Скачать fb2
Juego Mortal

Juego Mortal

Аннотация

    Comenzó como una misión para encontrar a un político muy conocido cuyo avión se estrelló en el Congo. Pero la riesgosa operación tomó un giro inesperado cuando Mari, un miembro físicamente mejorado del equipo de rescate, fue tomada como rehén por las fuerzas rebeldes.
    Ahora, encarcelada en un recinto aislado, Mari tiene sólo una oportunidad para sobrevivir: escapar. Pero ella no contaba con Ken Norton, un experto asesino y un guerrero Fantasmas, que lucha para dejar atrás las paredes de la prisión en una misión por sí mismo… una que involucra al propio pasado de Mari y al destino misterioso de su hermana gemela… y que unirá a Ken y a Mari en una pasión embriagadora que subirá las apuestas en el juego más mortal de supervivencia que ellos hayan jugado alguna vez.


Christine Feehan Juego Mortal

    Caminantes Fantasmas 05
Somos los Caminantes Fantasmas y vivimos en las sombras.
El mar, la tierra y el aire son nuestros dominios.
Ningún camarada caído será dejado atrás.
Somos leales y honorables.
Somos invisibles a nuestros enemigos y los destruimos allí donde los encontramos.
Creemos en la justicia y protegemos nuestro país y a aquellos que no pueden protegerse a sí mismos.
Los que pasan inadvertidos, desconocidos y sin ser oídos son los Caminantes Fantasmas.
Hay honor entre las sombras y eso somos nosotros.
Nos movemos en completo silencio, tanto en la selva como en el desierto.
Caminamos entre nuestros enemigos pasando inadvertidos y sin ser oídos.
Atacamos sin hacer ruido y esparcimos los vientos antes de que tengan conocimiento de nuestra existencia.
Reunimos la información y esperamos con paciencia el momento perfecto para aplicar una pronta justicia.
Somos misericordiosos y despiadados.
Somos inflexibles e implacables en nuestra resolución.

Somos los Caminantes Fantasmas y la noche es nuestra

Capítulo 1

    Ken Norton miró las nubes oscuras que se arremolinaban oscureciendo las estrellas y proyectaban un siniestro velo grisáceo a través de la luna. Notó las sombras de los árboles, cercanos al viejo edificio, comprobando constantemente cualquier alteración, cualquier signo de alguien deslizándose a través de la oscuridad fuera del alcance de las cámaras, pero su mirada no se apartaba de la gran cabaña de caza y los dos cadáveres que se balanceaban desde los ganchos para carne en el porche. El olor a sangre y a muerte asaltó las ventanas de su nariz y tuvo arcadas, una reacción estúpida por los dos ciervos despellejados que colgaban de los soportes de la entrada, cuando era un francotirador y había tenido más que su cuota de muertes.
    El color de su piel cambió para mezclarse mejor con los alrededores, y sus ropas especialmente diseñadas reflejaron los colores a su alrededor, dándole el efecto de desaparecer totalmente en el follaje que le rodeaba, ocultándolo de los ojos curiosos. Por milésima vez miro lejos de los cadáveres que se balanceaban todavía goteando sangre.
    – ¿Quién demonios ordena un golpe contra un senador de los Estados Unidos? -preguntó, sus ojos grises como el acero se volvió mercurio turbulento-. Y no cualquier senador, un senador que es considerado como el candidato a vicepresidente. No me gusta esto. No me gustó desde el momento en que nos dijeron quien era el objetivo.
    – Demonios, Ken. Este no es un hombre inocente -su gemelo, Jack, contestó, moviéndose con cuidado para conseguir una posición mejor para cubrir la cabaña-. Lo sabes mejor que nadie. No sé por qué demonios estamos protegiendo a este hijo de puta. Quiero matarlo yo mismo. Este es el bastardo que fue el cebo para atraerte al Congo. Él salió y tú fuiste dejado allí para ser cortado en pequeños pedazos y despellejado vivo. -Las palabras fueron amargas, pero la voz de Jack era completamente calmada-. No me digas que no piensas que estaba involucrado. Cualquier persona podía haberlo ordenado. El senador te tendió una trampa, Ken, entregándote al líder de los rebeldes y Ekabela estuvo cerca de matarte. Podría golpearle cien veces y nunca perder el sueño por ello, o mantenerme al margen y dejar que lo golpearan.
    – Exactamente. -Ken se giró, teniendo cuidado de mantener los arbustos rodeándolo todavía. Esperaba que la oscuridad hubiera escondido su leve estremecimiento cuando su gemelo sacó a relucir el pasado. No pensaba demasiado en la tortura, siendo cortado en pedazos diminutos, su trasero despellejado, o como sentía deslizar el cuchillo a través de su piel. Pero tenía pesadillas cada vez que cerraba los ojos. Entonces lo recordaba todo. Cada corte, sus propios gritos haciendo eco profundamente donde nadie podía oírlos. El ciervo que colgaba de los ganchos para carne trajo todo de vuelta con detalles duros y vívidos. No podía evitar preguntarse si todo esto no era parte de un plan mucho más grande.
    Estiró la mano, comprobando los temblores. Las cicatrices eran rígidas y tirantes, pero su mano ya estaba estable.
    – ¿Por qué crees que nos escogieron para protegerle? Tenemos una rencilla contra este hombre. Sabemos que es más de lo que todos piensan, por eso ¿quien mejor que nosotros para sacarle sin preguntas? ¿Quién mejor para echarle la culpa? Algo no está bien.
    – Lo que no está bien es proteger a este bastardo. Dejemos que lo maten.
    Ken miró a su gemelo.
    – ¿Te estás escuchando a ti mismo? No somos los únicos que sabemos que el senador Freeman no es tan limpio como han llevado a creer al público. Todos fuimos interrogados cuando volvimos del Congo, ambos equipos llegamos a la misma conclusión, que el senador estaba sucio, aunque nunca ha sido cuestionado, nunca reprendido o expuesto. Y ahora nos han ordenado protegerlo de un intento de asesinato.
    Jack estuvo en silencio por un momento.
    – Y crees que nos han tendido una trampa para pagar el pato si lo consiguen.
    – Demonios, si, creo eso. ¿La orden vino directamente del admirante? ¿En realidad se lo dijo el admirante a Logan personalmente? ¿Por qué no lo arrestan, si saben que este tipo esta sucio? Y solo rechazamos un trabajo para deshacernos del General Ekabela, otro viejo enemigo nuestro, uno relacionado con este senador. A mí me parece un poco como una pauta.
    – Ekabela fue eliminado de todas formas. Solo enviaron a otro tirador y no conseguí el placer de poner al tipo en el suelo.
    Ken le frunció el ceño a su gemelo.
    – Lo estas haciendo personal.
    – El senador lo hizo personal cuando te entrego a Ekabela para que ese sádico pudiera torturarte. No voy a fingir. Quiero al senador muerto. Ken. No me importa mirar hacia otro lado si alguien quiere cortarle la garganta. Si vive y sigue el camino en el que está, está obligado a convertirse en presidente o al menos en vicepresidente, y ¿entonces dónde vamos a estar? Es consciente que sabemos que está sucio. La primera cosa que haría es mandarnos en una misión suicida.
    – ¿Cómo cuando quisieron mandarnos de vuelta al Congo para matar a Ekabela? -Tuvo que dejar de mirar aquellos cadáveres. Iba a ponerse enfermo, su estómago se revolvió en protesta. Casi podía oír el goteo constante de sangre aún cuando estaba a varias yardas de distancia. Corría como una pequeña corriente a través de las tablas y se acumulaba en un charco oscuro y brillante. Trato de aislarse del sonido de su propio grito en la cabeza, pero trepaba por su piel y cada cicatriz palpitó como si cada nervio recordase las cuchilladas estables del implacable cuchillo.
    – Ekabela merecía morir -dijo Jack-. Se merecía más que eso y lo sabes. Destruyó pueblos, cometió genocidio, controló la industria de la droga y robó a las Naciones Unidas cuando trataron de llevar comida y medicinas al área.
    – Es verdad, pero mira quien ocupó su lugar. El general Armine, más temido y odiado que Ekabela, y que extraño fue que la transmisión de poder fuese tan fácil.
    – ¿Qué demonios estás tratando de decir, Ken?
    Ken alzó la vista hacia las nubes que oscurecían un trozo de la luna, mirándolas tejer un oscuro velo lenta y vagamente sin ningún lugar adonde ir. Recordó la pauta de las nubes en la jungla, el balanceo de la canopia y el olor de su propio sudor y sangre.
    – Estoy diciendo que nunca hacemos las cosas personales, pero alguien lo ha estado haciendo por nosotros. No me gusta eso y este trabajo me gusta aún menos. Creo que nos están tendiendo una trampa de nuevo. No creo en coincidencias, y esta es una enorme.
    Jack juró por lo bajo y puso su ojo en la mira, inspeccionando con cuidado la cabaña de la montaña varios cientos de yardas de ahí.
    – Está ahí con su esposa. Podríamos sacarle y salir airosos; nadie se daría cuenta.
    – Solo nuestro equipo entero.
    Jack le dirigió una pequeña sonrisa sin humor a su hermano.
    – Me habrían ayudado y lo sabes. Odian a ese hombre casi tanto como yo.
    – Alguien quiso a Armine en una posición de poder. Alguien aquí, en los Estados Unidos. He pensado mucho sobre esto, Jack. Cada misión a la que hemos sido asignados el año pasado ha creado un vacío, un agujero por el que algún otro de los bajos fondos se metiese. Desde los señores de la droga colombianos hasta el General Ekabela en el Congo, hemos creado una vacante en aquellas posiciones de poder y alguien esta manipulando esto. Simplemente no pienso que sea el presidente de los Estados Unidos. -Le echo un vistazo rápido a su hermano-. ¿Verdad?
    Jack juró de nuevo.
    – No. Pienso que estamos jodidos.
    – No puedo preguntarle a Logan si el admirante le dio la orden cara a cara, porque Jesse Calhoun contactó con él, dijo que era urgente, y Logan fue a verlo. Jesse ha estado dirigiendo una investigación sobre el vínculo del senador y Ekabela. Eso es por lo que Kadan Montague tomó su lugar en el equipo.
    – Pensé que Jesse estaba todavía en una silla de ruedas -dijo Jack-. Lo último que escuché es que estaba inactivo y haciendo fisioterapia.
    – Bien, aparentemente está trabajando de nuevo. Es uno de los psíquicos más poderosos en nuestro equipo y tiene cerebro. El almirante no iba por dejarlo. Es un infierno de cosa lo que le hicieron. Entre el realce, los experimentos psíquicos y las piernas de Jesse, tiene el palillo más corto.
    – Todos lo tenemos. Cuando nos ofrecimos para las pruebas psíquicas -dijo Jack-, no teníamos ni idea de que apuntábamos un arma contra nuestra cabeza. Estamos jodidos, Ken. Estamos metidos en esto tan profundamente. ¡Demonios!, todos los Caminantes Fantasmas lo están. ¿En que nos hemos metido nosotros mismos?
    Al menos se habían ofrecido voluntarios para la experimentación. Todos Fuerzas Especiales, todos militarmente entrenados. Las mujeres habían sido bebés, huérfanas que Whitney había adoptado en países extranjeros, niñas que había comprado y pagado, experimentando con ellas sin pensar en sus vidas.
    Ken sacudió la cabeza.
    – No sé, pero tenemos que averiguarlo. El coronel Heggens trató de sacar a Ryland Miller del equipo. Asesinó a un par de ellos antes de que se escaparan y lo expusieran. Tal vez no consiguieron la cabeza de la serpiente.
    – Sabemos que la cabeza es el doctor Whitney. Es el cerebro. Levantó los experimentos, tenía los contactos, el dinero y la autorización para tener luz verde, y fingió su propia muerte. Encontrando a Whitney, matamos a la serpiente.
    – Tal vez. -No hubo duda en la voz de Ken-. Primero todos creímos que Whitney fue asesinado. Entonces creímos que fingió su propia muerte para continuar con sus experimentos ilegales, que estaba dirigiendo sin interrupciones justo con sus experimentos militares. Ahora… -Se calmó, mirando las nubes de nuevo. El continuo goteo de sangre parecía demasiado alto en la noche. Nunca antes su pasado le había consumido hasta el punto de poner en peligro una misión, pero por primera vez, estaba empezando a dudar de su habilidad para mantenerse concentrado.
    – ¿Crees que alguien esta detrás de Whitney para matarlo de verdad y tuvo que fingir su propia muerte, no para ocultarse de la exposición y de nosotros, sino para no estar en el punto de mira? -Jack se frotó las sienes-. ¿Cómo demonios nos hemos metido en este lío?
    – Nos importaba un comino en su momento -dijo Ken-. Ahora tienes una esposa y gemelos en camino y tienes algo por lo que vivir. Vamos a retirarnos, reagruparnos con nuestro equipo, y realizar algunas preguntas molestas. Podemos hacer que Logan se ponga en contacto con el equipo de Ryland Miller y entre todos podríamos tener el suficiente cerebro para averiguar que está pasando.
    Jack frunció el ceño, retrocediendo, y usando los codos y los dedos de los pies, moviéndose poco a poco a través del pesado follaje.
    – ¿No podemos abandonar al bastardo a un disparo fácil, verdad? Si alguien más lo quiere muerto, probablemente deberíamos averiguar quien y como nos afecta.
    Ken se movió a través de un camino de conejo, con el estómago pegado al suelo, el arma acunada fuera de la suciedad. Por un momento tuvo un mal presentimiento.
    – Siéntelo, Jack -susurró Ken, el ojo en la mira. Algo está mal. Se comunicó telepáticamente con su hermano gemelo. Era una habilidad práctica cuando querían permanecer ocultos. Habían estado hablando una y otra vez así desde que Ken podía recordar, nunca necesitaron comunicarse verbalmente con el otro cuando la telepatía era tan útil. Por consiguiente, tenían un vínculo fuerte que los había mantenido en un buen lugar durante años. El experimento psíquico con el que habían estado de acuerdo después del entrenamiento en los SEAL solo había potenciado esta poderosa herramienta.
    También lo siento. Kadan envía la alerta. Van a venir duro y rápido. Vamos a tener que proteger a este bastardo. Quienquiera que lo quiera muerto ya está aquí.
    Ken mantuvo el ojo en el senador a través de la ventana. La esposa trofeo joven y bella del senador es consciente de que tienen visita también. Mírala.
    Jack trató de ver a través de la mira. A través de la ventana de la cabaña una rubia se agachó para darle un besito en la mejilla a su marido. Ella dijo algo, sonrió, mostrando un montón de dientes y el senador le contestó, tocando su barbilla. Se giró, hacia la ventana, dándoles una visión de su cara.
    Oh si, lo sabe. Y no le ha dicho ni una palabra a él, dijo Jack.
    Un montón de buenos hombres podrían caer esta noche. Ken apenas podía resistir el impulso de deslizarse en la casa y salvarlos del problema cortando la garganta del bastardo. El senador había traicionado a su país por dinero, o poder, o la combinación de ambos. A Ken le importaba un comino cuales fueran sus motivos; se había vendido. Y había sido el cebo que había enviado a Ken al Congo en una misión de rescate, una misión que le había enviado directo al infierno, y a su hermano detrás de él. Y ahora, irónicamente, estaban protegiendo al traidor.
    – ¿Demonios cual es el nombre de su esposa? -preguntó Jack-. ¿No crees que sea una de nosotros? ¿Un Caminante Fantasmas?
    Ambos estudiaron a la rubia alta cuidadosamente. Se había alejado del senador hacia la siguiente habitación, donde alcanzo varias armas, sujetándolas como si supiera lo que estaba haciendo.
    Ken inspiró profundamente y lo dejó salir. ¿La esposa del senador? ¿Un Caminante Fantasmas? ¿Cuál era su nombre? Violet Smythe. En el informe había poco de su vida antes de casarse con el senador. Violet. El nombre de una flor. Cuando habían sido informados acerca de los experimentos psicológicos con los niños, los huérfanos en los que trabajo habían sido todas hembras y les había dado nombres de flores.
    – Violet -dijo en alto.
    ¿Dónde encajaba ella en todo esto? ¿Cómo podría un Caminante Fantasmas traicionar a sus compañeros soldados? Sabía por lo que habían pasado. Miró fijamente a través de su mira otra vez, apuntando al ojo izquierdo del senador. Todo lo que tenía que hacer era empujar el gatillo y se habría acabado. Nadie más sería asesinado. Un disparo y el hombre que le había entregado en las manos de un loco estaría muerto.
    Sé lo que estás pensando, dijo Jack. Dios sabe que si alguien tiene una razón para matar a ese hijo de puta, eres tú. Si quieres hacerlo, Ken, di una palabra y lo hago ahora.
    Jack lo haría en un latido del corazón. Ken tocó su mandíbula llena de cicatrices. Había poca sensación en cualquier parte de su piel, y poco dejó de lo que una vez fue su hermosa cara o cuerpo. Un temblor recorrió su cuerpo, y por un momento, la rabia explotó, caliente, pura y sin estar cubierta por el hielo que usualmente llevaba. Vaciló, sabiendo que podría asentir con la cabeza y Jack apretaría el gatillo. O, todavía mejor, podría hacerlo por si mismo y tendría la satisfacción de saber que había eliminado a un traidor. Inhaló profundamente y respiró lejos toda emoción. Este camino llevaba a la locura, y se negaba a seguir con la herencia con la que había nacido.
    Sintió el alivio de Jack y comprendió como de cerca le había estado vigilando su hermano últimamente.
    Estoy bien. Por supuesto Jack sabía que sudaba profusamente y escuchaba gritos. Jack y Ken vivían en la mente del otro. Jack lo sabía. Y el conocimiento de que no había sido capaz de sacar a Ken antes de que Ekabela le torturase lo corroía. Eso no importaba, al final Jack le había sacado y había sido hecho prisionero. Jack creía que tenía que haberlo impedido. Estoy bien. Repitió Ken.
    Lo sé.
    Pero no estaba bien. No había nacido bien, no había estado bien de niño, o en su temprana carrera militar. Estaba peor desde su captura y tortura en el Congo, los demonios lo montaban duro, día y noche. Y ahora, con el senador necesitando protección, probablemente del mismo hombre que le había estado pagando por años, Ken sabía que la peligrosa sombra dentro de él se había convertido en una amenaza demasiado real para su salud.
    Tenemos compañía, anunció Kadan telepáticamente. Estad alerta. Empujaré al senador a una habitación segura.
    Kadan. Vigila a la esposa, advirtió Ken. Creemos que puede ser una de las nuestras. Está armada hasta los dientes y sintió la presencia de intrusos en el momento en que nosotros lo hicimos.
    Kadan nunca expresaba sorpresa. Nadie estaba realmente seguro de si sentía emociones después de todo. Parecía una máquina, de hecho, simplemente hacía su trabajo. Y era bueno en ello. Entendido.
    Ken se colocó en su posición. La vida de Kadan dependería de él. Jack mantendría al senador vivo. Si Violet hacía un movimiento contra Kadan, era mujer muerta. Se mantuvo concentrado en su objetivo principal. Kadan se movió a través de las sombras. Era casi imposible verle. Un borde borroso a veces, una percepción de movimiento, sólo porque Ken sabía donde iba a estar. Habían revisado su ruta varias veces. Ken lo mantuvo claro, barriendo el área circundante con la conciencia aumentada.
    Una cuadrilla de asesinos estaba moviéndose por el lugar, y tratarían de reducir cualquier número contra ellos. Neil Campbell y Trace Aikens eran imposibles de localizar, pero estaban allí. Martin Howard había retrocedido para ayudar a Kadan a asegurar al senador.
    Kandan alcanzó el porche, moviéndose por delante de los ciervos muertos que se balanceaban, para entrar en la cabaña. Hablo brevemente con Violet y ambos se apresuraron a la habitación del senador, empujándole de vuelta a la cocina donde estaba la “habitación segura”. El cuarto incombustible estaba debajo del suelo principal.
    Los ciervos muertos que se balanceaban macabramente llamaron la atención de Ken de nuevo. La sangre goteaba. La brisa de la noche traía el olor. Se tragó la bilis, limpió las gotas de sudor de la frente, y puso de nuevo el ojo en la mira. Algo sobre los ciervos le molestaba, no lo dejaría ir. Una sombra parecía crecer en el lado opuesto de los ciervos, emergiendo en la parte superior cerca del gancho de carne.
    Ken apretó el gatillo y la sombra cayo con un fuerte ruido sordo, un brazo se estiró como si suplicase. Incluso mientras Ken disparaba, el arma de Jack sonó, y un segundo cuerpo cayó simultáneamente, en el lado más lejano del tejado.
    Un tercer disparo resonó mientras Jack se escabullía entre los arbustos para cubrirse, la bala golpeó donde había estado antes su cabeza. Ken ya estaba apuntado al breve destello. Tomándose su tiempo, apretó su dedo sobre el gatillo mientras cambiaba a una posición de cazador. La bala golpeó la casa, conduciendo al tirador hacia atrás, con el rifle todavía en sus manos. Ken siguió con una segunda ronda, pero su objetivo estaba cayendo a través de las ramas del árbol. Sabía que ninguna de sus balas había matado a su objetivo, un acontecimiento raro.
    Con el ojo en la mira, siguió el camino del tirador mientras caía hacia abajo por la pendiente, chocando a través de los árboles y los arbustos.
    Al instante la conciencia golpeó a través de la mente de Ken, como si todos los miembros de los Caminantes Fantasmas y la escuadra asesina estuvieran conectados de alguna manera con el tirador caído.
    ¡Retírate, Ken! Kadan emitió la orden. Están dando media vuelta para proteger a ese hombre. Alcánzalo primero. Quienquiera que sea, es más importante que el objetivo principal. Asegura al tirador inmediatamente. Sujetaremos a su equipo mientras intentas huir.
    Cubro tu espalda, dijo Jack innecesariamente. Cada miembro del equipo de los Caminantes Fantasmas sabía que donde fuera Ken, también lo hacía Jack, y viceversa.
    Hubo un instante de tranquilidad y luego una corriente eléctrica chisporroteó en el aire, haciendo un ruido seco y con un destello, tan real que los bordes de las nubes se iluminaron en respuesta a la corriente. El poder aumentó. No había duda por la ansiedad repentina del ambiente. Brilló sobre la brisa de la noche, una alarma repentina que los otros miembros de la unidad del tirador no pudieron controlar.
    Ken se llevó el rifle al hombro y aligeró el paso. Sabía la localización del cuerpo, y a juzgar por la manera en que el francotirador había caído, había estado cayendo inconsciente. Eso no quería decir que siguiese inconsciente. Igual que los otros, era un súper-soldado, realzado tanto física como psicológicamente. Y eso quería decir contenerlo tanto como fuera posible.
    Ken planeaba cada movimiento mientras corría, confiando en que Jack mantendría al enemigo alejado de él. Dos disparos sonaron casi simultáneamente. Una bala zumbo a su derecha, cortando la corteza del árbol cerca de donde giró. El tirador se le había anticipado saltando de un tronco caído a otro para ganar la colina lejana. Jack sin duda había estado más acertado con su bala, porque nadie más disparo a Ken a pesar del picor entre sus omóplatos.
    Lo tenemos inmovilizado. La voz de Kandan fue de ultra calma. Les estoy impidiendo comunicarse, pero no podré sujetarlos para siempre. Coge al tirador, sácale de aquí, y por Dios, mantenlo vivo para que podamos sacarle información. El resto sacaremos al senador y a su esposa fuera de aquí. He llamado a un segundo helicóptero. Tomaremos la ruta de escape secundaria. Vayan con Nico y consigan una casa segura.
    Entendido. Envió de vuelta Jack. Estarían solos una vez que determinasen una localización para mantener al prisionero, al menos hasta que Kadan y el resto del equipo estuvieran seguros de que el senador estaba a salvo.
    Ken se movió a través de la suciedad suelta y las hojas, cuidando de no dejar rastro. La velocidad era esencial, Jack disparó dos veces más.
    Están tomando posiciones, Ken. No quieren que consigas a ese hombre. Estoy justo detrás de ti, solo no me pegues un tiro. Jack recargó mientras corría, manteniendo el pesado follaje cuando barrió la región buscando algún signo del enemigo, protegiendo a Ken mientras zigzagueaba a través de los pesados árboles y arbustos para alcanzar al enemigo caído.
    Ken redujo la marcha mientras se acercaba a su presa. Si el hombre todavía estaba vivo -como Ken creía que lo estaba- podría estar muy bien armado y listo para el ataque. Había un zumbido en la cabeza de Ken, la presión que acompañaba a la comunicación telepática. Alguien que no era de su propio equipo estaba tratando de hablar, pero Kadan era un escudo fuerte y tenía éxito en interferir en todas las interacciones psíquicas. Pocos soldados realzados podrían hacer lo que Kadan podía, y era probablemente una sorpresa para el equipo de asesinos. Pero también estaba claro que el otro equipo también estaba realzado no solo físicamente, sino psíquicamente también, lo que significaba que también eran Cazadores Fantasmas.
    Tenía que ser Whitney viniendo tras el senador. ¿Quería decir que habían discutido? Ken continuó con más cautela, cuidando de moverse con el viento, y evitando pisar las ramas del suelo. El tirador sabría que venía, pero vacilaría al disparar, asustado de herir a uno de los suyos. Estaba pidiendo ayuda, el zumbido frenético y continuo en la cabeza de Ken se lo decía. No había palabras, Kadan se encargaba de eso, pero todos los abiertos a una interacción extrasensorial sabrían que el tirador estaba vivo y pidiendo ayuda. Ken tuvo que cerrar todos los contactos psíquicos inmediatamente antes de que los esfuerzos combinados del otro equipo le sobrecargaran.
    Aparto el follaje y vio al tirador yaciendo justo delante de él, ocultándose. La primera bala le había golpeado en el pecho, y llevaba puesto al menos uno, posiblemente dos chalecos, haciendo que su pecho pareciera como un barril bajo su ropa reflectante. La armadura corporal le había salvado la vida, pero la segunda bala le había cortado la pierna. La sangre salpicaba las hojas y la hierba con grandes manchas negras. A veces Ken pensaba que no volvería a ver sangre tan roja. En la jungla la sangre había parecido negra, reuniéndose a su alrededor como en un río. Se colgó el rifle alrededor del cuello y sacó la pistola, siendo cuidadoso ahora mientras se acercaba al francotirador.
    El arma de hombre debía haberse enredado en los arbustos, pero el tirador la había sujetado con fuerza, y eso le decía a Ken que el hombre no estaba inconsciente. No se movía y no tenía el arma en una posición de disparo, aunque estaba en su mano y el dedo en el gatillo.
    Ken se movió fuera del campo de visión del tirador, asegurándose que el hombre herido tendría que girarse en un ángulo incómodo. Y eso no iba a pasar debido a la forma que presentaba la pierna. El hombre estaba completamente en silencio, enroscado como una cascabel, esperando por un amigo o un enemigo para ponerse en acción.
    Ken se movió muy deprisa, enganchando el rifle y arrojándolo lejos antes de que el tirador fuera consciente de que estaba encima de él. El tirador no peleó por el arma; en cambio, su mano libre se movió como un relámpago, arrastrando suavemente una pistola del asimiento en su bota sangrienta, la mano se deslizo demasiado rápido, un dedo en el gatillo, levantándolo hacia su propia cabeza.
    El corazón de Ken casi se paró. Reaccionó casi sin pensarlo, pateando duro, conduciendo la puntera de su bota hacia la mano, mandando la pistola a volar y escuchando con satisfacción el crujido de los huesos.
    El tirador todavía no hacía ni un ruido, pero su otra mano fue por el cuchillo escondido. Tan suavemente. Tan rápido. El tirador iba a matarse a si mismo para evitar la captura. ¿Con qué tipo de fanáticos estaban tratando? El tirador usó su mano rota, aunque no se estremeció mientras sacaba el cuchillo, pero esta vez gritó cuando Ken pisó muy fuerte la mano, inmovilizando el cuchillo en el suelo. El grito fue en un tono agudo y envió un escalofrío por la columna de Ken.
    Se agachó junto al hombre herido y miró sus grandes ojos con largas pestañas. Ojos que reconoció. Ojos que le habían estado mirando con risa y cariño. Los músculos de su estómago se apretaron, y juró suavemente por lo bajo mientras quitaba de un tirón el pasamontañas de la cabeza del hombre. No parecía un hombre, y malditos fueran todos, sabía exactamente quien era.
    Ese pequeño milisegundo de reconocimiento fue suficiente para ella. Golpeó con el codo su garganta, buscando un golpe mortal, tratando de pasar a través de su traquea y aplastar su vía respiratoria. Definitivamente estaba realzada físicamente. Tenía la velocidad y la fuerza a pesar de sus heridas, pero Ken evitó el golpe y sacó su botiquín, luego apoyo su peso sobre ella, la sujeto, y preparo la aguja. Usando los dientes, quito la funda y dio al émbolo, inyectándola rápido, rezando porque no fuera alérgica y pudiera hacerle un rápido chequeo y huir.
    Jack subió tras él, tomando posición mirando lejos de ellos, haciendo un barrido con su rifle para mantener atrás a cualquiera de la escuadra del francotirador que pudiera deslizarse a través de la red de su equipo.
    – Deprisa -gruñó Jack-. Noquéalo y deja de ser tan amable.
    – Es Mari -susurro Ken, necesitando decirlo en alto.
    – ¿Qué? -Jack se giró, mirando al tirador mientras sus ojos revoloteaban hasta cerrarse-. ¿Estás seguro?
    Ken tiró del cinturón suelto de la mujer y lo abrochó alrededor de su pierna.
    – Es eso o tu esposa está jugando a francotirador con el otro equipo. Tiene que ser Mari. Se ve exactamente como Briony.
    Jack se dio la vuelta hasta que tuvo una buena visión de la cara de la mujer. Había suciedad, arañazos y sangre, pero la visión de su pálido pelo, platino y oro que se derramaba alrededor de su cara, casi le paró el corazón.
    – ¿Va a superarlo?
    – Estoy intentándolo. Ha perdido mucha sangre. Jack. Kadan y los otros no serán capaces de mantenerlos mucho más. ¿Quién es nuestro médico?
    – Nico es el más cercano. Vendrá en el helicóptero, aproximadamente en una hora.
    – Dile que nos encontraremos en el punto. Vamos a cargarla y esperar que no se desangre mientras huimos. -Ken alcanzó la parte superior de la mujer para coger su brazo. Inhaló mientras lo hacia. Había estado conteniendo el aliento sin darse cuenta, asustado por oler su esencia. Whitney había hecho muchos experimentos, todo sobre el realce genético de las feromonas. Ken no quería ser parte de eso. Ya tenía bastante a lo que enfrentarse.
    Mari era pequeña y proporcionada bajo el chaleco, las ropas de camuflaje y las botas de reglamento. En el momento que Ken hizo entrar su olor en sus pulmones, supo que estaba en problemas. Poco importo que estuvieran rodeados por el enemigo, o que oliese a sudor y sangre; su olor natural actuó como una droga poderosa, un afrodisíaco y encontró a su cuerpo reaccionando a pesar de la peligrosa situación. Apretó los dientes y se la cargó al hombro, luego se movió rápidamente a través de los arbustos hacia el punto de encuentro con el helicóptero.
    Jack recuperó su arma, colgándosela alrededor del cuello y fue detrás de su hermano, forzando su atención en mantenerlos vivos y no preocupándose por lo que podía pasarle a la hermana de su mujer.
    Kadan y el resto del equipo pondrían a salvo al senador y a su mujer, utilizando los vehículos. Kadan ya había pedido otro helicóptero para una recogida en una ubicación opuesta. Ken y Jack estaban bastante seguros de que el equipo de asesinos iba a cargar contra ellos y su prisionero, o al menos dividirse. En cualquier caso, Kandan necesitaba hacer preguntas a la esposa del senador. Al menos necesitaban echarle un vistazo más de cerca a ella.
    Ken corrió, sintiendo con cada paso que daba, el peso del conocimiento de que había sido él quien había disparado a la mujer. Si moría, no sería capaz de hacer frente a Briony, la mujer de Jack. Quería a Briony. Lo aceptó con su fea cara y su cuerpo, nunca se estremeció o apartó los ojos. Pero más que su aceptación, había cambiado la vida de Jack. Había traído felicidad y esperanza a ambos cuando su mundo había sido triste e implacable.
    Briony y su hermana gemela habían sido dos de las huérfanas sobre las que Whitney había experimentado y había separado a las gemelas, manteniendo a Marigold y dando a Briony en adopción. Briony estaba desesperada por encontrar a Mari, y si Ken la había matado, no tenía ni idea de lo que le haría a su familia. Mandó una silenciosa plegaría mientras corría, tratando de ignorar el olor de la sangre y la sensación de humedad en su camisa.
    Habían estado buscando a Marigold, desenmarañando las pistas que les llevarían hasta ella durante semanas. Empezaron por la premisa de que Whitney todavía la tenía encerrada en uno de sus muchos recintos. Las localizaciones eran secretas y difíciles de encontrar, ya que tenía una autorización de alta seguridad y alguien de muy arriba estaba ayudándole a cubrir sus huellas. Pero tenían el nombre y el número de registro del jet privado que había aterrizado en el Congo llevando al senador. Y había un jet privado llevando a los hombres que habían seguido a Briony a través del país.
    Los jet eran propiedad de dos corporaciones diferentes. La compañía en Nevada tenía un secretario que simplemente declaró que el propietario, un tal Earl Thomas Barlett, no estaba disponible. Firmaba todos los documentos y poseía una casa, aunque no había ningún documento público sobre él, ni siquiera un permiso de conducir. Bastante extrañamente, la compañía de Wyoming reflejaba la de Nevada. Ambas compañías consultoras estaban representadas por el mismo abogado, quien había comprado los jets para cada una.
    La corporación en Wyoming poseía bastante tierra salvaje en las Cascadas, inaccesible para todos excepto para pequeños aviones que tomaban tierra en una pista de aterrizaje muy cara o por un río rápido y peligroso. El senador resultó que solo poseía su propia cabaña de caza en una tierra colindante y tenía privilegios de aterrizaje dados por la compañía consultora de Wyoming. El mismo abogado había sido usado para adquirir esos derechos.
    Jack y Ken habían estado a punto de hacer un pequeño reconocimiento cuando llegaron las órdenes de proteger al senador. Su equipo había tomado el helicóptero en una zona remota, había establecido la vigilancia y un plan de salida. El senador había insistido en que él y su mujer debían continuar con su viaje de caza a pesar del peligro, y ella había coincidido, rechazando la recomendación del equipo de moverse a un área más segura.
    Ken trató de no pensar en la mujer colgada sobre sus hombros, o como su cuerpo se sentía contra el suyo. No quería tocar su piel o buscar su pulso, o reconocer como su pelo sedoso se deslizaba a lo largo de su mandíbula donde su cabeza rebotaba. Parecía envolverlo, y su olor lo empapaba a través de sus poros, sus pulmones, profundamente en sus entrañas y huesos donde sabía que no podría eliminarla.
    Quería estar entumecido para el resto de su vida. No quería afrontar otra prueba de fuego. No estaba seguro de ser lo suficientemente fuerte para vencer la rabia que vivía y respiraba dentro de él. No podía permitirse sentir. No podía permitirse desear o necesitar. Vivía para el trabajo. Vivía para mantener a Jack a salvo y ahora a Briony y a los gemelos que llevaba. La vida para él se había parado casi antes de que hubiera nacido y era mucho más seguro para todos así.
    Esta mujer desconocida, el enemigo, podía destruirle no solo a él, sino a su familia. No era por culpa de ella, pero no permitiría que la compasión influyera en su razón. No iba a convertirse en más monstruo de lo que ya era. Lentamente, pulgada a pulgada, su vida había sido puesta en peligro, hasta que su piel reflejaba las oscuras sombras dentro de él donde nadie podía verlas.
    Los sabuesos han sido liberados, advirtió Kadan. Ninguno se quedó para perseguir al senador. Van detrás de ustedes, no me atrevo a dejar al senador, por si acaso es una trampa, pero tengan cuidado. No estoy seguro de quien es el tirador, o por que es tan importante, pero salgan de aquí. Están en territorio enemigo. Y será capaz de comunicarse con ellos si no lo sacan fuera de alcance.
    Entendido, dijo Jack. Había retrocedido incluso más lejos para protegerlos mientras corrían hacia la seguridad. Y nuestro él, es una ella.
    Ken no se molestó en agradecerle. Chapoteó a través de tres corrientes estrechas y subió por un terraplén escarpado, agradecido por el hecho de que estuviera realzado genéticamente. Podía correr largas distancias sin luchar por tomar aire y llevando a la mujer, con lo pequeña que era, no era un problema. Pero los soldados que venían tras ellos estaban también realzados, y llevaban armas. Trato de permanecer en el follaje más espeso cuando era posible, profundamente en los árboles, cuidando de no exponer su cuerpo mientras corrían hacia el punto de encuentro.
    El sonido del helicóptero lo alcanzó. Estaba volando bajo y rápido. Kadan había sujetado al otro equipo para darles la pausa que necesitaban.
    Podrían volverse por ti, por pura frustración, advirtió Ken a Kadan.
    Nico voló sobre aquella extensión de terreno de la corporación que ustedes dijeron que poseían. Es una instalación de entrenamiento militar, anunció Kadan. Tengan cuidado, podrían rastrearlos en el aire.
    Ken juró suavemente y se movió a una posición justo al lado del claro, donde podría permanecer cubierto por el follaje. Jack subió tras él, pero vigilando el camino por el que habían venido.
    – Necesitas permanecer fuera de esto, Jack -dijo Ken-. Haré que Nico me deje caer en una casa a salvo y tú estarás en casa con Briony. Lo más probable es que esto no acabe bien.
    – No saldré corriendo y te dejare en este nido de avispas.
    – ¿Y qué si la hemos matado? ¿Entonces qué? Solo vete a casa y estarás fuera de esto. Nunca le digas que hemos encontrado a su hermana.
    – ¿Mentir a Briony? ¿Vivir una mentira con ella? Eso es lo que todos hicieron con ella todos estos años. Y maldito sea si lo hago. Le prometí que siempre le diría la verdad, y no importa como de sucio se ponga esto, le diré todo de la manera en que pasó.
    – No tienes porque estar en esto.
    – No cambiamos las cosas a estas alturas. Briony no querrá eso y nunca lo haría. Lo que estés pensando, Ken, olvídalo. Si hay una oportunidad de sacar a la hermana de Briony limpia, lo haremos. Si no podemos recuperarla, entonces no tenemos elección aquí y lo aceptaremos.
    – Briony no lo hará.
    – Es más fuerte de lo que crees que es. No quiere que Whitney ponga sus manos en nuestro bebé más de lo que yo lo hago. No me marcho, así que déjalo.
    Ken mantuvo su mirada en el helicóptero mientras bajaba hacia el claro. Nico estaba en la puerta, las manos listas, el ojo en la mira para cubrirlos mientras corrían.

Capítulo 2

    Marigold Smith parecía estar flotando en un mar de dolor. No era enteramente inusual despertarse de esa manera, pero esta vez su corazón estaba latiendo con total temor. Había fastidiado la misión. No había logrado hablar con el senador y rogar por su caso. No lo había protegido, y cuando fue capturada, no se las había arreglado para acabar con su propia vida. No tenía ni idea de si el senador estaba a salvo o si había sido asesinado. No sería tan fácil para nadie llegar hasta él a través de Violet, pero entonces Marigold no había considerado que ella tampoco tendría éxito. Brevemente permitió que ese fracaso socavara su confianza en si misma. Quería mantener los ojos cerrados fuertemente y revolcarse en la miseria. Había sido tomada prisionera por el enemigo y era demasiado tarde para terminar con su vida y salvar a las otras. Esto le dejaba una opción, tenía que escapar.
    Su pierna, su espalda, su pecho e incluso su mano latían y quemaban. Lo peor de todo, no tenía un ancla para evitar que la sobrecarga psíquica le friera el cerebro. Estaba abierta de par en par para el asalto, y eso era más aterrador que todas las heridas físicas del mundo. Sintió más que oír un movimiento cerca de ella y mantuvo sus ojos cerrados, casi sin respirar. No hubo sonido de pasos, pero tuvo la impresión de que alguien grande y muy poderoso se inclinaba sobre ella.
    Quería aguantar la respiración, la supervivencia alzándose bruscamente, pero entonces él sabría que estaba despierta. Tomó aire y lo mantuvo en sus pulmones. Él olía a muerte, a sangre, a especias y a aire libre. Olía peligroso y como todo lo que no quería, todo lo que temía. Pero su corazón se aceleró y su matriz se apretó, el estómago hizo un pequeño salto asustado. Sus ojos se abrieron de repente, a pesar de toda su resolución. A pesar del peligro. A pesar de los años de entrenamiento y disciplina. Su mirada chocó con la de él.
    Sus ojos eran los más aterradores que había visto nunca. Frío acero. Un glaciar, tan helado que sentía como si el frío quemara su piel dondequiera que su mirada la tocara. No había misericordia. Ninguna compasión. Los ojos de un asesino. Duros, vigilantes y totalmente sin emoción. Parecían grises, pero eran bastante claros para ser plateados. Sus pestañas eran negro azabache como su cabello. Su cara debería haber sido hermosa -estaba construida con cuidado y atención a los detalles y a la estructura ósea- pero varias cicatrices brillantes y rígidas entrecruzaban su piel, bajando desde debajo de ambos ojos hasta su mandíbula y a través de sus mejillas hasta su frente. Una cicatriz cortaba sus labios, casi cortándolos por la mitad. Las cicatrices bajaban por su cuello y desaparecían en su camisa, creando una máscara inexorable, un efecto Frankenstein. Los cortes eran precisos y fríos y habían sido obviamente inflingidos con gran cuidado.
    – ¿Has mirado bastante o necesitas un poco más de tiempo?
    Su voz hizo que sus dedos del pie quisieran curvarse. Su reacción hacia él era perturbadora y nada en absoluto la de un soldado -estaba reaccionando enteramente como una mujer, y nunca había sabido que eso fuera posible. No podía apartar su mirada de la suya, y antes de que pudiera detenerse, las puntas de sus dedos trazaron una rígida cicatriz bajando por su mejilla. Se reforzó para el contragolpe psíquico el violento ataque de sus pensamientos y emociones, los fragmentos de vidrio en su cráneo que siempre acompañaban al toque, e incluso la cercana proximidad a otros, pero solo podía sentir el calor de su piel y los bordes duros que habían sido cortados en ella.
    Le cogió la muñeca, el sonido fuerte de carne golpeando carne.
    Su puño era como unas tenazas, pero a pesar de todo eso, sorprendentemente gentil.
    – ¿Qué estás haciendo?
    Ella tragó el nudo de su garganta que amenazaba con ahogarla. ¿Qué estaba haciendo? Este hombre era su enemigo. Más importante, era un hombre y detestaba a los hombres y todo lo que ellos significaban. Podía respetar y admirar a los soldados, pero no se relacionaba con ellos cuando estaban fuera de servicio. Los hombres eran bestias sin lealtad, a pesar de la camaradería entre los soldados. No iba a sentir compasión por el enemigo, especialmente uno que obviamente no podía sentir simpatía por los otros. Era probablemente un interrogador, un sádico inclinado a herir a otros de la manera en que él había sido herido.
    Debería haber soltado el brazo, pero se sentía impotente para hacer algo que lo apaciguara. Su máscara era solo eso, una capa sobre la extraña belleza masculina de su cara. Parecía tan solo. Tan incomunicado y distante.
    – ¿Todavía duele? -El pulgar se deslizó en una pequeña caricia sobre su brazo donde las bordes continuaban. Su voz era extrañamente ronca y no tenía idea de lo que iba a hacer, solo que cuando le tocaba, el dolor de su cuerpo retrocedía y todo lo femenino dentro de ella se extendía hacia este único hombre.
    Él parpadeó. Su única reacción. No hubo cambio en su expresión. Ninguna sonrisa. Nada excepto esa pequeña bajada de pestañas. Pensó que quizás había tragado, pero él giró la cabeza ligeramente, sus peculiares ojos claros vagando por su cara, viendo dentro de ella, viendo cuan vulnerable se sentía, más mujer que soldado, medio avergonzada, medio hipnotizada.
    Se dio cuenta de que él no había alejado el brazo. Era como tocar a un tigre, una experiencia salvaje y estimulante. Engatusó su cooperación con esa pequeña caricia, la almohadilla del pulgar acariciando suavemente de aquí para allá sobre esas terribles e implacables cicatrices, evitando que girara y quizás la matara con un golpe, o se marchara corriendo a la maleza, para siempre perdido antes de que ella pudiera descubrir sus secretos y conocer al hombre detrás de la máscara. Él tembló, la más pequeña de las reacciones, pero ella la sintió, lo bastante como un salvaje depredador estremeciéndose bajo un primer toque.
    Él giró la mano, envolviendo sus dedos alrededor de los suyos, acallando efectivamente sus esfuerzos. Otra vez, ella fue golpeada por la gentileza de su toque. No había conocido gentileza en su vida. Nunca había tocado a otro ser humano de la manera en que lo tocaba a él. Miró hacia abajo a sus manos unidas y vio las cicatrices subiendo por su brazo y su manga. El momento parecía de algún modo surrealista y lejano a ella. Su vida había sido llenada con entrenamiento y ejercicio, un estrecho túnel de habilidad y poco más que el deber. La vida de él parecía exótica y misteriosa. Había una riqueza de conocimiento detrás de esos fríos ojos. Había algo caliente y peligroso ardiendo bajo el glaciar de hielo que la llamaba.
    El pulgar se deslizó sobre la sensible piel del interior de su muñeca. Una simple caricia. Ligera como una pluma. Ella sintió el espasmo en su matriz. Su toque era eléctrico. La seda lisa de su piel en contraste con las violentas cicatrices de él. Ella no estaba sin defectos, pero ese pequeño toque la hizo sentirse perfecta y hermosa cuando nunca se había sentido de esa manera. No estaba entera ni completa, pero él la hacía sentirse así cuando nada lo había hecho.
    Donde el pulgar pasaba por su piel, diminutas llamas lamían y se extendían hasta que sintió la quemadura ascendiendo a sus pechos y bajando hasta la unión entre sus piernas. Un toque. Eso era todo y ella era totalmente consciente de él como hombre y de si misma como mujer. Arrancó la mano, afligida por la ruptura del contacto, pero atemorizada de revelar demasiado de si misma.
    Su mirada permaneció fija en la suya como si él la mantuviera allí despiadadamente, en el punto de mira brillante. Trató de no estremecerse, trató de no humedecer sus repentinamente secos labios. Había sido interrogada cientos de veces, más incluso, y nunca se había sentido tan nerviosa.
    – ¿Por qué quieres matar al senador? -Su voz era templada, no acusadora, la inflexión casi suave.
    La pregunta la sacudió. Le miró fijamente, frunciendo el ceño, tratando de asimilar por qué preguntaría tal cosa.
    – Tú estabas allí para matar al senador. Estábamos protegiéndole.
    – Si tu estabas allí para protegerle, ¿por qué todo tu equipo le dejó atrás cuando te capturamos?
    Se mordió el labio. No sabía como podía estar él genéticamente realzado sin ser parte de su unidad, una unidad especial del ejército designada para operaciones secretas, pero nunca le había visto antes. Y él estaba realzado. Podía sentir la fuerza y el poder en él incluso sin contacto físico.
    – No puedo responder a eso -dijo verdaderamente.
    – ¿No estabas allí para asesinar al senador?
    – No, por supuesto que no. Éramos su equipo protector.
    – Un equipo protector no se retira y abandona al cliente cuando uno de su equipo ha causado baja o es capturado. Tu unidad hizo justamente eso.
    – No puedo responder por mi unidad.
    – ¿Por qué pensaste que estábamos allí para matar al senador?
    Sin su toque, el dolor la rodeaba otra vez. Su pierna lo bastante mal herida como para traer lagrimas ardientes detrás de los ojos. Se arriesgó a mirarla. La pierna estaba hinchada, pero había sido atendida. Sus ropas habían sido cortadas, lo cual quería decir: no armas escondidas. Solo llevaba una larga camiseta y su ropa interior.
    – ¿Voy a perder la pierna?
    – No. Nico trabajó en ti antes de que el doctor llegara. Estarás bien. Tu mano también está rota. No me diste mucha opción. ¿Por qué trataste de matarte si estabas aquí para proteger al senador?
    – No puedo responder a eso.
    Ningún parpadeo de impaciencia cruzó su cara. Él no parpadeó, mirándola atentamente con ojos fríos y helados. No tenía miedo de él del modo en que sabía que debería.
    – Déjame ayudarte a sentarte. Te hemos dado fluidos, pero no debes intentar beber sola. Perdiste mucha sangre.
    Antes de que pudiera protestar, deslizó un brazo bajo su espalda y la ayudó a sentarse, arreglando las almohadas detrás de ella.
    Ella respiró su olor y sintió al instante una corriente eléctrica entre ellos. Juró que pequeñas chispas bailaban sobre su piel. Su gentileza la desarmó. Era un autentico asesino. Ella había sido soldado toda su vida y reconocía a un letal depredador cuando lo veía, pero cuando la tocaba, no había signos de agresión o la necesidad de tratar brutalmente o dominar. Simplemente la ayudaba cuando podría haber retrocedido y mirar su lucha.
    – ¿Ken? -La voz vino de la otra habitación y su captor dio media vuelta para encarar la puerta-. Briony dice que traigas a su hermana y le envía su cariño.
    Ella miró al hombre parado al lado de la cama y su corazón casi se paró. La cara del hombre parado en la puerta era todo lo que debería haber sido la de Ken. Fuerte. Guapa. Clásicamente hermosa. Era la cara que había imaginado en un ángel vengador, la estructura ósea, las líneas y la perfección masculina. El extraño tenía los mismos ojos, la misma boca. Había evitado mirar demasiado a la boca de Ken porque podría haberse quedado fija en ella. La cicatriz que estropeaba la plenitud suave de sus labios desde el labio superior al inferior y abajo por el mentón en una línea recta, tenía la misma precisa simetría que las otras cicatrices que tenía.
    El hombre en la puerta se paró.
    – No me di cuenta de que estaba despierta.
    Ken se giró hacia ella, su brazo sosteniendo todavía su cuerpo, mientras cogía un vaso de agua.
    – ¿Puedes arreglártelas con una mano?
    Podía disparar un arma o lanzar un cuchillo con una mano. Ciertamente podía beber agua, pero teniendo a Ken cerca de ella era intoxicante. Nunca había sido intoxicada antes tampoco. Le permitió sostener el vaso contra sus labios. Sus manos eran rocas estables. Ella temblaba. Lo que fuera que estaba afectándola, ciertamente no le hacía lo mismo a él.
    Mari vaciló, mirando fijamente al líquido claro con un repentino pensamiento de que ella era una prisionera y ellos querían información. Como si le leyera la mente, Ken llevó el vaso a sus labios y tomo un largo sorbo. Ella miró el vaso contra su boca, la manera en que su garganta trabajaba mientras tragaba, y no pudo evitar notar esas mismas horribles cicatrices en su cuello y, todavía más abajo, bajo la camisa. ¿Adónde más llegarían?
    Le dejó ponerle el vaso en los labios, sorprendida cómo de buena podía saber el agua. No se había dado cuenta de que estaba tan sedienta. Mientras bebía, tuvo que forzar a su mente a apartarse de Ken. Lo saboreó en el vaso, le sintió a través del fino material de la camiseta, o quizás era su camiseta. Quizás eso era por lo que lo sentía impreso profundamente en sus huesos.
    Sostuvo el vaso contra su frente, luchando por respirar. Con cada aliento que llevaba a los pulmones un dolor agudo le apuñalaba el pecho.
    – Tienes suerte de estar viva -dijo Ken, tomando el vaso y poniéndolo en la mesilla junto a la cama-. Si no hubieras estado llevando dos chalecos, estarías muerta en este momento.
    Cami había insistido en que llevara dos chalecos. Tendría que recordar agradecérselo a su amiga. Tocó el lugar dolorido.
    – ¿Fuiste tú?
    – Apuntaba a tu ojo. Te moviste mientras apretaba el gatillo.
    – Me figuré que dispararías tan pronto como supieras donde estaba. Seguí rodando, pero me heriste con ambos disparos.
    – No te maté. -Señaló, su voz templada-. Y eso es una cosa rara.
    Ella parpadeó, viendo la belleza de su cara cuando él quería que viera su máscara. Sabía que se ocultaba detrás de la máscara de completa indiferencia. Se ocultaba a si mismo donde nadie podía llegar a él y porque le importaba, no tenía ni idea. Tenía obligaciones y tenía que escapar tan rápidamente como fuera posible. Solo sabía que no quería sumarse a las cicatrices de este hombre.
    – Afortunada de mí. No te maté y eso debería ser más raro.
    Levantó una ceja, la única sin una cicatriz blanca cortando los pelos negros.
    – Realmente, fue Jack quien casi te hirió. ¿Necesitas un analgésico?
    Mari negó con la cabeza.
    – Me has dado algo. Estoy flotando. ¿Cuán malo es lo de la pierna?
    – Digamos apenas que vas a tener que aplazar tus planes de escape durante un ratito.
    ¿Le estaba leyendo la mente? Era posible. Ella era una fuerte telépata; quizás él también. Quizás tocándola le permitía entrar en su mente. El pánico se arremolinó en su vientre, su estómago revolviéndose. El Dr. Whitney había experimentado en los soldados con la idea de crear un único equipo de operaciones secreto capaz de entrar y salir con sigilo de las situaciones, y manejar cualquier problema que surgiera, incluido el interrogatorio. Con la habilidad psíquica correcta, quizás solo sería necesario tocar a otro para extraer la información requerida.
    – No lo hago.
    – ¿El qué?
    – No estoy leyendo tu mente.
    Ella parpadeó.
    – Si no lo haces, ¿cómo sabías lo que estaba pensando?
    – No tienes una cara de póquer y conozco a tu hermana muy bien. -Su mirada se clavó en la suya manteniéndola-. Ella tiene un montón de las mismas expresiones.
    El puñetazo le robó el aliento, le robó cada brizna de aire en sus pulmones. ¿Cómo sabía que tenía una hermana? ¿Quién era él? Se sintió enferma, la bilis subiendo tan rápido que presionó el dorso de la mano contra su boca. ¿Había hablado cuando estaba inconsciente? No sería usada para capturar a su hermana. Nunca.
    – ¿Mi hermana?
    Incluso mientras resonaban sus palabras, recordó a Jack llamando a su hermano. Briony dice que lleves a su hermana a casa. Briony no era un nombre común. ¿Cómo lo sabían? Ni siquiera le había contado a Cami sobre Briony. Guardaba los recuerdos de Briony celosamente, temerosa de que Whitney se los quitara.
    Permaneció muy quieta, haciéndose más pequeña en la cama. Quizá estaba a su merced justo en ese momento, pero la subestimarían, especialmente por la manera en que estaba actuando alrededor de Ken. Habría un momento, cuando se volverían complacientes, cuando olvidarían que era un soldado entrenado; en el que podría escapar.
    Se extendió telepáticamente llamando a los otros miembros de su unidad, esperando que alguien estuviera en la frecuencia. A veces, cuando estaban todos conectados podían extenderse lejos, millas incluso, pero la mayor parte del tiempo tenían que estar bastante cerca.
    Ken presionó varios dedos en las sienes, frotándolos como si dolieran.
    – Para. Cuando te extiendes hacia tus amigos, suena como abejas zumbando en mi cabeza. No solo es molesto sino que puede ser doloroso.
    Se sonrojó, incapaz de evitar que el color alcanzara sus mejillas.
    – Lo siento. No quería herirte. -Miró a Jack. Estaba mirando a su hermano, su expresión cautelosa, por qué, no podía decirlo-. Estaba verificando.
    – Apuesto a que lo hacías -dijo Jack-. Ken, ¿por qué no te tomas un momento, yo tendré una pequeña charla con nuestro huésped?
    La tensión en la habitación se disparó perceptiblemente. Ken se giró lentamente, las manos a sus costados. No había nada abiertamente amenazador en sus maneras, pero el corazón de Marigold empezó a latir con alarma. Se estiró sin pensar, sus dedos deslizándose por el brazo de Ken. Sintió sus músculos ondulando bajo el fino material de su camisa y entonces las puntas de sus dedos se deslizaron sobre la piel tibia y se quedaron allí. Podía sentir las cicatrices contra su suave palma. Otra vez la conciencia realzada de él como hombre y ella como mujer se disparó a través de ella.
    Ken se detuvo, permitiendo que los dedos se envolvieran alrededor de su muñeca, pero no se giró. Encaró a su hermano, y Mari miró a la ventana, tratando de ver su expresión. En el cristal, sus cicatrices no se mostraban y podía ver la misma belleza masculina que estaba tallada tan exquisitamente en la cara de su hermano. Su corazón emitió una curiosa sensación fundente. Tenía el extraño deseo de enmarcar esa cara con sus manos, de besar cada cicatriz y decirle que ninguna de ellas importaba. Pero sabía que lo hacían. Algo mortal yacía bajo la superficie de la destrucción, y de alguna manera estaba atado a cada una de esas terribles marcas hechas en la carne y el hueso.
    Jack extendió las manos delante de él, manteniendo la palma derecha hacia arriba.
    – Era una sugerencia.
    – Puedo manejar las cosas aquí, sin ningún problema -dijo Ken.
    Jack se encogió de hombros y salió de la habitación.
    – ¿Qué fue eso? -preguntó Mari.
    Ken se volvió hacia ella, su cara tan inexpresiva como siempre.
    – ¿No lo sabes?
    ¿Lo sabía? Mari estaba tan confundida con su reacción hacia él, con su conducta y el hecho de que no sufría un terrible dolor mientras estaba cerca de él que no podía pensar con la cabeza clara. Él había admitido que le había dado analgésicos: quizás le estaban haciendo pensar borrosamente, porque nada tenía sentido.
    A menos que… No podía ser. Lo sabría, ¿verdad? Su boca se secó con el pensamiento de que Whitney la había emparejado de alguna manera con este hombre. Los dedos se apretaron alrededor de su muñeca.
    – Ven más cerca de mí.
    Whitney tenía muchos, muchos experimentos y el peor era combinar parejas… su programa de cría. Fue por eso por lo que había convencido a los otros de su unidad de dejarla unirse a ellos una vez más para que pudiera hablar personalmente con el senador.
    Violet la conocía. Violet respondería por ella. Hablando con el senador y pidiendo, rogándole que interviniera era la única manera de que ella y las otras mujeres pudieran continuar cumpliendo su deber como soldados. Y si ella no volvía al recinto, demasiadas personas iban a resultar heridas.
    – Lo sabes -dijo él, su voz suave.
    Ella cerró los ojos y apartó la mirada. Había sido entrenada como un soldado casi desde el día en que había nacido, y estaba orgullosa de sus habilidades. Pero de repente, Whitney había sacado a las mujeres de las unidades y las llevó a una nueva localización, un nuevo centro de entrenamiento, y se habían convertido en virtuales prisioneras. Whitney había emparejado a algunos de los hombres con las mujeres usando alguna clase de aroma de compatibilidad. Era más complicado que eso, pero había visto los resultados y no eran muy agradables. Los hombres estaban obsesionados, si las mujeres respondían o no a ellos. Y no parecía importarle a la mayoría de ellos de una manera o de otra. Ella y las otras mujeres habían conspirado para conseguir que una de ellas saliera del recinto para acercarse al Senador Freeman y Violet con la esperanza de que cerrara la operación de Whitney y las devolviera a sus unidades.
    Mari nunca había estado atraída por cualquiera de esos hombres a los que conocía y respetaba, y ahora estaba fascinada por un total extraño, su enemigo, un hombre que la habría matado. No estaba solo atraída; el sentimiento lo abarcaba todo. Quería aliviar sus heridas. Necesitaba encontrar una manera de llevarse la soledad absoluta que veía en él.
    De alguna manera Whitney la había emparejado con este hombre. Él no actuaba como si fuera recíproco, y Mari estaba avergonzada de si misma. Detestaba a los hombres del programa de cría por su falta de disciplina y control, y ahora ella estaba actuando casi tan mal. Era una situación horrible y una que no iba a ser fácil de vencer.
    ¿Qué quería ella de todos modos? ¿Dormir con él, justo como los hombres hacían con ella? ¿Pensaba que él iba a caer enamorado como un loco de ella? No había tal cosa. El amor era una ilusión. Según Whitney, era su deber dormir con sus compañeros para tener un niño. Hasta ahora, se había resistido, y había sido castigada en numerosas ocasiones, pero la idea de la intimidad con Brett, de todos los hombres -una bestia viciosa de hombre quien disfrutaba inflingiendo castigos- era un poco demasiado para su vena terca.
    Ken no se había alejado de ella, y le dejó ir, el calor de su piel quemaba en su palma. Él se negaba a apartar la mirada. Podía sentir su mirada en ella, y sacudió la cabeza.
    – Conoces a Whitney -dijo él.
    – También tú. ¿Por qué no nos conocemos? -Levantó sus pestañas, y rogó en silencio que estuviera equivocada, que él no iba a tener ningún efecto en ella. Los ojos se encontraron con los suyos y su estómago dio ese estúpido salto que estaba empezando odiar. El hormigueo de la comprensión se extendió, convirtiéndose en una ráfaga de calor que hizo que sus pechos se apretaran. Quería llorar. Estaba mal manipular a alguien sexualmente, incluso a soldados educados en el deber y la disciplina.
    – Whitney tiene varios experimentos en marcha. Estamos solo empezando a entender cuantos. Adoptó a varias niñas de países extranjeros y experimentó con ellas. A pesar de su autorización, nadie iba a autorizar eso, así que mantuvo a las niñas ocultas usando varios medios. Briony fue adoptada por una familia, pero la mantuvo vigilada, insistiendo en planear su educación y entrenamiento al igual que enviando a su médico privado para controlar su salud. La conocí hace unas pocas semanas.
    Ella trató de no reaccionar. Podía ser una trampa, un montaje. Otra prueba. Whitney a menudo los probaba y si fallaban, las consecuencias eran horribles. No dijo nada, solo le miró fijamente. La máscara no revelaba nada. Era buena leyendo a la gente pero no a él. Ni siquiera tocarle le daba información, solo una extraña y calmante paz. Y no debería sentirse en paz; debería sentir alerta. ¿Podía ser una nueva clase de droga para interrogar? Casi deseaba que lo fuera. Temía que fuera el principio de una adicción a un hombre, y eso simplemente no era aceptable.
    – Sois gemelas idénticas, obviamente. Se parece a ti.
    Mari apartó la cara, sabiendo que no podía ocultar su expresión. Había deseado información sobre su hermana durante años. Ahora, aquí estaba, si podía creerlo. Caído justo en su regazo, y ¿no era una gran coincidencia? Se mordió el labio para contener una contestación sarcástica. Tenía que ser un montaje. No había manera de que pudiera conocer casualmente a este hombre y de que conociera a su largamente perdida hermana. Pero incluso si estaba mintiendo, estaba demasiado hambrienta de noticias de Briony que quería que siguiera hablando, y eso era simplemente patético.
    – ¿Estás escuchando?
    Por supuesto que escuchaba.
    – Me gustan los cuentos de hadas.
    – Puedo parar entonces. No me gustaría aburrirte.
    Se alejó unos pasos, de vuelta a las sombras, lejos de la luz. Era el primer movimiento inquieto que le había visto hacer, cuando él estaba tan en control. El movimiento le recordó a un gran tigre enjaulado, paseando con impaciencia y frustración. Él necesitaba estar fuera, en las montañas, lejos de la civilización. Era demasiado salvaje, demasiado depredador como para estar enjaulado en una casa.
    – Estaba disfrutando de la historia. -¿Había rebelado demasiado, o se las había arreglado para sonar como si eso fuera todo lo que era para ella, un cuento de hadas? Quería que volviera, le quería más cerca. Tan pronto como se retiró, el dolor la tragó-. Eres un ancla -dijo.
    Sin un ancla para contrarrestar los contragolpes psíquicos, estaba siempre abierta de par en par a los asaltos. Como alguien nacido autista, no tenía los filtros necesarios para evitar que su cerebro estuviera bajo los constantes ataques de todos los estímulos a su alrededor. Se dio cuenta de que él estaba controlando eso para ella.
    – Si. También Jack.
    Jack. El atractivo. El único que tenía la cara de Ken. ¿Cómo se sentía estando al lado de su hermano cada día, mirando la cara que debería haber tenido? Tenía que doler. No importaba cuan estoico fuera, no importaba cuanto quisiera a su hermano, tenía que mirar esa cara y sentir dolor.
    Mari le estudió mientras inclinaba una cadera perezosamente contra la pared distante, allí en las sombras. Estaba segura de que era un lugar donde estaba más cómodo. ¿Se daba cuenta de que las cicatrices no eran tan obvias como a la luz deslumbrante? ¿De que cuando la oscuridad le tocaba, su cara era casi tan atractiva como la de Jack? Lo dudaba. Era partidario de las sombras porque podía desaparecer en ellas.
    – ¿Y Jack conoce a esta Briony que afirmas que es mi hermana?
    Él suspiró.
    – ¿Vamos a jugar?
    – Eres un soldado, probablemente de operaciones especiales. ¿Cuánto estás dispuesto a entregar? Ni siquiera tu nombre, rango y número de serie. No existes en el ejército, ¿verdad?
    – Sé tu nombre. Es Marigold. Tu hermana me lo dijo. Sufre tremendo dolor cuando trata de recordarte, porque Whitney manipuló sus recuerdos. Ha estado frenética tratando de encontrarte. Whitney mató a sus padres adoptivos cuando se negaron a permitirle ir a Colombia. ¿Sabes por que estaba tan decidido a que ella fuera allí? -No esperó por la respuesta-. Quería que se encontrara con Jack. Quería que le conociera y así él podría continuar con su último experimento. Quiere su hijo.
    Su corazón latió fuertemente en su pecho y la bilis subió otra vez. Esta vez no podría pararla.
    – Voy a enfermar.
    Estuvo allí en un instante, entregándole una pequeña palangana. Era humillante estar en la cama vomitando las entrañas bajo su penetrante mirada. Quería gritarle que se fuera y la dejara así podría rabiar por la injusticia, y la traición. Había sacrificado todo por mantener a Briony a salvo. Todo. Había aguantado su vida estéril, viviendo sin una casa o una familia, no viendo nunca el exterior del recinto a menos que estuviera en una misión, el entrenamiento castigador, la disciplina y los experimentos, todo eso. Lo aguantó sin protestar para que Briony pudiera tener una vida en algún lugar. Ese fue el trato que había hecho de niña, con el diablo. Le había prometido que si cooperaba, Briony podría vivir una vida de ensueño. Podría tener un cuento de hadas. Amor. Risas. Familia. Se suponía que Briony tenía todo eso.
    Ken le entregó una tela mojada para limpiarse la boca. No se encontró con esos ojos brillantes. No podía. Si estaba diciendo la verdad -y de repente sospechaba que así era- toda su vida había sido una mentira, y si Ken veía su cara justo entonces, lo sabría.
    Whitney no cuidaba de los soldados que albergaba en sus recintos. Le había vigilado mientras él hacía sus observaciones sobre todos ellos, sus fríos ojos de serpiente excitados y fanáticos cuando conseguía sus resultados, y enfadados y malévolos cuando no. No eran reales para él -no eran personas- solo sujetos de prueba.
    – ¿Se conocieron en Colombia? -Su voz era un susurro, un sonido estrangulado que estaba demasiado cerca de las lágrimas. Las lágrimas eran una debilidad… una que los soldados no consentían. ¿Cuán a menudo había oído eso cuando era una niña? Los soldados no jugaban. Los soldados eran deber, privaciones y habilidades.
    – No. Sus padres se negaron a permitirle ir y él los asesinó. Ella entró justo después y los encontró. -Su voz era suave, como si supiera que estaba hiriéndola con el relato-. Tiene hermanos, pero como tu, necesita un ancla. Vivir en cercana proximidad sin una, era un infierno para ella a veces. Particularmente cuando era niña, antes de que fuera lo bastante fuerte para construir algunas pequeñas protecciones.
    Mari asintió. Sabía lo que era ser bombardeada con demasiadas emociones, y un niño viviendo en una casa con padres y hermanos habría tenido dolores de cabeza, desmayos, quizás incluso derrames cerebrales.
    – Lo hizo con el propósito de ver cuan dura sería, ¿verdad? Yo estuve en un ambiente controlado y estéril, y ella fue llevada a una casa caótica y concurrida. Quería comparar como lo manejábamos.
    – Eso es lo que creemos.
    – Y quería que tuviera al bebé de tu hermano porque él es genéticamente realzado, ¿verdad?
    Ken asintió.
    – Si. Creemos que te quería a ti embarazada al mismo tiempo.
    Otra vez no hubo inflexión en su voz, ningún cambio de expresión, sus ojos fríos completamente insondables, los suyos hicieron una mueca de dolor, presintiendo el peligro extremo. Era extraño que nunca se moviera, ni siquiera un músculo ondulara, pero el aura de peligro, la tensión de la habitación parecía crecer a veces como si ella apenas pudiera respirar, esperando el desastre. Había estado alrededor de soldados genéticamente alterados durante la mayor parte de su vida -ella misma lo era- y algunos, como Brett, eran crueles; otros eran hombres que ella respetaba, pero todos ellos eran peligrosos. Solamente acababa de sentir algo más en Ken. No podía poner su dedo exactamente en lo que era, pero sabía que nunca querría entrar en combate contra él otra vez. Había tenido suerte.
    – ¿Mari?
    La manera en que dijo su nombre la sacudió. Una caricia. Un roce de terciopelo. Creaba intimidad cuando no había ninguna. Siempre sonaba tan suave. Los hombres no eran suaves. Los soldados no eran suaves. Los hombres como Ken, depredadores, cazadores, no eran suaves. ¿Cómo podía hacerla sentir tan vulnerable con solo su voz?
    – ¿Qué quieres que diga? Si, tienes razón. -Debería haber mantenido su boca cerrada. Cualquiera habría oído la tensión, la ira, el temor reprimido y el dolor. Su vida había sido un infierno desde que Whitney había decidido emparejar a mujeres genéticamente alteradas con soldados. No le preocupaba si las mujeres querían a los hombres; de hecho, parecía encantado viendo cuan lejos estaban los hombres dispuestos a llegar para conseguir la cooperación de las mujeres. Todo estaba meticulosamente detallado y documentado. Y a hombres como Brett no les gustaba fallar.
    – ¿Intentó forzar la cooperación de las mujeres?
    Suprimió una pequeña risa histérica. Era una manera suave de decirlo.
    – Whitney no lo pondría de ese modo. Crea una situación y se sienta detrás a observar. No es lo suficientemente sucio como para forzarnos. Deja eso a los hombres. -Presionó los labios juntos y se dio la vuelta. ¿Cómo podía estar revelando información? Información personal, esencial. Tenía que estar drogada.
    – Whitney es un bastardo de primera clase. -Ken se movió, un ondular de músculos, un deslizar de silenciosos pasos por la habitación hasta que estuvo una vez más a su lado y pudo respirarle en sus pulmones.
    Su palma estaba fría en su frente mientras le retiraba el cabello.
    – Falsificó su propia muerte y ha ido bajo tierra. Alguien en lo más alto le ayuda. Después de que Jack encontrara a Briony…
    – ¿Cómo? Todo esto parece una coincidencia demasiado grande para tragarse. Ha ocurrido que tú eras el tirador cuando suponíamos que protegíamos al senador. Fallaste cuando probablemente nunca has perdido en tu vida.
    – No fallé.
    – Fallaste.
    El Fantasmas de una sonrisa tiró de su boca. Sus dientes blancos destellaron. El efecto fue impresionante. El estómago dio un salto mortal. Incluso sus dedos rotos sintieron un hormigueo, dedos que él había aplastado. Recordó el rápido ataque, tan rápido que él parecía una mancha en movimiento. Incluso aunque había tratado de cumplir sus promesas a las otras mujeres, había admirado su eficiencia.
    – Dime -instó ella.
    – Empezó con el Senador Freeman. Volaba sobre el Congo, sobre territorio enemigo, y su avión bajó. Misteriosamente. El General Ekabela, quien era célebre por torturar prisioneros no tocó al senador, al piloto, o a cualquiera que viajara en el avión. Como mínimo el piloto debería haber sido asesinado. -Esperó un momento, dejando que las implicaciones penetraran-. Se suponía que Jack lideraría una misión de rescate y sacaría al senador. Las órdenes vinieron pero Jack estaba todavía en Colombia. Se topó con inconvenientes allí, así que tomé su lugar.
    – Lideraste el equipo en territorio enemigo para liberar al senador y a su gente, pero las cosas no salieron bien. -Su mirada vagó por las terribles cicatrices.
    – Estaban esperándonos. Nos tendieron una emboscada y quedé aislado de mi unidad. Estaban definitivamente detrás de mí, dejándome solo y enviando a tantos soldados que no tuve ninguna oportunidad. Mis hombres liberaron a los prisioneros y yo fui capturado.
    Otra vez, le chocó la completa falta de inflexión en su voz. No mostraba ninguna emoción cuando ella sentía las emociones como un volcán furioso agitándose bajo la tranquila superficie. No podía imaginar lo que tenía que haber sido el dolor, o el miedo.
    – ¿Cuánto tiempo te tuvo?
    – Una eternidad. Sabía que Jack vendría a por mí. Más tarde averigüé que habían sido hechos tres intentos de rescate, pero los rebeldes me movían constantemente de un campo a otro. Cuando Jack me encontró, estaba en bastante mala forma. No recuerdo nada excepto ver su cara. No habían dejado mucho de mí.
    – ¿Ekabela te cortó?
    – Me cortó en pequeños trozos y entonces despellejó mi espalda. La peló, como esos ciervos en el porche del senador.
    – Así que tenías razones para que querer muerto al Senador Freeman. -Hizo la declaración en voz baja, mirando su cara en busca de una reacción.
    – Todavía lo quiero muerto.

Capítulo 3

    – Bien, por lo menos no me mientes.
    Mari contuvo la respiración, temiendo moverse. Había pasado de la sospecha a la certeza y ahora tenía que retroceder.
    – ¿Por qué sería alguien lo suficientemente estúpido enviando a un experto tirador a proteger al senador cuando él claramente tenía una razón para verle muerto? Tiene poco sentido.
    Ken encogió sus anchos hombros.
    – ¿Por qué voy a negarlo? Pensé en matarlo y así ahorrarle a todo el mundo la molestia. También Jack. Pero apestaba demasiado, como algo preparado para mí. Si alguien había ordenado matarle, entonces estábamos justo allí, los tontos para ver la caída. ¿Por qué se nos ordenó a nosotros proteger a ese hombre?
    – En efecto, no tiene sentido -contestó ella evasivamente.
    – Por curiosidad, ¿cómo puedes estar adiestrada como francotirador cuando no tienes un ancla? Briony no puede usar un arma contra nadie sin terribles repercusiones.
    – Tengo un ancla. Me hace olvidar las secuelas de la violencia.
    – Tu centinela.
    Ella inclinó la cabeza, observando su cara. Las sombras oscilaron en sus ojos plateados, volviéndolos gris oscuro, dándoles una apariencia infernal, como si de un momento a otro pudieran soltar llamas.
    Apretó la mandíbula. No estaba hecho de piedra, como quería hacérselo creer.
    – ¿Tu centinela está emparejado contigo?
    ¿Había irritación en su voz? No, realmente. Pero la alerta se había intensificado.
    – No, es un amigo. ¿Mataron a alguno de mi unidad?
    – No pregunté. Puedo hacer que Jack lo averigüe. Fue extraño que en el momento en que te dispararon, todo el mundo en tu unidad hiciera retroceder al senador y regresaran para tratar de protegerte. ¿Por qué harían eso?
    Sean tenía que haber resultado herido. Era el que había estado más cerca de ella y debería haber logrado posicionarse antes que el enemigo. Elevó una silenciosa oración para que todavía estuviera vivo. Era un buen soldado y lo más cercano a un amigo masculino que había tenido.
    – No puedo contestar a eso.
    – Me parece haberte dado un montón de información, pero tú no me das nada a cambio.
    Ella daba más de lo que recibía, y los dos lo sabían.
    – Si fuera simplemente mi vida la que arriesgaba, entonces te diría lo que quieres saber. No le debo lealtad a Whitney, o no habría salido sin permiso y tratado de acercarme al senador.
    – ¿Proteges a los demás, a las mujeres, no es cierto? -preguntó con un hilo de voz.
    El hielo se resquebrajó un poco, lo suficiente como para dejar escapar una ola de calor.
    – Las lastimará si no regresas.
    Ella no dijo nada, su corazón palpitaba. ¿Era tan transparente? Whitney mataría a alguna de ellas. Había comenzado con siete, todas conviviendo juntas en ese miserable complejo, una vida de deber y disciplina donde pocas cosas del mundo exterior estaban permitidas y todo se grababa. Habían aprendido a moverse entre las sombras y a cronometrar las cámaras para evitar ser detectadas. A hablar bien entrada la noche, reuniéndose en el cuarto de baño con el agua corriendo y conversando con señas, hasta que Marigold descubrió que podía construir un puente telepático y así poder comunicarse entre ellas. Esas mujeres eran su familia. Había aceptado su vida y estaba orgullosa de sus habilidades, hasta que Whitney cambió todo.
    Cami protestó y trató de escapar. Fue atrapada y Whitney ordenó que diera un nombre. Una de las otras mujeres, Ivy, salió fuera, y unos pocos minutos más tarde se oyeron disparos. Hubo sangre en las paredes, pero nadie vio el cuerpo. Trataron de auto-convencerse que realmente no la habían matado, pero nadie trató de escapar a partir de entonces.
    – Por eso intentaste suicidarte. Si estuvieses muerta, entonces no tendría una razón para castigar a las demás. Y tu unidad sabía que podía matar a una de las otras mujeres, una mujer con quien podrían ser emparejados. -Soltó suavemente una maldición conteniendo el aliento-. Alguien tiene que matar a ese hijo de puta y rápido. ¿Por qué pensaste que el senador te ayudaría? Es amigo de Whitney. Ha estado ayudándole.
    Ella arqueó la ceja.
    – Tú no sabes nada acerca del senador.
    Ken estudió su cara. Le había causado una serie de rápidos sobresaltos. Estaba dopada, sus ojos desencajados, y las noticias sobre su hermana la habían dejado totalmente fuera de juego. Las revelaciones acerca de Whitney le dieron un poco de confianza. Sus suposiciones acerca de las amenazas hacia las otras mujeres habían sido correctas. Whitney no se preocupaba por los sujetos humanos ya que todos ellos eran prescindibles. Frunció el ceño. Tal vez no las mujeres. Podría hacer más súper-soldados, pero sería difícil encontrar a mujeres sobre las cuales tuviera datos casi desde su nacimiento.
    – Cuéntame acerca del senador Freeman.
    – No es amigo de Whitney. No se llevan bien. Creo que fueron juntos a la escuela, pero el padre del senador y Jacob Abrams son buenos amigos. Ambos han tratado de evitar que Whitney hiciera numerosos experimentos. Han hablado con él muchas veces. Los he oído. Le dijeron que se detuviera, que estaba haciendo peligrar todo.
    – El senador Freeman desaprueba rotundamente las cosas que ha hecho Whitney -continuó ella-. Delante de Whitney, reprobó a su padre por formar parte de los experimentos. No hay manera de que el senador pudiera traicionar a nuestros hombres y a nuestro país por Whitney. Si su avión aterrizó en el Congo, y allí hay algún tipo de conexión entre Ekabela y Whitney, sucedió porque Whitney quería al senador muerto. Jacob Abrams probablemente dio la orden para que tú entraras y rescataras al senador, no Whitney.
    ¿Has oído hablar de Jacob Abrams? Ken localizó mentalmente a su hermano.
    Gran banquero. Forrado. Tal vez más que Whitney. Definitivamente un billonario que tiene mucho que ver con el mercado de valores mundial. Considerado un genio. No sé mucho acerca de él, pero le haré vigilar por Lily. Ella lo sabrá. ¿Por qué?
    Mari descartó su nombre, dijo que es un amigo del senador y ambos no están demasiado contentos con Whitney, quien va a poner todo en peligro. Lily deberá comprobar si el padre del senador, Whitney y Abrams fueron juntos a la misma escuela.
    – Estás hablando con alguien -dijo Mari, pasando una mano por su sien. Había acusación en su voz y reprimenda en sus ojos.
    – Con mi hermano. ¿No dijiste que hablabas constantemente con tu hermana cuando estabais juntas?
    Mari frunció el ceño, pensando en eso. Había sido hace tanto tiempo. La telepatía era fuerte entre ellas. Por supuesto que habían hablado, apenas sin pensarlo, compartiendo cada pensamiento. ¿Estaba celosa de su hermano y de esa fuerte unión? ¿O era suspicaz porque era el enemigo? Debería saberlo, pero si era honesta consigo misma, no tenía ni idea de cuál era la respuesta.
    Sospechaba que era envidia.
    Frustrada y avergonzada por su falta de disciplina, trató de mover la pierna. Una agonía desgarradora se deslizaba por su vientre. Ahogó un gemido apretando un puño contra la boca y mordiendo fuertemente su mano, le dio la espalda a Ken, incapaz de parar las lágrimas que ardían en sus ojos.
    Su mano estaba allí, balanceándose sobre ella.
    – Coge aire. Debes necesitar tus medicinas otra vez. Te han disparado. Tuvimos que operarte después que a Nico, y al estar alterados genéticamente, debéis cicatrizar rápidamente, pero vais a tener que tomaros un tiempo.
    Jack, necesitamos medicinas aquí, ahora. Está tan pálida que parece que va a desfallecer.
    Ya voy. Sujétate los pantalones.
    – No tengo tiempo. ¿No me oyes?
    Ella no podía recordar lo que le había contado sobre las otras mujeres. Si no regresaba, entonces Whitney les podría hacer daño. No tendría más oportunidades; tenía que regresar. El dolor aumentaba, expandiéndose a través de su sistema, haciéndola incapaz de enfocar la mirada correctamente. Había algo acerca del sistema genéticamente realzado que les permitía eliminar el efecto de la droga mucho más rápido, pero en esta ocasión no era un beneficio.
    – Por ahora Whitney sabe que te dispararon. Tratará de atravesar la cadena de mando para localizarte. Cualquiera que pertenezca a nuestros equipos le va a encerrar y fustigar con preguntas y más preguntas. Whitney no tocará a las otras mujeres porque no las puede reemplazar. Los hombres son prescindibles, las mujeres no.
    – Whitney mató a mi amiga Cami cuando trató de escapar.
    Él guardó silencio un momento.
    – ¿Hay algún testigo que lo presenciara?
    Negó con la cabeza.
    – Sólo la sangre que quedó después.
    – Tú no viste su cuerpo y Whitney es un maestro de la ilusión. Mi sospecha es que fue llevada a otra de las instalaciones.
    – Pero tú no lo sabes.
    – No, pero nosotros hemos tenido un montón de tiempo para estudiar a Whitney.
    – ¿De verdad? -Su voz sonó con sorna-. Pasé mi vida en sus instalaciones, con sus experimentos. Es un megalómano. Cree que las reglas no valen para él y que es más listo que cualquiera. Cree que todos los demás son ovejas y que las puede manipular sin dificultad. Y puede… lo hace continuamente.
    – Es sólo un hombre, Mari -dijo amablemente.
    – Si los hombres como el senador y Jacob Abrams no le pueden mantener bajo control, ¿cómo podemos nosotros? Si ordenó un golpe contra uno de ellos, entonces cuenta con los medios para poder terminarlo.
    – Tal vez -dijo Ken.
    ¿Qué diablos te entretiene tanto, Jack? Ella esta temblando y comienza a sudar.
    Jack apareció en la habitación.
    – Lo siento. Llamó Kadan.
    – Podía esperar. -La voz de Ken fue brusca. Clavó la aguja en el intravenoso-. Te sentirás mejor en unos pocos minutos -reconfortó a Mari, con su pulgar deslizándose sobre su piel como si fuera de forma casual-. En caso contrario, llamaremos al doctor.
    Había preocupación en su voz, pero su cara era tan inexpresiva como siempre.
    No la ayudaba a comprenderle mirar la cara de su hermano. Jack tenía un par de cicatrices que le recorrían un lado de la cara, como si Ekabela hubiera colocado sus manos y las hubiera arrastrado por ella. Sólo servían para añadir más belleza a su cara. Le daban un aspecto rudo que era intrigante. La cara de Ken era una cuadrícula de cicatrices, dándole la apariencia de alguien muy atemorizante. Un niño correría al verle.
    Ella sintió su mirada y giró la cabeza para clavarle la mirada con un brillo intenso. Mostró una pequeña sonrisa.
    – Vosotros dos tenéis la misma mirada. Hace el mismo gesto con la mandíbula que tú.
    Él sumergió un trapo en agua fresca y limpió las gotas de sudor de su frente.
    – ¿Cuánto tiempo crees que tenemos antes de que encuentren este lugar?
    – ¿Con las conexiones de Whitney? Si usara un helicóptero o cualquier empleado militar o personal de los soldados robots, tendrá la información en pocas horas.
    – Eso pensaba. Te trasladamos una vez después de la operación, pero tuvimos que usar un helicóptero. Vamos a tener que trasladarte nuevamente.
    – Déjales que me atrapen.
    – No. -Su voz fue suave con un siseo bajo y enviando escalofríos a través de su cuerpo-. Ya hemos llamado al helicóptero. Cuando te despiertes, estaremos en otro refugio.
    – Y será cuestión de horas que tenga esa información. De todas formas nos alcanzará y alguien resultará muerto.
    – Tendremos que esperar para poder quitarte el intravenoso. El doctor dice que otras veinticuatro horas. Podemos esperar.
    A ella le impactó lo que dijo: Cuando te despiertes.
    – Me has drogado.
    – No soy estúpido. En el momento que pensaras en tus seres queridos, usarías la telepatía para llamarlos. Por supuesto que te drogué. ¿Piensas que no vi tu cuerpo cuando cortaron totalmente tu ropa? Alguien se ensañó como un diablo golpeándote con un bastón.
    Su voz era tan baja que apenas podía fijarse en los destellos de furia reprimida. Él se subió despacio la camisa para mostrar el cruce de cicatrices, grandes y profundas, como formando un mosaico con trozos de varios colores en su cuerpo.
    – Sé lo que se siente al haber sido cortado y despellejado como un animal, que te traten como si no tuvieras derechos ni sentimientos, al final no eres nada.
    – Detenlo.
    Ken se dio media vuelta, así que pudo ver el desastre de su espalda, las numerosas suturas en la piel y las terribles cicatrices que permanecían en el que una vez fue un hombre bello.
    Se dio la vuelta aproximándose, su cara cerca de la de ella, sus ojos plateados feroces, estables y completamente implacables.
    – He visto lo que te hicieron y no vas a volver allí.
    – Detenlo -susurró-. No digas nada más.
    La había reducido a una criatura indefensa, gateando a través del suelo, dando a entender que nunca mendigaría misericordia. Nunca la pidió. Se vio a sí misma a través de esos ojos plateados, no al soldado que le ordenó respeto, pero ese animal, medio loco por el dolor y la desesperación, roto y sangrante, sin esperanza.
    De toda la gente en el mundo, tenía que ser Ken el que viera el desastre que Brett había hecho de su cuerpo. “Puedo esperar toda la noche, Mari; me darás lo que quiero de todas maneras. Puedo hacer bastante más daño, pero eso no me importa”. Avergonzada, empujó la manta más cerca a su alrededor, mientras las palabras de Brett hicieron eco en su mente. Por supuesto que no había tocado su cara. Whitney le habría matado, pero tarde o temprano, las amenazas de Whitney no serían suficientes para disuadir a Brett. En cierto modo sintió lástima por él. Whitney lo había programado, le había convertido en un animal que ya no distinguía lo malo de lo bueno, solamente lo que quería, y él quería a Mari. Integraría el equipo que iría por ella, y mataría a cualquiera que se interpusiera en su camino.
    Estiró la mano para tocarse la cadera. Había un vendaje allí. Habían encontrado y quitado el dispositivo rastreador que Whitney le había implantado. Debería haber sabido que lo encontrarían. Sabía que su equipo podría encontrarla rápidamente, usando ese sistema rastreador, pero ahora tendrían que confiar en Whitney o en Abrams y sus contactos militares y eso llevaría bastante tiempo. Allí había pocas huellas que condujeran hacia los Caminantes Fantasmas y nadie llevaba identificación. Si murieran durante una misión, serían enterrados silenciosamente, sin que nadie se enterara, porque nadie sabía de su existencia.
    Ken se bajó la camisa, cubriendo la serie de cicatrices de su estómago, desapareciendo cada vez más hasta llegar a sus pantalones vaqueros. Se recostó sobre ella. Su mano extendiéndose a lo largo de su garganta, señalaba con el dedo haciendo una cruz, haciéndole una caricia sobre su piel sedosa. Un susurro suave, sus labios en su oreja, su respiración se volvió cálida, como ráfagas de calor a través de su cuerpo.
    – No vivo con las reglas de nadie. Tengo mis propias reglas.
    Ella envolvió los dedos alrededor de su muñeca, un brazalete que le daba media vuelta, pero sus dedos excavaron en su piel, en las cordilleras de sus cicatrices que bajaban como látigos.
    – No dejes que nadie más me vea. Especialmente Briony.
    Ken cerró sus ojos y presionó su frente contra la de ella. Era un infierno para él estar así de cerca y no poder tocarla. Aún con sangre, sudor y las drogas, su perfume le volvió loco. El experimento de Whitney de atraer a una pareja a través del perfume era más que un éxito. Pero más que una necesidad física, sentía la urgente necesidad de protegerla. Tal vez había sido la visión de su cuerpo quebrado y estropeado cuando habían cortado totalmente su ropa. Tal vez había sido el sonido de Nico y el cirujano jurando, o el siseo de rabia de Jack. Todo lo que podía recordar fue sentir el impacto como un punzón en su intestino, y entonces más tarde, cuando la habían girado para examinar su espalda, sintió que su corazón estaba rasgando su cuerpo.
    Sabía que había monstruos en el mundo, se había encontrado unos pocos, y destruido otros tantos, pero ¿Quién querría hacerle esto a una mujer? Alguien como su padre. Abruptamente empujó su mente en esa dirección.
    – ¿Estás bien, Ken? -preguntó Jack, tocándole el brazo.
    – Te lo juro Jack, es como volver a pasar por eso otra vez. Primero los venados y luego Mari. No creo que vuelva a cerrar los ojos otra vez.
    – Tenemos que salir de aquí. No nos aventuremos a estar aquí más tiempo.
    – Me quedaré atrás. Llévala a un lugar seguro y descansa. Me aseguraré que no puedan venir a buscarnos.
    – No puedes matarlos a todos, Ken. Y en todo caso, no conocemos quiénes son los tipos malos. Dijo que no estaban allí para matar al senador, se supone que le protegen. Si la orden fue dada de ese modo, entonces no eran tan diferentes de ellos. La quieren de vuelta ¿por qué no dejamos atrás a un Caminante Fantasmas?
    – Uno de ellos le hizo esto.
    – No sabemos cuál de ellos.
    Ken se incorporó lentamente y giró la cara hacia su hermano.
    – No quiere que Briony lo sepa.
    – Briony no es ninguna cría. No le miento, ni siquiera por ti, y no me preguntes, Ken. -Jack extendió sus manos-. Dejémosla en el helicóptero y ordenemos todo esto después. La llevaremos a la casa pequeña que Lily nos alquiló y nos quedaremos unas cuantas horas. La furgoneta nos irá a buscar allí y podremos desaparecer con ella.
    – ¿Vas a traer a Briony?
    Jack negó con la cabeza.
    – Es demasiado peligroso. Está embarazada y Whitney la quiere. No estoy dispuesto a arriesgar su vida, aunque quiera ver a su hermana. Se queda ahora con Lily en la casa grande. Kadan y el equipo de Ryland la protegerán mientras salimos a toda prisa.
    – Quieres decir que mientras, averiguaremos cómo usar a Mari en nuestro pequeño juego con Whitney.
    Jack empujó la camilla hacia la puerta, ignorando el tono de voz de su hermano.
    – Regresará a la primera oportunidad que tenga. Ken, no puedes confiar en ella. La has oído, la has visto. No es Briony, aunque se parezcan tanto. Es tan sencillo como que te puede arrancar el corazón con las uñas si le quitas los ojos de encima. No olvides eso. En este punto, no le confiaría la vida de Briony, y mucho menos la tuya.
    – No lo he olvidado -Ken se colgó el rifle alrededor del cuello, comprobó sus armas y su cinturón de municiones-, simplemente no estoy dispuesto a darle la espalda para que alguien le haga daño.
    – No te impliques con ella. Es nuestra prisionera. Y fácilmente podría cortar tu garganta o la mía. No sabemos nada acerca de ella. Es capaz de funcionar con lo justo. Está adiestrada como un soldado, así que su prioridad es escapar.
    – Entendido, papá -dijo Ken.
    Jack paró tan de repente que Ken cayó sobre la camilla. En sus ojos se reflejaba un destello de espadas aceradas blandiéndose sobre la cabeza de Mari.
    – Voy a cuidar de ti, Ken, te guste o no. ¿Piensas que no sé cómo te alteró cuando vimos los restos de los huesos de los venados? Te estabas identificando con ellos.
    – Tal vez, pero no dejaré que nadie lleve a esta mujer ante Whitney.
    – Si regresa, entonces la podremos seguir, podremos rescatar a los demás, y podremos sellar el culo de Whitney -señaló Jack-. Todo eso me suena muy bien.
    – ¿Alguna vez alguien te ha dicho que eres un hijo de puta sediento de sangre? -preguntó Ken.
    – Sí -asintió Jack-. Más de una vez.
    – Pues bien, es cierto.
    Ken cogió a Mari entre sus brazos mientras Jack balanceaba su pierna cogiendo el instrumental médico.
    El helicóptero estaba a unos metros. Nico esperaba, rifle en mano, investigando el área de alrededor en busca del enemigo.
    – Tú siempre piensas en términos de matar, Jack. Pensé que una vez que estuvieras con Briony, lo dejarías.
    Jack se encogió de hombros.
    – Es más fácil que hablar de estupideces con todo el mundo de la forma que tú haces. Cuando terminas de dirigirles la palabra, nos percatamos de que tenemos que matarlos de todos modos. Así te ahorro el problema.
    Ken frunció el ceño a su hermano.
    – Te darás cuenta de que todo el mundo piensa que eres un niño bonito, ahora que mi cara está llena de cicatrices. No va bien con tu imagen de “Doctor Muerte”.
    – ¡Niño Bonito! -Exclamó Jack-. Si no tuviera las manos ocupadas, te pegaba un tiro por ese comentario.
    – ¿Quieres decir que Briony no te dijo lo guapo que eres cuando estuvisteis los dos solos anoche?
    – No pienso decírtelo. -Amenazó Jack.
    Ken sonrió repentina y genuinamente esta vez.
    – ¿Lo hizo, no?
    – Piensa que parezco grosero y duro -corrigió Jack.
    – Oye, Nico -gritó Ken cuando se subían al helicóptero, no era nada fácil intentar tratar de resguardar la pierna de Mari con tanta sacudida-. ¿Crees que Jack es aquí el niño bonito?
    Nico recorrió con la mirada la cara de Jack y sonrió abiertamente.
    – Si, estoy de acuerdo, es un ardiente bebé que vuelve locas a todas las mujeres.
    – Iros los dos al infierno -dijo Jack.
    Ken se marchó dando media vuelta, dejando a Mari en su sitio, cuidadosamente asegurada en la pequeña camilla. Jack aseguró el equipo médico y Nico se sentó en el asiento del piloto. Esperaron al doctor, el cual corría tras ellos llevando el resto de suministros que necesitaban. Eric Lambert era un buen doctor y a menudo auxiliaba a los Caminantes Fantasmas, aunque no estaba realzado físicamente ni psíquicamente. Sabía mucho de terapia genética y estaba interesado en los experimentos de Whitney, era muy brillante, así que, era a menudo el hombre al que Lily mandaba fuera, al campo para proteger a los Caminantes Fantasmas. Fue el cirujano que salvó la vida de Jesse Calhoun cuando recibió varios disparos deliberadamente en las dos piernas. Jack y Ken fueron amables con él, simplemente porque Jesse era su amigo y ellos no habían tenido muchos amigos reales.
    Ken se movió para preparar una habitación para él.
    – ¿Estás nervioso, Doc?
    – No, no dispares a nadie.
    Jack bufó.
    – Mira, no es como yo. Sabe que dices un montón de tonterías y que al final les disparas de cualquier manera.
    Ken entrecerró sus ojos al tiempo que Eric se levantaba para observar a su paciente.
    – Su pulso es más fuerte de lo que pensé que estaría con la dosis que le dimos. Me gustaría tomar alguna muestra más de sangre. Pienso que se cura más rápido de lo que pensamos. Whitney incluyó un par adicional de cromosomas cuando los alteraba genéticamente a todos vosotros y eso le da un sinnúmero de código genético con el que trabajar. Mientras más los estudio, más me percato de que no sabemos ni la tercera parte de lo que pueden hacer.
    – Le han sacado demasiada sangre -objetó Ken-. Ha sido utilizada como un cerdo de guinea para los experimentos de Whitney durante toda su vida. No pienso que sea necesario que nosotros hagamos lo mismo con ella.
    Como siempre Eric sonó humilde, pero Ken oyó la nota preventiva en su voz y recorrió con la mirada a Jack, el cual simplemente negó con la cabeza. Eric se echó para atrás en su asiento.
    – Necesitamos entender qué está pasando con todos ustedes -añadió-. Si se cura más rápido y puede expulsar los calmantes a través de su sistema, entonces necesitamos saberlo. No quisiéramos estar en medio de una operación complicada y que uno de vosotros se despertara de repente.
    Eric se hundió en el asiento y se aferró como si el helicóptero despegase. Nunca le había gustado volar.
    Ken recordó, y deberían estar agradecidos, de que estuviera siempre dispuesto a ir cuando uno de ellos resultaban heridos, pero en lugar de eso, Ken sintió un torbellino de emociones que realmente no podía identificar.
    Apretó los dientes cuando le vinieron inesperadamente las imágenes de despertarse en mitad de la operación, como Eric planteó. ¿Era ese el tipo de experimento que Whitney dirigía regularmente? De todas formas, amaba la ciencia y no vivía para nada más. ¿Estaba su mente tan retorcida que podía hacer pasar a un ser humano por ese tipo de tormento una y otra vez simplemente para ver los resultados? Ken había sido torturado, sabía lo que era sentir el corte de un cuchillo sobre su piel mientras estaba completamente despierto e incapaz de contraatacar. La idea de que Whitney podría haber hecho lo mismo a otro ser humano en nombre de la ciencia le ponía enfermo.
    Un pequeño escalofrío le traspasó y tuvo que aguantar una oleada de náuseas. ¿Por qué volvía todo eso otra vez después de todos estos meses? Su estómago latió, y muy, muy débilmente podía sentir el dolor que le recordaba su mente, una agonía a través de su cuerpo, oía ecos de una risa loca a través de su cabeza. ¿Estaba finalmente perdiendo el juicio? La furia en su interior, que seguía tan cuidadosamente encerrada, subió a través de su estómago y garganta hasta que quiso gritar y hacer trizas a alguien con sus propias manos desnudas. Las gotas de sudor cayeron de su frente encima de su brazo. Por el modo que su mente distorsionaba nunca más vería la sangre como un algo más de color rojo, por eso era incapaz de decir si las gotitas de sudor, eran simplemente una ilusión, o sangre real.
    – Ken -dijo Jack, con voz aguda.
    Sus ojos se cruzaron a través de la camilla cuando el helicóptero vibró, sacudiéndolos como si volaran a través del aire, rozando las copas de los árboles. Ken apenas podía aguantar ver el conocimiento y la compasión en los ojos de su hermano. Su boca se quedó seca, pero logró arrancarle una leve sonrisa con astucia, la que guardaba para momentos como este. Estaba bien, muy bien. Le habían robado su piel, su aspecto en general, incluso su virilidad, y habían convertido su cuerpo en algo peor que una película de terror, pero él estaba muy bien. Ninguna de las pesadillas, ningún grito, simplemente el destello de una sonrisa abierta, diciendo al mundo que un monstruo no vivía y respiraba dentro de él, arañándole con sus garras, queriendo salir y aniquilar a todo el mundo que le rodea.
    A veces Ken pensaba que el monstruo le abriría la barriga de un tirón para salir fuera. Jack pensaba que quería contárselo a todo el mundo para morir. Él era el gemelo bueno. El gemelo con la vida fácil, el que se llevaba bien con todo el mundo. Sus dedos cerrados en sus puños, apretados, y luego, consciente de lo que le transmitía a su observador hermano, extendió los dedos delante de él. Estable como una roca. Siempre podría contar con eso. Su mano podía estar llena de cicatrices, sus dedos no tan flexibles como deberían, Ekabela y sus sádicos amigos habían cometido el error de mutilarlos pero no de quitarles la habilidad para disparar. Estaban demasiado ansiosos de dedicarse al placer de rajarle en otros muchos lugares más dolorosos y atemorizantes.
    Desvió la mirada de su hermano. Jack podría leer su mente. Caramba, habían estado entrando silenciosamente por sus mentes desde que eran niños y empezaban a andar. Incluso entonces había sido auto conservación. Aprendieron a una edad temprana a contar sólo con el otro. Jack le conocía demasiado bien. Sabía que el monstruo que vivía en el interior de los dos estaba demasiado cerca de la superficie durante estos días. Jack tenía que estar preocupado porque Ken no fuera capaz de contenerlo. La locura era una posibilidad muy real que había que afrontar.
    El doctor Peter Whitney era un hombre con demasiado dinero y poder. No creyó que las reglas estuvieran hechas para alguien como él, y desafortunadamente tenía el apoyo de algunos hombres muy poderosos. Jack y Ken, como varios otros hombres en las fuerzas armadas, habían caído por su entusiasmo en los experimentos psíquicos.
    En aquel momento tenía un sentido perfecto para elegir y entrenar a hombres de todas las ramas del servicio de las Fuerzas Especiales poniéndolos a prueba para ver su potencial y el uso de las habilidades psíquicas. El doctor realzaría el talento inherente y crearía una unidad de hombres que podrían salvar vidas con sus habilidades.
    Whitney no había dicho una sola palabra acerca del enlace de genes y de terapia genética. No había mencionado el cáncer, ni la hemorragia cerebral, ni cualquier apoplejía. Nunca había admitido que enfrentaría inconscientemente a un hombre contra otro. Y nunca mencionó un programa reproductor, usando feromonas para aparear a un súper-soldado con una mujer.
    Ken palpó los implantes de sus sienes. Whitney no los había ocultado muy cuidadosamente, o tal vez sí. Tal vez sabía sobre el padre de Jack y Ken, era sumamente celoso y estaba tan obsesionado con la madre de ambos, hasta el punto que no podía aguantar compartirla con sus niños. La obsesión era una palabra muy fea, y en Whitney ciertamente se había agravado por el demonio de gemelos que enfrentaba diariamente. Habían jurado que nunca se arriesgarían a convertirse en el hombre que fue su padre, pero ambos ya habían sido elegidos, sin su conocimiento, para participar en el experimento de reproducción de Whitney.
    Por supuesto que él sabía del viejo, dijo Jack. Es la razón por la que Whitney nos escogió. Somos los ganadores. Nos ha emparejado con gemelas y al final estará esperando placenteramente ver los resultados.
    Estás dando palos de ciego, hermano, contestó Ken. Quieres saber si estoy afectado de alguna manera por la fragancia de Mari.
    ¿No es así?
    Ken recorrió con la mirada a su hermano. No podía decir nada, y menos algo relacionado con Mari. Ella tuvo una oportunidad entonces, una pequeña, pero al fin y al cabo una oportunidad cuando él pensó que todos estaban perdidos. Nunca había visto películas dramáticas y no iba a vivir una vida así sin duda alguna, no se lo iba a permitir a Jack y Briony y tampoco querría vivir una con Mari. Whitney estaba condenado y sus experimentos también. Si fuere necesario Ken saldría a cazarlo.
    ¿No? Repitió Jack.
    Deberías saberlo si así fuera, ¿no?
    Jack maldijo por lo bajo.
    Esa no es una respuesta y lo sabes.
    Ken se encogió de hombros, haciéndolo tan natural como podía.
    Evidentemente, mis genes no están tan solicitados como los tuyos.
    Jack entrecerró sus ojos y miró enfadado a su gemelo. La sospecha se abría en la mente de Ken. Jack no estaba para nada satisfecho con su respuesta.
    Estás actuando como un poseso con ella.
    Le disparé. Es la hermana de Briony, no es simplemente una hermana, es su hermana gemela. Si esto no acaba bien, ¿de verdad piensas que Briony va a estar de acuerdo con eso? No puedes estar cerca de Mari, porque si muere, entonces Briony te culpará quiera Mari o no. Es la naturaleza humana. No puedes, Jack. Tienes que dejar que me ocupe de esto.
    Jack apartó los dedos de su pelo, en un raro momento de agitación.
    No está bien. Porque cuidando de mí, destruirás tu relación con Briony.
    No estoy casado con ella. Y eso es lo que hacemos. Cuidarnos uno al otro.
    Recuerda eso si decides tomar cualquier riesgo innecesario solamente para protegerme junto con mi esposa.
    No sabía que fuera un riesgo innecesario. Ken lanzó una pequeña sonrisa abierta, arrogante a su hermano que se disipó al verle relajado.
    Nico maniobró el helicóptero sobrevolando suavemente la casa que Lily Whitney Miller había alquilado para ellos. Una mujer genial, fue la única huérfana que Peter Whitney había criado como si fuera su propia hija, y la traición que sintió al saber que todo era mentira, fue devastadora. Casada con un Caminante Fantasmas, Ryland Miller, había abierto su casa, una hacienda enorme, y sus recursos, para los Caminantes Fantasmas. Fue Lily la que encontró formas de construir escudos para proteger sus cerebros de un asalto continuo. Y fue Lily la que atajó el cáncer de Flame. Y fue siempre Lily quién estuvo un paso por delante de su padre para conservar a los Caminantes Fantasmas a salvo. Cuando no sabían dónde esconderse, la llamaban.
    Tan pronto como el helicóptero tocó tierra, Nico saltó. Eric levantándose de su asiento se inclinó sobre su paciente, otra vez, para auscultar su corazón. Su mano se deslizó por el brazo hasta que encontró la muñeca, buscando su pulso.
    La mirada fija de Ken se lanzó sobre su mano, deslizándose sobre la carne desnuda de Mari, y un rugido de protesta sonó profundamente en su pecho. El hombre primitivo y feo, el monstruo de su interior rechinaba los dientes y daba arañazos para ser libre.
    – ¿No has escuchado su ritmo cardíaco? -Preguntó Ken, conservando la voz baja-. ¿Algo anda mal y no nos lo dices?
    Eric giró la cabeza con el ceño fruncido.
    – Ha perdido una gran cantidad de sangre y nosotros sólo le podemos dar…
    Su voz se cortó abruptamente cuando Mari le cogió del cabello, sacudiéndole para arriba y abajo con fuerza. La mano se deslizó hasta su cinturón, cogiendo el cuchillo y poniéndolo alrededor de su garganta.
    Jack sacó su pistola, apuntándola entre los ojos.
    – Voy a meterte una puta bala en la cabeza si no tiras el cuchillo ahora mismo.
    Su voz fue baja y atemorizante, sintiendo cada palabra.
    Mari apretó la empuñadura del cuchillo, empujándola contra la garganta del doctor.
    – Quita el intravenoso. Si me disparas tendré tiempo para cortarle la garganta.
    – Tal vez, pero no creo -dijo Jack- y de todas formas ya estarás muerta.
    – ¡Cálmense!
    Ken se movió manteniéndose a la vista de Mari. Sus ojos eran puro mercurio, como una cuchillada de acero líquido.
    – Esto sólo puede terminar mal, Mari, y nadie quiere eso.
    Ken se deslizó lentamente hasta la parte de atrás del helicóptero, estaba muy tenso, era una mezcla de músculo y tendón, tan intimidante como el infierno.
    – ¡Quieto! -dijo ella apretando los dientes y la empuñadura del cuchillo hasta que sus nudillos se volvieron blancos.
    Aléjate de ella Ken, no te pongas en medio. La mataré ahora mismo, advirtió Jack.
    – No es necesario, no puede ir a ninguna parte.
    – Es la jodida verdad, la voy a echar fuera.
    – Cálmate y piensa en esto -dijo Ken.
    No se percató de la advertencia, y no se quedó quieto.
    – Todavía tienes un catéter dentro. ¿Hasta dónde piensas que vas a llegar con eso dentro?
    – El doctor te va a decir cómo quitártelo. Lo digo en serio, Doc, desengancha el intravenoso y hazlo ya.
    – Jack no es un buen hombre, cariño -dijo Ken.
    – Tiene buena pinta y una voz suave, por lo que te puedes llevar una impresión equivocada de él. ¿Recuerdas cuándo te conté cómo me sacó del campamento de Ekabela? Lo capturaron y escapó. Ahora, cualquiera en su lugar continuaría corriendo, especialmente cuando está en medio de territorio rebelde, pero Jack no. -Su voz era suave e invitaba a conversar, como si los dos estuvieran sentados a una mesa.
    Seguía acercándose, acechando, como un cazador en un puesto silencioso, haciéndola sentir pequeña y vulnerable. ¿Estaba a bastante distancia? No parecía tener un arma, pero estaba repentinamente aterrorizada. No del hecho que pudiera cortar la garganta de un hombre, o de que Jack le disparara, pero sí de esos ojos brillantes que no le dejaban de mirar, unos ojos tan fríos que se hizo añicos.
    – Mantente lejos de mí -dijo, con voz sofocada.
    – Jack regresó al campamento y arrasó con todo. Robó armas, se subió a los árboles, los examinó con cuidado uno por uno, y después no dejó títere con cabeza, los mató a todos.
    Ken explotó metido en la acción, moviéndose tan rápido que era como un borrón, su codo estrellándose contra su cabeza, sus manos cerradas en un puño alrededor del cuchillo, sacudiéndolo con fuerza hacia abajo y lejos del doctor, su fuerza enorme sujetando su muñeca a la camilla. Por un momento todo se volvió negro y un millón de estrellas brillaban delante de sus ojos. Su pulgar haciendo presión en un punto y sus dedos se abrieron con fuerza en un movimiento reflejo.
    Ken le quitó el cuchillo y lo lanzó hacia Eric, pero retuvo la presión en su muñeca.
    – Mantén el infierno lejos de ella.
    Jack juró en voz alta, una maldición larga y creativa que era anatómicamente imposible.
    Ken le recorrió con la mirada.
    – Vigila tu boca.
    – No me jodas, me dices a mí que vigile mi boca. ¿En qué diablos estabas pensando? Te cruzas en la línea de fuego, a propósito, hijo de puta.
    – Estaba pensando que debería haber solucionado la situación -contestó Ken, en un tono tan humilde como siempre-. Se supone que habría escapado, Jack. Eso es lo que hacemos cuando somos capturados. Me figuraba que lo intentaría de todos modos. Pero no pensé que sería tan pronto. -Recorrió con la mirada a Eric, el cual todavía estaba frotándose la garganta y mirando horrorizado-. Es verdad que puede sacar los calmantes fuera de su sistema, ¿no? Obtuviste tu respuesta sin sacar más sangre.
    Ken la estaba tocando, los dedos cerrados alrededor de su muñeca, así que se enfadó con él, como un río marchando profundo y feroz, cuando por fuera parecía tan frío, como el hielo.

Capítulo 4

    Ken se inclinó hacia Mari, creando intimidad entre ellos, como si fueran las únicas dos personas en el helicóptero.
    – ¿Estás bien?
    Mari cerró los ojos contra el sonido de su voz. Tan preocupado. Tan increíblemente amable. No era amable. No había nada amable en él. Sus manos aún la sujetaban con firmeza la muñeca a la camilla y sentía la cabeza como si tuviese una bomba dentro. Giró la cara lejos de la suya, determinada a no dejarse engañar por su falsa preocupación.
    Él se movió incluso más cerca, lo supo por su olor. De pronto estaba por todas partes, alrededor de ella, dentro de ella. Sintió la calidez de su aliento en las sienes, el ligero toque de sus labios. Eran suaves excepto por una pequeña aspereza de su piel, haciéndola consciente de la cicatriz de cuchillo que le cruzaba la boca. Aquella ligera aspereza le envió una espiral de calor por todo el cuerpo. De hecho, se le contrajo el útero. Mari no quería responder a él. No quería sentir nada más que la necesidad de escapar. No quería sentirse culpable por haber usado la navaja, recordándole la forma en que su cuerpo había sido mutilado.
    – Todo va bien, Mari. Nadie te culpa por intentarlo. Todos lo hacemos, es para lo que estamos entrenados. Al menos espera a que estés algo más fuerte y solucionaremos este desastre. No llegarás muy lejos tal y como estás ahora.
    Si esperaba hasta que estuviese más fuerte, tendrían tiempo de asegurarse de que no hubiese oportunidad de escapar. Respecto a lo de volverse más fuerte, su cuerpo se curaba más rápido de lo que creían. La pierna estaba mal -puede que no pudiese usarla- pero había formas…
    Esta vez sus labios le rozaron la oreja.
    – Te estoy leyendo la mente, ¿sabes?
    Movió la mano bruscamente en reacción. Ivy, antes de que Whitney la matara, había podido leer a las personas tan bien como si fuesen objetos, simplemente con tocarlos. Era más que posible que Ken tuviese el mismo talento… y entonces sabría lo que sentía cuando la tocaba.
    Apareció la humillación que se mezcló con la furia. Levantó la mano rota sin pensar, en dirección a su nariz, deseando aplastársela contra el cráneo. Era su enemigo y no volvería a apoyarse en la atracción que había entre ambos. O quizás tan sólo se sentía mortificada porque no había atracción entre los dos, sino únicamente de un lado.
    Cogió su muñeca con una fuerza casi despreocupada, agarrándole ambos brazos sobre la cabeza y sujetándolos allí, atrayendo su cuerpo sobre el de ella en una posición bastante dominante. Aquello la hizo hervir de furia. Mari tuvo que luchar contra el impulso de arremeter hacia delante y morderlo como un animal rabioso… o quizás arrancarle la ropa del pecho para ver si la red de cicatrices que estaba segura le cubrían el pecho y el estómago desaparecía más abajo, hacia sus estrechas caderas y sus ingles.
    – Deja de removerte.
    – Sal de encima.
    – Cálmate primero. Acabo de salvarte la vida, granuja desagradecida.
    Se reía de ella. Maldito fuese, se estaba riendo de ella. Mari pudo ver el rastro de humor en sus ojos. No sonrió ni cambió de expresión, pero sentía su risa, y la hacía desear explotar… o quizás presionar la boca contra la suavidad de la suya, sólo para sentir la caricia de aquella ardiente aspereza una vez más.
    Furiosa consigo misma, casi se cayó de la cama, la adrenalina corría por su cuerpo, pero no cedería ante él.
    Permaneció pegada a la camilla como si no se diese cuenta de sus propios forcejeos.
    – Sal. De. Encima. -Soltó cada palabra entre los apretados dientes-. Te juro que te arrancaré el corazón con mis propias manos.
    La brillante mirada de él vagó lenta y casi posesivamente sobre su cara.
    – No quieres hablarme de esa manera. Me estás excitando.
    El corazón de Mari se aceleró y los pechos le hormiguearon de anticipación. El pecho de él estaba demasiado cerca. A un suspiro de sus doloridos senos. Era algo pervertido sentirse de aquella manera, sentirse la cautiva de un hombre, estamparle el codo en la cabeza y que aún así, su cuerpo reaccionara como el de una gata en celo. En aquel momento se odió a sí misma, odió la forma en que despreciaba a Brett y a los otros hombres. Ahora lo entendía, entendía cómo podía el deseo controlar los sentidos y hacer a un lado la disciplina y el entrenamiento, hasta que todo en lo que uno pudiese pensar fuese en calmar una necesidad química.
    ¿Lo sabía él? ¿Estaba alimentando la adicción adrede con su proximidad? Si ese era el caso, estaba jugando a un juego verdaderamente mortal. Obligó a su cuerpo a relajarse y lo miró, frunciendo el ceño, deseando parecer intimidatoria.
    – Las viudas negras se comen a sus amantes.
    Él le liberó las muñecas y deslizó un dedo por su mejilla, la punta del dedo rodó sobre sus labios, quedándose como si perteneciese allí. Cuando lo miraba, cuando la tocaba, sentía la furia alejarse antes de poder cogerla y mantenerla. Le hacía algo, la hacía sentir completa y en paz. Quizás era un peculiar talento psíquico suyo. ¿Podría hacerle eso Whitney a las personas? ¿Podía hacerlo de manera que temblase con necesidad y aún así se sintiese entera por dentro sólo con tocar a aquel hombre?
    – No creo que me importe demasiado si me odias -contestó, su voz casi un ronroneo.
    Una vez más Mari sintió la corriente eléctrica que corría entre los dos, provocando chispas en su piel y calentando su sangre hasta convertirla en una espesa corriente líquida. Un escalofrío de necesidad le recorrió la columna. Sólo pudo mirarlo, sintiéndose vulnerable y femenina en lugar de cómo el soldado que sabía que era. Nunca se había sentido así, tan femenina que no podía referirse a él de otra manera que no fuese viéndolo como un hombre en su totalidad. No se atrevió a hablar, asustada de que se diese cuenta de que estaba temblando debido a su toque, no de miedo ni de furia.
    Cogió su barbilla con la mano y le movió la cabeza a un lado para examinarle la frente.
    – Vas a tener un moretón. Dejaré que el doctor le eche un vistazo, pero creo que podemos apañárnoslas sin él. ¿Necesitas más medicación para el dolor?
    Los dedos se movieron sobre su punzante sien, aliviando algo del escozor.
    – No.
    Era una descarada mentira, pero le miró directamente a los ojos, porque no podría encargarse de aquel hombre si estaba drogada. Necesitaba toda su inteligencia si quería sobrevivir.
    – Vamos a moverte, Mari, y va a doler.
    – Ya he sentido dolor antes.
    Algo cruzó brevemente el inexpresivo rostro, un rápido atisbo de una emoción que supo que era importante, pero no pudo verla bien ni identificarla. Pero no estaba hecho de piedra. Eso seguro.
    – ¿Estás lista?
    Mari se dio cuenta de que era el doctor, y no Jack, quien ocupaba la posición a los pies de la camilla. Jack parecía sombrío y llevaba una pistola en la mano. No hubo dudas en su mente de que tenía intenciones de usarla contra ella si hacía algún mal movimiento hacia su hermano. Una parte de ella admiró aquello; otra parte archivó la información para un futuro uso. Era un soldado y su deber era escapar. Ya no le debía lealtad a su trabajo, pero sí a su unidad, y estaba decidida a que Whitney no la atrapara en su trampa, no importaba lo adictivo que fuese el cebo, porque aquello tenía que ser otra sádica trampa de Whitney.
    Mari asintió y se tocó los labios secos con la lengua. Prefería ser torturada antes que sentirse de esa forma, confusa e indefensa y tan femenina que se moría de necesidad. La tortura, el deber y la disciplina eran cosas que entendía. No había forma de entender el calor de su cuerpo y la sangre que latía en sus venas. Su conciencia de Ken era increíble, como si cada sentido -cada célula de su cuerpo- estuviera sintonizada con él.
    Intentó endurecerse cuando la levantaron, pero nada podía prepararla para el dolor que la desgarró, ahuyentando todo lo demás, robándole el aliento y el pensamiento, aclarándole la cabeza por un momento para poder ser lo que era, fuerte y valiente, y mantener el control. Era aquella a la que las otras mujeres admiraban, la rebelde que se había negado a ceder a las últimas exigencias de Whitney. Era la que había alentado la idea de escapar -si aquello era todo lo que les quedaba- y la que había prometido que si todas la ayudaban a conseguir una oportunidad para ver al senador, le convencería para que las liberara.
    Las otras mujeres creían en ella, y les había fallado dejándose capturar. Era posible que Whitney ya hubiese matado a una de ellas, pero él había estado lejos del recinto, y mientras nadie le dijese que se había ido, estarían a salvo. Los hombres la estarían buscando frenéticamente, sin querer que la ira de Whitney cayese sobre alguno de ellos. A veces sus castigos eran letales.
    Ahora que sabía lo que era ser absorbida en la forma de otro ser humano, sentir la necesidad de su toque, oír su voz, mientras él parecía indiferente a ella excepto como prisionera, quiso retirar todo lo que había dicho y hecho los pasados años viendo a los hombres ayudar a Whitney con su programa de educación.
    Los hombres eran tan prisioneros como las mujeres, sólo que no se daban cuenta… pero los experimentos de Whitney no podían continuar. Lo sabía con seguridad. No era natural y estaba intrínsecamente mal el no dejar oportunidad de elección. Incluso si se enamorase -y no estaba segura de que fuese posible si se tenía en cuenta la forma en que se sentía hacia los hombres- nunca dejaría de desear a Ken. Aquello le proporcionaba un entendimiento y una compasión que nunca antes había sentido por el hombre que se emparejaba de manera poco natural con una mujer. ¿Cómo podía ninguno encontrar la felicidad?
    Ken vio las conflictivas emociones revolotear por su cara mientras ayudaba a llevarla al interior de la pequeña casa donde esperarían un transporte de tierra mientras Nico se zafaba de los cazadores. Él continuaría con el plan de vuelo a otra localización, una casa que Lili había alquilado también. Cuando el equipo de Mari llegase hasta allí, estaría vacía y Nico ya habría devuelto el helicóptero a la base donde pertenecía. Permanecería cerca del suelo por un tiempo en caso de que decidieran aprovecharlo para conseguir información. Nico no era un hombre fácil de encontrar. Sólo estaba esperando al doctor para irse, evitando tener tiempo de darse cuenta de que se había detenido.
    Ken descubrió lo duro que era ver las gotas de sudor que cubrían la cara de Mari con cada paso que daban. Se había negado a más medicación contra el dolor porque quería estar alerta. Pudo leer su confusión y su humillación. Era innegable que se sentía atraída por él, con la misma aterradora y adictiva fuerza que sentía él cada vez que inhalaba su olor. Ahora entendía lo que había llevado a Jack a esforzarse tanto para tener a Briony. Jack se las había arreglado para alejarse de la mujer que una vez lo había sido todo para él, pero no pudo hacerlo una segunda vez. Ken no estaba seguro de cómo se las había arreglado su gemelo la primera vez, pero sabía que necesitaba encontrar la misma fuerza.
    No podía tener a Mari. No importaba que ella lo deseara, o que pudiera persuadirla. No podía tenerla. No se atrevería. Jack lo había superado, pero él era diferente. Jack no había creído ser un buen hombre, pero Ken siempre había sabido que lo era. Ken lo había observado atentamente en busca de alguna señal que le hubiese dejado como legado la locura de su padre. Se había mantenido cerca de Jack, y le había allanado el terreno en cualquier situación, asegurándose de que Jack no tenía que hacer nada que prefiriese no hacer, para que así no hubiese razones para que sintiese la ardiente furia, una furia tan profunda, ardientemente helada, no caliente. Una rabia horrible, que iba más allá de la locura y endemoniadamente despiadada.
    Jack llevaba el mismo hielo en las venas, la misma habilidad de cortar las emociones con solo darle a un interruptor, un rasgo que era peligroso aunque manejable, pero Jack sabía cómo proteger a otros. Cuidaba de los hombres de su unidad, a la mujer que los había salvado tantos años atrás cuando aún eran unos adolescentes salvajes ansiosos de sangre y venganza contra el mundo, y cuidaba de cualquier persona que se cruzase en su vida que necesitase protección. Cuidaba de todo el mundo, incluido Ken.
    Ken ocultaba su rabia tras una sonrisa preparada y un rápido chiste, y custodiaba a su hermano con su vida. Cuidaba a una única persona, y ése era Jack. Amaba a su gemelo de una forma fiera y protectora, y estaba determinado a que Jack tuviese una buena vida con Briony y sus hijos. Ken mantendría a su hermano y a su familia a salvo, incluso de él mismo y la certeza que tenía acerca de que la locura de su padre habitaba en su interior. Era un monstruo con el que tenía que lidiar cada día, al que conocía íntimamente, y que apenas podía ocultar y controlar.
    – Estás frunciendo el ceño.
    La voz de Mari lo sacó con un sobresalto de su introspección.
    Volvió a colocarse enseguida la máscara. Le pareció irónico que la máscara que ahora veía la gente, revelaba también lo que había bajo la piel, sólo que nadie se daba cuenta.
    – No estoy frunciendo el ceño.
    Tendría que ser más cuidadoso. Si le pillaba con la guardia baja, también lo haría Jack, y eso no podía pasar.
    – El doctor te va a volver a examinar, y si puede, te quitará el catéter y la intravenosa. -La voz de Jack sonó totalmente tranquila. Tenía la pistola desenfundada, las manos quietas y los ojos fríos-. Si haces algún movimiento rápido, te mataré.
    Ella se giró para mirarlo, forzando una sonrisa cuando lo que quería era gritar de dolor.
    – Quizás me harías un favor.
    Algo peligroso cruzó los ojos de Jack.
    – No juegues conmigo, Mari. No sé nada sobre ti. Briony es mi mundo, y si de alguna forma eres una amenaza para ella, estarás acabada.
    Briony. Mari no podía pensar en Briony. Su gemela estaba en algún lugar del mundo, lejos de toda aquella locura. Estaba a salvo y feliz y tenía un marido que la adoraba, no un despiadado asesino con fulminantes ojos grises y sin siquiera una pizca de piedad.
    El doctor se acercó más. A Mari le llevó un momento darse cuenta de lo humillante que sería. Le iba a quitar el catéter con ambos hombres en la habitación. Y no llevaba casi nada debajo de la fina manta.
    – Respira -avisó Ken-. No podemos elegir, y en cualquier caso, nos ocuparemos de tus necesidades hasta que puedas volver a caminar.
    – ¿Durante cuánto tiempo has tenido a gente ayudándote con las funciones corporales después de que te cortasen en pedacitos? ¿Te lo quitaron todo, o sólo partes?
    El suave movimiento rápido de la pistola se pudo oír en la repentinamente quietud de la habitación. El doctor jadeó y evitó cuidadosamente mirar a Ken. No era difícil para nadie imaginar a qué parte se había referido.
    Mari habría dado cualquier cosa por poder devolver las palabras a su boca en el momento en que salieron. Había arremetido contra él por vergüenza, intentando herirle, intentando sacarle alguna reacción. Era algo bajo y mezquino. A ella no le importaban sus cicatrices, aunque tenía que admitir que se preguntaba si le habrían cortado por todas partes. No podía imaginarse a un sádico como Ekabela -un hombre capaz de genocidios- sin hacer todo el daño que le fuese posible a otro hombre que odiaba y temía.
    Aquello ahuyentó cualquier otro pensamiento. Ekabela había temido a aquel hombre, y aún así ella le provocaba deliberadamente, estaba empujando una víbora enroscada con un palo, escarbando en las heridas de un depredador simplemente para cubrir su propia humillación. Levantó la vista hacia él, sin hacer caso de la furiosa tensión en la habitación y de que su hermano quería apretar el gatillo. Los dos hombres estaban muy conectados. Jack debía haber sentido la puñalada de dolor cortando tan salvajemente como el cuchillo que alguna vez había rajado a su gemelo cada vez que miraba a Ken. Ella lo sentiría si alguien hubiese torturado a Briony y hubiese dejado una marca visible detrás.
    – Saque el catéter, doctor -dijo Ken, con tono tranquilo-. ¿Y no crees que es un poco dramático apuntarla con la pistola, Jack? -suspiró y le apartó más mechones de pelo de la cara-. A Jack le gusta disparar primero y preguntar después. Le he enviado a un par de psiquiatras, pero siempre me lo devuelven y me dicen que no hay ayuda posible para él.
    Mari no pudo disculparse, no podía decirlo delante de los demás. Sólo pudo mirarle su cuidadosamente inexpresiva cara y desear que Jack apretara el gatillo. Dudaba que Ken se permitiese sentirse herido fácilmente, pero su dardo había dado en la diana. No lo demostraba, pero Jack sí y eso pareció peor. Como si su irreflexivo comentario le hubiese llegado tan a dentro que Ken no hubiese podido mostrar su reacción.
    Era su enemigo. Se repitió las palabras una y otra vez mientras el doctor le quitaba la intravenosa y el catéter. Mientras tanto, mantuvo la mirada fija en Ken, observando cada detalle, la perfecta estructura ósea, las pesadas y oscuras pestañas en contraste con sus relucientes ojos grises. Había una sensualidad latente allí, pero Mari sabía que las cicatrices de su rostro eran todo lo que la gente iba a poder ver de él.
    – ¿Qué dijo mi hermana cuando te vio? -susurró las palabras en voz alta, necesitando saber, sabiendo que la pregunta sería mal interpretada, pero que le diría la verdad, le diría cosas que necesitaba saber para poder mantenerse en su elección. Tenía que estar segura sobre el carácter de Briony.
    – Malditas seas -siseó Jack, dando un agresivo paso hacia delante-. Cierra la boca, antes de que te la cierre yo.
    Ken le cortó dando un tranquilo paso adelante, bloqueándole el camino a su gemelo hasta la cama, y con razón, Mari estuvo totalmente segura. Jack no la hubiese simplemente golpeado con la culata.
    – Briony no parece darse cuenta a menos que alguien lo note, y entonces se convierte en una protectora mamá tigre -contestó Ken-. ¿Eso te molesta?
    Debería haber dicho que sí. Necesitaba desesperadamente protección, algún tipo de armadura, algo de distancia entre ellos, pero no pudo mentir.
    – No.
    Jack contuvo el aliento y lo dejó salir, quitando el arma de la vista y girándose.
    – Doctor, se acabó el tiempo. Manténgase cerca hasta que contactemos con usted y le diga que es seguro. Ya sabe lo que hay que hacer. Gracias por su ayuda y lo siento por el cuchillo. Subestimé las habilidades de la chica -taladró a Mari con la mirada-. No volverá a pasar.
    Ella le lanzó una mirada rápida.
    – Por supuesto que sí. Tú eres el gran hombre de las cavernas y yo sólo una mujer, demasiado estúpida para saber cómo defenderme.
    Jack dejó la habitación, siguiendo al doctor hasta el helicóptero, y dejándola a solas con Ken. Al momento, la habitación pareció demasiado pequeña, demasiado íntima.
    – Deja de provocar al tigre -dijo Ken. Deslizó el brazo alrededor de su espalda y le dio otro sorbo de agua fría-. Sólo vamos a estar aquí durante una hora o así, tiempo suficiente para que descanses.
    – Él sólo se cree que es el tigre. Es lo que le haces pensar a todo el mundo, ¿verdad? -adivinó, aunque sabía que era la verdad.
    – No pienses ni por un momento que Jack no hubiese apretado el gatillo. No es un gatito -dijo Ken.
    Ken vio cómo se movía su garganta mientras tragaba agua. Apenas pudo contenerse para no inclinarse y tocar con su lengua, con los dientes y los dedos aquella frágil extensión de piel. Se moría por saborearla. Por colocar una marca de propiedad en ella. De marcarla como suya ante el resto del mundo. Y aquella necesidad le disgustaba. Se había enfrentado al peligro toda su vida, pero aquella mujer era más una amenaza para él que miles de rifles. Se olvidaría de su honor y su auto-respeto y revelaría sus más profundos y horribles secretos al mundo.
    – ¿Por qué no ha venido Briony a verme, si de verdad la conoces?
    – Jack no confía en ti.
    – A mí eso no me pararía.
    Estaba inexplicablemente herida. Si descubría donde estaba su hermana, movería cielo y tierra para poder verla… siempre que estuviese segura de que Whitney no la encontraría jamás.
    Ken la dejó acostarse, y se enderezó, dejándole a ella otra vez aquella sensación de pérdida.
    – Dijiste que estabas allí para proteger al senador. ¿Sabes quién le dio a tu equipo esa orden? Asumo que alguien dijo que iba a haber un intento de asesinato contra él.
    Parecía tan lejano, tan completamente solo. Ella se sentía igual en su interior, donde nunca nadie la había visto cómo era. A nadie le había importado nunca quién era. Mari era un soldado. Lo era todo y nada a la vez. A veces sentía, especialmente en los últimos tiempos, como si no le quedase humanidad… como si se la hubiesen arrancado a patadas. No estaba segura de qué, pero se había ido. ¿Te sientes así?, preguntó en silencio, queriendo llegar hasta él, necesitando conectar con él después de haberle arañado con sus garras. ¿Te sientes como si ya no te quedase ni una pizca de humanidad? ¿De que te la han arrancado y te han convertido en algo que ya no reconoces?
    La mirada de él se movió sobre su cara, viendo demasiado. Por un momento, Mari se sintió conectar, como si se las hubiese arreglado para arrastrarse dentro de su piel y compartirlo con ella. Yo nací sin humanidad así que nunca la he tenido para poder perderla.
    Las palabras fueron duras, pero la voz, moviéndose por su mente, era como una caricia, acariciándola por dentro, aumentando su temperatura y haciéndola arder. Estaba asombrada por su total honestidad, cuando lo que decía era imposible. Era obvio que Ken creía lo que decía, y eso la confundió. ¿Qué clase de monstruos se ocultaban detrás de la máscara de cicatrices? Alguna vez aquella cara había sido hermosamente masculina. ¿Había sido ese rostro también una máscara?
    Mari lo estudió, intentando ser objetiva, intentando verlo de verdad mientras la química en su cuerpo reaccionaba y se lanzaba por su flujo sanguíneo con salvaje abandono. A Whitney le encantaban los experimentos. Tenía una forma de volver todo lo bueno en algo que dejaba un mal sabor de boca. Mari había sido criada con disciplina y control, pero para su ordenada mente, todo lo que Whitney hacía parecía caótico y erróneo. Una sutil o no tan sutil forma de tortura.
    Mari negó con la cabeza.
    – Whitney no tiene humanidad. Es cruel e insensible y no tiene ni una pizca de amabilidad ni de compasión. Tú no eres así.
    – No te engañes, soy exactamente así.
    – Tú haces cosas amables.
    Ken se encogió de hombros. La mayoría del tiempo no sentía nada, pero cuando lo hacía, era una furia helada que ardía profundamente y que lo aterrorizaba. Ahora sus emociones estaban descentradas y deseó poder volver a lo que le era familiar. Hacía cosas amables porque tenía que hacerlas… eran necesarias para mantener a salvo a Jack. Y sobre todo, Ken quería que Jack estuviese en el mundo, feliz y sano y viviendo su vida. Uno de ellos tenía que sobrevivir, y Jack era extraordinario.
    Ken se inclinó una vez más, su aliento le removió a Mari algunos mechones de pelo de la cara, la expresión de él era dura.
    – Consiguen resultados.
    Ella estudió las cicatrices de más cerca. La tortura había sido reciente. Debería haber estado intimidada, pero Mari no se asustaba con facilidad. Sabía de soldados, y reconocía el control cuando lo veía. Para Ken la disciplina y el dominio de sí mismo eran un arte. Alargó la mano hacia arriba y rozó la cara de él con la punta de los dedos, necesitando tocarlo, necesitando el torrente de información que acompañaría el simple roce de piel contra piel.
    Todo dentro de Ken permaneció quieto mientras los dedos de ella trazaban el contorno de sus cicatrices. Ella dejaba tras de si pequeños puntos de calor en su cara, donde ni siquiera podía sentir su propio toque. No tenía sensaciones en la mayor parte de su cuerpo, sin embargo podía sentir a Mari debajo de la piel, haciendo saltar sus dañados nervios y que crepitaran de electricidad. La sensación se expandió desde su cara hasta el pecho, un calor tan espeso que parecía lava corriéndole por las venas. El fuego se asentó en su ingle, trayéndolo dolorosamente a la vida.
    Siempre había sido un hombre grande, bien dotado, y los hombres de Ekabela habían sacado el máximo provecho de ello. Uno de ellos había sido un maestro de la tortura, y le había infligido aquellos pequeños y profundos cortes con un patrón preciso sobre cada centímetro de su cuerpo. Lo había llamado cariñosamente arte, y los hombres a su alrededor habían admirado y alimentado aquellos pulcros cortes diseñados para infringir el mayor dolor posible sin permitir nunca que la víctima perdiese la conciencia. Cortes diseñados para arruinar a un hombre en el caso de que consiguiese huir. Le había desollado la espalda, pero no había sido tan malo… nada había sido tan malo como el cuchillo deslizándose por sus partes más íntimas y privadas.
    Todavía podía sentir la agonía inundando su cuerpo, la urgencia de rogarles que le mataran. La necesidad de imponer justicia sobre alguien… cualquiera. Cuando despertó en el hospital y vio las caras de las enfermeras supo que el monstruo viviente de su interior había salido a la luz. Y había sabido que no volvería a funcionar como un hombre normal otra vez. La hinchada línea de cicatrices le había dejado con pocas sensaciones, y si quería poder volver a sentir, sentir algún placer, la estimulación tenía que ser lo suficientemente ruda para ir más allá del dolor.
    – Hijo de puta. -Soltó el juramento entre los dientes apretados, con voz ronca.
    Su palpitante sangre corrió ardiente por sus venas hasta asentarse en su ingle, y apretó los dientes contra el inevitable dolor mientras el rígido tejido se alargaba de mala gana, hinchándose en un largo y grueso bulto que no había creído posible. El aliento le salió con urgencia de los pulmones y tenía gotas de sudor sobre la frente. Agarró con fuerza el borde de la cama y se obligó a respirar a pesar del dolor. Mientras tanto no dejó de mirar a Mari. Había conseguido, sólo con un toque de los dedos sobre su cara, lo que creyó que ya nadie podría conseguir.
    – Hijo de puta -repitió, luchando por respirar, luchando por no dejar que el dolor y el placer, ahora mezclándose, se convirtieran en uno.
    – ¿Ken? -Mari intentó sentarse-. ¿Qué ocurre?
    Estaba encorvado hacia delante, y lo quisiera admitir o no, necesitaba ayuda. Ella no podía sentarse; su pierna estaba fuertemente sujeta, y moverse amenazaba su precario control, así que Mari hizo lo único en lo que pudo pensar.
    – ¡Jack! ¡Jack! ¡Entra!
    Las manos de Ken se cerraron con dureza sobre su boca, y se inclinó hasta que sus labios estuvieron directamente sobre los de ella, separados únicamente por su mano.
    – No le necesito.
    El sonido del helicóptero se oía fuera, y estaba bastante segura de que Jack no la había oído llamarle. Ken había sido tan rápido que había ahogado la mayor parte de lo que había dicho.
    Una gota de sudor cayó sobre la cara de Mari y sus ojos se ensancharon. Cogió la muñeca de él con la mano buena y tiró de ella. Cuando levantó de mala gana la mano de su boca unos pocos centímetros, ella tocó la gotita.
    – Dime qué te pasa.
    – Cada cierto tiempo siento algunos restos de mis pequeñas vacaciones en el Congo -se encogió de hombros-. No es nada importante como para preocupar a Jack.
    – No molestas a Jack con nada, ¿verdad? -adivinó.
    – No es necesario. Deja de retorcerte o te harás daño.
    Hizo la prueba y enderezó un poco el cuerpo, intentando ignorar la suavidad de los labios de ella contra su palma. Podía sentir cosas con ella, cada sentido se realzaba más de lo normal hasta que casi podía sentirla en su boca.
    – ¿Cuánto conoces a Whitney?
    – Nadie conoce a Whitney, ni siquiera sus amigos. Es como un camaleón; cambia de piel cuando quiere. Presenta una cara, una personalidad un día, y el siguiente es totalmente diferente. Personalmente creo que es un borracho lunático con poder propio. El gobierno le dio demasiado autoridad sin tener que responder ante nadie, y tiene demasiado dinero, así que es cómo el megalomaníaco número uno del mundo. Y es algo que le dije en varias ocasiones recientemente.
    – ¿Eres consciente de que tiene un perfil muy preciso? Quiero decir que no comete errores, Mari.
    Mari supo que la estaba llevando a algo, y ella ya estaba allí.
    – Debe tener algún tipo de habilidad psíquica. De otra forma, ¿cómo podría hacer para conseguir elegir los niños correctos de un orfanato? Conoce todos sus talentos. Nos tocaba, o de alguna manera era atraído hasta nosotros, debido a nuestras habilidades psíquicas. Habría sido imposible a menos que también fuese un psíquico. De esa forma sabe cosas sobre nosotros.
    Ken tragó la bilis repentina que le subió a la garganta. Había tenido el mal presentimiento, desde que había aceptado la misión de Jack en el Congo y había sido capturado, de que todo había sido una trampa. Incluso cuando Jack se había retrasado en Colombia y por lo tanto no había podido liderar al equipo de rescate cuando el avión del senador había caído.
    Se aclaró la garganta.
    – Dijiste que Whitney y el senador no son exactamente amigos. ¿Supo Whitney que el avión del senador había sido abatido a tiros en el Congo por los rebeldes unos meses antes?
    – Sí. Nos lo dijo.
    – ¿Y supisteis que la primera misión de rescate fue un éxito pero que un hombre se quedó detrás? ¿Lo supo Whitney?
    – Oí por casualidad como Sean se lo contaba.
    – ¿Y cómo reaccionó Whitney?
    Le dolía el pecho. Le ardían los pulmones por la falta de aire.
    – Parecía entusiasmado. Creí que estaba entusiasmado porque el senador había sido rescatado, pero entonces dijo algo acerca de que era algo malo que Freeman hubiese sobrevivido.
    Ken mantuvo la cara cuidadosamente inexpresiva mientras su mundo se derrumbaba a su alrededor. Debería haberlo sabido. El doctor Peter Whitney encontraba gran regocijo en usar seres humanos en sus experimentos. Había llegado a límites extraordinarios, como manipular a gente para poder recoger los hechos y provocar las reacciones que había predicho. Lo había hecho con Jack y Briony, y ahora, Ken estaba seguro, lo estaba haciendo enviando a Mari a proteger al senador.
    – ¿Quién te dio la orden de proteger al senador Freeman?
    Mari vaciló, pero supo que Ken estaba intentando llegar a algo y era completamente posible que ambos estuvieran del mismo lado. ¿Qué podía perder? Mientras él la sondeaba en busca de información, ella estaba recogiendo sus propios datos.
    – Yo ya no era parte del grupo de protección. Me cambiaron a otro programa nuevo. Whitney se fue, y con algo de ayuda de los otros, convencí a mi viejo equipo para que me dejase ir para poder hablar con el senador de otro asunto.
    Ken inhaló bruscamente.
    – ¿Ha mejorado Whitney?
    Negó con la cabeza. Le era leal a su unidad, pero por supuesto no a Whitney, y si aquello era una trampa puesta por él, ya sabía lo que opinaba de él y de sus despreciables experimentos.
    – Lo intenté un par de veces, sólo para ver. Sus guardaespaldas tuvieron que apartarme de él. No creo que haya mejorado. Probablemente es demasiado cobarde.
    – ¿Le atacaste?
    – Estaba esperando tener suerte y romperle el cuello, pero tenía un guardia, Sean, que es realmente, realmente bueno.
    La admiración en su voz hizo estallar algo agresivo y peligroso dentro de él que siempre le había costado mucho mantener oculto. Se alejó de ella abruptamente, dándole la espalda hasta que pudo volver a controlarse.
    Curvó los dedos en dos apretados puños y tragó con dureza. Una negra sombra se movió en su mente.
    – ¿Cómo reaccionó cuando le atacaste?
    – Sonrió. Le gusta sonreír justo antes de hacer algo desagradable. Fue entonces cuando me apartaron de mi unidad y me cambiaron a otro programa.
    – Al programa de reproducción.
    Ella se obligó a mantener el control, sin estremecerse, ni apartar la mirada.
    – Me envió a Brett.
    A Ken se le contrajo el estómago y la sombra en su mente se hizo mayor. Pudo oír el ruido sordo de su corazón bombeando en sus oídos como el rugido de un animal herido.
    – ¿Y qué hizo Brett?
    – Brett es parte del nuevo programa de reproducción, está emparejado conmigo.
    El rugido aumentó. Su vista se volvió una representación ardiente, brillantes sombras de amarillo y rojo, apareciendo y desapareciendo como una señal de alarma cuando se giró hacia ella, abarcándole la garganta con la mano.
    – ¿Qué es exactamente lo que te hizo Brett? ¿Te tocó así? -Deslizó la palma por su garganta hasta la cumbre de sus pechos, acariciándola. Retiró la manta, exponiendo su cuerpo, las suaves y firmes líneas y las exuberantes curvas-. ¿Así? -Inclinó la cabeza para mover la lengua sobre su pezón.
    Mari se puso rígida mientras las sensaciones explotaban a través de su cuerpo. Debería gritar, luchar, hacer algo excepto lo que deseaba hacer. Sabía lo que era aquello. Sabía que estaba aprovechándose de sus heridas y que estaba usando deliberadamente el sexo contra ella, pero nunca había sentido la intensa explosión que le provocaba el mero roce de su lengua. Sus manos se cerraron en su pelo, pero en lugar de tirar para alejarlo, lo sostuvo contra ella, cerrando los ojos y saboreando la sensación de su lengua, sus dientes, y el calor de su boca al succionar.
    Ken no era gentil; podía sentir que la raspadura de sus dientes y su boca era más ruda que sensual, como si estuviese enfadado con ella, pero su cuerpo reaccionaba con tal urgencia que casi la hizo sollozar. Una de las manos viajó sobre su estómago, se deslizó más abajo, acariciando una y otra vez, y luego su dedo se introdujo en su acogedor cuerpo, sus músculos se tensaron alrededor de él, queriendo mantenerlo contra ella. El cuerpo le amenazaba con explotar, el orgasmo se precipitó por ella cuando no había otra razón para ello que aquel único hundimiento de su dedo. Mari gritó cuando la sensación la cogió desprevenida, haciéndola temblar, haciendo balancear su fe en si misma y su habilidad para resistir cualquier cosa que él le hiciera.
    – Joder. -Soltó Ken, alejando el dedo de su cuerpo, envolviendo la mano una vez más contra la garganta de ella-. ¿Te hizo sentir así? ¿Te humedeciste por él? ¿Te viniste por él así? Maldita sea, ¿te hizo sentir morirte por él?
    – ¡Ken! ¿Qué coño estás haciendo? -preguntó Jack.
    Ken se puso rígido, su cara se volvió completamente blanca, los ojos abiertos de conmoción y horror. Se alejó de ella tropezando, pareciendo impotente a su hermano, alargando una mano hacia él. Con total y completa desesperanza en el rostro, en la desolación de sus ojos, en la forma en que se secó la boca con el dorso de la mano como si el sabor de ella le disgustase.
    Jack dio un paso hacia su hermano, sacudiendo la cabeza.
    El tiempo se ralentizó. Mari lo sabía. Lo vio todo pasar en su cabeza como si de algún modo, aquel breve momento de conexión hubiese dejado parte de ella dentro de Ken y pudiera leerle la mente. Lo supo con exactitud, como si la escena entera hubiese sido ensayada con anterioridad.
    Ken sacó el arma en un tranquilo movimiento y se giró hacia ella.
    – Lo siento, Mari -dijo tranquilamente y se puso el arma en la cabeza.

Capítulo 5

    El estruendo en la cabeza de Ken se volvió más fuerte. Nunca olvidaría el sabor o el aroma de Mari en su mente; nunca dejaría de necesitar alcanzarla, tocarla, poseerla. Finalmente, tan seguro como que vivía y respiraba, podía ir a ella, tomarla, hacerla suya. Y una vez que eso ocurriera, ambos estarían perdidos. Les había demostrado, a ella y a él mismo, que no era de confianza. La destruiría de la misma forma en que su padre había destruido a su madre. Primero los celos y después los malos tratos, y finalmente la locura vencerían al amor, y el asesinato sería rápido y brutal. Y entonces Jack se vería obligado a cazarlo y matarlo.
    Envió a su hermano una pequeña y triste sonrisa y movió la otra mano para tapar los ojos de Mari.
    Siempre te he querido, Jack, y no quiero hacerte esto. Sus dedos se tensaron en el gatillo.
    – ¡No! -Había miedo y angustia en la voz de Jack-. ¡Maldito seas, no, Ken!
    Saltó hacia adelante, cien años demasiado tarde, aún con su fuerza y velocidad realzadas, nunca llegaría a tiempo.
    La forma en que Ken había sacado el arma era tranquila y experta. No había indecisión, solo resolución, como si supiera que algún día tendría que usar esa última línea de defensa por su hermano. En el instante en que levantó el arma, Mari estaba ya en movimiento. Saltó de la cama, cada movimiento cuidadosamente calculado. Su cabeza chocó contra el arma de Ken. Ella sintió el calor de la explosión cuando la bala salió de la pistola, demasiado cerca de su cara. El ruido fue ensordecedor cerca de su oído, pero se agarró a la muñeca de Ken y cayeron ambos al suelo. Aterrizó con fuerza, incapaz de proteger su pierna.
    Se escuchó gritar. El grito salió de su garganta, pero se colgó con todas sus fuerzas del brazo de Ken, sujetándolo con el peso del cuerpo cuando vio las estrellas, asustada de perder el conocimiento antes de que Jack detuviera a su gemelo.
    Ken no forcejeó. En vez de eso la envolvió con los brazos y puso la boca contra su oído.
    – Intentaba salvarte. Whitney también tiene mi perfil. Conoce mi interior, donde nadie más lo hace, y pensó que sería divertido emparejarte con el diablo.
    Ella giró la cabeza para mirar fijamente los ojos extrañamente coloreados.
    – El diablo no habría intentado acabar con su propia vida para mantenerme segura.
    Hubo un momento, un pequeño latido, en que vislumbró una cruda emoción en aquellos plateados ojos y su corazón saltó en respuesta.
    – Nunca estarás segura de nuevo, Mari, no mientras yo viva.
    Jack apartó la pistola de una patada a través del suelo lejos de Ken y se hundió junto a ellos, la mano temblorosa yendo al hombro de su hermano. Mari no había creído que pudiese estar tan afectado.
    – ¿En qué estabas pensando? Ken, tendrías que dejarme ayudarte.
    Ken sacudió la cabeza, agarrando a Mari cerca de él, estirando la mano hacía la sábana para una vez más cubrir su cuerpo. Sus manos eran impersonales, como si su boca nunca hubiera saboreado la carne de ella, llevándola a un febril punto de placer sensual sin intentarlo siquiera.
    – No hay forma de ayudarme Jack, y lo sabes. Solo puedes ayudarla a ella. Ya sabes que tienes que hacer para mantenerla segura.
    – Eso es una chorrada Ken. Puedo meter una bala en su cabeza y acabar con esto.
    Mari levantó la mano.
    – ¿Tengo voto?
    – Estas sangrando otra vez por el mismo sitio -dijo Ken. Estaba de pie, alzándola en sus brazos, el dolor empujaba el aire de sus pulmones-. No puedes matarla, Jack. Tienes que protegerla de cualquiera… incluso de mi.
    Mari intentó desesperadamente aferrarse a su conciencia. El movimiento le giró la pierna e hizo que su estómago protestara con un violento tirón, pero rehusó desmayarse, necesitando escuchar cada palabra.
    Jack movió la cabeza.
    – No tiene que ser así.
    – ¿Que? ¿No me has visto actuar como un animal? Sabes exactamente como va a ser… una larga caída en el infierno… No voy a hacerlo. Rechazo ser él. Prefiero estar muerto. -Ken colocó a Mari sobre la camilla, con cuidado para evitar sacudir su pierna-. Échale un vistazo, Jack, mira cuanto daño se hizo.
    Se alejó de ella, sin mirarla, sin tocarla, su voz tan vacía como su expresión.
    – A ver -Jack se estiró y enganchó la pistola-. ¿Vas a hacer el imbécil de nuevo?
    Ken rechazó responder. Jack caminó cerca de la camilla, y de repente colocó el arma contra la cabeza de Mari.
    – Te juro, por nuestra madre, que si piensas hacerlo de nuevo, le reventaré los sesos.
    Inmediatamente Ken volvió a vivir, ensombreciéndosele la cara, los ojos estrechándose para reducirse hasta plateadas hendiduras.
    – Aparta la jodida pistola de su cabeza o vamos a tener un problema Jack.
    – Por mi puede desangrarse. Cualquier cosa que te ocurra, cualquiera, por tu mano o por la de otros y ella está muerta. ¿Lo coges? Te doy mi jodida palabra acerca de eso. Está muerta. Me conoces. Sabes que nunca paro. Piensa largo y tendido sobre eso antes de intentar esta gilipollez conmigo otra vez.
    Jack retiró el arma, se la tiró a Ken, y lo empujó al pasar para irse hacia la entrada.
    Ken permaneció solo un momento sujetando el arma, mirando fijamente tras su gemelo. No dijo nada, solo permaneció en silencio, los nudillos blancos donde sujetaba la culata del arma. Por fin, la metió en la funda bajo su brazo y cogió una profunda y relajante bocanada antes de examinar la sangre que se filtraba por la sábana.
    Mari inhaló con aspereza, intentando encontrar alguna forma de aliviar la tensión.
    – Bueno, esto fue bien. Puedo ver que tiene la mala costumbre de querer disparar a la gente. No estaba bromeando.
    – No, no lo hacía. -Ken quitó la sábana de la pierna-. ¿Tenías que caer tan fuerte? Realmente esto es un desastre.
    – Duele -admitió y alargó la mano para cogerle el brazo-. No me lastimaste. Yo tomé parte, no era todo por tu culpa, lo sabes. Podría haber dicho que no.
    Él movió la cabeza y ella sintió el temblor que le recorría el cuerpo.
    – No tienes forma de entender lo que pasa aquí.
    – Entiendo más de lo que tú crees -dijo Mari.
    Jack apoyó la cadera en la puerta, lanzándoles una mirada de odio a ambos.
    – Entonces cuéntanos.
    Ella le echó un rápido vistazo.
    – Esto es acerca del programa de reproducción de Whitney, por supuesto. Todos estamos atrapados en él. Este es un gran experimento. ¿Briony está embarazada?
    Jack se puso tieso.
    – ¿Por qué pensarías eso?
    – Porque Whitney estaba desesperado por dejarme embarazada. Estaba furioso con Brett por no conseguir terminar el trabajo. Cuando averigüé que estaba contigo, no fue tan difícil darse cuenta de que la quería en la misma situación.
    Ken asintió.
    – Es mucho más que eso.
    – Ya sabíamos lo que estaba haciendo, Ken -dijo Jack-. Lo hemos sabido desde que envió a su equipo a recuperar a Briony. Quiere los bebés.
    – ¿Que hizo qué? -Mari empujó a Ken, exigiendo una respuesta.
    La ignoró, señalando con la cabeza a su hermano.
    – ¿No lo entiendes? Lo sabe. Hizo esto. Lo sabe todo sobre mí.
    – No estas siendo razonable -dijo Jack.
    – Él quiere decir Whitney -interpretó Mari
    Ken asintió, cubriéndose la cara con la mano, extendiéndose la sangre de Mari por la mandíbula.
    – Siempre he sospechado que era psíquico. Lo sabe todo sobre mí. Sabe como soy y estableció esto. No puede ser por nada más, Jack. Sabía lo que yo haría si me enviaba a por ella.
    – Piensa que te conoce, igual que pensaba que me conocía a mi. Aún tengo a Briony. Y estoy bien con ella. Nos ves juntos, he podido tener algo de celos ahora y después también, pero no soy como él y tú tampoco.
    Mari paseó la mirada de uno a otro.
    – ¿Quién es él? Ya no estáis hablando de Whitney.
    – Lo soy -le dijo Ken a Jack. Su voz era un bajo y suave susurro de sonido, pero el impacto que llevaba era letal-. Soy exactamente como él.
    – No es verdad -negó Jack.
    – Al diablo que no lo es -chasqueó Ken-. ¿Sabes lo que quería hacerle cuando supe que otro hombre había estado dentro de ella? ¿Tocándola? Demonios, Jack. Ni siquiera la conozco. No sé ni la menor cosa sobre ella. No la amo. No me ama, ¿cómo podría hacerlo? Pero da lo mismo. Quería martillar dentro de ella, hacerle olvidar a cualquier otro, castigarla por atreverse, atreverse, a permitir que otro hombre la tocara de esa manera. No tuve cuidado con ella, no quería tenerlo. Quería que supiera con quien estaba.
    Jack golpeó con la parte trasera de su cabeza contra la jamba de la puerta.
    – Eso no es sano.
    – Siempre he sabido que él estaba vivo, viviendo en mí. Siempre lo he sabido. Y aquel hijo de puta de Whitney lo sabía también. Él quería ver que nos ocurriría. Como su pequeño juego destruiría nuestra familia. Rápido. Lento. Una gran explosión, una silenciosa bala en la cabeza. Ahora mismo está cómodamente sentado y observándonos, Jack. El bastado está conectado a nosotros de alguna manera. Quiere forzar el asunto para ver si tú haces el trabajo de meterme una bala.
    – ¿Y eso en que le beneficia? -preguntó Jack.
    – Quiere ver que le pasa a Briony, ver si ambos sois lo bastante fuertes y lo bastante dignos para que vuestros hijos sean súper-soldados. Mari es prescindible para él, siempre lo ha sido. ¿Por qué crees que intentó conseguir un bebé de ella a través de otra persona? No quería que su trabajo fuera una pérdida total
    Mari apartó la cabeza de ambos. Podía oír el tormento en la voz de Ken, y eso la desgarraba por dentro. No la amaba. ¿Cómo podría? No sabía todo lo que había en el pasado de Ken y Jack, pero oía el timbre de verdad en la voz de Ken y las cosas estaban tomando sentido. Whitney la odiaba porque no podía controlarla demasiado bien. Había utilizado amenazas contra las otras mujeres para mantenerla a raya. Y ella era fuerte, siempre una amenaza para él y sus programas. Hacía demasiadas preguntas. Whitney había estado furioso cuando Brett fue incapaz de dejarla embarazada.
    Intentó separarse de lo que él estaba diciendo. Era como si todo le ocurriera a alguien más. Una mujer que ella no conocía. Era un soldado y necesitaba volver a su unidad. Donde pertenecía… a lo que comprendía. No era del tipo de estar tumbada inútil con las lágrimas quemando sus ojos, mientras un hombre usaba su cuerpo, pero había hecho justo eso, incapaz de resistir la boca y las manos de Ken.
    Con Brett, era una tensión cada simple momento que él lograba estar cerca de ella. Estaba destinada a defenderse a si misma y a su derecho como una persona a elegir con quien quería estar. Con Ken, lo necesitaba desesperadamente cerca. Cada momento que pasaba en su compañía empeoraba la adicción por él, hasta que se sentía desesperada queriendo su toque.
    – ¿Podría Whitney hacer eso? -preguntó, buscando en su memoria algún descuidado momento en que él podría haber cometido algún desliz-. ¿Cuál es tu apellido?
    – Norton. -Fue Jack quien respondió, los ojos todavía trabados en su hermano.
    El corazón le saltó de nuevo. Reconoció el nombre y debía haberlo sabido. Francotiradores. No solo francotiradores. La elite.
    Ken limpió la sangre de su pierna, todo el tiempo evitando tocar su piel. El orgullo debería haberle evitado mirarlo, pero estaba fascinada por la forma en que su cuerpo se movía, por el deslizarse de sus manos, siempre cuidadoso de evitar su contacto. El recuerdo salía de la nada, desencadenado por el hipnotizante ondular de los músculos bajo la piel. La cara de Whitney contorsionada de ira.
    Al infierno los Norton de todas formas. ¿Cómo les dejaste escabullirse, Sean? Lo hice fácil y la pifiaste.
    No volverá a ocurrir, Doctor.
    Sean había permanecido cerca de ella mientras Whitney la pinchaba con una aguja antes de una de sus misiones. Recordaba el subrepticio roce de su mano para alentarla. Siempre odió las agujas, y solo Sean había sabido de aquella pequeña debilidad.
    Ken se puso rígido, los dedos rodeándole el pie como un torno.
    – ¿Quién es?
    Mari parpadeó, mirando a Jack y de vuelta a Ken.
    – No sé que me estás preguntando. Y me estás haciendo daño.
    Ken se alejó de ella como si le hubiera quemado, limpiándose la palma en el muslo.
    – El hombre en el que estabas pensando ahora mismo. Capté la impresión de él. Un hombre grande, respaldando a Whitney. Le gustas.
    – ¿Captas todo eso solo por tocarme?
    – Demonios, contéstame -ordenó Ken.
    – Ken, retírate -le advirtió Jack.
    – Hiciste tu elección, Jack. -Ken le lanzó una dura mirada-. Ahora todos nosotros tenemos que vivir con las consecuencias.
    Mari colocó la cabeza en la manta metida bajo ella, los ojos estrechándose en su cara, dejando una especie de túnel de visión. Reconoció los familiares signos de su carácter golpeando.
    – Espera un minuto. Tengo la horrible sensación de estar empezando a comprender que está pasando aquí. Llámame lenta, pero por alguna razón, aunque sois hombres, esperaba que actuarais con inteligencia.
    – Mari…
    – No me conoces lo suficiente para utilizar mi nombre. No tienes la menor idea sobre mi o mi vida. Soy tu prisionera, ¿recuerdas? Me disparaste. -Su voz estaba teñida de furia, así que la mantenía ultra-baja, pero era demasiado tarde para sujetar su genio. Ya estaba buscando algo que romper sobre la cabeza de él-. No te atrevas a llamarme Mari. No me importa si tengo una pierna rota. Si quieres torturarme, adelante, pero estaré condenada si te sientas allí siendo un engreído actuando como un amante celoso a causa de Brett, Brett, de entre toda la gente. Eso es lo que te hace saltar. Ahora me doy cuenta. Él “te tocó así” y después pierdes la cabeza. Que completo idiota.
    – Mari…
    – Que imbécil. No me hables. No toques mi pierna. -La adrenalina corría por su cuerpo, mientras ella se encontraba temblando-. ¿Tienes alguna idea de cómo es ese hombre? ¿Lo que es para una mujer tener a alguien que le desagrada tocándola? Vete al infierno, Ken. La próxima vez que quieras poner una pistola en tu cabeza, te ayudaré a apretar el gatillo.
    – No lo entiendes -dijo Jack.
    – ¿Estas bromeando? Soy la única que tiene que aguantar a Brett… o cualquier otro… al capricho de Whitney. No tú, no Ken. Y captar un destello de un soldado que me ha tratado con decencia y respeto, uno al que admiro, ¿es motivo de celos también?
    Ken se quedó muy quieto, los dedos todavía rodeándole el pie, el contacto físico enviando chispas eléctricas silbando por las terminaciones nerviosas, aumentando el torrente de ira que se levantaba como un volcán.
    – ¿Quién es? -repitió Ken.
    Ya le dolía. Que demonios. Usó la pierna buena, encogiéndola y sacudiéndola, directa a su cara, usando la realzada fuerza, necesitando la satisfacción de marcar solo una vez contra él. Estaba interfiriendo con su mente y Mari encontraba eso inaceptable.
    Él bloqueó el golpe con un brazo, lo bastante fuerte para hacer que la pierna se entumeciera, sin soltar el otro pie, ni siquiera perdió el agarre, como si su ataque hubiera sido tan intrascendente que casi ni lo había notado.
    – Era Sean, ¿no es verdad?
    – Vete al infierno.
    – No lo entiendes -repitió Jack-. Whitney no hizo esto.
    Mari apretó con fuerza los labios, estudiando sus caras. Ken no había movido un músculo, la mano todavía permanecía alrededor de los dedos de sus pies. Podía sentir el calor de su palma, era demasiado consciente de él como hombre, no como captor, no como enemigo.
    – Infórmame.
    – El viejo se las arregló para dejar su legado en uno de nosotros. -Ken lo dijo en tono prosaico.
    Pero estaba afectado. Lo ocultaba muy bien, tan bien que ella dudaba que Jack pudiera atravesar su máscara, aquella falsa máscara sin emoción que Ken mostraba al mundo. Pero cuando la tocaba, cuando estaban piel con piel, ella veía más, sentía más, supo más de lo que él nunca tuvo intención… y estaba definitivamente afectado.
    – Fui el afortunado al que nuestro padre le dio su herencia, y Whitney lo sabía desde el principio. Creía que lo había enterrado donde nadie podría saberlo nunca, pero él es psíquico y leyó en mi como un libro abierto, y todo este tiempo ha estado esperando su oportunidad.
    Jack se aclaró la garganta.
    – ¿Piensas que quiere ver tu reacción hacia ella cuando la aparee con otro hombre?
    – Piensa que los mataré… o la mataré
    El estómago de Mari dio un salto. Había una tranquila verdad en la voz de Ken. Se mojó los labios repentinamente secos.
    – Realmente alguien necesita ponerme al corriente aquí porque, para ser totalmente sincera, no me gusta como suena esto. Whitney tiene una forma de manipular a la gente para que hagan exactamente lo que él quiere que hagan y yo no soy exactamente su persona favorita.
    – Ken. -Jack la ignoró-. Él no te está leyendo. No tiene idea de tu carácter. Crees que el viejo está merodeando dentro de ti. Demonios, yo pensaba lo mismo, pero no es verdad. Fuimos investigados. Whitney tiene una alta acreditación de seguridad y leyó todo en nuestros expedientes.
    – ¿Qué es todo esto? -preguntó Mari, intentando desesperadamente ignorar la forma en que cada punta de los dedos de Ken estaba llevando puntos de fuego a su tobillo.
    – Jack, no tiene nada que ver con eso. Probablemente leyó los expedientes, pero lo sabe. Puso esto en marcha porque quiere ver como reaccionaré y como reaccionará Mari, y ahora que tienes a Briony para protegerla, quiere ver como reaccionarás tú. -Los dedos de Ken se removieron en el tobillo de Mari, y de repente volvió su mirada glacial hacia ella-. Mi padre era un hombre loco de celos. Asesinó brutalmente a nuestra madre e intentó matarnos a nosotros. Whitney lo sabe y planeó esto. Tu. Yo. Jack. Briony. Todo es un gran juego para él.
    – Bien, está jugando un juego mortal entonces -dijo Jack-. Porque nadie nos controla, Ken. Hacemos lo que siempre hemos hecho, creamos nuestras reglas y aguantamos juntos.
    – ¿Que hay acerca de ella? -la replica de Ken era tan baja que Mari apenas captó las palabras.
    Jack suspiró.
    – Sabes que es imposible dejarla atrás, así que vamos a tener que trabajar con eso. No fue fácil para mí con Briony, pero nos arreglamos.
    – No soy tu, Jack. Te lo estoy diciendo. Soy como era él.
    – No, no lo eres. -Mari era firme, obligando a ambos a que se fijaran en ella-. Si Whitney vio algo en algún informe en algún sitio, si, lo ha usado contra vosotros. Es muy bueno envolviendo a la gente en enredos, explorando sus debilidades, pero si tiene habilidades psíquicas y te tocó, no ha leído esto en ti.
    – ¿Cómo lo sabes?
    Los dedos de Ken reanudaron aquel gentil roce a lo largo de sus tobillos, el apretón tan fuerte como siempre, pero el toque había perdido su aviso y se había convertido en una involuntaria caricia.
    – Porque yo te toqué.
    Ken parpadeó. Fue su único movimiento. No hubo cambio de expresión en su cara, pero sabía que había reaccionado.
    Jack se acercó lentamente.
    – ¿Tienes esa clase de habilidad? ¿Lees a la gente cuando los tocas?
    – No la tiene -negó Ken-. Está mintiendo para intentar relajar mi mente.
    – Ya quisieras. No lo haría ni siquiera por ti. ¿Por qué querría aliviar tu mente? Peor te sientes tú, más feliz soy yo.-Los ojos de Ken eran acero caliente, pero ella sostenía su mirada y se encogió de hombros con fingida despreocupación-. No podría preocuparme menos que me creas o no.
    – ¿Lo haces? -preguntó Jack.
    Mari estudió sus caras. Había indudables grietas en sus armaduras, tanto si lo querían admitir como si no.
    – No muy fuerte, pero lo bastante intenso como para saber que Ken no es un asesino, especialmente no de mujeres. Cumpliría una orden, pero no podría girarse asesinando a alguien sin una razón seria.
    – Es bueno saberlo. -Ken le soltó el pie y se llevó el calor-. Si eres tan buena en todo esto, ¿por qué no me dices quien es este hombre y podemos dejarlo?
    Ella frunció el ceño.
    – Sabes que era Sean.
    – Y vendrá tras de ti.
    – Whitney lo enviará, si, pero si estás en lo cierto de que esto es un experimento, ¿por qué lo haría? ¿Por qué enviaría a alguien a devolverme a él? ¿No quería ver que ocurría entre nosotros?
    – Enviará a Brett primero -replicó Ken-. Todo esto es parte de su pequeño y feliz plan. Y entonces enviará al otro porque hay un vínculo entre vosotros y Whitney lo sabe… y él sabe que yo sé y sabe que los mataré.
    Había un filo en su voz que la alarmó, el tono bajo, medido y sin piedad. Quería decir que no debería importar, pero ya conocía el poder de los experimentos de Whitney, y tenía un aroma realzado, igual que Ken lo tenía, igual que Jack. Eso hacía la feromona responsable mucho más potente. Whitney había creado una poderosa atracción sexual que sobrepasaba el autodominio común y amenazaba la disciplina de incluso el soldado más fuerte… justo como el doctor había planeado.
    Si Ken era realmente como su padre, como evidentemente temía, ella estaría en más problemas de los que jamás había soñado. Dudaba de si podría resistir a Ken Norton si él hacia insinuaciones sexuales hacia ella, pero lo intentaría. Con lo que no había contado era con interesarse de una forma u otra por el hombre. Era atraída a él, no solo sexualmente, también emocionalmente, y aquello no tenía sentido y casi la asustaba más que la atracción física
    – Me duele la pierna y esta conversación me está haciendo sentir enferma. No debería estar revelándoos información. Somos enemigos.
    Jack sacudió la cabeza.
    – No creo que lo seamos. Si de verdad os habían ordenado proteger al senador, como estábamos nosotros, entonces estamos del mismo lado. Tienes el emblema de los Caminantes Fantasmas tatuado en lo alto del brazo -se levantó la manga-. Somos miembros de una unidad de elite de las Fuerzas Especiales y todos trabajamos para los Estados Unidos. Estamos del mismo lado, Mari. No sé como se han cruzado los cables, pero sospecho que Whitney tiene algo que ver con esto.
    – Crees que Whitney ha ido por libre.
    – Todos creíamos que estaba muerto… asesinado -replicó Jack-. Desapareció hace ocho meses, y su hija “vio” su muerte, lo vio asesinado.
    – Puedo asegurártelo, está muy, muy vivo.
    – Nadie ha visto u oído de él. Solo recientemente, empezamos a sospechar que simuló su propia muerte.
    Mari frunció el ceño, moviéndose ligeramente para aliviar el dolor de las caderas. Nada podía parar el dolor de la pierna, así que lo ignoró, de la forma en que había sido entrenada. Le fastidiaba que Jack hablara siempre, como si Ken estuviera aún dando vueltas a otras cosas… cosas sobre las que no quería que pensara.
    – Es posible que simulara su propia muerte así no podría ser asesinado. Si el gobierno, o sus amigos decidieran que era una responsabilidad, o un lunático, podrían haber decidido deshacerse de él, o al final tenerlo encerrado en una institución.
    Arriesgó una mirada hacia Ken, pero estaba mirándole la pierna.
    – ¿Qué amigos? -preguntó Ken.
    – Tiene un par de personas que lo visitan ahora y entonces. El complejo está bajo fuerte vigilancia cuando vienen, y están rodeados de guardaespaldas. La mayor parte del tiempo nos mueven al final del complejo y solo captamos vistazos de ellos. Sean trabaja con Whitney ahora, solo unas pocas veces nos ha hablado de las discusiones entre ellos.
    Ken se alejó de ella, cruzando los brazos sobre el pecho y observándola con ojos fríos.
    – ¿No se te ha ocurrido que matar a una mujer porque alguien no regresó podría estar un poco fuera de lo normal?
    Mari se dio cuenta de que su cuerpo estaba todavía ligeramente entre ella y su hermano. Algo en su engañosamente casual postura y su tono envió un escalofrío por su columna.
    – ¿Qué es normal? Me crié en el cuartel con otras chicas. Éramos soldados, entrenadas como soldados, participé en misiones desde los doce años. Ninguna de nosotras ha estado nunca fuera excepto en una misión o ejercicio de entrenamiento. Normal era lo que Whitney nos decía que lo era.
    – ¿Y ahora? -apuntó Jack, disparándole a su hermano una mirada de advertencia.
    Mari se encogió de hombros.
    – Whitney está empeorando. Cuando era una niña, solo parecía malo, y distante, pero con los años, está de verdad deteriorado, especialmente los últimos dos años. Durante un tiempo pareció como si tuviera un lado humano. Creo que quizás su hija, Lily, estaba dándole raíces pero…
    – ¿Conoces a Lily? -interrumpió Jack.
    Mari inclinó la cabeza, intentando no estremecerse mientras Ken le limpiaba la pierna. Más sangre se había escurrido.
    – Hablaba de ella con frecuencia, y parecía como si realmente pudiera amarla, aunque, para ser sincera, no podía imaginar que fuera capaz de querer de verdad. No nos veía a ninguna de nosotras como seres humanos. En los dos últimos años se ha vuelto fanático. Incluso sus amigos parecen estar teniendo problemas para tenerlo controlarlo.
    – Háblanos de sus amigos -la animó Jack, dando otro paso.
    Mari intentó impedir que su mirada vagara hacia el arma en su cintura, o las otras dos armas en los arneses gemelos bajo sus brazos. Estaba tan cerca que sería capaz de enganchar una de las armas si era rápida… muy rápida.
    – ¿Hay algo en el rostro de mi hermano que encuentres fascinante? -preguntó Ken.
    El tono bajo la hizo tiritar. Podía sonar tan completamente amenazador al mismo tiempo.
    – En este momento no -le hizo frente, determinada a no ser intimidada-. Me preguntaba si estaba tentándome deliberadamente a hacer un intento por sus armas o si estaba tan inmerso en la conversación que ha olvidado que soy su prisionera.
    – ¿De verdad piensas que eres tan rápida? -preguntó Jack.
    – Por lo general, pero me está doliendo un poco ahora, así que mi cronometraje podría bajar. En cualquier caso vosotros sois doble-combinado. Ken está esperando que me eche encima de ti, y francamente, es realmente una trampa aburrida. Ninguno de vosotros ha pensado mucho en eso.
    – Disculpa, era un estímulo por el momento, solo para ver donde estábamos -dijo Jack-. Tú pensabas ir a por la pistola.
    – Tengo que escapar. No tengo elección. Por mucho que disfrute vuestra compañía, en realidad, realmente tengo que volver… todos me están esperando.
    – Y todo este tiempo creía que estábamos empezando a ser amigos. ¿No estabas de acuerdo en que estábamos del mismo lado?
    Ken los ignoró a ambos y una vez más tomó posición en su cabecera. Limpió su cara con una tela fresca.
    – Aplaza el intento de escapar un poco más. La pierna no está para eso todavía.
    – Desearía poder, pero aunque estemos del mismo lado, van a venir a buscarme y alguien acabará herido. Puedo ser capaz de entrar en el campamento antes de que Whitney se dé cuenta de que me he ido alguna vez. Mi gente va a intentar que pase.
    – Danos solo la localización del campamento, y estaremos encantados de escoltarte a casa -sugirió Jack.
    – Y llevarás algunos amigos solo para hacerlo divertido -dijo Mari. Lo rechazó-. Estoy cansada. Puedes interrogarme más tarde, ¿vale?
    – Toma otro vaso de agua. -Ken deslizó el brazo tras su espalda de nuevo-. No podemos arriesgarnos a que te deshidrates.
    – ¿Se hizo mucho daño en la pierna? -preguntó Jack.
    Mari cerró los ojos y apartó la cabeza de ellos. Le gustaban. Incluso los entendía. Eran soldados. Respetaba eso. Estaban haciendo su trabajo y bien podían estar del mismo lado, estaba bastante segura de que lo estaban, pero no podía elegir arriesgar la vida de todos por descubrirlo.
    Inhaló, arrastrando la masculina fragancia de Ken a sus pulmones. Había estado más estimulada, más humillada y más entusiasmada de lo que nunca lo había estado en su vida. Tenía que escapar. Nada de lo que dijera o hiciera los iba a convencer para dejarla ir.
    – Mari, bebe el agua.
    El acero en la voz de Ken le hizo rechinar los dientes. Sabía que el murmullo de ira atravesando su cuerpo lo avisaría. Tenía una obstinación de una milla de ancho, y era lo que había llevado a su separación de Briony, por su inusual infancia, y por la degradación del loco programa de procreación de Whitney.
    Ken apretó el brazo a su alrededor y bajó la cara mientras su cálido aliento abanicaba su mejilla, hasta que estuvo envuelta en su aroma y su cuerpo empezó a responder. Intentó desesperadamente centrarse en el dolor de la pierna, en su desesperada situación, o cualquier cosa menos la sensación de los músculos de su brazo, el calor de su piel tan cerca de ella.
    ¿Estás haciendo esto a propósito? Porque es rastrero.
    No me desafíes solo para probar alguna estúpida cuestión. Necesitas el agua para recuperar tu salud. Bebe.
    Volvió la cabeza para mirarlo, los labios a pulgadas de los de él, la mirada trabada con la de él. Era una buena cosa que fuera telépata, porque no tenía aliento en los pulmones para respirar… o hablar
    ¿Te ha mencionado alguien alguna vez que eres un completo idiota?
    Creo que mi hermano lo ha hecho en muchas ocasiones.
    Ella asintió con la cabeza.
    Bien. De acuerdo entonces. Mientras alguien lo haga.
    Tomó un pequeño sorbo de agua y lo dejo gotear por su garganta, sorprendida de lo muerta de sed que estaba. Las drogas estaban empezando a abandonar su sistema, y las cosas estaban bruscamente mucho más enfocadas. El tiempo había pasado. Entendía porqué la habían tenido sin sentido mientras la movían de sitio en sitio, probablemente un paso por delante de su unidad, pero no tenía idea de si habían sido horas o días.
    El pánico la oprimió por un momento y lo contuvo. Las cinco mujeres abandonadas en el campamento eran su verdadera familia. Bueno, estaba Sean y un par de los otros hombres que no habían sido cogidos en la telaraña de engaño de Whitney. Pero había sido criada con las otras mujeres. Estaban todas unidas, hermanas. No tenían padres, ni otros amigos, así que el vínculo entre ellas era fuerte. Al final no importaba si estaba del mismo lado que Ken y Jack, porque tenía que volver. No podía dejar que las otras encararan una posible muerte a manos de Whitney.
    Estaba absolutamente segura de que Whitney había empezado a caer en la locura. Podría haber empezado como un brillante científico, pero en algún lugar del camino había empezado a convencerse de que era de lejos más inteligente que cualquier otro y que el fin justifica los medios. Las reglas no eran para él. Tenía demasiado poder y demasiada poca responsabilidad.
    Mari bebió más agua. Tenía que recuperar fuerzas.
    – ¿Cuánto tiempo me habéis retenido?
    – Un par de días -respondió Jack-. No podemos dejarte llamar a tu unidad, y nos están pisando los talones.
    Le dirigió una breve sonrisa, deliberadamente se recostó contra el brazo de Ken, determinada a demostrarle, y a ella misma, que podía tener bajo control sus sentimientos físicos.
    – Son buenas.
    – No tan buenas -discrepó Jack-. Ellas no te tienen y nosotros si. De haber estado buscándote, te habríamos encontrado.
    – Eres muy arrogante.
    Las cejas de Jack se arquearon
    – Eso no es ser arrogante, es un hecho.
    – Estoy cansada y me duele la cabeza. -Levantó la vista a Ken-. Probablemente desde que me clavaste el codo.
    – Lo recuerdo. Y nunca me diste las gracias por salvarte la vida.
    – Hubiera preferido que fueras un poco más gentil al hacerlo.
    Estaba jugando, intentando aligerar la situación, o perder tiempo, no estaba segura de que, pero una sombra cruzó la cara de Ken. Tan cerca de él, captó aquella fugaz reacción a sus palabras.
    Ken le colocó la cabeza en las almohadas.
    – Has estado fuera un par de días. Hemos estado apartando a tu unidad de alguien que podía tenernos atrapados en fuego cruzado.
    Mari lanzó una mirada a Jack. Tenían un plan. Con todo lo que estaban haciendo, ella no podía ser parte de eso.
    – Tengo que volver. No lo entendéis. Si no vuelvo, Whitney va a herir a una de las otras. No puedo dejar que ocurra.
    – Danos la localización y nosotros iremos y las sacaremos -dijo Ken.
    Ella empujó su pecho.
    – Sabes que no puedo hacerlo. No las traicionaré. No tengo idea de quien sois realmente.
    Los relucientes ojos enfrentaron los de ella como el filo de una espada. Fríos. Posesivos. Muy aterradores. Su pulso emprendió un ritmo frenético. Él mostró una pequeña emoción, y aquello había sido aterrador, pero esto parecía peor. Bajo la máscara, su mente estaba trabajando rápido, calculando, formulando, procesando datos cada parte tan rápido, o más, que la de ella. ¿Qué otros atributos había realzado Whitney en él? Que otros códigos genéticos habían deslizado Whitney en su cuerpo, porque justo en aquel momento parecía más un depredador que un hombre.
    El latido en su cabeza se incrementó. Captó el intercambio entre Jack y Ken. Una simple mirada, nada más, pero fue suficiente. Hizo una inspiración profunda y calmante y relajó mente y cuerpo.
    ¿Sean? ¿Alguien? ¿Estáis ahí fuera? La cabeza le dolía no por el codazo, sino porque alguien estaba ahí fuera, llamando, usando la telepatía. Y los Norton habían sido alertados.
    La mano de Ken le rodeó el cuello, los dedos deslizándose al punto de presión. Intentó pararle, pero era una eternidad demasiado tarde. Sintió las olas de vértigo, la habitación girando alrededor de ella, y todo se volvió negro.

Capítulo 6

    – Vienen, Ken, salgamos de aquí -dijo Jack. Abriendo la radio-. ¿Qué demonios estás haciendo para tardar tanto, Logan? Otro par de minutos y estaremos en el tiroteo. Nico trata de llevárselos, pero si no estás allí, todo esto es para nada.
    – Llevo aproximadamente cinco minutos, corriendo sin luces. -Ken había entrado en la oscura habitación antes de tomar posición al lado de Mari. Sintió su pulso, las yemas de los dedos deslizándose en una caricia sobre su piel suave. Estaba enfermo por el miedo, por su hermano y por Mari. Desde que había inhalado su olor, el monstruo que tan cuidadosamente había cerrado bajo llave se había vuelto más fuerte con cada momento pasado en su compañía. Estaba celoso de aquellos hombres, Brett y Sean. Era feo, ácido y cortante como el dolor de un corte de cuchillo sobre su piel.
    Conocía a Jack, sabía lo que Jack haría exactamente lo que le advirtió y matándola, Ken intentaría salirse de la ecuación. Jack había eliminado eficazmente las opciones de Ken. Y era imposible estar vivo en el mundo y saber que otro hombre abrazaría a Mari, besándola y tocándola. Casi gruñó en voz alta. Ella había traído su cuerpo dolorosamente a la vida cuando Ken y los doctores habían estado seguros de que estaba destrozado. Pero aún si la tenía, ¿qué significa esto para ambos? Maldición, solo por que su polla estuviera dura no significaba que la maldita cosa pudiera funcionar de todas formas
    Jack presionó una mano sobre su cabeza. -La están llamando y no se quedaran en silencio sobre esto.
    – Deben de estar buscando en cuadrículas y utilizando más de un helicóptero o no podrían cubrir tanto territorio tan rápido -añadió Ken.
    La telepatía podría estar en silencio. Jack y Ken la habían estado usándola desde que eran niños, y podían enviarse fácilmente el uno al otro sin gastar demasiada energía que los delatara. Los Caminantes Fantasmas se entrenaban enviando ondas precisas de comunicación, porque cualquiera familiarizado con el extraño zumbido y palpitación en la cabeza lo reconocía por lo que era, pero no era un talento fácil de adiestrar. Ahora mismo no parecía que el equipo de Caminantes Fantasmas de Mari se preocupara de una u otra forma de que alguien más pudiera oírlos. Estaban frenéticos por encontrarla y comenzaban a llamarla a gritos.
    Su equipo quería que regresara. Ken entendía el credo de los Caminantes Fantasmas. Nunca abandonaban a un hombre. Si uno era capturado, iban a por él o ella. Pero no le ayudaba preguntarse si Brett o Sean conducían la misión de rescate y si era completamente personal. El equipo había estado presionándolos duramente durante dos días y estaban definitivamente siguiendo los planes de vuelo de Nico, archivados con un solo acceso de autorización de alta seguridad.
    Se maldijo suavemente a sí mismo. Parecía no haber ningún control para los celos. Nunca había permitido que le preocupara algo o alguien además de Jack, así que esto nunca había sucedido. Cuando Briony había entrado en sus vidas y Jack había caído con tanta fuerza sobre ella, a Ken solo le había preocupado que Jack perdiera la única cosa buena que le pasado nunca.
    Ken tocó la cara de Mari, trazando la estructura ósea, imprimiéndola para siempre en su mente, piel y órganos. La quería para él. Era inesperado y espantoso. Incluso estaba asustado de poder querer algo tanto, pero lo hacía. Ella estaba allí. En su interior. Todo el tiempo mientras hablaba, veía cada expresión, cada gesto y había descansado su palma sobre su cuerpo, absorbiendo lo que podía de su naturaleza y carácter. No era uno de sus dones más fuertes, pero atrapó impresiones de su vida, dura, estéril y a menudo desagradable. Era la clase de mujer que le habría atraído sin la interferencia de Whitney.
    Era fuerte y testaruda y no se intimidaba fácilmente. Era hermosa. Aunque sabía que ella no lo pensaba; las mujeres nunca lo hacían. Siempre querían ser mas delgadas o tener el color del pelo diferente o ser más altas o más bajas, pero había sido el que la había desnudado y su cuerpo era perfecto para él. La quería con una necesidad casi salvaje, primitiva y ahora que había despertado a su polla, esto también, había hecho un monstruo, que rabiaba por atención…
    Siempre había tenido una gran resistencia, un fuerte impulso sexual y ahora que había regresado y que sabía que estaba desnuda y receptiva, esto lindaba con la obsesión. ¿Y que haría para satisfacerlo? ¿Estimularlo? Estaba bastante seguro de que necesitaría mucho estímulo para llegar al orgasmo y una mujer que había soportado la clase de cosas que Mari había tenido no querría para nada sexo duro. Juró por lo bajo y se dio la vuelta alejándose de ella.
    ¿En qué demonios estaba pensando? No podía tenerla. No podía pensar con su polla; tenía que pensar con el cerebro y no podía tenerla. Era así de simple. No podía pensar en la manera que se le iluminaban los ojos cuando le sonreía o en la atractiva curva de sus labios y como parecía… Gimió suavemente y se frotó la parte delantera de los vaqueros, maldiciendo otra vez cuando tuvo que hacer una presión dura para sentir la ola de placer que bordeaba demasiado cerca el dolor.
    – Estarán fuera en dos minutos, Ken.
    La voz de Jack lo sobresaltó, no era un buen signo cuando tenía que estar alerta. Hacía mucho tiempo que no sentía placer sexual y estando cerca de ella, sintiendo su cuerpo endurecerse y llenarse de palpitante necesidad era un milagro y una maldición que no había esperado.
    – ¿Estás seguro de que está inconsciente? No podemos arriesgarnos de que advierta a alguien. Si no siguen a Nico, no podremos llevarla con Lily. Y tú y yo sabemos que Whitney tiene algo más en la manga para asegurarse de que irá a casa. Quiero que Lily le haga un chequeo a fondo antes de que se acerque a Briony.
    – Está fuera de combate. Vamos a cortar porque estamos demasiado cerca. Están a una hora detrás de nosotros. Nico puede estar en problemas. El zumbido en su cabeza comenzaba a desvanecerse, indicando que el equipo de alejaba de ellos.
    – Queríamos que creyeran que nos estaban ganando terreno. Tienen que seguirlo. Nico sabe lo que hace. Logan estará aquí en cualquier momento, Ken. Necesito preguntarte…
    – No lo hagas. Traté de decírtelo y ahora es demasiado tarde.
    – Tenemos que hablar de ello. Tuve que enfrentarme cuando Briony vino pidiéndome protección. Existía la posibilidad de que nuestro padre viviera en mí.
    – Nunca existió esa posibilidad. Hicimos un pacto, Jack, que nunca nos acercaríamos lo suficiente a una mujer para caer enamorados, pero siempre supe que estarías bien si llegaba a pasar.
    – ¿Cómo? No lo sabía. No siento nada en absoluto haber disparado, Ken, lo sabes. No sentí remordimientos cuando maté a nuestro padre.
    – Cuando terminaste lo que empecé. -Le recordó Ken-. Mamá ya estaba muerta cuando fui a por él. Debería haber corrido, pero solo podía pensar en matarlo. -Todavía podía recordar con un vivo detalle desgarrador el bate de béisbol de su padre que agarró y el fuerte vaivén. Hubo un placer absoluto cuando el bate conecto con un crack satisfactorio y su padre gritó. Por primera vez en su vida, Ken se había sentido poderoso y con el control. Ya no era un adolescente y aunque había planeado la muerte de su padre un millón de veces, cuando encontró a su padre con la sangre de su madre por todas partes, algo frío y grotesco, vicioso y despiadado, había saltado a la vida y lo había atrapado.
    – ¿Piensas que no sentía lo mismo, Ken? Hizo que nuestras vidas fueran un infierno. Nos golpeó hasta la mierda y a mamá, nos ridiculizó y avergonzó. Nos quería muertos y la castigó cada día de su vida por amarnos. Por supuesto que querías que muriera. Esto no tiene nada que ver con ella. -Jack se acercó, gesticulando hacia Mari.
    – Esto tiene todo que ver con ella y lo sabes. -Ken estaba demasiado avergonzado para admitir sus sentimientos a su hermano, la persona a la que más amaba y respetaba en el mundo. Era suficientemente malo que conociese su propio y nefasto defecto, que tenía que mirarse al espejo cada día y ver que su padre le devolvía la mirada, pero estaba malditamente seguro de que no quería que Jack viera lo que hizo-. Podría sentir eso, no querer compartirla con nadie. No puedo pensar si quiera en la posibilidad de tener niños y no volverme completamente loco. Cuando oí hablar de Brett… -Le costó decir el nombre y en su voz hubo un aumento de repugnancia y cólera-. Debería estar pensando en lo que ella había pasado, pero todo en lo que podía pensar era que él la había tocado, había estado dentro de ella y que lo quería muerto.
    – Tenía la impresión de que lo despreciaba. Si la forzó, se merece morir. Infiernos, querría matarlo.
    – El punto es, que no estaba pensando en ella, pensaba en mis propios pensamientos y no eran exactamente nobles. Quería estar en su interior, borrando de ella cualquier recuerdo de él. -Había vergüenza en su voz.
    – Ken -dijo Jack, manteniendo la voz baja-, somos diferentes. Debemos tener cuidado, pero no nos hace como él. Tan solo somos un poco más dominantes.
    Ken resopló.
    – ¿Un poco?
    – Y un poco más celosos de lo que es un hombre medio…
    – ¿Un poco? -repitió Ken-. Maldición, Jack, Briony es demasiado dulce y te deja comportarte muy mal con ella; piensa que eres mono o algo así. Quien sabe lo que le pasa por la cabeza. Y no te vuelves loco cuando ella tiene alrededor otros hombres.
    – Me molesta -confesó Jack-. Lo manejo.
    – ¿Y si no puedes? ¿Qué le haría esto a tu relación con Briony? ¿Cómo piensas que se sentiría cada vez que un hombre le sonriera y te enfadaras al instante?
    – Tendría el sentido común de guardármelo para mí. Confío en ella. Todavía no conoces a esta mujer, Ken. No te ama; no la amas ¿Por qué esperas ser capaz de tratar con algo como los celos cuando aún no has construido una relación con ella? Si confiaras en ella y la amaras, sería diferente.
    Ken negó con la cabeza.
    – Logan está aquí. Ve a mantenerlos lejos de ella. Tenemos que deshacernos de su ropa y pensar que cualquiera de los demás viéndola desnuda es suficiente para provocarme, ya será bastante difícil el tiempo con el doctor.
    Por primera vez, la expresión de Jack fue suspicaz, como si con esto pudiera caer en que Ken decía una verdad absoluta, que su naturaleza posesiva y dominante podría ser demasiado difícil de controlar, como él temía.
    – Lo manejaremos -dijo Jack-. Lo haremos del modo que siempre lo hacemos. -Le indicó la camilla-. Vamos a salir de aquí.
    Ken se levantó al final, pero vaciló.
    – Si hubieras caminado hacia el patio trasero primero y hubieras visto a mamá muerta y él con aquella sonrisa, cubierto con su sangre, ¿hubieras ido a por él o habrías sido sensato y lo hubieras dejado?
    Jack suspiró.
    – Fue hace tiempo, Ken. Vi como te golpeaba, te rompió los brazos y fui a por él. No sé lo que hubiera hecho si lo hubiera encontrado con mamá. Probablemente lo que hiciste. Soy de los que disparan primero y pregunta después, ¿recuerdas? Tú eres el que impide que me molesten, manteniéndolos a salvo. No eres nuestro padre, Ken y nunca me vas a convencer de que eres como era él.
    Logan Maxell, el líder del equipo de los Caminantes Fantasmas SEAL, montaba guardia y Neil Campbell conducía. Logan abrió las puertas y retrocedió para permitir que los Norton guiaran la camilla dentro del Expedition. Ken y Jack subieron al lado de Mari. Ken remetió la sábana con cuidado a su alrededor de modo que no enseñara nada de piel.
    Alargó la mano en busca del botiquín al lado de los pies de Jack.
    – Voy a darle otro analgésico mientras está así. Las drogas no le duran mucho, pero la aliviará durante el paseo. Probablemente intentaría apartarme si la inyectara mientras está consciente.
    – ¿Te ha hecho pasar un mal rato? -preguntó Logan-. Se ve pequeña desde este lado. Pensé que entre los dos podríais manejarlo, sin ninguna preocupación, papi está aquí ahora. -Le sonrió abiertamente a Ken estudiando evitar mirar a Jack.
    Ken siempre había encontrado divertido lo que Jack le hacía a todo el mundo, incluso a sus compañeros Caminantes Fantasmas, los ponía nerviosos y Ken era al que consideraban amigable. Había cultivado la imagen con cuidado, escondiendo lo que era tras una preparada sonrisa y una broma. Esto relajaba de alguna manera la personalidad más mordaz de Jack y no dejaba entrar los principios rigurosos que Ken sabía se volverían mortales en el momento en que alguien amenazara a Jack. Mientras había mucha gente que estaba asustada de Jack, no era de Jack al que debían haber temido más. Jack tenía un gran control y disciplina, pero Ken nunca vacilaría en destruir a cualquiera que amenazara a Jack. Lo haría rápido, brutal y sin remordimientos y con ese conocimiento en su interior mantenía la sonrisa firmemente en el lugar y esperaba la llegada de las bromas porque pasara lo que pasara, Jack estaba tras él, como lo había estado durante tantos años antes.
    Jack siempre pensó que, después de descubrir a sus padres, las lágrimas de Ken habían sido tanto por la pena como por el dolor de los brazos rotos, pero la pena había sido por su madre y el terrible conocimiento de que había puesto a su gemelo en la posición de necesidad de matar a su padre. Años más tarde, cuando había sido torturado por los hombres de Ekabela, Ken sabía que Jack iría a por él. Muerto o vivo, Jack iría y Ken decidió mantenerse vivo para esperar a que Jack sin ayuda tratara de aniquilar a los rebeldes en el Congo. Ken siempre se había sentido responsable de su hermano. Conocía la personalidad de Jack, los demonios que lo dirigían y siempre se sentiría responsable de sacar lo peor de su hermano.
    Después de inyectarle a Mari el analgésico, pasó una mano por su cara. La habían despojado de su ropa y de su dignidad. ¿Cómo podría perdonarles esto? Sabía lo que era que te desnudaran, el miedo que acompañaba la vulnerabilidad completa que sentía un preso. Enredó los dedos en su pelo, acariciando los mechones bajo la capa de oscuridad. Tenía que tocarla, tenía que estar cerca de ella y era muy peligroso para ambos. Había trabajado toda la vida para refrenar al monstruo y en un breve momento, ella lo había sacado a la vida rugiendo, todo uñas y dientes, barriendo su intestino y su mente.
    Sabía el momento en que había inhalado su olor, llevándolo profundamente hacia sus pulmones, que Whitney la había emparejado con él. La cólera había sido su primera reacción, cólera que fácilmente habría podido producir una víctima, pero entonces, cuando Jack se había acercado a ella, sintió el afilado cuchillo de los celos, tan desagradable y peligroso como los que su padre manifestaba. Había sido una reacción cruel, anudando su intestino, tajante oscuridad, arremolinando la niebla en su mente hasta que pudo probar en la boca la violenta necesidad que había estado cerca de abrumarlo. Y luego sintió miedo, más miedo que cuando los hombres de Ekabela lo desnudaron completamente, lo extendieron y comenzaron su lento y meticuloso trabajo sobre su cuerpo.
    Se le secó la boca solo de pensar en como había querido cerrar los dedos alrededor del cuello de Jack para mantenerlo apartado de Mari mientras ella había mirado su cara, su perfecta cara. Ken se pasó una mano por la mascara, sintiendo las crestas y la piel brillante, al borde de su labio. Era gracioso que nunca antes lo hubiera preocupado. Había tenido punzadas, por supuesto, pero en su mayor parte aceptaba todo lo que le habían hecho a su cuerpo en su vida. Era un hecho y estaba de acuerdo con ello. Además, su cara no era nada comparado con el daño que le habían hecho a su polla. Cerró los ojos brevemente, recordando como ellos cortaban más y más cerca y la bilis y el miedo se levantaban, el momento aterrador cuando estuvieron finalmente allí e hicieron aquel primer corte que le desgarró el intestino.
    – Ken -dijo Jack en voz baja-. ¿Estás bien?
    Ken se limpió las gotas de sudor de la frente. Jack estaba demasiado bien sintonizado con él para que le escondiera cualquier reacción emocional fuerte. Jack voluntariamente no perdería a su gemelo, pero esto solo era un asunto temporal antes de que Jack fuera obligado a aceptar la verdad y que podría poner en peligro la vida de Mari y el bienestar de Briony.
    Ken tendió una mano. Tan estable como una roca.
    – Estoy bien. Solo estoy tratando de entender lo que vamos a hacer sobre esta situación.
    – Lily dice que se levantará para esperarla. La esposa de Gator, trabaja en el pirateo de los ordenadores de Whitney -les informó Logan-. Es muy experta y no deja ningún rastro, con la esperanza de que Whitney no se de cuenta de que es capaz de tener acceso a sus archivos. Hasta ahora, Lily no tiene ningún dato real sobre Mari. Nadie realmente recuerda mucho sobre ella antes de que se las llevaran a ella y a Briony.
    Ken sabía que Gator estaba fuera del equipo original de los Caminantes Fantasmas. Los dos equipos se habían aproximado después de que Nico y su esposa Dahlia, ambos miembros del equipo original, hubiesen rescatado a Jesse Calhoun, un miembro del equipo de los Seal Caminantes Fantasmas, robando su cuerpo lleno de balas directamente fuera de la protección de sus captores. Habían combinado sus recursos y habían echado mano a la confianza del uno en el otro mas que en la cadena de mando.
    – ¿Hablaste con el almirante, Logan, para confirmar quien dio la orden de proteger al Senador Freeman y de dónde venía la amenaza? -preguntó Ken.
    Logan negó con la cabeza.
    – Lo intenté. Ken, pero dijeron que se había ido a Boston, que tenía una reunión y que se pondría en contacto conmigo cuanto antes. He estado manteniendo silencio por si acaso algo de lo que hacemos es supervisado. Definitivamente hay actividad en todas las bases. Quieren a esta mujer de regreso. ¿Serás capaz de averiguar algo?
    – Solo que es un Caminantes Fantasmas y que su equipo parecía proteger al senador de la misma amenaza que nosotros -contestó Ken-. Ella se cura muy rápidamente. Si Lily puede añadírnoslo, sería muy provechoso. Su pierna estaba en mala forma y había perdido mucha sangre. No puedo creer a la velocidad con la que se está curando.
    – Realmente, Lily notó esto en Flame. Fue atacada por un caimán y su brazo cicatrizó a una velocidad asombrosa -contestó Logan.
    – ¿Pateó Flame el cáncer?
    – Parece estar remitiendo. Lily tiene la esperanza de que tenga una recuperación completa. Ella les pide a todos de que están realzados físicamente que vengan para hacer pruebas cuanto antes, solo para mayor seguridad.
    – Whitney deliberadamente le dio el cáncer. No le gustaba ella -dijo Ken, mientras su cara iba a la deriva sobre la cara de Mari. Supo el momento en que recobró el conocimiento. No se movió, no habló, escuchando la conversación, pero su conciencia aumentaba y sus realzadas capacidades en la oscuridad la hacían demasiado consciente de sus cambios en la respiración y el olor que ella emitía de miedo.
    Él contuvo la necesidad de cogerla en brazos y abrazarla, tranquilizarla y protegerla, una reacción que no había esperado cuando cada reacción relacionada con ella parecía tan violenta. Sabía que debía romper el contacto, pero no podía, no cuando ella tenía tanto miedo. Jack lo miró y supo inmediatamente que ella estaba despierta. Ken negó con la cabeza ligeramente y Jack miró por la ventana teñida, no haciéndoles caso.
    – Whitney tiene mucho por lo que responder -dijo Ken en tono grave.
    – Ryland ha estado preocupado, Whitney puede tratar de arrebatarle el bebé a Lily. Han estado reforzando todos los sistemas de seguridad por si intenta entrar en la casa, se meterá en problemas.
    – Sería ridículo que Whitney intentara desmontar el equipo de Caminantes Fantasmas de Millar, sobre todo allí. Aquella casa es una fortaleza.
    Ken sintió que un temblor atravesaba a Mari y él deslizó la mano a lo largo de su hombro y bajó por el brazo ileso hasta que encontró la mano. Sus dedos se entrelazaron con los suyos. A medias esperaba que ella se apartara, pero ella apretó los dedos alrededor de los suyos y se agarró.
    Me has drogado.
    Sabía que el paseo sería doloroso. Te diría que lo siento, pero no sería verdad, por lo que no me molestaré en mentirte. Su pulgar se deslizó sobre el dorso de la mano en una pequeña caricia. Nadie va a hacerte daño, Mari.
    ¿Ninguna tortura? Había una pequeña nota de humor que pudo cortar directamente el miedo.
    No. Lily va a hacerte algunas pruebas, solo para tener la certeza de que Whitney no se guarda ninguna sorpresa repugnante en la manga. Ken echó un vistazo a Logan, que se frotaba las sienes. Logan tenía un poderoso talento y estaba bastante seguro de que era bien consciente de que se estaban comunicando telepáticamente, pero no permitió que su expresión o su mirada pudiera delatarlo. Mari, a las ondas de energía les gusta extenderse y atravesar todas las superficies, incluso a los seres humanos. Lo encontramos molesto, entonces la gente de nuestro alrededor reacciona con dolores de cabeza. Cuando te dirijas a mí, concéntrate solo en mí. Piensa en una pequeña corriente con exactas orillas. Envía las ondas energía directamente por el camino, desde ti hasta mí. Estás acostumbrada hacer el envío a un equipo, no a una sola persona.
    Lo intentaré. ¿Ken? Quiero decirte algo importante. Ahora estoy un poco amodorrada, por lo que puedo no decirlo correctamente, pero todo lo del asunto de que te pareces a tu padre, bien, tan solo es que no es cierto.
    No puedes saberlo, Mari. No puedes confiar en mí. Maldición, yo no confío en mí mismo.
    Brett hace que se me hiele la sangre cada ve que entra en una habitación conmigo. Las otras mujeres lo sienten también. No tengo esa reacción contigo.
    Whitney te programó para tener conmigo una reacción física; eso es todo lo que es, Mari. No hagas algo más de ello.
    Mari mantuvo los ojos cerrados, no queriendo tratar con cualquiera de los demás. El vehículo se balanceaba, los neumáticos chocaban con los obstáculos de vez en cuando ocasionalmente sacudiéndola, pero todavía estaba tranquila. Podía oler la noche, clara y fresca después de la reciente lluvia. No tenía ni idea de dónde estaba, no había modo de escaparse y estaba desnuda debajo de la sábana, sintiéndose demasiado vulnerable, sobre todo ahora que había otros hombres cerca.
    Sabía por los olores que había dos hombres, el conductor y uno que estaba más cerca de ella. Él era peligroso. Sintió su vigilancia, el modo en que todavía la sostenía y la tranquilidad. Eran siempre los más mortales de los soldados. Sean era igual. Jack se parecía. Ken lo parecía. Los hombres, alertas y listos, quietos y tranquilos pero capaces de golpear tan rápido que nadie sabría nunca quien lo había golpeado.
    Debería haber estado aterrorizada, pero Ken la hacía sentir segura y protegida, lo que era una locura cuando él era más que una amenaza, tal vez incluso más para ella, más que los demás. Se quedó inmóvil, los ojos errados, fingiendo que le sostenía la mano como en una cita. Nunca había tenido una cita. Nunca había visto una película que no fuera una película de entrenamiento. Nunca había caminado por las calles de la ciudad con las manos cogidas y nunca había salido a comer a un restaurante. No sabría como actuar en un acto familiar. Esto era un sueño, un sueño tonto, tonto pero que la satisfacía fingirlo aunque solo fuera durante algunos minutos.
    El recinto la esperaría hasta que encontrara el camino de regreso y luego sus “hermanas” iban a tener que ponerse serias sobre escapar porque no aguantaba a Brett y sus castigos por no cooperar. Había pensado una docena de maneras de matarlo, pero sabía que Whitney castigaría a las otras mujeres. Ivy era la prueba de ello. Mari, tenía que regresar sin tener en cuenta si los Norton y su equipo estaban del mismo lado. Tenía que volver porque Whitney era un megalomaníaco y tenía tentáculos de gran alcance.
    ¿Piensas que Whitney ordenó el golpe contra el senador? El hombre le preguntó a Ken.
    Amaba el sonido de su voz. Parecía moverse por su interior, lenta y espesa como la melaza caliente. El sonido parecía una caricia dentro de su cabeza, deslizándose sobre su piel y su cuerpo calentándole la corriente sanguínea. Él no trataba de seducirla y era espantoso pensar lo que pensaría si se le metiera en la mente. Apretó sus dedos, insensible ante el estado emocional que le revelaba.
    ¿Por qué él, a menos que el senador fuera a dejarlo? ¿Lo tomo como que Freeman conocía lo del laboratorio de experimentos de Whitney? Después de todo se había casado con una de ellas.
    Violet. Violet había sido una buena amiga. Whitney la había emparejado con el senador. La había enviado a que fuera su guardaespaldas y lo siguiente que se supo es que Violet estaba casada. Si Whitney todavía tocaba sus teclas -y Mari no podía imaginar que la dejara marchar- parecía que amaba a su marido.
    ¿Qué lazo hay entre el Senador Freeman y Whitney? Le preguntó Ken.
    Su padre y Whitney fueron juntos a la escuela.
    Ken consideró la respuesta. No era la primera vez que lo había oído. Logan, ponte en contacto con Lily. Tienen que encontrar tan rápidamente como sea posible a quienes fueron amigos de la escuela de Whitney. Solo los más inteligentes y muy ricos.
    Marigold apartó la mano, los ojos se abrieron rápidamente, fulminándolo con la mirada. Sabía que podía verla en la oscuridad igual que su visión realzada le permitía verlo a él. Le has pasado la información a tu amigo.
    Ken se quedó mirando la cara furiosa. No derramaba energía, nunca. Ella entraba en su interior justo por las feromonas. ¿Qué demonios le había hecho Whitney? ¿Y cómo? ¿Cuándo? Ella le leía los pensamientos sin la ventaja de la expresión, la caída de la energía o algo más. ¿Qué clase capacidades psíquicas tenía? ¿Cuán peligrosa era? Tanto como quería protegerla, tenía que pensar primero en Jack, Briony y los gemelos que llevaba. Whitney llegaría hasta donde fuera para conseguir poner las manos encima a aquellos niños incluso enviando a la propia hermana de Briony.
    Jack. ¿Briony no te espera en casa de Lily, verdad?
    Jack se movió, un tigre depredador estirándose. La mirada era llana y fría mientras se dirigió a la deriva sobre Mari. Sí. Era el único lugar donde podía esconderla. Ryland y su equipo la vigilan. Y pensé que si se iba a encontrar con su gemela por primera vez, ese sería un lugar fuera de peligro. Había una pregunta en su tono, aunque no la expresara.
    ¡No lo hagas! Mari parpadeó hacia atrás las repentinas lágrimas. Él advertía a su hermano que enviara a Briony. Por primera vez Mari realmente se permitió pensar en ver a su hermana. Solo una rápida imagen, que era todo lo que necesitaba. Solo para saber que estaba viva y feliz. Mari desesperadamente necesitaba a Briony para ser feliz.
    Mari no lo tocaba, pero lo sabía. Ken podía verlo en su cara, leerlo en su mente. Había pánico, pena, cólera, todo mezclado en uno, como si Mari no pudiera decidir completamente como sentirse por lo que le había hecho. Pero él no tenía ninguna opción.
    Sácala de allí, Jack. Envíala con Jesse Calhoun o con Nico y Dahlia. Tenemos que hacer que Lily examine a Mari y no podemos tomar la posibilidad sin saber lo que pasa. Ella tiene talentos sobre los que no tenemos ninguna pista.
    Jack juró suavemente. Briony estaba preocupada por ver a su hermana. Él le había hecho la promesa de encontrar a Marigold, y quería hacerlo. Pero Ken tenía razón. No había que tomar riegos con ella. Hasta que no supieran que Whitney estaba a la altura y si Mari estaba realmente de su lado, ellos no se podían arriesgar.
    ¿Cómo has podido advertirle de mí de esta manera? ¿Qué tipo de amenaza podría ser yo para mi hermana? Esto es lo que has hecho, ¿verdad? Soy una presa, rodeada de Caminantes Fantasmas entrenados y tengo una mano y una pierna rotas. Debes pensar que estoy realmente bien.
    Temblando de cólera, miró hacia la impasible cara de Ken. Era igual de frío e insensible como había pensando al principio de él. Había logrado engañarla porque Whitney lo había establecido de esa manera, la había hecho vulnerable a él. Whitney amaba esas pequeñas bromas. Amaba sentirse superior y ella lo había desafiado muy a menudo. Este era probablemente su castigo, hacerle creer que estaba cerca de ver a Briony. Había tenido razón en no pensar en ella, en no esperarlo.
    Mari, tenemos que protegerla hasta que sepamos que es seguro.
    Ella no volvería a escuchar aquella voz acariciante, como el terciopelo suave y que jugaba por su cuerpo como un instrumento musical. No otra vez, nunca otra vez. Sintió la garganta en carne viva y los ojos quemaban, pero miró a Ken de modo provocativo. Dejándole que intentara derrotarla. Nadie, ni siquiera Whitney, con todas sus humillaciones y sus engaños, la había derrotado.
    ¿No querrías que Briony estuviera protegida?
    No quiero que digas su nombre. Está muerta para mí. No es mi hermana. Mis hermanas están de regreso en el recinto esperándome y créeme, regresaré. No hay ninguna Briony. Era un engaño, uno bastante cruel. Acepté su muerte hace tiempo.
    Él no iba a usar a su hermana para hacerle daño a ella. Tenía que sacar todo de su cabeza excepto el deseo de escaparse. Si no lo hacía pronto, antes de que llegaran a su destino, sería casi imposible. Iban a una fortaleza; había escuchado como lo decía Ken.
    Ken sabía que era mejor tocarla e incluso, hasta sin tocarla, sabía lo que estaba pensando. Atrapaba imágenes, emociones, impresiones que ella no querría que fuera consciente. Alguna cosa está pasando que no entiendo, Jack. Sé lo que estás pensando y no mantengo el contacto físico. Y ella puede hacer lo mismo conmigo. No es perfecto, pero recogemos la idea esencial como si hubiera alguna clase de transmisor silencioso entre nosotros. ¿Tienes algo similar con Briony?
    Jack negó con la cabeza y cambió su peso ligeramente, dejando su arma en una posición más fácil para tirar de ella si la necesitaba.
    Mari se cerró a todo lo que había a su alrededor. Al dolor. A su cerebro borroso. A los hombres. Lo más difícil era bloquear la imagen de Ken y la máscara que era su cara. Aquellos ojos que siempre la miraban directamente a los suyos. Obligó a que sus pensamientos se dirigieran hacia un túnel largo, oscuro, haciendo entrar olas de agua para quitar lavando los pensamientos arbitrarios. Tenía que concentrarse en una sola cosa. El volante. Esta era su única posibilidad. Planeó cada paso con cuidado y entonces trabó la rueda.
    Realmente no podía verlo, entonces construyó la imagen en su mente. Podía verlo claramente, sentirlo en sus manos, fuertes y refinadas, lista para hacer un intento. Lo probó solo una vez, un muy pequeño movimiento a la derecha. El vehículo se sacudió hacia la derecha y luego volvió a la pista, corriendo suavemente calle abajo. Esta no era una carretera, era más un camino secundario. Y eso significaba que allí había follaje.
    – ¿Te importaría abrir una ventana? No puedo respirar. -No demasiado conmovedora, solo el equilibrio justo entre la necesidad y el desafío.
    No se atrevió a mirar a ninguno de ellos; eran demasiado expertos, entonces mantuvo la cara apartada, los dedos aferrados a la sábana.
    Logan presionó el botón para que entrara el aire nocturno. Ella inhaló, tomando los olores de la tarde. Con seguridad árboles. Muchos de ellos. Hierba. Animales. Oh, sí, si se dirigían hacia la ciudad, tomarían un camino secundario. ¡Podría tratar con esto!
    Cualquier cosa en la que estés pensando, Mari, no la hagas.
    Ella no iba a hablarle telepáticamente otra vez. Esta era una sombra demasiado íntima para su gusto. Tenía que encontrar la manera de romper la hipnótica trama sexual en la que la había atrapado.
    – No tengo ninguna manera de saber que esta no es una de las trampas de Whitney. Ama jugar con las mentes de la gente.
    – ¿Cómo así?
    – Sabe lo que pienso sobre su programa de reproducción. Es sabido de todos que las otras mujeres siguen mi ejemplo y se resisten. Sería algo así como emparejarme contigo, usar mi propio cuerpo en contra mío, castigarme y obligarme a cumplir sus órdenes. -Ella le echó un vistazo, cuando sabía que era una mala idea. La noche escondía la máscara que cubría su hermosa cara, dejándole parecer demasiado guapo con sus brillantes ojos. Sus ojos parecían joyas, diamantes duros e intrigantes. En un momento tan frío se sintió ardiente por su toque, al siguiente viva con algún dolor escondido que ella quería calmar alejándolo.
    – No he visto a Whitney desde hace un par de años y él ciertamente no toca mis teclas. -Sé que estás disgustada por Briony, Mari, pero si realmente te preocupas por tu hermana, querrías saber que tiene la mejor protección que podemos darle.
    No se dejaría convencer por su apariencia o por su voz. Se concentró en el camino, utilizando cada trozo de información que el aire le proporcionaba. Estaba solo la débil luz de la luna, parcialmente oscurecida por las nubes. No había ningún sonido que indicara granjas o ranchos o incluso alguna casa ocasional. No sabía en que Estado estaba. No podía oler el océano, por lo que tenían que estar en el interior.
    Se concentró en el freno, construyendo la forma y la sensación de ello en su mente, los cables y el modo que funcionaban. Dio un toque, solo durante un momento y el coche dio tumbos y corrió tranquilo. Fue solo una fracción de segundo, apenas sensible, pero oyó la voz de un hombre del asiento del conductor, jurar. Inmediatamente llenó la mente de otras cosas, resolviendo si Whitney había pagado a estos hombres para que la engañaran.
    Esto tenía que ser una trampa. Recordó a Whitney, la última vez que lo había visto, furioso no solo por que las mujeres estaban disgustadas y no cooperaban, si no porque algunos hombres se habían vuelto renuentes. Él los había encerrado con llave en sus cuartos, rechazando permitir que se relacionaran, culpando a Mari del motín. Había prometido vengarse si no hacía lo que él quería. Ella pensó que enviaría a Brett había sido lo que quería decir, pero claramente se equivocaba. No era sorprendente que hubiese sido tan fácil convencer a su unidad que le permitieran abogar en el caso del senador Freeman. Whitney tenía que haber orquestado prácticamente todo. Y eso significaba que estos eran sus hombres y que sus “hermanas” en el recinto estaban en peligro.
    – Habla conmigo, Mari.
    Su plan tenía que ser realizado con precisión y sin vacilar. Habían cometido el error de no atarla. Para mantener a Ken fuera del equilibrio y leer su plan, puso imágenes de Brett en su mente. Brett inclinándose. Brett tocándola. Brett atándola para impedir que luchara contra él.
    Ken apretó los dientes, un músculo haciendo tic a lo largo de la mandíbula. Los dedos enroscados en puños. Los ojos brillando en la noche, las espadas gemelas de acero perforando su cuerpo, viendo mucho más de lo que ella quería que viera. Sabía que se estaba burlando deliberadamente de él.
    Estás jugando con fuego, Mari.
    Él mordía las palabras entre los dientes apretados, el sonido apuñalaba las paredes de su mente. Miró, apartó la cara, demasiado consciente de que él podría verla claramente en la oscuridad. Ella clavó los ojos en la puerta que tenía directamente enfrente de él. El vehículo redujo la marcha para girar. Gimió, se elevó, doblándose hacia adelante para cogerse la pierna. La sábana resbaló hacia abajo, exponiendo sus pechos. Los hombres se congelaron, contemplándola. Ken soltó un profundo gruñido con la garganta, añadiéndolo a su inmovilidad. Esto le dio el precioso segundo que necesitaba.
    Ella atacó, usando su mente, aplicando la presión sobre el freno, torciendo el volante del conductor y abriendo la puerta que había delante de ella. Usando la fuerza realzada, se tiró, las manos delante de ella, como si se derramase aceite sobre una tabla, se preparó para parar la caída en un rodamiento tipo aikido, justo entonces cambió el color de su piel para mezclarse con los alrededores.
    Ella oyó el chillido de los frenos cuando el conductor trató de recuperarse y pararse. Hubo un estallido de voces jurando, pero ella ya lo había conseguido, se había camuflado con el espeso follaje, las ramas partiéndose con sus manos y brazos, cuando rodaba, tratando de proteger su pierna.

Capítulo 7

    La furia atravesó a Ken. Ella lo había hecho deliberadamente, exponiendo los pechos a cada hombre presente. Maldita fuera por eso. Ken no esperó a que Neil tuviera el Rover bajo control; se zambulló tras ella, cayendo en el mismo sitio, rodando sobre hojas y ramas caídas a lo largo del suelo mojado para yacer inmóvil, mirando el cielo nocturno. Estaban en un área con muchos árboles. Podía escuchar la corriente corriendo a su izquierda.
    Ahora me has cabreado. Podría estrangularte por esto. No necesitabas darles un espectáculo.
    Estaba asustado por ella. Tenía una mano y una pierna rotas. No tenía armas ni ropa. Y debía estar más enfadado porque la atrapasen que porque se expusiera a todos los hombres. ¿Y si se había golpeado con uno de los árboles y se había roto el cuello? Fácilmente podría haber pasado. No podía imaginar encontrar su cuerpo muerto. Contéstame, maldita sea.
    ¿Ese era él? Tan cercano al pánico cuando siempre era tan frío bajo el fuego. No le importaba morir, nunca le importó, eso hacía fácil las misiones encubiertas alrededor del mundo, pero esto era algo totalmente diferente. Ella se había metido bajo su piel. Trató de decirse que era simplemente un experimento de Whitney y una vez que se hubiera ido, Jack y Briony estarían a salvo y todo volvería a ser normal, pero eso no detuvo el pánico dentro de él. El miedo se había transformado en un verdadero terror por ella. No podía estar muerta.
    La tierra cambió ligeramente bajo sus pies, los árboles y los arbustos temblaron. Se alzó sobre sus pies y trató de respirar normalmente. Mari. Necesito saber que estás viva. Debería sentirse humillado y avergonzado de que hubiese súplica en su voz, pero no lo estaba. Estaba simplemente diciendo la verdad. Lo necesitaba. Era simple y no tenía sentido. Si era simplemente una atracción psíquica entre ellos, tan poderosa y tan potente como era, ¿por qué sentiría tal terror de que pudiera estar muerta?
    Por supuesto no le contestaría. Él era el enemigo. Tenía que ser lógico, superar el miedo y usar el cerebro. Tenía mucha más experiencia de la que tenía ella. Tenía que continuar con la premisa de que estaba viva. Podría rastrearla. Cada persona perdía células de la piel, y su sentido del olfato era fenomenal, gracias al realce genético de Whitney, aunque había otros caminos más fáciles que caminar alrededor en la oscuridad olfateando el suelo. Importaba poco si había sido entrenada desde su nacimiento; tenía años de duras batallas bajo su cinturón, pero sobre todo, Jack y Ken habían usado sus habilidades psíquicas mucho antes de los experimentos de Whitney, y ambos tenían talentos fuertes. Con los enriquecimientos, eran capaces de hacer cosas que de saberlo Whitney los mataría.
    Se hundió en el suelo cubierto de hojas, hundiéndose en la tierra fría y húmeda, se sentó con una pierna cruzada sobre la otra y las manos descansando sobre las rodillas. Dejó que su mente se expandiese para tomar el mundo a su alrededor, elevándose libre, haciéndose poderoso. Mari, ven a mí. No tienes elección. Ven a mí. Me sientes. Estoy dentro de ti. Alrededor de ti. Ven a mí. Me necesitas. Tienes que estar conmigo. No hay elección para nosotros. Ven a mí. Se convirtió en una letanía, un mantra, difundiendo la orden una y otra vez, olvidando a los hombres que venían e iban mientras buscaban a su prisionera perdida.
    Ken se concentró en Marigold, construyendo su imagen en la mente. Conocía la sensación de su piel satinada, la lujuria de sus curvas y su sexy cuerpo. Conocía cada detalle: las heridas sobre su cuerpo, la forma en que su boca estaba llena y prometía, las pesadas pestañas que se rizaban y enmarcaban sus grandes ojos. Ven a mí ahora. Deprisa, Mari. Necesitas venir conmigo. Puedes encontrarme. Somos uno, en la misma piel; necesitamos estar juntos. Sobre todo, se encontraba en su mente, conociéndola a un nivel más íntimo. No podía escudarse de él o ignorarlo.
    Su mente cambió, imaginándola, llamándola repetidamente. Su piel estaría sombreada de verde, negro y canela, armonizando con las hojas y los arbustos alrededor de ellos. No sería capaz de estar de pie con su pierna rota, por lo que avanzaría lentamente, un deslizamiento sensual a través de la cobertura, sus pechos desnudos que se balanceaban suavemente, de forma atrayente. Se imaginó la caricia de su mano hacia abajo por la curva de su trasero desnudo, mientras se movía hacia él como una gata de la jungla, moviéndose lentamente a través del follaje para abrirse camino hacia él.
    No hubo ningún sonido, pero abrió los ojos, sabiendo que estaba allí. La primera visión de ella le quito el aliento. Nunca había visto algo más sensual. Avanzó lentamente hacia él, su cuerpo perfecto en la noche, un fluido de músculos y curvas rogando su atención. Su cuerpo volvió a la vida, una reacción salvaje y dolorosa, su polla cerca de reventar, pulsando con urgencia. Tenía una urgencia privada de bajarse los pantalones y montarla como un animal, duro y dominante, marcándola.
    Ella levantó la cara, y pudo ver las lágrimas corriendo por sus mejillas. Había varios rasguños sobre sus hombros y a través de su pecho izquierdo. Su corazón dio un vuelco, una sensación extraña y muy sorprendente. Siguió moviéndose hacia él, una mezcla de desafío y sumisión en sus ojos. Arrastró su pierna detrás de ella, pero logró avanzar lentamente casi hasta su regazo.
    – ¿Es esto lo que quieres? ¿Alguien que te obedezca ciegamente? ¿Es esto lo que necesitas para disfrutar? -Sus brazos rodearon su cuello antes de poder detenerla, y su boca encontró la de él casi desesperadamente.
    Él quería su sumisión pero no debido a su control mental. Sus fantasías eran de dominación sexual, no llevándose su identidad o su libre albedrío. Si fuera sumisa, necesitaba que ella quisiera darse a él, que confiase mucho en él, pero en el momento en que su boca encontró la suya, el volcán dentro de él estuvo a punto de explotar.
    Hacía mucho desde que había sido capaz de sentir placer. Había pensado que el sexo estaba perdido para él. Sus brazos rodearon su cuerpo para acercarla más, así podría sentir sus pechos presionando contra el torso. Tomó el mando del beso, un puño en su espeso pelo rubio, forzando hacia atrás su cabeza mientras exploraba su boca, su lengua entabló un duelo con la de ella, tomando posesión, no le dio una oportunidad de hacer nada más que responder.
    Juró que una corriente eléctrica atravesó su cuerpo y envió fuego a correr por su corriente sanguínea. Por un momento no podía articular un pensamiento coherentemente, sólo sentir su erección rugiendo, la sorpresa de su cuerpo más vivo de lo que nunca había estado. Su cuerpo se movió contra el de él como seda caliente, su boca caliente, húmeda y perfecta, sus sensuales labios. Sus dientes tiraron de su labio inferior lleno, los dedos mordiendo su piel. La quería, justo allí, justo entonces. Nada podía interferir con ellos. Necesitaba eso más de lo que necesitaba respirar.
    Sus lágrimas se registraron; un sollozo suave atravesó el calor de la lujuria y lo detuvo abruptamente.
    Sintió su cara, la huella de las lágrimas, sintió las lágrimas en su cuello. Abruptamente se apartó de ella, respirando fuertemente, tratando de recuperar su cordura.
    – ¿Qué cojones he hecho? -preguntó suavemente-. Lo siento, Mari. Sabía que era un bastardo, pero no esto, nunca esto y no contigo.
    ¿Cuándo su orden se había vuelto sexual y por qué? ¿Por qué haría algo como eso, sabiendo lo poderosa que era la química entre ellos? No podía recordar cambiar la orden, forzando la conformidad sexual. ¿Había hecho eso? ¿Qué tipo de hombre era?
    – Te lo juro, no quería que esto sucediese.
    Limpió las lágrimas de su cara.
    – Nunca pasará de nuevo. Te llamaba a mí, devolverte, no tratando de hacer que me aceptases sexualmente. -Se sacó la camisa por encima de la cabeza y tirándola sobre ella, rodeándola con su calor, dándole protección y a él un cierto alivio. Era tan hermosa, y estaba destruyendo cualquier oportunidad de que pudiera pensar alguna vez bien de él.
    – Me estabas castigando. -Otro sollozo se le escapó, aunque luchara por contenerlo-. Debido a que el otro hombre me vio desnuda. Me estabas castigando.
    ¿Había hecho eso? Sacudió la cabeza.
    – No. Te estaba llamando hacia mí. -¿Realmente podría ser tan despreciable? Ya no confiaría en sí mismo con ella. No podía estar a su alrededor. No estaba a salvo y nunca lo estaría de nuevo. Maldito su padre. Maldito Whitney. Más que nada maldito Ken Norton
    ¡Jack! Era una orden afilada, algo que raras veces hacía con su hermano, siempre permitía que Jack tomara la iniciativa, pero esta vez era diferente. Esta vez, Mari estaba implicada, no iba a arriesgarse con ella. ¿Y si no hubiera parado? Su cuerpo todavía se estremecía por la necesidad. Sus manos no la dejarían ir, necesitando permanecer en contacto con ella. Si había un infierno, ya estaba en él.
    Jack explotó a través de los arbustos, el arma en la mano. Captó la cara de Mari surcada por las lágrimas, sus sollozos y la terrorífica máscara de Ken.
    – ¿Qué demonios pasó aquí?
    – Encuéntrale un par de vaqueros. Si son suficientemente grandes, se deslizaran sobre esa cosa ligera que el doctor le puso en la pierna. Ken trató de distanciarse de lo que estaba haciendo. No había vuelta atrás, ni cambio. El monstruo vivía y respiraba, estaba vivo y bien y arañaba por la supremacía. Casi la violé, Jack.
    Ella parece bastante dispuesta.
    Joder cállate y ocúpate de esto. Teníamos un trato. Hicimos un pacto. Estaba todo bien y suficiente cuando pensaste que eras tú. Me hiciste prometerte poner una jodida bala en tu cabeza, pero ahora soy yo, la amenazas en vez de ocuparte de mí.
    Jack lo miró duramente y dio un paso adelante, deliberadamente cerca, tan cerca que el cuerpo de Mari se apretaba contra su pecho. La rodeó con sus brazos como si pudiera llevarla lejos de Ken, todo mientras miraba cuidadosamente a su hermano. Cuando nada paso, enterró la cara en su cuello e inhaló profundamente.
    Ken permaneció muy quieto, sus ojos plateados nunca abandonaron la cara de su hermano.
    – ¿Sabe mi hermana que eres un pervertido? Saca tus manos de mí. No me compartirán.
    La indignación disminuyó el torrente de lágrimas.
    – Si eres tal bastardo celoso, ¿por qué no estás arrancando mi cabeza, Ken? -exigió Jack, ignorando el comentario de Mari mientras caminaba lejos de ella-. El viejo hubiera sacado su pistola y nos habría disparado a ambos.
    – Consíguele los pantalones y sácala de aquí.
    Mari contuvo el aliento. Estaba abandonándola con los otros. Debería estar feliz, emocionada, pero en cambio estaba aterrorizada.
    – No. -Sacudió la cabeza, lo dijo suavemente, una súplica que no podía detener-. No, tienes que quedarte conmigo.
    Él enmarcó su cara con ambas manos.
    – No puedo. Tienes que entenderlo. No confió en mí mismo contigo.
    – Está todo bien. Esto es. Me lancé sobre ti. Sentí la conexión lo mismo que tú. No fuiste solo tú.
    Sus pulgares rozaron las marcas de las lágrimas casi tiernamente.
    – No te lanzaste sobre mí y lo sabes. Mari, no voy a correr el riesgo de hacerte daño. No soy un buen hombre.
    – Como el demonio que no lo eres, Ken -lo interrumpió Jack-. No sé lo que pasa, pero nunca has tratado a una mujer con falta de respeto en tu vida.
    Ken le dirigió a su hermano una mirada de advertencia, y refunfuñó una maldición, Jack giró para llamar a los otros y encontrar un par de vaqueros para Mari.
    Cuidadoso con la pierna, Ken la levantó hasta su regazo, sujetándola cerca para consolarla, meciéndola con cuidado hacia delante y hacia atrás.
    – Lo siento, dulce, de verdad. Tire de ti hacia mí, pero no se suponía que fuera sexual. -No sabía que había pasado, no podía recordar haber cambiado la orden. Descansó la frente contra la de ella, respirando profundamente para tratar de calmar la tormenta de necesidad y el rugido de auto odio.
    Su pierna estaba sangrando de nuevo, y había un hilillo de sangre cerca de su oreja. Otro en la esquina de su boca. Ken lo borró con el pulgar, una advertencia sonó en su mente. El delgado hilillo volvió.
    – Puedo mover cosas, y hacer sugerencias, hacer que un guardia aparte la mirada, ese tipo de cosas, pero nunca he visto a nadie más con el poder de controlar con la mente los movimientos de otra persona. No quise venir contigo, pero no podía detenerme a mí misma -admitió Mari. Sacudió la cabeza y limpió la sangre que manchaba su boca-. Whitney nunca puede adivinarlo. Nunca, Ken, ni siquiera accidentalmente. No puedes hacer esto delante de alguien que pueda informarle. -Levantó la cara, el color escurriéndose de su cara-. No informaste de esto, ¿verdad? ¿No está escrito en un archivo en algún lugar?
    – Realmente te afecta. No, no hay archivo. Jack y yo tratamos de usar varios talentos por nosotros mismos. Si los tenemos, practicamos hasta que nos hacemos buenos en ellos. Vivimos silenciosamente y sólo tratamos cosas diferentes.
    – Si Whitney supiera que podéis controlar a otros seres humanos, tomar el mando de sus mentes así, nunca descansaría hasta tenerlos. Y definitivamente querría vuestros hijos, o… -se interrumpió-. ¿Jack puede hacer esto? ¿Está Briony embarazada? ¿Whitney está detrás de ella porque va a tener un bebé? Es eso, ¿verdad? Eso es por lo que enviaron a Brett y estaba tan determinado a que me quedase embarazada. Ya lo sabe.
    – Cálmate. Estás temblando, Mari. Whitney es un burro. Por supuesto que querría a nuestros hijos. Es un chiflado y piensa que podemos tener un superbebé. No sabe lo que puedo o no puedo hacer, además de lo que deliberadamente realzó. -Usó la esquina de la camisa que ella llevaba para limpiar la sangre que goteaba constantemente de su pierna.
    ¡Date prisa, Jack!
    – ¿Cuándo apuntó a ciertos talentos psíquicos, reforzó otros también, verdad? -preguntó Mari-. Eso es lo que pasó con todos nosotros. No le dijimos todo tampoco, pero Ken, este es un talento importante. Lo querría más que cualquier otra cosa. Querría a un niño que lo tuviera. Puede formar y modelar niños dónde tiene más problemas con los adultos. Los adultos no tienen muchos efectos secundarios, pero no puede controlarlos tan fácilmente. No puede averiguar lo que haces.
    Ken estuvo en silencio un momento, escuchando el sonido de sus propios latidos.
    – Lo sé, si se revelase, querría decir que tuvo acceso a un archivo mío que fue registrado, haría un agarre para mí, ¿verdad?
    – Movería cielo y tierra para tenerte. Tiraría de cada hilo que tiene en el ejército y de cada funcionario que le debe favores para tener acceso a ti. -Sacudió la cabeza-. No pienses en eso. Le he visto desmontar a gente para ver si su cerebro es diferente. Pasarías el resto de tu vida enganchado a máquinas para que pudiera estudiar la actividad de tu cerebro.
    Ken no contestó. Sabía que era un hijo de puta enfermo para hacer las cosas que había hecho a Mari. A pesar de lo que Mari y Jack creían, Ken estaba seguro de que Whitney tenía la capacidad psíquica y había descubierto el monstruo escondido en él. Sus dedos se enterraron en el pelo de Mari, inclinó la cabeza para rozar un beso en lo alto de la cabeza.
    – Tienes que dejar de tratar de escaparte. Podías haberte matado, lo sabes. Te tiraste de un coche en marcha sin saber donde ibas a aterrizar. Podías haber golpeado un árbol. Así es, estás sangrando otra vez.
    – No lo hago. Y habrías hecho lo mismo.
    – Es diferente.
    – ¿Por qué soy una mujer? -resopló-. Primero que nada soy un soldado. Es mi deber escaparme.
    Cerró los ojos brevemente y entonces los abrió para encontrar su mirada fija. Tuvo que decir la verdad, sólo una vez. Le debía tanto.
    – Porque eres mi mujer. No podría ser capaz de tenerte, pero no quiero tu muerte. -Sus dedos se movieron sobre su mano herida y la dejó caer hasta su pierna-. O que seas herida.
    Mari lo miró.
    – No puedo ser tu mujer si planeas escaparte de mí, Ken. Destruye la vida de todo el mundo. Tiene que ser detenido. No soy sólo yo. Hay otros, hombres y mujeres, los mantiene encerrados por su estúpido programa de cría. Podemos acercarnos con un plan para hacer esto bien.
    – No soy un producto de su programa de cría, Mari; desearía serlo. Desearía tener esa excusa para mi comportamiento, pero no la tengo. La gente nace con cosas malas en ellos, pequeños fallos que mucha gente ignora o no pueden nunca ver. El mío es peligroso. Puedo estar atraído por ti físicamente porque Whitney nos emparejó, pero es más que eso, e independientemente de lo que sea, está creciendo fuerte.
    – Conmigo también. Cuánto más cerca estoy de ti, más parezco preocuparme por ti. El sexo y las emociones se entretejen juntos. Whitney nunca habría sido capaz de obligarme a hacer lo que no quiero hacer. No puedo controlar mi mente o las emociones, así que no está haciendo esto. Nos ata juntos, química y sexualmente, pero no podría hacerme querer hacer todo lo mejor para ti.
    – No hay ninguna preparación mejor para mí, Mari. Cuanto más pronto ambos lo aceptemos, mejor estaremos. La única cosa que puedo darte es la seguridad de que no estaré con otra mujer. Independientemente de lo que pase en tu vida, te lo juro, no puedo pensar en ti con otro hombre porque me volvería loco, pero independientemente de lo que pase, donde quiera que estés, siempre sabrás que no hay nadie más conmigo.
    – Tiene que haber una forma para hacer esto bien.
    – Mari. -Su voz fue baja e irresistible, moviéndose a través de su cuerpo como un toque de los dedos en la piel-. Estas asustada, y tienes buenas razones para estarlo. No confió en mí mismo y no voy a joder tu vida más de lo que Whitney ya lo ha hecho. La última cosa que necesitas es estar atada a un hombre que puede volar a una rabia celosa y hacerte daño físico.
    – Soy capaz de protegerme a mí misma, Ken y no creo que seas el tipo de hombre que pegue a las mujeres.
    – No, sólo pierdo la razón y estoy cerca de violarte porque otro hombre te miró. -Pasó una mano a través de su cabello, dejándolo más despeinado que antes.
    – Te deseo. No me preocupan las circunstancias, o la excusa. Te deseo.
    – Hay cosas que no sabes de mí, nada de ello bueno. Has tenido suficiente con Whitney y su programa. Te estamos llevando con Lily. Se asegurara que estás sana y te ayudará a empezar una nueva vida.
    – ¿Lily Whitney, la hija del doctor?
    – No digas su nombre así. Es tan víctima, tal vez más, que el resto de nosotros.
    – ¿De verdad confías en ella? He trabajado con Whitney cerca y lejos durante años y seguro que no confió en él o en sus amigos. Ellos saben lo que esta haciendo; no lo aprueban, pero no lo detienen o le dicen a alguien más alto lo que esta pasando.
    – Dinos donde esta el complejo, Mari. Sacaremos a las mujeres.
    Ella sacudió la cabeza.
    – Sabes que habrá una pelea. Los hombres protegerán los laboratorios. Demonios. Están bajo órdenes. Tienen que proteger la base.
    – Entonces haremos que el almirante lo cierre.
    – En el momento en que las órdenes bajen, Whitney moverá a todo el mundo. Tiene lugares por todas partes, y nunca permitiría de buena gana que le cerraran. Está protegido, Ken. No puedes entrar y cogerle.
    – Pero pensaste que el Senador Freeman sería capaz de ayudarte.
    – Lo esperaba. Su padre tiene mucha influencia con Whitney. Pensamos que si hablaba con él y le explicaba lo que estaba pasando, intercedería por nosotros. Sabemos que su padre está disgustado con el experimento. Whitney quiere bebés. Está seguro que puede producir el arma perfecta, psíquica y físicamente, de modo que nadie sospechará alguna vez de un niño traído al país y hacer lo que se necesite ser hecho.
    – Whitney no te daría esa información así como así.
    – No, pero tengo amigos. No todos los implicados están de acuerdo con lo que está haciendo. Una de las mujeres está embarazada de verdad, Ken. Él va a llevarse a su bebé si no la sacamos de allí. Tengo que volver y ayudarlos.
    – No tendrías que hacerlo si dejo que Whitney me capture.
    – ¡No! Nunca te dejaría cerca de los otros. Te tendría en un laboratorio y te disecaría tan rápido que no sabrías qué paso.
    Jack volvió, dándole a Mari los vaqueros, su mirada estrechándose cuando vio la sangre corriendo por su pierna.
    – Esta pensando en permitir que Whitney lo tome prisionero -dijo Mari-. No puedes dejar que haga eso.
    – Realmente es una opción, pero pienso que tal vez el almirante pueda asignarme al complejo. Si usa al ejército como cobertura, y tiene soldados vigilando el lugar, entonces seremos capaces de conseguir la asignación -dijo Ken-. Pon tu brazo alrededor de mi cuello. Voy a levantarte un poco para poder ponerte los vaqueros. No es necesario que estés desnuda con un grupo de hombre alrededor.
    – Está sangrando de nuevo. ¿Por qué demonios está sangrando tanto? -preguntó Jack.
    – Ten cuidado -advirtió Ken mientras veía a Jack limpiar la herida-. ¿Se hirió de nuevo?
    Jack fue suave mientras deslizaba los vaqueros por la escayola ligera de su pierna. El médico había puesto más una tablilla que una escayola actual porque quería que la herida de bala tuviera aire.
    – No se ve como eso. -Más que el sangrado excesivo, su cuerpo parecía extraordinario, curándose tan rápido que ambos hombres sabían que era imposible aún con un realce genético-. ¿Whitney te inyectó algún tipo de acelerante, verdad? -preguntó Jack, su voz sombría-. Debí haber sospechado que haría algo como esto.
    Los dedos de Ken se tensaron hasta el punto del dolor en los hombres de Mari.
    – ¿Te dio Zenith? Oh, Dios, cariño, dime que no le dejaste chutarte con ese producto.
    – Siempre nos lo inyectan antes de cada misión, sólo en caso de que fuéramos heridos. ¿No lo hacen con todo el mundo?
    – ¿Cuándo? -habló Ken bruscamente, poniéndose de pie. Mari en sus brazos. Tuvo que agarrarse a su cuello y sujetarse mientras cortaba hacia el Escalade en una carrera suicida-. Maldita sea, Mari, ¿cuándo te lo inyecto? Día y hora. Dímelo ahora.
    El miedo puso su corazón a cien. Ambos Norton parecían alarmados.
    – ¿Qué sabéis del Zenith que yo no?
    – Puede matarte, Mari. Dímelo ahora, ¿cuánto tiempo ha estado en tu sistema?
    Logan sostuvo la puerta abierta y Ken prácticamente saltó dentro, Jack detrás de él.
    – Dile a Lily que mande un avión. No uno militar, privado. Uno de su compañía de aviones.
    – No podemos arriesgarnos a eso, Ken -protestó Logan-. ¿Qué pasa?
    – Le inyectaron un Zenith completo antes de enviarla fuera -contesto Ken-. Tenemos que arriesgarnos.
    Neil puso en marcha el vehículo, bajando deprisa por la carretera.
    – Puedo teneros allí por la mañana. Estamos a pocas horas de distancia. ¿Cuánto tiempo tiene?
    Ken juró amargamente, sus ojos plateados brillando con demasiada amenaza mientras intercambia una mirada larga con su hermano.
    – Haz que Lily mande el avión, Logan. Dile que se encuentre con nosotros en uno de los laboratorios con instalaciones médicas. Dile que necesitamos el antídoto del Zenith.
    – Ryland no va a poner su vida en peligro. Pero se giró para encender la radio y empezó a hablar por ella.
    Mari se mantuvo muy quieta. No estaban bromeando alrededor suyo. La tensión en el Escalade podía haber sido cortada con un proverbial cuchillo. Zenith, la droga usada para acelerar la curación, era peligrosa, y todos lo sabían. ¿Por qué Whitney bombeaba a todos sus hombres hasta tenerlos llenos de eso antes de que los enviara en una misión si sabía que la medicina era peligrosa? Y si ese hombre sabía que era peligrosa, Whitney tenía que saberlo. Era el inventor del Zenith.
    – Debería haberlo sabido; te curabas demasiado deprisa incluso para un Caminante Fantasmas. Maldita sea. -Golpeó violentamente su puño contra el asiento de delante. ¿En qué demonios estaba pensando? Pero lo sabía. Y Jack lo sabía. Podía verlo en los ojos de su hermano. Estuvo tan jodido pensando en sexo, que no se preocupó por nada más.
    – Hay una pista de aterrizaje a unas 80 millas de aquí. Una pequeña granja con un avión para fumigar. Lily dice de hacerlo allí y tendrá un piloto esperando, un amigo suyo, no militar. Se encontrará con nosotros en el laboratorio subterráneo donde Ryland y sus hombres fueron encarcelados primero. No está lejos de su casa, y nadie pensaría dos veces que iría allí. Trabaja allí a veces. Kadan estará con ella para protegerla, junto con la mayor parte de la compañía de Ryland, así que no se preocupa de ese resultado -anunció Logan.
    Ken se inclinó cerca de Mari, su aliento caliente contra su oreja.
    – Estás olvidando respirar. Te llevaremos allí a tiempo.
    – ¿Cuánto hace que saben del Zenith?
    – Lily encontró el componente en el laboratorio con todos los datos sobre él. Claramente trabaja para regenerar las células, pero si se le deja en el cuerpo demasiado, empieza a romper las células y ocurre la hemorragia Y si, Whitney es bien consciente de ello. Este es su descubrimiento, sus resultados. Dos hombres murieron en su laboratorio además de docenas de animales de investigación -dijo Ken-. Ni siquiera nos molestamos con las cosas a corto plazo.
    Mari enterró su cara contra el hombro de Ken, insensible a si los otros lo veían como una debilidad. No tenía miedo de ser una prisionera. Podía soportar la tortura si tenía que hacerlo, pero la continua traición de Whitney era difícil de aceptar. La había mejorado, había sido su única fuente de información. Había traído profesores, pero finalmente, había seguido su plan de estudios. Había aprendido idiomas, estudiado y dominado temas rápidamente, y seguido el entrenamiento de un soldado. Estaba disciplinada y era muy competente con armas y en el combate cuerpo a cuerpo, así como muy hábil con sus talentos psíquicos. Whitney debería haber estado orgulloso de ella, de todos ellos, pero continuaba engañándolos de todas formas.
    Era la cosa más cercana que todas ellas tenían a un padre, y era cruel y frío, completamente sin emoción mientras dirigía sus últimos experimentos. Se había puesto peor con los años, y ahora averiguaba que no era sólo a las mujeres a las que había engañado. Les había dado a los hombres de la unidad de las operaciones especiales Zenith antes de que salieran.
    Los dedos de Ken se enredaron en su pelo, un masaje lento que pareció más calmante que sensual. Estaba segura que le dio un beso en la parte superior de la cabeza.
    – La unidad tenía órdenes de salir el lunes por la tarde. Whitney se fue, pero dejo el Zenith para los hombres para que lo tomaran antes de irse. Su doctor se lo inyectó a todo el mundo. Sean robó una jeringuilla llena para mí. Pensamos que era una cosa buena.
    Sintió la reacción de Ken al nombre. Tomo una respiración profunda y la dejó salir.
    – Ese Sean, ¿estaba con el equipo?
    Mari sacudió la cabeza.
    – No, ya no, pero sabía que iba a ir y no trató de detenerme. No hubiera podido. Defiende a Whitney y no quería que fuese. Dijo que era demasiado peligroso, pero fue junto a ellos esta vez para protegerme.
    – Eres un soldado entrenado, ¿Por qué dijo que era demasiado peligroso? -preguntó Ken.
    Ella frunció el ceño.
    – No lo sé. Somos amigos. Creo que sólo se preocupa por mí.
    Ese Sean parece estar mucho alrededor de ella. ¿Crees que Whitney mintió para emparejarla con él así como con Brett y conmigo?
    Jack lo miró bruscamente ante el filo de voz de Ken. No a menos que quisiera que Sean y Brett se mataran entre ellos. No compartiría a Briony con ningún otro hombre, y nadie emparejado va a querer compartir tampoco. Más probablemente es alguien del que ha estado alrededor y es un amigo.
    Ella puede pensar que son amigos, pero el viejo Sean está caliente por ella.
    Jack le frunció el ceño a su hermano. Podías intentar mantener bajo control esos celos, los siento cuando un hombre mira a Briony, pero los tengo bajo control.
    Este soy yo estando controlando. No estoy cazándole para meterle una jodida bala en la cabeza, ahora, ¿verdad? Porque muy pronto tenía que dejar que Mari se marchase y quería que fuera feliz.
    Brett iba a morir, y si tocaba a Mari otra vez, Ken destrozaría al bastardo con sus manos desnudas. Era todo lo que había. Él iba a asegurarse de eso, pero Sean, ahora Sean podría ser alguien a quien Ken podía respetar, al menos lo suficiente para dejarlo vivo, aunque nunca pensó en Mari y Sean juntos.
    Trato de no gemir en alto y mostrar sus pensamientos. Mari era tan afín a él ahora que, como él, podía captar impresiones de lo que estaba pensando. No quería que pensase peor de él de lo que ya lo hacía.
    Sostenerla en su regazo fue claramente estúpido, pero no podía dejarla ir. No podía controlar la reacción de su cuerpo, y era tan bueno sentirse vivo de nuevo. Y cuanto más estaba a su alrededor, más fuerte era la reacción que tenía y más rápida. La dolorosa y continua erección era parte del placer ahora, pero el dolor era un pequeño precio a pagar por ser capaz de sentir como un hombre. Había creído que había sido despojado de eso. Sujetándola, sintiendo su cuerpo tan suave y flexible, la manera en que encajaba en él, la curva de su trasero se acurrucaba en su regazo, la caricia de su pecho contra su brazo, robándole el aliento y la mayor parte de su cordura.
    Su cuerpo palpitaba y se calentaba, su aguda erección constante. Demonios, no había sido capaz de despertarlo después de la tortura, y ahora no podía marcharse, sobresaliendo y dolorosamente hinchado con necesidad, acuñado a lo largo de la costura de sus nalgas. Ella no podía dejar de sentir cuanto la deseaba. El balanceo del Escalada sólo se añadió a su incomodidad creciente, cuando su trasero se rozo contra él.
    Estaba hambriento por probar cada maldita pulgada de ella, estaba desesperado por sentir la piel desnuda contra él, y el calor de su cuerpo estaba afectándola a ella también. Su respiración se aceleró, sus pechos se elevaron y cayeron bajo la camisa que vestía, su cuerpo se movía inquietamente, deslizándose sobre él, causando un estallido de placer palpitante por su pene.
    Necesitaba deslizar las manos bajo su camisa y sentir su piel caliente, ahuecar sus pechos y convertir sus pezones en picos duros. Quería más que eso, mucho más. Quería comérsela como a un caramelo, tomarla rápido y duro, escuchando sus pequeños gritos suaves, sus gemidos, pidiéndole por más. Siempre más. Tenía que mantenerla deseándolo, atarla a él sexualmente. Podía hacerlo, no tenía dudas de ello.
    Su boca estaba hecha para besar, para el sexo. Sólo podía fantasear sobre su boca alrededor de su pene, sus dientes mordiendo sobre las cicatrices, su lengua bailando sobre él. Se arrodillaría delante de él, ahuecando su saco, tomándolo rápido y duro, sus uñas arañando sobre él, prolongando su placer, y todo mientras sus ojos chocolate estarían cerrados con lo suyo, mientras lo tomaba en su apretada y caliente garganta, mirando lo que le hacia, adorando lo que le estaba haciendo.
    Nunca había deseado a una mujer de la forma que lo hacia con Mari. Su corazón latía tan fuerte que pensó que le estallaría través del pecho. Su sangre caliente hasta la ebullición, se precipitaba por sus venas chisporroteando con fuego, y extendiéndose por su cuerpo para sensibilizar cada nervio final. Su pulso atronó en su oído, rugiendo por enterrar su cuerpo en el de ella.
    La seduciría lentamente, provocándola, lamería, chuparía y mordería sus pechos y pezones. Sólo un borde de dolor. Le miraría con sus grandes ojos, un poco sorprendida, pero respirando con necesidad, suplicándole por más y se obligaría. Le enseñaría quien era su hombre, arruinándola para cualquier otro, haciéndola ansiar su toque, la caliente lamida de su lengua sobre cada pulgada de su cuerpo.
    No iba a ser capaz de ser fácil cuando la tomase; lucharía por el control, pero ella estaría demasiado caliente, demasiado apretada, sus suaves músculos de terciopelo apretándose a su alrededor mientras se hundía en ella, conduciéndose duro, tomando posesión no solo de su cuerpo sino de su alma. Ella era suya e iba a asegurarse de que lo supiera.
    Mari podía ver imágenes eróticas bailando en su cabeza. Los músculos de su estómago se apretaron fuertemente, su útero se contrajo. No podía sino reaccionar al hambre desesperada de él. Era una seducción oscura, dura y al borde de la violencia, las imágenes dominantes y llenas de una cruda lujuria. Trago varias veces, su boca seca, su corazón palpitante mientras se encontraba con la intensidad afilada de su mirada de plata.
    Su respiración se detuvo, atrapada en sus pulmones mientras su mirada fue a la deriva posesivamente sobre ella, caliente, excitada y llena de deseo desnudo. Podía sentir sus dedos acariciando sus pechos, casi sentía el mordisco de sus dientes, la lamida de su lengua acariciando sus pezones, los dedos acariciando el interior de sus muslos hasta que su cuerpo llorara con necesidad.
    ¡Para! Mari rodeó su cuello con las manos, presionándolo tan cerca que podía sentir los duros picos de sus pezones. Me estás matando. No puedes hacer esto con los otros aquí. No estamos solos.
    No puedo hacer esto sin ellos aquí. ¿Dios, Mari, tienes idea de cuanto quiero sentarme y joderte hasta la locura? Maldita sea. Eso no salió bien. Es más que eso, mucho más que eso. Porque quería que le perteneciese. Quería levantarse cada mañana viendo su cara, encontrar maneras de hacerla reír, tener años para conocer cada faceta de su personalidad. No sabía por qué, pero aquella necesidad era tan fuerte como la necesidad de estar profundamente dentro de ella.
    Podía oler su almizcleño olor, llamándole. Estaba húmeda por la necesidad, reaccionando a su fantasía gráfica y a su lenguaje. En vez de estar asustada o rechazarlo estaba reaccionando. Una parte de si mismo quiso llorar. Cualquier mujer saldría corriendo por su cuerpo mutilado. En su fantasía, las imágenes en su cabeza, había sido explicito, su pene marcado con múltiples cortes, sus pelotas cubiertas con ellas. No había contenido la necesidad de sexo duro, aún así lo deseaba. Sólo el pensamiento de ella deseándolo lo puso tan duro que pensó que podría reventar, y cada vez que su culo se deslizaba seductoramente sobre el grueso bulto en su regazo, su sangre golpeaba salvajemente.
    ¿Ha habido algo como esto antes para ti?
    Ken podía escuchar la repentina nota tímida en su voz. Estaba avergonzada por preguntarle, aunque necesitaba saberlo. Enterró los dedos a través de la gruesa masa de pelo dorado y platino. No.
    ¿Qué vamos a hacer sobre esto?
    Nada. Absolutamente nada. Voy a poner tanta distancia entre nosotros como sea posible.
    ¿Y no tengo nada que decir en tu decisión?
    Inclinó la cabeza hacia ella, enterrando la cara en su pelo y sólo la sujetó cerca de él, saboreando su olor y la suavidad de su cuerpo. No sabes lo que eres. Mari. Un regalo. Algo para atesorar, algo tan precioso que no tengo oportunidad de estar alrededor tuyo. Si te tengo, sólo una vez, no seré capaz de dejarte marchar. Besó su pelo, insensible a que su hermano lo estuviera mirando. Sólo tenía algunas horas preciosas con ella y después estaría fuera de su vida para siempre. Iba a tomar lo que pudiera conseguir. Nunca podría decirte estas cosas en voz alta. Parecería cursi, y me sentiría como un idiota, pero necesitas oírlas.
    Tal vez no sea capaz de dejarte ir, aventuró Mari.
    No tienes elección.

Capítulo 8

    – Ha tenido dos hemorragias nasales en el avión y no podemos parar esta -anunció Logan, corriendo para abrir la puerta a Lily-. ¿Sacaste su expediente para que podamos conocer su tipo sanguíneo?
    Ken llevaba a Mari en brazos, corriendo detrás de la mujer de pelo negro mientras se apresuraba por el vestíbulo de la pequeña clínica en el gigante complejo del laboratorio.
    – Jack o Ken pueden donar. Ambos tienen el mismo tipo de sangre -contesto Lily, gesticulando hacia la cama-. Ponedla aquí rápido.
    Todo estaba pasando tan rápidamente, Mari no tuvo tiempo para pensar en ello. En el momento en que su nariz empezó a sangrar, los hombres estaban en la radio hablando con Lily Whitney, recibiendo instrucciones y hablando el uno al otro en un rápido código.
    Supo que estaban preocupados cuando la movieron desde el avión a un coche fuertemente blindado con cristales tintados y condujeron a una velocidad suicida hasta una instalación muy custodiada. Ken la colocó cuidadosamente en la cama, y de mala gana dejó caer el brazo desde su cuello. En el momento en que ya no estuvo en contacto físico con él, se sintió sola y vulnerable.
    Lily Whitney cojeaba y estaba muy embarazada.
    Tenía pelo negro y una mirada preocupada en su cara. Sin embargo, era la hija de Peter Whitney, la única persona por la que el sádico megalómano se preocupaba. Envió una sonrisa distraída hacia Mari, obviamente destinada a tranquilizarla.
    – ¿Quién de vosotros va a darle sangre?
    Ken se enrolló la manga.
    – Yo.
    – Túmbate en la cama a su lado. Tengo que administrar el antídoto, pero va a chocarse y chocarse duro. Tengo un equipo reunido, no te asustes.
    – ¿Qué quieres decir con chocarse? -pregunto Mari. Extendió la mano instintivamente a Ken, agarrando su mano-. ¿Qué quiere decir?
    – No hay tiempo -dijo bruscamente Lily-. Has tenido la droga en tu sistema demasiado tiempo. Tus células se están rompiendo. Tengo que ponerte la vía justo ahora. No luches conmigo en esto.
    – Mari. -La voz de Ken era baja y calmada. Envolvió el brazo alrededor de sus hombros-. Voy a estar justo aquí. Déjala ponerte la vía y darte el antídoto.
    Mari trató de sofocar el pánico que se alzaba rápidamente. Estaban todos asustados, especialmente Ken. Tenía aquella misma máscara inexpresiva que normalmente llevaba, pero sus ojos la observaban con una advertencia. Él la obligaría a aceptar el tratamiento si no se tranquilizaba.
    El terror reinó. Ella no los conocía. No confiaban en ellos, especialmente en la hija de Peter Whitney. Había conocido la traición la mayor parte de su vida. ¿Podría ser todo esto una conspiración elaborada de algún tipo?
    Ken enmarcó su cara con ambas manos.
    – Aunque nunca vuelvas a confiar en mí de nuevo, esta vez, te pido que pongas tu vida a mi resguardo. Vas a chocarte tan pronto como Lily te dé el antídoto, pero te desangrarás si no lo consientes. Te traeremos de vuelta. Te lo juro, Mari, no es un truco.
    Lily no espero a que Mari decidiese. Le estaba poniendo la vía en su brazo y una en cada pierna con una eficiencia asombrosa.
    – Túmbate en la cama al lado de Mari, Ken. -Dirigió una pequeña sonrisa en la dirección de Mari. Ayudará a mantenerla calmada. La necesitamos muy tranquila-. Soy Lily. Estoy segura de que no me recuerdas -dijo Lily en voz alta.
    – Te conozco. -Mari trató de no estremecerse cuando la aguja entró. Odio las agujas confesó, avergonzada. Es realmente estúpido. Puedo romper huesos y disparar a alguien a cientos de yardas sin pestañear, pero odio las agujas. Debería estar acostumbrada a ellas: Whitney estaba siempre tomando sangre para algo, o inyectándoles algo, o la ataba con correas a una mesa y le añadía realces genéticos. La usaba como una cobaya mucho más a menudo que a las otras mujeres porque la consideraba difícil de controlar. Hacía demasiadas preguntas, incitando a las otras mujeres a la rebelión.
    Sintió a Ken instalarse a su lado, su peso hizo que su cuerpo rodase hacia él. Sus caderas se tocaron. Su muslo se deslizó a lo largo del suyo. El calor de su cuerpo calentó el frío del suyo. Fue muy consciente de él instantáneamente, de su olor masculino y su fuerza total, y del hecho de que era una mujer y él un hombre.
    – Relájate, Mari. -Sus dedos se enredaron con los suyos.
    Lily y otro hombre estaban trabajando para meter bolsas de algo denso y amarillo en las vías mientras alguien más estaba inyectando agujas en el brazo de Ken.
    Dime que está pasando.
    No te asustes. Voy a pasar por esto contigo. Lily es realmente buena. Ha estado estudiando esta droga, porque el Zenith obviamente puede regenerar nuestras células, pero después de estar en nuestro sistema durante un tiempo, empieza a tener un impacto negativo. Las células se deterioran a un ritmo muy rápido, casi al mismo ritmo que ocurre la curación. Apretó su mano para tranquilizarla. Las hemorragias masivas sobrevienen. Va a darte el antídoto más rápido, por eso tantas vías. Te inyectara algo del antídoto en tus músculos también.
    Y esto de verdad está pasándome. Eso es por lo que la pierna sigue sangrando y ahora tengo hemorragias nasales. Un escalofrío de miedo se arrastró hacia abajo por su espina dorsal. Podría tratar con algo si sabía lo que estaba pasando. No se asustaría. ¿Por qué continúa dándonos la droga si sabe que puede matarnos?
    El pulgar de Ken la acariciaba la muñeca una y otra vez. La sangre empezó a correr por el tubo de su brazo al de ella. Si sois capturados y no podéis llegar hasta él, morís. Es otra protección para él. Si volvéis, os administra un antídoto y nadie se entera. Si alguien llega tarde, los salva donde nadie puede verlo o esa persona simplemente desaparece. Él gana de cualquier forma en que lo mires. Todos nosotros somos desechables.
    Apostaría que Lily no lo es. Mari estudió la cara de la hija del doctor. Tenía una mirada de determinación total. Nadie era tan buena como actriz. Lily Whitney estaba totalmente enfocada en salvar la vida de Mari.
    ¿Ha hablado de ella últimamente?
    Nadie esta tan cerca de él, bueno, nadie más que Sean. Sean es un súper-soldado, y Whitney lo mantiene alrededor como un guardaespaldas.
    Ahí estaba ese nombre de nuevo. Sean. Ken a menudo captaba retazos de Sean en la mente de Mari. Más que eso, había respeto, incluso admiración. Su tripa se retorció en duros nudos con la mención del hombre, algo oscuro y un remolino sombrío en su cerebro.
    ¿Podría realmente morir?
    Se llevo los nudillos a los labios deseando confortarla, no queriendo contestarle o pensar en las posibilidades. Sonaba abandonada y vulnerable. Su corazón reaccionó con un extraño cambio. Había más sangre en la esquina de su boca. Ken ignoró la manera en que el aire se precipitaba desde sus pulmones, dejándolo luchando por respirar. Se negó asustarse si Mari no lo estaba. Lily la salvaría porque no había otra opción.
    Si algo me pasa, dile a Briony que pensé en ella cada día, que su felicidad me importaba más que cualquier cosa. Incluso en su mente, su voz sonaba lejana, débil, como si luchase por respirar, por vivir.
    Ken permaneció quieto, sujetando la mano fuertemente contra sus labios. Su piel era tan suave, incluso a través de la cicatriz que partía su labio.
    – No vas a morir, Mari. No dejaremos que pase. -Dijo las palabras en alto porque quería que Lily lo oyera. Luchó por mantener su voz calmada, sin una amenaza, cuando sabía que quería decirlo como una amenaza, cuando todos en la habitación sabían que era una amenaza. Su corazón golpeó con terror. No podía perderla de esta forma. No dejaría que Whitney ganase esa batalla. Mari tenía que vivir.
    Lily puso su mano brevemente en su hombro.
    – Está bien, Ken. Lo entiendo.
    Tal vez lo entendiese, pero él no. Se sentía partido en dos. Mary era virtualmente una extraña, aunque sentía como si la conociese íntimamente. Había conocido a los Caminantes Fantasmas por algún tiempo, muchos de ellos por años, pero era a Mari a quien quería proteger, necesitaba saber que estaba a salvo, viva y bien en algún lugar en el mundo, incluso si no podía estar con él.
    – ¿Cómo pudo hacer esto? -Ken hizo la pregunta antes de que pudiera detenerse a si mismo, fulminando con la mirada a Lily, un destello repentino de rabia sacudiéndolo.
    Ryland, el marido de Lily, frunció el ceño, enderezándose lentamente de donde estaba inclinado sobre el brazo de Ken, asegurándose de que la sangre fluyese lentamente desde un paciente a otro. Había una amenaza segura en su postura.
    Lily sacudió la cabeza ligeramente para evitar que su marido interfiriese.
    – No lo sé, Ken. Me lo he preguntado a mi misma un millón de veces. Dicen que la línea entre la genialidad y la locura es muy fina. Y él se está deteriorando cada día.
    – Ha estado jaqueando nuestros ordenadores desde el día en que desapareció. Flame encontró la manera de meter un programa en su ordenador por lo que podemos espiarle. Por sus anotaciones puedo ver que su estado mental se deteriora cada vez más con cada nuevo proyecto. No tengo ni idea de cómo vamos a pararlo.
    Había un gran cansancio en su voz. Líneas de preocupación bordeaban su hermosa cara. Sus ojos contenían pena, demasiada pena y responsabilidad para una mujer de su edad. Ken se estiró para tocar la mano de Lily.
    – Lo haremos. -Lo dijo con convicción, esperando que le creyese, queriendo aliviar su sufrimiento.
    Mari cogió su brazo y tiró, un gesto débil pero insistente. Giró la cabeza hacia ella. Le estaba mirando.
    ¿Qué está mal?
    Parpadeó, su expresión cambio a una de confusión. No lo sé. No me gusta eso, tu tocándola, lo que es totalmente absurdo. Solo la estás consolando, y su marido está justo ahí, así que no tiene sentido sentirse enfadada por ello. Sonaba perpleja, desprotegida y de repente muy frágil.
    La alarma se extendió a través de su cuerpo. Ken quiso cogerla entre sus brazos y sujetarla fuertemente, asustado de perderla. La vida ya se estaba escurriendo de ella. La sangre corría por su boca y su nariz. Estoy aquí, Mari, justo a tu lado. Pasaré contigo por esto.
    Sé que lo harás. Trató de sonreírle, pero sus ojos se cerraron y se quedó floja.
    – ¡Maldita sea! Necesito más tiempo. Jack, acaba aquí. -Ordenó Lily-. No tenemos suficiente antídoto dentro.
    – Háblame, Lily -dijo bruscamente Ken-. Dime que está pasando.
    – ¡Esta chocándose! -La voz de Lily era tensa-. ¡Jack!
    Jack montó a horcajadas a Mari y empezó con el masaje cardiaco mientras Lily agarraba una jeringuilla con una aguja muy larga y de aspecto horroroso del maletín médico.
    – Abre su camisa, Jack -instruyó Lily. Sonó calmada y controlada.
    Tomó el sitio de Jack, sentándose encima de Mari, conduciendo la aguja a través de su pecho, al corazón, para administrar el estimulante.
    El estómago de Ken se sacudió. Por un momento hubo silencio. Escucho el tic-tac del reloj. La respiración de Lily. Alguien arrastrando los pies. A su lado, Mari resolló, tomando una difícil bocanada de aire, sus ojos se abrieron rápidamente, el terror en su cara, su mano apretó su muñeca como si su vida dependiese de su contacto, y entonces se quedó floja otra vez.
    Lily se inclinó sobre ella, sintiendo su pulso, escuchando a su corazón.
    – Está de vuelta. Ponle el antídoto y tanta sangre como podamos. Podemos necesitarte antes de que todo esto acabe, Jack.
    Mientras trabajaba en Mari, Lily siguió echándole un vistazo a Ken.
    – Dijiste que creías que tenías una manera de detenerle. Mientras le permitan mantener sus experimentos, ninguno de nosotros está a salvo. ¿De verdad tienes un plan?
    – Puedo controlar las acciones de la gente con mi mente -dijo Ken, su mirada cambió hacia su hermano para captar la mirada de sorpresa que sabía estaría allí. No admitas que tú puedes hacer lo mismo. Tienes que pensar en Briony y en los niños.
    – Eso no es posible. -Lily retrocedió, sacudiendo la cabeza, mirándole con un repentino miedo en los ojos-. No pudo encontrar la manera de hacer eso.
    – ¿Sabías que lo estaba intentando? -le preguntó Ryland amablemente a su esposa.
    Se estiró hacia ella, cogiéndola en sus brazos, y sujetándola, la ternura era evidente en su cara mientras trataba de consolarla. Limpiar lo que había hecho su padre, la estaba costando un precio muy caro.
    – Por supuesto. Ese sería el triunfo final, ¿verdad? -Se soltó de los brazos de su marido para volver a trabajar en Mari, aunque su cara estaba muy pálida-. Hay muchas discusiones sobre el asunto. Mi padre creía que el control mental era posible y podía ser usado con una multitud de propósitos. Trató de vender la idea de que el control mental podía ser usado para hacer que los líderes extranjeros vieran la luz, incluso en adolescentes problemáticos cuando sus padres no podían conseguir que cooperasen.
    – ¿Discutiste a menudo con tu padre sobre el asunto, o alguien más lo hizo? -pregunto Ken.
    – Argumenté contra ello, pero de hecho, un par de sus amigos eran firmes en que no debía intentar desarrollar el control mental. Jacob Abrams a menudo argumentaba contra ello. Creo que estaba preocupado porque mi padre tuviera control sobre ese tipo de poder. Nadie sería capaz de permanecer contra él. A Jacob no le gustaba la idea en absoluto, y a menudo tenían discusiones acaloradas cuando salía el tema. Estaba aterrorizada de que realmente pudiera encontrar una manera de hacerlo.
    – No lo hizo. Tenía la habilidad natural y la he desarrollado por mi mismo.
    Ella le frunció el ceño a Ken.
    – ¿Cuándo supiste que podías hacer esto?
    Se encogió de hombros y se estiró, tratando de parecer casual mientras cerraba los bordes de la camisa de Mari. Odiaba que estuviera expuesta a cualquiera.
    – He sido capaz de hacerlo desde que puedo recordar. Cuando era un niño lo usaba sobre todo en los profesores y los padres de adopción, pero mi control no era del todo fiable. -Hizo una mueca-. Finalmente fui capaz de conseguir controlarlo, aunque requiere una completa concentración y si se usa por una gran cantidad de tiempo, o para una tarea complicada, me quedo totalmente incapacitado. Tampoco puedo usarlo en más de una persona a la vez, o en algo de verdad significativo, sin enormes repercusiones. Puedo hacer que los guardias miren hacia otro lado, pero todos nosotros tenemos esa habilidad para influenciar. El control mental real me deja inútil por horas.
    – ¿Por qué no está en tu archivo? No probaste esta habilidad.
    – Me imagine que era mejor retener algunas cosas. Ponlo en mi archivo ahora como si acabases de descubrirlo. Estoy seguro que Whitney estará muy interesado tanto en Jack como en mí ahora, y no será capaz de resistir a mirar si ve que has estado desenterrándonos en el ordenador. Dices que supervisa tu trabajo, pero no se ha dado cuenta de que eres consciente de ello -dijo Ken. Sus nudillos se retrasaron a lo largo de la hinchazón de los pechos de Mari mientras mantenía la camisa cerrada-. Ponlo allí como si nos hubieras estudiado a ambos y cuan extraño es que yo sea capaz del control mental y Jack no, y que necesitas más tiempo para evaluarnos. Puedo imaginar un lugar para que me coja, sin poner en peligro a nadie más.
    – No. -Jack dijo la palabra sola en un tono bajo que dijo más que si hubiese levantado la voz-. No voy a dejar que tiendas una trampa para que ese bastardo pueda cogerte. No va a pasar, Ken.
    – Podemos atraparle, Jack. Vendrá a por mí.
    – Lily, no le escuches -le advirtió Jack-. Esta un poco chiflado justo ahora. Encontrar a Mari le ha conmocionado y está en modo mártir. No voy a permitirlo, y todos tratarán de ayudarlo si va a estar en problemas.
    Lily continuó el trabajo en Mari, limpiando su cara con un paño frío, añadiendo otra bolsa del líquido amarillo y controlando la cantidad de sangre que Ken la estaba dando. Viendo que Ken no podía dejar de colocar la camisa de Mari, tiro una sábana delgada para añadir privacidad a su paciente mientras Logan quitaba la aguja del brazo de Ken.
    Ken se sentó y dejó que sus pies cayeran al suelo.
    – Siéntate allí por un minuto y deja que Ryland te dé algo de zumo -le advirtió Lily. Su mirada se deslizo hacia Jack-. No necesitas amenazarme, Jack. No tengo intención de entregar a alguien a mi padre. Independientemente de los motivos de Ken, y estoy segura de que los tiene, nada es peor que eso.
    – Podemos encontrarlo -insistió Ken-. Ahora mismo está en las sombras. Tiene todo tipo de protecciones, leyes de cobertura que no podemos atravesar. Su autorización de seguridad alcanza alarmas rojas cada vez que tratamos de cazarlo usando los ordenadores. Si pasamos por el almirante o el general, consiguen la misma evasiva. Alguien muy alto esta protegiéndole. La única oportunidad que vamos a tener alguna vez de detenerlo es hacerlo salir.
    – ¿Y entonces que, Ken? -pregunto Lily-. ¿Qué piensas que va a pasar? Si le tomamos prisionero, quienquiera que lo esté protegiendo simplemente va a salir y quitárnoslo.
    Hubo un pequeño silencio. Lily miro de Ken a Jack y luego a su marido. Sacudió la cabeza.
    – ¿Quieres usarme para sacarlo al descubierto para que así lo podáis matar? ¿Ese es vuestro gran plan?
    – Realmente no, Lily -contestó Ken-. Estaba planeando usarme como cebo para sacar a tu padre y así podríamos eliminarlo.
    – Por eliminarlo quieres decir matarlo -insistió.
    – ¿Que crees que deberíamos hacer con él? ¿Devolvérselo a sus amigos para que puedan darle una palmadita en la espalda y darle un presupuesto más grande para sus experimentos?
    Lily lo fulminó con la mirada.
    – He hecho todo lo que he podido para ayudaros a todos vosotros, pero no voy a atraerlo para que lo matéis. No lo voy a hacer. -Se retiró de la cama y miró a su marido-. Eso no, por ninguno de nosotros. No importa lo ha haya hecho, todavía es mi padre. Quiero conseguirle ayuda. -Incluso mientras lo decía, se presionaba una mano contra su redondo estómago y sacudía la cabeza. Estaba claro que sabía que tenía que ser hecho; solo que no podía aceptarlo aún.
    Ryland extendió su mano hacia ella.
    – No hay nosotros o ellos, Lily. Es solo nosotros. Estamos todos juntos en esto. Somos Caminantes Fantasmas: somos lo que tu padre nos hizo y permanecemos unidos. Solo podemos confiar los unos en los otros. Eso es. Ni siquiera podemos confiar en los hombres que nos envían a las misiones.
    Lily abrió la boca para protestar, y después la volvió a cerrarla de nuevo. Era bien conocido que su familia había estado muy cercana al General Ranier, el hombre al cargo del equipo de operaciones especiales del que Ryland Miller era responsable. Whitney y Ranier habían sido buenos amigos. Lily había crecido prácticamente en la casa de Ranier. También había creído que Peter Whitney había sido asesinado, y parecía estar del lado de los Caminantes Fantasmas.
    – Alguien intentó asesinar al General Ranier. -Señaló Lily-. No es parte de todo esto.
    – Su esposa no estaba en casa, Lily -dijo amablemente Ryland-, y tú y yo sabemos que casi siempre está allí. Curiosa coincidencia.
    – ¿No confías en el general, Ryland? Hemos cenado en su casa varias veces. ¿Cómo puedes sentarte a su mesa al mismo tiempo que sospechas que conspira con mi padre para hacer todas esas cosas horribles?
    – ¿Qué cosas horribles, Lily? -preguntó Jack-. Peter Whitney había trabajado para el gobierno en un trabajo u otro por años. Tiene la autorización de seguridad más alta, ha proporcionado armas y sistema de defensa así como drogas y realce genético más lejos antes que el resto del mundo supiera incluso que existía. Ha sido inestimable. Subió con la idea de los súper-soldados, realzando tanto las habilidades psíquicas y físicas, y puede proporcionar ambas de estas cosas. Por lo que a la gente ante la que responde, Whitney ha cumplido.
    Ryland asintió.
    – El coronel Higgen trató de secuestrar su programa, vender la información a otros países, y fue detenido. Si Whitney le dijo a su gente que necesitaba falsificar su propia muerte y desaparecer, bien, era un sacrificio más por su país. Ranier lo vería de esa forma. Falsificaría el dolor, prometería cuidar de ti, asumir el comando de todos nosotros, y estar agradecido que un hombre como Peter Whitney exista en el mundo.
    Lily se inclinó de nuevo contra la cama como si sus piernas no pudieran sostenerla.
    – ¿Por qué no me dijiste esto antes? Lo has mencionado de pasada, pero nunca viniste derecho y me explicaste porque creías que era posible. Puesto así, todo es posible, porque eso hace que mi padre parezca un héroe, más que un traidor.
    Jack miró a Ken. Lily es una mujer brillante cuando tiene que ver con lo académico, pero esta totalmente ciega cuando tiene que ver con la gente. Esto era una pequeña advertencia para impedir que la cólera de Ken saliese. Lucha por aceptar que Whitney necesita morir, pero necesita más tiempo. El embarazo probablemente también la ha hecho más emocional cuando tiene que ver con su padre.
    ¿Cuándo demonios te has vuelto tan inteligente? Exigió Ken.
    He estado leyendo todos los libros de embarazo. Jack sonó un poco engreído.
    – No está vendiendo su trabajo a un país extranjero. Vuelca su trabajo en el gobierno, y mientras nadie sepa como consigue sus resultados, todos están felices -dijo Jack en alto-. No quieren saber como lo hace, solo que consigue hacer el trabajo. Y Whitney tiene un historial de proporcionar resultados.
    – Podemos joderlo completamente al exponerlo y eso significa exponer al gobierno, al menos a un grupo de hombres de la elite que tienen conocimiento -dijo Ken, tratando que su voz fuera suave cuando realmente quería gritarle.
    – ¿El presidente? -pregunto Lily.
    – Probablemente no. Mi conjetura es que sabe que tiene súper-soldados y unos pocos equipos de operaciones especiales llamado Caminantes Fantasmas, pero dudo que sepa algo más que como podemos ser usados -añadió Ken-. Alguien va antes al comité y consigue la financiación para algunos de esos proyectos. Tiene que informar de los resultados y endulzarlo para que los extremos de Whitney nunca salgan a la luz. Apuesto a que el programa de cría es llamado completamente diferente. El presidente y el comité de senadores seguramente no iban a aprobar nada con la palabra reproducción en ello.
    – Todo lo que hacemos es clasificado -dijo Ryland-. Nadie sabe que lo hacemos, y nadie va a admitirlo. Si quitamos a un señor de la droga en Colombia, o inclinamos la balanza de poder en el Congo, la última cosa que quiere el gobierno es que alguien sepa que estamos allí. Hay un punto entero en tenernos a nosotros. Los Caminantes Fantasmas no existen.
    – ¿Entonces por que estamos compitiendo los unos contra los otros? -preguntó Jack-. ¿Por qué le dijeron al equipo de Mari sobre el intento de asesinato cuando nuestro equipo estaba ya en ello? Sabes que el almirante está hablando con el general, y quienquiera que esté dando las órdenes al equipo de Whitney tiene que saber lo que estamos haciendo todo el tiempo. ¿De qué otra forma la rastreaba el equipo de Mari?
    – La otra cosa que creo que tenemos que aceptar -dijo Ken-, es que Whitney tiene su propio equipo, tiene hombres, que como nosotros, han pasado por la Escuela de la Guerra, entrenados en las fuerzas especiales, y tienen mucha experiencia. Whitney probó sus habilidades psíquicas y los perfiló, igual que hizo con nosotros. Algo en sus archivos le atrajo, así que se propuso acumular su propio ejército de súper-soldados. Jack y yo nos topamos con ellos cuando los envió detrás de Briony. Jack reconoció a uno de ellos de cuando fue probado. Fue supuestamente asesinado en Colombia justo después de una misión que llevó a cabo con Jack.
    Lily les frunció el ceño.
    – ¿Qué sería diferente en aquellos soldados?
    Ryland y Ken intercambiaron una larga mirada. Hubo un pequeño silencio. Lily se tensó.
    – No me mantengáis en la oscuridad. Sé que mi padre ha perdido la cordura. Sé que tienen que hacer algo con él. Necesito conocer todos los hechos.
    Ryland acarició su cabello.
    – El hecho es que algunos soldados se divierten matando. No importa mucho si es un soldado o un civil, les gusta la subida que les da el tener el poder sobre la vida o la muerte. Pensamos que ha estado reuniendo a unos pocos de ellos, los realzó con poderes físicos y psíquicos, y ahora los usa para sus propios fines. Ha caído en la paranoia en este momento, Lily.
    – Entonces creéis que tiene soldados que nadie sabe, para su uso personal, así como un equipo de operaciones negras que puede liderar cuando llegan las órdenes.
    – Si, eso es exactamente lo que pensamos -dijo Ryland.
    – ¿Dónde entran Mari y las otras mujeres?
    – En un principio eran huérfanas, educadas y entrenadas como soldados. Las necesita para continuar con sus experimentos así como para tener mujeres que pudiera estudiar que no habían sido criadas en familias -dijo Ken-. Cuando decidió que era demasiado difícil emparejar a las mujeres con los hombres, tuvo la intención de emparejarlas con…
    – Sé que escogió mujeres y hombres por sus habilidades genéticas y su nivel de inteligencia así como por su fuerza y sus regalos psíquicos y cuales eran aquellos regalos -admitió Lily-. He estado leyendo bastante desde que me quedé embarazada.
    – Él fue a por el plan B -dijo Ken, manteniendo su voz plana, calmada y sin críticas, cuando sentía su ira fría y completamente mortal construyéndose con una fuerza que le sacudió-. Está forzando a las mujeres a estar con los hombres con las que estén emparejadas, hombres que son obsesivos acerca de ellas, pero que no tienen verdaderos sentimientos por las mujeres.
    La mano de Lily fue hasta su garganta en un gesto defensivo.
    – ¿Qué quieres decir con forzar? ¿Violación? ¿Estás diciendo que está consintiendo la violación de mujeres?
    – Es ciencia -dijo Ken.
    – Creo que voy a vomitar -dijo Lily-. Está dando cáncer a niños, mandando a hombres a la jungla para ser torturados, no puedo aguantar esto. No sé que hacer. -Empezó a llorar silenciosamente-. ¿Cómo puede hacer estas cosas? Seguía pensando que si trabajaba lo suficientemente duro para compensar las cosas que hizo, podría hacerlo de alguna forma mejor, pero no puedo. No para. Sigue haciendo cosas horribles e imperdonables.
    – Siéntate por un minuto. -Ryland cogió su mano y la condujo a una silla-. Esto es mucho para ti en este momento Lily.
    Sacudió la cabeza.
    – No, tengo que saberlo. No puedes ocultar algo como esto aquí. Cuando estaba creciendo, sabía que siempre empujaba los límites, pero creía que sabía lo que estaba mal y lo que estaba bien. Cuando descubrí que nos había cogido de orfanatos, que nos había comprado para experimentar con niños, supe que algo iba mal con él. -Presionó ambas manos protectoramente contra su estómago-. Quería a los bebés, y si tiene la oportunidad, los tomará. Tienes razón. Lo sé. -Sonaba perdida, desesperada.
    Hubo un pequeño silencio. Lily suspiró, sus labios se apretaron.
    – Tenemos que sacar a las mujeres de allí y tenemos que proteger a nuestros hijos de él.
    – Lily -dijo Ken-, creo que tiene un talento psíquico por si mismo.
    – Siempre dijo que no lo tenía.
    – Pero nadie puede leerlo y como es posible que sepa que bebés tienen talentos psíquicos. Tiene que sentirlo de alguna manera. No hay otra respuesta. Es probable porque siempre ha estado obsesionado con el tema -insistió Ken.
    – Nunca lo admitiría, no a alguien -dijo Lily-. No quería ser considerado nada más excepto un hombre de ciencia. El talento psíquico es considerado todavía peculiar, y Peter Whitney nunca querría, en ningún momento, que alguien se riera a sus espaldas.
    – Cualquiera que se burle de Whitney está en riesgo de desaparecer -dijo Ken-. Entiendo que estés destrozada por esto, pero la verdad es que, a menos que Whitney muera, ninguno de nosotros va estar a salvo alguna vez, y ninguno de nuestros hijos.
    – Necesita ayuda. Podemos ponerlo en un hospital.
    – Sabe demasiado. Sabes que está considerado uno de los hombres más inteligentes del planeta. Conoce secretos y tiene amigos poderosos. Podría dar nombres. Nunca lo dejarían en un hospital.
    Lily sacudió la cabeza y permaneció en silencio. Ryland mantuvo la mano en su hombro en un intento por consolarla. Sabía que debían matar a su padre. Sus experimentos no pararían hasta que Whitney estuviera muerto. Finalmente estaba aceptando que no había una manera real de salvarle, y Ryland quería ahorrarle la inevitable pena.
    Ken compadeció a Ryland. Ken no estaba casado con Mari. Mari no estaba llevando a su bebé. No había tenido tiempo para llegar a conocerla, pero se sentía protector. Ken no sabía que tenía genes protectores en su constitución, o incluso ternura. No sabía que la lujuria pudiera ser tan aguda, urgente e intensa. Esto podría abrazarse dentro de un hombre y comérselo desde el interior. No sabía que la lujuria pudiera estar envuelta con emociones oscuras, celos negros y obsesión, la necesidad de controlar y dominar. No sabía que las emociones más suaves pudieran ser una conexión directa con todo lo oscuro y feo dentro de él y hacerle desear ser un hombre mejor, hacerle necesitar ser el mejor de modo que fuera digno de una mujer, la única mujer.
    Ryland había encontrado esas cosas con Lily, y Jack había logrado descubrirlos con Briony. Ken podría querer ser un hombre mejor, pero no estaba seguro de que fuera suficientemente fuerte para vencer sus tendencias más oscuras. Mari no era una mujer sumisa como su hermana. No tenía una naturaleza suave y dulce, dispuesta a comprometerse y suavizar el lado más duro de Ken. Mari lucharía con su naturaleza dominante, queriendo libertad y control, y nunca sería capaz de concedérselo. Cuanto más luchase con él, peor se volvería, hasta que fuese igual que su padre, un monstruo sin igual, hasta que sus peleas fuesen reales y se hiciera un choque de voluntades para ver quien ganaba.
    No si te enamoras de ella, Ken. La voz telepática de Jack interrumpió sus pensamientos. No has incluido eso en la ecuación. Briony no me ha cambiando exactamente, pero saca lo mejor de mí.
    ¿Y si no hubiera nada mejor? Ken miró el pálido rostro todavía a su lado. Parecía muy joven para un hombre como él. Era diferente cuando abría los ojos, y veía sus ojos demasiado viejos, donde leía la misma hambre afilada y necesidad. Entonces podía imaginarse con ella, aunque fuera solo por un momento, pero no como esto, no cuando era tan pequeña y parecía tan frágil.
    Entonces el viejo ganó después de todo, contestó Jack duramente. Y tú le dejas.
    Que te jodan, Jack.
    A ti también. Nunca has huido de una pelea en tu vida. Esta es la más grande, la batalla, la más importante que alguna vez tendrás. ¿Vas a dejársela a Brett? ¿O a Sean? Demonios, si lo haces, Ken, no te la mereces y no eres suficiente hombre para tenerla. Necesita a alguien que la defienda.
    Cállate la jodida boca.
    Solo juras cuando sabes que estás lleno de mierda.
    Ken miró a su hermano. Tú huiste de Briony.
    La primera vez, si. No era bastante fuerte para dejarla una segunda vez, y tuve que aprender más de mí mismo de lo que nunca quise saber, y eso fue una cosa buena, Ken, porque aprendí que podría controlar las cosas que herirían a Briony. No quiero verla desilusionada o herida por algo que diga o haga.
    ¿Y si no pudieras controlarlo?
    ¿Cómo lo sabes si no lo intentas?
    Los ojos de Ken brillaron con amenaza. Sé que no quiero arriesgarme con su vida. Me viste actuar como un animal. Las cosas que quiero hacerle me asustan como el infierno. ¿Si termino por hacerle daño, no crees que sea una victoria para el viejo?
    Nunca la herirías. Te conozco mejor de lo que crees. Jack de repente giró su atención a Lily.
    – ¿Qué sabes del estrés post-traumático, Lily? ¿Puede un niño sufrir un trauma que cause los síntomas? ¿Y años de rastrear y matar a los enemigos? Y la tortura, Lily, ¿sacaría los síntomas?
    Logan y Ryland miraron la cara de Ken, la máscara en parrilla de cicatrices que desaparecían en el cuello de la camisa. Por primera vez en su vida, Ken se sonrojó y fue plenamente consciente de su piel remendada. Se parecía a un espectáculo insólito, cosido para impedir a su cuerpo deshacerse.
    – Vete al infierno, Jack. -Su tono bajó a una caricia suave, un gruñido de advertencia.
    – Por supuesto que un niño puede sufrir un trauma -dijo Lily-. Los desordenes del estrés postraumático son muy comunes en hombres que entran en situaciones de vida o muerte. Es usual tener pesadillas y no ser capaz de dormir. A menudo alguien que experimenta desordenes de estrés postraumático tenga sentimientos de indiferencia y una creencia de que no tienen futuro.
    – No quiero escuchar esto -dijo Ken.
    – Yo si -insistió Jack, manteniendo un ojo cauteloso en su hermano.
    Lily respiró profundamente y continuó.
    – Fácilmente se pueden volver irascibles y tener arrebatos de cólera aparentemente irracional. Podrían volverse cada vez más vigilantes y pueden volverse paranoicos de que un ser amado esté en peligro, por eso su reacción es intensa hasta el extremo.
    – Eso es una gilipollez, Jack. -Le advirtió Ken. La ira arremolinándose cerca de la superficie, tratando de romper a través de la calma helada que presentaba a los otros en la habitación. Si te estás castigando por una pelea, te haré el favor, pero no aquí, no alrededor de las mujeres, añadió.
    ¿Estas escuchando a Lily o a ti mismo? Casi nunca duermes. Tienes pesadillas todo el tiempo. Te paseas la mitad de la noche.
    Así lo hacías tú.
    No más. Briony está allí ahora.
    Si, Jack, gracias por la visión. No quiero escuchar nada más. Demonios, déjame solo.
    A su lado, Mari se agitó, su mano deslizándose a lo largo de la cama hasta que encontró su brazo.
    ¿Estás bien? Porque estoy un poquito dolorida aquí. Me siento como si alguien golpease el sagrado infierno en mi pecho, pero si necesitas apoyo, estoy por todas partes.
    Su voz era suave y llevaba un matiz de humor e incluso de determinación. Su corazón hizo aquella cosa curiosa, sobrecalentarse y fundirse en un charco, que estaba empezando a reconocer que solo Mari podía provocarle.
    Shh, dulce. Vuélvete a dormir. Todo está bien.
    ¿Estaba durmiendo? Pensé que estaba muerta, pero entonces pensé que tal vez me necesitases así que volví a ti. Sus pensamientos estaban completamente sin protección, por completo abiertos para él cuando se estiró para hacer la conexión. Creo que me necesitas, Ken. Nunca de hecho pensé en ser necesitada o tener un hogar.
    ¿Parecía melancólica? Ken solo sabía que deseaba que estuvieran ellos dos solos. Ve a dormir, Mari. Estaré justo aquí.
    No le des una paliza a tu hermano. A mi hermana no le gustaría, y entonces tendría que defenderte y entraríamos en un asunto grande y todo se pondría feo.
    La tensión se alivió de su vientre y hombros. El latido alrededor de sus sienes disminuyó. No queremos eso. Por esta vez lo dejaré pasar, pero ha sido un poco cabrón. Jack puede ser así algunas veces.
    Estaba mirando su cara, e incluso a través de sus ojos que estaban cerrados, ella sonrió, sus labios llenos y sexys se curvaron en una sonrisa que le hizo querer besarla.
    ¿Jack puede ser un bastardo algunas veces? ¿Quién lo habría pensado? ¿No es en absoluto como tu, verdad?
    Tal vez, concedió. Deslizo la mano desde su brazo hasta su hombro, acarició su cuerpo, y enterró los dedos en su pelo.
    – Estamos molestando a Mari. Necesita descansar. -Era una buena excusa para callar a su hermano.
    Lily se levantó inmediatamente y una vez más reviso el corazón y el pulso de Mari.
    – Estará bien. Necesita descansar. Podemos ir a la otra habitación y dejarla estar.
    – Tendremos que encerrarla con llave. -Le recordó Logan-. Casi escapa.
    Ken le disparó una mirada de advertencia.
    – Me quedaré aquí con ella. No va a ir a ninguna parte.
    – Realmente va a estar muy débil. Los Caminantes Fantasmas tienen una capacidad tremenda para curarse, pero sus cuerpos no pueden soportar tantos traumas.
    Ken trató de no estremecerse con la palabra. Sabía lo que Jack estaba tratando de decir, pero si se arriesgara y mantuviese a Mari, y terminara siendo como su padre, sería la única que sufriría.
    Lily sacó a los otros de la habitación, dejando a Ken solo con ella. Sabía que debería haberse ido. Ella era una tentación y él demasiado débil, pero no podía persuadirse a si mismo de dejarla tan pronto, y ella estaba a salvo de él en su débil estado, estaba bastante seguro.

Capítulo 9

    – Entonces, estás dispuesta a darle una paliza al mundo por mí -susurro Ken, estirándose al lado de Marigold. Se giró hacia ella, atrayéndola más cerca de si con una mano, atrapando su pierna con el muslo.
    – Mmm. -Su voz fue somnolienta-. Por supuesto. Es lo menos que puedo hacer. Después de todo, salvaste mi vida cuando tu hermano iba a dispararme con esa arma suya. Necesita ayuda, lo sabes. No puede ir por ahí asesinado a la gente que no le gusta.
    Ken sonrió, por primera vez en mucho tiempo, el sentimiento era genuino.
    – He estado diciéndole eso por años. -Encontró la nota somnolienta en su voz irrazonablemente sexy.
    – ¿Que me hicieron?
    – Una pequeña tortura. Tratamos de extraerte nombres, pero te mantuviste firme.
    Miró su cara, bastante seguro, fue recompensado con esa misma breve e intrigante sonrisa.
    – Bien por mí. Habría cantado como un pájaro si hubieses tratado de hacerme comer guisantes. -Ella se estremeció y abrió sus ojos, parpadeando hacia él-. Así es como todos los interrogadores consiguen la información de mí.
    – He tomado nota e iremos por esa ruta la próxima vez. -La abrazo, sujetándola cerca del calor de su cuerpo-. Me asústate como el demonio, Mari. Eso estuvo cerca. Demasiado cerca.
    Se movió hacia él, estremeciéndose un poco.
    – Creo que el Zenith hizo el trabajo curando las heridas de bala y los huesos rotos, pero me siento como si un camión me hubiera pasado por encima.
    Él acarició con los dedos su cara en una pequeña caricia.
    – Te sentirás mejor en un par de días. Necesitas dormir mucho.
    Los labios de Mari se tensaron y sus ojos oscuros se ensombrecieron.
    – Sabes que vendrán por mí, Ken. Todos, incluyendo a Lily, están en peligro.
    – Lo sabemos. Estamos tomando precauciones.
    – Más vale que realmente sean buenas precauciones. No los subestimes.
    – No lo vamos a hacer, te lo aseguro.
    A ella le gustaba tenerlo tendido a su lado.
    – Nunca he vivido en ningún lado excepto en el complejo. Nunca he salido excepto cuando me mandaban a una misión, y siempre éramos estrechamente vigilados. He estado en muchas misiones, y en realidad era un alivio ir a algún lugar y salir de allí. Es gracioso como el estar aquí lo siento tan diferente, cuando debería sentirme igual. ¿Esto es un laboratorio, verdad?
    – Si. Es parte de la compañía de Whitney. Lily heredó todo cuando Peter Whitney supuestamente fue asesinado. Mantuvo todo en marcha, es todo legítimo. -Sobre un lado, apoyado sobre el codo, retiró el pelo de su cara con dedos gentiles-. Tienes que descansar, Mari. Tienes todavía tres vías y Lily aún esta administrando fluidos. El Zenith no es nada con lo que bromear. Debía haberlo sabido cuando te curaste tan rápido, pero nadie lo usa. No se me ocurrió que Whitney pondría en peligro deliberadamente tu vida.
    Mari disfrutó el sentimiento de sus dedos acariciando su frente. Su toque era ligero y suave, y nadie la había acariciado nunca de esa forma.
    – ¿Por qué eres tan amable conmigo, Ken? -No quería confiar en él, o en los extraños sentimientos que estaba empezando a desarrollar por él.
    – Nunca soy amable con nadie, Mari -negó, una sonrisa en su voz, aunque no se mostró en sus ojos grises-. No vayas a arruinar mi reputación.
    Ella cerró los ojos porque no podía mirarle sin sentir la quemazón de las lágrimas. Se dijo a si misma que era debido a que estuvo cerca de morir, pero sabía la verdad. Ken Norton estaba dándole a probar como podría ser la vida, y ella no tenía esa vida, nunca podría tener esa vida.
    – Nos posee, ya sabes. Hablamos de escapar, pero no lo hacemos, porque no sabemos como sobrevivir fuera del complejo. Nunca hemos caminado por una verdadera calle de ciudad. Hemos entrenado en una guerra urbana, en simuladores, y tenemos ciudades simuladas en la que entramos para enfrentarnos en la batalla, pero nunca hemos estado realmente fuera de las instalaciones, más que para ir a la jungla o algún pequeño reino de los señores de la droga. Como dije, ir en misión era una especie de vacación, tan estúpido como suene eso.
    Su voz era suave y somnolienta, la nota golpeando justo el tono que hizo a su cuerpo volver a la vida. Demonios. Todo lo que hacia o decía, todo lo que era, sacaba lo peor de él. Ken luchó por mantener su mente centrada en la conversación.
    – ¿Estuviste alguna vez en el Congo?
    – He estado en cada jungla, bosque y desierto que hay -dijo sin abrir los ojos-. Y en cada lugar tenían sanguijuelas, he logrado encontrarlas. Las sanguijuelas están justo allí con agujas y guisantes para mí. Antes del programa de cría de Whitney, era un maldito buen soldado.
    – Todavía eres un maldito buen soldado.
    Mostró una sonrisa pequeña y agradecida y se movió ligeramente, un pequeño cambio en su posición, pero atrajo sus suaves senos contra su pecho. Logró reprimir un gruñido, sintiéndose más un pervertido de lo que alguna vez se había sentido.
    – ¿Si pongo mi brazo alrededor de ti, vas a empujarme de la cama?
    – No. ¿Debería?
    – ¿Quieres que sea sincero?
    Mari sonrió y se acurrucó más cerca de él.
    – No. Me duele y quiero irme a dormir. Tú te sientes a salvo. Necesito sentirme a salvo.
    – Entonces estás perfectamente a salvo conmigo.
    Ken envolvió sus brazos alrededor de ella y trató de no sentir la oleada de conciencia sexual que el calor y la suavidad de su cuerpo le trajeron. Las emociones eran algo con las que se negaba a tratar. Parecía tan joven, sus pestañas largas y espesas, contra su pálida piel. Su pelo brillaba con hebras de platino y oro. Lily debía haber deslizado algo en los fluidos que la hacia dormir, o Mari nunca habría hecho una declaración tan indefensa. Esperaba que no lo recordase cuando despertara.
    – Estoy aquí, cielo. Solo duérmete y yo vigilaré -murmuró, sus labios contra su sien.
    Ella debería haber olido a muerte no a vida, pero cuando inhaló su aroma, podía saborearla a ella en su boca, sintió su corazón latiendo al mismo tiempo que el de ella, fuerte y regular con un ritmo perfecto.
    – No puedo dormirme; está demasiado silencioso aquí.
    Él gruñó suavemente.
    – ¿Vas a hacerme quedar como un tonto, verdad? -Miró hacia la puerta-. Mejor no le digas a nadie que hice esto.
    Ken puso su brazo alrededor de su cabeza, su brazo bloqueando la luz de la ventana, deseando tener su guitarra.
    Jack se había dedicado a sus libros en los largos años de la adolescencia y Ken a la música. Podía tocar casi cada instrumento, pero prefería la guitarra. La sensación de ello en sus manos y contra su cuerpo era la misma que sentía cuando sujetaba su rifle, una extensión de si mismo. Era calmante y lo sacaba del mundo, justo como lo hacía el rifle. No podía tocar para ella, por eso cantó suavemente, llenando la habitación con su rica voz, usando sus propias creaciones, canciones que había escrito a través de los años, canciones de soledad y angustia, de rabia y muerte, y canciones sobre la belleza de la tierra y el mar. Se mantuvo vigilante mientras su respiración se aplanaba y se dormía ligeramente. Siempre que paraba, su cuerpo se sacudía y un ligero ceño cruzaba su cara, instándolo a continuar.
    Miró su reloj cuando Lily entró en la habitación; estaba sorprendido de que hubieran pasado varias horas. Avergonzado de ser cogido cantando, se ocupó en alisar el pelo de Mari, mientras Lily comprobaba su pulso y el ritmo del corazón.
    – ¿Cómo está? -preguntó finalmente.
    – Mucho mejor. Salvaste su vida, Ken, trayéndola tan rápido. Otros pocos minutos y no podría haber hecho nada. -Lily empezó a quitar las vías del cuerpo de Mari-. El Zenith es un curador asombroso, pero como la dinamita, es altamente inestable. Nunca he sido capaz de aislar las causas por las que las células se rompen, y en que tiempo exactamente. Siempre varía de paciente a paciente. Sería una droga milagro si parase después de curar el cuerpo. Mira su muñeca.
    Ken continuó tumbado en la cama, sujetando a Mari cerca de él.
    Estaba despierta; podía decirlo por la energía corriendo en su mente. Se había despertado en el momento en que Lily abrió la puerta, pero no se había movido, manteniendo su respiración lenta y lisa.
    Lily cuidadosamente cortó la escayola y con cuidado pincho la muñeca.
    – Probablemente tiene una capacidad de curación notable de todas formas y el Zenith solo empujó su cuerpo implacablemente. -Puso el brazo de Mari de vuelta en el colchón y la cubrió con una sábana-. ¿Ha mencionado mucho a mi padre?
    Ken no contestó. No iba a mentirle, pero Lily estaba frágil con su estado de embarazo y no era su culpa que su padre fuera un loco.
    Ella suspiró.
    – Tengo que saber sobre el programa de cría que está llevando a cabo, Ken. -Miró hacia la puerta donde los otros estaban descansando, un pequeño ceño en su cara-. Creo que está insertando ADN animal en los soldados. Creo que algunos de vosotros ya lo lleváis, especialmente los hombres. ¿Ha mencionado agresiones? ¿Algo que puede indicar a unos pocos soldados en sus programas están mostrando signos de instinto más que de comportamiento intelectual?
    Los dedos de Mari lo tocaban. Él envolvió su mano con la suya.
    – Le preguntaré sobre eso, Lily.
    – Necesita ayuda desesperadamente, Ken. -Lily sacudió la cabeza-. Debería haberlo sabido. Debería haberle conseguido ayuda. Mira eso. -Empujó la delgada sábana de la pierna de Mari, recorriendo con su mano la piel de allí, sintiendo el hueso-. Realmente tampoco necesita más esta férula. La dispararon. Su pierna estaba rota, y en unas pocas horas su cuerpo ha curado. Peter Whitney hizo esto. Creó la droga y manipuló los realces bióticos para acelerar las capacidades de curación del cuerpo a una velocidad fenomenal. Solo imagina como se podría beneficiar el mundo con sus descubrimientos si no se hubiese vuelto loco.
    Ken tensó los dedos alrededor de los de Mari mientras Lily quitaba la férula.
    – Pero se volvió loco, Lily. No importa como de brillante sea, o es, se ha convertido en un monstruo. No podemos permitir que continué y lo sabes. Mantiene a mujeres cautivas y las fuerza a quedarse embarazadas. Están prisioneras, mantenidas en una instalación remota en algún lugar, sin esperanza de salir alguna vez. Y planea experimentar con bebés.
    Lily dejó salir el aire en un largo sonido de dolor.
    – Estoy haciendo todo lo que puedo para encontrar a las mujeres, Ken.
    Pregúntale si lo que Whitney está haciendo con los hombres puede ser invertido. Si está insertando ADN animal en ellos o aumentando sus niveles de testosterona, ¿Puede deshacer lo que él ha hecho?
    Ken se aclaró la garganta y trato de parecer intelectual.
    – Lily, si el doctor Whitney esta usando ADN animal, o aumentando los niveles de testosterona en algunos soldados, ¿hay una manera de invertir o deshacerse de ello?
    La mirada de Lily saltó de su cara a la de Mari, entonces retiro la mirada como si estuviera viendo demasiado.
    – Los niveles de testosterona deben ser controlados con drogas. Dependiendo de lo que hiciera y cuanto aumentase los niveles, podría ser capaz de nivelar a los hombres. Pero si realmente esta insertando ADN animal en ellos, que es lo que he empezado a sospechar, no hay nada que pueda hacer. Con el par extra de cromosomas que insertó, tiene un montón de código genético para trabajar con él.
    Examinó la pierna de Mari una segunda vez, poniendo una atención más estrecha en la herida.
    – Necesita más descanso. Trata de mantenerla durmiendo lo más posible, y necesitará beber muchos líquidos. Realmente oblígala con el agua. El cuarto de baño está ahí. -Señaló una puerta a su izquierda-. Camina con ella para que pueda probar la pierna, pero solo hasta el cuarto de baño y vuelta hasta que le tome una radiografía. Parecía bien cuando la he sentido pero la habilidad psíquica no siempre puede captar los pequeños matices.
    – Gracias Lily. La vigilaré.
    Ken esperó hasta que Lily lo dejó de nuevo solo con Mari.
    – ¿En que estás pensando?
    Mari abrió los ojos, y su corazón reaccionó con un pequeño salto. Tenía los ojos marrones oscuros, un flequillo largo y pesado. No lo había notado antes porque había estado demasiado ocupado fijándose en su boca, pero un hombre podría estar seriamente perdido en sus ojos. Estaba en problemas y entrando más profundamente por momentos.
    – Brett actúa más como un animal que como un hombre. No se preocupa en absoluto por lo que quiero o no quiero. No le importa realmente más que coopere con él. Cuando no lo hago, se enfurece. No siempre fue así. No quiere decir que no tenga un comportamiento bruto. Creo que le gusta ser fuerte y busca peleas, y a ninguno de nosotros nos gusta lo suficiente, pero su comportamiento es incluso peor ahora.
    Ken respiró profundamente y lo dejó salir. Jack y él siempre habían estado mejor de visión que la media, pero ahora ambos podían ver mejor no solo de noche, sino en grandes distancias más como un águila podía ver que como un hombre. Habían asumido que fue debido al realce genético de visión y oído, simplemente incrementando sus propias capacidades, pero ambos podían ver fuentes de calor también. Podían cambiar el color de la piel y mantener la temperatura externa de su piel a diferentes temperaturas que el calor interno del cuerpo, lo que anulaba la habilidad de cualquier otro para ver sus imágenes de calor. ¿Quería esto decir que Whitney había insertado ADN animal en ellos? ¿Era esa parte de la razón por la que había sido tan firme en que Briony tuviese al bebé de Jack?
    – ¿Qué es? -Mari giró la cabeza para mirarle directamente a los ojos. Su dedo trazó el fruncimiento de sus labios.
    – Jack y yo siempre hemos tenido personalidades dominantes -dijo Ken, ¿Whitney no pudo haber añadido ADN animal a nuestro código genético, podría mentir, Jack? ¿Es posible que nos hiciera incluso más agresivos, conociendo nuestra historia?-. Ambos somos agresivos y no tenemos respaldo. Tenemos ciertos rasgos, tanto física como mentalmente mucho antes de que nos presentáramos voluntarios para el programa psíquico de Whitney.
    Ken, hay posibilidades. No quiero considerarlo, pero nuestra visión no es como la visión humana. Y ambos nos hemos convertido demasiado como osos peludos gruñendo en el bosque. Hubo un rastro de humor en la voz de Jack, y los duros nudos en el vientre de Ken se relajaron un poco. Incluso si el bastardo insertó ADN animal, hemos vivido con ello unos cuantos años y no nos hemos comido a nadie.
    Nos habría dado algo difícil de controlar, algo que se mezclaría con los celos y la agresividad y aumentaría aquellos rasgos.
    Probablemente.
    Jack sonó satisfecho. Podía estar satisfecho. Tenía a Briony atada a él y estaba embarazada de gemelos. Estaba totalmente comprometida con él. Jack era un hombre guapo con un físico por el que cualquier mujer se sentiría atraída.
    Mari, por otro lado, estaba atraída sexualmente porque Whitney los había emparejado. Tenía la cara de un monstruo y su cuerpo era una colcha de retazos cosida más bien al azar. Mari no querría ser vista andando por la calle con él, sin hablar de bailar con él, si Whitney no hubiera intervenido.
    Jack había logrado escapar del legado de violencia, celos y comportamiento asqueroso que su padre les había legado, pero Ken no lo hizo. Sabía que no lo haría, y Mari tarde o temprano sufriría sus malos tratos si estuvieran juntos.
    La autocompasión era un pasatiempo miserable e inútil. Se negaba a darse el gusto.
    Las yemas de Mari eran ligeras como plumas en su cara cuando trazó el patrón de sus cicatrices.
    – Eres tan tonto a veces, Ken. No te ves a ti mismo como realmente eres en absoluto.
    – ¿Cómo me ves? -Quería hundir los dientes en su dedo, hacerlo entrar en el calor de su boca, pero se quedó completamente quieto, no atreviéndose casi a respirar, por las dudas que parase de tocarle.
    – Eres extraordinario. Absolutamente extraordinario.
    Su boca se curvó en una semblanza de sonrisa, la cicatriz se estiró rígida. Le asombró como aquella piel brillante podía estar tan tirante y no sentir en absoluto hasta que se estiraba, y entonces podía ser doloroso. No parecía haber un punto medio.
    – Estás dopada.
    – Lo sé. Estoy flotando. Pero eso no lo hace falso. Si tienes ADN animal, pareces ser capaz de manejarlo mucho mejor que cualquiera de los demás.
    – No querrás decir eso cuando estés durmiendo y te despierte croando como una rana y mi lengua salga disparada y encuentre esa perfecta orejita tentadora tuya.
    – ¿Mi oreja te tienta? -Se metió las hebras del pelo detrás de la oreja.
    – Demonios si. Todo acerca de ti me tienta.
    Mari sintió que se ruborizaba. Ningún hombre le había prestado tanta atención de la forma que él lo hacía. La hacía sentir casi tímida, cuando no era una mujer tímida. El calor se extendió por su cuerpo, y cuando estaba cerca de ella, apenas podía respirar. Su útero se apretó, y entre sus piernas se puso caliente, húmeda y palpitó con impaciencia, como si su cuerpo tuviese una mente propia. Ella estaba sobreestimándose. Sabía que hacer en una situación de combate, y sabía como rechazar las atenciones no deseadas, pero no tenía ninguna pista de cómo seducir a Ken Norton para que la deseara con la misma intensidad febril con que ella le deseaba.
    Tragó con fuerza y cambió de tema, decidiendo que la seguridad era preferible cuando no tenía su ingenio con ella.
    – ¿Está Jack realmente con mi hermana?
    – Cobarde. -Atrapó su mano contra sus labios de nuevo, esta vez, introdujo su dedo seductoramente en el calor aterciopelado de su boca.
    Su corazón saltó y empezó a golpear deprisa. Él hacía que el gesto más pequeño pareciera sumamente erótico. Había tenido sexo, lo odiaba, y había decidido que nunca participaría de buen grado, incluso con el más simple chupetón de su boca, sus pechos hormiguearon y los músculos se apretaron con urgente necesidad.
    – Si lo soy -estuvo de acuerdo-. No tengo mucha experiencia.
    – Yo si
    Esta vez su estómago dio un vuelco. Su voz fue baja, un susurro que se deslizó sobre su piel en una tentación demoníaca. Por un momento no pudo apartar la mirada de su boca y la manera en que tiraba de su dedo. Sus pechos reaccionaron como si pudieran sentir sus labios, lengua y dientes deslizándose sobre su cremosa piel, chupando sus pezones hasta que le dolieran y suplicaran por él.
    Le gustaba mirar su cara, su forma, las cicatrices solo llamaban la atención sobre la perfección de su estructura ósea y la manera en que sus labios estaban sensualmente cincelados. No podía ayudar el hecho de que estuviera atraída por sus anchos hombros y su pecho densamente musculado. Le gustaban sus brazos grandes y musculosos y sus estrechas caderas. El hombre estaba construido exactamente de la forma en que pensaba que un hombre debería estar formado.
    Mari tragó con fuerza y trató de no sentir el baile de su lengua o imaginar la caricia de ella a lo largo de su piel. Era el hombre más erótico que nunca había encontrado. Todo sobre él, incluyendo ese borde de peligro, le atraía.
    – Cuéntame algo acerca de Briony, sé que Jack está siendo cuidadoso en caso de que sea una amenaza para ella, pero necesito escuchar algo sobre ella. He pensado en ella todos los días de mi vida y en cierta forma desarrollé una vida de fantasía para ella. Necesito saber que es feliz. ¿Se parece a mí? ¿Cómo es como persona?
    Sus dientes acariciaron una y otra vez la yema de su dedo, sus cejas se juntaron mientras pensaba.
    – Briony es como la luz del sol. Es brillante, alegre e ilumina la habitación cuando sonríe, te hace querer reír con ella. Se ve como tu, preciosos ojos oscuros y el mismo hermoso cabello. -Frotó las hebras entre sus dedos-. Cuando la luz del sol brilla sobre él, con todo ese oro, plata y platino, parece como un millón de dólares.
    Había afecto genuino por su hermana en su voz, y Mari abrazó ese conocimiento para si misma. Necesitaba saber que con todo lo que había perdido, a su hermana le había sido permitido vivir una vida real.
    – ¿Qué hay de su familia? ¿Fueron buenos con ella?
    – Creció en una familia del circo con cuatro hermanos mayores. Creo que actuar era difícil para ella porque ninguno de ellos es un ancla y tuvo que aprender a arreglárselas por su cuenta, incluso cuando era una niña, pero es fuerte, Mari y tiene coraje.
    – ¿Qué hay de sus padres? ¿Fueron buenos con ella?
    – Los quería mucho, y si, fueron buenos con ella. Siempre habían querido una hija. Uno de sus hermanos sirvió con nosotros por un tiempo. Es un buen hombre.
    – ¿La ama Jack?
    – ¿Qué crees?
    – Creo que pondría un arma en mi cabeza y apretaría el gatillo si creyese incluso por un momento que era una amenaza para ella o para ti.
    – No sabía acerca de ti. Whitney borró su memoria. Siempre que trataba de recordar sentía dolor. Cuando finalmente fue capaz de destruir lo que hizo para bloquear su memoria, nos hizo prometerle que te encontraríamos.
    – Y tú me disparaste.
    Una débil sonrisa tocó su boca.
    – Bien. Puedo no contarle esa parte.
    Una sonrisa fantasmal en respuesta curvó sus labios.
    – Imagino que no. -Tragó y miró lejos de él-. Necesito ir al cuarto de baño.
    Ken se movió, deslizándose de la cama para darle su espacio, tratando de ser casual y no avergonzarla.
    – Déjame ayudarte a sentarte. Vas a estar un poco débil por un día o dos. Ese cóctel que Lily te dio puede hacerte sentir bastante mal.
    Mari le frunció el ceño, mirándolo alarmada.
    – No podemos quedarnos mucho más que un día o dos, especialmente con Lily aquí. Seguirán viniendo hasta que me encuentren.
    ¿Y por que la ponía tan triste? Mientras había anhelado la libertad, una parte suya había estado aterrorizada de salir al mundo sin una pista de lo que afrontaría.
    Ken le rodeó la espalda con su brazo y la levantó a una posición sentada, estabilizándola cuando se balanceó con debilidad.
    – ¿Por qué no te escapaste? No puedes decirme que tu y las otras mujeres, todas soldados entrenados, todas realzadas psíquica y físicamente, no pudieron salir en todo este tiempo.
    Mari presionó una mano contra su corazón que golpeaba rápidamente. ¿Alguien podía admitir cobardía al hombre que había sido torturado tan horriblemente? No podía encontrar sus ojos.
    Ken cogió su barbilla y la forzó a levantar la cabeza.
    – Mari, para esto. Fuiste criada por un loco en un ambiente de disciplina y deber.
    – Al principio, no pensé en ello en absoluto. Me gustaba el entrenamiento y la disciplina. Había un montón de actividad psíquica, y sobresalía en el entrenamiento con armas y el mano a mano, así que era simplemente un estilo de vida para mí. No conocía que otro tipo de vida realmente existía. Y estaba Briony. Estaba muy asustada por ella. Él prometió que tendría una buena vida si cooperaba con él. Cuando leía sobre las familias, solo imaginaba a Briony en el papel y estaba todo bien.
    Mari balanceó sus piernas por el lado de la cama, probando la fuerza de su pierna herida. El Zenith curaba rápido, pero todavía tenía que trabajar los músculos para ponerlos en forma, y Ken tenía razón estaba temblorosa por la debilidad.
    – ¿Cuándo empezasteis a daros cuenta de que no toda la gente vivía de la manera en lo hacías?
    – Whitney nos dio una excelente educación. Quería soldados inteligentes capaces de tomar decisiones rápidas cuando fuéramos aislados de nuestra unidad, pero haciendo eso, nos animó a pensar por nosotros mismos. No llevó mucho tiempo darse cuenta de que nuestro complejo era una prisión, no una casa.
    Dio un paso en el suelo, sumamente consciente del calor del cuerpo de Ken que rezumaba de sus poros cuando su brazo rodeó su cintura para estabilizarla. Su olor le envolvió, nublando su mente por un momento, hasta que todo en lo que pudo pensar era en la sensación de su piel contra la de ella. Quería quitarle la camisa para poder examinar las cicatrices de su pecho y más abajo de su vientre…
    – Detente. No soy un santo, Mari.
    Mantuvo la sonrisa para si misma. Le gustaba el borde áspero en su voz y la manera en que sus ojos, de un plata tan alarmante, se oscurecían con un hambre tan intensa siempre que pensaba en tocar su cuerpo.
    – No te ha costado mucho serlo, ¿verdad?
    Ken se tragó su respuesta. No le había tomado demasiado antes de su captura en el Congo, pero había pensado que esa parte de su vida se había ido hacia mucho. Mari lo había cambiado todo. Su cuerpo estaba duro, lleno y muy dolorido con solo la ligera caricia de su suave piel contra él. Nada había conseguido acelerarlo desde su retorno de África, nada ni nadie hasta Mari. ¿Podían las feromonas ser tan poderosas? ¿Tan poderosas que no solo le atrajese sexualmente, sino también emocionalmente?
    Caminó con ella a través de la habitación sin contestarle. Solo pensar en sexo era suficiente para hacerle sentirse un salvaje.
    Después de unos minutos, Mari salió del baño pálida, su cuerpo se tambaleaba. Ken no espero que tratase de caminar de vuelta a la cama. La cogió en brazos, acunándola contra su pecho. Por un momento se tensó, manteniendo su cuerpo alejado del de él, la resistencia recorrió su cuerpo.
    – No luches conmigo. Estás tan débil como un gatito ahora mismo. Puedes hacer flexiones mañana, pero por ahora voy a llevarte de vuelta a la cama.
    Ella lo miró con sus grandes ojos oscuros, sus labios pecaminosamente llenos y una mirada entre inocente y tentadora, y sabía que estaba perdido.
    – Condenados infiernos -murmuró, siguiendo a través de la habitación y colocándola en la cama-. No puedes mirarme así, Mari.
    Se inclinó, enmarcando su cara con las manos deslizando los pulgares por su suave piel una vez, antes de tomar posesión de su boca. Había pensado, esperado, que este primer beso hubiera sido un desengaño, pero en el momento en que tocó sus labios, provocando y tirando con sus dientes hasta que ella se abrió para él, estuvo inmediatamente fundido. La besó una y otra vez, robando su aliento, dándole el suyo, ahogándose en la necesidad.
    Ella freía su cerebro. Ni siquiera podía pensar claramente, su cabeza rugía, el trueno en sus oídos, su corazón palpitaba, y su cuerpo tan duro y rígido, frotó su palma sobre el grueso bulto desesperado por aliviarse. Ella había hecho esto, lo hizo volver a vivir, sentirse como un hombre de nuevo. Le había devuelto su vida, y si tomaba lo que su oscura mirada estaba ofreciendo, podría destrozarla completamente.
    Ken se forzó a alejarse del borde de la locura, alejando su mano de ella y dando un paso atrás para empujar sus dedos a través de su pelo con agitación. Su respiración salía en jadeos irregulares. La deseaba tanto que por un momento no podía pensar coherentemente, no podía pensar en nada más que en su suave piel y en su exuberante cuerpo. Dio otro paso atrás.
    – Esto es una locura. Vuélvete a dormir.
    – Estoy sedienta.
    Su mirada saltó a su cara.
    – Estoy haciendo todo lo posible para estar pendiente de ti, Mari, pero no me lo estás poniendo fácil.
    – Seré buena, pero realmente estoy sedienta.
    Se sentó un poco indecisa, y él se inclinó para colocar las almohadas. Su brazo rozó su pecho, y soltó una maldición entre sus apretados dientes. Ken vertió agua en un vaso y lo empujó hacia ella, teniendo cuidado de no dejar que sus dedos se tocaran.
    Ella se llevó el vaso a los labios, atrayendo su atención de vuelta a su boca. Casi gruñó viendo a su garganta trabajar mientras tragaba el agua. Arrastró una silla al lado de la cama y se montó a horcajadas, apoyando los brazos en la parte superior del respaldo y descansando su barbilla en sus manos.
    – Nunca te estremeces o apartas los ojos cuando me miras.
    Mari presionó el vaso contra su sien.
    – ¿De verdad la gente hace eso?
    – Por supuesto que lo hacen, mírame.
    – He estado mirándote. -Su mirada fue a la deriva sobre su cara y bajó más abajo para seguir las cicatrices que desaparecían en su camisa. Había un interés evidente en sus ojos-. La gente es idiota.
    – Dios, mujer, no estás a salvo. -Aspiró, lo dejó salir y forzó a su mente a alejarse de su pecaminosa boca-. Cuéntame acerca del complejo. ¿Cómo podría el personal militar y, adivino, técnicos de laboratorio estar allí y no darse cuenta de lo que estaba pasando? -Era mucho más que una tentación sentada allí pareciendo vulnerable, somnolienta y mirándole como si pudiera ser un caramelo.
    Ella se encogió de hombros, escondiendo su sonrisa por la reacción de él hacia ella.
    – El complejo tiene muchas capas y rotan a los soldados que entran bastante a menudo. Por fuera, el lugar parece bastante inocuo. A nivel de la tierra tiene unos pocos edificios, cabañas, la pista de aterrizaje, el helipuerto, ese tipo de cosas, con verja altas y un sistema de seguridad. Los guardias militares normales se encuentran sobre tierra y tienen las casas en barracones sobre tierra. Muchos de los técnicos de laboratorio normales tienen sus barracones sobre tierra también.
    – ¿Vivís bajo tierra?
    – Siempre lo hemos hecho. Cuatro plantas por debajo. Hay dos laboratorios sobre nosotros. El primero es para el espectáculo. Ahí es donde llevan a hombres como el senador Freeman, y los técnicos de este piso firman contratos de rotación de seis meses. Nunca van por debajo de ese nivel. Entrenamos en el cuarto nivel y somos trasportados en avión a varios sitios al aire libre, siempre bajo la mirada de los guardias de Whitney. El cuarto nivel tiene todo tipo de habitaciones y módulos de entrenamiento y simuladores.
    Escuchó lo que no estaba diciendo, la información entre líneas, la existencia dura y fría de crecer con un hombre que pensaba usar a los niños solo para experimentar. No era asombroso que estuviera tan cerca de las otras mujeres. Ellas solo se tenían las unas a las otras mientras crecían.
    – ¿Y Sean? ¿Dónde entra él? -Porque sentía el cariño en su mente cuando pensaba en él, y eso lo estaba volviendo loco.
    – En el último par de años he entrenado con varios hombres. Sean es uno de ellos. Estaban realzados tanto física como psíquicamente. Era la primera vez que Whitney nos permitía estar alrededor de alguien más por periodos prolongados de tiempo. Incluso rotaba a nuestros instructores así no estábamos atados a nadie. Al menos, al principio, esto era lo que pensábamos.
    – ¿Pero ahora?
    Se deslizó hacia abajo bajo la sábana, incapaz de sentarse derecha más tiempo.
    – Creo que estaba asustado de que se atasen a nosotras y nos dijeran que estaba pasando o tratasen de ayudarnos a irnos. Al tiempo que trajo a los hombres con los que trabajamos, también trajo a sus propios guardias. Eran muy agresivos y acelerados todo el tiempo. -Sus dedos cogieron la sábana, el único signo de nerviosismo que dio.
    Ken se estiró y cubrió su mano.
    – ¿Y Sean no es uno de sus guardias?
    Ella frunció el ceño.
    – No lo era. Era parte de nuestro equipo. Trabajábamos bien juntos y fuimos a varias misiones. Él y un hombre llamado Rob Tate eran los más amables, además de ser los mejores en lo que hacían. Brett trabajo con nosotras por un tiempo.
    La mención de Brett la hizo estremecerse por dentro. Lo escondió bien, su cara nunca cambio de expresión. Su tono neutral, pero él estaba tocándola y su mente estaba abierta para él. Despreció a Brett
    – Ese es el hombre responsable de aquellas marcas en tu espalda. -Ken mantuvo la cara completamente inexpresiva, su tono neutral, pero bajo la calmada máscara, la adrenalina surgió y una rabia helada se instaló en la boca del estómago.
    – Todo cambió cuando Whitney anunció su programa de cría. Fuimos extraídas de las misiones que nos sacaban del complejo, y puestas en habitaciones cerradas, Después la vida se volvió insoportable.
    Su simple declaración colgó en el aire entre ellos. Las paredes se ondularon y bajo ellos el suelo cambio. Mari jadeó y tiró de su mano. Ken miró hacia abajo. Estaba estrangulando su mano, aplastando los finos huesos mientras apretaba el puño. Instantáneamente aflojó su asimiento y se inclinó para examinar el daño.
    – Lo siento, Mari. -Dejó pequeños besos sobre el dorso de su mano-. No sé que demonios está mal conmigo. Normalmente mantengo mis habilidades psíquicas y físicas ocultas.
    Ella descansó su mano en la parte trasera de su cuello, sintiendo las cicatrices allí, el inicio de las crestas que no eran tan precisas como los cortes más pequeños que atravesaban su cuerpo. Él descansó su cabeza en su regazo, y le frotó caricias calmantes a lo largo de la nuca y arriba en su pelo negro azabache.
    – Excepto por la mano un poco aplastada, es agradable tener a alguien enfadado en mi nombre. -Lo deslumbró con una sonrisa, pequeña y provocativa.
    Nadie se había preocupado lo suficiente para estar enfadado, ni siquiera las mujeres hasta que Whitney empezó su programa de cría. Sus vidas habían sido todo lo que conocían, una parte buena, otra parte mala, pero no cuestionaron como vivían o habían sido educadas. ¿Cuál era el sentido? No conocía como se sentía tener a alguien preocupada por ella, pero él le dio un resplandor cálido dentro que no podía describir.
    – ¿Ken que le pasó a tu espalda?
    Hubo un pequeño silencio. Él empezó a cambiar bajo su mano, pero ejerció presión, sujetándolo.
    – Solo dímelo -le pinchó suavemente.
    No quería decírselo. La verdad de esta vida, no podía pensar en ello, pensar sobre la desgarradora agonía que nunca parecía tener fin. No quería sentirse como aquellos ciervos, balanceándose despellejados en ganchos de carne en la cabaña de caza del senador. No quería escuchar el zumbido de las moscas, o el continuo goteo de sangre, o sentir los cientos de mordiscos de insectos que no deberían haber sido nada más que un fastidio en medio de tal extrema tortura, pero por la noche, cuando estaba solo, recordaba cada detalle vividamente.
    Sus dedos se enterraron en su pelo y los apretó como si reuniese coraje.
    – No cooperé con Brett y me odia por eso. Whitney no le dejaba que marcase mi cara, así que golpeó mi espalda y mis piernas con su cinturón y algunas veces con una caña. Todavía no coopero, me fuerza cuando estoy demasiado débil. -Había humillación en su voz.
    No entendió porque se lo contaba, solo que tenía que hacerlo.
    Ken se tensó. Podía oír su propio corazón atronando en su pecho. Había un gruñido de protesta en su cabeza. Le había costado su orgullo decírselo. Él quiso romper algo e ir a una juerga de muerte, hacer caer a Whitney y a Brett y a cualquier otro que le ayudó a perpetuar un crimen tan vil.
    Ella permaneció muy quieta. Le había dado algo importante de sí misma, y estaba esperando su reacción. No podía derribar las paredes y gruñir como un animal herido. Tenía que darle algo igual de importante.
    – Ekabela peló la piel de mi espalda. Adivino que estaban cansados de hacer todos aquellos agradables cortes limpios en el frente y querían terminar con ello.
    Estuvo en silencio un momento, sus dedos masajearon su cuello y su cuero cabelludo. No había dicho una palabra acerca del dolor o el hecho de que no podía haber evitado una infección importante por estar en la selva. Era un milagro que estuviera vivo. Y esto la hizo aún más curiosa sobre cuan lejos habían ido con ese cuchillo
    – Sube aquí conmigo -dijo finalmente-. Canta para mí. Esa es la cosa más hermosa que he escuchado nunca. No he tenido ni una sola pesadilla.
    Ken se deslizó sobre la cama, curvando su cuerpo protectoramente alrededor del ella, sus brazos sujetándola cerca. Cantó suavemente mientras ella iba a la deriva en el sueño, y entonces permaneció quieto, las lágrimas quemando tras sus ojos y su corazón golpeando alto y desesperado en su pecho.

Capítulo 10

    Mari durmió intermitentemente en los siguientes dos días, recuperando lentamente sus fuerzas. Ken estuvo con ella la mayor parte del tiempo, pero era libre para moverse alrededor de la habitación fortaleciendo los músculos de su pierna de nuevo. Ken entrenaba con ella, flexiones, abdominales y frotaba el músculo de su pantorrilla por ella. Cada vez que se iba a dormir, estaba allí, sujetándola cerca y cantando suavemente para ella. Si alguien más entraba en la habitación, paraba bruscamente como si se avergonzara, pero cuando estaban a solas y se lo pedía, cantaba. Le hacía sentir como si hubiera una conexión, una intimidad entre ellos dos.
    Se despertó por la noche, mirando al techo y saboreando la sensación del cuerpo de él tan cerca del suyo. Sabía que estaba despierto, incapaz de dormir. Deseaba encontrar una forma de eliminar sus pesadillas de la manera en que él lo había hecho para ella. Podía decir por su respiración desigual y el intenso calor de su cuerpo que los recuerdos estaban muy cerca. Estaba sentado a su lado, la sábana y poco más, los separaba. Siempre era consciente de él como hombre.
    – ¿Mala noche?
    Giró la cabeza para mirarla, y ella captó un vistazo del infierno en sus ojos antes de que le sonriera, cubriendo sus pensamientos. Sus dedos subieron para enredarse en la seda oro y plata de su cabello.
    – No demasiado. -Tiraba de su cabello, frotando las hebras entre el pulgar y el índice como si saboreara la sensación-. Adoro verte dormir.
    Debería haberla molestado, siendo tan vulnerable mientras dormía con un hombre mirándola, pero de algún modo, la hacía sentir a salvo. Quería eso para él. Era un centinela silencioso, montando guardia sobre ella, sus propias pesadillas cercanas y vívidas mientras se aseguraba que fuera capaz de dormir como un bebé. Apenas parecía justo.
    – Desearía que pudieras dormir también. Necesito encontrar algo para ayudarte con ello. -Había una invitación inconsciente en su voz.
    Ken se sentó a su lado, sintiendo el calor de su cuerpo, la ráfaga de electricidad que crepitaba a lo largo de su piel. Tenía buenas intenciones, se había dado muchos sermones, pero estando con ella día y noche, mirando las sombras pasar a través de su cara, conociendo lo que su vida había sido, lo que sería si Whitney se saliese con la suya le hizo sentirse menos monstruo de lo que era. Y eso era peligroso.
    – Ken. -Hubo un dolor de añoranza en su voz. Se alzó y tocó sus labios trazando la línea externa con una caricia ligera.
    Él sacudió la cabeza.
    – Estas tentando al diablo, Mari.
    – No pienso en ti como en un diablo.
    Ken enmarcó su cara con las manos, los dedos explorando, trazando la estructura de finos huesos de su cara y deslizándose hacia abajo a su barbilla y cuello.
    – Eres tan delicada. ¿Cómo puede haber tanta fuerza envuelta en un cuerpo tan delicadamente pequeño?
    – Nunca nadie antes me había dicho algo así. -Giró la cabeza en su palma y se frotó como un gato-. Tienes manos grandes.
    Ken encontró la forma en que su cara se movía sobre su mano demasiado sensual para su gusto. Su lengua se movió para probar su piel, un rizo suave que paró su corazón a lo largo de su pulgar, mandando imágenes eróticas a su cabeza antes de que pudiera censurarlas. Necesitaba que Mari se sintiera a salvo con él, pero era naturalmente sexy, respondiendo a su potente química con una pequeña inhibición debido a las drogas en su sistema. Sus suaves senos empujaron contra su pecho, mandando una corriente eléctrica a través de su cuerpo.
    – Tal vez deberías volverte a dormir.
    – ¿Por qué?
    – Es más seguro para ti.
    – Quieres decir más seguro para ti -dijo, burlándose de él-. Eres como un bebé. Acarició sus manos de nuevo, su lengua y dientes esta vez se deslizaron por la muñeca. Sus labios fueron ligeros como plumas contra las cicatrices, pequeños besos diseñados para volverlo loco.
    Ken se aclaró la garganta, su corazón corriendo.
    – No sé que tipo de drogas está dándote Lily, pero estoy seguro que es una combinación potente.
    – ¿Es la droga? ¿Te deseo porque Lily me da drogas? -Su boca se tragó el pulgar y chupó duro, su lengua agitándose provocativamente. Todo mientras los ojos de color chocolate permanecían centrados en los suyos.
    Su corazón casi se detuvo. Su cuerpo reaccionó, la sangre palpitando, llenando su ingle hasta atestarla, centrando la conciencia en un dolor pulsante.
    – Cariño, no puedes hacer cosas como esta. Estás jugando con fuego.
    Los dientes rasparon y tiraron de la yema del pulgar. Su polla se sacudió en respuesta, anticipando el placer de los dientes raspando a lo largo de las cicatrices, la lengua y la boca apretada y caliente y oh tan húmeda.
    Deslizó la mano bajo su camisa, deslizándose sobre su estómago desnudo y hacia arriba sobre las costillas hasta cubrir los pechos. Se tomó su tiempo, dándole bastante tiempo para que lo apartara, para que lo detuviese. Ella se arqueó contra él, empujando los pezones contra sus manos. Estaban ya duros y erectos, suplicando atención.
    – Dime como es tu casa. Nunca he estado en una casa.
    Ken apoyó la cabeza en la almohada al lado de la suya, los dedos acariciando suavemente.
    – Jack y yo construimos una casa en Montana. Tenemos bastantes acres y un bosque nacional rodea nuestra propiedad por tres lados, así que estamos bastante aislados. Somos totalmente autosuficientes. Jack ha hecho la mayor parte del mobiliario. Tenemos una mina de oro, nunca la hemos trabajado, pero hay una veta allí seguro.
    – ¿Es bonita?
    Él subió la camisa, agrupando el material poco a poco para revelar la piel lisa de su vientre y la cintura, llegando a la estrecha caja torácica, hasta que expuso la parte inferior de sus pechos-. Nunca he pensado mucho sobre eso, pero si, la región es hermosa y la casa es amplia con un montón de espacio para dos familias. La vista desde casi todas las habitaciones es asombrosa.
    Sus nudillos frotaron una y otra vez bajo sus pechos, saboreando la piel suave y satinada. Nadie tenía su increíble piel.
    Mari se relajó más, su cuerpo se suavizo y flexibilizó por el movimiento hipnótico de su mano. El ardor de su cuerpo la calentó.
    – ¿Tienes chimenea? Siempre he pensado que las imágenes de chimeneas eran románticas y hogareñas al mismo tiempo.
    – Tenemos una chimenea en el salón, una habitación común compartida por Jack y yo. Ambos tenemos nuestra propia ala de la casa. Él tiene dos habitaciones, un par de baños y una oficina. Ambos tenemos chimeneas en el dormitorio. La casa es grande y muy amplia, y nos calentamos principalmente con leña. Allí nieva, así que hace mucho frío por la noche.
    Su piel le fascinaba. Era más suave que cualquier cosa que hubiera sentido antes. Tenía que admitir, que en lo que se refería al sexo, le gustaba duro, rápido y en cantidad, pero había algo mágico en tumbarse a su lado simplemente saboreando la sensación de su piel. Disfrutó del aumento de temperatura, el latido de la sangre a través de su polla hinchada. Se sintió vivo, feliz. Casi no reconocía la emoción.
    – Crecí en los barracones. Ahora tengo mi propia habitación, pero no hay nada en ella. Solo la litera y mi armario. No nos son permitidas cosas personales. Hay una televisión en la habitación de juegos, pero somos observadas todo el tiempo, y todo lo que hacemos es grabado. Mayormente entrenamos, trabajamos en educación y reforzamos nuestros talentos psíquicos para hacernos mejores soldados. Bueno, al menos lo hacíamos hasta que Whitney vino con su último brillante programa.
    – ¿Qué haces cuando tienes tiempo libre?
    – ¿Por las tardes? Me gusta leer y escuchar música. Me encanta la música.
    – ¿Y en vacaciones? ¿Viajas?
    – No tenemos vacaciones. Y el único viaje que nos permiten es cuando estamos en una misión. -Mari se presionó contra su mano. Las sensaciones iban a la deriva a través de ella como el humo perezoso, hasta que la conciencia sexual ardió a través de su cuerpo entero. Sus dedos cogieron los dolores y las molestias y los convirtieron en algo completamente diferente-. Por supuesto ahora, desde que empezó el programa de cría, todas las mujeres son virtualmente prisioneras.
    – ¿Creciste con esas mujeres? ¿Os criaste en los barracones desde que erais pequeñas?
    – Si. Son mi familia. Las considero mis hermanas. Cami es dura, se escapará sin problemas, y las demás seguirán a nuestra líder, pero tengo una hermana que sospecho está ya embarazada. Tenemos que sacarla de allí antes de que controle las pruebas semanales y tenga los resultados. Está aterrorizada de que lo descubra.
    – La sacaremos. -Ken no preguntó cuál de las mujeres estaba embarazada. Mari ya lamentaba darle tanta información; podía verlo en su cara y no la culpó. Deslizó su cuerpo hacia abajo, solo un poquito, lo suficiente para que pudiera descansar la barbilla en la parte alta de su cabeza y su cara estuviera de frente a sus preciosos senos. Su aliento se enganchó.
    Los rayos de luna de la claraboya sobre sus cabezas se derramaron a través de su cuerpo, iluminando su piel, convirtiéndola en crema. Subió más arriba la camisa, exponiendo sus pechos al aire frío de la noche, y a su caliente mirada. Su propia respiración abandonó los pulmones en una ráfaga acalorada. Esta mujer le daba algo que nadie más le había dado nunca. No era la combinación de lujuria y necesidad, o incluso que su cuerpo saltara de vuelta a la vida dura y vividamente; era la felicidad simplemente. Se sentía diferente cuando estaba con ella. Más ligero. El recuerdo de su olor y la visión de sangre, del sudor oscuro, los sonidos de sus propios gritos, la rabia que nunca lo abandonaba, que le consumía hasta que pensaba que su mundo era solo uno de completa oscuridad, desprovisto de algo bueno, ella lo forzaba todo a retirarse, solo con su presencia. Whitney, el hijo de puta, no podía haber hecho que eso pasase con su intromisión, era demasiado real.
    Mari levantó la mano, peinando con los dedos su grueso cabello ondulado. Su cuerpo casi vibraba con la necesidad de sentir sus manos, y boca sobre ella. Su cuerpo se sentía como si se estuviera derritiendo, tan suave y flexible que podía modelarla en cualquier cosa. Sus pechos hormiguearon cuando el aire frío golpeó sus pezones como el movimiento rápido de una lengua, convirtiéndolos en duros picos gemelos.
    Sus dedos se cerraron en puños en su cabello cuando se movió de nuevo, y sintió la sombra de la barba raspar contra sus pezones, mandando pequeños relámpagos a través de su sistema sanguíneo.
    – Ken.
    Dijo su nombre en un susurro jadeante que amenazó con romper su rígido control. Ken pensó que tenía su deseo bien controlado, pero no había contado con la manera en que su cuerpo respondía al suyo. Sus pechos desnudos dispuestos delante de él como un festín, bebió con la vista de su carne lujuriosa, hinchada y enrojecida por el deseo, subiendo y bajando con cada respiración, atrayéndolo cerca de los apretados capullos rosas que se levantaban para llamarle. Lo deseaba, no, lo necesitaba y ese era el afrodisíaco más potente de todos.
    Parecía no ver las cicatrices en su cara o cuerpo. Lo tocó, rozando con su boca hacia abajo por la carne llena de cicatrices, como si estuviera entero. Parecía tan voraz por él como él por ella.
    – Eres increíblemente bella, Mari -susurró-. No son las feromonas de Whitney hablando. Soy yo, deseándote tantísimo que casi me asusta tocarte.
    “Casi” no era verdad, estaba asustado. Si sabía como se sentía el paraíso, ¿podría volver al mundo estéril del desierto? Acarició con su mano entre los pechos, bajando por su cuerpo hasta el plano estómago. Músculos firmes actuaban bajo la suave piel. Descanso la mano sobre su estómago posesivamente, los dedos se extendieron ampliamente para tomar cada pulgada de ella que pudiera. Bajo su palma, los músculos de su estómago se apretaron.
    Ella no había conocido casa o familia. Él había tenido casas de acogida y a Jack. Demonios, los habían echado de docenas de lugares, huido de más, y todavía estaba completamente seguro que había estado mejor que Mari. Le habían quitado a Briony cuando eran niñas pequeñas, y había crecido en un mundo brutal y disciplinado. Su mundo había sido brutal y disciplinado, pero había tenido a Jack. Siempre había tenido a su hermano.
    Movió las yemas de los dedos sobre su piel, trazando su pequeño ombligo sexy. Nada de piercings para Mari. Ni joyas o ropas elaboradas. No había tenido vestidos largos o perfumes caros. Había tenido botas militares y vulgares ropas de camuflaje.
    Con cada caricia de sus dedos, sintió la ondulación en respuesta de su estómago, sus músculos se contraían bajo la menor caricia. Se estremeció con el esfuerzo de mantener la mente alejada de sus pensamientos de ella desnuda bajo él. Podía necesitarlo, y seguro como el infierno que podía hacer que ella lo necesitase también, pero el sexo ardiente no era lo mejor para ella, no en ese momento.
    Había una parte de él que detestaba la manera en que la lujuria se entrometía, tan aguda y terrible que podía saborearla en la lengua. Comenzaba a ansiarla como una droga a la que fuera adicto. Quería consolarla y tranquilizarla, hablar de cosas que le importasen, pero su polla latía y quemaba por ella, estirándose hasta el punto de estallar, un urgente recuerdo de que estaba vivo y era infinitamente más que un hombre normal.
    Tal vez era la necesidad de enseñarle que bajo la máscara no era un monstruo, que por ella podría apartar sus instintos básicamente animales y ser un hombre mejor. Estuvo cerca de morir. Técnicamente, aunque no pensaba en ella como en una prisionera, lo era, y eso la hacia vulnerable. Quería pensar sobre eso, tenía que pensar en eso, para impedirse subir encima de ella y perder la cabeza por ambos. Una vez que empezase, no estaba del todo seguro de parar alguna vez.
    – ¿Ken? -Los dedos de Mari se movieron entre su cabello, masajeando su nuca y mandando un estremecimiento de conciencia por su columna.
    – ¿Por qué siempre que un hombre esta haciendo lo mejor para ser noble, su cuerpo pone la directa y no puede pensar con el cerebro?
    – ¿Se te ha ocurrido que podría no querer que fueras noble? Casi muero. Tengo que volver a una existencia en la que no quiero pensar. Esta podría ser mi oportunidad, mi única oportunidad, de estar con un hombre que escoja.
    – ¿Aquí? ¿En el laboratorio cerrado que es un recuerdo constante de todo lo que nunca has tenido? ¿En esta cama estrecha y dura? Te quiero en algún sitio donde pueda pasar horas, días, explorando cada pulgada de tu cuerpo. Algún lugar hermoso con el fuego rugiendo en la chimenea y cascadas fuera de la ventana.
    Su aliento se enganchó de nuevo, la más pequeña de las reacciones, pero él la captó. Ella no creía que tendría esas cosas, y en ese momento, decidió que se aseguraría que las tuviera, que tendría todo lo que pudiera darle.
    Mari se movió otra vez, sus pechos rozando su mandíbula ensombrecida. El cuerpo de Ken se puso rígido, cada músculo apretado y caliente, contrayéndose en duros nudos. Su aliento abanicó la tentación de sus pezones. La necesitaba más que al aire en sus pulmones, pero una vez que la tocara, una vez que la reclamase, no habría vuelta atrás.
    – Mari… -lo intentó de nuevo, su cara, por propia decisión, moviéndose una escasa pulgada de modo que su lengua pudiera bajar más abajo y lamer a lo largo del pezón.
    Mari salto bajo él, sus caderas se movieron agitadamente, sus pechos se elevaron bruscamente con la respiración jadeante, arqueándose contra él, en la caverna oscura y caliente de su boca. Su mano acogió el pecho, amasando, mientras chupaba, usando los dientes para afilar el deseo, su lengua provocándola y ahogándola de placer.
    Ella hizo un único sonido, un grito ahogado de sorpresa, sus caderas corcovearon, el caliente montículo se deslizó sobre su muslo en un esfuerzo por conseguir algún alivio. Inmediatamente, enterró los dedos más abajo, para encontrar un horno de calor. Sus dientes se cerraron sobre el pezón con un pequeño mordisco de dolor, cuando sus dedos encontraron la resbaladiza entrada, probando su respuesta a su necesidad de un poco de juego rudo. Una ola fresca de denso aroma se elevó y los dedos estuvieron húmedos con su bienvenida.
    El gemido fue tan suave que apenas lo escuchó, pero sintió la vibración a través del cuerpo entero. Su polla se sacudió, frotándose contra el material de los vaqueros, hinchándose hasta el punto de estallar. Tenía que tener algún tipo de alivio antes de que explotase. Cambió al otro pecho, chupando fuerte mientras su mano se deslizaba hasta los vaqueros, abriéndolos, deslizándolos sobre las caderas hasta que la enorme erección pudo saltar fuera. No podía detenerse a si mismo, su mano se deslizó sobre la polla dura y gruesa, sintiendo las crestas, estrujando apretadamente en un esfuerzo por crear la sensación. Demonios, ni siquiera sabía si su equipo realmente funcionaba de todas formas.
    Los dientes tiraron del pezón, manteniendo su deseo agudo y afilado, arrastró los vaqueros por sus caderas. Se echó hacia atrás, levantando la cabeza de sus pechos suaves y perfectos, para mirarla. Mari yacía en la cama, sus ojos lo miraban con deseo, los labios abiertos, con la respiración subiendo y bajando rápidamente. Sus pechos empujaban hacia arriba por la camisa abierta, las piernas desnudas y abiertas, el cuerpo abierto a él. Era la vista más hermosa que nunca había tenido. Su mirada descendió hasta el puño rodeando la gruesa erección. Había una gota brillando como una perla en la gran cabeza hinchada. Su mirada se centró en la suya. Mari se inclinó hacia delante y lo chupó.
    Su cuerpo entero se paralizó, una tormenta de fuego se extendió caliente y salvaje, una fiebre creciendo tan rápida, tan intensa, que se estremeció, su corazón latiendo ruidosamente en los oídos. El sudor brotó, goteando por su frente. Estaba matándolo. Matándole.
    Cogió su cara entre las manos y forzó a los ojos oscuros a encontrarse con su ardiente mirada.
    – Mari, dulce, tienes que estar segura. -Su voz era ronca-. No voy a ser capaz de parar en otro minuto. No tengo una maldita cosa que usar como protección y es una gilipollez, tomarte aquí. No voy a ser suave y cariñoso como te mereces. Y no quiero herirte. Estoy malditamente asustado de herirte, pero juro darte más placer del que has tenido en tu vida. Si no puedes hacer esto conmigo, ir hasta el final, tomar todo lo que necesito darte, tienes que decirme que me detenga ahora y lo juro, encontrare la fuerza para dejarte sola.
    – Ken, por favor -susurró, sus ojos oscuros suplicantes-. Te deseo tanto que no puedo pensar con claridad. Este es nuestro momento. Tenemos que cogerlo o puede que no vuelva de nuevo. Dame esto, dame un recuerdo, algo real, que me dure para siempre.
    Él tomó sus labios, tratando de ser suave, pero en el momento en que deslizó la lengua en la oscuridad aterciopelada de su boca, estuvo perdido en una bruma de locura. La lujuria se alzó, tan afilada y terrible que le consumía, comiéndoselo vivo. Tomó su boca, cediendo a los demonios que lo conducían con fuerza.
    Manos duras la mantuvieron quieta. Mari estaba sorprendida con su enorme fuerza, con su propia excitación ante su agresividad, tan caliente, rápida y dura, sacudiendo su cuerpo antes de que estuviera lista, casi empujándola al orgasmo antes de que realmente la hubiera tocado. Su aliento desigual era áspero cuando mordió su labio, sus dientes y lengua haciendo cosas salvajes a su boca hasta que no pudo ver, sin hablar de pensar.
    Los labios bajaron por su cuello, pequeños besos picantes que dejaron fuego bailando sobre sus terminaciones nerviosas. Cogió un pezón entre el pulgar y el índice, haciéndolo rodar y tirando hasta que su cabeza se retorció de un lado a otro sobre la almohada y sollozó su nombre. No sabía que podía sentirse de esta manera, no sabía que una pequeña explosión de dolor podría brindar una llamarada de calor y su lengua se podría sentir como terciopelo sobre la piel hipersensible.
    Él bajó besando hasta sus pechos, parando allí para darse un festín, deseándola en un frenesí de necesidad, necesitando su conformidad, asustado de que si luchaba contra él, se volvería loco. Su mano se movió más abajo, saboreando la forma y la textura de ella, ahuecando el monte caliente y húmedo, sintiendo satisfacción cuando sus caderas corcovearon y otro suave sollozo escapó. Deslizó el dedo en el profundo hueco, buscando la miel y la especia y un modo de hacerla suya para la eternidad.
    – Extiende las piernas para mi, Mari. -Su voz fue áspera, las manos ásperas en sus muslos, forzándola a obedecer antes de que pudiera dárselo, posicionándola de modo que pudiera besar hasta su ombligo, haciendo una pausa para mordisquear la parte de debajo de sus pechos, trazando cada costilla, y prodigando atención a su abdomen con calientes lametones como si fuera un helado.
    – Ken. -Desesperada, agarró su cabello, tratando de arrastrarlo sobre ella, para cubrirla.
    Cogió sus muñecas y las movió hacia abajo.
    – Compórtate -ordenó-. Haremos esto a mi manera. Te lo advertí, tiene que ser a mi manera.
    Porque viéndola perder el control, mirando la lujuria construir la necesidad en su mente, alimentaba sus instintos violentos e incrementaba su placer. Cuanto más se apartara de él, mejor era para él.
    – No puedo hacerlo. Eres demasiado lento.
    – Permanece quieta -repitió, la voz áspera. Su lengua siguió al dedo en un barrido largo y lento que buscaba el néctar que ansiaba.
    Casi se cayó de la cama, sus sollozos reales, las caderas moviéndose salvajemente. Golpeó su culo en advertencia y vio la llamarada de deseo en respuesta en sus ojos. Ken colocó un brazo sobre sus caderas, sujetándola. Su necesidad rugía pura ahora, fluyendo a través de su cuerpo con la fuerza de una ola gigante, una tormenta de fuego tan fuera de control que fue culminante. No solo necesitaba su cuerpo, deseaba su alma, la quería tan atada que hiciera todo lo que le pidiera, todo lo que demandara.
    Mari alzó la cabeza para mirarlo, la oscura sensualidad de su cara, la intensidad de su deseo que se estremeció a través de su cuerpo. Sus ojos eran plata pura, puñales gemelos de luz que se concentraba solamente en ella. Sus manos eran duras y terriblemente fuertes. Las cicatrices viajaban hacia abajo por su estómago hasta la enorme polla. Los cortes del cuchillo habían sido hechos con precisión quirúrgica, cada corte diseñado para causar el máximo daño sin matarlo. Sus testículos estaban cortados, como lo estaban su vientre, caderas y hacia abajo a través de los muslos hasta que las cicatrices desaparecían en las perneras de los vaqueros.
    Pensó que nadie podía reponerse a tal experiencia traumática, pero estaba lo suficientemente duro, grueso y grande para ser enteramente intimidante, y deseaba tocarlo, probarlo y aliviarlo, hacer lo mejor para él. Lo que quería era llevarlo más allá de la locura, del mismo modo que la estaba llevando a ella. Se lamió los labios para humedecerlos, abriéndolos mientras miraba la larga y desalentadora longitud de él. Estaba desatada, su cuerpo se enroscaba más y más apretado hasta que estuvo asustada de estar gritando, lanzándose sobre él, suplicando por la liberación.
    Él susurró algo gutural y ligeramente obsceno, la voz tan ronca que la encontró sexy. Los ojos plateados marcaron su nombre en su carne y en sus huesos mientras sujetaba hacia abajo los muslos y bajaba la cabeza, la boca sobre sus labios más íntimos, la lengua empujando profundamente en ella. Todo a su alrededor pareció explotar. Se rompió, se rompió absoluta y completamente, fragmentándose en un millón de pedazos, su mente desintegrándose hasta que no hubo un pensamiento consciente, solo ola tras ola de sensaciones, olas gigantes que la hundían, llevándola lejos al mar, donde no tenía ancla ni camino de vuelta.
    Luchó por escapar, usando la fuerza, aterrorizada de perderse a si misma para siempre, asustada de que si no paraba podría morir del intenso placer. Su visión se estrecho, y vio rayas oscuras cubiertas de estrellas azul brillante mientras sus pechos se tensaban, su útero se contraía y cada músculo de su cuerpo se apretaba y se rebelaba, enroscándose más y más apretado. La mantuvo quieta, como nadie más podía hacer, su fuerza realzada imposibilitaba la lucha mientras conducía la lengua implacablemente en su canal femenino, arponeando profundamente, una y otra vez. No podía soportarlo. Tenía que parar. Tenía que hacerlo.
    La lengua pasó de apuñalar a revolotear; los dientes encontraron su punto más sensible y empezó un asalto lento y tortuoso. Sus dedos se añadieron a la locura, empujando profundamente y saliendo para extender el líquido caliente sobre sus partes más íntimas. Su boca fue a su brote más sensible, la lengua se movió despiadadamente de un lado a otro, lanzándola a un salvaje orgasmo sin fin. Cuanto más sensitiva se volvía, más insistía, sujetándola mientras la chupaba, antes de una vez más tomar su capullo entre los dientes y acariciarlo con la lengua. Ella perdió la habilidad para respirar, retorciéndose de un lado a otro para escapar de su boca.
    Su respiración salió en sollozos desiguales.
    – No puedo tomar más. No más. -Las sensaciones se construían continuamente. Había perdido la cuenta de cuantas veces se había corrido, cada orgasmo más fuerte que el anterior, hasta que lo sintió a través del estómago, arriba en los pechos, hasta que cada parte de ella estuvo estimulado más allá de su imaginación.
    – Si. Más. Te correrás para mi, Mari, una y otra vez. -Su voz fue gutural mientras chupaba vorazmente, lanzándola a otro clímax.
    Era demasiado. Nunca había tenido a nadie que le diera tanto, exigiera tanto, tomara tanto. Clavó los dedos en sus hombros, desesperada por sujetarse cuando el mundo se estaba marchando. Sus aromas combinados eran potentes y pesados, tan sexy que no podía pensar. Sus manos estaban en todas partes, haciendo su cuerpo suyo, tomando posesión de cada parte separada de ella.
    Cuando se puso tensa en protesta, asustada, su boca la devoro, comiéndosela como a un caramelo como él la había llamado antes, devorando todo hasta que estuvo segura que no había nada de Mari. Levantó la cabeza para mirarla, su cara, pura sensualidad carnal.
    – Me perteneces -susurro bruscamente-. Cuerpo y alma.
    Independientemente de lo que él quisiera o necesitase, iba a ser la que se lo suministrase. La oscura violencia en él podría ser aprovechada y usada para propósitos mucho más placenteros, los demonios encerrados por una mujer, Mari. Ella hacía que su polla doliese, sus pelotas quemasen y su control se escabullese, hasta que todo en lo que podía pensar era en tenerla. Era un hombre que podía montar a una mujer toda la noche y nunca sentirse completamente saciado. Aún mirándola extendida bajo él a merced de su cuerpo, escuchando sus súplicas y sollozos para que la tomase, supo que todo era diferente con ella. Su vida sería siempre diferente.
    Ella lo agarró apretadamente, su cuerpo se retorcía bajo su lengua y dientes, su respiración salía en sollozos mientras le suplicaba que la poseyese. Los gritos sin aliento se añadían a la intensidad de su placer. Las uñas mordieron profundamente en su piel, los arañazos de su espalda, que sabía que no se daba cuenta de que le estaba haciendo, todo se añadía al creciente fuego.
    Reteniendo agarradas sus caderas, Ken se deslizó de la cama, atrayendo su culo hasta el borde para alzar sus piernas hasta sus hombros. Los dedos cavando profundamente, presionando contra el húmedo calor. Aunque estaba mojada, resbaladiza, y hambrienta por él, parecía una tarea imposible estirar el apretado canal lo suficiente para acomodar su tamaño.
    Y entonces se movió, penetrándola dura y profundamente, conduciéndose a través de los músculos apretados hasta enterrarse hasta las pelotas. Un suave grito escapó de su garganta, apresuradamente amortiguado por el dorso de la mano. Ella lo miró, los ojos amplios por la sorpresa y vidriados por el deseo febril. Las crestas duras de su polla raspaban contra los músculos internos suaves como terciopelo, añadiéndose al doloroso placer de su profunda penetración. Necesitaba esto, la necesitaba y la aceptación de su control sobre ella. Ella no hizo una mueca por su aspecto, y cada golpe duro y áspero llevo su placer más alto. Se aseguró absolutamente de ello.
    Controló el ritmo, duro y rápido, y después lento y profundo, arrastrando sus caderas hacia él para duplicar el impacto, o manteniéndola quieta de modo que solo pudiera aceptar su profunda invasión. Estaba apretada, más apretada de lo que esperaba y muy caliente, sumergiéndole en un infierno aterciopelado. La montó duro, golpeando ásperamente para estimular su polla, el glorioso mordisco de placer y dolor mientras estiraba y engrosaba, mientras la forzaba a tomar cada pulgada de él, estirándola hasta lo imposible.
    Se volvió salvaje bajo él, rasgando sus brazos con las uñas, arañando su pecho, rasguños grandes y profundos mientras la conducía más y más alto, obligándola a un nivel de sexualidad que nunca había imaginado. Sujetó sus muslos separados, tirando de sus piernas más alto, negándose a ceder una pulgada, negándose a permitirle contener la respiración. El placer creció rápidamente fuera de control, convirtiéndose en un tornado que giraba a través de ambos, llevándoselos fuera de toda realidad.
    Cogió sus manos, colocándolas a ambos lados de su cabeza sobre la cama, follándola en un frenesí de necesidad furiosa, llevando su polla tan profundo que pensó que podía encerrarlos juntos para siempre. Las líneas de su cara estaban grabadas profundamente, las cicatrices destacaban crudamente contra su piel mientras sus músculos se apretaban más y más, añadiendo más y más fricción y calor. El sudor goteó por su cuerpo, oscureciendo su cabello, pero siguió empujando, una y otra vez, mientras sus pelotas se endurecían y su polla gritaba por misericordia.
    Sintió la explosión romper a través de su cuerpo, una ola gigante oscura que se alzó y alzó, negándose a ser detenida. Ella sollozó, mientras él se introducía en ella, el calor líquido de su crema mandándolo al borde. Su propia eyaculación rasgó a través de él tan fuerte que su cuerpo se sacudió. Estaba eufórico, extasiado, más vivo de lo que nunca había estado. Tal vez era porque pensaba que había perdido su habilidad desde la tortura en el Congo, pero sospechó que el placer fue tan intenso porque finalmente estaba con la mujer correcta. Su respiración salía en jadeos irregulares. Se colapsó sobre ella.
    – Joder, Mari, casi me matas.
    El brazo de ella se deslizó alrededor de su cuello, los dedos se enredaron en su grueso cabello.
    – No puedo pensar. Y nunca caminare de nuevo. -Se tocó los labios con la lengua. Le dolían los pechos, los muslos. Palpitaba entre las piernas. Había una sensación ardiente como si la hubiera estirado y la hubiera dejado con marcas de quemaduras-. Creo que estoy irritada. -Su corazón no iba nunca a latir normalmente, y nadie, nadie, iba a ser capaz de satisfacerla de nuevo.
    Ken levantó la cabeza para mirarla. Su estructura ósea era muy delicada, aunque había acero en ella. Había estado asustada, pero se puso en sus manos. Sus dedos rozaron su cara, sobre las cicatrices, trazándolas por su cuello hasta el pecho. Se inclino hacia delante para presionar besos donde la piel estaba expuesta. Su corazón dio un vuelco. Ella había visto al monstruo y no se había asustado. No pudo evitar el sentimiento posesivo que se alzó para ahogarlo. Ella no iba a volver y él no estaba haciendo las cosas bien. No podría dejarla ahora más de lo que podría disparar a su hermano.
    – Nos limpiaré en un minuto, dulce. Solo dame un minuto. -Nunca se había sentido así, tal orgasmo explosivo, tan completo y tan inesperado cuando su cuerpo estaba tan dañado. Sabía la presión que necesitaba contra la piel para tener sensaciones, y su estrecho canal le había dado más de lo que había pensado que fuese posible. Le sorprendió que pudiera necesitar tanto a esta mujer.
    No era que estuviese siniestro total, por el contrario, quería tomarse unos pocos minutos para descansar y empezar otra vez, pero parecía un poco exhausta y un poco flipada por haberle dado tanto de si misma. Él se había aprovechado de su cooperación, dándole poca elección en la materia, pero solo peleó contra él cuando el placer se estaba convirtiendo en dolor y eso la había asustado.
    No quería mentirle, ser algo que no era, algo que no podía ser. Su cuerpo estaba arruinado para todo excepto para cierto tipo de estimulación y ella tenía que aceptarlo. Demonios. Le había llevado meses convencerse de la idea de que no podía funcionar, y luego unas semanas más para reconocer que podía hacerlo correrse.
    – ¿Te he hecho daño? -sus manos enmarcaron su cara, los pulgares deslizándose sobre la piel suave y lisa. Era tan bella que dolía.
    – No lo sé. -Se inclinó hacia delante y arrastró los labios, suaves como plumas, sobre él-. Fue salvaje, increíble y algo atemorizante. No sabía que el sexo pudiera ser como esto. -Su mirada se aparto de él-. No soy virgen ni nada así, pero nunca había tenido un orgasmo. -Tocó una larga cicatriz en su pecho-. Estaba asustada, pero lo deseaba demasiado. No quería que parases, ni incluso cuando dije para.
    Él levantó su barbilla.
    – ¿Dijiste que parara? Porque si lo hiciste no lo oí.
    – No en alto. Nadie alguna vez hizo esto antes.
    Frunció el ceño.
    – ¿Hacer que?
    El color se arrastró bajo su piel, enrojeciendo su cara y sus pechos, llamando su atención sobre las marcas en la carne cremosa. Sus marcas. Sus dedos. Las débiles marcas de dientes y numerosas rojeces contrastaban contra la pálida piel. Las tenía en el interior de los muslos también. Tocó una, satisfecho.
    Su color se profundizó, volviéndose una interesante sombra carmesí.
    – Sexo oral.
    Su ceja se alzó. Parecía inocente casi tímida, tanto que no pudo por menos que inclinarse para besarla.
    – ¿Sexo oral? ¿Es eso lo que pensaste que era? -Frotó la cicatriz que partía sus labios con el pulgar-. No pienso eso, dulce. Esto fue más como engullirte. Comerte viva. Y solo hablar de ello me pone duro otra vez.
    El color se extendió sobre su cuerpo.
    – Bueno, a pesar de todo, nadie ha hecho eso antes.
    La sonrisa en su cara se marchitó.
    – ¿Nunca?
    Ella sacudió la cabeza.
    Frunció el ceño.
    – ¿Qué demonios hace ese idiota de Brett para prepararte?
    – No le preocupa si mi cuerpo lo acepta o no. Usa lubricante para su propia conveniencia, no la mía.
    Ken juró en voz alta.
    – Alguien tiene que arrancarle el corazón.
    Una pequeña sonrisa curvó su boca.
    – A Jack le gusta disparar a la gente. Tal vez deberíamos presentarlos.
    Ken se deslizó de la cama, subiéndose los vaqueros antes de encontrar un paño. Hundiéndolo en el agua, lavó cuidadosamente su cuerpo, acariciándola deliberadamente entre las piernas.
    – ¿Qué otras cosas has logrado perderte?
    – ¿Por qué? No debería habértelo dicho.
    – Si no sé que te has perdido, no sabré todas las cosas en las que te tengo que introducir. -Secó su cuerpo con cuidadosas caricias.
    – Nunca he celebrado mi cumpleaños o una fiesta.
    – ¿Cuándo conseguías regalos?
    Ella se rió.
    – ¿Qué tipo de regalos? Sean me dio un cuchillo una vez, pero me lo quitó cuando fui incluida en el programa de cría. Creo que temían que le quitara ciertas partes de su anatomía a Brett.
    Eso le molesto. Bueno, le molestó un montón, que no hubiera tenido fiestas, chimeneas y regalos. En la peor casa en la que había estado, todavía celebraban cumpleaños.
    – ¿Cuándo es tu cumpleaños?
    Una vez más su mirada se deslizó sobre él, y se encogió de hombros con exagerada naturalidad.
    – No tengo ni idea. Whitney me encontró en un orfanato en algún lugar y no pensó exactamente que esa fecha fuera importante, ¿de modo que por qué crees que celebraría nuestros cumpleaños?
    El vientre de Ken se anudó otra vez, pero mantuvo la voz y el rostro inexpresivos. Ahuecó su cara y la inclinó para otro beso de los que paran el corazón. La mujer sabía igual que miel y especies exóticas, tan adictiva que pensó en besarla hasta que ninguno de los dos recordase sus propios nombres.
    – Es un científico. ¿No es la edad de sus conejillos de indias importante? Vamos a entrar en sus archivos y conseguir la información. Apostaré a que la tiene.
    Ella se rió. Realmente rió. El sonido fue muy suave, pero le hizo querer sonreír. Se quitó la cadena de alrededor del cuello. Hecha de oro trenzado, sujetaba una pequeña cruz de oro. La deslizo sobre su cabeza, retirando su cabello de modo que la cadena se deslizara por la parte trasera de su cuello y la medalla descansara entre sus pechos.
    – Tu primer regalo, uno de muchos. No soy muy religioso, pero siempre me gusta mantener mis opciones abiertas. Te mantendrá a salvo cuando no este a tu lado.
    Ella inhaló bruscamente y parpadeó varias veces.
    Ken tocó las largas pestañas y las encontró húmedas. De repente parecía triste. Sombras reemplazaron la risa en sus ojos.
    – Los regalos supuestamente tienen que hacerte feliz. Creo que no estás captando el concepto aquí.
    Mari deslizó los brazos alrededor de su cuello.
    – Sorprendentemente este ha sido el mejor día de mi vida. Gracias. -Levantó la boca para un beso, los dedos deslizándose sobre su cuello. Golpeó duro y rápido, encontrando el punto de presión sin problemas y usando su fuerza realzada, hundiéndolos profundamente. Nunca lo habría hecho si no lo hubiera cogido completamente por sorpresa, pero sucumbió, resbalando en un vacío oscuro, desplomándose sobre la cama y después deslizándose hasta el suelo.

Capítulo 11

    Mari saltó del catre, poniéndose en cuclillas para comprobar el pulso de Ken. El susurro de alerta zumbó en su cabeza como el lejano sonido de las abejas. Estaban aquí. La habían encontrado, y si no actuaba rápido, matarían a Ken, Jack, Logan y Ryland. Lily sería tomada prisionera.
    Aspiró una profunda bocanada y abrió su mente al líder del equipo. Retrocede. Aquí hay civiles e inocentes. Este equipo estaba para proteger al senador, no para asesinarlo. Hasta que no sepamos cómo se cruzaron los cables, no podemos arriesgarnos a matar inocentes. Rezó porque Sean la escuchara. No iba a ser responsable del derramamiento de sangre, y nadie iba a herir a Ken Norton, no si ella podía evitarlo. Si él estuviera consciente, lucharía hasta la muerte para quedarse con ella; eso lo sabía respecto a él.
    Tenía que mantener a Sean y al equipo alejados de esta habitación y lejos de los otros. ¿Pero cómo? Sólo tenía segundos antes de que alguien hiciera saltar una alarma o alertara algún otro sentido altamente agudo de los Caminantes Fantasmas. Poniéndose rápidamente un par de vaqueros, apoyó la mano en la pared cuando se inclinó hacia la puerta para escuchar, esperando oír si ya habían alertado a Jack Norton del peligro que se cernía sobre ellos.
    Silencio. Completo y total silencio. No tenía sentido.
    Captó el rastro de un olor peculiar, débil, pero desagradable, como de huevos podridos. Con cautela, Mari abrió la puerta. Había cuerpos esparcidos por todo el suelo. Su corazón casi dejó de latir. Esto no podía estar sucediendo. ¿Estaban todos muertos? ¿Jack, el hermano de Ken? Ken se volvería loco y perseguiría a cada miembro de su equipo, y los ejecutaría.
    ¿Qué has hecho, Sean? Dios mío, la mujer está embarazada. ¿Los mataste a todos? Saboreó miedo e ira. Las lágrimas quemaron sus ojos y atascaron su garganta. Aspiró bruscamente y supo que el olor era una mezcla de gases.
    ¿De qué estás hablando?
    Pudo escuchar un suave siseo mientras el gas entraba a través de una tubería en la pared. Su corazón casi dejó de latir, y Mari corrió hacia las ventanas, abriendo varias con violencia antes de agarrar el brazo de Lily y arrastrarla dentro de la habitación con Ken, antes de volver apresurada a por Jack.
    Para el gas, ¡maldición! Lo digo en serio, Sean, para el jodido gas.
    ¿Gas? Yo no… Su voz se calló, luego volvió bruscamente. Sal de una jodida vez de ahí, ahora. Es una orden, Mari.
    Ella ignoró las coordenadas del punto de encuentro que le envió y arrastró el cuerpo inconsciente de Jack a la habitación con Ken y Lily. Ryland fue el siguiente, y luego Logan. Tan pronto como los tuvo a todos en el pequeño cuarto médico, cerró la puerta y selló la parte de abajo usando toallas y prendas de ropa, cualquier cosa que pudo encontrar.
    Las lágrimas se derramaban por su rostro, causadas por el gas o por lo temerosa que estaba por todos, no estaba segura, pero tenía la vista borrosa. Puso un paño húmedo en la parte de atrás del cuello de Ken, con la esperanza de que despertara más rápido.
    Maldición, Mari, no podemos entrar más en el edificio sin disparar la alarma. Se supone que tienes que dirigirte hacia nosotros. Muévete rápido.
    Le puso una máscara de oxígeno a Lily.
    Si vosotros no hicisteis esto, ¿quién fue?
    Sean juró, un largo brote de maldiciones elocuentes y sucias.
    Arrastra tu trasero fuera de ahí, soldado.
    No voy a dejarlos para que se mueran.
    No tuvimos nada que ver con matar a nadie. La voz de Sean cambió, bajó una octava, tuvo una leve súplica. Whitney tiene a alguien ahí dentro. Vinimos para sacarte, pero él quería que los matáramos a todos y sacáramos a su hija, Lily. Las órdenes vinieron mientras estábamos entrando en el complejo. Fingí estar fuera de alcance, pero tiene a alguien dentro supuestamente ayudándonos.
    Mari se volvió a poner en cuclillas al lado de Ken y lo sacudió, pasando por su cara un paño húmedo para que se despertara. Estaba sin fuerzas, y completamente inconsciente en un momento, y al siguiente explotó en acción, lanzando un puñetazo, golpeándole un lateral de la cara mientras ella intentaba apartarse gateando.
    – ¡Para! Para, Ken. Tenemos problemas.
    La cabeza de Ken le estaba latiendo, su visión nadaba. Se sacudió la cabeza, vio a Mari agarrándose la barbilla. Dándose cuenta de lo que había hecho, gateó hasta ponerse de rodillas y estiró el brazo hacia ella, cogiendo su cara entre las manos, su pulgar deslizándose sobre la brillante mancha roja.
    – Dios mío, Mari. Te podría haber matado.
    – No tuve tiempo para levantarme al otro lado del cuarto. Alguien está intentando matarlos. La habitación de al lado está llena de gas, y temo que alguien lance una cerilla. Tienes que ayudarme a sacar a todos de allí, ahora. Deprisa… no tenemos mucho tiempo.
    El dolor de cabeza duraría mucho tiempo, pero su visión se estaba aclarando. No la reprendió por dejarlo sin conocimiento, ni hizo preguntas. Se sacó la camiseta con un movimiento de hombros y se la dio a ella, apurándose primero hacia Jack.
    Mari estaba un poco asombrada por el hecho de que escogió a su hermano por encima de Lily, por la manera gentil en que levantó a Jack sobre su espalda y lo llevó a la ventana. Mari gateó hacia ellos y estiró los brazos. Ken le pasó el cuerpo de Jack. Con el aire limpio, ya estaba empezando a estirarse, y ella se apuró para poner algo de distancia con el edificio antes de volver corriendo. No quería que Jack se despertara y la atacara.
    ¡Mari! La voz de Sean sonó insistente y preocupada. Voy a entrar a buscarte. Los otros me cubrirán.
    ¡No! Dame dos minutos, Sean. No puedo dejarlos morir. No sé porqué alguien ordenaría que los mataran, pero eso no es lo que hacemos, y tú lo sabes. Si Whitney quiere cometer asesinato, puede enviar a sus matones.
    Corrió con el cuerpo inconsciente de Lily en sus brazos, para dejarla tumbada al lado de Jack. Este ya se estaba sentando, apretándose la parte de atrás del cuello, tosiendo y mirando a su alrededor. Ella le puso una mano en el hombro.
    – Conserva tu fuerza; vas a tener que correr en un minuto.
    Ella tenía que marcharse antes de que alguien sospechara que su equipo estaba cerca. Si Ken o Jack sospechaban que los hombres estaban aquí, les echarían las culpas a sus chicos. Y si uno de sus amigos muriera, cada miembro de su equipo viviría bajo una sentencia de muerte. Sabía de lo que eran capaces hombres como Ken y Jack. Sabía que seguirían viniendo hasta que su sentido de justicia estuviera satisfecho. Volvió a la ventana y sacó a Logan, arrastrándolo tan lejos como pudo.
    Te lo dije, tienen a alguien dentro. Va a hacer explotar el lugar. Estás fuera de tiempo. Los estamos conteniendo para sacarte con seguridad, pero están obstaculizando.
    El corazón de Mari golpeó sordamente. Jack estaba avanzando a traspiés hacia el edificio para ayudar con Ryland, pero Ken no había salido. ¡Ken! ¿Qué estás haciendo? Van a hacer volar el edificio.
    Jack tenía a Ryland colgado sobre el hombro, su rostro mostraba líneas sombrías. Ken estaba hablando con él, ella estaba segura. Ken sabía que iban a volar el edificio y le había dicho a su hermano que corriera. Jack levantó a Logan de un tirón, le gritó algo y estiró la mano hacia Lily.
    – ¡Vamos, Mari! Tenemos que irnos ahora.
    – ¿Qué está haciendo Ken?
    – Hay otra gente trabajando en el edificio. Está disparando las alarmas. -Jack ya estaba corriendo mientras le daba la información, con Ryland sobre su espalda. Logan se tropezaba tras él con Lily en sus brazos.
    Mari dudó, dividida entre correr para unirse a su equipo y sacarlos a todos de allí a salvo, o ir a por Ken. Ken ganó. Ella saltó de vuelta al edificio, aterrizando con una voltereta y levantándose, corriendo apresurada por la habitación hacia el vestíbulo. Escuchó gritos y el sonido de gente corriendo. Técnicos de laboratorio e investigadores se apuraban para salir al exterior. No podía ver a Ken por ninguna parte, y avanzó por el vestíbulo, ignorando a un hombre que le agarró la camiseta e intentó tirar de ella hacia una puerta.
    El chillido de una sirena atravesó el aire, una ruidosa alarma que elevó significativamente la tensión. Las puertas se abrieron y más gente se derramó en el vestíbulo, apresurándose hacia la salida más cercana. ¡Ken! ¿Dónde estás? ¿Y si todavía estaba aturdido y se había desmayado? ¿Y si el hombre de Whitney en el interior ya lo había encontrado y le había clavado un cuchillo en la espalda? Durante un momento no pudo respirar, un completo terror la consumió, una sensación que nunca antes había conocido.
    Mari, ¿estás segura? Sal de una condenada vez del edificio. ¿Dónde estás? La voz de Ken penetró en su mente.
    El alivio fue instantáneo, barriéndola de manera que por un momento sus piernas se volvieron de goma. Se reclinó contra la pared para apoyarse, sintiéndose enferma, y su puño se cerró sobre la cruz que Ken le había dado, agarrándola con fuerza, como si de alguna manera pudiera mantenerlo más cerca de ella.
    – ¡Mari! -la voz de Sean la sobresaltó. Se dio la vuelta para verlo corriendo hacia ella, haciendo gestos hacia la salida unas pocas yardas por delante de ella-. Corre.
    Ella se giró y chocó contra alguien, rebotó y se deslizó hacia el suelo. Sean la alcanzó. Sin romper la zancada, la agarró por la camiseta y tiró de ella tras él.
    – ¡Corre! Vamos, Mari, corre.
    Se dirigieron a toda velocidad hacia la salida, usando una velocidad borrosamente elevada, pasando la puerta con un salto y corriendo por el terreno. Sabía que estaba en el lado opuesto del laboratorio respecto al otro equipo de Caminantes Fantasmas. Todavía no sabía dónde estaba Ken, pero su gente los estaba cubriendo y dispararían a cualquiera que los intentara detener. Tenía que volver con ellos al complejo. Sin importar lo que pasara, tenía que ir. Era la única manera de proteger a sus hermanas… y a Ken. Nada le podía pasar a Ken.
    Mantuvo el ritmo detrás de Sean, manteniéndose cerca de los setos para tener el mayor amparo posible. Sean le pasó una pistola mientras corrían, indicándole con señas que rebasara la valla de seguridad. Ella guardó la pistola en la cinturilla de sus vaqueros y saltó para agarrar la parte superior de la alta valla, pasar por encima y caer en el otro lado.
    Ken intentaría seguirlos. En el momento que supiera que se habían ido, iría tras ellos. Y recordaría que ella lo había dejado inconsciente. Ken Norton no era un hombre que olvidara tales cosas. La respiración de Mari salió en un pequeño sollozo, y Sean le lanzó una brusca mirada, y se quedó atrás para protegerla.
    La explosión fue ensordecedora, escombros volando mientras el edificio explotaba. La valla estalló hacia fuera, hacia ellos. La conmoción los lanzó y los hizo volar por el aire sobre una pequeña superficie de hierba, para caer con fuerza en el suelo. El aire salió de los pulmones de Mari en una tremenda ráfaga, dejándola jadeando y resollando.
    Sean se arrastró hasta su lado.
    – ¿Te puedes mover? Tenemos que seguir avanzando.
    Ella asintió. Le dolía todo. No podía oír muy bien, pero no importaba. Tenía que salir de ahí, y tenía que hacerlo rápido. Se puso de pie de forma insegura, usando a Sean como muleta. Su brazo estaba sangrando.
    En vez de correr, Sean mantuvo su agarre sobre ella, inspeccionándola en busca de daños. Observó las heridas en sus muñecas y rostro, las marcas en su cuello, y el par de vaqueros demasiado grandes. Se acercó más e inhaló.
    – Algún hijo de puta te folló. Puedo oler su hedor sobre todo tu cuerpo -gruñó.
    Era lo último que Mari esperaba que dijera.
    – ¿Qué? ¿Ninguna compasión? ¿Nada de, cómo te trataron? ¿Nada de, vaya, te dispararon, es un milagro que estés viva? -Mari frunció el ceño hacia él-. Bueno de tu parte enfadarte tanto por mí, Sean. Qué mal que no te sientas de la misma manera cuando Brett viene a mi cuarto y lo dejas pasar. Eres un hipócrita.
    – Eso es una gilipollez. No es lo mismo.
    – ¿Por qué? ¿Porque no obtienes tu habitual experiencia observando? ¿Qué haces? ¿Te quedas allí y escuchas mientras me da una paliza y obtiene lo que quiere de mí? No finjas estar todo preocupado porque un hombre me tocó. Le das la llave a Brett cada vez que se pone algo cachondo.
    – Hago mi trabajo. Tú estás en un programa especial. Quédate embarazada y las visitas pararán. Sé que estás haciendo algo para prevenirlo. Whitney conoce tu ciclo. Deberías estar ya preñada, y entonces él no dejaría que Brett se te volviera a acercar.
    Sean le dio una bofetada. Sin dudar. Mari le dio un fuerte puñetazo, metiéndose en ello, empujando con su pie derecho para usar cada pedazo de fuerza que poseía. Sean se cayó como una piedra cuando el puño de ella lo golpeó en el pómulo. Simultáneamente, una bala silbó justo por encima de él, exactamente donde había estado su cabeza.
    No te atrevas a dispararle, Ken. Debería haber sabido que el hombre no dejaría que nadie se marchara con ella. Tengo que volver.
    Y una mierda.
    Ella detestaba la implacable firmeza en su voz… en su mente. ¿Sabes cómo te sientes respecto a Jack? Esa es la manera en que me siento respecto a mis hermanas. No voy a correr un riesgo con sus vidas. Así que no le vas a disparar.
    Sean se puso torpemente de pie. Mari no retrocedió, ni siquiera se estremeció, mirándolo directamente a los ojos.
    – Puedo ver que estás muy destrozado con mi aspecto. La herida de bala, la pierna y mano rotas, y por cierto, el Zenith mata si está en tu sistema demasiado tiempo… pero tal vez ya sabías eso. Morí y tuve que ser revivida.
    – El Zenith te salvó la vida. -Sean se frotó la cara, mirándola enfurecido. Aspiró su esencia y frunció el ceño, todavía obviamente furioso con la idea de que hubiera estado con un hombre-. ¿Un hombre te trató como una puta de campamento, y estás pensando que puede que des a luz a su bebé? De ninguna manera, Mari. Cuando vuelvas, vas a asegurarte condenadamente bien de no estar embarazada.
    – ¿Cómo sabes la manera en que me trató, Sean? Tal vez me lancé sobre él. Nunca lo sabes conmigo. Después de Brett, un mono podría parecer bueno.
    – Te he conocido durante años, Mari. ¿Por qué crees que me quedaría en ese infierno y soportaría la locura de Whitney?
    – ¿Por qué te importa? ¿Es lo que vas a decir? Ahórratelo. Te portas como mi chulo con ese imbécil y luego tienes el atrevimiento de fingir que todavía somos amigos. No gracias, Sean. Mataste eso hace mucho tiempo. El discurso de Whitney de “tomar uno por el bien de la humanidad” te ha lavado el cerebro, pero sabes, parece que siempre soy yo la que lo tomo, no tú. -Se acercó más a él, sus dedos apretados en dos tensos puños-. Y si alguna vez me vuelves a golpear, mejor asegúrate condenadamente bien de que no pueda volver a levantarme, porque te mataré.
    Mari se dio la vuelta y empezó a correr a paso ligero hacia la línea de árboles, con la cabeza alta, temblando de furia. Sean había sido su amigo, alguien que le importaba mucho. Lo que fuera que se había apoderado de él, la había asqueado. Su visión se puso borrosa y se tropezó; se dio cuenta de que estaba llorando y se apartó las lágrimas con el dorso de la mano.
    Ken. ¿Me puedes oír? Ella se estiró hacia él, necesitando a alguien. Nunca había necesitado a nadie, pero estaba sacudida, enojada, y aterrorizada de que algo le hubiera pasado.
    Sean la alcanzó y se puso a su paso, lanzándole miradas rápidas y duras, pero ella se negó a reconocerlo.
    Te escuché, y tengo un rifle apuntando a tu amigo, Mari.
    Ella escuchó el sonido de su corazón latiendo en sus oídos. Su mano volvió a ir a la cruz que descansaba entre sus pechos.
    – Sean. ¿Alguna vez has oído hablar de un par de francotiradores llamados Norton?
    – Demonios, sí. Todo el mundo ha oído hablar de ellos.
    – Uno de ellos te tiene en su alcance, ahora. Casi te mató antes. ¿No escuchaste la bala cuando te golpeaste contra el suelo? No puedes dispararle, Ken. Si lo haces, ¿cómo vas a seguirme de vuelta al complejo?
    Me estoy sintiendo un poco mezquino ahora, Mari.
    El aliento de Sean sonó como un largo resuello. Miró salvajemente a su alrededor.
    – ¿Estás segura, Mari?
    Supongo que tienes razones para sentirte de esa manera, le concedió a Ken. Tuve que pensar en algo para evitar que mataran a todo el mundo, y después de todo, tú lo hiciste primero por mí. Te estaba salvando la vida, justo como tú me salvaste la mía.
    ¿Es así como lo llamas?
    – Oh, sí. Estoy segura -le dijo a Sean. Así es como lo llamaste tú, le recordó a Ken. Y sólo para que lo sepas, no sabía nada acerca del gas o del edificio volando en ese momento. No era mi equipo. Alguien en el interior trabajando para Whitney lo hizo todo.
    Tengo un condenado dolor de cabeza, gracias a ti. Gira a la izquierda. Me gusta verlo sudar. Si vas a la izquierda, me darás más de una oportunidad para alcanzarlo.
    Ella miró a un lado. Sean estaba sudando. Gotitas bajaban por su rostro y su camiseta tenía manchas húmedas. Estas siendo mezquino. No necesitas alcanzarlo. Y tendría más compasión por el dolor de cabeza, salvo porque me diste uno primero y creo que de alguna manera te lo mereciste.
    Voy a disparar al bastardo, Mari.
    Bien. Tengo compasión. Un montón de compasión.
    El hijo de puta no necesitaba abofetearte.
    El corazón de Mari volvió a saltar. Ken sonaba letal, toda la alegría desaparecida.
    Necesito que me ayude a sacar a los otros.
    ¿Realmente crees que te voy a dejar marchar?
    Tienes que hacerlo, Ken. Lo digo en serio. Su corazón tronó en sus oídos. Sólo eran unos pocos pasos más. Una vez que llegaran a los árboles, Sean estaría a salvo de una bala y ella podría descubrir lo que estaba mal con él. No podría vivir conmigo misma si algo le pasara a alguna de las otras mujeres.
    Hubo un pequeño silencio. Ella ahora estaba contando los pasos, intentando juzgar cuantos más hasta llegar a la seguridad de los árboles.
    Mari, si te toca, es un hombre muerto. Es mejor que lo sepas. Y voy a estar contigo cada paso en el camino. No intentes confundir el rastro. Eso sólo me va a cabrear, y no quieres ver ese lado mío.
    No, no quería. Conocía a hombres como Ken, y no tenían esa mirada fría glacial en sus ojos porque eran agradables. Cuento con que me sigas. No quiero volver a quedarme atrapada aquí, nunca.
    Entonces ambos estáis seguros.
    El alivió la atravesó. Sean aumentó bruscamente la velocidad, viendo los árboles cerca, y ella se quedó un par de pasos atrás para ayudar a escudar su cuerpo por si acaso Ken cambiaba de idea. Con cada paso que daba, el alivio se convertía en temor. Aunque regresar era su elección, y sabía que Ken le guardaba las espaldas, la idea de volver a estar atrapada en el mundo de pesadilla de Whitney la enfermaba. Las otras mujeres estaban tan desesperadas como ella por escapar, yendo tan lejos como para planearlo, pero incluso sus aliados en el complejo temían a Whitney y sus guardaespaldas. Los hombres eran crueles y brutales. Brett había sido uno de ellos. Todos habían visto muchos combates y estaban realzados.
    ¿Crees que te dejaría ir ahí sola, cariño? Jack y yo estamos siguiendo tu pequeño y caliente rastro. Podemos seguir un Fantasmas.
    Su voz rozaba contra las paredes de su mente como una caricia física, estabilizándola. Podría volver y sacar a las otras. Whitney parecía invencible, pero era sólo porque había sido la figura autoritaria de su niñez. Había estado observándolos a todos con esa mirada desapasionada en su rostro, tan indiferente sin importar lo que pasara, la terrible media sonrisa en su cara mientras forzaba obediencia.
    Ken, la mayoría de la gente en el complejo es buena gente, siguiendo órdenes y luchando para que todo eso tenga sentido.
    No soy el demonio. Pero tal vez lo era. Ken vio a Mari desaparecer entre los árboles con Sean y de mala gana dejó caer el rifle de su hombro. Quería apretar el gatillo. En el momento que vio a Sean -y supo que el hombre alto era el Sean de Mari- Ken lo quiso muerto. El disparo que había recibido había sido un tiro mortal, y Mari tenía que saber eso. Si no hubiera golpeado al bastardo y lanzado al suelo, el hijo de puta estaría muerto.
    ¿Y por qué demonios lo necesitaban vivo? Mari necesitaba volver al complejo secreto de Whitney, y eso iba en contra de todos los instintos que Ken tenía, pero demonios, estaba en su cabeza y sabía que ella no se detendría intentándolo hasta que lo hiciera. A menos que la encerrara -y había contemplado hacer semejante cosa- tenía que dejarla regresar.
    Se dio la vuelta, limpiándose la frente con la manga. Jack vino por detrás.
    – ¿Cómo demonios hacen esto los hombres? Porque deja que te diga esto, hermano, es algo jodido. Me está pidiendo algo que no creo que le pueda dar.
    – Vámonos -dijo Jack, su rostro sombrío-. Tomaste la decisión de dejarla marchar y tenemos que hacerlo ahora. No podemos perderla.
    – ¿Lily se aseguró que el aparato de rastreo estaba en su torrente sanguíneo?
    – Sí. No le gustó, pero lo hizo.
    – ¿Cómo está?
    – Ryland la llevó al hospital para asegurarse de que el bebé está bien. Todos están en su lugar. Hagamos esto y saquemos a Mari de allí tan rápido como podamos -insistió Jack.
    Ken se puso de pie y siguió a Jack desde su punto de ventaja.
    – Sin importar lo que pase, tenemos que poner ese aparato de rastreo en su lugar. Tú tienes uno en Briony y Lily tiene uno. Si Whitney las coge, podemos recuperarlas.
    – No les gustaría si lo supieran, especialmente Mari.
    – ¿A quién le importa una mierda? -preguntó Ken-. Mari puede vivir condenadamente bien con él. Pedirme que le deje hacer esto es una mierda, y ella lo sabe.
    – Las mujeres ya no van por la palabra “permitir”, hermano. No es políticamente correcta -Jack mantuvo su espalda girada mientras escuchaba a su hermano escupir maldiciones. Puede que Mari se pareciera a Briony, pero nunca iba a actuar como ella. Ken tenía sus manos atadas.
    – Estoy sorprendido de que no la encadenaras dentro de una cueva en alguna parte.
    – ¿Como tú has hecho con Briony? Bry tiene la inteligencia para escucharte. Mari lucharía cada pulgada del camino.
    La tensión en la voz de Ken hizo que Jack lo mirara bruscamente.
    – Ken, sé que estás luchando…
    Ken negó con la cabeza.
    – Nunca vayas ahí. Quise matar a ese hombre sólo por estar cerca de ella. No fue que la golpeara. Fue un hombre muerto en el momento que lo hizo, ambos lo sabemos, pero quise eso antes de que fuera tan estúpido.
    Jack lanzó una pequeña y tensa sonrisa en la dirección de su hermano.
    – Yo también lo quise matar, Ken. Eso no quiere decir que alguno de nosotros sea como nuestro padre. Quiere decir que tal vez necesitemos ayuda psiquiátrica, pero no lo que tú piensas.
    – Ella me vuelve loco.
    – Se supone que te tiene que volver loco.
    Ken sacudió la cabeza con disgusto.
    – No lo sabes, Jack. Tengo esta necesidad impulsiva de mantenerla en un pequeño capullo, envolverla en un envoltorio de burbujas y obligarla a hacer cualquier cosa que yo diga. ¿Qué tipo de hombre piensa de esa forma?
    Jack resopló.
    – Prácticamente todos. No estamos tan lejos de colgarnos de los árboles, Ken -Una ceja se elevó interrogadora-. Así que, si quieres obligarla a que haga lo que le digas, ¿por qué no lo haces?
    Ken se encogió de hombros, farfullando en voz baja mientras alcanzaban su vehículo.
    – Mari es lista, sabes. Es rápida y eficaz y no lo fastidia. Tío, me dejó inconsciente tan rápido que no supe lo que estaba haciendo hasta que fue demasiado tarde -Se frotó la parte de atrás del cuello, pero había admiración en su voz-. Intentar controlar a alguien así es como intentar sostener agua en la mano. Simplemente vuelve loco a un hombre.
    – Así que, básicamente, si la encerraras, podría golpearte las pelotas hasta el estómago y después sonreírte mientras yacieras en el suelo.
    – Básicamente.
    Jack le lanzó una amplia sonrisa.
    – Bien por ella.
    – Sí, puedes decir eso. No es tu mujer. Iba a regresar a ese complejo sin importar lo que dijera cualquiera, pero Jack, no me conoce. Sólo cree que lo hace. Si le hacen daño -si la tocan- son hombres muertos. No seré capaz de detenerme. No importará si ella cree que las mujeres están en peligro. Nada importará.
    – Eso no es una gran sorpresa, Ken -dijo Jack-. Ambos somos bastante unidimensionales en nuestro enfoque para resolver problemas. Freud habría disfrutado muchísimo con nosotros.
    Ken suspiró. Mari era lista y sexy, demasiado independiente, y tan dura como el que más. Era sumamente habilidosa, estaba bien entrenada y era resuelta en el combate. Ni siquiera había dudado al golpear a Sean, tirándolo como una piedra. Y había sabido que su equipo estaba allí antes que él, aunque la había follado con fuerza y él estaba tumbado sin fuerzas como un estropajo, incapaz de escuchar nada salvo el latido de su propio corazón.
    Una suave risa tocó su mente.
    Ahora simplemente estás siendo tonto.
    Involuntariamente se había conectado con ella y compartido sus pensamientos.
    Bueno, tú te recuperaste primero, cuando deberías estar desmayándote, o algo así. Eso es un desafío, Mari. Me has desafiado. No puedo dejar que creas que después del sexo me quedo incapacitado. Me tomaré mi tiempo la próxima vez. Lenta tortura. Haré que me desees tanto que de nuevo gritarás por mí.
    Tienes tanto ego.
    Con buena causa. Deliberadamente sonó engreído. ¿Cuál es tu plan? ¿Tienes un plan, verdad?
    Hemos estado trabajando en uno. Abruptamente se calló.
    La alarma se extendió por él. ¿Mari? Juró.
    – Creo que alguien nos ha oído. Mantuve el vertido de energía en un mínimo, pero Mari no tiene tanta experiencia con eso. Sean está cerca de ella. Puede que haya captado la oleada de energía. Maldición. Que Logan nos dé un informe.
    – Ken -advirtió Jack-. No queremos arriesgarnos a que Sean descubra a Logan. Tenemos hombres por todas partes. La tripulación de Ryland nos está ayudando. Whitney no tiene esto o acceso a ello. Relájate un poco. Ella no se va a escapar de nosotros.
    – No me importa si toda la marina está mirando. Quiero que uno de nosotros la observe directamente y me haga saber que está viva y bien, y nos mantendremos justo sobre ella.
    El filo en su voz hizo que Jack le lanzase otra mirada rápida, como si evaluara su humor. Empezó a protestar, encontró la brillante mirada enfurecida de Ken y se encogió de hombros.
    – Se lo haré saber. Pero si lo fastidian, tendremos problemas.
    – Ya tenemos problemas -por lo menos Ken los tenía. Su estómago era una serie de duros nudos que no se relajaban. Nunca había tenido ningún problema realizando una misión, pero nunca había sentido nada antes cuando las hacía. Siempre -siempre- estaba emocionalmente alejado. Ahora mismo tenía miedo de que si alguien decía o hacía algo incorrecto en sus cercanías, no sería capaz de controlar la violencia que golpeaba por salir libre.
    Había despertado de pesadillas con el corazón latiendo con fuerza contra su pecho y su cuerpo empapado de sudor. Se había despertado con una pistola en la mano. Incluso había apuñalado un par de veces el colchón, y una vez, cuando los recuerdos habían sido particularmente malos, había rajado su edredón tanto que había estado quitando plumas del suelo durante semanas. Ninguna de esas veces se había sentido como esta.
    Su boca estaba seca, le ardían los pulmones, sus palmas se sentían sudorosas. Se estaba quemando en el infierno por sus pecados y había cometido demasiados para contarlos. Ninguno de los otros lo sabía, pero Jack sí. Jack siempre lo supo. Lo había cubierto, siempre se cubrían el uno al otro, pero era horrendo tener que enfrentarse repentinamente a la aterradora comprensión de que alguien sobre el que no tenías control podía cambiar tu vida para siempre.
    – Logan tiene a Mari visualmente -informó Jack-. Sean debe haberla dejado inconsciente. Está tumbada en el asiento, doblada, pero la está esposando.
    Ken maldijo, una abrasadora sarta de obscenidades que habrían asombrado a un marinero.
    – Sabía que me tendría que haber encargado de ese bastardo. ¿En qué demonios estaba pensando Mari para confiar en él?
    – No sé si ella confiaba en él, Ken. Todo lo que capté fue su necesidad de volver con las mujeres que ama… su familia.
    – Debería haberla detenido. Podría haberlo hecho. Simplemente la dejé volver al campamento enemigo -su mirada destelló intensamente, su boca formó una línea severa e implacable-. Ella es la misión principal, Jack. Asegúrate de que los otros entienden eso. No quieren tener que cazarme, y eso es lo que pasará si fastidian esto. Es lo principal. Las otras mujeres y Whitney son algo secundario.
    – Está entendido, Ken -le aseguró Jack-. Estás permitiendo que esto te afecte. Es un soldado y actuará como tal. Confía en ella. Demonios, Ken, salvó nuestras vidas y te superó, incluso te hizo caer de culo. Mari actúa con rapidez, golpea con fuerza y hace lo inesperado. Nos dio suficiente información para engatusarnos a una falsa seguridad, pero nada que le pusiera la zancadilla a su equipo o nos llevara de vuelta a su base. -Había respeto en la voz de Jack-. Le puse una pistola en la cabeza, Ken, y ni siquiera se estremeció. ¿Notaste eso? Su mente estaba trabajando en todo momento. No se deja llevar por el pánico y determina todas las posibilidades con rapidez. No hay reserva en ella.
    – Debe haber vuelto loco a Whitney. A él no le gusta ningún tipo de oposición, pero quiere esos mismos rasgos en sus súper-soldados. Querría controlarla, pero no romper su espíritu -dijo Ken-. Estoy planeando usar sexo. Montones y montones de sexo.
    – Sí, buena suerte con eso. -Jack enarcó una ceja hacia él mientras giraban hacia la carretera que llevaba al pequeño campo de aviación donde Lily tenía transporte privado esperando-. ¿Me estoy perdiendo algo o no tuviste ya sexo con ella, realmente sexo genial, y su respuesta fue dejarte inconsciente? ¿Estoy equivocado? ¿No pasó eso?
    – Cállate, joder.
    Ken se colocó la mochila al hombro y caminó a zancadas por el asfalto hacia el avión que esperaba. Jack lo siguió a un paso más relajado, silbando desafinadamente.
    Kadan, el segundo al mando de Ryland, se unió a ellos, mirando de uno a otro.
    – ¿No habéis cambiado de papeles con nosotros, no? -preguntó-. Porque sinceramente, Ken tiene un aspecto algo hostil.
    – Sí. Yo soy el Norton despreocupado -dijo Jack, golpeando a su hermano con su cartera-. ¿No es cierto, Ken? Una chica le dio una paliza y está enfurruñado.
    – Sigue así, Jack -dijo Ken-, no vas a llegar a tu siguiente cumpleaños.
    – Pero entonces Briony estará toda disgustada y llorará todo el tiempo. Probablemente nunca saldrá de la cama, y tú tendrás que ocuparte de los bebés.
    La ceja de Kadan subió.
    – Alguien te debe haber dado una píldora de felicidad, Jack.
    Jack se encogió de hombros.
    – No hay nada como ver a una mujer atrapar a mi hermano alrededor de su pequeño dedo. Está azotado… -sonrió ampliamente-. Literalmente.
    Ken farfulló una sugerencia que era anatómicamente imposible.
    – Si estás aquí, Kadan, ¿quién está vigilando a Briony? No me extrañaría que Whitney intentara volver a capturarla.
    Jack le lanzó rápidamente una mirada de advertencia.
    – Ya puedes parar ahí, Ken. La he puesto en otro lugar muy seguro, un sitio que Whitney nunca pensará en mirar.
    – Sabe donde viven todos los Caminantes Fantasmas, Jack. Probablemente también conoce las casas seguras. Ahora mismo deberías estar en casa con Briony, protegiéndola.
    – Whitney no conoce esa casa.
    Ken estuvo en silencio durante un momento.
    – Ella no está con un Caminante Fantasmas.
    Jack negó con la cabeza.
    – Primero la mandé a casa de Lily, y luego se suponía que tenía que ir a visitar a Nico y Dahlia. Lily la sacó a escondidas y está segura con la señorita Judith. Quise que se conocieran, por lo que Jeff acompañó a Briony a su casa. Me ha prometido que no dejará la casa y se mantendrá fuera de la vista. Tengo dos guardias con ellas, pero Whitney nunca pensará en buscarla allí.
    La señorita Judith era la mujer que le había dado la vuelta a sus vidas y que los mantuvo a ambos fuera de prisión. Había sido una voluntaria, trabajando en el grupo de la casa donde habían sido colocados, y había visto la cólera bajo el helado y muy espantoso comportamiento de los dos chicos que habían sido arrastrados constantemente de una casa de acogida a otra. No le habían disuadido sus malas reputaciones o el hecho de que se habían vengado de una pareja de padres adoptivos por maltrato, o el hecho de que se negaban a que los separaran, escapando cada vez que el sistema había insistido en dividirlos. Había mirado más allá de su horrible pasado, el hecho de que habían matado a su padre y se habían negado a que los separaran, sin importar lo que dijera el sistema.
    Era la señorita Judith la que los había salvado, dándoles amor por la música y los libros, y educación. Les había enseñado a aprovechar la ira sin fin de maneras positivas, y cuando se unieron al ejército y, finalmente, las Fuerzas Especiales y luego las Operaciones Especiales, habían creado una pelea muy pública y acalorada para asegurar la protección de ella contra sus enemigos. La señorita Judith había desaparecido de sus vidas. Se había marchado durante un año o así antes de volver a Montana. Nadie nunca encontraría un solo contacto entre ellos.
    Ken miró fuera de la ventana, su mente una vez más buscando la de Mari. ¿Cómo había sucedido? Había estado tan seguro de que se iba a alejar de ella, pero ahora que Mari no estaba, sabía que no podía estar sin ella. Tenía que encontrar una manera de controlar sus rasgos más básicos. No podía ser celoso y dominante.
    Sería uno de esos hombres de los que las mujeres siempre estaban hablando, sensibles y socialmente correctos.
    Observó su reflejo en la ventana. Qué tontería. ¿A quién estaba intentando engañar? Miró el monstruo que era. Sinceramente, toda su intención era controlarla. La quería completamente bajo su pulgar. No era un santo, ni siquiera estaba cerca, y no iba a fingir. Ella iba a tener que aprender a amar al verdadero hombre. Le había dado una elección. Le había dicho que estuviera segura. La había advertido. Una y otra vez.
    Su puño golpeó su muslo en una protesta frustrada. Mari. Maldita seas. ¿Dónde demonios estás? Se pasó los dedos por el cabello, delatando su agitación. Vamos, nena. Tienes que responderme. Sólo toca mi mente con la tuya.

Capítulo 12

    – Mari, vamos, cariño, tienes que despertarte.
    La voz era insistente. Mari movió la cabeza, e inmediatamente un martilleo comenzó a expandirse llenando su cabeza. Suprimiendo un gemido se obligó a extender sus sentidos psíquicos para saber dónde y en qué tipo de problemas estaba.
    Rose. Nunca podía confundir el olor femenino y suave de Rose. También estaba Sean. El bastardo la había golpeado y dejado inconsciente. Pagaría por eso. Oyó la cerradura de una puerta de metal. Sonido de pasos. Estaba en el complejo.
    Le dolía el cuerpo, sobre todo sus brazos. Trato de aliviar el dolor acercándolos y se encontró que estaba amarrada al carril metálico de la cama.
    – Mari -repitió Rose-, despierta.
    Una tela fría presionaba su cara. Rose se inclinó.
    Mari entreabrió sus párpados y miró la cara preocupada de Rose. Parecía un pequeño duendecillo con sus ojos demasiado grandes, boca sensual y cara pequeña en forma de corazón. Rose era delicada y un poco más joven que el resto de ellas, no completamente resistente en el exterior, pero tenía acero bajo aquella piel suave y estructura delicada. Le sonreía a Mari.
    – Por fin. Estábamos alarmados.
    – Sean me esposó. -Sacudió sus manos y giró su cabeza hacia el hombre que montaba guardia-. ¿Por qué?
    – Te comunicabas con el enemigo -dijo él.
    – Yo salvaba tu trasero, y justo en este mismo momento, no puedo pensar porqué. -Mari se sentó, apretando sus dientes contra la palpitación de su cabeza.
    – ¿Dime cómo lo hiciste?
    Echó a Sean una de sus mejores miradas de ira, oscura y llena de desprecio, hasta fulminarlo. Quería que fuera fulminado. Desvió su atención a Rose, forzando una sonrisa serena.
    – Estoy despierta, cariño. Me duele la cabeza como un oso, y estoy peor con la ropa, pero no tuve oportunidad de dirigirme al senador.
    La sonrisa de Rose se marchitó. -Contábamos con eso. -Bajó la voz-. Whitney hizo entrar a sus otros guardias. Incluso si algunos hombres nos ayudaran… Aquellos hombres son asesinos -tembló, frotándose los brazos-. Odio el modo lascivo con que nos miran cuando estamos en el patio.
    No podemos confiar en Sean. Hay algo diferente en él. Mari quiso perfeccionar su técnica telepática. La manipulación de energía directamente a un individuo sin que otros psíquicos recibiesen ni un zumbido débil era muy difícil. Si Ken y Jack Norton podían hacerlo, entonces significaba que era un nivel de habilidad. Mari siempre era la primera de su clase en todo. La competencia solo podía llevarla a tener éxito.
    Estaba histérico cuando nos dijeron que te habían disparado. Y Brett estaba loco. Destrozó el complejo como un loco. Así fue como Whitney lo averiguó. Todos tratamos de guardar la calma, esperando que el equipo te encontrara y te trajera, pero Brett no se preocupó por nosotros. Él se lo dijo a Whitney.
    – Páralo, Mari -rompió Sean-, si quieres decir algo, dilo en voz alta.
    Mari se encogió de hombros.
    – Solo le contaba a Rose cuan desagradable eres. Ella estuvo de acuerdo. Sobre todo le gustó la parte donde estuviste tan preocupado por como fui tratada como una prisionera y trabajé con fuerza para asegurarme que estaba curada de la bala que casi me mató. Bien, el Zenith casi me mató. ¿Y esto, Sean? ¿Sabías el límite de tiempo del Zenith? ¿Lo saben todos los hombres, o Whitney solo eligió a unos cuantos?
    La puerta se abrió. Mari se puso rígida. Aunque estaba de espalda a la puerta, supo el momento en que Peter Whitney entró en el cuarto. Había un olor distinto en él que no podía identificar completamente, algo… apagado.
    – Bien, bien -dijo el doctor a Whitney como saludo-. Nuestra pequeña Mari metida en problemas como de costumbre. Has sido retirada de la aventura.
    Mari no tenía idea de lo que Whitney había dicho, pero no iba a darle algo gratis. Se dio vuelta, estirándose perezosamente, esforzándose por parecer aburrida.
    – Soy un soldado. Sentarme a esperar al idiota de Brett era aburrido. Me arriesgué y fui por un poco de acción. Es para lo que fui entrenada.
    – Estás entrenada para seguir órdenes -corrigió Whitney-. Rose, sal ahora.
    Rose apretó el brazo de su compañera. Su cuerpo bloqueó el gesto. Sin una palabra salió del cuarto, dejando sola a Mari con Whitney y Sean.
    – Sean me dice que necesitas la píldora del día siguiente para estar seguros que no estás embarazada. ¿Has estado confraternizando con el enemigo?
    Ella levantó la cabeza y lo miró fijamente a los ojos.
    – Ken Norton. Fue quien me disparó. Parece que también lo hizo parte de su programa. -Vio el cambio en su expresión. Euforia. Esperanza. Las emociones jugaban detrás de su expresión superior. La quería embarazada de Ken Norton.
    – ¿Entonces Sean tiene razón y podrías estar embarazada? -Whitney sabía su ciclo mejor que ella.
    Mari se encogió de hombros.
    – Tuvimos sexo. Supongo que podría pasar.
    Whitney la estudió con la misma indiferencia que había notado cuando estudiaba a sus animales en el laboratorio.
    – Esperaremos unos días y la examinaremos.
    Sean avanzó agresivamente.
    – No. De ningún modo. Si esperamos, será demasiado tarde y tendrá que abortar.
    – Norton tiene un código genético extraordinario -dijo Whitney-. Entrenado en el Centro, el niño podría ser todo lo que hemos estado esperando. No, esperaremos y veremos. Mientras tanto, Mari, necesita un chequeo para determinar si sus heridas de todos modos pueden perjudicarle, y por supuesto, estará encerrada durante unos días para estar seguros de que no tenemos una repetición de este incidente.
    Si pudiera establecer que había desertado por motivos de inactividad, que la rebelión entre las mujeres era sobre todo debido al aburrimiento, él podría entenderlo. Whitney los había educado en un ambiente militar, y estaba preparado para razonar que después de tener ejercicios físicos y aprender sobre armas durante horas cada día, no podrían solo estar sentadas.
    – Necesito acción. Doctor Whitney. ¿Espera que me quede sentada porque un hombre me golpeó? Me volveré loca. Soy un soldado. Al menos déme algunos ejercicios de formación. Las otras mujeres sienten lo mismo.
    Él se rió de ella, una fría y vacía sonrisa.
    – ¿Quieres que crea que la inactividad es la razón por la que ha estado causando tantos problemas últimamente?
    – Algunas veces traté de hablarle -fulminó con la mirada a Sean como si no le hubiera llevado los mensajes al doctor-. No me dejaban acercarme.
    – ¿Y tu rechazo a Brett? ¿También era aburrimiento?
    Mari frotó la palpitación de su cabeza.
    – Brett es un asno. No quiero tener a su bebé. Dejé esto muy claro. No es tan inteligente como usted parece pensar. Y es demasiado fácil hacerle perder los nervios. Mi niño siempre va a estar tranquilo bajo el fuego. Nunca la he perdido durante una misión, ni una vez. Leí el archivo de Brett, y tiene cuestiones que mejor no pasar a la siguiente generación.
    – Bien pensado Mari, como siempre -dijo Peter Whitney-. ¿Y tienes objeción en tener un niño de Ken Norton?
    – No tengo ninguna, aunque me gustaría leer su archivo si tiene uno. Por lo que puedo ver, tiene extraordinarios talentos psíquicos, y ha ganado una reputación como uno de los mejores francotiradores en el negocio. Me lo dijo Sean.
    – No lo hice.
    – Estaba en tu mente cuando te pregunté sobre Norton.
    – ¿Quiere qué crea que dejaste esta instalación a fin de participar en una misión porque estabas aburrida?
    Lo miró sin estremecerse.
    – Sí. Y lo haré otra vez en la primera oportunidad si me hace seguir viviendo como hasta ahora. Nadie puede vivir así. Tenemos que correr y seguir trabajando en nuestras habilidades, tanto físicas como mentales. Nos estamos volviendo locas sin hacer nada todo el día.
    Whitney levantó una ceja.
    – Supongo que podríamos fingir que no me has amenazado con cortar mi garganta en la primera oportunidad que tengas y que la única razón de que no lo has hecho es porque he comprado tu cooperación sosteniendo un arma en la cabeza de las otras mujeres, tus aburridas hermanas soldados.
    Mari, silenciosamente maldijo su gran boca. Lo había amenazado en muchas ocasiones, queriendo decir cada amenaza. Whitney no iba a comprar su acto de cooperación. Intentaría otro recurso. Mari bajó la mirada a sus manos esposadas, tratando de parecer regañada. Sean gruñó con incredulidad y ella le lanzó una rápida mirada.
    – Hay una cosa más que debería saber. Encontré a Lily. Encontré a su hija. Salvó mi vida. -Deprisa alzó la vista para ver la expresión de su cara.
    Hubo un largo silencio. Whitney estaba de pie sin moverse o hablar, parpadeando como si estuviera confundido.
    – ¿Doctor Whitney? -Sean rompió el silencio-. ¿Necesita un vaso con agua?
    Whitney sacudió la cabeza.
    – Lily es brillante. Últimamente he estado tan orgulloso de su trabajo. Ella fue una principiante rápida y muy astuta. ¿Parecía sana?
    Mari asintió.
    – Parece muy sana y es obviamente feliz.
    – Y embarazada. ¿Por qué no me dijo de su embarazo? -Whitney se inclinó, pegando su cara cerca de la suya, con ojos furiosos. Podía enfadarse notablemente cuando alguien frustraba sus proyectos. Y ahora estaba enojado.
    – No tuve oportunidad, y no sabía si estaba enterado, y quise decírselo suavemente. Sé que la buena crianza es importante para usted, y yo estaba… asustada. -Dejó que su voz se calmara intentando parecer indefensa y apenada. No era buena en esta mierda de ser actriz. Preferiría hervir en aceite a fingir preocupación y ser una pequeña muchacha de mirada nerviosa.
    Rose le aseguró que lo de la muchacha funcionaba, sin embargo, se sentía al borde de la desesperación. Ellas le dijeron que los soldados siempre se enamoraban de ella, y Whitney se sentiría repugnado y se alejaría. Las otras mujeres realmente tenían mucha práctica en parecer llorosas. Todas se habían reído de ella, y ahora mismo lamentaba no haber prestado más atención a sus lecciones. Realmente, quería que Whitney se alejara
    – ¿Vio a su marido?
    Mari otra vez asintió. Una cosa que había aprendido sobre Whitney durante todos estos años consistía en que tenía pocas habilidades sociales. Rara vez se molestaba en leer a la gente, seguramente no lo bastante para saber si decían la verdad o no. Si pudiera decirle lo que quería oír… Eligió sus palabras con cuidado.
    – Sí, es definitivamente un buen soldado y psíquicamente talentoso. -Mantuvo su tono renuente.
    – Pero… -presionó Whitney.
    – Dudo que sea su igual intelectual.
    – ¿Por qué lo piensas?
    Whitney nunca antes había preguntado su opinión. Esta era una pregunta de broma; lo sabía por su tono y la mirada aguda que le dirigía.
    – No tengo ni idea.
    – Lily es incuestionablemente brillante.
    – Como dije salvó mi vida. Ha descubierto que el Zenith mata si se queda en nuestros sistemas demasiado tiempo, pero usted ya debe saberlo.
    – Por supuesto.
    – ¿Y los riesgos son aceptables porque…?
    – No tengo que contestarle.
    – No, no tiene que contestarme. Pero cálculo que es aceptable porque las ventajas son más que los riesgos. Aquellos de nosotros que necesitamos anclas podemos funcionar sin que estén demasiado cerca. Si somos heridos, nos curamos mucho más rápido, y si somos capturados, no tenemos tiempo para dar información bajo tortura. -Mantuvo la cara seria, simplemente informando, no pensando que le podrían romper su delgado cuello. Quiso recitar los motivos delante de Sean. Porque a menudo Sean dirigía las misiones y lo habían llenado de esta medicina. Sean que había traicionado a la gente que había sido su familia.
    Sean encontró su fija mirada y desvió los ojos. Bueno. Finalmente lo conseguiría.
    – Mari serás llevada a la instalación médica para que te examinen. En unos días haremos la prueba de embarazo. Te enviaré el archivo de Norton así puedes leer los datos que he recolectado. Creo que verás que es un buen partido.
    El hombre saludó con la cabeza. Conteniendo su aliento, con miedo, no fue capaz de esconder el alivio que sintió. La historia era plausible, y Whitney estaba feliz con la posibilidad de que hubiera concebido al niño de Ken, por lo que no indagaría demasiado. Esperó hasta que se fue y buscó a Sean.
    – Abre las esposas.
    – Mari, esto no ha terminado. Si no tienes al bebé de ese hombre…
    – Mejor suyo que de Brett.
    – Tendré cuidado de Brett. -Alcanzó sus manos y abrió las esposas.
    Frotó sus maltratadas muñecas y le dirigió otra mirada de odio.
    – No tenías que ponerlas tan apretadas.
    Sean tomó su mano, deslizando el pulgar sobre las contusiones.
    – ¿Te forzó Norton?
    Retiró sus manos.
    – Deberías habérmelo preguntado hace horas. Maldición, es demasiado tarde para mostrar preocupación. Vete al diablo Sean. -Se levantó, y se tuvo que agarrar del pasamanos metálico para impedir caerse y mantenerse parada, apretando sus dientes contra la feroz palpitación de su cabeza-. ¿Me golpeaste otra vez?
    – De ninguna manera. No iba a darte una excusa para que me mataras. Y sabía que despertarías enojada. -Extendió la mano y capturó su mano otra vez-. Puse realmente aquellas cosas demasiado apretadas, tienes contusiones.
    Separó su mano otra vez y frotó su palma por el muslo de sus vaqueros.
    – Sean, realmente estoy enojada contigo.
    – Lo sé. Realmente nos asustaste como el infierno. Maldición Mari, te dispararon.
    – Todo fue patas arriba. Nadie estaba allí para matar al senador Freeman. Ambos equipos lo protegían. ¿Podría haber sido la amenaza un truco de publicidad? ¿Y por qué enviarían dos equipos especiales de Caminantes Fantasmas para hacer el mismo trabajo? No hay muchos de nosotros. No podrían haber incurrido en una equivocación. -Tentativamente dio un paso y el cuarto giró-. ¿De todos modos, que demonios me hiciste Sean?
    La estabilizó agarrándola del brazo.
    – Te drogué. Probablemente es la reacción con lo que ya tenías en tu sistema.
    – Bien, entonces esto está bien -lo dijo en su mejor tono sarcástico, deseando tener un cuchillo para cortarlo desde la garganta hasta el vientre-. Todavía estoy realmente enojada contigo. Actuaste como un estúpido. Debería de haber dejado que Norton te disparara.
    – ¿Realmente hablaban de matarme?
    – Sí. No le gustas, pero le dije que tenías un lado bueno. Cuando preguntó cuál era, no lo pude recordar. Tengo que pasar por mi cuarto antes de ir con el doctor.
    – Se supone que te llevo directamente al ala médica.
    – Sean, no me hagas darte una patada. Tengo que parar en mi cuarto. Esto tomará dos minutos. No puedo llevar estos zapatos un minuto más. Por si no lo has notado, no son míos.
    – Los cambié para rastrear dispositivos.
    – ¿Me cambiaste los zapatos por unos que le hacen daño a mis pies y me sacan ampollas?
    – Correcto. -Sean echó un vistazo a su reloj-. Pero tenemos que apresurarnos. Sabes como es Whitney; quiere que le expliquemos cada minuto.
    – Puedes hablarle sobre las ampollas de mis pies. Lo primero que te enseñan para ser un buen soldado es tener cuidado de tus pies. -Se separó de él-. Estoy bien ahora excepto por el dolor de cabeza. No te lo perdonaré por un tiempo muy largo, por si estás interesado.
    – No sé que me pasó. Mari, cuando comenzaste a hablar de tener sexo con Norton, perdí la cabeza. Siento haberte golpeado.
    Mari lo miró fijamente. La cólera estaba viva, manando y viviendo bajo la superficie de su expresión deliberadamente tranquila.
    – Habrías estado perdido si no hubiera respondido. Norton por lo visto no esta muy encariñado con los hombres que golpean a las mujeres. Te habría disparado directamente en la cabeza.
    – ¿Estás realmente enojada conmigo, verdad? -Sean sostuvo la puerta abierta para ella.
    – ¿Lo crees? Fui tomada prisionera y ellos me trataron mejor que tú. Sean, te he conocido durante años. Pensé que éramos amigos. Te has convertido en un estúpido. -Se sentó en el borde de su catre y se inclinó para desatarse los zapatos.
    – Sí, te trataron tan bien que dormiste con uno de ellos. -El enojo estaba en su voz.
    Mari le lanzó el zapato con mortal puntería, golpeándolo en el centro del pecho.
    – No sabes nada de lo que me sucedió, eres tan obtuso. -Le dio la espalda, tirando de su pelo con frustración, y soltando un silbido de cólera. Deslizó su mano rápidamente para quitar la cadena trenzada de oro que tenía alrededor del cuello. El movimiento fue rápido, la cadena quedo amontonada en su mano fuera de su vista-. ¿Ves mis zapatillas en alguna parte? Pensé que estaban aquí.
    Se arrodilló para mirar bajo la cama, empujando la mano bajo el colchón cuando apoyó su peso contra el catre.
    – ¿Las ves?
    Sean abrió las puertas del armario. El cuarto de Mari era austero, ninguna cosa fuera de su lugar. No podía imaginar que las zapatillas estuvieran bajo la cama.
    – No veo ningunas zapatillas en ninguna parte. ¿Por qué no agarras un par de calcetines si no quieres llevar puestos los zapatos? -le sacudió un par.
    Mari los agarró y se hundió en el catre otra vez.
    – ¿Sean, cómo pasó todo esto? ¿Cuándo se fue al demonio?
    – Sólo ponte los calcetines.
    – Si Brett vuelve, juro que uno de nosotros no va a salir de este cuarto vivo. -Hizo una pausa, el calcetín asomaba cerca de los dedos del pie. Su mirada fija encontró la de Sean-. Lo que quiero decir, es que no puedo dejar que me toque otra vez. Lo odio tanto.
    – Tendré cuidado de ello. Encontraré la manera.
    – Has estado diciéndomelo durante semanas. No soy la única que es forzada a hacer algo asqueroso, Sean. Hablamos de esto y me dijiste que conseguirías que Whitney te escuchara, pero no lo hizo. ¿Honestamente querrías vivir de esta manera? -Poniéndose los zapatos se levantó, siguiéndolo hacia la puerta.
    – ¿Es Brett la razón por lo que lo hiciste? ¿Esperas que Whitney lo aleje de ti si estás embarazada del bebé de Norton? -La condujo por el pasillo hacia el elevador.
    Mari se pasó los dedos por el cabello, traicionando su agitación.
    – No lo acepto. De una u otra forma, no lo acepto.
    – Whitney me dijo que no quiere que las mujeres tengan sentimientos con respecto a los hombres, porque si el apareamiento no funciona -si por alguna razón ella no queda embarazada, o el bebé no es lo que él espera- enviará a otro compañero.
    Se puso rígida.
    – ¿El bebé no es lo qué espera? ¿Exactamente qué planea hacer con un bebé que no es lo que él espera?
    Sean frunció el ceño.
    – Yo no lo había pensado. ¿Tal vez darlo en adopción?
    – ¿Darlo en adopción? -Arrastró los pies, reduciendo la marcha mientras caminaban por el pasillo hacia el laboratorio.
    – Bien, venga. Mari, no puedes decirme que quieres holgazanear con un niño lloroso colgado a ti.
    – Si fuera mi niño, sí. ¿Es lo que desearías? ¿Qué tu hijo fuera enviado lejos?
    – No sé lo que quiero. Cuando Whitney habla de cómo el realce genético puede salvar tantas vidas y si sólo desarrolláramos un batallón con habilidades superiores, tanto los hombres jóvenes y las mujeres nunca tendrían que perder sus vidas o tener serias heridas, tiene sentido. Yo puedo salir y realizar el trabajo para lo que fui entrenado y saber que alguien más, alguien inexperto, sería probablemente asesinado si yo no hiciera mi trabajo. ¿No tiene sentido trabajar hacia el descubrimiento de una solución contra la guerra?
    – Los bebés todavía son nuestros niños, Sean -indicó-. No son robots: merecen tener la misma opción que tiene un adulto. Merecen los mismos derechos que tienen los demás niños.
    Sean abrió la puerta del laboratorio médico y esperó que entrara primero.
    – Si solo lo pudieras escuchar, Mari.
    – Lo he oído. Él me crió. Me encontró en un orfanato, las instalaciones y laboratorios como estos han sido mi casa desde aquel día. No jugué como los demás niños, no sabía que era normal. Las artes marciales y las armas de fuego eran lo normal para mí. Nunca he estado en un parque. Nunca me he subido en un columpio o me he bajado de un tobogán, Sean. Yo jugaba en el campo de batalla desde los seis años. Nunca he tenido vacaciones. Nadie me arropó por la noche. ¿Es la clase de vida que quieres para tu hijo o hija?
    Sean sacudió su cabeza.
    – Hablaré con él otra vez.
    – Eso no servirá. Lo sabes. Solo presentará su argumento “esto es por el bien de la humanidad”, y nadie puede oponerse a eso. No tiene emociones Sean. Rebaja la emoción totalmente. Cuando conforma a una pareja, es solo atracción física. O es lo que parece ser. No quiere el riesgo de una emoción, porque entonces los padres se podrían preocupar uno por el otro así como por su niño. ¿Qué pasará cuando quiera experimentar con el niño o si piensa que el apareamiento no es lo que quería después de todo y quiere que la pareja rompa?
    – No lo haría.
    – ¿No? Pienso que te engañas y no entiendo porqué. Hemos tenido cientos de discusiones al respecto y siempre has estado de acuerdo con el resto de nosotros. Sean lo que Whitney esta haciendo está mal.
    Mari, miró alrededor de los mostradores fríos de acero inoxidable, los fregaderos, y las mesas quirúrgicas. Odiaba este cuarto. Tan frío, aunque cuando encendían los focos, era absolutamente caliente. Los instrumentos quirúrgicos parecían instrumentos de tortura ordenados en pequeñas bandejas. Quitó su mirada de los bisturís y se obligó a reírse del pequeño hombre delgado que la esperaba.
    – Doctor Prauder, me reporto para un chequeo.
    – Es lo que he oído. Whitney quiere un reconocimiento completo tuyo.
    – Estoy aquí para darle lo que necesita -dijo forzando un tono alegre. Su estómago era un nudo pensando en lo que venía. No miró a Sean. Él sabía bastante bien que detestaba los golpes y los pinchazos. Whitney hasta trató de extraer sus memorias. No importaba humillarla o que tan privado fuera, todo era registrado.
    Tomó la bata que el doctor le dio y se cambió en un pequeño cuarto, discurriendo en su cabeza para controlar el temblor. ¿Ken, dónde estás? Si alguna vez necesitó a otro ser humano para lograr algo, ahora era ese momento. No quería que ellos le dieran la píldora del día siguiente. No quería que tocaran su cuerpo decidiendo si necesitaba más disparos u otro dispositivo de rastreo.
    Detestaba perder el control, cuan vulnerable y desesperada se sentía cuando era atada con correas y saber lo que los doctores eran capaces de hacer independientemente de que Whitney decidiera su destino. Sobre todo detestaba el modo disimulado, muy personal con que Prauder la tocaba pretendiendo ser impersonal. Whitney a menudo veía los exámenes. Parado al otro lado del cristal, contemplándola con aquella terrible y pequeña sonrisa como si fuera una rana que él disecaba.
    ¿A qué distancia estaba Norton y su equipo? ¿Habrían perdido su pista? ¿Había logrado Sean dispararles y estaba atrapada aquí sola? ¿Y si estuviera embarazada?
    Whitney se llevaría a su bebé y nunca lo vería -no si sabía que era de Ken Norton. Había parecido demasiado contento, y era raro que Whitney estuviera contento.
    – ¿Mari estás lista? -preguntó Sean.
    – En un minuto. -Doblando la camisa con cuidado, pasó su mano sobre el material acariciándolo. Era estúpido e infantil y la hizo querer ahogarse, pero no podía parar. Van a examinarme. ¿Sabes lo que implica? Mientras me examinan, tienen un guardia que está parado ahí mismo, mirando la cosa entera. Y una cámara registra todo y a Whitney mirándome fijamente a través del cristal.
    No había ninguna razón de decirlo. Era estoica sobre esto -bueno, usualmente era estoica. A veces luchaba y los guardias terminaban con los huesos rotos y los ojos morados, luego la sedaban. Suprimió otro temblor y sostuvo la camisa en su cara, inhalando el aroma de Ken, esperando guardarlo con ella en las próximas pruebas.
    – ¿Qué demonios te toma tanto tiempo? -exigió Sean.
    – Me pegaron un tiro, idiota. Mi pierna estaba rota. Aunque esté del todo curada, todavía me duele, entonces soy una pequeña inútil quitándome los vaqueros. ¿Tienes una cita? Te estoy retrasando un poco para tu importante cita, porque francamente, Sean, no me opongo si quieres posponer este pequeño acontecimiento.
    Sean murmuró una obscenidad que pretendió no entender. Respiró hondo y soltó el aire antes de quitarse los vaqueros. Sólo una vez, por un momento en su vida, quería que la apoyaran. Era estúpido. Su educación entera fue sobre independencia y disciplina. Sobre afrontar el dolor, tareas imposibles y completar la misión pasase lo que pasase, aún si el precio fuera personal.
    Había saboreado la libertad, irónicamente como una prisionera, y era mucho más difícil afrontar lo estéril de su vida. De mala gana, Mari colocó la camisa de Ken en la silla y se cubrió así misma con la bata.
    Le hizo un gesto a Sean cuando subió a la mesa. Odiaba esto. Lo odiaba. Whitney también lo sabía. Había intentado durante años varios modos de distraerse, abogando con música, intentando un diálogo fluido, nada funcionaba. Era un insecto, fijado a la mesa, atado con correas y completamente desnuda, para ser examinado y disecado justo como las ranas, otros animales y reptiles en la clase de biología.
    La luz hizo clic y se encendió, brillante y caliente; brillando sobre su cuerpo, iban a ver cada señal que Ken le había dejado. La fotografiarían y registrarían, convertirían un recuerdo hermoso en algo feo y depravado.
    Se sentó antes de que el doctor pudiera atarla con las correas.
    – No puedo hacerlo ahora mismo. Lo siento Sean, no puedo.
    – Venga Mari, no me vuelvas loco -dijo Sean, sosteniéndole la mano.
    El doctor retrocedió, echando un vistazo hacia el cristal. Ella siguió su fija mirada viendo a Whitney parado mirándola con sus ojos muertos.
    Mari se deslizó de la mesa y fue a la ventana.
    – No puedo. No puedo hacer esto ahora mismo. No puedo decirle porqué, no sé porqué; sólo que no puedo hacerlo.
    – Mari, estoy sumamente decepcionado -dijo Whitney por el intercomunicador-. Dejaste esta instalación sin permiso y no te castigué. Este examen es necesario. Los has tenido cientos de veces y no hay ninguna razón para que estés disgustada. Regresa a la mesa.
    – Mi cuerpo me pertenece. No quiero compartirlo con la ciencia.
    – Eres un sujeto de prueba de laboratorio y sigues órdenes.
    – ¿Es lo que soy? -Se alejó de la ventana, sintiendo que Sean se acercaba-. ¿Qué eres, Sean? ¿Eres también un sujeto de prueba?
    – Mari. No existes fuera de esta instalación -dijo Whitney-. Ponte en la mesa o te castigaré.
    – ¿Va a enviarme a Brett? ¿Drogarme? ¿Golpearme? ¿Qué le pasará a su precioso bebé si lo hace, Doctor? ¿Daño cerebral? Tal vez fracase. ¿Esto también podría pasar, verdad? Nunca he tenido miedo de sus castigos.
    Sean estaba cerca. Demasiado cerca. Era experto y a diferencia de los otros guardias, realmente se había entrenado con ella y sabía sus debilidades. Cambió la posición del cuerpo ligeramente, solo ligeramente, lo bastante para ser capaz de moverse rápido y bloquearlo si se lanzaba sobre ella.
    – No tenemos que hacer esto, Mari. No puedes ganar. Incluso si por algún milagro logras derribarme, otros diez guardias entrarían para ayudarme. ¿Cuál es el punto?
    – Ya te derribé una vez. Tendré más posibilidades.
    – Lo permití. Tenía que acercarme y ambos lo sabemos.
    – ¿Cómo me vas a derribar, Sean? ¿Golpeándome en el estómago? ¿Dejarme inconsciente con la jeringuilla que siempre llevas? -Lo llamó con un dedo-. Ven.
    – ¡Espera! -Whitney estalló-. Mari, no sea ridícula. Nadie va a tocarte. -Habló por su radio y le envió su media sonrisa, la que ella detestaba-. Por supuesto no vamos a forzarte. Queremos tu total cooperación.
    Durante un breve momento celebró regocijada. Había tenido razón. Whitney no quería arriesgarse y posiblemente dañar a un niño no nacido de uno de los gemelos Norton. Estudió su cara cuando se alejó a Sean. Su corazón brincó. Tramaba algo.
    – Mari -Sean siseó su nombre, poco más que un susurro-. Sube a la mesa.
    Ella sacudió su cabeza, pero su desafío menguaba. Whitney era la única persona que la aterrorizaba. Cuando más sonreía o parecía amable, más espantoso llegaba a ser.
    Retrocedió ante Sean. Si solo pudiera tener unos días, tal vez las marcas que Ken había dejado se desvanecerían, no podrían ser fotografiadas y registradas y puestas en un archivo de Whitney para mostrar y divulgar a quien quisiera. Era demasiado íntimo, como si él hubiera atestiguado la locura de su pasión.
    – Mari, está bajando a una de las otras mujeres.
    Mari cerró sus ojos contra la incineración repentina.
    – ¿Estás seguro?
    Pero no tuvo que preguntar. Cami apareció, su pelo oscuro le caía debajo de su espalda, era una concesión por ser mujer. Era un buen combatiente y Whitney la detestaba casi como detestaba a Mari. Cami caminaba con los hombros rectos como un soldado que había sido tomado prisionero y rechazaba ceder.
    – Mari. Volviste -dijo saludando-. Estábamos preocupadas por ti. Las noticias fueron que te dispararon.
    – Mi pierna. El Zenith me arreglo y luego casi me mató. Por lo visto cuando está en nuestros sistemas demasiado tiempo las células comienzan a deteriorarse y morimos desangrados. -Mari se rió de Whitney-. Sólo una información que fue pasada por alto cuando fuimos informados.
    – ¿Entonces, por qué estoy aquí? -le preguntó Cami a Whitney.
    – Dejaré a tu compañera explicártelo -dijo Whitney.
    Cami giró sus ojos azul vivo hacia Mari.
    – Está bien, Mari. -Su voz fue suave, tranquila-. Independientemente de lo que te haga hacer; puede irse al diablo.
    – Yo esperaba esto de ti Camelia. -Whitney siguió riéndose de ellas con su habitual modo frío, sus ojos muertos miraban con interés.
    – Mari, no vale la pena -repitió Sean-. Al final…
    – Siempre consigue lo que quiere -terminó Mari-. Tiene razón, Cami. Te torturará, me derrumbaré y mi pequeña rebelión será por nada.
    Cami le echó un brusco vistazo.
    – No es por nada, Mari. Somos un equipo y nos cuidamos mutuamente. Es lo que nos enseñaron y como trabajamos.
    Mari se giró para esconder su repentino deseo de sonreír. Cami estaba alimentando el ego de Whitney. Por supuesto el amaría oír como la formación que les había dado funcionaba. Eran un equipo y como equipo se cuidaban el uno al otro. Se sentiría contento por esto, como si él les hubiera lavado el cerebro con tal lealtad, que soportaban todo por el otro. Era tan vano, tenía un ego tan enorme, esto era un arma que podrían usar contra él. Todas eran cuidadosas para usarlo frugalmente, pero lo sacaban cuando querían desactivar una situación.
    Whitney siempre usaba su profundo afecto del uno para el otro contra ellas. Él trató de indicarles que esto era una debilidad, que ellas deberían ser una unidad sin emociones por las otras. Les dijo que serían más fuertes, y probablemente tenía razón de algún modo. Si se hubieran apegado a su filosofía, no hubiera sido capaz de usarlas unas en contra de las otras.
    – Cami está lista para tomar su castigo, Mari -dijo Whitney. No había ninguna inflexión en su voz, pero cuando la miró, sus ojos brillaron con regocijo fanático. Disfrutaba de estos momentos -las decisiones que tenían que tomar. Todo esto era muy interesante para saber hasta donde irían por el otro.
    El estómago se le revolvió. Tendría que encontrar un modo de soportar la humillación. Todo esto era parte del proceso de deshumanización. Trátalos como especimenes de laboratorio, y no sólo los doctores y guardias, sino las mujeres, comenzarían a verse como objetos.
    Tragó la bilis que se elevaba por su garganta. Podía afrontar el combate cuerpo a cuerpo, que le dispararan, podía correr millas, y que la dejaran en medio del territorio enemigo, y no estremecerse, pero esto, esto era su propio infierno personal. Retrocedió hasta que sus piernas golpearon la mesa.
    – Vas a estar bien -dijo Sean suavemente cuando agarró su brazo y lo sujetó con la correa-. Sabes que no voy a dejar que te pase nada.
    No lo miró.
    – Cuantas veces me han desnudado completamente y examinado delante del mundo. ¿Sean? -preguntó.
    – Sé que vosotros dos susurráis -reprendió Whitney-. No está permitido.
    – Él me llama idiota -dijo Mari. Se reclinó, tratando de no parecer tan desesperada como se sentía. ¿Dónde estás? ¿Te preocupas? Y esto es lo que era tan completamente estúpido. Probablemente no se preocupaba. Habían tenido sexo. Gran sexo. Pero todavía sexo. No era amor. Él no sabía cuanto lo amaba. Ni siquiera ella sabía qué era el amor. Tal vez no había tal cosa. Él probablemente estaba cientos de millas lejos. Extendió la mano de todos modos, porque tenía que encontrar un modo de pasar esto.
    Por supuesto no te preocupas. ¿Por qué lo harías? No es como si fuéramos la clase de gente de las películas. Era sexual. Sólo sexo y nada más. Mantuvo sus ojos fuertemente cerrados cuando cerraron las correas de cuero en sus muñecas y tobillos. Sean le quitó la bata y la dejó expuesta a las brillantes luces, a la mirada de soslayo de Prauder, y los ojos muertos de Whitney.

Capítulo 13

    Mari no gritaría. Nunca le daría a Peter Whitney esa satisfacción. Oyó cuando Sean contuvo el aliento y supo que miraba las marcas en el interior de sus muslos y pechos, prácticamente por todas partes de su cuerpo. ¿Podría ser más humillante? Cami estaba todavía en el cuarto. Todos la contemplaban. Podía oír el zumbido de la cámara y el chasquido distinto cuando el doctor tomó las pruebas fotográficas. Parecía una vil película pornográfica con ella como estrella.
    – ¿Son marcas de dientes? -estalló Sean-. El bastardo la atacó.
    – Sean, si tu no puedes observar simplemente en silencio, llamo a otro guardia -dijo bruscamente Whitney-. Los hombres muestran su pasión sexual de varias maneras. Este es un rompecabezas interesante. Ahora quédese tranquilo, para que pueda procesarlo.
    Cami tocó la mano de Mari en un esfuerzo por consolarla. Una inundación fresca de lágrimas quemó detrás de los párpados de Mari, luchó por contenerse, mantener su cara tranquila cuando estaba hecha pedazos.
    – Pienso que podemos prescindir de la presencia de Camelia. Llévenla de nuevo a su cuarto. -Había un filo en la voz de Whitney, como si su paciencia se estuviera acabando.
    El doctor comenzó a hablar en su grabadora, una descripción lenta y cuidadosa de cada pulgada de su cuerpo. Era una narrativa desapasionada, una clínica descripción que sólo sirvió para hacer que la situación pareciera peor.
    Sintió un aliento a lo largo de su cuello, un susurro de un toque contra su garganta. Jódelos, Mari. Piensa en mí. Piensa en nosotros. Puedo llevarte lejos de ese cuarto y de aquellos viejos verdes. Este es probablemente el único modo en que pueden acabar, atando y exponiendo a una mujer de esa manera. Eres tan hermosa que tienen miedo de tocarte, y eso ahora mismo está bien. Yo tendría que matarlos y esto significaría revelar el gran plan. Ahora si yo te atara, no sonaría como un reptil muerto, yo te jodería tan caliente que probablemente me deshonraría. Y probablemente no debería ni haber soplado la palabra. Infiernos, mujer, ni siquiera puedo pensar en ti sin ponerme duro como el infierno.
    La voz de Ken se deslizó en su mente, un susurro jocoso que la hizo querer reírse.
    Luchó para mantener la energía sólo en una línea, lejos de todas las demás, pero aún si la descubrieran, sospecharían que se comunicaba con las otras mujeres. ¿Puedes realmente alejarme de este cuarto mientras ellos hacen esto?
    Ken descansó su cabeza en su brazo. ¿Qué podría darle para que se desligara, mientras Whitney y su patético doctor la torturaban? Había una hipótesis, pero no sería hoy. Su equipo estaba en el lugar. Ahora que habían encontrado el refugio diabólico, tenían que preparar un plan para sacar a las mujeres vivas. Whitney no vacilaría en matarlas y destruir todas las pruebas de su investigación. Ken no tenía duda de que el complejo entero estaba alambrado para hacerlo volar si fuera descubierto.
    ¿Ken? Su voz era inestable. Su cólera golpeaba en ella. Golpeando en su cabeza de manera que esta palpitaba.
    Lo lamento nena, sólo me concentré demasiado en tu situación.
    No podían entrar solamente disparando sus armas, pero Peter Whitney, con todo lo que Lily había dicho, tenía que morir. No podían permitirle seguir con sus viles experimentos. Solo podía imaginar como se sentía Mari. Este lugar había sido su casa, aquel hombre su única guía estable, y de todos modos era tratada de la misma manera que Ekabela lo había tratado a él. Desnudándolo completamente, deshumanizándolo, despojándolo de su orgullo de su decencia y reduciéndolo a algo menos que un animal.
    Mari olía la selva, sentía el calor y la humedad de las gotas de lluvia en su piel. La sensación era real, tanto que oyó el grito de un mono y la llamada persistente de las aves. Mantuvo sus ojos cerrados, sabiendo que veía un recuerdo de Ken debido a un descuido provocado por lo que sentía. El olor de sangre atacó sus fosas nasales y probó el sabor cobrizo en su boca. Una cara estaba allí, un hombre con los mismos ojos muertos de Peter Whitney, y el cuchillo en su mano estaba cubierto de sangre. Ken estaba estirado, atado fuertemente con delgados alambres que cortaban su piel.
    Mari no había notado que tuviera cicatrices en sus muñecas y tobillos, pero con este pequeño vislumbre de su pasado, estaba segura que las tenía. ¿Por qué no había notado algo tan importante?
    Bebé. Susurró con cariño como una caricia física. No podrías notarlo con todas las demás cicatrices. Siento haberte llevado ahí. Fue un accidente.
    Lo sé. Lamento que yo no pudiera confortarte. Porque al lado de lo que él había aguantado, los castigos humillantes de Peter Whitney eran cosas de niños. Y esta era una forma de castigo más que un registro documentado para Whitney. Había dejado el complejo sin permiso, y esto era una cosa que ella sabía que él odiaba. Pero no se agachaba delante de ella, desapasionadamente cortando con un cuchillo muy afilado su piel mientras los demás se agrupaban a su alrededor riéndose y burlándose.
    Mujer, se supone que te consuelo, no que compartimos recuerdos.
    El recuerdo me estabilizó. Puedo pasar por esto. Odiaba la idea de que vieran las marcas que me dejaste en el cuerpo y que supieran como las habías puesto. Pensé que convertirían algo especial en algo totalmente diferente, pero estoy orgullosa de las marcas que me dejaste. Que se joda Whitney. No va a alejarte de mí.
    Otra vez sintió la caricia de sus dedos a lo largo del cuello, como si la acariciara como a un gatito. Bien por ti. Ese hombre no puede llevarse nada de lo que hicimos o tuvimos juntos, no es nada Mari, nada en absoluto. Estoy contigo. Aquí mismo. No puede separarnos ahora, no importa cuanto lo desee. Te tomé en la selva, y puedo tomarte en algún sitio mucho mejor. Pero, amor, tengo que ser capaz de imaginarte con ropa. Me estás matando.
    Otra vez quiso reírse y tuvo que mantener su expresión exactamente igual. Le costó mucha disciplina, pero lo consiguió. No podía creer que la hiciera querer reírse cuando estaba expuesta y vulnerable con Whitney y su doctor disecándola como un bicho, bien quizás no disecándola. Ken había sido disecado, cortado en trocitos, despojado de su dignidad y luego de la piel de su espalda. No se imaginaba el dolor o la rabia o la completa desesperación. Era la peor desesperación, sentirse totalmente indefenso.
    Whitney estaba loco. Le había tomado años reconocerlo -para todos ellos admitirlo- porque eran totalmente dependientes de él para todo. No tenían verdaderamente ningún contacto con el mundo exterior ni podían ir a alguna parte para evitar las demandas interminables y los experimentos. Con el recuerdo del pasado de Ken, se sentía más relacionada con él, y la unión se sentía más íntima. Se agarró a su mente, queriendo que la mantuviera centrada.
    El sexo es grandioso contigo. Estaba alegre con todo su ser -habían tenido buen sexo y esperaba tener más- pero por otra parte, quería importarle más que en ese nivel.
    Sí, el sexo es grandioso mientras es con mi compañera. No he tenido exactamente mucho de eso últimamente. No pensé que pudiera.
    Había tal honestidad en su voz, que sintió que las lágrimas la quemaban otra vez y tuvo que luchar para no traicionarse. No tenía que decírselo, pero lo entendía. Había sido lastimado y cortado, cuando él estaba totalmente erguido, tenía que doler. ¿Es doloroso?
    Hubo un pequeño silencio y se encontró conteniendo su aliento. Sabía que no quería contestar, que sopesaba sus palabras.
    Ken suspiró y miró arriba al cielo. Sabia que llegaría el momento en que le tendría que explicar esto, confesarle que no era sólo su cara la que revelaba al monstruo, que Ekabela había traído a aquel monstruo a cada aspecto de su vida.
    Maldición no se lo iba a decir, no cuando estaba estirada en una mesa y algún hijo de puta fotografiaba las marcas que había dejado en el interior de sus muslos.
    No tienes que decírmelo…
    No es eso. No quiero que te alejes de mí.
    Hubo una impresión de risa. Estoy amarrada en este momento.
    Le envió una impresión de un gemido. No digas amarrada. Sabes lo que me pasa al minuto en que lo dices. Las cosas que podría hacerte, el modo en que podría hacerte sentir.
    La risa en su mente fue como una caricia, frotando todo su cuerpo hasta que lo sintió por todas partes, hasta que lo sintió en su alma. Sí, hay dolor, pero de un modo bueno. No hay mucha sensación por regla general, y cuando estoy lleno y listo, la piel se estira tan firmemente apretando que me toma mucho para estimularme. Soy áspero y tengo que serlo. La cosa es, Mari… Se sentía como un pervertido. Era la última persona que ella necesitaba a su alrededor.
    Sólo dime. No soy exactamente una virgen, Ken.
    Su mano se cerró en un puño y golpeó la tierra a su lado. Sí, lo eres. No sabes nada de hacer el amor. Alguien debería hacerte el amor. Suave, sensible, lento, y fácil. Un hombre debería atesorar cada momento contigo, saborearte y hacerte gritar de placer. Quería todo esto para ella, desesperadamente lo quería para ella, aún si él nunca fuera ese hombre.
    La impresión de risa vino otra vez. Como lo hiciste.
    Ken frunció el ceño. Ella no lo entendía. No exactamente como lo hice. Fui demasiado áspero, Mari. Si estás conmigo, siempre seré áspero. Querría cosas de ti; querría que aprendieras a tener la clase de sexo que necesito, y no es lo mejor para ti.
    Parecía un idiota meditando cada palabra en su mente antes de enviársela. ¿Qué demonios podría decirle? ¿Quería hacerla su esclava sexual? Lo hizo. Desde que había tocado su piel, había querido hacerle todo, atándola, como nadie más se lo haría. No se opondría a atarla y tenerla a su merced. Podría amarla durante horas.
    Empujó su cabeza con la palma de su mano. Ella estaba atada a una mesa, y él pensaba como podría traerla a tal placer que se ahogaría. Tal vez estaba tan enfermo como Whitney o Ekabela.
    No seas ridículo. Nadie está tan enfermo como cualquiera de ellos. Y fantasear con lo que me harías si me tuvieras atada -a lo mejor como veterano te dejó decírmelo- pero me pondría caliente y Whitney sabría que estás aquí conmigo. Nada de sexo en la mesa y ningún pensamiento sobre amarrarme. Puedes hacerlo después.
    Otra vez su suave risa lo recorrió. Las lágrimas quemaron sus ojos y en su garganta. Condenada. Lo mataba con su aceptación. ¿Si no se podía aceptar, cómo podría aceptarlo ella? Caería enamorado de ella. Era un gran paso, caería con fuerza y estaba asustado como el infierno. No tenía sentido y no quería que pasara. ¿Qué demonios iba a salir de este trato?
    ¿Mari? No fue solo sexo.
    Su corazón se aceleró. Sabía que Whitney daría vueltas a este punto, pero Ken la hizo sentir viva otra vez de un modo que hacia mucho tiempo no sentía. Le dio esperanza y tenía el derecho de esperarla, entonces.
    ¿Si no fue solo sexo, entonces qué fue? No sé que pensar. Ninguno de los hombres emparejados con alguna de las mujeres parecía sentir emoción por ellas, además de posesividad. No les podía preocupar menos si realmente sacamos cualquier placer de ellos tocándonos. ¿Lo que pasó entre nosotros parecía más que algo que Whitney hubiera hecho, o he leído yo más que lo que había?
    Ella esperó su respuesta, su boca de repente se seco. Apenas sintió los dedos del doctor sondeándola cuando empujó en ella. Parecía que pasaba más tiempo examinando las contusiones y las marcas rojas en su piel que la herida del arma o la muñeca rota, pero la respuesta de Ken era más importante que su modestia. Contuvo el aliento.
    Maldición, sabes bien que es mucho más. No te escondo nada, tanto como quiero. Que se joda Whitney. No tiene nada que ver con nosotros. Ken pasó su mano sobre su cara y suspiró otra vez. Tal vez lo hizo al principio. Tal vez su manipulación permitió que me aceptaras sexualmente cuando podrías haber tenido miedo de mí.
    Mari lo dio vueltas en su mente. ¿Era verdad? Lo había aceptado “sí”, pero eran mucho los sentimientos en esto. La decisión definitivamente era suya y no todo fue sexo. Entonces ¿Qué fue lo que le atrajo emocionalmente? ¿Cómo se habían unido tan rápido y tan fuertemente? No creo que sea así, Ken. Realmente no lo hago. Tienes razón. Independientemente de lo que hay entre nosotros no se trata de Whitney.
    Ansiaba sostenerla en sus brazos. No soy un buen hombre, nunca voy a serlo. Tienes que saberlo. No te dejare ir una vez que seas mía.
    ¿Qué significa esto, Ken? No sabes si serás feliz conmigo. Ninguno tiene idea de lo que será nuestro futuro. No puedo concebir estar fuera de este lugar. La idea es espantosa. No sé nada sobre la vida en el mundo verdadero ¿Cómo puedes saber que pasará o no, si estuviéramos juntos?.
    Mari, representas mi esperanza. Dejé mi vida hace tiempo y todo lo que implica, incluso el sexo. Me devolviste todo eso y no soy lo suficiente hombre para alejarme de la tentación.
    Esperanza. A Mari le gustó la palabra. Y le gustó la idea de ser la esperanza de alguien. Tal vez esto era todo sobre su extraña relación. Mari nunca había tenido esperanza, ni aún cuando salió con su equipo para hablarle al senador. Peter Whitney parecía tan invencible. Nadie podría derrotarlo alguna vez, sobre todo el Senador Freeman. Él nunca superaría el argumento de Whitney. Pero Ken la había hecho sentir de manera diferente. Le había dado el gusto de la libertad.
    Ken juró en su oído. Yo nunca te liberaría. Mari, piensa en eso, piensa en lo que soy. Sería posesivo y celoso y querría que estuvieras al alcance de mi vista cada minuto de cada día. Estaría aterrorizado si te perdiera, querría tocarte, comerte viva, besarte sin parar, y tomarte siempre que quisiera, que, a propósito, sería todo el tiempo.
    Te dije que no hablaras de eso. Harás que me ponga caliente. Trató de no estremecerse cuando el doctor tocó su pecho, supuestamente para conseguir un mejor ángulo con la cámara, pero sus dedos se demoraron.
    Ken se congeló, la cólera lo recorría como si fuera un volcán en erupción. Podía entrar a pesar de la seguridad. Entrar y cortar la garganta del doctor y luego ir a por Whitney. Era un Caminante Fantasmas y pocos podían detectarlos, y muchos menos detenerlos.
    No, cálmate. En serio, Ken, no es gran cosa. Mari estaba mintiendo. Odiaba esta humillación, pero trató de respirar a través de él y concentrarse únicamente en él. Mientras se dirigía a él, no pensaba en lo que le hacían. Y si no pensaba en eso, tampoco él. Sigue dirigiéndote a mí. No te quiero cortando gargantas. Eres tan violento.
    Era un hombre violento. ¿No lo entendía? Casi gimió por la frustración. No podía cambiar lo que era o quien era, ni por ella. A veces apenas colgaba en su cordura. Su fea infancia lo había formado, y su padre le había dado una herencia oscura de celos conectados con un fuerte paseo sexual. Ekabela había añadido capas a la oscuridad y rabia, de modo que esto pudiera hasta amenazar con consumirlo. Lo había escondido, hasta de Jack, pero estaba allí, poniéndose en cuclillas como una bestia, esperando a destruirlo, y a quien se atreviera a amarlo.
    ¿Cómo podría realmente amarlo? Podía atarla con el sexo, sabía que podía, ¿pero cómo podría mirarlo a la cara todos los días y amarlo? ¿Cómo podría ella saber lo que él era y todavía sentir todo menos miedo y desprecio?
    Incluso mis hijos se apartarían de mi, Mari y no podría culparlos. ¿Realmente se compadecía? ¿Era tan lamentable cuándo ella estaba estirada en una mesa de exámenes? Que el diablo lo condenara por su egoísmo. La quería sonriendo, y aceptándolo. Quería que lo amara a pesar de las cicatrices de su alma que mostraba tan claramente en su cuerpo.
    Ahora estas siendo un tonto. Un niño te amaría Ken. Piensas que no muestras ternura, pero la siento cada vez que toco tu mente. Me has mostrado más respeto y me has dado más de lo que alguna vez tuve, y no puedes saber lo mucho que significa. Si no salgo, nunca lamentaré haber estado contigo. Whitney puede llevarse muchas cosas, pero no puede tomar lo que me has dado.
    Bien. Que se lo llevara el diablo. Esto es todo que había. No iba ser noble y dejarla. Por ninguna razón. ¿Cómo podía el universo darle a alguien tan perfecto y luego esperar que la devolviera? Ella tenía bastante tolerancia, compasión, y bastante coraje, para ambos.
    Sabía amar. ¿Cómo había aprendido a amar cuando nunca la amaron? Brevemente, había tenido a su madre y siempre había tenido a Jack, pero a Mari la habían alejado de su gemela, dejándola completamente sola en las frías condiciones del laboratorio. Lo humillaba con su capacidad de aceptación incondicional.
    Sintió el tirón de su mente lejos de él, de repente consciente de que el doctor tocaba sus partes íntimas. Sentía la repugnancia y la humillación en aumento, el disgusto completo cuando el hombre sondeo más profundo y movió su mano dentro de ella. Repentinamente trató de cortar con Ken, haciendo todo lo posible para protegerlo de lo que le pasaba. La bilis se elevó en su garganta. Una persona que debería ser capaz de proteger, tenía que quedarse inmóvil cubierto con hojas y ramitas, y dejar que la torturaran. Le dio lo único que tenia, aunque le costara lo que quedaba de su orgullo.
    Mari estoy medio enamorado de ti. Tal vez más que medio enamorado, es difícil de confesar. Quiero hacer lo mejor para ti, no sacarte al sol y rebajarte completamente a un nuevo nivel, pero no soy bastante hombre para sacarte y alejarme. Maldición voy a llevarte conmigo.
    Ella lloraba por dentro. Llanto. Lo sentía como un cuchillo atravesando su corazón. Descansó su cabeza en su brazo. Estaba a unos pies de un guardia, y el hombre no se había movido en la última media hora. Estaba sentado en una roca leyendo un libro. No había alzado la vista o mirado a su alrededor y no tenía ni idea que Ken estaba a un golpe de distancia y que ahora mismo, cada emoción estaba siendo conducida despacio por Ken entonces no sintió nada en absoluto cuando fue por su presa.
    Quiero ir contigo. Solo estoy siendo un niño, no te disgustes. Puedo sentirte separándote de mí. Las mujeres somos emocionales a veces, eso es todo.
    Esa no es toda la mierda, Mari. Que el bastardo tenga su mano dentro de ti y que no vivirá otro día. ¿Qué demonios piensa Whitney que es, sujetándote a esta clase de mierda? ¿Y qué tipo es tu amigo Sean que lo permite?
    Sean solía estar de pie siempre con nosotras. Me ayudó a salir para ver al senador, pero ahora parece diferente. No sé cómo o por qué hace y dice cosas, pero no es él.
    Whitney de alguna manera lo sometió. No confíes en él, Mari.
    No lo hago. ¿Estás bien ahora?
    Mierda, no me preguntes si estoy bien cuando ese bastardo te está tocando. Yo debería preguntártelo, pero no tengo… sé que no estás.
    Me toca de un modo completamente impersonal, de forma médica. Mari trató de calmarlo mintiendo, mordiendo su labio inferior, esperando que el doctor se diera prisa en su examen. Prauder era un pervertido. Siempre sentía gran placer tocando a las mujeres íntimamente en cuanto le era posible, fotografiarlas en las peores posiciones, sabiendo que no podían hacer nada para evitarlo. Todas trataban de fingir que era impersonal, porque era el único modo que tenían para sobrellevarlo.
    Ken, tienes que estar cerca del laboratorio para que puedas ser capaz de comunicarte y esto significa que estas cerca de los guardias. No puedes enojarte y hacernos volar. Cuento contigo.
    Ken respiró y deseó un poder más alto para que le diera la fuerza y el control para resistir. Si ella lo podía soportar, él también. Había sudor en su frente y agachó la cara para que goteara en lugar de quitárselo. Las hormigas avanzaban lentamente por su cuerpo, no se movió y sólo dejó entrar y salir el aire de sus pulmones… La noche estaba cayendo y siempre -siempre- la noche pertenecía a los Caminantes Fantasmas.
    ¿Ken?
    Estoy aquí contigo, nena. Tuve una breve crisis pero ya estoy de vuelta en el camino. ¿Vive el doctor en el complejo?
    Todo el mundo vive aquí. La mayoría de los soldados viven en un cuartel externo. Los hombres de Whitney tienen su propia sección. Son las que están más cerca de las pequeñas casitas de campo. El personal de Whitney vive en esas casas, separadas del resto de nosotras.
    ¿Y dónde estás, Mari?
    Solíamos tener nuestro propio cuartel, pero con el nuevo programa hemos sido trasladadas al centro del laboratorio. Donde tiene barras en las puertas. Siempre estamos encerradas y tratan de apartarnos.
    ¿Todas las mujeres son telépatas?
    Soy fuerte y Cami también. Nosotras podemos construir y sostener un puente entre todas las mujeres, por lo que planeamos cuando estamos encerradas en nuestras habitaciones.
    ¿Cuántas tienen que salir?
    Hay cinco de nosotras, pero tenemos un plan. Pensamos que podemos deshacernos de las barras en las puertas. No nos hemos atrevido a probar aún, pero si podemos, saldríamos por la puerta que da al sur. Es más fácil moverse por el laboratorio; hay menos seguridad porque las cámaras están mal anguladas. Una vez que lleguemos a la superficie podemos dirigirnos hacia la cerca eléctrica que está aproximadamente a dos millas de nosotros. Los bosques son densos y hay agua. Tienen perros, pero un par de las mujeres pueden controlarlos. No hagas nada hasta que estemos listas. No dejaré a nadie.
    Bien, estate segura que estén listas para irse, porque cuando vaya por ti, saldrás conmigo de una u otra forma.
    Mari abrió sus ojos y miró hacia la luz brillante, tratando de no sonreír de nuevo. Él tenía ese mando en su voz, el que no toleraba ningún argumento, le decía que era el jefe y que debía obedecerlo. Hizo que su corazón latiera más rápido y que su sangre corriera más rápido por sus venas. Su temperatura subía un par de grados cada vez que hacía su rutina de cavernícola. Le gustaba preocupado y listo por derribar el laboratorio para llegar a ella, y contaba a que distancia estaba.
    – Muy bien Mari -dijo el doctor Prauder-. Hemos terminado. -Señaló a Sean, el guardia avanzó y quitó las correas de sus brazos y piernas y le dio la bata.
    Ella rechazó mirarlo. Me llevan a mi cuarto. Gracias, Ken. No sé lo que hubiera hecho sin ti para distraerme.
    Ken se limpió el sudor de la cara. Había resistido. Ella lo sabía y él lo sabia, porque cuando estaba en las manos de un loco, resistía tanto como fuera posible y esperaba aquel momento para golpear o correr. Resistencia era todo lo que tenía.
    ¿Cuál es el nombre del doctor y cómo es? Incluso mientras estaba al amparo de los arbustos y la hierba, había visto a media docena de hombres con batas de laboratorio que entraban y salían de la instalación.
    Prauder. Es el médico en jefe de Whitney. El hombre es un gusano. No estoy completamente segura si es humano. Actúa más bien como un robot. Mari se colocó la bata y caminó hacia el pequeño cuarto.
    – ¿Qué haces? -preguntó Sean.
    – Vestirme. No tengo ganas de desfilar por los pasillos con esta bata de hospital. Necesito mi ropa.
    Sean echó un vistazo a Whitney y luego sacudió su cabeza.
    – Tenemos que revisarla para buscar dispositivos.
    Quería la camisa de Ken. Era estúpido pero la quería. No miró el pequeño cuarto ni a Sean.
    – No voy a caminar por el pasillo con este estúpido atuendo.
    Quiero una descripción de Prauder. La voz de Ken era insistente.
    Mari estaba orgullosa por usar la comunicación telepática sin que Whitney o Sean se dieran cuenta, ahí mismo donde ambos podían ser capaces de descubrirlo. Pero ahora que estaba sentada frente a ellos, tenía miedo de cometer un error. Respirando y soltando el aire. Él es bajo y delgado, parcialmente calvo con una pequeña barba de chivo. Lo mantuvo corto y sucinto.
    Ken podría sentir su nerviosismo y su renuencia por seguir la conversación. Bien, nena, haz lo que tengas que hacer y ponte en contacto conmigo cuando estés sola otra vez.
    Mari no contestó, pero estaba agradecida que le avisara que estaba dentro del alcance de su mente. Chasqueó los dedos.
    – Al menos consígueme otra bata, Sean. No voy a caminar delante de ti medio desnuda.
    Sean murmuró algo por lo bajo, pero sacudió otra bata de debajo del anaquel de la mesa y se la arrojó.
    Mari la agarró y encogió los hombros, colocándosela alrededor de su espalda. Nunca miró a Whitney, pero podía sentirlo, mirando cada movimiento que hacia. Salió del cuarto con los hombros y barbilla en alto. Whitney no la había roto, gracias a Ken, ni siquiera cuando había estado más vulnerable. Resistió lanzarle a Whitney una satisfecha sonrisa triunfante, porque él respondería con algo más y no tenía el tiempo para dedicarlo a su habitual batalla. Dejándolo creer que su falta de resistencia era por que le habían disparado.
    Habría dado todo por ser capaz de leer su mente. ¿Pensaba que estar prisionera había sido una experiencia terrible? ¿Pensaba que Ken la había forzado? Las pruebas en su cuerpo seguramente podrían justificar aquella teoría. Whitney sabía que Ken estaba emparejado con ella -que estaba sexualmente atraída- pero esto no significaba necesariamente que hubiera cedido ante la tentación.
    Conocía a Whitney. La pregunta lo trastornaría. Si todavía tuviera alguna duda, no sería capaz de dejarla ir hasta que supiera la respuesta. Era una de sus mayores debilidades y a menudo la usaba en su contra. Él necesitaba respuestas. Si podía plantearle una simple pregunta, esto lo volvería loco hasta que supiera la respuesta. Y querría saber -no, necesitaba saber- si Ken la había forzado.
    Sean caminaba detrás de ella y podía sentir su carácter arder sin llama. Él había visto cada señal en su cuerpo. Siguió caminando, hasta que alcanzó su cuarto. Era pequeño, una celda efectivamente, con una pesada puerta de acero.
    – ¿Te hizo daño? -Sean echó un vistazo a la cámara en el vestíbulo y se giró, de modo que cuando hablara, fuera imposible ver el movimiento de sus labios.
    – No voy a hablar contigo, Sean. No estuviste preocupado antes, no hay ninguna necesidad ahora -dijo, deliberadamente tiesa, manteniéndose en la entrada. Esperaba que Whitney escuchara o mirara. Por si Sean pudiera conseguir la información, no les daría nada.
    – Sé que estas enojada conmigo…
    – ¿Piensas? Has sido un asno. ¿Qué está mal contigo de todos modos?
    Un timbre sonó y Sean hizo una mueca.
    – Tendremos que hablar de esto más tarde. Tienes que entrar a tu cuarto. Están controlándote.
    Se quedó parada, el odio los había cambiado a todos. Había sido uno de ellos, se habían entrenado juntos, había sido un buen amigo.
    – ¿Qué te hizo Whitney? ¿Qué les hace a los otros hombres? ¿Es él, verdad? Todavía experimenta y los usa también a todos como conejillos de indias.
    – Muévete hacia atrás, Mari. -Insistió Sean, levantando su arma ligeramente, era una pequeña advertencia, pero ahí estaba. Guardando una distancia segura, mirándola con ojos cautelosos que nunca perdían ningún movimiento de su cuerpo.
    Marigold no dio marcha atrás, deliberadamente reacia, nunca quitando la mirada de Sean. Siempre fue uno de los mejores. No había errores en Sean, ninguna distracción que permitiera la posibilidad de atacar su punto débil, Sean nunca bajaba la guardia, y estaba realzado fuertemente y tan bien entrenado como ella, lo más importante, estaba psíquicamente realzado. Había probado su mente repetidamente y sus escudos eran fuertes, imposibles de penetrar. Luchar contra Sean era perder, pero no se oponía a burlarse. Se volvió a parar, en la entrada, obligándolo a tomar una decisión.
    Estaba tan enojada con él, por permitir que Whitney lo usara cuando había visto lo que les hizo a los otros y estaba segura de tener razón. Whitney tuvo que levantar los niveles de testosterona en los hombres, haciendo algo para tornarlos más agresivos.
    Sean sacudió la cabeza.
    – ¿Siempre tienes que presionar, verdad?
    – ¿Querrías vivir como un preso tu vida entera? -Agitó la mano señalando el complejo entero, mirando el modo que su mirada brincó al movimiento elegante-. Apostaría que nadie te dice cuando tienes que acostarte por la noche, o lo que puedes leer. No hay una cámara en tu cuarto, ¿verdad Sean?
    – Entra a tu cuarto. Lo cerrarán en tres minutos. -Él se acercó y cuando se movió, inhaló profundamente.
    Su corazón brincó. Vio la llamarada de calor en sus ojos. La adrenalina se levantó y durante un momento no pudo respirar.
    – Dejas que nos emparejen. -Esto fue una acusación, su voz sonó estrangulada, una porción de miedo bajó por su columna. ¿Por qué no lo había pensado? No se le ocurrió que Sean se ofreciera alguna vez para el programa de cría, no cuando sabía que todas las mujeres objetaban enérgicamente y eran obligadas a cooperar.
    – Eres la mejor opción. Mari -dijo, en un tono práctico aún cuando sus ojos se movieron sobre ella posesivamente-, eres una psíquica fuerte y yo también. Nuestros niños serían extraordinarios. -Bajó la voz y le dio la espalda a la cámara para que no hubiera ninguna posibilidad de que leyeran sus labios-. Siempre me sentí atraído, desde la primera vez que te vi, no eres un ancla y yo si. Dudo que cualquiera de los otros hombres pueda manejar tus capacidades. No creo que Whitney tenga conocimiento de lo que puedes o no puedes hacer.
    Su boca se secó. Obligó a su húmeda palma a permanecer en su lugar cuando quería frotársela por su muslo por la agitación. Sean veía demasiado. Siempre fue el guardia al que más temía. Habían entrenado cuerpo a cuerpo, y él podía siempre, siempre, ser mejor que ella. Pocos de los guardias podían, aunque era un tanto más pequeña.
    – ¿Y no te importa que Whitney experimentara con tu hijo? -lo desafió.
    Él estudió su cara durante mucho tiempo antes de contestar, su mirada otra vez fija giró hacia la cámara.
    – Nuestro hijo nacerá en la grandeza. -Usó su barbilla para indicar el cuarto-. Entra ahora.
    – No te aceptaré, Sean -le advirtió-, no voy a darle otro niño para que lo torture.
    – Lo sé. Lo sabía cuando tomé la decisión. Pero no estoy preparado para mirar a otro hombre engendrarte un niño. Me aceptarás de una u otra forma.
    Retrocedió hacia la pequeña celda que había sido su casa durante los pasados meses.
    – Te tenía tanto respeto, Sean. Eres uno de los pocos a los que respetaba realmente, pero quieres hacerte un monstruo a fin de complacer al maestro de marionetas. -Sacudió su cabeza, la pena recorrió su cuerpo-. ¿Y Brett?
    Un destello de repugnancia cruzó su cara. Caminó avanzando, con una mano deslizándose por su cara, tocando las contusiones.
    – No hizo el trabajo, ¿verdad?
    Su estómago se contrajo, en una protesta violenta, pero la contuvo.
    – ¿Entonces tomarás su lugar? ¿Piensas que puedes obligarme a concebir, así Whitney puede tener otro juguete para jugar con él? -Se inclinó hacia delante, bajando su voz-. ¿Qué pasó, Sean? Pensé que eras uno de nosotros.
    Al momento supo por su aliento en su piel que había cometido un terrible error. Whitney y sus experimentos con feromonas, junto con subir los niveles de testosterona en los machos, había creado una situación peligrosa, muy explosiva. Él quería soldados agresivos y si tenia éxito, quería niños de aquellos soldados.
    Sean reaccionó al instante a su olor, a la proximidad cercana de su cuerpo. Cerró sus dedos alrededor de la parte posterior de su cuello y la arrastró las escasas pulgadas que los separaban, su boca bajó con fuerza a la suya. El metal frío del rifle se clavó en su carne como las yemas de sus dedos se clavaban en su piel.
    Giró su cabeza apartándola del camino, sus manos agarraron el rifle y subió su rodilla entre las piernas con fuerza. Sean tiró hacia atrás, equilibrándose, giró para evitar su rodilla, haciéndola girar cuando lo hizo, su brazo se deslizó bajo su barbilla estrangulándola.
    Mari siguió dirigiéndolo, usando su peso e ímpetu para hacer presión en su brazo, doblándolo lejos de su cuello hasta conseguir hacer palanca contra él, habían sido entrenados en la misma escuela. Era más grande y fuerte. Él sabía cual sería su reacción y estaba listo. Agarró su brazo y ejerció más presión, tuvo éxito manteniéndola en una llave. Mari giró la cabeza y lo mordió con fuerza en las costillas, al mismo tiempo presionó su pulgar en un punto de presión detrás de su rodilla. La pierna se torció y él juró doblándose por la mitad para no caerse, la arrastro con él, negándose a dejarla ir.
    Terminaron tumbados en el suelo. Mari respiraba con fuerza, tratando de no hacer caso del dolor que sentía al estar en tan torpe posición.
    – Detente, Mari -silbó-, no me convertiré en otro Brett. -Apoyó su peso en ella. Sujetándola.
    Juntando su fuerza, se disponía a quitárselo de encima, cuando el pasillo se llenó de un punto sofocante de oscura maldad. El suelo bajo ellos tembló y las paredes a su alrededor ondularon. Mari sabía quien era y estando todavía bajo Sean, su corazón palpitó con tanta fuerza que tuvo miedo que pudiera romperse. Conocía aquel olor, aquella aura. El olor de su astuta maldad. Solo había un hombre que podía hacer que su estómago se revolviera con tal bilis. Brett llegaba.
    – Sean -susurró su nombre con desesperación. Sean había sido un buen amigo y ahora la había engañado. Brett llegaba, y si la tocaba, nunca sería capaz de parar su grito, de derramar ondas de energía del asco que sentía cuando la tocaba, y Ken lo sabría y vendría y la fuga que había planeado con tanto cuidado con las otras mujeres sería imposible.
    Sean se movió rápidamente, más rápido de lo que imaginó, saltando se puso de pie, agarrándola y empujándola en su celda con una mano, mientras cerraba de golpe la cerradura con la palma de su otra mano. La pesada puerta metálica se deslizó y cerró con un horrible sonido metálico, abandonándola indefensa para hacer todo menos mirar cuando los dos hombres hacían círculos uno alrededor del otro.

Capítulo 14

    Ken regresó hacia atrás, hacia la sombra más profunda, su mirada fija constante sobre el guardia. El hombre seguramente estaba absorto en el libro y eso le decía mucho a Ken sobre la situación del recinto. El funcionamiento en un laboratorio secreto era un trabajo lento, aburrido. Nadie realmente consideraba que los pudieran atacar o que pudieran intentar entrar a la fuerza. La mayor parte del recinto era subterráneo, por lo que cualquier cazador perdido o extraviado sólo encontraría la cerca, una pequeña pista de aterrizaje y unas dependencias. Nadie se había acercado al lugar durante años, y Whitney tenía algunos bonitos y sofisticados sistemas de alarma. Al parecer, los guardias habían estado demasiado tiempo sin incidentes. Se habían vuelto perezosos y se aburrían. Miró como el guarda dejaba el libro, pero ni siquiera una vez hizo más que dar un vistazo superficial por los alrededores, antes de pasear a lo largo de la línea de la cerca.
    Ken esperó hasta que se hubo ido antes de consultar con su hermano.
    – No voy a ser capaz de aguantar mucho más tiempo antes de entrar para ir tras de Mari, Jack. Tenemos que hacerlo y rápido.
    – Sabes que necesitamos más de Inteligencia -dijo Jack-. He pedido las imágenes por satélite del recinto entero así como las imágenes de la cámara de infrarrojos al tiempo que el movimiento de los hombres. Tenemos que tener esquemas exactos del recinto entero, la disposición, la altura de la cerca y Lily necesitará encontrar a quien diseñó los edificios bajo tierra, entonces sabremos a lo que nos enfrentamos antes de exponer al equipo al peligro. Esta base es muy engañosa.
    – Son capas. La capa superior es lo que se ve en el mundo exterior.
    – Sí, una custodia fácil con unas dependencias y una franja para aterrizar. Tienes que conseguir que Mari te diga que hay por debajo del terreno.
    – Te di lo que ella me dijo. Cuatro niveles, Jack. Está hecho de hormigón, por lo que sabemos habrá algunos sitios huecos como los que hemos encontrado en las bases militares. No es tan impenetrable como le gustaría a Whitney.
    – Mira, Ken, no podemos entrar violentamente a tiro limpio. Claramente hay civiles que trabajan aquí y Whitney tiene soldados militares regulares surtidos con su propio ejército personal. Me gustaría coger a las mujeres y escapar sin que nadie nos descubra, lo último que tenemos que hacer es golpear o ser golpeados por un amigo.
    – Por lo que estoy preocupado, es porque alguien está trabajando en este lugar que es un objeto legítimo de persecución.
    – Ellos son soldados que obedecen órdenes. No tienen una pista de que Whitney es un loco. Mi conjetura es que la mayor parte de ellos nunca lo han visto, se han dirigido a él o incluso ni saben que está aquí. Su asignación es de secreto máximo, el emplazamiento lo es, y hacen su rotación y obtienen como alma que se lleva el diablo las oportunidades de presentarlos a sí mismos.
    – Sabes, Jack, realmente me importa un bledo. Lo sabes tan bien como yo que cuando has pasado un tiempo en algún sitio, sabes de qué va y si no lo sabes, oyes rumores y adivinas. Al guarda le importa una mierda si unas mujeres inocentes estén siendo usadas para experimentación. ¿Y dónde demonios está la lealtad del equipo de Mari y los demás entrenados?
    La voz de Ken se volvió como el hielo. Sus ojos grises fríos como los glaciares. Jack escogió las palabras con cuidado.
    – Estoy de acuerdo conque son preguntas que tenemos que contestar, Ken, pero no aquí. Nuestra misión primaria es de recate. Es por eso que estamos aquí.
    – Alguien tiene que sacar a Whitney. Sabes que tiene que ser hecho, Jack.
    – Sí, lo sé. No quiero ser el que se lo explique a Lily. -Jack tomó un lento trago de agua y dejó que bajara por su garganta, dando a su hermano un poco más de tiempo. Jack era siempre el que tenía una respuesta rápida y la inversión de papeles no era cómoda-. Tenemos mucho trabajo que hacer antes de traer al equipo. Están preparados, Ken, por lo que si queremos sacarla, tenemos que planearlo. Esto estará oscuro en otra media hora más o menos.
    – Puedo sentirla. Está muy alterada. He intentado tenderle una mano a su mente, pero no me contesta. Independientemente de lo que pasa, ella no quiere que sepa sobre ello. -La voz de Ken fue forzada-. Y si ella no quiere que sepa sobre ello, es que algo malo está pasando.
    Jack automáticamente tocó su mente, como había estado haciendo desde que eran unos niños, tal y como Ken sabía que haría. Ken estaba preparado y mantuvo los escudos altos. No era fácil mantener a Jack a raya: habían sido sombras en la mente de cada uno desde que cualquiera de ellos pudiera recordar, pero ambos habían trabajado mucho para construir escudos una vez se dieron cuenta que otros también tenían el poder psíquico y la práctica les dio resultado.
    Jack no necesitaba saber lo cerca que estaba de volverse loco. En aquel momento, Ken no se preocupaba por las otras mujeres o por los inocentes que trabajaban en el instituto de formación profesional, investigadores o guardias. Si Mari no le avisaba que estaba bien muy pronto, entraría a por ella y que Dios ayudara a quien se pusiera en su camino. Se sentía cruel, no frío e impasible. La disciplina estaba saliendo rápidamente por la ventana.
    – Ken, ¿piensas que no sé cómo te sientes con ella encerrada con ese loco? -Jack avanzó lentamente hacia una posición mejor, su mirada haciendo un barrido sobre la ruta que el guardia había tomado.
    – Whitney fue tras Briony porque estaba embarazada; no la dejó completamente desnuda, ni la puso sobre una mesa de examen para que algún doctor pervertido la fotografiase. Maldita sea. Jack, puedo sentir como toca a Mari. No actúa como ningún doctor a los que he conocido anteriormente. Y Whitney tiene allí a hombres dispuestos a violar a una mujer si no coopera. -Los nudos en su vientre se apretaron en su interior como duras masas que amenazaban con subir y ahogarlo.
    – Tienes que distanciarte, hermano -dijo Jack, manteniendo la voz firme-. Conseguiremos la información de Inteligencia y sacaremos a las mujeres cuanto antes. -Ken no contestó, Jack suspiró y le echó un vistazo-. Sabes que entraré contigo y la sacaré si algo fracasa. Dile que… dale alguna cosa a la que aferrarse.
    – Si se lo dijera, enloquecería por mí. Está dispuesta a sacrificarse por las otras mujeres. Las considera su familia y no está dispuesta a irse sin ellas.
    – Entonces haremos que funcione -dijo Jack-. Yo no te dejaría atrás. No podemos pedirle que haga algo que no estaríamos dispuestos a hacer con nosotros mismos. No sería capaz de vivir consigo misma.
    Ken mordió una réplica. Lo odiaba, pero sabía que Jack tenía razón. Quería entrar y arrastrar a Mari sobre su hombro y encerrarla en algún lugar seguro, pero no le podía hacer esto a ella, al menos no ahora mismo. Ella no sería capaz de vivir consigo misma si algo le pasara a las otras mujeres, lo cual quería decir que tendría que sacarlas a todas antes de que se extralimitara y la sacara sin su consentimiento, lo cual le haría casi tanto daño como todos los demás que habían tomado su vida apartándola. Tenía que darle su tiempo y la oportunidad de poner a salvo a aquellas que consideraba su familia.
    Mari era una mujer que quería el control de su vida, merecía controlar su vida. Él era un hombre cuyo ser entero exigía tener el control total y absoluto de aquellos que estaban a su alrededor. Sabía que para la gente Jack parecía el gemelo dominante, siempre a la cabeza, Ken había comprendido que Jack necesitaba sentir el control, del modo que lo hacía Mari, y él se había distanciado, velando por su hermano con cuidado, siempre protegiéndolo, proporcionándole el ambiente que Jack necesitaba.
    Ken intentó recordar cuando tomó la decisión de ser el hombre que iría por delante de Jack en las situaciones sociales, tuvo que ser después de que su padre hubiera sido asesinado. Había cultivado una sonrisa plana y una rápida intervención. Jack, al igual que Ken, era absolutamente capaz de dar un tiro certero. Era un regalo con el que ambos habían nacido. Trabajaban bien como equipo, cada uno mirando por el otro, Ken dejaba que Jack hiciera -pasara lo que pasara- lo que necesitaba para ser capaz de sobrevivir. Pero hacer lo mismo por Mari era imposible. Necesitaba que estuviera a salvo. Lo necesitaba.
    – Vinimos usando el río para evitar que nos detectaran, pero nuestro equipo tendrá que utilizar una gran altura, bajar abriendo los paracaídas -dijo Ken-. Sabes que no van a alzar la vista a no ser que oigan algo, y no oirán nada si nuestros muchachos vienen utilizando HALO [1]. Nuestro equipo está entrenado y preferiría utilizarlos antes que a gente con la que no tenemos familiaridad para trabajar. Podemos tirar de algunas cuerdas y cancelar un vuelo comercial en el último momento. Hay bastante tráfico aéreo regular sobre el área para que nadie pueda percibir una amenaza si tomemos la ruta del vuelo comercial y la altitud. Quienquiera que haga la supervisión nunca sospechará.
    Jack asintió con la cabeza.
    – Definitivamente el mejor plan. Los guardias no están alerta. Nada se les ha echado encima en los dos últimos años.
    – Los hombres de Ryland pueden asistirnos, pero podemos llamar a Logan y decirle que queremos a nuestra unidad para esto.
    Jack asintió con la cabeza de acuerdo.
    – Está concedido, Ken, y preparado para hacerlo. Los hombres saben que esto es personal para ti, y están reunidos preparados y esperando a Inteligencia. No van a defraudarte.
    Ken sabía que Jack tenía razón, pero esto no desenredaba los nudos en su vientre.
    – Compruebo la casa del doctor. Acaba de entrar. -Indicó la pequeña casa pasando por alto las casitas de campo-. Descenderé poco a poco hasta ese punto y entraré por allí. Tú me cubrirás.
    – ¿Comprobar la casa del doctor para qué? -preguntó Jack-. No puedes entrar allí y volar esto para nosotros.
    – Le hizo fotografías.
    – Ese es su trabajo. Tuvo que haberlas dejado en el laboratorio.
    – Me aseguraré. Voy a averiguar donde está el laboratorio donde las dejó.
    – Maldita sea, Ken. No puedes arriesgarte a informar a nadie del hecho de que estamos aquí. Sólo quédate quieto.
    – Tiene fotografías y sabe dónde están las otras fotografías. La tocó, Jack. Cuando estaba desvalida y cuando se suponía que la examinaría impersonalmente, la tocó.
    Mari había atenuado sus emociones, hasta arrancárselas, pero no antes de que él hubiera captado la aversión, el sentimiento de completa impotencia, la mezcla de dolor, la desesperación y la impotente rabia que conocía estrechamente. No podía dejar a Mari allí y alejarse hacia algún sitio seguro en aquel momento, pero cierto como el infierno que el doctor podría pagar con una pequeña visita. Nunca podría ser capaz de darle a Mari las cosas que merecía, como equilibrio, tolerancia de compañeros, pero podría darle las fotografías y devolverle la dignidad.
    Jack se frotó la boca para abstenerse de protestar. Nada iba a detener a Ken y Jack no podía culparlo. Si fuera Briony, el hombre ya estaría muerto. Por primera vez en su vida, Jack temió por la cordura de su hermano. El hombre era un desconocido, pero ella era la hermana gemela de su esposa y la mujer escogida por su hermano, esto la hacía tan importante y una amenaza al bienestar de su familia.
    Ken era, y siempre sería, un hombre peligroso. Era, por turnos, controlado y prudente, frío y eficiente pero siempre capaz de la violencia rápida y brutal si la situación lo requería. Donde Jack era fácil de leer por los que tenía a su alrededor, Ken parecía tolerante y afable. Los hombres de su unidad lo encontraban mucho más accesible. Jack siempre había sabido que en algún nivel Ken se había obligado a ser el hombre “delantero” en un esfuerzo por proteger a su gemelo. No lo había comprendido, hasta ahora, lo extraño que había sido el comportamiento a la naturaleza de Ken.
    Ken tenía los mismos demonios ocultos, las mismas pesadillas y miedos y tenía una dosis aún más fuerte de la herencia de su padre, los oscuros celos y la necesidad de la venganza rápida y violenta. Ken había llevado una máscara todos aquellos años, ocultándole incluso a su gemelo la rabia que bullía debajo de la superficie. Entre el trauma de la reciente captura, la tortura y encontrar a Mari, el modo de vida de Ken había sido puesto patas abajo. La suave fachada, tolerante había desaparecido.
    Jack suspiró y le echó un vistazo al reloj.
    – No dejes que te atrapen. Lamentaría tener que matar a alguien antes de que empecemos.
    Ken extendió la mano para golpear ligeramente los nudillos de su hermano con su propio silencioso ritual familiar. Regresó rápidamente hacia el follaje, con cuidado, impidiendo que las delgadas ramas se balanceasen por donde pasaba. Moviéndose a paso de caracol, Ken se movió poco a poco mientras bajaba por la ladera hasta que estuvo a unas yardas de la casita de campo que estaba bastante seguro que era la del doctor. La pequeña casa estaba un poco apartada de las otras y la seguridad era estricta. Los guardias caminaban por el perímetro cada diez minutos, dos de ellos, cambiaban su rutina continuamente. El doctor tenía algo que ocultar.
    Ken resbaló silenciosamente por entre los setos que rodeaban la pequeña comunidad de casas cuando un guardia dio la vuelta por un lateral de la casa y se paró, los talones de sus botas a un pie del codo de Ken. El aliento de Ken quedó atrapado en los pulmones, se quedó absolutamente quieto, permitiendo a hormigas y escarabajos avanzaran lentamente sobre él. Un lagarto le hacía cosquillas mientras corría por encima de su brazo haciendo pequeños arranques y paradas, hasta que se posó sobre su hombro, moviéndose de arriba para abajo, oliendo el aire.
    El guardia dio tres pasos hacia delante y se paró otra vez, girando rápidamente mientras intentaba descubrir algo o a alguien. Las cejas de Ken se unieron. ¿Había hecho algún sonido? ¿El susurro de la ropa arrastrándose por el suelo? Había tenido cuidado de que su piel reflejara el follaje de su alrededor. Su ropa sobre todo estaba diseñada para reflejar los colores de su entorno.
    ¿Qué había avisado al guardia? Ken deslizó pulgada a pulgada la mano a lo largo de la chaqueta hasta que alcanzó el cuchillo atado con una correa en la parte de delante. Los dedos se cerraron alrededor de la empuñadura, pero lo dejó en la vaina. Podía sacarlo y lanzarlo casi antes de que pudieran apretar el gatillo. La maniobra había sido practicada durante cientos de horas durante los últimos años y era tan mortal en el lanzamiento como con el rifle.
    Lo tengo.
    En la voz de Jack no había emoción, era una declaración de hecho. Si el guardia tiraba mal, moriría. Y luego todo el infierno se desencadenaría rápidamente.
    Lo sacaré y ocultaré el cuerpo. Ken comenzaba a sudar. Podía oír la respiración del hombre, oler su miedo, ver los nervios cuando buscaba en las laderas con cuidado. Ha sido realzado, Jack. Usa la visión o el oído, pero no te ha enganchado. No podía permitirse que el guardia diera la alarma. Algo lo ponía nervioso, pero Ken no podía entenderlo. No había ningún signo delator donde una parte del arma de Jack podía estar mostrándose a lo largo de un lado del tronco de un árbol. Ningún objeto brillante. Jack tenía la misma capacidad de camuflar su piel, la misma ropa reflexiva. Desaparecía en el entorno hasta que se hacía invisible. Ken sabía exactamente donde estaba Jack, incluso no pudiendo descubrirlo con su vista de águila, pero tenía la maldita seguridad de que el guardia tampoco podría.
    Es psíquico. No siente nuestra energía mientras hablamos, pero coge algo más, advirtió a su hermano. No muevas ni un músculo.
    Ambos observaban como el guardia cuarteaba el área en una búsqueda lenta y cuidadosa. No cogió los gemelos y esto les dijo a ambos que tenía realzada la vista. Ken intentó entrar en él, con cuidado de mantener el aliento suave e incluso silencioso. Todo el tiempo mantuvo la atención sobre el guardia, no atreviéndose a arriesgarse a volver a mirar a su hermano. Si el guardia descubría a Jack, Ken tendría que matarlo rápidamente y en completo silencio, antes de que el hombre tuviera la oportunidad de dar la alarma o girar el arma a Jack.
    No advirtió que el miedo de Mari le llenaba la mente. Fluyó sobre él como si se hubiera abierto de par en par sin los cuidadosos escudos construidos para protegerlo. Su cuerpo se sacudió por la sobrecarga. El aire abandonó sus pulmones rápidamente, se le secó la boca y parecía que se le había parado el corazón, después comenzó a palpitar tan ruidosamente que tuvo miedo de que el guardia lo oyera por casualidad. El sudor estalló sobre su frente, nada de ello era bueno cuando estaba a los pies de un soldado realzado.
    Hizo que entrara aire en sus pulmones, empujando el miedo de Mari hacia atrás, y concentrándose en su enemigo. Estaba muy cerca del hombre, sabía que podía ponerse de pie, colocar el brazo alrededor del soldado y sumergir el cuchillo en la zona mortal, todo en unos segundos, pero el hombre todavía tendría tiempo para reaccionar. El realce físico los fortalecía anormalmente y los Caminantes Fantasmas, luchaban hasta su último aliento. El guardia sólo tenía que ser lo suficientemente resistente para tener tiempo de dar la alarma. La desesperación comenzaba a instalarse. Ken obligó a su cuerpo a controlarse y permaneció quieto, pero todo el tiempo con el creciente terror por la extensión de la seguridad de Mari.
    Estará bien. Tienes que confiar en ella.
    La tranquila voz de Jack ayudaba a impedir que Ken se levantara y se arriesgara a eliminar al guardia sólo entonces podría ir tras Mari tan rápido como le fuera posible. Esperó, dispuesto a que el hombre siguiera adelante. Si usara el control de la mente para conseguir que el hombre se alejara, la efusión de energía podría informar a cualquier otro psíquico del recinto. Respiró profundamente y la sintió. Mari. Su miedo era por alguien más. Podría vivir con esto.
    El guardia se relajó después de otro largo y lento vistazo a los alrededores y se desvió rumbo a la esquina de la pequeña casa. Ken esperó otros tres minutos para asegurarse de que el hombre no se giraría y regresaría.
    Está despejado, dijo Jack.
    Ken avanzó lentamente hacia delante, deslizándose por el bien cuidado jardín de flores, una capa más bien extraña y remilgada de color en medio de ninguna parte. Las ventanas de la casa estaban pintadas de negro y donde había un pequeño trocito de veta, pudo ver que las pesadas cortinas bloqueaban cualquier vista del interior.
    El doctor no quiere a nadie metiéndose en sus asuntos. ¿Por qué además todas las ventanas estarían sin luz?
    Probablemente es un paranoico. ¿No lo estarías, viviendo aquí con Whitney como jefe?
    Ken no contestó. La ventana aparentaba estar libre de alarmas, pero no lo convencía. El doctor tenía algo que ocultar y él iba a averiguar que era. Escuchó, buscando el zumbido bajo de una alarma electrónica. Sus dedos barrieron el alféizar, buscando cables ocultos. Ah, sí, el lugar estaba cerrado rigurosamente.
    Ken colocó la mano justo sobre el cristal. Era mucho más difícil descubrir las corrientes de energía con su cuerpo tan lleno de cicatrices, en particular las manos. A veces no lograba sentir las cosas como debería. Esperó, contando los segundos, concentrándose, disponiéndose a sentir la corriente si estuviera allí. Si no la encontraba, deduciría que era debido a la falta de habilidad en las yemas de los dedos y procedería sobre la premisa de que hubiera una allí, pero si sólo pudiese descubrir la corriente atravesando el cable metálico en el cristal, las cosas irían mucho más rápidas.
    Ken maldijo las cicatrices que le dejaban tan poca sensibilidad. No podía descubrir la débil corriente, pero cuando la escuchó, estuvo absolutamente seguro de que el doctor tenía una alarma en el perímetro exterior. Pero el doctor no confiaría sólo en esto. Tendría algo más sofisticado dentro. Un sistema de sensores que descubrirían la temperatura del cuerpo humano. Delante de cada puerta había una alfombrilla en el suelo que se veían inofensivas, pero Ken estaba seguro de que tenían un gatillo disparador.
    El doc protege algo. Voy a buscar la caja de controles. Tiene que estar oculta por aquí en algún sitio.
    Tal vez no sea una buena idea, dijo Jack con inquietud. Entrarás allí y posiblemente matarás al bastardo ¿Cómo lo vamos a ocultar?
    Desde luego que iba a matar al doctor. El hombre había tocado a Mari. La había humillado, avergonzado y había disfrutado con ello. Tal vez Ken no debería haber compartido sus pensamientos, pero era demasiado tarde, la información había sido intercambiada y había permitido que pasara. Se odiaba por ello. Ella merecía mucho más. Debería haber entrado, armas echando chispas y sacado, pero no había sido así. Se había quedado parado y les había dejado que la atormentaran. ¿Qué maldita clase de hombre era?
    Ken. ¿Me estás escuchando? Tenemos un equipo para entrar. Vamos a sacar a las mujeres de allí.
    ¿Qué diablos harías si fuera Briony? Le preguntó Ken.
    Hubo un pequeño silencio. Sabes lo que haría.
    Entonces cierra el infierno y mantenlos fuera de mi trasero.
    Ken encontró la caja del control pulcramente guardada debajo del alero cerca del ático. Había descubierto un pequeño cable oculto a lo largo de un tubo y lo había seguido hasta que descubrió la caja. Los mandos tenían que haber sido puestos por alguien asomado a la ventana del ático o por la azotea misma. El doctor había pensado que era inteligente, pero a no ser que la azotea estuviera alambrada también, esto sólo hacía que las cosas fueran más fáciles.
    Voy a subir.
    Ahora estás seguro, pero tienes a dos guardias que están dando la vuelta alrededor hacia tu posición.
    Ken fue hacia el lado de la casa tan silenciosamente como le fue posible, deslizándose por la azotea mientras uno de los guardias caminaba a zancadas en dirección a la vista. El segundo guardia se le unió y hablaron brevemente antes de que cada uno se fuera por caminos separados. Ken permaneció quieto hasta que el ruido de pasos se desvaneció.
    Estás seguro.
    La caja de los controles estaba conectada a varios circuitos de alarma, pero tenía su propia fuente de energía. No fue tan difícil desarmarla y desactivar las numerosas alarmas que el doctor había puesto.
    Ken entró por la rejilla del ático. Inmediatamente pudo oír la música clásica resonando por la casa. El olor de las velas, el sudor y el semen lo atacó en el momento en que entró. Aunque el doctor tuviera la música alta, Ken mantuvo su peso uniformemente distribuido mientras se arrastraba a través del suelo hacia la escalera, impidiendo que cualquier crujido pudiera alertar al hombre del peligro que lo amenazaba. Pasó la pequeña puerta que conducía hacia abajo y miró detenidamente. La casa estaba a oscuras, con sólo el parpadeo de unas velas, lanzando extrañas sombras sobre las paredes. Ken apretó la mandíbula y la adrenalina se elevó otra vez. Las luces de las velas iluminaron el empapelado, proyectando caras y partes del cuerpo femenino en el pronunciado relieve.
    Ken se dio la vuelta mientras caía al suelo y después corrigiéndose, aterrizó sobre los pies tan silenciosamente como un gato. El collage desde el suelo hasta el techo de la pared era de mujeres desnudas estiradas en posición horizontal sobre una mesa en un esbozo repugnante de arte médico. Reconoció a Mari, en todas las edades. La luz derramada a través de su cara, podía ver cada emoción en varias fotografías, del miedo al desafío y la cólera.
    Toda la habitación estaba dedicada a Mari. Había imágenes de su espalda marcada con señales de bastón, sobre las piernas y las nalgas desnudas, toda desnuda. Había primeros planos de la boca, ojos, pecho y la zona vaginal. Se paró al borde de la pared donde el doctor había colocado las últimas imágenes. Primeros planos del interior de los muslos de Mari revelaban fresas y pequeñas señales de dientes, marcas que Ken le había hecho cuando le había hecho el amor. Las imágenes eran crudas. Casi de naturaleza sexual, una representación obscena de lo que habían sido los momentos más importantes de su vida.
    Sosteniendo a Mari en sus brazos, tomándola con salvaje abandono, su cuerpo dispuesto y receptivo a pesar de la brusquedad, a pesar de sus cicatrices y su aspecto, le había devuelto la vida. Le había dado esperanza y el doctor había reducido lo que habían tenido juntos a algo vil de una mente enferma. La bilis se le subió a la garganta y luchó manteniendo el estómago mientras examinaba los ojos de Mari. Esta vez vio humillación y degradación. Ella odiaba lo que Whitney y el doctor le habían hecho, a cada trocito de su acto de amor, tanto como lo hacía Ken.
    La rabia lo sacudía dejándolo helado y eso siempre era un mal signo. Se movió hacia la siguiente habitación y encontró las paredes de un modo similar cubiertas, esta vez con una mujer con una abundante cabellera negra y luminosos ojos. Desde el suelo hasta el techo, en cada habitación de la casita de campo, las paredes estaban recubiertas de fotografías de las siete mujeres desnudas. Reconoció a una de ellas como a Violet, la esposa del senador. Ken nunca se había sentido tan sucio o enfermo.
    Encontró al doctor en su dormitorio, echado sobre la cama desnudo, mirando hacia el techo y hacia el collage de las siete mujeres desnudas. La música estaba alta y el hombre tarareaba mientras se retorcía sobre la cama. Nunca en absoluto vio a Ken, sólo sintió el agujón del cuchillo cortándole la carne.
    – Yo me estaría muy quieto si estuviera en su situación -le siseó Ken.
    El doctor se congeló, manteniéndose rígido sobre la cama con el afilado borde de la navaja presionando contra su garganta.
    – ¿Qué quiere?
    – Es un enfermo hijo de puta -le dijo Ken-. ¿Whitney sabe lo jodidamente enfermo que está en realidad?
    – Él dijo que todo estaba bien, que podía tener a las muchachas conmigo siempre. -La voz del hombre era aguda y llorona-. Lo sabe. Pregúnteselo. Se lo dirá. Entra a veces para ver lo que he hecho con ellas.
    – ¿Dónde guarda las fotografías originales?
    – Whitney las tiene todas. Tiene lugares donde no podemos ir y guardamos las fotografías y archivos con él. -La voz se volvió astuta-. Sólo las comparte conmigo.
    – ¿Dónde está Whitney?
    – Si se lo digo, me matará.
    – Voy a matarlo ahora mismo si no me lo dice.
    – Tiene habitaciones en las que nadie puede entrar sobre el cuarto nivel, abajo cerca de los túneles. -Levantó la vista hacia las caras de las mujeres que miraban fijamente-. ¿No son hermosas? Les gusta que las toque y les tome fotografías.
    El estómago de Ken se sacudió, amenazando con derramar su contenido. Deslizó el cuchillo apartándolo y cogió la cabeza del hombre con ambas manos, girándola con fuerza, escuchando como se resquebrajaba con satisfacción. Cualquier legitimidad que Whitney hubiese tenido alguna vez, con esta casa y este hombre eran un testamento de su creciente locura.
    Voy a prender fuego a la casa.
    Maldita sea, Ken, no hagas ninguna locura. Tienes que conseguir bajar.
    Haré que se vea como si pareciera que el doctor tuvo un pequeño accidente con el gas. Pero esta casa tiene que quemarse. Por que nunca más nadie vería la perversión que este hombre les había hecho a esas mujeres. Iba a hacer volar al hijo de puta hasta el cielo y cuando lo investigaran, encontrarían al doctor con sus velas, cerillas y un tubo flojo del gas.
    No podía mirar las paredes mientras trabajaba, se sentía rastrero rodeado por las imágenes de las mujeres con las que Whitney había experimentado y que había permitido que un hombre muy enfermo, abusara de ellas. ¿Quién había defendido a Mari cuando era una niña? ¿Cuándo fue una adolescente? Jack y él habían estado entrando y saliendo de muchas casas de acogida y su padre había sido un corrupto, pero habían tenido a su madre y después el uno al otro y finalmente una amable mujer que los había defendido cuando nadie más lo hizo. Le dolía el corazón por Mari. Iba a ponerse enfermo si no conseguía salir de ese infierno, se le agitaba y se le hacía un nudo en el estómago por la repulsa mientras establecía la escena, cuidando de no dejar nada que indicara que no fuese un accidente.
    Una fuga lenta que no atrapaba a nadie, la casa llena de gas, y el doctor, brincando con su música y velas, desnudo delante de sus santos lugares obscenos, volando en pedazos con su casa, bastante trágicamente.
    Atrinchérate bajo el infierno, Jack. Van a peinar el campo cuando esto esté en marcha.
    Te cubriré.
    Entro. Necesito llegar hasta ella.
    Maldición, no. Le gruñó Jack. Lo digo en serio, Ken. Devuelve tu culo aquí. No eres tan estúpido.
    Soy exactamente estúpido. Pensar en Mari colocada sobre esa mesa de examen, fijada como un insecto mientras un pervertido enfermo la fotografiaba y la tocaba era más de lo que podía aguantar. Tenía que llegar hasta ella y abrazarla. Este podía ser el error más grande que alguna vez hubiera cometido, pero iba a hacerlo. Ella no estaría sola esta noche.
    Jack juró, una abrasadora ronda de maldiciones a las que Ken no hizo caso. Salió de la casa y recompuso las alarmas, dejándolo todo exactamente del mismo modo en que lo había encontrado. En lugar de abrirse camino hasta la parte superior saliendo para unirse a su hermano, comenzó a avanzar lentamente por la hierba para llegar hasta el edificio más grande. Había un camino, un conducto, un tubo, un túnel, algo más en el cemento que podría usar. Siempre había una forma.
    Usó el sonido, un talento menor que tenía y que no era el mejor utilizándolo, pero podría buscar en las paredes de cemento un punto hueco. El cemento era delgado en la parte superior de un punto cerca de la pared que daba al sur. Había cajas y plataformas de madera y cajones de todos los tamaños amontonados alrededor. Obviamente los suministros habían sido dejados caer cerca y habían sido descargados. Apiló de nuevo los cajones más grandes y las cajas cercanas de los alrededores para ayudar a proporcionarse un pequeño refugio mientras trabajaba.
    Le costó media hora abrirse camino por la delgada capa y otros pocos minutos verter el hormigón en el espacio hueco que encontró dentro. Sabía que a menudo había amplias áreas reforzadas con la nueva barra que dejaban abierta en las paredes de en medio de las más grandes, principalmente en los recintos militares y una vez dentro, nadie lo oiría o descubriría mientras se movía por los alrededores, con la esperanza de llegar hasta los niveles inferiores.
    Estoy dentro. Encontró una caja de madera y la deslizó sobre la abertura para esconder el hueco. Tenía que hacerlo y probablemente no se notaría con tantas cajas amontonadas alrededor del área. Mientras se resbalaba hacia el interior, colocando la caja sobre él, la casa del doctor voló, haciendo explotar los escombros, enviando los restos como lluvia; llamas rojas y anaranjadas ondeaban mientras el negro humo de elevaba hacia el aire.
    Los hombres salieron precipitadamente del cuartel y comenzaron a correr en todas las direcciones, perfilados por el furioso fuego. Una alarma comenzó a sonar, rompiendo el silencio de la noche con un rugido infernal. Ken hizo una pausa para ver como se quemaba la casa. Los cristales caían hacia abajo en forma de lluvia y puntos negros aparecían sobre las paredes, después eran consumidos por las hambrientas llamas. Había una intensa satisfacción al saber que nadie podría acercarse a ese lugar, hasta que comenzaran a intentar controlarlo con el agua. Era demasiado tarde. Había abierto cada puerta para asegurarse de que el gas había llenado la casa y con esto parecería que el Doctor Pervertido había intentado encender una de sus muchas velas, que accidentalmente había estallado y volado él mismo a través de la habitación, donde se golpeó directamente rompiéndose el cuello.
    Los perros salieron precipitadamente desde algún sitio, de un túnel oculto a su izquierda. Sabían que había perros, pero no sabían que los mantenían dentro. Desde su ventajosa posición podía ver que la puerta no se abría de golpe para permitir a los perros escaparse del espacio entre las cercas dobles. Whitney no daba ninguna posibilidad a las mujeres para que pudieran aprovechar el caos e intentaran escaparse.
    Si tienen un túnel, tendrán más. Observó Jack.
    ¿Estás a salvo? Tarde o temprano llegarán a los alrededores enviando a los perros a buscar a alguien, estate en el lado seguro. No creo que Whitney de mucho por sentado.
    Estoy bien, le aseguró Jack. Sabes que tiene que tener un par de rutas de escape. Cuando este lugar caiga, él no tiene la intención de estar aquí. Debe de tener más de una docena de laboratorios como éste.
    Me figuro que más.
    Hubo un pequeño silencio mientras escuchaban las llamas rugir con cólera, amenazando el follaje y los cercanos árboles.
    Es un hermoso fuego infernal, comentó Jack.
    Quiero que se quemen las paredes por fuera y por dentro. Tenía fotografías desde el suelo hasta el techo de todas ellas, Jack. Incluso de cuando eran niñas. Whitney no sólo lo sabía, sino que lo animaba. Ha sido una de las cosas más enfermizas que nunca había visto.
    Es una maldita buena cosa que el hijo de puta esté muerto entonces.
    Ken dio una última mirada a las furiosas llamas, deseando que se le quitase la mala sensación del estómago, pero su vientre todavía se rebelaba y tuvo que luchar para no vomitar cada vez que se acordaba de la pared desde el suelo al techo donde estaban las fotografías de Mari. Su vida hecha una crónica por un pervertido extravagante.
    Le era indiferente ceder ante sus violentas emociones. Cuando salía de una asignación, era siempre un negocio. Estaba completamente desprovisto de todo sentimiento, no preocupándose por nada de eso para conseguir hacer el trabajo. Cuando alguien intentaba matarlo, raras veces se lo tomaba como algo personal; esto era parte de quien y de lo que era. Pero esto…
    Estás enamorado de esta chica.
    Vete al infierno, Jack. No es eso. Ella necesita protección.
    Entonces hazlo por las otras mujeres. ¿Sientes lo mismo por ellas?
    ¿Cómo puedo haberme enamorado de alguien que acabo de conocer?
    Eres superficial. Siempre te lo dije pero nunca me escuchaste.
    Esto no es amor. Ella sólo… lo dejó bruscamente. Esto no era amor. No se atrevía a amar. El amor podía convertirse en algo realmente feo en un hombre como él. La quería… quería cuidarla y ver que tenía una vida mejor.
    ¿Estaba de broma? Quería despertarse con ella en sus brazos, con las piernas rodeándole la cintura, el cuerpo avanzando lentamente con fuerza contra el suyo, la boca en sus pechos y besarla, calentarla, largos besos que no acabaran nunca.
    Esto es sexo. Solamente. Me pongo duro sólo de pensar en ella. Solamente es sexo.
    Eres un bastardo mentiroso. Jack bufó mofándose. Caminas hacia el sexo. Ella no sólo es sexo para ti, hermano. Ella es el jodido Cuatro de julio y la Navidad envuelto todo en un atractivo paquete. Kenny está enamorado.
    Sigue con ello, Jack, y le diré a Briony que golpeaste con un arma la cabeza de su hermana.
    No te atreverás.
    Maldita sea. Rechazaba amar a una mujer. No lo haría. No iba a arriesgarse que se pudiera volver peligroso para ella. Sólo la mantendría. La ataría a él. Tenía mucha experiencia con el sexo y ella no. La mantendría caliente para él, queriéndolo. Esta era la llave. Olvidarse del amor. Jack estaba lleno de ello. Por lo que era un desastre. De esta manera podría mantenerla siempre y nunca sentiría la punzada de los celos. Guardaría sus emociones y se mantendría a salvo.
    Ken se limpió el sudor de la cara y comenzó a caminar por el estrecho pasillo de cemento, encontrando el camino por el laberinto tan sólo con el toque de Mari dirigiéndolo, porque por un camino u otro… tenía que localizarla.

Capítulo 15

    Mari agarró los barrotes de la ventana de la puerta y los sacudió, la mirada fija sobre los dos hombres que se rondaban el uno al otro.
    – No necesitamos las armas -dijo Sean.
    – No. Puedo golpearte hasta la muerte con mis manos desnudas -contestó Brett.
    – Alto -suplicó Mari-. Brett, detente.
    – Cállate. Mari. -Brett golpeó un puño como un martillo contra la puerta, provocando que el corazón de ella se acelerara-. Me ocuparé de ti más tarde.
    La cámara en la esquina hizo un leve zumbido al cambiar de ángulo para capturar mejor la lucha entre los dos hombres. El aliento de los hombres contenido en los pulmones.
    En aquel momento ella de pronto entendió lo que pasaba. El recinto entero era un experimento de laboratorio, y cada uno de ellos era un participante. Whitney quería emociones fuera de control. Quería ver si podía manipular a los hombres en un frenesí asesino. Quería ver si podía adiestrarlos para asesinar a sus propios hijos, si el niño no cumplía las rigurosas normas para ser súper-soldado. Y quería ver si las madres eran lo bastante fuertes para contener a los hombres para impedirles hacerlo. Ponía a prueba la naturaleza humana. Tal vez quien quiera que lo financiaba no conocía los extremos a los que llegaba, pero él ya había matado a una de las siete mujeres que había comenzado a entrenar, y si Whitney se salía con la suya, las demás fácilmente podían morir.
    Mari y sus hermanas no eran soldados. Esto nunca había sido su hogar. Ellas eran experimentos de laboratorio, nada más, y si querían sobrevivir con el cuerpo y el alma intacta, tenían que escapar. Tenían que dejar de hablar de ello, hacerlo, y pronto. Inmediatamente.
    – Sean, no lo hagas. Es lo que quieren, lo que él quiere. -Ella sintió la necesidad de salvarle, un compañero soldado, un hombre que había jurado cumplir su deber y obedecer órdenes. Ella siempre lo había respetado como soldado, había respetado sus capacidades incluso cuando se había hecho evidente que él no las consideraba a ella y a las otras mujeres parte de la unidad. Whitney le había hecho algo terrible para cambiar su personalidad, para convertirlo en otro Brett, brutal y sin la capacidad de discernir el bien del mal.
    – Atrás, Mari -siseó Sean, los ojos sobre su enemigo.
    – Si haces esto, no hay vuelta atrás. Él te tendrá para asesinar. No lo ves, estarás tan prisionero aquí como yo. -Era ya muy tarde para él; lo supo casi al momento en que había venido hacia ella y había actuado de modo diferente. El hombre de sonrisa fácil había desaparecido, y un extraño había tomado su lugar.
    Él había hecho su elección; aún después de ver lo que los experimentos de Whitney hacían a los hombres, Sean había hecho la elección de participar.
    – Ya lo estoy -dijo Sean, apretando los dientes-. Él no va a torturarte más.
    Mari sintió las lágrimas quemar tras los ojos. Los cuchillos habían substituido a las pistolas y no había ningún modo de parar lo que iba a pasar. En algún sitio, todo estaba siendo registrado como si fuera un videojuego en vez de la vida real. Un hombre con los ojos apagados los miraba sin más compasión que la que tendría por unos insectos. Él jugaba con sus vidas y lo registraba todo con diligencia, todo en nombre de la ciencia y el patriotismo. Sean estaba equivocado. Whitney todavía la torturaba. Él había apartado lejos de ella a otra persona por la que se preocupaba.
    No conocía ninguna otra vida, ni ninguna de las otras mujeres. Habían hablado de escapar, habían planificado durante meses, pero hasta ahora siempre encontraban una razón para esperar, para permanecer un día más. A pesar de su entrenamiento y sus capacidades físicas y psíquicas realzadas, la simple verdad era que tenían miedo de lo que encontrarían fuera del complejo.
    En toda su vida nunca habían hablado con alguien que no estuviera asociado al complejo. Los guardias y las vallas no eran las únicas cosas que las mantenían prisioneras. El miedo las retenía de manera tan eficiente como los guardias. El miedo por lo que Whitney haría a Briony. Miedo por las otras mujeres. Miedo de no ser un soldado bastante bueno. Miedo del mundo exterior.
    Ella francamente no sabía si podría sobrevivir lejos de este lugar. Los brutales años de entrenamiento, de disciplina, armas, y control, habían sido su modo de vivir desde que podía recordar. Cada momento de educación que alguna vez había recibido había sido diseñado para convertirla en un mejor soldado, una arma mejor. Era lo mismo para las demás. No tenían ninguna familia, ningún amigo, y nadie para abogar por ellas.
    Se disparó una alarma, aullando alocadamente, y su corazón casi se detuvo. ¿Y si Ken había sido descubierto? Agarró los barrotes, sus piernas se volvían de goma cuando estaba muy asustada. Lo matarían. Ken. Se extendió hacia él, cuidándose de mantener la energía baja, como si se dirigiera a las otras mujeres como a menudo hacían por la tarde.
    Tengo que saber que estás vivo.
    Estoy aquí, cielo, voy hacia ti.
    Oigo las sirenas. Toqué a todas las muchachas y están todas seguras en sus habitaciones.
    La casa de aquel pequeño enfermo y pervertido doctor voló. Es una verdadera tragedia.
    Ella forzó el aire por sus pulmones. No te arriesgaste, ¿verdad? Puedo manejar a Prauder. Es todo parte del trabajo.
    Gilipolleces. El pecho de Ken se contrajo. Él no la quería en ninguna parte cerca de Prauder, Whitney, Sean, o el matón de Brett. Dime que va mal. Y no digas nada. Puedo sentirlo.
    Ella vaciló.
    Maldita sea, Mari. Estoy perdiendo la cabeza. Puedo imaginarme todo tipo de cosas realmente desagradables, solamente dámelo directamente.
    Estoy a salvo. Encerrada. Sean y Brett tratan de matarse el uno al otro delante de mi puerta.
    Ella tomó un profundo aliento y lo soltó, enfocando la cámara del vestíbulo. Brett era un bruto que disfrutaba haciendo daño a otros. Había tratado de romperla, al punto de llegar al límite de las restricciones que Whitney le imponía, pero no había tenido éxito. Brett había sido bien entrenado y realzado físicamente así que su fuerza era fenomenal. Ella debería saberlo; él la había usado en su contra repetidamente. Sean era el soldado máximo, rápido, fuerte y experimentado en la batalla, capaz de separar la emoción y centrarse en la zona de batalla, y era mortal con un cuchillo. Mataría a Brett. Tenía la intención de matar a Brett, y lo haría ante la cámara justo como Whitney quería, y no habría vuelta atrás para él nunca más. Whitney lo poseería en cuerpo y alma.
    Mari lo intentó de nuevo.
    – ¡Sean, detente!
    Él sólo le echó un vistazo, sin parpadear cuando Brett fingió un ataque. Cambió su peso sobre los talones, los ojos sobre su objetivo. Ella volvió su atención otra vez a la cámara. Tenía varios poderes psíquicos, pero la destrucción del funcionamiento interno de una máquina no era una de sus mayores habilidades.
    Ken podía probar el miedo en su boca. Ya que quienquiera que no muriera iba a visitarla, y Ken sabía que era mejor llegar allí primero. Cielo. Su voz era suave, calmante; tenía que estar tranquilo por ambos cuando realmente tenía miedo por ella. ¿Juntas energía para protegerte? Él podía sentir la acumulación en su mente al absorber ella la energía psíquica de su alrededor.
    ¿Estaba concentrándose, preparándose para un ataque? Si encontrara a Sean o Brett tocándola, nunca sería capaz de controlarse. Cada músculo, cada célula en su cuerpo, tensado y apretado, esperando una respuesta.
    Intento fundir la estúpida cámara. No puedo concentrarme.
    Había un pequeño sollozo en su mente, cubierto a toda prisa, pero él lo oyó -y sintió- el sonido desgarrador, y su cuerpo entero reaccionó.
    Abre tu mente a la mía.
    La mayor parte de los psíquicos desarrollaban escudos naturales, no deseando a nadie corriendo por todas partes en sus cabezas. Ken estaba acostumbrado a compartir sus pensamientos con Jack, así como enviar y recibir energía. Ellos habían experimentado a menudo y habían practicado durante años para perfeccionar sus habilidades de comunicación.
    A Mari le tomó un momento o dos para vencer su reticencia natural y permitirse bajar sus barreras. Él vertió no sólo la energía, sino también indicaciones en su mente de modo que ella supiera exactamente donde concentrar la oleada de poder en la cámara y enviar la interrupción por las líneas, apagando otras cámaras también.
    Para asegurarse incluyó todo el equipo de audio también. Ken estaba impresionado de que confiara en él lo suficiente para permitirle entrar tanto en ella. Tal como le había dado su cuerpo, ella le daba su mente. La sensación era mucho más íntima de lo que alguna vez se había imaginado que pudiera ser, como si su alma hubiera rozado la de ella.
    Sean está matando a Brett, Ken. Directamente delante de mí. Whitney le ha hecho algo y está loco, igual que Brett.
    ¿Estás a salvo? Él había encontrado la ruta al segundo nivel y bajaba, pero la zona de ventilación en las paredes de cemento era un laberinto. Estaba salpicada de barras que sobresalían como estacas mortales. Había callejones sin salida y sitios donde tenía que pasar por estrechas bocas de cemento. Tomaba tiempo, un tiempo precioso que temió no tener.
    Ella no le contestó enseguida, y durante un momento él pensó que podría perder la cabeza. Maldita sea, Mari, dime la verdad. ¿Estás a salvo?
    No lo sé.
    Estaba preocupada y esto se añadió a su alarma. Él tomó aire y lo soltó, buscando un modo de ser objetivo. Tenía que dejar de actuar como un idiota y pensar con el cerebro. Estoy llegando, Mari. Pase lo que pase con Sean y Brett, piensa que estoy en camino.
    No lo hagas. Este lugar es una fortaleza.
    Ya estoy dentro, amor. Soy un Caminante Fantasmas. ¿No sabes que andamos a través de las paredes? Él trató de bromear, con cuidado, tranquilizarla sobre su estado.
    Mari trató de mirar por los barrotes de la ventana y vio manchas de sangre sobre la pared de enfrente. La sangre salpicada caía a través del puesto de guardia y se reunía en el suelo.
    Brett avanzó lentamente hacia su puerta, su camisa de un rojo vivo, varias manchas grandes que comenzaban a juntarse. Sus dientes se apretaron, gruñó; todo el tiempo la sangre goteaba de su boca. Sean le siguió despiadadamente, agarrando un cuchillo ensangrentado, su cara retorcida en la de un extraño.
    Ella se apartó de la ventana, presionando su mano contra sus temblorosos labios. Sabía que Sean mataría a Brett, pero la expresión despiadada, la satisfacción completa y el triunfo en su cara era más de lo que ella podía soportar. Había una calidad salvaje en su rugiente expresión al acechar a Brett.
    El dorso de sus piernas golpeó su catre y se hundió, empujándose hacía atrás hasta que estuvo apoyada en la esquina contra la pared, haciéndose lo más pequeña posible. Su mano se deslizó bajo el colchón del catre para sostener el collar de Ken para consolarse.
    Ken sintió el rechazo repentino de Mari, su retirada completa como si ella no pudiera soportar su mente tocándola. La violencia siempre había sido su vida, pero no como esto, no la fría, cruel, animal agresión que los dos hombres mostraban. Ella no quería ser parte de ello. Su corazón se apretó, una extraña sensación, sobrecogiéndolo con otro miedo, esta vez por lo que ella pensaría de él. Si había un hombre violento en el mundo, uno que podía separar de toda emoción, era Ken. Peor que eso, cuando permitía a la emoción prevalecer, podía ser tan brutalmente eficiente como cualquier depredador salvaje.
    No me apartes. Él suplicó por dentro, pero le salió como una orden, y la sintió apartarse de la brusquedad de su voz. Estaba bufando incluso antes de que él empezara. Había un límite a lo que cualquier persona podía soportar, y Mari estaba en el suyo. Ella necesitaba salir de este lugar. Necesitaba la libertad y ser capaz de elegir sus propias opciones.
    Alguien viene. Mari contuvo el aliento, oyendo pasos frente a su puerta. A toda prisa comprobó para estar segura de que la cadena y la cruz estaban bien ocultas. Había murmullo de voces. Sean no estaba solo. Deseó permanecer acurrucada contra la pared, pero no podía dejar que la vieran sentirse tan frágil. Levantando la barbilla, se levantó y afrontó la puerta. Su corazón palpitaba.
    Estoy contigo, amor. Voy por el segundo nivel. Es difícil, con algunos obstáculos en el camino, pero cueste lo que cueste, llegaré hasta ti.
    El complejo entero tiene cámaras de seguridad por todas partes así como detectores de movimiento e infrarrojos.
    Gracias por la advertencia. Y, ¿Mari? Permanece abierta a mi mente. Tengo que saber si estás en el peligro. Ni aunque se desatara un infierno, podría hacer mucho desde donde estaba. Las altas paredes de cemento eran estrechas y el laberinto parecía infinito. No sentía claustrofobia, que ya era algo bueno, porque cuanto más se adentraba en las gruesas paredes, más le parecía que el laberinto era infinito.
    La puerta se abrió y Sean estuvo de pie enmarcado en la entrada. Había sangre sobre sus manos, una sonrisa sobre su cara. Detrás de él estaba Whitney con su traje inmaculado, con sus ojos apagados y su media sonrisa espantosa.
    – Sean ha decidido ser tu nuevo compañero, Mari -dijo Whitney-. Estoy seguro de que las noticias te complacen ya que siempre te opusiste a Brett.
    Ella forzó su mirada a quedarse enfocada en los dos hombres lejos del cuerpo caído en el suelo. Sus ojos encontraron a Whitney. Permaneció callada, no dándole la satisfacción de una respuesta.
    – No sabrás algo sobre una explosión en la casa del doctor Prauder, ¿verdad? -No había ninguna inflexión en su voz, ni un mínimo interés.
    – No he oído ninguna explosión -se encogió de hombros-, bajo cuatro niveles subterráneos a menudo no sabemos que pasa arriba hasta que alguien nos lo dice.
    – Tampoco sabrías nada sobre la llegada de un visitante, ¿verdad? -Whitney persistió.
    Su corazón saltó y luego comenzó a palpitar por la alarma. ¿Habían descubierto a los Norton?
    – Me temo que tengo muy pocas visitas. Doctor Whitney, cómo usted bien sabe. ¿Por qué pregunta?
    – Abandonaste estas instalaciones sin permiso. ¿Por qué reunirías a tu antiguo equipo a no ser que tuvieras un plan? O planeabas escaparte, en cuyo caso sabes que una de tus amigas probablemente encontraría la muerte, o, más probablemente, deseabas hablar con el Senador Freeman.
    Ella mantuvo su cara tan inexpresiva como le era posible.
    – ¿Por qué querría hacer eso?
    – En base a tu pasado. Diría que removerás el problema otra vez. Parece ser tu talento más impresionante por el momento. -Con los ojos entrecerrados dio un paso hacia ella-. Sean va a quedarse contigo un ratito. Esperemos que si Norton no hizo el trabajo, Sean lo haga, porque después de esto, no vas a ser muy importante para mí.
    Su estómago dio sacudidas.
    – No le entiendo.
    – Ah. Eres una mujer muy lista. Mari. Estoy seguro que realmente me entiendes. El Senador Freeman viene hacia aquí y quiere dirigirse a todas las mujeres, pero te mencionó expresamente. Freeman no tiene ninguna autoridad aquí.
    – Pensé que Freeman era amigo suyo.
    Su mirada fría pasó sobre ella. Cuando era una niña, esa particular mirada marchitaba todo desafío al instante. Ahora la dejó con las palmas sudorosas y la boca seca.
    – La gente que hace muchas preguntas sobre cosas de las que no deberían tener ningún conocimiento tiende a desaparecer.
    Ella sabía que él tomaba la repentina exhalación cuando el aire abandonó sus pulmones como una rápida comprensión.
    – Usted ordenó el golpe contra el Senador Freeman. No habría enviado a nuestro equipo para protegerlo si estaba allí para detenernos.
    – Coopera esta vez, Mari, dame lo que quiero. Estoy muy cansado de tus rabietas.
    – ¿Por qué? ¿Por qué haría usted esto? Él es el marido de Violet.
    – Violet ha olvidado donde está su principal deber y el senador también. Lo pusimos en esa posición, pero él se vuelve más arrogante e ingrato cada día.
    – No le pedí que viniera aquí. Nunca estuve cerca de él. Me dispararon.
    Los ojos apagados permanecieron fijos en su cara con acusación.
    – Encontraste un modo de mandarle un mensaje. Violet te escucharía, por supuesto, y lo persuadiría. Ella descubrirá que soy mucho mejor como aliado que como enemigo.
    Mari quiso permanecer silenciosa, temiendo que cualquier cosa que dijera empujaría a Whitney sobre el límite y dañaría a alguien, pero no podía dejarle marcharse sin tratar de salvarse. No se atrevió a mirar a Sean. La misma sonrisa brutal permanecía en su cara durante la conversación. Fortaleció la atención, convirtiéndose en el soldado perfecto informando a Whitney.
    – No debería haberme marchado sin permiso, pero iba a volverme loca encerrada. Pensé que si pudiera controlar una misión o dos me sentiría mejor. Usted nos entrenó como soldados. La permanencia en estas células diminutas nos vuelve locas. No hablé con el senador, y cuando fui capturada, traté de extenderme hacia mi unidad. Mi primera prioridad era escapar, y tan pronto la oportunidad se presentara. Así lo hice. Sean puede verificarlo.
    Whitney estudió su cara con sus ojos apagados, no mostrando nada de lo que pensaba.
    – Es correcto -dijo Sean.
    Whitney no hizo caso del soldado.
    – Te marchaste sin permiso.
    – Sí, es cierto. Y he más que pagado mi error.
    – ¿Y eso, Mari? -Él estaba de repente impaciente.
    Ella forzó su mirada al suelo en un papel más sumiso.
    – Estoy cansada y agotada esta noche y me preguntaba si usted esperaría antes de enviarme a Sean. Al menos espere hasta que sepamos si Norton me dejó embarazada.
    – ¡No! -Sean era firme-. Me dio su palabra, señor.
    El doctor Whitney alzó la mano y Sean se calló.
    – Seguramente aumenté tus posibilidades con todas las inyecciones de fertilidad que te di -dijo Whitney a Mari mientras estudiaba su cara-. No te creo. Creo que tienes tu propio plan, y como Sean indicó. Realmente le di mi palabra.
    Mari se quedó rígida como una vara, manteniendo su expresión en blanco, pero no podía controlar la palpitación repentina de su corazón. Quiso derrumbarse y caerse en un montón de sollozos en el suelo. No podía pasar por esto otra vez, no con Sean. ¿Qué lo había poseído para permitir a Whitney incluirlo en su demente programa? Ellos a menudo hablaban de como los hombres se convertían en brutos después de tomar el cóctel químico de Whitney.
    El Doctor Whitney echó un vistazo hacia la cámara.
    – Después de que termines aquí, irás al laboratorio médico para unas pruebas más. No sabía que tus poderes psíquicos se habían desarrollado lo suficiente para dañar no solamente una, sino varias de las cámaras y el equipo de audio.
    Él esperó, pero ella rechazó tomar el cebo, permaneció callada.
    – Ah bien. Te deseo una tarde muy agradable -dijo Whitney. Su sonrisa permaneció firmemente en su lugar mientras apartaba el pie de Brett con la punta de un zapato inmaculado-. Haré que alguien recoja el cuerpo. -Se volvió y los dejó.
    La puerta se cerró tras de él con un familiar sonido metálico. Mari se estremeció al pensar en el cadáver de Brett yaciendo a pocos centímetros de su puerta mientras su asesino la afrontaba, la sangre sobre sus ropas y manos.
    Ella sacudió la cabeza.
    – ¿Por qué lo hiciste, Sean?
    – Sabes el porqué, Mari. Siempre has sabido como me sentía sobre ti. -Él dio un paso adelante en el pequeño cuarto de baño, su hombro rozándola, casi golpeándola.
    Ella se apretó contra la pared, las lágrimas le quemaban tras los párpados y obstruían su garganta.
    – No lo sé, Sean. Te lo juro, realmente no lo sé.
    Él salió, secándose las manos.
    – ¿Cómo piensas que me hizo sentir dejar entrar a Brett aquí y oír tu lucha, oír que él te golpeaba? No había nada que pudiera hacer sobre ello. Él no era para ti; nunca lo fue. Lo sabes, y le dije a Whitney que él no era para ti. Whitney estuvo de acuerdo conmigo.
    – ¿Entonces tomaste su lugar? Esto no tiene ningún sentido.
    – Mejor yo que alguien más. Siempre te he deseado. No te lo oculté. Eras tú la que quiso mantenernos sólo como amigos.
    – Y esto debería decirte algo. Permites a Whitney aparearnos sabiendo que no quería ser más que una amiga para ti. Esto no me salva, Sean. -Por primera vez ella sintió la desesperación absoluta. Él la miraba sin comprensión, insensible a lo que ella pensara o sintiera-. Esto es por ti. Tú me deseabas, y este era tu modo de conseguirme. No te preocupó en absoluto como me sentiría, ¿verdad?
    Él se encogió de hombros.
    – Mejor yo que Brett o alguien más. Debiste aceptarme una de las cien veces que hice la oferta.
    – No siento otra cosa por ti más que amistad.
    – Whitney tiene razón, eres obstinada. Rechazaste intentarlo. No me diste ninguna otra opción, Mari. Esto es por ti. -Él dio un paso más cerca de ella, amenazándola-. Quiero que entres en la ducha y borres el olor de ese hombre de ti.
    – Vete al infierno.
    Él sacudió la cabeza.
    – No haremos eso, Mari. No tienes ninguna opción. Me perteneces, y voy a asegurarme que si hay un bebé, es mío. Entra en la ducha y haz lo que te digo.
    Ella le frunció el ceño.
    – ¿Realmente pensaste que sería tan fácil? ¿Qué llegarías aquí y te llevarías las pocas opciones de elección personales que tengo y qué lo aceptaría? Brett era un bruto vicioso y lo despreciaba. Tú fuiste siempre especial para mí. No podía haberte respetado más. Pero esto… -Ella extendió las manos y sacudió su cabeza-. Esto es un acto despreciable, y lo que quieras de mí tendrás que tomarlo. Y puedes vivir sabiendo que eres un violador enfermo de mierda como Brett.
    – He dado mi vida por ti, Mari. Harás lo que digo. Vendí mi alma a Whitney por ti.
    – Tú no tienes alma.
    – Entra allí y dúchate antes de que te arrastre y te frote yo mismo.
    – Apestas, Sean.
    Sean la agarró por el pelo y la arrastró hacia el cuarto de baño, estallando furioso cuando ella no hizo lo que le ordenaba. La empujó con fuerza.
    – Entra.
    Ella pateó la puerta cerrándola en su cara.
    Mari. Cielo. ¿Qué pasa? Me asustas, cariño. Deja de intentar apartarte de mí.
    Ella pensaba que había apartado su mente de Ken, no sólo intentado. Debía haberse extendido porque estaba tan tensa y asustada. No quería que él supiera, atestiguara su total humillación. Permaneció un momento apoyada contra la puerta de cuarto de baño y luego comenzó a desnudarse. Una vez que Sean oyera la ducha, podría calmarse y ella podría hablar razonablemente con él.
    Mari dio un paso bajo la cascada de agua y cerró los ojos, levantando la cara. No puedes ayudarme ahora. Ken. Este lugar está cerrado y no puedo escaparme sin las demás. No me iré sin ellas. Nunca me lo perdonaría. Por favor márchate.
    ¿Qué diablos dices?
    Ella se apoyó contra la ducha y dejó que las lágrimas se filtrasen bajo el rocío de agua caliente, pretendiendo no ceder ante el sentimiento de desesperación, pero se ahogaba en él. Su pecho se sentía oprimido. Apenas podía respirar, y su garganta era áspera y la ahogaba. Por primera vez que pudiera recordar, sintió pánico.
    Cariño. La voz de él se movió en su mente. Suave. Tan tierna que provocó una nueva inundación de lágrimas. Estoy aquí, Mari. Háblame. Compártelo conmigo. Apóyate un poquito por Dios.
    No puedo. Ella deseó extenderse. Deseó sentir el confort de sus brazos, y tal vez era un error. Ken la había hecho débil, había hecho que ella le necesitara. Siempre había sido capaz de aguantar, de estar sola, pero ahora deseaba la roca sólida de su cuerpo, la fuerza de sus brazos. Quiso que él abrigara su final y parara la locura antes de que perdiera la cabeza. Whitney la rasgaba en trocitos, tal como Ekabela había cortado el cuerpo de Ken en secciones lineales.
    Puedes decírmelo.
    Te enfadarás. Había tenido suficiente de hombres enfadados. Se abrazó y se acurrucó, deseando poder desaparecer por el desagüe con el agua.
    No contigo. Tengo rabia en mí que nunca he soltado, y tal vez sale hirviendo a la superficie, pero nunca contigo, Mari. Sólo quiero lo mejor para ti. Dímelo.
    Iba a decírselo y sabía que era un error, pero no podía detenerse. Desesperadamente, desesperadamente, necesitaba a alguien. Whitney me ofreció a Sean. Sean mató a Brett. El cuerpo está delante de mi puerta y Sean me espera. Él no va a aceptar un no por respuesta y es más fuerte que yo. No puedes llegar a mí a tiempo. No si estás en el segundo nivel.
    Durante un momento él se fue; su mente se apartó bruscamente de la suya, abandonándola y privándola y haciendo que se sintiera enferma. Un ruidoso golpe sobre la puerta la hizo saltar. Sean venía a tomarla y no había ninguna salida.
    Cielo, escúchame. Había dolor en su voz, en su mente, dolor y culpa mezclada con la rabia más fría que ella alguna vez había tocado. No puedo llegar a ti. Perforo por capas para intentar encontrar un camino en la pared debajo de mí. Todos son callejones sin salida.
    Está bien. De verdad. No lo estaba y ambos lo sabían.
    Permanece conmigo. Mantén tu mente en la mía.
    No. No te quiero aquí conmigo cuando pase. Me siento sucia. No podría soportar que fueras testigo de esto.
    Ella tuvo la sensación de unos labios que rozaban la comisura de su boca, y tocó sus labios maravillada. ¿Cómo hiciste eso?
    La puerta se abrió de golpe y Sean rasgó la cortina de baño. Mari le miró con la cara mojada de lágrimas, sintiendo una total desesperación.
    Intenta unirte con él mentalmente. ¿Es un telépata?
    Sí. Durante un momento ella no comprendió, y luego una pequeña esperanza parpadeó y floreció. Ella no se atrevía a creer que podría, porque sería terrible si él no pudiera hacerlo. ¿Puedes usar el control mental sobre él?
    Estoy malditamente seguro de que lo voy a intentar. No puedes cometer un error, Mari, y delatar por casualidad el hecho que estoy aquí y nos comunicamos.
    – Levántate, Mari -Sean extendió la mano.
    Despacio ella desdobló las piernas, rechazando sentirse intimidada porque no tenía ninguna ropa. ¿Por qué haces esto, Sean? Por favor háblame así podré dejar de temblar. Te tengo miedo. No me gusta tenerte miedo.
    Con muestras de renuencia puso su mano en la de él y permitió que la ayudara a levantarse. Él tiró hasta que el cuerpo de ella rozó el suyo. Ella no podía evitar estar rígida, pero logró no luchar.
    ¿Por qué usamos la telepatía? Sean la empujó delante de él hacia el dormitorio, revisando cuidadosa las paredes, buscando una cámara oculta.
    Estoy casi segura de que Whitney tiene vigilancia de audio aquí. Cosas que me ha repetido sólo podía saberlas si las escuchó en mi habitación. Siéntate en la cama conmigo, durante un minuto, Sean, déjame acostumbrarme a la idea de esto.
    ¿No dijo que estropeaste todo el audio cuándo rompiste las cámaras?
    No me quiero arriesgar. Sabes que él siempre miente.
    Ella sintió a Ken moviéndose en su mente cuando se distanció de Sean. Él estudiaba el campo de energía, los rastros olvidados de Sean. Ella sintió la oleada repentina de energía que entraba en su mente, juntando todo lo que ella tenía y atando a los dos juntos en una unidad poderosa. Esto la asustó tanto que casi se retiró. Ella no era Mari, permaneciendo sola, era parte de Ken, abriéndose a él, todos sus miedos y esperanzas y cada recuerdo que tenía. Era asombroso estar tan cerca de otro ser humano, tan completamente vulnerable a él.
    Dejó que su cuerpo se hundiera en la cama, alcanzando la delgada manta para intentar proteger su cuerpo de la lujuria en los ojos de Sean. ¿Por qué le repugnaba tanto? Cuando Ken la había mirado con cien veces más hambre, ella se había derretido para él, se había derretido en él. El instinto de conservación exigía que lo apartara antes de que su mente liberara cada fantasía secreta, cada deseo secreto, real e imaginario, y Ken respondiera del mismo modo.
    Un temblor la traspasó. La mente de él ya llenaba la suya de tanta información, y con sus recuerdos vino el poder. Su energía fundida en una corriente estable, un flujo poderoso, una corriente tan fuerte que ella temió que pudiera salir antes de que Ken pudiera tomar el control por completo.
    Sean tiró de la manta. Mari opuso resistencia, pero esta resbaló lo suficiente para revelar la elevación de sus pechos. Él tiró más fuerte de la manta, su codo le empujó la espalda hasta que quedó tumbada a través de la cama.
    No quiero esperar. Me conoces de años, Mari. Me perteneces, siempre lo has hecho. Tomo lo que es mío. Su boca sujetó con fuerza su pecho, una mano rodeando su garganta, los dedos apretando para recordarle no luchar.
    – Sean, me haces daño. -Ella golpeó con ambas manos contra su pecho, tratando de apartarlo.
    Esperó que Ken se lo perdiera. Era consciente de la rabia en él, una entidad viva, negra, fiera y brutal. Utiliza la telepatía, oblígalo a contestarte.
    Sean, por favor, duele.
    Entonces no luches.
    Ella sintió la reacción instintiva de Ken, las emociones vertiéndose, arremolinándose juntas para hacer la rabia aún más poderosa. Pero él se mantuvo tan frío como el hielo, más frío aún, completamente silencioso y centrado, apartando la rabia como si nunca hubiera existido, hasta que su mente fue el tranquilo ojo de un huracán que da vueltas.
    Ella oyó la cadencia suave de su voz, hipnotizando, ordenando, baja y apacible, pero tan insistente que no podía negarse. Las palabras se deslizaban por ella, imposible comprenderlas, montando a caballo sobre la corriente de energía que resbalaba de su mente hacia la de Sean.
    Sean se sentó, su cara sobresaltada. Sacudió la cabeza varias veces como si la limpiara. La voz nunca se detuvo, nunca se elevó, el tono nunca cambió. Era implacable en su asalto y empujaba en la mente de Sean, exigiendo la obediencia. La cara de Sean palideció considerablemente, sus ojos de mirada ausente. Ella reconoció el peso en su mente. Lo experimentaba en mucho menor grado. Ken había agarrado la mente de Sean con fuerza y rechazaba soltarla.
    Sean se levantó, arrastrando los pies hacia atrás, mirándola fijamente con un miedo salvaje, desvalido. Ella tuvo miedo de moverse, por miedo a romper el hechizo que Ken tejía con su voz. No sabía cómo funcionaba, pero la energía la dejaba agotada. Sean se resistió, luchando contra el murmullo continuo de aquella orden implacable. Cada paso que lo apartaba de ella se arrastraba por el suelo como si él se resistiera a levantar el pie.
    Mari contuvo el aliento cuando Sean golpeó su tarjeta de acceso por la cerradura para abrir la puerta. Para su asombro soltó la tarjeta al suelo antes de andar arrastrando los pies hacia fuera. La puerta se cerró de golpe tras él, pero siguió moviéndose, apartándose lejos de ella. Podía oír sus pasos alejándose.
    De todos modos la enorme inundación de energía siguió. Agotada, Mari se echó atrás, tirándose encima la manta, su cuerpo entero temblaba de modo incontrolable. Oyó el tic-tac del reloj y el propio latido del corazón. La energía crujió alrededor de ella, crujió en su mente, que se levantaba con tal poder que la asustó pensar lo que Ken y ella podrían hacer juntos si se inclinaran a la destrucción.
    La voz siguió, y ella trató de entender las órdenes, determinada a averiguar lo que Ken exigía de Sean. No podía interrumpir, por miedo a que Sean volviera, ya que él sabría que no había estado sola para ahuyentarlo. Vio la tarjeta en el suelo, pero no podía encontrar la fuerza ni para acercarse lentamente. Todo lo que era estaba en aquel río de energía.
    Permaneció con los ojos cerrados, sintiendo la oleada que se hinchaba, y comprendido que no estaba sola con Ken. Jack se les había unido, lanzando su energía psíquica en la participación de Sean en su orden. La mente de Sean ya no era la suya propia pues había sido asumida totalmente por los gemelos Norton. Ella intentó tirar de su propia energía hacia atrás, con miedo de estar tan expuesta al hermano de Ken, pero la unión era demasiado fuerte. Fue empujada más y más lejos de su mente, andando por un laberinto de pasillos, buscando con un objetivo mortal, oscuro.

Capítulo 16

    Mucho después de que la sensación de energía fluyendo entre las mentes fusionadas se desvaneciera, Mari se echó en la cama, mirando fijamente al techo. Las lágrimas brotaron de sus ojos, pero no podía hacer el esfuerzo de secarlas. Oyó a alguien fuera de la puerta moviendo el cuerpo de Brett, pero nadie habló con ella. Daba lo mismo. No se creía capaz de poder contestar.
    De repente, sintió un revoloteó en su mente y reconoció el toque de Cami, pero no tenía la fuerza para responder, aunque sabía que causaría desasosiego en la otra mujer. Habrían sentido sus miedos. Y desde luego, habrían sentido el aumento de la energía psíquica… cualquier psíquico lo habría notado. No había manera de contener ese tipo de poder.
    Sentía la mente agotada, el cuerpo tan pesado como el plomo. No podía imaginarse cómo se sentía Ken, pero tenía que estar peor. La cabeza le palpitaba con uno de los peores, y más descontrolados dolores de cabeza que alguna vez había experimentado, usar la telepatía y otros talentos psíquicos a menudo los causaban. El corazón le latía demasiado fuerte y rápido, estaba mareada y enferma.
    Se imaginó a Ken tumbado en el suelo, en algún lugar del gran complejo, rodeado de enemigos, vulnerable al ataque, y el cuerpo perlado de sudor. Apenas podía respirar por la necesidad de saber que estaba vivo, bien y a salvo. No podía tocar su mente, y estaba segura que si él pudiera tocar la suya para reconfortarla, lo habría hecho. Sólo podía estar tumbada allí, aterrorizada por él, imaginando lo peor sin poder ayudarle.
    Nadie podría haber gastado esa cantidad de energía y no tener tremendas repercusiones físicas. Lo había dado todo para salvarla. Se oyó sollozando. El pecho subiendo y bajando. La conmovió estar sollozando en el catre. No pequeñas lágrimas, sino llorando en voz alta para que la oyera todo el mundo. Nunca había hecho esto. Nunca. Era un soldado, adiestrada para la supervivencia. Nunca, nunca, des munición al enemigo en tu contra, y desde luego, nunca les des la satisfacción de meterse con tus emociones.
    Todo entrenamiento parecía haber desaparecido en ese instante, dejándola sin control. Necesitaba saber que él estaba a salvo. ¿Cómo era posible que su conexión se hubiera fortalecido tanto que ya no era tan solo sexo? Pensaba que podía haber momentos en su vida que haría que el resto fuera tolerable, pero el estar con Ken Norton lo había cambiado todo. Ella había cambiado. Le había mostrado que la vida podía ser diferente, que podía haber esperanza para ella, podía tener sueños.
    Durante unas buenas dos horas estuvo tumbada en la oscuridad, preguntándose si estaba vivo. Por primera vez en su vida, rezó. Whitney les había enseñado a creer sólo en la ciencia y que la gente que creía en un poder más alto eran personas que necesitaban un apoyo. No había tal cosa como Dios, o un salvador, o incluso, un modo de vida aparte de la disciplina y el deber. Había sido adoctrinada desde niña en la creencia de que aquellos que eran piadosos y compasivos, eran borregos, gente esperando que alguien con inteligencia y poder los guiara.
    La mayor parte de su vida, se había creído una fracasada porque no estaba estrictamente apegada a las enseñanzas de Whitney. Amaba a sus hermanas, y la mayor parte de lo que ella era, deseaba protegerlas y estar con ellas… no por su tremendo sentido del deber. Nunca había creído en nada excepto en sus hermanas, pero ahora, por si acaso, rezó. Y luego, como si realmente alguien hubiera escuchado su súplica (sin ruido, sin nada que la advirtiera) casi se muere del susto cuando la puerta se abrió y un hombre se deslizó dentro.
    – ¿Ken? -lo llamó con voz ronca, todavía incapaz de levantar la palpitante cabeza de la almohada. Era él, amplios hombros, brazos como el acero deslizándose a su alrededor, acercándola. Volvió la cara húmeda por las lágrimas contra su pecho. Se derrumbó en la cama y se percató que él estaba temblando de debilidad-. ¿Cómo lograste llegar aquí? Todavía no puedo moverme.
    – No tienes que moverte; acabo de unirme a ti. Mi cabeza parece a punto de explotar. -Se estiró sobre la cama a su lado, las manos recorriéndole el cuerpo para asegurarse de que estaba de una pieza-. Tu coraje me aterroriza. -En verdad le humillaba. Soportar las cosas que había soportado durante toda su vida, permanecer allí y enfrentar a Sean y lo que él tenía la intención de hacerle, entregarse completamente a Ken, un hombre que ella sabía era totalmente peligroso -quizás más- era incluso más de lo que podía comprender.
    De repente se tensó.
    – Oh, Dios, nena, estás llorando. Vas a romperme el corazón. Se ha ido. Estás a salvo. Estás a salvo conmigo.
    Envolvió su cuerpo protectoramente, sintiendo sus temblores y la cara húmeda por las lágrimas contra el pecho. Los dedos enterrados en el espeso pelo mientras la atraía tan cerca como podía, tratando de escudarla de cualquier otro daño.
    – Lo siento, cariño. Traté de llegar aquí lo más pronto posible. Te hacen atravesar un infierno y yo no estaba aquí. -Con su llanto no podía respirar. El pecho tenso, la garganta áspera y el pánico en aumento-. Para. -Las manos acariciándole el pelo. Una lluvia de besos sobre su cara y lamiéndole las lágrimas en un esfuerzo por detenerlas-. Lo intenté. Juro que lo intenté.
    – Estabas aquí, Ken, lo estabas; me salvaste cuando pensaba que no era posible. -Ahora que estaba con ella, sano y salvo, debería ser capaz de dejar de llorar, pero por alguna razón, tenía las compuertas abiertas y fue peor, alternando entre el hipo y el sollozo, aferrándose a él como una niña. Mari sabía que se avergonzaría por la mañana, pero el abrigo de la oscuridad le dio el coraje para ser honesta-. Estaba tan asustada por ti.
    – ¿Asustada por ? -Ken cubrió con más besos la cima de su cabeza y descendió por la cara. Rozó con los dientes la barbilla y luego le besó las comisuras de la boca-. Estaba a salvo. Eras la única en peligro. Pensé que me volvería loco. -Le rozó las lágrimas con los pulgares.
    Mari se esforzó en recuperar el control. No estaba bromeando; estaba muy conmocionado por sus lágrimas. Le tomó varias profundas respiraciones recuperar la calma.
    – ¿Se ha dado cuenta Sean que utilizaste el control de la mente en él? Porque si lo hizo, Whitney sabrá que probablemente yo no pude haberlo hecho, se podría volver loco y matarnos a todos.
    – No, no tiene ni idea. Tú lo sabes porque me detuve antes de darte la orden de olvidar qué te había pasado. Puedo implantar recuerdos.
    – ¿Lo hiciste con Sean?
    – Para protegerte, sí. Cree que tuvisteis relaciones sexuales. Cree que cooperaste con él. No quiero que vuelva por la mañana.
    – ¿Cómo pudiste hacerle creer eso?
    – Fue bastante fácil. Sus deseos eran muy poderosos, y las imágenes de ti desnuda en su mente eran vívidas. No fue difícil manipularlo una vez que estuve conectado a él. No quería, Mari, pero sentí que no tenía opción. Fue en la única cosa que pude pensar, además de matarle, para protegerte. Y si lo mataba, Whitney descubriría que nos habíamos introducido en su fortaleza. Amañé a Sean y si tenemos suerte, será cuidadoso cuando le dé una prueba a Whitney.
    – ¿Me estás pidiendo perdón? -Echó la cabeza hacia atrás lo suficiente para mirarlo, conmocionada que estuviera disgustado cuando lo que él había hecho le había costado muchísimo.
    – Lo siento, nena. Es un enemigo poderoso, y debería haber encontrado una forma mejor de eliminarlo permanentemente, pero sólo tenía unos pocos segundos para tomar una decisión y eso fue todo lo que me vino a la mente si queríamos a tu familia a salvo. -Y había estado angustiado y maldiciendo sobre esa decisión cada instante desde entonces. Quería a Sean muerto. Necesitaba a Sean muerto, pero tenía que vivir con el hecho que había dejado vivo al bastardo y Mari no estaba a salvo.
    – No tengo ni idea que habría hecho si no me hubieras ayudado -dijo. Los dedos nerviosos le rozaron el pelo, en una caricia inconsciente. Enterró la cara contra la calidez de su cuello-. Whitney dijo que el senador viene hacia aquí, que en concreto pidió hablar conmigo. No tengo ni idea por qué preguntaría por mí, pero Whitney estaba realmente enojado. Tengo la seguridad de que es por eso que me envió a Sean esta noche.
    Se esforzó para ocultar la oleada caliente de furia y no desbordarla donde ella pudiera notarlo. Rozó con un beso las suaves hebras de su pelo en lo alto de la cabeza. Nunca había estado tan asfixiado en su vida. Era aterrador como esta mujer lo hacía sentir. Había sido cuidadoso toda su vida para nunca más involucrarse emocionalmente, y ahora ella lo había envuelto tan fuerte que apenas podía respirar… y no sabía como había pasado, ni cuando.
    – ¿El senador Freeman viene hacia aquí?
    – Eso es lo que dijo Whitney. No creo que sea una buena idea. Whitney parece realmente enfadado con él. Freeman no está realzado.
    – Pero su esposa sí.
    – Sí. Whitney y el padre del senador, Andrew Freeman, se conocen desde hace tiempo. Andrew Freeman está navegando. Violet nos contó que estaba siendo preparada para ser la esposa del senador… que Whitney quería presentar al Senador Freeman para vicepresidente y que tendrían a un hombre en el poder al que podrían controlar.
    – Así que Violet es una de las Caminantes Fantasmas de Whitney. Tiene un pequeño ejército.
    – ¡No! -Mari echó hacia atrás la cabeza para mirarlo-. Violet nunca nos traicionaría, no importa lo que Whitney le ofreciera. Creo que sinceramente ama a su esposo, pero no nos traicionaría. Whitney tiene acceso al auténtico equipo de Caminantes Fantasmas. Violet era parte de ese grupo y también yo. Whitney tiene otra unidad compuesta por súper-soldados. No son realmente lo mismo. Están realzados, pero sus habilidades psíquicas no son tan fuertes y la mayor parte de ellos son muy violentos. Sé que Violet no forma parte de eso; no nos traicionaría.
    – Sean lo hizo.
    Hubo un silencio y se maldijo por hacerle daño. Sus brazos la estrecharon todavía más, como si aplastándola contra él y hociqueando la cima de su cabeza pudiera compensar la metedura de pata.
    – Sí, lo hizo -dijo Mari-. Me culpo por ello.
    – Eso es una sandez y lo sabes. Hizo su elección; todos lo hacemos. Tiene que asumir su responsabilidad. Si yo la fastidio contigo, Mari, lo asumo yo.
    Alcanzó a perfilar sus labios con la yema del dedo, oyendo el dolor en su voz.
    – ¿Por qué persistes en pensar que eres algún tipo de monstruo?
    – No quiero que tengas una idea equivocada de mí. -La voz sonó áspera incluso para sus oídos.
    Ella sonrió en la oscuridad.
    – He estado en tu mente. Sé que eres mandón y te gusta todo a tu modo. Piensas que eres celoso…
    – Soy celoso. El pensamiento de otro hombre tocándote me vuelve loco. -Apretó los ojos cerrados-. Mi padre también era celoso, Mari, no podía soportar a mi madre hablando y riendo con sus propios hijos. La golpeaba cada vez que un hombre la recorría con la mirada, lo cual era a menudo. Era una mujer bella. Ya me siento muy posesivo contigo. La idea de algún hombre sujetándote en sus brazos, besándote, compartiendo tu cuerpo, simplemente el pensamiento, me saca de quicio. Honestamente no sé lo que haría.
    Avergonzado, le envolvió el brazo alrededor de la cabeza, presionándole la cara en el pecho para que no pudiera mirarlo. No podía mirarla de frente.
    – Podía sentir tus emociones cuando Sean estaba peleando con Brett. Te disgustó ser la causa de eso. Puedo ser mucho peor, Mari, sé que soy capaz. Esperaba mantenerte a distancia y no sentir esto tan fuerte, pero ocurrió y no puedo detenerlo.
    – No eres tu padre, Ken. Has llevado una vida completamente diferente. Te has formado con tus propias experiencias.
    Rió brevemente sin humor.
    – Exactamente, Mari, maravillosas experiencias. Presenciando a mi padre matando a mi madre. Tratando de hacerme el adulto… demonios, no era ni un adolescente. Tramé mil formas de matarlo. Molí a golpes a dos de mis padres adoptivos y no tengo ni idea a cuantos chicos y hombres adultos. Elegí las operaciones especiales, Mari, elegí el ser realzado psíquica y físicamente; después de todo, me convertiría en un asesino más eficiente. Estas son las cosas que han formado mi vida. -Mantuvo el tono absolutamente carente de emoción, separándose de la realidad de su niñez como siempre lo hacía… la manera que tenía a fin de sobrevivir.
    Las lágrimas escocieron una vez más. ¿No había llorado bastante esta noche? Esta vez las lágrimas no eran por ella, sino por él, ese niñito, el adolescente abandonado por los adultos. Su vida podía haber sido austera y fría, pero no había conocido nada distinto. No tenía nada para comparar. De alguna manera hasta había sido divertido, todo el entrenamiento físico y psíquico. Se había sentido especial y finalmente respetada. Pero Ken había conocido el amor. Su madre lo había amado; Mari podía sentir el eco de ese lejano amor en su mente.
    Le hizo tanto daño aunque él no lo sabía. No era consciente de esto, sólo del fuego de la furia o el frío hielo de su falta de emociones. Con Ken era todo o nada. Furia o Hielo.
    – Ken…
    – ¡No lo hagas! -dijo bruscamente, porque si lloraba por él, sería el fin. Nadie nunca había llorado por él. Su madre había estado muerta, y el resto del mundo miraba a Ken y a Jack como si ya fueran los monstruos que su padre había creado. Incluso en aquel entonces, la gente había tenido razón en tener miedo.
    Le apartó las lágrimas con los pulgares.
    – Me arrancarás lo que me queda de corazón, Mari. Para. No puedo cambiar lo que soy. Me gustaría, nena, pero no puedo.
    – Si en realidad fueras la misma clase de hombre que tu padre -dijo suavemente, refrenando el pequeño sollozo que amenazaba con escapar-, habrías matado a Sean allí y en ese momento, mientras tenías la oportunidad, y al infierno con mis hermanas. Tu padre no se habría puesto a cruzar el infierno al saber que otro hombre me estaba tocando y negarse el placer de matar a ese hombre. Mis sentimientos no habrían tenido importancia en absoluto, pero te importaron a ti. Quizás habrías querido matar a Sean (demonios, yo quería matarlo) pero no lo hiciste. -Se retorció para salir de debajo del brazo y le besó suavemente a lo largo de la parte inferior de la mandíbula.
    Gimió suavemente.
    – Nena, te estás mintiendo a ti misma. No soy un buen hombre. Seguro como el infierno que deseo estar, siempre y en cualquier lugar cerca de ti, pero la verdad es, que he hecho cosas en mi vida, y las haré de nuevo, eliminándome completamente de esa categoría. Quiero matar a ese hijo de puta, y algún día lo haré.
    – Porque es una amenaza para mí, Ken, no porque me tocó.
    – No te engañes, Mari, son ambas cosas -replicó sombriamente. Sabía que esa admisión condenaba toda oportunidad de ser feliz con ella. No era el tipo de mujer que andaría tras un hombre. Era un hombre que constantemente necesitaría protegerla, tomar las decisiones, y no había una maldita cosa que pudiera cambiar eso. A diferencia de Briony, quien aceptó la dominación de Jack, a Mari le irritarían las restricciones. Había tenido demasiadas restricciones, e intercambiar una por otra no le iba a gustar. Una vez probada la verdadera libertad, querría dejarle y no mirar atrás.
    El pensamiento fue aplastante. Le arrancó las entrañas hasta que apenas pudo pensar correctamente. Necesitaba concentrarse en otra cosa… cualquier cosa. Ken se aclaró la garganta.
    – Tan pronto como el cerebro se cure un poco, conseguiré hablar con Jack. Tal vez pueda advertir al senador que se aleje si realmente crees que Whitney puede hacerle daño.
    – Desde luego que creo que Whitney pretende hacerle daño -dijo Mari-. Creo que echó por tierra el golpe en primer lugar. Cuando el comando fue a proteger al senador, pienso que fue una estratagema para llevarnos allí y alguno de nuestra unidad iba a asesinarle.
    – ¿Sean?
    – Quizás. Probablemente. Dijo algo que me molestó, algo sobre ya ser el prisionero de Whitney. Sean siempre ha sido capaz de ir y venir. Tenía muchas menos restricciones que todos nosotros.
    – Puede haber pagado un alto precio por eso. Tienes que tener en cuenta la posibilidad que él pactara con el diablo hace mucho tiempo.
    Hubo otro pequeño silencio. Mari se mordisqueó el labio inferior mientras daba vueltas a la idea una y otra vez en su mente.
    – Si lo hizo, y todo este tiempo daba partes a Whitney, le habría contado que salía con el equipo para tratar de hablar con el Senador Freeman y Violet.
    – Lo cual explica porque Whitney se aseguró que Sean te atiborrara de Zenith. Fue Sean, ¿verdad?
    – Normalmente Whitney nos lo daba antes de ir a una misión. Había desaparecido. Sean quería protegerme.
    – Whitney le había dado una dosis particularmente fuerte. Eso es por lo que sanaste tan rápido y luego te quebraste tan fuerte.
    – ¿Crees que Sean sabía lo que me estaba dando?
    Ken quería contarle que Sean era lo bastante bastardo para asegurarse que ningún otro hombre la tuviera si ella no regresaba a él, pero ya había sido suficientemente dañada.
    – Lo dudo, dulzura. Whitney distribuyó el Zenith rutinariamente. Era más para su protección que cualquier otra cosa.
    – Porque los muertos o muertas no pueden hablar.
    – Exactamente.
    – Después que utilizaras el control de la mente sobre mí -dijo Mari-, me pregunté por qué no lo hiciste con los hombres de Ekabela. No es fácil y tiene un alto precio.
    Él asintió.
    – No es fácil borrar tu mente y mantenerla enfocada cuando alguien te está cortando en pedacitos.
    – Supongo que no. Y la secuela es mortal. Tendrías que estar en algún lugar completamente protegido para usarlo. De todas formas te habrían tenido a su merced.
    – Como cualquier uso psíquico, el control de la mente tiene tremendos inconvenientes, incluso más que la mayoría de talentos psíquicos, porque estás usando una potente energía. No creo que Whitney pueda aceptar eso. Quiere que sus Caminantes Fantasmas sean perfectos. Eso es por lo que está esperando a la próxima generación. Tiene la creencia que nuestros niños no tendrán las repercusiones de usar las habilidades psíquicas porque habrán nacido con ellas.
    – No pensé en eso. Sólo pensé en Whitney como demente. Empeora más y más con los años. No parece rendirle cuentas a nadie, y por eso, sus experimentos se han vuelto más extraños.
    – ¿Piensas que el Senador Freeman sabe qué pasa aquí?
    Ella negó con la cabeza.
    – Violet se casó con él antes de que Whitney empezara con el programa de reproducción. No podía saberlo. Por eso es tan importante que alguno de nosotros hable con ella. ¿Por qué Sean me dejó escapar si planeaba matar a Freeman?
    – Porque si Violet y el Senador Freeman estaban muertos, no importaría que estuvieras allí. Y tú eres un francotirador. Te podrían haber hecho cómplice de matar al candidato vicepresidencial. No habrías sido capaz de ir a ninguna parte o hacer nada con esa amenaza colgando sobre la cabeza.
    Mari tiró de la cruz y la cadena bajo el colchón y los deslizó sobre la cabeza a fin de que su regalo descansara en el valle entre los senos. Le gustaba la percepción y el peso de eso. Los dedos fueron hacia el borde de la camiseta de él.
    – El guardia no estará aquí hasta aproximadamente las cinco y media de la mañana. Tenemos tiempo antes de que tengas que irte. -Le levantó el dobladillo, exponiendo las cicatrices entrecruzadas-. He querido hacer esto desde la primera vez que te vi. -Dobló la cabeza y le besó, los suaves y satinados labios contra las formadas crestas-. ¿Puedes sentir esto?
    Podía… a duras penas. No más que un suave resplandor de promesa, patinó sobre su piel. Debería detenerla. Cuanto más la tocara, cuanto más la poseyera, más difícil sería más tarde renunciar a ella.
    – Como un susurro. -Su voz fue ronca.
    No era lo bastante hombre para detenerla. Su errante y pequeña boca estaba justo bajo el ombligo, los dientes provocativos en las cicatrices, raspando sobre la rígida piel, la lengua haciendo una pequeña danza aliviando cada ardiente mordisco.
    – ¿Qué hay de eso?
    Cerró los ojos, moviéndose sobre la espalda, dejándola desabrocharle los pantalones y bajarlos de las caderas. La habitación estaba a oscuras, pero ella podía ver el patrón de las cicatrices yendo más abajo y cubriendo la gruesa y larga erección que estaba provocando con esos diminutos dientes afilados, suaves labios, y la húmeda lengua de terciopelo.
    – Más abajo -gruñó-. Más abajo y un poco más fuerte.
    – No tienes paciencia. -Su risa suave revoloteaba sobre el abdomen como una pluma-. Llegaré. Primero quiero explorar un poco, sólo ver que se siente mejor.
    Lo mataría antes de que acabara la noche. Sus labios eran seda caliente, deslizándose sobre él como la mantequilla, una sensación casi más allá de su capacidad de sentir… casi. Fue justo la cantidad adecuada para hacer reaccionar a su polla y captó su atención en jadeante anticipación. Los dientes empujaron el aliento de sus pulmones y enviaron fuego intenso en la barriga. Diminutos y ardientes mordiscos cubiertos por golpes de lengua.
    Espontáneamente su cuerpo se arqueó hacia ella, los puños agarrándole el pelo mientras un gemido le desgarraba la garganta. Las pelotas realmente se levantaron oprimidas, tan oprimidas que temía explotar mientras su pene se hinchaba, estirando las cicatrices dolorosamente, la erección engrosándose, alargándose, y sobresaliendo con urgente necesidad. Pensó decir algo -tal vez una protesta, con un poco de suerte no una súplica- pero ni su mente ni su lengua podían encontrar las palabras cuando le rodeó con los dedos la base del eje en un apretado puño.
    Bajó la mirada hacia ella, a los grandes ojos chocolate, tan oscuros por el hambre, la expresión ansiosa y hambrienta. Estaba salvajemente hermosa, las sombras oscuras jugaban sobre el cuerpo desnudo. La cruz de oro se meció entre sus senos, provocadora sobre la piel, acariciándola mientras se movía sobre él. Podía ver las marcas de posesión sobre su piel de su anterior relación sexual y eso envió otra ráfaga de calor avanzando a través de sus venas.
    Mari no se retrajo por las intensas cicatrices, las rígidas líneas cruzaban una y otra vez sobre la ingle y el escroto. Lo estudió, fascinada, como si fuera un cucurucho de helado y no pudiera esperar para empezar, pero sin estar segura por dónde empezar. Aguantó la respiración cuando descendió la cabeza y lamió la reluciente gota de la parte superior de la ancha y arrugada cabeza. No sólo lamió. Tuvo la misma sensación como si las alas de una mariposa pasaran rozando sobre él, y luego siguieron los dientes, raspando a lo largo de la piel dañada, arrancándole un grito de placer.
    Se quedó sin respiración. La mandíbula tensa. Cada músculo del cuerpo contraído. Luchando por el control. Un toque y lo destruiría. La tiró del pelo, tratando de apartarla, pero incluso mientras lo hacía, sus caderas se alzaban hacia delante, forzando la polla contra los suaves y satinados labios. Gimió otra vez cuando sopló el cálido aliento sobre él, mientras abría la boca y se deslizaba sobre la ancha cabeza, la lengua enroscándose y los dientes encontrando el punto más sensible bajo la cresta, el que sus enemigos habían tratado de destruir. Mordió experimentalmente y el fuego lo atravesó como un relámpago, pulsando en olas, hasta que no pudo respirar, luchando por aire, luchando por la cordura.
    El placer era tan intenso que estaba seguro de no sobrevivir. Eficazmente estaba destruyendo la confianza de su propio control. No podía permitirle arrebatarle esto… era demasiado peligroso. Sus dientes raspándolo de nuevo, directamente sobre ese dulce punto, y se retorció bajo ella, olvidándose completamente del peligro. Las uñas participaron, arañando una y otra vez los bordes de las líneas en el apretado saco, y no estaba seguro de saber su propio nombre. Lo estaba matando, estrellas explotando tras los párpados, azotes de candentes rayos fustigaban velozmente a través de su corriente sanguínea.
    – Más, Mari. Duro y caliente. -Ordenó entre dientes.
    Cerró la boca sobre la cabeza de su eje, tirante y caliente y tan exquisito, añadiendo la succión a la combinación de dientes y lengua, y él casi saltó de la cama. No había preparación para lo que le estaba haciendo. Dulce infierno, lo estaba quemando vivo con su boca. Sus dientes se encontraban cada terminación nerviosa, estaba seguro que habían sido dañados, y estaban haciendo una reparación acelerada.
    Ella gimió profundamente en la parte posterior de la garganta, y la vibración viajó directamente de la polla hasta sus pelotas, propagándose abajo hacia los muslos y arriba hacia la barriga. No podía detener el duro empuje de sus caderas. Lo probó, esforzándose por recuperar el control, pero fue imposible con el bramido en la cabeza y el corazón palpitando como el trueno en sus oídos.
    Soltó una débil maldición mientras se deslizaba más profundo, mientras la garganta se constreñía apretada a su alrededor, ordeñándole hasta que su simiente hirvió cálida y viciosa. La cogió por la cabeza, agarrándola hacia él mientras la ardiente pasión lo inundaba, las llamas crepitaban en la base de la columna e invadían todo su cuerpo. Los dientes encontraron ese único lugar bajo el borde de la ancha cabeza, mordisqueándole mientras lo tomaba profundamente de nuevo, la garganta una vez más constriñendo.
    Se hizo pedazos, una violenta explosión del cuerpo y los sentidos, su vida ya no le pertenecía, el placer lo consumía, comiéndoselo vivo. Temblaba por la liberación, las caderas casi sin control, empujando profundo e inútilmente, y cada vez que sus dientes o lengua aumentaban la caliente y fuerte succión, la agarraba más fuerte, sujetándose en la seda de su pelo.
    Le pertenecía, en cuerpo y alma. Podía pensar que la podría hacer dependiente de él sexualmente, atarla a él por la forma en que podía controlar su cuerpo, pero ella nunca lo había necesitado de la forma en que él la necesitaba a ella. Lo supo, tan cierto como sabía que su corazón y alma estaban para siempre en sus manos.
    Le dio una última pasada en espiral con la lengua y lo soltó. La echó de espaldas sobre el colchón, atrapándole las muñecas, levantándole los brazos sobre la cabeza, con el cuerpo todavía duro, agresivo y vibrante de necesidad. Con los muslos abrió los suyos empujando en su interior, conduciéndose a través de los estrechos y aterciopelados pliegues, forzando su entrada tan profundo como fuera posible, necesitando de ella que tomara cada pulgada de su gruesa y cicatrizada polla.
    Hubo resistencia, el cuerpo resbaladizo y acogedor pero demasiado estrecho, y a pesar de sus entrecortados jadeos y gemidos suplicantes, los músculos trataban de bloquear la invasión. La reacción sólo acrecentó su excitación y necesidad de poseerla, aumentando el placer mientras forzaba su eje más profundo, los músculos de mala gana, y apenas, separándose para él, apretando duramente contra las cicatrices, arrastrando a través de las dañadas terminaciones nerviosas hasta que sintió el fuego chisporroteando arriba y debajo de su columna.
    – Pasa las piernas alrededor de mi cintura. -Amó mirarla, dándose un festín con la visión de su cuerpo extendido ante él como un buffet interminable. Los ojos vidriosos por la necesidad, el pelo salvaje y desparramado como hebras de seda a través de la almohada. Un brillo parecía resplandecer de los senos, carne cremosa con apretados pezones implorando atención y su cruz destellando en la piel de ella. Amaba la entrada de su cintura y la curva de las caderas, pero en general lo que amaba eran los suaves y pequeños ruidos de desesperación provenientes de su garganta mientras su cuerpo se volvía fuego líquido a su alrededor-. Eres tan jodidamente bella, Mari.
    Se inclinó para besarle el cuello, la deliberada acción produjo una electrificante fricción sobre el lugar más sensible. Succionó el débil y palpitante pulso en la garganta, descendiendo más abajo para encontrar el pecho, e hizo lo mismo, sintiendo la empapada respuesta de ella, la cálida crema hizo más fácil el siguiente empuje. Los dientes y lengua la adoraron durante un rato, mientras esperaba que su estrecho cuerpo aceptara su invasión.
    – Por favor -susurró urgentemente, con el cuerpo empujando hacia él, mientras se hundía de nuevo en ella y se mantuvo quieto, saboreando la sensación de su cuerpo rodeándolo.
    – Shh, lo haré bueno para ti, cariño. Necesitas un poco de tiempo para alcanzarme.
    – Estoy a nivel -protestó, con la voz entrecortada. Su cuerpo estaba ya nervioso de necesidad. No quería esperar. Necesitaba sentir que la llenaba, la aplastaba, que la impulsaba tan alto que nunca descendería.
    Cada contorsión de su cuerpo le enviaba ondas expansivas inundándole. Estaba demasiado apretada, demasiado pequeña para su tamaño, pero eso sólo servía para aumentarle el placer. Necesitaba la sensación de un apretado puño agarrando, apretando y rozando su vara cicatrizada con ardiente calor, para obtener la liberación.
    – Me pones condenadamente duro, Mari. -Lo hacía. Un toque. Una mirada. Ella era todo lo que alguna vez quiso en una mujer. No tenía miedo de sus inusuales necesidades… combatía el fuego con fuego. Aún cuando la dominaba, su cuerpo le respondía con una salvaje y casi desesperada necesidad.
    Tenía los músculos acalambrados por el esfuerzo de contenerse. Cada célula de su cuerpo le gritaba para que la tomara rápido, duro y tan violento como fuera posible, dándole el máximo placer. Su respiración se convirtió en una ráfaga de ásperos jadeos. Deseaba esto diferente. Deseaba ser tierno. Tierno no le pegaba a su ser, pero ella se merecía mucho más, un lento y tierno amante, alguien que persuadiera a su cuerpo hasta la sumisión, no introducirse en ella y tomar por la fuerza lo que ella estaba ya dispuesta a dar.
    Se movió lentamente, probando su cuerpo, un largo empujón a través de los cálidos y húmedos pliegues. La sensación fue placentera, pero no hubo un fuego verdadero, no la llamarada de pasión más allá de su imaginación. Se escapó un gemido, un suave siseo de necesidad que no pudo detener.
    Cerró las piernas alrededor de la cintura y empujó contra él con desesperada necesidad.
    – Ken. Por favor.
    Esa pequeña súplica sin tapujos fue su perdición, haciéndole añicos el control y robando su corazón. Bajó la mano a su trasero, sintiendo la llamarada de calor asaltándola, la inundación de rica crema bañando su vara en respuesta.
    – No me estás ayudando, Mari. Necesitamos trabajar en eso.
    – Eres demasiado lento.
    – Y dije que lo haría bueno para ti. Compórtate. -No estaba seguro de que pudiera hacer otro golpe lento, provocando su cuerpo en conformidad, pero sólo para enseñarle las cosas que haría de esa forma, se las arregló para uno más.
    Gritó bajo él, cerrando los dedos en sus hombros, las uñas clavadas en él de modo que las terminaciones nerviosas respondieron con una descarga eléctrica. Le atrapó las caderas y acercándola y subiéndola hacia él, poniendo su cuerpo en un ángulo para tomarlo más, tomar su completa longitud. Quería enterrar cada pulgada de si mismo en ella, fundiéndose de tal modo que nadie fuera capaz de desenredarlos.
    En el momento que golpeó su cuerpo contra el de ella, yendo profundo, yendo a casa, olvidó cada buena intención. Las caderas bombeando, los dedos hundidos en sus nalgas levantando su cuerpo hacia él. Estar en el cielo era estar en su estrecha funda, aparentemente hizo lo justo para frotar encima de las cicatrices y traer a la vida viril a su polla. Podría vivir aquí durante horas, empujándola más allá de cualquier límite sexual que ella hubiera concebido, trayéndola una y otra vez al punto más alto de la liberación, sólo para echarse atrás para oír sus suaves y pequeñas súplicas de misericordia y ver crecer la lujuria en los oscuros ojos.
    Gimió su nombre, tirándole del pelo, contorsionándose bajo él, las piernas cerradas en un apretado agarre como si no lo fuera a dejar ir nunca. Se levantó para encontrar cada golpe, gritando, volviéndolo loco por la manera en que sus pequeños y calientes músculos lo agarraban y su cuerpo ansioso por él. Había invadido cada célula de su cerebro, cada hueso, y cada órgano, hasta lo que él sabía, no importaba cuanto viviera, ella sería la única mujer que siempre desearía.
    El conocimiento era alarmante, terrorífico, definitivamente peligroso, pero no podía cambiar lo que sentía. Las emociones fueron envueltas en su totalidad, tan prietas y fuertes como su pasión por ella. El calor iba aumentando, hasta que pudo jurar que su semen estaba hirviendo en sus pelotas, hasta que las luces destellaban tras los párpados y su mente rugía con la furia del deseo. El pene aumentó para estallar, empujando las paredes apretadas de su canal recluyéndolo y constriñéndolo, forzando el aterciopelado calor sobre las cicatrices hasta que las corrientes de placer inundaron sus terminaciones nerviosas, arrasando su cuerpo.
    Mari gritó y enterró la cara en su pecho para silenciar los gritos mientras su cuerpo se tensaba, pulsaba y se estremecía con el orgasmo, sujetando los músculos, convulsionándose alrededor, sacándole chorro tras chorro de su caliente liberación. El orgasmo parecía interminable, el cuerpo de ella tensándose a su alrededor, primero duro y fuerte y luego con temblores secundarios más suaves.
    Yacieron juntos, abrazados, tratando de encontrar la forma de respirar mientras los pulmones estaban hambrientos de aire y sus cuerpos estaban cubiertos por una fina capa de sudor. Mantuvo la mano en su pelo, los dedos masajeando perezosamente el cuero cabelludo mientras el corazón se calmaba y se sentía extrañamente en paz.
    – Podría yacer contigo para siempre, Mari, justo como ahora.
    Sonrió, deslizando las manos posesivamente sobre su espalda.
    – Estaba pensando lo mismo.
    Se movió para apartar el peso de ella, a regañadientes dejando el refugio de su cuerpo pero envolviendo un brazo a su alrededor para ponerla de lado, cara a él. Amaba la manera en que sus pezones estaban erectos y duros, una invitación a yacer contra la dulce e hinchada carne.
    – Te mereces ternura, Mari -dijo suavemente, besándola tan tiernamente como sabía-. No puedo sentir cuando soy tierno. Dios ayúdame, quiero sentirte cuando estoy profundamente en ti. Trato de retroceder, en mi mente lo intento, pero la necesidad de sentirte a mí alrededor, estar tan cerca de ti, triunfa y no puedo ser tierno.
    – No te lo pedí.
    – Estás llena de marcas. No puedo tocarte sin dejar atrás magulladuras y pequeños mordiscos. -Le acarició el pecho, tirando del pezón, y fue compensado con su brusca respiración.
    – Te he dejado unos cuantos arañazos y mordiscos. -Le recordó, entrelazando los dedos juntos detrás de su cuello, ofreciéndole los senos para su atención-. Te lo diré si te pones demasiados rudo.
    No pudo resistir la invitación y lamió al descarado pezón, acariciando con su lengua por encima y luego tirando tiernamente con los dientes.
    – Vine aquí para consolarte, para abrazarte, no para aprovecharme así, en este horrible lugar. Quiero llevarte a casa, nena, algún lugar seguro, lejos de aquí. Ven a casa conmigo. Lo juro, no tengo intenciones de hacer nada más que abrazarte.
    Un gemido se escapó cuando cerró la boca sobre el pecho y succionó, la boca tiraba fuertemente mientras los dientes provocaban y su lengua lamía.
    – Quiero ir a casa contigo. -Las palabras sonaron estranguladas. Su mano se había deslizado bajo la barriga para quedarse en la unión entre las piernas.
    – Puedo sacarte de aquí -la tentó, la lengua dándole golpecitos perversamente. Dos dedos la acariciaron a lo largo de su pulsante entrada.
    – Todas las chicas tienen que irse. -Su cuerpo saltó por el contacto, los dedos se introdujeron en ella y encontraron el clítoris con perezosas caricias. Cada toque enviaba una vibración a través de los senos hacia los pezones, dónde los dientes y lengua estaban jugando-. Y tenemos que asegurarnos que Violet y su marido están a salvo.
    Le besó el pecho izquierdo y se trasladó al derecho, al tiempo que empujaba profundo con su mano hasta que ella le estaba montando. No tenían mucho tiempo para estar juntos, y tenía que marcharse y dejarla encerrada a la misericordia de Whitney. Era un pensamiento terrible, uno que le tensaba el estómago con apretados y duros nudos.
    – ¿Después, vendrás a Montana conmigo y verás nuestra casa? -Mantuvo la mano quieta, la boca, la respiración… esperando.
    Pasó un latido de corazón. Empujó contra sus dedos, tratando de aliviarse pero no se movió.
    – ¿Mi hermana está allí?
    – Cuando sepamos que es seguro, Jack la llevará allí. También es su casa, pero no quiero que vengas por Briony. Quiero que vengas por mí. Pase lo que pase, Briony querrá verte. Nos hizo prometer a ambos encontrarte y llevarte con ella. -Succionó de nuevo, sintiendo la oleada de su líquido en respuesta, sobre su mano, y sus dedos empezaron su lento asalto otra vez.
    – Tengo terror a encontrarme con ella, Ken. -No podía casi respirar, pero nunca, nunca deseó que parara. Yaciendo en la oscuridad con las manos y boca vagando por su cuerpo la hizo sentir como si perteneciera a alguna parte. Esto era para ella, esta lenta, tierna oleada de placer, completamente para ella y lo sabía.
    – No deberías. Ella quiere amarte, Mari. Quiere a su hermana de vuelta. Y dará la bienvenida al resto de tu familia. Briony es una mujer generosa, compasiva y lo bastante valiente para enfrentarse a mi hermano. -Su mano se movió en serio, el pulgar y los dedos acariciando sobre cada lugar sensible hasta que pudo sentir la tensión aumentar más y más otra vez.
    – Mientras Whitney esté con vida, estará en peligro.
    – Pero no por tu culpa. Había matado a sus padres adoptivos, y trató de raptarla en el momento en que se enteró que estaba embarazada.
    – No puedo creer que vaya a tener un bebé. -Su aliento se convirtió en jadeos.
    – Ella tampoco se lo creía. El equipo de súper-soldados de Whitney dañó algo la casa, pero ha sido reparada. -Ahora sus dedos fueron realmente malvados, exploradores, provocadores y nunca dándole bastante de lo que necesitaba.
    Mari trató de empujar más fuerte contra su mano, engañándolo para que le diera alivio.
    – Me prometió que mientras cooperara con él, dejaría en paz a Briony.
    Los dientes de Ken tiraron del pezón en un tierno castigo.
    – Nunca la ha dejado en paz. La ha vigilado todos estos años. Esbozó su educación y exigió que tratara todas las enfermedades su propio médico. Whitney mintió sobre Briony así como mintió todos estos años a Lily.
    – Me siento muy mal por Lily. Es terrible averiguar que toda tu infancia se ha construido como un castillo de naipes. -Introdujo los dedos, los retiró, luego empujaron contra su clítoris hasta que quiso sollozar de placer. Cerró los ojos.
    Ken se inclinó y le besó el ombligo. Era tan propio de Mari preocuparse por Lily. Mari que no había tenido infancia, quien había sido tratada como un soldado adulto antes apenas de poder caminar.
    – Mírame, corazón. Abre tus ojos y mírame.
    Su voz era baja y dominante, las pestañas de Mari se levantaron. Sus miradas se encontraron, allí vio auténtica posesión, la cruda necesidad y el sello del control despiadado mezclado con algo que podría ser amor. Nunca había visto la emoción, así que no estaba segura de lo que estaba viendo, pero mantuvo la mirada fija en él cuando la llevó a la cima y le hizo gritar su nombre.

Capítulo 17

    Llovieron paracaídas anoche. Anunció Jack. Nuestros muchachos aparecieron, y fue hermoso verlos flotando bajo el cielo.
    ¿A quién tenemos? Preguntó Ken.
    Logan, por supuesto, Neil Campbell. Jesse Calhoun coordina y organiza la misión de rescate por si algo sale mal.
    Esto sorprendió a Ken. Jesse Calhoun era un miembro valorado del equipo, pero fue seriamente herido y estaba en una silla de ruedas. Principalmente dirigía las investigaciones.
    Trace Aikens y Martín Howard están aquí también. Jack nombró a los dos últimos miembros de su equipo SEAL de Caminantes Fantasmas. Nadie quería ser excluido. Eres un hombre muy popular Ken.
    Le tomó un momento darse cuenta de que Jack no bromeaba, esto impresionó a Ken. Se había entrenado con esos hombres y juntos luchaban, trabajaban, y a veces convivían, pero nunca se dio cuenta que contaba con sus lealtades. Jack y él siempre estaban apartados y a menudo otros hombres sospechaban de ellos.
    Ken se aclaro la garganta, agradeciendo que nadie pudiera verlo.
    La emoción jugaba con él demasiado estos días. ¿Todos están en su lugar?
    Todos en posición.
    ¿Has hablado con el senador? Preguntó Ken.
    El Senador Freeman pidió al equipo de Ryland que lo protegiera cuando visitó una instalación de alta seguridad hoy, informó Jack. El general dio realmente la orden al principio, luego una hora más tarde la rescindió y asignó a otro equipo.
    Hijo de puta. Whitney tiene más poder del que sospechamos. ¿Quién podría estar por encima del general?
    Ken se sentó en el estrecho pasillo de paredes de cemento. El cuarto nivel era más fuerte de lo que consideró que podría ser. En un principio había sido construido como una base militar secreta, antes de cerrarlo. Whitney obviamente lo descubrió y compró o persuadió a alguno de sus patrocinadores de que le permitieran usarlo para sus experimentos. Eran muy pocos los que conocían la existencia de los Caminantes Fantasmas. Los hombres de Whitney eran capaces de encontrar un modo de esconder el trabajo a varios comités que se habrían opuesto enérgicamente a sus experimentos inhumanos e ilegales.
    No sé quién podría revocar una de las órdenes del general. El presidente seguramente, respondió Jack. El secretario de defensa. Pero no puedo ver a ninguno de ellos aliado con un loco como Whitney. Es demasiado inestable, y la clase de cosas que está haciendo conmoverían a la Nación -al mundo- si se dieran a conocer. Ningún presidente se arriesgaría a tener algo que ver con él si se supiera lo que ha hecho con los niños y las mujeres.
    Era verdad. Ken no podía ver a ninguno arriesgando su carrera política. Demonios, pasarían tiempo en la cárcel, si no la pena de muerte, junto con Whitney. Sólo Mari, daría su testimonio de la violación y el asesinato de varias mujeres.
    No tenía sentido especular. Ryland tendría que acercarse al general, y si no funcionaba, entonces el equipo de Ryland tendría que averiguar en quien podían confiar.
    El contralmirante Henderson, el hombre responsable del equipo SEAL de Caminantes Fantasmas, estaba ya bajo investigación, por supuesto no estaba enterado y si no encontraban ninguna prueba en su contra, nunca se lo dirían. Jesse Calhoun trabajaba para averiguar quién había engañado a su equipo y los había enviado al Congo.
    Ken miró con atención las paredes alrededor de su tumba de cemento. Después de dejar a Mari, había estado ocupado marcando el camino, así Cami podría conducir a las otras mujeres, cuando Mari diera la señal para escaparse. Trató de encontrar la habitación y los túneles privados de Whitney para poder recuperar las fotos de las mujeres, pero parecía imposible cuando el hormigón terminaba tan a menudo y era arriesgado pasar por la mayoría de las partes.
    ¿Consiguió Logan los planos del complejo? Ken los quería para destruir las fotos de las mujeres que Whitney les había estado tomando durante años. Es más, quería poner una bala en la cabeza de Whitney. Ya que era una antigua base militar, debían ser capaces de tener acceso a ellos con la autorización del almirante. Si no, Lily se pondrá con ello, es capaz de conseguir lo que quiera. El nombre de Whitney obra maravillas, dijo Ken.
    Logan los tiene. Los están estudiando. Son necesarios para realizar el rescate mientras el senador esta aquí. Vamos a tener que adelantar nuestro horario. Sin duda Whitney planea alguna clase de accidente para el Senador Freeman y su esposa.
    Tal vez, reflexionó Ken. Pero no querrá una investigación acerca de este lugar. No pienso que ataque aquí al senador. Pienso que hará un intento antes o después de que se marchen. Seria estúpido armar una tormenta de fuego en su laboratorio, y una cosa que no es Whitney… es estúpido.
    Tiene que hacerlo parecer un accidente esta vez, dijo Jack. Consigue hablar con Marigold y ver si puede advertir a Violet.
    No. Absolutamente no, Jack. Ken fue firme. Avanzó lentamente arrastrando el vientre, cuidándose de una nueva barra que estaba pegada a las paredes, apartando sus piernas y alejándolas. Era fácil perderse en el laberinto, y Mari había estado trabajando en un nuevo plan de fuga con las otras mujeres, cuando temió que le había dicho demasiado a Sean.
    No tenemos otra opción. Violet tiene que saber contra qué está tratando. No tenemos un equipo en el lugar para protegerla. Si ella es realmente enemiga de Whitney…
    Ken envió a Jack la impresión de disgusto. No, no arriesgare a Mari. Ya ha asumido bastantes riesgos en este infierno. Si Violet trabaja en secreto para Whitney, entonces Mari estará muerta.
    Y si no, el senador está muerto, Jack recordó su posición ventajosa en el peñasco. El aire era frío. Lamentaba no poder enviárselo a su hermano atrapado como una rata en las paredes de la prisión de Whitney.
    No es mi problema. Francamente, no arriesgaré su vida por alguien que se unió al Senador Freeman. No confió en él o en su esposa. No arriesgaré a Mari. Voy a por lo que quiero ir, a por su familia. Las sacaremos hoy, porque si Sean no muere hoy, volverá esta noche. Lo mataré si le hace algo a ella. Mari sabrá lo bastardo que soy, no estará bien, porque si decide que no me quiere, tendré que secuestrarla para tratar que cambie de opinión.
    Jack suspiró. Has sacado al cavernícola sobre mí, hermano.
    Mari tiene ese efecto en mí. Y, a propósito, Briony realmente se disgustará si algo le pasa a Mari, y esto afectará tu vida, y acabarás consiguiéndolo por querer que Mari advierta a Violet.
    Hombre, estás nervioso. Frialdad.
    Ken frunció el ceño. Estaba nervioso. No quería dejar a Mari en aquella celda, encerrada y atrapada como un conejo en una jaula. Cuando Sean podía regresar en cualquier momento. Obligó a su mente a concentrarse en el asunto que tenia entre manos. Hablando de monstruos enfermos y fanáticos, ¿has visto al bastardo?
    Jack dio un breve y expresivo resoplido. Ummm, eso significa una negativa. Realmente nunca he visto a Sean.
    Te envié una imagen.
    Las colas y los cuernos no son exactamente reales. Ken. Me mandaste una foto del diablo.
    Ken hizo un ruido grosero, acompañándolo con un gesto grosero que su hermano no podía ver, pero sabría que lo había hecho de todos modos. Hice todo lo posible para darle un empujón a Sean en la fabricación de un intento contra Whitney. Con suerte, matará al doctor, y los hombres de Whitney lo matarán, podremos tenerlos a ambos fuera. Gracias por echarme una mano anoche.
    Lo siento, no actué lo suficientemente rápido. Fui a la parte más alta y me enterré, en el caso de que la energía se sintiera más. Debes haber sido completamente limpio.
    Ken trató de sentarse, y se golpeó la cabeza con la barra. Juró suavemente y echó un vistazo a sus manos. No había sentido los rasguños cuando se movía por el cemento sin acabar e irregular, dejando manchas de sangre. No importaba. Nada importaba más que sacar a Mari de ahí. Por un par de horas, no pude llegar a Mari y pensé que perdería la cordura. No me di cuenta de que tengo una imaginación tan viva. Estoy aquí tan asustado. El único momento en que he estado tan asustado fue cuándo el hombre de Ekabela cortó mi polla en diminutos trocitos. Nunca lo había admitido. Nunca habló de esto con Jack, pero Jack tenia que saber que no podía estar sin Mari. Tenía que sacarla.
    Hubo un pequeño silencio. ¿Ella está bien?
    Sean iba a forzarla. Era su amigo, se entrenaron juntos en el equipo de Caminantes Fantasmas. Es obvio que le tenía genuino afecto al hijo de puta, y por engañarla de esa forma… Ken golpeó el cemento con la palma de la mano, tenía que expulsar su cólera de algún modo físico. Jack, está devastada. Ken respiró hondo e hizo retroceder su mente y cuerpo al control. Voy a sacar a las mujeres por el pasillo en el minuto en que me des la señal. Marqué la forma de hacer el recorrido más rápido, pero si consigues tener en la mira a Sean, lo matas.
    ¿Estás seguro?
    Nunca parará. Incluso si no conseguimos a Whitney, y si Whitney le da una orden directa, Sean ira tras de ella. Al final voy a tener que matar al hijo de perra y ella tardará un tiempo en perdonarme
    No es una mujer estúpida, Ken. La subestimas. No es que me oponga a matarlo de una u otra forma.
    Mátalo, Jack, si tienes la posibilidad.
    Jack brevemente apoyó su cabeza en el brazo. Las emociones de su hermano a veces lo hundían; entonces se recuperaba, se retiraba, y se reagrupaba. Pero Ken estaba en punto de ebullición. Comprendido. ¿Esta Mari organizando a las mujeres?
    Ken le tendió la mano a Mari. Oye, nena. ¿Cómo lo están haciendo? Este es un gran día para la libertad.
    Hubo un corto silencio mientras contaba los latidos de su corazón. Si, lo es. Había una sonrisa en su voz. Todas están excitadas. Les he advertido que no digan a nadie ni una palabra de la nueva ruta de escape, y esperan la señal. Su voz cayó una octava, el sonido que acarició como el terciopelo las paredes de su mente y movió su cuerpo a pesar del cuarto apretado e incomodo. No puedo esperar a estar contigo en tu casa.
    Ken cerró los ojos y permitió que el sexy sonido entrecortado y atractivo, pasase por su cuerpo. Podía confesar, en ese lugar donde las paredes lo apretaban y la oscuridad le rodeaba, que había caído con fuerza por Marigold. Esto no tenía nada que ver con el sexo y todo ello era una emoción que amenazaba con ahogarlo. Seguiría negándolo, pero ahora mismo, en este lugar, con su alma y con las paredes de cemento que los separaban, lo admitía.
    – Te amo más que a mi vida, mujer.
    Tragó y apoyó su cabeza contra los bloques de concreto. Tampoco puedo esperar a que estemos juntos.
    La suavidad de Mari desapareció y fue al grano. Whitney tiene a Rose. Es la que tenía miedo de estar embarazada. Él hace que nosotras hagamos pis en una taza todas las mañanas, si lo está, él lo sabe. Va a retenerla sobre nuestras cabezas mientras el senador esté aquí, para que guardemos las formas.
    Ken frotó sus sienes palpitantes. Había tantos hilos, y tenia que llevar a cabo la fuga con suma precisión para sacar a todas las mujeres. No te preocupes por ella. Si él sabe que está embarazada, la tomó por si ustedes maquinaban una fuga. Mi conjetura es que Sean le informó de toda la planificación, y no quiere arriesgarse a perderla. ¿Sabes dónde la tienen?
    El hombre con el que está emparejada se llama Kane. Está con ella. Rose piensa que él ayudará, pero tengo miedo por ella, y no tengo ni idea de donde está.
    Maldición. Esto se complica. Tengo que regresar con Jack, dulzura. Espera un momento. Ken juró otra vez, frotando su mano sobre su cara. ¿Jack, lo captaste?
    Sí, lo capté. Digo que menudo lío espera al senador. Las aguas se ponen turbulentas. Agarra a tu mujer y consigue esquivar este infierno. Jack parecía terminante.
    Ken había estado contemplando exactamente eso toda la mañana. La había abandonado de mala gana antes de que el guardia llegara con su alimento. No se había aferrado a él. No hubo ningún último beso, ninguna protesta, y ningún llanto. Simplemente lo miró alejarse sigilosamente, como un ladrón por la noche. Sintió vergüenza por abandonarla. Le hizo el amor y le dejo sus huellas. El sexo fue áspero y salvaje. Ella le dio todo lo que era, y él acabó abandonándola en esa jaula.
    Se despreciaba. ¿Qué tipo de hombre hacía esto? Ninguno. Los monstruos lo hacían. Los hombres enfermos, depravados que no respetaban a la mujer. Golpeó su cabeza contra la pared de cemento y sintió un estallido de dolor.
    Cálmate, hermanito, tenemos compañía, Jack miró el pequeño avión haciendo círculos encima de su cabeza y descendiendo. Está llegando el senador. Jesse hizo algunas indagaciones, y piensa que Whitney podría tener no menos de unos veinte súper-soldados empleados. Otra prueba psíquica fue hecha hace aproximadamente seis meses.
    Ken juró suavemente. No hay quien pare a Whitney. Jack, lo sabes, Whitney no es sólo un científico loco que conduce experimentos ilegales. Tiene demasiada ayuda y está demasiado cubierto. Está a la altura de algo mucho más grande de lo que alguna vez imaginamos. No puede estar solo en esto como pensamos.
    El avión aterrizó. Veo a dos hombres bajarse. Ninguno me es familiar. Jack avanzó lentamente por el grueso follaje para tener mejor vista. Ajustó el visor. ¡Nop!, no reconozco a alguno de ellos, pero Violet los conoce. Actúa muy cómoda con ellos. Quienquiera que sean, son Caminantes Fantasmas. Cubren al senador como una manta.
    Ken lamentó estar atrapado dentro de las paredes, incapaz de ver lo que pasaba. No confiaba en Violet totalmente. Quería sacar a Mari. Su objetivo se había estrechado a una persona.
    Tenemos problemas, Ken. Hay un francotirador que está en los árboles, aproximadamente a ciento cincuenta yardas de mí. Ah sí. Reconozco al hijo de puta. ¿Recuerdas a Mitch? Tipo grande, boca lista. ¿El que pensó que podía tomar al instructor y terminó en cama durante una semana? Tiene que ser uno de los súper-soldados de Whitney.
    Jack miró a la mujer que caminaba al lado del senador. Parecía segura y dura. Su mirada impaciente buscaba entre los árboles y peñascos, y dos veces le dijo algo a uno de los guardias del senador e inmediatamente se movió un paso o dos para cubrir a su marido. El Senador Freeman extendió la mano y tomó la de Violet justo cuando saludaba con la cabeza y sonreía, claramente sintiendo que estaba seguro.
    No hay ningún modo en que el senador y Violet crean que Whitney los va a atacar, Informó Jack. Caminan como si poseyeran el lugar. Son cautelosos, pero no “son extremadamente” cautelosos.
    Y Violet piensa que está segura porque logró tener su propio equipo en el lugar. El senador debe haber sido el que dio un toque a alguien de arriba para cambiar al equipo, concluyó Ken.
    Mari tiene que advertirles, Ken.
    Ken descansó la cabeza en sus manos. No quería que Mari se pusiera en medio de Whitney y la batalla del senador. Y ella en el centro.
    Había un profundo afecto en la voz de Mari cuando hablaba de Violet. Obviamente pensaba en la mujer como de la familia. Y si Mari se ponía en medio de la lucha de Whitney con el senador, sus posibilidades de supervivencia tomaban un descenso agudo. A Whitney ya le disgustaba. Era una rebelde y movía a las otras mujeres para amotinarse. Si él decidía eliminar a una de las mujeres para guardar a las demás en línea, su opción más probable sería Mari.
    Si caminan como si poseyeran el lugar, tal vez lo posean. Tal vez tenemos todo mal, Jack. Sabemos que Freeman ayudó a Whitney a atraernos al Congo. Tal vez están seguros porque tienen razones. Mari confía en Violet, pero esto no significa que Violet no sea parte de todo esto. Podría haberse vendido por dinero y poder. La gente lo hace todo el tiempo. Que se jodan el senador y su esposa, no dejaré que Mari arriesgue su vida por ellos.
    Ken sintió a Mari moviéndose en su mente. Violet dice que ellos están en camino.
    No puedes decirle nada, Mari, sobre tus proyectos de fuga. Advirtió Ken. Piensa en las otras mujeres. Supervisaré la conversación, no te preocupes sobre retransmitirme la información.
    El Senador Ed Freeman y su esposa, Violet, entraron en la instalación, rodeados por el equipo de seguridad. Mari, vinimos para hablar contigo sobre algunas cosas y luego Ed arreglará todo con el doctor Whitney. La voz de la Violet era tranquila, controlada, y con mucha confianza.
    Queremos salir de esta instalación, Violet.
    Hubo una leve vacilación por parte de Violet. Pero cuando contestó, su voz fue hasta suave. Ed va a tratar de ayudar. Le dije sobre el programa de cría y él piensa que es espantoso. Está avergonzado porque alguna vez ayudó a Whitney.
    Mari se retiró repentinamente. En algún nivel lo sabía, pero la confirmación de la complicidad del senador todavía la impresionaba. ¿Qué hizo para Whitney?
    Hubo un pequeño silencio. Mari, no sabía sobre nosotros.
    No me des excusas; sólo dime lo que hizo.
    Violet suspiró, claramente reacia. Era del comité de asignaciones y guardó a Whitney bien financiado.
    Y… apuntó Mari.
    Violet guardo silencio por un largo momento. El estómago de Ken se endureció. Resistiéndose a enviar otra advertencia a Mari.
    Mari, estamos aquí para ayudarte. Esto es innecesario.
    Tal vez para ti. No pienso que todo sea seguro, Violet. Tú y tu marido pueden ser los que necesiten ayuda. Has estado alejada de Whitney mucho tiempo.
    ¿Qué significa esto? ¿Qué sabes?
    Mari agarró la impresión de Violet cruzando un pasillo estrecho, de repente miró alrededor cautelosamente ella misma. Contéstame, Violet, o estás por tu cuenta.
    ¡Maldición, Mari! Venimos a ayudarte. Violet vaciló otra vez y luego capituló. Ayudó a Whitney a mandar a un par de Caminantes Fantasmas al Congo para un experimento que conducía. Ed no se molestó en preguntar cuál era. Sólo fue el cebo para mandar a los hombres. A cambio, Whitney y los demás lo pusieron en una buena posición para la candidatura vicepresidencial.
    El estómago de Mari se revolvió. Sabía que Ken escuchaba, lo sintió irse. Desesperadamente quiso abrigar sus brazos alrededor de él.
    ¿Era consciente qué el hombre que fue a rescatarlo fue capturado y torturado? ¿Que Ekabela lo esperaba? Violet, tenía que haberlo sabido, y los condujo allí de todos modos a fin de conseguir una mejor posición política.
    Lo sé. Fue terrible lo que hizo, y lo lamenta. He hablado con él, le hice ver al monstruo que es Whitney.
    Mari cerró sus ojos. Ed Freeman era directamente responsable de la captura y tortura de Ken por Ekabela. Ken fue al Congo para rescatar al senador. Había puesto literalmente su vida en peligro para salvarlo. Y Freeman lo engañó por un lugar en la votación vicepresidencial. Ni Violet ni su marido podían concebir los daños, Ed Freeman había hecho tal daño a Ken, que duraría toda la vida. Esto puso enferma a Mari, que Violet pudiera amar a tal hombre.
    Ken se consideraba un monstruo. Temía la violencia en él, pero Mari sabía que un Ken era mejor que un millón de Ed Freeman. Ken nunca, en ninguna circunstancia, entregaría a otro hombre al enemigo, sobre todo sabiendo como era de sanguinario y brutal Ekabela. Todos sabían de su reputación para el genocidio, para la tortura, para el asesinato de masas por oponerse a sus fuerzas. Aunque Whitney había hecho un trato con él, el Senador Ed Freeman había aceptado aquel trato por su carrera política. De repente sospechaba que Freeman fuera capaz de engañar a un soldado por la ganancia política, sólo podría tener su propia orden del día al venir a este lugar.
    Mari rompió el contacto con Violet. Ken, siento tanto que oyeras esto.
    Estoy bien, nena.
    Pero no lo estaba. Sabía que no estaba bien. Las lágrimas quemaron sus ojos por él. Ed Freeman es un asno, Ken, y Violet una idiota si realmente puede amar a semejante hombre. No estoy segura de que decirles.
    Es una trampa, Mari. No sé lo que esperan sacar de esta visita, pero quieren algo, y no debe sacarte nada, ni a las otras mujeres. Adviérteles a las demás que no se dirijan a ella en absoluto, que no le den ninguna información.
    No lo harán. Mari podía sentir tirar a Violet en su mente, tratando de abrirse camino entre ellos. Mari no la dejó pasar. Pero no era fácil. Su cabeza palpitó, y sintió un chorrito delgado de sangre en su oído.
    Dime lo que quieres hacer, nena.
    Ella se decidió. Tenían que irse ahora. Independientemente de lo que pasara, no podían esperar, tenían que intentar la fuga.
    Ken, ve hacía las otras mujeres y abre sus celdas. ¡Hazlo ahora!
    Comprendido. Le daré a Jack la señal de que ellas salen.
    Violet empujó con fuerza en su mente y Mari la dejó entrar. Mari, dulzura, tengo miedo por ti. El Doctor Whitney parece realmente disgustado contigo. No quiso que Ed te hablara. Ofreció permitirles el acceso a todas las otras mujeres, pero lo convencí de insistir en hablarte.
    Mari se hundió en su cama. Cerró de golpe su mente otra vez a Violet. Ken, Violet es consciente de que cualquiera de las mujeres podría decirle a su marido lo que pasa. Esto no es sobre el programa de súper-bebés, es seguro.
    Vamos a seguir tus instintos, amor. Cubro tu espalda.
    Mari soltó el aliento. Por supuesto que lo hacia. Podía contar con Ken. Rápido abre las celdas antes de que Whitney saque su as de la manga. Violet está jugando con una cobra y puede ser mordida.
    El pequeño grupo llegó a la esquina, el Senador Freeman y Violet rodeados por su equipo de seguridad. Whitney mostraba el camino y su disgusto, Sean caminaba al lado de Whitney.
    Whitney se paró delante de su celda, con la misma pequeña sonrisa en su cara.
    – El senador quiere hablar contigo, Mari.
    Retrocediendo ante la puerta de la celda, echó un vistazo a Sean. Su mirada estaba fija en las señales y fresas de su garganta y bajó hacia el escote de su blusa. Su expresión mostraba satisfacción, y se dio cuenta que creía que había cooperado con él y que era él el que había dejado las señales de posesión en su cuerpo. Por alguna razón, esto la avergonzaba y encontró más difícil girarse a mirar a Violet y a su marido.
    El Senador Freeman se movió en el círculo de sus guardias de seguridad.
    – He oído rumores sobre su programa de cría. Por lo que he oído me cuesta darle crédito. El Dr. Whitney está obligando a las mujeres psíquicamente realzadas a reproducirse contra su voluntad con soldados realzados para producir descendencia y usarlos como armas.
    Ken, suena como si lo hubiera ensayado repetidas veces. Mari humedeció sus labios y echó un vistazo hacia Whitney.
    – Está bien, Mari -aseguró Freeman-. Soy un senador de los Estados Unidos. El Doctor Whitney no va a hacerle daño por decir la verdad. Conoce a mi esposa, Violet. Mi palabra es buena. Procuraré que no le hagan ningún daño.
    Alejándose más de la puerta, hacia el fondo de la celda, sacudió su cabeza.
    – Tiene miedo de que el Dr. Whitney les haga daño a las otras mujeres -ofreció Violet voluntariamente-. Tratamos de ayudarte -añadió-. Sólo dile la verdad.
    Con los ojos fijos en Violet, Mari dijo claramente:
    – Sí, Senador, todo es verdad. Hay varias mujeres. El Dr. Whitney las tiene amenazadas a fin de asegurar la cooperación del resto de nosotras. -Ya lo sabe, Ken. Puedo verlo en sus ojos. Parece triunfante y Violet también. No pueden ser tan estúpidos como para pensar que Whitney los dejaría salir de aquí si pensara durante un minuto que lo delatarían. ¿Qué se traen entre manos?
    – ¿Me dices que estas mujeres están contra su voluntad? ¿Qué el doctor envía a soldados para forzar su cooperación?
    – No tienes que actuar como si estuvieras ultrajado, Ed, sabes lo que está en juego. Lo que tratamos de conseguir. Además, has hecho más, ayudaste a entregar a un soldado de las Fuerzas especiales estadounidenses a Ekabela para que lo pelara vivo. Y en cuanto a ti Violet, mi querida, realmente deberías haber hecho un mejor trabajo en guardar la atención de tu marido correctamente enfocada.
    – Nos llevamos a Mari -dijo Freeman, con una voz innecesariamente fuerte y exigente.
    Había sido todo definitivamente ensayado. Whitney nunca dejaría al senador llevársela, por su importancia.
    – No, no es así. Decididamente no iré con usted. -Violet, independientemente del trato que tienes con él no lo vas a conseguir, lo sabes, no puedes confiar en Whitney. Si nos revendes otra vez bajo cuerda para permanecer en la boleta electoral…
    Amo a mi marido, Mari. No lo quiero muerto.
    El entendimiento alboreó. Mari parecía una tonta. Es tú idea. Hiciste el trato con Whitney. Independientemente de lo que quiera a cambio de la vida de Ed. Sabías quién fue el que alejó el éxito de él. No había otra explicación. Whitney quería algo de Violet y de Ed Freeman, y quería hacer un trato. A cambio, Whitney suspendería el golpe y los amigos de Freeman lo ayudarían por la vicepresidencia. ¿Qué tuviste que hacer, Violet? ¿Qué vendiste?
    A ti, por supuesto, Mari. Es todo sobre ti, tu hermana y los Norton.
    Ken había estado corriendo por el laberinto para regresar con Mari. Cuando oyó la respuesta de Violet, su corazón saltó. ¡Jack! Si no llego a ella a tiempo la sacarán con el grupo del senador. Maldición. Maldición todo se irá al diablo.
    El Senador Freeman caminó hacia la puerta.
    – Vendrá con nosotros.
    – Cuando corte su garganta, Senador, voy a hacerlo lentamente, entonces podrá sentirlo, justo del mismo modo en que Ekabela lo hizo con Ken Norton.
    Los ojos de Freeman se dirigieron a sus guardias y luego a Whitney.
    – Entonces realmente conoce a Ken Norton.
    – No diga su nombre -silbó-. Se lo advierto. No se atreva. -Dejó la promesa de muerte arder sin llama en sus ojos.
    El senador retrocedió, echando otra mirada rápida alrededor para asegurar que sus guardaespaldas estaban en posición. Violet caminó protectoramente delante de él.
    Mari extendió la mano telepáticamente a su hermana más vulnerable. Rose. ¿Está despejado? ¿Puedes salir?
    Kane me lleva hasta el nivel de tierra. Usamos los elevadores de servicio. Me ayuda a escaparme porque tiene miedo de lo que Whitney le hará al bebé.
    Violet aclaró su garganta.
    – Se dirige a alguien.
    Whitney tenía aquella pequeña sonrisa en su cara.
    – Habla con él. Ken Norton. ¿No es verdad? Está cerca. Yo sabía que no la abandonaría, no más de lo que Jack dejaría a Briony.
    – Váyase al diablo, Whitney.
    Levantó la ceja y le hizo un gesto a Freeman, a Violet y a sus guardaespaldas hacia el pasillo.
    – No hay forma de tratar de razonar con ella cuando se pone así -dijo-. Dejaremos que mis hombres la manejen. ¿Querrá un café, Ed? -Se marchó sin mirar hacia atrás, Sean siguiéndolo.
    – Pareces su perro, Sean -lo llamó, furiosa, porque tanto Violet como Sean fueran semejantes traidores.
    Mari oyó pesados pasos acercándose a su celda. Querían que supiera que llegaban. Que tuviera miedo. El miedo entraba sigilosamente lo quisiera ella o no. Whitney siempre parecía tan poderoso. ¿Había encontrado algún modo de usar a Mari para capturar a Ken, Jack, y Briony? Se sintió enferma.
    La puerta de la celda se abrió y afrontó a dos de los guardias de seguridad de Whitney. Los reconoció a ambos. Don Bascom pensaba que era resistente, pero Gerald Robard realmente lo era. Los dos se pusieron hombro con hombro, con expresiones sombrías.
    Ella forzó una sonrisa.
    – No los había visto por acá. ¿Cómo han estado? -Se obligó a parecer despreocupada, tanto como le fue posible. Mari trató de parecer cooperativa.
    No hubo advertencia. Robard estaba sobre ella antes de que fuera consciente del peligro. La golpeó con la fuerza de un tigre de novecientas libras, lanzándola a través del cuarto, con tal fuerza que vio mil estrellas, el cuarto giró y comenzó a ver negro.
    – Lo siento, niña -dijo Robard, agarrándola antes de que se golpeara con el suelo-. No hay ninguna necesidad de hacerlo más difícil de lo que ya es. -La puso en su cama-. Te quiere en mal estado, independientemente de lo que hagas. Mari, no lo desafíes como siempre. Solo coopera y no será tan malo.
    Don Bascomb sacó una aguja y la jeringuilla. Los ojos de Mari se ensancharon y sacudió la cabeza violentamente en protesta. Cuando Robard se inclinó, junto ambos pies y lo empujó con tanta fuerza como podía contra su pecho, enviándolo hacia atrás. Golpeó con fuerza la pared del fondo, gruñendo un poco, su cara se oscureció por la cólera.
    – Trato de hacerlo más fácil, pequeña diablesa. Venga. Mari son las órdenes del anciano. Cualquier otro sólo tomaría el chute y se iría a dormir. Puedo trabajar mientras estás inconsciente y es un hecho.
    Se asombró de lo razonable que sonaba, como si dejar inconsciente a una mujer y golpearla mientras no sentía estuviera bien. Robard quitó las mantas de la cama y fue a por ella otra vez.
    Querían que Ken viera su cuerpo amoratado. Estaba segura que planeaban dejar que la viera cuando la llevaran al avión. Estaban seguros de que los seguiría, hasta al Congo.
    Bascomb estaba apartado, sonriendo abiertamente, cuando sacó un par de frascos con un líquido claro del bolsillo de su camisa.
    – Diviértete, Ger.
    No hubo ningún sonido, nada en absoluto que lo delatara. En un momento Bascomb estaba ahí pareciendo un mono, burlándose de su compañero, luego estaba en el suelo, con una aguja en el cuello y Ken llenando el cuarto y pareciendo un ángel vengador. El guardia de la puerta de la entrada estaba en un charco de sangre, con la garganta cortada.
    – Ve a golpear a alguien de tu tamaño -dijo Ken suavemente.
    Demasiado suavemente. Mari se estremeció por el tono. Uno que reconoció como letal. Siendo una mujer práctica, rodó de la cama y buscó en el cuerpo de Bascomb el otro frasco, rápidamente llenó una jeringuilla, y dio vueltas alrededor de Robard. Quien se concentraba en Ken, no pensando que ella fuera una amenaza en absoluto. Ken no debería estar allí. No podía ser agarrado, y pasara lo que pasara, Robard tenía que estar muerto cuando Whitney llegara.
    – Ken Norton. ¿Cómo diablos llegaste aquí? -preguntó Robard y fingió un gancho derecho, solo balanceándose alrededor con una patada voladora.
    Ken bloqueó el ataque y lanzó un puño con la potencia de su fuerza realzada así como el peso de su cuerpo, directamente a la cara del hombre. Robard se tambaleó por el impacto, dando un paso atrás en un esfuerzo por recobrar el equilibrio. Ken lo esquivó con los puños levantados y golpeó con fuerza con tres golpes consecutivos, izquierda, derecha, y un gancho que atontó a Robard. Mari avanzó y sumergió la aguja en las nalgas del guardia, empujando el émbolo y liberando el líquido transparente.
    El sonido de una puerta cerrándose de golpe por el pasillo la alertó. Su corazón casi dejó de latir. Agarrando el brazo de Ken lo empujó.
    – Sal de aquí. Ellos vienen. En serio, vete ahora.
    Él juntó el frente de su camisa en su puño y la tiró contra él. Su boca bajó con fuerza sobre la suya.
    – Si te metes en más problemas, me llamas. En serio, Mari… que si tratas de manejar a un par de soldados realzados otra vez, te pondré sobre mis rodillas y golpearé tu trasero. -Pasó los dedos por su magullada cara-. Esto tiene que terminar.
    – Estamos casi ahí, Ken. Lo juro, iré contigo cuanto antes. Dame un poco más de tiempo.
    Aplastó su boca con la suya, sus dientes la lastimaron hasta que se abrió a él, su lengua arrasó y asumió. Podía probar la cólera y el miedo desesperado. Nadie se había preocupado alguna vez tanto por ella. Se sentía realizada por su preocupación. Mari lo besó, por un momento sintió su aliento, caliente como la seda, la electricidad chisporroteó, y manó la pasión, y luego con resolución lo apartó.
    – Vete. Estén llegando
    Sin liberar su camisa. -Estás segura, Mari. ¿Me oyes? Estás segura. Pase lo que pase, independientemente de lo que aquel hijo de perra de Whitney logre hacer. Te sacaré de aquí. ¿Entiendes? Mantente viva, sabes que vendré por ti.
    La lengua caliente de deseo que se mezclaba con sus miedos convirtió su corazón en gelatina. Empujó la pared de su pecho otra vez, sintiéndose un poco frenética.
    – Estaré bien. Sólo vete. Tienes que irte.
    Su pulgar se deslizó por la curva de su mejilla; presionó el cuchillo sangriento en su mano, y se fue, escabulléndose cuando oyó voces por el pasillo. Mari retrocedió, lejos de los dos cuerpos, acomodando su ropa y esperando a Whitney con la barbilla alzada.
    El doctor se paró repentinamente cuando vio la puerta de su celda abierta y a ambos súper-soldados inconscientes en el suelo y a su guardia muerto. Su fija mirada fue de confusión oscureciendo su cara y luego al cuchillo que tenia en su mano.
    – Marigold. Parece que tienes un pequeño problema.
    Extendiendo sus manos inocentemente.
    – Los dos llegaron para golpearme sin razón aparente. Dijeron algo sobre vitaminas, pero usted sabe que le tengo fobia a las agujas.
    Violet limpió su garganta, pareciendo de repente nerviosa, su mirada fija barrió el pasillo y el techo, hasta el suelo.
    – Vamos. Ed hay que salir de aquí -dijo Violet, tirando de su brazo-. Este no es nuestro problema. -Hizo señas a su equipo y ellos rodearon al senador, empujándolo hacia el ascensor.
    Dándose cuenta que faltaban a su palabra, Whitney llamó a sus guardias y luego retrocedió mirando, como siempre hacia, separado e impasible, esperando a ver lo que pasaba como si estuviera en medio de un experimento científico y no en un drama de vida o muerte llegando a su fin delante de sus ojos.
    El equipo de Violet y los hombres de Whitney fueron el uno contra el otro, luchando brutalmente.
    Violet empujó al senador delante de ella.
    – ¡Corre al ascensor!
    – No hay ningún escape -dijo Whitney, satisfecho.
    No le hizo caso, corriendo detrás de su marido, con su arma en la mano. Mari sacó un arma y comenzó a seguirla. Un guardia de seguridad derribado agarró su tobillo cuando pasó y la derribó con fuerza.
    – Deténganlos -pidió Whitney.
    Antes de que alguien más pudiera moverse, Sean caminó y con un movimiento liso y eficiente, golpeó la garganta de Whitney con un cuchillo muy afilado.

Capítulo 18

    El soldado más cercano a Whitney lo agarró y lo bajó de un tirón. La hoja cortó la parte posterior del brazo del soldado. Cuando sacó su pistola con rapidez y la apuntó hacia Sean, Whitney gritó:
    – ¡No! No lo mates. Lo necesito vivo.
    Sean no miró a ninguno del equipo de seguridad. Miraba únicamente a Whitney, como si fuera un robot programado para destruir. A pesar de los hombres que rodeaban al doctor se abrió paso, puños volando, intentando alcanzar su objetivo.
    Mari luchó por ponerse en pie. Violet y el senador ya estaban en el ascensor, y no la estaban esperando. Se las tenía que apañar sola, enfrentarse a Whitney, a sus súper-soldados y a un demoníaco Sean. Tomó un profundo aliento y se dirigió lentamente hacia el vestíbulo. La mayoría de los guardias estaban vigilando a Sean, intentando encontrar una manera de dominarlo sin salir heridos. Era rápido y peligroso y la mayoría de ellos, en un momento u otro, habían sido vencidos por él.
    No podía usar el ascensor, por lo que las escaleras eran su única opción. Avanzó seis pies antes de que Whitney desviara su atención hacia ella.
    – Quédate donde estás, Mari. No quieres que Rose salga herida, ¿verdad?
    ¿Rose? ¿Estás fuera? Mari dudó, necesitando consuelo.
    Kane me hizo correr. Luchó contra un par de guardias. Alguien, debían ser tus amigos, proporcionaron fuego de cobertura. Salté por encima de la valla y estoy corriendo libre. Alguien intentó detenerme; todo el rato gritaba que me podían sacar fuera, pero no confío en nadie. Estoy siguiendo el plan original. Dispersarse y evadirse. Puedo llegar al alijo del dinero y coger mi parte.
    Mari supo que había dudado demasiado. La mayoría de los soldados de Whitney en las cercanías tumbaron a Sean en el suelo, luchando. Estaba soltando sonidos inhumanos e intentando arrastrarse, con la fuerza de seguridad a sus espaldas, hacia Whitney.
    Cami. ¿Están todas las chicas a salvo y fuera?
    Estamos cerca. Nos dispersaremos y nos encontraremos contigo en el punto de encuentro, confirmó Cami. ¿Estás fuera? Volveré y ayudaré.
    El doctor suspiró.
    – Tienes mucho más talento del que nunca sospeché, ¿verdad Mari? Y pensar que casi di la orden de eliminarte. ¿Estás embarazada del niño de Norton?
    – Me enviaste a Sean la noche pasada. No lo sabré hasta que nazca, ¿no? -Retrocedió otro paso, pero dos de los guardias de Whitney estaban centrados en ella. Cada paso que daba, ellos lo imitaban, por lo que estaban bailando una danza macabra con ella.
    Era extraño y muy difícil estar en una danza mortal y aún así mantener una conversación telepática con su hermana. Claro que Cami arriesgaría su vida para volver y ayudar a Mari. Mari lo haría por ella. ¡No! Sigue moviéndote. Voy a ir con Ken a su casa en Montana. Envió las imágenes de su localización, que había obtenido de la cabeza de él.
    – No entiendo cómo pude perderme tus habilidades durante todos estos años. -Whitney frunció el ceño y se frotó el puente de la nariz.
    – Sabía que eras psíquico. Usas el contacto, ¿no? -conjeturó ella sagazmente, esperando despistar a los guardias al hablar con Whitney. Ganó unas pocas pulgadas más, pero la entrada a las escaleras todavía estaba demasiado lejos. Era rápida, muy rápida, pero el equipo de Whitney estaba realzado.
    ¡No! objetó Cami. No confíes en ninguno de ellos. Sigue el plan.
    Vete, Cami. Ahora estoy en una pelea. ¡Márchate!
    – Muy bien, querida mía. Claro que lo hago. Tengo un cerebro superior además de ser psíquico. Hay muy pocos psíquicos verdaderos y fuertes en el mundo. -Miró a Sean. El hombre estaba pegado al suelo y asegurado con esposas flexibles en ambos tobillos y muñecas. Todavía estaba luchando por llegar hasta Whitney-. Controlaste su mente, Mari. Plantaste una sugestión, además una desagradable. No te ha tocado, ¿verdad? simplemente cree que lo hizo. Pero Brett… -dijo pensativamente, un pequeño ceño de concentración en su cara.
    Mari saltó para cubrir la distancia, usando la habilidad física realzada para llegar a la escalera. Agarró la barandilla, saltó sobre ella y usándola como un trampolín, saltó medio tramo de escaleras. Corrió hasta el descansillo del tercer nivel. Escuchó a Whitney gritarles a sus hombres que fueran tras ella, agarró el segundo pasamanos y realizó un segundo salto.
    Ken. Estoy huyendo. ¿Las otras mujeres lograron escapar? No le gustaba la forma en que Cami casi la había expuesto y deseaba que él estuviera con ella. Podía oír a los hombres, uno brincando tras ella, el otro subiendo las escaleras al galope, hablando por radio, y diciéndole a alguien que la interceptara. Alguien estaba esperando en la siguiente escalera: oyó la radio y el zumbido de voces masculinas.
    Las guié hacia fuera por el pasillo. Tu amiga Cami las está llevando el resto del camino. Depende de ellas salir una vez que estén en la superficie. Jack dice que todo se está descontrolando. Estoy volviendo hacia ti.
    Estoy en las escaleras, intentando llegar al nivel dos, pero estoy atrapada entre dos equipos de seguridad. No creo que pueda llegar hasta ti. Tendrás que irte sin mí.
    Como el infierno, no seas ridícula. No me marcharé sin ti. ¿Cuán cerca estás del nivel dos? ¿Puedes vencer al equipo que te persigue?
    Sí, pero estoy corriendo directa hacia los hombres que me están esperando. Mari se detuvo, incapaz de decidir qué dirección sería la más prometedora.
    Sigue avanzando, dulzura. Rápido. Quieres estar en la cima; golpéalos fuerte y con intención, haz que ganemos un par de segundos.
    ¿Qué vas a hacer?
    Voy a derribar esta casa. ¿Supongo que Sean no lo derribó?
    No, y Whitney se dio cuenta de que estaba bajo una sugestión, pero cree que lo hice yo. Había corrido lo más rápido que podía subiendo la larga escalera. Sin aflojar el paso, golpeó la puerta y chocó contra el guardia de seguridad que la estaba esperando allí. Ambos cayeron, Mari golpeándolo con fuerza en la cara.
    El guardia le agarró el pie izquierdo y lo giró, haciéndola rodar sobre su estómago, pero ella lo pateó con el pie derecho, golpeándolo con suficiente fuerza como para que su agarre se debilitara. Todavía usando el impulso de la caída, se dio la vuelta quedando agachada y saltó para ponerse en pie. El segundo guardia se abalanzaba sobre ella, y Mari chocó contra su pecho antes de poder evitar su movimiento hacia delante. Él rodeó con los brazos su pequeña forma, presionándole los brazos contra los costados. Mari usó las rodillas, moviéndose hacia arriba para golpearle bajo la barbilla con la cima de su cabeza.
    Le clavó ambos pulgares bajo las costillas, y cuando los brazos de él se soltaron, se dejó caer, estirando los codos para ganar más preciosas pulgadas de habitación. Fue capaz de liberar un brazo y golpeó al guardia en la nariz con la palma de la mano, pivotando para lanzar su peso corporal en el golpe. Liberándose, intentó correr de nuevo, sabiendo que los otros dos guardias que la habían estado persiguiendo estaban solamente un par de pasos más atrás.
    ¡Agáchate!
    Ella se dejó caer, ambas manos cubriéndose la cabeza, cuando una ensordecedora explosión los tumbó a todos. Ken salió bruscamente de los escombros, agarrándole el brazo y levantándola de un tirón. Mientras se giraba, golpeó el talón de su bota contra la cabeza de uno de los guardias, haciendo que cayera como una piedra.
    – ¡Corre, Mari!
    Ken le lanzó una pistola y un cuchillo, después retrocedió para protegerla mientras ella se abría camino entre la suciedad y los escombros. Ve a la izquierda. Sigue el pasillo, le ordenó mientras descargaba una ráfaga de balas, haciendo retroceder a sus perseguidores.
    Mari se dio la vuelta, toda concentrada, cuando dos técnicos de laboratorio aparecieron portando armas. Les disparó a ambos, su puntería fue mortal. Continuó moviéndose por el estrecho corredor, arrancando dos cámaras por el camino, sus piernas llevándola cuando su mente se sentía embotada.
    – Los otros, Ken, ¿has escuchado algo? -le preguntó Mari ansiosamente.
    Ken la movió contra la pared, cubriendo su cuerpo con el suyo mientras las balas se incrustaban en el muro que tenían detrás. Devolvió el fuego, empujándola hacia delante, instándola a que corriera mientras él salía y enviaba fuego de cobertura por el largo corredor. Los cristales se destrozaron, y los guardias saltaron a las entradas de las puertas, utilizando cualquier refugio que encontraban. Ken corrió de espaldas, manteniendo el fuego hasta que rodearon la siguiente esquina y se pudo dar la vuelta y correr con rapidez tras ella.
    – Jack dice que las mujeres se marcharon en distintas direcciones. Mi equipo tuvo un momento infernal proporcionando fuego de cobertura para ellas, pero nadie las pudo detener el tiempo suficiente para llevarlas al helicóptero que esperaba. Fueron hacia arriba y saltaron la valla, y se dispersaron en el bosque. Detuvimos a la mayoría de sus perseguidores, pero hay una condenada lucha entre los hombres de Violet protegiendo al senador y los súper-soldados de Whitney. En realidad eso ayudó a que salieran las mujeres.
    Ken le agarró el brazo, haciendo que se detuviera abruptamente mientras abría de un tirón la pequeña puerta de mantenimiento situada en la pared.
    – La rejilla, métete dentro del hueco. Deprisa.
    Mari no perdió el tiempo haciendo preguntas. Sólo tenían segundos. Cuando los guardias giraran la esquina y vieran que se habían marchado, comprobarían la pequeña habitación de mantenimiento. Abrió de un tirón la rejilla y se lanzó al hueco, gateando para darle a Ken espacio suficiente. Él cerró la rejilla y le indicó que fuera hacia delante.
    Casi inmediatamente, balas traspasaron la puerta y las paredes que tenían detrás. Mari dudó, su corazón golpeando, pero Ken la empujó por el trasero, instándola a que continuara avanzando. Mari gateó lo más rápido que pudo, intentando estar tranquila. La tubería era sorprendentemente grande, y se iba ampliando a medida que se movía. Ken le dio un golpecito en el tobillo cuando ella llegó a otra rejilla.
    Mari la sacó y como en la otra, la rejilla se abrió con facilidad, los tornillos ya habían sido sacados. Mari se deslizó con la cabeza por delante, rodando, con el arma preparada, rastreando la habitación. Se encontró en otro cuarto de mantenimiento, herramientas esparcidas por todas partes, y un cubo de agua sucia con una fregona alejada de la pared. El cubo le parecía fuera de lugar con todas las herramientas.
    Miró alrededor, respirando con fuerza, luchando por controlar su miedo. Había estado en varias misiones con balas volando, pero nada la había preparado para esto… escapar de Whitney. Este había controlado su vida tanto tiempo, que no estaba segura de que alguna vez pudiera pensar por sí misma.
    La mano de Ken rozó su nuca.
    – Has estado pensando por ti misma desde hace mucho tiempo, cariño. Deja de preocuparte.
    – No me estabas tocando y sabías lo que pensaba. Odio eso. A veces me das miedo.
    Él le lanzó una pequeña sonrisa al pasar a su lado para abrir un poco la puerta, lo suficiente para espiar por ella.
    – No tienes exactamente cara de póquer, cariño -dijo arrastrando la voz.
    – Ojalá te pudiera creer, pero no soy tan transparente. He pasado demasiado tiempo engañando a Whitney. Tienes mucho más talento psíquico del que muestras.
    La alarma estaba sonando con fuerza a través del complejo, y el caos había estallado. Técnicos de laboratorio salían apurados al corredor. Ken estiró la mano y agarró a un hombre por su bata, metiéndolo de un tirón en el cuarto y clavándole un codo en la cabeza. El técnico se desplomó al suelo y yació allí gimiendo.
    – Quítale la bata.
    Mari se agachó para quitársela. Whitney había hecho obligatorio que todos los técnicos en el tercer nivel llevaran una bata negra de laboratorio y los del segundo una blanca. El hombre llevaba una bata blanca, pero Mari había echado un fugaz vistazo a varios técnicos de nivel tres. Estaban subiendo en tropel las escaleras junto a los equipos de seguridad que barrían cada nivel.
    – ¿Qué fue esa explosión? -Golpeó al hombre cuando se intentó levantar, y este se cayó por segunda vez. Mari se puso la bata y echó un vistazo por la habitación en busca de un sombrero.
    – Coloqué unas pocas cargas programadas. Continuarán estallando a intervalos irregulares, justo lo suficiente para mantener a Whitney y sus hombres desconcertados. Las mujeres pasaron la valla y presumiblemente ya están fuera. Jack dice que desafortunadamente el senador está casi en el avión. Jack nos está esperando.
    – ¿No tienen a mis hermanas? -Mari hizo una mueca de dolor cuando Ken agarró un segundo técnico vestido de blanco y lo estampó contra la pared. Rebotó y Ken lo arrastró dentro del pequeño cuarto-. ¿Ni siquiera una?
    – Tus hermanas no son muy transparentes. -Su vívida mirada la inmovilizó-. Sabías que no lo serían. Todas lo habíais discutido con antelación, ¿verdad?
    Para evitar sus ojos glacialmente fríos, Mari se agachó para sacarle la bata al técnico.
    – Sí. Sabía que no estarías contento.
    Y estaría menos contento sabiendo que se suponía que ella se tenía que escapar de él y encontrarse con las otras lo antes posible.
    – ¿Sólo porque mis hombres están arriesgando sus vidas para sacarlas? Tus hermanas sabían que iban a estar allí, con balas volando y un helicóptero esperando, y saltaron por la valla y se dispersaron en el bosque. -Estiró la mano y la puso en pie-. ¿Estás planeando hacer lo mismo?
    Ella evitó sus ojos. ¿Qué estaba planeando? Iba a ver a Briony. Iba a intentarlo con Ken.
    – Estoy planeando ir contigo, luchando con todo lo que tengo, y ganar la libertad. ¿Conoces esa palabra que se supone representa la vida Americana? Libertad, Ken. Queríamos la libertad para tomar nuestras propias decisiones.
    – Son psíquicas, muchas sin anclas, al igual que tú. ¿Cómo van ellas, o tú, a sobrevivir sin ayuda? ¿Y realmente crees que Whitney simplemente va a dejarlas marchar? Enviará a cada soldado que tiene para recuperarlas. Las habríamos protegido.
    – ¿E intercambiar una prisión por otra?
    El corazón de Ken se sintió como si estuviera siendo apretado con fuerza.
    – ¿Es lo que crees que estás haciendo, Mari?
    Sus ojos se encontraron. Él contó los latidos de su corazón. Ella había hablado con sus hermanas acerca de salir por su cuenta. Él le había dado su alma, y ella estaba pensando en escaparse de él. ¿Y por qué no? La vida con él sería una forma de prisión. No lo podía negar… incluso a sí mismo. Querría gobernar su vida, rodearla en un envoltorio de burbujas y mantenerla escondida del mundo y de cualquier peligro que se pudiera presentar. Mari desesperadamente quería, necesitaba y merecía libertad.
    Ken se tragó todo lo que quería decir y cogió la bata de las manos de ella, poniéndosela con un movimiento de hombros. La bata era demasiado pequeña, y le tiraba en los brazos y la espalda, pero serviría para atravesar el corredor. Con explosivos saltando cada pocos minutos, dudaba que Whitney estuviera mirando las cámaras de seguridad. Ken había pasado una buena cantidad de tiempo colocando las cargas para que tuvieran el máximo efecto caótico.
    Mari le agarró el brazo antes de que volviera a abrir la puerta de las herramientas.
    – No creo que esté intercambiando de prisión, Ken. Es sólo que tengo miedo. Estoy aterrorizada, de hecho. No tengo ni idea de lo que me voy a encontrar fuera de estas instalaciones. Me siento como si fuera a desertar. Necesito encontrar quién soy y lo que soy, y si puedo vivir con el resto del mundo.
    No añadió antes de poder entrar en una relación de pareja, pero él escuchó el eco de las palabras en su corazón. Tal vez las escuchó en la cabeza de ella. Y una relación con él no sería la elección de Mari, una vez que estuviera en el mundo real donde hombres normales, tal vez con afición por el romance y la amabilidad, estaban disponibles para ella.
    Ken. La voz de Jack se entrometió, aguda marcada por el mando. Aquí se está descontrolando todo. ¿Puedes llegar al primer nivel? Logan y Neil se están dirigiendo hacia ti. Los estoy apoyando, pero si no veo tu trasero en los próximos minutos, romperé el protocolo e iré a buscarte. Muévete, ahora. Había urgencia en la voz de Jack.
    Ken sabía que Jack lo haría. Jack pondría su propia vida y la de cualquier otro en peligro para sacar a Ken del problema, justo como Ken haría por él. Estoy de camino. Estamos en el segundo nivel intentando llegar al primero. Dame unos pocos minutos.
    Puede que no tengas unos pocos minutos. ¡Oh, mierda! Hubo un momento de completa concentración.
    Ken reconoció la vacía e impasible voluntad de hierro de su hermano, que quería decir que estaba disparándole una bala a alguien. Esperó, sabiendo que algo malo había sucedido.
    Uno de los guardias de seguridad que guiaba al senador al avión le acaba de disparar en la cabeza. Violet derribó al hijo de puta y metió a su marido en el avión, pero no tiene buen aspecto. No podemos distinguir los tipos malos de los buenos, Ken. Tienes que salir de ahí y llegar al helicóptero. Están saliendo de ese edificio como abejas.
    Entendido. Ken abrió un poco la puerta, lo suficiente para espiar el pasillo. La mayoría de los técnicos corrían hacia las escaleras. Unos pocos guardias de seguridad y soldados empujaban por el corredor intentando ver a los individuos, lo que le decía que Whitney no había abandonado la esperanza de encontrarlos.
    ¿Alguien vio a Whitney?
    Tú y yo sabemos que tiene uno o dos túneles. No se va a quedar atrapado ahí. Probablemente está a mitad de camino de su siguiente guarida. Pulsa un botón en un ordenador, su información es enviada a otros ordenadores, y él abandona este laboratorio.
    Ken se acercó a Mari.
    – Permanece cerca de mí. Camina directamente hacia las escaleras. Mantén la pistola en tu bolsillo y lista para usar. No levantes la vista hacia las cámaras, simplemente camina en la corriente de los otros técnicos.
    – Me reconocerán. Aquí no tienen mujeres técnicos. Whitney pensaba que serían demasiada distracción.
    – Tu cabello no es tan largo. Puedes subir la chaqueta poniéndola alrededor del cuello. Tenemos que irnos ahora, Mari. Y si digo que corras, sal disparada y no mires atrás.
    – No te voy a dejar.
    – Estaré justo detrás de ti. No soy un héroe, cariño. No voy a dejar que Whitney me conecte a alguna máquina por el resto de mi vida.
    Ella le agarró la parte frontal de la bata.
    – Puede que tuviera miedo y dudara, pero tengo intención de ir contigo. Asegúrate de estar justo detrás de mí. Lo digo en serio, Ken, porque volveré a por ti. -Dejando a un lado las dudas sobre el futuro, nunca dejaría a Ken a merced de Whitney.
    – Suenas como mi hermano, y te advierto, Mari. Como hagas algo estúpido como eso, te voy a poner sobre mis rodillas.
    Ella puso los ojos en blanco.
    – Me han pegado con una vara, Ken. La amenaza de unos azotes no me asusta mucho.
    Él le dio un pequeño empujón.
    – Muévete. Sigue moviéndote.
    Mari iba a ir con él. Tenía un respiro. No tenía ni idea de cómo la iba a conservar, pero por lo menos ella no iba a saltar sobre la valla y marcharse por su cuenta. Las mujeres habían planeado la fuga desde hacía tiempo, y aunque Ken y su equipo habían estado allí ofreciendo protección, no habían corrido el riesgo de desviarse de su plan. Creían las unas en las otras, y en nadie más. Incluso Violet estaba fuera de su círculo. Eso preocupaba a Ken. Si las mujeres se volvían en contra de Mari por elegir quedarse con él, ¿terminaría sintiéndose resentida con él?
    Apartó todos los pensamientos de su mente y se puso en modo guerrero en el momento que salió del cuarto de herramientas. Se retrasó varios pasos para proteger mejor a Mari mientras ella se abría paso a empujones por el pasillo. Ella se daba espacio para luchar, notó él con aprobación, y se movía con confianza, pero mantenía la cara apartada de las cámaras. Caminaba como una mujer, meciendo las caderas, y vio a dos soldados reaccionar cuando pasó. Los hombres estaban parados en una entrada, buscando en las caras de los técnicos que pasaban.
    Antes de que ninguno de los hombres pudiera hablar por sus radios, Ken les disparó. Usó un disparo mortal, derribándolos con rapidez y dureza, dos ataques seguidos que hicieron que los hombres se hundieran hacia el suelo antes de que los disparos se registraran entre la multitud que huía. Continuó moviéndose, escondiendo la pistola con su cuerpo, reaccionando como los otros, casi corriendo.
    Un disparo pasó silbando al lado de su oreja y alcanzó a un técnico que tenía cerca, llevando al hombre contra la pared. La sangre salpicó y el técnico gritó, colocándose una mano con fuerza en el hombro. Inmediatamente todo el mundo corrió, chocándose unos contra otros, empujando y dando empellones al correr hacia las escaleras.
    Ken perdió a Mari de vista al agacharse, dejando que la multitud lo ocultara, mientras buscaba al enemigo. Una descarga de balas barrió la masa que corría, derribando la gente, de modo que algunos se quedaron tirados en el suelo, y otros los pisotearon. La sangre corría por el pasillo. Ken se deslizó en la sombra de una de las entradas y disparó con rapidez a las luces, sumiendo el pasillo en sombras. Instantáneamente subió por la pared, trepando como una araña hasta que llegó a las vigas que recorrían el soporte del techo.
    ¡Ken! Mari sonaba ligeramente aterrorizada.
    Estoy vivo. Sal de una condenada vez. Jack te cubrirá. Puedes confiar en Neil y Logan. Te llevarán al helicóptero.
    No me marcharé sin ti.
    Más balas recorrieron la zona donde habían estado, el enemigo sistemáticamente barriendo las zonas bajas y luego las altas, derribando despiadadamente a cualquiera que se metiera en la zona de los disparos. Ken le disparó a la luz, concentrándose en un objetivo de cuatro puntos donde debía estar el corazón.
    Mari, te lo juro, te golpearé ese terco y pequeño trasero si no haces lo que te digo. ¡Vete!
    Se dejó caer al suelo y se tumbó, esperando una respuesta, pero sólo hubo el sonido de los muertos al caer y los temerosos gritos de los técnicos que querían salir, pero que no eran capaces de reunir el coraje para volver a moverse. Echó un cuidadoso vistazo a su alrededor, usando su realzada visión nocturna. Un hombre estaba muerto a varios pies a su izquierda, con la pistola todavía en la mano, un charco de sangre extendiéndose bajo él. Ken se levantó de un salto y corrió a toda velocidad hacia las escaleras, saltando sobre los hombres caídos, ignorando sus gritos pidiendo ayuda.
    Saltó la mitad de las escaleras, subió corriendo el resto, y salió repentinamente al pasillo del primer nivel.
    ¡Abajo! ¡Abajo!
    El grito frenético de Mari hizo que se lanzara al suelo, rodando lo más cerca posible de una entrada, mientras su arma estaba fuera rastreando. Una descarga de balas lo mantuvo rodando, el sonido ensordecedor en los estrechos confines del corredor. Consiguió arrastrarse hasta una puerta abierta y trepar por el lateral de una pared para colocar su cuerpo directamente sobre la puerta. La chaqueta se rasgó cuando sus músculos sobresalieron, agarrando su peso extendido por encima de la entrada. Pudo ver dónde una bala había perforado el material, dejando un hueco en la tela.
    Están entrando. Equipo estándar de dos hombres. Ten cuidado. Había miedo en su voz.
    ¿Estás bien, cariño? Él sonaba calmado, tranquilizador. Esto era por lo que vivía. Más le valía a ella saberlo. Había nacido siendo un guerrero, y cualquiera lo suficientemente estúpido como para ir tras él simplemente tenía el deseo de morir.
    Tengo un cuchillo. El idiota no hizo una búsqueda rigurosa. Señala cuando estés fuera de peligro.
    Él ignoró la ansiedad en la voz de Mari, manteniendo su tono con la misma nota calmada. Lo sabrás. ¿Cuántos guardias tienes centrados en ti?
    Dos. Puedo encargarme de ellos; simplemente asegúrate de ocuparte de los dos tuyos. El tono de Mari igualaba el suyo, tranquilo y seguro, lleno de confianza.
    Los dos soldados vaciaron sus pistolas en la puerta y las paredes de la habitación antes de colocar con un golpe nuevos cargadores y abrir de una patada lo que quedaba de puerta. Se hizo astillas y se desencajó de las bisagras, y los dos entraron en el cuarto, espalda con espalda, esparciendo balas en un semicírculo para cubrir cada pulgada de habitación.
    Ahora, Mari.
    Ken saltó del techo, apretando su pistola y disparándole al soldado más cercano mientras caía. Aterrizó en cuclillas y le disparó al otro. Le sacó de un tirón la bata de técnico, aunque no le gustaba el color blanco para salir en la oscuridad. ¿Estás fuera de peligro, nena? Espió por la esquina.
    Un guardia yacía a los pies de Mari, obviamente muerto. El otro guardia estaba luchando con ella por el cuchillo. Ken vio que el hombre giraba el hombro y golpeaba dos veces a Mari, yendo a por la garganta. Ella consiguió girar el cuerpo lo suficiente para que él fallara su objetivo, pero los golpes la habían sacudido. Ken se acercó al guardia por detrás y usó su propio cuchillo, enterrando la hoja hasta la empuñadura en el riñón del hombre. Golpeó la cabeza del guardia con el dorso de la mano, echándolo a un lado y contra el suelo, y estiró la mano para tirar de Mari hacia sí.
    Hizo una rápida evaluación, asegurándose de que no sangraba mientras giraban para correr por el pasillo.
    – Van a golpearnos con todo lo que tengan -dijo-. Él no va a querer que te escapes.
    – No me matará -dijo Mari con absoluta confianza-. Cree que controlé a Sean y planté la sugestión de que tuvimos sexo.
    Ken le lanzó una mirada incluso mientras seguía vigilando el pasillo. Es demasiado fácil, Jack. Está tramando algo.
    – ¿Descubrió eso?
    – Whitney no deja pasar demasiado. Tampoco dejó que los guardias mataran a Sean. Les dijo que no lo hicieran, y eso significa que enviará a Sean tras de mí.
    – Cuento con ello -dijo Ken, manteniendo sus escudos firmemente en su sitio. Lo último que ella necesitaba era sentir la cruda violencia arremolinándose en su cerebro. Quería destrozar a Sean pieza a pieza, y tenía toda la intención de hacerlo.
    – Pero hará todo lo que pueda por matarte -dijo Mari-. Quiero cubrirte. Ve tú delante y yo me quedaré detrás.
    Ken apuntó hacia delante.
    – Lo haremos de la manera en que yo siempre lo he hecho. Tenemos ayuda esperando. Simplemente dirígete al helicóptero. Te sacaremos de aquí. -Mientras le pasaba más cargadores, le tocó la mente, no queriendo insubordinación en el medio de lo que sabía sería un infernal tiroteo.
    Mari planeaba entregarse si llegaba a darse la situación de estar entre la vida de él o su libertad… y quería libertad ahora que tenía una muestra de ella. Pero estaba decidida a que él no fuera capturado y atormentado por Peter Whitney. La mujer podría desgarrarle el corazón si fuera lo suficientemente estúpido como para dejarla. Ken hizo una pausa, manteniéndose a la izquierda de la puerta, sujetando a Mari contra sí mismo. Sus labios le rozaron la parte de atrás de la cabeza.
    Sin importar lo que pase, Jack, júramelo, le dirás al equipo que tenemos que sacarla. No me importa si la tienes que golpear en la cabeza y llevarla inconsciente. No va a hacerse la heroína y salvar mi trasero a costa del suyo.
    La diversión de Jack era un bálsamo tranquilizante en una dolorosa herida.
    Oh, lo tienes mal, hermano. Esa mujer te tiene todo pillado. Salid de una condenada vez y vayámonos. No vamos a dejar a nadie atrás.
    Ken creía en pocas cosas, pero creía en su hermano. Le dio a Mari la localización del helicóptero.
    – Corre. Deja que el equipo te proporcione fuego de cobertura. Sigue avanzando, y te seguiré pegado a tus talones.
    Vamos a salir, le advirtió a su equipo.
    Tenéis enemigos esparcidos en un semicírculo disperso, le advirtió Jack. Mitch está intentando tirarse un farol, pero no lo va a conseguir. Hubo un momento de silencio y luego un rifle se disparó. Oh, mierda, retrocedió y no se mueve.
    Mari salió, corriendo con la velocidad borrosa de un soldado realzado. Ken mantuvo el paso justo tras ella. Ella no corrió en línea recta, sino que zigzagueó, intentando encontrar cobertura, en un lugar donde se podía encontrar poca. Estallaron disparos a su alrededor, pero continuaron corriendo. Ken confiaba en que Jack y los otros mantuvieran el enemigo sujeto.
    Están llegando.
    Abajo, Mari, al suelo. Ken saltó hacia delante para derribarla, tirándola incluso mientras le advertía, protegiendo su cuerpo con el suyo. Abejas furiosas le picaron en la espalda y piernas, pero se estiró sobre Mari, esforzándose por cubrirle la cabeza con los brazos y mantenerla a salvo de los pequeños y mortales misiles que la mini-bomba estaba expulsando.
    Jack juró en su cabeza, las maldiciones largas y elocuentes. Clavos. Pusieron clavos en la condenada cosa. Pareces un jodido puercoespín. ¿Puedes correr?
    Tengo que hacerlo. Puedo hacerlo. Solamente no dejes que vuelvan a lanzar otro de esos. Dolía como un hijo de puta, pero no iba a dejar que le disparan… o lo capturaran. Se levantó, la espalda y los músculos de sus pantorrillas gritándole. Mari obviamente sentía el dolor en su mente, porque todo el rato intentaba girarse, para mirarlo, pero él la empujaba firmemente hacia delante.
    Sacó el dolor de su mente. Tener compartimentos era una herramienta útil, y Ken y Jack la habían aprendido temprano en la vida. Corrió a toda velocidad, los clavos en su cuerpo no lo ralentizaron. Varias personas empuñando armas, incluyendo Neil y Logan, se cerraron a cada lado de ellos, y apoyados sobre una rodilla, mataban sistemáticamente al enemigo.
    Mari alcanzó el helicóptero y agarró la mano de Martín, permitiéndole que la subiera de un tirón. Ken saltó y cogió el rifle que le lanzaron, agarrándolo en el aire con una sola mano, deslizándoselo sobre el hombro y dejándose caer para cubrir a su hermano mientras este salía del follaje. Escuchó el grito sofocado de Mari cuando ella vio los clavos en su cuerpo, pero su concentración estaba en el enemigo y en cubrir el trasero de Jack.
    Jack salió a campo abierto, disparando a ritmo constante. Ken vio a un soldado siguiendo a su gemelo y apretó el gatillo. El hombre se desplomó, e inmediatamente Ken barrió el área buscando a otros. Uno se levantó justo delante de Jack, disparando demasiado rápido. Ken vio a Jack tambalearse.
    Tírate. Incluso mientras daba la orden, estaba apretando el gatillo. Jack golpeó el suelo y el soldado cayó casi encima de él. ¿Es grave la herida?
    Sólo me rozó, se llevó un poco de músculo, pero viviré. Jack ya estaba de pie y acortaba rápidamente la distancia, con aspecto tan letal como siempre a pesar de la sangre en su brazo derecho.
    Deja de intentar parecer guay y mete el trasero en el helicóptero. Todos saben que eres un tipo duro. Ken mantuvo la preocupación fuera de su voz, cubriéndola con sus habituales bromas.
    Estaba esperando que vinieras y me llevaras; me siento algo débil. Jack disparó otra ráfaga, y un soldado usando un pedrusco como escudo parcial, se desplomó.
    Ken localizó a dos enemigos con la mira puesta en Jack y les disparó. Briony va a estar mortalmente cabreada contigo por volver a casa dañado.
    Llevo a su hermana. Me tratará como a un héroe. Jack cubrió los últimos pies y saltó al interior. Martin y Neil lo siguieron.
    – Vamos, vamos -ordenó Neil, y todos desviaron su atención a cualquier fuego antiaéreo que viniera en su dirección.
    Logan empujó a Ken hacia abajo y se sentó a su lado.
    – Pásame el equipo médico. -Señaló detrás de la cabeza de Mari.
    Esta lo agarró y se lo lanzó, su mirada todavía en el terreno, observando. Una vez el rifle fue a su hombro y apretó el gatillo.
    – Estamos a salvo. Ningún pájaro en el aire.
    Ella notó que no había relajación. Neil y Martin ocuparon posiciones para proteger el helicóptero mientras Logan empezaba a sacar los clavos de la espalda y pantorrillas de Ken. La mayoría eran superficiales; sólo uno o dos estaban más profundamente. Logan desgarró la camiseta de Ken y ella pilló a todos los hombres mirándose los unos a los otros.
    Mari se dejó caer al lado de Ken y le puso la mano en la parte de atrás de la cabeza. Se acercó más a él, sintiéndose protectora, sabiendo que él no lo demostraría, pero odiaba que otros vieran las cicatrices y que su espalda pareciera como si un rallador gigante la hubiera raspado, como si la piel fuera queso blanco grumoso. La parte delantera de su pecho tenía el mismo fino patrón de cicatrices que su cara y cuello. No había manera de bloquear la línea de visión que tenían todos los miembros del equipo. Ella detestaba las miradas en sus rostros.
    Eh, querido, ¿lo llevas bien? Ella quería preguntar en voz alta, para que todos oyeran la preocupación por él en su voz, que oyeran lo que sentía por él, pero no se podía hacer tan vulnerable. Lo preguntó suavemente, íntimamente, en su mente, intentando unirlos, para que Ken pudiera sentir que estaba con él.
    Sus dedos se enredaron con los de ella. Hubo dolor físico, pero fácilmente podía soportar eso. Era mucho, mucho más difícil tener a sus amigos observándolo fijamente -mirándolo- viendo la terrible destrucción de su cuerpo. A Mari le dolía por él, sentía lágrimas quemándole los ojos y la garganta por él. Había sido un hombre guapo con un rostro y un físico increíble, y Ekabela se había tomado mucho cuidado al destruirlo, pulgada a pulgada.
    Mari se inclinó más cerca, sus labios rozando su sien como una pluma, en un esfuerzo por distraerlo. Gracias por venir a sacarme. Realmente no me quería quedar ahí.
    Él apretó los dedos sobre los de ella y se llevó su mano a la boca.
    – ¿Qué demonios pasa aquí? -exigió Jack-. Me han disparado. ¿A alguien le importa una mierda, o me tengo que quedar aquí sentado y desangrarme hasta morir mientras todos mimáis a mi hermano?
    Instantáneamente, Neil y Martin desviaron su atención hacia Jack.
    – Lo siento. No tenía tan mal aspecto -dijo Neil.
    – ¿Tan mal aspecto? -repitió Jack-. Estoy perdiendo sangre.
    Ken se atragantó. Cuando Mari tocó su mente, se estaba riendo. Por primera vez desde que había conocido a Jack, a ella realmente le gustó un poco. Lo respetaba como soldado, estaba llena de asombro y admiración hacia él como francotirador, pero no le había gustado mucho y no estaba del todo segura de querer a Briony con él.
    Con una pequeña actuación, Jack había cambiado su opinión sobre él. No era el tipo de hombre que llamara la atención sobre sí mismo, o que se molestara por una pequeña herida. Tenía sus propias cicatrices, evidencia de su tortura a manos del mismo hombre que había tenido a Ken durante tanto tiempo. Jack Norton tenía la reputación de ser muy duro. Le lanzó una pequeña sonrisa y lo ayudó con su juego.
    – Me aseguraré de decirle a Briony lo duro que eres.
    – Briony probablemente va a golpearme con algo cuando me vea. Le prometí que tendría cuidado.
    – Le diré que te estabas jactando.
    – Si le dices eso voy a tomar represalias. Esa hermana tuya puede ser malvada.
    Ken cerró los ojos, sus dedos apretando con fuerza los de Mari, y se permitió dejarse ir. Estaba físicamente exhausto, llevaba tres días sin dormir y su cuerpo ardía por los clavos, pero tenía a Marigold, y eso era todo lo que importaba. Se relajó, escuchando a su hermano bromear con ella mientras el helicóptero los llevaba bien lejos de Peter Whitney y sus locos experimentos.

Capítulo 19

    El hogar de Ken, situado en la profundidad de la salvaje Montana y rodeado por el bosque nacional por tres lados, era la cosa más hermosa que Mari había visto nunca. Ken se paró a su lado mientras ella miraba fijamente con admiración la cabaña de troncos gigantescos. Para ella, la casa parecía el paradigma de los hogares maravillosos con los que había fantaseado cuando miraba viejas películas que los hombres habían pasado de contrabando ocasionalmente para las mujeres.
    – Tenemos dos mil cuatrocientos acres. Mari, así que definitivamente tienes libertad. -Ken cubrió su ansiedad repentina con una pequeña sonrisa-. A menos que pienses que preferirías ser una chica de ciudad.
    Él nunca podría vivir confortablemente en la ciudad, pero sabía que si ella quería, necesitaba al menos intentarlo, iría con ella.
    Mari negó con la cabeza.
    – No me iría bien en la ciudad. Demasiada gente, demasiado tráfico y ruido. Prefiero la soledad.
    Ken dejó salir el aliento.
    – Somos completamente autosuficientes aquí. Si alguna vez anduviéramos cortos de fondos podríamos cosechar algunos árboles. Actualmente tenemos una mina de oro también, aunque nunca nos hemos preocupado de explotarla. El suministro de agua a la propiedad es alimentado por la gravedad y usamos un sistema hidroeléctrico que acciona las baterías. -Quería que ella amara el lugar del modo en que lo hacía él, que sintiera la sensación de libertad en el bosque exuberante que los rodeaba y la completa autosuficiencia de su hogar-. Justo ahora estamos usando solamente un pequeño porcentaje del poder disponible. Jack y yo podemos vivir de la tierra, cazando y cosechando si es necesario, así que este es el lugar perfecto para nosotros.
    – No esperaba que fuera tan grande.
    – En este momento la casa tiene sobre los tres mil pies cuadrados. Jack y Briony tienen el ala más grande. Hemos estado trabajando en una guardería para ellos. Compartimos la cocina, el comedor y una gran habitación con ellos, y nuestra ala está en el otro lado. Actualmente tenemos un dormitorio, un baño y la oficina, pero tengo un segundo dormitorio esbozado. El garaje casi duplica el espacio, así que tenemos sitio de sobra para expandirnos si queremos, y si Jack y Briony mantienen el ritmo, tendremos que hacerlo muy pronto. -Sonrió abiertamente-. Están esperando gemelos.
    – Nunca has mencionado eso.
    – Me gusta reservar lo mejor para el final.
    Ella le sonrió.
    – Es escalofriante. Gemelos corriendo en tu familia, ¿verdad?
    Él asintió.
    – Gran momento.
    Ella volvió la mirada a la casa.
    – Adoro los troncos. ¿Qué son?
    Ken no permitió que se mostrara su desilusión. Ella no estaba preparada para el compromiso. Había conseguido llevarla a su hogar en el bosque de Montana; tenía que estar feliz con eso y esperar convencerla de quedarse.
    – Pino blanco occidental. Los tratamos con albardilla sueca y usamos aceite para rematarlo. Jack ha hecho la mayoría de los muebles de la casa. Es muy bueno trabajando la madera.
    – Es hermosa. Adoro el porche.
    – El techo está construido como zona de guerra, y tenemos un túnel de escape. Tenemos alarmas y unas pocas trampas que nos permiten saber si aparecen visitantes no deseados. La tienda de madera está justo en esa pradera, y el garaje más pequeño alberga el equipo. Tenemos un jardín de vegetales en esa zona pequeña de tierra donde el sol brilla la mayor parte del tiempo. Briony ha plantado flores por todas partes.
    La mano de Mari agarró la suya.
    – ¿Está ella aquí?
    – No suenes tan asustada. No, Jack la traerá mañana. Quería verla primero. Es protector con ella.
    – Todavía no confía lo bastante en mi, ¿verdad?
    – Jack no confía en nada o nadie cuando se trata de Briony -dijo Ken-. Ella es su mundo, y si algo le sucediera se volvería loco. Estará aquí, dulzura, confía en mi; está emocionada por saber que estás viva y bien. Nada va a impedir que vuelva a casa.
    – Excepto Jack.
    – Durante una noche. La quería para él esta noche, y yo esperaba que tuviéramos unas pocas horas juntos.
    Mari se detuvo en los escalones mirando a la galería que la rodeaba. La noche estaba cayendo y el viento susurraba entre los árboles. Había una dentellada de frío en el aire, lo bastante como para hacerla temblar.
    – ¿Me tienes miedo, Mari? -preguntó Ken.
    Ella levantó una mano hasta su cara. Como siempre, en las sombras de la noche, las cicatrices se desvanecían, dejando la perfección masculina.
    – No. Ken, no eres tu. -Dudó como si buscara las palabras correctas, o la confianza que necesitaba para exponer sus miedos-. Soy yo. No sé nada sobre quién soy o qué quiero. Cuando estoy lejos de ti, me siento como si no pudiera respirar sin ti. ¿Cómo puedo aprender alguna vez a estar completa si nunca voy a tomar una simple decisión por mi misma estando en una relación tan intensa? -Parecía conmocionada-. Acabo de dar por sentado que quieres una relación. Nunca lo has dicho. Ni una vez.
    Ella dio un paso atrás alejándose de él, de la casa. El bosque, con todos los árboles suavemente oscilantes y el espeso follaje, parecía un refugio, algo que conocía, donde podía ocultarse. Se sentía expuesta, vulnerable y muy confusa.
    – Lo diré ahora, Mari. No quiero que me dejes nunca. Te quiero más que de lo que he querido algo en mi vida. Puedo darte tiempo, lo que sea que necesites. -Incluso mientras lo decía, no sabía si estaba diciendo la verdad. Quería darle tiempo, darle libertad, pero había límites a sus habilidades y las conocía mejor que la mayoría de la gente.
    Ella le trazó la comisura de los labios.
    – Estás frunciendo el ceño.
    – Estaba mintiendo. No puedo mentirte. No soy un hombre perfecto, Mari. Quiero ser todo lo que necesites, pero no puedo verte con otros hombres mientras averiguas si esta relación es la que quieres o no.
    – ¿Otros hombres? -Sus ojos oscuros brillaron-. ¿Qué tienen que ver otros hombres con esto?
    – No te quiero mirando a otros hombres para ayudarte a comprender cosas.
    Las cejas se juntaron, y ambas manos se apretaron en puños. Miró hacia el bosque otra vez, entonces resueltamente giró hacia la casa y subió lentamente las escaleras del porche para evitar golpearle.
    – ¿Otros hombres? Tienes que estar loco. ¿Ya has olvidado de dónde vengo?
    Mari anduvo por el porche, furiosa con él y consigo misma. Se había puesto en una posición vulnerable. Ella no pertenecía a aquí. Robó otra mirada al bosque. Pertenecía a allí. Pertenecía a sus hermanas. Podía confiar en ellas. Habían tenido un plan juntas, y ella se había desviado del plan. Presionó sus dedos contra sus de repente latentes sienes. ¿Qué había hecho?
    Él se aclaró la garganta, frotándose el puente de la nariz, y entonces se pasó la mano por el pelo con agitación. ¿Cómo demonios hacían los hombres esta clase de cosas diariamente? Era como caminar por un campo de minas, un paso en falso y todo explotaría en su cara.
    – Tienes razón, eso fue estúpido por mi parte. No estoy haciendo esto muy bien.
    – Supera esa preocupación sobre mi y otros hombres, Ken -dijo bruscamente.
    Él asintió. Tenía que encontrar una manera de dominar sus celos rápidamente. Ella no era una mujer que lo aguantara. No había manera de no percibir el puño apretado.
    – La mayoría de las mujeres tendrían problemas con la soledad de aquí arriba. En invierno, el camino es intransitable sin motonieves. No hay teléfonos. Tenemos una radio por supuesto, pero no demasiadas mujeres quieren estar tan aisladas.
    La mirada de ella se movió rápidamente a su cara.
    – ¿Te parezco la clase de mujer que tiene que ser entretenida todo el tiempo? Estoy acostumbrada al aislamiento.
    – Mari, nunca he hecho esto antes. Nunca. Nunca he traído a una mujer a esta casa o querido una relación con alguna. Puedo estar cometiendo cada error de libro aquí, pero estoy intentando ser honesto, no juzgarte.
    – ¿Nunca?
    – ¿Nunca qué?
    – ¿Nunca has traído a una mujer aquí antes?
    – Este es mi santuario, cariño. Mi hogar. Vengo aquí cuando el mundo me rodea y necesito reagruparme. Es tranquilo y pacífico y se siente como un hogar. Perteneces a aquí, nadie más.
    – No sé realmente cómo se siente un hogar. -Hizo gestos hacia el bosque-. Miro eso y me siento como si me llamara. Quiero correr libre, Ken. Solamente correr entre los árboles. -Sus ojos se encontraron con los suyos-. ¿Puedo hacer eso?
    Él intentó tranquilizar el latido de su corazón. Sabía mejor que nadie lo que era intentar retener a un pájaro silvestre, pero quería asirla con ambas manos.
    – Por supuesto. Mañana te conseguiremos un par de zapatillas. Puedes salir cuando quieras. Yo prefiero las mañanas, pero es hermoso todo el tiempo.
    Ella no respondió, solo se quedó de pie mirando fijamente a los árboles que la llamaban.
    Ken estiró la mano hacia ella. Quizás no estaba completamente comprometida en una relación con él, pero él lo estaba con ella. Ella parecía correcta y se sentía bien en su santuario. Por encima de todo, por toda su intranquilidad sobre lo que decir y hacer, se sentía feliz, realmente feliz con ella en su propiedad. Todo lo que tenía que hacer era encontrar una manera de hacerle sentir lo mismo.
    Mari puso la mano en la suya y de mala gana le siguió a la sólida puerta, tratando de no mostrar miedo.
    – ¿Cómo mantenéis la casa caliente cuando nieva?
    – Usamos el calor de la madera. Tenemos chimeneas muy eficientes en los dormitorios, el gran salón y en la cocina. Podemos bloquear cada ala de la casa para que sea privada y aislada, o abrirlas y tener una gran casa.
    – ¿Y Briony vive aquí todo el año? -Ella se aferró a eso. Quería ver a Briony, una vez nada más. Una vez había vivido con recuerdos y fantasías sobre su gemela durante tanto tiempo, quería verla.
    – No la dejaríamos aquí sola si salimos en una misión. Jack nunca lo permitiría. -Las palabras escaparon antes de que pudiera censurarlas.
    Mari le miró bruscamente mientras daba un paso por el umbral.
    – ¿Permitir?
    – Cuando se trata de Briony, somos muy conscientes de su seguridad. Imagino que tú también lo serás. Está esperando gemelos, y Whitney ha hecho varios intentos de cogerla. Su último intento nos costó parte de la casa y un edificio exterior, pero el hijo de puta no la cogió.
    Mari miró a su alrededor. Podía ver el toque de una mujer en la casa, y su corazón hizo un pequeño y divertido salto. Su hermana. Briony estaba viva realmente y bien y vivía justo aquí, en esta casa. Su hermana, a quien no había visto en años, pero en quien había pensado cada día.
    Había gruesas colchas colocadas en los muebles bien hechos, la clase de colchas que Mari sabía que estaban hechas con amor, a mano. Había vidrieras sobre cada ventana, un trabajo intrincado y hermoso, los colores se arremolinaban para formar imágenes de fantasía indudablemente escogidos, o hechos, por su hermana.
    Mari anduvo por las habitaciones vacías, oyendo el eco de risas, sintiendo los lazos del amor tejidos en las paredes. Cuando alcanzó el dormitorio de Ken, lágrimas ardían en sus ojos y se atascaban en su garganta. No podía hacer esto. ¿Por qué había pensado que podría? No era ni un poquito femenina. No podía decorar una casa, o ser alguna clase de esposa o compañera. No sabía nada excepto luchar en una batalla. Debería haberse ido con sus hermanas, las únicas que conocía, las únicas diferentes en la manera en que ella lo era. Nunca habían vivido en una casa y no sabían ni una cosa sobre vivir en una relación.
    Briony vivía aquí, y Briony sabía exactamente como ser esposa y madre. Obviamente se preocupaba por ambos hombres, no sólo por Jack. Mari nunca sería capaz de estar a la altura de su hermana. Y estaba feliz por Briony, realmente lo estaba. Sólo estaba triste por ella misma y se sentía como una completa tonta por haber pensado que podía ser alguien que no era.
    El corazón de Ken casi se detuvo cuando entró en su dormitorio. Mari se paró en la mitad, llorando.
    – ¿Qué pasa, cariño? ¿Qué está mal?
    Ella abrió los brazos tanto como pudo.
    – Mira este lugar. No sé que hacer con todo este cuarto. Mis ropas entran en un armario al final de mi catre. No sé cocinar, o cuidar una casa, o incluso tener una relación. ¿En qué estaba pensando?
    La atrajo a sus brazos, manteniéndola cerca. Su cuerpo temblaba contra el suyo y le sujetó la cabeza con su palma, presionando su cara contra su corazón, refugiándola lo mejor que podía contra su propio cuerpo.
    – Escúchame, cariño. Ninguno de nosotros ha hecho esto alguna vez. Nos asustaremos pero no importa. ¿Me oyes, Mari? No importa. Esto es nosotros. Los dos. Lo que es normal para los otros no importa. Construiremos nuestra relación ladrillo a ladrillo, y será tan fuerte que nadie jamás la derribará. Nunca me alejaré de ti. Nunca. Si hay una cosa con la que puedes contar, es que estaré a tu lado. No habrá errores aquí. Trabajaremos a nuestro propio ritmo.
    – Pero Briony hizo de este lugar un hogar, no sólo para Jack, sino también para ti. Puedo ver que lo hizo. Ella es tu familia lo mismo que Jack.
    – Ella ilumina el mundo de Jack, Mari -dijo, tratando de seguir su tren de pensamientos-. ¿No quieres que me preocupe por ella?
    – Por supuesto que quiero. Deberías, pero no puedo ser como ella. No tengo ni idea de qué hacer. Ni siquiera tengo ropas, Ken. Estoy aquí con absolutamente nada.
    Le levantó la barbilla y le acarició la boca con la suya. Ella sonaba tan apenada que él se sintió apenado también.
    – No tienes que hacer nada. Te quiero, Mari, no a las ropas ni a un sirviente.
    – ¿Debería estar poniendo flores en un jarrón? ¿O fingiendo cocinar la cena? -Ella parecía totalmente alarmada-. No tengo ni idea de cómo cocinar. Nunca he cocinado. Nunca. Esto no va a funcionar, Ken.
    Él se dio cuenta de que estaba totalmente aterrorizada. Miraba fijamente a la estantería y a los CD de música. Ken la besó otra vez.
    – ¿Crees que eso importa? Mañana podemos ir a la ciudad y conseguirte suficientes ropas como para llenar el armario y el vestidor si es lo que quieres. Y compraré flores y un jarrón, y meteremos las malditas cosas juntos. Nada de eso realmente me importa.
    – Quizás no ahora, este minuto, pero alguna vez querrás que sepa cómo llevar una casa. -Se sentía totalmente inadecuada pensando en todas las cosas que no sabía hacer, pero que su hermana sí. Su hermana era una extraña para ella, había vivido en una familia amorosa, no en barracones militares. ¡Cami! Te necesito. Oh, Dios, ¿Qué he hecho? El pánico era nuevo para ella. No había estado asustada cuando había sido capturada. No había estado asustada cuando fue disparada, pero estando de pie en una casa real rodeada de cosas no familiares para ella…
    – Si quieres llevarla, averiguarás como; si no, bien, ha estado bien durante años.
    Ella se colgó de él, su confianza sacudida.
    – Nunca he decidido cuando ir a la cama por la noche. Luces fuera a las once, a menos que hubiera causado problemas, y entonces era las nueve o diez.
    – Puedes estar levantada toda la noche, cariño.
    – Nunca he tenido permiso para estar fuera de mi cuarto después de las nueve.
    – Si sientes que te gustaría conducir hasta California, saltaremos al coche e iremos. O si sólo quieres ir a la cocina y conseguir una pieza de fruta, hazlo.
    – ¿Y sentarme fuera en el porche? -Apretó los dientes para evitar que castañetearan. No podía evitar el pensamiento de abandonar a Ken, pero no podía quedarse. Esta no era ella. Nunca lo sería. Pertenecía a sus hermanas, las mujeres que conocían todo lo que era la vida con Whitney.
    – Toda la noche, Mari. A Briony le gusta el techo, aunque Jack ha puesto un poco de inclinación ahora. Pero si es el techo, subiré contigo. Es uno de mis lugares favoritos. Y hay árboles para escalar y trepar. ¿Has montado alguna vez en bicicleta?
    Ella negó con la cabeza, un nuevo torrente de lágrimas llenando sus ojos.
    – Los niños pequeños montan en bici y ni siquiera puedo hacer eso. Tampoco he montado nunca a caballo.
    – Tenemos bicicletas de montaña. Te enseñaré.
    – Es aterrador. Sigo pensando en las otras, mis hermanas están ahí fuera en este momento, preguntándose cómo tomar decisiones como estas. Whitney incluso nos mantenía a dieta. Detesto tomar vitaminas. -Le miró de cerca para ver la reacción.
    – Mezclo las mías en la licuadora con una receta asesina de fruta y zumo que me enseñó tu hermana, pero si no quieres tomar vitaminas, entonces no lo hagas. Más de la mitad del mundo no lo hace. Tienes el derecho de tomar tus propias decisiones en todo, cariño. -Ken descansó la barbilla en la cima de su cabeza-. A menos que incluya la seguridad personal; entonces mis instintos van a tomar el mando y voy a tener la última palabra.
    – U otros hombres. -Tenía que encontrar la manera de sobrellevarlo. Tenía que hacerlo o iba a correr tan rápido y tan lejos como pudiera.
    Él casi se ahogó.
    – Ni siquiera vamos a ir allí. Mi corazón no lo resiste. Nuestra relación es exclusiva de nosotros dos. Matrimonio. Marido y mujer. Asociación. Equipo. Puedo tratar con todo lo demás, pero no con otro hombre
    – Así que hay reglas -insistió, su estómago asentándose mientras deliberadamente le provocaba.
    – Bueno, seguro. Incluso Jack y yo tenemos reglas viviendo en la misma propiedad. Es una cuestión de respeto.
    – Así que ninguna relación de dos hombres y una mujer.
    – Nosotros no. -Él era decisivo.
    – Pero hay algunas -insistió-. Porque, sabes, quizás haya algunas ventajas…
    La sostuvo a la distancia de un brazo, mirando a su cara levantada. Había risa en sus oscuros ojos, la pena desvaneciéndose mientras le embromaba.
    – No es divertido.
    Pero era imposible no sonreír cuando ella estaba sonriendo.
    – Te lo mereces. Eres un idiota, ¿lo sabías? ¿Por qué sigues pensando que quiero otros hombres en mi vida? Ni siquiera me gustan los hombres. Bien -se corrigió-, la mayoría.
    – Así que estás tomándome el pelo para sacarme de quicio.
    – Era fácil. Eres demasiado fácil.
    – Eso está mal, Mari -dijo y se inclinó para tomar posesión de su boca. Ella sabía a libertad, dulce y fresca como la lluvia de verano. Los brazos la encerraron y su boca se movió sobre la suya, tirándole del labio inferior, el único que era tan lleno y sexy y que lo volvía salvaje siempre que la miraba.
    – Adoro mirarte. -Le susurró, pero entonces cambió a una forma mucho más íntima de comunicación, su mente deslizándose contra la suya como fundiéndose un alma en la otra. Y tocar tu piel. Eres tan suave, nena, y caliente.
    Ella no podía responder, porque él le estaba tomando el aliento directamente de sus pulmones, trayendo su cuerpo a la vida con sólo su boca, dientes y lengua. Él podía crear un torbellino que la barría lejos de su vida a otra llena de amor, pasión y familia. Todo con un beso. Ken, con sus cicatrices y demonios ocultos, con su vulnerabilidad e intenso calor, era una mezcla emocionante de suavidad y rudeza. ¿Cómo podía pensar que alguna vez querría a otro hombre?
    Sus brazos se deslizaron alrededor de su cuello y presionó el cuerpo contra el suyo, queriendo compartir su piel, para aliviar la violenta tensión que siempre estaba bajo la calmada superficie. La hacía sentir como si fuera la única mujer en el mundo, la única que alguna vez había visto o querido o necesitado. Ella le devolvía los besos, dejando que la boca de él la guiara.
    Ella había mantenido muchos encuentros sexuales, pero ninguno de ellos bueno hasta que Ken había entrado en su vida, y no tenía ni idea de cómo besar o amar a alguien. Sabía la mecánica mejor que la mayoría, pero no cómo amar a un hombre, y quería amar a este hombre con todo su ser. Era la única cosa que tenía para darle, antes de que dijera adiós.
    – ¿Qué está mal? -Las manos de Ken enmarcaron su cara-. Cuéntame.
    Ella no podía encontrar su preocupada mirada. Había estado volviéndola salvaje con besos, y ella estaba pensando que quería que fuera el mejor momento de su vida, y ahora, para ella sería el peor, sabiendo que no podía quedarse.
    Se inclinó para besarla otra vez, esta vez suavemente, ligero como una pluma, un mero roce de sus labios contra los suyos. El pequeño roce de su cicatriz mezclado con la suavidad de su boca envió alas que revoloteaban en el fondo de su estómago. Él no había tenido la intención de provocar una respuesta sexual, podía asegurarlo, pero cualesquiera que fueran sus intenciones había enviado una oleada de calor por todo su cuerpo.
    – Mari. -Le dio una pequeña sacudida-. Tenemos que hacer esto juntos. No quiero que te ocultes de mí.
    – Es imposible cuando pareces saber lo que estoy pensando todo el tiempo.
    – Necesitas hablar conmigo.
    Mari se soltó de su abrazo y fue a la ventana.
    – ¿Cómo se supone que te cuente que me siento completamente inadecuada para esto? Especialmente cuando me estás besando hasta dejarme sin sentido.
    Para su consternación, él se echó a reír mientras la seguía, situándose detrás de ella y envolviéndola en sus brazos, atrayendo su espalda contra él. Sus manos se cerraron sobre sus costillas, las palmas acariciando la parte inferior de sus pechos. Ella fue inmediatamente consciente de su erección, gruesa y dura presionando apretadamente contra sus nalgas.
    – Entonces ambos nos sentimos inadecuados. No tengo ninguna pista de que estoy haciendo, aparte de que estoy intentando seducirte lo mejor que puedo porque quiero que te quedes conmigo. No conozco otra manera. Quería ser bueno en una relación pero mira como vivo. -Gesticuló hacia la ventana-. Soy un solitario. Siempre lo he sido. Quizás mi vida fue formada de esa manera por necesidad. Reacciono violentamente cuando las cosas van mal, y siempre ha sido mejor controlar mi ambiente. En realidad, no soy bueno con las relaciones. -Le besó un lado del cuello, demorando la boca allí-. Pero es agradable saber que puedo besarte hasta hacerte perder el sentido.
    – Eso no es verdad del todo, Ken -protestó-. Eres realmente bueno en esto.
    – Soy bueno en el sexo, Mari, o solía serlo, pero nunca he tenido relaciones sexuales cuando realmente importaba. No como estas. Nunca he conocido a un hombre que pudiera sentirse de esta manera con una mujer. No puedo imaginarme tocando a alguien más, o queriendo que ellas me toquen. Pero no soy mejor que tú en las relaciones. Encontraremos la manera juntos, incluso si nos tenemos que buscar a tientas en la oscuridad durante un rato.
    – ¿Cómo puedo haber estado allí tanto tiempo? Debe haber habido maneras de averiguar si Briony estaba a salvo.
    – Whitney la controlaba igual que te controlaba a ti. Sólo le dio la ilusión de libertad. Al final, cuando sus padres dejaron de cooperar con sus planes para ella, envió a una pareja de súper-soldados para matarlos. En cualquier momento durante su niñez podía haberla recuperado, y probablemente lo hubiera hecho si te las hubieras arreglado para escapar. La mantuviste a salvo.
    Ella apoyó la cabeza en su pecho.
    – Al final hice lo correcto.
    – No te quedes por ella, Mari. Quédate por mí.
    Su tono fue totalmente sin expresión, pero las palabras transmitían dolor. Había tantos matices y ella sabía que la mayoría de la gente nunca entendería a Ken. Presentaba una imagen al mundo y trataba con sus monstruos solo. Ella sabía lo que eso era y no quería que estuviera solo más de lo que ella quería estar sola.
    – No voy a mentir y decir que no quiero verla desesperadamente. Ella me ha mantenido todos estos años. Todo lo que he querido. Soñé que ella lo tenía. Quiero conseguir conocerla y mirarla a los ojos y saber, no sólo esperar, que es feliz, pero he venido aquí por ti. -Lo había hecho. Eso era verdad, pero el pensamiento de quedarse la aterrorizaba. Tenía habilidades, pero ninguna de ellas era necesaria aquí.
    Ken quería creerle, y quería creer que se quedaría por él también, pero estaba empezando a conocerla y podía decirle que estaba rota. No podía culparla. Él nunca sería capaz de apartarse de la manera en que Jack lo hizo. Estaría delante de ella, y si ella quería a su lado.
    Ella quería completa libertad, y nunca sería capaz de dársela.
    En ese momento ella giró la cabeza para mirarle.
    – Tienes sombras en tus ojos, Ken. ¿No es extraño cómo Whitney piensa que nos controla con feromonas, pero ninguno de nosotros se sentiría tan vulnerable si fuera sólo eso? De algún modo nuestras emociones están implicadas, como si realmente fuera el destino o algún poder más alto y estuviéramos hechos el uno para el otro. No importa lo que haga con sus experimentos, no puede tener en cuenta eso.
    Él deslizó una mano por su cabello.
    – No, no puede. Es un hombre triste, solitario. Está dirigido por su locura, y su inhabilidad para averiguar por qué los humanos reaccionan del modo en que lo hacen. Quiere robots capaces de tomar decisiones, pero las decisiones que él cree mejores. No importa que inserte ADN animal y capacidades genéticas, nunca encontrará la perfección que busca.
    – Él piensa que es perfecto.
    – Quiere creer eso -corrigió Ken-, pero sabe que no es verdad. La única cosa decente que ha hecho alguna vez en su vida es alejarse de Lily. Espero que continúe haciéndolo, pero le ha roto el corazón.
    – La monitoreaba todo el tiempo. Lo hace con todo el mundo. Tiene un archivo sobre ti, sobre mi, tu hermano y Briony.
    – La única cosa que le gusta a Whitney de nosotros -dijo Ken-, es que te quiere para tener a mi bebé y quiere a Briony para tener el de Jack. Después de que los niños nazcan, estarán en alto riesgo, pero hasta entonces, debemos dejarle solo para ver que pasa.
    Ella giró y empezó a levantarle la camisa para poder enterrarse más cerca de su piel.
    – No sabría más acerca de cuidar a un bebé que a un marido.
    – Afortunadamente, ambos somos estudiantes rápidos.
    – Habla por ti.
    – No lo sé, cariño, lograste entender como hacer el amor muy rápido.
    Mari lo quería otra vez, con cada terminación nerviosa de repente viva y chillando por su cuerpo, pero lo empujó para verle, realmente mirarle. Ken Norton podía romperle el corazón. Ken se las había arreglado de algún modo para arrastrarse en su corazón, peor, para encontrar un camino hasta su alma. Si su reacción a él fuera sólo física, estaría todo bien, pero él la amenazaba a un nivel emocional que la asustaba.
    Ken gruñó suavemente.
    – No puedo dejarte pensar durante mucho tiempo o perderás el juicio.
    Sin preámbulos le quitó la camisa sobre su cabeza y la tiró a un lado, dejando su parte superior desnuda ante él. Su boca descendió sobre la suya, los dientes forzándola a abrirse para él, la lengua deslizándose en un calor dominante y ahora familiar. No le daba la oportunidad de pensar, sino que la besaba hambrientamente, demandándole una respuesta y recibiéndola.
    Mari no pudo evitar el gemido de placer mientras sus manos acunaban sus pechos, los pulgares excitando los pezones hasta convertirlos en duros picos de deseo. Era sorprendente cuan rápidamente su cuerpo respondía ante él. La inclinó hacia atrás, su boca glotona mientras la besaba una y otra vez.
    El sabor de él llenaba sus sentidos y la dejaba ardiendo. Su boca excitaba la de ella, los dientes tironeaban de su labio superior, la lengua lamía el dolor. Cada beso ardiente se añadía al calor que crecía en su centro, hasta que empezó a sentirse incómoda con la intensidad de su excitación. La necesidad se construía demasiado rápido, sus músculos se contraían dolorosamente, su matriz se estrechaba con necesidad. Cada vez que le succionaba la lengua o la de él danzaba alrededor de la suya, sentía la ráfaga de calor esparciéndose, creciendo, construyéndose hasta que se sintió casi salvaje por la necesidad.
    Las manos apretaron posesivamente sus pechos, su fuerza refrenada aparentemente mientras masajeaba la carne cremosa y dolorida. La empujó hasta que estuvo contra la pared, atrapada entre su cuerpo y la dura superficie, un muslo deslizándose entre sus piernas para abrirlas para él. El material de sus vaqueros estaba demasiado apretado y era demasiado pesado en su cuerpo. Lo quería fuera.
    Inmediatamente las manos de él se dejaron caer en la cremallera y la rompió abriéndola. Apartó el ofensivo material de su cuerpo, permitiéndole patearlo a un lado, llevándose sus bragas también, dejándola desnuda mientras él todavía estaba vestido. Ella se dio cuenta que habían conectado de alguna manera mente con mente. Estaba sintiendo su deseo creciente tan fuertemente como él sentía el suyo. Cada uno elevaba la excitación del otro.
    Era una cosa íntima, era sorprendente ser capaz de sentir el desesperado deseo por ella. Su cuerpo se sonrojó por las cosas en que él estaba pensando, las eróticas imágenes en su mente. La empujó contra la pared otra vez, su muslo deslizándose entre sus piernas, el áspero material extendiendo sus muslos. Ella se frotó contra él, la fricción enviando corrientes eléctricas por su matriz hasta los senos. El calor era vicioso, sacudiéndola con su intensidad.
    – Quítate las ropas, Ken. -Los pulgares enviaban relámpagos a través de sus pezones. Iba a tratar que esta vez juntos fuera tan perfecta como pudiera hacerla. Empujó a un lado las dudas y la pena y deslizó las manos bajo su camisa
    – Todavía no. Quiero verte de este modo, desnuda deseándome. -Su voz era áspera por el crudo deseo. Necesitaba verla de este modo, tan hermosa anhelándole, su cuerpo suave y maleable, sonrojado por el calor, los pezones erectos, la boca hinchada y los ojos vidriosos.
    La sostuvo indefensa contra la pared, su boca deslizándose por su garganta, sus manos explorando su cuerpo. Sujetada allí, su cuerpo completamente suyo, lo hizo sentirse invencible. Embriagado con el deseo y el amor por ella, estaba humillado y excitado de que ella confiara en él lo bastante después de que todo por lo que había atravesado la dejara tan vulnerable ante él.
    Ken la agarró por las muñecas y le estiró los brazos sobre la cabeza, sujetándolos juntos mientras inclinaba la cabeza hacia los senos. El aliento se atascó en la garganta de ella. No podía parar de montar su rodilla, casi llorando cuando él levantó el muslo, presionándolo contra su dolorido cuerpo. Miró fijamente a sus senos, el suave oscilar mientras respiraba dentro y fuera, su mirada caliente. A través de sus ligados sentidos sintió el rápido espasmo caliente del deseo que apretaba su matriz cuando se lamió los labios. Se arqueó hacia él, pero la mantuvo sujeta en su lugar, forzándola a esperar por él. El dolor creció más caliente, más concentrado.
    Sacó la lengua otra vez y la curvó sobre un sumamente sensibilizado pezón. Profundamente dentro de ella, la temperatura se disparó, transformando su cuerpo en lava fundida. Un grito rasgó su garganta y empujó su cuerpo más duramente contra el de él, luchando por aliviar la terrible presión. Su muslo bajó incluso mientras la lengua la lamía como si fuera un cucurucho de helado, saboreando cada lamida. Mari pensó que explotaría por el calor.
    La mano libre se deslizó por su estómago, aliviando los tensos músculos con un acariciador masaje. Ella era agudamente consciente de los dedos deslizándose tan cerca de su dolorido montículo. La boca cerca de su duro pezón, tan caliente y húmeda, la lengua moviéndose rápidamente sobre el apretado brote, para que su atención se centrara instantáneamente allí, el relámpago pasando como un rayo desde el estómago hasta el canal femenino. Los músculos se apretaron duramente, el espasmo azotando interminablemente a través de ella mientras se amamantaba, sin aliviar la presión. Esta continuaba construyéndose, más alta y más caliente, hasta que se retorció contra él.
    – No puedo soportarlo más. No puedo, Ken. Es demasiado.
    – Sí, puedes.
    Los dedos le acariciaron la barriga otra vez, una suave caricia, casi tierna, y entonces sus dientes tiraron de pezón y los dedos se hundieron profundamente en su centro fundido. Ella chilló mientras el fuego destellaba a través suyo, su cabeza echada hacia atrás, presionando sus senos más profundamente en el infierno de su boca.
    – Voy a mirar como te deshaces en mis brazos.
    Los dedos malvados y pecadores acariciaron profundamente, su boca se movió sobre el otro seno y ella casi explotó otra vez. Casi. Pero no lo hizo. La liberación que necesitaba, anhelaba, nunca venía bastante. Sólo más presión, más sensaciones, hasta que cada terminación nerviosa estaba chillando por la liberación.
    De repente la levantó, tomándola por sorpresa. Su cuerpo estaba tan maleable, tan inestable que no podía haber hecho nada excepto asirse de todos modos. La extendió en la cama, los brazos sobre la cabeza, las piernas abiertas. Se quitó la camisa, dejándola caer al suelo, todo mientras bebía de la riqueza de su cuerpo.
    – Eres tan malditamente hermosa.
    – Duele. -La mano se deslizó por un lado del seno, su vientre, acariciando su montículo. Él la agarró, le lamió los dedos, nunca apartando la mirada de ella, y le recolocó el brazo, pero su mirada era más caliente, ardiendo con tanta lujuria que agregaba combustible a su cuerpo ya ardiente.
    – No te muevas. -Su voz era más áspera que nunca.
    Ella esperaba allí, su cuerpo pulsando con la excitación, las órdenes ásperas y demandas que le hacía sólo se añadían al infierno en construcción en su cuerpo. Apenas podía respirar mientras lo miraba soltarse los vaqueros con deliberada pereza, elevando su urgencia aún más. Era impresionante, el cuerpo duro y caliente, la mano apretando su grueso miembro, su puño apretado mientras se aproximaba a ella. Se arrodilló en la cama entre sus piernas.
    Mari levantó las caderas en una súplica silenciosa.
    – Eres tan mala, mujer. Ten un poco de paciencia. -Aplastó la palma bajo sus nalgas, enviando una llamarada de calor a través de su matriz.
    Bajó la cabeza a su estómago. Los músculos ondularon y se tensaron. Le besó el ombligo, rodeándolo con la lengua.
    – Adoro tu olor cuando estás excitada. Podría vivir en ti, realmente podría.
    – No. -Los dedos se enredaron en su pelo en un intento de pararlo. Había pensado que la tomaría, aliviaría su terrible anhelo, pero él hundía la cabeza, inhalando su olor, su aliento tibio soplando sobre su centro.
    Él se movía con deliberada lentitud, para que el cuarto se expandiera con el calor que se estaba construyendo, para que su piel fuera tan sensible que apenas una leve brisa desde la ventana a través de sus pezones enviara llamas por todo su cuerpo, quemándola de dentro a fuera.
    – No puedes. -Estaba casi sollozando, rogando. Aterrorizada de que pudiera matarla de placer.
    – Puedo -murmuró, su boca contra su calor húmedo.
    La acarició con un lamido sensual sobre su clítoris hinchado y otro chillido escapó. La boca se cerró alrededor del brote, amamantándolo, los brazos sujetando las caderas que se movían, manteniéndola quieta mientras la lengua continuaba atormentándola.
    Mari no podía pensar, no podía respirar, sólo podía sentir los rayos de fuego que la quemaban viva. Las manos eran duras en sus muslos, sujetándola abierta para su placer. Le hizo pequeños círculos con la lengua, y los dientes rasparon sobre las sensibles terminaciones nerviosas, la lamió y chupó, y ella perdió la cordura en el éxtasis. Todo el tiempo él controlaba las caderas que corcoveaban, manteniéndola firme contra su boca, tomando lo que quería, conduciéndola más y más alto pero nunca permitiéndole la liberación.
    Sólo cuando estaba implorando impotentemente, sus pequeños músculos ondulando y contrayéndose, levantó la cabeza, la lujuria grabada profundamente en las líneas de su cara. Se movió sobre ella, atrapando su cuerpo esbelto bajo el suyo, la cabeza de su miembro en su entrada, empujando apenas adentro, insistiendo para que ella acomodara su longitud y grosor.
    – Mírame, Mari. Continúa mirándome.
    Mari abrió los ojos y fijó su mirada en la suya. Él empujó duro, adentrándose a través de músculos apretados e hinchados, enterrándose profundamente, estirándola, llenándola, enviándola disparada sobre el borde con ese único golpe. Ella se oyó chillar, pero no podía recobrar el aliento, no podía encontrar su voz, sólo podía moverse indefensa bajo él, tratando de clavar sus dedos en el colchón para anclarse.
    Se subió encima de ella, su cara delineada con duras líneas mientras empezaba a montarla. Cada golpe fue brutalmente duro, forzando su miembro por los músculos apretados y resbaladizos de su vaina, la fricción más caliente y creciendo en intensidad con cada golpe.
    La terrible hambre nunca tuvo una oportunidad de aliviarse, se elevaba alto, construyéndose otra vez, mientras ella estaba cabalgando el borde del dolor con él. La sensación sólo parecía añadirse a la violencia de su excitación. Las cicatrices se arrastraban por sus músculos interiores, sedosos e hinchados, para que su vaina le agarrara y apretara con avidez.
    No podía apartar su mirada de él, no podía parar de apretar sus músculos, encerrándolo dentro, sujetándolo, apretándolo y contrayéndose alrededor de él mientras su placer empezaba a hincharse hasta proporciones agonizantes. Era terrorífico sentir tanto, no saber dónde empezaba el dolor y terminaba el placer. Luchó contra esas sensaciones, contra él, retorciéndose y golpeando, pero él nunca paró los duros, brutales empujes tomándola más y más alto.
    Sentía realmente su miembro hinchado dentro de ella. Creciendo más caliente, estirándola imposiblemente. Jadeó mientras su cuerpo temblaba, las sensaciones erupcionando en una salvaje explosión. El orgasmo rasgó por ella, feroz y poderoso, mientras él daba un tirón, los músculos de su cara tensos, los dientes apretados. Ella sintió los corazones latiendo a través de su miembro, sintiéndole aún más hinchado, y entonces sus caderas corcovearon y chorros calientes de su liberación golpearon sus temblorosos músculos.
    – Sí, nena, eso es, exprímeme.
    Ella no podía parar. Su cuerpo se sujetaba alrededor del suyo, drenándolo, hambriento de él. Un duro gemido escapó de la garganta de Ken mientras su cuerpo bombeaba en el de ella. Ella se sentía realmente débil, los bordes alrededor de ella ensombrecidos y oscuros. Se adhirió a la realidad, negándose a estar tan débil que se desmayaría por el completo placer. Había lágrimas en sus ojos, en su garganta. Nada podía ser tan bueno. Nada podía sentirse como esto otra vez.
    Ken levantó su peso sobre los codos, colgando la cabeza mientras luchaba por respirar. Le lamió las lágrimas con la lengua y luego le besó la comisura de la boca.
    Mari le tocó la cara. Estaba todavía encerrados juntos y él estaba sonriéndole, algo muy cercano al amor en su cara. Ella tragó duramente.
    – No puedo moverme.
    – No tienes que moverte. Sólo túmbate aquí y luce hermosa. Sólo acabo de empezar.
    Sus ojos se ensancharon.
    – ¿Empezaste el que?
    – Tú, cariño. Tengo toda la noche para aprender lo que más te gusta.

Capítulo 20

    Sintiéndose somnolienta y completamente satisfecha, Mari despertó para encontrarse envuelta en los brazos de Ken. Su cuerpo apretado contra el de ella, su erección presionando contra su trasero. No podía creer que pudiera estar duro nuevamente y preparado, pero la idea la excitó. La había montado toda la noche, una y otra vez, su voz gruñendo ásperas órdenes en la oreja. Sus manos totalmente tan exigentes como su boca y cuerpo, como si no pudiera jamás tener suficiente. No quería que tuviera suficiente jamás. Antes de que se pudiera mover, acarició la palma de la mano sobre la tentadora erección, su risa suave le hizo cosquillas en la oreja.
    – Sal pitando de aquí, Briony. Eres una malcriada. Estamos durmiendo.
    – Habéis estado durmiendo durante horas. Quiero conocer a mi hermana.
    El corazón de Mari palpitó, pero no pudo alzar la vista. No importaba. Se la secó la boca y se le revolvió el estómago.
    – ¡Jack! Maldición. Estoy desnudo aquí y esto simplemente está mal. Tu mujer no tiene ningún sentido del decoro.
    – Deja de ser un crío. Sólo estoy mirando a mi hermana, no a ti, no te halagues a ti mismo.
    Ken rió y el sonido atravesó a Mari como un tsunami, anudándola el estómago con algo demasiado próximo a los celos. Reconoció el sentimiento aunque nunca lo había experimentado antes. Ken no reía tan a menudo, pero podía oír el sencillo cariño en la voz. Genuinamente se preocupaba por Briony, y Ken no se preocupaba por mucha gente. Nunca se le había ocurrido a Mari que pudiera sentirse celosa de otra mujer… en especial, cuando esa mujer era su hermana embarazada.
    Avergonzada, tomó un profundo aliento para calmarse. La vida se estaba sucediendo demasiado rápido para ella. Había querido ver a Briony toda su vida, hasta ahora, enfrentada con la realidad, estaba asustada. Mari se obligó a alzar la mirada, a sonreír, pretender que el corazón no le estaba moviendo ruidosamente en el pecho y que una palabra equivocada, una mirada desaprobadora la quebraría… la destruiría.
    Briony era pequeña, con cabello de platino y oro. Lo llevaba un poco más largo que Mari, un estilo un poco más ligero. La enmarcaba la cara y atraía la atención hacia los grandes ojos oscuros. Tenía una barriguita obviamente redondeada, pero el resto de ella permanecía delgado. Mari miró a su hermana, atónita de cómo se parecían, y aún así qué diferentes al mismo tiempo. Briony era todo lo que no era ella. Suave. Femenina. Se notaba claramente. Incluso su cuerpo era sutilmente diferente, y no tenía nada que ver con el embarazo. Tenía cuervas más suaves, donde los músculos de Mari eran pequeños, pero definidos.
    Briony parecía estar teniendo problemas en mirarla, manteniendo su concentración en Ken.
    – Eres tan perezoso. Sal de la cama, Ken. Esperé y esperé.
    Le arrojó una almohada a Briony.
    – No has esperado lo suficiente. ¡Y mírate! Tú barriguita es más grande que una pelota de playa.
    Briony le tiró de vuelta la almohada.
    – Eso no es lo que una mujer embarazada quiere oír. ¡Sal de la cama y tráeme a mi hermana afuera ahora! -Su mirada cambió hacia Mari, lágrimas nadando en sus ojos. Contuvo un sollozo y se giró y salió corriendo de la habitación.
    Ken le dio la vuelta a Mari para encararla, sus pechos presionados estrechamente contra su pecho, el muslo estirado despreocupadamente sobre los suyos, la inmovilizó bajo él.
    – Estás temblando, cariño. Tú no le dijiste ninguna palabra y ella no te dijo nada. Habla conmigo.
    Meneó la cabeza.
    – Es perfecta. Sabes que lo es. Es tan femenina.
    Ken contuvo la primera reacción e inclinó la cabeza hacia sus pechos. Los dientes tiraron y provocaron, la lengua deslizándose por la cremosa piel.
    – Eres la mujer más hermosa que jamás haya visto, Mari. ¿Seguramente no puedes pensar que no le gustas?
    Tembló y atrajo su cabeza hacia ella. La hacía sentirse hermosa y querida. Permanecer en la cama con él parecía su único recurso.
    – Nunca he estado tan asustada de conocer a alguien en mi vida.
    La boca hurgaba entre los pechos, abriendo un camino de fuego subiendo su garganta y barbilla hasta la comisura de sus labios.
    – Lo harás bien. Toma una ducha rápida e iremos juntos. Estaré justo allí contigo.
    Tenía el cuerpo deliciosamente dolorido. Se desperezó lánguidamente, rozándose contra él, piel contra piel, amando la sensación de estar contra él. Le dio el coraje que necesitaba para tomar el control de su vida, y este era el día más importante. Briony había sido tan importante para ella. Mari la había convertido en una fantasía. Cualquier cosa que siempre había querido ser (cualquier cosa que quiso tener, hacer) Mari había imaginado todo ello para Briony. Mari no tenía nada salvo una dura, fría y muy disciplinada vida, y quería el mundo para Briony.
    Deslizó los brazos alrededor de Ken y le abrazó con ferocidad. Se sentía casi desesperada, queriendo encajar en su mundo pero sabiendo que no lo haría. Briony encajaba. Viendo que lo había hecho claramente. Mari era un soldado. Era su modo de vida. Ken no la veía como un soldado; la veía como suave y amable, y la realidad estaba muy lejana de esa imagen.
    Al final, Briony era una extraña para ella. Si Briony no podía aceptarla con todos sus defectos, eso iba a doler, pero estaría bien. Las hermanas habían sido forjadas en el fuego, justo como lo había sido ella. Conocía la disciplina y el deber y cómo era ser capturada prisionera, vulnerable y indefensa. La conocían. La entendían. Y la amaban. Estaban dispuestas a arriesgarlo todo por ella. Su lugar estaba con ellas.
    Atragantada con las lágrimas, el corazón afligido, besó a Ken, mordisqueó sus labios y lamió la cicatriz que partía su boca en dos segmentos. Se había enamorado de esa cicatriz.
    – Ven conmigo a la ducha.
    Ken le hizo el amor, tomándose su tiempo, con el agua salpicándoles, haciendo su mejor intento para ser tan amable como podía mientras la sostenía entre los brazos. No parecía posible que la tuviera con él en su casa, esa vida podría ser realmente buena. Al final, no importaba cuánto lo intentara, el único modo para él, para estar lo suficientemente estimulado para conseguir alivio era una penetración brusca. Escuchó el sonido de las pieles al encontrarse, como la bofetada de una mano, el cuerpo latiendo fuertemente en el suyo cuando estaba tan dolorido de toda una noche de exigencias.
    Hundió los dedos en sus caderas, llevándola al suelo donde no había nada dado, donde la penetración fuera profunda y su vaina le apretara estrechamente del modo que necesitaba. Mientras más brusco era, más hinchada y apretada se volvía y más placer sentía. La miró, el agua corría sobre ellos, las yemas de los dedos destacaban en su suave piel, y odiaba su propio cuerpo, odiaba lo que era.
    Le deseaba, su cuerpo respondía a todo lo que le daba, empujando la habilidad de aceptar el placer y dolor mezclados juntos para acomodar la lujuria pero, ¿cómo podría jamás amarle cuando era tan depravado y salido? Cuando un monstruo acechaba dentro de él, uno que había vislumbrado. Ella sabía que era capaz de hacerle la vida un infierno, y a pesar de amarla con su cuerpo (adorándola) la podía sentir alejándose de él. Se alzó hacia el chorro, dejándolo manar sobre su cara y que lavara el manojo de lágrimas.
    Mari no dijo nada mientras la ayudaba a levantarse del suelo, pero se dio cuenta de que ella parecía como si hubiera estado llorando también. Le presionó un beso en el pecho y salió de la ducha para secarse. Ken se quedó un poco más, deseando que el agua pudiera limpiarlo de nuevo. Lo vio correr dentro del desagüe, deseó que el pequeño riachuelo pudiera llevarse sus pecados con él.
    Briony esperaba en la cocina, descansando inquietamente frente a Jack. Se giró cuando Mari y Ken entraron, frunciendo el ceño un poco como una pequeña reprimenda.
    Sobre el maldito tiempo. Va a tener una depresión nerviosa.
    Ken dio a su hermano una rápida mirada de advertencia. También lo está Mari. Está aterrorizada. No digas nada para ofenderla.
    Jack le dedicó una amplia sonrisa. Papá oso está poniéndose todo gruñón alrededor de su pequeño cachorro. De todos modos él posicionó su cuerpo de modo que pudiera proteger a Briony si fuera necesario.
    Ken mantuvo su mano en la nuca del cuello de Mari, queriendo darle apoyo. Podía sentir los escalofríos atravesando el suave cuerpo. La mujer tenía el suficiente coraje para diez personas, pero encarar a su gemela por primera vez en años era traumático.
    – Briony -dijo Ken suavemente-. Jack y yo prometimos que te traeríamos a tu hermana y lo hemos hecho. Esta es Marigold… Mari.
    Los ojos de Briony se llenaron de lágrimas.
    – Lo siento. No puedo dejar de llorar. Estoy segura que es el embarazo. Estoy tan feliz de que hayas venido al fin.
    Mari simplemente la miró, embebiéndose de ella, casi no podía creer que estuvieran en la misma habitación.
    – Mírate. Pareces feliz.
    – Estoy feliz. -Briony se secó las fluyentes lágrimas-. Whitney hizo algo a mi memoria, y no puedo pensar sobre mi pasado sin sentir dolor. No podía recordar nada, pero tan pronto como lo hice, traté de encontrarte. -Dio dos pasos más cerca pero se paró de nuevo, temerosa del rechazo.
    Mari tomó un paso hacia ella.
    – Whitney hizo eso a cualquiera que dejaba el recinto. Le gustaba contarme que sabía donde estabas, y lo que podría hacerte si no cooperaba.
    Briony agachó la cabeza.
    – Lo siento. Ha debido de ser terrible para ti.
    – No -dijo Mari rápidamente-. No lo fue. No realmente. -Dio otro paso hacia su hermana-. No conocía ninguna otra forma de vida, y como un niño, era demasiado excitante. Te eché de menos cada día.
    Un riachuelo fresco de lágrimas tornó la cara de Briony en rojo brillante. Jack empezó a cruzar la habitación, pero Mari llegó primero. Reunió a su hermana entre los brazos y la abrazó. Jack se paró, a mitad de camino de su esposa, la garganta trabajándole convulsivamente. Si había una cosa que no podía soportar, eran las lágrimas de Briony.
    Ken le dió una taza de café, y se sentaron a la mesa de la cocina mientras sus mujeres estaban juntas, rodeándose con los brazos, en la sala de estar.
    Jack se restregó la mano sobre la cara.
    – Briony me está matando con sus lágrimas. Espero que Mari pueda hacerla parar.
    Ken dentelleó una pequeña sonrisa.
    – Te ves un poco pálido, hermanito. ¿Qué vas a hacer cuando se ponga de parto?
    – Estoy considerando la idea de dispararme a mi mismo. -Daba golpecitos a la mesa incansablemente-. ¿Qué hay de ti? ¿Cómo están yendo las cosas?
    La sonrisa se esfumó, y por un momento Jack vislumbró dolor deslizándose en las sombras de los ojos de Ken.
    – No se va a quedar.
    – ¿Seguro?
    – ¿Por qué lo haría? Ha conseguido todo por sí misma. No soy exactamente normal. Y no es como Briony, ella no va a aceptar de mi lo que tiene que hacer en todo momento.
    Jack casi expulsó café por su nariz.
    – ¿Es lo que crees? Briony muy a menudo me dice cómo va a ser, excepto quizás en la habitación, e incluso entonces, le gusta lo que le hago o no lo haría. No te engañes a ti mismo, hermanito, mi mujer pone las normas y la tuya lo hará también.
    – Quizás. -Ken no podía contarle a su hermano muy bien lo que conllevaba sentir su piel cortándose en rodajas… aunque quizás Jack ya lo hubiera adivinado. Más de una vez había reparado el daño cuando Ken había sido incapaz de sentir la cuchilla de una sierra atravesándole la mano hasta que era demasiado tarde. No quería llegar ahí y ver piedad en los ojos de Jack-. ¿Oíste algo sobre el senador?
    – Está siendo ocultado en un lugar sin revelar. Nadie dice cómo de grave ha sido herido. Nada en las noticias. Ni una mínima cosa sobre que fuera disparado y nada en los medios sobre el laboratorio de Whitney. El general mandó dentro un equipo, pero el lugar está abandonado y todos los documentos parecen estar destruidos. Por supuesto, les llevará semanas peinar todo. Whitney se ha trasladado. -Jack frunció el entrecejo-. Logan llamó por radio la pasada noche para advertirnos que Sean había sido visto por última vez tomando un avión en Montana. Está dirigiéndose aquí. Sabes que lo está.
    Ken asintió.
    – Estaba seguro que la seguiría, pero no pensé que viniera tan rápido. Coge a las mujeres y vete de aquí, Jack. Me ocuparé de él.
    Jack gruñó.
    – Como si eso fuera a pasar. Ya he llamado a Logan. Estará aquí en una hora, y él protegerá a las mujeres. Voy a estar apoyándote del mismo modo que lo hacemos siempre.
    – Sean no va a parar hasta que ella o él mueran. Lo que quiera que Whitney hiciera a esos hombres les hace creer que tienen derechos sobre las mujeres. No les importa si las mujeres les quieren o no; ella es una posesión.
    – Le cogeremos. -Los dedos de Jack tamborilearon contra la superficie de la mesa-. ¿Te has dado cuenta que Whitney no está solo en esto? El padre del senador Freeman está implicado, y Mari dejó caer el nombre de un banquero. Ha visto al menos a dos de los otros, y eso significa que las otras mujeres probablemente los hayan visto también.
    – Lo que acrecienta el riesgo para ellas. Whitney y los otros van a quererlas de vuelta por muchas razones. Debería haberme dado cuenta cuando Mari realmente no quería hablar de ellos o dejarme ver cuál era su aspecto cuando estaba pensando en ellos, que ellos planeaban borrarse a sí mismos.
    – No puedes condenarlas por no confiar en nadie -dijo Jack.
    – No, pero estoy un poco cabreado con Mari. Si me hubiera avisado, podría haber tratado de persuadirlas de que había ayuda para ellas ahí afuera. -Mantuvo la cara apartada de su hermano. Mari estaba pensando en dejarle. Iba a unirse con sus hermanas y seguir con su plan original. Estaba desesperado por encerrarla… pero, ¿cómo?
    – Confió en ti con su vida, no sólo con las otras mujeres.
    – Hizo eso -Ken asintió, y miró fuera por la ventana mientras sorbía su café.
    Una hora después. Logan llegó, con la cara sombría y enfadado.
    – Divisé a Sean, estoy muy seguro que era él -dijo-. Se agachó entre los árboles y es demasiado cuidadoso para cometer el mismo error dos veces. No tenía una identificación segura así que no pude sacarle de aquí.
    – ¿Cómo de cerca está?
    – Cerca, Ken. Se está moviendo rápido. Dime lo que quieres y lo haré.
    – Te vas a quedar y proteger a Mari y Briony. Jack va a escalar la montaña y dejar que Sean tome una imagen clara de él. Con suerte pensará que soy yo. Intentaré parecerme a Mari e iré a dar un pequeño paseo, llevándole lejos de la casa hasta el manantial que fluye junto al precipicio. Estoy pensando que hará su intento con Mari. Si no, irá detrás de Jack. De cualquier modo, Jack estará esperando o lo estaré yo.
    – Y yo hago de canguro.
    – Tienes el trabajo más importante, Logan -dijo Jack, acercándose detrás de ellos-. Si algo le sucede a Briony no seré bueno para nadie nunca más.
    – Me siento del mismo modo con Mari -añadió Ken-. Si logra pasar sobre nosotros, tienes que matarle. Sin importar qué, tiene que morir.
    Logan asintió y miró a las dos mujeres mientras entraban en la habitación.
    – ¿Por qué las caras lúgubres? -preguntó Briony.
    Jack tomó su mano con un tirón hasta que su cuerpo más pequeño descansaba contra el suyo.
    – Vas a tener que bajar al túnel, Bri. Tenemos un visitante desagradable y no podemos tomar ningún riesgo. Toma tu bolsa de emergencia y vete con Mari y Logan.
    Mari frunció el ceño y meneó la cabeza.
    – Es Sean ¿verdad? Nos ha encontrado.
    – Eso es cierto, cariño, y tienes que empezar a moverte -dijo Ken-. Ve con tu hermana y Logan. Nosotros nos haremos cargo de esto.
    – ¿Qué? ¿Piensas que voy a esconderme mientras tú y tu hermano ponéis vuestras vidas en riesgo por mí? Piensa de nuevo -dijo Mari bruscamente, los ojos oscuros destellando. Parecía furiosa-. Sean es mi responsabilidad, no vuestra.
    – Ni de coña. Métete en el maldito túnel, Mari, donde no tenga que preocuparme por ti mientras me ocupo de este bastardo.
    – Voy a permanecer contigo.
    Una alarma lumínica se activó en la casa. Una suave alarma zumbaba. Jack y Ken enviaron a Logan una rápida, dura mirada.
    – ¿Una hora? -dijo Jack.
    – No tengo tiempo para esto -dijo Ken bruscamente, la voz gélida-. Harás lo que digo. Esto es sobre seguridad, y cuando es una cuestión de seguridad, te pones a la cola, sin discusiones.
    – Nadie me controla. Nadie. Whitney no pudo controlarme y estaré condenada si tú lo haces. No voy a esconderme mientras te pones en peligro.
    Ken se acercó a ella. Los ojos glaciales.
    – Harás exactamente lo que digo cuando lo digo, Mari. No estoy de coña aquí. No voy a dejar que consigas que te disparen de modo que puedas probar tu punto de vista. Esto no es sobre la libertad o lo que quiera que tú creas que es. Sean te quiere de cualquier modo que pueda tenerte. Tiene que pasar sobre mí para hacerlo. Si yo fallo, y Jack falla y Logan falla, serás bienvenida para liquidarlo.
    La cara de Mari palideció y retrocedió un paso.
    – ¡No te atrevas a mirarme como si estuvieras temerosa de que te pegara! -Ken le agarró el brazo y la sacudió hacia él.
    Las manos de Mari se alzaron en una posición ligeramente defensiva.
    – Aléjate de mí.
    – Eso fue realmente sensible de tu parte -declaró Jack-. Caramba, Ken, ¿Puedes ser más tonto?
    Ken ignoró a su hermano y empujó a Mari estrechamente contra su cuerpo.
    – La pasada noche estaba tan profundamente dentro de ti que compartíamos la misma piel. Y hoy estás mirándome como si fuera un maldito monstruo. -Miró los propios dedos hincarse profundamente en su brazo, abruptamente la liberó, y miró a su hermano en busca de ayuda.
    Jack puso un gran cuidado en no mirar a Briony. Cariño, tú eres el cerebro del equipo. Haz algo rápido.
    Sin titubeos. Briony hizo un pequeño sonido de aflicción. Instantáneamente todo el mundo la miró. Enlazó los brazos protectoramente sobre su gran estómago.
    – Jack. Estoy tan asustada. La última vez… -Disminuyó.
    Instintivamente Mari se acercó a ella.
    – Sean no va a acercarse a ti. No hay ningún modo de que eso pase.
    – Vinieron la última vez. Mari, con helicópteros, y escapamos por los pelos. No puedo escalar el acantilado ahora. No puedo correr. El doctor me puso en reposo absoluto porque tenía unas contracciones. No puedo luchar esta vez.
    – Mari es un muy buen soldado, Briony -dijo Ken-. Es una genial tiradora y la he visto luchar. No va a permitir que nadie llegue a ti.
    Mari le disparó una sofocante mirada, pero sonrió consoladoramente a su hermana.
    – No voy a dejar que nada te pase a ti o a los niños. Lo prometo. ¿Por qué no te adelantas hacia el túnel?
    – Mari… -Ken no tenía ni idea de lo que iba a decir, pero no quería alejarse así. Estaba dudando acerca de quedarse con él, y desde que la había traído a la casa había estado diferente.
    – Vete. Termínalo. Necesito otra pistola y un par de clips de munición, sólo para asegurarnos.
    – Puedo mostrarte donde está todo -dijo Briony, deslizando la mano en la de Mari.
    Ken meneó la cabeza y siguió a Jack fuera de la casa, comprobando el rifle y las pistolas automáticamente mientras escondían las armas a lo largo del jardín.
    – Mantén tu mente en lo que ocurre aquí -dijo Jack-. De otro modo eres hombre muerto. Ella no se va a ninguna parte.
    – ¿Cómo lo sabes?
    – Veo el modo en que te mira. Cualquier loco puede verlo.
    – No es como Briony, Jack. No importa cómo lo cortes, en la habitación o fuera, voy a ser rudo con ella. Más temprano o más tarde va a huir de aquí. Y no sé qué haré entonces. -Y no lo sabía. No podía pensar en ella dejándole porque sabía que ella estaba contemplando la idea. La mente se le quedó en blanco.
    – Ken. -Jack puso las manos sobre los hombros de su hermano-. Sean es un asesino entrenado. Esto no va a ser fácil. Tienes que mantener tu mente en lo que estás haciendo. ¿Por qué no me dejas intercambiar posiciones contigo? Él no sabrá la diferencia.
    Ken meneó la cabeza.
    – Estaré bien. Esta es mi guerra, Jack. Cuida de ti allá arriba. Si te ve escalando y piensa que tú eres yo, podría perfectamente ir detrás de ti o intentar eliminarte con un buen y bien situado disparo.
    Jack se encogió de hombros.
    – Entonces será mejor que estés en posición cubriéndome.
    Ken asintió y entró en la tienda, saliendo unos pocos minutos más tarde con una peluca rubia en la cabeza. Se encorvó tratando de hacerse más pequeño, permaneciendo en el grueso follaje de modo que cualquiera que mirara pudiera captar un destello de él. Sean necesitaba ver a Jack, creer que era Ken escalando la cara de la montaña. La ilusión iría más lejos si Mari estuviera caminando entre los árboles por si misma. Ken asumió su posición, sentado en un pedrusco cerca del arroyo, las hojas de helecho a modo de encaje cubriendo la mayor parte de su cuerpo mientras esperaba a que Sean le viera. En todo momento su mirada buscaba la cresta de la colina para asegurarse que el enemigo no estaba mintiendo en esperar para conseguir un blanco de Jack.
    Pasaron los minutos. Quince. Pudo ver a Jack moviéndose arriba de la escarpada cara de la roca a su lugar favorito de observación. Para un forastero parecía estar ocupado en un pequeño peñón de escalada recreado. Ken sabía que una vez que Jack estuviera en la cima, se deslizaría en la sombra del acantilado, justo dentro de una magnifica pequeña depresión donde nadie podría divisarle, y él tendría una vista de pájaro de la región de alrededor.
    Veinte minutos. Ken curvado, cogió unos pocos pequeños guijarros, y ociosamente los arrojó en el arroyo. La parte trasera de su cuello le picó. Sintió un picor entre los omoplatos. Hubo un susurro de hojas rozándose contra ropa. Sería todo instinto ahora y Ken tenía instintos de supervivencia perfeccionados desde su niñez, cuando su padre entraba en la casa borracho, intentando infligir tanto dolor y daño como pudiera en sus hijos. Sabía que estaba en peligro. Estaba siendo acechado.
    Ken se agachó de nuevo como si cogiera más guijarros. Permaneció bajo, barriendo el área con una mirada casual. Hizo un gran espectáculo seleccionando buenas piedras para lanzar. Una ramilla se rompió a la derecha en el estrecho sendero de ciervo que zigzagueaba por las colinas. El sendero tenía un punto favorito para tumbarse en la sombra cerca del arroyo. Ken miró hacia el área donde las hierbas estaban constantemente pisoteadas y vio parte de una pierna de pantalón. Palmeó el cuchillo en su bota mientras se enderezaba el pelo, cuidando de permanecer en medio de los crecidos helechos.
    – Hola Mari. -Saludó Sean-. Si te estás muy, muy quieta, puede que deje a todo el mundo vivir salvo a tu amante. Si me das problemas, la primera persona que mataré será a la puta de tu hermana.
    Ken se giró lentamente, ocultando el cuchillo junto la muñeca.
    – Vigila tu boca cuando hablas de mi cuñada.
    – ¡Tú! -Sean frunció el ceño, la ira cruzó rápidamente su cara; entonces su boca se estrechó en una gruñona sonrisa-. Justo al bastardo que quería conocer.
    – No eres muy inteligente, ¿verdad? -preguntó Ken, tomando un paso a la derecha para ver si Sean le seguía-. ¿Pensaste que no la protegería?
    Sean rodeó a Ken. Ojos incansables buscando el área alrededor de ellos, midiendo la distancia que les separaba.
    – Te vi en la montaña, escalando -dijo conversando-. ¿Cómo narices puedes estar aquí arriba?
    – Mi hermano, Jack -replicó Ken sin emoción. Toda la rabia había desaparecido, y sintió el inevitable hielo fluyendo por las venas, ralentizando el tiempo muerto, excavando, así que todo lo que vio fue un hombre con dianas pintadas en su cuerpo.
    – No puedes tenerla. Sabes que la has alejado de mí.
    – Nunca fue tuya. Es su propia persona, Sean. No puedes tratarla como una posesión. Tiene su propia mente y su propia voluntad. -Incluso mientras Ken decía las palabras en alto, el corazón se le hundía. Era tan malo como Sean, intentando retenerla con él cuando sabía que necesitaba volar libre. No podía cambiar su naturaleza nada más de lo que Sean podía deshacer lo que fuera que había permitido a Whitney hacerle.
    Sean palmeó su cuchillo.
    – Va a ser un placer matarte.
    – ¿Realmente crees que va a ser así de fácil? Estas acabado, capullo, y ni siquiera lo haces graciosamente. Debiste amarla una vez, amarla lo suficiente para decidir que podías tomarla… poseerla.
    – ¿Cómo tú? Vi lo que le hiciste.
    Ken retrocedió lejos del arroyo, atrayendo a Sean hacia terreno abierto, donde Jack podría tener una visión clara de él.
    – La amabas tanto que dejaste que aquellos bastardos la desnudaran y la fotografiaran. Dejaste que los médicos metieran los dedos dentro de ella, que la tocaran cuando sabías cuánto lo odiaba. No te la mereces.
    Sean lanzó el cuchillo de una mano a la otra, todo mientras rodeaba, forzando a Ken a continuar dando terreno. La sonrisa nunca flaqueó, una pequeña y demoníaca sonrisa, la mirada dura mientras forzaba a Ken a retroceder unos pocos pasos más. Ken estaba seguro que estaba cerca del precario borde del precipicio. Cambió de posición con las puntas de los pies… esperando.
    Sean fingió un ataque. Ken no respondió. La sonrisa de suficiencia se apagó un poco.
    – Siempre fue importante para mí. Whitney me la prometió.
    – ¿En compensación por la traición? ¿Informaste de las conversaciones de las mujeres? ¿Sus planes para escapar? Fuiste el único que le contó que Mari iba a intentar hablar con el senador sobre la repugnante fábrica de niños de Whitney. Estaba muy cabreado sobre eso, ¿verdad? Te dio la dosis más fuerte de Zenith, y tú la inyectaste en ella como el pequeño buen sapo que eres.
    Sean siseó mientras soltaba el aliento, fingiendo otro ataque con una rapidez increíble y atacando con una buena pose y movimiento de la cintura y del tronco con unos fluidos puñetazos en giro, Ken se las arregló para sacar de un tirón la cabeza de la trayectoria y meter la barriga lo suficiente para evitar el corte del cuchillo.
    – No tenía ni idea de que podía matarla. Dijo que si se hería eso la sanaría. Jamás dejaría que la dañara.
    – No, sólo dejaste que un pervertido médico la tocara y tomara fotos para cubrir todas las paredes, así podría masturbarse toda la noche. -Ken se deslizó, una borrosa figura, la muñeca moviéndose rápidamente varias veces, mientras se movió más allá de Sean. Estaba ahora a unos pocos pies del borde del precipicio-. Sólo la moliste a golpes y la violaste. Enfermo, retorcido cabrón.
    Sean miró la sangre corriéndole por el brazo, vientre, y pecho. Delgadas líneas se extendían a través de la piel. Juró y embistió de nuevo, esta vez, cuchillo arriba, yendo a por las partes más blandas del cuerpo. En el último segundo Ken giró, permitiendo que el movimiento hacia delante de Sean lo colocara a su lado, la muñeca moviéndose de nuevo. Esta vez la mejilla derecha, el cuello, la cadera, y el muslo ostentaban a lo largo cortes de mal aspecto.
    Sean chilló, con la furia ardiendo en los ojos. Se balanceó, un gran hombre, ligero sobre los pies, dando un rápido empujón y continuando con una rápida patada directamente al muslo de Ken. La segunda patada tocó a Ken exactamente en el mismo punto, amortiguando su pierna. Antes de que Sean pudiera retirar la pierna. Ken condujo la punta del cuchillo profundamente en la pantorrilla del hombre, se retorció, y saltó hacia atrás, precariamente cerca del borde del acantilado.
    Era una herida particularmente brutal. La sangre salió en anchos arcos, y Sean gritó obscenidades, la desesperación moviéndose en sus ojos.
    – Jodido monstruo. ¿Realmente crees que Mari podría querer a un hombre como tú? Quizás si llevaras una máscara que cubriera el espanto de tu cara. -Escupió a Ken, agachándose como para sacar el cuchillo de la pantorrilla, pero repentinamente se irguió, lanzando su propio cuchillo al pecho de Ken.
    Ken se movió con una velocidad borrosa, encogiendo el hombro y girando a un lado para evitar el arma. Quemó a través de su bíceps derecho, pelando la piel. Sean siguió al cuchillo, asaltando a Ken, seguro de que su cuerpo más pesado enviaría a Ken por el borde. Ken agarró a Sean con dos manos, una en la garganta, la otra en el antebrazo, fuerza sobrehumana, un tornillo fijamente cerrado, aplastante. Puro terror barrió a Sean. Había estado contando en su propio aumento de fuerza y el odio a este hombre, pero nunca esperó la enorme fuerza del cuerpo de Ken.
    Sean luchaba como un animal salvaje, desesperadamente intentando cerrar las piernas debajo de Ken, encontrando dos veces más el punto en el muslo que había pateado. Ken parecía inhumano, ¡un monstruo!
    Nada le afectaba, ese agarre estrechándose implacablemente. Ahogado, tosiendo, Sean se impulsó hacia atrás con todo el peso, los pies palpando por un agarre mientras la tierra se desmoronaba y se desprendía bajo él.
    El peso del cuerpo de Sean era de pronto un peso muerto al final del brazo de Ken. El agarre en la garganta de Sean era la única cosa que mantenía al hombre de caer. Se miraron uno a otro, Ken de rodillas, intentando encontrar un modo de clavar los pies en la suave suciedad por un agarre, para evitar irse por el precipicio con el enemigo. Sean apretó el brazo de Ken, determinado a que si iba a estrellarse contra las rocas de abajo, llevaría a Ken con él. La sangre hacía que su agarre resbalara, pero la desesperación le dio más fuerza. Hincó los dedos en la piel de Ken. El borde se desmoronó más, envió pedazos rebotando abajo por la cara del acantilado. Ken abrió la mano para permitir que Sean cayera, pero el hombre se agarró de la muñeca con ambas manos.
    – Si yo voy, tú también -gruñó-. Súbeme, maldito seas.
    – No en esta vida, hijo de puta. Estás fuera de su vida para siempre.
    – Así lo estás tú también. -Los dientes de Sean se apretaron, se agarró estrechamente como un tornillo.
    El borde estaba cediendo, más suciedad y roca se caían, Ken se resbalaba con el peso del cuerpo de Sean tirándole. No tenía modo de hacer palanca para luchar, nada en lo que agarrarse, y la tierra a su alrededor estaba moviéndose y deslizándose.
    No te muevas. La voz de Jack estaba completamente calmada.
    Infiernos. Ken juró a su hermano, intentando quedarse absolutamente quieto. Estaba deslizándose por el acantilado mientras Sean se mantenía como un terrier.
    De pronto un agujero floreció de repente en el medio de la frente de Sean, y entonces Ken escuchó el estallido del disparo. La bala había pasado cerca de la parte superior de su propia cabeza, afeitando unos pocos pelos mientras pasaba silbando. El apretón de Sean se aflojó abruptamente, los dedos deslizándose lejos mientras el cuerpo caía a las piedras de abajo.
    Ken tiró el cuerpo hacia atrás, giró sobre sí, y miró al cielo azul, sentía el brazo como si hubiera sido arrancado de su articulación. Estaba empapado en transpiración, y la pierna, donde Sean había descargado varias patadas, se sentía como si un mazo se hubiera ocupado de ello. Arrastró aire a los pulmones y esperó allí, sabiendo que Jack vendría.
    Nubes giraban a través del cielo, creando sombras en el suelo. Ken cerró los ojos y sintió que el cansancio tomaba el control. Se sentía enfermo por dentro, cuerpo y mente fatigados. Las heridas latían dolorosamente, demasiado tirantes para la piel, recordándole que Sean estaba en lo correcto. No podía ocultar por más tiempo que era de este mundo. Mari lo sabía. Mari lo vio como lo que era. No podía esconderse detrás de una cara bonita nunca más.
    Y siempre tendría la comparación mirándola cada mañana si se quedaba. ¿Cómo podría mirar a Jack y no sentirse avergonzada de estar con Ken? Incluso así no importaba. Era tan patético como Sean. Quería que ella se quedara. Que lo amara. La necesitaba, cuando nunca se había permitido necesitar cualquier cosa o a nadie. Ken se inclino para rozar la mente con la suya, necesitando el toque casi más de lo que necesitaba el aire por el que luchaba.
    Mari. Se ha terminado.
    Lo sé. Jack envió un mensaje a Briony. Había una pequeña duda. Sabes que no me puedo quedar. Sabes que no puedo.
    Tenía que saberlo, pero no podía aceptarlo. Casi se le para el corazón. No. No hagas esto. Estoy llegando hasta ti, cariño.
    No quiero que lo hagas. Y entonces sólo había un negro vacío. El vacío. Ningún suave roce íntimo, ningún eco de risa o compañerismo. Simplemente vacío. Se había ido, dejándolo fuera de su vida. No más felicidad. No más sentirse vivo. Todo se había esfumado.
    Se le apretaron las tripas, y calló de rodillas, enfermo con la idea de perderla. Tuvo arcadas una y otra vez, sabiendo absolutamente que se iba. No podía condenarla. Era la única cosa inteligente que podía hacer, y Mari era inteligente. Estrelló el puño contra el suelo. Una. Dos veces.
    – Ken. -Jack estaba allí, arrodillado al lado suyo-. Pensé que te había perdido.
    Alzó la vista para mirar a Jack, no viéndole realmente. Ken se dio cuenta que estaba perdido… había estado perdido por mucho tiempo. Mari le había devuelto a la vida.
    – Se ha ido. -Su mirada saltó a la cara de Jack; vio el asomo de culpa moviéndose en sus ojos y desaparecer-. ¿Lo sabías?
    Jack se sentó en sus talones, su mirada vigilante, cautelosa.
    – Briony está llorando. Me contó que Mari la abrazó y dijo que no podía quedarse… que su sitio estaba con las otras mujeres.
    – ¿Y no le dijiste a Logan que la detuviera?
    – Mari es un soldado entrenado. No quería arriesgarme a que Logan o Briony fueran heridos. No puedes mantener a Mari atada por el resto de su vida; sabes que no puedes.
    – Hijo de puta.
    – Ken. Sé razonable.
    No se sentía razonable. Sentía como si su mundo estuviera desmoronándose alrededor. Sintió que su mente se quebraba, su cabeza aullaba, un relámpago estrellándose en sus oídos.
    – ¿Cuánto tiempo hace?
    – Tómalo con calma, Ken -dijo Jack para tranquilizarle.
    – Maldición. -El puño de Ken se hundió en la suciedad, aunque quería aplastarlo en la cara de su hermano-. ¿Cuánto tiempo hace?
    – Se fue tan pronto como supo que Sean estaba muerto.
    Ken se puso de pie, una repentina explosión extendiéndose a través del cuerpo. Los nudos del vientre se apretaron hasta el punto de doler. La boca se le secó, el aire en los pulmones saliendo en torrente, para dejarle jadeando. Tenía tiempo. Tenía que tener tiempo para pararla.
    Empujó a Jack y empezó a trotar montaña abajo. No se atrevió a correr; el terreno era demasiado peligroso y su pierna estaba ardiendo. Su firme trote devorador de terreno le llevaría allí rápidamente. Su sonrisa, sus ojos chocolate negro, el modo que alzaba la barbilla. Retuvo un llanto, sintió el corazón estallar, llorando en su pecho.
    La montaña, el bosque, su mundo, su santuario, era un hostil y yermo lugar. No podía ver su belleza, no quería su belleza.
    Nada -nadie- podía alejarla de él. Era su vida. Su felicidad. Su única razón para continuar. La necesitaba desesperadamente. Sus hermanas no podían tenerla. Ellas no la necesitaban del modo en que él lo hacía. Había estado sólo, vacío. Cada día, había trabajado, respirado, vivido como un autómata, y entonces había llegado a su vida y todo en él había vuelto a la vida.
    No la podían alejar de él. El universo no podía ser tan cruel. Quería gritar su negativa, pero necesitaba guardar fuerzas. Corrió a través de los árboles, saltó sobre rocas, la vegetación le rasgaba la piel. La pierna dañada latía y quemaba junto con los pulmones, pero la visión de su insurrección lo tentó para mantenerle corriendo. ¿Por qué la había dejado? ¿Por qué le había permitido estar separados cuando ella estaba tan insegura de su futuro? Sabía que estaba dudando… sintiéndose incómoda e insegura de sí misma en un entorno extraño. No debía haber sido tan arrogante y mandón. Debería haberle pedido -no ordenado- ir a los túneles.
    No dejaría que nadie la alejara de él. Ella podría entender lo turbulento de su naturaleza, los antojos salvajes, y él entendía su necesidad de libertad. Reconocía la fuerza en ella, la voluntad de acero, la misma que había en él. Reconocía su lealtad; profunda y pura, lo mismo que en él. Encajaban juntos, dos mitades de un todo. Se pertenecían.
    Salió desde el bosque y medio corriendo, medio deslizándose por el sendero en el jardín, el pecho pesaba por el esfuerzo, los ojos un poco salvajes. Corrió a través del accidentado terreno. El atardecer estaba cayendo. La casa estaba oscura, amenazadora, silenciosa. No había ninguna luz en el interior.
    Abrió de un portazo la puerta de la cocina, el corazón palpitando, una enorme herida abierta en las entrañas. Se había ido. Lo sabía con tanta certeza que no necesitaba buscar por la casa, corriendo locamente de habitación en habitación, gritando su nombre roncamente, pero lo hizo de todos modos.
    – ¡Mari! Maldita seas, Mari. Vuelve a mí.
    Oyó su propio grito de angustia, aunque deberían astillar las ventanas, pero había sólo silencio.
    De vuelta en la cocina agarró las llaves del el camión con la idea vaga de ir detrás de ella, pero las lágrimas estaban encegueciendo su visión. Miró sin ver, al tablero, derrotado, la extensión de los hombros se desplomaron, la ropa rasgada y sucia colgaba de su sudoroso y tenso cuerpo.
    Tenía que ser su elección o él sería tan malo como Sean, Whitney y su padre. Rechazó que el legado de su padre le consumiera. Él no era ese hombre, egoísta e incapaz de ver que una mujer no era una posesión. Mari tenía que elegirle. Querer estar con él. Tenía que aceptar los defectos en él como tendría que aceptar el hecho de que ella no era Briony, con su personalidad mucho más sumisa.
    El amor era una elección, y si Mari sentía la necesidad de estar con sus hermanas, si el empuje que había era más fuerte que sus sentimientos por él, no podría -no querría- forzarla. Presionó el talón de la mano entre los ojos y no hizo ningún esfuerzo para parar la corriente de lágrimas porque la amaba lo suficiente para dejarla ir.
    Podía oír el tic-tac del reloj. El paso del tiempo. No podía parar los sollozos que le partían el pecho, las lágrimas que nunca había vertido por su perdida cara y su hombría destruida. De mal modo podía soportar el dolor esta vez. Lo había llevado demasiado estoicamente, pero perder a Mari era perder la vida, la esperanza, todo de nuevo, y la garganta escocía abierta con una pena asfixiante.
    – ¿Ken? -Una suave pregunta, una hermosa voz.
    Se tensó, no creyendo, no atreviéndose a creer. Se pasó una mano por la cara, apretó el nudo en la garganta, y se giró muy despacio.
    Mari permanecía en la entrada ansiosa y desaliñada. El sudor bañaba su cuerpo. Hojas y ramas estaban atrapadas en el pelo. Había arañazos en sus brazos y un desgarrón en la camisa. Era la visión más hermosa que hubiera visto jamás.
    – Pensé