a ambos. Había sido revitalizado, con rastros de minerales fluyendo por su sangre, y todos los elementos presionaban en el interior de su cuerpo para permitirle resurgir completamente otra vez.
    – Quiero ver tus heridas.
    La mirada de Ivory acudió rápidamente al rostro de él.
    – No entiendo.
    – Sé que el vampiro te hirió, Ivory, y te ocupaste de mí en vez de curar tus propias heridas. Necesito ver qué queda del daño.
    – En realidad, arañazos. Nada.
    Él arqueó una ceja.
    – Recuerdo que te metió una flecha en el pecho, directamente sobre el corazón. -Mientras hablaba un atisbo de dolor le cruzó el rostro-. Cuando sacaste la mano de su pecho estaba casi rota. -Razvan tragó fuertemente, las oscuras cejas se unieron en un ceño-. Te sacó la flecha del cuerpo, retorciéndola para hacerte mucho más daño, y la clavó dos centímetros más, profundizando la herida. Era enormemente fuerte y te dio un puñetazo en el pecho, directamente en el corazón, con una fuerza tremenda. Oí como se te rompía el esternón.
    ¿De veras? Ella ni siquiera lo recordaba. Recordaba que Razvan había acudido en su ayuda a pesar de su condición, enviando un impacto feroz a la espalda de Sergey, lo que lo empujó sobre el puño de ella de forma que pudo llegar al ennegrecido corazón. Cuando Sergey había atacado, al derribar la casa y formar lanzas que volaban hacia ella de todas partes, Razvan utilizó su fuerza para crear una barrera alrededor de Ivory, sufriendo lo peor de las lanzas de madera en su propio cuerpo.
    – Te rompió la muñeca.
    ¿Cómo se había dado cuenta cuando había estado tan horriblemente mutilado? Ivory negó con la cabeza, incapaz de hablar, no cuando la mirada de él le recorría el cuerpo con meditado encanto, tocándola en lugares íntimos, secretos y femeninos.
    Tenía que dejar de enumerar la lista de lesiones, tan pálida en comparación con la suya. Su voz era tan suave que no podía sacársela de la cabeza. La manera en que miraba su cuerpo mientras hablaba, como si sus lesiones fueran todo lo que le importara, que sanaran, el hecho de que el vampiro la hubiera lastimado. Cuando tocaba su mente no sentía nada excepto su necesidad de asegurarse, de ver por sí mismo, que estaba totalmente curada.
    – La Madre Tierra y el sanador me han ayudado, y varios Cárpatos incluido el Príncipe nos han dado sangre para agilizar el proceso. Estoy bien.
    – No obstante.
    Había un tono en su voz que la fascinaba, le encantaba y le repelía, todo a la vez. No estaba segura de cómo reaccionar a su exigencia y eso la confundía.
    – ¿Qué quieres que haga?
    Tendió las manos hacia las de ella.
    – Déjame ver.
    Se humedeció los labios, sintiéndose un poco temblorosa en este terreno poco familiar, pero le extendió la mano para que él pudiera ver las apenas perceptibles líneas donde la tierra había sanado las laceraciones y soldado el hueso. No estaba preparada para sentir los suaves dedos acariciándole la piel. Sintió su toque hasta el mismísimo centro, y luego se le paró el corazón cuando su boca pasó sobre cada una de las imperceptibles líneas blancas y su lengua se arremolinó, acariciando un placer de terciopelo sobre su piel.
    – Sabes a sal y pecado -le dijo, con voz ronca por el hambre.
    Ella apartó el brazo.
    – ¿Estás satisfecho?
    Negó con la cabeza, con la mirada clavada en la de ella.
    – Abre el chaleco.
    El aliento, verdaderamente, se atascó en sus pulmones quemándose allí, puro y caliente. Su útero se tensó y convulsionó, enviando olas de urgente necesidad irradiando por todo su cuerpo. La petición no era sexual. Su cuerpo no tenía que ponerse húmedo y caliente con llamas lamiéndole la piel, transformando su sangre en un río de lava que se espesaba en las venas. Simplemente sería racional en esto, un guerrero tranquilizando a otro. Las manos de él fueron hacia los cierres plateados.
    – Déjame a mí.
    Su voz estaba ronca, tal vez incluso temblaba un poco, pero la hizo debilitarse. Tanto que obedeció la orden silenciosa cuando las manos se acercaron y cubrieron las suyas para detener los vacilantes dedos y los apartaba con delicadeza. Las yemas de los dedos de él rozaron la plenitud de sus pechos, enviando ondas de conciencia a través de su cuerpo. La mirada de Razvan permanecía clavada en la suya mientras lentamente desabrochaba el chaleco y permitía que los pechos llenos aparecieran. Solo entonces él bajó la mirada.
    Lo oyó aspirar. Un agudo y sexy sonido que hizo que se le enroscaran los dedos de los pies. Sintió como su aliento le entibiaba los pechos, y los pezones respondieron endureciéndose en dos apretados picos. Se sintió expuesta, vulnerable, pero no podía moverse, hipnotizada por la mirada en su rostro. Cuando la acarició con la punta de los dedos, ligeros como una pluma, sobre las imperceptibles líneas a lo largo de los pechos henchidos y luego aún más abajo, el pulgar pasó rozando a lo largo del pezón, provocando el paso de un rayo desde el pecho hasta el vientre y luego más abajo, de forma que sus muslos se contrajeron y su centro se puso más caliente, más húmedo.
    Razvan inclinó la cabeza hacia ella. Quiso detenerlo. Pensó en dar un paso atrás, aterrorizada por los sentimientos que le recorrían el cuerpo y de repente la terrible necesidad que manaba llegada de ninguna parte, amenazando su difícilmente ganada paz mental. Ella le había escogido, pero no había considerado que lo físico y emocional que había entre ellos sería tan fuerte. Apenas podía respirar cuando la tocaba, y no tenía ningún control sobre las reacciones de su cuerpo hacia él. Aguantó la respiración, esperando. Deseando.
    Primero le tocó el cabello. Suaves mechones de seda blanca y negra la rozaron de modo seductor sobre la piel. Cada célula de su cuerpo volvió a la vida. El aliento le quemaba en los pulmones. Los dedos se le cerraron en puños a los costados mientras luchaba por no enterrarlos en su cabello y acunarle la cabeza. Estaba en su mente, y sabía que esta inspección era tan necesaria para él como respirar. Y ahora lo era para ella.
    Ante el primer toque gentil de su boca ella saltó, y a pesar de toda su buena intención, se encontró con las manos enterradas en esa sedosa cascada de cabello. Él sacó la lengua para arremolinarla sobre cada línea y trazar un círculo, para golpetear sobre el pezón, enviando dardos de fuego apresurándose hacia el vientre y extendiéndose incluso más abajo. Tiró de él acercándolo más mientras un débil gemido se le escapaba. Él deslizó la lengua a lo largo de cada línea, su saliva sanadora era un bálsamo para el profundo dolor que todavía estaba allí.
    Cuando levantó la cabeza, sus ojos eran tan oscuros que casi eran negros, tan azules como la medianoche y tan calientes por el deseo que ella pensó que se derretiría. Le temblaban las manos y obligó a sus dedos a soltar las sedosas hebras de las que podía estar orgulloso. Simplemente permaneció allí mientras Razvan le abrochaba lentamente el chaleco, encerrando los pechos detrás de la apretada piel.
    Ivory tomó un profundo aliento, temblorosa, pero orgullosa de sí misma por aguantar.
    – ¿Estás satisfecho?
    Los ojos de Razvan se iluminaron con diversión masculina y deliberadamente cambió de posición para calmar el grueso bulto en sus pantalones.
    – Difícilmente, pero tengo que asegurarme de que hayas sanado bien, y eso haremos por ahora.
    El color trepó por su cuello. Sacudió la cabeza.
    – Estás loco, pero en el buen sentido. -Giró la mirada hacia el rico suelo negro, desesperada por encontrar algo que distrajera su atención… que distrajera su atención de ella. Hizo un gesto hacia la tierra donde se podían ver los rastros de excesiva sal recorriéndola como el oro del rey, en profundas vetas a través de la caliza más oscura donde la manada de lobos todavía permanecía dormida.
    – ¿Estás preparado para esto? Habrán sido atendidos por otros, Virkinoff y Nicolas, algunas veces Natalya, pero estarán hambrientos de nosotros. La alimentación forma parte del ritual de mantener unida la manada. Son como mis hijos.
    Razvan sabía que ella necesitaba la distracción para recuperar el control. Las emociones eran difíciles para ella. El corazón le palpitaba en el pecho y se encontró a sí mismo sonriéndole. Feliz. Sólo por estar vivo. Sólo por estar con ella en esta fresca y fría noche, con la luna derramando su luz sobre el cabello negro azulado de Ivory, enmarcando su rostro de modo que parecía tan angelical como sexy.
    – Estoy seguro que se alegrarán de salir de la tierra después de todas estas semanas -estuvo de acuerdo-. Vamos a hacerlo y reunir de nuevo a nuestra familia.
    Se descubrió tan ansioso como ella de ver a los lobos. Se habían convertido en familia para él. Había pasado tanto tiempo en la mente de Ivory que su profundo afecto por los miembros de la manada se había transferido también a él.
    – En lo que se refiere a los niños, son un grupo bastante salvaje.
    Ivory se rió con él, compartiendo su humor sobre la manada. Extendió los brazos y llamó bajito a su manada.
    – Despertad hermanos y hermanas. Vamos a correr libres esta noche. Venid conmigo. Uniros a mí.
    Dedicó a Razvan otra rápida sonrisa que logró aumentarle la temperatura y le aceleró el latido del corazón. El suelo hirvió como un geiser y uno a uno los seis lobos saltaron a la libertad, sacudiendo sus espléndidos pelajes plateados y corriendo hacia Ivory, casi tirándola al suelo. Ella se agachó, riendo, rodeándolos con los brazos mientras la saludaban con más entusiasmo que modales.
    Raja y su compañera, Ayame, se giraron hacia Razvan, que se agachó al lado de Ivory, sorprendido cuando el macho grande le trepó el pecho y frotó con su cuerpo con el de de Razvan al saludarlo. Se dio cuenta entonces que había aceptado a la manada como familia, así como ellos lo habían aceptado como el compañero de Ivory. Lo recorrió la dicha. Una familia. Otro regalo de Ivory. Hundió los dedos en el espeso pelaje y se enzarzó en una pequeña pelea, ignorando el despliegue de dientes, presintiendo el propósito risueño del lobo.
    Cada animal hizo su turno yendo hacia él y saludándolo, siendo recibido por él y reafirmando su posición en la manada. Descubrió que le gustaba particularmente Blaez, el segundo al mando. Se mostraba tranquilamente confiado y muy alerta al peligro, dejando que Raja lo aconsejara, protegiendo a la manada con una ferocidad que le dijo a Razvan que habría tenido su propia manada si las circunstancias hubieran sido diferentes. Él sentía la misma ferocidad protectora hacia Ivory y la manada, y había una sensación de familiaridad cuando acarició con la mano el espeso pelaje y le rascó las vigilantes orejas
    La manada estaba impaciente por comer, necesitados del vínculo, y él esperó a que Ivory tomara la decisión sobre cómo quería alimentarlos.
    Alimenta a Raja y a Ayame y luego lo haré yo. Luego a Blaez y a su compañera Gynger. Por último a Farkas y a su compañera, Rikki. Si empezamos de esta manera, aceptarán tu liderazgo con más rapidez.
    El ofrecimiento de liderar la manada era otro gran regalo. Lo sabía, después de un siglo de ser liderados por Ivory, siempre la respetarían y la seguirían, y ahora ella se hacía un lado para lograr que la manada siguiera también el liderazgo de él.
    No es necesario. No me importa el orden actual. Puedo terminar planificando nuestras batallas pero tú nos dirigirás. Te protegeré con todo lo que tengo.
    Ella lo miró con ojos suaves.
    – A mí sí me importa. Quiero que ellos te acepten como yo.
    Se le tensó el estómago en respuesta, la ingle se le engrosó. Pero era su corazón el que corría mayor peligro. Se embebió de ella mientras ofrecía la muñeca a Raja, la suntuosa belleza, no tanto de su cuerpo físico, si no de la luz en su alma que brillaba sobre él.
    El plateado lobo alfa miró hacia Ivory y luego obedientemente trotó hacia Razvan y aceptó el primer alimento como se merecía. Razvan alimentó al gran macho, manteniendo todo el rato su mirada clavada en Ivory.
    Durante mucho tiempo no hubo nadie en su mundo, nadie que le enviara calidez, que lo hiciera sonreír, que se preocupara de si vivía o moría… y ahora allí estaba ella, sentada como una princesa del bosque en medio de su insólita manada de lobos, dispuesta a compartir su vida con él, aunque fuera para ayudarla a destruir a Xavier. La aprovecharía… aprovecharía cualquier razón, con tal de que ella lo incluyera en la familia.
    – Eres tan esencial para mí como el aire que respiro o el suelo en el que descanso. -Quería que ella supiera que la habría elegido sin importar lo que el destino les deparara. Quería que supiera que por ella, los sacrificios de su vida habían valido la pena.
    Ella le lanzó una mirada por debajo de las espesas pestañas.
    – Eres mi compañero, mi otra mitad.
    Él le sonrió, negándose a sentir el aguijón ante su recordatorio. Ella no tenía que sentir lo mismo.
    – Eso no es lo que te estoy diciendo. No estoy pidiendo nada a cambio, Ivory. Simplemente sentí que era importante que supieras como me siento.
    Los alfas ya habían terminado de alimentarse de Ivory y la segunda pareja ocupó su lugar mientras los más pequeños se alimentaban de Razvan. Razvan empezaba a sentir un ligero mareo. Ivory no había bromeado cuando dijo que se despertarían hambrientos y querrían vincularse con la sangre ritual.
    Ivory agachó la cabeza y él vio como enterraba los dedos más profundamente en el espeso pelaje de Gynger. La punta de la lengua humedeció el labio inferior, atrayendo su atención inmediatamente. La había puesto nerviosa otra vez, y eso ensalzaba aún más al guerrero feroz de su propio interior. No estaba cómoda en lo más mínimo hablando de sentimientos. Los lobos se presionaban más cerca de ella y revoloteaban alrededor de sus compañeras pareciendo ofrecerle el ímpetu necesario para responderle.
    Alzó la barbilla y de mala gana sus ojos se encontraron brevemente con los de Razvan antes de que las largas pestañas los velaran.
    – Me malinterpretas.
    Eso era todo lo que iba a conseguir sacarle, pero suficiente para él. La lenta quemazón que empezó en su vientre se mezcló con las llamaradas de amor de su corazón, formando una potente combinación. Saboreó la sensación de desearla. Nunca pensó que sentiría esto por una mujer. Detestaba los crímenes que su cuerpo había cometido y nunca pensó en sentir la poderosa atracción entre los compañeros, sin embargo cada momento en su compañía fortalecía sus sentimientos hacia ella y las urgentes necesidades de su cuerpo.
    Sabía, en lo más profundo, que una bestia había sido despertada por esta mujer. La única que podía dejar en libertad esa parte de él. La única que podía domar esa parte salvaje de su naturaleza. Observó moverse los dedos de Ivory a través del pelaje de los lobos y supo que deseaba esos mismos dedos acariciando su piel. La había besado en el sueño compartido y podía saborearla en su boca, en su lengua, llenando sus sentidos con la salvaje lluvia de ella, el aroma y el sabor de una nueva tormenta limpiando el bosque.
    Risueño, sorprendido de estar vivo y con ella, buscó el cambio, dejó que lo tomara, el maravilloso desgarro de músculos y huesos, el estiramiento de los tendones y nervios mientras su cuerpo se doblaba y cambiaba, mientras le escocía la piel y luego le salía el pelaje, su propio y suntuoso pelaje en negro y plata, sus marcas distintivas. Se le alargó el hocico, su boca se llenó de dientes y de una deliciosa sensación de libertad. Sus patas eran largas y se movían sobre la nieve y el hielo con facilidad mientras rodeaba a su compañera, empujándola juguetonamente con la nariz.
    La manada instantáneamente empujó contra él, ansiosos por correr, con las colas alzadas y agitándolas mientras hociqueaban a Ivory, queriendo que se diera prisa.
    – Vale, vale, monstruos -consintió ella, alegre.
    A través de sus ojos de lobo, Razvan observó como adoptaba el cambio, yendo al suelo con un movimiento grácil y hermoso, y al momento estuvo a cuatro patas, un acicalado y magnífico lobo con un manto plateado. No había confusión en sus ojos; brillaban de un claro color ámbar cuando lo miró, con la boca sonriente.
    Inmediatamente la manada fue hacia ella como habían hecho con él, agachando los cuerpos en sumisión. Frotó el cuerpo con el de ellos, aceptando su homenaje, y luego la manada se volvió loca, brincando por todas partes juguetonamente, meneando las colas en alto, inclinándose hacia uno y hacia otro y luego saltando, revolcándose en la nieve y levantándose risueños.
    Razvan sintió las risas de Ivory y entonces ella alzó la cabeza hacia la luna y aulló de pura euforia. Risueño, se unió a ella, añadiendo su voz, reclamando el territorio, dejando que la manada cantara su alegre música. Las notas salvajes sonaban a través de los árboles, ascendiendo hacia las estrellas y la luna y entonces se hizo el silencio cuando Ivory levantó la nariz para olfatear el viento.
    Empezó a correr, pasando como un rayo a través de los árboles con la manada pisándole los talones, y Razvan descubrió el puro regocijo de correr en manada. El cuerpo del lobo estaba hecho para correr, las delgadas membranas entre los dedos le permitían correr suavemente y con facilidad sobre la nieve. Como el lobo caminaba sobre los dedos, averiguó que su peso estaba uniformemente distribuido, haciendo el cuerpo más eficiente para correr. Razvan adoraba su nueva forma, celebrando las maneras en que sus músculos se estiraban y contraían mientras trotaba, cubriendo extensas cantidades de terreno, saltando con facilidad sobre los troncos caídos.
    Corrió todo el rato, y la manada dejó huellas de su paso a través de las almohadillas de los pies, marcando el rastro uno del otro y advirtiendo a los demás que se alejaran. Primero Ivory estableció un ritmo rápido, corriendo a todo gas, dejando que la manada sintiera sus cuerpos otra vez, el fluir de los músculos, la riqueza de la información, el sonido del bosque. Él podía oír el agua corriendo bajo el hielo, la forma en que las hojas susurraban en las ramas repletas de nieve sobre sus cabezas mientras el viento soplaba lo bastante fuerte para mecer las ramas.
    El olor del conejo y del zorro era fuerte, así como de una abundancia de otras criaturas del bosque, todas temblando en silencio mientras la manada cruzaba sus territorios. Ivory viró bruscamente a la izquierda, alejándose del pueblo Cárpato hacia las cuevas y los lugares sagrados que los Cárpatos utilizaban en sus rituales. No quería que su manada se topara con alguno de los lobos locales. Como norma, mantenían una incómoda tregua entre su manada y las otras con las que se encontraba, pero por ahora estaban ejercitando su libertad y se merecían pasar ilesos a través de cualquier territorio que eligieran.
    Estaba orgullosa de ellos por su papel en el rescate del granjero y su familia; al menos, esperaba que la pequeña estuviera todavía viva. Nadie le había dicho nada al respecto, aunque podía entender por qué. Habían estado muy sorprendidos ante el volumen de minerales y elementos de la tierra que los habían cubierto a ella y a Razvan, en una mezcla fundamental de todo lo que necesitaban para revitalizarse y repararse. La tierra lo había hecho muchos siglos atrás por ella, sin la ayuda sanadora o la sangre de los Cárpatos. Había sido toda una lucha encontrar suficiente sangre para mantenerse con vida.
    Casi se había vuelto loca durante esos largos años, simplemente existiendo sin pensar en nada más que en sobrevivir y, en los años de intervalo, había aceptado su vida solitaria. Ahora, Razvan corría a su lado, sus hombros ocasionalmente tocaban los suyos, su corazón latía a ritmo con el de ella. Cada paso a través de la nieve, serpenteando por entre los árboles, vadeando un pequeño río todavía sin helar y eludiendo los bordes helados era mucho más divertido.
    Había olvidado la diversión.
    Y aquí estaba. Mente con mente. Ya no estaba sola y nunca lo estaría otra vez. Una vez que Razvan los había vinculado, había mezclado su alma con la suya, su cuerpo con el suyo, la mente y el corazón, hasta que fueron literalmente uno en espíritu. Había experimentado su vida, así como ella había experimentado la de él. No había nada que pudieran ocultarse el uno del otro. No sabía qué era peor, el daño psicológico que le habían infringido a Razvan o la tortura. Una vez sus tías lo hubieron convertido, ella estaba segura de que como hombre de los Cárpatos, lo peor fue el ser utilizado para engendrar niños para el consumo de Xavier. Y también traicionar a su hermana, desesperado por enviarle avisos, sólo para tener a Xavier corrompiendo cada mensaje hasta que el brujo casi la atrapa.
    Mientras trotaba, cruzando un campo de blanco, Ivory se acercó a él, queriendo experimentar su primera vez como lobo, queriendo ser la que le ofreciera recuerdos felices que calmaran lo peor de sus experiencias. Él alargó el cuello y la recorrió mientras se movía, y ella lo sintió moverse en su mente, rodeando su voluntad con calidez.
    Estoy teniendo el momento de mi vida. Nunca tuve tanta diversión. No estoy seguro de que hubiera sabido como divertirme sin que me lo mostraras. Supongo que se necesita tener una compañera para compartir este tipo de aventuras, para saborearlas de verdad.
    A ella le gustaba la manera en que pensaba. Sobre todo le gustaba su compañía. Jugaron al escondite entre los árboles y se cubrieron el uno al otro de nieve. En un momento dado, Raja inició un juego extraño de pelea entre machos y Razvan parecía ser uno más de los lobos brincando y saltando en la nieve y cayendo por un terraplén, con Ivory riéndose de él.
    Razvan se levantó, mostrando la fortaleza lobuna, sacudiendo el cuerpo para quitarse la nieve que tenía pegada debajo de los negros y plateados extremos de su pelaje. Ivory brincó hacia el banco y lo golpeó con el hombro, haciéndolos caer a ambos de nuevo por la pendiente, rodando de tal manera que cristales helados quedaron prendados de sus pelajes. Cuando se levantaron parecían dos lobos esculpidos en nieve.
    Razvan frotó su cuerpo con el de Ivory, ayudándola a quitarse la nieve antes de volver y dirigir a la manada hacia los hogares Cárpatos diseminados por todo el bosque. Era una sensación sorprendente tener a la manada entera siguiéndolo. Ivory estaba a tan solo uno o dos pasos por detrás, todos ellos trotando y devorando el terreno en silencio. El viento le daba en la cara, el aire de la noche le cantaba, los animales más pequeños se alejaban a toda prisa en busca de seguridad mientras él dirigía a los lobos a través del bosque, ofreciéndoles respeto a la manada, sabiendo quién gobernaba allí en ese momento.
    Ivory y Razvan tenían que alimentarse antes de ir a su guarida, y él estaba ansioso por ir, por salir del territorio Cárpato. Una cosa era “ver” a su hermana e hija desde la distancia, que le contaran que tal vez tenía una segunda o tercera hija a las que no conocía. Pero enfrentarse a ellas y ver que lo juzgaban… eso era mucho más difícil.
    Eso nos importa poco, Razvan. Yo sé quién eres. Y sé lo que hay en tu corazón y tu alma. Si eligen mirarte con sospecha…
    Como deberían, le recordó él con delicadeza, oyendo el tono protector en su voz. Pero le reconfortó que ella conociera su corazón y su alma. Lo conocía mejor que nadie, y para ser rigurosamente honesto, tenía que admitir que tener a una persona en el mundo que sabía lo que había sido su vida, sus sacrificios, importaba.
    Ivory, eres un milagro. Es bueno saber que hay una persona en el mundo que guarda la verdad de mi vida en sus recuerdos. ¿Por qué era eso tan importante ahora, cuando había aceptado durante tanto tiempo ser tachado como el traidor y criminal Cárpato más despreciable y vil sobre la faz de la tierra? El simple pensamiento de que Ivory pudiera creer que él había engendrado niños con el único propósito de utilizar su sangre para alimentar su longevidad lo ponía enfermo.
    No lo hagas, Razvan. He compartido toda tu vida, incluso los recuerdos más confusos. Lo que fuera que tu cuerpo fuera obligado a hacer, no era tu espíritu, la esencia de quién eres, quien permitió que ocurriera.
    Tenía que concederle que tenía razón. Pero mis elecciones le llevaron a utilizar mi cuerpo.
    He llegado a creer que el destino nos entrega a nuestro sino. Tal vez yo necesitaba soportar cosas en mi vida para ser digna de viajar a tu lado. Tal vez tú necesitabas soportar tu vida para llevar a cabo un gran destino. Lo que nos dio forma y nos perfeccionó hasta lo que somos ahora.
    Y qué era ella… lo era todo. Apartó la cara, ocultando los ojos mientras seguía la senda principal hacia el hogar del Príncipe. Había demasiados sentimientos hacia ella que no se atrevía a dejarle ver por miedo a asustarla. Ella era tan frágil cuando se trataba de aceptar auténtico amor. Saboreó la palabra en la lengua, descubriendo que pertenecía a su corazón. Sí, estaba enamorado de su compañera, y los sentimientos se hacían más fuertes con cada minuto que pasaba en su compañía.
    Razvan levantó la cabeza y envió una llamada al Príncipe, anunciando la presencia de la manada. Sabía que Raven, la compañera del Príncipe, estaba embarazada y cerca del parto. Todos los Cárpatos esperaban el evento y, sin duda, también Xavier. Eso sólo haría que algunos de ellos sospecharan de la oportuna aparición de Razvan. Lo mejor seria presentar sus respetos y marcharse lo más rápida y discretamente posible.
    ¿Crees que Xavier hará un movimiento contra el hijo del Príncipe?
    No tengo ninguna duda, especialmente si el niño es varón. Razvan lo consideró con cuidado. Tiene que hacer su movimiento. Odia a la familia Dubrinsky sobre todo lo demás. Representan el poder de una raza inmortal.
    Se nos puede matar, señaló Ivory. Así que no somos realmente inmortales.
    Cuando Xavier se mira en el espejo, su carne está podrida hasta el hueso, y os mira a vosotros, ¿qué crees que quiere? Permanece con vida ahora sólo por la sangre de otros, y cada día se deteriora más y más. La sangre no puede cambiar su cerebro podrido. Ha luchado toda su vida para derrotar a esa familia. Tiene que hacerlo ahora.
    Entonces debemos estar preparados para él. Esta podría ser nuestra oportunidad, Razvan, pero necesitaremos tiempo para prepararnos para la batalla. No había tanta impaciencia como determinación en la voz de Ivory.
    Probablemente por eso el maestro vampiro está en la zona. Busca para Xavier.
    Ella inhaló bruscamente, patinando hasta detenerse allí en lo profundo del bosque. Razvan se detuvo inmediatamente y se giró hacia ella, cambiando a su forma normal. Ella siguió su ejemplo, sin saber que su cara estaba tan pálida como la nieve bajo sus pies.
    – ¿Qué pasa?
    Su voz era dulce. Sus ojos eran dulces. Todo en él lo era, a excepción de su fuerza, esa profunda, permanente e implacable fuerza que significaba que él nunca se detendría. No la rodeó con el brazo para consolarla… ella se habría apartado. Simplemente le puso una mano sobre el hombro y la miró directamente a los ojos, preguntando. Nunca la invadiría exigiendo una respuesta. Permaneció allí, simplemente mirándola, esperando que confiara en él. Ivory lo encontraba irresistible.
    – Como sabes, Sergey era mi hermano. Hace mucho tiempo, en otra época, era mi hermano, hasta que se unió a nuestro mayor enemigo. El mismo hombre que me destrozó. Se convirtió en la misma cosa que utilizó Xavier para cortarme a trozos y esparcirlos para los lobos. Se reían, Razvan. Todavía puedo oírlos algunas veces en el primer despertar bajo el suelo. Me digo a mí misma que no es mi hermano, pero fue mi hermano quién hizo esta elección. Quería transformarse en un vampiro. Eligió aliarse con Xavier. Hizo esas cosas no por vengarme, si no por poder. Porque mis hermanos creían que el pueblo Cárpato debería seguirlos. Desean poder.
    Ella no quería que ese conocimiento le doliera ya. No era la misma joven ingenua que adoraba a sus hermanos y creía lo mejor de todo el mundo. Sabía que el Príncipe Vlad la había enviado a la escuela de Xavier, no para ayudarla si no para quitarla de la vista de su hijo. Miró a Razvan, inconsciente de las lágrimas que inundaban sus ojos.
    – Todavía duele.
    Esta vez la acercó de la misma manera suave y tranquila. La rodeó con sus brazos y le presionó la cara contra el hombro y simplemente se quedó de pie, en silencio, ofreciéndole consuelo. Pensaba que su compasión la reduciría de alguna manera, pero sólo la llenó de calidez y la tranquilizó como nada más podía. Ya no era esa joven, pero tampoco estaba sola. Tenía a Razvan, y de algún modo él encajaba como una segunda piel.
    – Estoy bien -susurró, posando un beso a lo largo del cuello de él. La sangre latía allí, llamándola. Su cuerpo se despertó inquietamente y sintió la apasionada respuesta instantánea de él.
    – Fue una debilidad momentánea, ya ha pasado.
    – Debilidad no, fél ku kuuluaak sívam belso… amada. Se supone que tienes que sentir lo que puedas. Pesar, pena, dolor, incluso traición. Hay razón para la tristeza, por la pérdida de alguien amado. Dolor. No has hecho hincapié en estas cosas, pero debes sentirlas. Forman parte de la vida.
    Le ofreció una pequeña sonrisa, posando un último beso sobre su cuello sólo para sentir su calidez e inhalar su aroma masculino. Permaneciendo allí, el cuerpo apoyado en el suyo y la cara enterrada en su garganta, supo que podía afrontar cualquier cosa con él.
    – Desde luego podemos decir que todas esas cosas han formado parte de nuestras vidas -estuvo de acuerdo ella, forzando dinamismo en su voz para cubrir la emoción que amenazaba con desbordarse mientras se alejaba un paso de él.
    Los dedos de Razvan se enroscaron alrededor de su brazo, se deslizaron hacia la muñeca y permanecieron allí como un brazalete. No podía mirarlo, no cuando su corazón estaba tan lleno. Se sentía tonta y tímida y fuera de su zona segura. Nadie la había tocado con esa ternura que la desarmaba. Nadie la había mirado con semejante deseo o amor. Apenas podía manejar tanta atención después de haber estado sola durante siglos.
    Él le ahuecó la mejilla en su palma y la obligó a subir la cabeza, esperando hasta que las largas pestañas levantaron el velo sobre sus ojos y sus miradas se encontraron. Sintió la precipitación de la pasión, como una droga manando a través de sus venas.
    – Eres un hombre muy peligroso, Buscador de Dragones -susurró.
    Su lenta sonrisa encendió una llama, lenta y pecaminosamente malvada.
    – Al igual que tú, guerrera, eres la mujer más peligrosa que conozco. -Había un discreto regocijo en su voz. Y pura pasión aterciopelada.
    Inclinó la cabeza hacia la de ella, tomándose su tiempo con esas maneras lentas y comedidas que tenía. De la forma en que ella sabía le acariciaría la piel. De la forma en que la tocaba con las yemas de los dedos, tan leves, pero saboreando, un lento ardor que se extendía hasta que el fuego enloquecía fuera de control, negándose a que lo apagaran o extinguieran.
    Podía notar cómo se le tensaba el cuerpo. Le dolían los pechos. Su útero convulsionaba. La respiración de Razvan era cálida y masculina. Ella no podía cerrar los ojos. Observó el cambio del rostro de él mientras se acercaba más y más. La forma en que la miraba, esas líneas gastadas se suavizaban, el asombro en su rostro y la creciente hambre en sus ojos. Pudo ver las largas pestañas, espesas y largas, la única cosa realmente femenina en él, cuando su cuerpo era todo duro músculo, huesos fuertes y grandes.
    Su aliento tomó el de ella. Lo intercambiaron. Él respiraba por ella. En ella. Se apoderó de Ivory, con esa misma caricia lenta y comedida de su mente. Y entonces sus labios se posaron sobre los de ella y una ola de pasión la recorrió. Rayos de luna surcaban sus venas, la electricidad chisporroteó y chasqueó sobre su piel hasta que estuvo perdida, ahogándose en el puro fuego de su beso.
    Ivory no sabía cómo había pasado, pero se encontró a sí misma con los brazos alrededor de su cuello y su boca fusionada con la de él, el cuerpo apretado estrechamente contra el de Razvan. Sintió el estremecimiento que le recorrió el cuerpo a él, y el suyo tembló en respuesta. Deseaba permanecer así, justo así, en ese momento perfecto, con la felicidad y el hambre cantando en sus venas. Trató de sofocar el deseo que crecía como un maremoto, inundándola, pero no había maneras de detener la creciente necesidad.
    Los labios de él abandonaron los suyos y se arrastraron de modo seductor desde la comisura de la boca hasta su barbilla, hacia la garganta; un fuego ardiente hacia la plenitud de su pecho. Sintió el raspar de sus dientes y gimió, el sonido entrecortado y un poco desesperado. Giró la lengua sobre el suave monte. La respiración se le atoró en la garganta. Otro sonido escapó. Sus dedos se apretaron en el glorioso cabello de él mientras Razvan le clavaba profundamente los dientes y el erótico dolor estallaba en un creciente placer que se extendió por todo su cuerpo, más rápido que la caída de un rayo, provocando un pulsante latido entre sus piernas.
    Ella enroscó una pierna a su alrededor y le acunó la cabeza, intentando no gritar ante el chocante placer que la atravesó. Él degustó su sabor como un buen vino, sin tragar ni apresurarse, sino extrayendo la esencia de su vida y el exótico sabor de ella lentamente. Deslizó las manos por su espalda y presionó sus caderas hacia delante para que Ivory pudiera sentirlo duro y caliente contra ella. Justo cuando pensaba que se ahogaría completamente, o sollozaría y rogaría para que él completara su vínculo, le pasó la lengua sobre los pinchazos.
    La respiración de él era irregular, sus ojos calientes y un poco salvajes. Simplemente se abrió la camisa y le presionó la parte de atrás de la cabeza con la mano. Sus dedos formaban un puño, agarrando la sedosa trenza, sujetándola contra él, con la boca sobre el tentador sonido de su corazón. Su sangre fluía y refluía, llamándola, una terrible tentación que no pudo resistir.
    Hociqueó el fuerte músculo del pecho, adorando la sensación de su fuerza y lo profundo de su respuesta ante el toque. Con deliberada intención pasó la lengua sobre el latente pulso, esperando que ese rollo Zen calmara el incendio. Necesitaba saber… saber con certeza… que él no solo la deseaba sino que la necesitaba con la misma creciente intensidad que ella. No podía estar sola en esta necesidad desesperada.
    Razvan le presionó la cabeza más cerca con la mano, una orden silenciosa de que aceptara su ofrecimiento. Ella trazó otra lenta espiral con la lengua simplemente para oír ese profundo gemido masculino, para sentir como saltaba su pulso y el martilleo de su corazón. Dejó que el fuego se apropiara de ella, ascendiendo a través del canal femenino hacia su vientre y pechos, mientras los dientes se alargaban y arrastraba el aroma de él dentro sus pulmones.
    Razvan susurró algo en voz baja y gutural, el sonido fue más importante para ella que las palabras. Los dedos de él eran mágicos en su cabello y contra su cuero cabelludo, la nuca, y una mano le recorría las nalgas, presionándola firmemente mientras la levantaba a medias. La fuerza de su cuerpo iba a juego con su voluntad y ella no pudo evitar la femenina emoción al sentir esa dureza contra su suavidad.
    Respiró profundamente, saboreando el momento de exquisita lujuria que la envolvía con un amor fatal tan afilado que le atravesó el corazón. Luego hundió los dientes en el cuerpo de él, conectándolos como a compañeros. La riqueza se derramó en ella. Cada célula lo absorbió, lo tomó dentro. Su sabor le estalló en la lengua como burbujas efervescentes.
    Razvan soltó otro gemido gutural, incluso más sexy que el primero, el sonido vibrante a través de su cuerpo, añadido al torbellino de emociones entremezcladas que brotaron con la reacción física hacia él. La conmovía como ningún otro habría podido, metiéndose bajo su piel y en sus huesos ahora, el adictivo sabor casi le hizo perder la perspectiva. Lo necesitaba, ahora mismo en medio de ninguna parte, con nieve sobre el suelo.
    No en nuestra primera vez. Nuestra primera vez juntos quiero tenerte durante horas, no unos pocos minutos con la manada rodeándonos y el peligro acechando en cada esquina.
    Incluso su negativa fue sexy. La voz aterciopelada, la lenta pasión, la descarnada necesidad que no trataba de ocultarle. Se permitió tomar un último trago y luego pasó la lengua por los pinchazos y simplemente se enderezó, dejando que la fuerza de él la mantuviera derecha cuando el cuerpo entero le estaba temblando.
    – Tienes razón -dijo con pesar.
    – Tenemos que ir pronto a casa. -Le susurró las palabras al oído.
    Le gustó ese sonido. Más aún, adoró el tono ronco de su voz que le dijo que estaba tan agitado como ella. Como respuesta, le rodeó el cuello con los brazos y simplemente lo abrazó, absorbiéndolo en su interior.
    La inquietud de la manada aumentaba, rodeándolos y golpeándoles las piernas inquisitivamente. Ivory se encontró sonriendo.
    – Los niños se están impacientando, como suelen hacer los niños.
    Para su consternación la mano de él se deslizó hacia su abdomen y permaneció allí, abriendo los dedos completamente.
    – Estarás muy hermosa con nuestro niño dentro de ti, si alguna vez logramos destruir a nuestro enemigo.
    Ivory nunca había considerado la posibilidad de tener un niño. Su vida entera había estado dedicada a una cosa… deshacer al mundo de un monstruo malvado. La idea de tener un compañero y un niño, de que pudiera algún día vivir con un asomo de normalidad, la conmocionaron. No estaba completamente segura de que pudiera lograrlo.
    Razvan rió bajito y se inclinó hacia abajo para posar los labios ligeramente sobre los de ella.
    – No te preocupes, mi pequeña guerrera. Nunca será normal para ninguno de nosotros, pero haremos nuestras propias reglas y nuestra vida se adaptará bien a nosotros.
    – Entonces acabemos con esto -dijo Ivory.

Capítulo 13

    Mikhail Dubrinsky dio la bienvenida a Razvan e Ivory desde la larga galería que rodeaba su hogar. La casa era grande, cobijada entre los árboles, mezclándose tan bien con el bosque que Ivory sabía con certeza que la mayoría de la gente nunca la vería a menos que el Príncipe bajara las salvaguardas que tenía alrededor. Ella llevaba su vestimenta de guerrera, con los lobos encima de su cuerpo en forma de tatuajes. Lo prefería a que él examinara de cerca a su manada. Razvan permanecía cerca, solo un paso atrás, como si fuera su guardian en vez de su compañero. Había intentado retrasar sus pasos dos veces para forzarlo a caminar a su lado, pero una vez que a Razvan se le metía algo en la cabeza, nada lo detenía.
    – Buenas noches -dijo Mikhail-. Sívad olen wäkeva, hän ku piwtä… que vuestros corazones permanezcan fuertes, cazadores -agregó en un saludo más tradicional.
    Ivory murmuró un saludo, y lanzó una mirada sobre su hombro hacia Razvan. No podía percibir que estuviera nervioso, o sentir que estuviera afligido de alguna forma por visitar al Príncipe de los Cárpatos, y aún así mantenía su distancia: exactamente dos pasos hacia un lado y detrás de ella. La mirada de él se movía sin descanso sobre la casa y el terreno, buscando entre los árboles y barriendo cada centímetro de lo que los rodeaba como si estuviera buscando una trampa. Su rostro era grave, su boca una línea firme. La estaba preocupando con su forma de actuar, cuando deberían estar a salvo estando tan profundamente en territorio Cárpato.
    ¿Qué pasa?
    Dedicó una sonrisa al Príncipe para cubrir el hecho de que Razvan todavía no había hablado.
    No lo sé, pero él no está solo. Estamos rodeados.
    Bueno, por supuesto que sabía que habría otros. Seguro que Gregori nunca permitiría un encuentro con el Príncipe y su compañera sin su presencia. Ahora estaba más que preocupada.
    – Nos das la bienvenida, pero tu gente parecer estar rodeándonos -dijo Razvan.
    Su voz fue dura, más dura de lo que Ivory le había escuchado nunca. Ahora sabía por qué se había quedado atrás. Esperaba un ataque, no del frente, sino desde atrás o de alguno de los lados. Tenía una mirada que le dijo que estaba dispuesto a ir directo al grupo, y de repente su visita amistosa no lo fue en absoluto. En ese momento supo que él era enteramente capaz de matar al Príncipe si éste osaba hacer un movimiento hacia ella.
    Dio un pequeño paso atrás, alejándose de Razvan, cambiando rápidamente de mujer a guerrera. Levantó su ballesta ligeramente, la flecha en el ángulo preciso para cubrir el corazón del Príncipe.
    – Sólo pensamos en agradecer tu ayuda -dijo-. Nada más. Nos iremos si no somos bienvenidos.
    El Príncipe dio un paso hacia campo abierto, lejos de la barandilla larga y pulida, donde ella podría tener un blanco despejado sobre él. Mantuvo las manos alejadas de los lados.
    – Sois de lo más bienvenidos. Mi compañera está dentro y desea conocerte. No se puede levantar para saludarte apropiadamente y espera que tengas tiempo para visitarla.
    Miró al bosque que los rodeaba y envió una llamada a los cazadores que rodeaban su hogar.
    Estos son mis invitados y son bienvenidos.
    No había error en el filo de rabia de su voz.
    – Por favor, aceptad mis disculpas y pasad.
    Ivory le echó un vistazo a Razvan.
    – Depende de ti. Si no te sientes bienvenido, no tengo deseos de quedarme. -Sin embargo sí quería noticias. Las necesitaba. Si efectivamente iban a cazar a Xavier, necesitaban cada detalle que la gente de los Cárpatos les pudiera proporcionar.
    Gregori salió al porche, con los brazos cruzados sobre el pecho.
    – Cada vez que te quito los ojos de encima, te conviertes en blanco -le dijo a Mikhail con una pequeña sonrisa. Levantó su mirada hacia el Buscador de Dragones-. Cuando el Príncipe desea que lo visites y garantiza tu seguridad, es un gran honor.
    Los ojos de Ivory destellaron en un calor abrasador.
    – Sólo si uno confía en el Príncipe.
    – ¿Lo haces? -preguntó Mikhail, su mirada sosteniendo firmemente la de ella-. ¿Confías en mí?
    Ivory permaneció callada un momento, estudiando su rostro. No era nada parecido a su hermano. Y poco a su padre. Inspiró y sintió a Razvan moverse dentro de su mente. Apoyándola. Manteniéndola firme cuando el pasado estaba tan cercano. Sintió el roce de la mente de Razvan en la suya, fuerte y duradera y totalmente para ella. Para nadie más. La lealtad de Razvan era completamente de ella y no le pertenecía a nadie más.
    – Sí.
    Mikhail se hizo a un lado y señaló hacia la puerta de entrada con una ligera reverencia.
    – Por favor, entrad en mi hogar como mis invitados de honor. -Su mirada se deslizó sobre Razvan-. Ambos.
    Razvan se adelantó entonces, pasando a Ivory, sus sentidos desplegándose para inspeccionar a los ocupantes de la casa. Había dos mujeres y muchos hombres. Se detuvo ante la puerta y miró hacia Gregori.
    – ¿Piensas que preparamos una trampa en el mismísimo hogar del Príncipe con su compañera presente? -siseó Gregori, sus ojos plateados lanzaban una mirada cortante.
    Razvan no se estremeció ante la reprimenda.
    – Dime si tú no te mostrarías cauteloso ante tantas personas desconfiadas. Dime que no protegerías a tu compañera. -Su tono era suave, pero había fuego en sus ojos-. Puedo sentir su sospecha como un peso presionando sobre nosotros dos. Sólo necesitamos dar las gracias e irnos. No pedimos nada de ninguno de vosotros.
    Una mujer con cabello a franjas rojas y doradas salió de golpe de dentro de la casa, patinando hasta detenerse justo fuera de la puerta, ignorando la mano restrictiva de su compañero, un guerrero alto que imponía, con ojos plateados y una boca severa.
    – Razvan. Por favor.
    Razvan parpadeó. Por dentro se desmoronó. Se hizo pedazos. Su corazón. Su alma. Por un momento su mundo se estrechó en esta única mujer. La persona por la que lo había dado todo. Su vida. Su alma. Su cordura. Todo.
    – Natalya -exhaló su nombre, inseguro.
    Su visión se volvió borrosa mientras permanecía de pie frente a ella sintiéndose desnudo y vulnerable. Una cosa era hablar con ella en la distancia, en un mundo de ensueño cuando yacía debajo del suelo a salvo de la recriminación que tenía que haber en el corazón de ella. Pero tenerla frente a él, su hermana gemela, a la que Xavier sistemáticamente había alimentado con información falsa y había engañado para que le proporcioanra hechizos utilizando a Razvan…
    Ivory surgió en su mente. En su corazón. Estoy contigo.
    Dos palabras, pero esa muestra de unidad lo significaba todo para él. Ella lo significaba todo. Ivory de pie con él, alta y recta, una guerrera sin comparación, completamente orgullosa de él. Su ángel caído… su compañero.
    Los ojos de Natalya se inundaron de lágrimas.
    – Razvan, por favor no te vayas.
    Él abrió la boca para hablar, pero nada salió. Tragó el repentino nudo de su garganta que amenazaba con ahogarlo. Una mano se levantó por propia voluntad y tocó ese cabello brillante. Natalya voló a sus brazos, llorando. Él cerró sus brazos alrededor de ella y la atrajo contra sí, sorprendido de que después de tantos años, después de tanto sufrimiento, el vínculo entre ellos no estuviera completamente roto.
    Ivory permaneció en su mente, sosteniéndolo igualmente cerca, aliviando el terrible peso de responsabilidad que se vertía en su mente. Ya hacía tiempo había lidiado con la aceptación de sus elecciones, pero ver a su hermana viva y bien, saludable y feliz, resultaba abrumador.
    La sostuvo a la distancia de un brazo y la miró cuidadosamente.
    – Tienes buen aspecto, Natalya. Joven.
    Tan joven. Él era su gemelo, pero en realidad era mucho más viejo.
    Te has ganado cada maravillosa arruga. Ivory deslizó su mano en la de él cuando separó los brazos de su hermana. Los dedos de ambos enredados y aferrados.
    – Este es Vikirnoff, mi compañero.
    Natalya frotó el brazo del guerrero alto, con un movimiento hipnotizador, como si estuviera acariciando un talismán que la sostenía.
    Y tal vez, decidió Razvan, eso era lo que estaba haciendo el hombre. Desde luego, Ivory lo hacía por él.
    – Es bueno que ella te tenga.
    Lo decía en serio. Fuera lo que fuera lo que Vikirnoff pudiera pensar de él, obviamente era fieramente protector con Natalya. Y si el hombre sentía una décima parte de lo que él sentía por Ivory, Natalya estaba en buenas manos.
    Razvan atrajo la mano de Ivory hasta su pecho. Ella no se sentía cómoda con el despliegue de emociones, sin embargo no se retiró. Estaba de pie a su lado, su tibieza envolviéndolo, reafirmándolo, mientras él presionaba la palma de ella sobre su corazón acelerado.
    – Esta es Ivory… sívam és sielam… mi alma y corazón -dijo mientras atraía la punta de los dedos de ella a sus labios-. Ivory, mi hermana Natalya y su compañero, Vikirnoff.
    Era asombroso para él ser capaz de pararse allí, libre, ante la presencia de Natalya, sin miedo de estar sirviendo de cebo a la trampa que Xavier hubiera tendido. Pero más que nada se sentía orgullo por la mujer que tenía a su lado. Sentía que con ella lo tenía todo. De alguna manera ella había convertido una vida sombría y sin esperanzas en momentos de pura alegría… como este.
    – Es maravilloso poder conocerte al fin -dijo Ivory-. Tu hermano habla de ti a menudo. Y gracias por ayudar a nuestra manada de lobos, así como también por darnos sangre cuando estábamos en tal necesidad.
    Ivory siguió a Natalya y Vikirnoff dentro de la casa. El poder pasó a través de ella en el momento en que entró. Echó una mirada a Razvan para ver si había sentido esa fuerte onda de energía. Él asintió silenciosamente, obviamente incómodo porque Gregori estuviera detrás de ellos.
    Ella le tranquilizó
    Raja tiene cubiertas nuestras espaldas.
    – Es una hazaña asombrosa para unos lobos cargar cuatro humanos a través de un terreno tan traicionero con un vampiro pisándoles los talones -observó Mikhail.
    Ivory le lanzó una mirada cuatelosa.
    – Son especiales. Mi familia. Gracias por ayudarlos. ¿La niñita todavía vive? No tuvimos tiempo de prepararla para el viaje. Teníamos que alejarlos rápidamente.
    – Vi la destrucción de la granja.
    Mikhail fue directamente hacia la mujer sentada en una gran silla mullida, con los pies descansando en una otomana.
    – Mi compañera, Raven -dijo y en su voz había amor en abundancia-. Raven, Ivory y Razvan.
    – Gracias por venir -dijo Raven-. Siento no poder levantarme, pero por favor sentaos. -Lanzó una mirada rápida a ambos, su compañero y Gregori-. Parece que recibo órdenes de los dos, del sanador y de Mikhail.
    – Y yo disfruto mucho de la oportunidad -dijo Mikhail, sin arrepentimiento.
    Ivory y Razvan se sentaron en dos de las sillas de respaldo ancho puestas en círculo. Mikhail se posó en el brazo de la silla de Raven y Gregori se sentó enfrente de Razvan, sus ojos moviéndose constantemente y sin descanso para barrer de las ventanas al bosque circundante.
    – Me parece que tienes suficientes guardias ahí afuera -dijo Ivory-. Conté siete. ¿Me perdí alguno?
    – ¿Guardias? -repitió Raven, mirando del Príncipe al sanador-. ¿Qué guardias?
    Natalya fue quién respondió:
    – Mi hermano ha sido considerado enemigo durante mucho tiempo, por mucha gente, incluyéndome a mí, pensando que era un traidor, y es difícil para los demás creer que no lo es.
    – Estás embarazada del hijo del Príncipe -señaló gentilmente Gregori-. Muchos piensan que es una coincidencia sospechosa que llegara cuando estás tan cerca de dar a luz.
    – Pero Mikhail nunca invitaría a alguien del que no estuviera seguro a nuestro hogar -dijo Raven-. Eso es totalmente ridículo.
    – Y también sospechan de mí -señaló Ivory, sin estar dispuesta a que el Príncipe se librara tan fácilmente-. Porque soy una Malinov.
    – Durante mucho de los pasados siglos se te creyó muerta -dijo Gregori-. Sí, algunos sospechan, pero he estado en tu mente, curándoos a Razvan y a ti. Sé por lo que pasasteis para salvar al granjero y a su familia.
    – Háblame de la niña -insistió Ivory.
    – Vive y está bien -aseguró Gregori-. Falcon y Sara acogieron a la familia hasta que la niña estuvo curada. Ahora están viviendo en el hostal, y los ayudaremos a empezar de nuevo. Casi todo lo que poseían quedó destruído. Afortunadamente, el vampiro no mató a todos los animales, como pasa a menudo. Debisteis llegar e interrumpirlo antes de que pudiera hacer demasiado daño a la granja.
    – ¿Habéis borrado sus recuerdos? -preguntó Ivory.
    Mikhail se inclinó hacia adelante, frunciendo el ceño.
    – Los padres fueron bastante fáciles, pero los niños todavía tienen pesadillas. Gregori está trabajando para ayudarlos. Algunos son más resistentes que otros. Me gustaría que me hablaras de los lobos.
    Ivory permaneció muy quieta. Razvan se quedó tan inmóvil como ella, presintiendo que no era una pregunta trivial.
    – Hice una promesa a la manada de lobos que me ayudaron y siempre la mantuve. El verano que nacieron los cachorros, la caza había sido abundante y el invierno había sido suave. La manada tuvo dos camadas de cachorros, lo que pasa a veces cuando hay un buen año. Ayudé con la caza, por lo que mi manada estaba bien alimentada y la pareja alfa y la que los sucedía estaban emparejados. Los vampiros cazaron a mi manada y los destruyeron, esperando encontrarme corriendo entre ellos.
    Las manos le temblaron en el regazo y Razvan apoyó la mano de él encima, su pulgar se deslizó adelante y atrás en un gesto tranquilizador. Ivory no lo miró, pero abrió su mente a él y dejó que la reconfortara donde ningún otro podía ver. Había sido uno de los peores momentos que podía recordar, encontrar a la manada muerta y moribunda.
    – Los cachorros eran todo lo que quedaban de mi manada original. Estaban severamente heridos, pero yo no estaba enteramente… -buscó la palabra correcta-, sana… en aquellos días. A duras penas podía soportar la luz de la luna y pasaba la mayor parte del tiempo bajo tierra. Necesitaba a la manada por mi propia supervivencia. No podía dejarlos ir, y me arrastré en la madriguera con ellos y les di mi sangre en repetidas ocasiones. Algunas veces no tenía más opción que tomar la de ellos. Pasó un largo tiempo… semanas, en realidad no lo recuerdo… antes de que el primero se convirtiera.
    Recordaba ese momento, al animal gritando de el dolor, y su propio horror ante lo que había hecho.
    – Fui cuidadosa, asegurándome de que aprendieran a cazar sólo conmigo. Los alimento y me ocupo por ellos. No han procreado -dijo mientras levantaba su cabeza y miraba al Príncipe directamente a los ojos-. Son mi familia. Hemos cazado al vampiro durante siglos y han salvado mi vida en incontables ocasiones.
    Expresó en esa mirada pensativa exactamente lo que quería: que iba a pelear hasta la muerte por su manada.
    – Puedes ver que podría haber un problema si empiezan a cazar a los humanos por comida -dijo Gregori.
    Ella le lanzó una mirada fría.
    – No más que cuando alguno de nosotros lo hace. No tendríamos más opción que cazar al lobo y destruirlo.
    Mikhail levantó la mano.
    – Ivory, solo necesitabamos saber. La manada es de lo más inusual, pero parece que los tienes bien controlados.
    Razvan se removió.
    – Se hace tarde y no nos hemos alimentado. La manada está bien, pero debemos cazar antes de volver a nuestro hogar.
    Saboreó la palabra hogar. Dejó que rodara por su lengua. Los confines de esta casa eran demasiado sofocantes. Realmente no podía recordar cuándo había estado en un hogar, ciertamente no con tanta gente con todos los ojos en ellos. Ivory lo ocultaba bien, pero estaba igualmente incómoda. Ninguno de ellos era bueno en cuanto a habilidades sociales, habiendo estado solos durante tantos años.
    – Podemos alimentarlos a los dos -dijo Mikhail-. En realidad os traje aquí con un propósito.
    Ivory se recostó en su silla, pero Razvan se dio cuenta de que los dedos de ella rodeaban su ballesta, y sintió una onda de consciencia en los lobos.
    – Por supuesto.
    Mikhail sonrió fácilmente.
    – Nuestros niños están muriendo antes de que nazcan, Ivory. No tengo tiempo que perder en sutilezas. Nuestras más grandes mentes han intentado encontrar soluciones al problema y recientemente al fin, conseguimos un gran avance. Descubrimos que la fuente de nuestros abortos es Xavier. Mutó extremófilos, microbios que atacan a nuestros niños nonatos. Los microbios están en el suelo. Aún cuando cambiaramos de ubicación, y por supuesto que lo consideramos, él puede contaminar el suelo de donde quiera que vayamos. Tenemos que detenerlo.
    – Ese es nuestro objetivo -dijo Ivory.
    – Gregori me informó de que cree que estáis listos para destruir a Xavier. Cree que si alguien puede hacerlo, sois vosotros dos los que tenéis meyores probabilidades. Tengo una gran confianza en Gregori, así como también en mis propios instintos. Nos gustaría ayudaros de cualquier manera posible.
    – No -interrumpió Natalya-. No, Razvan.
    Se sacudió a Vikirnoff y se puso de pie, con las manos en las caderas.
    – Acabo de recuperarte. No puedes acercarte a ese hombre. Por ninguna razón. Sabes que te está buscando. Lo sabes.
    Razvan suspiró. Cuando era una niña nunca le había gustado verla molesta, y era igual de malo ahora que era una adulta totalmente crecida.
    – Natalya, lo conozco mejor que cualquier otro -dijo él con voz gentil-. Ivory lo ha estudiado y de hecho, durante un tiempo trabajó con él en su escuela. Es buena con los hechizos, contrarrestándolos. Mikhail tiene razón cuando dice que Ivory y yo tenemos más probabilidades de detenerlo que cualquiera que conozcamos.
    – Pero no está bien. Has sufrido demasiado.
    Lo que realmente quería decir era que lo había dado por perdido durante años, y no estaba bien para ninguno de los dos. Lo quería de vuelta.
    Vikirnoff extendió su mano, y después de un momento de duda, ella la tomó, recostándose contra él, intentando obviamente no llorar.
    – El gran sacrificio de Ivory y Razvan puede ser lo único que salve a nuestro pueblo -dijo Mikhail-. Ambos conocían a nuestro enemigo durante los años en que pensamos que estaba muerto. Sólo tenemos a Lara para mantener vivos a los niños no nacidos, y ella no puede seguir así para siempre. Tenemos a cuatro mujeres… Syndil; tú, Natalya; Lara y Skyler… que pueden limpiar la tierra. En este momento nuestra especie es muy frágil. Aunque nos las arreglemos para destruir la amenaza que supone Xavier, todavía tendremos que luchar contra obstáculos para continuar. Necesitamos a Razvan e Ivory. Necesitamos a cada guerrero con cualquier capacidad que tengan para pelear.
    – No entiendo qué te refieres con esos extremófilos -dijo Ivory frunciendo el ceño-. Antes, cuando estábamos bajo tierra, capté imágenes de esas cosas en tu mente, pero no entiendo exactamente para qué se utilizan. Xavier crió parásitos para mejorar las comunicaciones entre los vampiros así como para identificar a sus aliados. ¿Qué hacen esos microbios?
    – Están en el suelo y entran al cuerpo del macho cuando está descansando -le respondió Gregori-. Durante el sexo él transfiere esos microbios mutados a la mujer, la cuál luego los transfiere a su hijo nonato. Es un círculo vicioso que no parecemos ser capaces de detener.
    – ¿Estás seguro qué la fuente es Xavier? -preguntó Ivory.
    Razvan fue quién le respondió.
    – Fui testigo de sus experimentos, de todos ellos. Estuve presente cuando lanzó sus hechizos malvados, retorciendo y corrompiendo la naturaleza para sus propios propósitos oscuros. Tenía charcas de sangre y veneno líquido.
    Ivory levantó la cabeza como si estuviera tras un rastro fresco.
    – ¿Realmente escuchaste su hechizo? ¿Te dejó? ¿Estabas con él?
    Intentó sofocar la alegría que rebosaba a través de ella.
    – Te dije que no soy bueno con los hechizos. Por eso él quería a Natalya. Ella sí que lo es.
    Natalya empezó a interrumpirlo para decir algo, pero Maikhail la silenció.
    Déjalos hablar entre ellos.
    Podía ver… incluso sentir… que Ivory estaba de pronto excitada.
    – Pero tienes una memoria extraordinaria -señaló Ivory-. Lo he visto, y no te olvidas del más mínimo detalle. -Miró hacia Gregori en busca de confirmación, sabiendo que el sanador había pasado una gran cantidad de tiempo en la mente de Razvan-. Lo hemos hablado, Razvan. Si puedes recordar la palabras precisas, exactas de sus hechizos, estoy segura que podemos desentrañarlos. Utilizaba aprendices para la base de la mayoría de sus hechizos, y luego, cuando se estaban volviendo muy buenos en lo que hacían, se deshacía de ellos porque les temía.
    La mano de Razvan se movió contra la suya, acariciando su muñeca, sobre la fina línea blanca dónde había habido un corte.
    Dije que podía recordar, y sí, me acuerdo incluso de éste, pero el recordar no será fácil.
    No quería revivir aquellos días de tortura, el sonido de la víctimas indefensas gritando, de las mujeres a las que no pudo ayudar, de su propio papel en ello, consciente o no.
    Aunque si lo deseas, lo haré.
    Ivory tocó su mente y encontró en él la misma paz serena, la calma de la aceptación completa. Si ella le pedía que fuera hacia atrás en sus recuerdos, sabía que lo haría sin dudarlo, y el amor hacia él brilló en su corazón. El orgullo que sentía por él se elevó en su alma. Sin importar lo que los demás vieran en su rostro desgastado, ella siempre vería a un héroe.
    – Si tuvieras los hechizos que él usaba, ¿podrías tomar el control de esos extremófilos? -preguntó Mikhail a Ivory.
    – Podría, con tiempo suficiente. Tendría que estudiar los hechizos. A Xavier le gustan complejos. Y necesitaría uno bastante complejo para matar a toda una especie y mutar a otra -se encogió de hombros-. No tengo ni idea de cuánto llevará, pero hasta ahora, cuando los he estudiado, he podido revertirlos -levantó la barbilla-. Era una estudiante muy buena.
    En ese momento el pulgar de Razvan presionó en la sensible piel de su muñeca, acariciando sobre su pulso saltarín.
    – Si tenemos que mudarnos de las montañas, lo haremos -dijo Mikhail-, pero dudo que eso resuelva el problema. Tarde o temprano se extenderá a través de nuestro país a otras tierras. Sería mucho mejor si pudiéramos erradicarlo.
    Ivory asintió.
    – Xavier hará su jugada contra ti muy pronto -dijo y miró a Raven-. Ya tienes una hija y ahora, con un hijo, no puede permitir que tú o tus hijos viváis. Vendrá a por ella.
    Mikhail deslizó un brazo reconfortante alrededor de los hombros de Raven.
    – Estamos preparados.
    – ¿Es por eso que tus guerreros rodean esta casa? -preguntó Razvan.
    Mikhail asintió.
    – Estamos todos inquietos. Los ataques se han vuelto más frecuentes, separándonos, uno por uno, yendo tras los niños durante el día, usando sus marionetas. Nos desgastan. Fue una sorpresa que vosotros dos aparecierais. Y por supuesto, como se mencionó anteriormente, el momento fue altamente sospechoso.
    – ¿Pero no para ti?
    Otra vez la mirada de Ivory se encontró con la del Príncipe. Firme. Desafiante.
    Él le envió una pequeña sonrisa.
    – El peso de mi gente lleva mucho tiempo sobre mis hombros. No tengo los dones de mi padre, pero tengo buenos instintos. Tengo que confiar en ellos. En este mundo pocas cosas son seguras. Elegí seguir mis instintos sobre vosotros dos, sumado a la opinión de Gregori. La combinación raramente falla.
    Gregori soltó un resoplido nada elegante.
    – Nunca, querrás decir. No cometo errores cuando se trata de tu seguridad.
    – Me parece que Razvan se las arregló para sostener un cuchillo en mi garganta contigo a no más de seis metros -señaló Mikhail con diversión.
    Ivory se imaginó que la relación entre estos dos hombres era de estrecha amistad y camaradería.
    – Le pagué gran cantidad de dinero para que lo hiciera -dijo Gregori-. Quería que te dieras cuenta de que como nuestro Príncipe, no deberías estar persiguiendo vampiros por todo el país y Razvan estuvo de acuerdo en ayudarme a enseñarte una lección.
    Raven se rió.
    – Sois imposibles. Puedo sentir el hambre de nuestros invitados. Tal vez podríais hacer algo al respecto para que podamos seguir con la visita -sugirió ella.
    – Somos capaces de cazar -dijo Ivory, intentando no sonar estirada. Una cosa era tomar sangre cuando era incapaz, y otra muy distinta cuando estaba en forma. Era una guerrera, no una niña.
    – No hay necesidad -dijo Mikhail-. Ofrezco libremente mi sangre.
    El Príncipe le sonrió. Cómoda y amigablemente. Haciendo que su estómago se anudara. Ella no tenía amigos. No sabía cómo tenerlos. ¿Qué quería de ella? ¿Qué esperaba? La habitación parecía muy pequeña. Apenas podía respirar.
    Poco importa lo que quieran de nosotros. Le aseguró Razvan. No necesitamos nada de ellos: ellos nos necesitan. Cualquier cosa que elijamos hacer será nuestra decisión. No le hemos jurado lealtad. Estamos en un camino y continuaremos transitándolo. No hay daño en escucharlo. Su sangre es pura y carga más poder que ninguna otra. Si no deseas alimentarte de él, lo haré yo y te alimentaré más tarde.
    Ella escuchó la fría resolución en su voz y su estómago se asentó. Había sobrevivido siendo consciente de todo lo que la rodeaba, evadiendo a otros y teniendo gran cuidado en ponerse en la posición más ventajosa por si necesitaba pelear. Razvan estaba haciendo lo mismo.
    Ivory había elegido cuidadosamente las sillas en las que estaban sentados para que nadie pudiera deslizarse por detrás o llegar muy cerca desde alguno de los lados. Raven y el Príncipe eran bastante vulnerables donde estaban, justo enfrente de ella. Sabía que el Príncipe se había sentado deliberadamente en una posición de debilidad para limar los bordes de su aguda cautela ante tal situación, y aunque lo apreciaba, aún quería marcharse.
    Era difícil mantener la compostura cuando había tantos corazones latiendo, el sonido de la sangre rugiendo a través de sus venas, las emociones a su alrededor parecían demasiado crudas. Habiendo estado sola durante tanto tiempo, estar confinada en una habitación, aún en una tan espaciosa, todavía era incómodo. Forzó una sonrisa hacia el Príncipe, inclinando su cabeza como una princesa.
    – Te agradecemos tu generosa oferta.
    Fue Razvan, más que ella, quién se sintió más incómodo con el proceso de alimentación. A él no le gustaba tomar sangre de la muñeca, y ella sintió su instantánea adversión ante la idea cuando el príncipe ofreció casualmente la suya. Ella tomó la sangre sin vacilaciones, esperando distraer la atención de Razvan.
    – Razvan, te ofrezco mi sangre -dijo Natalya en el silencio-. No me importaría experimentar nuevamente el proceso de vinculación contigo.
    Razvan se quedó completa y absolutamente inmóvil. Ivory sintió su rechazo instantáneo, su absoluto retraimiento. Su piel se tornó de un blanco pálido, casi transparente y las líneas de su rostro se profundizaron.
    – No soy el Príncipe, pero como tu hermana, te la ofrezco libremente.
    Cada músculo del cuerpo de él se tensó, aunque se le veía tan tranquilo y sereno como siempre. Simplemente se puso de pie y se deslizó lejos de Natalya, poniendo distancia entre ellos, y aunque una ligera sonrisa suavizaba su boca, sus ojos estaban tristes. Inclinó la cabeza hacia ella en un gesto de respeto.
    – Me honras, hermanita, pero no puedo aceptar tal regalo.
    El estómago se le revolvió y la bilis comenzó a subir. Ivory deslizó su lengua sobre la muñeca de Mikhail para cerrar las heridas y se enderezó lentamente. Razvan parecía tranquilo, pero ella podía sentir la tensión que iba en aumento.
    Gregori frunció el ceño. Le había dado una cantidad importante de sangre a Razvan en las últimas semanas y había estado en su mente y sus recuerdos. Sentía que el hombre usalmente sereno estaba angustiado. Se puso de pie y caminó hacia Razvan, bloqueándolo de la vista de los otros.
    – Natayla, es mejor para él tomar la sangre de un sanador. Está mejor, pero no completamente bien. Sus huesos deben soldar más fuertemente que nunca.
    Razvan no dijo nada. No confiaba en sí mismo para hablar. Simplemente aceptó la oferta del sanador, agradecido de que los otros no pudieran observar sus manos temblorosas.
    Estoy contigo. No eres un monstruo que desgarra la muñeca de alguien para tomar sangre.
    Ivory mantuvo la voz baja y firme, estirándose para rodearlo con su presencia.
    Razvan no le respondió, pero le permitió que se deslizara completamente en su mente para ver las imágenes que giraban en medio del caos. Durante un momento el horror la atrapó, como hizo con él… y con Gregori… mientras compartían la visión de una muñeca de niña siendo desgarrada por unos dientes afilados.
    – Xavier tiene mucho por lo que responder -dijo Gregori en voz baja.
    Razvan nuevamente no dijo nada, pero había mucho camino desde el entendimiento a la relajación de los nudos que se habían tensado más y más en su estómago. Cerró los pinchazos de la muñeca del sanador y le brindó una leve reverencia de agradecimiento. Gregori ignoró su formalidad y lo palmeó en la espalda.
    – No es como si no nos conociéramos -dijo.
    – Mikhail. -La voz de Raven era pensativa-. ¿Has notado el parecido entre Syndil e Ivory? Podrían ser hermanas.
    – No tengo hermanas -le aseguró Ivory-. Tuve cinco hermanos.
    – Pero os parecéis -estuvo de acuerdo Mikhail-. Y tienes una afinidad especial con la tierra, como Syndil. Es una mujer extraordinaria. Vas a querer conocerla.
    No iba a dejarse atrapar por la comunidad Cárpato. Apenas podia funcionar aquí, insegura de sí misma, en absoluto confiada, como si todo estuviera desbalanceado.
    Yo me siento igual.
    La voz de Razvan en su mente fue gentil.
    ¿Qué es lo que nos pasa, cuando han sido tan amables y hospitalarios?
    Hemos estado mucho tiempo lejos de otros. Le aseguró él. Mucho tiempo en nuestra propia compañía. Necesitamos los espacios abiertos y el silencio de nuestra propia guarida.
    Ahora estaba desesperada por terminar con esta reunión e irse a casa, pero Mikhail tenía algo en la cabeza y no iba a dejarla marchar hasta que se lo dijera.
    Razvan tomó su mano. Ahora ambos estaban de pie, el primer paso hacia una salida elegante. Antes de que Ivory pudiera excusarse, Mikhail habló nuevamente.
    – Hace algún tiempo, Natalya vino a nosotros, hasta estas montañas, para buscar respuestas. Su padre robó un libro.
    Razvan inhaló bruscamente, sus dedos se apretaron con repentina fuerza sobre los de Ivory.
    – Nuestro padre murió por ese libro. El libro maestro de hechizos de Xavier. Xavier lo selló con la sangre de cada especie. Magos. Cárpatos. Licántropos. Jaguar y humana.
    – No había presente sangre de licántropos -dijo Natalya-. Vi la visión en mi búsqueda para encontrar el libro. Fue sellado con la sangre de tres y debe ser abierto con la sangre de esos tres.
    Miró hacia su compañero.
    ¿Vikirnoff, por qué miente sobre esto? Tú viste la visión. Xavier vertió la sangre de tres. ¿Por qué Razvan insiste en que hay más?
    No lo sé.
    Pero Natalya oyó la sospecha en su voz.
    – Asesinó a una mujer de cada especie y selló el libro -dijo Razvan-. Lo vi. Ya sea que decidas creerme o no, depende de ti.
    Mikhail se paseó por la habitación.
    – Los Licántropos se escondieron mejor que cualquier otra especie. Su sangre es poderosa y diferente. Xavier lo habría sabido. Él estudió la sangre y nunca se le hubiera pasado. La sangre licántropo podría ocultarse a sí misma, pero no la sangre humana.
    – ¿Entonces qué pasó con la sangre licántropo? -preguntó Natalya. La sospecha crepitaba en su voz a pesar de sí misma-. Vi a Xavier llevar a cabo el ritual.
    Ivory le lanzó una mirada rápida y se encogió de hombros.
    – Es probable que esté oculta allí. Un secreto para ayudar en la protección del libro. Si Xavier conocía las propiedades de la sangre licántropo, podría haber sabido que se escondía de otros. Puede que contara con eso para evitar que el libro fuera abierto y utilizado. Y en cuanto a la sangre humana, Xavier no tendría problema en esconder algo si lo deseara. Con respecto a tu visión, es posible que la haya preparado para alguien que accediera a ella. Xavier pone salvaguardas en todo lo que hace.
    Natalya sacudió la cabeza. Había pasado por una horrenda ordalía para recobrar el libro, incluído el presenciar la muerte de su padre.
    – ¿De verad sostuviste el libro en tus manos? -preguntó Razvan a su hermana-. ¿Lo encontraste?
    Ella asintió.
    – Nuestro padre me dejó un mensaje, una forma de encontrarlo. Se lo traje a Mikhail.
    – Ivory, quiero que tomes el libro -dijo Mikhail-. Nadie sabe dónde está tu guarida. Nadie ha tenido idea de tu presencia durante estos largos años, aunque no debes estar lejos de nuestro territorio. El libro debe permanecer escondido y lejos de Xavier. Te encomiendo el libro y cualquier conocimiento que puedas obtener por tenerlo en tu posesión.
    Un jadeo se extendió por la habitación. Aún Natalya sacudió la cabeza. Vikirnoff de hecho se puso de pie agresivamente.
    – El libro te fue confiado a ti, Mikhail -objetó-. A nadie más. Perdóname, Razvan, pero alguien tiene que tener la cabeza despejada en este asunto. -Vikirnoff extendió su mano hacia Ivory-. El compañero de esta mujer fue poseído durante años por Xavier. Lo ha usado para espiar, engañar, para mentir y para causar un gran daño. ¿Cómo sabemos que no nos está engañando aún en este momento? ¿Tomarías un libro tan peligroso y lo pondrías en las mismas manos del hombre que pasó tantas vidas con él? Acabamos de conocerlo. -Miró hacia Gregori-. No tenemos más opción que llevar este tema al consejo.
    Mikhail se irguió en toda su altura. En ese momento le quitó el aliento a Ivory. El poder surgió en la habitación, suficiente para que las paredes se expandieran y contrajeran y hubiera un movimiento estremecido debajo de sus pies. Aún el cabello de él crepitaba con energía.
    – No solicité el asesoramiento del consejo de guerreros, ni lo necesito. Si no puedes mostrarte civilizado con un invitado en mi hogar, entonces puedes irte.
    No gritó ni chilló. En realidad, su tono de voz bajó, pero cargaba peso suficiente para acabar con alguien al instante.
    Vikirnoff abrió la boca y luego la cerró, una veloz impaciencia cruzó su rostro.
    – Que quede claro que es una mala idea y la decisión sobre el libro debería esperar. Hasta que no los conozcamos mejor, no podemos confiar en ellos.
    Natalya se puso de pie, desgarrada entre creer en su hermano, y recordar las numerosas veces en que éste la había engañado para que le diera a Xavier la información que necesitaba. Sacudió la cabeza y siguió a Vikirnoff fuera de la casa.
    Siento que ella te lastimara. Le dijo Ivory, tratando de reconfortarlo.
    Tiene razones para preocuparse. Le respondió con gentileza. No te molestes en mi nombre.
    – Tendríais que haberme preguntado si quería el libro -dijo Ivory-. No lo quiero. Pero os agradezco la confianza en nosotros.
    Por supuesto que estoy molesta en tu nombre. Te lastimó lo reconozcas o no y no lo merecías.
    – El libro puede ser de alguna ayuda para ti mientras tratas de encontrar una forma de revertir el hechizo de Xavier sobre los extremófilos -dijo Mikhail, aparentemente inconsciente de que ellos dos estaban manteniendo una conversación privada, aunque Ivory estaba bastante segura de que lo sabía.
    No la culpes, Ivory. Pasó por mucho a lo largo de los años. Sola y asustada, con Xavier constantemente en sus talones. Por mi propio bien, no la culpes.
    Ivory suspiró. En este momento, haría cualquier cosa por Razvan. Si perdonar a su hermana y al compañero de ésta significaba tanto para él, entonces se obligaría a hacerlo. Le lanzó una pequeña sonrisa antes de volver su completa atención al Príncipe.
    – No puedo deshacer la mutación hecha a los extremófilos, aunque puedo ser capaz de redireccionarlos -le dijo-. Pero ese libro no ayudará. Contiene hechizos retorcidos y es tan peligroso que cualquiera que intente utilizarlo, incluído Xavier, solo se volverá tan corrupto y retorcido como el libro mismo.
    Razvan tomó su mano, amándola aún más por su apoyo.
    – Mikhail, tiene razón. Es un trabajo del mal. La sangre que sella el libro es la de las mujeres a las que mató. Lo selló con muerte. Y con muerte deberá ser abierto. Destrúyelo, aunque no va a ser fácil. No dejes que otro lo toque y destrúyelo tan pronto como puedas averiguar cómo hacerlo. No puedes arriesgarte a la contaminación.
    – También ha debido ponerle otras salvaguardas -agregó Ivory.
    – ¿Estáis seguros de qué es el mejor proceder con el libro? -preguntó Mikhail-. Si contiene información sobre los hechizos de Xavier para matar a nuestros niños…
    – Sé que es lógico pensar que tal vez puedas usarlo para revertirlos, pero ese libro es casi un enemigo tan grande como el mismo Xavier. Si cayera en manos de uno de mis hermanos caídos, conocerás la guerra como nunca antes -dijo Ivory-. Destrúyelo -suspiró pesadamente-. No será tarea fácil, y sospecho que no podrás hacer solo. Busca a las tías de Razvan. Sé que todavía están durmiendo, pero cuando despierten, preséntales el asunto.
    – ¿Cómo revertimos los hechizos si no podemos usar el libro? -preguntó Raven.
    – Razvan puede recordar los hechizos del alto mago y yo puedo documentarlos -le respondió Ivory-. De esa manera podemos tener un archivo seguro. Mientras Razvan viva y recuerde, probablemente podremos recrear el libro entero sin su corrupción.
    – ¿Crees que puedes hacerlo? -le preguntó Raven. Presionó ambas manos protectoramente sobre su hijo nonato.
    – Me gustaría tener hijos algún día -dijo Ivory, aunque a decir verdad, no creía que sobreviviera a la batalla venidera-. Lo haré, no importa cuánto lleve.

Capítulo 14

    La noche les dio la bienvenida, los espacios abiertos, el cielo ahora pesado con nubes nuevas. Ivory inhaló profundamente, arrastrando a sus pulmones el aire de la noche, y rió solo por la alegría de estar afuera donde se sentía libre.
    – No volvamos a repetirlo -dijo.
    Razvan le sonrió.
    – Buena idea. Tú eres la de los buenos modales, insistiendo en dar las gracias a todo el mundo -dijo estirando sus brazos hacia las nubes grises e inhaló-. Creo que va a nevar sobre nosotros.
    – ¿Debemos tomar a los niños e irnos a casa? -le preguntó ella con su lenta sonrisa equiparando la de él.
    – ¿Volamos? ¿Corremos? -preguntó arqueando una ceja hacia ella.
    Ivory realizó una lenta y cuidadosa mirada alrededor.
    – Creo que por ahora deberíamos caminar.
    Razvan lanzó sus sentidos a la noche, intentando captor lo que ella sentía. No dudaba que alguno de los cazadores Cárpatos pudiera haberlos seguido para asegurarse de que no se reunían con Xavier y le informaron de todo lo que habían hablado.
    – Creen que soy un espía -dijo él-. ¿Te molesta?
    – En realidad -lo corrigió-, creen que ambos lo somos -le envió una sonrisa divertida-. Pasé más de una vida humana pensando en la gente de los Cárpatos como traidores, y ellos me ven a mí como la espía.
    – Porque estás conmigo -señaló-. Si lo deseas, cuando quieras visitar o hablar con ellos para reunir información, no lastimaría mis sentimientos que vayas sola al pueblo. Puedo pasar el tiempo con la manada en las afueras, esperándote.
    Ella sacudió la cabeza.
    – No es sólo por ti. Soy una Malinov. No puedo culparlos. Lo oportuno de nuestra llegada es muy sospechoso. Yo sospecharía.
    Pero no estaba contenta con la hermana de él. Natalya debería haberle creído. Tenía miedo de hacerlo, más que de no creerle. Ivory no vocalizó su opinión porque Razvan simplemente aceptaba las sospechas de su hermana como aceptaba la mayoría de las cosas, pero si alguna vez tenía ocasión, tal vez tendría unas palabras con la mujer.
    Razvan se rió en voz alta y le envolvió las manos con las de él.
    – Todavía estoy en tu mente.
    Ella se ruborizó, dándose cuenta de que ella también lo estaba.
    – Se siente tan natural. No pretendía que lo escucharas.
    – No me importa que des la cara por mí, pero en realidad, no es necesario. He aprendido a vivir sin la admiración de Natalya estos largos años. Sí me preocupa mi hija Lara. Espero que podamos aliviar sus problemas eliminando a Xavier, pero no tengo deseos de intervenir en su vida o la de Natalya, o siquiera en la de las tías. Estoy bien tal como estoy. Feliz de ser como soy.
    Se puso la mano de ella contra su pecho mientras caminaban, acercándolos.
    – Lara no vino a verme, lo que tú y yo sabemos que significa que no está lista para enfrentarse a mí. Me siento incómodo en presencia de muchos. Las emociones, a las que no estoy acostumbrado, pueden ser difíciles. Necesito paz en mi mente, y con la combinación de su duda y su culpa presionando sobre mí, me encuentro teniendo que trabajar para mantener calmada mi mente, lo cuál no había pasado en más años de los que puedo contar.
    – Son tontos, Razvan, no entienden lo que sufriste por ellos. Por toda la gente de los Cárpatos.
    – Mis tías les contarán una vez que emerjan de la tierra sanadora. Fueron mantenidas mucho tiempo hambrientas y Gregori ha pasado un tiempo considerable intentando ayudarlas a recuperarse -dijo-. Cuando compartimos mentes, las pude ver con claridad. -Sonrió y esta vez sus ojos contenían afecto-. Las observé como mujeres, como las vio él, no en la forma de dragones en las que estaban cautivas. Fue… increíble.
    Ivory caminaba a través de la nieve, balanceando las manos entrelazadas con él, deseando haber prestado más atención a las variadas personas en la mente de Gregori. Si no habían pertenecido a la batalla o le habían parecido importantes, había tratado de ser cuidadosa con su privacidad. Ahora, apenas podía recordar a las dos mujeres que habían salvado la vida de Razvan convirtiéndolo completamente en Cárpato. Tenían la sangre de Rhiannon… la abuela de Razvan… fluyendo por sus venas. Y Rhiannon provenía de un linaje Cárpato muy poderoso.
    – Buscador de Dragones -murmuró en voz alta-. Cuán a menudo ese nombre fue murmurado con sobrecogimiento y respeto. Llevas ese linaje y permaneces fiel a él.
    Empezaron a caer los primeros copos. Pequeños cristales de enorme belleza. Razvan los observó mientras caminaban, sus rastros ligeros y luego, cuando Ivory lo deseaba, inexistentes. Todavía dejaban su esencia detrás, asegurándose de que cualquiera que los quisiera rastrear pudiera ver la curva amplia de una nueva dirección.
    Razvan caminaba junto a ella, sintiéndose contento, ocasionalmente recogiendo nieve en su mano y formando una bola, solo para tirarla a un tronco de árbol mientras pasaban. Lo hacía sentir un poco como un niño otra vez, despreocupado y feliz, tal como cuando corría con los lobos.
    – Tomas cada momento -dijo Ivory-, y lo vives bien.
    Él se encogió de hombros.
    – Descubrí que para poder sobrevivir, tenía que vivir el momento. Hago lo que sea con todo lo que soy. Lo disfruto, lo soporto, o lo sobrevivo -dijo mirando alrededor, a la nieve flotante y a los árboles cargados con sus formaciones de cristal-. Para mí esto es el paraíso.
    – ¿Caminar por el bosque a través de la nieve, esperando perder a quien sea que nos rastrea? -rió ella, sacudiendo la cabeza-. En realidad eres un poquito particular. Me gusta, pero aún así eres raro.
    La risa de Razvan fue alegre, el sonido profundo y puro, deslizándose por su cuerpo y haciendo que su corazón cantara. La hacía sentir un poco idiota, pero no le importaba; mantuvo en su rostro la sonrisa tonta.
    – En este momento tenemos todo lo que podemos desear. Tú. Yo. La manada. Mira a tu alrededor. La nieve es hermosa, los árboles increíbles. Somos felices. Sea lo que sea que venga más tarde, ahora tenemos estos momentos. Justo aquí. Podemos aprovecharlos al máximo, porque nunca volverán.
    Él le lanzó una bola de nieve. Aterrizó en su cabello y se rompió, cubriendo de copos las hebras negro azuladas. Él se alejó corriendo a toda velocidad.
    Ivory jadeó y fue tras él, recogiendo nieve a la carrera, aplastándola y tirándola con tremenda velocidad y precisión, fruto de tirar su flechas.
    Razvan se agachó, mirándola sobre su hombro y riendo. Le parecía tan bella, corriendo por la nieve con sus largas zancadas, sus músculos tensándose bajo la suave extensión de piel. Sólo el modo en que se movía era puro pecado. Los ojos de ella estaban enormes por la excitación. Los copos de cristal aterrizaban en sus pestañas, lo que la hacía batir las dos medialunas para sacársela de encima. El gesto era femenino, sexy más allá de cualquier medida, aunque absolutamente sin intención.
    Él tomó ventaja y revirtió su dirección, corriendo rápido hacia ella, arrojando tres bolas de nieve para distraerla, sin importarle donde pegaban, mirando su boca, ese arco hermoso de su boca, curvado y suave y tan tentador. Bajó el hombro y la agarró desde debajo, levantándola y tirándola al suelo en un movimento suave.
    Aterrizaron en la nieve, hundiéndose en el polvo helado. Razvan atrapó su muñeca antes de que le pudiera meter otra bola de nieve dentro de la camisa. Ella se rió, parecía tan bien como para comérsela. Antes de que poder aprovecharse y besarla, ella se empujó con los talones, soltándose lo suficiente para darles la vuelta a ambos y quedar encima, intentando inmovilizarlo. Lucharon en la nieve, los copos elevándose como un torbellino para encontrar a los que caían del cielo, sus risas revolviendo las agujas de los árboles. El viento llevó el sonido en la quietud de la noche.
    Yacieron lado a lado, estirando los brazos y las piernas, como dos niños pequeños, haciendo figuras de nieve en el suelo y luego poniéndose de pie de un salto para otra salvaje batalla con bolas de nieve volando furiosamente.
    Finalmente, Ivory saltó hacia él, abrazándolo por el cuello, las piernas envueltas alrededor de sus caderas en un esfuerzo por detener el alocado juego loco de reírse tanto hasta llorar.
    – Estás loco -le dijo, sosteniéndolo apretadamente. Enterró su rostro contra su garganta, temiendo que verdaderamente pudiera estallar en lágrimas ante las emociones que la llenaban, amenazando con abrumarla.
    Sabía que él pensaba que ella era alguna especie de milagro, pero en verdad, para ella él lo era. No tenía idea de cómo divertirse, y tampoco de cómo lo sabía él. En su vida no había habido diversión, sólo crueldad y tortura; ella por lo menos había jugado con su manada, pero era Razvan quién había traído nuevamente la diversión a su mundo.
    – ¿Ivory? -le preguntó gentilmente.
    Ella se negó a levantar la cabeza, sólo lo abrazó más fuerte, manteniendo su rostro presionado contra su garganta, escuchando el salvaje golpeteo del corazón de él y sintiendo el tranquilizador latido de su pulso.
    Razvan apretó los brazos a su alrededor, meciéndola gentilmente como si la reconfortara, pero no dijo nada, sin pedir una explicación con respecto a la terminación de su juego. Ella cerró los ojos y lo saboreó. No era la fuerza física que Razvan poseía en abundancia lo que la arrastraba hacia él, era la fuerza pura de su personalidad, el pozo de la absoluta determinación de su espíritu profundamente en su interior. Era tan firme. Una roca. Para ella.
    Levantó su cabeza y le sonrió, sin saber que el corazón le brillaba en los ojos.
    – Eres mío, Buscador de Dragones. Mi roca.
    La lenta sonrisa interrogante de él casi le detuvo el corazón.
    – Eso eso lo que soy, hän ku kuulua sívametguardiana de mi corazón. Seré tu todo.
    Ivory permitió que sus pies cayeran en la nieve.
    – Vamos a casa.
    Más que nada quería estar en casa con él. Quería su santuario privado para darle la bienvenida, para sentir como si él fuera más parte de la manada… de su hogar… como lo era de su corazón.
    Razvan estiró su mano hacia ella. Ella echó una mirada al cielo, escaneando los árboles, dudando. Primero era una guerrera. Nunca podía perder eso de vista.
    – Nunca vas a verte disminuída por lo que hay entre nosotros -le dijo él con suavidad.
    Algo en ella se asentó. No podía imaginar verse disminuída por Razvan. Si acaso, sería mejor, más fuerte, más. Miró hacia la palma de él. Su mano era grande. Había cicatrices arriba y debajo de su muñeca y su antebrazo. Su corazón se agitó. Colocó su mano en la de él y observó como los dedos de él se cerraban sobre los suyos, vinculándolos de la misma manera que lo habían hecho las palabras rituales.
    ¿Recuerdas?
    No podía decirlo en voz alta; significaba mucho. Ella era muy espiritual y creía, lo hicieran los demás o no, que habían sido creados para estar juntos, y esas palabras impresas en él desde el nacimiento los habían hecho uno.
    Razvan atrajo la mano de ella hasta su pecho y se detuvo cerca, cepillándole la nieve de los mechones de cabello que le caían alrededor del rostro, separadas de su gruesa trenza en su batalla salvaje.
    – Recuerdo cada palabra, Ivory, y las dije en serio. Deseaba el vínculo entre nosotros. No fue desesperación. Y no fue la necesidad de salvarme.
    Él inclinó su cabeza oscura de esa forma lenta tan suya. Todavía tenía copos de nieve en las pestañas. Mientras se movía, una calor espeso se deslizó como melaza por sus venas. La boca de él se cerró sobre la suya y estuvo segura de que la nieve se derritió alrededor de ella. Juró que podía ver el vapor levantándose del suelo y sentir acumulándose en su mismo núcleo, líquido derretido como magma espeso.
    Se presionó contra él, derritiéndose como la nieve. Se sentía en el borde de un gran precipicio, tambaleándose, sabiendo que iba a caer y que era muy tarde para salvarse. A decir verdad, no quería salvarse; en realidad se moría por saborearlo, el relámpago blanco y caliente trazó un arco a través de su cuerpo, chisporroteando en su mente, produciendo un largo cortocircuito en su cerebro, cuando estaban en campo abierto.
    Cuando él levantó la cabeza, ella se tomó un momento para ahogar la intensidad de su deseo. Tomando un profundo y tembloroso aliento, Ivory se alejó de la tentación.
    – Eres el hombre más letal que conozco.
    – Lo tomaré como un cumplido. -La besó nuevamente-. A ti te gusta lo letal.
    Él sabía como besar. Largo, suave y delicioso. Un calor lento y ardiente que abrasaba desde el interior. Se encontró sonriéndole otra vez cuando él levantó su cabeza.
    – Sí, supongo que sí.
    Aunque a ella le asustaba preocuparse tanto por alguien otra vez.
    Caminaron a través de la nieve amontonada durante muchos kilómetros hasta que los copos empezaron a parecer una manta blanca cayendo del cielo. Podría haber sido por el mundo silencioso en el que se encontraban, extraño y blanco, y tan callado que hasta sus respiraciones parecían muy altas en el vasto silencio, pero Ivory se empezó a sentir incómoda. Otro kilómetro y sus lobos se revolvieron. Sintió la picazón extenderse sobre su piel cuando Raja levantó la cabeza de su espalda y desnudó los dientes en un gruñido.
    Lo sé, lo calmó. Tenemos compañía.
    Ivory miró hacia Razvan.
    – Nos están siguiendo -le dijo con un hilo de voz, tan silencioso y callado como la nieve.
    Una pequeña sonrisa de diversión inesperada encendió el rostro de Razvan.
    – Bueno, me imagino que tendremos un poco de diversión.
    Ella le frunció el ceño.
    – ¿Diversión? Razvan, no es el no-muerto el que nos sigue. No podemos dejar que encuentre nuestro refugio, ni tampoco queremos enredarnos en una batalla si son Cárpatos como sospecho.
    La sonrisa de él se amplió.
    – Estaba bastante seguro de que alguien podía intentar seguirnos. Le estuve prestando un poco de atención mientras caminábamos, trabajando en un plan.
    La mirada ámbar de Ivory se entrecerró mientras le recorría el rostro. Parecía más joven. Más feliz. Ella había logrado eso pero…
    – Confía en mí, Ivory. No soy el luchador experimentado que eres tú, pero soy muy bueno en planear batallas y estrategias. Esta es una situación hecha a mi medida.
    Ella envió sus sentidos velozmente a la noche, procurando información, buscando algún espacio en blanco que pudiera indicar a un vampiro. Los cazadores estaban bien escondidos, tanto que no estaba segura de tener razón, pero Raja nunca se equivocaba y él había emitido una advertencia.
    – ¿Qué quieres hacer?
    – Deberíamos ir hacia el valle de las nieblas. Allí es donde desapareceremos totalmente y los dejaremos atrás. Pero mientras tanto, me parece que se merecen una pequeña lección ¿no?
    – ¿Lección? -repitió débilmente. Había demasiada diversión en la voz de él.
    – Tienen que aprender un poco de respeto por mi mujer. Eres una guerrera, igual a ellos y a pesar de eso, te tratan como si fueras una novata. Ni siquiera nos brindaron el respeto de emfrentarnos cara a cara. Puede ser bueno para ellos saber que no son tan buenos como piensan.
    – No creo que sean niños los que nos siguen. Son guerreros Cárpatos experimentados, posiblemente antiguos que tienen miles de batallas a sus espaldas.
    La sonrisa de gallito lo hacía parecer más aniñado cuando en realidad no había nada infantil en él.
    – Tal vez, pero entonces, podemos hacerlos recordar su infancia.

* * *

    – ¿Qué creeís que estáis haciendo? -exigió Gregori mientras caía sobre el pequeño grupo de cazadores Cárpatos.
    Vikirnoff tuvo la elegancia de parecer incómodo.
    – No somos niños para ser reprendidos, Gregori -le contestó.
    Las cejas de Gregori se elevaron.
    – No, no lo sois. Eres un cazador antiguo, más experimentado que yo. Ni tampoco he venido a reprenderte. Pregunté qué estabais haciendo para ver si necesitais algún tipo de ayuda.
    Los otros se miraron entre ellos. A Gregori no le sorprendió que el hemano de Vikirnoff, Nicolae, viajara con él. Los hermanos se habían guardado las espaldas durante cientos de años. Los otros cuatro guerreros también eran antiguos, que habían retornado a las montañas de los Cárpatos para establecer lazos con el Príncipe. A Gregori se le ocurrió que todos estos cazadores antiguos no conocían en realidad a Mikhail y tanían razones para preocuparse por sus juicios. Tenían de lejos más años y más experiencia que el Príncipe, estaban acostumbrados a contar únicamente con su propio juicio.
    Tariq Asenguard había venido de los Estados Unidos. Con el pasar de los años había amasado una enorme fortuna personal, la cual a menudo entregada a otros Cárpatos. Poseía muchos negocios. Alto, como casi todos los machos Cárpatos, llevaba el cabello largo, pero sus ojos eran de un azul medianoche, casi parecían gemas. Tariq era un hombre acostumbrado a hacer las cosas a su modo y la idea de que un libro antiguo estuviera en manos de Razvan y una Malinov, era suficiente para estar dispuesto a viajar rápido para ver por sí mismo qué tramaba ese par.
    André se movía a través de los países como un fantasma, parando sólo para presentar sus respetos y prometer su alianza. Hombre de pocas palabras, permanecía distante como la mayoría de los cazadores antiguos, sus ojos incansables, con ganas de seguir moviéndose, el impulso de buscar a su compañera era incesante mientras se acercaba al final de su tolerancia. Era uno de los machos en los que Gregori tenía puesta una firme mirada, ya que ambos, Tariq y André, parecían cercanos a convertirse.
    Mataias, Lojos y Tomas nunca estaban lejos unos del otros. Como la mayoría de los trillizos criados juntos, habían formado un vínculo para vigilarse entre ellos a través de los tiempos oscuros. Provenían de una larga línea de famosos guerreros, una familia respetada que producía múltiples niños, pero que raramente daban a luz. Habían nacido dos niñas después de los varones, pero no vivieron más allá de su segundo año. Un maestro vampiro se había cobrado la vida de sus padres mientras la madre estaba embarazada de trillizos. Los hermanos habían cazado al vampiro a través de dos continentes, sin cesar nunca en su propósito hasta que destruyeron al no-muerto, exigiendo justicia para sus padres y hermanos y ganándose una buena reputación.
    Gregori cruzó los brazos y los contempló a todos, asegurándose de no mostrar diversión ni exasperación. Estos hombres eran algunos de los antiguos más respetados. Eran cazadores experimentados, cada uno de ellos. Aunque lo que estaban haciendo era muy tonto y más que un poco peligroso, y ellos deberían haberlo sabido.
    – ¿Habéis considerado que estáis siguiendo a una pareja a la que vuestro Príncipe ha prometido un pasaje seguro? -les preguntó, manteniendo la voz suave y sin crítica.
    Vikirnoff se encogió de hombros, igualemente casual.
    – Es un camino peligroso. Seríamos negligentes si no vigiláramos a los invitados del Príncipe.
    Las cejas de Gregori se alzaron aún más.
    – Ya veo. ¿No os importa si me uno y me aseguro de que estéis a salvo, verdad?
    Una impaciencia veloz cruzó por el rostro de Vikirnoff.
    – Dudo que necesitemos protección, pero eres bienvenido. Sólo asegúrate de enmascarar tu presencia. Les di sangre a ambos así que no tengo problemas para seguirlos.
    – Será interesante. Yo también les di sangre. Entre los dos, no tendremos problema.
    Andre y Tariq intercambiaron una larga mirada y luego miraron a través de la nieve. Ésta caía cada vez más rápido.
    – ¿Hay algo acerca de esta pareja que debamos saber, Gregori? -preguntó Tariq. Todavía retenía un ligero acento europeo debajo del americano.
    Gregori sacudió la cabeza.
    – Estoy seguro que ninguno de vosotros habría venido a semejane misión sin tener una idea clara de a quién estáis persiguiendo.
    – A una mujer -dijo André-. Sólo a una mujer y a su compañero. Un compañero sin demasiadas habilidades.
    Gregori siguió a los demás a través de la nieve.
    – Para ser justos, tuvieron un encuentro con un maestro vampiro y salvaron a cuatro humanos.
    André señaló alrededor.
    – Jugaban como niños en el bosque, mientras llevaban un libro de inmensa importancia.
    – ¿Lo llevan? ¿Un libro de inmensa importancia?
    Vikirnoff lo fulminó con la mirada.
    – Gregori, ya es suficiente. Eliges mostrarte divertido ante la situación, pero no viste lo que vi yo cuando Natalya recuperó el libro. Es peligroso. Muy peligroso para andar por ahí sin gurdias, en manos de gente a la que no conocemos y con enemigos acechándonos.
    – Oh, te aseguro, Vikirnoff, que diversión no es lo que estoy sintiendo.
    Gregori se alejó a grandes zancadas antes de maldecirlo por ser tan cabeza dura. Se quedó atrás, permitiendo que los otros tomaran la delantera, sabiendo que los siete cazadores subestimaban a sus presas. De hecho, perseguir a la pareja en su propio territorio era probablemente la peor idea que alguien había tenido en mucho tiempo, pero se negaba a desperdiciar el aliento.
    Nicolae levantó la mano y todos se agacharon, se separaron y automáticamente emborronando sus cuerpos para que fueran más difíciles de ver en la espesa tormenta de nieve. Una ligera brisa sopló a través de los árboles por lo que pudieron captar visiones de figuras… muchas… más allá en la pradera. Grandes. Altas. Bajas. Robustas. Los brazos sobresalían en extrañas formas como ramas, los dedos estaban extendidos como si buscaran algo.
    – ¿Qué es eso? -preguntó Vikirnoff-. Esos no son ellos.
    – ¿Ghouls? ¿Un ejército de ghouls? -sugirió André.
    Gregori puso los ojos en blanco.
    – Lo dudo mucho.
    Mientras miraban, intentando asomarse a través del pesado velo de nieve, las figuras cambiaron, moviéndose afanosamente de un lado a otro, agachándose, formando y contruyendo una estructura baja.
    – ¿Una pared? -susurró Tariq.
    – Está creciendo muy rápido. Demasiado rápido para que sea otra cosa aparte de magia -advirtió Mataias. Hizo una seña a sus hermanos y estos se separaron, aproximándose al prado desde tres puntos de ataque diferentes.
    Los cazadores se acercaron lentamente, utilizando los árboles para enmascarar su presencia, con todos los sentidos alerta. Lo que fuera que estuviera protegiendo a la pareja no dejaba aroma, ni absolutamente ninguna huella. Era como si la pareja se hubiera esfumado, y la tierra misma estaba prístina de nieve.
    – Una fortaleza -siseó Lojas advitiéndolos.
    El ataque se produjo con rapidez. Los misiles silbaron a través del aire, un bombardeo, el aire se espesó con bolas cubiertas de blanco que golpeaban con precisión mortal, pegando en los Cárpatos, en los árboles y en todo demás que estuviera en la zona de batalla.
    – ¡Ácido! -siseó Tomas.
    Los hombres se disolvieron y entraron a la carga al campo de batalla, cada uno frente a uno de los ghouls que atacaban, golpeando a través del pecho para llegar a sus corazones marchitos, otros cortando cuellos para seccionar la cabeza de las marionetas del vampiro.
    Gregori se cruzó de brazos, se apoyó contra el grueso tronco de un árbol y observó la lucha frenética y caótica, la batalla rabiaba furiosamente mientras unos ghouls continuaban arrojando los misiles y otros continuaban construyendo afanosamente hasta que la estructura empezó a tener un techo, ahora rodeándolos a todos por los cuatro costados, confinándolos en el interior de las paredes.
    – Es una trampa -advirtió Tariq a los demás-. Encima de vosotros.
    Los siete cazadores Cárpatos dieron un salto para alejarse de sus oponentes, cada uno tratando de estudiar la estructura que los encerraba rápidamente.
    Gregori sacudió la cabeza, puso los ojos en blanco mientras pasaban los minutos y los ghouls se hacían más abundantes y los misiles se duplicaban.
    Vikirnoff se las arregló para atravesar el campo de batalla hasta llegar a su lado.
    – ¿Te importaría ayudar?
    – Me sentiría una poco ridículo luchando contra muñecos de nieve, pero ve tú -dijo con una pequeña reverencia elegante hacia el cazador antiguo.
    Vikirnoff miró alrededor, con un ceño en el rostro. Todo se ralentizó un poco mientras intentaba mirar con todos sus sentidos. La feroz batalla continuaba, pero ahora los ghouls eran blancos e inflados y sospechosamente redondeados en el cuerpo y la cabeza. Los brazos parecían ser nada más que ramas y viejas ramitas. Los misiles eran bolas de nieve, salpicando contra sus pechos y rostros.
    Vikirnoff tomó aliento y lo dejó escapar.
    La escena estaba completamente clara y enfocada. El color subió por su cuello inundando su rostro.
    – Creo que te han dado unos azotes -dijo Gregori-. Y lo ha hecho una chica.
    – Terád keje… así te achicharres, Gregori -exclamó Vikirnoff-. Es una ilusión -les dijo a los otros-. Es buena con la magia. Esto es sólo una táctica dilatoria. Saben que los estamos siguiendo.
    La pelea se hizo más lenta y luego se detuvo cuando los cazadores se dieron cuenta lentamente de que habían sido embaucados. A su alrededor, los hombres de nieve yacían caídos, acuchillados, las cabezas rodando con rostros sonrientes, riéndose hacia ellos.
    – No puedo creer que hayamos picado -dijo Tariq-. Ella es mejor de lo que creía No sentí, ni por un momento, la oleada de energía.
    Los cazadores se miraron unos a otros. Fue Lojas, célebre por ser un gran guerrero, quién expresó su apreciación.
    – No sólo no hubo oleada de energía, la ilusión fue absolutamente fluída. No fue realizada por novatos. Incluso la habilidad para la lucha de los hombres de nieve era magnífica.
    Si hubiera podido sentir admiración, esta se habría mostrado en su voz, pero sus emociones hacía tiempo que se habían desvanecido y todo lo que pudo hacer fue expresar su reconocimento ante tamaña pericia.
    – Vikirnoff, recoge el rastro -dijo Mataias con propósito incesante-. No dejaron ni siquiera un débil rastro atrás. Tendremos que usar la llamada de tu sangre para rastrearlos.
    Ante eso Gregori sonrió con suficiencia.
    – Sí, Vikirnoff. Hazlo. Estoy seguro en que no tendrás problemas en encontrarlos.
    La nieve caía con tanta fuerza que casi no podía ver el rostro de Vikirnoff, pero bien valía el esfuerzo extra por ver la expresión de exasperación del cazador.
    – Si tu compañera hubiera sido engañada repetidamente por alguien, no serías tan raudo en confiar en él -lo acusó Vikirnoff.
    – Tal vez no, pero habría confiado en mi Príncipe.
    Vikirnoff se alejó ofendido, liderando al grupo de cazadores a través del prado lleno de hombres de nieve y de vuelta hacia el bosque. El aroma era tan débil, aún con la llamada de su propia sangre, como si alguien lo hubiera diluído. Ahora cautelosos esperando trampas, tenían que moverse mucho más lentamente, desplegados en un patrón estándar de búsqueda, todos los sentidos alertas. No había huellas, ni signos visibles del paso de Ivory y Razvan. Por dos veces Vikirnoff tuvo que retroceder y seguir un camino sinuoso a lo más profundo del bosque donde los árboles eran más altos y estaban más juntos.
    La canopia tejía un paraguas sobre sus cabezas, bloqueando lo peor de la nevada, por lo que las capas en el suelo no eran tan profundas, aunque las ramas sobre ellos se agrupaban alto y en cada espacio abierto había altos amontonamientos.
    Tariq se quitó una telaraña de la cara mientras se infiltraban en lo más recóndito y oscuro del bosque. Las telarañas eran más abundantes, como pasaba a menudo en las áreas menos transitadas.
    – No parece que hayan venido en esta dirección -les advirtió-. Las telarañas están intactas.
    Los cazadores se detuvieron, manteniendo al menos un metro y medio entre ellos. Inspeccionaron todas las telarañas que se extendían de árbol a árbol. Brillando como diamantes a causa de los cristales de hielo que bañaban las intrincadas hebras, las redes en realidad formaban pliegues sobre muchos de los árboles y se estiraban entre ellos en laberintos de caminos astutamente conectados. Ya habían visto con anterioridad a las arañas de hielo elaborar telas, más que nada en cuevas profundas debajo del suelo, pero de vez en cuando eran insólitamente vistas durante un invierno prolongado.
    – Estas telas han permanecido intactas durante muchas semanas -agregó André, deteniéndose cerca de una de las más largas para estudiar a los insectos atrapados en ella. Incluso unos cuantos lagartos desafortunados y pájaros habían quedado atrapados por las resistentes telas-. Dudo que hayan pasado por aquí.
    – ¿Tal vez como niebla? -sugirió Mataias-. Tal vez se hayan podido deslizar a través.
    – No en una telaraña de hielo -objetó Lojos-. Todos saben que no puedes traspasarlas sin más.
    – Las arañas de hielo son pequeñas pero feroces -les recordó Tomas-. Si te tropiezas con una colonia en las cuevas mejor teme por tu vida. Esto parece una colonia.
    – Sin duda -estuvo de acuerdo Nicolae-. Si vamos a atravesar eso, mejor nos preparamos para quemarlas. Aún con todo mojado, podríamos destruir este bosque.
    Vikirnoff lanzó una mirada incómoda a Gregori. El sanador no había hecho sugerencias, simplemente se había quedado de pie a un lado y los observaba intentar encontrar el rastro. Su rostro no tenía expresión, ni indicaba en qué podía estar pensando.
    – Cuidaos de una emboscada -los previno Nicolae-, pero mirad alrededor. Tienen que haber venido por aquí. Si encontraron una forma de pasar, nosotros también.
    – No perturbéis las telas -les advirtió Vikirnoff mientras los cazadores comenzaban la búqueda de señales.
    El aroma de la sangre era débil, y Vikirnoff estaba seguro de que la pareja había pasado por el territorio de las arañas de hielo. Las telas parecían abarcar muchos kilómetros de bosque, una barrera espesa que se estiraba como un cerco entre los árboles. Si la pareja la había bordeado en vez de atravesar la colonia, les hubiera llevado mucho más tiempo, y el aroma de la sangre no llevaba hacia ese camino. Para evitar problemas con las peligrosas y muy agresivas arañas, tendrían que encontrar una forma de atravesar la zona sin desgarrar las telas. El aroma era ahora tan débil, que temía que si elegían la ruta más larga perderían completamente a la pareja.
    – Creo que sé como lo que hicieron -dijo Lojos-. Tienen que haber reparado cualquier daño a las telas a medida que pasaban. Si pudieron tejer lo suficientemente rápido para mantener lo bastante intacta cada tela para no despertar la ira de las arañas, pueden haberlo logrado sin provocar una batalla.
    Tariq asintió.
    – Esa es la única explicación lógica. Sepáraos. Nadie es tan bueno como para reparar una tela de arañas de hielo exactamente como las tejen las arañas. Tienen que haber dejado señales.
    Vikirnoff llanzó a Gregori una mirada eufórica, y éste simplemente se encogió de hombros, lo cual irritó al cazador aún más. Los siete cazadores antiguos se dispersaron a través de los árboles, deteniéndose cerca de las telas, casi presionando su nariz contra ellas en un intento de encontrar algún signo de borde irregular donde los cristales colgaban de las hebras sedosas.
    Vikirnoff echó una mirada a Nicolae, con su ceño profundizándose.
    – Aquí no veo nada, pero nadie pasa por el corazón de las telarañas de hielo. Pueden proseguir durante kilómetros y sería demasiado arriesgado. No sólo es muy peligroso, el cuidado que tendrían que tener ciertamente los retrasaría.
    Mirando hacia su hermano, se movió desde los árboles del exterior hacia el centro del bosque. Dio un paso y su pie se hundió casi diez centímetros en la nieve, a pesar de haber hecho su cuerpo ligero. A su vez, unas hebras sedosas se alzaron y lo rodearon, encerrándolo en una red que brotaba desde el suelo hasta arriba en el aire, la red apretada, sin los diminutos huecos que permitían que pasara el vapor.
    Vikirnoff luchó, pero como todas las trampas de arañas de hielo, las telas se apretaban más cuanto más luchara, rodeándolo hasta que estuvo atado como un pavo. Se obligó a quedarse quieto, la furia carcomía su calma habitual. Se encontró alto en la canopia, pendiendo a muchos metros en el aire. Su hermano lo miraba desde la tela donde estaba envuelto como una momia y atrapado en el interior de una red sedosa y cristalina. Alrededor de ellos, los demás cazadores habían encontrado el mismo destino.
    Vikirnoff no se atrevió a mirar a Gregori.
    – Bájanos -le ladró.
    Gregori suspiró.
    – Si me muevo, puedo pisar en una de las numerosas trampas que yacen por ahí. Primero tengo que estudiar la situación. No me haría ningún bien acabar de la misma manera.
    – Las arañas nunca podrían hacer esto -dijo Lojos-. Aquí está obrando alguna magia.
    – ¿Te parece? -Nicolae fue sarcástico-. Nos están haciendo quedar como tontos.
    – O quizás smplemente estéis comportándoos como tontos -le ofreció Gregori.
    Vikirnoff le gruñó.
    – Di lo que quieras, pero si no tienen nada que ocultar, no habrían ido tan lejos para esconderse de nosotros.
    Mientras hablaba las ramas sobre su cabeza empezaron a agitarse, lloviendo copos de nieve cuando las arañas corrieron a toda prisa a lo largo de la intrincada red. Una empezó a bajar hacia Vikirnoff, atraída por su voz.
    Gregori, colocando los pies cuidadosamente en el campo obviamente minado de trampas, se acercó más, por si era necesaria su ayuda.
    La araña se detuvo a nivel de los ojos de Vikirnoff. Se miraron mutuamente durante un largo momento. Él podía ver los colmillos empapados con veneno. La araña empezó a tejer otra tela, esta vez formando palabras como si estuviera programada. Le llevó un cierto tiempo conectar las líneas sedosas.
    No temáis… Preparé un pasaje seguro a través del territorio de las arañas.
    Vikirnoff sintió que sus entrañas se apretaban. Pasaje seguro. Como si fueran niños incapaces de atravesar el territorio de las arañas de hielo por sus propios medios. El golpe a su orgullo fue deliberado. Una bofetada en el rostro.
    Estuvo tentado a quemar a la colonia entera llamando al relámpago.
    – Yo no lo haría -dijo Gregori-. Si Ivory y Razvan utilizaron magia y se hicieron amigos de estas arañas, lo más probable es que hayan dejado protecciones para ellas. Entregaría algo a cambio de vuestro pasaje seguro.
    – No pedimos su ayuda -gruñó él, apretando los dientes.
    Por encima de sus cabezas los árboles paracían vivos mientras miles de arañas corrían y se movían. Vikirnoff deseaba en primer lugar no haberse puesto en camino, pero no iba a decírselo a Gregori. Conteniendo su rabia, inclinó la cabeza para aceptar cualquier acuerdo que Ivory y Razvan hubieran hecho.
    – Espero que tengas razón con respecto a ellos y que no hayan cambiado su pasaje seguro por entregarnos a las arañas como su comida de invierno.
    – No permitiría que eso pasara.
    Eso eran casi tan difícil de tragar como que la pareja hubiera arreglado su pasaje seguro. Vikirnoff maldijo en silencio. Ahora no tenían opción. Tenían que continuar hacia delante, y sabía que el sanador tenía esa sonrisita particularmente molesta.
    Fueron bajados al suelo casi a paso de tortuga, haciendo que deseara gritar de frustración. Otra táctica para demorarlos. Y luego uno por uno fueron desenrrollados, con lo cual las sedosas hebras fueron preservadas, otra absolutamente humillante tortura para cazadores experimentados. Y si Gregori mencionaba otra vez los azotes iba a matarlo y al diablo con las consecuencias. Mientras los cazadores eran desenrrollados como salchichas, se preparó una abertura a través de las telas de forma que cuando los siete cazadores estuvieron de nuevo de pie junto a Gregori, había un camino abierto a través del tupido bosque.
    Ahora incómodo, el grupo continuó siguiendo a Vikirnoff mientra éste rastreaba a Ivory y Razvan por el interior oscuro y salía por el otro lado. Se encontraron en el peor lugar posible y las arañas trabajaron rápidamente para cerrar el pasaje detrás de ellos.
    El Valle de la Niebla yacía entre dos altos picos montañosos, alzándose abruptamente hasta casi ángulos verticales. El desfiladero era estrecho y traicionero, casi siempre lleno de niebla espesa y helada, las partículas lo suficientemente pequeñas como para congelar los pulmones cuando inhalaban. Nadie, ni siquiera los Cárpatos, podían ver a través del pesado velo de niebla que colgaba como nubes. La nieve y el hielo a menudo se deprendían de los precipicios angulares, y las avalanchas eran frecuentes en la zona.
    A menudo el viento bajaba de los picos más altos en una corriente de aire en espiral para aullar a través de los cañones a velocidades suicidas, llevando voces, causando estragos en los sentidos auditivos. Unos pocos animales podían vivir en el valle; reinaban los leopardos de las nieves, pero aún ellos permanecían lejos de la base de las montañas donde la nieve y el hielo caían con un fuerte estruendo.
    Los cazadores escucharon el sonido de la risa de una mujer y figuras moviéndose en la niebla. Tomas lanzó una mirada a sus hermanos, se adelantaron sólo cuatro pasos en el valle y desaparecieron.
    Vikirnoff miró a Gregori.
    – Persiguen fantasmas, ¿verdad?
    Él se encogió de hombros.
    – Imagino que sí.
    Vikirnoff cerró los ojos y envió su mente en buscar del rastro de sangre. Se perdía en la niebla. No quedaba ni el más mínimo rastro.
    – Probablemente se disolvieron en niebla y estén mezclados en esa sopa espesa. Puedo pasar meses intentando rastrearlos.
    – No los encontrarás -dijo Gregori.
    Tomas, Mataias y Lojos regresaron.
    – Estamos persiguiendo fantasmas. Juegan con nosotros, pero ya no están por aquí.
    Vikirnoff sacudió la cabeza.
    – Gregori, espero que tu Príncipe sepa lo que está haciendo.
    – Nuestro Príncipe -dijo Gregori-. Cada uno de vosotros le ha jurado lealtad.
    Esta vez no había diversión. Ninguna. Los ojos plateados destellaron hacia cada uno de los cazadores como si los estuviera marcando.
    – Ivory y Razvan rechazaron la oferta del libro. Mikhail les enfrentó a todo tipo de pruebas y pasaron cada una de ellas. No puedo decir lo mismo de vosotros.
    Simplemente se disolvió y se alejó velozamente, subió y pasó por encima del bosque con su colonia de arañas, de vuelta hacia territorio Cárpato, dejando que los demás lo siguieran.

Capítulo 15

    – Creo que tienes una mente tortuosa -dijo Ivory una vez reasumió su forma física, de pie en la habitación memorial de su refugio-. Guiar a los guerreros al valle de la Niebla y luego ir por debajo del suelo en vez de a través de la niebla fue un golpe de genialidad. No había forma de que pudieran rastrearnos, ni siquiera a través de la llamada de la sangre.
    – La tierra nos da la bienvenida y cubre todo rastro. Sabía que nunca podrían seguir nuestro aroma, ni siquiera con la llamada de la sangre -le sonrió-. Me hubiera gustado estar ahí cuando se dieron cuenta de que estaban atrapados en una ilusión y luchando contra muñecos de nieve y no contra ghouls -irrumpió en carcajadas.
    Ella estiró bien los brazos para permitir que los lobos tomaran su forma normal.
    – No hicimos ningún amigo.
    – No los necesitamos. En cualquier caso, si no tienen emociones, no les importaría de todos modos -dijo, frunciendo el ceño-. No envidio el trabajo de Mikhail.
    – Especialmente intentado destruir ese libro. No tiene idea de las cosas malvadas que hay ahí adentro.
    Razvan se quedó callado durante un largo momento.
    – Debería haber hablado más con él acerca del libro y su destrucción. Me desagrada la idea de que mis tías tengan que lidiar con cualquier cosa que involucre a Xavier, pero ellas, mejor nadie, podrían saber cuál es la mejor manera de destruirlo.
    La preocupación en su voz la emocionó. El hombre tenía más compasión y más impulso de proteger a los que amaba que cualquier persona que hubiera conocido. Ivory se giró hacia él, su mirada lo recorrió lentamente. Ocupaba mucho espacio allí, en los confines de su hogar. Sus hombros eran anchos y su físico muy masculino. Había poca suavidad en Razvan, aunque mostraba la naturaleza más serena y calmada con la que se había encontrado como regla. Él levantó la vista y la atrapó mirándolo.
    El corazón de Ivory dio un salto. Había hambre cruda y desnuda en sus ojos, brillando hacia ella, devorándola, bebiéndola. Su boca se secó. Se humedeció los labios. Deseándolo. Casi necesitándolo. El miedo la atrapó.
    – Razvan.
    Su nombre le salió ronco, con voz temblorosa.
    La sonrisa de él fue lenta, su voz tan espesa como la melaza.
    – Ivory.
    La forma en que pronunció su nombre hizo que su cuerpo se calentara y humedeciera y su corazón palpitara más. No había vuelta atrás. Con él era todo o nada, lo sabía. Una vez la tocara, la reclamara, la hiciera parte de él, estaría perdida. Completamente. ¿Cuánto de ella desaparecería? Anhelaba por esto. A él. Estaba en llamas. Casi desesperada, cuando la desesperación no era parte de su carácter.
    Levantó una mano temblorosa antes de que él pudiera dar un paso hacia ella.
    – Si alguna vez me traicionas, te mataré. Tienes que saberlo. No habrá perdón. No he confiado en otra persona en siglos. Los otros no importan, pero tú… tú sí.
    – No esperaría menos de mi mujer.
    Una sonrisa lenta y sexy curvaba su boca y brillaba en sus ojos. El hambre le devolvía la mirada. Deseo. Lujuria. Todas cosas con las que se podía arreglar. Pero había amor, puro y honesto y tan real que le robó el aliento, sacudiéndola hasta su mismo núcleo. Algo dentro de ella surgió. Se rompió. Se abrió para él. Por él. Por este único hombre. Si lo aceptaba, su amor por él podía consumirla. Tenía tanto para dar, pero había estado sola tanto tiempo…
    Él extendió la mano hacia ella.
    – Yo también he estado solo.
    Quería que él entendiera la enormidad de la decisión. ¿Sabía lo que le costaría a ella? ¿Sabía cuán aterrorizada estaba? ¿Tenía alguna idea de cuán mala era en cuanto a las relaciones?
    La sonrisa de él se amplió, proporcionándole un vistazo de sus dientes blancos. Se inclinó y le rozó un beso gentil sobre la boca. No había manera de salvarse de su propio corazón traicionero. Ya se había comprometido con él. Había caído a causa de su sonrisa. De su naturaleza gentil. De su voluntad de acero. Todo en él la arrastraba. Hasta su veta testaruda y su juvenil sentido del humor. Todo.
    Había más peligro para ella aquí, en este hombre, en este momento, del que podría haber en el más poderoso maestro vampiro imaginable, o en las batallas más feroces. Amarlo demasiado, como lo haría… tal vez como ya lo hacía… podría destruirla. Podría volver a unir su cuerpo físico, pero no su corazón, no su alma… ni la misma esencia de quién era.
    – Querida, confía en mí. Sé que te estoy pidiendo más de lo que cualquiera se atrevería a pedirte, pero mira en el alma que compartimos y confía en mí.
    Ivory mantuvo su mirada fija en la de él. En sus ojos. En sus espléndidos ojos, salvajes y de color medianoche, que contenían demasiado. Todo por ella. Sólo por ella. Tanta hambre. Tanto deseo. Tanto amor. La boca le tembló cuando colocó su mano en la de él y dejó que la guiara al interior de su dormitorio.
    Razvan cerró la puerta a los lobos, dejando que se acomodaran en la gran habitación memorial. Ondeó el brazo para encender luces parpadeantes en cientos de velas en miniatura, colocadas en pequeñas hendiduras en la pared. Las llamas danzaron, lanzando sombras a través del rostro de Ivory. Su piel parecía de porcelana, suave como el pétalo de una rosa e invitantora. Sus ojos eran enormes, de oro bruñido, líquidos y asustados como los de una criatura salvaje atrapada por un depredador, mirándolo con una mezcla de anhelo e inocencia que era a la vez intoxicante e irresistible.
    Se estiró hasta detrás de ella y atrajo su gruesa trenza sobre su hombro, para liberar la atadura, enterró los dedos haciendo un túnel a través de las hebras sedosas para aflojar el recogido y que el cabello le colgara alrededor del rostro y cayera como una cascada por su espalda. La textura tan suave de su cabello, y las hebras deslizándose entre la yema de su pulgar y sus dedos, llevaron a las brasas que ardían lentamente a incendiarse. Ella no se sobresaltó o se alejó de él, ni bajó la mirada.
    Había coraje en Ivory, abundancia de él. Coraje que sabía que era una enorme parte de lo que ella era. Ivory no se rendía. Si se comprometía con él se le daría todo, sin guardarse nada. La amaba aún más por ese rasgo, esa característica inquebrantable que la convertía en una cazadora peligrosa, pero también podía convertirla en una socia fieramente leal y una amante de fantasía.
    Quería tomarse su tiempo, explorar cada centímetro de ella, cada sombra y hueco secreto, cada curva femenina, intrigante y misteriosa. Apenas podía respirar por el deseo. Sus manos fueron hasta los broches del chaleco. Conocía cada uno íntimamente, habiéndoles dedicado recuerdos más temprano… las correas de cuero con dos orificios… las diminutas cruces incrustadas en el acero de cada cierre de metal y los tres remaches a cada lado del broche y la correa, también incrustada con una cruz… la cual representaba su fe y su alma brillante.
    Por supuesto que cualquiera de ellos podría haber quitado las ropas de ella con un simple pensamiento, pero deseaba el placer de desenvolverla. Deseaba tomarse su tiempo y ofrecerle cada uno de los momentos de placer que pudiera… construir su necesidad de una brasa ardiendo lentamente a una rugiente tormenta de fuego.
    Ella no se movió, pero él sintió su brusca inspiración y los pechos se elevaron y cayeron contra sus nudillos mientras abría las correas y le empujaba el material por los hombros para una lenta revelación de su magnífico cuerpo. Sus senos se soltaron. Suaves. Tentadores. Tanto que ahuecó el suave peso en sus palmas, todo el tiempo observando el rostro de ella.
    Vio el veloz placer que la rebasaba, el arrebato de color, el ligero tinte vidrioso de sus ojos mientras los pulgares rozaban los tensos picos de sus pezones. Sostener los suaves montes gemelos en las palmas se sentía como un milagro, una sensación más allá de sus fantasías. Había renunciado a esos sueños hacía mucho tiempo… tanto que ni siquiera podía recordar si alguna vez los había tenido… sin embargo, ella estaba frente a él, sus suaves curvas femeninas eran un peso ligero en sus manos y sus enormes ojos lo miraban con tal turbación… y anticipación.
    Rozó un beso sobre su frente, luego bajó hasta la esquina de su ojo izquierdo. Un pequeño estremecimiento pasó a través del cuerpo de ella. Él besó la punta de su nariz y las comisuras de su boca. Los labios de ella se separaron ligeramente. El hambre brotó en ella, inundándolo, por lo que por un momento la boca de él se cernió a unos escasos centímetros de ella mientras Razvan luchaba por controlarse.
    Primero le tomó el aliento, arrastrándolo profundamente a sus pulmones, y luego le tomó la boca, sus labios posándose sobre los de ella, absorbiendo la forma y la textura, la suave firmeza, el calor que se acumulaba. La lengua de él se deslizaba por esos ribetes levemente separados, en una pequeña invitación.
    El aliento de Ivory se detuvo en su garganta. Él la guiaba hacia una senda desconocida de tentación, y ella estaba simplemente ya muy lejos para resistir. Su beso era pecaminoso, su boca una malvada excitación que la llenaba con tal necesidad que no podía contener sus respuestas. Él le susurró algo sexy, casi imperceptible, mientras su lengua recorría el interior de su boca, explorando los cálidos huecos, corriendo seductoramente sobre sus dientes y reclamando su cuerpo para él.
    Sabía qué era eso. Una reclamación. Tomar su cuerpo y hacerlo suyo. Los pulgares de él rozaban sus pezones y ella casi gritó, el sonido estrangulado a causa del nudo de su garganta. Vetas de fuego corrían desde sus senos hasta su clítoris y su útero se tensó. La besó una y otra vez hasta que se sintió delirar, pero una parte de ella siempre estaba concentrada en sus manos. En la espera. En la necesidad.
    Ella estaba allí de pie con él totalmente vestido, su cabello oscuro y veteado atado, por lo que parecía mantener el control mientras ella estaba desnuda desde la cintura para arriba con el cabello cayendo por todas partes, un montón salvaje de nervios que por fin entendían que este hombre era su destino. Este viaje que emprendía con él, no importaba cuán atemorizador fuera, no lo hacía sola. Él le había permitido liderar el camino en el campo de la fuerza. Ahora le pedía que se rindiera a él, de la misma manera que él lo había hecho a ella.
    Él quería su confianza. Toda. Quería que ella le diera todo lo que era o sería, sin orgullo ni ego, confiando que él apreciaría su regalo por toda la eternidad. Su beso había sido una cerilla, prendiendo algo bien profundo dentro de ella que ahora llameaba, algo femenino, vivo y necesitado más allá de lo que se pudiera creer. Quería complacerlo. Quería ser su consuelo. Su placer. Su todo.
    La lengua de ella se deslizó por la de él, danzando y provocando, mientras presionaba sus pechos doloridos más profundamente en sus palmas, necesitando ese próximo roce de fuego. Los besos de él eran adictivos, quemando hasta que supo que la pasión estaba estirando su control y su mente estuvo confusa por el deseo. Él le mordió el labio inferior y el escozor envió un relámpago a golpear chisporroteando a través de su vientre, directo hasta su canal femenino.
    Los dientes de él rasparon a lo largo de su mentón, su lengua remolineando sobre la pequeña hendidura que había allí y viajó hacia abajo por su garganta. Se tomó su tiempo, aún cuando ella se estaba derritiendo allí mismo, en el suelo. Su boca se movió sobre la garganta, esos dientes malvados raspando suavemente, enviando un pecaminoso latigazo de calor en espiral que se deslizó desde el vientre hasta los muslos.
    Apenas podía respirar, esperando. Sabiendo. En las garras de un deseo demasiado fuerte para siquiera soportarlo. Él bajó la boca y tomó su pecho con el mismo calor lento con el que había tomado su boca. Primero llegó su aliento tibio, que sintió todo el camino hasta el seno y profundamente bajo la piel. La respiración de ella simplemente se detuvo mientras se inclinaba hacia él. La lengua tiró de su pezón y ella lloriqueó. Luego la boca la atrajo más profundamente, chupando, y haciendo que gritara, con la cabeza hacia atrás, los brazos acunándole la cabeza hacia ella, sosteniéndolo cerca. Los dedos se le cerraron en puños, agarrando un mechón del cabello de él mientras los dedos de los pies se enroscaban en una acción refleja de la anterior.
    El deseo golpeaba bajo y con fiereza, mientras él capturaba su otro pezón y lo giraba y tiraba de él al ritmo de su boca. Otro llanto se le escapó cuando un relámpago blanco rasgó a través de su cuerpo, directo desde sus pechos, atravesando su abdomen hasta su mismísimo núcleo y aún más abajo, extendiéndose por sus muslos hasta que chispas eléctricas chisporroteaban a su alrededor.
    La sangre rugía en sus oídos, palpitaba en su corazón y por sus venas mientras él atraía el apretado pezón contra el techo de su boca y lo acariciaba y apretaba. Lo necesitaba de una forma en que nunca había necesitado a nadie en su vida. Él era como la estrella más brillante, como la luz de la luna derramándose plateada a través de la nieve reciente. Creaba, de un mundo horrible, uno decente y hermoso y la hacía recordar que era una mujer.
    La boca de él era como terciopelo negro, oscuro e intoxicante, sus manos le envolvían los senos mientras sus dientes y lengua avivaban el fuego. Cuando él levantó su cabeza pudo ver su hambre feroz, aunque con esos mismos movimientos sin apuro, sus dedos inteligentes pasaron rozándole el vientre desnudo. Le aferró la caja torácica entre sus palmas e inclinó la cabeza para marcar un rastro de fuego sobre cada costilla y más abajo hasta el ombligo, donde su lengua trazó un remolino hasta que ella se aferró al cabello de él para mantenerse recta.
    Los ojos de él se encontraron con los suyos y sus manos cayeron hasta el cinturón que ella tenía en la cintura, abriendo el cierre y tirando armas y la pistolera al suelo. Sintió el roce de sus dedos contra el bajo vientre mientras él tiraba de las ataduras de cuero y rápidamente las abría. Estuvo tentada a simplemente sacarse de encima la ropa, su cuerpo estaba en llamas a causa del deseo, pero los ojos de él contenían una advertencia, una mirada de posesión que encontró un poco emocionante… vale, quizás bastante. Él disfrutaba de desenvolverla y ella quería darle esa alegría. Se encontró sintiéndose inesperadamente sexy cuando él le bajó los pantalones por las piernas y con una mano en la cadera la urgía a dar un paso para salir de ellos.
    Ivory contuvo el aliento. Estaba totalmente desnuda, cada línea y curva expuesta a su hambrienta mirada. Él simplemente se quedó allí, con las manos en las curvas de sus caderas, su mirada moviéndose sobre ella, absoluta y totalmente concentrada en ella de ese modo en que solía hacerlo todo, como si no viera nada más, como si no fuera consciente de nada más. Sólo Ivory. Posó la mano en el pecho de él, justo sobre su corazón, y lo sintió latiendo con fuerza. Un deseo crudo irradiaba de él… por ella.
    Nunca había habido un hombre que la mirara así. Ciertamente Draven la había deseado, pero no con amor tallado en cada línea de su rostro. No con su cuerpo temblando y su corazón golpeteando como un martillo. Nunca la había mirado con tan febril necesidad, con su mente abierta a la de ella y su corazón totalmente entregado a ella. Nadie la había hecho sentir como si fuera la mujer más hermosa del mundo, totalmente deseada, completamente amada… hasta ahora.
    – Ivory.
    Su nombre salió estrangulado de la garganta masculina. Una suave sinfonía que le rozó la piel tan efectivamente como sus manos.
    La atrajo nuevamente hacia él, tomando su boca, esta vez en medio de una fiebre de deseo, quemándola con su calor abrasador mientras la acercaba más, por lo que su pesada erección presionaba contra el suave vientre justo sobre la tela de su pantalones. Ivory escuchó su propio gemido estrangulado mientras su boca se apresuraba sobre la de ella, esta vez sin ese lento quemar. Esta vez tan salvaje y caliente que la chamuscó. La había vuelto loca de tal forma que el deseo era lo único que conocía, y se derritió en él, casi ciega por el hambre de su toque.
    La lengua de él se enredó con la suya mientras sus manos volvían a los senos sensibles, sus dedos tirando y haciendo girar los pezones hasta que la tuvo jadeando, respirando con dificultad y dejando escapar pequeños lloriqueos. La piel de él se sentía caliente bajo la camisa, mientras ella le clavaba las uñas profundamente en los hombros. Un estremecimiento bajó por el cuerpo de Razvan. Su boca era adictiva, ese gusto a pecado oscuro y rico y a sexo, que ella encontraba intoxicante. Su cuerpo era duro y poderoso, moviéndose contra ella, controlado, ahora agresivo, inflamándola más. Podía sentir cada músculo definido tensándose debajo de su piel, su cuerpo tenso por el deseo mientras sus besos enviaban chispas de electricidad a través de las venas de Ivory, directamente hasta el canal femenino dejándola húmeda, necesitada, y gimiendo en su boca.
    No podía dejar de tocarlo, su cabello, su cuello, su garganta, deslizando las manos por sus brazos y los músculos que allí había, arrancando roncos gruñidos masculinos, crudos y desde la garganta a causa de la pasión. El sonido la inflamaba más, hasta que pensó que se estaba quemando, su cuerpo moviéndose casi compulsivamente contra el de él.
    Él emitió un sonido. Oscuro. Peligroso. Intoxicante. Simplemente condujo sus caderas hacia arriba, contra la unión de los muslos de ella, presionando apretadamente mientras se mecía allí. El movimiento urgente fue increíblemente sexy, provocando un rayo de deseo, dulce y caliente, que se clavó en su núcleo, y ella enterró el rostro contra su cuello, acariciándolo con la lengua, mordisqueándolo con los dientes, deleitándose en la forma en que el cuerpo de él se estremecía en reacción.
    Los dedos de Razvan encontraron el interior de sus muslos. Acariciaron. Robando el aliento de su cuerpo. Las piernas de él obligaron a sus muslos a separarse para él, la tela áspera de los pantalones rozaba contra su piel mientras ella corcoveaba inútilmente contra él, casi llorando por la necesidad.
    – ¿Estás húmeda para mí, fél ku kuuluaak sívam belső… amada?
    Su voz fue una negra seducción aterciopelada en su oído. Una flagrante y malvada tentación.
    – ¿Lo estás? -Sonaba a pecado puro.
    Ella le tiró frenéticamente de la camisa, desesperada por llegar hasta él, mientras la necesidad le clavaba las garras. Le dolía, su canal femenino se apretaba por la tensión que se construía, frenética por la liberación, porque él llenara el vacío que la tenía en sus garras. Se las arregló para quitarle la camisa y es que no podía soportar nada entre ellos, ni siquiera durante otro segundo. Lo desvistió con magia, con frenesí, casi con violento apuro.
    Con una mano cerrada en el cabello de ella, le echó hacia atrás la cabeza para exponerle la garganta y rasparla suavemente con los dientes. La mordió y su útero se apretó. Dejó un rastro de besos feroces sobre el cuello, y al momento su boca estaba saqueando los pechos, sus dientes y lengua enviando fuego fundido a través de la sangre de Ivory. Las manos de él se deslizaron sobre sus muslos, acariciando y apretando la suave piel interior, moviéndose más arriba, los nudillos rozando el monte húmedo en la unión de allí.
    Ivory inhaló bruscamente. Se quedó absolutamente quieta. Con su aliento atrapado en los pulmones. Se quedó congelada allí sin más, ardiendo y desnuda. Razvan retiró la cabeza hacia atrás y la miró a los ojos. Ella se ahogó allí. Manteniendo su mirada cautiva, él hundió los dedos en el canal mojado y apretado. Ivory abrió los ojos de par en par. Escuchó su propio gemido de sorpresa escapando de su garganta, mareada por el shock.
    Razvan entró en su mente para poder sentir su respuesta, sus reacciones guiándolo aún más. Ella no sabía si podría soportar sentirlos a ambos, el hambre feroz, y el fuego construyéndose y saltando entre ellos.
    Todavía mirándola, Razvan se puso de rodillas. Bajó la mirada en un lento y posesivo estudio de su cuerpo, observando su rubor por la excitación, todo mientras los dedos se introducían más profundamente. El aroma de ella lo llamaba mientras montaba su mano, casi sollozando. Muy lentamente retiró los dedos y se los lamió, saboreando el sabor exótico de ella. Ella gimió y el sonido vibró a través de su pesada erección, que empezó a pulsar con urgente necesidad. Ignoró las reacciones de su propio cuerpo, desesperado por el sabor de ella.
    Desesperado. Estaba desesperado por su sabor. Sólo eso era suficiente para deshacerla, que ese hombre, arrodillado a sus pies, luciendo como un ángel caído, pudiera estar tan desesperado por su sabor, por la crema caliente que se derramaba para darle la bienvenida.
    Él le mantuvo los muslos separados con las manos y la tomó con la boca, su lengua deslizándose a través del calor suave como el satén. Ella tembló. Aferró su cabello con ambos puños y tiró, el dolor la mordió y puso aún más dura el asta de él. El nombre de él salió estrangulado, y luego se apagó al perder ella la capacidad de respirar cuando la lamió como un lobo hambriento.
    El contacto áspero su lengua fue demasiado. Sus rodillas se debilitaron y su cuerpo se tensó aún más, ardía muy caliente, apretándose y tensándose con sorprendente intensidad. Gritó su nombre, intentando decir basta, pero sin querer que esto terminara nunca. Importaba poco; él estaba más allá de escucharla, la sangre le atronaba en los oídos, el sabor de ella estaba volviéndolo loco. Se la comía como un lobo hambriento, su lengua golpeando, lamiendo y luego chupándole el clítoris, insertándose profundamente y luego revolviéndose sobre el duro nudo mientras ella se ondulaba y empujaba contra su boca en una explosión fiera y sin sentido.
    Ivory gritó. Nunca había gritado en su vida. Ni cuando Draven la atrapó. Ni cuando los vampiros la habían atacado. Nunca. Ni una vez. Pero el placer bordeaba el éxtasis, rugiendo a través de su vientre y rasgando a través de su útero, ola tras ola, por lo que se colgó de los hombros de él en busca de apoyo mientras un maremoto rompía a través de ella.
    Entonces Razvan se levantó, tomándola en brazos, llevándola hasta la suave cama del dormitorio, tejiendo una sábana de seda que fue flotando hasta la cama para poderla posar allí. Él bajó con Ivory, separándole las piernas por segunda vez, su boca pegándose a la de ella. Su lengua acuchillando profundamente para hacerla llegar una segunda vez. Ella lloró, clavándole las uñas en la espalda, intentando desesperadamente sostenerse en la cordura mientras él la elevaba rápidamente. Se escuchó rogando, sin saber siquiera por qué, y entonces él se elevó sobre ella, su rostro era una máscara de áspero deseo en crudo contraste con el amor fiero y sin vergüenza que había en sus ojos.
    Lo sintió presionar la cabeza ancha de su erección contra su entrada, y el tiempo se detuvo. El sonido se detuvo. Sólo quedó la sensación del cuerpo de él exigiendo la entrada al suyo. Había relámpagos blancos destellando sobre su piel, por su cuerpo, golpeando a través de su torrente sanguíneo mientras él empezaba a invadirla, su asta gruesa empujando a través de los pliegues apretados de su cuerpo. Entre sus muslos, su asta era como una marca caliente, mientras la estiraba lentamente en un exquisito tormento de placer.
    La voz de él era áspera mientras le murmuraba en la antigua lengua, algo entre un juramento y un rezo, tal vez ambos. La sangre tronaba en sus oídos ahogando las palabras. Él estaba tratando de aliviarla, permitiendo a su cuerpo tiempo para que se acomodara a su longitud y circunferencia, pero ella no podía permanecer quieta, ni siquiera cuando las manos de él le sujetaron las caderas y la sostuvieron. El placer era demasiado. Se impulsó hacia arriba, usando los talones para hacer palanca, justo cuando él se deslizaba otra vez fácilmente hacia delante.
    Un latigazo de dolor acompañó al placer que se vertió sobre ella cuando su cuerpo se impulsó más profundamente en el de ella. Los dedos de él se apretaron en sus caderas… clavándose… forzándola a quedarse quieta.
    – Para, Ivory. No te muevas. -Su aliento era tan áspero como su voz, irregular y desparejo-. Ambos vamos a estallar llamas. Estás tan apretada.
    Ivory podía ver como él apretaba los dientes y sus músculos se tensaban y apretaban. Ese calmado control había desaparecido. Adoraba ser ella la única capaz de arreglárselas para sacudir su calma. Podía sentir su palpitante necesidad, el hambre oscura, ver el alargamiento de sus dientes, justo esa pizca de peligro que hacía que su corazón saltara y su cuerpo se inundara con más crema líquida. Clavó sus uñas en él, sus pechos le pesaban, desesperada por más, desesperada porque se moviera.
    – Por favor, Razvan, por favor.
    La urgencia que había en ella lo llevó más allá del límite. Atrapó sus caderas y atrajo sus piernas sobre sus propios brazos, nivelándose para montar sobre su clítoris, y luego se introdujo profundamente, la fricción casi intolerable, el placer tan intenso que tuvo miedo de perderse completamente en Razvan. Él se echó hacia atrás y empezó un ritmo áspero, profundo, fuerte y rápido, tan profundo que atravesaba su útero, la caliente longitud llenándola, vinculándolos.
    La mente de él se movió en la suya haciendo que sintiera el fuego que corría a través de su cuerpo, la forma en que la funda apretada lo arrastraba y ordeñaba, abrasándolo, suave como el terciopelo, un exquisito placer y dolor que lo sacudía hasta el alma. La tensión en el cuerpo de ella se acumulaba, enroscándose cada vez más apretada, hasta que se retorció frenéticamente debajo de él, su aliento saliendo en jadeos salvajes, su cabeza moviéndose de un lado al otro, sus uñas arañándole la espalda.
    – Razvan -lloriqueó su nombre. Una súplica. Una orden. Ella necesitaba… ¡Necesitaba!
    – Lo sé, Ivory -lanzó suavemente entre dientes-. Déjate ir. Toda. Vamos, fél ku kuuluaak sívam belső… amada. Yo te cogeré.
    Ella se sintió consumida por el fuego. Aterrorizada de que pudiera desaparecer entre las llamas. La tensión se enroscó tan apretada, aunque no podía dejarse ir, no podía obligarse a dar ese último salto de fe. Sollozó nuevamente, apretándolo más, sin querer que este momento terminara, pero temiendo que si no se detenían estaría perdida.
    Él se introdujo nuevamente en ella, su asta como una espada de acero, clavándose en su útero y su corazón, tomando una parte de ella en él, así como una parte de él estaba profundamente en su interior.
    – Ya es demasiado tarde -susurró él, y su voz fue la de un ángel oscuro. Un susurro de terciopelo, un latigazo de calor.
    Era muy tarde para salvarse; su cuerpo ya estaba perdido, por siempre necesitaría el de él. La había conducido tan alto que tendría que volar. La atrajo más cerca y se inclinó sobre ella, su cuerpo todavía invadiéndola, una y otra vez, un pistón que nunca se detenía, nunca se ralentizaba, hasta que pensó que podría gritar nuevamente ante tal maravilla. Sentía su cuerpo tenso. Y más tenso. Agarrándolo. Apretándolo. Podía escuchar los sonidos que hacían sus cuerpos juntos, el duro golpe de la carne; sentir el poder de él moviéndose en su interior. El cuerpo de él se inclinó una vez más y arrastró la larga longitud de su dura asta sobre su clítoris sensibilizado.
    Su cuerpo se puso rígido. No pudo respirar por un momento. No podía pensar. Su cuerpo se apretó alrededor de esa gruesa asta, sujetándolo casi dolorosamente mientras las sensaciones desgarradoras empezaban a convertirse en un maremoto gigante, extendiéndose por su cuerpo como un fogonazo, blanco y caliente y poderoso. Ola tras ola. Sin terminar nunca. Un shock que puso a su sistema en sobrecarga. Lloró con la fuerza de su liberación, por su belleza y magnificencia, mientras sentía su cuerpo tomar el de él, forzándolo a ircon ella, escuchando su grito ronco cuando su semilla caliente se vació en su interior.
    Ivory sintió el mordisco, el doloroso placer de ello, y su cuerpo se apretó y desgarró una y otra vez mientras él tomaba su sangre en un erótico intercambio. Arqueó la espalda, empujándose hacia arriba con las caderas mientras su cuerpo seguía sufriendo espasmos, apretándolo, ordeñando cada gota de él. Razvan pasó la lengua por la hinchazón de los senos, cerrando los pinchazos y mirando hacia abajo, hacia ella, con sus ojos sexys.
    Sólo con su mirada hizo que su cuerpo reaccionara de nuevo, y otra ola los bañó. Ella levantó la cabeza para capturar su boca, besándolo, sosteniéndolo contra ella y trazando un camino de besos hacia su garganta. Sintió que su erección se ponía rígida de nuevo así de rápido, llenándola y estirándola mientras le lamía el pulso. Un gruñido áspero escapó de él.
    Sus dientes mordisquearon la piel y sintió la instantánea sacudida de la erección. Lo mordió y él golpeó duro con las caderas, enterrándose profundamente, sosteniéndole el trasero con una mano, forzándola a aceptar su salvaje cuerpo zambulléndose. Sintió el sabor de él explotando en su interior, llenándola con su esencia. Nunca se había sentido tan completa. Tan amada. Pasó la lengua por los pinchazos de su garganta y dejó que su cuerpo explotara una vez más, esta vez sin resistencia.
    Podía escuchar sus propios jadeos suaves, oler sus aromas combinados mientras las olas rompían una y otra vez antes de que él encontrara su propia liberación.
    Yacieron juntos, sus brazos alrededor del otro, sus cuerpos unidos, ninguno queriendo moverse. Fue muchos minutos después cuando Razvan encontró fuerzas para moverse, rodando de encima de ella para mirar al cielo brillante, con los dedos entrelazados detrás de la cabeza.
    – Dame un par de minutos y te llevaré en brazos hasta la piscina.
    Giró la cabeza con una sonrisa tierna, enviando a su corazón a hacer un salto mortal. Parecía diferente. Más joven. Más feliz. Esa misma serenidad estaba allí, pero esta vez había amor devolviéndole la mirada con felicidad y alegría pura e indisoluble. Ivory deseó poder compartir en voz alta sus emociones con él, pero se contentó con rodearlo con los más profundos sentimientos que sentía por él, amor aplastante, tanto que no podía ponerlo en palabras, ni siquiera telepáticamente.
    Los dedos de él se movieron sobre los suyos, trazando una pequeña caricia hasta que ella unió sus dedos con los de él.
    – Gracias, Ivory.
    – ¿Por qué? -Se le escapó una sonrisa-. Me parece que soy yo la que debería agradecertelo.
    La sonrisa de él se amplió.
    – Me has brindado la experiencia más hermosa de toda mi vida. Pase lo que pase, siempre tendré el recuerdo de cómo te brindaste a mí.
    – Estaba asustada -le confesó en voz baja.
    – Lo sé -dijo él suavemente-, lo que hace que tu regalo sea más atesorable.
    – ¿Realmente me vas a llevar en brazos hasta la piscina?
    – No suenes tan asustada -se burló-. De alguna manera me las arreglaré para encontrar la fuerza. Lo prometo, no te dejaré caer.
    Ella apretó sus dedos alrededor de los de él.
    – Lo sé. Simplemente me sentiría tonta.
    – Ivory, no hay nadie aquí salvo nosotros -le señaló, su tono más tierno que nunca.
    Otra vez sintió su corazón retorcerse. Podía hacerlo tan fácil para ella. Conmoverla. Hacer que se derritiera. No era su cuerpo increíble ni el modo en que la llevaba a tales alturas, era el amor perdurable que parecía sentir por ella. Una roca. Un cimiento. Fuerte y comprensivo, haciéndola sentir que siempre podía contar con él.
    – Lo sé.
    – ¿Crees qué pensaré menos de ti?
    Ella se quedó callada, considerando su pregunta, dándole vueltas una y otra vez en su mente. Seimpre se sentía ridícula sintiendo lo que sentía por él de la forma en que lo hacía. ¿Por qué no podía dejarse llevar como hacía él?
    – Creo que no sé cómo ser una mujer.
    No sabía de qué otra manera decirlo.
    Razvan se puso de lado y se apoyó en un codo.
    – Ivory, eres mujer. No tienes que ser como ninguna otra. No quiero a ninguna otra. No hay comparación. Sé quién eres. No te disculpes, desde luego no conmigo. -Una sonrisita curvó su boca y se inclinó hacia delante para rozar un beso sobre su boca-. Adoro tu forma de ser, esa pequeña renuencia que tienes a decirme que soy el mejor hombre del mundo.
    Su risa suave le acarició la piel. Sonaba tan parecido a un muchachito, hasta despreocupado, desinhibido por primera vez en su vida.
    Se las arregló para ponerse de pie y levantarla, acunándola entre sus brazos como si fuera ligera como un bebé.
    – Me has agotado, mujer guerrera.
    Ivory no pudo evitar reírse.
    – Si fueras verdaderamente el mejor hombre del mundo, no estarías para nada agotado. Estarías listo para ocuparte de cada una de mis necesidades.
    Las cejas de él se elevaron.
    – Creo que eso es un desafío. -Cerró su boca contra la de ella mientras la llevaba a la siguiente habitación donde el agua se derramaba desde la pared de roca hacia una charca tranquila-. Estoy más que dispuesto a ocuparme de cada una de tus necesidades -susurró las palabras contra su boca, su lengua moviéndose rápidamente sobre los labios, deleitándose con su sabor.
    – ¿Sí? Yo no estoy tan segura -le dijo utilizando su tono más altivo.
    La dejó caer al agua. Ella salió a la superficie farfullando para encontrarlo parado allí, con las manos en las caderas y el agua lamiendo sus muslos.
    – Eso ha sido tan mezquino.
    – Te lo merecías.
    – Tal vez sí -estuvo de acuerdo, riéndose.
    Él le estaba enseñando como divertirse. Como jugar. A tomar cada momento que tuvieran juntos y vivirlo plenamente. Con ánimo de aprender, envió hacia él una columna de agua con precisión mortal. El agua impactó sobre su rostro y salpicó hacia su pecho.
    – Creí que podrías necesitar un pequeño enfriamiento.
    La ceja de él se elevó. La diversión encendía sus ojos.
    – Creo que me has declarado la guerra.

    Ella elevó la barbilla.
    – Me parece que sí.
    La guerrilla de agua fue rápida y furiosa. El agua se elevaba como un géiser casi hasta el techo y salpicaba contra la pared. Por dos veces él se lanzó hacia ella, llevándola hacia abajo como haría un cocodrilo con su presa, haciéndola rodar bajo el agua antes de que ella pudiera alejarse y alcanzar la superficie para atacar nuevamente.
    Se lanzó contra él, sus brazos rodeándole el cuello, y su cuerpo golpeándolo, conduciéndolos a ambos bajo el agua y cuando emergieron, descansaron a un lado de la piscina tibia y dejaron que las burbujas rompieran contra sus pieles.
    Ella se frotó el brazo y echó una mirada hacia arriba como si fuera capaz de ver el cielo.
    – Siempre puedo decir cuando el sol está por elevarse. La piel me pica y la siento incómoda. La mayoría de los Cárpatos pueden permanecer afuera en las primeras horas de la mañana pero yo no.
    – ¿Nada de nada?
    Ella descansó una cadera contra la suave pileta y se retorció el cabello.
    – Mi piel es muy blanca, por todos los años que pasé en la tierra lejos incluso de la luz de la luna mientras estaba sanando, y me quemo. Se parece más bien a una quemadura solar, me imagino, pero me ampollo bastante fácil -le sonrió mientras le venía un recuerdo-. Una vez, encontré un frasco de protección solar que había tirado un excursionista. Lo probé.
    Él le metió el cabello detrás de la oreja.
    – Me lo tomo como que no salió muy bien.
    – No, en realidad no.
    – ¿Has intentado permanecer más tiempo despierta mientras estás aquí, bajo el suelo?
    Ella se frotó nuevamente los brazos, temblando un poco.
    – Algunas veces cuando estoy trabajando en experimentos con nuevos elementos químicos para retener al vampiro, no percibo la sensación durante un rato, pero la mayor parte del tiempo, me siento tan incómoda que acudo a la tierra.
    – Tu fórmula para cubrir tus armas es brillante.
    Ella le lanzó una rápida sonrisa de placer, un poco tímida cuando le hacía cumplidos.
    – Todavía estoy trabajando en ella. Tiene que aguantar un poco más antes de que su sangre se la coma. Cuanto más tiempo me proporciono, evitando que cambien, más margen tengo.
    – Tenemos -la corrigió.
    Ella asintió.
    – Tenemos -estuvo de acuerdo.
    – ¿En este momento te duele la piel? -le preguntó Razvan, preparado claramente para volver a llevarla a su dormitorio.
    – En realidad, no. Aunque el amanecer está cerca. Muy cerca.
    Le gustaba estar con él. No había creído que fuera a pasar. Llevaba sola tanto tiempo que creía que iba a ser incómodo compartir su espacio con él, pero disfrutaba de su sentido del humor. Era un hombre inteligente, perspicaz aunque no prestaba atención a su ego, y hubiera sido difícil para alguien como ella estar con un compañero así. Él transmitía paz, y a menudo se encontraba deseando simplemente estar a su lado, para sentir la forma en que la serenidad irradiaba de él para rodearla y sostenerla. A decir verdad, lo encontraba sexy y bastante intoxicante.
    Razvan le sonrió.
    – Estoy leyendo tu mente.
    Ella sacudió la cabeza.
    – No leas demasiado de lo que sea que esté pensando.
    Razvan se metió bajo el agua, metiendo la cabeza y luego saliendo rápido justo al lado de ella, sus manos le rozaron los muslos, sobre las curvas de las caderas, a lo largo de la marcada cintura y más arriba por la caja torácica hasta que estuvo sosteniendo en sus palmas el peso suave de los senos.
    – Pues yo creo que deberías leer mi mente.
    Antes de que pudiera responder, él agachó la cabeza y atrajo un pezón profundamente dentro de su boca. Poco importaba que le hubiera hecho el amor dos veces, y que su cuerpo estuviera satisfecho. Instantáneamente sintió el calor inundarla. El cabello húmedo de él se deslizó por su abdomen y jugueteó con su montículo mientras tiraba y provocaba y chupaba.
    Ella lo sostuvo allí por un momento, saboreando el placer que la llenaba y luego hundió los dedos bajo el agua y encontró su erección ya firmemente crecida. Al tacto de sus dedos el asta se sacudió y pulsó. Ella sonrió con suficiencia, reparando en el poder de su toque mientras acariciaba esa dura longitud antes de envolver los dedos alrededor de él para encerrar su dura carne en un puño apretado.
    Razvan levantó la cabeza y la miró con ojos oscuros y hambrientos.
    – ¿Qué estás haciendo?
    – Un poco de exploración por mi cuenta.
    Él se reclinó hasta que sus caderas rozaron la pared de la charca para afirmarse. El toque de ella lo dejaba débil, su cuerpo se estremecía de deseo.
    – Siempre puedes sentarte -le sugirió Ivory con voz sedosa-, ya que esto puede llevar un tiempo. Soy muy concienzuda cuando exploro.
    Tragando con dificultad, Razvan se sentó en el borde de la roca lisa, permitiendo que sus piernas colgaran en la piscina. Su erección pulsaba contra su estómago, dura como una roca y creciendo más a medida que pasaba el tiempo. Cuando ella agarró sus pelotas y se inclinó para su primer lametón tentativo, la respiración explotó de sus pulmones. Cuando la boca lo tomó, quedó perdido en el cuerpo de ella, en su mente, en todo lo que ella significaba para él.
    Razvan cerró sus manos en el cabello de ella y se sostuvo, sabiendo que este era el comienzo de un viaje salvaje con su amada compañera.

Capítulo 16

    – ¿Qué es eso? -preguntó Razvan mirando sobre el hombro de Ivory, mientras ésta trabajaba.
    Esa noche se había levantado con la sensación de los dedos de ella acariciándole la piel. La maravilla de tener a Ivory en su vida, en su cama, con su alma fundida con la de ella, iba más allá de cualquier cosa que imaginara alguna vez. Hicieron el amor suavemente y con ternura y luego se volvió feroz y salvaje.
    Había sido divertido cazar juntos. Habían observado la luna naciente quemando a través de las montañas con sus picos nevados, vertiendo plata a través del cielo color medianoche para iluminar la nieve brillante, que formaba capas a través del prado y colgaba de los árboles. Volaron juntos por el cielo, muy por encima de los árboles, alas contra alas, el viento erizando las plumas, ambos atrapados por la libertad de los búhos volando, dando volteretas y bajando en picado, realizando acrobacias sólo por diversión y porque podían.
    Dando vueltas con ella, con las garras unidas, Razvan supo que todo lo que necesitaba estaba aquí, en esta única mujer. Lo había salvado con su sonrisa. Con su belleza interior. Con su alma. Se había convertido en su propio milagro personal. No estaba totalmente seguro de que la tierra lo hubiera sanado. Lo había hecho Ivory. Con los colores que le había proporcionado, trayendo vida a su mundo. Con la alegría que le había restaurado, haciendo que cada momento significara algo para él. Había reemplazado las sombras de sus ojos, de su corazón, por amor. Había reemplazado la oscuridad de su alma por luz.
    Tragó con dificultad, frotándole el hombro con la barbilla mientras estudiaba detenidamente el libro que ella había abierto mientras lo estudiaba en su cuarto de trabajo. Podía ver que había escrito sobre el texto antiguo y leyó las palabras para sí, frunciendo el ceño a la vez que lo hacía.
    El mago camina hacia adelante mientras Las Puertas del Infierno se cierran.
    Los relámpagos golpean con su primera orden.
    Espirales de energía salen de sus dedos.
    Un hechizo toma forma bajo sus labios.
    Alto y oscuro, maravillosamente esbelto.
    Sus ojos de plata se encienden como brasas encendidas.
    Un poder, una presencia que no se puede explicar.
    Una sensación de arrastre que no abandonará el cerebro.
    Una añoranza, un anhelo que quemará como fuego.
    Para ser anhelado y tomado con ardiente deseo.
    El mago camina hacia adelante extendiendo sus brazos.
    Su víctima acude callada sucumbiendo a su encanto.
    Las brasas de pasión prenden en llamas.
    Mientras el mago arrastra profundamente a su interior sangre del corazón.
    Consumiéndola toda, sin dejar nada.
    La víctima languidece en un dolor indecible.
    El mago, habiendo tomado el cuerpo y el alma,
    ahora, se aleja de lo que está quebrado para buscar a alguien que esté entero.
    El patrón está preparado, el final es el mismo.
    El mago necesita sangre del corazón para estar entero y sobrevirir.
    El estómago de Razvan dio un vuelco, y así como así, su mundo escapó de su control, derrumbándose en imágenes de sangre, gritos y muerte. Dejó caer los brazos y dio un paso atrás, alejándose de ella.
    – ¿Por qué escribirías algo tan vil? ¿Por qué le brindas tal honor poniéndolo por escrito y recordándolo para la historia?
    Ivory se dio la vuelta ante su tono bajo, le agarró los brazos y se colocó delante de él. Los ojos de Razvan estaban llenos de horror. Con recuerdos de pesadillas. Las de él no eran pesadillas que se evaporaban porque su mente le jugaba malas pasadas, sino que estaban hechas de verdaderos recuerdos que podían durar una eternidad. Inadvertidamente ella había conjurado imágenes de su pasado.
    – Esto no es para recordarlo. Debo mantener su imagen cuando trabajo. La imagen que vi, por la que lo conozco, para que nunca me engañe cuando estoy trabajando en sus hechizos. Es malvado. Siempre lo será. Lo escogió así. Y yo debo mantener mi mente clara todo el tiempo. Razvan, lo siento si te hice daño con esa imagen de él, pero es mi protección.
    Razvan se envolvió la trenza de ella en un puño pero permaneció callado, arrastrando el aliento, sincronizando el ritmo de su corazón con el de ella.
    – Razvan, trabajar con sus hechizos es peligroso. No te puedo decir cuánto. Dices que no eres bueno con los hechizos. Bien, pues yo sí lo soy, pero para serlo, tengo que formar las palabras en mi cabeza, conjurar las imágenes que van con ellas, y no puedo cometer errores cuando trabajo con sus hechizos.
    Él tomó otro profundo aliento, luchando visiblemente por recuperar el control.
    – Todavía no lo entiendo.
    Ella señaló alrededor de la habitación.
    – Esta es mi fortaleza. Roca sólida. Él no puede llegar hasta aquí. No me puede rastrear a través de la roca sólida, pero si cometo un error, si olvido por un momento con quién y qué estoy tratando, entonces me vuelvo vulnerable.
    Él frunció el ceño.
    – ¿Aún aquí?
    – Es completamente malvado. La primera línea lo dice todo: “El mago camina hacia adelante mientras las Puertas del Infierno se cierran”. No es enteramente terrenal. Ha visitado el infierno y regresado, necesitando la sangre de otros para sobrevivir.
    El ceño de él se profundizó.
    – Viví con él durante cientos de años. Es malvado, sí. Pero no es un demonio. Es un mago.
    Ella asintió.
    – Sí, es un mago. Siempre hay un equilibrio en la naturaleza. Donde existe el bien, también debe haber maldad. Uno puede usar los elementos naturales de la tierra y tejerlos para el bien. Se hace todo el tiempo para sanar y otras cosas que nuestro pueblo necesita. También pueden tejerse hechizos para el mal, convocando a demonios y haciendo tratos con ellos.
    – Sé que él lo hace. Vi a cuatro criaturas en sus cuevas, pero nunca vi portales hacia otro mundo o reino que ni siquiera un mago pudiera atravesar.
    – No, estoy segura de que no sería tan tonto como para permitir que alguien sepa que pasaba. Querría aparentar ser todo poderoso ante todos… incluso ante sí mismo. Necesita esa ilusión. Por lo que puedo decir, por el tiempo que asistí a su escuela, utilizaba aprendices para que escribieran hechizos que luego utilizaba como base para los suyos. Ya no puede inventar nuevos hechizos, estoy segura. Cada mago tiene un ritmo, un giro en cómo lanzan sus hechizos y en lo que los utilizan, una firma, por así decir. Los hechizos de Xavier cubren una multitud de hechizos de otros magos.
    Razvan se pasó su manos agitadamente por el rostro y luego a través del cabello veteado.
    – ¿Qué más aprendiste estudiando con él?
    Ella se pasó la mano por el brazo para calmarlo.
    – Sé que es perturbador hablar de él.
    La sensación de esos dedos en su piel lo sacudió. Mientras viviera, nunca podría sacudirse la maravilla de que ella hubiera sido elegida para él.
    – Tu descripción lo describe tan bien. Viví con él y creía que lo conocía mejor que nadie, pero… -señaló hacia el libro y hacia las fluidas palabras de ella, obviamente ofensivas-… te las has arreglado para expresar su mismísima esencia.
    – Razvan, espero que tengas razón. Estoy apostando nuestras vidas a eso.
    Ella tomó su mano y tiró hasta que la siguió fuera de la habitación. Se hundieron en las sillas de la habitación memorial…
    – Tengo que saber que estás en esto conmigo, Razvan. No será fácil y no puedo tenerte dudando cuando nos enfrentemos a él.
    Él se reclinó hacia atrás en su silla y la contempló fijamente.
    – Nunca tendrás que preocuparte de que dude. Estamos juntos en esto. Es mi elección. La tomé cuando me pediste que viviera. Sabía que íbamos a ir tras él.
    Ella se permitió un suspiro de alivio. No debería haber dudado de él. Tenía el coraje necesario para ser cualquier cosa que ella necesitara. No veía ninguna vergüenza en seguir su liderazgo. No dudaba en aceptar su destino. Era más hombre que nadie que conociera.
    – ¿Sabes lo que pienso, Razvan? Creo que Xavier tiene que encontrar otro cuerpo. No estaba meramente poseyéndote, dejando piezas suyas para mantener el control. Creo que estaba buscando un cuerpo que lo hospedara y una forma de entrar en él, para reclamarlo completamente y hacerlo suyo. Quería ser Cárpato. Tú naciste con sangre de Buscador de Dragones corriendo por tus venas, se sabe que es uno de los linajes más poderosos, si no el más. Él codiciaba esa línea de descendencia. Por eso fue a por Rhiannon. Y por eso bebía la sangre de sus hijos y nietos. Ansiaba un cuerpo del linaje de Buscador de Dragones.
    – Ningún Buscador de Dragón se ha convertido -no había ningún orgullo en su voz. Era simplemente una declaración-. No le habría permitido que me hicera ser el primero.
    Ella le sonrió, su sonrisa levantándolo del lugar sombrío en el que había caído.
    – No, no lo permitiste. Y nos salvaste a todos. Nadie sabrá lo que hiciste, pero yo sí, Razvan. Si hubiera adquirido un cuerpo de Buscador de Dragones como era su objetivo, no hay forma de juzgar el daño que podría haber hecho.
    Él tomó sus manos, jugueteando con sus dedos, y sacudiendo un poco la cabeza.
    – Es mi testarudez.
    – Es tu coraje inconmensurable -lo corrigió ella-. No es como si cualquiera pudiera haber aguantado como lo hiciste tú.
    Él se llevó a la boca los dedos de ella y los mordió suavemente.
    – Vas a hacer que me ruborice.
    Lo dudaba. Él no tenía ego. Nada. Simplemente aceptaba la vida y vivía el momento, concentrando su atención absoluta en lo que estaba haciendo y dando lo mejor a cualquier tarea que tuviera entre manos. Se ruborizó un poco pensando en cómo se había concentrado tan completamente en ella cuando hacían el amor. Nada más ocupaba su mente salvo darle placer. Era una experiencia intoxicante y estimulante, y una a la que ya era adicta. Estaba perdida en él, y se encontraba deseando dedicarle la misma completa concentración.
    – Mi entrada en ese diario es la fórmula con la cual lo venceremos.
    Todo en él se detuvo.
    – Vamos a tenderle una trampa.
    Ella mantuvo sus ojos fijos en los de él.
    – Sí, lo haremos. Necesita un cuerpo. Y también sangre de corazón. Sangre de Buscador de Dragones.
    – Vas a pedirme que me ponga nuevamente en sus manos.
    Su voz era estrictamente neutra y su mente estaba firmemente cerrada a la de ella. El corazón se le contrajo. No había expresión. No había condena. Ni tampoco juicio. Simplemente esperaba su respuesta, sus dedos todavía en los de ella. A veces, como ahora, su coraje la aterrorizaba. Le sorprendía cuánto creía en ella.
    – Te pondrías nuevamente en sus manos si yo te lo pidiera, ¿verdad? -dijo, mientras su estómago se anudaba.
    – Sí.
    Ella sacudió la cabeza.
    – Nunca podría concebir ponerte en algún lugar cerca de donde ese mago malvado pudiera ponerte las manos encima.
    Por primera vez él se movió y algo cruzó por su rostro tan velozmente que casi no lo captó, pero la puso nerviosa.
    – ¿Qué o quien es el cebo?
    – Ahora tengo sangre de Buscador de Dragones corriendo por mis venas. Cuando me las abra y deje rastros, será incapaz de resistirse. Soy una mujer y pensará que soy fácil de controlar.
    Él se recostó en su silla, sus labios formaron una línea apretada e implacable. Pequeñas brasas ardían en las profundidades de sus ojos, pero nuevamente, permaneció en silencio… esperando.
    – Lo he pensado bien, Razvan -le explicó apresuradamente-. Está todo ahí. Él vendrá por mí, oscuramente atractivo, tomando tu forma, utilizando su mente para arrastrarme hacia él. Querrá seducirme, y abrirá sus brazos para acercarme a él.
    – No.
    – Sabes que tengo razón. Ha de ser así.
    – No. -Razvan se levantó y llamó a la manada-. Me llevo a los lobos a correr. ¿Te importaría unirte a nosotros?
    – Tenemos que discutir esto.
    – No hay discusión. ¿Vienes?
    Se alejó de ella con largas y veloces zancadas, chasqueando sus dedos y llamando a la manada.
    Ivory permaneció de pie un largo rato, no estaba segura de si sentirse feliz o enojada de que fuera tan protector. Nadie había querido protegerla, no desde que era una niña pequeña y sus hermanos y los De La Cruz la rodeaban de amor. Diez hombres adorándola la hacían sentirse como una princesa… a veces sofocada, pero aún así una princesa. Razvan había pasado por mucho con Xavier. Solamente necesitaba hacerse a la idea.
    Quedó asombrada cuando lo vio separar los brazos como hacía ella y Blaez y Rikki saltaron a su espalda, fundiéndose en su piel como tatuajes. Por un momento se sintió un poco molesta. La manada nunca se había separado. Eran su familia.
    – La manada no está dividida -dijo Razvan-. Somos una familia.
    Había vuelto a su calma habitual. Con total naturalidad. O tal vez siempre lo había estado. Aún diciéndole un firme no, no había levantado la voz ni sonado molesto, solo implacable.
    Ella asintió en acuerdo.
    – Sí, lo somos. Está bien que ambos carguemos a los lobos. Nos cuidarán las espaldas.
    Él le lanzó un pequeña sonrisa tentativa, que le quitó años del rostro hasta que casi pareció un muchachito.
    – Es impresionante ser tan aceptado por ellos.
    Ivory sintió ese particular tirón que a menudo le provocaba él en las cercanías del corazón. Su placer simple la conmovía.
    – ¿Adónde vamos?
    – Quiero ir al lugar donde encontraste la tierra para nuestro dormitorio.
    – La cueva de las gemas.
    Él asintió.
    – La tierra es pura, por lo que sabemos que Xavier no tuvo oportunidad de extender su veneno por todos lados. Me gustaría descubrir cuán lejos se ha extendido la infección, cuán grande es el área donde está en realidad. No puedo creer que ese sea el único lugar. Una vez que sepamos qué buscamos, podemos avisar a otros Cárpatos para que revisen su suelo.
    – ¿Crees que podemos limpiarlo?
    – Creo absolutamente que puedes -dijo.
    Ella trató de no sentir una ridícula alegría, pero allí estaba, una tonta brasa que se extendía por su cuerpo como calor. Verdaderamente era escalofriante cómo reaccionaba a él. Avergonzada, abrió los brazos y permitió que lo que quedaba de la manada se fundiera con su piel antes de escanear sobre ellos para asegurarse de que no hubiera nadie que los pudiera ver abandonando su refugio.
    Salieron a la noche, pasando como una centella por el cielo oscuro y despejado. Sobre sus cabezas las estrellas brillaban, desplegando sobre ellos una manta de fantasía, envolviéndolos en una belleza que nunca dejaba de conmover a Razvan. La maravilla. La majestuosidad. El milagro.
    Ella nunca había mirado de esa forma lo que la rodeaba, pero con Razvan, ambos veían todo a través de nuevos ojos. Él se sentía como si estuviera navegando por la luna, deslizándose como un cometa, y jugando al escondite entre las constelaciones. Corrió a través de los trozos dispersos de vapor que se elevaban de la cinta de un río y ella lo experimentó todo con él. Había volado como un búho miles de veces, pero ni una vez había sido tan divertido o excitante.
    Los búhos planearon silenciosamente sobre el suelo cubierto de nieve mientras cruzaban por encima de un prado, la hembra moviéndose a la delantera, bajando hasta ganar la protección del bosque durante el mayor tiempo posible. Volaron rápido, pasando bruscamente alrededor de los árboles y a través de ramas, tan silenciosos que los roedores todavía correteaban debajo, inconscientes del peligro que se cernía sobre ellos.
    Salieron del bosque justo cuando el suelo bajaba hacia un valle que corría entre dos largas cordilleras de montañas, lejos de las cuevas de hielo de Xavier y a kilómetros del pueblo Cárpato. Los búhos cambiaron de color para que fuera más difícil detectarlos. Razvan se volvió blanco como la nieve, mientras que el de Ivory no era tan blanco, con manchas oscuras en sus alas que indicaban que era una hembra.
    Deja que el búho guíe tus pensamientos. Le previno Ivory. Alguien que esté escaneando puede encontrar a alguno de nosotros en el interior del cuerpo del búho si no somos cuidadosos.
    Ella había sido cuidadosa cada día de su vida, desde el momento en que se había abierto camino fuera de la tierra un siglo después del brutal ataque que había sufrido. Él no respondió, aunque quería hacerlo. Encontraba sexy a la guerrera que había en ella. En vez de responderle la bañó de calidez y luego simplemente se dejó llevar, fundiéndose profundamente con el búho por lo que, si un enemigo estuviera buscándolos, su adversario nunca sospecharía que eran más que búhos volando a través del valle.
    En el momento en que permitió que el búho tomara el control, se asombró de la habilidad del ave para ver y escuchar. El espeso plumaje blanco, suave y denso que se extendía hasta las uñas, cubría y aislaba su cuerpo. Un suave flequillo en las plumas de vuelo silenciaba el sonido, permitiéndole planear como un fantasma a través del cielo.
    Ivory bajó más, casi rozando el suelo, y Razvan la siguió, disfrutando cada segundo del vuelo silencioso, observando como el viento erizaba las plumas de su compañera mientras ella se deslizaba a escasos metros del suelo, convirtiéndolos en blancos más pequeños. De pronto se elevó repentinamente, sus alas batiendo poderosamente para llevarla alto, hacia un pico y después zambulléndose del otro lado, con las garras extendiéndose como si estuviera cazando una presa.
    Justo antes de que golpearan el suelo, Ivory se movió en su mente con una orden cortante:
    Cambia.
    Él aterrizó en sus pies, poniéndose en cuclillas instintivamente detrás de un saliente cercano en la misma base de la montaña. Ivory hizo otro escaneo lento y cauteloso de la zona y Razvan siguió su ejemplo.
    – Este lugar es sagrado. Fui dirigida aquí por la Madre Tierra, hasta este lugar de inmenso poder. Aquí hay metales mágicos y gemas para cualquier ocasión. El suelo es rico y nunca ha sido utilizado por otro salvo yo.
    Él le hizo una reverencia, un gesto de respeto.
    – Gracias por traerme aquí.
    – Eres mi compañero -dijo Ivory casualmente, pero por dentro su estómago se anudó.
    Éste era su lugar favorito, como su jardín lo había sido para él. Quería que él sintiera el mismo aprecio que ella sentía, que amara esa cueva espectacular, la sensación del suelo, que viera la belleza de las gemas y conociera la riqueza de los materiales. Más que nada quería que se diera cuenta del honor que les había concedido a ambos la Madre Tierra. Nadie había caminado dentro de la cueva antes que ella, y nadie la encontraría después.
    Ivory no podía creer cuán nerviosa estaba mientras flotaba justo encima de las piedras que cubrían la entrada. No quería dejar pistas, y perturbar la nieve podría hacerlo. Se aseguró de tomar en su mente una fotografía detallada de cómo estaba todo, para que después pudiera arreglarlo tal cual estaba, mientras movían las piedras gemelas abriéndolas a un largo y estrecho túnel que conducía a las cuevas debajo del suelo.
    Razvan se dio cuenta de lo que ella estaba haciendo e inmediatamente siguió su ejemplo. Tenía una memoria fotográfica. Si ella quería el área prístina, él se aseguraría de que quedara de ese modo cuando se fueran.
    Ivory hizo flotar en el aire dos pequeñas rocas y las apartó, para revelar un pequeño túnel bien bajo en el suelo. Cambiaron a vapor y se vertieron en la estrecha abertura. Ivory tejió salvaguardas para esconder la entrada mientras estuvieran adentro y luego avanzó a lo largo del tubo que se curvaba, siguiéndolo hacia abajo en dirección a la tibieza de la tierra. El túnel no era más ancho que los hombros de un hombre pequeño, pero en su presente forma viajaban rápido.
    El túnel empezó a ensancharse y el techo se hizo lo suficientemente alto como para que estuvieran de pie, pero Ivory, consciente de que perturbaría el equilibrio natural del ecosistema, permaneció como vapor hasta que llegaron a la cueva en sí. Esta era bastante larga y ancha, y con salientes a muchos niveles.
    Ella se quitó los zapatos cuando cambió a su forma natural, dejando que sus pies se hundieran en el rico suelo sólo para absorber la sensación.
    – Date prisa, Razvan, así. Es tan maravilloso… como el cielo.
    Le lanzó una rápida sonrisa, pero Razvan pudo ver que era un poco tentativa. Eso siempre lo conmovía. Su segura guerrera siempre se ponía un poco nerviosa cuando se estaba divirtiendo o cuando estaba siendo una mujer. Él permaneció a centímetros de la tierra con los pies desnudos.
    – No sé, Ivory. He estado en el cielo, ya sabes.
    Ella levantó la vista con un pequeño ceño, comprendió del significado de la mirada de los ojos masculinos y se ruborizó. Le encantaba eso, cómo el color le subía por el cuello y se arrastraba bajo la piel de porcelana cuando le gastaba una broma.
    – Pon los pies en la tierra -dijo, sacudiendo la cabeza hacia él.
    El flotó delante de ella, manteniendo los pies sobre la riqueza seductora de la capa oscura. Su cuerpo la golpeó.
    – No puedo posarme. Soy nuevo en esto, ya sabes.
    – Siempre estás tramando algo cuando me muestras esa sonrisa aniñada. -La que hacía que el cuerpo entero se le derritiera y la dejaba débil y sin respiración, lista para hacer cualquier cosa que él quisiera ahí mismo. En cierto modo, desesperada, se agarró a sus brazos y tiró hacia abajo. El cuerpo de Razvan se deslizó a lo largo del suyo, provocando un temblor de excitación que giró en espiral a través de ella. Los pies descalzos de Razvan se hundieron en la rica tierra casi hasta los tobillos. Curvó los dedos alrededor de los brazos de Ivory y se quedaron de pie con solo un aliento entre ellos.
    – ¡Ivory! -La excitación lo sacudió-. Esto es todo un descubrimiento.
    Complacida, ella se encogió de hombros.
    – No es realmente mi descubrimiento. La tierra me proporcionó la localización cuando estaba profundamente bajo sus capas y luchando por mi vida. Me arrastré hasta aquí. Palmo a palmo.
    Se tragó los oscuros recuerdos de aquellos días difíciles y se inclinó hacia él, buscando inconscientemente el refugio de su corazón. No se había dado cuenta hasta ese momento de cuanto dependía ya de él. Era aterrador y le ponía eufórica que Razvan hubiera llegado a ser tan importante para ella tan rápidamente.
    – Me arrastraba tan lejos como podía cuando no había luna que quemara mi piel -le explicó-. En los primeros intentos por alzarme durante unas pocas horas y comenzar la ardua jornada, aún la más pequeña luz me hería la piel. La manada me protegía y luego me hundía bajo la tierra para recobrarme hasta que lograba reunir el valor y la resistencia para ir más lejos.
    El brazo de Razvan la rodeó y depositó besos en su coronilla. Ella no estaba pidiendo simpatía, simplemente constataba los hechos. Todo en él se rebelaba ante de la imagen de ella gateando sobre sus manos y rodillas, arrastrándose por el terreno áspero sobre el vientre, usando codos y rodillas para propulsarse hacia adelante. Él no había estado allí para auxiliarla y la idea de su resistencia a tal agonía sin él para ayudarla le ponía enfermo.
    Trazó las delgadas líneas blancas que dividían su cuerpo, la que tenía alrededor de la garganta, la del brazo y la que había bajo la hinchazón del seno. Le levantó la barbilla, usando dos dedos, esperó hasta que levantó las pestañas y lo miró a los ojos.
    – Te amo.
    El útero se le tensó. El corazón se le detuvo. Podía verlo en sus ojos. Sentir la emoción que la rodeaba, la inundaba, la levantaba. Ivory abrió la boca, pero no salió nada. Él la sacudía con su amor. La lenta sonrisa la hacía temblar y le veló los ojos otra vez mientras la boca de Razvan descendía para tomar posesión de la suya. La tierra tembló bajo los pies de ambos.
    Ivory enredó sus dedos con los de él mientras Razvan levantaba la cabeza.
    – Quiero mostrarte algo. Este lugar es un tesoro oculto de gemas, pero lo que es más importante, de metales.
    Razvan miró hacia arriba, a las paredes con salientes veteados de plata y oro. Por las paredes y dispersas a través de la tierra oscura, podía ver la evidencia de brillantes gemas.
    – Hierro. No de mineral, sino de un meteorito. Está en su forma más pura, directo de los cielos, Razvan. Las propiedades de protección son tremendas. Y hay plomo también. He estado experimentando con el plomo para ayudar a alargar la resistencia de mi recubrimiento con hechizos de protección. Puedo hacer nuestras armas de metales naturales que encajan bien con la magia para que podamos transportarlas fácilmente. El recubrimiento es esencial cuando luchamos contra los vampiros.
    – Asombroso -estuvo de acuerdo Razvan-. Este lugar es mucho más que importante, Ivory.
    – Me fue confiado a mí y tengo que mantenerlo a salvo.
    – Estoy de acuerdo. -Se agachó mientras echaba una mirada alrededor, a las variadas propiedades que ella le señalaba. Sacando un puñado de tierra, se permitió deslizarla entre los dedos-. Esta tierra no está contaminada.
    – ¿Por qué iba a estarlo? -preguntó Ivory-. Xavier no tiene la menor idea de que exista. Nadie la tiene.
    – Los microbios están en el suelo, Ivory. No permanecen en un lugar. Se esparcen. Para eso se los envió, para que se esparcieran por las tierras lejanas y las contaminaran. Eso, emparejado con el hecho de que son casi imposibles de destruir, son la razón de que Xavier los utilice. Puedes apostar a que envió sus microbios a través del mar a cada continente. Xavier es un hombre muy concienzudo.
    – ¿Cómo sabes que no están aquí?
    – Viví en las cuevas de hielo, en medio de experimentos durante más siglos de los que quiero recordar. Los siento.
    – Como dijo Natalya que hace Lara. -Se dio la vuelta para mirarlo-. Pero ella todavía es maga; creen que los siente porque es maga.
    Él sacudió la cabeza.
    – No, puede ocultarles su presencia porque es maga. Por eso no la pueden convertir. Ella es la única que puede hacer eso.
    – Crees que puedes encontrar un modo de ayudar a tu hija.
    Él asintió.
    – Podemos encontrar un modo -puso énfasis en la frase-. No puedo hacerlo sin tu ayuda. No puede ser convertida y vive una media vida para mantener a los niños nonatos vivos. Si podemos encontrar un modo de deshacer a la tierra de los microbios mutados, podrá ser convertida.
    – Razvan… -Su voz era suave-. Es más probable que los microbios no hayan encontrado el camino hasta aquí. Probablemente sea sólo cuestión de tiempo. Tal y como yo lo entiendo, los extremófilos pueden vivir bajo casi cualquier condición, sin importar cuán duro sea. Si hay un modo de destruirlos…
    – Dijiste que puedes invertir lo que él hizo.
    – Sí, pero no destruir a los que ya hay en el suelo. Los puedo detener, pero llevará tiempo. Años incluso.
    Ivory odiaba decepcionarlo. Él la miraba como si la luna creciera y disminuyera por ella. Le colocó una mano en la coronilla.
    – Encontraremos un modo de ayudarla.
    – Está aquí, Ivory. La respuesta está aquí -insistió Razvan-. En esta cueva. La vida empezó en forma de microbio. Hay algo en esta tierra que protege contra la invasión de los microbios mutados, estoy seguro de ello.
    Ella se agachó a su lado, sintiendo el movimiento curativo de la tierra a su alrededor como si la protegiera y la cubriera con su calor. Siempre que venía a la cueva se sentía como si volviera a casa. Había pasado mucho tiempo bajo el suelo aquí, cubierta por la rica tierra, absorbiendo las propiedades curativas a través de la piel.
    Sacó un puñado de tierra y lo dejó correr entre los dedos como agua, sintiendo las propiedades individuales mientras la sustancia se movía sobre su piel. ¿Era sólo su imaginación a causa de que deseaba tanto hacer esto por él, o realmente sentía como si hubiera algo diferente, un elemento en la tierra que no captaba?
    – Dijiste que siempre hay un equilibrio entre el bien y el mal, Ivory -recordó Razvan.
    – Sí, pero yo trato con lo que es natural. Xavier retuerce lo que es natural en algo malvado. Los microbios empezaron siendo buenos, no malvados, o por lo menos neutrales. No fueron puestos en esta tierra para hacer daño a los Cárpatos. Xavier los cambió para sus propios propósitos maléficos. Si hubieran sido naturalmente tóxicos, sin duda la cura estaría cerca de ellos, como siempre ocurre en la naturaleza. Puedo invertir su hechizo. Estoy segura de que puedo, disponiendo de tiempo para estudiarlo. Pero para encontrar algo que destruya lo que ha forjado…
    – Está aquí -insistió Razvan tercamente-. Lo siento.
    Ella echó una mirada alrededor. Había utilizado los metales preciosos y llamado a las gemas para sus armas y su sistema de alarma. Había utilizado la tierra para su cámara, transportándola cuidadosamente hasta que tuvo la cuenca llena. Ocasionalmente, reabastecía el suelo con nueva tierra fresca, aunque las propiedades curativas siempre permanecían tan poderosas como dentro de la cueva misma.
    Creía en las sensaciones. Ivory estaba muy sintonizada con la tierra después de pasar tantos siglos dentro de sus ricas camas de tierra curativa. Si los metales y las gemas eran las venas, la sangre y los huesos de la tierra, quizás los organismos fueran el corazón y el alma.
    Razvan había experimentado la misma conexión con la tierra. La madre Tierra lo había aceptado, lo había conectado a sus venas y lo había encerrado en sus gemas y minerales para salvarle la vida. La tierra fluía por las venas de Razvan del mismo modo que lo hacía por las de Ivory. Quizás, con su recién encontrada vida, él estaba más cerca de la tierra y podía sentir las diminutas diferencias de maneras que Ivory no había explorado todavía, pero aún así, no tenía sentido. Ella había pasado siglos en la tierra, enganchada al flujo y al reflujo de su sangre y no podía discernir lo que él pensaba que sentía.
    – Vacía tu mente de todo -sugirió Razvan-. Siéntate así. -Levantó el pie izquierdo y se lo colocó en el muslo derecho y luego metió el pie derecho en el muslo izquierdo.
    Ivory se sentó frente a él, asumiendo la posición sin dudarlo.
    – Espina dorsal recta, relaja los hombros. Está bien. -Asintió con aprobación-. Quieres hacer un óvalo con las manos, mano izquierda encima de la derecha, con los pulgares juntos y las articulaciones del medio de los dedos corazón juntas. Déjate llevar. Parecido a lo que haces cuando curas, pero mente y cuerpo como uno, y deja que la información fluya en ti. Tómala y déjala salir. No intentes guardar nada. Sólo permanece quieta. Respira. Iguala el flujo de mi respiración y luego permítete olvidar eso, también.
    Ivory hizo lo que le pedía, rindiéndose al momento. A la cueva. A la tierra. No era sólo la conexión con la tierra, decidió más tarde, era esto, la calma de Razvan, su paz, la manera en que era uno con todo a su alrededor, lo que le había permitido sentir primero la presencia del organismo.
    Respiró y lentamente levantó la palma, utilizando su cuerpo como una varilla de zahorí. Se giró lentamente y descubrió que había captado la existencia de la forma de vida en todas direcciones, como si la tierra estuviera saturada de ella.
    – Está por todas partes -dijo, dejando escapar el aliento, un poco sacudida por la extendida dispersión-. Tengo que averiguar qué es.
    – ¿Podemos tomar una muestra?
    – Tenemos una cuenca entera llena -recordó Ivory-. Dormimos en ella cada día.
    Razvan frunció el entrecejo y se pasó la tierra entre los dedos otra vez.
    – Creo que deberíamos tomar una nueva muestra, para asegurarnos de que no está contaminada de ninguna manera por nosotros.
    – Siempre pido permiso antes de tomar algo de esta cueva -advirtió Ivory-. Si la respuesta es no, nos arreglamos con lo que ya tenemos. La tierra ha sido más que buena con nosotros y no podemos permitir que la avaricia se arrastre a nuestros corazones, ni siquiera por una buena causa.
    – La tierra es una madre, Ivory, ella nos salvó. Querrá salvar a los niños de su gente -razonó Razvan.
    Ivory sonrió. Adoraba el modo en que Razvan tenía tanta fe. ¿De dónde provenía? Había sido torturado por su propio abuelo. Su pueblo había creído lo peor de él, mas él todavía tenía fe en la bondad del mundo.
    Razvan la pilló observándolo con esa mirada en la cara que reservaba sólo para él. Tierna. Amante. Orgullosa. Probablemente ni siquiera sabía que tenía esa particular mirada, pero lo hacía suavizarse por dentro siempre que esa expresión le cruzaba la cara, por fugaz que fuera. Era suficiente para él que ella lo conociera y comprendiera por qué hacía las cosas que hacía. Nadie más tenía que saberlo, sólo Ivory.
    Ivory levantó las manos y cerró los ojos, utilizando una voz melódica para abogar por su causa. Se asustó cuando Razvan se unió a ella, armonizando con su voz masculina más profunda.

    Madre, oh Madre, venimos a ti en busca de ayuda.
    Oye a nuestros niños, abrazalos cerca, nunca los dejes debilitarse.
    Madre, oh Madre, nuestros niños se mueren
    Mira nuestras lágrimas, te imploramos, detén nuestro llanto.
    Escucha nuestra súplica, ve lo que hay en nuestros corazones.
    Abrázanos cerca, no nos dejes caer.
    Te pedimos la vida en la tierra para traer fuerza para nuestros jóvenes
    Para curar sus heridas, proteger a nuestros especiales.

    Alrededor de ellos el suelo brilló y las gemas chispearon brillantemente. Encima de sus cabezas, columnas de estalactitas zumbaron, vibrando con la melodía de su armonía.
    Ivory inclinó la cabeza con gratitud y Razvan deslizó la mano casi amorosamente a través de la tierra antes de que levantaran sus voces dando gracias.

    Madre, oh Madre, eres verdaderamente grande.
    Tu regalo es tan precioso, nos sentimos humillados.

    Razvan sacó puñados de la preciada materia y, formando una bolsa de seda, la vertió en la bolsa.
    – ¿Cuánto necesitarás?
    – Bastante para realizar varios experimentos por si acaso no hay una respuesta fácil. -No podía evitar el entusiasmo de su voz. Generalmente no había respuestas fáciles, pero ésta vez, puede que tuvieran suerte. Si había una criatura que mantenía a los microbios mutados a raya, o mejor aún, realmente los destruía, debería poder encontrarlo bastante rápidamente. No era como si tuviera muchas combinaciones entre las que escoger.
    Los dedos de Razvan la agarraron por la muñeca y la empujó hacia él.
    – Eres un milagro para mí, Ivory, tanto si lo crees como si no. Este lugar… -hizo un movimiento circular con el brazo, abarcando la cueva gigante-, esto puede salvar a mi hija. Ella ha pasado por tanto, y como siempre, tú pareces ser la llave de mi felicidad. Si puedo aliviar su sufrimiento y el de su compañero, me sentiré como si al menos me redimiera parcialmente.
    – Xavier te poseía, Razvan -le recordó suavemente-. He compartido tus recuerdos y he visto lo que hizo. La culpa no fue tuya.
    Él se encogió de hombros y le metió detrás de la oreja zarcillos de pelo que se habían aflojado de la trenza.
    – Debería haber sido más cuidadoso con la formulación de mis frases. Crecí con un mago. Sé que las palabras conllevan poder, pero continué cometiendo errores que me costaron lo que más amaba.
    – Tenías catorce años la primera vez que se apoderó de ti, y entregaste tu vida para que tu hermana estuviera a salvo. Eras un niño, Razvan -dijo ella.
    La sonrisa de él fue suave.
    – Eres tan feroz en tu defensa de mí, hän ku kuulua sívametguardiana de mi corazón, pero debería llamarte, hän ku meke pirämetdefensora.
    – Soy la guardiana de tu corazón -dijo-, y te defenderé hasta la muerte, Razvan. Eres un hombre extraordinario y estoy orgullosa de ser tu compañera. -Agachó la cabeza, avergonzada como siempre que mostraba demasiada emoción-. Debemos volver a nuestra casa para que podamos estudiar la tierra y ver si tenemos verdaderamente tus respuestas.
    Él le agarró el mentón y depositó un beso. Sólo uno. Pero la saboreó, su sabor y su textura, saboreó su perfume y la sensación de ella. Cuándo levantó la cabeza le sonrió.
    – Päläfertiilcompañera.
    Sólo el modo en que decía esa única palabra la debilitaba por dentro. Suave. Tierna. Sexy. Le sonrió.
    – Eso soy.

Capítulo 17

    – La forma de vida tiene que haber estado primero en el meteorito -dijo Ivory y se desplomó, con la cabeza sobre los brazos-. Debería haberlo sabido. Es rico en hierro.
    – ¿Cómo sobrevivió a la llegada a la Tierra? -preguntó Razvan, frotándole los hombros.
    – No tengo la menor idea, y francamente, ni siquiera me importa. La tierra está llena de ellos, y hasta ahora, cada vez que me has traído tierra contaminada, se apresuran a rodear a los microbios mutados y destruirlos mientras dejando todo lo demás intacto -giró la cabeza a un lado para levantar la mirada-. ¿Sabes dónde se producen los microbios?
    – La fábrica más grande de Xavier fue destruida y él se movió a su fortaleza profundamente bajo las montañas. La puedo encontrar. Pero allí los microbios no están en la tierra. Los filtra por un glaciar para alimentar los sistemas de agua y que se esparzan por la tierra. La última vez que cacé para nosotros cerca de la aldea, justo debajo del glaciar, oí por casualidad a la comadrona local que hablaba sobre la alta tasa de abortos. Temo que la contaminación haya salpicado a los humanos. Si los microbios infectaron sus jardines, podrían comenzar a sufrir el destino de nuestra especie -le masajeó el cuello con dedos apacibles-. Necesitas descansar, Ivory.
    Llevaba tres semanas trabajando constantemente, sin abandonar la guarida, ni siquiera para alimentarse. Razvan había cazado para la manada y para Ivory. Había sacado a los lobos para que corrieran por la noche y había reunido muestras de tierra de docenas de lugares, llevándoselas a Ivory, pero ésta se negaba a ir con él, prefería quedarse y realizar sus experimentos. Estaba pálida y agotada, con círculos oscuros bajo los ojos.
    – Tengo un mal presentimiento, Razvan -dijo Ivory. Pero soltó un pequeño suspiro de placer mientras los dedos de Razvan obraban su magia, aliviando los nudos del cuello-. Ha estado creciendo en mí desde hace mucho tiempo y siento la necesidad de hacer esto rápidamente.
    Él permaneció silencioso y ella levantó la mirada para captar la expresión de su cara. Ivory se incorporó rápidamente y giró para encararlo.
    – Tú lo has sentido también.
    Él asintió.
    – Crece más fuerte todo el tiempo y la manada ha estado extrañamente inquieta.
    – Algo va mal.
    No quería estar de acuerdo con ella, no cuando estaba tan agotada, pero todos sus instintos le decían que tenía razón.
    – Tenemos que acudir al Príncipe con lo que tenemos -dijo él.
    Ella se mordió el labio.
    – Creo que tengo razón, Razvan, pero siempre soy muy meticulosa. Repetiría los experimentos mil veces más y documentaría más evidencias. Todavía estoy trabajando en el hechizo para cambiar las mutaciones existentes para cuando encontremos su fábrica. -Se pasó la mano por el cabello con agitación-. Todavía hay tanto trabajo. No puedes apresurar este tipo de cosas. Si cometemos un error, podríamos hacer tanto daño como Xavier, sin que importe nuestra intención.
    Permanecieron levantados hasta las horas de la mañana, cuando la piel de Ivory dolía y se cubría de ampollas, a pesar de estar bajo el suelo, una repercusión, sabía él, de pasar más de un siglo bajo la tierra para curar las horrendas heridas. Ella se hundió en el sueño de su gente. Ivory a menudo despertaba antes de lo que debiera, agitada y nerviosa. Su cuerpo era incapaz de moverse mientras que su mente se aceleraba debido a la preocupación. Razvan le hacía el amor a menudo, aliviándole la tensión, pero ella no podía evitar la obsesión que la mantenía trabajando sin descanso. Ni siquiera la tierra parecía poder rejuvenecerla.
    Él cogió un cepillo de la mesa y comenzó a pasárselo suavemente por el cabello, sabiendo que ella siempre encontraba eso calmante. Para él también lo era. La sensación de los mechones sedosos contra su piel le servía como recordatorio de la maravilla absoluta de haberla encontrado cuando nunca había habido un momento de esperanza para semejante milagro.
    – ¿Cómo de cerca estás de invertir el hechizo?
    – No lo sabré hasta que lo intente, Razvan -Había un indicio de desesperación en su voz-. Comienzo a ver la enormidad de lo que Lara y Nicolas han enfrentado. No se atreven a convertirla y cargar con la muerte de nuestros niños en sus almas, ¿pero cómo pueden continuar sin una vida propia?
    La sonrisa de Razvan por encima de su cabeza fue tranquila.
    – Tú aguantaste. Yo aguanté. Así es la vida, Ivory. Esperamos que nuestros hijos no tengan que luchar como nosotros, pero vivir bien la vida y soportar la adversidad forma el carácter. Estoy orgulloso de Lara por sus elecciones y no la despojaría de la oportunidad de servir a otros. Tiene muchos años para continuar viviendo bien antes de que sea necesario convertirla. Si fracasamos, aguantará como hicimos nosotros. Al final del día, sólo podemos decir que hicimos cuanto pudimos. No podemos controlar a los demás, sólo a nosotros mismos.
    Ivory sentía su callada tranquilidad, la pacífica calma que le mantenía tan tranquilo en situaciones difíciles. Permitió que esa serenidad se filtrara en ella y calmara su propia mente turbulenta. Con cada caricia, el cepillo parecía expulsar más tensión fuera de su alma. Razvan tenía razón. Sólo podían hacer cuanto pudieran y eso era lo que habían hecho.
    Se dio cuenta, mientras él le dividía el pelo en tres mechones gruesos y empezaba a trenzarlos apretadamente, que quería demostrar al pueblo Cárpato que Razvan no era un criminal del que debían desconfiar, sino que era, de hecho, un gran hombre que se había sacrificado por todos ellos. Razvan no deseaba eso. No tenía interés en las opiniones de los demás. Simplemente existía. Así era cómo vivía su vida. Hacía cuanto podía y no trataba de controlar a los demás.
    Ivory tomó un profundo aliento.
    – Bien. Entonces digo que vayamos, averigüemos que sucede y dejemos que el Príncipe tome la decisión de intentar un experimento más grande o seguir trabajando. También tengo que probar los hechizos de reversión en microbios que estén fuera en el campo. No tiene objeto atacar la fábrica si no podemos detener su trabajo de forma permanente
    – Cuanto más acosado esté Xavier, menos tiempo tendrá para hacer daño -dijo Razvan suavemente-. Si esto no funciona, podremos ganar tiempo eliminando su fortaleza y obligándolo a moverse otra vez.
    Ella comenzó a girar la cabeza para mirarlo por encima del hombro, pero él le tiró del pelo, evitándolo. Ivory frunció el entrecejo.
    – No podemos correr el riesgo de perderlo. Si desaparece…
    – Yo lo puedo encontrar. Donde sea. En cualquier momento.
    Ivory esperó un latido del corazón hasta que su pulso se tranquilizó.
    – ¿Cómo?
    – Tomó mi sangre durante más de cien años, Ivory. Dejó pedazos de su oscura y depravada alma dentro de mí. Le atraeré como ningún otro.
    Ella tragó con dificultad la oleada de bilis que le subía de repente ante la idea de Razvan en las manos de Xavier.
    – Te usarías como cebo.
    – Por supuesto. Para atraerlo a nosotros. Él vendría.
    Sus manos estaban más estables que las de ella cuando aseguró la cuerda en la trenza. Lo sabía porque se estiró hacia atrás y colocó las manos sobre las de él.
    – No. -Una sola palabra. Su única palabra a él. Ahora sabía cómo se había sentido él cuando sugirió utilizarse a si misma como cebo.
    Él no discutió, pero ya se estaba acostumbrando a sus maneras. Eso no significa que estuviera de acuerdo. Simplemente se inclinó y la besó a un costado del cuello, directamente encima del rápido pulso.
    – Hablo en serio, Razvan. No destruiremos su fortaleza actual, aun cuando necesitemos más tiempo.
    La sonrisa de Razvan era plácida, apacible, incluso suave. Le acunó la cara con la palma.
    – Como no sabemos si has tenido éxito, no hay razón para la discordia entre nosotros.
    Ella le mordió los dedos con fuerza y lo miró furiosa.
    – Para que lo sepas, habrá discordia entre nosotros. Mucha discordia. Más de la que ningún hombre querrá jamás tener en su vida.
    Él se echó a reír, metiéndose los dedos en la boca para aliviar el picor.
    – Lo recordaré.
    Ella le lanzó un bufido de disgusto y reunió armas. Razvan había dividido su tiempo entre ayudarla, cuidarla y mejorar su habilidad con las variadas armas que ella poseía. Era un estudiante rápido con reflejos asombrosos, y muy disciplinado en cuanto a la práctica. Pasaba horas con la ballesta y la espada cada noche. Practicó el derribar y el cuerpo a cuerpo, así como el lanzamiento de flechas. Era rápido e inteligente y ella disfrutaba de su compañía, pero sobre todo de su tranquilidad. Él le había traído paz y alegría.
    Razvan extendió los brazos y Blaez y Rikki subieron a su espalda fácilmente, fundiéndose con su piel hasta que estuvo decorada con tatuajes detallados; el resto de la manada se unió con Ivory. Reunieron la tierra y la documentación sobre los experimentos, y escudriñaron meticulosamente antes de correr en la noche, atravesaron como un rayo el cielo hacia el asentamiento Cárpato.
    Mientras volaban a través de bosques y praderas, divisaron evidencias de vampiros por la vecindad. Matorrales ennegrecidos. Ramas marchitas. Troncos de árbol partidos. En un área era obvio que había tenido lugar una batalla: el suelo estaba ennegrecido.
    Ivory inhaló.
    Están acudiendo en grandes cantidades.
    Él vendrá a por mí. Otra vez su voz estaba absolutamente tranquila.
    No.
    Ivory bajó las alas y rodeó la destrozada tierra baldía de abajo, llevándolos por un estrecho paso y luego sobre las onduladas colinas punteadas con pequeñas granjas, pero sintió la sonrisa de Razvan.
    No sonreirás mucho más tiempo si sigues así.
    Solo lo decía.
    Estabas provocándome.
    Yo no haría eso.
    El búho hembra le lanzó una mirada altanera y empezó a bajar, mandando por delante su llamada al Príncipe para anunciar su presencia. La casa parecía tranquila. Desierta. Se detuvo alarmada y se posó en un árbol para utilizar la vista aguda del búho para examinar la zona alrededor de la casa.
    La abandonaron de prisa y no cambiaron de forma.
    Raven está embarazada, bastante avanzada en su embarazo, le recordó Razvan. ¿Es posible que le llegara la hora?
    El mal presentimiento dentro de Ivory empeoró.
    Quizás debamos utilizar nuestra llamada de sangre con el sanador sugirió ella inquietamente.
    Razvan no vaciló. Se introdujo en sí mismo para encontrar el sendero de la sangre del sanador corriendo por sus venas y envió una llamada:
    Tenemos necesidad de hablar con el Príncipe, pero hemos encontrado su casa vacía. Ambos estamos inquietos. ¿Hay problemas?
    Hubo un largo silencio, como si el sanador no fuera a contestar, y luego llegó su voz. Débil. Lejana. Tensa.
    Mi compañera no puede retener a los bebés. Estamos en la cueva de curación, preparando una cámara de nacimiento. Lara y Nicolas han resultado heridos.
    Razvan giró la cabeza del búho y miró a Ivory antes de lanzarse al aire, la hembra le seguía a él esta vez. No había palabras que decir. Si Nicolas había resultado herido, tenían que haber sido atacados…y atacados deliberadamente. El maestro vampiro… o Xavier… habían averiguado quién estaba salvando a los niños no nacidos y habían hecho una tentativa de eliminar ese obstáculo a sus planes.
    ¿Pero cómo sabían que tenían que atacar a Lara?, preguntó Razvan, recordando la vacilación breve de Gregori. Creen que soy un espía en su campamento y que entregué a Lara a Xavier.
    Inmediatamente Ivory se dejó caer al suelo, cambiando de forma en el último momento para caminar por la nieve con largas zancadas cargadas de energía, irradiando una furia que no podía ser confundida. Ella había oído esa pequeña vacilación en el sanador también.
    – Vamos, Razvan, podríamos estar cayendo en una trampa. Quizás intenten saltar sobre nosotros, y si lo hacen, no tendremos más opción que abrirnos paso luchando -se dio la vuelta para encararlo, dejando escapar un lento siseo-. Alguien morirá.
    Razvan miró a sus oscuros y sombríos ojos, apoyándose contra el tronco de un árbol con informal facilidad, observándola moverse como mercurio por la nieve. Adoraba su feroz protección, la fina furia que brillaba por ella, irradiando como la luna más brillante.
    – Iré solo -mantuvo el tono calmado, muy tranquilo.
    Ivory levantó el mentón.
    – No serás su sacrificio. Están molestos. En el límite. Necesitan una cabeza de turco y te elegirán a ti. Los dos lo sabemos.
    – Uno de nosotros tiene que hablar con el Príncipe. Tú eres el mejor guerrero. Yo no tengo inconveniente en que pongan sus manos sobre mí o me registren. Tú nunca tolerarías tal cosa, ni yo podría permitirles tocarte de forma irrespetuosa. Si vas tú, habrá una lucha. Si voy yo, existe una posibilidad de que podamos llegar hasta el Príncipe con nuestras pruebas y ayudarles.
    – No merecen ayuda -le dijo las palabras con brusquedad, pronunciando cada una.
    Él cruzó los brazos sobre el pecho mientras ella volvía a pasearse, con las manos en puños apretados a los costados. No dijo nada, solamente la miró con los ojos entornados.
    Se detuvo delante de él, respirando con jadeos desiguales, tenía el corazón allí detrás de las lágrimas que nadaban en sus ojos. No había nada más desarmante que una mujer guerrera con aspecto vulnerable y llorando. Él levantó la mano hacia su cara con asombro.
    – No llores por mí, Ivory. Siempre he vivido con mis elecciones. Tengo que ver que Lara esté a salvo. Y no puedo permitir que los bebés mueran si tenemos una manera de salvarlos, y tú tampoco.
    – Si te dañan un pelo de la cabeza… solo uno… habrá una guerra tal como nunca han visto.
    Razvan le enmarcó la cara con las manos. Sabía que sólo la avergonzaba cuando le decía que la amaba, porque ella tenía dificultades para responderle. Y probablemente sería peor si le decía que lo conmovía como nadie o nada habían hecho o harían jamás. Así que la besó.
    Razvan vertió todo lo que sentía por ella en el beso. Amor infinito. Completa aceptación. Orgullo. Alegría. Lujuria. Todo lo que fue, todo lo que era, se lo daba. Ella le contestó, hundiéndose en el calor de esa boca, entregándose a sí misma a ese mundo de puras sensaciones mezcladas con amor. Podría vivir allí, en sus brazos, las bocas fundidas para siempre, hundiendo su cuerpo en el de él, los brazos alrededor de su cuello. Su hogar. Su refugio. Su todo.
    Cuándo él abandonó de mala gana el refugio de su boca, descansó la frente contra la de ella, inhalando un profundo y estremecedor aliento.
    – Si esto falla, hän ku vigyáz sielametguardiana de mi alma… que sepas que te esperaré en la próxima vida. Xavier debe ser destruido. Antes que todo lo demás, debe ser destruido. Mírame y dime que vendrás a mí con tu alma refulgiendo brillantemente.
    – Me pides demasiado.
    – No lo hago, Ivory. Te pido que aguantes como has aguantado tantos siglos, con la vista fija en la tarea que se te ha encomendado. Hemos tenido este tiempo. Un momento robado de felicidad. Lo que hagan ellos… o no hagan… poco nos importa. -Le colocó la mano sobre el corazón, lo sentía latir contra la palma-. Tenemos un gran propósito y debemos verlo llevado acabo.
    El sollozo en la garganta de Ivory amenazaba con estrangularla mientras se lo tragaba.
    – Me aterrorizas con tu tranquila aceptación, Razvan.
    – No controlo a los demás, Ivory, sólo a mí mismo. Hago lo que debo, sin importar el coste.
    – Los odiaré con todo mi corazón si te hacen daño.
    – Eres mi luz, Ivory. Necesito que seas esa luz. Cuento con esa luz.
    – Pides más de mí que de ti mismo. Tú los matarías a todos si me tocaran.
    – Sí -trazó con el pulgar sus finas facciones-. Tú eres el milagro, Ivory, no yo.
    Curvó los dedos alrededor de su nuca, la empujó hacia él y simplemente la sostuvo en sus brazos hasta que la rigidez y la tensión se desvanecieron de su cuerpo y ella yació contra él, suave y maleable. Los corazones latían al mismo ritmo. Sintonizados. Su alma se movía contra la de ella. Ivory sintió el roce de los labios en su cabello y luego él la alejó.
    – Dame tus documentos y las muestras de tierra. Te lo haré saber si todo va bien. Si no, te veré en el otro lado.
    De mala gana se los entregó, ignorando que le temblaban las manos. Razvan extendió los brazos y se encogió de hombros para liberar a los lobos, luego se arrodilló para enterrarles los dedos en la piel, sostenerles las cabezas y tocarles las caras mientras les frotaba las orejas y cuellos antes de ponerse de pie. Cuándo se giró para alejarse, Ivory le agarró la mano.
    – Razvan.
    Él tomó aliento y se volvió.
    – ¿Amada?
    – Tú eres mi milagro.
    Le sonrió y se fue, llevándose esas palabras con él. No necesitaba valor para entrar en la guarida del león. Cualquier destino que le esperara no era nada en comparación con lo que había sufrido a manos de Xavier. Ellos no le torturarían. Sin Ivory, no tendrían nada que sostener sobre su cabeza, ningún dolor emocional que pudieran infringirle. Sólo había muerte. Había aceptado la muerte como parte de la vida hacía mucho tiempo y no la temía.
    Caminó con un ritmo tranquilo, rodeando los árboles, sin intentar ocultar su presencia. Había dejado sus armas con Ivory, aunque podía convocarlas a voluntad, y los Cárpatos lo sabrían.
    Sintió la primera punzada de malestar cuando se acercó a la serie de cuevas que llevaban a las cámaras curativas. Sabía que lo estaban vigilando. Oyó la ondulación de alas arriba cuando varios búhos se posaron en las ramas por encima de su cabeza. Siguió andando.
    Sanador, voy a entrar.
    Hubo un pequeño silencio mientras Gregori retransmitía la información a los demás. Dos búhos flotaron hacia abajo desde los árboles, cambiando antes de tocar tierra, reasumiendo formas físicas. Reconoció a Falcon y a Vikirnoff mientras se dejaban caer detrás de él para escoltarlo. Por encima de la cabeza, los otros búhos alzaron el vuelo.
    Han apostado centinelas, Ivory, y te están buscando.
    No me encontrarán.
    Él no permitió que la sonrisa le asomara a la cara mientras entraba en la cueva de curación. No tengo ninguna duda de que tienes razón. Y no la tenía. Los machos Cárpato subestimaban continuamente a Ivory. Deberían haberla conocido mejor, si le dedicaran algún pensamiento. Su línea de sangre. Su inteligencia. Su determinación a sobrevivir. Sus habilidades cazadoras sólo deberían haberles advertido de que estaban tratando de perseguir a un tigre.
    Razvan continuó por el túnel que conectaba la serie de cuevas. Guerreros de caras serias estaban apostados en cada entrada. Ninguna de esas caras era amistosa. Sentía el golpe de sus sospechas, la oscura recriminación. Ya había sido juzgado y condenado. No los miró mientras pasaba ante ellos, ni dejó caer la cabeza o apresuró el paso. Sentía, ocasionalmente, el sondeo del toque de una mente, pero había pasado con Xavier durante demasiado tiempo para permitir entrar a alguien en su mente, por fuerte que fuera el sondeo.
    Sabía que eso sólo lo condenaría aún más ante sus ojos, pero poco le importaba. Gregori se encontró con él en la tercera entrada y dio un paso adelante.
    – Sabes lo que están pensando.
    – ¿Cómo está mi hija?
    – El ataque llegó al amanecer cuando estaban fuera cazando, en ese momento la mayoría de los vampiros, especialmente un maestro vampiro, raramente se levantan. Disponían de información de que no sólo era a Lara la que necesitaban, sino de donde habían ido a cazar.
    – ¿Cómo está mi hija? -repitió Razvan.
    – Está sanando, como su compañero. No tuvimos más elección que completar la conversión y ponerlos a ambos en la tierra. Fueron a por ella primero. Quedó… mutilada -Gregori sacudió la cabeza cuando Razvan se detuvo y lo miró. Sigue caminando. Esta es una situación muy difícil. Sin Lara, no podemos romper el ciclo de ataque de los microbios. Presentimos su presencia pero se ocultan de nosotros. No tenemos manera de atraerlos a la superficie. Siendo completamente Cárpato, Lara ya no podrá engañar al microbio, pero fue necesario convertirla. Las mujeres deben descansar en la tierra, como nosotros, pero entonces los microbios nos invaden, agregó Gregori telepáticamente.
    – Dime como ésta. -Había mordacidad en la voz de Razvan. Sintió la conmoción de Ivory en su mente, rodeándolo de calor. Profundamente fundida con él como estaba, oía cada palabra y sabía lo que su control le estaba costando.
    – Llevará tiempo, Razvan. El vampiro quiso hacer una declaración. Fue a por su útero. He hecho cuanto he podido, pero no soy un hacedor de milagros.
    Por un momento no pudo moverse. No pudo respirar. Su hija. Lara. Había sufrido tanto. Se encontró sobre una rodilla, con la cabeza hacia abajo, arrastrando aire a sus ardientes pulmones. Cuando levantó la mirada hacia Gregori, los ojos le ardían con rojas llamas color rubí y la muerte acechaba detrás del fuego.
    No voy más lejos, sanador, hasta que me digas su ubicación.
    Sabes que no puedo. Mis hijas están en juego aquí también. Savannah lucha por mantenerlas dentro de ella. Una está muy débil. La perderemos antes de que esta noche se acabe si no puedo encontrar un modo de derrotar el microbio.
    Te traigo nuestra mejor oportunidad para ello, pero a menos que me des la ubicación de mi hija para que Ivory pueda ayudarla, no daré un paso más. Y eres libre de matarme, pero me llevaré tus respuestas conmigo.
    Gregori dejó escapar el aliento en un largo y lento siseo.
    – Sé que no eres culpable del crimen, Razvan. He hablado francamente y te he defendido.
    – Quiero que mi hija esté entera. Ivory puede ocuparse de ello. Llamémoslo mi última petición.
    Gregori maldijo en la antigua lengua, frustrado y enojado por verse en tal posición. Mikhail. Creo que debe tener la oportunidad de salvar la capacidad de Lara de tener niños ya que yo no puedo. Sé que no es culpable de estos cargos. Tú sabes lo que hay dentro de este hombre. Tiene una voluntad de hierro, y lo que él dice, lo dice en serio. Acudirá a su muerte, ¿y para qué? ¿Dime, para qué?
    Dale las coordenadas.
    Gregori pasó instantáneamente a Razvan la ubicación.
    Ivory envió otra ráfaga de calor. Pediré ayuda a la Madre Tierra. Ha sido buena con nosotros, Razvan, y creo que te favorece. Prestará ayuda.
    Se aferró a la promesa de su voz. Lara merecía una vida plena. Él deseaba que lo tuviera todo, aunque él no viviera para ver su felicidad. Se tragó la rabia y el temor y se obligó a respirar tranquilizadoramente antes de ponerse de pie y seguir caminando, otra vez sin mirar ni a derecha ni a izquierda.
    Dime cuando está hecho, Ivory.
    Gregori le guió a través de una pequeña serie de cuevas y túneles que descendían más bajo el suelo. El calor se alzaba y los inundaba, forzándolos a regular su temperatura continuamente. Grandes formaciones de cristal estallaban de las paredes y a través de los techos altos, así como se elevaban del piso. Instintivamente supo que éstas eran las cámaras del concilio de los guerreros, y donde se decidiría su destino.
    La cámara contenía más hombres de los Cárpatos de los que él había sabido que existían. Cuando entró, las columnas gigantes tararearon en bienvenida. Gregori lo miró, luego deslizó su mirada plateada alrededor del cuarto, marcando la cara de cada guerrero. Permaneció junto a Razvan mientras el Cárpato más despreciado caminaba con la cabeza en alto, a través de los guerreros, directo al Príncipe.
    Inclinó la cabeza.
    – Mikhail. Tengo entendido que ha habido problemas.
    – Como si no lo supieras -dijo una voz.
    Mikhail levantó la cabeza, barriendo a la multitud con su mirada.
    – Otra palabra más y este cuarto será vaciado. Como habéis visto, Razvan ha entrado por su propia voluntad y la cámara le ha dado la bienvenida. Me disculpo por ese arrebato desafortunado -agregó y dio un paso adelante, agarrando los antebrazos de Razvan con el saludo tradicional entre guerreros-. Sívad olen wäkeva, hän ku piwtä que tu corazón permanezca fuerte, cazador.
    – Pesäsz jeläbam ainaakque permanezcas mucho tiempo en la luz -contestó Razvan.
    – Un maestro vampiro atacó a Lara y Nicolas cuando salieron a cazar en las tempranas horas crepusculares. Sabía donde estarían. Nicolas luchó contra ellos con valor. Si no hubiera sido el guerrero hábil que es, no habrían escapado. Mató a tres de los vampiros menores y casi destruyó a un cuarto. Nicolas reconoció al maestro vampiro como Sergey Malinov. Cuando cortó a Lara, le dijo que su hermana le enviaba recuerdos.
    Razvan no se sobresaltó. Oyó el murmullo suave de ultraje detrás de él, pero mantuvo la mirada clavada en la del Príncipe.
    – ¿Y tú crees que Ivory ordenaría que le hicieran tal cosa a mi hija?
    – No, pero el ataque fue orquestado limpiamente, con las víctimas específicamente escogidas y tenían toda la información sobre ellos.
    – Entonces hay un traidor entre vosotros.
    El Príncipe inclinó la cabeza.
    – Eso temo.
    – Y es más fácil para ellos creer que soy yo quien ha traicionado a tu gente -dijo Razvan-. Ya que ya he sido marcado como traidor.
    – Temo que sea correcto -suspiró Mikhail.
    – Te traigo esperanza -dijo Razvan-. Antes que lleves esta farsa más lejos, permíteme entregarte lo que hemos encontrado. Ivory ha trabajado durante semanas para encontrar algo con que combatir a los microbios. Ha probado esta criatura y cree que destruirá a cualquier microbio mutado en la tierra. Por supuesto, desea más tiempo para hacer pruebas adicionales, pero quiere tú veas lo que ha encontrado y tomes tú la decisión.
    Sacó las preciosas bolsas de tierra del cinturón y se las entregó a Gregori, junto con el pequeño libro que documentaba cada experimento y las conclusiones.
    – Por lo menos tendrás un lugar por donde comenzar.
    Gregori se inclinó ante él.
    – Gracias.
    Razvan. La voz de Ivory era tensa, poniéndolo sobre aviso. He encontrado el lugar de descanso, pero ha sido perturbado. Alguien con un cuchillo muy grande ha estado tratando de desenterrarlos.
    La furia le golpeó por las venas y tronó en sus oídos.
    ¿Quién se atreve a tratar de matar a mi hija y a su compañero?
    Te lo llevaré.
    No vengas a este lugar. Creo que están a punto de someterme a alguna clase de juicio para determinar si soy su traidor.
    Ivory siseó en su mente, y una imagen de venganza muy femenina, para nada la de una guerrera, sobre todos ellos hizo que le latiera la ingle, no con anticipación sino con dolor empático.
    – Razvan, el consejo desea que te sometas a unas pruebas elegidas -dijo Mikhail-. Los guerreros antiguos que vivieron bajo el mando de mi padre no me conocen bien -levantó la voz-. Aunque han jurado defenderme, no se fían de mi juicio y tendrán la opción, cuando hayamos acabado aquí, de abandonar este concilio e ir por su propio camino sin recriminaciones, pero también sin lealtad a nuestro pueblo.
    En esencia, Mikhail les estaba dando a los antiguos este momento de duda y luego no lo toleraría otra vez.
    Razvan se encogió de hombros.
    – Que así sea.
    Que el sol los queme a todos. O jelä peje terád. Ivory ladró cada palabra para que no sólo Razvan las pudiera oír, sino también Gregori, Vikirnoff, Natalya y el Príncipe, todos los que les habían dado sangre. Su desprecio era palpable, patente, reduciéndolos a todos a gusanos bajo los pies.
    Razvan tuvo que detener la sonrisa que estaba mostrando. Miró a Gregori. Es mi compañera.
    Una rara, estuvo de acuerdo Gregori.
    Él suspiró, armándose obviamente de valor para la tarea. Hizo señas para que se acercaran los antiguos escogidos. Vikirnoff. Matías. Tariq y Andre. Cada uno tenía que declarar a Razvan limpio de Xavier y que no habían encontrado nada oculto. Un error y lo matarían. Gregori rechinó los dientes, odiando que tuvieran que tranquilizar a los antiguos. Para él era un bofetón en la cara que cuestionaran la sabiduría del Príncipe.
    Si hubieran cuestionado a su propio Príncipe, le recordó Razvan, quizás Ivory se hubiera ahorrado su ordalía y Rhiannon no estaría muerta. La guerra entre magos y Cárpatos podría no haber tenido lugar nunca.
    Gregori se maravilló de la absoluta calma y aceptación de Razvan. No deseaba que otros invadieran su intimidad hasta el punto en que Razvan les tendría rebuscando en sus recuerdos y conociendo cada humillación sufrida. Era cruel y estaba mal por lo que al sanador se refería.
    Te amo, Ivory, envió Razvan suavemente. Más que a la vida. Déjame ahora. No permitas que te invadan también. Aunque estos hombres tendrían el conocimiento sobre ella que tenia él, las cosas terribles que había soportado. Borra la dirección de nuestra guarida de mi memoria. Sabía que ella era capaz. Era capaz de mucho más de lo que cualquiera de ellos sabía.
    Ivory obedeció y luego se fue, dejándolo completamente sólo una vez más.

* * *

    Ivory no tenía paciencia para sutilezas. Marchó hacia las cámaras curativas, sin preocuparse de los búhos que revoloteaban en los árboles y los machos Cárpatos de cara sombría que caían detrás de ellas mientras se acercaba a la serie de cuevas. Sintió el tirón de una salvaguarda y arrastró con ella al traidor a través de la ligera barrera para mostrarles a los que la rodeaban que no necesitaba parar y desenredar su lastimosa salvaguarda para ella o el espía.
    Entró en las cuevas, despreciando a los guardias, su expresión altanera mientras atravesaba los túneles, siguiendo el olor de su compañero infaliblemente. Cuando giró hacia la tercera caverna, comenzando el descenso, se vio forzada a proteger a su cautivo del calor que se acumulaba.
    Ivory avanzó por el túnel, sin mirar a ninguno de los guardias, con la cabeza, los ojos inconscientemente feroces, y el chico, Travis, firmemente agarrado en su puño. La ballesta le colgaba a través del hombro, proporcionando a sus lobos una clara vista de frente y de los lados mientras avanzaba por la cámara.
    Falcon hizo un movimiento hacia ella y oyó el jadeo de Sara. Levantó la mano que tenía libre para detenerlo.
    – Llévame a tu Príncipe, Falcon.
    – Deja tus armas, Ivory.
    – Yo soy un arma. Puedo bajar a esas cuevas y matar a todos los que hay ahí dentro, incluyendo a tu precioso Príncipe, y lo sabes. No discutas conmigo. Llévame con tu Príncipe ahora.
    Falcon dio un paso por delante de ella, guiándola a través de la larga a través, a través del túnel con bordeado de guerreros.
    – Travis -dijo suavemente-, todo irá bien.
    – No gracias a ti -dijo Ivory con un bufido desdeñoso-. Espero que seas mejor guerrero que padre, Falcon.
    Éste le dirigió una mirada cargada de emoción por encima del hombro, prometiendo un justo castigo, pero ella simplemente continuó andando. La cámara del concilio estaba llena de Cárpatos, hombres y mujeres. Muchos desviaron la atención del juicio que transcurría ante ellos hacia ella. Ivory vislumbró la cara de Natalya, con lágrimas encarnadas manchándole las mejillas y no sintió ninguna simpatía por ella en absoluto. Le habría gustado darle una buena razón para llorar.
    Las filas de guerreros se abrieron para ellos, los hombres se apartaron para revelar a Mikhail, con la cara demacrada y cansada. Razvan estaba a su lado, Ivory intentó no beber de él, intentó no mostrar el alivio que la atravesaba.
    Inclinó la cabeza con pompa regia ante el Príncipe.
    – Te he traído a tu traidor -empujó al niño dentro del círculo.
    Falcon atrajo al chico hacia sí, envolviendo un brazo alrededor de él y sosteniéndolo protectoramente.
    – ¿De qué lo acusas? ¿De ser un aliado de nuestro enemigo?
    – Exactamente. ¿Estabais planeando matar a mi compañero en vuestra necesidad de venganza contra Xavier? Cuán inoportuno que yo haya encontrado al verdadero culpable. -Miró alrededor, a las caras del consejo, con obvio desprecio-. Cualquier destino que hayáis escogido para él, ahora tenéis la obligación de dárselo a este chico.
    Falcon empujó a Travis más cerca de él.
    – Miente para salvar a su compañero.
    Los ojos de Ivory lo fulminaron.
    – Nunca miento. Sanador, examínalo. Todos vosotros, parodia de acusadores. La sombra de Xavier ha encontrado un hogar en él. El chico debió ocultarse en el bosque mientras luchábamos contra las abominaciones de Xavier y sólo destruimos uno de los cuatro fragmentos oscuros. Él lleva uno. Él es vuestro traidor, no mi compañero, que ha luchado para salvar a una especie que no merece la vida.
    Razvan no dijo nada mientras miraba a su mujer guerrera. Feroz. Orgullosa. Inflexible. Parecía mucho más regia que el Príncipe. Una reina entre hombres, mostrando su desprecio total ante tanta estupidez. Le quitaba la respiración con su belleza. Con su fe absoluta en él y su protección feroz… a pesar de las instrucciones que le había dado. A ella no le importaba mucho, pero valía la pena verla regañar a los antiguos en la sala.
    – Examiné a Razvan como me pedisteis -dijo Gregori-, aunque era reacio a hacerlo pasar por tal ignominia cuando yo ya sabía que estaba libre de Xavier. Examinaré al chico.
    Agradecía haber sido él el primero y que ningún otro Cárpato hubiera revivido los recuerdos de Razvan, aunque presentía que les avergonzaría saber lo que este hombre había sufrido, como le pasaba a él.
    – No tocarás a mi hijo -dijo Falcon-. Nadie lo tocará.
    Colocó una mano en la empuñadura de su cuchillo. El corazón le daba bandazos. Asustado, miró a su cinturón. La vaina estaba vacía.
    Travis gruñó y se lanzó hacia adelante, directo sobre Mikhail, con su pequeño brazo levantado, la cara una máscara de odio mientras intentaba hundir el cuchillo de Falcon en el Príncipe. Gregori se movió para interceptarlo casi antes de que cualquiera supiera qué estaba sucediendo. Agarró la pequeña muñeca del chico, maravillándose de la fuerza del niño mientras éste luchaba para no soltar el arma.
    El cuchillo cayó al suelo a los pies de Mikhail y Gregori abrazó al niño.
    – Está bien, Travis. Todo irá bien -le tranquilizó, meciendo al niño-. Voy a llevarlo a la superficie y sacaré el fragmento de Xavier.
    – Hay todavía dos perdidos -contestó Ivory-. Tendrás que comprobar a todos los que estuvieron allí ese día. Si Xavier logró encontrar otros anfitriones, todos estamos en peligro -giró los ojos fríos hacia Falcon-. Comienza con él. Quizás el concilio entero debería buscar en él.
    Ivory. Razvan pronunció su nombre suavemente.
    – Háblame del progreso de tu búsqueda -dijo Mikhail-. Quiero llevarte con Raven y Savannah. ¿Vendrás conmigo ahora?
    Ivory miró a Razvan en busca de la respuesta. Está en tus manos.
    Vinimos aquí para salvar a los niños no nacidos aún.
    – Volveré lo más rápidamente que pueda -dijo Gregori-. Déjame ayudar a este chico.
    Mikhail asintió con la cabeza y luego echó una mirada alrededor de la cámara
    – Necesitaremos que todos nos ayudéis a intentar salvar a nuestros niños. A los que no quieran mantener su voto de lealtad, les libero de su voto jurado con sangre. Id ahora y no volváis -esperó, pero nadie se movió-. Llamaré cuando necesitemos atraer energía para el canto curativo -hizo gestos a Razvan e Ivory para que le siguieran.
    Ivory disparó otra mirada de desprecio hacia Natalya y su compañero antes de caminar junto de Razvan, con la cabeza alta mientras el Príncipe les dirigía a través de la cámara abarrotada. Tenía aversión a cualquier muestra pública de cariño, pero deliberadamente enredó los dedos con los de Razvan para mostrar solidaridad. Todos los Cárpatos podían andar al sol, por lo que a ella le importaba. No tenía muy buena opinión de ellos y hasta ahora, aparte de Gregori y quizá el Príncipe, nada había sucedido que la hiciera cambiar de opinión.
    Ivory. Razvan pronunció su nombre otra vez. Suavemente. Una reprimenda.
    Es solamente mi opinión, compañero.
    Él ocultó la sonrisa a los demás, pero ella captó el breve destello de diversión masculina.

Capítulo 18

    Savannah estaba medio sentada en una cama de rica tierra, su cara y cuerpo hinchados. Raven estaba sentada junto a su hija sosteniéndole la mano. Levantó la mirada y su cara se inundó de alivio cuando vio a Ivory.
    – ¡Gracias a Dios que estás aquí! Lara no puede venir. Syndil, Skyler y Francesca han estado haciendo cuanto han podido sin ella, pero el cuerpo de Savannah está lleno de toxinas. -Empujó hacia abajo el sollozo de su voz-. ¿Puedes ayudarnos? Le dije a Mikhail que te buscara. Tengo esta fuerte sensación de que puedes ayudarnos.
    Ivory se olvidó completamente de su ira hacia el pueblo Cárpato y cruzó la cámara a la carrera. Varias de las mujeres se apartaron para hacerle sitio.
    – Soy Francesca. Nos conocimos cuando no éramos más que niñas. Fue breve, probablemente no lo recuerdas. -Francesca le sonrió-. Estabas en medio de diez guerreros fuertes y era difícil no notarlo.
    Atrajo a Ivory lejos de la cama y de la mujer que sufría, y bajó la voz.
    – He hecho todo lo que sé. Gregori, el sanador más grande entre nosotros, no podrá salvar a estas niñas. Si sabes algo que yo no, por favor, ayúdanos.
    – ¿Si puedo contrarrestar el efecto de los microbios en el cuerpo de Savannah, puedes detener el parto?
    Francesca sacudió la cabeza.
    – Está demasiado adelantado. Pero tendremos una oportunidad de salvar a los bebés. Los microbios están en las gemelas así como en Savannah, y trabajan para matarlas. Una de ellas está muy débil y los microbios trabajan contra nosotros, acallando su capacidad de vivir.
    Ivory frunció el entrecejo.
    – Nunca he probado el hechizo de reversión en Cárpatos. Razvan iba a infectarse para que pudiera intentarlo, pero no hemos tenido tiempo. No creo que sea buena idea hacerlo en una mujer ya bajo presión. Si supiera que funcionara…
    Razvan le puso una mano consoladora en el hombro, sabiendo que Ivory estaba inquieta ante la idea de intentar un experimento sin probar, en una persona viva.
    – Hazlo ahora -dijo Razvan-. Sabemos donde encontrar microbios. Les dejaré que me ataquen.
    Ivory sacudió la cabeza.
    – Si Savannah está infectada, indudablemente están bien atrincherados. Necesito a alguien que los haya tenido durante un tiempo.
    La mujer que reconoció como Syndil dio un paso adelante. Alta y elegante, tenía esa misma serenidad que Ivory había notado antes.
    – No estoy embarazada. Sé que estoy infectada. Intenta tu experimento en mí.
    – Syndil. -La voz de Raven fue apacible-. Ya nos has dado demasiado. Estás tan cansada y agotada. Soy la compañera del Príncipe y Savannah es mi niña. Debería ser yo la que hiciera esto por ella.
    La mirada de Ivory cayó en el vientre hinchado y muy embarazado de Raven y sacudió la cabeza.
    – No. Tú no. -Dio un paso alejándose de la compañera del Príncipe-. No arriesgaré a un niño.
    – Por favor -se ahogó Savannah-. Lo que sea que vayas a hacer, hazlo ya. Las contracciones se incrementan. Lucho para dar tiempo a Gregori y Shea de preparar el cubículo de incubación, pero no sé cuánto tiempo más puedo evitar que las bebés salgan.
    Syndil le dirigió una sonrisa tranquilizadora, muy parecida a la de Razvan.
    – Debo ser yo claramente.
    Ivory cerró los ojos. Su necesidad científica de experimentar docenas de veces, de docenas de maneras bajo docenas de condiciones luchaba con la desesperada necesidad maternal de salvar a las niñas no nacidas de Savannah. Arriesgar vidas preciosas… No puedo hacer esto, Razvan. No pueden pedirme que experimente con la vida humana sin otros ensayos primero.
    Quizás la tierra rica nos comprará el tiempo que necesitamos. Razvan deslizó la mano desde el hombro hasta el brazo para enredar sus dedos con los de ella.
    Gregori entró a zancadas en la cueva curativa, yendo directamente hacia su compañera. La tomó de la mano, se la llevó al corazón y se quedó allí, calladamente, mirándola a los ojos, obviamente dándole fuerzas.
    – Gregori -dijo Razvan-, te hemos traído un regalo de tierra pura y no tocada. Podemos llevarla al laboratorio y que tu gente la examine para asegurarse de que es conveniente para tu compañera. Quizás la tierra te comprará el tiempo que necesitas para hacer los preparativos para los niños.
    Gregori inclinó la cabeza, su atención permanecía centrada en sostener a sus hijas y a la madre, mientras luchaban y se adherían a la vida.
    – Debes apresurarte.
    La fatiga en la voz de Gregori sacudió a Razvan. Él sabía cuán difícil era expulsar un fragmento del mal, y Gregori ya estaba agotado al máximo de tratar de mantener a sus hijas y compañera vivas.
    – ¿Puedes retrasar el nacimiento tres o cuatro horas para dar a Ivory la oportunidad de probar si puede neutralizar a los microbios mutados dentro de Syndil o no?
    – Ella avanza rápidamente. Lo intentaré -Gregori sonaba dudoso.
    – ¿Cómo está el chico, Travis? -Razvan sentía gran simpatía por el niño. Travis adoraba obviamente a Falcon e intentaba parecerse y actuar como él. Seguía al Cárpato a todas partes. Se avergonzaría de haber atacado a Mikhail, aunque no fue se culpa suya.
    Como tampoco fue la tuya, indicó Ivory, apretando los dedos alrededor de los de él.
    – Travis estará bien -dijo Gregori-. Expulsé el fragmento y lo destruí. Quedan dos. Hemos comprobado a todos los que estuvieron allí. Sé que tú estás limpio de la mancha del mago, pero ¿estás seguro de que uno no entró en Ivory?
    – Ivory está limpia de su maldad también.
    – Entonces dos fragmentos más avanzan de vuelta a Xavier. Necesitarán anfitriones. -Gregori suspiró-. Ese fue mi error. No fui lo bastante rápido para incinerarlos.
    – Dudo que pudieras haber hecho más en medio de la enorme batalla -dijo Razvan-. Me alegro de que el chico esté bien.
    – Adora a Mikhail y a Falcon. -Gregori se interrumpió bruscamente y sacudió la cabeza. Los dos sabían el daño psicológico que sufriría el niño a partir del incidente.
    Razvan tomó aire y su mirada se encontró con la de Ivory a través del cuarto, sabiendo que ella pensaba exactamente lo que él, Xavier tenía que ser destruido. Comenzó a palmear a Gregori en el hombro en señal de simpatía, pero dejó que la mano cayera a un lado. Nunca había tenido amigos, y estaba inseguro del protocolo que uno utilizaba.
    Ivory echó una mirada alrededor de la cámara curativa.
    – Necesito un lugar diferente. En algún lugar tranquilo. Sanador, tú debes tener un laboratorio.
    – Shea lo tiene -contestó Syndil-. Uno muy bueno. Te puedo llevar allí.
    – De prisa -instó Gregori-. Francesca y yo haremos lo que podamos.
    Savannah dejó escapar un sollozo amortiguado y sacudió la cabeza.
    – La pequeña, Gregori. Está tan débil. La estoy perdiendo.
    Ivory había dado un paso para seguir a Syndil pero se volvió hacia la cama de partos para ver a Gregori agachado al lado de su compañera. El aterrador Cárpato, que siempre parecía invencible y todopoderoso, parecía tan fatigado y más vulnerable de lo que había creído posible. Vaciló y entonces fue hacia él.
    – ¿Hablas con ella?
    – Sí, pero no escucha. -Había pena en abundancia en la voz de Gregori.
    Ivory echó una mirada a las mujeres que sollozaban calladamente. Ni siquiera Raven podía contener las lágrimas. Se mordió el labio y cerró los ojos. Inmediatamente la angustia que emanaba de las mujeres la asaltó.
    Gregori, siente la energía de este cuarto. Si ella es sumamente sensible, sentirá lo que yo siento… lo que sientes tú. Ellas creen, tú crees, todos vosotros creéis que ya está perdida. Déjame hablar con ella a través de ti, a través de nuestra conexión. Tengo algo de experiencia con la voluntad de vivir. Mientras tanto, cambia la atmósfera aquí dentro. Cualquiera que no pueda permanecer positiva debe abandonar esta cámara.
    Gregori la miró y luego a Francesca. Él estaba demasiado cerca del dolor, y la angustia de Savannah lo consumía. Francesca asintió con la cabeza.
    Gracias, dijo Gregori. Por favor, habla con ella.
    El canto cambió a la canción de cuna Cárpato, una suave y musical melodía, las voces se alzaron para tranquilizar a los bebés mientras el parto continuaba.
    Pequeña. Tu prueba es grande. Debes alzarte sobre ella y aferrarte a la vida. Aguanta. Yo he luchado por permanecer sobre esta tierra, y aunque es difícil, sé que vale la pena. Estás destinada a la grandeza. Déjame que te cuente la historia de un gran hombre, un sanador entre su pueblo, un guerrero sin igual, y su princesa. Una hermosa mujer con el cabello largo y suelto, y ojos violetas. Se aman mucho el uno al otro, pero hay un mago terrible, un gran brujo que desea separarlos.
    Las niñas dejaron de deslizarse fuera de la seguridad de la matriz de Savannah; en vez de eso, se echaron atrás para escuchar la subida y caída de esa voz, hipnotizadas por la historia que había comenzado. Vuestro padre continuará la historia y os hablará de dos niñitas, meros bebés, pero increíblemente fuertes, que se alzaron para derrotar al malvado mago.
    No podía poner la mano sobre el hombro de Gregori para consolarlo, así que le lanzo una rápida sonrisa alentadora.
    – Me conté a mí misma muchas historias semejantes para mantener la desesperación a raya. Conviértelas en las heroínas del cuento, y haz la historia larga, excitante para que se impliquen, escuchen y se concentren en eso. Trabajaré tan rápidamente como pueda.
    Ivory esperó a que Gregori retomara la historia donde ella la había dejado. Las voces alrededor de él cayeron como un suave acompañamiento, prestando entusiasmo al cuento que el sanador tejía para sus hijas. Savannah agregó su propia voz cuando pudo para que el cuento cobrara vida.
    Ivory y Razvan siguieron a Syndil fuera de las cuevas y juntos se apresuraron hacia el edificio cincelado en los precipicios. Dentro de la gran habitación principal, Shea, una mujer Cárpato con brillante pelo rojo, y el humano, Gary, a quién Ivory ya había conocido, trabajaban juntos con una eficiencia fluida que sugería que llevaban trabajando lado a lado mucho tiempo y estaban acostumbrados a un cierto ritmo.
    Otra mujer, a la que Syndil presentó como Gabrielle, estaba en un cuarto más pequeño escudriñando a través de un microscopio. Ivory reconoció inmediatamente las bolsas sedosas que contenían las muestras de tierra que había traído junto con el libro abierto de sus registros.
    Shea se dio media vuelta.
    – No puedo creer que hayas hecho esto -la saludó-. ¿Cómo lo descubriste? Estas criaturas me resultan extrañas. Nunca antes las había visto. ¿Qué son? ¿De dónde han venido?
    Gabrielle alzó la mirada.
    – Parecen ser irregularmente altos en hierro. -Se puso de pie y cruzó el cuarto, una mujer elegante-. He estudiado toda clase de organismos y este es nuevo para mí también.
    – Por eso estaba preocupada de volcarlos sin más en la tierra -explicó Ivory-. Se esparcirán, y creo que finalmente destruirán a todos los microbios mutados, pero no he tenido suficiente tiempo para determinar qué más podría suceder. No conozco el efecto sobre los humanos ni sobre ninguna otra especie. Plantas. Insectos. No tengo la menor idea.
    – No afectan a los microbios normales -dijo Shea-. Tienes razón, tenemos que ser cautelosos, pero creo que puedes haber encontrado nuestra respuesta. Te necesitamos para trabajar con nosotros.
    Ivory se forzó a no retroceder alejándose del grupo. No estaba acostumbrada a ser el centro de atención y ciertamente nunca había estado tan cerca de tantas personas.
    Razvan. Se extendió hacia él en busca de tranquilidad. En el momento en que lo hizo, se molestó consigo misma. Había llegado a depender de él.
    La suave risa de Razvan calmó los nudos de su estómago. Él estuvo allí instantáneamente, inundando su mente de calor. Como deberías depender de mí. Todavía hay una parte de ti a la que le gustaría huir.
    Eso no es verdad. Bueno, puede que sí, pero no iba a admitirlo. Era más valiente que eso.
    La voz de Razvan se suavizó. Se volvió tierna. Estoy siempre contigo, Ivory. En tu corazón y en tu mente. Compartimos la misma alma. Siempre, o jelä sielamak… luz de mi alma.
    Ivory forzó una sonrisa mientras miraba al equipo de investigación reunido a su alrededor.
    – Ayudaré tan pronto como haya intentado estos hechizos inversos. Antes de intentarlo con Syndil, quiero hacerlo con los microbios mutados en la tierra. Si puedo sacarme de la manga algún hechizo para invertir lo que Xavier ha forjado, entonces podré enseñároslo a todos. Cualquier Cárpato debería poder utilizarlo. Será una solución temporal hasta que los nuevos organismos hagan su trabajo y limpien la tierra. Y hasta que podamos acudir a la fuente de los microbios y destruirla para siempre.
    »El hechizo no invertirá la mutación -advirtió Ivory-. Sólo está diseñado para invertir la orden oscura de Xavier. No podemos decir realmente si funcionará, hasta que lo utilicemos en alguien a quien el microbio ya haya atacado. Necesito cerciorarme de que esto no dañará la vida, especialmente a un niño. Soy un poco reacia a intentarlo con Syndil incluso ahora.
    Una quietud repentina cayó sobre el cuarto. La piel de Ivory picó. Se le erizó el vello de la nuca y los brazos. Se quedó sin respiración cuando una angustia insondable le atenazó la garganta. Alrededor del cuarto, vio como los otros se congelaban en medio de la conversación, con los ojos abiertos de par en par por el horror. Syndil jadeó y comenzó a llorar. La cara de Shea perdió todo color. Las probetas en las manos de Gary comenzaron a sacudirse mientras el cristal resbalaba de la mano entumecida de Gabrielle y caía al suelo rompiéndose.
    Por un momento el tiempo pareció quedar suspendido. Excepto que Ivory sabía que eso no podía ser verdad, porque podía sentir el rápido ruido sordo de su corazón, golpeando dentro del pecho como una batería. Si el tiempo se hubiera parado, entonces también su corazón, ¿verdad? Aturdida, sin comprender, mas luchando contra el impulso inexplicable de llorar, Ivory alcanzó ciegamente a Razvan para sentir la conexión sólida cuando los dedos de él se cerraron alrededor de los suyos
    Un grito roto y angustiado rompió la calma. ¡Ayudadme! ¡Todos los sanadores a la caverna! ¡Las perdemos!
    Gregori, el insensible. Gregori, el todopoderoso. Ivory tembló al oírlo tan desesperado, tan frenético, y estaba claro que los demás estaban igualmente sacudidos. Gabrielle y Shea dejaron caer los materiales y salieron disparadas por la puerta.
    Syndil comenzó a seguirlas, pero Ivory la asió por el brazo.
    – ¿Qué es? ¿Qué sucede? -Lo sabía. No quería saberlo. El flujo de pena le aferró el corazón, destrozándoselo, y supo que estaba sintiendo las emociones de Gregori.
    Los ojos de Syndil se habían llenado de lágrimas y comenzaron a rodar por las mejillas.
    – Estamos perdiendo a los bebés. No pueden detener el nacimiento.
    – Que Dios les ayude. -Ivory se cubrió la boca con una mano. Las rodillas se le debilitaron y se volvieron de goma, se recostó sobre Razvan, agarrándole del brazo para sostenerse. Habían llegado demasiado tarde. Demasiado tarde. No importaba qué descubrieran ahora, no habían salvado a los frágiles bebés.
    El vapor brilló en el cuarto y entonces Mikhail estuvo allí, su presencia poderosa llenaba el pequeño espacio.
    – Tenemos gran necesidad de ti ahora, Ivory. Nos están abandonando. Eres la última esperanza de mis nietas.
    – Pero nunca lo he intentado ni siquiera en la tierra, mucho menos en un niño -protestó, su estómago se llenó de nudos. Razvan. Respiró su nombre como su talismán.
    Lo harás.
    Ella negó con la cabeza.
    – No en un niño. Un hechizo no probado. Tendré que convocar magia oscura para invertir lo que Xavier ha forjado. Algo podría ir mal.
    La cara de Mikhail se endureció.
    – Ya va mal. Debes hacerlo.
    Ella se forzó por tragar el nudo que amenazaba con bloquearle la garganta, agradeciendo el brazo de Razvan, que la sostenía.
    – Mikhail… -Se interrumpió, tragando con dificultad-. No hay garantía de que esto funcione, o de que no vaya a herirlas más. Xavier es un adversario poderoso. Tanto que podría fallar.
    – Debes hacerlo si queremos tener aún la más mínima oportunidad de salvarlas -Mikhail fue implacable-. Todos creen que eres nuestra mejor esperanza. Gregori te lo pide.
    Gregori. El hombre que había perseguido sin miedo los cuatro fragmentos de sombra que Xavier había colocado en Razvan para permitir su posesión. Gregori no se había acobardado. Pero las niñas… Ivory sacudió la cabeza, tragó con fuerza y suspiró.
    Lo harás, repitió Razvan con absoluta confianza.
    – Que así sea -susurró ella, esperando que la calma de Razvan se le pegara.
    – Haz todos los preparativos que debas, pero date prisa -instó Mikhail. Luego se fue.
    – Razvan -dijo Ivory, su voz ronca, con pena y preocupación-. Sabes cuán malvados son los hechizos de Xavier. No puedo entrar en la cámara sagrada de partos y convocar a la oscuridad. Podría suceder cualquier cosa. -Incluso mientras protestaba, usaba la magia para limpiarse, en vez del baño ritual, ya que el tiempo era primordial.
    – Nada de lo que alguna vez hayas logrado ha sido fácil, fél ku kuuluaak sívam belso, amada, pero lo has hecho. Esto es demasiado importante para no intentarlo.
    Se apoyó contra él durante el más breve de los momentos y luego, agarrándolo de la mano, corrió a la cueva de nacimientos. El aumento del volumen de las voces contenía una pesada pena que le inundó los sentidos. La multitud se apartó para permitirle pasar y el corazón le latió con violencia. Ivory se sentía como si no pudiera respirar con tantos Cárpatos reunidos alrededor de Gregori y su compañera, muy cerca, como si su cercanía pudiera de alguna manera evitar que los bebés se deslizaran a la próxima vida.
    ¡Gregori! Savannah chilló el nombre de su compañero mientras su cuerpo expulsaba la primera vida diminuta a las manos de su compañero. Ella jadeó pesadamente mirantes la observaba respirar por su hija.
    – ¿Está viva? No puedo sentirla, Gregori. Dime por favor que está viva. -Enterró el puño en la tierra cuando otra onda de dolor la desgarró.
    – La tengo -dijo Gregori, pero su voz era lejana. Llena de pena.
    Razvan, no puedo soportar verles perder a estas niñas.
    Francesca dio un paso más cerca del cuerpo de Savannah que se estremecía otra vez, la cara se le tensó de dolor. Las manos de Francesca guiaron al segundo bebé al mundo. Inmediatamente su cara se volvió lejana, mientras ella, también, respiraba por la niña.
    Puedes hacerlo, Ivory, cuchicheó Razvan en su mente, su voz apacible mientras ella se detenía ante Gregori y Savannah y los bebés diminutos que se esforzaban por vivir. Has nacido para este momento.
    He nacido para matar vampiros y destruir a Xavier. No para esto. Nunca para esto.
    Como los demás, estaba embelesada, mirando a Gregori, que con lágrimas rojas veteándole la cara, sostenía a su diminuta hija en brazos mientras Shea vertía en la incubadora las pequeñas reservas de tierra que Ivory había traído, sobre las capas existentes de tierra que Syndil ya había limpiado en preparación para el nacimiento de las gemelas.
    La niña en las manos de Gregori era demasiado pequeña para vivir, demasiado frágil. Aún desde donde estaba, Ivory podía ver a Gregori respirando por ella. Las manos le temblaban, ese hombre fuerte, al saber que él, el sanador más grande de su pueblo, estaba impotente para salvar a su propia hija.
    Ivory tragó con dificultad, respiró hondo y vació su mente para intentar apartar toda la pena y la angustia, toda la energía negativa. Había hecho que Razvan repasara cada gesto y movimiento que Xavier había hecho mientras lanzaba su reprensible hechizo. Sabía que había vertido su odio y deseo de venganza en ese hechizo cuando dio las órdenes a los microbios. Ella no podía hacer nada en cuanto a la mutación, pero podía revertir las órdenes. Cada detalle tenía que ser exacto. Si Razvan había olvidado el más mínimo aspecto… si ella se olvidaba algo, como un solo movimiento o una palabra…
    No lo hice, fél ku kuuluaak sívam belso, amada. Ni lo harás tú. Puedes hacerlo, Ivory. Tengo fe en ti.
    Ella sintió el roce de los labios en el cabello, el calor de su aliento en la nuca. Respiró, se adelantó y se detuvo.
    – Gregori.
    Cuándo él alzó la mirada, los ojos plateados estaban tan perdidos que ella casi lloró.
    – Tienes que estar seguro, Gregori.
    – Estoy seguro -contestó sombríamente-. No tenemos otra elección.
    – Razvan, tendrás que hacer los arreglos rápidamente, pero cada detalle debe ser preciso. -Levantó la cara y echó una mirada a la multitud-. Voy a recrear una escena muy malvada. Quien no quiera estar aquí debería irse, de otro modo debe formar un gran círculo de protección que será necesario en caso de que cometa un error.
    Nadie se marchó. Ni siquiera los Cárpatos que les habían mirado a ella y a Razvan con desconfianza, quizá incluso con aborrecimiento; ahora dejaban a un lado sus prejuicios y se sometían a sí mismos a sus directrices. Formaron un inmenso círculo de varias de capas de profundidad. Todos los que estaban en la habitación, incluido Gary, que era humano pero parecía conocer todos los rituales de los Cárpato, empezaron el canto de purificación. Syndil, Shea y Gabrielle quemaron salvia y se movieron por el cuarto, sacudiéndola por arriba y por abajo, poniendo especial atención a cada entrada.
    – Gregori, te necesito a ti y a los bebés aquí en el centro. -Ivory señaló al punto central del anillo.
    Sin vacilación, Gregori y Francesca movieron las incubadoras al área abierta que Ivory estaba preparando. Savannah agarró la mano de su madre y susurró a Ivory:
    – Por favor, por favor.
    La pena abrumadora la sacudió. La voz de Razvan estaba más cerca cuando la rodeó con calor. Puedes hacerlo. Sólo estás tú y nuestro enemigo mortal. Has nacido para derrotarlo, Ivory. Puedes hacerlo.
    – Necesito cuatro mujeres. Syndil. Elige a las más cercanas a la tierra. -Sacó la espada de la funda-. No pueden acobardarse una vez comencemos. Esta cosa, esta gran maldad que Xavier forjó, no se marchará rápida ni tranquilamente. Luchará. Tratará de rompernos. Así que las que elijas deben tener el valor de encarar lo que sea que éste mal arroje sobre ellas.
    Syndil no vaciló.
    – Natalya. Shea. -Cuando las dos mujeres se apresuraron a avanzar, Syndil se giró hacia una joven-. Skyler. Sé que eres muy joven y quizás no deba pedírtelo, pero hay pocas conectadas tan estrechamente con la tierra como tú y pocas que hayan encarado al mal tan valientemente como tú. ¿Puedes hacerlo? ¿Lo harás?
    La cara de la chica palideció, pero apretó la mandíbula y asintió antes de unirse a las otras.
    Una vez estuvieron en el lugar, Ivory levantó el mentón y comenzó a lanzar el círculo de protección alrededor de Gregori y las niñas, caminando en el sentido de las agujas del reloj. Sostenía la espada en la mano derecha, apuntando hacia abajo, cantaba mientras caminaba.

    Tres veces alrededor de este círculo
    Ata todo lo malo, húndelo en el suelo
    A eso que es fuego pero nacido de hielo,
    yo te ordeno ahora que limpies este lugar.
    Toma lo que está manchado y quémalo hasta que sea puro.
    Para que la curación pueda realizada en este lugar que es seguro.

    Ivory sacó cuatro velas, puso una en cada una de las cuatro esquinas del círculo, representando las cuatro direcciones y sus elementos. Puso una vela blanca en el este por el aire y la pureza. Una vela roja al sur por el fuego y el ardor del mal. Al oeste, puso una vela azul por el agua, representando la limpieza. Al norte, puso una vela verde, representando la tierra y el renacimiento.
    Alrededor de las incubadoras encendió palos de incienso que llenaron la cámara con el rico olor del clavo, para evitar toda hostilidad. A eso añadió hierba del maná, salvia para la pureza, y tuberosa para desviar el mal. Luego, mientras el incienso y las velas ardían, respiró profundamente, reunió su fuerza y sus poderes y levantó las manos rogando.

    Poder de la noche, amante de luz,
    Soy Ivory, hija de la Madre Tierra que me curó.

    Una ráfaga de recuerdos la asaltó. El olor de la tierra cuando se cerró alrededor de su cuerpo roto, dándole la bienvenida a lo más profundo, donde nada la podía alcanzar. Utilizó el poder curativo que la había rodeado durante siglos.

    Convoco a este lugar al que es impuro y manchado.
    Pido esto por todo lo que es bueno
    Sé que harás esto por mí.

    Bajó las manos a los costados, las palmas hacia adentro contra sus muslos y mantuvo la cabeza baja, mirando al suelo, mientras empezaba a seguir el patrón impuro que Razvan le había mostrado. Tres pasos dentro, el mal comenzó a revolverse. Su presencia le susurró en la nuca, un débil hormigueo molesto, como arañas arrastrándose por su piel. Se estremeció y luchó contra el impulso de sacudírselas. La asquerosa mancha de Xavier haría todo lo que pudiera para dirigirla por el mal camino, para forzarla a cometer un error. No podía permitirlo. Las manos barrieron resueltamente hacia arriba, hacia el techo. Mientras levantaba la cara, cruzó las palmas y cantó.

    Nacido de la oscuridad
    Antiguo, anciano.
    Te llamo
    Despliégate, revélate.
    Mancha los apareamientos…

    Oyó un lento siseo, una horrorosa voz cuchicheando. Escorpiones con los aguijones en alto, se arrastraban de debajo de las piedras y se apresuraban hacia el círculo. Skyler se tambaleó, comenzó a levantar el pie lejos de los insectos que se acercaban.
    – Mantente firme -gritó Razvan, su voz mostraba una completa calma-. No rompas el círculo.
    Ivory continuó pronunciando las asquerosas palabras.

    Te ordeno que te esparzas
    Conéctate al útero y a la semilla
    Busca la nueva vida
    Te ordeno este acto.
    Mancha la leche
    Marchita la semilla en la vid
    Destruye a esa gente
    No nacidos y nacidos, con la sangre te ato.

    El parpadeo de las llamas disminuyó, casi se apagaron, de forma que las sombras se hicieron más profundas, arrastrándose por las paredes y suelos de la cueva con dedos codiciosos. Por encima, las arañas rezumaban de las grietas y contaminaban las voces que murmuraban. La sangre de un corazón burbujeó en el centro del cuarto, de un rojo tan oscuro que parecía negro. Un hedor im