Скачать fb2
Juego De Conspiracion

Juego De Conspiracion

Аннотация

    Jack Norton es un Caminante Fantasma, un francotirador genéticamente realzado con un sentido despiadado de la justicia, un fantasma bienvenido por el anonimato de la noche. Pero una misión de rescate a su hermano en la jungla lo ha dejado vulnerable a las fuerzas rebeldes. Su única salvación es su poder de telepatía. Entonces se encuentra con Briony, una inusual belleza en una misión por sí misma. Pero comparten algo más que el calor bochornoso…
    Briony comparte los poderes de los Cazadores Fantasmas. Aunque es diferente. No sabe qué es, o de qué es capaz. Pero sus enemigos sí. Y el vuelo de Jack y Briony los llevará a una espantosa conspiración de mente y cuerpo, a través del globo y dentro del corazón de la oscuridad, donde la sorprendente verdad es algo que ninguno de ellos podría haber previsto o de la que puedan escapar…


Christine Feehan Juego De Conspiracion

    Caminantes Fantasmas 04

Capítulo 1

    La noche cayó deprisa en la jungla. Sentado en medio del campo enemigo, rodeado por los rebeldes, Jack Norton mantuvo la cabeza baja, los ojos cerrados, escuchando los sonidos provenientes de la selva tropical mientras examinaba su situación. Con sus sentidos realzados podía oler al enemigo cerca de él, y aun más lejos, escondido en la vegetación densa y lozana. Estaba bastante seguro de que este era un campo satélite, uno de los muchos en lo profundo de la jungla de la República Democrática del Congo, en algún sitio al oeste de Kinshasa.
    Abrió dos ranuras estrechas para mirar a su alrededor, planificando detalladamente cada paso de su fuga, pero incluso ese diminuto movimiento mandó un dolor punzante a través de su cráneo. La agonía de la última paliza estuvo cerca de destruirlo, pero no se atrevió a perder la conciencia. La próxima vez lo matarían, y la próxima vez se acercaba más rápido de lo que había anticipado. Si no encontraba una salida pronto, ni todos los realces físicos y psíquicos del mundo lo salvarían.
    Los rebeldes tenían toda la razón para estar furiosos con él. El hermano gemelo de Jack, Ken, y su equipo paramilitar de Cazadores Fantasmas había tenido éxito en extraer de los rebeldes a los primeros prisioneros políticos americanos verdaderamente valiosos. Un senador de los Estados Unidos había sido capturado mientras viajaba con un científico y sus ayudantes. Los Caminantes Fantasmas habían entrado con precisión mortal, rescatado al senador, al científico y sus dos ayudantes junto con el piloto, y dejando un caos en el campamento. Ken fue capturado y los rebeldes lo habían tenido un día en el campamento, torturándole. Jack no tenía más elección que ir detrás de su hermano.
    Los rebeldes no estaban muy felices con Jack por privarles de su prisionero, hasta entonces habían tenido a Ken. Jack había estado ordenando el fuego de cobertura, mientras los Cazadores Fantasmas sacaron a Ken y habían dado el golpe. La herida no era crítica, había estado probando su pierna y no estaba rota, pero la bala había barrido su pierna y cayó. Despidió a su equipo y se resignó a la misma tortura que su hermano había aguantado, una cosa más que compartían como hacían en sus días de juventud.
    La primera paliza no había sido tan mala, antes de que el Mayor Biyoya apareciera. Le patearon y dieron puñetazos, pisando fuerte sobre su pierna herida un par de veces, pero principalmente, se habían abstenido de torturarlo, esperando averiguar lo que el General Ekabela tenía en mente. El general había mandado a Biyoya.
    La mayoría de los rebeldes eran militares entrenados, y muchos en cierta época habían tenido altos cargos en el gobierno o el ejército, hasta uno de los muchos golpes, y ahora estaban cultivando marihuana y causando estragos, asaltando las ciudades pequeñas y matando a quien se atreviese a oponerse o tenía granjas o tierra que los rebeldes querían. Nadie se atrevía a cruzar su territorio sin permiso. Eran expertos con las armas y en la guerra de guerrillas, y les gustaba torturar y matar. Ahora tenían gusto por ello, y el poder los llevaba a seguir. Incluso las Naciones Unidas evitaban el área, si trataban de traer medicinas y provisiones a los pueblos, los rebeldes les robaban.
    Jack abrió los ojos lo suficiente para mirar su pecho desnudo donde el Mayor Keon Biyoya había tallado su nombre. La sangre goteaba, y las moscas y otros insectos mordedores se congregaron para el festín. No era la peor de las torturas pero significaba mucho o era de lo más ignominiosas. Lo había aguantado estoicamente, extrayéndose del dolor como hizo toda su vida, pero el fuego de la venganza quemaba en su vientre.
    La rabia corrió fría y profunda, como un río turbulento bajo la superficie en calma de su cara inexpresiva. Una emoción peligrosa corrió a través de su cuerpo e inundo sus venas, desarrollando la adrenalina y la fuerza. Deliberadamente la alimentó, recordando cada detalle de su último interrogatorio con Biyoya. Las quemaduras de cigarrillo, pequeños círculos que estropeaban el pecho y los hombros. Las marcas del látigo que habían pelado su espalda, Biyoya se había tomado su tiempo tallando su nombre profundamente, y cuando Jack no había hecho ningún sonido, había conectado cables de batería para darle descargas, y eso solo había sido el principio de varias horas en las manos de un loco retorcido. Los precisos cortes de dos pulgadas, casi quirúrgicos que cubrían casi cada pulgada de su cuerpo eran idénticos a los que este hombre había hecho a su hermano, y con cada corte, Jack sentía el dolor de su hermano, cuando podía alejar el suyo.
    Jack saboreó la rabia en la boca. Con lentitud infinita, movió con cuidado sus manos a la costura de su pantalón de camuflaje, las yemas buscando el final diminuto del delgado cable cosido allí. Empezó a sacarlo con un movimiento suave y experto, su cerebro trabajando todo el rato con helada precisión, calculando las distancias a las armas, planeando cada paso para llegar al follaje de la jungla. Una vez allí, estaba seguro de sus habilidades para eludir a sus captores, pero primero tenia que cubrir el suelo desnudo y pasar una docena de soldados entrenados. La primera y única cosa, que sabía sin ninguna sombra de duda, era que el Mayor Keon Biyoya era un muerto andante.
    Dos soldados marcharon pesadamente a través del campo hacia él. Jack sintió una espiral en su interior enrollándose más y más apretadamente. Era ahora o nunca. Sus manos estaban atadas delante de él pero sus captores habían sido descuidados, dejando sus pies libres después de la última sesión de tortura, creyéndole incapacitado. Biyoya había golpeado violentamente la culata del rifle en la herida de su pierna, varias veces, enfadado de que Jack no hubiera dado ninguna respuesta. Jack había aprendido a una edad temprana a nunca hacer un sonido, ir a algún sitio lejano en su cabeza y separar la cabeza y el cuerpo, pero hombres como Biyoya no podían concebir esa posibilidad. Algunos hombres no lo hacían, no podían romperse, incluso con drogas en su sistema y el dolor sacudiendo sus cuerpos.
    Una mano agarró el pelo de Jack y dio un tirón fuerte para levantar su cabeza. Agua helada salpicó su cara, corrió por su pecho sobre las heridas. El segundo soldado frotó una pastilla de sal y hojas abrasadoras en las heridas mientras ambos reían.
    – El mayor quiere que su nombre aparezca agradable y bonito -dijo uno burlonamente en su lengua materna. Se inclinó para mirar detenidamente a los ojos de Jack.
    Debió haber visto la muerte allí, la fría rabia y la fría determinación. Jadeó, pero fue un pelín demasiado lento tratando de alejarse. Jack se movió deprisa, un borrón veloz de manos mientras pasaba el delgado cable alrededor del cuello del rebelde, usándolo de escudo cuando el otro soldado dio un tirón a su arma y disparó. La bala golpeó al primer rebelde y lanzó a Jack hacia atrás.
    El caos estalló en el campamento, los hombres se dispersaron para cubrir y disparar hacia la selva, confusos en cuanto a desde donde venían los disparos. Jack sólo tuvo segundos para abrirse camino y cubrirse. Tirando el cuchillo desde el cinturón del rebelde, apuñaló al soldado agonizante en el pulmón y giró el cuchillo a las cuerdas que le ataban, todavía sujetando al soldado como un escudo. Jack lanzó el cuchillo con precisión mortal, perforando la garganta del soldado con el arma. Dejando caer el cuerpo muerto, Jack corrió.
    Zigzagueó su camino a través de tierra abierta, pateando los troncos fuera del hogar, enviándolos dispersos en todas direcciones, corriendo deliberadamente entre los soldados, de modo que si alguno le disparaba tuviera la oportunidad de herir a uno de los suyos. Corrió hacia un soldado, cerrando su puño sobre la garganta del hombre con una mano y le liberó de su arma con la otra. Saltó sobre el cuerpo y siguió corriendo, esquivando a un grupo de cinco hombres peleando con sus pies. Jack pateó a uno en la rodilla, dejándolo caer con fuerza, arrancando el machete de su mano y asestándole un golpe mortal antes de girar por los otros cuatro, cortando con una maestría nacida de una larga experiencia y una total desesperación.
    Los gritos y las balas corrían a través de la selva por lo que los pájaros se elevaron de las copas de los árboles, chillando en el aire. Los gritos de los heridos se mezclaban con los sonidos desesperados que los líderes enfadados gritaban para establecer el orden. Un soldado se elevó delante de Jack, barriendo el área con un rifle de asalto. Jack golpeó la tierra y dio una voltereta, dando golpes con su pie, tirándolo al suelo, sacando el rifle de sus manos, y usando su fuerza realzada, dando un golpe mortal con la culata del rifle. Colgó las armas alrededor de su cuello para dejar sus manos libres y enganchó un cuchillo grande y otro rifle mientras corría hacia la cobertura de la selva. El soldado le había provisto sin querer, de fuego de cobertura, disparando a varios de sus colegas rebeldes.
    Jack se zambulló en el follaje más espeso cerca de él, dando volteretas en los helechos frondosos, y corrió agachado a lo largo del estrecho rastro hecho por algún animal pequeño. Las balas llovían a su alrededor, una o dos estuvieron demasiado cerca para su comodidad. Se mantuvo moviéndose deprisa en la jungla profunda donde la luz apenas penetraba la gruesa canopia. Era un Caminante Fantasma y las sombras le dieron la bienvenida.
    La selva tropical estaba hecha de varias capas. En el nivel emergente, los árboles crecían tan altos como 270 pies. La canopia estaba a unos 69 pies sobre él, donde muchos de los pájaros y la vida salvaje residían. Los musgos, el liquen y las orquídeas cubrían los troncos y las ramas. Vides parecidas a serpientes bajaban como tentáculos. Palmas, filodendros y helechos se extendían con hojas grandes para proveer incluso más cobertura. El sotobosque veía muy poca luz solar y estaba oscuro y húmedo, perfecto para lo que necesitaba.
    Una vez en las áreas más oscuras, se mezcló con el follaje, las rayas y el patrón de la selva cubrieron su piel, desde su cara por el cuello, el pecho y los brazos. Los pantalones de camuflaje especialmente diseñados recogieron los colores a su alrededor y los reflejaron, por eso prácticamente desapareció en la vegetación, como si la jungla se lo hubiera tragado.
    Jack saltó a los árboles, usando las ramas mas bajas, trepando rápidamente hasta la bifurcación de un gran árbol de hoja perenne que era particularmente pesado en follaje. Desde su posición, podía ver fácilmente el suelo del bosque. Parecía desnudo pero sabía que estaba repleto de insectos, como una alfombra viva sobre un suelo pobre. Esperó, sabiendo que los rebeldes vendrían en tropel a través de la selva. El mayor Biyoya estaría furioso de que Jack hubiera escapado. Biyoya tendría que responder ante el general, y el General Ekabela no era conocido por tratar amablemente a los que les fallaban.
    Las maldiciones y las órdenes gritadas, rabia y miedo en sus voces, fueron a la deriva junto con el humo a través de los árboles. Jack deseó que uno de los troncos ardiendo que había pateado fuera del hogar hubiera prendido fuego a la pequeña cabaña cubierta por hojas que al mayor le gustaba usar.
    Jack examinó sus armas. Tenía dos rifles de asalto con munición limitada, un machete, y dos cuchillos, y cosidos a sus pantalones había varios garrotes. Más que armas y cuchillos, Jack tenía sus realces físicos y psíquicos, producto de la experimentación permitida por él para convertirse en un miembro del equipo encubierto de los Caminantes Fantasmas.
    A su alrededor, el pesado follaje le mantuvo escondido y las parras le permitían moverse rápidamente arriba y abajo en los árboles que necesitase. El sonido de la lluvia era un compañero seguro, pero las pesadas gotas apenas penetraban la gruesa canopia por encima de él. La humedad que le tocaba le ayudó a mitigar el calor opresivo.
    Los soldados entraron en la jungla en un modelo estándar de búsqueda, los hombres estaban separados por no más de unos cuatro pies, pero se dispersaron para cubrir una zona más amplia. Esto le dijo que el mayor estaba en escena y dirigiendo a sus hombres en medio del caos. Jack se agachó, el rifle en sus brazos, y vio a los rebeldes saliendo a través de las anchas plantas frondosas y los helechos gigantes. Pensaban que eran silenciosos, pero escuchaba el jadeo estable del aire moviéndose a través de sus pulmones. Incluso sin esto, todavía los habría señalado fácilmente. Con su visión realzada de Caminante Fantasma, las olas de calor rojo y amarillo de sus cuerpos brillaban como neón brillante contra el frío follaje de la jungla. Olió la excitación rezumando de sus poros. Debería haber sido miedo. Sabían que entraban en la selva detrás de un depredador herido y que él los cazaría, no tenían manera de conocer que tipo de hombre era.
    Jack se había movido deprisa a través de la tierra desnuda del campamento, pero una vez bajo la cobertura de las sombras, estaba seguro porque había escondido sus rastros. Había sido muy cuidadoso para no perturbar las plantas en los árboles mientras subía, saltando la mayor parte del camino, aterrizando ligeramente en los talones para no estropear el musgo o el liquen y delatar su presencia. Ellos esperaban que corriese hacia Kinshasa, escapando tan rápido como fuera posible. Nadie miró hacia arriba, seguramente no hacia lo más alto de la canopia, y se sentó silenciosamente mientras la primera oleada de cerca de 30 soldados lo dejaba atrás.
    Examinó las armas a fondo, familiarizándose con el sentimiento de cada una. Se tomó su tiempo haciendo una vaina para el machete, usando una vid para colgárselo. Todo mientras miraba y escuchaba, buscando en su mente, escogiendo sus rastros desde su posición ventajosa, escuchando los susurros de los hombres mientras pasaban justo por debajo de su árbol. El tercero era un problema, y tan pronto como el último de los rezagados pasó, guardó uno de los rifles en la intersección de la rama del árbol y volvió al borde del campamento en silencio. Usando las vides para pasar a través de las copas de los árboles, cortó unas suculentas uvas rellenas de líquido y las mantuvo en su boca, impidiendo cuidadosamente derramar una gota.
    Un chimpancé grito una advertencia a varios cientos de yardas a su izquierda, y se congeló, gradualmente permitió que la vid vacía volviese al enredo con el resto. Invirtiendo su cuerpo con lenta precisión, se movió como un espectro, de cabeza abajo, por la vid hacia el suelo forestal. Colgando a unos pocos pies del suelo, hizo un gracioso giro para poner sus pies cuidadosamente sobre la superficie húmeda, aterrizando en una posición agachada, las armas en alto y listas. Se congeló cuando los dos guardas del perímetro lo miraron directamente pero no lo vieron, su cuerpo mezclándose con los árboles y el follaje a su alrededor. Los dos soldados solitarios miraban alrededor con cautela, e intercambiaban comentarios acalorados que culminaban en uno dándole al otro la razón.
    El humo ondeaba en una de las chozas, y Jack captó vistazos de pequeñas llamas que todavía parpadeaban entre los restos. Dos soldados trabajaban apilando los cuerpos de los muertos mientras un tercero y un cuarto ayudaban a los heridos. Jack bordeó alrededor del claro, manteniéndose en el pesado follaje mientras se acercaba a la armería. Sabía que el alijo de armas era enorme.
    Las provisiones habían pertenecido al gobierno anterior y venían de los Estados Unidos. Cuando el general y sus soldados abandonaron sus trabajos en el ejército y se dispersaron, habían asaltado un número de las armerías gubernamentales. Como un ejército, estaban bien abastecidos, bien entrenados y completamente móviles, unas buenas cinco mil tropas. El general gobernaba la zona con mano despiadada y sangrienta, manteniendo a la gente a raya con violencia rápida siempre considerándolas lecciones necesarias. El campamento principal estaba al menos a cien millas en el interior, y los pequeños campos satélites se extendían como una telaraña.
    Cerca del arsenal, Jack se dejó caer sobre sus rodillas y codos, para avanzar lentamente sobre las capas de vegetación podrida. Hormigas, escarabajos y termitas corrían a través de las hojas y ramas, sobre él y a su alrededor. Las ignoró mientras seguía moviéndose hacia delante a paso de tortuga, permaneciendo en las sombras tanto como era posible. Uno de los guardias caminó hacia otro y gesticuló hacia el hombre herido, hablando animadamente.
    Jack se movió hacia delante pulgada a pulgada, hasta que estuvo totalmente fuera de visión, su piel y su ropa reflejaban los colores profundos de la tierra. La noche había caído y los sonidos que emergían del interior del bosque habían cambiado sutilmente. Un guepardo gruñó en la distancia. Los pájaros se llamaban unos a otros mientras se instalaban en la canopia más alta. Los chimpancés se calmaron mientras los grandes depredadores aparecieron. Los insectos se volvieron más ruidosos, un sonido continúo que nunca paraba. La niebla llegó sobre las montañas y vagó por el bosque y a lo largo del suelo.
    Jack se mantuvo a ritmo constante a través del suelo, dirigiéndose a donde las guardias eran más potentes, su meta era el círculo de vehículos con la carga dentro. La armería principal estaría en un búnker en el centro del campamento, pero todos los campamentos periféricos tenían que llevarse provisiones con ellos, y mantendrían esas provisiones bajo una fuerte seguridad y tan móviles como fuera posible. Eso significaba en vehículos. Los jeeps y los camiones estaban aparcados a una corta distancia lejos del campamento por seguridad.
    Los guardias estaban seis pies aparte. La mayoría estaba fumando o hablando, o mirando alrededor de la jungla. Los dos más cercanos estaban haciendo apuestas sobre que le haría el mayor al prisionero cuando se lo trajesen. Jack se deslizó por la hierba hasta el primero de los jeeps aparcados en un apretado círculo. Rodó bajo él y examinó el área levantando cautelosamente la cabeza. Las armas estaban en cajones en el camión en el centro del círculo, justo donde había considerado que estarían. Se acercó a la parte de atrás del camión cubierto y de nuevo esperó en la hierba mientras los escarabajos avanzaban lentamente sobre su cuerpo. Cuando el guardia más cercano miró a lo lejos, Jack se subió al parachoques y saltó como una araña humana.
    Estaban bien abastecidos con armas. Se apropió de varios clips de M16 así como tomó una pistola de nueve milímetros. Las cajas contenían rifles de asalto, cinturones y cajas de munición. Las cajas de granadas estaban en el frente, y las minas antipersonales con los detonadores y los cables estaban al fondo.
    Jack se desplazó hacia la puerta trasera, necesitando atesorar provisiones, cuando un barril sangriento captó su mirada. El corazón le saltó en el pecho cuando se agachó para limpiar la suciedad del arma. El rifle de francotirador había sido descuidadamente lanzado en una caja de AK47s. Era un Remington, cubierto con la sangre de su hermano, aun llevando unas pocas huellas manchadas. Lo reconoció de inmediato; nunca había sido tratado más que con sumo respeto. Lo levantó y lo acunó, recorriendo con sus manos el barril como si pudiera limpiar lo que había sido hecho.
    Los dedos de Jack se apretaron sobre el rifle cuando los recuerdos se vertieron sobre él. El sudor estalló en su cuerpo y sacudió la cabeza, apartando los sonidos de gritos de niños y el sentimiento de dolor y humillación, la visión de su hermano mirándole, las lágrimas corriendo por su cara. La cara cambió a la de otro hombre, y Ken estaba mirándole con la misma desesperación, ese mismo dolor y humillación. Cuando Jack lo levantó, había estado horrorizado de ver que la piel había sido pelada del trasero de Ken, dejando una masa cruda de músculos y tejido cubierto de moscas e insectos. Escuchó el grito en su propia cabeza y miró a sus manos y vio sangre. No las había lavado y nunca lo haría. Respiró profundamente, forzando a su mente lejos de sus constantes, y muy reales, pesadillas.
    El mayor Biyoya tenía mucho de lo que responder, y torturar a Ken era lo primero en la lista. Jack no se alejaba silenciosamente. Nunca se había marchado en su vida. No estaba en él y nunca lo estaría. Biyoya iba a ser llevado ante la justicia, su justicia, de una manera u otra, porque eso era lo que Jack haría.
    Colgó el rifle alrededor de su cuello, metiendo la mira y las balas en un cinturón para munición. Tan rápido y eficiente como fue posible, recogió sus armas, usando una mochila de la parte de atrás del camión. La pistola nueve milímetros era un deber. Cogió tantas granadas, bloques de C-4, y minas antipersonales como podía llevar. Cargado bajó, se arrastró hasta la parte trasera del camión y miró fuera. Los guardias estaban mirando la limpieza del lío que había causado en el campamento. Jack salió del camión de cabeza, bajando al suelo y deslizándose bajo el camión para una mayor cobertura.
    Fue un desafió mucho más difícil mover sus provisiones desde el círculo de vehículos hasta la jungla. Se movió poco a poco, sintiendo los numerosos mordiscos de los insectos, el calor opresivo, la tierra y la hierba que arañaba su cuerpo, y la fatiga que adormecía su mente. No podría bloquear el dolor ardiente de sus numerosas heridas por mucho más. A pesar de la oscuridad, le tomó más de lo que había previsto cruzar el círculo abierto y pasar a través de los guardias.
    Estaba casi lejos de los vehículos cuando uno de los guardias se giró bruscamente y camino derecho hacia él. Jack se congeló, deslizando su alijo de armas bajo la planta de hojas anchas cercana a su mano. No tenía elección solo tumbarse boca a bajo en la oscuridad, confiando en el camuflaje de su cuerpo. El guardia llamó a un segundo y el hombre deambuló, cambiando su rifle a través de su cuerpo. Hablaban en congolés, una lengua con la que Jack estaba familiarizado, pero estaban hablando rápidamente, haciéndole difícil entender todo lo que estaban diciendo.
    El Festival de Música de Fespam en Kinshasa era considerado como el más largo y aun mejor con la interpretación que había sido traída desde Europa esta vez, y el guardia quería ir desesperadamente porque el Vuelo 5 estaba funcionando. El general les había prometido que podían ir, pero a menos que encontrasen al prisionero, nadie iría a ninguna parte. Otro guardia estuvo de acuerdo y lanzó un cigarrillo casi en la cabeza de Jack, aplastándolo con la bota antes de añadir sus propias quejas.
    Jack respiró silenciosamente. El vuelo 5. ¿Qué clase de coincidencia podría ser esta? O era pura suerte. Jebediah Jenkins era un miembro del Vuelo 5 y había servido con Jack en los SEALs. Si Jack podía llegar hasta Kinshasa y encontrar a Jebediah, podría salir disparado de ese Infierno, ¿o estaría caminando hacia otra trampa?
    En el momento en que los guardias se movieron, empezó a moverse poco a poco hasta el bosque otra vez. Una vez en el pesado follaje, subió a los árboles, atesorando sus provisiones y tomándose tiempo para otro trago satisfactorio. Repitió el viaje al círculo de vehículos, volviendo a través de los guardias hasta el camión de provisiones. Esta vez, fue por más minas antipersonal, cables y detonadores. La paciencia y la disciplina iban de la mano con su profesión, y tenía ambos en abundancia. Se tomó su tiempo, concienzudo en su montaje, ni una sola vez permitió a su mente congelarse bajo presión, ni incluso cuando los soldados casi lo pisaron.
    Alambró el trillado camino que conducía a la jungla, las tiendas, el retrete y cada vehículo restante. Los minutos se volvieron horas. Era mucho tiempo para estar en el campamento enemigo, y sentía el cansancio. El sudor goteó en sus ojos y escoció. Su pecho y especialmente su espalda estaban ardiendo, y su pierna palpitaba por el dolor. Las infecciones en la jungla eran peligrosas, y había sido despojado de su ropa y todos sus medicamentos.
    En algún sitio en la distancia Jack captó el grito de los chimpancés e inmediatamente clasificó los sonidos en la selva hasta que captó el que estaba esperando, el sonido de movimiento a través de la maleza. Biyoya estaba llevando a sus soldados a casa, queriendo esperar hasta que pudieran examinar las pistas de la tierra húmeda. Jack sabía que Biyoya tenía la seguridad de recuperar a su prisionero. Los campamentos rebeldes estaban extendidos por todas partes en la región y pocos aldeanos se arriesgarían a morir y al castigo por esconder a un extranjero. El mayor Biyoya creía en las torturas así como en la limpieza étnica. Su reputación de brutal estaba extendida, y pocos estarían dispuestos a oponérsele.
    Jack terminó su última tarea sin prisa, antes de empezar a reptar de vuelta hacia la selva. Anguló su entrada fuera del camino más usado y en el follaje más grueso. El olor de los soldados que regresaban le golpeó fuerte. Sudaban por el calor sofocante del interior. Se forzó a mantener el paso lento, estando seguro de no centrar los ojos de los centinelas en él mientras se deslizaba bajo las vides trepadoras y las plantas de hojas anchas que rodeaban el campamento.
    Se tumbó por un momento, su cara en el barro, y tomó aliento antes de empujarse sobre sus pies y correr agachado de vuelta a los árboles más altos. Podía escuchar como la respiración de los soldados salía de sus pulmones mientras se apresuraban hasta su campamento, su líder enfadado reprendiéndoles a cada paso del camino.
    Jack se mantuvo por un momento debajo del árbol elegido, respirando a través del dolor, reuniendo su fuerza antes de agacharse y saltar a la rama ancha más cercana. Saltó de rama en rama hasta que estuvo en la más gruesa, sentándose cómodamente, el rifle de su hermano acunado en sus brazos mientras esperaba. La noche era reconfortante, una familiar casa de sombras.
    El primer grupo de rebeldes entró en su vista, en una formación floja, los ojos cautelosos mientras trataban de penetrar el velo de oscuridad para cualquier enemigo. Dos jeeps habían salido con el grupo, tomando la embarrada carretera rota que giraba hacia el bosque y entonces giraron unas millas en el interior. Los jeeps venían hacia el campamento, los motores chirriaban y salpicaban barro a su alrededor. El cuerpo principal de soldados venía a través de los árboles, todavía dispersos, las armas listas, nerviosos como el demonio.
    Jack instaló la mira en el rifle de su hermano y con calma cargó las balas.
    La explosión fue ruidosa en el silencio de la noche, enviando una bola de fuego hacia el cielo. Llovió metal y metralla, mandando escombros que caían de golpe en el campamento e incrustando el metal en los árboles. Los gritos de los hombres muriendo se mezclaron con los gritos de los pájaros y los chimpancés mientras el mundo a su alrededor explotaba en llamas rojo anaranjado. El jeep guía había golpeado el cable justo a la entrada del campamento, tropezando con una mina antipersonal y volando en pedazos todo alrededor. Los soldados chocaron contra el suelo, cubriendo sus cabezas mientras los fragmentos llovían desde el cielo.
    Jack mantuvo un ojo en la mira. Biyoya estaba en el segundo jeep, y el conductor giro lejos de la bola de fuego, cerca de tirar a los pasajeros mientras el vehículo escoraba frenéticamente a través de los árboles. Biyoya saltó fuera, sumergiéndose en el follaje, gritándoles a los soldados que se abrieran en abanico y buscaran a Jack.
    Usando el caos de las explosiones y los gritos de los hombres mientras se cubrían, Jack apretó el gatillo, matando a uno de los soldados en el borde del bosque. Cambiando los objetivos, rápidamente disparo tres veces más. Cuatro tiros, cuatro muertos. No queriendo que los soldados notasen desde donde estaba disparando, Jack agarró una vid y bajó cabeza abajo, por el lado opuesto del árbol y de los soldados, trepando mano sobre mano, hasta que pudo voltearse hasta el suelo. Aterrizó suavemente sobre los talones, que se decoloraron en los helechos demasiado grandes y se dejó caer sobre el vientre. A través de los arbustos, podría deslizarse a través del rastro animal casi invisible que le llevó detrás del guardia personal de Biyoya.
    Jack se levantó, un fantasma silencioso, el cuchillo en la mano, entró rápido y duro, cuidoso para asegurarse de que el guardia no pudiera delatar su presencia con un solo sonido, Jack se deslizó de nuevo en el follaje, su piel y su ropa mezclándose con el entorno.
    Biyoya se giró para decirle algo al guardia y gritó sobresaltado, saltó lejos del hombre muerto y se agachó detrás del jeep. Gritó a sus soldados y rociaron la jungla de balas, encendiendo la noche con las bocas destellantes. Las hojas y las ramas cayeron como granizo, lloviendo desde arriba, y varios soldados cayeron, cogidos en el fuego cruzado. Biyoya tuvo que gritar varias veces para establecer el control de nuevo. Ordenó otro barrido por el bosque circundante.
    Los soldados se miraron unos a otros, obviamente no felices con el comandante, pero obedecieron con reluctancia, otra vez hombro con hombro, caminaron a través de los árboles. Jack ya estaba de vuelta en su árbol, inclinando su cuerpo cansado contra el grueso tronco.
    Se desplomó, pero mantuvo un ojo en la mira en espera de tener un disparo claro de Biyoya. Trató de mantener cualquier pensamiento del hogar y de su hermano fuera de su mente pero fue imposible. El cuerpo de Ken, tan sangriento, tan crudo. No había un lugar en el que no estuviera sangrando. ¿Había llegado Jack demasiado tarde? De ninguna manera. Habría sabido si su hermano estuviera muerto, y si era posible, Ken vendría por él. Incluso ahora, podría estar cerca. Racionalmente Jack lo sabía bien, sabía que las heridas de Ken eran muy severas y estaba a salvo en un hospital a miles de millas lejos, pero no pudo detenerse. Jack se estiró a través de su camino telepático, la forma que no había usado desde que eran soldados, y llamó a su hermano. Ken, estoy en un jodido lío, ¿Estas ahí, hermano?
    El silencio saludó a su llamada. Por un terrible momento, su resolución vaciló. Su tripa se revolvió y el miedo le inundó. Miedo por su propia situación y algo muy cercano al terror por su hermano. Extendió la mano, la vio temblar y sacudió la cabeza, forzando su mente lejos de los pensamientos destructivos. Ese camino supondría su propia destrucción. Este trabajo era para escapar, para sobrevivir, para llegar hasta Kinshasa.
    Los soldados andaban por el bosque, usando las bayonetas para empujar en los arbustos espesos y los helechos. Apuñalaron la vegetación en el suelo y caminaron a lo largo de los bancos de las corrientes que alimentaban el río, las hojas golpearon los terraplenes húmedos. El jeep lentamente empezó a moverse, solo el conductor y los soldados alrededor eran vulnerables mientras caminaban por delante de los restos del primer vehículo en el campamento.
    Jack bajó el rifle. Iba a ser una noche larga para los soldados. Mientras tanto, tenía que planificar su camino hacia la libertad. Estaba al oeste de Kinshasa. Una vez en la ciudad, podría encontrar a Jebediah y esconderse hasta que encontrase la forma de llamar para la extracción. Sonaba lo suficientemente simple, pero tenía que trabajar su camino a través de los campamentos rebeldes entre Kinshasa y su presente situación. No iba a engañarse, estaba en mala forma. Con o sin las heridas abiertas, la infección era más bien una certeza que una posibilidad.
    El cansancio cayó sobre él. La soledad. Había escogido esta vida hacia muchos años, la única opción que tenía entonces. La mayor parte del tiempo no lo lamentaba. Pero a veces, cuando se sentaba a 30 pies del suelo en un árbol con un rifle en sus manos y la muerte alrededor, se preguntaba lo que sería tener una casa y una familia. Una mujer. Risas. No podía recordar la risa, ni incluso con Ken, y Ken podía ser divertido en las ocasiones más inoportunas.
    Era muy tarde para él. Era áspero, frío y cualquier suavidad con la que pudiera haber nacido, había sido apagado hacía mucho antes de que fuera un adolescente. Miraba a la gente y el mundo a su alrededor despojado de belleza, viendo solo la fealdad. Era matar o ser matado en su mundo, y era un superviviente. Se sentó y cerró los ojos, necesitando dormir por unos minutos.
    Le despertó el sonido de gritos. El sonido a menudo le atormentaba en sus pesadillas, gritos y disparos, y la visión de la sangre corriendo en oscuras piscinas. Sus manos se apretaron alrededor del rifle, el dedo acariciando el gatillo incluso antes de que sus ojos se abrieran de golpe. Jack respiró lenta y profundamente. Fuegos intermitentes venían de la dirección del campamento. Varias de sus trampas habían sido detonadas y otra vez el caos reinaba en el campamento rebelde. Las balas chisporrotearon en la jungla, pasando a través de las hojas y rasgando la corteza de los árboles. El fantasma en la selva había golpeado una y otra vez, y el miedo tenía a los rebeldes por las gargantas.
    De vez en cuando, durante las siguientes horas, algún desgraciado soldado activaba una trampa, probablemente tratando de deshacerse de ello, y el campamento estallaba en el alboroto, la confusión, y el pánico casi dirigiéndose a la rebelión. Los soldados querían dirigirse al campamento base y Biyoya se negaba, firme en que ellos recuperarían al preso. Era un tributo a su liderazgo, o crueldad, que fuera capaz de reunirlos después de cada ataque. No hubo sueño para nadie, y la niebla se arrastró por el bosque, cubriendo los árboles y mezclándose con el humo de los fuegos continuos.
    A través de la niebla, Jack vio al campamento en movimiento, abandonando su posición. Biyoya gritaba a sus hombres y sacudió su puño en el campamento, la primera indicación real de que la larga noche se había tomado su precio. Había perdido más de la mitad de sus soldados, y fueron forzados a agruparse en un nudo apretado alrededor suyo para protegerle. No parecían muy felices, pero marcharon estoicamente a través de la selva por la carretera en mal estado y fangosa.
    La lluvia empezó otra vez, una llovizna estable que agitó la vida en la selva. Los chimpancés reanudaron su comida y los pájaros revolotearon de árbol en árbol. Jack captó un jabalí moviéndose a través de los arbustos. Pasó una hora, empapando sus ropas y su piel. Nunca se movió, esperando con la paciencia nacida de una vida de supervivencia. Biyoya tendría a sus mejores rastreadores y a los mejores tiradores ocultos, esperarían que hiciera un movimiento. El mayor Biyoya no quería volver al General Ekabela y admitir que había perdido soldados expertos con su prisionero. Su prisionero fugado. Este tipo de cosas le haría perder al comandante su reputación duramente ganada como interrogador despiadado.
    Los ojos de Jack eran diferentes, siempre habían sido diferentes, y después de que Whitney le hubiera realzado genéticamente, su visión se había hecho asombrosa. No entendió el funcionamiento, pero tenía la visión de un águila. No le preocupó de cómo fue hecho, pero podía ver distancias que otros no podían concebir. Por el rabillo del ojo, un movimiento a la izquierda de su posición captó su atención, el color de bandas en amarillo y rojo. El francotirador se movía cautelosamente, manteniéndose en el follaje pesado, por lo que Jack sólo captaba vistazos suyos. Su observador se mantenía a la izquierda, cubriendo cada paso que el tirador daba mientras examinaba el suelo y los árboles circundantes.
    Jack empezó a moverse lentamente hacia una posición mejor, pero paro cuando oyó un grito femenino en la distancia seguido estrechamente por el grito asustado de un niño. Jack movió bruscamente la cabeza, su cuerpo se tensó, el sudor rompió en su frente y goteó hacia sus ojos. ¿Conocía Biyoya su disparador? ¿Su única debilidad? Eso era imposible. Su boca estaba seca y el corazón le golpeaba en el pecho, ¿qué sabía Biyoya de él? Ken había sido brutalmente torturado. No había una pulgada cuadrada del cuerpo de su gemelo que no hubiera sido cortada en finas rodajas o despellejada. ¿Podría haber roto el interrogatorio a Ken?
    Jack sacudió la cabeza, negando el pensamiento, y se limpió el sudor de la cara, un movimiento lento y cuidadoso. Ken nunca lo traicionaría, torturado o no. El conocimiento era seguro, tan parte de él como su respiración. Sin embargo, había obtenido la información, Biyoya había puesto la trampa perfecta. Jack tenía que responder. Su pasado, enterrado profundamente donde nunca miraba, no le dejaría alejarse. Trampa o no, tenía que reaccionar, tomar contramedidas. Su estómago se anudó y sus pulmones ardían por aire. Juró por lo bajo y puso un ojo en la mira de nuevo, determinado a eliminar la escolta de Biyoya.
    La mujer gritó de nuevo, esta vez el sonido doloroso en el temprano amanecer. Las tripas en su vientre se endurecieron en algo horroroso. Sí. Biyoya lo sabía, tenía información de él. Estaba clasificado, y la información de Biyoya poseía estaba en un archivo clasificado con un millón de banderas rojas. ¿Así que quién demonios me vendió? Jack se frotó los ojos para limpiarse el sudor. Alguien cercano a ellos les había tendido una trampa a los hermanos. No había otra explicación.
    Los gritos aumentaron en fuerza y duración. El niño sollozaba, suplicando clemencia. Jack maldijo y sacudió bruscamente la cabeza, furioso consigo mismo, con su incapacidad para ignorarlo.
    – Vas a morir aquí, Jack -susurró en voz alta-. Porque eres un maldito tonto -no importó. No podía dejarlo ir. El pasado era la bilis en su garganta, la puerta de su mente crujió abierta, los gritos creciendo más fuerte en su cabeza.
    Saltó de la seguridad de su árbol a otro, usando la canopia para viajar, confiando en su piel y en la ropa para camuflarlo. Se movió deprisa, siguiendo el rastro de Biyoya en el interior oscurecido. Los jirones de carretera fluían debajo de él, cortando la espesa vegetación, picada, minada y pisoteada. Parecía más una franja de barro que una carretera actual. La siguió, usando los árboles y las vides, moviéndose rápido para coger al cuerpo principal de soldados.
    Se deslizó en un árbol alto sobre las cabezas de los soldados, instalándose en el follaje, tumbándose plano a lo largo de la rama. En algún lugar detrás suyo el tirador estaba viniendo, pero Jack no había dejado un rastro sobre la tierra y le sería difícil verlo mezclándose como lo hacia con las hojas y la corteza. Una mujer yacía en el suelo, la ropa rasgada, un soldado se inclinó sobre ella, pateándola mientras lloraba desvalidamente. Un niño pequeño de unos diez años luchaba contra los hombres que lo empujaba una y otra vez entre ellos. Había terror en los ojos del niño.
    No había duda en la mente de Jack que Biyoya había preparado una trampa, pero la mujer y el niño eran víctimas inocentes. Nadie podía falsificar esa clase de terror. Juró una y otra vez en su mente, tratando de forzarse a alejarse. Su primera obligación era escapar, pero esto, no podía abandonar a la mujer y al niño en las manos de un maestro torturador. Forzó su mente a ralentizarse para bloquear los gritos y las súplicas.
    Biyoya era el objetivo y Jack tenía que encontrar un lugar para ocultarse. Jack inhaló bruscamente, confiando en su sentido realzado del olfato. Si su nariz tenía razón y casi siempre la tenía, el mayor estaba agachado detrás del jeep a la izquierda de la mujer y el niño, detrás de una pared de soldados. Jack los rodeó y levanto el rifle, tomó blanco sobre Biyoya, sabiendo que los soldados serían capaces de señalar su trayectoria.
    La bala le dio a Biyoya detrás de cuello. Incluso mientras caía, Jack cambió su objetivo al hombre que daba patadas a la mujer y disparó una segunda vez. Con calma, dejó el rifle de francotirador y levantó el rifle de asalto, estableciendo un fuego de cobertura que les dio a la mujer y al niño la oportunidad de escapar. Los soldados dispararon de vuelta, las balas golpeaban los árboles a su alrededor. Jack sabía que no podían verlo, pero el destello de la boca y el humo eran delatores. La mujer cogió al niño y entró en la selva tropical. Jack les dio una ventaja tan larga como se atrevió antes de moverse deslizándose de vuelta al espeso follaje y saltando de rama en rama para usar la canopia como una carretera.
    Ekabela no iba a dejar pasar esto, Jack tendría a cada rebelde en el Congo persiguiéndolo todo el camino hasta Kinshasa.

Capítulo 2

    Briony Jenkins se acuclilló en la esquina más oscura de la habitación, las manos sobre los oídos, los ojos cerrados con fuerza, desesperada por dejar fuera el asalto de miles de personas y su sufrimiento. Había sido un error coger el trabajo. Le había intentado decir a Jebediah que no podía hacerlo, pero significaba mucho dinero tanto para la familia como para el circo, el cual necesitaba ser solvente. ¿Cómo iba alguna vez en la vida llevarlo a cabo? Apenas podía ver, con el dolor haciéndole pedazos la cabeza y con las manchas bailando delante de los ojos. No había ninguna medicina que pudiera tomar, ningún alivio para el sufrimiento y la violencia en este lugar.
    – ¿Briony? -se agachó Jebediah a su lado.
    Ella negó con la cabeza, presionando más sus manos sobre los oídos, como si esto pudiera impedir que pensamientos y emociones inundaran su mente.
    – Te dije que no podía venir a un lugar como este. Voy a enfermar otra vez -no podía mirarlo, no se atrevía a abrir los ojos y ver la luz. Su cuerpo se sacudía de un modo incontrolable y diminutas gotas de sudor se deslizaban por la cara-. Tengo otra hemorragia nasal.
    Jebediah mojó un paño en agua fría y se lo entregó a su hermana más joven.
    – No tenía ni idea de que sería tan malo. Pensaba que hacías todos aquellos ejercicios para ayudar a protegerte de lo que ocasiona esto.
    Briony se mordió una réplica, sujetando fuertemente con abrazaderas su carácter. Tenía una sobrecarga psíquica y no la ayudaría enfadarse con Jebediah. Claro, sus hermanos y los otros miembros del circo la habían presionado para que viniera, pero podía haberlo rechazado. Debería haberlo rechazado. Y les había dicho que sería malo. Jebediah y los demás simplemente habían decidido no escuchar, porque esto no cuadraba con sus intereses. Apretó los labios juntándolos e intentó respirar para apartar el dolor. Jebediah también podría haber estado golpeando con piquetas en su cabeza, pero esto no era culpa suya. No tenía ni idea de lo que en realidad era la sobrecarga psíquica o como se sentía.
    Recordó que muchas veces sus padres habían intentado en vano consolarla cuando se acuclillaba como una pelota en la esquina de una habitación oscura y se mecía hacia delante y atrás, intentando aliviar el dolor de cabeza. De vez en cuando podía oírlos discutir si realmente tenía alguna forma de autismo. Ella tenía que estar sola. No le gustaba el contacto físico. Estaban muy dolidos por su conducta. Trastornados. Todavía se despertaba con los sollozos de su madre resonando en los oídos y su voz preguntándole ¿por qué Briony no los amaba? Briony los adoraba, solo que no podía acercarse demasiado sin terribles repercusiones y no había manera de hacerles entender que el dolor era de verdad, no psicológico.
    Sabía exactamente como acabaría esa escena. La había atravesado un millón de veces.
    – Esto es África, Jeb -le recordó-, un país donde prolifera el sufrimiento. Hay SIDA, muerte, violación y pérdidas y esto me hunde.
    Apretó la boca. No le gustaba llegar hasta la insinuación de la sobrecarga psíquica. Él no creía en ello y como sus padres, pensaba que esto era una forma de autismo. Él quería que luchara por ello y tuviera éxito siendo “normal”.
    – ¿Puedes parar la hemorragia nasal? – él echó un vistazo al reloj-. Necesito que puedas ser capaz de llevarlo a cabo, Briony.
    Ella quiso lazarle algo.
    – Lo dices antes de cada representación y yo siempre logro hacerlo. Márchate, Jebediah. Necesito estar sola.
    Sus otros hermanos se acercaron más. Tyrel, como siempre, la miraba con compasión, Seth enfadado y Ruben indignado. Ruben siempre la intimidaba, pensando que de algún modo la haría reaccionar. Seth le gritaba y Tyrel eventualmente se molestaría con ambos y los enviaría lejos. El ritual sucedía desde que podía recordar y ni una sola vez, ninguno de ellos pensó que no podían ayudarla con lo que le pasaba y que su presencia, con sus emociones tan intensas, solo lo empeoraban.
    – Hay el rumor de que por los alrededores las tropas del líder rebelde han fluido por la ciudad buscando a alguien -dijo Tyrel-. No es un buen signo, Jeb. Sabes que van a mirar a todos los extranjeros.
    Jebediah juró.
    – Si las tropas rebeldes entran en la ciudad, los soldados estarán muy nerviosos y con el dedo en el gatillo. ¿Por qué iban a entrar en la ciudad, armados y listos para disturbios?
    – Infiernos, no entiendo nada la política de aquí -contestó Seth-. Cada uno odia al otro y quieren a todos los demás muertos.
    Nadie tenía que decírselo a Briony. La tensión aumentaba en las calles aumentando su incapacidad para funcionar. Había pobreza, enfermedad y tantas tragedias que quería avanzar lentamente por un agujero y amortiguar toda emoción, sonido y pensamiento.
    – Tú piel cambia de color otra vez, Briony -dijo Ruben con impaciencia-. Te dije que le gustaba tener alrededor gente mirando.
    – No somos gente: somos su familia -indicó Tyrel-. Déjala sola.
    Ruben insistió.
    – ¿Bien, como puede hacer esto? Parece un lagarto o algo así.
    Briony suspiró, presionando la palpitación de la cabeza con la mano. Perecía como si le estuvieran martilleando clavos en el cráneo, pero no había ninguna indicación de que fuera nadie. El espectáculo tenía que continuar y Briony siempre, siempre, llegaba. Era un asunto de orgullo para ella. Era una Jenkins y todo lo que hacían, ella podía hacerlo y lo haría.
    – Alguien podría entrar aquí -se defendió Ruben.
    – Cerré la puerta -dijo Seth-. Obstrúyelo, Bri. No estoy de broma contigo. Eres demasiado mayor para ataques de pánico.
    Briony había tenido bastante. Tenían diez minutos hasta que tuvieran que estar delante y si sus hermanos no se iban, no sería capaz de moverse.
    – Váyanse -mordió ella la palabra entre dientes, mirándolos airadamente.
    Los cuatro hermanos la miraron asustados. Era la primera ocasión que había interrumpido el ritual. Eran hombres grandes, musculosos y bien constituidos, con el pelo negro y penetrantes ojos azules. Ella tenía el pelo dorado platino, oscuro, ojos marrones como el chocolate y medía aproximadamente cinco pies y medio. No se parecía a ellos y con seguridad no tenía sus personalidades aventureras, aunque sentía como si las tuviera. Nunca realmente les había replicado, aunque considerara que ellos la presionaban un poco. Inmediatamente todos los rostros decayeron.
    Ruben se agachó a su lado.
    – No pensaba en trastornarte, Briony. Podemos trabajar sin ti, si no puedes hacerlo esta vez. No será fácil, y sabes que a la gente no va a gustarle eso, pero si no puedes recobrar la compostura esta vez…
    Seth tomó aliento.
    – Sí, tal vez podría tomar tu lugar, dulce. ¿Por qué no intentas acostarte? Tal vez te sentirás mejor por la mañana.
    – Podemos pedir un doctor -ofreció Tyrel-. Tu doctor siempre llega en su vuelo a una hora de llamarlo.
    Briony se habría reído si la cabeza no se dividiera en partes.
    – Nunca he perdido una función. Sólo denme un poco de tiempo y estaré bien.
    Jebediah echó a los demás fuera de la habitación y se hundió a su lado, extendiendo la mano para retirar la gruesa mata de pelo rubio.
    – Te necesitamos, dulce, no te mentiré, pero llamaré al doctor si piensas que vas a necesitarlo. Tenemos varias funciones que hacer y si realmente los rebeldes se mueven por la ciudad, las emociones solo empeorarán.
    Era una gran concesión para Jebediah el admitir que algo empeoraría su situación.
    – No me gusta el doctor -Briony se restregó la mano sobre la cara-. Me mira fijamente como si fuera un insecto bajo el microscopio. Hay algo que no está bien en él.
    Jebediah suspiró y se hundió de regreso sobre los talones.
    – Estás paranoica otra vez.
    – ¿Lo estoy? ¿Por qué el resto puede ir a cualquier doctor que escojan, pero yo tengo que tener un doctor específico, que vuela atravesando medio mundo para tratarme?
    – Por que eres especial y se lo prometí a mamá y papá. Mantengo mis promesas y tú también.
    – He crecido -cuando él no respondió, ella soltó el aliento despacio-. En serio, Jeb, solo me doy algo de espacio. Puedo vencerlo -no se sentía segura en esta ocasión. Este era uno de los peores ataques que había tenido, el otro fue cuando era una niña, incapaz de enfrentarse o entender lo que le pasaba. Sintiéndose desesperada, Briony cerró los ojos y comenzó a respirar despacio y uniformemente, buscando la calma y la tranquilidad en su interior.
    Apenas fue consciente de la salida de su hermano mayor, concentrándose en rechazar las emociones de la gente de la ciudad, de los soldados, sus armas y los hechos oscuros, del odio y el miedo que le golpeaba la mente. Una vez que estuvo lo bastante tranquila, trató con su miedo omnipresente a las alturas. Si había una persona en el mundo que no debería estar actuando en el trapecio o sobre la cuerda floja, esta era Briony.
    – Vamos a hacerlo -la llamó Steh desde el otro lado de la puerta.
    Briony se levantó, mirándose en el espejo para cerciorarse de que no había sangre sobre la cara y que podía manejar una sonrisa de alto voltaje y luego salir corriendo para unirse a sus hermanos. La audiencia había aumentado en inmensas proporciones. No los miró, concentrándose en los golpes de la música. Usaron una mezcla de música africana y cubana para hacer la función, un peligroso acto de trapecio.
    Briony completó un cuádruple salto mortal; Jebediah la cogió y la envió volando hacia el tenso cable alto, donde fue agarrada por Tyrel y balanceada sobre el cable. Seth y Ruben siguieron volando mientras ella cruzaba el cable sin poste, y mientras Ruben volaba de regreso hacia Seth, ella lo cruzó sobre el aire, buceando hacia Jebediah a través de un anillo de fuego que sostenía Tyrel. Era salvaje, un acto espantoso, hecho con una precisión exacta y cronometrada y al menos dos de ellos volaban sobre el aire todo el tiempo.
    Nadie sabía porque Briony tenía tal increíble equilibrio o fuerza, pero para el acto, esto era una bendición enorme, atrayendo miles a sus actuaciones. Ayudaba que sus hermanos fueran hermosos e increíbles atletas. Nadie tenía una función como la suya, tan atrevida, complicada y llamativa. Briony pensaba que los golpes de hip-hop y los tambores solo acrecentaban el entusiasmo de los espectadores. La adrenalina le atravesaba el cuerpo mientras volaba por el cielo, concentrada en la señal, escuchando la orden de su hermano. Él la cogió y la devolvió girando sobre el aire. Se dobló y curvó, cambiando de dirección mientras salía de ello, para levantar las manos y unirse a Tyrel.
    Los aplausos fueron acompañados con un rugido de aprobación. La audiencia pisoteó muy fuerte con los pies y pidió más. Briony hizo gestos con las manos y sonrió cuando Tyrel le apretó el brazo, y ella se zambulló en el cable, los brazos extendidos como si realmente pudiera volar, haciendo un movimiento lento, un salto mortal lleno de gracia, llegando hasta Ruben. Él hacía la misma secuencia exacta por encima de ella mientras cambiaban de lugar. Briony y Ruben animaron otra vez el rugido de la muchedumbre y cogieron la cuerda para deslizarse hacia abajo, llegando juntos, de la mano, para inclinarse. Esperaron a que se les unieran sus hermanos, todos ellos haciendo un arco final juntos.
    La música salvaje y la rápida adrenalina habían ayudado a mantener bajo control sus aplastantes emociones, pero como estaba de pie bajo las luces, sentía el impacto como un golpe físico. Ella tropezó, obligando a su sonrisa a permanecer en su lugar mientras el dolor le aplastaba la cabeza como un tornillo y el estómago se le retorcía con duros nudos. Miles de personas estaban a su alrededor, todas emitiendo ondas de emociones. Todo, desde la alegría a la desesperación más profunda. Ella podía sentir la tensión, ver a los hombres moverse entre la muchedumbre con armas, de vez en cuando empujando a algún individuo desgraciado, caras severas, sin preocupación en los ojos. Su vista siempre había sido fenomenal. Tenía la capacidad de ver a un ratón moviéndose por el suelo de un bosque y fácilmente podía ver y sentir el miedo de las mujeres cuando se le acercaban, intentando no ser notadas por los soldados.
    En cuanto abandonó la pista central, Briony corrió al cuarto de baño y vomitó lo poco que había logrado retener antes. Se cambió rápidamente el escaso y brillante disfraz, por un par de vaqueros oscuros y un top. Podía oír a sus hermanos, risas, excitación, dirigiéndose hacia los clubs para experimentar la vida nocturna de la ciudad. Kinshasa tenía reputación de tener numerosos clubs nocturnos y mucha gente, a pesar de los turbulentos problemas en las zonas periféricas, decidían viajar allí por los clubs.
    – ¿Estás bien, Bri? -le gritó Tyrel-. ¿Quieres que me quede contigo?
    – No, desde luego que no, estoy bien -le gritó ella-. Pásenlo bien, pero tengan cuidado.
    – Cierra las puertas cuando nos vayamos -la instruyó Jebediah.
    – Lo haré -no iba a quedarse en la habitación y asfixiarse. Sabía que el río Congo estaba cerca. La selva tropical estaría tranquila, al menos se distanciaría de la gente. Podría respirar otra vez, pero tenía mejor criterio que dejar que sus hermanos supieran a dónde se dirigía. Se volverían locos.
    Briony tenía completa fe en su capacidad de mezclarse con la noche. Podía hacer cosas extraordinarias, cosas que sus hermanos no sabían. Había tenido un riguroso entrenamiento, sólo sus padres, y tal vez Jebediah estaban enterados. Solo tenía que pasar por la ciudad sin ser descubierta y entrar en el santuario de la selva tropical.
    Se ató un pañuelo alrededor del cuello y añadió un sombrero para cubrir su mata de pelo rubio. Podía cambiar el color de la piel, algo que sus hermanos encontraban repulsivo. Había empezado un día cerca de su decimosexto cumpleaños, inmediatamente después de que fuera hospitalizada por algún extraño mal que los doctores dijeron que tenía. Le había costado un tiempo aprender a controlarlo. El cambio de tonalidad algunas veces ocurría cuando estaba alterada o enfadada, pero podía hacerlo a voluntad, haciendo juego con el entorno, entonces parecía que desaparecía.
    Vaciló justo en la puerta. Tenía miedo de enfrentarse al ataque de las crudas emociones. Pasear por las calles, sabiendo que estaría sujeta a las intensas emociones de la gente, era una pesadilla, pero si no iba y encontraba un refugio, no lo podría hacer en los próximos días y sus hermanos la necesitaban para la representación.
    Briony cuadró los hombros y dio un paso hacia fuera. Había estudiado el mapa de las calles y sabía exactamente a dónde iba. Estaba también segura de que podría rechazar o dejar atrás a cualquier atacante, así que caminó a zancadas con un objetivo, todos los sentidos en alerta por los problemas, pero caminando vigorosamente por las calles hacia el río Congo y la selva tropical.
    ¿Por qué era diferente? ¿Por qué era capaz de leer los pensamientos y las emociones si tocaba a alguien y los sentía si estaba cerca? Sus padres habían insistido en una rigurosa educación, casi militar, muy física, ya que desde podía recordar, aún cuando su madre la sostenía, ella sentía el miedo mezclado con el amor. ¿Tenía su madre sus extrañas capacidades? Y si era así, ¿por qué había insistido en que Briony los desarrollara, aún cuando los mantenía en secreto? Los secretos la mantuvieron apartada de sus hermanos y otros artistas de su alrededor. Secretos y extraordinarias diferencias. Detestaba aquellas diferencias.
    Las calles estaban atestadas, la gente por todas partes, muchos cazaban a los habitantes nocturnos, presas fáciles con demasiadas bebidas y drogas. El olor de la marihuana la golpeaba duramente. Era muy sensible a los olores, siempre era capaz de identificar a la gente y los animales que había en las proximidades antes que nadie y ahora la mezcla de la suciedad con el exceso de perfume hacía que se mareara.
    Pasó por las calles sin incidentes y siguió el río hasta la selva tropical, donde cogió su ritmo, haciendo footing fácilmente a lo largo de un tortuoso camino que conducía a una corriente profunda que alimentaba el río. Siguió a lo largo de la corriente, buscando un refugio, un lugar donde pudiera enroscarse y solo aspirar paz.
    Hacía calor y había humedad en el bosque. Dejó de vadear el agua y se paró para escuchar los sonidos de los insectos, el batir de las alas y el movimiento de las criaturas por los árboles. Por primera vez en días, sintió que la tensión disminuía.
    Briony mojó el pañuelo en el agua fría y lo presionó sobre la nuca de su cuello. Desesperada por el alivio, vadeo más profundamente la pequeña corriente. Sus hermanos iban a matarla por desaparecer, pero no iba a sobrevivir los próximos días si no encontraba algún sitio para alejarse del sufrimiento. Todo lo que había aprendido sobre escudos no funcionaba en África. Había demasiadas personas cerca y demasiado sufrimiento.
    ¿Cuántas funciones habían acordado? ¿Y qué sentido tenía? ¿Por qué el festival les pagaría tanto dinero por hacer una función acrobática con música africana? El acto era espectacular, pero la oferta les llegó antes de que hubieran llegado con la idea. ¿Por qué esto no molestaba a nadie en el circo? ¿Dónde conseguiría el festival aquella clase de dinero? Y si ellos tenían tanto dinero, cuando el festival era todo sobre música ¿por qué querían un acto de circo? Briony echó un vistazo a su alrededor, otra vez sintiendo ojos invisibles sobre ella. ¿Era la única qué se preguntaba por qué su familia estaba en Kinshasa? ¿Y por qué siempre se sentía como si alguien la observara?
    El festival de música era un tributo a artistas africanos y sus expresiones musicales. No tenía sentido invitar el acto de circo. Jebediah, Tyrel, Ruben y Seth solo se encogieron los hombros y decidieron no mirar los dientes a un caballo regalado, pero Briony sentía que algo no funcionaba. Sentía que todo tenía algo de desquiciado. Su extraña educación, el hecho de tener un doctor especial, volando por el mundo en el momento en que se sorbía un moco, y hasta era extraño el hecho de que raras veces sufriera de enfermedades virales. Por lo general ella se ponía enferma por el bombardeo constante de emociones que la golpeaban diariamente. Sus hermanos le decían que estaba paranoica, pero, como ahora, estaba a menudo inquieta, segura de que alguien la observaba. Miró a su alrededor, observando con su visión realzada, buscando imágenes de calor, algo que le contara que estaba en peligro, pero no había nada, ni un cambio en el constante zumbido de los insectos.
    Briony se frotó las palpitantes sienes y vadeó río abajo, alejándose del empujón y el alboroto de la ciudad. Soldados en cada esquina con armas, el vientre le hormigueaba con violencia oculta, la vida nocturna parecía una cubierta deslumbrante para los desesperados y criminales que realizaban actos abominables. Quería irse a casa.
    Por un momento fue más allá. Casa. ¿Qué significaba eso? Le gustaba su familia. Le gustaba el circo, pero la mataba quedarse con ellos. No conocía ningún otro modo de vida y no había ninguna parte a dónde ir. Al menos sus hermanos sabían que era diferente y aunque no la entendieran, hacían todo lo posible para ocultar sus diferencias a otros.
    Briony olió a hombres sucios, escuchó las voces, e inmediatamente se encogió más cerca de la orilla, cambiando el color de la piel, confiando en que la ropa oscura la ayudara a mezclarse. Cuando tres soldados armados se acercaron, miró a su alrededor para asegurarse de que estaba sola, se agachó y saltó sin esfuerzo a las ramas de un árbol, aproximadamente a treinta pies. Se quedó muy quieta cuando pasaron por debajo de ella, buscando pistas a lo largo del suelo del bosque. Definitivamente cazaban a alguien y comprendió en ese momento que era estúpido estar separada de la protección de sus hermanos. Debían ser los rebeldes a los que todos tenían tanto miedo. Los miró mientras hacían su camino muy furtivamente por entre los árboles hacia la ciudad.
    Briony esperó hasta que no pudo oírlos, antes de saltar para regresar al suelo. Con un pequeño suspiro de arrepentimiento, vadeó el agua otra vez. Incluso aquí, al borde de la tierra virgen, no estaba realmente sola. Una vez más se inclinó para empapar el pañuelo en la fría corriente. No quería volver, tenía la boca seca solo de pensarlo. Cuando comenzó a girar, el agua a su alrededor se onduló, una única advertencia. Un brazo, como una cinta de hierro, montado alrededor de su garganta y la punta de un cuchillo presionando contra su costado.
    – No grites -la voz era baja, pero sostenía tal amenaza que se puso tensa. El cuerpo de su captor parecía un roble y el modo en que la sostenía no le daba ninguna posibilidad real para fugarse sin sufrir una herida mayor.
    Ella contó los latidos del corazón para reducir el ritmo de su respiración.
    – No lo planeaba.
    Él habló en ingles con acento americano.
    – Eres un Caminante Fantasma ¿Qué diablos haces aquí?
    La voz fue más un susurro en su mente que en su oído. Sabía que era una fuerte telépata, pero esto era algo más. Y no sentía sus emociones. Comprenderlo la atontó. En toda su vida, hasta con su propia familia, había cargado con los aplastantes sentimientos de los otros. Por un momento, se sobresaltó tanto que su cerebro se negó a tratar la información. Se quedó quieta, intentando solucionarlo, sin hacer caso al persistente susurro en su oído.
    La punta del cuchillo tocó su piel y Briony saltó.
    – Haces eso otra vez y no seré tan agradable -silbó ella. ¿Podría atacarlo? Era más fuerte que cualquier hombre con el que alguna vez se hubiera entrenado. Sintió rápidamente el poder que lo acompañaba, sintiendo la diferencia en él, la misma diferencia que siempre había sabido que había en ella. Otra vez se obligó a relajarse. Nadie se parecía a ella, ni siquiera su familia. ¿Cómo sabía que él lo era?
    – ¿Quién eres? -le preguntó ella, sabiendo que no iba a contestarle. Militar ciertamente. Tal vez un mercenario.
    – ¿Qué diablos hace un Caminante Fantasma aquí? Si no me contestas en cinco segundos, voy a comenzar a cortar partes de tu cuerpo.
    – No sé qué es un Caminante Fantasma. Trabajo en el festival de música. Hago acrobacias aéreas con mis hermanos, los Flying Five. Soy una de los cinco.
    Hubo un pequeño silencio.
    – ¿Por qué demonios una artista de circo estaría en un festival de música?
    – Dímelo tú -dijo Briony-. No lo he entendido aún, pero ellos nos pagaron, a mis hermanos y a mí muchos dólares para venir aquí -él no relajó la guardia ni un momento.
    Su captor juró palabras brutalmente feas.
    – Te vi subir a aquel árbol y cambiar el color de la piel para mezclarte con el entorno. No me mientas otra vez. Nadie puede hacer esto ni un Caminante Fantasma. Nadie.
    Briony quería saber todo lo que él sabía sobre los Caminantes Fantasmas. ¿Si podían hacer las cosas que ella podía hacer, estaban relacionados de algún modo? Sintió como él se ponía rígido, apretando los brazos. Sus labios presionando contra su oído.
    – No hagas ni un sonido.
    Ella inhaló e inmediatamente supo que los soldados volvían sobre sus pasos. El miedo creció en ella. Sabía lo que les pasaba a las mujeres que pillaban cometiendo solo una falta.
    – ¿Puedes aguantar la respiración?¿Estás entrenada?
    Ella sabía lo que quería decir y asintió con la cabeza.
    – ¿Cuánto tiempo? -le exigió concisamente.
    – Veinte minutos si soy muy cuidadosa -no le mentía y quiso ver si se había escandalizado. Cuando era una niña la habían obligado a quedarse periodos más largos de tiempo. Ella pensaba que todos lo hacían, hasta que una vez, en la mesa, cuando se jactaba ante sus hermanos y ellos se reían por que mentía, vio la boca de su madre apretarse con desaprobación y nunca lo volvió a mencionar a nadie.
    – Húndete conmigo.
    No era una pregunta, él ya ejercía presión sobre ella, llevándola hacia el agua, no haciendo ni un sonido mientras se sumergían despacio, como si diera por hecho que alguien podía quedarse debajo mucho tiempo sin respirar sin equipo. El cuchillo nunca dudó y tampoco lo hizo el brazo cerrado alrededor del cuello. Le dio mucho tiempo para respirar y ella lo hizo, haciendo entrar aire en los pulmones mientras se agachaban en una pequeña sección de la corriente cubierta de cañas.
    Briony le clavó los dedos en el brazo, agarrándose, intentando conquistar el miedo. A veces sentía que había pasado la mayor parte de su vida intentando ocultar que estaba asustada. Siempre tenía miedo y al cabo de un tiempo, esto fue simplemente un modo de vivir. Tenía miedo de todo y a veces le repugnaba el nunca poder vencer lo suficiente aquellas sombras que moraban tan profundamente dentro de ella. Se obligó a quedarse quieta, no queriendo que su captor fuese consciente de cómo de asustada estaba realmente.
    Un parte de ella estaba excitada, preguntándose, a pesar del peligro, si él podría hacer las cosas que podía hacer ella. Y si podía ¿qué significaba?
    Jack podía sentir el pequeño temblor que atravesaba rápida y continuamente el cuerpo de la joven que sostenía tan apretado contra él. Era pequeña, apenas una muchacha, pero se sentía como una mujer, olía como una mujer, toda ella suaves curvas y olor fresco. Estaba aterrorizada, pero lo escondía bien y eso no tenía sentido si era un Caminante Fantasma. Sería sumamente experta en artes marciales, en el combate cuerpo a cuerpo, en todo tipo de armas. Debería tener la confianza completa en sus capacidades. Estaba, sin duda alguna, físicamente realzada y sospechaba que psíquicamente también. Respiraba bajo el agua de la manera que todos habían sido enseñados, una pequeña liberación de aire a la vez.
    Jack se encontró excesivamente consciente de la mujer en sus brazos. Lo había sido en el momento en que la tocó. Cada detalle parecía impreso en su mente. Sobre su cuerpo. La forma y la textura de ella. La caricia de su sedoso pelo contra la cara cuando primero le cerró el brazo alrededor de la garganta. Las yemas de los dedos presionando profundamente sobre el brazo cuando se hundieron juntos bajo el agua. Nunca le había importado si se le oponía un hombre o una mujer, esto era trabajo. Hacía cualquier cosa para completar el trabajo. Ella no era ningún objeto; era una mujer. No podía obtener la percepción o el olor en su mente, hasta ahora, bajo el agua, como si de algún modo el cuerpo se le hubiera derretido sobre la piel e impreso sobre los huesos.
    Los soldados pasaron el tiempo debajo del árbol, hablando en susurros. Jack sabía que lo estaban cazando. Un minuto. Dos. Tres convertidos en cinco. Cinco en diez. Los soldados permanecieron, en cuclillas cerca de la corriente, dibujando un mapa sobre la tierra húmeda. Ya eran quince minutos. Jack redujo la marcha de su aliento aun más.
    Los dedos de la mujer se clavaron más profundamente en el brazo. La tensión aumentó perceptiblemente, sintió su creciente terror a ahogarse. Los minutos continuaron y esperó el pánico, estaba preparado para ello, pero ella mantuvo la razón, obligándose a liberar lentamente el aire que le permitiría quedarse bajo el agua. Había sido bien entrenada, de acuerdo, pero perdía aire y lo necesitaría para emerger. El terror estaba en su mente abrumándolo, amargándole la boca.
    Jack intentó ignorar sus miedos, pero la empatía entre ellos era demasiado fuerte y no le dio ninguna opción. Le cogió la cabeza con la mano y le giró la cara, apoyándose hacia delante hasta que sus labios acariciaron los suyos. Fue un error. Sintió que la ligera caricia encendía todo su cuerpo, el golpe salvaje de su corazón, la tensión en la ingle, algo más profundo cambiando y moviéndose en su interior. Respiró en su boca, para que él fuera literalmente el aire que ella respiraba, para que lo tomara profundamente en su cuerpo dónde él pertenecía.
    ¿De dónde infiernos había venido ese pensamiento?
    Juraría que no solo había sentido una corriente eléctrica que chisporroteaba por las venas, se sentía posesivo y él era un hombre que nunca tenía reacciones fuertes sexuales o emocionales en relación con una mujer, nunca lo había permitido. Evitaba anexos, incluso cada célula de su cuerpo en su cerebro lo impulsaban a acercarla más, tomar posesión de ella. La miró fijamente a los ojos, enormes por el miedo, pero determinado a no dar signos de ello. ¿Cómo alguien podía tener tanto miedo y permanecer tan quieta, tan consciente del peligro que los rodeaba? Esto era coraje y disciplina, poder respirar bajo el agua cuando el instinto de conservación te impulsaba a emerger.
    Él dobló el brazo alrededor de su cintura, anclándola, intentando darle seguridad de que no se ahogarían o serían atacados. Está bien, nena. Le susurró las palabras en su mente, intentado pensar en algo que hacer que le indicara que no la obligaría a quedarse debajo si se quedaban sin aire. Podría luchar si tuviera que hacerlo, aunque estuviera en baja forma y no quería arriesgarse con armas de fuego. El sonido sería llevado por la noche. No quería echar al ejército rival sobre ellos. No voy a dejar que mueras aquí. ¿Qué decían los hombres para aliviar los miedos de las mujeres? Infiernos, él no lo sabía. Estaba muy lejos de su experto campo.
    Jack se dio cuenta de su completa calma. Los ojos se habían ensanchado y lo miraba fijamente como si le hubieran crecido dos cabezas. No había ninguna falsedad en el shock en su cara. Lo que fuera que esta mujer era, no era un miembro de los equipos psíquicos con los que él se había entrenado. Ella lo había oído. Era igual de fuerte telépata como lo era él. Puedes oírme. Él le declaró.
    Uno de los soldados vadeó la corriente, girando la atención de Jack de regreso al peligro. La situación era crítica. Respirando por ambos, él se quedaba sin aire y el soldado estaba casi encima de la mujer. No te muevas. Él puso tanta fuerza en su voz como pudo, una orden absoluta. Esta vez le enmarcó la cara con las manos y se inclinó hacia abajo para tomarle la boca, empujando aire en sus pulmones. ¿Me entiendes?
    Maldición. No podía controlar el latido acelerado de su corazón o la extraña agitación en el vientre, pero esto no tenía nada que ver con el miedo a los soldados y todo con la peculiar mujer. Ella asintió ligeramente.
    Mantén los ojos cerrados hasta que vuelva por ti.
    Su miedo casi la llevó al pánico, él podía verlo en los ojos, pero su boca se endureció y asintió otra vez, las largas pestañas bajadas, los ojos cerrados con fuerza. Jack no esperó, no podía esperar. El segundo soldado estaba en el agua y el primero estaba a punto de caer sobre la pierna de la mujer. Le cogió ambos tobillos y dio un tirón con fuerza, arrastrando al hombre hacia abajo, enterrándole el cuchillo en la garganta y levantándose casi a los pies del segundo soldado, cortándole los muslos, el vientre, la yugular y la garganta para que finalmente se rindiera, dejando que Jack se enfrentara al tercer hombre. Invirtió el cuchillo y lo lanzó con fuerza, enterrando la lámina hasta la empuñadura en la garganta del rebelde.
    Sólo le tomó unos segundos recuperar el cuchillo y dejar la lámina limpia. Dejó las armas de los soldados exactamente donde habían caído y regresó por la mujer. No podían dejar nada que el rastreador del general pudiera encontrar.
    Sube pero mantén los ojos cerrados. Te sacaré de aquí. ¿Cómo te llamas? Yo me llamo Jack.
    Hubo una breve vacilación, pero ella estaba desesperada por respirar aire. Se elevó, visiblemente sacudida. Jack la cogió alrededor de la cintura, una mano cubriéndole los ojos.
    – Vámonos, pero con paso ligero, no queremos evidencias tuyas aquí.
    – Mi pañuelo -dijo ella-, lo dejé caer. Y mi nombre es Briony Jenkins.
    Conocía ese nombre. Y conocía a los Flying-Five y esto era más de una coincidencia que pudiera tragar. Miró alrededor rápidamente. El pañuelo flotaba a poca distancia de ellos. Lo había llevado con ellos debajo del agua, pero lo había soltado cuando él la había llamado. El hecho de que lo recordara en condiciones traumáticas aumentaba su respeto por ella. Mantén los ojos cerrados. Él la dejó y se giró para recuperar el pañuelo.
    Briony salió corriendo. Todo lo que tenía que hacer era entrar en la zona más espesa y podría desaparecer. Los soldados definitivamente buscaban a su captor y ella no iba a conducirlos hasta sus hermanos. Escuchó como su corazón golpeaba desesperadamente y el sonido de su aliento precipitándose a través de sus pulmones. Los ojos permanecieron sobre su objetivo; ella no se atrevía a darse la vuelta para ver si él estaba detrás de ella. Cada paso contaba.
    Él la golpeó por detrás, un duro golpe que la tiró al suelo, boca abajo, atrapándola con los brazos antes de que tuviera la posibilidad de salir de debajo. El aire salió de ella y la rodilla se condujo con fuerza sobre el pequeño trasero de ella, el puño con fuerza sobre su pelo y la otra apretando la punta del cuchillo contra la yugular.
    – No hagas un jodido movimiento -silbó él-. ¿Estás tratando de morir?
    – Hazlo entonces -le escupió ella, la boca llena de suciedad y hojas-. No te conduciré a mi familia, así que termínalo.
    – ¿Piensas que esto es una especie de juego?
    – No me preocupa si lo es -no se molestó en intentar controlar el violento temblor. ¿Qué diablos le importaba que él supiera que tenía miedo? Permitirle matarla. No iba a conseguir lo que quería. ¿Y por qué su presencia la molestaba tanto?
    – Levántate -la levantó arrastrándola del pelo, el cuchillo sin abandonar el cuello.
    Ella no podía luchar, comprendió abatida. Tenía cuatro hermanos fuertes y a pesar de su diminuto tamaño, era más fuerte y rápida que cualquiera de los cuatro. Estaba entrenada para el combate cuerpo a cuerpo y varias formas de artes marciales, pero él no le dio ninguna abertura. Ni una.
    – Me haces daño.
    – Entonces deja de luchar.
    Ella no se había dado cuenta de que lo había hecho. Forzó a su cuerpo a recuperar el control.
    – ¿Qué quieres?
    – Yo estuve en los SEAL con Jebediah Jenkins. Lo último que oí, era que se entrenaba para actuar con su familia en el circo. Él tenía una hermana, Briony y tres hermanos.
    – Déjame irme -no sentía nada. Esto no tenía sentido. Había matado a los tres soldados, estaba segura de ello. La violencia en particular la dañaba; de hecho, la mayor parte del tiempo, tenía hemorragias nasales, migrañas, vómitos y una vez, cuando encontró a sus padres muertos, hasta había convulsionado. Ya no tenía su antiguo dolor de cabeza, ni aun estando tan asustada y él tirándole del pelo.
    – ¿Vas a echar a correr?
    – Particularmente no quiero ser echada de golpe al suelo otra vez, gracias -contestó Briony.
    De acuerdo. No era verdad que no sintiera nada. Todo su cuerpo estaba en una especie de extraña fusión que nunca le había pasado antes. Primero lo notó en el agua, sentada tan cerca de él, mirándolo a los ojos. Cuando sus labios tocaron los suyos. Sacudió con fuerza sus pensamientos distanciándose de lo fuerte que era su cuerpo, como de fuerte era él. Tenía que estar enferma para tener una reacción cuando él brutalmente le dio un tirón hacia atrás a su cabeza.
    – Y suéltame el pelo, me haces daño.
    Jack al instante relajó la sujeción sobre los mechones mojados y luego frunció el ceño, impresionado por lo que había hecho. ¿Qué infiernos estaba mal con él? Ella era un enemigo potencial. En su mente no había dudas de que alguien lo había señalado y esto tenía que ser una conspiración entre varias personas para colocarlo en un nido de avispas y eso significaba que ellos habían usado sus sentimientos por su hermano en su contra. Ken había sido atraído, capturado y torturado con un objetivo y ese era atraer a Jack a África. Alguien conocía los desencadenantes de Jack y los usaba sin piedad en su contra. Briony Jenkins era definitivamente un Caminante Fantasma, no importaba lo que ella dijera. ¿Y qué gran coincidencia era que un amigo compañeros de los SEAL estuviera en Kinshasa al mismo tiempo?
    – Maldita sea, no creo en las coincidencias.
    Briony giró la cabeza para mirarlo, asustada de que él pensara exactamente lo mismo que ella. ¿Alguien había maniobrado para que su hermano estuviera en Kinshasa para algún otro objetivo que actuar en el festival de música?
    – Yo tampoco -estudió su devastado cuerpo, horror y compasión progresivos a pesar de su resolución de no ser influida por él.
    Jack había sido torturado. Profundos cortes y quemaduras estropeaban su pecho, hombros y vientre. Sus ojos eran planos, fríos y duros como una piedra, nadie podía haber sufrido tales abusos y no padecer terribles dolores. Y ella no lo sentía. Siempre sentía a los humanos y hasta el sufrimiento de los animales si estaba lo bastante cerca. Era casi un alivio estar cerca de él. Parecía proporcionarle los filtros necesarios que ella no tenía para que pudiera funcionar con gente a su alrededor.
    – Mi Dios. ¿Cómo puedes estar caminando? ¿Los rebeldes te han hecho esto? -su voz salió como un ronco susurro. Antes de poder pararse, dio un paso hacia delante y tendido la mano para tocarle el músculo justo por encima de donde la piel estaba a tiras-. Necesitas un médico. Está infectado.
    Un pequeño temblor le atravesó el cuerpo cuando lo tocó. Tan ligero. El mero flujo de la yema de los dedos, pero él lo sintió por todo su cuerpo.
    – Tenemos que seguir moviéndonos. Molesté mucho a su general -le miró la cara para ver una reacción, pero ella miraba fijamente con horror sus heridas.
    – No puedo sentir tu dolor -su oscura mirada se elevó para encontrarse con la suya-. ¿Por qué? Lo sabes, ¿verdad? Sabes por qué soy diferente, por que no puedo funcionar como todos los demás. Nadie más sabía que podía quedarme bajo el agua así, ni siquiera mis hermanos. ¿Por qué? ¿Qué soy? ¿Qué eres tú?

Capítulo 3

    La mirada penetrante de Jack se movía agitadamente por el bosque.
    – Tenemos que seguir moviéndonos. Los rebeldes están buscándome y no van a parar.
    – Respóndeme -insistió Briony. Se estaba tambaleando sobre sus pies y ni siquiera se había dado cuenta. El hombre iba a derrumbarse, y no había ningún modo de que lo abandonara para morir.
    – Los Caminantes Fantasmas estamos mejorados tanto física como psíquicamente.
    Su corazón comenzó a palpitar.
    – ¿Cómo lo consiguieron?
    Jack dio un paso y sus piernas cedieron. Briony lo cogió antes de que se golpeara en la tierra. Trató de apartarla.
    – Vete. Sigue moviéndote. Da un rodeo a través del bosque hasta que estés en las afueras de la ciudad. Ellos estarán vigilando, entonces usa los árboles si debes, pero sal de aquí.
    – Oh, ¡cállate!
    El regocijo apareció en sus ojos.
    – Creo que nadie me mandó a callar alguna vez antes -deslizó el brazo alrededor de sus hombros, un dedo colocando las hebras de cabello mojado detrás de la oreja.
    – Tengo un montón de hermanos, así que no lo olvides. ¿Por qué los hombres son tan idiotas, de todas maneras? -como podría abandonarlo ahora. Sus hermanos le habrían dicho exactamente lo mismo. Se retiró el cabello de los ojos y miró a su alrededor. Jack era un hombre pesado. Había perdido demasiada sangre y su piel estaba caliente, indicando la fiebre-. Bien, tipo duro, vas a apoyarte en mí y vamos a emprender el viaje de regreso hacia la ciudad. Y no gastes energía discutiendo. Solamente hazlo.
    Su mente estaba barajando las posibilidades. ¿Podría haber sido mejorada física y psíquicamente? Tenía más sentido que naciera tan diferente. Podía correr más rápido, saltar más alto, estar bajo el agua más tiempo, hacer cosas que nadie más que ella había descubierto que podía hacer. ¿Cómo? ¿Cuándo? Todas las visitas a su doctor especial, el único que detestaba, al que sus padres le insistieron que fuera, estaban comenzando a tener sentido.
    Deslizó un brazo alrededor de la cintura de Jack y tomó la mayor parte de su peso. ¿Si no estaba mejorada, cómo podía prácticamente llevar a un hombre de su tamaño? Pesaba el doble que ella.
    – ¿Cómo fuimos mejorados?
    – El doctor Whitney.
    Su boca se secó. Conocía ese nombre. Sabía que era el que la había presentado para la adopción, que había diseñado su educación y había proporcionado asistencia médica para ella y su familia durante toda su vida. ¿Su padre biológico? ¿Había sido su padre? ¿Qué era ella? ¿Una especie de experimento anormal?
    Su mente comenzó a barajar las posibilidades. ¿Por qué estaban los dos allí en Kinshasa? ¿Era una coincidencia que Jack y su hermano Jebediah estuvieran en el servicio juntos? ¿Cuáles eran las probabilidades de que acabaran todos juntos en África, sobre todo ya que alguien había pagado una cantidad de dinero desorbitada para llevarlos allí?
    Briony echó un breve vistazo a la cara de Jack. Incluso devastado por el dolor y el sufrimiento, era masculinamente hermoso, cincelado en cierto modo. Sus rasgos parecían tallados en piedra, irreales, pero duros y desgastados aunque apuesto. Él mantuvo su mirada fija concentrada hacia delante, andando regularmente, pero cada vez su peso se apoyaba más sobre ella. La lenta pérdida de sangre, añadida al agotamiento y sus terribles heridas, cobraban su parte.
    – Sigue andando. Un pie delante del otro -cuanto más cerca lo tuviera de la ciudad, menos distancia tendría que cargarlo y parecía que el cargarlo iba a complicarse.
    Lucharon por aproximarse una milla, siguiendo el riachuelo. Briony había parado para conseguir un mejor agarre de él cubriendo su cuerpo cuando la empujó al suelo repentinamente. La piel de él cambió de color para corresponder a la vegetación más oscura sobre el suelo del bosque, e hizo su mejor combinación con rayas inmediatamente. Jack había estado casi inconsciente, pero repentinamente estaba alerta, sacando una pistola y haciéndole una señal de silencio.
    ¿Qué ocurre?
    Francotirador. Ha estado siguiéndome desde que escapé del campamento rebelde. Es muy peligroso. Deberías haberte ido cuando te lo dije.
    El corazón de Briony palpitó alocadamente y experimentó la sequedad familiar del miedo. Tomó una honda inspiración para combatir la adrenalina e impulsó su mente fuera del pánico mientras estaba tendida escuchando. Está detrás de nosotros, a nuestra derecha.
    Debería ser él. Afortunadamente no nos ha descubierto mientras he sido tan descuidado.
    Briony cerró los ojos fuertemente y trató de no respirar. También lo esperaba. No podía dejar a este hombre sufrir más. No importa quién era o qué había hecho, nadie se merecía ser torturado como él lo había sido. Hizo una respiración honda. ¿Eres un buen tirador?
    Jack la miró. No vas a hacer ninguna estupidez.
    Vas a desmayarte, tipo duro. Conozco los signos. No tenemos tanto tiempo y no podemos permitírnoslos detrás de nosotros. Soy una buena tiradora, pero… vaciló.
    La mano de Jack la apretó por la nuca. Lo que sea que estás pensando, no.
    Briony sabía que no podían burlar al francotirador. Jack iba a desmayarse. Como se había recuperado lo suficientemente para saber qué estaba ocurriendo estaba más allá de ella. Creo que estoy asustada.
    No lo estés. Te sacaré de ésta. ¿Ves esos árboles a tu derecha? Voy a cubrirte. Gatea lentamente hacia los árboles y súbete a las ramas. Úsalas para llegar al río. Mantén la piel camuflada y no atraigas la atención. Jack le deslizó la pistola. ¿Sabes cómo usar esta cosa?
    Briony vaciló entonces al poner su mano sobre la pistola. No había ninguna manera de explicarle lo que las secuelas de violencia podrían hacerle. Sentir las emociones de alguien, sentirles morir le provocaría una perdida total del control. Por otro lado, estaba bien entrenada, era una tiradora experta, y creía en la defensa propia. Sé cómo usarlo.
    Se volvió hacia la zona del bosque donde estaba seguro de que el francotirador los seguía. Sobre su estómago, el ojo en la mirilla, agitó su mano hacia adelante. Vete. Fuera de aquí. No dejes de moverte hasta que estés segura en tu habitación.
    Briony avanzó lentamente a través de los helechos y las hojas podridas, el latido de su corazón excesivamente fuerte. Detestaba ser una cobarde, preguntándose por qué, con todas sus destrezas especiales, estaba siempre tan asustada. Llegó a los árboles y se agachó en las sombras más profundas, buscando entre las ramas y las enredaderas el mejor refugio, la mejor posición. Con su extraordinaria visión nocturna, podía ver a unos veinticinco pies hacia arriba y sobre dos árboles, un tronco especialmente grande con una copa de ramas extendiéndose en todas direcciones, perfecto para sus necesidades.
    Briony saltó a la rama más baja del árbol más cercano y empezó a trepar rápidamente. Era liviana, su cuerpo hecho para los actos aéreos que había practicado desde que era bebé. Era fácil usar las enredaderas para arrastrarse a través de los árboles hasta que alcanzó el árbol al lado de el único más grande, el de tronco grueso. Había tenido cuidado de permanecer escondida dentro del follaje mientras trepaba, pero ahora extendió la mano deliberadamente y agitó una rama, no demasiado fuerte, lo justo para dar a conocer su posición.
    ¿Qué diablos estás haciendo?
    Atrayendo su fuego para darte un blanco.
    Haz eso otra vez y juro que te golpearé sin importarme tu vida.
    Pudo escuchar la amenaza rondando a través de su declaración, pero sentía que era una amenaza vana. Jack era un hombre atemorizante, pero no era un hombre que golpearía a una mujer alguna vez -de hecho todo lo contrario- a menos que fuera el enemigo. Había obtenido esa información de la mente de él. Vale, no te estoy dejando atrás. Prepárate para disparar algo porque voy a dejar que me vea.
    Maldita sea. Solamente maldita sea.
    La impotente rabia masculina llenaba su mente, pero no iba a esperar, no podía esperar. Su valor iba a fallar si no actuaba entonces. Briony permitió que la rama del árbol se balanceara sólo un poco más, como si algo pesado hubiera caminado por ella. No había viento en el bosque, y el movimiento atraería la mirada del francotirador inmediatamente. Briony se lanzó al próximo árbol, refugiándose detrás del amplio tronco, justo cuando la bala envió astillas de la corteza lloviendo sobre ella. Algunas piezas se clavaron en su brazo y uno en su barbilla. Tras el primer disparo llegó un segundo.
    Dime que estás bien.
    Briony se agarró al árbol, forzando a sus rodillas a estar rígidas cuando sus piernas se habían convertido en goma. La bala había impactado a sólo unas pulgadas de su cabeza. El francotirador había disparado mucho más rápido de lo que había previsto. Se colgó contra el tronco y esperó a que su cuerpo dejara de temblar. La sangre goteaba de las punzantes heridas, pero las astillas eran simples rasguños cuando podría haber sido mucho peor. ¿Lo has atrapado?
    Quédate quieta. Había dos de ellos. Eliminé al francotirador, pero su vigilante es también capaz. No te ha alcanzado. Jack hizo la declaración mientras mantenía su ojo en la mirilla, esperando para disparar al vigilante. Detestaba el hecho de estar distraído por la preocupación. Estaba preocupado por ella. Respóndeme ahora o voy a por ti. Lo haría. Se arriesgaría a ser disparado sólo por asegurarse de que no había ni un rasguño sobre su cuerpo, por lo menos uno que no hubiese puesto él allí. Sus dedos se morían por sacudirla por tener tal oportunidad.
    Estoy bien. Esos disparos van a ser escuchados por alguien. Tienen amigos.
    Maldición sal de aquí. Vuelve a tu habitación. Date una ducha y cámbiate esa ropa. Deja el arma en el bosque. Si alguien hace alguna búsqueda, estuviste dormida todo el tiempo. Jack apoyó su cabeza en el rifle durante un momento y luego miró por la mirilla. La lente se emborronó. Estaba débil y se acababa el tiempo. En unos pocos minutos no podría protegerla, y eso le hacía sentirse al borde de la desesperación.
    Briony permaneció en el árbol un largo rato, demasiado irritada para moverse. Tenía una increíble visión nocturna, y ahora, mirando fijamente en el área donde el francotirador había estado, descubrió las hojas anchas de una planta de filodendro balanceándose ligeramente. El vigilante se estaba dirigiendo hacia Jack.
    ¿Lo ves?
    No hubo ninguna respuesta, ni siquiera conciencia. La respiración de Briony dejó sus pulmones con prisa. Jack estaba inconsciente, o cerca, y el enemigo se estaba deslizando hacia él. Antes de que tuviera tiempo de pensar, saltó hacia abajo a una rama de árbol que rozaba el suelo. El suelo del bosque estaba cubierto de densa vegetación y amortiguó sus pisadas mientras furtivamente se dirigió de vuelta por la maleza hacia Jack. No tenía ninguna buena idea de lo que iba a hacer, pero no podía dejarlo morir.
    No analizó demasiado fielmente la necesidad de mantener a Jack vivo. No había tiempo para la introspección, sólo sabía que no podía dejarlo. Avanzó a través del lío de enredaderas y arbustos, cayendo horizontalmente para gatear lentamente a lo largo de un angosto sendero para animales. Avanzó a través de un montón particularmente grueso de helechos en tierra húmeda. Un ruido a su izquierda la hizo tirarse al suelo. Permaneció inmóvil un momento, su corazón latiendo con fuerza.
    Briony inhaló. Tenía un sentido asombroso del olfato y podía decir exactamente dónde estaba Jack, y cómo de cerca estaba el vigilante. Jack estaba tendido sobre su estómago, el rifle acunado en sus brazos, pero su cabeza estaba caída. Le impulsó a moverse.
    ¡Jack! Despierta. Está casi encima de ti. Tienes que defenderte.
    Jack oyó la orden urgente, el miedo y la preocupación en la voz de Briony. Lo que le impulsó para encontrar la fuerza para concentrarse, a oler al vigilante. El hombre ya estaba encima de él. Se dio la vuelta para encontrarse cara a cara con él, sabiendo en esa fracción de segundo, durante ese latido de corazón, que era demasiado tarde, que era un hombre muerto. Fuera de aquí. Fue la única advertencia que pudo dar a Briony. No tenía fuerza de levantar el rifle, sin hablar de tiempo.
    El vigilante caminó fuera de la maleza y levantó su arma. Cuatro disparos resonaron en rápida sucesión. Jack esperó a que las balas golpearan su cuerpo, pero el vigilante se sacudió y medio giró para enfrentarle. Sus rodillas se doblaron y cayó duramente, de frente al suelo. Jack elevó la cabeza. Briony permanecía de pie a unos metros de distancia con la pistola en la mano, lágrimas corriendo por su cara. Estaba temblando, el brazo todavía extendido, mirando fijamente al hombre muerto.
    Jack se impulsó para un último estallido de fuerza, luchó a sus pies, y se tambaleó hacia ella, las manos sobre las suyas.
    – Dame la pistola, Briony.
    No la soltó, no lo miró. Temblaba tanto que tuvo miedo de que por casualidad apretase el gatillo de nuevo. Sujetó sus dedos con los suyos y, con la otra mano, cogió su cara, y la forzó a que girase la cabeza del cuerpo mientras buscó un tono apacible.
    – Sólo suéltala, nena. Te tengo ahora. Mírame. Solo a mí.
    Su mirada fija encontró la suya, los ojos nadando con lágrimas.
    – Lo maté -se alejó de él, teniendo arcadas, una y otra vez.
    Jack dio un paso más cerca y vio que sus ojos se quedaban en blanco. ¡Briony! Deliberadamente llenó su mente con calmada fortaleza. Sabía lo qué la violencia podía hacerle a un médium, y no estaba dispuesto a permitir que cayera. Le agarró la cara en sus manos.
    – Mírame. Quédate conmigo.
    Briony escuchó su voz como si llegara de una gran distancia. No quería volver, había demasiado dolor allí, pero la voz se negó a dejarla retirarse. Con un esfuerzo tremendo, miró fijamente a sus hondos ojos grises.
    – Estás bien. Todo va a estar bien -le aseguró-. Soy un ancla. Sólo déjame hacer mi trabajo -había estado demasiado cerca de que se desmayara y no le había proporcionado barreras, pero se concentró en alejar la energía de ella.
    Nunca había esperado estar tan afectado por la visión de las lágrimas de una mujer, o por el hecho de que matar a un hombre la había puesto físicamente enferma. Peor, podía ver astillas en su barbilla y a lo largo del brazo. No tenía un equipo médico ni siquiera para ayudarla.
    – Tenemos que salir de aquí. Los rebeldes van a aglomerarse por todo este lugar -endureció la voz, esperando sacarla fuera de sí misma-. Vamos. Ahora, Briony.
    Se limpió la boca con el dorso de la mano, asintiendo con la cabeza.
    – Lo siento, es sólo que… -se calmó y miró hacia atrás hacia el cuerpo del suelo.
    Balanceándose de manera inestable, Jack extendió la mano y se la cogió.
    – Deja de mirarlo. Nos habría matado a ambos. Ahora muévete -su pulgar se deslizó sobre su barbilla, enjugando el hilo de sangre.
    Briony parpadeó hacia arriba y luego endureció la boca. El brazo resbaló alrededor de su cintura.
    – Estoy bien ahora -empezó a caminar con él hacia la ciudad, tomando un poco de su peso otra vez. Se había llevado el dolor punzante pero no podía llevarse el horror que oprimía su corazón.
    – Deberías haberte ido cuando te lo dije. Podrías haber muerto.
    – Sólo camina.
    – No voy a hacerlo, lo sabes. Me estoy quemando, perdí demasiada sangre, a decir verdad no puedo ver muy bien. Los rebeldes que me buscaban tuvieron que haber escuchado los disparos…
    Briony suspiró.
    – Ahorra fuerzas. Sólo continúa caminando. Te llevaré a la ciudad, y mi hermano puede encontrar una manera de sacarte de Kinshasa.
    Jack continuó poniendo un pie delante del otro, decidido a no desmayarse. Estaría condenado si una mujer fuera a llevar su culo, y maldición si ella no lo haría si no pudiese caminar. Había algo sobre ella que simplemente consiguió meterse bajo su piel. Hace mucho que había escogido su camino, y este no incluía a una mujer propia o una familia. Briony Jenkins era una mujer hecha para pertenecer a un hombre, corazón y alma. Era esa clase de mujer con la que un hombre se casaba y sabía con certeza que aguantaría hasta el final en lo bueno y en lo malo, directamente al lado de su pareja. Peor, era esa clase de mujer por la que un hombre podría matar, y él era más que bueno en eso indudablemente. Resultaba una mala combinación.
    Briony echó un vistazo al hombre cuyo peso estaba cada vez más y más sobre ella. Juraba diciendo palabrotas una y otra vez en voz baja. La voluntad absoluta lo mantuvo en pie.
    – ¿Necesitas descansar?
    No respondió, pero dejó de caminar. Volvieron al arroyo, y Briony lo detuvo, sentándole sobre un tronco caído. Era una pista de como de lejos había llegado que no protestó cuando le ayudó a sentarse. El entrenamiento de su extraña infancia era de repente de un gran valor. En algún lugar de su interior intuía a algunos hombres. Esperó tanto tiempo como pudo, dando una oportunidad de descansar a Jack antes de arrastrarlo otra vez y dirigiéndose hacia Kinshasa. Tuvo que esquivar grupos de soldados cazando en el bosque. Cada cierto tiempo, su olor les advertía antes de que se dirigieran cerca de ellos.
    Una vez dentro de la misma ciudad, esperó que pareciera como si hubiesen estado bebiendo. Era difícil ocultar el rifle del francotirador y él no lo dejaría abandonado atrás, así que lo escondió entre ellos, esperando que sus cuerpos lo ocultasen de cualquiera pudiese descubrirlos. Escogió calles desiertas y callejones cuando recorrió el trayecto con él hacia su habitación.
    – Unos pasos más, Jack -dijo de un modo alentador. El hombre debía tener una voluntad de hierro para continuar andando. Nunca se tambaleó, caminando estoicamente a pesar de la violenta fiebre. Su cuerpo estaba caliente y seco, desesperado por algo de beber.
    Se mantuvo en las sombras, bordeando los grupos de personas con las que se encontraban. Evitó todo contacto con los soldados de las esquinas, cuidando no llamar su atención. En cuanto estuvieron en el callejón debajo de la ventana de su habitación, inclinó a Jack contra la pared.
    – Voy a subir para abrir la ventana. ¿Crees que puedes dar un salto?
    Jack se deslizó por la pared para sentarse en el suelo. Asintió con la cabeza, pero no la miró. Briony no estaba tan segura. Se agachó y saltó, agarrándose del alféizar con los dedos. Se afianzó en la estrecha cornisa y empujó para abrir la ventana.
    – Jack -estaba asustada de gritarle, demasiado consciente de todos los soldados y la posibilidad de que los rebeldes los hubieran seguido hasta la ciudad-. ¿Puedes hacerlo?
    No respondió. Briony puso una mano sobre el alféizar y saltó hacia el suelo aterrizando ligeramente en sus pies a su lado. Puso la mano sobre su hombro.
    – Cogeré el rifle -extendió la mano.
    Jack reaccionó, retrocediendo, su movimiento garboso y suave, experto, alejándose de ella, poniéndose en pie, acercando el rifle. Agitó la cabeza.
    – Lo siento. Lo conservaré. Pertenece a mi hermano -cayó hacia atrás contra la pared-. ¿Dónde diablos estamos?
    – Mi habitación está justo ahí arriba, Jack. ¿Puedes saltar? No quiero llevarte por el vestíbulo donde alguien podría verte. Esto es más seguro para los dos -más seguro para sus hermanos también. Todavía tenía un miedo persistente de que Jack pudiese estar en Kinshasa por razones relacionadas con su hermano mayor.
    Jack se limpió el sudor de la cara.
    – Creo que sí -pero no se movió. Cerró los ojos, permitiendo que el rifle colgara en cabestrillo alrededor de su cuello, las manos cayendo a los lados como si sus brazos fueran demasiado pesados.
    Briony escuchó un ruido leve y se dio la vuelta para ver a un soldado entrando en el callejón. Apretó los dientes. Esta tenía que ser una noche de mierda. Nunca iban a entrar en la seguridad de su habitación a esta velocidad, y ¿cómo podría impedir al soldado ver el cuerpo torturado de Jack o el arma colgada alrededor de su cuello?
    Desesperada, Briony empujó a Jack contra la pared, los brazos deslizándose alrededor del cuello de él. Inclinó el cuerpo en el suyo y levantó la boca. La oscuridad los rodeaba, los envolvía, así que se convirtieron en una vaga silueta la cual el soldado apenas podía distinguir. Escuchó sus pasos acercándose. Si viese el rifle escondido ahora entre ellos, o la condición en la que Jack estaba, se encontrarían en un terrible problema.
    – Jack -susurró el nombre íntimamente, necesitando excitarlo, hacerlo más consciente del peligro en el que se encontraban. Su nombre llegó suavemente a su mente. Un dolor. Los labios ligeros como plumas sobre los de él, dando diminutos besos a lo largo de su labio inferior.
    El corazón de Jack pareció ralentizarse. Sintió el creciente miedo de ella, pero aguantó hasta el final, estuvo de pie con él, delante de él, protegiéndole, tal como hizo en el bosque. En algún sitio profundo de su interior se extendía, esa chispa pequeña de humanidad que había reprimido despertó más amplia, se expandió, y el ansia en la que él mismo rara vez se permitió pensar ahora tenía un nombre. Briony.
    La respiró en su mente, la inhaló en sus pulmones. Un brazo la rodeó, la atrajo más cerca incluso, su mano se deslizó por su espina dorsal, aunque nunca abrió los ojos. La otra mano se fue entre ellos al cuchillo de su cintura. No había nada sexual en la manera en que él la tocó, sólo quiso consolarla, pero de algún modo la forma y la textura de su cuerpo todavía lograban encontrar el camino por las yemas de los dedos e imprimirse en la memoria de su cerebro.
    Su mano se instaló en las hebras mojadas de su cabello y empujó la cara de ella contra su hombro, haciendo una mueca de dolor cuando entró en contacto con sus heridas. No mires. Sólo quédate quieta. Despacio retiró el cuchillo del cinturón.
    Espera. Los dedos de ella rodearon su cuello. Por favor, sólo otro momento. Podría alejarse. Deseó que el soldado se alejara. Un guardián solitario entrometido en medio de la noche, ignorando que la muerte estaba a solo un soplo de distancia. No había duda, en su opinión, de que Jack tan enfermo como estaba, mataría al hombre. Débil, su cuerpo devastado por la fiebre, actuaba en base al instinto, por su extenso entrenamiento. Era una máquina de matar, y cualquiera que se cruzase en su camino moriría. Tenía que ser un modo terrible de vivir.
    Cerró los ojos fuertemente, rogando porque el soldado cambiara de dirección. Por favor, por favor, por favor no dejes que Jack tenga que matarlo. Por primera vez en su vida, trató de implantar una sugerencia en el cerebro de otro deliberadamente. "Empujó" al soldado a regresar a la calle.
    Olvidó que Jack podía leer sus pensamientos hasta que sus dedos se agarraron su pelo. Lo miró. Lo siento. No quiero que tengas que sentirte de ese modo, tomando una vida.
    Él abrió los ojos para encontrar su mirada fija. Tenía los ojos más grandes y más suaves y compasivos con los que alguna vez se había tropezado. Su expresión se endureció. Nunca sintió nada. Ése era el problema. No hasta ahora. Este momento. Mirando hacia abajo a su cara demasiado inocente.
    Era un hombre descortés y difícil, capaz de una gran crueldad e implacable venganza, rápida. Podía disparar a un hombre a una milla o a más. Podía emerger de un río y reducir a cualquiera sin que hubieran sabido que estaba cerca en ningún momento. Era un fantasma en el bosque o el desierto. Algunos lo llamaban la muerte y la mayoría lo evitaba. Aquí estaba ella, mirándole con compasión e incluso preocupación sobre su cara transparente. Quería aplastar su boca pecaminosamente dulce bajo la suya, y con todo, todo el rato, una parte de su cerebro sabía exactamente dónde estaba el soldado, planeando cada movimiento, la forma de alejarlo de Briony y el suave disparo que terminaría con su vida.
    Bruscamente el soldado se dio la vuelta y retrocedió por el angosto callejón, dejándolos a solas en las sombras. Por un momento cayó contra él, el alivio haciendo a sus piernas gomosas.
    – Eso estuvo muy cerca. Gracias Dios.
    No le dijo que Dios lo había abandonado hacía mucho tiempo; en vez de eso enterró la cara en la suavidad de su cuello e inhaló su olor, deseando poder retenerla. Encajaba entre sus brazos y en su mente, pero nunca cabría en su vida. Se agarraría demasiado apretado, la mantendría muy cerca, tan cerca que ella no sería capaz de respirar. No tendría la posibilidad de comprender a un hombre como él, sus pecados tan negros con los que no había redención, sus propias reglas y su código más allá de la civilización.
    – ¿Jack?
    Su voz lo sacó del semi-estupor, o tal vez fuese un sueño; francamente no podía decir nada más. La alejo de él y miró a la ventana.
    – Puedo hacerlo, yo te cubriré.
    Briony no protestó. Sería afortunado si pudiese saltar, sin hablar de intentar protegerla, pero la indicación de que su condición rápidamente iba deteriorándose no lo llevaría al cuarto más rápido. Ella simplemente cabeceó y envió una plegaria silenciosa de que lo hiciese al primer intento. No estaba totalmente segura de que fuera lo bastante fuerte para saltar esa distancia con él sobre su hombro. Briony retrocedió para darle espacio, todo el rato vigilando la entrada al callejón.
    – Ve ahora -lo animó temerosa de que el soldado pudiese volver.
    Jack saltó, agarrándose al alféizar e impulsándose dentro del cuarto. Briony soltó el aliento que había estado conteniendo y le siguió, deslizándose por la ventana y agachándose en el suelo, queriendo gritar de alivio. Ahora que tenía al hombre en su habitación, no estaba segura lo que iba a hacer con él, pero con calma cerró la ventana y se apresuró para conseguir una botella de agua fría antes de encender la luz.
    – Bebe. Estás deshidratado y ardiendo por la fiebre. Voy a limpiar tus heridas y darte una inyección de antibióticos. Llevamos medicamentos con nosotros y no soy mala con la sutura cuando tengo que hacerlo.
    – Dame las provisiones y podré manejarlo -le aseguró, sentándose en el borde de la cama. La habitación era pequeña y la cama parecía tentadora-. Nunca nada sabe tan bien como el agua -el líquido goteó por su garganta, resistiéndose al impulso de tragarlo-. Gracias.
    – De nada -Briony mojó un paño en agua fresca y se lo sostuvo en la nuca-. Tienes una infección realmente mala, Jack. Sé que podrías coser las heridas tú mismo, pero por qué no descansas y solamente me dejas cuidarte por ahora.
    Jack tomó otro, más largo, su sediento cuerpo ávido por el líquido fresco. Cogió el paño fresco y mojó su cara mientras la observaba mezclar una solución en un tazón.
    – Consígueme pinzas.
    – ¿Qué? -parecía asustada.
    – ¡Voy a tener que atender tu cara y tu brazo!. Conseguirás una infección si lo dejamos. No estaré en condiciones de hacerlo después, tan solo consígueme las pinzas ahora.
    – ¡Tienes que estar bromeando!
    – Yo no bromeo -su voz era severa y se tambaleó, alcanzando la pared para estabilizarse-. Lo pienso de verdad. No vas a tocarme hasta que lo arregle. Y si me desmayo y alguien viene, conseguirás un infierno aquí. Atraviesa la ventana, hasta los tejados, no al callejón, te atraparán en el callejón. Usa los tejados mientras puedas y dirígete de nuevo al bosque. Puedes ocultarte ahí.
    – ¿Ordenas a todos a tu alrededor? -sacó las pinzas de su botiquín médico y se las dio-. Me siento como una idiota teniéndote quitándome las astillas mientras tú estás cortado a pedazos.
    La cogió por la barbilla y comenzó a quitar las astillas más grandes de su piel.
    – Salvaste mi vida. Gracias. No debo eso a muchas personas, pero hubiera muerto si no fuera por ti -limpió la barbilla con el antiséptico y tendió la mano para el ungüento del antibiótico.
    – No quiero hablar de eso -su estómago se sacudió incómodamente. Cerró los ojos contra los recuerdos del hombre yaciendo muerto en el bosque.
    – Me habría matado.
    – Lo sé. ¿Has terminado?
    – No me gusta el estado de tu brazo. Es bastante profundo. Sigue poniendo la crema sobre él -le dio las pinzas-. Sí, ordeno a todo el mundo. Funciona mejor para mí de este modo.
    – Ya veo. ¿Y todos hacen lo que dices?
    – Los listos -no podía evitar mirar su cuerpo devastado, cortado en pedazos. Su musculatura en el vientre, el pecho marcado y amplios hombros y brazos habían recibido los golpes de la tortura. Tenía dos extraños tatuajes. Comprendió que no los veía con la visión normal, sino más bien con la visión mejorada, como viéndolos bajo una luz ultravioleta. Tocó uno-. Estos no son normales. La tinta es diferente.
    – No pueden verlos otras personas que no sean uno de los nuestros -quiso saber más, pero en vez de preguntarlo, se arrodilló en el suelo delante de él. La limpieza de sus heridas era imprescindible si quería sobrevivir.
    – Esto va a doler.
    – Solo hazlo.
    – ¿Quieres dejar el rifle? -Jack parpadeó al mirarla, sorprendido de tener aun el rifle alrededor del cuello. Lo colocó al lado de su mano sobre el colchón y añadió la pistola y dos cuchillos al lado antes de tomar otro trago. Se inclinó hacia atrás hasta que su cabeza descansó contra la pared.
    – Continua.
    Briony se afianzó. No le gustaba hacer daño a nadie, y lavar las heridas con el antiséptico iba a torturar a Jack una vez más, pero no podía ayudarle.
    – Podría llamar a uno de mis hermanos si así estas más cómodo.
    – Briony -pronunció su nombre con una leve nota de exasperación.
    Ella solo oyó el cansancio. Sus ojos estaban vidriosos por la fiebre y necesitaba acostarse desesperadamente. Apretando los labios, comenzó la ardua tarea de limpiarle. Las heridas de cuchillo en su pecho eran horribles, ennegrecidas e incrustadas con bichos e infectadas. Su cuerpo se estremeció y estalló en sudor, mientras lavaba y aplicaba antibióticos, pero él estoicamente lo soportó, bebiendo de vez en cuando de la botella de agua.
    – Ken. Mi hermano.
    Asustada, alzó la vista. El cuerpo de él temblaba continuamente, pero su expresión no cambió, no importa cuantas veces tuvo que lavar varios cortes.
    – ¿Qué pasa con tu hermano? -alguien había frotado una mezcla de sal, hojas, y una pasta en las heridas abiertas, y extraerlo no era fácil.
    – Le mando, pero no siempre me escucha.
    Le dirigió una sonrisa contenida.
    – Bien por él.
    Tragó varias veces cuando restregó los cortes más profundos, estos tan infectados que no estaba segura incluso de que los potentes antibióticos que tenía sirviesen.
    – Jack -Briony le cogió la botella vacía de agua y con cuidado le apretó en el hombro-. Acuéstate un rato. Estás a salvo por el momento. Duérmete si puedes mientras hago esto. Va a llevar algún tiempo.
    A pesar de su deseo de permanecer despierto, Jack descubrió a su cuerpo tendiéndose de costado sin su permiso.
    – Solo voy a descansar un minuto.
    Briony notó que las yemas de los dedos de él tocaron la pistola, como si necesitara el consuelo de que estaba allí, pero con los ojos cerrados, no parecía más dulce o infantil descansando. Todavía parecía tan duro y peligroso como cuando la miraba con su mirada fija agitada. Continuó lavando su pecho, tomándose su tiempo, queriendo hacer un trabajo cuidadoso la primera vez. Las heridas eran profundas y feas, un nombre tallado en el pecho. Había quemaduras y tajos diminutos como si alguien hubiese cogido una hoja afilada de navaja de afeitar y hubiese hecho cortes cada pulgada en una simetría perfecta arriba y abajo de su cuerpo, en largas filas de feas heridas.
    No tenía ni idea de que estaba llorando cuando comenzó el trabajo de coser para suturar las heridas. Sobre algunas podía usar tiritas de aproximación, pero la mayoría eran lo bastante profundas para requerir la sutura. Le puso una inyección de antibióticos antes de persuadirlo para darle la vuelta. La espalda estaba terrible, con largas tiras de carne desaparecidas. No era nada asombroso que el hombre estuviera rabiando de fiebre. Los insectos habían pululado en el festín. El sudor goteaba por su cuerpo y continuó agitándose, pero nunca pronunció un sólo sonido.
    Se tomó su tiempo durante la noche para limpiarlo, finalmente logrando poder ayudarle a quitarse las botas y los asquerosos pantalones que llevaba. Había más signos de tortura, cortes diminutos en líneas en sus piernas y nalgas, incluso alrededor de la ingle, como si le hubieran tomado el pelo con la idea de lo que vendría más tarde. En otras circunstancias, podría haber sido demasiado tímida para limpiar a un hombre en tales sitios íntimos, pero el daño era tan severo y, aunque de vez en cuando supiera que estaba consciente, él no abrió los ojos. Briony trató de ser impersonal, pero se sintió enferma con la idea de que un humano pudiera hacer tales cosas a otro. Cuando terminó, se sintió protectora y tal vez un poco posesiva sobre él.
    Colocó una sábana ligera sobre su cuerpo y le trajo más agua con pastillas antibióticas, presionándole lo suficiente para mantenerle despierto para que las tomase también. Briony resbaló el brazo alrededor de su cabeza para mantenerle por el cuello mientras bebía.
    Vaciló antes de tomar las píldoras, con su suspicaz mirada en la cansada de ella.
    – Nada para dejarme inconsciente. Me curo rápido y puedo soportar el dolor.
    – No, desde luego que no, aunque ahora que lo dices, no sería una mala idea -cepilló el pelo rapado con sus dedos, quitando hojas y ramitas de él-. Solo antibióticos. Tenemos que golpear a la infección con fuerza. Necesitas a un médico.
    – Hiciste un trabajo bastante bueno -terció bruscamente, tragando las pastillas con la mitad la botella del agua-. Gracias.
    – De nada. Duérmete -los brazos de Briony dolían, y aunque todavía no estaba experimentando la sobrecarga psíquica de demasiadas emociones bombardeándola, tenía un dolor de cabeza criminal por usar la telepatía, y estaba temblando por los acontecimientos de la noche. El pensamiento de que había matado a un hombre, la visión y sonido de ello, la habían puesto enferma.
    Tomó una larga ducha, aclarando su pelo y su cuerpo una y otra vez como si esto pudiera eliminar los recuerdos de la tarde. Nada parecía ayudar y el dolor de cabeza persistió. Se cepilló los dientes y otra vez se restregó las manos antes de entrar para comprobar a Jack. Su piel estaba caliente al tacto, parecía estar durmiendo. Apagando la luz, se hundió en el suelo bajo la ventana y encogió las rodillas, abrazándose fuertemente.
    Sus hermanos iban a enloquecer cuando averiguaran lo que había hecho. Jebediah solamente podría matarla y terminar con su sufrimiento. No esperaba con impaciencia la mañana y el inevitable sermón sobre su seguridad y la seguridad de la familia. La noche entera había sido demasiado aplastante. El hombre que estaba sólo a unos pies de ella había sido despiadadamente torturado, y ahora, aún en el sueño, su cuerpo se estremecía como si todavía sintiera cada abuso.
    La vida no tenía sentido para ella la mayor parte del tiempo. Y nunca se sintió a salvo, o como si tuviese un sitio al que pertenecer. Todos a su alrededor lo intentaron; no eran su familia o amigos, era ella. Se meció ligeramente, tratando de conseguir alguna comodidad cuando las imágenes de sangre y muerte se elevaron hasta inundar su mente. Jack se revolvió, y el dolor tensó de un extremo a otro su cara. Alzó la vista, alerta para ver si necesitaba algo, pero aparentemente soñaba. Cuando él se rindió en un sueño más profundo, colocó su cabeza sobre las rodillas, sintiendo la quemadura de las lágrimas que no podía evitar.
    La sangre y la muerte lo rodearon. Jack se ahogaba en ellas, desvalido para salvar a la mujer que flotaba río abajo. Le tendió la mano, pero perdió su agarre y supo que la había perdido siempre. No le llamó, pero gritó suavemente, lágrimas cayendo por su rostro. Oyó el sonido, sordo, desgarrador del corazón, y sus ojos se abrieron de golpe, rastreando con el arma la habitación.
    Briony acurrucada en el suelo, las rodillas levantadas hasta su pecho, la cabeza inclinada. Su cabello de plata-oro cayendo sobre la cara, y la visión hizo a su corazón comenzar a palpitar en el pecho. Juró silenciosamente con los dientes apretados, el cuerpo demasiado cansado y demasiado golpeado para moverse, cogerla. Despacio bajó el arma, dejándola sobre la cama.
    – Briony.
    Su cabeza se levantó, una mano limpiando los ojos, un movimiento rápido que trató de ocultar.
    – ¿Te duele? Probablemente. Seguramente tengamos algo para el dolor en el kit -había un pequeño temblor en su voz, pero se repuso, ocultando su angustia.
    – Ven aquí.
    Ella se calló, los ojos demasiado grandes e inundados en lágrimas, las largas pestañas puntiagudas y mojadas. A Jack le costaba verla así. Debería haber estado en algún sitio donde estuviera a salvo y protegida, no en Kinshasa donde cualquier cosa podría ocurrirle.
    – Dije que vinieses aquí.
    El duro tono de la orden detuvo su llanto.
    – Te he oído -parecía tan decidido, como si pudiera levantarse y venir a ella a pesar de sus heridas. Briony se puso en cuclillas y se colocó a su lado, poniendo la palma sobre su frente para comprobar la fiebre-. ¿Quieres más agua?
    Él asintió, la mirada fija nunca abandonó su cara, los ojos todavía con una mirada ausente por la fiebre. Sacó otra botella y le quitó la tapa antes de dársela.
    – Te lavaste el pelo -Jack dejó el líquido deslizarse por su garganta, saboreando el gusto-. Independientemente de lo que uses huele bien -la agarró por la muñeca cuando se dio la vuelta. Tirando, señaló la cama-. No te sientes en el suelo. No estoy en forma para hacer algo y es más cómodo -sobretodo quería consolarla. No era algo que alguna vez había pensado que haría, pero lo intentaría solo para que no llorase más. Cuando no respondió tampoco de esta forma, la arrojó al colchón.
    – Podría golpearte.
    – Lo dudo -permitió a sus dedos deslizarse sobre la cara mojada por las lágrimas-. No hagas esto.
    – ¿El qué? ¿Llorar? Cada vez que cierro los ojos veo a ese hombre muerto. O veo a alguien cortarte en trocitos -presionó las yemas de los dedos en su sien-. Tengo miedo de dormirme.
    – Tienes dolor de cabeza. ¿Tomaste algo para ello?
    – Mi dolor de cabeza es bastante insignificante al lado de lo que los rebeldes te hicieron. No puedo creer que estuvieras corriendo por el bosque. Deberías estar muerto.
    – No iba a morir y darles la satisfacción -tomó otro sorbo de agua, sus dedos enredándose en el pelo de ella. Era más suave de lo que había imaginado en principio-. Lo habrían hecho mejor solo poniendo una bala en mi cabeza.
    – ¿Por qué no lo hicieron?
    Jack puso la botella de agua sobre la pequeña mesilla de noche del lado de la cama y usó ambas manos para masajear las sienes de ella. Su cuerpo se sentía pequeño y suave al lado del suyo, y en realidad tenía una reacción hacia ella, desconcertante cuando estaba tratando de consolarla. Era demasiado inocente para un hombre como él como para tener sexo con ella. Profanaría lo malditamente sagrado en ella, era demasiado brusco, demasiado exigente, demasiado todo. Su cuerpo se endureció aún más y cerró la puerta sobre aquella línea de pensamientos. No había ninguna forma de que fuese a permitir que esto ocurriese. ¿Cómo podría su cuerpo reaccionar cuando le habían dado una paliza del demonio? Nada sobre esta situación tenía sentido y esto le hizo recelar. Siempre era desconfiado, pero sus reacciones por Briony estaban completamente fuera del control.
    – El general quiere que la gente le tenga miedo. Cuanto más cruel es, más le temen todos y consigue lo que quiere. La tortura, el genocidio y la violación son buenas formas de intimidar a la gente.
    Briony estuvo en silencio durante mucho tiempo. Suspiró.
    – Mis hermanos no me escucharán. Piensan que estoy paranoica, pero el festival de música nos ofreció una enorme suma de dinero para actuar aquí. No tenía sentido entonces y mucho menos ahora que he estado aquí. El festival no tiene esa clase de dinero y nosotros no íbamos a ser los mejores de la actuación. Serviste con mi hermano y ambos estamos mejorados psíquica y físicamente. Nunca antes he encontrado a nadie como yo. De hecho, ésta es la primera vez en mi vida que alguna vez he sido capaz de estar cerca de otro ser humano sin sentir sus emociones y ponerme enferma. ¿No piensas que todo esto es demasiada coincidencia?
    – Si tú estás paranoica, Briony, yo también.
    – Tyrel me dijo que hay un rumor de que los soldados rebeldes están moviéndose en la ciudad. Si no están aquí por el festival de música, mi conclusión es que te buscan.
    – Tendría que decir que cuando encuentren los cuerpos a las afueras de la ciudad, definitivamente vendrán a buscar.
    – Jebediah va a estar realmente, realmente enfadado conmigo.
    – No te preocupes por tu hermano. Me conoce -Jebediah lo conocía bien, y seguro como el infierno de que no querría a Jack Norton tumbado en la misma cama que su hermana. Jack se puso a mirar fijamente hacia el techo rajado, una mano en el pelo de ella, otra sobre el arma, escuchándola en silencio, respirando y preguntándose por qué se sentía como si ella le perteneciera.

Capítulo 4

    El golpe en la puerta sacó a Jack y a Briony de su sueño. El arma estaba lista en el puño de Jack y le hizo señas hacia la seguridad del baño.
    – ¡Abre la puerta, Bri! -gritó Jebediah-. Estoy aquí con café y todavía estas durmiendo. Tenemos que continuar.
    – Es mi hermano -dijo Briony innecesariamente, pero quería que Jack guardase el arma. Deliberadamente se movió delante de él, bloqueando su visión de la puerta, presionado la mano contra su frente para comprobar la fiebre. Alzó la voz-. Solo un minuto, Jebediah. Ten un poco de paciencia.
    Jack la aparto del camino con el brazo.
    – Permanece al lado de la puerta cuando le dejes entrar. Alguien podría estar detrás de él con una pistola en su cabeza.
    – Me habría advertido -objeto Briony-. No dispares a mi hermano.
    – Permanece al lado de la puerta -cuando dejó de mirarle con el ceño fruncido, apretó los dientes-. Maldita sea, haz lo que te digo.
    Briony resopló solo para mostrarle que estaba molesta, aunque no pareció desconcertarlo. Se dijo a si misma que le obedecería para impedir que Jack se enojase mientras quitaba la llave y abría la puerta, no porque fuera completamente atemorizante a veces.
    – Ten -Jebediah le tendió una taza de café mientras se inclinaba para darle un beso en la mejilla. Cuando lo hizo, su mirada saltó detrás de ella donde Jack yacía de costado debajo de la sábana, la pistola lista en la mano, apuntando directamente al corazón de Jebediah-. ¿Qué demonios estas haciendo aquí, Norton? -Jebediah saltó para colocar su cuerpo entre el arma y Briony.
    – Estoy tan contenta de que recuerdes a Jack, Jeb -dijo Briony, tratando de mostrarse alegre-. Necesita salir del país y pensé que podrías ayudarle.
    – Cierra la puerta -Jack lentamente bajó la pistola y puso la cabeza en la almohada, cubriéndose los ojos con un brazo.
    Briony giró la cerradura y se apoyó contra la puerta, soplando el café para impedirse mirar a su hermano.
    – ¿Cómo te encontraste con Jack Norton, Briony? -exigió Jebediah.
    – Fui al bosque al borde de la ciudad -admitió.
    – Maldita sea, Briony -Jebediah avanzó hacia ella de modo amenazador, amedrentando su figura más baja-. ¿En que estabas pensando para correr un riesgo como ese? Saliendo al bosque cuando te dije que te quedaras aquí.
    – Jebediah -la voz de Jack era cortante, su tono muy bajo, casi un ronroneo-. Le hablas así de nuevo a mí alrededor y te arranco el corazón. ¿He sido claro en esto?
    El corazón de Briony no dejó pasar la amenaza. Viniendo de alguien más, habría sido melodramático, pero Jack sonó como si quisiera decirlo. Su tono fue suave, no había levantado la voz; de hecho ni siquiera se había sentado, un brazo todavía cubría sus ojos, pero algo en la postura ultrarelajada parecía engañoso, como si dentro de él, estuviese enrollado como una serpiente, listo para golpear en cualquier momento. Nunca en su vida se había encontrado a nadie tan despreocupado acerca de la violencia.
    Jebediah se volvió.
    – Es mi hermana y mi responsabilidad, Jack. Podía haber sido asesinada -incluso sonaba conciliador.
    – Ya le eché un rapapolvo. Una vez es suficiente para cualquiera -el tono con que Jack lo dijo bajó.
    Briony se sentó en el borde de la cama y miró a su hermano.
    – Lo siento. Necesitaba respirar. No puedo estar aquí rodeada de toda esa gente…
    El brazo de Jack se movió rápidamente, los dedos se cerraron alrededor de su muñeca.
    – No te disculpes. No eres un ancla. No puedes estar alrededor de tanta gente y no sentir su miseria. Tu hermano ya debería saber eso sobre ti.
    – ¿De que demonios estás hablando, Jack? -demandó Jebediah-. Mi hermana no es asunto tuyo.
    Jack se sentó lentamente, la sábana cayo para revelar la multitud de heridas, quemaduras y cortes en su pecho y hombros.
    – Dios, Jack -Jebediah tragó con fuerza, su mirada saltó a Briony-. ¿Quién te cogió? Necesitas un médico.
    – Briony cuido de mí.
    La expresión de Jebediah se endureció.
    – ¿Briony? ¿Qué está pasando entre vosotros dos?
    – Sexo salvaje, Jebediah -dijo bruscamente Briony, el sarcasmo goteaba de su voz-. No tengo 16, sabes, y me estás avergonzando totalmente -le pasó el café a Jack-. ¿Parece en forma para funcionar?
    Jack la miro por encima del borde de la taza, sus ojos encontraron los de ella, una cruda intensidad repentina los cambio de un gris profundo a plata líquida.
    – Te habría complacido si me lo hubieras pedido.
    La sombra de una sonrisa curvó su boca, pero su estómago dio un curioso saltito. No parecía que estuviera bromeando. Su útero se apretó inesperadamente y tuvo que apartar la mirada.
    – Eso no es divertido, Jack -dijo Jebediah bruscamente-. No pienses en mi hermana de esa forma.
    – Me dirijo al cuarto de baño y no llevo demasiado encima -señaló Jack-. Así que si eres tímido, podrías no querer mirar.
    Ella ya había mirado. Briony se giró hacia la ventana, no queriendo que ninguno de ellos viera los colores subiendo por su cuello hasta su cara.
    – Lave tu ropa -dijo- y la colgué encima de la ducha, pero dudo que estén secos. Jebediah, ¿le conseguirías unos vaqueros y una camisa?
    Su hermano espero hasta que Jack desapareció en el baño antes de agacharse delante de ella.
    – ¿Estas loca? -siseó-. ¿Tienes idea de quien es este hombre? ¿O lo que es capaz de hacer?
    Incluso con Jack fuera de la habitación, su estrecha proximidad impedía que la cólera, la sorpresa, y la alarma que su hermano estaba exudando la golpeara con tanta fuerza como normalmente lo hacía.
    – Por lo que puedo ver, Jeb, ha sido torturado y necesita ayuda. ¿Puedes sacarlo de aquí?.
    – Los soldados en la ciudad están agitados. Eso es por lo que te traje el café antes de que tuvieras que salir esta mañana. Encontraron unos cadáveres esta mañana temprano, según informan los rebeldes. El temor es que estén infiltrados en la ciudad, y por eso el ejército está en alerta. Estuvieron buscando en los bares anoche.
    – Los rebeldes están buscando a Jack. Se escapó de su campamento.
    – ¿Y le quieren lo suficiente para entrar en Kinshasa, con soldados en cada esquina? -Jebediah se rascó la cabeza-. Tienes razón, tendremos que sacarlo de aquí. Nos vigilaran estrechamente porque somos extranjeros. Conseguiré ropa para él y tú mantenlo fuera de la vista. ¿Esta lo suficientemente fuerte para viajar?
    – Si, pero no tengo ni idea de cómo. Necesita a un doctor, creo. Si tienes antibióticos en tu neceser de viaje o cualquiera de los otros, tráemelos.
    Jebediah asintió.
    – ¿Estas segura de que estás bien, Briony? ¿No te hizo daño?
    Sacudió la cabeza.
    – Me protegió, Jebediah -quería compartir con su hermano las cosas que Jack le había revelado sobre los Caminantes Fantasmas, pero el hecho de que no sintiera dolor alrededor de Jack y lo hiciera con sus hermanos molestaría a Jebediah. Le haría daño con la revelación, y hacia mucho tiempo que estaba haciendo daño a su familia. Nunca iban a saber cuanto sufría realmente en su presencia.
    Jebediah echo una mirada a la puerta del cuarto de baño.
    – También debe tener contactos. ¿Ha dicho algo sobre lo que está haciendo aquí? ¿Si se supone que tiene que alcanzar un punto de extracción?
    – No ha dicho mucho de cualquier cosa.
    – Ese es Jack. Es bastante cerrado. Le conseguiré ropas, mantén la puerta cerrada.
    Briony le siguió y cerró la puerta, dejando el café a un lado para Jack cuando saliese de la ducha. Iba a darle otra toma de antibióticos en el momento en que saliese, alimentarle y darle más líquidos. Tenía que ponerse fuerte rápido y eso quería decir que necesitaba superar la infección.
    El agua se cerró, y unos pocos minutos después Jack emergió, la toalla se envolvía alrededor de sus estrechas caderas. Su pelo negro todavía estaba mojado y las crudas heridas de cuchillo dispersas por su cuerpo estaban rojas y con mal aspecto. Con puntos de sutura en todas partes, se parecía un poco a Frankestein. Tenía hombros anchos y brazos poderosos, y estaba bien construido, con un macizo y fuerte torso y los músculos definidos. La cara era toda masculina, dura y curtida con varias cicatrices. Otras cicatrices más antiguas, tanto de cuchillo como de bala, estropeaban su piel en varios sitios sobre su cuerpo.
    – Te ves un poco mal para vestirte -Briony lo observó mientras le tendía otra botella de agua-. Bebe esto, toma otra píldora, y puedes tomar toda la taza de café. Ni siquiera te pediré un sorbo.
    Ella se veía preciosa para Jack. Luz del sol y flores en un prado. Trato de no mirarla fijamente, tomando el agua y tragando la píldora que le dio sin preguntar. Dolía solo mirarla, y su olor simplemente le estaba volviéndolo loco. Le dio la espalda y caminó hacia la ventana para comprobar el callejón debajo de ellos. La oyó inhalar bruscamente y supo que estaba mirando el lío de su espalda. La parte frontal parecía peor, pero estaba vivo por lo que no se quejaba.
    – No me importa compartir el café contigo -su voz fue brusca, o tal vez oxidada. Realmente no la había usado en un rato. Cuando hablar era necesario, Ken había hecho la mayor parte. Jack no había querido que su declaración saliese tan íntima, pero sonó de esa forma, una invitación. Solamente estar cerca de ella agitaba su cuerpo, y la sangre golpeaba sus venas.
    – Jack, estás merodeando por la habitación como un tigre enjaulado. Siéntate y déjame comprobar tus heridas.
    La miró, y su corazón dio un vuelco peculiar, su pulso se aceleró. Presionó una mano contra el pecho, sorprendido por la manera en que no podía controlar la respuesta hacia ella. Se sentó porque era más fácil que tratar de caminar cuando se estaba convirtiendo en doloroso. Se dio cuenta enseguida de que había sido un tremendo error. Ella se inclinó sobre él, su cuerpo tan cerca que podía sentirla a través de la piel. Su olor lo envolvió hasta que no pudo hacer nada más que respirarla. Fue profundamente consciente de cada detalle de su cuerpo, la curva de sus mejillas, la longitud sus pestañas, el latido regular de su corazón. Cada golpe de sus dedos, mientras aplicaba los antibióticos tópicos, se sentía como una caricia diseñada para aumentar su necesidad de ella.
    Su erección creció más gruesa y dura, la sangre se agolpó, centrándose en la ingle. Sus pechos le rozaron el brazo cuando se inclinó a través de él para alcanzar una herida en el pecho que estaba particularmente inflamada. Si el cuerpo le había dolido antes, no podía recordarlo, con el dolor palpitante entre sus piernas. No podía pensar con el rugido en su cabeza y el gusto y el tacto de ella impreso en él.
    Jack apretó los dientes y trató de usar el cerebro. Era un solitario, una persona que no necesitaba a nadie y se mantenía así. Cada mujer había sido alguien que podía tomar o dejar, y le gustaba de esa forma. Esta mujer no era de las que podía abandonar y sabía que no debía desearla. Tenía disciplina. Control. Escuchó un ruido escapársele, un gruñido de necesidad que no pudo evitar. El sonido fue tan primitivo como el modo en que estaba haciendo sentir su cuerpo. Peor, de alguna manera se había metido bajo su piel.
    Sus dedos se cerraron en torno a su muñeca, y tiro de ella hasta que Briony giró la cabeza y le miro. Sus ojos se encontraron y una descarga eléctrica que recorrió su espalda de arriba abajo le hizo consciente de ello.
    – ¿Te hice daño? -la voz acarició su piel, su aliento era caliente e invitador, las yemas echaron hacia atrás su pelo mojado-. Estoy tratando de ser gentil, pero tienes muchos cortes profundos.
    – Siéntate al final de la cama -sonó rudo, incluso a sus propios oídos, pero no importó. Tenía que alejarse de él o iba a hacerla rodar bajo su cuerpo y hacer todas las cosas que tenía en mente que la darían un susto de muerte.
    Briony le sonrió.
    – ¿Ordenas a todos a tu alrededor?
    La sonrisa iluminó su cara. Esto hizo algo especial a sus ojos, tornándolos de un marrón profundo a un chocolate derretido. Otro gruñido escapó, y trato de mirar lejos, pero pareció hipnotizarlo.
    – Si -escupió entre los apretados dientes-. Solo haz lo que te diga cuando te lo diga y nos llevaremos bien, Briony.
    Se rió. El sonido envió un estremecimiento de placer, se rizó a través de su cuerpo. De repente estuvo muy asustado por ambos, por su honor y por la inocencia de ella.
    – ¿Alguna vez has oído hablar de la auto-conservación? Porque creo que no tienes mucho en ese departamento.
    Briony se sentó en el borde de la cama.
    – Tengo en abundancia, gracias. Es solo que realmente esperas que todos hagan lo que dices cuando lo ordenes. No puedes controlar a otra gente, si no lo permiten.
    Su mirada fue a la deriva por su cara posesivamente.
    – No eres una de esas personas. Estoy tratando de hacer lo correcto aquí y mantener las manos fuera de ti.
    El corazón de Briony saltó. Su pulso palpitó. Su olor había empezado a volverla loca, como algún afrodisíaco que no podía resistir. Trato de que no lo supiera, pero necesitaba tocarlo, necesitaba estar mas cerca de él. Trato de decirse que era debido a que por primera vez en su vida podía estar en los límites cerrados de una habitación con otro ser humano y no sentía el dolor de sus pensamientos y emociones. Se humedeció los labios repentinamente secos y fue consciente al instante de su mirada caliente siguiendo el barrido de su lengua a través del labio inferior, convirtiendo el gesto en algo sensual.
    – Al menos tienes el sentido común de estar nerviosa.
    El sonido de un puño contra la puerta la hizo saltar. Jack extendió el brazo para protegerla con su propio cuerpo, el arma subió tan suavemente que supo que era un gesto automático.
    – ¡Briony! -bramó Jebediah-. Abre.
    Jack no sabía si estar aliviado o maldecir.
    – Este hombre nunca se calla -dijo-. Recuerda permanecer a un lado de la puerta.
    – No, no lo hace -estuvo de acuerdo Briony mientras abría la puerta, haciéndolo de la forma en que Jack insistía.
    Jebediah le tendió unos vaqueros y una camisa a Jack y una jeringuilla a Briony.
    – Seth también tiene antibióticos en su equipo médico -sacó la mano al pasillo y arrastró una bandeja dentro-. Traje comida también, imagine que no habías comido hace tiempo.
    Jack asintió hacia él y cogió la bandeja.
    – Estas hecho una mierda, Jack -observó Jebediah-. Los rebeldes no bromeaban contigo. Si te cortan un poco mas, estarías en pedazos.
    – Despellejaron a Ken -había una nota dura en la voz de Jack, una con un objetivo mortal-. Le cortaron de los pies a la cabeza. Solo acababan de empezar conmigo. Fui afortunado.
    Jebediah juró por lo bajo, miró a Briony y captó el parpadeo de las lágrimas.
    – Eres muy blanda, Bri -habló bruscamente-. Siempre lo has sido. En el mundo real, la mierda pasa y tienes que ser resistente.
    Jack levantó la cabeza, los ojos grises brillando con más que una amenaza, con una promesa de venganza.
    – Déjala en paz. Está bien de la manera que es.
    Jebediah se trago una réplica mientras se encogía de hombros.
    – Puedo llamar a unas personas, Jack, a ver que podemos hacer para sacarte de aquí; por otra parte pensaré en un modo de sacarte de contrabando.
    – Puedo llamar para una extracción, pero necesito llamar a gente en la que confió.
    La mandíbula de Jebediah se apretó.
    – ¿Piensas que alguien te tendió una trampa?
    – Sé que me tendieron una trampa -los fríos ojos grises nunca abandonaron la cara de Jebediah, mirando con aquella intención mortal-. Es bueno que resultases estar aquí -el comentario fue bastante casual, pero nada de lo que Jack Norton decía era casual.
    – Mira, Jack, ya no estoy con los militares. Trabajo en el negocio familiar y no tengo nada que ver con nadie. No tengo ningún lazo con la CIA o cualquier otra organización. Independientemente de lo que suceda aquí, no tengo nada que ver. Me deberías conocer mejor. No tengo ninguna razón para traicionar a mi país o a mis amigos -deliberadamente le recordó a Jack, su pasado juntos.
    – El dinero es un motivo poderoso.
    – No acuses a mi hermano de algo tan terrible. Estamos arriesgando nuestras vidas para ayudarte -habló bruscamente Briony. Golpeó su brazo con el antiséptico y ondeo la jeringuilla hacia él.
    Jack cogió su muñeca.
    – ¿Vas a apuñalarme con esa cosa? -por un momento la diversión ondeo en sus ojos, y entonces se desvaneció igual de rápido.
    – Absolutamente. No seas tan niño. Apostaré a que te hiciste el duro mientras te cortaban en pedazos.
    No tenían grandes ojos marrones ni parecían que iban a llorar por mí.
    Había una intimidad en hablar telepáticamente que no podía negar, y su voz contenía tal caricia que envió un escalofrío a través de su cuerpo. Briony sacudió la cabeza y le puso la inyección. Seguramente tienes éxito con las mujeres.
    El no contestó, simplemente dirigió un dedo hacia abajo por su brazo, un toque suave y ligero. El calor aumento en ella, el dolor en los pechos, la palpitación entre sus piernas aumentó con una necesidad urgente. Su respuesta fue tan intensa que no pudo moverse por un momento. Permaneció allí como un ciervo deslumbrado por los focos, mirándole fijamente, asustada de que el deseo desnudo fuese transparente en su cara.
    Sus dedos se enredaron en los de ella, mientras quitaba la aguja de su mano, pero no la dejo marchar.
    – Necesito una forma de contactar con mi gente, Jebediah. Mientras tanto, este lugar no es la mejor posición de defensa. No tengo mucho espacio para maniobrar si vienen por mí y sabrán que Briony me ayudó. No quiero ningún rastro que les conduzca a ti o a tu familia.
    – Bri, llévale al campo de prácticas. Esta más o menos a un bloque de aquí, Jack. Vestido con mis ropas y caminando con Bri, estarás bien. Encontraré la forma de hacer el contacto.
    – Gracias, Jeb, Aprecio todo lo que puedas hacer -reconoció Jack.
    – Te llevaremos a casa a salvo -prometió Jebediah, levantando una mano mientras se marchaba.
    – Come -instruyo Briony. El pulgar de Jack se deslizo adelante y atrás ausentemente sobre el dorso de su mano. No estaba segura de que si era consciente de ello, pero ella lo era. Cada caricia ligera enviaba un temblor por su cuerpo. Separó la mano y se alejo hacia atrás unos pasos para tratar de conseguir algún espacio para respirar. Cada aliento que ella hizo entrar en sus pulmones traía el olor masculino que se arremolinaba en sus venas.
    – ¿Cómo puedes estar tan herido y no mostrar ningún signo de tu dolor?
    Barrió su cara con la mirada, bajó hasta la boca, y fue a la deriva por su cuerpo. Tomo un bocado de la tostada y masticó pensativamente.
    – Actúas delante de cientos de personas. Estás aquí, en Kinshasa donde la gente es asesinada, violada e incluso torturada. Sientes lo que ellos sienten. Y luego me dices, ¿cómo haces esto?
    – Es diferente -Briony estaba sorprendida, que pudiera conocer, que pudiera ver su vida, sus sacrificios por la familia, tan claramente.
    – ¿Qué es diferente?
    – Escogí hacer esto por mi familia. Integrarme. Ser parte de algo.
    – ¿Entonces te querrán?
    Su cabeza se movió rápidamente alrededor, los ojos oscurecidos por el temperamento.
    – ¿Por qué haces esto? Suenas tan completamente tranquilo y suave y tratas deliberadamente de provocarme.
    – Solo estoy preguntando.
    – ¿Crees que mi familia no me querría si no actuara con ellos?
    – Creo que te amarían pasase lo que pasase, pero no creo que tú lo hicieras.
    Briony se dio la vuelta lejos de él.
    – No sabes nada sobre mi o mi vida.
    – Estoy dentro de tu cabeza. ¿Crees que no puedo sentir tus emociones?
    Se dio la vuelta de nuevo, miraba sorprendida su cara.
    – ¿Puedes? No puedo sentir los tuyos. Dijiste que eras un ancla. ¿Qué significa eso exactamente?
    – Aparto la emoción y la energía de ti, actuó como el filtro que no tienes. Y si, puedes sentir mis emociones si lo permito, y no, no puedo sentir los tuyos a menos que tu guardia esté baja. Algunas veces me dejas entrar y otras veces no. Como ahora. La puerta esta firmemente cerrada. No quieres que sepa nada de tu familia.
    – No te conozco.
    Acabó la comida en silencio y se bebió el resto de la botella de agua. Empujando la bandeja, se levantó. Casi cada parte de su cuerpo estaba cubierta de heridas pero aun así no hizo ninguna mueca de dolor.
    Briony se estremeció por él.
    – Tengo un analgésico. No es muy fuerte, pero tal vez te quite el malestar.
    – No lo necesito. Trata de conseguir que se sequen mis pantalones. Los necesitaré cuando me marche -cruzó hacia el cuarto de baño, pero no cerró la puerta, permaneciendo fuera de la vista mientras tiraba la toalla a un lado-. Si fuera a dañar a tu familia, ya estarían muertos -abrió la puerta más ampliamente mientras se abrochaba los vaqueros. Su cara se había vuelto pálida-. ¿Era aquel tu primer cadáver?
    Briony apretó el puño. Sonó tan casual que quiso tirarle algo. No había nada casual en hablar sobre la vida.
    – No. Encontré a mis padres, asesinados -apenas podía decir la palabra.
    Respiró profundamente. Estaba sintiendo sus emociones ahora. Dolor crudo. Una avalancha de pena mezclada con culpa y miedo.
    – Eso nunca va a marcharse y te lo digo por experiencia. Encontré a mi madre muerta. Tenía nueve años. Todavía puedo ver cada detalle. Toda la sangre. La manera en que su cara estaba partida. Había tanta sangre -sacudió la cabeza-. Una maldita cosa que cargar por el resto de nuestras vidas, ¿verdad?.
    Su voz no cambió en absoluto, todavía suave. Baja. Pero ella escuchó una vibración de peligro que atravesó su cabeza. No mostraba sus emociones en absoluto, pero sentía, y la intensidad era como la de un volcán esperando erupcionar.
    – Creo que alguien los mato por mi causa -dijo porque parecía creerla cuando nadie más la tomaba en serio.
    El se paró en el acto de meter la camiseta por la cabeza.
    – ¿Por qué?
    – No lo sé. Los oí discutir con alguien en el establo de los caballos. Escuché a mi padre decir muy claramente que no permitirían que Briony hiciera tal cosa, era muy peligroso. Escuche dos disparos. Corrí tan rápido como pude, y soy rápida, cuando llegué allí, estaban muertos y quien quiera que lo hubiese hecho ya se había ido. Cada uno tenía una bala en la cabeza, justo aquí -presionó el dedo entre sus ojos-. Nunca vi a quien lo hizo, y el asesinato tuvo que ser por alguien cercano, pero no pudieron encontrarle -le miró-. Ni siquiera pude olerlo.
    – ¿Qué querían que hicieras?
    – No tengo ni idea. Se lo dije a mis hermanos, y revisaron los mensajes y el papeleo en el trailer, pero no pudieron encontrar nada. La policía no encontró a su asesino -le miró-. ¿Cómo murió tu madre?.
    Jack metió la camiseta por su cabeza. Nunca se lo había contado a nadie. Nunca abrió esa herida en particular. No había tenido intención de decirle nada. Maldita sea. No había puntos que cerrasen esta herida, e iba a decírselo, pero no tenía ni idea de por que.
    – Fue golpeada hasta morir. Uso los puños y después un bate de béisbol.
    – Jack -quiso abrazarlo. Sentía sus emociones ahora, la ira oscura, helada-. Lo siento. Que cosa tan terrible. ¿Quién haría eso?
    – Su marido -miró alrededor de la habitación-. ¿Tienes un sombrero aquí? ¿Tal vez una mochila?
    ¿Por qué había pensado que no tenía emociones? La habitación temblaba, las paredes ondulaban.
    – Jack -se estiró para tocarlo.
    Jack apartó la mano, claramente una acción refleja. Era fuerte, y sintió el impacto directamente por su cuerpo. Sus ojos se encontraron. Se sostuvieron. Un músculo saltó en su mandíbula.
    – Lo siento. ¿Te hice daño? -caminó cerca de ella, casi protectoramente-. No sé por que hice eso.
    – Estoy bien -sacó una mochila del diminuto armario para evitar mirarlo. Tuvo que tragarse las lagrimas, no porque la hubiera herido, sino porque su dolor era tan crudo, su rabia tan profunda, que necesitaba llorar por él, porque él no lo haría.
    – Maldita sea. Por lo general no hablo mucho de esto.
    Le tendió la mochila y revolvió en los cajones por un sombrero.
    – ¿En serio pones la ropa en el armario?
    Le miró, sabiendo que necesitaba cambiar de tema. Nunca estaría cómodo con las revelaciones personales.
    – Por supuesto. ¿Qué haces con tu ropa?
    Miro alrededor de la pequeña habitación.
    – En realidad no me quedo mucho en hoteles. Estoy por lo general al aire libre. Lo dejo en una bolsa de lona.
    Briony empujo el sombrero en sus manos.
    – Esto debería servir. Vamos -los confines cerrados de la habitación la oprimían. Jack parecía estar en todas partes. Nunca había sido tan consciente de un hombre.
    Jack la detuvo antes de que pudiera abrir la puerta.
    – Espera. Comprueba siempre. Siempre -la puso a un lado y permaneció al otro, el arma en la mano, sosteniéndola plana a través del cuerpo-. Ábrela despacio, solamente una rendija -se agachó, barriendo el vestíbulo antes de señalarla-. Tienes que pensar en la seguridad todo el tiempo, Briony. Eres un Caminante Fantasma, tanto si te gusta como si no, y tienes el entrenamiento.
    – No voy a cazar gente en la selva -se opuso-. Actuó en un circo. Vuelo.
    – Camina a mi izquierda. Permanece conmigo. Si nos metemos en problemas, ponte detrás de mí y escapa, usando mi cuerpo como escudo mientras te cubro. Permanece lejos de la mano con el arma y camina despacio.
    Suspiro.
    – ¿Tienes más reglas?
    Otra vez un débil rastro de humor tocó su boca y se decoloro igual de rápido.
    – No tienes ni idea.
    – Solo puedo imaginarlo.
    – Un soldado a las siete en punto. No le mires, mírame a mí. Ponte bajo mi hombro y pon una mano en mi cintura. Déjala ahí. Mantente caminando y hablando, sonriendo y riendo de la manera que lo harías con uno de tus hermanos.
    – Habría pateado a mi hermano por darme órdenes -dijo Briony, dirigiéndole una sonrisa rápida-. No sabes en que siglo vives, ¿verdad?
    – No importa. Se como mantenerme vivo, y cuando estés conmigo, voy a asegurarme que lo hagas también.
    – Eso es tan consolador. Gracias, Jack -fue más despacio y cabeceó hacia un almacén-. Nos dejan usar este edificio porque es el más alto. Caliente como el infierno, pero definitivamente espacioso.
    Jack mantuvo abierta la puerta y volvió a mirar para ver al soldado dando la vuelta a la esquina. Siguió a Briony dentro y paró, alzando la vista hacia el trapecio y el cable alto.
    – ¿Actúas aquí? -estudió su cara- ¿Te gusta?
    Parpadeo hacia él y pateó contra el aparejo como si lo estuviera probando.
    – Mi familia ha estado en el circo por generaciones.
    Jack continuó mirando su cara apartada.
    – Esa es una información interesante, pero no lo que pregunté. No te gusta esto, ¿verdad?
    Se encogió de hombros.
    – Tengo un problema estando en el mismo sitio con tanta gente. Puede ser difícil, pero estoy acostumbrada a ello -le envió una pequeña sonrisa-. Es realmente asombroso estar contigo. No me siento enferma o con dolor en absoluto.
    – ¿Por que sigues haciéndolo?
    Se estiró para coger una cuerda colgante.
    – Porque es mi vida. Es lo que hago -subió por la cuerda, su cuerpo fluido y grácil, impulsándose mano sobre mano, ni siquiera usando los pies.
    Jack cogió la cuerda al lado de la que ella había empezando a subir, viajando rápido para alcanzarla. Ella incrementó la velocidad, forzándole a él a incrementarla. Escuchó su suave risa, un desafío, y la pasó, estirándose para coger su cuerda con una mano, parando su progreso.
    Envolvió el pie en la cuerda y ella le sonrió.
    – Tienes mucho ego.
    Su boca estaba a unas pulgadas de las suya, y el olor femenino y seductor parecía llenar sus pulmones, hasta que la inspiró a través de todo el cuerpo. Adoraba la forma de su boca y la manera en que la sonrisa encendía sus ojos.
    – No sabes cuanto -se inclinó sobre ella, arrastrando su cuerda aún mas cerca. Si fuera otra clase de hombre, tenía que haber dicho "No deberías estar a solas conmigo". No la liberó. Podía bajar lejos de él, pero no podía escalar mas alto.
    Se miraron el uno al otro por lo que pareció una eternidad.
    – Cierra los ojos.
    Sus ojos se ensancharon. Parpadeo dos veces, casi como hipnotizada, pero entonces sus pestañas revolotearon y se apartó, sacudiendo la cabeza.
    – No puedes besarme.
    – Voy a besarte.
    – No beso a nadie.
    Sus cejas se alzaron.
    – ¿Nunca?
    – No puedo tocar a la gente. Quiero decir, lo hago con mi familia, pero hay repercusiones.
    – Me besaste.
    – Eso no fue un beso.
    Jack permitió que la cuerda se escabullese de su mano, pero mantuvo el paso con ella mientras subía hasta la plataforma más alta. La vio balanceándose arriba y abajo, efectuando un lento salto mortal en el aire, y poner los pies en la plataforma.
    – No tienes repercusiones cuando me tocas -hizo la misma maniobra controlada de modo que estuvo a su lado. La cogió por los hombros y la arrastró cerca de él, su agarre irrompible.
    Sin ninguna otra palabra bajó la cabeza hacia la suya. No había ningún punto que discutir, tenía que besarla. No podía pensar en otra cosa mas que la forma de su boca, la suave textura de sus labios, y quería probarla. Casi desde la primera vez que había captado su olor femenino, había llenado su mente, hasta que solo podía pensar en poco más.
    En el momento en que sus labios se tocaron, el tiempo pareció detenerse, quedarse inmóvil. Solo estaba Briony en su mundo. Ni su cuerpo cortado, sacudido por el dolor, ni su firme resolución de mantenerla a distancia emocional, todo lo que había venido antes se había ido, hasta que solo estuvo esta mujer. Sabía a especias picante y miel, una ráfaga adictiva que se aceleró a través de sus venas con la velocidad de una bola de fuego y se colocó profundamente dentro de él. Nunca la dejaría salir. Podría pasarse el resto de su vida besándola y nunca sería suficiente.
    Le cogió la cara entre las manos, manteniéndola quieta mientras su boca se movía sobre la de ella y su lengua la probaba profundamente. Empezó con las mejores intenciones, un beso ligero y suave, la lengua trazó sus suaves labios y la provocó hasta que la abrió para él, pero en el momento en que se hundió en la magia de su boca, suave y caliente y tan invitadora, no pudo evitar el gruñido de hambre, la necesidad voraz que se liberó hasta que tomo el control completo del beso, usando cada pedazo de experiencia y maestría que poseía. No quería darle tiempo a que pensase, solo que sintiera, que le quisiera de la misma manera que él la quería.
    Algo golpeó el marco metálico del edificio, y Briony lo empujó, girando la cabeza alrededor, su aliento salió en un jadeo desigual.
    – ¿Soldados?
    – Tal vez -contestó con tono grave.
    – Están en la puerta -advirtió-. Rápido. Acuéstate en el centro exacto. Estas en las sombras aquí.
    Jack obedeció, esperando que se tumbara a su lado. En cambio se apresuró por la cuerda, haciendo una pausa con una mano en ella.
    – Permanece boca abajo. Estás muy alto, no serán capaces de detectarte -siseó Briony. Eludió su mano extendida mientras cogía la cuerda más firmemente y se deslizó medio camino hacia suelo. Estaba todavía colgando a unos buenos 15 pies del suelo en el aire cuando empezó a efectuar una serie de movimientos lentos, cambiando las posiciones con una precisión fluida, cada movimiento requería una tremenda fuerza y habilidad.
    ¿Que demonios piensas que estas haciendo? Estas volviéndome loco, mujer.
    No queremos que registren el lugar, y mis hermanos y yo venimos a practicar todo el tiempo. Solo estate quieto. Si te encuentran, me mataran a mí y a mis hermanos. Cortó repentinamente, rezando para que no se volviese loco con ella.
    Jack se tragó cualquier réplica. No había ninguna utilidad en discutir con ella, ya estaba al descubierto. Podría matar a los rebeldes, estaba totalmente listo, pero traería un infierno sobre ellos. Maldita sea. No tenía ningún derecho de poner en riesgo su vida, no para protegerle a él o a sus hermanos.
    Tres hombres entraron en el edificio. Sus movimientos eran furtivos, como si tuvieran miedo de ser vistos. No vestían uniformes, pero se comportaban como los soldados que había visto en cada esquina de la calle. Miraron hacia arriba por un largo momento, y algo en la forma en que la miraron la hizo temblar. Se paró en medio de una voltereta y se sentó, envolviendo su pie en la cuerda para mirar hacia ellos.
    Rebeldes, advirtió.
    ¿Tú crees? Su boca estaba seca, su corazón palpitaba.
    – Lo siento, se supone que no deben estar aquí mientras practicamos.
    – Baja ahora -la llamó uno y señaló el suelo. Dejó ver el arma dentro de su chaqueta.
    Briony dejó que el miedo se mostrase en su cara. No era muy difícil, estaba asustada.
    – Se lo estoy diciendo, seguridad estará aquí en cualquier momento, será mejor que se marchen.
    Sacó el arma y la apuntó.
    – Baja aquí.
    Incluso con el fuerte acento, Briony le entendió. Lentamente bajo por la cuerda.
    – Estoy con el circo que actúa en el festival. Mis hermanos estarán aquí en cualquier momento. No tengo dinero…
    El corazón de Jack palpitó con miedo por ella. Deslizo el arma fuera de la mochila y la puso sobre la plataforma, su dedo en el gatillo. El sudor goteó por su frente. Los rebeldes habían hecho un arte de la violación de mujeres tan brutal como fuese posible. Cuando los matase, atraería no solo a los rebeldes debajo de él, sino también a los soldados.
    – Cierra la boca -dijo bruscamente el soldado, caminando hacia Briony. Deliberadamente amenazante para intimidarla.
    Están acostumbrados a que todos le tengan miedo.
    Briony tragó con fuerza, parando de asentir en reconocimiento de esa información cuando vio que el más bajo de los tres cerraba la puerta.
    – Estamos buscando un prisionero huido.
    Briony puso la mano sobre la cadera.
    – No sois soldados o de seguridad, echad un vistazo alrededor, ¿parece que paso el tiempo con prisioneros?
    El líder la golpeó duramente, sacudiéndola hacia atrás. Briony se tambaleó, pero se mantuvo sobre los pies. Por un momento sus oídos zumbaron, y entonces sintió la ráfaga de rabia, tan profunda, tan intensa que rompió su concentración. No te atrevas a volverte loco y dispararle. Respiró profundamente para tratar de calmar a Jack, sabiendo que estaba a segundos de matar al hombre.
    Briony puso la mano en su cara escocida. El hombre grande avanzó hacia ella, deliberadamente agresivo, empujando el arma a uno de sus compañeros. Dijo algo en su lenguaje que no debería haber entendido, pero estaba todo muy claro. Pensaba que necesitaba un hombre le enseñara quien estaba al mando. Saber que Jack estaba cerca, era de alguna extraña forma consolador.
    El hombre cogió la parte delantera de la camisa de Briony y ella cogió su muñeca, fijándola, ejerciendo presión, mirándolo directamente a los ojos. Al mismo tiempo empujo fuerte en su cerebro, forzando su mente en la de él. Si me tocas, morirás. Márchate ahora. Toma a estos hombres y vete antes de que sea muy tarde.
    La dejó ir como si le hubiera quemado, murmurando la palabra local de bruja. Cogió su arma de su compañero y giró lejos de ella, apresurándose fuera, lanzando una orden a los otros. Le siguieron fuera, cerrando la puerta con fuerza.
    Briony flaqueo con alivio, cubriéndose la cara con sus manos temblorosas. Jack se deslizó hacia abajo por la cuerda y caminó hacia ella, sus rasgos duros y marcados, los ojos brillando peligrosamente.

Capítulo 5

    Jack trabó el cerrojo de la puerta con un ruido sordo resonante y siguió acercándose, caminando derecho hacia ella, sus manos agarraron sus brazos fuertemente. Le dio una pequeña sacudida.
    – ¿Qué demonios estabas tratando de hacer? Iba a violarte. Si yo lo sentí, tenías que haberte inundando con sus intenciones. ¿Qué esta mal contigo?
    – Todo el mundo me infravalora porque soy pequeña. Sé que soy más fuerte que él. No le habría dejado tocarme.
    – Te tocó. El jodido puñetero te golpeó, mientras me escondía como un perro sobre aquella plataforma. Quería hacerte daño. Apestaba a ello. Tenías que haberlo olido. Estaba excitado con la idea de herir a una mujer como tu.
    Su palma cubrió su enrojecida mejilla.
    – Y lo maneje -dijo bruscamente Briony, su propio temperamento empezó a alzarse y mezclarse con el cercano miedo que paralizaba su mente. Sacudió la cabeza lejos de él porque su toque la afectaba demasiado-. Lo manejé. Soy capaz de cuidar de mi misma. No dejaría que un hombre me violara.
    – De ahí la palabra violación -sus ojos se estrecharon-. No estabas a salvo, Briony. Ni entonces ni lo estas ahora tampoco. Deberías estar suplicando por marcharte.
    – No traeré aquí a los soldados. Son de gatillo fácil. Y no tengo miedo de ti. Quieres que lo tenga, pero no te temo.
    – Deberías temerme ¿Tienes idea de lo que quiero hacer justo ahora?
    Su mano se deslizó de vuelta a su cara, ahuecando su mejilla y presionando su palma contra su mejilla ardiente como si pudiera llevarse el escozor.
    – Si. Estas tratando de no dejarme entrar.
    La intensidad de sus emociones lo inundó y le robó la cólera y el miedo. Necesitaba tocarla, sentirla cerca de él. No podía pensar con el deseo que sentía por ella. Briony nunca había tenido a nadie que la mirase de la manera en que él lo hacía ni que fuera tan feroz protegiéndola.
    – Quiero que me veas por lo que soy, Briony. Soy duro y puedo ser cruel y no tengo todos esos sentimientos agradables que mereces de un hombre.
    Mientras hablaba, sus manos desdijeron lo que decía, los pulgares barrieron con caricias calmantes sobre su mejilla hinchada.
    – No puedo tocarte. Tienes demasiados cortes, Jack. Posiblemente no podemos…
    Se calló cuando él cogió sus manos, los dedos entrelazados con los suyos, empujándola contra la pared y fijando sus manos allí mientras se inclinaba para seguir besándola. Caliente, necesitando sus besos. Urgente y hambriento. Cada beso se hizo más profundo, más áspero, volviéndose más exigente que el último.
    En algún nivel supo que era demasiado experimentado y duro para una inocente, pero no podía parar. Cada pizca de disciplina y control pareció marcharse, fuera de su alcance, no importaba cuan duramente tratara de encontrarlo. El gruñido en su cabeza ahogó todo sentido del honor y se convirtió en un deseo que palpitaba tan intenso que no podía pensar más que en enterrar su cuerpo en el de ella.
    Este era su olor, la piel suave, el calor de su boca, y su sabor. Se ofreció a él y no era lo suficientemente fuerte para resistirse. La oferta había estado allí, en el chocolate oscuro de sus ojos. Tal vez tímido, incluso vacilante, pero reconoció el hambre creciendo en ella. En el momento en que deslizo las manos bajo su camisa y absorbió el tacto de satén y seda, supo que el aliciente de su olor estaba en cada pulgada cuadrada de su cuerpo, tenía que tener más.
    – Jack.
    Briony susurró su nombre, el miedo creciendo en la misma proporción que su necesidad por él. Nunca se había sentido tan nerviosa, tan desesperada por aliviarse. Quería sus manos sobre ella, quería su cuerpo en el suyo, pero sabía poco de lo que pasaba entre un hombre y una mujer. Era tan grande, tan fuerte y en su presente estado dudaba que pudiera controlar la situación. Quiso que la prisa se redujera, para darle tiempo a pensar.
    Jack sintió el temor traspasar a Briony, inclinó su cara para forzarla a levantar la vista hacia él.
    – Seré cuidadoso contigo, cariño. Confía en mí.
    Esperaba que estuviese diciendo la verdad. Nunca había sentido un deseo tan aplastante de estar con una mujer. Todo el rato sus manos se movieron sobre su piel, trazando sus costillas, la pequeña y hundida cintura, deslizando las manos hacia arriba para ahuecar el suave peso de sus pechos, los pulgares volviendo a sus pezones duros picos directamente a través de su sujetador.
    Un sonido suave escapó de su garganta, un suspiro, una súplica urgente que le llevó casi hasta la locura con su deseo de quitarle toda la ropa del cuerpo. No era suficiente tomarla así, rápido, duro y sin pensar. Lo sentía. Era inesperado e incluso inquietante, pero necesitaba saborear el tacto de su piel, el suave sonido de ella, el gemido suspirado, la oscura riqueza del deseo por él creciendo en sus ojos. Su cuerpo encajaba con el suyo, cada curva, el destello de sus caderas y la suave hinchazón de sus pechos.
    Jack nunca había esperado desearla de la forma en que lo hacía, o sentirla dentro de la manera en que lo hizo, pero no iba a desaprovechar su oportunidad. Le importaba un comino que su cuerpo fuera un lío. Nunca había experimentado esa pertenencia. Ella le pertenecía, y él a ella. No lo miró de la forma que el resto del mundo lo hizo. No vio sus pecados. No sabía que su corazón estuvo muerto por mucho tiempo. Ella le miraba y veía a un hombre, no a un monstruo. Ni siquiera podía mirarse en un espejo y hacer eso, pero podía mirarse a través de sus ojos.
    Se inclino a besarla otra vez, las manos profundamente enterradas en su sedoso y abundante cabello. Su boca abierta para él, respondiendo con caliente pasión. Se tomó su tiempo esta vez, negándose a ser duro, saboreando su sabor, la sensación de ella. Ralentizó sus manos que vagaban, demorándose en sus curvas y los valles suaves, haciendo un mapa de su cuerpo en su mente, almacenando las imágenes allí. Tendría que durarle toda una vida y no iba a apresurarlo.
    Briony no podía creer lo dulce que era, lo tierno. Su mente era una neblina de necesidad, de hambre, el deseo tan intenso que apenas podía pensar o respirar, pero en vez de arrancarle la ropa del cuerpo, la desenvolvió como si no tuviera precio y fuera frágil, con un cuidado tierno que lindaba la reverencia. Su aliento se quedó atascado en la garganta cuando el se quitó la ropa, tirándolas descuidadamente, revelando los cortes terribles y las quemaduras en su cuerpo.
    – Jack -susurro su nombre en una agonía de necesidad-. No podemos. Deberíamos esperar hasta que estés curado.
    – No siento nada excepto a ti -contestó, sabiendo que era verdad.
    La levantó para poner su trasero en el borde de la barra y se puso entre sus piernas para darse mejor acceso a su cuerpo sin hacerse más daño a si mismo. No podía permitirse a que los puntos se soltasen y arriesgarse a más infección, pero maldita fuese todo, no iba a perder esta oportunidad.
    La beso de nuevo, besos largos, lentos y drogantes hasta que sus ojos estuvieron vidriosos y su cuerpo tembló bajo su toque. Arrastró besos hacia abajo por su cuello, sobre la curva de sus pechos hasta sus pezones. Se sintió devastado por su hambre por ella, su boca lamió un poco demasiado salvajemente, los dientes provocando, tirando y arrastrándola en juegos preliminares demasiado experimentados que sus inocentes ojos le dijeron que debería tener, pero no podría detenerse de tomar el regalo que ella le estaba dando.
    – Nunca sentí nada como esto Briony.
    No podría esperar, no podría hacerle el amor como querría, y era frustrante. Necesitaba una cama y cerca de 24 horas, en vez de un cuarto de práctica donde alguien podría intentar entrar en cualquier momento.
    Presionó un dedo contra su estrecho canal. Ella hizo un sonido suave de necesidad, su crema resbaladiza le hizo fácil estirarla con dos dedos. No podía esperar. Su olor lo estaba provocando, su cuerpo se hincho hasta proporciones dolorosas. Ella estaba caliente, mojada y tan tentadora, pareciendo en parte tentadoramente sexy y en parte inocente.
    Cogió sus caderas y la sujeto contra él, presionándose en la entrada acogedora y resbaladiza. Estaba tan apretada, tan caliente, tan todo, el deseo tan intenso que su cuerpo se sacudió con la necesidad de entrar de golpe y enterrarse hasta la empuñadura. Sus ojos oscuros se agrandaron y ella sacudió la cabeza. Antes de que pudiera protestar, empujó más profundo.
    – Relájate, déjame hacer el trabajo, cariño. Es molesto la primera vez, pero una vez que pasemos esto, lo haré bueno para ti.
    Briony no podía tocarle. Necesitaba agarrarse a él, pero no había un lugar en su cuerpo sin cortes. La urgente necesidad de tenerlo dentro se escabullía, para ser remplazada por el miedo. Era demasiado grande. Era así de simple. Su cuerpo posiblemente no podría estar diseñado para un hombre de su tamaño. Briony se humedeció los labios y se alejó lejos del sentimiento estirado y ardiente.
    Jack apretó su agarre.
    – Tienes que relajarte, Briony. Estas tensándote sobre mí.
    Se inclinó hacia delante, un poco frenético, incapaz de impedirse besarla, una y otra vez, consiguiendo su pasión, ahuecando uno de sus pechos y provocando su pezón hasta que la inundó con su necesidad y jadeó
    Se deslizo más lejos, empujando a través de sus apretados pliegues hasta que sintió su resistencia.
    – Mírame, cariño. Mírame solo a mí.
    No era un hombre para estar con una virgen. Era áspero, dominante y no conocía la primera vez de las inocentes. Demonios, no podía recordar la época de su vida cuando había sido un inocente.
    Jack busco profundamente para encontrar la suavidad, ser paciente. Quería que su primera vez fuese algo más que un hombre sudando y empujando, tomándola rápido y sin cuidado. Quería mantener su final y hacerla sentir la mujer bella y extraordinaria que era.
    – Dime que es lo que quieres, Briony. Dime que me deseas.
    Tenía que desearlo. No estaba seguro de que fuera lo suficientemente hombre para echarse atrás si estaba demasiado asustada, pero lo intentaría, por ella, lo intentaría. El sudor goteó por su frente. Su olor lo estaba volviendo loco. Su cuerpo, tan caliente y apretado, un puerto perfecto para él, probó los límites de su control.
    – Hijo de puta, cariño. No voy a ser capaz de contenerme mucho más. Dímelo. Dímelo, así sé que no soy un bastardo completo y quieres esto también.
    Sus dedos se deslizaron con cuidado sobre su cara.
    – Te deseo más que cualquier cosa, Jack. Estoy absolutamente segura.
    A pesar de que había miedo en sus ojos, y en su mente, él cogió sus manos, inclinando su espalda, mientras se inclinaba sobre ella, los dedos apretados alrededor de los de ella para darle un ancla, presionando sus muñecas en la madera al lado de su cabeza. Un fuerte empujón y paso la barrera, sepultando su carne dura como una roca profundamente en ella. Ella dio un grito estrangulado, y él hizo el esfuerzo supremo para dejar de moverse, para permitirle ajustarse a su tamaño. Era difícil cuando su cuerpo rabiaba fuera de control. Apretó los dientes, sintiendo su pulso latir y su pene sacudirse con el esfuerzo de esperar.
    Briony cogió aliento. Todavía se sentía demasiado grande, estirándola hasta un punto ardiente, pero de alguna forma la sensación se desvaneció y la urgente necesidad de sentirle moviéndose profundamente en su interior ocupó el lugar. Cuidando su cuerpo herido, no podía participar más que levantando sus caderas para encontrar su empuje, pero quiso tocar su piel, tomarlo a través de sus poros, sujetarlo cerca de ella. Él empujó más profundo y un relámpago zigzagueo a través de su cuerpo, chisporroteando, crepitando y extendiendo el calor a cada célula.
    Un solo sonido escapó de su garganta. Él la dominó, sus manos en sus muñecas como grilletes, sujetándola en el lugar mientras empezaba un ritmo pulsante. Contente. Contente. Contente. El cántico era un estribillo desesperado en su cabeza. Era tan apretada que era casi doloroso, y su olor era maduro, llamando al macho en él, tronando en su cabeza y corazón, martillando en su ingle hasta que apenas podía pensar con el deseo de sepultarse más y más profundo, más y más duro.
    Respiró profundamente para mantener el control, cuando se sentía como un hombre que anhelaba hacia mucho a esta mujer, su cuerpo era perfecto, encajaban perfectamente. El sabor de ella, el tacto de ella, era casi más de lo que podría soportar. En sus fantasías eróticas más salvajes, nunca había tenido una compañera que desease de la manera en que deseaba a Briony, y tenía que ser una virgen.
    No había una pulgada cuadrada de su piel que no estuviera cortada en trozos; no podía sujetarla contra él, no podía hacer contacto de la forma que quería. Necesitaba sujetarla más cerca, aplastar su cuerpo bajo el suyo, entonces respiró. Contente. Contente. Contente. No iba a asustarla exigiendo demasiado, por tomar demasiado. También, había algo profundo, primitivo y satisfactorio en saber que era el único hombre que alguna vez la había tocado de esta forma. Era un egoísta bastardo, un gruñido escapó, su mente se nubló. No podía pensar en nada más, el placer borró cada pensamiento coherente.
    Un placer penetrante inundaba a Briony, precipitándose a través de su cuerpo con bastante más fuerza de la que había imaginado. Cada golpe enviaba rayos de relámpagos corriendo por su piel, chisporroteando a través de su piel, y contrayendo su útero. Sus músculos se apretaron y se apretaron, una presión implacable que continuó construyéndose superando cualquier expectativa que hubiera tenido nunca. Era atemorizante dejarse llevar, alzar la vista a su cara, ver las salvajes líneas talladas profundamente, la intensidad en sus turbulentos ojos, pero al mismo tiempo aumentando su placer sexual, más allá de cualquier límite que ella podría haber tenido.
    Entró en ella una y otra vez, estirándola extremadamente, llenándola tanto que quería gritar por el placer, incluso era casi demasiado. Su olor la estaba volviendo loca, un infierno creado que no podía parar. Necesitaba coger aire, hacer una pausa, solo por un segundo. Sus músculos estremecidos, la sujetaron hacia abajo cuando penetró profundamente dentro de ella, empujando una y otra vez como un hombre poseído.
    Había placer y dolor, miedo y alegría. El miedo estalló sobre su cuerpo, varios de los puntos a través de sus nalgas y caderas reventaron mientras entraba más profundo y duro, la fricción de su apretada vaina aterciopelada casi lo llevó en una espiral fuera de control. Ella empezó a luchar contra la liberación en el momento que se dio cuenta que varios cortes estaban abiertos en su cuerpo, pero él no podía parar. No, cariño, no lo hagas. No luches conmigo. Estamos allí. Necesito esto. Tú necesitas esto. Déjate ir. Ven conmigo.
    Las palabras rozaron íntimamente contra su mente. Quizás si hubiese hablado en voz alta ella hubiera encontrado la fuerza para pararle por su propio bien, pero su súplica era demasiado acariciante, demasiado necesitada. Levantó las caderas para encontrar su invasión, alzándose con cada golpe, apretando sus músculos alrededor de él para aumentar su placer, sintiéndolo estrellarse contra ella, a través de ella, creciendo con tal intensidad que apenas podía evitar gritar. Sus músculos internos se convulsionaron y el cuerpo de Jack se sacudió mientras se colapsaba. Su voz, un susurro ronco, sonaba sexy, incluso erótica, mientras se vaciaba profundamente dentro de ella. Sintió el espeso chorro caliente llenándola, mezclándose con su propia crema, su olor a almizcle combinado provocó otro espasmo salvaje.
    Las manos de Jack lentamente se deslizaron fuera de sus muñecas, bajando por sus brazos para meterlas en su pelo. Él cerró los ojos, solo sintiéndola, saboreando su cuerpo caliente y apretado alrededor suyo, su piel increíblemente suave, su abundante y hermoso cabello a través de las yemas de los dedos. La volvió a besar, necesitando su sabor en la boca. El dolor empezó a arrastrarse por las sensibilizadas terminaciones nerviosas, pero lo mantuvo a raya solamente unos momentos más, dándole suficiente tiempo para arrastrar besos por su garganta hasta su pecho. Abrió los ojos y la miró estirada como en un sacrificio, un regalo.
    – Eres la cosa más hermosa que he visto en mi vida.
    Briony se alzó para tocar su cara, su toque tan tierno que casi fue su perdición. Salió de ella, sintiendo el calor de las lágrimas. Demonios. No había llorado desde que era pequeño. La mujer estaba matándolo.
    – Tenemos que vestirnos -dijo bruscamente, buscando alrededor su ropa. Se vistió en silencio, una pequeña parte suya avergonzado por haber tomado lo que se le ofrecía, pero la mayor parte la quería una y otra vez.
    – Jack, tengo que irme -dijo Briony-. No tenemos mucho tiempo. Si mis hermanos vienen y la puerta esta cerrada…
    – Jebs sabe que estoy contigo; asumirá que estas tratando de protegerme -deseaba como el demonio no haber usado esa palabra en particular. Debería haber estado protegiéndola. La sujeto cerca, acariciando su pelo-. Debería haber esperado hasta que estuviéramos en tu habitación. Esta noche, después de que hagas tu cosa, te prometo que haré mejor el trabajo.
    – Era mi primera vez, Jack. Para una primera vez, conmigo no sabiendo lo que hacía, los cohetes explotaron -levantó la cara así podría besarla-. Tengo que ir al camerino. Tendré a mis hermanos buscándome pronto si me esperan mucho más, y necesitas salir de la vista.
    – Algunas veces fuera de la vista es a plena vista. Te estaré viendo esta noche.
    Ella lo volvió a besar, de repente hambrienta por él.
    – Mantente a salvo.
    Se alejó rápidamente, girándose dos veces para decirle adiós, su sonrisa derritiendo los nudos apretados en su vientre.

    Desde su posición en las sombras cerca de la entrada de los actores, Jack se encontró con el corazón en la garganta, viendo su cuerpo volando a través del aire, su traje de lentejuelas brillaba como una estrella que se apresura a través del cielo. Los trucos eran a un ritmo rápido y peligroso, una mezcla de fuego, cuerda, y la oscilación, con cada uno en constante movimiento. Jack miraba a Briony, notando apenas a sus hermanos. Sobre todo la sintió.
    Los trucos requerían su completa atención y no había forma de esconder el dolor que sacudía su cuerpo. Él era un soldado entrenado, tenía una extensa experiencia de combate, y conocía la tortura en bases mucho más profundas de lo que le gustaría. Sabía como separar su cuerpo de su mente y bloquear el dolor. Ella no lo bloqueaba exactamente. Lo sentía, pero se negaba a reconocerlo. Lo soportaba.
    Sintió cada martillazo como si alguien estuviera clavando una estaca afilada a través de su cráneo. Los golpes se sintieron con una fuerza rítmica mientras el nivel de ansiedad de la gente crecía con cara truco que se sucedía. Presionó una mano contra su estómago acalambrado. La bilis subió, pero luchó por bajarla. Quiso no tener una hemorragia nasal, sintió un hilo de sangre en la esquina de su boca, y estrechó los ojos cuando vio la mano de ella moverse con velocidad borrosa para limpiar su cara.
    Detesto mirar la actuación, sus dedos se convirtieron en puños con el conocimiento certero de que estaba sufriendo, y lo hacía varias veces al día, casi cada día. Se giró lejos, jurando por lo bajo. ¿Por qué su familia permitía tal cosa? ¿Qué demonios estaba mal con ellos? ¿Y que estaba mal con ella que deliberadamente torturaba su cuerpo cada día?
    Quiso agarrarla y correr, llevarla a algún lugar donde pudiera protegerla y mantenerla a salvo del constante bombardeo de emociones de cada día. Si permanecía por más rato, iba a subir por la cuerda y empujarla fuera de allí justo delante de todos los soldados sin importarle los rebeldes que estaban dispersos en la audiencia.
    Briony completó un giro completo y sintió la satisfacción golpearla mientras Jebediah cogía sus muñecas y la mandaba volando hacia atrás hacia Tyrel. El alambre alto estaba bajo sus pies, corrió a través, contando los compases de la música para hacer su entrada. Mientras hacia eso, vio a Jack escabullirse. Inmediatamente el dolor inundó su cuerpo, con tanta fuerza, tan rápido que casi falló cuando salto a través del anillo de fuego. La alarma de Jebediah por su ritmo perdido se sintió como un golpe a su cerebro.
    Respiró y forzó a su cuerpo bajo control por el resto del espectáculo. Jebediah esperó hasta que estuvieron a solas en el camerino de maquillaje, silenciosamente le dio un paño para limpiar la sangre de su nariz y su boca.
    – Casi fallaste, Briony. No hay una red de seguridad.
    Ruben, Tyrel y Seth se callaron, sus risas se desvanecieron mientras se daban la vuelta. Su preocupación solo aumentó el dolor que la atravesaba como una apuñalada.
    – Lo sé. Era peor esta vez. No volverá a suceder. Estaré preparada.
    Jabediah frunció el ceño cuando la vio limpiarse la sangre.
    – Duerme esta noche. Esta casi terminado, un par de días más.
    Jebediah despidió a sus hermanos y esperó hasta que cerraron la puerta.
    – Dale esto a Jack. Fui capaz de darle un mensaje a su hermano en el hospital y Ken arreglara el transporte. Hay un barco que le estará esperando en la costa. Un helicóptero lo extraerá -le deslizo un teléfono por satélite en la mano-. No debería dejar el cuarto hasta que sea necesario. Vamos a actuar como hacemos siempre cada noche y pasar por los bares. Quédate en tu habitación con la puerta cerrada, y lo digo en serio esta vez, Bri. Esto es peligroso. Si alguien traicionase a Jack y lo entregara a los rebeldes, podría interceptar lo que estamos haciendo y estaríamos en serios problemas.
    – Me quedaré allí, Jeb.
    Prometió Briony. Se marchaba. Sabía que tenía que irse y al menos tendría cuidado médico, pero el pensamiento de estar separada de él era abrumador. Se giró lejos de su hermano, cubriendo su cara de nuevo con el paño así no podría ver su expresión.
    Jebediah caminó con ella en silencio hacia el hotel y la dejo cuando subió las escaleras hacia el vestíbulo.
    – Solo soy yo -dijo antes de usar su llave.
    Jack cruzó el cuarto y la empujó en sus brazos, sujetándola cerca, casi aplastándola con su fuerza.
    – Me asustaste como el demonio, Briony.
    Rodeó con sus brazos su cuello, cuidadosamente tratando de mantener su peso fuera de su pecho, aunque la estuviera empujando fuertemente contra él.
    – Eso es gracioso viniendo de un hombre que corre solo alrededor de la selva con un ejército enloquecido tras él -besó su labio inferior, provocándolo en la esquina de la boca-. Jeb manda un teléfono por satélite. No tengo ni idea de donde lo consiguió, pero debes llamar a Ken. Vendrán por ti esta noche. Iré a tomar una ducha mientras llamás.
    Briony empujó el teléfono en sus manos y se alejó, queriendo que no viera o sintiera cuanto la iba a herir cuando se marchase. Su relación había florecido tan intensa como rápida, por primera vez en su vida sentía como si perteneciese. Dejó que el agua caliente fluyera por su cara, lavando las lágrimas. Por supuesto tenía que irse. No tenía otra opción, era demasiado peligroso que se quedase. Se tomó su tiempo lavándose el pelo, necesitaba los minutos extras para componerse.
    Jack estaba ya en la cama cuando Briony salió del baño envuelta en una toalla. Sostenía una esquina de la sábana y acariciaba el colchón de manera incitante.
    – No te molestes con la ropa. Solo tendré que quitártela.
    Briony rió.
    – Suenas como un tipo duro.
    Encendió una sola vela antes de apagar la luz y deslizarse en la cama a su lado.
    – Soy un tipo duro. Eres la única que no lo nota.
    Enmarcó su cara y se inclinó para besarla, besos largos y prolongados que ayudaron a calmar la palpitación de su corazón por ver su actuación bajo tal coacción.
    Los labios de Briony eran suaves y le daban la bienvenida, su boca inocente y apasionada, caliente y picante, una mezcla intoxicante. Respiró profundamente, poniendo su frente contra la de ella. Deseaba besarla para siempre, sujetarla cerca. Guardarla. Pero era Frankenstein con más cortes que piel, no había sido capaz de tocarle, y quería sentir sus manos en su cuerpo. Necesitaba sentir sus manos sobre él. ¿Cómo iba alguna vez a dejarla?
    Jack se apoyó sobre un codo, descansando sobre su lado, una de las pocas posiciones en las que podría estar sin sentirse extremadamente incomodo. Apartó los sedosos mechones de cabello de su cara, sus dedos persistentes contra su piel.
    – Cuéntame sobre tu vida.
    – ¿Mi vida? -alzó una ceja-. Mis padres eran gente maravillosa. Gente de circo. Amaban la vida. Por eso hicieron a mis hermanos. Mi madre nació en Italia y mi padre en Estados Unidos. Tengo cuatro hermanos y todos piensan que necesitan darme órdenes.
    Sus manos se metieron en su pelo, frotando los mechones una y otra vez entre los dedos.
    – Probablemente lo hacen.
    Ella se rió.
    – Debí haber sabido que te pondrías de su lado. Es algún tipo de vinculación masculina el que piensen que las mujeres no son capaces de controlar sus propias vidas.
    Él hociqueó la parte superior de su cabeza con la barbilla.
    – Es el ego y la pura desesperación. Tenemos que manteneros pensando que somos la especie superior.
    – Noticias frescas, Jack, ninguna mujer sobre la faz de la tierra cree eso ya.
    Arrastró besos hacia abajo por su mejilla.
    – Pero los hombres no saben que las mujeres saben eso. Todavía vivimos en nuestro pequeño mundo de fantasía, por eso no lo estropees para nosotros.
    – Trataré de ser buena sobre eso.
    – Estabas contándome sobre tu vida.
    Se encogió de hombros.
    – Realmente no hay mucho que contar. Soy adoptada. Mi padre de nacimiento insistió en diseñar mi educación así como de ser responsable de cualquier problema médico, sobre todo, creo, porque soy diferente. Era consciente de mis diferencias y tenía un doctor especial volando siempre que tenía tan solo un dedo golpeado. También insistió en desarrollar mi entrenamiento psíquico. Correr, gimnasia, artes marciales, bajo el agua, ese tipo de cosas. Me gustaba la mayor parte del tiempo. Podía usar las habilidades para nuestros espectáculos, y se sentía bien usar la velocidad y la resistencia que en realidad tengo, en vez de ocultarlo todo el tiempo. Mamá no quería que nuestros amigos supieran que era diferente.
    – ¿Por qué os quedasteis todos con el circo?
    Hizo pequeño encogimiento.
    – Aman la vida en el circo, la camaradería, los viajes, especialmente los viajes y, por supuesto, actuar enfrente de miles de personas. Creo que esto es una emoción tan grande como la actuación aérea real. Jeb lo amaba tanto que no permaneció en los SEALs y sabes que le gustaban. El dinero que Whitney dio a mis padres cuando me adoptaron y estuvieron de acuerdo con sus términos, les permitió comprar con todos sus compañeros el circo. La actuación y el circo están en su sangre. Nos han ofrecido mucho dinero por actuar en las Vegas, pero no es el estilo de vida que ellos quieren. El circo está en sus corazones.
    – Pero no en el tuyo.
    Briony se giro para mirar el techo, una pequeña sonrisa curvaba su boca.
    – Ellos están en mi corazón, por supuesto actuaré con ellos. Somos una familia y esto es lo que queremos hacer.
    – Y sabes que su actuación no sería bastante exitosa sin ti. Son tus trucos lo que los diferencian de otros trapecistas.
    – Contribuyo, pero los chicos son trapecistas imponentes. Inventan trucos que la mayoría de los otros artistas copian. Siempre he sido la más fuerte y la más rápida, y obviamente esto me da ventaja. Hago un salto mortal cuádruple, pero sinceramente, podría girar cinco o seis veces antes de que Jebediah me coja. Pero no haría eso.
    – ¿Por qué no?
    – Sería muy peligroso para otros intentarlo y eso me diferenciaría. No quiero un foco brillando demasiado pesadamente sobre mí -se estiró y tocó su cara. Adoraba tocarle, pero había lugares en su cuerpo donde no lo podía hacer sin hacerle daño-. ¿Qué hay acerca de ti?
    Cogió su mano y se la llevó a la boca, mordisqueando sus dedos.
    – ¿Qué hay acerca de mi?
    – ¿Qué haces cuando no eres enviado a la selva para rescatar gente?
    – Mi hermano y yo tenemos una propiedad en las montañas. Es salvaje y me viene bien. Si él alguna vez terminase con sus planes, podríamos ser capaces de sentarnos en el pórtico y disfrutarlo.
    Briony escucho el cariño en su brusca respuesta.
    – ¿Sus planes?
    – Ken siempre tiene planes. Diseño la casa, y cada vez que creo que hemos terminado y ya puedo sentarme y disfrutar de las montañas, viene con una nueva idea para hacerme trabajar.
    Briony rió suavemente.
    – Te hace trabajar, ¿verdad? De algún modo tengo problemas para creer eso.
    La vergüenza parpadeó en sus ojos y se marchó. Se encogió de hombros.
    – El hombre lloriquea. No sé. Quiere hacerlo y solo me tiene a mí, por eso es más fácil darle lo que quiera para que se calle.
    La sonrisa de Briony se amplio.
    – Te subestimás. ¿Quién lo habría imaginado?
    Se encontró fascinado por la forma de su boca y la risa en sus ojos cuando sonreía.
    – Si, bien, no se lo digas a nadie. Ken adora diseñar, pero no necesariamente le gusta el trabajo de carpintería.
    – ¿Y tu lo haces?
    – Me gusta trabajar con las manos -se encogió-. Por supuesto, quizás sea a la fuerza. Ken me trae todo tipo de ideas y alguien tiene que mantenerlo tranquilo.
    – ¿Ideas? -inclinó la cabeza, una ceja se alzo-. ¿Qué tipo de ideas?
    – Muebles. Nuevas habitaciones. Edificios. Todo tipo de cosas.
    Suspiró como si se aprovecharan mucho de él, pero había demasiada admiración y afecto en su voz para creer que estuviera enfadado con su hermano.
    – ¿Haces muebles?
    – Hice todo nuestro mobiliario. Y los armarios -se encogió de hombros-. Casi todo en la casa. Te lo dije, me gusta trabajar con mis manos. Hay algo satisfactorio en coger la madera y fabricar algo duradero con ella.
    Ella tocó sus manos, recorriendo con las yemas sobre la piel callosa.
    – Adoro tus manos -Briony le sonrió-. Si tú has hecho todo el edificio, ¿Qué ha hecho él?
    – Las ideas son suyas. Se dirige a la gente, se dedica ha organizar. Se encarga de todos los detalles. No soy bueno en esas cosas. Ken cree que si alguien estropea una orden podría dispararle -se inclinó para rozar un beso a lo largo de sus sienes-. Podría haber un poco de verdad en eso. No tolero la incompetencia.
    Ella se echó a reír de nuevo, el sonido de su risa recorría su cuerpo como un instrumento musical. Podía sentir la vibración de cada nota corriendo a través de sus venas, calentando su sangre.
    – Siempre he querido hacer cristal de colores -le confió-. Hago bosquejos. No soy tan buena, pero todos son diseños originales.
    Jack captó la nota deseosa en su voz.
    – ¿Has tratado de hacer vidrio de colores?
    – Tome algunas clases e hice piezas pequeñas. Tengo un montón de libros. No es práctico cuando viajamos mucho, pero algún día, voy a tener mi propio estudio. Veo diferente. Más pájaro que humano, creo, y a veces, especialmente en el atardecer, siento a la gente por el calor y no tengo ni idea por qué. Realmente veo imágenes en color. Cuando miro las cosas en la naturaleza, veo todo diferente y quiero usar los colores en el cristal -trazó sus tatuajes, sus dedos acariciando hacia abajo por su brazo.
    Estuvo en silencio un momento, saboreando su toque.
    – Veo de la misma manera. Imágenes caloríficas. Y tengo un sentido del olfato altamente desarrollado -se inclinó para enterrar la cara en su cuello, inhalando su fragancia-. Siempre hueles también.
    – No probablemente cuando termino de actuar. Estoy acalorada y sudada.
    – Eres preciosa, Briony -besó su garganta, demorándose en una larga incursión sobre su cuello, enviando escalofríos a través de su cuerpo-. Me gustas caliente y sudada -empujó la sábana hacia abajo por sus caderas, exponiendo sus pechos desnudos y su vientre plano-. De verdad.
    Briony se relajó bajo su boca errante. Podía sentir la urgencia en su mente, pero nunca mandaba en sus manos. Podía besarla con hambre fiera y posesión voraz, pero daba caricias tiernas sobre su cuerpo, lentas y cómodas, como si memorizase cada detalle. Su mente podía ser un caos, aullando por ella, pidiéndole que la tomara como si no fuera nada más que el cuerpo femenino que ansiaba, pero sus manos eran gentiles y reverentes, sus manos hablaban de una emoción profunda.
    Briony pasó ligeramente los dedos sobre sus rasgos curtidos, deteniéndose en la mandíbula angulosa. Él tembló ante su toque, girando la cabeza para tomar su dedo en la boca. La miró con los ojos llenos de crudo deseo. El aliento se le atascó en la garganta. Sentía que podría mirarlo eternamente y nunca tendría suficiente.
    – Échate, cariño. Estamos un poco limitados por mis puntos para juntar los cuerpos, pero puedo tratar unas pocas cosas que podrían hacerte sentir bien.
    – ¿Podría? Con solo mirarte ya me haces bien.
    La empujó cuidadosamente hacia atrás sobre la cama hasta que estuvo recostada. Jack echó hacia atrás la sábana superior y la echó a un lado, arrodillándose entre sus piernas. Sus manos masajearon sus pantorrillas, subiendo hacia sus muslos. Se inclinó para besar el interior de sus muslos, usando círculos pequeños con sus pulgares aumentando su conciencia de él. Se inclinó hacia delante para presionar besos sobre sus costillas, remontando cada hendidura con la lengua y mordiendo la parte inferior de sus pechos. Cerró los ojos para saborear mejor el deseo y la textura de ella, para memorizar cada pulgada cuadrada de ella. No quería que los recuerdos de ella perdiesen intensidad, y esta noche era todo lo que tenía para darle, para tomar para si mismo.
    Se relajó de la manera en que lo había hecho antes; una vez decidió entregarse, lo hizo sin reservas. Alzó las manos para agarrar las barras del cabecero, para cuidarse de olvidar accidentalmente, en el calor del momento, de agarrarse y sujetarse a él.
    Su cuerpo desnudo yacía ante él como un festín, y Jack se tomó su tiempo, probando cada pulgada de ella, lamiendo sus pechos, saboreando y mordiendo, aumentando deliberadamente su placer. Esperó cada jadeo, cada arco de su cuerpo, el movimiento de las inquietas caderas que le decían exactamente lo que le gustaba, que la volvía loca, que la empujaba al borde.
    Se agarró fuertemente a las bordes mientras bajaba por su cuerpo. Podía sentir la tensión creciendo en ella en una espiral fuera de control. Sus dedos acariciaron el calor resbaladizo entre sus piernas, sumergiendo profundamente para empujarla más y más alto hasta que gritó. Quería más. Quería escuchar su nombre en sus labios, oír sus gritos de placer. Inclinó su cabeza y besó suavemente a lo largo del interior de su muslo, sintiendo su cuerpo sacudirse en respuesta. Su lengua provocó y acarició, respirando con jadeos de placer, sumergido profundamente para bailar, acariciar, para sacar la miel fuera de ella. Su útero se contrajo, el estómago se apretó, y sus caderas se elevaron de la cama cuando dio un pequeño sollozo, en algún sitio entre el éxtasis completo y el miedo a perder su mente.
    Jack tomó en un fuerte apretón sus caderas, atrayéndola incluso más fuerte hacia él, necesitando escuchar sus gritos, sabiendo que era el hombre que le daba tanto placer. Sus manos empezaron una lenta exploración de su cuerpo, deliberadamente seductor mientras sus dientes y su lengua la enviaron en una espiral fuera de control. Lamidas calientes y mordiscos provocativos, la condujo más y más alto. Sus caderas se retorcían y corcovearon bajo su asalto, el calor abrasador desencadeno una serie de pequeñas explosiones. En vez de aliviar el dolor terrible, solo aumentó el maremoto más fuerte de calor pulsante.
    Briony pulsaba con necesidad feroz, un despertar tan fuerte que pensó que no podría sobrevivir. Su mente era una neblina de necesidad, de modo que empezó a suplicarle, asustada de la intensidad casi salvaje de placer. Jack se arrodillo entre sus piernas y la atrajo hacia él, sus ojos brillando con posesión cruda, con ansia dura. Empujó con fuerza, enterrándose profundamente, adentrándose por sus pliegues apretados, tomándola hasta el borde. Ella explotó, fuertes corrientes de electricidad la deslumbraron mientras su cuerpo simplemente se fragmentaba y ola tras ola de placer pulsaban a través de ella.
    Y entonces Jack empezó a moverse. Cada movimiento de sus caderas envió un escalofrío de dolor a través de su cuerpo, pero se mezcló con el calor creciente, el placer creciente. Ella le rodeaba con fricción caliente, sus resbaladizos pliegues apretados, sus músculos fuertes, agarrándolo mientras se sumergía más y más profundo, y todo mientras le miraba con los ojos chocolate oscurecido, aturdidos con calor y pasión.
    La movió ligeramente para tener el ángulo que le presionaría caliente y duro sobre su brote más sensible, y escogió un ritmo más rápido y duro que la hizo gritar su nombre. Jack. No en voz alta. Susurrado en su mente. De dolor. El placer asombrado consumiendo su mente. Quiso golpear con una necesidad frenética, pero la inocencia en sus ojos, la emoción en su cara, lo forzaron a mantener alguna apariencia de control. Quería que recordase este momento para siempre, porque estaría grabado en su mente para siempre. Miró su cara, vio la intensidad aumentar, sintió su cuerpo agarrándole. Dio un suave grito, el sonido se mezclo con su grito áspero, y se vació en ella, vertiendo todo lo que era en ella, cuerpo y alma.
    – Otra vez -gruñó.

    Jack se sentó en el borde de la cama mirando su cara. Parecía tan joven, ni una línea en su cara. Sus ojos, cuando le miró, guardaban tanta inocencia. Le miraba como al hombre que podría haber sido, no como el hombre que era. Lo mató sin remordimiento. Los demonios se sentaban en sus hombros cada minuto del día y lo conducían con fuerza. La quería, pero si la tuviera, existía la posibilidad de que se convirtiese en el hombre que su padre había sido. Su padre había mirado a sus hijos con ojos fríos y vacíos, ojos llenos de odio por estar cerca de su madre. Era tiempo que le robaban a él y no lo permitiría, ni a ellos, ni a nadie. Nadie podía tocarla, hablarle, era su posesión.
    Jack y Ken habían hecho un pacto juntos, un juramento sagrado, que nunca se arriesgarían a destruir a una mujer de la forma que su padre lo hizo con su madre. Su padre los había aborrecido, dos chicos que ocupaban el tiempo de su madre y su amor. Había palizas que se convirtieron en más y más viciosas cuando su obsesión creció.
    Dios le ayudase, Jack se sentía de esa forma con Briony, esa necesidad terrible de guardarla para él, de sujetarla apretadamente. No podía engañarse con el pensamiento de que realmente no era un poco obsesionado. Era capaz de matar, lo había hecho antes de que estuviera en la adolescencia, y ahora, enfrentado al monstruo en que se había convertido, tenía que dejarla. Se merecía un hombre normal, uno capaz de amarla sin posesión, celos y miedo. Era el único regalo que podía darle. Sabía que cuando se marchase, nunca podría existir otra mujer, pero no podía tomarla y mirar como su inocencia y luz lentamente se decoloraban, para ser remplazadas por el miedo de la forma en que lo había sido su madre.
    Briony se revolvió, murmuró su nombre en sueños y se estiró hacia él. Su corazón se comprimió apretadamente. Se inclinó cerca de ella.
    – Una vez que me vaya, Briony, no vengas cerca de mí de nuevo -susurró-. Nunca, porque no seré capaz de dejarte dos veces.
    Sus ojos se abrieron y le sonrieron.
    – Estaba soñando contigo.
    Su estómago se revolvió y se inclinó para besarla. No debería. Lo sabía mejor, pero era malditamente duro tener que irse.
    – Tengo que salir de aquí. Mi viaje me está esperando.
    Ella se sentó, empujando el cabello sedoso, un pequeño ceño en su cara.
    – ¿Es seguro? ¿Estás seguro de que es seguro, Jack?
    – Es suficientemente seguro -se levantó y se puso el rifle alrededor del cuello-. Gracias por todo.
    Briony tragó con fuerza, resistiéndose a la necesidad de aferrarse a él. Por supuesto tenía que irse, pero no había dicho una palabra de verse de nuevo. Ni una. Cogió su mano.
    – Jack -dijo su nombre suavemente-. ¿Cómo vamos a encontrarnos el uno al otro?
    Él retiró la mano, frotándose la palma contra el muslo como si el gesto pudiera simplemente borrarla.
    – No lo haremos. ¿No pensaste que esto fuera a alguna parte, verdad? No soy ese tipo de hombre que se instala con una mujer e hijos en una casa con una valla blanca. Sabías eso cuando entraste. Serías un fastidio para mí.
    Briony nunca apartó los ojos de su cara. Sus rasgos eran marcados y duros, grabados en piedra, los ojos tan fríos como el hielo. Jack no traicionó ninguna emoción. Podía estar mirando a un extraño total. Su corazón se rompió en pequeños pedazos. Escuchó su propio gemido, un largo y prolongado grito de angustia, pero solo fue en su propia mente, y tenía suficiente orgullo para mantener sus escudos vigorosamente para que no pudiera oír el llanto en su cabeza. No podía saber cuanto había puesto en él, cuan estúpida había sido realmente.
    – Ya veo -fue todo lo que pudo sacar. Debería haber mirado hacia delante, haber sabido que sería capaz de alejarse sin una mirada hacia atrás. Mantuvo los ojos en su cara, esperando un pequeño signo de que le había querido decir las mismas cosas que él a ella-. Entonces buena suerte, Jack.
    Se giró lejos de ella, un movimiento abrupto, y salió por la puerta. Ni una vez miró atrás. Briony lo sabía porque lo miró a través de la ventana, todo el camino, hasta que estuvo fuera de la vista. Se sentó en la cama hasta el alba, inmóvil, sin una sola lágrima, sintiendo una sensación de entumecimiento y congelación como si le hubiera arrancado el corazón y se lo hubiera llevado con él. Se sentía estúpida por incluso pensar que tenían algo especial. Jack tomó su regalo de amor y confianza y se lo tiró a la cara.
    Se quedo muy quieta, muy pequeña, deseando que pudiera desaparecer. Se quedó allí en el borde de la cama hasta que Jebediah golpeó la puerta para decirle que era tiempo de enfrentar un nuevo día y otra actuación.

Capítulo 6

    Doce horas antes…

    El equipo de las Fuerzas Especiales de los Caminantes Fantasmas se reunió en la casa de California de Lily Whitney-Millar, hija del doctor Peter Whitney. Se agruparon juntos en la sala de guerra, donde se encontraban regularmente, sabiendo que la habitación era imposible de pinchar.
    – ¿Sabemos si todavía está vivo? -preguntó Kadan Montegue mientras extendía los mapas aéreos de la República del Congo en la mesa.
    – Si hay una persona que tiene una oportunidad para escapar del campamento rebelde y salir vivo de la selva, es Jack Norton -respondió Nicolas Trevane.
    – El general Ekabela es el más sediento de sangre de todos lo rebeldes en la región -añadió el Capitán Ryland Millar con un pequeño suspiro-. Las tropas del general son en su mayoría veteranos en combate. Muchos de sus hombres estuvieron en el ejército antes de que todo se fuera al infierno allí.
    – Me parece que desde que puedo recordar, siempre ha habido un infierno en el Congo -dijo Nicolas-. Ekabela ha hecho mucho daño en esta región, destrozando pueblos enteros y ciudades, cometiendo genocidio, pero es tan elusivo como el infierno y bien financiado.
    – Controla el tráfico de marihuana y tiene un importante patrocinio de alguien aquí en los Estados Unidos. Ninguno de sus prisioneros ha durado más de un par de días. Es particularmente despiadado cuando se trata de torturar. Ken Norton estaba en baja forma y solo lo tuvieron cerca de 10 horas. Ken todavía esta en el hospital -señaló Ryland-. Casi lo despellejan vivo, por no mencionar que cortaron su cuerpo en pedazos diminutos. Si Ekabela tiene a Jack, tiene solo unas horas para escapar antes de que le hagan lo peor.
    Kadan golpeó con un dedo el mapa.
    – Ekabela está en movimiento. No va a arriesgarse con Jack. ¿En que demonios estaba pensando el senador, volando al Congo por una zona restringida? ¿Y que estaba haciendo un científico de los peces gordos militares en una región tan caliente como el Congo?
    – Eso es justo el asunto -dijo la doctora Lily Whitney-Millar. Salió de la esquina donde había estado observando al equipo de Caminantes Fantasma mientras se encontraban juntos para la reunión informativa-. El pequeño jet que fue derribado en el Congo era el mismo avión que estaba en el aeropuerto fuera de Nueva Orleáns cuando la casa de Dalia fue atacada.
    – Lo que es aún más interesante -dijo Ryland-, es que Ekabela no mató al piloto o el equipo científico. Y cuando la escuadrilla del Ken Norton entró en el Congo para rescatar al senador, Ekabela los estaba esperando.
    Kadan levanto la mano.
    – ¿Piensas que Ekabela estaba avisado que el equipo de Caminantes Fantasmas conduciría el rescate? ¿Cómo sería posible?
    Rylan asintió.
    – Estoy seguro. Ken fue capaz de sacar al senador, al equipo de investigación y al piloto. ¿Por qué mantendría Ekabela al piloto vivo? No tenía valor después de todo.
    – Más importante aun -añadió Lily-. El avión bajó con un supuesto problema en el motor, todavía nadie estaba herido, y Ekabela no había torturado ni matado al piloto y al equipo de investigación como normalmente hace con alguien que no tiene un uso monetario o político. Los rebeldes estaban esperando para emboscar al equipo de rescate. Incluso con eso, los Caminantes Fantasmas fueron capaces de sacar al senador, y a los demás, aunque en el proceso, Ken Norton fue capturado. Ekabela no malgastó el tiempo torturando a Ken.
    – Incluso de más importancia es el hecho de que los rebeldes fueron a por Ken, lo escogieron. Eso es por como fue aislado -añadió Logan Maxwell. Era el único miembro de la escuadra de los SEAL de los Caminantes Fantasma. Ken y Jack Norton eran ambos miembros de su equipo-. Estaban esperándolo. Estaba allí. Podrían haber luchado para mantener a sus prisioneros, pero estaban más interesados en coger a Ken.
    – ¿Especialmente a Ken? ¿No solo algún Caminantes Fantasma? -pregunto Lily.
    – Especialmente a Ken -reiteró Logan. Hubo un repentino silencio en la habitación de reunión. Los miembros del equipo de los Caminantes Fantasmas se hundieron en las sillas alrededor de la mesa-. ¿Quién podría haber avisado a Ekabela?
    – No sé cuanto sabes acerca del experimento original del doctor Whitney, cuando primero empezó a usar sujetos humanos para el realce físico y psíquico -le dijo Lily a Logan.
    – Jesse nos informó, ma'am -admitió Logan Maxwell-Sabemos que tomo huérfanas del otro lado del mar, todas chicas, y las realzó primero a ellas. Después perfeccionó su técnica y realzó al primer equipo -gesticuló alrededor para abarcar a los hombres y mujeres-. Y entonces a nosotros.
    – Todos, incluso yo, creíamos que mi padre, el doctor Whitney, fue asesinado. Ya no estamos seguros de que esto sea verdad. Sospechamos que no sólo está vivo, sino que ha realzado su propio ejército personal y conduce experimentos con el permiso de alguien en los militares y alguien muy alto en el gobierno. Creemos que hay una conspiración para crear las armás humanas perfectas y esta conspiración implica a mi padre, quizás el senador que rescataron, y definitivamente a los miembros del ejército y/o otras agencias gubernamentales secretas.
    Logan miró alrededor.
    – Este lugar es un fuerte. ¿Cómo podría Whitney, o alguien más, enterarse de vuestros planes? O nuestros planes, en realidad. Era mi equipo quien primero preparó el plan de rescate del senador y, entonces otra vez, Ken Norton. Nos estaban esperando cuando entramos detrás de Ken. Jack proporcionó el fuego de protección, recibió un golpe y cayó. Nos señaló que saliéramos de allí, y francamente, si no lo hubiéramos hecho, todos estaríamos muertos. Ekabela no estaba jugando a juegos; nos quería muertos. Y querían a Jack. Tratamos dos veces de rescatarlo o recuperar su cuerpo, pero están moviendo los campamentos tan rápido que nuestra información está siempre horas retrasada. El General Ekabela definitivamente trató de matarnos, y tiene trampas en cada campamento que hemos golpeado. Por suerte hemos logrado evitarlos.
    – Lo que refuerza la idea de que Ekabela debería haber matado a todos excepto al senador. ¿Entonces por qué no lo hizo? -preguntó Ryland.
    – Sabíamos todo a través de todos los ordenadores que usamos aquí en la casa y en la Corporación Donovans que perteneció a mi padre. La mayor parte de los programás de software fueron escritos o modificados por él. Los datastores usan un patentado, un formato encriptado. No hay manera de acceder a los datos excepto usando el programa que escribió, aunque los datos crudos podrían ser transferidos manualmente desde sus programás a otro levantándolos por encima de la terminal y transcribiéndolos en otra terminal… pero no lo conseguiría independientemente de que las fórmulas de evaluación estuviera escrito en los códigos del software. Obviamente si estuviera vivo, y hubiera planeado desaparecer, pero quería ver que estábamos haciendo, habría dejado una puerta trasera para controlar los ordenadores. Hay 55 ordenadores aquí en la casa, contando el mío, algunos en el laboratorio y algunos en su oficina, así como el personal en su habitación. Hay alrededor de cien en la Corporación Donovans, donde ambos trabajan. Papá era el accionista mayoritario y ahora la Fundación Whitney lo es.
    – Y necesitas esos datos por lo que no puedes borrarlo todo, ¿Verdad? -preguntó Logan.
    – Exactamente -Lily dio un toque con el final de su lápiz sobre la mesa-. Si alguien pudiera acceder a nuestros ordenadores, conocerían cada movimiento que hacemos. Y podrían hacer conjeturas exactas basadas en los datos recogidos o cualquier movimiento que hacemos -miró a la mujer sentada silenciosamente en la parte de atrás de la habitación-. Flame llamó nuestra atención sobre ello y le debemos mucho. Hemos estado trabajando sobre la suposición natural que mi padre puso puertas traseras en los programás de software. Asumimos que usó la conexión principal de Internet.
    Ian McGillicuddy, un alto irlandés, alzó su mano.
    – No soy muy bueno con los ordenadores, Lily.
    Le sonrió.
    – En realidad, Ian, no te sientas solo. Los uso en una base diaria, y era Arly, nuestro experto en seguridad, y eventualmente Flame quienes detectaron esto. ¿Flame? ¿Quieres explicarle a todo el mundo lo que sigue? Eres la única que se imaginó esto después de todo.
    Flame hizo una mueca y tocó la gorra en su cabeza para estar segura de que estaba en su lugar. Raoul Fontenot se inclinó para morder su oreja y susurró algo que la hizo sonrojarse. Le golpeo fuerte.
    – Eres tan pervertido, Raoul.
    – No me llames Raoul, señora Fontenot -le susurró demasiado alto-. Te lo dije, Gator. Tienen que llamarme Gator.
    – No me llames señora Fontenot -siseó entre dientes, el color subiendo por su cuello.
    – Te casaste con él -señaló Ian con una amplia sonrisa.
    – Fui engañada.
    Flame empujó a Gator para alejarlo de ella, pero no pareció notarlo, no se movió ni un centímetro.
    – Los ordenadores -les recordó Ryland.
    – Lo siento -refunfuñó Flame-. Hay una sola línea de Internet que entra en la casa, un modem de alta velocidad. La línea se conecta con el modem. El modem de turno, engancha con un router, que distribuye la señal de cable a todos los ordenadores. En este caso, el doctor Whitney usó un router elegante de alta calidad y de alta resistencia porque tiene muchos ordenadores. Supusimos que Whitney -miró a Lily- o alguien que conocía su trabajo, trataba de acceder a los ordenadores a través de la conexión de Internet, a través del router. El router tenía un firewall, como cada uno de los ordenadores individuales. Usamos el software del firewall para supervisar cualquier intento de intrusión. Hay intentos aleatorios aquí y allí que puedes esperar encontrar en cualquier ordenador en estos días. Las tentativas fueron fácilmente rechazadas por el firewall y no tenían la clase de modelo sistemático que habría esperado ver si alguien tratase de entrar.
    – Arly y Flame controlaron los ordenadores durante varios días sin la suerte de reconocer evidencia alguna de que mi padre tratase de entrar ilegalmente -explicó Lily.
    Flame asintió
    – Mantuvimos registros diarios con cada ordenador -tomó la libreta de notas, Lily la deslizó hacia ella y la abrió por una página al azar-. Aquí está el registro de acontecimientos de la semana pasada. Hay varios ataques al azar desde diferentes IPs sobre el puerto UDP 25601, como este del martes a las 10:39:17 de la mañana desde la dirección IP 152.105.92.65. O esta el viernes a las 5:23:58 de la mañana desde la dirección IP 59.68.234.64. Todas fueron captadas y detenidas por el firewall y todos eran probablemente videos jugadores de seriousSam buscando compañeros de juego, puedes decir el juego por el puerto por el que trataban de entrar.
    Ian se rascó la cabeza.
    – Sheesh, Flame, y pensé que Lily no podía hablar en inglés.
    Le sonrió con satisfacción.
    – Y pensaste que solo era una cara bonita.
    – Pensé que eras un grano en el culo -dijo-. Ahora sé que eres. ¿Vas a mantener esto sobre mi cabeza, verdad?
    – Puedes estar seguro -Flame tiró la libreta en la mesa-. En cierto punto comprendimos que alguien leía los archivos claves en los ordenadores de Lily. Averiguamos que la última fecha en que se había tenido acceso era muy reciente.
    – Espera -Ian levantó la mano-. Realmente estoy tratando de seguir esto. ¿Cómo puedes saber cuando alguien tuvo acceso a un archivo?
    – Cada archivo de Windows tiene tres sellos de tiempo asociados. La fecha de creación, la última fecha de modificación y la última fecha de acceso. Puedes acceder o leer el archivo sin modificarlo, de ahí la distinción entre último acceso y última modificación.
    – Ok, eso tiene sentido -dijo Ian-. ¿Le cogiste?
    – Lo quiero. Incrementamos nuestra supervisión de los cortafuegos, pero no pudimos reaccionar ninguno de los intentos al azar con la lectura de los archivos. Miramos en todos los sitios habituales donde alguien podría insertar una puerta de atrás en el sistema operativo de Windows, pero no pudimos encontrar ninguna prueba de tal puerta trasera. Estábamos completamente perplejos.
    Lily se rió suavemente.
    – Arly y yo estábamos perplejos. Flame de repente se levantó de un salto y gritó, la puerta de atrás de Hardware. No tenía ni idea lo que eso quiere decir, Ian, por si esto te sirve de consuelo.
    Flame se encogió de hombros.
    – Era tan obvio. Olvidamos la ventaja que el doctor Whitney tenía sobre los demás hacker. Estos son sus ordenadores. Podía hacer cualquier cosa que quisiera con ellos. A diferencia del hacker habitual, no tiene que pasar a escondidas un virus, un gusano, o un troyano por el firewall. A diferencia de los fabricantes del software, no tiene que venderle a alguien el software con una puerta de atrás en él. No, tenía el control completo sobre sus ordenadores. Literalmente podría taladrar un agujero en un lado de su ordenador y pasar un cable creando una llave privada. Todo aquel tiempo que gastamos buscando una puerta trasera del software cuando tenía que ser una puerta trasera del hardware.
    – Entonces se volvió un poco loca -explicó Lily.
    – Muy loca. Sabía que tenía razón, y por una vez íbamos a tener la oportunidad de girar las tornas con Whitney -admitió Flame.
    – Avanzo lentamente alrededor de los ordenadores del laboratorio, levantando cables y siguiendo la red de cables de un ordenador a otro. Entonces sujeto el router y empezó a gritar ¡Mira esto, mira esto! No tenía ni idea a que se suponía que tenía que mirar.
    Flame le sonrió.
    – Tenía uno de muchos cables saliendo de la caja. Sabía que le teníamos por el… -se interrumpió-. Sabía que le teníamos. El sistema de protección de archivos de esos ordenadores está instalado en la red del área local, o LA, para ser capaz de acceder a los archivos desde cualquier otro ordenador, ¿y por que no? Todos son ordenadores del doctor, solo sería el doctor el que trabajase con un ordenador y accediese a otro. Estábamos buscando una intrusión de fuera vía Internet. Todos los firewall nos protegían de intrusiones externas. El doctor Whitney entra haciéndose pasar por uno del interior, como otro ordenador de su propia LAN. Una de las líneas era falsa, y sabía que nos llevaría al doctor. Seguí la línea directa a la pared.
    – Aquí es donde nos ponemos un poco técnicas -dijo Lily.
    – No tanto -le aseguró Flame a Ian-. Descubrimos que el cable de red esta enganchado a través de una caja CSU/DSU por lo que comprendimos que es una línea T3 arrendada. Y antes que preguntes, una caja CSU/DSU es una unidad de Servicio de Canales/Unidad de Servicio de Datos o terminal de servicio digital, y esto es lo que identifica de hecho que es una línea arrendada. Es una conexión muy rápida dedicada a través de las líneas telefónicas. La DSU conecta con la LAN dentro de la casa y la CSU conecta con la línea arrendada.
    Ian frunció el ceño y echó un vistazo alrededor de la habitación.
    – No he cogido eso. ¿La línea pasa a través de la pared y va hasta una línea arrendada? ¿Alquila una línea?
    – Una línea arrendada en realidad esta compuesta por tres partes -explicó Flame-, dos bucles locales y un recorrido largo. El primer bucle local va desde la casa a un POP cercano, que básicamente es el punto de presencia de un portador o portadores de larga distancia. Tiene que tener un bucle local similar que funciona desde cualquier parte donde este el doctor actualmente hasta el POP más cercano a él. Los portadores de larga distancia, uno o más, usan las líneas de teléfono normales que conectan los dos bucles locales. El hecho es que dos bucles locales son completamente seguros, además un equipo especial en la conexión de largo recorrido, garantizan que toda la conexión sea segura.
    – Entonces tiene que estar en el país -dijo Ian.
    – No necesariamente -respondió Flame.
    – Tienen que haber registros de quien arrendó la línea -indicó Kadan.
    – Por supuesto. Daliah entró por la fuerza y nos buscó. No es muy sorprendente descubrir que una importante compañía de Oregón, una en posesión de un jet privado por cierto, un jet capaz de aterrizar en espacio militar restringido en todo el mundo, arrendó esa línea -dijo Lily-. Suficientemente sorprendente, el hombre que firmó el recibo de la compra del jet privado también firmó el recibo de la compra del que se estrelló en el Congo. Ese hombre no tiene un número de la seguridad social o un certificado de nacimiento que podamos encontrar.
    Hubo un pequeño silencio.
    – ¿Es el doctor Whitney, verdad? -preguntó Ian-. Está vivo entonces.
    – No lo sabemos. Seguramente si no es él, es alguien con quien trabajó estrechamente y que tuviera conocimiento de todos sus experimentos -dijo Ryland.
    Lily se aclaro la garganta.
    – No importa con o para quien estaba trabajando mi padre, nunca habría compartido toda la información. Tiene que estar vivo. En mi opinión, está vivo y continúa con sus experimentos -se presionó las manos protectoramente contra el estómago-. Está ahí fuera y nos está mirando.
    Ryland la abrazó, inclinándose para apoyar la barbilla en la parte superior de su cabeza.
    – ¿Pero no podrá vernos ahora?
    Flame asintió.
    – No va a ser capaz de llegar hasta ti, Lily. No hasta ti y ciertamente no hasta el bebé.
    Hubo un murmullo de acuerdo en la habitación y Lily se relajó visiblemente.
    – ¿Cómo lo vas a vigilar? -pregunto Ian.
    – Espero poder acceder a su ordenador tan fácilmente como él accedió a los nuestros. En realidad identifique todos nuestros ordenadores y aislé el suyo, se que tengo el correcto, pero ha rechazado el acceso -sonrió Flame-. Por eso he cambiado de táctica. Sabía que estaba accediendo a ciertos archivos con regularidad. Siguió todas las averiguaciones de Lily y quiso ver los informes puestos al día de cada uno de nosotros -sonrió con satisfacción-. Estuvo particularmente interesado en mi archivo.
    – Que sorpresa, cher -murmuro Gator-. También estoy interesado.
    Su mano acarició su brazo, sus dedos enlazándose con los de ella.
    Flame se relajó, apoyándose contra Gator.
    – Creé una pequeña sorpresa en el mío para el doctor Whitney. Creé un troyano y lo integré en uno de los archivos vistos con regularidad. Primero hice que Lily actualizara mi archivo para atraerlo a que echase un largo vistazo.
    – ¿Qué hace eso? ¿Cómo lo has hecho? -preguntó Ian.
    Flame se encogió de hombros.
    – Asumí que estaba usando Windows XP porque todos los ordenadores aquí son XP. Por eso programé al troyano para que hiciera una cosa. Entrar en los controles del escritorio remoto de su ordenador e hiciese los ajustes para que los usuarios permitidos se conectasen remotamente con este ordenador a través de una LAN. Por supuesto, tenemos que esperar que el doctor lea el archivo infectado con el troyano, entonces sin ser consciente podría activar el programa para nosotros, pero con la actualización de Lily, morderá el anzuelo.
    – Eso es asombroso Flame. ¿Puedes en realidad leer los archivos de su ordenador? -preguntó Ian.
    Flame asintió.
    – Es tan perfecto. Si no se estuviera haciendo pasar por otro ordenador de nuestro LAN, no podríamos darle la vuelta y devolverle el favor usando su control del escritorio remoto, que es la única posibilidad para otros ordenadores de nuestro LAN. Pero ahora que hemos activado el ajuste del escritorio remoto en el ordenador del doctor, tenemos acceso a su ordenador como si fuera nuestro.
    – ¿Entonces en que anda metido?
    Flame asintió hacia Lily.
    – Ella puede explicarlo mejor que yo
    Kadan levanto la mano.
    – Antes que nada, leyendo los archivos, ¿hay alguna manera de identificar positivamente quien nos está espiando?
    Lily sacudió la cabeza.
    – Podemos ver quien esta creando los archivos, pero seguro que reconocí el tipo de notas de mi padre. Le gusta poner todo en números, un tipo de código, y definitivamente hay muchos archivos llenos con números. Para leer los datos, tengo que romper el código. Es raro que sea el mismo en cada archivo.
    Kadan miro a Ryland.
    – Alguien muy alto en el gobierno tiene que estar ayudándole. ¿Cómo de aceptado puede estar Whitney?
    Hubo un pequeño silencio, nadie quería mencionar la sospecha inevitable. Estaban bajo el comando directo de un hombre, el general Ranier.
    Lily sacudió la cabeza.
    – Sé lo que todos están pensando. El general Ranier ha sido un amigo cercano a la familia por años, pero no puede estar envuelto.
    – ¿Por qué no? -preguntó Logan.
    Lily agacho la cabeza.
    – Porque si una persona más que amo está viviendo una mentira y traicionándonos, no creo que pueda sobrevivir.
    Ryland la abrazó y la atrajo contra su cuerpo.
    – Tenemos a Dalia de vuelta y ahora a Flame. Encontraremos al resto de las chicas y tendremos nuestra propia familia, Lily. No importa lo que pase, nos tienes a nosotros.
    – Estoy asustada, Rye -admitió-. Estoy realmente asustada esta vez.
    – No vamos a sacar conclusiones sobre el general Ranier, Lily -le aseguró Kadan-. Y, Logan, tienes tus propias preocupaciones con el almirante que dirige tu unidad. Si tenemos una línea en el ordenador de Peter Whitney, podríamos tener suerte y encontrar por casualidad una indicación de si cualquiera, el general o el almirante, está de alguna manera asociado con el doctor. Mientras tanto, mejor somos muy cuidadosos cuando nuestras órdenes bajen.
    – Para llamarme aquí, debes haber encontrado algo de Jack o uno de mis otros miembros del equipo -dijo Logan.
    Lily respiro profundamente y asintió.
    – Con el propósito de simplificar, vamos a referirnos a quienquiera que este detrás como el doctor Whitney. Muchos de nosotros creemos que está vivo y tirando de los hilos. El doctor Whitney parece estar tratando de unir a las mujeres con las que experimentó primero con los hombres en los que trabajó más tarde. Creemos que está haciendo esto como parte de un plan mucho más amplio. Cada una de las mujeres hasta ahora ha sido tanto psíquicamente compatible como sexualmente atraída por uno de los hombres. Las parejas trabajan bien juntas como una sola arma. Como un equipo, son completamente funcionales en una situación de combate así como son capaces de vivir y funcionar en el mundo, lo que no siempre pueden hacer solos. Dalia, si recordáis, no podía estar fuera del sanitario por una larga temporada, pero con Nico, es capaz de vivir una vida seminormal.
    – Hasta ahora, esa parte no me suena medio mal -dijo Logan con una débil sonrisa.
    – Hay algunos beneficios en el trabajo -dijo Gator, meneando las cejas a Flame
    Ella hizo rodar sus ojos.
    – No tengo ni idea de cómo me metí en esto -le dirigió una pequeña sonrisa a Logan-. Raoul tiene razón, hay beneficios definitivos.
    – Por eso el doctor quiere que los hombres se casen con las mujeres -dijo Logan-¿Cuál es el trato?
    Lily frunció el ceño.
    – Nos hizo a todos nosotros, armás. Juntos, como una pareja, parece que somos capaces de ser más poderosos, se complementan o incluso amplifican los realces. Donde antes, un equipo podía ser enviado y las probabilidades se multiplicaban por diez, imagina cuanto mejor si solo dos personas pudieran ser enviadas a limpiar un lío, especialmente si esa pareja fuera tan poderosa como, o más, que un equipo entero.
    Logan desvió su mirada a Gator y Flame Fontenot y a Nicolas y Dalia Trevane.
    – ¿Pensáis que eso es verdad? ¿Dos de vosotros podrían manejar una misión sin el equipo entero y hacerlo bien?
    Las parejas se miraron el uno al otro, entonces asintieron.
    – No hay duda Logan, dependiendo de que se necesite hacer -respondió Gator-Flame y yo podemos manipular el sonido, y sin usar a Kadan, o a alguien más, como escudo para parar el corredor, sería difícil, pero podríamos definitivamente conseguir hacer el trabajo. Nuestras habilidades se amplifican cuando estamos juntos. Tanto Flame como yo estamos realzados físicamente así como psíquicamente.
    – Nosotros también -dijo Dalia, cogiendo la mano de Nico-. Y como Gator y Flame, trabajamos muy bien juntos.
    Logan suspiro.
    – Ese realce psíquico que todos habéis mencionado…
    – Y sabes perfectamente que todo tu equipo está realzado -lo cortó Lily.
    Logan pasó los dedos por el cuello de su camisa.
    – Es solo dopaje genético. ¿Insertando nuestro propio ADN en nuestras células para inflarlas, verdad?
    – Sería lo que la mayoría de los doctores están haciendo estos días, pero el doctor Whitney dio un paso más -dijo Ryland-. Desarrollo un cromosoma para insertar el ADN y realzar el cuerpo entero tanto físicamente como psíquicamente.
    – Ahora no lo estoy entendiendo -admitió Logan, frunciendo el ceño.
    Lily dio de nuevo en la mesa con el lápiz, el único signo de que su anterior nerviosismo permanecía.
    Logan silbo suavemente.
    – Vale allí. Esto es un jodido gran salto desde los ordenadores a los cromosomas y los mosquitos. Adivino que hay una razón para esto.
    – Encontré un archivo en el ordenador del doctor Whitney que relaciona a Jack Norton y una de las mujeres con la que experimentó primero. Aparentemente Jack y Ken Norton tenían, antes del experimento del realce físico y psíquico, un talento tremendo en ambas áreas. Ambos tienen un entrenamiento militar extenso y son sumamente expertos.
    – Son francotiradores legendarios -ofreció Nicolas.
    – Aparentemente el doctor cree eso también. Ha estado intentando desde hace algún tiempo manipular a Jack Norton para reunirle con una mujer llamada Briony Jenkins. Quiero que notes que Briony es el tipo de planta como lo son Lily, Dalia e Iris -le envió una débil sonrisa de disculpa a Flame por usar el nombre que el doctor Whitney le había dado-. Sabes como le gustaba deshumanizarnos. Ni nombres reales ni fechas de nacimiento.
    – Briony es una de nuestras hermanas perdidas -dijo Flame suavemente, sus dedos se apretaron alrededor de los de Gator-. No la recuerdo. Incluso cuando trato.
    Se frotó las sienes, frunciendo el ceño, tratando de aliviar el dolor de cabeza que siempre acompañaba al intento de recordar a las chicas con las que el doctor Whitney había experimentado.
    – En este caso, Flame -explicó Lily-no pienso que la hayamos olvidado porque trató de borrar nuestra memoria, es porque era muy pequeña cuando la expulsó. En realidad fue adoptada fuera.
    Flame se inclinó hacia adelante.
    – ¿Qué? ¿No es una de sus historias elaboradas para cubrir lo que en realidad hizo con ella? Fingió que Dahlia fue adoptada y la encerró en un sanatorio. Seguramente escribió un cuento fantástico sobre mi adopción cuando todo el tiempo estaba encerrada en un laboratorio dándome cáncer. ¿Estás absolutamente segura de que Briony en realidad fue adoptada por alguien? -hubo un pequeño tirón en la voz de Flame.
    Bajo la cobertura de la mesa, Gator rodeo con el brazo su cintura para consolarla.
    Lily examino sus manos antes de hablar.
    – Mi padre era un hombre que creía en tener tanto control como fuera posible. No fui realzada físicamente, entonces tengo el control del experimento. Briony fue realzado tanto física y psíquicamente, y escogió los padres que quería para ella, una familia de circo que vive en Europa. El padre era ciudadano de los Estados Unidos y la madre italiana. Ya tenían cuatro chicos y querían una hija desesperadamente. También tenían la necesidad de un montón de dinero para comprar junto con sus compañeros el circo.
    Lily miró alrededor de la habitación.
    – Flame y Dahlia fueron criadas en un ambiente cerrado. Briony fue criada con una familia, aunque su entrenamiento estaba directamente supervisada por mi padre. Los informes detallados fueron enviados semanalmente del entrenamiento físico y psíquico de Briony. Era riguroso, aunque seguramente no sufriera en el entrenamiento, pero hubo grandes problemas. Su familia creyó que era autista porque no podía funcionar con gente alrededor. No es un ancla, y su coste es no ser capaz de filtrar el sonido y las emociones de aquellos a su alrededor lo que debe haber hecho de su vida un infierno. Es obvio por sus notas, que Whitney quería ver si, después de haber sido criada en un ambiente cariñoso, Briony tendría las mismas habilidades que Flame y Dahlia. Siente que un niño criado por padres cariñosos puede carecer de determinación. Deliberadamente envió a una niña, que no era capaz de vivir próxima a otros sin sufrir un dolor severo, a un ambiente muy atestado y público para ver si era suficientemente dura. Whitney tiene numerosas anotaciones diciendo que le sorprendió con su habilidad para enfrentarse al dolor continuo. Por lo que he leído, a pesar de los numerosos problemas físicos, actúa con su familia, es extremadamente inteligente, y casi tan bien entrenada como cualquier Caminante Fantasma. Y le proporcionó su propio doctor para su cuidado y diseñó su educación, que sus padres estuvieron de acuerdo en seguir al pie de la letra.
    Los ojos de Lily brillaron con lágrimas por un momento.
    – Creo que mató a sus padres cuando se opusieron a enviarla a Colombia. Jack Norton estaba en Colombia entonces. Los padres comenzaron a oponerse a la continua interferencia de Whitney en sus vidas ahora que había crecido, y escribió que estaban involucrados. Más tarde escribió: problema resuelto.
    Flame presionó los dedos contra su boca, su mano temblaba visiblemente.
    – Tenemos que encontrarla, Lily. ¿Qué quiere Whitney de ella?
    – Quiere un bebé. Quiere un niño producto de Jack Norton y Briony Jenkins. Ha gastado millones manipulando entre bambalinas para juntarlos. Justo en este momento, está en Kinshasa. Les pagaron a ella y a sus hermanos unos honorarios desorbitados para que actuaran en un festival de música allí.
    Hubo un pequeño silencio. Logan lo rompió.
    – ¿Estas diciendo que Whitney esta detrás del accidente del avión del senador en el Congo? ¿Qué fue el que aviso al General Ekabela de que Ken estaba dirigiendo la misión de rescate?
    – Jack se suponía que dirigiría el rescate, ¿recordáis? -corrigió Lily-Ken intervino cuando Jack no pudo volver a tiempo de Colombia. Solo tenías que ver a Jack. ¿Era digno de donar el esperma? Jack es uno de los Caminantes Fantasmas más poderosos. Todos sabemos eso. Tiene talentos extremos, y estoy dispuesta a apostar que Briony combina en todo con él. Jack es el que tenía que ser capturado. Era el único que podría escapar y llegar hasta Kinshasa. Ken fue usado para atraerle hasta el Congo, que es por lo que Ekabela no había matado a Ken inmediatamente.
    – Kinshasa no es un lugar pequeño -apuntó Kadan.
    – El hermano de Briony es un antiguo SEAL de la marina y sirvió con Jack. Tienen una historia. Jack salvó su vida. Diría que el montaje es más que perfecto. Jack va a ir directo a él si ha escapado.
    Kadan sacudió la cabeza.
    – No puedo ver a Ekabela dejándolo escapar por mucho dinero que Whitney le pagase. Ekabela ha querido a Jack por mucho tiempo. Sabe que Jack es capaz de salir y lo querría si la orden cayese. El general va a matarlo. Seguramente Whitney esperaba que lo intentase. Whitney creó las armás finales. ¿Cuál es el uso si no los puede ver actuar? -preguntó Ryland.
    Logan juró por lo bajo.
    – ¿Podemos sacar a Jack?
    – Lo hemos intentado. Golpeamos dos campos diferentes donde se consideraba que había estado retenido. Hacia mucho tiempo que se habían ido. En el último, parecía como si hubiera tenido lugar una guerra. Había cuerpos y mucha sangre, pero ni Ekabela ni Jack.
    – ¿Qué hay de Briony Jenkins? ¿Podemos sacarla?
    – Necesitamos una vía para extraer a Jack. Si la advertimos…
    – Entonces la vas a usar de cebo -la cabeza de Flame se elevó bruscamente, sus ojos tormentosos-. ¿Es eso lo que somos para ti, Kadan? ¿Es lo que es ella? ¿Algo que puedes usar para traer a tus Caminantes Fantasmas?
    Gator puso una mano restrictiva en su brazo, pero no le hizo caso, mirando al otro hombre a través de la mesa.
    Kadan se encogió de hombros con una calma usual.
    – Todos somos Caminantes Fantasmas, Flame. Ni Norton ni Briony son prescindibles en lo que a mi se refiere. Si Whitney ha tomado como objetivo a Briony, tarde o temprano tratara de readquirirla de nuevo. Jack Norton es su mejor apuesta para protegerla. No estoy dispuesto a dejar a ninguno de ellos. Incluso si logramos mandar un mensaje a Kinshasa, y la posibilidad de estar allí antes de eso está por encima de no ser bueno, ¿por qué nos creería?
    – ¿Pero ella no es un ancla? -preguntó Ian
    Lily sacudió la cabeza.
    – No y es sorprendente que haya conseguido existir en el ambiente en el que está. Mi padre ha escrito numerosas notas sobre su habilidad para resistir el dolor y llevar a cabo su misión. En este caso, actuar con su familia enfrente de mucha gente. Es una telépata fuerte como lo son tanto Jack y Ken Norton. Tiene las mismas habilidades que tienen ambos.
    – ¿Cuáles son? -incitó Kadan.
    – Lo que nos devuelve a los mosquitos -dijo Lily-. Los mosquitos pueden sentir el dióxido de carbono y el ácido láctico hasta a cien pies de distancia. Cuando respiramos, los humanos, así como otros mamíferos e incluso los pájaros, emiten estos gases. Los agentes químicos en el sudor también atraen a los mosquitos.
    – ¿Estas diciendo que Jack y esa mujer Briony, pueden hacer eso también? ¿Oler a la gente por la respiración y el sudor? -preguntó Ian.
    – Si. Absolutamente pueden. Ambos tienen el mismo sistema olfativo en sus narices, como tenemos todos nosotros. Los mosquitos tienen receptores que les permiten usar el sistema eficientemente. Briony y Jack ambos tienen receptores -se le escapó una pequeña sonrisa-Aunque sus receptores no son antenas. Los mosquitos también tienen sensores de calor, como Briony y Jack. Y finalmente, pero no por ello menos, los mosquitos tienen sensores visuales.
    – Veo una pauta aquí -Ian dirigió una sonrisa alrededor de la habitación-. No es asombroso que el hombre este a gusto en la selva. Solo puede centrarse en sus objetivos.
    – En realidad tienes razón, puede. También tiene la habilidad de cambiar el color de su piel para armonizar con su entorno.
    – ¿Cómo un camaleón? -preguntó Ian.
    – Contrariamente a la creencia popular, los camaleones no pueden mostrar colores ilimitados y no cambian los colores en una respuesta de camuflaje a su entorno. Su piel cambia en respuesta a la temperatura, la luz y el humor -explicó Lily-. Las hormonas que controlan la melanina contienen células que pueden cambiar la concentración sobre el cuerpo del camaleón, produciendo un patrón de color elaborado. Algunos patrones son buenos camuflajes, mientras otros patrones son a rayas o puntos más llamativos en colores opuestos que señalan el humor del camaleón.
    – Pero los camaleones no tienen la misma piel que nosotros -le señaló Kadan-. Hasta el momento, Whitney no ha introducido ningún ADN ajeno a nosotros, ¿verdad?
    – Un camaleón tiene cuatro capas de piel. La capa más exterior tiene tanto células rojas como amarillas. Dentro de esta capa hay dos capas más, ambas reflejan la luz, una azul y otra blanca. La capa interior es complicada y contiene gránulos de pigmentos llamados células melanóforas. Los melanóforos tienen pigmentos marrón oscuro llamado melanina.
    – ¿El mismo producto que colorea la piel humana de marrón o negra? -preguntó Ian.
    – Exactamente el mismo producto -reconoció Lily-. Los humanos, por cierto, también tienen células de color rojo y amarillo. Por eso si puedes controlar por separado y precisamente los niveles hormonales para cada célula que contiene melanina, podrías crear una amplia variedad de patrones de color dentro de los rangos permitidos por las múltiples capas de células de color.
    – ¿En un humano? ¿Cómo puedes hacer eso? -preguntó Kadan.
    – A través de la distribución de una red de nano-ordenadores asociados con las células que contienen melanina: un tal nano-ordenador.
    Ian se paso una mano a través del cabello rojo.
    – Odio cuando empiezas a hablar así. Me hace sentir estúpido.
    – Cada nano-ordenador tiene un tamaño de unas cien moléculas, y su propósito primario es regular el nivel hormonal de la célula que contiene melanina con la que esta asociado. Tiene una función más, algo como la célula de esperma, si se inyecta en el torrente sanguíneo, encontrará su camino hasta la célula que contiene melanina que no tenga un nano-ordenador y se pega a ella.
    Flame frunció el ceño.
    – ¿Entonces estás diciendo que la idea es inyectar un millón de estos en el sistema sanguíneo, y se separaran distribuyéndose en una red informática, un nano-ordenador por célula? ¿Qué los controla?
    – Los nano-ordenadores cambian el sistema hormonal que les está permitido, y de ahí los colores que estas células manifiestan, cuando son expuestos a un campo magnético o a cierta fuerza.
    Logan estalló con:
    – Maldita sea, Lily, ¿estás segura?
    Ella asintió.
    – Jack y Ken Norton tienen archivos extensos. Son telépatas muy fuertes pero también tienen muchos otros talentos a un nivel menor. Ambos pueden usar la telequinesia. La psicoquinesia, más comúnmente referida como telequinesia, es la capacidad de mover cosas o por otra parte afectar a la propiedad de las cosas con el poder de la mente. Todas las habilidades psíquicas, la verdadera telequinesia es la más rara, y la más difícil de controlar. Lo sé porque tengo un pequeño talento, nada como ellos. Y creo que Briony tiene este talento también. No solo hizo a ambos hombres pruebas fuertes en esta área, fueron realzados incluso más lejos. Han tenido aparentemente la habilidad de comunicarse telepáticamente desde que eran pequeños.
    – Volvamos a la habilidad de cambiar el color de la piel en camuflaje -dijo Logan-. ¿Si necesitan un imán para controlar a los nano-ordenadores, lo llevan con ellos? ¿Y si los niveles hormonales provocan la capacidad, cómo pueden impedir revelar sus cambios bruscos de humor como hace el camaleón?
    – Buena pregunta. Están entrenados con bioretroalimentación [2], y ambos hombres tienen un control asombroso. El doctor Whitney implanto un dispositivo como el aparato de MRI dentro de ambos Norton. Esto irradia un modelo magnético hacia la superficie del cuerpo. El dispositivo responde a una señal mental que los hermanos primero aprendieron en el entrenamiento de bioretroalimentación demasiado, pero debido a su extenso talento, se ha convertido en una segunda naturaleza para ellos.
    – ¿Si Briony fue adoptada, como pudo hacer la misma cosa con ella? Seguramente no tenía esta tecnología cuando la dio en adopción -dijo Kadan
    – Los padres que tomaron el dinero de Whitney creían que era un marido apenado que había perdido a su esposa. Consintieron en educar a Briony de la forma que él quería y pagó todo lo médico no solo para ella sino para toda la familia. Cada vez que estaba enferma, su doctor la trataba. Whitney ha tenido acceso a ella todo este tiempo. Y creo que todavía lo hace. Usan a su doctor cuando ella está enferma. Tiene un montón de problemas debido al hecho de que no tiene un respiro para el continuo asalto de sus sentidos. Francamente estoy sorprendida de que haya sobrevivido tanto sin una avería.
    Hubo un pequeño silencio mientras la enormidad de las implicaciones se asumía. Ryland empujó a Lily en sus brazos y enterró la cara contra su hombro.
    – ¿Qué impacto va a tener esto en cualquier niño?
    – No lo sé. No sé que es lo que ha hecho en el resto de vosotros. Y seguro, no tengo ninguna pista de lo que pasaría si Jack Norton y Briony Jenkins tuvieran un niño juntos. La única cosa que puedo decir con seguridad es que afectará al bebé.
    Lily coloco ambas manos protectoramente sobre la pequeña redondez evidencia de su embarazo.
    – Si Ken Norton lleva el mismo código genético -dijo Kadan-. ¿Por qué es tan importante que Jack, no Ken, se relacione con Briony?
    – Adivino que la reacción de las feromonas es específica entre un hombre y una mujer. Aun no he encontrado una mención de esto en los archivos, pero no hay otra explicación. El doctor Whitney -deliberadamente Lily se distancio del hombre que había conocido toda su vida como su padre-, está buscando una segunda generación de soldados y quiere que Jack Norton y Briony Jenkins le proporcionen uno. Con sus sistemas olfativos realzados, la química entre ellos se saldrá de la gráfica.
    – Bien -dijo Logan-ha mirado al hombre equivocado. Nadie controla a Jack Norton. Es un hombre peligroso y Whitney cometió un error haciéndolo incluso más.
    – Tal vez entonces, Logan, pero si lo que sospecho es verdad, no lo controlaría, estaría a merced de las demandas de su cuerpo, y también Briony -explicó Lily.
    – ¿Cómo ayudaría a los Norton a cambiar de color cuando van vestidos? -preguntó Flame pragmáticamente.
    Lily envió una pequeña sonrisa descolorida.
    – Olvidé contarles acerca de las camisas inteligentes que Georgia Tech está desarrollando para controlar a los soldados y a los pacientes con problemas médicos. El Centro de Sistemas de soldados Natick en cooperación con Crye Precision desarrolló el MultiCam, el sistema de camuflaje para múltiples ambientes. Las compañías tienen una línea de ropa personal así como ropa de combate. La cosa más caliente son espejos microscópicos cosidos en la tela para reflejar el ambiente alrededor de ellos. Nunca adivinarás quién prueba esta ropa.
    – Jack y Ken Norton -dijo Flame-. Por supuesto. Y Whitney pulsó algunas teclas para hacer que pasase.
    – Whitney parece muy experto en pulsar teclas -estuvo de acuerdo Kadan-. Tienes razón. No está solo en esto.

Capítulo 7

    – Estás embarazada.
    Briony sorprendida, miró al doctor.
    – Eso es imposible. Estoy tomando la píldora. Me la prescribiste tú mismo -detestaba al hombre; la manera en que la miraba tan reptiliana, a menudo pensaba que las escamas le saldrían en cualquier momento. Tenía una sonrisa fría, casi satisfecha cuando la miró. No confiaba en él, nunca había confiado. Incluso cuado era una niña, había querido huir gritando de la habitación cuando había entrado. Cuando dejase la oficina, iba a ir al coche y retorcerle el cuello a Jebediah por llamarle. Sólo había estado de acuerdo en venir porque quería algunas respuestas. Esta era definitivamente la última visita que le haría al doctor Spark.
    – Estás embarazada, Briony, de unas ocho semanas. Quizás olvidaste tomar la píldora cuando tenías que hacerlo -le dedicó una sonrisa de tiburón, que nunca alcanzó sus ojos-. El padre estará lleno de alegría.
    Una sombra cruzó su mente. Su cuerpo se puso en alerta, sintió la alarma moviéndose rápidamente a través de ella, pero mantuvo su mirada sorprendida y balanceó su pierna adelante y atrás con agitación.
    – ¿Tony? Estoy segura de que lo estará. Ha querido casarse conmigo desde siempre y esta será su gran oportunidad. Mis hermanos sacarán las escopetas y se pondrán de su lado.
    Por primera vez su sonrisa satisfecha decayó. Sus ojos se volvieron aún más fríos.
    – ¿Tony?
    Se encogió de hombros, tratando de parecer casual.
    – Uno de los entrenadores de tigres. Hemos tenido una relación estable durante un tiempo -le miró directamente a los ojos, determinada a seguir con la mentira sólo para ver su reacción, porque algo no estaba bien y tenía un mal presentimiento de que estaba en más problemas que estar embarazada.
    ¿Embarazada? ¿Era realmente posible? ¿Le estaba mintiendo? Estaba enferma todo el tiempo, incapaz de tomar cualquier comida. No se sentía como si le estuviera mintiendo, pero nunca podía decirlo con el doctor, incluso si su mente no estuviera escudada de ella.
    Spark se aclaró la garganta.
    – Pensé que me dijiste que no podías ser tocada y dudaba que alguna vez tuvieras una relación. ¿Ha mejorado esto?
    Se frotó las sienes. Divertida, con el doctor no sentía dolor, pero un zumbido extraño en su mente siempre persistía cuando estaba cerca de él.
    – Los ejercicios ayudaron mucho y he estado trabajando con la bioretroalimentación y la meditación -esa parte era verdad, pero ninguna cantidad de meditación la liberaría del dolor lo suficiente como para permitir a una relación cercana con nadie que no fuera Jack, y nunca iba a pensar en confiar nuevamente en él con su corazón. Intentó una pequeña sonrisa, siguiendo la mentira-. Por alguna razón, cuando estoy con Tony, no está tan mal, aunque no sé si casarme con él.
    – ¿Quieres quedarte con el bebé entonces? -preguntó el doctor Sparks, mirándola de cerca.
    Reprimió la primera respuesta. Por supuesto que iba a quedarse con el bebé -quería al bebé, incluso si su padre era un completo bastardo. Era bastante capaz de cuidar sola de un niño. Se encogió de nuevo.
    – Lo pensaré. No había pensado en tener un bebé justo ahora, o alguna vez en realidad. Mis hermanos van a volverse locos conmigo, por eso no le voy a decir nada a nadie hasta que decida.
    El doctor Sparks se alejó de ella y abrió un armario.
    – Avísame, Briony, y seguramente pueda ayudarte con lo que decidas. Mientras tanto, necesitarás atención prenatal, sólo en caso de que decidas que quedarte con el niño -dándole la espalda, la miró sobre el hombro, ocupándose con una jeringuilla-. ¿Ha venido alguno de tus hermanos contigo? Quizás si hablase con ellos entenderían que será difícil para ti mantener una relación por algún tiempo.
    – No, vine sola -no tenía ni idea de por qué mentía. Jebediah la había traído, asustado de que estuviera tan enferma como para quedarse en la carretera, o más probablemente, con miedo de que en realidad no viera al doctor. Sus ojos estaban en la cara de Spark cuando se giró, y su corazón salto con miedo. Sus rasgos reptilianos parecían cercanos a un alien, distorsionados con una especie de regocijo fanático mientras se acercaba con la aguja. Briony retrocedió-. ¿Para qué es eso?
    – Vitaminas, para ti y el bebé. Pareces un poco pálida. No quieres defectos de nacimiento si decides que vas a tener al bebé después de todo.
    Inhaló y supo que no había vitaminas en la jeringuilla.
    – Atrás, doctor Sparks, no quiero recibir una inyección de nada -estaba en peligro, cada sentido en alerta. La adrenalina fluyó por su cuerpo, corriendo a través de sus venas con un conocimiento certero.
    – No seas tonta, querida; esto es necesario y es sólo un pequeño pinchazo. Has tenido puntos de sutura mucho peores que esto.
    – Tal vez, pero me voy a marchar ahora sin un pinchazo. Si necesito vitaminas, las tomaré por el método antiguo, sin receta médica en forma de pastilla.
    El doctor Sparks alzó la voz.
    – Luther, ¿puedes venir aquí, por favor?
    La puerta se abrió de golpe y Luther bloqueó la única salida. Era grande, y Briony supo inmediatamente que estaba realzado. Tal vez era su olor, pero más probablemente sentía el realce de la misma manera que la sintió en Jack. Briony inhaló bruscamente y se encontró frunciendo el ceño. Había algo con respecto a Luther que la repelía.
    – Quédate quieta, Briony; no tenemos que hacer esto más duro de lo necesario -dijo suavemente el doctor Sparks, todavía sonriéndola.
    Luther la sonrió abiertamente.
    El mono y el reptil, pensó un poco histéricamente.
    Briony mantuvo su mano en alto como si rechazará al doctor, su mirada en Luther, su mente trabajando para encontrar una forma de salir de la habitación.
    – ¿Qué es exactamente esto? Y no me digas que vitaminas ¿Qué está pasando?
    – No puedo dejar que salgas corriendo y abortes. Creo que te calmaremos hasta que seas más razonable.
    Sparks caminó acercándose.
    – Soy más que razonable -dijo Briony-. No lo entiendo. -bajó la mano como si se rindiera, pero mantuvo su mirada en el hombre grande en el camino a la puerta.
    – Eso es, buena chica.
    – Incubadora querrás decir -dijo Luther con una pequeña sonrisa satisfecha-. Incluso me ofrecí para ser el donante.
    El doctor Sparks miró a Luther. Briony pateó fuerte mientras Sparks volvía su atención lejos de ella. Tiró la jeringuilla de la mano del doctor cuando el se agachó, gritando y agarrándose la ingle.
    La sonrisa satisfecha desapareció de su cara, Luther se apresuró hacia ella, saltando sobre el doctor, con los brazos extendidos para agarrarla. Estaba agradecida por su tamaño más pequeño, lo que le permitía realizar toda clase de trucos aéreos, y deslizarse por pequeños espacios. Usó la camilla para empezar, subiendo y pasando sobre el brazo que se estiraba hacia ella, y apuñalando a Luther con la jeringuilla. No pudo empujar el émbolo para liberar el líquido, líquido que estaba segura era una droga que dejaba inconsciente, pero logró completar un salto mortal completo en el aire y dio una patada, atravesando la ventana con los pies por delante. Protegió al bebé con una mano y su cara con la otra, mientras sus pies empujaban la mayoría de los cristales a la calle.
    Aterrizó de cuclillas, se levantó y corrió hacia el aparcamiento. Luther era muy grande para pasar a través de la ventana, pero lo suficientemente fuerte para romper el marco. Lo escuchó jurar mientras golpeaba el pavimento.
    – Pon en marcha el coche, Jebediah -gritó, poniendo tanta urgencia y mando en su voz como pudo.
    Afortunadamente Jebediah, sentando en el asiento del conductor, lanzó el periódico, encendió el coche y abrió la puerta del pasajero.
    – ¡Vamos! ¡Vamos! -ordenó, gesticulando con las manos, corriendo a toda velocidad hacia el coche. Se lanzó en el asiento mientras él quitaba el freno. Cerrando de golpe la puerta, miró hacia atrás para ver a Luther corriendo hacia un vehículo con dos hombres en él. Tenía un arma en el puño y furia en la cara-. ¡Deprisa, Jeb! Viene detrás de nosotros. Tiene un arma.
    Jebediah no preguntó, pero reaccionó de la manera que sabía que lo haría, afrontándolo sombrío, conduciendo como un profesional, saliendo de la calle principal en el momento que pudo y tomando una ruta de vuelta hacia las tierras del circo a través de calles estrechas.
    – ¿Qué demonios esta pasando, Bri? -demandó Jebediah mientras corrían carretera abajo.
    – Spark trato de drogarme -dijo-, no sé que quería, pero tiene algo que ver con el bebé. -se presionó ambas manos sobre el estómago.
    La miró duramente, la sorpresa escrita en su cara.
    – ¿El bebé? ¿Qué bebé?
    – Estoy embarazada.
    – No puedes estar embarazada. Nunca has estado con nadie. ¿Dónde demonios he estado? ¿Y por que Sparks te drogaría por el bebé? Mira en el pequeño compartimiento bajo mi asiento y saca la pistola y la munición. Deprisa, Bri.
    – No sé, Jeb, pero me preguntó si estabas conmigo y tuve el presentimiento de que podrías estar en peligro también -Briony encontró el arma y metió deprisa el cargador. Se la dio a su hermano. Había un cierto consuelo en ser inundada por sus emociones. No había duda de que Jeb la quería y quería protegerla-. Algo no está bien con mi adopción y la historia que les dieron a Mamá y Papá. Creo que quienquiera que sea esa gente, asesinaron a Mamá y Papá también -mantuvo la mirada pegada a la luna trasera-. Por mí.
    La mandíbula de Jebediah se tensó.
    – Quienquiera que asesinara a Mamá y Papá es el responsable, Bri, con toda certeza tú no, y no quiero oírte insinuar eso de nuevo. Ellos te quisieron cada instante tanto como lo hicieron con nosotros. No tuvieron remordimientos por adoptarte. Ninguno en absoluto, ni ellos ni nosotros. Maldita sea, Briony -golpeó el volante con la palma-. Debería haberme dado cuenta. Sabías que algo estaba mal. Siempre lo supiste. No quise saberlo -juró de nuevo-. ¿Cuántas armas hay atrás?
    – Sólo veo al hombre que Sparks llamó Luther con un arma, pero Sparks probablemente tiene una también. Siempre he detestado a esa serpiente. Me dio las píldoras anticonceptivas. Toda mi medicación venía a través de él, no de una farmacia. ¿Cómo puedo estar embarazada con píldoras anticonceptivas? ¿No le molesta eso a nadie excepto a mí? ¿Por qué un doctor volaría para verme cada vez que lograba coger un constipado?
    – No cogías constipados, Briony. No has tenido uno en tu vida; eso es por lo que estaba tan preocupado porque estuvieras enferma ahora. No tuviste la gripe ni las enfermedades infantiles. Mamá y Papá consintieron en permitir que el doctor Whitney cuidase de tu salud. Era parte del contrato de adopción y siempre he insistido porque eres tan diferente y otro doctor podía no ser capaz de tratarte adecuadamente. Sparks conocía tu historia, sabía como tratar tus circunstancias especiales -todo el tiempo que habló para mantener la calma, Jebediah condujo por las calles con la precisión de un conductor de carreras, con la pistola en su cadera.
    – Y eso es otra cosa. ¿Por qué soy tan diferente? Conocía mi historia muy bien, mucho más de lo que nos contaba.
    – Ambos Whitney y Sparks dijeron que tenías un tipo de autismo, que es por lo que no podías conectar con la gente.
    – Conectaba, Jebediah. Te quiero, a Mamá y Papá y a los otros chicos. Sabes que lo hago. Siento dolor cuando estoy demasiado cerca. Te puedo decir lo que estas pensando, no exactamente, pero tus emociones. Justo ahora estás asustado, te sientes culpable y estas enfadado porque Sparks tratase de secuestrarme. Crees que tenías que haber visto el peligro hace tiempo.
    – Debería haberlo hecho -giró el volante y tomó una carretera sucia lejos de la ciudad-. Tengo algunas conexiones, Briony. Veré lo que puedo desenterrar sobre Sparks y Whitney. Mamá y Papá guardaron todos los papeles originales pertenecientes a tu adopción en la caja fuerte del trailer. Echaré un vistazo y veré si algo en los papeles puede ayudarnos a solucionarlo. ¿Y quién demonios te ha dejado embarazada? No sabía que salías con alguien.
    Se encogió de hombros, teniendo cuidado de evitar encontrarse con sus ojos.
    – Tenía curiosidad, pensé que no podía quedarme embarazada, y dormí con un tipo caliente solo para ver como era.
    – Eso no suena a ti. ¿A quien estas protegiendo? ¿Tony? ¿Randall? ¿Cuál? Tienen que asumir alguna responsabilidad.
    Briony se echó a reír.
    – ¿Sabes lo ridículo que suena cuando tenemos a alguien tratando de drogarme y tal vez secuestrarme? El hombre grande me llamó incubadora -cerró los ojos brevemente-. Dijo que se presentó voluntario para ser el donante.
    Jebediah golpeó el volante con la palma.
    – Eso no tiene sentido, Briony. ¿Qué quieren de ti?
    – Mis diferencias tal vez. Jack Norton me dijo que se suponía que Whitney estaba muerto, que fue asesinado el año pasado, pero todavía le enviamos actualizaciones y el doctor Sparks todavía venía también. ¿Recuerdas el año pasado cuándo me dijo que era tan importante trabajar más duro sobre mis habilidades en el agua? Y justo después de que Mamá y Papá fueron asesinados, me ordenaron ir a Colombia para algo estúpido. Me negué. Era la primera vez que les negaba algo, pero no podía funcionar después de encontrar los cuerpos.
    Jebediah la miró.
    – Tenía miedo por ti. Estabas casi comatosa. Por supuesto les dije que no. Y más tarde, cuando hicieron el entrenamiento en el agua, casi te ahogaste por permanecer bajo el agua tanto tiempo. Eras una ruina. ¿Por qué no me cuestioné nada de esto? ¿Qué está mal conmigo?
    – Mamá y Papá permitieron el entrenamiento; nunca cuestionarías su juicio. Una pregunta mejor sería ¿por qué era el entrenamiento tan importante para ellos? Me querían para algo, Jebediah -su mano masajeó el estómago-. O a mi bebé.
    Su hermano le lanzó una mirada aguda.
    – ¿Y qué sabe Jack Norton acerca de Whitney? No estás manteniendo correspondencia o viéndote con él, ¿verdad?
    – No tengo una pista de donde está y no lo he visto desde que dejo Kinshasa. Hablamos mucho, eso es todo.
    – No es un hombre del que quieras estar alrededor, Briony -le advirtió Jebediah.
    – Pensé que era tu amigo.
    – Los hombres como Jack Norton no tienen amigos. Nos conocemos el uno al otro. Le respeto, pero es peligroso y no le quiero en ningún lugar cerca de ti.
    – Nunca he entendido por qué usas esa palabra siempre que su nombre sale. ¿Significa esto que de repente estalla en ataques de rabia y dispara a la gente? Estoy embarazada; no es como si fuera a querer tener sexo alucinante conmigo.
    Jebediah se estremeció.
    – La última cosa que un hermano quiere escuchar es que su hermana esta teniendo sexo alucinante. Jesús, Bri -traspasó las puertas de la "ciudad" del circo y condujo directo hacia su trailer. Le indicó que se quedara y salió, dejando el coche en marcha mientras sondeaba el área alrededor-. Deslízate en el asiento del conductor y si no salgo de la casa en un minuto, sal. Vete de aquí, y llama a este número -garabateó un número de teléfono de los Estados Unidos en una servilleta rasgada-. No confíes en nadie más.
    Briony asintió y se sentó detrás del volante, la ansiedad precipitándose por ella. Por una vez Jebediah la creyó, en vez de insistir en que estaba paranoica y sólo eso era claramente espantoso. Estaba aliviada cuando sacó la cabeza por la puerta del remolque y gesticuló para que entrase. En el momento en que estuvo en la casa, Jebediah cerró de golpe la puerta y le ordeno a Tyrel echar un vistazo fuera.
    – Vendrán por ella -Jebediah le dijo a los hermanos-. Recoged ahora. Vamos a tener que salir rápido. Coged todo lo importante y abandonad el resto. Seth, saca el alijo de armas; vamos a necesitarlas. No digas nada más sobre esto. Briony, ponte en movimiento, cariño; no tenemos mucho tiempo.
    – La lluvia está empezando a caer de verdad -dijo Ruben-. Esto nos ayudará si estamos en la carretera.
    – ¿Qué les diremos a los demás? -preguntó Seth.
    – Absolutamente nada. No queremos poner a nadie más en peligro -contestó Jebediah-. El bastardo grande empuña un arma. Nuestra gente aquí no podrá decirles nada si no saben nada.
    – Su nombre es Luther -la mano de Briony revoloteó hasta su garganta-. ¿Crees que me va a disparar?
    – No, cariño, va a dispararme a mí.
    Los ojos de Briony se abrieron con sorpresa.
    – Jeb, no puedes quedarte conmigo, ninguno de vosotros. Alguno podría salir herido, o peor, asesinados como Mamá y Papá.
    – No te hagas la tonta con nosotros -dijo Ruben-. Quienquiera que sea esa gente, lo arreglaremos -lanzó los archivos en un petate y se lo tendió-. Mete algunas ropas aquí y vámonos.
    – No puede llevar nada pesado -objetó Jebediah-. Está embarazada.
    – ¿Cómo? -exigió Seth.
    – ¿Quién? -rugió Ruben.
    – Oh, por Dios. -Briony giró los ojos-. Cogeré mis ropas.
    – Deprisa -urgió Jebediah.
    Se apresuró a la habitación, ignorando a Ruben gritando preguntas detrás de ella. Mientras llenaba de ropa una bolsa pequeña, escuchó a sus hermanos discutiendo sobre dónde ir. La lluvia caía a un ritmo estable, añadiéndose al color gris oscuro de su mundo. Costase lo que costase, sus hermanos la protegerían, y tenía el terrible presentimiento de que si Whitney la quería de vuelta, no podría detenerlo hasta que la tuviese, aunque tuviera que pasar sobre cada miembro de su familia.
    Los gritos perforaron la noche, y los tigres rugieron un desafío. Briony se pudo rígida, la adrenalina invadió su cuerpo. La lluvia caía con mucha fuerza y los tigres continuaron, un malestar constante, sus voces amenazadoras, llevándolas a través de la ciudad del circo.
    Los gritos agudos aumentaron, la impulsaron a la acción. Corrió hacia la puerta.
    Jebediah la detuvo.
    – Quédate aquí. Vamos a averiguar que está pasando. Tyrel está haciendo un barrido alrededor de las casas.
    Sus hermanos corrieron hacia las jaulas de los animales para ayudar con cualquier emergencia que hubiera. Tan pronto como estuvieron fuera de la vista, la puerta de atrás se estrelló abierta. Briony no esperó a ver que pasaba o quién estaba allí. Salió corriendo por el frente detrás de ellos. Briony se negó a gritar, esperando no poner a Tyrel en un posible peligro. Era muy rápida y tenía una buena oportunidad de alcanzar a Jebediah.
    La lluvia cayó sobre ella, mojando su pelo y su ropa mientras se precipitaba hacia el sonido del desastre. Cuando pasó a toda velocidad por delante de los arbustos azotados por viento, un enorme hombre surgió de los arbustos, dirigiéndose hacia ella. Luther. Y no estaba solo.
    Briony casi corre hacia el segundo hombre, cambiando de dirección para evitarlo, y se encontró atrapada entre el hombre y el siguiente trailer. Se detuvo y se giró para enfrentarlos, con resolución en su cara. Mantuvo los pies en línea con los hombros, manteniéndose de lado para presentar un objetivo más pequeño, una mano se mantenía flojamente sobre su cintura y la otra gesticulaba mientras hablaba.
    – ¿Qué quieres Luther? -miró hacia sus manos. Estaban empezando a sacudirse y sentía su cabeza aplastada, como en un torno. El miedo era muy severo para ser sólo las emociones de los dos hombres, pero podía sentir la reacción violenta de la muchedumbre cerca de las jaulas de los tigres.
    – A ti. Sólo ven con nosotros ahora y nadie más tiene que salir herido.
    Había algo vagamente familiar en él, algo fuera de su alcance.
    – ¿Qué has hecho? -su estómago se apretó y presionó la mano protectoramente sobre el bebé.
    – Tu novio no se sentía demasiado bien cuando le dimos un lugar donde dormir -dijo Luther. Se frotó el hombro donde ella había clavado la aguja-. No va a ayudarte con el bebé, así que mejor te preparas mentalmente para venir con nosotros o no tendrás a ninguno de tus supuestos hermanos vivos tampoco.
    Respiró profundamente y miró hacia las jaulas de los animales donde la multitud se había reunido.
    – ¿Heriste a Tony? -tenían que haberlo hecho, o no estaría tan violentamente enferma. La sangre empezó a gotear por su oído derecho.
    – Basura sin valor. Podrías haber elegido a una docena de hombres para el padre de tu hijo. Hombres que merecían algo. Por qué demonios escogiste a ese gigoló está más allá de mí -gritó como una chica.
    La boca de Briony se secó.
    – ¿Por qué lo heriste?
    – No tenía derecho a tocarte.
    – Él… -se calló bruscamente. No se atrevió a decirles que Jack Norton era el padre de su hijo. Podrían decidir matarlo-. Esto es una locura. No entiendo nada de esto -se limpió el pequeño trazo de sangre de su oído.
    – Venga. No quieres a tus hermanos heridos -dijo el otro hombre, un vestigio de simpatía en su voz-. Sólo ven con nosotros y nadie más morirá. Te lo explicaremos todo. No puedes soportar mucho más esto. ¿Y si tienes un ataque? Eso heriría al bebé.
    – No seas amable con ella, Ron, es una fiera -le advirtió Luther.
    – ¿Está muerto? ¿Le matasteis? -Tony era un hombre generoso con una sonrisa lista que lanzaba sin queja donde se necesitase-. ¿Por qué haces esto? -se frotó la palpitante cabeza. Por supuesto que lo habían hecho, porque lo había nombrado como el padre de su bebé. Había apuntado a la cabeza de Tony con un arma por su declaración irreflexiva-. ¿Por qué Whitney quiere a mi bebé? -iba a enfermar en otro minuto si la presión de su cabeza no aflojaba. Su visión estaba empezando a enturbiarse.
    Ron tendió una mano.
    – Vamos. Sabes que no te van a dejar corretear suelta cuando eres tan valiosa para ellos.
    Briony empujó hacia atrás su pelo alisado por la lluvia y se froto los ojos para tratar de aclarar su visión.
    – Está bien. Soy valiosa. El bebé es valioso. Supongo que eso significa que no puedes usar la pistola conmigo.
    – Puedo dispararte en la pierna -advirtió Luther-y después de aquel truco en el que me tiraste la jeringuilla, me divertiré. Trae tu culo aquí ahora mismo.
    Briony sacudió la cabeza.
    – No lo creo. Ven y cógeme.
    – Nadie quiere herirte -dijo Ron-, sólo terminar con esto. Métete en el coche y lo resolveremos.
    Luther empuñó el arma y apuntó más allá de Briony.
    – Tu hermano esta viniendo por ese camino, y seguro como el demonio que no me importa dispararle. Métete en el coche ahora.
    Briony giró la cabeza para ver a Tyrel apresurándose a través del aguacero hacia ella. No había tiempo para nada excepto la acción, y lo asumió, haciendo una pirueta a través del suelo, se agachó para barrer las piernas de Ron de debajo de él. Mientras caía, volvió a levantarse y le pisó con fuerza la muñeca, invirtiéndose para patear su rodilla, esperando incapacitarlo.
    El arma salió volando y saltó para usar un segundo salto mortal. Fue capaz de sacarla y continuar hacia adelante hacia su hermano.
    – ¡Cógela! -tiró el arma. Con los tremendos reflejos con que estaban dotados los Cinco Voladores, Tyrel cogió el arma en el aire, empujando a su hermana tras él mientras retrocedían hacia su propio trailer.
    – No podemos quedarnos atrapados, Tyrel -le advirtió.
    Luther arrastró a Ron a la cubierta de los arbustos y envió un tiro de advertencia que roció hojas sobre ellos.
    – Sólo entrégala y nadie resultará herido -dijo.
    – ¿Realmente mataron a Tony? -los temblores sacudieron el cuerpo de Briony por la violencia que se precipitaba en los espacios a su alrededor. Las emociones obstruyeron su respiración y palpitaron en su cabeza. Se inclinó y vomitó, incapaz de detener los calambres de su estómago.
    Tyrel siguió empujándola detrás de él con un brazo mientras se retiraban.
    – Alguien le golpeó la cabeza y lo lanzó a uno de los tigres -contestó sombrío su hermano.
    – Malditos. Les dije que Tony era el padre de mi bebé. No debería haber hecho eso, Tyrel. No debería haber dicho nada -profundamente en el interior se estaba desmoronando, haciéndose pedazos, incluso gritando. Era directamente responsable de la muerte de Tony, y una gran parte de ella estaba segura de que estaba conectada con la muerte de sus padres-. Tal vez debería irme con ellos. Si me quedo contigo, trataran de matarte, a Seth, a Ruben y a Jebediah.
    – Cálmate -dijo bruscamente Tyrel-. ¿Crees por un minuto que les dejaremos alejarte de nosotros? Mantente tan lejos de esto como puedas. Estás realmente enferma. En otro minuto vas a caerte, Bri, y no puedo cuidarte y mantenerlos alejados.
    Briony retrocedió hasta que alcanzó el borde del trailer. No permitiría que su incapacidad comprometiese la seguridad de Tyrel. Respiró profundamente, lo dejó salir e ignoró los fragmentos de cristal perforando su cráneo. Quería a Tyler, y Luther se iría al infierno si contaba con que se derrumbase bajo presión. Miró hacia el techo mientras Tyrel intercambiaba otro disparo con Luther. Alguien oiría los disparos y vendría corriendo justo en medio de una zona de guerra.
    – Voy a subir al techo, Tyrel, y me pondré detrás de él.
    Él la miró, su expresión furiosa, protectora. Podía ver el sudor en su cuerpo, el costo que la violencia se estaba cobrando en ella. El dolor atravesó a Briony, pero al mismo tiempo se sentía humillada por pensar que a pesar de sus dones especiales y sus capacidades, sus hermanos tenían que protegerla porque era incapaz de usar su rapidez o su agilidad o su puntería.
    – No, no lo harás. Esta gente va en serio. Seth, Ruben y Jebediah estarán aquí en cualquier momento y te sacaremos de aquí. Sólo quédate aquí.
    Luther se estaba moviendo, tratando de encontrar un mejor ángulo sobre Tyrel. Briony no podía pararse a pensarlo, las emociones de todos los hombres la estaban hundiendo. Rabia. Determinación. Luther tenía ansia por destruir, por matar. Estaba realmente enfadado con ella, no por lo de la jeringuilla, sino porque el pensamiento de que Tony fuese el padre del bebé era de algún modo un golpe para su ego. No tenía sentido para ella, pero lo difundía alto y claro.
    Briony se agachó y saltó directamente al techo, agazapándose para permanecer fuera de la vista, corrió ligeramente y saltó a la siguiente azotea y luego a la siguiente. Desde su punto aventajado pudo ver a la multitud reunida alrededor de la jaula y Randall, el otro entrenador dentro. Jebediah permanecía fuera con un arma tranquilizante y el tigre tendido de lado pesadamente, la cabeza colgando por el disparo tranquilizante. Randall se inclinó para separar el cuerpo de Tony del enorme gato.
    Debajo de ella y a su derecha estaba Luther. Estaba tumbado en el suelo, sujetaba el arma con ambas manos, los brazos extendidos, determinado a alinear un disparo sobre Tyrel.
    Al su lado, Ron maldijo y gimió, sujetándose la rodilla.
    – Creo que mi pierna esta rota. Me rompió la pierna, Luther.
    – Idiota. ¿Por qué crees que la escogieron como la madre el niño? Te lo advertí, pero tuviste que enamorarte de sus grandes ojos negros -escupió Luther con desprecio-. Ve al coche y mantenlo encendido. Necesitaremos salir de aquí rápido. No podrá aguantar mucho más, y cuando le dispare a su hermano, va a caer duro. He estado estudiándola por algún tiempo.
    ¿Luther la había estado estudiando? ¿Pensó que conocía sus capacidades y sus debilidades? Briony se limpió una mancha de sangre de su boca con el dorso de la mano. No conocía la primera cosa sobre su determinación. El hombre no iba a matar a sus hermanos, y seguro que no conseguiría a su bebé. Estaba tumbada en el techo, anclándose mientras el viento y la lluvia la acuchillaban, volviendo el techo resbaladizo.
    Briony se concentró en el arma en las manos de Luther. Ron empezó a volver poco a poco a través del arbusto, hacia el coche en marcha a unos pocos metros. Arrastraba su pierna, maldiciendo cada pocos pasos. Rechazó permitir que su mente vagara, manteniendo un sólo pensamiento, una acción, todo su ser concentrado en el objeto de metal que Luther agarraba tan fuertemente.
    El metal parecía oscuro en la lluvia y las sombras, pero mientras continuó mirando, brilló levemente. Luther de repente juró y la lanzó a la hierba. El arma brilló con indicios de amarillo y naranja a través del gris de la lluvia. Luther miró alrededor, una pequeña sonrisa apareció de repente.
    – Eres buena. Mejor de lo que pensé o esperé. Ven a casa donde perteneces.
    La voz fue lanzada baja, y la vibración recorrió su cuerpo anudando su estómago. La alarma se extendió por ella. ¿Qué estaba haciendo? Era un ataque, pero no sobre ella, sobre el niño no nato.
    – Páralo -sintiendo desesperación, Briony presionó una mano cubriendo al bebé y se agarró al techo con la otra para no deslizarse.
    – El bebé debió de ser mío. Ven conmigo o no pararé y el niño inútil que llevas va a morir.
    Briony no se molestó en discutir. Podía sentir la resolución de Luther. No pararía hasta que tuviera a Briony. Apartó su miedo por el bebé y por ella misma y se concentró de nuevo en el arma.
    – Harías mejor en escucharme. Sé que puedes oírme. Estabas prometida a mí, quiero decir para mí. Entra en el coche o voy a matar a tu hermano. Sabes que puedo hacerlo también.
    El arma empezó a moverse en la hierba, empezó a alzarse, y cayó a la tierra. Briony respiro profundamente y forzó la calma en su mente. No importaba lo que él estaba pensando, sintiendo o diciendo. Sólo el arma importaba. Era la única cosa en su mundo. Se alzó lentamente, se dio la vuelta hasta que el cañón estuvo apuntando directamente a Luther.
    Lo más difícil era mantener el arma levitando mientras se concentraba en el gatillo. En realidad nunca había disparado de esta forma, pero todo era posible.
    Luther giró la cabeza, su ojo captó el movimiento. Rodó fuera de la línea de fuego, su mano culebreo tan rápido que fue un borrón, golpeando el arma de vuelta al suelo.
    – Deberías haberme escuchado.
    Briony vio la determinación en su cara mientras se deslizaba en los arbustos. Iba tras Tyrel. Sin vacilación. Rodó hacia atrás, directa al borde del techo, girando en el aire de la forma que lo haría durante una actuación, para caer sobre sus pies. Se apresuró por la esquina del trailer y corrió hacia su hermano.
    Luther salió de las sombras, golpeando el arma lejos de la mano de Tyrel, el cuchillo brillaba cuando cortó brutalmente su yugular. El cuchillo falló por media pulgada cuando Tyrel se echó hacia atrás. Hizo un par de volteretas para poner varios pies de distancia entre ellos, pero Luther fue igual de rápido, cubriendo la distancia de un sólo salto, el cuchillo apuñalaba deprisa, una y otra vez, cortando los brazos de Tyrel mientras este trataba de defenderse contra un ataque increíblemente rápido.
    La sangre salpicó en todas direcciones, las gotas golpearon a Briony cuando salió del jardín para golpear a Luther con el canto de la mano en el pecho, poniendo su peso detrás y usando cada onza de adrenalina y fuerza realzada que tenía. La apuñaló con el cuchillo mientras caía. Briony sintió la mordedura de la hoja a lo largo del antebrazo, pero se mantuvo yendo directa a él, pateando sus manos para tratar de deshacerse del cuchillo. Erró su brazo, pero lo clavó en sus costillas.
    Mientras atacaba de nuevo, captó un movimiento por el rabillo del ojo. Ron emergió, cojeando, el arma en la mano. Briony saltó hacia Tyrel, tirándolo hacia atrás mientras Ron disparaba varias rondas en rápida sucesión. Briony y Tyrel golpearon el suelo, rodando lejos para protegerse.
    Luther se levantó y miró hacia las jaulas de los animales, donde la gente estaba empezando a girar la cabeza.
    – Esto no ha acabado -gruñó Luther-, y cuando consiga poner mis manos sobre ti, vas a desear estar muerta.
    Briony mantuvo la cabeza baja, tratando de no estar enferma, el dolor estrujaba su cabeza casi tan mal como el día que había encontrado a sus padres. ¿Era posible que Luther pudiera amplificar lo que estaba sintiendo?
    Tyrel acarició su pelo.
    – ¿Cómo estás de mal, cariño?¿Te cortó?
    Esperó hasta que escuchó el coche marcharse antes de sentarse, meciéndose de delante a atrás.
    – Pasará, Tyrel. No puedo tener un ataque, no sé que le haría al bebé -alzó la mano para presionar la palma contra la cabeza. La sangre goteó de forma constante.
    Tyrel juró.
    – Eso es profundo. Necesitas puntos.
    – Tal vez deberíamos llamar al doctor Sparks -sugirió Briony un poco histérica y se inclino y vomitó otra vez.
    El sonido de pasos anunció la llegada de sus otros hermanos. Seth se agachó y la arrancó de la hierba mojada, mientras Ruben le envolvía el brazo en su camisa.
    – ¿Cómo está de mal, Tyrel? -preguntó Jebediah-. Estás herido gravemente.
    – Son poco profundos -confirmó Tyrel-pero Briony necesita puntos.
    Jebediah juró.
    – Llévala a la casa. Os curaré a ambos y luego tenemos que marcharnos.
    – ¿Dónde vamos a ir? -preguntó Ruben-. ¿Por qué están de repente detrás de Briony?
    – Ella cree que mataron a Mamá y a Papá -dijo Jebediah-. Y estoy empezando a pesar que tiene razón. Saca todo lo de la caja fuerte y vámonos ya.
    – Jebediah -la voz de Seth los detuvo a todos. Estaba de pie en la entrada de cuarto de Jebediah.
    Se giraron despacio para mirarle. Se echó atrás para permitirles ver el caos en el trailer. El lugar había sido revuelto y la caja fuerte abierta, el contenido desaparecido.
    – Había tres de ellos -susurró Briony-. No pude olerlos -miró a sus hermanos con miedo en la cara-. ¿Quién es esa gente?

Capítulo 8

    Briony miró fijamente por la ventana la lluvia torrencial. La pequeña villa donde Jebediah los había llevado pertenecía a un viejo amigo de sus padres, un actor de un circo ahora retirado. Habían viajado la mayor parte de la noche para llegar allí y llegaron cansados, enfadados e irritables. Estar en los confines cerrados del coche había sido un infierno para Briony. Sus hermanos estaban enfadados, asustados y preocupados. Tyrel tenía dolor y trataba de esconderlo. Nadie dijo ni una palabra sobre la muerte de Tony, pero estaba en la mente de todos. Ella vomitó tantas veces que Seth empezó a maldecir, frustrado por todas las paradas que tuvieron que hacer.
    – ¿Briony? -Tyrel estaba en la entrada-. ¿Estás lista para hablar o necesitas estar a solas por un momento?
    Se giró para mirar a su hermano, el amor por él la abrumó por un momento. Siempre preguntaba y eso significaba mucho para ella.
    – ¿Qué estás haciendo levantado? Creí que estarías profundamente dormido por ahora -deliberadamente se enroscó sobre el sofá para indicar que no le importaba la compañía.
    – Estaba durmiendo, pero mis brazos dolían así que subí a buscar alguna aspirina. Te traje alguna por si acaso -levantó la tableta y un vaso de agua.
    – Gracias, Tyrel, aprecio lo atento que siempre eres. No estoy realmente segura de que debería tomar una aspirina. No pregunté a Sparks cómo cuidar del bebé -le dirigió una sonrisa pesarosa-. Nunca se me ocurrió que fuese a tener un bebé, por eso nunca investigué qué hacer si me quedaba embarazada. No querría tomar nada que pudiera ser dañino.
    Tyrel se dejó caer en la silla opuesta a ella.
    – Todavía no puedo creer que vayas a tener un bebé. No tenía ni idea de que estuvieses viendo a alguien.
    – No lo estoy, no exactamente. No puedo estar alrededor de alguien lo suficiente para intimidar con ellos por norma.
    – ¿Estás diciendo que Tony no es el padre?
    Agachó la cabeza, mirando sus manos.
    – Le dije a Sparks que era él. Quería ver su reacción. Estaba actuando tan raro y no quería nombrar al verdadero padre, por eso usé el nombre de Tony -miró a su hermano, vio horror en su mirada-. Lo juro, no sabía que lo iban a matar.
    – Briony -Tyrel puso su mano sobre ella en un esfuerzo por reconfortarla-. Por supuesto que no lo hiciste.
    Con alguien más, Briony se habría alejado, pero Tyrel era siempre genuino. Podía fácilmente leer sus pensamientos llenos de amor y preocupación. Dejó que su mano permaneciera sobre ella aunque fuera incómodo.
    – Lo que hicieran esos hombres, no es culpa tuya. Nadie podía saber que iban a hacerle daño a Tony. Teníamos que habernos imaginado lo que querían.
    Briony frunció el ceño.
    – Primero creí que querían al bebé, pero entonces el hombre grande, Luther, pareció enfadado de que Tony fuese el padre. Incluso dijo que me prometieron a él, que se había presentado voluntariamente para ser el donante del esperma -se frotó las sienes-. Tengo el extraño presentimiento, que se suponía que iba a tener a un súper niño.
    En vez de reírse de ella, Tyrel asintió con la cabeza.
    – Tiene sentido si piensas en ello, Bri. Puedes correr más rápido que nadie que conozca y eres más fuerte incluso que Jebediah.
    Briony respiró profundamente y se humedeció los labios.
    – Creo que fui un experimento, genéticamente realzada. No creo que fuese la hija de Whitney después de todo, Tyrel.
    Tyrel se sentó en la silla, con una mirada seria. Antes de que Sparks hubiera querido secuestrarla, cualquiera de sus otros hermanos se habría reído y acusado de ver mucha ciencia ficción, pero Tyrel siempre se tomaba todo lo que decía en serio.
    – Nunca tuvo sentido para mamá que Whitney insistiese en cederte su doctor. Eso la molestó, especialmente cuando te volviste más mayor. Viajábamos mucho, y era un inconveniente esperar que Spark volase para verte cuando teníamos un doctor viajando con nosotros.
    – Odiaba ir con Spark -Briony tembló y miró su brazo envuelto por una gasa-, creo que esto fue un accidente. Honestamente creo que Luther te habría matado, pero no creo que me quieran muerta después de todo. Creo que soy la portadora del bebé.
    – ¿Me vas a decir quién es el padre?
    Briony suspiró.
    – Jebediah me matará -incluso mientras lo decía sabía que su hermano mayor estaba cerca, captó su olor y levantó la vista.
    Holgazaneaba en la entrada, los fuertes brazos doblados a través de su pecho.
    Se encogió ligeramente.
    – Más probablemente tiraré al tipo al suelo. ¿Quién?
    – Jack Norton -incluso decir su nombre todavía dolía.
    Inclinó la cabeza, esperando la tormenta de fuego estallar a su alrededor.
    Hubo un silencio asombroso. Jebediah parecía como si alguien le hubiese golpeado.
    – ¿Te tocó? ¿Ese hijo de puta puso sus manos sobre ti? ¿Después de arriesgar nuestras vidas por él?
    – Jebediah -advirtió Tyrel-. Ha sido un día largo. Ha pasado suficiente.
    – ¿Jack Norton? -repitió Jebediah, obviamente aturdido. Se hundió en otra silla y puso la cabeza entre las manos-. Briony, no tienes ni idea de lo que has hecho.
    – Estoy embarazada, Jebediah -dijo Briony, permitiendo que la desesperación se arrastrara en su voz-. No soy una adolescente. Crecí hace mucho tiempo, y estar embarazada no es el fin del mundo. Si no me quieres alrededor, sólo dímelo.
    La cabeza de Jebediah se alzó, mostrando sorpresa en su cara.
    – No estoy enfadado de que tengas un bebé. Sorprendido tal vez. Traumatizado de que mi hermana pequeña tenga sexo realmente, pero sobrinas o sobrinos están bien para mi. Pero Jack Norton… -se cortó bruscamente.
    Briony suspiró.
    – ¿Es realmente importante quién es el padre, Jeb? Nunca va a estar en la foto. Está en los Estados Unidos, muy lejos, y nosotros estamos en Italia. ¿Qué importa eso?
    – Ah, dulce -le aseguró Jebediah-, esto importa. Jack Norton siempre importa. Es totalmente imprevisible y vive por un conjunto de reglas completamente diferente que el resto de nosotros. ¿Recuerdas cuándo lo vi primero en tu cuarto y te gritaba por salir a la selva sola?
    – Desde luego.
    – ¿Recuerdas la amenaza que hizo?
    – Dijo que iba a arrancarte el corazón si seguías hablándome así -dijo Briony.
    – Así es. No era una amenaza, Bri. Jack lo habría hecho -se inclinó hacia atrás-. Soy serio, dulce, Bri. Jack Norton es un asesino directo. Tiene un código y todo eso, pero cuando la presión empuja, Jack sería el único que quedaría en pie. Hay algo diferente acerca de él.
    El dolor retorció su corazón.
    – Es como yo.
    – No es nada como tú -se opuso Jebediah-. ¿De dónde has sacado una idea como esa?
    – Pensé que te gustaba.
    – No te gusta Jack Norton. Lo respetas. Podrías temerle, pero no te gusta. Jack es alguien que querrías de tu lado en un apuro, pero nunca lo invitarías a casa a cenar.
    – Es extraño, Jeb, porque por primera vez en mi vida estaba a gusto. No había dolor cuando estaba con él, ni un simple dolor de cabeza. Me relajo, sonrío. Disfruto estando con Jack.
    Jebediah intercambió una larga mirada con Tyrel. Su tono había temblado, alertando a ambos hermanos que estaba cerca de las lágrimas.
    – Nunca he conocido a Jack por hablar demasiado y estoy seguro que nunca le he visto sonreír. Debes haber sacado lo mejor de él, Briony. ¿Te dijo que salvó mi vida una vez?
    – ¿Lo hizo? -eso no tenía sentido por la manera en que Jebediah se sentía respecto a Jack, aún ahora, cuando ella más lo necesitaba, su hermano le había dado un regalo y estaba agradecida-. Nunca lo mencionaste, y él nunca lo hizo.
    – Jack nunca diría una palabra. Controlábamos un rescate, yendo detrás de dos Rangers cogidos en territorio enemigo. Se suponía que los Rangers irían al punto de extracción pero terminaron en medio de un nido de avispas.
    – ¿Dónde estabas tú? -preguntó Tyrel.
    Jebediah le lanzó una mirada represiva.
    – Donde se suponía que estaríamos y nunca admitiríamos estar, entonces era imperativo salir de allí sin que nadie fuese cogido. Entramos por el lado norte, esperando ser capaces de cubrirlos. Jack estaba tumbado en algún árbol esperando y yo me moví a una posición en el suelo. Sólo necesitábamos darles suficiente tiempo para entrar en el barranco, donde los miembros del equipo habían establecido una emboscada. Los rangers entrarían, arrastrando al enemigo tras de si, y el cañón iba a volar por los aires. Eso nos daría tiempo para volver a nuestro vehículo.
    – ¿Algo fue mal? -pinchó Tyrel cuando Jebediah se quedó en silencio.
    Jebediah sonrió, pero la diversión ni siquiera alcanzó sus ojos.
    – Puedes decirlo así. Un tipo salió del suelo, prácticamente en mi cara. Juro que su cuchillo era del tamaño de Texas. No escuché el disparo, mi corazón latía tan alto, pero vi el agujero exactamente en medio de su frente. Jack acabó con él antes de que pudiera terminar su primera cuchillada. Más tarde, le agradecí por salvar mi culo y sólo se encogió de hombros. Nunca dijo una palabra a nadie acerca de ello. Probablemente salvó a muchos de nosotros ese día.
    – Dijo que era una responsabilidad.
    La cabeza de Tyrel se movió bruscamente.
    – No te merece, Briony.
    – Todavía duele.
    – Por supuesto que lo hace, dulce -dijo Jebediah-. Pero es lo mejor, La vida con Jack sería muy difícil. No es fácil estar alrededor del hombre. No sé por qué fue tan bueno contigo, pero no es la norma. Tiene días en los que no dice ni una sola palabra. Su hermano, Ken, bromea con todos, pero no Jack. No parece dormir. Algunos de los tipos les gustaba gastar bromas, pero el más inteligente sabía que meterse en el área de Jack no era prudente. Más de uno se encontró en el suelo con un cuchillo en su garganta, y no era suave con eso. Incluso puedes mirar a sus ojos y ver la muerte allí -Jebediah extendió las manos-. No querrías criar a tu hijo con él, dulce. Quieres un lugar donde haya risa y diversión. Te ayudaremos. Sabes que te queremos y te queremos con nosotros.
    – Soy muy afortunada por teneros a todos. Gracias, Jeb. Es muy dulce que me cuentes sobre Jack. Es algo para el bebé, sabes. No sé mucho sobre él.
    – Conozco un poco -admitió Jebediah-. Le contaré al bebé historias de Jack.
    – La lluvia es tan ruidosa -se quejó Tyrel. Se frotó la cabeza, sus vendajes muy blancos en el cuarto débilmente alumbrado-. Estoy muy cansado esta noche.
    La lluvia era muy, muy alta. Una pequeña campana de alarma saltó en la cabeza de Briony. En algún lugar, la ventana o la puerta estaban abiertas, permitiendo que la fuerza de la tormenta penetrase en la casa. Su mirada saltó a sus dos hermanos. Ambos estaban muy quietos, la conciencia golpeándolos al mismo tiempo.
    ¡Despertad! ¡Seth! ¡Ruben! ¡Peligro! Mandó la advertencia con un empuje tan fuerte como fue posible, esperando que penetrase su sueño.
    Jebediah tocó a Tyrel, gesticulando hacia la parte trasera de la villa, donde Seth y Ruben estaban durmiendo en los cuartos de huéspedes. Señaló a Briony, y se levantó en silencio siguiéndolo hasta el pasillo. Mientras pasaba por la pequeña habitación donde se suponía que dormiría, cogió su mochila y se la colgó, estremeciéndose cuando la correa rozó sus vendas.
    Jebediah la puso frente a él, señalando con tres dedos hacia el pasillo izquierdo que conducía al patio. Briony se acercó sigilosamente hasta las amplias puertas cubiertas con encaje y deseó que no crujiesen mientras las empujaba para abrirlas. Inmediatamente la lluvia entró, conducida por el viento feroz. A un toque en el hombro y se dio la vuelta para mirar a su hermano.
    Jebediah se inclinó cerca, poniendo su boca en su oído.
    – Coge el coche.
    Sabía que iba a volver por sus hermanos. Tyrel estaba despertándolos, pero debían haber estado justo detrás de ellos. Tyrel los tendría en movimiento inmediatamente, aún no había signos de ninguno de ellos. Vaciló, pero Jebediah la empujó hacia la noche, las sombras. En su impulso, Briony resbaló en el patio entre los arbustos crecidos y los árboles inclinados por el viento.
    Adoptó los colores de la noche, las rayas de las sombras, negro y verde y una multitud de sombras de gris. Se movió con el viento, haciendo juego con el flujo de energía mientras las hojas y las ramitas se arremolinaron alrededor de ella en medio de la tormenta. Las baldosas de mosaico estaban resbaladizas, por eso abandonó el camino y tomó la hierba y los arbustos, tratando de evitar las ramas espinosas cuando se balanceaban para coger su ropa. Sólo estaba a unos pasos del pequeño punto donde Jebediah había escondido el coche cuando el viento cambió sutilmente.
    Captó un olor familiar y se detuvo, mirando alrededor, tratando de encontrar a su enemigo. Estaba cerca. Le podía oler, lo conocía por la mezcla de sudor y colonia que había llevado en la oficina de Sparks. No estaba enmascarándolo, y miró hacia arriba cuando Luther saltó desde el tejado. Era segadoramente rápido, dándole poco tiempo para reaccionar. Lo mejor que podía hacer era dar un paso a un lado y golpearlo tan fuerte como pudiera, esperando golpear sus piernas y que cayera.
    Luther cogió su pelo en su puño mientras caía, llevándola hacia atrás con él de modo que aterrizó pesadamente sobre él.
    – Se me agotó la paciencia contigo -gruñó él-, compórtate antes de que haga algo que los dos lamentaremos.
    Golpeó con los codos en las costillas, seguido por la parte trasera de su cabeza en su cara. Sacó la cabeza fuera de su camino justo a tiempo, pero ella ya estaba rodando lejos de él, gateando para ponerse sobre sus pies.
    – Mantente lejos de mí.
    Él amagó a su izquierda y saltó a sus pies, aterrizando en una posición agachada, su puño golpeó demasiado deprisa para bloquearlo. Trató de esquivar el puñetazo, moviendo la cabeza a un lado, pero la golpeó lo suficientemente fuerte para mandar estrellas danzando momentáneamente enfrente de sus ojos. Briony se tambaleó hacia atrás, resbalando en las baldosas, y cayó.
    Luther estaba sobre ella en segundos, sujetándola, la mano sobre la boca.
    – Maldita sea, no me diste opción. Para de pelear conmigo. He sido cuidadoso para no herirte, pero mantén esto y va a pasar.
    Briony se quedó quieta. Era increíblemente fuerte, y cuanto más luchaba, más fuerte la sujetaba. Trató de convertirse en una pelota, en un intento de proteger al bebé.
    – No quiero hacerte daño -dijo Luther-. Y seguramente no quiero enfadarte matando a tus hermanos, pero no me estás dando otra opción. Tienes que venir al laboratorio conmigo -apartó el pelo de su cara y sondeó la hinchazón de su mandíbula con los dedos-. No deberías haberme empujado tan lejos.
    Briony lo miró y se apartó bruscamente. Su mente bullendo con ideas para escapar. Tenía sólo segundos. Sería algo vulnerable cuando cambiase y desplazase los pies. Podía ser su única oportunidad. Giró la cabeza lejos de él, y los colores danzaron por un momento, sensores de color amarillo y rojo, sólo un breve borrón alertándola de la presencia de sus hermanos. Briony rápidamente miro a Luther, enganchando sus dedos en su camisa.
    – Pararé de luchar contigo si me dices la verdad. ¿Van a hacer daño al bebé?
    – ¡No, No! Sparks debería habértelo dicho. Quieren al bebé vivo. A ambos, tú y el bebé son valiosos para ellos. No quieren dañar a ninguno de vosotros. No pueden tentar a la suerte con ninguna de vuestras vidas. Hay otros que te quieren muerta porque están asustados del poder que manejamos.
    Briony olió a su hermano justo cuando Luther se giró, un susurro de sonido le advirtió. Jebediah le golpeó duro sobre la cabeza, dejándolo inconsciente sobre el cuerpo de Briony. Seth y Ruben rápidamente envolvieron yardas de cinta adhesiva impermeable alrededor de sus piernas, muñecas y boca mientras Jebediah se agachaba para ayudar a levantarse a su hermana.
    – ¿Estás bien, dulce? -cogió su mandíbula en la palma para inspeccionar el moretón-. Realmente la cogió, ¿verdad? -se giró y golpeó a Luther en las costillas, usando toda la rabia acumulada por la situación.
    – No está consciente -le señaló Briony.
    – No doy ni una mierda.
    – ¿Has oído lo que ha dicho?
    Jebediah asintió.
    – Lo escuché. Mataron a Tony porque pensaban que era el padre del bebé. El resto es una gilipollez. ¿Puedes caminar?
    Ella asintió.
    – ¿Están esos otros? No podía haber estado sólo.
    Tyrel le guiñó un ojo.
    – Seth y Ruben se despertaron. Ambos dijeron que escucharon una voz advirtiéndoles. Consiguieron dejarse caer sobre ellos y atarlos a la cama.
    Luther abrió los ojos y la miró. Cuanto más miraba a sus hermanos, más asustada estaba. Incluso atado, Luther tenía poderes y habilidades que sus hermanos no podían concebir.
    – Vámonos de aquí -sugirió.
    Jebediah la abrazó y miró a Luther.
    – Estoy de acuerdo. Tenemos que irnos ahora.
    ¿Piensas que fue el padre del bebé? Escuchó la voz, alta y clara en su cabeza. Dándose la vuelta, miró a Luther. Jebediah había sido descuidado, y Luther no era ningún idiota, podía ver la comprensión apareciendo en su cara.
    Briony arrastró a Jebediah al coche.
    – Deprisa. No puede seguirnos por un tiempo.
    Jebediah se deslizó tras el volante del coche.
    – ¿Comprobaste que no hubiera un dispositivo de rastreo, Ruben, como te dije?
    – No encontré nada -dijo Ruben-. Tal vez lo omití.
    – Vamos a deshacernos del coche -decidió Jebediah-. No tenemos otra elección.
    – Lo sabe -susurró Briony-. Luther sabe sobre Jack. Sabe que Jack es el padre.
    Jebediah la miró, puso su mano sobre las de ella.
    – Encontraré la manera de decírselo, de advertirle, Bri.
    – Gracias, Jebediah. No tienes ni idea de adonde podríamos ir, ¿verdad?
    – Esta noche vamos a poner tantas millas como sea posible entre Luther y nosotros, y luego vamos a escondernos un rato y salir de esto. Si no nos movemos, no dejaremos huellas para que nos sigan. Vamos a coger otro coche y deshacernos de éste lo antes posible.
    Era más fácil decirlo que hacerlo. En la noche, con la tormenta todavía descargando, no era tan fácil encontrar otro coche. Jebediah quería algo rápido con buena maniobrabilidad en caso de que tuviera que escapar de alguien. Ruben robó un mercedes y cambió las placas con un segundo que encontraron a varias millas en la carretera.
    Briony se cubrió la cara con las manos, horrorizada porque se hubieran reducido a ladrones de coches. Durmió a intervalos, y sus hermanos condujeron por turnos a través de la noche y la mañana. Se deshicieron del coche después de lavarlo por dentro y por fuera, dejándolo aparcado en una calle estrecha y desierta mientras caminaban hacia una pequeña tienda.
    Ruben se apresuró calle abajo para comprar otro coche en un lote de coches usados que habían pasado. Mientras le esperaban, sus otros hermanos entraron en la tienda para abastecerse de alimentos y cosas necesarias. Briony optó por quedarse fuera, necesitando un pequeño respiro de la constante compañía en los pequeños confines del coche.
    Había poca gente en la calle, y respiró profundamente para calmar su estómago revuelto.
    – Vamos bebé, no me pongas enferma esta mañana -canturreó-. Mis hermanos están un poco histéricos con esto -mientras hablaba con el bebé, notó a un hombre sentado en su coche aparcado justo abajo de la calle de la tienda. Su corazón saltó, empezando a palpitar. Inmediatamente se levantó y empezó a caminar hacia la tienda. Habían sido seguidos.
    El hombre salió del coche, se quitó las gafas oscuras y caminó hacia ella con largas zancadas seguras y en ángulo para interceptarla antes de que pudiera ponerse a salvo.
    – Ma’am, mi nombre es Kadan Montague. Necesito hablar contigo y tus hermanos sobre algo que os concierne a ti y a Jack Norton.
    Briony giró lejos de él, cautelosa de la calma en sus ojos, la expresión tranquila, pero más que todo, el conocimiento instintivo de que estaba realzado. Levantó su brazo y se empujó la manga de la camisa, revelando los mismos tatuajes que Jack llevaba. Los miró, conociendo el tinte extraño sólo visible usando la visión realzada.
    – Debes haberte equivocado de persona. No conozco a nadie llamado Jack Norton.
    Tyrel emergió de la tienda, el conocimiento llameando en sus ojos y soltó una orden a sus hermanos por encima del hombro antes de apresurarse hacia ella. Tomó el brazo de Briony y tiró de ella protectoramente hacia él.
    – Es importante, ma’am. Sólo escúchame. Podemos sentarnos fuera, tal vez en la mesa de allí -Kadan indicó una sombrilla coloreada sobre una mesa redonda en la acera donde había estado-. He estado viajando sin parar para encontrarte y podría necesitar una taza de café justo ahora.
    Sus hermanos salieron de la tienda, apresurándose a rodear al hombre. Calmadamente le tendió a Jebediah su identificación. Era su calma, su control completo, lo que preocupaba a Briony. Este hombre le recordó mucho a Jack. No confiaba en nadie, y sin duda, Kadan Montague estaba realzado tanto física como psíquicamente. Más que eso, lo comprendió enseguida, era un ancla. En público, su cuerpo temblaba continuamente y tenía que rechazar el dolor que apretaba su cabeza como un tornillo. En el momento en que se acercó, los sistemas habían retrocedido.
    Se presionó ambas manos sobre el estómago. Nunca iba a sentirse a salvo de nuevo. Peor, sus hermanos estaban huyendo con ella. No tenían una dirección clara. Incluso no sabían en realidad por qué estaban huyendo. Sabía que Jebediah podía leer la desesperación en sus ojos, porque puso su brazo alrededor de ella y la empujó más cerca.
    – Por favor, sólo te pido unos minutos de tú tiempo.
    – ¿Estás armado? -preguntó Jebediah.
    – Sí. Y deberías estarlo también. Llegué muy tarde para ayudar en el circo, te rastreé hasta la villa, y te seguí hasta aquí. No soy el único tras tú rastro.
    Seth maldijo por lo bajo.
    – He mirado todo el tiempo, nunca vi ni una cola.
    Jebediah gesticuló para que Kadan los precediera a la mesa.
    – Parece que medio mundo está tras nuestro rastro. ¿Qué es lo que quieres?
    Kadan esperó hasta que la familia Jenkins se sentó alrededor de él, los hermanos formaron un anillo protector alrededor de su hermana.
    – ¿Te encontraste con Jack Norton en Kinshasa? -preguntó sin rodeos.
    – No voy a responder a eso -dijo Jebediah.
    – Tal vez esto os ayudaría a entender lo que sigue -dijo Kadan, abriendo su maletín.
    Antes de que pudiera recuperar algo, Jebediah sujetó su muñeca. Kadan simplemente lo miró, una ceja alzada. Jebediah lentamente quitó la mano.
    Kadan sacó un archivo.
    – Érase una vez, hace muchos años, un investigador brillante, con más dinero que buen sentido y moralidad, vino a Europa y fue a través de los orfanatos buscando unos niños específicos. Quería niños, todas hembras, que mostrasen promesas de una inteligencia superior pero más importante, un regalo psíquico.
    Tyrel se inclinó hacia atrás.
    – ¿Cómo el investigador sería capaz de decir si los niños eran brillantes y con regalos psíquicos? ¿Qué edad tenían esas chicas?
    – Muchas de ellas eran bebés. Compró a las chicas y las llevó de vuelta a su laboratorio, donde procedió a realizar experimentos sobre ellas. Más tarde, cuando temió que pudieran cogerlo, concibió un plan para hacer ver al mundo que había dado en adopción a las niñas. Mientras tanto, llevó a cabo sus experimentos en voluntarios, militares entrenados en las Fuerzas Especiales.
    Jebediah dejó escapar el aliento en un lento silbido de comprensión.
    – Estaba desarrollando un soldado superior, un arma, usando el realce físico y psíquico.
    – Exactamente. Briony, tú eres una de esas chicas.
    – El doctor Whitney -dijo Jebediah-, un hombre llamado Peter Whitney se acercó a mis padres. Era un millonario. Completamente verificado, tenía todo tipo de lazos con varios gobiernos aquí en Europa así como en los Estados Unidos. Conocía al presidente y a cualquiera que fuera alguien. Dijo que su mujer murió y no podía criar a su hija sólo. La quería en un ambiente amoroso, pero en algún lugar donde pudiera desarrollar sus habilidades inusuales.
    Kadan asintió.
    – No lo sabemos todo. Supuestamente Whitney estaba muerto, pero ninguno de nosotros creía que lo estaba. Hemos recuperado a tres de las chicas, ahora mujeres crecidas, por supuesto. Lily, Dahlia e Iris y ahora tú Briony. Hemos estado buscando en todas partes. Sé que no eres un ancla. ¿Cómo has logrado sobrevivir todos estos años sin una, en tal proximidad con otros? -había una abierta admiración en su voz.
    Briony apretó la mano fuertemente.
    – ¿Conoces a un hombre llamado Luther? ¿Realzado psíquica y físicamente como tú? -deliberadamente le golpeó con un cierto conocimiento.
    Kadan sacudió la cabeza.
    – Lo siento, no. Hay dos equipos de hombres de los que soy consciente. Si hay otros, Whitney los realzó en secreto.
    – ¿Qué les hizo a ellos? -preguntó Tyrel.
    Todos tenían preguntas. Ella tenía cientos de preguntas, pero no conocían a este hombre. Si Luther y Sparks estaban detrás de ella, era posible que Kadan Montague representara a las otras personas que la quería a ella y a su bebé muertos.
    – Es un proceso complicado -dijo Kadan-. Si vuelves conmigo a los Estados Unidos, Lily puede explicártelo. Es una de las chicas que compró en el orfanato. Está trabajando no sólo para encontrar a las otras chicas, sino para encontrar la forma de ayudar a los que no son anclas a ser capaces de vivir en el mundo sin un dolor constante.
    – ¿Quieres decir qué es real? -preguntó Seth.
    – Ah, sí, es real -dijo Kadan. Se inclinó a través de la mesa-. Has sido capaz de hacer esto, Briony, cuando incluso la mayoría de los hombres tienen problemas, y son adultos y fuertes. Tu aportación sería inestimable para el resto de nosotros.
    La cara de Jebediah se oscureció con ira mientras leía rápidamente el archivo de su hermana. La mayor parte estaba en términos médicos que no podía entender, pero la idea esencial estaba allí y era horrendo.
    – ¿Sabe Jack de esto?
    – Todavía no. Creímos que Briony estaba en un peligro más inmediato. ¿Está embarazada?
    Hubo un largo silencio. Kadan miró alrededor del conjunto de caras. Dio un golpecito al archivo.
    – Sólo captamos la información de que estabas embarazada o nos habríamos movido antes para alertarte. Jaqueamos el ordenador de Whitney e indicaba que estabas embarazada. Si el hijo es de Jack y ambos están realzados, ¿sabes lo qué eso podría significar? Whitney haría cualquier cosa para poner las manos sobre el bebé. Y por lo que me han dicho, Briony, hará todo lo que está a su alcance, incluyendo matar a cualquiera que quieras, para llevarte de vuelta. Le gustaría usarla en su programa de cría.
    – Esto asusta como el demonio, Jeb -miró a su hermano mayor-. No podría aguantar si cualquiera de vosotros fuera herido por mí.
    Kadan golpeó su maletín.
    – No pararan, Briony y más pronto o más tarde mataran a tus hermanos y te devolverán al laboratorio. Necesitas protección. Vuelve conmigo, y nos aseguraremos que Whitney nunca ponga sus manos ni en ti ni en tu bebé.
    Jebediah continúo frunciendo el ceño con el archivo.
    – ¿Por qué estarías dispuesto a ponerte en peligro de esa forma por mi hermana?
    – Porque es uno de los nuestros -dijo Kadan.
    – Luther se presentó voluntariamente para protegerme también. Asesinó a Tony -dijo Briony, mirando la cara de Kadan cuidadosamente. No le sirvió de mucho, el hombre nunca cambiaba la expresión.
    – ¿Quién es Tony? -preguntó.
    – El padre de mi bebé -mintió.
    Kadan parpadeó, su única reacción.
    – ¿No Jack?
    Briony sacudió la cabeza.
    – No Jack. Desdichadamente cuando fui al doctor, pensaba que el embarazo era imposible porque estaba tomando la píldora…
    – Estaban dándole placebos -dijo bruscamente-. Malditos. ¿Dónde conseguiste este archivo?
    – Jaqueamos el ordenador del doctor y lo robamos. Ha estado tratando de juntar a Jack Norton y a tu hermana desde el año pasado. No contaba con tu capacidad para estar con otro hombre. No ser un ancla era su salvaguarda contra que Briony encontrase una relación -la voz de Kadan estaba desprovista de expresión cuando transmitió la información. Sus ojos miraron directamente a los de Briony-. Como Whitney, no puedo imaginar como podría ser posible que tuvieras una relación sexual con un hombre que no es un ancla.
    Briony se encogió de hombros.
    – No pensó que pudiera permanecer viva con mi familia tampoco, pero lo hice todos estos años. Incluso actuó enfrente de miles de personas. ¿Alguien pensó que podría hacer eso?
    – Briony -Jebediah simplemente dijo su nombre suavemente, la emoción moviéndose en la profundidad de sus ojos-. Deberíamos haber sabido esto. Habríamos sido… -se cortó, mirando en vano a sus hermanos.
    – Mejor contigo, más comprensivos -terminó Tyrel.
    – Estoy bien. Mamá siempre dijo que era suficientemente fuerte y lo soy -tocó el brazo de Jebediah porque parecía tan apenado. Afortunadamente, con Kadan tan cerca no podía sentir su angustia.
    – Espera un momento -interrumpió Ruben-. Nada de esto tiene sentido para mí. ¿Por qué querría este doctor Whitney juntar a este tipo Jack Norton con Bri?
    – El doctor Whitney era, o es, un genio, un hombre con conexiones en todo el mundo, bien respetado, las autorizaciones más altas y una campaña para tener éxito en todo lo que hace. Sabes ciertamente que conduce experimentos en orfanatos, las chicas jóvenes que básicamente compró en Europa y trajo, escondiéndolas mientras perfeccionaba su método de realzarlas psíquicamente y eventualmente físicamente. Todos pensaron que las chicas fueron dadas en adopción, pero desde entonces hemos encontrado que Briony ha sido la única que conocemos. Entonces Whitney condujo pruebas para las habilidades psíquicas entre las Fuerzas Especiales y realizó sus operaciones experimentales entre varios de nosotros. Nadie en aquel tiempo sabía de las chicas. Sólo lo averiguamos después de que Whitney fuera supuestamente asesinado. Creemos que todavía está vivo y ahora continua e intensifica sus experimentos, con el permiso de una organización encubierta dentro del gobierno.
    – Hijo de puta -gruñó Ruben-. ¿Es esto real?
    – Desdichadamente, sí. Os estoy dando información que podría matarnos a todos. Al menos, si averigua que la tenemos, que sabemos que está vivo, Whitney pasará a la clandestinidad, cortará el filtrado y nunca le encontraremos. Arriesgué mi propia vida viniendo aquí para advertiros, para ofreceros protección. Lo menos que podíais hacer es decirme la verdad.
    – ¿Qué te hace pensar que no te estoy diciendo la verdad? -preguntó Briony.
    – También soy psíquico. Las cosas que te hizo, me las hizo a mí. Puedo ayudarte. Mi equipo puede ayudar. Lo sabes así como yo lo hago, Briony, que cuando tu embarazo avance, no serás tan rápida. No serás capaz de escapar y caerá sobre tus hermanos. Vencerían a uno o dos de los hombres que mande detrás de ti, pero no a los soldados realzados. Esos soldados borraran a tu familia entera y no mirarán atrás.
    – Es suficiente -habló bruscamente Jebediah-. Tenemos que pensar sobre esto, no vamos a meternos sin pensarlo dos veces. Tengo amigos que lo verificaran por mí. No dejaré a mi hermana con cualquiera hasta que sepa quienes son y que quieren.
    – Puede que no tengas el lujo de esperar por una respuesta -dijo Kadan y llamó al camarero-. No creo que esa gente vaya a esperar hasta que llames a tus amigos. Si puedo encontrarte, ellos también pueden -miró los vendajes de Tyrel y Briony, su mirada saltó a la magulladura, negra y azul de su cara-. Otra vez.
    Briony sonrió al camarero y tomó entre sus palmas la taza de café que puso enfrente de ella, su mente bullendo con las cosas que Kadan había dicho. No había forma que pudiera confiar su bebé a un extraño, pero tenía una posibilidad. Miró el líquido negro, su estómago revoloteando con miedo. ¿Podría hacerlo? ¿Era suficientemente fuerte?
    – ¿Dónde se queda, señor Montangue? Lo hablaremos y le haremos saber que hemos decidido hacer. Tengo que pensar en esto.
    Kadan suspiró.
    – Lee el archivo. Whitney es un monstruo, y si pone las manos sobre ti, o el bebé, tu vida no va a valer mucho. En este momento no tenemos ni idea de donde está, así que no habrá un equipo de rescate para sacarte. Vuelve a los Estados Unidos conmigo. Si estás preocupada, tus hermanos son bienvenidos. Al menos quédate hasta que tu bebé nazca. Estás realzada, has tenido una gran educación. Podemos enseñarte técnicas de supervivencia, tal vez lo suficiente para protegerte a ti y al bebé.
    Habilidades de supervivencia. No abras la puerta. Mantente a un lado. Camina por el lado izquierdo. Sube al techo, no en el callejón. Las palabras se repetían una y otra vez en su cabeza. ¿De quién aprender mejor que del maestro?
    – ¿Por qué no has ido con el señor Norton y le has dicho todo esto? -preguntó Briony-. Debe haber más de uno de vosotros. ¿Enviaste a alguno a avisarle?
    Kadan la miró con su inquietante mirada fija.
    – Norton desapareció, y cuando no quiere ser encontrado, nadie le encuentra.
    Briony puso crema en su café y lo revolvió.
    – ¿Está desaparecido? Entonces trataste de encontrarle.
    – Uno de los miembros de su equipo estaba con nosotros cuando descubrimos esta información. Le dejamos decidir si nos poníamos o no en contacto con Jack y se lo contábamos.
    Seth tomó la nata de Briony, vertiéndola en su café mientras miraba a Kadan, un desafío en sus ojos.
    – ¿Si mataron a Tony pensando que era el padre, no irían detrás de este personaje Norton por si acaso es él?
    Briony levantó la vista cuando Jebediah gruñó. Se cubrió los ojos con una mano y susurró en su oído.
    – El pensamiento de ti teniendo dos compañeros es más de lo que puedo tomar.
    – Podrían perseguir a Jack. Tienen mucha inteligencia. Whitney tiene una autorización de alta seguridad. Tiene acceso a los archivos de Jack que poca gente tiene. En mi opinión, no querría estar cerca de Jack a menos que no tuviera opción. Removería un nido de avispas.
    – ¿Qué significa eso, exactamente? -demandó Seth-. ¿Por qué mataría a Tony y no a Jack?
    Kadan se sentó en su silla.
    – Tony era un objetivo fácil. Jack no. Whitney no tiene muchos hombres. Tuvimos una pelea con él recientemente y perdió unos cuantos. Si enviase un equipo detrás de Jack, pocos de ellos, quizás ninguno, volvería vivo. Jack no está sólo allí. Tiene a Ken con él, y su gemelo es igual de letal. Son un equipo imparable. Han trabajado juntos por años y cada uno sabe exactamente qué va a hacer el otro en cualquier momento dado. Whitney tiene que estar loco o desesperado para ir tras Jack Norton, especialmente en el césped de su casa.
    Briony miró a su hermano, la desesperación en su mirada. Resolución. Parpadeó las lágrimas lejos, Jebediah tragó con fuerza, alcanzando su mano.
    – Briony tiene razón, señor Montague. Apreciamos la advertencia y la información, pero necesitamos consultarlo en familia. Dénos unos minutos.
    Kaddan asintió.
    – Puedo pedir comida. La ordenaré mientras habláis. ¿Puedo pedir algo para vosotros? -recogió el archivo y lo puso en el maletín.
    Jebediah quería desayunar y los otros le siguieron convencidos. Esperaban que Kadan entrase en el café.
    – No es tonto -dijo Briony-. Sabía que íbamos a marcharnos. Eso es por lo que cogió el archivo.
    – ¿Lo haremos? -preguntó Seth.
    – Ruben ha vuelto con el coche -dijo Jebediah con gravedad-. Vámonos.

Capítulo 9

    Briony miró por la ventana el salvaje escenario mientras subían más y más alto por la montaña en un páramo en Montana. A veces la montaña parecía más un sendero débil, lleno de baches, con hierba y arbustos demasiado crecidos. Cuanto más aprendía de Jack Norton, más podía verlo en un ambiente salvaje. Un regreso a tiempos pasados, un hombre que hacía sus propias reglas y era tan peligroso como los animales salvajes que lo rodeaban. Podía desaparecer en cualquier momento y sobrevivir bastante bien en la tierra. Dudaba que alguien pudiera encontrarle, y eso era por lo que lo necesitaba. Podía enseñarle esas mismas habilidades y protegerla mientras las estaba aprendiendo.
    No importaba que no la quisiera. Responsabilidad. La palabra se repetía a través de su mente. Presionó las manos sobre el estómago, su boca se tensó con determinación. Muy mal por Jack. No era la única que llegaba a su umbral, estaba llevando a un niño. Concebido, todavía no había nacido, pero iba a tener que vivir con ello. No podía verle dándoles la espalda una vez que le dijera que su hijo estaba en peligro.
    Sus dedos se apretaron alrededor de la ventana mientras se asomaba para mirar al suelo del valle. Estaba en el camino correcto. Le sentía, de la misma manera que había sentido mucho antes de que alguna vez hubiera puesto los ojos sobre él. Estaba más cerca de lo que anticipaba, y saboreó el miedo en su boca. Su pulso se aceleró, y lentamente e involuntariamente, sus dedos se apretaron alrededor de la jamba en la ventana hasta que sus nudillos se volvieron blancos. Sintió el peligro aumentar con cada milla que viajaba.
    – ¿Estás segura, Bri? -preguntó Jebediah, su voz fuerte por la tensión mientras caía la noche-. Se hace más duro ver, incluso con la luz de la luna, y no quiero usar las luces a menos que tengamos que hacerlo absolutamente. Nos las hemos arreglado tan lejos sin que nos sigan, y si informamos a Norton de que venimos, podría escaparse y nunca le encontraremos -la miró-. Una vez que hagamos esto, no habrá vuelta atrás.
    – Sientes la amenaza también, ¿verdad? -pocas cosas preocupaban a Jebediah, pero definitivamente tenía un sexto sentido cuando había peligro.
    – Estamos en peligro, Bri. Jack podría fácilmente decidir dispararnos por entrar sin autorización como escucharnos. ¿Cuántos signos de advertencia hemos visto?
    – Unos diez -Briony les ofreció una sonrisa débil-. Si se molesta en poner signos, no quiere matar a nadie.
    – Puedes apostar cada céntimo que tienes que ha sido su hermano Ken quien puso esos signos.
    – Espero que puedas confiar en el SEAL con el que te contactaste por la dirección de Jack.
    – Jess Calhoun es la cosa más cercana a un amigo que Jack y Ken tenían -se encogió de hombros.
    – ¿Quién sabe si lo que estoy haciendo está bien? No confío en nadie que no conozca. Ninguno de nosotros puede ahora, pero Jack Norton es el padre del bebé. No le voy a pedir responsabilidades. No estoy buscando un compromiso de por vida, pero si es el machote que sigues diciendo que es, entonces, a ciencia cierta, es mi mejor oportunidad para proteger nuestro bebé. Incluso Kadan Montague dijo que si quería desaparecer, nadie podría encontrarle. Eso quiere decir que me puede enseñar.
    Jebediah sacudió la cabeza.
    – Me asusta como el demonio, Bri, y el pensamiento de ti con él… -paró el SUV justo en medio de estrecho camino y se giró hacia ella-. Algunos hombres viven por sus propias reglas, y Jack es uno de ellos. Nunca será un hombre fácil, nunca cabrá en la sociedad, y es peligroso como el demonio si cruzas su sentido de la justicia. El gobierno usa a hombres como él, los entrena, afila sus instintos naturales, y los llaman cuando los necesitan, pero no los reconocen, porque son asesinos. Jack es extremadamente inteligente, y tiene más muertes registradas que cualquier otro francotirador que conozca, a no ser que sea su hermano -golpeó los dedos con agitación sobre el volante-. No sé si nació de esta forma o si los realces del doctor Whitney le hicieron así. No habla mucho, pero ¿no sientes el peligro cuando estás a su alrededor? ¿No lo ves en sus ojos?
    Briony miró lejos de él. Había vislumbrado mucha emoción en aquellos ojos de los que hablaba. Esa intensidad todavía atormentaba su sueño de noche. Jack no la había mirado con los ojos de un asesino. Había sido todo un hombre y había sido dominante, cariñoso y espantoso todo envuelto en uno. Tan inexperta como era, todavía reconocía que Jack podía haber llevado las cosas más lejos de lo que lo hizo. Podía haberla atado sexualmente, dejándola ansiándolo sólo a él, esperándolo sólo a él, pero no lo hizo, no deliberadamente. No estuvo casi tan frío o insensible como aquellos a su alrededor lo acreditaban que era, y eso era con lo que contaba.
    – Hay una posibilidad de que quiera proteger al niño. Protege a su hermano. Es parte de una unidad militar y tú mismo dijiste que no abandona a su gente atrás. Tiene que tener un sentido de la responsabilidad.
    – Esto es un infernal salto de fe.
    – ¿Qué opción tengo, Jeb? -preguntó Briony-. Si lo que dice Montague es verdad, y ha tenido suficiente prueba de que un loco está tras de mí, ¿dónde puedo ir? Especialmente si Whitney es parte de algún proyecto secreto del gobierno. No conocemos un camino o el otro, pero dime que encontraste suficientes pruebas en los papeles de mamá y papá para saber que fui adoptada y Whitney, el mismo nombre que Kadan Montague usó, insistió que tenía que ser educada con un programa de entrenamiento extraño. Sparks trató de drogarme y Luther trató de raptarme. No creo que haya duda de que estoy en problemas aquí.
    – No parezcas amargada, Bri. Mamá y papá te querían y adoraban absolutamente -le echó un vistazo rápido-. El dinero tenía sentido. Querían comprar el circo como sus compañeros. Esperaban un bebé, una niña, y querían darte la mejor educación posible. Hablas varios idiomas, eres un genio, y puedes patear en serio cuando lo necesitas, no es como si no te quisieran genuinamente y querían lo mejor para ti. Te querían, nunca lo olvides en todo esto.
    – No lo haré, Jeb -puso su mano alrededor de su barriga ya redondeada-. Pero eso no cambia el hecho de que no seremos capaces de proteger al bebé indefinidamente. No estoy dispuesta a dejar que Whitney, o cualquier otro, use a mi bebé para un experimento. ¿Dónde más puedo ir? Dímelo y lo haré.
    – Te ofrecieron protección, Briony -le recordó Jebediah.
    – ¿Y qué sabemos de ellos? Ese hombre, Kadan, estaba realzado tanto psíquica como físicamente. No sólo sentí la diferencia sino que lo admitió. Y tuve el presentimiento de que era más poderoso que Luther. Al menos conoces a Jack Norton. Salvó tu vida. Me dijiste que tenía integridad y que nunca se detenía si cogía un trabajo. Voy a pedirle que tome este trabajo, para mantenerme a salvo hasta que el bebé nazca. Puede enseñarme como esconderme, y una vez que tenga al bebé, puedo desaparecer. Seremos capaces de pensar una manera para hacer que pase. La gente desaparece todo el tiempo.
    – ¿Y si dice que no?
    – Nos debe mucho, pero si es ese gran bastardo -se encogió de hombros-, entonces adivino que investigaremos a esta gente y trataremos de imaginar quienes son los chicos buenos.
    – Mírame a los ojos, Briony -la desafió Jebediah-. Mírame y dime que no albergas ninguna fantasía infantil de que Jack Norton se enamore de ti. Esto no es un cuento de hadas y no es un príncipe encantador. La última cosa que quieres es tratar de vivir con un hombre como éste. Estoy aterrorizado de dejarte sola con él.
    Tocó el brazo de su hermano.
    – No tengo nociones tontas, Jebediah. Me conoces. Tengo una inteligencia por encima de la media, estoy realzada y seguramente tengo mi parte de orgullo. Leí el archivo a fondo, especialmente la parte donde reaccionaría a cierto olor. Jack dijo que sería una responsabilidad y que no era el tipo de hombre que tiene una mujer alrededor. Esas fueron casi sus palabras exactas. Independientemente lo que hay entre nosotros fue simplemente fabricado por el doctor por eso hemos tenido un niño. No tiene nada que ver con la emoción y todo con el olor. Era inexperta y me cogió pensando que Jack podría enamorarse de mí. Dejó muy claro que no podía. No cometeré ese error dos veces.
    – Me asusta más que se pueda enamorar de ti, Briony. Se apoderaría de cada aspecto de tu vida -dio un vistazo, uno diminuto-. No es un hombre fácil. Tiene demonios en su pasado, y no van a desaparecer mágicamente. Odio decirte este tipo de cosas, pero Jack es diferente. Cuando estábamos ahí fuera con armas en el territorio enemigo, rezábamos para no acercarnos a nadie, y si lo hacíamos, que no nos localizaran, porque no queríamos apretar el gatillo, pero Jack… -Jebediah sacudió la cabeza-, pase lo que pase, no le importa nada.
    – Créeme, respeto tu opinión, Jeb. Si dices que es peligroso, no soy estúpida, te creo. Pero también veo cuanto le respetas y sus habilidades -su cuerpo se sacudió con un repentino chorro de adrenalina-. Nadie va a llevarse a mi bebé. Puedo ser absolutamente despiadada si tengo que serlo. Y Jack Norton me subestimará, igual que todos. Tendré ventaja.
    Jebediah golpeó la parte trasera de la cabeza contra el asiento varias veces con frustración y golpeó sus manos contra el volante.
    – Esto apesta. Seré capaz de ayudarte por mí mismo. ¿Cómo pudo pasar algo como esto, y por qué demonios papá y mamá no sospecharan que algo estaba mal cuando Whitney exigió todo ese entrenamiento especial para un niño? Nadie hace estar a un niño bajo el agua por largos periodos de tiempo y hacer toda la mierda que tuviste que hacer.
    – Me divertía -le señaló Briony-. Si no me hubiera divertido, probablemente se hubieran opuesto, tal y como hicieron cuando Whitney exigió que fuese a un campo de entrenamiento en Colombia -le dirigió una pálida sonrisa-. Al menos estoy equipada para manejar lo que me lancen.
    Miró por la ventana de nuevo, al entorno salvaje. Amaba el aire libre. Adoraba la noche. Pero, Briony suspiró. Justo ahora, la oscuridad la hacía sentirse vulnerable en vez de envolverla con la seguridad como normalmente hacía. Los árboles y los arbustos tomaron una cualidad siniestra, creciendo altos y oscuros, como si lo que estuviera al acecho entre las sombras fueran monstruos listos para saltar y devorarla.
    – He pasado mi vida entera sintiéndome una cobarde, siempre asustada, pero esta situación es realmente terrorífica -se tragó las lágrimas repentinas que quemaban en sus ojos-. No he estado nunca sin vosotros y el circo. Sé que es diferente, mamá solía decirme que me escondía todo el tiempo, y tal vez ese fuera el atractivo de Jack Norton. Finalmente encontré a alguien como yo. En el momento en que posé mis ojos en él, supe que era como yo. Quise pertenecer. Sólo por una vez.
    – Maldita sea Briony, siempre perteneciste a nosotros. Siempre. Quisimos tener una hermana tanto como papá y mamá quisieron tener una hija.
    – Lo sé. No tiene nada que ver con la adopción. Eres mi familia y siempre lo serás -no se sentía no amada, sólo diferente-. Lucho por hacérselos entender. No tuve que esconder quien era realmente con Jack. Me vio y lo vi. No tuve que esconder el hecho de que soy más fuerte y más rápida y puedo ver a la gente de formas que otros no pueden. Más que eso, no me dolió -cerró los ojos-. ¿Puedes imaginar lo que fue para mí? Por primera vez pude estar alrededor de alguien y no saber que estaba pensando o sintiendo. Las emociones no me hundían o me hacían sentir enferma. Era un alivio.
    – Desearía como el demonio poder darte esto, Bri -dijo.
    – Lo sé, Jeb. Y sé que todos me queréis.
    – El mismo atractivo estará allí cuando lo veas de nuevo -le advirtió.
    Giró la cabeza para mirarlo.
    – Lo sé. Pero no soy tan inexperta esta vez. Fue honesto conmigo, y tú y yo sabemos como de resistente soy. Le parezco frágil al mundo, pero tengo al bebé, a ti y a los chicos y no voy otra vez a subestimarlo. No voy a caer en la misma trampa dos veces -miró a su alrededor a los árboles que se balanceaban con el creciente viento-. Está muy oscuro, Jeb, y estoy determinada a pasar por esto, así que vamos hasta allí, averiguar de qué va, y terminemos con todo.
    – ¿Se te ha ocurrido que podría decidir que quiere al bebé?
    – Por supuesto he considerado eso. ¿Qué haría con un bebé? -giró la mirada hacia su hermano, y esta vez el fuego en sus ojos le hizo estremecerse-. Haré todo lo que tenga que hacer para proteger a mi niño, Jebediah. Ni Jack Norton ni ningún otro va a quitarme este bebé.
    Jebediah juró por lo bajo mientras encendía el SUV.
    – Sabía que eras obstinada, Bri, pero no tenía ni idea de que fueras imposible.
    Briony descansó la cabeza contra el asiento y mantuvo los ojos en el escenario por el que pasaban. Rezó por estar haciendo lo correcto. Jack Norton la aterrorizaba a muchos niveles. Había esperado hasta después de tres tentativas de secuestro, tres, antes de tomar la decisión de contactar con él. Y no fue porque podría querer matarla o llevarse al bebé. Era porque Jack Norton era la única persona en el mundo que temía que podría absorberla. Era muy fuerte, dominante, definitivamente a años luz de ella sexualmente. Le había dicho en voz alta a su hermano las cosas hirientes que Jack le había dicho, para mantenerlos enfrente suyo así no podría engañarla otra vez. Era demasiado obvio que sería tragada por la personalidad dominante si no era cuidadosa.
    No vengas cerca de mí de nuevo. Nunca, porque no seré capaz de dejarte dos veces. ¿Le había escuchado susurrar mientras se despertaba, o había sido la última esperanza de una chica inexperta? Tal vez había sido su propio sistema de alarma, gritando, chillando que se mantuviera alejada. El instinto de conservación que obedecía, aunque estaba metiendo la cabeza justo en la boca del león.
    El Bosque Nacional de Lolo estaba por los cuatro lados, rodeando completamente la propiedad que trataban de encontrar. La montaña estaba exuberante de árboles, y a veces captaba vistazos de animales salvajes.
    – Creo que es eso, Briony -dijo Jebediah, reduciendo la marcha del SUV y mirando fijamente el estrecho camino que conducía a su derecha-. Tienes que estar absolutamente segura de que esto es lo que quieres hacer. Creo que si seguimos este riachuelo por otras cuatro millas estaremos allí. Una vez que lleguemos, va a ser demasiado tarde para cambiar de idea.
    Por un momento no pudo respirar. Levantó la mano y su hermano detuvo el vehículo. Briony saltó fuera y vomitó, una y otra vez, apoyándose contra la puerta, mientras su estómago protestaba por la necesidad de pedir ayuda a Norton. El orgullo sólo le dictaba que se alejase, pero tenía que pedirle protección, Briony sacudió la cabeza mientras tomaba el paño que Jebediah le tendía. La idea de abandonar la seguridad de su familia cuando los necesitaba más, para ir con un hombre que no la quería, la dejaba fría por dentro.
    – ¿Estás bien? -Jebediah frotó su espalda con simpatía.
    – No le digas lo del bebé. Vamos a contarle sobre Whitney. Podemos ver como reacciona.
    – Si conseguimos llegar tan lejos -dijo Jebediah-. Ten cuidado, Briony. Podemos ser asesinados.
    – Lo sé -asintió con la cabeza, su estómago se retorció de nuevo-. Lo siento, te estoy poniendo en peligro. Tal vez deberíamos caminar desde aquí.
    – No es una opción. Si entras, yo lo hago también.

    Un sonido lo despertó, algo fuera de tono con los familiares ruidos nocturnos. Jack permaneció un momento completamente alerta, los sentidos destellando, buscando el disturbio que rompía el ritmo de la noche. Raramente dormía por mucho tiempo, y siempre muy ligeramente. Un ulular como un búho, sin la resonancia correcta desde algún lugar cercano, no en el patio, más en el bosque justo antes de la casa.
    Jack dejó caer los pies al suelo en completo silencio. Cogió sus vaqueros y una camisa, se los puso, y se ató una funda larga de cuero que contenía un cuchillo afilado como una cuchilla. Un Smith y Wesson en su mano, se acercó silenciosamente a la puerta. Bajó al hall infaliblemente en la oscuridad y se movió con cuidado a través de la puerta de la habitación de su hermano.
    Tocó el hombro de su hermano ligeramente. Ken ya estaba despierto, metiéndose en los vaqueros, consciente de la necesidad de silencio. Usaron señales de manos, como hacían cuando eran niños, prefiriendo usar la telepatía cuando la distancia los separaba. Ken cogió su rifle, una mira de noche y una caja de balas.
    Jack decidió salir por la puerta lateral, moviéndose en la noche silenciosamente, furtivamente. Le señaló a Ken un terreno alto y entonces caminó a través del patio, una sombra entre sombras, primero una roca, luego un árbol, una parte de la noche.
    Una vez en la cobertura del bosque, Jack escogió su campo de batalla cuidadosamente, buena cobertura, buenas rutas de escape, un claro disparo para Ken. Jack susurró suavemente, llamando al intruso. Ken usaría la mira para tener el número exacto de intrusos.
    – Jack -la voz era un suave siseo de sonido-. Es Jebediah, Jack -continuó la voz-. Jebediah Jenkins.
    – Vamos dentro -dijo suavemente Jack a la noche, un desafió más que una bienvenida.
    Cerró los ojos brevemente, reprimiendo el recuerdo de Briony, la suavidad de su piel y el éxtasis puro, un puerto y refugio de placer que lo llevó fuera de él y del infierno en el que vivía constantemente. Nunca iba a estar libre de ella.
    No está solo, la voz de Ken llenó su mente.
    Jack suspiró suavemente. Seguramente Jebediah no sería lo suficientemente tonto para venir detrás de él porque había averiguado que Jack durmió con Briony. La idea era demasiado infantil para ponerla en palabras, y no era el estilo de Jebediah.
    Déjalos que vengan, Ken.
    El viento cambió sólo un poco, lo suficiente para que captara su olor. La necesidad golpeó su cuerpo, las feromonas giraron fuera de control, envolviéndolo en su encanto femenino. Briony estaba con Jebediah, y su olor lo llamaba, embriagador e intoxicante, amenazando su fuerte control. Jack dejó salir su aliento lentamente. ¿Cómo podría dejarla una segunda vez? No era un hombre que viviera con reglas. Quería a Briony, y la tentación de tomarla, de guardarla, de atarla a él irrevocablemente era aplastante. No tenía duda de que podía hacerlo. La advirtió. ¿Por qué demonios no le había escuchado? ¿Y qué estaba mal con su hermano que Jebediah no la mantuvo a salvo, lejos de Jack, un continente lejos?
    Jack esperó allí en la oscuridad, mirando el calor de sus cuerpos antes de que atravesasen el follaje para aproximarse a él. Tenía que ver a Jebediah, pero no podía apartar los ojos de Briony. Estate con él, Ken. Tengo a la chica.
    Era todo lo que recordaba y más. Había llenado sus noches y días con el recuerdo del tacto de su piel, su cuerpo alrededor de él, la ferocidad, la necesidad primitiva de poseerla. Totalmente, la emoción cruda surgió y fluyó por sus venas hasta su sangre latiendo con calor. Sobre todo, recordaba la forma en que le miraba, como un hombre, de modo que él pudiera ver en sus ojos, el hombre que él debería haber sido, si la hubiera encontrado años antes. Le parecía la mujer más bella del mundo, y aquí estaba él, en las montañas donde nadie sería capaz de alejarla de él.
    Su pelo era corto y grueso, platino y trigo, fresco e invitante, de forma que anhelaba enterrar la cara en las suaves hebras. Sus ojos eran tan grandes y tan hermosos como recordaba, tan oscuros que eran casi negros. Cuando ella y su hermano se acercaron, se estiró hacia Jebediah, tomando su mano, como si estuviera asustada. Jack pudo ver la tensión alrededor de su boca, las sombras en sus ojos. Mientras se acercaba, captó la pequeña diferencia en su olor. Incluso más femenino, como si hubiesen ocurrido cambios químicos en su cuerpo desde la última vez que la vio. Recordaba su propio olor mezclado con el de ella, poderoso y atractivo. La cruda sexualidad de su unión, la lujuria y una emoción aplastante se mezclaron hasta que ambos estuvieron tan envueltos el uno en el otro que estaban encerrados en otro mundo.
    Maldición. La quería con cada célula de su cuerpo. Cada parte de su cerebro. Siguió andando por el bosque pareciendo demasiado joven. Demasiado inocente. Demasiado suave y dulce para un hombre como él. Era el epítome de cada cosa que él no era, que nunca sería. Casa. Familia. Niños. Era buena y él había perdido eso hacía mucho tiempo. Todo lo que había dejado era su honor, y si no hubiera llegado a su maldita montaña, no le privaría de eso. Ella lucharía contra su naturaleza posesiva y finalmente él rompería su espíritu. En ese momento, mientras se acercaba, verdaderamente odiaba al monstruo en que se había convertido.
    – ¿Qué demonios quieres? -escupió, permaneciendo en las sombras, sabiendo que Jebediah no podría localizarlo. Estaba menos seguro de Briony. Sabía que estaba tan realzada como él.
    Jebediah y Briony intercambiaron una mirada. Jack pudo oler su miedo. Se filtró por sus poros e impregnó el aire a su alrededor. La tensión creció con fuerza. Jebediah caminó protectoramente delante de Briony y esto enojó como el infierno a Jack. Quería su miedo, pero al mismo tiempo, si alguien tenía que protegerla, debía haber sido él. Le pertenecía.
    – Si vienes a retarme a un duelo porque follé con tú hermana, Jebediah, eres malditamente más estúpido de lo que te di el crédito de ser -las palabras salieron antes de que pudiera detenerlas.
    La rabia, usualmente escondida profundamente, salieron con Briony estando en tan cercana proximidad, su ansia le estaba conduciendo como un estúpido. Odiaba estar allí viendo a Jebediah poner sus manos sobre ella. Para un hombre con una necesidad de fuerte control, era peligrosa, rompiendo cada escudo protector de Jack. Tenía que ahuyentarla. Incluso mientras el pensamiento vino, su corazón se hundió. Era muy tarde para él, para ella.
    Una cólera feroz nubló su cara, y ella saltó la distancia hasta él, su mano moviéndose tan deprisa que realmente fue un borrón. La bofetada fue fuerte, reverberando a través de la noche clara. El miedo lo galvanizó en una acción inmediata.
    – ¡Abajo, Jeb, mantente abajo! -gritó la orden mientras tiraba su cuerpo duro contra Briony, tirándola de espaldas al suelo, cubriendo su forma más pequeña con la suya más grande. ¡Retírate! ¡Retírate!
    La bala se clavó en el árbol derecho donde la cabeza de Briony había estado, astillando la madera y enviando corteza que llovió sobre ellos. Jack mantuvo a Briony inmovilizada, sosteniéndola bajo su cuerpo. Sabía que podía sentir la erección despiadada presionando muy fuerte contra su estómago, y esto le dio suma satisfacción por ver el borde del miedo mezclado con su furia. Sus dedos se clavaron en sus hombros y le dio una sacudida pequeña.
    – Maldita sea tu estupidez. ¿Crees que no habría alguien en las sombras con una mira sobre ti? Podrías haber muerto.
    Su cuerpo cubrió el suyo. Imprimiéndose en el de ella. Deseándola. El susto de casi perderla mandó un temblor profundo a través de su cuerpo, sacudiéndolo. Nunca se había sacudido, sólo su cercanía le tenía desequilibrado. Maldita sea, Ken, no le dispares de nuevo. Te mataré yo mismo.
    La risa divertida de su hermano resonó en su cabeza. Era un disparo de advertencia.
    Mi culo que eso era un disparo de advertencia.
    – Quítate de encima -los ojos de Briony, tan negros por la ira, casi echaban chispas-. Olvidaba que eres un completo bastardo. Quítate ya -había una amenaza evidente en su tono.
    En algún lugar en su tripa, la admiración creció, tal como cuando disparó a un hombre para defenderle. Briony podría ser dulce e inocente y demasiado buena para sus gustos, pero era una luchadora de tono y lomo.
    – ¿O qué?
    Detrás de él, Jebediah se sentó cautelosamente, mirando a su alrededor por el tirador.
    – O te voy a golpear hasta que quedes como una pulpa sangrienta. Quítate de encima.
    Las sombras cambiaban con los árboles, la luna se derramaba a través de su cara. Jack vio la hinchazón, la magulladura se extendía a través de su mandíbula, la barbilla, y la mejilla. Había notado la gasa envuelta en su brazo, pero ¿quién la había golpeado? La furia cruda corrió a través de su cuerpo, rabia helada y asesina.
    – ¿Quién te golpeó? Maldita sea, no me mientas tampoco. Si tu hermano se atrevió a ponerte una mano encima…
    – Mi hermano no me golpearía, idiota. Déjame levantarme ahora.
    – Quítate de encima de mi hermana o voy a quitarte yo -amenazó Jebediah, despreocupado del tirador.
    – ¿Quién la golpeó? Dímelo ahora, Jebediah, o Ken va a volar tu cerebro por todo el lugar.
    – Un hombre llamado Luther me golpeó. Quítate antes de que te hiera -dijo bruscamente Briony.
    – ¿En qué estabas pensando para traerla aquí? -exigió Jack, ignorando su amenaza.
    – Estaba pensando en salvarte la vida, burro -Briony empujó la pared de su pecho, esta vez lo suficientemente fuerte para moverlo. Tocar su pecho le trajo a la memoria las cuchilladas frescas, o bajar besando las heridas dentadas, más y más abajo hasta… cerró su mente a los pensamientos caprichosos.
    Jack había olvidado lo fuerte que era.
    – ¿Quién es Luther y quién quiere matarme?
    – Quién no quiere -dijo bruscamente Briony-. Me estás haciendo daño. Quítate.
    Jack desplazó inmediatamente el peso, levantándola con él, reteniendo la posesión de su brazo cuando trató de llegar hasta su hermano.
    – ¿Quién está tratando de matarme? Jebediah, quédate justo donde estas. No querrás que mi hermano de gatillo fácil te dispare.
    Jebediah se congeló en el acto. El sudor goteó por sus axilas.
    – Tuvimos un visitante reciente, Jack -le explicó-. Un hombre que se llamaba Kadan Montague. Nos contó lo de los experimentos del doctor Whitney que había llevado a cabo en las chicas huérfanas y después sobre los hombres del ejército.
    – Continúa hablando
    – Aparentemente Whitney todavía está vivo y buscando recuperar a algunos de los que se le escabulleron.
    Jack estudió la cara de Jebediah. Había una furia honrada allí. Y verdad. Pero no toda la verdad. Cambió su mirada a Briony. Todavía estaba, luchando contra su sujeción, pero no encontró su mirada. Tan cerca de ella, podía oler su perfume embriagador, recordándole las sábanas de satén y luz de velas. De cosas más finas. Cosas que no podía tener.
    Sus dedos se apretaron en su brazo y la atrajo más cerca, hasta que estuvieron casi piel con piel. Su mirada se estrechó en Jebediah.
    – No habrías traído a tu hermana para decírmelo. Habrías venido sólo -se inclinó más cerca de Briony, inhalando el olor de su pelo, de su cuerpo. Algo era diferente. Muy sutilmente, pero diferente.
    – Insistí en venir con él.
    Su voz fue baja. Un débil temblor recorrió su cuerpo sorprendiéndolo lo suficiente que tuvo la urgencia de estrecharla entre sus brazos y consolarla. Estudió su cara por mucho tiempo. Jebediah le tenía miedo. Briony podría temer su posesión, pero no le tenía miedo. ¿De dónde venía todo ese miedo? Dejó salir el aliento lentamente.
    – Eres una de las huérfanas con las que experimentó. Eso es lo que Kadan te dijo. Es todo información clasificada. Sospechó hacía mucho que Whitney había experimentado con ella y la había dado en adopción, pero no lo había perseguido -estar tan cerca de ella le había hecho pensar en otras cosas. Como el sabor de ella en su boca. El sonido de su risa.
    Briony vaciló tan brevemente que casi se perdió el vistazo que le echó a su hermano.
    – Sí. Kadan vino a advertirme. ¿Entonces es legítimo? ¿Las cosas que dijo son verdad?
    Kadan. No quería a Kadan Montague en ningún lugar cerca de ella. Kadan era un ancla y muchísimo mejor hombre de lo que él era. El pulgar de Jack se deslizó por la piel desnuda de Briony en una pequeña caricia. El tacto de su suave piel puso a palpitar su corazón. ¿Qué era diferente? Su olor. La química de su cuerpo. El tacto de su piel. El aire se precipito por sus pulmones. Donde antes su estómago había sido como una roca dura y plano, ahora era suave y redondeado. El conocimiento inundó su cerebro. La adrenalina inundó su cuerpo. Sus manos subieron por sus brazos hasta sus hombros.
    Había dejado a otro hombre tocarla de la manera que él lo hizo. Estar dentro de su cuerpo. Besarla. Yacer y reír con ella. ¿Cómo pudo? Su corazón se aceleró hasta que pensó que iba a explotar en su pecho. ¿Cómo pudo estar con otro hombre después de estar conmigo, de pertenecerme? Sabía que no habría otra mujer para él.
    – Hijo de puta, estás embarazada.
    Briony permaneció perfectamente quieta bajo sus manos. Los dedos de Jack estaban alrededor de su cuello como si pudiera estrangularla. La miró, sus ojos negros y fríos, los ángulos y planos duros de su cara sin expresión. Su piel había cambiado de color, un matiz más oscuro, más violento, reflejando la emoción turbulenta que se negaba a permitir elevarse a la superficie. Sintió la primera verdadera oleada de miedo hacia él, pero entonces sus dedos empezaron a dar pequeñas caricias sobre su pulso que latía frenéticamente. Deliberadamente respiró y lo dejó salir lentamente para calmarse y mantener el control.
    No estaba preparada para su reacción física a él. Incluso ahora, sabiendo que estaba plantado, las feromonas diseñadas especialmente para atraerla hacia ese hombre, no podía ayudar el torrente de calor que fluía entre ellos.
    – Puedo ver que estás encantado con la noticia.
    Había cólera en su voz, pero algo más, algo más profundo, pena tal vez. ¿Pena? ¿Era posible que el bebé fuera de él? La esperanza se agitó cuando no se atrevió a permitirla. Trato de pensar.
    – ¿Por qué demonios no me lo dijiste enseguida?
    – Obviamente no sabía dónde demonios estabas. ¿Crees qué podrías parar de decirme palabrotas? Me doy cuenta de que no somos bienvenidos aquí, pero parecía la única cosa que hacer bajo las circunstancias.
    – ¿Y cuáles son las circunstancias? -contuvo el aliento.
    – El doctor Whitney quiere a nuestro bebé. Ya ha hecho tres intentos de secuestrarme -puso su mano sobre la mejilla-. No puedo permanecer con el circo porque pondría en peligro a mis amigos y mi familia. Cuando esté más avanzada, va a ser difícil defenderme. Pensé que si venía contigo, podrías ser capaz de protegernos hasta el nacimiento del bebé y enseñarme habilidades de supervivencia al mismo tiempo para después. No te estoy pidiendo ayuda financiera o algo más, y comprendo que es peligroso. Whitney está mandando soldados realzados tras de mí. El hombre que enviaron, Luther, hizo esto. Y por alguna razón está muy enfadado porque no estoy llevando a su bebé, por eso estoy asustada por nuestro hijo -le miró, sus ojos negros encontraron su mirada directamente-. No me quitarán este bebé.
    Jack volvió a nuestro bebé. Su voz resonó a través de su mente, repitiendo las palabras en un tono suave, incluso amoroso. Dejó salir su aliento suavemente, los brazos se levantaron para rodear su pequeña forma, atrayendo su espalda contra él mientras sus manos cubrían el redondeado estómago pequeño y suave. Su hijo yacía bajo sus manos, acurrucado profundamente dentro de su cuerpo, protegido por ella. Querido por ella. Dentro profundamente donde era duro, frío y esculpido en piedra, sintió un cambio curioso, un enternecimiento, una suavidad que no podía explicar, y esto lo asustó como el demonio. Por un momento se puso rígida, tratando de soltarse, pero él apretó su asimiento en advertencia.
    Briony permaneció muy quieta en sus manos, parecía demasiado íntimo tener sus manos sobre su estómago, cubriendo a su hijo, protegiéndolo, todavía no había dicho nada, no le dio indicación de lo que estaba pensando o sintiendo. Pero era obvio que no iba a dejarla marchar.
    – Kadan Montague nos ofreció protección, pero no sé nada de él.
    El cuerpo de Jack se sacudió y sus brazos se apretaron a su alrededor.
    – Nadie va a quitarnos este bebé -corrigió.
    Briony se mantuvo rígidamente lejos de él.
    – ¿Vas a pedir un test de paternidad?
    – Dices que el bebé es mío, entonces es mío.
    Briony cayó contra él con alivio. Podía sentir las lágrimas quemando tras sus ojos. No se había dado cuenta cómo había estado manteniendo la compostura bajo un control tan rígido. Respiró profundamente y trató de detener un temblor repentino.
    – Pensé que, si estuvieras dispuesto, podríamos resolverlo.
    Jack ignoró su declaración, fijando su mirada en Jebediah.
    – ¿Volasteis al aeropuerto principal? ¿Es cómo llegasteis?
    – No, tuvimos miedo de hacerlo. Whitney se las ha arreglado para encontrar a Briony en cualquier lugar donde la escondimos. Todos mis hermanos volaron a los Estados Unidos, alquilaron coches, y fueron en diferentes direcciones con la esperanza de despistarlos. Tuvimos mucho cuidado para evitar que alguien nos siguiera, pero son buenos. Tyrel estuvo cerca de ser acuchillado y es bueno. Briony salvó nuestros culos esa vez, pero está preocupada por recibir un golpe en el estómago y perder al bebé. Nos encontraron de nuevo en la villa y estuvo cerca de agarrar a Briony, así es como consiguió el moratón de la cara. Le dio un puñetazo.
    Las manos de Jack fueron a sus hombros.
    – ¿Luchaste con alguien con un cuchillo mientras llevabas a nuestro bebé? -se mordió la lengua mientras aguantaba la reprimenda, las palabras todo el rato resonando en su cabeza. Le dio un puñetazo. Esperaba que Luther encontrara a Briony otra vez porque Jack iba a estar justo allí, y si el hombre quería golpear a la mujer, le iba a dar una lección de forma que nunca lo olvidara.
    Briony se movió lejos de Jack, forzándolo a dejar caer las manos.
    – ¿Qué esperas que haga? ¿Ir dócilmente hacia ellos? ¿Dejarles matar a mi hermano?
    – Tus hermanos son chicos grandes. La única cosa de la que necesitas preocuparte es de mantener a salvo al bebé.
    Dio dos pasos hacia atrás.
    – He estado manteniendo al bebé a salvo, chico listo. Tú saliste corriendo, después de follarme, ¿recuerdas? Ser el padre biológico no te da derecho a darme órdenes. De hecho no tienes derechos que tengan que ver conmigo. Te pedí ayuda para proteger al bebé, no alguien que me mande.
    Jack se estremeció por dentro mientras le devolvió las palabras a la cara. Había cometido un gran error usando esa palabra, implicaba que hacer el amor con ella no significaba nada después de todo para él. Trató de parecer segura, pero había vacilado, sólo un poco, diciéndole que no estaba acostumbrada a usar ese tipo de lenguaje, ni aún alrededor de sus hermanos. Estaba mucho más protegida que su primer pensamiento, y sólo hizo el hueco entre ellos mucho más amplio.
    Ignoró su arrebato mientras se volvía hacia Jebediah.
    – ¿Rastrean especialmente a Briony, o a todos vosotros?
    – Creo que a Briony -dijo Jebediah.
    – No puedo imaginarme cómo me rastrean -interrumpió Briony-. He examinado mi ropa e incluso mi joyería. He sido cuidadosa.
    – Seguro como el infierno que no nos siguieron hasta aquí -dijo Jebediah. Era fácil ver el rastro trasero en la carretera serpenteante. Miró alrededor inquietamente-. Sólo tengo un mal presentimiento sobre esa gente, Jack. No quiero que pongan sus manos sobre mi hermana.
    – No serás capaz de comunicarte con ella por un tiempo -dijo Jack.
    – Podemos instalarnos algo seguro -Briony dijo contradiciéndolo.
    Jack sacudió la cabeza.
    – Vamos a hacerlo a mi manera. Ninguna comunicación entre tú y tus hermanos. Jebediah sal de aquí y vuelve a Europa inmediatamente. Cuando sepamos que estás a salvo, Briony, contactaremos con ellos.
    – Esto no va a funcionar -dijo Briony calmadamente-. No me preocupa lo mal que se ponga, quiero saber que mi familia está a salvo todo el tiempo y ellos necesitan saber cómo estoy.
    ¡Hola! Estoy un poco cansado de sentarme aquí con mi dedo en el gatillo. ¿Los quieres muertos o vas a invitarlos a la casa?
    No estás en forma, Ken. Entra. Es suficientemente seguro. No dejaré a la mujer irse. Se quedará con nosotros.
    Y un demonio. Hasta que no estés a cubierto, me quedo fuera.
    – ¿Me has oído? -le desafió Briony-. Te pido ayuda, no un dictador.
    – Te escucho -Jack se encogió-. No creo en discutir, así que no va a ser un problema. ¿Dónde están tus cosas? -pudo respirar de nuevo.
    No tenía que encontrar la fuerza para dejarla marchar una segunda vez. No tenía que comprometer su honor para forzar su conformidad. Había tomado la decisión por sí misma. Los nudos en su estómago empezaron a relajarse.
    ¿Y qué has querido decir, con que se queda con nosotros? Había sorpresa en la voz de Ken cuando asumió el mensaje de Jack.
    Lleva a tu sobrino o sobrina. Había una inmensa satisfacción en revelarle las noticias a su hermano. Decírselo a su hermano, hizo las noticias verdad.
    Sagrada mierda, Jack. Podías habérmelo dicho. ¿Qué demonios has hecho?
    – Sólo traje una pequeña bolsa y está todavía en el SUV. Si alguien estaba mirando, no quería que pensara que tenía intención de estar por mucho tiempo. Además, voy a hacerme mucho más grande y necesitaré nuevas ropas, así que no tenía mucho caso traerme un montón de cosas -Briony se frotó las sienes-. ¿Con quién estás hablando?
    La cabeza de Jack se levantó. Nadie había sido capaz de decir cuando estaba hablando con su hermano. Lo habían estado haciendo desde que podía recordar. En vez de contestarla, cogió su muñeca, su toque gentil esta vez.
    – ¿Tienes dolor de cabeza? -sus dedos rozaron sus sienes exactamente los mismos puntos que ella había estado frotando.
    – Ha sido un viaje largo y estoy cansada -dijo Briony.
    – Estuvo bastante enferma en el camino hasta aquí -dijo Jebediah.
    Jack se quitó la camisa y se la tendió a Briony.
    – Quiero que te desnudes. Quítate todo incluyendo la ropa interior, joyería y el reloj. Ponte mi camisa y dale a tu hermano el resto de las cosas. Mi camisa será suficientemente larga para taparte.
    – Ah, por el amor del cielo, no voy a quitarme la ropa y desfilar alrededor con tu camisa. Comprobamos por micrófonos y no encontramos nada. Sus tatuajes brillaron para ella en la oscuridad. No podía menos que mirar su pecho, a las cicatrices terribles talladas tan profundamente en sus fuertes músculos. Su mirada viajó hacia abajo, siguiendo una serie de cuchilladas hasta la pretina de los vaqueros antes de que pudiera detenerse.
    Sus ojos se oscurecieron, mirando fijamente su cara.
    – Estaré más que feliz de ayudarte si no puedes por ti misma.
    Hubo una nota seductora en la orden, y el cuerpo de Briony respondió. Su mirada saltó a la de él. Sintió una ráfaga de calor. Sus pechos dolieron. Había una humedad de bienvenida entre sus piernas. Justo como esto. Una nota en su voz. Quitándole la camisa. Incluso cuando estaba siendo un bastardo, su cuerpo le deseaba.
    Se retiró, dando varios pasos lejos de Jack, hacia su hermano.
    – No va a funcionar. Pensé que eras razonable -miró a Jebediah-. Fue un error venir aquí.
    – Tal vez -concedió Jack-. Pero viniste aquí. Ve a los árboles y quítate la ropa -dulcificó la voz-. Si me haces forzarte, Jebediah va a ponerse todo protector y entonces vamos a tener problemas. No puede tocarme, y hay un rifle de alta precisión apuntándole. Ken tiene un dedo que pica en el gatillo.
    Briony se puso muy enferma, su estómago se revolvió, su corazón golpeó demasiado rápido. Jack pareció tan normal. Nunca alzó la voz. Incluso cuando le dio las órdenes, su voz fue siempre suave, esperando ser obedecido. El conocimiento estaba dentro de ella, la comprensión surgiendo de que verdaderamente no vivía con las reglas de la sociedad. Estaba rodeada por el bosque, profundamente en las montañas con un hombre que hacía sus propias reglas, y había escogido ese camino ella sola. Peor, había puesto la vida de su hermano en peligro.
    Jebediah esperaba una respuesta. Estaba dispuesto a tratar de sacarla de la situación. Lo veía en su cara.
    Jack caminó hacia ella, rompiendo la tensión, su camisa en la mano.
    – Tenemos unas cuantas vueltas que solucionar, pero te puedo prometer a ti y a tu hermano, que ni tu bebé ni tú sufriréis ningún daño mientras estéis a mi cuidado. Ponte la camisa, Briony y deja que Jebediah salga de aquí. Cuanto más pronto se vaya, más fácil te será.

Capítulo 10

    Briony caminó con renuencia detrás de varios árboles grandes. Le había pareció una buena idea venir a pedirle ayuda a Jack, pero la realidad era muy diferente de lo que pensaba. Podía cortarle el aliento con una mirada provocativa, pero cuando hablaba, quería estrangularle. Y por alguna razón no parecía tener problemas para tocarla demasiado íntimamente. Tendría que recordarle que incordio era.
    Nunca había estado sin sus hermanos cuidando su espalda. Estaba separándose deliberadamente de ellos porque temía fueran asesinados por protegerla. Ladeo la barbilla. No podía perder su resolución ahora. El peligro hacia su familia y amigos era demasiado real. Tenía que ser fuerte. Briony puso ambas manos sobre su estómago, deseando que estar lo suficientemente avanzada para poder sentir moverse al bebé. Una vez que pasase, no se sentiría tan sola y vulnerable.
    – ¿Briony? -la llamo Jebediah-. ¿Estas bien?
    Se quitó la ropa y envolvió su cuerpo con la camisa de Jack. Su olor la envolvió, golpeando sus sentidos por lo que no pudo evitar inhalar bruscamente.
    – Estoy bien, Jeb -mintió, cuidando mantener su voz sin temblar mientras recogía su ropa. ¿Cómo puede solo su olor hacerme desearlo?
    Lo que sea que Whitney le hubiera hecho era terrorífico por su intensidad.
    No miró a Jack mientras caminaba de vuelta hacia los dos hombres y le daba sus cosas a su hermano.
    – No te preocupes por mí. Encontraré la manera de estar en contacto con vosotros.
    Jebediah la miró. Por un horrible momento pensó que había lágrimas en sus ojos.
    – ¿Estas segura de que esto es lo que quieres, dulzura? Juro que podemos encontrar una manera mejor de protegerte.
    Briony sacudió la cabeza. Si su hermano se venía abajo, lloraría un río. Se mantuvo rígidamente.
    – No con ustedes estando en peligro.
    – Dale tus pendientes -la orden vino de detrás de ella.
    Demasiado cerca. Jack la aturdió hasta que sintió el calor de su cuerpo. Sintió su aliento caliente en la nuca.
    Briony se puso rígida pero no se volvió, sus palmas cubrieron los pendientes, sujetándolos contra ella.
    – Pertenecieron a mi madre. Significan un mucho para mí.
    – Dáselos. Puedes tenerlos de vuelta mas tarde.
    Iba a llorar. Parpadeó furiosamente mientras se quitaba los pequeños diamantes. Jebediah cerró su puño fuertemente alrededor de ellos mientras se inclinaba para besarla.
    – Cuidaré de ellos, Bri.
    Ella asintió, asustada de hablar, mordiéndose el labio para retener las lágrimas. Quería aferrarse a Jebediah, al amor y el confort de su mundo familiar. Ahora, cuando necesitaba más a su familia y amigos, la empujaban a un mundo de incertidumbre, de miedo. No quería tener miedo a Jack o a su reacción a él, pero lo tenía.
    Jebediah abrazó a su hermana, acercándola para susurrarla en la oreja.
    – No tienes que hacer esto, dulzura. Somos familia. Te cuidaremos nosotros mismo.
    Jack oyó el suave ruego, oyó el pequeño sollozo que trató de suprimir, y su estómago se revolvió duramente. No había sentido la emoción. Se había entrenado a si mismo para no sentir nada, y ahora estaba ahí de nuevo, y tal como antes, tenía el mismo vínculo con ella, la misma avalancha de emoción cruda que estuvo cerca de arruinarlo hacia meses. Puso una restrictiva mano o tal vez estaba consolándola, honestamente no lo sabía, pero si ella lloraba, temía romperse por dentro.
    – No ayuda prolongar el adiós, Jebediah. Sal de aquí y hazlo más fácil para ella -su voz fue brusca, demasiado brusca.
    La sintió tensarse bajo sus dedos, y dio un vistazo rápido y sofocado sobre su hombro. Definitivamente había lágrimas en sus ojos. Su corazón dio un vuelco. La violencia era su mundo. Su primera reacción fue romper algo, la siguiente era empujarla al refugio de su cuerpo.
    Briony al principio se mantuvo alejada de él, pero mientras su hermano dejaba caer los brazos con resignación, clavó los dedos en el brazo de Jack que rodeaba su cintura, casi como si por sujetarlo pudiera impedirse seguir a Jebediah.
    – Te quiero, Bri -dijo Jebediah.
    – Yo también -se ahogó y presionó una mano contra su boca para evitar decirle que había cometido un terrible error.
    Jebediah miró a Jack por mucho tiempo, como si memorizara cada detalle de su cara.
    – Sabes que nunca la habría traído aquí a menos que pensase que estuviera en verdadero peligro.
    Jack asintió.
    – Lo sé.
    – Si algo le pasa, su tú le haces daño de alguna manera, Jack, y eso incluye romperle en corazón, me importa una mierda si eres el peor culo alrededor, te cazaré.
    – Lo sé.
    Jebediah continúo mirando a Jack por un momento más y entonces tocó el brazo de Briony antes de girarse.
    Briony se mordió nerviosamente el labio mientras veía a su hermano desaparecer entre los espesos árboles que les rodeaban.
    Jack la sintió temblar. Sintió el dolor. Lo golpeó como pocas cosas podrían. Tenía el loco deseo de cogerla en brazos y llevarla hasta la casa.
    – Vamos a la casa donde se está más caliente.
    – Todavía no -no podía moverse.
    Mientras se quedase donde estaba, separarse de su familia no era una realidad. No podía respirar, el pánico se extendió, su garganta se cerró, deteniendo la entrada aire hasta que se ahogó, luchando por permanecer viva. Estaba sola.
    – Respira -la mano de Jack subió, los dedos se curvaron sobre su nuca, masajeándola tiernamente.
    – No puedo -dio un paso hacia su hermano.
    – Seguro que puedes; solo estas teniendo un pequeño ataque de pánico. Deja salir el aire y entrar de nuevo a tus pulmones -deliberadamente la giro para enfrentarle, para evitar que mirara el punto por donde su hermano había desaparecido. Colocando su mano en su pecho, respiro profundamente, disponiéndola a seguir su dirección, capturando su mirada con la propia-. Eso es. Estás bien. No podrán quitarnos nuestro bebé, Briony. No puedo ser el mejor hombre del mundo, o el más fácil para convivir, pero cuido de lo mío.
    Briony lo miró, pareciendo más vulnerable y desolada de lo que posiblemente podía saber. Jack la abrazó y la mantuvo, ofreciéndole el único consuelo que sabía como dar. No era un hombre de palabras; nunca lo había sido. Cada cosa que decía salía mal.
    Apoyó su frente contra su pecho.
    – Tengo miedo. No creo que estuviera tan asustada antes, ni siquiera en el Congo.
    – ¿De mi o de Whitney? -sus dedos acariciaron su pelo porque no pudo evitarlo. Su olor era imposiblemente femenino, una mezcla de flores, lluvia y aire libe. Estaba hecha para cenas con candelabros y sábanas de satén, no para el final del mundo en medio de la salvaje montaña.
    – No lo sé -dijo Briony honestamente.
    – Te sacaré de esto -dijo-, te doy mi palabra.
    Ella no sabía que nunca se marcharía una vez que diera su palabra, o que moriría para proteger a su niño nonato y a su madre. No quería examinar su reacción con Briony tan minuciosamente. No se sentía bien al pensar que ella era parte de un experimento y que ambos no eran más que marionetas en un escenario, pero no podía detener la gran atracción física hacia ella, o la manera que respondía emocionalmente.
    El temblor en su cuerpo se ralentizo y levantó la cabeza, con determinación en su cara.
    – Vacilé al venir aquí, no solo por lo que paso entre nosotros, sino porque sabía que te pondría en peligro. Solo puedo disculparme por eso, pero sabía que cuando el bebé creciera, no sería capaz de defenderme. Si no quieres hacer esto, ahora es el momento de decirlo. Todavía puedo coger a mi hermano y estarás fuera de esto, libre y tranquilo.
    Una débil sonrisa tocó sus labios, pero no alcanzó sus ojos.
    – Te advertí que no iba a dejarte dos veces. Estás aquí. Resolveremos las cosas.
    – Estoy aquí así que puedes protegernos. Puedo aprender habilidades de supervivencia, no hay otra razón. Me dejaste claro que no eres un hombre que quiera a una mujer y a un hijo alrededor, que eso era un incordio. Ahora que ambos sabemos que la atracción fue forzada para producir objetivos…
    – ¿Qué?
    – ¿No te he dicho esa parte? Aparentemente Whitney quería un súper soldado, nuestro bebé. Ha estado tratando de manipularnos para que estuviéramos en el mismo sitio al mismo tiempo. Se suponía que iría a Colombia cuando estuviste allí, pero no lo hice, por eso pagó al festival de música una gran suma de dinero para inducirnos a estar allí. Una vez que nos encontramos, lo que hizo para atraernos físicamente haría el resto.
    – Hijo de puta.
    – Luther dijo que querían al bebé y me querían para la continuación de su programa de cría. Se había ofrecido para ser el donante, por eso tú podrías ser fácilmente prescindible.
    – Creí que estabas tomando la píldora.
    – Y lo hacía. Whitney suministro todo mi cuidado médico, y fue el doctor Sparks quien me dio las píldoras. Me eran enviados como un reloj. El archivo decía que eran placebos. Lo siento, pero no lo sabía, y ahora estamos en esta situación, ambos vamos a tener que lidiar con ello. Ahora que sabemos que solo es sexo, ambos podemos protegernos contra cualquier enredo.
    Por un breve momento, la diversión llameó en sus ojos.
    – ¿Podemos?
    – Si -Briony se alejo de él consciente de estar desnuda bajo la camisa y de lo cual él también era consciente. Podía verlo en sus ojos. Tembló-. No tengo ropa.
    – Tengo algunas cosas que puedes ponerte, y mañana iré a la ciudad y te conseguiré algunas cosas para salir del apuro hasta que me puedas hacer una lista.
    – ¿Hacerte una lista? -repitió-. Soy capaz de comprar por mi misma. Tengo dinero.
    – No quiero que te vean por la ciudad a menos que tengamos que ir por el bebé. ¿Y estamos hablando de dinero en efectivo o de tarjetas de crédito?
    – Traje bastante dinero en efectivo. Esta en mi monedero -giró dando dos pasos hacia el bosque antes de que la cogiera por el brazo para detenerla-. Llama a Jeb de vuelta. Se lo di a él.
    – No necesitamos tu dinero.
    – No hay un micro en mi monedero -protestó-. Lo comprobé. No soy estúpida, solo estoy embarazada -por otro lado, se sentía estúpida por quedarse embarazada. Jack era virtualmente un extraño, y con control de natalidad o no, debería haber sido más cuidadosa. No se atrevía a permitir que su cuerpo invalidase su cerebro de nuevo. Era parte de un experimento. Nada entre Jack Norton y Briony Jenkins era real o alguna vez lo sería-. Necesito ese dinero.
    – No, no lo necesitas -había un tono definitivo en su voz.
    – Mira, no voy a quedarme tirada aquí sin ropa, sin dinero y sin vehículo. No soy una prisionera. Tengo que tener una forma de salir si esto no funciona.
    Jack suspiró, con expresión sombría.
    – No soy un hombre que discuta. Esta es la segunda vez que te lo digo y voy a seguir recordándotelo.
    En un momento estaba delante de él, al siguiente se volvió para correr, abriendo la boca para llamar a su hermano. Jack la cogió en sus brazos, una mano cubriendo su boca fuertemente, su brazo mordiendo duramente su cuerpo justo debajo de sus pechos. Todo fue rápido, el calor llameo, envolviéndolos a ambos, la necesidad era fuerte, tan primitiva que fue todo lo que podía hacer para permanecer sobre sus pies; su cuerpo, por propia iniciativa se derritió contra el de él. Trató de morderle la mano, el instinto de conservación fue más fuerte que su miedo a la venganza.
    – Para -siseó, su boca tan cerca de su oído que sintió sus labios moverse contra el lóbulo de su oreja-. Vas a conseguir matar a alguien.
    Dejó de luchar y él quito la mano de su boca pero no la dejó ir, presionando su cuerpo más cerca del de ella. Estaba duro como una roca, su cuerpo sin nada que darle, ningún punto suave, y su erección parecía despiadada, un bulto grueso y grande presionado fuertemente contra su carne.
    – No es real. Es solo química -dijo Briony desesperadamente. Su propio cuerpo dolía, humedecido, los pechos demasiado llenos y los pezones demasiado duros. La lujuria se enroscó despiadadamente, espesa y necesitada, haciendo que su cuerpo palpitase y su útero se apretase-. No es real.
    – Es jodidamente real, cielo, quiero levantarte, envolver tus piernas en mi cintura, y enterrarme profundamente dentro de ti justo aquí. Ahora mismo -su voz se puso áspera-. Puedo saborearte en mi boca, tú olor con cada aspiración que hago. No me digas que no es lo mismo para ti. Es real y ambos lo sabemos.
    Ella luchó otra vez, no había control en la fiera atracción física que se arqueaba entre ellos. Era eléctrica, consumiéndolo todo, crujiendo en el aire alrededor de ellos, la intensidad era tan fuerte, que la giró en sus manos, su boca bajó feroz sobre la suya. Estaba perdida, las olas de necesidad eran tan poderosas que pensó que podría morir si no le tenía.
    Su lengua barrió su boca, y no había nada gentil en su beso. Era puramente dominante, tomando el mando hasta que Briony fue barrida en un mundo de sexualidad cuando sus manos vagaban posesivamente bajo su cuerpo y luego ahuecó sus pechos bajó su camisa, encontrando su suave piel desnuda.
    Jack bruscamente separó su cabeza, jurando elocuentemente.
    – Para. Para de llorar. Maldita sea, Briony. No te he hecho daño. ¿Por qué demonios estás llorando? -sus manos enmarcaron su cara y miró los ojos húmedos y pestañas agrupadas antes de agacharse para probar sus lágrimas.
    Incluso ese pequeño gesto era increíblemente íntimo, sexual, su boca trazó el camino de sus lágrimas. Sintió el toque ligero de sus labios en su cara recorriendo a través de todo su cuerpo.
    – Para -suplicó otra vez, más amablemente-. Vamos cielo, estas cansada. Tal vez fui un poco duro, pero no podría hacerte daño.
    Briony no había sido consciente de que estaba llorando. Solo era consciente de su cuerpo, tan insatisfecho, tan necesitado. El ansia por Jack era como una garra terrible que la desgarraba por dentro, incluso mientras su cerebro le gritaba una advertencia, le gritaba que ella no le importaba a él o él a ella. Un hombre loco había llevado a cabo un experimento y ellos eran el resultado. Dos persones en celo como los animales. Estaba disgustada consigo misma.
    No podía culpar a Jack Norton, incluso si quisiese que él asumiera la responsabilidad, cosa que ella no quería. No podía evitar su reacción a ella más de lo que ella podía reprimir la suya hacia él.
    – ¿No ves lo que nos ha hecho? Nos lo ha quitado todo. No tendremos nunca una oportunidad de tener familia. El amor y el matrimonio ni todas las cosas que importan en la vida. Una vez que estemos lejos el uno del otro, ¿crees que esto va a parar? ¿Esta ansia terrible? Es una adicción. Nos ha manipulado para que seamos adictos el uno al otro. No puedes decirme que no has pensado en ello día y noche desde que te marchaste. Nos ha quitado la vida y nos ha hecho animales estúpidos.
    Jack la empujó en sus brazos y la apretó enérgicamente contra si, envolviendo sus manos alrededor de la cabeza mientras sollozaba contra su pecho. El sonido desgarró su corazón y causó estragos en sus emociones normalmente inexistentes. Demonios. La mujer lo iba a convertir en un ser débil. Apoyó la cabeza en la de ella, sujetándola fuerte.
    – Para, cielo. Te vas a poner enferma. Nada de eso importa ahora. Estamos aquí y podemos hacer de nuestras vidas lo que queramos. No va a tener a nuestro bebé -puso la boca contra su oído y susurro-. ¿Me oyes? Nunca nos va a quitar a nuestro bebé y experimentar con él.
    Levantó la cabeza para mirarle.
    – Lo siento. Deben ser las hormonas. No suelo llorar como una niña.
    Sus dedos se enredaron en su espeso cabello. Parecía tan desesperada, sus ojos demasiado grandes en su cara, todavía nadando en lágrimas. Por años pensó que toda la gentileza había sido expulsada para siempre de él, pero estaba allí, escondida profundamente dentro, rebelándose tan rápido como cada instinto protector. Lo que quiera que Whitney les hubiera hecho tenía que ver con sexo e ir junto con el deseo, pero para Jack, la relación con Briony se estaba desarrollando como algo totalmente diferente. Sus sentimientos por ella eran cada vez más fuertes y reales que la necesidad de sexo. Briony se las había arreglado para pasar sus defensas y encontrar la chispa de pequeña humanidad, de ternura que nunca había sabido que existiera.
    Jack no quería pensar con detenimiento en como sus emociones habían empezado a mezclarse con la química violenta que chisporroteaba entre ellos, pero sabía que era peligroso para un hombre como él encariñarse con alguien. No era normal y nunca sería normal, no importaba cuanto deseaba ser diferente. Había dejado de querer ser diferente hasta que se había alejado de Briony.
    – Solo estas cansada -murmuró.
    – Me gustaría decirte que lo siento por estar embarazada. Debería haber sido cuidadosa. Nunca se me ocurrió que podría intimar con alguien, sin hablar de que pierdo la habilidad para pensar en algo tan importante como la protección. No tenía ni idea de que las píldoras no fueran reales.
    Jack sintió el alivio barriendo su cuerpo. Ella intimando, incluso pensar en que pudiera intimar con otro hombre podría haber hecho que el otro hombre muriera. Tomó aire y lo dejó salir lentamente para impedir que sus pensamientos fueran en esa dirección. Recorrió hacia abajo con los dedos su cara solo porque tenía que tocarla.
    – La idea de que intimes con otro hombre es algo que no estoy dispuesto a considerar.
    Briony vaciló, frunciendo el ceño.
    – No puedo estar alrededor de mucha gente sin que me afecte psíquicamente. No parezco poder desarrollar las barreras que otra gente tiene para mantener fuera los sonidos y las emociones, y lo he intentado -inclinó la cabeza hacia atrás, mirándole, se trago las últimas lágrimas, determinada a recuperar el control-. Cuando estoy contigo, es más fácil. Mi mente puede descansar. Estoy tratando de entender lo que Whitney me hizo, y espero que puedas explicármelo mejor de lo que lo hizo el archivo. No entendía ni la mitad.
    – Definitivamente ayuda que sea un ancla y pueda filtrarte todo -igual que su hermano. La idea de que Ken pudiera filtrar para ella igual de bien vino de ninguna parte, y se avergonzó de la ráfaga de adrenalina que surgió en su cuerpo tan deprisa. Lo que quiera que Whitney les hubiera hecho para juntarlos era potente y peligroso-. Atraigo las emociones y los sonidos de ti a mí.
    – ¿Pero cómo? He tratado todo tipo de ejercicios porque he tenido que actuar con mi familia en público, pero era demasiado doloroso. Terminaba con dolores de cabeza terribles. Si puedo averiguar como lo haces, tal vez puedas enseñarme a sobreponerme al dolor antes de que el bebé llegue -su breve descripción no empezaba a describir la agonía por la que pasaba antes de cada actuación, y estaba asustada por pensar que si tenía al bebé, no sería inmune a la angustia del niño.
    Jack retiró hebras perdidas de cabello de su cara.
    – Pareces cansada ahora y tienes dolor de cabeza, ¿verdad?
    Ella se encogió de hombros.
    – Llorar como un niño no ayuda. Estuve confinada en un sitio pequeño con Jeb por horas. Está realmente asustado por mí y salía de él en oleadas.
    Jack comprendió que había pasado horas en un avión también. Y era increíblemente honesta con él. No había esperado que fuera tan comunicativa. No confiaba en él o en sí misma. Las sombras en sus ojos le decían eso. Cada vez que la tocaba, se ponía rígida por un breve momento, aunque estaba tratando de esconder lo incómoda que estaba.
    – Déjame llevarte hasta la casa -la instó.
    Briony presionó las dos manos contra el estómago protectoramente. El bebé era la única persona que tenia, su único aliado, la única familia. Ya podía encontrar comodidad en presencia del niño.
    La mano de Jack se tensó alrededor de su muñeca.
    – Me gusta que seas telepática -adoraba la intimidad de su comunicación con ella. Era familiar para él. Jack y Ken habían usado la telepatía desde que podía recordar y era familiar para él.
    Ella retorció la muñeca en una tentativa sutil para que la dejara ir. No pareció notarlo.
    – Soy un montón de cosas -dijo-. Ahora mismo, cansada es la cosa número uno que soy. Necesito descansar -necesitaba desesperadamente estar sola.
    Él se giró hacia la casa, tirando de su muñeca para que le siguiera.
    – Mantente en este camino.
    – ¿Tienes trampas en tu propiedad?
    Se encogió de hombros.
    – No me gustan las visitas.
    – Eso es ridículo. Algún campista podría accidentalmente tropezar con tu tierra sin darse cuenta de que no es parte del bosque nacional.
    – ¿Por qué no notarían las doscientas señales que Ken puso por todas partes?
    Había un rastro de humor en su voz, pero sus rasgos permanecieron sin expresión.
    Ella le dirigió una pequeña sonrisa.
    – ¿Un niño perdido?
    – Si un padre pierde a su hijo en el camino hasta aquí, el niño está mejor sin ellos.
    – ¿Muertos mejor? -se quedó absolutamente quieta, estudiando su cara, su corazón golpeando demasiado rápido-. Si realmente crees eso…
    La diversión se arrastró en sus ojos brevemente, pero se fue tan rápido que no estuvo segura de haberla visto.
    – Nada letal. Solo algo divertido para hacer sonar la alarma y que retrasarían a cualquier vecino que quisiera tomar prestadas las herramientas.
    El alivio se cernió sobre ella.
    – Estoy segura que pasa a menudo. No me tomes el pelo con eso.
    Además de Ken, no había bromeado con nadie que pudiera recordar, pero se sentía bien. Solo teniéndola allí se sentía bien.
    – Jebediah me dijo que Ken era tu gemelo idéntico. ¿Se parece mucho a ti?
    – No -la voz de Jack se tornó brusca. Era casi como si pudiera leer su mente incluso con las barreras en alto-. Es más encantador. Te gustará -su estómago se retorció de nuevo.
    Dijo la verdad. Ken era duro, pero siempre había sido el gemelo social, el que era más reflexivo y agradable. La gente gravitaba naturalmente hacia Ken, y era más sensible que Jack. Jack respetaba y admiraba a muy poca gente; Ken estaba en lo alto de la lista. No había considerado que Briony pudiera poner a Ken en lo alto de su lista.
    Realmente vaciló, parándose abruptamente en el camino que se dirigía hacia la casa. No podía sentir celos de su propio hermano. No podía concebir tal cosa. Briony estaba confundiendo su pensamiento si estaba llegando tan lejos.
    ¿Qué es? Ken lo alcanzó del modo en que lo había hecho desde que estaban en pañales. Cuando uno estaba en problemas el otro lo sabía inmediatamente.
    No lo sé. Tengo que resolver algunas cosas.
    ¿Estás enfadado por lo del bebé? ¿Estás absolutamente seguro de que es tuyo?
    Jack miró la cara de Briony. Parecía tan joven. Tan inocente. No había estado con otro hombre más de lo que él había estado con otra mujer, y ahora eso no iba a pasar para ella, porque no podía permitirlo, incluso si era lo correcto dejarla a ella y al niño irse. Es mi bebé. Había una satisfacción total en su voz. Resonó en su mente tan fuerte que su gemelo no podría fallar en entenderlo.
    – ¿Puedes sentir lo que siento? -preguntó Briony en voz alta.
    – Si lo intentara.
    – No lo intentes -él odió la forma entrecortada que tenía de hablar. Tan brusca que era descortés. Divertida, nunca lo había considerado antes. La mayor parte del tiempo, le dejaba la fineza a Ken. La gente evitaba a Jack como él los evitaba a ellos.
    – Y, Briony, si la química es la misma entre Ken y tú, mantente alejada de él.
    – No lo será.
    – ¿Cómo lo sabes?
    – Estaba en el archivo. Le usaron de cebo para atraerte al Congo. La orden era capturarle a toda costa.
    – ¿Eso estaba en el archivo? -Su voz fue dura-. ¿Decía algo despellejarlo vivo? ¿Cortarlo en pequeños pedazos?
    Ella le miró. No había expresión en sus duros rasgos, pero tembló a pesar de todo.
    – ¿Eso es lo que le hicieron?
    Sonó comprensiva. Compasiva.
    – Como dije, no te intereses en él. No está en el mercado para una mujer.
    – ¿Cómo tu? No necesitas advertirme. No tienes que preocuparte que no me voy a poner tonta ni romántica -le aseguró Briony mientras cortaba todo contacto, enderezando sus hombros-. Dejaste perfectamente claro que no teníamos nada excepto sexo. Nada emocional. Soy una chica grande. Puedo manejar las cosas por mi misma. Es mi elección tener el bebé, y me siento realmente mal tenerte que pedir protección. No soy lo suficientemente estúpida para enamorarme de tu hermano y complicar el error.
    Sus ojos estaban oscuros e insondables. No podía leer su expresión, pero había algo casi predador en él, algo frío, oscuro y muy peligroso. Podía sentirlo emanando en olas. La miró sin parpadear, y supo que no se perdía nada en absoluto. Su corazón estaba latiendo casi fuera de control. Cada respiración que dio. Las gotas de sudor se formaron en su frente goteando hasta sus pechos. La manera en que sus labios estaban secos y sus palmas sudadas. No había nada oculto a sus sentidos aumentados, y ella no lo intentó. No se disculparía por su miedo.
    – Mantente detrás de mí.
    En el momento en que le dio la espalda, tiro de los faldones de la camisa, asegurándose de que la cubrían adecuadamente. Con alguien más, podría haber pensado que la estaba forzando a vestir su camisa para hacerla sentir más vulnerable, pero Jack ya era muy consciente de su sexualidad. No la necesitaba desnuda bajo su camisa para ser consciente de ella como mujer. Era realista con eso, incluso demasiado.
    Briony se aclaró la garganta.
    – Preferiría no encontrarme con tu hermano hasta que estuviera vestida. Estoy muy incómoda.
    – Lo preferiría así también -dijo, sin una mirada sobre su hombro-. Te conseguiré ropa ahora mismo.
    Mantente fuera de la vista, Ken hasta que le consiga la ropa. Tiene el nuevo ejército de Whitney detrás de ella y no quiero arriesgarme con los micrófonos.
    ¿Whitney? Creí que estaba muerto.
    También yo. Ken. Jack vaciló.
    Estoy aquí.
    No seas muy encantador. No quiero que se enamore de ti
    Hubo un silencio mortal. Jack juró por lo bajo. Ken era el tipo de hombre del que todas las mujeres se enamoraban. Pocas mujeres echaban un segundo vistazo a Jack, y si lo hacían, se alejaban rápidamente. Ni una vez, en todos los años juntos, le había advertido de una mujer.
    ¿Estás bien conque ella esté aquí?
    No la quiero en ningún otro lugar.
    Eso no es lo que he preguntado. Sabes como eres. ¿Es seguro que esté aquí? Persistió Ken.
    Maldita sea, como demonios voy a saberlo. Está aquí. No se va a marchar, así que tendremos que encontrar la manera de vivir con ello.
    ¿Ella no quiere irse o no la quieres dejar irse?
    Ese era Ken, yendo al corazón del problema. Ken le conocía, conocía cada marca oscura de su alma. Jack no contestó, llevando a Briony a través de los árboles hasta el jardín delantero. Se paró repentinamente cuando vio la casa.
    – Es preciosa. Nunca se me ocurrió que habría una casa real en este lugar. Es perfecta.
    Secretamente satisfecho por el sobrecogimiento apreciativo en su voz, se encogió de hombros casualmente.
    – Ken y yo lo construimos juntos. Somos propietarios de unos dos mil cuatrocientos acres, y la propiedad es completamente auto-suficiente. Tenemos acres de tamarack [3] y abetos, y si alguna vez necesitamos hacer algo de dinero, podemos talar algunos de ellos. También tenemos una mina de oro. El abastecimiento de agua de la propiedad es alimentado por la gravedad. No necesitamos subir la energía a la casa. El sistema hidroeléctrico proporciona la energía a las baterías, y solo usamos una pequeña cantidad de la energía disponible para nosotros.
    – Parece una cabaña de troncos pero es enorme.
    – Sobre unos tres mil pies cuadrado. Ken tiene un ala de la casa y yo tengo la otra. Compartimos la cocina, el comedor y las grandes habitaciones. El garaje casi dobla el espacio, así tenemos la habitación para expandirla en oficina si queremos hacerlo.
    – ¿Por qué oficinas?
    – Ken piensa que vamos a dirigir un campamento para hombres de negocio aburridos para practicar habilidades de supervivencia.
    – Esa no es mala idea.
    – Realmente requiere hablar con ellos.
    Briony se río. Era la primera vez que escuchaba su risa desde que la dejó unos meses atrás, y el sonido recorrió su espina dorsal como dedos acariciadores.
    – Ya veo. ¿De que hiciste la casa? Adoro la forma en que parece una cabaña de troncos.
    – Los troncos son de pino blanco del oeste. Los encajamos con la técnica suiza y usamos aceite para el acabado. La mina original está todavía en la propiedad, también la primera cabaña construida.
    – ¿De verdad tienes una mina de oro?
    Metió un mechón de pelo detrás de su oreja, sus dedos se demoraron contra su piel.
    – Hay oro aquí arriba, aunque Ken y yo nunca lo hemos buscado. Tenemos toda la vida salvaje y las truchas de las corrientes que necesitamos y somos completamente independientes cuando estamos aquí. No hay teléfono, así que nadie puede llamarnos.
    – Jebediah dijo que todavía estás de servicio. ¿Cómo se ponen en contacto contigo si te necesitan?
    – Por radio. Tenemos un helicóptero si lo necesitamos y un pequeño avión en el aeropuerto.
    – Bien, tu casa es absolutamente hermosa e inesperada. Creo que eres un artesano en secreto.
    Él se movió hacia el porche, inexplicablemente complacido porque a ella le gustara la casa. Era un santuario, sereno y simple, un lugar que pocos encontrarían alguna vez y menos se atreverían a entrar.
    – La carretera esta fuera de servicio en invierno, pero tenemos motos de nieve.
    – ¿Qué usáis para calentaros?
    – Madera. Hay mucha.
    – Adoro el porche. Especialmente me gusta la galería. Siempre me han gustado las terrazas cubiertas, y la tuya es perfecta -Briony tocó el pasamano y caminó en el porche. Adoraba la casa, pero ahora que estaba a punto de entrar, su corazón latía salvajemente. Le llevó todo su coraje esbozar una sonrisa tentativa y actuar como si entrase en casas masculinas con nada más que una camisa todos los día de la semana-. Es gracioso, con todas las advertencias sobre ti, Jack, tienes más una casa que la mayoría de la gente. Y eso me sorprende. Es preciosa.
    – Está muy aislada. A la mayoría de las mujeres no les gustaría estar aquí arriba.
    Briony se encogió de hombros.
    – La mayoría de las mujeres pueden estar alrededor de la gente sin problemas. A mi me gusta la soledad. Y nunca he tenido la oportunidad de estar en unas montañas como estas. Es especialmente hermoso por la noche.
    – Mañana, te enseñaré algunas alarmas o trampas explosivas en la propiedad por si sales a caminar, no te metas en problemas.
    Giró los ojos.
    – ¿Podemos solo decir paranoia?
    – Prefiero usar el término preparado.
    La condujo por la cocina. Vio una estufa y un frigorífico, pero poco más mientras la apresuraba a través de la casa, bajando a un gran hall para empujar una puerta abierta y caminar hacia atrás para que entrase.
    Su olor estaba en todas partes. Ella le miró, vacilando, su útero se apretó, y pudo sentir el calor lento moviéndose a través de su cuerpo.
    – ¿Tú habitación?
    Jack tomó aire. Esto iba a ser un infierno muy difícil para ambos más lo que había pensado al principio.
    – ¿Dónde más? Te conseguiré algo para dormir y algo para que te vistas mañana por la mañana -cruzó hacia el aparador y sacó un par de pantalones con cordones. Nunca se los había puesto. Ken había intentado vestirle por años pero hasta ahora se había resistido, prefiriendo sus vaqueros y sus ropas de camuflaje-. ¿Tienes hambre? Puedo conseguirte algo.
    – Estoy verdaderamente cansada, Jack. Me gustaría darme una ducha si no te opones e irme a la cama.
    Porque no podría enfrentarlo más. Mirarlo dolía. Y su cuerpo estaba fuera de control. Estaba avergonzada por su perdida de control. Más que cualquier cosa, quería estar sola donde pudiera echarse las mantas sobre la cabeza y llorar donde nadie pudiera oírla.
    Jack abrió la puerta del cuarto de baño privado. Su olor ya se mezclaba con el suyo. Una vez que estuvo en el baño, él no le dio respiro y no le importó. Ella tenía su plan de mantenerle a distancia. No iba a dejar que eso sucediese. Briony Jenkins iba a tener que aprender a vivir con él. No sería fácil, pero no había alternativa, no iba a permitir que escapase de lo que obviamente había entre ellos.

Capítulo 11

    Briony se enroscó como una pequeña pelota en la gran cama de Jack. Podía sentir el masculino olor por todas partes. La ducha caliente había aliviado un poco la rigidez de su cuerpo, pero el temor interior creció hasta que su corazón pareció llegarle a la garganta, ahogándola. No podía escapar de él. Lo atraía hacia su cuerpo con cada aliento que tomaba. Podría aceptarlo si solamente hubiera sido su cuerpo traicionándola, pero sus emociones se sentían en carne viva y no podía parar de pensar en sus suaves manos cuando la tocaban.
    No caería en esa trampa otra vez. No era real, jamás lo sería. Jack había aclarado sus sentimientos y tuvo que respetarlo. Era un hombre que, a pesar de su brusquedad, trataba a las mujeres suavemente, y ella era simplemente más susceptible porque sus hormonas corrían salvajes. Emocional y sexualmente al mismo tiempo. Era una combinación difícil de enfrentar.
    Si vienes a desafiarme a un duelo porque follé a tu hermana, Jebediah, eres mucho más estúpido de lo que creía. Briony sintió sus mejillas enardecer al recordar la acusación de Jack. Maldita sea. Ella ya había caído en su seductora trampa. Solamente la miró, la tocó, y ella prácticamente se lanzó en sus brazos. ¿Qué estaba mal con ella? ¿No tenía orgullo? ¿Cómo iba alguna vez a ser capaz de quedarse en su dormitorio con su olor conduciéndola en una especie de calor sin sentido?
    Suspiró, se quitó rápidamente las mantas, y caminó descalza hasta la ventana para abrirla y aspirar el aire nocturno, tratando aclarar su cabeza. El aire estaba más frío de lo que estaba acostumbrada, pero se sintió bien en su caliente piel. Se sentó en el alféizar y miró los árboles bailando con el viento, ignoró las lágrimas que corrían por su cara. Últimamente ella estaba tan mal en la parte emocional que alguien debería sacarla de su miseria. Parpadeó hasta poder enfocar su visión en el paisaje. Las ramas se balancearon y doblaron, hojas brillantes como la plata a la luz de la luna. Sentándose silenciosamente, vio a varios ciervos vagar en el jardín, y algo más grande, casi del tamaño de un caballo, mucho más lejos.
    Curiosa, Briony subió la ventana y camino descalza a través del pórtico a la baranda, asomándose para conseguir una mejor vista. No se atrevió a vagar alrededor de la propiedad hasta saber donde estaban escondidas las alarmas y trampas, pero estaba intrigada con el gran animal del bosque tan cerca de la casa. Nunca había visto antes un alce vagar libre, y estaba bastante segura que había una manada. Por primera vez en lo que le pareció semanas, podía respirar otra vez, sin tener girando en su mente un caos de emociones. Afuera, en el aire de la noche, no había ningún olor de Jack y ningún recordatorio de que ella era tan susceptible a él.
    Con la mano en la garganta, caminó suavemente a lo largo del pórtico, avanzando al mismo paso que la manada, siguiéndolos alrededor de la gran casa, determinada en pensar en algo que no fuera Jack y su situación, siguió el ritmo de la manada, alrededor de la casa grande. El pórtico cubierto era amplio y el pasamano bastante alto así que, agarrándose a una de las columnas de apoyo, estaba segura de poder marcharse, columpiándose hasta el techo, y conseguir una vista aún mejor, sin molestar a nadie. Subió al pasamano, manteniendo un ojo en los enormes animales, temerosa de que avanzaran más lejos en el bosque antes de que pudiera verlos bien.
    Agarró su brazo alrededor del poste y juzgó la distancia a la azotea. No era muy lejano para alguien tan alta como ella, pero tendría que balancearse hasta estar encima del alero. Saltó y agarró el borde de la azotea.
    Dos manos la agarraron por la cintura jalándola hacia abajo, apretándola contra un duro cuerpo. Los ojos de Jack brillaban como diamantes idénticos, que la acuchillaban furiosamente.
    – ¿Qué demonios piensas que estás haciendo?
    El hombre estaba hecho de hierro, su cuerpo no se rendía, y donde ella estaba fría, él estaba caliente, calor irradia de su piel. Su corazón empezó a funcionar a toda marcha inmediatamente. Peor, su cuerpo reaccionó, pechos llenos y dolorosos, su útero apretado. Ella lo probó en su boca, lo sintió en su cuerpo. La memoria estaba vívida al instante y despierta. Solamente con esto… tan fácil para él, la reducía a simple necesidad. Desesperada para escapar de su propia reacción a su olor, Briony luchó para romper su agarre, incluso con su aumentada fuerza, no se movió.
    – Quise ver la manada de alces… o al menos pensé que lo eran. Gracias a ti, no pude verlos bien. Vete, Jack -él era la última persona que quería ver.
    Necesitaba estar sola y no dormiría en su cuarto, donde su olor estaba por todas partes. Quiso llorar de frustración. Deseó arremeter contra alguien. Esta era una situación totalmente imposible. No era bastante fuerte para estar cerca de él y no desearlo. ¿Y por qué él siempre la tocaba?
    – Cualquiera que ande merodeando en mi casa es probable que muera.
    – No soy una prisionera, ¿verdad? Si quiero observar a algunos animales en el bosque, no creo que sea una ofensa de muerte. Regresa a la cama. Estoy bien aquí afuera sola -porque no podía yacer en esa cama y no desearlo con cada célula de su cuerpo. Si vienes a desafiarme a un duelo porque follé a tu hermana Deliberadamente repitió las palabras en su mente, necesitando algo para impedirse ser una tonta aún más grande de lo que ya era
    – Hace frío, Briony, entra a la casa.
    Ella presionó dos dedos justo encima de sus ojos, sintiendo la humillación de no poder controlar sus propias necesidades físicas. Tenía que alejarse de ella, tenía que dejar de tocar su cuerpo.
    – Vete al diablo. Tengo todo el derecho de estar aquí fuera si lo prefiero.
    Él inclinó su cabeza a un lado para estudiar su expresión furiosa.
    – ¿Por qué tratas de iniciar una pelea conmigo?
    – No me gusta que me digan que hacer -porque él era todo en lo que podía pensar, y le había dejado claro que no la deseaba. Porque él había dicho… follé a tu hermana. Ella no debería querer a un hombre que había sido programado para dormir con ella. Era completamente humillante. Un hombre que solamente necesitaba algo fácil, una simple follada.
    – Que todo se vaya al diablo. No es verdad. Nunca fue verdad -Jack se acercó, y Briony retrocedió ante él, levantando una mano para rechazarlo.
    – ¡Basta! -lo dijo bruscamente, aterrorizada se echó a llorar. Sus ojos le quemaban y sintió un nudo elevándose por la garganta-. Sólo no digas nada más sobre esto.
    Jack la alcanzó de todos modos, sin darle espacio, pero tocando su cuerpo para que el calor de su piel se filtrara en la helada piel de ella.
    – Tiemblas como una hoja -recorriéndola con las manos de arriba hacia abajo de sus brazos en un esfuerzo de calentarla. Forzó la suavidad en su voz. ¿Por qué diablos había dicho alguna vez él una cosa tan estúpida a su hermano?-. Tu cuerpo está congelado y no te has dado cuenta de ello. ¿Qué ibas a hacer? ¿Subir a la azotea?
    – De hecho, sí.
    – ¿Y se te ocurrió que podrías resbalar y caer haciendo daño al bebé?
    – Soy acróbata, hago eso para vivir. Creo que puedo subir a una azotea.
    – Bien, no lo hagas, pensé que estabas cansada -Jack quiso consolarla, pero estaba demasiado lejos emocionalmente, tratando de alejarse, y él no era bueno en esa clase de cosas.
    Ella alcanzó el lóbulo de su oreja, necesitando el consuelo de tocar el pendiente de su madre, encontrado la piel desnuda dejó caer su mano.
    – Lo estoy, solamente necesito espacio. No puedo hacer esto.
    – Sí, tú puedes.
    – Bien, tal vez no quiero hacer esto -retrocedió hasta estar contra el pasamano. No podía tocarla otra vez. Cada toque de sus dedos traía la conciencia aguda de su cuerpo y las necesidades desesperadas del propio. Había salido para evitarlo, aún allí parecía no haber escape.
    – Deberías haberlo pensado antes de venir a mí.
    Briony apretó sus puños.
    – En ese momento, sentí que no tenía otra opción -alzó la barbilla-. Mira. Obviamente esto no va a funcionar. Puedo marcharme. Hay otros modos de desaparecer, y siempre está Kadan Montague. Él me ofreció su protección.
    La mandíbula de Jack se tensó, sus ojos grises de repente cambiaron a un gélido y espantoso color plata.
    – Kadan Montague no va a proteger a mi niño o su madre. Este es mi trabajo, no el suyo. No trates de traer a otro hombre a este lío, Briony. Tenemos bastante de que preocuparnos sin esto.
    – ¿Oh, realmente? -furiosa, sin saber el porqué, se dio vuelta y en un solo movimiento saltó sobre el pasamano hacia abajo-. ¿Este lío? ¿Qué esté embarazada es un lío, verdad? No necesito tu ayuda y, francamente, no la quiero.
    Jack soltó un juramento y saltó detrás de ella. Al demonio con el tacto, no lo tendría nunca. Le agarró de una muñeca como grillete, ella se giró, lanzándole un golpe a la cara. Él agarró el puño en el aire.
    – Levántame la mano otra vez y voy a ponerte sobre mis rodillas. ¿Qué demonios esta mal contigo? Deberías saber que si luchas conmigo no puedes ganar -se veía salvaje, enojada, y avergonzada. Vulnerable, joven, y demasiado frágil.
    Se sintió sola y asustada. El miedo moviéndose en su mente -no de él, de la situación-. De él cruelmente diciendo que la había follado. De esperar un bebé y no tener a nadie a quien recurrir. Estaba aterrorizada, Whitney la encontraría y se lo arrebataría. Jack vislumbró la montaña rusa de emociones mezcladas en su mente.
    Suavizó su voz a pesar de la exasperación.
    – No dije que el lío fuera que estés embarazada. Deja de poner palabras en mi boca. Y, nena, sabes condenadamente bien que no te follé. No así. No como lo hice sonar frente a tu hermano.
    Ella sacudió su cabeza.
    – No puedo respirar aquí. No puedo. Sólo voy a salir.
    La expresión de Jack se endureció. Su mandíbula tensa y los ojos grises brillaron a plata.
    – Te vas a calmar, entrar en la casa y dormir un poco -hizo otro esfuerzo por suavizar su voz-. Has estado bajo una tremenda tensión. Una vez que consigas una buena noche de descanso, verás las cosas diferentes.
    – Deja de hablarme en ese tono de superioridad. ¿Piensas que fue fácil venir aquí y pedirte ayuda después de las cosas que me dijiste? -lo golpeó en el pecho, apenas moviéndolo aún cuando puso toda su fuerza en ello-. Abandone a todos mis seres queridos. Mi niño está en peligro. Estoy enferma. No tengo ropa o dinero, y estoy a merced de un hombre que no me quiere cerca -empujó otra vez-. Aléjate de mí. Iba a sentarme en la azotea, no a vagar alrededor como una idiota cuando tienes la propiedad llena de trampas.
    – ¿Qué piensas hacer ahora? Es medianoche, y sabes que tengo trampas.
    – Tengo muy buen sentido del olfato. Puedo rastrear mi camino de regreso del mismo modo que entré.
    Probablemente también podría, pero lo volvía loco, y su calma iba a desintegrarse muy pronto.
    – Deja de llorar. Quiero decir, Briony, tienes que detenerte.
    – ¿O qué? -estaba enfadada por llorar. Una vez que había comenzado, parecía que no podía parar. Tal vez estaba histérica, pero si quería sentarse en medio de la noche y llorar a lágrima viva, era su asunto-. ¿Vas a golpearme? Alguien más ya lo hizo. No me intimidas.
    Jack la acercó, sosteniéndola fuertemente contra su cuerpo a pesar de la lucha, ahuecó con una mano su nuca para presionar su cara contra su pecho. Dobló la cabeza para encontrar su magullada mejilla, esparciendo besos sobre el lado hinchado de su cara.
    – Shh -dijo para calmarla, cerrando sus ojos contra el dolor en su mente. Ella irradiaba pena y él no pudo aguantarlo-. No soy el enemigo.
    – Lo sé, lo sé, lo siento -pero no podía detenerse. Su mundo se había ido y sus hormonas corrían salvajes y no había donde ir para evitarlo.
    – Todo estará bien. Todos estaremos bien. Estás demasiado cansada y tienes que dormir -sus dedos comenzaron un lento masaje en su cuello, arrastrándose lentamente hasta su cabello para masajear su cuero cabelludo, construyendo un profundo túnel, con seguros movimientos circulares.
    – No quiero entrar en la casa, Jack. No puedo entrar en aquel cuarto -¿Cómo podría hacerlo entender? Al menos afuera, el viento y el bosque ayudaban a disipar su olor, dando un respiro a su necesidad.
    Jack nunca antes había tenido a una mujer llorando en sus brazos. Estuvo de pie silenciosamente, sólo sosteniéndola mientras su cuerpo temblaba por la fuerza de los sollozos. Acariciando con la barbilla la parte alta de su cabeza. Suaves hebras de su cabello atrapados en la incipiente barba a lo largo de su barbilla. No trató de detener la inundación de lágrimas -tenía bastantes motivos para llorar-simplemente se agachó, colocando el brazo bajo sus rodillas, levantándola, acunándola cerca de él.
    – Bien. Nos quedaremos aquí fuera. Shh, Briony. Vas a enfermarte -era liviana, bastante fácil de levantar, y Jack simplemente saltó con ella, aterrizando atrás en el pórtico, Briony acunada en sus brazos. Se decidió por la mecedora del porche delantero que había construido con sus propias manos. Cupieron cómodamente, él se meció suavemente, frotando su pelo con la barbilla, masajeando su cuello suavemente.
    Debería haberse sentido como un maldito tonto, pero no lo hizo. Se sentía bien en sus brazos. Se sentó en la noche, meciéndose en la terraza, mirando el balanceo de los árboles y escuchando los sonidos del bosque en la noche. Ella lloró silenciosamente, sus lágrimas empapaban su camisa cuando despacio luchó por recobrar el control.
    – Es extraño contigo -dijo él en voz alta-. Cuando estoy contigo, me siento un hombre común. Todo lo demás desaparece, y puedo ver lo hermosas que son realmente las cosas a mí alrededor. Me he sentado en esta terraza cientos de veces, y nunca había visto la noche así. He observado fijamente el bosque, y he visto un millón de sitios para esconderme, establecer una emboscada, encontrar alimento. No vi como las hojas parecen de plata a la luz de la luna, o el modo que los árboles parecen bailar y levantar sus ramas a las estrellas. ¿Por qué supones que es así?
    Briony tragó con fuerza y levantó la cara mojada por las lágrimas, la mirada oscura y líquida examinándole la cara.
    Jack secó las lágrimas con las yemas de sus dedos, manos suaves, casi reverente.
    – Esta es la verdad, Briony. Veo el mundo diferentemente cuando estás a mí alrededor.
    – Detente, Jack. Soy muy susceptible a ti, y estoy embarazada así que probablemente es peor. No me digas cosas así -Briony trató de apartar la mirada, pero él sostuvo su barbilla.
    – Te quiero aquí -confesó él bruscamente.
    – Pero tú dijiste…
    – Sé lo que dije. Eso no importa ahora. Tendremos mucho tiempo para clasificar todo esto. Puedo sentir tu dolor de cabeza, y no lo haces mejor llorando. Sólo escucha la noche y relájate, ve a dormir. Uno de los motivos por los que decidimos construir aquí es la tranquilidad, la paz.
    Briony cerró los ojos y acomodó su cuerpo más confortablemente contra el suyo. Por regla general ella no lloraba delante de nadie, y estaba avergonzada de que aún sorbía. La sostenía como si fuera importante para él y no supo si eso lo hizo mejor o peor.
    – Justo ahí, por aquellos árboles hacía abajo hay una pequeña cuesta, es mi taller. Estaba pensando en agrandarlo y cederte un lugar para hacer tus vidrieras.
    – No traje mi cuaderno de dibujos.
    – Te conseguiré uno nuevo. Tendrás mucho tiempo para dibujar.
    Las pestañas de Briony se alzaron. Él miró hacía abajo, y había algo en sus ojos, admiración, cuando no se sentía del todo admirable. Su corazón respondió a pesar de su determinación de permanecer a una distancia emocional. Ella levantó su mano a su cara, trazando las duras líneas con las yemas de sus dedos.
    – Añoré tu cara, Jack.
    Giró la cabeza lo suficiente para depositar besos sobre su mano.
    – Siento las cosas que dije esa noche. Sé que te lastimé
    – Realmente me heriste. Sabía que debías irte, pero no tenías porque hacerlo de aquel modo. ¿Por qué lo hiciste? -las yemas de sus dedos suavemente sobre sus labios.
    – Tengo algunas cosas por resolver, Briony, pero no acerca de ti o el bebé. Es sobre mí y mi carácter, quien y qué soy. Nunca de ti -él agarró su mano y la sostuvo contra su garganta.
    – Juro que estaba tomando píldoras anticonceptivas, Jack. No me embarace a propósito. No le haría eso a un hombre. Y soy capaz de criar a un niño sola. No tendrás que preocuparte por mí pidiéndote dinero o algo. Necesito habilidades de supervivencia…
    – Briony, detente -ordenó Jack. Su mano se curvó alrededor del cuello, dedos que trabajan para masajear la tensión de ella-. Es mi niño también. Te quiero aquí. Quiero al bebé aquí. Te enseñaré las cosas que necesitas, y después que el bebé nazca, ambos lo protegeremos juntos.
    Su corazón brincó, pero no estaba lista para tener esperanza otra vez.
    – ¿Por qué piensas que es un niño?
    – Porque mi corazón no podría soportar tener una niña. ¿Puedes imaginar algún muchacho intentando ligar con mi hija? Afilaría mis cuchillos cuando viniera de visita.
    La suave risa de Briony fue amortiguada contra su pecho, pero el sonido atravesó por su cuerpo con la fuerza de una ola gigante. Él había esperado la rebelión creciente, necesidad urgente, pero no la satisfacción, la alegría. No conocía la alegría, no la entendió, hasta tuvo cuidado con la emoción. Esto se arrastró sobre él, entrando en su corazón quisiera o no traído por una mujer, por el sonido de su risa.
    – Eres tan tonto, Jack.
    – Nunca me han llamado así antes. Sé que fue difícil para ti venir aquí -sabía que era un modo suave de expresarlo, pero Briony siempre hacía lo que ella pensaba era correcto sin importarle el precio e ir a Jack había conllevado un costo elevado.
    La sonrisa se marchitó de su cara.
    – Quiero a este bebé. Sé que no buscamos que pasara, pero en el instante que el doctor me dijo que estaba embarazada, fui feliz. Hablo en serio sobre ser capaz de hacerlo sola.
    – Sé que lo eres. Hablo en serio acerca de ser parte de sus vidas.
    Una sonrisa iluminó sus ojos.
    – Niño o niña, un hijo es un milagro, ¿no lo crees?
    Ella era el milagro.
    – Sí, lo es -contestó tranquilamente-. Ve a dormir, nena. Puedo sentir lo cansada que estás -acarició su cabello. Estaba cansada hasta los huesos, no se había sentido segura en mucho tiempo. Él quiso que se sintiera segura en su casa, en sus brazos.
    La meció suavemente, dejando a la noche tejer su magia. Tantas veces Ken y él habían venido a casa, cansados y heridos sentándose en la terraza escuchando la noche. Los insectos tararearon, los búhos revolotearon sus alas, los murciélagos bajaron y giraron, ciervos moviéndose con gracia por el bosque circundante, consolándolos. El calor se filtró en el frío de su cuerpo, calentándola cuando sus pestañas se entrecerraban y su cuerpo se relajaba completamente contra él. Su respiración se hizo suave y uniforme, acurrucándose como un niño en sus brazos, abrigándose cerca de su corazón.
    Niño o niña, un hijo es un milagro, ¿no lo crees? Jack pensó en su inocente declaración durante largo tiempo. Se sentó en la oscuridad con la luz de la luna derramándose en los árboles, escuchando el sonido del agua que corriendo por las rocas y los insectos de la noche llamándose unos a otros mientras la mecía para dormir. Niño o niña, un hijo es un milagro, ¿no lo crees? Briony lo redujo todo con tal simplicidad. ¿Un niño era un milagro para él o no? ¿Quería al niño? ¿O sólo a Briony? ¿Había espacio en su vida para un bebé? ¿Cómo se sentía él?
    No había ningún sonido, pero era consciente de que no estaba solo mucho antes que una sombra cayera a través de él. Alzó la vista para ver a su hermano de pie, con las manos en las caderas, descalzo, vestido sólo con pantalones de franela. Las cicatrices cubrían su cara, recorrían sus hombros y brazos, sobre su pecho, desapareciendo bajo el cinturón. Incluso ahora, la piel estaba abierta y roja, brillante y levantada, un horrible recuerdo de su caída en las manos de un loco. Durante un momento Jack sintió conmovedora angustia. Él no había estado allí, no había estado protegiendo la espalda a su hermano. Habían enviado a Ken en su lugar. Jack debería haber estado allí, y llevaría aquel pecado a su tumba.
    Levantó la vista.
    – ¿No puedes dormir?
    – No -Ken se sentó en el borde del pasamano, balanceando un pie. Parecía tranquilo y relajado, pero Jack lo conocía demasiado bien-. ¿Ella está bien? -Ken indicó a Briony con la barbilla.
    Sus ojos brillaron como la plata a la luz de la luna, advertencia de la inminente batalla.
    – Lloró hasta dormirse. Ha tenido tiempos difíciles -dijo Jack.
    – Tenemos que hablar de esto, Jack.
    Jack cerró los ojos, descansó su cabeza contra Briony, e inhaló su olor. Esto lo envolvió como un sueño embriagador.
    – Lo sé, sé que tenemos que hablar. Debería habértelo dicho cuando volví de Kinshasa, pero no parecía ser el momento. Me alejé de ella. Hice lo correcto; la abandoné y la dejé tener una vida con un hombre decente. Maldita sea, Ken -fulminando con la mirada a su gemelo-. La abandoné. Esto fue lo más difícil que hice alguna vez en mi vida.
    Ken asintió.
    – Lo he sentido, desde que regresaste. Nuestra unión es demasiado fuerte para mí como para no sentir lo difícil que fue. Pero esto es peligroso -pasó una mano sobre su cara-. Vine aquí fuera para decirte que debes dejarla, no puedes arriesgarte, pero viéndote con ella, sintiendo lo que sientes… -sacudió su cabeza-. No sé como podrías.
    – Por primera vez en mucho tiempo, tengo miedo, Ken. Siempre me imaginé como un sicótico, que finalmente ellos enviarían alguien mejor y que sería golpeado. Sabía que nunca me volvería contra ti pero ahora… -acarició el cabello de Briony con la mano-. No podría soportarlo si ella me mirara del modo que Mamá lo hizo -sacudió su cabeza despacio-. Ya he comenzado a tomar algo de sus maneras. Soy demasiado obsesivo sobre ella. No puedo pensar en nada o nadie más. No quiero a nadie cerca de ella.
    – ¿Eso me incluye?
    – Tuve miedo que pudiera ser así, pero ahora estás cerca de ella y no quiero pegarte un tiro, así que quizás no.
    Una débil sonrisa se arrastró en los ojos de Ken.
    – Eso es un alivio.
    – No puedo dejarla ir. Sólo no puedo, Ken. Es como si lo viera todo con otros ojos cuando estoy con ella. Siento esperanza otra vez -sacudió la cabeza otra vez, sintiéndose un tonto-. Cuando volví esta vez, quise que todo esto se terminara. Después de tenerla y alejarme. Quería que todo esto terminara
    Ken frunció el ceño.
    – Supe que te sentías así. ¿Qué vamos a hacer?
    – Vas a darme tu palabra de honor…
    Ken se levantó, sacudiendo su cabeza, levantando la mano para detener a su hermano.
    – No lo hagas. No me pidas esto. No es una opción.
    – Es la única opción que tenemos. Te digo que no puedo dejarla. Lo juro, Ken, no sé lo que haría si tratara de abandonarme.
    – ¿La dañarías? -la voz de Ken era tranquila, sus ojos grises otra vez atrapando la luz plateada de la luna.
    – ¡No! ¡Nunca! Nunca lo haría. Me destruiría antes de hacer algo para lastimarla -Jack agarró a Briony más cerca, la sostuvo protectoramente-. Estoy totalmente jodido, Ken. Tienes que darme tu palabra en esto.
    – ¿El bebé? -Ken persistió-. ¿Cómo te sientes acerca del bebé?
    Jack suspiró.
    – ¿Cómo sabría como me siento? Ya no reconozco los sentimientos. Comienzas a sonar como esos psiquiatras que siempre quieren mandarnos -él había estado sentado en la oscuridad considerando esa misma pregunta y todavía no tenía ninguna respuesta real. ¿Quería al bebé porque era un lazo con Briony o porque era su niño?
    – Cuando me lo dijiste, sentí el mismo destello de alegría en ti.
    – Estoy feliz porque esté embarazada. Está aquí. No sé que demonios haré con un bebé, pero lo solucionaré… Estaba aquí sentado pensando que podía comenzar a hacer una cuna, definitivamente al bebé le va a gustar más una cuna o una de esas pequeñas cosas en las que duermen dentro y se balancean.
    Una risita se le escapó a Ken.
    – Una cuna, eres un cretino. Y sólo para añadir más leña al fuego también podrías considerar que nuestro querido y viejo padre nos dejó más de una herencia aparte de sus genes de monstruo.
    – ¿Y sería?
    – Gemelos. Él era gemelo. Su padre era gemelo. Su padre antes de él era gemelo. ¿Ves algún patrón aquí?
    Jack gimió.
    – Briony estará especialmente satisfecha conmigo por eso -miró fijamente al bosque, a los árboles con sus troncos oscuros y hojas deslumbrantes, una mano deslizándose hacia abajo para cubrir su barriga redondeada-. Él bebía, Lo sabes. ¿Recuerdas eso? Él siempre bebía. Traté de recordar como era él sin alcohol -miró a su hermano-. Promételo, Ken.
    – Es una cosa desmedida para pedirme.
    – Tengo que hacerlo.
    Ken juró y se alejó de él.
    – Que el infierno maldiga a ese hombre por lo que nos hizo. Tengo que pensar en esto. No sé si podría hacerlo. No doy mi palabra a menos que sepa que podré mantenerla.
    – He vivido mi vida entera tratando de hacer las cosas bien, Ken. No termino lastimando a la gente por la que me preocupo -una débil sonrisa, sin sentido del humor tocó su boca brevemente-. Hay tanto ti… de ti y Briony.
    – Y los hombres. Nunca has abandonado a un hombre, Jack. No te das bastante crédito porque siempre te miras tan de cerca, así que estás tan seguro que vas a ser como él. Era vicioso cuando bebía. Era como veneno en él.
    Jack levantó su cabeza, obligando a su gemelo a examinar sus ojos.
    – Sabes que somos diferentes. Siempre fuimos diferentes. Rechazo pretender otra cosa. Si sé lo que soy, lo que soy capaz de hacer, tengo la posibilidad de detenerme a mi mismo. Pero si no puedo, entonces no tienes ninguna opción.
    – No haré esto contigo. Ambos estuvimos de acuerdo en que no habría ninguna mujer, ninguna a la que cuidáramos, ninguna que importara.
    – Ella salvó mi vida. Es un Caminante Fantasma, igual que nosotros. Whitney vendrá por ella y el bebé.
    Ken caminó alrededor.
    – ¿Qué demonios estás diciendo? Peter Whitney está muerto. Fue asesinado. ¿Cómo podría él tener algo que ver con esto?
    – Aparentemente tiene mucho que ver con esto. Además de realzarnos, nos programó para responder sexualmente a una de las hembras realzadas, por lo menos eso es lo que me dijeron. Y si es cierto, es potente. Camino duro alrededor de ella.
    – Grandioso. Como si no tuviéramos bastantes problemas -Ken suspiró- ¿Estás seguro acerca de todo esto, Jack?
    – Tan seguro como que alguien nos envió al Congo. Alguien que debió ser Whitney. Él tiene el dinero, los recursos, y la autorización y alguien muy importante le ayuda. Después vendrán por Briony y el bebé.
    – No la tendrán, Jack, pero deberíamos estar listos. ¿Cómo es ella en una lucha?
    – Necesita un ancla, pero es resistente como un clavo si debe serlo. Aguantará
    – Así que allá afuera hay una mujer que va a convertirme en un furioso toro de testosterona.
    – Sí, así es -dijo Jack.
    Ken silbó suavemente.
    – Bien, siempre hay compensaciones en la vida.
    – ¿Sí? Bien, no estés demasiado seguro de eso. Del modo que lo entiendo, Whitney no tuvo mucha suerte en conseguir ratas de laboratorio así que trató de acorralar a las mujeres realzadas y establecer una especie de fábrica de bebés con algunos de sus soldados realzados que se ofrecen voluntariamente como donantes.
    – Ok, eso es enfermizo -Ken frunció el ceño-. ¿Entonces esta mujer a la que yo reaccionaría podría estar encerrada en el sótano de Whitney como si fuera una yegua dedicada a la reproducción?
    – ¿Te hace querer encontrarte al hijo de perra durante una noche oscura sin nadie alrededor, verdad?
    Ken cruzó al lado de su hermano y se agachó cerca del cuello de Briony, inhalando profundamente. Era intensamente consciente de la tensión creciente y la calma repentina de Jack. Se enderezó despacio, guiñó en su hermano, y regresó a su lugar.
    – No me provoca nada.
    – Bien, la próxima vez que hagas algo tan personal podrías advertirme.
    – Acostúmbrate a ello. Si la conservas, entonces será mi hermana y ese niño mi sobrino o sobrina. Soy un hombre práctico.
    – Sólo quieres cabrearme -dijo Jack.
    – Bien, eso es. Por otra parte, sabremos rápidamente cuanto puedes aguantar viviendo con una… con tu mujer por aquí. Salte de línea, y tendré que echarte detrás del granero.
    – No tenemos un granero.
    – Te dije que necesitaríamos un granero, maldición -dijo Ken-. Tenías que tener un taller. El refrán no es el mismo si te saco de atrás de un taller -Ken dejó caer su mano sobre el hombro de su hermano, en un silencioso gesto de compañerismo, de solidaridad-. Esto se está poniendo un poco frío para mí. Me voy a la cama.
    Jack miró a su hermano entrar en la casa. Los hombros de Ken estaban erguidos, su paso aún era fluido, pero su corazón era pesado, sufriendo con el peso del terror, de la pesadilla que ambos siempre temían. Las salvajes heridas en el cuerpo de Ken se habían curado, pero las cicatrices estaban por todas partes, dentro y fuera. A Jack no le gustó contribuir a la carga de su hermano, pero no había ninguna solución para eso.
    Briony se movió en sus brazos, temblando, y se acurrucó más cerca, retorciendo su cuerpo contra su ingle. El sentimiento era diferente a cualquiera que hubiera experimentado. Dolor, una dolorosa tirantez estaba ahí, una respuesta rápida a la que se comenzaba a acostumbrar pero había más, una rápida ráfaga de emoción que amenazaba con estrangularlo. Debería haber sentido la renuencia, la sintió realmente, pero las despiertas sensaciones, el afecto, indicios del amor mezclado con la pasión y sus sentidos aumentados eran totalmente inesperados.
    Él se levantó, sosteniendo su ligero peso contra el pecho. Ella levantó la cabeza, parpadeó, y miró alrededor.
    – Estaba soñando.
    – ¿Qué estabas soñando?
    – Que habían dos de ti.
    La llevó dentro de la casa, cruzando de un tranco hacia abajo por el pasillo hacia su cuarto.
    – Debe haber sido espantoso. Dos hombres dándote órdenes.
    – No realmente -posó su cabeza en su hombro-. Estoy acostumbrada con cuatro hermanos, todos con fuertes opiniones.
    Pareció divertida y somnolienta de pronto. Esto no era sólo su olor, decidió cuando la puso en la cama y se estiró a su lado. Ella confiaba en algún nivel instintivo. Nadie confiaba en él -ni siquiera su hermano gemelo, ni siquiera Ken. Se dio la vuelta presionando su cuerpo cerca del suyo, abrigándola con sus brazos.
    – No intentes nada -le advirtió ella-. O tendré que abofetearte.
    – Iba a decirte justamente lo mismo -le respondió Jack.
    – ¿Realmente? -ella giró su cabeza para mirarlo, la diversión arrastrándose en sus ojos oscuros-. ¿Qué haces aquí?
    – Impidiendo tu sonambulismo. Este es el único modo que voy a conseguir algo de sueño.
    – No camino dormida.
    – Es más seguro, confía en mí, nena.
    No lo era, pero no iba a indagar las razones del porqué. Se dio vuelta completamente para estudiar su cara.
    – ¿Y si ellos nos encuentran? Podrían hacer daño a tu hermano, Jack. No pensé en esto. Estaba tan preocupada protegiendo a mis hermanos que no pensé en el tuyo, debería haberlo hecho. Lo siento.
    – No tenías ningún modo de saber que Ken y yo compartimos la casa.
    – Sí -su mirada fija se deslizo hasta el techo-. Estabas preocupado por él cuando estabas en Kinshasa. Los rebeldes lo habían torturado, peor de lo que te hicieron a ti, y estabas trastornado porque no llegaste a él lo bastante rápido. Vislumbré tu casa y sabía que él vivía cerca o contigo. Acabo de pensar como te sentirías si le pasara algo a él.
    – Pensaste en el bebé. Tú no querías venir aquí -indicó Jack. Si iba a ser honesta acerca de las cosas que había advertido, él también podía. Debían de llegar a un entendimiento en algún momento. Pero no estaba lista aún y no la culpó, pero no iba a fingir. Ella había venido. Tenía que saber con que tipo de hombre trataba-. Tengo la intención de hacer de esta casa, tu hogar.
    – Me lo voy a tomar día a día. Estoy demasiado cómoda con tu toque, y no confío en mí cerca de ti otra vez.
    – No te preocupes, nena, si tratas de brincar hacia mí, me defenderé.
    Ella sonrió, como sabía que haría.
    – No pienses que no podría suceder.
    Su sonrisa se desvaneció despacio y pareció asustada, al punto que Jack envolvió su brazo alrededor de su cintura.
    – ¿Qué es?
    – ¿Esto no te molesta? ¿Lo que él nos hizo? No le importamos como personas, Jack. Todo lo que importaba era que tuviéramos sexo.
    Él alcanzó su mano, la sostuvo cerca de su pecho, frotando su piel con el pulgar.
    – Tengo noticias para ti, Briony. La mayor parte de hombres están bien con esto.
    Ella tiró su mano lejos.
    – Entonces te pillé -encorvando el hombro, ella se volteó sobre si misma- ¿No hay otro lugar dónde pueda dormir?
    – No. Puedes dormir aquí. Tengo que ser capaz de vigilarte.
    Aquella nota baja de orden estuvo de regresó en su voz, la que rayó en sus nervios implicando que él estaba totalmente controlado, mientras ella era una víctima de sus desbocadas hormonas.
    – ¿Preguntas alguna vez?
    Jack no supo porqué su sarcasmo lo hizo querer sonreír.
    – No ¿De qué serviría? Estás muy cansada, Briony, no sabes lo que haces o dices. No dejaré que nada te suceda. Si tu quieres me quedo sentado toda la noche, lo haré, pero esto no cambiará como ambos nos sentimos.
    – No sabes nada acerca de mis sentimientos.
    Exasperado, agarró su mano y la forzó entre sus piernas, sobre el grueso bulto que palpitaba con calor y urgente necesidad.
    – A esto le importa una maldición si me siento a seis pies de ti, en el otro cuarto, o me tumbo a tu lado. Esto no va a desaparecer hasta que este profundamente sepultado dentro de ti, donde pertenezco -soltó su mano, casi empujándola lejos de él-. Ahora ve a dormir antes de que olvide todas mis buenas intenciones y consiga un pequeño alivio.
    Otra vez Briony lo sorprendió. Esperaba lágrimas, cólera o una áspera respuesta, pero rió suavemente.
    – Hay un poco de consuelo en saber que no soy la única que sufre.
    – No tienes por qué. Me dices las palabras y ambos dormiremos como bebés -si ella dijera que no, podría no tener ningún otro recurso, sólo dirigirse hacia la ducha cuanto antes y aliviar el terrible dolor. Sería rápido, barato y poco satisfactorio, pero infierno, iba a explotar. Y tenía el mal presentimiento que la solución no duraría más que el siguiente aliento.
    – Pienso que un poco de sufrimiento es bueno para tu alma -dijo Briony.
    Su voz fue amortiguada por la almohada, pero estaba absolutamente seguro que se reía de él. Jack se contentó con abofetear su lindo y redondeado trasero, y estuvo más que satisfecho cuando ella gritó y lo fulminó con la mirada. Él cerró sus ojos y trató de no pensar en su cuerpo desnudo, estirado bajo el suyo mientras conciliaba el sueño. No se avergonzaba desde que tenía doce años, pero esta noche podría comenzar una nueva fase en su vida. Incluso con su incomodidad física, había algo bueno acerca de tumbarse al lado de ella, estando bastante cerca como para oír su respiración y tocar su suave piel, sólo para saber que ella estaba allí.
    Oyó hasta que su respiración se hizo lenta y rítmica, y supo que finalmente se había quedado dormida. Poniéndose de lado, cubriendo protectoramente su cuerpo alrededor del suyo, empujó su ingle palpitante contra la curva de sus nalgas, un brazo alrededor de ella, su mano extendida sobre su estómago para sostener a su niño cuando se permitió deslizarse hacia un ligero sueño.

Capítulo 12

    Briony deambuló por la gran casa, sorprendida por lo espaciosa que era. Los techos eran altos y los cuartos espaciosos, de hecho uno podía entrar corriendo al siguiente. La casa estaba construida en forma de U, la cocina, el comedor y un gran salón separando las dos alas. Le dio un vistazo a los cuartos en el ala de Jack y encontró que solo había un cuarto y un baño terminados. El segundo cuarto estaba todavía bajo construcción, con las paredes de yeso desnudas.
    En el gran salón, el mobiliario era escaso pero bien hecho, ella lo examinó detenidamente recorriendo con su mano a lo largo y ancho del sofá, recordando cuando Jack admitió que él había hecho todos los muebles. Era hermoso al igual que las otras piezas todas hechas de madera dura, ella no sabia si estas fueron fabricadas de sus propios árboles, pero sospechaba que así era. Los cojines gruesos y hechos de cuero, obviamente mandados a hacer para encajar en cada mueble. Jack continuamente la sorprendía.
    Siguió el rico aroma del café fresco hasta la espaciosa cocina y se detuvo abruptamente cuando vio a un extraño sentarse en la mesa. Incluso de espaldas, se parecía a Jack, pero con una sutil diferencia en su aroma. Se quedó parada en la puerta, reacia a entrar.
    Él volteó su cabeza y le sonrió
    – Tu debes de ser Briony. Entra y sírvete algo para desayunar.
    Se parecía a Jack, no era tan fuerte, pero estaba mucho más acabado. Las cicatrices que marcaban su piel parecían dolorosas y profundas, pero de alguna manera se las arregló para parecer no solo confiable sino apuesto a la manera de un rudo pirata.
    – ¿Café o jugo de naranja con tu desayuno? Yo en tu lugar escogería el café. Jack ya dio órdenes sobre lo que puedes o no puedes tener. Tal vez esta sea la ultima vez que estés cerca incluso de oler una taza de café en un tiempo -él se paró y cruzó hasta el fregadero.
    – Entonces ambos -rió ella. Era difícil no mirarlo fijamente, y no sabía si era por su parecido a Jack o por las cicatrices. Aunque Ken estaba mucho más mutilado, reconoció que las formas y simetría de sus cicatrices, se parecían mucho a las del cuerpo de Jack-¿Dónde esta?
    – Fue a la ciudad antes de la salida del sol. Creo que fue a comprar ropa, comestibles y a pedirte una cita con el doctor -le sonrió mientras le sostenía la silla-. Me encantaría ser una pequeña mosca en la pared cuando le traten de decir que tiene que esperar una semana o dos para que te atiendan.
    – ¿Quieres apostar si iré o no hoy?
    – Diablos no. Jack no tiene ninguna habilidad social. Si ellos le hacen pasar un mal rato, es probable que saque un cuchillo así de grande -midió un pie con sus manos- y empezara a limpiar sus uñas con él. Si él quiere que veas a un doctor hoy, lo hará.
    – No me dijo nada sobre ningún doctor -Briony se hundió en la silla.
    – Te acostumbrarás. No habla mucho, es más un hombre de acción. Murmuró algo sobre cuidados prenatales cuando se tomaba su café. No sabía que él supiera lo que significa prenatal -Ken puso un plato de comida enfrente de ella-. No soy el mejor cocinero, pero es comida.
    – Él definitivamente está al mando -rió Briony- y la comida luce fantástica.
    Ken levantó su taza de café, la risa desvaneciéndose de sus ojos.
    – Jack siempre está a cargo, y eso no cambiara. Es un hombre fuerte, y sabe que puede o no puede tener para que su vida este equilibrada.
    – Solo di lo que tengas que decir -lo animó Briony.
    – No lo presiones demasiado y no lo lastimes.
    – ¿Eso es todo? -Su ceja se levantó- ¿Es lo mejor que puedes hacer? Yo esperaba algo de sabiduría, algo que le diera sentido a todo esto, pero esto no me ayuda -pasó sus dedos a través de su rebelde pelo-. Dame algo más.
    Ken dio un vistazo hacia a la derecha y hacia la izquierda, luego se inclinó sobre la mesa.
    – Es mandón -añadió con un susurro conspirador.
    – Es un dictador -corrigió Briony-. No trates de vendérmelo. Tú sabes que el hombre da órdenes a diestra y siniestra.
    – Al menos ahora te mandara a ti, en lugar de a mi. Tengo una deuda contigo por eso -Ken sonrió con suficiencia.
    – No cuentes con eso. Apuesto que tiene suficiente para ambos.
    – No tienes ni idea.
    Hubo un corto silencio, un poco incómodo a pesar del hecho de que ambos intentaban romperlo.
    – ¿En que trabajaras hoy? ¿Puedo ayudarte? -Briony respiró profundamente y forzó una sonrisa.
    – Estoy embaldosando uno de los baños. Como te habrás dado cuenta, solo unos pocos cuartos están realmente terminados. Nos hemos tomado nuestro tiempo tratando que cada cuarto sea exactamente como lo queremos. Jack quiere empezar el segundo cuarto en su ala para que cuando tengas el bebé, esté listo para él.
    – No te tomes muchas molestias y no gastes mucho. Seré capaz de proteger al bebé después que nazca. Es ahora cuando ellos vienen por mí, cuando me preocupa que lastimen al bebé, y cuando engorde más, probablemente me haga más lenta. No le pido a Jack que tome la responsabilidad por siempre.
    – ¿Jack es el padre del bebé o no? -preguntó Ken, sus ojos grises se oscurecieron, recordándole a Briony a las nubes en una tormenta.
    – Jack definitivamente es el padre, pero puedo entender porque lo preguntas. No estoy tratando de atraparlo, Ken -Briony sentía como un color oscuro subía lentamente por su piel.
    – Lo pregunto por que parece que no entiendes a mi hermano. Nunca dejará que el bebé o tu se alejen de él. Estas en su vida ahora. No siempre es placentero o fácil, pero los protegerá a ambos con su vida. Sin ninguna duda te dará todo lo que quieras o necesites; porque esa es la clase de hombre que es.
    – Sé que es honorable -concedió, pero simplemente no podía soltar que quería más que sexo de Jack.
    Quería que la amara, quería que amara a su hijo, no que lo hiciera por sentirse responsable. Claro que Jack los cuidaría. Su código de honor le dictaba que les diera lo mejor, pero su código no era su corazón.
    Ken empezó a golpear suavemente la mesa con su dedo, un pequeño ritmo que le dijo todo. Ella estudio su cara, la amabilidad estaba ahí, la preocupación y un parpadeo de inquietud.
    – Jack es… diferente, extraordinario, pero diferente. Se necesita a una mujer muy especial para vivir con esas diferencias -dijo Ken.
    – Lo admiras.
    – Lo conozco -se apoyó hacia atrás en su silla, las piernas extendidas enfrente de él-. La mayoría de las personas no. Vivirás mucho tiempo aquí Briony. Mi consejo es que lo conozcas.
    Le rompía el corazón mirar fijamente la cara devastada del hombre cuando se parecía tanto a Jack. Acabado no, duro no, solo aceptación. Como si hubiera tomado lo que le mandó el destino por el camino e hizo lo mejor que pudo. Así era Jack y aparentemente su hermano también. Briony agachó su mirada para evitar que sus penetrantes ojos pudieran leer su expresión. Se sintió en casa. No tenía sentido, pero estos hombres, esta casa. Todo se sentía tan correcto.
    Inquieta se paró y camino hasta la ventana
    – ¿El patio es en verdad una trampa? Me encantaría dar una vuelta alrededor. Es muy hermoso.
    Oyó el chirrido de la silla. Ningún paso. Para ser hombres tan fornidos, los gemelos Norton caminaban silenciosamente, pero captó su olor cuando él se acercó a ella, casi el mismo que Jack, con esa extraña diferencia, sutil. Su mano se apoyó sobre su hombro con un pedazo de papel en ella.
    – Mis órdenes -dijo él.
    Ella tomó el papel y leyó las palabras garabateadas por una mano masculina a través de la hoja. Giró para afrontarle.
    – ¿Te hizo deshacerte de todo esto? -por alguna razón la presión en su corazón comenzó a liberarse.
    – La ultima vez, la cual, puedo señalar, él insistía. Arrastró mi trasero de la cama a las cuatro treinta de la mañana para continuar -le sonrió abiertamente-. Por lo general luzco mucho mejor, pero me privó de mí sueño de belleza.
    – Yo dormí casi hasta el medio día -Briony se echó a reír.
    – Pequeña floja. Tu solo querías que no te pusiera a trabajar -le hizo un guiño-. ¿Ahora que pienso en ello, sabes cocinar? Porque mi hermano deja un poco que desear en ese departamento.
    Briony instintivamente giró su cabeza. Ken lo sabía desde el principio, pero ella no le sintió hasta que su olor la alcanzó. Jack. Respiró su nombre en su mente. Suave. Íntimo. Antes de que pudiera pensar, antes de que pudiera evitarlo.
    Jack. El suave suspiro de su nombre fue demasiado para él. Caminó, escuchando las risas, las bromas fáciles entre Ken y Briony casi habían parado su corazón. Jack. El sonido de su nombre rozó a lo largo de las paredes de su mente, casi como si ella lo atesorara, le dio la paz, lo hizo parte de aquellas risas, lo llevó a un mundo secreto de intimidad verdadera entre un hombre y una mujer, uno que él nunca había experimentado.
    Ella alzó la vista para encontrar su mirada fija y su cara iluminada, una sonrisa de bienvenida curvó su boca, encendiendo sus ojos.
    – Oye tu -se le escapó antes de que pudiera evitarlo, y revelarle al instante sus crecientes sentimientos por él.
    Él caminó a través del cuarto, los brazos llenos de paquetes, directamente hacia ella, inclinándose cerca para rozar un beso a lo largo de la esquina de su boca.
    – ¿Ha estado Ken cuidando bien de ti?
    – Sí. Ha sido maravilloso. ¿Que rayos es todo esto? Pensé que solo comprarías un poco de ropa -trató de cubrir las acometidas de entusiasmo por el placer de verlo; sintió vergüenza por su comportamiento la noche anterior.
    – Debería haber enviado a Ken -Jack frunció el ceño-. Las vendedoras siguieron añadiendo cosas a la lista. No sé que es la mitad de esto. Tienes una cita con el doctor esta tarde, y tengo unas vitaminas que se supone que tienes que tomar -dejó los paquetes en la mesa de cocina, frunciendo el ceño cuando ella rescató su taza de café-. Ken. ¿No te dije que no debería tomar cafeína? -extendió su mano para tomar la taza.
    – Aléjate de mi café si quieres seguir viviendo -Briony le enseño los dientes.
    – Escuché que no era bueno para ti.
    – Escuchaste mal -puso ambas manos alrededor de la taza y le dio su mirada más feroz-. No me haga hacerte daño Jack. Si tocas esta taza de café, vas a perder algunos dedos.
    – Ouch -Ken le sonrió abiertamente a su hermano-. La mujer no va a aguantar tu mierda ni un minuto.
    – Ken -le advirtió Jack-. Vamos a tener a un bebé en la casa, mejora tu lenguaje -no podía dejar de mirarla.
    Estaba vestida con su camisa y los pantalones atados a la cintura, con los pies descalzos, el pelo despeinado, parecía tan condenada atractiva que él quería comérsela por completo.
    – Estoy tan fuera de lugar -gruñó Ken-. Cristo, ten un poco de piedad Jack.
    – Lo siento, no me di cuenta que estaba pensando sin la barrera.
    – Voy a ponerme caliente y malhumorado con esta clase de mierda. Voy a trabajar. Puedes encontrarme embaldosando el cuarto de baño, si alguna vez husmeas lejos de aquí -Ken se alejó con paso majestuoso, fulminando con la mirada a su hermano sobre su hombro.
    – Bueno al menos ahora se como hacerte trabajar un poco -le gritó Jack.
    – ¿Que piensas? -le preguntó Briony. Ella tomó un sorbo de su café.
    – Que luces tan condenadamente sexy que podría comerte completa.
    Briony casi escupe el café por todo el piso.
    – Cielo Santo, Jack. Luzco terrible. Me tienes que ayudar. Mírame, no tengo ni un cepillo.
    – Luces hermosa -abrió las bolsas y comenzó a sacar cosas-. Cepillo, cepillo de dientes, pasta de dientes, y todas las cosas que necesitas para lavar tu cara.
    Sus ojos se ensancharon por la sorpresa. Obviamente había pedido ayuda, y las vendedoras habían estado más que felices para guiarlo a los productos más caros en las tiendas. Sacó suéteres suaves y hermosos, vaqueros de diseñador así como cara ropa interior muy sexy. Hasta había recordado comprar zapatos y calcetines, y un vestido tan elegante que ella nunca tendría ni un solo lugar para llevarlo puesto.
    Briony se hundió en la silla, mirando fijamente con temor el guardarropa que le había mostrado. Cada artículo había sido escogido con gran cuidado. Él no solo había agarrado cosas de un estante, se había tomado su tiempo y se había asegurado que todo fuera suave y cómodo, y a la última moda. Las lágrimas rodaron. Estaba tan sentimental últimamente.
    – Jack. No sé que decir. Esto es asombroso. Todo lo que necesito.
    – No realmente, pero es un principio -sacó una pequeña caja de su bolsillo-. No son los de tu madre, como tienes el hábito de tocarte los pendientes para tranquilizarte. Pensé que funcionarían hasta que recuperemos los de tu madre -deslizó la caja sobre la mesa y se dio vuelta para caminar agitadamente a través de la cocina.
    Él prefería afrontar un pelotón de fusilamiento a mirar su cara mientras ella abría la caja. No había estado seguro si darle los pendientes la apenaría, y ya las lágrimas relucían en sus ojos. Comenzó a sudar. ¿Cómo otros hombres encontraban tan fácil estar alrededor de la mujer que querían?
    Ella abrió la caja lentamente y miró fijamente los pendientes.
    – Son hermosos, Jack. Realmente hermosos -no había conseguido diamantes como los de su madre, pero eran unos rubíes exquisitos, que se abrasaban como el fuego. Parecían fuegos artificiales que explotaban en el cielo. Ella tragó el nudo en su garganta-. Jack. Son tan increíbles, pero ¿cómo puedo aceptarlos? -quería los pendientes eran tan hermosos, pero más que eso, venían de él.
    Una sonrisa lenta iluminó su cara, y se le ocurrió que esta era la primera vez que ella había visto sus ojos realmente iluminarse.
    – Llámalo una celebración por el bebé. Tómalos. Nadie más por aquí puede llevarlos puestos, bueno tal vez Ken podría, pero se ven mejor en ti.
    Briony los sacó de la caja y los abrochó en sus oídos, sosteniendo su pelo atrás para que él los aprobara.
    – ¿Qué piensas?
    – Pienso que fueron hechos para ti -se inclinó otra vez y rozó con un beso la coronilla de su cabeza.
    – ¿Te sentías mal esta mañana?
    – Me siento mal cada mañana. Y a menudo durante el día. Esto viene y va. Pienso que es parte de la experiencia -ella tocó uno de los suéteres, frotando sus dedos sobre el suave material-. Sé que es estúpido -no es como si Whitney pudiera estar en todas partes- pero tengo miedo de ir al doctor. Nos quiere juntos, ¿no hay alguna posibilidad de traer a un doctor aquí?
    – Ya pensé en eso -dijo Jack- Pregunté por ahí para encontrar el doctor más cerca en lugar del más lejano.
    – Bien. Gracias, eso suena bien -asintió.
    La ceja de Jack se alzó. Ella no guardaba sus pensamientos cuidadosamente, y podría haberle parecido bien, pero no se sentía bien en su mente. Todavía estaba preocupada de que Whitney pudiera esperar a que ella fuera a Jack. Y de que sobornara al doctor.
    Jack agarró la barbilla de Briony e inclinó su cara.
    – Primero, déjame explicarte esto. Iré contigo a las visitas con el doctor, y Ken estará justo afuera de la ventana con un rifle con mira telescópica, no va fallar. Segundo, Whitney nunca pensaría que yo te acogí. No me conoce; sólo piensa que lo hace. Y en tercer lugar, si no borras ese pequeño ceño fruncido de preocupación de tu cara, me veré obligado a besarlo hasta que desaparezca y luego ambos estaremos en problemas.
    Durante un momento su corazón pareció dejar de latir. Sólo podía mirarlo fijamente, perdida en la intensidad de su mirada. No había nada absolutamente sencillo en Jack, aun cuando él hacía las cosas más dulces. Había demasiada posesión oscura, demasiada crudeza conduciendo su necesidad, y Dios la ayudara, algo en ella respondía como un adicto.
    Él juró por lo bajo y la alcanzó para jalarla a sus brazos. Su boca bajó hasta la suya, su beso fue más brusco de lo que él hubiera querido cuando su olor fluyó alrededor de él y su sabor lo llevo directamente al borde de su control. Él la movió en sus brazos, acercándola más, acomodando su pequeño cuerpo a su larga figura, su boca moviéndose con urgentes demandas.
    Ella vaciló brevemente, una leve resistencia, y luego sus brazos se deslizaron alrededor de su cuello, apoyó su cuerpo contra el de él, su lengua suave como el terciopelo, se deslizó sobre la suya en un tango abrasador. Él capturó su pequeño y suave suspiro, y probó las especias y la miel, su boca un misterio oscuro de calor y pasión. Él podría sentir el suave peso de la presión de sus senos sobre su pecho. La familiar urgencia de calor corrió por sus venas, dándole un dolor terrible en el centro de su ingle, de modo que estaba completo y confortable, pero anudado a la necesidad física, sintió como si hubiera llegado a casa, como si perteneciera aquí.
    Tomándose su tiempo, Jack suavizo su beso, saboreando el momento y cada sensación por separado. El dolor llenó su cuerpo, el latido de su corazón, su piel suave y su olor embriagador, la combinación potente de sexo y algo más, mucho más profundo.
    Briony deslizó sus manos a su pecho y sobre la delgada barrera de su camisa y trazó las letras esculpidas en su cuerpo.
    – Soñé contigo anoche -pero no había sido un sueño. Ella había sido consciente de él cuando estando en la deriva, su cuerpo se abrigó estrechamente alrededor del suyo, tan protector. Él la había sostenido estrechamente, con una mano sobre su hijo como si pudiera mantener todos los monstruos a raya mientras ellos dormitaban. Briony raramente dormía, y nunca con alguien cerca, aún así ella había ido directamente a él, el olor de Jack la rodeaba, su cuerpo al lado del suyo, y se había sentido tan correcto, como si, por primera vez en su vida, ella perteneciera alguien.
    – Yo también soñé contigo, pero no creo que nuestros sueños fueran completamente el mismo -dijo él con voz pesarosa.
    Ella alcanzó a ver algo del desesperado alivio en la ducha, una mente llena de lujuria y necesidad, y emociones nacientes, todos mezclado juntos. Briony salió de sus memorias, sintiéndose como una mirona.
    – No me preocupa si lo sabes, Briony -dijo Jack suavemente-. No voy a esconder el hecho que es difícil estar a tú alrededor y no quererte. Estamos en esto juntos. No quiero que estés bajo la influencia de lo que siento. Puedo tomarlo mientras tú puedas -él no sabía si era verdad, pero iba a hacer todo lo posible por respetar sus deseos y cortejarla a la vieja usanza, independientemente de lo que eso implicara. Su pulgar se deslizó sobre su lleno labio inferior en una pequeña caricia-. Puedo esperar mucho tiempo si tengo que hacerlo.
    Su corazón brincó otra vez. Tal vez ella no quisiera que él esperara. Tal vez lo necesitaba para tomar la decisión por ellos. Avergonzada de sus cobardes pensamientos, Briony se ocupó mirando la ropa extendida en la mesa.
    – ¿Cómo vamos a superarlo, Jack? -le echó un vistazo y fue atrapada por la extraña mirada en su cara cuando él la miró doblando un par de pantalones negros de suave algodón-. ¿Qué pasa?
    – Tu. Verte hacer las cosas más pequeñas, más ordinarias me hace feliz -caminó hasta el fregadero y se sirvió una taza de café-. No tienes ni idea lo extraño que es eso.
    – ¿Qué? ¿Sentirte feliz?
    – Sentir algo en absoluto. Tú me haces sentir, Briony, y ese es un jodido milagro.
    Su corazón casi dejó de latir, luego brincó en su pecho, acelerando hasta que su pulso palpitó.
    – Jack -dijo su nombre suavemente, queriendo que fuera verdad, temiendo creer que ellos tuvieran una oportunidad. Este hombre podría hacerle daño donde ningún otro le había hecho daño. Él arrancaría su corazón y ella nunca se recuperaría.
    – Es la simple verdad, Briony.
    Las lágrimas llenaron sus ojos. Ella no sabía que decir, como reaccionar, con miedo de continuar con el siguiente pasó y confiar en él completamente. Para cubrir su reacción, sostuvo un par de vaqueros de diseñador.
    – Toda esta ropa es tan hermosa, pero no puedo trabajar con ella.
    – ¿Trabajo? ¿De qué estas hablando? -Jack no la presionó, decidiendo darle algún tiempo.
    – Voy a ayudar a Ken a embaldosar el cuarto de baño.
    – No, tú no lo harás -él apoyó perezosamente una cadera contra el fregadero-. No necesitas andar sobre tus rodillas y aspirar productos químicos.
    – No suena mal y puede ser divertido. Yo siempre quise aprender a embaldosar -ella no le miró, manteniendo su voz ligera y alegre cuando con cuidado puso las compras en las bolsas. No iba a discutir con él, aunque usara su perforante voz de sargento. Ella lo pasaría por alto y permanecería de buen humor.
    – Sin embargo, no vas a embaldosar el cuarto de baño. Si quieres aprender, te enseñaré después de que el bebé haya nacido.
    Las manos de Briony se quedaron inmóviles y se dio la vuelta para afrontarlo, manteniendo su sonrisa.
    – Jack. Esta no es una dictadura. Soy completamente capaz de decidir lo que puedo o no puedo hacer. Aprecio tu preocupación, pero no es necesario que tomes decisiones por mí.
    Él asintió con la cabeza, sus rasgos como siempre inexpresivos. Encogió sus amplios hombros.
    – Bueno, nena, hazme un favor y decide no embaldosar el cuarto de baño ahora mismo. De esa manera no será un problema, ¿puedes? ¿Me quieres ayudar a llevar estas cosas a nuestro cuarto?
    Briony contuvo el aliento bruscamente, olía sangre, y giró alrededor para contemplar a Ken cuando se paró en la entrada acunando su brazo sangriento.
    – Déjalo, Bri -la aconsejó Ken, caminando casualmente al fregadero sin mirar a su hermano. La sangre goteando por su brazo-. Jack es una mula, obstinada como el infierno, y tu no vas a embaldosar el cuarto de baño.
    Jack se movió rápidamente al lado de Ken, tomando su brazo y volteándolo para inspeccionar el corte. La herida estaba sobre una cicatriz particularmente rígida.
    – ¿No lo sentiste hasta que fue demasiado tarde, verdad? -le preguntó a su hermano.
    Ken se encogió y le dio Briony una pequeña sonrisa, sin sentido del humor.
    – Probablemente deberías esperar hasta que vayas al doctor. Podrás preguntarle lo que puedes y no puedes hacer, y lo que puedes beber o comer, así que si cabeza hueca comienza con las órdenes tendrás algunas municiones -sus ojos pedían que ella no notara la sangre que goteaba por su brazo, que siguiera la conversación como si Jack no estuviera lavando la herida y tratándolo con antiséptico.
    Briony inclino su cabeza hacia atrás para encontrar la insondable mirada fija de Jack. Su expresión era ilegible. Ella le guiñó a Ken cuando Jack secó el corte y lo vendó.
    – ¿Y si decido que voy a hacerlo de todos modos, qué tipo de rabieta lanzará?
    Una pequeña sonrisa repentina ablandó la dura mandíbula de Jack y relajó su boca durante un breve momento. La aprobación en sus ojos la calentó y envió pequeñas ondas de excitación a su estómago.
    – Lanzó una rabieta de cavernícola -contestó Jack y se abalanzó sobre ella, levantándola en sus brazos, atrapándola contra él-. Fuerza bruta, cariño. Es lo que funciona cuando todo lo demás falla.
    Ken juntó los paquetes y los amontonó en el regazo de Briony.
    – Nunca le he visto una rabieta como esta -confesó él-. Sólo haz lo que él diga; es mucho más fácil.
    – Vamos ir a la ciudad -le recordó Jack a su hermano-. Te necesito para ir con nosotros. Otra hora y saldremos. Tendrás que estar listo para el combate, Ken.
    – Siempre estoy listo -Ken se encogió de hombros.
    Jack llevó a Briony por la casa hacia el dormitorio.
    – Gracias -dijo él bruscamente- eso pasa a veces. Hacerse una cicatriz es difícil para él por que no siente nada hasta que es demasiado tarde. Las cicatrices están en él por todas partes.
    Briony sintió su dolor como una puñalada de cuchillo en su corazón. Le tomó un momento para comprender lo que estaba en su mente.
    – Él no quiere compasión.
    – Diablos no, no la quiere. Primero me pegaría un tiro. Sin embargo, insiste en hacer el embaldosado.
    – Él necesita hacerlo, Jack -dijo Briony, recordando la desesperación en los ojos de Ken.
    – Lo sé. No digo nada, pero es condenadamente difícil algunos días -Jack la dejó en la cama, terminando el tema porque si continuaban hablando sobre ello, podría gritar como un bebé-. Antes de que me marchara esta mañana limpié un par de los cajones superiores y hay mucho espacio en el armario. Asegurate de darle una buena mirada al cuarto libre, para que me digas como quieres arreglarlo para el bebé.
    – Lo haré.
    – Y permanece fuera del maldito cuarto de baño. No quiero verte cerca del embaldosado.
    – Jack -Briony trazó el dibujo en la tapa, mirando a su alrededor todos los brillantes paquetes. Sus dedos subieron lentamente hasta el lóbulo de la oreja, acariciaron los encendidos rubíes, y se deslizaron a su garganta.
    – No puedes andar a mi alrededor ordenándome, no importa lo encantador que seas.
    El dolor se arremolinó en las profundidades de sus ojos sólo durante un momento. Ella captó la oleada de pena en su mente. Se dio la vuelta lejos de ella para abrir la puerta del armario.
    – Te dije que no soy un hombre fácil para vivir.
    – ¿Qué significa eso? -preguntó Briony, frunció el ceño, tratando de entender lo que él no le decía. Ella se hundió en el borde de la cama-. Soy una mujer grande, Jack.
    Él le echó un vistazo sobre su hombro, frotó su ceja con la yema de su pulgar, y suspiró.
    – Soy un maniático del control, Bri. Ese es uno de los grandes motivos por el que vivimos aquí, lejos de todos. Es por lo qué principalmente trabajo solo. Salgo solo y controlo la situación. Si trabajo en equipo, yo dirijo el equipo. Así soy yo.
    – Esas no son nuevas noticias, Jack -indicó Briony. Ella sacó la ropa de los paquetes y comenzó a quitar las etiquetas-. Esa no es una excusa para quitarme mis derechos como adulto para tomar mis propias decisiones. El control es una ilusión de todos modos. Nadie puede controlar a otra persona.
    – Controlo lo que puedo, y esto ayuda a mantener a todos seguros.
    – No confías en ti mismo.
    – No. Hace tiempo comprendí que no pienso o reacciono como las demás personas. En las circunstancias correctas, las cosas pueden salir mal.
    Briony se entretuvo acomodando la ropa en los cajones, todo el rato tratando de entender lo que decía. Jebediah, Ken, y ahora incluso Jack la advertían todo sobre algo en Jack que hasta él temía. Ella dio vuelta para mirar su cara. Independientemente de lo que fuera, él tenía más miedo de ello, que de una bala de un francotirador.
    – No creo que alguna vez me puedas hacer daño Jack. Ni una vez. No esta en ti. ¿Entonces de qué tienes miedo?
    Él la miró, algo moviéndose en sus ojos. ¿Dolor? ¿Pena? ¿Un miedo atormentador? Ella no podía leer su emoción.
    – No lo sé -contestó él francamente avergonzado.
    – Yo si -fue a él y enmarcó su cara con sus manos-. ¿Recuerdas a Luther? Él me golpeó sin problemas. Lo hice enojar y me golpeo. No me dio palmadas. No trató de contenerme, me golpeo con su puño. Tal vez si yo fuera tu enemigo…
    Él agarró sus muñecas y tiro de ellas hacia abajo, sosteniéndolas con fuerza contra su pecho.
    – Eso es todo, nena. Eso es todo -dejó caer sus manos y salió del cuarto. Ella escuchó el golpe de puerta cuando él dejó la casa.
    Briony soltó su aliento y se hundió en la cama, más confusa que nunca.
    El suave golpe en la puerta no la asustó; ella ya sabía que la figura fornida de Ken llenaba la entrada.
    – ¿Estas bien?
    Ella asintió con la cabeza.
    – ¿Adónde fue?
    – Probablemente se dirigió a la tienda. Cuelga una bolsa allí y trabaja fuera cuando se pone de los mil diablos -se encogió de hombros-. Eso o se calmará con la carpintería.
    – ¿Por qué pensaría que yo podría convertirme alguna vez en su enemigo, Ken? Le dije que yo sabía que él nunca me haría daño, tal vez si yo fuera su enemigo, pero nunca de otra manera. ¿Él tiene miedo de lastimarme, verdad?
    Un músculo brincó en la mandíbula de Ken. Él frotó su pulgar a lo largo de una cicatriz abajo del lado izquierdo de su cara.
    – Tiene miedo de lastimar a todos. Tiene que decírtelo él mismo, Briony. Tiene que venir de él, y luego tienes que decidir si eres lo bastante fuerte para vivir con él.
    – Esto es temporal.
    – Te engañas y lo sabes -él sacudió la cabeza.
    – Él se fue. Dijo que yo era un incordio. Me dijo que no era de la clase de hombre que alguna vez tendría una mujer o un niño.
    – Estoy seguro que dijo eso. Cree que él no debe tener una familia. Eso no significa que no quiera una familia. No va a alejarse de ti nunca más.
    – No lo quiero así. Atrapado porque fuimos forzados a estar juntos por una causa exterior y ahora él está estancado porque necesito ayuda.
    Ken apoyó la cadera contra el quicio de la puerta, un gesto muy semejante Jack.
    – ¿Qué piensas que habría hecho si hubieras sido secuestrada, cumpliría su promesa? ¿Incluso si pensara que el niño no era suyo, qué piensas que habría hecho?
    Briony arrancó el edredón.
    – No tengo ni idea. Apenas conozco a Jack, y cuando pienso que realmente lo conozco, todos me advierten que me aleje, todos, incluso Jack.
    – Él habría ido tras de ti y nunca, nunca habría parado hasta encontrarte y sacarte a menos que ellos lo mataran. Jack nunca abandonaría a alguien que hizo lo que tú hiciste por él.
    – Mi hermano le ayudó a salir de Kinshasa. Yo solo dormí con él.
    Los ojos de Ken se oscurecieron a un gris turbulento.
    – No hagas eso, Briony. No menosprecies lo que hiciste y no te rebajes. Tú salvaste su vida. Él me contó lo que pasó.
    – No me debe nada. Si él hace esto es por…
    – Estas aquí porque llevas a su niño y en primer lugar él nunca quiso alejarse de ti. Lo hizo por ti. Se fue de tu vida entonces para que pudieras tener una vida normal. Y esta vez, si quieres, serás tú la que tendrá que alejarse, porque él no va a hacerlo.
    Briony se echó a reír, pero sonó demasiado cerca a la histeria, entonces ella deprisa cruzó hacia los cajones y comenzó a mirarlos buscando algo para ponerse para ir al consultorio del doctor.
    – No tengo una vida normal, Ken. No puedo tener una vida normal porque algún megamaniaco me arrastró de un orfanato y experimentó conmigo -su voz se hacía más fuerte, balanceándose fuera de control, pero ella no podía retirarse-. Y cuando me adoptó, lo hizo para asegurarse que todavía podría experimentar conmigo. Y como adulto… bueno -lanzó un suéter en el cajón y giró alrededor, extendiendo sus brazos amplios para señalar el cuarto-. Aquí estoy. No como cualquier otra futura mamá. No, tengo a un hombre que no se opone a tener sexo conmigo debido a los experimentos, pero por más que quiera no puedo acercarme a él, entonces no, Ken; mis posibilidades de una vida normal francamente apestan.
    – ¿Estas alterando a mi mujer, Ken? -la voz grave fue muy suave, que por un momento Briony no estuvo segura de haber realmente escuchado bien, porque aquellas palabras dulces sonaron como una amenaza, pero su cuerpo y su corazón se aceleraron a gran velocidad.
    Jack entró al cuarto. Su camisa estaba desabrochada, y un fino brillo de sudor cubría su cuerpo como si hubiera estado trabajando duro. Los músculos se ondularon bajo la piel con cicatrices. Cruzó a su lado, tomo una camiseta de la cima de la cómoda y limpio su cara con ella. Miró a su hermano sobre la camisa, sus ojos de un peculiar plateado.
    – Pensé que tú ya lo habías hecho -dijo simplemente Ken.
    Briony frunció el ceño. Ken parecía bastante tranquilo, pero su cuerpo había cambiado ligeramente a una posición de defensa. Miró de un hermano al otro.
    – ¡Hola! ¿Son ambos idiotas? Estoy embarazada. Eso significa emocional. No se supone que yo sea la única con la cabeza fría aquí. Se supone que yo me deshaga por la caída de un sombrero; es mi derecho. Se supone que usted dos sonrían y asientan con la cabeza y estén de acuerdo con todo que digo.
    La ceja de Ken se alzó, y la sombra de una sonrisa jugó durante un momento en su boca, y luego desapareció.
    – ¿Te alteraba, Briony?
    – Estoy en un estado perpetuo de alteración -reiteró ella-. Nunca he estado embarazada antes. Nunca pensé en tener niños -se hundió en la cama otra vez, alzando la vista hacia Jack-. Nunca. Lo paso tan mal estando alrededor de la gente, nunca he tenido la oportunidad de hacerlo.
    Jack se paró delante de ella, haciendo subir su barbilla con su pulgar entonces ella tuvo que encontrar su mirada fija.
    – Tu quieres a este bebé.
    Ella asintió con la cabeza, tragando con fuerza.
    – Solo estoy asustada. Todo es tan aterrador ahora. Quisiera no ser tan cobarde.
    La yema del pulgar de Jack rozó sobre su labio inferior.
    – Está bien tener miedo, Briony; el miedo no te hace cobarde. ¿Por qué no deberías tener miedo? -se puso en cuclillas delante de ella, enmarcando su cara- Te quiero más de lo que he querido algo alguna vez en mi vida. Y tengo todas las intenciones de retenerte. Viniste aquí porque confiaste en tus propios instintos. Estoy seguro que tus hermanos se opusieron.
    – Se opusieron enérgicamente -una débil sonrisa embromó su boca.
    – Pero tú sabías que debías venir a verme de todos modos. Puedo ser muchas cosas, Briony, y puede ser un infierno vivir conmigo, pero viniste por protección y eso está garantizado. Sólo sigue confiando en mí.
    Ken llegó al otro lado de ella, pareciendo tan angustiado como Jack. Puso una mano en el hombro de su gemelo y otro en el suyo hombro.
    – Estamos en esto juntos, en todo, Briony. Aquí, donde vivimos, tenemos una política que es “que debe estar bien ser quien realmente somos”. Jack a veces es un poco impredecible y yo tengo mis propios demonios. Si tienes miedo o estas enferma, o quieres salir afuera y gritar, está bien.
    Briony asintió con la cabeza, tratando de no llorar. No sabía lo que era la aceptación. Nunca la había tenido. Siempre se había tenido que acomodar al mundo del circo porque su familia la necesitaba -no porque fuera su elección. Había luchado todos los días de su vida por parecer normal. Aquí, con Jack y Ken, no sentía ningún dolor por estar cerca de ellos. Ambos la protegían, no sólo de sus pensamientos, Jack había sido capaz de impedirle sentir los efectos de la violencia cercana.
    ¿Era realmente tan simple? Ella tocó sus mentes y encontró sinceridad. Ambos tenían preocupaciones y estaban un poco recelosos de la nueva situación, una mujer, casi una extraña; en su cómodo y seguro mundo, pero ambos estaban más que dispuestos a aceptarla y aprender a vivir con ella.
    Como vivir con ella. Querían adaptarse ella. ¿Estaba ella dispuesta a adaptarse a ellos? Alzó la vista hacia Jack, a sus ojos coloreados peculiarmente, que parecían ir del gris carbón a la plata brillante, según su humor. ¿Podía ella ponerse totalmente en sus manos? Ya le agradaba y respetaba a Ken. ¿Podría aspirar a querer a Jack, pero podría dar su corazón a Jack, cuándo sabía que la atracción era debido a la manipulación genética? Tenía que ir lento, tomando un día a la vez y ver a donde la conducía esto. Respiró hondo y lo soltó.
    – Gracias a ambos.
    Jack sintió el alivio extenderse por él. Briony tenía miedo, pero aceptaba su oferta. Él no sabía lo que habría hecho si ella hubiera tratado de huir.
    – Deberías prepararte para salir, nena -dijo él- Es un largo camino hasta bajar la montaña y no queremos perder la cita con el doctor.
    – Podemos comer en la ciudad -añadió Ken, dándole a su hermano una rápida mirada de advertencia
    – Yo cocinaré esta noche -ofreció Jack cuando se paró, alborotando el pelo de Briony.
    – Podemos comer en la ciudad. Desperté a las cuatro de la mañana, quité las trampas y puse alarmas. Y todavía no acabo el embaldosado. No me hagas enfermar.
    – Ve como gimotea -apeló Jack a Briony.
    – Soy razonable, Bri -protestó Ken-. Tu nunca has probado su comida -añadió él, siguiendo el ejemplo de Jack alborotó su pelo.
    Se sentó muy silenciosa, sólo absorbiendo los efectos de ese simple movimiento. Debería haberla hecho parecer un niño, pero hasta las persistentes órdenes de Jack no tenían nada que ver con el pensamiento de que ella era una niña.
    – Me gustaría comer fuera -se arriesgó ella.
    Jack gimió.
    – No lo ayudes, Briony. No será sólo una comida. Querrá ir a escuchar música. Todas las veces. Todas las veces que soy lo bastante tonto para estar de acuerdo con comer fuera, terminamos en el Last Saloon escuchando su música country. Coquetea toda la noche y me siento allí cuidando su espalda.
    – Trato de que trabaje en sus habilidades sociales -explicó Ken-. Y la música es fantástica. ¿Te gusta la música country, no, Briony?
    – Sí.
    – Y estás de acuerdo en que Jack necesita trabajar en sus habilidades sociales -apuntó Ken.
    – Coquetea bien -dijo Briony.
    – ¿Jack? ¿Coquetea? -Ken parecía impresionado-. Si lo hace, solo coquetea contigo. Las damas se pavonean hasta él, les da una mirada inexpresiva, y ellas se apresuran a irse lejos. Es embarazoso.
    – ¿En verdad? -ella le echó un vistazo a Jack.
    – Tu no vas tomar en la barra, Briony -decretó Jack-. Algún idiota vaquero borracho va a darle una mirada y decidir que va a bailar con ella, y tendré que sepultar su cuerpo en el bosque.
    – O sólo podrías bailar conmigo y no tener matar a nadie -sugirió Briony-. Podría ser más fácil.
    – ¿Bailar?
    – ¿Sabes bailar, verdad?
    – Tu me distraerías -dijo Jack.
    – ¿De qué?
    – Le cuido las espaldas a Ken. Ahora tengo a dos que cuidar.
    – Que tal esto -sugirió Briony- Ken puede bailar y ambos cuidaremos de él. Y no te preocupes Ken, si una de las señoras comienza a meterte mano en la pista de baile, estaré sobre ello en un latido del corazón. Y entonces, Ken puede cuidarnos mientras nosotros bailamos. ¿Podrías hacerlo, verdad Ken?
    – Es un trato, mientras dejes a las damas meterme mano.
    Jack lanzó sus manos en el aire.
    – Entonces así es como va a ser. ¿Se van a aliar contra mi, verdad?
    Ken y Briony cambiaron una sonrisa y asintieron con la cabeza, impenitentes.

Capítulo 13

    – Briony, mira al monitor -instruyó el Dr. Casey-. Jack, ¿ves lo que estoy mirando?
    – Dos corazones -dijo Jack.
    Briony se quedó inmóvil, el color abandonando su cara. Alcanzó la mano de Jack para darse fuerza. No era posible. Nunca había considerado tener un hijo, menos dos. Había empezado a pensar que estaba en mitad de una pesadilla y solo necesitaba pellizcarse muy fuerte para despertarse.
    Jack se inclinó más cerca de ella, lo bastante para que los labios le acariciaran la oreja, pero las palabras estaban dentro en su cabeza, no dichas en voz alta. No te asustes, nena. Pasaremos por esto. Sus dedos se apretaron alrededor de los suyos.
    Briony movió la cabeza alrededor lentamente y miró a la pequeña pantalla. Había un cono negro y un montón de agitaciones y no mucho de algo que pudiera ver.
    – De ninguna manera. Ni siquiera bromeen con algo así, ustedes dos. Casi he tenido un ataque al corazón.
    El doctor señaló y rodeó con un pequeño círculo una pequeña mancha y luego otra.
    – Llevas definitivamente gemelos.
    ¿Qué está mal, Jack? Puedo sentir a Briony desde aquí. Está disgustada.
    No dispares al doctor. Acaba de contarnos que vamos a tener gemelos, y ella no está preparada para las noticias.
    Está muy angustiada.
    Lo sé Ken. Lidiaré con ello.
    Jack le apartó el pelo de la cara. Pequeñas gotas de sudor le perlaban la frente, y su piel estaba húmeda, tan pálida que era casi translúcida. Una mano revoloteó hacia la garganta.
    – Jack. No -sacudió la cabeza, su mirada adhiriéndose desesperadamente a la suya-. Nunca he sostenido un bebé en mi vida, mucho menos he cambiado pañales. No sé nada sobre bebés.
    ¿Qué si empiezan a llorar y me vuelvo loca y los tiro por todas partes? No puedo estar con nadie cuando están molestos. Un bebé no puede controlar eso. Creía que con uno, podría, sabes, tomar un respiro de vez en cuando, pero no con dos. Jack, no puedo hacerlo con dos.
    El doctor mantuvo su sonrisa, pareciendo alegre.
    – Sé que es un poco chocante, pero muchas mujeres tienen gemelos y lo hacen bien. Todo parece bien. Deberías ser capaz de llevarlo sin ningún problema. Mantendremos un ojo sobre ti.
    Briony casi aplastó los dedos de Jack.
    – ¿Está usted absolutamente seguro? ¿Dos bebés?
    – Sí. Oí los dos latidos, y puedes verlos claramente en el ecógrafo. Si quieres más claridad, el hospital tiene el modelo más nuevo y podrías tenerlo confirmado en su aparato. Puedo coger una cita.
    Jack presionó su mano libre en el hombro de Briony en advertencia.
    – No será necesario -No necesitamos más pruebas documentales que las necesarias. Vamos a quedarnos con el Dr. Casey tanto como sea posible-. Es un shock, eso es todo, pero bienvenido, ¿verdad, nena?
    Ella tragó con el temor aplastándola y se aferró a su tierno tono. Si solamente él la amara tanto, la quisiera tanto de verdad. Una mujer podría soportar mucho con tener a un hombre amándola mucho. ¿Cómo podía fingir él esa mirada? ¿Ese tono acariciador? Sonaba realmente feliz con los bebés. Deseaba tener la fuerza de Jack.
    El doctor enjuagó las manchas de gel de su estómago. Jack le bajó la camisa.
    – Gracias, doc. Iremos a celebrarlo. ¿Tiene algún experto en nutrición que nos pueda aconsejar sobre lo que debería o no comer?
    – Pregunte a la recepcionista por nuestra extensa hoja de consejos y no olvide coger sus prenatales -aconsejó el Dr. Casey-. ¿Alguna pregunta más?
    Briony sacudió la cabeza. El hombre ya había dicho demasiado.
    – ¿Hay alguna razón por la que no podamos hacer el amor? -preguntó Jack.
    Briony reprimió un chillido de shock. Su mirada saltó a su cara, pero él estaba mirando al doctor.
    – Me gustaría saber lo que podemos hacer y lo que no -añadió Jack.
    Briony cerró los ojos. Sólo el pensamiento de Jack tocándola era bastante para hacerla mojarse, hacer que su cuerpo se llenara de una sobrecarga de hormonas. En que estaba pensando, planteando eso cuando ya tenían tantos problemas. Debería haber influenciado al doctor para que dijera que no podían tener sexo, pero no, él estaba entrando en grandes detalles y Jack estaba justo absorbiéndolos. Levantó las manos sin fuerzas mientras el médico salía.
    – ¿En qué estabas pensando? -siseó ella.
    – Estoy tomando precauciones. Si estás conmigo, Briony, va a suceder. Ambos lo sabemos y necesitamos respuestas. No quiero arriesgarme a herirte a ti o a los bebés.
    Dejó que Jack la ayudara a sentarse. No iba a irse de allí. No ahora, no cuando había otros problemas mucho más grandes. Bebés.
    – ¿Qué vamos a hacer? Podría ser capaz de cuidar a un bebé, ¿pero dos de ellos? ¿Tienes alguna idea de lo que eso significa? -ella no podía desaparecer con dos bebés. Sería casi imposible proteger a dos niños del Dr. Whitney-. ¿Puedes verme corriendo con un paquete delante y otro detrás, luchando contra soldados realzados? Esto se está poniendo cada vez peor.
    La mandíbula de Jack se apretó.
    – ¿Qué quieres hacer? El doctor ha dicho que estás de once semanas. ¿Cuál es la fecha limite?
    El aliento se le quedó en la garganta, y ambas manos cubrieron su estómago protectoramente.
    – ¿Para qué? No voy a abortar, Jack. Tal vez no sea capaz de cuidar a mis niños, pero maldita sea si voy a abortar. Ya se sienten parte de mí. No -sacudió la cabeza-. De ninguna manera.
    – Cuidaremos de ellos juntos a la antigua manera, por nosotros mismos.
    – Jack, nunca me has visto alrededor de la gente sin ti allí para amortiguarme de todas las emociones.
    – He visto tu actuación. No te protegí entonces porque quería ver y sentir como era tu vida.
    Ella sacudió la cabeza.
    – Me protegiste. No de todas las maneras, pero no fue tan malo como lo es usualmente. Ni siquiera lo supiste. Estoy tan asustada de si los bebés enferman o se enfadan… -alzó la mirada hacia él-. ¿Qué pasa si no puedo cuidarlos?
    – Actúas noche tras noche porque amas a tu familia mucho, Briony, ¿por qué pensarías que harías menos por nuestros hijos?
    Ella no podía apartar la mirada de la suya. Estaba tan seguro, ni siquiera un poco huraño por las noticias. Ella estaba impactando en su vida de maneras que no había esperado, y él era el único que se hacía cargo, no ella.
    – Ok. Tienes razón. Haremos justo lo que tiene que ser hecho, un día a la vez.
    Los dedos de Jack le rodearon la nuca.
    – Podemos hacerlo -le dio una pequeña sonrisa. Se desvaneció rápidamente pero fascinaba a Briony de todas formas. No había suavidad en sus rasgos duros y gastados; es más, sus ojos iban de la oscuridad a la luz. El estómago le dio un vuelco en respuesta, probando que todavía era demasiado susceptible a él-. Y siempre tendremos a Ken para los deberes de pañales.
    – ¿No estás preocupado porque los hombres de Whitney nos encuentren?
    – Vendrán a por ti o no, nena. No podemos detener nuestras vidas porque Whitney pueda averiguar donde estas.
    Jack no salió de la habitación mientras se ponía los vaqueros; de hecho ni siquiera apartó los ojos.
    – Eres increíblemente hermosa, ¿sabes?
    – No, no lo soy pero es agradable de tu parte decir eso -trataba de no ruborizarse mientras abrochaba los vaqueros.
    Parecía natural tener a Jack en el cuarto con ella, y eso añadía otra capa de intimidad entre ellos.
    – Lo eres, y tengo buen gusto en mujeres y ropa interior -se inclinó para acariciar con un beso la comisura de su boca-. Ken está en el techo del edificio de al lado. Quizás deberíamos salir a hurtadillas y fugarnos.
    Ella se rió y tomó su mano extendida.
    – Todavía no puedo creer que vayamos a tener gemelos. ¿Tienes alguna idea de cómo de grande voy a ponerme? No podrás empujarme por la puerta.
    Tomó unos minutos salir de la oficina del doctor. Jack se cercioró de que tuvieran otra cita y recogió la hoja de consejos de nutrición. Briony estaba bastante segura de que se iba a arrepentir de dejar todo en sus manos.
    Ken se unió a ellos en el jeep.
    – Felicitaciones, vosotros dos. Cuando decidís hacer algo, vais hasta el final, ¿verdad? -guardó su caja de aspecto inofensivo conteniendo el rifle de francotirador bajo el asiento antes de cerrar el vehículo.
    – Sigue así y voy a patearte las espinillas -advirtió Briony.
    – Permanece entre nosotros, Briony -le advirtió Jack mientras bajaban por la calle al restaurante donde Ken insistía que tenían la mejor comida.
    Los gemelos andaban con fáciles y fluidas zancadas, los ojos inquietos, mirando constantemente a los edificios, examinando los matorrales, mirando a las personas. Briony debería haber estado nerviosa, pero estaba demasiado excitada. Ella no andaba por las calles en la mitad de la ciudad, ni cenaba en un restaurante, o iba a oír música en un bar por la noche. Esto era un lujo, un regalo de Jack. No sentía ningún dolor, apenas una maravillosa sensación de libertad. Sonrió a una pareja que andaba hacia ellos, y la alegría floreció cuando le sonrieron a su vez. No había leído nada terrible, tal como el hombre teniendo un affaire, o la esposa queriendo acabar con su matrimonio, o que acababan de perder un hijo. Los podía tomar por caras sin valor, una feliz pareja andando por la misma acera.
    Jack echó un vistazo a su cara. Briony brillaba, y podía sentir el cambio en ella con cada paso que daban. El aire estaba fresco y vigorizante, una ligera brisa con la noche comenzando a caer. Ella casi bailaba, el regocijo emanaba de ella en ondas.
    – ¿No amas esto? -alzó la vista hacia él, sonriéndole-. Adoro esto.
    – ¿Qué? -trataba de no distraerse con su entusiasmo, pero algo de su júbilo le atrapaba.
    Estaba feliz solo andando por la maldita calle con ella. Ella encajaba bajo su hombro, la cabeza rozando contra su brazo mientras paseaba con ella y se sentía… entero.
    Miró a Ken. ¿Por qué infiernos una mujer completa a una familia?
    Ken se encogió de hombros y cambió una pequeña sonrisa con él. No lo sé, pero vamos a mantenerla. Te ha serenado, y no creía que fuera posible.
    Siempre he estado sereno.
    Ken bufó en voz alta, atrayendo la atención de Briony. Se acercó por detrás de su cabeza y abrió la puerta del restaurante.
    – Mi hermano está viviendo una vida de total ilusión. Piensa que es sereno.
    – ¿Lo hace? -la ceja de Briony se disparó hacia arriba mientras inclinaba la cabeza para mirar a Jack-. ¿Lo haces?
    – Queremos esa mesa -Ken indicó una mesa cerca de la salida, contra la pared enfrente de la parte delantera.
    – Tenemos una mesa más agradable por aquí -dijo la camarera-, en la sección que está abierta -miró fijamente las cicatrices de la cara y el cuello de Ken y miró brevemente a Jack, entonces rápidamente apartó los ojos.
    Briony dio un paso para ponerse entre Ken y la camarera, erizándose con indignación porque la mujer mirara fijamente con tal desnudo horror las heridas de Ken. Los dedos de Jack se asentaron alrededor de su brazo, suave pero firmemente, evitando que se apartara de entre ellos.
    – Esa mesa -dijo Ken con otra sonrisa simpática, dando un paso enfrente de Jack, quien no se movía, no hablaba, pero de repente pareció amenazante.
    La camarera cogió el dinero que Ken le deslizó y les guió a la mesa sin más quejas. Ken esperó hasta que se sentaron y hubo agua y pan horneado fresco antes de inmovilizar a su hermano con una mirada de acero.
    – No hay necesidad de intimidar a nadie, Jack. Se agradable.
    – Tienes que sobornarlos para conseguirlo a tu manera -indicó Jack-. Yo nunca saco dinero.
    Ken sacudió la cabeza.
    – Cretino.
    Briony puso los ojos en blanco.
    – ¿Estáis así todo el tiempo?
    – Sí -confirmó Ken-. Estoy tratando de integrarlo en la sociedad, pero es resistente. Sin mi, Jack sería algún viejo hombre de montaña con una mala actitud, cazando personas con su cuchillo bowie.
    – No me importa la sociedad y usaría un arma.
    – ¿Siempre habéis estado en el ejército, quiero decir, antes de Whitney? -preguntó Briony.
    – Entramos tan pronto como fuimos lo bastante mayores -replicó Ken-. Nos sacó de las calles y teníamos facilidad para ello. El dolor no significaba mucho para cualquiera de nosotros, y ambos estábamos bien en casa detrás de un arma.
    – ¿Cómo os encontró Whitney?
    Ken extendió las piernas debajo de la mesa, forzando a Jack a girar de lado. Ambos miraron a las puertas, ventanas y a la gente, antes que mirar directamente a Briony.
    – Siempre hemos sido telepáticos; lo usábamos para comunicarnos cuando éramos niños. De hecho, fuimos fuertemente maldecidos y nunca habíamos conocido a nadie más como nosotros. Nos entrenamos en el programa de los SEAL y servimos unos pocos años, entonces nos pidieron hacer un test para habilidades psíquicas -le dirigió una breve mueca-. Nuestra puntuación fue muy alta y Whitney babeaba por nosotros.
    – ¿Ambos conseguisteis puntuación alta? -le dirigió una pequeña sonrisa bromista a Jack.
    – Estoy seguro de que mi puntuación fue más alta -dijo Ken, despedazando un pedazo de pan y untándolo con mantequilla.
    – ¿Ambos tenéis las mismas habilidades?
    – Sí, directos a ser anclas. Y parecemos estar realzados de lo mismo también -añadió Ken.
    – Así que si él está tan interesado en conseguir un niño de Jack, ¿por qué no está empujando a una mujer hacia ti, Ken?
    – Es una buena pregunta -dijo Jack-. ¿Por qué no le preguntamos eso, Ken? Por qué será que Whitney pasó por tantos problemas y gastos para maniobrar a Briony y a mí al mismo sitio para ver que podría suceder, pero contigo y quienquiera con quien te haya emparejado.
    – Quizás no hay emparejamiento -dijo Ken. Y no estoy seguro de cómo me siento sobre eso. Debería estar eufórico que él no me haya liado tanto, pero infiernos, no me importaría una mujer propia, no después de verte con Briony.
    La tristeza en la voz de su hermano hizo que la mirada de Jack saltara a su cara. Ken no podía parar el breve flujo de información, el miedo de que su apariencia detuviera a cualquier mujer de querer estar cerca de él. Ken apartó la mirada rápidamente y se llevó otro pedazo de pan a la boca.
    – O quizá ya la tiene -se aventuró Briony-. Apuesto que Luther era mi emparejamiento secundario y por eso estaba tan enfadado de que estuviera embarazada. El pensamiento de que algún otro soldado realzado hubiera tomado su lugar fue demasiado para él. Estaba realmente enfadado. Creo que Whitney casi se había rendido de conseguir juntarnos.
    – Y él contaba con el hecho de que funcionaría si lo controlaba -agregó Jack.
    – No me gusta esa idea, de que algunas mujeres puedan estar todavía prisioneras de Whitney -dijo Ken-. Jack, vamos a comunicarnos con Lily y su equipo para averiguar cuanto saben. Si tienen alguna idea de donde está, podemos hacer un pequeño reconocimiento.
    – El problema al que hacemos frente, Ken, es que no sabemos en quien podemos confiar. Whitney siempre tiene contactos. Infiernos, conoce al presidente. Si está vivo y pulsando todas las cuerdas en el experimento, no está solo. No sabemos quien está detrás de esto. Whitney podría tener el conocimiento y el dinero, pero está con alguien dirigiendo todo esto.
    Briony se aclaró la garganta.
    – Si Whitney realmente tiene contactos en el ejército, y hay alguna inmensa conspiración en marcha, si ellos pensaran que estoy contigo, ¿no te enviarían fuera en una misión para que yo no tuviera ningún sitio a donde ir?
    Los gemelos intercambiaron una larga mirada.
    – Oh, Dios -la mano fue a su garganta-. No va a gustarme esto, ¿verdad?
    Jack le atrajo la mano a su corazón.
    – Fuimos contactados la semana pasada, pero estamos de permiso. Estamos heridos y ninguno de nosotros tiene el visto bueno del médico para volver al servicio, eso nunca nos detuvo antes, pero dijimos que no -Dije que no porque Ken necesita más tiempo para recuperarse. Jack se cercioró de que sus barreras contra su gemelo estuvieran levantadas para evitar ese contacto privado-. Ambos intentamos alargar nuestro tiempo con permisos personales también.
    – ¿No te pueden hacer volver?
    – Creo que contaban con que nosotros nunca los rechazamos. Nunca lo hemos hecho. Y se figuraban que el objetivo sería demasiado personal para nosotros como para resistirlo. Quieren al General Ekabela fuera -dijo Jack-. Adivino que el hombre sabe demasiado y lo necesitan muerto.
    – En otras palabras -añadió Ken-, ya no es útil para Whitney.
    – ¿Por qué no me lo dijiste?
    Jack levantó sus nudillos a los labios.
    – Estabas un poco disgustada, Briony, y necesitabas dormir la noche pasada, y en cualquier caso, no pensábamos en porque nos enviarían al campo, vamos todo el tiempo -se encogió de hombros-. Pensé que nos lo ofrecieron por lo que Ekabela nos había hecho.
    – Pero eso significa que saben que estoy contigo. ¿Cuánto saben? -casi saltó fuera de su piel mientras el camarero se acercaba.
    Jack le colocó la mano en su brazo. Suavemente. Apenas tocándola. La calidez fluyó a su mente, y casi inmediatamente se sintió más calmada, más capaz de respirar sin temor.
    – No necesariamente. Pueden haber querido cerciorarse de que estábamos fuera del país en caso de que intentaras contactar conmigo.
    – Tiene sentido -añadió Ken.
    Mientras el camarero esperaba, Jack alzó la mirada, los ojos yendo de repente de un cálido gris al helado acero. Briony hundió la cara en el menú para ocultar su expresión.
    El camarero se aclaró la garganta.
    – ¿Está lista para pedir, madame?
    Jack extendió el papel sobre nutrición y comenzó a estudiar el menú, comparando los platos con el papel.
    – La pasta con pollo parece buena, Briony -se aventuró-. Y la ensalada vegetal.
    Ken le dio una patada bajo la mesa y le dirigió una rápida sonrisa desde detrás de su menú, guiñándole un ojo.
    – Sí, Jack. Pienso que tomaré eso -Briony le dio al camarero su menú y sonrió a Jack.
    – Y ella tomará un vaso de leche también -añadió él.
    Ken casi escupió agua sobre su menú.
    – ¿Leche? ¿Tomarás eso también, Jack?
    – Seguro. ¿Por qué no? Y tomaré la pasta con pollo también -dijo Jack, tendiéndole su menú al camarero.
    – Yo conduzco, así que tomaré una taza de café muy caliente -dijo Ken-. Y un filete, poco hecho, con una patata asada y de todo.
    – ¿Ken? -Briony abrió los ojos con inocencia impotente-. Eso me hará enfermar sólo con mirarlo. He estado sintiéndome tan nauseabunda recientemente.
    Ken alzó la cabeza bruscamente, un ceño sospechoso en su cara.
    – ¿No bromearías con algo así, verdad?
    Briony se cubrió la boca con una mano delicada.
    – Sólo decir filete y poco hecho hacen que mi estómago se revuelva.
    – Bien. Déme pasta con pollo también. Pero guarde la maldita leche -Ken la miró enfurecido-. ¿Solo durante cuanto tiempo planeas estar enferma?
    Le dio una amplia sonrisa.
    – Durante mucho, mucho tiempo, ahora tenemos una buena noticia sobre el bebé y todo.
    – Bebés -corrigió Jack.
    – Viene bien, ¿verdad? No tenía la menor idea de que tuvieras una vena mezquina, pero debería haberlo adivinado, con Jack adorándote.
    Briony tomó un sorbo de agua, apartando la mirada para que no pudiera verle la expresión. No parecía muy buena escondiendo sus pensamientos de los demás. Jack no la adoraba. La química estaba allí, explotando por todas partes, pero él no la adoraba, eso nunca iba a pasar.
    No cuentes con ello. La calidez de la voz de Jack acarició su mente, tocándola íntimamente, y extendiéndose por su cuerpo.
    Por un momento no pudo apenas respirar sin desearlo.
    No puedes mirarme así, nena. No aquí. No donde tengo que mantener mi mente protegiéndote.
    Ella tenía que recordar escudar su mente de él. No estaba acostumbrada a tener a nadie alrededor que pudiera captar sus pensamientos, y peor, su cara parecía ser un libro abierto.
    – No lo mires a él, Bri -sugirió Ken-. Pon tu atención en mí. Tan pronto como golpeemos la barra, irá todo mandón y posesivo y actuará como un idiota y te molestará como el infierno en cualquier lugar, así que ni siquiera pienses pensamientos agradables sobre él.
    – ¿Lo harás, Jack? -preguntó-. ¿Vas a ir viril y posesivo y actuar como un idiota?
    Encogió los amplios hombros.
    – Probablemente.
    – ¿Por qué? Estoy embarazada y huyendo, Jack. ¿Crees que es probable que me lance a otro hombre y le suplique por sexo salvaje?
    Jack gruñó.
    – No puedes decir sexo salvaje. No puedes pensar en eso. Tengo una erección como el infierno ahora, muchas gracias.
    Briony se sonrojó, un calor húmedo empapando sus bragas y sus pechos de repente doloridos y llenos. Levantó el mentón. Si él podía admitirlo, entonces ella también, solo que no en voz alta. No puedes decir erección como el infierno porque entonces quiero tocarte, y saborearte, y tenerte enterrado profundamente dentro de mi. Ella tuvo mucho cuidado de mantener sus barreras contra Ken y esperaba que Jack estuviera haciendo lo mismo.
    – Hijo de puta, Briony, vas a matarme hablando así -Jack le cogió la mano y la atrajo por debajo de la mesa, presionando su palma fuertemente contra él.
    Su reacción fue definitivamente gratificante. Podía oír la necesidad pulsando bajo su voz, ronca y áspera y en el borde, sintiendo una gruesa protuberancia latiendo bajo el fino material de sus vaqueros. Es agradable saber que no estoy solo.
    – ¿Os gustaría que fuera a reservar una habitación de hotel? -preguntó Ken, mirándolos enfurecido-. Porque me estoy avergonzando sentado con vosotros dos.
    Infiernos, hermano, hemos estado mente con mente tanto que no necesitamos ni siquiera pensarlo y ciertamente nunca nos hemos preocupado de cuan caliente estábamos cualquiera de nosotros por una mujer, pero se siente diferente con Briony. Me siento como un maldito mirón.
    Lo siento. Trataré de ser más cuidadoso protegiéndote.
    Lo apreciaría.
    – Harás mucho de niñera, Ken -dijo Jack, liberando la mano de Briony mientras el camarero llegaba con su cena.
    Briony se concentró en su pasta, no queriendo pensar demasiado en su confesión y en las repercusiones que vendrían. Ella se estaba acostumbrando a la tremenda atracción entre ellos. No disminuía en fuerza, si acaso, crecía solo por estar en cercana proximidad y consiguiendo conocerse mejor, pero estaba aprendiendo a manejarlos. Aun así, se sentó comiendo su cena, escuchando el sonido de las voces de los dos hermanos, y todo mientras estaba agudamente concentrada en cada movimiento, cada gesto, no importaba que pequeño, que Jack hacía.
    Él miraba las puertas y a la gente que pasaba. La mesa estaba situada donde pudieran mirar afuera, pero nadie los vería a ellos. Se dio cuenta de que estaban actuando como siempre lo habían hecho, el estar ella allí no significa añadir seguridad. Estaban siempre vigilando, siempre alerta. ¿Qué decía eso sobre sus vidas? Los estudió de cerca. Las mismas sombras estaban en los ojos de Ken. Esa misma cautela. Parecía mas relajado, quizás incluso más despreocupado, pero se dio cuenta de que era una fachada. Y ellos se conocían tan bien, habían trabajado uno con el otro, podían comunicarse silenciosamente, eran definitivamente un equipo, y uno letal. Se le ocurrió que era algo así como un milagro que ambos la hubieran permitido entrar en sus vidas.
    Fue Ken quien pagó la cuenta, y todo mientras estaba ocupado hablando con el camarero. Jack estaba a su espalda, la mirada sin vida, fría y atenta. ¿Durante cuanto tiempo habían tenido miedo de que alguien los quisiera muertos? Demasiado. Había tenido que ser demasiado.
    Briony permaneció entre ellos mientras avanzaban en la oscuridad de la noche. La música sonaba muy fuerte abajo por la acera, saliendo de un edificio apenas arriba en la calle. Ninguno de los dos dijo nada pero se giraron en dirección al sonido.
    – Yo realmente nunca he entrado en un bar -confió Briony, deslizándose más cerca de Jack mientras entraban en el interior oscurecido-. No podía entrar en tal espacio limitado y lleno. Había demasiadas emociones insoportables, desesperación y soledad parecían las más prominentes cuando pasaba por una puerta abierta. No iba a arriesgarme.
    – Estoy forzado a venir aquí -dijo Jack, frunciendo el ceño a su gemelo.
    Ken sonrió impenitentemente.
    – ¿Debería pedirte leche, Briony? -se giró para ir a la barra.
    – Hazlo y voy a probarte que estoy realzada -Briony oyó su risa mientras Jack la acomodaba en una mesa cerca de la parte de atrás desde donde tenía una clara vista de la habitación. La multitud se apartaba como el mar Rojo mientras pasaban.
    – ¿Realmente no te gusta esto, verdad? -preguntó ella. Tenía que sentarse cerca de él para ser oída por encima de la música y el ruido de la multitud.
    – Demasiadas variables. Todo lo que se necesita es un vaquero realmente borracho y las cosas irán rápidamente al infierno.
    Ella le tocó el muslo.
    – No te preocupes. Cuidaré de ti.
    La miró tan asustado que ella no pudo evitar sonreír burlonamente. Inmediatamente el se relajó, tomando su mano.
    – Disfruto viendo a Ken divertirse. Adora la música country. Toca la guitarra y canta de una forma que no creerías. No se lo digas, pero tiene una buena voz, realmente buena. Antes de que Ekabela lo torturara, todas las mujeres se congregaban alrededor de él como abejas a la miel.
    – ¿Y ahora? -miró a Ken. No miraba a las mujeres. Se sentó en un taburete y hablaba con el barman, y después de traerles las bebidas, a ella una Coca Cola, habló con varios hombres quienes eran obviamente amigos. No parecía que tuviera ninguna preocupación en el mundo, pero ella lo sabía de otra manera cuando Jack tomó su mano y casi le rompió los huesos apretándola.
    ¿Puedes sentirlo? Trata de excluirme, pero esto es un infierno. Él todavía se obliga a venir aquí. No hay retirada en él. ¿Ves por qué lo admiro?
    Había un montón de razones para admirar a Ken. Viéndole hacer las rondas ella estaba sentada tranquilamente gozando de la música, sosteniendo la mano de Jack, todo el tiempo sintiendo la calidez de su cuerpo tan cerca del suyo. Ken estuvo cerca de una hora y entonces se deslizó en la mesa y los arrastró a la pista de baile.
    – ¿Estás segura, nena? -pregunto Jack-. No tienes que hacerlo si estás cansada.
    – Amo bailar contigo -no estaba segura de porque él parecía tan receloso hasta que se deslizó entre sus brazos.
    Su olor la envolvió, sus brazos la rodearon, y su pecho se sintió real y sólido bajo su mejilla. Su cuerpo respondió a la cercanía de ella con una tiesa plenitud presionada cerca de su estómago. Era una canción lenta, soñadora y ella se permitió llevarse en una neblina de necesidad y lujuria, de un urgente deseo, emparejándose con el vaivén del cuerpo de él, encontrando un perfecto ritmo con su cuerpo. Fue un momento en el tiempo que nadie podría arrancar de ella jamás.
    Las manos de él sujetaban las suyas mientras la guiaba a través de la multitud oscilante. Él inclinó la cabeza para acariciar con su boca su sien. Nunca había bailado con una pareja, no podía tocar a nadie tan íntimamente, pero Jack era seguro y fuerte y la dirigía como si hubieran estado bailando por siempre.
    Ella cerró los ojos durante el camino a casa, no permitiendo que la conversación entre los hermanos le quitara la experiencia. Estaba cansada, pero feliz, a pesar del hecho de que llevaba gemelos. Debía haber caído dormida porque se despertó con Jack llevándola a la casa.
    Briony tomó un largo baño y cuando salió, Jack ya estaba tumbado en la cama, su pelo todavía húmedo de la ducha. Ella levantó una ceja, pero su cuerpo reaccionó inmediatamente, los senos doliéndole. Bajo el fino top sentía los pezones en punta.
    – ¿Vas a dormir aquí otra vez esta noche?
    Él echó hacia atrás las cubiertas.
    – Es la única manera en que voy a conseguir dormir algo. Si no me quieres en la cama, cogeré una silla.
    – No, nos las arreglaremos esta noche -se deslizó entre las sábanas, su corazón latiendo un poco demasiado rápido-. Voy a tener pesadillas sobre bebés por todas partes.
    Jack se dio la vuelta y empujó las mantas lejos de ella para exponerla antes de levantarle el top de su estómago. Sus manos se posaron encima de la barriguita redondeada, entonces la rodeó y se inclinó para presionar sus labios contra su piel.
    – Hola ahí dentro. Prestad atención. Soy vuestro padre hablando. Vuestra mamá está un poco asustada por esta cosa de los gemelos. Vamos a tener que tranquilizarla, así que nada de patear demasiado fuerte al principio. Dadle un poco de tiempo para ajustarse.
    – El libro de bebés dice que un bebé puede oír y reconocer finalmente nuestras voces, pero no tan pronto.
    – Pero no están hablando de nuestros bebés, Briony. Ellos me oyen. Ellos saben. Y no van a ser pequeños soldados para Whitney y sus jodidos planes.
    Briony sonrió.
    – Si realmente estás tan seguro de que pueden oírte, para de jurar. Saldrán diciendo la palabra J y le diré al doctor que tú se las enseñaste.
    – Lo siento. Ha sido un tropiezo, chicos. No digáis esa palabra.
    – ¿Chicos? -le agarró la cabeza con las manos, forzándolo a mirarla-. Chicos no. Los chicos son difíciles. Hacen todo tipo de cosas de chicos.
    – Chicas no, Briony. ¿Puedes verme tratando de criar a dos niñas pequeñas? ¿Y qué ocurrirá cuando crezcan y algunos chicos quieran una cita con ellas? -Gimió y se estiró una vez más, poniéndose de lado para sostenerse sobre un codo-. Encerraría a las chicas en armarios o pasaría mi vida eliminando a optimistas adolescentes cachondos.
    – ¿Optimistas adolescentes cachondos? -dijo ella como un eco.
    – Tendríamos que enseñar a las chicas en casa y colocar una valla electrificada de alambre de espino de doce pies de altura completada con un sistema de seguridad.
    – Déjame poner esto en claro. Si tenemos chicos, pueden correr salvajes y ser libres, pero nuestras hijas estarán encerradas en armarios y detrás de verjas todo el tiempo.
    – Correcto -estuvo de acuerdo Jack-. Ken y yo podemos manejar chicos, Briony, pero no chicas, así que mantén eso en la mente cuando tengas a estos bebés.
    Ella le tocó la mano.
    – Odio ser la única en darte las malas noticias, pero tu determinas el sexo del bebé, así que si tenemos chicas, es tu culpa.
    El toque de su mano, ligero y suave sobre la suya, expulsó el aire de sus pulmones. Miró fijamente al techo y se preguntó coma había conseguido tanta fortuna, tenerla en su casa, en su cama, tumbada en la oscuridad provocándolo. No parecía posible. Su vida era lo que había elegido y no tenía quejas. Estaba acostumbrado al silencio. A estar solo. Eran días cuando no hablaba con otro ser humano, y semanas cuando pasaba sin conversar con nadie mas excepto con Ken. Siempre se había considerado un solitario, era mas seguro para todos, pero ahora, con Briony tumbada a su lado, su cuerpo cálido y suave y su olor provocando sus sentidos, sentía una extraña sensación de paz.
    – Una cosa extraña -hizo su confesión en voz alta, sin saber por qué, pero queriendo que ella lo supiera-. Nunca me he relajado con nadie alrededor, no lo bastante como para dormir. Incluso fuera en el campo, tengo que marcharme lejos de todos o no cierro los ojos, pero tú me relajas. Antes, cuando estábamos juntos, pensé primero que era el agotamiento, y después el sexo, pero eres tú -presionó la mano sobre el corazón-. Eres tú.
    Ella iba a destrozarlo cuando tratara de dejarlo, y lo haría, quizás no ahora, o en un mes a partir de ahora, pero tarde o temprano sus maneras dictatoriales le harían necesitar rebelarse. No podía entender los demonios que lo guiaban. Infiernos, él no podía, ¿por qué debería esperar él que ella lo hiciera?
    – Pensé que podía relajarme contigo porque me escudabas de las emociones, pero esa no es la razón -ella se giró hacia él, sus dedos acariciándole la cara, como si pudiera leer su expresión-. No crees que Whitney pudiera hacer eso también, ¿verdad?
    – No -su voz se volvió cruel-. Whitney no quiere hacérselo fácil a nadie, Briony. Él podría haberte mantenido con un ancla, pero deliberadamente te colocó en una familia donde estarías frente al público diariamente. Tenías que interactuar. Ese era su propósito, para sus pequeños experimentos. ¿De qué estabas hecha? ¿Podías encontrar una manera de vencer el dolor? ¿Vencías tus diferencias viviendo en una familia normal? Bastardo. Él sabía que ibas a sufrir cada maldito día de tu vida y existía la posibilidad de que tu familia te rechazara finalmente.
    – Pensaron que era autista al principio. Mamá me sostenía y sentía todo lo que estaba sintiendo, sabía lo que estaba pensando, y dolía tanto. Solía curvarme en una pelota bajo mi cama y ocultarme. Ella lloraba y lloraba y yo sabía que estaba fallándole.
    Su mano encontró la de ella.
    – Eso son sandeces, nena. No has fallado nunca a nadie en tu vida. Hiciste lo que debías para vivir en una familia y encajar. Whitney necesita que alguien lo mate.
    Briony se acurrucó más cerca de él, tan cerca que él pudo sentir su respiración contra su pecho.
    – Bien, no lo hagas esta noche. Estoy pensando que voy a tener pesadillas sobre pequeños niños corriendo salvajes en el bosque y yo cazándolos. Si me despierto chillando, será tu culpa.
    Él amaba la nota suave y somnolienta de su voz; era tan sexy como podía ser. ¿Cómo sería si fuera normal? No lo sabía. Ken no lo sabía. Y dudaba si Briony lo sabría jamás. Pero ella estaba con él ahora, y podía envolverla en sus brazos, y de alguna manera los recuerdos de la sangre y la muerte parecían estar lejos.

Capítulo 14

    – Oh eres un ángel -Ken se inclinó a través de la mesa y le plantó un beso a Briony-. ¿Quién diría que a esta mujer le gustaba cocinar? Cásate conmigo ahora mismo. Escapemos juntos.
    – Aléjate de ella -dijo Jack suavemente. Él tomó un bocado de suave tortilla en su boca-. Tuve la sensatez para preñarla, así que simplemente retírate.
    – Buen alimento y una mujer hermosa no han mejorado mucho tu carácter -se quejó Ken-. Y tener un bebé no ha mejorado tu lenguaje tampoco.
    – No un bebé -corrigió Jack-. Dos.
    Briony rió suavemente, sacudiendo la cabeza hacia él. Había una nota de orgullo en su voz que no se molestó en ocultar. Una totalmente extraña con sus resistentes facciones con cicatrices.
    – Eres tan engreído.
    El sonido de su risa se deslizó sobre su piel como dedos recorriendo sus terminaciones nerviosas aun revolviendo su cuerpo en otra erección. Él podría sentarse enfrente de ella cada mañana, bebiéndose su pelo enredado y sus ojos brillantes, su risa soleada. Incluso si Ken deliberadamente lo provocaba haciéndole ojitos a ella
    – Bien, si vas a insistir en gemelos cada vez que me embarace, esto es una trampa -dijo ella y se estiró para verter café en la taza de Ken
    – Aún así tu café es grandioso -dijo Ken
    Las cejas de Briony se alzaron juntas en un fruncimiento.
    – ¿Cómo podría saberlo? Cada vez que trato de tomar una taza, tu hermano lo arroja al fregadero.
    Jack levantó el libro que tenía abierto en la mesa.
    – Esto dice, justo aquí, que la cafeína no es buena para ti o para el bebé. Y necesitamos fruta fresca, no zumo ¿Tienes alguna idea de la cantidad de calcio que necesitas?
    Ella le arrancó el libro de la mano y lo arrojó a través del cuarto con suficiente fuerza para golpear la pared.
    – Tienes que dejar de leer de ese Libro de Satán. Estás claramente comenzando a obsesionarte.
    – ¡Rebelión! -Ken le sonrió abiertamente-. Yo sabía que ocurriría. No puedes meterte con el café de una mujer, Jack. Mira, cariño, si te casas conmigo y cocinas tres comidas por día con un bocado o dos a diario, te dejaré tener todo el café que desees.
    – Cuan bueno es que me lo permitas… -Briony pateó sus espinillas bajo la mesa-, sólo aparentas ser el hermano dulce y afable, no me casare contigo, así que tendrás que cocinar.
    – Eso no es cierto -Ken protestó frotándose la espinilla y tratando de parecer patético -. Aun estoy creciendo y todo lo que me ponen por aquí son listas de trabajo -sacó una pequeña libreta y se la lanzó a su hermano. No hay combustible para moverme.
    – Ella no va a cocinarte tus comidas, Ken así que deja de lloriquear -Jack le lanzó una mirada a Briony-. Te dije que lloraría.
    – Engatusar -Ken corrigió-. Engatusar suena mucho mejor que lloriquear.
    Riéndose Briony sacudió la cabeza
    – Los dos están locos ¿así qué puedo caminar por el patio ahora?
    – Solo tenemos un juego de alarmas -dijo Ken-. Pequeños estroboscopios que se encenderán para alertarnos si alguien intenta romper los parámetros. Es bastante seguro.
    Jack la miró con alarma.
    – ¿Planeas dar un paseo hoy?
    Ella asintió con la cabeza.
    – Si tengo tiempo, me gustaría hacer un poco de limpieza y buscar algunas cosas para la cena.
    Él sacudió la cabeza.
    – No tienes que hacerlo.
    – Idiota -Ken silbó, tomando una servilleta y arrojándola hacia su hermano-. ¿Estás loco? No lo escuches, Briony si quieres cocinar, hazlo de verdad.
    – Me gusta cocinar, Jack, es algo que siempre me interesó hacer, nunca tuve la oportunidad de hacerlo mucho pero ahora tengo varios meses para intentarlo.
    – Te compré algunas libretas de bocetos el otro día -dijo Jack-, los dejé en el cuarto grande sobre la mesa de café junto con otros útiles de dibujo.
    – ¿Lo hiciste? -los ojos de Briony se encendieron-. Gracias por recordarlo.
    – Él ha estado mirando toda la mañana un libro de muebles -le confió Ken-. Piensa que puede hacer una cuna mejor que la que puedas encontrar en otra parte, y probablemente puede hacerlo. Créetelo o no, mi hermano tiene un don para eso -había una nota singular de orgullo de la voz de Ken.
    Jack le eché una mirada reprobadora y entonces atrapó la expresión en el transparente rostro de Briony. Lo miraba como si el sol se levantara y se pusiera con él. Su expresión movió algo en su interior y lo incomodó. Ella tenía una idea equivocada sobre él. Una parte de él lo amaba y la otra parte -la parte sana- lo odiaba y lo condenaban a un infierno. Había principios de amor en sus ojos. Entre Ken y Briony se sentía como un fraude, lo mataban con su fe en él.
    Se levantó abruptamente, estuvo cerca de derribar la silla para quitarla del camino y le tomó la barbilla con la mano, no había tenido intenciones de tocarla o incluso buscarla pero no pudo detenerse.
    – Permanece cerca de la casa -le advirtió bruscamente y se inclinó para acariciarle la boca con la suya.
    El calor llameó al instante, en el momento en que sus labios flotaron plácidamente contra la suave curva de los de ella. Su mano se deslizó hasta la nuca, inclinando la cabeza para tener un mejor ángulo, así su lengua pudo ahondar profundamente, probando, acariciando, explorando su increíble boca. Se alejó abruptamente -su instinto de conservación lo detuvo- presionó su frente con la de ella respirando profundamente.
    – Recuerda una cosa, si decides que quieres casarte tendrá que ser conmigo.
    Briony lo observó salir batiendo las puertas de la cocina tras él. Sus cejas se elevaron cuando ella se volteó hacia Ken.
    – Cierra la boca, cariño, ese es Jack tratando de ser romántico y fallando miserablemente. No dejes que se escape con esa mierda tampoco. Si va a pedírtelo, haz que recorra todo el camino. Ya sabes, hincando en una rodilla, luciendo estupido.
    Briony casi se ahoga.
    – Eso es cruel Ken.
    Él se inclinó para acercarse a ella.
    – Si lo haces Briony, avísame primero para que lo grabe en video. Podría chantajearlo por el resto de su vida.
    – Nunca se ha puesto de rodillas por nadie -apuntó ella tomando los platos y llevándolos hacia el fregadero-. Eso nunca pasará.
    – Podrías equivocarte, Señorita Jankins -Ken empujó la silla y sujetó su sombrero-. Creo que por ti él haría lo que por nadie.
    Briony lo miró salir por la puerta de atrás y caminar por el sendero hacia la tienda, tomando la misma dirección que Jack. Ella suspiró y giró, supervisando la gran cocina con su piso de madera y grandes ventanales. Le parecía hermoso, los espacios abiertos de par en par, lucía -y se sentía- como su hogar.
    Miró hacia atrás de la ventana, su vista buscaba a Jack
    – ¿Por qué me siento tan cerca de ti? ¿Por qué siento como si te conociera mejor de lo que te conoces tú?
    Puso los platos en el fregadero y vagó por la casa, explorando varios cuartos. Era obvio para ella que los dos hombres habían planificado cada sección de la casa con cuidado. El estilo de Ken era claramente diferente al de Jack -aún había toques aquí y allí que le recordaban a su gemelo. Le gustaban los adornos y la música del oeste, y también tenía un gabinete de armas al lado de su cama y el otro en su oficina -tal como lo tenía Jack. Jack tenía montones de libros por todas partes.
    Briony recuperó el libro de embarazo y lo llevó a su oficina. Se detuvo en la entrada con el ceño fruncido. La oficina estaba terminada, paredes en su lugar, un hermoso y único en su clase escritorio que sospechaba que Jack había construido, los montones de papeles, y una caja que contenía un ordenador nuevo. Al lado de la caja estaba otro cartón que contenía papel, pero este estaba abierto y había una columna tan larga como su brazo de de papel extendido a través del escritorio y sobre el piso. Se acercó a examinar los apuntes escritos a mano.
    Dos separados garabatos masculinos, uno expresando en términos muy crudos que Ken podría meter el ordenador en algún sitio imposible de empujar y que Jack no abría la cosa. Ken contestó con una larga disertación sobre ordenadores siendo una necesidad para su nueva aventura empresarial y Jack podría simplemente salir de su cueva y dejar de causarle dolor de estomago. El resto de las notas era un argumento diario en curso sobre quien encendería el ordenador y lo corriera. Ken era firme en que esto era trabajo de Jack ya que él iba a tener tratar con toda la gente real, y Jack declaraba que absolutamente no tocaría la máquina bajo ninguna circunstancia.
    Briony sacó el ordenador de la caja y encontró que este era un modelo muy decente, uno que seguramente podría ser usado para el tipo de negocio que Ken quería intentar. Pasó la siguiente hora ensamblándolo y conectando varios cables y terminales con pilas de reserva y protectores de línea y finalmente con la impresora. Dudaba si Jack en realidad lo usaría, pero cargó programas de software que Ken había comprado para ello de todos modos.
    Hundiéndose en la silla, abrió el libro de embarazo, y observó cada capítulo con cuidado antes de alcanzar un marcador indeleble negro de un cajón del escritorio. Con mucho cuidado y precisión borró cada referencia a la cafeína que se podría haber encontrado en el libro.
    – Nunca te interpongas entre una mujer y su café, Jack -murmuró en voz alta.
    Briony se echó para atrás con una sonrisa satisfecha antes de examinar el libro otra vez, esta vez leyendo con mucho más diligencia, oscureciendo todo lo que no aprobaba y haciendo sus propias anotaciones en los márgenes, antes del cerrar el libro y dejarlo en el dormitorio de Jack. Lo dejó sobre su aparador, exactamente donde él estaría seguro de encontrarlo. Riendo, volvió a la cocina para hacer el almuerzo de los hombres
    Encontró a los hermanos en el ala del Ken de la casa, en su cuarto de baño, terminando de colocar los últimos azulejos, discutiendo uno con el otro, de manera parecida a las notas sobre el ordenador. Ambos hombres devoraban los emparedados y la limonada mientras ella inspeccionaba el gran cuarto
    – Esto es bello, Ken… a ambos les gusta tener espacio.
    Ken cabeceó.
    – Pensamos mucho sobre lo que necesitábamos antes de diseñar la casa -le sonrió-. Por supuesto no habíamos considerado niños.
    – Bien, la segunda recamara fácilmente puede ser convertida en cuarto para el bebé -señaló ella-. El cuarto aún no está listo en el ala de Jack, pero no parece como si tomara mucho dejarlo listo antes de que llegue el bebé.
    – Bebés -corrigió Jack-. Vamos a tener dos.
    – No pienso en eso -ella le regaló un fruncimiento de seño-, uno es todo lo que puedo asimilar por ahora, así que para de decírmelo, el doctor podía equivocarse.
    Jack alzó una ceja.
    – Vimos dos corazones y escuchamos dos latidos, no creo que exista mucha duda nena.
    Briony lo miró airadamente y se alejó.
    – Vuelve al trabajo.
    El sentimiento de estar en casa permaneció con ella a lo largo del día mientras hacía el lavado y examinó a fondo la despensa para tener idea de con que podía hacer las comidas. Cuando pudo hizo unas listas de todo lo que pensó que podrían usar, para que la próxima vez que uno de los gemelos fuera a la ciudad pudiera recoger más provisiones. No importaba cuanto se dijera que no se acomodara en este lugar -y con este hombre- parecía encajar.
    La puesta de sol era espectacular y Briony salió a la terraza para verla. Ambos hombres estaban en el taller en ese momento, trabajando en algo que ella aun no podía ver. Tenía bastante certeza de que Jack estaba comenzando la cuna y hacía planes para otro cuarto en su ala por terminar.
    Briony bajó del pórtico e inhaló el ligero viento, tomando el crujiente aire de montaña en sus pulmones. La casa estaba inmaculada y la cena se cocía a fuego lento. Incluso se las había ingeniado para hacer una tarta para el postre. Se sintió a salvo y segura. Jack y Ken la dejaron sola para hacer lo que deseara mientras ellos se dedicaban a sus asuntos. De vez en cuando, Jack tocaba su esencia rozando su mente con alguna anécdota sobre Ken, y esto la hizo sentir aún más una parte de él -el lazo que los gemelos compartían- como si ella realmente pertenecía ahí.
    Se encontró a sí misma riendose otra vez del día y la parte mas extraña fue que aunque realmente perdió a su familia, no había ningún dolor, no había ninguna migraña, no se forzaba a hacer cosas que dolían como el infierno. Podría ser feliz aquí en este lugar. Era feliz.
    Briony exploró el patio delantero primero, observando donde habría puesto flores si la propiedad fuera suya. Había dos lugares realmente buenos, y a un lado de la casa había un jardín ya plantado en largas y cuidadas filas. Cercando el área, para mantener afuera a los ciervos y otros animales, y podía ver que tenía un sistema de riego, alimentado por un arroyo
    Nunca había pensado que Jack y Ken tuvieran un jardín pero ella tendría que tenerlo. Probablemente ellos podrían vivir en las montañas por meses -quizás años- sin necesitar nada de fuera.
    Empezó a correr, disfrutando de la sensación de sus músculos mientras se estiraban. Dos veces salto sobre las ramas bajas de los árboles, solo porque podía. No era de extrañar el por qué los hombres amaban estar aquí arriba.

    – Es momento de dejarlo -dijo Ken-. No puedes trabajar toda la noche, de todas maneras Jack, tienes una mujer y ella no está aún en tu bolsillo.
    – ¿Qué significa eso?
    – Significa que tendrás que hacerle un poco de cortejo hermano, tu sabes, de hecho ser agradable.
    – ¿Realmente estás disfrutándolo, no es así? -demandó Jack dándole una última pasada a la madera asentada sobre la mesa. Levantó la cabeza y súbitamente corrió sujetando el rifle tras la puerta
    – ¿Qué diablos? -Ken emprendió a correr para alcanzar a su hermano.
    – Alguien disparó la alarma justo dentro del grupo de árboles a la izquierda de la casa -dijo Jack lanzándole el rifle a su hermano mientras él apretaba el paso. El indicador comenzó a parpadear-. Asegúrate de que Briony esté a salvo, ve al túnel y espérame.
    Ken atrapó el arma en el aire mientras corría dirigiéndose rápidamente hacia la casa. Atravesó las puertas gritando el nombre de Briony mientras escuchaba el anillo de ecos a través de las habitaciones vacías y su corazón se hundió cuando se volvió para seguir a su gemelo.
    No está aquí Jack, se ha ido.
    Durante un momento Jack pensó que un torno le oprimía el corazón. El dolor se esparció a través de su pecho -real, físico-. Su vientre se retorció en un duro y acalambrado nudo. ¡Maldición! ¡Briony! ¡Contéstame ahora! siguió corriendo, permaneciendo en las sombras de los árboles, usando el olor, respirando profundamente miedo por ella, la cólera de que no había estado vigilándola más de cerca.
    ¿Qué ocurre Jack?
    El sonido de su voz tocando su mente como una caricia fue casi más de lo que podía comprender. Por un momento casi no pudo créelo y continuar corriendo. Usaba una gran velocidad tal que era una figura borrosa destellando a través de la arboleda. Las armas eran sólidas en sus manos, tan familiares que parecían parte de él y todo el tiempo su mente trabajaba, planificando su estrategia para descubrir al intruso y desterrar la amenaza. Entonces comprendió -supo que estaba viva, supo que no la habían atrapado. De hecho sus piernas se debilitaron en reflejo -algo que nunca le había pasado en la vida.
    Ponte a cubierto; ve a los árboles y mézclate con tu entorno. Permanece muy quieta. Ken ira a por ti. Su voz era dura, como los impulsos de su corazón. Ella tenía mucho que responder y esto no iba a ser agradable. Condenada por hacerle sentir el terror, por hacerle perder el equilibrio por un instante.
    Briony no hizo preguntas. El frió helado de su voz la previno -Jack estaba más que enfadado con ella. Miró hacia la derecha y la izquierda para asegurarse de que estaba sola. Y subió a las ramas bajas de un árbol. Escalando rápidamente al pabellón más espeso, cambiando colores para mezclarse con el follaje. Llevaba un pantalón beige y una camiseta gris suave y beige. Esperaba que los colores neutros ayudaran a camuflarla entre las densas hojas.
    No era que olvidara que estaba en peligro -era sólo que se sintió segura- estúpido, estúpido error. Había acudido a Jack Norton por lecciones de supervivencia. Y tenía la impresión de que iba a recibir una que nunca olvidaría. No había nada políticamente correcto en Jack, era muy capaz de violencia extrema, pero nunca jamás, ni por un instante pensó que pudiera lastimarla y ¿de dónde venía esa confianza?
    Briony se aplastó contra el árbol, tratando de figurarse cómo y por qué estaba con Jack ¿Por qué encajaban tan bien? Porque ella sabía lo que ellos eran -aun cuando él no- y ella se aferraría a eso cuando él viniera a ella ferozmente enojado por su estupidez.
    El viento era más fuerte en el pabellón, y ella inhaló, esperando coger el olor de cualquier intruso y calcular donde estaban Jack y Ken. A Jack, lo descubrió enseguida, moviéndose rápidamente hacia ella. Había algún otro, alguien que no se bañaba a menudo y olía como a animales, sudor acre y suciedad
    Hay un hombre justo al sur de ti Jack.
    Su advertencia no fue necesaria. Jack sabía la ubicación precisa del hombre vagando por su propiedad. Y sabia por el olor quién era, silbó y señaló a Ken que girase alrededor y se pusiese detrás del intruso. Quédate donde estas, no quiero que te vea.
    Ken se movió hacia la posición, adaptándose a las altas ramas del árbol, rifle en mano, el ojo en la mira. Es el viejo Brady.
    Jack juró por lo bajo. Podría ser una trampa, podría ser que ese bastardo usara a un anciano desvalido, vigila tu espalda Ken y mantén un ojo en Briony.
    Estoy cuidando tu espalda, se cuidadoso. Lo cogeré si tengo que hacerlo
    Jack apretó los dientes para evitar insultar a su hermano. Tomó una profunda inhalación y la dejó ir, dejando que el hielo remplazara la descarga de adrenalina a través de sus venas. Haremos esto de acuerdo al libro Ken. No tenemos opción, ella es primero, tu vas después yo sacaré al enemigo y tu protegerás a Briony.
    Tú serás padre Jack, tu vida…
    No me jodas argumentando esto conmigo, ve al objetivo primario y provee protección.
    Por primera vez en su relación de trabajo Ken dudó. Jack medio retrocedió otra orden y continúo corriendo, hasta que estuvo a un par de yardas del intruso. Usaba el color del bosque en su piel y sus ropas reflejaban su entorno así que era casi imposible verlo. Se congeló en su lugar, sin hacer ningún ruido, esperando que el viejo montañés fuera a él. Ken no tenía otra opción que proteger a Briony y dejar el blanco a Jack
    Brady O`connor había vivido en el bosque más de treinta años, había vivido mayormente en una cueva varias millas al este de los límites de la propiedad Norton. Vivía de atrapar animales y comer raíces. Algunas veces acudía a Jack y a Ken cuando tenía hambre, principalmente durante el invierno o cuando estaba herido y necesitaba ayuda médica, no hablaba mucho y hasta donde Jack sabía, él tenía poco contacto con cualquiera fuera de la montaña.
    Si él no está solo, ellos son buenos, no puedo ver a nadie. El bosque está quieto; animales y aves en sus asuntos, yo digo que está solo, reportó Ken.
    Jack no pudo detectar la esencia de otro ser humano a través del desgarrador olor que Brady emanaba. Esperó hasta que el hombre estuvo casi enfrente de él antes de dar un paso fuera de las sombras.
    – Brady que te trae por aquí.
    El viejo se detuvo, retrocedió con un respingo.
    – No te había visto ahí Jack -los apagados ojos fueron de derecha a izquierda-. ¿Esta Ken por ahí? Él dijo que tenías algo extra del jardín este año.
    Se lo dije hace tres semanas, confirmó Ken cuando Jack le pasó la información.
    – Podríamos arreglar una bolsa de comida para ti Brady -dijo Jack-. ¿Has visto a alguien en las últimas semanas? ha estado tranquilo aquí.
    El viejo sacudió la cabeza.
    – Viajeros y excursionistas no suben mucho. Cosa buena. Demasiada condenada gente si me preguntas.
    El radar interno de Jack centelleó a la carga.
    Demasiada condenada gente Ken, compartió la respuesta con su hermano. No me gustó la manera como lo dijo
    Ni a mi, quédate con él, Jack yo le traeré las provisiones.
    La hoja yacía contra la muñeca de Jack donde no podía ser vista. Estoy en posición, hazlo rápido y saquémoslo de aquí. Le indico el suelo.
    – ¿Te gustaría sentarte y esperar a Ken?
    – No tengo café.
    – Él te lo traerá -de nuevo Jack envió la información a Ken
    – Ahora que lo mencionas, he visto a alguien curioseando por las cascadas hace un par de días creo que ellos tomaron mis provisiones, me escondí en el sótano de raíces -el viejo se rió de su propio chiste, su sótano de raíces era de hecho una red de raíces en una pequeña caverna junto a las cascadas.
    – ¿A quién has visto curioseando por ahí Brady? ¿Qué parecían buscar?
    – Gran tipo, hablaba realmente bajo como tú lo haces.
    – ¿Buscaban algo?
    Brady se encogió.
    – Sólo quería saber acerca de alces. Dijo que era cazador pero no estaba cazando alces.
    – ¿Cómo lo sabes?
    – Hay pistas en todas partes pero él no las miró, creó que tomó mis provisiones, ví una pista parcial en la cueva y era suya y esta era realmente suya maldito ladrón.
    Las provisiones son la gota usual.
    – Le echaré un vistazo Brady. Mientras tanto tome lo que Ken le dará y vaya a su sitio de invierno. Ken dejará la bolsa para usted en el lugar habitual. Si el tipo grande quisiera decirles a los Guardabosques donde está, ellos no serán capaces de encontrarlo.
    Brady cabeceó y refunfuñó para si. Intercambiaron algunas bromas más y Brady se retiró, Jack lo siguió cuidando mantenerse fuera de su vista, mientras Ken recuperaba a Briony.
    Ella saltó de las ramas de un árbol, aterrizando encogida, con la mirada tocando los duros ángulos y planos de la cara de Ken mientras confirmaba.
    – Estás enojado conmigo.
    Le tomó la muñeca y comenzó a caminar llevándola con él.
    – Estoy condenadamente molesto, pero más enojado con el imbécil, así que puedes respirar tranquila, no te descabezare como mereces.
    – ¿Estás enojado con Jack?, pero yo hice esto, nos puse en esta posición, no él.
    – No, él solo se aseguro que me alejara de dónde nadie va dispararme mientras él corre todos los riesgos, es tiempo de que se deje de esa mierda.
    El aliento se le atoró en la garganta.
    – Debí tener más cuidado, lo siento Ken, ni siquiera tu debiste estar en peligro por que quería dar un paseo.
    Antes de que Ken pudiera responder, Jack vino a grandes pasos por el patio, se movía rápido, fluidamente como una musculosa máquina de pelea, la cara oscura por la ira.
    Para horror de Briony, los hombres se lanzaron, caras duras, mandíbulas, ojos grises tan turbulentos como una tormenta de relámpagos. En ese momento parecían exactamente como poderosos guerreros antiguos igualmente parejos
    Ken lanzó su puño a Jack, un duro aguijonazo en la cara, Jack apenas reparó en ello y cerró ambas manos con fuerza en el pecho de su hermano. El golpe meció a Ken pero dio un paso acercándose, no alejándose, mirando fijamente a los ojos de Jack.
    – Vete al infierno -Jack rompió-. No cambias los procedimientos en medio de una misión, hacemos lo de siempre, es como permanecemos vivos, sabes eso, pon tu cabeza en su lugar.
    – No me esconderé detrás de ti nunca más, Jack si algo va mal…
    – ¿Qué clase de basura estas diciendo? Has estado cuidando mi espalda mi vida entera no escondiéndote detrás ¿toda mi vida se irá el infierno?, ¡y tú!…-la cara de Jack giró hacia Briony, con furia en todas las líneas de su cuerpo. Avanzó hacia ella, sus dedos le sujetaron los brazos como un torno-. Nunca olvides que estás en una situación de combate, ni por un minuto ¿me entiendes? podrías haber muerto o haber causado la muerte de alguien -puntualizó cada palabra con una dura sacudida-. Esto no es un juego Briony, alguien te quiere en un laboratorio, dónde podrían experimentar, no solo contigo sino con nuestros hijos.
    Ondas de miedo, no de enojo, salían de él. No comprendía que usaba su furia azotándose en rabia para librarse del sentimiento de terror que su desaparición le causara, ella sintió un estremecimiento recorrer por su cuerpo y vio que él estaba pálido bajo su bronceado, la mayor parte de él, pudo ver el terror por ella detrás del frió glacial en sus ojos ahumados.
    – Lo sé, lo siento -dijo encontrando su mirada fijamente, esperando que él supiera que ella entendía-. Siento haberte asustado, seré más cuidadosa Jack.
    Bajó los brazos como si lo quemara alejándose de ella, y sacudió la cabeza.
    – Condenada, no hagas eso, no me mires de esa manera -se alejó dos pasos más de ella.
    Lo miraba con algo muy cercano al amor en sus ojos, desarmándolo, haciéndolo sentir desnudo y vulnerable, sin una salida para el terrible miedo que puso en él.
    Miedo. Sentía la bilis en su boca, retorciéndose en sus tripas hasta que su único recurso fue la acción de quitárselo. Se dio la vuelta y la dejó dirigiéndose al taller y a su bolsa de entrenamiento, algo que podría golpear hasta que sus manos estuvieran ensangrentadas y estuviera demasiado condenadamente cansado para pensar más.
    – ¿Por qué lo golpeaste Ken? -preguntó Briony.
    – Porque él valora mi vida más que la suya.
    – ¿Y tú no sientes lo mismo por él?
    – Yo no te tengo a ti y a los bebés, debería de considerar eso ahora entes de ponerse en la línea de fuego.
    – No creo que eso vaya a cambiar, y no entiendo, era solo un viejo -le dijo Briony a Ken-. No debería estar tan enojado.
    – Piensa Briony, siempre tienes que pensar, el viejo viene aquí a menudo por comida o si necesita atención medica, lo conocemos y lo dejamos entrar en nuestra propiedad. No es exactamente correcto nunca, ha estado solo mucho tiempo, pero es un hombre decente. Si Whitney quiere averiguar dónde estás, ¿qué mejor forma que usar a Brady? Él nunca sabría que ellos lo usan. Colócale una videocámara y dale la idea de que tiene que vernos, y ellos tienen un espía en el campo enemigo.
    Se llevó la mano a la garganta.
    – ¿Crees que harían algo como eso no es así?
    – Whitney ha visto nuestros archivos, Briony no es entupido, porqué arriesgarse enviando hombres sin asegurarse de que estás aquí y observar la disposición también ¿notaste que no lo trajimos hasta la casa? Nunca lo llevamos hasta la casa. Le damos alimentos y provisiones, pero no en la casa eso ellos no lo sabían.
    – Que terrible es vivir así, ¿no crees que es ser un poco paranoico?
    – Hemos obtenido objetivos en casi cada país en el mundo, Briony, y no importa que tan secreto sea nuestro estatus, nuestros nombres se han filtrado un par de veces en el pasado. Alguien viene por nosotros de tanto en tanto. Esto es nuestro modo de vivir, y si vas a quedarte -tiene que hacerse tu modo de vivir también.
    – ¿Y el bebé?
    – Bebés -corrigió-, aprenderán, les enseñaremos.
    – Esto es lo que él quiso decir cuando dijo que yo sería una responsabilidad -ella alzó la vista hacia Ken-, ¿él sabía que alguien podría usarnos para perseguirlo, verdad? ¿Si ellos nos capturaran y torturaran, él haría cualquier cosa para recuperarnos, verdad?
    – Te protegeríamos a ti a y los niños. No podrías estar más segura con nadie más. Jack y yo, ambos estaríamos entre tu y cualquiera que trate de dañarte.
    – ¿Pero quién vigilaría para ustedes? He traído mas peligro sobre ustedes de más formas de las que imaginé.
    – Jack y yo somos familia, siempre seremos familia, siempre velaremos uno por el otro, si tú y los pequeños viven aquí, eres parte de esa familia así de simple.
    – ¿Estás de acuerdo en tenerme aquí, revolviendo tu vida, Ken?
    – Diablos si, tú lo haces feliz, no puedo recordarlo feliz -una suave sonrisa curvo su boca, pero no encendió sus ojos-. Y puedes cocinar, ¿hiciste la cena o no? -había una nota de esperanza en su voz.
    El fantasma de una sonrisa, que hacia juego con la de él se extendió por su cara. No podía culpar a Jack por estar enojado con ella. No había pensado que vagaba por los bosques sola, pero debía haberlo hecho, y ciertamente no había considerado que Whitney podría usar a un viejo medio loco montañés para engañar. Pero lo recordaría y nunca saldría de su mente de nuevo. Ella aprendería sus modos, era lista, rápida y fuerte y deseaba pertenecerle a Jack.
    – Pondré unos biscuits en el horno, y mientras limpiamos ya estarán listos -ella dudó -. ¿Vas a llamar a Jack?
    – No, tú. Cuando la cena este lista, solo llámalo, no le dejes pensar en esto, ya pasó, terminó.
    – Realmente lo siento Ken.
    – Lo sé cariño, no es un modo fácil de vivir y Jack debería darte un pequeño respiro, pero no lleva bien el miedo y tú lo asustaste.
    – Lo sé.
    Ken colocó su brazo alrededor de ella y caminó a la cocina
    – ¿No temes que él se enoje más?
    – ¿Por qué te pase el brazo? Tendrá que aprender a vivir con ello, siento afecto por ti, y voy a demostrarlo, Jack es parte mía, él te ama y tú lo haces feliz, créeme, siento afecto por ti, solo por eso, pero no es sexual, y él debería averiguar con que puede vivir y con que no -le dejó caer un beso en la frente-. Es bueno para él ver que no es tan malo como piensa que es.
    Briony se lavó las manos y puso los biscuits en el horno.
    – Te preocupaba que viniera a vivir con ustedes al principio, puedo sentirlo.
    Ken se encogió.
    – Jack es, Jack. No se sabe nunca como va a reaccionar a algo. Esta es una situación completamente nueva para nosotros, y francamente no sabía como iba a reaccionar. Él siente las cosas mucho más profundamente que la mayoría de la gente, o no siente en absoluto. Es un rasgo difícil para él tener que vivir con eso.
    Briony tomó un baño rápido y se vistió con suaves pantalones y una blusa con la que le gustaba dormir, después regresó apresuradamente a la cocina a sacar los biscuits antes de que se quemaran. Le tomó mucho trabajo juntar valor: la cena esta lista Jack, ven a comer, trató que no le temblara la voz, trató que sonara normal, pero sabía que Jack se daría cuenta que estaba alterada. No podía hablarle telepáticamente y él no saberlo.
    Ken aspiró el aire con apreciación.
    – Estoy enamorándome locamente de tí Briony.
    Ella forzó una sonrisa al colocar el pote de guisado en medio de la mesa.
    – Espero que la mujer que al fin consigas sepa cocinar.
    Por un instante su sonrisa se apagó pero se recuperó rápido.
    – Como vamos a vivir juntos podría enseñarle.
    – Que suerte la mía -escuchó la puerta abrirse detrás de ella y supo inmediatamente que Jack había entrado al cuarto. Había estado golpeando la pesada bolsa, olió sudor, sangre y el fuerte olor masculino que lanzó a sus hormonas cuesta arriba. Sintió vértigo, su mirada saltó a la de él, su corazón golpeando en la garganta.
    – Huele bien -comentó Jack, sus ojos grises observándola de cerca, cruzó directamente hacia su lado sin dejar de mirarla.
    Jack mantuvo su mirada cautiva, Briony se sintió hipnotizada por él, estaba hipnotizada. Su corazón latía tan fuerte que tuvo miedo de tener un ataque pero no se atrevió a levantar la mano para presionar su pecho, temblaba también tan fuertemente para ocultarlo, él inclinó la cabeza hacia ella y acarició sus labios inmóviles una, dos veces.
    – Lo siento nena, estaba más enojado conmigo que contigo, debí darte instrucciones más especificas de a dónde puedes o no puedes ir, siento haberte asustado -la beso de nuevo tan suavemente que su corazón hizo un gracioso pequeño salto mortal y alas suaves rozaron el interior de su estómago.
    – ¿Qué le has hecho a tus manos? -tomó sus muñecas y giró sus manos para inspeccionar sus nudillos
    – Estoy bien, déjame limpiarlas para la cena.
    – Lo haré -dijo Briony decididamente conduciéndolo a su ala de la casa-. La próxima vez que decididas retarme envuélvete las manos.
    – ¿Retarte? -las cejas de él se alzaron, no iba a admitir que había cierta satisfacción el golpear hasta que sangrara, ella ya tenía suficiente para condenarlo.
    Dejó que lo lavara y la aplicara crema antibiótica en sus heridas, disfrutando de la manera en que lo tocaba, sus manos suaves y sus ojos tímidos, en los estrechos confines del baño, con su limpia esencia envolviéndolo, su cuerpo brincaba fuera de control, constriñéndolo y pulsando la sangre engrosando su entrepierna.
    – Voy a tomar un rápido baño antes de la cena, y esta noche, Ken lavará los platos. Necesitas descansar -habría optado por una ducha fría, pero dudaba que sirviera para algo.
    Briony notó cuando se dirigía del dormitorio a la cocina que el libro del bebé estaba sobre la cama y marcado. En algún momento durante el día él debió de haberlo recuperado del aparador y había estado leyendo con avidez de nuevo. Ella rió para si misma secretamente complacida. Esperaba que él encontrara sus comentarios adicionales
    Todo el tiempo que había estado atendiendo los nudillos de Jack pensaba en pasarle las manos sobre su pecho y vientre, descendiendo para sentir el duro bulto de su muy evidente erección. Amaba lo que podría hacerle y la mayor parte del tiempo ella lograba bloquear el pensamiento de que el Doctor Whitney había orquestado la intensidad de la química entre ellos.
    Evitó los ojos Ken cuando ella se sentó.
    – Vaya sonrisa.
    – Nunca lo había escuchado disculparse, desee grabarlo sólo para volver a verlo más tarde y saber que no me he vuelto loco, él podría ponerse de rodillas y proponértelo -dijo Ken-. Y por cierto los biscuits estaban grandiosos, si Jack no viene pronto, me los comeré todos hasta el último -para probar su punto remojo uno en la salsa.
    Briony sacudió la cabeza.
    – ¿Cómo sobrevivían antes de que viniera aquí?
    – No lo sé, no eres sólo un ángel, eres una diosa, una mujer debería saber cocinar solo para ser calificada como mujer.
    Briony se ahogó con la leche.
    – Y tú crees que tu hermano es machista, realmente Ken voy a arrojar toda la comida a la basura por ese cometario ¿por qué no aprendes a cocinar?
    – Puedo cocinar, lo he hecho, solamente que no puedo hacerlo así -dijo Ken-. Y por supuesto soy machista pero no es mi culpa
    – ¿Si?
    – No, Jack nació primero y comparte mis genes, no lo puedo remediarlo si me infectó dentro del útero.
    Briony rompió a reír.
    – Debí saber que esa sería tu excusa.
    Jack se detuvo en la entrada, apoyando la cadera contra la jamba, secándose el pelo mientras escuchaba a Briony y Ken lanzándose bromas, ella sonaba feliz, cómoda en su relación con Ken, de hecho, Ken podía hacer eso, a él le gustaba genuinamente la gente y a la gente les gustaba él. Briony había pasado de sus cicatrices y pareció ver al hombre que Jack veía, uno que era respetado y amado, Jack podía ver que Ken estaba relajado e incluso feliz en compañía de Briony.
    Jack examinó sus sentimientos de cerca, quizás había una punzada de celos, pero no por la risa compartida y la manera en la que parecían volverse cercanos, si no por que Ken era mejor y ella merecía lo mejor.
    Briony estaba buscando la cafetera cuando él se detuvo camino al cuarto.
    – Claramente estipula que nada de cafeína.
    La mirada de ella saltó a su cara.
    – No, no lo hace, leí el libro entero y no está en ningún sitio, tendrás que leerlo de nuevo.
    – Tú lo harás -sacá un marcador rojo del bolsillo y lo levantó-. Este libro es la última edición, con un nuevo e importante texto.
    Le lanzó una pequeña sonrisa tímida por la intimidad compartida
    Ken alcanzó otro biscuit y un cuchillo se deslizó por el aire para clavarse en la mesa a media pulgada de una de sus manos.
    – Retrocede ladrón de biscuits.
    Briony elevó los ojos.
    – Grandioso Jack, será mejor que no hagas eso delante del bebé.
    – Bebés -la corrigieron ambos hombres.
    – Maravilloso sonido envolvente -se quejó Briony.
    Jack sacó la hoja de la mesa y la deslizó en la funda de su cinturón.
    – Ella dijo que perdí la cabeza hermano, ¿alguna vez me has visto perder la cabeza?
    Ken tosió en su servilleta, casi ahogándose y Jack tuvo que darle pequeños golpes en la espalda, la mano de Jack se detuvo en el hombro de su hermano y lo apretó brevemente antes de sentarse.

Capítulo 15

    Briony miró a Jack mientras caminaba suavemente con los pies descalzos alrededor de la oscura habitación. Se había quedado hasta tarde leyendo, en su mayor parte estaba segura, con la esperanza de que estaría dormida cuando él llegara a la cama. Su proximidad tenía que ser tan difícil para él como para ella, estar continuamente rodeada por su olor. Era difícil estar en su cama y no fantasear sobre él.
    – Deberías estar dormida -le dijo él bruscamente, estando de pie a su lado.
    Sus hombros se veían amplios, los brazos esculpidos con músculos definidos y en la oscuridad ella no podía ver el horrible nombre tallado en el pecho. Era impresionante. Su pulso trazó una muesca.
    – También deberías.
    Él se apoyó por un momento, solo mirándola hacia abajo, casi indeciso.
    – Te tomaste las vitaminas hoy, ¿verdad?
    Él se deslizó en la cama al lado de ella, no bajo las colchas sino encima, dándole una medida de privacidad, pero ningún alivio temporal verdadero de la necesidad sexual que la atenazaba tan bruscamente. La luz de la luna lo atrapó durante solo un momento y sus ojos brillaron como la plata, fríos como el hielo y desprovistos de emoción, como si se hubiera distanciado de ella.
    – Has estado leyendo ese libro otra vez, ¿verdad? -lo acusó ella.
    – Es un buen libro, muy informativo, sobre todo con todas las nuevas adiciones. Pienso que deberíamos encontrar las específicas para llevar gemelos.
    – Eres malo. Sabes que no quiero pensar en gemelos. Siempre lo mencionas y tienes a tu hermano haciendo lo mismo, tengo dolor de estómago.
    Sus ojos le sonrieron. Rieron. A Briony el aliento se le quedó atrapado en la garganta. ¿Cómo podían unos ojos ser tan planos, fríos y desprovistos de emoción y al próximo momento ser calientes, brillantes y moverse sobre ella con una pasión tan cruda?
    – Jack -dijo su nombre y escuchó el dolor.
    Él lo escuchó también. Ella observó los cambios en la cara, la dureza, la palidez, el ligero desvanecimiento. Él se retiró, pero ella sintió como le temblaba el cuerpo.
    – Briony -la voz de Jack era tensa, tal vez un poco demasiado ronca, pero no podía parecer indiferente u ocasional cuando era la última tentativa para hacer las cosas correctamente-. Quiero que me escuches hasta el final y de verdad me escuches por una vez.
    Su mano encontró la suya en la oscuridad. ¿Comodidad? ¿Una oferta? ¿Miedo? No sabía, porque no le abría la mente, no cuando sabía que lo que le iba a decir haría que echara a correr. Él no sería capaz de soportar su terror hacia él, su repugnancia, la repugnancia hacia el monstruo que sabía que era. Sus dedos se enredaron con los suyos, cerrándolos como si fueran de su propiedad. Cerró los ojos y buscó la fuerza interior. ¿Por qué era más fácil hablar después de que se cerrara la noche?
    Briony no dijo nada, pero su mano, sostenida tan fuerte, le dio fuerza adicional para intentar hacerla entender. Él soltó el aliento y tomó el riesgo más grande de su vida.
    – No soy un buen hombre, Briony. Sigues pensando que lo soy. No quiero que me vengas con que no sabías dónde te estabas metiendo. Cuando salgo para una misión y tengo un objetivo, es simple para mí. Nada más.
    – Has sido entrenado así, Jack -dijo ella con cuidado.
    – No, nena. Esa es mi naturaleza. Es lo que soy. Escapé del campo rebelde, y en vez de desparecer de allí como cualquier otro haría, regresé y les saqué todo lo que pude. Eso no se entrena, Briony, es mi naturaleza. A ti no te gustan los conflictos y no luchas conmigo solo por no discutir, pero tarde o temprano te vas a oponer a mi punto de vista lo suficiente como para luchar conmigo y no ganarás. No lo harás. Intentaré verlo a tu manera, pero al final, si pienso que tu seguridad o tu salud o algo más importante para nosotros está comprometido, lo haremos a mi manera y entonces podrías querer despreciarme.
    – Lucha de parejas, Jack. Nadie se lleva bien todo el tiempo, pero eso no significa que se abandonen el uno sobre el otro. Mírate a ti y a Ken. Él es un hombre muy fuerte y definitivamente piensa por sí mismo. Debes tener argumentos.
    – Él conoce mis motivaciones y me apoya cuando golpeamos. Me acepta como soy. Créeme, Briony, si pudiera, sería diferente.
    – Lo que pasó hoy fue un error estúpido por mi parte, Jack. Puse a nuestro bebé en peligro. No lo pensé, pero debería haberlo pensado. Te pedí que me enseñaras. Quiero entenderlo. Tenías derecho a estar furioso conmigo.
    – Bebés -la corrigió automáticamente-. Eres condenadamente afortunada de que no te pusiera sobre mis rodillas. No lo hice por que eres una mujer crecida y probablemente cogerías un arma y me pegarías un tiro después, pero te juro, Briony, que si me vuelves a asustar así otra vez, me arriesgaré -presionó la palma contra la palpitación de su cabeza-. Maldita sea, sé que lo haría.
    Sus dedos le acariciaron la cara.
    – Tuviste mucho miedo por mí… por nosotros. ¿Pensaste que te culparía por estar tan enfadado?
    Él podía sentir cómo luchaba por entender lo que intentaba decirle. Él suspiró.
    – Mi padre era un hombre muy abusivo. No quería solo amar a mi madre, quería poseerla. Ella le pertenecía. Era su posesión y cada vez se hizo más celoso de todo o todos incluyendo sus niños.
    Los recuerdos se desbordaron e intentó rechazarlos, intentó impedir el olor a sangre, la sangre de Ken, su sangre, intentó impedir sentir las palizas, tantas que todas ellas se juntaban hasta que no podía recordar el no ser golpeado. Fracturas, contusiones, caras hinchadas y la huida ante la evidencia para que nadie lo supiera. El movimiento constante para que nadie nunca sospechara, ninguno de ellos pudo hacer amigos, para que nunca compartieran a su madre, se preocupaban por su madre.
    Sus dedos apretados alrededor de los suyos, su pulgar deslizándose sobre la palma de la mano.
    – Me siento posesivo hacia ti. No me gusta que nadie más te toque o que se acerquen demasiado.
    Briony respiro profundamente, frunció el ceño, pensando en Ken haciéndole bromas, riéndose con ella y Jack sentado allí viéndose tan relajado.
    – Dime que pasó, Jack -le animó Briony, por que él tenía que sacarlo, necesitaba sacarlo.
    – Él fue cada vez a peor, hasta el punto que ella nos ocultaba cuando había bebido. Nos quería muertos porque le quitábamos su amor por él, porque le quitábamos su tiempo. Ella pensaba en nosotros y Dios la ayudara, nos amaba. Estaba celoso hasta de sus propios hijos. Finalmente intentó abandonarlo por nosotros y la mató.
    – Oh Dios, Jack. Qué terrible.
    – Salí caminado de la pequeña choza que ella había encontrado para nosotros y lo vi de pie sobre ella con su sangre cubriéndolo y el bate de béisbol en sus manos. Ken había pasado por él primero y estaba cubierto de sangre. Todavía balanceaba el bate sobre Ken. La sangre estaba en todas partes, por todo el suelo, untando los pasos, salpicando sobre las paredes y los brazos de Ken estaban rotos, ambos… -Jack sostuvo sus manos-. No sé como lo hice, probablemente cuando salté sobre él para apartarlo de Ken, pero recuerdo su sangre sobre mí, la sangre de Ken -movió la cabeza como para aclarar la visión-. Estaba por todas partes.
    Ella quería consolarlo, calmarlo, sostenerlo entre sus brazos pero no había ningún modo de reconfortar al chico cuando él había encontrado a su querida madre muerta y de acuerdo a ese momento, Jack era un joven muchacho que volvía a revivir el asesinato de su madre.
    – Te juro, que sentí algo en mi como un chasquido, Briony. Le dije a Ken que corriera, pero no lo hizo – presionó las yemas de los dedos sobre sus sienes-. Nunca puedes borrar los recuerdos, no importa lo que hagas. Nunca puedes olvidar el olor de la sangre o el odio en los ojos de alguien. Él quería matarnos y si no hubiera estado tan ávido de hacernos pagar, debido al hecho de que era culpa nuestra que hubiera tenido que matarla habría tenido éxito.
    Briony se golpeó con fuerza en los labios para impedir que el pequeño sonido de horror se le escapara de la garganta. Jack veía cada vivo detalle, tanto que también se había desbordado en su mente.
    – Vino sobre mí rápidamente, siempre era muy rápido y grande -Jack la miró- Como yo. El infierno lo condene, justo como yo. Grandes hombros fuertes y brazos musculosos naturales, no trabajados en un gimnasio. Era fuerte. Cuando me golpeó yo sabía que pensaba matarme. Ella no estaba allí para detenerlo e iba a golpearme hasta matarme con las manos desnudas. Intenté aguantar y en vez de correr, Ken saltó sobre su espalda para apartarlo de mí. Incluso con los dos brazos rotos, Ken intentó defenderme. Cuando me caí, mi padre siguió golpeándome y dándome patadas, hasta que ya no pude respirar. Creo que pensó, que con tanta sangre y el sonido de mi respiración vibrando en mis pulmones y mi garganta, me estaba muriendo. Me dejó allí, sobre la sangre de mi madre, y se giró hacia Ken. Ken podía haberse escapado, pero no iba a abandonarme.
    – No más que tú lo habrías abandonado -le recordó Briony.
    – No sé cómo me levanté o dónde encontré las fuerzas para moverme, pero mi cuerpo de algún modo se había separado de mi mente. No sentía el dolor. No sé si realmente respiraba. Más tarde, me dijeron que tenía clavadas las costillas y que esto hacía imposible que estuviera de pie, pero lo hice. Podía ver la cara de Ken, las lágrimas corriendo junto con la sangre. Y vi al monstruo que gobernaba nuestras vidas. Mi mundo se centró en él. Recogí el bate de béisbol y lo cogí justo como cojo cualquier otro objetivo, con frialdad, con precisión y bastante a fondo.
    – Dios, Jack.
    – No sentí nada en absoluto. Debería haberlo sentido, él era mi padre, pero no lo hice, Briony. No lo hice… y no sentí remordimiento u horror o incluso alegría o la satisfacción de que estuviera muerto. No sentí nada entonces y no siento nada ahora. Cuando apunto hacia un objetivo, es siempre de la misma manera. Mi mente se separa y no es más que un trabajo.
    Ella regresó a su lado, apoyando su cuerpo contra el suyo, deslizando su brazo a su alrededor.
    – Sientes remordimientos cuando le haces algo a Ken o a mí. Lo he visto. Cuidas de nosotros dos. ¿Es de esto de lo que tienes miedo, Jack? ¿De no amar al bebé y que si me fuera nos seguirías y nos asesinarías? ¿Es realmente lo que piensas que harías? ¿Intentarías detenernos?
    – Bebés -la corrigió automáticamente-. Y yo no lo intentaría, Briony, te pararía -suspiró, un sonido más doloroso que esperanzador-. Querría que tuvieras un hombre decente.
    – No nos asesinarías, Jack. Es increíble que puedas concebir eso. No podrías. No está en ti. Desde luego que intentarías detenernos si nos amaras. Cualquier hombre lo haría. Eres un hombre decente, idiota. Solo eres un hombre difícil. Hay una diferencia. ¿Y se te ha ocurrido que tienes tanto miedo de parecerte a tu padre que examinas tus motivos demasiado? La gente se pone celosa, posesiva e intentan aferrarse demasiado fuerte. Conoces tus debilidades y fuerzas. Tal vez te desbordarías un poco para mantener a la mujer que te gusta contigo, pero no le harías daño. Nunca, Jack. No lo pienso, lo sé con absoluta certeza.
    – A veces te asusto.
    – Todos me asustan a veces. Me avergüenza admitir que soy la gallina más grande sobre la faz de la tierra. Eres un hombre que intimida un poco por el lado despiadado y nunca sé lo que vas a hacer.
    – O de lo que soy capaz de hacer.
    – No puedo saber de lo que eres capaz, Jack, pero sé de lo que no eres capaz. Soy una buena jueza sobre los caracteres y he estado en tu cabeza. No eres capaz de asesinar a una mujer sobre todo si te gusta. En cuanto a los bebés, Jack, nunca dañarías a tus propios niños. Morirías por protegerlos. Eres muy diferente de tu padre pero aun no lo sabes.
    – Te amo sólo por cómo eres, pero yo querría dominarte, insistiría en que lo hicieras a mi modo.
    – ¿Cómo no voy a ser consciente de eso? Crecí con cuatro hermanos, Jack. Mientras no me consideres sumisa, tampoco discutiré por ello. Si es realmente importante para mí, te avisaré y si no te echas atrás, probablemente lo haré de todos modos y podrás gritar todo lo que quieras.
    Sus ojos se encontraron con los suyos, y había algo allí en el oscuro y peligroso parpadeo; pero mirando más allá, había algo más. Algo profundo y duradero, una emoción en la que quería envolverse.
    – Te doy una última oportunidad Briony. Conseguiré otro equipo que cuide de ti. Puedes quedarte con Lily en la fortaleza. Ella es un ancla. No sentirás ningún dolor alrededor de los demás.
    – No estoy contigo porque seas un ancla.
    – Maldita sea, Briony, ¿has escuchado algo de lo que te he dicho? Si te quedas conmigo, nunca te dejaré marchar. Te volveré loca…
    – Es una agradable clase de locura, pero si no me quieres aquí…
    Él en realidad gruñó, como un lobo. Ella escuchó el gruñido de cólera y su mano cogió la suya y lo obligó entre sus piernas a rozarse sobre la dolorosa y llena erección.
    – ¿Sientes esto como que no te quiero? No puedo pensar claramente con el deseo por ti, y maldita sea, todo esto no es sobre el sexo tampoco. Whitney puede pensar que nos sobre-medicó directamente con las feromonas, pero este es un infierno mucho más complicado. Mi necesidad por ti, esta monstruosa erección, viene desde el corazón, no solo de la lujuria.
    Hubo un momento, un latido del corazón, cuando ella no pensó que tendría el coraje para seducirlo, tomar lo que quería, pero entonces lo consiguió, conquistando el temor como siempre hacía. No dejaría a Jack Norton escabullirse de ella porque tuviera miedo a lo desconocido. Ella lo quería con cada respiración que tomaba, no debido al ansia que le atenazaba el cuerpo y el hecho de que sintiera que sus pechos aumentaban y dolían, si no por lo que veía dentro de él y amaba y necesitaba qué y quien era.
    – Jack -dijo suavemente-. Siempre vienes a la cama con demasiada ropa encima. ¿Piensas que podrías hacer algo sobre esto por mí?
    Él no llevaba camisa, pero llevaba puestos unos suaves pantalones de cordel de franela en concesión a su modestia. Él soltó el aliento retenido y su cuerpo suspendido, los ojos grises moviéndose sobre su cara con algo cercano a la esperanza, algo cercano a la desesperación y una intensidad tan oscura de crudo deseo que le quitó el aliento.
    – Tienes que estar segura que esto es lo que quieres, nena -le dijo mientras se quitaba el ofensivo material de su cuerpo.
    No era lo bastante fuerte para mantenerla a salvo. La quería tan fuerte que quería sentirla en los huesos, directamente sobre su piel. La había querido desde el momento en que la vio por primera vez y más después de que estuvieron juntos, es más, sabía que ella era la correcta para él.
    Parte de él, la parte sana, casi la apartó, sabiendo el resultado, pero su instinto de conservación lo pateó y lo echó hacia atrás, dejando que sus manos le acariciaran el cuerpo, con suavidad, barriendo los golpes que le enviaban los estremecimientos de placer hacia su espina. Sálvame, entonces, Briony, pero Dios te ayude, espero que sepas lo que estás haciendo.
    El aliento se deslizó sobre él, provocando sus sentidos, aumentando sus necesidades sexuales. Ella le besó la barbilla, mordisqueándolo por un momento y luego dejó un rastro de besos hacia su pecho, sobre las cicatrices, bajando hacia el vientre, hasta que él no pudo encontrar el modo de respirar adecuadamente. La lengua salió revoloteando, humedeciendo sus labios como un sedoso tobogán. Él no podía pensar claramente, sólo pudo jadear cuando su lengua se rizó alrededor de la gruesa longitud de su erección y comenzó con largos y lentos lametazos, como si saboreara un helado. Realmente nunca he hecho esto, si lo hago mal, dímelo.
    No hay nada mal hecho. Si no disfrutas con ello… Ella lo estaba matando con aquella boca caliente, ahora mojada, tan apretada, el movimiento de la lengua y los diminutos golpecitos juguetones que casi lo llevaron a perder la cabeza. Ella besó el camino de su eje y a través de sus apretadas pelotas, la lengua continuó la pequeña incursión, tuvo que mantener apretados los dientes y aun así se le escapó un gemido. Para alguien que no sabe lo que está haciendo, está haciendo un maldito buen trabajo.
    Solo sigo la pequeña fantasía de tu cabeza.
    Infiernos. No sabía que podía fantasear sobre eso tan bien. Su imaginación nunca podía haberlo tomado del modo que su boca lo hacía. Ella hizo una pequeña figura en forma de ocho sobre su rígido eje y de repente se hundió en él, amamantándose, dibujando el aliento desigual sobre su cuerpo. Su boca se apretó otra vez, aspirando y atormentándolo, esta vez deslizándolo despacio casi hasta la garganta. La electricidad chisporroteó a lo largo de su endurecida polla. Estaba tan duro que pensó que explotaría, pero no hizo nada para pararla.
    Esto era algo más que las sensaciones que creaba su boca, era su placer, el obvio placer que ella tenía amándolo. Él lo sentía en ella, aquello no era falso y definitivamente Briony disfrutaba de ello. Más que gozar ella misma, estaba caliente y mojada, sus caderas moviéndose al automático ritmo del deslizamiento de su boca.
    La lengua lo azotó con calor, rodeándolo y explorándolo y luego chupándolo otra vez y él no podía detener los rayos de relámpagos que le atravesaban el cuerpo o la necesidad de tomar el mando. Su mano tomó el pelo en un puño, tirando la cabeza hacia atrás solo para tener el ángulo perfecto para poder ver como empujaba más profundamente en su boca, entonces podría asumir la dirección y el ritmo.
    Ella vaciló y él saboreó el miedo en su mente ante la pérdida del control de la situación. Esto es muy bueno, nena, muy bueno. Relájate para mí, tú puedes hacerlo. Él se retiró, gimiendo cuando las sensaciones eróticas le subían vertiginosamente a través del cuerpo. Él empujó más profundamente, manteniéndola en el lugar, la vista de su polla desapareciendo en el calor aterciopelado de su boca casi lo condujo al borde. Más fuerte. Eso es, nena. Más fuerte. Ella lo mataba y él no podía parar, no podía ser apacible con ella con las pelotas en tensión y los truenos rugiendo en los oídos. Le iba a explotar la garganta.
    Él quería saborear este momento, mantenerlo en la memoria para siempre, pero era demasiado tarde, le acariciaba el saco, agarrando la base de su eje mientras él empujaba profundamente, sintió la carrera de fuego a través de su columna extendiéndose y extendiéndose caliente y penetrante, hasta que explotó, gritando con voz ronca, cuando su eje hizo erupción en caliente, a chorro. Incluso entonces no podía dejarla ir, manteniéndola, hasta que francamente no supiera si lo dejaba seco o la obligaba a aceptarlo.
    Briony se atragantó y después tragó, manteniendo la mirada nada más que con el deseo, una tímida sensualidad y una persistente duda de que no lo había complacido. Aceptando quien era él. Su particular necesidad de dominarse y controlar cada situación. No había ninguna aversión, o repugnancia, tampoco la sombra acechándola en la mente solo el deseo de darle placer.
    Enfadado consigo mismo, se disparó. Soy un jodido bastardo. Eres una inocente, me das algo increíble y especial y yo lo cojo en vez de permitirte dármelo. Incluso ahora, la mantenía con los puños en el pelo mientras los rayos corrían velozmente a través de su cuerpo con su boca húmeda picante rodeándolo. La dejo ir, los dedos deslizándose con renuencia de su pelo. Jack se puso un brazo sobre los ojos, avergonzado de su naturaleza y de la propia carencia de capacidad de control. Tenía demasiados demonios siempre atormentándolo y no podía dejarse ir así, no podía ceder ante su naturaleza de base. Ella no se lo merecía.
    Briony se movió, deslizándose fuera de la cama, distanciándose de él. Él la oyó en el cuarto de baño, al agua corriendo, la almohadilla de los pies desnudos cuando ella volvió y se apoyó en la ventana, bebiendo despacio.
    – Eres tan tonto, Jack. No supondrás que tienes el control cuando practicas el sexo; ¿ese es el punto? Quería conducirte hacia lo salvaje, sentirte loco por mí, por las sensaciones que puedo traerte. Esa era la idea. No soy frágil. Tengo la misma tremenda conducción que tienes tú, las mismas feromonas, la misma hambre terrible por ti. Para mí, ha sido maravilloso, apasionante y muy, muy sexy. Sentir tus manos sobre mí, sabiendo que te había llevado al límite, era perfecto.
    Dejó caer el brazo hacia abajo y la miró, los ojos eran plata brillante a la luz de la luna.
    – ¿Tienes idea de las cosas que quiero hacerte? -la voz áspera, ya espesa por la lujuria-. La potente poción de Whitney, mis sentimientos por ti y mi necesidad por el constante control son una mala combinación.
    – Tal vez son una gran combinación, ¿alguna vez pensaste en eso? -ella se sentó en la repisa de la ventana y bebió a sorbos el agua del vaso-. Tal vez sólo tienes miedo porque el tirón es tan poderoso. Tal vez tienes que controlar a todos y a todo en tu ambiente porque tienes miedo de perderlos, asustado porque te hieran. La suposición es, tipo duro, que todos perdemos a gente, todos somos heridos, es parte de la vida.
    – ¿Asustado? -él se sentó, los ojos estrechos y peligrosos. La erección había regresado, estaba duro y dolorido como antes, como si la combinación de su olor fuera una droga que lo llenara de materia prima, dolorosa hambre que no podía ser aliviada-. Mírame. ¿Piensas que esto es normal en mí? Estoy temblando por lo que te quiero así me condene mucho.
    – ¿Y es algo malo? Jack -su voz lo acarició, susurrando sobre su piel hasta que él juraría que sentía su boca sobre él otra vez, su aliento-. ¿Piensas que no me siento de la misma manera? ¿Vacía e incompleta? Tan mojada que puedo sentir la crema goteando a lo largo de mi muslo.
    Jack se pasó ambas manos por el pelo, un gemido se le escapó con esas palabras.
    – Maldita sea, no digas esas cosas. Quiero enterrar las pelotas profundamente en ti y si me tientas…
    – ¿Tengo que suponer que nunca tendré nada o a nadie conmigo debido a un poco de miedo? He vivido con miedo toda mi vida. Tú sólo tratas con ello, Jack, tú no permites que te conquiste.
    – Te protejo.
    – ¿De la manera que haces con Ken? ¿Alguna vez se te ha ocurrido que no quieres que alguien te guste porque entonces tendrías que aceptar un poco de protección? Ken podría morir por ti, de hecho casi murió por ti y eso no es aceptable, ¿verdad? Sólo tú quieres elegir, pero la vida y las relaciones no funcionan de esa manera. Ken es parte de quién eres, pero incluso entonces, no te gusta dejar el control, ¿verdad?
    – Vas a meterte en problemas, Briony.
    – ¿Por qué? ¿Por qué no puedes aceptar la verdad? Me quieres bajo tus condiciones. Quieres que me quede y te acepte como eres, pero maldito seas si aceptas quien soy. Soy una mujer con mis propias necesidades. No voy a permitir que un poco de miedo se ponga en mi camino, especialmente si la experiencia es tan placentera.
    – No tienes ni idea de cuales son mis necesidades, Briony, lo que estás pidiendo.
    – Te pido que me ames, Jack. Si puedes amarme y aceptarme, puedo hacer lo mismo por ti. Puedo darte algo que necesitas. No quiero estar aquí, obligándote a que dejes tu vida por mí porque hicimos un bebé juntos. Y no soy ninguna mártir para dejar mi vida por ti por nada a cambio excepto protección.
    Jack extendió las manos, las palmas hacia arriba.
    – Esto es, Briony. Esto soy yo amándote. Nunca lo he sentido por nadie más o he querido en mi vida de la manera que hago por ti. No sé cómo tener un romance con una mujer, o como ser gentil o tierno…
    Ella negó con la cabeza.
    – Eres tan triste, Jack. Eres muy romántico, gentil y tierno. No lo ves por ti mismo en absoluto.
    – Tú no me ves. Me has aumentado en tu mente por que te protejo del dolor -él no podía retirar la mirada de la suya, no importaba cuanto quisiera alejarse, caminar hacia la noche.
    Los demonios rabiaban esta noche, exigiéndole cosas, mejor era que se marchara solo, aunque ella estuviera de pie allí, con la suave piel y la hermosa cara y sus ojos demasiado inocentes preguntándole si la amaba.
    ¿Cómo infiernos sabría que es el amor? Obsesión, sí. Dominación, sí. ¿Pero amor? Viendo como la hería. ¿Eso contaba? Querer mantener segura su sonrisa, ver la luz en sus ojos cuando lo miraba. ¿Qué diablos era el amor?
    – Te asusté cuando tomé el control. No podía parar y tú lo supiste. Vi el miedo en tus ojos, lo sentí moverse en mi mente y no podía parar, no podía dejarte marchar y devolverte el control.
    – Desde luego que tenía miedo. Estaba haciendo algo que nunca antes había hecho, pero eso forma parte del entusiasmo. Confío en ti, Jack, más de lo que confías en ti mismo. Estabas en mi mente, te sentí allí, dirigiendo mis acciones y sabías que amaba cada minuto de lo que estaba haciendo. El miedo no importaba, nunca ha importado, me sentía más poderosa de lo que nunca me había sentido en mi vida. Más hermosa, sexy y caliente. Te quería tanto que quería que te sintieras exactamente de la misma manera que te sentías.
    Miró el movimiento de su garganta, miró cómo tragaba. Incluso aquella pequeña acción ordinaria era atractiva para él. La piel demasiado tensa para su cuerpo y la sangre golpeándole en la ingle. Infiernos sí, tenía miedo. Si le permitía todo a su manera, y de algún modo, de alguna manera, la fea sombra del hombre que era su padre que ocultaba profundamente en su interior donde nunca quería mirar era la escapatoria, destruiría a la mujer que le importaba. Él era demasiado débil para ahuyentarla. La había tenido ahora y pensar en los interminables días y las noches sin ella era soportar demasiado.
    – Quítate el top, Briony -su voz sonaba ronca, pero había una orden omnipresente en ello. No podría cambiarlo aunque quisiera.
    – ¿Mi top?
    Ella puso el vaso en la repisa de la ventana y agarró el dobladillo de la camisa, los brazos cruzados, tirando hacia arriba en un lento movimiento para que pulgada a pulgada la lisa extensión de su piel melocotón y crema fuera revelada. Las costillas, los firmes globos, redondeados y los pezones rosado oscuro. Briony se sacó la camisa por la cabeza, intentando no gemir cuando el material le acarició los sensibles pezones. Dejó la camisa vuelta, la luz de la luna desbordándola, lanzando una aureola de plata alrededor de ella.
    Las sombras acariciaron su cuerpo con amor. Cada aliento que tomaba levantaba sus pechos, hasta que los pezones se movían a la oscura sombra de la luz de plata. Aunque no era posible, el cuerpo se le endureció y tensó más. No la merecía, pero iba a tomarla y a mantenerla. Tal vez no era la manera de brindarle el amor, pero le daría todo lo que tenía, todo lo que era.
    Jack se humedeció los labios y esperó hasta que pudo respirar. Su polla estaba tan dura como una roca mientras brincaba en su ávido cuerpo y su mano la rodeó, acariciándola, de la misma manera casual que llevaba su desnudez.
    – Deshazte de los pantalones, dulce, no los necesitaremos esta noche o ninguna otra noche.
    Durante un momento, Briony vaciló, la renuencia cruzó su cara.
    – No he ganado mucho peso, pero mi estómago es un poco más grande.
    La impaciencia endureció sus rasgos.
    – Sé exactamente como te ves, Briony, eres tan malditamente hermosa para mí y también lo es tu vientre. Sólo deshazte de ellos.
    La voz sonaba como el papel de lija, cruda y urgente, los ojos oscurecidos por el calor. Briony enganchó los dedos en los suaves pantalones y se despojó de ellos, deslizándolos sobre las redondeadas caderas y por las piernas, donde se fueron a reunir alrededor de los pies desnudos. Dio un paso hacia fuera y se quedó de pie desnuda, vulnerable a la suave luz de la luna. No podía mirar el camino, hipnotizada por la manera en que su mano despacio acariciaba el eje.
    – Te ves muy hermosa con mis niños creciendo en tu interior -su voz se hizo más profunda, casi cerca de un gruñido-. Ven aquí -le indicó un punto delante de él.
    Todo lo que quería hacer en ese momento era el amor con ella a su manera inundándose de cada cosa que tenía o alguna vez tendría con ella.
    Briony cruzó la habitación, sus pechos balanceándose con cada paso, el corazón acelerado y la caliente crema espesándose con anticipación cuando su útero se contrajo. La boca se le secó solo viendo la oscura intensidad en su mirada cuando se movía tan posesivamente sobre ella. Él podía tener miedo de ese rasgo suyo, pero ella se deleitaba con ello.
    Sí, desde luego ella sentía miedo a lo desconocido, él era mucho más experimentado sexualmente que ella, pero estaba dispuesta a ir a dónde la llevara, queriendo la caliente pasión que llameaba entre ellos. Esto se extendió por su vientre y por la columna, pequeños movimientos rápidos de electricidad que chispeaban por las terminaciones nerviosas.
    Su mano se deslizó sobre su pecho, el más ligero de los toques, pero estaba ultrasensible y tembló bajo las yemas de sus dedos. Él dobló la cabeza para besarla, pensando en ser despiadado y mostrarle como era, pero su boca se tornó gentil en el momento que sintió la curva de sus labios de seda. La lengua corrió a lo largo de su pliegue, saboreando su suavidad, los dientes tirando de su pleno labio inferior, una demanda para que se abriera para él.
    Él se hundió en el atractivo calor de su boca cuando deslizó las manos sobre su cuerpo. Sobre la espalda, bajando la columna, masajeando su redondo trasero, hasta las sensaciones de su boca y la sedosa piel enviando truenos que se estrellaban en su mente. Los brazos se acercaron alrededor de su cuello cuando se apoyó contra su cuerpo, los pezones duros que se apretaban contra el fuerte pecho mientras su toque y el besó la provocaban más. Él se tomó su tiempo explorando su cuerpo, permitiéndole que explorara el suyo. Su toque, ligero y vacilante, casi lo llevaron fuera de su mente.
    – No conseguía tocarte -le confió ella-. Estabas tan herido, cortes por todas partes. Todavía no sé como fuiste capaz de tener sexo. Te miré a los ojos y el dolor estaba allí, pero no en tu mente.
    Había dolor en su voz lo cual lo golpeó en el centro mismo de su ser. Sabía que era un hombre difícil, pero ella iba hacia él, y no sabía si eran las feromonas de Whitney, su coraje, o sólo el hecho de que su necesidad por él era tan grande como la propia por ella.
    – Quería que me tocaras. Pasé más noches de las que puedo contar imaginando tus manos sobre mi cuerpo.
    Los dientes la pellizcaron a lo largo del cuello y los hombros, pequeños puntos de dolor, seguido de sensibles atenciones de sus labios. La lengua probó su piel, arremolinada como el terciopelo sobre los diminutos mordiscos, enviando azotes de placer explotando a través de ella.
    Sus manos trazaron cada herida de cuchillo, heridas que había atendido, heridas que había cosido. Estaban por todas partes, por todo su cuerpo, frente y espalda, pequeños cortes y horribles quemaduras. Sobre su pecho, ella podía distinguir las letras con la yema del dedo, el nombre del hombre que le había hecho eso, para siempre tallado sobre el pecho de Jack.
    Él dio un golpecito al pezón con la lengua y ella tembló de placer. Su espalda arqueada cuando su boca cubrió su pecho, caliente y tenso, la caricia de la lengua y el juego, enviando llamaradas de excitación a través de su cuerpo. Él levantó la cabeza para besarla otra vez y fue adictivo, la dura presión de su boca, la oscura excitación como lava en olas por su cuerpo. Él presionó el muslo sobre la humedad entre las piernas, enviando un rápido dardo zumbando a través de ella.
    Briony gritó, retirando la cabeza cuando ella empujó contra él, montando su muslo, para que los destellos de calor ardieran a través de ella. Ella le acarició el cuello, bajó hacia su pecho, y se inclinó hacia delante otra vez para moverse rápidamente su lengua sobre las más profunda de las cicatrices, como si ella pudiera curarlo con la húmeda caricia.
    Su toque se hizo más exigente, perdiendo el gentil deslizamiento mientras exploraba su cuerpo. El hambre era tan agudo, tan terrible, su necesidad de ella tan grande que se parecía a un animal, un depredador, oscuro y peligroso en un frenesí alimenticio. Dejó caer las rodillas, las manos arrastrándose por los mulos apartándolos.
    Briony jadeó cuando su dedo empujó profundamente en su centro. Los músculos sujetos fuertemente, rabiosos por la liberación mientras otro chorro de fluidos traicionaron su propia necesidad.
    Él juró severamente, las manos mordiéndole las caderas, arrastrándola para que avanzara mientras sustituía el dedo por la boca.
    Briony casi se cayó, las piernas volviéndose gelatina, estremecimientos que le sacudieron todo el cuerpo mientras arrojaba los brazos intentando anclarse.
    – Jack -su nombre salió como un sollozo, pero él no mostró ninguna piedad, la lengua barriendo los resbaladizos lisos pliegues, apuñalando con fuerza, para que a ella le saliera un grito de éxtasis.
    Él gruñó otra vez, la vibración enviando un espasmo a través de su útero y una tormenta de fuego y llamas por su sangre.
    – No puedo soportarlo -gimió ella-. Esto es demasiado.
    Él la lamió ávidamente, desesperado por el gusto de ella, desesperado por atarla de un modo del que podría estar seguro.
    Briony cogió su pelo en su puño, intentando tirar de él hacia atrás mientras sus piernas se volvían de goma y explotaba el placer a través de ella, los espasmos de los doloridos músculos cuando sus dientes y la lengua se alimentaban en su canal de seda. Él agregó los dedos y ella realmente gritó, su mente fragmentándose mientras él la empujaba más y más alto. Ella no podía controlarse más, su cuerpo atontado empujando contra su boca, cabalgando sus dedos mientras su cuerpo se apretaba y apretaba, arrastrándola en un remolino de tal placer que la hizo explotar, explotando en fragmentos, los músculos contrayéndose violentamente, el calor quemándole el cuerpo y extendiendo más su necesidad, más hambriento, hasta que sólo estuvo Jack. Hasta que ella fue más tanto por él como por ella misma. Escuchó su propio grito de liberación, el sonido gemebundo conmocionado mientras se empujaba desvalidamente contra él.
    Estás a salvo, nena. Segura conmigo. Te tengo.
    Él bajó su cuerpo sacudiendo la cama, las caderas manteniendo los muslos separados mientras se ponía de pie entre las piernas y la levantó, arrastrándola hasta que la parte inferior de ella quedó fuera de la cama y solo él la sostenía.
    Sus ojos se ensancharon y otro tiro de liberación la atravesó cuando él presionó el amplio eje de su erección en ella. Las llamas amenazaron con consumirla, corriendo sobre su cuerpo, en su interior y fuera, entre sus piernas, sobre su vientre, hasta sus pechos y pezones. Estaba aplastándola con el placer, dándole la vuelta y ella nunca sería la misma.
    Su cara se elevó sobre la de ella, oscura por la pasión, los ojos como el acero, las manos le agarraron las caderas cuando su duro eje comenzó a empujar pulgada a pulgada a través de los tensos y espasmódicos músculos, mientras despacio invadía su canal. Un gemido estrangulado escapó de la garganta mientras él miraba hacia abajo su estirado cuerpo tan tenso a su alrededor.
    – Estate conmigo, dulce. No luches conmigo.
    Ella no comprendía que estaba retorciéndose debajo de él, cada movimiento de su cuerpo, cada tensión de sus músculos enviaba choques de placer, placer tan intenso que bordeaba el dolor.
    – Esto es demasiado, Jack. Me pierdo -su voz era ronca y con pánico mientras se ahoga con las palabras.
    Él se retiró y casi se le paró el corazón: entonces, sin preámbulo, él se condujo a través de los lisos y los tensos pliegues para enterrarse profundamente. Briony gritó su nombre, las manos clavándose en las sábanas para anclarse mientras su cuerpo latía a su alrededor, arrastrándose hacia él, tensándose y quemándose con un fuego que nunca podría sacar. Él era despiadado, manteniendo sus caderas para que aceptara los duros empujes. El fuego rabió más caliente, la tensión la dejó sin aliento hasta que estuvo segura de que se rompería en un millón de pedazos. Su cabeza golpeaba de un lado a otro y retorcía los dedos en las sábanas, intentando agarrarse, pero él era implacable, empujándola más lejos, hasta que ella casi sollozó por la liberación.
    – Jack. Jack -ella cantaba su nombre-. Por favor.
    – Puedes tomarlo, nena, todo. Todo ello, todo de mí -la presionó con fuerza, estimulando su área más sensible deliberadamente, sintiendo la reacción inmediata de su cuerpo, la repentina tensión de sus músculos a su alrededor, contrayéndose más y más duramente, hasta que la furia del orgasmo los meció a ambos. Se impulsó por su cuerpo, su estómago y sus pechos, las ondas de choque enviadas por sus muslos y una serie de temblores principales por su ingle, hasta que exprimió sus músculos como una prensa, obligando a su caliente liberación a llenarla con calientes salidas a chorro.
    Jack luchó para tomar aliento, las caderas en sus manos, el cuerpo enterrando profundamente hasta las pelotas, exactamente como él lo necesitaba, la verdadera paz adaptándose a su corazón y su mente por primera vez desde que podía recordar. Su pulso corría, y por un momento pensó que podía haber muerto, podía haberle dado un infarto, con el placer disparado por su cuerpo, desde los dedos de los pies hasta la cabeza.
    – Hijo de puta, Briony.
    Ella respiró.
    – Sí, yo también -ella cerró los ojos y fue a la deriva en la tormenta sensual de sus pequeños temblores. Ella lo sintió moverse, saliéndose de ella, arrastrándose a través de sus sensibles nervios, para que ella se estremeciera otra vez con olas de placer y luego le pasaba un paño mojado entre sus piernas.
    Jack la recogió como si no pesara en absoluto, cambiándola de posición de regreso a la parte superior de la cama y poniendo la sábana y la cubierta sobre ella. Esta vez él se deslizó debajo de las cubiertas con ella, colocando su cuerpo alrededor del suyo.
    – Pienso que vamos a tener que buscar el vigoroso sexo. El libro decía que estaba bien, pero nuestro sexo no puede ser del que ellos hablan.
    Ella se acurrucó más cerca de su calor, su corazón todavía corría descontroladamente, el cuerpo todavía tan sensible que hasta el sentir las sábanas contra su acalorada carne causaba que sus músculos se apretaran con placer.
    – No sobreviviremos a otra ronda así, Jack; al menos yo no.
    Él tomó su boca, suaves besos apacibles de tranquilidad.
    – Este fui yo amándote, nena y aun no he empezado.

Capítulo 16

    La ventana junto a la cabeza de Briony estalló, esparciendo cristales a su alrededor. Algo la tiró al suelo en el mismo instante en que la segunda y la tercer ventana estallaron. Jack envió rodando a Briony fuera de la cama hasta el suelo, cubriéndola con su cuerpo cuando el humo proveniente de una lata que rebotaba y saltaba por el suelo, invadió la habitación.
    ¡Ken!
    Estoy en ello.
    No respires, Briony, conserva los ojos cerrados. No respires. Si tienes problemas, házmelo saber, te ayudaré.
    ¿Cómo han podido encontrarme? No lo entiendo. No deberían haber podido encontrarme.
    No te asustes, nena. Sabíamos que vendrían en algún momento. No es gran cosa.
    Jack estaba tan tranquilo. Ella apretó sus ojos cerrados y contuvo el aliento, deseando haber logrado tomar aire cuando cayó al suelo. Quiso alcanzarlo, aferrarse, pero le oyó moverse con algún propósito alrededor del cuarto.
    ¿Qué estás haciendo?
    Necesitaremos tus ropas, el libro infantil y algunas cosas. Metió unos vaqueros y una camisa a la fuerza en sus manos y empujó sus zapatos cerca antes de ponerse sus propias ropas.
    ¿El libro infantil? ¿Estamos siendo atacados y recoges tranquilamente el libro infantil? ¡Jack, estás chiflado! Necesitamos armas.
    Tengo armas escondidas en reserva; estaremos bien. Jack sonó tan tranquilo como si estuviera actuando. Simplemente quédate quieta y mantén los ojos cerrados. ¿Ken? ¿Dónde diablos estás?
    Entran por la fuerza por la sala de estar. Envía a Briony por el túnel.
    Jack reunió las últimas prendas en la mochila y apartó la alfombra para levantar una trampilla con un movimiento fluido, ensayado. No había nada apresurado en sus movimientos deliberados. Golpeó ligeramente a Briony en el hombro.
    Tres pasos hasta la trampilla y después salta. Sé que no puedes ver dónde aterrizarás, pero confía en mí, es seguro. Puedes abrir los ojos una vez que estés en el túnel. No hay gas allí aún. Cuando llegues al suelo, sigue el túnel. Ken te encontrará.
    La sostuvo al borde del agujero, dejándola tantear el espacio vacío con el pie. Sintió la boca de él en su cuello, una caricia de sus labios que parecía una despedida. ¡Un momento! ¿No vas a venir conmigo? Jack, ven conmigo.
    Él ignoró el miedo y la desesperación en su voz. Estaré pronto allí. Ve, cariño. Haz lo que te digo. La atrajo hacia él y besó su boca, manteniéndola cerca. Sal de aquí antes de que se nos acabe el tiempo.
    Briony vaciló y Jack la dejó caer en la oscuridad. ¡Jack!. Su alarmada protesta fue más brusca que otra cosa cuando aterrizó hecha un ovillo, a la espera de que sus ojos se ajustaran a la oscuridad.
    Vete de aquí, cariño. Tengo trabajo que hacer.
    Mantente con vida, Jack. Por mí. Mantente con vida.
    El corazón de Jack se retorció en su pecho por la preocupación en su voz, el amor que lo envolvía. No podía permitirse el lujo de pensar en otra cosa excepto en el enemigo, y lo volvía del revés. Atrapó las gafas de visión nocturna y serenamente colgó un rifle alrededor de su cuello, colocando dos pistolas en su cinturón y añadiendo los cargadores de municiones en las presillas. Cubrió la trampilla y volvió a colocar la alfombra antes de colocarse a un lado de la ventana rota. Las sombras se movieron rápidamente a través de los árboles, rodeando la casa. Las luces intermitentes de su habitación y probablemente de la de Ken empezaron a brillar cuando las alarmas se dispararon. Alguien había usado las ramas del árbol para acercarse lo suficiente como para tirar las latas de gas a través de las ventanas, y eso le dijo a Jack que al menos algunos de los soldados habían sido realzados.
    Lanzó dos bombas de humo al patio, una detrás de otra, y salió detrás, saltando por encima de la barandilla y asiendo el borde del techo para dar un salto mortal hacia arriba. El momento en que pisó, supo que no estaba solo. Olía el sudor, oía el aire salir ansiosamente de unos pulmones y se giró hacia el sonido, disparando rápidamente, a ciegas, confiando solamente en sus sentidos realzados. Cuando tiró del gatillo, se movió rápido, un borrón de velocidad a través del tejado, abriéndose camino hasta la amplia chimenea, la única cobertura posible.
    El enemigo devolvió los disparos, cintas de color moviéndose a gran velocidad en la oscuridad. Jack se deslizó hacia la chimenea, arrastrándose y aplanando su cuerpo lo mejor que pudo mientras se quedaba inmóvil, permitiendo que las sombras lo absorbieran. Esperó, escuchando, inspirando para rastrear a su enemigo por el sudor y el olor, el calor del cuerpo, lo que fuera.
    El humo cubrió la casa y las copas de los árboles. A ras de tierra el humo formaba formas extrañas, de modo que los troncos de los árboles parecían emerger de nubes oscuras, turbulentas. Oía un roce, el sonido de botas examinando rápidamente su casa, voces informando por radio, pero no los sonidos que necesitaba oír. Olía sudor y miedo y excitación junto con los productos químicos del gas y el humo, pero no podía encontrar los olores que necesitaba para decir dónde estaban sus adversarios. El resto no tenía importancia aún. Tenía que hacer salir a los soldados realzados en primer lugar, y estaban lo bastante adiestrados como para guardar la calma y tratar de esperarle fuera.
    Ken regresaría tan pronto como Briony estuviera a salvo, y se metería en un avispero si Jack no lograba terminar el trabajo. Al diablo con todo, los soldados sabían exactamente dónde estaba él. Los dejaría venir a por él. Se quedó inmóvil, acomodando el rifle con cautela, la mira en su ojo y divisando a un soldado abriéndose paso por el bosque, moviéndose de arbusto en arbusto, de árbol en árbol. Jack apretó el gatillo y apuntó al siguiente blanco.
    Una ráfaga de balas cayó a su alrededor y mantuvo la cabeza agachada. El susurro de movimiento en el techo le alertó, y empuñó su pistola y disparó tres veces hacia el sonido.
    Habla conmigo, Jack. Pidió Ken.
    Una maldición le dijo que se había anotado un tanto que aunque pequeño, era un tanto. Whitney debe querer muertos a estos palurdos, informó a su gemelo mientras volvía serenamente hacia su blanco original. Y son jodidamente idiotas para venir detrás de nosotros. Saben quiénes somos y sus egos van a conseguir que los maten. Puedo oler la sangre de uno de ellos. Es hombre muerto si es lo bastante estúpido como para moverse. Apretó de nuevo el gatillo, observando como su objetivo caía al suelo. ¿Y por qué enviaría Whitney estos infantes tras nosotros? Es como apuntar a los patos en un estanque.
    Simplemente no dejes que tu ego te mate, le advirtió Ken.
    Dos soldados en tierra abrieron fuego sobre Jack, pero Ken había diseñado el techo para dificultar el obtener un blanco claro desde tierra. Jack abatió a ambos tiradores, luego colocó el rifle sobre el suelo, tiró de la pistola y comenzó a rodar hacia su izquierda, hacia el olor de la sangre, y disparó de nuevo tres tiros en rápida sucesión, antes de rodar de regreso a cubierto. Ken y él habían practicado los movimientos en el techo centenares de veces. Conocía cada pulgada cuadrada, cada depresión, cada lugar en que un enemigo podría pensar que estaba a salvo.
    Un realzado ha caído, Ken, dijo Jack. No podía fallar. Le disparé entre los ojos por si llevaba chaleco antibalas. Pueden sacar el infierno de nuestra propiedad o pueden morir aquí. Es su elección. No me importa demasiado.
    Eres un hijo de puta, hermano, le informó Ken. ¿Reconociste al soldado realzado? Podríamos saber quién es nuestro enemigo.
    No le vi, disparé por el olor. Está muerto, sin embargo, oí la caída, y era un muerto golpeando nuestro tejado.
    El tejado no. Maldita sea, Jack. No bajaré su culo muerto; tendrás que limpiar tu propio desorden.
    ¿Qué diablos querías que hiciera? Jack colocó la mira en su ojo otra vez.
    Espera hasta que se ponga de pie cerca del borde del tejado y dispárale para que se caiga. ¿Es demasiado pedir?
    Jack apartó el ojo de la mira, se le escapó una pequeña sonrisa, sin humor. Siempre habían hablado el uno con el otro, años atrás, cuando eran niños, mucho antes de la muerte de su madre, utilizando las bromas para atravesar los momentos de miedo, cuando su padre estaba en casa y los buscaba por la casa. Más tarde, ocurrió lo mismo en las numerosas casas de acogida, y después en la calle. No abandonaron esa costumbre, el reconfortante toque de mente a mente, saber que el otro todavía vivía, todavía respiraba, que ningún monstruo había logrado tragarle.
    Eres un maldito enclenque, siempre buscando la salida fácil. Puedes arrastrar su culo fuera del techo. Es un buen entrenamiento para ti. Y deja de perder el tiempo y regresa aquí. Estoy un poco agobiado.

    – Dame un arma, Ken -pidió Briony mientras corría hacia él-. Jack no entró en el túnel.
    – Tranquilízate, dulce. No tenía intención de entrar en el túnel. Se encontrará con nosotros cerca de la mina. Los mantendrá alejados, nos dará una oportunidad para salir por si deciden incendiar la casa.
    Briony derrapó al pararse, reteniendo el aliento.
    – ¿Planeaste esto? ¿Sin decirme nada? ¿Por qué le dejaste jugarse la vida de ese modo, Ken?
    – Jack es Jack, Briony. No hay que discutir con él en ciertas situaciones, y ésta es una de ellas. Si tuviera que hacerlo, te pondría fuera de combate y me haría cargar tu culo hasta un lugar seguro. Se toma muy en serio lo que se refiere a tu vida, y a la mía.
    – Le podrían matar. Si le ayudamos…
    – Le distraeríamos. No va a dejar que te acerques a esos hombres, así es que olvídate de tratar de ayudarle y muévete.
    – Ken, sé que eres un tirador, como yo. No le puedo dejar luchando con todos los soldados realzados que Whitney ha enviado -apenas podría respirar por la imagen de Jack en peligro.
    Comenzó a apartarse poco a poco de Ken, de regreso hacia la escalera de mano.
    – Ven aquí ahora mismo, Briony -su voz se endureció inesperadamente, su agradable fachada desvaneciéndose, al ser reemplazada por el mismo tono autoritario que usaba Jack-. Me confió tu vida y me lo tomo muy en serio. Llevas a sus hijos. Trae tu culo aquí y deja de pensar con el corazón.
    – Esto no está bien -protestó Briony, yendo a su lado a regañadientes.
    Parecía muy capaz de tirarla sobre su hombro como el típico cavernícola. Se le ocurrió que Ken era tan autoritario como su gemelo, sólo que lo disimulaba mejor.
    – Bien o no, muévete -su voz se suavizó al tiempo que le daba un pequeño empujón-. Ahora mismo, todos con los que Jack se encuentra son enemigos. No tiene que preocuparse por no dispararnos a nosotros. Se encargará de todos los que pueda y desaparecerá
    – Están realzados.
    – Y él también, y apuesto que tiene más experiencia de combate que todos ellos juntos. Ve todo recto. A paso ligero.
    Briony presionó una mano sobre su estómago revuelto. Había venido a Jack para que la protegiera, protegiera a su bebé, los bebés, pero no había contado con enamorarse. Se debatía entre querer preservar a los niños nonatos y regresar corriendo para guardar las espaldas de Jack.
    – Deberías estar con él, Ken. Siempre estás con él. Lucháis juntos.
    – Te esconderé en un lugar seguro y luego me uniré a él. Pero tengo que saber que vas a quedarte quieta, Briony. Nada de heroicidades.
    – No soy estúpida, Ken. Y puedo cuidar de mí misma si tengo que hacerlo.
    – Por esto tienes magulladuras y un corte en el brazo. Si alguien te hiciera eso ahora, Jack le arrancaría el corazón, o lo haría yo. Nadie te tocará, Briony. Lucharás sólo como último recurso.
    – Te lo prometo, Ken. No quiero perder a los bebés, o dejarme atrapar por esos maníacos.
    El túnel comenzaba a curvarse hacia arriba, y Briony corría a toda velocidad, quería que Ken volviera con Jack lo antes posible.
    – Dame un arma y algunos cargadores, si tienes de sobra -le dijo, por encima del hombro-. Soy buena tiradora, Ken.
    – Tenemos un alijo de armas en la mina, aquí en el túnel, fuera en la tienda, y también en la casa. Si ocurre algo, busca a un hombre llamado Logan Maxwell o a Kadan Montague. Puedes confiar en cualquier de ellos. No te acerques a tu familia; estarán vigilándolos.
    Ella rodeó una esquina y derrapó al detenerse. No había salida.
    – ¿Cómo salimos?
    Ken señaló hacia arriba.
    – La trampilla. La abriremos. Alguien que entre y no sepa cómo salir está atrapado. No nos van a atrapar en nuestra propia tierra, dulce -le dio el rifle y dio un salto para atrapar una anilla pintada de negro para camuflarla en la oscuridad. Se dio la vuelta, poniendo sus pies a los lados de la trampilla y, usando las punteras para apoyarse, empujó hacia arriba.
    Briony se percató de que sólo una persona realzada podría mover la puerta, otra medida de seguridad para los hermanos.
    – Si nos siguen por el túnel, no podrían encontrar la puerta -dijo en voz alta.
    – Morirían si vienen por el túnel. Cada sección tiene un detonador muy sofisticado. No regreses allí dentro para ninguna razón hasta que desactivemos la seguridad.
    – Este lugar es una trampa mortal.
    – Para alguien que nos persiga a nosotros o a lo nuestro -él estuvo de acuerdo-. ¿Puedes salir, o necesitas que te eche una mano?
    – Eso es un insulto -ella dio un salto, se agarró a los lados de la puerta, y se giró fácilmente, adelantando los pies y lanzándose fuera. Dio una voltereta y aterrizó sobre sus pies.
    – Presumida. Yo llevo la bolsa.
    Briony miró a su alrededor. Estaban en el bosque, a alguna distancia de la casa, pero podía oír los disparos.
    – Tengo miedo de distraerlo, aún para asegurarme de que está a salvo.
    – Está a salvo. Preocúpate por el otro tipo. Si ésta es alguna clase de prueba para sus soldados, Whitney debe tener más de los que pensamos, porque estos deben ser prescindibles.
    – ¿Piensas que sospechaba que yo estaba aquí?
    Ken frunció el ceño mientras negaba con la cabeza.
    – Whitney tiene acceso a nuestros archivos. Tiene acreditación de alta seguridad. Nunca enviaría a sus hombres a morir contra nosotros a menos que estuviera seguro. Aunque instalaran una cámara en Brady, él ha sido tratado siempre de la misma manera y enviado de vuelta. Nunca se acercó a la casa, o a ti. No pudieron haberlo sabido de ese modo.
    – ¿Pero lo supieron?
    Algo en su voz le alertó, y se detuvo en el acto de disimular la trampilla para mirarla.
    – Lo que sea que estés pensando, no lo hagas. No nos pones en más peligro del que estamos normalmente.
    – Sí, porque tenéis soldados realzados persiguiéndoos todo el tiempo. Éstos son militares. No podemos distinguir a los buenos de los malos. Por lo que sabemos, Ken, algunos piensan que hacen el trabajo para el que su comandante les envió. No tenemos ni idea de qué les han contado.
    – Whitney no va a arriesgarse a dejar que alguien más te atrape. Éstos son sus hombres. Pudo haber tenido un equipo militar que lo autorice, y sin duda alguien, un almirante, un general, quizás el senador que saqué del Congo, le ayude, pero éstos son definitivamente sus hombres. No hagas nada estúpido, Briony, como intentar salir. No sería heroico, sería la cosa más tonta que podrías hacer. Jack vendría detrás de ti. Le conoces ahora. No va a dejarte ir.
    – Voy a hacer que os maten a ambos.
    – Ten un poco de fe, mujer. Y piensa en mis sobrinos. Que me condenen si se crían en un laboratorio.
    Briony le volvió la espalda, entrando en el bosque, apresurándose por una tenue senda para animales en la dirección que Ken indicaba, pero su mente trabajaba furiosamente. Había venido a ellos sin nada. Jack incluso había insistido en que se deshiciera de sus ropas. Tocó los lóbulos de sus orejas y palpó los rubíes, no los diamantes de su madre. Todo había quedado atrás. Entonces, ¿cómo la estaban rastreando tan fácilmente?
    – Gira a tu derecha. Quiero que andes por las rocas. El campamento minero original está todavía aquí con la cabaña original. En realidad nunca hemos explotado la mina, pero la exploramos para asegurarnos que era segura y es un buen lugar para que nos esperes. Puedes proteger la entrada, nadie puede acercarse a hurtadillas desde atrás, y si alguien trata de entrar va a ser un blanco claro. Me desharé de las huellas que conducen a la mina y haré algunas bifurcaciones en el rastro para que si alguien nos sigue se dirija en la dirección equivocada. El arroyo serpentea a través de la propiedad desde aquí unas buenas cuatro millas.
    Briony lo miró con dureza.
    Ken le envió una sonrisa reconfortante.
    – Me gusta cubrir todas las bases. Si por algún milagro los soldados de Whitney tienen suerte, necesitas una ruta de escape.
    – Si no regresas a buscarme, te buscaré -dijo Briony-. Lo digo en serio, Ken. Podría ayudar.
    – Puedes ayudar quedándote para que no tengamos que preocuparnos por ti.
    ¿Dónde diablos estás? Crees que esto es una reunión para tomar el té.
    De hecho, Briony y yo acabamos de servirnos una taza. Puedes encargarte de eso Jack. Todavía tengo algo de sueño.
    – Todo recto está el cobertizo. ¿Ves los arbustos a tu derecha, Briony? Detrás de ellos está la entrada de la mina. La comprobaré sólo para estar seguro -le dio un arma y varios cargadores-. No me dispares -Ken deslizó la bolsa al suelo y le indicó que la retirara.
    Briony le observó desaparecer entre los arbustos. A su alrededor las hojas se volvían rojo y dorado. Un profundo color verde vibrante alfombraba la tierra y adornaba los árboles por encima de ella. Una suave brisa traía las primeras luces de día cruzando velozmente el cielo. Era un hermoso día para morir.
    Tanto Ken como Jack exudaban confianza y la derramaban sobre ella. Tenía miedo, pero no era el miedo que acelera el corazón y retuerce los intestinos, el que normalmente experimentaba. Los dos Norton eran hombres que se conocían a sí mismos y a sus capacidades, y dispuestos a hacer lo que hiciera falta, pero sobre todo conservaban la calma en una crisis. Más aún, no experimentaba ni una sola consecuencia por presenciar la violencia. No había punzadas de dolor en su cabeza, enfermándola tanto que apenas pudiese respirar. Con Jack y Ken cerca, podría manejar incluso un asalto a gran escala.
    Ken regresó para conducirla hasta un claro, atravesando un cobertizo hasta la mina misma. Era vieja, pero sólida. Briony permaneció en la entrada.
    – Si tengo que volver a esconderme, ¿cómo encuentro la salida?
    – No es un laberinto como muchas minas. Tiene dos túneles. Ambos tienen una salida. El túnel izquierdo es la mejor opción; termina en un frondoso bosque, más a cubierto. Estarás bien, dulce. Uno de nosotros vendrá a por ti. Si no te avisamos antes, dispara a todo lo que se acerque -le entregó la bolsa con su ropa-. Voy a borrar el rastro y a ayudar al idiota de mi hermano. Se nos podría volver un psicópata y sería un infierno limpiar el desorden.
    Briony inclinó la cabeza, esbozando una pequeña sonrisa.
    – Ten cuidado, Ken.
    Ken se inclinó para abrazarla, en un torpe intento de reconfortarla, y luego se colgó el rifle al hombro y corrió de regreso hacia la casa.

    Jack estaba rodeado, intentando disparar a los soldados uno a uno, pero estaba atrapado por el segundo soldado realzado. Ken se apresuró a borrar las huellas que iban desde la entrada de la mina de regreso al túnel. Estoy en camino. No me dispares.
    Venga, Ken. Encárgate del hijo de puta a mi espalda. Whitney no puede permitirse el lujo de perder demasiados soldados realzados. Podría poder realzar algunos físicamente, pero tienes que partir de alguna habilidad psíquica previa que puedas fortalecer.
    Tengo a algunos soldados entre nosotros.
    Al tiempo que enviaba el pensamiento a Jack, un soldado se reveló delante de él, cubierto de hojas y ramas, disparando una pistola. Ken abatió su cuerpo en un giro, golpeando con el pie, para evitar los disparos, pero el cuchillo en la otra mano del soldado envió un rayo ardiente por su muslo. Atrapó al soldado por las caderas y le envió tambaleándose hacia atrás. El arma se disparó una segunda vez, la bala atravesó los árboles, arrancando algunas hojas de las ramas.
    Ken saltó en el aire, dando una voltereta sobre la cabeza del soldado para evitar el siguiente disparo. Aterrizó sobre un árbol y pateó al soldado en la cabeza, metiendo la puntera de su bota en la nuca del hombre. Cayó como un ladrillo, y Ken estuvo sobre él, rompiéndole rápidamente el cuello y dejando el cuerpo caer al suelo. Le quitó las armas, munición, y una radio diminuta, y de nuevo empezó a seguir el arroyo hacia la casa, con mucha más cautela. Obviamente los soldados camuflados se habían dispersado y rodeaban la casa.
    Me aproximo por el este.
    Ya era maldita hora. Jack avanzó poco a poco y con dificultad para conseguir un mejor ángulo de uno de los soldados moviéndose a través del patio hacia el este. Tenía que cubrir el acercamiento de Ken, pero el soldado realzado no le daba nada con lo que trabajar.
    El aire a su alrededor brilló tenuemente, se volvió opaco. Notó el impacto en el pecho y la cabeza, como si algo sacase el aire de su cuerpo. El soldado realzado estaba haciendo su movimiento, formando un escudo alrededor de Jack.
    Jack comenzó a rodar, alzando el rifle, pero no tenía blanco. No estaba seguro de que una bala pudiera penetrar en el escudo psíquico. Sólo dos hombres que conociera podrían hacer tal cosa. Kadan Montague y Jesse Calhoun. Jesse trabajaba con los SEAL y Kadan pertenecía a otro cuerpo, una mezcla de varias fuerzas especiales a las órdenes del General Rainer. ¿El Almirante o el General los habían enviado? Alguien estaba trabajando con Whitney y ellos tenían que encontrar a quién, o tarde o temprano ambos equipos iban a ser asesinados. Ahora que Whitney había conseguido su propio ejército, todos ellos debían ser prescindibles.
    – Así es que tú eres Jack Norton. Oigo hablar de ti todo el tiempo. La elite. Lo mejor. Tú y tu hermano sois imparables. Nadie puede disparar contra ti desde tierra. Veamos cuán bueno eres en realidad. Si me quieres, baja el rifle y luchemos.
    Jack guardó silencio, intentando obtener la posición exacta por el sonido de la voz.
    – Andas buscando una reputación.
    – Tengo una reputación. Tú eres un modelo antiguo, defectuoso.
    – Quieres decir que puedo pensar por mí mismo -Jack trató de avanzar poco a poco y con dificultad hasta el borde del techo, pero una bala se estrelló contra las tejas junto a su bota, advirtiéndole de que se quedara quieto.
    – Voy a matarte -dijo el otro hombre, la confianza se reflejaba en su voz.
    – ¿Quién diantres eres?
    – Me llamo Will Gunthrie. Me recuerdas. Me pusiste un arma en la cabeza cuando estuvimos en la selva en Colombia. No te gustó mi actitud.
    Jack le recordaba, el recuerdo le traía bilis a la garganta. El muchacho era un auténtico asesino, disfrutaba infligiendo dolor. Era más que un trabajo; quería hacer daño. No había matado directamente, aunque había dejado a dos guardas con cuchilladas en el vientre, tratando de reponer sus intestinos adentro. Los hombres como Gunthrie le ponían enfermo a Jack.
    – Has estado practicando con el cuchillo, ¿no, Willie? -preguntó Jack suavemente-. Te lo quité y te puse un arma en la boca y te measte en los pantalones. Te despiertas por las noches bañado en un sudor frío, verdad, pensando en mí pateando tu penoso culo.
    El escudo se expandió y se contrajo como si el temperamento de Will hubiera dado una llamarada, pero cuando habló, su voz era tan calmada como siempre.
    – Quiero mi oportunidad, Jackie. Eres tan machote, el hombre del saco de los francotiradores, tú y ese hermano tuyo. Es extraño cómo nadie lo ve o lo oye hasta que es demasiado tarde. Pero tú eres el único de quien hablan. El Gran Jack el Malo.
    – Sí, está allí afuera, en alguna parte en las sombras, Will, hay una gota a tu derecha. ¿Estás sudando otra vez? Empiezas a sentirlo, ¿verdad? ¿Aun tienes el tic en el ojo izquierdo? Yo apuesto por el entrecejo, pero a Ken le gusta el ojo izquierdo.
    – Si quieres matarme, Jack, atácame con un cuchillo. Tus armas no van a servir esta vez.
    Jack suspiró.
    – No tengo el tiempo para estas tonterías, Willie, pero si tu ego necesita un empujón, hagámoslo y supérate.
    ¡Sabes que es una trampa, Jack! Aún no puedo ver el tejado. Hay algún tipo de luz que me deslumbra. Estoy en posición. Debería poder veros a ambos, pero la neblina cubre el techo. ¿Puedes salir de ahí?
    Creo que no, Ken. Voy a tener que hacer esto a su manera. Ha estado esperando mucho tiempo. Debería haberle pegado un tiro en el culo en Colombia cuando le encontré torturando a los guardas. Debí hacerlo, pero tuvimos que combatir para salir de allí y necesitábamos a cada hombre.
    ¿Sabías que formaba parte de los experimentos psíquicos, Jack? ¿Le viste haciendo las pruebas?
    No. Pensé que lo habían matado un par de meses después que hicimos las pruebas. Le estuve controlando y se rumoreaba que recibió un tiro en Afganistán.
    Podría ser una trampa, Jack. Hay dos helicópteros, y uno está sobrevolando el tejado. Tengo una radio, y están ordenando a tu chico que se sosiegue y quite el escudo. Tan pronto como te dejes ver, podría hacerlo y dejar que los chicos del helicóptero se permitan una cacería de pavos.
    Jack sacó la correa del rifle por su cabeza y dejó a un lado el arma. Dio una palmadita a la Glock en su pistolera y sacó el rifle fuera de la chimenea, dónde Will lo pudiera ver.
    Tal vez, Ken, pero creo que me está tocando las pelotas. Ha estado planeando esto durante mucho tiempo. Ésta es su única oportunidad y lo sabe. Y podría ser también la única para mí. Si quita el escudo, tendré que luchar con ambos helicópteros y con él.
    Ken juró.
    Hazlo entonces. Veré lo que puedo hacer con los helicópteros.
    – ¿De verdad quieres hacer esto, Will? -preguntó Jack-. Pon tu rifle donde pueda verlo. Sé que tienes una pistola, pero yo también. Baja ese escudo y te mataré antes de que me atrapen. Si no crees cualquier otra cosa, cree en eso.
    Will Gunthrie colocó su rifle a la vista sobre el techo y dio un paso fuera. Jack estaba tentado de dispararle allí mismo y terminar con él.
    – Puedes dispararme -dijo Will-, pero bajo mi punto de vista eres hombre muerto igualmente. Mantén tu mano a distancia del arma. Esto es personal para mí, Jack, y vas a morir por eso. Para ti todo es un negocio.
    – ¿Intentas matarme hablando? -preguntó Jack suavemente.
    Gunthrie sacudió su mano, con un golpe de muñeca, lanzando un cuchillo velozmente por el aire. Jack se agachó, rodando, levantándose justo frente al hombre más joven, dándole una cuchillada en el muslo y yendo a por las partes blandas. Will brincó hacia atrás, empuñando un segundo cuchillo, dando vueltas con recelo.
    – Debo admitir que eres rápido. No esperaba eso.
    Jack lo observaba, sus ojos absorbían cada detalle, registrando el movimiento más leve, la tensión de los músculos, el tic en la mandíbula. Jack sonrió, dejando al descubierto sus dientes.
    – Estás sudando, Gunthrie, y no hemos empezado aún.
    Will hizo una finta para provocar a Jack. Jack simplemente le observaba sin reaccionar, mirándolo sin parpadear, los ojos fijos, fríos, sin abandonar su blanco. La sangre goteaba de la pierna de Gunthrie desde la herida de su muslo, pero se había alejado de un salto antes de que el corte pudiera volverse lo bastante profundo como para hacer verdadero daño.
    – ¡Vamos! ¿Qué estás esperando? -lo llamó por señas con los dedos, pero Jack sólo lo miraba sin reaccionar.
    Will se movió con borrosa velocidad, atacando con el cuchillo, hacia el estómago y el abdomen de Jack, fallando por poco en abrir de un corte la camisa de Jack. El hombro de Jack se movió, le alcanzó con un golpe de muñeca y retrocedió de un salto. Había un corte poco profundo a lo largo de los antebrazos de Gunthrie y uno cruzando su pecho, sobre el corazón. La expresión de Jack no había cambiado. Su mirada permaneció fija y fría, sus ojos brillaban plateados mientras esperaba el siguiente movimiento de Will.
    Rápidamente, Gunthrie dio un salto en el aire, apuntando con una patada trasera al estómago de Jack y golpeando con el cuchillo mientras se volvía. La patada no acertó, Jack atrapó su tobillo, pero al girar su oponente, el cuchillo alcanzó con una abrasadora cuchillada el bíceps de Jack.
    Jack clavó profundamente la hoja en el muslo de Gunthrie, retorciéndola al sacarla, apartando al hombre de él y saltando hacia atrás, sólo para precipitarse hacia delante de nuevo, lanzando varias cuchilladas, haciendo cortes poco profundos a fin de que cuando él diera otro paso, la sangre fluyera de media docena de pequeños cortes.
    Will Gunthrie juró salvajemente y se aproximó, dirigiendo su cuchillo hacia arriba en un ataque clásico, queriendo acabar con él. Jack apartó su muñeca de un golpe y repitió el ataque en ocho cortes poco profundos en brazos y vientre, añadiendo uno en el rostro de Gunthrie. Will retrocedió tambaleándose y se quedó mirando la sangre que manada de los numerosos cortes.
    – Peleas como una chica.
    Jack no respondió, sólo le observaba, rehusándose a tener una conversación con un hombre que ya consideraba muerto. A cierto nivel, percibía el helicóptero sobrevolando en lo alto, tratando de encontrar un camino alrededor del escudo que Gunthrie había construido, y era muy consciente de que cuando ese escudo cayera, tendría que moverse más rápido que nunca en su vida. Su mente planificó cada paso, incluso recuperar su rifle, y todo mientras vigilaba a Gunthrie, en espera del error que sabía que vendría.
    El soldado levantó su mano para enjugarse la sangre de la cara, y Jack atacó rápidamente, lanzando a fondo el cuchillo, desgarrándole el pecho y enterrándolo en el corazón de Gunthrie. Permanecieron frente a frente, mirándose fijamente.
    – Esta vez es muy personal para mí, Gunthrie, y deberías haber tenido eso en cuenta.
    La luz se desvaneció de los ojos del otro hombre, se volvieron opacos, y tan muertos como el cuerpo al caer desde el tejado. Al morir Gunthrie, el escudo brilló tenuemente, disolviéndose para dejar a Jack de pie sobre el tejado con media docena de armas apuntándose y un helicóptero dando vueltas.
    El soldado que manejaba la ametralladora lanzó una ráfaga. Jack se lanzó hacia el borde del tejado, atrapó su rifle con una mano y deslizó la correa por su cabeza en un movimiento ensayado mientras daba una voltereta sobre el alero y se giraba bruscamente para lanzar sus pies a través de la ventana, a la relativa seguridad de su dormitorio.
    Abajo, abajo. Ya llego.
    Todo a su alrededor estalló, lanzándolo contra la pared y quemándole la pierna, achicharrando sus pantalones y chamuscando su carne mientras gateaba para el alcanzar la protección del cuarto de baño. Sacudió sus ardientes vaqueros, revolcándose para apagar las llamas. Juró mientras las ampollas se levantaban por la pantorrilla y el muslo y la piel enrojecía.
    Quítame de encima a ese hijo de puta.
    Estoy en ello, mientras Ken hablaba, Jack apretó el gatillo, apuntando primero al tirador de la ametralladora y en segundo lugar al soldado que lanzaba las granadas. Voy por el helicóptero.
    Espera hasta que la maldita cosa se aparte de la casa. No lo quiero cayendo sobre mi cabeza.
    Ken disparó tres ráfagas en rápida sucesión, y el helicóptero comenzó a dar vueltas sin control. Jack levantó su cabeza lo suficiente como para tomar puntería y añadir otras dos ráfagas. El helicóptero se escoró y giró de nuevo, soltando humo negro.
    Maldita sea, Ken. Va a darle al garaje. Mi Jeep está aparcado ahí. Tu Rover debería estar en el cobertizo. ¿Cómo ha pasado?
    Me cago en la puta. Sal de ahí. Alguien saltó del helicóptero, y por la manera en que aterrizó, es un supersoldado.
    El helicóptero se deslizó hasta el suelo, desmoronándose, casi a cámara lenta, con un fuerte chirrido metálico y humeando. Nubes de humo estallaban alrededor de ellos.
    Está cubriendo la zona, Jack, puede llegar hasta ti. ¿Te han dado?
    No exactamente, pero estoy realmente cabreado porque volaste mi coche.
    No volé tu coche, burro. Te salvé la vida. Te dije que lo aparcaras en el cobertizo. Hubiera limpiado el garaje y no tendrías que moverlo. Que te sirva de lección.
    Algo se calmó dentro de Jack.
    ¿Dónde está el segundo helicóptero?
    Le disparé un par de veces y retrocedió.
    Jack negó con la cabeza, tratando de obligar a su mente a sobreponerse al modo de combate. Algo no está bien, dijo. Nos han atacado, Ken, pero no con mucha fuerza. ¿Piensas que tienen miedo?
    Ken le dio unas cuantas vueltas a eso en su mente, frunciendo el ceño mientras lo hacía.
    Pienso que obedecen órdenes.
    Así es que nos mantienen ocupados. Whitney calculó las probabilidades como hace en cada misión, y su maldita computadora dijo que esconderíamos a Briony en lugar seguro. Las tripas de Jack se anudaron, no era una buena señal. Las alarmas comenzaban a chillarle.
    Las alarmas de Ken sonaban igual de fuerte.
    Briony estaba preocupada porque continúan localizándola. ¿Cómo, Jack? ¿Cómo la han encontrado?

Capítulo 17

    Briony se agachó en el túnel que se dirigía abajo en la mina. Algo no estaba bien, pero no daba con ello. ¿Cómo la habían encontrado? Si Ken estaba en lo cierto, nunca habrían enviado soldados contra él y Jack. ¿Cómo podría salir impune Whitney enviando soldados detrás de miembros del ejército? No tenían a nadie en quien pudieran confiar.
    El túnel era más oscuro que los bosques, y se sentó en la entrada, desde donde podría escapar apresuradamente de vuelta a la mina si alguien viniera, pero había consuelo en estar tan cerca del bosque. Ocasionalmente veía un destello de luz en el cielo y oía el sonido de disparos, pero parecían lejanos. ¿Cómo la habían encontrado?
    Tenía que haber lógica en lo que Whitney había hecho. La había sacado del orfanato donde la encontró, y experimentado con ella, pero a diferencia de algunas de las otras chicas que había mantenido, a ella la había adoptado una amorosa familia. Pero era todavía un experimento. Él había querido ver como se desarrollaría y funcionaría en comparación con alguien a quien había mantenido con él. ¿Qué necesitaba exactamente alguien para un experimento? Briony se sentó derecha, su corazón empezando a golpear, sabiendo que estaba en el borde de un importante descubrimiento. Sus sienes latieron y el estómago se retorció. Demasiadas veces en su vida había sentido los mismos dolores punzantes, el estómago revolviéndose terriblemente, y había parado de tratar de recordar su pasado. ¿A quien controlaba Whitney y con quien la estaba comparando? Whitney necesitada sus experimentos de la manera en que otros necesitaban respirar. Debería haber alguien, otro niño a quien había mantenido atrás, criado sin una familia, criado en un ambiente duro, difícil, uno que mantenía.
    – Oh, Dios.
    Horrorizada por sus propios pensamientos, empezó a mecerse adelante y atrás, presionando sus manos contra su estómago. ¿Una de las otras niñas? ¿Qué le mostraría eso a Whitney? ¿Solo que ella reaccionaba de forma distinta bajo presión? ¿Bajo el dolor? No, Whitney necesitaría más que eso. ¿Por qué había sido escogida para ser adoptada? ¿Qué tenía de especial que la había enviado fuera cuando había mantenido a tantas otras?
    Trató de recordar, forzando a sus pensamientos hacia su niñez antes de su familia adoptiva. Tenía cinco años, bastantes para tener memoria. Su cráneo latía. La sangre chorreaba de su nariz en advertencia, pero las sombras se movían, eludiéndola, pequeñas briznas. Una voz infantil. Llorando. Suplicando. ¿Era su voz? ¿Eran dos voces llorando? Duras manos apartándola lejos cuando se aferraba… cuando se aferraban la una a la otra.
    Se frotó las manos por los brazos, súbitamente helada hasta los huesos. Había dos voces. El dolor se disparó a través de su cabeza, apuñalando profundamente en su cerebro, pero no lo soltaría cuando estaba tan cerca. La sangre goteaba constantemente de su nariz y comenzó a salir de una oreja. Presionó las palmas contra su cabeza. Se sentía como si alguien estuviera apretando un tornillo allí, pero empujó a través de la barrera, el dolor y vio…
    Briony ahogó un grito, y se cubrió los ojos como si eso bloqueara el conocimiento. Dos pequeñas niñas con las mismas cabezas, el rubio pelo cayendo alrededor de sus caras, sus mismos ojos marrones enormes, andando, hablando y sosteniéndose una a la otra hasta… Briony corrió a la profundidad de la mina, se agachó y vomitó.
    Tenía una hermana gemela. Whitney las había separado, enterrado sus recuerdos detrás de un muro de dolor y enviándola sola mientras él mantenía a su hermana. ¿Cómo podía haberle permitido borrar el conocimiento de que tenía una hermana? Todos los años que habían pasado, ¿qué le había hecho a Mari? Marigold. ¿Le había borrado los recuerdos a ella también? ¿O sabía su hermana que Briony estaba allí fuera en algún lugar, libre, mientras ella permanecía encerrada con un loco y sus experimentos? ¿Esperaba su hermana ser rescatada? ¿Sería él tan cruel como para atormentarla de esa manera? ¿Se preguntaría su hermana todos los días de su vida porqué Briony no iba por ella?
    Lagrimas corrían desnudas por su cara mientras Briony se tambaleaba hacia la entrada de la mina. Recordaba trozos y pedazos solo, pero sabía que tenía razón, lo sentía, la garra del vacío, justo lo mismo que cuando Whitney las había separado hacía tantos años. Tenía que haber un modo de encontrarla. Briony la encontraría, pero primero, tenía que averiguar como los hombres de Whitney continuaban rastreándola. Antes de que pudiera ajustarle las cuentas al doctor tenía que escapar de él.
    Alzó la cabeza. Whitney nunca había renunciado realmente a su control sobre ella. Tenía pleno control sobre su educación y ciertamente sobre sus necesidades médicas. Ella no había estado disponible para continuar con sus experimentos, ni siquiera para serle dada su habilidad para cambiar el color de su piel. Así que si ese fuera el caso, él tenía la habilidad de implantar cualquier cosa que creyera necesaria, tal como un dispositivo de rastreo.
    Ella juró suavemente para si. Desde luego que tenía que haber un dispositivo de rastreo. No querría que ella escapara de él cuando era la futura madre de sus supersoldados. ¿Cuándo lo había implantado? No cuando era una niña; había sido hacía demasiados años y la tecnología avanzaba demasiado rápido. Él habría querido lo mejor, lo último. ¿Cuándo fue la última vez el Dr. Sparks le había hecho algo de importancia? Hacía dos años había sido hospitalizada para cirugía en pacientes externos. Sparks tenía a su propio equipo allí, no el personal regular del hospital.
    Briony se tocó la cadera. Había despertado con puntadas, y el doctor Sparks le había contado que habían encontrado y extirpado un bulto sospechoso, y con sus súper habilidades físicas no podían ser demasiado cuidadosos. No había mencionado específicamente cáncer, pero lo había insinuado y su madre había estado obsesionada con cada magulladura y golpe.
    Pasó un dedo por la pequeña cicatriz, apretando profundamente para tratar de sentir si había algo bajo la piel. El aliento se le quedó en la garganta. Si presionaba muy fuerte, había claramente pequeñas aristas contra la almohadilla del dedo. Whitney tenía que haber implantado el dispositivo. Y eso significaba que no importaba si Jack y Ken rechazaban a un ejército entero tan bien como si la escondían en la jungla más profunda, ella sería encontrada.
    Con el corazón latiendo salvajemente, abrió el paquete que Jack había juntado apresuradamente. Armas al igual que un kit médico colocado encima de sus ropas. Sacó el cuchillo de su vaina y lo giró para inspeccionar su filo. Jack y Ken parecían tener el mejor equipamiento. El cuchillo tenía un equilibrio agradable al igual que una empuñadura confortable. Miró fijamente a la hoja durante unos pocos momentos, la indecisión luchando contra la resolución.
    Briony tocó la mente de Jack, necesitando la tranquilidad, esperado que hubiera pasado el peligro y pudiera venir con ella, pero su mente estaba totalmente ocupada con el objetivo. Se retiró de Jack y miró fijamente otra vez al cuchillo. Muy despacio abrió el paquete de antiséptico y empapó la hoja del cuchillo. Esparció más por su carne desnuda, justo encima de la cadera. Era frío y un temblor bajó por su espina dorsal.
    Tomó un profundo aliento y presionó la punta del cuchillo contra la esquina del pequeño disco de aristas en su cadera. Su cuerpo se estremeció y empezó a sudar mientras el cuchillo perforaba la piel. Lo hundió más profundo, sintiendo la manera de encontrar las dimensiones del objeto extraño. Empezó a temblar, el dolor golpeando a través de ella, arañando en su estómago, pero estaba decidida a extraer la cosa. Una vez supo el tamaño, pasó la hoja con cuidado por su piel, creando una solapa. Tenía solo cerca de tres cuartos de una pulgada, pero parecía que la mitad de su cadera estaba implicada, con el dolor irradiando por su pierna y su espalda. Incluso su estómago se endureció. Una vez que cortó, dejó el cuchillo y usó las pinzas para extraer el objeto, todo el tiempo susurrando tranquilidad a los bebés, temerosa de que pudieran saberlo.
    Tuvo que descansar un momento, respirando profundamente y evitando ponerse enferma otra vez. Era un lugar difícil para coser, y la sangre fluía libremente, haciéndolo todo resbaladizo. El kit médico contenía varias agujas, suturas, gracias a Dios, ya enhebradas. Había practicado costura de campo antes, pero de algún modo parecía más doloroso y difícil de lo que recordaba.
    Las manos le temblaban, lo cual no ayudaba, pero se mordió el labio inferior con fuerza y forzó a la aguja a través de la piel. Trabajaba en hacer diminutas puntadas mientras cerraba el corte. Cuando terminó, Briony se sentía enferma del estómago y se echó hacia atrás para cerrar los ojos brevemente. El olor de su propia sangre era insoportable en los pequeños límites del túnel. Cerró los ojos y trató de concentrarse en detener a su revuelto estómago.
    Un pequeño sonido la alertó, el chasquido de una ramita. Sus ojos se abrieron de repente y alcanzó el arma más cercana, una piedra, lanzándola fuerte, usando cada parte de fuerza que tenía para lanzarla. Su mano estaba todavía sangrienta y la roca se resbaló mientras la tiraba. La cara de Luther se oscureció por el enfado mientras atrapaba la roca contra su pecho donde le golpeó. Dio un paso en la entrada de la cueva, alzándose sobre ella.
    – Si es la pequeña puta, de vuelta con su hombre. Ese defectuoso mocoso en tu vientre es suyo, ¿verdad? No del domador de leones, puta mentirosa -Luther la pateó.
    Ella rodó en el último momento, mientras la punta de su bota se dirigía directamente a su estómago. Siguió rodando hasta que salió de la estancia tratando de ponerse de pie. Luther era demasiado rápido, siguiéndola, su gran cuerpo atrapándola contra la pared del túnel. Levantó las rodillas en un esfuerzo por proteger a los bebés y esperó al siguiente ataque. Luther estaba respirando con dificultad, la terrible rabia en sus ojos.
    ¡Jack! Olvídate de la calma. Olvídate de ser estoica. ¡Jack, Luther me ha encontrado!
    Él contestó inmediatamente y ella podría haber llorado. Su voz era totalmente calmada, completamente seguro. Estamos en camino. Entretenle si puedes. Si no, coopera, nena. No le des ninguna razón para cabrearse contigo.
    Bien pensado, pero un poco demasiado tarde. Estoy realmente asustada de que intente hacer daño a los bebés. No sé cuál es su intención, pero parece creer que le he traicionado de alguna manera. Tengo el cuchillo, pero no sé si puedo manejarlo.
    ¿Ha visto él tus armas? ¿Sabe que lo tienes?
    No.
    Mantenlo como último recurso. Y, nena, mantén tu mente abierta a la mía. Tengo que ser capaz de protegerte de las emociones incluso a esta distancia. Y seré capaz de encontrarte si te lleva con él antes de que llegue allí.
    – Estoy realmente harto de ti, Briony -dijo Luther, agachándose para mirarla fijamente a los ojos. Quería que tuviera miedo de él; podía verlo en su cara-. Mentiste sobre que Jack fuera el padre.
    Briony se encogió más en las sombras, sintiendo el paquete detrás de ella, y encontrando el cuchillo ensangrentado todavía encima del montón. Se inclinó contra el paquete, la hoja del cuchillo oculta por su cuerpo.
    – Lo sé. Lo siento. Estoy tan confusa. Nada tiene sentido ya -mantuvo un tono bajo, incluso sumiso.
    Era la última cosa que había esperado de ella, y paró su avance, la sospecha en su cara. Deliberadamente Briony levantó una temblorosa mano y se enjuagó el sudor de la frente, manchándose de sangre la frente, pareciendo tan frágil como fuera posible.
    – Has encontrado el disco rastreador -su comportamiento entero cambió-. Sonó incluso orgulloso de ella-. Sabía que lo harías, y lo extrajiste de tu cuero. Eres como… -Luther se interrumpió bruscamente, agachándose a su lado, sacando una cantimplora-. Aquí, bebe un poco. Es solo agua. Déjame echar un vistazo a eso.
    – ¿Cómo mi hermana? -Briony cogió la cantimplora y bebió, su mirada nunca dejando la suya, mirando su reacción.
    – Sabía que lo averiguarías. Te elegí porque eres tan dura como los clavos y nuestros niños van a ser increíbles -sus dedos le acariciaron la cadera mientras examinaba su obra.
    Briony se mordió fuertemente el labio, forzándose a permanecer quieta y no moverse bruscamente alejándose de su toque.
    – ¿Dónde está ella?
    – La verás muy pronto. No está en muy buena forma en este momento. Brett tiene que disciplinarla a menudo. Es sumamente combativa.
    – ¿Quién es Brett? ¿Y por qué es combativa?
    – Ella no quiere cooperar con él -sacudió la cabeza-. No quiero tener esa clase de problema contigo.
    – ¿Mi hermana está con alguien llamado Brett? ¿Y él la disciplina? ¿Ves por qué estoy tan confundida? Pensé que Whitney quería que ciertas parejas tuvieran niños y se cercioró de fueron atraídos físicamente -tomó otro trago de agua, tratando de retrasar lo inevitable, entreteniéndolo por un tiempo.
    Luther sacó su propio kit médico y enjuagó el área alrededor de la cadera con más antiséptico antes de aplicar un antibiótico tópico.
    – Nos dimos cuenta que no era necesario para la mujer estar atraída por el hombre, solo que el hombre la quisiera.
    Briony frunció el ceño.
    – Eso es ridículo. ¿Por qué estaría de acuerdo ella en tener el bebé de alguien si no está atraída?
    – No tiene que estar de acuerdo. no tienes que estar de acuerdo. Podemos forzar la conformidad. No es fácil si la mujer es una luchadora, pero por otra parte, es una buena cosa, y todos reconocemos eso. Si la mujer está dispuesta a luchar y es lo bastante dura para extraer un disco de su cuerpo, ella es definitivamente alguien a quien queremos como madre de nuestros niños -puso una gasa sobre la herida y la sujetó en el sitio-. Esto debería sujetarla hasta que volvamos al laboratorio.
    Briony se tragó su opinión de que estaba loco.
    – ¿Podré ver a mi hermana?
    – Si quieren verse la una a la otra, tendrás que hacer lo que haga falta.
    – ¿Quieres decir tener relaciones sexuales con alguien con quien no queremos? ¿Por qué Whitney no utiliza in vitro antes que forzar a una mujer a intimar con alguien que no quieren?
    – Porque cuando tengamos a los soldados que queremos, nadie podrá decir que fueron engendrados genéticamente. Serán humanos más allá de cualquier protesta o gritos.
    – Es violación -indicó Briony.
    – Solo si lo haces violación -argumentó Luther, sus dedos asentándose alrededor de su muñeca para empujarla y ponerla de pies-. La mujer tiene una elección. Siempre la damos una opción. La manera fácil o la difícil. No seas como tu hermana.
    El fanatismo de su cara la enfermó. Creía todo lo que decía. No pensaba que hubiera nada malo con lo que estaba proponiendo, forzarla a tener relaciones sexuales para producir un niño con fuerza y habilidades sobrehumanas. No tenía sentido que no usaran in vitro para producir un niño, tenía que haber otras razones.
    Se tambaleó contra él y la empujó por el túnel hacia la noche. Rápidamente estuvo sobre ella, haciéndola girar, golpeándola contra un lado de la entrada, apretando fuertemente con una mano mientras la sujetaba por la cintura con la otra, exponiendo el cuchillo. Lo sacó de sus dedos y lo tiró al suelo.
    – ¿Crees realmente que soy estúpido? -la abofeteó, lo bastante fuerte para balancearla, después siguió empujándola contra la pared otra vez-. Estoy enfadado contigo, así que no me toques los huevos.
    – ¿Por qué? -la bofetada trajo lágrimas a sus ojos-. ¿Qué hice aparte de intentar huir? Tú lo habrías intentado también.
    Intentaba pensar, evitar asustarse. Jack estaba en camino. Solo entretenlo. Sería un momento, un momento cuando Luther no estuviera poniendo atención y encontraría una forma de huir, o matarlo.
    Él inhaló, presionando la cara contra su cuello.
    – Apestas a él. Has dormido con ese asesino. Eso es todo lo que él es, todo lo que conoce. No es un soldado. No entiende la lealtad a la unidad. Es un asesino y estás llevando a su bebé. Vas a ir a un doctor antes de que te llevemos al laboratorio y te desharás de eso. Les contarás que perdiste al bebé. ¿Entiendes? Si no lo haces, tu vida va a ser un infierno durante muchísimo tiempo. Estoy tentado de extraer yo mismo esa cosa de ti, tal como hiciste con el disco rastreador.
    Briony no podía detener el estremecimiento que corría a través de ella mientras sus manos vagaban sobre su cuerpo. Él la besó en un costado del cuello, le mordió el hombro fuerte, un castigo por sus pecados.
    – Siempre has sido mía, nunca suya. Porque querían su niño, nunca lo sabré, pero no van a tenerlo. No voy a ser capaz de esperar mucho tiempo por ti, pero al menos quiero su hedor lavado.
    Estaba presionando fuertemente contra ella, tan apretado que lo sentía como una roca sólida, las manos explorando su cuerpo. El sonido de un disparo resonó por la noche, a lo lejos, y supo que Jack estaba todavía muy lejos.
    No reaccionaría. Si le mostraba a Luther cuanto detestaba sus manos sobre ella, la golpearía y forzaría un aborto, pero su lengua le lamía el cuello y sus manos se arrastraban para asir los senos, y no pudo detenerse.
    – Sé lo que estás pensado y no quieres intentarlo, Briony. Eres lo bastante dura, pero en una pelea, te atraparía todas las veces. No eres lo suficientemente mala. Te he estudiado, cada cinta de entrenamiento que tienen de ti, cada movimiento que tienes.
    Los labios viajaron al lóbulo de su oreja y sus manos acunaron el peso de sus pechos.
    Por un pequeño momento ella trató de entender lo que era para él, conducido por la diabólica mente de Whitney para perseguirla, necesitando perseguirla porque su cuerpo hacía demandas implacables. Ninguna otra mujer iba a satisfacerlo jamás. ¿Por qué Luther no veía que era una victima al igual que ella, igual que Jack, que su hermana y probablemente Brett? Whitney los movía a todos alrededor como piezas de un tablero de ajedrez.
    Luther le levantó la camisa y bajó la boca a su seno, la urgente necesidad de su cuerpo venciendo a todo razonamiento.
    Briony le pisoteó el pie, tan fuerte como pudo, dándole una patada con el tacón en la rodilla. No alcanzó la rodilla, pero le golpeó en la espinilla. Él gruñó de dolor, pero sus manos la apretaron para sostenerla. Doblándose hacia delante, lo agarró del cuello y tiró de él, usando su espalda para hacerlo rodar. Luther se colgó de su muñeca cruelmente mientras volaba sobre su cabeza, tirando de su brazo, casi sacándoselo mientras daba un salto mortal y golpeaba el suelo. Ella cayó de cara y trató de rodar en el último momento, protegiendo instintivamente a los bebés.
    El aire salió de sus pulmones y ella levantó una pierna mientras Luther se abalanzaba sobre ella para inmovilizarla. Intentó alcanzar su entrepierna, golpeándola fuertemente, pero el se giró lo bastante como para encajar el duro golpe en el muslo. Él juró, doblando su puño y golpeándole la cara. Briony vio estrellas, su ojo izquierdo hinchándose tan rápido que perdió visión inmediatamente. Bloqueando todo el dolor, se empujó hacia arriba mientras él se sentaba sobre ella, levantándose para encontrarlo tratando de quitar su peso de su estómago. Deliberadamente él empujó su rodilla contra su cadera, rompiendo las puntadas que ella había puesto allí.
    – Maldita, te dije que no intentaras ser violenta conmigo. No puedes ganar. ¿Tienes alguna idea de cuanto puedo herirte si uso toda mi fuerza? Esto era solo para enseñarte una pequeña lección.
    Ella le empujó en el pecho, en su pierna, doblando los puños y golpeándole en un esfuerzo de quitárselo de encima.
    ¡Quédate abajo! ¡Quédate abajo!
    La voz de Jack se movió por su cabeza, casi perdida en la adrenalina y el miedo por sus hijos. Vaciló y entonces se dejó caer al suelo. Advirtiendo una pequeña incertidumbre, Luther se tiró lejos de ella, rodando mientras una bala desgarraba su hombro, donde había estado su cabeza. Siguió rodando lejos de ella, entrando en la mina.
    Briony trepó a gatas hacia la cubierta más gruesa del bosque. Su ojo estaba hinchado, evitando que viera apropiadamente. Unas manos duras la agarraron y luchó, balanceándose salvajemente.
    – Nena, soy yo. Estás a salvo. Estás a salvo ahora -Jack la envolvió en sus brazos, apretada contra su pecho. Ella podía oler su olor, oír su latido del corazón. La echó para atrás para mirarla-. ¡Joder! ¡Hijo de puta!
    La atrajo más cerca y entonces la empujó hacia Ken, girando su cabeza hacia la mina, sus ojos eran un frío hielo.
    – ¡No! -Briony le agarró del brazo y trató de empujarlo de vuelta a ella-. Sabe donde está ella. Tengo una hermana. Él sabe donde está Jack.
    Jack ni siquiera giró la cabeza para mirarla mientras corría hacia la mina.
    – ¡Jack! ¡Por favor!
    Tu asno. No estás pensando. Ken se lanzó hacia su hermano. No rastreas a un oso herido en su guarida, no importa cuanto necesites la matanza. Golpeó a Jack abajo, en sus rodillas, y lo atrajo abajo mientras un disparo salía de la mina.
    ¡Aléjate jodidamente de mí!
    Tienes una boca sucia. Mantén tu cabeza fuera de tu culo, Jack. Briony ya ha pasado por suficiente y no necesita verte morir porque te precipitas. Salgamos de este infierno. Podemos rastrear a ese bastardo más tarde.
    ¿Has visto lo que ese hijo de puta le ha hecho?
    Lo he visto. Le atraparemos, solo que no ahora. Ella necesita que pienses, Jack.
    Jack tomó aliento, calmándose. Todo lo que tenía que ver con Briony parecía quebrantar su serenidad, pero la vista de su cara hinchándose y la sangre empapando sus vaqueros y su camisa en un lado… Empujó a Ken lejos de él y avanzó lentamente a través de la maleza de vuelta a Briony.
    Jack recogió su cuerpo más pequeño contra él.
    – Está bien, nena, solo he perdido el juicio por un minuto. Has conseguido un ojo morado como el infierno aquí.
    – Tengo una hermana, Jack -era humillante, pero no podía parar de llorar-. La tienen. La están reteniendo en alguna parte, y Luther dijo que estaba siendo disciplinada porque no quería que Brett la tocara. Dijo que no importaba si la mujer estaba atraída, solo el hombre. ¿Qué clase de personas son?
    – Bastardos, nena -dijo Jack, enjuagando sus lágrimas con los pulgares. Aunque era infinitamente suave, ella respingó y él dejó caer la mano-. ¿Qué le ha ocurrido a tu costado? -le levantó la camisa para ver la almohadilla de gasa empapada en sangre-. ¡Qué infiernos, Briony! Nena, para de llorar, me estás matando.
    – Se sentó sobre mí. Le viste sentado sobre mí. No sé si podría matarles solo sentándose en mi estómago, Jack. No se lo bastante sobre bebés.
    Las lágrimas corriendo desnudas por su cara le rompían el corazón.
    – He leído que los bebés no nacidos están en un ambiente muy protegido, Briony. Están bien. Están a salvo.
    – Dijo que iba a eliminarlos de mí. Planeaba llevarme a una clínica para abortar -un estremecimiento la recorrió, y una ola nueva de lágrimas empezó.
    Jack la envolvió en sus brazos y la arrastró a la protección de su cuerpo, mirando un poco impotentemente a su hermano.
    – Nada va a pasarles, Briony -le levantó la camisa otra vez para rebelar la herida de su cadera.
    – Tenemos que movernos o seremos atrapados, Jack -advirtió Ken, mirando su rastro-. No los engañaremos mucho tiempo. Sabrán que nos fuimos y vendrán corriendo. Y Luther o uno de los otros soldados realzados tiene que ser telepático. Está inmovilizado en la mina pero los otros estarán corriendo para cortarnos.
    Jack le bajó la camisa con un leve ceño y la atrajo bajo su hombro. Los dos hombres empezaron a correr con ella entre ellos, a través del bosque lejos de la casa y lejos de la mina. Briony presionó la mano en su costado y trató de acallar el constante dolor punzante.
    – ¿Qué sucedió? -repitió Jack.
    – El doctor plantó un dispositivo rastreador en mi cadera. Lo extraje para que no pudieran seguirnos.
    Jack la miró enfurecido.
    – ¿Hiciste qué?
    – Jack -advirtió Ken.
    – ¿Qué hubieras hecho tu? -le preguntó.
    El no podía gritarle o ella iba a enfermar. El ojo le latía con cada paso que daba, disparando el dolor por la cabeza y su estómago seguía revolviéndose incómodamente. Estaba preocupada por los bebés con Luther sentándose encima de ellos, a pesar de las garantía que Jack le había dado.
    – ¿Sabemos a donde vamos?
    – Nos dirigimos al paso. Tomaremos la ruta del cañón. Parece un callejón sin salida podemos atraerlos dentro -explicó Ken-. Pensarán que estamos atrapados, pero tenemos nuestra salida a través del paso.
    – El sol está arriba y necesitaremos un buen comienzo con ellos -agregó Jack-. Deberíamos parar y remediar tu cadera y el ojo. Hay una arboleda un poco más adelante y tiene una ladera agradable para ello. Estaremos un poco más seguros allí. Necesitarás beber agua. Si te cansas y necesitas descansar, no seas estúpida, dilo.
    – Van a golpearnos con todo lo que tengan una vez que estemos en el cañón. Sabes que tienen todavía un helicóptero, y van a usarlo también para rastrearnos. Tenemos que permanecer en los árboles tanto como sea posible -Ken tomó la delantera mientras el camino se estrechaba-. Vigila las ramas bajas, Briony.
    – Podrán ver donde vamos, Jack -dijo Briony temerosamente.
    – Nosotros siempre esperamos un helicóptero -le aseguró Jack-. Podemos con ellos. Los matorrales van a empezar a espesarse. Si necesitas ir más despacio, podemos. El helicóptero no puede entrar aquí.
    – Estamos dejando pistas -indicó Briony.
    – Queremos que vengan detrás de nosotros, nena -dijo Jack-. No te preocupes. Tenemos una ruta de escape. Ken, ¿llamaste a los refuerzos?
    Ken sacudió la cabeza.
    – Pensé acerca de eso, pero no sabemos, aparte de nuestro equipo, en quien podemos confiar. Si contacto con nuestro comandante, el almirante, y él está en esto, estaremos jodidos.
    Jack echó un vistazo a Briony, valorando el esfuerzo en su cara. Había pasado por mucho y todavía tenían varias millas por delante hacia arriba por la falda de la montaña. Ella le dirigió una pálida sonrisa.
    – Estoy bien, Jack. Quiero poner distancia entre ellos y nosotros.
    No le parecía que estuviera bien, y si la llevaba a un hospital, lo cual tenía intención de hacer para comprobar a los bebés, corría el riesgo de ser detenido por violencia doméstica. Ella parecía como si hubiera estado en una guerra. Él aflojó el ritmo acortando las zancadas. Ken le miró con dureza y entonces miró la cabeza inclinada de Briony y mantuvo su boca cerrada, pero empezó a quedarse atrás desde donde podría proteger a su hermano y a Briony si alguno de los soldados realzados viniera por atrás.
    Briony corrió otra milla, montaña arriba, sus pulmones ardiendo y su costado le daba calambres. La sangre chorreaba por su cadera en una corriente constante y se sostenía el estómago con una mano. El miedo era lo más importante en su mente, miedo a que estuviera retrasando a Jack y a Ken y no pudieran ser capaces de escapar de los hombres que los seguían. El helicóptero se había retirado hacia una hora para conseguir combustible imaginaba, pero estaba volviendo, volando bajo entre los árboles en busca de ellos.
    La bilis le subía continuamente, y trataba desesperadamente de suprimirla, pero finalmente no tuvo elección. Lágrimas enturbiaban su visión, paró y se inclinó, el estómago con nauseas.
    – Náuseas matinales. No comí nada. Lo siento.
    El rifle de Jack fue a su hombro y miró a los árboles circundantes. Ken guardó las espaldas a Briony, haciendo lo mismo, sus cuerpos quietos mientras sus ojos estaban inquietos. La siguiente hora pasó con una pauta similar. Briony corrió tanto como pudo antes de vomitar, los gemelos corriendo con ella y ambos protegiéndola instantáneamente mientras estaba enferma. Cogió un destello de humor en la mente de Jack y le miró sospechosamente a la cara y entonces a Ken. Ambos tenían expresiones graves, pero no iba a tragárselo.
    – Os estáis riendo -acusó.
    – Es reír o llorar, nena -Jack la miró-. Tienes que admitirlo, la situación es diferente de lo que normalmente hacemos. Deberíamos haber traído algunas galletas.
    – Probablemente habrías pensado en eso también -se quejó Briony, parando otra vez para agacharse.
    Jack la golpeó en el costado, enviándola a volar. Ella golpeó el duro suelo y permaneció tumbada mientras las balas llovían a su alrededor. Ken tranquilamente se arrodilló y situando el helicóptero, tomándose su tiempo para localizar al objetivo. Jack hizo lo mismo. No hubo disparos a discreción. Era obvio que creían en hacer que cada disparo contara. Ken disparó primero, y el hombre de la ametralladora desapareció en el interior del helicóptero, golpeado por una bala. El segundo soldado con una automática se desmoronó contra el piso, cayendo mitad dentro y mitad fuera del helicóptero.
    El piloto viró rápidamente, dirigiéndose al dosel de árboles para huir de los francotiradores.
    Jack ayudó a Briony a levantarse.
    – ¿Estás bien?
    – Necesito descansar.
    Miró a su hermano. Ken negó con la cabeza.
    Jack le entregó la cantimplora.
    – Podemos descansar unos pocos minutos, en un lugar con más cubierta. ¿Puedes hacer unas pocas millas más, nena? Iremos más despacio y tomaremos unos minutos en el camino, pero necesitamos llegar a una cubierta densa. Si no crees que puedas, encontraremos un lugar para parar.
    – Solo estoy preocupada -Briony frotó la mano sobre su estómago-. No quiero perderlos.
    Jack puso la mano sobre la suya.
    – No vamos a perder a los bebés, Briony. Son duros, justo como nosotros. Se quedarán ahí dentro y confiarán en nosotros para mantenerlos a salvo.
    Ella le tocó la cara, una ligera caricia de las puntas de sus dedos, pero Jack la sintió hasta en los dedos de los pies. Su estómago se anudó y su corazón se fundió de una manera que no quiso identificar de cerca. Miró a su hermano impotente.
    Maldición, Ken. Estoy tan jodidamente enamorado de ella. Esto no era parte del experimento de Whitney; el no podría hacerme sentir como si no importara lo que plantó entre nosotros.
    Podría haberte dicho eso. Lo tienes mal, hermano. Ella te envolverá alrededor de su dedo meñique, y vas a hacer el asno más de lo normal.
    Jack envió a Ken una mirada contenida, pero no detuvo la amplia sonrisa que se extendía por la cara de su hermano gemelo.
    – Vamos. El helicóptero está dando la vuelta.
    Briony asintió y dio un paso al lado de él. Jack impuso su velocidad, pero la disminuyó lo bastante como para que ella pudiera mantener el ritmo, forzando un pie delante del otro, contando sus pasos para mantener la mente lejos del dolor que destelleaba por su costado y cabeza.
    Esporádicos disparos no les dejaban ninguna duda de que los seguían, pero la confianza de los gemelos nunca flaqueaba. Se movían a través del bosque como si estuvieran en el patio trasero, tomando estrechos senderos de animales, a veces andando detrás de una pequeña catarata. Escalaron pedruscos y corrieron sobre terreno descubierto hasta volver al dosel protector de los árboles.
    Por la tarde, las piernas de Briony se sentían elásticas. Ni siquiera trataba de pensar más, adhiriéndose al hecho de que tenían que huir y sus enemigos parecían tenaces.
    Jack aflojó y se paró en la misma orilla de lo que parecía una pradera abierta. Arriba adelante ella podía ver un cañón, los lados empinados, un barranco que bajaba en pendiente hasta la densa maleza, y la montaña que subía con escarpadas paredes en tres lados.
    – Jack, no podemos cruzar en lo abierto, y si lo hacemos ahí dentro, ¿cómo podremos salir?
    Él se quitó la mochila e intercambió las armas.
    – Este es el cañón que te comenté. Lo lograremos.
    – Incluso si pudiéramos escalar esas paredes, tienen un helicóptero -protestó ella.
    – Ten un poco de fe, nena -dijo Jack-. Descansa durante unos pocos minutos. Cuando corramos a través de la pradera, vamos a estar corriendo completamente a descubierto, así que estate preparada. Una vez en el cañón, nadie nos verá, la maleza es demasiado densa. Podremos parar y dormir un rato. Subiremos el paso de noche.
    Briony estudió los escarpados precipicios que se alzaban sobre el cañón. No parecían a nada que quisiera escalar, pero ambos, Jack y Ken, parecían seguros. Su boca se secó solo con mirar la distancia. Incluso con su velocidad realzada, el helicóptero podría estar sobre ella en segundos.
    Jack le agarró la cara en su mano, forzándola a mirarlo.
    – ¿Ves algo por ese ojo?
    – No. Está demasiado hinchado.
    No quería decir eso. Jack la estaba mirando como si tuviera completa fe en que podría correr a través de la pradera en la cara del enemigo, pero ella estaba cansada, sedienta, y verdaderamente muerta de miedo.
    – Necesito que hagas eso, nena. Mírame. Mírame a los ojos -cuando ella obedeció, él trazó su mejilla suave con el pulgar-. Nunca permitiría que te pasara nada. Viniste a mí creyendo que te protegería, y lo haré.
    El helicóptero daba círculos encima de ellos, una amenaza que ella no podía ignorar. Quería chillar que era diferente, que esta vez él le estaba pidiendo que apostara su vida, las vidas de sus hijos, pero sabía que había estado haciendo eso todo el tiempo. Tenía que tomar una decisión y ponerse completamente en sus manos. Briony respiró hondo y asintió.
    – Puedo correr. Dime a donde y un ojo es todo lo que necesito.
    – Esa es mi chica -se inclinó para presionar un beso en la comisura de su boca-. Dime cuando, Briony.
    Él le dio confianza. Y la hizo sentir segura. Ella descansó la cabeza contra su pecho, solo se inclinó contra él como si fuera la cosa más natural del mundo que hacerle a otro ser humano, algo que no había podido hacer con su propia madre. No hubo destello de dolor, ninguna pena, apenas un sentimiento de tranquilidad en medio del caos. El latido en su cara disminuyó, al igual que el dolor de su costado.
    Jack la envolvió en sus brazos, con rifle y todo, manteniéndola cerca de él. Dejó varios besos en su pelo.
    – Saldremos de esta.
    – Estoy segura de que lo haremos -Briony se presionó mas cerca de él, absorbiendo su fuerza y confianza.
    – Dime a donde se supone que tengo que correr.
    – Ve directamente a través de la pradera hasta ese tronco en aquel sitio apartado, el único cerca del grupo de árboles rodeados de piedras. ¿Ves el tronco del que estoy hablando?
    Asintió. Parecía un largo camino hasta ellos. La pradera era una ancha extensión de hierba, flores y rocas y parecía interminable. Con el helicóptero dando vueltas arriba, no estaba segura de cómo pensaba Jack que entrarían en el cañón.
    – Deslízate bajo el tronco, desaparecerás de la vista entre la maleza. Tenemos un camino allí. Puedes empezar bajando el sendero. Estaremos justo detrás de ti -Jack la cogió por el mentón y le empujó la cabeza hacia arriba-. Confía en mi, nena. Te lo juro, no permitiré que nada te pase.
    – Solo júrame que vosotros dos estaréis justo detrás de mí.
    Jack besó su boca, suavemente. Tiernamente. Preguntándose como infiernos se las había arreglado para encontrarla.
    – Estaremos justo detrás de ti -aseguró.
    Miró a su hermano.
    Jack y Ken dieron un paso saliendo de los árboles, los rifles en sus hombros, Ken apuntó al helicóptero, Jack hacia algo en la pradera. Dispararon simultáneamente. El helicóptero dio bandazos, y en la pradera un bote, enviando humo negro hacia el aire. Dispararon una segunda vez, y un segundo bote envió nubes de humo ondeando y propagándose. El disparo de Ken envió al helicóptero a una vuelta.
    – Vete, Briony -instruyó Jack-. Corre, pero no respires. Estaremos justo detrás de ti.
    Ella despegó como una liebre, saltando fuera de los árboles a la seguridad del humo.

Capítulo 18

    Briony oyó una nueva ráfaga de tiros y aumentó la velocidad, hasta que estuvo en el mismo centro de la humareda. La visibilidad era ahora nula, pero trazó los pasos en su mente, manteniendo de memoria el rumbo tan recto como fue capaz. Contuvo la respiración mientras lo hacía pero no pudo evitar que los ojos le escocieran y le lloraran.
    Oyó maldecir a Jack y más disparos. Llamas rojas y naranjas estallaron a su derecha y unas nubes negras la rodearon. Cada vez que Jack disparaba, ella se estremecía y los botes de humo volaban por el aire, explotando en bloques de llamas convirtiéndose rápidamente en más humo. Estaba por todas partes, espeso e impenetrable, un buen escondite, pero Briony no podía respirar ni ver y estaba empezando a desorientarse.
    De entre el gris torbellino de vapor surgió el enorme tronco de un árbol caído que casi le golpeó en el estómago. Briony pudo deslizarse por debajo en el último momento, aterrizando duramente sobre el trasero e introduciéndose por debajo del estrecho pasaje hecho de zarzas que formaba un túnel sobre su cabeza. Se arrastró con rapidez, moviéndose lejos de la entrada al cañón y permaneciendo pegada al suelo, donde había menos humo negro. Aspiró aire fresco, llevándolo hasta sus abrasados pulmones, intentando limpiarse el ojo bueno para aclarar la visión.
    Las zarzas se le enredaban en el pelo, disminuyendo su progreso, arrastrándola hacia detrás, y tirándole dolorosamente del cabello. Echó la mano hacia atrás para liberarse, y las espinas le pincharon los dedos y la palma. El humo negro la rodeaba como una barrera, las zarzas como los barrotes de una jaula, hasta que la claustrofobia la envolvió.
    ¡Jack!
    Estoy aquí, cariño. No te preocupes por mí. Estamos casi fuera. Continúa moviéndote. Sigue el camino hasta la salida. Llegarás al campamento. Ken y yo necesitamos cubrir el rastro y colocar algunas sorpresas para cualquiera que nos siga.
    El simple hecho de oír la voz de él detuvo su creciente miedo. Briony siguió arrastrándose. El túnel se ensanchó un poco, pero las espinas seguían enganchándose en su ropa, desgarrándole la piel como garras. Detrás de ella sonaron más tiros, y Briony palpó el arma que llevaba en la cinturilla de su vaquero para asegurarse de que seguía allí.
    – Estoy justo detrás de ti -dijo Ken. La voz la sobresaltó. Con las explosiones y la concentración en apresurarse a través de las zarzas, no se había dado cuenta de que Ken estaba tan cerca.
    – ¿Dónde está Jack?
    – A Jack le gusta jugar con explosivos. Ahora mismo se lo está pasando en grande. Sigue adelante. Estamos casi fuera.
    – Puedo oír el helicóptero. Suena raro.
    – Le di. Esa maldita cosa se tumbó hacia un lado y echó a perder mi disparo. No oí que Jack acabara con él.
    – ¿Podrías decirme si Luther estaba en el helicóptero? -preguntó ella ansiosa.
    – No lo vi, pero Jack le disparó, así que probablemente esté buscando atención médica. Espera -Ken le puso una mano en el hombro y se calló.
    Briony contuvo el aliento para evitar hacer ningún ruido mientras escuchaba con atención. Pequeños sonidos penetraron en el túnel de zarzas un lagarto escurriéndose por la roca, el zumbido de unas abejas cercanas, el canto de un pájaro, y el parloteo de una ardilla a lo lejos.
    – Sólo tenemos que gatear unos minutos más y llegarás a una sólida pared de arbustos. No es fácil quitar la maraña del camino, ya que están llenos de espinas. Si puedes déjame pasar.
    – ¿Estás loco? No hay espacio para que pases. Lograré abrirlo.
    – Y luego cuando Jack descubra que estás cortada en pedacitos, se pondrá desagradable conmigo. ¿Has notado que en lo que se refiere a ti tiene una veta protectora bastante grande?
    Ella rió en voz baja.
    – He notado que tiene una veta protectora con todo el mundo. Sólo que no parece darse cuenta -Briony lo miró por encima del hombro, agradecida que estuviesen lejos de las ondulantes nubes de humo-. Siempre cuidas de él, ¿no es así?
    Ken se encogió de hombros.
    – Puedo manejar algunas cosas mejor que él, y él me cuida las espaldas en otros asuntos, así todo sale bien.
    Y justo en este momento, Ken, estás protegiendo lo que más quiero. Nunca podré compensarte por lo que estás haciendo hoy.
    Cierra la boca, vas a hacerme llorar. Le devolvió Ken con sarcasmo, pero la verdad era que la desnuda emoción en la mente de Jack fue suficiente para que le ardieran lágrimas detrás de los ojos.
    Cuando Briony llegó hasta lo que parecía un gigantesco laberinto de zarzas, se le ocurrió de pronto que Ken no se sentía cómodo en compañía de otros más de lo que se sentía Jack, pero por el bien de su hermano se obligaba a lidiar con cosas cotidianas.
    Briony le brindó una breve sonrisa.
    – Tú le arrastras al bar para mantenerlo civilizado, ¿no?
    – Viviría en una cueva si no lo hiciera -dijo Ken.
    Y tú también lo harías, añadió su hermano a la conversación.
    Briony estudió su cara.
    – Al igual que harías tú.
    Él sonrió débilmente, pero la sonrisa no alcanzó sus ojos, y murió inmediatamente.
    – No soy tan diferente a Jack. Mi padre también está dentro de mí. Sé que Jack te ha hablado de él. Ambos tenemos que vivir con lo que podríamos llegar a ser en las circunstancias adecuadas, y los dos tenemos que esforzarnos para evitar cualquier situación que pudiera sacar a nuestro padre de nosotros.
    – Él no está dentro de ti, Ken.
    – Lo está. Lo siento aquí, agazapado como un monstruo, simplemente esperando a que lo deje salir. Jack puede que sea el que lo mató, pero yo lo habría hecho de haber podido. Lo ataqué con el bate cuando estaba apaleando el cuerpo muerto de mi madre. Él me quitó el bate y me rompió los brazos.
    – Fue en defensa propia. Todos tenemos derecho a protegernos a nosotros mismos. No entiendo como ninguno de los dos se puede comparar con ese hombre. No habéis sido más que amables conmigo, protegiéndome.
    – Jack es bastante capaz de ponerse violento, al igual que yo.
    Ella negó con la cabeza
    – Eso no es noticia de última hora, Ken. Yo también lo soy. Muchas personas lo son, en las circunstancias requeridas. Ambos tenéis una visión retorcida de quienes sois. Os aguanto más que a mucha gente cualquier día de la semana.
    – Eso es sólo porque te estamos salvando el culo ahora mismo, no dándote órdenes -Ken le tendió un par de guantes.
    – Póntelos, te ayudarán.
    – Gracias. Y sabes, Ken, que los hombres no pueden ordenar a las mujeres si no se lo permitimos. Le dejé a Jack tomar la iniciativa porque quería aprender de él. Sabe cómo sobrevivir, y puede enseñarme, y eso me permitirá mantener a los niños a salvo, pero créeme, siempre he sido de esa clase de chicas que hacen lo que quieren y al diablo con las consecuencias. Mis hermanos siempre sintieron una falsa sensación de seguridad porque yo accedía a la mayoría de lo que querían. Si algo no es lo suficientemente importante para mí de alguna forma -se encogió de hombros-, pero es importante para la otra persona, ¿por qué no dejarles hacerlo a su modo?
    – ¿Esa es la razón por lo que actuabas en público aunque te causase dolor?
    – No, tonto. Lo hice porque quiero a mi familia. ¿Vas a la tienda de comestibles y te encargas de la leñera cuando podrías al menos sacar las uñas?
    – De acuerdo.
    Briony tiró de los bordes de dos briznas de gruesas y enmarañadas enredaderas hacia ella y las empujó a su derecha.
    – Nunca he sido amante de los matorrales de bayas.
    – Abrir una brecha puede ser particularmente desagradable si resulta que algún oso está tomando un pequeño aperitivo.
    – Gracias por el aviso.
    – Me ofrecí a ser valiente e ir primero.
    – Cierto, lo hiciste. Afortunadamente, no huelo ningún oso cerca, aunque creo que tu hermano se nos acerca rápidamente.
    Debes apestar. Briony ya puede olerte, le informó Ken a su hermano.
    Puro afrodisíaco, le contestó Jack.
    Jack se deslizó a través del túnel a toda velocidad, deseando volver con Briony. Había sentido tal estallido de amor, de orgullo y admiración cuando ella había tomado la decisión de confiarle su vida. Se había sentido humilde ante su fe en él, por el amor que vio en los ojos de ella justo antes de que se girara y corriera por el campo abierto lleno de humo.
    Necesitaba llegar hasta ella para limpiarle la laceración en el costado. La última cosa que ella necesitaba era una infección, y con la herida abierta podría coger una con facilidad. Pero más que eso, quería encontrar un lugar donde estar protegidos y que ella pudiera descansar. Jack le había dicho que los bebés estarían bien, pero no estaba demasiado seguro. No había tenido oportunidad de leer por completo el libro sobre embarazos, y estaba preocupado.
    Briony apartó las zarzas y salió con cuidado. El humo negro flotaba en el aire y se rizaba alrededor de las crestas de los arbustos y la maleza. Ken se levantó frente a ella, el arma lista, sus ojos recorriendo el área alrededor de ambos con metódica paciencia. Detrás de ellos, Jack hacía lo mismo.
    – Sigue a Ken, cariño. Te guiará a través de la maleza. Tenemos montado un pequeño campamento no muy lejos de aquí. Allí podrás descansar hasta el anochecer.
    – ¿No crees que vendrán tras nosotros?
    – Esa es la idea. Pensarán que estamos atrapados aquí, y tarde o temprano se pondrán en marcha.
    – Necesito encontrar a Luther, Jack. Puede llevarnos hasta Mari.
    – ¿Estás completamente segura de que tienes una hermana? Whitney podría ser capaz de implantar recuerdos como lo es de hacerlos desaparecer.
    Briony alargó la mano hacia él, mente con mente, intentando hacerle sentir lo que ella sentía, el vacío, la alegría del descubrimiento, el sonido de dos voces entremezcladas. Jack y Ken usaban la telepatía al igual que Briony y Mari.
    – Inténtalo. Inténtalo ahora -le sugirió Jack. Le cogió del brazo mientras caminaban por un arroyo poco profundo-. Las piedras son peligrosas, aquí, Briony. Vigila donde pisas.
    Briony se concentró en recordar a su hermana lo que se sentía al estar con ella, al verla y relacionarse con ella. Sentía las rocas afiladas y resbaladizas bajo los pies y el agua fría filtrándose en sus zapatos, pero su mente ya estaba alejándose, alargándose hacia Mari. ¿Dónde estás? No puedo encontrarte. ¿Sabes quién… me recuerdas? Mari. Contéstame.
    Silencio. Soledad. Briony apretó su mano contra su dolorido corazón.
    – No puedo alcanzarla, Jack.
    – Entonces sabemos que no está cerca -contestó él.
    La usual calma de él, la tranquilizó.
    – Aún así, probablemente esté aquí, en los Estados Unidos, ¿no?
    – No será difícil rastrear a Luther. Si en algún momento vuela dentro o fuera del país, deberíamos poder encontrar el punto de partida.
    – No creo que Whitney esté en los Estados Unidos. Solía ponerme enferma, entonces mamá hacía una llamada y el doctor Sparks estaba allí en un día. A veces en horas. Kadan me contó que Whitney tenía varios jets privados que podían aterrizar en cualquier base militar alrededor del mundo. Si tiene esa clase de influencias, fácilmente podría sacar a alguien del país y llevarlo a otro -protestó Briony-. Si esos jets se usan para llevar prisioneros de un lugar a otro sin que nadie lo sepa, Whitney ciertamente podría mover a Luther fuera y dentro de los Estados Unidos sin problemas -colocó ambas manos de forma protectora alrededor del estómago-. Podría sacarme del país.
    – Ni hablar, encanto -dijo Ken-. Los Estados Unidos son el territorio de Whitney. Tiene amigos en las altas esferas, y sin duda alguna usa tácticas de la CIA para llevar a cabo operaciones encubiertas. Está enclaustrado hondamente aquí, y sí, puede que tenga sitios al otro lado del mundo, pero querrá estar allí donde sabe que tiene ayuda, y eso es en los Estados Unidos.
    – ¿Cómo podemos confiar en alguien? -preguntó Briony-. En el archivo que me dio Kadan, había una sección entera sobre corporaciones que hacían de tapaderas, jets y bases militares en todo el mundo, y laboratorios secretos. Sabes que va a tener ayuda. No está solo en esto. Está creando un ejército de súper soldados para alguien.
    Jack la ayudó a pasar sobre una serie de rocas particularmente largas, y subir al terraplén.
    – No suenes tan asustada, Briony. No va a atraparte.
    – Él tiene a mi hermana.
    – La encontraremos. Tengo algunos amigos en los que confío -dijo Jack, lanzándole un vistazo a Ken sobre la cabeza de ella.
    ¿Sigue siendo cierto eso? ¿En quién podemos confiar?
    Confiamos el uno en el otro y en los miembros de nuestro equipo, ya que es todo lo que tenemos, Jack. Ellos están en esto con nosotros. Si nosotros somos prescindibles, ellos también.
    Ken se aclaró la garganta.
    – Estamos asumiendo que tú hermana si de verdad existe quiere salir. Whitney se las ha arreglado para conseguir que algunos pocos hombres trabajaran para él y parecen fanáticos. ¿Es posible que ella quiera estar exactamente donde está?
    – Luther dijo que no era necesario que las mujeres estuviesen de acuerdo. Creo que Whitney quiere ver lo lejos que ella llegará para luchar contra él y lo lejos que sus súpersoldados “bancos de semen andantes” irían para retenerla -se tocó la mejilla-. Luther pasó de ser amable conmigo, y hablarme de forma razonable, a tener momentos de celos y furia. No, no creo que ella quiera estar ahí, Ken. Creo que está retenida como prisionera y que le están haciendo daño para conseguir su colaboración. Quiero encontrarla.
    – La encontraremos, Briony -le aseguró Jack.
    Siguieron un tenue camino de ciervos hasta un grueso bosquecillo. Las ramas en lo alto se entrecruzaban para formar una gruesa cubierta, proporcionándoles sombra y un refugio contra la metódica búsqueda del helicóptero sobre ellos. Jack pasó directamente sobre varios helechos gruesos y apartó las hojas, tanteando el suelo hasta que encontró una cuerda.
    La puerta trampa se abrió para revelar un hoyo lo suficientemente ancho para ocultar algunas provisiones. Sacó un pesado cacharro y lo colocó a un lado. Tras él vino un segundo.
    – ¡Demonios! ¿Estáis planeando quedaros aquí una temporada?
    – Nos gusta la comodidad -explicó Ken-. Todas las comodidades de una casa. Se llama estar preparados, hermanita. Mejor esconder unas pocas provisiones aquí y allí a que te pillen con la guardia baja.
    Jack extendió en el suelo el aislante y echó un saco de dormir sobre él, haciéndole gestos a Briony para que se sentase.
    – Todo excepto el libro sobre bebés. La próxima vez creo que incluiremos cosas de ese tipo con los víveres, así, si perdemos uno, tendremos otro.
    – Tienes que estar bromeando.
    – No -dijo Ken-. Siempre tiene libros para leer. Yo soy un hombre más musical.
    Ella se sentó a la sombra, mirando cómo los dos hombres establecían un área letal alrededor del pequeño campamento. Parecía que habían pensado en todo. Tenían pastillas para conseguir fuego si necesitaban calor y víveres para comer. Sobre todo, notó Briony, tenían municiones, armas y explosivos.
    – Acuéstate, nena. Deja que me encargue de la herida de tu costado -le ordenó Jack. Calentó agua usando una de las pastillas. Se acuclilló detrás de ella, le levantó la camisa y le indicó que apartara los vaqueros lo suficiente para darle espacio para trabajar.
    – No duele tanto ahora que ya no corremos -le dijo ella.
    – Estás cubierta de sangre.
    – Estaba corriendo. Tenía que sangrar mucho. No me clavé nada importante -dijo Briony-. Tuve mucho cuidado.
    Él le quitó la gasa empapada de sangre y examinó atentamente los pequeños puntos.
    – No está mal, sólo un poco irregular. Lo hiciste mejor conmigo.
    – ¿No está mal? -Briony chirrió las palabras, fulminándolo con la mirada-. La cosí yo misma, muchas gracias.
    Ken rompió a reír.
    – Él me dijo lo mismo una vez.
    Briony hizo una mueca de dolor cuando Jack le volvió a limpiar la herida con el agua caliente y el antiséptico. Ardía y escocía tanto como para llevarle lágrimas a los ojos.
    – ¿Dónde estabais? ¿Cómo te heriste?
    – Afganistán -dijo Ken-. Fue en una cumbre de 100 pies de altura conocida como “Whale’s Back” en el oeste de un valle. Al este se levantan las montañas Shah-e-Kot, con el enemigo sentado a unos once o doce mil pies, usando desde pequeñas armas hasta morteros y pesadas ametralladoras. La infantería estaba atrapada en el valle, cargando a campo descubierto un pesado equipo y sin cobertura. El enemigo tenía todas las ventajas, disparando desde cualquier posición defensiva, y provocando importantes bajas entre los soldados de infantería.
    – Cuando dices infantería, ¿te refieres a muchos escuadrones?
    Ken se encogió de hombros.
    – Creo que de un par de batallones. Perseguían a la resistencia hacia las montañas en un intento de acabar antes de la batalla. Fuimos enviados para proporcionarles defensa extra.
    – ¡Ay! -Briony dio un manotazo a la mano de Jack cuando derramó líquido sobre la herida. Ardía incluso más que el primer ungüento que había usado.
    – Deja de comportarte como un bebé -murmuró Jack-. Te pareces a Ken.
    – Supongo que la situación se volvió peligrosa -apuntó Briony, apretando los dientes.
    El costado le dolía más que cuando estaba corriendo. La charla la distraía, y en cualquier caso, le gustaba vislumbrar fragmentos del mundo de Jack y Ken.
    Jack presionó una gasa limpia contra la herida.
    – Se convirtió en un infierno en un instante. Los dos batallones estaban sufriendo bajas importantes y estaban atrapados. El enemigo los tenía justo donde quería.
    – ¿Cómo se hirió Ken?
    – Creo que sufre de ADD [4] -dijo Jack-. No puede quedarse quieto.
    Briony rió, a pesar de que Jack estaba asegurando la gasa en su lugar y la herida le seguía ardiendo gracias a la doble dosis de desinfectante. Ella sabía que Ken podía quedarse quieto durante horas.
    – Te ríes -dijo Jack-, pero es la verdad. Nos pusimos en contacto con la brigada Airborne y el enemigo nos tiraba de todo menos el fregadero. Nos movimos hasta una posición más ventajosa y empezamos a liquidarlos, pero tan pronto como nos librábamos de uno, otro ocupaba su lugar. Habíamos escondido nuestro equipo debajo y Ken decidió que simplemente haría una pequeña carrera por el valle a descubierto, subiría hasta la cresta a unos cien mil pies más o menos y lo buscaría por nosotros. Ya sabes, un pequeño paseo por el parque.
    – Y tú te quedaste sentado allí arriba y le protegiste mientras lo hacía -adivinó Briony.
    – Demonios, alguien tenía que hacerlo. Es un maníaco. Llevó un lanzador de granadas con él y cor