Скачать fb2
Lluvia Salvaje

Lluvia Salvaje

Аннотация

    ¿Qué ha hecho ella? Con una nueva identidad, una muerte simulada y una oportunidad de huir de la traición que la acecha, Rachael ha escapado de un asesino anónimo. Ahora, a miles de millas de su casa, bajo el lujurioso dosel de la selva tropical, encuentra refugio.
    ¿Dónde se puede esconder? En este mundo de extrañas criaturas camina el más exótico de todas ellas. Su nombre es Río. Un nativo del bosque lleno de fuertes destrezas… alguien para ser deseado. Poseído por sus propios secretos, es digno de ser temido.
    ¿En quién puede confiar? El pasado de Rachael amenaza tan opresivamente como el calor del bosque, y cuando Río libera los secretos instintos animales que corren por su sangre, Rachael teme que su aislado refugio se haya vuelto un infierno inevitable…


Christine Feehan Lluvia Salvaje

    Leopardos 02

CAPÍTULO 1

    La pequeña lancha se iba desplazando lentamente en los rápidos del río a un paso que permitía al grupo de viajeros ver el bosque circundante. Miles de árboles competían por espacio, tan lejos como alcanzaba la mirada. Vides trepadoras y plantas colgantes, algunas barriendo la superficie del agua. Loros de brillantes colores, loros arcoiris australianos y martines pescadores revoloteaban continuamente de rama en rama, de modo que el follaje parecía estar vivo con el movimiento.
    – Aquí todo es tan hermoso -dijo Amy Somber, volviéndose desde los bosques a mirar a los otros-. Pero todo en lo que puedo pensar es en serpientes, sanguijuelas y mosquitos.
    – Y la humedad -añadió Simon Freeman, desabrochando los dos botones superiores de su camisa-. Siempre estoy sudando igual que un cerdo.
    – Esto es opresivo -estuvo de acuerdo Duncan Powell-. Me siento como si me estuviera asfixiando.
    – Qué extraño -dijo Rachael Lospostos. Y era extraño. La humedad no la molestaba en absoluto. Los abundantes árboles y las vides trepadoras hacían que la sangre cantase a través de sus venas, haciéndola sentir más viva que nunca. Levantó la pesada mata de espeso cabello negro de su cuello. Siempre lo había llevado largo en memoria de su madre, pero lo había sacrificado por una muy buena causa, salvar su propia vida-. Realmente adoro esto. No puedo imaginarme a alguien lo bastante afortunado para vivir aquí -intercambió una pequeña sonrisa de camaradería con Kim Pang, su guía.
    Él indicó con un gesto hacia el bosque y Rachael captó un vistazo de una ruidosa tropa de macacos de cola larga que saltaban de árbol en árbol. Sonrió cuando oyó el raspado canto de las cigarras que chupaba la savia, incluso sobre el rugir del agua.
    – A mí también me gusta esto -admitió Don Gregson. Era el reconocido y respetado líder de su grupo, un hombre que visitaba a menudo el bosque pluvial y reunía fondos para los suministros médicos que eran necesarios en la región.
    Rachael miró fijamente el rico y exuberante bosque, el deseo crecía en ella como una fuerza que la estremecía. Oyó la continua llamada de los pájaros, de tantos de ellos, viéndolos volando de rama en rama, siempre ocupados, siempre en vuelo. Tenía un desesperado deseo de lanzarse del barco y nadar hasta desaparecer dentro del oscuro interior.
    El barco sorteó una ola particularmente picada y la lanzó contra Simon. Ella siempre había tenido una buena figura, incluso de niña, desarrollándose rápidamente con exuberantes curvas y un generoso cuerpo de mujer. Simon la apretó cerca de él cuando la cogió caballerosamente, sus senos se aplastaban contra su pecho. Sus manos se deslizaban innecesariamente hacia abajo por su columna. Ella le clavó el pulgar en las costillas, sonriendo dulcemente mientras se apartaba de sus brazos.
    – Gracias, Simon, parece que las corrientes se están volviendo más fuertes -no había enojo en su voz. Su expresión era serena, inocente. Para él era imposible verla arder de rabia ante la manera que aprovechaba cada oportunidad para tocarla. Ella miró a Kim Pang. Él lo vio todo, su expresión era casi tan tranquila como la de ella, pero había notado la posición de las errantes manos de Simon-. ¿Por qué se está volviendo tan salvaje y agitado el río, Kim?
    – Llovió río arriba, hay muchas inundaciones. Se lo advertí, pero Don consultó con otro y le dijeron que el río era navegable. Cuando consigamos ir más lejos río arriba, veremos.
    – Pensé que estaban llegando una serie de tormentas -se defendió Don-. Comprobé el tiempo esta mañana.
    – Sí, el aire huele a lluvia.
    – Al menos con el viento soplando tan fuerte, los insectos nos dejarán en paz -dijo Amy-. Estoy esperando el día en que no tenga cincuenta picaduras sobre mí.
    Había un enorme silencio mientras el viento tironeaba de sus ropas y azotaba a través de su cabello. Rachael mantuvo su mirada sobre la orilla y los árboles con sus ramas alzadas a las viajeras nubes. En un momento vio una serpiente enroscada alrededor de una rama baja y otra vez un descolorido murciélago volador colgando en los árboles. El mundo parecía un rico y maravilloso lugar. Un lugar lejos de la gente. Lejos de los engaños y la traición. Un lugar en el cual uno quizás fuese capaz de desaparecer sin dejar rastro. Ese era un sueño que le gustaría se hiciese realidad.
    – La tormenta se está acercando. Tenemos que refugiarnos rápidamente. Si nos alcanza en el río, podríamos ahogarnos todos -Kim comunicó la siniestra advertencia, sorprendiéndola. Había estado tan absorta en el bosque que no había prestado atención al oscurecido cielo y a las amontonadas nubes.
    Un colectivo grito de alarma pasó a través del pequeño grupo e instintivamente se apretaron unos contra otros en la potente lancha, esperando que Kim pudiera llevarles río arriba antes de que estallase la tormenta.
    Se disparó una oleada de adrenalina a través del flujo sanguíneo de Rachael, disparando una rápida esperanza. Esta era la oportunidad que había estado esperando. Levantó la cara al cielo, olió la tormenta en el salvaje viento y sintió las gotitas sobre su piel.
    – Ten cuidado, Rachael -le advirtió Simon, tirando de su brazo, intentando sujetarla sobre los bordes del barco mientras remontaban las picadas aguas río arriba hacia el campamento. Él tenía que gritar las palabras para hacerse oír por encima del rugido del agua.
    Rachael le sonrió y obedientemente regresó al barco, no deseaba parecer diferente de ninguna manera. Alguien estaba intentando matarla. Quizás, incluso Simon. No estaba dispuesta a confiar en nadie. Había aprendido la lección de la manera difícil, más de una vez antes de que esto la hundiera, y no estaba dispuesta a cometer otra vez los mismos errores. Una sonrisa y una palabra de advertencia no significaban amistad.
    – Ojala hubiésemos esperado. No sé por qué escuchamos a ese viejo decir que hoy era el mejor día para viajar -continuó Simon, gritando las palabras en su oído-. Primero esperamos durante casi dos días claros porque los presagios eran malos y después con la palabra de un hombre sin dientes simplemente nos subimos a la lancha como si fuésemos ovejas.
    Rachael recordaba al anciano con sospechosos ojos y grandes huecos donde deberían haber estado sus dientes. La mayoría de las personas que conocieron eran amistosas, más que amistosas. Sonriendo y siempre dispuestos a compartir todo lo que tenían, la gente a lo largo del río vivía simplemente con total felicidad. El anciano la había incomodado. Los buscó, hablando con Don Gregson en la salida a pesar de la obvia renuencia de Kim Pang. Kim casi se había echado atrás en lo de guiarlos al pueblo, pero la gente necesitaba la medicina y las guardó cuidadosamente.
    – ¿Es la medicina moneda de pago para los bandidos? -gritó la pregunta a Simon por encima del ruido del río.
    Los bandidos eran famosos por ser de lo más común a lo largo de los sistemas fluviales de Indochina. Habían sido advertidos por más de una amigable fuente de que tuvieran cuidado cuando continuaran río arriba.
    – No sólo la medicina, sino que nosotros también lo somos -confirmó Simon-. Ha habido un rastro de secuestros por algunos de los grupos rebeldes para supuestamente recaudar dinero para su causa.
    – ¿Cuál es su causa? -preguntó Rachael con curiosidad.
    – Hacerse ricos -Simon se rió de su propia broma.
    El barco se movió a sacudidas sobre el agua, sacudiéndolos a todos, salpicando espuma del agua en sus caras y pelo.
    – Odio este lugar -se quejó Simon-. Odio todo lo que tiene que ver con este lugar. ¿Cómo podrías querer vivir aquí?
    – ¿En serio? -Rachael miró hacia la selva cuando se apresuraron. Enormes árboles, tan enmarañados juntos que ella no podía distinguir uno del otro, pero parecían invitantes. Un refugio. Su santuario-. Para mí es hermoso.
    – ¿Incluso las serpientes? -el barco cabeceó salvajemente y Simon se agarró a un asidero para no salir lanzado por la borda.
    – Hay serpientes en todos los sitios -replicó Rachael suavemente, incapaz de oír por encima del rugido del agua.

    Ella había tenido cuidado al desaparecer de su casa en los Estados Unidos, había planeado cada paso cuidadosamente, con paciencia. Sabiendo que era observada, había ido casualmente al departamento de ropa y había pagado una enorme suma a una extraña para que saliera llevando sus ropas, gafas oscuras y chaqueta. Rachael prestó atención a los detalles. Incluso los zapatos eran los mismos. La peluca era perfecta. La mujer dio una vuelta lentamente a lo largo de la calle, miró escaparates, eligió una enorme tienda, se cambió de ropa en los probadores, alejándose mucho más rica de lo que jamás se había imaginado. Rachael había desaparecido sin dejar rastro en ese momento.
    Compró un pasaporte y un DNI con el nombre de una mujer hacía tiempo fallecida y se marchó a un Estado diferente, uniéndose a un grupo de misioneros en un viaje de ayuda a las remotas áreas de Malasia, Borneo e Indochina. Había conseguido escapar de los Estados Unidos sin que la detectaran. Su plan había sido brillante. Excepto porque no funcionó. Alguien la encontró. Dos días antes se había encontrado una cobra en su habitación cerrada. Rachael sabía que eso no era una coincidencia. La cobra había sido dejada en su habitación a propósito. Incluso había tenido suerte de verla antes de que tuviese oportunidad de morderla, pero ella sabía que no tenía que depender de la suerte. Alguien a quien conocía podía ser un asesino a sueldo. No tenía otra opción que no fuese morir, y la tormenta proveía la oportunidad perfecta.
    Rachael estaba cómoda en un mundo de decepción y traición. No conocía otro modo de vida. Sabía que era mejor no depender de nadie. Su existencia tendría que ser solitaria si se concentraba en sobrevivir. Mantenía la cara apartada de los otros, adorando la sensación del viento. La humedad debería haber sido opresiva, pero ella la sentía como un sudario, una sábana de protección. El bosque la llamaba con la fragancia de las orquídeas, con el trino de los pájaros y el zumbido de los insectos. Donde los otros se encogían a cada sonido y miraban a su alrededor temerosos, ella abrazaba el calor y la humedad. Sabía que había llegado a casa.
    El barco rodeó un recodo y se dirigió hacia el desvencijado muelle. Se alzó un colectivo suspiro de alivio. Todos ellos podían oír los ruidos de caídas en la distancia y la corriente que estaba creciendo en intensidad.
    Los hombres trabajaban para maniobrar el barco hacia el pequeño puerto. Un solitario hombre permanecía a la espera. El viento desgarrando sus ropas. Él miró nerviosamente el bosque circundante pero caminó hacia la fangosa plataforma que servía como pasarela, estirando su mano para coger la cuerda que le lanzó Kim Pang.
    Rachael podía ver las gotas de sudor sobre su frente y resbalando por su cuello. Su camiseta estaba manchada con sudor. Había humedad, pero no era esa humedad la que la manchaba. Miró cuidadosamente a su alrededor, sus manos buscaron automáticamente su mochila. Necesitaba el contenido para sobrevivir. Notó que el hombre que tenía que atar la cuerda a su lancha para remolcarlos estaba temblando, sus manos temblaban tanto que tenía dificultades con el nudo. Él se dejó caer repentinamente, sus manos cubriendo su cabeza.
    El mundo estalló en una pesadilla de balas y caos. Los frenéticos gritos de Amy obligaron a los chillantes pájaros a dejar las copas de los árboles, ascendiendo hacia las bulliciosas nubes. El humo se mezclaba con la capa de niebla. Los bandidos salían del bosque, agitando las armas salvajemente e impartiendo órdenes que no podían oírse por encima del rugir del río. A su lado, Simon se desplomó repentinamente en el suelo del barco. Don Gregson se dobló sobre él. Duncan arrastró a Amy hacia el suelo del barco y se estiró por Rachael. Eludiendo las manos de Duncan, Rachael se puso rápidamente la mochila y se libró de la soga de seguridad atada alrededor de su cintura. Kim intentaba frenéticamente acortar la cuerda intentando traerlos a la orilla.
    Murmurando una silenciosa plegaria por los otros y por su propia seguridad, Rachael se desplazó hacia el costado del barco, deslizándose en el interior de las rápidas aguas y fue inmediatamente arrastrada río abajo.
    Como si fuese una señal, los cielos se abrieron y vertieron un muro de agua, alimentando la fuerza del río. Debris se revolvió y se apresuró hacia ella. Seguía moviendo los pies en un esfuerzo por evitar algunas rocas o troncos sumergidos. Le costaba mantener la cabeza por encima de las agitadas olas, pero se esforzaba en que el agua no entrase en su boca o nariz mientras permitía que la corriente la arrastrase alejándola de los bandidos que corrían hacia la lancha. Nadie la vio entre el remolino de restos de ramas de árboles, y follaje que era llevado rápidamente río abajo. Se hundió una y otra vez y tuvo que luchar para volver a la superficie. Tosiendo y atragantándose, sintiéndose como si se hubiese tragado la mitad del río, Rachael empezó a intentar agarrarse a uno o dos de los árboles más grandes que había derribado la fuerza del agua. La primera vez falló y su corazón casi dejó de latir cuando sintió que el agua tiraba de ella otra vez hacia abajo. No estaba segura de que tuviese la fuerza suficiente para luchar con la monstruosa succión del río.
    Su manga se enganchó en algo bajo la superficie, obligándola a detenerse mientras el agua se arremolinaba a su alrededor. Se agarró frenéticamente de una rama. Permitiendo que se le deslizara de la mano. El agua tironeaba implacablemente, tirando de sus ropas. Una bota se soltó y giró alejándose de ella. Las puntas de sus dedos tocaron el redondeado borde de una gruesa y hundida rama. Su rasgada camiseta y el agua la reclamaban, vertiéndose sobre su cabeza, forzándola hacia el fondo. De alguna manera se colgó sobre la inmóvil rama. Rachael pasó ambos brazos a su alrededor y la abrazó firmemente, una vez más irrumpiendo su cara en la superficie, jadeando por aire, temblando de miedo. Era una nadadora fuerte, pero no había manera de que pudiera permanecer con vida en las enfurecidas aguas.
    Rachael se aferró a la rama, luchando por aire. Ya estaba exhausta, sus brazos y piernas parecían de plomo. Aunque había ido con la corriente, el intentar mantener la cabeza fuera del agua había sido una terrible lucha. Incluso ahora el agua luchaba para llevársela de vuelta, tirando de ella, arrastrando su cuerpo continuamente. Cuando fue capaz se pegó a lo largo del árbol caído hasta que estuvo apretada entre el tronco y las ramas y pudo tirar de si misma lo suficiente para llegar al enorme montón de raíces. Ahora estaba en el lado alejado del río, lejos de los rebeldes y esperaba que también fuese demasiado difícil verla bajo el aguacero.
    Concentrándose en cada pulgada que pudiera ganar, Rachael empezó a moverse rápidamente hacia la rama más cercana. Una serpiente le acarició la cadera y se apartó. No podía decir si era a vida o muerte pero todo esto hacia que su corazón latiese con más fuerza. Cuidadosamente arrastró su cuerpo a lo largo de la raíz, extrayéndose a si misma fuera del agua, jadeando allí tendida, temerosa de su precaria posición. Un movimiento en falso podría enviarla de vuelta al agua. Los árboles se estremecían cuando el agua intentaba liberarlos de su ancla.
    La rama estaba resbaladiza por el lodo del terraplén de donde se había desprendido, pero formaba una especie de puente sobre la orilla. Parecía estar a un millón de millas de distancia. Todo ello mientras llovía, y agregándose a la resbaladiza superficie. Rachael envolvió sus brazos alrededor de la raíz y se deslizó lentamente, pulgada a pulgada, sobre el retorcido y curvado miembro. Resbaló varias veces y tuvo que abrazar la raíz, su corazón se aceleró hasta que pudo recuperar su valor y seguir adelante. Una eternidad después se las ingenió para caminar sobre el terraplén. Su pie se hundió en el lodo que succionó su bota cuando intentó liberarse.
    Rachael se sacó la bota restante y la lanzó lejos al interior del agua, apartándola de los árboles donde quizás lograría llamar la atención hacia donde ella se las había ingeniado para llegar a la orilla. Su única esperanza era que el árbol, sujeto sobre unas precarias raíces, fuese barrido río abajo, sin dejar rastro de ella.
    Descalza, el fango aplastado entre sus dedos, empapada y tiritando de miedo, Rachael se arrastró sobre el pantano hacia la línea de árboles del camino. Sólo entonces intentó ver lo que estaba ocurriendo en la orilla contraria. Había sido arrastrada cientos de yardas río abajo y la lluvia formaba una cortina casi impenetrable. Rachael se hundió detrás del follaje, mirando a través de la cortina de lluvia mientras se ponía sus botas de repuesto, traídas por si tuviera que sacrificar su otro par de tener la oportunidad de saltar por la borda. Ella no había contado con las salvajes corrientes, pero la oportunidad de escaparse, a pesar del peligro, era demasiado buena para dejarla escapar.
    Los bandidos parecían estar enfadados, conduciendo aquellos que quedaban con vida a un pequeño grupo tembloroso. Todos ellos estaban sacudiendo sus cabezas. Varios hombres se paseaban a lo largo de la rivera buscando algo… o alguien. El corazón de Rachael se hundió. Tenía una furtiva sospecha de que la incursión se había llevado acabo para matarla a ella. ¿Qué mejor manera de asegurar su muerte que encontrarse con una bala perdida mientras eran rodeados como prisioneros para raptarlos? El rapto era un suceso bastante común y a los bandidos podía comprárseles fácilmente para llevar a cabo un asesinato. Rachael ajustó su mochila, echó un último vistazo al río y se internó en la jungla.
    No podía dejar de temblar mientras corría a través del bosque, buscando un casi imperceptible camino que la dirigiese hacia el interior. Había pasado casi un año preparándose para ese momento. Corría cada día, hacía pesas y escalada. No era una mujer particularmente pequeña pero aprendió como convertir cada libra en músculo. Un instructor privado trabajó con ella la autodefensa, lanzamiento de cuchillos y lucha con palos. Había ido tan lejos como para investigar libros de supervivencia, comprometiéndose tanto como podía para memorizarlos.
    El viento agitó el espeso dosel en todas direcciones, duchando a Rachael con hojas y ramitas y una multitud de flores. A pesar del viento, el denso dosel ayudaba a escudarla de la lluvia, rompiendo la sólida pared de agua de modo que cayese con un apagado ritmo. Ella iba tan rápido como podía, decidida a poner la mayor distancia entre el río y su destino. Estaba segura de que podría construir o encontrar una de las viejas viviendas nativas. Una choza con tres paredes de hojas y corteza y un techo inclinado. Había estudiado el diseño y parecía lo bastante simple para seguirlo.
    A pesar de tiritar continuamente, Rachael se movió con confianza y esperanza. Por primera vez en meses la terrible fuerza que presionaba sobre sus hombros se disipó. Tenía una oportunidad. Una oportunidad real para vivir. Quizás tuviera que vivir sola, pero podía elegir como viviría.
    Algo se rompió en la maleza a su izquierda pero apenas miró en esa dirección, confiando en su sistema de advertencia para alertarla de haber sido una amenaza real. El agua chapoteaba en sus botas, pero no se atrevía a tomarse el tiempo para cambiarse por ropas secas. Eso no haría ningún bien; tenía que cruzar varios terrenos inundados, algunos con fuertes corrientes. Se vio forzada a usar las enredaderas para agarrarse en la subida de una escarpada cuesta para mantener su camino. Rachael Lospostos se había ido para siempre, trágicamente ahogada cuando intentaba llevar suministros médicos a un pueblo remoto. En su lugar, nació una nueva e independiente mujer. Sus manos dolían por las muchas veces que se había arrastrado para subir las escarpadas rocas para internarse profundamente en el bosque.
    La noche empezaba a caer. El interior era oscuro, y sin el ocasional rayo de la luz del sol abriéndose paso a través de las copas, el mundo a su alrededor cambiaba radicalmente. El vello de la parte posterior del cuello se le erizó. Dejó de andar y tomó tiempo para mirar dentro de la red de ramas que corría sobre su cabeza. Era la primera vez que realmente miraba a sus alrededores.
    El mundo era un exuberante alboroto de colores, cada sombra de verde competía con los vividos colores brillantes que brotaban en lo alto y bajo de los troncos de los árboles. Por encima de su cabeza y sobre el suelo del bosque, flores, fauna y hongos competían por el espacio en ese secreto y oculto mundo. Incluso bajo la lluvia podía ver evidencias de vida salvaje, sombras volando de rama en rama, lagartos deslizándose en el follaje. En una ocasión localizó a un evasivo orangután en lo alto de los árboles, metido en un nido de hojas. Se detuvo y se quedó mirando a la criatura, asombrada ante lo bien que se sentía.
    Rachael encontró un camino muy difuso, apenas perceptible en la riqueza de espesa vegetación que cubría el suelo del bosque. Se dejó caer sobre una rodilla, mirando intensamente el camino. Los humanos habían usado el camino, no sólo los animales. Se alejaba del río, internándose profundamente en el interior. Exactamente lo que ella estaba buscando. Siguiendo el imperceptible camino que bajaba, pero permaneciendo en él, aligeró el paso mientras se movía hacia el corazón del bosque.
    Algo en ella estaba cobrando vida. Ella lo sentía moverse en su interior. Conciencia. Calor. Alegría. Una mezcla de cada emoción. Quizás fuese la primera vez que sentía que tenía una oportunidad para vivir. Rachael no conocía la razón. Estaba exuberante. Cada músculo dolía. Estaba cansada, dolorida y calada hasta los huesos, pero se sentía feliz. Debería haber estado asustada, o al menos nerviosa, pero quería cantar.
    Cuando la oscuridad cubrió el bosque, debería haber estado a ciegas, pero sus ojos parecieron ajustarse rápidamente a un tipo de visión diferente. Podía distinguir cosas, no sólo la altitud de los troncos de los árboles con multitud de fauna subida en ellos, sino pequeños detalles. Ranas, lagartos, incluso pequeños capullos. Sus músculos zumbaban y vibraban a tono con la naturaleza que la rodeaba. Un tronco caído no era obstáculo sino una oportunidad para saltar, sintiendo el acero en sus músculos, un conocimiento de cómo trabajaban sin incidentes bajo su piel. Ella se sentía casi como si pudiera oír la misma savia corriendo en los árboles.
    El bosque estaba vivo con insectos, grandes arañas y libélulas. Escarabajos moviéndose trabajosamente a lo largo de la tierra y sobre los árboles y hojas. Un mundo dentro de otro mundo, y todo él sorprendente, incluso familiar. Se oía el batir de alas cuando los pájaros nocturnos volaban de árbol en árbol y los búhos iban de caza. Un coro de ranas empezó a croar, gritando ruidosamente cuando los machos buscaron a las hembras. Llegó a ver una serpiente voladora, zigzagueando de una rama a la otra.
    Sonriendo, Rachael continuó, sabiendo que estaba en el sendero correcto. Sabiendo que estaba finalmente en casa. A lo lejos, oyó el sonido de disparos, ahogados y tenues, atenuados por el ruido de la lluvia y lo distante que estaba ella del río. El sonido parecía intrusivo en su paraíso. Trayendo una extraña y siniestra advertencia con ello. Con cada paso su alegría disminuía y el miedo empezaba a crecer. Ya no estaba sola. Estaba siendo observada. Acechada. Cazada.
    Rachael miró cuidadosamente a su alrededor, prestando particular atención a la red de ramas por encima de su cabeza, buscando sombras. Los leopardos eran raros, incluso allí en el bosque pluvial. Seguramente, uno no podía haberla encontrado y caminado suavemente en silencio tras ella. La idea era aterradora. Los leopardos eran cazadores mortales, rápidos y despiadados, capaces de derribar una enorme presa. La piel le picaba de la inquietud y puso más cuidado cuando se movió a lo largo del camino hacia cualquier lugar que el destino hubiese decretado para ella.

    La lluvia cayó constantemente, no una lenta llovizna, sino láminas de palpitante lluvia tan densa que la visibilidad era prácticamente nula. Los truenos sacudían los árboles, resonando a través del alto dosel de la copas de los árboles del bosque, todos los caminos conducían a profundos cañones y desfiladeros cortados en la tierra por desbordamientos de agua. El relámpago iluminaba el suelo del bosque, revelando enormes helechos, denso follaje y una gruesa alfombra de agujas, hojas y una incontable turba hecha de cientos de especies de plantas.
    La inesperada luz cayó a través del cazador, mostrando los duros ángulos y planos de su cara en un rudo relieve. El agua relucía en el espeso y ondulado cabello negro que caía sobre su frente. A pesar del elevado peso de la enorme mochila a su espalda, se movía fácilmente y en silencio. No parecía estar preocupado por las fuertes precipitaciones que empapaban sus ropas mientras seguía el estrecho camino. Sus ojos se movían sin descanso, siempre buscando movimientos en la oscuridad del bosque. De un frío ártico, sus ojos no mostraban piedad, no tenían vida, eran los ojos de un predador buscando su presa. No mostraba signo de que la espectacular demostración de la naturaleza le preocupara. En vez de eso, parecía mezclarse en ello con fluida gracia animal, muy en sintonía con el primitivo bosque
    Un paso detrás de él, igual que una borrosa sombra lobuna, merodeaba un leopardo longibanda de cincuenta libras [1], ojos resplandecientes, tan alerta como el cazador. Por la derecha, observando hacia delante y después su camino a la espalda, un segundo leopardo, gemelo del primero, tenía a los pequeños animales del bosque temblando alarmados a su paso. Los tres se movían juntos, una única unidad entrenada.
    Por dos veces, el cazador estiró su mano deliberadamente y retorció una enorme hoja, permitiéndole volver a su lugar. En algún lugar detrás de ellos crujió una rama, el sonido lo llevó el implacable viento. El leopardo que rastreaba dio un salto volviéndose, enseñando los dientes, siseando en amenaza.
    – Fritz -la simple palabra fue bastante reprimenda para hacer que el animal se calmara al lado del hombre mientras ellos seguían su camino a través de la mojada vegetación sobre el suelo del bosque.
    La misión había sido un éxito. Habían vuelto a secuestrar al hijo de un hombre de negocios japonés de los rebeldes, salieron corriendo cruzando el borde del río, su equipo se separó y se fundieron en el interior del bosque. Drake era responsable de llevar al chico a la familia que lo esperaba y salir del país, mientras Rio deliberadamente conducía a los perseguidores alejándolos de los otros, conduciéndolos al profundo territorio conocido por cobras y otras criaturas desagradables y altamente peligrosas. Rio Santana estaba cómodo en la vasta jungla, cómodo con estar solo rodeado de peligro. El bosque era su hogar. Siempre sería su hogar.
    Rio aceleró el paso, casi corriendo, dirigiéndose al aumentado banco del furioso río. El agua había estado creciendo constantemente durante horas y tenía poco tiempo si quería conseguir que los leopardos cruzasen con él. Dirigió a sus enemigos a través del bosque, haciéndolos ir varias veces en círculo, pero manteniéndose fuera de alcance para obligarles a seguir detrás de él. Sus hombres se reportaron uno por uno. La radio crepitaba en la tormenta, pero con cada murmullo de estática, él daba otro suspiro de alivio.
    El continuo ruido del correr del agua era demasiado alto, ahogando todo sonido de modo que tenía que confiar en el par de gatos para dar la alarma si sus tenaces adversarios lo cogían antes de lo que él planeaba. Encontró el alto árbol al lado del terraplén. El árbol tenía un tronco gris plateado rematado en una plumosa corona de un radiante verde y se elevaba alto sobre el banco, haciéndolo fácil de reconocer. El agua ya se arremolinaba a su alrededor, moviéndose con rapidez, arrastrando las raíces que rodeaban el ancho tronco. Hizo una seña a los gatos para que lo siguieran cuando lo pasó rápidamente por lo alto, en la copa, saltando fácilmente de rama en rama, casi tan ágil como los borrosos leopardos. Cerca de la cima, cubiertas por el follaje, se encontraban una polea y una honda que había asegurado antes. La mochila pasó primero, cruzando alto por encima del río. Llevaría más tiempo llevar a los gatos. No había red de ramas para tender un puente sobre el río y este se movía demasiado rápido para nadar. Los gatos tendrían que ser colocados uno por uno dentro del cabestrillo y arrastrarlos cruzando el río, algo que ninguno de ellos se encontraba demasiado entusiasmado por hacer. Sabían como arrastrarse fuera del cabestrillo por encima de las ramas. Esto era un escape que habían realizado y perfeccionado muchas veces.
    Ya en el lado opuesto del banco, Rio se agachó entre las raíces de un alto árbol mengaris y miró a través de la torrencial lluvia al otro lado del caudaloso río. El viento le azotó la cara y sus ropas. Estaba impermeabilizado del tiempo, alzó las gafas de visión nocturna y las centró en el banco del otro lado. Ahora los tenía a la vista, cuatro de ellos. Enemigos sin rostro, furiosos por su interferencia en sus planes. Les había robado a su prisionero, alejándolos de su meta final, y estaban decididos a matarlo. Colocó su rifle en posición, ajustando la mira. Podía darle a dos antes que los otros pudieran devolver un disparo. Su posición era bastante protegida.
    La radio que llevaba metida en su chaqueta crepitó. La última de las señales que había estado esperando. Vigilando constantemente a los cuatro hombres al otro lado del río, sacó la pequeña radio de su bolsillo interior.
    – Adelante -dijo suavemente.
    – Todo claro -proclamó la incorpórea voz. El último de sus hombres estaba a salvo.
    Rio se pasó una mano sobre la cara, repentinamente cansado. Se había acabado. No tenía que tomar otra vida. Por una vez el aislamiento de su existencia era invitante. Quería tenderse y escuchar la lluvia, para poder dormir. Estar agradecido de estar con vida un día más. Metió los prismáticos en su mochila, sus movimientos lentos y ágiles, cuidando de no llamar la atención. Su señal envió a Fritz arrastrándose fuera de la maraña de raíces, profundizando en el límite de la vegetación arbórea. Los pequeños leopardos se mezclaban perfectamente con las hojas y el suelo de la jungla. Era casi imposible detectarlos.
    El relámpago destelló en lo alto, el estruendo del trueno creciendo a través del bosque. Rio no sabía si fue el trueno o los gatos los que asustaron a un jabalí adulto que huyó a través de la maleza. Inmediatamente el cielo explotó con ráfagas de llamas rojas, una oleada de balas tendidas como un puente sobre el río que destrozaron la maraña de raíces. Astillas de corteza salpicaron su cara y cuello, cayendo inofensivas sobre su espesa ropa. Algo le mordió la cadera, resbalando sobre la carne y despellejándola a medida que continuaba avanzando.
    Rio apoyó el rifle en su hombro, su objetivo ya elegido, lanzó dos mortales rondas en respuesta. Siguió con una ráfaga de fuego, tirándose rápidamente al suelo para cubrirse mientras se largaba a seguir a los gatos. Sus perseguidores no serían capaces de cruzar el río, y con dos muertos o heridos, abandonarían la búsqueda por el momento. Pero volverían y traerían refuerzos. Esa era una manera de vida. Ninguna que hubiese elegido necesariamente, pero era la única que había elegido.
    Dispersos tiros zigzaguearon a través de los arbustos, enfadadas abejas sin puntería. El río ahogó las amenazas que le lanzaban, las promesas de retribución y sangre. Se echó el rifle al hombro y se deslizó en el interior del profundo bosque, permitiendo que la progresiva vegetación lo escudara.
    Rio se impuso un paso duro. La tormenta era peligrosa, el viento amenazaba derribar más de un árbol. Los gatos compartían su vida, pero tenían la libertad de elegir su propio camino. Esperaba que buscaran cobijarse, pasar la tormenta bajo protección, pero ellos permanecían cerca de él, volviéndose ocasionalmente hacia los árboles para viajar a lo largo de la autopista de enredadas ramas. Ellos lo observaban expectantes, preguntándose por qué no se unía a ellos, pero manteniéndose a su regular ritmo.
    Viajaron durante millas bajo la empapada lluvia. Cerca de casa, Rio estaba empezando a relajarse cuando Fritz elevó su cabeza, súbitamente alerta, girándose de forma brusca para rozar al hombre que instantáneamente se detuvo, haciéndose casi invisible, una sombra entre los altos árboles. Detrás de él, el segundo gato se pegó al suelo, congelado, una estatua con ojos brillantes. Rio siseó suavemente entre sus dientes e hizo una pequeña señal circular con una mano. Fritz inmediatamente desapareció en el bosque, moviéndose cuidadosamente, deteniéndose al lado de un árbol. El animal rodeó el largo tronco una vez, entonces, igual que un silencioso espectro, regresó al hombre. Juntos, los tres se aproximaron, asegurándose de no hacer más ruido que el que hacía el Leopardo Longibanda. Haciendo caso omiso a la ferocidad de la tormenta que rugía a su alrededor, Rio inspeccionó el árbol cuidadosamente. Una cuerda alcanzaba de un tronco a otro.
    – Esto no es un garrote -murmuró en voz alta a los gatos-. Sólo es un trozo de cuerda, ni siquiera oculta. ¿Por qué delatarían su presencia de esta manera? -desconcertado, examinó el suelo, claramente esperando una trampa de algún tipo. Era imposible encontrar una pista en la empapada vegetación. Indicó a los animales que se extendieran y continuó con más precaución a lo largo del débil rastro.
    Rio siempre se cuidaba de usar diferentes rutas para alcanzar el árbol al lado del río. Si alguien hiciera una inspección cuidadosa del árbol, encontrarían muy probablemente las marcas de garras de un leopardo, o pensarían que algunas cicatrices habían sido causadas por las improvisadas escaleras, estacas, escalones, para alcanzar un nido de abejas salvajes. Él dejaba poca o ninguna señal, y siempre se llevaba el sistema de poleas con él. Aún así, si su ruta había sido comprometida, era posible que los rebeldes hubiesen enviado un asesino por delante para rodearle y acaso mentir, en espera de él. Aunque su identidad era un misterio, había estado en la cima de la lista de éxitos durante mucho tiempo.
    Su casa estaba en el profundo interior del bosque pluvial. Solía usar diferentes rutas para llegar allí, a menudo trepaba a los árboles para no dejar rastro, pero aún así, cualquiera que hubiera podido encontrarlo tenía que haber sido bastante persistente. Era más que bueno para rastrear y algunos de su tipo se vendían si el dinero era lo bastante bueno.
    Las raíces de los árboles eran altas y abiertas en un amplio abanico, acaparando un considerable territorio como si lo demandase. Las grandes redes de raíces creaban una jungla en miniatura. A lo largo de los cientos de troncos, otras especies de plantas y moldes crecían para crear una miríada de colores. En el tremendo diluvio los hongos crecían sobre lo caído, podridos troncos resplandecían en la oscuridad con misteriosos verdes y blancos brillantes. La inquieta mirada de Rio observó y catalogó el fenómeno, destacándolo como poco importante hasta que registró una pequeña mancha sobre un tronco, después una minúscula muesca sobre una raíz. Un giro de sus dedos envió una silenciosa señal a los gatos. Los animales fraccionaron el área, entrecruzándose hacia atrás y adelante, siseando y escupiendo en advertencia.
    Se aproximó a su casa desde el sur, sabiendo que era el lado más oculto y por lo tanto más vulnerable sería el enemigo que estuviese tendido a la espera. La casa estaba construida entre los árboles, una estructura corrida a lo largo de las más altas y gruesas ramas, por encima del suelo y nada fácil de ver con el tupido follaje. Con los años los hongos y las orquídeas cubrieron progresivamente las paredes de su casa, haciéndola casi invisible. Había fomentado el crecimiento de las gruesas vides para ocultar la casa de ojos fisgones.
    Rio alzó la cabeza para oler el aire. Con la lluvia debería haber sido imposible detectar el tenue aroma de leña quemada, pero él tenía un acusado sentido del olfato. Llevaba setenta y dos horas sin dormir.
    Dos semanas de cansado y duro viaje. Un cuchillo había rebanado de un lado a otro su vientre y todavía quemaba igual que un atizador caliente. Una bala afeitó la piel de su cadera. Ninguna de las dos heridas era significativa. Ciertamente las había sufrido peores a lo largo de los años, pero dejar demasiado tiempo sin tratamiento tales heridas en el bosque podría acabar en desastre. Enderezó sus hombros y se dirigió a su casa con firme determinación.
    A pesar del río inundado, a pesar de todas sus cuidadosas precauciones, parecía como si el enemigo hubiese dado un rodeo para tomar la delantera y tenderse esperando en su propia casa. Un error muy estúpido y costoso.
    Los gatos se aproximaron desde cada lado, avanzando a ras del suelo, moviéndose hacia los árboles donde estaba localizada la casa. Rio se quitó su mochila, dejándola sobre el suelo contra un grueso tronco. Todo el rato permaneció agachado, sabiendo que sería difícil verle con la torrencial lluvia. El viento gritaba y gemía a través de los árboles, sacudiendo hojas y lanzando pequeñas ramitas y ramas en cada dirección. No obstante permaneció estudiando la casa por un largo rato. Un débil rastro de humo se elevaba desde la chimenea para ser disipado rápidamente en el elevado dosel. Una débil luz parpadeante oscilaba desde un bajo fuego junto a las mantas de lana que colgaban sobre las ventanas pudiendo ser vislumbradas a través del siempre movible follaje. No había movimiento en la cabaña. Cualquiera que hubiese sido enviado a asesinarle o estaba todavía a una buena distancia, o le habían colocado una tentadora trampa. Rio siseó entre dientes atrayendo la atención de los gatos, dio una señal con la mano, un rápido aleteo con sus dedos y los tres, igual que oscuros fantasmas, ojearon la tierra detrás de los árboles en busca de cualquier pista que la feroz lluvia no hubiese borrado.
    Ellos se movieron en un ajustado círculo hasta que llegaron a la enorme red de raíces y ramas. Los músculos de Rio se agrupaban y se contraían, ondulándose bajo la capa de piel cuando saltó al interior del árbol, aterrizando agachado con perfecto equilibrio. Los gatos se arrastraron silenciosamente dentro de la red de ramas de árbol para llegar a la terraza. Las ramas estaban pulidas por el aguacero, pero el trío de cazadores maniobró hasta la casa con cómoda familiaridad. Rio probó el suelo. Encontrándolo resistente, sacó el cuchillo de la funda de cuero oculta entre sus omóplatos. En el destello del relámpago, la larga y afilada hoja de metal destellaba brillante. Deslizó la hoja en la grieta de la puerta y lentamente, pulgada a pulgada, forzó la pesada barra de metal del interior hacia arriba.
    La puerta se abrió, entonces la cerró furtivamente, la repentina corriente fría hizo elevarse las llamas del fuego, bailando y crepitando antes de volver a bajar. Rio esperó un latido de corazón para que sus ojos se ajustaran al cambio de luz. Se movió cautelosamente cruzando la amplia extensión de suelo, poniendo cuidado en sus pisadas, evitando cada tabla chirriante. Una borrosa figura se movió agitada sobre la cama.
    Rio se tiró al suelo, sobre su estómago mientras que el salvaje arrebato en él rasgó a través de su cuerpo, aumentando sus sentidos. Le escocía la piel, le dolían los huesos y sus músculos se contraían. Volvió a luchar, forzando a su cerebro a trabajar, a pensar, a razonar cuando su cuerpo intentó abrazar el cambio. Por un momento su mano onduló con vida, con piel, dedos reventando como garras clavándose en el suelo de madera, entonces se retiró dolorosamente.
    Permaneció inmóvil, tirado sobre el suelo, el cuchillo en sus dientes, intentando respirar a través del dolor, respirar alejaba el impulso de la transformación. Los gatos se separaron sin instrucción visible, ambos tendidos en el suelo, dos pares de ardientes ojos sobre la figura debajo de la manta. Rio podía sacar la escopeta al lado de la pared de la cama. Desde esa distancia sería fácil. En la chimenea el tronco se desintegró en brillantes carbones rojos. La luz brilló en la habitación, iluminó la cama brevemente y se marchó.

CAPÍTULO 2

    Rachael se despertó, instantáneamente consciente del inminente peligro. El olor de piel mojada mezclada con el olor de algo salvaje, algo peligroso. No había habido ningún sonido, pero el sentimiento era tan abrumador que instintivamente se estiró por la escopeta. Unos dedos rodearon su muñeca en un fuerte apretón, aplastando el hueso contra el tendón. La escopeta le fue sacada de la mano, su atacante era mucho más fuerte, más allá de su salvaje imaginación. Ella tiró de la muñeca que tenía sujeta como si luchara contra su sujeción. Al mismo tiempo, sacó su mano derecha para agarrar el palo de mimbre y esgrimirlo con enfermiza fuerza contra la cabeza de su asaltante. Ella rodó de lado alejándose de él para caer al suelo, la cama entre ellos.
    Para su horror, Rachael aterrizó a pulgadas de unos brillantes ojos rojos, una cálida respiración en su cara, enormes, espantosas mandíbulas llenas de dientes yendo directa hacia ella. No solo algunos dientes, estaba mirando de frente lo que parecía ser un tigre dientes de sable. Empujando el palo entre los goteantes colmillos, se apresuró en apartarse, desesperada por alcanzar la chimenea y un arma, cualquier arma para defenderse. Una mano la agarró, fallando, resbalando sobre sus piernas. Ella casi consiguió cruzar la habitación, estirándose por el atizador de duro metal a sólo unas pulgadas de sus dedos. Otro paso, una acometida y tendría una oportunidad. Algo cogió su tobillo en una trampa salvaje, rasgando su carne, arrastrándola, cortando sin piedad con agudos dientes.
    Rachael se imaginó que esto sería lo mismo que ser mordido por un tiburón. Duro. La fuerza de un tren de mercancías. Pudo oír a alguien maldiciendo, animales respirando con fuerza, un terrible resoplido. Algo siseando. El pánico la inundó, casi cerrando su cerebro. Un dolor al rojo vivo se disparó a través de su cuerpo, la agonía la dejó sin respiración. Retrocediendo para otro ataque, un segundo leopardo saltó sobre ella. Apretando con fuerza los dientes, Rachael se lanzó hacia delante, un grito rasgó su garganta cuando los dientes igual que lanzas perforaron y destrozaron la carne que recubría el hueso. Sus dedos se curvaron alrededor del atizador, descargándolo en el animal con desesperada fuerza. Una mano cogió su muñeca, parando precipitadamente el feroz corte en medio del aire.
    Un hombre asomó sobre ella, oscuro y poderoso, su cara la de un diablo vengador, clavada cerca de la suya. Para su horror la cara se contorsionó, pelo estallando a través de la piel, dientes llenando la fuerte mandíbula. La caliente respiración de un leopardo sopló en su cara, los dientes en su garganta. No un pequeño leopardo nebulosos, sino un enorme leopardo negro. La mirada del leopardo se fijó sobre ella con despiadada intención. Rachael advirtió la penetrante inteligencia en el brillo de los ojos amarillo-verdosos. La fascinante mirada, ardiendo con fuego, con mortal peligro, estaba grabada en su mente. Ella cerró los ojos, dispuesta a desmayarse, con todo no podía olvidar la concentrada mirada fija.
    Rio luchó contra la bestia que se elevaba en él. Demasiadas heridas, demasiados días sin dormir hacían difícil mantener el control. Luchó con el cambio antes de que pudiera cometer un asesinato. Respiró e inspiró. Conduciendo el aire profundamente a sus pulmones. Obligando a su parte salvaje a volver a dormirse, para encerrarla en algún profundo lugar en su interior hasta que estuviese, una vez más, completamente regido por su cerebro e inteligencia.
    – Soltadla -estalló. Los gatos obedecieron, enredándose en la pierna de su asesino, acostándose en el suelo, todavía en guardia-. Ahora tú. Dame eso.
    Rachael era incapaz de soltar el atizador. Sus dedos estaban cerrados a su alrededor, su mente nublada con horror. Sólo podía quedarse mirándole en shock. El terror la mantenía muda.
    – Maldita sea, suéltalo -siseó él, incrementando la presión sobre su muñeca, sabiendo que podía romperle fácilmente el hueso si ella continuaba resistiéndose. Su mano libre rodeó su garganta igual que un torno, cortando instantáneamente su aire, hundiendo el codo en su pecho, las rodillas contra sus muslos. Su cuerpo clavó con eficacia el de ella en el suelo con fuerza superior-. Podría romperte el cuello -apuntó él-. Suelta eso.
    Rachael habría gritado, gritado por ayuda, por salvación, sólo gritar por el infierno de esto. Estaba más atemorizada de este hombre o de lo que quiera que fuese, que de los gatos y sus malévolos ojos. Él había ahogado con éxito todo sonido, pero el dolor que irradiaba de su pierna parecía engullirla así que tenía la increíble sensación de derretirse en el suelo.
    Rio juró otra vez cuando la sintió fláccida bajo él, el atizador chocando ruidosamente en el suelo. Lo empujó fuera del alcance de ella y cuando lo hizo, su mano encontró una sustancia caliente, pegajosa. Instantáneamente sus manos se movieron bajando su pierna. Murmuró una palabrota ante su hallazgo. Apretando su mano sobre la herida, elevó su pierna en el aire.
    – No te desmayes sobre mí. ¿Hay alguien más aquí? Respóndeme, y será mejor que digas la verdad -estaba bastante seguro de que estaban solos, cualquier otro habría revelado su presencia durante la corta pero intensa pelea. La casa no contenía esencia de otro humano, pero no quería más sorpresas.
    Un escalofrío recorrió el cuerpo de ella, temblando en reacción a la terrible herida de su pierna. Había dura autoridad en su voz. Un borde despiadado que llevaba inherente peligro.
    – No -se las arregló ella para jadear a través de su obstruida garganta.
    Rio señaló a los leopardos nebulosos.
    – Espero jodidamente que estés diciendo la verdad porque ellos asesinarán a cualquiera que encuentren -aplicó un torniquete rápidamente, sabiendo que los animales lo alertarían si encontraban otro intruso. No podía imaginar quién sería lo bastante estúpido para enviar a una mujer tras él. Rio la levantó con facilidad, llevándola a la cama y dejándola sobre la misma. No parecía capaz de asesinar a nadie, su cara estaba pálida y sus ojos demasiado grandes para su cara. Él sacudió la cabeza y fue a trabajar sobre la horrorosa herida en su pierna. La punción de las heridas era profunda y había hecho un daño considerable. El gato había destrozado la pierna cuando ella había intentado apartarla, desgarrando en profundidad su piel, una inusual herida para hacerla un leopardo nublado. Esta era un sucio revoltijo y necesitaba más destreza de la que él poseía.
    Rachael apenas podía respirar por el dolor. En la oscuridad, el amenazante hombre sobre ella parecía invencible. Sus hombros eran anchos, sus brazos y pecho poderosos. La mayor parte del peso de la parte superior de su cuerpo era puro músculo. Había manchas de sangre en sus ropas. La sangre goteaba de la sucia cuchillada en su sien. Estaba empapado, sus ropas hechas pedazos y completamente húmedas. El agua goteaba de su pelo sobre la pierna mientras él se inclinaba sobre ella, frías gotas sobre su cálida piel. Tenía una oscura sombra a lo largo de su mandíbula y unos helados ojos que ella nunca había visto en un humano… o bestia. Brillantes ojos dorados.
    – Deja de moverte -había impaciencia en el tono de su voz.
    Rachael respiró hondo y se esforzó en bajar la mirada a su destrozada pierna. Dejó escapar un simple sonido y su mundo empezó a empañarse.
    – Deja de mirar eso, pequeña estúpida -captó su inquietud, tirando de su barbilla de modo que se viese obligada a encontrar su brillante mirada.
    Rio estudió su pálida cara, podía ver las líneas dibujadas por el dolor alrededor de su boca. Gotas de sudor salpicaban su frente. Las marcas de sus dedos aparecían alrededor de su garganta, hinchada y púrpura. Su mirada se detuvo por un momento sobre su muñeca derecha, notando la hinchazón, preguntándose si estaría rota. Esa era la última de sus preocupaciones.
    – Escúchame, intenta seguir lo que estoy diciendo -se inclinó cerca de ella, su cara a pulgadas de la suya. Su voz salió ronca, incluso para sus propios oídos, y la suavizó cuando su mirada vagabundeó sobre ella.
    Rachael se presionó de nuevo contra el colchón, aterrada de que su cara se contorsionara y la dejase observando a una bestia más que a un hombre. Ella estaba flotando en un mar de dolor. Un velo de neblina emborronaba su visión, hasta que se sintió a distancia de todo. Una mirada de resolución endureció la expresión de él, advirtiéndola. Hizo un intento de asentir para indicar que estaba escuchando, aterrada de la intensidad de su fija mirada, temiendo que si no le respondía le crecerían repentinamente un bocado de dientes. Todo lo que quería hacer era deslizarse bajo la cama y desaparecer.
    – Las infecciones comienzan rápido aquí en la selva tropical. Estamos incomunicados por el río. La tormenta está mal y el río ha sobrepasado las orillas. No puedo conseguirte ayuda así que voy a tener que encargarme de esto a la manera primitiva. Esto va a doler.
    Rachael presionó una mano contra su boca sofocando la histérica risa que brotaba. ¿Doler? ¿Estaba loco? Estaba atrapada en medio de una pesadilla sin final en una casa árbol con un hombre leopardo y dos mini leopardos. Nadie sabía donde estaba y el hombre leopardo la quería muerta. ¿Creía que su pierna no estaba realmente dolorida?
    – ¿Has entendido? -parecía morder las palabras que salían entre sus fuertes dientes.
    Rachael intentó no quedarse mirando esos dientes. Intentó no imaginárselos alargándose en letales armas. Se obligó a asentir, intentando parecer inteligente cuando lo más seguro es que estuviese loca. Los hombres no se convertían en leopardos, no en medio de la selva tropical. Debía haberse vuelto loca, no había otra explicación.
    Rio bajó la mirada a su cara, sobresaltado por la manera en que su estómago se sacudía ante la idea de lo que tenía que hacerle. Había hecho antes cosas parecidas. Había hecho cosas mucho peores. Era la única oportunidad que tenían de salvar su pierna, pero el pensamiento de herirla más, lo enfermaba. No tenía idea de quién era ella. La casualidad era tal que había sido enviada a matarle. Era un hombre buscado. Ya lo habían intentado antes. Rio apretó los dientes y juró silenciosamente. ¿Qué diferencia había si sus ojos eran demasiado grandes para su cara y parecía tan malditamente vulnerable?
    El agua caía a cántaros sobre el techo. El viento ululaba y azotaba las ventanas. Estaba intranquilo, vacilante incluso, algo muy inusual. Bajó la mirada, viendo sus dedos apartando pequeños mechones de pelo mojado de su cara, su tacto era casi gentil, y apartó de golpe su mano como si su piel le quemase. Su corazón hizo un particular vuelco. Rio sacó la pequeña jeringuilla del kit médico sujeto por una correa a su cinturón. Una mano se afianzó alrededor de su pierna para mantenerla inmóvil. Vertió todo el contenido sobre la herida abierta.
    Rachael gritó, el sonido rompió a través de la mellada garganta para penetrar las paredes de la casa. Intentó pelear contra él, intentó sentarse, pero su fuerza era implacable. La sujetaba abajo fácilmente.
    – No puedo decirte nada. No sé nada -las palabras eran estranguladas entre intentar respirar a través del dolor y su desollada garganta-. Juro que no lo sé. Torturarme no va a servirte de nada -lo miró, rogando, las lágrimas nadaban en sus ojos negros-. Por favor, realmente no sé nada.
    – Shh -repugnado por herirla, tenía bilis en la boca y no sabía por qué. La mayoría de las tareas eran hechas sin sentimientos. Rio no tenía idea de por qué desarrollaba de repente compasión por una mujer enviada a matarle. Archivó sus huidizas revelaciones para estudiarlas en un mejor momento. La necesidad de tranquilizarla tomaba preferencia y eso lo preocupaba. Era un hombre que siempre quería conocimiento e información. No era de la clase de mostrarse simpático, especialmente no a quien había intentado arrancarle la cabeza-. Esto sólo mata los gérmenes y combate infecciones -se encontró murmurando las palabras, su tono extraño. Nada familiar-. Sé que arde. Lo he usado en mí más de una vez. Sólo quédate acostada mientras reparo el daño.
    – Creo que voy a vomitar -ese era el colmo de la humillación. Rachael no podía creer que esto le estuviese sucediendo a ella. Había planeado todo cuidadosamente, trabajado tan duro. Llegado tan lejos. Todo para perderlo ahora. Este hombre iba a torturarla. Matarla. Debería haber sabido que no tenía escapatoria.
    – Maldita sea -le sostuvo la cabeza mientras vomitaba una y otra vez en un cubo que sacó de debajo de la cama. No quería pensar para qué era usado ese cubo. No quería pensar en cómo iba a alejarse de él con una pierna destrozada, en medio de una tormenta con el río desbordado.
    Rachael volvió a tumbarse, limpiando su boca con el dorso de la mano, intentando desesperadamente forzar a su cerebro a trabajar. La debilidad era un insidioso enemigo, deslizándose a través de su cuerpo mientras sus brazos se sentían pesados y no quería levantar la cabeza.
    – Has perdido mucha sangre -dijo tenso, como si leyese su mente.
    – ¿Qué eres tú? -las palabras salieron en un susurro. El viento se aquietó por un momento así que sólo podía oírse la lluvia cayendo sobre el tejado. Rachael contuvo su respiración cuando él volvió el completo impacto de sus fríos, despiadados ojos sobre ella. Él no parpadeó. Vio que sus pupilas estaban dilatadas. Vio la misma penetrante inteligencia, vislumbrando el peligroso fuego que ardía sin llama. Su corazón latía al compás de la impulsora lluvia.
    – Ellos me llaman el viento de la muerte. ¿Cómo podrías no saberlo? -su voz era tan inexpresiva como sus ojos. Una débil y arisca sonrisa llamaron la atención sobre su boca, fallando en iluminar su mirada-. No te enviaron aquí con mucha información. Nada inteligente para un asesino. Quizás alguien te quería muerta. Deberías pensar en ello -arrastró una silla al lado de la cama, prendió una lámpara y hurgó en su kit de médico por más suministros.
    Algo en su voz le dio una pausa. Ella estudió su perfil. Había aceptación en su voz de quién y qué era él, no fanfarronería o jactancia.
    – ¿Por qué me enviarían a matarte?
    – ¿Por qué no? Lo han intentado muchas veces y todavía estoy vivo -le estaba diciendo la verdad.
    No entendía lo que le estaba contando, pero oyó la honestidad en su tono. Tenía una aguja en su mano y se inclinó acercándose mucho a su pierna. Involuntariamente ella se echó hacia atrás.
    – ¿No puedes simplemente ponerlo por encima?
    Su mano se apretó alrededor de su muslo, aprisionándola contra el colchón, manteniéndola inmóvil.
    – El maldito gato te hizo un destrozo. Esto sigue todo hacia el hueso. Las laceraciones necesitan unirse. No hay nada que pueda hacer excepto suturar las heridas. No me gusta como se ve esto. No ayuda que te estés moviendo tanto.
    – Lo tendré en mente -Rachael murmuró las resentidas palabras en voz baja. Cerró los ojos para bloquear la vista de su propia sangre. Mientras tanto, y a pesar de todo, ella era profundamente consciente de su mano sobre su desnudo muslo-. Obviamente tú eres uno de esos machos que sólo se ven en las películas, quienes pueden recibir cuarenta y siete patadas en las costillas y continuar en la pelea. No me prestes atención por parecer humana.
    – ¿Qué estás diciendo? -su cabeza giró alrededor, sus ojos enfocados sobre su cara.
    Rachael podía sentir su mirada clavada ante ella pero se negaba a darle la satisfacción de mirarle. O a la aguja. Ella ya había caído una vez, no creía que una segundo round le ganase ningún punto.
    – ¿Es mi imaginación o te has convertido en un leopardo? -no cualquier leopardo. No un leopardo nublado como sus dos gatos de compañía-. No como esos pequeños gatos. Estoy hablando de uno grande, de tamaño real, predador, hombre come leopardos -ella podía haber gemido al minuto que las palabras abandonaron su boca. Eso era absolutamente ridículo. Nadie se convertía en un animal salvaje. Ahora iba a pensar que se había vuelto completamente loca. Y quizás lo estuviese. La imagen de su cara contorsionándose, la cálida respiración, los malvados dientes cerrándose en su garganta eran muy vívidos. Incluso había sentido el roce de su piel. Y esos ojos. Nunca olvidaría esos ojos. Posiblemente no podría haber imaginado esa predatoria mirada. Incapaz de prevenirse a si misma, su mirada fue a la deriva sobre él, contemplándolo como si le hubiesen nacido dos cabezas. Podía ver que estaba realmente haciendo una impresión.
    – Es un mal hábito mío -dijo él de forma casual. Fácil. Como si no le importase. Como si ella realmente no estuviese loca. Y realmente pensaba que quizás tuviese razón.
    Rachael lo observó tomar aire, dejándolo salir y tomando la primera unión. Ella intentó apartar su pierna de un tirón de él, su respiración siseaba saliendo entre sus dientes.
    – ¿Estás loco? ¿Qué crees que estás haciendo?
    – Quédate quieta. ¿Crees que esto es fácil para mí? Has perdido demasiada sangre. Si no reparamos el daño, no sólo vas a perder la pierna, vas a morir.
    – Pensaba que esa era la idea.
    – ¿Qué se supone que pensara? Estabas aquí, esperándome en mi casa.
    – Estaba durmiendo en la cama, no escondiéndome detrás de la puerta lista para abrirte la cabeza -ella lo taladró con la mirada. Rio volvió su cabeza otra vez para mirarla. Rachael tuvo la gracia de ruborizarse. La sangre goteaba bajando por su sien a la oscura sombra de barba que crecía sobre su cara-. Pensé que estabas intentando matarme. Lo estabas, ¿no es cierto?
    – Si te quisiera muerta, créeme, estarías muerta y habría enterrado tu cuerpo en el bosque. Permanece quieta y corta la charla. En caso de que no lo hayas advertido, estoy empapado y tengo unas cuantas heridas propias de las que encargarme.
    – Y todo este tiempo pensaba que eras un macho y no tenías que preocuparte de esas pequeñeces.
    Murmuró algo en voz baja, estaba segura de que no eran cumplidos, antes de que una vez más se inclinara sobre su pierna.
    Rachael se rindió ante la idea de ser una verdadera heroína directamente salida de las películas. Había estado intentando fanfarronear sólo para concentrarse en algo más que no fuera el agudísimo dolor en su pierna, pero el no colaboraba con su pequeña costurita. Se sentía como si el aserrara su pierna con una hoja desafilada. No podía sólo agarrar la almohada y ahogarse porque su mano no trabajaba apropiadamente. Podía oír a alguien gritando. Un odioso y detestable sonido que no paraba. Un elevado lamento mantuvo concentrada su respiración, haciendo imposible el tenderse inmóvil.

    Con cara sombría Rio la mantuvo tumbada mientras trabajaba. Estuvo agradecido cuando finalmente sucumbió al dolor y quedó tendida inmóvil, su respiración acelerada, su pulso latiendo. Su suave gemido le hacía rechinar los dientes carcomiendo su corazón.
    – Demonios Fritz, ¿tenías que quitarle la pierna? -le había llevado cerca de una hora a media luz, con minúsculas puntadas, trabajar sobre el exterior. Enderezándose, suspiró, limpiándose el sudor de la cara con el dorso de sus manos, manchando con su sangre el rastrojo de barba de su cara. Ahora podía añadir torturar a una mujer a su larga lista de pecados. Le retiró el pelo hacia atrás, frunciendo el ceño ante su pálida cara-. No te me mueras -le ordenó, tomándole el pulso. Había perdido mucha sangre y su piel estaba fría y húmeda. Iba a entrar en shock-. ¿Quién eres? -la cubrió con las sábanas y volvió a levantar el fuego para calentar un enorme caldero de agua y añadir una pequeña olla para hacer café. Iba a ser una noche larga y necesitaba un estimulante.
    Los gatos tendidos cerca del fuego, ya dormían, pero despertaron cuando Rio los examinó en busca de heridas. Les murmuró, nada que tuviera sentido realmente, mostrando su cariño por ellos con torpeza cuando los desparasitaba y despeinaba su pelaje. Nunca admitió para sí mismo que les tenía cariño, pero siempre se alegraba cuando elegían permanecer con él. Fritz bostezó, mostrando sus largos dientes afilados. Franz le dio un codazo durmiendo. Normalmente juguetones, los dos leopardos estaban agotados. Mientras se lavaba las manos, Rio empezó a reparar en lo incómodas que eran sus mojadas ropas. Cada músculo en su cuerpo le dolía ahora que se permitía pensar en ellos. Tenía que limpiar y suturar sus propias heridas y la perspectiva no era agradable. Su mochila estaba todavía fuera tendida contra el tronco de un árbol y necesitaba los contenidos del enorme kit médico que siempre llevaba.
    Mientras esperaba por el agua de la olla investigó su casa en busca de algunas evidencias de quién era ella y por qué estaba allí.
    – Pequeña caperucita roja, ¿qué hacías caminando por el bosque? -echó un vistazo a la mochila que contenía sus ropas-. Vienes de pasta. Un montón de pasta -reconoció las etiquetas de diseño de haber rescatado a más de una víctima rica-. ¿Por qué estarías deambulando sola por mí territorio? -su mirada se trasladó a su cara, una correa de seda estrujada en su mano. No quería dar vida a la pregunta que tenía en mente murmurándola en voz alta. ¿Por qué sufría cada vez que miraba su pálida cara? ¿Por qué sentía como si tuviese un nudo en sus intestinos, cada vez que veía la marca de sus dedos en su garganta? ¿Cómo demonios se las había ingeniado para hacerle sentir culpable cuando ella era la única que había invadido su hogar, tendiéndose esperando por él?
    El café le calentaba por dentro y le ayudaba a aclarar la niebla de su cerebro. Se quedó de pie ante ella, sorbiendo el caliente líquido y estudiando su cara. Ella pensaba que deseaba con tanta desesperación la información como para torturarla por ello.
    – ¿Qué información? ¿Qué sabes para que alguien desee tan desesperadamente herirte por ello? -la idea de eso provocaba que se alzara el demonio de su interior.
    Se agitó ante el sonido de su voz, moviéndose inquieta, el dolor revoloteando sobre su cara. Le apartó el pelo con una gentil caricia, queriendo aliviarla, sin querer que despertara ya que el no podría aliviar su sufrimiento.
    La electricidad corrió a través de su cuerpo, chispeando a través de la punta de sus dedos y azotando su corriente sanguínea. Cada músculo en su cuerpo se contrajo. Cauteloso, dio un simple paso atrás. Sentía el cambio elevándose en él, amenazando con tomarlo en su cansado estado. Se inclinó sobre ella y presionó sus labios contra su oreja.
    – No cometas el error de traer mis emociones a la vida -le susurró la advertencia, apenas audible con el golpeteo de la lluvia contra el techo y el aullido del viento en las ventanas. Esa era la única advertencia que podía darle.
    Rio sacó los proyectiles de la escopeta, metiéndoselos en el bolsillo y depositando el arma en un pequeño hueco fuera de la vista. En el momento en que abrió la puerta, la lluvia lo alcanzó, penetrando en sus empapadas ropas. La tormenta no mostraba signos de amainar, el viento soplaba despiadadamente a través de los árboles. Las ramas estaban resbaladizas, pero se movió atravesándolas fácilmente a pesar del diluvio de agua.
    Rio se arrodilló al lado de su mochila para alcanzar su radio. Dudaba que pudiese dar con alguien allí en la densa selva con la furiosa tormenta, pero lo intentó repetidamente. No le gustaba el aspecto de las heridas de ella e iba a entrar en shock. La selva tenía una curiosa manera de decidir las cosas y él la quería a salvo en alguna parte bajo el cuidado de un doctor. Cuando la estática fue la única réplica echó un vistazo hacia la casa con preocupación, maldiciendo a los leopardos, la mujer y todas las cosas en las que podía pensar. Se levantó precipitadamente, devolviendo la radio al interior de la mochila antes de volver a su casa.

    Rachael pensó que debía estar dormida, atrapada en medio de una pesadilla, una película de terror que pasaba una y otra vez. Había sangre y dolor y hombres convirtiéndose en leopardos con el aliento cálido y malvados dientes. Había una extraña sensación de flotación como si la hubiesen quitado de lo que quiera que le había sucedido, pero el dolor se empujaba cerca suyo, abriéndose paso a través de su cuerpo, insistiendo en no ser ignorado. Dejó escapar lentamente su aliento, temerosa de abrir los ojos, temerosa de que si no lo hacía, estaría atrapada para siempre en ese mundo de pesadillas. Y estaba cansada de estar asustada. Parecía como si hubiese estado asustada toda la vida.
    Una ráfaga de aire anunció que no estaba sola. La puerta se cerró bruscamente. Los dedos de Rachael se curvaron alrededor de la sábana apretándola en un puño. Alzó sus pestañas sólo lo suficiente para ver, esforzándose en mantener la respiración.
    Su atacante dejó caer una enorme mochila al lado del fregadero y lo revolvió todo, sacando varias cosas y dejándolas sobre la mesa con cuidado. Su espalda quedó de cara a ella cuando dejó caer su chaqueta cerca de la mochila. Llevaba una pistolera en sus hombros alojando una pistola con aspecto letal. Entre sus hombros se colocaba una funda de cuero con el mango de un cuchillo sobresaliendo. Tomó ambas armas y las colgó en un gancho al lado de la chimenea.
    El hombre se volvió ligeramente cuando se sentó en una de las sillas, haciendo una mueca como si le lastimara el movimiento. De su bota sacó otra pistola, comprobó el cargador y la dejó sobre la mesa cerca de su mano. Sólo entonces de desprendió de su camiseta. Ella captó un vistazo de un inmenso pecho, muy musculoso. Parecía ser un hombre normal. No había vello excesivo, nada de pelo, sólo sangre y cardenales. Algo de la tensión se filtró fuera de Rachael. Él gimió, el sonido era casi inaudible. Había un tono de repugnancia. Su pecho y estómago llevaban cicatrices. Había una reciente herida de la que manaba sangre a través de su estómago y una pequeña sanguijuela marrón pegada a su piel. Le volvió la espalda.
    Rachael dejó escapar la respiración, los músculos de su estómago se contrajeron. Tenía cicatrices en la espalda. Montones de ellas. Y tenía otra sanguijuela.
    – Tienes otra en tu espalda. Ven aquí y te la quitaré -el pensamiento de tocar la sanguijuela era asqueroso, pero la enfermaba ver la cosa pegada sobre él igual que un parásito.
    Sus hombros se pusieron rígidos. Ningún gran movimiento, pero uno que le decía que lo había sorprendido y que no le gustaban las sorpresas. Volvió la cabeza, un lento, movimiento igual al de un animal. La respiración de Rachael se quedó atrapada en su garganta. Sus ojos brillaban igual que los de un gato en la oscuridad. Las llamas de la chimenea saltaban en sus profundidades amarillo verdosas. Hubo un largo momento de silencio. Un leño siseó y se movió. Las chispas volaron.
    – Gracias pero paso. Estoy acostumbrado a ellas -sonó brusco y malhumorado incluso para sus propios oídos. Diablos, todo lo que ella había hecho era ofrecerle ayuda. No había necesidad de arrancarle la cabeza-. Creo que tienes la muñeca rota. No he tenido tiempo para entablillarla -no podía recordar a nadie ofreciéndole ayuda antes. Rara vez pasaba unos pocos minutos en compañía de otros, y su estrecha proximidad era perturbadora. Le hacía sentirse vulnerable de maneras que no podía entender.
    Rachael miró algo sorprendida su muñeca rota. El dolor irradiando de su pierna la consumía hasta el punto de que no había advertido su muñeca.
    – Supongo que es eso. ¿Quién eres?
    Lo vio tomarse su tiempo antes de responder, quitándose la sanguijuela de su estómago con la facilidad de la práctica y deshaciéndose de ella. Sus extraños ojos se enfocaron inmediatamente en ella.
    – Rio Santana -obviamente él estaba esperando una reacción a su nombre.
    Rachael parpadeó. La intensidad de su mirada hacía que su corazón se acelerara. Nunca había oído su nombre antes, estaba segura de eso, aún así algo en él le parecía familiar. Cambió de posición y el dolor la atravesó como un cuchillo.
    La impaciencia cruzó volando su cara.
    – Deja de moverte. Empezarás a sangrar otra vez, y ni siquiera he limpiado el primer destrozo.
    – Pasaste mucho tiempo trabajando en tus modales, ¿no es verdad? -observó ella.
    – Intentaste golpearme la cabeza, Señora. No creo que necesite que me des una lección sobre modales -habló cruzando la habitación para sacar el cuchillo de la vaina.
    Su corazón dio un salto, entonces se centró en un lento latido. Cada cosa acerca de la manera en que se movía le recordaba a un animal. Las llamas de la chimenea hicieron que la hoja del cuchillo brillara con un espeluznante rojo anaranjado mientras lo sujetaba.
    – Deja de mirarme como si tuviera dos cabezas -chasqueó él, sonando más impaciente que antes.
    – Te estoy mirando igual que tú lo haces con ese enorme cuchillo -dijo ella. Su pierna palpitaba con dolor, forzándola a apretar los dientes e intentar relajarse. ¿Cómo se suponía que iba a dejar de moverse cuando se sentía como si estuviesen usando una sierra sobre su carne?-. Y yo no intenté golpearte en la cabeza exactamente. No era nada personal.
    – El cuchillo es para quitarme la sanguijuela de la espalda. No puedo alcanzarla de otra manera -le explicó él, aunque por qué se sentía inclinado a explicar lo que era perfectamente obvio, no lo sabía-. Y siempre me tomo como algo personal que alguien intente arrancarme la cabeza de los hombros.
    Ella hizo una mueca. Una femenina expresión de exasperación. Y lo hizo con pequeñas líneas blancas de dolor alrededor de su boca. Esto lo fascinó, esa expresión totalmente femenina. Su estómago hizo un vuelco extraño.
    – No me oíste que me quejara de que tu pequeña mascota masticara mi pierna. Los hombres son tan crios. No es siquiera más grande que una incisión.
    Tuvo el impulso de reír. Salió de ningún sitio, tomándolo por sorpresa, rompiendo sobre él inesperadamente. No se rió, por supuesto, sin embargo frunció el ceño ante ella.
    – Me agujereas la cabeza.
    – Tú vas a agujerearte la espalda con ese cuchillo. Deja de hacerte el súper macho y permiteme que te saque esa horrible cosa.
    Sus cejas se arquearon de golpe.
    – ¿Quieres que ponga un cuchillo en tus manos, mi señora?
    – Deja de llamarme mi señora, está empezando a molestarme -el dolor la golpeó ahora tan fuerte que quiso levantarse otra vez. Esto definitivamente le hacía difícil pensar. Mantuvo el temor a cubierto con su usual charla, pero no sería capaz de mantenerlo durante mucho más tiempo. Y no se atrevía a pensar que sucedería entonces.
    – No sé exactamente como te llamas. De donde yo vengo, mi señora es un cumplido.
    – No en ese tono de voz -objetó ella-. Rachael Los… -se contuvo, tratando de dar con un nombre, cualquier nombre. No podía pensar claramente, ya había olvidado su nuevo nombre, pero era imperativo que ocultase su identidad. El dolor atravesó su cabeza, sacudiendo su cuerpo-. Smith.
    Si esto fuese posible, sus cejas se habían alzado más.
    – ¿Rachael Los Smith? -su boca se suavizó por unos breves instantes, un oxidado intento de sonrisa. O mueca. No podía decirlo. Su visión se estaba empezando a nublar.
    Rio se acercó a ella, su boca se torció una vez más en una mueca.
    – Estás sudando -colocó su palma sobre la frente de ella-. No cojas una infección. Estaremos atascados aquí sin ayuda por lo que dure la tormenta.
    – Me aseguraré de seguir tus órdenes, Rio, porque tengo el poder para determinar eso, ¿sabes? -la mirada de Rachael siguió el camino del cuchillo cuando este ce acercó a ella-. Si no me dejas ayudarte ahora, no creo que vaya a ser capaz de hacerlo -su voz era divertida, poco sólida y lejana-. Esa horrible sanguijuela va a quedarse simplemente ahí, haciéndose enorme con tu sangre. Quizás sea una sanguijuela hembra y va a tener bebés y todos ellos vivirán sobre tu espalda, succionando tu sangre. Una pequeña comunidad de sanguijuelas. Cuan perfectamente adorable.
    Él murmuró algo en voz baja.
    – Y no me maldigas o me pondré a llorar. Voy a dar lo mejor de mí aquí y tú no me vas a dar trabajo.
    Sus dedos eran gentiles sobre su pelo incluso aunque no quería tocarla.
    – No te atrevas a llorar -el pensamiento era más alarmante que si alguien viniese hacia él con una pistola. Sus lágrimas quizás removieran su interior-. La morfina ya no surte efecto, ¿no es verdad? No te suministré mucha por que temía que entraras en shock.
    Se le escapó una pequeña risa carente de humor. Sonaba al borde de la histeria.
    – Estoy en shock. Creo que me he vuelto loca. Pensé que te convertirías en un leopardo e intentarías arrancarme la garganta.
    Él deslizó la punta del cuchillo entre su espalda y la sanguijuela, tirándola al suelo y deshaciéndose rápidamente de ella.
    – Los leopardos no arrancan gargantas. Muerden la garganta y ahogan a sus presas -hundió un paño en un bol de agua fría y enjuagó la cara de ella-. Son asesinos limpios.
    – Gracias por la información. No me gustaría pensar que mi muerte sería un asunto sucio.
    Rio estaba incómodamente consciente de su mirada estudiando su cara. Sus ojos eran grandes, demasiado viejos para el resto de ella. Había algo triste en las oscuras profundidades que tiraban de su corazón. Sus pestañas eran increíblemente largas, cubiertas por sus lágrimas. Realmente sintió como si estuviese cayendo en sus profundidades, una gastada y totalmente ridícula noción con la que se estaba inquietando. Su corazón empezó a golpear en su pecho. Anticipando algo que él no conocía. Deliberadamente pasó el paño sobre sus ojos, una suave caricia para salvarse de caer bajo su hechizo.
    – ¿Eres siempre tan sarcástica o debo achacarlo a que estás considerablemente dolorida?
    Rachael intentó reírse pero sólo salió un jadeante sollozo.
    – Juro que esto se siente igual que si mi pierna estuviese ardiendo.
    – Está hinchada. Voy a darte un poco más de analgésico y entablillarte la muñeca -los dedos de Rio se arrastraron por su pelo, una espesa masa de seda. Había un extraño color rodeando su cuerpo, igual que una sombra que no quería marcharse. No importaba cuantas veces parpadease, o se frotara los ojos con la mano para aclarar su visión, el extraño color rodeándola persistía.
    – Creo que necesitas encargarte de ti mismo -dijo Rachael, su mirada vagabundeando sobre su cara. Él tuvo la física sensación de unos dedos que lo tocaban con una ligera caricia. Ella no parecía advertir el efecto que tenía sobre él y lo agradecía-. Pareces cansado. Honestamente en este momento no puedo siquiera sentir mi muñeca, aunque creo que el analgésico es una buena idea. Quizás una enorme dosis de analgésicos -Rachael intentó hacerle sonreír haciendo una broma. Si no encontraba algo para detener el dolor iba a pedirle que la noquease. Tenía un puño enorme.
    Estaba temblando bajo la sábana, un claro signo de fiebre. Había tratado la herida con antibióticos antes, pero era obvio que no iba a ser bastante. Rio echó unas píldoras en su mano y la ayudó a sostener la cabeza para tragarlas. Apretó los dientes, pero un pequeño sonido parecido al de un animal herido, se le escapó.
    – Lo siento, sé que duele, pero tienes que hacer que bajen -si había venido aquí para asesinarlo, estaba siendo un completo estúpido, pero no le importaba. Tenía que quitar la desesperación de sus ojos. Parecía tan desvalida que retorcía con fuerza sus intestinos en pequeños nudos. Le suministró otra pequeña dosis de morfina junto con los antibióticos y esperó hasta que sus ojos se nublaron antes de entablillarle la muñeca. Su piel estaba caliente, pero no descuidaría sus propias heridas mucho más o ambos estarían en problemas.
    Rachael se sintió yendo a la deriva. El dolor estaba ahí. No quería retorcerse y provocarlo, pero podía manejar la intensidad del que flotaba en la superficie. Rio se alejó de ella con su curiosa gracia animal. La intrigaba. Todo acerca de él la intrigaba. No podía evitar mirarle fijamente, aunque intentó pensar en otras cosas. El viento. La lluvia. Los leopardos saltando a su garganta. Sus pestañas se caían. Escuchó la lluvia y tembló. Antes había estado ardiendo, ahora se sentía inexplicablemente fría. El sonido de la lluvia cayendo sobre el tejado la incomodaba. No podía oírle moviéndose alrededor de la casa. Y no porque la tormenta ahogara los sonidos, él simplemente estaba quieto. Igual que un gran gato de la selva.

CAPÍTULO 3

    Rachael se forzó a abrir los ojos para mantenerle a la vista. Se sentía somnolienta, desconectada de la realidad. Rio estaba, a varios pasos de ella, cerca de la estufa. Enganchando casualmente los pulgares en sus vaqueros mojados, los separó de sus caderas, exponiendo despacio sus nalgas firmes y su trasero musculoso. Trató de no quedarse boquiabierta mientras él se lavaba, usando agua caliente de la estufa. Era cuidadoso, sus músculos se flexionaban mientras trabajaba. Le recordó a las estatuas que había visto en Grecia, los músculos definidos y bien proporcionados del cuerpo ultra masculino. Lo que ocurría era que estaba completamente sin ropa en casa. Parecía que había olvidado que ella estaba en el cuarto, no mostrando ninguna modestia en absoluto.
    Encendió una cerilla y sostuvo la aguja que había usado para coser su pierna antes de realizar la misma tarea en su brazo. Rachael lo oyó jurar cuando mojó su cadera con el mismo maldito líquido que había usado con ella. Evidentemente guardaba grandes provisiones para rellenar el pequeño frasco. Se dio la vuelta ligeramente mientras cosía su cadera y ella consiguió una vista frontal. Miró las columnas gemelas de muslos y cada trozo que era tan bueno o mejor que las anatómicamente correctas estatuas.
    – Tienes un hermoso cuerpo.
    Rachael nunca hubiera llamado la atención sobre el hecho de que estaba desnudo. Las palabras se escaparon antes de que pudiera censurarlas, o tal vez alguien más las había dicho. Miró alrededor para ver si estaban realmente solos. Lo había dicho después de todo y quiso decirlo. La honestidad de su voz ni siquiera la hizo ruborizarse o darse la vuelta cuando la examinó con su penetrante mirada.
    Rachael le miraba abiertamente, inspeccionándole del modo en que podría mirar a una escultura hermosa. Sonrió somnolienta
    – No te preocupes por mí. Creo que son las drogas las que hablan. Nunca he visto a un hombre con un cuerpo tan hermoso como el tuyo.
    No había invitación en su voz, ni deliberada seducción, sólo una simple y honesta admiración. Y eso era lo que lo hacía tan malditamente sexy. No había estado pensando en el sexo. O en piel suave. O en pechos llenos. O en pelo sedoso. Ella olía como una maldita cama de flores. Le dolía como el demonio. Estaba cansado y nervioso, no entendía que le pasaba. Y ahora su cuerpo reaccionaba a su voz. O a sus palabras. O a su olor. ¿Quién lo sabía? La necesidad le perforó el estómago y endureció su cuerpo como una roca. Estaba furioso con ella. Con él. Con su carencia de control. Ahora estaba malditamente excitado y tenía a una mujer enferma en su cama. Y maldición, si tenía que aguantarlo, ella solamente podría mirarlo.
    Terminó de coser su cadera, demasiado consciente de su fija mirada. No parecía molestarle que él estuviera excitado y listo, y que estuvieran completamente solos. Los ojos de ella estaban muy brillantes, su piel enrojecida con el calor a pesar de los estremecimientos continuos. Por suerte, el dolor de la fea incisión sobre su cadera expulsó el calor de su cuerpo por lo que la lujuria no fue tan brutalmente expuesta.
    Rio no la miró pero sintió sus ojos sobre él. Calientes. Mirando fijamente. Devorándole. El pensamiento hizo que le doliera todo. Juró otra vez. Incluso con el dolor de coser sus propias heridas, la mirada de ella, mirando su cuerpo endurecido, hizo que unos martillos golpearan en su cabeza y las sienes le palpitaran.
    – ¿Vas a mirarme fijamente toda la noche? -le gruñó las palabras. Una amenaza. Una promesa. Venganza en las líneas de su cuerpo. Volvió la cabeza y entonces la confrontó, permitiendo que el deseo desnudo llameara, solamente para asustarla como el infierno.
    Sonrió serenamente.
    – Lo siento. ¿Estaba mirando fijamente? Es solamente que eres el hombre más hermoso que he visto alguna vez. Pensé que si muriera, no podrías ser una cosa tan mala como última imagen.
    Lo desarmó solo con eso. El poder que manejaba era espantoso. Nada lo había tocado del modo en que ella lo hacía. Con una mirada, una simple palabra. Solamente el tono de su voz. Él se ahogaba y esto no tenía sentido. Y eso le hizo enfadarse. Sólo que no estaba seguro de con quién estaba enfadado,
    Ella todavía le estaba mirando fijamente, sus ojos enormes. Rio se aproximó a zancadas y presionó la palma contra su frente.
    – Estás ardiendo.
    – Lo sé.
    Él estaba de pie contra la cama, su ingle al nivel de sus ojos. Rachael pensó que era extraordinario. Ella flotaba en una neblina soñadora, donde nada parecía muy real. Excepto Rio y su cuerpo increíble. Alargó la mano para tocarlo, no creyendo que pudiera ser nada más que un sueño.
    Las yemas de los dedos acariciaron la cabeza del pene y casi lo envió hasta el techo. Su toque era ligero como una pluma, apenas allí, pero lo sintió vibrando por todo su cuerpo.
    – Eres real -parecía intimidada y su aliento era caliente a lo largo de su eje, endureciendo cada músculo del cuerpo. Sus dedos se arrastraron sobre su pesada erección, deslizándose por sus testículos y abajo a su muslo, era una sensación que nunca había experimentado.
    – Es una cosa malditamente buena que estés herida -dijo bruscamente, apartándose, por miedo a que ella pudiera ir más lejos. Con miedo a que él pudiera dejarle. Y nunca se perdonaría si caía tan bajo. Nunca había querido tanto a una mujer. Era el modo en que lo miraba. El sonido de su voz. La honestidad. Intelectualmente sabía que era la fiebre la que hablaba, despojándola de su inhibición natural, pero no podía evitar reaccionar. Fiebre o no, a ella le gustaba lo que veía. Caminar era una tortura, su cuerpo tan duro que tenía miedo de que con cada paso se rompiera en pedazos, pero se alejó.
    Rio llenó un tazón con agua fría y alcanzó un paño. Cuando se giró ella estaba mirándole fijamente otra vez. Suspiró.
    – ¿Juras mucho, verdad?
    – Tienes un modo de hacerme sentir como si lo necesitara -dijo y arrastró una silla al lado de la cama-. Tengo que conseguir que baje la fiebre.
    Rachael se rió suavemente.
    – Mejor te vistes entonces. No creo que nada más vaya a ayudar.
    – ¿Sabes lo que estás diciendo?
    Ella frunció el ceño ante el tono de voz
    – No lo sé. ¿Debería mentirte?
    – ¿Siempre dices la verdad?
    Era un desafío. Sus ojos se encontraron.
    – Cuando puedo. Prefiero la verdad. Lo siento si te hace sentir incómodo. Solamente parecías tan en casa sin la ropa. No pensé que pudieras ser real. Pensé que te había inventado -su mirada fue a la deriva sobre su pecho, descendiendo para inspeccionar su estómago plano, el vello oscuro y su virilidad gruesa moviéndose entre las fuertes columnas de sus muslos-. No estoy en realidad segura de dónde estoy o cómo llegué aquí. ¿No es extraño?
    Ella sonaba perdida. Vulnerable. Su estómago hizo aquel salto mortal extraño que comenzaba a asociar con ella.
    – No importa -Rio limpió su cara con el paño fresco y húmedo-. Estás a salvo conmigo y eso es todo lo que importa. No me preocupa si quieres mirarme fijamente. Supongo que es halagador tener a una mujer como tú admirándome.
    – ¿Qué tipo de mujer soy?
    – Una enferma -echó hacia atrás la colcha, deseando no haber alimentado el fuego de la chimenea, ni siquiera para el agua caliente que necesitaba para limpiar las heridas. Por el bien de ambos, necesitaba enfriar el cuarto-. Voy a abrir la puerta durante unos minutos. El viento debería ayudar. No te muevas.
    – No lo pensaba hacer. Me siento extraña, pesada, como si no pudiera moverme.
    Rio no hizo caso de su comentario, abriendo la puerta para permitir que el viento limpiara el cuarto del olor a sangre e infección. A flores. El olor de una mujer. El aire fresco se precipitó por el cuarto, azotando las mantas que cubrían las ventanas, y tirando del pelo a Rachael. Al suave brillo de la linterna, podía ver que su cara estaba enrojecida, su cuerpo demasiado caliente.
    – Rachael -dijo su nombre suavemente, esperando atraerla parcialmente para que entendiera qué le pasaba-. Voy a abrir tu camisa. No estoy intentando ligar contigo, solamente trato de enfriar tu cuerpo.
    – Pareces tan preocupado.
    – Estoy preocupado. Estás muy enferma. No tengo muchas medicinas conmigo. Tengo un pequeño conocimiento de hierbas, pero no soy tan bueno como el curandero local de la tribu -se sentó en la silla y se inclinó sobre ella, sus dedos rozando la suave piel mientras deslizaba los botones por los ojales para abrir la camisa. Sus pechos llenos le llamaban, la llamada era mucho más fuerte de lo que había esperado. Tocarla se sentía familiar y correcto. Rio hundió el paño en el agua y bañó su piel, tratando de ser impersonal cuando tocarla era todo menos impersonal.
    – Me duele la pierna -Rachael trató de estirarse para tocar la herida, pero Rio le cogió la mano.
    – Eso no ayudará, trata de pensar en otra cosa -Él necesitaba pensar en otra cosa. El agua fría convirtió sus pezones en duros e invitadores picos-. Cuéntame qué estás haciendo aquí.
    Sus ojos se ensancharon.
    – ¿No vivo aquí? -ella miró alrededor, su mirada moviéndose por la habitación y volviendo a él-. ¿No nos mudamos aquí? Pensé que querías vivir en algún sitio donde pudiéramos estar solos y permanecer desnudos todo el día.
    Sus palabras golpearon un recuerdo profundo de su memoria. Una visión de otro tiempo y lugar. Lluvia cayendo suavemente contra la azotea. Una brisa agitando las cortinas en una ventana abierta. Rachael dando vueltas en una cama tallada ornamentadamente, sus oscuros ojos chocolate llenos de amor. Con aquella misma admiración honesta. Una risa suave se proyectaba como una película en su cabeza. Su voz. Suave, sensual y pecaminosa tentación.
    La emoción lo ahogó. No sabía lo que sentía, sólo que esto lo rodeaba.
    – ¿Dije eso? -el paño se movía sobre la elevación de su pecho, insistió en el valle y resbaló por debajo de sus pechos suavemente-. Me sorprendo a veces. Eso suena a una idea muy buena.
    – Cuando te miro, hay una luz que te rodea -Su expresión era traviesa, bromista-. Yo diría un halo, pero ciertas partes de tu anatomía parecen alejarte de la santidad.
    – O elevarme a ese estado -no tenía ni idea de donde vinieron las palabras o el tono bromista y familiar. Él era siempre brusco y hosco con los forasteros, aunque Rachael no le parecía una forastera. Mojó el paño en el tazón de agua y le permitió remontar la suave elevación de su pecho. Incluso se sentía familiar para él. Conocía su cuerpo con intimidad. Sabía que habría una pequeña marca de nacimiento directamente encima de sus nalgas sobre el lado izquierdo si le diera la vuelta. Conocía la sensación de hundir la lengua en su atractivo ombligo e ir bajando lentamente más abajo. Conocía exactamente el sabor de ella. Estaba en su boca, un sabor fuerte, meloso, picante que siempre lo dejaba ansiando más.
    – ¿Me conoces, Rachael? -Se inclinó cerca, su mirada capturando la suya- ¿Cuándo me miras, me conoces?
    Ella sacó la mano hacia fuera de modo que las yemas de los dedos descansaron sobre su muslo desnudo.
    – ¿Por qué me preguntas eso? Desde luego que te conozco. Me gusta estar en la cama contigo, tus brazos alrededor de mí, escuchando la lluvia. Escuchando el sonido de tu voz y las historias que cuentas -su sonrisa estaba lejos, soñadora-. Eso siempre ha sido mi cosa favorita.
    Ella ardía por la fiebre. Su cuerpo estaba tan caliente a su toque que él tenía miedo de que el paño fuera a irrumpir llamas. Bañó sus muñecas y la nuca, comenzando a estar desesperado. El viento refrescó el cuarto pero su cuerpo esta enrojecido de un rojo brillante. Su pierna estaba sucia, hinchada e infectada, la sangre rezumaba de la herida. Su estómago dio sacudidas.
    – Rachael -dijo su nombre desesperado. Su palma estaba quemando un agujero a través de su piel donde ella la había dejado.
    – Tienes miedo por mí.
    – Sí -contestó honestamente. Porque lo tenía. Por ambos. Estaba tan confundido como ella. Bruscamente se levantó y merodeó a través del cuarto hasta estar de pie en la puerta abierta. El viento se extinguía, una calma antes del golpe de la siguiente ola. Estaba malhumorado, agitado e incómodo en su propia casa. La selva le hacía señas, las copas de los árboles balanceándose, las hojas casi plateadas mientras susurraban alrededor de él con su propia y extraña melodía. Encontró el sonido calmante en medio de su incertidumbre.
    Rio conocía a Rachael íntimamente, aunque nunca había puesto los ojos sobre ella. Ciertas cosas eran familiares, más que familiares, casi una parte de él, como respirar. Pasó una mano por su pelo, necesitando la paz de la selva. La mirada fija de Rachael lo seguía a cualquier parte donde fuera.
    – Mira.
    No se giró, no quiso encontrar la evidente apreciación en su mirada cuando lo miraba. No le gustaba el hecho de que el calor entre ellos era una cosa tangible cuando ella estaba tan obviamente enferma.
    – Estoy mirando.
    Sonaba divertida y por alguna razón, su estómago hizo aquella cosa idiota de saltar que asociaba con ella.
    – Duérmete, Rachael -ordenó él severamente-. Voy a intentar la radio otra vez, a ver si puedo conseguirte alguna ayuda. Puedo ser capaz de llevarte desde aquí a algún área abierta donde podemos traer un helicóptero para llevarte al hospital.
    Rachael frunció el ceño, sacudió su cabeza con obvia alarma.
    – No, no lo hagas. Me quedaré aquí contigo.
    – No lo entiendes. Podrías perder tu pierna. No tengo medicinas ni la habilidad apropiada que necesitas. De este modo, vas a tener una masa de cicatrices, y eso si logro salvarla.
    Ella siguió sacudiendo la cabeza, sus ojos brillantes que le suplican silenciosamente. Su estómago se apretó. Bruscamente, dio un paso afuera, a la noche, arrastrando el aire a sus pulmones. Lo estaba atando con nudos. No sabía por qué. No lo entendía. No le gustaba o lo quería. No sabía quién era o de dónde venía. No necesitaba esa complicación o el peligro.
    – Condenada mujer -refunfuñó mientras estiraba sus brazos hacia la lluvia. Las gotas cayeron, sobre su piel caliente, frescas y tentadoras. Sus venas hervían de vida, palpitaban de deseo. Incluso lejos de ella, sentía su presencia.
    No era totalmente humano, ni leopardo. Era una especie separada con las características de ambos. Y era peligroso, capaz de matar, capaz de grandes celos y arrebatos de carácter. El animal en él a menudo dominaba su pensamiento, una criatura astuta, inteligente, pero con defectos. Tenía que estar solo, un reservado y solitario ser por elección. Pocas cosas le tocaban en su mundo cuidadosamente resguardado. Había algo en Rachael que le inquietaba. Malhumorado. El miedo brilló en él, enturbió los bordes de su control.
    – Maldita mujer -repitió.
    Se estiró otra vez, queriendo la libertad del cambio. Queriendo salir en la noche y simplemente desaparecer. El estado salvaje se alzó en él como un regalo, extendiéndose de tal modo que su piel picó y sus garras se alargaron. Sintió los músculos fluir como acero por su cuerpo. Olió el olor salvaje del gato, lo alcanzó, lo abrazó. Un medio extraordinario de dejar detrás a Rio Santana y todo lo que era, todo lo que había hecho. La piel onduló sobre su cuerpo. Sus músculos se retorcieron, los huesos se rompieron entre tanto su espina dorsal se hizo flexible, mientras su cuerpo tomaba la forma del leopardo.
    El leopardo levantó su cabeza y olió la noche. Inhaló el olor de la mujer. Debería haberlo rechazado, incluso arrastrado lejos, tan fuerte como en su forma humana. El gato agitó la punta de su cola, por la plataforma alrededor de la baranda bajo las ventanas y luego saltó a una rama del vecino árbol. A pesar de la lluvia torrencial, el leopardo corrió fácilmente a lo largo de la red de ramas, una carretera encima de la selva forestal. El viento erizó su piel y sopló en su cara pero eso no podía librarlo del olor atractivo de la mujer. Cada paso lejos de ella le provocaba inquietud.
    El leopardo dio un suave gruñido de protesta, seguido de un rugido de mal humor. Ella no lo dejaría solo. Adonde él iba, ella iba con él. En su mente. En su revuelto estómago. En su ingle. Él rastrilló sus garras a lo largo del tronco de un árbol, rasgando la corteza en un ataque de vil carácter, arrancando tiras largas. Ella se adhería a él, no le dejaría ir. La lluvia debería haber refrescado su sangre caliente, pero no hizo nada excepto avivar los rescoldos que ardían dentro de él.
    Rio debería haber sido capaz de deshacerse de sus preocupaciones humanas y escapar en la mente del animal, pero podía saborearla. Sentirla. Ella estaba en todas partes adonde iba, en todo lo que hacía, en el aire alrededor de él. No había ninguna lógica o explicación de ello. Era una forastera, sin un verdadero nombre o pasado, pero de algún modo le había consumido. Lo alarmaba. No confiaba en ella, y peor, no confiaba en si mismo.
    Volvió a la casa en silencio, andando despacio a lo largo del sendero forestal para darse tiempo para pensar. No debería importar tanto que pensara en ella. Era natural. No había tenido una mujer desde hacia mucho tiempo y ahora una yacía en su cama. Río se dijo que tenía que ser lo que era. Un simple caso de lujuria. ¿Qué diablos podría ser cuándo ni siquiera la conocía? Satisfecho de haberlo resuelto, saltó a los árboles y volvió a casa usando la ruta más segura y más rápida.

    Rachael flotaba en algún sitio entre el sueño y la conciencia. No podía entender dónde estaba. Todo parecía extraño, nada era como su casa. A veces pensaba que oía voces chillándole, gritándole, exigiéndole cosas que no podía contarles. Otras veces pensaba que estaba perdida en la selva con animales salvajes que la acechaban. Trató de moverse, de arrastrarse fuera del extraño y nebuloso mundo donde parecía estar encerrada.
    – Como una burbuja -dijo ella en voz alta-. Vivo en una casa de cristal y si alguien lanza una roca, me romperé en añicos junto con las paredes -miró alrededor, frunciendo el ceño, tratando desesperadamente de recordar cómo había llegado a ese lugar tan extraño. Su voz sonaba diferente, lejana y nada como ella.
    Y el dolor rasgaba a través de ella con cada movimiento que hacía. ¿Había sido herida? ¿Torturada? Alguien trataba de matarla. ¿Por qué no terminaban con el trabajo en vez de abandonarla medio muerta? Siempre había sabido que esto iba a suceder tarde o temprano.
    Algo se movió fuera de la ventana. La manta tejida cubría el cristal, pero ella sabía que algo había pasado. Esforzándose por oír, miró alrededor salvajemente en busca de un arma. ¿Habían venido finalmente a por ella? Su corazón comenzó a latir con alarmante fuerza y su boca se sintió como algodón. Una apatía letárgica se había adueñado de su cuerpo. Podía oír el crujido del fuego, el ritmo constante de la lluvia. La sed la dominaba, haciéndole necesario levantarse, pero era difícil, como si se abriera paso por arenas movedizas. El intento de sentarse envió dardos de dolor por su pierna. Se encontró a si misma en el suelo, su pierna torcida debajo de ella. Sorprendida. Rachael miró alrededor del cuarto, tratando de recordar dónde estaba y cómo había llegado allí, tratando de enfocar la habitación. ¿Qué estaba mal con ella? No importaba con cuanta fuerza lo intentara, su mente rechazaba funcionar correctamente. La lámpara estaba ardiendo intensamente. No recordaba haberla encendido. Su mirada se movió a la puerta. La barra no estaba trabada.
    Rachael tragó, un nudo apretado de miedo bloqueaba su garganta, y de mala gana miró abajo para inspeccionar su pierna inútil. Su pantorrilla y tobillo eran irreconocibles, hinchados casi hasta explotar. La brillante sangre roja se filtraba y rezumaba, haciendo que su estómago se revolviera. Había sido atacada por un animal salvaje. Recordó claramente sus ojos. La inteligencia astuta, el peligro penetrante. El terror se derramó sobre ella, casi paralizándola. Fue sólo entonces, cuando miró alrededor del cuarto, y notó a los dos leopardos enroscados cerca de la chimenea. Uno la miraba fijamente. El otro parecía estar dormido.
    Comenzó a arrastrarse por el suelo. Era puramente instintivo, a causa del miedo. Rachael no podía enfocar su mente lo bastante para saber qué estaba pasando. Le aterrorizaba recordar el aliento caliente en su cara. La sensación de dientes agudos rasgando su pierna. Ojos mirándola fijamente con intención mortal.
    Arañando la pared se puso de pie, apretando los dientes contra los sollozos que le quemaban la garganta, el sudor enturbiaba su visión. Sacando el arma de la funda, se apoyó contra la pared, la única cosa que la sostenía de pie. Sus brazos se sentían como de plomo y era casi imposible apuntar con el arma al leopardo, apenas podía verlo.
    La puerta se abrió balanceándose y Rio entró, llevando madera en sus brazos, inmediatamente sus ojos no le quitaron la vista de encima. Su pelo colgaba en húmedos mechones, su cuerpo desnudo cubierto de gotitas. Lentamente cerró la puerta con sus pies y cruzó el cuarto para dejar la leña con cuidado, casi directamente delante de los leopardos.
    – Deja el arma, Rachael -su voz era muy baja, pero tenía una dura autoridad-. Tiene un gatillo sensible. Respira y podría dispararse.
    – Están justo detrás de ti -contestó Rachael, sujetándose a la pared como apoyo-. ¿No los ves? Estás en peligro -trataba de recordar quién era él, alguien muy familiar para ella. Su hermoso hombre desnudo. Recordaba la sensación de su piel bajo las yemas de los dedos-. Deprisa, aléjate de ellos antes de que te ataquen -inspeccionó su cuerpo, vio las rayas sangrientas sobre su vientre, su cadera. La incisión sobre su cadera-. Estás herido.
    – Estoy bien, Rachael -mantuvo su voz tranquila, calmada-. Dame el arma.
    – Hace calor aquí -de repente ella sonaba como un niño desesperado-. ¿No hace calor? -ella se limpió el sudor de la cara con el dorso de la mano para aclarar su visión.
    Rio estrechó los ojos y la miró, maldiciendo silenciosamente cuando el arma pasó cerca de su cara. La sangre de su pierna era demasiado brillante, sugiriendo la necesidad de una acción inmediata. El cañón del arma se agitó, demasiado cerca de su sien. Ella se balanceó ligeramente. Él se movió, con indiferencia, maniobrando a una mejor posición.
    – Está bien, Rachael -deliberadamente usó su nombre, su voz calmante, persuasiva. Dio otro paso-. Son sólo mascotas. Panteras nubladas. Pequeños gatos, realmente.
    Los ojos de ella estaban muy brillantes. Le miró con el ceño fruncido. Siguió limpiándose los ojos en un intento de deshacerse de la imagen borrosa.
    – Mira lo que me hicieron en la pierna. Sepárate de allí y no les des la espalda.
    Él se movió con una velocidad inesperada, golpeando el arma lejos con la mano cuando se balanceó en su dirección, su cuerpo golpeando el de ella, escudándola protectoramente mientras una explosión ensordecedora reverberó en la pequeña habitación.
    Su cuerpo presionó con fuerza contra el de ella, sus pechos suaves empujando contra su pecho, su cara contra su hombro. Las piernas de ella se doblaron y empezó a deslizarse al piso.
    Rio la cogió en brazos, acunándola cerca de su pecho. Estaba ardiendo de fiebre.
    – Todo está bien -la calmó, tratando de ignorar el ruido sordo siniestro de la bala golpeando metal y lo que esto significaba para ellos-. No luches Rachael, estás a salvo.
    Ella se movió contra su piel mojada agitadamente, el dolor la hacía sentirse enferma. La piel de él estaba fresca en comparación con la suya y quería presionarse más cerca.
    – ¿Te conozco? ¿Cómo es que te conozco? -le frunció el ceño, bizqueó para mirar detenidamente su cara. Hizo un esfuerzo para levantar la mano, para trazar la línea fuerte de su mandíbula, sus pómulos, su boca.
    Con mucho cuidado, Rio la tumbó sobre la cama, intentando no golpearla. Enmarcó su cara con las manos, forzándola a enfocarle.
    – ¿Puedes entenderme? ¿Entiendes lo que te digo?
    – Desde luego que puedo -durante un momento sus ojos se despejaron y le sonrió. No de manera sexy, era más bien angelical, y él lo sintió hasta en los dedos de los pies-. En caso de que no lo hayas notado, no llevas ropa.
    Rachael se hundió en la almohada.
    – Apaga la luz por favor, Elijah, estoy realmente cansada.
    Hubo un pequeño silencio. Algo profundamente dentro de él empezó a arder. Algo oscuro y peligroso. Rio cogió su mano izquierda, su pulgar deslizándose sobre su dedo anular para encontrarlo desnudo. Atrajo sus dedos para asegurarse de que no había una línea bronceada que proclamara que recientemente se había quitado un anillo. No tenía ni idea de por qué lo alivió, pero lo hizo.
    – Rachael, trata de seguir lo que te estoy diciendo. Es importante -llevó su mano a su pecho, sin comprender por qué lo hacía, sosteniéndola allí sobre su palpitante corazón-. Tengo que cauterizar la herida. Lo siento, pero es el único modo de salvar tu pierna. Creo que la bala golpeó la radio, pero incluso si no lo hizo, no puedo llevarte a nadie con este tiempo. La segunda ola de la tormenta golpea ahora y hay tres fuertes frentes viniendo.
    Rachael siguió sonriéndole
    – No sé porqué pareces tan preocupado. Ellos no nos han encontrado y no pienso que puedan.
    Rio cerró sus ojos brevemente, luchando por respirar. Deseaba que su sonrisa fuera para él, no para un desconocido llamado Elijah. Esto iba a ser un infierno y deliraba tanto que no podía prepararla para lo que iba a venir. Había realizado el procedimiento una vez antes e incluso entonces había sido desagradable. Le apartó el pelo de la frente. Lo miraba con demasiada confianza.
    – Solamente voy a hacer lo que tiene que ser hecho. Pido perdón antes de tiempo.
    Ella podría ver la renuencia y la aversión en sus ojos.
    – Está bien, Rio, lo entiendo. Lo hago. Tenía que pasar tarde o temprano. Siento que te pidiera que te encargaras de esto. Puedo ver que te molesta.
    – ¿Encargarme de que? -la incitó. Le estaba tranquilizando, tratando de hacer su trabajo más fácil.
    – Sé que Elijah me quiere muerta. Sé que te envió. Pareces tan cansado y triste. Estuvo mal por su parte pedírtelo.
    Rio juró suavemente, agachándose al lado de ella. Sus ojos estaban vidriosos, somnolientos incluso, pero mostraban inteligencia. Creía que él estaba allí para matarla, incluso lo miraba como si le compadeciera.
    – ¿Por qué Elijah te quiere muerta?
    Ella parpadeó, cogiendo aliento con una ola de dolor.
    – ¿Importa? Solamente hazlo.
    – ¿Vas a dejar que te mate? -por alguna razón su apatía lo hizo enfurecerse. ¿Iba a tumbarse allí y animarlo a tomar su vida? Quiso sacudirla.
    Aquella misma pequeña sonrisa tiró de su boca. Parecía lejana otra vez, girando despacio su cabeza lejos de él.
    – Incluso si me das un palo muy grande yo no sería capaz de levantarlo. Tendré que pasar de ser aquella heroína que recibió cuarenta y siete patadas en las costillas y siguió adelante. No creo que pueda levantar mi cabeza.
    Se inclinó más cerca.
    – ¿Rachael? Estás conmigo otra vez.
    Sonaba como la mujer que lo había golpeado en la cabeza.
    – ¿Me he ido? -Cerró los ojos-. Ojalá no hubiera vuelto. ¿Qué está mal conmigo? ¿Adonde fui?
    – Has estado paseando. No tengo ninguna opción, tengo que trabajar en tu pierna.
    – Entonces ponte a ello. Estás tan cansado que vas a caerte sobre tu cara si no lo haces -hizo un esfuerzo para alzar sus pestañas y estudiar su cara bajo los pesados párpados-. No voy a culparte si esto duele -sus ojos estaban claros y en aquellos momento lúcidos-. No quiero perder mi pierna, así que cueste lo que cueste, haz lo que sea necesario para salvarla
    Rio no iba a hablar más de ello. La aversión para la fea tarea brilló tenuemente en sus ojos mientras se inclinaba sobre su pierna. La herida tenía que ser limpiada, lavada a fondo, cauterizada y vendada con más antibióticos. Había realizado la cirugía una vez fuera en el campo cuando un amigo había sido disparado y sangraba profusamente, y el helicóptero no podía recogerlos inmediatamente. Pequeñas gotas de sudor salpicaban su cuerpo, entrando en sus ojos nublándole la visión mientras colocaba la hoja de su cuchillo sobre las llamas.
    Abrir la herida para permitir que la infección saliera hizo que su estómago se revolviera. Ella gritó cuando vertió el antiséptico, casi saltando fuera de la cama. Vaciló sólo un momento, apoyando su peso sobre sus muslos, y tomando un profundo aliento puso la hoja del cuchillo contra su carne. El olor le puso enfermo. No se apresuró, no queriendo cometer ningún error, fue cuidadoso para limpiar y reparar, antes de entablillar la pierna para mantenerla inmóvil, para darle una mejor probabilidad de curarse.
    No podía mirarla mientras limpiaba el lecho y remetía las mantas alrededor de su pierna para mantenerla inmóvil. No se había movido hacía mucho, su respiración era baja, su piel estaba húmeda. Definitivamente en shock. Rachael estaba temblando en reacción. Rio maldijo suavemente. Se relajó a su lado, estirándose a lo largo de la cama, arrastrándola cerca de él, incapaz de pensar en que más podía hacer.
    – ¿Rio? -Rachael no se apartó de él, en cambio se acurrucó más cómodamente contra él como un gatito-. Gracias por intentar salvar mi pierna. Sé que ha sido difícil para ti -su voz era débil. Él apenas entendió las palabras.
    Rio frotó la barbilla contra la cima de su cabeza, sopló a los hilos de pelo que se engancharon en la barba de varios días.
    – Trata de relajarte, no puedo darte más calmantes durante una rato. Solamente déjame sostenerte -sus brazos se apretaron con posesión. Al mismo tiempo algo apretaba su corazón como unas tenazas-. Te contaré un cuento.
    Su cuerpo se amoldaba al suyo. Se curvó alrededor de ella, muslo contra muslo, sus nalgas embutidas contra su ingle, su cabeza empujaba segura contra su garganta, y encajaba allí como si hubiera sido hecha para él. Sus pechos eran llenos y suaves y empujaban contra sus brazos cómodamente. Había yacido con ella antes. No una vez, sino muchas veces. El recuerdo de su cuerpo estaba grabado en su cerebro, en sus nervios, en la carne y en los huesos.
    Frotó su mejilla en la masa de sedoso cabello. No era todo físico. Sentía algo por ella. Estaba vivo alrededor de ella.
    – No es necesariamente una cosa buena -dijo en voz alta-. ¿Lo sabes, verdad?
    Rachael cerró los ojos, deseando que su cuerpo dejara de temblar, queriendo que el dolor retrocediera aunque sólo fuera durante un breve espacio de tiempo para darle un momento para respirar normalmente. Rio era un ancla a la que se aferraba, un trozo de realidad que tenía. Cuando cerraba sus ojos, veía a hombres retorciéndose, la piel ondulando sobre sus cuerpos, ojos brillando de un feroz amarillo-verdoso. En aquel mundo de pesadilla el sonido de armas estalló y sintió el golpe de una bala. Miró aquellos mismos ojos inteligentes y vio el dolor y la locura. Oyó su voz gritando No. Eso era todo. Simplemente no.
    – Necesito oír tu voz -porque eso ahuyentaba los demonios. Conducía el olor a pólvora y sangre fuera de su mente, y amaba la caricia profunda de su tono.
    – No conozco muchas historias, Rachael. Yo nunca he tenido a alguien contándome cuentos a la hora de acostarme -se estremeció por la aspereza de su voz. Era sólo que ella volvía blandas sus entrañas y le hacía difícil recordar que podría haber sido enviada para matarlo. Creía en la lógica y el modo en que ella le afectaba no era lógico.
    – Te contaré uno cuando me sienta mejor -ofreció.
    Él cerró los ojos. Ella era como un regalo, entregado a él. Enviado a su mundo implacable de violencia y desconfianza.
    – Bien -concedió para agradarla-. Pero intenta dormir. Cuanto más duermas más rápido se curará la pierna.
    Rachael tenía miedo de dormir. Miedo de dientes y garras y de todo el dolor que los acompañaba. Tenía miedo de perder la tenue atadura a la realidad. Y si así era, seguía olvidando quién era Rio. Se sentía familiar. Reconocía su voz, pero no podía recordar su vida juntos. Cuando le hablaba, flotaba en el sonido de su voz. Cuando sus manos se deslizaban sobre su piel caliente, se sentía segura y querida.
    Rio le contó un absurdo cuento sobre monos y osos que inventó. No tenía sentido, de hecho era un cuento de hadas terrible y mostraba que no tenía imaginación, pero ella estaba tranquila, deslizándose en un sueño irregular y eso era todo lo que le importaba. Si la mujer quería un cuento todas las noches, iba a tener que afilar a toda prisa unas habilidades inexistentes y aprender a inventar cuentos interesantes.
    Suspiró, su aliento revolvió los zarcillos de su pelo. ¿En qué pensaba queriendo ser capaz de contar historias a la hora de acostarse? No podía imaginarse una cosa tan ridícula, no podía imaginarse por qué lo anhelaba. ¿Una mujer propia? ¿Por qué? ¿Para compartir una casa en lo profundo del bosque? ¿Compartir una vida de muerte y violencia? No sabía nada sobre mujeres. Tenía que sacarla de su vida tan rápidamente como fuera posible.
    Rachael murmuraba suavemente en su sueño, agitado, irregular. Una protesta suave contra las pesadillas que se arrastraban en su sueño. Rio la calmó con algunas tonterías murmuradas, ignorando el dolor que traía a su corazón. Ignorando los recuerdos extraños de su cabeza y el endurecimiento de sus músculos. Aunque su cuerpo estaba agotado, su cerebro estaba vivo con la actividad. Ni siquiera lo calmaban los sonidos normales del bosque.
    Permaneció escuchándola, el miedo rompiendo en olas sobre él con el pensamiento de que ella sucumbiera al envenenamiento de la sangre. Su piel quemaba contra la suya. La bañó en agua fría, manteniendo la puerta abierta con el mosquitero colgando tanto en la puerta como alrededor de la cama.
    Apagó la linterna para impedir que los bichos entraran. La lluvia persistía, un ritmo constante hasta el siguiente golpe tormentoso aproximadamente una hora más tarde. Rabiaba con bastante fuerza como para hacer volar la lluvia a través del pesado follaje. Río se deslizó de la cama, cruzando el cuarto para cerrar la puerta. Estuvo mucho tiempo mirando hacia fuera a la oscuridad, aspirando el aroma de la lluvia, la llamada de la jungla. Un coro de ranas macho cantaba desafinadamente, cazando alegremente compañeras, añadiendo el señuelo al bosque. Durante un momento lo salvaje estaba sobre él, golpeándole con la necesidad de cambiar, de escapar. Pero la llamada de la mujer era más fuerte. Suspiró y cerró la puerta firmemente, dejando fuera el viento y la lluvia. Dejando fuera los sonidos embriagadores de su mundo. Avanzó lentamente hacia la cama, tirando una manta ligera sobre ambos, rodeándola con los brazos y soldando su cuerpo al suyo. Estaba agotado, pero a su cuerpo le llevó tiempo relajarse, a su mente permitirle irse. Cayó dormido con un cuchillo bajo la almohada y una mujer en los brazos.

CAPÍTULO 4

    Eran pesadillas. Simplemente una a continuación de otra. Rachael sentía que vivía en un mar de dolor y oscuridad donde nada tenía sentido excepto por la voz de tono bajo de un hombre que le murmuraba para consolarla. La voz era su salvavidas, atrayéndola desde la oscuridad donde los dientes y las garras destrozaban su cuerpo, donde las balas silbaban alrededor y se estampaban en cuerpos, donde la sangre fluía y horribles criaturas se agazapaban para atacarla.
    Las sombras se movían por la habitación. La humedad era opresiva. Un gato resopló. Otro le contestó con un carraspeo parecido a un gruñido. Los sonidos estaban cerca, a no más de unos pocos pies de ella. Cada músculo de su cuerpo reaccionó, contrayéndose de terror, incrementando el dolor de la pierna. No podía mover el cuerpo y cuando giró la cabeza, no pudo ver lo suficiente de la habitación como para localizar la fuente de esos salvajes sonidos de gato.
    A veces el viento soplaba una refrescante ráfaga que cruzaba la habitación y se deslizaba sobre ella. La lluvia no paraba de caer. Un continuo, firme ritmo que a la vez la calmaba y la irritaba. Se sentía atrapada y claustrofóbica, confinada en la cama como estaba.
    Era humillante necesitar que un hombre cubriera cada una de sus necesidades, especialmente cuando la mayor parte del tiempo no era conciente de quien era él. A veces pensaba que estaba loca cuando las imágenes de las pesadillas acerca de un hombre que tomaba la forma de un leopardo se repetían una y otra vez en su cabeza. Había momentos en los que conocía al hombre, donde era inundada por el amor y la ternura, y momentos donde se enfrentaba a una extraña mirada gatuna que la atemorizaba y hacía que su corazón latiera desenfrenadamente a causa del terror. El paso del tiempo era imposible de determinar. A veces era de día, y otras de noche, pero lo único con lo que contaba era con la voz para que la guiara a través de las pesadillas y la ayudara a encontrar el camino de regreso a la realidad.
    Miró sin ver hacia el techo, tratando de no alarmarse por los sonidos de gatos salvajes tan cercanos a ella cuando ni siquiera podía verlos. A través de la ventana, vio nuevamente una sombra que se movía, fuera en el porche. Su corazón se aceleró. El piso crujió.
    Rio captó movimiento por el rabillo del ojo y se dio vuelta en el momento en que Rachael trataba de deslizarse por un costado de la cama. Saltó hacia ella, las manos aquietando sus forcejeos.
    – ¿Qué crees que estás haciendo? -El miedo hizo que su voz sonara áspera.
    Lo miró directo a los ojos, hundiéndole los dedos en los brazos.
    – Están aquí. Él los ha enviado para matarme. Tengo que salir de aquí -Giró la cabeza para mirar temerosamente hacia la esquina de la habitación-. Están allí.
    Lo que fuera que veía era real para ella. Estaba tan convencida, que hizo que sintiera escalofríos a lo largo de la espina dorsal.
    – Mírame, Rachael -Le enmarcó la cara con las manos, forzándola a que le prestara atención-. No voy a dejar que nada te lastime. Es la fiebre. Ves cosas a causa de la fiebre.
    Ella pestañeó rápidamente, sus brillantes ojos comenzando a enfocarse en él.
    – Los vi.
    – ¿A quien viste? ¿Quién quiere matarte? -se lo había preguntado una docena de veces pero nunca le contestaba.
    Trató de apartar la cabeza y permaneció en silencio. Esta vez él le sostenía la cara entre las manos, manteniéndola quieta, enlazando la mirada con la suya.
    – Tienes los ojos más hermosos que he visto nunca. Tus pestañas son tan largas. ¿Por qué será que los hombres siempre tienen pestañas preciosas?
    Tenía una forma de desequilibrarlo, de perturbar su tranquilidad. Lo encontraba tan exasperante que quería sacudirla.
    – ¿Sabes lo estúpido que suena eso? -le reclamó-. Mírame, mujer. Tengo cicatrices por todo el cuerpo. Me han roto la nariz dos veces. Parezco un maldito asesino, no un niño bonito -En el mismo minuto en que las palabras abandonaron sus labios, las lamentó. “Maldito Asesino” colgaba en el aire entre los dos. Con los dientes apretados apartó la mirada de esos ojos enormes, soltando juramentos silenciosamente una y otra vez.
    – ¿Rio? -la voz era suave-. Puedo ver el dolor en tus ojos. ¿Es por mi causa? ¿Te lastime de alguna forma? No me gusta lastimar a nadie, y menos a ti. ¿Qué fue lo que dije?
    Se pasó los dedos por el desgreñado cabello.
    – Por supuesto tenías que estar perfectamente lúcida en este momento. ¿Cómo es eso, Rachael? Hace dos segundos estabas tan lejos que ni siquiera sabías tu nombre.
    Se veía tan torturado que le dio un vuelco el corazón.
    – ¿Has sido acusado de asesinato?
    Paseo la mirada por su rostro, examinando cada pulgada… Con ojos que todo lo veían. Estaba seguro que podía verle hasta el alma. Una feroz cólera que ardía lentamente, escondida profundamente donde nadie podía verla, explotó al liberarse, un holocausto rabioso que no pudo evitar. Ella debería haber tenido miedo. Él tenía miedo. Sabía lo que podía hacer con esa clase de furia, pero la expresión de ella era de compasión, casi amorosa. La mano sana fue hacia su cara, pasándole la punta de los dedos sobre los labios, deslizándose alrededor de su cuello como acunando su cabeza, ofreciéndole, ¿Qué? No lo sabía. ¿Compasión? ¿Amor? ¿Su cuerpo? ¿Ternura?
    Ignoró el primer impulso que tuvo de golpearle la mano para alejarla. No podía soportar que lo mirara de esa forma. En cambio le tomó los dedos, llevándole la palma hacia el pecho desnudo, sobre el corazón que le latía enloquecido.
    – No sabes nada sobre mí, Rachael. No deberías mirarme de esa forma -no sabía lo que sentía, una mezcla de enojo, dolor y feroz añoranza. Maldición, había superado eso. Superado el deseo. Superado la necesidad- No te entiendo -la voz era más profunda, sonaba casi áspera-. Nada acerca de ti tiene sentido. ¿Por qué no me tienes miedo?
    Ella parpadeó. Esos enormes ojos color chocolate, tan oscuros que eran casi negros, ojos en los que un hombre podía perderse.
    – Yo te tengo miedo.
    – Ahora me estás tomando el pelo.
    – No, en serio, te tengo miedo -sus ojos se agrandaron con franca honestidad.
    – Bien, maldita sea, ¿Por qué habrías de tenerme miedo cuando he cuidado de ti y he renunciado a mi cama por ti?
    – No has renunciado a tu cama. Todavía duermes en ella -señaló.
    – No hay otro lugar para dormir -le dijo.
    – Está el suelo.
    – ¿Quieres que duerma en el suelo? ¿Tienes idea de lo incómodo que debe ser el suelo?
    – Que bebé. Creí que eras He-Man -Le dijo con una mueca risueña-. Ten cuidado o perderás tu imagen de tipo duro.
    – ¿Y qué hay de los insectos y las serpientes?
    – ¿Serpientes? -Miró a los lados con aprensión-. ¿Qué tipo de serpientes? Tienes gatitos como amigos. Espero que te refieras a serpientes amistosas.
    La boca se le suavizó pero con un pequeño esfuerzo se abstuvo de sonreír.
    – No he conocido a muchas serpientes amistosas.
    – ¿De donde vinieron tus gatitos? ¿Y como puede ser que no estén entrenados para saludar debidamente a los invitados?
    – Los entrené para que huyeran de los vecinos. Odio cuando se dejan caer sin anunciarse.
    Un rizo de cabello negro medianoche le cayó sobre la frente. Sin pensarlo, Rachael lo volvió a su lugar con la punta de los dedos.
    – Necesitas a alguien que cuide de ti -En el momento que lo hubo dicho se sintió mortificada. No parecía poder controlar la lengua con él. Cada pensamiento fortuito simplemente se le escapaba, sin importar lo personal que fuera.
    – ¿Estás solicitando el trabajo? -la voz sonaba áspera nuevamente, brotando las emociones ahogándolo.
    Estaba ocurriendo otra vez, esa extraña distorsión del tiempo. Sintió que le tomaba la mano y miró hacia abajo. Su mano envolvía la de ella, y con la punta de los dedos le estaba acariciando la suave piel y conocía cada pliegue. Hasta la forma de sus huesos le era familiar. Incluso tenía el recuerdo de haber hecho esto mismo, de su juguetona voz recorriéndole la espina dorsal como una caricia.
    Rachael cerró los ojos, pero a él le pareció distinguir el brillo de lágrimas antes de que apartara el rostro.
    – Dime por qué esos gatos se quedan aquí todo el tiempo. ¿Son salvajes, verdad? ¿Leopardos Nublados?
    Rio miró al otro lado de la habitación para ver a dos gatos tirados cerca del simulacro de fuego. Cada uno pesaba unas cincuenta libras, por lo que cuando golpeaban una silla o la mesa, hacían tremendo jaleo.
    – ¿Son mascotas?
    – No tengo mascotas -dijo malhumoradamente-. Los encontré. A la madre la habían matado y desollado. Yo retrocedí sobre sus huellas y los encontré. Eran muy jóvenes, aún necesitaban leche.
    Ella volvió la cabeza hacia él levantando las pestañas así su mirada cercana devoró su rostro. La sonrisa que iluminaba su pálido rostro le quitó el aliento.
    – Los amamantaste con biberones, ¿no es así?
    Se encogió de hombros, tratando de no sentirse afectado por la forma en que lo miraba. En ella notaba una deslumbrante admiración, una mirada que no se merecía. Nunca nadie lo miraba, lo veía, de la misma forma en que lo hacía ella. Era desconcertante, y aún así lo aceleraba. Perdía una gran cantidad de tiempo tratando de no permitirle a su cuerpo reaccionar, ni a su corazón. Le soltó la mano, alejándose de la cama rápidamente.
    Ella se rió de él, un sonido suave y tentador que sintió como si hubiera dedos jugando sobre su piel. Estaba empezando a sentirse desesperado. Yacía en la cama, con el cuerpo lujurioso y tentador, el sedoso cabello derramándose alrededor de la cabeza como un halo. Deseaba que sólo se tratara de la tentación de su cuerpo. Eso al menos tendría sentido. No había estado con una mujer en mucho tiempo. Curvas de mujer, suave piel, calor y la fragancia del bosque eran una combinación temeraria y podía proporcionarle una excusa para la feroz reacción de su cuerpo ante el de ella. Pero era mucho más que eso. El conocimiento de su cuerpo. Recuerdos de su risa. Susurros en la noche, un mundo secreto que compartían. La mente y el corazón reaccionaban ante su presencia. Y maldita sea, si fuera un hombre que creyera en esas tonterías, habría pensado que su alma la reconocía.
    – ¿No es así? -Rachael persistía- Encontraste unos gatitos bebé y los trajiste a tu casa y los alimentaste con biberones.
    – No estoy de acuerdo con desollar animales -fue conciso.
    Ella observó como el rojo rubor le trepaba por el cuello hacia la cara. El hombre no se sentía para nada avergonzado por andar desnudo por ahí pero se ponía rojo al admitir un acto de bondad. Ese rubor le pareció adorable.
    – ¿Por qué siempre andas caminando por ahí desnudo? ¿Me topé con una Colonia Nudista secreta? ¿O crees que disfruto mirándote desnudo?
    – En realidad disfrutas viéndome -Rio sonrió a pesar de sí mismo. Era muy abierta en la apreciación de su cuerpo.
    Rachael le contestó con el usual candor.
    – Bueno, debo admitir que eres hermoso para observar, pero está empezando a hacerme sentir incómoda. ¿Por qué lo haces?
    Su ceja se disparó hacia arriba.
    – Hace que sea mucho más fácil cambiar de forma a la de leopardo para salir a correr por el bosque.
    Ella le hizo una mueca.
    – Ja, ja, ¿Siempre eres tan gracioso? Supongo que nunca me dejarás olvidar eso. Pienso que después de lo que pasó es perfectamente lógico tener pesadillas sobre hombres convirtiéndose en leopardos malignos.
    – ¿Leopardos malignos? -Él revolvió buscando en un pequeño armario de madera y volvió con un par de vaqueros-. Los leopardos no son malignos. Puede que sean depredadores naturales, pero no son malignos.
    – Gracias por hacer tal distinción. No tenía idea de que hubiera una diferencia. Sentí lo mismo cuando me estaban masticando la pierna.
    – Eso fue mi culpa. Estaba enfocado en la idea de que alguien me esperaba para matarme.
    – ¿Por qué alguien querría matarte?
    El se rió suavemente.
    – Entonces, ¿no te parece que es más lógico que alguien quiera matar a un hombre como yo que a una mujer como tú?
    Quería desviar la mirada, pero estaba fascinada por el juego de músculos debajo de la piel. El aliento se le quedó atascado en la garganta mientras lo veía meterse dentro de los tejanos y subírselos casualmente por encima de la fuerte columna de los muslos y las estrechas caderas. Descuidadamente abrochó un par de botones y dejó el resto desabrochados como si fuera demasiada molestia terminar.
    Se humedeció los labios, que súbitamente se le habían secado, con la punta de la lengua antes de poder hablar.
    – Rio, este es tu hogar. Yo soy la intrusa. Si estás más cómodo sin ropa, puedo vivir con ello -La conmovió el hecho de que se cubriera por ella… y parte de ella no lo quería vestido. Había algo primitivo y sensual sobre la forma en que caminaba tan silenciosamente a través de la pequeña casa, descalzo y desnudo.
    – No me molesta Rachael. Estás atrapada en la cama y sé que te duele como el demonio. Aprecio el hecho de que no te quejes -dejó que pasara un latido. Dos-. Mucho.
    – ¡Mucho! -lo miró-. No he dicho una palabra sobre dispararle a tus preciosos pequeños gatitos cuando pueda salir de esta cama. Pero lo estoy considerando. Los malcrías abominablemente, y para que lo sepas, estropea tu imagen de tipo duro, la hace trizas.
    Los gatos, en medio de una violenta lucha, se golpearon contra el borde de la cama y toda la bravata de Rachael, que le había costado tanto pronunciar, desapareció por completo. Jadeó con alarma y se abalanzó hacia un costado lejos de ellos. Rio, parado al lado del armario, cubrió la distancia entre ellos con un salto, fijándola contra la cama, los ojos verdes súbitamente brillando de un color amarillo oro. La cara a pulgadas de la de ella. Rachael miró hacia arriba, apretándose la manta contra los pechos desnudos, pareciendo asustada, tratando de hacerse la valiente, tentándolo hasta casi más allá de su resistencia.
    La agarró entre los brazos, con cuidado de evitar que se le moviera la pierna.
    – Tienes que tener presente en todo momento que no puedes moverte. Estoy a punto de quedarme sin antibióticos y esa pierna no puede volver a abrirse. Dale un par de días más.
    Rachael era muy consciente del pecho desnudo presionando contra sus pechos, de las manos deslizándose arriba y abajo por su espalda en un movimiento calmante. Pero más que nada era consciente de la distancia que había cubierto con un solo salto. Una distancia imposible. Inclinó la cabeza para mirarlo, para examinarle detenidamente los rasgos. Tenía cicatrices, sí. Le habían roto la nariz más de una vez, pero encontraba que era el hombre más fascinante que jamás hubiera conocido. Los ojos eran diferentes. Más como los de un gato.
    – Lo estás haciendo otra vez -levantó la barbilla, rompiendo el contacto de los ojos, para frotar la mandíbula sobre la parte de arriba de su cabeza-. Puedo ver el miedo en tu cara, Rachael, si fuera a lastimarte, ¿No lo habría hecho ya? -Había exasperación en la voz.
    Rachael retrocedió ante su lógica.
    – Los gatos me ponen nerviosa, eso es todo.
    Él deslizó los dedos hacia la nuca masajeándola suavemente.
    – Después de lo que has pasado, no te culpo, pero no te atacaran. Déjame que te los presente. Eso ayudará.
    – Antes de que lo hagas, ¿te importaría buscarme una camisa para ponerme? Creo que me sentiría menos vulnerable -Y tal vez evitara que su cuerpo reaccionara al de él, le dolían los pechos ansiando que los tocara. La pierna era un desastre, dolorida e hinchada, la fiebre la consumía, pero aún así parecía incapaz de evitar la extraña atracción que sentía por él-. Si tus violentas mascotas deciden comerme para la cena al menos deberán trabajar por ella masticando a través de la ropa -Los músculos de él se sentían como acero debajo de su muy humana piel-. ¿Cómo hiciste eso? ¿Cómo cruzaste toda la habitación de un solo salto? -si estaba perdiendo la razón, era mejor saberlo inmediatamente-. No lo imaginé y no es por la fiebre.
    – No, la fiebre te ha bajado un poco -concedió mientras la ayudaba a colocarse en una posición que la dejaba completamente tendida-. Vivo en el bosque y lo he hecho casi toda mi vida. Corro por arriba y por debajo de las ramas y salto de una a la otra todo el tiempo. Trepo árboles y nado en el río. Es una forma de vida.
    Dejó escapar el aire despacio, agradecida por esa explicación, no queriendo examinar más profundamente la distancia. Tal vez pudiera hacerse. Con práctica. Mucha práctica. Lo observó darse la vuelta para caminar cruzando la habitación de vuelta hacia el armario y cuidadosamente evitó contar cada paso que daba. Caminaba descalzo silenciosamente, sin hacer ni un solo ruido. Rachael miró como se desperezaba, lo hacía lenta, lánguida y sinuosamente como un gato. Extendió las manos, los dedos bien abiertos, sobre la cabeza y pasó las manos por las paredes. Arqueó la espalda para incrementar su estiramiento. Las puntas de los dedos delinearon unas marcas profundas de garras, algo que obviamente había hecho muchas veces, tantas que las hendiduras eran suaves. Era un movimiento natural, desinhibido.
    El corazón de Rachael le aporreaba el pecho. ¿Eran los leopardos nublados lo suficientemente altos como para haber dejado esas marcas? No lo creía. Se necesitaba un gato mucho más grande para alcanzar la altura a la que se hallaban los profundos surcos.
    – ¿Cómo llegaron esas marcas dentro de la casa?
    Rio dejó caer los brazos a los costados.
    – Es un mal hábito. Me gusta desperezarme y mantenerme en forma -Tomó una camisa, la olió y se dio la vuelta con una sonrisa traviesa-. Esta no está tan mal -Le tendió una camisa azul para que la inspeccionara-. ¿Qué te parece?
    – A mi gusto se ve bien -Empezó a luchar para sentarse.
    – Espérame -Le deslizó la manga muy cuidadosamente sobre el entablillado provisional de la muñeca-. Tienes tanta prisa -La ayudó a sentarse, envolviéndola con la camisa, los nudillos rozando la suave piel mientras la abrochaba. Había algo muy satisfactorio en envolverla en su camisa favorita, y sentía como si lo hubiera hecho cientos de veces-. Creo que tu temperatura está empezando a subir nuevamente, maldita sea.
    Ella presionó la punta de los dedos contra su boca.
    – Maldices demasiado.
    – ¿Lo hago? -Enarcó la ceja-. Y yo que pensaba que estaba siendo muy cuidadoso contigo. A los gatos no les importa -Chasqueó los dedos y los dos leopardos nublados se apresuraron a ponerse a su lado presionándose contra sus muslos.
    Rachael se forzó a mantenerse absolutamente quieta. Por dentro se había convertido en gelatina, pero hacía un tiempo había aprendido los beneficios de mostrar un rostro compuesto para enfrentar la adversidad, así que mantuvo una pequeña sonrisa en la cara y la expresión serena. La lluvia golpeaba haciendo que sonara un continuo tamborileo en el techo. Era muy consciente del zumbido de los insectos y del crujir de las hojas y ramas contra la parte lateral de la casa. Tragó el pequeño nudo de miedo que le bloqueaba la garganta e inhaló el masculino aroma de Rio. Olía a peligro y a campo.
    – Estoy segura que a los gatos no les importa, probablemente ya se hayan contagiado de tus malos hábitos.
    Rio se inclinó más cerca de ella como sintiendo su miedo, aunque frotó las orejas de los gatos presionados contra sus piernas. Podía verle la sien donde lo había golpeado, una línea dentada, que ya estaba sanando, pero viéndose como si hubiera necesitado puntos. Antes de poder detenerse, la tocó.
    – Eso va a dejar cicatriz, Rio. Lo siento tanto. Estabas tan ocupado cuidándome, que ni siquiera tuviste tiempo de cuidar de ti mismo… -Se sentía avergonzada de sí misma por haberle pegado. Los detalles del ataque se habían desvanecido en comparación con las imágenes de pesadilla de hombres convirtiéndose en leopardos.
    – ¿Vas a seguir buscando razones para no tocar a los leopardos? -le tomó la mano-. Este es Fritz. Le falta un pequeño trozo de oreja y las manchas forman un patrón muy parecido a un mapa -hizo que le acariciara la espalda con la palma de la mano desde el cuello del animal ida y vuelta. Ella tenía la piel ardiendo otra vez, seca y caliente al tacto. Los ojos estaban brillantes, habían adquirido esa mirada demasiado brillante que se había acostumbrado a verle.
    Rachael hizo un esfuerzo supremo para evitar temblar.
    – Hola Fritz. Si fuiste tú el que me mordió la pierna la otra noche, por favor abstente de volver a hacerlo otra vez.
    La dura línea que era la boca de Rio se suavizó.
    – Bonito saludo. Estoy seguro de que recordará eso. Este es Franz. La mayoría de las veces tiene una disposición muy dulce, hasta que Fritz se pone un poquito rudo con él, entonces tiene algo de temperamento. A veces desaparecen por varios días, pero la mayor parte del tiempo se quedan aquí conmigo. Les dejo la decisión a ellos tanto si quieren quedarse o irse -Le presionó la mano sobre la piel del gato.
    Rachael no podía evitar el pequeño estremecimiento que la recorría ante el pensamiento de estar tocando a una criatura tan salvaje y elusiva como eran los leopardos nublados.
    – Hola, Franz. ¿No sabías que se supone que les tengas miedo a los humanos? -Frunció el ceño-. ¿No has considerado que al hacerlos mascotas, los has hecho más vulnerables a los cazadores que codician las pieles?
    – No están precisamente domados, Rachael. La única razón por la que te aceptan es porque sienten mi olor sobre ti. Dormimos juntos. Es por eso que estoy reforzando su relación contigo, para que no haya más errores. Se esconden de los humanos.
    – No estamos durmiendo juntos -objetó agudamente-. Y no tengo una relación con ellos y no puedo imaginar tenerla nunca. ¿Se te ha ocurrido que no eres precisamente normal? Esta no es la manera en que la mayoría de la gente prefiere vivir.
    Rio miró su hogar.
    – A mí me gusta.
    Ella suspiró.
    – No quise implicar que no fuera agradable -Volvió a moverse cambiando a otra posición con la esperanza de aliviar la pulsación de dolor de la pierna.
    Le retiró el cabello de la nuca. Estaba empapado en sudor. Rachael se estaba poniendo nerviosa e impaciente, cambiando continuamente de posición en un esfuerzo por aliviar su incomodidad.
    – Rachael, sólo relájate. Te prepararé una bebida refrescante.
    Se mordió la lengua cuando él se levantó con gracia casual. No tenía la intención de que todo sonara como una orden… Estaba hipersensible. Rachael trató de apartarse de la frente el pesado cabello. Se estaba rizando en todas direcciones como siempre ocurría con tan alta humedad. Mientras yacía allí podría haber jurado que las paredes empezaron a curvarse hacia adentro, atrapándola, sacando el aire de la habitación. Todo la molestaba, desde el sonido de la incesante lluvia hasta los juguetones leopardos. Si hubiera tenido una zapatilla a mano la hubiera lanzado en un arranque de malhumor.
    Desvió la mirada hacia Rio como siempre hacía. La exasperaba no poder contenerse a sí misma lo suficiente para dejar de mirarlo, y saber exactamente lo que iba a hacer antes de que lo hiciera. Conocía la forma en que se movía, el gracioso fluir de su cuerpo mientras buscaba en la nevera. Lo conocía a él. Si cerraba los ojos estaría allí en la mente, hablándole suavemente, estirándose inconscientemente para apartarle el cabello de la cara, curvando los dedos sobre su nuca.
    ¿Por qué asociaba cada pequeño movimiento que realizaba, cada gesto, con los de un gato? Especialmente sus ojos. Estaban dilatados de la forma que lo estarían los de un gato de noche y aún a la luz del día las pupilas permanecían casi invisibles.
    – Vale, no hay forma en la que puedas convertirte en un leopardo -Rachael miró al techo y trató de trabajar el problema en la mente. Tenía que dejar de fantasear acerca de él saltando a través de las copas de los árboles con sus pequeños amigos gatos. Era estúpido y sólo probaba que estaba en el límite de la cordura.
    – ¿Sobre que estás murmurando ahora? -Rio revolvía el contenido del vaso con una cuchara de mango largo- La mitad del tiempo no te entiendo.
    – No soy responsable de lo que digo cuando estoy con fiebre -Rachael se encogió un poquito ante su tono. Sonaba antipática. Estaba cansada. Y cansada de estar cansada. Cansada de sentir todo tipo de cosas y harta de tratar de adivinar que era real y que había tenido lugar en su enfebrecida imaginación.
    – Podrías tratar de no decir nada -sugirió.
    Rachael volvió a encogerse. Siempre hablaba demasiado cuando estaba nerviosa.
    – Supongo que tienes razón. Podría poner cara de piedra y permanecer muda mirando las paredes como haces tú. Probablemente nos llevaríamos mejor -Más que nada estaba avergonzada de ser antipática con él, pero era eso o empezar a gritar.
    Él volvió la mirada hacia su rostro. Estaba muy sonrojada, los dedos cogían la delgada manta apretándola con inquietud. Cada vez que la miraba, sentía ese extraño cambio muy profundamente en el interior de su cuerpo donde una parte de él todavía sentía emociones.
    – Nos llevamos bien -le dijo gruñón-. No eres tú. No estoy acostumbrado a estar rodeado de gente.
    Rachael suspiró.
    – Lo siento -¿Por qué tenía que ser tan malditamente agradable cuando ella quería mantener una animada pelea? Hubiera sido bueno descargar su frustración con él y pretender que fue justificado. Le lanzó una mirada muy sufrida-. Me estoy compadeciendo a mi misma, eso es todo. Honestamente la mitad de las veces no sé que es lo que está pasando. Me hace sentir estúpida -E inútil. Se sentía tan inútil que quería gritar. No quería estar atrapada en una casa con un completo extraño que parecía tan peligroso como obviamente era en realidad-. Eres un extraño para mí, ¿verdad? -Podía sentir el calor de su mirada hasta la punta de los pies. ¿Por qué no se sentía como si fuera un extraño? Cuando la tocaba, ¿Por qué le parecía tan familiar?
    La ceja de él se disparó hacia arriba.
    – Estás en mi cama. Te he estado cuidando noche y día durante un par de días. Mejor reza para que no sea un extraño.
    Rachael se golpeó la cabeza contra la almohada completamente frustrada.
    – ¿Ves lo que haces? ¿Qué clase de respuesta es esa? ¿Acaso creciste en un Monasterio donde enseñaban a hablar con acertijos? Porque si eso es lo que estás tratando de hacer, créeme suenas más molesto y estúpido que misterioso y profético -Sopló hacia arriba para apartarse el flequillo-. Mi cabello me está volviendo loca, ¿tienes tijeras?
    – ¿Por qué siempre me estás pidiendo objetos afilados?
    Se echó a reír. El sonido llenó la habitación y sobresaltó a varios pájaros posados en la barandilla del porche. Tomaron vuelo con un ruidoso movimiento de alas y un gorjeo enojado.
    – Siento que tengo que disculparme contigo cada una o dos frases. Irrumpo en tu casa, te uso la ducha, duermo en tu cama, te golpeo la cabeza y te fuerzo a cuidarme mientras estoy semi inconsciente e irritable. Ahora te estoy amenazando con instrumentos afilados.
    – Amenazarme con cortarte el cabello podría ser igual de doloroso -Acortó la distancia que los separaba y se agachó para mirarla a los ojos, revolviéndole el cabello con los dedos. -Nadie puede forzarme a hacer algo que no quiero hacer -La única excepción podía ser la intrigante mujer que yacía en la cama, pero no iba a admitirlo ante ella… o ante sí mismo-. Tu cabello ya está lo suficientemente corto. No necesitas cortarlo más -Frotó las desparejas puntas de cabello con la punta de los dedos.
    – Solía estar mucho más largo. Pero es tan grueso, con la humedad me da mucho calor.
    – Encontraré algo para recogértelo y apartártelo del cuello.
    – No te molestes, Rio, solo estoy nerviosa -Su amabilidad la hacía sentirse avergonzada.
    – Esa noche encontré ropa oliendo a agua de río. ¿Estabas en el río?
    Ella asintió, haciendo esfuerzos para concentrarse.
    – Los bandidos nos atacaron. Vinieron de la jungla disparando armas. Creo que Simon fue herido. Me tire por la borda y el río me arrastró.
    Los músculos se le tensaron en reacción a esas palabras.
    – Podrían haberte matado.
    – Tuve suerte, mi camisa se quedó atrapada en una rama debajo de la superficie y me las arreglé para nadar hacia un árbol caído. La casa fue una sorpresa. Casi no la vi pero el viento soplaba tan fuerte, que despejó algo de la cobertura. Tenía miedo de no volver a encontrarla si comenzaba a explorar por lo que até una cuerda entre dos árboles para que me señalara el camino. Pensé que era una choza nativa, una que usaban cuando viajaban de un lugar a otro.
    – Y yo pensé que eras un bandido que me había rodeado y se las había arreglado para ubicarse enfrente de mí y estaba esperándome. Debería haberme dado cuenta, pero estaba exhausto y me dolía como el infierno. ¿Quién es Simon? -Había esperado una cantidad adecuada de tiempo, llevando una conversación como un ser humano racional. Podía sentir la intensidad de sus emociones reprimidas mordiéndole las entrañas. Era inteligente no dejaría que se le metiera en el alma. Era inteligente, pero ella ya estaba allí. No sabía como había pasado y aún peor, no sabía como sacarla de allí.
    – Simon es uno de los hombres de nuestro grupo de la iglesia de ayuda médica.
    – Así que es un extraño. Ninguno de ustedes se conocía antes de este viaje -El alivio que lo inundó lo irritó endemoniadamente.
    Ella asintió.
    – Todos fuimos voluntarios de distintas partes del país y nos reunimos para traer los abastecimientos.
    – ¿Quién era vuestro guía?
    – Kim Pang. Parecía muy agradable y me dio la impresión de que era muy competente.
    La mano de ella reposaba en el muslo de él donde la había puesto cuando se puso en cuclillas al acercarse a la cama y sintió como se ponía rígido. Los ojos le brillaban con una súbita amenaza, enviándole escalofríos por todo el cuerpo.
    – ¿Llegaste a ver lo que le pasó?
    Ella sacudió la cabeza.
    – La última vez que lo vi, estaba tratando desesperadamente de cortar la cuerda para permitir que la lancha se liberara. ¿Es amigo tuyo? -Quería que Kim Pang estuviera a salvo. Quería que todos los otros estuvieran a salvo, pero sería peligroso si el guía y Rio fueran amigos.
    – Si, conozco a Kim. Es un muy buen hombre -se pasó la mano por la cara-. Debo salir y ver si alguno de ellos sigue con vida, ver si puedo recoger algunas huellas.
    – ¿Con este tiempo? Ya está oscureciendo. No es seguro Rio. Fueron atacados del otro lado del río -Debería irse inmediatamente. Rachael detestaba lo egoísta que la hacía sentirse. Por supuesto que Rio necesitaba ayudar a los demás si podía, aunque no veía como podía lograr algo contra un grupo armado de bandidos.
    En un súbito arranque de ira contra ella misma, o la situación, arrojó la delgada manta.
    – Necesito salir de esta cama, de esta habitación, antes de volverme completamente loca.
    – Despacio, señora -Rio la agarró, previniendo cualquier movimiento-. Sólo siéntate quieta y déjame ver que puedo hacer -había un destello de entendimiento en sus ojos, como si pudiera leerle la mente y conocer sus pensamientos egoístas.
    Rachael observó a Rio salir majestuosamente y desaparecer de la vista. Podía escucharlo haciendo ruido en el porche, lo que era inusual dado lo silencioso que era habitualmente. El viento ayudaba a despejar el opresivo calor y la claustrofobia, pero quería llorar, atrapada en la cama, incapaz de cruzar la pequeña distancia hasta la entrada. El mosquitero aleteaba con la brisa. Como siempre, Rio no había encendido la luz, parecía ser capaz de ver en la oscuridad y preferirlo así.
    El pensamiento disparó un recuerdo largamente olvidado. Risas, suaves y contagiosas, los dos susurrando juntos en la lluvia. Rio balanceándola entre sus brazos y dando vueltas en círculo mientras las gotas caían sobre su cara vuelta hacia arriba. La respiración se le quedó atrapada en la garganta. Nunca había sucedido. Lo sabría si hubiera estado con él. Rio no era un hombre que una mujer pudiera olvidar nunca o quisiera dejar.
    – Vamos, voy a llevarte afuera. Está lloviendo, pero el techo sobre el porche no tiene goteras así que puedes sentarte afuera un rato. Sé lo que es sentirse enjaulado. Déjame hacer el trabajo -dijo. Le pasó un brazo por debajo de las piernas-. Pon tus brazos alrededor de mi cuello.
    – Peso mucho -dijo precavida, obedientemente entrelazando los dedos detrás de su cuello. La alegría brotando dentro de ella, un profundo calor entusiasta burbujeando por la perspectiva de salir de la cama, y mirar al cielo abierto.
    – Creo que puedo arreglármelas -le dijo secamente-. Prepárate, cuando te levante, te dolerá.
    Le dolió, tanto que enterró la cara contra el calor de su cuello, ahogando un grito de alarma. El dolor irradió hacia arriba desde su pierna, le golpeó en el fondo del estómago y explotó a través de todo su cuerpo. Le hundió las uñas en la piel y se mordió con fuerza el pulgar.
    – Lo siento, Rachael, sé que duele -le dijo suavemente.
    Se movió suavemente, casi deslizándose por lo que no hubo vibraciones para su hinchada pierna. Mientras salía por la puerta, el zumbido natural del bosque le dio la bienvenida. Los insectos y los sapos, el parloteo de los animales, la vibración de alas y el constante sonido de la lluvia se fundieron todos juntos.
    Rio había sacado una suave y mullida silla, su única preciada posesión. La ubicó con cuidado en ella, acomodando la pierna en una almohada sobre una silla de cocina. Rachael recostó la cabeza hacia atrás y absorbió el alto dosel de hojas a través del fino mosquitero. Todo el porche estaba cercado. Las barandillas estaban hechas de ramas de árboles, retorcidas y pulidas, mezclándose con los árboles de los alrededores de tal manera que no podía distinguir donde empezaba el bosque y terminaba la barandilla.
    Rio se hundió en una silla al lado de ella, sosteniendo un vaso de frío líquido.
    – Bebe esto, Rachael, puede ayudar a refrescarte. En una hora o así, puedo darte más medicamentos para bajarte la fiebre.
    Estaba sudando más por el dolor que por la fiebre, pero no quería decirle eso, no después de todas las molestias que se había tomado. El viento se sentía refrescante sobre la cara, tirando de los salvajes rizos en la masa sin remedio que era su cabello. Se paso los dedos a través del mismo antes de tomar el vaso que le ofrecía. La mano le temblaba tanto que algo del frío líquido se derramó sobre el borde del vaso.
    – Rio, dime la verdad -Miro detenidamente hacia los troncos de los árboles y las ramas cargadas de orquídeas de todos los colores-. ¿Voy a perder la pierna? -Todo en ella estaba quieto, esperando la respuesta, diciéndose a sí misma que podía soportar la verdad-. Preferiría saberlo ahora.
    Rio negó con la cabeza.
    – No puedo prometerte nada, Rachael, pero la hinchazón está cediendo. La fiebre va y viene en vez de abrazarte continuamente. No hay más líneas subiendo por la pierna así que pienso que evitamos el envenenamiento de la sangre. Lo más pronto que podamos, te llevaré al médico y dejaremos que te echen una mirada. Por el río podemos viajar bastante rápido.
    – No puedo ir a ver a un doctor -admitió reluctantemente-. Nadie puede saber que aún estoy viva. Si lo descubren, estoy muerta sin remedio.
    Observó como los labios tocaban el vaso, como el contenido del mismo se inclinaba, la garganta trabajar cuando ella tragaba. Estiró las piernas frente a él, extendiéndose como si estuviera completamente relajado cuando en realidad era todo lo contrario.
    – ¿Quién te quiere muerta Rachael?
    – No es realmente pertinente, ¿verdad? Tuve la presencia de ánimo para lanzar mis zapatos al agua. Puede que los encuentren cuando me busquen. Y créeme, me buscarán. Contrataran a los mejores rastreadores que puedan encontrar.
    – Entonces vendrán a buscarme. Rastrear es a lo que me dedico cuando no estoy provocando a los bandidos.
    Rachael se tragó el súbito miedo que le subía por la garganta.
    – Genial. No es como si pudiera huir de ti. Te ofrecerán mucho dinero para que me entregues -Se estremeció, tratando de parecer natural cuando quería arrojarse por el porche y correr-. O tal vez te pidan que me mates en su lugar. De esa forma tendrían menos problemas.
    Le puso la mano sobre la cabeza.
    – Por suerte para ti, no estoy particularmente interesado en hacerme rico. No necesito mucho dinero para vivir aquí. La fruta es abundante y puedo cazar fácilmente y hacer trueques por las cosas que necesito -Acarició hebras de rizado cabello entre los dedos-. Creo que tengo una vena perezosa -le sonrió-. Además, esgrimes un malvado garrote. No creo que quiera meterme contigo.
    – Cuándo te pregunten, ¿les vas a decir donde estoy?
    – ¿Por qué haría eso cuando puedo conservarte para mi solo?
    Rachael hizo resbalar el resto del jugo dentro de su garganta. Era refrescante y dulce. Descansó la cabeza en el hombro de Rio y se permitió relajarse. La noche era increíblemente hermosa con tantos tipos diferentes de follaje y árboles meciéndose suavemente con el viento. La lluvia tocaba una melodía como trasfondo, casi calmante ahora que estaba afuera y soplaba la brisa. Podía ver movimiento en las ramas, como planeadores pasando de un árbol a otro.
    – ¿Me dejarás adivinar, o me vas a dejar en suspenso? ¿Por qué alguien estaría tan decidido a matarte?

CAPÍTULO 5

    – Sabes como fastidiar una maravillosa noche perfectamente ¿verdad? -Rachael no apartó la cabeza de la comodidad de su hombro, pero miró detenidamente hacia el bosque. Las sombras se movían como un dosel en dirección al suelo. Cada crujido creaba una sinfonía de sonidos, los crujidos y el sonido de los insectos acompañaban al viento-. Siempre pensé que sería tranquilo. Los límites de los bosques tienen mucha actividad alrededor de los pantanos. Los peces saltan y los insectos siempre están atareados, pero por alguna razón pensé que en el interior todo estaría más tranquilo.
    – Piensa en ello como si fueran las canciones del bosque. Siempre me gustó escuchar el revoloteo de los insectos y el sonido de los pájaros entre las hojas en el viento. Si te gustan esas cosas, es como si fuera música, Rachael.
    – Supongo que si. ¿Por qué la gente no puede dejarnos en paz Rio? De acuerdo, me escapé. ¿Tanto importa por qué lo hice? ¿De quien huí? ¿Qué diferencia hay si estoy aquí, en medio del bosque?
    – Es normal que quiera y tenga que saber por qué alguien quiere matarte. ¿Tienes un marido del cual escapaste? ¿Alguien rico y lo bastante poderoso como para seguirte el rastro hasta aquí? ¿Por qué no te deja ir simplemente? -la sentía a su lado, ajustandose perfectamente a las lineas de su cuerpo. Oyendo su suave respiración. Su piel era cálida, suave e invitadora. Era algo más que la atracción física, eran su coraje y su sentido del humor. Invadía sus pensamientos y su sangre. Rio se estiró para colocarle la muñeca rota encima del regazo para que estuviera lo más cómoda posible- Creo que es una pregunta tonta. Yo tampoco podría haberte dejado ir.
    Rachael levantó la cabeza para mirarlo. Una débil sonrisa curvó su boca.
    – Eso que has dicho es algo muy bonito, Rio. Gracias.
    Pareció sentirse acosado en vez de agradecido por sus palabras.
    – Tienes que decirme el motivo, Rachael. Si va a venir alguien buscándote, tengo que estar preparado.
    – No hay manera de prepararse, en cuanto pueda hacerlo, seguiré huyendo. Tiene que haber algún lugar donde no puedan encontrarme. Espero que crean que he muerto.
    – Si Kim está vivo, sabrá que sobreviviste. Es uno de los mejores rastreadores de por aquí. Irá a buscarte porque estabas bajo su tutela. El Gobierno va a levantarse en armas por traer a todo un grupo de la iglesia trayendo medicamentos que roban los bandidos. Van a perseguirles a todos. Los pueblos necesitan ayuda y lo último que necesitan es un peligroso viaje por los rios y los alrededores del bosque, persiguiendo a dos turistas. Y si hay alguien más, alguien del exterior, que obligue al gobierno a ir tras los bandidos, van a hacer una busqueda a fondo.
    – La gente se ahoga continuamente y nunca se encuentran sus cuerpos. ¿Kim Pang es amigo tuyo? ¿Si viene a buscarme puedes convencerle para que diga que me ahogué?
    – Kim no miente. Si sigue vivo; cosa que voy a averiguar cuanto antes; le pediré que desaparezca para que no le hagan preguntas. Tiene un bien merecida reputación y no debe perderla por esto.
    Rachael apartó la cara.
    – Me gustaba. Me gustaba más que los otros. No creo que los bandidos quisieran secuestrarnos por el rescate, creo que les pagaron mucho dinero para encontrarme.
    Río sacudió la cabeza.
    – No puedo creer que alguien te odie tanto.
    – No dije que él me odiara.
    Sintió el golpe en su tripa, la extensión oscura de los celos, los peligrosos restos de su lado animal. No iba a dejar que la pasión le cegara, era demasiado peligroso. Ahora tenía una vida de la que disfrutaba y que podía vivir. Rachael no iba a causar su ruina.
    El viento cambió, llenando sus caras con gotitas de agua. Río se inclinó inmediatamente sobre ella, protegiendola de la lluvia hasta que el viento volvió a cambiar.
    – Los bandidos son habituales por aquí, tanto río arriba como río abajo. Y no solo aquí si no en todos los países donde hay bosques y ríos en los que desaparecer rápidamente. Indochina, Malasia, Filipinas, Tailandia, todos ellos. No es una situación única ni anormal. ¿no te advirtieron de los peligros? -mantuvo el tono de voz bajo. No iba a traicionar la furia que ardía en su interior. Ella no le pertenecía. Y nunca iba a pertenecerle.
    – Las probabilidades parecen estar a nuestro favor.
    – Lo veo continuamente. Deberías haberte quedado en casa, Rachael. Deberías haber acudido a la policia.
    – No todos tenemos esa opción, Rio. Hice todo lo que pude dadas las circunstancias. Solo me quedaré aquí el tiempo necesario hasta que se me cure la pierna.
    – ¿Crees que eso va a suceder de la noche a la mañana?
    Su voz era baja, casi sensual y suave como el terciopelo, pero ella tuvo que contener las lágrimas. Llevaba el peligro con ella, tanto si él quería creerlo como si no. Quería pensar que podía alejarse, mantenerse a salvo, pero sabía que él tenía razón. No quería volver nunca más a la realidad que era su vida. Si estuvo lo bastante desesperada como para desafiar al embravecido río, él debía adivinar que necesitaba algo de tiempo para poder suponer que estaba a salvo.
    El bosque la llamaba, un oscuro santuario capaz de ocultar toda clase de secretos. ¿Por qué no a ella? El follaje y las enredaderas ocultaban su casa situada entre las ramas de un árbol. Tenía que haber un modo de desaparecer en el bosque pluvial.
    – Rio, se que vives aquí porque te ocultas del mundo. ¿No puedes enseñarme a sobrevivir en este lugar? Tiene que haber algún lugar para mí.
    – Nací aquí. El bosque es mi casa y siempre lo será. No puedo vivir en la ciudad. No tengo ningún deseo de vivir y trabajar allí. No quiero ni televisión ni películas. Voy, consigo mis libros y soy un hombre feliz. Una mujer como tú no podría vivir aquí.
    – ¿Como yo? -le miró con sus poderosos ojos oscuros- ¿Una mujer como yo? ¿Y que tipo de mujer soy, Rio? Me gustaría saberlo, porque lo dices mucho. Una mujer como yo.
    Río no volvió la cabeza, estaba divertido e incluso admirado. En la voz de ella había un tono de desafío típicamente femenino. Estaba sentada en su porche delantero, envuelta en su camisa, con el muslo desnudo pegado a su pierna, con una devastadora infección y la selva acechando; y seguía actuando como si estuviera en su propia casa e incluso se molestaba con él.
    En casa con él. A gusto, como si se conocieran desde siempre.
    Un pájaro gritó una advertencia, por encima del follaje. Los monos parecieron dar una alerta. Todo movimiento en el bosque, cesó. Se produjo un repentino y antinatural silencio. Solo se oía el sonido monótono de la lluvia. Rio se puso instantaneamente de pie, escondiendose entre las sombras, elevando el rostro al viento, olisqueando el aire como si percibiera el olor de los enemigos. Chasqueó los dedos, agachándose, cuando los dos leopardos se movieron silenciosamente por la veranda, como si les hubiera convocado. Uno de ellos enseñó los dientes con un silencioso gruñido. Rio se acuclilló lentamente, con cuidado para no hacer ruido, rodeó los cuellos de ambos felinos con los brazos y le acarició mientras les susurraba algo. Cuando se alejó, los dos leopardos treparon a los árboles.
    Río levantó Rachael en sus brazos. Otra vez sus movimientos fueron lentos, muy lentos.
    – No hagas ni un solo ruido. Ni un sonido, Rachael -Sus labios estaban presionados contra su oído, enviando un pequeño estremecimiento por su espina dorsal. Se movió con agilidad para colocarla de espaldas encima de la cama. Estando como estaba pegada a su cuerpo, le notó temblar, algo se movió bajo su piel empujando contra la de ella. La perturbó por un momento. Sus manos fueron suaves cuando la arropó pero ella notó algo afilado a lo largo de su piel, como si algo la hubiera arañado.
    Cogiendo su cara entre las manos, la miró fijamente a los ojos.
    – Tengo que asegurarme de que sabes lo que haces. Estaré ahí -señaló la puerta abierta- será lo mejor. No puedes encender ninguna luz, Rachael, si no quieres delatar tu escondite. Tendrás que arreglartelas a oscuras y te daré un arma, pero tienes que permanecer alerta. ¿Podrás hacerlo?
    La voz de Río era tan solo un hilo. Rachael le miró y quedó atrapada en su feroz mirada. Sus ojos eran, en ese momento, más amarillos que verdes, tenía las pupilas dialtadas y miraba fijamente. Parecía un misterioso e inolvidable animal salvaje a punto de salir de caza. Su corazón empezó a palpitar.
    – Rachael, contéstame. Tengo que saberlo -un destello de preocupación atravesó sus ojos. Su expresión era sombría- Viene alguien.
    Había algo completamente diferente en sus ojos. No era una alucinación. Sus ojos eran enormes, amplios, miraban fijamente, había una misteriosa tranquilidad en ellos, algo intensamente peligroso. La pupilas eran tres veces mayores a las de ningún otro ser humano, permitiéndole ver en la oscura noche. Se humedeció los labios con la lengua. Rio no parpadeó, ni apartó la mirada de su rostro. Sus ojos parecían de mármol o de cristal, viendolo todo, omniscente, terriblemente extraños y, aún así, hermosos.
    – Debes tener una excelente visión por la noche.
    Las palabras sonaron como un chirrido. Estúpida.
    Rachael parecía una niña asustada. Tenía un enemigo real. No podía enfrentarse a seres sobrenaturales y asustarse a sí misma. Enderezó los hombros, decidida a recuperarse.
    – Creo que me han encontrado, Rio. Te harán daño si te quedas conmigo, no les importará que no sepas nada.
    – Puede que no sea nada, pero definitivamente tenemos un intruso. Tengo que asegurarme de que vas a estar bien, Rachael. No quiero volver y encontrarme con que te has pegado un tiro sin querer. Y no quiero que intentes dispararme a mi.
    – Vete, estoy bien. No tengo ningún problema en la vista.
    Y así era. Nunca había tenido ningún problema en ver de noche, pero le parecía ser capaz de ver mucho más claramente que antes. O quizá fuera simplemente que se había acostumbrado a la débil claridad del bosque. Solo tenía una mano sana y le estaba temblando, de modo que la escondió bajo las mantas. Rachael no estaba dispuesta a lloriquear por la sensación de nauseas ante el dolor desgarrador que le produjo el movimiento, no cuando él estaba a punto de salir solo a enfrentarse al intruso.
    Él comprobó el arma, y la depositó en la cama, al lado de ella. Le puso la mano en la frente. Estaba caliente.
    – Permanece alerta, Rachael.
    Río estaba poco dispuesto a abandonarla. Algo le decía que estaba reviviendo una vieja escena: recordaba haberla acariciado, el tacto de su pelo deslizándose entre sus dedos mientras se adentraba en la noche para cazar a un enemigo. Y cuando volvía… algo le apretó dolorosamente el corazón.
    – Rachael, tienes que estar aquí cuando regrese. Tienes que vivir para mi.
    No tenía ni idea de porqué lo decía. No sabía porque lo sentía, pero tuvo la acuciante necesidad de advertirla. Algo había sucedido o estaba a punto de suceder, otra cosa no tenía sentido. Al parecer su cerebro guardaba una memoria que le decía que Rachael no debería estar allí.
    – Buena caza, Rio. Que toda la magia del bosque te acompañe y que la fortuna sea tu compañera de viaje -las palabras salieron de su boca, y la voz era la suya, pero Rachael no tenía ni idea de donde habían salido.
    Supo instintivamente que había pronunciado unas palabras rituales, pero no como las conocía ni a que ritual pertenecían; lo único que sabía era que las había dicho antes.
    Se pasó la mano por la cara en un esfuerzo para desterrar las cosas que no entendía.
    – Estaré bien. Puedo manejar un arma, ya lo he hecho antes. Tú ten cuidado.
    Rio la miró fijamente a los ojos durante un largo instante, temiendo apartar la mirada de ella y de que cuando volviera, hubiera desaparecido… o la encontrara muerta, intentando proteger a su hijo desesperadamente. Echó la cabeza hacia atrás; un rabia feroz y un dolor terrible se conjugaron en una bola de emociones imposibles de entender.
    – Sobrevive, Rachael -repitió bruscamente. Una orden, una súplica. Se obligó a apartarse de ella y salir.
    El cambio ya estaba ocurriendo en su corazón y en su mente, el peligroso felino que había en su interior apareció; la piel onduló en brazos y piernas, se le dobló el cuerpo, se retorció, los musculos se estiraron y alargaron. Abrazó el cambio, el modo de vida que había elegido, aceptando el poder y la fuerza del leopardo, dándole rienda suelta en la seguridad de su territorio. Rio estiró los brazos, los dedos se extendieron mientras se le curvaban los nudillos y las garras arañaban el suelo de la terraza, retrayéndose después.
    El leopardo era grande. Se sentó tranquilamente, levantando la cabeza para olisquear el viento. Sus bigotes actuaban como un radar, recogiendo todos y cada uno de los detalles de lo que le rodeaba. Los músculos se tensaron, poderosos y fuertes mientras el animal se agachaba y saltaba hasta un gran rama que se elevaba, alejándose de la casa. Se movió a favor del viento, bajo el dosel de hojas. Cuando el leopardo miró hacia atrás comprobó que las enredaderas y el follaje protegían la casa de las miradas curiosas. En la oscuridad era casi imposible distinguirla a menos que se conociera su existencia.
    El bosque rebosaba de información, desde el sumbido de los insectos hasta los gritos de advertencia de un pájaro. Rio se movió rápida y silenciosamente por las anchas ramas, manteniendose agachado, clavando las uñas en la madera mientras seguía subiendo, retrayéndolas cuando andaba entre el follaje con cuidado para no mover las hojas. El más pequeño de los otros dos leopardos surgió entre la cerrada niebla, con el hocico retraído en un gruñido. Rio se quedó completamente quieto, agachándose más, levantando la cabeza para olisquear el viento.
    El intruso no era humano. Inmediatamente el carácter feroz del leopardo se elevó y se extendió con la violencia de un volcán. Río aceptó la rabia y la ferocidad, las canalizó profundamente en el corazón de la bestia. Se movió con la mayor precaución, sabiendo que estaba siendo acechado, sabiendo que alguien de su propia especie había decidido traicionarlo. Su labio se elevó en un gruñido silencioso, revelando unos enormes colmillos. Moviendo las orejas, el leopardo empezó a moverse lentamente entre la abundante vegetación que cubría el suelo del bosque. El viento trajo el olor del traidor, señalando su posición a pocos metros de Rio.
    Rio se arrastró a través de una rama grande por encima del descubierto leopardo. Era macho y grande. El animal balanceó su cabeza, alerta, mirando con desconfianza hacia el árbol donde Río permanecía agachado e inmóvil. Inmediatamente, Franz, oculto en algún lugar entre los densos arbustos, pisó deliberadamente una pequeña rama, partiendola por la mitad. El sonido retumbó en el silencio del bosque.
    El leopardo moteado se tranquilizó, se agachó mirando con atención en la dirección donde se encontraba el leopardo más pequeño. Rio aprovechó la oportunidad para acercarse, en silencio, cautelosamente. Franz había arriesgado su vida. Si daba con él, el leopardo más grande lo mataría fácilmente. El leopardo moteado, más grande, estaba definitivamente de caza.
    Rio se movió con agilidad sobre la rama de árbol, saltó silenciosamente a la rama de debajo, se quedó quieto cuando el leopardo moteado levantó la cabeza para oler el viento. Fritz, varios centenares de metros más lejos de Franz, emitió un gruñido bajo que el viento llevó al interior del bosque. El lopardo moteado se agachó, echó hacia atrás los labios, separó las orejas y bajó la cola en posición de ataque, mirando atentamente hacia la dirección del sonido.
    Río se lanzó, saltando ágilmente desde arriba. El leopardo moteado se volvió en el último momento sacando sus enormes garras, arañando a Rio en el costado pero sin poder evitar por completo el mortal mordisco de Rio cuando le clavó los colmillos en la garganta.
    Inmediatamente el bosque volvió a la vida con el ruido de la batalla; los monos chillaron, los pájaros echaron a volar, los murciélagos saltaron de árbol en árbol mientras los dos enormes felinos enseñaban colmillos y garras, rodándo por el suelo del bosque e intentando matarse. Donde antes había silencio, ahora solo había caos, los animales se gritaban advertencias los unos a los otros mientras la mortal batalla continuaba. Un orangután, recostado en su cama de hojas entre las ramas de los árboles, lanzó con fastidio un puñado de hojas hacia los dos felinos, que luchaban y se gruñían en un peligroso baile de afiladas garras y penetrantes dientes.
    Los leopardos usaban su peso, se retorcían en posiciones casi imposibles, curvando la espina dorsal, dando vueltas el uno alrededor del otro, lanzandose a la garganta del contrario. La batalla fue breve, pero feroz, los gruñidos y los feroces rugidos reverberaban entre los árboles, directamente a la cúpula de amenazantes nubes que cubrian el cielo. Las nubes respondierón lanzando una lluvia torrencial. Aunque las gotas apenas podían traspasar el techo de árboles, fue suficiente para tranquilizar a los monos que chillaban y hacer que los pájaros corrieran a ponerse a cubierto.
    El leopardo moteado empezó a rodar para librarse del asimiento de Rio y echó a correr, subiendose a las ramas y moviendose con rápidez para huir. El furioso felino se dirigió intencionadamente hacia el lugar donde estaba el leopardo más pequeño. Rio inició la persecución enviando un aviso de advertencia, pero el leopardo moteado ya estaba encima de Fritz, agarrándole el cuello entre los colmillos y sacudiéndolo de un lado a otro brutalmente. Lo dejó caer al suelo y saltó al tiempo que Rio se lanzaba al ataque. Las garras se clavaron en los cuartos traseros del leopardo moteado. Su aullido de dolor hizo que los pájaros salieran volando otra vez, pero siguió huyendo, clavando las garras en las ramas para escapar.
    Río se lanzó rápidamente al suelo para evaluar los daños de Fritz. El otro leopardo le había producido una herida grave, pero estaba vivo. Rio siseó una advertencia cargada de furia. Tuvo que luchar contra su propia naturaleza que le ordenaba perseguir a la presa que huía. Contuvo el deseo que ardía en su estómago exigiendo venganza.
    No le cabía ninguna duda de que se había enfrentado a uno de su clase, una inteligente mezcla de leopardo y hombre. Había ido a matarle. Rio conocía a casi todos los suyos; eran pocos los que vivían en el bosque. Muchos estaban dispersos por otros países y algunos habían decidido vivir en las ciudades como humanos; pero la mayoría no se conocían entre sí. Rio no reconoció el olor de su perseguidor, pero si la astucia de decidir no matar al leopardo nublado en un arranque de ira. El ataque había sido hecho a sangre fría y había aprovechado el momento oportuno. El leopardo moteado sabía que Rio jamás abandonaría al otro mortalmente herido, para perseguirle. Y eso le indicaba más cosas. Su perseguidor sabía que Rio viajaba con dos leopardos nublados.
    Miró cautelosamente a su alrededor, olfateando el viento. Su gruñido era una demanda de información dirigida a los habitantes de los árboles. El grito provino de un grupo de monos. Rio recobró su forma humana, permitió que el dolor le invadiera cuando músculos y tendones se retorcieron, contrayéndose y estirándose. Se agachó al lado del leopardo nublado, evaluando los daños. Las heridas eran profundas. Taponó los agujeros y presionó, murmurando palabras tranquilizadoras mientras lo hacía e ignorando los profundos arañazos de su propia piel.
    – Franz, permanece alerta -ordenó mientras levantaba a Fritz en sus brazos.
    Rio tenía que mantener la presión sobre las dos heridas de colmillos mientras corría por el bosque, abriéndose camino entre los árboles, saltando sobre troncos caídos, vadeando dos pequeños riachuelos crecidos por la lluvia, recorriendo el desigual camino tan rápidamente como podía. Sus músculos eran los de un leopardo, pensados para llevar una presa grande. No notaba el peso del leopardo nublado, pero en su forma humana, su piel no era tan resistente como en su forma animal, y el bosque le producía heridas mientras corría por él.
    Río saltó sobre la recia rama que conducía a su casa con la facilidad que le daba la práctica, y, manteniendo cuidadosamente el equilibrió, recorrió el laberinto de ramas hasta llegar al porche. Llamó para avisar a Rachael, con la esperanza de que no le pegara un tiro cuando empujó la puerta con la cadera para abrirla. Fritz, recostado en él, giró la cabeza para levantar la vista atemorizado. Los costados del pequeño leopardo subían y bajaban intentando respirar, con la piel cubierta de sangre.
    Rachael jadeó, empujando el arma bajo la almohada.
    – ¿Qué pasó? ¿Qué puedo hacer?
    La cara de Río era una máscara peligrosa, feroz, parecia un guerrero, con los ojos brillantes de cólera. La miró sin parpadear, con todo su poder, comprobando que estaba bien. Rachael se enfrentó a su penetrante mirada.
    – De verdad, Rio, deja que te ayude.
    Cambió inmediatamente de dirección y llevó al animal herido a la cama.
    – ¿Puedes sujetarle?
    Rachael no se inmutó por la pregunta. Se limitó a demostrarselo, manteniendo una expresión serena aunque le palpitaba el corazón y el dolor la hizo marearse. Tenía bastante práctica en esconder el miedo. El felino estaba gravemente herido y por lo tanto era mucho más peligroso que en su estado habitual. Se le secó la boca cuando le puso el animal en el regazo y le colocó primero una mano y luego la otra en las incisiones. Rachael se encontró con un leopardo de cincuenta libras en el regazo y las manos presionando el cuello cubierto de sangre.
    Río encendió la lámpara y llevó el botiquín a la cama, arrodillándose al lado de la cabeza del animal.
    – Aguanta Fritz -murmuró- se que duele pero vamos a curarte.
    No miró a Rachael si no que trabajó sobre el felino con manos tranquilas, estables y muy seguras.
    Tenía la cabeza inclinada, el pelo negro caía alrededor de su rostro. En la piel tenía sudor y sangre, y olía a bosque y a piel húmeda. Mientras se esforzaba en curar al felino, su cara aprecía estar tallada en piedra.
    – Las heridas son profundas, como las de tu pierna. A ti te cosí, pero dejé que las incisiones sangraran. Voy a tener que hacer lo mismo con Fritz. Lo mejor que puedo hacer es limpiar las heridas a fondo, darle antibióticos y esperar que no se infecten. Si lo hacen tendré que abrirlas.
    Mientras Rio desinfectaba las heridas, Fritz abrió la boca, enseñó sus largos colmillos y soltó un terrible aullido. Rachael suspiró y mantuvo la mirada fija en Rio, en su cara en vez de en sus manos, temiendo que si veía los dientes del felino también empezaría a gritar.
    Franz contestó a Fritz, paseando, agitado, arriba y abajo sin cesar. Saltó sobre la cama sin previo aviso, casi aplastando las piernas de Rachael. El dolor le recorrió el cuerpo, tomó aire, y soltó un grito estrangulado. Por un instante la habitación pareció dar vueltas y oscurecerse.
    – ¡Rachael! -la voz de Rio era penetrante al llamarla. Sacó a Franz de la cama con el brazo- Quédate en el maldito suelo -gruñó, con voz cargada de amenaza.
    Para sorpresa de Rachael, sus manos todavía tocaban la piel de Fritz. Aplicó más presión mientras sacudía la cabeza.
    – Lo siento, no esperaba que fuera a hacer eso.
    – Lo has hecho bien -dijo él- ¿Puedes continuar?
    – Si tú puedes, yo también -contestó ella.
    Entonces la miró con sus vivos ojos verdes, con algo que ella no pudo identificar, en las profundidades de sus ojos. Su mirada recorrió su rostro como si quisiera darle fuerza solo con mirarla. Luego volvió su atención al felino.
    Rachael soltó el aliento despacio, conteniendo la bilis que le subía a la garganta por el palpitante dolor de su pierna. Había algo en su expresión. Algo recíproco, una conexión. Escuchó el sonido de su voz grave mientras le hablaba suavemente al felino, tranquilizándole mientras le cosía la herida. Se encontró acariciando la piel del leopardo con la mano libre; el animal temblaba pero permanecía inmóvil bajo los cuidados de Rio.
    Rachael esperó hasta que Río empezó a trabajar en la segunda herida de colmillos.
    – ¿Cómo sucedió?
    – Había un leopardo grande, moteado, un macho, en el bosque. Atacó a Fritz. Por suerte lo soltó sin partirle la tráquea.
    Ella miró los profundos arañazos de Rio.
    – ¿Te enfrentaste a un leopardo que intentaba matar a tu mascota?
    Un rápido destello de impaciencia cruzó su rostro.
    – Te dije que Fritz y Franz no son mascotas. Son mis amigos, no intentaba salvar a Fritz, él estaba intentando protegerme y recibió la peor parte.
    Rachael se inclinó sobre el animal que tenía en el regazo, examinando el trozo de oreja que le faltaba.
    – ¿Este es Fritz?
    Él asintió mientras prestaba atención a lo que estaba haciendo.
    – Esta herida no es tan profunda como la otra. Voy a darle algo para la infección. El leopardo hizo esto intencionadamente.
    – ¿Por qué?
    No lo miró al hacer la pregunta. Rio había hablado entre dientes, como si le estuvieran arrancando las palabras, las dijo sin ser consciente, enfadado con el leopardo por haber herido al felino más pequeño. Presintió que Rio estaba a punto de decirle algo muy importante.
    Río la miró.
    – Creo que estaba intentando cazarnos a uno de nosotros. Pero no estoy seguro de a quien. Al principio pensé que era a mí, pero ahora no estoy tan seguro.
    Ella oyó el ruido sordo de su corazón y contó los latidos. Era un truco que utilizaba cuando quería saber más pero no quería reacionar demasiado rápido. Algo en su interior se endureció cuando la miró de frente, con su penetrante mirada. Había algo en sus ojos que no podía interpretar. Una peligrosa mezcla de animal y hombre. Rachael sabía que los ojos de los felinos tenían una capa de tejido reflectante detrás de la retina que les permitía concentrar toda la luz posible incluso durante la noches más oscuras o en el interior de un bosque en penumbra. Se llamaba «tapetum lucidum» la membrana funcionaba como un espejo, permitiendo que la luz llegara a la retina una segunda vez, proporcionando una máxima visión. La membrana también era la responsable de los iridiscentes colores amarillo, verde y rojo que Rachael había observado en Rio y en los leopardos nublados.
    – ¿Por qué iba a querer cazarnos a cualquiera de los dos un leopardo, Rio? -Le pinchó- No tiene sentido que al enorme felino le importara a cual de los dos mataba y se comía.
    Se hizo un largo silencio, roto tan solo por el sonido del viento y de la incesante lluvia; Franz paseaba de un lado a otro, agitado y Rachael estaba convencida de que Rio podía oir los latidos de su corazón.
    – No creo que fuera un leopardo de los que tú conoces. Creo que era de una especie completamente distinta -la voz de Rio se mezclaba con los secretos de la noche, secretos y sombras que no quería examinar.
    Rachael no expresó la protesta que estaba a punto de salir. Estaba segura de que Rio no estaba siendo melodramático. No creía que supiera como serlo.
    – Lo siento, no estoy segura de entenderte. ¿Dices que hay una nueva especie de leopardo, aquí bajo el bosque pluvial, que no ha sido descubierto? ¿O se trata de una especie creada genéticamente?
    – Una especie que lleva existiendo varios miles de años.
    Ella frotó los oídos del leopardo nublado.
    – ¿En qué son diferentes?
    Él la miró entonces, clavando de lleno sus extraños ojos en ella.
    – No son ni animales ni humanos. Son ambas cosas y ninguna de las dos.
    Rachael se quedó quieta, arrancó la mirada del poder de la de él, recordando algo.
    – Hace mucho tiempo, cuando era niña, mi madre me contó una historia sobre una especie de leopardos. Bueno, no eran leopardos, eran una especie capaz de convertirse en leopardos o en grandes felinos. Tenían algunas características de los leopardos, pero tambien de los seres humanos y de su propia especie, una clase de mezcla de las tres cosas. Nunca más he oído que nadie los mencionara hasta ahora. ¿Es a eso a lo que te refieres?
    Pocas cosas hubieran podido sobresaltar más a Rio, sus manos quedaron suspendidas en el aire mientras la miraba fijamente.
    – ¿Cómo se enteró tu madre de los hombres-leopardo? Pocas personas, aparte de los pertenecientes a la especie, conocen su existencia.
    – ¿Sabes lo que estás diciendo, Rio? ¿Existe tal especie? Pensaba que era solo un cuento que a mi madre le gustaba contarme por las noches cuando estábamos a solas las dos. Siempre me hablaba de los hombres-leopardo cuando me iba a dormir -frunció el ceño, intentando recordad las viejas historias de su niñez- No los llamaba hombres-leopardo, les llamaba de otra forma.
    Río se puso rígido, su brillante mirada azotando su cara.
    – ¿Cómo les llamaba?
    No conseguía recordar el nombre.
    – Yo era una niña, Rio. Era una jovencita cuando ella murió y fuimos a vivir con… -se tranquilizó y se encogió de hombros- No importa. ¿Dices que hay una posiblidad de que tal especie exista? Y si es así ¿por qué iba a querer uno de ellos matarnos? ¿O a mi en concreto?
    – Formo parte de una lista negra, Rachael. He provocado a los bandidos algunas veces, quitándoles lo que no les pertenece y haciendoles perder mucho dinero. No les ha gustado y quieren verme muerto -se encogió de hombros con cansancio- Sostenlo un par de minutos más mientras le preparo una cama.
    – Y yo he empeorado las cosas al venir aquí ¿verdad?
    – Una lista negra es una lista negra, Rachael. No creo que, una vez que estás en ella, las cosas puedan empeorar. Si encuentran tu rastro, nos moveremos. No van a perseguirnos por el bosque, prefieren el río. Y cuento con gente que puede echar una mano si es necesario. Conozco a todos los miembros de las tribus de por aquí y ellos me conocen. Si entran en el bosque, me enteraré -apagó la luz, dejando la estancia sumida en la oscuridad.
    – Pero no si uno de esos hombres-leopardo trabaja para ellos -adivinó ella, parpadeando rápidamente para adaptarse al cambio de luz. La luna intentaba valerosamente abrirse paso a pesar de las nubes y la espesa vegetación, pero era un simple rayo a lo lejos- Y si esa expecie existe ¿por qué no han sido descubiertos todavía? Tendrían que ser sumamente inteligentes.
    – Y fríos bajo el fuego; astutos, precavidos. Quemar a sus muertos a la mayor temperatura posible. Buscar los restos de alguno que murió accidentalmente. Tener prohibido reunirse para rescatar a alguien si ese alguien ha sido cogido por un cazador. La sociedad tendría que ser superior, dependiendo los unos de los otros y sumamente hábil y secreta.
    – Como tú -No podía imaginarse su rostro cambiando, lanzándose sobre ella con el hocico y los dientes de un leopardo macho adulto sustituyendo su cabeza.
    Él volvió a la cama, dominándola con su estatura, recorriendo su rostro con sus vívidos ojos verdes.
    – Como yo -accedió. Se inclinó y levantó las cincuenta libras de peso del leopardo nublado, acunándolo contra su pecho.
    Los dedos de Rachael aferraron la colcha. ¿Era posible? ¿Era producto de su enfebrecida imaginación o Rio era capaz de convertirse en un leopardo? Le miró mientras se agachaba junto al felino, vio los arañazos sanguinolentos que cubrián su espalda, sus costados y los muslos, y una lágrima cayó sobre su cuello. No le importaba lo que fuese. No tenía importancia, no cuando estaba acariciando al felino herido y le murmuraba cariñosas tonterías. Rachael tragó el nudo de miedo que bloqueaba su garganta.
    – Rio, estás sangrando. ¿Estás malherido?
    Río se levantó y se volvió para mirarla. Había genuina preocupación en su voz y en las profundidades oscuras de sus ojos. Su compasión le afectó en algún lugar muy profundo, en un sitio que quería olvidar que existía. Le hacía perder el control y eso era más peligroso de lo que podía suponer. Rio encogió los hombros.
    – No es nada importante, solo unos rasguños.
    Rachael lo estudió como andaba por el suelo con los pies desnudos. Su forma de andar, normalmente llana de sinuosa gracia, era ligeramente rígida. Los arañazos parecían profundos y tenían mal aspecto; pensó que debía haber más de una herida de mordiscos.
    – Siempre tienes que ocuparte de todo el mundo antes que de ti mismo. Luchaste con ese leopardo ¿verdad? No llevabas armas. Dudo que tuvieras un cuchillo. ¿Qué hiciste? ¿Luchaste con él con las manos desnudas?
    Río cogío el botiquín y comenzó a limpiarse las heridas que quemaban con el antiséptico. Rachael soltó un suave suspiro, sintiendose perdida. Parecía cansado y enfermo, sabía que las heridas tenían que dolerle. No respondió a sus preguntas, pero estaba segura de que tenía razón. Tenía que haberse visto impliado en una lucha a muerte con una especie de felino y sin armas de ninguna clase. Y era imposible que se tratara de un felino pequeño. Se mordió el labio inferior para mantener la boca cerrada, decidida a no molestarlo con más preguntas.
    Metió la cabeza en la tina que usaba a modo de fregadero y se echó agua en el pelo. Era impresionante, allí en la oscuridad rota tan solo por un rayo de luna que caía sobre él. Su pelo tenía el brillo de la seda. Las sombras del follaje, movido por el viento, pasearon sobre su espalda y sus nalgas en una rápida sucesión, cubriendole rápidamente mientras se lavaba. Cuando se incorporó y se medio volvió hacia ella, sus ojos captaron la luz de la luna, reflejándola con un misterioso color rojo. Los ojos de un depredador. Los ojos de un leopardo.
    Rachael contuvo el aliento y se esforzó en controlar los salvajes latidos de su corazón. No solo eran sus ojos los que podían asustarla; siempre le rodeaba un halo de peligro y salvajismo. Estaba segura de tener razón en que sus ojos eran diferentes, semejantes a los de un gato. Él dio un paso hacia la cama, y pudo verle con mayor claridad, distinguiendo el cansancio y el dolor grabados en su rostro. De inmediato el temor fue sustituido por la preocupación.
    – Rio, ven a la cama.
    Él estudió su expresión. Suave. Invitadora. Tentadora. Su boca era pecaminosa. Tenía muchas fantasías que incluían esa boca. Su cuerpo. Su cuerpo exuberante, tan suave y cálido, era perfecto para el suyo; era una invitación a la que no podía ignorar mucho tiempo más. Cuanto más tiempo permaneciera en su casa, más pertenecería a ese lugar.
    – Maldición, Rachael, no soy un santo -su voz era áspera y deliberadamente desafiante. Estaba tan tenso y malhumorado que quería discutir con ella. Quería volver a la selva y descargar su furia lejos de ella. Si su obsesión por Rachael continuaba creciendo, no sabía lo que iba a hacer.
    Rachael, como de costumbre, hizo algo inesperado. Se echó a reir con despreocupación y nada asustada.
    – No tienes porque preocuparte, Rio, no voy a confundirte con uno.
    – ¿Entonces por qué me miras así? ¿No te das cuenta de lo vulnerable que eres ahora?
    – Creo que tú eres el vulnerable, Rio, no yo. Ven a la cama y deja de interpretar el papel de macho. Puedes poner expresión de He-Man mañana y haré todo lo posible por fingir miedo si eso es lo que necesitas, pero ahora mismo tienes que dormir. Sexo no, dormir.
    – Tú crees que necesito dormir -protestó, pero se deslizó a su lado en la cama, obedientemente.
    Era cálida y suave y todo lo que sabía que sería. Rio la rodeó con sus brazos, adaptó su cuerpo al suyo, acoplando su erección contra la unión de sus nalgas y apoyó la cabeza sobre la suave curva de su pecho.
    – Sé que necesitas descansar. Solo un rato. Si lo que te preocupa es que alguien esté tras de ti, me quedaré vigilando. -Notaba la seda de su pelo, humedo después del lavado, acariciando su pezón. Le rodeó la cabeza con los brazos, acunándole contra ella, sumergiendo los dedos en la gruesa mata de pelo
    – Debería haber comprobado tu pierna después de que ese estúpido gato saltó sobre ella.
    Su aliento era cálido contra su pecho. Sintió que el deseo la perforaba como una espada.
    – Duerme, Rio, podemos hacerlo por la mañana.
    Durante lo que quedaba de noche fingiría que era suyo. Su propio guerrero amable, preparado para la batalla, una mezcla de peligro y tenura a la que le era impossible resistirse.

CAPÍTULO 6

   
    Rio se despertó antes del amanecer. Era su hora favorita del día. Amaba enterrar su cara entre los tibios pechos de Rachael y permanecer allí simplemente escuchando los suaves gritos de los pájaros mañaneros y la continua sinfonía del bosque mientras la apretaba contra él. En esos momentos, justo antes del amanecer, se sentía más vivo, más completo antes de que su hábitat volviera a la vida y se viera sumergido en las exigencias del día. Rachel respiraba tan suavemente, inspiraba y expiraba, cálidamente como dándole la bienvenida, su piel era como una invitación lujuriosa al paraíso. Conocía cada línea, cada hueco. Su cuerpo estaba profundamente grabado en su memoria. Conocía sus formas mejor que ella misma, y conocía todas las formas de complacerla.
    Rio sonrió y enterró su cara en el valle que se formaba entre sus pechos para poder inhalar su esencia. Parecía que siempre olía a flores. Estaba seguro que eran los jabones y el shampoo que fabricaba con pétalos y hierbas del bosque. Su lengua se enroscó alrededor de uno de sus pezones, con un movimiento lento y perezoso. La vida era perfecta al amanecer. Aspiró su aroma. Su Rachael. Su mundo. Allí en ese mundo secreto que compartían, con la luz filtrándose a través de las copas de los árboles, Rio encontró la fuerza, la pasión y todo lo que podría necesitar alguna vez para existir y vivir.
    Hocicó en su pecho, envolvió su tentador pezón con la lengua por segunda vez y lo atrajo dentro de su boca, succionando suavemente. Rachael se removió, acomodándose para poder alinear mejor su cuerpo con el de él, arqueando la espalda un poco más para ofrecer sus pechos mientras sus brazos treparon por su cabeza para acunarla más cerca de ella. Amaba que reaccionara de esta forma, esa primera, soñolienta oferta que le hacía de su cuerpo. Incluso antes de introducir uno de sus dedos muy dentro de ella para comprobar su disposición, sabía que la encontraría caliente y mojada dándole la bienvenida.
    Hacer el amor con Rachael siempre era una aventura. Podían generar tanta ternura juntos como para que asomaran lágrimas a sus ojos, o podían ser tan rudos y salvajes, mostrando una total desinhibición. Rachael arañaría su espalda, hundiéndole las uñas en la carne o lo montaría con salvaje abandono. A veces pasaba una hora solamente haciéndole el amor, dándose un festín con ella. Su cuerpo le era tan familiar, pero igualmente hacía que se sintiera lleno, duro y a punto de reventar por la necesidad de estar adentro de ella, tan ansioso que le dolía el cuerpo. Como si fuera la primera vez. Como todas y cada una de las veces que la tocaba.
    Movió las manos por sobre su cuerpo, por esa piel caliente y suave, que lo provocaba y lo tentaba, un placer que apenas podía creer que fuera suyo. Levantó la cara hacia ella, apretando su boca contra la suya, un beso duro, posesivo que les robó el aliento obligándoles a intercambiar el aire mientras el mundo giraba a su alrededor. Su boca estaba caliente y dulce y le era dolorosamente familiar.
    Por un momento, allí al amanecer cuando no importaba nada, cuando no tenía que aparentar una veta de civilización, solía permitir que asomara su naturaleza salvaje. Como siempre también se alzaron sus ansias de poseerla, los celos y una negra necesidad predatoria de reclamar a Rachael como suya. La bestia, siempre tan cercana a la superficie, se alzó con él, salvaje y rugiendo por ella, queriéndola con cada fibra de su ser. Su piel ardía mientras comprobaba su aceptación, sus músculos se contrajeron cuando la arrastraba más cerca de él, subiendo su pierna sobre los muslos de ella para ubicarla debajo. A ella nunca le molestaba que la bestia estuviera tan cerca de la superficie, aunque sintiera el roce de la pelambre contra su sensible piel. Siempre lo aceptaba, siempre lo deseaba, siempre le daba la bienvenida.
    Ella se río suavemente dentro de su boca mientras la devoraba, se alimentaba de ella, besándola una y otra vez sin refrenarse. La deseaba tanto, quería enterrarse profundamente en su interior pues ese era el lugar donde pertenecía, donde el mundo siempre estaba bien. La envolvió en sus brazos mientras las manos de ella exploraban los músculos de su pecho. Se percibía un toque de posesión en su tacto mientras le deslizaba la mano por el estómago hasta encontrar el largo de su dura erección. Cerró firmemente el puño a su alrededor, haciendo que se sofocara debido a la mezcla de placer y dolor que le proporcionaba
    – Quiero saborearte esta mañana -susurró él- apenas puedo esperar para sentir como te retuerces de esa forma que acostumbras hacerlo, con tu puño tirando de mi cabello, pidiéndome más rápido, más rápido, más rápido -le besó la barbilla, la garganta, la suave curva de su pecho.
    – Ah si -contestó ella notándose en su voz una nota burlona- y yo que pensaba que esta mañana te iba a volver loco. ¿Podrías imaginarte por un momento que te tomo en la boca? Creo que es mi turno, ya que la última vez fuimos interrumpidos bruscamente.
    Sus dedos danzaron por encima de él, de esa forma que sólo Rachael sabía hacer, provocando, acariciando, pequeñas caricias ideadas para volverlo loco. Si lo tomaba en su boca iba a explotar, una fuerte, salvaje erupción que la haría reír, y demandar satisfacción. La conocía tan bien, aunque no del todo. Rachael, su dama, su razón de existir.
    Cambió el peso de su cuerpo y la arrastró hasta ubicarla debajo, deslizándole la rodilla entre las piernas con precisión experta, para dejar expuesto su atrayente calor. Se acomodó encima, sobre ella, presionando contra sus caderas abriéndola, anticipando el placer que le proporcionaría. Se alejó de la tentación, deslizándose hacia abajo, con la lengua recorriendo su sexy ombligo, sus dientes raspando su estómago plano. Su cadera presionada contra la de ella, demandando, corrió su pierna hacia un lado.
    Rachael gritó, un brutal grito de dolor, alejándose para enroscarse hasta quedar en posición fetal. Su grito hizo que los monos en los árboles empezaran a parlotear y los pájaros a rezongar. Ahogó el sonido rápidamente, aspirando profundamente para retomar el control.
    El mundo perfecto de Rio se hizo pedazos.
    – ¿Que diablos estoy haciendo? Maldición, Demonios -Gimiendo, rodó lejos de ella hasta quedar tendido de espaldas, cubriéndose el rostro con ambas manos- Lo siento, Rachael, demonios, realmente lo siento. No sé lo que paso. Lo juro, por un minuto, yo era otra persona. O tú eras otra persona, o ambos éramos los mismos pero diferentes de cierta forma. ¡Infierno! Ni siquiera sé lo que estoy diciendo -Retiró las manos de su cara y la miró, con expresión triste- ¿Estás bien?
    Para su asombro, Rachael se dio la vuelta, delicadamente, con sumo cuidado, y le hundió los dedos en el cabello.
    – No me rompo tan fácilmente Rio. Pude haber dicho que no. Por un momento, yo también sentí que era otra persona. Te conocía íntimamente, te pertenecía y había sido así por un largo tiempo. Me sentí tan cómoda, tan completa. Creo que hubiera sido muy feliz de haber sido esa otra persona, pero mi pierna hizo que volviera a la realidad. Soy yo la que debería disculparse.
    – Te asusté.
    Le dio un tirón a su cabello y ese gesto fue extrañamente familiar.
    – ¿Parezco asustada? Pensé que había cooperado bastante. Me dolió la pierna cuando la moví, de otra forma, hubiera saltado sobre ti.
    El rodó hasta ponerse de costado, apoyando la cabeza en una mano.
    – ¿Por qué Rachael? ¿Tienes miedo de decirme que no? -Aún no podía controlar su respiración totalmente y su cuerpo estaba duro y deseoso, realmente adolorido. Más que nada quería volver a besarla, quería que su cuerpo le perteneciera. Quería que ella le perteneciera- Se que debes sentirte vulnerable por estar sola conmigo de esta forma, especialmente estando herida, pero te juro, que no suelo imponerme a las mujeres.
    – Rio estás siendo tonto. Nos sentimos atraídos físicamente el uno por el otro. Hace días que vengo observando tu cuerpo. ¿Cómo podría no sentirme atraída? Si hubieras tratado de forzarme y yo no hubiera sido receptiva, te hubiera pegado en la cabeza con algo -le sonrió- Y ya sabes que soy muy capaz de eso. Por el momento tengo una herida en la pierna y no puedes darte cuenta pero, tengo algo de entrenamiento en defensa propia. En cierto momento estuviste muy vulnerable cuando estabas… hum… erecto. Teniendo o no la pierna herida, podría habérmelas arreglado para lastimarte.
    – Cuando estoy contigo… -Rio luchó para encontrar las palabras adecuadas- Es como si siempre hubiera estado contigo, como si te conociera de siempre, como si estuviera habituado a hacerte el amor. Juro que a veces se me hace difícil ver la diferencia entre lo que es real y lo que es producto de mi imaginación. Es una locura.
    Se inclinó hacia ella, cerca, tanto que las puntas de sus senos empujaron contra su pecho. Inmediatamente la sensación se sintió familiar, perfecta.
    – Como llegar a casa -Suspiró- No estoy acostumbrado a estar con gente por un período continuo de tiempo, me hace sentir incómodo, pero contigo, no puedo imaginarme el estar sin ti -Le enmarcó la cara con las manos- Te deseo tanto que puedo sentir tu sabor en mi boca. Sé exactamente lo que vas a sentir cuando te penetre -Las puntas de sus dedos resbalaron hacia abajo por su cuello, sobre sus hombros para terminar trazándole el contorno del seno- Conozco tu silueta, cada curva, como si tuviera un mapa en mi mente.
    Rachael sabía que se convertía en una persona sin cerebro cuando esas manos recorrían su cuerpo, dándole forma a sus senos, sus dedos deslizándose sobre sus tensos pezones enviando relámpagos a través de su torrente sanguíneo. Pero no era una mujer común a la que se le presentaba una oportunidad para amar. Podía tener una corta aventura, pero luego tenía que seguir adelante, dejarlo. Cada momento que pasaba con él lo ponía en peligro.
    Tuvo cuidado de esconder detrás de las pestañas la expresión de sus ojos que denotaba el calor y el fuego que despertaba su toque.
    – Me siento diferente. Desde la primera vez que llegué al bosque pluvial. Me siento completamente viva, como si algo dentro de mí tratara de liberarse -y se sentía altamente sexual. Desde que había llegado a esta casa, este lugar, el estar cerca de este hombre, a pesar de la fiebre o quizás debido a la fiebre, hacía que estuviera en un continuo estado de excitación. Ardía por él, pensaba en él noche y día, soñaba con él.
    – Rachael, sabes ¿esa marca de nacimiento que tienes allí abajo en tu cadera? Sabía que estaba allí antes de verla. Sé exactamente como te gusta que te acaricien -Se sentó, pasándose la mano por el cabello agitadamente, dejándolo revuelto y salvaje, tan indomable como él mismo- ¿Cómo podía saber ese tipo de cosas?
    Ella también sabía lo que le gustaba y lo que le disgustaba íntimamente. A veces sus dedos escocían por la necesidad de recorrer su plano estómago con ellos. Provocando y acariciando, siguiendo con su lengua tras el rastro que dejaban sus dedos hasta que rogara piedad. Conocía la nota exacta que tendría su voz, el áspero dolor en su tono. El sólo pensar en la necesidad y el hambre que denotaría su voz mandaba olas de fuego a través de su cuerpo.
    Rio suspiró.
    – Deja que le eche una mirada a tu pierna. Entre el gato que saltó sobre ella y yo que te hice daño, probablemente necesite atención -La miró, tenía el oscuro y rizado cabello alborotado alrededor de la cara, los labios apenas separados, casi como una invitación. Sus largas pestañas se levantaron y el se encontró mirándola directamente a los ojos, viendo su necesidad. Notando en ella el mismo ardiente calor que lo estaba quemando tan intensamente. Soltó una maldición ahogada y buscó debajo de la manta hasta alcanzar su tobillo, para destapar la pierna.
    Rachael sintió esos dedos sobre la piel. Su agarre tenía un cierto aire de propietario. Con la yema del pulgar le recorría el tobillo adelante y atrás como una pequeña caricia, cada toque enviaba llamas que recorrían su pierna hasta llegar a la unión de sus muslos. Bajo las manos hasta colocarlas sobre su pie, comenzando a aplicarle un lento masaje que la dejo con el corazón en la boca.
    – Se ve mucho mejor esta mañana, Rachael. Sin ninguna línea rojiza. Todavía está muy hinchada y las dos perforaciones están supurando otra vez. Voy a quitar las vendas y dejaré las heridas al aire para que se sequen.
    Ella puso mala cara.
    – Que agradable. Se estropeará la manta.
    – Tengo un par de toallas que puedo poner debajo -Sus dedos se apretaron alrededor del pie- Rachael, pienso que pronto saldremos del bosque y que salvaras la pierna, pero dejará una cicatriz. Traté de reparar el daño, pero… -retrocedió, la presión que ejercía al agarrarla era lo suficientemente fuerte para revelar su angustia por la insuficiencia de sus cuidados sin decirlo con palabras.
    Rachael se encogió.
    – No estaba preocupada por las cicatrices, Rio. Gracias por lo que hiciste. A mi no me importa.
    – Ahora no te importa, pero cuando vuelvas a tu mundo, a bailar con un vestido ceñido, podría hacer la diferencia -Se forzó a decirlo, a pensarlo. Al momento la bestia se alzó, peleando por obtener el control, la pelambre amenazando irrumpir a través de la piel. Perversos dientes muy afilados empujando para hacerse lugar en su mandíbula. Hasta sus dedos se curvaron, insinuando la inminente erupción de garras muy afiladas en la punta de los dedos.
    – No puedo volver nunca más, Rio -dijo Rachael firmemente- No quiero volver. No hay nada más que muerte esperándome allí. Nunca fui feliz en ese mundo. Me gustaría probar aquí, donde me siento viva, donde me siento cerca de mi madre otra vez. Fueron sus historias las que me hicieron venir a este lugar. Cuando me hablaba del bosque pluvial, me hacía sentir como si estuviera en él, sintiendo sus ruidos, sus olores, su belleza. Sentía como si ya hubiera caminado en él, mucho antes de venir aquí
    – Este no es un entretenimiento para llenar la fantasía de una mujer rica -dijo él, parándose abruptamente. Con el mismo descaro casual con que se ponía un par de tejanos- No hay tiendas aquí, Rachael. Hay cobras y animales salvajes que te cazarán y te comerán.
    – Alguien se las ingenió para poner una cobra dentro de mi habitación cerrada antes de que viajara por el río -dijo. Era difícil no quedarse mirándolo, no notar el juego de los músculos debajo de su piel. Podía ver las cicatrices que cubrían su cuerpo. Muchas de ellas habían sido obviamente inflingidas por grandes gatos. Pero había otras de cuchillos y balas y otras armas que no podía identificar.
    Sacudiendo bruscamente la cabeza, con las manos sobre los botones de sus tejanos, él dijo.
    – ¿Estás segura que la cosa no se metió sola en tu habitación, Rachael?
    Ella denegó con la cabeza.
    – No, la habitación estaba bien cerrada. Me aseguré de ello. Realmente me preparé para este viaje, Rio. Sabía de las víboras y otras criaturas rastreras desagradables y venenosas. Tomé precauciones.
    Rio trató de alcanzarla.
    – Déjame que te ayude a llegar al baño.
    – Creo que puedo hacerlo sola -dijo Rachael.
    No prestó atención a su protesta, simplemente la levantó y la acomodo entre sus brazos, yendo a zancadas hacia la pequeña habitación que se usaba para tener un poco de privacidad. Era un método primitivo, pero al menos Rachael tenía algo de privacidad. La dejó a solas mientras el calentaba un poco de agua para hacer café.
    Rachael se reclinó contra la pared, sosteniéndose para evitar caerse de cara. Estaba sorprendida por su debilidad. La infección la había dejado temblorosa. No estaba segura de poder cruzar la habitación saltando hasta la cama, mucho menos ir hacia afuera a la baranda como había pensado hacer. Necesitaba un respiro de la encantadora masculinidad indomable de Rio. No tenía forma de combatir su hechizo magnético cuando estaba tan cerca de él. No podía dejar de mirarlo, la forma fluida en que caminaba, la forma en que resaltaban sus trabajados músculos, la tentación que era su boca, el brillo de su vívida mirada, que tan frecuentemente ardía con hambre y necesidad cuando se posaba sobre ella.
    Suspiró mientras apartaba la cortina para encontrarlo esperándola. Debería haber sabido que estaría precisamente allí cuando lo necesitara. No importaba lo que estuviera haciendo siempre lo escuchaba todo, lo veía todo, estaba consciente de todo.
    Cuando se inclinó para levantarla entre sus brazos, su cara rozó los mechones de revoltosos rizos. Sintió la calidez de su aliento, el calor de su piel, el leve toque de sus labios rozando su sien. Rachael cerró los ojos ante el urgente surgimiento de deseo.
    – No puedes hacerme esto, Rio. No soy tan fuerte.
    – No puedo evitarlo, Rachael -la acunó contra su pecho desnudo, frotando su barbilla contra la parte superior de su cabeza- Cuando estoy tan cerca de ti, mi cuerpo y mi corazón me dicen que eres mía. Creo que mi cerebro simplemente se desconecta.
    Ella le rodeo el cuello con los brazos, pensando que su cerebro podría estar desconectándose también.
    – Supongo que esa es una excusa lo suficientemente buena. Estoy dispuesta a usarla si tú lo estas -Levantó la boca hacia la de él, siendo la agresora esta vez, mordiendo su labio inferior, tirando hasta que abrió la boca para ella. Su lengua se enredó con la de él, danzando y provocando, empujando y acariciando. Una combinación perfecta.
    El resto del mundo se esfumó hasta que sólo existió el sedoso calor de su boca, la fuerza de sus brazos, la sensación de su pecho desnudo presionado contra ella. Enterró las manos en su cabello y lo sostuvo firmemente por la parte de atrás de su cabeza para evitar que se retirara. Se alimentaron el uno del otro, beso tras beso, tan hambrientos el uno del otro que no podían parar.
    Franz aulló. Sólo una vez, pero fue suficiente. Rio se puso rígido, levantó la cabeza, escuchando los sonidos del bosque. Juró por lo bajo y presionó su frente contra la de ella, respirando hondo para recobrar el control.
    Los dedos de Rachael se hundieron más profundamente en su cabello.
    – ¿Qué pasa? ¿Qué fue lo que oíste? -No le importaba que su respiración fuera irregular. No quería dejar de besarlo, ni ahora, ni nunca. Su cuerpo ya había comenzado a derretirse y quería alivio.
    – Escucha. ¿Los sientes hablar? ¿A los pájaros? ¿A los monos? Hasta los insectos están tratando de advertirnos.
    Rachael trató de calmar su acelerado corazón, trató de controlar su salvaje respiración para poder escuchar algo. Le tomó algunos minutos separar los sonidos. Extrañamente, podía escuchar notas individuales, podía definir que había una pizca de información.
    – ¿Qué significa?
    – Alguien se dirige hacia aquí.
    – ¿El leopardo? -Su boca se secó. Rio estaba serio. Escuchó nuevamente, poniendo mucha más atención esta vez. Para su asombro, podía sentir la diferencia en las notas que cantaban los pájaros, en la forma en que los insectos entonaban sus melodías más rápidamente. Y los monos se chillaban el uno al otro. Le tomó un momento o dos darse cuenta que los monos también le chillaban a Rio -Te están advirtiendo, deliberadamente.
    La depositó en la atestada silla lejos de la puerta.
    – Les hago favores, ellos me los devuelven. No es un leopardo, es un humano. Alguien a quien conocen, lo han visto antes- Dejó que las manos se demoraran sobre sus hombros, sobre su nuca, casi ausentemente liberándola de la tensión con un masaje
    Rachael tiró de las puntas de la camisa que estaba usando acercándolas, dándose cuenta por primera vez que todos los botones estaban desabrochados. Se estaba volviendo tan indecente como Rio. Dejó que su cabeza cayera hacia atrás hasta apoyarla contra la silla, arqueando la espalda como un gato perezoso, moviéndose un poco para aliviar la presión que se había formado en el núcleo de su cuerpo. Expuesta al aire de la mañana su piel ardía. Miró hacia abajo y por apenas un segundo pensó, que algo corría debajo de la superficie, levantando levemente la piel, apenas lo suficiente para ser notado. Luego se había ido, haciendo que se preguntara si estaba tan necesitada de un hombre al punto de tener alucinaciones.
    – Rachael, ¿Cómo se enteró tu madre de la existencia de gente-leopardo en este lugar? -Con reluctancia, Rio retiró la mano de su cuello y se dirigió hacia la ventana retirando la manta para mirar hacia fuera.
    – No lo sé. Para mi sus historias eran solo eso, historias. Ni siquiera sé si las recuerdo en su totalidad, Rio. Probablemente rellené los espacios en blanco con mis propias versiones. ¿Acaso importa? ¿Realmente piensas que hay algo de verdad en esas historias? A la luz del día parece un poco tonto creer que un hombre puede ser un leopardo y un hombre a la vez. O una mezcla de ambos. ¿Qué, la cabeza y el torso de un hombre y el resto del cuerpo de un leopardo? -No podía mirarlo sin llevarse la impresión de estar mirando a un peligroso gato. Sin recordar la forma en que su cara había cambiado para transformarse de un guerrero humano a la de un peligroso animal.
    – ¿Te parece que no? Aquí en el bosque, parece que cualquier cosa es posible. Tienes que tener una mente abierta si vas a establecer tu hogar aquí -Se mantuvo de espaldas a ella preguntándose como haría para dejarla ir.
    Una suave nota, parecida al canto de un ave, llegó a sus oídos. Se dio la vuelta hacia ella.
    – Rachael, Kim Pang se está acercando a la casa.
    – Eso no es posible, estaba al otro lado del río. Ya estaba lo suficientemente agitado, y con las tormentas y tanta lluvia, no puede haber bajado tan rápido -Algo tan simple como eso y su mundo se había hecho pedazos, ido, y la huída comenzaba nuevamente. Las mentiras. Le ocultó la cara, para que no viera la sombra de lágrimas asomando a sus ojos. Sabía que eventualmente llegaría este día. El hecho de que nunca hubiera querido aceptarlo, que pretendiera que podía encontrar un hogar, la ponía furiosa.
    – Kim es capaz de cruzar el río de la misma manera en que yo lo hago -buscó las palabras adecuadas para hacerla entender- Es lo más cercano que tengo a un amigo fuera de mi unidad.
    Rachael se encogió.
    – No importa. Dame tiempo para vestirme y salir de aquí. Ve a encontrarte con él antes de que llegue aquí.
    Algo peligroso se agitó dentro de él.
    – No lo creo, Rachael. Ni siquiera puedes caminar con esa pierna. Si tratas de correr por el bosque con esas heridas, créeme, pescarás otra infección rápidamente. Sólo quédate aquí sentada y déjame lidiar con esto.
    Los ojos de Rio se habían estrechado hasta formar esa mirada fija, cristalina que ella asociaba con un depredador yendo de cacería. Había un gruñido subyacente en la voz que enviaba una vibración helada a su columna y hacía que el cabello de su nuca se erizara. Rachael apartó la mirada, mordiéndose fuerte para evitar arremeter contra él. Era buena manteniendo una expresión serena en su cara, incluso en los peores momentos, pero todavía tenía problemas para controlar su desbocada lengua. No necesitaba ni quería que le resolviera sus problemas. La gente que se cruzaba en su vida tendía a morirse muy joven. No quería cargar con la culpa de otra muerte ocurrida a su alrededor, muchas gracias. Rachael ardía con una mezcla de enojo y miedo, sintiéndose vulnerable e inútil a causa de la herida de la pierna.
    Estaba sorprendida por la intensidad de sus emociones. Hasta sus dedos se curvaron como si quisiera rascar, arañar y marcar algo. O a alguien. La necesidad la quemaba, un descubrimiento sorprendente del que no se sentía muy orgullosa. ¿Qué le estaba pasando? a veces cuando yacía en la cama con la pierna latiendo, había algo que se conmovía dentro de ella, un calor y una necesidad que adjudicaba a su admiración por el cuerpo de Rio.
    Rachael pasó una mano por su cabello. Siempre había tenido una normal y saludable energía sexual, pero desde que había llegado, y a pesar de la terrible herida que había sufrido, la necesidad se arrastraba por su cuerpo, un siempre presente e implacable anhelo que se negaba a desaparecer. En medio del dolor y la lucha de vida o muerte, le parecía degradante no poder controlar tal necesidad. Aún peor eran esos tensos y violentos cambios de humor, que la hacían pasar de querer azotar a Rio a querer arrancarle la ropa.
    – ¿Rachael? ¿Adonde te has ido?
    – Evidentemente, a ningún lugar.
    – Voy a decirle a Kim que pase.
    – ¿Qué significa eso?
    – Es un hombre de la tribu, Rachael. Sabe que estoy en la lista de los bandidos. Me hizo saber quien era y está esperando que le de la señal de que está todo despejado antes de entrar.
    – ¿Tienes que darle la señal?
    – Si no lo hago, entrará dispuesto a pelear, te lo dije, es un amigo.
    – En caso de que no lo hayas notado, necesito ropa. No quiero estar aquí sentada vestida solamente con tu camisa en frente de tus amigos -Mientras hablaba se abrochaba rápidamente el frente de la camisa, ocultando su generoso busto.
    Rio no dijo nada acerca del tono peleador de su voz. Simplemente sacó la manta de la cama y la acomodo alrededor de ella.
    – El padre de Kim es un hombre de medicina, muy bueno con las hierbas. Me enseñó bastante, pero Kim sabe mucho más que yo. Esperemos que pueda ayudarlos a ambos, a ti y a Fritz.
    Cuando no lo miró, Rio se agachó a su lado.
    – Rachael, mírame -cuando no respondió la tomó por la barbilla y la forzó a mirarlo. Lo último que esperaba ver era el calor y el fuego brillando en sus oscuros ojos. Lo miraba con un hambre cruda, con tal intensidad que lo hizo gruñir, apoyando la frente en la de ella dijo- No lo hagas. Lo digo en serio, Rachael. No puedes mirarme de esa forma y luego esperar que funcione correctamente.
    Tenía el más loco deseo, más bien necesidad, de retorcerse y frotarse contra él, como un felino. Era tal la ola de calor que la abrazaba que sacudió su confianza.
    – Si pudiera evitarlo, ¿crees que estaría haciendo tremendo papel de tonta? -En ese momento arañarle los ojos le parecía una mejor alternativa que frotar su cuerpo contra el de él. Le dejó ver eso también.
    Su cara estaba a solo unas pulgadas de la suya. Se estaba prendiendo fuego por el solo hecho de tocar su piel, sentía el crepitar de la electricidad que surgía entre ellos. Veía en sus ojos un desafío que no pudo resistir. Rio la agarró por la nuca, ahuecó las manos sobre su cabeza y acercó su boca a la de él. Ella no opuso ninguna resistencia. Instantáneamente se fundió con él. Caliente. Electrizante. Loca por él. Colándose en su piel, envolviéndose alrededor de su corazón, tan apretadamente que la sentía como un guante. Devorándolo tan ansiosamente como él a ella.
    Fue solamente a causa de que tuvieron que parar para inhalar algo de aire que encontró la fuerza para levantar la cabeza. Rachael hundió la cara contra su garganta.
    – Esta vez fue mi culpa -sus labios se movieron contra su cuello. Rio cerró los ojos al sentir el reverberante fuego que agitaba su cuerpo con fuertes oleadas debido al roce de su suave boca. Tuvo que hacer un esfuerzo para poder respirar. Dudaba que una simple bocanada de aire pudiera hacer que su cerebro volviera a funcionar correctamente.
    La suave tonada se escuchó más cerca esta vez.
    – Borraste a Kim de mi cabeza, Rachael -le dijo frotando su cara en la masa de gruesos rizos.
    – Es asombroso lo bien que sabes besar.
    No pudo evitar la tonta sonrisa que se desparramó por todo su rostro.
    – ¿Es cierto eso? Me sorprendo a mi mismo -La sonrisa se desvaneció y volvió a tomarla por la barbilla- No te estoy entregando ni traicionando, Rachael. Conozco a Kim. No pondrá en peligro tu vida, por ningún motivo.
    – El dinero habla, Rio. Casi todo el mundo tiene un precio.
    – Kim vive sencillamente, pero más que eso, tiene un código de honor.
    Rachael asintió. No había mucho más que pudiera hacer. Rio tenía razón respecto a que no podía huir corriendo con su pierna herida.
    – Respóndele entonces.
    Rio no apartó la mirada, pero entonó una melodiosa nota que sonó exactamente como las de los pájaros que estaban afuera llamándose uno al otro justo fuera de las paredes de su hogar.
    Ella metió su rebelde y greñudo cabello detrás de la oreja, permitiendo que sus dedos vagaran por su mandíbula, y frotaran sus labios.
    – Tengo miedo.
    – Lo sé. Puedo sentir el latido de tu corazón -Le recorrió la muñeca, con el pulgar deslizándolo sobre el pulso- No tienes que temer.
    – El pagaría mucho dinero para tenerme de vuelta.
    – ¿Tu marido?
    Ella negó con la cabeza.
    – Mi hermano.
    Se llevó la mano hacia el corazón como si lo hubiera apuñalado. Casi al mismo tiempo puso una expresión inaccesible. Tomó aire, lo expulsó; había una mirada vigilante en sus ojos, una sospecha que no había estado allí antes.
    – Tu hermano.
    – No tienes que creerme -Rachael se apartó, se recostó contra la silla y ajustó la manta más apretada a su alrededor. La humedad era alta, aunque soplara el viento. A través de la ventana de la que Rio había sacado la manta podía verse una espesa neblina colándose entre el follaje y las enredaderas que rodeaban la casa- No debería habértelo contado.
    – ¿Por qué querría tu hermano mandarte a matar, Rachael?
    – Me cansas. Esas cosas pasan, Rio. Quizás no en tu mundo, pero ciertamente si en el mío.
    Rio estudió su cara, tratando de ver a través de la máscara que había alzado, lo que estaba pasando por su mente, su cerebro recorriendo las posibilidades. ¿Había encontrado su hogar por accidente, o la habían mandado para asesinarlo? Había tenido un par de oportunidades. Le había dado un arma. Todavía estaba allí, debajo de la almohada. Quizás no se había ocupado de él porque lo necesitaba hasta que su pierna sanara.
    Se enderezó lentamente y caminó hacia el escondrijo de las armas que colgaba en la pared. Se colocó una funda con un cuchillo en la pierna y la tapó con sus pantalones. Tenía un segundo cuchillo entre los omóplatos. Se puso la camisa encima y metió una pistola en la pretina de sus pantalones.
    – ¿Estás esperando problemas? Pensé que dijiste que Kim Pang era tu amigo.
    – Siempre es mejor estar preparado. No me gustan las sorpresas.
    – Me di cuenta -respondió seca, preparada para enojarse con él por la grosera reacción ante su admisión. Fue lo mismo que si la hubiera abofeteado. Le había revelado algo que nunca había admitido ante nadie antes y no le creía. Podía asegurarlo debido a su inmediata retirada.
    Rio se arrodilló al lado del gato lastimado, sus manos se mostraban increíblemente gentiles al examinar al leopardo. Su corazón le dio un vuelco en el pecho. Tenía la cabeza inclinada hacia Fritz, con una expresión casi tierna mientras le murmuraba suavemente. Tuvo una repentina visión de él acunando a su hijo, mirándolo amorosamente, su dedo pulgar atrapado por la pequeña mano del bebé. De repente levantó la cabeza y la miró sonriendo.
    Si fuera posible derretirse, Rachael estaba segura de que lo había hecho. El arqueó la ceja.
    – ¿Qué? ¿Por qué me miras así?
    – Estoy tratando de descubrir que pasa contigo -respondió Rachael sinceramente. Su cara no era la de un muchacho. Sus rasgos eran duros y afilados. Sus ojos podían tener la frialdad del hielo, incluso asustaban, aún así a veces cuando lo miraba Rachael no podía respirar a causa del deseo que despertaba en ella.
    La mano de Rio se inmovilizó sobre el pequeño leopardo. Ella era capaz de sacudirlo con una simple oración. Era aterrador pensar el poder que ya ejercía sobre él, especialmente desde que hacía tanto tiempo que había aceptado el hecho de que siempre viviría solo. Su vida estaba aquí, en el bosque pluvial. Era adonde pertenecía, donde entendía las reglas y vivía ateniéndose a ellas. Estudió su cara. Una misteriosa mujer con un estúpido nombre falso.
    La bestia rugió y Rio abrazó el temperamento que se alzaba. No quería ver la expresión de su cara, la mirada que le dirigía con una mezcla de emociones cruzándola, femenina y confundida, una ternura que no podía permitirse.
    – Las reglas son diferentes aquí en el bosque pluvial, Rachael. Ten mucho cuidado.
    Como siempre lo sorprendió, su risa invadió sus sentidos y estrujó su corazón.
    – Si estas tratando de asustarme, Rio, no hay nada que puedas hacer que no haya visto ya. No soy fácil de impresionar o espantar. El día que mi madre murió, cuando tenía nueve años, supe que el mundo no era un lugar seguro y que había gente mala en él -Ondeó una mano como despidiéndolo, de princesa a campesino- Ahórrate tus tácticas aterradoras para Kim Pang, o para cualquier otro al que quieras impresionar.
    Rio palmeó por última vez al leopardo, se estiró casualmente para rascar las orejas de Franz, antes de levantarse en toda su estatura, elevándose sobre ella, llenando la habitación con su extraordinaria presencia. Se veía muy incivilizado, completamente salvaje y entre casa en los remotos parajes del bosque. Cuando se movía, ostentaba una gracia fluida que sólo había observado en animales depredadores. Cuando estaba en reposo, estaba francamente, completamente quieto. Era intimidante, pero Rachael nunca lo admitiría.
    – Te sorprenderías de lo que puedo hacer -dijo quedamente, y había una suave, amenaza subyacente en su tono.
    El corazón de Rachael se salteó un latido, pero mantuvo su expresión serena y apenas arqueó una ceja en respuesta, un gesto en el que había trabajado duro para perfeccionar.
    – ¿Sabes lo que pienso, Rio? Creo que eres tú el que está asustado de mí. Creo que no sabes que hacer conmigo.
    – Sé lo que me gustaría hacer -esta vez sonó brusco.
    – ¿Qué dije para disgustarte?
    Rio se paró en frente de ella sintiéndose como si le hubiera caído un árbol encima. Hacía tanto tiempo que había cerrado esa puerta, con sus emociones desnudas, magulladas y sangrantes, y no estaba dispuesto a abrirla para ella o para nadie más. No podía creer que aún lo sacudieran, aquellos ocasionales pantallazos de un pasado que no quería recordar. Una vida diferente. Una persona diferente
    Rachael observó como sus manos se cerraban en puños, la única señal de su agitación. Inadvertidamente había tocado un nervio y no tenía ni idea de que era lo que había hecho para provocarlo. Se encogió.
    – Tengo un pasado, tú tienes un pasado, ambos estamos buscando una vida distinta. ¿Acaso importa? No tienes que contármelo, Rio. Me gusta quien eres ahora.
    – ¿Es esa tu manera sutil de pedirme que me mantenga alejado de tus asuntos?
    Ella alzó una mano para recoger el cabello detrás de su cuello, obviamente acostumbrada a llevarlo más largo.
    – Estaba tratando de decirte que no importaba. No, no quiero que te entrometas en mi pasado. No debería haberte contado tanto como te conté -Le sonrió porque no pudo evitarlo. Estaba actuando de una manera desacostumbrada, contándole cosas que mejor sería que se callara. No debería haber provocado que se sintiera herido debido a su renuencia a contarle la historia de su vida. Dudaba que se hubiera ocultado en el bosque pluvial si no fuera por algo traumático que le hubiera pasado en su vida. El hacía que deseara contarle todo- Lo siento hice que te sintieras incomodo, Rio. No lo volveré a hacer.
    – Maldición, Rachael. ¿Cómo te las arreglas para hacer eso? -En un instante podía enojarse y al siguiente lo desarmaba completamente- Y, a propósito, ¿cómo lograste escaparte de los mosquitos? Sólo uso el tejido porque me molesta el ruido cuando zumban alrededor mío, pero tú tendrías que estar cubierta de picaduras.
    – Los mosquitos no me encuentran apetecible como tú. Noté que todos los de mi grupo tenían que usar repelente todo el tiempo. Creo que a los mosquitos no les gusta mi sabor. ¿Te molesta que me dejen en paz?
    Él asintió.
    – Es un extraño fenómeno. Los mosquitos no molestan a la gente de la tribu. Tu madre sabe las historias de la gente leopardo. ¿Naciste aquí? ¿Es tu madre oriunda de por aquí?
    Rachael se echó a reír nuevamente.
    – Creí que habíamos estado de acuerdo en no entrometernos en los asuntos del otro y no puedes dejar pasar tres segundos sin preguntarme algo. Estoy empezando a pensar que tienes un doble estándar, Rio.
    Una lenta, sonrisa curvó sus labios.
    – Puede que tengas razón. Nunca pensé en ello de esa manera.
    – Y pensar que todo este tiempo yo estuve convencida que eras un moderno y sensible hombre de la nueva era -bromeó ella.
    Franz gruñó, levantándose. Al mismo tiempo, Rio dio un salto para ir a situarse a un lado de la puerta, de esa casi imposible forma que tenía de cubrir grandes distancias. Le hizo señas al gato para que se mantuviera en silencio, sacó su pistola y sencillamente se quedó esperando.

CAPÍTULO 7

    El silbido vino otra vez, dos notas suaves. El arma nunca se movió, permaneciendo estable y apuntando a la entrada. Rio contestó, usando una combinación diferente de sonidos, pero se quedó inmóvil, a la espera.
    – Aparta el arma -dijo Kim Pang y empujó abriendo la puerta. Entró en la casa, sus ropas rasgadas, mojadas y manchadas de sangre, sus rasgos duros una máscara de cansancio. Había estado, obviamente, viajando rápido y ligero. No tenía ningún paquete ni ningún arma que Rachael pudiera ver.
    De todos modos Rio permaneció en las sombras, a un lado de la puerta.
    – No lo creo, Kim -dijo Rio suavemente- no has venido solo. ¿Quién está contigo?
    – Mi hermano, Tama, y Drake Donovan. Has sido lento contestando y Drake está explorando mientras Tama me cubre -Kim permaneció inmóvil, su mirada se movió sobre Rachael, pero no hizo ninguna señal de que la reconociera.
    – Tama no está haciendo un buen trabajo, Kim -dijo Rio, pero Rachael podía verlo relajarse visiblemente, aunque no apartara el arma- Hazle la señal para que entre.
    Levantó la cabeza y tosió, un peculiar gruñido que sonaba como los animales que Rachael había oído en la distancia cuando anduvo por la selva.
    Kim llamó fuerte en otro dialecto, en voz alta y áspera, pero cuando se volvió, estaba sonriendo a Rachael.
    – Señorita Wilson, es bueno ver que tuvo éxito saliendo viva del río. Su aparente fallecimiento causó un verdadero alboroto.
    Rachael echó un vistazo con aire de culpabilidad a Rio. Había olvidado que había venido a la selva tropical como Rachael Wilson. Rio le sonrió abiertamente, una sonrisa tan insultantemente masculina que le dieron ganas de usar la violencia.
    – Encantado de conocerla, señorita Rachael Los-Smith-Wilson -dijo Rio con una leve reverencia- Qué suerte que Kim recordara su nombre para usted.
    – Ah, cállate -contestó Rachael groseramente- Kim, está herido. Si trae el botiquín médico de Rio aquí, veré si puedo limpiarle esas laceraciones.
    – Usted solamente siéntese y no se mueva, señorita Wilson -dijo Rio- Kim puede quedarse donde está, y cuando Tama y Drake entren, lo arreglaré. No necesita a una mujer mimándole.
    Se avergonzó de la tirantez de sus tripas, los nudos que apretaban fuertemente su estómago. Los oscuros celos que los machos de su especie podían experimentar. Reprimió la inclinación natural, pero no pudo evitar el pequeño, involuntario movimiento que lo sacó de la ventaja de las sombras y se colocó ligeramente delante de Rachael.
    Kim extendió los dedos para mostrar que no sostenía ningún arma. Su hermano entró en el cuarto sonriendo tímidamente.
    – Lo siento, Kim, resbalé sobre una rama húmeda y casi me caigo. Estaba tan ocupado salvando mi propia vida, que no podía salvar muy bien la tuya -Echó un vistazo a Rachael y luego a Rio, luego miró al arma en la mano de Rio- Volviéndote un poco sobreprotector, ¿verdad?
    – Volviéndote un poco viejo para escabullirte de una perfectamente amplia rama, ¿verdad? -contestó Rio, pero estaba claramente escuchando algo fuera de la casa.
    Con la puerta abierta, Rachael podía oír fácilmente el cambio repentino en el ritmo del bosque. Donde antes había habido chillidos de advertencia y llamadas y gritos, ahora el bosque una vez más vibraba con sus sonidos naturales. Los bramidos de los ciervos, el croar de las ranas, el zumbido y gorjeo de insectos y cigarras. Había siempre una continua llamada de pájaros, diferentes notas, diferentes canciones, pero todo en armonía con la agitación del viento y amortiguada por el repiqueteo continuo de la lluvia.
    Franz se levantó y se estiró, aplanó sus orejas y siseó, encarándose a la puerta. Rio gruñó otra vez, un sonido ligeramente diferente.
    – Tama, tira un par de pantalones a Drake. No tiene por que entrar y asustar como el infierno a la señorita Wilson.
    – Deja de llamarme así -dijo Rachael bruscamente- ¿Y por qué Drake, quienquiera que sea, necesita ropa?
    – No sabía que estaría en compañía de una mujer -contestó Rio, como si eso de alguna manera aclarara la pregunta.
    Drake Donovan era alto y rubio y se pavoneaba, vestido solo con un par de los pantalones de Rio y una sonrisa. Su pecho era muy musculoso, sus brazos gruesos y poderosos, tenía una constitución como Rio. Su sonrisa se ensanchó cuando vio a Rachael.
    – No es sorprendente que no contestaras a la radio, Rio. Preséntanos.
    Rachael fue de repente consciente de su aspecto, sus cabellos rebeldes despeinados y sin maquillaje, con cuatro hombres mirándola fijamente. Levantó una mano para poner en orden su pelo. Rio la cogió por la muñeca y tiró hacia su cadera.
    – Estás bien, Rachael.
    Su voz era brusca. Miró airadamente a Drake como si hubiera acusado a Rachael de estar mal.
    – ¡Hey! -Drake extendió las manos delante de él con inocencia- Creo que está bien. Sobre todo para una muerta. Kim pensaba que usted podría haberse ahogado en el río, pero veo que fue rescatada por nuestro hombre residente de la selva.
    – Deja de intentar ser encantador -dijo Rio- No te va.
    Rachael sonrió al rubio.
    – Creo que te va muy bien.
    Rio presionó su mano fuertemente contra su cadera, como si la estuviera sosteniendo contra él.
    – ¿Qué ha pasado, Kim?
    – Fuimos capturados por Tomas Vien y su gente. No iban tras los medicamentos ni el rescate como pensábamos antes -Kim miró a Rachael- Buscaban a la señorita Wilson. Tenían fotos de ella.
    Cuando Rachael se movió, Rio le apretó la mano, indicándole que permaneciera en silencio.
    – ¿Cómo te las has arreglado para escapar?
    Drake miró Rio con dureza, sus extraños ojos estrechándose, pero no dijo nada.
    Kim echó un vistazo a su hermano.
    – No me encontré con mi padre. Era para una ceremonia especial, mi familia sabía que yo no me la perdería a menos que algo pasara.
    Tama asintió.
    – Mi padre estaba muy preocupado. Había habido conversaciones arriba y abajo del río sobre los bandidos, sobre como estaban buscando a alguien y que si alguien la escondía lo matarían. Advirtieron a nuestra gente. Cuando Kim no volvió, mi padre me envió a buscarlo. Envié una llamada y Drake estaba cerca, así que vino para ayudarme a rastrear a Kim.
    – Te llamé por radio -Drake recogió la historia- Sabía que querrías saber que Kim estaba desaparecido y ayudarnos a rastrearlo, pero no contestaste, entonces me preocupé por ti. Obviamente innecesariamente
    – Mi radio está fuera de servicio -dijo Rio concisamente- Recibió una bala.
    – Fritz está herido.
    Drake se movió hacia el pequeño gato, pero Franz se paseó hacia adelante y hacia atrás delante del leopardo herido y mostró sus dientes parecidos a sables a modo de advertencia.
    Drake hizo muecas al leopardo nublado, pero se alejó del inquieto gato.
    – Entonces te topaste con problemas.
    Rio se encogió de hombros.
    – Nada que no pudiera manejar. ¿Ayudaste a Tama a sacar a Kim del campamento de los bandidos? -Echó un vistazo hacia el gato que gruñía- Franz, tranquilízate o vete fuera.
    Franz siseó en advertencia, pero se enroscó alrededor de Fritz, con los ojos mirando fijamente a los intrusos.
    Drake asintió, todo el rato manteniendo un ojo cauteloso sobre el leopardo nublado.
    – Kim estaba en mala forma. Ellos no creyeron que ella se hubiera caído por la borda en el río. Le golpearon.
    Rachael hizo un pequeño y estrangulado sonido. Rio deslizó el pulgar sobre la palma de su mano en un gesto calmante.
    – Golpearon a todo el mundo, incluso a la mujer -Kim informó con gravedad. Miró a Rachael- No van a dejar de buscarla a menos que encuentren su cuerpo. Alguien ofreció una recompensa de un millón de dólares por usted.
    Rachael cerró los ojos ante la repentina desesperación que se apoderó por ella. No había considerado tanto dinero. La gente mataba por mucho menos. ¿Qué significaría un millón de dólares para los hombres que estaban en frente de ella?
    – Eso explica mucho -dijo Rio. Suspiró suavemente- Drake, ando escaso de medicamentos, pero tengo bastantes para limpiar a Kim y vendar sus heridas.
    – Conseguiré las plantas que necesitamos -dijo Tama- No nos paramos para nada, nos apresuramos para comprobar que estabas bien.
    Abandonó la casa bruscamente.
    – Aprecio eso -contestó Rio. Se hundió en la silla al lado de Rachael, moviéndola despacio, cuidadoso de su pierna bajo la manta, colocándola parcialmente junto a su muslo, arreglando su pierna y la manta a su satisfacción. Hizo señas con la mano a los demás para que encontraran asientos.
    – ¿Qué es eso? -preguntó Drake mientras hurgaba en el bolso de las medicinas- ¿Qué explica un millón de dólares?
    – Tuve un visitante anoche. Uno de nosotros, uno que no reconocí. Un traidor, Drake. No puedo imaginar que induciría a uno de los nuestros a convertirse en traidor, pero un millón de dólares puede hacer perder la cabeza de un hombre.
    Rachael estaba muy silenciosa, consciente de que la información que se estaba intercambiando era importante para ella. Esperaba que se olvidaran su presencia y así hablarían más abiertamente.
    – ¿Cómo podría haber sido uno de nosotros si no reconociste su olor, Rio? -Drake no alzó la vista de donde estaba lavando las heridas de Kim.
    Rachael no podía soportar mirar la cara hinchada y magullada de Kim. Estaba estoico mientras Drake limpiaba las laceraciones, pero cuando se encogió de hombros para quitarse la camisa rasgada, lo vio estremecerse. Se dio la vuelta ligeramente y ella jadeó.
    – ¿Qué le hicieron?
    Rio resbaló un brazo alrededor de ella.
    – Esas marcas están hechas con una caña. Los bandidos son conocidos por usar una caña sobre sus víctimas. Thomas es famoso por ello. No creo que hayamos liberado a ninguna victima de secuestro sin evidencias y cuentos de haber sido golpeados con la caña.
    Rachael volvió la cara sobre el hombro de Rio.
    – Lo siento, Kim, no quería herir a nadie. Pensaba que si me precipitaba en el río, creerían que me ahogué.
    – Habrían encontrado otra razón para golpearlo con la caña -dijo Rio, sus dedos masajeando su nuca- Thomas es un enfermo. Disfruta con el dolor de la gente.
    – Lo que dice es verdad, señorita Wilson -estuvo de acuerdo Kim.
    – Rachael. Llámame Rachael, por favor.
    – Tiene problemas con su apellido -ofreció Rio.
    Rachael lo miró airadamente.
    – Eres tan gracioso. Deberías ser cómico.
    – Ni siquiera sabía que Rio tuviera sentido del humor -dijo Drake, lanzando una sonrisa infantil sobre su hombro a Rio.
    – No tengo -contestó Rio siniestramente.
    Tama se dio prisa, llevando varias plantas y raíces.
    – Estas te curarán rápido, Kim, y quizás al gato también.
    – ¿Mandaste aviso a tu padre de que encontraste a Kim vivo? -preguntó Rio.
    – Enseguida. El viento llevó las noticias. Verá la visión en sus sueños y sabrá que Kim está bien -contestó Tama, rasgando afanosamente tiras de una de las plantas y lanzando tiras de tallos verdes en un pote.
    Rachael frunció el ceño mientras Rio asentía.
    – ¿Está diciendo que el padre Kim soñará que está vivo y sabrá que es verdad?
    – Su padre es un curandero poderoso. La verdad, creo que sabe más sobre las plantas del bosque, venenos, y visiones que cualquier hombre vivo. Si le enviaron las noticias, las recogerá en una visión, o en un sueño, si prefieres llamarlo así -explicó Rio.
    Rio no sonaba como si le estuviera tomando el pelo, pero ella encontraba la idea de enviar noticias vía visiones un poco difícil de creer.
    – Realmente no crees que ellos puedan hacer eso, ¿verdad?
    – Sé que pueden hacerlo. Lo he visto. No soy bueno enviando visiones, pero las he recibido. Es mejor que el correo aquí en el bosque -dijo Rio.
    Drake asintió de acuerdo.
    – Las visiones son cosas arriesgadas, Rachael. Tienes que ser un experto en interpretarlas
    – ¿Rachael? -Rio arqueó una ceja a Drake en advertencia.
    – Ella pidió que la llamáramos Rachael -indicó Drake, mirando inocente- Estaba siendo educado.
    Un olor extraño se elevó del pote donde Tama presionaba hojas, pétalos, tallos y raíces de varias plantas en una pasta espesa. No era desagradable, olía a menta y flores, naranja y especias. Fascinada, Rachael miró con cuidado, no haciendo caso del intercambio entre los hombres.
    – ¿Qué es eso?
    Tama le sonrió.
    – Esto prevendrá la infección -Inclinó el pote para que pudiera ver la pasta verde pardusca.
    – ¿Valdrá para Fritz? -preguntó Rachael- Sus heridas están supurando y Rio ha estado preocupado por él.
    – El leopardo lo atacó, casi lo mata -añadió Rio- Sabía bastante sobre mí como para saber que elegiría salvar a Fritz y trataría de rastrearlo más tarde.
    – Entonces conoce el modo en que cazas -Drake sonó preocupado- No demasiadas personas saben que los leopardos nublados te acompañan cuando sacamos a una víctima de los campamentos de los bandidos.
    Kim alzó la vista de donde su hermano aplicaba la pasta espesa sobre la peor de las laceraciones de su pecho.
    – Sólo tu unidad y un par de mi gente, Rio.
    – Nadie en nuestra unidad traicionaría a Rio -dijo Drake- Hemos estado haciendo esto juntos durante años. Dependemos el uno del otro. Sé que si me hieren Rio va a sacar mi culo de allí. Y si soy capturado, nadie descansará hasta que me liberen. Así es como es, Kim.
    – Y no vendemos a nuestros amigos por ninguna cantidad de dinero -dijo Kim silenciosamente, con gran dignidad.
    – No, tu gente nunca consideraría el dinero sobre la amistad, Kim -Rio estuvo de acuerdo- No sé de donde vino este traidor, o como sabe de mí, pero es definitivamente uno de nosotros, no uno de vosotros.
    – Es del bosque entonces -dijo Tama.
    Drake frunció el ceño cuando Rio asintió.
    – Sería improbable que no reconocieras el olor.
    – El hedor está todavía sobre Fritz -le desafió Rio- mira a ver si puedes decirme quién era.
    – Envía a Franz fuera -dijo Drake- Parece hambriento.
    – Ten cuidado -advirtió Rachael- me atacó. Brutalmente, podría añadir.
    El ceño de Drake se hizo más profundo.
    – ¿Te atacó?
    Rachael asintió.
    – Y me mordió, así que ten cuidado con él. Tiene dientes como los de un tigre dientes de sable.
    – Ese no era Franz -señaló Rio- fue Fritz quien en realidad te mordió.
    – ¿Importa esto? -exclamó Drake- ¿El animal realmente te atacó? Tienes suerte de estar viva
    – Quiero que Tama mire tu pierna después de que termine con Kim -dijo Rio. Miró detenidamente la cara de Rachael- Estás sudando. Te estás cansando demasiado. Te tumbaré en la cama. No se ha levantado del todo aún y no quiero que se exceda.
    – Déjame ver -dijo Tama, levantado la vista de donde estaba untando la pasta sobre la espalda desnuda de su hermano.
    Fue Rio quien apartó la manta de la pierna de Rachael, revelando la masa hinchada de pinchazos y laceraciones. Las dos heridas de pinchazos supuraban continuamente y no era una bonita vista. Rachael estaba avergonzada.
    Drake se estremeció visiblemente.
    – Dios mío, Rio, eso debe de doler como el infierno. ¿Tiene una infección? Tenemos que llevarla a un hospital.
    Rachael sacudió la cabeza, encogiéndose tras la protección del cuerpo más grande de Rio.
    – No, te lo dije, Rio, no puedo ir a un hospital.
    Kim y Tama examinaron su pierna con cuidado.
    – Tiene razón, Rio. Si la llevas a un hospital, aún bajo nombre falso, uno de los espías de Thomas se enterará de ello y le avisará. Algunos están comprados, algunos le temen, otros solamente quieren la asociación, pero la entregarán. No puedes protegerla en aquel ambiente.
    – No quiero que nadie arriesgue su vida tratando de protegerme -protestó Rachael- Mi pierna está curando bien. Estoy mejor de lo que lo estaba hace unos días, preguntad a Rio. En cuanto pueda viajar, me marcharé. No tendré a nadie arriesgando su vida por mí.
    Rio la alcanzó enlazando sus dedos con los suyos.
    – Rachael, nadie va a entregarte a Thomas, y no vas a andar por la selva sola. Esto no funciona así.
    Rachael quiso discutir con él que así era exactamente como funcionaba, pero no lo haría delante de los demás. A pesar de su aspecto relajado, Rachael sentía la tensión enroscándose fuertemente en Rio. Lo conocía, por dentro y por fuera. Era un extraño, aunque demasiado familiar. Estaba incómodo con la proximidad tan cercana de los demás, aunque podía decir que sentía una camaradería por ellos. Sin un pensamiento consciente ella se le acercó mas, cambiando su peso hasta que estuvo recostada bajo su hombro, encajando en su forma como si hubiera nacido para estar allí. Fue un movimiento de protección y él lo sintió.
    Rio miró abajo a lo alto de su cabeza rizada. Tanto pelo. Espeso y negro como el ala de un cuervo. Rizos que se desviaban en todas direcciones. Sus dedos resbalaron en la masa espesa, frotó y acarició los rizos, mirando como se enrollaron alrededor de su pulgar. El gesto era completamente familiar, algo que hacía automáticamente para confortar, como una conexión entre ellos. Nunca se acostumbraría a estar alrededor de gente, ni siquiera aquellos a los que llamaba amigos, pero Rachael era diferente, era una parte de él. Le pertenecía.
    – ¿Tu muñeca esta rota? -le preguntó Tama, obviamente preocupado- ¿Cómo pasó? ¿En el río?
    Rachael miró a la improvisada tablilla. Su pierna le dolía siempre tanto, que casi nunca recordaba su muñeca.
    – Rio piensa que esté rota. La entablilló y para ser honesta, apenas lo noto.
    La emoción brotó, casi ahogando a Rio. Le tomó unos momentos comprender que esto era la felicidad. La calidez de la alegría se extendió por su cuerpo. Había pasado mucho tiempo desde que había experimentado ese sentimiento que apenas lo reconoció por lo que era. Rachael no quería contar a los demás que él había sido el responsable de su herida. Esto no debería haberle importado, pero lo hizo.
    – Rio -Drake dijo su nombre bruscamente- Este traidor, el que dices que estaba aquí anoche, tenía que estar buscándola.
    – Pensé que había sido enviado para asesinarme, que se había unido a los bandidos por la recompensa, pero con un millón de dólares en juego, dudo que dediquen un pensamiento -dijo Rio irónicamente. Se inclinó sobre Rachael, con una sonrisa tirando de su boca- Adivino que tú vales mucho más que yo.
    – Ella es más bonita también -le tomó el pelo Drake- Bien no necesitas estar mirando.
    Kim y Tama se hundieron en el suelo al lado de la silla, apartando la manta de la pierna de Rachael para examinar las heridas más de cerca. Rachael podía ver las terribles marcas que se entrecruzaban en la espalda de Kim.
    – Me pone enferma saber que te lo han hecho por mi causa. Se que no crees que es por mi culpa, pero lo siento así.
    Kim le sonrió.
    – Todos tenemos cosas de las que somos responsables. Hay poco valor en aceptar las que no puedes controlar. Déjalo ir.
    Rachael deseaba que fuera fácil. Miró más allá de él para contemplar fijamente hacia fuera por la ventana al salvaje follaje verde. Las hojas parecía plumas, las enredaderas salvajes se retorcían en cuerdas verdes mientras las orquídeas competían con hongos de brillantes colores por el espacio entre las flores que crecían sobre los gruesos troncos de los árboles y las ramas. Era hermoso y primitivo y llamaba a algo dentro de ella. Tenía ganas de desaparecer en el bosque profundo, simplemente convertirse en algo más, algo intocable, salvaje y libre.
    Lo sintió primero en el pecho, una tirantez que le hacía casi imposible respirar. Entonces fue un fuego en su estómago, músculos contrayéndose y estirándose. El calor chamuscó su carne, sus huesos, chisporroteó en cada órgano. Picaba, una ola precipitándose sobre ella de tal manera que al mirar abajo vio algo moverse bajo su piel como si estuviera vivo. Sus manos se curvaron involuntariamente, y las yemas de los dedos dolieron y picaron. Jadeó y retrocedió del borde de un gran precipicio, su corazón palpitaba en el pecho y sus pulmones luchaban por respirar.
    – No puedo respirar, Rio -Le llevó una eternidad decir las palabras- Necesito salir fuera donde pueda respirar.
    Rio no hizo preguntas o perdió el tiempo discutiendo, sino que la levantó inmediatamente contra su pecho, levantándose con ella como si ella fuera una mera niña en vez de una mujer totalmente crecida en sus brazos. Dio un paso con cuidado alrededor de Kim y Tama y el pote de pasta marrón verdosa. Rachael vislumbró la cara de Drake, sus ojos abiertos y sobresaltados con un conocimiento que ella no poseía antes de que lograra borrar la expresión de su cara.
    Rachael enterró la cara en el cuello de Rio, inhalando su olor consolador, tomando fuerza en sus brazos.
    – Estás bien, Rachael -Rio la calmó, una mano le acariciaba el cabello mientras se sentaba en un pequeño sofá sobre la veranda- Escucha al bosque, a los monos y pájaros. Ellos hacen que la vida parezca en equilibrio otra vez. Escucha a la lluvia. Tiene un ritmo calmante.
    – ¿Qué me pasa? ¿Sabes que me ha pasado? Juro que vi algo moverse bajo mi piel, como un parásito o algo -La humedad creaba la ilusión de una sauna. El sonido de la lluvia era apagado y mudo por el pesado dosel de hojas de lo alto. Respiraba en jadeos desiguales, como si hubiera corrido una larga carrera. Su pierna herida palpitaba y ardía, su pulso palpitaba allí en un ritmo frenético- No tengo una crisis de pánico, no la tengo. No estoy histérica, Rio.
    – Lo se, Rachael. Nadie piensa que estés histérica. Solamente cálmate y cuando estemos solos, hablaremos de esto -Su corazón palpitaba tan frenéticamente como el suyo. Las posibilidades eran increíbles, casi imposible. Quería tiempo para pensar en ello, investigar un poco antes de darle respuestas- Solo una cosa, Rachael. ¿Alguna vez has oído las palabras Han Vol Dan antes? ¿Alguna vez te dijo tu madre esas palabras o los mencionó en sus historias? -Sostuvo su aliento, en espera de su respuesta, sintiendo como si su mundo se tambaleara sobre el borde de un abismo.
    Rachael puso las palabras en su mente. No eran completamente desconocidas, pero no tenía ni idea de lo querían decir y estaba completamente segura de que su madre nunca las había incluido en las aventuras de la gente leopardo de la salvaje selva tropical.
    – No lo se. Mi madre nunca me dijo esas palabras, pero… -sus palabras se volvieron más débiles por la confusión.
    – No importa -dijo él.
    – ¿Qué significan? ¿Han Vol Dan? Las palabras fluyen como música.
    – Está bien, no pienses en eso ahora mismo -reiteró Rio- Espero que realmente no estés culpándote por lo que le pasó a Kim. He estado rescatando a victimas de secuestros desde hace algún tiempo a todo lo largo de este río y en tres países. Mi unidad es contratada para entrar y rescatar víctimas. A veces el gobierno contacta con nosotros porque es una situación políticamente sensible, otras veces es la familia las que nos pide rescatarlos. Y otras veces entregamos el rescate y nos aseguramos de que nada vaya mal para que podamos devolver a la víctima a su casa. En casi cada incidente donde Thomas y su grupo están implicados, las víctimas han sufrido palizas. Es uno de los líderes más sangrientos de los bandidos. La mayoría se consideran a si mismos como hombres de negocio. Si el dinero es pagado, entregan a la gente que han cogido con buena salud.
    Rachael sacudió la cabeza.
    – ¿Esto es solamente un modo de vivir para ellos? ¿Secuestrar gente? ¿Qué sienten sus familias sobre lo que ellos hacen?
    – La mayoría están agradecidos por la entrada de dinero. Algunos lo hacen por motivos políticos, y esas situaciones son mucho más explosivas y mucho más peligrosas para mi equipo. En cualquier momento que vamos tras alguien a quien Thomas haya secuestrado, sabemos que es peligroso tanto para ellos como para nosotros. Thomas ha matado a rehenes aún después de que pagaran el rescate. Su palabra no quiere decir nada en absoluto, a él o a alguien más.
    – ¿Te has encontrado con él?
    Él asintió.
    – Algunas veces. Está loco y un poco ebrio de su propio poder. Es conocido por matar a sus propios hombres por pequeños desaires. Ha matado mujeres. Creo que le gusta hacer daño a la gente.
    – Conocí a alguien así. Podía sonreír y pretender ser tu mejor amigo incluso mientras conspiraba para asesinar a tu familia. Gente como esa es muy retorcida -Rachael ya había empezado a sentirse mejor. La extraña enfermedad que la había agarrado antes ya se había ido, dejándola intentando recordar lo que se sentía. Solo recordaba haber sentido miedo. El inexplicable episodio le hacía sentirse ligeramente ridícula, el epítome de una mujer histérica. No era nada asombroso que Rio no pensara que ella pertenecía a la selva- Rio, lo siento por actuar como una idiota delante de tus amigos.
    – No lo hiciste, Rachael. Si te sientes mejor, volveremos adentro y veremos si Tama y Kim pueden fijar tu pierna. Ellos son mucho mejores curando que yo. Su padre trabajó un poco conmigo, pero ellos han tenido la ventaja de su tutela desde que eran pequeños.
    Le rodeó el cuello con los brazos, uniendo sus dedos en la nuca.
    – Creo que estoy empezando a acostumbrarme a que me lleves -le tomó el pelo.
    – Remeteré la manta alrededor tuyo. No me preocupa que vayas sin ropa interior delante de mí, pero trazo la línea en desfilar desnuda delante de mis amigos. Provocarás un infarto a Drake.
    – Debo adoptar tus malos hábitos -dijo Rachael, tirando de la manta hasta que cubrió sus muslos desnudos. Ella se acurrucó contra su pecho y envolvió sus brazos alrededor de su cuello otra vez, girando la cabeza para examinar sus vividos ojos verdes.
    Ambos rieron. No tenía sentido, pero ninguno se preocupó. Simplemente se derritieron el uno en el otro. No tuvo ni idea de si ella se movió primero o si fue él, pero sus bocas se fundieron juntas y la alegría explotó a través de ellos. La tierra tembló y se movió. Los monos charlaron ruidosamente y un pájaro chilló de placer. Prismas de color irradiaron a través de las gotitas de agua sobre las hojas y el musgo. Pétalos de flores de lo alto llovieron sobre ellos mientras el viento cambiaba ligeramente, pero ninguno lo notó. En ese momento, solo estaban ellos dos, encerrados en su propio mundo de puro sentimiento.
    Fue Rachael quien se separó primero, riendo porque no podía evitarlo.
    – Tienes una boca asombrosa.
    Había oído aquellas palabras antes pronunciadas por la misma voz, en el mismo tono burlón, ligeramente sobrecogido. Había sentido la yema del dedo trazando el contorno de sus labios antes. Claramente recordaba apartar los platos y tumbarla sobre la mesa, loco por la necesidad, queriéndola tanto que no podía esperar lo bastante como para llevarla al dormitorio.
    Los dedos de Rachael se enredaron en su pelo, un gesto que siempre hacía que su corazón diera un vuelco. A veces sentía como si viviera por su sonrisa. Por su beso. Por el sonido de su risa. Se inclinó hasta que sus labios presionaron contra su oído.
    – Ojala estuviéramos solos ahora mismo.
    Su lengua hizo una pequeña incursión, profundizando en los huecos, sus dientes pellizcando gentilmente. Los pechos empujaron contra su pecho, suaves montículos tentadores, sus pezones dos picos tensos. Había sabido que su cuerpo reaccionaría a la más pequeña broma de su lengua.
    – Menos mal que no lo estamos -indicó Rachael, tratando de impedir que su cerebro se derritiese como el resto de su cuerpo. Tenía que ser la humedad. Podía declarar que nunca se había sentido tan sexy y queriendo tentar tanto a un hombre como hacía con Rio. Lo miró fijamente a sus ojos, a sus extraños, seductores ojos, y sintió como si estuviera cayendo dentro de él.
    Un leopardo gruñó una advertencia, luego dio un suave gruñido desde dentro de la casa. Rachael y Rio parpadearon, tratando de sacudirse el hechizo bajo el que parecían estar.
    – Rio, será mejor que le digas a tu pequeño amigo que pare o va a tener una sorpresa -le llamó Drake.
    Rachael estaba impresionada por la grave amenaza de la voz de Drake. Rio se puso rígido, dando bruscamente una orden Franz para que el leopardo nublado saliera de la casa. El leopardo le alzó el labio a Rio, sus orejas aplastadas, exponiendo sus dientes, la cola moviéndose atrás y adelante
    – Parece realmente enfadado -Rachael no podía suprimir la nota de miedo de su voz- Es sorprendente como mira y sus dientes son directamente aterradores.
    Rio se alejó para dar espacio al gato.
    – Todos los leopardos tienen temperamento, Rachael. Pueden estar muy malhumorados y nerviosos, incluso con su hermano más pequeño. Franz esta molesto y no tolera la compañía muy bien.
    – El debería estar acostumbrado a mí -dijo bruscamente Drake- El pequeño renacuajo me amenazó. Si se las hubiera arreglado para morderme, hubiera extendido su piel entre dos árboles.
    Estaba de pie a la entrada mirando airadamente al leopardo nublado. Sus ojos estaban brillantes y concentrados, casi vidriosos. Había un aura de poder emanando de él. Sus manos agarraron el pasamano de la baranda, curvando sus dedos fuertemente alrededor de la madera.
    Rio colocó despacio a Rachael en el sofá, nunca apartando sus ojos de Drake. Había una tensión repentina en el cuerpo de Rio, aunque pareciera tan relajado como siempre. Su sonrisa no alcanzaba a sus ojos. Rachael podía ver que estaba tan concentrado en Drake como éste lo estaba sobre el gato. Ningún hombre movió un músculo, tan quietos que parecía como si fueran parte de la selva, mezclándose en las sombras. Las nubes se movieron en lo alto, oscureciendo los cielos. El viento sopló y el follaje y las enredaderas se movían como plumas atrás y adelante en las sombras crecieron y se alargaron. Unas gotas de agua lograron penetrar por el pesado dosel de las copas de los árboles y salpicaron los pasamanos de la baranda. El sonido de madera rasgada fue ruidoso y desconcertante. Largas astillas rizadas de madera cayeron al suelo del porche. Rachael las miró con sorpresa. Franz siseó y encarándose con Drake, retrocedió mientras se iba sigilosamente y despacio hacia la rama más alta del árbol más grande. Como si sus patas fueran muelles, el leopardo nublado se impulsó hacia la copa de los árboles y desapareció.
    Drake permaneció inmóvil, mirando el temblor de las hojas, y luego cogió un profundo aliento, lo soltó y echó un vistazo a Rio.
    – Para, hombre, el pequeño renacuajo merecía una patada.
    – Fritz fue atacado por un leopardo, Drake. Franz está un poco nervioso. Podías haberle dado un respiro.
    – No lo entiendo -interrumpió Rachael- Creía que vosotros erais amigos.
    Rio inmediatamente dejó caer la mano en su hombro.
    – Drake y yo entendemos, Rachael.
    – Bien, yo no entiendo a ninguno de vosotros.
    Rio rió suavemente.
    – Tiene algo que ver con gatos malhumorados. Venga, vamos a conseguir cuidados para esa pierna.
    – ¿Quieres decir poner esa pasta casera pardusca sobre ella? -Rachael sonaba horrorizada- No lo creo. Tendré mis oportunidades con el cuidado que tú me diste.
    Miró fijamente al pasamano detrás de Drake. Había señales frescas de garras en la madera y no podía recordar que estuvieran allí antes.
    – Seguramente no vas a ser una cobarde -Rio le tomó el pelo, recogiéndola como si nada hubiera pasado.
    Él no echó un vistazo a las señales de garra ni siquiera pareció notarlas. Toda la tensión se había ida como si nunca hubiera estado.
    – Tal vez podríamos mezclar unos pétalos más y cambiar el color -sugirió Drake, precediendo a Rio a la casa- Tama, ella no quiere tu mejunje curativo. ¿Puedes cambiar el color a un rosa princesa?
    Rachael miró a Drake.
    – Pasaré de ello, independientemente del color.
    Kim le sonrió.
    – Esto funciona, señorita Wilson.
    – Rachael -corrigió ella, tratando de parecer solemne cuando Rio la colocó sobre la cama. Ya estaba cansada y quería solamente acostarse y dormir un ratito- ¿Cómo de rápido trabaja esto? ¿Duele?
    – Tu pierna ya duele -indicó Rio- No hará que el dolor empeore.
    Rachael se enroscó, tirando de su pierna como mejor podía para protegerla de cualquier mejunje vudú que Tama había preparado rápidamente.
    – Soy un tipo mujer moderna. De la clase que va con la medicina moderna.
    – ¿No has oído alguna vez la frase, “cuándo en Roma…”? -la embromó Rio
    – Sí, bien pues no estamos en Roma y dudo que sus medicinas sean de ese matiz particular de verde -Rachael lo miró airadamente, apartándole la mano cuando Rio trató de sacar la pierna para inspeccionarla- ¡Para si no quieres perder esa mano!
    – ¿Siempre es así? -preguntó Drake.
    – Es peor. No pongas un arma en su mano.
    – Fue un accidente. Yo tenía fiebre alta -Empujó la mano de Rio lejos otra vez- No voy a ponerme cerca de esa cosa. Te vuelves mandón cuando tus amigos están alrededor.
    – Deja de retorcerte. Quiero que Kim y Tama vean lo que pueden hacer -Rio se sentó en el borde de la cama, apoyando su peso casualmente a través de sus caderas para que ella no pudiera sentarse- Hazlo, Tama, no le prestes ninguna atención.
    – ¿A qué le pegó un tiro? -preguntó Drake.
    – A la radio.
    Drake se rió.
    – Por suerte traje la mía. Puedes quedártela y recogeré otra. Vamos tener que perseguir a los bienhechores de Kim y rescatarlos del campo de Thomas. Era la verdadera razón por la que vinimos, sabes, no para rescatarte, Rio.
    – ¿Los bienhechores de Kim? -repitió Rachael, fingiendo ultraje- Cuando me sienta mejor, te tragarás eso.
    Rio trató de ignorar los negros celos que se arremolinaron en su estómago. Podía provenir de una especie primitiva pero no tenía que actuar como tal. Podía ser civilizado. No debería importar que Rachael sonriera a Drake. Y tal vez no lo hacía. Pero no importaba que ella le tomara el pelo. Quería que aquella nota particular de su voz estuviera reservada exclusivamente para él. Se concentró en su interior, buscando un centro tranquilo, un lugar a donde iba a menudo para conquistar la parte de él que vivía según las reglas de la selva. El aire se movió a través de los pulmones. Dentro y fuera, determinado a no alejarse del camino escogido. Era importante para él estar bajo control.
    Sintió el toque de sus dedos. Ligeros como plumas. Apenas allí, la más pequeña de las conexiones. Sus dedos se enroscaron en la pretina de sus pantalones, los nudillos presionaron contra su piel desnuda creando un calor inmediato. Era un pequeño gesto, pero reconoció su necesidad de confort, de seguridad.
    Y esto le trajo un alivio inmediato.
    – ¿Rio, vas a perseguir a Don Gregson y a los demás? -Rachael había planificado su fuga con cuidado. Había planeado vivir su vida sola. Nunca había tenido ese miedo, aunque ahora todo parecía diferente. No quería que Rio la abandonara.

CAPÍTULO 8

   

    – No podemos dejar a ninguna de esas personas con Thomas -contestó Rio con un fuerte resoplido- No creo que tengamos opciones sobre este asunto.
    – Esta no va a ser como las otras veces -advirtió Drake-. Siempre optamos por golpear y agarrar para conseguir que se fueran del país mientras nosotros nos diseminábamos por el bosque. El dinero de la recompensa lo cambia todo.
    Rachael podía sentir cuatro pares de ojos sobre ella. Mantenía su cara apartada. Debería haber sabido que la recompensa iba a ser muy sustanciosa como para ser ignorada, especialmente en países donde la gente tenía muy poco.
    – El dinero pavimenta la manera -tradujo Rio. Había escuchado la frase antes, pero el origen lo eludía. Miró a Drake, arqueando una ceja a modo de interrogación-. Interesante lema para una familia.
    Drake se encogió de hombros y sacudió la cabeza. Estaba seguro de haber leído ese lema antes, quizás en los periódicos, pero no podía recordar nada acerca de ello.
    – Si, bueno, tengo una familia interesante. Tarde o temprano, enviarán un representante para sobornar a los oficiales de vuestro gobierno, si no lo han hecho ya. Tendré que dejar el país rápidamente. -Apretó sus dedos alrededor de la pretina del pantalón de Rio. Si iba a permanecer tendido sobre ella para mantenerla quieta mientras Tama embadurnaba su pierna con esa pócima de mal aspecto, bien podría servir para algo. Deliberadamente ella deslizó la punta de los dedos sobre su piel, esperando que fuera un castigo.
    – No puedes dejar el país ahora, Missy -Tama negó con la cabeza-. Pregúntale a Rio. Los bandidos cerrarán las fronteras. Tienen espías a todo lo largo del río, a lo largo de las fronteras, en todos lados. La mayoría de la gente les teme y sólo desea que los bandidos los dejen en paz. Con una recompensa tan alta, tendrán más ayuda que de costumbre. Sería mejor esconderse y esperar hasta que pase la tormenta.
    Kim asintió con la cabeza mostrándose de acuerdo.
    – Mi hermano dice la verdad, Miss Rachael. Hay buenas personas a lo largo del río, pero esa cantidad dinero brindaría prosperidad a un pueblo entero. Sería fácil justificar una cosa tan pequeña como soplar algo de información. Mejor que te mantengas fuera de la vista en el bosque y esperes hasta que crean que falleciste en el río.
    Rachael se quedó muy quieta debajo de Rio. Estudió cuidadosamente a los cuatro hombres.
    – Supongo que tienes razón Kim. Ese dinero haría prosperar a cualquier aldea. El Gobierno querrá ese dinero. Cualquiera de ustedes podría darle uso también.
    La mano de Rio fue hacia su nuca, sus dedos comenzaron un lento masaje como para confortarla cuando ambos sabían que no había ningún consuelo. No con la cantidad de dinero que estaba siendo ofrecida para que la traicionaran.
    – No tiene nada que temer de mi gente, Miss Rachael -dijo Kim.
    Le sonrío sin mirarlo directamente.
    – Sigue diciéndote eso Kim, y tarde o temprano te sentirás desilusionado. La gente que te ama te traicionará por menos que eso. El dinero lo compra todo desde comida, medicamentos y educación hasta la libertad y el poder. La gente se mata una a la otra por cincuenta dólares. Aún por menos de eso. Cualquiera en esta habitación puede anhelar ese dinero, y ¿quien podría culparlos? Soy una extraña para todos ustedes.
    Rio se sentó, ajustándole las almohadas a una posición más cómoda.
    – Nadie en esta habitación te traicionará Rachael. Drake y yo tenemos precio sobre nuestras cabezas. Si intentáramos traicionarte a cualquiera de los bandidos, nos matarían al vernos. Kim y Tama no necesitan dinero.
    Los oscuros ojos de Rachael encontraron la mirada de Rio en abierto desafío.
    – Estoy dispuesta a apostar que no tendrías que enfrentarte a ninguno de los bandidos. Si me entregas a un Oficial del Gobierno, probablemente obtengas tu recompensa.
    Rio no iba a continuar discutiendo con ella. Y no iba a admitir, ni siquiera ante si mismo, que sus sospechas le molestaban. Mantuvo su mirada firmemente.
    – Estoy seguro que tienes razón, Rachael, pero por lo que sabes podría estar requerido por el Gobierno también. Lo dijiste tú misma, que debía estar huyendo de algo sino no me encontraría aquí.
    Rachael no podía apartar la mirada de la de Rio. Siempre era directo y enfocado. Siempre intenso. Sentía como si fuera a caer en las profundidades de sus brillantes ojos verdes. Era pura magia negra, un producto del vudú y de las pociones de amor. Era una mujer adulta con un precio por su cabeza. No tenía vuelos de grandeza y no se volvía loca por un hombre sólo porque tuviera un cuerpazo matador.
    Inesperadamente Rio se inclinó muy cerca de ella, poniéndole los labios sobre la oreja
    – Lo estás haciendo nuevamente. No puedes mirarme de esa forma. Un día de estos te va a meter en problemas.
    Drake se aclaró la garganta.
    – ¿Por qué demonios alguien ofrecería un millón de dólares para recuperarte?
    Rachael continuó mirando a Rio. Sólo veía a Rio. Su cara preocupada, las líneas impresas allí por demasiadas misiones llevadas a cabo, demasiadas decisiones que no había querido tomar. Ojos que se mantenían enfocados con tanta intensidad. Ojos que podían ser tan fríos como el hielo o tan ardientes con un calor tan intenso que ella se prendía fuego. Ojos que eran de un intenso verde en vez del verde amarillento que le había visto tan a menudo.
    – Bueno, esa es la cuestión, ¿no? -Murmuró Rachael- ¿Qué fue lo que hice? ¿Qué fue lo que robé? Porque nadie pondría una recompensa tan desmesurada sin una poderosa razón.
    – Te olvidas de lo más importante. ¿Qué es lo que sabes? -la corrigió Rio.
    Rachael aspiro hondo, apartándose de esa mirada que lo veía todo.
    – Pensé que todos ustedes tenían que ir a rescatar a los otros.
    – No es tan fácil. Thomas muda continuamente su campamento y a los prisioneros. Tiene túneles en los campos en los que se detiene. Los campos de caña pueden esconder un laberinto de túneles que se extienden por millas -explicó Rio.
    – Agujeros de rata -dijo Drake-. Tienen tantos escondrijos que lleva tiempo encontrarlos a todos para determinar su ubicación.
    – Y justo cuando los tenemos localizados, los prisioneros son cambiados nuevamente -agregó Rio-. Tenemos que movernos con cuidado, especialmente con Thomas. Drake y Tama pudieron sacar a Kim porque nadie esperaba un intento de rescate tan pronto. Esta serie de tormentas son una de las peores que hemos experimentado en años. La última cosa que se les hubiera ocurrido era que la familia de Kim sabría que algo le había pasado y que iría detrás de él usando a uno de nuestra gente para ayudarlos.
    Rachael estaba demasiado agotada para hacer algo más que yacer contra las almohadas y pensar. Odiaba admitirlo, pero la pócima con tan raro color que Kim y Tama habían frotado contra su pierna definitivamente se había llevado la mayor parte del dolor. Miró abajo hacia su pierna y casi se echa a reír. Su pantorrilla y su tobillo estaban todavía muy hinchados, casi al doble de su tamaño habitual y ahora parecía como si estuviera usando una media verde amarronada. Las dos heridas punzantes supuraban continuamente, lo que se añadía al efecto general.
    – Precioso -murmuró.
    – Eso creo yo -dijo Drake, sonriéndole con su encanto juvenil.
    Rio esperó que apareciera el nefasto arranque de celos que parecía ser una maldición que pendía sobre los de su especie, pero sorprendentemente no llegó. Podía sentir como Rachael deslizaba los dedos a lo largo de su espalda, la forma en que inconscientemente se aferraba a la pretina de sus pantalones. Era una cosa tan pequeña, pero la sentía familiar y confortante. Se sentía seguro y a salvo en la relación que mantenían. Rio sonrío y sacudió su cabeza. Tenía que recordarse continuamente a si mismo que no tenía una relación con ella. Se estiró para capturar una de sus manos.
    – Te juro, Rachael, que tengo reminiscencias del pasado cuando estoy contigo.
    Se miraron el uno al otro, completamente sintonizados en ese momento. Sus sonrisas fueron lentas y genuinas, sonrisas que completaban su entendimiento, llenándolos de calidez a los dos.
    Drake se aclaró la garganta para llamar la atención a Rio.
    – Y tú siempre pensaste que era un mito. Rachael, querida, no creo que tengas que preocuparte acerca de que alguien te entregue para cobrar el dinero o por ninguna otra cosa. Has llegado a casa, a donde perteneces.
    – ¿Tienes idea acerca de que está hablando? -Preguntó Rachael. Pero podía verlo en la cara de Rio. Sabía exactamente de que estaba hablando Drake. Y vio algo más. Sólo durante el más pequeño de los momentos vio esperanza y alegría en los ojos de Rio. Chispeó allí por un momento y fue rápidamente cubierta- Si, lo sabes.
    – Drake tiene una fijación con las antiguas leyendas. Cree en cuentos de hadas. Yo no -contestó Rio con sequedad.
    Drake lo codeó.
    – Pero estás comenzando a hacerlo. ¿Qué hay acerca de Maggie y Brandt? ¿Son ellos un mito? Es sólo que no quieres admitir cuando te equivocas -Volvió su atención hacia Rachael-. Rio es obstinado. Nadie nunca ha podido hacer nada acerca de esto. Buena suerte es lo único que te voy a decir.
    Rio gruñó.
    – No le creas, Rachael. Siempre tiene algo más que decir. Si tenemos suerte en esta ocasión se callará, pero no creo que vaya a ocurrir así.
    Kim y Tama asintieron con la cabeza mostrando que estaban de acuerdo, riendo sin disimulo mientras lo hacían.
    Rachael era muy conciente del pulgar de Rio que se deslizaba íntimamente sobre su muñeca.
    – ¿Es eso cierto, Drake?
    – Mentiras, todas mentiras -denegó, agarrándose el corazón-. Y se llaman a ellos mismos mis amigos. Arriesgo mi vida por ellos y así es como me pagan.
    – Pobrecito -se conmiseró, tratando de no reírse. Drake y Rio eran tan poderosos, tenían el aspecto de machos dominantes, y aún así en ese momento parecían dos muchachos riéndose de una tonta broma juntos. Rachael tenía toda clase de preguntas, pero las dejó de lado hasta que pudiera estar a solas con Rio.
    – Rachael está cansada -dijo Rio- Deberíamos dejarla descansar mientras decidimos que vamos a hacer para encontrar el grupo de benefactores que desapareció. -Vio que ella súbitamente fruncía el ceño y se corrigió apresuradamente-. Víctimas raptadas.
    Drake se echó a reír nuevamente.
    – Siempre me pregunté que podría hacer que actuaras correctamente. Ahora me doy cuenta que no era el “que” sino el “quien”.
    Rachael observó salir a los cuatro hombres dirigiéndose al porche, dejándola con Fritz. Cerraron la puerta, pero podía oír el suave sonido de sus voces. De alguna forma era reconfortante oírlos mientras pasaba de la vigilia al sueño. La lluvia caía intermitentemente. Se podía escuchar el murmullo del viento entre los árboles, el ondear de las hojas y el continuo sonido de los insectos y los pájaros, de la manada de monos charlando entre ellos mientras se desplazaban por las ramas. Los sonidos se metían dentro de sus sueños, familiares y tranquilizantes. La humedad nunca era opresiva, pero intensificaba sus sentidos, haciendo que fuera conciente de las curvas de su cuerpo, de sus terminaciones nerviosas, de su sexualidad. Sentía gotas de sudor corriendo por el valle entre sus senos.
    Rachael cerró los ojos y se imaginó que Rio estaba allí, inclinando la oscura cabeza sobre su cuerpo, la lengua recorriendo sus hinchados senos, enviando un escalofrío a su espina dorsal. Su cuerpo se estremecía con anticipación. Cuando la miraba se le atoraba el aire en la garganta. Había tanto amor allí. Tanta devoción. Sentía que las lágrimas subían a sus ojos. Lo conocía tan bien, cada expresión, cada línea. Podía decir cuando estaba cansado o contento o enojado. Envolvió los brazos alrededor de él, lo sostuvo contra ella mientras escuchaban el viento y la lluvia golpeando suavemente la ventana.
    Rio dio un golpecito en la ventana, deseando haber corrido la sábana para poder observar a Rachael. Estaba seguro de que se había quedado dormida enseguida. Su pierna se estaba curando, pero muy lentamente. Consideraba que habían sido afortunados de que no hubiera perdido la pierna.
    – Tama, gracias por mezclar las hiervas para curar la pierna de Rachael. Estaba preocupado de no ser capaz de salvársela. Hubo un momento en el que estuvo muy enferma.
    – Conoces la mayoría de las plantas curativas -respondió Tama-. Ésta es una mezcla que usa mi padre cuando debemos curar rápidamente sin provocar mucho dolor para poder viajar a través del bosque y lo ríos. El río puede ser peligroso para las heridas abiertas. Esto pone un sellador sobre la herida para prevenir que los parásitos o las bacterias se instalen debajo de la piel.
    – No te preocupes Rio, me aseguré de dejar las heridas abiertas libres para que pudieran supurar -agregó Kim- ¿Vas a contarnos cómo pasó esto?
    – Para no mencionar, que tú también te ves bastante mal -apuntó Drake
    Rio puso su mano sobre la ventana, separando sus dedos como si pudiera tocarla. Sintió que lo llamaba. No hubo ningún sonido, pero sabía que ella estaba en su mente, quizás en su piel, tratando de alcanzarlo, separados solamente por una delgada pared.
    – Recibí un par de golpes menores cuando rescatábamos a nuestra última víctima, nada importante. Y tuve un pequeño encuentro con el leopardo. Si se topan con alguien dañado por un gran gato, háganmelo saber. Tiene que haber acudido a algún lugar para hacerse curar.
    – ¿Piensas que estaba detrás de ti o detrás de la mujer?
    – Al principio pensé que había sido enviado a por mí. Definitivamente estaba siguiendo un rastro, pero ahora pienso que tal vez siempre estuvo detrás de Rachael.
    – ¿Por la recompensa?
    Rio tamborileo sus dedos contra la ventana.
    – No creo que intentara sacarla de aquí. Pienso que estaba tratando de matarla.
    Drake hizo una mueca de dolor.
    – ¿Uno de los nuestros? No matamos mujeres, Rio, especialmente una de nuestras mujeres y ella lo es. Sabes que es una de las nuestras.
    – En este momento no estoy seguro de nada -Rio se recostó contra la baranda y miró a sus amigos-. Desde que llegó estoy en un perpetuo estado de confusión -Sonrió un poco avergonzado.
    – ¿Quién es ella Rio? ¿De donde vino? -Preguntó Drake
    Rio se encogió de hombros.
    – No lo sé. No habla mucho acerca de ella misma -Se frotó las manos y miró hacia fuera al oscuro interior del bosque-. La recuerdo. Lo recuerdo todo acerca de ella. A veces cuando estamos juntos, no puedo distinguir la diferencia entre el pasado y el presente.
    – ¿Te recuerda?
    – Creo que a veces lo hace. Lo veo en sus ojos. Y admite estar tan confundida como yo -Rio se pasó ambas manos por el cabello-. ¿Qué has averiguado, Kim? ¿Alguien en el campamento te dio alguna información acerca de ella?
    – Lo siento, Rio. Quieren ese dinero y darán vuelta el bosque para encontrarla. Quienquiera que sea que está ofreciendo la recompensa está desesperado por encontrarla.
    – Dijo que la querían muerta -admitió Rio- Pero nada más. No dijo por qué y obviamente cree que continuaran viniendo.
    – Cualquier persona que ofrezca un millón de dólares está hablando en serio -concluyó Drake.
    Kim negó con la cabeza.
    – Muerta no, Rio. No están tratando de matarla. Si la hieren de cualquier manera no podrán cobrar la recompensa. Escuché a Thomas hablando con sus hombres. Lo repitió muchas veces. No deben lastimarla.
    El viento soplaba constantemente a través de las hojas, haciendo que pasaran de un verde oscuro a un plateado oscuro cuando los difusos rayos de sol se abrían paso a través del dosel de hojas. Rio se enderezó desde donde había estado reclinado contra la baranda, paseó despreocupadamente a lo largo del porche antes de regresar a pararse en frente de Kim.
    – ¿Estás seguro de eso?
    Kim asintió.
    – Thomas dijo que no debían dañarla porque sino no cobrarían el dinero. Fue firme al respecto.
    – Rachael dijo que estaban tratando de matarla. ¿Podría estar equivocada? Dijo que habían introducido una cobra en su habitación justo antes de que fuera río arriba. Y dejó los Estados Unidos con documentos falsos para poder desaparecer debido a que alguien la quería muerta.
    – ¿Piensas que te está mintiendo? -preguntó Drake
    Rio se paseó por segunda vez, dándole vueltas a la idea en su mente. Finalmente negó con la cabeza.
    – Creo que está convencida de que alguien está tratando de matarla. Y no entra en pánico fácilmente, así que no es a causa de la histeria. Si Rachael dice que alguien la quiere muerta, tengo que creerla. Es posible que estemos tratando con dos facciones distintas. Una persona que está dispuesta a pagar una enorme cantidad de dinero para mantenerla a salvo. Está armando un escándalo público, acudiendo al Gobierno para demandar que la encuentren, y alguien más. Alguien mucho más discreto que está trabajando para silenciarla. Esa otra persona esta contratando asesinos para asegurarse de que no hable.
    – Eso son conjeturas, Rio -dijo Drake.
    – Sé que lo son, pero es posible. Creo en ella cuando me dice que están tratando de matarla. ¿Por qué una mujer como Rachael querría desaparecer en el bosque pluvial?
    – Está cerca del Han Vol Dan, Rio. Lo sentiste tan profundamente como yo. Está muy cerca. Quizás atrae a nuestra gente de regreso al bosque.
    – Tal vez. Le pregunté si había oído esas palabras antes y no podía recordarlo. Dijo que no le eran desconocidas, aunque no tenía un conocimiento concreto de las mismas.
    – Eso complica las cosas -dijo Drake-. Son tiempos peligrosos para todos. Me voy de aquí esta noche. No me atrevo a quedarme por aquí cuando ella está tan cerca.
    – ¿Lo sentiste, Kim? ¿Tama? -
    Preguntó Rio con curiosidad-. Han estado cerca de nuestra gente por muchos años. Prácticamente crecí con ustedes.
    – Nunca estuve cerca de nadie en el transcurso del Han Vol Dan -admitió Kim- Escuché sobre eso, por supuesto. Nuestros mayores hablan de ese tipo de cosas, pero que yo sepa, nadie aparte de tu gente ha sido testigo de un evento semejante. Miró a su hermano buscando confirmación.
    – No conozco a nadie -dijo Tama-. Pero si sentí el tirón en la mujer. Pensé que era por estar tan próximo a ella. Es muy sensual.
    Rio hizo una mueca, pero estaba acostumbrado a la manera abierta, a la naturaleza directa de sus amigos. Sintió que se le revolvía el estómago, una segura señal de peligro.
    – Si lo es, al menos a mi me lo parece. Es mejor si todos ustedes se van hasta que el momento pase. Drake tiene razón. Es peligroso para todos nosotros.
    – Dejaré la radio, Rio. Podemos hacer guardia alrededor, coger el rastro, y cuando tengamos algo, te lo haremos saber. No serás capaz de dejarla a no ser que esto pase.
    – Seguiremos con la misión de la misma forma que lo hacemos siempre -objetó Rio-. Si empezamos a cambiar las cosas, alguien va a resultar muerto. Ni bien descubran algo háganmelo saber y estaré allí.
    Kim y Tama se levantaron al mismo tiempo como si se hubieran puesto de acuerdo silenciosamente. Drake pasó del porche hacia una rama ancha.
    – Dale mis saludos a tu padre, Kim -dijo Rio- Que toda la magia del bosque este con ustedes y que la fortuna sea su compañera mientras dure el viaje.
    – Buena caza para ti siempre -respondió Tama.
    – Mantente alerta, Rio -añadió Drake mientras los dos hombres de la tribu descendían cuidadosamente al suelo del bosque- Haré trascender la noticia acerca del leopardo, pero sabes que volverá si está bajo contrato. Está arraigado en nosotros el nunca detenernos. Tendrás que matarlo.
    – Maldición, Drake, ¿Crees que no lo sé?
    – Te conozco. Solo quería que cuides tus espaldas.
    Rio asintió.
    – No tienes que preocuparte por mí. Saluda a los otros de mi parte.
    – ¿Traerás pronto a Rachael para que conozca a todo el mundo?
    – Quiero darle tiempo para que se adapte. Tiempo para que los dos nos adaptemos -Rio dudó-. No estoy acostumbrado a estar rodeado de gente por más de un par de horas cada vez. Incluso dentro de la unidad, trabajo solo. No sé si puedo hacer entrar a alguien en mi vida y lograr que funcione.
    Drake sonrió, pero no había humor tocando sus ojos.
    – Sería el último hombre en decirte como lograrlo, pero te deseo la mejor de las suertes -Empezó a bajar por la rama del árbol, luego se dio la vuelta-. No dejes pasar la ocasión, Rio. No cuando se te brinda de esta forma. La mayoría de nosotros jamás tendremos una oportunidad así.
    Rio asintió y observó a los tres hombres desaparecer en las sombras del bosque. Se quedó de pie allí por un largo rato respirando el aire fresco y limpio, la fragancia de las flores y la lluvia. Por hábito levantó la cabeza y olfateó el aire, percibiendo el aroma del viento. Confiaba en sus propias habilidades para obtener advertencias por adelantado de la posible existencia de un peligro inminente, pero los animales de su territorio siempre lo ayudaban.
    Tosió, una serie de gruñidos, enviando un aviso para que fuera transportado cerca y lejos, desde la más pequeña criatura del suelo del bosque hasta las abejas que construían sus panales gigantes en lo alto de la cubierta forestal. Sintió alas batiéndose sobre su cabeza, un orangután moviéndose lentamente a través de las ramas buscando las hojas que mejor sabían y mariposas que revoloteaban sobre la aglomeración de flores sobre los troncos de los árboles. Cada uno se ocupaba de sus propios asuntos, despreocupadamente cuando no había intrusos en su dominio.
    Rio abrió la puerta. Al instante el viento invadió su casa, formando un remolino y haciendo bailar el tejido mosquitero. Rachael yacía dormida, su cabello negro desparramado sobre la almohada. El viento tironeaba y jugaba con sus sedosas hebras haciendo que su cabello se moviera, llamándolo. Cerró la puerta y se resistió a la tentación de acostarse al lado de ella. Si tenía que volver a ponerse en acción nuevamente tan pronto, tenía que limpiar sus armas y asegurase de tener equipo de emergencia dispuesto en cada ruta de escape.

    Rachael comió muy poco y se quedó callada, amasando la piel de Fritz mientras observaba a Rio trabajar. Tenía más armas y más cuchillos que nadie que hubiera conocido antes, y estaba familiarizada con las armas. Las limpiaba con el mismo tipo de cuidado con el que curaba una herida, meticulosamente y con determinación, sin omitir ni un pequeño detalle. Lo observó mientras tomaba varios juegos de ropa y pequeños equipos médicos junto con algunas de las armas y ponía todo en paquetes impermeables
    – ¿Qué estás haciendo con eso? -Finalmente le había ganado la curiosidad. Rachael se sentía cómoda con los silencios y estando a solas, pero no tanto como Rio. Parecía que él estaba perfectamente bien pasando horas sin decir una sola palabra.
    Rio miró hacia arriba y parpadeó, como si recién se diera cuenta de que estaba allí. Pero a decir verdad había sido consciente de cada movimiento que había hecho. Estaba casi hipnotizado por la vista de sus dedos amasando la piel del gato.
    – Distribuyo los paquetes a lo largo de mis vías de escape para el caso de que me quede sin municiones, armas o necesite suministros médicos. Puede ser muy útil.
    – ¿Y la ropa?
    – Me viene bien si necesito cambiarme -respondió elocuentemente.
    – Ya veo. ¿Me vas a decir por qué tu amigo Drake actúa tan extrañamente con los gatos y por qué no te molestó? Por un momento, temí, que repentinamente fuera a tener un estallido violento. Me pareció que tú estabas esperando lo mismo.
    – Drake ha vivido la mayor parte de su vida en el bosque. Somos muy primitivos aquí. Reaccionamos a la naturaleza; suena un poquito raro, pero si pasas aquí el tiempo suficiente, lo entenderás -sus manos se detuvieron sobre el cuchillo que estaba afilando-. Deseo que te quedes por mucho tiempo, Rachael.
    Su mirada era directa como siempre. Rachael no podría haber apartado la suya aunque su vida hubiera dependido de ello. Su voz era tan baja que apenas lo oía. Por un momento no pudo respirar, su pecho estaba oprimido con una mezcla de esperanza y miedo. Casi suelta lo primero que le vino a la mente. Quería quedarse… necesitaba quedarse. Nunca había deseado a un hombre de la manera que lo deseaba a él. Pero la muerte estaba lista para saltarle en la cabeza y no iba a fijarse quien se encontraba en la misma vecindad.
    – Conmigo, Rachael. Quiero que te quedes aquí conmigo.
    – Sabes que no puedo, Rio. Sabes porque -Sus dedos se curvaron tan apretadamente sobre la piel del leopardo nublado, que Fritz levantó la cabeza y la miró curvando los labios.
    – Entonces al menos quieres quedarte aquí conmigo. Si pudieras, ¿Querrías estar conmigo? -Ella le pertenecía. Lo sabía con cada aliento que tomaba. Lo sabía con cada fibra de su ser. ¿Cómo podría ella no saberlo? ¿No sentirlo? Estaba tan claro para él.
    Rachael retiró la mano que tenía sobre el gato y arrastró la manta hasta su barbilla. Era una pequeña protección, pero la hacía sentir más controlada. Rio se paró de esa forma perezosa y lánguida con que solía moverse, la que siempre le recordaba a un felino. Sin dudarlo se acostó al lado de ella, acomodando su cuerpo alrededor del de ella, con cuidado de no tocarle la pierna.
    La manta estaba entre los dos, pero Rachael sentía bien su cuerpo a través del fino tejido. Cuando tomo aire, recogió su aroma en los pulmones.
    – No me conoces más de lo que yo te conozco a ti. No podemos simplemente pretender que no tenemos pasados Rio, por más que nos gustara hacerlo de esa forma. No soy la mujer que pareces recordar de tus sueños, y tú no puedes ser el hombre que yo recuerdo. Esas cosas nunca son reales.
    Los dedos de él se enredaron en su cabello.
    – ¿Cómo sabes que no son reales? ¿Cómo sabes que no estuvimos juntos en una vida pasada? Tu cabello se sentía exactamente así, pero lo tenías más largo, hasta la cintura. Cuando lo trenzabas, la trenza era tan gruesa como mi antebrazo. Conozco el sonido de tu risa, Rachael, pero más importante aún, sé lo que te hacer reír. Sé lo que te provoca tristeza. Sé que sientes aversión por los monos. ¿Cómo podría saber eso? -Envolvió sus rulos alrededor de los dedos y enterró la cara contra la sedosa masa.
    – Debo haber dicho algo, quizás cuando tenía esa fiebre tan alta. Probablemente divagaba como una loca.
    – Justamente lo opuesto. La mayor parte del tiempo, estabas tan callada, que me asustabas. A veces apenas respirabas.
    Ella se rió quedamente.
    – Tenía miedo que me estuvieras dando el suero de la verdad.
    – Para poder conducir mi interrogatorio -levantó la cabeza, sus ojos verdes ardiendo en los de ella- ¿Me tienes miedo, Rachael? ¿Tienes miedo de que te traicione por dinero?
    Ella estudió su cara rasgo por rasgo y se encontró sacudiendo la cabeza antes de poder evitarlo.
    – No, no tengo miedo de eso.
    – Entonces habla conmigo. Dime quien eres.
    Levantó una mano hacia su cara, trazó las pequeñas líneas alrededor de su boca.
    – Tú dime quien eres, Rio. Déjame conocerte antes de que me hagas preguntas acerca de mí. Veo sufrimiento en tu cara. Has visto la traición, conoces lo que es. Y viniste aquí por una razón. Dime cual es. ¿Por qué tienes que vivir en este lugar?
    – Elegí vivir aquí, Rachael, no tengo que hacerlo. Hay una diferencia.
    – Has estado aquí por algún tiempo. ¿Kim y Tama viven lejos de otra gente? ¿Lo hace Drake?
    – No, Kim y Tama viven en la aldea. La mayor parte del tiempo si su gente se muda, la aldea entera se muda. Todavía tienen moradas cuando viajan. Drake vive cerca de una aldea para nuestra gente.
    – ¿Quién es tu gente, Rio? ¿Por qué no quieres estar cerca de ellos?
    – Siempre me siento más feliz cuando estoy solo. No me preocupa llevar una vida solitaria.
    Rachael sonrió y se acurrucó más contra la almohada.
    – No estás dispuesto a contarme nada acerca de ti mismo. Incluso en la amistad se trata de dar y recibir, tiene que haber confianza entre dos personas. No existe eso entre nosotros.
    – ¿Entonces que tenemos? -Rio sabía que ella tenía razón, pero no quería escucharla decirlo. Quería que las cosas fueran diferentes, pero si le decía lo que ella quería saber no habría posibilidades para ellos.
    – Estoy tan cansada, Rio -dijo Rachael suavemente-. ¿Podemos hacer esto mañana? Parece que no puedo permanecer despierta sin importar cuanto lo intente. Creo que estás poniendo algo dentro de esa bebida que siempre me dices que es tan saludable.
    Quería dejar el tema. Reconocía las señales. Estaba habituado a evadir temas que no quería discutir. ¿Y cual era el punto?

    Rio yació allí escuchándola respirar, su cuerpo tan duro que estaba seguro que un solo roce más contra su cuerpo podría ser la gota que colmara el vaso. Se quebraría en un millón de pedazos. Dormir en el piso lejos de ella no lo evitaría. Las duchas frías no estaban ayudando. La casa era muy pequeña para que la compartieran ellos dos a no ser que estuvieran juntos, y dormir en la cama al lado de ella sin tocarla era definitivamente imposible.
    Intelectualmente sabía que era porque estaba cerca del Han Vol Dan y eso lo estaba afectando debido a su esencia de madurez. Quería echarle la culpa a eso, la llamada de la madurez de una hembra a un macho, pero para decir la verdad, la deseaba de tantas otras formas distintas. Lo hacía feliz y ni siquiera sabía porque. No le importaba el porque. La quería en su casa. A su lado. Con él. Era así de simple.
    Mujeres. Siempre se las arreglaban para complicar hasta la más simple de las cuestiones. Se sentó, con cuidado de no molestarla. No podría dormir si no salía a correr en la noche. Cuanto más lejos y más rápido mejor.

    Rachael esperaba estar soñando. No era una pesadilla que la asustara, pero era inquietante. No tanto las imágenes, pero la idea en si misma. Se podía ver a ella misma, estirando el cuerpo, arqueando la espalda, en la agonía de la necesidad sexual. No sólo un deseo… un ansia, una obsesión. La necesidad era tan fuerte que no podía pensar en otra cosa que no fuera en encontrar a Rio. Estar con Rio. Las manos de Rio tocándola, deslizándose por su cuerpo, recorriéndola con salvaje abandono. Había calor y fuego y aún así ella no estaba satisfecha. Podía ver su cuerpo ondeando de placer, reluciente y húmedo. Rio rodando con ella, tirando de ella hasta ponerla encima de él, y Rachael tirando la cabeza hacia atrás, empujando sus pechos en invitación mientras lo montaba frenéticamente. Giró la cabeza para mirar hacia atrás a la dormida Rachael, con la cara contorsionada mientras la piel ondeaba sobre su cuerpo.

    Rachael sacudió la cabeza, se removió soñolienta, se meneó un poco para encontrar la calidez y seguridad del cuerpo de Rio. No estaba allí. Se dio la vuelta, cuidando de no mover su pierna lastimada. Definitivamente estaba sola en la cama. La casa estaba oscura, lo que no era inusual ya que Rio nunca encendía una lámpara, prefiriendo caminar silenciosamente por la casa, descalzo, desnudo. Parecía tener una gran afinidad con la noche, prefiriendo esa hora sobre cualquier otra. Nada en las sombras lo afectaba o lo asustaba. Parecía que nunca dormía profundamente. Las pocas veces que ella se había despertado en la oscuridad, él ya estaba alerta, siendo el cambio de su respiración suficiente para despertarlo.
    Levantó la cabeza y estudió la habitación. El mosquitero que colgaba sobre la puerta se balanceaba como un fantasma danzando con el viento. La puerta estaba abierta. Rio había partido para una de sus muchas aventuras de medianoche. Siempre volvía más relajado, desaparecida la tensión de su cuerpo. Usualmente volvía cubierto de sudor y se dirigía hacia el lavabo para lavarse. Rachael adoraba mirarlo. Debería haberse sentido culpable, una mirona, pero no era así. Simplemente recreaba sus ojos admirando su cuerpo, observando el juego de sus cuerdas de músculos y apreciando el hecho de que fuera tan intensamente masculino.
    Algo empujó contra el mosquitero. Una gran cabeza oscura forzó su camino dentro de la casa. Rachael se congeló, con el corazón en la boca. Fritz gruñó, siseó y se alzó para dirigirse con paso inestable hacia Rachael. Estiró la mano hacia el pequeño leopardo nublado, tocó su piel mientras se movía sigilosamente cerca de la cama, todavía siseando. Rachael no apartaba la mirada del enorme, fuertemente musculado animal que se abría camino a través del endeble tejido mosquitero dentro de la casa.
    El leopardo era el animal salvaje más grande que se hubiera encontrado nunca. Era un macho, pesando casi cerca de doscientas libras, puro músculo, exótica piel negra desde la cabeza hasta la punta de la cola, sus ojos de un vívido verde amarillento. El leopardo sacudió la cabeza de un lado a otro, buscando con la mirada alrededor de la habitación, ignorando el gruñido del pequeño gato como si estuviera por debajo de su nivel. Entró completamente a la casa, balanceando la cola de un lado a otro. Frotó su hombro contra la silla y el lavabo, todo el tiempo mirando a Rachael con una mirada demasiado inteligente en sus ojos.
    Movió la mano muy lentamente, dentro de la cama, deslizándola debajo de la almohada para encontrar el reconfortante metal del arma. Envolviendo sus dedos alrededor de la culata tiró hacia ella con un movimiento lento. Debajo de la cama, Fritz gruñó más fuerte.
    – Hush -susurró, tratando de mantener la voz lo más baja posible para que no fuera a provocar que el leopardo atacara.
    Para su asombro, el pequeño gato se calló. El leopardo negro continúo frotando su cuerpo contra el mobiliario, mirándola todo el tiempo. Ella yació quieta, incapaz de mirar hacia otro lado. Mientras el animal se le aproximaba, Rachael se olvidó de apuntarlo con el arma. El animal no la acechaba, simplemente se le acercaba lentamente, frotando toda la extensión de su cuerpo a lo largo de la cama. Frotó la cabeza en su brazo, la piel tan suave e increíblemente lujosa. Con el aliento atrapado en su garganta, tuvo que combatir el impulso de enterrar sus dedos en esa piel, de frotar su cara contra el cuello y hombros del animal.
    El leopardo comenzó a refregar su cuerpo lenta y sistemáticamente con la cabeza, barbilla y mejillas, frotándose contra su hombro y sus pechos. Se estiró sobre la cama para frotar su estómago y la conjunción entre sus piernas, se tomó su tiempo para refregarse contra su pierna buena y después de oler su pierna herida, tuvo cuidado cuando se frotaba de vuelta hacia arriba por la pierna hasta su cabeza.
    El aliento del leopardo se sentía caliente contra su piel mientras le tocaba el hombro, dándole la impresión de que el animal quería que lo rascara. El arma se le resbaló de la mano para reposar en la manta cuando ella hundió los dedos en la espesa piel. Era atrevido y casi abrumador, un salvaje y loco impulso que no pudo controlar. Recorrió con la punta de los dedos la sombra más oscura de las manchas enterradas en la densa negrura de la piel. Tentativamente, empezó a rascar las orejas y el cuello del leopardo, volviéndose lo suficientemente audaz para rascarle el amplio pecho. Podía ver varias cicatrices en la piel, indicando que el gato había participado en más de una pelea, pero el animal era un magnífico espécimen de su clase. Los músculos corrían como acero debajo de la piel, envolviendo su cuerpo en todas direcciones. Debería haber estado aterrada de estar tan cerca, pero la noche había adquirido una cualidad surrealista.
    Estaba tan cerca que podía apreciar que sus bigotes eran muy largos, y se hallaban en su labio superior, mejillas, barbilla, sobre los ojos e incluso en la parte de adentro de las patas delanteras. Los pelos estaban incrustados en tejido con terminaciones nerviosas que transmitían información tangible continuamente, muy parecido a un sistema de radar. Durante un ataque, el leopardo podía extender sus bigotes de forma parecida a una red en frente de su boca para ayudarlo a evaluar la posición del cuerpo de la presa para poder administrarle una mordida letal. Rachael tenía esperanzas de que el hecho de que se frotara continuamente contra ella fuera una señal para que lo rascara con más fuerza y no de que el animal se estaba poniendo agresivo.
    Fritz asomó la nariz fuera de debajo de la cama y el corazón de ella empezó a latir con más fuerza a causa del temor por el pequeño gato herido. El leopardo más grande apenas le toco la nariz, y refregó la parte de arriba de la cabeza del leopardo nublado con la suya propia. Luego se estiró lánguidamente, arañó el piso alrededor de la cama y repitió la acción de frotar la cabeza contra el cuerpo de Rachael antes de cruzar la habitación lentamente hacia el área de la cocina. Se paró sobre sus cuartos traseros y arañó con sus garras la pared, dejando largos, y hondos surcos sobre la madera. Exactamente iguales a los otros surcos. Se dejó caer nuevamente al piso, dio vuelta la cabeza para mirarla una vez más con su mirada fija, luego, sin prisas, se fue caminando lentamente saliendo de la casa hacia la oscuridad.

CAPÍTULO 9

   

    Rachael se limpió el sudor de los ojos y miró fijamente las marcas de garras en la pared. No había estado soñando. Un leopardo enorme había estado en la casa, caminando como si ésta fuese suya. Había observado a Rachael con una mirada fija y misteriosa. El animal se había frotado contra la cama, contra su piel, contra todo su cuerpo, no una vez, sino dos, contra los muebles, y había acabado estirándose en toda su longitud para marcar con sus garras la pared de la cocina, dejando atrás surcos profundos en la madera. No habría podido imaginar una bestia como esa más de lo que podía imaginar las marcas de garras.
    – Justo cuando parece que es seguro volver a la selva -susurró en voz alta, temerosa de hablar muy alto por si el gato volvía- ¿Rio? ¿Rio, dónde estás?
    La puerta estaba abierta a la noche, la mosquitera se mecía suavemente en la ligera brisa. La lluvia era una caída suave en la distancia. Rachael se incorporó, teniendo cuidado de no golpear su pierna. Se sentía más fuerte, pero la pierna estaba hinchada, y dolía incluso con el movimiento más leve. Arrastrando la camisa de Rio, refunfuñó cuando se enganchó en su muñeca rota y lanzó la manta hacia atrás. El arma cayó al piso con un estruendo, el sonido ruidoso en la quietud de la noche.
    Con un pequeño suspiro, Rachael se puso a buscarla, alargando las puntas de sus dedos, intentando no forzar su pierna hasta que fuese necesario moverse. No se oía nada, pero ella sentía el impacto de sus ojos. Enseguida pudo respirar mejor. Rachael levantó la vista, encontrándose los anchos hombros de Rio llenando el umbral de la puerta. Se había acostumbrado a que raramente usara ropa en casa. A que su cuerpo fuera duro como una roca. A que había algo peligroso y diferente sobre él que no podía identificar. Pero nunca podría reponerse del poder seguro de sus ojos.
    – Aparte de que dejaste la puerta abierta y un leopardo decidió visitar la casa, tienes que dejar de salir a pasear a medianoche. ¿Nunca te han dicho que el bosque puede ser peligroso por la noche? -Rachael cerró los dedos sobre la manta, haciendo un puño, deseando poder meterlo en su boca y callarse por una vez en su vida. ¿Podría sonar más ridícula, soltándole una riña sobre los peligros del bosque cuando él los sabía mucho mejor que ella? Era sólo que había tenido tanto miedo, y el alivio de tenerlo de vuelta seguro e ileso era abrumador.
    Rio entró tranquilamente en el cuarto, totalmente desnudo pero tan seguro como si llevase un traje de tres piezas.
    – No voy a dejar que te ocurra nada, Rachael. Debería haber cerrado la puerta cuando estabas sola en la casa, pero estaba justo ahí fuera -Su mirada se movió sobre su cara, haciendo una inspección tensa y malhumorada- ¿Estabas intentando salir de la cama?
    Ella forzó una risa suave.
    – Rachael al rescate. Iba a colgarme del leopardo por el cuello si te atacaba.
    La miró larga y fijamente antes de que una sonrisa lenta se extendiera por su cara. El corazón de Rachael dio un pequeño vuelco.
    – Qué idea, Rachael. Estoy teniendo una imagen tuya luchando con un leopardo y es suficiente para ponerme el pelo gris.
    A ella le encantaba su pelo. Desgreñado e indomable pero brillante y limpio, como la seda.
    – Rio, ponte algo de ropa. De verdad, me estás haciendo la vida muy difícil.
    – ¿Porque siempre que estoy cerca de ti tengo una erección? -Sus palabras sonaron graves, como terciopelo suave. El impacto fue físico. Su cuerpo simplemente se disolvió en calor líquido.
    Rachael no pudo evitar mirarlo, desvergonzado, natural, solitario. Parecía tan solitario allí quieto como un dios griego, una estatua del varón perfecto, con músculos flexibles, ojos penetrantes y boca pecaminosa. Deseó sentir lujuria absoluta. Nada más, simplemente la típica lujuria. Una aventura caliente que quemase y se apagase dejando sólo las cenizas y los buenos deseos, y libertad detrás. No ayudó que hubiese tenido sueños extraños y apasionados en los que hacían salvajemente el amor.
    ¿Cómo sabía que lo podía volver loco simplemente recorriendo con las yemas de sus dedos su masculino muslo? ¿Cómo sabía que sus ojos cambiarían, destellarían como esmeraldas brillantes, calientes y brillantes, consumiéndola de deseo? Había visto lágrimas en sus ojos. Había oído su voz ronca por la pasión. Rachael sacudió la cabeza para aclarar sus pensamientos, para liberarse de las extrañas memorias que eran suyas… pero que a la vez no lo eran.
    – Aunque admitiré que eres tremendamente tentador y distrayente, no estoy como para sentirme muy sexy, Rio -Era una mentira descarada. Rachael nunca se había sentido más sexy en su vida. Suspiró pesadamente- Me asusta cuando te vas de esa forma. Realmente tengo miedo de que te suceda algo. No es como si estuviese en forma para poder ir al rescate.
    Lo único que pudo hacer Rio fue mirarla fijamente en silencio. Su confesión lo hizo sentir indefenso y vulnerable. Nadie se preocupaba por él. A nadie le preocupaba hasta ese punto si no llegaba a salvo a casa por la noche. Esperaba morir definitivamente algún día en una pelea, y dudaba que más de un puñado de hombres lamentaran su pérdida, y eso sería un breve reconocimiento a su habilidad como tirador. Rachael lo miraba con el mundo brillando en sus ojos. Un regalo. Un tesoro. Y estaba seguro de que ella no se daba cuenta.
    – Perdona si te asusté, Rachael -murmuró suavemente y cerró la puerta a la noche, cerrando la puerta a su libertad- Tenía algunas cosas en las que pensar. Salí a correr un poco.
    – Sí, bien, mientras te fuiste, tuvimos una pequeña visita de un amistoso leopardo de la zona. Por suerte estaba en su mejor comportamiento así que no le disparé. Habrás notado que estoy eligiendo humor y arrojo más que la clásica histeria. Aunque estuve pensando largamente en la histeria.
    Rio podía sentir una enorme sonrisa formándose. Comenzó en su tripa y extendió calor por su cuerpo.
    – Aprecio el sacrificio. No estoy seguro de lo que haría con histeria. Puede que estuviese más allá de mis capacidades para hacerle frente.
    – Dudo seriamente que cualquier cosa esté más allá de tus capacidades. ¿Te perturbé antes? ¿Es por eso que no podías dormir?
    Rio cruzó al lavabo como hacía siempre que volvía de sus desapariciones nocturnas. Sus músculos fluían como el agua mientras se movía por la casa sin hacer ruido. Se acordó de encender una vela, sabiendo que a ella le gustaba su olor. La llama osciló y creó sombras que bailaban en la pared.
    – Pensé mucho en lo que dijiste antes, que no estaba dispuesto a contarte cosas sobre mí. Quizá tenías razón. Me gusta la manera en que me miras. Nunca nadie me ha mirado de la forma que tú lo haces. Es duro pensar en renunciar a eso, o arriesgarme a no volver a verlo, porque no me mirarás de la misma manera después de que te hable sobre quién y qué soy realmente.
    Ella siempre hacía lo inesperado. Rachael rió suavemente.
    – Y tú debes haber olvidado con quién estás hablando, Rio. La mujer con el millón de dólares de precio sobre su cabeza. ¿Se te ha ocurrido pensar que en la sociedad soy una paria?
    – Sé perfectamente con quién estoy hablando -dijo Rio.
    Rachael estiró su pierna hacia delante, con cuidado de no golpearla. Tuvo que utilizar ambas manos, incluso la rota, para mover su pierna completamente de la cama. La sangre bajó de golpe, haciendo que sintiese alfileres y agujas acompañando al dolor palpitante. Eso atrajo inmediatamente la atención del hombre. Rio se dio media vuelta, con un pequeño ceño en su cara.
    – ¿Vas a alguna parte?
    – Sólo estoy estirando. Pensé que podías prepararme una de esas bebidas. Me estoy volviendo adicta a ellas. Por cierto, ¿qué les pones? Solo para saberlo para el futuro, ya sabes -Enderezó su camisa, tirando de las puntas para intentar cubrir sus muslos desnudos. Los bordes de la camisa estaban abiertos sobre sus pechos, por lo que torpemente intentó abotonarla con una mano.
    Rio se puso unos pantalones vaqueros antes de cruzar hacia la cama.
    – La bebida se hace de néctar de frutas, de cualquier fruta que coja esa mañana -Se arrodilló al lado de ella y alcanzó los bordes de la camisa, su camisa. Parecía totalmente diferente en ella. Sus nudillos rozaron sus pechos plenos. Podría sentir calor y la carne suave y aterciopelada. Sus nudillos se rezagaron, frotado deliberadamente con suavidad. No había planeado aprovecharse, simplemente había sucedido. No era capaz de resistir la tentación. Levantó la vista hacia la cara de la mujer y sus dedos se cerraron en los bordes de su camisa.
    Inmediatamente Rachael se vio atrapada en la vívida intensidad de su mirada. Se cayó, tropezó, se deslizó en su mirada, inclinándose en invitación. La boca de Rio tomó posesión de la suya, fundiéndose juntas, de forma salvaje y tumultuosa, ninguno de los dos en control. Los dedos del hombre se movieron entre sus pechos, desabrochando un botón para poder tomar el suave peso con las manos. Ella jadeó, arqueándose en su palma, empujando para acercarse más, con el cuerpo tan sensible como en su sueño felino. Necesitaba su contacto, se dolía por él, soñaba con él. Se le hacía familiar. Su boca era pura masculinidad, eliminando todo pensamiento de su cabeza, de modo que simplemente cerró los brazos alrededor de su cuello y lo sostuvo contra ella.
    Los labios del hombre dejaron un rastro del fuego de su boca a su barbilla. Sus dientes mordisquearon, se movieron hacia su garganta, su lengua arremolinándose sobre la piel femenina para probarla. Rachael gritó cuando su boca se colocó sobre su pecho, cuando sus dedos se enredaron en su pelo, cuando él propagó un fuego ardiente por todo su cuerpo.
    – ¿Por qué esta vez te tuviste que poner los pantalones? -se quejó Rachael, su voz sin aliento- Sólo esta vez, ¿no sería mejor olvidarse de todo y simplemente estar juntos -El dolor y la necesidad eran crudos. Lo oyó y sabía que también lo sentía.
    – Maldición, Rachael -Su lengua se arremolinó sobre un tenso pezón. Rio descansó la frente contra su esternón, su respiración caliente sobre los pechos de Rachel- ¿Tuviste que hacerme pensar? Si me aprovecho de ti cuando estás herida y no te puedes marchar, ¿cómo vas a sentirte mañana cuando escuches todo lo que tengo que decirte?
    Sus manos ahuecaron sus pechos, sus pulgares acariciando, su boca caliente y húmeda y llena de pasión mientras chupaba, sólo una vez más. Su cuerpo estaba tan rígido y dolorido que Rio soltó un gemido, protestando involuntariamente contra el material apretado que cubría su erección.
    Rachael tiró de su cremallera, agradecida de que los pantalones no tuviesen botones.
    – Quítatelos, Rio.
    A desgana el hombre abandonó el refugio de sus pechos para levantarse, y así sacarse los pantalones y golpearlos con el pie a un lado. Rio estaba parado entre las piernas de la mujer, por lo que Rachael simplemente se inclinó hacia él, sus manos agarrando sus testículos y su boca deslizándose sobre su erección. La seda caliente lo rodeó, lo agarró, la lengua bailando y atormentando. La precipitación lo golpeó como una bola de fuego, casi arrancándole la cabeza. Ella estaba haciendo algo con las yemas de sus dedos, frotando y acariciando hasta que pensó que perdería la cabeza. Oyó un sonido escapándose de su garganta, una mezcla de gruñido y gemido, que no fue capaz de parar.
    – Rachael, me estás matando -No quería que parara, pero si no lo hacía iba a avergonzarse. No habría ocasión de satisfacerla. Rio puso las manos en sus hombros para apartarla- Si vamos a hacer esto, vamos a hacerlo bien -Incluso mientras lo decía, totalmente convencido, su lengua seguía incursionando y danzando sobre la punta de su miembro, atormentándolo y volviéndolo loco. Su respiración se volvió cerrada. Rio introdujo las manos en su pelo, empujando desesperadamente con las caderas.
    Ésa era Rachael. Atormentando y riendo, con su aliento caliente por la pasión mientras lo conducía fuera de su mente. Ella adoraba su vida sexual, era tan aventurera como él. Solo con mirarla se volvía loco y cuando actuaba así… Rio gimió otra vez y sacudió su cabeza para eliminar cualquier pensamiento. Quería que esto fuese aquí y ahora. Esta Rachael, este Rio no los otros de otro tiempo y lugar.
    Rio tiró en su pelo y ella levantó su cabeza, sus ojos color chocolate oscuro riendo alegres. Su corazón saltó varias veces. La puso de nuevo en cama, levantando su pierna cuidadosamente y arrastrando las mantas, cobertores y todo que pudo encontrar para apoyársela. La camisa se abrió permitiéndole ver su delicioso cuerpo. Su piel era un milagro, suave e invitante.
    – ¿Estás segura, Rachael? Tienes que estarlo, sestrilla. Una vez que hagamos esto, no hay vuelta atrás -Su mirada acalorada recorrió posesivamente su cuerpo, bebiendo de ella, incluso cuando quiso asegurarse que estuviera segura de lo que hacía. Cualquier vida pasada que hubiesen tenido juntos estaba impulsando una unión apasionada y caliente- Quiero que seamos nosotros. Tú y yo y nadie más. Ni pasado ni futuro, si no los dos en el presente.
    Rachael alzó sus brazos hacia él, juntando las manos detrás de su cuello mientras Rio descendía cuidadosamente para colocarse entre sus caderas. El cuerpo de la mujer le daba la misma bienvenida que su mirada. Como la maravilla y la alegría en sus ojos. Rio enterró la cara en el calor de su garganta, cerrando los ojos para absorber la sensación y la textura de su piel. De su calor.
    – Sé lo qué significa sestrilla, Rio. Me estás llamando amada. No conozco el idioma, pero sé la palabra -Sostuvo la cabeza de Rio contra la suya, sintiendo el temblor en su cuerpo. Él era enormemente fuerte, con músculos flexibles, y aún así temblaba en sus brazos. La sorprendía y la hacía sentir humilde. Rachael acarició su espalda con las manos, con cuidado de no frotar la tablilla provisional contra su piel. Conocía su espalda, pero las cicatrices no eran familiares. Trazó cada una, guardándolas en la memoria.
    Su erección era pesada y gruesa, y presionaba contra su entrada húmeda, pero Rio simplemente se quedó entre sus brazos, sosteniéndola mientras ella exploraba su cuerpo. Sintió su boca moviéndose sobre su garganta y su corazón comenzó a golpear en anticipación. Su lengua dejaba una estela de llamas en su cuerpo, y Rachael no pudo evitar moverse. Rio la adoraba, tomando su tiempo cuando ambos estaban ya al borde de la locura. Sus manos y boca tocando y probando, hasta que las lágrimas se asomaron a sus ojos, y sus caderas se levantaron en urgente necesidad. Rio era increíblemente gentil, incluso tierno, tan cuidadoso con su pierna dañada. Y aún así no hubo un punto de su cuerpo que pasase por alto, dándose un lento festín en ella como si tuviesen todo el tiempo del mundo. Su respiración era caliente en su estómago mientras depositaba pequeños pellizcos hasta la mata de rizos oscuros.
    – Rio, es demasiado.
    – Nunca es demasiado -Rio suspiró las palabras contra ella, con su dedo empujando profundamente. Sus músculos se apretaron a su alrededor y Rachael gritó de placer- Esto somos los dos, Rachael. Como estábamos destinados a estar -inclinó su cabeza y sustituyó el dedo por su lengua.
    Rachael agarró las sábanas como si fuesen un ancla. Su cuerpo estalló, ondulando con vida, con placer, casi enviándola fuera de la cama. La boca de Rio se fusionó con la suya y levantó sus caderas, entrando en ella. Era grueso y lleno, y la llevó al orgasmo, enviando ondas de fuego a través de su cuerpo.
    – Más, Rachael, tómame más profundo, tómame por entero -Su voz era ronca. Rio le inclinó las caderas, empujando más profundo, deseando enterrarse dentro de su cuerpo, dentro de su santuario. Deseó compartir su piel, su corazón, su misma alma- Así sestrilla, más, tómame por completo -Rio habría podido llorar de alegría. Todo en él recordó, supo que había llegado a casa. Sintió que ella se movía, apenas un poco, y la sintió tomarlo más profundamente en su apretada funda. Sus músculos agarraron y se aferraron, y realizaron un tango asombroso de calor y fuego en su cuerpo. Rio encontró un ritmo perfecto, entrando profundamente, penetrando con fuerza, sumergiéndose, perdiéndose en un paraíso que creía perdido para él.
    Rio sabía por instinto, o quizá por una vida anterior juntos, cómo satisfacerla exactamente. Sabía lo que ella deseaba, lo que la hacía jadear y gemir y aferrarse a él. Quería que su primera vez juntos fuese un recuerdo para los dos. Rio forzó su cuerpo a una apariencia de control para darle satisfacción completa, conduciéndola hasta la cima y por encima de ella repetidas veces hasta que Rachael pidió clemencia. Quería darle la alegría perfecta que ella le daba.
    Rachael clavó sus uñas en la espalda de Rio, desesperada por aguantar, por llevarlo con ella a donde volaba tan alto. Luces estallaron detrás de sus ojos. Su cuerpo se estremeció con placer. Lo sintió hinchándose todavía más, haciéndose más largo, más duro, estallando con vida y alegría, su gruñido de inmenso placer mezclándose con su propio grito.
    Permanecieron tumbados en el calor de la noche, mezclándose sus olores, sus corazones galopando. Rachael trazó una larga cicatriz con la yema del dedo, justo sobre su hombro izquierdo, mientras onda tras onda la seguía estremeciendo.
    – ¿Cómo te hiciste esta?
    No podría moverse, su cuerpo lleno de sudor. Se colocó en ella, cambiando levemente de posición para quitarle algo de peso.
    – Esta fue con un cuchillo. Estaba sacando a un muchacho de dieciséis años del campamento de Thomas, cuando el chico se asustó y escapó de mí antes de que pudiese pararlo. Un guardia lo alcanzó y balanceó un machete contra él -Colocó su cara más cerca del calor de su pecho- Es de donde vino esta cicatriz- Le enseñó su brazo y la profunda cicatriz que recorría su antebrazo- Pude salvar al chico, pero un segundo guarda me acuchilló por detrás durante la lucha. No fue mi momento más brillante.
    Rachael levantó la cabeza lo suficiente para posar la boca en su antebrazo, su lengua arremolinándose sobre la larga cicatriz. Sabía como si acabaran de hacer el amor.
    – ¿Y esta otra? -Siguió más bajo, deslizando deliberadamente las yemas de sus dedos sobre sus firmes nalgas, para parar en la pequeña y blanca concavidad sobre su cadera izquierda- ¿Cómo te hiciste esta?
    – Una bala -Dijo con una sonrisa, su aliento atormentando su pezón hasta convertirlo en un botón duro- Estaba corriendo evidentemente.
    – Bueno, por lo menos demostraste tener buen sentido.
    – Eran muchos más que yo. Aquella vez me metí en un avispero. Solamente estaba explorando, buscando indicios, y caminé derecho a ellos. Me pareció que lo más correcto era irme, puesto que no tenía invitación -Se inclinó en su pecho y succionó, solo por un momento ya que ella no se opuso a la idea. Su risa fue amortiguada- He mejorado mis tiempos en carrera desde entonces.
    El simple tirón de su boca en su sensibilizado pecho envió su cuerpo a otro orgasmo. Seguía profundamente enterrado en su interior y los músculos suaves como terciopelo lo agarraban y apretaban firmemente, sumando a su propio placer.
    Las yemas de sus dedos evitaron la cruda herida en su cadera y fueron a la miríada de marcas profundas en su espalda.
    – ¿Y estas?
    Rio se quedó completamente inmóvil. Incluso se le cortó la respiración. Esperó un latido, escuchado el aire que se movía dentro y fuera de los pulmones de Rachael. Lentamente levantó la cabeza para mirarla.
    – Esas cicatrices vienen de algunas peleas que tuve con un gato grande.
    Sus ojos oscuros se movieron sobre su cara. Podía verla asumiéndolo, aceptándolo.
    – Un gato como el de la otra noche. Un leopardo grande. No Fritz o Franz.
    – No Fritz o Franz -confirmó. Rio se separó muy suavemente de ella, alejando su cuerpo del suyo, rodando para liberarla totalmente de su peso. Permaneció tumbado mirando fijamente el techo- Un leopardo macho muy grande, completamente adulto.
    Rachael pudo sentir la calma que lo invadía. La espera. Había algo que necesitaba decirle, pero era extremadamente reacio a ello. Buscó su mano, entrelazando sus dedos.
    – ¿Alguna vez has notado que es mucho más fácil contar las cosas que tienes que decir, aunque no quieras, en la oscuridad? -Sus dedos se apretaron alrededor de los de Rio- Sabes que me lo vas a contar, así que adelante -Esperó con el corazón acelerado. Tuvo un flash-back de su cara cambiando, de pelaje y dientes y ojos misteriosos brillando intensamente. Cuanto más tiempo pasaba sin que él hablase, más asustada se sentía.
    – Asesiné a un hombre -dijo Rio suavemente, su voz tan baja que apenas era audible. Ella oyó dolor, rígido y crudo en la desagradable confesión.
    Por un momento Rachael no pudo respirar. Era la última cosa que esperaba que dijera. Lo que menos podía esperar de un hombre como Rio. No cuadraba con el hombre que se preocupaba primero por sus leopardos. No encajaba con el hombre que la ponía a ella siempre por delante.
    – Rio, defendiéndote o teniendo que defender a otros sacándolos de las manos de un hombre como Thomas no es asesinato.
    – No fue en defensa propia. No tuvo oportunidad contra mis habilidades. Lo perseguí y lo ejecuté. No fue aprobado por el gobierno y las leyes de mi gente no aprueban tal acto. Desearía poder decirte que siento que esté muerto, pero no es así -Rio giró la cabeza para mirarla- Quizá por eso no puedo perdonarme. Y es por eso que vivo apartado de otros de mi especie.
    Un peso parecía aplastar su pecho.
    – ¿Fuiste arrestado y acusado?
    – Me presenté ante el consejo de ancianos para el juicio, sí. Tenemos nuestras propias leyes y cortes. Fui acusado de asesinato. No lo negué. ¿Cómo podría?
    Rachael cerró los ojos, intentando bloquear sus palabras. Asesinato. Asesinato. Lo perseguí y lo ejecuté. Las palabras se repetían en su mente. Destellaban en ella como luces de neón.
    – Pero no tiene sentido -murmuró en voz alta- El asesinato no va con tu personalidad. No lo hace, Rio.
    – ¿No? -Había diversión en su voz, una burla torcida, sin humor y sarcástica que la hizo retroceder- Te sorprenderías con lo que soy capaz de hacer, Rachael.
    – ¿Fuiste a la cárcel?
    – En cierta manera. Fui desterrado. No se me permite vivir entre mi gente. No tengo la ventaja de la sabiduría de los ancianos. Estoy solo, pero no en realidad. Estoy cerca de ellos, pero con todo siempre aparte. Mi gente no puede sobrevivir en la cárcel. Solamente hay muerte o destierro para un crimen tan grave como el mío. Fui desterrado. Mi gente no me ve, o reconoce mi existencia. Bueno, con excepción de la unidad con la que voy.
    Ella escuchó su voz. No había nota de lástima por sí mismo. Ninguna súplica por compasión. Rio presentó un hecho. Había cometido un crimen y aceptado el castigo que iba con él. Dejó salir el aire lentamente, luchando para no juzgar con demasiada rapidez. Pero todavía seguía sin tener sentido.
    – ¿Vas a contarme por qué lo mataste?
    – Cualesquiera que fuesen mis razones, no eran lo suficientemente buenas como para tomar otra vida. La venganza está mal, Rachael. Lo sé. Me enseñaron eso. Lo sabía cuando lo busqué. Incluso no le dejé ocasión para sacar una arma para alegar que fue en defensa propia. Fue una ejecución, pura y dura.
    – ¿Es lo que estabas pensando cuando le mataste? -Hubo silencio. El pulgar de Rio se deslizó sobre la parte posterior de su mano.
    – Nadie me ha preguntado nunca eso. No, por supuesto que no. No lo vi de esa manera, pero sabía que el consejo decidiría matarme o desterrarme cuando volviera y les dijera lo que hice.
    Rachael sacudió su cabeza, más confundida que antes.
    – ¿Perseguiste a ese hombre, lo mataste y después volviste con tu gente y confesaste lo que habías hecho?
    – Por supuesto. No intentaría ocultar algo como eso.
    – ¿Por qué no continuaste tu camino, no te dirigiste a otro país?
    – He vivido aparte del bosque, aparte de mi gente. No quiero hacerlo otra vez. Elegí esta vida. Es donde pertenezco. Cuando elegí este camino sabía que tendría que ir ante el consejo, y aún así permanecí en él. No pude evitarlo. Todavía no me arrepiento de su muerte.
    – ¿Qué es lo que te hizo?
    – Mató a mi madre -Su voz se volvió áspera. Rio se aclaró la garganta- Ella corría, como hago yo por la noche, y él la acechó y la mató. Oí el tiro y lo supe. Estaba un poco lejos, y cuando la alcancé era demasiado tarde -Abruptamente soltó su mano y se puso de pie, moviéndose del cuarto a la cocina como si el movimiento fuera la única cosa que podría evitar que estallase- No estoy dando excusas. Sabía que no podía tomar su vida.
    – Por Dios, Rio, mató a tu madre. Debiste volverte loco de pena.
    Se dio la vuelta para mirarla, apoyando la cadera contra el fregadero.
    – Hay más en la historia, por supuesto, siempre lo hay. Nunca me has preguntado acerca de mi gente. Ni una vez me has preguntado por qué nuestras leyes son diferentes a las humanas.
    Rachael se sentó lentamente, juntó los bordes de la camisa y comenzó a abotonarla torpemente. De repente se sentía vulnerable tumbada en su cama sin apenas ropa y con su olor impregnando su cuerpo.
    – Estoy bastante segura de que Tama y Kim siguen las leyes de su tribu. Todos estamos sujetos a cualesquiera leyes que gobiernan nuestro país, pero por aquí, dudo que el gobierno sepa exactamente lo que pasa. Probablemente las tribus se ocupan de la mayoría de sus asuntos -Habló con voz calmada, con expresión serena. No le vendría bien a ninguno de los dos que mostrase que repentinamente estaba muy asustada.
    Rio se movió. Fue un movimiento pequeño y sutil, pero claramente felino. Un cambio ágil de su cuerpo, de modo que pareció fluir como el agua, y luego quedarse completamente quieto. Sus ojos se dilataron de par en par, el color cambiando de verde vivo a un verde-amarillo. Inmediatamente su mirada era como el mármol, vidriosa, una mirada fija, misteriosa, enfocada, sin pestañear. Una sombra rojiza dio a sus ojos una característica malvada, animal. Giró su cabeza, como si escuchase algo.
    – Puedo oír tu corazón latiendo demasiado rápido, Rachael. No puedes ocultar el miedo. Tiene un sonido. Un olor. Está en cada aliento que tomas. En cada latido de tu corazón.
    Y lo estaba matando. Había permitido que se le metiese debajo de la piel. Había sabido en todo momento que tendría que decirle la verdad. Algo había traumatizado a Rachael en su vida. Había visto y vivido con violencia, y sospechó que había intentado escapar. Tuvo que decirle la verdad, enseñársela… no podría vivir con sí mismo si no lo hubiese hecho. Pero su corazón estaba siendo arrancado de su pecho y la rabia que nunca estaba lejos de la superficie brotó para ahogarlo.
    Le había llevado tiempo darse cuenta de que lo hacía reír, llorar, sentir. Le había traído la vida.
    Casi desde el principio lo hizo sentir vivo otra vez. No podría imaginar volver a una casa vacía. Se había forzado a decirle la verdad, aunque había sido aterrador. A lo largo de su vida Rio nunca había estado verdaderamente asustado, y sin embargo ahora estaba a punto de perder algo que nunca pensó que tendría. El miedo alimentó la cólera que se arremolinaba en su vientre, lo que le hizo querer rabiar contra ella.
    Rachael asintió, tragado el apretado nudo de miedo que amenazaba con sofocarla.
    – Es verdad, Rio. Pero te equivocas respecto a lo que tengo miedo. No es a ti. No es a lo que dijiste. ¿Crees que es todo nuevo para mí? ¿Que iba a estar demasiado conmocionada por tu confesión? No te tengo miedo. Has tenido suficientes oportunidades para aprovecharte de mí. Para matarme, o violarme, o utilizarme de cualquier manera. Fácilmente podrías haberme llevado a las autoridades para cobrar la recompensa. No te tengo miedo. No de Rio, el hombre.
    Él se acercó, llenando el cuarto de energía peligrosa. Ésta emanó de cada poro. No se oyó ni un sonido cuando caminó hacia ella. Se movió con la elegancia fluida de un animal grande de la selva. Cuerdas de músculo ondularon bajo su piel. Se acercó todavía más. Ella podía oír la respiración en sus pulmones, el gruñido bajo y amenazador retumbando en su garganta. Rachael se negó a dejarse intimidar, rechazó mirar a otro lado. Lo miró fijamente con una ceja levantada, retándolo.
    Los músculos se retorcieron, se anudaron, su enorme complexión se dobló y cayó al suelo a cuatro patas, todavía mirándola, sin pestañear, sin mirar a otra parte, manteniendo la mirada de la mujer capturada en la intensidad ardiente de la suya. Vio levantarse su piel, como si algo vivo la recorriese por debajo.
    – ¿Y qué si Rio no es un hombre? -Su voz salió torcida, áspera. Tosió, un gruñido extraño que ella había oído antes.
    Un escalofrío recorrió su espina dorsal. Rachael miró en horrorizada fascinación cómo su cuerpo se estiró y alargó, cómo el pelaje onduló sobre su piel, cómo se alargó su mandíbula formando un hocico y cómo los dientes irrumpieron en su boca. El leopardo era negro con espiras de rosetones oscuros enterrados profundamente en la lujosa piel. No era la primera vez que ella se encontraba cara a cara con la bestia.
    Rachael se dio cuenta de que respiraba demasiado rápido. El leopardo estaba a centímetros de ella, con su mirada verde-amarilla fija en la suya. Esperando. Había nobleza, dignidad en el animal mientras esperaba. Su mano tembló cuando la alargó para tocar el pelaje. El animal gruñó, enseñando sus malvados colmillos, pero lo tocó. Conectó con él. Fue algo instintivo y lo único que se le ocurrió hacer en esas circunstancias.
    – Desmayarse es inadmisible -murmuró suavemente- Lo he intentado, pero parece que no me funciona. Nunca he sabido cómo lo consiguen otras mujeres. Si intentabas asustarme, créeme, has tenido éxito más allá de tus fantasías más salvajes.
    Incluso mientras pronunciaba las palabras, no estaba completamente segura de que fuesen ciertas. Había habido indicios. No había querido creerlos. Parecía demasiado inverosímil. Los científicos tendrían que haberlos descubierto ya, y aún así él estaba parado allí, mirándola fijamente con sus ojos salvajes, su aliento caliente en su cara. Sin duda era un leopardo. Un cambia-formas. La cosa del mito y de la leyenda.
    – ¿Por qué quieres que te tenga miedo, Rio? -Bajó la cabeza hacia la suya, ignorando su gruñido de advertencia, y frotó su cara sobre la piel oscura- Eres la única persona que me ha mirado por cómo soy. Me aceptaste incluso cuando no lo merecía. ¿Por qué es tan terrible lo que eres? Conozco a gente mucho más terrible -Las lágrimas le quemaban tras los párpados. No es como si pudiese quedarse con él- Supongo que esto contesta a la pregunta de porqué te mueves desnudo en el bosque. ¿Por la noche te gusta salir como leopardo, verdad?
    Era inútil ocultarse de ella en la forma animal. Cuando la miraba a los ojos no había horror por sus revelaciones. Pero podía leer tristeza allí. Rio volvió nuevamente a su forma humana y se sentó en el suelo al lado de la cama.
    – No soy ni humano ni animal, sino una mezcla de ambos. Tenemos rasgos de ambas especies y algunos propios.
    – ¿Podéis asumir otra forma?
    Él sacudió su cabeza.
    – Somos leopardo y ser humano al mismo tiempo y tomamos solamente una forma o la otra. Es quién soy, Rachael. No me avergüenzo de ello. Mi gente es poca, pero desempeñamos un papel importante aquí, en la selva tropical. Tenemos honor y compromiso, y nuestros ancianos son sabios en cosas más allá de la ciencia moderna. Aunque es verdad que tenemos que ser cautelosos para que no nos descubran, contribuimos a la sociedad de muchas maneras.
    Había orgullo en su voz, pero podía ver cautela en sus ojos.
    – Dime lo que le sucedió a tu madre, Rio -Podría vivir, ser amiga y amante de un cambia-formas, pero no podía vivir con un hombre que asesinaba a gente. Ya lo había hecho una vez, y no lo repetiría bajo ninguna circunstancia.
    Él pasó los dedos por su pelo, haciendo estragos en su melena de modo que su revuelto cabello estuviese más desordenado que nunca. Mechones de pelo caían persistentemente sobre su frente, desviando la atención al brillo de sus ojos.
    – Supuse que te irías en cuanto supieses qué soy.
    La sonrisa de Rachael fue lenta y más sensual de lo que ella pensó. Casi paró el corazón de Rio
    – Podría haberlo hecho, pero no es como si pudiese ganar alguna carrera en este momento.
    Su sonrisa fue contagiosa, incluso en ese momento, cuando podía arrancarle el corazón del pecho y cambiar su vida para siempre. Se encontró formando una sonrisa como respuesta.
    – Admitiré que pensé en eso cuando decidí contártelo. Puso la balanza un poco hacia mi lado.
    – Hombre listo -Rachael apartó hacia atrás los mechones de pelo que caían por su frente- Cuéntamelo, Rio. Dime la forma en que sucedió, no cómo la gente lo vio.
    Rio sintió el familiar dolor, la angustia subiendo como sucedía siempre que pensaba en ese día. Se frotó las sienes, que de repente le latían.
    – Amaba el agua. Somos tan parecidos. Todos los problemas del día desaparecen cuando tomamos la forma del leopardo. Supongo que es una forma de escapar, correr a lo largo de las ramas y jugar en el río. Nuestra gente ama el agua y todos somos buenos nadadores. Salió sola esa noche porque yo estaba trabajando en casa.
    – ¿Dónde estaba tu padre?
    – Había muerto unos años antes. Estábamos solo nosotros dos. Estaba acostumbrada a estar sola. Yo estuve yendo y viniendo durante unos cuantos años, recibiendo una educación, así que ninguno le dio mucha importancia. Primero oí el aviso, los animales, el viento. Ya lo has oído, sabes de lo que hablo. Inmediatamente supe que era un intruso. Un Humano, no uno de los nuestros. Pocas personas se adentran tanto hacia el interior, salvo que sean miembros de tribus. Por los animales pude sentir que era alguien diferente, alguien peligroso para nosotros.
    Rachael apoyó su pierna en el suelo, necesitando estirarla. Rio la ayudó inmediatamente, sus manos gentiles al bajar cuidadosamente su pie de la cama. Para asombro de Rachael, sus manos temblaban.
    – Gracias, así estoy mejor. Lo siento, continúa por favor.
    Rio se encogió de hombros.
    – Corrí tras ella, pero era demasiado tarde. Oí el tiro. Por la noche el sonido llega a una gran distancia. Cuando la alcancé, ya estaba muerta y despellejada. Se había llevado su piel y a ella la había dejado en la tierra como tanta otra basura -Rio cerró los ojos, pero la memoria estaba allí. Los insectos y la carroña ya se habían acercado. Nunca olvidaría esa imagen mientras viviera- No podemos correr riesgos con los cuerpos. Los quemamos y dispersamos los restos bastante lejos. Hice lo que tenía que hacer, pero todo el rato podía sentir la rabia negra en mi interior convirtiéndose en hielo frío. Supe lo que iba a hacer. Lo planeé cuidadosamente mientras me ocupaba de ella. No podía soportar pensar en lo que estaba haciendo, quemando su cuerpo, así que fui planeando cada paso mientras trabajaba.
    – Rio, era tu madre, ¿qué esperabas sentir? -preguntó Rachael con suavidad.
    – Pena. No locura. No mató a una mujer, mató a un animal. Es aceptable en sociedad. No es legal, pero sigue siendo aceptable. No mató deliberadamente a un ser humano y en cierto sentido, no lo hizo. Nos enseñan que pueden ocurrir errores y tenemos que estar preparados para ellos. Cada vez que tomamos nuestra forma alternativa, estamos corriendo un riesgo al correr libremente. Ya sabía que los cazadores furtivos a menudo entran en nuestro territorio. Es algo que me enseñaron. También a mi madre. Se arriesgó, al igual que lo hago yo casi cada noche. Fue su decisión y su riesgo. Es lo que nos enseñan los ancianos, y tienen razón. No podemos mirarlo como si fuese un asesinato. Nos enseñan a verlo como un accidente.
    – No creo que sea enteramente posible, Rio. Admirable quizá, pero no muy probable cuando está involucrada tu familia.
    Tocó su boca. Esa boca hermosa y tentadora, tan preparada para defenderlo. Aquellos años atrás nadie lo había defendido. Había sido impetuoso, dejándose llevar por la cólera. Su única arma había sido el desafío.
    – No creo en el ojo por ojo -Bajó la mirada hacia sus manos- Ni siquiera entonces. Sé que el asesinato no hizo nada. No me la devolvió. No hizo que me sintiese mejor. Ciertamente cambió mi vida, pero aún así no me arrepiento de que esté muerto. ¿Desearía no haberlo hecho? Sí. ¿Lo haría otra vez? No sé. Probablemente. Era como una enfermedad dentro de mí, Rachael, un agujero que me quemaba la tripa. Lo rastreé y encontré su campamento de caza. La piel de mi madre colgaba en una pared para secarse. Había sangre, su sangre, en las ropas del hombre. Aprendí cómo odiar. Te juro que nunca sentí una emoción igual. Estaba bebiendo, celebrando. No le di ninguna oportunidad. No le dije nada, ni siquiera le expliqué la razón -Rio levantó la vista hasta encontrar los ojos de Rachael, queriendo que ella supiese la verdad sobre lo que era. Lo que había hecho.
    – Creo que tenía miedo a decírselo, miedo de ver remordimiento o que se lamentara. Lo quería ver muerto y simplemente le desgarré la garganta. La piel de mi madre colgaba en la pared detrás de él.
    La bilis subió por su garganta, como había sucedido todos esos años antes. Había estado físicamente enfermo, continuamente, y aún así había bajado la piel de la pared y la había quemado como le habían enseñado, antes de volver con los ancianos para contarles lo que había hecho.
    – Te condenas por ir tras el hombre que mató a tu madre, y con todo te ganas la vida sacando a la gente de situaciones peligrosas, usando tus habilidades de tirador para liberarlos.
    – No es lo mismo que defender mi vida o la de algún otro, Rachael -dijo- Si me envían para traer a alguien a casa, de nuevo a su familia, creo que cualquiera en el alcance de mi rifle se puso allí secuestrando y amenazando la vida de otra persona. Al final, no es lo mismo.
    Rachael se cambió de posición, inclinándose para rodear su cuello con sus brazos, en un esfuerzo por consolarlo. Algo pasó zumbando por su oreja con rapidez, chocando contra la pared con un ruido sordo y enviando astillas en todas direcciones.

CAPÍTULO 10

    Rio reaccionó inmediatamente, rodeándola con sus brazos y arrastrándola al suelo, cubriendo el cuerpo de Rachael con el suyo. El movimiento sacudió su pierna, enviando dolor a lo largo del muslo y a través del estómago, dándole ganas de gritar. Fue entonces cuando escuchó el estruendo de un rifle lejano que los alcanzaba. Inmediatamente una ráfaga de balas acribillaron el cuarto, destrozando la pared y cubriendo todo con astillas de madera. Rachael se metió la mano buena en la boca para evitar gritar. Su pierna escocía y palpitaba. Sentía como si se le acabase de abrir, pero con el peso de Rio encima de su cuerpo, no podía moverse.
    – Quédate tumbada -siseó- Lo digo en serio, totalmente aplastada contra el piso, Rachael. No te muevas, por ninguna razón- Sus manos se movían sobre ella, examinando los daños- ¿No te alcanzó verdad? Dímelo -Estaba temblando de rabia. Rotó como una chimenea, oscura, retorcida y feroz. Las balas no estaban dirigidas a él, el francotirador había ido a por Rachael. No había luces encendidas en la casa y la manta estaba sobre la ventana. La única luz era la de la vela, pero había sido suficiente para que el francotirador apuntase. Esto le dijo a Rio que se trataba de un profesional.
    – Es solo mi pierna, Rio -Rachael hizo lo posible por parecer calmada. El hecho de gritar no la ayudaría con el dolor y el peso de Rio la tenía aplastada como una crepe contra el piso- De esta forma no puedo respirar muy bien.
    Fritz había estado debajo de la cama. Con las balas pasando tan cerca emergió, gruñendo y escupiendo. Rachael arriesgó su piel al coger al gato para evitar que se expusiese al fuego. La cabeza del gato giró, sus dientes como sables precipitándose hacia ella. Rio fue más rápido, sujetando el animal y siseando una orden. Fritz se tranquilizó y se tumbó al lado de Rachael.
    – Canalla desagradecido -dijo ella agradablemente. Rio ignoró su comentario, deslizando su mano por la cama hasta encontrar el arma. Automáticamente comprobó la carga.
    – El cargador está lleno y hay otro en la recámara -Le puso el arma en la mano- Permanece tumbada y detrás de la cama -Se dio la vuelta, encontró sus pantalones vaqueros y se los puso.
    Rio impulsó su cuerpo hacia delante con los codos, permaneciendo estirado sobre el suelo mientras recorría la habitación para acceder a las armas. Cuidadosamente levantó la mano para tirar las armas hacia él. En ese momento las balas perforaron la pared que tenía detrás. Se dio la vuelta, colocando un cuchillo en su pierna.
    – Tengo que salir ahí fuera, Rachael -Su siguiente parada fue el fregadero, donde estaba la vela. Cualquier profesional se daría cuenta de que intentaría apagar esa pequeña luz. Utilizó una de las botellas de agua de la mochila que tenía en el suelo, apuntando cuidadosamente y rociando la vela hasta que se apagó la llama, dejando detrás un pequeño rastro de humo. Otra ráfaga de balas perforó la pared y el fregadero.
    – Lo sé. ¿Hay otra vía además de la puerta?
    – Sí, tengo varias. Utilizaré la que está en la parte de atrás, la más alejada de su línea de visión. No te muevas de donde estás. Probablemente lleve gafas de visión nocturna y sepa la disposición de la casa.
    – ¿Y cómo puede saberlo?
    Rio no sabía la respuesta. En ese momento no importaba. Volvió junto a ella y puso uno de los cuchillos en el suelo al lado de los dedos de Rachael.
    – Vas a tener que usarlo si se acerca a ti.
    – ¿Quieres que se lo lance y lo distraiga para que puedas salir sin que te vea? -ofreció Rachael.
    Su voz tembló y él pudo oír la nota del dolor que ella intentaba ocultar con dificultad. Con su agudo olfato percibió el olor de la sangre. La caída al suelo le había causado daño en la pierna y supo que le estaría doliendo. Se inclinó hacia ella, cogió su barbilla y atrajo su boca a la de Rachael. Rio puso todo lo que tenía en ese beso. La cólera y el miedo, pero sobre todo su pasión y esperanza. Se negó a admitir amor, apenas la conocía, pero había dulzura y algo que sabía a amor.
    – No intentes ayudarme, Rachael. Es a lo que me dedico, y trabajo mejor solo. Quiero que estés a salvo, aquí en el suelo, hasta que vuelva. Si entra, usa la pistola. No dejes de disparar aunque caiga. Y si sigue viniendo y te quedas sin munición, utiliza el cuchillo. Mantenlo abajo, próximo a ti, y lánzalo hacia arriba a las partes blandas de su cuerpo cuando esté cerca.
    Ella le devolvió el beso.
    – Aprecio la lección 101 en manejo de armas. Vuelve a mí, Rio. Me enfadaré mucho si no lo haces -A pesar de que estaba aterrorizada y temblaba sin parar, forzó una sonrisa- Estaré justo aquí, en el suelo, con la pistola en la mano, así que silba para que sepa que eres tú el que entra por la puerta.
    La besó otra vez. Con lentitud. A fondo. Saboreándola, apreciando que la tenía.
    – Que la suerte esté contigo, Rachael -Rio comenzó a arrastrarse, con el vientre pegado al suelo, rodando los últimos metros. La pared de la despensa parecía bastante sólida, pero una sección pequeña casi a nivel del piso, con el espacio justo para arrastrarse, era desprendible. Aflojó las tablas y se deslizó a través del hueco, parándose a recolocar la sección en caso de que el enemigo cambiase de forma.
    La noche era cálida. La lluvia había parado momentáneamente, dejando los árboles goteando e intensamente verdes, incluso en la oscuridad. Se metió entre la vegetación, ignorando una gran pitón enroscada en una gruesa rama cercana a la casa y se movió rápidamente a lo largo de la red de ramas, por encima del suelo del bosque. Con frecuencia tenía que permitir que la forma del leopardo emergiese parcialmente, de modo que sus pies se pudiesen agarrar en la madera resbaladiza y pudiese saltar de rama en rama con facilidad.
    Rio sabía la zona en la que estaba el enemigo, pero era un área grande. En su forma humana no tenía los sentidos tan desarrollados como para localizar el lugar exacto, pero su forma de leopardo era altamente vulnerable al rifle de largo alcance. Estaba seguro que el intruso estaría esperando al leopardo. Rio tenía la ventaja de conocer cada rama, cada árbol. Los animales estaban acostumbrados a su presencia y nunca revelarían su posición, algo que harían con la del intruso. El viento no lo traicionó, trayéndole el rastro de su enemigo, tomando el suyo y llevándolo lejos.
    Reconoció el olor del asesino. No importó que hubiera tomado forma humana, no había duda en la mente de Rio que el atacante era el mismo que había lastimado a Fritz. Obviamente se había entrenado como francotirador y era bueno adivinando la posición de su blanco. Rio avanzó con lentitud, sacrificando velocidad por sigilo.
    El follaje abajo y a su izquierda se movió levemente contra el viento. Su enemigo avanzaba cada vez más cerca de la casa, cambiando de posición para evitar entrar en la línea de fuego de Rio. Éste paseaba por encima de él, en las ramas altas, esperando pacientemente ver una ojeada del hombre. Colocó el rifle en posición, observando por la mirilla. Su adversario nunca enseñó más que parte de un brazo, permaneciendo entre la densa flora, permitiendo que los arbustos, las flores y las hojas lo mantuviesen invisible.
    Varios árboles a la derecha de la casa, Rio descubrió un par de ojos que brillaban intensamente a través del follaje. Supo inmediatamente que los disparos habían traído a Franz de vuelta. El pequeño leopardo nebuloso estaba volviendo a casa a través de la red de ramas altas. Las hojas se sacudieron. Rio maldijo de forma elocuente, colocando el rifle en su hombro y efectuando una serie de disparos en los macizos de arbustos, donde estaba seguro que el intruso se había colocado esperando la ocasión de efectuar el siguiente tiro. Rio tosió ruidosamente, con un gruñido de advertencia, manteniendo al intruso agachado con una ráfaga de disparos para evitar que pudiese disparar a Franz.
    El pequeño gato saltó hacia atrás, desapareciendo completamente, desvaneciéndose en la densa vegetación con la facilidad de los de su especie. Rio se colocó el rifle a los hombros y se alejó deprisa entre los árboles, cambiando direcciones rápidamente, subiendo a un nivel más alto de vegetación, con cuidado de no sacudir la maleza.
    Había delatado que estaba fuera de la casa, eliminando cualquier ventaja que pudiese haber tenido. Ahora estaban jugando al ratón y al gato, a menos que hubiese acertado a un blanco que no podía ver, algo que dudaba. Rio se quedó absolutamente quieto, tumbado en un árbol, con los ojos barriendo continuamente la zona. El intruso se habría movido. Nadie habría podido permanecer en el mismo sitio sin recibir un disparo, pero era un profesional y no había delatado su dirección.
    Rio estaba preocupado por Rachael, sola en la casa con el leopardo nebuloso herido. No sabía si tendría la paciencia para la espera que un francotirador tenía que aguantar con frecuencia. Podría tardar horas en descubrir al intruso. Tendría que haber comprobado el estado su pierna antes de dejarla. Ahora tenía visiones de Rachael muriendo desangrada en el piso mientras lo esperaba.
    Sus ojos no pararon de moverse nerviosos, barriendo el bosque en un patrón continuo. Nada se movió. Incluso el viento pareció calmarse. Comenzó a llover, con un golpeteo suave sobre el dosel de hojas que tenía por encima. Fueron pasando los minutos. Media hora. Una serpiente se arrastró perezosa por una rama a algunos metros de distancia, desviando su atención. Varias hojas cayeron del refugio de un orangután al cambiar de posición para acurrucarse más profundamente en las ramas de un árbol. Un movimiento, a varios metros de él, atrajo su atención.
    Casi al momento Rio notó que las ramas de un pequeño arbusto, justo bajo el árbol donde estaba el orangután, habían comenzado a temblar. Estaba muy cerca del suelo, una elección inusual para uno de su clase. Rio miró cuidadosamente y vio los arbustos moverse una segunda vez, apenas un temblor leve, como si hubiese soplado el viento. Colocó el rifle en posición, con cuidado de no cometer el mismo error. Más allá, entre helechos y arbustos, pudo ver los pétalos de una orquídea dañados y rasgados, dispersados encima de un tronco putrefacto.
    Rio siguió sin moverse, vigilando el área con fijeza. Pasó el tiempo. La lluvia caía en un ritmo constante. No hubo más movimiento entre los arbustos, pero estaba seguro de que el francotirador estaba esperando allí. Varias ardillas nocturnas voladoras saltaron por el aire, abandonando un árbol justo delante de Rio. Al aterrizar parlotearon y se regañaron unas a otras, aferrándose a las ramas de un árbol vecino. Ramitas y pétalos caían como una pequeña cascada sobre los troncos podridos y los arbustos situados más abajo. Rio sonrió.
    – Buen Franz -susurró- Buena caza, muchacho.
    Sus ojos no abandonaron el suelo del bosque.
    El talón de una bota dejó un pequeño surco en la vegetación, cuando el francotirador cambió de posición para poder ver las copas de los árboles sobre su cabeza. Rio disparó tres veces en rápida sucesión, espaciando cada bala por encima del intruso cuando este se dio cuenta que lo había descubierto. El francotirador gritó al rodar sobre un pequeño terraplén, y abruptamente se hizo el silencio.
    Rio ya estaba corriendo por el camino de ramas, cambiando de posición, acercándose a su objetivo. Tosió dos veces, aplastándose contra el suelo para distorsionar el sonido, indicándole a Franz que diese vueltas alrededor y permaneciese a cubierto. Entonces se levantó y volvió a correr, cubriendo toda la distancia posible antes de que el francotirador se pudiese recuperar.
    A Rio le era más cómodo acechar a sus presas desde las copas de los árboles, pero aún así empezó a descender a niveles más bajos, usando ramas gruesas para moverse con rapidez de árbol en árbol, cuidadoso de seguir a cubierto. Cayó al suelo, aterrizando agachado y permaneciendo totalmente inmóvil, mezclándose entre las profundas sombras del bosque.
    Permaneció en silencio, olfateando el viento. La sangre era un olor distintivo, inequívoco en el aire. Las gotas de lluvia penetraban en el dosel de hojas y salpicaban la podrida vegetación. Un lagarto de color verde intenso corrió por el tronco de un árbol, distrayendo su atención. Una salpicadura roja manchó un helecho encajado en la corteza. Rio permanecía quieto, su mirada fija barría el terreno en busca de cualquier movimiento, de cualquier señal del intruso.
    Una serie de cortos ladridos indicó una manada de ciervos adultos en las cercanías. Algo los había perturbado lo suficiente para dar la alarma. Rio saltó sobre un rama baja y emitió el gruñido de su especie para alertar a Franz. El enemigo estaba herido y huyendo. Había más sangre en las gruesas agujas y en las hojas del suelo donde el francotirador había rodado, pero no era sangre de una arteria.
    Rio volvió a mirar cuidadosamente las ramas por encima y a su alrededor. Suspiró al agacharse a recoger una bota. El hombre había tenido el tiempo justo para envolver la herida y restañar el flujo de sangre, y dejar caer su rifle y ropas. Luego había pasado a los árboles, usando la forma de leopardo para escapar. Era mucho más rápido y eficiente atravesar las ramas que intentar correr herido, retrasado por el peso de las ropas, las armas y la munición. Menospreciar a un leopardo herido por la noche era una locura. Especialmente a uno de su especie que era astuto e inteligente y tenía un entrenamiento especial.
    Rio exploró a fondo, sabiendo que los leopardos con frecuencia retrocedían y acechaban a su presa. Primero encontró sangre manchando la rama de un árbol, y después una hoja dañada y torcida, las únicas dos señales que indicaban el paso de un gato grande. Franz se le unió, olfateando el aire, gruñendo, impaciente por la persecución. Rio era mucho más cauteloso. Perseguían a un profesional, a hombre capaz de cambiar de forma. Como Rio, habría planeado varias rutas de escape. Habría escondido armas y ropas a lo largo de ellas y habría fijado trampas con tiempo ante la posibilidad de una persecución.
    Rio quería asegurarse de que el francotirador no hubiese vuelto sobre sus pasos, pero no quiso dejar sola a Rachael demasiado tiempo mientras no sabía el alcance de las heridas de su pierna. Colocó una mano en la cabeza de Franz, un gesto de contención.
    – Lo sé. Ya ha venido dos veces por nosotros. Lo buscaremos más tarde. Tenemos que mover a nuestros heridos, muchacho.
    Le rascó detrás de las orejas y con resolución se dio la vuelta para coger las ropas y las armas que el francotirador había dejado atrás. No creía que fuese a encontrar una identificación, pero podría aprender algo de ellas.
    Rio se encaminó de vuelta a la casa, con Franz detrás, tomándose tiempo para hacer una inspección más cuidadosa del suelo y los árboles de su territorio. Encontró el lugar donde el francotirador había esperado una oportunidad como la que Rio le dio al encender la vela. El movimiento cambiante de las sombras contra la fina manta tejida era suficiente para permitirle al francotirador hacer blanco. Se paró a unos pasos de la terraza, respirando profundamente, absorbiendo la idea de que Rachael podría haber muerto.
    Se sintió enfermo, con el estómago revuelto. El sudor que empapó su cuerpo no tenía nada que ver con el calor. El viento raramente tocaba el suelo del bosque. Allí siempre estaba todo extraordinariamente tranquilo, el denso dosel de hojas haciendo de escudo, y sin embargo en las copas los árboles, el viento susurraba, jugaba y bailaba a través de las hojas. El sonido lo calmaba, el ritmo de la naturaleza.
    Rio podía entender las leyes del bosque. Podía incluso entender la necesidad de violencia en su mundo, pero no podía imaginar lo que había hecho Rachael para merecer una sentencia de muerte. Si uno de su gente había contratado para matar a una mujer a sangre fría, sabía que el asesino no pararía hasta que el encargo fuese realizado. Su especie era resuelta, y ahora el ego del hombre estaría dañado. La cólera lenta y ardiente daría paso a un odio oscuro y retorcido que se extendería hasta convertirse en una enfermedad. El macho había fallado dos veces y en ambas, Rio y sus leopardos nebulosos, dos seres inferiores, habían interferido. Ahora sería algo personal.
    Rio subió a la terraza.
    – Rachael, estoy entrando -Esperó a un sonido. A una señal. No se dio cuenta que estaba aguantando la respiración hasta que oyó su voz. Tensa. Asustada. Resuelta. Tan Rachael. Estaba viva.
    Rachael seguía en la misma posición sobre el suelo como cuando él se había ido. El hecho de que ella confiara en su maestría elevó aún más su espíritu. Levantó la cabeza y lo miró, tumbada, con la camisa apenas cubriendo su trasero, las piernas medio estiradas bajo la cama, su pelo revuelto y salvaje, derramándose por su cara, y con una enorme sonrisa.
    – Qué bien que hayas vuelto. Dormí un poco, pero empecé a sentir hambre -Su mirada se movió ansiosa sobre él, obviamente buscando daños. Su sonrisa se ensanchó- Y sed. Podría tomar una de esas bebidas que tanto te gusta preparar.
    – ¿Y quizá un poco de ayuda para levantarte? -Se dio cuenta de que su voz sonaba rasposa, casi ronca, una emoción que lo cogió desprevenido. Fritz estaba enroscado a su lado y el arma y el cuchillo estaban en el piso al lado de su mano.
    – Eso también. Oí tiros -Hubo una pequeña pausa en su voz, pero consiguió mantener la sonrisa en su cara.
    Rio supo que la amaba. Era esa sonrisa atrevida. La alegría en sus ojos. La ansiedad por su seguridad. Nunca olvidaría ese momento. Cómo se veía tumbada en el suelo, con la pierna sangrando, la camisa torcida alrededor de su cintura mostrando su delicioso trasero desnudo y su sonrisa. Estaba tan hermosa que lo dejó sin respiración.
    Rio se arrodilló a su lado, examinando cuidadosamente el daño de su pierna.
    – Esta vez tuvimos suerte, Rachael. Sé que duele, pero no tiene mal aspecto. Ahora voy a levantarte y te va a sacudir un poco. Deja que yo haga todo.
    A ella siempre le sorprendía su enorme fuerza. Incluso después de saber lo que era, todavía la asombró la facilidad con la que la levantó y la colocó de nuevo en la cama. No pudo evitarlo. Tuvo que tocarlo, trazar su cara, pasar las yemas de los dedos por su pecho, solo para sentir que estaba vivo.
    – Oí tiros -repitió, exigiendo una explicación.
    – Lo herí ligeramente. Es uno de los míos, pero no reconozco su rastro. Nunca lo he conocido. No somos los únicos. Algunos de los nuestros viven en África, otros en Sudamérica. Alguien pudo haber importado… -su voz se apagó.
    – ¿Un asesino a sueldo? -proveyó ella.
    – Iba a decir francotirador, pero eso sirve. Es posible. Contratamos a otros para rescatar a víctimas de secuestros. Seguimos la norma de si es posible de no mezclarnos en política, pero a veces es inevitable. Nuestras leyes son bastante estrictas; tienen que serlo. Nuestros temperamentos no sirven para todo y siempre tenemos que tener eso presente. El control lo es todo para nuestra especie. Tenemos inteligencia y astucia, pero no siempre el control necesario para controlar esas cosas.
    – ¿Iba a por mí, verdad? -preguntó Rachael.
    Rio asintió.
    – Kim dejó medicina para tu pierna y voy a reaplicártela. Tenemos que partir de aquí. Voy a llevarte con los ancianos. Allí te protegerán mejor de lo que yo puedo hacer aquí.
    – No -dijo Rachael con decisión- No iré allí, Rio. Lo digo en serio. No iré… nunca. Por ninguna razón.
    – Rachael, no te pongas obstinada. Este hombre es un profesional y sabe donde estás. Probablemente sabe que te han herido. Ha estado demasiado cerca de matarte como para que esté tranquilo.
    – Me marcharé si quieres que lo haga, pero no voy a ir con tus ancianos -Por primera vez él oyó mordacidad en su voz. No era tensa o malhumorada, era puro genio. Sus ojos oscuros destellaban fuego, casi lanzando chispas.
    – Rachael -Se sentó en el borde de la cama y apartó la mata de rizos que caía en todas direcciones- No te estoy abandonando. Es más seguro para ti. Va a volver.
    – Sí, sé que lo hará. Y tú estarás aquí, ¿verdad? Solo. Totalmente solo, sin ayuda. Porque los idiotas de tus ancianos se quedan contentos con tomar el dinero que ganas arriesgando la vida en lo que sea que haces con tu pequeña unidad. ¿Se lo das, verdad? -Lo miró airadamente- He visto cómo vives, y no veo que tengas una enorme cuenta bancaria escondida en alguna parte. ¿Se lo das a los otros, no?
    Rio se encogió de hombros. Estaba furiosa, irradiando cólera que sacudía su cuerpo. Los dedos de Rio se introdujeron en su espeso cabello. No supo la razón, quizá para sostenerla cuando parecía capaz de volar hasta los ancianos.
    – Parte de él. Yo no lo necesito. El dinero se utiliza para ayudar a proteger nuestro ambiente. Nuestra gente lo necesita, yo no. Vivo modestamente, Rachael, y me gusta mi vida. Lo que me quedo lo uso para armas, alimento o medicina. Es que no tengo muchas necesidades.
    – No me importa, Rio. Son unos hipócritas. Te desterraron. No eres lo bastante bueno para vivir cerca de ellos, pero toman tu dinero y te dejan arriesgar la vida para proteger a sus otros hombres mientras trabajan. Eso apesta y no quiero nada de ellos. Y si necesitas otra razón, allí me tendrán que seguir, así que les causaré más problemas. No voy a ir. Me marcharé, el asesino me seguirá y tú estarás a salvo.
    La risa surgió de ninguna parte. Rio simplemente se inclinó y tomó posesión de su boca. Esa boca hermosa, perfecta, pecaminosamente deliciosa. Rachael se hundió en él, se derritió, su cuerpo presionó contra el suyo, sacando todo pensamiento de su mente. Rio la envolvió con sus brazos, devorándola hambriento, besándola repetidamente porque estaba viva y lo miraba de esa forma. Porque la encolerizó que los ancianos lo desterrasen y estaba tan lista para defenderlo incluso cuando no lo necesitaba. Porque hacía cantar su sangre y ponía su cuerpo duro como una roca.
    Una serie de rayos atravesaron su torrente sanguíneo. Las llamas bailaban sobre su piel. Había un rugido en su cabeza y supo que de nuevo estaba totalmente vivo. No importó que no supiese el pasado de Rachael. Sabía de lo que estaba hecha, su fuerza, su feroz naturaleza protectora. Le importaban su valor y su fuego. Lo había aceptado, mientras su propia gente no podía aceptar lo que había hecho.
    La mano de Rachael rodeó su cuello. Levantó la cabeza y lo miró.
    – No puedo quedarme contigo, Rio, y me rompe el corazón. ¿Por qué tuve que encontrar a alguien tan bueno y gentil?
    – Solo tú me describirías como bueno y gentil, Rachael -La besó otra vez- Y podemos resolver nuestras pequeñas diferencias.
    – Quieres decir que puedes buscar a este asesino a sueldo y matarlo -Sacudió su cabeza- No voy a dejar que lo hagas. Odias lo que hiciste, matar al hombre que se llevó la vida de tu madre. Piensas que está tan mal porque no puedes estar apesadumbrado que esté muerto. Rio, sientes pena por haberlo matado. Sé que lo haces. Puede que no lamentes que esté muerto, pero sí lamentas el modo en que su vida fue tomada. No vas a volver a repetir todo eso por mí.
    – No es por ti.
    Ella le sonrió y apartó el pelo que le caía por la frente.
    – Si que lo es. No importa qué excusa te inventes para ambos, siempre sabré que fue por mí y tú también lo sabrás. Mis problemas no tienen nada que ver contigo y ni siquiera tendrías que haber formado parte de ellos.
    – Lo derroté dos veces. Tuvo que escapar y resultó herido. Tendrá que venir a por mí. Estés aquí o no, acabará viniendo a por mí.
    – No le pagan para que vaya a por ti. Los asesinos a sueldo trabajan por dinero. No se dejan llevar por los sentimientos, Rio, al menos no los que he visto. Si les pagas, hacen el trabajo. Para ellos es simplemente un negocio.
    – Estás hablando de seres humanos -señaló- Te haré algo de comer mientras lo discutimos. Lo digo en serio, Rachael, vendrá aquí a matarme antes de hacer otro intento contra ti.
    Rachael lo miró mientras se dirigía a los armarios. En su voz había una total convicción.
    – No iba a hablar de nosotros, pero ahora que lo mencionas… He considerado uno de los dos problemas que puede tener una relación. Está todo el tema del cruce de especies. No me preguntaste si estaba tomando algo, Rio. ¿Se te ocurrió que si me quedase embarazada podríamos tener un problema?
    Concentrado en hacer la sopa, no se giró.
    – No habría ningún problema, pero sabía que no podías concebir. No de la forma que hicimos el amor.
    – ¿Ah sí? ¿Y por qué no?
    – Porque eres uno de los nuestros.
    Rachael levantó una ceja y miró la amplia extensión de su espalda.
    – Qué interesante. ¿Por qué no sé nada de esto? Sería lógico pensar que mis padres me habrían informado. No es que me moleste correr libremente por el bosque, sería divertido.
    Ahora sí se giró y en su cara no había una respuesta divertida. Su expresión era severa.
    – No, no irás a correr por el bosque, Rachael. Ni ahora, ni nunca -La cólera ardiente estaba de vuelta, una turbulencia negra y feroz que lo traspasaba como un oscuro tornado.
    La ceja de Rachael se elevó más.
    – Está bien saber con tiempo que parece haber un doble estándar en tu sociedad para las mujeres. Ya vengo de una de esas sociedades, Rio, donde las mujeres son ciudadanos de segunda categoría, y no disfruté de ella. No pienso unirme a otra.
    – Mi madre no era de segunda clase, Rachael. Para cualquier persona lo bastante afortunada de conocerla era un milagro. Y correr libre en el bosque le costó la vida.
    – Fue un riesgo que corrió, Rio. Tú lo haces todo el tiempo. Corrí un riesgo cuando dejé ir la barca y me deslicé en el río crecido. Fue decisión mía. En cualquier caso no sirve de nada discutir, yo nunca tendré otra forma más que ésta. Bueno, a veces mi peso sube o baja un poco y al hacerme más vieja creo que se está redistribuyendo y quizá cambiando mi forma, pero creo que no te referías a eso.
    – Eres uno de los nuestros, Rachael. Drake lo sabía y también Kim y Tama. Estás cerca del Han Vol Dan. Es por eso que estás tensa y malhumorada.
    – ¿Tensa? ¿Malhumorada? ¡Lo siento mucho! No estoy ni tensa ni malhumorada. Y si lo hago, es solamente porque estoy condenada a esta cama.
    – Quizá no fue una descripción muy acertada. Estoy intentando ser discreto.
    – Bien, olvídate de ser discreto y dilo.
    – Tienes razón. Pero no te enfades conmigo. Estás cerca del cambio y con él estás experimentando un impulso sexual muy poderoso, como una gata en celo.
    Le lanzó la almohada.
    – No creo que esté actuando como una gata en celo. No fui detrás de todos los hombres de la habitación.
    – No, pero ellos querían ir a por ti. Puede ser un tiempo peligroso. Estás dando señales, tanto de olfato como señas corporales.
    – Estás loco -Rachael lo atravesó con la mirada- ¿Intentas decirme que me hiciste el amor porque estoy enviando un cierto aroma? -Rio le volvía a dar la espalda pero vio sus hombros sacudirse- Si te atreves a reír, te voy a hacer saber exactamente lo que supone una mujer que se calienta.
    – No se me ocurriría reír -A veces la mentira era la mejor parte del valor y la única manera de salvar el trasero de un hombre- Te hice el amor porque cada vez que te miro te deseo. Demonios, ahora te deseo. No puedo pensar con claridad cuando estoy a tu alrededor, pero ya lo sabes.
    Rachael intentó no sentirse apaciguada por lo que dijo, pero fue imposible no sentirse contenta. Le gustaba la idea de que él no pudiese pensar con claridad cuando estaba cerca.
    – Ahora en serio, Rio, ¿por qué llegarías a considerar que pertenezco a otra especie distinta a la humana?
    – Estoy siendo serio. Estoy seguro que tus padres eran iguales que yo. Creo que las historias que te contó tu madre eran las que se contaban a nuestros niños para enseñarles su herencia. Tienes que haber oído a tu padre llamar sestrilla a tu madre, y por eso sabías lo que significaba. La lengua es antigua y solamente la utiliza nuestra gente, pero es universal para todos nosotros sin importar en qué parte del mundo residamos. Incluso si tus padres nacieron y crecieron en Sudamérica como sospecho, tu padre habría llamado así a tu madre en algún momento.
    – No puedo recordar a mi padre. Era muy joven cuando murió.
    – ¿Tienes recuerdos de la selva tropical?
    – Sueños, no recuerdos.
    – La humedad no te molesta y los mosquitos no se te acercan. No estás asustada en los silencios o en la calma. Demonios, Rachael, entré aquí como un leopardo y ni siquiera retrocediste.
    – Me aparté. Definitivamente lo hice. Tuviste mucha suerte de que no muriese del puro susto.
    – Estuviste acariciando el leopardo. No debías estar tan asustada.
    – La sopa está comenzando a hervir -Esbozó una mueca a sus espaldas. Quizá no había estado tan asustada del leopardo como debería -¿Quién no acariciaría a un leopardo dada la ocasión? Fue una cosa perfectamente natural. Pensé en desmayarme, pero no soy muy buena en eso así que pensé en sacar lo mejor de la situación. Y -continuó antes de que la pudiese interrumpir- tienes dos leopardos como mascotas, quien sabe si el animal grande era parte de la familia. Entró como si la casa fuese suya.
    Él le sonrió ampliamente.
    – Lo es.
    – Bien, no estoy en celo -Intentó no devolverle la sonrisa. Era difícil cuando estaba allí parado, apoyando perezosamente una cadera contra el fregadero y pareciendo increíblemente atractivo.
    – Un hombre siempre puede soñar.
    Consiguió hacer un elegante gesto de indignación, aceptando la taza de sopa que él le dio.
    – ¿Cuánto tiempo hay antes de que vuelva el asesino? -Era un tema mucho más seguro.
    – Podría estar escondido a un par de kilómetros de aquí. Depende de la gravedad de sus heridas. Se movía rápidamente y pensando todo el tiempo.
    – Lo que significa que no estaba tan mal.
    – Es lo que pienso yo. Franz está explorando y he enviado otro par de amigos, no humanos en caso de que te lo preguntaras. Darán la alarma si se presenta en un radio de un par de kilómetros. Si es listo, permanecerá quieto esperando a que nos relajemos.
    El corazón de Rachael saltó.
    – ¿Me estás diciendo que crees que volverá esta noche? ¿Por qué no nos estamos preparando para salir de aquí? Puedo hacerlo. Es estúpido sentarse aquí y esperar a que nos dispare.
    – No estamos simplemente esperándolo, Rachael. Nos estamos fortificando y preparando para la batalla.
    – No quiero luchar contra nadie. ¿Conoces el viejo dicho de lucha o huye? Creo que huir es lo más inteligente. Tiene que haber alguna choza de los nativos sobre los que leí a donde podamos ir.
    – Es como un sistema de radar que camina, Rachael. Puede rastrearnos, sin importar a dónde vayamos. Si no quieres cobijo con los ancianos en la aldea entonces tenemos que hacerle frente.
    Rachael sacudió la cabeza tristemente.
    – A cualquier sitio que voy, llevo muerte -Desvió la mirada de la puerta- Lo siento, Rio. De verdad, siento haber traído a este hombre a tu vida. Pensé que podría escaparme.
    – Fue decisión suya aceptar este trabajo. Tómate la sopa.
    Rachael sorbió el caldo con cuidado. Estaba muy caliente pero de repente se encontró muy hambrienta.
    – Todavía estoy intentando asumir la idea de que los hombres leopardo son realmente verdaderos, no un mito, y tú quieres que crea que soy una mujer leopardo -Rió suavemente- No puede ser verdad, pero lo vi con mis propios ojos.
    – Estaré encantado de demostrártelo -Rio quería llevarla a su refugio lo antes posible. No estaría contenta con el traslado, y estaba seguro que lastimaría su pierna, pero sentía que no tenían opción. El francotirador no esperaría mucho. Si Rio fuese el cazador, ya estaría volviendo lentamente, con paciencia, de nuevo en posición de matar.
    Rio sacó su mochila. La mantenía llena de artículos necesarios para una partida rápida. Añadió más vendas y calmantes para Rachael y cortó la costura de un par de vaqueros viejos hasta la rodilla.
    – Tengo que pedirte que te pongas éstos.
    – Encantadores. Me gusta su aspecto. ¿Vamos a caminar bajo la luz de la luna? -Dejó la sopa en la pequeña mesa del extremo y sacó su mano para pedir los vaqueros. Su mirada encontró la de Rio con resolución, pero la vio tragar con fuerza. La perspectiva de intentar caminar con la lesión que tenía era desalentadora.
    – Sí. Déjame ayudarte -Deslizó el material sobre su hinchado tobillo y su pantorrilla. Su valor lo sacudió. Esperaba una protesta pero como de costumbre, Rachael estaba animada.
    Explotó en sudor mientras la vestía.
    – No estoy en forma.
    – ¿No vamos a hablar de formas otra vez, verdad? -Bromeó Rio, necesitando encontrar una manera de sacar el dolor de los ojos de Rachael. Deslizó los dedos por su pelo. Los mechones sedosos estaban húmedos- ¿Vas a ser capaz de hacer esto?
    – Por supuesto. Puedo hacer cualquier cosa -Rachael no tenía ni idea de cómo iba a levantarse y a poner peso en su pierna. Incluso con el brebaje marrón verdoso de Kim y Tama untado sobre su pantorrilla, la pierna palpitaba. Estaba segura de que cuando bajase la mirada para examinar el daño vería flechas perforando su carne. Rachael pasó la taza de la sopa.
    – Estoy lista, tanto como lo puedo estar.
    Le dio un cuchillo con su funda y la pistola pequeña.
    – Está puesto el seguro -Se colgó la mochila a hombros y se agachó hacia el leopardo nebuloso de veintitrés kilos- No podemos dejarte atrás, Fritz. Tengo la sensación de que nuestro amigo se va a sentir vengativo. Tendrás que permanecer fuera de la casa.
    El gato bostezó pero permaneció erguido cuando Rio lo puso en la terraza.
    – Vete, pequeño, encuentra un lugar donde ocultarte hasta que vuelva -Miró al pequeño leopardo salir cojeando por una rama y desaparecer entre el follaje. Rio miró hacia atrás y vio a Rachael intentando mantenerse en pie.
    – ¿Qué demonios crees que estás haciendo, mujer?
    – Creo que se llama estar de pie pero parezco haber olvidado cómo se hace -contestó ella, sentándose en el borde de la cama- Es la pasta verde que me pusiste en la pierna. Me está sobrecargando.
    – Rachael, te voy a llevar. No espero que camines.
    – Eso es una tontería. Más que nada estoy débil. No es tan doloroso. Bueno, es doloroso porque la hinchazón todavía no ha bajado.
    La cogió entre sus brazos.
    – Pasé todos estos años solo. Nunca nadie discutió conmigo.
    – Y ahora me tienes a mí -dijo ella con evidente satisfacción, acomodándose contra su cuerpo -¿Tienes idea de adonde vamos? Me pareció entenderte que nos podría rastrear.
    – ¿Dije eso, verdad? -Ya se movía a través de la red de ramas, con mucha más rapidez de lo que Rachael consideraba seguro.
    A pesar de la pesada mochila y el peso adicional de Rachael, Rio ni siquiera respiraba rápido cuando aterrizó en el suelo y comenzó a correr, serpenteando entre los árboles de vuelta hacia el río. Ella enterró la cara contra su cuello, intentando no gritar con cada paso que la sacudía.
    El rugido comenzó suavemente, un sonido amortiguado, distante que rápidamente comenzó a ganar fuerza. Rachael levantó su cabeza en alarma, repentinamente asustada del lugar al que pretendía llevarla.

CAPÍTULO 11

    El bosque aparecía majestuoso, con árboles imponentes elevándose como grandes pilares de catedral alrededor de ellos. Había árboles más pequeños por todas partes, creando un mosaico de hojas plateadas, explosiones de color y manchas oscuras de corteza. Los helechos como astas de ciervo colgaban de los árboles, el viento leve hacía crepitar los vivos dientes verdes, mientras ellos se apresuraban. La luz de la luna se filtraba a través de las aberturas del dosel de hojas, proyectando reflejos de luz por el húmedo suelo del bosque. Rachael vislumbró hojas de todos los tonos de rojo, verdes y azules iridiscentes, todo para aumentar la refracción y la absorción de luz en el pigmento de la hoja.
    Rachael se aferró a Rio mientras este corría ligeramente por el bosque. La oscuridad nunca parecía incomodarlo. Se movía a un paso seguro, constante. Ella oyó gruñidos de ciervos, la señal para alertar de depredadores en la zona mientras pasaban, haciendo maldecir a Rio por lo bajo. Dos ciervos muy pequeños salieron de los arbustos que tenían delante y corrieron hacia la maleza.
    El rugido del río aumentó. El croar continuo de las ranas se sumó al barullo. El estómago de Rachael se sacudió locamente.
    – Rio, tenemos que parar, solo un minuto. Me voy a poner enferma si continuamos.
    – No podemos, sestrilla, tenemos que alcanzar el río. No puede rastrear nuestro olor en el agua -Rio continuó moviéndose sobre la mojada y gruesa vegetación del suelo.
    Estaba oscuro y húmedo con pequeñas charcas de agua aquí y allí. Estas y los barrizales del bosque no lo retrasaban. Rio esquivó una pila artificial de hojas y ramitas que señalaban el refugio de un jabalí. Estos nidos presentaban a menudo garrapatas que podían llevar desde fiebre a tifus, por lo que Rio se cuidó de evitarlas.
    Rachael se concentró en el bosque más que en su malestar. Dos veces vislumbró grandes ciervos con cuernos gruesos, el sambar común, el más grande del bosque. Era vertiginoso ir apurados de noche por el bosque. Había una sensación misteriosa sobre la forma en que el dosel de hojas se sacudía sobre ellos, continuamente cambiando los patrones de luz a través de los árboles. Las plantas y los hongos cubrían los troncos de los árboles de modo que las plantas parecían montarse unas sobre otras, creando un ambiente exuberante. Cada cierto tiempo Rio emitía un gruñido suave, alertando los animales de su presencia, con la esperanza de que los chotacabras no levantasen la alarma mientras salían disparados para cazar insectos al vuelo.
    El rugido aumentó de volumen. Rachael se dio cuenta de que habían viajado en ángulo río arriba para llegar a las inundadas orillas. Acercó la boca al oído de Río.
    – ¿No me estarás llevando con tus ancianos, no?
    Él oyó la pausa en su voz.
    – Quiero que el francotirador piense eso -Rachael no contestó, tranquila de que no la abandonase.
    Iban caminando a través de los pantanos, trepando con cuidado sobre la miríada de raíces que salían de la base de los troncos y creaban pequeñas jaulas. El agua rozó las rodillas de Rio. El aspecto del bosque cambió cuando se fueron aproximando a la orilla del río. Más luz podía penetrar el dosel de hojas, y la mayoría de los árboles eran más pequeños, con troncos y ramas torcidas que colgaban sobre el agua.
    – ¿No hay cocodrilos y otros reptiles por aquí? -preguntó Rachael.
    El rugido del río era ensordecedor. El calor húmedo le encrespó más el pelo, creando una masa de rizos elásticos. Había evitado los manglares y pantanos en la medida de lo posible, al igual que el resto de miembros del grupo que traía ayuda médica. Las orillas del río podían ser tan peligrosas como hermosas.
    Rio vadeó a través del agua rápida.
    – Vamos a nadar, Rachael. Esperemos que la mezcla de Tama te proteja la pierna de más infecciones. Voy a atarte a mí, por si te arrastra la corriente.
    – ¿Estás loco? No podemos nadar en esto -Estaba horrorizada.
    En la oscuridad, el río parecía más rápido y espantoso que por el día. O quizá sin los bandidos que salían del bosque parecía más peligroso.
    – No tenemos otra opción si vamos a llevarte a un sitio seguro, Rachael. Mientras él sepa donde estás, estamos condicionados. Se mueve con facilidad y nosotros no. Te lo juro, no dejaré que te suceda nada.
    Ella miró fijamente su cara. Sus ojos. Estudió su mandíbula firme, las minúsculas líneas grabadas en los rasgos duros de su cara. Rachael levantó la mano y trazó una cicatriz pequeña cerca de la barbilla.
    – Por suerte, soy muy buena nadadora -le sonrió, confiando en él cuando hasta entonces nunca había confiado en nadie-. Mi nombre es Rachael Lospostos, Rio. En realidad no es Smith.
    – De alguna forma ya lo sabía -besó con suavidad su boca levantada-. Gracias. Sé que no ha sido fácil para ti.
    – Es lo menos que puedo hacer por meterte en este lío -Sus ojos oscuros brillaron con diversión-. Pero puedes volver a besarme. Si me ahogo, quiero llevarme el sabor de tu perfecta y preciosa boca.
    – Sabes que me estás distrayendo. Si nos come un cocodrilo, será culpa tuya.
    – Oí que no les gusta el agua rápida -dijo y pegó su boca a la de Rio. Se fundieron al momento como hacían siempre, hundiéndose uno en el otro y marchándose lejos del mundo.
    Rio luchó para recordar donde estaban y el peligro que los rodeaba. Ella conseguía barrer sus pensamientos normales y sustituirlos inmediatamente por hambre y necesidad urgentes. Con cuidado le bajó los pies a la corriente, levantando la cabeza de mala gana. Era la única forma de respirar y conservar su cordura e ingenio.
    – Te tengo, Rachael -Pasó un brazo alrededor de su cintura para estabilizarla. Le colocó una cuerda alrededor y la aseguró rodeando su propia cintura- No voy a perderte. Vamos a vadear hasta donde el agua va más rápida, luego levantaremos los pies y viajaremos río abajo con la corriente. No queremos que nada le indique la dirección que seguimos. Una hoja, el fondo del río removido cerca de la orilla, cualquier cosa puede ser una pista. Iremos río abajo durante un rato.
    – Vamos allá entonces -no quería perder el valor. Le sonrió ampliamente-. Por lo menos sé que no te atraigo por lo estupenda que estoy -Pasó una mano por el pelo y dio el primer paso. Su pierna dañada, incluso con la ayuda del agua, no quería soportar su peso, así que se estiró por completo y comenzó a nadar.
    Rio fue después de ella, rebosando orgullo por su valor. La luz de la luna iluminó la cara de Rachael mientras nadaba, y él miró las gotas de agua que salpicaba. Nadaba con movimientos seguros, fuertes, atravesando limpiamente el agua, casi tan silenciosa como él. Allí estaba otra vez, esa extraña y desorientadora sensación de familiaridad. Había nadado antes con ella. Había visto una imagen exacta, sabía el momento en que ella giraría la cabeza y tomaría una bocanada de aire.
    La corriente era más fuerte en el centro del río y los arrastró sin apenas esfuerzo, llevándolos río abajo. Rio cogió su mano y la sostuvo firmemente cuando doblaron las rodillas y levantaron los pies para evitar las rocas y ganchos mientras eran arrastrados. Era una experiencia vertiginosa, el observar el cielo nocturno después de tantos días viendo sólo el dosel de hojas. Las estrellas, dispersas por el oscuro fondo, brillaban como gemas a pesar de las nubes. La lluvia caía ligeramente, una niebla fina, más que una ducha, de modo que Rachael giró la cabeza para sentirla.
    El río no estaba tan feroz como cuando rabiaba en la tormenta. No había corrientes subterráneas intentando tirar de ella hacia abajo. Rachael se dio cuenta de que estaba disfrutando la experiencia después de estar en cama tanto tiempo. Rio permanecía muy cerca de ella, rondando protector, lo que la hizo sentirse valorada, algo que nunca había experimentado. Era como un sueño. Ninguno habló, ya que de noche el sonido recorría grandes distancias en el río.
    Fueron arrastrados en una curva y bajaron por una pequeña cascada. Abruptamente, Rio la cogió alrededor de la cintura y bajó los pies. Luchó contra la corriente, caminando con el agua hasta la cintura, arrastrándola con él. Rachael solo podía ayudarlo intentando bracear con fuerza en la dirección que quería ir. Incluso con la increíble fuerza de Rio, fue una batalla alcanzar la cascada pequeña. Él acercó la boca a su oído.
    – Espera un momento, me voy a sumergir.
    Aguantó la respiración cuando él desapareció. Sintió el tirón de la cuerda alrededor su cintura, pero pudo mantenerse contra el tirón del agua. Pareció que pasasen minutos hasta que Rio emergió. Suspiró aliviada y le echó los brazos al cuello.
    Él volvió a acercar la boca a su oído.
    – Tienes que aguantar la respiración y sumergirte bajo el agua. Vamos a nadar a través de un tubo.
    Ella asintió para mostrarle que entendía y fue con él, permitiendo que el agua que se arremolinaba se cerrase sobre su cabeza. Era imposible ver algo y ella ni siquiera lo intentó, agarrándose a Rio con todas sus fuerzas. La hizo avanzar por un pequeño canal, un tubo bajo el agua. Ella sentía las paredes rozando sus hombros y cuando tocó por encima pudo sentir el techo a centímetros de su cabeza. Rachael luchó contra la claustrofobia, concentrándose en los inesperados sentimientos que sentía por Rio. Detestaba los lugares cerrados y pequeños, y nadar en aguas oscuras a través de un túnel que nunca había visto era una verdadera prueba de su confianza en Rio.
    ¿Cómo había llegado a sentir tanta fe en él en tan poco tiempo? No parecía que hubiese pasado tan poco tiempo. Rachael notó el tirón en su cuerpo indicando que podía levantarse. Rio le rodeó la cintura con su brazo alrededor para ayudarla a salir del agua. Su cabeza se asomó a la superficie y ella abrió los ojos. Estaba totalmente oscuro. La cascada era un eco ruidoso que se emparejaba con el sonido continuo de la corriente.
    – ¿Donde estamos?
    – En una cueva. Tienes que vadear a través del agua y mantener la cabeza baja durante una distancia corta y entonces estarás instalada. Hice el tubo y excavé gran parte de la entrada a la cámara. La cámara fue un gran hallazgo. Me pareció un buen lugar para escaparme si me herían seriamente.
    Ella notó la pequeña nota de orgullo en su tono y sonrió.
    – Suena encantador. Siempre he pensado que ser la amante de un troll es increíblemente romántico.
    Hubo un corto silencio y entonces él rió suavemente.
    – Me han llamado muchas cosas en la vida, pero lo de troll es nuevo -la cogió en brazos-. Voy a llevarte a través del umbral.
    – A las amantes no se las lleva en brazos -recordó Rachael. La oreja de Rio estaba tan cerca de su cara que se inclinó y la mordisqueó-. Solo a las novias.
    – Muy bien, entonces considérate casada. Y para de hacer esa cosa con los dientes porque estoy teniendo una condenada reacción a ella.
    – Eso suena a posibilidad. Pero he estado pensando. ¿Y si algún reptil horrible descubrió tu trabajo y se hizo un pequeño nido dentro de tu cueva? Si yo fuese un cocodrilo me gustaría utilizar tu refugio. Y si vinieses de visita, todavía mejor. A veces es difícil que lleguen las comidas.
    Él rió.
    – No tienes ninguna fe, mujer. Puse una cerradura para dejar a las criaturas fuera. Abrí las cerraduras y la puerta, por eso estuvimos tanto tiempo en el tubo.
    – No cerraste la puerta.
    – Te estoy llevando a un nivel más alto primero. Es el caballero que llevo dentro.
    Ella frotó su cuello con suavidad.
    – Lo aprecio, Rio, de veras, pero en este caso, seré feliz quedándome aquí mientras vas detrás y aseguras el tubo. Todavía no estoy lista para visitantes, especialmente los de tipo reptil.
    Rio notó el pequeño temblor en su voz.
    – Haré eso inmediatamente, Rachael. Ya estamos en la caverna. Afortunadamente nos hemos alejado lo suficiente y la cueva se abre aquí a una cámara amplia, así que podemos encender una lámpara. Durante un tiempo estuve trayendo bastantes cosas -la depositó en una superficie plana.
    Rachael esperó ansiosamente mientras encendía una de las lámparas y la enganchaba sobre sus cabezas para iluminar al máximo. Ella miró a su alrededor. La cámara era bastante grande. Sobresalían raíces y goteaba agua continuamente de varias paredes. No había ni rastro de cocodrilos. Rio tenía un buen número de suministros en la cueva.
    Dentro de una jaula de raíces había un envase plástico grande, que supuso impermeable. Pudo ver que había varias mantas y uno de sus muchos equipos médicos. Rachael estaba sentada en una losa plana de piedra. Era la única roca que podía ver en toda la cueva. El piso alrededor de las paredes estaba húmedo, pero la mayor parte del agua volvía hacia el río. Rio había excavado una zanja para evitar que el agua humedeciese el piso de la cueva.
    – Bien, ¿qué te parece? -Rio volvió, totalmente empapado, empujando el pelo hacia atrás con los dedos-. No demasiado mal espero.
    – Pienso que es maravillosa -dijo Rachael. Estaba empapada e incómoda. Bajó la vista a su camisa y se dio cuenta de que no le servía de mucho. Estaba tan mojada que parecía casi transparente-. Si no te importa, me gustaría sacarme estas ropas. Deberías hacer lo mismo, Rio.
    – Tengo algunas cosas para nosotros embaladas en bolsas impermeables -dijo él. Abrió el envase y revolvió por los suministros hasta encontrar una toalla.
    Rio se arrodilló a su lado y le desabotonó la camisa, arrastrándola por su piel mojada y sacudiéndola a un lado.
    – Venga, sestrilla, levántate para que pueda sacarte los vaqueros.
    Su voz era gentil, incluso tierna. Rachael permitió que la ayudase a levantarse, apoyándose en su cuerpo mientras le bajaba el material de sus caderas. La envolvió con la toalla y comenzó a secar las gotas de agua de su piel. Se balanceó con cautela, lo que la hizo avergonzarse. Era él quien había corrido kilómetros de bosque con ella en brazos. Había sido el que utilizó su fuerza para impedir que los arrastrase la corriente. Y estaba tan empapado como ella.
    – Nunca he conocido a alguien como tú -dijo Rachael- a veces no estoy segura de que seas real.
    Rio la envolvió en una camisa seca.
    – Tengo mi lado bueno -bromeó- desafortunadamente, no sale muy a menudo -Estiró una estera sobre la losa de roca y la cubrió con un grueso saco de dormir antes de ayudarla a sentarse. Frotando la gruesa mata de rizos, Rio estudió su pierna.
    – Parece que la pasta verde aguantó. Es mejor que la saquemos de las heridas por si todavía necesitan drenarse.
    – Se siente mejor -dijo Rachael-. Tendré que acordarme de decirle a Tama que hizo un trabajo milagroso.
    Rio se aseguró de que estuviese cómoda antes de sacarse sus propias ropas y frotar la toalla por su cuerpo.
    – ¿Cuánto tiempo crees que tendremos que permanecer aquí? -preguntó Rachael.
    – Voy pasar el resto de la noche buscando al francotirador. Está dejando su propio rastro y va herido. Me será más fácil encontrarlo. Además sabré que estás segura, con lo que no tendré que preocuparme por que vuelva y te encuentre sola en casa. Franz ya está explorando para mí. Cogerá el rastro, y sabe permanecer fuera de vista.
    Los ojos de Rachael se abrieron conmocionados.
    – No puedes hacer eso, Rio. No después de lo que me contaste.
    – Nos está cazando. La única manera de pararlo es ir tras él. ¿Creíste que íbamos a vivir en una cueva el resto de nuestras vidas?
    – No -Rachael deseó taparse con las mantas. No había manera de escudar a Rio de su pasado-. Pero antes de que salgas y arriesgues la vida quizá es mejor que sepas por quién te la estás jugando.
    – Sé quién eres.
    – No, no lo sabes. No tienes ni idea de quien es mi familia.
    – No necesito saber sobre tu familia, Rachael. Hablaremos de eso cuando vuelva. Espera aquí por lo menos cuarenta y ocho horas. Si algo va mal, sigue río arriba hacia la aldea de Kim y Tama. Pídeles que te lleven con los ancianos. El Han Vol Dan es tu primer cambio. No puedes permitir que suceda hasta que tu pierna esté lo bastante fuerte para aguantarlo. Tendrás problemas con las sensaciones sexuales. Las emociones continuarán aumentando, el calor, la necesidad, todas las sensaciones cambiantes que apenas puedes controlar. Tienes que permanecer en control, especialmente si no has pasado el Han Vol Dan. La combinación de los dos pasos puede ser explosiva.
    – ¿Sabes lo totalmente ridículo que suena eso? Si estuviese viendo una película, estallaría de risa.
    – Excepto que sabes que lo que te estoy contando es cierto. Has sentido el animal rugiendo por salir. He visto cómo te acercabas al cambio.
    – ¿Por qué no me lo habría dicho mi madre? En todas las historias que me contó, nunca mencionó que pudiese asumir otra forma.
    – No sé, Rachael, pero estoy seguro que eres uno de nosotros.
    – ¿Y si no soy? -Sus ojos oscuros se movieron sobre la cara masculina-. Si estás equivocado, ¿significa que no podemos estar juntos? ¿Te permiten estar con alguien que no pertenece a tu gente?
    La palma de Rio sujetó su cara, su pulgar acariciando su piel.
    – Me desterraron, sestrilla, nadie puede decirme lo que puedo o no puedo hacer -se inclinó para besarla- Volveré a por ti.
    – Más te vale volver por mí. No deseo luchar sola contra los cocodrilos -intentó no aferrarse a él, aunque deseó sostenerlo contra ella -No había nada que pudiese decir o hacer para detenerlo. Rachael sabía lo obstinado que podía ser. Era imposible discutir con él cuando estaba decidido a hacer algo. Sacudió la cabeza para aclarar sus pensamientos. Cualquier pasado que pudiesen haber tenido parecía irrumpir en los peores momentos. Le conocía. Sabía como era-. Pues vete, ahora, mientras está oscuro. Recuerda, si tienes razón y él nos siguió, ya podría estar buscando en las orillas del río para ver por dónde salimos.
    – Estás perturbada.
    – Por supuesto que estoy perturbada. Me tengo que quedar aquí con esta pierna estúpida y tú vas a arriesgar la vida para parar a este asesino -empujó su mano por el pelo, enojada y al borde de las lágrimas-. ¿No te das cuenta de que enviará a otro? ¿Y uno después de ese? ¿Y otro y otro más? Nunca parará.
    Rio asintió.
    – Ya lo pensé. No importa, Rachael. Nos libraremos de uno cada vez y si es necesario, tendré una pequeña charla con él.
    Su cara perdió todo el color.
    – No. No, prométemelo, Rio. Ni siquiera puedes intentar acercarte a él. Por ninguna razón. No puedes lastimarlo. Y no puedes intentar verlo.
    La ansiedad en la cara de Rachael retorció sus entrañas.
    – Rachael, voy a volver.
    – Sé que lo harás -Tenía que hacerlo. No podría permanecer en una cueva bajo el río para siempre… a menos que él estuviera con ella. Podría ser capaz de vivir con él en cualquier sitio. El pensamiento era alarmante. Nunca había considerado que podría querer pasar su vida con alguien. Una vida entera parecía demasiado tiempo para querer pasarla con alguien, y con todo, si ella pudiese tenerlo, desearía pasar más de una vida con Rio.
    Rio se forzó a apartarse de ella, de la mirada en su cara, tan sola, tan vulnerable, tanto dolor sus ojos. No se atrevió a acercársela o nunca la dejaría ir. Vadeó lejos de ella.
    – Que toda la magia del bosque esté contigo y que la buena fortuna sea tu compañera de viaje -Su voz sonó áspera por el crudo dolor-. Buena caza, Rio.
    Él se paró, manteniéndose de espaldas a Rachael. Antes había vislumbrado dolor en ella. Reconoció las señales del trauma y de la traición. Estaba familiarizado con la rabia nacida del desamparo. La angustia era profunda y dejaba cicatrices. No podría mirarla. El sufrimiento de Rachael era más duro de llevar que el suyo propio.
    – No sé nada sobre el amor, Rachael. Conocerte fue algo inesperado, pero todo sobre ti me hace feliz. Voy a volver por ti.
    Continuó vadeando en el agua. Ella estaba llorando. Sus lágrimas serían el fin de Rio. Antes le haría frente al campamento de bandidos al completo que a sus lágrimas. No había manera de cambiar lo que tenía que hacer. No podía consolarla. Había habido violencia en la vida de Rachael. Había reconocido las señales. Sólo podía esperar que por hacer lo necesario, no perdiera su oportunidad con ella.
    Rio se sumergió, nadando a través del estrecho túnel que con mucho trabajo había cavado y reforzado con un tubo artificial. Le había llevado varios años encontrar la cámara y asegurar una entrada. Tenía bastantes lugares que podía utilizar en caso de necesidad, repartidos por el río y el bosque. Su gente era una especie reservada y cautelosa, y con los años había aprendido el valor de la preparación.
    Al llegar a las cataratas pequeñas, buceó hasta el centro del río y permitió que lo arrastrara más lejos río abajo. No quería dejar pistas u olores para el cazador, después de haber tomado tantas precauciones para mantener a Rachael segura. Era un riesgo dejarla herida en la cámara. Tenía las armas y luz y alimento para varios días, pero aún así podía aterrarse con facilidad por estar bajo tierra. Ellos eran arbóreos, prefiriendo las ramas altas de los árboles a la tierra.
    Rio pasaba muchas horas tumbado perfectamente quieto, haciendo de refuerzo para sus hombres. Los otros entraban en los campamentos para rescatar a las víctimas. Él permanecía fuera en una posición ventajosa, un francotirador que pocos podrían sobrepasar, la última línea de defensa para su unidad. Estaba acostumbrado a la vida solitaria, viviendo solo a su manera y realizando su trabajo, pero a diferencia del leopardo, su especie no había sido hecha para estar sola. Se emparejaban para toda la vida y más allá. Seguramente Rachael pasaría un mal rato sola.
    Rio salió del agua a una milla río abajo de la cascada, cambiando a la forma animal, feliz de sentir toda la fuerza y la energía de su especie. Levantó el hocico y olfateó el viento. Inmediatamente se vio inundado de información. Se estiró lánguidamente antes de saltar con facilidad un tronco caído. Empezaba a amanecer en el bosque.
    La niebla espesa e inquietante que cubría el bosque comenzó a levantarse, evaporándose lentamente cuando el calor del sol traspasó las nubes. Comenzó un coro de pájaros, cada uno intentando superar al otro mientras la extraña música sonaba a través de los árboles. Los sonidos eran desde melodiosos a ásperos, incluso disonantes, ya que se llamaban unos a otros revoloteando de rama en rama. Cuando los pájaros se elevaron, una explosión de colores señaló la llegada de la mañana al bosque. Los gibones se unieron, reclamando el territorio con gorjeos y enormes chillidos.
    El leopardo no hizo caso del ruidoso aleteo y los silbidos de los pájaros de grandes alas, mientras saltaba a las ramas más bajas de un árbol cercano, para usar el camino de arriba. El bosque se había despertado y Rio utilizó la ruidosa charla, apresurándose por los árboles de vuelta a casa con la esperanza de distinguir el olor del cazador. Se movió con rapidez río arriba, atento a llamadas de advertencia o a silencios repentinos que indicasen que un intruso acechaba el territorio del macaco de cola de cerdo. Tímido y asustado, a menudo el macaco saltaba al piso del bosque y corría cuando lo molestaban, otro aviso de problemas.
    Fue el gruñido de los ciervos lo que lo alertó primero. Las llamadas cortas y ásperas se utilizaban para advertir a los miembros de la manada que estaban entre los árboles, ya que el movimiento de las colas no se podría ver a través de los densos arbustos y de los gruesos troncos de árbol. Rio gruñó y se hundió contra la rama, quedándose totalmente inmóvil a la manera de su tierra. El cazador se acababa de convertir en la presa.
    Como no estaba a mucha altura del dosel de hojas, las hojas del árbol en el que permanecía agachado estaban quietas, sin que el viento las afectase. La luz del sol se filtró por las ranuras del follaje elevado, para motear las hojas y el piso del bosque. Esto le permitió ocultarse mejor, un camuflaje natural. Los insectos zumbaban a su alrededor; un lagarto verde se situó en una rama cercana, cambiando su color de verde intenso a marrón oscuro.
    Un jabalí gruñó y se estrelló en los arbustos que tenía debajo, asustado por algo. Los músculos elásticos se contrajeron en anticipación. La punta de su cola se desvió ocasionalmente, el único movimiento. Los agudos ojos verde-amarillos ardieron con fuego e inteligencia. El leopardo esperó, congelado en su sitio. El leopardo manchado, un macho adulto, emergió cautelosamente, empujando una multitud de helechos con la cabeza. El animal cojeó al avanzar por el suelo del bosque, gruñendo al grupo de gibones que le gritaban cosas sucias desde la seguridad del dosel de hojas. Las ramitas y las hojas caían como lluvia mientras los monos lanzaban cosas en desafío. El leopardo manchado mantuvo su dignidad por algunos momentos, entonces de la manera mercurial de su clase saltó a las ramas más bajas con las orejas aplastadas y enseñando los dientes. Los gibones irrumpieron en un frenesí salvaje y aterrorizado, apresurándose a través de los árboles en cualquier dirección intentando escapar.
    Rio no se movió en ningún momento, ni siquiera cuando un par de ojos maliciosos, dos manchas perdidas en un patrón de puntos, parecían mirarlo directamente. Rio se concentró en su presa. Su mirada verde-amarilla fija se enfocó, con toda la tensión acumulada en los ojos. Con gran paciencia, esperó y observó, totalmente inmóvil. El intruso saltó de nuevo al suelo del bosque, elevando el labio para indicar su desprecio por los gibones. Los pies mullidos le permitieron moverse en silencio sobre la gruesa vegetación.
    Rio se estiró sobre la rama, un acecho lento, tumbado sobre el vientre, usando un control increíble sobre los músculos. Se arrastró algunos centímetros hacia adelante, se paró y repitió el arrastre, yendo de principio a fin… ganando centímetros, después metros, moviéndose sobre el leopardo manchado. Alcanzó el extremo de la rama. El leopardo manchado se movió silenciosamente justo debajo de él, sin saber que Rio lo acechaba desde arriba.
    El intruso dio un paso. Otro. Vaciló, abriendo la boca de par en par. Rio saltó desde arriba, golpeándolo con fuerza, hundiendo los colmillos profundamente, pinchando la garganta cubierta de pelaje, mientras clavaba las garras afiladas profundamente para intentar rasgar y destrozar. Rio quiso acabar la pelea lo antes posible. Las luchas entre leopardos eran extraordinariamente peligrosas.
    El leopardo manchado era bueno, torciendo su flexible espina dorsal, rastrillando con las garras extendidas, revolviéndose para intentar deshacerse del gato más grande. Rio se agarró sin aflojar, determinado a acabar con eso. Los rugidos y gruñidos se oyeron a través del bosque, una batalla viciosa entre dos enemigos peligrosos. Por arriba los pájaros alzaron el vuelo, advirtiendo en todos los lenguajes que podían. Las ardillas y los lémures parloteaban y se quejaban. Los monos gritaron en pánico. El zorro volador se elevó en el aire junto a los pájaros haciendo que el cielo pareciese vivo con las alas.
    El leopardo manchado se sacudió, se retorció y gruñó, atacando a Rio, intentando destriparlo o lisiarlo. No podía sacudirse el leopardo negro; los colmillos seguían enterrados en su nuca, la presión de su mandíbula era suficiente para romperle un hueso. Acabó rápidamente gracias al ataque sorpresa, dándole a Rio la ventaja que necesitaba en la lucha. El leopardo manchado jadeó, sofocado, con la garganta machacada. El leopardo negro lo sostuvo más tiempo, asegurándose de que todo había acabado antes de dejar caer al gato en tierra.
    Rio cambió a forma humana, mirando al leopardo con pesar. Necesitaban a cada miembro de su especie vivo. Cada leopardo que perdían era un golpe para su supervivencia. No había etiquetas en la ropa que el francotirador había dejado, ningún medio de identificación. Rio no tenía ni idea del país de procedencia de su enemigo, o porqué uno de su clase elegiría traicionar a su gente con semejante acto, pero estaba seguro que este no había nacido en ningún sitio cercano a su aldea.
    ¿Eso quería decir que la gente de Rachael sabía lo que era y que estaba bajo sentencia de muerte? Tenían reglas estrictas bajo las que todos vivían. Las leyes del bosque estaban para el bien común de sus especies. Si ella hubiese cometido algún crimen contra su gente, era posible que hubiesen enviado cazadores tras ella.
    Rio se frotó la cara con la mano. Si ése era el caso, los ancianos de ella podrían apelar a los de la aldea de Rio para que ejecutasen la sentencia en su lugar. Rio ya estaba bajo destierro. Dudaba que los ancianos estuviesen de parte de su compañera, sobre todo si no la conocían y ella estaba bajo una sentencia legítima de muerte. Rio maldijo mientras volvía a la forma de leopardo para arrastrar los restos a las ramas altas de un árbol. No tenía más opción que quemar el leopardo para preservar los secretos de sus especies. Tuvo que buscar con rapidez el saco de provisiones más cercano. Dejar el cuerpo de un leopardo era extremadamente peligroso, así que no pudo hacer otra cosa que esconder el cuerpo hasta que volviese.
    Su mente pensó la posibilidad de que la gente de Rachael la condenase. Ella había admitido que su propio hermano había hecho un convenio por su vida. Tenía sentido, aunque no podía imaginar lo que había podido hacer Rachael para ganarse una sentencia de muerte. Rio se movió rápidamente por el bosque, ignorando los gritos de advertencia de los gibones, todavía con pánico por la feroz lucha que había tenido lugar. Los pájaros revoloteaban por arriba, entrando y saliendo de los árboles. Los ciervos chocaban delante de él, dispersándose cuando saltaba de rama en rama, de vez en cuando bajando al suelo y saltando sobre troncos en descomposición.
    El viento cambió levemente, una brisa minúscula donde ordinariamente la calma en el aire no revelaba nada. Rio se paró precipitadamente. Había otro en el bosque, cerca. Reconoció el olor del leopardo. Los pájaros y los gibones e incluso los ciervos le habían estado avisando, pero había estado tan angustiado pensando que Rachel estaba bajo pena de muerte, que no se había dado cuenta.
    Afortunadamente, estaba cerca de su mochila. La caja estaba enterrada cerca, en la jaula creada por la base de un gran dipterocarp [3]. Había marcado el árbol frutal con un pequeño símbolo. Usando sus garras, desenterró la caja rápidamente, escuchando ahora las noticias del bosque. El segundo leopardo se acercaba rápidamente, obviamente habiendo encontrado su olor.
    Rio cambió a forma humana, colocándose las armas lo más rápido posible, con expresión inexorable. Solamente después de comprobar las pistolas y los cuchillos escondidos se puso las ropas y colocó el pequeño equipo médico en su cinturón. Sintiendo el impacto de la mirada fija del leopardo, se giró con el rifle colocado y listo, el dedo en el gatillo.
    – Llegas pronto, Drake -Su voz era agradable, relajada, incluso casual, pero el cañón no dejó de apuntar directamente al cerebro del gato y no sacó su dedo del gatillo.
    Se miraron fijamente durante un rato largo. La forma de Drake cambió, alargándose, los músculos reestructurándose para formar el hombre. Miró airado a Rio.
    – ¿Quieres explicarme por qué me sigues apuntando con esa cosa?
    – ¿Quieres decirme lo que estás haciendo aquí?
    – Pasé la mayor parte de la noche siguiéndote a ti y a ese leopardo solitario. A ti te perdí, él no era tan bueno. Lo heriste y eso hizo que me fuese más fácil rastrearlo.
    – ¿Por qué?
    Drake frunció el ceño.
    – Serás garrapata, so hijo de jabalí. Decidí volver a salvarte el trasero preocupado por tu bienestar. Cuando llegué a tu casa, Rachael y tú no estabais y tuve que rastrearte por el bosque. Iba despacio cuando me di cuenta de que el francotirador también te seguía. Te perdió algunas veces y me quedé detrás de él, queriendo saber qué hacía -De repente paró y lo miró airado-. Maldición, Rio, baja el rifle. No es solo insultante, sino molesto -Rio pasó el rifle sobre su hombro. Dejó la mano libre, listo para coger el cuchillo incluso mientras le sonreía abiertamente a Drake-. No soy una garrapata.
    – Eso depende a quién le preguntes. ¿Dónde está Rachael?
    La sonrisa se borró de la cara de Rio.
    – ¿Te envían los ancianos, Drake?
    – ¿Qué pasa contigo? ¿Por qué los ancianos me enviarían para proteger tu asqueroso trasero, Rio?
    Rio no sonrió. Sus ojos destellaban con aguda inteligencia, ardían con peligro.
    – ¿Te enviaron por Rachael?
    Drake frunció el ceño.
    – No volví a la aldea. Fui río arriba con Kim y Tama hacia su aldea, pero cambié de idea y di la vuelta. Hasta donde yo sé, los ancianos nunca han oído hablar de Rachael. Y si lo han hecho, desde luego que no saben que está contigo. Tama y Kim nunca dirían nada. Lo sabes. Sabes que podrían ser torturados y nunca dirían nada. ¿De qué va todo esto?
    Rio se encogió de hombros.
    – Él era uno de los nuestros. No de nuestra aldea, incluso dudo que naciese en este país, pero era uno de nosotros. ¿Por qué aceptaría un trabajo para matar a uno de su propia clase? ¿Encima a una mujer?
    – No somos una especie perfecta, Rio, tú deberías saberlo -En el momento que escaparon las palabras, Drake sacudió su cabeza-. Lo siento, no lo decía en ese sentido. Ha habido algunos rumores a lo largo de los años. Algunos yendo tras dinero, mujeres, poder. No somos inmunes a esas cosas, sabes.
    – Supongo que no. Aprecio que me cubrieses las espaldas, Drake. Siento la recepción.
    – La lamentable recepción. Supongo que lo cogiste.
    – Está muerto. Ayer por la noche se dejó las ropas atrás y no había nada en ellas, ni siquiera una etiqueta. Necesité cerillas.
    – No me has dicho donde está Rachael. ¿No la dejaste sola, verdad? -Drake sonaba ansioso.
    – Está bien. Tiene un par de pistolas y algunos cuchillos. También es hábil con una vara. Le diré que mostraste tu preocupación.
    Una lenta sonrisa se extendió por la cara de Drake.
    – Estás celoso, Rio. Te ha mordido el monstruo de ojos verdes. Nunca pensé que sucedería, pero has caído como un árbol en el bosque.
    – Soy cauteloso, Drake. Hay una diferencia.
    – Creo que acabas de intentar insultarme, pero me estoy riendo demasiado para que me importe. ¿Dónde está este hombre misterioso? Ve a buscar a tu chica que yo me encargo de la limpieza. Luego volveré a la aldea para avisar a la unidad. Vamos a ir detrás de ese grupo de la iglesia.
    – ¿Quién cubrirá vuestros inútiles traseros, Drake?
    Drake se encogió de hombros.
    – Conner es un buen francotirador. No es tú, pero lo llevará bien -Le tendió su mano para las cerillas.
    – No me gusta, Drake. Romper la unidad es una mala idea.
    – ¿Cuál es la alternativa? No puedes dejar a Rachael sola. A no ser que la traigas a la aldea. Sabes que eso sería arriesgado. Vosotros dos os pertenecéis. No sé como les va a sentar eso.
    Rio le pasó las cerillas.
    – Vuelvo a casa, Drake, llámame a la radio cuando os vayáis.

CAPÍTULO 12

    Rachael se apoyó contra la pared de la caverna para disminuir el peso sobre su pierna herida. Sorprendentemente, el dolor esperado no inundó su cuerpo. Las heridas habían dejado de supurar. Se sentía extraña, con picores. Algo avanzaba lentamente bajo su piel. Su cuerpo le parecía extraño… sexual, sumamente femenino. Apenas podía soportar el roce de la camisa contra su piel, la desabotonó, quería estar libre de su liviano peso. Se la habría arrancado de su cuerpo pero conservaba el olor de Río.
    Inhaló bruscamente su olor, introduciéndose en sus pulmones, en su cuerpo, y sosteniéndolo allí. Sus pechos dolieron, los pezones se tensaron y su vaina femenina lloraba por él. Ardía. No había ningún otro modo de que pudiera describir lo que pasaba, su piel se quemaba de necesidad, su cuerpo era incapaz de quedarse quieto. Se dio la vuelta en la pared de la caverna y colocó sus manos sobre su cabeza, curvó sus dedos en la sucia pared y rastrilló hacia abajo, dejando detrás profundos surcos.
    Rachael sintió su aliento en el dorso del cuello y se puso rígida, pero no giró. Sus brazos resbalaron alrededor de su cuerpo, sus manos tomaron el peso suave de sus pechos, los pulgares se deslizaron sobre sus doloridos pezones. El cuerpo de él, mojado y desnudo, presionó contra el suyo. Reconoció la sensación al instante, la forma dura, la erección gruesa, rígida presionando contra sus nalgas desnudas. Rachael cerró los ojos y respiró su nombre con alivio.
    – Río -frotó su trasero hacia adelante y hacia atrás contra él, casi ronroneando como un gato contento-. Estoy tan contenta de que estés a salvo.
    Río la besó en la nuca, sus dientes pellizcando su piel, excitando sus sentidos. Sus manos acariciaban sus pechos, mientras su boca apartaba el cuello de la camisa a un lado. Permitió que la camisa resbalara por sus brazos, arqueándose hacia él, inclinándose para empujar fuerte contra él. Sus manos abandonaron sus pechos para explorar el cuerpo y ella casi sollozó por la intensidad del placer. Un solo sonido arrancó de su garganta cuando su mano la excito en los rizos de la unión de sus piernas, presionando en su calor.
    Había un rugido extraño en sus oídos, ansiedad, hambre y necesidad. Un dedo resbaló dentro de ella e inmediatamente sus músculos se apretaron y lo agarraron. No podía evitar empujar hacia atrás, montando su mano en el borde de su control. Lo quería dentro de ella, lo quería profundamente, empujando con golpes duros y urgentes.
    La empujó para que las manos de ella descansaran contra un anaquel. Apenas podía respirar por el deseo de él, necesitándolo dentro de ella. Él apretó fuertemente contra la entrada, sus manos sobre sus caderas. Rachael no podía esperar, queriendo tomarlo profundamente, empujando atrás mientras él se levantaba adelante. Su alegre grito de alivio y bienvenida formó ecos por la caverna.
    Río apretó su agarre, echando su cabeza hacia atrás, desesperado por mantener el control. Ella era terciopelo caliente, agarrándolo tan fuerte como un puño, la fricción ardiente, enviando llamas a todas sus terminaciones nerviosas. El tango fue salvaje y rápido, una llegada juntos tan rápida y fuerte que era salvaje, una unión feroz que ninguno podría parar.
    Rachael empujaba hacia atrás una y otra vez, queriendo más, siempre más, vorazmente hambrienta de su cuerpo, un voraz apetito sexual que sólo podía ser aliviado por sus profundos y fuertes empujes, creando fuego. Creando el cielo. Ella lloró por la belleza del acto, por la perfección absoluta de su unión. La llenaba como ningún otro podría, su cuerpo completando el suyo. Compartiendo el suyo. La montó duramente, empujando más y más profundamente, pero todavía quería más. Ansiaba más. Sintió su cuerpo apretándose, el calor apresurándose, reuniéndose en una terrible fuerza. El parecía hincharse dentro de ella, haciéndose mas grueso hasta que explotó, condensándose, fragmentándose en un millón de pedazos, y su cuerpo ondulaba en las olas del placer. Oyó su voz, la voz de él, los gruñidos roncos de éxtasis rasgando por la garganta en un tono que no era el suyo, nunca podría ser el suyo, aunque tampoco era el de él. Se mezclaron juntos, unidos.
    Río le mordió el hombro, una mordedura de broma que no pudo evitar, besando su piel, la línea de su espalda. Todo lo que podía alcanzar. La envolvió en sus brazos, la sostuvo contra él mientras trataba de recuperar su capacidad de respirar. Cada momento que estaba con ella hacía que se sintiera vivo. Pensaba que correr en el bosque era la mayor sensación de libertad, pero estar con Rachael le daba algo más, algo a lo que no podía poner nombre. Despacio, de mala gana, liberó su cuerpo del cobijo de ella, con una amplia sonrisa sobre su cara.
    Rachael se hundió en el suelo de la caverna como si sus piernas simplemente se colapsaran. Río la metió con cuidado en el saco de dormir. Para su horror ella se echó a llorar y se cubrió la cara con sus manos. La miró fija y desesperadamente, asombrado de que sollozara como si le hubiera roto el corazón.
    – Rachael. Maldición. Ni siquiera gritaste cuando Fritz casi te arranca la pierna. ¿Qué está mal contigo? -Se sentó al lado de ella y torpemente le puso el brazo alrededor de sus temblorosos hombros-. Cuéntame.
    Era el primer movimiento torpe que Rachael lo había visto hacer alguna vez y esto la consoló cuando pensaba que no podía haber ningún consuelo.
    – No me conozco. Esto me asusta, el modo en que me siento contigo. La manera en que pienso en ti. Ni siquiera conozco mi propio cuerpo. Me gusta el sexo, Río, pero no me impulsa. Soy una persona racional. Me gusta pensar las cosas desde todos los ángulos. Cuando estoy contigo, como ahora, desaparezco completamente y solo existe lo que siento. Lo que tú sientes.
    La atrajo hacia sí, apoyando su cabeza en su hombro cuando ella quiso sostenerse rígidamente lejos.
    – Como nos sentimos juntos, Rachael. Es como ser una persona, en la misma piel, nuestras mentes en el mismo lugar. Es como estamos juntos. ¿Por qué tendrías que tener miedo de esto?
    – No puedo enamorarme de ti, Río, y no puedes amarme. Si solamente quisiéramos tener sexo, y fuera agradable o incluso fuegos artificiales, estaría bien, pero esto es diferente. Es mucho más. Es como una adicción. No al sexo, eso es sólo una pequeña parte de ello. Me siento como si tuviera que estar contigo. Que fueras, de algún modo, esencial para mi vida, para mi razón de existir -Pasó una mano por su pelo, levantó su cabeza de su hombro y lo miró airadamente-. Ojala fuera una vida pasada lo que me hace quererte tanto, pero ni siquiera puedo echarle la culpa a eso. El amor no debería consumirlo todo. No soy una persona obsesiva. No lo soy.
    – ¿Estás tratando de convencerte a ti o a mí? Nunca pensé en amar a alguien, Rachael. Ojalá pudiera decirte como sé que estamos destinados a estar juntos, suena estúpido incluso cuando me lo digo a mí mismo, pero se que estamos preparados para ser hombre y mujer. No puedo imaginarme despertarme por la mañana y no tenerte al lado. Infierno, ni siquiera tengo mucho que ofrecerte. Tengo un trabajo arriesgado, la gente no me dará la bienvenida a su pueblo, mucho menos en sus vidas, y esto seguramente se extenderá a ti y a nuestros niños, pero no importa. Se que tengo que encontrar una manera de que merezca la pena de que te quedes conmigo.
    – ¿Me estás escuchando? ¿Tiene algo de esto sentido para ti? Porque para mí no tiene ni una pizca. Lo que tú sabes sobre mí es que los otros han puesto precio a mi cabeza, ¿un millón de dólares? Y algún hombre leopardo está correteando tratando de matarme. Y puedo o no ser parte de una especie, la cual ni siquiera sabía que existía hasta hace un par de días. Eso es. Eso es lo que sabes, y todavía estás dispuesto a pasar tu vida conmigo. ¿Es esto normal, Rio? ¿Piensas que la gente realmente reacciona así?
    – ¿Qué es normal, sestrilla, y por qué realmente tiene que ser normal para nosotros? Si no eres una de mi gente todavía querré compartir tu vida -tocó su cara mojada de lágrimas-. Eso nunca pasaría, no porque piensas que estás enamorada de mí.
    – No suenas feliz, Río. ¿Piensas que esto va a terminar bien? ¿Cómo puede? Ellos no pararán con un asesinato. Enviarán a otro y a otro hasta que uno de ellos te mate o a mí o a los dos.
    La besó. Fue la única cosa que se le ocurrió, probando sus lágrimas, sintiendo su terror. No por ella, sino por él. Se derritió de la manera que él estaba empezando a conocer, cada parte tan hambrienta como él. Alimentándose de su boca. Comunicándole con su cuerpo cuando no estaba preparada para hacerlo con palabras. Y eso estaba bien para él. Saboreó la completa aceptación Sintió su respuesta. Ella simplemente rindió todo lo que era a su cuidado tal y como lo había hecho con sus propias demandas.
    Rachael apoyó su cabeza contra su pecho con un pequeño suspiro.
    – No voy a pensar más en esto, Río. Vamos solamente a ver a donde nos lleva -Frotó su mandíbula con la palma de la mano- ¿Lo encontraste?
    – No es de nuestra área. Adivino que de Sudamérica. Era definitivamente uno de nuestra especie. ¿Has estado alguna vez en Sudamérica, Rachael?
    – No eres muy bueno preguntando casualmente cuando realmente quieres saber algo, Rio -le reprendió-. Nací en Sudamérica. Pasé los primeros cuatro años de mi vida allí. Emigramos a los Estados Unidos. Mi padre, bien, él no es realmente mi padre biológico pero para mí fue mi padre, nació en Sudamérica y vivió allí la mayor parte de su vida, igual que mi madre, pero él tenía mucha familia en los Estados Unidos.
    – ¿Tienes un padrastro?
    – Tenía. Está muerto. Él y mi madre fueron asesinados. Él fue mi padre desde que recuerdo. Lo quise muchísimo y me trató como si yo fuera de su propia carne y sangre. A mi hermano también. No pudo haber sido mejor con nosotros.
    Había desafío en su voz. Se revolvió como si quisiera alejarse de él. Río comenzó a embalar de nuevo las cajas con cuidado, tratando de no mirarla así sería más fácil cuando le preguntara.
    – ¿Rachael, es posible que hicieras algo para enfadar a los ancianos de tu gente? ¿Tal vez inadvertidamente, cometiendo un crimen contra tu gente que podría acarrearte el destierro o la pena de muerte?
    Alzó la vista bruscamente, los ojos lanzando fuego, pero Río sólo le echó un vistazo y luego se alejó, deliberadamente no enzarzándose en un combate de miradas fijas.
    – No tengo gente. No soy de una especie diferente.
    – ¿Cómo explicas tu capacidad para ver en la oscuridad? ¿El hecho que los mosquitos te evitan? ¿Tu aumentada conciencia sexual y las diferentes emociones que has estado experimentando? -le preguntó con cuidado mientras cerraba la tapa de la caja y la colocaba en la jaula de raíces.
    – Hay explicaciones perfectamente aceptables. Mi dieta podría explicar mi visión y la carencia de picaduras de mosquito. Y tú eres responsable de mi aumentada conciencia sexual y mis caprichos. ¿Qué esperas si estas la mitad del tiempo alrededor de mí desnudo, alardeando?
    Él le sonrió abiertamente.
    – ¿Volcando un poco de malhumor sobre mí ahora, verdad? -Le ofreció su mano-. Vámonos de aquí.
    – ¿A dónde vamos?
    – A casa. Nos vamos a casa. Voy a enseñarte como vivir aquí, Rachael, e independientemente de lo que pase, nos ocuparemos de ello.
    Ella cogió su mano, enredando sus dedos.
    – Te das cuenta de no tengo nada puesto.
    Él se inclinó para presionar sus labios contra su pecho, su lengua provocando su pezón.
    – Me di cuenta, sí. Tengo ropa en un bolso impermeable así que podemos salir del río y estar secos.
    – ¿No es de día? Alguien podría vernos.
    – La mayoría de la gente a lo largo del río no va a preocuparse por si tenemos puesta la ropa o no -metió su pecho en el calor de su boca, sus manos moviéndose sobre su cuerpo con posesión, con deseo Presionó un beso contra la garganta, la barbilla, la esquina de su boca-. Vamos a llevarte a casa. Tengo una bañera.
    Apagó la lámpara, sumergiendo a la cueva en la oscuridad.
    – No, no tienes. Busqué una bañera -encontró su mano-. Estás tratando de sobornarme y no va a funcionar.
    – No miraste en los lugares correctos. Tengo una tina que lleno de agua caliente cuando quiero empapar una herida. La mayor parte del tiempo uso duchas frías, pero tengo una tina.
    El agua se arremolinó alrededor de los tobillos, elevándose hasta sus pantorrillas.
    – Mi hermano hace cosas, cosas malas, Rio -Allí en la oscuridad, donde nadie pudiera oírlos por casualidad, confesó-. No puedo ir a la policía porque lo detendrían. Nunca le haría eso. Le quiero. Así que no tenía otra opción que marcharme.
    El reconoció la enormidad de su confianza en él. Resbaló un brazo alrededor de su cintura.
    – ¿Qué tipo de cosas malas, Rachael?
    Negó con la cabeza, sus rizos sedosos frotándose contra su piel desnuda.
    – No me preguntes nada más sobre él. Si no fuera por él, habría muerto hace mucho tiempo. Le debo mucho. No tienes ni idea de lo que pasamos. No voy a traicionarlo. No puedo -Tomó aliento-. No estoy mintiendo sobre los ancianos, Rio. No se de ningún anciano, vivo o muerto, que haya emitido una pena de muerte por una indiscreción imaginaria. Te lo diría si lo hubiera.
    – Te creo, sestrilla -la tocó para avisarle que tenían que sumergirse y nadar por el estrecho tubo. Él fue primero, tratando de entender lo que ella podría haber hecho para que su hermano la quisiera muerta. Especialmente cuando ella obviamente le quería. Lo había oído en su voz. La cólera ardiente de los de su clase, siempre tan peligrosa e imprevisible, se arremolinó en su vientre mientras nadaba. No tenía sentido que él no la quisiera a ella. ¿Quién no amaría a Rachael?
    Salieron a la superficie juntos, justo bajo las cascadas, esperando que el agua los ocultara de la vista de cualquiera que estuviera cerca. Río volvió abajo para asegurar la pesada red sobre el tubo. Rachael esperó, mirando fijamente a la orilla de enfrente a través de las aguas de las cascadas, inconscientemente contando para si hasta que Río emergió al lado de ella. Puso los brazos alrededor de su cuello y presionó su cuerpo cerca de él.
    – Nunca debería habértelo dicho.
    – Puedes contarme todo. Te conté sobre mi madre.
    Ella besó su garganta, trazando pequeños besos por encima de su mandíbula.
    – Y todavía pienso que tus ancianos apestan. No reconocieron lo valiente que fuiste al ir ante ellos y admitir lo que habías hecho.
    – No fue valor. Fue solamente lo que ella me enseñó. Elegí hacer algo y tuve que aceptar las consecuencias. Era su regla, una que yo respetaba -La alegría explotó a través de él como un arco iris de colores. Rachael tenía un modo de hacerle sentir valioso. Sentirse como alguien especial y asombroso. Ató la cuerda alrededor de su cintura y vadeó hacia fuera en la corriente rápida-. Tenemos que nadar a la orilla. La corriente nos llevará un poco río abajo pero tenemos ángulo para el otro lado del río
    Asintió para mostrarle que había entendido. Esta vez cuando dejó su pie bajo el agua, pudo descansar su peso brevemente sobre él. Esto era una buena señal de que finalmente se estaba curando. Había conseguido echarle una mirada en la cueva y definitivamente tendría cicatrices, pero al menos tenía la pierna.
    Fueron arrastrados río abajo incluso mientras nadaban fuertemente hacia la orilla. Río la atrajo cerca de él y encaró su camino a la orilla, arrastrándola con él. Logró coger una rama que colgaba baja y fácilmente se impulsó encima, levantándola del agua con su fuerza increíble. Rachael se adhirió a la rama de árbol, sus pies todavía pendiendo en el agua. La corteza era áspera sobre su piel desnuda y por alguna razón fue de repente consciente de su desnudez. Miró alrededor y solo vio monos mirándola fijamente.
    – Si tengo alguna sanguijuela sobre mí, solo una, me voy a alterar -prometió-. Y haz que esos monos dejen de mirarme fijamente. Me hacen sentir desnuda.
    – Estás desnuda -se rió cuando la sacó completamente del agua, sosteniéndola cerca de su cuerpo, sus pechos aplastados contra su pecho-. Ya estás arruinando el ambiente romántico.
    La ceja casi alcanzó la línea del pelo.
    – ¿Ambiente romántico? ¿De que estás hablando?
    – Apenas pienso que las sanguijuelas deberían mencionarse en un romántico paseo por el bosque, especialmente cuando tu cuerpo es increíblemente sexy y esta desnudo en este momento -La acunó en sus brazos y saltó a tierra, aterrizando suavemente.
    Ella le rodeó su cuello con sus brazos y alzó la vista a los árboles. Parecía como si miles de ojos los miraban fijamente.
    – Rio. Los monos realmente están mirando.
    Sobre la orilla estaban mucho más expuestos. Había pasado las dos últimas semanas en una pequeña casa en el bosque, bajo un pesado dosel de hojas. Su único alivio había sido una caverna subterránea. La lluvia comenzó, una llovizna suave y estable que lavó el agua del río de sus pieles mientras la llevaba a través de ciénagas y pantanos hasta el borde del bosque. El viento tocaba sus caras, revoloteaba juguetonamente entre las hojas de los árboles. Todo el rato los gibones, macacos, un orangután y varias especies de pájaros los miraban.
    – No lo soporto. Están mirando.
    – Deberían mirar fijamente. Estoy a punto de mostrarles como de buenas son ciertas cosas en la vida.
    Había una malvada diversión en su voz. Y algo más… una nota que arañaba sobre su piel y enviaba calor moviéndose en espiral a través de su cuerpo.
    – No lo creo, pervertido. No vamos a organizar un espectáculo para estos mirones – Solamente su voz podía derretir su cuerpo. La mirada en sus ojos la deshacía. Sus ojos ardían con deseo, con hambre, incluso podía ver el desafío de broma en su expresión.
    – Después vas a contarme alguna historia extraña sobre como haces arder de calor y necesidad a las mujeres.
    La cambió, deslizando sus piernas alrededor de su cintura de modo que su canal mojado estuviera colocado sobre la cabeza de su pene.
    – No cualquier mujer, Rachael, tú.
    Se apretó alrededor de su cuello, levantó el cuerpo de manera que él pudiera succionar su pecho. Ya estaba caliente, mojada y necesitada. El hacía cosas con la lengua, acariciando y provocando hasta que no pudo soportarlo y empezó a colocarse despacio sobre su gruesa erección.
    – Oh, si, esto es lo que quiero -dijo, su aliento siseaba en sus pulmones-. Arquéate hacia atrás y móntame, lento, tómate tu tiempo.
    Ella se inclinó hacia atrás, girando su cara al cielo, a la lluvia caliente y despacio deslizó su cuerpo arriba y abajo. La lluvia caía sobre su cara, las gotitas goteaban entre sus pechos, abajo a su estómago para chisporrotear en el calor de su unión. Sonrió a su audiencia, deseándoles todo el placer del mundo. Deseándoles la alegría y libertad de una relación sensual.
    – Eres tan hermosa -jadeó las palabras, asombrado por como la luz caía a través de la cara de Rachael, revelando la intensidad de su placer. Esto aumentaba su belleza natural. Era tan desinhibida con él. Tan cariñosa que podía ver cuánto lo quería, cuanto disfrutaba de su cuerpo.
    Ella se rió suavemente.
    – Sólo soy hermosa porque tú me haces sentir así -El relámpago chisporroteó en sus venas. Fuego corriendo sobre su piel. Ella controlaba el ritmo, deliberadamente moviéndose lentamente, tomándolo profundamente, agarrándole apretadamente con sus músculos.
    Rachael no tenía ni idea de como Rio lograba hacer del mundo un lugar de luz del sol y paraíso cuando ella había vivido en las sombras durante tanto mucho tiempo. La lluvia caía suavemente, realzando el color brillante en todas direcciones, dispersando prismas de arco iris a través del cielo. O tal vez era detrás de sus ojos. No importaba. Sólo existía Rio en su mundo y él era todo lo que importaba.
    Sintió su cuerpo reuniendo poder y fuerza, se tensaba con anticipación. Entonces giraron fuera de control en una cabalgata vertiginosa, adhiriéndose el uno al otro. Las hojas en lo alto giraron en un calidoscopio de colores y formas. Formas de luz y oscuridad manchaban la tierra. Era necesario compartir la respiración mientras se besaban, las manos moviéndose sobre la piel sensibilizada en una especie de adoración.
    Rachael puso la cabeza sobre su hombro, sosteniéndole cerca de ella. Sus corazones golpeaban con un ritmo salvaje, frenético mientras la lluvia continuaba cayendo suavemente.
    – Me gusta esto, Rio -murmuró, sus labios contra su garganta-. Amo todo lo de este lugar.
    – Has venido a casa -contestó él, bajando despacio sus pies al suelo del bosque.
    El paquete estaba escondido en lo alto de un árbol en caso de inundaciones. Rio subió el tronco rápidamente y tiró su ropa, zapatos y una toalla. Rachael se encontró riéndose.
    – Esto es una manera loca de vivir. ¿Alguna vez los monos te han robado el paquete?
    – Todavía no. Son muy respetuosos con mis cosas -Echó una ojeada hacia arriba a los animales mientras los gibones se movían a través de los árboles rebuscando comida antes de caer al lado de ella.
    Rachael se vistió rápidamente en el refugio de un árbol grande.
    – Esto está mucho más tranquilo.
    – Los pájaros están ocupados buscando alimento. Fruta, néctar, insectos, no tienen mucho tiempo para llamarse unos a otros, aunque los oigas de vez en cuando. Durante el mediodía, hay a menudo un poco de calma en la charla -Abotonó los vaqueros y se estiró para enderezar los faldones de la camisa que llevaba ella-. Pareces siempre tan mona con mi ropa.
    Su ceja se alzó.
    – Nunca me han llamado mona. Elegante, pero no mona.
    – Está bien. Eres una dama rica. Llevas ropa de diseño.
    – ¿Cómo sabes que hay ropa de diseño, chico de la selva?
    Él le sonrió abiertamente.
    – Me las apaño. Te sorprenderías de donde ha estado este chico de la selva -la miró con lascivia deliberadamente.
    Rachael se rió, luego ya seria, su mirada vagó sobre su cara.
    – Nada sobre ti me sorprendería, Rio.
    Solo eso y ella se las arregló para poner un nudo en su garganta.
    – Ven aquí y déjame llevarte -Le ofreció la mano.
    – Me gustaría intentar andar, incluso una corta distancia. Se siente tan bien ser capaz de hacer algo por mi misma -Sus dedos se encontraron con los suyos y los agarró.
    Río trajo su mano al calor de su boca y presionó un beso en la palma.
    – Solamente una corta distancia. No has sido capaz de soportar ningún peso sobre la pierna y no quiero sobrecargarla. La poción de Tama sólo ayudará un poco.
    – Lo sé -Su tobillo y pantorrilla estaban palpitando, pero nunca iba a admitirlo ante él, no si quería andar por sí misma. Él tenía una mandíbula obstinada, y sus ojos podían ir del brillo del fuego al frío del hielo en un latido de corazón. Rio era un hombre que podía hacerse el mandón muy rápidamente dándole las condiciones necesarias. Ella le sonrío y dio el primer paso, tirando de su mano.
    – No puedo esperar por un baño caliente, vamos.
    Frunció el ceño pero fue con ella, vigilando como andaba.
    – Aquí fuera, Rachael, tienes siempre que estar alerta a los alrededores. Los pájaros van a chillar una advertencia y tienes que notarlo, tienes que oír las diferentes notas. Te llamarán, y dependiendo de lo que les asuste puedes recoger lo que se está introduciendo en nuestra vecindad.
    – Lo he cogido un par de veces -Trató de no cojear. Andar por si misma le parecía un milagro. Miraba alrededor a los árboles cargados de fruta. Por todas partes miraba al color explotar. Los masivos troncos de los árboles eran de todos los colores y estaban cubiertos por formas de vida. Líquenes, hongos, helechos por todas partes. Al principio había bastante luz, los árboles mas bajos a lo largo del río permitían pasar el resplandor del sol, pero como ellos iban a lo más profundo, en el interior, los árboles más altos los abrigaron con el denso dosel de hojas.
    – Mira estas huellas, Rachael -Rio se agachó para estudiar la miríada de huellas cerca de un pozo poco profundo. Él tocó una impresión de una pata más grande con cuatro dedos del pie distintos-. Esto es un leopardo nublado. Probablemente Franz vigilando nuestro rastro. Comenzaron a seguirme cuando iba a trabajar, incluso cuando cruzaba fronteras, así que fue más seguro entrenarlos. No podía evitar las cosas tontas de seguirme a todas partes.
    – ¿Estás preocupado por Fritz?
    – No, él ha tenido heridas antes. Sabe esconderse en el bosque. Volverá cuando sea seguro. No le quería en la casa solo. Si el leopardo manchado lo encontrara, lo mataría solo por maldad. Mira esta otra -Señaló una muy pequeña huella muy parecida a la del leopardo nublado-. Es un gato leopardo. Son más o menos del tamaño de un gato doméstico, por lo general con la piel rojiza o amarillenta con rosetones negros. Ha sido un lugar ajetreado esta mañana.
    – ¿Qué huella más extraña? Parece que tiene una membrana en los pies.
    – Es una civeta enmascarada. Son nocturnas -Alzó la vista hacia ella-. ¿Estás preparada para que te lleve? -Se enderezó despacio-. ¿O tengo que abusar de mi autoridad y ordenarlo? Cojeas.
    – No me di cuenta de que estábamos en el ejército.
    – En cualquier momento estás bajo amenaza de muerte, estamos bajo reglas militares.
    Su risa se elevó al dosel de hojas, mezclado con la llamada continua del barbo, un pájaro al que parecía gustarle el sonido de su propia voz.
    – ¿Estás improvisando estos cuentos sobre la marcha?
    – Soy rápido pensando mi parte. ¿No estás impresionada? -la balanceó en sus brazos-. Quiero saber un poco más sobre la familia de tu madre. ¿Los conociste?
    – No recuerdo haber oído nada sobre los padres de mi madre. Mi hermano habló de los padres de nuestro padre biológico. Dijo que fuimos a visitarlos a la selva profunda una vez. Ellos le dieron regalos y mi abuela me meció. Pero murieron alrededor de la misma época que mi padre. Se fue de viaje y nunca volvió.
    – ¿Y luego tu madre te sacó de allí?
    – Francamente no lo recuerdo, yo era tan joven. La mayor parte de lo que se es lo que mi hermano me contó. Después de que mi padre muriera, mi madre nos llevó a otro pequeño pueblo en la linde del bosque. Allí conoció a mi padrastro. Su familia era muy rica y tenían mucha tierra, mucho poder donde vivíamos. Estuvimos allí durante algún tiempo y luego nos mudamos a los Estados Unidos.
    Rachael miró alrededor de ella, bebiendo de los olores y las vistas de la selva tropical. Era realmente hermoso con miles de variedades de plantas de todos los colores. Había mariposas en abundancia, a veces cubriendo los troncos de árboles frutales, sumándose a la explosión de color por todas partes donde mirara. El bosque parecía vivo, las hojas balanceándose, lagartos e insectos continuamente en movimiento, pájaros revoloteando de árbol en árbol. Trabajando en equipo con la vida. Las termitas y hormigas competían por el territorio cerca de un árbol grande caído.
    – Vivimos en Florida, un estado enorme. Era un país tan hermoso y salvaje con los manglares y los pantanos. Teníamos humedad y muchos caimanes -Se echó hacia atrás el pelo-. Nadie se convertía en leopardo.
    – ¿No había gatos grandes en el área? ¿Ningún signo de gatos grandes?
    Rachael frunció el ceño.
    – Bien desde luego había rumores de panteras, la pantera de Florida de los pantanos, pero nunca vi una. Hay rumores de un Bigfoot en las Cascadas pero en realidad, nadie tiene una prueba de Bigfoot. No hay ningún gato en mi familia.
    – ¿Pasó tu hermano mucho tiempo en el pantano?
    Rachael se puso rígida. Fue más un cambio de su cuerpo, pero era bastante para que Rio sintiera su leve retirada.
    Apartó la cara y miró hacia arriba al follaje plumoso, a los hongos rojo brillante y a la fruta que cubría pesadamente el árbol. Hongos parecidos a cuernos y copas de brillantes colores cubrían los troncos. Setas grandes crecían alrededor de las bases y hacían campos de gorros grandes dentro de las raíces.
    – La humedad en Florida no es tan intensa, pero puede ser opresiva para algunas personas. No llueve tanto tampoco.
    – ¿Entró en el pantano, Rachael? -mantuvo su tono bajo, apacible. Rachael no era una mujer para ser empujada. Confiaba en él con su vida, pero no confiaba en él con la vida de su hermano. No podía empujarla demasiado duro. Se alejaría antes.
    – Mi hermano está muy lejos de aquí, Rio. No quiero ninguna parte de él aquí, ni siquiera su espíritu. No lo traigas a este lugar.
    El mal humor lo montó con fuerza y estuvo silencioso mientras andaba rápidamente por los parches de luz y sombra, adentrándose más profundo en el bosque. Le llevó unos pocos minutos entenderlo.
    – No le quieres en nuestro lugar. Mi lugar. No le quieres en ningún lugar cerca de mí.
    – No pertenece a aquí, Rio. Para nada, no con nosotros -Rachael miró abajo a la tablilla sobre su muñeca. Ella probablemente tampoco pertenecía a Rio. Había sido bastante afortunada con encontrarlo, pero no lo quería en el peligro.
    – A veces, sestrilla me siento como si estuviera tratando de mantener agua en mis manos. Te escurres entre mis dedos.
    Rachael lo miró con sus ojos oscuros, líquidos. Ojos tristes.
    – No puedo darte lo que quieres.
    – Antes de que mi padre muriera, Rachael, pidió a mi madre que le prometiera que me tomaría y dejaría el pueblo. Quería que encontrara a otro hombre, así no tendría que educarme sola. Un hombre o una mujer que pierde a su compañero nunca escogería a otro marido o esposa entre nuestra gente. Mi padre habló con mi madre más de una vez pero ella no quería vivir con otro hombre. Se quedó cerca del pueblo.
    – ¿Por qué no querrían los demás cuidarla a ella y a ti también? ¿Si no hay muchos de vosotros, seguramente querrían asegurarse de que estabas bien cuidado? -Sonaba ultrajada una vez más-. No creo que me gusten mucho tus ancianos.
    – Los mayores querrían ocuparse de las viudas y los niños, pero habría problemas. La mayoría se va si quieren encontrar compañía para pasar el resto de su vida. Podemos vivir y amar fuera de la selva tropical, y muchos lo hacen. Es posible que tu padre le pidiera a tu madre que os llevara a ti y a tu hermano y encontrara otro hombre.
    – ¿Cómo murió tu padre?
    – Entró con un equipo para sacar a un diplomático de una fuerza de rebeldes. Le dispararon. Eso pasa.
    Rachael descansó la cabeza contra su hombro.
    – Lo siento. Debe haber sido tan difícil para tu madre saber que decidiste continuar el trabajo de tu padre.
    – No le gustó. Mi madre no hizo lo que mi padre quiso que hiciera. Se quedó en la selva tropical en el límite del pueblo. Esto causó algunos problemas de vez en cuando. Era una mujer hermosa y era bastante fácil enamorarse de ella. ¿Te pareces a tu madre?
    Ella sonrió y se relajó en sus brazos, hundiéndose en él sin ser consciente de ello.
    – Realmente me parezco algo a sus fotos. Tenemos los mismos ojos y la forma de mi cara es como la suya. Y tengo su sonrisa. Ella no era tan alta o tan pesada.
    Río se detuvo bajo un alto árbol de corteza plateada y cientos de orquídeas que caían en cascada por el tronco.
    – ¿Pesada? Tienes curvas, Rachael. Me gustan mucho tus curvas -Inclinó la cabeza hacia su garganta, su aliento susurraba fuego contra su piel-. No digas nada malo sobre ti o me veré forzado a demostrarte que estás equivocada.
    Rachael se rió feliz. Él la hacía sentirse brillante y viva cuando había estado tan cerca de la penumbra.
    – No creo que eso sea una amenaza, Río. Y gracias por hacerme recordar a mi madre. Todo lo que tenía era una pálida imagen mental sobre ella. Cuando me preguntaste sobre ella, empecé a pensar en todos los pequeños detalles y puedo verla otra vez claramente. Tenía el pelo espeso. Muy rizado -tocó su pelo-. Yo siempre mantenía mi pelo largo porque ella llevaba el suyo así. Cuando quise desaparecer, lo corté a la altura de mis hombros porque pensaba que al llegar hasta mi trasero era demasiado reconocible. Lloré al dormirme cada noche durante una semana.
    – Lleva tu pelo de cualquier manera en que quieras llevarlo, Rachael. Ya te han encontrado aquí -comenzó a andar otra vez, volviendo al camino, queriendo regresar a la casa e instalarla otra vez. Ella se estaba cansando e intentaba ocultárselo.
    – Pero no saben que estoy todavía viva. Podríamos ser capaces de hacerles creer que me ahogué en el río. Lancé mis zapatos, para que algo apareciera si realmente miraban.
    – Rachael, la única manera en vamos a poder vivir vidas normales es quitando la amenaza completamente. No queremos estar mirando sobre nuestros hombros el resto de nuestras vidas.
    Rachael estaba silenciosa, dándole vueltas a sus palabras una y otra vez en su mente. Río estaba pensando en una relación permanente, ella todavía lo estaba tomando un día a la vez. Miró estrechamente a su cara. Lo correcto sería dejarlo tan rápido como fuera posible, apartar todas las amenazas de él. Tomó aliento y lo soltó despacio.
    – Me estoy dando cuenta de que tengo una vena increíblemente egoísta. Siempre pensaba que era desinteresada, pero no quiero dejarte. Este no es el mejor momento en la vida de alguien para averiguar cuan completamente egocéntrico realmente es.
    – Este podría ser mi mejor momento, averiguar que quieres mantenerme.
    – Dime que en un par de semanas podría creerte. Esto es tan inesperado. ¿Y sobre normalidad, es cómo vives aquí en la selva tropical tu definición de normal?
    – Yo raras veces vivo de otra manera – La risa se desvaneció de su cara-. Dudo que nos permitan vivir en el pueblo. No es cómodo para algunas personas. Como supuestamente, estoy muerto para ellos, las compras son difíciles. Miran a través de mí, no puedo hacer preguntas, dejo el dinero sobre el mostrador.
    Los ojos oscuros de Rachael destellaron.
    – Sé lo que me gustaría decirles. No quiero vivir en el pueblo. No ahora. Ni en otro momento. Y tendré que pensar sobre comprar allí. No me importaría incomodarles, pero por otra parte, odiaría echarles una mano apoyándolos.
    Rio hizo un esfuerzo por reprimir la risa. Rachael no necesita ser animada para que lo defendiera, pero él no podía evitar secretamente quererlo.
    – Podrías querer la protección del pueblo cuando tengamos niños.
    – ¿Vamos a tener a niños?
    – No parezcas tan asustada. Me gustan los niños… creo -frunció el ceño-. En realidad no he estado alrededor de ningún niño, pero pienso que me gustarían.
    Rachael echó la cabeza hacia atrás y rió más, abrazándole mientras se acercaban a la casa.

CAPÍTULO 13

    Se sentía en el paraíso. Rachael se sumergió en el agua para mojarse la cabeza. Hace semanas que no se sentía tan limpia, sobre todo, después de sólo tomar insatisfactorios baños de esponja, obligada por la infección que había minado su cuerpo. Emergió y buscó a Rio, tratando ocultar su alegría. Su experiencia, al pelear con el leopardo fue tan penosa que no habían hablado mucho sobre ello. Parecía haber envejecido, ahora las líneas en su cara eran más profundas, y sus ojos estaban rodeados por oscuras sombras.
    Él le pasó shampoo por el cabello.
    – Te ves contenta.
    – Nunca creí que un baño se sintiera tan bien. Lo que fuera que Tama haya ungido en mi pierna resulto ser milagroso. No puedo creer como disminuyó hinchazón y estoy segura que también ayudó a que las dolorosas heridas se curaran. Estaban supurando mucho pero ahora ya no. Me siento mucho mejor.
    – Bien -Con la punta de los dedos frotó su cabeza en un lento masaje-. Fritz ha regresado. Se coló dentro cuando estaba calentando el agua. Le observé meterse debajo de la cama.
    – ¿Y qué hay acerca de Franz? -Quería gemir de éxtasis. Los masajes que le estaba proporcionando eran mágicos-. Estoy preocupada de que no lo hayamos visto.
    – Nos siguió a través del bosque. Estaba en el follaje. Vendrá cuando esté listo.
    – Deberías habérmelo señalado. Tengo que mantenerme más alerta -Le sonrió a través del shampoo-. Ves, si fuera un leopardo, me hubiera dado cuenta.
    – Lo esperaba, y nosotros viajamos juntos todo el tiempo. Estoy familiarizado con su comportamiento. Los leopardos incluso suelen usar más de una vez el mismo escondrijo para la comida, facilitando a los cazadores furtivos la tarea de destruirlos. Tenemos que luchar contra el instinto de establecer pautas de comportamiento. Todos tenemos esa tendencia y en un negocio como el nuestro, puede significar un suicidio. Trato de no usar el mismo camino dos veces. Nunca uso la misma ruta de escape más de una vez. No vuelvo a mi casa por el mismo camino. Tengo que asegurarme de tenerlo presente todo el tiempo.
    Rachael se sumergió debajo del agua para aclararse el cabello. No se sentía felina en ese momento, adoraba el agua, cuanto más caliente mejor. Quería permanecer en el baño el mayor tiempo posible. Estaba empezando a darse cuenta de que tomar un baño era un lujo. Cuando emergió, enjugándose los ojos, sintió crepitar la radio.
    – Pensé que estaba rota. ¿No le disparé?
    – Drake me dejó la suya -Tomó la pequeña radio portátil y escuchó el gorjeo de voces distorsionadas-. Piensan que encontraron el campamento correcto. Van a entrar pronto, probablemente después de medianoche.
    Pudo leer la ansiedad en su voz.
    – Te quedaste rezagado a causa mía, ¿verdad? Rio, si necesitas ir con ellos, entonces ve. Estoy perfectamente bien sola. Tengo armas aquí. Sabes que sé usarlas.
    – Es más que eso, Rachael. Siempre estás asumiendo responsabilidades que no te corresponden. Yo tomo mis propias decisiones, lo mismo que tú. Quería quedarme contigo.
    – Porque no confías del todo en ellos.
    Se encogió.
    – Tal vez por el momento no lo hago, no en lo que se refiere a ti. Si los ancianos de tu aldea contactan con los de la mía y les piden ayuda para llevar a cabo una sentencia de muerte, es posible que lo ancianos de aquí accedan. No te conocen y nuestras leyes son muy estrictas. Algunos pueden ser muy severos.
    – Tú realmente crees que tengo una especie de habilidad para cambiar mi cuerpo, ¿verdad? No puedo cambiar de forma. Pensé en ello y traté de hacerlo, sólo para ver si estabas en lo cierto, pero no paso nada. Todavía sigo siendo yo.
    – Sólo escúchame por un momento, Rachael. Supón que tu madre te alejó a ti y a tu hermano de la aldea. No quería alterar el balance de la aldea pero decidió que era demasiado joven para vivir el resto de su vida sola por lo que eligió renunciar a su herencia y vivir enteramente con su lado humano.
    Rachael descansó la cabeza contra el fondo de la pequeña tina que había acarreado desde el cobertizo cerrado contiguo y la había llenado meticulosamente con agua que él había calentado. La oscuridad caía lentamente sobre el bosque. Las criaturas de la noche estaban volviendo a la vida.
    – Supongo que puede haber pensado de esa forma.
    – Conoció a tu padrastro.
    – Antonio.
    – Conoció a Antonio. Era apuesto, rico y muy agradable. La cortejó, se enamoró de él y se casaron. Su Estado estaba ubicado en el linde del bosque. Cada noche la llamaba. Noche tras noche. El Han Vol Dan, la manera del cambio, le susurraba y la tentaba. Finalmente empezó a escabullirse para correr libre en el bosque de la forma en que nuestra especie esta acostumbrada a hacerlo. Al despertarse Antonio cada noche encontraba que su esposa no estaba, que estaba sólo en la cama. ¿Qué supones que ese buen hombre pensaría? -Rio la ayudó a pararse y la envolvió en una toalla. Levantándola de la tina, se inclinó sobre ella, atrapando un hilo de agua que corría hacia abajo por su cuello, lamiéndolo- Pensaría lo que cualquier otro hombre supondría. Su esposa se escapaba de él. Y la seguiría.
    Rachael se estremeció con el tono de su voz.
    – Ok, no tienes por que añadir el toque dramático. Eres un hombre aterrador cuando quieres.
    – Sólo estaba pensando en como me sentiría si pensara que te estas escapando de nuestra cama para encontrarte con otro hombre.
    – Bueno deja de pensar en ello. Obviamente tienes una imaginación muy desarrollada, en caso de que no lo hayas notado tus garras están aflorando a través de la punta de tus dedos.
    Miró con cierta sorpresa hacia abajo para comprobar que ella tenía razón. De sus manos emergían curvadas y afiladas navajas -gruesas, curvas y peligrosas- habían aparecido por sus fuertes emociones. Sus garras podían extenderse rápidamente a través de músculos, ligamentos y tendones cuando era necesario o ser retraídas cuando no estaban en uso. Su ceño dejo lugar a una seca sonrisa.
    – No soy muy civilizado, ¿verdad?
    – Supongo que no podemos apartar la selva del hombre
    – Pero no estás asustada de mí, sestrilla, eso en sí mismo debe significar algo. Cualquier mujer normal estaría aterrada de ver garras en un hombre.
    Ella se sentó en el extremo de la cama, con una sonrisa asomando a sus ojos.
    – ¿Estás diciendo que no soy normal? Creo que ya te las has arreglado para mencionar ese hecho en un par de ocasiones. Es similar al viejo dicho, “la sartén le dijo al cazo, apártate que me tiznas”. En comparación, soy perfectamente normal.
    – Yo pienso que lo que soy es perfectamente normal, Rachael, y estoy cada vez más convencido que tú eres como yo. Creo que tu padrastro vio como tu madre cambiaba de forma. Como la amaba no le importó. Hasta puede haber pensado que era extraordinario. Pero si los ancianos de su aldea se dieron cuenta de que él sabía, que un humano sabía, podrían haberla hecho desaparecer o peor, sentenciarlo a muerte.
    – Kim y Tama lo saben.
    – Ellos son hombres de la tribu. Viven en el bosque y tienen un profundo respeto por la naturaleza y las otras especies. No todos los hombres piensan de la misma forma.
    – Así que mi padrastro nos saca de allí furtivamente hacia la ciudad y emigramos a los Estados Unidos.
    Obviamente no se daba cuenta el verdadero significado de esa frase. Su padrastro se había preocupado por su familia, al intentar sacarlos de ese lugar y llevarlos a los Estados Unidos.
    – Donde tenía familia y tierras en Florida al final de las Everglades. Y donde tu madre podía continuar con sus correrías nocturnas sin temer represalias. Pienso que se mudó para proteger a tu familia -La observó de cerca, con una aguda y penetrante inteligencia brillando en sus ojos.
    Ella apartó la cara, dejó caer la toalla y alcanzó una camisa.
    – Bueno no hizo un buen trabajo protegiéndonos. O a si mismo. Su única familia no fue muy acogedora. No en el bosque pluvial y definitivamente no en los Estados Unidos. Son probablemente tan rígidos o aún más que tus ancianos. Estás tras la pista errónea, Rio.
    – Tal vez, es posible. ¿Su familia no los aceptó a tu hermano y a ti?
    Ella se encogió de hombros casualmente… Demasiado casualmente.
    – Al principio pretendieron hacerlo.
    – Venía de una familia adinerada -conjeturó Rio.
    – Tenía dinero. Mucho. Al menos su familia lo tenía.
    – ¿Qué familia? ¿Era dueño de las tierras cerca del bosque, o éste pertenecía a su familia?
    – Era de él y de su hermano -Habló con una voz sin inflexiones, pero podía sentir su disgusto. Hasta repugnancia. Era casi tangible entre ellos en la habitación- Compartían todas sus casas, incluso las que tenían en los Estados Unidos.
    El radar de Rio se apagó inmediatamente.
    – Entonces eran muy ricos. Realmente podían permitirse ofrecer una recompensa de un millón de dólares. Rachael, ¿se te ha ocurrido pensar que la recompensa sólo será pagada si tú regresas con vida? El francotirador te quería muerta. ¿Podría ser que hubiera dos facciones trabajando aquí?
    Volvió la cabeza para mirarlo, con alguna emoción vibrando en la profundidad de sus ojos.
    – Eso no se me había ocurrido.
    – Así que es posible.
    Rachael asintió reluctantemente.
    – Si. Y ambos bandos tienen una gran cantidad de dinero. Mi hermano y yo heredamos la parte de mi padrastro de las tierras y su parte del negocio.
    – ¿Cómo murieron tu padrastro y tu madre?
    – Fueron ejecutados. El reporte oficial de la policía decía que habían sido asesinados.
    – Entonces se llevaron a cabo autopsias.
    Ella sacudió la cabeza.
    – Los cuerpos desaparecieron de la morgue. Fueron robados. Hubo un gran escándalo. Todavía era joven y fue aterrador para mí.
    – ¿Entonces adonde fueron tu hermano y tú cuando murieron tus padres?
    Sus hombros estaban rígidos.
    – Con nuestro tío, el hermano de mi padrastro. Compartía las haciendas y los negocios y nos acogió.
    – Entonces debe ser tu tío el que está pagando para mantenerte a salvo o el que te quiere muerta.
    – Nunca pagaría para mantenerme a salvo -Luchó para que la amargura no le robara la voz-. ¿Por qué estamos hablando de esto, Rio? Sólo pensar en él hace que se me erice la piel. Abandoné ese lugar. Dejé a esas personas. No las quiero aquí en esta casa con nosotros.
    – Tu hermano es una parte de ti, Rachael. Puedo ver que lo amas. Se nota en tu voz cuando hablas de él. Tarde o temprano tienes que resolver este asunto.
    – Obviamente te preocupas de los ancianos de tu aldea, pero ellos te hicieron desaparecer de sus vidas. Puedo amar a mi hermano y saber que represento una responsabilidad para él y que es mejor que no ande cerca de él. Es mejor para los dos.
    El golpeteo la pared con un dedo.
    – ¿Por qué? ¿Qué has hecho que haga que él esté mejor sin ti?
    Súbitamente su mirada se volvió fría cuando lo miró.
    – No hablo de mi hermano con nadie, Rio. No es seguro para ti, para mi o para él. Si no puedes aceptar eso…
    – No te pongas tensa conmigo otra vez. Hice una pregunta perfectamente razonable.
    Observó el calor brillando en sus ojos.
    – No creo que nadie con un temperamento como el tuyo pueda decir que yo estoy tensa. Estoy hambrienta, no tensa.
    Sus cejas se dispararon hacia arriba.
    – ¿Sabes cocinar?
    Ella lo miró.
    – Soy una excelente cocinera. Quise actuar educadamente y no meterme en tu camino. Me di cuenta que tienes cierta tendencia a ser muy territorial.
    Antes de que pudiera contestarle, la radio volvió a crepitar. Rio se giró y se apuró a cruzar la habitación para agarrarla. Hubo un momento de silencio.
    – Es una fuga. Tenemos una fuga.
    Hubo más estática y más palabras que Rachael no pudo entender.
    – ¿Qué están diciendo?
    – Estoy escuchándolos hablar entre ellos. Van a entrar a sacar a las víctimas. Tienen que entrar como fantasmas. Con uno, es agarrarlo y salir, pero estamos hablando de varias víctimas. Es seguro que alguno entre en pánico y eso es lo que lo hace tan peligroso.
    – ¿Qué pasa si alguien entra en pánico? -Podía sentir la tensión aumentando en la habitación. Rio paseaba adelante y atrás inquieto dando pasos rápidos. Ella lo observaba desde la seguridad de la cama. Parecía flotar a través del piso de la habitación, cada paso tan gracioso y fluido como un gato de la jungla. Y era igual que si estuviera enjaulado allí en la casa con ella.
    Rio hizo una pausa al lado de su rifle, pasó una mano sobre el cañón.
    – Aquí es donde puede ponerse feo. Será mejor que Conner esté cuidándolos -dijo con un tono bajo, casi hablando para sí mismo.
    – Este Conner está haciendo tu trabajo, ¿es eso? ¿Qué es lo que acostumbras a hacer exactamente?
    – Los protejo. Puedo darle a un pájaro en un ala con el viento en contra. Así que me tiendo por encima de ellos donde pueda divisar el campo entero y mantengo a los bandidos alejados de ellos. Les proveo de disparos de cobertura e intensifico el fuego cuando se están retirando. Nos diseminamos, cada hombre tiene asignada una tarea, llevando a las víctimas hacia el bosque. Drake usualmente los conduce al helicóptero mientras el resto del equipo se dispersa en distintas direcciones. Yo atraigo a los bandidos hacia mí. Abro fuego pesado y los mantengo ocupados siguiéndome hasta que tengo noticias de que cada miembro del equipo está a salvo y que podemos dejar nuestras posiciones.
    – ¿Los bandidos te persiguen a través del bosque?
    Le sonrió, una pequeña, traviesa sonrisa de muchacho.
    – Varios bosques. No hay cosas tales como límites o ríos o lugares a los que no podamos ir. Tenemos que ser algo cuidadosos en sus territorios. Son como ratas, pueden meterse bajo tierra en su laberinto de túneles en los campos. Es por eso que los guiamos hacia el bosque. Nos dispersamos, los hombres cambian de forma y yo me convierto en la única esperanza para los bandidos de tomar revancha.
    Ella estaba furiosa otra vez con los ancianos. Tanto que hizo una pelota con la almohada entre sus manos y la arrojó contra la pared en una pequeña muestra de temperamento.
    – Se aprovechan de ti, Rio. Estás arriesgando tu vida para ayudarlos a escapar.
    – Sestrilla, no es así. Los otros arriesgan sus vidas introduciéndose en el campamento mientras que yo permanezco a salvo a una milla de distancia. Todos asumimos riesgos. Todos estamos en peligro cuando los cazadores furtivos entran en nuestro territorio y tratan de matar a especies en extinción. Es lo que hacemos, lo que somos. Deseo hacer lo que hago.
    – Y los ancianos se sientan a contar el dinero que les llevan. Apuesto que no hay riesgo para ellos. Simplemente te envían allí afuera, llenando tu cabeza acerca de realizar buenas obras y cubrir necesidades y se sienten afortunados de que estés dispuesto a arriesgar tu vida por la causa.
    – Realmente estás enojada -Lo estaba. Podía ver que su cuerpo estaba temblando. Más que eso, ella estaba cerca otra vez. Podía sentir la súbita tensión, el salvaje poder en la habitación, enjaulado pero buscando la liberación. Exudaba una fuerte llamada sensual.
    – Detesto a ese tipo de gente. Dictan reglas para todo el resto del mundo y luego se sientan tranquilos y a salvo dirigiéndolo todo, tomando decisiones de vida o muerte sobre la gente y cosechando las recompensas monetarias.
    No estaba hablando de los ancianos de la aldea. Rio permaneció en silencio, esperando a ver si podía continuar, pero se levantó de la cama y se acercó a la puerta abriéndola para mirar hacia afuera al bosque que la llamaba.
    Toda la charla acerca del mítico Han Vol Dan, de su madre huyendo para ser libre, la hizo ansiar la misma libertad. Poder ser alguien más, aunque fuera por unos pocos minutos, algo diferente, con más control, más libertad. Poseer la habilidad para correr por las ramas de los árboles. Extendió los brazos para abrazar la idea. Muy dentro de ella se sentía llena de poder. Algo indomable. Salvaje. Algo que deseaba que lo liberaran. El fuego corrió por su torrente sanguíneo y algo vivo se movió por debajo de su piel. Sus dedos se curvaron. Le dolió la cara. Los huesos se resquebrajaron y chasquearon.
    – ¡No! -dijo Rio bruscamente, la tomó por el hombro y la apartó de un tirón alejándola de la puerta, de regreso a la seguridad de la casa. Envolvió los brazos alrededor de su cintura como si quisiera anclarla a él- ¿Qué crees que estás haciendo?
    – No lo sé -No lo miró a la cara. Sólo podía mirar a la tentación que suponían los árboles, el follaje ondulante y el grueso dosel de hojas. Hasta la lluvia parecía llamarla con su ritmo regular- ¿Qué estoy haciendo, Rio?
    – Tu pierna aún no está lo suficientemente curada para esto. Nunca sobreviviría el cambio sin lastimarse todavía más. No puedes dejarte llevar por ello aún.
    – ¿Es posible parar? Si está en mí, ¿No saldrá a la luz como te pasa a ti? -Aparentemente, estaba calmada, pero por dentro estaba empezando a sentir una mezcla de excitación y miedo. Olió el viento y pudo entender el mensaje que transportaba. Pudo oír las notas que se elevaban del follaje y conocía la canción. Podía ver pequeños lagartos, insectos, una mantis religiosa, escondidos entre las hojas de los árboles como si fueran brillantes imágenes.
    La radio que Rio tenía en la mano crepitó, seguida de una ráfaga de estática.
    – Estamos adentro. Estamos adentro -la voz era apenas un susurro.
    Rachael sabía que la radio era importante. Podía oír la tensión en la voz. Podía sentirla en Rio, pero el salvajismo en ella estaba floreciendo, extendiéndose como un calor salvaje a través de su cuerpo. Con él vino la visión como si nunca lo hubiera sabido. Imágenes termales ondas de rojos y amarillos mientras miraba hacia afuera a la oscuridad. La noche había caído por completo, la fantasmal niebla inundaba el bosque una vez más. Blancas extensiones iban a la deriva deslizándose entre los árboles. Parecían lazos blancos. Inhaló fuertemente y atrayendo el aroma de la noche hacia sus pulmones.
    – Maldición, Rachael, voy a cerrar la puerta -Rio se inclinó para verle la cara- Tus ojos están cambiando, tus pupilas se están dilatando. Debes luchar contra ello.
    Rachael parpadeó hacia él. La voz de Rio tenía un toque de urgencia, preocupado. Le sonrió para asegurarle que no estaba asustada. Bueno, quizás un poco, pero era una buena clase de miedo. Quería alcanzar esa otra parte de si misma. La sentía fuerte ahora, decidida, creciendo dentro de ella. Podía sacudirse la angustia y el dolor y sentir la pura alegría de vivir libre. Sin responsabilidades. Sin ataduras. No existiría nada más que estar viva y abierta a los sonidos y esencias de la naturaleza.
    La tentación era tan fuerte que se deshizo de Rio para dirigirse hacia la puerta nuevamente. Las manos de Rio casi aplastaron sus hombros.
    – Rachael, mírame -la atrajo hacia sus brazos, sosteniéndola fuertemente contra su pecho. Podía sentir el descontrol creciendo en ella, veía como lo miraba con ojos que ya no eran enteramente humanos-. Lucha con ello. Quédate conmigo, ahora. No puedes arriesgarte a cambiar con tu pierna en tan mal estado. No la primera vez.
    La besó. Fue lo único que pudo pensar en hacer cuando ella se le estaba escurriendo lejos. Se veía tan atractiva, una tentación del bosque pluvial. En el momento que su boca se ajustó a la de ella, le pasó los brazos por el cuello, y presionó su cuerpo contra el de él por lo que simplemente se fundieron juntos. En el calor del bosque su piel se sentía como terciopelo caliente, deslizándose y frotándose contra él haciendo que la fricción trajera su propio calor y excitación. Los dedos se perdieron en su cabello, apretándose allí en un puño para sostenerla mientras la besaba vorazmente. Devorándola. Olvidándolo todo excepto la sensación de su boca, su sabor
    Rachael sentía que había pasado de un sueño a otro. El salvajismo en su interior se calmó para dar paso a otro tipo de frenesí. Una pasión desenfrenada, indomable la inundó y se derramó hacia este hombre. El único hombre. Había pensado en dejarlo ir. Había pensado en protegerlo y dejarlo atrás. Nunca pasaría. Era parte de ella como su propia cabeza. Cuando estaban juntos había magia, amor gozoso. Era un ideal tonto y simplista, pero con Rio funcionaba.
    Rachael levantó la cabeza para mirarlo, para memorizar su cara, rasgo por rasgo. Los ojos se le llenaron de lágrimas y tuvo que pestañear para apartarlas.
    – Eres tan hermoso, Rio -le dolía la garganta y sus ojos ardieron con el amor brotando de ellos como si fuera una fuente.
    – Siempre me dices que soy hermoso. No se supone que los hombres sean hermosos.
    – Quizás no se supone que lo seas, pero lo eres. Nunca estuve con un hombre como tú antes -Trazó las líneas de su rostro con la punta de los dedos, acariciando su boca. Lo miró a los ojos y sonrió-. No es sólo a causa de tu cuerpo perfecto, Rio, eres un hombre muy bueno.
    ¿Cómo podía una mujer desarmar a un hombre con unas pocas palabras? Tal vez fuera la honestidad de su expresión o el amor en sus ojos.
    – Rachael -Su nombre salió en un áspero susurro. No podía controlar su propia voz.
    La radio zumbó a la vida. Podía escucharse el sonido de disparos en cortas ráfagas. Alguien gritó. Se desató el infierno.
    – Joshua está herido. Conner está tratando de cubrir a Drake y a sus competidores. Maldición. Maldición -más estática.
    Rachael estaba observando atentamente la cara de Rio. Toda expresión desapareció trocándose en una máscara severa.
    – ¿Cuan lejos están ellos? ¿A cuantas millas?
    La miró, parpadeo, la besó fuerte en la boca y se dio la vuelta para alcanzar el rifle. Rachael le tendió los dos cuchillos que estaban sobre el mostrador.
    – Rachael -dudó en la puerta, con la radio en la mano.
    – Sólo vete. Apúrate. Esto es a lo que te dedicas. Estaré bien aquí con Fritz.
    Rio se dio la vuelta y se marchó. No lo sintió en el porche. No escuchó absolutamente nada. Era tan silencioso en su forma humana como lo era en su forma de gato. Rachael rengueó hasta el pequeño mostrador. Fritz sacó la cabeza desde debajo de la cama y la observó. Le sonrió al pequeño leopardo.
    – Bien podría tratar de averiguar como funciona todo esto.
    Rio podía oír a Rachael murmurarle suavemente al gato. Se encogió para colocarse los arneses y antes de saltar hacia la siguiente rama ubico las armas de forma de tener un fácil acceso a ellas. Utilizaba lianas para balancearse hacia las ramas de los árboles más cercanos, y cuando tocó el suelo del bosque continuó con su carrera. Corrió a través de riachuelos y lechos de arroyos, impulsándose a si mismo sobre los muelles usando lianas y nuevamente volvió a trepar a los árboles para desplazarse por ellos.
    – Estoy llegando desde el sur -se reportó a la radio.
    – Ve a por Joshua, está huyendo y fue herido, por lo que está dejando un rastro. Conner está vigilando a los competidores. El equipo se esta dispersando para dejar huellas -La voz de Drake le llegó a través de un montón de estática y respiración agitada.
    – Yo interceptaré. ¿Quién está con Josh?
    – Está solo. Apúrate, Rio.
    – Dile que se dirija hacia mí. Yo lo encontraré.
    Mantenían las transmisiones breves y hablaban en su propio dialecto, el que sería virtualmente imposible de traducir a cualquiera que pudiera estar escuchando. Sólo los miembros de su especie hablaban la gutural mezcla de tonos y palabras. Era una de sus grandes ventajas cuando estaban en una misión.
    Rio cubrió varias millas en tiempo record, aprovechando las cortas emisiones de estática de Drake para guiarse. Tenía que llegar a Joshua antes que Tomas o uno de sus hombres. Joshua estaba en problemas, herido y solo. Se necesitaban todos los demás miembros del equipo para sacar la mayor cantidad de victimas y llevarlas a un lugar seguro.
    Sintió el sonido de disparos haciendo eco en los árboles. Blanca neblina rodeaba el follaje mientras se impulsaba a si mismo a través de las ramas. Se vio forzado a aminorar la marcha para cruzar el río, usando una ruta precaria, dos ramas bajas y una liana. Cuando pasaba de un árbol a otro, casi pierde pie, viéndose obligado a transformar sus manos en garras para poder aferrarse a la corteza. El tronco era ancho con multitud de plantas creciendo por el, que cubrían la corteza. Las ramas se elevaban hacia el cielo, buscando la luz del sol, pero el pesado follaje de los árboles más altos que se hallaban alrededor lo bloqueaban de la preciosa fuente causando que las extremidades del árbol se curvaran y las hojas se debilitaran. Se acható contra el tronco, con las garras enganchadas precariamente en la corteza al tiempo que escuchaba a dos bandidos que se encontraban debajo de él susurrándose uno al otro audiblemente.
    Los dos hombres estaban resollando por haber corrido para adelantarse al tumulto con la esperanza de tenderles una emboscada. Concebían planes en su lengua nativa, haciendo frenéticos gestos, mirando todo el tiempo hacia atrás, al lugar desde donde provenían los sonidos de disparos.
    Rio soltó el aliento lentamente mientras tanteaba con el pie buscando la rama más cercana. Deseando que no miraran hacia arriba. A la altura que se encontraba, podía sentir el viento rozándole la cara, pero abajo, en el suelo del bosque, el aire estaba completamente quieto y el sonido se trasladaba fácilmente. Utilizando los dedos de los pies se las ingenio para encontrar un lugar para apoyarse y se bajó, manteniendo sus garras enganchadas como un ancla mientras ganaba un punto de apoyo más firme. Mientras estaba en la rama, se inclinó sobre el tronco y deslizó el rifle a una posición adecuada, teniendo cuidado de no hacer crujir las hojas. Luego se quedó muy quieto, cada músculo trabado en posición de alerta como sólo su especie podía hacerlo. Esperando. Observando. Marcando a su presa.
    Los bandidos no eran conscientes de su presencia. Se separaron, apartándose de la senda, uno de ellos se agacho detrás del frondoso follaje de los arbustos. El hombre sacudió con impaciencia una oruga que se hallaba sobre una hoja haciéndola caer sobre el tenue rastro. Rio no siguió el recorrido que tomó la oruga. Su mirada estaba fija sobre su presa. Deslizó una mano hacia su cuello para alcanzar el largo cuchillo de la vaina. El rifle permaneció completamente inmóvil, el cañón siempre apuntando al blanco, el dedo permaneció sobre el gatillo en todo momento. Rio sacó el cuchillo. Cuidando de no perder de vista al primer hombre, siguió el progreso del segundo, que se había movido hacia delante y lejos de la senda para treparse a las ramas bajas de un árbol frutal. Mientras trepaba, su bota arañó el liquen del tronco y el peso de su cuerpo, mientras se izaba a si mismo, hizo caer algunos frutos al suelo.
    El viento cambió levemente, jugando con las hojas. Comenzó a llover nuevamente, una caída continua, que hizo que los dos bandidos maldijeran cuando las gotas empaparon sus ropas. Rio permaneció inmóvil, alto en las ramas sobre ellos. Le llegó el aroma de sangre fresca. Sintió el susurro de ropa rozando un arbusto. Eso más que nada fue lo que le indicó, que Joshua estaba mal herido. De haber podido, hubiera cambiado de forma, a efectos de aprovechar la fuerza y la rapidez del leopardo para poder irse a casa. En cambio, se estaba arrastrado a si mismo a través del bosque, usando los pasajes más fáciles y las sendas más abiertas.
    Rio no esperó a ver a Joshua acercarse. Mantuvo sus ojos en los dos bandidos escondidos para tender la emboscada. El que estaba debajo de él bajo el rifle dos veces. Ato su bota. Se removió inquieto. El que estaba en el árbol sostenía su arma y observaba la senda. Rio mantuvo su rifle apuntando al bandido del árbol. En el momento que vio que el hombre levantaba el arma hacia su hombro, disparó.
    Rio no esperó a ver el resultado de su puntería; arrojó el cuchillo al hombre que estaba debajo de él. Fue feo escuchar el sonido de gorgoteo, pero le indicó lo que necesitaba saber mientras cambiaba de posición, saltando hacia otra rama y mirando al primer bandido otra vez.
    – Ha caído -dijo Joshua. Inclinándose agotado contra el tronco del árbol. La sangre empapaba su lado derecho-. Gracias Rio, es un placer verte. Me hubieran matado. No me queda mucha fuerza para pelear -Se deslizó por el árbol hacia abajo y se hundió en el suelo del bosque, sus piernas sobresaliendo debajo de él.
    Rio se dejó caer al suelo e inspeccionó a los dos bandidos antes de ir hacia Joshua. El hombre había perdido demasiada sangre.
    – Deberías haber colocado un vendaje de campo sobre esto.
    – Traté. Pero no había tiempo. Estaban por todas partes. Sacamos a todos los que estaban allí. Uno de los hombres desapareció y nadie sabía que había pasado con él. El equipo se separó, cada uno llevando un competidor, y Conner debía cubrirlos -Miró hacia arriba a Rio-. Hirieron a Drake. No sé cuan gravemente.
    Rio se puso rígido, forzándose a ser suave mientras trabajaba rápidamente sobre la herida.
    – Me mandó hacia ti.
    – Lo sé, lo escuché en la radio. Eso es típico de él. Tres se reportaron a salvo. Tú tenías la radio apagada. Traté de avisarte -Joshua empezó a inclinarse hacia un lado.
    – Maldición, Josh, no te me mueras. Me enojaré mucho si lo haces -Rio juró bajo su aliento mientras trabajaba rápidamente en la herida para contener el flujo de sangre. El agujero de entrada era pequeño y limpio pero el agujero de salida había hecho un destrozo, un sangriento lío.
    El viento lo golpeó en el hombro, trayéndole el olor de los cazadores. Un grupo de ellos, persiguiendo la sangre, que todavía estaba caliente en el rastro de Joshua. Se pondrían furiosos cuando encontraran muertos a los suyos tendidos en el medio de los arbustos.
    – Josh, tengo que subirte a los árboles. No tengo elección. No quiero darte morfina, ya estás en shock.
    – Haz lo que tengas que hacer -murmuró Joshua. Sus parpados aletearon, pero no fue capaz de encontrar la energía para abrir los ojos- Si tienes que dejarme, Rio, dame un arma. No quiero que Thomas ponga sus manos sobre mí.
    – Cállate -dijo Rio bruscamente. Recuperó su cuchillo, y limpió el filo en las hojas de los árboles antes de devolverlo a su vaina- Vamos, los sabuesos se están acercando.
    Joshua no emitió sonido cuando Rio lo cargó sobre su hombro como llevando a un hombre muerto. Rio deseaba que perdiera la conciencia. Los músculos de acero que corrían debajo de su piel serían necesarios, así como la enorme fuerza de los de su especie. Trepó al árbol, subiendo más alto de lo que le hubiera gustado pero más arriba hallaría mejor cobertura. No tendría la velocidad necesaria si viajaba a través de las ramas llevando el peso de Joshua, por lo que necesitaría sigilo y cubierta.
    Estaba acercándose al río cuando, sin previo aviso, los pájaros se lanzaron al vuelo. Joshua se removió, pero la suave orden de Rio impidió que se moviera. Rio acomodó a Joshua en la conjunción de una gruesa rama, atascándolo de la forma en que un leopardo haría con su cena. Era el único árbol con suficiente follaje para ocultarlos. Había tenido la esperanza de estar del otro lado del río antes de que los bandidos los alcanzaran. Guardados allí tenía una polea y un cabestrillo que podrían ser de utilidad, pero tendría que dejar a Joshua para prepararlos. Se aseguró que no goteara sangre que pudiera delatar su posición. El rugido del río ahogaba casi cualquier sonido, pero no podía disimular las otras señales que le indicarían si alguien se acercaba.
    – Thomas y su grupo se acercan, Josh. Debes permanecer en silencio y quedarte justo aquí, sin moverte.
    Joshua asintió para hacerle ver que lo entendía.
    – Creo que puedo sostener un arma.
    Rio negó con la cabeza.
    – No hay necesidad -se agachó al lado de Joshua y le controló el pulso. El hombre necesitaba atención médica lo más pronto posible. Empapados por la lluvia, con la ropa colgando de sus cuerpos, las botas friccionando las ampollas de su piel. Las condiciones eran miserables, pero Rio había estado en peores situaciones-Te llevaremos a casa -le aseguró a Joshua.
    Rio no perdió tiempo vacilando. Dejando el rifle, fue por los árboles lo más rápidamente que pudo, apurándose para llegar antes que los bandidos. Se dejó caer en un claro sobre una rama baja y se zambulló en el río. Moviendo los brazos con fuertes y precisas brazadas, abriéndose camino por el río incluso con la corriente en contra tirando de él río abajo. Cuando llegó al otro lado, se arrastró hacia el muelle, rodó bajo una maraña de raíces que servían de contrafuerte y recogió el paquete que había escondido en un agujero del tronco.
    Los bandidos habían salido del bosque al otro lado. Se dispersaron, examinando el terreno en busca de huellas. Uno estaba demasiado cerca del árbol donde había acomodado a Joshua. Josh estaba apenas conciente y un mal movimiento atraería instantáneamente la atención de los bandidos hacia él. Rio lenta y cuidadosamente sacó el rifle del refugio del árbol y lo tendió sobre una rama para afirmar la mano. Se encontraba en un pantano y si no se movía inmediatamente, el calor de su cuerpo atraería a las sanguijuelas en tropel.
    Hizo tres disparos en rápida sucesión, tratando de herir a sus blancos en vez de matarlos. Thomas se vería forzado a llevar a sus hombres a cubierto en vez de seguir la persecución. Rio se arrastró rápidamente hacia atrás sobre su estómago, buscando una mayor cobertura entre los arbustos, tratando de mantener los árboles más grandes entre él y el río.
    Los bandidos devolvieron el fuego, una rápida ráfaga de balas que mordieron la corteza de los árboles y escupieron hojas y agujas cerca de él. Se quedó muy quieto, para no revelar su posición mientras marcaba nuevos blancos.
    Thomas no era tonto. Sabía a quien se enfrentaba. Se había enfrentado a la puntería de Rio muchas veces y no quería perder más hombres. Hizo señas para que sus hombres se agruparan detrás de la línea de los árboles. Desaparecieron tras ella llevándose a sus heridos. Muchos descargaron sus armas en una última demostración de furia, pero optaron por moverse en retirada antes de arriesgarse a cruzar el río al descubierto para perseguirlo. Podrían tratar de hacerlo más adelante río arriba, donde podrían hacerlo más resguardados, pero para ese entonces Rio esperaba estar con Joshua en lo profundo del bosque y en las manos de su gente.
    Preocupado por la posibilidad de que hubieran dejado un francotirador esperándole, Rio se tomó su tiempo para salir del pantano. Mientras se arrastraba hacia el bosque, sintió la picadura de un par de sanguijuelas. Le tomó varios minutos remover las criaturas con el cuchillo. Al tiempo que recuperaba la polea y el cabestrillo del paquete y se levantaba, una bala pasó silbando cerca de su cabeza. Rio se tiró hacia un costado, examinando el área que lo rodeaba. Pensó que estaba bien escondido, pero su enemigo había adivinado hacia donde se había dirigido para evitar el terreno infectado de sanguijuelas.
    La bala había fallado por unas pulgadas, evidentemente tenía mayores problemas aparte de las sanguijuelas. Tenía que cazar. El bandido sería paciente, se tendería allí y lo esperaría, sabiendo que pronto tendría que moverse. El río los separaba y Joshua estaba colgado de un árbol, herido y con una urgente necesidad de atención médica.
    Bajo el refugio de varios gruesos árboles, Rio acomodó su ropa, doblándola ordenadamente y haciendo una pila con ella para ponerla sobre la rama de un árbol junto con sus botas. Cambió a su otra forma, dándole la bienvenida al poder dentro de él. La fuerza bruta. La perfecta máquina de caza. Audaz e ingenioso, altamente inteligente y astuto, el leopardo comenzó su acecho. Manteniéndose en la sombra de los árboles, el gran gato se dirigió río abajo, caminando sin hacer ruido, rápidamente a través de la vegetación. Mientras saltaba hacia las ramas bajas de un árbol que se hallaba en la orilla del río, el leopardo olió sangre y pólvora. El gato gruñó cuando el francotirador hizo fuego varias veces, barriendo el área donde había estado Rio.
    El leopardo se precipitó dentro de una corriente rápida de agua, usando sus poderosos músculos para cruzar el río a nado hacia la otra orilla. El gato trepó al muelle, andando sigilosamente a través del espacio abierto, avanzando y deteniéndose, achatándose contra el suelo y ocultándose detrás de la cobertura que le brindaban los arbustos. Avanzó yardas, hasta que estuvo a una corta distancia del bandido.
    El hombre se apuraba caminando rápidamente a través de los árboles, con toda su atención puesta del otro lado del río. Nunca vio al leopardo agachado a sólo unos pies de él. Nunca notó su rápido avance, sólo sintió el golpe, tan fuerte como el de un tren de carga, tirándolo hacia atrás con sus poderosas piernas y músculos. Lo golpeó tan violentamente que nunca llegó a sentir el aplastante peso de las mandíbulas que terminaron con su vida.
    Rio luchó contra la naturaleza salvaje de la bestia, se apartó del embriagador aroma de la matanza y rápidamente cambió de forma. Todavía tenía que cruzar el agua con Joshua. Llevaría demasiado tiempo preparar la polea y el cabestrillo. Se apuró de regreso al hombre, agradecido de encontrarlo todavía con vida.
    – Nos meteremos en el río, Josh; te llevaré de regreso a la aldea.
    – No tienes que hacer eso, Rio. No te pongas en esa posición.
    Rio lo cargó sobre su hombro.
    – Me importa un comino lo que piensen de mi, Josh. Necesitas ayuda lo más pronto posible.
    – ¿Perdiste tu ropa?
    Rio sonrió, toda una muestra de dientes.
    – Las dejé del otro lado del río en un árbol.
    – Siempre fuiste un loco, Rio.
    Rio sintió el absoluto cansancio de su voz. Joshua colgaba como un peso muerto, ni siquiera hacía el intento de agarrarse de él. Preocupado, Rio se precipitó dentro del río; usando cada resto de fuerza para luchar contra la corriente para llevarlos a los dos hasta el otro lado. Luego empezó a trotar.
    Fue una jornada infernal, de pesadilla. El cuerpo de Joshua golpeaba contra Rio. Su roce desgarraba su piel. La lluvia los empapaba a los dos mientras transcurrían las millas. Rio empezó a cansarse, sentía las piernas de goma, sus pulmones ardían por la necesidad de aire. Sus pies, aunque curtidos y acostumbrados a viajar, estaban destrozados y sangrando. Le llevó varias horas y tuvo que detenerse tres veces para descansar, darle agua a Joshua y apretar el vendaje para que ejerciera presión sobre las heridas. Rio se tambaleó dentro de la aldea justo antes del amanecer, cansado, acalorado y empapado por la lluvia. Nadie salió de las casas, aunque sabían que estaba allí. La sangre de Joshua empapaba la piel de Rio en los lugares donde entraban en contacto sus cuerpos. La lluvia continuaba cayendo, lo hacía en una continua cascada que provocaba que se formara una neblina que se extendía entre Rio y las casas. Empezó a avanzar hacia la casa del único médico de allí. Un movimiento captó su atención. Los ancianos salieron a los porches, observándolo a través del aguacero.
    Rio se detuvo por un momento, tambaleándose por el cansancio, sintiendo el enojo derramarse sobre él. La vergüenza. Volvía a tener veintidós años y se encontraba parado ante el consejo con la sangre de su madre y la del asesino de ésta en sus manos. Levantó la cabeza y apretó la mandíbula. Nunca lo aceptarían. Nunca querrían que la mancha de su vida contaminara la de ellos. Podía proteger a su gente, darles su parte del dinero, pero siempre tendría sangre en las manos y ellos nunca lo perdonarían. Su boca se endureció y cuadró los hombros. Sus ojos mostraban un fiero orgullo, su mandíbula fuerte y obstinada. No importaba si no era bienvenido en su aldea. No quería estar allí. Se rehusaba a creer que podía extrañar la interacción con otros de su especie.
    Dentro de las casas comenzarían a susurrar. Siempre pasaba lo mismo si durante uno de sus viajes se veía obligado a entrometerse en su espacio. En cada una de esas ocasiones pensaba que iba a ser distinto, mejor… que lo aceptarían. Pero sus caras se mostraban duras, o las apartaban o simplemente lo miraban pasar como si no existiese. Apeló a sus últimos restos de fuerza para forzar a su cansado cuerpo a ponerse en movimiento y llevar a Joshua derecho a la casa del médico. Nunca le permitirían entrar, ni le hablarían. Aunque pensaran que la sangre en su cuerpo le pertenecía, no le harían preguntas ni intentarían ayudarlo. Estaba muerto para ellos.
    Deliberadamente Rio subió las escaleras hacia el porche y depositó el cuerpo de Joshua sobre una silla que había allí. Cuando se volvía para partir, Joshua lo tomó por el brazo. Su agarre era débil pero lo mantuvo. Rio se dio la vuelta, se inclinó sobre él.
    – Estás en casa ahora, estás a salvo.
    – Gracias, Rio. Gracias por lo que hiciste.
    Rio le agarró la mano por un momento, cubriendo el gesto con su cuerpo para que no reprendieran a Joshua en frente del consejo.
    – Buena suerte, Josh.
    Se volteó, derecho como una vara, bajó los escalones e hizo una pausa para permitir que su mirada se deslizara con desdén y arrogancia por la aldea. Para llenarse del familiar escenario. Algo se desgarró en su corazón, algo profundo y terrible. Su temperamento era una afilada espina, enterrándose en su estómago y ardiendo allí. Resueltamente dio la espalda a todos y caminó hacia el bosque donde pertenecía. Por un momento todo estuvo borroso alrededor de él. Pensó que era a causa de la lluvia, pero cuando pestañeó, su visión se aclaró y sus ojos ardían. Rio forzó el aire a entrar en sus pulmones y se dijo a si mismo que estaba vivo y en camino de regreso a Rachael y que eso era todo lo que importaba.

CAPÍTULO 14

    Rio entró en la casa silenciosamente, dejando la puerta abierta para poder captar incluso hasta la más leve brisa. La lluvia caía a un ritmo continuo, envolviendo el porche y la casa con una densa niebla blanca. El mosquitero realizaba una danza fantasmal pero el tenía la vista fija en el rostro de Rachael. Ni siquiera recordaba haber corrido de regreso a casa hacia ella. Le dolían los pies, sentía el cuerpo cansado y dolorido y la furia ardía como una tormenta de fuego profundamente en su interior. Se había detenido para bañarse antes de venir a ella, esperando que la ira y el dolor aminoraran debajo de la ducha de purificante agua. No había sido así.
    Se irguió sobre ella, meditando, observándola, la furia apoderándose de él con fuerza. El dolor carcomiendo su interior. Saboreaba la soledad por primera vez. Rachael había hecho eso, volverlo a la vida. Ella lo fascinaba, lo tentaba. Lo hacía sentir feliz, triste, enojado… todo al mismo tiempo. Y era adicto al aroma y al tacto de ella. La lujuria se elevó, un ansia tan oscura como la furia arremolinándose como una negra y tempestuosa nube dentro de él.
    Rachael yacía dormida en la cama. Su cama. Tenía una mano echada sobre la almohada, a través del lugar vacío donde debería haber estado él. La delgada manta estaba en el piso dejando sus largas piernas descubiertas extendidas por sobre la sabana. Sólo llevaba puesta su camisa, desabrochada y abierta, exponiendo la cremosa curva de sus pechos. El cabello, tan negro como la medianoche, desparramado en la blanca almohada formaba remolinos y espirales, rogando ser tocado. Se veía joven en su sueño, sus largas pestañas formando dos medialunas contra la piel. Su cuerpo yacía abierto a él, suave y caliente, ofreciendo aplacar la terrible hambre que lo quemaba.
    No se sentía gentil ni amante. Se sentía salvaje e inflamado, las urgentes demandas de su cuerpo lo abrumaban. Sabía que era parte de su herencia, pero el intelecto no contaba mientras se encontraba de pie en su hogar, cuando Rachael yacía desnuda en su cama, el cuerpo expuesto y esperando por el suyo. Rio se acercó, dejó las armas a un lado, sin dejar de mirarla ardientemente en ningún momento. Suave piel, lujuriosas curvas, sus pechos una invitación tentadora.
    Rio ya estaba duro como una piedra, pero al verla mientras dormía tan pacíficamente, tan inconsciente de su vulnerabilidad, se engrosó y endureció aún más. Tocó su erección, para aliviarse, envolvió el puño alrededor de su palpitante demanda mientras intentaba cruzar la habitación hacia ella. Caminar era doloroso con el cuerpo tan lleno y apretado. Había un rugido en su cabeza. Su cuerpo destilaba lujuria, el estómago le ardía por ella.
    Rachael se removió inquieta como si instintivamente supiera que estaba siendo acosada. Abrió los ojos y vio su cara, oscura por la pasión, grabada con lujuria. Con propósito. Con algo más que simple deseo. Su mirada hizo que le retumbara el corazón en el pecho. Hizo que se le secara la boca. Convirtió su cuerpo en una piscina de caliente líquido. Su mirada quemaba sobre ella, llamas hambrientas que enviaban chispas de electricidad a su piel en cada lugar donde se posaba.
    Golpeó velozmente, sus dedos le rodearon el brazo, profiriendo un gruñido gutural, que le envío escalofríos a lo largo de la columna vertebral, la subió de un tirón para poder fundir su boca con la de ella, una de sus manos en la parte de atrás de la cabeza sosteniéndola inmóvil para poder besarla. No un beso, una fiera posesión. El calor se extendió por ella como lava fundida, floreció y explotó en llamas volcánicas. La arrastró más cerca, la incrustó contra él, con una fuerza enorme, queriendo sentir piel contra piel, queriendo sentir su cuerpo impreso contra el calor del de él. El aire se le escapo de los pulmones hacia los de él. Su beso era hambriento, salvaje, la devoraba, tomando más que pidiendo, como si su hambre no conociera límites.
    La encerró entre sus brazos, tan fuerte que pudo sentir cada uno de sus músculos, cada latido de su corazón, cada aliento que tomaba. Saboreó la lujuria. Saboreó el deseo. Saboreó el fiero orgullo y algo más. Dolor. Sabía lo que era la angustia que te calaba hasta los huesos y la reconocía en él. Sabía lo que estaba haciendo aunque ni él mismo lo supiera. Su boca era terciopelo caliente, su lengua batiéndose a duelo con la de ella, un tango de respiraciones y húmedo calor. No le daba oportunidad de respirar, de hacer nada excepto aceptar la tormenta de fuego que había en él. Dejar que la bañara para que ella también se prendiera fuego, que la arrastrara hacia el vórtice de un torbellino, un tornado de puro deseo.
    Rachael le devolvió el beso, igual de salvaje, permitiendo que la codiciosa lujuria se apoderara de ella, para igualar el feroz infierno ardiendo en él. Se entregó, le rodeó el cuello con los brazos, sosteniéndolo contra ella. Le robó el aliento del cuerpo usándolo como su propio aire. Deslizó los dientes por su barbilla, su garganta, dándole pequeños mordiscos ávidos como si fuera a devorarla viva. Rachael boqueó por el aluvión de sensaciones, le hundió profundamente las uñas en los brazos cuando arqueó el cuerpo. Esperando. Anhelando. Queriendo más.
    Su boca, caliente e insistente en sus demandas, siguió bajando, para cerrársele sobre el pecho y chupar fuertemente. Ella gritó, incapaz de contener las llamas que le recorrían el cuerpo. Arremetió contra su boca, los dedos encontrando su cabello, cerrándose en dos puños, arrastrándolo más cerca. No lo quería gentil y considerado, lo quería exactamente de la forma que era, salvaje, indomable, conducido más allá de su control, en llamas con urgente necesidad y apetito voraz. Por ella. Por su cuerpo.
    Su boca le quitó la cordura y la reemplazó por sentimientos. Abruptamente levantó la cabeza, los ojos brillantes y empujó las almohadas y mantas para colocarlas debajo de sus caderas. Podía ver su cuerpo, duro y perfecto, cada músculo definido y esculpido en piedra. El rostro grabado con hambre oscura. Cuando dirigió la mirada hacia abajo al triangulo de pequeños rizos negros el corazón le empezó a latir salvajemente. Había una orden silenciosa en su mirada. Una demanda.
    Una ola de calor la barrió. Sintió que el cuerpo se le volvía líquido en su más profundo centro. Muy despacio obedeció esa orden silenciosa, moviendo las piernas, abriéndolas para él. Sentir el aire en su resbalosa y húmeda entrada la inflamó aún más. Los dedos de él se envolvieron alrededor del tobillo sano. Le dobló la pierna por la rodilla. Había una sensación de pertenencia en sentir su mano sobre la pierna. Fue mucho más gentil ayudándola con la pierna herida. Sus manos fueron hacia los muslos, agarrándolos, abriéndolos más, poniendo la rodilla en la cama entre sus piernas. Ni una vez levantó la mirada hacia su cara. Parecía fascinado con su brillante cuerpo.
    Esperó, apenas atreviéndose a respirar, el corazón golpeando fuertemente con anticipación. Quería rogarle, llorar por la oscura pasión que la dominaba tan fuertemente. No había una pulgada de su cuerpo que no anhelara su toque. Él se humedeció el labio inferior con la lengua y ella se retorció de placer. No la había tocado, pero la fuerza de su mirada lo había hecho. Y la había dejado necesitada… anhelante.
    Los pulgares le mordieron los muslos mientras le acuñaba los hombros entre sus piernas, abriéndola completamente a él. Sabía lo que le estaba haciendo. Reclamándola. Marcándola. Haciéndola suya para que nadie más pudiera hacerlo nunca. Sopló calor en su hirviente charca de fuego. Ella gritó, se hubiera apartado de un salto pero la sostenía quieta, sin piedad, para su invasión. Su lengua la apuñaló profundamente, un arma de perverso placer, envolviendo, lamiendo, acariciando mientras ella gritaba atravesada por un salvaje, interminable orgasmo.
    – Más -gruñó él despiadadamente-. Quiero más.
    Hundió el dedo profundamente en su interior, presionando intensamente mientras ella empujaba contra su palma, su cuerpo aferrándose alrededor de él, apretando en la agonía de la pasión. Él se llevó el dedo a la boca, luego se alzó por encima de ella, asegurando el cuerpo con los brazos. Agachó la cabeza, inclinándose hacia delante para amamantarse de su pecho. Ella sintió el cuerpo a punto de explotar. Se aferró a sus brazos, tratando de sostenerse ya que el mundo parecía girar fuera de control.
    Yació sobre ella, las caderas acunando las suyas, la cabeza de su pene contra la húmeda y vibrante entrada. Trató de tomarlo en su interior, pero la mantuvo quieta, esperando, incrementando su deseo, la sensación de urgencia los consumía a ambos. Luego arremetió con fuerza, se enterró profundamente, impulsándose dentro de su vaina de terciopelo de tal forma que sus pliegues se separaron como los suaves pétalos de una flor y se abrió a él. Acometió contra sus caderas, urgiéndola a tomarlo todo, cada pulgada, fundiéndolos en un frenesí de furia y oscura pasión.
    Le susurró en la Antigua Lengua de su gente, admitiendo que la amaba, que la necesitaba, pero las palabras latían más en su cabeza que en su garganta. La llevó más y más alto, llevándolos a ambos al límite, una salvaje y tumultuosa cabalgata. Rechinaron los dientes contra la ola de sensaciones, contra los martillos neumáticos que le bombardeaban la cabeza, contra la tensión que barría su cuerpo y la inevitable explosión que empezó en la punta de los pies y estalló hacia arriba.
    Una marejada recorrió a Rachael, llevándola cada vez más alto hasta que no hubo adonde ir y se derrumbó en una caída libre, implosionando, fragmentándose. Hasta que no hubo ni una sola parte de ella que no fuera consumida por un ardiente placer. Se derramaba por su piel y detrás de sus parpados. Llamas le recorrían el estómago y ardían en su más profundo centro. El cuerpo se estremecía con temblores, una marea de sensaciones que seguían y seguían. Si se movía, si él se movía, el efecto ondeante comenzaba nuevamente.
    Rio yació sobre ella, su corazón descansando sobre el de ella, respirando profundamente, luchando para recuperar el control. La mayor parte de la furia consumida entre sus brazos. Rachael. Sólo Rachael podía haber aceptado semejante unión. Solo Rachael podía mirarlo con el corazón en los ojos. No importaba cuan estrechamente se aferrara a ella, nunca lo rechazaba. Nunca decía basta. Había preguntas en sus ojos, pero no las formulaba, ni siquiera cuando él se apartó. Simplemente lo abrazó, haciéndole espacio, su cabeza descansando sobre la suave almohada que eran sus pechos.
    – Necesitas dormir, Rio. Estás exhausto.
    No dijo nada, solo se tendió cerca de ella, aspirando la esencia combinada de ambos, escuchando la interminable lluvia. Lo encontraba reconfortante. El bosque se había alzado a la vida, los animales se llamaban, los insectos zumbaban, los pájaros cantaban. La música de fondo, siempre presente.
    Rio permaneció despierto largo rato después de que Rachael se durmiera. El temor lo ahogaba, casi sofocándolo. ¿Cuándo se había convertido ella en algo tan condenadamente esencial incluso hasta para respirar? ¿Cómo se las había arreglado para invadir su vida y envolverse alrededor de su corazón? No podía imaginarse la vida sin ella. Era tan cálida, suave y perfecta. Tenía recuerdos de calidez, suavidad y perfección y esos recuerdos se habían convertido en pesadillas de sangre, muerte y furia.
    Quería que ésta fuera su vida. Rachael… su risa, su valor, sus estados de ánimo y cambios de humor. Hacer el amor tan dulce y tiernamente como pudiera o con una necesidad feroz que sólo podía ser calmada con una cópula salvaje.
    Sus pechos eran una tentación que no podía ignorar. Revoloteó con la lengua sobre el pezón, y luego absorbió el cremoso montículo dentro de la boca. Parecía un milagro el poder yacer con ella, chupar su pecho cuando quisiera, deslizar la mano sobre su cuerpo para hundir el dedo profundamente en su interior. Aún dormida le respondía. Apretando los músculos a su alrededor, arqueándose para que la pudiera tomar más profundamente en la boca. Ella sonrió, murmuró algo incoherente y le hundió los dedos en el cabello. Dormía así con el cuerpo húmedo de deseo, la boca de él sobre su pecho y la mano ahuecando los apretados rizos posesivamente, mientras ella le hundía los dedos en el cabello.
    Rio se despertó sintiendo la lengua de Rachael lamiéndole la erección matutina. Su boca era caliente y juguetona, la lengua jugando sobre él, los dientes deslizándose gentilmente, traviesamente. En un momento lo succionó profundamente dentro de la garganta y él gruñó, levantando las caderas, impotentemente ante su solicitud. Ni siquiera había abierto los ojos y ella ya estaba ahuecando sus testículos con la mano; ya estaba duro como una roca debido a sus atenciones. Levantó las pestañas para mirarla. Parecía un gato satisfecho, complacido y estimulado, su sedoso cabello cayendo en rizos alrededor de su cara. Se arrodilló entre sus piernas, con su hermoso trasero levantado y siguiendo el ritmo de las caricias que le proporcionaba con la lengua. Sus pechos estaban llenos y tenía los pezones erectos. Observó como su cuerpo se deslizaba dentro y fuera de la boca de ella, brillando por la humedad, poniéndose cada vez más grueso y duro cuando empezó a menearse hacia adelante y hacia atrás.
    – Eres la cosa más hermosa que he visto en mi vida -Tenía la intención de decirlo, pero las palabras salieron entre un gruñido y un ronco murmullo. Le hacía cosas con la lengua, los dientes y esa pecaminosa boca que lo volvían loco.
    Ella retiró su caliente boca reemplazándola con algo frío, húmedo y pegajoso. Rachael sonrió mientras lo importunaba con una madura fruta de mango, deslizándola por sobre y alrededor de él, haciendo chorrear el néctar concienzudamente sobre su abultada erección. Pensaba que no podía ponerse más duro o grueso, pero ella se las arregló para lograrlo.
    – Buenos días. Pensé que te gustaría desayunar -le dio la fruta y volvió a lamerlo, esta vez jugueteando con la lengua mientras trataba de recobrar cada gota de jugo.
    Rio la miró sin poder pronunciar palabra, conmocionado de encontrar el mango en su palma. Se recostó hacia atrás y dio un mordisco a la exótica y jugosa fruta. El jugo le corrió por la barbilla pero estaba demasiado distraído observando como se divertía Rachael. No podía haber otra mujer como ella en la faz de la tierra. Encontraba que todo en ella era sexy, especialmente la manera que disfrutaba de su cuerpo. Se había apropiado de él, como si le perteneciera y pudiera hacer lo que quisiera. Y en ese momento quería sentarse a horcajadas sobre él.
    Rachael no esperó. Rio le había chupado los pechos una y otra vez mientras dormitaba, le había introducido los dedos profundamente en su interior, manteniéndola húmeda, excitada y necesitada. Ahora que estaba despierto podía hacer algo sobre de eso. Ya había tenido suficiente paciencia. Se arrodilló sobre él y descendió sobre su enhiesto miembro.
    Él jadeó cuando sintió que su cuerpo se abría camino dentro del de ella. Estaba apretada, caliente y mojada, todo al mismo tiempo. Quería el control y él se lo daba, se dedicó a comer el mango que le había dado mientras ella empezaba a montarlo lenta y sensualmente. Al coger el ritmo, mientras se deslizaba hacia arriba y hacia abajo con obvio goce, sus pechos se mecían como invitándolo. Le derramó jugo sobre los pechos, miro como corría por su contorno hasta la punta del pezón. Se inclinó hacia delante y lo atrapó perezosamente con la lengua. Su cuerpo estaba ardiendo dulcemente, y si ella quería jugar, podía complacerla.
    Abrió la boca. Rio le dio un bocado, la miró masticar mientras el cuerpo se deslizaba sobre el suyo. Frotaba el suyo con calor y fuego. Le lamió el dedo, la lengua curvándose alrededor de una manera sexy y explícita. Él cerró los ojos y gimió. No podría aguantar mucho más. Parecía que ella no tenía ningún apuro, simplemente se estaba dando placer a si misma y a él lentamente. La presión comenzó despacio, ni siquiera se dio cuenta al principio, pero luego empezó a derramarse por su piel, haciendo que sus músculos se tensaran y que cada célula de su cuerpo se pusiera en alerta.
    Trató de empujar hacia arriba para encontrar su cuerpo, pero le dio una mirada y él se detuvo. Un rubor se extendió por todo su cuerpo hasta que brilló. Su respiración salía en cortos jadeos y sus pezones se tensaron. Se extendió casi ciegamente para tomar las manos de Rio. Tuvo el suficiente sentido para darle el último mordisco al mango y agarrarla, abrazándola mientras, empezó a montarlo duramente, golpeando contra él, llevando a sus cuerpos a un punto febril. Encontró el ritmo de sus embestidas, clavándose en ella, haciéndolos llegar a esa última exquisita cima. Acabaron juntos, un remolino de sangre fluyendo y cohetes.
    Rachael río alegremente y se inclinó hacia adelante para lamer el jugo de su mejilla.
    – Eres un desastre pegajoso. Por suerte tenemos la bañera aún aquí.
    – Con agua fría -Se sintió compelido a señalar.
    Su sonrisa se ensanchó para formar una maliciosa.
    – Bueno, la calenté un poco mientras dormías. No fue tan difícil.
    – ¿Calentaste el agua del baño para mi? ¿Y dormí todo el tiempo mientras lo hacías? Nunca hago eso. Me despierto con el más leve de los sonidos. Me estas arruinando, mujer -Nunca nadie le había calentado agua para un baño. Era una tarea tediosa. Si el hogar no estaba encendido debía hacerse en la estufa de gas. Seguramente le había llevado mucho tiempo el completar la tarea. La alegría lo atravesó como un sol naciente.
    – Espero estar arruinándote. Que maravilloso concepto -Se derrumbó, tendiéndose parte encima de él, con los suaves pechos apretujados contra su pecho. La podía sentir, una parte de él, apoderándose de su corazón y sus pulmones, hasta de su vida, hasta que no podía respirar sin ella- ¿Vas a decirme que pasó, Rio? -Le deslizaba la punta de los dedos por el cabello, por el rostro, haciendo que cada músculo de su estómago se contrajera fuertemente. Su voz era muy suave. Sus ojos demasiado compasivos.
    Rio intentó un encogimiento casual.
    – Era una misión, como cualquier otra -No quería hablar acerca de ello. No quería que ella lo viera como lo veían los mayores. Desprovisto de todo orgullo. Vulnerable. Con la vida en sus manos. Su traición… O tal vez fuera la de él. Honestamente no lo sabía.
    – No como todas las demás -insistió Rachael-. ¿Qué había de diferente en ésta?
    Quería apartarla. Quería cambiar de forma y correr libre en el bosque. Sentía esa necesidad salvaje y fuerte, una afluencia de piel ondeó cuando sus músculos se contrajeron, crujieron y chasquearon.
    – Ah no, no lo harás -Rachael le echó los brazos alrededor-. Quédate conmigo. No voy a dejarte escapar. Esto es demasiado importante.
    Era ridículo pensar que podía sujetarlo. Su fuerza era enorme, pero lo estaba mirando con sus grandes, líquidos ojos y no podía soportar romperle el corazón. Mejor el de él que el de ella. Trató de encogerse casualmente, lo cual era difícil cuando estaba aferrándose a él como un mono.
    – Joshua me dijo que Dave estaba herido. Traté de conseguir información, pero no podía localizar a nadie por la radio. Dos hombres trataron de emboscar a Joshua y no tuve otra opción que acabar con ellos -Apartó la mirada. Ella veía demasiado con esos ojos-. Los maté.
    Ella permaneció en silencio, pero deslizó la mano hacia la de él.
    – Tuve que llevar a Joshua a través del río y de regreso al pueblo donde podía encontrar ayuda médica. Le cubrí las heridas lo mejor que pude, pero perdió demasiada sangre y necesitaba atención inmediata.
    – ¿Qué ocurrió? -Sabía que había mucho más en esa historia que los huesos desnudos que le estaba ofreciendo.
    – Thomas y sus hombres nos alcanzaron en el río. Dejé a Josh en un árbol, con la esperanza de poder cruzarlo antes de que Thomas nos alcanzara. No quería correr el riesgo de cruzar el río con sus heridas abiertas. Si me tropezaba podía agarrarse una infección importante -un intento de sonrisa cruzó su cara-. Desafortunadamente, no tenía nada del famoso ungüento verde de Tama para ponerle.
    – ¿Así que lo dejaste en el árbol y que te fuiste a hacer?
    – Tengo una polea y un cabestrillo que a veces uso con los gatos, especialmente si la corriente es fuerte. Fui a recogerlos, pero apareció Thomas. Herí a un par de sus hombres, forzándolo a que les buscara ayuda médica.
    – Pero dejó a alguien atrás.
    Rio se sentó y se pasó las manos por el oscuro cabello.
    – Un baño suena bien.
    Ella le tomó la mano y tiró.
    – Vamos entonces. Métete y te lavo, como lo hacías tú conmigo. Se sentía delicioso.
    Rio se estiró y caminó descalzo a través del pequeño armario que comunicaba con el baño. No iba a decirle a Rachael que prefería la jungla. Después de su actuación del amanecer, podría pensar que era totalmente incivilizado. Cuando regresó, Rachael le estaba haciendo café.
    – Me estás malcriando.
    – Eso espero -Ella frunció el ceño ante las marcas de su cuerpo-. ¿Sanguijuelas? ¿Acaso esas pequeñas cosas desagradables se las arreglaron para atraparte nuevamente?
    – Estaba tendido en el pantano, lamentándome por el disparo. Se ven atraídas por el calor corporal.
    Ella le sonrió y lo empujo hacia la bañera.
    – Bueno, ambos sabemos que tienes calor de sobra.
    Se hundió en la humeante agua. Las manos enjabonadas de ella se posaron en sus hombros, deslizándose mientras le masajeaba aliviándolo de los dolores.
    – Rio, dime que pasó, que te disgustó.
    Estaba de pie detrás de él, las manos haciendo magia en sus doloridos músculos. Era mucho más fácil hablar sobre ello cuando no estaba de frente a ella.
    – Lo llevé de regreso al pueblo. Fue una larga y difícil jornada, llevando a Josh en andas. La mitad del tiempo temía que estuviera muerto y la otra mitad sabía que le estaba haciendo daño. No tenía tiempo de cambiarme de ropa así que tuve que andar desnudo entre los arbustos.
    – De ahí provienen todos los arañazos y cortes. ¿Por qué cambiaste de forma? -Mantuvo un tono de curiosidad en su voz, cuidando de no sonar como que lo juzgaba o acusaba.
    – Para poder cruzar el río antes de que el hombre que habían dejado atrás descubriera a Joshua.
    Rachael continuó amasando los apretados músculos de sus hombros. Había matado a un tercer hombre y herido a otros. Había sido una mala noche. Permaneció en silencio, inclinándose hacia abajo para depositar un beso en la parte de arriba de su cabeza.
    – No sé lo que pasó, Rachael. Creo que estaba cansado. No me importa lo que los mayores piensen de mí. Rompí nuestras reglas a sabiendas. Acepté las consecuencias. Vivo en el destierro y nunca me ha hecho sentir menos humano.
    Las manos se detuvieron sobre los hombros. Algo atemorizador burbujeó en el fondo de su estómago.
    – ¿Llevaste a Josh a su casa y te dijeron algo mezquino?
    – No me hablan. No me miran. Estoy muerto para ellos. Si de casualidad miran en mi dirección, miran a través de mí. Si hubiera hablado, si hubiera tratado de decirles lo que le pasó a Joshua, no me hubieran escuchado.
    – Esos malditos bastardos -siseó.
    Su juramento lo sorprendió. No sólo porque maldijera sino por su elección de exclamaciones.
    – Eso no me suena sudamericano -Giró la cabeza para mirarla, con una pequeña sonrisa en el rostro debida a que ella era capaz de aliviar el aguijón del rechazo de los mayores con unas pocas palabras adecuadas.
    – Acudí al instituto un año en Inglaterra. Te sorprenderías de las cosas que aprendes -dijo y le frotó champú en el cabello un poco demasiado vigorosamente-. Quisiera tener la oportunidad de conocer a estos sabios mayores tuyos. Codiciosos pequeños buitres que mantienen sus manos limpias mientras tú haces todo el trabajo de riesgo. ¿Qué hay de los hombres con los que trabajas?
    Si lo frotaba un poco más fuerte le iba a arrancar el cuero cabelludo.
    – La mayoría vive lejos del pueblo y por supuesto que hablamos. Viste a Drake. Es mejor para ellos si no se dan cuanta de que somos amigos porque técnicamente están rompiendo las reglas. Supongo que si los mayores no pueden verlo, no pueden molestarse.
    – Bastardos santurrones.
    La tomó gentilmente por la muñeca.
    – Me estás dejando pelado, Sestrilla. No puedo darme el lujo de perder el cabello. Tengo una mujer ahora y es muy exigente acerca de ciertos aspectos.
    Le dio un manotazo en la parte de arriba de la cabeza con la palma de la mano. Burbujas de jabón volaron por todos lados, haciéndola reír.
    – No soy para nada exigente. Es sólo que estos idiotas mayores…
    – Sabios Mayores -la corrigió y rápidamente se hundió debajo del agua antes de que pudiera pegarle otra vez. Se quedó sumergido mientras le aclaraba el champú del cabello. Cuando salió, ella hizo un sonido de completo disgusto.
    – No sé quien les dio ese título. Lo más probable es que se lo dieran ellos mismos. En cualquier caso ¿me estás diciendo que cargaste a ese hombre a través de millas de bosque y esos hombres ni siquiera te dieron las gracias?
    – Normalmente no me molesta. Realmente. Pero estar allí parado con la sangre de Joshua sobre mi y los pies doliéndome como la puta madre, me hizo sentir como un niño otra vez. Me sentí avergonzado de mis acciones, mi falta de control, la terrible cosa que habita dentro de mi no perdonará a los que mataron a mi madre. Y no estaba seguro de que yo pudiera perdonarlos y todavía no lo estoy. Ni uno de ellos jamás me dijo que lamentara su muerte. Me sentí como si la llorara solo. Sentí rabia y sentí vergüenza. Maldita sea, Rachael, odié eso.
    – Ellos son los que deberían sentirse avergonzados por no perdonar -Había un feroz instinto protector brotando de ella-. No saben la diferencia entre el bien el mal. No son muy sabios.
    – ¿Y tú lo eres? -Enarcó una ceja hacia ella.
    Afuera los pájaros chillaron y varios monos gritaron una advertencia. Rio se puso de pie, chorreando agua. Giró la cabeza hacia la puerta en estado de alerta, tomando la toalla que ella le tendía.
    – Necesitas ponerte la ropa, Rachael -dijo Rio- vienen visitas y vienen rápido.
    – Pensé que habías dicho que no necesitaba ropa y que debía superar mis inhibidas costumbres civilizadas.
    Su voz jugaba con los sentidos, le susurraba sobre la piel como un guante de seda. Ella hacía que vivir la vida valiera la pena. La cogió por el cabello suavemente, tiró de su cabeza y apretó la boca contra la suya. Instantáneamente volvió a sentirse vorazmente hambriento.
    – Me estás matando, Sestrilla. No voy a lograr sobrevivir. No creo tener tanta vitalidad.
    Ella se río suavemente y lo abrazó, sosteniéndolo contra ella como si fuera la cosa más preciada del mundo. Le desperdigó besos por toda la cara.
    – Lo haces bien. Necesito empezar a cocinar para ti, para darte fuerzas.
    Él no pudo evitar que sus errantes manos se deslizaran hacia abajo por su espalda, moldeando la curva de sus caderas, ahuecando su trasero desnudo. Rio se permitió a si mismo el lujo de enterrar la cara contra el suave cuello. El amor lo llenó, floreció en él, una marea que no podía contener, pero no pudo encontrar las palabras para decirlo sin ahogarse. La sostuvo, sintiéndola viva, cálida y real en sus brazos.
    – Maldición, Rachael -La voz le salió áspera mientras la apartaba, sosteniéndola a la distancia de un brazo-. Me estás convirtiendo en un caniche.
    Toda su cara se iluminó, sus oscuros ojos riendo, su sinuosa boca suave y bella. Anhelaba besarla otra vez, pero en cambio le arrojó un par de tejanos.
    – Deja de reírte de mí y vístete.
    – ¿Un caniche? ¿Alguna vez has visto a un caniche? -Se peinó con los dedos sonriéndole-. Yo tengo el cabello como uno, tal vez podamos formar una pareja -La luz del sol se derramaba a su alrededor, suaves rayos que apenas se filtraban a través de la canopia pero lograban encontrarla, eran atraídos por ella de la misma forma que él. Se veía radiante, llena de alegría.
    La noche anterior había estado tan lleno de dolor, vergüenza y furia. Con unas pocas horas de felicidad, ella había sacudido su mundo, lo había cambiado para que sólo pudiera sentir regocijo, risa y un placer paradisíaco.
    – Me estás tentando, mujer, y voy a tirarte nuevamente en la cama.
    Ella enarcó una ceja.
    – Dudo estar en ningún peligro cuando recién te estabas quejando acerca de tu vitalidad. Macho cobarde.
    Le hizo una zancadilla, tirándola nuevamente sobre el colchón, y arrojándose encima. Ella se estaba riendo tanto que apenas podía respirar. Presionó su erección contra ella, frotándose hacia atrás y hacia delante para mostrarle lo que significaba la vitalidad. Rachael no pareció muy impresionada, siguió riéndose hasta que la detuvo con sus besos.
    El whoop, whoop de advertencia de los pájaros justo afuera en la baranda del porche lo forzó a dejar la tentación de su cuerpo. Ella se quedó tendida en la cama, la risa desvaneciéndose a una sonrisa mientras lo miraba. Algo en esa misteriosa, femenina sonrisa hizo que el corazón le retumbara en el pecho.
    Deliberadamente ella empezó a subirse los tejanos lentamente sobre las piernas desnudas, contoneándose para subirlos por las caderas y el trasero desnudo. Los dejo abiertos exponiendo el triangulo de pequeños rizos negros. Se quedo de pie allí con los pechos desnudos irguiéndose hacia el en una invitación.
    – No puedo encontrar mi camisa.
    El tenía la boca seca.
    – Tú, desvergonzada buscona. Me estas provocando deliberadamente -Estrujó con los dedos la tela de la camisa, bebiéndosela con la mirada.
    – ¿Está funcionando?
    – Maldita sea, claro que si. Ponte la camisa antes de que escandalicemos al pobre Kim.
    Rachael pareció alarmada.
    – ¿Kim? ¿El guía? -Estiró la mano para tomar la camisa.
    La retuvo contra su pecho.
    – Ven a buscarla.
    Rachael fue sin dudarlo, deslizó un brazo alrededor de su cuello, presionando los senos contra el pecho de él mientras le metía la otra mano entre las piernas y comenzaba a acariciarlo, danzando y ahuecando justo a través de la tela de los tejanos. Tenía los labios en su cuello, la lengua rodando en una pequeña y deliberada caricia. Rio se frotó contra la mano, deseándola otra vez con tal urgencia que era como si nunca le hubiera hecho el amor. O como si su cuerpo recordara cada mágico momento y estuviera obsesionado.
    Franz tosió una advertencia. Rio gimió y la envolvió en la camisa, abrochándola rápidamente. Era lo único sensato que podía hacer. Descalzo, la llevó con él hacia el porche para esperar a su invitado.
    Rachael miró hacia abajo para ver a Kim trepando al árbol. No era tan rápido ni eficiente como Rio, pero era seguro y firme. Se encaramó a las ramas más bajas y subió hasta donde estaban ellos.
    – ¿Qué te trae tan lejos de casa? -lo saludó Rio.
    – Me envía mi padre con noticias y quería contarles acerca del hombre del grupo de la iglesia que estaba desaparecido -Kim le sonrió a Rachael-. Se ve mucho mejor, Miss Rachael. ¿Cómo esta su pierna?
    – Está mucho mejor, Kim. Veo que tú estás bien. Odio admitirlo, y que no se entere tu hermano, pero su ungüento verde funcionó.
    Kim asintió seriamente, deseando ser un conspirador.
    – Tama es famoso por sus habilidades curativas. Aunque tenía una mala apariencia, ¿verdad? -Intercambió una mirada de entendimiento con ella.
    – ¿Qué hombre logró escapar de los bandidos? -preguntó Rachael.
    – El llamado Duncan Powell.
    Recordaba bien a Duncan. Era muy reservado, pero siempre muy correcto.
    – Espero que haya podido escapar a salvo.
    – Es lo que ambos necesitan saber. El hombre que escapó por su cuenta de Thomas era uno de tu clase, Rio. Cambió a la forma de un gato y aporreó a un guardia, escapando hacia el bosque. Ninguno de los hombres de Thomas habla de ello, pero dos de los del grupo de la iglesia vieron la sombra del leopardo en las rocas. Dijeron que vieron al guardia desgarrado y que era a causa de un gran gato.
    – Los hombres son muy supersticiosos -le explicó Rio a Rachael-. Creen que los gatos más grandes son deidades. Los leopardos son raros en estos bosques, así que ver uno, especialmente atacando a un guardia de noche significa muchas cosas para ellos. Desafortunadamente, también atraerá a los cazadores furtivos. Lo más seguro es que se hable del ataque y el incidente crecerá hasta convertirse en múltiples incidentes y el cotilleo será que tenemos un asesino de hombres en nuestras manos -Rio suspiró y se pasó las manos por el cabello-. Sin embargo madito sea ese idiota. Podría haber salido del campamento sin haber sido visto y nadie hubiera sido noticia
    – El guardia lo había golpeado -dijo Kim
    Una sonrisa sin humor curvó la boca de Rio.
    – Nunca olvidamos, ese es un rasgo de nuestra gente.
    – Lo más probable es que venga por aquí -señaló Kim.
    – Está muerto -dijo Rio abruptamente-. Trató de matarnos un par de noches atrás, llevé a Rachael a un lugar seguro y lo rastreé. Está muerto. Drake destruyó el cuerpo. ¿Has oído algo sobre la incursión de anoche? Entiendo que Drake fue herido. No he oído nada en la radio. ¿Cuán mal está?
    – Perdió mucha sangre y tenía la pierna rota. Lo mandaron volando a un hospital para que lo operaran. Uno de los doctores de tu gente esta intentando reparar el daño. Vivirá, pero no sé si podrán salvarle la pierna.
    Rachael colocó una mano en el hombro de Rio cuando lo escuchó jurar en voz baja.
    – Es fuerte, Rio.
    – Ningún hombre quiere perder la pierna.
    Le pasó los dedos por la nuca en un suave masaje.
    – No, no quieren. Tengamos esperanzas que no ocurra.
    Frotó su rostro contra el brazo de Rio, de forma similar a un gato demostrando afecto.
    – Kim, Rio me dijo que un hombre llamado Joshua fue herido anoche también. ¿Has oído algo acerca de él?
    – Va a estar en reposo un largo tiempo, pero se recuperara.
    – ¿Por qué te mandó tu padre con nosotros? -preguntó Rio abruptamente.
    – Hay una gran partida moviéndose a través del bosque, Rio -La cara de Kim era abierta y amistosa, pero había un indicio de sombras en sus ojos-. Un hombre vino a nuestro pueblo buscando el consejo de mi padre. Dijo que necesitaba ayuda, que hacía investigaciones médicas y estaba buscando una variedad de planta para su trabajo. Conocía todas las antiguas tradiciones. Era muy respetuoso y le regaló un arpón a mi padre.
    Rio levantó la cabeza. Rachael podía ver su ceño.
    – ¿Le dió un arpón a tu padre?
    – Era viejo, muy viejo. Y era uno de los nuestros. Afirmó que el arpón había pertenecido a su familia por dos generaciones. Que les fue dado en honor a su abuelo por salvar la vida de un niño, y que si era devuelto, la deuda de honor le sería saldada.
    – ¿Ese hombre es un doctor?
    Kim negó con la cabeza.
    – No lo creo. Creo que no está diciendo la verdad. Solicitó un guía y mi padre mandó a Tama con él y luego me mandó a mí a encontrarte. Mi padre cree que este hombre está buscando a Miss Rachael.
    – ¿Por qué pensaría eso? -Preguntó Rachael-. ¿Preguntó por mí?
    – Mi padre tuvo una visión. Vió a este hombre parado al lado suyo con un arma en la mano. Me mandó a advertirle a Rio -Kim miró a Rachael-. Veo duda en sus ojos, Miss Rachael. No desmerezca las visiones de mi padre por no haber experimentado tales cosas. Ha mantenido a nuestra gente a salvo por muchos años.
    – Es un poderoso hombre de medicina -añadió Rio-. No dejaré que le suceda nada a Rachael, Kim. Gracias por advertirnos. Has andado un largo camino. Entra y bebe algo. Puedo preparar algo para comer.
    Kim entro en la casa y miró a través de la habitación hacia la cama destendida. Rachael notó que se ruborizaba. Rio entrelazó los dedos con los de ella y atrajo su mano hacia la boca, mordiéndola gentilmente con los dientes antes de depositar un beso en sus nudillos.
    – ¿Este doctor tiene un gran grupo con él?
    Kim asintió.
    – Muchos hombres. Todos armados. ¿Para que necesitara armas un grupo de investigación? ¿Dónde conseguirían ese tipo de armas recién llegados al país? Debe haber habido un intercambio de dinero, mucho dinero, para que este hombre pudiera tener estas armas a su disposición. Tienen suficientes suministros como para varias semanas. El equipaje es de lo mejor. Quien quiera que sea, tiene dinero y no le importa gastarlo. No hay mujeres con ellos, y eso es una mala señal. Todos los hombres de su grupo son guerreros.
    Rio se llevó la mano de Rachael al corazón. Ella no lo miró. Estaba mirando el bosque a través de la puerta. Había añoranza y tristeza en su rostro. Captó el brillo de lágrimas en sus ojos. Rio se presionó la mano más fuerte contra el pecho.
    – Esto no cambia nada, Rachael.
    – Lo cambia todo. Sabes que es así. Sabes quien es él. Nunca pensé que llegaría tan lejos -Se le ahogó la voz por las lágrimas.
    – Rachael, este es mi mundo. Si tengo que…
    – ¡No! No te atrevas a tocarlo. No te acerques a él -Había una nota ferozmente protectora en su voz-. No tienes idea de lo que ha sacrificado por mí. Con lo que ha tenido que lidiar toda su vida. No te atrevas a juzgarlo -Rachael se apartó y fue hacia la puerta para pararse en el borde del porche, mirando hacia el bosque.

CAPÍTULO 15

    No había ningún modo de hacer que Río lo entendiera. Nadie podía entenderlo. Rachael no estaba segura de entenderlo tampoco. La desesperación la golpeó en oleadas. Sabía que no podía quedarse con Rio. Lo había querido, había deseado compartir su vida casi desde el primer instante que él le habló. No habia querido que sucediera, pero había sucedido. Con Rio había vislumbrado lo que podría ser tener un verdadero compañero con el que compartir la vida. El compañero de su alma.
    Cerró los ojos y permaneció de pie al borde de la terraza, escuchando la cadencia tranquilizadora de la lluvia. Aspiró el aroma del bosque. El bosque la llamaba. La tentaba con susurros de libertad. No podía tener a Rio. Lo aceptaba. No estaba dispuesta a hacer que lo mataran. Nadie entendía el milagro que él representaba. Era un hombre bueno que se preocupaba por los suyos, por el bosque, por el lugar en el que vivía. Era amable, noble y compasivo. Para ella había sido un tesoro inesperado en medio de ese bello lugar.
    Lo único que ella le había dado a cambio era peligro. Suspiró y cerró los dedos en torno a la barandilla deseando expresar su profundo dolor. No se atrevía a hacerlo. Si empezaba a llorar no iba a poder parar nunca de hacerlo.
    La llamada llego otra vez, y algo profundamente dentro de ella contestó, creciendo en poder. Hasta que el viento le acarició la piel, no lo comprendió. La vida salvaje la llamaba cada vez con más fuerza, rugiendose en su interior, insistiendo en que la escuchara. Su visión cambio, se aclaró, oleadas de dolor inundaron su vista. Rayas de color rojo, amarillo y azul. Los olores explotaron como burbujas de información. Distinguía el olor de cada una de las flores y frutas, incluso podía distinguir las criaturas en los árboles por el olfato.
    Empezó a picarle la piel y la ropa le molestaba. Se quitó la camisa y la tiró. Sus músculos ya se estaban estirando. Se le encorvó la columna vertebral y cayó al suelo de la terraza. Se encontró tirada sobre el estómago mirando las tablas de madera del suelo mientras su cuerpo parecía tener vida propia. La tela le arañaba la piel. Desesperada, se arrancó los botones. Solo tardó un instante en quitarse los vaqueros y deshacerse de ellos. El dolor en su pierna herida se hizo insoportable mientras los músculos se contraían, se estiraban y se retorcían. Los ligamentos saltaron. Verdaderamente podía oir el sonido que producía su cuerpo al cambiar.
    La pena era aplastante. Sufría por lo que no podía tener. Pero tenía esto; su otro yo. Luchando por ayudarla, por liberarla, por protegerla del dolor en un mundo que no podía controlar ni poseer. Le picaba la piel y los dedos se curvaron. La piel pareció desgarrarse, el hocico se extendió para dar cabida a los dientes. Las piernas se doblaron y estiraron, las pantorrillas le dolieron y los tobillos ardían. Unas garras curvadas saltaron de entre sus dedos, permitiendole sujetarse al suelo de madera.
    Debería haber estado asustada. No era una sensación agradable estar tirada en el suelo, con todos los músculos y tendones estallando y crujiendo. No le importó, le dio la bienvenida al cambio, a la oportunidad de ser alguien diferente. Tener la oportunidad de ser algo más. El bosque surgía con renovado vigor, un mundo nuevo cuando ella carecía de ningún otro. Cuando no pertenecía a ningún lugar; el leopardo levantó la cabeza por primera vez e inspeccionó su reino. Los sonido venían de todas partes. Información que le era transmitida por los pelos del hocico. Olores y crujidos intrigantes. En realidad discernía las distancias entre uno objeto y otro. Era apasionante, emocionante incluso.
    Rachael se levantó tambaleante, volvió a caer y lo intentó de nuevo. Se estiró con languidez, sintiendo la enorme fuerza que le recorria el cuerpo como si fuera acero. Solo había tardado un breve minuto, pero le apreció que había tardado toda una vida en deshacerse de su otro yo. Dio unos cautelosos pasos, asombrada, y se cayó. Oyó el murmullo de unas voces a su espalda y el olor de la gente inundó sus pulmones. El impulso de llamar Rio era fuerte, incluso aplastante, y eso la hizo vacilar. La tristeza la inundó, aguda y negra, consumiéndolo todo. Lo apartó de su mente. No podía tenerlo. Con el corazón palpitando saltó a la rama de bajo. Su pierna herida protestó pero se mantuvo firme. No podía hacer caso del punzante dolor y se aferró a lo que el leopardo le ofrecía.
    Las garras se clavaron en la corteza del árbol cuando vaciló peligrosamente, y luego sintió el ritmo. El ritmo perfecto de la naturaleza. La lluvia, los pájaros, el crujido continuo de las hojas, el susurro de sus músculos. Los latidos de su corazón. Percibió la fuerza que fluía por ella como un regalo. La inundó la alegría, sustituyendo a la desesperación y a la angustia. Saltó de la rama que se bifurcaba, notando como crecía el poder en su interior. Y luego estaba sobre el suelo del bosque, corriendo con una enorme alegria. Corriendo para sentir sus músculos estirandose y sus patas respondiendo como si fueran muelles cuando saltaba sin esfuerzo sobre los troncos caídos de los árboles. Se zambulló en charcos y riachuelos y saltó por encima de terraplenes que de otra forma hubieran sido imposibles de subir.
    La luz del sol moteaba el piso en sitios y se echó encima de los rayos, pegando con sus patas en hojas y agujas de pino, haciéndolos subir en una ducha de vegetación. Persiguió a los ciervos, se subió a los árboles y corrió por entre las ramas, molestando a los pájaros y enervando a los gibones a propósito. Soltó una burbujeante risa de alegria. Se dio la vuelta para decírselo. Rio. Lo recordaba. Recordaba la alegría de tener esta forma y estar corriendo con él. Compartiendo los caminos forestales con él. Frotando su hocico cariñosamente por su enorme cabeza. Habían compartido una vida juntos, un amor intenso y la consiguiente atracción sexual. Lo conocía en esta forma del mismo modo que lo conocía en la forma humana.
    Rachael se detuvo de repente con el corazón palpitando de terror. Estaba sola. Rio no formaba parte de su vida y jamás podría hacerlo. Sin importar la vida que hubieran compartido en otro tiempo y lugar, en este, no era posible. Él no podía adoptar la forma del animal abandonando su lado humano como había decidido hacer ella. Tenía responsabilidades. Lo conocía lo bastante bien como para saber que nunca defraudaría a su gente. El dolor era una pesada carga y ella lo sentía de la misma manera en ambas formas. Saltó a las ramas de un árbol alto, alejado de su casa, apoyó la cabeza en las patas y lloró.

    Río escuchó educadamente a Kim, mirando de reojo de tanto en tanto hacia la ventana. Rachael se había alejado de la puerta abierta y el ya no podía verla. Parecía tan derrotada, no parecía Rachael. Quiso ir con ella, presentía que tenía que ir, pero Kim quería hablarle de la visión de su padre, insistiendo en su importancia, advirtiendo a Rio de que algo no cuadraba en la partida que buscaba plantas medicinales en el bosque.
    – Sabía todos los nombres de todas las plantas y sus propiedades -explicó Kim con su forma lenta y pensativa de hablar-. Mi padre no sabe por qué tuvo esa visión cuando está claro que el hombre conoce bien los caminos del bosque.
    Río dio un paso hacia la puerta, moviendose ligeramente en un esfuerzo por intentar ver a Rachael.
    – Muchos hombres entran el el bosque, conocen los caminos, pero no los respetan, Kim. Es posible que ese hombre sea uno de ellos. ¿Pudiera ser un cazador furtivo que anda tras la piel de algún animal o de los elefantes?
    Si tuviera más información podría jusgar mejor si se presenta algún problema.
    Kim tambien avanzó un paso.
    – Puede. Tenía bastantes armas.
    – Tama nunca lo conduciría hasta aquí, sobre todo si la partida es un grupo de cazadores furtivos. La deuda de honor no se lo permitiría.
    – No, pero si es algo más que un furtivo, si su apuesta es mayor, si se trata de la mujer o de ti, Tama no lo sabrá hasta que sea demasiado tarde.
    – ¿Había algo en la visión de tu padre que indicara que cualquiera de nosotros está en peligro? Si había algo más tienes que decírmelo, Kim -Rio dio otro paso hacia la puerta. Su corazón empezó a palpitar y se le secó la boca.
    – A mi padre le inquietó tanto lo que vio que me envió aquí. No consiguió interpretar del todo la visión. Presentía que había mucho peligro, pero no sabía si era por el hombre, por ti o por la mujer. Dijo que debía venir a avisarte.
    – Gracias, Kim, dile a tu padre que le felicito, que aprecio su advertencia y que le prestaré atención.
    En la terraza todo estaba demasiado tranquilo. En el bosque se hizo un repentino silencio y luego las criaturas empezaron a avisarse desesperadamente. Rio se puso rígido, juró por lo bajo, elocuentemente y repetidamente.
    – Se ha ido -pronunció esas tres palabras para probarlas. Para creerselo. Una cólera tormentosa se apoderó de él, conmocionandole, destructiva e irracional. Se lo esperaba- Rachael -pronunció su nombre como si fuera un talismán, para que le ayudara a pensar, a devolverle el ingenio ahora que necesitaba mantener la mente fría.
    – ¿Qué sucede, Río? -preguntó Kim, retrocediendo un paso. Reconocía el peligro cuando lo veía, cuando lo sentía. La cara de Rio era una máscara, le brilaban los ojos y el peligro emanaba de cada poro de su piel.
    – Es Han Vol Dan. Maldita sea, ha ido directa hacia Han Vol Dan. Su pierna todavía no está curada. Le dije que no lo hiciera, pero tiene que hacer lo que se le da la gana, tanto si es lógico como si no -estaba furioso. Completamente furioso. No tenía nada que ver con el miedo de ella, era por su seguridad, por su pierna herida o porque podía haberla perdido. O puede que le hubiera abandonado. Apretó los puños con fuerza, intentando apartar el rugido de su cabeza-. No está segura en el bosque.
    Kim simplemente lo miró.
    – Ha descubierto su verdadero yo. Sabrá cuidar de si misma.
    – No es tan sencillo. No podemos permanecer en la misma forma demasiado tiempo -Rio se desprendió de los vaqueros a toda velocidad-. Gracias por el aviso. Permanece lejos de ese hombre. Si es quien creo que es, es muy peligroso. Dále las gracias a tu padre. Buena suerte, Kim -estaba siendo descortés con un hombre educado en la tradición, el ritual y sobre todo la cortesía, por no le importó. Lo único que importaba era encontrar a Rachael y traerla de regreso sana y salva.
    – Buena caza -Kim miró hacia otro lado, con educación, mientras Rio saltaba a las ramas cambiando de forma al mismo tiempo, sacando las garras para sujetarse.
    Empezó a seguir los sonidos y los silencios del bosque. Conocía cada árbol de su reino. La iba a encontrar. Tenía que encontrarla. El mal humor del leopardo se arremolinó, haciendole doblemente peligroso, de modo que los animales se apartaban de su camino inmediatamente, al percibir su estado de ánimo.
    Casi voló a través de los árboles, saltando ramas y arbustos. Sólo se permitio levantar la cara y olfatear el viento. No había señales de gente en su territorio, pero esto no significaba que no vinieran. Thomas estaba obligado a enviar una partida tras él. Lo hacía de vez en cuando, esperando encontrar su casa. Los cazadores furtivos a menudo venían al área, peinando los bosques de Malasia, Borneo e Indochina en busca de osos malayos, leopardos, elefantes e incluso rinocerontes, el más protegido de sus animales. Y también venían equipos de investigación. Ecologistas. Veterinarios que rastreaban a los elefantes y los contaban. Y la última partida de investigadores probablemente no eran tales. Se movió furtivamente por el bosque, sabiendo por el lenguaje de los árboles y del cielo, que ella no estaba demasiado lejos, delante de él.
    Saltó sobre los mismos troncos caídos, inhalando su olor, chapoteó por los mismos riachuelos. Vio las marcas en las hojas. Sabía lo que estaba sintiendo ella, la alegría indescriptible de libertad para los sentidos, dando libertad a la naturaleza salvaje y dominante. Era una tentación vivir salvaje y sin responsabilidades. Cada uno de ellos tenía que enfrentarse al señuelo del bosque y aceptar lo que eran. Ni lo uno ni lo otro, si no ambas cosas. Una especie capaz de cambiar de forma, con obligaciones y responsabilidades.
    Pisó suavemente por los árboles, sabiendo que estaba acortando la distancia que le separaba de ella. Su olor era embriagador, provocativo, muy de Rachael. El bosque se fue quedando en silencio mientras las sombras se alargaban. Habían dormido buena parte del día y ahora estaba cayendo el crepúsculo. Quería encontrarla antes de que la seducción de la noche pudiera tocarla.
    Río sintió su presencia mucho antes de verla. Estaba en la horquilla formada por dos ramas, relajada y elegante y tan atractiva en su forma de leopardo como lo era en la humana. Ella se sentó en silencio, evitando mirarle, con los ojos perdidos, pero supo que estaba concentrada. Tenía las orejas erguidas, despiertas y su cuerpo estaba tenso. Él abrió bien los ojos y echó las orejas hacia delante, arqueando la espalda mientras se tiraba encima de un montón de hojas y ramitas, dispersándolas en todas direcciones. Para atraerla levantó la cola mientras saltaba hacia ella, cayendo encima y manteníendo la cola en posición de gancho.
    Un instinto por mucho tiempo enterrado recordó la juguetona invitación. Rachael se levantó despacio y, sin hacer caso del latido de advertencia de su pata, saltó al suelo. Inmediatamente el gran leopardo macho le acercó el hocico frotando su cuerpo más pequeño, con el suyo. Ella pegó su nariz con la suya y le lamió la piel. Las sensaciones le parecieron asombrosas, incluso la rugosa lengua le proporcionaba información.
    Se dio la vuelta y echó a correr, mirando por encima de su hombro en una obvia invitación a que la persiguiera. Él lo hizo rápidamente, convirtiendose en un borrón en movimiento, casi chocando contra ella cuando se puso a su lado, obligándola a correr en otra dirección. Rachael, metida en el cuerpo del leopardo, se rio y pasó por debajo de un árbol caído, esperó a que se reuniera con ella, él la embistió. Rodaron sobre la suave vegetación, volvieron a levantarse y echaron a correr otra vez. El macho la golpeó con los hombros varias veces, para que corriera en la dirección elegida por él.
    Se metieron los dos en charcos, haciendo saltar gotas de agua. Se hocicaron el uno al otro junto a un enorme frutal con cien murciélagos mirandoles desde arriba. Los dos leopardos llegaron a la sombra de los altos árboles y persiguieron una manada de ciervos. Él frotaba continuamente su cuerpo con el de ella, hocicándo y lamiendole la piel, obligándola a seguir moviéndose cuando ella hubiera deseado tumbarse.
    La pierna le ardía y jadeaba por tanta diversión y juegos. Intentó hecharse sobre la tierra dos veces, para indicar su deseo de algo más. Las dos veces el hombro más fuerte del macho, golpeó el suyo. Le gruñó, él le devolvió el gruñido y la empujó hasta casi derribarla. Era demasiado fuerte. Rachael empezó a sentir desconfianza. Estaba cojeando y haciendo todo lo posible por no apoyarse en la pata herida. A pesar de todo, él siguió empujándola. Miró a su alrededor y se dio cuenta de que conocía la zona. Rio la había llevado a casa.
    Empezó a dar vueltas, gruñendo, separando las orejas, golpeándole con la pata. Él se apartaba veloz como un rayo, bailando lejos de ella y luego separándose, golpeándola con las patas hasta que ella se tumbó intentando recuperar el aliento. De inmediato él estuvo encima, sujetándola, con los dientes en su hombro. Continuó manteniéndola quieta y esperó.
    Rachael sabía lo que quería. Lo que exigía de ella. Quería que volviera a su forma anterior. Le gruñó con cabezonería, enseñándole los dientes para demostrar su enojo. Esa posición sumisa la molestaba, pero además la hacia sentirse vulnerable y temerosa. Intentó aguantar pero sabía que el no iba a desistir. La mordió en el hombro con mayor fuerza, su cálido aliento le acarició el cuello.
    Furiosa, Ráchale buscó su inteligencia, su cerebro humano, su cuerpo humano. Puede que Rio fuera superior a ella en la forma de leopardo macho, pero no podía dominara siendo ella una mujer. Debería haberse dado cuenta de que estaba volviendo a casa. Debería haber sabido lo que estaba pensando y deberia haber tomado medidas para detenerlo.
    Ya podía sentir el principio del cambio. No lo deseaba. No quería volver a la forma humana y enfrentarse a lo que iba a ser su futuro, no después de haber corrido libre por el bosque; pero ya era demasiado tarde. Lo notó primero en la cabeza. La necesidad de tener su cuerpo humano. Notó como se le contraían los músculos y la repentina quemazón en la pierna. Oyó que un grito escapaba de su garganta, medio humano, medio animal, mientras el dolor de su hombro iba en aumento.
    Río la liberó inmediatamente, pero no cometió el error de alejarse. El enorme leopardo permaneció sobre ella hasta que ella termino con el milagro del cambio y quedó acostada debajo de él en forma humana. Estaba boca abajo en la tierra, con los hombros temblando ligeramente, y él supo que estaba llorando. La tocó con el hocico para tranquilizarla.
    Rachael se apartó, fusilándole con la mirada, con los ojos lanzando destellos de furia. Golpeó al leopardo macho, sin importarle que este pudiera arrancarle la garganta. Sin importarle que los leopardos fueran famosos por su mal carácter. Rio se apartó de ella de un salto, cambiando de forma al mismo tiempo y sujetandole las muñecas cuando fue por él. Cayeron los dos al suelo, inmovilizándola de modo que su cuerpo, más grande, apretara el de ella contra la gruesa alfombra de vegetación.
    – Cálmate, Rachael -contuvo una carcaja. Los últimos rayos de sol le daban en la cara, haciendo brillar suavemente el sudor de su cuerpo. Hojas y ramitas decoraban los revueltos rizos y estaba rodeada de una brillante aura. Irradiaba fuerza y sensualidad. No podia evitar verla así. Le hacía feliz incluso ahora, que era evidente que deseaba arrancarle los ojos- ¿De verdad pensaste que me iba a esconder en un agujero y a vivir una vida miserable sin ti? ¿Qué clase de hombre crees que soy?
    – Un idiota, eso es lo que eres -escupió, aunque sus palabras provenían de su ira. Lo odiaba, odiaba que pudiera hacer desaparecer su cólera con unas cuantas palabras dulces, unos ojos brillantes, tan hambrientos cuando la miraba, y su boca pecaminosamente ardiente-. Maldito seas, Rio -le rodeó el cuello con los brazos y le besó.
    Un relámpago atravesó sus venas, recorrió su torrente sanguínea. Estaba vivo de nuevo, el corazón le latía y le funcionaban los pulmones. Levantó la cabeza, sus ojos verdes ardían en su cara.
    – Maldita seas tú, Rachael. Me abandonaste. Me hiciste sentir y luego me dejaste. Ni siquiera tuviste el coraje de discutirlo conmigo primero. Maldita seas por eso -la sujetó de la cabeza y la devoró. Un beso tras otro.
    Ella degustó su cólera. Era caliente, picante y feroz. Degustó su amor. Tierno, hambriento e intenso. Y quería tenerlo. Siempre. Para siempre. Todo el tiempo que pudiera.
    Rachael se tumbó sobre las agujas de pino mirando su adorado rostro.
    – Lo siento Rio. No quería hacerte daño. Debería haber tenido el valor de hablarlo contigo. Pensé que podría vivir aquí, en el bosque, con mi otra forma. Me apreció que ellos no podrían encontrarme si estaba en la forma de leopardo. Al menos podría seguir estando cerca de ti.
    Él sacudió la cabeza.
    – Si tú eres una de nosotros, también lo es tu hermano. El francotirador al que llaman Duncan, él tuvo que ser quien puso la cobra en tu cuarto antes de que siguieras el rio. Y tuvo que ser quien intentó matarte hace un par de noches. Se convirtió en leopardo. Solo algunos de nosotros en todo el mundo podemos hacer algo así. Tenía que saber que tú podías. Iban a traer cazadores que finalmente te matarían. No podemos huir asustados. Si algo he aprendido en esta vida es que tenemos que ser más inteligentes.
    Las agujas se le clavaban en la piel desnuda. Se levantó con cuidado. Era más fácil andar por el bosque en forma de leopardo que en forma humana.
    – No quiero que sufras.
    – ¿Y crees que tu hermano intentará hacerme daño? -la cogió de la mano, tirando de ella hasta que le acompañó hasta la casa. Le quitó ramitas y hojas del pelo y las tiró.
    Ella le dirigió una pequeña sonrisa.
    – Me siento un poco como Adan y Eva.
    Su mano apretó las suyas.
    – Tienes que dirigirte a mi antes que a él. No quiero hacerle daño, pero tienes que darme algo con lo que trabajar, Rachael. O confias en mí o no.
    Ella estaba de pie junto al tronco del gran árbol, mirando la copa entre la que se ocultaba su casa.
    – ¿Crees que es un asunto de confianza?
    Él apoyó la palma de su mano sobre su trasero, ayudándola a subir a las ramas inferiores. Ella escalo usando las plantas trepadoras que colgaban como lianas. Rio se mantuvo apartado, mirando su cuerpo, los músculos, las curvas y los huecos. Tenía un hermoso trasero. Sonrió abiertamente mientras saltaba con agilidad a la rama inferior, cogió la planta trepadora poniendo las manos por encima de las de ella y encajonando su cuerpo entre el suyo propio y el tronco del árbol. Se apretó contra ella, imitando la actitud de un felino dominante, pellizcándole el hombro con los dientes y lanzandole el aliento a la nuca.
    – Sé que es un asunto de confianza.
    En vez de apartarse o ponerse rígida como él esperaba que hiciera, Rachael se recostó contra él, frotando su trasero contra su excitación.
    – Confío en ti, de verdad. Te confío hasta la vida. Estoy aquí contigo. Te he elegido. Siempre te he escogido.
    Y lo había hecho. Lo sabía. Siempre le habido escogido a él y siempre le escogería.
    – ¿Tú no lo sientes Rio? Siempre hemos estado juntos. Lo sé. En otra parte, en un lugar mejor.
    Él movió la cabeza, empujándola hasta la casa.
    – El lugar no era distinto Rachael. Siempre hubo sangre y balas y cosas a las que temer. Pero nos enfrentamos juntos a ellas. Eso es lo que hacemos. Vivimos nuestra vida lo mejor que podemos, unidos, enfrentándonos a lo que se interpone en nuestro camino.
    Ella subio hasta la varanda. Su ropa estaba en un montón en el lugar donde se había desnudado. Recogió la camisa, se la entregó.
    – Le quiero, Rio. Sé que ha hecho cosas horribles. La gente piensa que es un monstruo y que yo debo ayudarles a destruirlo. Pero no puedo. No lo haré. Sé que es lo que le hizo ser como es -se puso la camisa muy despacio. Rio la cerró. Al parcecer todo llevaba a Rio-. ¿De verdad piensas que estuvimos juntos en otro tiempo?
    Sus verdes y brillantes ojos la miraron.
    – ¿Tú no?
    Ella se apoyó contra la silla y le sonrió.
    – Creo que eres hermoso, Rio. También entonces lo pensaba, fuera donde fuera que estuvieramos. Lo recuerdo muy bien.
    Se acercó hasta pegar su cuerpo con el de ella. Anchos y musculosos hombros y una fuerza increíble. La sujetó de la barbilla e inclinó su cara sobre la de ella. En sus ojos no se veía ninguna sonrisa.
    – No vuelvas a hacerlo. No me abandones. Fue como si me arrancaras el corazón con las manos -se sintió estúpido al decirlo. No escribía poesía y no conocía nada sobre el amor, pero tenía que encontrar la forma de obligarla a entender la enormidad de lo que había hecho.
    Ella levantó la mano para acariciarle la cara, con ternura.
    – No lo haré, Rio. Si tú estás dispuesto a arriesgarte, me quedaré aquí, contigo -se apartó cuando él extendió una mano hacia ella-. Quiero que lo sepas todo antes de decidir.
    – Rachael -pronunció su nombre con reverencia-, ya lo he decidido. Te desearía en mi vida en cualquier circunstancia. Me tumbo a tu lado por las noches y me pregunto si te amaría aunque no pudieramos volver a tener sexo. Tengo que confesarte que el sexo contigo es asombroso. Me encanta y pienso mucho en ello.
    – ¡Menuda sorpresa! -esbozó una pequeña sonrisa.
    – El asunto es que te quiero en mi vida y en mi cama. Quiero tus risas y tu carácter. Eres tú, no tu pasado; ni siquiera tu cuerpo por fascinante que sea -su mano le rozó la curva del pecho-, y no es que lo quiera distinto.
    – Mi hermano y yo heredamos un imperio de la droga.
    Su mirada permaneció fija en su cara. Sintió como si le hubieran dado un puñetazo en el estómago, pero no se estremeció. No cambió de expresión. Ella se lo esperaba. Esperaba el rechazo. Que se rebelara. Él ni siquiera parapadeó.
    Ella esperó en silencio su reacción. Su repugnancia. Se le secó la boca por el miedo a perderlo pero siguió hablando. Tenía que saberlo. Se merecía la verdad. Rachael extendió las manos ante ella.
    – La realidad es peor de lo que se ve en las películas, Rio. Están los campos, los trabajadores y los laboratorios. La provisión de cocaína es infinita. Hay armas, asesinatos y traición. Vivimos en una casa que tiene todo lo que el dinero puede comprar. Llevamos la mejor ropa y tenemos las mejores joyas. Los coches son rápidos y potentes y el modo de vivir es decadente. Podemos tener todo lo que deseemos. Sobre todo si te olvidas de los guardaespaldas y los guardias en las puertas. Si pasas por alto la corrupción de los funcionarios y la vigilancia en los apartamentos y los asesinatos cuando algún pobre intenta robar para alimentar a su familia. Cuando puedes ignorar a los adictos y a las mujeres que venden sus cuerpos y a sus hijos. Si puedes hacer eso, entonces supongo que es una vida maravillosa.
    Se apartó de él, incapaz de sostener su mirada. No podía ni mirarse a sí misma.
    – Esa es mi herencia, Rio. Es lo que acabó con mis padres -Rachael tanteó buscando la silla que estaba a su espalda. Le dolía la pierna y le ardía por haber abusado de ella, pero no era eso lo que hacía que le temblaran las piernas- Mi hermano me dijo que nuestro padre se enamoró de nuestra madre y que quiso retirarse del negocio. Cuando lo averiguara, le abandonaría, de modo que quería ser legal. No tengo ni idea de porque nos fuimos de Sudamérica, pero seguimos teniendo propiedades allí y en Florida -se hundió en la silla, agradecida por poder descansar la pierna-. Supongo que pensó que las cosas podían ser distintas en Florida, pero el negocio también estaba allí. Hiciera lo que hiciera, no podía cambiar nada.
    Río preparó una copa. Podía ver el dolor que la consumía. Dos niños pequeños lanzados en medio de un mundo lleno de violencia. Conocía las estrictas reglas de la sociedad en la que su madre había crecido. Debió intentar educar a sus hijos su ética, su honor y su integridad. Le entregó la bebida y se sentó en el suelo, tomando la pierna herida entre sus manos.
    Rachael le miró a la cara. No vio que la estuviera condenando. En la expresión de su rostro solo había aceptación. Sus ojos estaban llenos de compasión y tuvo que apartar la vista de ellos. Las lágrimas quemaban, deseando salir. No se atrevía a empezar a llorar. Temía que si lo hacía no fuera capaz de detenerse nunca.
    Bebió unos sorbos del frío néctar, intentando pensar como decírselo. Qué decirle. Nunca se lo había contado a nadie. La gente moría por tener la clase de información que tenía. Los dedos de Rio eran suaves mientras le acariciaba la pierna, levantándola para examinar las heridas de colmillos. Sus manos eran seguras y no temblaban, y el corazón le dio un pequeño vuelco. Le acarició la parte de arriba de la cabeza, el grueso pelo.
    – Eres un buen hombre, Rio. No permitas que ni los ancianos ni nadie te diga lo contrario.
    Lo decía de todo corazón. Rio se inclinó para presionar sus labios en la cicatriz más grande.
    – ¿Qué te sucedió Rachael? ¿Qué le sucedió a tu hermano?
    – El negocio lo controlaban mi padre y mi tío Armando. Eran gemelos, ¿sabes? Pensabamos que estaban muy unidos. Pasábamos mucho tiempo con él y venía a cenar con nosotros continuamente. Trataba a Elijah como si fuera su propio hijo. Incluso le llevaba a los partidos y a los Everglades. Creíamos que nos quería. Desde luego actuaba como si así fuera. Nunca oí que Armando y Antonio se pelearan. Ni una sola vez. Siempre se estaban abrazando, y parecían hacerlo de corazón.
    Río alzó la vista cuando ella guardo silencio otra vez, mirando la copa con el ceño fruncido. Esperó. Fuera cual fuera el trauma que ella hubiera sufrido, tenía paciencia suficiente para esperar el final de la historia. Le estaba confiando cosas que nadie más sabía.
    Rachael suspiró, echó un vistazo hacia la puerta. Las ventanas.
    – ¿Estás seguro de que nadie puede oirnos? -lo preguntó en voz baja, con un susurro fantasmal y en un tono ligeramente infantil-. En nuestra casa siempre hacen barridos para eliminar los dispositivos electrónicos. A veces incluso dos y tres veces el mismo día. Y Elijah les obliga a hacer barridos en todos los coches para evitar que estallen cuando nos metamos en ellos.
    Le rodeó el tobillo con los dedos, queriendo tocarla. Deseando proporcionarle seguridad.
    – Debe ser terrible vivir así, pensando siempre que alguien quiere verte muerto.
    – Tenía nueve años cuando entré en una habitación y vi que estaba asesinando a mis padres. Armando apuñalaba a su hermano una y otra vez. Mi madre ya estaba muerta. Le había cortado la garganta. No había ni un solo lugar en la habitación en el que no hubiera sangre.
    Río pudo notar que ya no estaba con él, volvía a ser una niña, entrando inocentemente en un cuarto, quizá de regreso de la escuela y deseando enseñarles algo a sus padres. Apretó los dedos para apoyarla.
    – Levantó la vista y me vio. Grité. Recuerdo que no podía dejar de gritar. Por mucho que lo intentara no podía dejar de hacerlo. Se acercó a mi con el cuchillo. Tenía sangre por todas partes, en el cuerpo y en las manos. Fue entonces cuando dejé de gritar. Sé que me hubiera matado. No podía hacer otra cosa. Yo era un testigo. Había visto como los asesinaba.
    – ¿Por qué no lo hizo?
    Parecía como si le estuvieran arrancando los dientes. Revelaba algo y luego se callaba. El trauma era profundo y no iba a desaparecer nunca. Sabía que no podía haber sido mejor en los años posteriores con la promesa de un millón de dólares por su cabeza.
    Río la levantó, se sentó en el sillón y la acunó en su regazo. Rachael se acurrucó contra él, buscando la seguridad y la comodidad de sus brazos. Escondió la cara en su garganta.
    – Entró Elijah. Él deseaba más a Elijah vivo que a mi muerta. Armando no tenía familia, nadie que pudiera hacerse cargo de su imperio y que continuara con su trabajo. Se había ganado a Elijah con pequeñas cosas, dejándole ver lo importante que era para él. Permaneció allí de pie, con la sangre de mis padres formando un charco a sus pies, apoyando el cuchillo en mi garganta, y le dijo a Elijah que la elección era suya. O le juraba lealtad y se convertía en su hijo, o me mataba allí mismo.
    – Y Elijah decidió mantenerte viva.
    Ella no podía mirarlo.
    – Nuestras vidas eran un infierno, sobre todo la de Elijah. Armando quiso que Elijah se ensuciara las manos con tanta sangre que ninguno de los dos nos atrevieramos a ir a la policia -sus ojos estaban llenos de lágrimas-, yo sabía que Elijah lo estaba haciendo por mi, para mantenerme con vida, pero no estaba bien. No lo estaba. Debería haberme dejado morir. Yo debería haber tenido el valor de salvarle.
    – ¿Haciendo qué? ¿Morir? -le dio la vuelta a sus manos para pasar el pulgar por encima de las cicatrices de las muñecas, unas cicatrices que él nunca había mencionado-. No podía permitirlo. De manera que se unió al hombre que asesinó a vuestros padres.
    – Y aprendió de él. Y se volvió más fuerte, más poderoso, más frío y más distante cada día.
    Río notó que las lágrimas le mojaban la piel. Rachael se estremeció.
    – Siempre estuvimos muy unidos, pero de repente empezamos a tener unas discusiones terribles. Elijah se volvió muy reservado. No me permitía dejar el complejo. Siempre hacia que alguien estuviera conmigo y todos mis amigos desaparecieron.
    – Se estaba separando de tu tío. Empezando una guerra.
    – Yo tuve un amigo, Tony, el hermano de una amiga. Apenas nos conocíamos el uno al otro. Le conocí en su casa. Había regresado a la ciudad hacía poco. Quedé con él un par de veces y siempre terminó mal. La primera vez resultó ser una emboscada, y la otra supe que al hombre con el que había quedado le había pagado Elijah para sacarme de paseo -la humillación le impedía hablar-. No creo recordar a ningún hombre que se interesara en mí como mujer. La policia quería tener información para atrapar a Elijah, y me parece que se les ocurrió enviar a un agente secreto para enamorarme. Armando quería volver a acercarse a Elijah para poder matarlo. Estaba furioso, muy furioso con Elijah. Ha hecho todo lo que ha podido para intentar asesinarlo.
    – Háblame sobre ese hombre.
    Evitaba mirarle. Ahora Rio ya la conocía, distinguía el más leve síntoma de agitación y angustia. Se acurrucaba más contra su cuerpo, temblando, jadeando con desesperación.
    – A Elijah no le hablé de Tony porque sabía que nunca me permitiría salir sola con él. No podía ir a ninguna parte sola. Parecía un hombre agradable. Su hermana Marcia y yo, éramos buenas amigas. Fue a vivir con ella y cuando fui a visitarla, estaba allí. Al principio solo hablábamos, jugábamos al Scrabble, ese tipo de cosas. Tan solo quería ser normal unas horas, tener un lugar donde no era la hermana de Elijah Lospostos. Donde nadie llevara armas y conspirara para matar a alguien.
    Se pasó las manos por el pelo.
    – No estaba enamorada de Tony. No dormía con él ni le contaba ningún secreto. Nunca hubiera traicionado a Elijah. Nunca iba a abandonarle. Estuve con él todo esos años mientras le obligaban a hacer cosas terribles. No puedo ni contar las veces que Armando me amenazó. Las veces en que me metía un arma en la boca y le gritaba a Elijah, la cantidad de veces que deseé que apretara el gatillo solo para dejar de ver el dolor y la rabia en el rostro de Elijah. Fue una vida horrible hasta que Elijah fue lo bastante fuerte para rebelarse contra él. Pero Armando se escapó. Y luego empezó la guerra y todo volvió a ser un infierno.
    – ¿Por qué se iba a oponer Elijah al hermano de tu amiga?
    – No lo sé, pero no quise que Tony conociera esa parte de mi vida. Marcia no lo sabía. Nos conocimos un día en la biblioteca, terminamos tomando café y nos hicimos buenas amigas. Ella no sabía quien era yo y no quise decirselo. Era una mujer agradable con una familia agradable.
    – ¿A que se dedica?
    – Gracias a Dios es maestra de escuela. Da clases de ciencias en sexto grado. Iba a verla tan a menudo como podía. Su casa era como un santuario para mí. Elijah siempre mandaba a alguien conmigo, pero se quedaba esperando fuera, en el coche. Marcia pensaba que eran mis chóferes. Bromeó sobre eso alguna vez. Y luego su hermano se fue a vivir a su casa. Llegué a conocerlo y era igual de agradable que ella. Un día me preguntó si quería ira a ver una exposición en un museo de arte. Le gustaba mucho el arte -inclinó la cabeza-. Le dije que sí.
    Una repentina frialdad atravesó el cuerpo de Rio. Sabía lo que venía ahora. La muerte era como una sensación, una presencia. Estaba en la habitación. Estaba en sus ojos. La angustia de su mirada no había desaparecido. La apretó más y la meció intentando transmitirle una sensación de paz y consuelo. Habian sido traicionados.
    – Y tu hermano te descubrió.

CAPÍTULO 16

    Rachael inspiró profundamente y exhaló despacio.
    – Fui a casa de Marcia y había guardias en el exterior. Tony y yo nos subimos al coche de Marcia y nos fuimos. Me incliné como si estuviera buscando algo cuando pasamos delante de los guardias para que no me vieran. Durante unas pocas millas pensé que estaba a salvo. Lo siguiente que supe, es que estábamos en medio de una persecución con coches a ambos lados. Eran hombres de Elijah, no de Armando. Los reconocí a todos. Nos obligaron a salir de la carretera. Elijah abrió la puerta y me sacó fuera. Gritaban por todas partes y de pronto Elijah vació el arma en Tony -Se cubrió la cara con las manos.
    Sus sollozos eran desgarradores, y proviniendo de una mujer con un tremendo coraje y control, eran aún más terribles. Rio permanecía con la cabeza contra la suya como meciéndola, con la mente trabajando a toda prisa, tratando de entender porque su hermano la quería muerta tras canjear su honor para mantenerla viva.
    – No podía creer lo que había hecho. Había tanta sangre. Todo al que toco. Todo lo que Elijah había hecho fue por mí. Estaba tan enfadado. Me zarandeó repetidas veces diciéndome que debería haber puesto el arma en mi cabeza.
    Tantas emociones lo devoraban que Rio no sabía que estaba sintiendo. Parte de él quería llorar por ella. Parte de él estaba tan enfadado que quería perseguir a su hermano y a su tío.
    – Rachael, sestrilla. Estuvo bien que vinieses aquí, a mí, a tu casa dónde perteneces -Tomó sus muñecas y llevó las cicatrices hacia su boca- Aquí, conmigo. Cada mañana los pájaros te cantarán. La lluvia tiene bellas canciones y las tocará para nosotros. Este es tu mundo -Se sintió como un maldito tonto pronunciando estas palabras, todavía tan humillado que hubiera aceptado su violento pasado. Ella podía plantearse lo que había hecho y no juzgarlo duramente después de todo lo que había pasado. Le habría recitado un poema si hubiera sabido alguno, sólo para aliviar su sufrimiento.
    – Elijah nunca dejará de buscarme -Tomó su cara entre las manos-. Tendría que saberlo después de todos estos años. Peleó duro trabajando a espaldas de Armando para liberarnos. Era una vida tan terrible, siempre al filo de la muerte. Caminaba por esa fina línea todos los días. Susurrando juntos, pasándonos notas que quemábamos para que nadie supiera lo que planeábamos. Estaba siempre entre mi tío y yo.
    – Tuvo que ser difícil.
    – No tuvimos vida. Todavía estábamos en la escuela pero no podíamos llevar amigos a casa. No podíamos tener amigos. No podíamos confiar en nadie, sólo en nosotros. No hubo citas ni bailes. Vivíamos con un miedo constante. A veces, si Armando creía que Elijah no se encargaba de los negocios, él y sus hombres irrumpían en nuestras habitaciones en medio de la noche. Me arrastraban a la habitación de Elijah poniéndome un cuchillo en la garganta o una pistola en la cabeza. Elijah era tan tranquilo. Nunca lloró. Nunca se aterrorizó. Los miraba a ellos y a mí y entonces le decía a Armando: ¿Qué quieres que haga? -Eso era todo. Y hacía lo que fuera.
    – ¿Por qué te avergüenzas?
    – Vendió drogas. Estoy segura que asesinó. Era tan hermoso, tan lleno de risas. Nunca sonríe. No tiene nada en la vida. Todo por mí. Todo en pago de mi vida. Hubiera estado mejor si me hubieran matado a mí también. Sería libre. Podría escaparse. Tiene la destreza de un camaleón. Nunca lo encontrarían si estuviera sólo.
    – Ha debido ser extraordinario, incluso de adolescente. Me gustaría conocerle. Quizás podríamos resolverlo.
    – ¿Pero no ves por qué no quiero que te acerques a él? Ya no es mi Elijah. Se ha vuelto alguien a quien no conozco. Alguien siniestro, peligroso y retorcido. No puedo decir que sea malvado. Sé que está tratando de salir del negocio de la droga y vender las compañías ilegales. Me prometió que lo haría. Nuestros nombres están en esas compañías. Poseemos todo conjuntamente.
    – Entonces si mueres, todo pasa a ser suyo.
    Ráchale asintió.
    – No me mataría por dinero, Rio, si es eso lo que estás pensando. Sé que no lo haría. Nunca he mirado los libros. Incluso no tengo coche. No me preocupa el dinero y él lo sabe.
    – ¿Es posible que Elijah pague una recompensa para mantenerte viva y tu tío es el que tiene los asesinos a sueldo para matarte? Eso tendría más sentido. Tuviste una pelea con Elijah y te dijo cosas bastante duras, pero ¿por qué querría, de repente, tu tío mantenerte viva? No vales gran cosa para él si no puede utilizarte para amenazar a Elijah.
    Guardó silencio por mucho tiempo, pero sintió como se relajaba un poco.
    – No puedo pensar en eso. No puedo creerlo mientras Elijah acaba de disparar a Tony justo delante de mí. Estaba tan enojado. Nunca lo había visto así. Siempre bajo control, siempre tan calmado en la línea de fuego.
    – ¿Entonces no actuaba como siempre?
    – Ahora parecía peligroso. Realmente lo es. No puedo describírtelo, pero nunca me lo había parecido. Estábamos tan unidos y entonces empezó a apartarme. No quería hablar sobre los negocios. No quería responder a mis preguntas sobre Armando. Insistía que me quedara en casa, dentro, lejos de las ventanas.
    – Quizás temía por tu vida.
    Suspiró y alcanzó la bebida de la pequeña mesa dónde la había dejado. El jugo se sentía frío y refrescante en su dolorida garganta.
    – Siempre temíamos por mi vida. Vivíamos con miedo, era nuestra forma de vida.
    – ¿Pensaste que contándome quien eras tú y tu familia, que no querría saber nada de ti? Rachael, ¿Cómo pudiste pensar eso? -Le ahuecó la cara en su mano, deslizando el pulgar sobre su alto pómulo.
    – Si hubiera tratado de ir a la policía…
    – ¿Por qué no lo hiciste?
    – Por dos razones. Armando tiene policías trabajando para él y no sabemos quienes son, y por supuesto, Elijah está muy involucrado en sus negocios. Así es como Armando consiguió atraparle. Si ensucia lo bastante a Elijah, nunca conseguirá escapar y ellos se necesitarían mutuamente. Armando estuvo dispuesto a matar a su hermano, pero sinceramente quiere al hijo de su hermano. No tiene ningún sentido para mí. Nunca lo entendí. No traicionaría a Elijah por ningún motivo.
    – ¿Y crees que no te perdonaría por eso? No hay nada que perdonar, Rachael -Rio levantó la cabeza tomando aliento- Lo sabe. Tu tío sabe que tu madre era una cambia-formas, y tuvo conocimiento sobre tu hermano.
    – No creo que mi hermano…
    – Me dijiste que estaban muy unidos, Rachael. Antonio y Armando. Si Antonio descubrió que su esposa era una desalojada y se trasladaron a América del Sur para protegerla de los mayores, quizás confió en su hermano. ¿Por qué no? Antonio podría haberle contado a su hermano gemelo por que tenía que trasladar a su familia de Florida tan rápido, especialmente si necesitaba ayuda o si dejaba la gestión de las plantaciones a Armando o contrató a alguien.
    – Supongo que sí. Pero no sé si mi hermano puede cambiar de forma. ¿Por qué no me lo dijo? Hablábamos mucho sobre mamá y papá. ¿No era eso un gran trozo de información para omitir?
    – No si era para protegerte. Dices que tu tío salía con él a solas. Pasaban gran cantidad de tiempo en los Everglades. ¿Qué hacían allí?
    Ella se encogió de hombros.
    – Honestamente no lo sé. Era pequeña. Pensaba que estaban pescando, buceando u observando caimanes. Nunca regresó disgustado.
    Si fueras un niño y pudieras correr libre en los Glades, cambiando de forma y transformándote en algo tan poderoso como un leopardo, ¿no lo harías? Y si hicieras cosas para tu tío, como recoger paquetes, ¿no merecería la pena? Armando se habría dado cuenta del potencial de semejante don. Tendría a un asesino adiestrado, tan silencioso y mortífero que cuando fuera nadie lo vería. Podemos nadar largas distancias y entrar en sitios donde los humanos no pueden. Al principio Elijah habría dado la bienvenida a los viajes. Habría sentido la libertad de correr y convertirse como algo tan poderoso. ¿Puedes verlo?
    Rachael pensó en cómo se sentiría en la forma de tan poderosa criatura. Un adolescente encontraría la experiencia sumamente excitante, embriagadora y adictiva. Si le añadimos la emoción del secreto, habría sido demasiado para un chico dejar escapar la oportunidad.
    – Lo recuerdo viniendo a casa tan excitado tras sus viajes con Armando que apenas podía contenerse. Se encerraba en su habitación y tocaba desenfrenadamente durante horas.
    – Probablemente tu tío lo estaba entrenando, pero Elijah no sabía que era lo que llevaba, o hacía. Era sólo un juego. Amaba y confiaba en tu tío. Encontrar a tus padres asesinados tuvo que ser un terrible golpe para él. Amaba a Armando y al final tuvo que darse cuenta que era y hacía tu tío. La culpabilidad tuvo que ser insoportable.
    Esto trajo un nuevo flujo de lágrimas. Rachael se pegó a él, llorando por su hermano perdido, por su infancia, por todas las cosas que habían hecho y no se podían cambiar. Rio la sujetó entre sus brazos, ofreciéndole confort y aceptación. La mecía gentilmente, cantando dulcemente cosas sin sentido para consolarla. Habían pasado años desde que se hubiera dado el lujo de las lágrimas. Había trabajado duramente para ser como su hermano, sin darle a Armando la satisfacción de verla con miedo.
    Le frotó la dura mandíbula.
    – Gracias por no condenarnos. Probablemente hicimos todo mal, y erróneo, pero yo era una niña y él tenía trece años. No teníamos dónde ir, nadie a quien contárselo. Desde luego que Armando tenía nuestra custodia, y por el momento fuimos a vivir con él, sólo nos teníamos el uno al otro. No creo que pudiera soportar que lo despreciaras.
    – ¿Rachael, amor de mi vida, como puedes pensar que yo, entre todo el mundo, me atrevería a juzgar a otro? Todo lo que puedo hacer en esta vida es tratar de hacer lo mejor en cada caso.
    Levantó la cabeza y lo miró fijamente a la cara, a los ojos.
    – No te merezco, Rio.
    Reprimió un extraño nudo en la garganta. Su gente no quería verlo ni hablar con él, y ella pensaba que no lo merecía. Su mano fue de la nuca a su cuello, sujetándola quieta para un beso. Puso cada trozo de ternura que pudo encontrar en ese beso, saboreando sus lágrimas, su dolor, saboreando su amor.
    – Pienso que eres una mujer asombrosa -murmuró cuando levantó la cabeza.
    Se las arregló para sonreírle.
    – Es una jodida buena cosa ya que podría ser difícil deshacerse de mí -Rachael lentamente enroscó su cuerpo, había llorado tanto que sus ojos ardían y le dolía la garganta. Estaba resuelta a tirar abajo la verja- ¿Sabes esas pequeñas sanguijuelas que tanto te gustan? Hunden fuertemente sus dientes y se agarran, pues bien eso haré yo contigo.
    Hizo una mueca y a regañadientes aflojó sus brazos cuando ella se estiró y cojeó a través de la habitación para abrir la puerta.
    – ¿No es extraño como la casa puede parecer a veces tan pequeña?
    Le sonrió, sabiendo que trataba de recobrar algo de control.
    – ¿Por qué piensas que a veces dejo la puerta abierta? -Su cuerpo era flexible y fuerte con generosas curvas femeninas, un cuerpo en el que un hombre podría perderse. Le gustaba verla moverse por su casa. Tocando una vela, deslizando los dedos graciosamente por ella. Recogiendo sus ropas y echándolas en una pequeña caja para la ropa sucia que él nunca usaba- Soy desordenado.
    Una sombra de sonrisa curvó su boca.
    – ¿Piensas que eso es nuevo para mí?
    – Esperaba que no te hubieras dado cuenta.
    Su sonrisa se amplió.
    – Es imposible no darse cuenta. Te gusta dejar los platos en remojo en el fregadero. Me vuelve loca. ¿Por qué los dejas en remojo? ¿Por qué no los lavas? Si te tomas la molestia de rasparlos y enjuagarlos podrías también acabar la tarea.
    – Hay una explicación perfectamente lógica -le dijo- Para lavar los platos con agua caliente, tengo que usar gas o madera. Es más económico esperar y lavarlos todos juntos. Cargar con el gas es pesado. Lo uso con moderación.
    Le hizo una mueca.
    – Supongo que tienes razón.
    Al levantarse, llenó completamente la habitación con sus amplios hombros y su poderosa presencia.
    – ¿Quieres trasladarte, Rachael? -Había pasado años construyendo la casa y el almacén subterráneo escondido bajo ella. El sistema de agua había sido difícil de ocultar. Tenía todo lo que quería. Pero si quería las cosas necesarias para una vida moderna, tenía que construir la casa más cerca de la protección del pueblo dónde había un generador. Pero lejos de ser una protección, el ruido y el olor de un generador eran muy peligrosos, completamente delatores para Thomas y cualquiera que lo estuviera persiguiendo.
    – ¿Trasladarme? -Rachael agarró el borde de la puerta y se volvió para mirarlo con sus enormes ojos- ¿Por qué quieres irte de esta preciosa casa? Las esculturas son extraordinarias. Amo a esta casa. No creo que haya ninguna razón para trasladarse.
    – La mayoría de las veces no tenemos un refrigerador decente. Transportar hielo es casi imposible, a menos que lo obtengamos del pueblo, y raramente compro allí.
    – Tu sistema es bastante bueno. No creo que nos muramos de hambre.
    – No pensarás esto cuando empiecen a venir los niños.
    Rachael retrocedió unos pasos, riéndose de él.
    – ¿Niños? ¿De todas formas van a empezar a llegar no?
    La siguió por la terraza aprisionándola contra la barandilla y susurró.
    – Creo que estamos obligados a tener muchos niños -Sus manos ahuecaron el ligero peso de sus senos. Rozó la ensombrecida mandíbula sobre su sensitiva piel, gentilmente sobre la punta de sus pezones- Cásate conmigo, Rachael. No podemos utilizar la ceremonia ritual de nuestra gente, pero el padre de Kim puede casarnos.
    – No es necesario. Creo que ya estamos casados.
    – Yo también creo que no es necesario, pero quiero casarme contigo. Quiero sentir a mis niños creciendo en tu interior algún día. Lo quiero todo contigo -Bajo su boca hacia sus senos, amamantándolos gentilmente, hasta que ella se arqueó empujando hacia él, sujetándole la cabeza mientras se deleitaba. Empezó a lloviznar y el viento soplaba interminablemente fuerte, en su mundo, todo parecía perfecto.
    Alzó la cara hacia la suave lluvia que caía sobre la piel.
    – ¿Cuántos niños son bastantes? -Sus dedos se enredaron en su pelo- ¿Cuántos crees dos, tres? Dame un numero -Trató de escuchar las canciones de la lluvia que él le había enseñado. Era tal mezcla de sonidos, nunca los mismos, siempre cambiantes, todo eso penetrando en sus venas como una droga. Como el fuego que él producía con la seda caliente de su boca con el calor del bosque presionando en ellos.
    Rio se enderezó y la sujetó entre sus brazos. Simplemente abrazándola.
    – Una casa llena, Rachael. Niñitas parecidas a ti. Con tu risa y coraje.
    Estrechándolo entre sus brazos, se amoldó a su cuerpo.
    – Y con todos esos pequeñajos corriendo por aquí, ¿cómo nos las arreglaremos para tener momentos como estos?
    Vivir con Rio sería una sensual aventura. Su cuerpo estaba siempre a punto, nunca saciado por mucho tiempo no importaba cuan a menudo la tocara. Deseaba más. Lo deseaba un millón de veces de un millón de formas. Abrazó su cintura con la pierna, presionando su cuerpo caliente y escurridizo contra él sugestivamente. Los dedos enredados en su cabello, sus dientes mordisqueando la oreja, el hombro y cualquier cosa que pudiera alcanzar.
    – Encontraremos la forma. Encontraremos un millón de formas.
    Rio la alzó, para que pudiera agarrarlo con ambas piernas, y acomodarse en su cuerpo, tan ajustados como una espada en su vaina. La apoyó contra la barandilla y se miraron el uno al otro, trabados conjuntamente. Rachael se inclinó hacia delante y enterrando la cara en su cuello. Aferrados y abrazados fuertemente.
    Le susurró palabras de amor en su lengua. Sestrilla. Amada mía. Hafelina. Gatita. Jue amoura sestrilla. Te querré siempre. Anwoy Jue selaviena en patre Jue. Eternamente.
    Oyó las palabras, las reconocía pero no podía responderle. La vocalización era una mezcla de notas felinas. Lo sabía, las reconocía y las encontraba preciosas, pero no podía reproducirlas exactamente, Rachael levantó la cabeza y lo miró. A la cara. A los ojos. A su boca.
    – Yo también te quiero, Rio.
    Tan feroz como podía ser su forma de hacer el amor, tan salvaje y rudo como era él a veces, era infinitamente tierno. Besándola con tanta ternura que fluyeron lágrimas. Su cuerpo se movía en el suyo con golpes seguros y profundos, esforzándose para darle placer. Sus manos la adoraron, moldeando cada curva, deslizándose por su piel como si memorizara cada detalle.
    Se tomó su tiempo, largos y lentos golpes planeados para cavar profundamente, para llenarla de su amor. Cuando la fiebre aumentó, escalaron juntos, la blanca bruma se arremolinaba a su alrededor, como si la hubieran creado con la intensidad de su calor. Le clavó las uñas en la espalda y echó atrás la cabeza, moviendo sus caderas en respuesta a su ritmo, una danza de amor, allí en la terraza con el perfume de las orquídeas envolviéndolos y con la brisa acariciando sus cuerpos. Lloviendo constantemente, gotitas de plata cuando se asentó la noche.
    Rachael se quedó sin aliento cuando se sintió llena de dicha, con el puro placer de su unión, y apretó los músculos a su alrededor llevándolos hasta el borde. Su voz se mezcló con la suya, un grito de alegría en la oscuridad. Se aferraron el uno al otro renuentes a soltarse.
    Una leve ráfaga de hojas y una afusión de pétalos de orquídeas cayeron como lluvia de una rama sobre ellos y Franz brincó a la terraza, a sus pies. Se levantaron repentinamente, Rio alerta y preparado, presionando su cuerpo contra la barandilla en un esfuerzo para protegerla. Un bulto de piel se extendió rebotando en las pantorrillas de Rio. El pequeño leopardo nublado clavaba las zarpas en el suelo con las garras enganchadas profundamente en la madera.
    – Vi marcas de garras en los árboles -dijo Rachael, inclinándose para hundir sus dedos en el pelaje del felino- Pero nunca vi ninguno. ¿Por qué marca la casa?
    – Es más que marcar el territorio. Está afilándose las uñas y deshaciéndose de las fundas viejas. Es realmente necesario, pero nos han enseñado a no marcar nuestro paso por el bosque porque llama la atención de los cazadores. Déjales creer que nos vamos, que no estamos aquí y dejarán de dispararnos. Elegimos afilar y marcar dentro dónde no seremos descubiertos -Le sonrió con una sonrisa infantil- Fritz y Franz aprendieron de mí.
    – Así que eres una figura maternal.
    – ¡Oye! -Tocó con la punta de su pie desnudo al felino que se frotaba en sus piernas. Se siente solo sin Fritz. Normalmente van juntos a todas partes. Esperaba que encontraran pareja y me trajeran un cachorro o dos pero no parecen interesados.
    – Tu vida es mucho más interesante -apuntó- Ellos se jactan a los otros gatitos sobre sus aventuras.
    Se enroscaron en el pequeño sofá uno en brazos del otro, en la terraza, pasando la noche fuera, escuchando la interminable lluvia. Observando la blanca niebla que los envolvía como si estuvieran entre en las nubes. Rio la sujetó entre sus brazos.
    – Te amo, Rachael. Trajiste algo a mi vida de lo que no quiero prescindir.
    Descansó la cabeza en su pecho.
    – Siento lo mismo.
    Franz saltó al sofá, los olfateó y se hizo un sitio entre sus cuerpos. Rio le gruñó al leopardo.
    – Pesas mucho, Franz, baja. No necesitas estar aquí arriba.
    Rachael se rió. Rio no apartó al leopardo, en cambio, lo abrazó por el cuello. Casi enseguida, Fritz cojeó al suelo, aulló bajito y se frotó contra sus piernas.
    – Alguien es un poco celoso -apuntó Rachael y se acercó tanto como pudo a Rio para dejar al felino espacio para subir con ellos.
    – No alientes al pequeño demonio. ¿No te acuerdas que fue él que tomó un pedazo de tu pierna? -Se quejó Rio.
    – Pobre cosita, está solo y no se encuentra bien -Ayudó a subir al felino mientras se tendía parcialmente sobre su regazo- Si tuviéramos una casa llena de niños, también estarían encima de nosotros.
    Rio gemía moviéndose mientras encontraba una posición cómoda.
    – No quiero pensar en eso ahora. Vamos a dormir.
    – ¿Vamos a dormir aquí fuera? -La idea le encantó. El viento hacía susurrar las hojas de los árboles mientras que revoloteaban graciosamente a su alrededor.
    – Un ratito -Rio le besó la parte superior de la inclinada cabeza, satisfecho de tenerla, sentado en su porche con Rachael, los leopardos cerca de él y la lluvia cayendo suavemente en el suelo adormeciéndolos.
    Se despertó cerca del amanecer, sobresaltado, su mente y sentidos instantáneamente alertas. En algún lugar profundo del bosque un chotacabras gritó. Un ciervo ladró. Un coro de gibones avisó a pleno pulmón. Cerró los ojos un momento, saboreando el despertar a su lado, con los gatitos abrazados cerca. Odiaba molestarla, odiaba prepararla para la siguiente crisis. Siempre parecía haber alguna y Rachael ya había tenido bastantes. Quería protegerla, hacer su vida más fácil y feliz.
    Arrepintiéndose con cada línea de su cuerpo, hizo lo que tenía que hacer.
    – Despiértate, sestrilla -Besándola en la cara, pestañas y en las esquinas de su boca- Los vecinos llegan ruidosamente.
    Rachael escuchó un momento luego aferró sus brazos fuertemente alrededor del cuello de Rio.
    – Está aquí -Con puro terror en su voz.
    Inhalando profundamente, Rio acarició su pelo, un toque prolongado contra su piel.
    – No es tu hermano -Su tono fue sombrío. Hizo señas al pequeño leopardo que bajara del sofá.
    – ¿Entonces quién?
    – Alguien a quien conocen. Alguien familiar para ellos. Uno de mi gente, pero uno que no recorre mis dominios. Nadie de mi unidad.
    Rachael a regañadientes se desperezó, poniéndose en pie y bostezando adormecida. Respiró despacio.
    – ¿Cuan lejos está?
    – Unos minutos -Su mano se deslizó en su cara estremeciéndola.
    Rachael atrapó su mano y la puso en su pecho sobre su corazón.
    – Estamos juntos en esto, Rio. Dime qué hacer.
    – Entraremos en la casa y te miraré esa pierna. La has usado mucho y ahora se ve hinchada otra vez. Luego nos vestiremos y arreglaremos nuestra casa esperando a ver que quiere -La alcanzó tras abrirle la puerta cortésmente.
    – Entonces sabes quién es.
    Aspiró de nuevo.
    – Sí, lo conozco. Es Peter Delgrotto. Es del alto consejo. Y su palabra es ley para nuestra gente.
    Sus oscuros ojos recorrieron su cara. Viendo demasiado. Viendo en su interior.
    – Crees que quizás me diga que me vaya.
    Rio se encogió de hombros.
    – Lo escucharé antes de provocarlo.
    Se abotonó la camisa, percatándose por primera vez que todavía la llevaba puesta.
    – ¿El anciano viene aquí? Realmente se necesita mucho valor -Le arrebató los tejanos de las manos y cojeó rápidamente hacia la cama- Tus vecinos parecen venir regularmente sin invitación.
    – No hay mucho azúcar en el vecindario y soy conocido por mi dulzura -bromeó.
    Refunfuño poniendo los ojos en blanco.
    – Tu pequeño y anciano amigo va a pensar que eres dulce una vez me conozca. ¿Por qué vendría aquí?
    – Los ancianos hacen lo que quieren y van donde quieren.
    – Hatajo de sabandijas. Nadie le ha invitado.
    Allí estaba otra vez… ese pequeño tirón en su corazón. Ella podía hacerle sonreír en la peor circunstancia. No sabía como reaccionaría si los ancianos trataran de quitársela, pero sabía que no lo consentiría. La siguió agachándose a su lado para examinarle la pierna. Estaba seguro que Rachael nunca reconocería la autoridad de los ancianos. No había crecido con sus reglas y ya se había comprometido con él. Tratarían de mandonearla pero nunca funcionaría.
    – Pareces un engreído.
    – ¿Engreído? No lo soy -Pero se sentía así. Los ancianos se iban a llevar una bronca si trataban de forzar a Rachael a aceptar su exilio.
    Rachael tocó su oscuro pelo, tirando de las sedosas hebras hasta que la miró.
    – Si creen que van a cambiar tu sentencia de destierro por el de muerte, van a tener una pelea entre manos.
    Parecía una guerrera, sonrió cuando le lavó la pantorrilla suavemente y aplicó más poción curativa mágica de Tama.
    – Una vez dictada la sentencia, no pueden cambiarla. Mis habilidades son valoradas por la comunidad, dudo que me pidan que deje esta área.
    Sus dedos eran suaves sobre su pierna pero el comentario le crispó los nervios.
    – Déjalos preguntar que nos vayamos. No son los dueños del bosque. Bombardéalos. Odio a los matones -Tiró del tejano sobre la pierna y empezó hacer la cama con rápidos y entrecortados movimientos. Casi pateó a Fritz con su pie desnudo, olvidando que se había refugiado bajo la cama.
    Rachael parecía una loca furiosa. Incluso el pelo se le encrespó. Sonreía mientras se vestía. La casa volvía rápidamente a su forma aunque cojeaba cada vez más.
    – Siéntate, sestrilla -manteniendo suave la voz- Todos esos brincos no son buenos para la pierna. Agarró las armas y comprobó las recámaras, dejando cada una de ellas cuidadosamente sobre la mesa.
    – Tenemos una tina en medio del suelo -señaló, sacando chispas por los ojos-. Podrías hacer algo al respecto en vez de holgazanear cuidando tus armas.
    Le salió la ceja disparada hacia arriba.
    – ¿Holgazaneando cuidando mis armas? -repitió.
    – Exactamente. ¿Qué intención tienes? ¿Disparar al hombre? ¿Al querido anciano que todo lo sabe? No es que me importe, pero al menos avísame.
    – Tienes otra rabieta, ¿no? Creo que tendrías que darme algún tipo de señal antes de estallar, ayudaría enormemente.
    Se enderezó y lentamente se dio la vuelta hasta quedar frente a él.
    – ¿Rabietas?
    Tenía un tic en la boca. Forzaba los rasgos para mantenerse inexpresivo. Parecía un volcán apunto de explotar. Su sonrisa definitivamente provocaría la detonación.
    – Puede que no me quede más remedio que dispararle. Piénsalo, Rachael. ¿Por qué tendría que venir aquí cuando no está permitido el saber que existo? Esa es la cuestión -La tina de agua la molestaba, lo justo para reprimir el lanzarle la esponjosa almohada, sacó algunos cubos de agua y los echó en el fregadero.
    Rachael guardó silencio durante mucho tiempo observándolo. Se acomodó en una silla.
    – ¿No son esos ancianos los legisladores? ¿Son santos? ¿Qué son exactamente? A parte de imbéciles, quiero decir.
    – No puedes llamarlos imbéciles a la cara, Rachael -señaló.
    – Si puedes dispararles, yo puedo insultarles -Lo miró enfurecida, por atreverse a contradecirla- ¿Llaman a los mayores, mayores porque son viejos? ¿Ancianos? ¿Charlatanes?
    – Nunca has visto al hombre y ya estás agresiva.
    Unos ojos oscuros lo recorrieron con reprimida furia.
    – Nunca soy agresiva.
    Recogió la tina, sacándola a la terraza. Todavía estaba medio llena y pesaba. El agua se derramó cuando la inclinó sobre la barandilla.
    – Supongo que es razonable que puedas insultarles si yo puedo dispararles -la apaciguó.
    No se molestó en llevar la tina a la pequeña cabaña escondida entre los árboles un poco más allá. La dejó a un lado, fuera del camino por si necesitaba ir rápidamente hacia los árboles. Fuera, escuchó a las criaturas de la noche llamándose entre ellas, informando sobre la posición del intruso que se acercaba a la casa.
    Si no hubiera estado desterrado habría ido, por respeto, a su encuentro, en lugar de hacerle andar toda la subida de árboles hasta él. El anciano estaba en los ochenta y, aunque en buena forma, sentiría los efectos del largo trecho. Entró dentro para peinarse en alguna semblanza de orden.
    Rachael lo observó, vio el leve ceño fruncido, líneas de preocupación alrededor de sus ojos. Sobre todo vio que Rio cambió su despreocupada apariencia, y eso quería decir algo. Siguió su consejo, peinando su maraña de pelo, inspeccionando que su piel estuviera limpia y se cepilló los dientes. Desde que llegó, no había usado el pequeño alijo de artículos de belleza que puso en la maleta, pero ahora los sacó.
    – ¿Qué es eso?
    – Maquillaje. Pensé que me gustaría estar presentable para tu anciano -vaciló haciendo otro intento- El sabio. La eminencia.
    – Anciano es suficiente -La siguió a través de la habitación y tomó el brillo de labios de sus manos- Estás preciosa, Rachael, y no tienes porque estar tan perfecta para él.
    Por primera vez en un rato una sombra de sonrisa curvó su boca. ¡Habla con alguien de mal humor!
    – Realmente, habitante de los árboles, quería lucir perfecta para ti, no para tu descerebrado anciano -Tendió su mano hacia el brillo de labios.
    Lo puso en su palma.
    – Al menos debería conseguir algún punto por el bello cumplido.
    Ampliando la sonrisa.
    – Me contuve por el bello cumplido. Habría sido bastante peor que habitante de los árboles.
    – Me aterrorizas -Rio se inclinó y besó su boca respingona. ¿Cómo se las había arreglado para vivir tanto tiempo sin ella pensando que estaba vivo? ¿Había sólo pasado por la vida todos estos años? Amarla lo aterrorizó. Era demasiado fuerte, un maremoto fluía en su interior, consumiéndolo, había veces que incluso no la podía mirar.
    – Por lo que me preocupa eso es bueno -Rachael se aplicó el brillo de labios y un poquito de rimel. Estaba temerosa y luchó por esconderlo. Miró a Rio por debajo de sus largas pestañas. Definitivamente estaba en alerta a pesar de que bromeaban entre ellos. Alargó la mano a través de la mesa, desenfundando un cuchillo y deslizándolo bajo el cojín de su silla. Los asesinos tenían cualquier forma, tamaño y género. La edad no parecía ser importante.

CAPÍTULO 17

    Peter Delgrotto era alto y delgado, aunque vigoroso con profundas líneas grabadas en su cara. Sus ojos eran de un extraño color ámbar, brillando intensamente por algún fulgor escondido, una mirada fija y penetrante que acarreaba gran grado de amenaza. Rachael había esperado a un marchito y tambaleante anciano, entrado en años, pero Delgrotto exudaba poder y peligro en sus penetrantes ojos. Se enderezó, completamente vestido. El único signo de su largo y arduo viaje era el brillo del sudor en su piel, no podía ocultar el aire entrando y saliendo trabajosamente de sus pulmones.
    – Nos honras con su presencia, Sabio -dijo Rio ceremoniosamente.
    Rachael hizo un pequeño ruido estrangulado en su garganta y luego cubrió su desagrado tosiendo cuando Rio le lanzó una rápida mirada de advertencia.
    Rio dio un paso atrás para permitir la entrada al anciano.
    – Si desea entrar, por favor hágalo -Se sentía torpe, inseguro de cómo actuar o qué decir. Por ley, el anciano no debería acercarse a él, reconocerlo o hablarle, y mucho menos entrar en su hogar. Rio no sabía si estaba siendo descortés por invitarlo a entrar.
    Delgrotto se inclinó despacio.
    – Debo pedirte un vaso de agua. No he viajado tan rápido ni tan lejos en años. Mis pulmones no son los que acostumbraban a ser. Perdóname que te moleste, cuando no te he saludado correctamente en varios años-. Su mirada se detuvo en Rachael.
    Hubo un pequeño silencio. Rio se quedó muy quieto. Rachael alzó su barbilla, sus oscuros ojos vivos de desagrado.
    – Obviamente es tu mujer. La has encontrado. Debes presentarme.
    – Lo siento, Anciano, perdona mi falta de modales. Estoy tan sorprendido con su visita que he olvidado las normas básicas de cortesía -Rio le dio al hombre un vaso de agua-. Esta es Rachael. Rachael, Peter Delgrotto, un anciano de nuestro pueblo.
    Rachael forzó una sonrisa pero no murmuró ninguna cortesía. Le agradó que Rio pensara en protegerla, que no hubiera dado su infame apellido. Al sentir a Rio tan nervioso, se puso de pie y con indeferencia cruzó la habitación para ponerse tras él, esperando estar cerca en caso de que la necesitara.
    Delgrotto inclinó su cabeza, devolviéndole la sonrisa, pero esta no llegó a sus ojos.
    – Encantado de conocerte, Rachael -Regresó la mirada a Rio y la sonrisa se desvaneció.
    Rio sintió el impacto de la mirada del anciano. Habían pasado varios años desde que otro miembro le hubiera dirigido la mirada y hablado con él. Rachael deslizó su mano en la suya. Una muestra de solidaridad y apoyo.
    – ¿Que le trae aquí, Anciano? ¿Qué es tan importante que quiera romper la ley de nuestra gente? -No era tiempo de andarse con rodeos.
    – No tengo derecho a acudir a ti, Rio. No después de la sentencia dictada por el consejo -Delgrotto se encontró con su mirada fija-. Por mí. Abandoné el participar como un miembro del consejo y estoy preparado para pagar las consecuencias de mis acciones. Le conté a la Sede del Poder lo que pretendía y les pregunté si lo ocultarían hasta que estuviera hecho. Estuvieron de acuerdo.
    Rachael podía ver el orgullo en la cara del anciano. Rio extendió la mano y tocó su brazo, guiándolo hacia la silla más confortable y sentándole.
    – ¿Qué ocurre? -De repente Delgrotto parecía tener todos y cada uno de sus ochenta años y más.
    – Mi nieto yace al borde de la muerte. Nadie puede salvarlo excepto tu sangre. Nadie lleva tu poco frecuente tipo de sangre. Sin ti morirá. Perdí a mi primogénito a manos de los furtivos. No tenía hijos. Perdí a mi otro hijo y su compañera en un accidente. No tengo más familia. No quiero perderle. No por orgullo u obstinación. No por alguna ley anticuada. Te pido que le salves.
    – ¿Dónde está?
    – Yace en el pueblo en el pequeño hospital.
    – Marcharé ahora, Anciano. Iré más rápido solo. ¿Aceptarán mi ayuda?
    – Joshua dijo que irías -Delgrotto afirmó con la cabeza-. Te están esperando, manteniéndolo con vida con fluidos. Utilizamos la sangre que habías almacenado -Descendió la mirada hacia sus manos temblorosas, lágrimas brillaban en sus ojos-. Fue decisión mía el robártela, de nadie más. Sin ella, habría muerto. Pero no es suficiente, sólo para mantenerlo con vida hasta que llegues.
    – No es un robo, Anciano, se la habría dado toda para salvar la vida de un niño -Rio cogió a Rachael por los hombros- Quédate aquí hasta mi regreso-. Hizo una declaración. Una orden.
    – Estaré aquí -Le besó en la mandíbula a un lado de su boca. Sus labios se movieron suavemente hacia su oreja cuando le murmuró- Eres un buen hombre, Rio.
    – Te seguiré tan pronto como me recupere -dijo Delgrotto.
    – Duerma aquí, Anciano. Volveré pronto -dijo Rio saliendo por la terraza, sacándose la camiseta mientras tanto. Rachael cojeó tras él.
    – ¿Quieres que te acompañe?
    – No, puedo viajar más rápido sólo. Quiero que tu pierna descanse un par de días. Regresaré lo más pronto posible -Dobló la camiseta y los tejanos en un pequeño paquete alrededor de su cuello.
    – Inteligente -Se percató que todos ellos viajaban con un pequeño paquete, incluido el anciano.
    – Buena suerte, Rio.
    – Se prudente, Rachael -Atrapó su cabeza y la tiró hacia él, besándola con feroz posesión, con ternura. Notó el pelaje surgiendo en su piel, sintiendo sus manos curvándose en enormes patas y maravillándose por su habilidad en el cambio.
    Ella parpadeó y el negro leopardo se fundió en el bosque.
    – Magnífico. Me abandona para entretener al invitado -Respiró profundamente y regresó dentro. Para su alivio, el anciano estaba sumido en un irregular sueño. Lo cubrió con una manta y salió al porche con los pequeños leopardos.
    El ritmo del bosque cambiaba a intervalos durante el día. Las actividades del amanecer eran bastante distintas a la calma del atardecer. Leía un libro y escuchaba la continua charla del bosque tratando arduamente de estudiar qué pájaro cantaba cuál canción y que sonidos emergían de las distintas especies de monos.
    Escuchó al anciano removiéndose cuando el sol se puso, y se obligó a regresar dentro para ser tan educada y complaciente como era capaz.
    – Confío en que durmió bien.
    – Por favor perdona la rudeza de un viejo. Viajar tanta distancia me cansó más de lo que imaginé.
    – Puedo imaginármelo. Rio estuvo muy cansado cuando llegó a casa la otra noche tras acarrear a Joshua todas esas millas. Sin comida, bebida o atención médica.
    El anciano la miró, con su siempre tranquila expresión.
    – Touché, querida.
    Tiró del cajón de las verduras, arrojándolas en la mesa.
    – No soy su querida. Sólo déjeme aclarar eso. ¿Tiene hambre? No ha cenado aún, y Rio no querría que le dejara morirse de hambre.
    – Por mí, estaría encantado de compartir una comida contigo. No deberías apoyarte en la pierna. Hago una sopa decente; ¿por qué no me dejas prepararla?
    Rachael dudó, insegura de si debería dejarle hacer en la casa de Rio. El anciano parecía inmutable incluso frente a su desconfianza.
    Tomó la decisión en sus manos pasando a través de la despensa. Recuperó el cuchillo de debajo del cojín de la silla mientras estaba de espaldas y lo devolvió a su funda. Tanto como le fue posible puso las armas fuera de la vista.
    – No me tienes en muy buen concepto, ¿no? -preguntó mientras troceaba los vegetales.
    Tomó un segundo cuchillo y lo ayudó.
    – No mucho. No puedo ver mucha sabiduría en su sentencia de destierro. Sabe a hipocresía si me lo pregunta, lo cual técnicamente no me ha preguntado, por lo que supongo no puedo ofrecer mi opinión al respecto -Cortó un tomate en diminutos trozos. El sonido de la hoja golpeando la tabla de cortar superaba su disgusto.
    Delgrotto se detuvo mientras cortaba setas silvestres.
    – Has usado antes un cuchillo -comentó.
    – Se sorprendería de lo que puedo hacer con este pequeñín. Trabajar en una cocina puede ser malditamente aburrido, y nosotras las mujeres inventamos cosas sobre las cuales arrojar los cubiertos. En Sudamérica estamos orgullosos de nuestra puntería -Le lanzó una sonrisa de suficiencia-. A veces al chef si era particularmente odioso.
    – Ya veo -Delgrotto alzó una ceja-. En qué consistiría ser odioso, sólo es para no cometer el mismo error.
    – Oh, usted puede ser tan odioso como quiera. Ya está en mi lista de personas malvadas y odiosas. Creo que subrayé su nombre un par de veces -Laminó una cebolla hasta que fue nada más que salsa.
    – Seguramente no soy malvado, mi amor. Puedo haber cometido uno o dos errores en mi vida, pero no creo que eso sea ser malvado.
    Ella se encogió de hombros.
    – Supongo que aprobar esa clase de juicios es subjetivo. Depende del punto de vista. Usted no cree que sea malvado, pero alguien puede creer que usted es la encarnación del diablo.
    Delgrotto se detuvo para observar fascinado como el cuchillo picaba en trocitos el resto de los vegetales tan rápido que sus movimientos eran un borrón.
    – Supongo que es verdad. Si uno vuelve la vista ligeramente, hay siempre otro punto de vista. ¿Dónde te has criado? Obviamente eres uno de los nuestros.
    Sus manos se detuvieron para mirarlo. Hubo un momento de silencio. Únicamente se oía el sonido de la lluvia en el tejado. Incluso el viento se detuvo, conteniendo el aliento. Delgrotto vislumbró la furia en sus ojos. En su corazón.
    – Yo no soy uno de vosotros. Nunca seré uno de vosotros. No me gusta la gente que juegan a ser dios, no en esta vida, ni en otra.
    – ¿Eso crees que hacemos? -Con voz dulce. Rachael dejó caer el cuchillo y puso distancia entre ellos, encaminándose hacia la puerta y quedándose en la oscuridad. No confiaba en ella o en su desbordada furia con ese hombre que se había atrevido a juzgar a Rio tan severamente. Le gustaría que el viejo conociera a su tío, para mostrarle lo que era el mal verdadero.
    Rachael respiró lenta y profundamente. Su mal temperamento empezaba a afectar al pequeño leopardo bajo la cama. Fritz gruño y mostró sus dientes, pero permaneció quieto. Miró hacia abajo al suelo del bosque. En alguna parte allí fuera Rio corría, rápidamente, gastando cada gota de energía que tenía, arriesgando su vida para salvar la vida del niño. Y el abuelo del niño lo había condenado a una vida destierro.
    – Crees que nos aprovechamos de Rio -No hubo ninguna inflexión en su voz, ni cólera, ni negativa. Ningún remordimiento.
    – Desde luego que se aprovechan de él. ¿No lo está haciendo ahora? Usted viene aquí sabiendo que él no dudaría. Sabiendo que lo arriesgaría todo por su nieto. Conocía cual era su naturaleza cuando lo condenó, pero lo hizo de todos modos. Le puso el yugo del servicio alrededor del cuello y lo mantuvo encadenado a la sociedad, a que la gente se aprovechara, pero sin relacionarse con él ni levantar un dedo para ayudarlo. Lo necesitan a él y lo que puede hacer, pero no lo quieren manchando a su perfecta sociedad.
    Las lágrimas ardieron en sus ojos. Se mantuvo de espaldas con los puños apretados fuertemente a los lados mientras la cólera se enroscaba en un oscuro nudo en su estómago.
    – Fue herido a menudo, vi las cicatrices. Tuvo que estar sólo y deprimido. Dejándole vivir con vergüenza y sin ser lo bastante bueno no importando lo que hiciera. Y en todo ese tiempo usted sabía como era en su interior. Conocía su verdadera naturaleza.
    Fritz salió de bajo la cama y se frotó a lo largo de su pierna, enroscando la cola alrededor. Miró enfadado al anciano, siseando y babeando antes de deslizarse en la noche. Rachael echó una mirada a Franz esperando en las sombras del dosel de hojas.
    – Sí, lo conocía -admitió Delgrotto.
    Ella podía oír los ruidos de él echando las verduras en el caldo, pero no se dio la vuelta, disgustada de estar en la misma casa con él.
    – El poder es una cosa extraña. Parece tan inocente en la superficie, pero se tuerce y corrompe hasta que el usuario no es nada más que un arma -Había una nota de desprecio en su voz.
    – Parece así mirado en la distancia -dijo Delgrotto suavemente-. Como observaste, mueve la vista ligeramente y verás otra cosa. Rio se levantó antes que nadie. No sólo el consejo. Era joven, fuerte y poderoso. Estaba cubierto de la sangre del hombre cuya vida tomó.
    – Estaba cubierto con la sangre de su madre -Rachael se volvió rápidamente para enfrentarlo, parpadeando con los ojos ensombrecidos.
    Delgrotto asintió, dándole la razón.
    – Esto también es verdad. Rio tenía muchas más habilidades para su edad. Era un experto tirador incluso de niño. Pocos de nuestros hombres más fuertes lo podían derrotar en nuestras simulaciones de batallas. Era popular entre la gente joven, todo el mundo le admiraba. Y violó una de nuestras leyes más sagradas. Trabajamos y enseñamos a nuestros niños que los cazadores no entran en nuestros bosques, nuestra casa, con la intención de asesinar. Comemos carne, y matamos animales para comerla. Ellos cazan por la piel. Ese hombre no persiguió y mató a Violet Santana a sangre fría. No tenía ni idea que tenía un lado humano. Se hubiera consternado con la idea de matar a una mujer.
    – Y porque no lo sabía, ¿eso disminuye su crimen?
    – ¿Como puede ser un crimen si no sabe que lo cometió?
    – Era un furtivo. Los leopardos están protegidos.
    – Para él era un animal, no un humano. ¿Cómo si no podemos enseñar a nuestros niños, Rachael? Somos una especie letal, astutos, inteligentes y con dones más allá de lo ordinario, pero también tenemos los bruscos cambios de humor y el temperamento de nuestros primos animales y eso nos hace mucho más peligrosos sin leyes para guiarnos. ¿Qué querías que hiciéramos? Era un héroe para la juventud. Dónde él iba, le seguían.
    – Él no les obedeció, ese fue el crimen. Se levantó antes que ustedes con la cabeza alta y los hombros erguidos preparado para aceptar la responsabilidad de sus acciones.
    – Sin remordimiento.
    – El hombre mató a su madre.
    – ¿Y crees que un ojo por ojo es lógico? ¿Es justo? ¿Dónde está la línea? ¿Entonces empieza una pelea, luego otra hasta que ya no existamos? Rio escogió su camino con pleno conocimiento de las consecuencias y sabiendo perfectamente que estaba mal -Delgrotto sacó dos tazones de la alacena-. Estuvimos unos cien años tratando de convencer a nuestra gente de que no podíamos tildar a los cazadores y a los furtivos de asesinos. En un día, Rio Santana cambió todo eso. Nuestra gente está dividida desde entonces.
    – Porque ellos miran en su corazón. Ven lo que él hace por ellos. Por todos ellos. Por usted, por su nieto, por Joshua. Incluso los hombres de las tribus locales le piden consejo porque ven dentro de su corazón y saben que vale la pena. Es extraordinario -Rachael, en su frustración, quería sacudir la conducta calmada del anciano. ¿Cómo podía estar allí y posiblemente pensar que era digno de dictar una sentencia contra Rio? Bullía de frustración y cólera, no podía entender cómo Rio había aceptado y vivido con su infame e injusta sentencia.
    – Los jóvenes veían a Rio como un líder, como un hombre con aptitudes y habilidad para llevar la carga. Algunos le siguieron. Se alejaron del pueblo, aunque vivía fuera de la protección de la comunidad estaba involucrado. Rio asesinó a un ser humano. Cualquiera que fueran las circunstancias o las razones, cazó al hombre, usando sus habilidades como nuestra gente, y deliberadamente tomó su vida. No sólo puso nuestras vidas en peligro por posibles represalias, por poner a descubierto a nuestra especie, además puso en peligro nuestra forma de vida. Por alguna razón tenemos leyes, Rachael. ¿Debería quedar impune? Rio conocía y aceptaba las leyes de nuestra sociedad.
    Rachael observó como el anciano ponía la mesa y encendía una vela como centro de mesa. Realmente no podía desentenderse de la puerta y de la noche. Rio estaba presente en todas partes, pero fuera en la oscuridad, estaba en su elemento. Sabía que estaba lejos de ella, aún así le sentía. Todas las noches se despertaba para descubrir que se había marchado, o acababa de volver, había estado corriendo libre, en su otra forma. Anhelaba estar a su lado en vez de discutiendo un asunto que ninguno de ellos podía resolver.
    – Siéntate y come -dijo amistosamente Delgrotto-. Tienes mucho coraje, Rachael, y proteges ferozmente a los que amas, igual que Rio. Estoy agradecido que te haya encontrado. Le has traído felicidad.
    – Él habría sido feliz si no se lo hubieran quitado todo.
    – Le dejamos vivir. Era nuestra única opción. El exilio o la muerte. Nadie lo deseaba, y nadie estaba contento con la sentencia, pero no teníamos alternativa. Le dejamos con vida y vivimos sin él. Captamos destellos de su grandeza, es un hijo de nuestro pueblo. Nació líder. Nosotros vimos lo que suponía para él. No puedes entender lo que significó para nosotros.
    – Espero que no quiera que lo sienta por ustedes -Rachael cojeó al cruzar la habitación hacia la mesa. Dejó la puerta completamente abierta. No dormiría hasta que Rio regresara sano y salvo, el sonido de la lluvia calmara sus crispados nervios y la hiciera sentir más cerca de él. Las canciones pluviales de Rio. El sonido lo hacía más cercano a ella.
    – No lo sientas por nosotros. Trata de comprendernos. Los perdimos a él y a su madre. El exilio significa que está muerto para nosotros. No podemos verlo ni hablar con él, aunque nos da dinero para la preservación de la selva.
    – ¿Cómo pueden tomarlo?
    – Si no podemos verle ni oírle, ¿cómo podemos devolvérselo?
    – Entonces podéis ver el dinero, pero no el donante.
    Delgrotto sonrió ante su ferocidad.
    – Tienes que prometerme que tendrás muchos niños con él. Los necesitamos.
    La sopa era deliciosa. Odiaba concedérselo por lo mucho que la enojaba. Una leve sonrisa asomó en su cara.
    – Creo que tengo una mente cerrada cuando usted está preocupado. No quiero ver su punto de vista.
    – Al menos puedes admitir eso -parecía saborear el caldo-. Serías un buen miembro del alto consejo.
    Rachael hizo un ruido grosero con la siguiente cucharada de sopa. Delgrotto alzó las cejas.
    – ¿No lo crees? Uno tiene que ver el problema desde diferentes ángulos. Antes de poder hacerlo, debes saber que hay más de un ángulo. No estaba de acuerdo con el exilio, pero la alternativa iba más allá de nuestras habilidades para imponérsela.
    – Por el amor de dios, ¿consideraron algún otro castigo? ¿Algo que no fuera tan severo? Vivir un poco, hacer nuevas leyes, ¿eso es lo que hace cualquier organismo de gobierno?
    Asintió atentamente, considerando su sugerencia.
    – ¿Cuál crees que es un castigo justo para un asesinato?
    – No fue un asesinato.
    – ¿Entonces, que fue?
    – No lo se, pero he visto asesinatos. He sentido la maldad del asesino a sangre fría, de alguien verdaderamente malvado, y Rio no es así.
    Un búho ululó en la distancia. El anciano levantó la cabeza y miró fijamente a la puerta un largo instante.
    – Siento que hayas tenido que estar expuesta a esto, Rachael, y por supuesto que tienes razón. No hay nada malvado en Rio -Delgrotto tomó otra cucharada de sopa- Podemos estar de acuerdo en que tomó una vida.
    Algo mas apaciguada, Rachael asintió.
    – No lo puedo negar cuando me lo dijo él mismo -suspiró-. No les culpa por lo que hicieron.
    – No, no lo hizo, porque entendía la necesidad de las leyes -El búho ululó de nuevo. Delgrotto apagó la vela de un soplo-. Cierra la puerta y permanece muy quieta.
    – Ni los monos ni los pájaros dan voces de alarma -Pero Rachael obedientemente cerró la puerta y dejó caer la barra en su lugar- ¿Qué está mal? -Anteriormente ella había oído el claro aviso de los animales cuando un intruso entraba en su territorio- Quizás es Rio que regresa-. Pero sabía que no era así. Unos fríos dedos tocaron su columna, enviando un miedo helado por su cuerpo.
    – No es Rio. ¿Conoces el camino hacia el pueblo?
    Rachael negó con la cabeza.
    – Nunca he estado allí.
    – Puedes seguir a Rio, usando su aroma, pero le conozco. Habrá probado de ir por el agua varias veces para despistar. Es muy cuidadoso. Debe tener otra salida de escape a parte de la puerta principal.
    – Sí, pero aún no sabemos que hay allí fuera.
    – Si fuera un hombre lo que estaba allí fuera, el bosque estaría totalmente alborotado. Es un leopardo, y conoce las costumbres de los animales. Sabe apaciguarlos a su paso, con cuidado de no parecer que está cazando. Y está cazando cuando viene hacia nosotros tan silenciosamente.
    – Vine aquí esperando escapar del problema en que estaba -Confesó Rachael fácilmente-. Enviaron a alguien tras de mí otra vez. Tiene que irse, le enseñaré la puerta de escape. No debería estar aquí conmigo.
    – Puedo ser un viejo, Rachael, pero soy capaz de ayudar a proteger tu vida. Nunca me escabulliría, para contarle a Rio que dejé sola a su mujer defendiéndose de un atacante. Nunca podría vivir conmigo mismo.
    Tuvo una idea que seguramente a Rio no le parecería bien.
    – Kim Pang vino antes y le contó a Rio que su padre tuvo una visión sobre una partida de investigadores entrando en el bosque en busca de plantas medicinales. Tama los guiaba, pero su padre estaba bastante más preocupado. No creía que fueran investigadores.
    – Un hombre normal no sería capaz de mantener quietos a los animales. No sería capaz de escapar del ojo de uno de los hijos de Pang.
    – También dijo que el hombre se aproximaría a él preguntando por un guía que conociera las tradiciones y las leyes del bosque. Creo que sospechaba que era alguien de la misma especie que Rio -Respiró profundamente-. Podría ser que mi hermano estuviera cazándome.
    – ¿Tu familia?
    – Es una posibilidad. Hay un precio por mi cabeza. Creo que es mejor que se vaya mientras pueda.
    – ¿Intercambiar la vida de mi nieto por la tuya? No lo haré. Dudo que esté a salvo en el bosque. Estamos mejor aquí con las armas de Rio. Si necesitamos escapar, lo haremos cuando estemos seguros que es nuestra única opción -decidió Delgrotto.
    Un leopardo gimió bastante cerca. Reconoció la llamada inconfundible del leopardo nublado, Fritz la avisaba. En cierta forma la aceptación de los pequeños leopardos le dio esperanzas. Rachael se colocó rápidamente un cuchillo, enfundado en piel, en la pretina de sus pantalones. Tomó la más pequeña de las dos pistolas.
    Delgrotto la alcanzó arrastrándola hacia el centro de la habitación, lejos de las ventanas.
    – No te muevas.
    Oyó el leve ruido sordo de algo pesado aterrizando en la terraza. Algo caminaba alrededor de la casa, el pelaje susurraba contra la verja, rozando al pasar las parras y deslizándose por la ventana. Las sombras se movían, lo suficientemente oscuras para hacer saltar su corazón hasta la garganta.
    Esperaron. Rachael hizo lo que siempre hacía cuando la tensión era demasiado. Contó. Era un hábito absurdo y tonto, pero mantenía a su cerebro en calma, permitiéndole pensar con claridad. Otra vez silencio. El viento suspiraba a través del dosel de hojas y llovía a cántaros sin cesar. La punta de un cuchillo apareció en la esquina de la puerta bajo la barra. Lentamente empezó a elevarse.
    Rachael se echó a un lado de la puerta.
    – Esto es lo que pasa con los visitantes nocturnos -habló de forma casual-. Si no tienen educación, nos imaginamos que no valen la pena y entonces les disparamos. Saca tu cuchillo de mi puerta y llama como una persona normal o voy a vaciar mi arma en la pared.
    Hubo una breve vacilación y el cuchillo desapareció. Otro momento de silencio y se oyó un golpe en la puerta.
    Rachael hizo señales al anciano para que cogiera un arma y se escondiera entre las sombras. Cuando se fundió con el gris extendió su mano y levantó la barra.
    – Sólo una mejor persona atravesaría esa puerta y sería mejor que tú la atravesaras con las manos en alto -Se movió otra vez, así no serían capaces de tener una posición por su voz en un tiroteo.
    La puerta se abrió lentamente.
    – No estoy armado, Rachael.
    Por un momento no pudo pensar. No pudo respirar. Su corazón golpeaba como un tambor desbocado y su boca se secó. Estaba de pie, luchando por respirar, sin saber que hacer. Rachael se aclaró la garganta y se obligó a decir.
    – Entra, cierra la puerta y pon la barra. Quiero ver tus manos en todo momento.
    – Maldición, Rachael. Sabes quien soy -La puerta se cerró de golpe un poco demasiado fuerte. Elijah puso la barra en su sitio y giró la cabeza mirándola enfurecido. Alto, musculoso, ancho de hombros, su negro cabello caía con la misma profusión de ondas que el de ella -¿Qué demonios estás pensando, haciendo algo así?
    – ¿Por qué estás aquí? -no bajo el arma ni un milímetro.
    – Baja la maldita cosa antes de que se dispare. No puedes dispararme, no en un millón de años, así es que deja de fingir que eres dura -Se aproximó un paso
    – Quizás ella no pueda dispararle, pero yo tengo un buen blanco y no dudaré -dijo Delgrotto en un tono bajo e incorpóreo.
    Rachael observó la rigidez de su hermano y la sorpresa extendiéndose por su cara. Siempre era tan cuidadoso, prestando atención a cada detalle.
    – Rachael, explícale quien soy.
    – Elijah Lospostos. Mi hermano. Tienes que explicarme muchas cosas Elijah -miraba sus pies desnudos, los vaqueros y su camisa desabotonada- Te transformaste en leopardo, ¿no? ¿Por cuánto tiempo has sido capaz de hacerlo?
    Se encogió de hombros.
    – Viajo más rápido, Rachael. No ha sido fácil captar tu esencia, no hasta que me he convertido en leopardo. Pasé un infierno para apartarme del campamento con ese guía siempre vigilando cada movimiento. Agradecería algo para beber y no me importaría sentarme. Y baja las armas. ¿Qué clase de bienvenida es esa? He viajado miles de millas para salvar tu trasero.
    – Nadie te llamó, Elijah -dijo suavemente-. Nunca pedí que me salvaras -Parpadeó conteniendo las lágrimas-. ¿Conoces a un hombre llamado Duncan Powell?
    Su hermano se puso tieso como un palo.
    – ¿Ha estado aquí? Es un asesino, Rachael, uno de nosotros. Es capaz de rastrearte en cualquier lugar. Duncan es uno de los pistoleros a sueldo de Armando. Si el está aquí…
    – Está muerto -interrumpió-. Dejó una cobra en mi habitación y luego me siguió hasta aquí -Alzó la barbilla y lo miró fijamente-. ¿Por qué has venido?
    Elijah apartó una silla de la mesa y se sentó.
    – Te contaré porque. ¿Por qué vengo siempre tras de ti? No puedes ir corriendo de un lado a otro sin protección, Rachael. Si Armando te pone las manos encima…
    – ¿Me matará? Lo ha tratado de hacer desde que tenía nueve años. Deberías dejarme desaparecer, Elijah. No iré a la policía, no he dicho nada a las autoridades sobre Tony y no lo haré. Sólo quiero irme. Deberías dejarme marchar.
    – ¿Piensas que Armando creerá que te ahogaste en el río sin ver tu cuerpo? Demonios, Rachael, has olvidado todo lo que te enseñé. Sabe que estás aquí. Vendrá detrás de ti con todo lo que tiene.
    – Y por eso abandonaste todos tus negocios y rápidamente saliste hacia la selva bajo la torrencial lluvia para salvarme como siempre.
    – Rachael, ¿Qué sucede? ¿Por qué no vienes conmigo, y hablamos de esto? Desde luego que te he seguido. No voy a permitirle que te mate.
    Rachael colocó la pistola en el fregadero y se apretó contra la pared a su lado. Se veía pequeña y vulnerable en lugar de la mujer que había estado preparada para luchar hacía unos minutos antes. Las lágrimas brillaban en sus ojos.
    – ¿No? Pienso que podría ayudarte. ¿No es eso lo que dijiste, Elijah? No esperas que me encuentre y te quite la carga de tus manos de una vez por todas ¿No me dijiste que tu vida sería mucho mejor, mucho más fácil si yo estuviera muerta?
    Se levantó rápidamente volcando la silla y avanzó hacia ella. El anciano, en la profundidad de las sombras, se movió, recordándole el ser cauteloso, y Elijah se detuvo.
    – Rachael. ¿Crees honestamente que vendría aquí para matarte?
    – Hay un precio por mi cabeza.
    – Para mantenerte viva. Armando se mueve rápido. Recogió a la chica que llevaba tus ropas y peluca. Me la envió por mensajero y no fue una vista agradable.
    Rachael giró la cara, su mano fue hacia la garganta en un gesto protector, emergiendo un sonido estrangulado.
    – Esta arma se está volviendo pesada Rachael -dijo Delgrotto-. Creo que tú y hermano deberías estar solos. Dudo si es una amenaza, pero Rio podría regresar inesperadamente. Voy al porche.
    – Probablemente Rio no regresará antes del amanecer.
    – Viaja con esos pequeños leopardos. Seguramente uno de ellos fue a avisarle.
    El color desapareció de la cara de Rachael.
    – Tienes que irte, Elijah. Vete de aquí ahora mismo.
    Elijah movió las manos descartando sus palabras.
    – Mírame, Rachael. Vuelve la cabeza y mírame. Quiero ver tu cara cuando me digas que crees que yo envié a ese hombre a matarte. Maldición -Golpeó la mesa con el puño- Pasé la vida luchando para mantenernos con vida.
    – Dijiste que deseabas que estuviera muerta.
    – Nunca dije eso -Miró al anciano con evidente frustración en su cara. Delgrotto pilló la indirecta y se deslizó fuera para dejarlos solos- De acuerdo, la verdad es que no se que diablos te dije ese día. Estaba aterrorizado por ti y enfadado por que no confiaste en mi. Tuve que disparar a Tony delante de ti -Elijah se pasó una mano por la cara-. Sabía lo que significaría, el dispararle delante de ti.
    Rachael se enfrentó a su hermano a través de la mesa.
    – Le mataste, Elijah. Mataste a Tony porque estaba conmigo. Te convertiste en lo mismo que aborrecíamos.
    – No estás siendo lógica, Rachael -Se pasó las manos por el pelo agitadamente-. Sabía de nosotros. Sabía lo que éramos. Peor aún, pertenecía a los hombres de Armando. Le pasaba información.
    – No sabes eso.
    – ¿Quién era Rachael? ¿Cómo le conociste?
    – Marcia Tosltoy es su hermana. Nos presentó. No estábamos saliendo. Solamente era un buen hombre, solitario como yo.
    – No era un buen hombre, ni era el hermano de Marcia Tolstoy. Armando le pagó para decirte eso, y antes de que me digas que ella nunca lo haría, recuerda que todo el mundo tiene un precio. Armando encontró el de ella. Si me hubieras hablado de Tony, lo hubiera investigado discretamente, para hacerte saber que era hora de romper esa amistad. Cuando obtuve la información, ya estabas en el coche con él. No tuve tiempo de hacerte bajar fácilmente. Te llevaba a unos de los almacenes de Armando.
    – Salíamos a cenar.
    – ¿Te he mentido alguna vez? Nunca, Rachael. Siempre hemos sido nosotros dos, desde que éramos niños sólo nosotros.
    – ¿Cómo se que me estás diciendo la verdad? ¿Cómo se qué es verdad o mentira? Mi tío asesinó a mis padres. Pensaba que los quería. Pensaba que quería a mamá y papá. Papá era su hermano. ¿Cómo le dices eso a un niño, Elijah? El mundo no es un lugar seguro y no puedes confiar en nadie. Ni en tu familia -Rachael dio media vuelta y llenó un vaso de agua para él, necesitando hacer algo.
    – Nunca lo haría, bajo ninguna circunstancia ordenar tu muerte. Eres mi hermana, mi única familia, y te quiero. No tienes que creerme, Rachael. Se que estás herida, enfadada y muy confusa. No tengo tiempo para hablar contigo.
    – Tuviste tiempo de sacarme del coche antes de matarle. Y luego tuviste tiempo de encerrarme en casa.
    – Estabas histérica. Fue por su arma, Rachael. No le viste hacer el movimiento porque estabas peleando conmigo por sacarte del coche. No querías escucharme y amenazabas con ir a la policía. Me esmeré en llevar a cabo los deseos de papá y legalizar los negocios. No fue fácil. Se más de la cuenta sobre Armando, como tú. No puede permitirse dejarnos vivir. Mientras pensaba que estaba con él, podía controlarte, y ambos estábamos a salvo. Una vez me puse contra él, Armando quería matarte no sólo para castigarme, si no para silenciarte. Nunca debiste hablar con Tony.
    Sus ojos relampaguearon.
    – Nunca hablaría a un extraño de nuestro negocio, y menos a un hombre del que no sabía nada.
    – ¿Y nunca te preguntó nada de mí?
    – Me preguntó si eras mi hermano y le dije que sí. Eso lo sabe todo el mundo. No deberías haberle matado.
    – Rachael, empezó con algo del conocimiento público. Dime que sabes que te quiero. Deberías saber que todo lo que he hecho en mi vida lo he hecho por ti. Por nosotros. Para mantenernos con vida. También era un niño. Y no tenía poder. Nadie podía ayudarnos. No tuve alternativa si queríamos permanecer vivos. Tuve que unirme a Armando o nos hubiera matado a ambos. Intercambié mi alma por una oportunidad de vivir.
    Ella se precipitó a sus brazos.
    – Lo se. Se lo que hiciste por mí. Se que te hubieras escapado si no me hubieras estado protegiendo.
    – ¿Tiene algún sentido para ti que haya pasado todos estos años protegiéndote y ahora de repente quiera matarte? -Puso los brazos alrededor de ella y la abrazó fuertemente.
    – Fue horrible. Me sentía responsable y no sabía porque habías hecho una cosa tan terrible. El poder corrompe, Elijah. Te he observado oponerte a él. Trataste de legalizar los negocios, pero al mismo tiempo, tenías que hacer cosas que hicieran pensar a Armando que eras parte del negocio.
    – No tuve más alternativa que llevar el negocio de la manera que Armando quería. Heredamos la mitad de todo, Rachael. Armando lo quería todo, y quería que permaneciera en su poder. Cuando se enteró que papá quería salirse de todo esto, lo siguió. Descubrió que mamá podía cambiar de forma a un leopardo. Encontró a los asesinos perfectos. Sigilosos. Astutos. Inteligentes.
    – Por eso papá nos llevó a Florida.
    – Fue porque mamá tenía miedo que su gente dañara a papá. Por eso nos trasladó a los Glades. Mamá podía correr y él estaba fuera del negocio. Pero por supuesto no funcionó. Poseía y sabía demasiado. Lentamente trataba de legalizar las compañías. Armando no iba a dejar que esto pasara. Al tiempo que estaba fuera con mi maravilloso tío, cumplía con pequeñas tareas para él porque me dejaba correr libremente. Era tan estúpido. Le conté a mamá y a papá que Armando sabía sobre mi cambio, y que lo hice delante de él. Mamá había sido tan sigilosa y quería que supiera que todo estaba bien, que a él no le importaba. Estaban tan alterados que debieron hablar con él. Armando lo arregló para encontrarse con mamá y papá y los asesinó.
    – Yo lo vi -Rachael se apartó-. Nunca olvidaré su cara cuando se volvió y me vio allí de pié.
    – ¿Crees que me gusta hacer las cosas que hago? Te tenía de rehén, Rachael. Nunca se molestó en esconder lo que te haría. Lo más que supiste, el incordio que eras para él y todo lo que tuve que hacer valió la pena para mantenerte con vida. Me necesitaba. Era como mamá y una tremenda ventaja para él. Y sabía que no podía matarnos y escaparse de eso. Tan pronto como fue posible, me aseguré de que supiera que había pruebas si algo nos pasaba.
    – Pero Elijah, te vi hacer cosas así como él. No eres el mismo. Creciste distante y frío. Traté de hablar contigo sobre eso y me ignoraste.
    – Estaba haciendo otro movimiento en nuestra contra. Y yo planeaba matarlo. No quería que estuvieras involucrada -Lo dijo sin rodeos-. Si lo hubieras sabido, serías tan culpable como yo. No podías saber las cosas que hacía. Mamá tenía que estar orgullosa de uno de nosotros -Descendió la vista a sus manos-. Si te hace sentir mejor, nunca maté a un inocente. Nunca llegué tan bajo.
    – Traficabas con drogas, pasabas armas de contrabando. Entrenabas asesinos -Le lanzo esas acusaciones, apartándose, le dolían los pulmones al respirar.
    Dio un paso hacia ella, queriendo estrecharla.
    – Maldición, Rachael. Si no quieres creerme por lo de Tony, no lo hagas, pero no me mires como si fuera un monstruo al que no conocieras. Armando no va a dejarte vivir. No puede. Eres un cuchillo preparado sobre su cabeza. Eres una testigo de asesinato. No tengo la intención de marcharme de aquí sin ti. Los hombres de Armando vigilan arriba y abajo en el río. Trajo al mejor par de rastreadores. Hombres como Ducan. No puedes quedarte aquí, Rachael. Ven a casa conmigo, te mantendré a salvo.
    No hubo ningún sonido a parte del viento y la lluvia. La puerta estaba parcialmente abierta y el viento entro de golpe, moviendo la mosquitera, haciéndola bailar. Rachael sintió el viento en la cara. Elijah sitió que la hoja cortaba en su garganta. Un aliento caliente abanicó su mejilla. Un leve gruñido peligrosamente cerca de su oreja.
    – No irá a ningún lugar contigo.

CAPÍTULO 18

    Rio presionó más la hoja en la garganta de Elijah.
    – Ella no va a ir a ninguna parte contigo -el tono de su voz era grave y contenía un gruñido amenazador-. Ni ahora, ni nunca.
    – No Rio, no puedes herirle -protesto Rachael-, es mi hermano, Elijah.
    Elijah no movió un solo músculo. Se quedó completametne quieto, notando el pinchazo de la hoja en su garganta. En vez de aflojar la presión al oir a Rachael, Rio apretó el brazo hasta convertirlo en una cinta de acero, apretándo cada vez más.
    – Quédate donde estás Rachael. Este caballero y yo vamos fuera juntos. Si quieres seguir vivo, Elijah, procura moverte en total sincronización conmigo. Un movimiento en falso y estás muerto.
    – Rio, ¿qué estás haciendo? -Rachael dio un paso hacia ellos.
    El cuchillo hizo brotar sancgre. Elijah levantó la mano hacia su hermana, deteniendola al instante. Ella contempló con los ojos muy abiertos como los dos hombres se movían juntos hacia la puerta, retrocediendo hasta la veranda. Rachael les siguió a una distancia prudencial, con el corazón palpitando.
    – Sé que vas armado.
    – Si.
    – ¿Dónde?
    – Llevo un arma pequeña en la espalda. Otra atada en la pierna. Tengo un cuchillo en la manga y otro debajo del brazo izquierdo.
    Rachael parpadeó. Miró al anciano, quien seguía sentado tranquilamente en el sofá como si estuvieran tomando el té. No tenía ni idea de que su hermano estuviese armado. ¿De donde sacaba tantas armas?
    – Dame una buena razón para mantenerte con vida -las palabras eran apenas audibles, un amenazante susurro de muerte en la noche-. No pienses en Rachael para conseguirlo. Ella te quiere. A quien tienes que convencer es a mi, porque yo no te quiero.
    Rio ignoró al viejo cuando se asomó en silencio a la veranda. Ya estaba desterrado, condenado para siempre por algo que nunca iba a poder arreglar. También podría hacer algo útil y acabar con las amenazas a la vida de Rachael, al mismo tiempo que iba acumulando delitos.
    – Quiero a mi hermana -contestó Elijah en voz baja. El sonido de su voz era ronco-. No tienes por qué creerme.
    – Tengo que hacerlo si voy a dejarte vivir. Racahel se merece una vida.
    – Si, se lo merece. Yo no soy su enemigo.
    Elijah era muy consciente de que el cuchilló no dudaría en cortarle la garganta. Había aprendido a tener paciencia en una dura escuela, sabiendo siempre que en algún momento se produciría un instante de distracción y podría actuar, pero nunca con un hombre como el que tenía en la espalda. La multitud de movimientos defensivos que había perfeccionado nunca funcionarían con ese apretón similar a un tuerca. Suspiró.
    – Te daré dos motivos. La seguí hasta aquí para salvarle la vida. Y otro todavía mejor; si no me liberas, se va a enfadar contigo y entonces vas a lamentar no haberte quedado en tu forma animal.
    Rio echó un vistazo a la puerta abierta donde Rachael se tapaba la boca con la mano. Parecía un poco impresionada pero no iba a durar demasiado tiempo. Sacudió la cabeza en una suplica silenciosa, con los ojos llenos de ansiedad.
    Rio separó la cortante hoja de la navaja de la garganta de Elijah y se alejó un paso.
    – Coloca todas tus armas en el suelo, delante de ti. Ten mucho cuidado, Elijah. Tú conoces a nuestra gente. Todo lo vemos como una caza. Ahora mismo, puedes considerarme un cazador.
    Elijah, se quitó las armas con deliberada lentitud y las apiló cuidadosamente sobre la veranda. Rachael miró horrorizada el creciente montón.
    – Mételos en la casa, sestrilla -dijo Rio manteniendo el tono de voz lo más tranquilo posible. Esperó hasta que ella hubo recogido las armas y los cuchillos y desaparecido en el interior de la casa-. Date la vuelta muy despacio.
    Elijah se giró para quedar frente a Rio por primera vez. Se miraron fijamente uno al otro, dos machos fuertes de ojos helados y temperamento peligroso disimulado bajo una cuidada capa de civilización.
    El hermano de Rachael habló primero.
    – Soy Elijah Lospostos, el hermano de Rachael.
    – Tú fuiste el que le puso el precio de un millón de dólares por su cabeza.
    – Tuve que moverme rápido. Me imaginé que los funcionarios del gobierno y los bandidos, se esforzarían, cada cual por su lado, en mantenerla con vida. Nuestro tío iba a tener que usar a sus matones para cazarla. No iba a encontrar a nadie dispuesto a renunciar a tal cantidad de dinero matándola. Hice que fuera demasiado irresistible para renunciar a él. Nadie iba a matarla -ladeó la cabeza estudiando a Rio-. Te has olvidado de la ropa.
    Rio se encogió de hombros sin dejar el cuchillo.
    – Una mala costumbre que tengo. ¿Tienes café? Me gustaría beber algo.
    Rachael pasó por delante de su hermano para rodear la cintura de Rio con el brazo.
    – Tienes que sentarte. ¿Llegastes a tiempo?
    Rio mantuvo su penetrante mirada en Elijah.
    – Si. Se va a poner bien, Anciano.
    Rachael no pudo por menos que sonreirle al anciano, pero él apartó la cara. Vio el brillo de las lágrimas en sus ojos y el temblor de sus manos cuando las levantó para secarselas.
    – Gracias Rio -la voz fue ahogada, apenas audible.
    – Es un buen chico.
    Rachael urgió a Rio a ir hacia la puerta. Se tambaleaba de cansancio. Le enseñó los dientes a Elijah en algo parecido a una sonrisa y le indicó que entrara primero.
    – Primero llama a los demás -dijo Elijah sin moverse-. Sé que están esperando.
    Rachael prestó atención. Oyó los gemidos del viento. El ritmo de la lluvia.
    – ¿Están dentro Fritz y Franz? -dirigió la pregunta hacia Rio- ¿Están esperando a que entre?
    Rio le sonrió abiertamente. Su cara estaba pálida y el brillo del sudor le cubría la piel.
    – Desde luego. A ellos también les gusta cazar.
    – Muy gracioso. Llámalos.
    Río emitió una serie de vocalizaciones. Rachael miró la cara de su hermano. Él fruncía el ceño. Clavó sus uñas en la piel desnuda del Rio.
    – ¿Qué les has dicho exactamente?
    – Que estén alerta -contestó Elijah- ¿Qué hacen esos dos cachorros? Nunca supe de pequeños entrenándose para la batalla.
    Rachael puso los ojos en blanco.
    – No pienses ni por un minuto que esas dos pequeñas semillas del demonio son cachorros. Son leopardos nublados adultos de malos modales, terrible carácter y mortíferos colmillos de sable.
    – Parece como si te hubieras enfrentado a ellos -Elijah no se había movido. Miraba fijamente el oscuro interior de la casa pero se negaba a dar un paso dentro.
    – Uno de ellos casi me arrancó la pierna. No seas crío -Intentaba no notar que a su hermano le sangraba la garganta. No se la había tocado ni una vez. Intentó no ver el cuchillo que todavía llevaba Rio en la mano, mirando sin parpadear el rostro de su hermano- Rio no te diría que entraras si no estuvieras a salvo -Intentó sonar convencida, pero su tono era más una pregunta que una afirmación.
    – Sería una buena manera de deshacerse de mí sin sentirse culpable -dijo Elijah.
    – No me sentiría culpable si me deshiciera de ti -contestó Rio despreocupadamente-. Entra.
    Elijah suspiró y entró en la casa, obviamente en guardia. Era un cambia-forma, uno muy bueno, rápido y eficiente, debia haber llegado allí como un asesino, pero su ropa lo obstaculizaría, lo haría más lento cuando podría necesitar la velocidad contra dos leopardos de cincuenta libras. Vio los ojos brillar hacia él en la oscuridad. Los dos felinos se habían separado y esperaban pacientemente. Uno se agazapó, el otro estaba tumbado sobre su vientre, al lado de la silla. A la espera. Con las orejas separadas y gruñendo. Con los ojos brillantes.
    Rio sintió los efectos de viajar tantas millas en tan poco tiempo. Le ardía el cuerpo de cansancio. No había tenido el tiempo necesario para recuperarse después de perder más sangre de la que podía permitirse. Franz le había llamado desde la distancia, alertándolo del peligro para Rachael. Se había bebió de golpe el zumo de naranja y habia salido precipitadamente, sin tiempo para descansar después de la pérdida de sangre. El viaje de regreso había sido una pesadilla, ahogado de terror. Llevó al leopardo a moverse al límite, corriendo durante millas incluso cuando el animal se quejaba por falta de aire.
    – ¿Rio? -La voz de Rachael era de suave preocupación-. Ven a sentarte. Entre tu arsenal y el de mi hermano, tenemos bastantes armas para comenzar una guerra. Si viene cualquier vecino, aunque sea para pedir azúcar, sugiero que le peguemos un tiro.
    – No podemos hacer eso -protestó Rio-, Tama va a venir preocupado buscando a su investigador extraviado.
    Elijah se pasó la mano por el pelo.
    – Esa guía es un incordio. Tuve que hacer que un par de mis hombres organizaran una catástrofe para conseguir que apartara los ojos de mí -Rodeó con cuidado una silla y se desplomó en el sofá.
    – El garrote -pidió Rio mientras se ponía un par de vaqueros-, déjalo también.
    Rachael enarcó las cejas.
    – Elijah, no puedes llevar un garrote.
    – Me olvidé de él -Elijah se quitó el collar que levaba al cuello. Se lo entregó a su hermana para que lo añadiera a la reciente reserva de armas.
    Rachael soltó un exagerado suspiro.
    – Están locos los dos.
    – Probablemente -concedió Rio. Cogió el vaso que ella le entregaba y se bebió de un trago todo el contenido-. Aceptaré que Elijah no intentó matarte.
    – Tony trabajaba para Armando -Se anticipó ella misma mientras hacia el café para no tener que mirarles a ninguno de los dos. Le temblaban las manos. Tenía las rodillas debiles. Llevaba mucho tiempo temiendo este momento y ahora no sabía como sentirse. Apenas confiaba en el alivio que la inundaba y tenía miedo de empezar a gritar alrededor de ambos-. Eso ya lo sabías. Elijah es un cambia-forma.
    – De modo que por esa razón no podías acudir a la policía. La primera regla es mantenernos en nuestros dominios -Rio soltó el aliento despacio-. Y Armando usa cambia-formas como asesinos.
    – Sobornó un par de cambia-formas en Sudamérica. O tal vez los chantajeó, no sé; es capaz de cualquier cosa. Podría haber amenazado con incendiar la selva tropical, o formar una partida de caza para borrarles a todos del mapa -Elijah estiró las piernas, sus ojos oscuros brillaban en la noche como obsidiana-. No creo que sea humano. Entré en su casa una noche. El leopardo puedo entrar tan furtivamente, que estaba seguro de poder sorprenderlo -suspiró y sacudió la cabeza-. No es un hombre, es un demonio. En su dormitorio había un doble y no pude encontrarlo por ninguna parte.
    – ¿Cuántos cambia-formas tiene?
    – Dos que yo sepa. No sé si tiene más. Somos un grupo muy evasivo y él no pasa mucho tiempo en Sudamérica. Duncan era uno de ellos.
    El anciano entró e inclinó su cabeza.
    – Tengo que volver al pueblo a cuidar de mi nieto. Te agradezco lo que hiciste, Rio.
    – Encantado de haberle sido útil, Anciano -contestó Rio-. Le agradezco las noticias sobre Drake. Era incapaz de acercarme a Joshua y nadie me daba información.
    Rachael levantó la cabeza. Miró airadamente al anciano.
    – ¿Quién dijo usted que era civilizado? -preguntó dulcemente.
    – Hafelina -Había más amor que reprimenda en el cariñoso apelativo.
    Gatita. Ahora lo sabía. Sabía como la llamaba. Empezaba a recordar el idoma olvidado de su infancia.
    Elijah se sentó recto, con el ceño fruncido. Sacudió la cabeza, pero permanecio en silencio mientras el anciano entraba. Había una dignidad en él que exigía respeto.
    – No la regañes por hablar sin pensar o por defenderte, Rio -dijo el anciano-. Es una mujer valerosa e íntegra. Ya no soy miembro del consejo, pero estoy obligado por nuestras leyes. Haré todo lo posible por cambiar el decreto, pero afrontaré el castigo por mis acciones. Lamento no haber tomado medidas hace tiempo en vez de esperar a que se presentara una crisis personal. Ordenaré que te den noticias de Drake inmediatamente. No te levantes, cambiaré en la veranda. Mi equipaje está allí -le sonrió a Rachael-. Me alegro de haber tenido la oportunidad de conocerte e intercambiar ideas -dirigió la mirada hacia Elijah-. Tu hermana le ha enseñado a un anciano que nunca es demasido tarde para enmendar los errores. Ya sabes el camino correcto.
    Elijah agarró los brazos de la silla con fuerza, clavando las uñas profundamente.
    – No hay salvación para lo que he hecho.
    Delgrotto sonrió.
    – Incluso el alto consejo puede equivocarse. ¿Quién puede medir el valor de un hombre, por su propio sentido de honor?
    Elijah apartó la mirada de esos viejos ojos.
    – Si no puedo perdonarme a mi mismo ¿Cómo voy a aceptar el perdón de los demás?
    – Ningún consejo puede desestimar la petición de asilo, de refugio. Poco importa donde hayas nacido. Hay pocos cambia-formas de verdad en el mundo. No podemos permitirnos perder a ninguno -el anciano se perdió entre las sombras de la veranda, se deshizo de su ropa, guardándola con cuidado en la tradicional bolsa de cuero y se ató la correa al cuello antes de cambiar de forma.
    Se hizo un largo silencio. Rachael suspiró.
    – De verdad me gustaría odiar a ese hombre.
    – Es un buen hombre -dijo Rio-. Hace bien en creer en las leyes que gobiernan a nuestra gente. No podemos ser juzgados por normas humanas y no podemos ir con nuestros problemas a la policía. Tenemos que proteger y vigilar a los nuestros.
    – Ya veo lo que esta pasando aqui -dijo Elijah-. Solo un hombre que ha encontrado a su compañera se refiere a ella llamándola sestrilla o hafelina. No puedes quedarte con Rachael. Es imposible que puedas protegerla de Armando. No la he mantenido con vida durante todo este tiempo para permitir que muera en esta selva.
    Su voz fue cortante y Rachael se estremeció visiblemente. Sin hacer caso de Elijah, le llevo un tazón de sopa de verduras y una taza de café a Rio.
    – Tómatelo todo, lo necesitas -le animó-, y no me cuentes tonterías sobre tu precioso anciano. No es un mal hombre, pero no es tan juicioso como una mujer.
    Elijah gimió.
    – No discutas con ella en eso de que las mujeres son superiores a los hombres, no llegaremos a ninguna parte. Rachael, no puedes quedarte. Sé que sientes algo por este hombre, pero no puedes quedarte.
    – Estoy enamorada de él, Elijah -confesó Rachael en voz baja, mirando a su hermano a los ojos mientras le entregaba un tazón de sopa.
    – Maldición, Rachael.
    Rachael resopló exasperada.
    – ¿Por qué los hombres siempre me dicen eso? Parece que hago maldecir a todos los machos.
    Pasó por delante de Elijah para sentarse en el brazo del sillón de Rio, rodeándole el cuello con los brazos. Tenía que tocarle; hundió los dedos en su pelo. Quería inspeccionar su cuerpo y asegurarse de que los arañazos no se habían infectado con la humedad del bosque. Tuvo que contentarse con acariciarle la nuca con los dedos.
    Rio intercambió una mirada de entendimiento con Elijah.
    – Te entiendo muy bien, también a mi me hace jurar -confirmó el comentario lanzando un gruñido cuando ella le tiró del pelo-. A propósito, soy Rio, Rio Santana.
    – Entonces tu también tienes que ir a donde pueda protegerte. Tengo soldados. Mi casa es una fortaleza. Puedo manteneros a ambos a salvo. Vivo cerca de los Glades, de manera que podrás correr con total libertad cuando sientas la necesidad de hacerlo -Elijah miró a Rio, taladrándole con una mirada, mezcla de promesa de venganza y desafío.
    – Puede que seas capaz de proteger a Rachael allí, pero yo puedo hacerlo igual o mejor aquí -contestó Rio suavemente. Echó la cabeza hacia atrás aceptando el masaje de sus dedos-. Antes de sigas insistiendo ¿se te ha ocurrido que puedes hacer algo diferente? ¿Algo inesperado? Tu tío te conoce. Te educó. Sabe como funciona tu mente. Pero no sabe como funciona la mía. Ni siquiera sabe que existo.
    Rachael hocicó la coronilla de la cabeza de Rio con su barbilla. Sus pechos le acariciaron la mejilla, suaves, cálidos y seductores cuando estaba cansado hasta los huesos.
    – Tienes que dormir, Rio. Puedo notar lo agotado que estás.
    – Armando no vendrá a este lugar.
    – Seguro que si, si la apuesta es lo bastante alta. Si cree que tiene alguna posibilidad de ganar de una vez por todas. No es difícil encontrar a alguien sobornándole para que suelte información vital. Tiene que tener a alguien en nómina, alguien que puede suministrarle información. Incluso pudieran ser algunos de los bandidos, les gusta estar en ambos bandos.
    Rio tomo el resto de la sopa y puso el tazón sobre una mesita baja. Su mano buscó la de Rachael. Inmediatamente se llevó sus dedos a su boca. No dejó de mirar a Elijah todo el rato.
    Elijah lo miró con los ojos entrecerrados.
    – Piensas atraerlo con información sobre Rachael. Algo que le traerá hasta aquí para asegurarse de que el trabajo se hace bien. Querra saber que todo ha terminado. Querrá asegurarse de que está muerta y querrá que yo lo sepa.
    Rio asintió.
    – Hay bandidos río arriba y río abajo. Algunos son hombres decentes que intentan ganarse la vida. Hay una o dos tribus que estarián dispuestas a ayudarnos. Este es mi territorio, no el suyo. Se ha infiltrado en Sudamérica, dudo que haya pasado mucho tiempo aquí.
    – Duncan conocía la disposición de la casa -dijo Rachael-. Alguien se lo dijo.
    – No necesariamente. Delgrotto no sabía nada de Duncan. Como uno de los ancianos dijo, toda información de importancia se lleva al consejo. Un miembro de nuestra especie al que no conocieramos sería considerado algo muy importante. Dudo que Duncan tuviera contacto con alguien de mi gente. Era un cambia-forma y sabía que había cambia-formas poblando este área. Oyó a Thomas y a sus hombres, reunió información sobre mi equipo y adivinó que éramos cambia-formas. Como leopardo, le fue fácil encontrar nuestro olor y rastrearnos cosa que como hombre le resultaría imposible. Y lo que es más importante, Duncan no tuvo tiempo de entregarle esa información a Armando. Fue capturado por los bandidos y luego vino aquí curioseando, en busca de Rachael. En cambio se topó conmigo.
    Elijah se frotó la mandíbula.
    – De modo que tu idea es atraer a Armando hasta aquí.
    – Rachael no va a volver. Es mi mujer. Conoces la leyenda, puedes llamarla mito si quieres, pero sé que si está conmigo el único modo de llevartela es por encima de mi cadaver.
    Elijah encogió sus anchos hombros.
    – No sería la primera vez.
    Rachael tiró un pesado libro al suelo. Cayó con un ruido sordo y se hizo un repentino silencio.
    – Si seguen así -silbó entre dientes-, les tiro el resto de la sopa encima de la cabeza. A ver si consigo que les funcione el cerebro a los dos. Los quiero a ambos. Poner posturitas y amenazarse el uno al otro no los hace ganar puntos conmigo -apartó la mano de Rio y apartó el tazón de sopa vacío-. Elijah, ¿vas a querer café o no?
    – ¿Vas a tirarmelo encima?
    – No estoy segura aún.
    – Entonces creo que esperaré hasta que termines con tu pequeña… -se calló bruscamente al ver que Rio le hacia desesperadas señas para hacerle callar.
    Rachael se giró para fulminar con la mirada a su hermano.
    – Sé que no ibas a acusarme de tener mal genio o de ser temperamental. Te mereces que te eche encima toda la cafetera. Deberias haberte dirigido a mi. Soy una mujer adulta no una niña a quien debas proteger. Sé exactamente de lo que es capaz Armando y sé que no tuviste otra opción, aparte de intentar deshacerte de él para que cualquiera de nosotros pudiera llevar una vida normal -se movió para incluir a Rio en su charla-. Si alguna vez se te ocurre la estúpida idea de acercarte a mi en silencio y en plan macho, olvidala de inmediato. Es probable que te golpee con otro palo si lo haces.
    Elijah levantó una ceja.
    – ¿Te golpeó con un palo?
    – Me hizo una cicatriz -dijo Rio con orgullo, apartándose el pelo para dejar al descubierto la irregular linea blanca-. Directamente en la sien. Casi acabó conmigo.
    – Sabe lo que hace -confirmó Elijah-, y golpea como un hombre, pero no cocina demasiado bien.
    – Soy una buena cocinera -dijo Rachael, ultrajada-. Soy muy buena. No es culpa mía que solo te gusten el arroz y los frijoles. Y sin nada de especias.
    – Pones demasiadas especias -dijo Elijah.
    Rio sonrió a Rachael maliciosamente.
    – No sé Elijah, podrías probar. Vive un poco.
    Rachael gimió y fregó los platos, pero estaba sonriendo otra vez. Ese hombre tenía una boca de pecado y un modo de meterle fantasias en la cabeza que a veces eran como mínimo, inoportunas.
    Rio se echó hacia atrás en su asiento.
    – El anciano tuvo una buena idea. Si fueras al pueblo y pidieras asilo, tendrían que dártelo. Tendrías la protección de nuestra gente. Así tendremos más gente de nuestro lado.
    – ¿Que es lo que haces exactamente aparte de enfadar a los bandidos locales? -preguntó Elijah.
    La sonrisa de Rio se ensanchó.
    – Has estado hablando con Thomas y sus hombres ¿verdad? Basicamente eso es exactamente lo que hago. Ese es mi trabajo.
    – Se lo haces a todo el mundo sin demasiado esfuerzo -intervino Rachael.
    Franz saltó de la chimenea y se deslizó bajo los pies de Rio, mirando a Elijah con curiosidad. Rio estiró las piernas para que cupiera el pequeño leopardo.
    – Me sitúo en una colina o en un árbol, en cualquier sitio que encuentre y escondo mi equipo mientras secuestran a sus victimas o pagan el rescate. Hago lo necesario para mantenerlos seguros. Cuando se van dejo un rastro falso y alejo a los bandidos hacia el bosque.
    – He oído que los bandidos tienen refugios.
    – Hay laberintos de túneles en los campos de caña, practicamente en todos. Si valoras tu vida no puedes meterte en uno de ello e intentar perseguirlos. Tuvimos que entrar dos o tres veces cuando los usaban para esconder a sus prisioneros. Los hicimos explotar para que dejaran de utilizarlos para eso, aunque podemos entrar si es necesario.
    – De modo que no queremos que Armando se ponga de acuerdo con los bandidos y se les ocurra la idea de usar los túneles.
    – ¿No crees que si tu tío hubiera averiguado que estaba escondida en una casa en el bosque con un tipo del lugar hubiera venido con un lanzallamas? Sobre todo si la información que le dieron fue para obtener el millón de dólares de la recompensa. Tenemos que descubrir quien es el topo de Armando y mencionar como por casualidad que han encontrado a Rachael. Se pondrá inmediatamente en contacto con tu tío y Armando vendrá hasta aquí a toda velocidad para llegar antes que tú.
    – Enviará a su asesino detrás de ella.
    Rio se encogió de hombros.
    – Por supuesto que lo hará. Querrá asegurarse de que está ahí y querrá quitarme de en medio. Esperan que sea una matanza fácil.
    – Te cazará, Rio. Los leopardos son unos enemigos terribles. Nunca se desvían del objetivo y son tan astutos como el diablo. Lo sé.
    Rio sonrió abiertamente a Elijah, pero era una sonrisa satisfecha y mortífera.
    – Sé muy bien lo que es capaz de hacer un leopardo.
    Rachael se enroscó en el regazo del Rio. Parecía completamente natural la forma en que se adaptaba a su cuerpo. La noche había tomado una sensación surrealista, como de ensueño. No podía creerse que Elijah estuviera tumbado en un sillón a poca distancia de Rio, tan relajado como si estuviera en su casa. ¿Cómo podía haber dudado alguna vez de él? Sus ojos no parecía frios y despiadados, aunque sabía que podían serlo. Ahora mismo era su hermano mayor, conversando en la casa. Había olvidado esa imagen. La de Elijah descansando. Elijah relajado. Elijah con una ligera sonrisa en la cara.
    Enterró la cara contra el pecho del Río, confiando en que no diría una palabra cuando notará sus lágrimas calientes contra su piel. Entendaría la enormidad del regalo que le habían dado esa noche. Rio la rodeo fuertemente con los brazos, de modo protector, como sabía que haría. Hocicó su cabeza con la barbilla, enterrando una mano en su gruesa mata de pelo, manteniendola cerca.
    – Este es mi territorio, Elijah. Mi reino. Los que entran en el están sujetos a mi gente y a mis leyes. No importa si se trata de animales o de personas. Puede que Armando sea importante en Sudamérica y en Florida, pero aquí no es nadie.
    Elijah asintió.
    – He ido vendiendo lentamente nuestros activos y colocando el dinero donde Armando no pueda tocarlo. Por supuesto, no lo sabe, pero espero que Rachael y yo podamos librarnos de nuestras posesiones y regresar a mi patria. Por desgracia hay problemas.
    – Podrías venir aquí, Elijah -ofreció Rachael. Su voz quedaba amortiguada por el pecho de Rio, y no podía verle la cara-. Los ancianos te aceptarían, ya oíste a Delgrotto. Aquí nadie te conoce, podrías tener un nuevo principio.
    – No lo sé, Rachael -Elijah miró a su hermana entre sus largas pestañas con ojos fríos- Si no puedo hablar con mi propia hermana ¿Cómo crees que voy a aprender a vivir alguna vez con otras personas de nuevo? Gracias por la oferta, pero si logramos librarnos de la amenaza de Armando, lo último que deseo hacer es fastidiarte la vida.
    Rachael se movió como si fuera a protestar, pero Rio apretó el brazo a modo de advertencia.
    – Solucionemos cada cosa en su momento. Lo primero es Armando. Encuentra a su topo y sácale lo que sepa.
    – Sabrá que estoy aquí.
    – Perfecto. Querrá matar a Rachael delante de tus propias narices. Para entonces tu ya habrás preparado algo para esconderla y que parezca que la estás buscando. Pero buscarás en otra zona y él se convencerá de que estás peinando la región por Rachael.
    – Pero entonces, cuando trate de atacar a Rachael, estaré a millas de distancia. No pienso hacerlo. Si ese hombre pone un pie en este país, no voy a apartarme del lado de Rachael.
    Rachael suspiró con cansanció.
    – ¿Te das cuenta de donde saco palabras como “imbécil” e “idiota”? Elijah, por esta sola vez, por favor, escucha lo que Rio tiene que decir.
    – ¿Qué sabes de este hombre, Rachael? Estás arriesgando la vida por él.
    – Lo sé. Y si insistes en quedarte, tal vez deberías escucharle, porque eso podría salvarnos la vida a los dos, y eso debería ser suficiente para ti. Me fui de casa para no ponerte en situación de tener… -se tranquilizó. Sólo Rio supo que se había metido el puño en la boca para detener lo que iba a decir.
    Elijah se sentó recto.
    – Nunca quise que murieras, Rachael. Jamás. Siempre fuimos los dos. ¿Para que iba a luchar si no fuera por ti? ¿Por qué iba a molestarme? Podría haber desaparecido en la selva y nunca me hubiera encontrado. Pero no creí que tu pudieras hacerlo.
    – ¿Por qué no cambiaba? -giró la cabeza para mirar a su hermano-. Ni siquiera sabía que era capaz de hacerlo. ¿Cómo lo supieste tú?
    – Sucedió sin más. Cuando todavía era un niño. Mamá me dijo que no dijera nada. Siempre hablábamos de eso en susurros.
    Río acarició la nuca de Rachael con un lento masaje.
    – Claro, todavía estaba intentando ocultarselo a su marido. Él no lo supo hasta más tarde. Y luego, los ancianos del refugio de vuestra madre averiguaron que había un extraño. Tuvo que ser así como sucedió.
    – Algo salió mal. Papá y mamá estuvieron muy nerviosos hasta que llegamos a Florida. Siguieron estándolo durante un par de años. Mamá no me permitía transformarme y me dijo que no debía contárselo a nadie -Elijah suspiró-. Intentaban protegernos de los de nuestra propia especie. Debían de estar pensando en Armando.
    – Pero él lo sabía -dijo Rio-. Solia llevarte a sitios y te dejaba correr.
    – Si se lo hubiera dicho a mamá… pero no lo hice. Si lo hubiera contado aunque solo hubiera sido una vez, todavía podrían estar vivos -Elijah se calló, escuchando el relajante sonido de la lluvia-. Luego, cuando lo dije, debería haber mantenido la boca cerrada. Armando ya había hecho sus planes y les mató.
    – Sus muertes no tuvieron nada que ver con lo que hiciste o les dijiste a nuestro padres, Elijah -negó Rachael-. No puedes creerte culpable. Hiciste todo lo que pudiste para mantenernos con vida.
    – No maté a Armando, Rachael.
    – Matarle puede que les hubiera proporcionado libertad, Elijah -dijo Rio-, pero no te hubiera devuelto a nadie y no te hubiera hecho sentirte mejor.
    – Me conformaré con asegurarme de que Rachael esté a salvo. Aunque pudiéramos encontrar la manera de meterle entre rejas, mandará a alguien tras ella y no descansará hasta que haya muerto. No importa si va en contra de nuestras leyes o de nuestras convicciones, encontrará el modo de matarla. Lo conozco. Armando es vengativo y me odia. Según su forma de pensar, le traicioné. Se ofreció a convertirme en su hijo. Yo era el heredero de su Imperio y le acompañé durante años. Tuve que hacerlo.
    Elijah miró a Rio a los ojos, con la mirada característica de los de su clase.
    – Es imposible que entiendas ese tipo retrocido de odio, pero lo que desea por encima de todo es matar a Rachael. La elegí a ella en vez de a él. Así es como lo ve. Ella tiene una especie de poder sobre mí, o de otro modo, me habría convertido en su hijo.
    – Pero te moviste demasiado rápido y no lo logró. ¿Por qué? -Rio volvió a mirarle fijamente, despiadado y sin parpadear.
    – Se acercó a mí una noche y me dijo que ya era hora de hacer una limpieza en la casa. Quería que Rachael muriera. Dijo que sabía que yo no iba a poder hacerlo, de modo que no me lo iba a pedir, no necesitaba que le demostrara mi lealtad. Me dijo que se encargaría él mismo de hacerlo, que no quería arriesgarse a que cualquiera de sus hombres la violara primero -Elijah tamborileó con los dedos en el brazo del sillón-. Eso fue exactamente lo que me dijo. Hablaba despreocupadamente de asesinar a mi hermana, pero yo no debía preocuparme, no iba a permitir que ninguno de los hombres la violara antes.
    – De modo que tuviste que hacer algo.
    – Mis hombres estaban en sus puestos. Tenía unos seguidores leales. Conseguí poner a Rachael a salvo en una casa y actué. Por desgracia, él era todavía demasiado fuerte. Sabía que la manera de vencerme era ir por ella. Ella es lo único que me importa. Lo sabes ¿verdad Rachael? Juro que no sé lo que dije cuando te saqué de ese coche, pero Tony había hablado con Armando y te hubieran enviado conmigo hecha pedazos.
    – Está bien -dijo ella suavemente-. Elijah, siento haber dudado de ti. Fuera lo que fuera que dijiste, ya lo he olvidado. Por favor, perdóname por las terribles cosas que pensé de ti.
    – ¿Y quien puede culparte, Rachael? Hemos vivido demasiado tiempo rodeados de traición y se ha convertido en un modo de vida para ambos -Elijah se removió en su asiento-. De modo que dime lo que quieres que haga, Rio. A ver si podemos trazar un plan para eliminar la amenaza que pesa sobre Rachael.
    Rio meció Rachael con cuidado, un gesto calmante y consolador del que apenas fue consciente. Su cuerpo se estremecia entre sus brazos. Estaba abrumada por todo, pero se aferraba a su aparencia de calma porque se trataba de Rachael y es era su manera de ser. Tenía un gran efecto sobre él, volviéndolo todo al revés aun las cosas más simples. Percibió la mezcla de amor y miedo que sentía por su hermano.
    – Llévate a Tama río abajo, aléjense tantas millas como les sea posible. Haremos correr el rumor de que encontramos un zapato de Rachael. Luego busca a un soplón que se encargue de decirle a algún funcionario del gobierno, con el topo de Armando presente, que Rachael vive en el bosque. Cuando el topo le de la información a tu tío, enviará al leopardo primero para que lo confirme.
    – O a matarla.
    – O a matarla -estuvo de acuerdo Rio-. Ese será el momento más crítico. Tendrás que confiar en mi y mantenerte muy alejado. Intentaré mantenerte informado, pero no dará resultado si piensa que estás cerca de ella. Presentirá que hay una trampa. Vas a tener que seguir río abajo y atraer la cacería sobre ti.
    Rachael se removió nerviosa mirando con aprensión a su hermano.
    – ¿Qué tipo de protección trajiste?
    – Tengo a algunos de mis mejores hombres. No va a ser fácil sorprenderme, ni siquiera para su leopardo asesino. Rachael, no te preocupes por mi. Puedo cuidar de mi mismo -la tranquilizó Elijah.
    – Elijah tiene razón, sestrilla -murmuró Río suavemente, tranquilizandola también-, sospecho que vuestro tío lo quiere vivo, deseará que se entere de tu muerte antes que cualquier otra cosa, Si nos equivocamos y envía a su leopardo para matar a Elijah, tienes que tener fe en las habilidades de tu hermano. Ha sobrevivido y te ha mantenido con vida todos estos años. No va a ser fácil atraparle. Y Tama estará con él. No hay mejor guía ni más responsable, con excepción de Kim.
    Rachael se mordió los nudillos.
    – No me gusta; no me gusta que nos separemos cuando venga tras nosotros.
    – No vendrá si sabe que estás con Elijah -dijo Rio con paciencia-. Tiene miedo de él. Tu hermano es probablemente la única persona a la que teme. Por eso tiene que destruirte antes de matarle. Y lo único capaz de destruirle es a través de ti.
    – Conozco a su leopardo asesino, Rachael -añadió Elijah-. Puedo encargarme de él si viene por mí. Tanto en su forma humana como en la forma animal -su voz estaba llena de confianza.
    Rachael asintió y consiguió esbozar una débil sonrisa, pero Rio notó como se estremecía. La acercó más a él, intentando protegerla de la visión de los ojos de su hermano.
    – Una vez que Armando entre en el país, Kim Pang, el hermano de Tama se lo dirá a Tama. Puedes empezar en cuanto Armando entre en nuestro bosque. Tendré a algunos de mis hombres preparados con radios para que nos avisen de donde se encuentra. No puede adoptar la forma del animal, si no que se mezclará con los cazadores con la esperanza de protegerse. ¿Qué te parece Elijah?
    – Creo que voy a dejar la vida de mi hermana en tus manos -Elijah se levantó y se estiró con un movimiento completamente felino. Sus ojos eran duros, fríos y despiadados-. No me defraudes.
    – ¿No vas a quedarte? -preguntó Rachael, a punto de llorar otra vez.
    – Tengo que volver al campamento. Nunca se puede estar seguro de donde tiene puestos ojos y oídos y no quiero que el plan se eche a perder antes de que tengamos una posibilidad de ver si funciona -Elijah surgió sobre ellos, alto, peligroso y muy solitario-. Cuida de ella Rio -rozó la cabeza de Rachael con un suave beso, le acarició el hombro y salió a la noche.
    Rachael trató de separarse de Rio para seguir a su hermano.
    – Deja que se vaya. Para él es difícil alejarse de ti después de tantos años. Tiene que estar solo. La gente como nosotros necesita espacio, Rachael. Tiene que encontrar su propio camino. Se ha pasado la vida concentrado en mantenerlos vivos a los dos. Tendrá que adaptarse antes de encontrar una razón para seguir viviendo. La encontrará en el bosque. Todavía no lo sabe, pero el bosque le llamará -le pasó las manos por el cuerpo, inspeccionando los daños después de la larga carrera.
    – Necesitas descansar, Rio. Al menos ven a la cama conmigo.
    Le pareció bien. Quería acostarse al lado de ella, sostenerla entre sus brazos y sentir su calor después de sentir tanto terror al pensar que alguien la estaba atacando. Permaneció durante mucho tiempo escuchando el gemido del viento entre los árboles. Oyendo el sonido de la lluvia sobre las copas de los árboles. Escuchando el ritmo de su respiración. Manteniendo su suave cuerpo junto al suyo, el pelo de ella entre las manos, su cuerpo rodeando protectoramente el suyo. Recordó haber pensado que la felicidad era una ilusión, que la vida consistía en vivirla hasta que se acabara, sirviendo a su gente. La felicidad era tener a esta mujer entre los brazos. Se concedió el placer de llenarse los pulmones con su olor y sentir la marca de ella en su carne y en sus huesos.

CAPÍTULO 19

    Racheal agarró del pasamano y se inclinó para mirar detenidamente el bosque.
    – Pienso que voy a volverme loca -giró para reírse de Rio, sentado a mitad del pasamano- ¿Es posible en este enorme bosque? ¡Y no digas que estoy en uno de mis pequeños arranques de mal genio tampoco!
    – Seguro. La espera es siempre la parte más difícil. Sabemos que el topo pasó la información, entonces no tendremos que esperar mucho tiempo. Recibí información que Armando y un grupo enorme llegaron y van río arriba. Tenemos a la gente en el lugar vigilándolos. Trajo a cuatro cazadores profesionales, causó problemas con los funcionarios ya que no aprueban esta clase de cosas.
    Rachael tembló.
    – Saber que ese hombre esta en el mismo bosque es espantoso. Armando es realmente malo, Rio. No le tomará mucho tiempo enviar a sus hombres.
    – Lo sé, pero es lo que hemos estado esperando. Esta es probablemente nuestra última posibilidad para un poco de diversión. No están aún en el área.
    – Odio esto, Elijah esta cerca y no lo puedo ver.
    Rio tomo su mano, sosteniendo su palma abierta sobre su corazón.
    – Al menos esto nos ha dado tiempo para que tu pierna sane correctamente.
    Ella giró y frunció el seño.
    – ¿Correctamente? ¿Es así como lo llamas? Al menos tengo una pierna. Y Fritz está mejor. Salió esta mañana alrededor del alba para cazar con Franz. Pensé que era un buen signo.
    Rio tiró de su mano hasta que su cuerpo quedo junto el suyo.
    – No tenemos que quedarnos aquí si prefieres ir a jugar -la invitó suavemente.
    Rachael alzó la vista, a su irresistible rostro. Conocía cada pulgada de aquella cara, por el tacto, por la visión. Había un destello juguetón en sus ojos, raramente visto por alguien además de ella. Amaba aquel lado infantil, travieso que tenia en momentos inesperados.
    – ¿Es seguro?
    – En este momento. No espero que Armando venga tan pronto, pero no cambia nada. Espero que el asesino de tu tío venga cualquier día y hora, pero los animales nos alertarán. No tenemos que quedarnos en casa si quieres estirar las piernas y jugar un poco. Tengo uno o dos hermosos sitios que no he tenido oportunidad de mostrarte -Sus dedos frotaron los hilos de su pelo- Hemos estado poniendo toda nuestra energía en los ensayos para la llegada de tu tío y no hemos logrado tener un descanso. La choza temporal esta construida, tenemos a la gente vigilando de arriba a bajo el río y el bosque. Pienso que podemos tomarnos un pequeño descanso.
    Rio se había arriesgado solo la noche anterior desde que su hermano había aparecido. No quiso dejarla y sintió que era mejor darle a su pierna una posibilidad para curarse totalmente. La llamada del bosque estaba en él, tentándolo continuamente.
    La sonrisa de Rachael se ensanchó y se quito la camisa, arrojándola sin vacilar. Esto dejó su cuerpo sedoso y nada más.
    Río sonrió. La respiración de Rachael se entrecorto, se hacía un hábito.
    – Tal vez deberíamos quedarnos aquí -murmuró él suavemente. Sus pechos eran hermosos, llenos y maduros y tan perfectos que tuvo que tocarlos. Sus dedos se deslizaron sobre la piel, tirado de sus senos que se erguían solo para él.
    – Tal vez no deberíamos. Quiero correr. Puedes esperarme aquí si quieres -Rachael se zafó de su abrazo, disfrutando del camino que tomaba su mirada. Nunca había pensado ser un ser sexual hasta que conoció a Rio. La hizo tan consciente de su propio cuerpo como del suyo. De lo que podrían tener juntos. Se movió atrevidamente, totalmente femenina, agarrándose a una rama encima de su cabeza- Puedes pensar en mí mientras no estoy -bromeó.
    – No vas a ninguna parte sin mí -declaró, quitándose deprisa la ropa. Ella cambiaba ya, un leopardo femenino liso con suave curvas, un cuerpo felino construido para la velocidad y resistencia. Saltó a una rama vecina y se inclino para pasar a la siguiente.
    Rio no perdió tiempo en doblar su ropa. La llamada estaba sobre él, comenzando en el hueco de su estómago, un deseo incontrolable por la libertad. Sus músculos se torcieron y cambió en el aire, haciendo una zambullida por las ramas debajo de él.
    Rachael saltó de rama en rama, totalmente consciente de que Rio la perseguía. Si un leopardo pudiera haberse reído en voz alta, sería ella. No podía creer el giro que había tomado su vida. Había cometido un pequeño error, pensando que su casa era una vieja choza, y este había sido el mejor error que había cometido alguna vez.
    Sintió un estallido de felicidad, brillante y perfecto, saltó al suelo del bosque, saltando sobre los troncos de los árboles caídos y arbustos más grandes. Sus garras se clavaban en la vegetación. Rio venía tras ella, un enorme macho con intención de dirigirla.
    Rachael comenzó a evadirlo, serpenteando por los árboles, quedándose en el curso que obviamente quería que tomara. Cuando se dirigió en la dirección incorrecta, surgió delante de ella, demasiado grande para evadirlo y demasiado grande para encararlo. No se preocupó, la libertad del juego era maravillosa. El bosque era hermoso, cada detalle vivo y brillante. Jugo con un sapo que no pareció apreciar la compañía y luego corrió hacia adelante cuando Rio olfateo a la pequeña criatura.
    Vio el terraplén demasiado tarde, tratando de parar cayó en el foso de agua azul. Era una pequeña caída natural, una palangana formada en la sólida roca. La cascada era suave, la espuma blanca caía en el agua clara. Los helechos brotaban por todas partes, largos y altos como arbustos. Cambiando empezó a reír con tanta fuerza que rodó dos veces más.
    Rio la tomo por la cintura, levantándola cerca del borde.
    – Eres imprudente, mujer loca. Casi me da un ataque cardíaco -Su voz sonó como un ronroneo en lugar de una reprimenda, una caricia aterciopelada sobre su piel
    Rio tocó suavemente su cara, las yemas de sus dedos acariciaban la línea de su mejilla, su mandíbula, su toque era suave como las alas de mariposas que se posaban en los árboles. El impacto era una ráfaga que pasaba como un rayo por su cuerpo. Sus manos se colocaron a ambos los lados de su cara, enmarcándola con ternura mientras lo miraba fijamente a los ojos.
    Había tan intenso de amor ahí, en las profundidades de su verde mirada. El deseo y el hambre se quemaban en la profundidad, pero el amor brillaba con una luz intensa que la consumía. Bajó su cabeza despacio hacia la suya. Aquel movimiento sensual hizo que su corazón reaccionara, sintió un estremecimiento exquisito en cada músculo, el calor se extendió. Su cuerpo se inclinó contra el suyo, aunque su piel no la tocó completamente, un soplo de aire había entre ellos, una brisa que abanicaba el calor de su piel. El agua acariciaba sus cuerpos, dejando la espuma que caía como millones de gotitas alrededor de ellos, como dedos en la piel, acariciándolos, un río de sensaciones sobre ellos.
    Sus labios rozaron los suyos. Suavemente. Tiernamente. Un pequeño toque, llamas que parpadeaban como si bailaran. La necesidad se precipitó y extendió en cada vena, en cada célula. Rachael se inclino más cerca, levantando su boca a la suya. Las puntas de sus pechos tocaron su pecho, mandando llamas a toda su piel. Rachael suspiró contra su boca, cuando la abrió él la tomo. Calor, fuego y seda. Algo se movió dentro de ella, una conexión.
    Rio profundizó el beso, ahuecando su cara con sus manos, deslizando sus dedos para acunar la parte posterior de su cabeza besándola, su otro yo se elevó hasta fusionarse con ella. La sensación aumento con cada toque. La brisa de la cascada en sus pieles se sentía como el toque de una lengua que los lamía a lo largo de sus cuerpos
    Ráchale jadeo cuando el placer sensual la inundo, privándola de aliento, de pensamiento. Se inclino contra él, frotando piel contra piel, necesitando su contacto. Cuando él levanto su cabeza para respirar, ella bebió las gotas de su pecho, su lengua seguía las diminutas gotas que bajaban por su vientre. Sus manos se movieron sobre ella, encontrando cada punto que la harían gritar de pasión, que la excitarían aun más.
    Ráchale se derritió, piel con piel, rozando, acariciando, necesitando tocar cada centímetro cuadrado de él. No bastaban los besos, el sabor, no había tiempo suficiente para explorarlo como ella deseaba antes de que su cuerpo se rindiera a sus demandas.
    – Ronroneas -murmuró suavemente- Amo el modo en que ronroneas.
    Beso su garganta, el hueco invitador de su garganta y mas abajo para probar las gotitas de agua, acaricio su cadera tomándola de las nalgas para levantarla.
    Rachael enredó sus piernas alrededor de él.
    – ¿Ronroneo? No lo sabía. No -Sus dientes mordisquearon sobre su hombro, su cuello, el punto de su barbilla. Su aliento era caliente y atractivo como el satén suave de su piel- me harías ronronear, Rio. ¿Sientes al leopardo en mí combinándose con tu leopardo? ¿Cómo puede pasar? ¿Cómo podemos experimentar lo qué ellos sienten cuando somos realmente uno con él?
    – Tú me dejas entrar a tu mente. En tu corazón y cuerpo. Esto incluye a tu leopardo y mi leopardo está impaciente. Somos un par apareándose, Rachael. No todos nosotros tenemos esto en la vida. Sospecho que nos hemos apareado en más de una vida. Te sientes tan familiar -puso su cuerpo sobre el suyo cerrando los ojos cuando sintió el increíble placer sensual.
    Su sangre corrió caliente por su cuerpo, ardiendo sus venas como fuego sin control, llegando a su cabeza para explotar en acometidas de calor y llamas. Ella estaba apretada y caliente, una vaina aterciopelada que agarraba su cuerpo, rodeándolo de tanto placer al borde del dolor. Sintió todo inmediatamente, lujuria salvaje, una necesidad codiciosa, el amor abrumador y la ternura. Quiso tomarse su tiempo, meciéndola mientras el agua bañaba sus cuerpos, pero el placer era demasiado intenso, hasta con su empuje lento. Estaban demasiado calientes, el calor formaba un arco entre ellos y se eleva rápido no importaba cuanto tratara de detenerlo, trató de ir más lento. Sus uñas se clavaron en su piel. Su cabeza se arqueo hacia atrás, exponiendo la línea de su garganta.
    Profundamente, se movieron juntos, mezclándose y combinándose, haciéndose uno en una piel. El grito suave de Rachael tomó lo último de su control. Su cuerpo apretado alrededor suyo, amarrándole y haciéndole demandas.
    Levantó su cara al cielo, elevándose, tomándola mientras que el agua salpicada alrededor de sus cuerpos.
    – Estabas jurando -susurró Rachael. Había risa en su voz. Besó su hombro, movió sus caderas al mismo ritmo, permitiendo a las pequeñas réplicas remontar sobre ambos.
    – Tu me haces esto, Rachael. Pienso que va a darme un ataque cardíaco. Yo podría hacerte el amor cien veces por día -La bajó suavemente hasta que sumergió la cintura en el agua- Pierdo mi poder, ¿lo has notado?
    La suave risa recorrió cada célula de su cuerpo, lavándolo como la lluvia limpia.
    – Pensé que era yo.
    Un ruido en los arbustos cerca del terraplén los alertó ya no estaban solos. Rio giro para afrontar el peligro, poniendo su cuerpo entre Rachael y los arbustos. Dos pequeños gatos cayeron en el claro, Fritz se deslizo por el fango hasta caer al agua. La mano de Rachael, en el trasero de Rio sentía su tensión.
    Fritz aulló cuando salio del agua, escupiendo y silbando a Franz. El otro gato macho se rió, espero bajo los helechos a que Fritz se quitara el agua. Franz salto una segunda vez, sobre su hermano haciéndolo rodar y volviéndolo a empujar sobre el terraplén. Cayeron en un frenesí salvaje de piel y garras, haciendo más ruido del que Rachael alguna vez había oído que hacia un gato.
    Se echó a reír y abrazó a Río por la cintura.
    – Parecen un par de niños.
    Él paso la mano por el sedoso pelo negro.
    – Si -pareció totalmente exasperado- No puedo hacer nada con ellos.
    Esto la hizo reír más.
    – No tienes ni idea de lo increíblemente atractivo que te encuentro -besó su barbilla- Voy a nadar mientras todavía tengo la posibilidad. Empezara a llover en cualquier minuto.
    – Llueve.
    – Esto es sólo la niebla. ¡Mira el arco iris! -Señaló hacia arriba y se zambulló bajo la superficie, un destello de piel desnuda y sedoso cabello negro.
    Sacudió la cabeza cuando la miró nadar, luego giro para mirar a los dos leopardos nublados echándose uno encima del otro. No había nada que parara a los gatos cuando jugaban sucio. Caminó por el agua hacia la roca plana donde a menudo se posaba para tomar el sol. Estaba siempre húmeda y caliente, pero la brisa del agua de la cascada y la niebla, lo mantenían fresco. Su mirada se dirigió a Rachael cuando nadaba por el fondo, su piel desnuda se veía pálida en el agua azulada.
    Rachael se elevó bajo la cascada, levantando su cabeza para permitir que el agua cayera sobre su cara. Empujo hacia atrás la pesada cabellera y sonrió con la alegría de estar viva. El agua era una sombra asombrosa de azul, la niebla blanca que se cernía encima en el dosel como nubes mullidas. El crepúsculo ya caía, un cielo gris suave que sacó a los murciélagos, girando y bajando cuando se lanzaban para capturar insectos en el agua. Echó un vistazo a través del pequeño foso hacia Rio. Estiraba su cuerpo entero en una losa gris, su mirada verde viva se fijó en ella atentamente.
    – Amo este lugar, Rio. ¿Vienes a menudo?
    – Cuando quiero un largo baño y una nadada perezosa -no levantó su cabeza, sólo la miró a través del agua, parecía una ninfa del agua, una tentación- No hay ninguna sanguijuela en el agua, es seguro nadar.
    Rachael se rió de Rio y comenzó a caminar por el agua hacia él. Las aves levantaron el vuelo de los árboles alrededor de ellos, alas que revolotean fuertemente, llenando el aire de un ruido que tarareaba. Se congeló, alzando la vista hacia la multitud que se elevaba. Su corazón comenzó a palpitar. Miró a través del agua a Rio. Ya no descansaba perezosamente, se puso en cuclillas en la roca, con todos los sentidos en alerta. Le hizo señas sin mirarla, moviendo su mano en un semicírculo.
    Rachael echó un vistazo a los dos pequeños leopardos nublados que estaban parcialmente escondidos entre los altos helechos. Soñolientos, los dos habían estado dormitando en el refugio de las hojas; ahora estaban alerta como Rio, bocas abiertas de par en par, las orejas hacia arriba, rastreando el aire. Forzó a su cuerpo a moverse, dirigiéndose en la dirección que Rio señalada. La deseó fuera del agua y en un escondite inmediatamente. Los centinelas del bosque estaban dando la alarma. Un cazador se había movido en su reino.
    Rio puso el brazo alrededor de ella.
    – Todo está bien. Sabíamos que vendría por ti… -rozo su sien con un beso- Pero no antes de que consigas ropa. Dejamos un rastro bastante claro que conduce a la pequeña choza de Tama y Kim. Parecerás una mujer nativa haciendo sus cosas.
    Rachael se reclinó contra él con comodidad. El brazo de Rio se apretó.
    – No tenemos que hacerlo. Si tienes miedo, podemos encontrar otra manera.
    Ella sacudió su cabeza con decisión.
    – No. Quiero ser el cebo. Armando ha dominado mi vida para someter a Elijah por mucho tiempo, se siente bien ser capaz de hacer algo positivo. No me preocupa si actúo como una boba en una choza y hago un espectáculo para el espía de Armando. Me hace sentir poderosa contra ese monstruo horrible. Él destruyó a Elijah, y me usó para hacerlo.
    Él acarició su oído todo el rato mientras la sacaba del agua y la llevaba al refugio de los árboles.
    – Cambiemos aquí, Rachael. El espía de Armando no puede verte como un leopardo. Tenemos que darle un amplio margen y guiarlo a la choza. No queremos que encuentre el rastro de tu esencia de leopardo y te identifique como un cambia-forma. Déjate ver a cierta distancia en tu forma humana. Te cubriré. Si hace un movimiento equivocado, lo mataré.
    Ella se estremeció. Eso le pareció a Rio.
    – ¿Estas seguro que solo es el espía y no mi tío?
    – Escuche a los animales. Es el leopardo, y se dirige hacia la choza.
    Ella soltó el aliento.
    – ¿Que pasara con Fritz y Franz? Tendrás que alejarlos a un lugar seguro. No quiero que les hagan daño. Sabes que ellos te seguirán dondequiera que vayas.
    – No te preocupes, hemos cazado muchas veces juntos. Es nuestro trabajo, Rachael. Tu tío tiene un ego demasiado grande para dejar sólo a su leopardo. Si piensa que puede matarte bajo la nariz de Elijah, es lo que decidirá hacer.
    – No te preocupes por mí. Me confieso culpable de tener miedo, pero de un modo positivo. Finalmente siento que le soy útil a Elijah -giró la cara hacia su hombro y se rozó cariñosamente de la manera de los felinos- Seré cuidadosa.
    – Puede tratar de agarrarte para llevarte con tu tío, pero lo dudo. Cuento con que esté haciendo un viaje de exploración, para confirmar tu presencia. Mantente alerta de todos modos, por si acaso me equivoco.
    Subió por el terraplén y tiró de ella hasta que la vegetación los escondió. Él cambiaba ya, su pelambre rozaba su piel desnuda. Siempre se asombraba por el milagro del cambio. Parecía increíble que pudiera sumergir las manos en la piel de un leopardo, aún más increíble que pudiera acariciar su espalda y frotar sus orejas. A pesar del peligro, Rachael sonrió felizmente cuando se permitió cambiar.
    El viaje por el bosque era mucho más largo, escabulléndose con cuidado a lo largo del camino que los llevaba a la casa. La pequeña choza había sido erigida en una arboleda particularmente llena de árboles. Los troncos eran delgados y los árboles estaban muy juntos. Rio quiso que el sitio fuera seguro, a un tirador le resultaría difícil disparar entre los árboles. Si el asesino a sueldo de Armando quisiera matar a Rachael, tendría que hacerlo de frente y en persona. Tendría que usar su forma de leopardo para atacarla.
    Permaneció cerca de Rio cuando se movieron a través de los árboles, asegurándose de demostrar a los gibones y aves que no estaban cazando. No querían alertar al intruso. La choza estaba abrigada por un dosel elevado y el techo cubierto con paja. Era el tipo de choza que a menudo usaban los miembros de la tribu cuando se movían de un lugar a otro.
    La ropa de Rachael estaba escondida en la choza y se cambió deprisa. Rio permaneció en su forma de leopardo, no parpadeo, la miraba fijamente cuando ella tiró de sus vaqueros y se puso una camisa. Se rió de él, inclinándose para besar suavemente la cabeza del leopardo.
    – Es seguro, Rio. Mantén seguro a Elijah para mí -Su corazón palpitaba, sabía que su leopardo podía oírlo, podía oler su miedo, como ella podía saborearlo en su boca. Cuando el gato rozó su pierna le abrazo por cuello- No lo subestimes. Armando Lospostos es un monstruo. No puedes olvidarlo.
    Rio quiso cambiar, sólo por un momento y sostenerla en sus manos para consolarla y tranquilizarla, pero no se atrevió. El bosque había cobrado vida con noticias. Su tío había hecho lo inesperado, llegando con el contingente de sus hombres y el espía leopardo. Armando no dejaba ninguna posibilidad de perder su oportunidad. Envió al espía al campo de caza que había establecido unas millas en lo alto. Rio esperó que Elijah escuchara la alarma de las criaturas así como sus aliados humanos cuando llevaran las noticias de arriba y abajo del río y por los árboles.
    Rio se rozó contra el cuerpo de Rachael en una caricia larga antes de saltar a las ramas bajas que colgaban de un árbol cercano al lado abierto de la choza. Parecía sola y vulnerable. Era el modo que supuso la verían, pero maldición, esto le dolía en el corazón. Desapareció en el grueso follaje, sabiendo que no podría verlo, esperando que lo sintiera cerca. Si el leopardo espía hacia un movimiento contra ella en vez de confirmar sólo su presencia, no tenía ninguna duda que tendría que hacer una matanza.

    Le tomó al leopardo un día y una noche encontrar la pequeña choza de Rachael. Estaba sola en la cama, su corazón palpitaba, respiraba profundamente, rechazando el lado salvaje de su naturaleza, tratando de ser un cordero para atraer al monstruo que había arruinado sus vidas. Comió sola, hizo tareas sin fin, inútiles, encontró el trabajo aburrido. Comenzó en el jardín, plantando de nuevo hierbas cerca de la choza. Todo el rato sentía a Río cerca de ella. Nunca lo vio, pero sabía que estaba allí y esto la reconfortó. No temía por su propia seguridad. Confiaba en Rio, conocía sus capacidades.
    Rachael estaba en el pequeño jardín cuando oyó el primer susurro de inquietud entre las aves en el dosel encima de la casa. La agitación de sus alas cuando alzaron el vuelo. El trino de alarma de los centinelas pareció una advertencia. Pretendió no oír, usando las habilidades que había adquirido durante años para parecer tranquila y relajada ante cada crisis. El espía leopardo la acechaba. Los monos divulgaron sus movimientos mientras que se acercaba a su pequeña choza. El animal buscaba signos de Elijah, de una trampa para Armando. Todo lo que iba a encontrar era a Rachael que intentaba hacer una casa de una choza de viajeros.
    Se levantó y lo olió. El olor salvaje del intruso que se acercaba sigilosamente. Sintió el impacto de su mirada cuando la miro, entusiasmado. El conocimiento de que podría tomar su vida, que estaba sola, un blanco fácil para un depredador como el leopardo. El leopardo estaba seguro de que ella sería su regalo. Armando le había asegurado que ella no era un cambia-formas, que estaba atada a la forma humana y no era digna de vivir. Aunque no pudiera verlo, ella casi podía sentir como su cuerpo temblaba por la impaciencia de la caza. El pelo en la parte posterior de la nuca se erizo. La carne de gallina se elevó en su piel. Una frialdad se deslizó hacia abajo por su columna vertebral.
    Rachael tarareó suavemente, deliberadamente se acerco al tronco del árbol más cercano cargado de orquídeas perfumadas y cortó varias para colocar en la losa de madera que le servia como mesa. Se quedó al aire libre, sabiendo que Rio tenía la mira de su rifle en el leopardo. Entro en la pequeña choza y arregló las flores. Sus piernas comenzaban temblar, entonces se sentó en uno de los tocones y miró fijamente la belleza del bosque, intentando mirar a gusto los alrededores.
    Con asombro Tama y Kim llegaron con cuatro de los miembros de la tribu, hablando y gesticulando pidiendo agua. Kim le guiñó. Era el único modo de asegurar que el leopardo espía no tratara de llevarla al lado de Armando. Podría decirle con tranquilidad a Armando que Rachael estaba sola y Elijah no estaba cerca de ella, pero tendrían que volver a la choza una segunda vez a fin de capturarla. Sintió la presencia del leopardo la mayor parte de la noche. Los miembros de la tribu se instalaron alrededor de ella, hablaron mucho por la noche, dejándole la intimidad de la choza, pero con éxito impidieron al espía hacer cualquier movimiento contra ella. Paso mucho tiempo antes de sentir que el peligro había pasado. Permaneció de todos modos, esperando, queriendo enroscarse en una pequeña pelota y gritar.
    Rio llegó al amanecer, acariciándola con sus manos, besando su cara. Elijah estaba con él, real y sólido, abrazándola, diciéndole lo valiente era.
    – ¿Resulto? ¿Volvió con Armando y le dijo que yo vivía aquí sola y tú no sabías sobre esto? -La voz de Ráchael se oía amortiguada contra la camisa de Río. Inhaló su aroma, lo tocó, tenía que sentir su enorme fuerza, se sentía tan frágil.
    – Resulto, Rachael -aseguró Elijah- volvió a Armando como buen espía y relató todo lo que vio.
    – Sentí su impaciencia, que deseaba matarme -dijo ella- No sé lo que habría hecho si Kim y Tama no hubieran llegado.
    – Lo sé -reconoció Rio- no le quite la vista en ningún momento. No tenía ninguna posibilidad.
    – ¿Ahora qué hacemos? -preguntó Rachael.
    – Tama y Kim van a escoltarte a su pueblo. Estarás segura con ellos. Armando volverá con sus hombres a la choza y encontrarán que esta vacía. Pensaran que vas a volver. Mientras tanto, tenemos que deshacernos de sus cazadores. Parece como si Armando los instruyera en la captura de leopardos. Sabe que no puede tomar a Elijah en su campo con todos los guardias allí, pero cree que Elijah cambia por la noche y busca información sobre ti.
    Elijah le sonrió abiertamente. Sin embargo su mirada permaneció llana y fría.
    – Trajo consigo cazadores profesionales. No puede decirles que soy un cambia-formas. Le quitaría uno de sus grandes secretos.
    – Los cazadores estacaron una cabra en espera de capturar un leopardo. Fue puesta para atrapar a cualquier leopardo que este por aquí, no sólo al leopardo nublado o a los gatos más pequeños. No queremos que tengan posibilidad de matar a cualquier otro leopardo que merodee alrededor. Enviamos la alerta, pero debemos tener cuidado.
    – ¿Cuatro cazadores profesionales? -Resopló Rachael- ¿Quiere decir que son hombres que han cazado felinos toda su vida? Esto es propio de Armando. Yo debería haber adivinado que haría algo así.
    Elijah tocó su hombro suavemente.
    – Yo lo sabía. Estamos listos para esto. Tú estarás segura con Tama y Kim.
    – ¿No piensas que el leopardo espía volverá para vigilarme? Debo estar aquí, donde puede dar sus pequeños informes diarios a Armando.
    – Te matara no lo podrá resistir -dijo Rio- Tú sentiste la necesidad que tiene de matar. No podemos arriesgarte otra vez -Rio tomo su cara entre sus manos- No te arriesgaré. Es peligroso, y tengo que ayudar a Elijah con los cazadores. No podemos permitirnos darles la espalda. En cualquier caso, Armando enviaría a sus hombres aquí para agarrarte. Tienes que ir a un lugar seguro.
    Inmediatamente su corazón saltó. Rio podría hacer esto con un toque, con una mirada. Rachael forzó una sonrisa cuando encontró su mirada.
    – ¿Sabes lo que me estas pidiendo, verdad? Yo tuve que soportar y mirar a Armando arruinar la vida de Elijah, torturándolo y atormentando por mí. Me usó para hacerle daño a mi hermano. No puede pasar por lo mismo con ustedes. Nunca sobreviviría. Ambos tienen que volver -no miró a su hermano, pero su voz fue ahogada por las lagrimas- Elijah va a tratar de sacrificarse porque piensa que no puede haber ninguna salvación para él. Rio, tienes que encontrar un modo de traerlo a salvo.
    Rio beso su boca.
    – Prometiste casarte conmigo, sestrilla. Necesitamos a Elijah para una ceremonia apropiada. Puedes estar segura que lo traeré.
    – Gracias -Rachael se fue con los miembros de la tribu. Sólo miró atrás una vez, y tanto Elijah como Rio la miraron hasta que estuvo fuera de su vista.
    Los dos hombres se miraron, desnudándose a toda prisa, y sin una palabra cambiaron a su forma animal. Era tiempo de cazar.
    La primera noche Rio y Elijah tomaron al primer cazador. Tenía el dedo en el gatillo del rifle. Debajo de él, en el suelo, una pequeña cabra lanzó un grito de miedo. Rio sabía que el leopardo espía estaba cerca, un vigilante para los cazadores, pero ya estaba en la trampa del cazador.
    La segunda noche el leopardo espía esperaba en los árboles encima de su caza. Sus ojos amarillos brillaron amenazantes. Lo habían hecho parecer inepto, una criatura que se sentía superior a todos y que había fallado en su trabajo, no quería fallar una segunda vez. Fue Elijah quien hizo la segunda caza bajo la nariz del leopardo espía, matando al segundo cazador donde estaba al acecho.
    El leopardo descubrió la caza en uno de sus barridos por el área y se volvió loco, rugiendo con rabia, con una promesa de venganza. Corrió por el bosque en dirección de la pequeña choza desierta de Rachael. Rio estaba agradecido que no estuviera allí desde hacia tiempo. El leopardo estaba de mal humor y quería desesperadamente rasgar algo o a alguien en pedazos. Rio lo siguió sin prisa, dejando al intruso gastar su energía. Miró desde la distancia cuando el leopardo destrozó la pequeña choza, estaba tan enfurecido, que deshizo el mobiliario en pequeños palos y rompió el pequeño tazón de orquídeas.
    Rio no le dio ninguna oportunidad, salto desde la azotea, sus dientes se hundieron profundamente en el cuello del leopardo, rodando y agarrándolo. Rio había pasado la mayor parte de su vida en el bosque, como humano o en su forma animal. El leopardo espía había tenido una vida normal en la ciudad, y solo salió por una promesa de poder y dinero. No era tan rápido ni despiadado. Rio le concedió al cuerpo el respeto de su clase, quemándolo a una ceniza fina y dispersando los restos antes de Elijah se le uniera.
    El tercer cazador fue tomado al anochecer del tercer día, y esta vez ellos esperaron hasta que el último de los profesionales se alejara rápidamente de la escena. Elijah encaró al cazador solitario, una euforia se extendió por él. El cazador había concedido finalmente la derrota y tropezaba retrocediendo para escapar, horrorizado por la pérdida de sus amigos. Agarró su arma como si esta pudiera salvarlo de los terrores del bosque que oscurecía. El hombre se estremeció cuando oyó el gemido bajo de los leopardos nublados. Corrió cuando oyó el gruñido y la contestación de los primos más pequeños. Irrumpió en el campo pesadamente armado, con la ropa rasgada, parásitos en su cuerpo y la sangre de sus amigos en su ropa.
    Armando reaccionó a su típica manera. Agresivo, furioso porque sus planes fueron frustrados y solo escuchó parte de la pesadilla del cazador. Elijah había presenciado la escena muchas veces en el pasado y sabía que su tío era completamente capaz de un estallido de violencia extrema. Sus hombres lo sabían también, mirándose el uno al otro con inquietud cuando el cazador solitario trató de explicar su fracaso. Incluso en la humedad y el calor del bosque, Armando llevaba puesto su suéter de cuello de cisne habitual, estirado sobre su pecho. Era su marca registrada, una camisa suave muy cara como signo de dinero y poder. Sudaba, pero su ego nunca le permitiría quitársela. El leopardo rizó su labio en un gruñido silencioso de desprecio, de odio.
    – ¿De que demonios hablas? -Armando rugió, manoseando su arma continuamente con amenaza. Su cara era una mueca de total cólera- Contrate a cuatro cazadores profesionales. ¿Es tan difícil captura a un leopardo? Les pago bastante dinero para no preocuparse si lo quiero vivo o muerto. Láncenle una red. Hiéranlo. No me importa como lo hagan. Tranquilícenlo. ¿Tengo que pensar por ustedes? Si me fallan después del dinero que les pago, no saldrán de este bosque vivos y puedo garantizarlo. Ustedes son cuatro y el uno. No puede ser tan difícil. Entonces consíganlo por un demonio y hagan su maldito trabajo.
    El hombre retrocedió, esta vez cuidando que su rifle estuviera delante de él, listo para usarlo si se viera obligado a defenderse.
    – No me escucha, señor -echó un cauteloso vistazo a los guardaespaldas, todos armado hasta los dientes- No hay cuatro de nosotros. El leopardo mató a Bob la primera noche. No hizo caso de la cabra que estacamos y fue directamente a él. Abandonamos a Bob allí para atraerlo, todos nosotros estábamos encima de los árboles con alcances. Ataco a Leonard la segunda noche. Craig fue ayer por la noche. Independientemente de todo, es un asesino de hombres. Es tan astuto como el infierno. No se los comió, era como si jugará con todos nosotros.
    Armando juró mientras que saltó a sus pies. El cazador retrocedió, le cedió el paso inmediatamente.
    – No me gusta esto; si Rachael no está de vuelta en la choza mañana saldremos de aquí. Todos nosotros vamos hacerle una visita -Cuando el cazador se dirigía a su tienda de campaña, Armando lo agarró de brazo y lo sacudió- No, tu no. Tiene un trabajo que realizar. Tomaste el dinero, ve y consigue al leopardo. Sal de aquí.
    Elijah se puso en cuclillas en lo alto del árbol, escondiéndose en el follaje para pasar inadvertido mirando al último de los cazadores dejar la seguridad del sitio de mala gana. Esperó con paciencia, conociendo el ritmo de bosque. La conversación decayó cuando los mosquitos llegaron. Los hombres dieron palmadas a los insectos. La lluvia comenzó, un aguacero constante que aumentaba la miseria de todo el mundo. Eran esencialmente hombres de ciudad, sólo los cuatro cazadores eran profesionales y ahora tres de los cuatro estaban muertos. La lluvia cubría como un manto el campamento. Los hombres desaparecieron en las tiendas de campaña, dejando sólo a los guardias en el perímetro. Todos ellos trataron de refugiarse bajo los árboles. Ninguno prestaba atención a las ramas encima de ellos. De todos modos esperó, pacientemente. Los leopardos eran siempre pacientes. No hizo caso de los insectos o la lluvia. Este era su mundo y ellos eran los intrusos. Se puso a esperar.
    Era importante entrar silenciosamente, hacer el trabajo y salir sin ser visto. El campo estaba pesadamente armado. Elijah no quería una matanza en el bosque. No querían una investigación. Tenía que ser un asesinato sigiloso, silencioso. Se puso en cuclillas en los arbustos a diez pies de uno de los centinelas y miró a su tío. La luz de la lámpara iluminó el interior de la tienda de campaña. Un lado permanecía abierto para darle a Armando un amplia vista del área. Y el arma no estaba a más de una pulgada de la yema de su dedo. Una tras otra las lámparas fueron apagadas de modo que la oscuridad reino sobre el campo.
    El viento sopló. La lluvia caía. Elijah esperó hasta que los guardias comenzaron a ponerse soñolientos. El leopardo de repente cobró vida. Elijah se arrastró más cerca, lento como un leopardo experto. Su mirada concentrada nunca abandonó a Armando que se movía alrededor de la tienda de campaña, con el arma en su mano. El demonio encarnado. Asesino. Cada hecho oscuro que Armando había cometido contra su familia llenaba de rabia el alma de Elijah. Resbaló pasando al primer guardia. El hombre lo tuvo cerca dos veces y nunca vio al leopardo escabullirse en el campo.
    Un hombre surgió de su tienda de campaña y camino a un árbol cercano. Casi se topo con el leopardo, a no más de unas pulgadas. Elijah se arrastró quitándose del camino del hombre, ganando otra yarda. Armando fue a la entrada y barrió el área por centésima vez, inquieto. El rifle era acunado por sus manos contra su pecho.
    Elijah no quito la vista de su objetivo, escondido en los pequeños arbustos sólo a unas yardas de la tienda de campaña.
    Armando volvió la espalda y el leopardo se arrastró avanzado en el silencio, moviéndose cuidadosamente sobre la tierra desigual, las patas amortiguaban el pesado cuerpo que no hacía ningún ruido. Sólo el sonido estable de la lluvia. Elijah hizo una pausa en la entrada de la tienda de campaña, cuidando de quedarse en la sombra donde la luz que se derrama de la lámpara no pudiera alcanzarlo. Miraba fijamente su objetivo, sus músculos se tensaron. Sintió el aumento de poder en él, sobre él.
    Como si sintiera el peligro, Armando se volvió, levantando el rifle, sus ojos buscaban en la noche frenéticamente. El leopardo lo golpeó con fuerza, conduciéndolo hacia atrás, sus dientes hundiéndose en su garganta. Las mandíbulas poderosas mascaban con fuerza en un golpe aplastante, pero los dientes golpearon con el metal, no con la carne. Elijah intentó traspasar la barrera protectora, utilizando las garras para desgarrar el vientre expuesto. La misma capa de metal cubría las partes suaves del cuerpo.
    Armando había dado un paso hacia atrás, aterrizando con fuerza en la tierra, dejando caer su rifle en el proceso. Las mandíbulas sujetaron como abrazaderas fuertes su garganta, cortando todo el aire, a pesar de su armadura. Un cuchillo, oculto en su manga, salto a su mano, y lo enterró en un costado del leopardo repetidamente. El leopardo lo sujetaba con crueldad, los ojos amarillos verdosos lo taladraban. Armando se azotaba como un loco, pero ningún sonido surgido de su garganta.
    Un guardia, alertado por las sombras, se precipitó a la entrada de la tienda de campaña, con el rifle en su hombro. Un segundo leopardo le cayó encima desde un árbol, llevándolo a la tierra con una llave al cuello. Todo se hizo un silencio absoluto. Rio sacudió al hombre una vez mas para asegurarse que no podría levantarse para dar la voz de alarma. Arrastró el cadáver dentro de la tienda de campaña y apago la lámpara, sumergiendo la tienda en la oscuridad evitando así que no hubiera ninguna otra sombra que mostrara la lucha de vida o muerte entre los dos combatientes.
    Rio cambió parcialmente, agarrando la muñeca de Armando y retorciéndosela para que soltara el cuchillo. Ya moría, un odio venenoso se apreciaba en sus ojos cuando contempló la cara de su sobrino, en los ojos del leopardo que impedía el paso del aire y cortaban el ingreso del precioso oxígeno.
    Elijah soltó el agarre de su garganta, levantándose cubierto de sangre. Rio lo olfateo, empujándolo en un esfuerzo para separarlo y poder así moverse antes de que fueran descubiertos. Rio cambió a su forma humana.
    – Se ha ido, Elijah. Está muerto -Sólo para estar seguro Rio comprobó el pulso del hombre- Estas perdiendo demasiada sangre, venga, vamos a salir de aquí. Ve hacia las ramas lejos de la tienda.
    Elijah no podía creer que el monstruo estuviera muerto. Miró fijamente a Armando, con los ojos abiertos, vítreos, era la cara del mal. Había dolor, pero era distante y lejano. Se tomó su tiempo para rasgar el material de la camisa, y exponer la placa de acero que había debajo.
    – Elijah, no tenemos mucho tiempo -Rio cogió al gran macho por el cuello e intentó tirar de él, alejarlo del monstruo que yacía aplastado y golpeado- pierdes demasiada sangre. No vas a sobrevivir si no salimos de aquí ahora -Cuando el leopardo permaneció de pie sobre el cuerpo de Armando, Rio cambió de táctica- Rachael nos espera, Elijah. Tiene miedo por nosotros. Voy a llevarte a casa.
    El leopardo levantó su hocico y miró a Rio con ojos tristes. La desesperación estaba allí. Confusión. Profundamente afligido. Rio tomó su cabeza otra vez.
    – Eres libre. Son libres. Su vida les pertenece -Rio cambió de forma, tomando su forma animal, mostrando el camino a través de las tiendas de campaña. Mostrándole el camino hacia Rachael. De regreso a la vida.

CAPÍTULO 20

    La música estaba sonando. Rio no había oído música tribal desde hacía tanto que había olvidado lo hermosa que podría ser. Había un olor poderoso de flores, orquídeas que estallan por todas partes. Alrededor de los árboles, en el pelo de las mujeres. Y había gente. Parecía que había por todos los lugares donde mirase. Él nunca había estado alrededor de tanta gente, no durante años.
    – Estás un poco pálido, hermano -Elijah se deslizó por detrás de él en su silencioso estilo, no obstante apoyándose por el lado derecho. Les había costado a Tama y al padre de Kim salvar su vida. Él todavía se reponía de las severas heridas infligidas por Armando- No vas a desmayarte o algo así, ¿verdad?
    Rio le fulminó con la mirada.
    – Demonios ¿Quiénes son todas estas personas? ¿De donde han venido? ¿Es que no tienen casas o algo?
    – Rachael dijo que ibas a ser como un bebé grande sobre esto -dijo Elijah. Arrancó una ramita de un árbol y se la puso en la comisura de la boca, sus fuertes dientes masticando el tallo verde.
    – Tus siete heridas de puñalada no van a impedirme golpearte.
    – Doce -Corrigió Elijah- Es verdad que cinco no eran profundas, pero aún así…
    Rio le frunció ceño.
    – ¿Un poquito exagerado, no crees? ¿Dejarle a aquel hijo de puta apuñalarte doce veces? Podrías haber conseguido la misma cantidad de compasión con sólo tres o cuatro.
    Elijah asintió con la cabeza, con expresión seria.
    – Muy cierto. Pero la historia no es tan buena para volver a contarla.
    – Bien, el número probablemente irá creciendo al volver a contarla de todos modos, así que podrías ahorrarte unos cuantos problemas y un infierno de puntadas -Le indicó Rio.
    – No pensé en eso.
    – ¿Cómo están tus dientes?
    – Todavía en mi cabeza, pero me duelen como el infierno. No hables de mis dientes -Gimió Elijah- creo que todavía están sueltos.
    – No serías un muchacho tan guapo sin todos esos dientes -Observó Rio- No podría existir tal pérdida -Palmeó su palma contra la pierna- ¿Dónde demonios está? Debería haber puesto a Conner o a Joshua montando guardia e impedirle escaparse. ¿Estás seguro de que está aquí? -Su pecho estaba oprimido y sus pulmones gritaban por aire. Recorrió con un dedo el cuello de la camisa para aflojarlo.
    – Está aquí. Se ve hermosa.
    El calor de sus pulmones disminuyó, y Rio pudo respirar otra vez.
    – No me mires así. Quiero hacer esto, es sólo que toda esta gente está demasiado cerca.
    Elijah le sonrió ampliamente.
    – Lamento admitirlo, pero me siento de igual manera y siempre estoy rodeado por gente, por mi equipo -Agitó su mano hacia los árboles circundantes, estremeciéndose cuando su cuerpo protestó- Es diferente aquí. Me siento diferente aquí.
    – Este bosque tiene un modo de hacer esto, Elijah, aunque tal vez con Armando finalmente muerto, comiences a sentir alivio.
    – Eso no ha empezado a sucedeer aún. En este punto me digo a mi mismo cada pocos minutos que no tengo que mirar sobre mi hombro todo el tiempo. No parece real. No sé si alguna vez se irá. He cuidado cada palabra que he dicho y me he asegurado de que estaba completamente solo así él no podría hacer a nadie más lo que le hizo a Rachael. Francamente, no sé como actuar.
    Rio tocó el hombro del hombre brevemente. Elijah no era un hombre al que animar con contacto físico o simpatía o compasión.
    – Llegará con el tiempo.
    – Estoy seguro de que tienes razón.
    Rio de repente se puso rígido, mirando por detrás de Elijah. El hermano de Rachael se dio la vuelta para ver a un anciano y un muchacho joven de aproximadamente doce años caminar hacia ellos. Reconoció al hombre más viejo.
    – ¿Qué ocurre, Rio? -Elijah se movió ligeramente para poner su cuerpo entre Rio y los recién llegados.
    – No tienes que hacer esto, Elijah -Rio se situó delante de él- Aprecio que tu protección se extienda a mí, pero soy absolutamente capaz de defenderme yo mismo. Relájate, estás en una boda. Todo lo que tienes que hacer es entregarme a la novia.
    El encogimiento de Elijah era casual, pero no había nada de casual en sus ojos. Alertas. Suspicaces. Una mezcla de hielo helado y fuego ardiente. Tenía el aspecto igual de rudo y despiadado que su reputación. Hubo un silencio repentino en los árboles donde los monos habían estado charlando los unos con los otros. Varias aves se dieron a la fuga.
    Rio le dio un codazo.
    – Danos un respiro, Elijah, vas a asustar a los invitados.
    – Creía que querías el menor número de gente alrededor -murmuró Elijah, pero asintió cuando el anciano y el muchacho joven los alcanzaron.
    – Anciano Delgrotto, esto es una sorpresa -Saludó Rio- Ya conoce a Elijah.
    – No formalmente -Peter Delgrotto se inclinó ligeramente- Este es mi nieto, Paul -El hombre más viejo dejó caer su mano en la cabeza del muchacho- Está mucho mejor gracias a ti, Rio. He venido para realizar la ceremonia, por supuesto. Hablé con el Chamán y le expliqué que sería mejor si uno del alto consejo realizara la boda como es costumbre en nuestra manada.
    Rio sólo permaneció de pie allí, mirando fijamente sin expresión.
    – Pensé que habías dimitido, Anciano.
    – Parece que mi dimisión no fue aceptada.
    – ¿Y el consejo sabe que te has ofrecido a casarnos? ¿Realizar la ceremonia fuera del círculo de la manada? -Rio estaba sorprendido y lo demostró.
    – Debo realizar la ceremonia -contestó Delgrotto- Tu Rachael es una de nosotros, y su acertado emparejamiento es esencial para el bien de la manada. Mira a tu alrededor, Rio. Cada miembro de tu unidad está aquí, a excepción de Drake, y estaría aquí si pudiese. Aquellos con familias los trajeron. Los otros han venido para apoyarte. Casi la mitad del refugio está aquí. Esto debería decirte algo.
    Rio no estaba seguro qué la inusual asistencia se debiera a lo que él decía, pero no iba a discutir el alarde del anciano. Sabía lo que esto debía haberle costado a Delgrotto por alzarse contra el consejo. Había siempre un castigo de algún tipo. No quiso devolverle el gesto de paz del anciano a la cara.
    – Es un honor que hayas venido, Anciano. Cuéntame que está haciendo Drake -Río sabía que Drake habría movido cielo y tierra para estar ahí, pero esta encerrado con llave muy lejos en un hospital con uno de sus cirujanos.
    Delgrotto pareció severo.
    – Nuestra clase se cura rápido en la mayor parte de circunstancias, pero su pierna estaba rota, el hueso en fragmentos. Le operaron por supuesto y usaron tornillos de acero y bandas para mantener todo unido. Sabes lo que esto significa para él.
    Rio se dio la vuelta, juró entre dientes.
    – ¿Es así como lo quiso? ¿Fue esa su opción? Podría haberse negado.
    Delgrotto sacudió su cabeza.
    – Drake es un hombre fuerte. Encontrará un modo de pasar por esto. ¿Quién te está apoyando en su lugar?
    – Joshua. Iré ver a Drake tan pronto como sea posible.
    – Sería sabio. ¿Está Maggie con Rachael? Veo que Brandt está aquí.
    – Sí, Maggie se ofreció para ayudarla a prepararse. Maggie es la primera cambia-formas femenina que Rachael tuvo la oportunidad de conocer, así que entonces pensé que estaría bien para ella hacer una amiga.
    – Esa fue una buena idea -concordó Delgrotto- Todos se están acomodando, Rio, deberías tomar tu lugar en el círculo del refugio.
    Elijah se había escabullido para ir con su hermana. Rio miró a su alrededor a la gran reunión de miembros de la manada. Tama y la gente de Kim. Dispersos entre ellos estaba su propia gente, mirando más de cerca, también los miembros de su manada. Tuvo que mirar a lo lejos. No sabía que vendrían. Nunca había imaginado que compartirían este día con él. Su equipo estaría allí, los hombres que permanecieron con él para proteger el bosque y hacer las cosas necesarias para protegerse los unos a los otros, pero no así los demás. No sabía que pensar o sentir.
    Un murmullo atravesó el círculo y abrieron un sendero. Su aliento se atoró en sus pulmones. Su corazón dejó de latir. Sólo podía contemplarla. Rachael caminaba hacia él del brazo de Elijah. El mundo de Rio se estremeció. Todos desaparecieron. Sólo estaba Rachael que venía hacia él. Llevaba puesto algún tipo vestido de encaje que alternativamente se adhería y fluía como si estuviese vivo, realzando cada curva femenina. Su pelo caía alrededor de su cara y bajaba por sus hombros en una cascada de seda negra. Una corona de flores rodeaba su cabeza. Pareció una visión de cuento de hadas. No para él. Nunca para él. Durante un momento su visión se enturbió. Todo para él.
    Ella levantó la cabeza y su mirada fija encontró la suya. Golpeándolo con fuerza. Atravesando su piel y yendo directamente a su corazón. Sabía que se pertenecían, lo sabía con cada célula de su cuerpo. Rachael podía cabrearlo tanto que él quisiera romper las ramas y lanzárselas como los monos. Rachael podía hacerlo reír sobre cualquier cosa. Rachael podía hacer que su cuerpo cobrara vida con una sola mirada o un solo toque. Rachael podía hacerle parecer un poeta o un guerrero, y ella podía robarle el aliento de su cuerpo con en el mero hecho de pensar en perderla.
    Rachael quería llorar de felicidad: Rio estaba de pie esperándola, semejante a un Dios del bosque. Amaba todo de él. Pronunció su nombre suavemente para si misma, asombrada de como había calado tan fuertemente en su corazón y mente. Había llegado al bosque con un futuro tan incierto, pero Rio había cambiado todo eso. La había dado el regalo más preciado que todo el dinero en el mundo. Se había dado así mismo.
    Rio sintió que Elijah coloca la mano de ella en la suya, sintió sus dedos cerrarse alrededor de los suyos. Con fuerza. Apretando. La línea de la vida. El la dibujó, bajo la protección de su hombro, en el refugio de su corazón. Rachael inclinó su cabeza para alzar la vista hacia él, sus ojos negros sonriendo, suavizados por el amor. Él se inclinó hacia abajo, sus labios rozando su piel.
    – Tú hiciste esto. Me diste esto. Cambiaste mi vida entera, Rachael -susurró las palabras, queriéndoselas decir. Sorprendido por ellas. ¿Cómo podía una persona, una mujer, haberle hecho tan diferente?
    Ella tocó su cara, las yemas de sus dedos moviéndose íntimamente sobre cada rasgo.
    – Y tú cambiaste la mía, Rio.
    Delgrotto se aclaró la garganta para llamar la atención hacia él. Comenzó la ceremonia de unión.
    – El círculo de la vida continúa. La manada crece más fuerte con la unión de estos dos. Ninguna pareja permanece sola. La manada protege la seguridad de nuestras parejas de modo que el círculo de la vida continué y la manada crezca más fuerte…

Christine Feehan


***